You are on page 1of 11

LOS RELATOS DE LA INFANCIA DE JESÚS EN LOS

EVANGELIOS DE MATEO Y LUCAS


POR: ROBERTO GERENA
OBJETIVOS

 Al finalizar la clase de hoy, se espera que nosotros


podamos:
 1. Reconocer la función de los relatos de la infancia o
del nacimiento virginal de Jesús en su contexto
histórico, literario y teológico.
 2. Comprender la importancia del nacimiento virginal
de Jesús como un acontecimiento histórico.
 3. Aplicar la aportación de la doctrina del nacimiento
virginal en el plan de nuestra salvación.
INTRODUCCIÓN
 Cuando oímos la palabra Navidad, podemos relacionar
con varias palabras: alegría, música, regalos. Todo esto
tiene su debido lugar en esta época. Aun así, debemos
profundizar el origen bíblico de la misma. Vamos a
empezar estudiando lo que los teólogos llaman “relatos
de la infancia (nacimiento) de Jesús”. Estos dos relatos
son Mateo 1: 18–2: 23 y Lucas 2: 1-40. Observaremos
primeramente el contexto histórico de cada uno de
ambos relatos, para luego analizar su contexto literario
y, finalmente, examinar su contexto teológico. Para
concluir, señalaremos algunas aplicaciones y
repercusiones de la doctrina del nacimiento virginal en
el plan de nuestra salvación.
I. EL CONTEXTO HISTÓRICO DE LOS RELATOS DE LA
INFANCIA DE JESÚS EN LOS EVANGELIOS DE
MATEO Y LUCAS
 Debemos aclarar que los relatos de la infancia de Jesús en los evangelios
de Mateo y Lucas se escribieron alrededor de setenta años después de
ocurrido el nacimiento del Mesías. Si se estima que este nacimiento ocurrió
entre los años 5 (véase, p. ej., Orr, The Virgin Birth of Christ,68) y 6 A. C.,
entonces el Evangelio de Mateo pudo escribirse entre el 63–66 D. C. (cf.
Hendriksen, El Evangelio según San Mateo, 108), mientras que el Evangelio
de Lucas quizás se redactó «dentro del período 61–63 D. C.» (Hendriksen, El
Evangelio según San Lucas, 45). De todos modos, y en palabras de
Magdiel Narváez: «En realidad celebramos el hecho de su nacimiento [de
Jesús], no su natalicio» (Jesús en el siglo 21, 34).
 Como puede notarse, ambos evangelios fueron escritos antes de la
destrucción del Templo de Herodes en Jerusalén (70 D. C.) y la resultante
dispersión o diáspora de los judíos de su tierra.
II. EL CONTEXTO LITERARIO DE LOS RELATOS DE LA
INFANCIA DE JESÚS EN LOS EVANGELIOS DE
MATEO Y LUCAS
 Mateo y Lucas pertenecen a los tres llamados “evangelios sinópticos (del
griego, ‘vistos con [ de conjunto]’)” junto con el de Marcos. El género
literario de evangelio es más que solo biografía, pues contiene relatos
milagrosos como el del nacimiento de Jesús en el vientre de una virgen, la
adolescente María de Nazaret. Con posterioridad a la redacción del
último libro del Nuevo Testamento (el de Apocalipsis), unos grupos de falsa
doctrina, entre ellos los gnósticos, comenzaron a escribir relatos apócrifos u
ocultos sobre la infancia de Jesús. Estos relatos no aparecen en versiones
católicas o evangélicas de la Biblia. Ejemplos de tales relatos son el
Evangelio del Pseudo-Tomás, el Evangelio árabe de la infancia, la Historia
de José el Carpintero y el Evangelio arameo de la infancia (consúltese
Santos Otero, Los evangelios apócrifos,121-191).
III. EL CONTEXTO TEOLÓGICO DE LOS
RELATOS DE LA INFANCIA DE JESÚS EN LOS
EVANGELIOS DE MATEO Y LUCAS
 Un aspecto interesantísimo sobre los evangelios de Mateo y Lucas es la
teología de cada uno de los dos evangelios. Mateo escribió mayormente para
judíos al demostrarles que Jesús era el Mesías prometido en el Antiguo
Testamento, sobre todo en el Libro de Isaías; pero Lucas redactó para los
griegos al demostrarles que Cristo era verdadero hombre (“el Hijo del
Hombre”). Respecto al caso de Lucas, los griegos consideraban que el ser
humano debía representar los ideales estéticos y morales que eran los mismos
para varias de las divinidades, y en particular al dios Zeus, padre de los dioses
olímpicos (del Monte Olimpo, al norte de Grecia). Cristo, según la teología
lucana o de Lucas, era el hombre perfecto, contrarrestando los ideales griegos
del propio ser humano mortal. Nuestro Señor nació de una virgen: María. A esta
doctrina se conoce como la del “nacimiento virginal”, una enseñanza
fundamental del Nuevo Testamento y relacionada con otra doctrina: la de la
encarnación (que Cristo se hizo carne o tomó un cuerpo humano (véanse, p.
ej., Gálatas 4: 4; Juan 1: 14; 1 Juan 4: 1-3).
IV. ALGUNAS NOTAS A VERSÍCULOS DE LOS RELATOS DE LA
INFANCIA DE JESÚS EN LOS EVANGELIOS DE MATEO Y LUCAS
 MATEO (MT.) 1: 18 (“desposada”*, comprometida formalmente para ser la
esposa, en este caso, María, de José; cf. la Nueva Versión Internacional [NVI],
la Palabra de Dios para Todos [PDT] y la Versión Popular “Dios Habla Hoy [VP]:
“comprometida para casarse”; “prometida en matrimonio” [Biblia Textual, 4a.
ed. {BT}]).
 MT. 1: 19 (“infamarla”; lit. “exhibir públicamente” o “humillarla”; de ahí,
“denigrarla” [Reina-Valera Contemporánea {RVC}]; “difamarla” [Biblia de las
Américas [BDA], Biblia Latinoamericana {BL}y Reina-Valera Actualizada];
“denunciarla” [BT]“denunciarla públicamente” [La Biblia. Libro del Pueblo de
Dios [LPD]; cf. VP]; “exponerla a vergüenza pública” [NVI; cf. VP: “fuera
avergonzada en público”]).
 MT. 1: 20 (“Jesús”, del hebreo Yeshúa, “Yawheh [Yahvé] salva]”).
 MT. 1: 23 (“virgen”; cf. Isaías 7: 14 [heb. ʿalmah; lit. “doncella” {cf. Biblia de
Jerusalén y La Biblia hebreo-español: Nueva Versión Revisada por Moisés
Katznelson}; de ahí, “joven” {BL, LPD, PDT y VP; cf. TANAKH: THE HOLY SCRIPTURE-
Jewish Publication Society: “young woman”}]). Entre los siglos III y II A. C, la
version griega conocida como la de los Setenta o la Septuaginta (LXX) la
traduce Parthenos (lit. “virgen”), como lo hace precisamente el texto original
en Mt. 1: 23.
 MT. 1: 25 (“conoció”; de ahí, “no durmieron juntos como esposos” [Traducción
en Lenguaje Actual]; “no tuvo relaciones conyugales” [NVI]; “no tuvo
relaciones sexuales” [Nueva Traducción Viviente y PDT]; “sin haber tenido
relaciones conyugales” [VP]).
____________________________________________________________________________

 * A menos que se indique lo contrario, las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera, Revisión de
1960.
IV. ALGUNAS NOTAS A VERSÍCULOS DE LOS RELATOS DE LA
INFANCIA DE JESÚS EN LOS EVANGELIOS DE MATEO Y
LUCAS (CONTINUACIÓN)
 MT. 2: 1: Los “magos” (gr. magoi) eran sabios (VP; cf. BDA, nota a sobre Mt. 2: 1)del Oriente, muy
probablemente sacerdotes-astrólogos de una casta de Persia, como los señala el historiador
griego Heródoto (Los nueve libros de la historia, 1: 101, 132, citado en William Barclay, Mateo, 1:
39).
 MT. 2: 6: Cf. Miqueas 5: 2.
 MT. 2: 11: El “oro, incienso y mirra” ha tenido diferentes interpretaciones, pero muchos estudiosos
consideran que simbolizan y prefiguran a Cristo como rey, sacerdote y siervo sufriente.
 MT. 2: 18: Cf. Jeremías 31: 15.
 MT. 2: 23: El nombre “Nazaret” proviene del hebreo néser (“retoño” o “flor”).
 LUCAS (LC.) 2: 1: El “edicto” o censo (decreto formal desde el senado romano). “César Augusto”
era Octavio (27 A. C.-14 D. C.), el primer emperador de Roma. Volviendo al censo, este es uno
de los más disputados por los estudiosos. Flavio Josefo (Antigüedades de los Judíos 18. 1. 1)
solamente menciona uno ocurrido en el año 6 D. C., lejos de ser el mencionado por Lucas. El
que “todo el mundo fuese empadronado”(cf. Lc. 2: 5) significa que “se hiciera un censo de todo
el mundo habitado” (BDA; cf., p. ej., VP) para cobrar impuestos para el Imperio Romano (cf.
NVI).
 LC. 2: 2: Publio Sulpicio Cirenio fue gobernador (12-6 A. C.) y cónsul o legado de Siria (6 A. C.-9 D.
C.).
 LC. 2: 4: María y José fueron a Belén, la ciudad oriunda del joven [varón] y su familia paterna [“la
casa y la familia de David”].
 LC. 2: 7: “primogénito”. Esto va en contra del dogma católico de la virginidad perpetua de
María. Por otra parte, el pesebre, como era un lugar donde bebían agua y comían pasto los
animals, era considerado un lugar impuro ceremonialmente hablando.
 LC. 2: 15: Una tradición escrita del siglo V D. C. señala que los pastores eran considerados de
mala reputación.
V. APLICACIONES Y REPERCUSIONES DE LA
DOCTRINA DEL NACIMIENTO VIRGINAL DE
JESÚS EN EL PLAN DE NUESTRA SALVACIÓN
 La doctrina del nacimiento virginal de Jesús nos enseña que Dios escogió a
personas marginadas para ser instrumentos de la gracia como lo fue María
y quien era pobre (cf., p. ej., Lc. 1: 48a; 1 Corintios 1: 28).
 La doctrina del nacimiento virginal de Jesús nos enseña que el propósito
de Dios siempre se cumple (Lc. 1: 20).
 La doctrina del nacimiento virginal de Jesús nos enseña que debemos
confiar en la providencia y el cuidado de Dios por nosotros, aun en
momentos difíciles (Lc. 1: 37).
 La doctrina del nacimiento virginal de Jesús nos enseña que Dios nos salvó
por los méritos del Mesías, jamás por los nuestros (Efesios 2: 8-9; Tito 3: 5).
 La doctrina del nacimiento virginal de Jesús nos enseña que Él es 100%
hombre y 100% Dios (1 Jn. 5; 20).
CONCLUSIÓN
 En resumen, podemos decir que el estudio de los relatos de la infancia nos
ayudan a comprender mejor el misterio de la encarnación de Nuestro
Señor Jesucristo y Su papel en el plan de salvación que Él haría por la
humanidad perdida. Anhelamos que este estudio lo lleve a reflexionar
sobre la importancia de tal acontecimiento y lo conduzca a siempre dar
gracias a Dios por el regalo de la vida eterna. Es nuestro deseo que usted
pueda acercarse más a una comunión más estrecha con el Salvador del
mundo. Si no ha aceptado al Mesías prometido, le invito a que abra su
corazón cual pesebre y lo deje entrar como lo hicieron los magos y los
pastores, representativos de los judíos y gentiles quienes necesitaban esa
experiencia espiritual. ¿Cuánto más usted? Que así sea, es nuestra oración
y petición.
 «Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está
cercano» (Is. 55: 6).
 «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo
unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga
vida eterna» (Jn. 3: 16).
BIBLIOGRAFÍA (REFERENCIAS)
 Barclay, William. Lucas. Vol. 4 de Comentario al Nuevo Testamento. Trad. Alberto Araujo. Terrassa (Barcelona):
Editorial CLIE, 1994.
 ______. Mateo. Vols. 1 y 2 de Comentario al Nuevo Testamento. Trad. Alberto Araujo. Terrassa (Barcelona):
Editorial CLIE, 1995.
 Brown, Raymond E. El Nacimiento del Mesías: Comentario a los relatos de la infancia. Trad. T. Larriba. Madrid:
Ediciones Cristiandad, 1982 [católico].
 Carballosa, Evis L. Mateo: La revelación de la realeza de Cristo. Vol. 1. Grand Rapids, MI: Editorial Portavoz, 2007.
 Evans, Craig A. Luke. Vol. 3 de New International Biblical Commentary: New Testament. Ed. W. Ward Gasque.
Peabody, MA, Hendrickson Publishers, 1990.
 Green, Joel B. The Gospel of Luke (The New International Commentary on the New Testament).
Ed. gen. Joel B. Green. Grand Rapids: Eerdmans, 1997.
 Gromacki, Robert. The Virgin Birth: Doctrine of Deity. Grand Rapids: Baker Book House, 1981.
 Hendriksen, William. El Evangelio según San Lucas (Comentario al Nuevo Testamento). Ed. William
Hendriksen y Simon J. Kistemaker. Trad. Pedro Vega. Grand Rapids: Libros Desafío, 2002.
 ______. El Evangelio según San Mateo (Comentario al Nuevo Testamento). Ed. William Hendriksen
y Simon J. Kistemaker. Trad. Humberto Casanova. Grand Rapids: Libros Desafío, 2003.
 Johnson, Luke Timothy. The Gospel of Luke (Sacra Pagina). Ed. Daniel J. Harrington. Collegeville, MN: Liturgical
Press, 1991 [católico].
 Machen, John Gresham. The Virgin Birth of Christ. London: James Clarke & Co., 1987.
 Marshall, I. Howard. The Gospel of Luke (The New International Greek Testament Commentary). Ed. I. Howard
Marshall y W. Ward Gasque. Grand Rapids: Eerdmans, 1978.
 Narváez, Magdiel. Jesús en el siglo 21. Lake Mary, FL: Casa Creación, 2017.
 Orr, James. The Virgin Birth of Christ. New York, NY: Charles Scribner’s Sons, 1907.
 Santos Otero, Aurelio de. Los evangelios apócrifos. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 2005 [católico].