You are on page 1of 11

AUXILIARES DEL COMERCIO: Martillador y comisionista

Introducción:

El comercio es la base de las economías del mundo, ya que mantiene la estabilidad social

y permite el desarrollo de los pueblos. El comercio se ha venido desarrollando desde la

antigüedad con modelos rústicos y poco organizados que con el pasar del tiempo han

evolucionado, tanto así que hemos atravesado una transición desde un sistema de

intercambio denominado trueque hasta definir códigos que normen y regulen la forma en

la que se ejerce el comercio.

El comercio surge en el momento en que las personas adoptan una especialización en una

actividad determinada, con la cual generan excedentes dando lugar al intercambio que

permite una mejora en la economía del país y, a su vez, crea lazos comerciales entre la

sociedades, no solo de una nación, sino que estos lazos se extienden alrededor del mundo

forjando un agente pacificador que brinda estabilidad y seguridad social.

El comercio al ser un sistema complejo impide que los comerciantes como tales

desenvuelvan su actividad por si solos demandando la ayuda de los denominados

auxiliares del comercio, quienes constituyen personal especializado, capaz de dirigir

cualquier estabelecimiento comercial y complementando así, eficientemente, el ejercicio

del comerciante.

Los auxiliares del comercio brindan cierto tipo de servicio exclusivo, que facilita la

actividad comercial dependiendo de su naturaleza por lo que se han creado diversas

actividades accesorias en las que cada persona como tal se especializa para desempeñarse
como un agente auxiliar en un área determinada, haciendo más eficiente su trabajo y

brindando la ayuda que como colaboradores, los comerciantes esperan recibir.

Es por ello que en este documento abordaremos diversos temas que van desde el

comerciante como tal, hasta sus respectivos auxiliares concentrándonos en los

martilladores y comisionistas quienes desempeñan un papel fundamental cuando de actos

comerciales se habla. A lo largo del texto incluiremos los respectivos artículos así como

nuestra propia apreciación del tema.

1. El Código de Comercio y el comerciante.

El Código de Comercio rige las obligaciones de los comerciantes en sus

operaciones mercantiles, y los actos y contratos de comercio, aunque sean

ejecutados por no comerciantes, según lo estipulado en el Art. 1 del código de

comercio. Considerando que comerciante es quien hace del comercio su

profesión habitual. Estas personas pueden ser naturales y jurídicas, nacionales y

extranjeros, domiciliados en el Ecuador.

2. Actos de comercio.

Existen diversos métodos para ejecutar el comercio, estos son conocidos como

actos de comercio quienes deben reunir requisitos de mediación, cambio y lucro.

Centrándonos en el objetivo de nuestro trabajo abordaremos los dos actos

comerciales que son auxiliados por los martilladores y comisionistas. Estos actos

son:
 Acto de comisión o mandato comercial.

 Depósito de mercaderías, agencia de negocios mercantiles y las

empresas de martillo.

En cuanto al primer acto mencionado la comisión o mandato comercial

es aquella actividad en la que una persona tiene el encargo de realizar

una acción de compra venta por cuenta de otros, cobrando un dinero

resultado de la intermediación en la transacción comercial y financiera.

Por cuanto el segundo acto, específicamente las empresas de martillo

dedican su actividad a comprar o vender fácilmente bienes muebles o

inmuebles o todo objeto de lícito comercio, al mejor postor con los

mejores precios, obteniendo así ganancias.

Como ya lo habíamos mencionado la complejidad del comercio obliga al comerciante o

principal a demandar la colaboración de otras personas para el cumplimiento de sus

objetivos, en relación al tamaño de su negocio. Estas personas pueden ser en relación de

dependencia o sin ella dependiendo de la estabilidad y permanencia del trabajo. Entre

los principales colaboradores se encuentran los factores, dependientes y agentes de

comercio.

El factor, según el Art. 117 del código de comercio enuncia que “factor es el gerente de

una empresa o establecimiento mercantil o fabril, o de un ramo de ellos, que administra

por cuenta del dueño”. Puede ser una persona natural o jurídica, e incluso la puede

desempeñar una pluralidad de personas.

El dependiente según el Art. 123 del Código de Comercio, “son los empleados

subalternos que el comerciante tiene a su lado para que lo auxilien en sus operaciones,

obrando bajo su dirección”.


3. Auxiliares.

Como ya lo habíamos mencionado la complejidad del comercio requiere la

participación de auxiliares quienes realizan una actividad colaborativa a la

actividad del comerciante sea este individual o jurídico, y además desenvuelven

la actividad por cuenta del comerciante y/o en nombre de él.

Estas personas tiene como obligación permanecer en el establecimiento y

trabajar en subordinación al comerciante, quienes pueden estar unidos por unas

relaciones mercantiles, laborales o ambas. Esto según lo estipulado en el registro

mercantil.

Estos auxiliares pueden permanecer fijos en el establecimiento o bien pueden

desplazarse continuamente en el cumplimiento de su labor, siempre guiados por

los designios del principal


4. Comisionistas

Como ya se mencionó anteriormente el comercio es una actividad que en

ocasiones demanda la ayuda de otras personas para ejercerse. En este caso

haremos mención del comisionista que según el Art. 174 del Código de

Comercio es “el que ejerce actos de comercio, en su propio nombre por cuenta

de un comité”, es decir un comisionista es quien se dedica a realizar la venta de

un producto que no le pertenece directamente a este pero por el cual recibe una

comisión, de ahí su nombre.

Por su parte un comitente será la persona que confiere el encargo de realizar

actos, que generalmente son mercantiles, a la persona denominada comisionista.

Además un comisionista no se ve en la obligación de declarar el nombre de su

comitente pero queda en obligación directa con este. Por su parte el comitente no

tiene ningún tipo de obligación con la persona con la que el comitente ha hecho

los actos de comercio o tratos que se han llevado en su nombre.

Según el Art. 378 del Código de Comercio, en caso de que el comisionista se

reúse a realizar el acto encargado, este quedara obligado a “1.- A dar aviso de su

repulsa al comitente en el correo siguiente al en que recibió la comisión; y,

2.- A tomar, mientras reciba instrucciones, las medidas conservativas que la

naturaleza del negocio requiera, como son: las conducentes a impedir la pérdida

o deterioro de las mercaderías consignadas, la caducidad de un título, una

prescripción o cualquier otro daño inminente”.

En caso de que el comisionista no lograse cumplir con los actos que se le han

encomendado y este incumplimiento no tenga ninguna causa legal, el

comisionista quedara obligado con el comitente de los daños y prejuicios que le

sobrevinieran.
Es importante que el comisionista haga un evaluación pertinente del estado en el

que este recibe los efectos que se le han consignado y, en caso de que se hallase

algún tipo de desperfecto o anomalía, deberá tomar las medidas necesarias para

informar al comitente, en caso contrario se entenderá que los efectos o

mercaderías se han recibido conforme lo expresado en la factura.

En caso de que el objeto consignado sufriera un deterioro que no haya sido dado

por un caso fortuito o por vicio propio del objeto en sí, el comisionista deberá

responder por este. El daño se calculará por el valor de la cosa en el lugar y en el

tiempo en que hubiere sobrevenido.

Según el Art.385 del Código de Comercio de Comercio “El comisionista debe

sujetarse estrictamente a las instrucciones del comitente en el desempeño de la

comisión; pero si creyere que cumpliéndolas a la letra puede resultar daño grave

al comitente, podrá suspender la ejecución, dándole aviso en la primera

oportunidad. En ningún caso podrá obrar contra las disposiciones expresas y

claras del comitente.

A falta de instrucciones en casos extraordinarios e imprevistos, si no tuviere

tiempo para consultar al comitente, procederá prudencialmente en favor de los

intereses del comitente, y como procediera en asunto propio.

Lo mismo procederá en el caso en que el comitente le hubiere autorizado para

proceder a su arbitrio”.

Conforme se esté llevando la negociación, el comisionista deberá informar al

comitente con lo cual se podrá dar lugar a modificar o revocar sus instrucciones.

El comisionista deberá llevar por sí mismo el acto encargado por la comisión sin

la intervención de terceras personas. En caso de que se delegue a una tercera

persona el comisionista deberá responder por las acciones ejecutadas del tercero,
además de que se deberá informar al comitente.

Con respecto a las prohibiciones del comisionista el Art.388 del Código de

Comercio dicta que “Se prohíbe a los comisionistas representar en un mismo

negocio intereses opuestos, sin consentimiento expreso de los interesados.”

Después de completada la acción que se la ha encomendado el comisionista está

obligado a:

 Dar aviso inmediato al comitente.

 A rendir cuenta detallada y comprobable de su gestión.

 A pagar al comitente el saldo que le resulte a su favor, empleando el

medio que le hubiere designado.

Según el Art.392 del Código de Comercio establece “El comisionista debe

pagar interés sobre sumas que retuviere indebidamente contra las órdenes

del comité.”

Correspondientemente, este tendrá derecho a intereses sobre el saldo que

arroje a su favor la cuenta que fue dada, los intereses sobre las cantidades

que se reemplacen para cumplir la comisión, empezara desde la fecha del

suplemento, en caso de no rendir oportunamente en el tiempo ocasionara la

demora en el pago.

El Art.393 del Codigo de Comercio establece “Todo comisionista tiene

privilegio sobre el valor de las mercaderías o efectos que le hayan sido

expedidos, depositados o consignados, por el sólo hecho de la expedición,

del depósito o de la consignación; por todos los préstamos, adelantos o

pagos hechos por el, ya antes de recibir las mercaderías o efectos, ya


mientras los tenga en su poder, y por los intereses y comisiones devengados

y gastos hechos.”

Este privilegio no se mantiene cuando las mercaderías o efectos hayan sido

puestos y permanezcan en poder o a disposición del comisionista ya sea

mediante almacenes, buques, en poder de terceros, aduana, o depósitos

públicos y privados. En caso de que estas mercaderías aún se encuentren en

tránsito y se pueda probar con el conocimiento o carta de porte, firmada por

el conductor que ha hecho la expedición.

El comisionista tiene derecho a retenciones por mercaderías o efectos por

cuenta de un comité, una vez obtenido los efectos o mercaderías, se realizará

el pago de su crédito con el producto obtenido, dando preferencia a sus

acreedores del comité, con excepción del porteador. En caso de que este este

no concuerde con los asientos de sus libros, o altere precios o condiciones o

el aumento del mismo será sancionado con arreglo al Código Penal.

En casos de que los comisionistas empiecen a recibir mercaderías de

distintos comités este tendrá que poner una marca para poder distinguirlas

una de la otra, por ningún motivo el comisionista podrá alterar la marca de

las mercaderías sin la autorización de un comité.

Según Art. 400 del Código de Comercio “Aunque el comisionista estuviere

autorizado para vender a plazo, no podrá hacerlo a persona de insolvencia

conocida, ni exponer los intereses del comitente a riesgo manifiesto.”, si este

realiza la venta a plazos, deberá contener los nombres de los compradores en

las cuentas y avisos dentro del comité, en caso de no realizarlo esto nos dirá

que las ventas fueron realizadas al contado.


En caso de que en una misma negociación se comprende efectos de distintos

comités, o del comisionista se deberá proceder la factura anotando la

distinción que se realiza, expresando en ella las marcas y contramarcas que

demuestren la distinta procedencia, y a su vez deberá ser anotado en los

asientos del libro.

En caso de no haberse realizado dicha anotación, los pagos se imputarán

según las siguientes reglas:

1a.- Si el crédito procede de una sola operación ejecutada por cuenta de

distintas personas, las entregas se distribuirán entre todos los interesados a

prorrata de sus créditos;

2a.- Si hay créditos provenientes de distintas operaciones, el pago se

aplicará a todos a prorrata, caso de que todos los plazos estén igualmente

vencidos o por vencer; y,

3a.- Si en la época del pago unos plazos estuvieren vencidos y otros por

vencer, se imputará el pago a los créditos vencidos, según las reglas

anteriores, y el exceso, si hubiere, se distribuirá proporcionalmente entre los

no vencidos.

En el Art. 406 del Código de Comercio establecemos que “El comitente

tiene facultad, en cualquier estado del negocio, para revocar o modificar la

comisión. Quedan a su cargo las resultas de todo lo hecho, hasta que el

comisionista tenga conocimiento de la revocación o modificación. Esta

comisión caduca cuando se da la muerte del comisionista o debido a que

este quedo inhabilitado para la realización de su función. se dará


inmediatamente aviso al comité ya sea por su mujer o herederos. NO

TERMINA LA COMISIÓN POR LA MUERTE DEL COMITÉ.

Cuando existen reclamaciones del comité ante el comisionista por el mal

desempeño de la comisión, esto caducara en un año.

En el art. 409 hablamos sobre “En los casos no previstos especialmente en

este Título, se aplicarán a las comisiones mercantiles las disposiciones del

Código Civil sobre mandato.”