You are on page 1of 42

EXPANSIÓN ALEMANA E ITALIANA

Luis Giovanni Cajamarca Romero

Colegio de Bachillerato “Carmen Mora de Encalada”

Notas del autor

Luis Cajamarca

Colegio de Bachillerato “Carmen Mora de Encalada”

Este proyecto ha sido financiado por los propios alumnos

La correspondencia relacionada con este proyecto debe ser dirigida al Lcdo. Iván Reyes

Colegio de Bachillerato “Carmen Mora de Encalada”

Contacto

luiscajamarca2002@gmail.com

1
INDICE
IMPACTO DEL FASCISMO Y EL NAZISMO EN ALPLÍTICA EXTERIOR DE

ITALIA Y ALEMANIA ....................................................................................................... 4

Pactos entre Alemania y las demás civilizaciones ...................................................... 4

a) Las relaciones con Gran Bretaña y Francia. ............................................................... 4

b) La política expansionista y la aproximación a Alemania. ....................................... 5

Conflictos entre Alemania con las demás civilizaciones ............................................. 6

La política exterior fascista ............................................................................................ 7

Impacto del nacionalismo nazi en la ideología expansionista ......................................... 9

IMPACTO DE LAS CUESTIONES ECONÓMICAS NACIONALES EN LA POLÍTICA

EXTERIOR DE ALEMANIA E ITALIA. ........................................................................... 13

Reacción internacional ante la agresión alemana (1933-1938).................................. 14

Reacción internacional ante la agresión italiana (1935-1936). .................................. 15

Reacción internacional ante la agresión alemana e italiana (1940)............................ 15

CAMBIOS EN LAS ALINIACIONES DIPLOMATICAS EN EUROPA; FIN DE LA

SEGURIDAD COLECTIVA; APACIGUAMIENTO. ......................................................... 16

Pacto de acero.......................................................................................................... 16

Pacto de no agresion germano-soviético (23 de agosto de 1939) .............................. 17

Política de apaciguamiento ...................................................................................... 18

DESAFÍOS DE ALEMANIA A LOS ACUERDOS DE POSGUERRA 1933-1938 .... 21

Tratados de Posguerra.............................................................................................. 21

El tratado de Versalles ............................................................................................. 21

2
La cláusula de Saint-Germain-en-Laye .................................................................... 25

La Política Económica ............................................................................................. 26

EXPANSIÓN ITALIANA: ABISINIA (1935-1936); ALBANIA, ENTRADA EN LA

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL ..................................................................................... 32

¿Cuándo surgió el fascismo? .................................................................................... 32

Causas de la Expansión: .......................................................................................... 32

Efectos o consecuencias de la intervención italiana .................................................. 33

Efectos diplomáticos y políticos............................................................................... 34

EXPANSION ALEMANA (1938-1939); PACTO DE ACERO; PACTO DE NO

AGRESIÓN GERMANO-SOVIETICO Y ESTADILLO DDE LA GUERRA .................... 35

Pacto de no agresión germano-soviético (23 de agosto de 1939) .............................. 35

Pacto de Acero entre Alemania e Italia (22-5-1939) ................................................. 36

Bibliografía ................................................................................................................. 40

3
IMPACTO DEL FASCISMO Y EL NAZISMO EN ALPLÍTICA EXTERIOR DE

ITALIA Y ALEMANIA

Las civilizaciones que han destacado más durante la expansión alemana han sido

Alemania e Italia, Italia empezó con una forma de vida la cual era el fascismo, Alemania al

darse cuenta de que este estilo de vida tenía mucho sentido y podría ser útil fue adoptándolo,

pero cambiando el nombre de la forma de vida y también unos ideales de esta misma, el nuevo

régimen que nació de la mezcla del fascismo y la mentalidad alemana fue otorgado con el

nombre de nazismo.

Pactos entre Alemania y las demás civilizaciones

Las posiciones de Mussolini en política exterior, durante los primeros años, estuvieron

orientadas por el pragmatismo y la prudencia, que le aconsejaban no dar pasos en falso en

Europa en tanto que no se consolidara el régimen fascista en Italia. La primera orientación de

cómo debía proceder la percibió en la protesta emitida por la Sociedad de Naciones, tras la

ocupación de la isla de Corfú en 1923. Al año siguiente, firmó un acuerdo amistoso con

Yugoslavia, por el que Italia renunciaba a sus reclamaciones sobre la costa dálmata, a cambio

de la anexión de Fiume. Y en los años siguientes se ocupó Somalia, y Albania se convirtió en

protectorado italiano, hasta que fue invadida por tropas italianas en 1939.

a) Las relaciones con Gran Bretaña y Francia.

Las relaciones entre Italia e Inglaterra se pueden calificar como amistosas hasta que el

acercamiento entre Hitler y Mussolini se estrechó y las hizo cambiar de tono, en beneficio de

los intereses nazis. Y en cuanto a Francia, si no resulta adecuado hablar de relaciones amistosas,

al menos habrá que calificar la convivencia de estos dos países como de no beligerantes, en

estos primeros años. En el año 1934 Mussolini había abortado un intento de Hitler de

anexionarse Austria, Mussolini desplazó divisiones a la frontera con este país y Hitler desistió

4
del intento. En el 1935 tres naciones -Francia, En esta ocasión, más que las afinidades de los

distintos regímenes políticos, habrá que analizar las peculiares posiciones internacionales de

cada uno de ellos para entender el desarrollo de estos acontecimientos. En efecto, no se puede

entender la actitud condenatoria del régimen fascista, dada la similitud de planteamientos que

tiene con la política nazi, si no se tiene en cuenta que dicha condena se refiere al expansionismo

nazi, en cuanto que se proyecta en zonas donde los intereses italianos habían fijado su atención,

como es el caso de Austria y los Balcanes.

b) La política expansionista y la aproximación a Alemania.

Pero en el otoño de 1935, tras pacificar los territorios de Libia, el fascismo decidió ampliar

su Imperio colonial en África oriental a costa de Abisina, actual Etiopía, que fue invadida, sin

previa declaración de guerra. Lo que sobre el papel se juzgaba como una «fácil» acción militar,

en su puesta en práctica no lo fue tanto, y la catástrofe de Adua de 1896 estuvo a punto de

repetirse. Sin embargo, en mayo de 1936 las tropas italianas consiguieron entrar en Addis

Abeba y derrotar a Haile Selassi, emperador de Etiopía, cuyo título fue adjudicado a Víctor

Manuel III. Gran Bretaña y Francia protestaron por la invasión ante la Sociedad de Naciones,

que puso de manifiesto su ineficacia represiva con los países invasores. Tras largos debates se

propuso un boicot internacional, por el que no se venderían a Italia armas carburantes, además

de negarle los créditos que solicitara. La medida fue generalmente secundada, por lo que Hitler

se apresuró a atemperar la soledad del Duce con su apoyo incondicional. Italia había caído

definitivamente en la órbita alemana. La participación de ambos en la guerra civil española del

lado del bando franquista, les unió aún más. El 1 de noviembre de 1936, Mussolini proclamó

que «el eje de Europa pasa por Roma y Berlín». Las pocas dudas que pudiera encerrar esa frase

quedaron totalmente despejadas el 22 de mayo de 1939, fecha en la que se firma un tratado de

amistad y alianza entre Italia y Alemania, conocido bajo el nombre de «Pacto de Acero».

5
Conflictos entre Alemania con las demás civilizaciones

Para junio de 1941 los alemanes habían conquistado la mayor parte de Europa. Aunque la

política antijudía era diferente en Europa occidental y oriental, la meta final era idéntica:

expulsar a los judíos de los territorios bajo dominio alemán o la muerte como consecuencia de

las condiciones imperantes. En un lapso de menos de dos años, desde la conquista de Polonia

en septiembre de 1939 hasta la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, Alemania

consiguió apoderarse de la mayor parte de Europa: Dinamarca, Noruega, Bélgica, Holanda,

Francia, Yugoslavia y Grecia fueron ocupadas después de breves campañas. Al término de la

exitosa campaña militar se amplió más aún el control alemán sobre los judíos europeos. Países

del sureste -Eslovaquia, Hungría, Rumania, Bulgaria- aceptaron de buen grado las

imposiciones de Alemania y fueron incluidos en la esfera de influencia de ese país. En el

amplio territorio del continente europeo, considerado el ámbito del nuevo orden, los nazis se

veían amos y señores del destino de los judíos.

Si bien había diferencias en los métodos y la intensidad en el trato impartido a los judíos

-dado que en occidente los ocupantes alemanes debieron tomar en cuenta la posición de la

población local y concedieron a las administraciones de esos países una mayor autonomía- la

ideología nazi no hizo distinciones entre los judíos, ir respectivo de sus orígenes. Los nazis

eran conscientes de que el antisemitismo en Europa occidental no tenía la misma intensidad y

popularidad que en los países del Este y de que los judíos de occidente eran considerados por

muchos de sus habitantes como miembros de la nación. Por ello los nazis no erigieron guetos en

esos países como lo hicieron en el Este del continente, donde encerraron a los judíos en

condiciones terribles de hacinamiento, detrás de vallas y muros, con la ayuda activa de muchos

de los pobladores locales, aislándolos del mundo exterior, privándolos de sus fuentes de trabajo

y condenándolos a una vida de humillación, pobreza, decadencia y muerte. Aun así, en Europa

occidental los nazis implementaron una política de "arianización" (venta forzada de bienes) y

6
discriminación, que fue ejecutada paulatinamente.A pesar de las diferencias la meta central de

los nazis era idéntica: eliminar la presencia judía por medio de la expulsión o la muerte causada

por las pavorosas condiciones de vida.

La expoliación de los bienes pertenecientes a los judíos era una parte integral de la

política nazi. Propiedades y riquezas acumuladas con trabajo y creatividad y que constituyeron

por muchos siglos una parte integral de la actividad económica y cultural de Europa fueron

usurpadas en forma sistemática.Inmediatamente después de su asunción al poder los nazis se

dedicaron a expulsar a los judíos de la vida económica. A partir de 1938 el proceso recibió

validez legal. Al comenzar la guerra este método fue trasladado a los países ocupados.

Inmuebles, fábricas, tiendas y talleres artesanales, riquezas culturales, obras de arte fueron

confiscadas por orden de las autoridades nazis. En Europa oriental el robo continuó dentro de

los guetos. Después de las deportaciones a los campos de exterminio la población local se

apoderó de las casas y parte de los bienes judíos. De los campos de muerte partían

constantemente trenes con los efectos personales de las víctimas.

La política exterior fascista

Los primeros años de la política exterior fascista se caracterizaron por un constante

compromiso junto a las potencias de la Entente Francia y Gran Bretaña. Sin embargo, la

seguridad colectiva era el cuadro al interno del cual el duce tenía intención de obrar con un

objetivo final, el de convertir a Italia en una potencia de primer nivel, como los vencedores del

primer conflicto mundial. Con el nombramiento en el ministerio de Relaciones Exteriores de

Dino Grandi en 1929, las condiciones internacionales cambiaron de manera de permitir a

Mussolini la posibilidad de una política exterior italiana más audaz, se esbozó el proyecto del

duce, consistente en la línea del peso decisivo. A tal efecto Mussolini, después de haber

despedido a Grandi en el 1932 y haber asumido de nuevo la posición en el ministerio de

7
Asuntos Exteriores (cargo que mantiene hasta el 9 de junio del 1936), se convirtió en el

promotor del Pacto de los Cuatro, dirigido a la colaboración entre las cuatro potencias europeas

(Gran Bretaña, Francia, Italia y Alemania).

De este modo el duce pretende lograr su política exterior mediante la asignación a la Italia

fascista de un papel de gran potencia responsable, al igual que las otras, del orden en Europa.

Ya en octubre de 1932, durante un discurso en Turín, el duce propuso un acuerdo de

colaboración entre las grandes potencias occidentales para encaminar una solución a la crisis

económica y política de Europa, teniendo en cuenta las dificultades en las cuales se encontró

la conferencia del desarme, la tensión franco-italiana y la ascensión de Hitler en Alemania.La

situación internacional y especialmente la europea en los años treinta ofrecía, según el duce,

óptimas ocasiones para poner en relieve el papel de Italia. En Alemania, el fin de la República

de Weimar en la primera posguerra estaba ya señalada por la ascensión del nacional-

socialismo. De aquí que a causa de la crisis con Francia se temiera una nueva agresión alemana

y la tensión entre los dos Estados constituía un gran punto de interés para el duce, ya que justo

con París Italia tenía un cierto roce en el campo colonial. Las directrices de la expansión

francesa, de hecho, estuvieron directamente contrastadas con la consolidación de la presencia

italiana en Eritrea. Mussolini esperaba, por tanto, aprovechar la tensión franco-alemana

colocando a Italia en una posición equidistante para lograr los propios objetivos.

Otro elemento de la crisis estaba constituido por el problema del desarme. Las numerosas

iniciativas emprendidas por las potencias vencedoras (incluidos los Estados Unidos) para

proceder a la reducción de los armamentos navales y terrestres sufrieron un abrupto fin con la

llegada del nazismo a Alemania y con la falta de acuerdo entre los proyectos británicos y

franceses con respecto a las dotaciones militares. Por último, la crisis de Wall Street que

envuelve a Europa arrasando con la difícil recuperación de las economías europeas que se

habían encaminado a partir de los años veinte y que constituían un ulterior elemento de tensión,

8
ya que otro tema no encontraba solución definitiva: el de las reparaciones y las deudas de los

países derrotados, el primero entre todos Alemania, que tenía que pagar a los vencedores. Aun

cuando el Plan Dawes hubiera permitido una tregua momentánea, el deterioro del mercado

internacional como consecuencia de la crisis del 29 no permitía al principal deudor, es decir

Alemania, poder hacer frente a sus propias deudas.

El marco europeo estaba entonces caracterizado por la revelación de nuevos fenómenos

cuyas consecuencias, imprevisibles en la época, quiso explotar Mussolini para alcanzar su

proprio fin: obtener el prestigio internacional de la Italia fascista. La propuesta del Pacto de los

Cuatro formó parte de la táctica dirigida hacia la realización de la línea estratégica del peso

decisivo. Se trataba de un acuerdo que habría constituido un directorio de cuatro Países en los

que Italia, junto a Gran Bretaña, habrían revestido la función equilibradora suprema y

moderadora respecto al nudo constituido por Francia y Alemania.

Impacto del nacionalismo nazi en la ideología expansionista

El término nazi es la apócope de Nacionalsocialismo en alemán. Esta ideología fue

institucionalizada en el Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores (PNSAT), en

alemán Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei (NSDAP), también conocido como

Partido Nazi.

El Tercer Reich es el período y se utiliza como sinónimo para la Alemania nazi. El término

fue introducido por la propaganda nazi, que contaba al Sacro Imperio Romano Germánico

como el primer Reich o imperio, al Imperio alemán de 1871 como el segundo y a su propio

régimen como el tercero. Esto se hizo para sugerir una vuelta gloriosa de la Alemania anterior

tras la República de Weimar instaurada en 1919 y que, sin embargo, nunca fue disuelta

oficialmente por el nuevo régimen. Desde 1939, sin embargo, los propios nazis evitaron utilizar

la expresión «el Tercer Reich» y prefirieron llamarlo «Gran Reich alemán» (Grossdeutsches

9
Reich), con el objeto de aludir a la considerable expansión de sus fronteras que se produjo en

1939 y 1940.

El Partido Nazi procuró combinar símbolos tradicionales de Alemania con símbolos del

partido Nazi, siendo un símbolo único, la esvástica, el más representativo del régimen, en un

esfuerzo por afianzar la idea de unidad entre sus ideales y Alemania.

El ascenso al poder de los Nazis provocó el fin de la República de Weimar, una

democracia parlamentaria establecida en Alemania después de la Primera Guerra Mundial.

Después de su derrota en las elecciones de 1932, el NSDAP promovió una ola de revueltas y

violencia callejera que llevó al débil e inestable gobierno al colapso. El jefe de Estado, Paul

von Hindenburg, fue presionado a pactar con Adolf Hitler, quien fue nombrado canciller

alemán el 30 de enero de 1933. Una vez en el cargo, Hitler decretó nuevas elecciones en medio

de una intensa propaganda nazi. El 28 de febrero, poco tiempo antes del inicio de los comicios,

el edificio del Reichstag (el Parlamento alemán) fue incendiado. Entonces Hitler culpó a los

comunistas, sugiriendo que el incendio era el comienzo de una revolución y sembró el pánico

con el objetivo de obtener un mayor caudal electoral, de esta manera el gobierno promulgó un

decreto que suspendió los derechos civiles constitucionales y creó un estado de emergencia en

el cual decretos oficiales podían ser promulgados sin confirmación parlamentaria. Finalmente,

las elecciones le otorgaron el control del Parlamento, el que poco después aprobaba una ley

que establecía una dictadura a través de medios democráticos.

En los primeros meses de la cancillería de Hitler, los Nazis instituyeron una política de

coordinación -el alineamiento de individuos y instituciones con los mismos objetivos de los

nazis-. La cultura, la economía, la educación y la ley, todos vinieron bajo control de los nazis.

El gobierno nazi también intentó coordinar las iglesias alemanas y, aunque no fue enteramente

logrado, ganó apoyo de una mayoría de clérigos católicos y protestantes.

10
Una propaganda extensiva fue usada para difundir los objetivos y ideales del gobierno.

Con la muerte del presidente alemán Paul von Hindenburg en agosto de 1934, Hitler asumió

los poderes de la presidencia. El ejército prestó juramento de lealtad personal a Hitler. Hitler

impuso desde entonces un gobierno centrado alrededor de su figura, basado en el principio del

líder o Führerprinzip. Según este principio político, el Führer quedaba identificado con el

pueblo («era» el pueblo), y sólo él conocía y representaba el interés nacional. Esta

representación del pueblo por el líder era esencial: no suponía ningún procedimiento de

consulta y delegación del poder. El Führerprinzip, sostenían sus ideólogos, reemplazaba a un

gobierno irresponsable e impotente (el parlamentario), por otro poderoso y en el que la

responsabilidad recaía en una sola figura. Así, la voluntad del Führer se transformaba en la ley.

La aplicación de este principio resultó en formas totalitarias de control y represión, ya que

cualquier oposición a los designios del Führer era, por definición, antinacional.

Tras la derrota en la I Guerra Mundial, Alemania tuvo que enfrentarse con un nuevo

problema: la protección y defensa de los intereses de las minorías alemanas en Europa Centro-

oriental, perjudicadas por la nueva situación geopolítica creada en el área. A la actividad

diplomática oficial, desarrollada sobre todo a través de la Sociedad de Naciones, se unió la

fuerte presión que sobre el Gobierno alemán ejercieron una multitud de organizaciones

dedicadas a la defensa y protección de las minorías alemanas en el extranjero, que en parte se

remontaban a organizaciones anteriores a 1914, pero que ahora reforzarán sus vínculos con el

nacionalismo radical de orientación vólkisch. El nacionalismo alemán elaborará así una teoría

acerca de la reordenación nacional del continente europeo, la defensa de los derechos de las

minorías nacionales y la exaltación de las minorías como expresión más «pura» del carácter

nacional alemán, acentuando sus características conservadoras y antiliberales. Entre los

teóricos de esta corriente destacará sobre todo MaxHildebert Boehm. Tras 1933, muchos de

sus contenidos y propuestas serán transformados y reorientados por el nacionalsocialismo.

11
El problema de las minorías nacionales en el área centroeuropea constituyó uno de los

temas más candentes de la escena política europea durante el período de entreguerras. No

menos importante fue el papel e intervención de Alemania en su desarrollo y desenlace, tanto

durante la República de Weimar como, posteriormente, durante el nacionalsocialismo,

especialmente a través de su actuación en la Sociedad de Naciones, al abrigo del sistema de

protección de minorías articulado al amparo de Ginebra, y que se tradujo en un activo apoyo a

las reivindicaciones de las minorías nacionales europeas en general y alemanas en particular

desde 1925, con un período álgido durante el mandato del canciller Stresemann (1925-1930)2

. Buena parte de las minorías nacionales europeas eran germanas: en algunos casos,

poblaciones alemanas se habían visto reducidas* a la condición de minorías tras los cambios

territoriales de 1918/19, pasando a formar parte de nuevos Estados (sobre todo, Polonia); en

otros casos, las minorías germanas tenían ya una larga historia de entendimiento y conflicto

con los Estados de Europa oriental, como las minorías balto alemanas, los alemanes de

Rumania (Transilvania), de Hungría o de los Sudetes3 . Pero la situación se agravó

considerablemente, en todos los casos, para las minorías nacionales durante el período de

entreguerras, y los alemanes no fueron una excepción4 . Ahora bien, sobre las minorías

alemanas recayó tras 1945, de un modo en ocasiones bastante injusto, una especie de leyenda

negra que juzgaba todas sus actividades e iniciativas en defensa de su cultura e intereses

meramente en términos de quintacolumnismo al servicio del revisionismo fronterizo del Estado

alemán, cuya culminación sería sin más la política expansionista del III Reich.

12
IMPACTO DE LAS CUESTIONES ECONÓMICAS NACIONALES EN LA

POLÍTICA EXTERIOR DE ALEMANIA E ITALIA.

Durante los años de 1922 y 1945, los países centroeuropeos de Alemania e Italia

experimentaron gobiernos de tinte ultranacionalista que modificaron las políticas exteriores de

sus respectivas naciones, hasta el grado de que pasaron de ser territorios devastados por los

estragos de la Primera Guerra Mundial a transformarse en Potencias económicas y

armamentísticas en menos de dos décadas. Los principales protagonistas de estos

acontecimientos fueron el Canciller Alemán, Adolf Hitler, y el líder italiano Benito Mussolini.

Estos personajes instauraron los regímenes nazis y fascistas en su territorio, y modificaron las

políticas exteriores de estos países, las cuestiones económicas nacionales fueron un motivo

para este cambio, por lo tanto, en este ensayo se analizará el impacto de estos factores

mercantiles en la reforma de las relaciones diplomáticas del III Reich y la Italia fascista.

Además, se analizarán las reacciones ante las agresiones germano-italianas durante los años

1933 y 1940.

En los años siguientes del Tratado de Versalles, la República de Weimar atravesó

problemas económicos demasiados graves. Su moneda nacional, el marco, sufrió los efectos

de una hiperinflación demasiado elevada. Las clases medias alemanas sufrieron las

consecuencias. La situación era tan incontrolable que los precios en noviembre de 1923 se

disparaban de una manera extraordinaria, hasta mil millones de veces. Parte de esta crisis se

debió a que esta Alemania estaba pagando monetariamente el precio de la rendición. Tenía que

dotar a la población extranjera servicios públicos similares a los brindados a los alemanes. Para

consuelo de esta República, en 1933 ascendió al poder un dictador que es recordado

mundialmente como uno de los más sanguinarios: Adolf Hitler. Este mandatario, a través del

Dr. H. Schacht, emprendió un plan de recuperación económica basado en la generación de

13
empleo mediante obras públicas, en especial de construcción civil, control de precios y control

de cambios, con esto salvó a Alemania de la inflación, porque esta empezó a ceder.

Reacción internacional ante la agresión alemana (1933-1938).

Adolf Hitler modernizó el armamento alemán e impulso la producción nacional,

acciones que le sirvieron para reducir el desempleo, impuso la congelación de precios, que

equilibró el estado mercantil de Alemania. Estas cuestiones económicas, el desempleo y la

hiperinflación, modificaron las políticas económicas del III Reich en el sentido de que las

relaciones diplomáticas con otras potencias se hostilizaron, dejó de pagar lo pactado en

Versalles, toda esta reforma bélica se plasmó en el inicio de la II guerra mundial. Durante los

5 años previos a esta, Alemania se retiró de la Sociedad de Naciones, sin que esta actuase de

forma violenta, empezó un programa de rearme, al que ninguna potencia se opuso. En cambio,

países como Francia buscaron alianzas con otras potencias europeas, e inclusive Gran Bretaña

pactó un tratado naval con los nazis. Estas fueron las reacciones internacionales ante la agresión

alemana.

El caso italiano no dista mucho del alemán, Benito Mussolini impulsó políticas

destinadas a combatir la crisis económica que asoló a Italia después de la 1era Guerra mundial.

Antes de su llegada, Italia se encontraba devastada, a pesar de ser una de las potencias

vencedoras de la Gran Guerra, se le habían concedido territorios tan pequeños que no servían

para remediar el costo bélico. Sus fábricas del norte estaban destruidas, los campos agrícolas

corrieron con la misma suerte. Estos efectos generaron en el pueblo odio hacia las potencias

aliadas con Italia en ese entonces, Francia e Inglaterra, y también odio hacia el poder imperial

que los había involucrado en el conflicto. Otro factor, no económico, que influyó fueron los

ideales socialistas que surgieron de la revolución bolchevique de 1917. Mussolini se aprovechó

de la débil política italiana para ascender al poder.

14
Reacción internacional ante la agresión italiana (1935-1936).

Las cuestiones económicas italianas generaron políticas exteriores negativas con las

potencias, Mussolini empezó con el ideal de la Gran Italia, un sueño que nunca se concretó,

pero para este fin, empezó con las agresiones militares hacia la región africana de nombre

Abisinia, que corresponde al país de Etiopía. Estas agresiones internacionales empezaron en

octubre de 1935 y finalizaron en mayo de 1936, son conocidas como la segunda guerra ítalo-

etíope, donde el bando con mucho más profesionalismo era el italiano, que contó con el apoyo

de sus ya amigos los alemanes. Las reacciones por parte de los organismos internacionales

fueron lo demasiado leves como para que Italia desistiera de sus aspiraciones. La Sociedad de

Naciones impuso sanciones hacia Italia, pero Mussolini respondió con la salida de esta

organización. Esto junto a la débil reacción de las potencias europeas complicó el panorama

para Etiopía, que contaba con un ejército en condiciones pésimas. Esta guerra ayudó a ganar

experiencia a los ejércitos italianos.

Reacción internacional ante la agresión alemana e italiana (1940)

Este conjunto de agresiones tanto alemanas como italianas, fueron los hechos previos

al inicio de la 2nda Guerra Mundial (WWII) las agresiones en conjunto de estas dos naciones

sucedieron en 1940, con la conquista de Polonia, Bélgica, Noruega y Dinamarca. La reacción

internacional fue determinante, la guerra total había empezado. Francia e Inglaterra le

declararon la Guerra a Alemania e Italia. y empezaron los enfrentamientos bélicos a lo largo y

ancho de Europa Occidental. Con los dos bandos blindados, y con las estrategias alemanes, el

ambiente se tornó muy macabro y sangriento.

15
CAMBIOS EN LAS ALINIACIONES DIPLOMATICAS EN EUROPA; FIN DE

LA SEGURIDAD COLECTIVA; APACIGUAMIENTO.

Pacto de acero

“El Pacto de Acero, oficialmente el Pacto de Amistad y Alianza entre Alemania e Italia,

fue un acuerdo político y militar firmado el 22 de mayo de 1939 en Berlín, entre los Ministros

de Relaciones Exteriores Galeazzo Ciano por el Reino de Italia y Joachim Yon Ribbentrop por

Alemania, en el que se sentaban las bases de un futuro apoyo mutuo en caso de guerra. Para

esa fecha, el Canciller de Alemania Adolf Hitler deseaba invadir Polonia, pero quería contar

con aliados en Europa, con el objetivo de desanimar al Reino Unido y a Francia de declararle

la guerra”. (Tigers_WWII, 2008)

Cuando inició la segunda guerra mundial el pacto perdió su valor, esto fue el 1 de

septiembre de 1939 esto ocurrió porque Benito Mussolini y Galeazzo Ciano decidieron no

apoyar a Alemania, pues Italia no estaba preparada para un enfrentamiento, debido a que este

país no tenia armamento para defenderse ante un ataque. Mussolini el 22 de mayo del mismo

año, sabia que Alemania no iba a invadir Polonia hasta que esta tenga los recursos suficientes

y esté preparada.

La segunda guerra mundial inicio oficialmente dos días después de la invasión de Polonia

donde Alemania fue declarada en guerra por Francia y el Reino Unido. “No sería hasta la

derrota francesa de 1940 que Mussolini validaría el Pacto de Acero, declarando finalmente la

guerra al Reino Unido y a la ya derrotada Francia. El Pacto de Acero perdió validez en 1943,

cuando Mussolini fue arrestado en un golpe de Estado, y el nuevo gobierno italiano firmó un

armisticio con los Aliados”. (Tigers_WWII, 2008)

16
Este pacto contenía una cláusula secreta, donde decía que ambos gobiernos totalitarios

debían controlar los medios de propaganda para que de esta manera se puedan engrandecer los

dos gobiernos.

Pacto de no agresion germano-soviético (23 de agosto de 1939)

Cuando hablamos de la expansión alemana nos referimos directamente a las estrategias

utilizadas por Hitler para alcanzar mayor territorio y que desencadenarían luego de unos años

el desarrollo de la segunda guerra mundial, Alemania forjo un gran lazo de “amistad” con el

dictador de Rusia, Joseph Stalin cuando en septiembre de 1939 firmaron el pacto de no agresión

germano-soviético pero los dos conocían que estaban solamente alargando el tiempo de su

mutua traición, esta es una parte que se obvia cuando se habla del conflicto que conllevaron

estas dos partes desde junio de 1941.

Los dos poderosos dirigentes comenzaron a entrar en un peligroso juego del gato y el

ratón; Hitler, sabia que Stalin tenia pensamientos similares a los de él, en donde la decencia y

la piedad no tenían cabida, por lo que veía al pacto como una forma de intuirle un falso

sentimiento de seguridad por lo menos hasta que los alemanes reunieran las fuerzas necesarias

para invadir las bastas extensiones de Rusia, en el pacto se acordaba la repartición de los

estados bálticos para la Unión Soviética, y se reconocía el derecho a la región de Bersarabia

que había pasado a Rumania en 1918. Los intereses personales se hicieron presentes por parte

del ultranacionalista alemán, comprometiendo a la URSS a no participar en cualquier guerra

que disputara Alemania contra Polonia, ni las democracias occidentales.

Stalin estaba convencido de que Hitler quería dirigir sus ambiciones hacia el Este por lo

que no dudó en firmar el pacto el 23 de agosto de 1939 por Ribbentrop y Molotov, Hitler pierde

en ese momento el temor de combatir contra dos frentes Polonia y Rusia, definiendo

posteriormente a Bug como frontera entre estas potencias, y desencadenando la segunda guerra

mundial cuando Francia e Inglaterra le declaran la guerra a Alemania el 3 de septiembre de

17
1939 por respeto a la alianza que habían formado con Polonia, la URSS se hace de más de un

tercio de la vulnerable Polonia, y Alemania se apodera del resto, Stalin valiéndose de la

ocupación de estos países en guerra decide anexionar Finlandia, los estados bálticos e invadir

Rumania, además de firmar un comunicado con 3 protocolos secretos que estipulaban que:

“reglamentaban la división de Polonia- delimitaban la nueva frontera germano-soviética; -

colocaban a los tres países bálticos en la zona de influencia soviética” (Krivine, 2009)

Stalin se mantuvo fiel al pacto, no solo ofreciendo el apoyo en materia prima como

petróleo, hierro, carbón y trigo, sino que posteriormente llegó hasta a promover el exterminio

de los comunistas, en su mayoría judíos que estaban en condición de refugiados en su país. El

pacto germano-soviético permitió también a Stalin la invasión de Lituania, Letonia y Estonia

en junio de 1940 y luego su anexión formal a URSS en agosto del mismo año. Se reprimió a la

población de estos tres países también en masa: entre junio de 1940 y junio de 1941, en

aplicación de la instrucción secreta de Ivan Serov (7), se desplazaron varias decenas de millares

lituanos, letones y estonios.

Finalmente, el pacto de no agresión fue roto por Hitler el 22 de junio de 1941, cuando las

tropas nazis se lanzaron a la invasión de la URSS.

Política de apaciguamiento

La política de apaciguamiento son normas que permiten poner en paz o resolver

enfrentamientos entre países en lugar de apelar a la guerra. Este concepto de apaciguamiento,

fue llevado a cabo por el británico Neville Chamberlain, quien se acomodó a gusto con Adolf

Hitler para evitar estos conflictos hasta que se produjo la invasión nazi de Checoslovaquia en

1939. De hecho, Chamberlain simplemente buscó un acuerdo de concesiones atrincheradas en

Europa, donde existía la convicción de que Hitler era un personaje con el que se podía arreglar,

en oposición a lo que ocurría con la URSS. (anónimo, 2007)

18
En cualquier caso, para comprender completamente la situación del pionero conservador

británico es importante volver al Tratado de Versalles (1919). Muchos, particularmente entre

los británicos abiertos, consideraron que Alemania había sido abusada en la Conferencia de

París. Las reparaciones de guerras superiores o el uso fuera de línea de la norma de las

nacionalidades en Austria, Danzig o los Sudetes, hicieron numerosas inclinaciones a una

enmienda del Tratado. A esto se unió el ansioso deseo de mantener una distancia estratégica

para evitar nuevamente las repulsiones de la Gran Guerra y la conciencia de la relativa

decadencia de una potencia británica que necesitaba enfrentar numerosas dificultades en el

mundo.

La ausencia de respuesta a la intrusión japonesa de Manchuria en 1931, el entendimiento

marítimo anglo-alemán de 1935, en el que Londres estaba ansiosa por ignorar las disposiciones

de Versalles, la reacción inválida al control de Renania en 1936... Son claras Ejemplos del

estado de ánimo británico. En el momento en que Neville Chamberlain acepta el cargo de líder,

todo lo que hace es proceder con un acuerdo arraigado. Chamberlain, desde un punto de vista,

pensó, erróneamente, que Hitler era un hombre al que podían acudir las aseveraciones y,

nuevamente, cuestionó profundamente a la URSS. Esto aclara su respaldo implícito al

Anschluss en 1938 y su convicción, cuando estalló la emergencia de los Sudetes en 1938, de

que los individuos británicos no pelearían por un debate en una nación lejana entre individuos

de los cuales no sabemos nada. ". La marcación del Pacto de Múnich fue el resultado visible

de esta metodología. En toda la actualidad, la mayor parte del abierto británico animó a

Chamberlain a su llegada de Múnich. Él era el hombre que había logrado "la paz por su

oportunidad".

La verdad detonó ante los ojos británicos en marzo de 1939 con el control nazi de

Checoslovaquia. La aflicción había llegado a su fin y Gran Bretaña y Francia garantizaban

19
ayudar a Polonia en caso de asalto. El acuerdo germano-soviético en agosto de 1939 abrió la

ruta para el asalto alemán a Polonia y la guerra general.

La disposición de la pacificación fue descubierta como una decepción resonante: lejos de

cumplir con Hitler, la disposición de Chamberlain convenció a Alemania de que Francia y Gran

Bretaña serían nuevamente inertes en el caso de que atacaran a Polonia. De hecho, alentó el

estallido de una disputa que superaría con creces las repulsiones de la Primera Guerra Mundial.

(anónimo, LA POLÍTICA DE APACIGUAMIENTO, s.f.)

20
DESAFÍOS DE ALEMANIA A LOS ACUERDOS DE POSGUERRA 1933-1938

Tratados de Posguerra

El tratado de Versalles

Luego del armisticio en 1918 que marca el fin de las hostilidades de la Primera Guerra

Mundial, el 28 de junio de 1919, se firma el Tratado de Versalles, Francia. Este Tratado

establece las condiciones impuestas a la Alemania derrotada en la Primera Guerra Mundial. Al

cabo de una negociación en donde sólo se encuentran representados los vencedores: Francia,

Inglaterra, Estados Unidos e Italia, se fijan las condiciones de paz. El Tratado de Versalles

obliga a pagar a Alemania fuertes indemnizaciones a los vencedores, especialmente a Francia,

se le prohíbe tener ejército, pierde territorios creando un clima de miseria y humillación. El

principal punto del Tratado de Versalles determinaba que Alemania aceptaría todas las

responsabilidades por causar la Gran Guerra (así se conocía a la Primera Guerra Mundial antes

de que aconteciera la Segunda Guerra Mundial) y que sobre los términos de los artículos 231-

247, que fijaba indemnización de guerra para las potencias vencedoras "La Triple entente".

Cláusulas del tratado de Versalles

A causa del tratado, Alemania redujo considerablemente su territorio europeo de 540 766

km² (1910) antes de la guerra, a 468 787 km² (1925) después de la guerra. Además fue obligada

a ceder todo su imperio colonial, que fue repartido entre las naciones vencedoras

(principalmente entre Reino Unido y Francia).

Mapa de Alemania (1919) en el que se muestran sus pérdidas territoriales en Europa.

Alsacia-Lorena fue restituida a Francia (14 522 km², 1 815 000 habitantes en 1905). Sarre

quedó bajo la administración de la Sociedad de Naciones, que concedió a Franciasu explotación

económica durante 15 años. Eupen y Malmedy fueron cedidas a Bélgica, así como Moresnet.

21
El norte de Schleswig-Holstein pasó a dominio danés después de los resultados de un

plebiscito (3984 km², 163 600 habitantes hacia 1920). La mayor parte de la Provincia de Posen

y Prusia Occidental, parte de Silesia, pasaron a dominio polaco: 53 800 km², 4 224 000

habitantes en 1931 incluyendo 510 km² y 26 000 habitantes de Alta Silesia. (Véase Corredor

polaco). Danzig y Memel, ciudades costeras del mar Báltico, se configuraron como ciudades

libres bajo autoridad polaca y de la Sociedad de Naciones. El valle del río Niemen quedó bajo

completo control de Lituania. Las colonias de Togolandia (87 200 km²) y Camerún se

dividieron entre Francia (2/3 partes) y Reino Unido (1/3 parte).

África del Sudoeste (835 100 km²) (actual Namibia) quedó bajo tutela de la Unión

Sudafricana. El África Oriental Alemana o Tanganica (995 000 km²) pasó en su mayor parte

al Reino Unido, con la excepción de Ruanda y Burundi (que quedaron en manos de Bélgica) y

el puerto de Kionga, que fue devuelto a Portugal. La Nueva Guinea Alemana (241 231 km²)

(parte en la actualidad de Papúa Nueva Guinea) pasó a ser británica, aunque finalmente quedó

bajo tutela de Australia. Las islas de Polinesia que se dirigían desde ésta se repartieron entre

Reino Unido y Japón. Prohibición de toda unión política de Austria con Alemania (el

Anschluss).

Reducción del Imperio otomano al territorio de la actual República de Turquía, ocupando

sólo la península de Anatolia y la región de Tracia en torno a Estambul. Los territorios de Siria,

Líbano, Irak, y Palestina eran colocados bajo administración francesa y británica, mientras los

antiguos territorios otomanos en la península arábiga eran convertidos en estados

independientes.

22
Clausulas militares

Además de la reducción del territorio Alemania se ve obligada a

cumplir una serie de restricciones militares que se encuentran en la

parte V

“PARTE QUINTA “

Cláusulas militares, navales y aéreas

Con el fin de hacer posible la iniciación de una limitación general de, armamentos de

todas las naciones, Alemania se compromete a observar estrictamente las siguientes cláusulas

militares, navales y aéreas:

Entrega de material militar y de la flota de guerra.

Ocupación de la orilla izquierda del Rhin y desmilitarización de Renania.

Reducción del ejército a 100.000 hombres y 4.000 oficiales, sin artillería pesada,

submarinos ni aviación.

Prohibición de fabricar material de guerra y del servicio militar obligatorio.

Disolución del Estado Mayor (OHL).

Eliminación del servicio militar obligatorio en Alemania.

Internacionalización del canal de Kiel.

Todas ellas eran medidas humillantes para un país como Alemania.

La cláusula de culpabilidad de la guerra

El artículo 231, más conocido como la cláusula de culpabilidad de la guerra, fue el primer

artículo de la sección dedicada a las reparaciones dentro del Tratado de Versalles, que puso el

23
punto final a la Primera Guerra Mundial, en la que se enfrentaron el Imperio alemán y las

potencias aliadas y asociadas. No se empleó la palabra «culpabilidad» para la redacción del

artículo, pero este sirvió como base legal para obligar a Alemania a pagar en concepto de

reparaciones de guerra.

El artículo fue uno de los puntos más polémicos del tratado. Especificaba lo siguiente:

Los gobiernos aliados y asociados declaran, y Alemania reconoce, la responsabilidad de

Alemania y sus aliados por haber causado todos los daños y pérdidas a los cuales los

gobiernos aliados y asociados se han visto sometidos como consecuencia de la guerra

impuesta a ellos por la agresión de Alemania y sus aliados.

Alemania se tomó esta cláusula como una humillación nacional, ya que la obligaba a

asumir la responsabilidad total del inicio de la guerra. Los políticos alemanes expresaron su

rechazo en un intento de granjearse simpatías internacionales, mientras que los historiadores

de ese mismo país trabajaron para minar el artículo con el objetivo de desvirtuar el tratado en

su conjunto. A los líderes aliados les sorprendió la reacción de los alemanes, puesto que ellos

veían la cláusula como la mera base legal para conseguir una compensación de manos de

Alemania. El artículo, tras un cambio en el nombre de los firmantes, se incluyó también en los

tratados firmados por las Potencias Centrales, que no veían la cláusula con el mismo desprecio

que los alemanes. El diplomático estadounidense John Foster Dulles —uno de los dos

encargados de la redacción— se arrepintió más tarde de haber usado tales términos, ya que

creía que agraviaban a la población alemana en demasía.

En general, los historiadores están de acuerdo en el hecho de que ni responsabilidad ni

culpa iban adjuntas al artículo. En cambio, la cláusula era un prerrequisito para permitir, con

base legal, los pagos en concepto de reparaciones que se iban a exigir. Los historiadores

24
también subrayan el daño que la cláusula provocó de manera inintencionada, ya que impregnó

de rabia y rencor a la población alemana.

El tratado de Saint-Germain-en-Laye

El Tratado de Saint-Germain-en-Laye fue firmado el 10

de septiembre de 1919 entre las potencias aliadas y Austria.

En este tratado se establecía el desmembramiento de la antigua

monarquía de los Habsburgo, el Imperio Austrohúngaro, y

Austria quedó limitada a algunas zonas en las que se hablaba

solamente el alemán y en su lugar quedó reconocida la República de Austria como "estado

sucesor", la cual quedó limitada a algunas zonas en las que se hablaba solamente el alemán.

Mediante este tratado se reconocía la independencia de Hungría y la creación de los

nuevos estados de Checoslovaquia (con Bohemia, Moravia y Silesia) y Yugoslavia (con

Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Croacia, Voivodina y parte de Dalmacia). También se

estableció la cesión del Trentino, Tirol del Sur, Trieste, Istria, varias islas de Dalmacia y el

Friuli a Italia, Galicia a Polonia. Hungría cedería Transilvania, parte del Bánato y Bucovina a

Rumanía, algo que se concretó en el Tratado de Trianon, y el Burgenland a Austria

La cláusula de Saint-Germain-en-Laye

Una cláusula importante era la prohibición de revisar o revocar la independencia de

Austria, esto con el fin de impedir una unión política o económica con Alemania (Anschluss),

sin la autorización de la Sociedad de Naciones, ya que tras la pérdida de su Imperio se planteó

la unificación fracasada en 1866 tras la guerra austro-prusiana.

25
La Política Económica

La Alemania nazi llevo a cabo un programa de expansión fiscal, desarrollando baterías de

inversión básicamente alrededor del ejército, la industria pesada, infraestructuras, una enorme

red de autopistas, y las obras públicas para los Juegos Olímpicos del 1936.

El desarrollo militar fue el principal motor de crecimiento, empleo y destinatario

presupuestario. Si en 1933 el gasto militar suponía el 2% del PIB, en 1940 ya llegaba al 44%.

Tan temprano como en 1934, el sector militar suponía ya la mayor parte de nuevos puestos de

trabajo creados. El hecho que el pleno empleo fuera casi exclusivamente reducido al sector

militar, no potenció, como podrían indicar los índices, a un aumento significativo del consumo

privado o al poder adquisitivo de la población, si bien sí que era ya superior a los niveles de

1928.

Alemania consiguió rápidamente el pleno empleo y se recuperó de la depresión antes que

EEUU o la GB. Los índices de rentabilidad del sector privado se multiplicaron, al

combinar el crecimiento con un estancamiento del margen salarial y un alargamiento del

horario laboral. Además, superó la contradicción de las necesidades económicas a partir de

una fuerte limitación a las importaciones y, a la vez, incrementar la expansión territorial para

garantizar la demanda a los productos germánicos

La unidad de mercado en los territorios de habla alemana (Austria, Sudetes, Danzig) fue

la primera fase de un proyecto que ya tenía como objetivo la totalidad del continente europeo

y la obtención de recursos del este eslavo. El apoyo del sector privado a la guerra en sus inicios

no resultaba de un odio ideológico al bolchevismo o a la cultura anglosajona, sino en la

sostenibilidad a largo plazo del proyecto capitalista alemán: la obtención de nuevos mercados

y fijar las reglas del comercio librecambista intra-europeo desde una posición ventajosa.

26
El plan cuartanal: en 1936 el gobierno aprobó un plan estratégico de reindustrialización

y rearmamento, basado en una expansión fiscal y monetaria, que evitó la recaída y consagró el

pleno empleo. No se pueden considerar keynesianas las políticas económicas

nacionalsocialistas. De un lado hay un remplazo por el estado, no un apoyo, al consumo

privado. Del otro, la expansión fiscal no se basaba en aumentar el poder consumista de la

población, sino en estancar el margen salarial para aumentar la rentabilidad del sector privado.

La estrategia del plan era crear las condiciones para lograr el crecimiento y desarrollo a

largo plazo, es decir, los preparativos militares para ganar una guerra que garantizase la

expansión territorial y perpetuar el control alemán sobre un amplio mercado, de donde absorber

recursos y colocar los productos

La Política Exterior

Después de la llegada de los nazis al poder, el gobierno de Adolf Hitler condujo una

política exterior que apuntaba a la incorporación dentro del Reich de personas de etnia alemana

(Volksdeutsche) que vivían fuera de las fronteras de Alemania, a la dominación alemana

deEuropa occidental y a la adquisición de un vasto y nuevo imperio de "espacio para vivir"

(Lebensraum) en Europa oriental. Hitler calculaba que la concreción de la hegemonía alemana

en Europa demandaría entablar una guerra, especialmente en Europa del Este. Los eslavos “de

raza inferior” deberían ser expulsados hacia el Este de los Urales, o de lo contrario esclavizados

o exterminados. Además de la adquisición del Lebensraum, Hitler preveía que la “expulsión

hacia el Este” destruiría el bolchevismo.

De 1933 a 1938, Konstantin von Neurath, diplomático de carrera conservador, se

desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores de Alemania. Durante su mandado,

Alemania condujo una política revisionista dirigida a vencer las restricciones impuestas sobre

ella por el Tratado de Versalles y a quitarle la iniciativa diplomática a Gran Bretaña y Francia.

27
Alemania se retiró de la Liga de Naciones, comenzó un rápido rearme, firmó un pacto de no

agresión con Polonia, volvió a adquirir el territorio de Saar mediante un plebiscito, ayudó

militarmente a los partidarios de Francisco Franco en la Guerra Civil Española y volvió a

militarizar la región del Rin.De 1938 a 1945, Joachim von Ribbentrop, miembro del partido

nazi y ex embajador en Gran Bretaña, tuvo el cargo de ministro de Relaciones Exteriores.

Durante estos años, Alemania afianzó sus vínculos con la Italia fascista y con Japón al firmar

el Pacto Anti-Comintern, dirigido a combatir el comunismo internacional, el Pacto de Acero

(con Italia) y el Acuerdo de las Tres Potencias (con Italia y Japón).

En 1938, Alemania adquirió nuevos territorios mediante la amenaza de guerra. En febrero,

Hitler presionó al canciller austríaco Kurt Schuschnigg para que firmara el acuerdo austríaco-

alemán (Berchtesgaden Diktat) que incorporaba nazis al gabinete austríaco. El mes siguiente,

Alemania llevó al cabo el Anschluss, la anexión de Austria. Entonces, Hitler comenzó a

exigir una solución de la crisis de los Sudetes, un conflicto sobre la región homónima de

Checoslovaquia ocupada mayormente por personas de etnia alemana. El 30 de septiembre de

1938, el Primer Ministro británico Neville Chamberlain (defensor de la pacificación), el Primer

Ministro francés Edouard Daladier, el Primer Ministro italiano Benito Mussolini y Hitler

firmaron el Pacto de Munich, mediante el cual se cedían los Sudetes a Alemania. En marzo de

1939, Alemania ocupó y desmembró el resto del estado checoslovaco.

En agosto de 1939, Ribbentrop firmó el pacto alemán-soviético de no agresión. Este

acuerdo fue un alejamiento temporario de la política exterior de Alemania, que era

normalmente anticomunista, y permitió a Hitler la libertad de atacar Polonia el 1 de septiembre

de 1939 sin temor a la intervención soviética. Gran Bretaña y Francia, aliados de Polonia,

28
declararon la guerra a Alemania el 3 de septiembre de 1939. La agresiva política exterior de

Hitler causó el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

La Política de Apaciguamiento

Se denomina política de apaciguamiento (appeasement) a la política exterior británica

aplicada especialmente desde el nombramiento del conservador Neville Chamberlain. El nuevo

premier británico había sustituido a Baldwin en Downing Street en mayo de 1937, una vez

acabada la crisis sucesoria abierta por la abdicación de Eduardo VIII y su sustitución por Jorge

VI.Chamberlain es el hombre del apaciguamiento, pero también es el líder que inició el rearme

británico y declaró la guerra a Alemania. Su política, hoy unánimemente vista como uno de

los elementos clave para entender el expansionismo hitleriano y el estallido de la segunda

guerra mundial, no consistía en una simple cesión ante las ambiciones hitlerianas. La política

de apaciguamiento se basaba en una serie de ideas compartidas en aquella época por muchos

británicos: el Tratado de Versalles había sido un tratado innecesariamente duro con Alemania

que era necesario revisar; Hitler era una barrera que impediría la expansión del bolchevismo a

la Europa central; en definitiva, si se negociaba con espíritu pragmático, cediendo ante las

reivindicaciones razonables de Hitler, tales como la reunión en el Reich de las poblaciones

alemanas que el Tratado de Versalles había dejado fuera, se conseguiría apaciguar al Führer

y así evitar la guerra en Europa. Este era el núcleo de las ideas en las que se basó la política

exterior británica. Muy pocos, entre ellos otro líder conservador, Winston Churchill, eran

contrarios a este planteamiento.

Las iniciativas del gobierno de Londres fueron seguidas por una vacilante Francia,

obsesionada por asegurarse el apoyo del Reino Unido. La inacción ante la remilitarización de

Renania y el apoyo a la farsa del Comité de No Intervención en la guerra civil española habían

dado ya ejemplo de la política exterior de las democracias. Con Chamberlain como premier

29
británico, el gobierno de París siguió manteniéndose en una posición subordinada a la política

británica.

Conclusión

Alemania había aceptado el armisticio tomando como base los "catorce puntos" de

Wilson. Sin embargo, se encontró con que no se le permitió participar en la Conferencia de Paz

y se la trató duramente en la Paz de Versalles. El ser declarada "responsable del conflicto", las

pérdidas territoriales en el este y las enormes reparaciones de guerra a las que se vio obligada

fueron las cláusulas especialmente inaceptables para los alemanes. Sin embargo, excepto

algunas zonas de Renania temporalmente y la cuenca del Sarre, Alemania no fue ocupada

militarmente y su poderío económico no sufrió una merma sustancial. El Tratado de Versalles

trataba de imponer una paz muy dura a un estado que aún era muy poderoso. En estas

condiciones, agravadas por las dificultades de la posguerra, las posiciones "revanchistas"

contra el Tratado de Versalles pronto se extendieron en

Alemania. En la Conferencia de Lausana de 1932,

Alemania, Gran Bretaña y Francia acordaron la suspensión

formal de los pagos de compensaciones impuestos a los

países derrotados después de la Primera Guerra Mundial.

Cuando Adolf Hitler asumió el cargo como canciller de Alemania en enero de 1933, estaba

decidido a anular las disposiciones militares y territoriales restantes del Tratado de Versalles y

a incluir a la etnia alemana en el Reich como un paso hacia la creación de un imperio alemán

en Europa. Las fuerzas armadas alemanas participaron de un rearme secreto incluso antes de

que los nazis llegaran al poder. A partir de entonces, los nazis apoyaron el rearme y expandieron

rápidamente la producción de armas. El 16 de marzo de 1935 volvió a introducirse la

30
conscripción militar, lo cual violó abiertamente el Tratado de Versalles. Al mismo tiempo,

Hitler anunció la expansión del ejército alemán a más de 500.000 hombres. En el Pacto de

Locarno de 1925, Alemania reconoció tanto la inviolabilidad de sus fronteras con Francia y

Bélgica como la desmilitarización de la región del Rin. El 7 de marzo de 1936, Hitler repudió

este acuerdo y ordenó que las fuerzas armadas alemanas (Wehrmacht) ingresaran en la

desmilitarizada región del Rin. La acción de Hitler fue condenada por Gran Bretaña y Francia,

pero ninguna de las dos naciones intervino. Después de un período prolongado de intensa

propaganda dentro de Austria, las tropas alemanas ingresaron al país el 12 de marzo de 1938 y

recibieron el apoyo entusiasta de la

mayor parte de la población. Austria fue incorporada a Alemania al día siguiente. En abril,

esta anexión alemana fue retroactivamente aprobada en un plebiscito que se manipuló a fin de

indicar que aproximadamente el 99 por ciento de la población austriaca deseaba la unión

(conocida como Anschluss) con Alemania. En 1938, Hitler amenazó con desencadenar una

guerra europea, a menos que los Sudetes, una zona de frontera de Checoslovaquia con una

mayoría de etnia alemana, fueran cedidos a Alemania. Los líderes de Gran Bretaña, Francia,

Italia y Alemania celebraron una conferencia en Munich, Alemania, los días 29 y 30 de

septiembre de 1938, en la que aceptaron la anexión alemana de los Sudetes a cambio de que

Hitler prometiera la llegada de la paz. Checoslovaquia, que no participaba de las negociaciones

de Munich

31
EXPANSIÓN ITALIANA: ABISINIA (1935-1936); ALBANIA, ENTRADA EN LA

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

¿Cuándo surgió el fascismo?

‘‘Benito Mussolini creó en 1921 el Partido Nacional Fascista.’’ (Ocaña, historiasiglo20.org,

2010) ‘‘En 1922, apoyándose el miedo de las clases medias a una revolución

comunista, Mussolini dio un golpe de Estado La Marcha sobre Roma) que, contando con la

simpatía del rey Víctor Manuel III, del ejército y de la burguesía italiana, le llevó al poder en

1922’’ (Ocaña, historiasiglo20.org, 2010)

Causas de la Expansión:

-El Tratado de Versalles: En la Primera Guerra Mundial Italia había conquistado

territorios del Imperio Autro-Húngaro, sin embargo el final de la guerra se dio por el Tratado

de Versalles, en el cual Italia Resulto prejuiciada con la repartición de Territorios, además de

que tenían que responder por las reparaciones en daños por la guerra.

-La llegada de Mussolini al poder (1922): no sólo no aminoró las apetencias italianas

sobre el África oriental, sino que aceleró los planes para la conquista de Etiopia.

- La Gran Depresión (1929): En 1929 se dio la Gran Depresión en los Estados Unidos (La

Crisis del Crack), esto causo repercusiones mundiales, en especial Europa, ya que su economía

dependía de Estados Unidos, esto destruyo la economía de Italia y quedo en un punto crítico.

-La necesidad de materia prima: Etiopía era una de los pocos lugares ocupados por las

grandes potencias de la época, además era fértil y con los recursos necesarios para impulsar y

desarrollar empresas.

-Lugar estratégico: Etiopia era un lugar estratégico, ya que su ubica detrás de las grandes

potencias y está entre Eritrea y Somalia a las cuales Mussolini quería adjuntar.

32
Efectos o consecuencias de la intervención italiana

La intervención de Italia en el conflicto español desde julio de 1936 hasta marzo de 1939

trajo consigo tres grandes consecuencias:

Primera consecuencia: La ayuda que brindo Italia a los nacionalistas tuvo un rol

importante en su triunfo, tal vez decisivo. Más aún, el elevado nivel de ayuda por parte de Italia

fue crucial en la caída de la Segunda República antes del estallido de la Segunda Guerra

Mundial. Esto previno cualquier tipo de apoyo por parte de Francia, como pudiese haber

sucedido si lograban aguantar hasta el mes de septiembre de 1939.

Segunda consecuencia: Las consecuencias diplomáticas y políticas de la intromisión de

Italia en la guerra, complicaron la reconstrucción del anti alemán “Frente de Stressa” con

posterioridad a la guerra de Etiopía. En concreto, la ayuda por parte de Italia y Francia a los

ambos bandos que se enfrentaron en la guerra civil hizo virtualmente imposible un reencuentro

entre Roma y París. En su lugar, la alianza “de facto” entre Mussolini y Hitler en apoyo de los

nacionalistas les llevó directamente a la formación del eje Roma-Berlín en octubre de 1936, y

aporto de manera significativa a la alianza militar de mayo de 1939, conocida como “Pacto de

Acero”. La firma de este tratado concedió a Hitler la confianza para invadir Polonia y de esta

manera comenzar la Segunda Guerra Mundial.

Tercera consecuencia: El Ejército italiano y la Fuerza Aérea fueron considerablemente

agotadas por la aportación de artillería pesada a los nacionalistas y por la implicación de

diferentes unidades aéreas y terrestres en el conflicto. Un nivel más abajo, la Marina italiana

también se vio afectada de esta participación. La debilidad militar fue razón suficiente para

convencer a Mussolini de lo favorable de proclamar a Italia como una nación “no beligerante”

en septiembre de 1939.Además, después de la caída de Francia, Mussolini decidió intervenir

33
en el conflicto europeo en junio de 1940; las continuas debilidades del arsenal italiano debido

a su participación en el conflicto español, influyeron en los desastre sufridos a sus fuerzas

armadas en 1939-1940 (Sullivan, 1998)

Efectos diplomáticos y políticos.

La intromisión de Italia en la guerra civil española influyo más que ningún otro factor en

la formación de la alianza entre Italia y España. Es verdad que la reacción británica y francesa

a la invasión italiana de Etiopía había desgastado la cohesión del “Frente de Stressa”. Además

la hostilidad de Mussolini con estos países se remontaba a antes de la guerra etíope y

probablemente se hubiese llegado a la alianza con Alemania frente a estas democracias. Pero,

de hecho, la rapidez con que el Duce abandonó la defensa de la independencia austriaca, aceptó

la destrucción de Checoslovaquia y accedió a la alianza con Alemania el Pacto de Acero, fueron

consecuencias directas de la guerra civil española.

Estos pasos que conducían al estallido de la Segunda Gran Guerra. Así, habiendo sido

pospuesto el “Anschluss” parecía posible retardar los siguientes eventos. Aun cuando Hitler

hubiese destruido Checoslovaquia (posiblemente incluso antes de la anexión de Austria), la

configuración de una alianza militar con Mussolini y otra política con Stalin y la posterior

agresión a Polonia pudieran haber sido pospuestas durante cuatro o seis años más. De otra

manera, dado el papel clave representado inconscientemente por Mussolini y Ciano en las

intenciones de Hitler sobre Polonia y la influencia de la guerra española en esas acciones, la

ausencia de Italia en este conflicto pudiera haber retrasado el conflicto mundial hasta 1943-45.

El mismo Hitler pensaba en estos términos a finales de 1937. De todos modos, es imposible

calcular con exactitud las fechas en las que las Democracias Occidentales hubiesen disfrutado

de una mejor situación militar de la que tenían en 1939-40. (Sullivan, 1998)

34
EXPANSION ALEMANA (1938-1939); PACTO DE ACERO; PACTO DE NO

AGRESIÓN GERMANO-SOVIETICO Y ESTADILLO DDE LA GUERRA

Pacto de no agresión germano-soviético (23 de agosto de 1939)

Cuando hablamos de la expansión alemana nos referimos directamente a las estrategias

utilizadas por Hitler para alcanzar mayor territorio y que desencadenarían luego de unos años

el desarrollo de la segunda guerra mundial, Alemania forjo un gran lazo de “amistad” con el

dictador de Rusia, Joseph Stalin cuando en septiembre de 1939 firmaron el pacto de no agresión

germano-soviético pero los dos conocían que estaban solamente alargando el tiempo de su

mutua traición, esta es una parte que se obvia cuando se habla del conflicto que conllevaron

estas dos partes desde junio de 1941.

Los dos poderosos dirigentes comenzaron a entrar en un peligroso juego del gato y el

ratón; Hitler, sabia que Stalin tenia pensamientos similares a los de él, en donde la decencia y

la piedad no tenían cabida, por lo que veía al pacto como una forma de intuirle un falso

sentimiento de seguridad por lo menos hasta que los alemanes reunieran las fuerzas necesarias

para invadir las bastas extensiones de Rusia, en el pacto se acordaba la repartición de los

estados bálticos para la Unión Soviética, y se reconocía el derecho a la región de Bersarabia

que había pasado a Rumania en 1918. Los intereses personales se hicieron presentes por parte

del ultranacionalista alemán, comprometiendo a la URSS a no participar en cualquier guerra

que disputara Alemania contra Polonia, ni las democracias occidentales.

Stalin estaba convencido de que Hitler quería dirigir sus ambiciones hacia el Este por lo

que no dudó en firmar el pacto el 23 de agosto de 1939 por Ribbentrop y Molotov, Hitler pierde

en ese momento el temor de combatir contra dos frentes Polonia y Rusia, definiendo

posteriormente a Bug como frontera entre estas potencias, y desencadenando la segunda guerra

mundial cuando Francia e Inglaterra le declaran la guerra a Alemania el 3 de septiembre de

1939 por respeto a la alianza que habían formado con Polonia, la URSS se hace de más de un

35
tercio de la vulnerable Polonia, y Alemania se apodera del resto, Stalin valiéndose de la

ocupación de estos países en guerra decide anexionar Finlandia, los estados bálticos e invadir

Rumania, además de firmar un comunicado con 3 protocolos secretos que estipulaban que:

“reglamentaban la división de Polonia- delimitaban la nueva frontera germano-soviética; -

colocaban a los tres países bálticos en la zona de influencia soviética” (Krivine, 2009)

Stalin se mantuvo fiel al pacto, no solo ofreciendo el apoyo en materia prima como

petróleo, hierro, carbón y trigo, sino que posteriormente llegó hasta a promover el exterminio

de los comunistas, en su mayoría judíos que estaban en condición de refugiados en su país. El

pacto germano-soviético permitió también a Stalin la invasión de Lituania, Letonia y Estonia

en junio de 1940 y luego su anexión formal a URSS en agosto del mismo año. Se reprimió a la

población de estos tres países también en masa: entre junio de 1940 y junio de 1941, en

aplicación de la instrucción secreta de Ivan Serov (7), se desplazaron varias decenas de millares

lituanos, letones y estonios.

Finalmente, el pacto de no agresión fue roto por Hitler el 22 de junio de 1941, cuando las

tropas nazis se lanzaron a la invasión de la URSS.

Pacto de Acero entre Alemania e Italia (22-5-1939)

El Canciller del Reich Alemán y su majestad el rey de Italia y Albania, Emperador de

Etiopía, consideran que el tiempo ha llegado para confirmar por medio de un pacto solemne la

estrecha relación de amistad y afinidad que existe entre la Alemania Nacional Socialista y la

Italia Fascista.

Dado que se ha establecido un puente seguro de ayuda y asistencia mutua en la frontera

común entre Alemania e Italia, permanente para todo el tiempo, los dos gobiernos acuerdan los

principios y fines de la política previamente acordada entre ambos, y que ha demostrado ser

exitosa en lograr los intereses de los dos países, así como para asegurar la paz en Europa.

36
Firmemente consolidada a través de la unidad interna de sus ideologías y de la solidaridad

comprensiva de sus intereses, el pueblo alemán e italiano están determinados para también en

el futuro permanecer lado a lado y para efectuar un esfuerzo mancomunado para asegurar sus

Lebenraum (espacios vitales) y el mantenimiento de la paz. En este sentido, prescrita para ellos

por la historia, el deseo de Alemania e Italia, es llevar a cabo la tarea de hacer unos cimientos

seguros para la cultura europea. Para poder establecer esos principios en forma de tratado, ellos

han nombrado como plenipotenciarios, al Canciller del Reich Alemán, al Ministro de Asuntos

Extranjeros, von Ribbentrop, Su Majestad el rey de Italia y Albania, Emperador de Etiopía, el

Ministro de Asuntos Extranjeros, Conde Galeazzo Ciano, quien, después de intercambiar las

respectivas credenciales, han acordado los siguientes términos:

Artículo I. Las Partes Contratantes se mantendrán en permanente contacto entre ellos, de

manera de llegar a entendimientos en todos los intereses comunes o de la situación europea en

su conjunto.

Artículo II. En el caso que los intereses comunes de las Partes Contratantes se vean

amenazadas por sucesos internacionales de cualquier tipo, ellos inmediatamente entrarán en

consulta respecto a las medidas necesarias para preservar esos intereses. Si la seguridad u otros

intereses vitales de una de las partes son amenazados desde el exterior, la otra parte contratante

le ofrecerá a la parte amenazada el total apoyo político y diplomático con el propósito de retirar

esa amenaza.

Artículo III. Si en contra de los deseos y esperanzas de las partes contratantes, ocurriera

que una de ellas se viera envuelta en complicaciones militares con otra u otras potencias, la

otra parte contratante, se colocará a su lado como aliado y la apoyará con todo su poder militar

en tierra, mar y aire.

37
Artículo IV. Con el propósito de asegurar, en cualquier caso, la rápida implementación

de las obligaciones de alianza del Artículo III, los Gobiernos de las dos Partes Contratantes,

intensificarán su cooperación en la esfera militar y en la esfera de la economía de guerra. De

igual forma los dos Gobiernos se mantendrán regularmente informados de todas las medidas

necesarias para la implementación práctica de este pacto. Los dos Gobiernos crearán

comisiones permanentes, bajo la dirección de los Ministros de Asuntos Extranjeros, para los

propósitos indicados en los párrafos 1 y 2.

Artículo V. Las Partes Contratantes desde ya se comprometen a que, en el evento de una

guerra conjunta, para terminar con un armisticio de paz, solamente se hará de total acuerdo la

una con la otra.

Artículo VI. Las dos partes contratantes están conscientes de la importancia de sus

relaciones conjuntas con las potencias que son sus amigas. Ellas están determinadas a mantener

esas relaciones en el futuro y a promover el adecuado desarrollo de los intereses comunes que

los unen a esas potencias.

Artículo VII. Este pacto entrará en vigencia inmediatamente después de firmado. Las dos

partes contratantes acuerdan después de fijar el primer período de su validez en diez años. A

buen tiempo antes de la finalización de ese período, ellas llegarán a un acuerdo respecto a la

extensión de la validez de este pacto.

Protocolo Suplementario Secreto

Al firmar el pacto de alianza y amistad, se ha acordado establecer por ambas partes los

siguientes puntos:

1. Los dos Ministros de Asuntos Exteriores, llegarán a un acuerdo lo más pronto posible

sobre la organización, el asiento y los métodos de trabajo por parte de las comisiones en

38
cuestiones militares y en cuestiones de economía de guerra como se estipula en el Artículo IV

del pacto.

2. Para la ejecución del Artículo IV, par 2, los dos Ministros de Asuntos Extranjeros

tomarán las medidas necesarias, garantizando la cooperación constante, conforme al espíritu y

fines del pacto, en materia de prensa, servicio de noticias y propaganda. Para este propósito en

particular, cada uno de los dos Ministros de Asuntos Exteriores asignará a la embajada de su

país en la respectiva capital uno o varios especialistas bien experimentados, para la constante

discusión, en estrecha cooperación con el representante del Ministerio de Asuntos Extranjeros,

de los pasos adecuados a tomarse en materia de prensa, servicio de noticias y propaganda para

la promoción de la política del Eje, y como contramedida en contra de la política de las

potencias enemigas.

39
Bibliografía

anónimo. (15 de Octubre de 2007). elPeriódico. Obtenido de elPeriódico:

https://www.elperiodico.com/es/opinion/20071015/politicas-de-apaciguamiento-

5488364

anónimo. (s.f.). LA POLÍTICA DE APACIGUAMIENTO. Obtenido de LA POLÍTICA DE

APACIGUAMIENTO:

http://clio.rediris.es/udidactica/entreguerras/apaciguamiento.htm

Krivine, J.-M. (julio de 2009). www.inprecor.fr. Obtenido de www.inprecor.fr:

http://lahaine.org/b2-img09/krivine1.pdf

Sullivan, B. R. (Diciembre de 1998). fideus. Obtenido de fideus:

https://www.fideus.com/intervencio%20intaliana%20-%20consecuencias.htm

Tigers_WWII. (25 de 06 de 2008). segunda guerra mundial . Obtenido de segunda guerra

mundial : https://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?t=1230

annefrankguide. (s.f.). Obtenido de annefrankguide: http://www.annefrankguide.net/es-

ar/bronnenbank.asp?aid=274511

boxedpress.com. (s.f.). Obtenido de boxedpress.com: http://boxedpress.com/el-ascenso-nazi-

la-politica-economica-alemana-1929-1936/

burbuja.info. (s.f.). Obtenido de burbuja.info: https://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-

inmobiliaria/358410-alemania-de-posguerra-economia-devastada-corrupta-y-

dividida.html

clio.rediris. (s.f.). Obtenido de clio.rediris: http://clio.rediris.es/udidactica/entreguerras/1933-

1939d.htm

40
Contreras, S. (27 de 10 de 2017). lifeder.com. Obtenido de lifeder.com:

https://www.lifeder.com/tratado-saint-germain/

ecured.cu. (23 de 04 de 2015). Obtenido de ecured.cu:

https://www.ecured.cu/Tratado_de_Saint-Germain-en-Laye

CNMV y Banco de España. (28 de Diciembre de 2010). Gepeese. Obtenido de Gepeese:

http://www.finanzasparatodos.es/gepeese/es/inicio/laEconomiaEn/laHistoria/moment

o_historico_economia_historia_crisis_29.html

Guderian, K. (28 de Marzo de 2006). Mundo S.G.M. Obtenido de Mundo S.G.M.:

https://mundosgm.com/otros-conflictos/guerra-en-abisinia/

Gutierrez, M. (Julio de 2017). Enciclopedia de Características. Obtenido de Enciclopedia de

Características: https://www.caracteristicas.co/fascismo/

Lozano, J. J. (21 de octubre de 2018). Claseshistoria. Obtenido de Claseshistoria:

http://www.claseshistoria.com/2guerramundial/causas-versalles.html

Lucero, J. A. (07 de Junio de 2012). La cuna de halicarnaso. Obtenido de La cuna de

halicarnaso: http://www.lacunadehalicarnaso.com/2012/06/por-que-surgio-el-

fascismo.html

Manfredi, A. (10 de Agosto de 2014). Blogger. Obtenido de Blogger:

http://italiaenlaguerra.blogspot.com/2014/08/blog-post_77.html

Ocaña, J. C. (2010). historiasiglo20.org. Obtenido de historiasiglo20.org:

http://www.historiasiglo20.org/HM/4-2.htm

41
42