You are on page 1of 38

Federico Gustavo Méndez

Daños y seguros.
Guía práctica
Reclamo prejudicial
y judicial contra
aseguradoras

Responsabilidades del hecho


Accidentes de tránsito
Incumplimientos del contrato de seguro
Accidentes in itinere
Siniestros originados por empresas públicas
Cálculo de indemnizaciones
Problemática común
Encuadre legal más beneficioso
Errores y debilidades de las aseguradoras
Las ART, los seguros civiles y los reclamos de
terceros
Negociación prejudicial: pautas para obtener
el mayor monto posible
Mediación
Demanda y prueba
Méndez, Federico Gustavo

Daños y seguros. Guía práctica. Reclamo prejudicial y judicial contra


aseguradoras / Federico Gustavo Méndez. - 1a ed. - Ciudad Autónoma
de Buenos Aires : García Alonso, 2018.
408 p. + CD-DVD ; 23 x 16 cm.

ISBN 978-987-1940-66-0

1. Seguros. 2. Daños y Perjuicios . I. Título.


CDD 368

© 2018 Editorial García Alonso


Lavalle 1282, PB «6» Buenos Aires
Tel: (54 11) 4384-8039
info@garciaalonso.com.ar
www.garciaalonso.com.ar
facebook.com/editorialgarciaalonso

Corrección y maquetado: Ariel Shalom


Diseño de tapa: Interactivity / Paula López

Impreso en febrero de 2018 en La Imprenta Ya SRL,


Alferez Hipólito Bouchard 4283, Munro, Pcia. de Buenos Aires

Impreso en Argentina - Printed in Argentina

Hecho el depósito que marca la ley 11.723


ÍNDICE

Presentación������������������������������������������������������������������������������������������������������  19
Capítulo 1: Primeros pasos ante la consulta de un potencial cliente����� 21
1. El problema por el cual pretende una solución, ¿es un problema
relevante jurídicamente?������������������������������������������������������������������������������  21
2. Evaluación de la responsabilidad –extracontractual o contractual–
del hecho���������������������������������������������������������������������������������������������������������� 23
2.1. ¿Cuál de los seguros involucrados debe responder? �������������������  23
2.2. ¿Qué pautas tengo para determinar quién tuvo la
responsabilidad en el hecho dañoso? ���������������������������������������������������  26
3. Cálculo preliminar del monto a reclamar: análisis costo-beneficio����  30
3.1. Accidentes de tránsito SIN lesiones y por montos bajos�������������  30
3.2. Reclamo ante la propia aseguradora por montos bajos���������������  31
3.3. Reclamos por montos elevados��������������������������������������������������������  33
4. Datos y documentación necesarias del siniestro���������������������������������  33
4.1. Reclamo de terceros����������������������������������������������������������������������������  33
4.2. Reclamo ante la propia aseguradora�����������������������������������������������  34
- Modelo de Declaración Jurada de NO SEGURO, que suplanta
la denuncia administrativa y el certificado de cobertura en
aquellos reclamos de terceros en los cuales nuestro cliente no
poseía cobertura alguna de seguro automotor al momento del
siniestro pese a no ser responsable del acaecimiento del mismo���  35
5. Tipos de seguros�����������������������������������������������������������������������������������������  36
5.1. Seguro de Responsabilidad Civil (RC) ��������������������������������������������  36
5.2. Seguro de incendio������������������������������������������������������������������������������  37
5.3. Robo�������������������������������������������������������������������������������������������������������  37

13
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

5.4. Hurto ����������������������������������������������������������������������������������������������������  37


5.5. Daños (destrucción total o parcial) ������������������������������������������������  38
5.6. Seguros combinados (Familia y Comercio, Aeronáutico,
Marítimo y Transporte) ��������������������������������������������������������������������������  39
Capítulo 2: Problemas frecuentes����������������������������������������������������������������������  41
1. Problemas de escasez y orfandad probatoria: posibles soluciones��  41
1.1. Vehículo ya reparado, o que luego del siniestro es robado o
vendido��������������������������������������������������������������������������������������������������������  41
1.2. Falta de testigos del hecho�����������������������������������������������������������������  42
1.3. Constancias médicas��������������������������������������������������������������������������  44
2. Rol de las clínicas médicas y de la denuncia policial y penal������������  45
- Modelo de pedido de historia clínica y antecedentes médicos a
hospital o clínica (por carta documento o por nota debidamente
firmada por el nosocomio)�������������������������������������������������������������������  47
- Modelo de pedido de historia clínica y antecedentes médicos
a la Aseguradora de Riesgos del Trabajo (mediante TCL gratuito)���  48
- Modelo de pedido de fotocopias y autorización para retirar
vehículo����������������������������������������������������������������������������������������������������  49
3. Reclamos simultáneos al Seguro Civil y a la ART: ¿Se puede?
¿Cómo?������������������������������������������������������������������������������������������������������������  50
- Cláusula sobre escisión de la Incapacidad Civil respecto de las
valuaciones y prestaciones otorgadas por la LRT a la luz de su
naturaleza jurídica y concepto������������������������������������������������������������  53
4. Reclamos simultáneos al seguro propio y al seguro del tercero
frente a distintos incumplimientos������������������������������������������������������������  61
5. Reclamo a través de la vía civil y de Defensa del Consumidor����������  62
5.1. Reclamos contra el seguro propio����������������������������������������������������  63
5.2. Reclamos contra el seguro de un tercero ��������������������������������������  63
6. Reclamos contra el Estado, sus organismos descentralizados y sus
aseguradoras��������������������������������������������������������������������������������������������������  64
6.1. Argumentos en favor del reclamante contra empresas del Estado�� 66
Capítulo 3: Gestión y negociación del reclamo prejudicial�����������������  69
1. Reclamo administrativo, mediación o conciliación: ventajas y
desventajas������������������������������������������������������������������������������������������������������  69
1.1. Reclamo administrativo con patrocinio letrado���������������������������  69
1.2. Mediación���������������������������������������������������������������������������������������������  70
1.3. Audiencia de COPREC�����������������������������������������������������������������������  73

14
ÍNDICE

- Modelo de carta documento a la propia aseguradora������������������  75


2. Procedimientos prejudiciales�������������������������������������������������������������������  76
2.1. Primer paso: entrega de documentación����������������������������������������  76
2.2. Segundo paso: evaluación de responsabilidad������������������������������  76
- Modelo de hoja de presentación en reclamo de terceros
prejudicial con patrocinio letrado������������������������������������������������������  78
3. Cálculo de los conceptos y valores a reclamar en esta etapa�������������  79
3.1. Reclamos de terceros��������������������������������������������������������������������������  80
3.2. Reclamos ante el propio seguro por Destrucción Total o
Parcial o por Robo de Unidad�����������������������������������������������������������������  82
3.3. Pautas para decidir conciliar o llevar el reclamo a juicio������������  83
Capítulo 4: Aspectos prácticos del mercado de seguros����������������������  87
1. Oposiciones más comunes de las aseguradoras frente a reclamos
de terceros������������������������������������������������������������������������������������������������������  87
1.1. Falta o vencimiento de registro de conducir ��������������������������������  87
1.2. Cédula verde o título de propiedad a nombre de otra persona   88
1.3. Falta de cobertura del seguro de nuestro cliente �������������������������  88
1.4. Falta de denuncia del siniestro (de su propio asegurado)�����������  89
1.5. Falta de cobertura técnica o financiera del seguro del tercero���  89
1.6. Franquicia (transporte público) o suma asegurada����������������������  90
1.7. Otras causales de exclusión de cobertura (uso del vehículo
distinto al denunciado, culpa grave, entre otros) �������������������������������  92
2. Oposiciones más comunes de las aseguradoras frente a reclamos
de sus asegurados������������������������������������������������������������������������������������������  93
2.1. Denuncia extemporánea del siniestro y del pedido de
información complementaria�����������������������������������������������������������������  94
2.2. Falta de cobertura financiera �����������������������������������������������������������  95
2.3. “Fraude” por vigencia de dos o más seguros por el mismo riesgo��  96
2.4. Distinta cotización del daño para configurar el riesgo asegurado ����  97
2.5. Culpa grave/dolo ��������������������������������������������������������������������������������  97
2.6. Reticencia ���������������������������������������������������������������������������������������������  98
2.7. Infraseguro/sobreseguro��������������������������������������������������������������������  98
3. Qué aseguradoras negocian prejudicialmente y cuáles no lo hacen
en reclamos de terceros�������������������������������������������������������������������������������� 100
4. Características de cada aseguradora del mercado argentino a la
hora de negociar un caso����������������������������������������������������������������������������� 102

15
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

4.1. De las acciones o excepciones meramente dilatorias que


suelen utilizar�������������������������������������������������������������������������������������������  102
4.2. De la proactividad que debemos tener como letrados��������������  105
4.3. Errores comunes de las aseguradoras ������������������������������������������  105
4.4. Consecuencias prácticas de considerar al asegurado como
consumidor�����������������������������������������������������������������������������������������������  109
Capítulo 5: Etapa judicial: Modelos����������������������������������������������������������  117
1. Demanda por accidente de tránsito contra el tercero responsable���  117
2. Demanda por daños del vehículo contra la propia aseguradora
de nuestro cliente����������������������������������������������������������������������������������������  173
3. Demanda contra la Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART)����  214
4. Demanda de prueba anticipada en accidentes de tránsito��������������  241
5. Contestación de demanda y reconvención en accidente de tránsito���  249
6. Demanda contra empresa ferroviaria del Estado y su seguro���������  303

16
PRESENTACIÓN

La idea de proyectar este libro nació de las reiteradas y disímiles


consultas de varios colegas que carecían del conocimiento práctico ne-
cesario para encarar su trabajo.
El desafío, además, respondía a un vacío editorial. Hoy por hoy, el mer-
cado carece de opciones de lectura lo suficientemente simples –sobre todo
cuando entre los operadores jurídicos impera el uso de un plain language
o lenguaje llano– tendientes a la resolución y obtención de resultados en
materia de reclamos prejudiciales y judiciales contra las aseguradoras, ya
sea por daños y perjuicios o por incumplimientos contractuales en general
y siniestros de tránsito en particular.
Consecuentemente, y a partir de una interesante e innovadora pro-
puesta editorial, me embarqué en la ardua tarea de volcar esos conoci-
mientos en un libro orientado a la obtención de resultados concretos
(aunque siempre con una teoría que los respaldase).
De este modo, los primeros dos capítulos abordan la explicación de
métodos y alternativas para evaluar y determinar la responsabilidad de
las aseguradoras involucradas en el hecho dañoso, con especial énfasis
en los accidentes de tránsito. Asimismo, se desarrollan los problemas
más comunes en este tipo de reclamos a fin de que el colega pueda pla-
nificar los pasos a seguir con la mayor cantidad de herramientas jurídi-
cas posibles.
En los capítulos 3 y 4, por su parte, se desarrolla la temática de la
gestión y negociación de cada reclamo en particular y la determinación
de los conceptos y valores a reclamar. Se identifica también el proceder
usual de muchas compañías de seguro que operan en nuestro mercado,
de modo que el profesional pueda “explotar” sus falencias en interés de
la víctima a la que representa y propender a lo que en doctrina se cono-
ce como “igualdad de armas” en defensa del más débil.

19
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

Por último, en el capítulo 5 se brinda una serie de modelos de de-


mandas de distintos tipos de reclamos contra aseguradoras. Cada uno
de esos modelos cuenta con notas a pie de página que pueden o no in-
troducirse en cada reclamo pero que sin duda enriquecen la argumen-
tación a partir de explicaciones doctrinarias. Resulta menester aclarar
que esos no son los únicos modelos prácticos incluidos aquí: en cada
capítulo el colega encontrará ejemplos de escritos de uso habitual, tales
como cartas documento dirigidas a la propia aseguradora de riesgos de
automotores, a las ART y a las clínicas médicas intervinientes, y otros
escritos y presentaciones extrajudiciales. Todos estos modelos deben
ser considerados como ensayos y sugerencias, toda vez que el escrito
adecuado siempre será aquel que se adapte a la situación particular que
nos toca resolver.
En conclusión, desde una muy humilde pero también muy concreta
aspiración, este libro busca brindar perspectivas de abordaje práctico
para acercar al letrado –y a su representado– a un resultado más satis-
factorio en los reclamos que pretenda iniciar contra una compañía de
seguros.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, enero de 2018.

20
Capítulo 1
PRIMEROS PASOS ANTE LA CONSULTA
DE UN POTENCIAL CLIENTE

1. EL PROBLEMA POR EL CUAL PRETENDE UNA SOLUCIÓN,


¿ES UN PROBLEMA RELEVANTE JURÍDICAMENTE?

El ejercicio de nuestra hermosa profesión suele consistir en escuchar


problemas de nuestros potenciales clientes para pasarlos por el tamiz
de nuestro conocimiento jurídico. Así, se nos presentan centenares de
consultas sobre hechos dañosos de los cuales nuestros clientes están
realmente convencidos de que les corresponde una indemnización.
En ese sentido, en materia de seguros, existe una creencia encarnada
en muchos asegurados que gira en torno a una máxima que a veces re-
sulta falsa: “como yo pago un seguro caro todos los meses, este me tiene
que indemnizar por lo que me sucedió”.
Pues bien, como punto de partida, mal podremos asesorar a un
cliente si no conocemos que existen muchas y variadas clases de segu-
ros, por lo que no necesariamente uno estará cubierto ante cualquier
contingencia. Por el contrario, no existe ningún tipo de seguro en el
mundo que cubra absolutamente cualquier riesgo, pues el cálculo ac-
tuarial resultante arrojaría una prima que tendería al infinito: es decir,
no habría negocio para las aseguradoras.
Para ejemplificar lo expuesto, existen, en materia de seguros de au-
tomotores, seguros de mera responsabilidad civil, seguros llamados de
“terceros completos”, seguros de todo riesgo con franquicia o sin fran-
quicia y, a su vez, dentro de esas categorías existen diversas variantes y
subcategorías. La mayoría de estos son de los llamados “combinados”,
clasificación que veremos en detalle en el capítulo correspondiente.

21
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

Ya en materia de reclamo de terceros, es decir, del reclamo que se le


efectúa al seguro de otra persona –aquel que le causó un daño a nuestro
cliente–, suele creerse que existe una ley que ampara específicamente
al dañado y que en este sentido basta con que logremos que se aplique
esa supuesta ley. Sin embargo, es nuestro deber saber y aclarar a nues-
tro cliente desde el comienzo que –lamentablemente– en nuestro país
no existe una ley de seguros definida en torno al tercero damnificado.
La ley ampara casi exclusivamente al propio asegurado en relación di-
recta con su aseguradora, pues este es quien mes a mes paga la prima
de su seguro y quien tiene una relación de consumidor directo frente a
aquella.
Es decir, resulta conveniente aclarar al cliente que a las aseguradoras
no les suele preocupar demasiado el tercero reclamante, mayormente
por dos razones: la primera es que el tercero no es un cliente propio,
por lo cual la aseguradora no se siente amenazada con la posibilidad de
perder a un asegurado disconforme con el servicio brindado; la segunda
es que, como he dicho, no existe una ley que específicamente determi-
ne plazos en los que la aseguradora –siempre hablando de reclamos
de terceros– deba pagar ante el acaecimiento de un hecho dañoso. En
resumen, las aseguradoras pagarán en la medida en que exista un riesgo
procesal de perder una demanda por responsabilidad civil, es decir, solo
estarán dispuestas a indemnizar frente al cálculo probabilístico basado
en cuánto podrían perder en una demanda y cuán probable es que el
tercero inicie una demanda en su contra.
En este sentido, a lo largo de la presente obra ahondaré sobre los
tipos y clases de seguros (capítulo 1.5), la evaluación de responsabili-
dad del hecho y el quantum indemnizatorio (1.2 y 1.3) para adentrarme
luego en aspectos prácticos y procedimentales que servirán como he-
rramientas para saber evaluar y planificar el caso desde el primer mo-
mento: la consulta del cliente.
Es que, para poder planificar el caso correctamente desde el comien-
zo, debemos contar con información fundamental referente a la forma
en la que trabajan las aseguradoras, cuáles suelen responder positiva-
mente y por qué conceptos, cuál es el modo de recabar y –sobre todo–
de resguardar el material probatorio a nuestro favor, cómo y cuándo se
deben aplicar leyes especiales como la Ley de Defensa del Consumidor,
etc. Todas estas son pautas que debemos conocer bien para elegir el me-
jor camino posible en nuestro reclamo, y que son la base de la presente

22
1. Primeros pasos ante la consulta de un potencial cliente

obra, junto a consejos prácticos específicos en cada uno de los subtemas


a tratar.

2. EVALUACIÓN DE LA RESPONSABILIDAD –EXTRACONTRACTUAL


O CONTRACTUAL– DEL HECHO

2.1. ¿Cuál de los seguros involucrados debe responder?

En lo que hace a reclamos por siniestros de tránsito, muchas veces


surge la duda acerca de cuál es el seguro que debe responder ante un
accidente. Pues puede ser el seguro propio del accidentado o el seguro
del tercero que provocó el accidente. Para ingresar en el tema, será con-
veniente ejemplificar para ver lo que sucede en la práctica.
Veamos entonces un ejemplo práctico típico: accidente de tránsito
por el cual nuestro cliente sufre daños materiales y lesiones. Ante este
caso, lo primero que debemos consultarle al cliente es qué tipo de segu-
ro posee. Si tiene un seguro “Todo riesgo”, no interesa quién haya sido
el responsable o haya tenido la “culpa” en el accidente, pues el seguro
propio debe cubrir los daños materiales del rodado propio (con una mí-
nima excepción que es la franquicia, en caso de existir).
Entonces, ¿qué sucede con la franquicia? Si la responsabilidad del
hecho fue de nuestro cliente, esa franquicia deberá pagarla de su bol-
sillo, y obviamente no tendrá derecho a reclamar por ningún otro con-
cepto a la aseguradora del otro vehículo involucrado, pues no hubo res-
ponsabilidad de esa otra persona. En cambio, si la responsabilidad del
hecho fue del otro rodado, nuestro cliente deberá reclamarle al seguro
de ese tercero responsable el monto de la franquicia, sin perjuicio de
que también podrá reclamar a ese mismo seguro del tercero los rubros
que el seguro “todo riesgo” de nuestro cliente no cubre. Verbigracia:
lesiones, daño moral, privación de uso, entre otros.
A continuación, a fines didácticos, se visualizan estas opciones en un
esquema en el que se pueden ver claramente las diferentes opciones que
surgen de acuerdo al tipo de siniestro en cuestión:

23
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

Si la responsabilidad en el accidente
de tránsito es del tercero…

… y tengo seguro todo riesgo… … y NO tengo seguro todo riesgo…

… mi seguro debe abonarme la … debo reclamar TODOS los con-


totalidad de los daños materiales ceptos al seguro del responsable,
de mi rodado, con excepción de la excepto que exista destrucción to-
franquicia –de existir–; la mayor tal de mi rodado –caso en el cual
parte de los seguros todo riesgo tie- el seguro propio se hará cargo del
nen una franquicia. valor de mi vehículo conforme lo
establezca la póliza; el resto de los
conceptos se reclaman igual al se-
Todos los demás conceptos (lesio- guro del tercero–.
nes, daño moral, etc.) debo recla-
márselos al seguro del tercero, así
como también la franquicia.

Si la responsabilidad en el accidente
de tránsito es propia…

… y tengo seguro todo riesgo… … y NO tengo seguro todo riesgo…

… mi seguro debe pagarme la tota- … mi seguro sólo se hará cargo de


lidad de los daños materiales de mi los daños de los terceros, excepto
rodado, con excepción de la fran- destrucción total –pues el seguro
quicia. Esta excepción no cuenta propio se hará cargo del valor de
si hubo destrucción total, pues el mi vehículo conforme lo establezca
seguro propio se hará cargo del va- la póliza–, y también de ciertas co-
lor total de mi vehículo conforme lo berturas que puedan existir (es muy
establezca la póliza. común que el seguro cubra el reem-
plazo de los cristales, por ejemplo).

El tercero puede reclamarle a mi


seguro todos sus daños. Las perso-
nas transportadas en mi vehículo
pueden reclamarle a mi seguro sus
daños (están exceptuados ciertos
familiares, siempre habrá que ver la
letra de la póliza).

24
1. Primeros pasos ante la consulta de un potencial cliente

ACLARACIONES DEL ESQUEMA ANTERIOR

- Siempre estamos hablando de accidentes en los que NO existe


dolo de alguna de las partes y no existen causales de exclusión de
cobertura conforme se detallará en el capítulo correspondiente.
- Es importante conocer los detalles de la póliza para determinar el
tipo de cobertura, así como también conocer si efectivamente había
cobertura financiera –es decir, si el seguro se encontraba pago– de
la aseguradora a la cual uno pretende reclamar.

Cabe aclarar que en el esquema anterior no se contempla el caso


de la culpa concurrente (o culpa compartida). La misma es una crea-
ción pretoriana que las aseguradoras suelen utilizar como criterio a la
hora de negociar un caso, y tiene lugar cuando la incidencia causal en
el siniestro es compartida por las partes involucradas. Por ejemplo, en
un choque entre vehículos que circulan por calles perpendiculares en
esquina no semaforizada, puede darse el caso de que uno sea el embis-
tente y se determine que iba a una velocidad por encima de la permitida
para la arteria en cuestión, pero que, a su vez, ese mismo rodado tenía
prioridad de paso –la derecha– por el tipo de encrucijada, prioridad
que el otro vehículo no respetó. Aquí, de acuerdo a los pormenores del
caso, puede darse que judicial o “administrativamente” se determine
una “culpa concurrente”. Lo más común es que se distribuya en partes
iguales (50% y 50%), aunque de acuerdo al análisis específico del caso,
puede que no sea así.
Ante esta situación, se debe aplicar el mismo análisis lógico que se
ve en el cuadro anterior, sólo que cada parte podrá reclamarle al seguro
de la otra el monto que le correspondería por cada concepto HASTA el
porcentaje de la responsabilidad que ese otro tuvo. A su vez, es menes-
ter aclarar que esto no incide en la cobertura del propio seguro, que de-
berá cubrir, si hubo destrucción total, la totalidad de la suma asegurada
–para el concepto de daños materiales–, y también en los seguros “todo
riesgo”, donde lo único que variará es el porcentaje de la franquicia que
se le podrá reclamar a la contraparte.
Veamos un ejemplo de esto: nuestro cliente sufre un siniestro que
le produce daños materiales a su vehículo y lesiones a su persona en el

25
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

que se determina que tuvo un 30% de responsabilidad, mientras que el


tercero tuvo un 70%. Si NO hubo destrucción total del rodado de nues-
tro cliente y, a su vez, este no gozaba de un seguro “todo riesgo”, podrá
reclamarle al seguro del otro vehículo involucrado el 70% de lo que le
correspondería por todos los conceptos pertinentes. En contrapartida,
el tercero podrá reclamar al seguro de nuestro cliente el 30% de sus da-
ños, con las excepciones vistas. En el mismo caso, si nuestro cliente SÍ
tiene un seguro “todo riesgo” con franquicia, el propio seguro de nues-
tro cliente le cubrirá el 100% de los daños materiales del rodado restán-
dole el monto de la franquicia. Entonces, de ese monto de franquicia,
el cliente le podrá reclamar el 70% al seguro del otro, y el 70% de los
demás daños que no compongan el rubro daños materiales del rodado
(v. gr.: lesiones). Cabe aclarar que según el orden en que se presenten los
reclamos, el monto y el criterio de la aseguradora –o eventualmente del
juzgado–, podría reclamarse el 100% de la franquicia al seguro contra-
rio (aunque exista culpa concurrente).

2.2. ¿Qué pautas tengo para determinar quién tuvo la


responsabilidad en el hecho dañoso?

En cualquier siniestro de tránsito, habrá que diferenciar muy bien


las pautas para determinar la responsabilidad –generalmente basadas
en las reglas de tránsito y prioridades de paso– respecto de las posibi-
lidades probatorias reales que tenemos de demostrar la forma de ocu-
rrencia del hecho.
Así, en primer lugar, veremos las pautas objetivas que permiten de-
terminar la responsabilidad en un siniestro vial, a saber:
- Vehículo embestido por sobre vehículo embistente. Como bien ha
señalado la sala “J” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil
en forma conteste con la jurisprudencia mayoritaria, “El hecho de ser el
vehículo embistente origina una presunción de culpa de su conductor
que sólo cede ante la prueba en contrario” (fallo “L. J. A. y otros c/ R.
J. H. y otros s/ daños y perjuicios” del 1° de febrero de 2013, MJ-JU-M-
78348-AR | MJJ78348 | MJJ78348).
- Prioridad de paso en esquina no semaforizada de arterias de igual
jerarquía. Siempre tendrá prioridad de paso quien circula en la arteria

26
1. Primeros pasos ante la consulta de un potencial cliente

de la derecha. En provincia de Buenos Aires esa prioridad es más “ab-


soluta” que en Capital Federal, conforme la interpretación mayoritaria
de la jurisprudencia y de las propias aseguradoras. Ello dependerá de la
normativa de tránsito de cada jurisdicción, pues existe una ley nacional
de tránsito pero paralelamente también existen códigos provinciales.
- ¿Avenida tiene prioridad sobre derecha? Siguiendo con el punto
anterior, este es un caso emblemático, pues según el código de tránsito
porteño, quien circula por avenida tiene prioridad por sobre quien cir-
cula por la derecha, mientras que en provincia de Buenos Aires no es
así, pues se está a la letra de la Ley Nacional de Tránsito. La ley nacional
de tránsito del año 1994 fue modificada a nivel local en el año 2006 por
la ley 2148 de la legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en
donde se prioriza la avenida como arteria principal por sobre la arteria
que está a la derecha: “Artículo 6.7.2 (…) Los conductores deben ceder
el paso: (...) En encrucijadas sin semáforo de arterias de distinta jerar-
quía, a los vehículos que circulan por la arteria de más importancia,
siendo el orden de prevalencia el siguiente: avenida, calle, pasaje”. Así
también lo señala el Manual del conductor de la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires (http://www.adeaa.org.ar/pdf/manual_conductor.pdf, p.
26 in fine), así como el CESVI (http://www.cesvi.com.ar/SeguridadVial/
Novedades/Seguridad_prioridad.aspx), cuya página web citada reza:
“¿Si circulo en una avenida tengo prioridad de paso? De acuerdo a la Ley
Nacional, sólo si se circula por la derecha de la vía transversal. Para que
funcione adecuadamente esta prioridad absoluta de la derecha debería
ir acompañada de una perfecta señalización de PARE o Ceda el paso
para las vías transversales, cosa que habitualmente no ocurre, por eso
en la Ley de Tránsito CABA 2148 aún sostienen las jerarquías diciendo:
‘Los conductores deben ceder el paso: a) En encrucijadas sin semáforo
de arterias de distinta jerarquía, a los vehículos que circulan por la ar-
teria de más importancia, siendo el orden de prevalencia el siguiente:
avenida, calle, pasaje’” (para mayor información y detalle, ver el capítulo
5.5 de la presente obra, en el que puede encontrarse una contestación
de demanda y reconvención en la que se alega la prioridad de avenida,
en el marco de un accidente en la Capital Federal, sobre una esquina
donde los semáforos no funcionaban por un corte generalizado de luz).
- Quién llega primero a la encrucijada. Como indicio para evaluar
quién llegó primero a un cruce de arterias perpendiculares, está la

27
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

localización de los daños, porque se infiere que si los daños producidos


por el vehículo embistente se encuentran en la parte lateral trasera del
vehículo embestido, este último seguramente llegó en primer lugar a la
encrucijada, pues ya estaba a punto de terminar el cruce de calles.
- Quien ingresa a la circulación desde un estacionamiento, o abre la
puerta de su rodado, debe tener especial precaución al hacerlo, fijándose
que no esté por venir ningún vehículo. Para mayor información y detalle,
consultar al capítulo 5.1 de la presente obra, en el que hay una demanda
modelo de accidente de tránsito en la que se pone en juego una de estas
prioridades y se analiza la imposición intempestiva de un obstáculo en
el camino del vehículo que ya viene circulando.
- Ubicación de los daños. Entre quienes circulan por la misma arte-
ria, quien tiene el daño en la parte delantera de su vehículo tiene –pri-
ma facie– responsabilidad en los daños generados en la parte trasera del
vehículo que circulaba delante de él. Esto es así pues, aunque el vehículo
que circulaba adelante hubiera frenado imprevistamente provocando
el siniestro, se infiere que hay responsabilidad de quien circulaba de-
trás por no mantener la distancia reglamentaria que hubiera evitado el
impacto.
- Vehículo de menor porte –bicicleta, moto, etc.– por sobre aquel
de mayor dimensión. En este sentido, la CSJ de la Provincia de Buenos
Aires ha dicho: “Si los riesgos no son de la misma naturaleza o de igual
grado –choque de un automóvil con una motocicleta o de ésta con una
bicicleta– conforme a los fundamentos de la teoría del riesgo creado
(art. 1113, Código Civil), en ausencia de prueba sobre la culpa debe sub-
sistir la inherente a la cosa de mayor riesgo, pero esta determinación
no debe hacerse en abstracto sino en concreto, atendiendo a la mayor
o menor peligrosidad que ofrezca una cosa respecto de la otra, aun-
que ambas sean de la misma naturaleza” (Fallo “De Viana de González
Terán, Rosa Aurelia c/ Rodríguez, Daniel Hugo y otros s/ Daños y per-
juicios”). Por su parte, la Sala A de la Cámara Nacional de Apelaciones
en lo Civil ha dicho en un reciente fallo que la “prueba del hecho de la
víctima, en tanto causa de exoneración del responsable, debe ser apor-
tada por este en forma certera e indubitada, sin que sea suficiente con la
simple duda acerca del modo en que sucedieron los hechos (…). Es que,
a mi entender, la situación del automóvil se encuentra alcanzada por
la presunción establecida por el artículo 1113, párrafo segundo in fine

28
1. Primeros pasos ante la consulta de un potencial cliente

del Código Civil, que regula lo atinente a la responsabilidad civil por el


riesgo de las cosas, porque se ha entendido que esa norma es de estricta
aplicación a los accidentes en que la colisión se produce entre un auto-
motor y una motocicleta de escaso porte (...). Así, pues, el solo hecho
de haberse demostrado que el vehículo de mayor porte tomó contacto
con la motocicleta, determinó que la víctima tuviese a su favor una pre-
sunción de responsabilidad que alcanza al dueño y guardián de la cosa
riesgosa, quien, para eximirse de tal atribución, debía demostrar que el
evento acaeció por culpa de la víctima, la de un tercero por quien no
debía responder, o el caso fortuito que fractura el nexo de causalidad.
En ese sentido, la doctrina plenaria dictada in re: ‘Valdez, Estanislao
F. c/ El Puente SAT y otro s/ Daños y perjuicios’ del 10 de noviembre
de 1994, se entiende excluida en los supuestos en que uno de los roda-
dos que protagoniza el accidente es de escaso porte…” (autos “Cáceres,
Jésica María c/ Bergmann, Carlos Ricardo y otros s/ Daños y perjuicios”,
Expte. n° 109.178/2008).
- Quien circula a velocidad reglamentaria por sobre quien no lo hace.
“… [La] prioridad de paso asiste solamente al vehículo que, circulando a
velocidad reglamentaria, accede al cruce desde la derecha” (cf. Brebbia,
Roberto H., Problemática jurídica de los automotores, t. I, Buenos Aires,
Astrea, 1982, p. 181, y precedentes jurisprudenciales citados en la nota
nº 63; Prevot, Juan Manuel, Daños y perjuicios. Parte especial, Buenos
Aires, La Ley, 2008, p. 106, n° 453, 454 y 455).
- Demás prioridades que surgen de las leyes provinciales y de la Ley
nacional de tránsito. Es menester señalar que ninguna de estas priori-
dades es absoluta en términos estrictamente jurídicos, pues habrá que
estar a las constancias del caso. Por ello, si bien las pautas antes men-
cionadas son de inmensa utilidad para determinar la responsabilidad
en el hecho, poco valor tendrán si –por ejemplo– la supuesta víctima
del hecho denuncia ante su propia compañía de seguros haber sido la
responsable en el accidente y ello consta en dicha denuncia. También
cabe resaltar que estas prioridades son más importantes en la etapa pre-
judicial que en la judicial, donde ya van a regir principios de carga de la
prueba y de bilateralidad que pueden alterar y profundizar los aspectos
a analizar para determinar la responsabilidad del hecho dañoso. Sobre
este tema profundizaremos a continuación.

29
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

3. CÁLCULO PRELIMINAR DEL MONTO A RECLAMAR:


ANÁLISIS COSTO-BENEFICIO

3.1. Accidentes de tránsito SIN lesiones y por montos bajos

Supongamos que un cliente que no tiene cobertura de todo riesgo


ni su vehículo sufrió destrucción total nos contacta porque sufrió un
accidente de tránsito en el cual la responsabilidad total es del tercero.
En este supuesto, no existieron lesiones, por lo cual hacemos una
liquidación rápida y sencilla que nos arroja los siguientes montos a
reclamar:
- Daños materiales del rodado: $10.000 presupuestados
- Desvalorización venal del rodado: inexistente
- Privación de uso del rodado: $1.500
- Daño Moral: $2.500
¿Es conveniente iniciar una demanda por estos montos? En princi-
pio, la respuesta es categóricamente NO, aunque obviamente eso de-
pende del criterio de cada letrado y de diversas variables. Sin embargo,
teniendo en cuenta el tiempo que demora cualquier juicio y el esfuerzo
que involucra, son pocos los clientes –y menos aún los letrados– que
están dispuestos a iniciar demandas por accidentes de tránsito por ci-
fras así.
¿Es conveniente iniciar reclamo administrativo o mediación? En
principio aquí la respuesta es sí, aunque depende de las mismas varia-
bles mencionadas, a lo que debemos añadir saber cuál es la aseguradora
contra la cual estaremos reclamando (tema que veremos en profundi-
dad más adelante). Existen letrados que no se mueven por reclamar los
honorarios que pueden surgir de una liquidación así, pese al poco tra-
bajo que demanda un reclamo administrativo al seguro contrario en tal
caso.
Muchas veces, en los casos de aseguradoras que no suelen negociar
o que ofrecen montos exiguos, la opción más conveniente es explicarle
al cliente la verdad lisa y llana, comentándole sucintamente cómo pue-
de él mismo realizar el reclamo de terceros al seguro a ver si le pagan
algo. De este modo nos sacamos de encima un trabajo que no nos dará
rédito suficiente y al mismo tiempo “quedamos bien” con el cliente. En
los casos de aseguradoras “pagadoras”, la opción más usual es iniciar el

30
1. Primeros pasos ante la consulta de un potencial cliente

reclamo administrativo con patrocinio letrado, más por una cuestión


de ayudar a un cliente –que puede traernos nuevos casos– que por los
honorarios que involucra el reclamo, máxime teniendo en cuenta que
realmente el esfuerzo del letrado no es alto en este tipo de reclamos.
Desde ya existen muchos clientes que nos propondrán “inventar”
lesiones para que entonces sí sea conveniente iniciar el reclamo. Esto es
una cuestión ética de cada letrado, que incluso puede desconocer que
las lesiones son inventadas si simplemente cree en el relato efectuado
por el cliente. Es que ante casi todos los siniestros existe la posibilidad
de reclamar por el llamado “latigazo cervical”, y muchas aseguradoras
terminan pagando por esto o, al menos, elevan el ofrecimiento ante el
riesgo procesal del inicio de una demanda con lesiones.
Desde aquí un humilde consejo: no inventar. Explicarle al cliente que
uno no trabaja de ese modo. Es cierto que las aseguradoras abusan de
pagar muy poco ante reclamos que constan únicamente de daños mate-
riales, pero también es cierto que la ética de cada letrado se ve en los de-
talles. Esto no quita que uno le pueda explicar al cliente esta situación, y
si él nos manifiesta el dolor cervical con algún certificado médico, desde
ya que la situación puede cambiar, máxime al tratarse de una lesión que
puede aparecer con el correr de los días. En definitiva, cada letrado sa-
brá cómo actuar en cada situación particular, y la presente obra se limi-
tará a brindar la mayor cantidad de herramientas prácticas posibles con
el fin de lograr un mejor resultado tanto para nuestro cliente como para
nosotros, sin entrar en ninguna cuestión de ética personal y profesional.

3.2. Reclamo ante la propia aseguradora por montos bajos

En estos casos, aunque a primera vista pareciera arribarse a una con-


clusión similar al caso anterior acerca del análisis costo-beneficio, creo
importante aclarar algunas cuestiones.
En primer lugar, las aseguradoras suelen responder mucho mejor y
más velozmente cuando los reclamos son de los propios asegurados, y
no –como vimos en el caso anterior– cuando los reclamos son de terce-
ros ajenos al contrato de seguros.
En segundo lugar, muchas veces hay productores asesores de segu-
ros de nuestro cliente que nos pueden ayudar en el reclamo para ob-
tener una respuesta positiva de la compañía, y que también quedarán

31
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

“mal parados” ante un incumplimiento del asegurador frente a su clien-


te, que también es el nuestro.
Pero quizás lo más importante en la materia es que existe una ley
específica que prevé un plazo de respuesta de 30 días corridos ante los
reclamos efectuados contra nuestra aseguradora (o mejor dicho, la ase-
guradora de nuestro cliente). La Ley de Seguros 17.418 (en adelante LS)
en su artículo 56 (“Reconocimiento del derecho. Plazo. Silencio”) reza
lo siguiente: “El asegurador debe pronunciarse acerca del derecho del
asegurado dentro de los treinta días de recibida la información comple-
mentaria prevista en los párrafos 2º y 3º del artículo 46. La omisión de
pronunciarse importa aceptación”.
Doctrinariamente –y en la jurisprudencia también– se discute el
alcance de esa aceptación tácita. Sin embargo, en general, cuando a la
aseguradora se le “pasa” ese plazo por alguna cuestión interna adminis-
trativa sin remitir carta documento a su asegurado, suele negociar in-
mediatamente el caso ante nuestro reclamo, incluso aunque crea tener
razón sobre el fondo de la cuestión. Obviamente, esto también depende
de cada aseguradora, pero es una cuestión fundamental a tener en cuen-
ta, pues implica tener gran parte del reclamo –prejudicial o judicial–
ganado de antemano sin prueba a la que prácticamente acudir. Más
adelante veremos que las aseguradoras pueden solicitar una ampliación
al asegurado de este plazo, pero ello debe ser por medio fehaciente y
reuniendo ciertos requisitos que veremos luego en profundidad.
Así, en lo que respecta a reclamos por cobertura de daños parciales
(rotura de cristales), coberturas particulares (granizo), destrucción to-
tal, o fuera de los seguros de automotores (incendio, robo, vida, etc.), SÍ
resulta conveniente iniciar el reclamo si observamos que a la asegura-
dora se le venció el plazo referido, máxime cuando suele ser aplicable
la Ley de defensa del consumidor y, consecuentemente, existen más ar-
gumentos para ganar el caso e incluso la posibilidad de reclamar daños
punitivos. Como consejo final debo señalar la conveniencia de citar a
mediación a la aseguradora –o a conciliación COPREC– y no manejarse
solamente con carta documento/reclamo administrativo, pues en este
último caso –que ya veremos– las aseguradoras no nos reconocerán
honorarios si llevamos el reclamo a buen puerto.

32
1. Primeros pasos ante la consulta de un potencial cliente

3.3. Reclamos por montos elevados

De lo referido anteriormente surgen contrario sensu aquellos casos


en los que SÍ resulta conveniente llegar a instancia judicial si el monto
ofrecido extrajudicialmente es francamente menor al que corresponde.
Sean reclamos contra seguros del tercero o contra seguros propios,
aplicaremos las pautas y herramientas ya explicadas y las que se expli-
carán en los capítulos siguientes.

4. DATOS Y DOCUMENTACIÓN NECESARIAS DEL SINIESTRO

Como regla general en lo que respecta a reclamos extrajudiciales


–sea o no en mediación– con patrocinio letrado, la documentación re-
querida por las aseguradoras es la siguiente:

4.1. Reclamo de terceros

- Denuncia administrativa o Denuncia de siniestro. Es la denuncia


de siniestro que hace el reclamante ante su propio seguro, relatando
cómo fue el hecho y las consecuencias del mismo.
- Certificado de cobertura o Constancia de cobertura. Es la constan-
cia del propio seguro del reclamante que dice que al momento del ac-
cidente contaba con cobertura técnica y financiera de su rodado. Cabe
resaltar que, cuando el reclamante no posee cobertura de ningún se-
guro al momento del hecho, el requisito de este certificado suele ser
reemplazado con la exigencia de una simple declaración jurada de “no
seguro” suscripta por el reclamante, cuyo modelo se encuentra al final
de este subacápite.
- Presupuesto de reparación. Es aconsejable presentar dos presu-
puestos, aunque con uno solo suele bastar. Sabido es que los talleristas
suelen “inflarlos” porque saben que los seguros comúnmente ofrecen
menos dinero de lo que figura en el presupuesto. Es una práctica común
e incluso anticipatoria en épocas inflacionarias.

33
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

- Fotos de los daños del vehículo del reclamante. Por lo menos en


una de las imágenes debe verse la patente. Usualmente las aseguradoras
cotizan los daños del vehículo del reclamante mediante estas fotos y con
ayuda del presupuesto antes mencionado, y no requieren inspección
ocular del rodado.
- Fotocopia de la cédula verde y del registro de conducir del recla-
mante. Las aseguradoras no suelen pedir título de propiedad automo-
tor, pues la cédula verde tiene idéntico valor probatorio. El formulario
08 firmado sirve también si no se cuenta con cédula verde a nombre del
reclamante. Algunas aseguradoras requieren también su certificación.
- Constancias médicas. En caso de existir lesiones, suele requerirse
alguna constancia con la misma fecha del siniestro. Respecto del rol de
las clínicas médicas, analizaremos más adelante el modo de obtener las
constancias correspondientes.
- Documentación usual que no siempre es requisito. Denuncia poli-
cial, hoja de presentación del reclamo efectuada por abogado patroci-
nante del reclamante (cuyo modelo veremos en el acápite 3.2), certifi-
cado de no destrucción total cuando el daño del vehículo es muy alto.

4.2. Reclamo ante la propia aseguradora

En estos casos, la documentación suele variar de acuerdo al tipo de


reclamo que se trate, a las condiciones de la póliza y a la forma en que
se maneja cada aseguradora.
Como letrados del asegurado reclamante, siempre resulta conve-
niente ponerse en contacto con el productor asesor de seguros de nues-
tro cliente –en caso de que tenga uno– antes de iniciar cualquier recla-
mo, para así obtener información de utilidad para el caso y conocer el
criterio actual de la aseguradora.
La documentación típica requerida para el pago de la destrucción
total es la siguiente (recordando que este pago implica la entrega por
parte del asegurado de los restos del vehículo a su aseguradora):
1- Denuncia policial original.
2- Tenencia definitiva / Liberación judicial, en caso de existir suma-
rio judicial.

34
1. Primeros pasos ante la consulta de un potencial cliente

3- Fotocopia del Título de propiedad.


4- Formulario 02 (Certificado de dominio) ante el Registro de la
Propiedad del Automotor (válido durante 15 días hábiles).
5- Formulario 04 (baja por desarme en la que debe constar modelo y
chasis) ante el RNPA (pueden ser 1 o 2 formularios).
6- Libre deuda de infracciones (municipalidad).
7- Libre deuda de patentes emitido por municipalidad o delegación
de rentas municipal.
8- Baja de patente por destrucción total.
9- Patentes pagas de 5 años a la fecha (Capital) o 10 años a la fecha
(Provincia de Buenos Aires).
10- Impuesto de emergencia (DGI) en vehículos desde 1980 hasta el
31/10/1989.
11- En caso de ser un bien ganancial, concurrir con esposa/o, docu-
mentos de identidad y libreta de casamiento; en caso de estar en condo-
minio, concurrir con el condómino y documentos de identidad.
12- Acreedor prendario: presentar constancia de deuda conformada
por el asegurado.
13- Llaves del vehículo en caso de seguir en poder del asegurado;
las mismas deberán ser entregadas con el rezago en el depósito que la
empresa disponga.
15- Al presentarse en el RNPA, llevar las chapas patentes y denuncia
policial.
16- Póliza y comprobantes de pago.

Modelo de Declaración Jurada de NO SEGURO, que


suplanta la denuncia administrativa y el certificado
de cobertura en aquellos reclamos de terceros en los
cuales nuestro cliente no poseía cobertura alguna de
seguro automotor al momento del siniestro pese a no ser
responsable del acaecimiento del mismo

Buenos Aires, 12 de noviembre de 2017

At. La Holando Sudamericana Cía. De Seguros SA

35
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

De mi consideración:

Por medio de la presente, y a los fines de arribar a un acuerdo conci-


liatorio con usted, manifiesto –con carácter de Declaración Jurada–
que al momento del siniestro que ocasionó daños en mi vehículo
Dom. XXX-XXX, ocurrido en fecha XX de diciembre de 2016, di-
cho vehículo estaba estacionado y se encontraba SIN COBERTURA
FINANCIERA de seguro alguno.

Sin otro particular, lo saludo a usted atentamente,

Firma:_________________

Aclaración:_____________

DNI:__________________

5. TIPOS DE SEGUROS

5.1. Seguro de Responsabilidad Civil (RC)

Es el tipo de seguro con el que más comúnmente nos toparemos en


nuestro ejercicio profesional. Está definido por el artículo 109 de la Ley
de seguros como aquel que tiene por objeto mantener indemne el patri-
monio del asegurado frente a un reclamo de un tercero, en virtud de la
responsabilidad civil específicamente prevista en la póliza de seguros.
De dicha definición se colige que esta clase de seguros, obligatoria
en nuestro país para poder circular con automotores en virtud de lo
normado por la Ley nacional de tránsito (ley 24.449, art. 68), es la pie-
dra angular de lo que llamamos “reclamos de terceros”. Es decir, a quien
sufre un daño en un siniestro de tránsito le corresponde un crédito in-
demnizatorio del seguro del contrario, en tanto se hayan cumplido los
requisitos que emanan de la póliza de dicho seguro. Claro está, estos
requisitos de la póliza para con el asegurado se ven morigerados fuerte-
mente por aplicación de la Ley de defensa del consumidor y de lo pres-
cripto por el Código Civil y Comercial de la Nación (en adelante CCCN)
en materia de contratos de consumo.

36
1. Primeros pasos ante la consulta de un potencial cliente

Existe entonces una doble función del contrato de RC: resarcito-


ria hacia el tercero e indemnizatoria hacia el asegurado, “en la medida
del seguro”, siempre y cuando esa “medida” sea razonable (art. 27 CN).
Sobre la constitucionalidad de ciertos cotos a esa “medida del seguro”,
me explayaré más adelante.

5.2. Seguro de incendio

Su definición surge del artículo 85 de la Ley de seguros, que define al


incendio como la acción directa o indirecta del fuego y las medidas para
extinguirlo, e incluye el extravío de bienes durante el siniestro.
Su mayor importancia radica en que las normas del seguro de in-
cendio aplican en forma supletoria a todos los seguros patrimoniales en
cuanto sean compatibles, principalmente, el seguro de daños (por no
estar contemplado de forma expresa en la Ley de seguros).

5.3. Robo

Existe una doble remisión para definirlo, pues al no estar definido


por la ley 17.418, nos debemos remitir a los términos de la póliza con-
tratada, y estos nos remiten a la definición de robo dada por la ley penal.
Doctrinaria y jurisprudencialmente se ha ampliado la acepción tan rí-
gida de robo que nos da la normativa criminal, por lo que se adopta un
criterio amplio en su admisión.

5.4. Hurto

Al igual que el robo, consiste en un apoderamiento ilegítimo, solo


que SIN el uso de violencia o fuerza. Como su acaecimiento es estadís-
ticamente más probable que el del robo, existen pólizas que no cubren
el hurto, y existen exclusiones de cobertura harto más rígidas que en
el caso de robo. Ello debido a que aumenta el moral hazard, traducido
como riesgo moral, que básicamente es el fraude producido por la faci-
lidad de “hacer como si” hubiera habido un hurto, cuando el mismo no
existió o fue en condiciones distintas a las denunciadas.

37
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

5.5. Daños (destrucción total o parcial)

Se le aplica la regulación general para los seguros patrimoniales (ley


de seguros, acápite II), por lo que en este punto me remito a lo dicho
sobre el seguro de incendio. Estos seguros pueden cubrir el daño total
–llamado destrucción total, pérdida total o DT– o el daño parcial, y su
característica destacada es que dicha cobertura incluye el daño provo-
cado por el mismo asegurado por culpa simple (lo que, contrario sensu,
significa que excluye los casos de culpa grave o dolo). Resulta importan-
te conocer que, conforme lo dispuesto por el artículo 66 de la LS, es cau-
sal de exclusión de cobertura el daño proveniente del vicio de la cosa,
salvo pacto contrario en la póliza. La destrucción total en los seguros de
autos se da cuando los daños en el bien –el automotor– superan el 80%
de su valor total. Se ha discutido, arribando a distintas soluciones juris-
prudenciales, si ese valor total es el de la suma asegurada, el valor del
vehículo al momento del siniestro o el valor al momento de pretender
su reparación. En mi opinión, para el cálculo de la DT se debe tomar en
cuenta el valor de mercado del rodado, para evitar así distorsiones de las
aseguradoras al fijar la suma o valor asegurado que vayan en desmedro
del asegurado. Así lo ha resuelto oportunamente la Superintendencia de
Seguros de la Nación (en adelante “SSN”), mediante resolución 35.401
del 20 de octubre de 2010 1 y así lo sigue entendiendo actualmente la
SSN2 y el Defensor del Asegurado3, entre otros4. Estas cláusulas de DT

1
 “Habrá Daño Total cuando el costo de la reparación o reemplazo de las partes
afectadas al momento del siniestro, sea igual o superior al 80% del valor de venta al
público al contado en plaza de un vehículo de la misma marca y características del
asegurado. A dicho efecto, tal valor se establecerá ateniéndose al procedimiento esta-
blecido en los apartados II y III” (http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/ane-
xos/170000-174999/174646/norma.htm).
2
  “Cuando el costo de la reparación o reemplazo de las partes afectadas al momento del
siniestro, sea igual o superior al 80% del valor de venta al público al contado en plaza de
un vehículo de la misma marca y características el incendio parcial se considerará como
total y se estará a lo dispuesto en los apartados II y III de la presente Cláusula” (http://
seguro2.ssn.gob.ar/clausulascontractuales/consultaweb/DetalleIndice.aspx?=20).
3
  “I. Habrá daño total cuando el costo de la reparación o reemplazo de las partes afec-
tadas al momento del siniestro, sea igual o superior al 80 % del valor de venta al público
al contado en plaza de un vehículo de la misma marca y características del asegurado…”
(http://www.elseguroenaccion.com.ar/?p=15040).
4
  “Existe Daño Total cuando el valor de la reparación supera el 80% del valor de venta

38
1. Primeros pasos ante la consulta de un potencial cliente

existen debido a que resultaría antieconómico reparar la unidad si-


niestrada si dicha reparación asciende al monto de un nuevo vehículo.
Por eso los contratos de seguro prevén el pago de la suma asegurada o
la compra de una nueva unidad al asegurado a cambio de que este le
entregue a su aseguradora los “restos” del vehículo siniestrado para su
venta. Los requisitos han sido ya enumerados en un acápite anterior de
la presente obra y remito para los detalles al modelo de demanda por
destrucción total del acápite 5.2.
Es menester aclarar que hasta hace poco tiempo existían las llama-
das “cláusulas del 20%”, declaradas nulas en numerosos precedentes ju-
diciales. No obstante, es un tema que ya no reviste mayor importancia
práctica ya que mediante resolución 39927/2016 SSN se ha prohibido la
“cláusula del 20%” en las pólizas de seguro automotor.

5.6. Seguros combinados (Familia y Comercio, Aeronáutico,


Marítimo y Transporte)

Estos seguros se dan a través de pólizas de redacción más confusa


y compleja que los demás, pues implican la celebración de distintos se-
guros –con las normas propias de cada tipo de riesgo– a través de un
único instrumento. Por ejemplo, el de combinado familiar incluye robo,
RC por el edificio e incendio del inmueble y de sus pertenencias. Los de
comercio, en cambio, tienen cargas y exclusiones propias de la actividad
mercantil y no se les suele aplicar la normativa de defensa del consumi-
dor por no ser destinados a un consumidor final (aunque sí las reglas
de los contratos de adhesión introducidas por el CCCN). No obstante,
suelen ampliar el espectro de valores asegurados. En cuanto al seguro
de transporte, incluye riesgos semejantes a los del automotor, a los que
se adunan la carga de mercadería y los terceros transportados.

al público al contado en plaza del vehículo asegurado al momento del siniestro” (http://
www.insure.com.ar/info.htm).

39
Capítulo 2
PROBLEMAS FRECUENTES

1. PROBLEMAS DE ESCASEZ Y ORFANDAD PROBATORIA:


POSIBLES SOLUCIONES

1.1. Vehículo ya reparado, o que luego del siniestro es robado o


vendido

Es usual que el cliente nos consulte si puede ir arreglando el vehículo


antes de que finalicemos el reclamo. No solo es usual, sino absoluta-
mente entendible.
La realidad es que si pensamos y creemos que llegaremos a un
acuerdo prejudicial, en el que las aseguradoras no suelen inspeccionar
el vehículo dañado, salvo cuando existen daños muy grandes o que afec-
tan la parte mecánica del vehículo, y muchas veces ni siquiera en esos
casos lo hacen, no habría problema en que el cliente repare el vehículo,
máxime si posee factura del arreglo, que es un documento mucho más
“serio” para las aseguradoras –y para los peritos y jueces, eventualmen-
te– que un mero presupuesto. Ello, por el componente de formalidad
–sobre todo impositiva– que tiene una factura y del cual un presupuesto
simple carece.
Ahora bien, si se llega a dar el caso muy poco probable de que la ase-
guradora requiera la inspección del rodado como requisito sine qua non
para realizar un ofrecimiento, o bien si terminamos iniciando demanda
porque la aseguradora no ofrece nada u ofrece muy poco, podemos es-
tar en un problema si el vehículo ya fue reparado.
¿Por qué? En los juicios las aseguradoras suelen negar todos los he-
chos y la autenticidad de la documentación. Entonces si no existen fo-
tos del rodado donde consten los daños en la causa penal, o bien fotos

41
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

certificadas por escribano público donde también consten los datos


identificatorios del vehículo, o incluso aunque contemos con eso pero
no podamos dejar constancia de los daños mecánicos del vehículo por
ser justamente propios de la mecánica interna e insusceptibles de emer-
ger de constancias fotográficas, vamos a estar dependiendo del criterio
del juez y de la proactividad o inactividad de la otra parte y de los peri-
tos para que nuestro juicio llegue a buen puerto.
Incluso a veces sucede que nuestro cliente tiene la necesidad de ven-
der el vehículo en el estado en que se encuentra de forma urgente, o que
inesperadamente el vehículo le es robado al poco tiempo del accidente.
Eso puede dificultar cualquier estrategia probatoria planeada, y por eso
es preferible anticiparse a este tipo de situaciones.
Cabe una aclaración: en general, si uno cuenta con las fotograf ías
de los daños, ofrece testigos no solo del hecho sino de las fotograf ías
tomadas y, a su vez, se tiene factura de reparación –no confundir con
un mero presupuesto–, los jueces son proclives a tener por probado el
daño al momento del siniestro.
Sin embargo, existe jurisprudencia más exigente en este punto, que
ni siquiera con una factura de reparación y fotos del rodado tiene por
probado el alcance de los daños, porque –según se afirma– existen me-
dios probatorios idóneos e inequívocos a fin de probar la cuantía de
los daños que están al alcance de todos. Es por eso que, de no mediar
causa penal, puede resultar conveniente iniciar un expediente de prue-
ba anticipada para peritar el vehículo y evitar cualquier cuestión al res-
pecto y/o certificar por escribano cuestiones puntuales del rodado, más
allá de que se puede decir que en general teniendo la documentación
y los testigos antes mencionados será suficiente. Ampliaremos sobre
esta temática en los capítulos siguientes, sin perjuicio de que al final de
la presente obra veremos un modelo de inicio de demanda de prueba
anticipada.

1.2. Falta de testigos del hecho

De forma preliminar, debemos saber distinguir aquellos casos que


NO requieren testigos de aquellos que sí lo precisan, para así poder
adentrarnos luego en los problemas usuales que tenemos con este me-
dio probatorio.

42
2. Problemas frecuentes

En primer lugar, no se requieren testigos cuando nuestro cliente es


un peatón atropellado, por tan solo dar un ejemplo. Recordemos que en
ese tipo de casos será carga de la contraria probar alguna de las causales
interruptivas del nexo causal. No obstante, desde ya es altamente re-
comendable aportar testigos al proceso, pues pueden servir en caso de
que la contraria sí presente testigos en el juicio –reales o no–, e incluso
para probar otros extremos que exceden la mera forma de ocurrencia
del hecho (por ejemplo, el alcance del daño moral o del lucro cesante
del damnificado).
Otro caso que no requiere testigos es cuando media aceptación tá-
cita –o expresa– de un siniestro y/o lo que queda por discutir no es un
aspecto que deba ser probado mediante prueba testimonial. Vale decir,
ante el acaecimiento de un siniestro de destrucción total, puede ser que
la aseguradora nos remita carta documento en la cual reconoce el ac-
cidente pero se limita a decir que tal siniestro no encuadra en una des-
trucción total, sea por la cuantificación del daño, la cobertura, la fecha
de denuncia, etc. Es decir, aquí no se necesitarán testigos del hecho –del
accidente–; a lo sumo –como en el caso anterior– se pueden requerir
testigos para otras cuestiones relacionadas con el reclamo.
Aclarados estos ejemplos meramente enunciativos, lo usual es que
SÍ requiramos de testigos del hecho dañoso para probar principalmente
el nexo causal invocado, o bien para que a la otra parte se le dificulte
o imposibilite probar una interrupción de ese nexo causal, o bien otro
orden lógico/cronológico de los acontecimientos.
La recomendación general y primaria es aportar testigos a la causa
penal. Es el modo ideal de zanjar cualquier discusión ulterior, y aunque
la mayor parte de las veces se dificulta por cuestiones ajenas a nosotros
–por ejemplo, los clientes nos suelen consultar mucho tiempo después
de ocurrido el hecho–, es absolutamente aconsejable.
Sin perjuicio de lo expuesto, tiene dicho en forma unánime nuestra
jurisprudencia actual que el hecho de que no figuren testigos en la causa
penal no significa que pierda valor necesariamente la testimonial ofre-
cida posteriormente en sede civil o comercial. No obstante, reitero, no
tendrán el mismo peso que un testigo en sede criminal.
Los testigos del hecho dañoso son claves en la demanda, y se reco-
mienda que por lo menos haya dos testigos que declaren efectivamen-
te, lo que significa que debemos intentar ofrecer la mayor cantidad de

43
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

testigos posibles en la demanda por cualquier cuestión inesperada que


surja ulteriormente y que impida a nuestros testigos comparecer.
Sabido es que en los reclamos civiles existen muchísimos casos de
testigos “inventados” que nunca son siquiera denunciados por falso tes-
timonio. Es que resulta extremadamente dif ícil obtener testigos de un
accidente porque la gente suele “huir” cuando es llamada por la autori-
dad policial para comparecer. La recomendación aquí es la misma que
atañe a los certificados médicos. Nunca se sabe cuándo puede existir
una averiguación de la contraparte –incluso oficiosamente desde el juz-
gado– respecto de si los testigos son “amigos” o “seguidores” del actor
en diferentes redes sociales públicas desde fecha anterior al siniestro
(ver modelo de demanda del acápite 5.3 en el cual el reconviniente alega
y pretende probar que los testigos del actor reconvenido son “amigos”
en la red social Facebook); o bien si son vecinos del actor, si comparten
algún grado de parentesco, o incluso si la posición del testigo al ver el
hecho dañoso no coincide con la disposición de las arterias donde se
produce el accidente, o cualquier otra cosa que surja de los registros
f ílmicos llevados a la causa penal.
Resulta entonces extremadamente dif ícil explicar a nuestros clientes
que tener testigos es casi indispensable para que la demanda prospere.
Aunque nos neguemos a inventar testigos, es posible que los propios
clientes los inventen sin advertírnoslo, y es ahí donde es importante
hablar con el cliente y aclarar cualquier cuestión previa al inicio de una
demanda, y desde ya hablar con los testigos media hora antes de que
deban realizar su declaración –incluso, si es posible, antes de iniciar
demanda– para evitar sorpresas ulteriores.
Sobre la faz práctica, este tema se retomará más adelante tomando
como base diferentes modelos de demanda.

1.3. Constancias médicas

Sin perjuicio de remitir a los capítulos específicos en los que me ex-


playo sobre el tema, resulta importante mencionar la dificultad que se
da cuando nuestro cliente manifiesta haber sufrido lesiones en su acci-
dente pero no fue recogido en el acto por una ambulancia o servicio de
emergencia.

44
2. Problemas frecuentes

Lo que solicita buena parte de las aseguradoras para poder negociar


es al menos un certificado médico –más no sea de médico particular–
que ronde la fecha del hecho dañoso y no únicamente certificados o
placas posteriores.
A veces dicha tarea se torna de imposible cumplimiento, si es que los
dolores –por ejemplo, cervicalgia– aparecen unos días después del ac-
cidente. Por eso en general debemos recomendar a nuestro cliente que
se haga atender en cualquier hospital en emergencias ni bien nos avise
que ha sufrido un accidente de tránsito, y en la medida de lo posible
que solicite “radiograf ías con informe”, lo que significa que el hospital
le dará una radiograf ía con un informe médico que detalla su análisis.
En este sentido, la mayor parte de las compañías de seguro –luego
de fijar una revisación médica– pagan en concepto de lesiones por el
dolor cervical, porque es una consecuencia f ísica disvaliosa que puede
basarse en síntomas –dolor de cabeza, dolor cervical, mareos, náuseas,
hormigueo en los brazos, dificultad para estar frente a una pantalla, en-
tre tantos otros– que no necesariamente deben surgir de una radio-
graf ía. Sin embargo, esto deberá constar en algún certificado médico
del cual al menos se infiera tal molestia, como por ejemplo una receta
que prescriba analgésicos, sesiones de FKT o reposo y que señale como
antecedente un traumatismo o accidente.

2. ROL DE LAS CLÍNICAS MÉDICAS Y DE LA DENUNCIA


POLICIAL Y PENAL

Siguiendo con lo expuesto en el punto anterior, cabe recordar la im-


portancia de que el cliente que presente alguna lesión se haga atender
cuanto antes en algún sanatorio o clínica y luego se lleve comprobantes
de su atención. En particular, placas con informe médico. Siempre para
ganar algo de tiempo respecto de la obtención de turnos en hospitales,
es recomendable que el damnificado vaya por el área de urgencias y re-
fiera un dolor incipiente, claro está, en la medida de que sea real.
Párrafo aparte merecen las clínicas que atienden a través –o por or-
den y cuenta– de las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART). Es
muy usual que las ART se nieguen a entregar cualquier documentación
vinculada a la atención medica brindada, violando así la ley del paciente

45
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

y la normativa consumeril. Claro está, lo hacen porque dicha documen-


tación puede ser usada luego en un reclamo en su contra.
Algo similar sucede con las clínicas que trabajan para las propias
ART; es decir, el paciente se acerca a pedir las placas que se tomó y la
historia clínica del lugar, y no le entregan nada o a lo sumo le entregan
un pequeño certificado. Es conveniente armarle al cliente una nota de
pedido de historia clínica y documentación médica para que lleve a la
clínica u hospital donde fue atendido, y que le sellen una copia, pues
suele servir para que luego remitan la documentación, sin perjuicio de
que también es útil el recurso de la carta documento. Al final de este
subacápite se encuentra el modelo de nota y de carta documento a la
clínica médica.
En lo que respecta a las denuncias policial y penal, cabe advertir
nuevamente la importancia de contar con una copia de la causa penal
antes de iniciar demanda, y en lo posible, antes de llegar a mediación.
Ello para que no surjan contradicciones entre el relato de los hechos
que uno le haga al seguro o que realice en la demanda respecto del re-
lato y las pruebas que figuren en la causa penal. También al final de este
subacápite se encuentra el modelo escrito para solicitar copia en causa
penal.

En líneas generales, mientras se esté atento a los movimientos de


la causa penal –para impugnar cualquier cuestión que resultare falsa
y perjudicial a nivel probatorio–, no es necesario impulsarla, ya que,
como he referido, toda la prueba útil puede producirse en el expediente
civil o comercial. Cabe sin embargo resaltar nuevamente la gran ventaja
que implica que consten en la causa penal las fotos del vehículo dañado
con la fecha del accidente, así como la declaración testimonial en dicha
sede.
Recordemos que lo que figure en la causa penal puede servir para
eximirnos de probarlo en la causa civil, incluyendo la documentación.
Es por eso que solicitar la remisión de la causa penal en la acción civil
como prueba anticipada puede facilitarnos producción probatoria res-
pecto de los daños del rodado, certificados del seguro, cédula verde o
título de propiedad del rodado, registro de conducir, etcétera.

46
2. Problemas frecuentes

Modelo de pedido de historia clínica y antecedentes


médicos a hospital o clínica (por carta documento o por
nota debidamente firmada por el nosocomio)

SOLICITO COPIA HISTORIA CLÍNICA BAJO APERCIBIMIENTO

Me dirijo a usted en mi carácter de paciente y de titular de la


Historia Clínica, a fin que se me remita copia autenticada de todo el
historial y/o actuaciones médicas que constan en su poder y en plazo
no mayor a 48 hs. Ello toda vez que en fecha martes 10 de octubre
de 2017 me he acercado a vuestro establecimiento y se me negó la
entrega de dicha documentación, sin más explicación.
En este sentido, conforme lo previsto por el artículo 14, ss. y ccs., de
la ley 26.529, solicito que aquella copia sea íntegra y que contenga:
registros claros y precisos de los actos realizados por los profesio-
nales y auxiliares intervinientes; antecedentes genéticos, fisiológicos
y patológicos, si los hubiere; todo acto médico realizado o indica-
do, sea que se trate de prescripción y suministro de medicamentos,
realización de tratamientos, prácticas, estudios principales y com-
plementarios afines con el diagnóstico presuntivo y en su caso de
certeza, constancias de intervención de especialistas, diagnóstico,
pronóstico, procedimiento, evolución y toda otra actividad inheren-
te, en especial ingresos y altas médicas; estudios tomográficos. ra-
diográficos y resonancias magnéticas, con sus respectivos informes
médicos; estudios oftalmológicos; los consentimientos informados,
las hojas de indicaciones médicas, las planillas de enfermería, los
protocolos quirúrgicos, las prescripciones dietarias, los estudios y
prácticas realizadas, rechazadas o abandonadas, debiéndose acom-
pañar en cada caso breve sumario del acto de agregación y desglose
autorizado con constancia de fecha, firma y sello del profesional ac-
tuante; detalle minucioso y pormenorizado de las prácticas quirúr-
gicas efectuadas y su posterior evolución; demás información que
usted posea sobre mi persona y condición de salud. A su vez, solicito
se remitan copias de facturas de gastos e informes donde consten
los costos del tratamiento hasta ahora efectuado. Todo lo referido
tiene en cuenta particularmente como antecedente que he sufrido un
siniestro de tránsito en fecha 13 de marzo de 2017, y que ingresé a
vuestra institución en el mes de marzo del corriente año.

47
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

Asimismo, ante su negativa, demora o silencio durante el plazo seña-


lado, sin perjuicio de la responsabilidad penal o civil que pudiera co-
rresponderle, solicitaré las medidas judiciales pertinentes a los efectos
de obtener toda la información médica requerida, sin perjuicio de la
aplicación de las máximas sanciones previstas en el artículo 21 de la
ley 26.529 y de daños punitivos por mi carácter de consumidor.
Por último, solicito se remita dicha documentación a mi domicilio
legal constituido sito en Av. XXXX XXXXXX, 3er piso of. 304, CABA, a
nombre de mi abogado Dr. Federico Gustavo Méndez, y ante cualquier
duda dejo a vuestra disposición su número de teléfono: 15XXXXXX.

Sin otro particular, saludo a Ud. muy atte.

Modelo de pedido de historia clínica y antecedentes


médicos a la Aseguradora de Riesgos del Trabajo
(mediante TCL gratuito)

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 13/10/2017.

Por la presente, en los términos de la Ley de Riesgos del Trabajo y de


la ley 26.529, me dirijo a usted a fin de solicitarle que me haga entre-
ga –en mi domicilio constituido infra– de una copia autenticada de
todo el historial y/o actuaciones médicas que constan en su poder y en
plazo no mayor a 5 (cinco) días, correspondientes a la totalidad de las
prestaciones médicas brindadas con relación al accidente de trabajo
in itinere sufrido en fecha 13/03/2017. Ello atento a que en fecha lunes
9 de octubre me apersoné en vuestra casa central y no se me hizo en-
trega de dicha documentación ni se me dio al respecto motivo alguno.
En este sentido, conforme lo previsto por el artículo 14, ss. y ccs., de
la ley 26.529, solicito que aquella copia sea íntegra y que contenga:
registros claros y precisos de los actos realizados por los profesio-
nales y auxiliares intervinientes; antecedentes genéticos, fisiológicos
y patológicos, si los hubiere; todo acto médico realizado o indica-
do, sea que se trate de prescripción y suministro de medicamentos,
realización de tratamientos, prácticas, estudios principales y com-
plementarios afines con el diagnóstico presuntivo y en su caso de
certeza, constancias de intervención de especialistas, diagnóstico,

48
2. Problemas frecuentes

pronóstico, procedimiento, evolución y toda otra actividad inheren-


te, en especial ingresos y altas médicas; estudios tomográficos, ra-
diográficos y resonancias magnéticas, con sus respectivos informes
médicos; estudios oftalmológicos; los consentimientos informados,
las hojas de indicaciones médicas, las planillas de enfermería, los
protocolos quirúrgicos, las prescripciones dietarias, los estudios y
prácticas realizadas, rechazadas o abandonadas, debiéndose acom-
pañar en cada caso breve sumario del acto de agregación y desglose
autorizado con constancia de fecha, firma y sello del profesional ac-
tuante; detalle minucioso y pormenorizado de las prácticas quirúr-
gicas efectuadas y su posterior evolución; demás información que
usted posea sobre mi persona y condición de salud.
Asimismo, ante su negativa, demora o silencio durante el plazo se-
ñalado, sin perjuicio de la responsabilidad penal o civil que pudiera
corresponderle, solicitaré las medidas administrativas y judiciales
pertinentes a los efectos de obtener toda la información médica re-
querida, sin perjuicio de la aplicación de las máximas sanciones pre-
vistas en el artículo 21 de la ley 26.529 y de daños punitivos por mi
carácter de CONSUMIDOR, conforme ley 24.240 y CCCN,
Por último, denuncio nuevo domicilio constituido a los efectos del
presente intercambio epistolar, siendo el mismo Avenida XXXXXX,
n° XX, 3º, oficina 304 (1035), Capital Federal.
Queda Ud. debidamente notificado y legalmente emplazado.

Modelo de pedido de fotocopias y autorización para


retirar vehículo

SOLICITA EXTRAER FOTOCOPIAS –


SOLICITA AUTORIZACIÓN PARA RETIRAR VEHÍCULO

Sr. Fiscal:

XXXXXXXXX, XXXXXX, DNI XXXXXXX, por derecho propio,


con domicilio real en la calle XXXXX 3121, CABA, constituyendo
domicilio juntamente con mi letrado patrocinante Dr. FEDERICO
GUSTAVO MÉNDEZ, T° 121 F° 388 CPACF (Monotributista CUIT

49
MÉNDEZ: DAÑOS Y SEGUROS

XXXXXXX), en la calle XXXXXXXXX, N° XX, 3er piso of. 304,


CABA, Cel. 15XXXXX, Correo electrónico: federicogustavomen-
dez@gmail.com, Zona de notificación: 123, y siendo a todo evento
el domicilio electrónico el nº XXXXXXX, me presento en el presen-
te expediente correspondiente a la causa n° XXXXX/17, sumario n°
XXXX/17, que tramita ante el Juzgado Nacional en lo Criminal y
Correccional n° XX, y respetuosamente digo:
I. Que en mi carácter de damnificado y víctima del delito que en esta
causa se investiga, vengo a solicitar extraer fotocopias completas de
la causa en cuestión, al efecto de analizar y entregar dichas copias a la
respectiva aseguradora en virtud del reclamo civil en desarrollo. A tal
efecto, autorizo al Dr. Federico Gustavo Méndez, T° 121 F° 388 CPACF,
a extraer dichas copias y/o tomar fotografías de la presente causa.
II. Que en otro orden de ideas, vengo a solicitar se me autorice a
retirar mi motocicleta Dom. XXX-XXX, la cual fuera secuestrada
por la comisaría interviniente tras el hecho investigado en la presen-
te causa. Dicho vehículo es mi medio de trabajo y subsistencia, por
lo cual existe una imperiosa necesidad de mi parte de contar con el
mismo de forma urgente.
Proveer de conformidad
SERÁ JUSTICIA

3. RECLAMOS SIMULTÁNEOS AL SEGURO CIVIL Y A LA ART:


¿SE PUEDE? ¿CÓMO?

El tópico en cuestión es muy interesante desde lo jurídico, y su pro-


fundo análisis excede la temática de la presente obra, eminentemente
práctica. Sin embargo, será menester diferenciar algunos argumentos
desde el análisis del derecho de fondo.
En primer lugar, cabe referir que existen muchos accidentes de trán-
sito in itinere (“en el camino”, es decir, del hogar al trabajo o viceversa,
y algunas excepciones más que prevé la jurisprudencia del fuero del
trabajo) en los cuales surge una doble vía de reclamo: al seguro de aquel
que provocó el daño y a la ART del damnificado.
Vale un ejemplo: nuestro cliente vuelve en moto del trabajo a su casa
y es embestido por otro vehículo que le provoca daños en su moto y
lesiones en su cuerpo. Los daños de la moto y los conceptos que de ello

50