You are on page 1of 2

Cuidado con la comida

La que compramos y la que hacemos


Revista No. 75

La comida es como el agua, sin ella no hay vida, pero... la comida también puede traer
enfermedades. Así habla el doctor Bayardo Ruiz, responsable en el SILAIS de Chinandega del
Programa de Higiene y Zoonosis.

Estamos llevando una investigación para saber si las comidas que se venden en la ciudad, están
preparadas con higiene o si a la llegada un brote de cólera este se propagaría por las comidas.

Esta investigación es un Proyecto para prevención del cólera. Bueno, hemos comprado comidas
y frescos en comiderías, fritangas y restaurantes.

Sólo vamos hablar de los resultados de las comidas: Vea, se han examinado frijoles fritos, gallo
pinto, carne en caldillo, ensaladas, de cada comida se anota el lugar donde se compró y quién es
el propietario del negocio. De cada diez comidas que se examinan nueve están contaminadas. O
sea que casi todas.

Esto mismo puede estar pasando con la comida que se prepara en las casas, porque son las
mismas costumbres. Así que esto va para todos... - ¿Quiere saber que encontramos? En la
mayoría de las comidas analizadas encontramos unos microbios que viven en la caca de la gente.

Este es el mayor peligro, Se acuerda que el cólera se trasmite por la caca. Si el cólera apareciera
hoy, estas comidas serían un medio de propagación.

Estas bacterias en el caso de las ensaladas pueden venir en el repollo y la lechuga desde donde
las cosecharon, si ahí fueron regadas con aguas contaminadas con caca de gente.

Si es así, la persona que hizo la ensalada, no las lavó bien. Puede ser también que la persona que
hizo la ensalada no se lavó las manos antes de prepararlas. En las comidas fritas aparece una
bacteria llamada Klebsiella esta bacteria está en el ambiente, en nosotros y se va esparciendo.

Muchas veces estamos sanos pero somos portadores de microbios, esos microbios los vamos
esparciendo al toser, al hablar, salen en el aire o la saliva.

Han salido bacterias de las que viven en las heridas infectadas, o sea en la pus. Y es que las
bacterias, aunque lleguen pocas a la comida con el calor se reproducen, en una o dos horas ya
son muchísimas. Se preguntará porque uno no se enferma si la comida está contaminada.

Lo que pasa es que el cuerpo responde cuando llegan las bactérias, si son muchas uno se enferma
y le vienen malestares, pueden ser ganas de vomitar, dolor de estómago. Esos malestares no
siempre son pasajeros, cuando hay escalofríos, diarreas y fiebre hay que ir al hospital. Para evitar
enfermarnos y enfermara a otros por las comidas que preparamos, hay que estar pendiente de la
higiene, desde que se produce hasta que se come.
Las frutas y verduras traen microbios desde donde los sembraron o vendieron.

Los productos de la leche, pueden traer microbios desde la vaca, o del momento del ordeño, si el
ordeñador no le lavó la teta a la vaca o si no se lavó las manos.

Si hicieron el queso o la cuajada en trastes limpios. O si en el mercado pusieron cerca el queso de


la carne, o cortaron el queso y la carne con el mismo cuchillo sin lavarlo.

La comida cocinada muchas veces se contamina porque sirven con la mano la ensalada, la carne,
la tortilla y al mismo está jugando el dinero. Le voy a dar los consejos que se dan a todas las
personas que preparan comidas.

Cuidados al prepararlos
Lavar muy bien las frutas y verduras. El repollo y la lechuga necesita reposar en agua con unas
gotas de cloro, quince minutos, después se enjuaga bien.

Lavarse las manos antes de cocinar, usar las uñas cortas y sin pintar. Quitarse los anillos y las
pulseras. Usar trastes limpios y recién lavados. Usar delantal limpio y de color claro.

Después de cocinados
Servir las comidas recién hechas. Si sobra, hay que mantenerla tapada, para que no se
contaminen por el aire, las moscas, las cucarachas o los ratones.

Cuando ya se va a comer o la sirve así fría o la pone a calentar hasta el punto de hervor. Si la
calienta solo un poco, las bacteria se reproducen más y aumenta la contaminación. Las personas
enfermas no deben cocinar. Si la persona está moquendo, con tos, tiene supuración en los oídos o
los ojos.

Si está con diarrea o vómitos o tiene enfermedades de la piel o heridas. Esperamos que con estas
recomendaciones encontremos comidas sin contaminación. Y si viene el cólera que no se
propague por la comida.