You are on page 1of 2

Paula Pedraza

1º Bach Sena
10/11/2017

TEMA 3. PRIMERA Y SEGUNDA REVOLUCION INDUSTRIAL

INTRODUCCIÓN:
Tras la revoluciones liberales y nacionalistas dadas en el siglo XVIII, dio lugar en Inglaterra
aproximadamente en el año 1760, una serie de cambios que afectaron no solamente a la industria,
sino a toda la organización económica y social, y que permitió el crecimiento económico de la
potencia británica.
La Revolución Industrial es el proceso de evolución que conduce a una sociedad con una economía
mayoritariamente agrícola tradicional hasta otra más avanzada.

DESARROLLO:
En la segunda mitad del siglo XVIII apareció una actividad llamada “efecto espejo” cuya función era
epatir las actividades realizadas por un grupo de individuos determinados, además se pusieron en
práctica tres actividades que revolucionaron el mundo y fueron de gran relevancia, comenzando por
Domestic system y putting out system y finalizando con la más innovadora llamada Factory system.
Reino Unido fue la primera potencia mundial en industrializarse y por tanto en aplicar los
conceptos anteriormente mencionados e hizo que entrase en vigor el “efecto espejo¨.
El incremento considerable de la población en el año 1851 causado por la mejora de las condiciones
de vida de los habitantes debido a la evolución del sistema político, las transformaciones agrarias las
cuales se iniciaron con las leyes de cercamientos, y el comercio e control absoluto de los mares
dieron lugar a el lanzamiento de Reino Unido como primera potencia mundial.
La potencia se vio favorecida por la libertad económica, y surgió un nuevo término conocido como
proteccionismo.
A finales del siglo XVIII aparecieron las primeras industrias que fueron favorecidas por la innovación
tecnológica; Reino Unido constaba con dos industrias pioneras:
● Textil Algodonera: La creación de la máquina de hilar (spinning- Jenny) y el telar mecánico
revolucionaron el mundo, estas aportaciones tan significativas no hubiesen sido posibles sin la
máquina de vapor de James Watt que fue diseñada para facilitar el funcionamiento de las
hiladoras y los telares.
● Siderúrgica: Cabe destacar la aportación del carbón de coque el cual facilitó el funcionamiento
de los hornos.
La revolución en los transportes dio comienzo con la creación de la red radial en torno a Londres
debido a la renovación de carreteras y caminos; El ferrocarril supuso una gran revolución. Más tarde
George Stephenson construyó la primera locomotora a vapor para llevar a cabo el desplazamiento de
personas y materiales, esta aportación dejó notables consecuencias. El comercio británico a larga
distancia tuvo un destacado papel en la revolución industrial, la importación y exportación de algodón
fue una actividad de gran relevancia.
Las principales potencias europeas, Estados Unidos y Japón, llevaron a la práctica el “efecto espejo”
transformando sus economías hacia el modelo económico británico. Aunque la industrialización no
llega a todos los países debido a que los habitantes carecían de especialización en ciertas actividades
concretas. En Francia el proceso de industrialización fue lento y fue introducido por Napoleón III,
mientras que en Alemania comenzó en las regiones del Ruhr donde contaban con una amplia
disposición de recursos, y Bélgica contaba con una amplia fuente de recursos minerales y textiles e un
avanzado sector agrícola.
La economía de la revolución industrial pasó de estar limitada a una liberal apoyada en tres principios:
propiedad privada, libre empresa, mercado libre. Cabe destacar el papel fundamental de Adam
Smith y su redacción optimista sobre el libre mercado enfrentándose así a la oposición de tres
pensadores: Thomas Robert Malthus, David Ricardo y John Stuart que realizaron una versión de la
misma pero desde un enfoque pesimista.
La revolución industrial y los cambios políticos que le acompañaron significaron el surgimiento de una
nueva estructura social, en la que se distinguen tres clases, y se presencia la relevancia de la figura
masculina frente a la femenina.

1
Paula Pedraza
1º Bach Sena
10/11/2017

En la segundad mitad del siglo XIX, concretamente entre 1870 y 1914 tuvo lugar la segunda
revolución industrial, la cual fue desarrollada más rápidamente que la primera. Se caracterizó con la
aparición de nuevas fuentes de energía que fueron: el petróleo y la electricidad, las cuales facilitaron
el uso de muchas actividades productivas e contribuyeron al desarrollo de otras nuevas, como la dinamo
o la lámpara de filamento incandescente. Y las nuevas industrias, en las que cabe destacar el
descubrimiento de nuevos metales como el aluminio en la industria metalúrgica, y el desarrollo del
método Solvay en relación con la industria química.
Además, el gran impulso de los transportes tuvo un papel fundamental en la segunda revolución
industrial, ya que el ferrocarril se convirtió en “el rey de los transportes” debido a los progresos
técnicos, y los inicios de desarrollo del automóvil y de la aviación con la invención del aeroplano por
los hermanos Wright fueron notables. La navegación a vapor fue de gran relevancia debido a las
innovaciones técnicas y a los canales de suez y panamá, que eran de gran prestigio económico
mundial.
Los cambios en las comunicaciones supusieron una evolución a gran escala económicamente y
socialmente.
El efecto espejo relacionado anteriormente con la primera revolución hizo que las nuevas potencias
como Estados Unidos, Alemania y El Japón Meiji acelerarán su proceso de industrialización hasta
alcanzar un gran prestigio mundial, convirtiéndose así Estados Unidos en la primera potencia
mundial, Alemania en la segunda y poco antes de 1914 debido al acelerado desarrollo económico y
diversas innovadoras actividades Japón se convirtió en una gran potencia mundial.
A causa de los procesos de industrialización y desarrollo en Europa, la población creció a un ritmo
espectacular reduciendo así las tasas de mortalidad considerablemente debido a la mejora de las
condiciones de vida. Estos cambios producidos en la población Europea dieron lugar a la emigración
masiva de europeos a territorios de ultramar, fueron proporcionados por distintos factores entre ellos la
fuerte tasa de crecimiento natural, las diferencias salariales y el abaratamiento de los transportes.
Durante el siglo XIX unos 60 millones de europeos emigraron a zonas americanas con el fin de
restablecer sus vidas, la emigración europea se produjo en dos fases; La primera tuvo lugar entre 1845 y
1846 que fue causada tras una crisis económica abrupta, y la segunda desde 1870-1880 y hasta 1914
fue más acelerada.

CONCLUSIONES:
En resumen las revoluciones industriales tanto la primera como la segunda fueron procesos de cambios
irreversibles que afectaron a la sociedad considerablemente desde un puntos de vistas tanto sociales,
económicos, tecnológicos y científicos. Los cambios realizados realizados durante la primera fueron
más sutiles mientras que los realizados en la segunda fueron más generalizados.