You are on page 1of 1

FRECUENCIA DE ERRORES EN LOS PACIENTES CON SU MEDICACIÓN

DIANA DIEZ PRIETO. MÁSTER EN INNOVACIÓN EN BIOMEDICINA Y CIENCIAS DE LA SALUD

Los eventos adversos se pueden dar por diversos motivos, entre los que destacan los errores
de los pacientes, los problemas de comunicación entre el médico y su respectivo paciente y
también la información que se les proporciona a los pacientes para tomar su medicación
correctamente, aunque también están relacionados con la duración de la consulta.

En la atención primaria, que es donde se centra este estudio, hay más posibilidades de eventos
adversos debido a la clase de pacientes que se tratan, como los ancianos, que tienen varias
patologías y medicaciones diferentes para ellas. Además, este estudio se va a centrar en los
pacientes y no en la práctica de los profesionales.

Para la realización de este estudio, se entrevistó telefónicamente a personas al azar sobre


errores en la medicación y la valoración de su médico, así como de la información que éste les
proporcionaba. Se hizo en siete centros de salud de la Comunidad Valenciana y se excluyeron
del estudio niños, enfermos psiquiátricos o neurológicos y aquellos que hubieran presentado
quejas en los seis meses anteriores, así como aquellos que no respondieron a la encuesta.

Se analizaron 1247 respuestas, de las cuales 37 tuvieron reacciones inesperadas en el


tratamiento, 241 olvidaron su medicación o confundieron un medicamento con otro y en 13
casos el farmacéutico anunció que el tratamiento no era adecuado y que se debía volver a
consulta. Casi un 90% de las respuestas valoraban con un 7 o más a su médico. Curiosamente,
la mayor parte de los olvidos eran en pacientes más jóvenes.

De este estudio se puede deducir que los pacientes tienen un gran papel en la garantía de la
seguridad de los medicamentos, puesto que muchos de ellos tienen errores en la
automedicación en su domicilio, por ello se les debe prestar la atención necesaria como
causantes también de efectos adversos. La atención primaria es el mejor lugar para subsanar
estos riesgos. Es aconsejable darle más importancia a aquellos pacientes que tienen más de
una patología y también a los crónicos, para lo cual se están implementando programas, para
evitar estos errores de medicación. La información, o la falta de ella, es una causa frecuente de
eventos adversos, pero no es la única, ya que el paciente puede no haberlo entendido bien o
no ponerlo en práctica, de manera que se debería también mejorar la comunicación.

Este estudio proporciona pocas novedades al tema. Lo que sí hace es aportar gran papel de los
farmacéuticos en la seguridad del medicamento, aquellos farmacéuticos que piden al paciente
que vuelva a consulta a revisar el tratamiento. Además de este dato, también se deben poner
en evidencia las limitaciones del estudio, como que no se tuvo en cuenta el número de
medicamentos que tomaba cada paciente así como se debe tener en cuenta que, aunque el
estudio sobre los pacientes tiene ventajas, también tiene algunos inconvenientes, como la
dificultad de hacer entender a la persona algunos conceptos por los que se les pregunta.

Desde mi punto de vista, es un estudio interesante, pero creo que la muestra tomada, el
número de personas entrevistadas, no es significativo y que deberían tenerse en cuenta
muchos más factores, como la polimedicación o la cantidad de enfermedades de cada
paciente, así como también la efectividad del tratamiento en relación con la falta de
seguimiento del mismo, de esa manera quedaría más completo y aportaría más información.

Bibliografía: Mira JJ, Navarro IM, Guilabert M, Aranaz J. Frecuencia de errores de los pacientes
con su medicación. Rev Panam Salud Pública. 2012;31(2):95–101.