You are on page 1of 2

HIPNOSIS ERICKSONIANA

La hipnosis Ericksoniana o hipnoterapia de Erickson es un enfoque psicoterapéutico que


usa el trance hipnótico para ayudar al paciente a utilizar sus propias asociaciones mentales,
recuerdos y potenciales de vida para lograr sus propias metas terapéuticas.

La sugestión hipnótica puede facilitar la utilización de habilidades y potenciales que ya


existen dentro de una persona pero que permanecen sin usarse o poco desarrollados por una
falta de entrenamiento o de comprensión.

El hipnoterapeuta cuidadosamente explora la individualidad de un paciente para saber qué


aprendizajes de vida, experiencias y destrezas mentales están disponibles para enfrentar el
problema.

El terapeuta entonces facilita una aproximación a la experiencia de trance dentro de la cual


el paciente puede utilizar estas únicas y personales respuestas internas para lograr metas
terapéuticas. El abordaje, en la hipnoterapia, tiene 3 pasos fundamentales.

Los 3 períodos de la hipnoterapia Ericksoniana:

Existe un primer período, que es el de preparación. Aquí, el terapeuta explora el repertorio


de experiencias de vida del paciente y facilita marcos de referencia constructivos para
orientar al paciente hacia el cambio terapéutico.

El segundo período es el del trance terapéutico, en el que se activan y utilizan los propios
recursos mentales del paciente. En el tercer período, por último, se hace un
cuidadoso reconocimiento, evaluación y ratificación del cambio terapéutico conseguido.

Pilares de la terapia Ericksoniana

1- No tener ideas preconcebidas sobre el paciente

Este punto subraya la importancia de la observación y, sobre todo, de la no clasificación


clínica. Esto implica una compresión más certera de la problemática y permite huir de la
estrechez de la clasificación para centrarse únicamente en el universo del paciente.
2- Pretender un cambio progresivo

Su meta era lograr objetivos concretos para futuros próximos. El terapeuta no puede aspirar
a controlar todo el proceso de cambio del paciente. Solo lo inicia y posteriormente este
sigue su camino.

3- Establecer el contacto con el paciente en su propio terreno

Esta idea no solo tiene que ver con la idea de Erickson de salir de la consulta e intervenir en
la calle o en la casa del paciente. Tiene que ver también con el modo en el que terapeuta y
paciente deben entrar en contacto, la forma de establecer una relación.

Desarrollar la escucha y dejar a un lado las interpretaciones, con el fin de poder comprender
las particularidades de cada paciente. Esto implica entender su mundo para entrar en él, lo
cual supone un trabajo intenso, largas horas de reflexión y paciencia.

Un ejemplo de esto es cuando empezó a hablar el idioma incoherente de un paciente


esquizofrénico y a comunicarse con él en sus mismos términos. También sucedía que, si la
persona estaba acostumbrada a que le trataran de una forma dura, Erickson lo trataba de la
misma forma. Era su manera de contactar y lograr la comunicación.

Bibliografía:

Camino, A. (1997). Hipnosis ericksoniana. Aplicaciones en psicoterapia. Revista de


psicoterapia, 8(29), 5-20.