You are on page 1of 218

Fundamentos de Sintaxis

Agustín Vera
COLECCIÓN GRADO
Fundamentos de sintaxis

AGUSTÍN VERA LUJÁN

UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN A DISTANCIA


FUNDAMENTOS DE SINTAXIS
6401213GR01A01

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la


autorización escrita de los titulares del
Copyright, bajo las sanciones establecidas
en las leyes, la reproducción total o
parcial de esta obra por cualquier medio
o procedimiento, comprendidos la reprografía
y el tratamiento informático, y la distribución
de ejemplares de ella mediante alquiler
o préstamos públicos.

© Universidad Nacional de Educación a Distancia


Madrid 2010

Librería UNED: c/ Bravo Murillo, 38 - 28015 Madrid


Tels.: 91 398 75 60 / 73 73
e-mail: libreria@adm.uned.es

© Agustín Vera Luján

Todas nuestras publicaciones han sido sometidas


a un sistema de evaluación antes de ser editadas.

ISBN: 978-84-362-6141-7
Depósito legal: M. 49.848-2010

Primera edición: diciembre de 2010

Impreso en España - Printed in Spain


ÍNDICE

Capítulo 1. NIVELES Y UNIDADES LINGÜÍSTICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Esquema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Resultados del aprendizaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
䊏 Conceptos básicos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
1. Niveles y unidades lingüísticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
2. La jerarquía de niveles y unidades lingüísticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
3. La recursividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
4. Unidades simples, compuestas y complejas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Ejercicios de autocomprobación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28

Capítulo 2. LAS RELACIONES SINTÁCTICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Esquema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
Resultados del aprendizaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
䊏 Conceptos básicos. Las relaciones sintácticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
1. Las funciones sintácticas como relaciones sintagmáticas . . . . . . . . 33
1.1. Las funciones sintácticas como relaciones de constitución
inmediata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
1.1.1. Relaciones sintácticas parte-todo y parte-parte . . . . . . . 36
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
Ejercicios de autocomprobación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43

Capítulo 3. EL SINTAGMA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

7
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Esquema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
Resultados del aprendizaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47

䊏 El sintagma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
1. El sintagma como unidad lingüística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
2. La estructura interna del sintagma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
3. Las clases de sintagmas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
3.1. Los sintagmas nominales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
3.1.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SN . . . . . . . . . . . . 53
3.1.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SN . . . . . . . . . . . 58
3.1.2.1. Los determinantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
3.1.2.2. Los complementos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
3.1.2.3. El núcleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
3.2. Los Sintagmas adverbiales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
3.2.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SAdv . . . . . . . . . 69
3.2.1.1. Los determinantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
3.2.1.2. Los complementos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
3.2.1.3. El núcleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
3.2.2. Las relaciones sintácticas parte-parte en el SAdv . . . . 77
3.2.2.1. Los determinantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
3.2.2.2. Los complementos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
3.3. Los Sintagmas preposicionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
3.3.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SPrep . . . . . . . . 80
3.3.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SPrep. . . . . . . . 87
3.3.2.1. Los determinantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
3.3.2.2. El núcleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
3.3.2.3. Los complementos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
3.4. Los Sintagmas adjetivales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
3.4.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SAdj . . . . . . . . . . 89
3.4.1.1. El núcleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
3.4.1.2. Los complementos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
3.4.1.3. Los determinantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
3.4.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SAdj . . . . . . . . . 92
3.4.2.1. El núcleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
3.4.2.2. Los determinantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
3.4.2.3. Los complementos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
3.5. Los Sintagmas verbales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
3.5.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SV . . . . . . . . . . . . 98

8
ÍNDICE

3.5.1.1. El núcleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
3.5.1.2. Los determinantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
3.5.1.2.1. La negación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
3.5.1.2.2. El auxiliar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
3.5.1.2.3. El núcleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
3.5.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SV . . . . . . . . . . . . 101
3.5.2.1. Los determinantess . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
3.5.2.1.1. La negación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
3.5.2.1.2. El auxiliar. Las perífrasis verbales . . . . . . . 102
3.5.2.1.2.1. Las perífrasis de infinitivo . . . . . . . . . 103
3.5.2.1.2.2. Las perífrasis de gerundio . . . . . . . . . . 104
3.5.2.1.2.3. Las perífrasis de participio . . . . . . . . . 104
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
Ejercicios de autocomprobación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107

Capítulo 4. LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUNCIONES SINTÁCTICAS


ORACIONALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
Esquema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
Resultados del aprendizaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
䊏 La oración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
1. La oración como unidad lingüística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
2. La estructura interna de la oración: las funciones sintácticas
oracionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
2.1. Las funciones sintácticas oracionales como relaciones
parte-todo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
2.1.1. La función PREDICADO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
2.1.2. La función COMPLEMENTO DIRECTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
2.1.3. La función SUPLEMENTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
2.1.4. La función COMPLEMENTO INDIRECTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
2.1.5. La función COMPLEMENTO CIRCUNSTANCIAL . . . . . . . . . . . . . . 124
2.1.6. La función SUJETO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
2.2. Las funciones sintácticas oracionales como relaciones
parte-parte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
2.2.1. La categoría de función sintáctica P. Clases de fun-
ciones sintácticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131

9
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

2.2.2. Otras clases de funciones sintácticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134


2.2.2.1. La relación categorial MARGEN1. Clases de fun-
ciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
2.2.2.1.1. Los atributos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
2.2.2.1.2. Los complementos predicativos . . . . . . . . . . 135
2.2.2.2. La relación categorial CC. Clases de fun-
ciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
2.2.2.3. La relación categorial S. Clases de funciones. 141
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
Ejercicios de autocomprobación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144

Capítulo 5. CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL. . . . . . . . . . . 147


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
Esquema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
Resultados del aprendizaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
䊏 Estructuras oracionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
1. Tipos de estructuras oracionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
1.1. La función Sujeto (S) y la estructura de la oración. Ora-
ciones personales e impersonales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
1.1.1. Las oraciones impersonales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
1.1.1.1. Las oraciones impersonales de fenómenos
meteorológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
1.1.1.2. Las oraciones impersonales de significación
temporal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
1.1.1.3. Las oraciones impersonales con PARECER . . . . . 152
1.1.1.4. Las oraciones impersonales con HABER . . . . . . . 153
1.1.1.5. Las oraciones impersonales con modales y
auxiliares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
1.1.2. Las oraciones de sujeto genérico o indeterminado 154
1.1.2.1. Las oraciones no-reflexivas de sujeto genérico
o indeterminado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
1.1.2.1.1. De segunda persona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
1.1.2.1.2. De tercera persona de plural . . . . . . . . . . . . . . 156
1.1.2.2. Las oraciones reflexivas de sujeto genérico o
indeterminado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
1.2. La función Predicado (P) y la estructura de la oración . . . . . 160

10
ÍNDICE

1.2.1. Las oraciones atributivas o copulativas . . . . . . . . . . . . . . . . 161


1.2.1.1. Oraciones copulativas con SER . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
1.2.1.1.1. Oraciones copulativas de CARACTERIZA-
CIÓN o PROPIEDAD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
1.2.1.1.2. Oraciones copulativas IDENTIFICATIVAS . 164
1.2.1.2. Oraciones copulativas con ESTAR . . . . . . . . . . . . . . . . 165
1.2.2. Las oraciones predicativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
1.2.2.1. La transitividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
1.2.2.2. La reflexividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
1.2.2.3. Opcionalidad y obligatoriedad complementa-
ria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
1.2.2.4. Estructuras oracionales pasivas en español. . . . . 178
1.2.2.4.1. Las oraciones pasivas analíticas . . . . . . . . . . 179
1.2.2.4.2. Las oraciones pasivas reflejas . . . . . . . . . . . . . 182
2. Las Modalidades oracionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184
2.1. La modalidad asertiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
2.2. La modalidad exclamativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
2.3. La modalidad interrogativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
2.4. La modalidad imperativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
Ejercicios de autocomprobación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199

SOLUCIÓN A LOS EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205


1. Ejercicios Capítulo 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
2. Ejercicios Capítulo 2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
3. Ejercicios Capítulo 3 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
4. Ejercicios Capítulo 4 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
5. Ejercicios Capítulo 5 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213

11
CAPÍTULO 1
NIVELES Y UNIDADES LINGÜÍSTICAS

INTRODUCCIÓN

Los hechos lingüísticos se ofrecen a la mirada de quien desea analizar-


los con toda su complejidad. Para poder describirlos de manera exhaustiva,
el lingüista procede mediante ciertas simplificaciones. Entre las más bási-
cas y necesarias, prestando atención en cada etapa del análisis solo a deter-
minados fenómenos con características parecidas, olvidando, de momento,
todos los demás fenómenos.
Como parte de este procedimiento de trabajo, la lingüística desarrolla
algunos conceptos que vamos a estudiar en este tema. Especialmente los de
nivel y unidad. Ambos conceptos vienen a constituir —como veremos en
detalle en este tema— la formalización rigurosa de este modo de proceder
característico en la lingüística —y, en general, en todas las actividades cien-
tíficas— de buscar los procedimientos adecuados para poder trabajar en
cada momento con el menor número de hechos y problemas de diferente
naturaleza.

ESQUEMA

䊏 CONCEPTOS BÁSICOS

1. Niveles y unidades lingüísticos


2. La jerarquía de niveles y unidades lingüísticos
3. La recursividad
4. Unidades simples, compuestas y complejas

13
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

RESULTADOS DEL APRENDIZAJE

Después de haber asimilado los contenidos de este tema, será capaz de:
— Explicar el papel de los conceptos de nivel y unidad como recursos
del análisis lingüístico.
— Caracterizar los distintos niveles y unidades lingüísticos de acuerdo
a sus propiedades fundamentales.
— Identificar cada uno de dichos niveles y unidades, y diferenciarlo de
los restantes.
— Caracterizar el funcionamiento de los mecanismos de recursividad.
— Comentar e ilustrar el modo en que los mecanismos de recursividad
afectan a las distintas unidades lingüísticas.
— Explicar los conceptos de unidades simples, compuestas y com-
plejas.
— Caracterizar el modo en que los mecanismos antes aludidos afectan
a las distintas unidades lingüísticas.
— Identificar unidades de los distintos tipos mencionados, y diferen-
ciarlas de las restantes clases de unidades.

䊏 CONCEPTOS BÁSICOS

1. Niveles y unidades lingüísticos

La investigación lingüística tiene como objeto ofrecer una descripción o


explicación del funcionamiento de las lenguas. Ante la enorme complejidad
real de los hechos lingüísticos, las investigaciones que se realizan sobre
aquellos son siempre un simulacro, un modelo que supone una simplifica-
ción; una reducción a escala de una complejidad de otra forma difícilmen-
te abordable.
Los modelos o simulacros de descripción o explicación de lo lingüístico
descansan sobre ciertos conceptos o herramientas metalingüísticas como
los de nivel y unidad que se cuentan, sin duda, entre los más esenciales.

14
NIVELES Y UNIDADES LINGÜÍSTICAS

Por lo que al concepto de nivel se refiere, se trata de una categoría meta-


lingüística que se maneja en la lingüística actual con dos sentidos diferen-
tes, aunque potencialmente muy próximos, según se considere su formula-
ción en modelos fuertemente formalizados, o no.
En el segundo caso, que, un tanto simplificadamente, podríamos poner
en relación con los modelos «estructuralistas», nivel es sinónimo de etapa
específica en la descripción lingüística (Benvéniste, 1996, 119-131), y uni-
dad la clase o clases de elementos o secuencias de elementos con deter-
minadas características específicas que es posible encontrar en cada nivel
(G. Rojo, 1983, 2).
Para entender más claramente el modo en que se elabora esta concep-
tuación de las categorías nivel y unidad en los modelos menos fuertemen-
te formalizados podemos detenernos brevemente en el tratamiento que en
ellos recibe el nivel oracional y la unidad «oración». Se trata de un nivel
tradicionalmente reconocido en las gramáticas por considerar que en
enunciados como (1) se dan algunas propiedades lingüísticas específicas,
que presentarían de forma diferencial sus unidades características, las ora-
ciones. Sin entrar en detalles de los que nos ocuparemos en profundidad
más adelante, podemos convenir en que una definición de tales unidades
que se acomoda a lo que hemos presentado como un marco estructuralis-
ta no fuertemente formalizado es la que las identificaría, por ejemplo,
como «las menores unidades de predicación gramatical» (Vera Luján,
1994, 30); una definición que postula, pues, dos requisitos simultáneos: la
existencia de una predicación, y su señalamiento gramatical (mediante una
forma verbal).

(1) La lluvia inundaba las calles

Por lo que al tratamiento de los conceptos de nivel y unidad en los


modelos que identificábamos como «fuertemente formalizados» se refiere,
pueden considerarse como planteamientos plenamente representativos a
este respecto, por ejemplo, los de la gramática generativa chomskyana
(Chomsky, 1975, 206), según los cuales; «cada nivel L es un sistema basado
en un conjunto de elementos primarios (elementos mínimos —i.e., un alfa-
beto—)», y las unidades no hacen sino coincidir con tales elementos prima-
rios. Desde dichos planeamientos se formulan reglas como las de (2), dentro
de un nivel categorial o sintagmático, que articula unidades como O.

15
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Las reglas en cuestión se enmarcan en un nivel específico pues presen-


tan propiedades específicas, no encontrables en otros niveles gramaticales,
como las siguientes:
a) Se trata de una etapa del análisis en la que las reglas consideradas
carecen de «memoria»; es decir, no tienen acceso a la información
previa o posterior a la que se indica en la regla de que se trate.
b) Se trata de una etapa del análisis con reglas en las que se reescribe
cada vez un único elemento, a diferencia de lo que puede suceder en
otros niveles como el transformacional, donde, además de ser acce-
sible información de diferentes estadios de derivación, podemos
encontrar como elementos de entrada de una regla (a la izquierda de
la flecha) cadenas de elementos.
La unidad Oración, en tal marco explicativo, recibe una definición pura-
mente formal que conjuga un análisis en sus constituyentes inmediatos
fundamentales: SN y SV, y la declaración configuracional de los papeles
funcionales que tales constituyentes desempeñan: los de «Sujeto» y «Predi-
cado», respectivamente, como nudos derivacionales dominados directa-
mente por el de «Oración», como se advierte en (3):

(2) O SN SV

(3) O

SN SV

En todo caso, salvadas las diferencias de detalle, la utilización que de los


conceptos de nivel y unidad se hace en las distintas metodologías lingüísti-
cas tiene que ver con un parecido procedimiento a través del cual el análi-
sis busca reducir la complejidad real del objeto estudiado mediante su par-
celación convencionalizada, tomando en consideración en cada momento
aspectos parciales de dicha realidad objetiva. Ello, con la salvedad de que
tales aspectos habrán de referirse en cada etapa, o nivel, a fenómenos del
mismo tipo general.

16
NIVELES Y UNIDADES LINGÜÍSTICAS

Prescindiendo, pues, de las lógicas diferencias que resultan de las carac-


terísticas propias de cada modelo lingüístico, el concepto de nivel lingüísti-
co puede ser definido con la que sería su conceptuación más neutra, gené-
ricamente «estructural», la de cada etapa del análisis en que es posible o
necesario operar con problemas de naturaleza semejante. De manera simi-
lar, una unidad no sería sino el elemento mínimo representativo de dicho
nivel, donde concurren las características específicas del nivel de que se
trate. Se obtendría así una caracterización básicamente válida tanto para
los modelos fuertemente formalizados como para los estructuralistas en
sentido estricto.

2. La jerarquía de niveles y unidades lingüísticos

De acuerdo con los planteamientos anteriores, es posible establecer una


jerarquización de los distintos niveles y unidades lingüísticos que tendría la
forma representada en (4):

(4) iv) Nivel oracional

iv) Nivel sintagmático

iii) Nivel de la palabra vi) Nivel Textual

iii) Nivel morfemático

iii) Nivel fonemático

Prescindiendo del nivel fonemático, especializado en el ámbito de las


unidades y fenómenos del plano de la expresión, el resto de niveles señala-
dos son dominios lingüísticos donde operan signos; es decir, unidades dota-
das de significados de mayor o menor complejidad, en correspondencia con
la condición compleja o no de los signos de que se trata.

17
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

El nivel de mayor simplicidad a este respecto es el que hemos denomi-


nado morfemático. Sus unidades, los morfemas1, pueden ser caracterizadas
como las menores unidades dotadas de significado; los signos mínimos a
los que se llega tras la segmentación de un enunciado (Hockett, 1972, 125).
Así, un enunciado como (5) sería susceptible de análisis en los constituyen-
tes morfemáticos señalados en (6), portadores de los significados de (6i), y
que se repiten en otros enunciados como (7):

(5) Las casas


(6) morfema artículo + morfema de número plural + morfema léxico
[casa] + morfema de número plural.
(6i) Las vacas, la casa, las sacas…

El que denominamos nivel de la palabra es el dominio de una unidad


profundamente asentada en el conocimiento metagramatical intuitivo, o no
especializado, de los hablantes de lenguas como la nuestra. Prescindiendo,
no obstante, de entrar en los numerosos problemas técnicos o metalingüís-
ticos que la definición de la unidad en cuestión plantea, podríamos aceptar
que se trata de la menor unidad de actualización de los morfemas, que no
pueden acceder a la operatividad comunicativa si no es a través de los
mecanismos de dinamización a que los somete la palabra. Así, lo anómalo
de un enunciado como (7ii) resultaría de que los elementos que se preten-
de actualizar no lo hacen en forma de «palabras»:

(7) Situación comunicativa: un emisor E se dirige a un receptor (R):


(i) E: Antonio me dijo que vendrá a vernos.
(ii) R: *¿a o ia?
(iii) R: ¿vendrá o vendría?

En el nivel sintagmático operan las unidades que podemos denominar


sintagmas, cuya característica definitoria es la de constituir espacios
mínimos unitarios en los que se incardinan las relaciones o funciones sin-
tácticas oracionales. Tales unidades vienen, pues, a ser un nivel interme-

1
Otros autores como Martinet (1978, 219) denominan monemas a estas mismas unidades.

18
NIVELES Y UNIDADES LINGÜÍSTICAS

dio entre el de la palabra y el de la oración absolutamente necesario desde


un punto de vista descriptivo o explicativo, pues la forma de una oración
no es necesariamente, como sabemos, la de (8), sino con frecuencia la de
(9). Ello pone claramente de manifiesto que la capacidad para contraer las
funciones sintácticas oracionales no puede ser adjudicada a la palabra,
sino que es necesario, o muy conveniente explicativamente, delimitar un
nivel y una unidad específicos para tal papel que es el que correspondería
al sintagma. Así pues, una descripción adecuada de lo que sucedería en
casos como el de (8) consistiría, no en afirmar que las funciones de sujeto,
núcleo de predicado y circunstante modal son desempeñadas por las pala-
bras Antonio, corre y deprisa, respectivamente, sino que las mencionadas
funciones son contraídas por otros tantos sintagmas constituidos en esta
ocasión por una sola palabra en cada caso. Por el contrario, en (9), cada
una de las funciones señaladas estaría desempeñada por sintagmas cons-
tituidos, esta vez, por combinaciones de palabras.

(8) Antonio corre deprisa.


(9) Ese automóvil puede correr muy deprisa.

En la escala de niveles y unidades lingüísticas les corresponde al nivel


oracional y a la unidad oración el papel de nivel y unidad de mayor com-
plejidad abordados por los modelos lingüísticos de naturaleza o intereses
«gramaticales»; es decir, los no orientados hacia problemas de carácter dis-
cursivo o textual.
La oración es, como veremos en detalle más adelante, una unidad cuyas
características de funcionamiento se han de poner en relación con la ope-
ratividad, en su caso, de un mecanismo de predicación gramatical. Ello no
supone necesariamente identificar tal propiedad con la presencia de dos
elementos o funciones, como los de sujeto y predicado, puesto que existen
en nuestra lengua enunciados, como (10), que pueden ser caracterizados
claramente como oraciones bien formadas aunque no pueden ser descritos
postulando en ellos ninguna forma de sujeto estructural, sino la de la rela-
ción de predicación exclusivamente. Por otra parte, implica, como se decla-
ra explícitamente, que dicha función de predicación ha de estar señalada
por un mecanismo explícito de naturaleza gramatical; característicamente,
como en nuestro ejemplo, por un verbo.

19
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(10) Truena
(10i) O
Predicado

Truena
Denominamos texto a la unidad característica del nivel textual, y su reco-
nocimiento o diferenciación es, como en los restantes casos, resultado de la
existencia de propiedades lingüísticas específicas derivadas de la dimensión,
esta vez ya no gramatical, sino comunicativa de lo textual. Atendiendo a dicha
dimensión, el texto puede definirse como la menor unidad dotada de auto-
nomía comunicativa. La condición de «texto» de una determinada secuencia
lingüística o enunciado no está supeditada a una precisa extensión o com-
plejidad superficial —que pueden ser considerables en algunas manifestacio-
nes de tal unidad (pensemos, por ejemplo, en El Quijote)— sino que depende
de la propiedad o característica señalada, que puede estar presente en enun-
ciados como los de (11) o (12), emitidos o encontrados en situaciones comu-
nicativas plenamente adecuadas, considerablemente breves en su extensión y
relativamente simples también por lo que se refiere a su estructura interna.
Por otra parte, como consecuencia de la dimensión comunicativa en la que
basa el texto su propia naturaleza funcional, frente a la gramatical del resto
de niveles mencionados con anterioridad, resulta también perfectamente
lógico que la materialización «gramatical» de estas unidades comunicativas
pueda realizarse en formas muy variadas, que se corresponden potencial-
mente con cualesquiera de las unidades de los niveles gramaticales en cues-
tión, tal y como se muestra en (13) a (15), donde un mismo contenido comu-
nicativo, textual, se materializa por medio de unidades que se corresponden
con los distintos niveles gramaticales antes mencionados
(11) ¡Deténgase Vd. ahora mismo!
(12) ¡Quieto!
(13) ¡Callado!
(13i) Palabra Texto
(14) ¡Ni una palabra!
(14i)Sintagma Texto
(15) ¡No diga ni una palabra más!
(15i) Oración Texto

20
NIVELES Y UNIDADES LINGÜÍSTICAS

Con la salvedad de la especial relación que el nivel textual, por su natu-


raleza semántico-conceptual, guarda para con el resto de niveles «gramati-
cales», los niveles recogidos en (4) pueden ser concebidos como integrantes
de una jerarquía de niveles y unidades que, básicamente, refleja un funcio-
namiento lingüístico en el que las unidades de un determinado nivel, N,
están integradas o constituidas por las del nivel inmediatamente inferior,
N-1. Dicho en otras palabras, si analizamos un enunciado que, desde el
punto de vista gramatical, esté formado por una unidad del tipo jerárqui-
camente más elevado o complejo, la «oración» (O), de manera característi-
ca, las unidades del nivel oracional estarán constituidas por unidades del
nivel sintagmático (S), estas por unidades que serán «palabras» (P), y estas,
a su vez, por otras del nivel morfemático (M):

(16) O

Nuestros amigos nos visitaron estas Navidades


S S S S

Nuestros amigos nos visitaron estas Navidades


P P P P P P

Nuestros amigos nos visitaron estas Navidades


M M M M M M

1 n 1 n 1 n 1 n 1 n 1 n

21
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

El esquema de (16) —donde no descendemos en detalle al análisis de los


constituyentes morfemáticos concretos de la expresión de nuestro ejemplo,
para no hacer difícil la lectura misma del esquema— da una idea del modo
en que las lenguas se organizan para funcionar económicamente. Aunque,
como hemos señalado, la existencia de un determinado nivel lingüístico y
de la unidad que le es característica depende de la existencia en tal caso de
propiedades específicas, no encontrables en otros niveles y unidades, la
independencia o unicidad de los niveles no supone, no obstante, la falta de
relación entre ellos. De hecho, según vemos en (16), los distintos niveles se
encuentran estrechamente interrelacionados, de manera que, aunque el
funcionamiento de cada uno de ellos descansa sobre propiedades específi-
cas, tales propiedades se materializan o muestran en un material que le es
suministrado sistemáticamente por las unidades del nivel jerárquicamente
inferior a las que este articula (Rojo, 1983, 18). Se produce de esta forma,
en cada nivel, una rentabilización de posibilidades generadas en el nivel
inmediatamente inferior que permite a las lenguas funcionar de manera
claramente mucho más económica de lo que supondría una jerarquización
de niveles en la que tal rentabilización no tuviera lugar.
Así, si el nivel oracional se perfila, como indicamos, en virtud de una
característica posibilidad de actualizar predicaciones gramaticales, estas,
justamente con las distintas funciones sintácticas que integran el esquema
más complejo de relaciones sintácticas oracionales, se materializan y con-
cretan en los distintos tipos de sintagmas, unidades del nivel jerárquica-
mente inferior:

(17) O

Sujeto Nuc. Pred. C. Circunst.

SN SV SAdv…

Antonio sube despacio

De manera semejante, si el nivel sintagmático se configura como tal mer-


ced a que sus unidades comparten la misma propiedad de ser las que se mate-
rializan las distintas funciones sintácticas oracionales, los distintos tipos sin-

22
NIVELES Y UNIDADES LINGÜÍSTICAS

tagmáticos se concretan en un material suministrado desde el nivel de la


palabra, cuyas diferentes clases dan lugar a los distintos tipos sintagmáticos.

(18) SN
Determinante
Núcleo Complemento

Art N (SAdj)

Adj

La casa pequeña

3. La recursividad

La situación descrita en (16) refleja, no obstante, solo una de las posibili-


dades de funcionamiento de las relaciones de constitución de las unidades
lingüísticas, la más simple y elemental: las unidades de un nivel Nx son ana-
lizables en unidades del nivel jerárquicamente inferior, Nx-1 —véase (19)—.
Junto a ella, no obstante, es necesario tener en cuenta el mecanismo deno-
minado recursividad, que amplia y hace de mayor complejidad las posibi-
lidades de interrelación entre niveles y unidades lingüísticos, al permitir
que una unidad de un nivel determinado esté constituida o pueda ser ana-
lizada en unidades de su mismo nivel, tal y como se representa en (20):

(19) Nx

Nx-1

(20) Nx

Nx

23
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Operarían mecanismos de recursividad, según lo indicado, en enuncia-


dos como (21) y (22). En el primero de ellos el constituto sintagmático
superior incluye en su estructura, en lugar de unidades todas ellas del nivel
de la palabra, un sintagma; en el segundo, el constituto superior «oración»
incluye en su estructura una oración:

(21) La casa de Pedro


(21i) SN

Art

N SPrep

Prep SN

La casa de Pedro

(22) La casa que está en la esquina es pequeña


(22i) O

SN SV SAdj

Art
N O

La casa la casa es alta


está en la
esquina

En niveles inferiores, como el de la palabra, las palabras compuestas


constituyen un caso particular de la operatividad de los mecanismos de
recursividad en dicho nivel. En su virtud, un enunciado perteneciente de
ese nivel puede ser analizado de forma que en su estructura interna encon-
traremos, no sólo morfemas constitutivos, sino otras palabras.

24
NIVELES Y UNIDADES LINGÜÍSTICAS

4. Unidades simples, compuestas y complejas

Según hemos mostrado, el funcionamiento de los sistemas lingüísticos


tiene lugar gracias a unidades que, además de acomodarse al procedimien-
to más elemental, el reflejado en (16), donde cada nivel se conforma con
unidades de complejidad mínima, pues no contienen dentro de sí ninguna
otra de su mismo nivel, pueden verse afectadas por la recursividad, dando
origen a unidades que presentan dentro de su estructura otras del mismo
tipo (palabras dentro de la estructura de la palabra; sintagmas, dentro de la
estructura de un sintagma, u oraciones dentro de la estructura interna de
una oración).
Los mecanismos de recursividad no se reducen, no obstante, a la fór-
mula anterior. La expansión de una determinada unidad puede realizarse
también mediante un procedimiento distinto como es el de la coordinación
de otras unidades del mismo tipo estructural.
Así pues, atendiendo a su complejidad interna, las unidades lingüísticas
pueden obedecer a escalas o grados de simplicidad diferente: las más ele-
mentales —(24)—, que no contienen en su interior unidades del mismo tipo
o nivel. Frente a ellas, unidades no simples, dentro de las que, a su vez, cabe
distinguir, como señalamos, entre las que incluyen en su interior otras del
mismo tipo sujetas entre sí a una relación de coordinación funcional, o a
una o más secuencias del mismo tipo sujetas a una relación de dependen-
cia funcional más estrecha que la simple coordinación —(25) frente a
(26)—. Podemos diferenciar los tres tipos de unidades señaladas denomi-
nándolas, siguiendo a G. Rojo (1983), respectivamente, unidades simples,
complejas y compuestas.

(24) Unidad simple


Unidad N

Unidad N-1

(24i) La casa
La casa es pequeña

25
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(25) Unidad Compleja


Unidad N

Unidad N-1 Unidad N

(25i) La casa de Pedro


La casa que hizo Pedro es pequeña

(26) Unidad compuesta


Unidad N

Unidad N + Unidad N

(26i) La casa y el coche


La casa es pequeña y el coche también lo es

26
NIVELES Y UNIDADES LINGÜÍSTICAS

RESUMEN

La lingüística realiza sus descripciones o explicaciones de los hechos


lingüísticos sirviéndose de ciertos recursos que le permiten trabajar con
más comodidad sobre la enorme complejidad de los hechos lingüísticos
reales. Entre estos recursos tienen una importancia decisiva los conceptos
de nivel y unidad. Se entiende básicamente por nivel cada una de las etapas
del análisis lingüístico en que se opera con problemas y mecanismos de
naturaleza semejante, y por unidad cada uno de los elementos mínimos que
es posible identificar en cada nivel específico.
A partir de los conceptos de nivel y unidad es posible concebir el fun-
cionamiento de las lenguas como una jerarquía de niveles y unidades (del
fonema al texto) que establecen entre sí relaciones de articulación, gracias
a lo cual las lenguas pueden constituirse como sistemas altamente econó-
micos capaces de una explotación de enorme riqueza y versatilidad. A esta
riqueza y versatilidad contribuye, además de los mecanismos generales de
articulación, la recursividad, al permitirse que una unidad esté constituida,
no sólo por otra del nivel jerárquicamente inferior, sino también por una
unidad del mismo nivel.
Junto a los mecanismos de articulación y a la recursividad, los sistemas
lingüísticos enriquecen de manera altamente económica su funcionamien-
to gracias a otros mecanismos regulares, por los que las unidades pueden
construirse, además de en su forma primaria de unidades simples, como
compuestas, o complejas.

BIBLIOGRAFÍA

ROJO, G.: Aspectos básicos de sintaxis funcional, Málaga, Ágora, 1983.

ROJO, G. y JIMÉNEZ JULIÁ, T.: Fundamentos del análisis sintáctico funcional, Univer-
sidad de Santiago de Compostela, 1989.

VERA LUJÁN, A.: Fundamentos de análisis sintáctico (de la palabra al texto), Univer-
sidad de Murcia, Secretariado de Publicaciones, 1994.

27
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

1. Verdadero o Falso

Verdad Falso
El número de unidades y niveles lingüísticos es ili-
1
mitado
Diferentes niveles y unidades pueden presentar los
2
mismos mecanismos y características
Una unidad del tipo TEXTO puede materializarse a
3
través de una unidad del tipo PALABRA
La oración es la unidad de mayor complejidad de
4
entre las distintas unidades lingüisticas.

2. Asocie cada una de las caracterizaciones que aparecen en la colum-


na de la derecha con un elemento de la columna de la izquierda:

a) Menor unidad que contrae una función


sintáctica oracional
b) Menor unidad dotada de autonomía
1. Nivel comunicativa.
2. Fonema c) Menor unidad sin significado, capaz
3. Palabra de diferenciarlos.
d) Menor unidad de actualización de los
4. Sintagma
morfemas.
5. Oración
e) Menor unidad de predicación gramatical.
6. Texto
f) Etapa en la descripción lingüística.
7. Articulación g) Constitución.
8. Recursividad h) Modo de constitución consistente en que una
9. Unidad Compuesta unidad esté formada por otra del mismo tipo.
i) Modo de constitución por el que una unidad
está integrada por dos o más que no se
subordinan entre sí.

28
NIVELES Y UNIDADES LINGÜÍSTICAS

3. En una secuencia lingüística como la que se señala a continuación,


indique cuántos niveles y unidades deberían establecerse para describir
exhaustiva y coherentemente todos los fenómenos lingüísticos que se pro-
ducen en su caso:
—¡Fuera de mi casa!

29
CAPÍTULO 2
LAS RELACIONES SINTÁCTICAS

INTRODUCCIÓN

Antes de poder abordar la descripción del funcionamiento sintáctico de


determinadas unidades es imprescindible que entendamos en profundidad
la naturaleza de los elementos en que dicho funcionamiento sintáctico se
basa: las funciones sintácticas.
En el marco de los presupuestos básicos de la lingüística estructural,
podemos identificar las funciones sintácticas con relaciones del plano sin-
tagmático; es decir, como relaciones entre elementos que comparecen en el
discurso, y que tienen un carácter fundamentalmente combinatorio. No
obstante, el concepto saussureano de relación sintagmática resulta dema-
siado general para ser identificado absolutamente con el de relación o fun-
ción sintáctica, pues solo una parte de las relaciones sintagmáticas pueden
ser, efectivamente, identificadas con aquellas: las relaciones sintagmáticas
de carácter constitutivo inmediato o directo; aquellas que establecen entre
sí los constituyentes inmediatos o directos de una unidad superior.
Por otra parte, para describir de forma exhaustiva el comportamiento
de estas relaciones sintagmáticas especiales en que consisten las funciones
sintácticas, resulta también imprescindible no perder de vista que estas tie-
nen una doble dimensión; que pueden ser analizadas desde dos puntos de
vista diferentes, aunque ambos se materialicen simultáneamente en la fun-
cionalidad concreta de estas relaciones en el discurso. Se trata de las rela-
ciones o funciones sintácticas que una unidad establece para con aquella de
la que es constituyente inmediato, o relaciones parte-todo, frente a las que
establecen entre sí los constituyentes de tales totalidades o construcciones:
las relaciones parte-parte. Para describir el funcionamiento de las distintas
funciones sintácticas es imprescindible su caracterización como tales rela-
ciones parte-todo y como relaciones parte-parte.

31
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

ESQUEMA

䊏 CONCEPTOS BÁSICOS. LAS RELACIONES SINTÁCTICAS

1. Las funciones sintácticas como relaciones sintagmáticas


1.1. Las funciones sintácticas como relaciones de constitución inmediata
1.1.1. Relaciones sintácticas parte-todo y parte-parte

RESULTADOS DEL APRENDIZAJE

Después de haber asimilado los contenidos de este tema, será capaz de:
— Explicar la relación que existe entre los conceptos de relación sin-
táctica o función sintáctica, como categorías fundamentales de la
Sintaxis, y los conceptos generales de relación paradigmática y sin-
tagmática.
— Caracterizar las relaciones o funciones sintácticas como relaciones
sintagmáticas de tipo constitutivo directo o inmediato.
— Caracterizar las relaciones sintácticas como relaciones parte-todo y
como relaciones parte-parte.
— Identificar cada uno de las distintas clases de relaciones de consti-
tución.
— Identificar relaciones sintácticas de tipo parte-todo.
— Identificar relaciones sintácticas de tipo parte-parte.

䊏 CONCEPTOS BÁSICOS. LAS RELACIONES SINTÁCTICAS

El conjunto de las unidades reflejado en el capítulo anterior en (4) viene


siendo objeto de estudio de la Lingüística a través de distintas disciplinas.
Las unidades del plano de la expresión son el objeto de estudio de la Fono-
logía, que las toma en consideración en tanto que unidades del sistema de
la lengua; sus realizaciones en el plano del habla son estudiadas por la
Fonética. Por lo que a las unidades dotadas de contenido se refiere, excep-

32
LAS RELACIONES SINTÁCTICAS

tuada la que hemos denominado «texto», unidad central de la Lingüística


del texto, las restantes configuran el ámbito de trabajo tradicionalmente
acordado a la Gramática, que suele reservar el estudio de la «palabra», su
estructura interna y los tipos posibles dentro de tal unidad a la Morfología,
mientras que el estudio del «Sintagma» y la «Oración» se adscriben habi-
tualmente al dominio de la Sintaxis, la disciplina que ha de ocupar funda-
mental y preferentemente nuestra atención por ser el contenido esencial de
este curso.
Postulada como uno de los componentes semióticos fundamentales
por Morris (1964), junto a la Semántica y la Pragmática, la Sintaxis es la
disciplina encargada del estudio de la estructura interna de las unidades
mencionadas, basada en unas determinadas relaciones, o funciones, sin-
tácticas.
Entrar en detalle en la descripción de las relaciones sintácticas que se
producen dentro de las unidades señaladas exige, no obstante, precisar en
detalle qué entendemos por tales relaciones, cuál es su naturaleza.

1. Las funciones sintácticas como relaciones sintagmáticas

Desde los planteamientos saussureanos (Saussure, 1974) que constitu-


yen algunos de los postulados esenciales de la denominada lingüística
estructural, las relaciones lingüísticas son de dos tipos generales:
(a) Relaciones paradigmáticas: se producen en el plano del sistema de
la lengua, y suponen la oposición de los elementos afectados por
ellas. Los elementos afectados por tales relaciones en el sistema no
concurren simultáneamente en el habla.
(b) Relaciones sintagmáticas: se producen en el plano del discurso, o
del habla, y se dan entre los elementos lingüísticos al combinarse en
las cadenas lingüísticas en las que se materializan o actualizan, for-
mando un sintagma. Las relaciones sintagmáticas entre elementos
suponen, pues, necesariamente, la co-ocurrencia de los elementos
en cuestión en la misma cadena.
Para caracterizar el estatuto lingüístico de las relaciones o funciones
sintácticas es de especial utilidad el concepto saussureano de relación sin-

33
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

tagmática, aunque precisado en el sentido en que ha sido matizado por


Guillermo Rojo (1983, 40) con esta misma finalidad. Efectivamente, de la
caracterización saussureana de relación sintagmática como aquella que
contraen entre sí dos o más elementos que co-ocurren en la misma cade-
na lingüística, se desprende con claridad que algunas relaciones que
habría que considerar «sintagmáticas», porque afectan, finalmente, a ele-
mentos que forman parte de una misma cadena lingüística, no pueden
considerarse en modo alguno relaciones sintácticas. Así sucedería, por
ejemplo, con las que afectan a los constituyentes «cajas» y «tienda» de la
cadena de (1) que, evidentemente, están sujetos a algún modo de combi-
natoria en el enunciado del que forman parte, aunque, como señalába-
mos, no sería nada adecuado —por descriptivamente inútil— postular
que el vago modo de relación sintagmática que les afecta es una relación
sintáctica.

(1) Las cajas de naranjas se apilaban en un rincón de la tienda.

En realidad si, como han señalado G. Rojo (1983) y G. Rojo y T. Jimé-


nez Juliá (1989), el concepto de relación sintagmática tiene alguna utilidad
para esclarecer en qué consisten las relaciones o funciones sintácticas es
porque dicho concepto puede ser interpretado en un sentido distinto al
anterior, más restringido:

(2)

(2i) como relaciones que afectan a elementos que se combinan en


una cadena lingüística que puede ser analizada como un ejem-
plo o manifestación de una unidad lingüística de un determi-
nado tipo.
(2ii) como relaciones que afectan a elementos de tales cadenas que
son constituyentes inmediatos de la mismas.
(2i) se formula, en efecto, como una característica destinada a restrin-
gir un alcance excesivo del concepto de relación sintagmática que supondría
su misma invalidez última. Pensemos que un texto de considerable exten-
sión —El Quijote, por ejemplo— podría ser considerado, de no existir res-
tricción alguna en este sentido, como un sintagma, y, de manera parecida,
podría postularse la existencia de una relación sintagmática entre la prime-

34
LAS RELACIONES SINTÁCTICAS

ra y la última de las palabras, que integran dicho texto, puesto que ambas
forman parte de una cadena compuesta de elementos, como ellos mismos,
que se combinan entre sí.
Lejos de permitir un alcance semejante para la aplicación del concepto
de relación sintagmática, la restricción que se formula en (2i) significa que
las únicas relaciones sintagmáticas relevantes, a los efectos de nuestros inte-
reses actuales, son las que se producen en cadenas que puedan considerar-
se la materialización de una unidad de un determinado tipo o nivel. Así
pues, para el caso de los problemas que nos interesan en este curso, los rela-
tivos a las unidades gramaticales objeto de estudio de la sintaxis, se tratará
de relaciones que se producen en el caso de las unidades «sintagma» y «ora-
ción».

1.1. Las funciones sintácticas como relaciones de constitución


inmediata

Con (2ii) se introduce una nueva restricción sobre el alcance del trata-
miento de las relaciones sintácticas como relaciones de constitución, pues
tales mecanismos pueden ser de dos tipos diferentes:

(3)

(3i) mecanismos de constitución indirecta o mediata


(3ii) mecanismos de constitución directa o inmediata

Puede establecerse, en efecto, que un enunciado como (4) contiene


como sus elementos constitutivos los elementos subrayados. Es claro, no
obstante, que aunque los segmentos subrayados no dejen de ser constitu-
yentes de (4), se trata de constituyentes indirectos o mediatos; es decir, obte-
nidos en etapas diferentes del análisis; que tales relaciones de constitución,
del tipo de las que se denominan «indirectas« o «mediatas», no son del inte-
rés de la sintaxis, que se ocupa, al contrario, de las que se establecen entre
los constituyentes directos o inmediatos; es decir, aquellos que se obtienen
directa o inmediatamente al analizar una unidad N en los elementos que la
integran o constituyen en el nivel jerárquico inmediata o directamente infe-
rior. Estos son, ciñéndonos al caso de los mecanismos que afectan a sin-

35
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

tagmas y oraciones, en el caso del análisis de una expresión como la de (4),


los señalados en el esquema de (4i)

(4) Por la mañana, las calles estaban cubiertas de nieve


(4i) O

Por la mañana las calles estaban cubiertas de nieve

Por la mañana las calles estaban cubiertas de nieve

la mañana de nieve

Según, pues, lo establecido, podremos considerar que las relaciones sin-


tácticas o funciones sintácticas son las relaciones sintagmáticas que esta-
blecerán entre sí los constituyentes inmediatos o directos de las unidades
«sintagma» y «oración».

1.1.1. Las relaciones sintácticas parte-todo y parte-parte

La equiparación de las funciones o relaciones sintácticas con un tipo


especial de relaciones sintagmáticas ha permitido a G. Rojo (1983) esbozar
con notable detalle y profundidad la complejidad de estas relaciones, que,
en realidad, han de considerarse desde un doble punto de vista. Para enten-
der con exactitud el problema a que nos referimos convendrá que nos
detengamos por un momento a considerar en profundidad las implicacio-
nes de establecer que las relaciones que nos interesan son relaciones sin-
tagmáticas inmediatas o directas.
Dado que las relaciones sintagmáticas directas o inmediatas que tienen
lugar en la estructura de una determinada unidad son relaciones combina-
torias que afectan a los constituyentes de tal unidad que co-ocurren en el
plano del habla, parece necesario concluir que tales relaciones son de dos
tipos:

36
LAS RELACIONES SINTÁCTICAS

(5)

(5i) las relaciones que se dan entre los constituyentes inmediatos y


directos de una unidad y la unidad como constituto; es decir,
relaciones parte-todo,

(5ii) y las relaciones que los constituyentes inmediatos y directos de


una unidad establecen entre sí, o, lo que es lo mismo, relacio-
nes parte-parte.

Podemos representar gráficamente estos dos modos de relación en (6) y


(7), respectivamente, mostrando en tales esquemas cómo, efectivamente, el
análisis de las relaciones de constitución directa e inmediata de los ele-
mentos o unidades que integran X en (6) hace necesario tomar en conside-
ración las relaciones que tales elementos guardan para con la misma X,
pues tal unidad concurre en el discurso, lógicamente, siempre que, lo hacen
sus constituyentes inmediatos. Por otra parte, como se indica en (7), cuan-
do actualizamos en el discurso una unidad X, constituida por los elemen-
tos «a» y «b», tales elementos se ven afectados por las relaciones que inevi-
tablemente han de establecer entre sí.

(6)

a b

(7)

a b

37
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

G. Rojo (1983) ha propuesto algunas denominaciones específicas que


ayuden a diferenciar con claridad la concreta dimensión relacional desde la
que se consideren estos mecanismos, postulando la de funciones para las
relaciones sintácticas del tipo de (6), y conexiones para las de (7) y, en una
linea de análisis básicamente semejante, S. Gutiérrez (1983) las de función
abstracta y función concreta, respectivamente, o A. Vera (1994) las de
categoría de función y clase de función.
Cuando se analizan las relaciones sintácticas que los constituyentes
inmediatos directos de una unidad establecen como partes de un todo que
es el constituto en que se integran, podemos convenir en que las concretas
relaciones de este tipo que se manifiestan en los distintos tipos de sintag-
mas y oraciones son una variante de un mismo tipo general de relaciones
de constitución, las de constituyentes que, en tanto que partes de un todo,
se relacionan con dicho todo como su núcleo, o bien como un elemento
marginal, o margen:

(8) X

Núcleo Margen

A B

Esta conceptuación equivale a considerar que, para que pueda existir


una unidad lingüística perteneciente a los niveles sintagmático u oracional,
es imprescindible que dicha unidad esté articulada al menos por un consti-
tuyente, que funcionará, por lo tanto, como su núcleo; siendo posible que,
junto al mismo, puedan encontrarse en la estructura interna de dichas uni-
dades otros constituyentes cuyo papel o función es, dada su prescindibili-
dad, marginal.
Las implicaciones de esta afirmación están claras para el caso de las
unidades oracionales. Dado, en efecto, que es posible encontrar en español
oraciones bien formadas como (9), parece claro que es correcto postular,
como lo hemos hecho, que para la existencia de una oración es necesario y
suficiente en español que dicha unidad esté constituida por un único sin-
tagma (el sintagma verbal), que desempeñará la relación sintáctica de

38
LAS RELACIONES SINTÁCTICAS

núcleo, en tanto que parte del todo oracional. De otra parte, en línea con
este mismo razonamiento, será también adecuado considerar que en ora-
ciones como (10), en la que se advierte la presencia de otros constituyentes
distintos del sintagma verbal, que hemos comprobado funciona como
núcleo oracional, estos otros constituyentes tienen un papel funcional de
margen como partes del mismo todo oracional.

(9) Truena
(9i) O

Núcleo

SV

Truena

(10) La casa estaba en la cima de la colina


(10i) O

Núcleo Margen

SV SPrep SN

Estaba en la cima de la colina la casa

Podría parecer, por el contrario, que la estructura interna de las unidades


que denominamos «sintagmas» no se dejaría describir de manera adecuada
recurriendo a los planteamientos generales esbozados en (8) puesto que sin-
tagmas como el subrayado en (11), es decir, los sintagmas preposicionales,
parecen resistirse a esta definición general, ya que el supuesto núcleo, la pre-
posición, no podría actualizarse como único constituyente del sintagma, lo

39
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

que no parece compatible con su caracterización como tal. Abordaremos en


detalle este problema más adelante, en el capítulo correspondiente. Por el
momento, baste con adelantar que es posible una conceptuación de los sin-
tagmas preposicionales que no contradice la caracterización general que
planteamos en (8) y que, en concreto, supone considerar que la Preposición
no funciona como el núcleo del sintagma en que concurre.

(11) La obra no era precisamente la mejor novela del autor

Por lo que a las relaciones que los constituyentes inmediatos o directos


de las unidades que consideramos establecen entre sí se trata, G. Rojo
(1983) ha propuesto abordar este modo de relación sintáctica recurriendo a
la tipología de relaciones funcionales desarrollada por L. Hjelmslev (1974),
para quien estas pueden pertenecer a uno de los tres tipos siguientes:

(12)

a) Determinación
b) Interdependencia
c) Constelación

Una relación de determinación es aquella en la que un término presupo-


ne a otro, pero no viceversa. Se trata, pues, de una dependencia unilateral.
Podemos representar gráficamente, como es usual, esta relación mediante
una flecha en un sentido, que apunta al término determinado, como en
(13). A título de ejemplo, podremos considerar que el Artículo en (14) se
encuentra en una relación de determinación para con el Sustantivo, puesto
que sería posible actualizar un SN como el subrayado en (14i), en el que el
Artículo es innecesario.

(13) SN

Art. N

(14) Vinieron los amigos


(15) Vinieron amigos

40
LAS RELACIONES SINTÁCTICAS

La relación de interdependencia es aquella en la que un término o cons-


tituyente presupone a otro y viceversa. Es una dependencia mutua. Puede
representarse con una flecha de doble sentido, como en (16). Una relación
de interdependencia establecerían entre sí, en la oración (17), sus constitu-
yentes inmediatos en función de núcleo de predicado y de complemento
directo, puesto que los dos constituyentes son imprescindibles para cons-
truir una oración gramatical:

(16) X

A B

(17) Pedro dice muchas tonterías (vs. *Pedro dice / *Pedro tonterías)

La relación de constelación, por último, es aquella en la que los consti-


tuyentes inmediatos de un constituto están sometidos a un modo de rela-
ción más independiente, pues no se da en su caso dependencia mutua algu-
na. Esta relación, que se da entre los constituyentes de (18), por ejemplo,
puede representarse como en (19), donde el signo «+», la señala específica-
mente.

(18) trabajadoras e inteligentes

(19) SAdjet.

Adj. + Adj.

trabajadoras e inteligentes

Naturalmente, aunque la diferenciación que hemos realizado entre rela-


ciones sintácticas consideradas como relaciones parte-todo y parte-parte, sea
perfectamente sostenible desde un punto de vista teórico, no habremos de
olvidar que, en la práctica, ambos tipos de relaciones se producirán simultá-
neamente en las unidades dotadas de estructura sintáctica en su operatividad
lingüística real.

41
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

RESUMEN

Los estudios más tradicionales han sabido ver muy tempranamente en


su carácter combinatorio la característica más singularizadora de las rela-
ciones sintácticas. La lingüística estructural lograría, mediante el concepto
de relación sintagmática, dar una caracterización más precisa, en la línea
anteriormente mencionada, de estas relaciones, permitiendo, por tanto,
caracterizar el comportamiento sintáctico de un elemento como su com-
portamiento combinatorio, pero no meramente tal, sin restricciones, sino
en tanto que integrante o constituyente directo o inmediato de una cons-
trucción, y con otros constituyentes semejantes de la misma construcción.
Esta distinción entre constituyentes directos e indirectos, y la precisión de
que las relaciones sintácticas se producen exclusivamente entre los prime-
ros, habría de permitir a algunos modelos de muy distinta factura metodo-
lógica llegar a precisiones ulteriores de gran utilidad para aquilatar en
forma extremadamente detallada la naturaleza de las relaciones o funciones
sintácticas, que habrían sido definidas como relaciones que afectan a dos
dimensiones del comportamiento constitutivo directo de los elementos o
constituyentes de que se trate: la de su condición de parte de un todo, y la
relación que se establece en este sentido, y la de parte que establece rela-
ciones con otras partes de la misma construcción en la que ambas son cons-
tituyentes inmediatos del mismo nivel, o relaciones parte-parte.
Gracias a estas precisiones, podemos concluir que definir una función
sintáctica cualquiera, en el ámbito de una determinada unidad lingüística,
supone proceder a esta doble definición solidaria que proponemos deno-
minar de categoría de función o de clase(s) de funciones sintácticas res-
pectivamente.

BIBLIOGRAFÍA

GUTIÉRREZ, S.: «La determinación inmanente de las funciones en sintaxis«, Contex-


tos, 2, 1983, págs. 41-58.
HOCKETT, Ch.: Curso de lingüística moderna, Buenos Aires, Eudeba, 1964.
ROJO, G.: Aspectos básicos de sintaxis funcional, Málaga, Ágora, 1983.

42
LAS RELACIONES SINTÁCTICAS

VERA LUJÁN, A.: Fundamentos de análisis sintáctico (de la palabra al texto), Univer-
sidad de Murcia, Secretariado de Publicaciones, 1994.

EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

1. Verdadero o Falso

Verdad Falso
Relación sintagmática es sinónimo de relación com-
1
binatoria
Relación sintáctica es sinónimo de relación sintag-
2
mática
Función sintáctica es sinónimo de constituyente
3
inmediato
Función sintáctica es sinónimo de relación entre
4 constituyentes inmediatos de la misma construc-
ción
El concepto de función sintáctica es ambiguo;
5
puede ser definido en más de un sentido
Cualquier relación sintáctica «parte-todo» es del
6
tipo «núcleo-margen»
Cualquier relación sintáctica «parte-parte» es de
7
determinación

2. Indique si el siguiente análisis del enunciado (2a) en constituyentes


inmediatos es correcto y explique su opinión: casa y Pedro son constituyentes
inmediatos directos de la expresión obtenidos en el mismo nivel de análisis.
2a) La casa de Pedro.

43
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

3. Analice los segmentos subrayados de los enunciados transcritos más


abajo e indique qué tipo de conexión, o relación parte-parte, se da entre sus
constituyentes
a) Beberemos cerveza o vino
b) Compré una muñeca de trapo
c) Es una casa vieja
d) Viaja lento pero seguro
e) Vive en Barcelona

4. Dada la unidad X, integrada por los constituyentes inmediatos A y B,


señale dibujando unas flechas el tipo de relaciones sintácticas que puede
contraer el constituyente A:
X

A B

5. Analice la expresión transcrita más abajo en sus constituyentes


inmediatos o directos:
La casa de tu hermana mayor está muy lejos.

44
CAPÍTULO 3
EL SINTAGMA

INTRODUCCIÓN

Desde el punto de vista de la sintaxis, la primera unidad que resulta inte-


resante es la que se denomina comúnmente sintagma; la unidad del nivel
lingüístico correspondiente que se caracteriza por contraer las funciones
sintácticas oracionales.
Como unidad sintácticamente conformada, el sintagma posee una
estructura sintáctica interna que es analizable siguiendo los criterios gene-
rales establecidos en el capítulo anterior, que nos ayudarán a entender los
papeles sintácticos que pueden desempeñar sus constituyentes, a la par
que, fijándonos en ellos y en tales relaciones, las distintas clases de sintag-
mas que es posible diferenciar.

ESQUEMA

䊏 EL SINTAGMA

1. El sintagma como unidad lingüística


2. La estructura interna del sintagma
3. Las clases de sintagmas
3.1. Los Sintagmas Nominales
3.1.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SN
3.1.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SN
3.1.2.1. Los Determinantes
3.1.2.2. Los Complementos
3.1.2.3. El núcleo
3.2. Los Sintagmas Adverbiales
3.2.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SAdv.

45
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

3.2.1.1. Los Determinantes


3.2.1.2. Los complementos
3.2.1.3. El núcleo
3.2.2. Las relaciones sintácticas parte-parte en el SAdv.
3.2.2.1. Los Determinantes
3.2.2.2. Los complementos
3.3. Los Sintagmas Preposicionales
3.3.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SPrep.
3.3.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SPrep.
3.3.2.1. Los determinantes
3.3.2.2. El núcleo
3.3.2.3. Los complementos
3.4. Los Sintagmas Adjetivales
3.4.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SAdj.
3.4.1.1. El núcleo
3.4.1.2. Los determinantes
3.4.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SAdj.
3.4.2.1. El núcleo
3.4.2.2. Los determinantes
3.4.2.3. Los Complementos
3.5. Los Sintagmas Verbales
3.5.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SV
3.5.1.1. El núcleo
3.5.1.2. Los Determinates
3.5.1.2.1. La Negación
3.5.1.2.2. El Auxiliar
3.5.1.2.3. El Núcleo
3.5.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SV
3.5.2.1. Los Determinates
3.5.2.1.1. La Negación
3.5.2.1.2. Las perífrasis de infinitivo
3.5.2.1.3. Las perífrasis de gerundio
3.5.2.1.3. Las perífrasis de participio

46
EL SINTAGMA

RESULTADOS DEL APRENDIZAJE

Después de haber asimilado los contenidos de este tema, será ca-


paz de:

— Explicar el papel y la necesidad del nivel sintagmático y de la unidad


sintagma.

— Caracterizar las propiedades de la unidad sintagma.

— Identificar unidades de tales características en enunciados del dis-


curso.

— Caracterizar los mecanismos sintácticos internos en dichas unida-


des, diferenciando la dimensión a que pertenecen.

— Caracterizar los distintos tipos de estructuras sintagmáticas existen-


tes en español en virtud de los elementos que los integran y las rela-
ciones que pueden establecer.

— Identificar cada tipo y subtipo de sintagmas en enunciados discursi-


vos del español.

䊏 EL SINTAGMA

1. El sintagma como unidad lingüística

En la jerarquía de unidades lingüísticas es necesario reservar un espa-


cio para una unidad como el sintagma, que definíamos ya en el capítulo 1
como la menor unidad capaz de desempeñar las funciones sintácticas ora-
cionales, puesto que la forma que las oraciones pueden adoptar no es nece-
sariamente la de (1), sino también la de (2).

(1) Pedro come patatas

(2) Las nubes iban pasando muy rápidas

Si la forma que las oraciones pueden adoptar fuera siempre la de (1),


en efecto, donde cada una de las funciones sintácticas puede ser adjudi-

47
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

cada, aparentemente, a una secuencia de elementos integrada por una


única palabra, no habría necesidad de establecer una unidad jerárquica-
mente superior a la palabra como el sintagma, con la que poner en rela-
ción las funciones sintácticas oracionales. Bastaría con considerar la
palabra como unidad jerárquicamente inferior a la oración, y encargada
de contraer o materializar las funciones sintácticas oracionales, como se
mostraría en (1i).

(1i) O

Suj. Núcl.
Compl.
Pred. Dir.

Palabra palabra palabra

N V N

Pedro come patatas

Pero, efectivamente, la forma de una oración puede corresponder tam-


bién a la de enunciados como (2), donde no podemos postular adecuada-
mente esta relación «palabra-función sintáctica oracional», puesto que
dichas funciones sintácticas oracionales, según vemos en nuestro ejemplo,
se incardinan en segmentos que constituyen una secuencia de elementos,
una «suma» aparente de palabras que es, no obstante, algo más que esa
mera suma, pues es fácil comprobar que se comporta como un todo uni-
tario, que de hecho puede ser sustituido por una única unidad del tipo
«palabra».

48
EL SINTAGMA

(2i) O

Sujeto Núcl. Compl.


Pred. Pred.

Secuencia Secuencia Secuencia


de palabras de palabras de palabras

Las nubes iban pasando muy rápidas

(2ii) Las nubes pasaban muy rápidas = Ellas pasaban rápidas

Llamamos, pues, sintagmas a estas secuencias de palabras que se com-


portan de modo unitario a la hora de contraer las funciones sintácticas ora-
cionales.
La necesidad de delimitar un espacio reservado para un tipo de unidad
con las características que señalamos, dentro de la jerarquía de unidades lin-
güísticas, se suscita de manera generalizada en prácticamente todos los
modelos lingüísticos actuales que se interesan en detalle por los fenómenos
de carácter gramatical. La unidad en cuestión recibe muy comúnmente el
nombre que venimos utilizando hasta este momento, el de «sintagma», aun-
que, como G. Rojo (1983, 73-74) ha señalado, una denominación semejante
encierra algunos riesgos de ambigüedad, pues, de acuerdo con el concepto
clásico saussureano, por «sintagma» puede entenderse cualquier secuencia
de elementos resultado de una relación combinatoria, excediéndose de tal
forma el sentido más restringido de unidad específica de un nivel determi-
nado que el término quiere encerrar en la formulación concreta a que nos
referimos.

49
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Para evitar esta ambigüedad G. Rojo ha propuesto en trabajos como el


citado anteriormente una denominación diferente: «frase», que estaría libre
de problemas parecidos. Por lo que a nosotros se refiere, utilizaremos habi-
tualmente en lo que sigue el término «sintagma» por tratarse del más exten-
dido, procurando, en todo caso, evitar los problemas de ambigüedad a los
que, en efecto, pudiera dar origen en alguna ocasión.

2. La estructura interna del sintagma

Según indicamos en el capítulo 2, la estructura interna del sintagma res-


ponde a unas relaciones «parte-todo» entre sus constituyentes inmediatos
que son del tipo nuclear o marginal, tal y como representábamos en el
esquema (8) del citado capítulo, que repetimos para mayor comodidad:

(8) X

Núcleo Margen

A B

En realidad, (8) refleja la estructura relacional de la unidad sintagma;


una estructura que frecuentemente se corresponde, desde el punto de
vista lineal, con las manifestaciones de las unidades sintagmáticas en las
que el elemento en función de «margen» ocupa superficialmente la posi-
ción inicial de la unidad, precediendo, pues al elemento «nuclear». Pre-
sentan, pues, una ordenación lineal como la representada en (1):

(1) X

Margen Núcleo

A B

50
EL SINTAGMA

(8) refleja, pues, las relaciones «parte-todo» de los constituyentes de


enunciados como los de (2), que son, desde el punto de vista de su dimen-
sión de unidades lingüísticas, manifestaciones de otros tantos sintagmas:

(2) El niño [El = margen / niño = núcleo].


Muy felices [Muy = margen / felices = núcleo].
Bastante rápidamente [Bastante = margen / rápidamente = núcleo].
No quiero [ No = margen / quiero = núcleo].

Junto a la función de núcleo que en la estructura del sintagma cumplen


las distintas clases de palabras (Nombres, Adjetivos, Adverbios o Verbos),
gracias a las cuales los distintos sintagmas denotan contenidos semánticos
plenos, la función de margen se concreta en esta unidad en un papel de
Especificacion o Determinación (Hernanz-Brucart 1987, 35) que permite
concretar la referencia del núcleo sintagmático. Así pues, la estructura de
relaciones parte-todo representada en (1) puede ser precisada aún más para
el caso de la unidad sintagma en una forma similar a la de (3):

(3) X

Determinate Núcleo

B A

Pero las relaciones sintácticas internas del sintagma no se agotan en las


que representamos en (3), puesto que, como señalamos en el epígrafe 1.3,
en la construcción de una determinada unidad lingüística pueden operar
los mecanismos de recursividad, mediante los cuales, como señalábamos,
una unidad puede contener en su estructura a otra de su mismo tipo o
jerarquía. La ejecución de dicho mecanismo puede dar origen en el seno del
sintagma a una expansión del elemento en función nuclear, que pasará a
desempeñar respecto de este último la función de complemento; un ele-
mento, o función, mediante la cual la extensión del núcleo se reduce y pre-
cisa al añadir al contenido de aquel los rasgos del contenido propio del ele-

51
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

mento complementario. Un fenómeno de este tipo es el que se advierte en


enunciados sintagmáticos como los de (4), y la representación más adecua-
da de dicha relación, juntamente con las demás señaladas en la estructura
del sintagma, sería la reflejada en (5), que describe adecuadamente enun-
ciados sintagmáticos dotados de toda su complejidad sintáctica interna
potencial, como, por ejemplo, los de (6):

(4) iii. Niño rubio [Niño = núcleo / rubio = complemento].


iii. Corto de inteligencia [Corto = núcleo / de inteligencia = comple-
mento].
iii. Cerca de Madrid [Cerca = núcleo / de Madrid = complemento].

(5) X

Determinante Núcleo

B
Núcleo Complemento

A C

(6) iii. El niño rubio [El = determninante / niño = núcleo / rubio = com-
plemento].
iii. Bastante corto de inteligencia [Bastante = determninante / corto
= núcleo / de inteligencia = complemento].
iii. Muy cerca de Madrid [Muy = determninante / cerca = núcleo / de
Madrid = complemento].

3. Las clases de sintagmas

Las gramática suelen diferenciar entre tipos o clases de sintagmas, esta-


bleciendo agrupaciones que se elaboran según el tipo o clase de palabra que

52
EL SINTAGMA

desempeña la función de núcleo sintagmático. Este criterio, que podría


parecer contradictorio con alguna clase, como la de los denominados «Sin-
tagmas Preposicionales», permite diferenciar, en efecto, entre clases como
la de los citados sintagmas, además de los «Sintagmas Nominales», «Sin-
tagmas Adverbiales», «Sintagmas Adjetivales» y «Sintagmas Verbales».

3.1. Los Sintagmas nominales

3.1.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SN


Como hemos señalado, una clase general de Sintagmas en español pre-
senta como característica definitoria el que la función de núcleo sintagmá-
tico es desempeñada por una palabra de la clase de los «nombres». Dentro
de dicha clase es preciso considerar, a estos efectos, tanto nombres propia-
mente dichos, presentes en los sintagmas subrayados en (7) o (8), como
pronombres, presentes en (9):

(7) Los perros ladraban en la calle


(8) Antonio cantaba mientras bajaba las escaleras
(9) Él cerró la puerta

Dentro de la clase de los SSNN es necesario considerar también a algu-


nos enunciados sintagmáticos que carecen de una forma nominal expresa
en función de núcleo sintagmático. Es el caso de segmentos como los
subrayados en (10)-(12):

(10) La casa pequeña y la grande las ha hecho la misma empresa


(11) La casa de Andrés y la de María son muy parecidas
(12) El libro que me regalaste y el que compré yo son del mismo autor.

Frente a planteamientos explicativos como los de Bello (1847, epígr.


179), para quien los sintagmas a que nos referimos estarían constituidos
por una forma pronominal (la o el, en nuestros ejemplos), consideramos
preferible optar por alternativas como la más común en los modelos de
corte generativo-transformacional, que considera que a tales enunciados
subyace una estructura en la que la posición de núcleo sintagmático está

53
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

ocupada por una forma nominal que se elide en la manifestación superfi-


cial de la construcción (Hernanz-Brucart, 1987, 192). En apoyo de tal solu-
ción pueden esgrimirse, aparte del carácter átono que las formas a que nos
referimos tienen en nuestros ejemplos, frente al característicamente tónico
de los pronombres correspondientes, otras diferencias relativas al compor-
tamiento sintáctico de artículos y pronombres que han mostrado en detalle
Hernanz y Brucart (1987, 192).
Como señalábamos más arriba, las relaciones parte-todo en la estructu-
ra interna del sintagma incluyen otras relaciones o funciones, entre las que
se cuenta la de Determinante o Especificador, que sirve para identificar la
referencia del Nombre a través de su situación espacio-temporal o delimi-
tar su número por medio de su cuantificación.
El papel cumplido por la «determinación» o «especificación» viene a
coincidir con dos de las operaciones de la determinación señaladas por
E. Coseriu (1962): la actualización y la discriminación. La actualización la
realiza fundamentalmente el artículo determinado, que permite que el SN
tenga una referencia definida o concreta, pueda ser aplicado a uno o unos
individuos concretos en la realidad. La discriminación, por su parte, es efec-
tuada por los cuantificadores y por los indicadores de situación (demostra-
tivos y posesivos). En resumen:

(13) Artículos determinados

Determinadores o
Cuantificadores
Especificadores

Indicadores de situación

Dado su semejante contenido, los distintos determinantes o especifica-


dores son, en términos generales, incompatibles entre sí, y su combinación
solo es posible cuando los elementos distintos del artículo aparecen en posi-
ción post-nominal, es decir, no ya en función de determinante sino de com-
plemento:

(14) *La mi casa / La casa mía


(15) *El este hombre / el hombre este

54
EL SINTAGMA

En general, los cuantificadores sí pueden concurrir en la función de que


hablamos, siguiendo a cualquiera de los elementos de la clase de los ar-
tículos o indicadores de situación:

(16) Los tres amigos se fueron de viaje


(17) Aquellas cuatro mujeres subieron al autobús
(18) Perdí mis dos libros

Posibilidades combinatorias entre algunas de las clases de elementos


que pueden desempeñar la función de determinación o especificación
como las de (16), (17) o (18) ponen de manifiesto que la estructura interna
de los SSNN es, por lo que se refiere a este constituyente funcional, más
compleja de lo que refleja un esquema como (5), pues las combinaciones de
(16) a (18) evidencian que la determinación es una operación potencial-
mente compleja y con diferentes grados de estructuración jerárquica. Pode-
mos intentar reflejar estos hechos de manera más adecuada mediante un
esquema del tipo de (19), que, en el caso de los SSNN referidos, se concre-
taría en la forma de (19i-iii):

(19) X

Determinante

Determinante

Núcleo Complemento

C D

55
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(19i) SN

Determinante

Art.

Determinante Núcleo

Cuantif. N

Los tres amigos

(19ii) SN

Determinante

Demostr.

Determinante Núcleo

Cuantif. N

Aquellas cuatro mujeres

(19iii) SN

Determinante

Poses.

Determinante Núcleo

Cuantif. N

Mis dos libros

56
EL SINTAGMA

Algunas gramáticas denominan a estos elementos capaces de anteceder


a los más directamente conectados con el núcleo sustantivo predetermi-
nantes, reservando la denominación de determinantes para los últimos, de
forma que, junto a la función de «determinación» o «especificación» sería
necesario establecer otra (u otras) de «pre-determinación» o «pre-especifi-
cación».
Respecto del constituyente sintagmático en función de complemento,
los SSNN pueden presentar en tal función a secuencias de la forma de las
representadas en (20)-(22); es decir, Sintagmas Adjetivales, Sintagmas Pre-
posicionales u Oraciones de relativo:

(20) La pared blanca


(21) La pared de ladrillo
(22) La casa que construimos

La estructura de tales SSNN sería, por tanto, la reflejada en (20i)-(22i):

(20i) SN

Determ.

Art.

Núcleo Complemento

N SAdj.

(21i) SN

Determ.

Art.

Núcleo Complemento

N SPrep.

57
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(21i) SN

Determ.

Art.

Núcleo Complemento

N SAdj.

Junto a los complementos que cumplen una función plenamente res-


trictiva o determinadora, como los utilizados hasta el momento en nuestros
ejemplos, y que se denominan habitualmente especificadores1, los seg-
mentos que pueden desempeñar esta función en los SSNN tienen en otras
ocasiones un papel diferente, el de complementos incidentales, apositivos
o explicativos, como sucede en (23):

(23) ii(i) Tu hermano, que no me visita nunca, me pide un favor


i(ii) Antonio Hernández, de Barcelona, ha llamado
(iii) Juan, enfadadísimo, quería venir con nosotros

Se trata de elementos que no restringen, como los especificativos, la


extensión del núcleo del SN, sino que aportan una información comple-
mentaria a la ofrecida por este. Característicamente, forman un grupo fóni-
co independiente del resto de la secuencia de elementos que integran el SN.

3.1.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SN


Como indicamos, la estructura sintáctica interna de una unidad no sólo
resulta de las relaciones que las partes de la misma establecen para con el
todo o constituto, sino de aquellas que los constituyentes inmediatos, o par-
tes del todo, establecen entre sí.

1
El término se utiliza en esta oración con un sentido distinto al que posee cuando se usa como
denominación de tipo de relación funcional parte-todo. Para evitar la ambigüedad que de esta coinci-
dencia se deriva usaremos preferentemente determinante como denominación de la relación funcional
en cuestión, en lo sucesivo.

58
EL SINTAGMA

Analizando desde este punto de vista la estructura interna de los SSNN


es posible establecer algunas nuevas particularidades de los constituyentes
de dicha unidad.

3.1.2.1. Los determinantes


Con respecto al Determinante, se trata de un constituyente funcional
obligado cuando el SN ocupa la posición de sujeto oracional. De manera
más precisa (Rigau 1999), mientras que su ausencia, en efecto, es posible
con sujetos postverbales, con verbos como pasar, salir o venir, los verbos
transitivos no admiten sujetos postverbales sin determinante, y la ausencia
de este tampoco es posible, de manera general, cuando el sujeto está en
posición preverbal (a no ser que el SN tenga como núcleo a un nombre pro-
pio o a un pronombre):

(24) Pasan coches


(25) *Comen muchos helados niños / Comen muchos helados los niños
(26) *Niño se comió un helado / El niño se comió un helado / Antonio
se comió un helado

En la posición de complemento directo de los verbos transitivos son admi-


sibles SSNN sin determinante bajo ciertas condiciones: el nombre en función
nuclear debe aparecer en plural si es contable -(27)-, mientras que ello es
innecesario si es continuo, como en (28). Caso diferente es el de la negación.
Como ha señalado G. Rigau (1999), la presencia de SSNN sin determinante
explícito es posible en oraciones negativas como (29), donde es necesario
suponer un determinante implícito que es afectado por el ámbito de la nega-
ción oracional, que le confiere por tanto un sentido negativo como el de (29i):

(27) Cantaremos boleros / *cantaremos bolero


(28) Bebimos leche
(29) No dijo palabra
(29i) No dijo ni una palabra / No dijo ninguna palabra

Dentro del grupo de elementos que pueden desempeñar la función de


determinantes, los Cuantificadores tienen un comportamiento especial que
merece la pena reseñarse.

59
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Los cuantificadores pueden ser clasificados en dos grupos, según su con-


tenido semántico: cuantificadores universales o fuertes y no universales o
débiles. Los primeros involucran a todos los elementos de la clase cuantifi-
cada de que se trate, como en (30); los segundos, como (31), no lo hacen:

(30) Ningún hombre / Toda persona / Cada mujer


(31) Algunos hombres / Tres personas / Ciertas mujeres

Como G. Rigau (1999) ha señalado, los cuantificadores universales no


pueden aparecer en sintagmas encabezados por un determinante, sea este
definido o indefinido:

(32) ii(i) *Los ambos niños / Ambos niños


i(ii) *La cada niña / Cada niña
(iii) *Unos sendos vasos/ Sendos vasos

Entre los cuantificadores universales se cuentan el colectivo todo y el


distributivo cada (y sus variantes). Los primeros, como indican Hernanz y
Brucart (1987), ocupan la posición más exterior entre todos los determi-
nantes, y los modifican en su conjunto —véase (33)—, pero, como señala G.
Rigau (1999), pueden aparecer también, como en (34), desgajados de la
posición inicial que les es funcionalmente característica, comportándose
como lo que llama «cuantificador flotante»:

(33) Todos estos libros / *Estos todos libros


(34) Las mujeres hablaron todas con sus maridos

Por su contenido semántico, todo no puede formar parte de SSNN cuyo


núcleo sea un nombre continuo o no contable:

(35) *Toda sal / *todo vino

Por lo que a cada se refiere, aparece en SSNN como constituyente que


desempeña la función de determinador cuando en el SN no hay ningún otro
determinante, caso de (36); cuando existe también en función de determi-
nante un numeral, como en (37), o cuando en el SN existe un elemento en
función nuclear a un realtivo como cual o quien: (38):

60
EL SINTAGMA

(36) Cada mujer


(37) Cada tres días
(38) Cada cual / Cada quien

Cada puede funcionar también como «cuantificador flotante»:

(39) Los soldados estaban cada uno en su lugar

Por lo que a los cuantificadores no universales se refiere, podemos cla-


sificarlos en dos grupos, siguiendo a G. Rigau (1999): aquellos que no son
sensibles al carácter continuo o discontinuo de los sustantivos a que deter-
minan, y los que sí lo son. Los elementos en cuestión son los que aparecen
en un cuadro resumen como (40) en el que se observará que los segundos
son escasos:

(40)
Sensibles al carácter cont. / discont. del N No sensibles
Multales (mucho y variantes) Algo de…
Paucales (menos, poco y variantes) Un poco de…
De exceso o defecto (demasiado, bastante, etc.)
Cuantificadores exclamativos e interrogativos (ej.:
qué, cuánto…)

Una buena parte de los cuantificadores no universales sometidos a res-


tricciones para combinarse con sustantivos seleccionan como núcleos a
nombres discontinuos: indefinidos como varios, cualquiera, alguno, ningu-
no, como se advierte en los enunciados de (41 o (42). Los numerales cardi-
nales se combinan solo con nombres contables:

(41) Varias casas / *Varia esperanza


(42) Algunos incendios / algún agua
(43) *Tres fes / Tres casas

Dentro del conjunto de elementos que pueden desempeñar la función de


determinación o especificación, los posesivos y demostrativos requieren
también algún breve comentario.

61
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

G. Rigau (1999) ha señalado que la determinación llevada a cabo en un


SN mediante posesivos contrasta con el papel y restricciones de estos mis-
mos elementos cuando ocupan posiciones complementarias dentro del sin-
tagma. Así, mientras que en este segundo caso es difícil su utilización cuan-
do el nombre nuclear no se refiere a personas o seres animados, cuando el
posesivo funciona como determinador no parece estar sujeto a estas res-
tricciones:

(44) Su procedencia no me interesa (La procedencia del armario)


(45) *La procedencia suya no me interesa (La procedencia del armario)
/ La procedencia de ella no me interesa (la procedencia de María)

Salvo en dialectos del español como el leonés o el asturiano, la presen-


cia del posesivo en la función de determinante excluye en español actual la
del artículo, pues el contenido semántico de las piezas incompatibles en
función de determinante resulta redundante para lograr la interpretación
definida del SN:

(46) *La mi vaca


(47) *El tu amigo

De manera general, en español los nombres propios son incompatibles


con la presencia en el SN en que concurren de determinadores. Ello se
debería a que, como ha señalado Alarcos (1973), poseen en sí mismos un
contenido de identificación que hace innecesaria cualquier operación
orientada a producir tal efecto, como es la de la determinación. Son, en
todo caso, posibles combinaciones de tales formas nominales con deter-
minantes cuando el SN tiene una significación contrastiva, situación en la
que el núcleo del SN habría sufrido una especie de recategorización a la
subclase de los nombres comunes, perdiendo su condición de clase de
palabras denotadora de entidades únicas, para ser tratado como un nom-
bre común:

(48) Mi Antonio no lo hizo


(49) Aquel Juan no es mi hermano

62
EL SINTAGMA

3.1.2.2. Los complementos


El análisis de los complementos del SN a la luz de su comportamiento
como relaciones sintácticas que se combinan con otras funciones de la uni-
dad en cuestión hace especialmente importante una distinción habitual en
los modelos generativos, como es la que diferencia entre complementos
argumentales y adjuntos. Los primeros son los exigidos por el núcleo sin-
tagmático como parte de su «valencia», o estructura combinatoria; los
segundos tienen una mera función modificadora, sin estar predeterminada
su presencia por necesidades de complementación del nombre nuclear,
como en el caso anterior.
Para entender mejor el concepto tesneriano (Tesnière, 1976) de valen-
cia podemos detenernos brevemente en la relación que el sintagma subra-
yado de (50) guarda desde un punto de vista sintáctico para con el núcleo
oracional. Un verbo como decir exige, para ser utilizado en una estructura
oracional, que en el enunciado que materialice dicha oración lo acompañe,
entre otros elementos, un complemento directo (no animado). De otra
forma el enunciado producido resultará agramatical, como se comprueba
en (50i). Podemos afirmar entonces que el «complemento directo» forma
parte de la «valencia» del verbo decir, o, que es un complemento argu-
mental. Por el contrario, será evidente que un complemento como el subra-
yado en (51), un circunstancial de tiempo, no posee dichas características,
no forma parte de la «valencia» de decir, puesto que, como se muestra en
(50), son posibles enunciados perfectamente gramaticales con dicho verbo
sin que tal elemento concurra en ellos. De acuerdo con la distinción pro-
puesta, el complemento directo de nuestro ejemplo sería un complemento
argumental, mientras que el circunstante temporal de (51) sería un com-
plemento adjunto.

(50) Antonio dice muchas tonterías


(50i) *Antonio dice
(51) Antonio dice muchas tonterías cuando abre la boca

En efecto, ciertos complementos son exigidos en la estructura de los


SSNN, pues el núcleo de los mismos se comporta sintácticamente como un
predicado cuyas valencias combinatorias han de ser satisfechas. Se trata,
por lo general, de nombres deverbales o relacionados con adjetivos, otro

63
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

elemento categorial que, como el verbo, tiene una clara capacidad valen-
cial. Así, si repasamos los enunciados de (52) y (53), veremos que Antonio
funciona como «agente»2 en (52), de manera similar a como lo haría en
(52i), mientras que Pedro lo hace como «experimentador»3 en (53), de
manera paralela a como lo haría en (53i):

(52) La carrera de Antonio


(52i) Antonio corre
(53) La tristeza de Pedro
(53i) Pedro está triste

Como han señalado, entre otros, Hernanz y Brucart (1987) los comple-
mentos argumentales, en razón de su relación valencial con el núcleo
nominal, deben ocupar la posición adyacente a dicho núcleo, lo que expli-
ca la agramaticalidad de construcciones como (52). De esta regla general
quedan excluidos los complementos de la forma de Sintagmas Preposicio-
nales, cuya posición debe ser siempre posterior a la de los adjetivos, inclu-
so cuando el SP constituye el argumento del núcleo sintagmático, como en
(53):

(52) *La carrera anual automovilística / La carrera automovilística


anual
(53) *La carrera de Jerez automovilística / La carrera automovilística
de Jerez

Como señalamos antes, los complementos adjuntos desempeñan en la


estructural del SN una función no valencial. Por ello, su significación resulta
mucho más abstracta o general que la de los complementos argumentales.
Un aspecto sin duda interesante respecto del funcionamiento sintáctico
de los complementos en los SSNN es el de las relaciones que pueden esta-

2
Se entiende por «agente» el significado de un segmento oracional que funciona como la entidad,
característicamente humana, que realiza una acción, y de la que puede postularse la responsabilidad o
no de la misma.
3
Se entiende por «experimentador» el significado de un segmento oracional que funciona como
una entidad que se ve interna o mentalmente afectada por unos acontecimientos, los designados por el
núcleo del predicado oracional.

64
EL SINTAGMA

blecer entre sí los diferentes complementos que pueden darse en tales


estructuras sintagmáticas. Aunque esta cuestión esté aún necesitada de
investigaciones que establezcan con exactitud el comportamiento de los
distintos elementos que pueden desempeñar dicha función, podemos esta-
blecer, siguiendo a Hernanz y Brucart (1987), algunos principios generales.
Cuando, dentro de un SN, se encadenan recursivamente distintos com-
plementos, los que muestran un comportamiento más rígido son los que
tienen la forma de una oración. No es habitual que dos subordinadas de
relativo restrinjan a un mismo núcleo nominal, como se advierte en (54);
manifiestan una tendencia casi absoluta a aparecer detrás de los demás
complementos nominales —véase (55)—, y solo en algunos casos de ora-
ciones de infinitivo completivas que funcionan como argumento interno de
un sustantivo, el SP puede aparecer tras la subordinada —véase (56):

(54) *El libro que compraste la semana pasada que nos había reco-
mendado el profesor
(55) El monedero rojo que apareció abandonado
(56) El miedo de María a hacer el ridículo / el miedo a hacer el ridícu-
lo de María

Por lo que al orden de los complementos SSAA y SSPP se refiere, en la


ordenación de los complementos del nombre actúan inevitablemente facto-
res sintácticos como la concordancia, que habitualmente exige la proximi-
dad entre el núcleo y el complemento que debe respetar la concordancia
impuesta por aquel. Ello implica que, normalmente, el SA deba aparecer
antes que el SP, como se advierte en (57):

(57) Las doctrinas racionalistas de la Edad Media / *Las doctrinas de la


Edad Media racionalistas.

Otro aspecto destacado por Hernanz y Brucart como decisivo en la orde-


nación de los sintagmas complementarios es el de la posible ambigüedad a
la que podrían dar lugar ciertos ordenamientos. Así, la elección entre (58)
frente a (59) podría estar condicionada por los contenidos que se desean
transmitir: si la información a que se desea hacer referencia tiene que ver
con lo sospechoso de las motocicletas, el SP «de las motocicletas debería

65
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

seguir al nombre nuclear, para evitar la interpretación alternativa de que


las sospechas fueron causadas por las abolladuras:

(58) Dos motocicletas sospechosas con abolladuras


(59) Dos motocicletas con abolladuras sospechosas

Un aspecto suplementario, destacado por Hernanz y Brucart como fac-


tor estructural al que puede obedecer la ordenación de complementos es lo
que estos atores denominan criterio de pesantez, según el cual los consti-
tuyentes que poseen una estructura sintáctica de mayor complejidad tien-
den a seguir a los que carecen de ella. Véase (60) frente a (61):

(60) Un problema de matemáticas fácil de resolver mediante una ecua-


ción
(61) *Un problema fácil de resolver mediante una ecuación de mate-
máticas

Por último, respecto de los Sintagmas Adjetivales, Hernanz y Brucart


(1987) han señalado cómo, a diferencia de los complementos de la forma
SP u O, que ocupan siempre la posición postnuclear, los Sintagmas Adjeti-
vos pueden aparecer tanto a la derecha como a la izquierda del núcleo. Esta
diferencia de posición no puede, no obstante, ser seleccionada por los Adje-
tivos de cualquier condición. La anteposición, que estaría estrechamente
ligada a la idea de valoración por parte del hablante, es especialmente fácil
en el caso de los adjetivos de contenido valorativo, sin que con la diferen-
cia de colocación se produzca en su caso ningún cambio en los matices de
significado —véase (66)—. Los adjetivos de contenido «objetivo» admiten
comúnmente las dos posiciones —como puede comprobarse en (67)— aun-
que cuando ocupan la pre-nuclear tienen un comportamiento claro de com-
plementos explicativos, o epítetos, y los adjetivos de tipo «clasificador» tie-
nen muy restringida su anteposición, como se comprueba en (68):

(66) Un maestro excepcional / Un excepcional maestro


(67) Un hombre bueno / Un buen hombre
(68) Una explotación agrícola / *Una agrícola explotación

66
EL SINTAGMA

3.1.2.3. El núcleo
De manera especialmente característica, y al margen de otras posibili-
dades ya mencionadas, la función de núcleo sintagmático en los SSNN es
desempeñada por dos clases de palabras estrechamente conectadas: los
pronombres y los nombres.
Entre los pronombres, los personales presentan características de con-
tenido que los aproximan a los nombres propios, y los diferencian de los
comunes: no tienen un significado inherente, sino que su contenido es
exclusivamente deíctico, mostrativo. En este sentido, funcionan como eti-
quetas que se aplican directamente a su referente, como sucede con los
nombres propios, con los que comparten buen número de características
funcionales como las siguientes:

a) Pueden combinarse con adyacentes no restrictivos, pero son incom-


patibles con los no-restrictivos. Véase (69).
b) Se combinan con adjetivos como mismo o solo. Véase (70).
c) Los personales de segunda persona pueden funcionar como vocati-
vos. Véase (71).

(69i)i Vosotros, inocentes, creísteis lo que os dijeron

(69ii) Antonio y Pedro, inocentes, creyeron lo que les dijeron

(70i)i Yo mismo puedo ir

(70ii) María misma puede ir

(71i)i Decidme, vosotros, qué vamos a hacer

(71ii) Dime, María, que vamos a hacer

A diferencia de los nombres propios, sin embargo, los pronombres per-


sonales pueden combinarse con cuantificadores y numerales pospuestos,
tal y como se advierte en enunciados del tipo de (72) o (73). Olga Fernán-
dez (1999) explica dicha peculiaridad por la presencia del rasgo de plurali-
dad, compatible con las formas personales, y que no puede darse en los
nombres propios, cuando son utilizados estrictamente como tales, pues se
refieren a entidades supuestamente únicas.

67
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(72) Todos nosotros


(73) Vosotras tres

Por su significación deíctico-espacial, los pronombres demostrativos


pueden formar parte como constituyentes de SSNN de referencia definida
específica. Como tales pueden ser modificados por el intensivo mismo; por
adverbios como justamente o exactamente, que intensifican la referencia a
entidades previamente identificadas, o ir complementados por relativos no
restrictivos. El demostrativo de lejanía, por su misma condición de ele-
mento menos específico dentro de la serie de los demostrativos, sí admite
modificaciones restrictivas:

(74) Esta misma


(75) La respuesta es exactamente esa
(76) Esa, que es de Albacete…
(77) Aquel de vosotros que no haga sus deberes no saldrá el sábado

Dentro de los pronombres demostrativos, las formas neutras del para-


digma tienen, a los efectos que ahora nos interesan, peculiaridades combi-
natorias que proceden de su particular contenido semántico. Entre estas,
como ha señalado Luis J. Eguren (1999), se cuentan las siguientes: com-
parten con lo su valor individuativo y, en tal sentido, pueden ser modifica-
das por adjetivos, como en (78), por SSPP, como en (79), o por oraciones
de relativo especificativas como en (80):

(78) Lo / eso rojo


(79) Lo / eso de madera
(80) Lo / eso que sueles hacer

No obstante, como señala el mismo Eguren (1999), presentan también


diferencias: los demostrativos neutros admiten difícilmente la modificación
mediante SSAA —véase (81)—; los demostrativos neutros pueden ser modi-
ficados por SSPP introducidos por preposiciones distintas de de, como se
muestra en (82), y el demostrativo neutro se prefiere a la forma del artícu-

68
EL SINTAGMA

lo neutro cuando un modificador relativo va regido por preposición, tal y


como se ve en (83):

(81) Lo / *eso difícil


(82) *LO / eso con asas
(83) ¿Qué es *lo/ eso de que me hablas?

Las formas del demostrativo neutro comparten con lo también su valor


factivo en construcciones formadas por la preposición de y oraciones de
infinitivo, o introducidas por que, como se puede ver en (84) y (85).

(84) Lo / eso de ir de vacaciones…


(85) Lo / eso de que no nos inviten…

El último tipo de formas pronominales a que nos referiremos es el de los


pronombres cuantificadores. Respecto de su comportamiento combinato-
rio, merece la pena destacar que, como ha señalado Cristina Sánchez
(1999), un grupo de tales formas solo admite empleos nucleares en SSNN;
es decir, funciona como sustantivos exclusivamente, mientras que carece de
la posibilidad de operar en funciones de determinante. Dicho grupo está
integrado por los pronombres indefinidos existenciales alguien, algo, nada
y nadie.

3.2. Los Sintagmas adverbiales

3.2.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SAdv


Otra de las clases de sintagmas tradicionalmente reconocidas en las gra-
máticas es la de los sintagmas adverbiales, cuya característica definitoria
desde el punto de vista de las relaciones parte-todo que tienen lugar en su
caso puede cifrarse, efectivamente, en el hecho de que la función de núcleo
sintagmático corresponde a una palabra de la clase de los adverbios, como
en (86), o es una locución adverbial, como sucede en (87).

(86) Nos veremos mañana


(87) No me gusta en absoluto

69
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

3.2.1.1. Los determinantes


De acuerdo con la estructura general de la unidad sintagma, podemos
prever que la estructura interna de la unidad «Sintagma adverbial» requie-
re de la toma en consideración, junto a esta relación «nuclear» parte-todo,
de otra marginal de carácter «determinador».
Efectivamente, aunque sea posible encontrar realizaciones de estructu-
ras sintagmáticas adverbiales como (88), donde el adverbio en función de
«núcleo» no va acompañado de ningún otro elemento, o podamos encon-
trar adverbios como el de (89), que no podría sino aparecer en solitario en
un sintagma adverbial, son posibles también enunciados como (90), donde
concurre un elemento como muy, cuyo papel o función en el sintagma es
claramente marginal, como prueba que pueda ser eliminado en (91). A la
luz de enunciados como (92), donde el elemento en función de «determi-
nante» es múltiple, parece, por otra parte, necesario postular que la estruc-
tura del sintagma adverbial en lo relativo a dicho elemento es de carácter
complejo, como señalaríamos en (93)

(88) No te daré lo que me pides


(89) Yo iré también
(90) El coche se aproximaba muy rápidamente
(91) El coche se aproximaba rápidamente
(92) Pedro se comportó bastante poco seriamente
(93) Det[bastante Det[poco [seriamente]]]

La determinación se realiza, a veces, en el Sintagma adverbial median-


te fórmulas singulares, como es el caso del procedimiento que consiste en
la utilización de un SN para tales efectos. Se trata de SSNN de valor cuan-
titativo, en los que los contenidos y estructura nominales han perdido su
capacidad de autonomía para pasar a funcionar como determinantes del
núcleo adverbial del sintagma, como en los ejemplos siguientes:

(94) Algunos metros más arriba del puente


(95) Unos cien metros adelante

70
EL SINTAGMA

(94i) SAdv.

Determ.

SN

Determ.

Adv.

Núcleo Complemento

Adv. SP

Algunos metros más arriba del puente

(95i) SAdv.

Determ. Núcleo

SN Adv.

Unos cien metros adelante

3.2.1.2. Los complementos


En la estructura interna del Sintagma adverbial es necesario también
contar con otra función de carácter marginal, pero de naturaleza «comple-
mentaria» pues, como sucedía respecto de dicha función en el caso de los
SSNN, se trataría de una relación o función que afecta a un constituyente
del sintagma adverbial directamente relacionado con el núcleo adverbial.

71
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Según esto, la estructura interna del Sintagma adverbial puede ser


representada en la forma que presenta (96), donde se incluyen las funcio-
nes de «determinación», además de la de «complemento»:

(96) SAdverb.

Determinante

Adv.

Determinante Núcleo

Adv.

Núcleo Complemento

Adv. X

Muy poco lejos de aquí

La función de «complemento» en el Sintagma adverbial puede ser rea-


lizada por distintos elementos categoriales: puede ser contraida por Sin-
tagmas preposicionales, como en (97), por Sintagmas adverbiales como
en (98), o incluso por Sintagmas nominales, como en (99), correspon-
diéndose, por tanto, con las estructuras equivalentes representadas en
(97i)-(99i):

(97) La casa está muy lejos de aquí


(98) Puedes verlo allá lejos
(99) Iré a verte mañana lunes

72
EL SINTAGMA

(97i) SAdverb.

Determinante Núcleo

Adv

Núcleo Complemento

Adv. Sprep.

muy lejos de aquí

(98i) SAdverb.

Núcleo Complemento

Adv. SAdverb.

Allá lejos

(99i) SAdverb.

Núcleo Complemento

Adv. SN

Mañana lunes

73
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Los complementos en los Sintagmas adverbiales pueden tener dos tipos


de comportamientos diferentes, según su función explicativa o especificati-
va. En el primer caso, como ya indicáramos para los SSNN, los comple-
mentos explicativos contienen información adicional a la aportada por el
núcleo sintagmático, funcionando como una aclaración. Tienen un carác-
ter parentético, situándose entre pausas que, en la representación escrita,
se corresponden con comas —véase (100)—. Por lo que a los especificativos
se refiere, su papel continúa siendo el prototípico de elementos que res-
tringen la extensión semántica del núcleo a que se adjuntan o complemen-
tan, como se advierte en (101):

(100) Es mañana, lunes.


(101) Es mañana lunes

3.2.1.3. El núcleo
Por supuesto, en la estructura interna del Sintagma adverbial la catego-
ría de función nuclear le corresponde, prototípicamente, a un miembro de
la clase de los adverbios, ya sea este un adverbio léxico, un adverbio pro-
nominal, o incluso una locución adverbial. Los primeros poseen una signi-
ficación léxico-conceptual, como se advierte en formas del tipo bien, mal,
fuerte… A diferencia de ellos, los adverbios pronominales carecen de esta
densidad semántica, y su contenido se perfila, ya sea mediante un valor
estrictamente deíctico o mostrativo, que puede darse en la dimensión espa-
cial (aquí, ahí...), en la temporal (hoy, ayer, entonces…) o en la modal
(así…), o mediante indicaciones como las que se transmiten a través de los
relativos (donde, como, cuando…), los interrogativos (dónde, cómo, cuándo)
o los cuantitativos (bastante, mucho, poco…). Las locuciones adverbiales
constituyen secuencias de elementos de distinta naturaleza categorial, pero
cuyas capacidades de utilización gramatical-funcional coinciden con las de
los adverbios prototípicos: a menudo, en absoluto, por ahora…
Otra de las formas nucleares de carácter adverbial en los sintagmas de
tal naturaleza es el gerundio. La naturaleza adverbial del gerundio es reco-
nocida por distintos gramáticos tempranamente (Bello 1847; Gili 1948),
destacando su especialización en la función de complemento circunstan-
cial. Dentro de ella, y dado su carácter verbal básico, el núcleo sintagmáti-

74
EL SINTAGMA

co de gerundio admite complementos que pueden ser de dos clases dife-


rentes: los complementos seleccionados o argumentos, que están en rela-
ción directa con las exigencias de complementación que la estructura com-
binatoria paradigmática del verbo plantea y los adjuntos, aquellos no
seleccionados o exigidos por la valencia verbal del gerundio, pero compa-
tibles con su significado. Así, en un enunciado como (102) podemos
encontrar ambos tipos de complementos, para el caso del núcleo llegando:
el complemento argumental de carácter locativo, y el no argumental de
tiempo:

(102) Llegando a Barcelona a las 5 de la mañana no encontramos nin-


guna cafetería abierta

Pero, junto a estos constituyentes directa y fácilmente conectables con


la clase de palabras «adverbio» los papeles funcionales de circunstante que,
de manera especialmente característica, desempeña en la oración el Sin-
tagma adverbial, pueden ser desempeñados por otras estructura sintagmá-
ticas capaces de un comportamiento sintáctico-oracional semejante y que,
por lo mismo, podemos considerar variantes de dicha estructura adverbial.
Se trata de secuencias como las que aparecen en ejemplos del tipo (103)-
(107), constituidas por SSNN que tienen la peculiaridad de expresar conte-
nidos de tipo temporal o cuantitativo y en cuya estructura interna se com-
binan, junto a núcleos nominales, determinantes que son obligatorios, y
que pertenecen fundamentalmente a la clase de los artículos o de los cuan-
tificadores:

(103) Vinieron esta mañana


(104) Llegaron el mes pasado
(105) Nos veremos esta semana próxima
(106) Iré a verte este lunes
(107) Me llamaron dos veces antes de que los oyera

Igualmente, otras fórmulas no prototípicas de Sintagmas adverbiales


serían aquellas constituidas por la combinación de un nombre y un adver-
bio, como sucede en (108) - (110), y que son fórmulas que indican dirección
o posición y que están en el límite de la composición:

75
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(108) Mar adentro


(109) Patas arriba
(110) Cuesta abajo

En la formulación de los Sintagmas adverbiales pueden también utili-


zarse estructuras oracionales del tipo de (111)-(113), cuyo valor adverbial
ha sido reconocido tradicionalmente por las gramáticas (Gili Gaya, 1948),
que las suelen caracterizar como «oraciones adverbiales», queriendo desta-
car de esta forma que cumplen papeles sintácticos reservados habitual-
mente a las construcciones adverbiales, como confirma su equivalencia con
las construcciones paralelas (111i)-(113i).

(111) Nos veremos cuando acabe el trabajo


(112) Te espero donde cenamos la última vez
(113) Lo haremos como tú sabes
(111i) Nos veremos entonces
(112i) Te espero allí
(113i) Lo haremos así

Esta equiparación de las estructuras oracionales de valor espacial, tem-


poral o modal con los adverbios (o, en nuestro caso, con los sintagmas
adverbiales) en virtud de la equivalencia de funcionamiento entre esta clase
de palabras y oraciones como las de nuestros ejemplos, que se comportan
sintácticamente como complementos circunstanciales, una función carac-
terística en la oración de los sintagmas adverbiales, ha llevado a las gramá-
ticas tradicionales a postular una distinción muy extendida en tales modelos
entre las que denomina «oraciones adverbiales propias» e «impropias». Las
primeras serían aquellas, como las de nuestros ejemplos, que por su sentido
global pueden ser sustituidas realmente por un adverbio; las segundas aque-
llas, por el contrario, que, al no existir adverbios dotados de contenidos
semejantes, no son en la práctica realmente sustituibles por ellos. Es por
esta razón que oraciones de valor causal, condicional… se denominan «ora-
ciones adverbiales impropias» pues, aunque se comporten sintácticamente
en la oración como lo hacen los adverbios, o los sintagmas adverbiales,
como equivalentes de complementos cicunstanciales, no pueden realmente

76
EL SINTAGMA

sustituirse por ningún adverbio o sintagma adverbial, pues no existen en


español adverbios de causa o adverbios de condición.
Algunos modelos funcionalistas4 han propuesto explicar los mecanismos
que están involucrados en los hechos lingüísticos previos, es decir, en el fun-
cionamiento en el papel de una estructura de valor adverbial de otra de un
nivel jerárquicamente superior, como es la oración, recurriendo a un meca-
nismo denominado trasposición, que, básicamente, considera que la ora-
ción en cuestión es objeto de un mecanismo de recategorización mediante
el cual se convierte en una unidad del nivel de la «palabra» y, en particular,
de la clase de los adverbios. En modelos sintácticos donde este tipo de ope-
raciones no son utilizadas como recurso metalingüístico, tales recategoriza-
ciones no tendrían ningún papel en el proceso de explicación de estas equi-
valencias funcionales, que podrían, mejor, ser puestas en relación, por
ejemplo, con la presencia estructural en tales oraciones de elementos adver-
biales no expresos respecto de los cuales las oraciones en cuestión vendrían
a ser una especie de expansiones complementarias. Así, las estructuras sub-
yacentes a dichos enunciados serían otras del tipo de (111ii)-(113ii):

(111ii) Nos veremos (entonces,) cuando acabes el trabajo


(112ii) Te espero (allí) donde cenamos la última vez
(113ii) Lo haremos (así) como tú sabes

3.2.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SAdv


La estructura sintáctica interna de los Sintagmas adverbiales puede ser
también estudiada tomando en consideración las relaciones sintácticas

4
Véase, por ejemplo, Alarcos (1973), en cuya teoría funcionalista juega un papel esencial la tras-
posición. Para el caso que consideramos, la trasposición prototípica en el caso del adverbio se produce
generalmente a partir de Sintagmas preposicionales en los que la preposición tiene el papel, precisa-
mente, de traspositor. Así, en un enunciado como «Nos veremos en París» el Sintagma «en París» tiene
un valor adverbial porque, en los planteamientos de Alarcos, la preposición EN funciona como un tras-
positor que actúa sobre el N París, que, de esta forma, se convierte en Adverbio. De hecho, el citado
enunciado es en todo equivalente a «Nos veremos ALLÍ». En el caso de nuestros ejemplos, una explica-
ción basada en el recurso a la trasposición, a la manera alarquiana, consideraría que las formas moda-
les COMO y DONDE serían analizables en un contenido del tipo [DE LA MANERA QUE] y [EN EL LUGAR QUE],
respectivamente. En dichas estructuras se postula, como puede comprobarse, un SPreposicional en el
que la Preposición funciona como traspositor, como indicábamos antes, del SN que la sigue a papeles
adverbiales.

77
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

establecidas por los constituyentes inmediatos de tal construcción entre sí,


las que hemos llamado «relaciones parte-parte».
Desde dicho punto de vista, es preciso mencionar que, para la construcción
de Sintagmas adverbiales bien formados, no es sólo necesario operar con ele-
mentos como los previamente mencionados para cada una de las funciones
sintagmáticas internas del tipo «parte-todo». Será preciso también tener en
cuenta distintas peculiaridades funcionales de tales «partes» constitutivas.
Efectivamente, determinados adverbios se integran como constituyentes
nucleares en los sintagmas correspondientes sin combinarse con ningunos
otros elementos, ya sea en función de «determinantes», o de «complemen-
tos». Es el caso de formas adverbiales del tipo de donde, también, como, no,
o mismo, que suelen formar, por tanto, sintagmas adverbiales de estructura
puramente nuclear; de estructuras como la de (114i):

(114) Yo iré también


(114i) SAdv.

Núcleo

Adv.

También

Por el contrario, son mucho más comunes los adverbios que pueden
combinarse con determinantes y complementos en los correspondientes
Sintagmas adverbiales, como en enunciados del tipo de los de (115)-(118):

(115) Cerca de la plaza mayor


(115i) [[Núcl.[Cerca] Compl. [de la plaza mayor]]
(116) Bastante coincidentemente con tu observación
(116i) [Det. [Bastante] [Núcl. [coincidentemente] Compl [con tu obser-
vación]]]
(117) Mucho antes de la entrevista
(117i) [ Det.[Mucho] Núcl.[antes] Compl. [de la entrevista]]]

78
EL SINTAGMA

(118) Algunas líneas más arriba


(118i) [Det. [Algunas líneas] [Det. [más] Núcl.[arriba]]

3.2.2.1. Los determinantes


Como indicamos, algunos sintagmas adverbiales poseen una estructura
especial, pues se trata en realidad de ciertos sintagmas nominales, de carác-
ter temporal, especializados en funciones de complemento circunstancial.
En tales sintagmas, constituidos por un sustantivo nuclear de contenido
temporal, la presencia de un determinante resulta obligatoria. Véanse (119)
o (120) frente a (119i)-(120i):

(119) Algunos años las cosechas de aceituna son magníficas.


(119i) *Años las cosechas de aceituna son magníficas
(120) Nos vemos el lunes
(120i) *Nos vemos lunes

3.2.2.2. Los complementos


En el ámbito de las relaciones complementarias, dentro de los Sintag-
mas adverbiales la existencia de distintos grados de obligatoriedad es pues-
ta de manifiesto claramente por las formas nucleares de carácter verbal,
como el gerundio. Respecto de las relaciones con posibles complementos,
le cabe a este, en efecto, la posibilidad de tener una valencia paradigmática
que precisa obligatoriamente de ciertos complementos, que tendrían a su
respecto un carácter, por tanto, argumental —véase (121)—, o bien la de
admitir complementaciones no específicas que, en consecuencia, equival-
drían a adjuntos de dicho elemento, como sucedería en (122):

(121) No puedes esperar respeto de la gente haciendo esas tonterías


(121i) *No puedes esperar respeto de la gente haciendo
(122) Durmiéndote a cada momento no acabas el trabajo
(122i) Durmiéndote no acabas el trabajo

Un caso claro de núcleos sintagmáticos adverbiales que se construyen


obligatoriamente con complementos, o dan lugar a enunciados sintagmáti-

79
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

cos anómalos, es el de algunos adverbios que, en la función de comple-


mentos circunstanciales oracionales, no precisan de preposición para com-
binarse con un SN y modificarlo. Gutiérrez Araus (1978, 214), incluye en
este grupo a un conjunto muy reducido de elementos, entre los que se
encontrarían como, mediante, durante y salvo. Aunque algunos de estos ele-
mentos tengan un comportamiento que pudiera hacer difícil considerar que
se trata de verdaderos adverbios en función de núcleo en un sintagma de
este tipo, otros se comportan en la estructura interna del sintagma exacta-
mente como parece exigir de ellos esta condición de núcleo adverbial:

(123) Se marcharon todos salvo Pedro


(123i) *Se marcharon todos salvo
(124) Resolveremos el problema mediante un convenio
(124i) *Resolveremos el problema mediante

3.3. Los Sintagmas preposicionales

3.3.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SPrep


El Sintagma preposicional es un tipo sintagmático que plantea un pro-
blema por lo que se refiere a su caracterización como clase específica, La
denominación de los distintos tipos sintagmáticos, en efecto, viene a refle-
jar el doble planteamiento de que a estas unidades a que nos referimos sub-
yace, en términos generales, una estructura basada en relaciones del tipo
«núcleo» - «margen», y de que es posible diferenciar entre clases de sintag-
mas distintas atendiendo a la clase de palabras que puede desempeñar la
función nuclear. Es de esta forma como se establecen clases sintagmáticas
como las que venimos estudiando en los epígrafes anteriores, u otras como
la de los Sintagmas adjetivales y verbales, de las que nos ocuparemos en las
páginas que seguirán.
Evidentemente, este proceder no plantea ninguna inconsistencia con
referencia a los tipos de sintagmas distintos de los preposicionales, pues es
cierto que todos ellos se dejan describir recurriendo a las relaciones sintác-
ticas mencionadas, y, por otra parte, sucede también en tales casos que las
denominaciones utilizadas para designar a la clases de sintagmas se corres-
ponden, adecuadamente, con la de la clase de palabras que desempeña la

80
EL SINTAGMA

función de «núcleo sintagmático». Así, efectivamente, en enunciados como


(125) a (128), encontramos otras tantas secuencias de elementos en las que
podemos identificar un constituyente que desempeña la función de núcleo
sintagmático (de hecho, el resto de elementos puede ser eliminado, lo que
probaría su funcionamiento no nuclear, sino marginal), y, paralelamente,
tales secuencias sintagmáticas se identifican como otros tantos tipos o cla-
ses distintas cuya denominación se corresponde con la de la clase de pala-
bras que desempeña en ellos la función nuclear: Sintagma nominal, Sin-
tagma adverbial, Sintagma adjetival o Sintagma verbal:

(125) Comimos arroz con pollo


(125i) Comimos arroz
(125ii) Comimos SN[Núcleo[arroz] Margen[con pollo]]SN
(126) Se alojan lejos de aquí
(126i) Se alojan lejos
(126ii) Se aloja SADV[Núcleo[lejos] Margen[de aquí]] SADV
(127) Estoy cansado de esperar
(127i) Estoy cansado
(127ii) Estoy SADJ[ Núcleo[cansado] Margen[de esperar]] SADJ
(128) Antonio no quiere venir
(128i) Antonio no viene
(128ii) Antonio no SV[ Margen[quiere] Núcleo[venir]]SV
Pero la situación es distinta en el caso de los denominados Sintagmas
preposicionales, secuencias de la forma general de (129)-(134), de las que
no parece posible postular que exista un elemento en función de «núcleo»
que se corresponda con la preposición, pues la concurrencia en solitario de
la preposición, tras la eliminación de los constituyentes no preposicionales
del sintagma, originaría un enunciado agramatical:

(129) Lo vimos desde la ventana


(129i) *Lo vimos desde
(130) Lo he hecho por ti
(130i) *Lo he hecho por

81
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(131) Los ladrones entraron por allí


(131i) *Los ladrones entraron por
(132) Rompieron la mesa sin querer
(132i) *Rompieron la mesa sin
(133) Le pasa eso por tonto
(133i) *Le pasa por
(134) Salió de entre los árboles
(134i) *Salió de

El problema que secuencias como las de (129) a (134) plantean para


mantener el procedimiento de caracterización de las clases de sintagmas
como resultado o consecuencia de la naturaleza de la clase de palabras que
funciona como su núcleo radica, pues, en que, aparentemente, en sintag-
mas como los anteriores el elemento que daría nombre a la clase específi-
ca, la preposición, parece estar incapacitado para representar en solitario a
la totalidad de la construcción, lo que supondría la imposibilidad de consi-
derar que cumple la función de «núcleo» de la construcción que, por lo
tanto, debería recibir otra denominación.
A pesar de los hechos señalados, algunos estudiosos mantienen que la
preposición está facultada para desempeñar la función de «núcleo» en sin-
tagmas como los citados, que, por lo tanto, podrían mantener la denomi-
nación de «sintagmas preposicionales» con toda coherencia. Ese es el caso,
por ejemplo, de los planteamientos de Hernanz-Brucart (1987) quienes,
para explicar, no obstante, la imposibilidad de actualizar en solitario la pre-
posición, en contra del comportamiento esperable de un elemento en fun-
ción nuclear, comparan la relación entre los constituyentes del SPrep. con
la que se produce en el seno de algunos predicados verbales transitivos en
los que, como sucede por ejemplo en (135), la presencia del objeto directo
es obligatoria sin que por ello deje de considerarse que corresponde al
verbo la función de «núcleo» predicativo:

(135) Antonio dijo la verdad


(135i) *Antonio dijo

82
EL SINTAGMA

Frente a planteamientos semejantes, se ha postulado por el contrario


que las peculiaridades funcionales de la preposición señaladas en los sin-
tagmas preposicionales hacen necesario concluir que tales sintagmas tie-
nen, en realidad, una estructura funcional peculiar, distinta de la del resto
de sintagmas. Así, Rojo-Jiménez Juliá (1989: 122), han propuesto distinguir
entre dos tipos diferentes de estructuras sintácticas en los sintagmas. Una,
de tipo endocéntrico, que presentaría una estructura interna basada en rela-
ciones del tipo de «núcleo» - «margen», en virtud de las cuales la construc-
ción como conjunto equivaldría, o podría ser representada por el elemento
que funciona como su «núcleo»; otra, de tipo exocéntrico en la que los cons-
tituyentes son igualmente obligatorios y ninguno de ellos goza, por tanto,
de la capacidad de representar en solitario a la totalidad de la construcción.
Desde tales planteamientos, los denominados Sintagmas preposicionales
constituirían un ejemplo especialmente representativo de una construcción
exocéntrica cuyos dos constituyentes tendrían, en la propuesta de Rojo-
Jiménez Juliá (1989), los papeles o funciones denominados «Director» y
«Término». Así, una secuencia como (136), una de las posibles formas en
que pueden presentarse los Sintagmas preposicionales, debería ser analiza-
da como proponemos en (136i):

(136) Desde mi ventana


(136i) SPrep.

Director Término

Prep. SN

Determ. Núcleo

Adj. N

Desde mi ventana

Estas aproximaciones al análisis de la clase de los sintagmas preposi-


cionales no resultan, desde nuestro punto de vista, satisfactorias. El parale-

83
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

lismo establecido por Hernanz-Brucart (1987) entre los constituyentes de


los predicados transitivos y los de los sintagmas preposicionales tiene en su
contra el hecho de que la relación que se produce entre las funciones
«núcleo del predicado» y «complemento directo» dentro de los predicados
transitivos se produce entre estos dos elementos sin que por ello parezca
dudosa la condición «nuclear» de la primera de las funciones sintácticas
oracionales. Así pues, aun aceptando esta comparación con estructuras
integradas por varios constituyentes todos ellos obligatorios, no parece
deducirse de ello necesariamente que esta obligatoriedad vaya asociada
automáticamente a la condición nuclear de los elementos no eliminables.
Por lo que a los planteamientos de Rojo-Jiménez Juliá (1989) se refiere,
su propuesta de considerar la estructura de los sintagmas preposicionales
resultado de relaciones del tipo «Director» - «Término» entre sus constitu-
yentes obedece, en el marco explicativo sobre las relaciones sintácticas que
venimos manejando, a una aproximación a tales relaciones basada en su
consideración como relaciones «parte-parte». Posiblemente lo veremos con
más claridad si hacemos notar que ambos autores consideran como estruc-
turas sintagmáticas exocéntricas también a las que denominan «frases
nominales», secuencias como (137), que presentan como características
frente a las «frases sustantivas» —véase (138)— el que en el caso de las pri-
meras el elemento en función de determinante es obligatorio, lo que no
sucede en las frases sustantivas. Por esta razón, Rojo y Jiménez Juliá (1989)
consideran que la estructura sintáctica interna de estas frases nominales se
corresponde, como la de toda frase exocéntrica, con constituyentes que rea-
lizan las funciones de «Director» y «Término».

(137) La leche es un buen alimento


(137i) *Leche es un buen alimento
(138) He comprado los libros
(138i) He comprado libros

Frente a las propuestas señaladas, mantendremos con Fernández (2003)


o Vera (1994) que no resulta adecuado mantener la existencia de una clase
de sintagmas como la denominada «Sintagma preposicional». Cuando de lo
que se trata es de analizar las relaciones «parte-todo» que se producen en
la estructura interna del sintagma, parece oportuno destacar:

84
EL SINTAGMA

(139) a) Que no es posible encontrar secuencias sintagmáticas bien


formadas integradas por un único constituyente de la clase de
las preposiciones, por lo que no parece adecuado considerar a
dicha clase de palabras como el elemento nuclear de tal cons-
trucción.
b) Que, ante este hecho, y para mantener coherentemente el pro-
cedimiento de denominar a una clase sintagmática según la
clase de palabras que desempeña en su caso la función de
«núcleo», no parece adecuado tampoco considerar que los sin-
tagmas en que concurre una preposición deban ser denomi-
nados «Sintagmas preposicionales».

Desde la perspectiva que mantenemos, los denominados «sintagmas


preposicionales» han de ser considerados, en realidad, variantes de otras
clases de sintagmas, aquellas que se corresponden con las clases de pala-
bras que concurren en estos sintagmas que están en condiciones de figurar
como únicos constituyentes del sintagma; es decir, de desempeñar funcio-
nes nucleares. De acuerdo con las posibilidades de realización formal de los
sintagmas preposicionales, reflejadas en (129) a (134), estos tipos de sin-
tagmas serían los indicados en (140): Sintagmas nominales (con núcleos
nominales, pronominales u oracionales; categorías todas de comporta-
miento sintáctico equivalente), Sintagmas adverbiales, y más esporádica-
mente Sintagmas adjetivales.

(140)

SN (SN con núcleo nominal, pronominal u oracional)

SPrep. SAdv.

SAdj.

Junto a los constituyentes nucleares de tales sintagmas, en ellos ha de


concurrir necesariamente otro elemento, la preposición, que puede pertene-
cer a dos grandes series de inventarios formales: el de las preposiciones pro-
piamente dichas, elementos unitarios formalmente invariables (a, para,
con…) y locuciones prepositivas, es decir, grupos de palabras de estructura

85
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

invariable pero con comportamientos funcionales propios de las preposicio-


nes propiamente dichas (a consecuencia de, de acuerdo con, a petición de…).
Considerar a los Sintagmas preposicionales como variante de Sintag-
mas nominales, adjetivales o adverbiales implica, pues, asumir que en las
variantes de tales sintagmas con preposición, esta desempeña una función
«no nuclear», una función meramente «marginal» que habría que asimilar
a la de «Determinador», en el sentido en que tales funciones vienen siendo
consideradas hasta el momento

(141) SN.

Determinante Núcleo

Prep. SN

Determonante Núcleo

Art. Núcleo Complemento

N SAdj.

Desde la ventana pequeña

(142) SAdv.

Determinante Núcleo

Prep. SAdv.

Núcleo Complemento

Adv. SPrep.

Hacia cerca de aquí

86
EL SINTAGMA

(143) SAdj.

Determinante Núcleo

Prep. SAdj.

Por tonto

3.3.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SPrep


3.3.2.1. Los determinantes
Según lo establecido, los sintagmas que estudiamos en este capítulo, los
tradicionalmente denominados «sintagmas preposicionales» constituyen
variantes de los sintagmas nominales, adjetivales o adverbiales. Frente a
estos últimos, su rasgo sin duda más característico como tal variante es el
de presentar en su estructura la presencia de un constituyente como la pre-
posición, que es en todos los casos un elemento obligatorio:

(144) Puse el libro en la estantería / *la estantería


(145) Lo toman por tonto / *tonto
(146) el coche procedía de allí / *allí

La función de «Determinante» preposicional que singulariza a estas


variantes de sintagmas nominales, adjetivales o adverbiales pueden desem-
peñarla dos tipos diferentes de preposiciones, desde el punto de vista de sus
diferentes comportamientos sintácticos, según Fernández Leborans (2005):

(147) (i)i Preposiciones propias: dentro de la clase primaria de las pre-


posiciones, las que rigen pronombres complemento en caso
oblicuo: para ti /* para tú.
(ii) Preposiciones impropias: las que rigen elementos pronomina-
les que no están en caso oblicuo: excepto, mediante, salvo,
según, durante, menos…: excepto tú/*excepto ti.

87
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

3.3.2.2. El núcleo
La presencia de la preposición como constituyente obligatorio de los
tipos de sintagmas mencionados está condicionada, de forma general, por
la función sintáctica oracional que desempeña la construcción. Así, para
desempeñar la función oracional de complemento circunstancial, todo SN
debe construirse obligatoriamente con el determinante preposicional, tal y
como sucede con (148), a no ser que el circunstancial haga referencia,
como en (149), a contenidos temporales a través de un SN cuyo núcleo
nominal tenga un contenido de dicha naturaleza, en cuyo caso, como ha
señalado Martínez (1994), el sustantivo puede concurrir sin preposición:

(148) Lo hacemos por ti / *ti


(149) Vendrán el lunes / *en el lunes

En ciertos casos, la presencia obligatoria del constituyente preposicio-


nal está dictada por lo que podríamos denominar la clase o subclase semán-
tica de la función sintáctica oracional que el sintagma contrae. Así, puede
postularse que en ejemplos como (150), el SPrep. puede considerarse una
variante de un SN exigida por un contexto en el que el objeto directo de
«pensar» no pertenece, como ha señalado Demonte (1991), a la clase de los
«objetos resultativos», lo que sí sucede, por el contrario, con el objeto direc-
to de (151), un SN sin preposición. Se marca así, por tanto, una diferencia
entre dos sentidos diferentes de tipo de [poner el pensamiento en seres que
existen en la realidad/ crear con el pensamiento…]:

(150) Pensaba en sus padres, lejos y solos


(151) En la soledad de la noche pensaba cosas horribles

En otras circunstancias, determinados SSPP pueden ser considerados


como variantes de sintagmas adverbiales, condicionadas por la naturaleza
semántica de la relación sintáctico-funcional contraída entre núcleo predi-
cativo y circunstante. Así sucedería, por ejemplo, en el caso de ocurrencias
como la de (152), en la que la presencia de la preposición en el sintagma
adverbial viene exigida por la relación locativa «de donde» que se desea
transmitir, mientras que no es necesaria en una relación como la locativa
«en donde» que se expresa en (153):

88
EL SINTAGMA

(152) Cuando lo vimos salía de allí


(153) Vivió muchos años allí

De manera generalizada los sintagmas que incluyen una preposición en


el papel funcional señalado no admiten otros determinantes, aunque sí ele-
mentos adverbiales con la función de enfatizar o focalizar al sintagma (Fer-
nández Leborans 2005):

(154) Lo vi precisamente en el banco


(155) Habla así incluso de sus padres

Fernández Leborans (2005) ha señalado también que los sintagmas que


incluyen como constituyentes obligatorios a las preposiciones no rechazan
la cuantificación de grado, pero se trata por lo general de locuciones adver-
biales que indican algún grado de direccionalidad;

(156) Mi casa está más hacia la derecha


(157) El edificio está completamente al sur

3.3.2.3. Los complementos


Son válidas para todo lo relacionado con las relaciones sintácticas del
tipo «parte-parte» relativas a los complementos de los sintagmas de los que
los tradicionalmente denominados «sintagmas preposicionales» son varia-
ción, según hemos establecido, las consideraciones hechas para los propios
de los sintagmas primarios, o que realizaremos para los de los sintagmas
adjetivales.

3.4. Los Sintagmas adjetivales

3.4.1. Relaciones sintácticas parte-todo en el SAdj

3.4.1.1. El núcleo
El establecimiento de una clase como la de de los Sintagmas adjetivales
resulta necesario para describir secuencias de elementos como las de (158)-

89
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(160), que presentan como característica definitoria la de que en ellos con-


curre en función nuclear una palabra de la clase de los adjetivos:

(158) Su casa la compró cara


(159) Se marchó de casa muy enfadado
(160) Cansado de esperar, se marchó dando un portazo

La posibilidad de concurrir en función de núcleo en esta clase de sin-


tagmas está restringida, no obstante, a la subclase de los adjetivos no deter-
minativos, puesto que aquellos tienen vetada su aparición en dicha función
sintáctica:

(161) *Aquella de la esquina es la más grande / aquella casa de la esqui-


na es la más grande.

Junto a los adjetivos primarios o prototípicos, también pueden desem-


peñar la función de «núcleo» sintagmático en estas construcciones los par-
ticipios, en cualquiera de sus dos subclases, completos y truncos (Fernán-
dez Leborans 2005: 36):

(162) La fruta madurada al sol es mucho más sabrosa


(163) La fruta madura está muy sabrosa

3.4.1.2. Los complementos


En los Sintagmas adjetivales los elementos en función de «complemen-
to» adoptan invariablemente la forma de Sintagmas preposicionales, en
cualquiera de las variantes indicadas en (164)-(166), es decir, como SN con
preposición, SAdv con preposición o en forma de sintagma preposicional
cuyo núcleo está incardinado en una oración :

(164) Es una persona fiel a sus convicciones


(165) Está roto por dentro
(166) No es partidario de que se venda la casa de la playa

90
EL SINTAGMA

3.4.1.3. Los determinantes


Los sintagmas adjetivales se construyen mediante la concurrencia poten-
cial de elementos en función de determinantes que pueden formar parte de la
clase de los cuantificadores, o de otras clases diferentes:

(167) María no es nada presumida


(168) Marta está siempre dispuesta a ayudar a los demás

La función de «determinación» puede concurrir recursivamente en los


sintagmas adjetivales, como se muestra en (169) o (170), de forma tal que
la estructura más ampliada de tales sintagmas resultaría tener una forma
equivalente a la representada en (171):

(169) Considerablemente más apto para el deporte


(170) Bastante más adaptado al medio

(171) SAdj.

Determinante

Cuantif.

Determinante

Cuantif.

Núcleo Complemento

Adj.

Determinante Núcleo

Prep.

SN/SAdv/O

91
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

3.4.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SAdj


3.4.2.1. El núcleo
Como indicamos en el epígrafe anterior, la función de núcleo sintagmá-
tico está vetada en los sintagmas adjetivales a los adjetivos tradicionalmen-
te denominados determinativos. No obstante, no todos los adjetivos no
determinativos se comportan de la misma manera cuando funcionan como
núcleo de estas construcciones, y, así, los relacionales están incapacitados
para combinarse con ningún tipo de complemento, o para aparecer con
cualquier tipo de cuantificador, en función, como indicamos en el epígrafe
anterior, de «determinante»:

(172) necesita suero intravenoso


(172i)i *necesita suero intravenoso abundante5
(172ii) *necesita suero bastante intravenoso

Los comportamientos combinatorios menos restringidos, o más libres,


corresponden, por el contrario, a núcleos de la subclase de los adjetivos cali-
ficativos, para los que son válidas las observaciones realizadas en los epí-
grafes anteriores; es decir, la capacidad de construir sintagmas adjetivos en
combinación con SSPP en función de «complemento», y de combinarse
igualmente con cuantificadores en funciones de «determinantes».
Dentro de los constituyentes en función nuclear resulta también perti-
nente establecer una distinción fundamental entre los dos tipos de partici-
pios ya mencionados, los participios regulares y los truncados, toda vez
que a semejante distinción formal le corresponde otra de alcance sintácti-
co o combinatorio, pues mientras los primeros presentan posibilidades de
complementación que son fácilmente allegables a la complementación que
se da en el seno de la oración, los segundos son ajenos a este tipo de fenó-
menos. Efectivamente, como ha señalado, entre otros, Fernández Leborans
(2005: 38), mientras que a enunciados como (173)-(175), por ejemplo,
podemos asignarles significaciones agentivas, locativas o de manera, como

5
La agramaticalidad señalada en (172i) se refiere a la interpretación de dicho enunciado en la que
se trataría de considerar abundante como complemento de intravenoso, y no de suero. En este segundo
caso, el enunciado subyacente admitiría una interpretación perfectamente aceptable, [abundante suero
intravenoso], que no es a la que nos referimos en el presente caso.

92
EL SINTAGMA

las que se dan en el seno de las estructuras oracionales asociadas a las fun-
ciones sintácticas oracionales, en el caso de secuencias como (173i)-(175i)
las secuencias con participios truncados rechazan complementaciones a
las que puedan asignárseles tales tipos de significaciones —véanse (176)-
(178):

(173) Quiero leer la propuesta aprobada por el departamento

(173i) Quiero leer la propuesta que ha sido aprobada por el departa-


mento

(174) La mejor calificación la obtuvo el alumno nacido en Santander

(174i) La mejor calificación la obtuvo el alumno que ha nacido en San-


tander

(175) Me gustan los zapatos cosidos a mano

(175i) Me gustan los zapatos que han sido cosidos a mano

(176) *El agua bendita por el obispo / El agua bendecida por el obispo

(177) *La toalla seca en la playa / La toalla secada en la playa

(178) *El pescado seco al aire / El pescado secado al aire

3.4.2.2. Los determinantes


La «determinación» es una función sintáctica que suele actualizarse en
los Sintagmas adjetivales con significación cuantitativa exclusivamente
cuando los núcleos adjetivales son del tipo calificativo Otros adjetivos, rela-
cionales, como óseo, auditivo, muscular… no se construyen con dichos
constituyentes:

(179) Muy cansado

(180) *Bastante óseo

Fernández Leborans (2005) clasifica los elementos de valor cuantitativo


capaces de funcionar como determinantes en el Sintagma adjetival:

93
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(180) ii(i) Piezas léxicas de valor cuantitativo: mucho, poco, todo,


nada…: nada simpático.
i(ii) Adverbios en mente de sentido cuantitativo: extraordinaria-
mente, considerablemente, grandemente…: considerablemente
cansado.
(iii) Locuciones adverbiales de valor cuantitativo: de todo punto,
en exceso…: de todo punto imposible. En algunos casos, estas
expresiones son fundamentalmente coloquiales y aparecen
siempre pospuestas al adjetivo: de remate, de atar, a carta
cabal…: tonto de remate, loco de atar.
(iv) Expresiones de medida: dos años, tres euros, cuatro metros, el
doble de, el triple de…:dos años más viejo, el tripe de caro

Junto al valor cuantitativo, los determinantes del sintagma adjetival


pueden transmitir también otros sentidos, que ha sistematizado Fernández
Leborans (2005):

(181) ii(i) Adverbios y locuciones adverbiales temporales: siempre,


habitualmente, constantemente, frecuentemente…: siempre
contenta.
i(ii) Adverbios y locuciones de valor aspectual: ya, una vez, aún…:
ya acabado.
(iii) Adverbios de función focalizadora: incluso, además, sólo, pre-
cisamente…: incluso dormido.
(iv) Adverbios relacionables con el ámbito de la enunciación, la
modalidad o el dictum6 pueden aparecer en ocasiones en fun-
ciones de naturaleza especificadora dentro del sintagma:
francamente desagradable, probablemente feliz, tristemente
célebre.

6
La diferencia MODUS/DICTUM es paralela a la de ENUNCIACIÓN/ENUNCIADO, y busca diferenciar
entre cuestiones relacionadas con el EMISOR de una comunicación frente a LO DICHO, respectivamente.
Así, por ej., en francamente desagradable podríamos considerar a francamente como elemento que apun-
ta a la manifestación de la voluntad de franqueza del EMISOR o ENUNCIADOR, en el plano, pues, del
MODUS. Por el contrario, en sintagmas con probablemente, esta forma remitiría a una característica de
lo ENUNCIADO, y, por tanto, al DICTUM.

94
EL SINTAGMA

3.4.2.3. Los complementos


Como ya indicamos, en el caso de los Sintagmas adjetivales, estos pre-
sentan invariablemente la forma de Sintagmas preposicionales.
Los SSPP en función complementaria pueden pertenecer a dos clases
diferentes:

(182) i(i) omplementos argumentales, seleccionados por el núcleo al


que complementan, en función de peculiaridades o exigencias
de dicho núcleo. En tal caso no existe variación posible res-
pecto de la identidad de la preposición que debe aparecer en
el sintagma preposicional, regida desde el núcleo adjetivo: fiel
a… lleno de… cansado de…
(ii) Adjuntos, o no seleccionados por dicho núcleo: en este caso
existe una mayor capacidad de elección respecto del constitu-
yente prepositivo del sintagma complementario: cántabro de/
por elección, resistente a/ante/ frente a las infecciones.

Los complementos argumentales pueden tener, no obstante, dos tipos


de comportamientos:

(183) i(i) Puede no ser necesaria su presencia explícita: ser partidario /


ser partidario de vender.
(ii) O bien la presencia expresa del complemento resulta obliga-
toria, como sucede con adjetivos del tipo de falto o referente,
que no admiten la elisión del sintagma preposicional en fun-
ción complementaria: está falto de cariño / *está falto.

3.5. Los Sintagmas verbales

Antes de comenzar a describir en detalle la estructura sintáctica interna


de los Sintagmas verbales creemos necesarias algunas consideraciones ini-
ciales para situar de manera exacta a esta clase de sintagmas dentro del
esquema metodológico que venimos desarrollando, por contraste con otras
aproximaciones a este tipo de unidades.

95
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Seguramente, en efecto, la imagen más extendida de esta clase de uni-


dades es la que se ha difundido a partir, fundamentalmente, de su trata-
miento en los modelos generativos, donde por «Sintagma verbal» se entien-
de la estructura sintáctica integrada por los constituyentes sintagmáticos
que, junto al que desempeña la función de «núcleo del predicado», incluye,
simplificando considerablemente, los potenciales sintagmas en funciones
de «complemento directo», «complemento indirecto», y «complemento cir-
cunstancial», como se refleja en (184):

(184) SV

C. Circunst.

SADV

C. Indir.

SN2

Núcl. Pred. C. Dir.

V SN1

En realidad, como resulta evidente a partir de la representación arbórea


de (184), el concepto de «sintagma verbal» en modelos semejantes es equi-
valente al de «predicado oracional». Se trata, por tanto, de una categoría
metalingüística directamente vinculada en el modelo en cuestión a proble-
mas o hechos lingüísticos del nivel oracional (en relación con el cual son
pertinentes categorías metalingüísticas como la mencionada, o las restan-
tes de «complemento directo, «indirecto» o «circunstancial»).
En el modelo de conceptuación de las unidades sintagmáticas que veni-
mos propugnando, por nuestra parte, no es posible una aproximación
semejante al Sintagma verbal. Partiendo de una concepción del sintagma
como la menor unidad, o secuencia de unidades, capaz de contraer una de
las funciones oracionales elementales, y dotada de una estructura interna

96
EL SINTAGMA

específica de semejante nivel, los planteamientos que subyacen a una cate-


gorización del sintagma verbal como la reflejada en (184) parecen inasu-
mibles por, al menos, dos razones:

(185) i(i) El concepto de «función sintáctica oracional» sobre el que


descansa la definición de SV en los modelos generativos no es
equiparable al de función sintáctica oracional elemental. En
(184), en efecto, se postula una organización funcional en la
que es necesario reconocer el estatuto de funciones sintácticas
a las que afectarían a secuencias sintácticas teóricas muy ale-
jadas de la condición de «funciones elementales»:

a) a la secuencia [V – SN1]
b) a la secuencia [V – SN1] – SN2]
c) a la secuencia [V – SN1] – SN2 ] – SADV]

Podríamos suponer que, bajo la denominación tradicio-


nal de «predicado oracional», subyace una supuesta función
sintáctica como la cumplida en el caso de c), pero es defini-
tivamente evidente que los estudios de sintaxis oracional no
acostumbran a conceptualizar como funciones sintácticas
oracionales las que supuestamente tienen lugar en los casos
de a) y b).
(ii) En otro orden de cosas, el tipo de fenómenos lingüísticos que
esquemas como (184) destacan o formalizan es, fundamen-
talmente, de naturaleza oracional. Si queremos mantener
como niveles lingüísticos diferentes los de la oración y el sin-
tagma, es claro que la definición de ambas unidades, y la
caracterización de los fenómenos sintácticos que se dan en
cada caso, debe centrarse en identificar y describir las pro-
piedades específicas de cada una de dichas unidades, y pare-
ce también claro que el concepto de «complemento» con el
que se opera en (184) en nada coincide con el que venimos
manejando para explicar determinados tipos de relaciones
sintácticas que tienen lugar dentro de la estructura del sin-
tagma.

97
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

En el modelo que venimos manejando, la unidad «Sintagma verbal» se


podría poner en relación, en todo caso, con el nudo terminal «V», o, de
manera más adecuada, con un sintagma, en el sentido estricto en que veni-
mos manejando el término, que desempeñaría en (184) la función de
«núcleo» sintáctico en la estructura de semejante SV, es decir, de «núcleo
del predicado».

3.5.1. Relaciones sintácticas parte-todo

De acuerdo con semejantes planteamientos, la estructura básica de rela-


ciones sintácticas parte-todo en el Sintagma verbal es la reflejada en (186):

(186) SV

Deteremnante

Negación

Deteremnante Núcleo

Auxiliar V

3.5.1.1. El núcleo
La función de núcleo en el SV la desempeña una palabra de la clase de
los verbos. Como tendremos ocasión de mostrar, no siempre esta función
nuclear corre a cargo de verbos en forma personal pues, en contra de lo que
pudiera, aparentemente, inducir a pensar la agramaticalidad de enunciados
como (187), frente a (188), no siempre una forma verbal en función nucle-
ar debe presentar una forma flexional en la que intervengan los morfemas
de persona:

(187) *Los árboles del paseo doblarse bajo el viento.


(188) Los árboles del paseo se doblaban bajo el viento

98
EL SINTAGMA

3.5.1.2. Los determiantes


3.5.1.2.1. La negación
La significación negativa puede aparecer en el SV por medio de dife-
rentes recursos. Entre ellos, puede deberse a la utilización de determinadas
«palabras negativas» (Sánchez López, 1999: 2568), palabras primarias o
locuciones con dicho valor cuya significación es de tal condición. Estas
palabras o locuciones pueden aparecer tanto delante como detrás del
núcleo verbal, si bien en el segundo caso se requiere que la forma adverbial
NO aparezca simultáneamente delante del verbo. Esta última forma puede
aparecer exclusivamente en posición preverbal.

(189) Jamás adivinarás lo que hizo


(189i) No adivinarás jamás lo que hizo
(189ii) *Adivinarás jamás lo que hizo
(190) En la vida adivinarás lo que hizo
(190i) No adivinarás lo que hizo en la vida
(190ii) *Adivinarás en la vida lo que hizo
(191) Nunca iré a verte allá
(191i) No iré nunca a verte allá
(191ii) *Iré nunca a verte allá
(192) No iré Toledo

3.5.1.2.2. El auxiliar
En función de «Determinante» podemos encontrar también dentro del
SV a los elementos que son conocidos tradicionalmente como auxiliares
verbales. Se trata de formas verbales que pueden pertenecer a tres grandes
clases (Fernández Leborans 2005: 80):

(193): a) Auxiliares puros, caso de la forma haber en los tiempos com-


puestos, y de la forma ser en construcción con participios:
(193i) No ha llegado a la ciudad
(193ii) Fue despedida por su jefe

99
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

b) Verbos modales, como poder, deber, deber de, haber de, tener
que...
(193iii) No pude abrir la puerta
(193iv) Tengo que ir a Santander
c) Verbos aspectuales, como acabar de, empezar a, seguir…
(193v) A esa hora empieza a amanecer
(193vi) Sigue lloviendo desde las dos

Las formas verbales auxiliares presentan, por tanto, un comportamiento


a primera vista paradójico: mientras que su comportamiento sintáctico las
identifica como elementos en dicha función no-nuclear, su morfología es de
una complejidad mayor que la de los propios elementos nucleares del SV, y
los dota de propiedades morfológicas habituales en los elementos capaces de
desempeñar funciones sintagmáticas nucleares: las variaciones de número y
persona. Estas diferencias morfológicas, no obstante, no han de inducir al
error de suponer que, como formas personales, los auxiliares podrían des-
empeñar papeles sintagmático-nucleares, lo que les está claramente vedado:

(193vii) *Fue por su jefe


(193viii) *Tengo a Santander
(193ix) *Lloviendo desde la dos

3.5.1.2.3. El núcleo
Las formas verbales auxiliares, como ha señalado tradicionalmente la
gramática, poseen un valor puramente gramatical dentro de la estructura
del SV. Su papel como constituyentes sintagmáticos está limitado a ser por-
tadores de valores gramaticales y funcionales que aportan al SV, pero en
modo alguno a la de transmisores de contenidos léxicos, un papel que
corresponde al núcleo sintáctico del SV, el elemento nuclear.
De hecho, la condición nuclear de la forma verbal no personal en estas
construcciones explica que sean tales formas las que condicionan cuáles
pueden ser los sujetos o, en ocasiones, los complementos directos de una
determinada oración; cuestiones estas que dependen de las características

100
EL SINTAGMA

específicas del núcleo del predicado oracional. Así, lo anómalo de cons-


trucciones como (194i) o (194ii) se debe a que el sujeto de la oración corres-
pondiente ha ser, como sabemos, compatible con las exigencias de inyec-
tarse, y, de manera semejante, a que las características de mesa no son
compatibles con las que debe tener el Sujeto o CD de inyectar:

(194i) *la mesa debe inyectarse un antibiótico


(194ii) Juan debe inyectarse una mesa

Es posible identificar el papel nuclear de la forma verbal que integra


construcciones de este tipo (y, simultáneamente por tanto, el de la forma
determinante o auxiliar) recurriendo a distintas pruebas. Así, las formas
verbales nucleares en los SSVV no son susceptibles de ser sustituidas por
pronombres, como muestra la agramaticalidad de (195), frente a la buena
formación de (196)7:

(195) Juan debe salir / *Juan lo debe


(196) Juan teme a dormirse/ Juan lo teme

En el caso de construcciones integradas por [Auxiliar + Forma verbal


plena], la segunda no admite tampoco ser sustituida por una forma inte-
rrogativa, en oraciones de tal tipo:

(197) *Qué debe Juan (Juan debe salir)


(198) A qué teme Juan (Juan teme a dormirse)

3.5.2. Relaciones sintácticas parte-parte en el SV


3.5.2.1. Los determinantes
3.5.2.1.1. La negación
Las que hemos caracterizado como «palabras negativas» que funcionan
como «determinante» dentro del SV están sujetas a ciertas restricciones
combinatorias.

7
Véase L. Gómez Torrego (1999) y Fernández Leborans (1999).

101
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Cristina Sánchez (1999: 270 y ss.) ha recordado que la formulación de


un principio como aquel al que ya nos hemos referido de que las palabras
negativas posverbales deben ir precedidas por otra preverbal necesita de
algún requisito añadido. En concreto, el de que ambas palabras negativas
deben pertenecer a la misma oración. Ello explicaría la agramaticalidad de
enunciados como (199):

(199) *María no ha venido y Pepe ha ido a ningún sitio

Sánchez López (1999) ha sistematizado algunos otros fenómenos rele-


vantes en la combinatoria de las formas negativas en función determinado-
ra dentro del SV. Así, los sintagmas verbales en forma no personal presen-
tan características específicas respecto de las palabras negativas distintas
del adverbio NO. Sólo admiten estas formas de especificación en posición
posverbal:

(200) Al no estar nunca de acuerdo, no lo invitan


(201i) *Al nunca estar de acuerdo

Los gerundios admiten la negación mediante el adverbio NO en cons-


trucciones absolutas, del tipo de (196), y con valor modal, como en (197):

(202) No teniendo dinero, prefiero no ir


(203) Aprobó el examen no cometiendo faltas de ortografía

Los participios admiten solo la negación en construcciones absolutas:

(204) No convencido aún, siguió pidiendo aclaraciones


(204i) *No convencido de los hechos por el vendedor, siguió
pidiendo aclaraciones

3.5.2.1.2. El auxiliar. Las perífrasis verbales


Las gramáticas suelen denominar perífrasis verbales a las construcciones
que incluyen a un elemento verbal auxiliar en el sentido y con la función
sintáctica dentro del SV que hemos venido comentando.

102
EL SINTAGMA

Algunos autores como B. Pottier (1968) han propuesto diferenciar entre


dos clases distintos de perífrasis con criterios de naturaleza formal o mor-
fológica, según la presencia o no de una preposición o una conjunción entre
el auxiliar y el elemento verbal auxiliado; distinguiendo de esta forma entre
lo que llama construcciones de incidencia directa o construcciones de inci-
dencia indirecta.
De manera más habitual la tradición gramatical española suele distin-
guir tres grandes tipos de perífrasis verbales según el verbo predicativo, o
nuclear, esté en infinitivo, gerundio o participio. Esta clasificación permite
reflejar mejor que la anterior el sentido general que cada uno de los grupos
ha tenido en la lengua:

(205) a) Verbo auxiliar + infinitivo.


b) Verbo auxiliar + gerundio.
d) Verbo auxiliar + participio,

3.5.2.1.2.1. Las perífrasis de infinitivo


Los SSVV de estructura [Aux + V] en los que la forma verbal nuclear se
actualiza en infinitivo tienen una significación que depende fundamental-
mente de las propiedades de la forma auxiliar.
El valor de estas perífrasis se corresponde, a grandes rasgos, con dos
grandes clases de significados: los de tipo modal y los de tipo aspectual. Las
construcciones de valor modal pueden transmitir significaciones concretas
de necesidad u obligación, probabilidad o posibilidad, como sucede, res-
pectivamente, en (206)-(207). Las construcciones de valor aspectual pueden
concretarse en significaciones incoativas, durativas, terminativas o reitera-
tivas, entre otras, como se comprueba en (208)-(211):

(206) No Debemos entregar el trabajo el jueves


(207) Puede llover
(208) El sol empezaba a ponerse cuando llegamos
(209) Dejé de fumar hace más de un año
(211) El sol vuelve a salir todos los días

103
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

3.5.2.1.2.2. Las perífrasis de gerundio


Los SSVV de estructura [Aux + Vgerundio] tienen una significación que
depende fundamentalmente de las propiedades de la forma nuclear. El
gerundio da a estas construcciones un valor durativo que se corresponde
fundamentalmente con la significación temporal interna del gerundio, que
presenta como desarrollo el proceso verbal que transmite:

(212) Está durmiendo ahora mismo


(213) Lleva leyendo el libro dos meses
(214) Viene haciendo deporte los últimos dos años
(215) Siguió corriendo a pesar del cansancio

Un caso particular a este respecto son las perífrasis de gerundio cons-


truidas con auxiliares como terminar o acabar, o con empezar. Como ha
señalado A. Yllera (1999) pueden presentar valores aspectuales culminati-
vos o de iniciación:

(216) Terminó aceptando el acuerdo


(217) Empezó negando su responsabilidad

3.5.2.1.2.3. Las perífrasis de participio


Precedidos de un verbo auxiliar, los participios forman SSVV de signifi-
cación perfectiva, sentido que tiende a evolucionar hacia la representación
de un tiempo anterior en el cual se produce el acabamiento o terminación
del proceso. Por ello, la idea de pretérito, de anterioridad, acompaña al sig-
nificado perfectivo y, a veces, se sobrepone a él.
En español, la construcción [haber + participio] forma las perífrasis
denominadas tiempos compuestos. Muchos gramáticos prefieren conside-
rar a estas construcciones como un caso distinto de las denominadas perí-
frasis, y existen razones que pueden justificar una solución semejante:
mientras en las formas con [haber+participio] el participio es invariable, en
las constituidas por [ser/estar+ participio], u otros verbos intransitivos o
intransitivizados, aquel concierta con el sujeto, y en las restantes; es decir

104
EL SINTAGMA

en las formadas por un auxiliar que no es haber, ser o estar, con el comple-
mento directo:

(218) Juan/Juan y Pedro ha/n acabado el trabajo


(219) Llevo bebidas cuatro cervezas
(220) La puerta fue cerrada a la hora de siempre

105
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

RESUMEN

Tras la definición del sintagma como la menor unidad en que se incar-


dinan las funciones sintácticas oracionales, y la caracterización de las rela-
ciones sintácticas que organizan la estructura de esta unidad, es posible
proceder a la descripción de los principales tipos sintagmáticos. Esta pers-
pectiva nos lleva a distinguir las diferentes clases consideradas en el tema,
que resultan de aplicar sistemáticamente los postulados generales sobre la
naturaleza de las relaciones sintácticas desarrollados en los capítulos pre-
cedentes. Al margen de los detalles que se abordan en él, es importante
recordar algunas decisiones metodológicas, por su carácter diferencial res-
pecto de muchas de las caracterizaciones al uso: en consonancia con los
planteamientos metodológicos generales esbozados, la clase tradicional de
los Sintagmas preposicionales es caracterizada como una subclase de la de
los Sintagmas nominales o adverbiales, con la particularidad de que se
actualiza, en ciertos contextos lingüísticos, con una preposición como cons-
tituyente obligatorio del sintagma. Con referencia a otro caso distinto, el
del SV, los planteamientos que se desarrollan al respecto en este tema supo-
nen una conceptuación de dicho tipo sintagmático que contrasta con la
más común, formulada desde una perspectiva generativa. La aquí desarro-
llada contrasta radicalmente con esta en la medida en que se postula una
unidad que excluye necesariamente los constituyentes en funciones de
complemento que el SV incluye en los modelos generativos, para concebir
este tipo sintagmático como un sintagma mínimo, propio exclusivamente
de la función oracional de Predicado (P), que incluye, junto al verbo, a sus
modificadores más directos.

BIBLIOGRAFÍA

ROJO, G.: Aspectos básicos de sintaxis funcional, Málaga, Ágora, 1983.

FERNÁNDEZ LEBORANS, M.ª J.: Los sintagmas del español I. El sintagma nominal,
Madrid, Arco/Libros, 2003.

FERNÁNDEZ LEBORANS, M.ª J.: Los sintagmas del español. II. El sintagma verbal y
otros, Madrid, Aco/Libros S.L., 2005.

106
EL SINTAGMA

EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

1. Si todas las oraciones del español tuvieran la forma de los enuncia-


dos de los ejemplos de más abajo, ¿sería necesario un concepto y una uni-
dad como el de Sintagma? Razone su respuesta.
a) Pedro despertó
b) ¡Salta, niño!
c) Ella comió melón
d) No hay agua

2. Subraye los sintagmas en que es posible analizar los enunciados


transcritos más abajo:
— La pared era muy alta
— Andrés no vendrá mañana
— En tu caso, yo hablaría
— No debe de ser feliz

3. Si en el enunciado oracional de más abajo, el artículo del SN subra-


yado no puede eliminarse, ¿hemos de concluir que no desempeña la fun-
ción de Margen en dicho SN? Razone su respuesta:
— El niño se despertó llorando

4. Analice el segmento subrayado en el enunciado del ejemplo transcri-


to más abajo. Indique a qué clase de sintagmas debe ser adscrito, y expli-
que por qué. Analice su estructura sintáctica interna:
— Nos vemos el lunes próximo

5. Analice los segmentos subrayados en los enunciados transcritos más


abajo describiendo su estructura sintáctica interna.
— Nos veremos en Madrid
— Las dos amigas se encontraron finalmente
— La casa estaba mucho más lejos

107
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

6. Subraye los SSVV existentes en los enunciados transcritos más


abajo:
— No suelo ir
— No quiero comer más pan
— Lo ha visto en la playa
— Debes aún más dinero

108
CAPÍTULO 4
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUNCIONES SINTÁCTICAS
ORACIONALES

INTRODUCCIÓN

En este capítulo se aborda el estudio de la unidad oración. Se trata de


una unidad fuertemente asentada en la tradición de los estudios gramati-
cales, aunque, como veremos, ello no significa que no sean necesarias algu-
nas cautelas en relación con muchas de las aproximaciones que se han
practicado con vistas a definir sus peculiaridades como unidad lingüística
específica.
Además de proponer una definición satisfactoria de esta unidad, en este
capítulo estudiaremos también las características de las relaciones sintácti-
cas que configuran su estructura sintáctica interna. A este respecto, la apli-
cación de los criterios metodológicos generales desarrollados en los capítu-
los introductorios de este libro nos permitirá llegar a una caracterización
muy detallada de las distintas funciones sintácticas oracionales, tanto como
categorías cuanto como clases de funciones sintácticas.

ESQUEMA

䊏 LA ORACIÓN

1. La oración como unidad lingüística


2. La estructura interna de la oración: las funciones sintácticas
oracionales
2.1. Las funciones sintácticas oracionales como relaciones
parte-todo
2.1.1. La función PREDICADO
2.1.2. La función COMPLEMENTO DIRECTO
2.1.3. La función SUPLEMENTO
2.1.4. La función COMPLEMENTO INDIRECTO

109
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

2.1.5. La función COMPLEMENTO CIRCUNSTANCIAL


2.1.5. La función SUJETO
2.2. Las funciones sintácticas oracionales como relaciones
parte-parte
2.2.1. La categoría de función sintáctica P. Clases de funciones
sintácticas
2.2.2. Otras clases de funciones sintácticas.
2.2.2.1. La relación categorial MARGEN1. Clases de funciones
2.2.2.1.1. Los atributos
2.2.2.1.2. Los complementos predicativos
2.2.2.2. La relación categorial CC. Clases de funciones
2.2.2.3. La relación categorial S. Clases de funciones

RESULTADOS DEL APRENDIZAJE

Después de haber asimilado los contenidos de este tema, será capaz de:
— Explicar el papel lingüístico del concepto de oración.
— Identificar segmentos discursivos que reúnen las características
necesarias para ser considerados oraciones.
— Caracterizar las distintas funciones sintácticas oracionales, tanto en
su condición de categorías de funciones como en la de clases de fun-
ciones.
— Identificar las categorías de funciones sintácticas y las clases de fun-
ciones sintácticas en la operatividad concreta de los enunciados ora-
cionales del discurso.
— Caracterizar el funcionamiento de los mecanismos de recursividad.

䊏 LA ORACIÓN

1. La oración como unidad lingüística

En la escala de unidades lingüísticas le corresponde a la oración la con-


sideración de unidad de mayor complejidad entre las unidades gramatica-

110
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

les. Sólo la lingüística del texto, al abandonar el espacio de lo gramatical


para situarse en el del texto o discurso puede abordar problemas lingüísti-
cos de complejidad mayor, pero ello, como señalamos, desde una perspec-
tiva metodológica distinta de la que aquí nos interesa.
La oración es una de las categorías metodológicas más tempranamen-
te abordadas en la metateoría gramatical; ello no significa, no obstante,
que su caracterización no siempre se haya planteado de manera satisfac-
toria.
Entre las distintas propuestas de definición de la oración las de menor
interés explicativo y menor vigencia actual son sin duda las de orientación
fónica, que pretenden caracterizarla como un segmento precedido de
pausa y seguido de silencio. Además de los problemas inherentes al con-
cepto de pausa, que es un recurso parcial, variable y relativo, una pro-
puesta similar de nada sirve para identificar, entre segmentos o enuncia-
dos como los de (1)-(3), el que puede ser considerado como una oración,
puesto que aunque todos ellos cumplen con los criterios teóricamente
definitorios de qué es una oración, esta condición tan solo puede postu-
larse de (3).

(1) ¡No!
(2) ¡Fiestas de primavera!
(3) Hace un día espléndido

Uno de los criterios más utilizados tradicionalmente para definir la ora-


ción es el que la identifica con aquella unidad lingüística dotada de senti-
do completo. Este criterio se remonta a Dionisio de Tracia, que inaugura
una perspectiva que encontramos todavía en el Esbozo académico, donde
se identifica a la oración con «la unidad más pequeña de sentido completo
en sí misma en que se divide el habla real» (R.A.E. 1974, 350). En términos
parecidos, para A. Alonso y P. Henríquez Ureña (1953, 10-11), la oración es
la menor unidad con sentido completo, entendiendo por tal la declaración,
el deseo, la pregunta o el mandato.
El requisito de sentido completo es ciertamente ambiguo. Podría refe-
rirse (Lyons, 1971, 5.2.3), tanto al «sentido gramatical» (que confieren a la
oración sus relaciones sintácticas internas), como al «sentido contextual»

111
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(contenido comunicativo o informativo del discurso). De estas dos inter-


pretaciones, las indicaciones ofrecidas explícitamente en las definiciones
reseñadas parecen apuntar a que la supuesta propiedad de la oración de
poseer sentido completo habría de interpretarse como que dicha unidad
posee las propiedades estructurales de elemento auto-semántico en sentido
informativo o comunicativo.
Sin embargo, es inexacto que la autonomía semántica sea, en este sen-
tido, una característica específica de la oración. Tal propiedad conviene, al
contrario, al texto y, por consiguiente, puede ser postulada de secuencias
como las de (1) a (3), de condición estructural muy diferente (una palabra
en el caso de (1), una oración en el de (3)), siempre que se den en todas
ellas los requisitos comunicativos necesarios para que su actualización en
unas concretas situaciones comunicativas los haga funcionar como enun-
ciados comunicativamente autónomos; es decir, dotados de un sentido
comunicativo aceptable.
En el ámbito del estructuralismo taxonómico norteamericano se han
propuestos definiciones de la oración formuladas desde el criterio del
máximo inmanentismo que caracteriza a este tipo de modelos distribu-
cionalistas. En términos generales, se postula para la oración la condición
de forma lingüística no incluida como constituyente en otra forma más
amplia (Bloomfield, 1933; Hockett, 1972). Esta caracterización presenta,
no obstante, problemas similares a los ya mencionados a propósito de los
planteamientos que subrayaban la supuesta autonomía oracional: su
incapacidad para distinguir los enunciados autónomos que presentan una
estructura oracional de aquellos otros que, aun no estando contenidos
como constituyentes de otra forma más amplia, carecen de tales propie-
dades.
Uno de los criterios más utilizados para la definición de la oración es el
de su consideración como unidades constituidas por las relaciones sintác-
ticas de sujeto y predicado. Hallamos semejante caracterización, de una u
otra forma, desde en modelos pre-estructuralistas y estructuralistas (RAE,
1973; Alonso-Henríquez Ureña, 1953; Martinet, 1971), hasta en modelos
más actuales como los generativos. No obstante, aun tratándose de una
definición altamente adecuada desde un punto de vista explicativo, por des-
tacar propiedades específicamente oracionales, parece clara su inadecua-
ción para caracterizar el funcionamiento de la oración en lenguas como el
español, donde la oración es una unidad donde no es imprescindible la pre-

112
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

sencia de la función sujeto. Existen, en efecto, en español secuencias como


las de (4)-(6), que debemos considerar oraciones bien formadas, y que sin
embargo carecen de sujeto.

(4) Llovía
(5) Tronaba amenazadoramente
(6) Hay amores que matan

En la búsqueda de características específicas de la unidad oración, un


criterio definitorio adecuado podría ser el de la asignación a dicha unidad
de la condición de menor unidad de predicación gramatical, tal y como ha
propuesto A. Vera (1994). Dicha característica es cumplida tanto por enun-
ciados personales, caso de (7), por ejemplo, como por los que carecen de
«sujeto», como sucede con (4)-(6). Esta propiedad destacaría, en efecto, dos
rasgos exclusivos de la unidad en cuestión: el hecho de que, en su caso, se
produce un mecanismo de carácter sintáctico que postula la ocurrencia de
ciertos estados, procesos o acciones potencialmente matizados por su rela-
ción con distintos actores o circunstancias, y el hecho de que esta predica-
ción ha de tener necesariamente una cierta forma gramatical, que coincide
en lo nuclear con la de una forma verbal. Así, enunciados como (3) a (7)
pueden ser considerados «oraciones» pues en todos ellos una «predicación»
concebida en los términos a que hacíamos referencia se materializa en una
forma verbal.

(7) Los truenos sonaban amenazadoramente en medio de la tormenta

2. La estructura interna de la oración: las funciones sintácticas


oracionales

La oración es una unidad cuya estructura es resultado de las relaciones


que afectan en su seno a sus constituyentes inmediatos o directos, los sin-
tagmas. Como hemos señalado en el capítulo correspondiente, dichas rela-
ciones, o funciones sintácticas, pueden ser descritas desde la doble pers-
pectiva ya mencionada: como relaciones o funciones de los constituyentes
inmediatos o directos para con la construcción oracional de la que forman
parte, y como relaciones o funciones de tales constituyentes entre sí.

113
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

2.1. Las funciones sintácticas oracionales como relaciones


parte-todo

El análisis de las relaciones que los constituyentes inmediatos o direc-


tos de la oración guardan para con la construcción o constituto global del
que forman parte nos lleva a plantearnos la conveniencia de adoptar un
planteamiento tradicional muy extendido, según el cual podríamos distin-
guir en la oración dos relaciones o funciones sintácticas como las denomi-
nadas sujeto y predicado, relaciones que permitirían describir las funcio-
nes que desempeñan los sintagmas señalados en (8)-(9):

(8) Pedro ha venido


(8i) O
Pedro ha venido
Suj. Pred.

(9) Pedro ha tomado sopa en la cena


(9i) O
Pedro ha tomado sopa en la cena
Suj. Pred.

Esta caracterización de la estructura sintáctica oracional no es, no obs-


tante, generalmente aceptada. Lingüistas como L. Tesnière (1976) han pro-
puesto analizar la oración desde este punto de vista como constituida por
una función nuclear, la de Predicado, de la que dependerían todas las res-
tantes, incluido el Sujeto. Se postularía así, por consiguiente, una estructu-
ración diferente de la oración que, referida a uno de nuestros ejemplos
anteriores, el (9), vendría a ser como la reflejada en (9ii):

(9ii) O
Pedro ha tomado la sopa en la cena

Pred.

Suj. Cdir. Ccirc.

114
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

2.1.1. La función PREDICADO


Frente a la postura más tradicional, aceptaremos que el análisis de la
estructura oracional en estos dos elementos, sujeto y predicado, no es
explicativamente adecuado. La razón es que obliga a suponer que la de Pre-
dicado ha de ser considerada como una función sintáctica oracional más,
del mismo tipo que la de sujeto, o las demás funciones sintácticas oracio-
nales. Desde los planteamientos metodológicos generales que hemos des-
arrollado en el capítulo correspondiente, la secuencia sintagmática en que
se materializaría la función en cuestión no constituye un sintagma, por lo
que no es posible aceptar que desempeñe ninguna función sintáctica ora-
cional.
Mantendremos, al contrario, que el análisis de la estructura sintáctica
de la oración atendiendo a la dimensión que hemos denominado de «rela-
ciones o funciones parte-todo» permite identificar una función que puede
ser denominada Predicado (P), que, en esta perspectiva, puede ser defini-
da como una relación que desempeña un SV —en el sentido definido en el
capítulo correspondiente— y que se caracteriza por, o consiste en, que
dicho Sintagma funciona como el núcleo de la oración.
Efectivamente, la existencia de enunciados oracionales como (4) en los
que no concurre más que un SV en función de P pone de manifiesto que,
desde el punto de vista con que ahora abordamos el estudio de las funcio-
nes sintácticas oracionales, como relaciones parte-todo, esta función sin-
táctica es la única que tiene un carácter obligatorio o nuclear en la oración,
mientras que las restantes, al ser posible su no actualización sin que ello
conlleve la mala formación de la oración así construida, han de ser consi-
deradas funciones o relaciones opcionales, marginales.

2.1.2. La función COMPLEMENTO DIRECTO


Entre las funciones sintácticas oracionales tradicionalmente reconoci-
das en las gramáticas, no todas poseen el mismo tipo o grado de vincula-
ción con el Predicado oracional. Estas son especialmente estrechas en el
caso de la función denominada habitualmente complemento directo (CD),
en las estructuras denominadas predicativas, y del atributo (A) en las copu-
lativas, dos funciones que consideraremos variantes de la misma relación
parte-todo, en la línea de la propuesta de Hernández (1984).

115
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

La estrecha vinculación entre P y CD, que ha sido reconocida tradicional-


mente en las gramáticas con la denominación de transitividad, supone el
reconocimiento de que, en virtud de dicha relación, el sintagma en función
de CD viene a añadir a la significación verbal una parte importante de su
valor denotativo final, que queda, de esta forma, completado —complemen-
tado—, lo que no es posible o necesario en el caso de los SSVV intransitivos.
Podemos mostrar esta estrecha vinculación entre P y CD comprobando
cómo, mientras es posible conmutar el conjunto de los sintagmas que des-
empeñan las funciones P y CD por un sustituto como HACERLO, dejando
fuera de dicha sustitución al resto de sintagmas que desempeñan las demás
funciones, con la excepción de la de sujeto, es imposible mantener al CD
fuera de estas operaciones:

(10) Juan escribió una carta a su familia el lunes


(10i) Juan escribió una carta a su familia el lunes y María lo hizo

a la suya el martes

(10ii) *Juan escribió una carta a su familia el lunes y María lo hizo

una postal el martes

Como prueba de que la relación sintáctica que se produce entre P y A en


las oraciones atributivas es de una vinculación o proximidad semejante,
podemos comprobar también que en este caso es posible sustituir los sin-
tagmas que desempeñan las funciones de P y A por una fórmula del tipo LO
SOY o LO ESTOY, dejando fuera de dicha sustitución a los sintagmas que con-
traen el resto de relaciones «complementarias», mientras que tampoco es
posible dejar fuera la fórmula mencionada al sintagma en función de A:

(11) Juan está cansado esta mañana


(11i) Juan está cansado esta mañana y Pedro lo estuvo ayer

(11ii) *Juan está cansado esta mañana y Pedro lo está feliz

116
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

El tipo de relación que la función CD desempeña dentro de la oración


obtiene su especificidad, además de en virtud de esta estrecha vinculación
con la función P, por su condición marginal, de relación sintáctica cuyo
valor en este sentido podemos identificar como Margen1. Es evidente, en
efecto, que es posible encontrar oraciones bien formadas como (4), o de
mayor complejidad funcional, como (12), en las que no concurre la función
de que nos ocupamos, sin que ello suponga mala formación oracional. Ello
prueba que la de CD es una función no obligatoria, o marginal, dentro de
la estructura de la oración.

(4) Llovía
(7) Los truenos sonaban amenazadoramente en medio de la tormenta

Desde un punto de vista formal, la función de CD es reconocible en


español por el hecho de que el sintagma que desempeña la función en cues-
tión es conmutable por una secuencia en la que, junto al SV en función de
P encontramos las formas pronominales LO(S)/LA(S), en las variedades no
loístas del español:

(12) Juan vio a María


(12i) Juan LA vio
(13) Juan se comió los garbanzos en un santiamén
(13i) Juan se LOS comió en un santiamén
(14) El coche golpeó el muro
(14i) El coche LO golpeó
(15) El vigilante abrió las puertas
(15i) El vigilante LAS abrió

La indicación de que la presencia de las formas pronominales átonas


mencionadas, o la conmutación por ellas, constituye una prueba de que un
determinado segmento sintagmático funciona como CD no debe, no obs-
tante, ser interpretada como una afirmación de que estas formas átonas
pronominales desempeñen la función sintáctica en cuestión.

117
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

En realidad, estas formas pronominales átonas, como todas ellas, no reú-


nen los requisitos básicos para poder considerar que sean capaces de funcio-
nar como constituyentes sintagmáticos oracionales que —recordémoslo—
son las únicas unidades lingüísticas de las que hemos postulado su capacidad
de desempeñar o contraer funciones sintácticas oracionales. Los sintagmas,
en efecto, están dotados de una relativa autonomía oracional que hace que
puedan ser separados respecto de otras unidades semejantes, y, en ocasiones
incluso, movidos a lugares distintos, dentro de la manifestación superficial
oracional, del que les correspondería dentro de una ordenación paradigmáti-
ca. Así, en (16) la secuencia la puerta, constituye, efectivamente, un sintagma,
pues, como podemos comprobar en (16i), hace gala de la autonomía que
caracteriza a los constituyentes sintagmáticos. Por el contrario, hay que con-
cluir que formas como los átonos pronominales de las que hablamos tienen
un comportamiento muy diferente —como puede constatarse en (17)-(17i)—,
que prueba que no les es de aplicación la definición de «sintagma», y, en con-
secuencia, también, que no es adecuado postular que desempeñan una fun-
ción sintáctica oracional; en nuestro caso la de CD.
(16) Antonio abrió la puerta con su mano derecha
(16i) Antonio abrió, con su mano derecha, la puerta
(17) Antonio la abrió con su mano derecha
(17ii) *Antonio la, con su mano derecha, abrió
Como se ha postulado en ocasiones (Heger, 1974; Llorente-Mondejar,
1974), las formas pronominales átonas que comentamos se comportan, en
realidad, desde un punto de vista funcional, como morfemas verbales que
vendrían a reiterar en el verbo contenidos relativos al género, número y per-
sona de los verdaderos CD oracionales. Por esta razón se las ha definido
como morfemas de conjugación objetiva; es decir, morfemas que aportan
en el verbo informaciones relativas al objeto, o CD, en forma equivalente a
como otros morfemas verbales hacen lo propio con otros contenidos relati-
vos al sintagma en función de Sujeto. Pues bien, de la misma manera que
no afirmamos en tal caso que los morfemas verbales de persona o número
desempeñen la función de sujeto oracional, tampoco resultará adecuado
considerar que las formas átonas que analizamos contraen la de CD. En
estas situaciones, quienes funcionan como CD son, verdaderamente, las
formas pronominales tónicas correspondientes, que no siempre se expresan
fonéticamente en la manifestación superficial de una oración, con inde-

118
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

pendencia de que posean una existencia incuestionable en ellas desde un


punto de vista estructural. Así, si analizamos un enunciado oracional como
(18), podremos comprobar que se corresponde, desde un punto de vista
estructural, con (17i), donde la función de CD la realiza, propiamente
hablando, el SN a ella. Esta secuencia tiene la condición de «sintagma»,
como prueba su autonomía dentro de la oración —véase (18ii).

(18) Juan la admira


(18i) Juan la admira a ella
(18ii) Juan la admira, profundamente/desde lo más hondo de su cora-
zón/ siempre, a ella.

Comprenderemos fácilmente el por qué de la manifestación de estruc-


turas oracionales como la de (18i) en la forma de (18) —es decir, elidiendo
la forma sintagmática en función de CD, que quedaría meramente repre-
sentada por el pronombre átono— analizando un caso semejante que, sin
duda, nos resulta más familiar: el de los morfemas subjetivos del verbo, y
su relación con el sintagma en función de Sujeto oracional.
Cuando el sujeto de una oración es, como sucede en (19) una forma de
pronombre personal, se produce una redundancia absoluta de contenidos
semánticos entre los que transmite dicho sujeto y los que, obligatoriamen-
te, ha de incluir el verbo a través de los morfemas de número y persona.
Esta redundancia solo puede simplificarse de una manera: elidiendo la
secuencia que tiene la condición de sintagma, por su misma condición
autónoma —(19i)—, pues no es posible eliminar las formas morfemáticas
verbales —véase (19ii), en efecto—. Al margen de tales fenómenos, no cabe
duda de cuál es la organización estructural de dicha oración, y de que su
análisis adecuado es (19iii), y nunca uno del tipo de (19iv):

(19) Él llegó anoche


(19i) Llegó anoche
(19ii) *Él lleg- anoche
(19iii) (Él) llegó anoche
S
(19iv) *Llegó anoche
S

119
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Lo que acontece en el caso de las formas pronominales átonas es algo


equivalente. En realidad, la estructura de una oración como (18) es, en efec-
to, la de (18i). En dicha oración se produce también una redundancia evi-
dente respecto de las informaciones relativas al género, número y persona
del CD, representadas tanto en el segmento que desempeña esta función
sintáctica, A ELLA, como en el morfema objetivo verbal correspondiente, LA.
También de manera equivalente a lo observado para con el sujeto, si se
desea eliminar esta redundancia, es posible optar por la eliminación del
segmento sintagmático, el elemento pronominal tónico —como sucede en
(18)—, pero no por la del átono, que es, como morfema objetivo, un ele-
mento funcionalmente no independiente de su verbo —véase (18iii):
(18iii) *Juan admira a ella
El paralelo con el comportamiento y la explicación funcional dado a los
fenómenos considerados a propósito del sujeto y los morfemas verbales sub-
jetivos puede ser, finalmente, también de utilidad para entender la que, a
nuestro modo de ver, debe ser la explicación del papel sintáctico cumplido
por los pronombres personales átonos en la oración, y que no debiera ser otro
que el de señales de concordancia entre el SV en función de P y el SN prono-
minal personal en función de CD oracionales. Si, en efecto, la redundancia de
marcas de persona y número en el caso del sujeto permite postular la pro-
piedad de que el SN en función de S y el SV en función de P concuerdan en
número y persona, será equivalentemente adecuado proponer que el SN pro-
nominal personal en función de CD concuerda con el SV en función de P ora-
cional en género, número y persona, a través de los morfemas de conjugación
objetiva que son las formas pronominales átonas correspondientes.
A diferencia de lo que sucede con la función CD, en la de A la conmuta-
ción se produce tan sólo con la forma LO:
(19) Juan está cansado
(19i) Juan LO está
(20) María está contenta
(20i) María LO está
(21) Pedro es carpintero
(21i) Pedro LO es
(22) María es inteligente
(22i) María LO es

120
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

2.1.3. La función SUPLEMENTO


La función denominada Suplemento (SUP, en adelante) fue propuesta
por E. Alarcos (1973) en un trabajo enormemente influyente titulado
«Verbo transitivo, verbo intransitivo y estructura del predicado». En él
separaba de los que denominaba aditamentos (CC en nuestra terminolo-
gía) una función diferente a la que denominaba «suplemento», cumplida
por sintagmas estrechamente vinculados a P desde el punto de vista fun-
cional, y que presentarían las siguientes características:

(23) a) Los sintagmas que desempeñan esta función están fuertemente


limitados en su libertad de posición en la oración, por lo que se
diferencian claramente de los sintagmas en función de CC:
ii) Pedro hablaba de toros / * De toros Pedro hablaba
ii) Pedro vio a Antonio en el supermercado / En el supermerca-
do, Pedro vio a Antonio
b) Los sintagmas en función de SUP no pueden ser eliminados sin
producir un enunciado agramatical, a diferencia de lo que suce-
de con un CC:
ii) María sabía de matemáticas / *María sabía
ii) Juan salió del restaurante / Juan salió
c) Mientras la función de CC es desempeñada por un SADV. o por
segmentos conmutables por tales SADV, la función SUP es con-
traída por SPREP, y cuando estos sintagmas se pronominalizan
han de conservar la preposición:
ii) Juan hablaba de toros / Juan hablaba de eso/de ello
ii) Pedro vive en Barcelona / Pedro vive allí
d) Finalmente, el SUP es, según la propuesta inicial de Alarcos, incom-
patible con la presencia de la función CD en la misma oración.

En el trabajo mencionado de Alarcos, que viene a ser su primera formu-


lación sobre el estatuto que debería corresponder a esta nueva función, SUP
venía a ser, finalmente, caracterizado como una variante de la misma fun-
ción en que consiste la de CD. Diferenciadas por el hecho de que SUP man-
tenga siempre la Preposición del SPREP en que se materializa, mientras que

121
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

la categoría de función CD la contraen característicamente SSNN sin pre-


posición, la imposibilidad de eliminación de los SPREP en función de SUP
más su escasa libertad posicional mostrarían que son otra forma o variante
del mecanismo de transitividad por el que la significación del verbo en fun-
ción de P oracional se precisa gracias a la colaboración de otros sintagmas
estrechamente ligados a ella, como son los que funcionan como CD o SUP.
Las tesis primeras de Alarcos sufrirían, no obstante, una modificación sus-
tancial tras las observaciones de Bosque (1983), que señaló cómo ambas fun-
ciones podrían, aparentemente, comparecer en la misma oración, lo que
impediría considerarlas variantes de una misma invariante funcional, y lleva-
ría, al contrario, a la conclusión de que se trata de dos funciones diferentes:

(24) Luis confunde la admiración con la envidia


CD SUP
(25) El cirujano libró a tu amigo de una muerte segura
CD SUP
(26) Juan privó a Antonio de tu compañía
CD SUP

En un trabajo posterior, E. Alarcos (1977) tomaría en consideración


estas observaciones, aceptando la posibilidad de actualización simultánea
de CD y SUP, y proponiendo, además, nuevas invariantes funcionales. En
lo que aquí nos interesa, la que denominará suplemento indirecto (SUPI)
para dar cuenta de suplementos que requieren la presencia simultánea de
un CD:

(27) Llenó el vaso de agua


(28) *Llenó de agua

2.1.4. La Función COMPLEMENTO INDIRECTO


Las gramáticas tradicionales han identificado con dicha denominación
la relación sintáctica que está desempeñada por sintagmas que han de ir
marcados por una preposición, SSPP por tanto, y que, por consiguiente,
están relacionados sólo a través de la mediación de aquella —indirecta-
mente pues— con el núcleo oracional.

122
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

E. Alarcos (1973) ha establecido una definición de la relación en cues-


tión (que en su modelo suele denominarse complemento) que, para el caso
del español, descansa sobre la capacidad de los sintagmas prototípicamen-
te animados que cumplen esta función, de ser pronominalizados con las
formas átonas ME, TE, SE, NOS, OS, y, especialmente, LE/LES:

(29) Antonio escribió una carta a su padre


(29i) Antonio LE escribió una carta
(29ii) Antonio SE la escribió

Desde el funcionalismo alarquiano se ha insistido igualmente en la


inadecuación de considerar como sintagmas en función de CI a aquellos
introducidos mediante la preposición PARA, como en (30), aduciendo que
en enunciados semejantes es siempre posible la actualización simultánea
de un segmento distinto que desempeña claramente esa función, como se
advierte en (31):

(30) Compró una muñeca para María


(31) Compró una muñeca a la dependienta para María

Como sucediera con la función CD y el papel que, en su caso, tenían las


formas átonas personales, también en el caso del CI es necesario matizar,
de manera equivalente, el que, adecuadamente, puede postularse respecto
de las formas átonas especializadas en la relación CI. Este no puede ser
considerado tampoco, en contra de la percepción más común, como indi-
cación de que ME, TE, SE, NOS, OS, o, especialmente, LE/LES puedan des-
empeñar la función de CI pues, como formas átonas, estas no pueden cons-
tituir SSNN autónomos, sino que forman parte del SV como morfemas
verbales de conjugación objetiva, relativos esta vez a la persona y número
del SN en función de CI, que es la forma tónica correspondiente:

(32) Andrés le compró un regalo


(32i) Andrés le compró un regalo (a él/ a ella)
(32ii) Andrés le compró un regalo (a él/ a ella)
SV CI

123
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

De manera también similar a como proponíamos para el caso de las for-


mas átonas relacionadas con la función CD, será posible postular que el
SPrep. que contiene a la forma pronominal personal tónica en función de
CI concuerda con el SV en función de P oracional en número y persona, a
través de los morfemas de conjugación objetiva que son las formas prono-
minales átonas correspondientes.
Para individualizar el valor o contenido de esta función sintáctica ora-
cional resulta necesario fijarse en dos de sus propiedades fundamentales:
de un lado, su no obligatoriedad dentro de la estructura oracional. Hay,
efectivamente, oraciones sin CI, como (33), perfectamente gramaticales, lo
que nos debe hacer concluir que, como relación sintáctica parte-todo, la de
CI es una función marginal, no necesaria. Por otro lado, otra de sus carac-
terísticas fundamentales es sin duda el modo de vinculación que la relacio-
na con el Predicado oracional, P, menos directa o estrecha que la manteni-
da por el CD, como probaría la posibilidad de mantener al sintagma que
desempeña esta función fuera de las operaciones de pronominalización o
sustitución que afectarían al conjunto [P+CD]:

(33) Marta estudia medicina


(34) Juan escribió una carta a su familia
(34i) Juan escribió una carta a su familia, y yo lo hice también a la mía

Podemos representar esta doble condición de elemento marginal y no


directamente vinculado con P del CI como Margen2, para diferenciarlo con
claridad de la función CD analizada anteriormente.

2.1.5. La función COMPLEMENTO CIRCUNSTANCIAL


En lo que sigue adoptaremos el planteamiento de que es posible hablar
de una función complemento circunstancial, en lugar de —como sucede
realmente—, de una serie de relaciones sintácticas que habría que tratar
como funciones diferentes la una de las otras (de Lugar, Tiempo, Modo,
Causa…), a pesar de los rasgos que innegablemente comparten, puesto que,
en contra de lo que sucede con el resto de funciones, en la misma oración
pueden concurrir distintas manifestaciones de esta función/ estas funciones:
(35) Los dos últimos años, Juana pasó el verano en Grecia con sus amigos

124
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

Obraremos de esta forma por simplicidad, y ante la falta de estudios que


permitan saber con exactitud las relaciones, el orden y la jerarquía de estos
diferentes complementos circunstanciales dentro de la oración (Hernanz-
Brucart, 1987). En todo caso, creemos posible suponer que las considera-
ciones que desarrollaremos a continuación habrán de ser de aplicación a
esta función, con independencia de los subtipos diferentes que estudios
futuros puedan mostrar son necesarios.
La función de CC se cuenta entre las mas tardíamente formuladas por
la teoría lingüística, datándose su introducción en la escuela francesa hacia
1884, para resolver el problema explicativo que presentaban los «comple-
mentos indirectos»; es decir, los relacionados con el SV de manera indirec-
ta, a través de una preposición. El grupo de los «complementos indirectos»
incluía, por tanto, por igual a los que hoy denominamos CI como a otras
secuencias de distinto comportamiento sintáctico para los que, precisa-
mente, se proponía la nueva función de complemento circunstancial.
En buen número de caracterizaciones, el CC ha sido definido, apelando
a su supuesta capacidad para expresar circunstancias de la acción verbal,
planteamiento que podemos encontrar en trabajos pre-estructurales como
los de A. Alonso y P. Henríquez Ureña (1953), Gili Gaya (1948) o en el
mismo Esbozo académico (1973), y también estructuralistas, como es el
caso de la caracterización de Tesnière (1976: 102), para quien los que deno-
mina circonstants «expriment les circonstances de temps, lieu, manière,
etc. dans lesquelles se deroule le procès».
Definir al CC como una función a través de la que se indican «circuns-
tancias» es, a todas luces, una decisión poco afortunada, pues son legión los
enunciados en los que concurre un CC cuyo papel en modo alguno puede
ser aproximado al de una «circunstancia»:

(36) Es feliz con sus amigos


(37) Come mucho
(38) Pedro cortó el pan con el cuchillo

La reflexión sobre el funcionamiento y los problemas que suscita esta


función sintáctica oracional ha sido sin duda uno de los capítulos de mayor
actividad dentro del funcionalismo español que, a partir sobre todo, de los
planteamientos de Emilio Alarcos, ha propuesto caracterizar al CC recu-

125
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

rriendo fundamentalmente a dos rasgos esenciales: la conmutabilidad de


los sintagmas que desempeñan esta funciónpor Adverbios (o Sintagmas
Adverbiales), en muchas ocasiones, y su prescindibilidad. Precisamente esta
eliminabilidad u opcionalidad es la base de la denominación misma elegida
por Alarcos para la función en cuestión, a la que llamaba aditamento:

(36) Es feliz con sus amigos


(36i) Es feliz así
(36ii) Es feliz __0__

La eliminabilidad de los aditamentos es, en estos modelos, su propiedad


esencial, hasta el punto de que segmentos de comportamientos formales y
semánticos muy parecidos, como sucede en (39), no son considerados
como ejemplos de sintagmas que desempeñen la función de CC, sino que se
conoce para tales casos la necesidad de formular una relación sintáctica
distinta, y nueva, a la que G. Rojo (1985) propondría denominar comple-
mento adverbial o el mismo Alarcos (1986) suplemento indirecto, pues si
bien sigue siendo válida la conmutabilidad más o menos general por adver-
bios o SAdv. del sintagma que desempeña la función, no lo es, al contrario,
su eliminabilidad, que en este caso es imposible sin originar un enunciado
oracional mal formado.

(39) María puso el libro en la estantería


(39i) María puso el libro allí
(39ii) *María puso el libro __0__

En A. Vera (1992) se ha propuesto otra manera de abordar la definición


de la función CC, insistiendo en lo inapropiado de tomar en consideración
desde un punto de vista estrictamente constitutivo el carácter prescindible
o no de esta función, dado que, como hemos señalado respecto de las fun-
ciones sintácticas previamente estudiadas en la páginas anteriores, desde
un punto de vista estrictamente constitutivo, todas ellas, con la excepción
de la función P son relaciones opcionales, marginales o prescindibles: dicho
de otra forma, para la existencia de una construcción oracional bien for-
mada, es únicamente imprescindible la materialización de la función P,
pudiendo las restantes relaciones hasta ahora consideradas materializarse
o no en la oración sin afectar a su buena formación.

126
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

Según A. Vera (1992), como función constitutiva el CC puede ser defini-


do, en el sentido praguense del término, como una función periférica den-
tro de la oración; entendiendo por ello que, entre los tradicionalmente deno-
minados complementos, se trata de la función más alejada de P, más
desvinculada de él, aspecto en que se diferencia de CD y CI, con una relación
más próxima respecto del Predicado, aunque —como hemos señalado—,
como estas otras funciones, opcional, optativo, o marginal para la construc-
ción de la unidad oracional, que puede muy bien darse sin su concurso. Esta
condición periférica del CC respecto de la relación [P-CD-CI] puede ser tam-
bién comprobada notando que en los procesos de posible pronominaliza-
ción/ proverbialización de segmentos sintagmáticos, el CC puede ser dejado
claramente fuera, lo que sería buena prueba de lo que afirmamos:

(40) María mando a su madre un regalo desde Nueva York y yo lo hice


también desde San Francisco

Según hemos venido mostrando en los epígrafes anteriores, las funciones


estudiadas conforman un conjunto de relaciones, a partir de P, el núcleo
funcional de la oración, o única relación constitutiva indispensable, que,
sobre su condición común de elementos o funciones oracionales marginales,
se diferencian por el distinto grado de proximidad o vinculación sintáctica
al núcleo; delimitando un esquema relacional del tipo del reflejado en (41)
que, a su vez, refleja esos distintos grados de vinculación que también pode-
mos esquematizar como en (42):

(41) O

Periferia = CC

SAdv.

Margen2 = CI

SPrep.

Núcleo = P Margen1 = CD

SV SN

127
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(42)

P CD CI CC

Así pues, si bien la eliminabilidad de los CC no parece una característi-


ca aprovechable para intentar definir adecuadamente las características de
estos complementos como relaciones «parte-todo», la relación de margina-
lidad periférica que los sintagmas que la contraen mantienen para con P sí
puede constituir una propiedad que les es exclusiva y definitoria con la que
describir su contenido, a la par que su conmutabilidad habitual por un
SADV. servirá para identificar sus rasgos formales específicos.

2.1.6. La función SUJETO


Como primera observación en relación con la función sujeto (S), hare-
mos constar que no tomaremos en consideración algunas propuestas
como la realizada por E. Alarcos (1973), quien distingue entre los que
denomina sujeto léxico y sujeto gramatical, una diferencia que obligaría
a distinguir, entr los sujetos de enunciados como (43) y (44), por su carác-
ter léxico, en (43), donde la selección se incardiza en un sintagma, o gra-
matical, en (44) donde esta función correspondería a los morfemas de
persona del verbo:

(43) El verano llegó


(44) Llueve

De aceptar esta propuesta de Alarcos, es claro que la función S debería


ser entendida, como relación parte-todo, como una función oracional obli-
gatoria, puesto que no es posible formar oraciones gramaticales en español
sin una forma verbal implícita o explícitamente personal, de manera que
todas las oraciones contarían al menos con la presencia de una forma de S
gramatical, cuando no se diera también la presencia de S léxico.

128
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

No obstante, dicha diferenciación nos parece explicativamente discutible:


de una parte introduce una evidente ambigüedad en el concepto mismo de
función sintáctica, al hacer necesario aceptar que las relaciones sintácticas
pueden ser desempeñadas por dos elementos de naturaleza categorial tan dis-
tinta como los sintagmas y los monemas en función morfemática (El verano
y –ó en (43), el ejemplo al que hacíamos referencia más arriba). Por otra
parte, la diferenciación entre sujetos léxicos y sujetos gramaticales no es
paralela a distinciones semejantes para el caso de los complementos, lo que
sería también funcionalmente posible, o necesario, desde esta perspectiva.
Asumimos, pues, con la mayoría de lingüistas que las funciones sintác-
ticas son relaciones que pueden ser contraídas tan solo por sintagmas, y
que carecen de utilidad explicativa las distinciones que se basan sobre el
carácter léxico o gramatical de estas relaciones.
Desde este punto de vista, la constatación de la existencia en español de
oraciones como (4) o (7), es decir, de oraciones como las que habitualmen-
te se denominan impersonales, es razón suficiente para concluir que la
función S es una relación no imprescindible para la existencia de la unidad
oracional, para con la que guarda, por tanto, una relación funcional cons-
titutiva marginal.

(4) Llovía
(7) Hay amores que matan

Podemos denominar Margen3 al contenido de esta relación sintáctica


oracional para diferenciarlo del de otras funciones ya estudiadas previa-
mente, como CD y CI, poniendo así de manifiesto, junto a su carácter pro-
piamente «marginal», o no nuclear, para con la construcción oracional
como totalidad, el tipo específico de marginalidad que corresponde a S, y
que coincide con el de una función que actúa en la estructura oracional
relacionándose potencialmente para con el conjunto de las funciones [P-
CD-CI-CC], como una totalidad. Esta operatividad de S podría ser repre-
sentada como en (45), y sería el motivo de que, en las operaciones de susti-
tución (pronominalización o y/o proverbialización) que pueden realizarse
sobre la estructura oracional, la función de sujeto se mantiene sistemática-
mente fuera de ella, mientras que el resto puede ser procesado como un blo-
que unitario, tal y como se advierte en (46):

129
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(45) O

Margen3 = S

SN

Periferia = CC

Sadv.

Margen2 = CI

SPrep.

Núcleo = P Margen1 = CD

SV SN

(46) Antonio estuvo ese verano de vacaciones en la playa y yo también

(46i) *Antonio estuvo ese verano de vacaciones y también


*

Como se ha señalado de forma habitual, esta relación posee en español


marcas bien precisas para señalar su presencia en la oración: la concor-
dancia en número y persona del SN que la contrae con el P oracional.

2.2. Las funciones sintácticas oracionales como relaciones


parte-parte

Como señalamos en un capítulo previo, las funciones sintácticas pueden


ser definidas, no sólo como las relaciones que afectan a los constituyentes
inmediatos de una unidad para con dicha unidad, sino prestando también
atención a las relaciones que dichos constituyentes inmediatos establecen
entre sí cuando se actualizan en la unidad en cuestión.

130
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

Desde esta nueva perspectiva, las funciones sintácticas oracionales


hasta ahora estudiadas son susceptibles de precisiones ulteriores, que, fun-
damentalmente, procederán de dos tipos de factores:

(47) a) De restricciones de naturaleza semántica relacionadas con el


contenido semántico-oracional que es posible asignar a las dis-
tintas funciones, que puede afectar a su combinatoria misma,
b) y de la opcionalidad u obligatoriedad de tales relaciones entre
constituyentes inmediatos oracionales.

Para distinguir en lo que sigue, de manera económica, entre el compor-


tamiento como relaciones «parte-todo» y «parte-parte» de las funciones,
nos referiremos a las primeras como categorías de función, y a las segun-
das como clases de función.

2.2.1. La categoría de función P. Clases de funciones


Para determinar las clases de P resultan especialmente útiles distintos
trabajos realizados, tanto desde la óptica metodológica de la gramática
generativa, como de modelos funcionales como el de Simon Dik.
S. Dik (1981) ha propuesto una tipología de predicados oracionales que
descansa sobre la oposición inicial entre [predicados – dinámicos] / [predica-
dos + dinámicos]. Marcados con el primero de los rasgos se encuentran los
PREDICADOS DE ESTADO, que transmiten predicaciones estáticas respecto de
sujetos PACIENTES —véanse (48) o (49)— y los de EXPERIMENTACIÓN, que
plantean predicaciones también estáticas, pero que afectan internamente a
SUJETOS EXPERIMENTADORES, como en (50) o (51). A su vez, los predicados
[+dinámico] se subdividen, según Dik, en dos grandes clases: ACCIONES y PRO-
CESOS. Los primeros, característicamente presentes en oraciones con SUJETO
AGENTE, que, por tanto, controla en determinado grado la acción predicativa
—véanse (52)-(53)—. Los procesos son predicaciones dinámicas de un acon-
tecimiento referido a un SUJETO PACIENTE, es decir, que lejos de poder tener
cualquier tipo de control sobre el predicado, se ve meramente afectado por
él, como en (54) o (55). Resumimos en (56) la clasificación esbozada.
(48) Juan es alto
(49) María está contenta

131
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(50) Mario no entiende nada


(51) Juana vio un accidente
(52) Carmen cortó cuidadosamente la manga de la chaqueta
(53) Pedro tiró sin darse cuenta el jarrón
(54) María se durmió
(55) El telón bajó
(56)

ESTADOS
[–dinámicos]
EXPERIMENTACIONES
Predicados
ACCIONES
[+dinámicos]
PROCESOS

La distinción desarrollada en (49) entre PREDICADOS [+DINÁMICOS] y


[–DINÁMICOS] solo en parte coincide con la más tradicional que diferencia
entre predicados PREDICATIVOS y ATRIBUTIVOS. Mientras en la caracteriza-
ción que de estas dos clases de P mantienen estudios como los de la RAE
(1973), Gili Gaya (1948) o A. Bello (1948) se consideran predicados atri-
butivos aquellos cuyo núcleo es necesariamente un verbo atributivo o copu-
lativo, caso de SER y ESTAR, como en (57) o (58), o semiatributivo o semi-
copulativo, como PARECER en (59), o VIVIR en (60), en especial los
Predicados de la clase de las EXPERIMENTACIONES no se ajustan a la clase
tradicional de los P ATRIBUTIVOS, sino que encajan más bien con la tradi-
cional de PREDICATIVOS, como se ve en (61), donde la oración muestra la
presencia de una complementación del tipo CD, en lugar de A.

(57) María es rubia


(58) Pedro está dormido
(59) Andrés parece cansado
(60) Pedro vive asustado

132
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

(61) María entendió rápidamente el problema


(61i) María entendió rápidamente el problema
P EXPERIM. CD

Desde planteamientos propios de modelos generativos, autores como G.


Lakoff (1977) han señalado cómo las diferentes clases de P se corresponden
con diferencias en las clases de CC posibles en cada caso. Dentro del con-
junto de P [-dinámicos], existiría, con carácter general, un diferente com-
portamiento de EXPERIMENTACIONES y ESTADOS respecto de CC de tipo
DURATIVO., en el sentido de que las primeras serían incompatibles con cir-
cunstantes de tal clase —véanse (62) vs. (63)—. A su vez, dentro del con-
junto de P [+ dinámicos], las ACCIONES presentarían capacidades combi-
natorias vedadas a los PROCESOS: mientras un P de ACCIÓN es susceptible de
combinación con CC de FINALIDAD, RESPONSABILIDAD o VOLICIÓN, los
segundos no lo son: véanse (64)-(65), respectivamente.

(62) *Juan entendió el problema durante cinco minutos


(63) María fue feliz durante aquella media hora
(64) Mercedes rompió la caja para hacer un paquete con el cartón
(64i) Mercedes rompió la caja sin querer
(65) *La persiana bajó para no dejar pasar a nadie
(65i) *La persiana bajó sin querer

También desde planteamientos generativos, Wallace Chafe (1976) ha


mostrado la utilidad de ciertos rasgos de subcategorización predicativa
como el de [+/– locativo] en la subclasificación de los predicados oraciona-
les. Gracias a dichos rasgos es posible, en efecto, distinguir, dentro de la
clase de P de ESTADOS, entre ESTADOS NO LOCATIVOS, presentes en enuncia-
dos como (66) o (67), y ESTADOS LOCATIVOS, como en (68) o (69), que se
diferencian pues mientras en los primeros la LOCALIZACIÓN, generalmente
materializada mediante una categoría de función CC, es optativa, en los
segundos adquiere el carácter de obligatoria. Una distinción semejante
resulta de utilidad también en el caso de los P de ACCIÓN, donde se podría
distinguir entre ACCIONES NO LOCATIVAS, como (70), Y ACCIONES LOCATIVAS,
como (71). Como en el caso anterior, las indicaciones de LUGAR, común-

133
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

mente expresadas mediante la categoría de función CC, serían opcionales


en el primer caso, y obligatorias en el segundo:

(66) Juan es feliz


(67) María está muy contenta
(68) El libro está encima de la mesa
(69) Pedro vive en Valladolid
(70) Pedro está estudiando el examen
(71) Pedro puso el libro en el estante

Las clases predicativas mencionadas pueden ser objeto de algunas preci-


siones ulteriores. Por mencionar solo un aspecto que nos será de utilidad pos-
teriormente, podemos analizar la mencionada clase de predicados de ACCIÓN
de manera que, junto a las ACCIONES propiamente dichas, distingamos las
ACCIONES CAUSATIVAS; aquellas en las que un AGENTE realiza una acción que
puede ser concebida como la CAUSA o el motivo para que una entidad diferente
se vea afectada por un cambio de ESTADO. Es lo que sucedería en enunciados
como (72), cuya estructura sintáctico-conceptual sería semejante a (72i):

(72) Juan cierra la puerta


(72i) Juan causa que la puerta llegue a estar cerrada

2.2.2. Otras clases de funciones sintácticas


2.2.2.1. La relación categorial MARGEN1. Clases de funciones
2.2.2.1.1. Los atributos
Hemos definido la categoría de función CD como aquella cuyo conteni-
do funcional coincidía con los que designamos como Margen1, denomina-
ción con la que deseábamos identificar un comportamiento sintáctico que
aunaba su opcionalidad, o no nuclearidad, dentro de la oración, y un modo
de relación o vinculación de especialidad proximidad con P.
No obstante, estos comportamientos o rasgos, como ya adelantábamos
en 2.1.2, no sólo caracterizan a la categoría de función que se denomina

134
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

comúnmente Complemento directo (CD), sino que, en gran medida, son


generalizables al caso de la función Atributo (A). Ambas funciones oracio-
nales tradicionales deben, pues, ser consideradas, en tanto que categorías
de función, meras variantes de una misma invariante funcional, que tiene,
por tanto, dos modos de realización en este plano: como CD, o como A.
CD y A se diferencian, no obstante, además porque se comportan
como clases de función distintas, interviniendo en esquemas oracionales
integrados por clases de relaciones sintácticas diferentes: mientras el CD
puede aparecer en las estructuras tradicionalmente denominadas predi-
cativas, A puede hacerlo solo en la atributivas, oraciones con un P que
ha de ser necesariamente un verbo atributivo o copulativo y que, como
hemos señalado en (56) son P fundamentalmente pertenecientes a la clase
de los ESTADOS.
De otra parte, mientras los sintagmas en función de CD pueden estable-
cer para con P distintas relaciones morfosemánticas —véanse (73)-(75)—,
los que desempeñan la de A carecen de esa independencia o autonomía
semántica, y están, en realidad, integrados en el núcleo predicativo oracio-
nal, al que aportan toda su carga semántica, mientras que el SV propia-
mente dicho tiene a su cargo tan solo la indicación de los contenidos ver-
bales morfemáticos de tiempo, persona, número, modo…, etc.

(73) Juan enseñó a María a conducir (María = Experimentador)


(74) Juan despidió a Pedro (Pedro = Paciente)
(75) Juan es alto (P= es [inform. Gramatical]; A = alto [conten. Semán-
tico])

2.2.2.1.2. Los complementos predicativos


Con el tratamiento que proponemos para la función A habrá que rela-
cionar también el de otra función tradicionalmente reconocida en las gra-
máticas, a la que suele darse el nombre de Complemento predicativo, que
en lo sucesivo representaremos como «PR».
Las gramáticas españolas suelen diferenciar, a partir de Navas Ruiz
(1977), entre los que denominan Atributos y Predicativos. Según dicho
autor, la primera función sería propia de las que llama construcciones atri-

135
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

butivas (con SER y ESTAR como P, además de otros verbos de cambio,


devenir y apariencia):

(76) La casa es pequeña


(77) Andrés está muy desmejorado
(78) Martín se volvió insoportable
(79) María parece buena persona

PR aparece en las que Navas Ruiz denomina construcciones semiatri-


butivas, dotadas de verbos intransitivos de estado y movimiento y en las
que estos complementos concuerdan con el sujeto, modificando conjunta-
mente a S y a P. Sería, según indica, específico de tales complementos un
comportamiento similar al de los Sintagmas adverbiales en función de CC
por el modo en que modifican a P en estas oraciones, pero se comporta-
rían a la vez como A, por cuanto modifican como él al Sujeto oracional:

(80) El día se levantó gris


(81) Los soldados caían agotados
(82) El soldado vigilaba agazapado

En el marco de los modelos de orientación generativa, Pascual y


Demonte (1999) han caracterizado a los sintagmas en función de P como
oraciones reducidas; es decir, como sintagmas que, estructuralmente, se
corresponden en realidad con una oración de la que tan sólo se materializa
superficialmente un segmento, el que corresponde al sintagma que desem-
peña la función de PR. Así, por tanto, un enunciado como (80) se corres-
pondería estructuralmente con (80i):

(80) El día se levantó gris


(80i) El día se levantó, y el día estaba gris

Aunque desde presupuestos metodológicos diferentes, con planteamien-


tos similares, S. Gutiérrez (1997) ha insistido en la condición de meros atri-
butos de los llamados «complementos predicativos». Separaría, según él, a
ambas variantes de la misma función únicamente el que, mientras un A es

136
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

sustituible por LO, un PR no admite la conmutación por la forma prono-


minal en cuestión:

(83) Juan es alto / Juan LO es


(84) Come con prisas / *LO come

Los planteamientos de S. Gutiérrez pueden, como adelantábamos, ser


conjugados con los generativos, que identifican a los segmentos en función
de PR con oraciones reducidas, para poder armonizar varios hechos rese-
ñados: el comportamiento funcional similar al de los atributos de estos pre-
dicativos, a la vez que sus diferencias fundamentales, que estriban espe-
cialmente en la doble predicación semántica que se produce en las
oraciones dotadas de PR (una es la realizada merced al P; la otra, la que
lleva a cabo el PR). Tales hechos pueden ser, como indicamos, armoniza-
dos si consideramos a PR como un A de una oración reducida.
Esta propuesta sería igualmente generalizable para el caso de la función
sintáctica oracional que, especialmente a partir de Lapesa (1975) se deno-
mina atributo incidental:

(84) Cansado, nada te sale bien

A. Fernández (1993) ha defendido la existencia de una función inciden-


tal, distinta de las restantes funciones, argumentando que, por su carácter
incidental, está fuera del dominio oracional en que operan los morfemas
verbales extensos, y que se trata de una función que puede ser desempeña-
da por segmentos sintagmáticos de muy distinta naturaleza (sintagmas
adjetivos, nominales, adverbiales, oraciones…).
S. Gutiérrez se ha ocupado de estas relaciones (1997) sosteniendo que los
atributos incidentales han de ser considerados como una mera variante de A,
y que sus peculiaridades incidentales son simple resultado de estrategias dis-
cursivas que no implican particularidades sintáctico-funcionales relevantes.

2.2.2.2. La relación categorial CC. Clases de funciones


Una de las primeras consideraciones que resulta pertinente a la hora de
reflexionar sobre las clases de funciones que puede albergar la categoría de

137
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

función CC tiene que ver con la posible relación existente entre la función
CC y los denominados complementos adverbiales (Rojo 1985), o suple-
mentos inherentes (Alarcos 1986).
Las dos últimas denominaciones se corresponden, en las formulaciones
correspondientes de Rojo y Alarcos, con una supuestamente nueva inva-
riante funcional que habría de que distinguir de la de CC, y que estaría pre-
sente en el segmento subrayado de (86) u (87):

(86) Pedro le puso la maleta a María en el armario


(87) María reside en Santander

El tratamiento de la función sintáctica cumplida por en el armario o en


Santander en los ejemplos anteriores como una invariante funcional dis-
tinta de la de CC habría surgido, desde la propuesta pionera de Rojo, como
resultado del incumplimiento de la que suele considerarse característica
fundamental en el CC: ser eliminable o no exigible su presencia en la ora-
ción correspondiente. Es claro que los sintagmas subrayados en (86) y (87)
no cumplen este requisito:

(86i) *Pedro le puso la maleta a María


(87i) *María reside

La denominación que para ellos propone Rojo está relacionada con el


hecho de que comúnmente los sintagmas que desempeñan esta función
sean conmutables por adverbios o sintagmas adverbiales:

(86ii) Pedro puso la maleta allí


(87ii) María reside allí

La propuesta de Alarcos, por su parte, aun incidiendo en el carácter no


circunstancial, sino exigible, de esta relación, parece querer mantener esta
función dentro del ámbito del suplemento (de donde su misma denomina-
ción, en parte coincidente). Si bien reconociendo las diferencias existentes
entre ambas funciones —suplemento y suplemento inherente— en cuanto
a sus posibilidades de conmutación (por un SPREP en un caso, por un
SADV en el otro), Alarcos subraya la proximidad o vinculación también de

138
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

los suplementos inherentes al Predicado que, de forma inherente, requeriría


esta complementación para poder expresar correctamente su significado.
Como A. Vera (1992) ha mostrado, para considerar que la función que
los segmentos subrayados de (86), (87), (86ii) u (87ii) cumplen en las ora-
ciones correspondientes es distinta de la de CC no basta con el hecho de que
los elementos en cuestión no sean eliminables. Esta propiedad, que teóri-
camente individualiza a los CC, es en realidad una característica que puede
extenderse prácticamente a todos los complementos. Existen, en efecto,
oraciones en las que el CD presente en ellas puede ser eliminado sin incu-
rrir en agramaticalidad, y otras en las que esto no es posible; hay CI elimi-
nables en ciertas oraciones, mientras que esa misma función no lo es en
otras:

(88) Pedro estudia Químicas / Pedro estudia


(89) Pedro dice tonterías / *Pedro dice
(90) Pedro envió una carta a María / Pedro envió una carta
(91) A mí me gusta el ron / *Gusta el ron

Para definir, por tanto, la función CC, como indicamos en su momento,


es necesario atender a la naturaleza de las relaciones de constitución que
establece dentro de la oración, al margen de su opcionalidad u obligatorie-
dad, y desde dicha perspectiva, no parece que el comportamiento de los
supuestos complementos adverbiales o suplementos inherentes sea dife-
rente del que hemos denominado CC. Al contrario, como muestran ejem-
plarmente enunciados del tipo de (86), se trata de la función CC que pre-
senta en este caso la singularidad de ser una relación que, en el contexto de
SSVV en función de P del tipo del que concurre en ese mismo ejemplo,
deben construirse obligatoriamente con un CC de LUGAR. En consecuencia,
la función en cuestión deberá ser considerada, antes que como una nueva
categoría de función, como una clase de función dentro de las diferentes
que serán posibles dentro de CC8:

8
De manera paralela, consecuentemente deberemos considerar que las categorías de función CD
y CI encerrarán, entre otras posibles clases de funciones, un par diferente, en cada caso, según el carác-
ter opcional u obligatorio que la función en cuestión tenga en un esquema oracional determinado, lo
que, como hemos apuntado, estará también en estrecha relación con la clase de P con que comparece
en la oración.

139
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(86iii) O

SN

CC

SADV

CI

SPREP

P CD

SV SN

Puso la maleta a María allí Pedro

Dentro de la Categoría CC es posible/necesario diferenciar un número


considerable de clases de funciones, según el contenido semántico de la
relación: LUGAR, TIEMPO, MODO, FINALIDAD, CAUSA… Se trata de tipos de
Complementos tradicionales largamente utilizados en la historia de la refle-
xión gramatical sobre estas cuestiones, donde son frecuentes los largos
inventarios de estas relaciones.
Desde la perspectiva que venimos sosteniendo en la caracterización de
las funciones sintácticas oracionales, las clases del CC presentan una serie
de aspectos de claro interés: como hemos podido señalar previamente a
propósito de otras clases de funciones como las que es posible distinguir
dentro de P, dentro de la especificidad de determinadas clases de funciones
entra la de poder/no poder combinarse con otras clases de funciones perte-
necientes a otras categorías de funciones. Igualmente, en el primer caso, es
posible encontrar la especificidad de algunas clases en la obligatoriedad u
opcionalidad de estas combinaciones. Por ejemplo, como hemos señalado
previamente en 2.2.1, el CC DE FINALIDAD es una clase que no admite su

140
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

combinación salvo con predicados dinámicos de la clase de las ACCIONES.


Obsérvese (92) y véase su contraste con (93)-(94); la clase de CC DE LUGAR
es prácticamente compatible con cualquier clase de predicado oracional
—véanse (95)-(96)—, pero mientras que para con los predicados NO LOCA-
TIVOS esta clase de CC es opcional, para los predicados LOCATIVOS tiene
carácter obligatorio (la primera circunstancia se da en (95) y (96); la segun-
da en (97) y (98):

(92) Juan abrió la puerta para que pasaran los niños


(93) *La persiana de la puerta subió para que pasaran los niños
(94) *Mercedes es rubia para gustar
(95) Juana es feliz en Andalucía / Juana es feliz
(96) Antonio se comió un estupendo arroz en la playa / Antonio se
comió un estupendo arroz
(97) Marta estuvo en Barcelona el año pasado / *María estuvo el año
pasado
(98) Andrés puso la estatua sobre la mesa / *Andrés puso la estatua.

2.2.2.3. La relación categorial S. Clases de funciones


Como hemos venido mostrando, toda función sintáctica constitutiva, o
categoría de función, puede ser subdividida en distintos tipos atendiendo a
las relaciones de incompatibilidad/compatibilidad, opcionalidad/ obligato-
riedad que establece para con el resto de elementos funcionales de la ora-
ción en que concurre (y especialmente para con P). Desde esta perspectiva,
con referencia a la función S, podemos diferenciar en español al menos tres
clases de funciones distintas, recurriendo para ello al concepto de caso pro-
puesto inicialmente por Charles J. Fillmore (1968; 1974); un concepto que
recubre nociones morfosemánticas que describen el significado de las
correspondientes relaciones funcionales oracionales en que se encarnan. Se
trata de las clases de S AGENTE, S EXPERIMENTADOR y S PACIENTE.
Entendiendo por AGENTE el caso correspondiente, prototípicamente, a
entidades humanas que son responsables potenciales de la ejecución de
ACCIONES, la clase S AGENTE se manifiesta característicamente en español

141
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

en enunciados como (99): una oración en la que funciona como S un SN


cuyo núcleo sustantivo corresponde a un [N + humano], y en la que la fun-
ción de P la desempeña un SV cuyo núcleo es un verbo de ACCIÓN.

(99) Andrés cerró la puerta

Por lo que a la mencionada clase de S EXPERIMENTADOR, ésta se mani-


fiesta prototípicamente en enunciados oracionales como (100) o (101), en los
que la función de S es contraída por N que remite a una entidad humana que
resulta afectada internamente por el contenido del SV que funciona como P,
y que pertenece en esta caso a la clase de los P DE EXPERIMENTACIÓN:

(100) Andrés sufrió mucho


(101) Marta no me creyó

La clase de S PACIENTES concurre, por último, en oraciones en las que


se predican PROCESOS o ESTADOS de entidades [+/– animadas] que se ven
afectadas por ellos. Se trata de la clase de S que concurre en enunciados
oracionales como (102) a (106):

(102) El tren llegó


(103) Juana se equivocó
(104) La anciana resbaló
(105) Pedro es médico
(106) Juan está cansado

142
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

RESUMEN

Tras pasar revista a algunas de las propuestas más comunes de caracte-


rización de la unidad oración, y proponer, frente a ellas, una que define
dicha unidad en virtud de su condición de unidad mínima de predicación
gramatical, el resto de este capítulo se dedica a la definición, de acuerdo
con los planteamientos generales esbozados en los capítulos precedentes,
de las distintas funciones oracionales. Todas ellas se caracterizan, por
tanto, atendiendo a la doble dimensión de categorías y clases de función.
La adopción de la perspectiva «categorial» conlleva algunas consecuen-
cias especialmente relevantes respecto del modo en que determinadas fun-
ciones sintácticas pueden ser tratadas. Así, al margen de suponer la exclusión
de la posibilidad de aceptar lo que podríamos llamar, siguiendo a E. Alarcos,
funciones sintácticas gramaticales, conducirá a considerar que los tradicio-
nalmente denominados CD son una variante de la misma invariante de cate-
goría de función que la de los denominados Atributos, estribando la diferen-
cia entre ambos en el plano de su funcionamiento como clases de funciones.
La perspectiva metodológica general que adoptamos supone diferencias
significativas respecto de algunos planteamientos ampliamente difundidos,
como el de que la función sintáctica CC tenga en la opcionalidad una de sus
características fundamentales. Frente a estos planteamientos, se propone
una definición en la que el parámetro de la opcionalidad es considerado no
exclusivo, y por ello no-pertinente para la definición de la función CC, cuya
especificidad se busca, en el plano de las categorías de función, en su modo
de vinculación con el Predicado oracional, y en las particularidades forma-
les que la señalan. Desde planteamientos semejantes la no aceptación de la
existencia de supuestas invariantes funcionales como la de los denomina-
dos complementos adverbiales, o suplementos inherentes es una consecuen-
cia prácticamente automática.
En este capítulo se desarrolla también un bastante minucioso desarrollo
de la dimensión de clases de las funciones sintácticas oracionales. Centrada,
principalmente, en las clases fundamentales de la categoría de función P, la
tipología de clases funcionales se concreta también en las principales clases
de la categoría de función S; se hace radicar la diferencia entre el tradicional
CD y el A y PR en la condición de clases de funciones diferentes de una
misma categoría de función de todas ellas, mientras que la diferencia entre
las dos últimas se hace descansar sobre factores meramente discursivos.

143
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

BIBLIOGRAFÍA

ALARCOS, E.: Estudios de gramática funcional del español, Madrid, Gredos, 1973.

HERNANZ, M.ª Ll. y BRUCART, J. M.ª: La sintaxis I. Principios teóricos. La oración sim-
ple, Barcelona, Ed. Crítica, 1987.

ROJO, G.: Aspectos básicos de sintaxis funcional, Málaga, Ágora, 1983.

VERA LUJÁN, A.: Fundamentos de análisis sintáctico (de la palabra al texto), Murcia,
Universidad, 1994.

EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

1. Explique por qué no puede considerarse adecuada una definición de


la oración que la considere la unidad capaz de transmitir un sentido com-
pleto.

2. Explique qué análisis sintáctico deberían recibir los segmentos


subrayados en el enunciado transcrito más abajo si se aceptase la propues-
ta de Alarcos de que existen sujetos gramaticales en español:
— i) No lo aguanto.
— ii) Me lo encontré en la puerta de la casa

3. Explique en qué forma la definición de sintagma que utilizamos en


este libro es incompatible con la acepción en que el concepto de Predicado
se utiliza, por ejemplo, en los modelos generativos.

4. ¿Qué función sintáctica desempeñaría, desde la perspectiva metodo-


lógica de G. Rojo, el segmento subrayado en el enunciado de más abajo:
— Andrés no está en el despacho en este momento

144
LA UNIDAD ORACIÓN. LAS FUENTES SINTÁCTICAS ORACIONALES

5. Analice sintácticamente los enunciados que se transcriben más


abajo. Sea lo más exhaustivo que pueda a la hora de caracterizar las fun-
ciones sintácticas:
iii) Juan hizo un pastel para su abuela
iii) No entendí el segundo problema de matemáticas
iii) El coche se encuentra en la esquina de la calle
iv) Me confundió con mi hermano
v) La encuentro guapísima
vi) Ella es inteligentísima

145
CAPÍTULO 5
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

INTRODUCCIÓN

Tras definir el concepto de oración, y hacer lo propio con las distintas


funciones sintácticas oracionales, cuyo comportamiento lingüístico en
nuestra lengua fue descrito también en detalle en el capítulo anterior, en
este capítulo se procederá a estudiar el tipo de estructuras sintácticas ora-
cionales que resulta de la operatividad de tales funciones o relaciones. La
operatividad de estas en términos de combinaciones funcionales define el
conjunto de esquemas o moldes oracionales de los que el español dispone
para poder transmitir contenidos por medio de las predicaciones gramati-
cales que, como hemos visto, son las oraciones.

ESQUEMA

䊏 ESTRUCTURAS ORACIONALES

1. Tipos de estructuras oracionales


1.1. La función Sujeto (S) y la estructura de la oración. Oraciones
personales e impersonales
1.1.1. Las oraciones impersonales
1.1.1.1. Las oraciones impersonales de fenómenos meteorológicos
1.1.1.2. Las oraciones impersonales de significación temporal
1.1.1.3. Las oraciones impersonales con PARECER
1.1.1.4. Las oraciones impersonales con HABER
1.1.1.5. Las oraciones impersonales con modales y auxiliares
1.1.2. Las oraciones de sujeto genérico o indeterminado
1.1.2.1. Las oraciones no-reflexivas de sujeto genérico o indeterminado
1.1.2.1.1. De segunda persona
1.1.2.1.2. De tercera persona de plural

147
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

1.1.2.2. Las oraciones reflexivas de sujeto genérico o indeterminado


1.2. La función Predicado (P) y la estructura de la oración.
1.2.1. Las oraciones atributivas o copulativas
1.2.1.1. Oraciones copulativas con SER
1.2.1.1.1. Oraciones copulativas de CARACTERIZACIÓN o PROPIEDAD
1.2.1.1.2. Oraciones copulativas IDENTIFICATIVAS
1.2.1.2. Oraciones copulativas con ESTAR
1.2.2. Las oraciones predicativas
1.2.2.1. La transitividad
1.2.2.2. La Reflexividad
1.2.2.3. Opcionalidad y obligatoriedad complementaria
1.2.2.4. Estructuras oracionales pasivas en español
1.2.2.4.1. Las oraciones pasivas analíticas
1.2.2.4.2. Las oraciones pasivas reflejas
2. Las Modalidades oracionales
2.1. La modalidad asertiva
2.2. La modalidad exclamativa
2.3. La modalidad interrogativa
2.4. La modalidad imperativa

RESULTADOS DEL APRENDIZAJE

Después de haber asimilado los contenidos de este capítulo, será capaz de:
— Explicar el concepto de estructura oracional como resultado de la
conjunción de dos factores como son la modalidad, y la combinato-
ria de las distintas funciones sintácticas oracionales.
— Caracterizar el concepto de modalidad y sus clases.
— Identificar los distintos tipos de modalidades en la manifestación dis-
cursiva de los enunciados del español.
— Caracterizar los distintos tipos de estructuras sintácticas en español.
— Caracterizar los distintos subtipos de oraciones existentes en espa-
ñol, en relación con las particularidades que resultan de la operati-
vidad de determinadas funciones sintácticas, en cada caso.

148
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

— Identificar los distintos tipos de oraciones en español en la manifes-


tación discursiva de los enunciados del español.
— Identificar los distintos subtipos de oraciones existentes en español
en la manifestación discursiva de los enunciados del español.

䊏 ESTRUCTURAS ORACIONALES

1. Tipos de estructuras oracionales

Las gramáticas suelen diferenciar, dentro de un enunciado, dos ele-


mentos fundamentales denominados, a partir de Charles Bally (1940), dic-
tum y modus. El primero estaría relacionado con la estructura propia-
mente funcional de la oración; el segundo, trasluce un determinado punto
de vista o actitud del enunciador o emisor lingüístico.
Según mostramos en el capítulo anterior, las funciones sintácticas ora-
cionales pueden ser definidas desde dos perspectivas: como relaciones
constitutivas y como relaciones de dependencia. La primera de ambas
perspectivas permite su caracterización como partes del todo oracional,
mientras que la segunda toma en consideración las posibles combinaciones
entre las relaciones sintácticas, como partes de la construcción global, den-
tro de la que establecen una serie de relaciones.
Describir los esquemas o tipos oracionales del español basándonos en
las relaciones existentes entre sus constituyentes inmediatos implica, en
consecuencia, tomar en consideración las clases de relaciones funcionales
posibles en nuestra lengua.

1.1. El Constituyente Sujeto (S). Oraciones personales


e impersonales

Las gramáticas diferencian de forma habitual en español entre dos


esquemas oracionales diferentes según concurra o no en ellos la función
sintáctica SUJETO. Los primeros reciben comúnmente la denominación de
ORACIONES PERSONALES, los segundos la de ORACIONES IMPERSONALES.

149
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

1.1.1. Las oraciones impersonales


Los enunciados oracionales que no presentan sujeto en español encie-
rran una cierta heterogeneidad. Gramáticos como R. Seco (1971) distin-
guen entre aquellas oraciones que carecen de sujeto por la naturaleza del
predicado —caso de (1), (2), etc.— y aquellas otras en las que la imper-
sonalidad surge de un factor contextual: (3)-(4). Denomina a las prime-
ras impersonales naturales y a las segundas impersonales eventuales.
La R.A.E. (1973) considera impersonales solo al primer tipo de oracio-
nes. Bello (1847) por su parte, considera a las oraciones impersonales
como anómalas o irregulares, por carecer de sujeto expreso o sobreen-
tendido.

(1) Llueve
(2) Hace calor
(3) Llaman a la puerta
(4) Hacer ruido comiendo es de mala educación

Esta distinción de la gramática tradicional se corresponde bastante


exactamente con las particularidades estructurales de estas oraciones.
Reformulada en términos estrictamente funcionales, cabe decir que en
español se dan tipos de oraciones diferentes en lo que se refiere a la rela-
ción S. Uno de ellos —es el caso de (1) y (2)— se caracteriza por la ausen-
cia estructural de dicha función, mientras que en el otro —(3) o (4)— la fun-
ción en cuestión es uno de los constituyentes estructurales de la oración,
aunque no se encuentra representado en la manifestación superficial de
esta unidad. De acuerdo con estos hechos, parece adecuado reservar la
denominación de ORACIONES IMPERSONALES tan solo para la primera clase
de enunciados, mientras que los segundos deberían ser denominados, más
adecuadamente, ORACIONES DE SUJETO INDETERMINADO.

1.1.1.1. Las oraciones impersonales de fenómenos meteorológicos


Entre las oraciones propiamente impersonales se encuentran aquellas
dotadas de predicados que denotan fenómenos naturales, paradigmática-
mente incapacitados para contraer relaciones con S. Fernández Soriano y

150
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

Taboas Baylín (1999), a quienes seguiremos en lo esencial en estos aspec-


tos, distinguen dentro de esta clase dos tipos diferentes de predicados:

(5) a) Estructuras con verbos auxiliares, vacíos de contenido léxico,


como ESTAR, SER o HACER, seguidos de SN, SAdj., SAdv., o
SPrep.:
i) Está nublado
ii) Es tarde
iii) Es primavera
iv) Es de día
v) Hace calor
b) Estructuras con formas verbales dotadas de un significado léxi-
co específico. Entre ellas se cuentan los VERBOS METEOROLÓGI-
COS, como en (i)-(ii), y otros como AMANECER, ANOCHECER, ATAR-
DECER, etc. —(iii)-(v)—. En las primeras se ha supuesto la
existencia de un agente implícito relativo a las fuerzas de la natu-
raleza, dioses, o cognado: la lluvia, la nieve… (Bello, 1847).
i) Llueve mucho
ii) Está tronando
iii) Amaneció pronto
iv) En invierno anochece enseguida
v) Está atardeciendo

1.1.1.2. Las oraciones impersonales de significación temporal


Otra serie de oraciones impersonales se construyen en español con pre-
dicados cuyó nucleo es el verbo HACER seguido de un sintagma de SIGNIFI-
CACIÓN TEMPORAL. Estas oraciones indican un punto en el tiempo en que se
produjo una acción o a partir del cual perdura una acción o estado. Fer-
nández Soriano y Taboas Baylin (1999) distinguen dos tipos distintos de
estructuras con HACER:

(6) a) Unas donde HACER más un Sintagma de significación temporal


funcionan como complemento de otro verbo —(i)— o de un

151
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

nombre —(ii)—. En estas estructuras el segmento temporal


puede ser enfatizado, dando lugar a estructuras en las que HACE
va seguido de QUE: (iii).
i) Ocurrió hace veinte años
ii) Las rebajas de hace dos temporadas
iii) Hace veinte años que ocurrió
b) En otras estructuras HACER no es complemento de un verbo o un
nombre, y se construye, además de con un sintagma de conteni-
do temporal, con una Oración o complemento nominal con DE
que denota acción o evento:
i) Hace veinte años que ocurrió
ii) Hace veinte años de tu venida

Una construcción muy similar a las de HACER es la formada con IR +


PARA, donde la preposición introduce un complemento temporal:

(7) Ya va para tres años que trabajo aquí

1.1.1.3. Las oraciones impersonales con PARECER


Además de intervenir en oraciones atributivas o semiatributivas, el
verbo PARECER se utiliza como núcleo de predicado de oraciones imperso-
nales que rigen como CD una oración introducida por QUE. En estas cons-
trucciones el CD admite la sustitución por la forma pronominal neutra LO,
o por formas adverbiales modales como ASÍ. El verbo RESULTAR ofrece un
comportamiento muy parecido, con la particularidad de que no se admiten
en este caso las construcciones con LO o ASÍ:

(8) Parece que Juan trabaja mucho


(8i) LO parece
(8ii) ASÍ parece
(9) Resultó que Juan fue el ganador
(9i) *LO resultó
(8ii) *ASÍ resultó

152
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

1.1.1.4. Las oraciones impersonales con HABER


Distintos gramáticos como Gili Gaya (1943), R. Seco (1971), Alcina y
Blecua (1975) se han ocupado de las construcciones impersonales con
HABER, forma que aparece seguida de un SN no concordado —(10)—, un
SPrep. complemento —(11)—, o una Oración —(12)— que funciona como
complemento directo. Como señalan Fernández Soriano y Taboas Baylín
(1999), cuando el complemento directo de HABER es un SN de núcleo
[+humano] este no admite la preposición A: (13).

(10) Hay vino


(11) Hay de todo
(12) No hay quien entienda eso
(13) *Allí había a algunos amigos

Los predicados de oraciones impersonales construidas con HABER pose-


en una significación existencial y presuponen una valencia locativa, de
manera similar a como sucede, de forma obligatoriamente expresa, en otras
lenguas:

(14) Hay mucho ruido (Aquí)


(14i) THERE is a boy in the room
(14ii) C’è un ragazzo nella stanza
(14iii) Il Y a un garçon dans la chambre

1.1.1.5. Las oraciones impersonales con modales y auxiliares


Los verbos modales y auxiliares PODER, HABER y SER sirven también
como núcleos de construcciones impersonales en español. A ello contribu-
ye el que carezcan de significación léxica específica y que, en consecuencia,
presenten un esquema de relaciones mínimo.
Intervienen en oraciones impersonales formando esquemas en los
que concurren oraciones temporalizadas o en infinitivo y sin sujeto gra-
matical.

153
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

HABER QUE+ INFINITIVO tiene valor de obligación, que puede aplicarse


tanto al hablante como al oyente:

(15) Hay que trabajar

Las construcciones con SER suelen formarse incluyendo oraciones, sin-


tagmas nominales o adverbiales:

(16) Es que no me gusta


(17) Es la vida
(18) Es así

El verbo modal PODER aparece en estructuras impersonales comple-


mentado por una oración, y con significación epistémica —(19)—. A dife-
rencia de los auxiliares, los verbos modales poseen una relativa autonomía
sintáctica que les permite ser actualizados en solitario en determinados
contextos: (20):

(19) Puede que te regale algo = Puede darse el caso de que te regale algo
(20) —¿Vendrás mañana? —Puede.

1.1.2. Las oraciones de sujeto genérico o indeterminado


Como indicamos más arriba, junto a las oraciones paradigmáticamente
impersonales, muchos gramáticos han puesto de manifiesto la existencia de
oraciones que, en determinadas circunstancias contextuales, son suscepti-
bles de una interpretación impersonal, que no es, por consiguiente, para-
digmática, o constante, en su caso.
Se trata de oraciones en las que el sujeto remite a una significación
indeterminada y que deben ser claramente diferenciadas de aquellas otras,
como las estudiadas en los epígrafes anteriores, que carecen en su estruc-
tura sintáctica de dicha función. En consecuencia, si reservamos la deno-
minación de oraciones impersonales para aquellas en cuya estructura no
se da la relación sintáctica «sujeto», las estructuras que analizaremos en
este epígrafe no deberían ser consideradas impersonales, pues en ellas con-

154
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

curre la función sintáctica «sujeto», con una significación genérica, o


indeterminada en distintos grados.

1.1.2.1. Las oraciones no-reflexivas de sujeto genérico o indeterminado


1.1.2.1.1. De segunda persona
La invariabilidad del infinitivo respecto del monema de persona lo
faculta para ser utilizado en construcciones en las que dicha forma verbal
remita a la figura del sujeto paradigmático de la forma léxica correspon-
diente que, no obstante, al no poder ser concretado contextualmente, queda
sin referencia específica y es interpretado en forma genérica:

(21) Hablar bien una lengua extranjera no es fácil

Los pronombres personales no siempre reciben una interpretación espe-


cífica. Como han señalado Kitagawa y Lehrer (1990), pueden usarse como
pronombres «impersonales» en situaciones discursivas que suponen cono-
cimiento estructural y verdades generales. Así sucede con determinadas
construcciones con la SEGUNDA PERSONA EN SINGULAR, que remiten, no al
interlocutor del concreto acto de comunicación, sino a un conjunto inde-
terminado de individuos:

(22) Si fumas, puedes tener problemas de salud

Se trata de una estructura en la que la forma de SEGUNDA PERSONA DE


SINGULAR posee una funcionalidad inclusiva, que se extiende no solo al
receptor sino también al emisor.
Estas construcciones poseen el valor indicado también cuando la forma
pronominal tónica de segunda persona TÚ está explícita como en (23):

(23) Si tú no eres educado, los demás no lo serán contigo

María Luisa Hernanz (1990) ha estudiado las condiciones bajo las que
la forma pronominal de segunda persona puede recibir una interpretación
genérica o indeterminada:

(24) a) Ello no es posible cuando TÚ recibe acento contrastivo

155
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

b) El contexto oracional debe tener un valor genérico. A él contri-


buyen especialmente las formas temporales:
i)i Si COMES muchos dulces ENGORDAS
ii) *Si COMISTE muchos dulces engordaste
c) El aspecto verbal es otro de los elementos determinantes del
posible sentido indeterminado o genérico de los sujetos de
segunda persona. Este es incompatible con formas verbales per-
fectiva, o durativas:
i)i *Tuviste que comerte toda la comida
ii) *Estás comiéndote toda la comida
d) Contribuyen al sentido genérico o indeterminado del sujeto
ciertas expresiones adverbiales con indicaciones de tiempo,
lugar o modo, en combinación con verbos de aspecto imperfec-
tivo, especialmente cuando son focalizadas y, en consecuencia,
ocupan una posición distinta de la neutra en la oración:
i) En Murcia, no puedes esquiar

1.1.2.1.2. De tercera persona de plural


En español es posible construir oraciones de sujeto indeterminado con
formas verbales de tercera persona de plural como P, y sin forma prono-
minal alguna en la posición de Sujeto. Esta circunstancia, como señalara
Lenz (1935), hace posible para la construcción el poseer este valor de inde-
terminación:

(25) Llaman a la puerta


(26) Dicen que el desierto es muy hermoso

Fernández Soriano y Taboas Baylín (1999) han caracterizado estas ora-


ciones como indefinidas o indeterminadas por su similitud con las que pose-
en formas como ALGUIEN en la posición de sujeto, como en (27), para dis-
tinguirlas de las restantes, en las que no se da esta equivalencia, como se
muestra en (28):

156
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

(27) Llaman a la puerta (= Alguien llama a la puerta)


(28) Fumas y te pones enfermo (= *Alguien fuma y se pone enfermo)

Se trata de oraciones en las que la indeterminación del sujeto es tal que


no incluye ni al emisor ni al receptor.
Andrés Bello (1847) se ocupó de un subgrupo de estas estructuras, que
comparte la característica de incluir a verbos que denotan actos propios
de personas o seres racionales, tales como DECIR, COMENTAR, ANUNCIAR,
RUMOREAR, PENSAR... Se trata de oraciones en las que, en consonancia con
los verbos que función como su P, la condición indeterminada o inespe-
cifica de los sujetos es siempre relativa a entidades humanas, nunca de
otra clase.

(29) Dicen que el pescado es caro


(30) Piensan que el gobierno volverá a ganar las elecciones

1.1.2.2. Las oraciones reflexivas de sujeto genérico o indeterminado


En español, al igual que en otras lenguas románicas, encontramos ora-
ciones como (31)-(33) cuya pertenencia a la clase de la oraciones imperso-
nales ha sido señalada en multiplicidad de estudios. Así C. Hernández
(1984) las denomina impersonales reflejas, Molina Redondo (1974) imper-
sonales con SE, E. Alarcos (1973) impersonales, Lidia Contreras (1966) y
Martín Zorraquino (1979) impersonales pseudorreflexivas, o F. Monge
(1955) activas impersonales.

(31) Se está siempre cerca de una greguería


(32) Llámesela como se la quiera llamar
(33) No se la conoce

A. Vera (1990) ha señalado lo inadecuado de considerar «impersonales»


a estas oraciones, pues se trata, en realidad, de oraciones cuya estructura
remite a una determinada interpretación en relación con la función «suje-
to» que, por lo tanto, no puede considerarse inexistente. En ellas, en efec-
to, se percibe la existencia de un sujeto agente genérico —como en (32)—,

157
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

un experimentador genérico —como en (34)— o un paciente genérico


—(35):

(34) Llámesela como se la quiera llamar


(35) Se vive feliz en ese país
(36) En una pista de patinaje se resbala con facilidad.

La referencia genérica o indeterminada que la presencia de SE introdu-


ce en estas oraciones se ha querido matizar, con mayor o menor fortuna, en
diversas ocasiones. E. Oca (1914) y W. Bull (1965), entre otros, han apun-
tado la proximidad de los valores de SE en las oraciones que estudiamos a
los de UNO. Así, según dicho punto de vista, enunciados como (37) serían
sinónimos de (37i):

(37) Nunca se come y se trabaja


(37i) Nunca uno come y uno trabaja

En ocasiones, la descripción de la significación específica de estas ora-


ciones se realiza echando mano de sus supuestas semejanzas con el francés
ON (una propuesta semejanza se encontrará en R. Lenz (1935) o R. Seco
(1971), por ejemplo), o con formas como ALGUIEN/ALGUNOS (para Alonso
Cortés (1939), por ejemplo).
Gómez Molina (1981) ha mostrado las diferencias de comportamiento
sintáctico de todas estas formas: mientras SE es un elemento de carácter
átono, que está incapacitado para funcionar de manera autónoma, UNO,
ALGUIEN o ALGUNOS son formas tónicas que, de una parte, sí pueden fun-
cionar sintácticamente de manera autónoma, y, de otra, pueden contraer la
función sintáctica de sujeto. Paralelamente, SE suele repetirse ante cada
verbo en coordinación verbal, mientras que el resto de formas pueden ser
elididas:
(38) *Se, obligatoriamente, saluda a las señoras
(39) Uno, obligatoriamente, saluda a las señoras
(40) Se le conoce y se le tiene por hombre irreprochable
(40i) *Se le conoce y le tiene por hombre irreprochable

158
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

(41) Uno lo conoció y lo trató


(42) Algunos no se despidieron y se marcharon

En un plano estrictamente semántico, las equivalencias reseñadas no


pueden tampoco ser justificadas. La condición indeterminada o genérica
del sujeto a que SE remite es máxima e incluye al hablante, mientras que la
significación de ALGUIEN/ALGUNOS puede denotar un conjunto o parte no
definida de un conjunto mayor:

(43) En Etiopía alguien/ algunos pasa (n) hambre = en Etiopía no todos


pasan hambre

UNO no es tampoco, por lo que a su significado se refiere, el correlato


exacto de SE. Schroten (1972) ha apuntado cómo mientras UNO presupone
un conocimiento de primera mano por parte del sujeto de la enunciación
respecto de lo enunciado, esta exigencia no afecta a SE. Así, un enunciado
como (44) no dejaría de ser percibido como anómalo si fuera emitido por
una persona que nunca hubiera vivido en el Caribe, lo que no sucedería con
(45):

(44) Uno vive muy bien en el Caribe


(45) Se vive muy bien en el Caribe

Schroten ha señalado otras diferencias entre estos dos elementos. Fren-


te a SE, que representa a un sujeto humano genérico no restringido sin
mayores especificaciones (pudiendo incluir o no al hablante, al oyente y a
una tercera persona), UNO es característicamente un sujeto humano de
valor restringido: el hablante está incluido en dicho significado, y de forma
semejante lo estará el oyente y una tercera persona.
Estas diferencias valen también, en términos generales, para la supues-
ta equivalencia SE-ON.
El átono reflexivo de tercera persona es, en consecuencia, un elemento
que hace posible con su presencia en la oración que los sujetos correspon-
dientes sean interpretados como genéricos, con la restricción especial de su
condición necesariamente humana:

159
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(46) *Se ladra


(46i) *Se pía
(46ii) *Se rebuzna

A. Vera (1990) ha explicado esta funcionalidad de SE en las oraciones de


sujeto genérico desde la denominada teoría de prototipos, como resultado
de la utilización parcial del prototipo de la categoría reflexiva correspon-
diente, de la que no serían seleccionados los rasgos de SE relativos a su
comportamiento como [monema complementario con referencia idéntica
al sujeto] sino tan sólo una parte de los mismos: [morfema, elemento deíc-
tico, tercera persona, + humano].

1.2. La función Predicado (P) y la estructura de la oración

Los tipos oracionales existentes en español pueden también ser clasifi-


cados atendiendo a las peculiaridades oracionales de P, según sus virtuali-
dades combinatorias; es decir, según las clases de predicados que pueden
ser establecidas.
Sin duda, una de las clasificaciones tradicionales más útiles a estos efectos
es la que diferencia entre ORACIONES ATRIBUTIVAS y ORACIONES PREDICATIVAS.
La distinción ATRIBUCIÓN/PREDICACIÓN se hace descansar en ocasiones
sobre bases puramente semánticas, adjudicando a las estructuras atributi-
vas una condición ESTÁTICA que contrastaría con la DINÁMICA de las predi-
cativas. No obstante, como han señalado Hernanz-Brucart (1987), no todas
las oraciones predicativas presentan significaciones dinámicas sino que, al
contrario, podemos encontrar también entre ellas ejemplos de predicados
estáticos, como se muestra en (47)-(49). Por otra parte, enunciados que
muchos gramáticos consideran atributivos, como (50)-(51), presentan pre-
dicados no atributivos, sino predicativos:
(47) María sabe francés
(48) Juan mide dos metros
(49) Andrea adora la música italiana
(50) La maestra se volvió loca

160
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

(51) Los párvulos se pusieron enfermos

La diferencia entre estructuras atributivas/ predicativas ha de buscarse


en la conformación estructural de los correspondientes predicados, cuya
organización sintáctica es diferente. En palabras de Hernanz-Brucart
(1987: 216), «es consustancial a las oraciones atributivas (…) la disociación
de dos aspectos que en las oraciones predicativas confluyen en el verbo fle-
xionado: la función asertiva y la temporalizadora». En el caso de las estruc-
turas atributivas, el SV en función de P, que soporta las marcas de persona,
tiempo, etc., sería acompañado, en efecto, de una clase de función A, que,
como señalamos en el capítulo correspondiente, constituye una variante de
la misma categoría de función que se materializa también en algunos tipos
de oraciones como CD.

1.2.1. Las oraciones atributivas o copulativas


Fernández Leborans (1999) ha resumido las principales características
de los VERBOS COPULATIVOS, que desempeñan la función nuclear en los
SSVV que constituyen el núcleo de P en estas oraciones:

(52) a) No imponen restricciones de selección a sus sujetos, por carecer


de significación léxica. Por este motivo pueden aparecer con
sujetos de cualquier clase: experimentador o paciente, funda-
mentalmente:
i)i Pedro está convencido
ii) La mesa es baja
b) Son auxiliares de predicación, en el sentido de que capacitan al
predicado nominal o atributo para desempeñar la función de P
oracional. Los verbos copulativos, además de las informaciones
semántico-aspectuales contenidas en su lexema, sirven de so-
porte para la información de tiempo, modo, aspecto, número y
persona; es decir, para la que aportan los morfemas flexionales
verbales.
c) Forman con el atributo una especie de predicado complejo, no
disociable, de forma que ni el núcleo sintáctico (el verbo), ni el
léxico (el atributo) pueden ser actualizados en solitario.

161
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Junto a SER y ESTAR, los verbos copulativos más frecuentes, existen en


español otras formas verbales que pueden ser utilizadas como P de las ora-
ciones copulativas: PARECER, VOLVERSE, HACERSE, PONERSE, QUEDARSE, MAN-
TENERSE, RESULTAR, SEGUIR, etc.

1.2.1.1. Oraciones copulativas con SER

1.2.1.1.1. Oraciones copulativas de CARACTERIZACIÓN o PROPIEDAD

El verbo SER es en español el verbo copulativo por excelencia. Dada su


nula significación léxica su papel se limita al de nexo de un predicado no
verbal, el atributo, con su sujeto. Desde un punto de vista semántico, deno-
ta una característica que se conforma como una predicación estable atri-
buida como PROPIEDAD al sujeto (Fernández Leborans 1999), a diferencia
de ESTAR, que es un verbo copulativo no puro que especifica un ESTADO del
sujeto.

Gramáticos como Bello (1847) o Gili Gaya (1948) distinguen este valor
copulativo de SER de su valor originario de EXISTENCIA, SUCESO u OCU-
RRENCIA:

(53) El partido es a las seis


(54) La corrida fue ayer
(55) La cita fue en su casa

Desde el punto de vista sintáctico-dependencial que nos interesa en este


punto, pueden subrayarse algunas características relevantes de esta clase
de predicados (Fernández Leborans. 1999):

(56) a) Las oraciones copulativas de caracterización o propiedad tan


sólo constituyen respuestas a las preguntas ¿Qué? y ¿Cómo?:
i)i ¿Qué es Juan? Juan es viudo
ii) ¿Cómo es Marta? Marta es morena
b) Admiten la expansión con COMO:
i)i Juan es rubio como su hermano

162
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

c) La expresión atributiva no implica exhaustividad:


i)i María es muy inteligente, además de culta y buena profe-
sora
d) Los atributos valorativos son susceptibles de aparecer en cons-
trucciones imperativas y en la forma progresiva:
i)i Sé feliz
ii) Estás siendo demasiado severo
En relación con el elemento en función de Margen1 en estas cons-
trucciones, este posee también determinadas características relevantes.
Además de los SADV., pueden desempeñar esta función los siguientes
elementos:
(57) a) Un SADJ. primitivo, en forma participial o de naturaleza ora-
cional. Los adjetivos de tipo CLASIFICADOR caracterizan al suje-
to por su pertenencia a una clase:
i)i Juan es madrileño
ii) María es musulmana
b) Un SN indefinido, como en (bi), o definido como (bii). Los pri-
meros caracterizan o individualizan al sujeto por su pertenen-
cia a una determinada clase, pero nunca en calidad de ejemplar,
sino asignándole la clase o categoría denotada por el atributo.
Se dan, habitualmente, con nombres humanos, salvo, como
señala Fernández Leborans (1999), en casos como los de las
marcas —(biii)—. Los SSNN construidos con el indeterminado
UN, por el contario, distinguen al sujeto como ejemplar del con-
junto: (biv):
iii) Juan es profesor de lengua
iii) Pedro es el mejor profesor del instituto
iii) Mi televisor es Sony
iv) María es una profesora
Los sustantivos con determinación admiten, por su contenido
referencial, interpretación de CARACTERIZACIÓN o IDENTIFICA-

163
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

CIÓN. Así, una expresión como (bv) puede ser respuesta a una
pregunta como ¿Qué tal María? o como ¿Quién es María?. En el
primer caso recibirá una interpretación de CARACTERIZACIÓN; en
el segundo, de IDENTIFICACIÓN:
v) María es una amiga
Los SSNN definidos, por su mayor contenido referencial, se
resisten a la utilización «caracterizadora». En ocasiones, en
contextos enfáticos y expresivos, poseen un valor ponderativo
—véase (bvi)—. Algo semejante sucede con los nombres pro-
pios, que no admiten concurrir en esta clase de atributos, salvo
con valores ponderativos: (bvii):
vi)i ¿Cómo puedes decirme eso? ¡Yo soy la madre de tus hijos!
vii) ¡No te vayas a creer que yo soy Camilo José Cela
c) Un SPREP. La preposición más frecuente es DE, que puede
introducir también infinitivos con valor sustantivo:
i)i Esta cerveza es sin alcohol
ii) María es de poco salir

1.2.1.1.2. Oraciones copulativas IDENTIFICATIVAS


Estas oraciones se construyen con atributos que pertenecen a distintas
categorías gramaticales, y entre ellas con un SN con determinación, defini-
do o no, que puede admitir tanto una interpretación identificativa como
caracterizadora:

(58) Antonio es un periodista de deportes (= ESE / = PERIODISTA)

Los Nombres Propios comportan implícitamente intensión, lo que expli-


ca su utilización como una especie de descripciones abreviadas que sirven
a efectos identificativos:

(59) Ese niño de allá es Pedro

Las oraciones identificativas pueden presentar un ORDEN RECTO o


INVERSO. En el primer caso, como en (60), la expresión poscopular identi-

164
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

fica por descripción el objeto referido por la expresión precopular. En las


segundas, la expresión poscopular identifica por especificación de un refe-
rente el contenido descriptivo de la expresión precopular —véase (61),
como ejemplo de este modo de ordenación—:

(60) María es la maestra


(61) La doctora es Marta

1.2.1.2. Oraciones copulativas con ESTAR


El verbo ESTAR presenta en español dos usos distintos, unánimemente
reconocidos por las gramáticas: PREDICATIVO y ATRIBUTIVO. En el primer
uso, posee un valor semántico pleno, con sentido de localización, perma-
nencia o situación local, acorde a su valor etimológico (stare lat. = estar de
pie), e interviene en esquemas oracionales donde se construye con comple-
mentaciones circunstanciales locativas obligatorias, al menos estructural-
mente, y no puede tener sujetos que denoten eventos:

(62) La casa está en la cima de la colina


(62i) *La casa está
(63) *La conferencia está en el piso de arriba

En un segundo uso, ESTAR funciona como P de oraciones copulativas, y


en tal caso se comporta como verbo semántico vacío, denotador, en com-
binación con ciertos atributos, de estados o propiedades transitorias del
sujeto oracional.
Respecto de los elementos que pueden funcionar como atributos en las
oraciones copulativas con ESTAR, no pueden ser sustantivos, a diferencia de
lo que sucede con SER:

(64) *Juan está médico

Los adjetivos de valor [+perfectivo] se construyen con ESTAR —(65)—,


mientras que los de valor [–perfectivo] lo hacen con SER —(66)—. Los
[+/– perfectivos], como en (67i-ii), admiten cualquiera de las dos formas
verbales:

165
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(65) Juan está contento / *es contento


(66) Juan es mortal / *está mortal
(67i) María es guapa
(67ii) María está guapa

El estudio de las características que determinan la elección de SER/ESTAR


como núcleo del SV en las oraciones copulativas en que tal elección es posi-
ble ha ocupado numerosísimos trabajos en la historia de la reflexión gra-
matical sobre el español. Tradicionalmente se han hecho descansar las
razones de esta elección sobre el carácter permanente de la atribución
construida con SER, frente a la momentánea o episódica de la que se logra
con ESTAR.
Recientemente, una línea argumentativa que informa trabajos como los
de Carlson (1989), Leonetti (1994) o Fernández Leborans (1999) ha pro-
puesto cifrar las diferencias entre SER/ESTAR en factores aspectuales rela-
cionados con el aspecto léxico-semántico del tales verbos. Desde este punto
de vista, ESTAR sería el término marcado en la oposición [– estadio / + esta-
dio] porque, a diferencia de SER, es un verbo dotado de estructura tempo-
ral-aspectual interna. Esa capacidad le estaría vedada a SER, cuy significa-
do no expresaría evento alguno.

1.2.2. Las oraciones predicativas


Frente a las oraciones copulativas, las denominadas predicativas pre-
sentan un núcleo de predicado que admite una amplísima conmutación
(esta función puede ser desempeñada por un muy elevado número de for-
mas verbales), y que, desde el punto de vista léxico, es también el núcleo o
centro semántico del predicado.

1.2.2.1. La transitividad
El concepto de TRANSITIVIDAD era aplicado en las gramáticas clásicas a
aquellas oraciones que podían pasar (transire) de activas a pasivas. Las gra-
máticas escolásticas interpretaron este concepto en sentido diferente, refe-
rido a las oraciones en la que el verbo «haría pasar» la acción cumplida por
el sujeto a su complemento directo.

166
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

Esta última es, en esencial, la definición de transitividad que encontra-


mos en buena parte de la gramática tradicional (en los tantas veces citados
trabajos de A. Bello, A. Alonso, o la R.A.E.), que conciben esta propiedad
como algo dependiente exclusivamente del verbo que funciona como
núcleo del SV que desempeña la función de Predicado oracional. El conte-
nido semántico de aquel lo convierte, o no, en posible transmisor de la
acción cumplida por el sujeto hacia el CD. En este sentido se explicaría,
supuestamente, el contraste entre (68) y (69):

(68) Pedro golpea la pelota


(68i) Pedro golpea la pelota

(69) Pedro se cae


(69i) Pedro se cae

E. Alarcos (1973) mostró hace ya años que la transitividad no puede ser


caracterizada como una propiedad asignable en grado absoluto al verbo, y
que es preferible entenderla como una característica escalar o gradual del
verbo, que puede situarse, en forma extrema, en un lugar máximamente
negativo respecto de ella (como sucede con LLEGAR) o, al contrario, en uno
máximamente positivo (caso de DAR, por ejemplo). Entre ambas posiciones,
existirían numerosas situaciones intermedias en las que son posibles tanto
construcciones con CD o sin él para una misma forma verbal, incluso:

(70) Pedro estudia


(70i) Pedro estudia medicina

Desde la perspectiva de Alarcos, la transitividad es, finalmente, una pro-


piedad o característica que solo es posible identificar en los predicados ora-
cionales9, pues es en ellos donde se da o no esta propiedad, encarnada en
un modo de construcción específica [P + CD], frente a la opuesta, no tran-
sitiva [P + 0].

9
En el sentido tradicional en que las gramáticas entienden habitualmente «predicado»; es decir,
como conjunto potencial de las funciones de Núcleo del predicado + Complemento directo + Comple-
mento indirecto…, y que es diferente del sentido que conferimos a este término en el modelo que veni-
mos desarrollando.

167
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Desde la perspectiva que venimos manteniendo, por consiguiente, la


transitividad deberá ser concebida como una característica de ciertas
estructuras oracionales que se refleja en su construcción a partir de la com-
binación de las funciones P y CD, la variante no atributiva de la relación
oracional cuyo contenido caracterizamos como margen1.
En un sentido más amplio, algunos autores han señalado la vinculación
de determinadas relaciones sintácticas, especialmente aquellas como las
que se denominan en ocasiones suplemento o suplemento indirecto con la
transitividad, entendida como característica de ciertas estructuras en las
que el significado del núcleo predicativo viene directa y estrechamente
matizado por el contenido semántico aportado por otras relaciones sintác-
ticas como las mencionadas.
Con referencia a la función denominada habitualmente complemento
directo, presenta en español varias formas de marcación preposicional. La
más comúnmente reseñada en las gramáticas es la que diferencia entre CD
[no individualizado / individualizado], que se correspondería con la
[ausencia / presencia de la preposición A], que explicaría la diferencia entre
(71) y (71i). Más recientemente V. Demonte (1991) ha señalado que la dife-
rencia entre la realización como SPrep./ SN de la función CD puede obede-
cer en ocasiones a la distinción entre CD no resultativo/ CD resultativo, o
lo que es lo mismo, entre un CD que no es originado o producido como
resultado de la acción denotada por el P, o que sí lo es. La diferencia en
cuestión estaría en la base de los distintos significados de dos enunciados
como (72) y (72i). En el primero la acción de pensar tiene que ver con enti-
dades que preexisten o son independientes a tal actividad o proceso; en el
segundo dichas entidades se plantean como resultado mismo del pensa-
miento.

(71) Vi un extranjero
(71i) Vi a un extranjero
(72) Pensaba tonterías (*que le habían contado)
(72i) Pensaba en tonterías (que le habían contado)

En relación con el funcionamiento sintáctico de los predicados transiti-


vos es interesante, sin duda, mencionar un mecanismo, de funcionamiento

168
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

regular en nuestra lengua, en virtud del cual determinado tipo de estructu-


ras oracionales transitivas pueden ser sometidas a un proceso que, en líne-
as generales, puede ser caracterizado como intransitivizador, vinculado
con la utilización de las formas átonas reflexivas. Es el mecanismo que
podemos observar en el funcionamiento de oraciones como (73)-(74):

(73) Me asusté
(74) La jarra se rompió

Estructuras como las anteriores han sido caracterizadas por las gramá-
ticas como oraciones medias, y se ha insistido a su respecto en el papel
intransitivizador que cumple en ellas el pronombre reflexivo, que admite,
como se ve en (73), variación de persona.
Sin duda, la apreciación de que en oraciones como (73) y (74) se cum-
ple de alguna forma un mecanismo de intransitivización resulta acerta-
da, si pensamos en que asustar o romper son formas verbales que en
muchos de sus usos se construyen con CD, tal y como vemos en (73i) o
(74i). Desde este punto de vista, sus empleos en (73) y (74) pueden ser
contemplados, en efecto, como una transformación que logra eliminar la
exigencia paradigmática de construcción con CD, para hacer posible un
uso intransitivo:

(73i) El tornado asustó a todos los vecinos


(74i) Pedro rompió la jarra

La intransitivización que se cumple en enunciados como (73) o (74) es,


claramente, el resultado de un mecanismo en el que interviene de manera
esencial el pronombre reflexivo. Basta, en efecto, su eliminación para que
la mencionada transformación quede sin efecto, y se produzcan enunciados
oracionales mal formados:

(73ii) *Asusté
(74ii) *La jarra rompió
La participación de las formas átonas reflexivas en estas construcciones
es posible para todos los miembros de dicho paradigma:

169
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(73) Me asusté
(73iii) Te asustaste
(73iv) Se asustó
(73v) Nos asustamos
(73vi) Os asustasteis
(73vii) Se asustaron

El funcionamiento del mecanismo de intransitivización que se cumple


en oraciones como las mencionadas gracias al concurso de los pronombres
reflexivos átonos puede ser explicado con mayor detalle si analizamos
dichas oraciones, y sus contrapartidas transitivas, en profundidad.
Oraciones como (73i) y (74i) constituyen, en efecto, otros tantos ejem-
plos de lo que en el epígrafe correspondiente denominamos predicados
causativos; es decir, de estructuras oracionales que pueden ser analizadas
como en (73 viii) y (74 iii), y que son la materialización de un esquema más
abstracto de relaciones como (75):

(73viii) El tornado causó que todos los vecinos llegaran a asustarse


(74iii) Pedro causó que la jarra llegara a romperse
(75) AGENTE – ACCIÓN CAUSATIVA [PACIENTE – ESTADO] (= Un Agente
Causa que un Paciente llegue a estar en un determinado Estado)

Frente al significado y a la organización sintáctica de las estructuras


anteriores, los mecanismos de la citada intransitivización suponen cambios
evidentes en la significación de estas nuevas estructuras, cuyo valor podría
ser parafraseado como en (73ix) y (74iv). Ello pone, pues, de manifiesto que
las denominadas oraciones medias reflexivas constituyen el resultado de un
proceso de transformación a partir de esquemas causativos como los indi-
cados, en el que se ha eliminado la parte propiamente causativa de la
estructura de partida para quedar reducida la estructura resultante a la
parte que afecta a la entidad afectada por el cambio y a su estado resultan-
te; es decir, a una estructura como (76), que permite comprobar la natura-
leza exacta del cambio producido respecto de esquemas propiamente cau-
sativos —véase (77).

170
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

(73ix) Llegué a estar asustado

(74iv) La jarra llegó a estar rota

(76) [PACIENTE – ESTADO]

(77) AGENTE – ACCIÓN CAUSATIVA [PACIENTE – ESTADO]

1.1.2.2. La reflexividad
Dentro de las estructuras predicativas, las oraciones reflexivas constitu-
yen sin duda uno de los tipos más característicos. Presentan un conjunto de
restricciones que las singularizan:

(78) a) Presentan una forma reflexiva seleccionada siempre según la


persona y número del sujeto, con los que coincide: ME-SUJ. 1.ª
PNA. SING.; TE –SUJ. 2.ª PNA SING.; SE- SUJ. 3.ª PNA.
SING./PL.; NOS- SUJ. 1.ª PNA. PL.; OS-SUJ. 2.ª PNA. PL.

b) En su caso se da la identidad referencial entre el SN en función


de Sujeto y el Pronombre reflexivo. Esta característica está en la
base de la posibilidad de aparición en las estructuras de este
tipo de refuerzos del tipo de los que se observan en enunciados
como (78bi)-(78biii), o de complementaciones como la que
cumple el SADJ. SOLO —véanse (8biii)-(78biv):

iii) María se peina a sí/ ella misma

iii) Juan se lavó las manos a sí/ él mismo

iii) María se peina sola

Buen número de gramáticos distinguen, dentro de las oraciones reflexi-


vas, las que llaman reflexivas directas, cuando el pronombre reflexivo está
relacionado con la función de CD, como en (79), y las reflexivas indirectas,
cuando lo está con la de CI, como en (80):

(79) Me peiné antes de salir

(80) Te lavaste las manos con mi jabón

171
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

En la línea de nuestras consideraciones correspondientes, esta caracte-


rización de las oraciones reflexivas directas o indirectas debe ser matizada
en el sentido de que las formas pronominales átonas reflexivas están rela-
cionadas con las funciones de CD o CI, sin que ello signifique que se pos-
tula que tales formas desempeñan tales funciones. Como señaláramos, en
efecto, en estas estructuras son las formas pronominales tónicas de valor
reflexivo correspondientes las que contraen las funciones en cuestión,
mientras que las átonas la señalan o indican, mediante concordancia, en el
SV. Así pues, la estructura adecuada de (79) u (80) sería la de (79i) y (80i),
y su análisis el de (79ii) y (80ii):

(79i)i Me peiné (a mí mismo) antes de salir


(80i)i Te lavaste las manos (a ti mismo) con mi jabon
(79ii) Me peiné a mí mismo antes de salir
P CD
(80ii) Te lavaste las manos a ti mismo con mi jabón
P CI

Dentro de la clase de las oraciones reflexivas algunas gramáticas reservan


un capítulo especial para determinadas construcciones que se denominan en
ocasiones (Gómez Torrego 2007) de Dativo, entendiendo por tal una función
sintáctica oracional —distinta de la de CI— incardinada o desempeñada
exclusivamente por formas pronominales átonas reflexivas. Las construccio-
nes de este tipo pertenecerían, a su vez, a tres subclases distintas:

(81) a) Dativo concordado, del tipo de (81ai) o (8aii), caracterizadas


específicamente porque el reflexivo átono es co-referencial con
el sujeto de la oración; no es compatible con formas tónicas
reflejas y en ocasiones admite la eliminación del átono reflexi-
vo. Algunos gramáticos denominan a estas construcciones tam-
bién de dativo de interés o de dativo ético:
i)i Se lo está pensando / *Se lo está pensando a sí mismo / Lo
está pensando
ii) Me jugué el dinero a la lotería / *Me jugué el dinero a mí
mismo a la lotería/ Jugué el dinero a la lotería

172
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

b) Dativo no concordado. Construcciones del tipo de (81bi) o


(81bii), y que tendrían la peculiaridad de que dichas formas de
dativo no se refieren al sujeto oracional, sino al emisor del acto
comunicativo, del que se manifiesta una cierta afectación a tra-
vés de este recurso o procedimiento:

i)i No te nos manches [= ¡ Que no NOS suceda que te manches!]

ii) No te me despistes [= ¡ Que no ME suceda que te despistes]

c) Dativo simpatético o posesivo. Se trataría de una construcción


no necesariamente restringida al ámbito de los átonos reflexi-
vos. Se daría en construcciones como (81ci) o (81cii):

i)i Se me ha roto el vestido [= Se ha roto mi vestido]

ii) Se le iluminaron los ojos [= Se iluminaron sus ojos]

Estas tres subclases deben ser valoradas de modo muy diferente respec-
to de su posible justificación gramatical. Sin duda, la menos justificable de
todas es la denominada de Dativo no concordado. En enunciados como
(81bi) lo que realmente acontece no es la presencia de una forma de átono
reflexivo en una función sintáctica distinta de la de CI, la de dativo, sino
una especie de manifestación fonética sincopada de una oración compleja
de la forma representada más arriba, y donde el átono en función de
supuesto dativo no concordado es un constituyente de una oración dife-
rente de aquella en la que aparece en superficie. No obstante, en la oración
de la que es estructuralmente constituyente inmediato el átono reflexivo
tiene un comportamiento sintáctico absolutamente regular: está relaciona-
do con la función de CI, como sucede en ocasiones con los reflexivos pro-
totípicos:

(81bi)

No te nos manches = Que no Nos suceda (a nosotros) que te manches


P CI S

Las peculiaridades del denominado dativo no concordado no tendrían,


pues, ninguna raíz de orden sintáctico-oracional, sino que estaríamos ante
un fenómeno de naturaleza e interés fundamentalmente discursivo.

173
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Respecto de la subclase de los denominados dativos simpatéticos o


posesivos, y limitándonos a los enunciados de esta subclase que se
construyen con los pronombres átonos reflexivos, habría que concluir
también la no necesidad, desde un punto de vista puramente sintáctico-
funcional, de mantener una subclase como esta, puesto que, al margen
de los efectos de sentido que resultan en su caso, se trata de oraciones
reflexivas prototípicas en las que el átono está relacionado con la fun-
ción de CI:

(81ciii) Se me ha roto el vestido (a mí mismo)


P CI

Por último, las construcciones de dativo concordado sí presentan sin


duda peculiaridades de funcionamiento que hacen necesario un tratamien-
to especial. Se trata de oraciones en las que el átono reflexivo no puede ser
vinculado con la función de CI, pues tal función es incompatible con la ora-
ción en cuestión, que no admite sintagmas con reflexivos tónicos en los que
se incardinara:

(81ai)i Se lo está pensando / *Se lo está pensando a sí mismo


(81aii) Me jugué el dinero en la lotería / *Me jugué a mí mismo el dine-
ro a la lotería

No creemos, no obstante, adecuada la propuesta de considerar que el


átono presente en estas construcciones pueda estar en relación con una
función sintáctica distinta de la de CI, como la de dativo. Puesto que en tal
caso el átono reflexivo no podría funcionar con valor sintagmático, y des-
empeñar por tanto ninguna función sintáctica, sería necesario identificar
en la estructura de (81ai) el sintagma en que se encarnara propiamente la
función de dativo, lo que no es posible. Parece más adecuado, explicativa-
mente hablando, considerar que el valor de los pronombres átonos reflexi-
vos se aparta del que es característico de estas formas en sus usos paradig-
máticos, y se utiliza en estos casos con valores diferentes: de énfasis en el
papel o afectación del sujeto oracional.
Dentro de las estructuras reflexivas es necesario también reservar un
capítulo especial para una subclase de las mismas que en ocasiones ha sido

174
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

denominada causativa reflexiva (Moreno, 1991). Se trata de oraciones del


tipo de (82) y (83):

(82) Juan se afeita en la peluquería de la esquina


(83) Juan se corta el pelo en la peluquería de la esquina

Dichas oraciones presentan ciertos rasgos específicos en relación con


las oraciones de SUJETO AGENTE habituales, oraciones como (84) u (85). En
las últimas, en efecto, el SUJETO AGENTE se comporta prototípicamente
como tal, lo que equivale a funcionar a la vez como INSTIGADOR de la
acción, y como EJECUTOR también de ella. Ello explica la posibilidad de uti-
lizar en las mismas complementos circunstanciales de finalidad y de ins-
trumento; los primeros vinculados con la condición de instigadores de los
agentes, cuyas motivaciones pueden intervenir en sus acciones; los segun-
dos, a su vez, relacionados con el hecho de que, habitualmente, son tam-
bién tales agentes quienes llevan a cabo materialmente las acciones, para lo
que pueden servirse de instrumentos, que pueden controlar.

(84) El peluquero afeitó a Juan


(85) El peluquero le cortó el pelo a Juan
(84i) El peluquero afeitó a Juan para que fuera elegante
(85i) El peluquero le cortó el pelo a Juan para que fuera elegante
(84ii) El peluquero afeitó a Juan con una navaja
(85ii) El peluquero le cortó el pelo a Juan con una navaja

Así pues, en los agentes puros o prototípicos se dan simultáneamente


estas dos condiciones o propiedades mencionadas de INSTIGADOR y EJECU-
TOR, tal y como resumimos en (86):

(86) AGENTE = [entidad INSTIGADORA + EJECUTORA +…. de una ACCIÓN]

Lo específico de oraciones como las de nuestros ejemplos (82) y (83) es


que, aun debiendo ser consideradas como estructuras oracionales de la
clase [Sujeto – AGENTE / Predicado – ACCIÓN], no se cumplen en ellas estas

175
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

propiedades habituales de la clase en cuestión. En su caso, por el contrario,


parece darse una disgregación de las dos propiedades mencionadas como
típicas de los AGENTES, de manera que solo puede ser adjudicada al AGEN-
TE de tales oraciones la condición de INSTIGADOR, pero no la de EJECUTOR,
que sería realizada por una especie de AGENTE INTERMEDIARIO. Así, en efec-
to, podemos explicar lo que sucede en enunciados como (82)-(83), que no
admiten, por ejemplo, refuerzos reflexivos como A ÉL/SÍ MISMO o SOLO,
como es habitual en las oraciones propiamente reflexivas; o que cuando
cuentan con circunstanciales instrumentales se trata de complementacio-
nes que no pueden ser relacionadas con el sujeto-agente de las oraciones en
cuestión, sino con los que denominamos agentes intermediarios, tácitos,
como en (81) y (82), o expresos en ocasiones como en (82iii) y (83iii):

(82) Juan se afeita en la peluquería de la esquina


(82i) *Juan se afeita a sí mismo en la peluquería de la esquina
(82ii) Juan se afeita solo en la peluquería de la esquina
(83) Juan se corta el pelo en la peluquería de la esquina
(83i) *Juan se corta el pelo a sí mismo en la peluquería de la esquina
(83ii) *Juan se corta el pelo solo en la peluquería de la esquina
(82iii) Juan se afeita en la peluquería de la esquina con Andrés, el pelu-
quero más veterano
(83iii) Juan se corta el pelo en la peluquería de la esquina con Andrés, el
peluquero más veterano
(82iv) Juan se corta se afeita a navaja con Andrés
(83iv) Juan se corta el pelo a navaja con Andrés

En consecuencia, en oraciones como (82) u (83), las posibles complemen-


taciones mencionadas, de finalidad y de instrumento, estarían relacionadas
con elementos funcionales diferentes, tal y como representamos en (87):

(87) AGENTE – ACCIÓN – AGENTE INTERMEDIARIO


(Instigador) (Ejecutor)

CC de FINALIDAD CC. de INSTRUMENTO

176
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

Salvada dicha particularidad, en las citadas oraciones el pronombre


reflexivo átono etá relacionado, en el sentido en que venimos caracterizan-
do su papel al respecto, con las funciones de CD o CI. El primero sería el
caso de oraciones como (82), y el segundo el de otras como (83).
La reflexividad es una relación que se da también en relación con la fun-
ción de CC:10

(88) Pedro se reconcilió consigo mismo

Una subclase especial dentro de las oraciones reflexivas es la de las


denominadas oraciones recíprocas, caracterizadas por poseer tanto un
sujeto como un CD o CI múltiples correferenciales —véanse (89)-(90)—. La
reciprocidad es en este caso una propiedad estructural oracional que no ha
de confundirse con un rasgo específicamente léxico, como el que está pre-
sente en enunciados del tipo de (91)-(92):

(89) Juan y Antonio se escriben (uno a otro)


(90) Juan y María se escriben cartas (uno a otro)
(91) Alternan en el oficio
(92) Concuerdan en la opinión

1.2.2.3. Opcionalidad y obligatoriedad complementaria


La atención a las funciones sintácticas oracionales desde el punto de
vista de las dependencias que pueden establecerse entre las mismas permi-
te poner también de manifiesto la existencia de distintos tipos de esquemas
o clases oracionales en español según la opcionalidad u obligatoriedad de
las distintas relaciones funcionales. Dichas opcionalidad u obligatoriedad
puede ser explicada como resultado de posibilidades o exigencias de com-
plementación para las formas verbales, que se constituyen en núcleo de la
oración, en su Predicado.
10
No es posible, no obstante, extender a la función CC las consideraciones que realizábamos sobre
las formas pronominales átonas vinculadas con las funciones CD y CI pues no existe forma pronominal
átona alguna en español actual especializada en la función sintáctica de CC, por lo que no sería ade-
cuado postular la existencia de ningún tipo de concordancia en este caso.

177
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Haciendo abstracción de las clases específicas de predicados oraciona-


les; es decir, de su condición de elementos atributivos o predicativos, las
distintas funciones diferentes de la de sujeto analizadas permiten compro-
bar, en efecto, que existen es español esquemas oracionales que pueden
diferenciarse, a este respecto, porque la presencia obligatoria de la función
P puede ser complementada:

(93) a) Por CD opcionales u obligatorios. Véanse, respectivamente (93ai)


vs. (93aii):
i)i Pedro leía un libro / Pedro leía
ii) Pedro decía tonterías / *Pedro decía
b) Por Suplementos opcionales u obligatorios, como sucede, res-
pectivamente con los de (93bi) s. (93bii):
i)i María habló de sus amigos / María habló
ii) En eso consiste el problema / *Consiste el problema
c) Por CI opcionales u obligatorios, como, respectivamente, en
(93ci) vs. (93cii):
i)i Pedro leía un libro a María / Pedro leía un libro
ii) A Pedro le gustan las matemáticas / *Gustan las matemáticas
d) Por CC opcionales u obligatorios, como, respectivamente, en
(93di) vs. (93dii):
i)i Pedro no veranea en el Norte / Pedro no veranea
ii) María puso el libro en la mesa / *María puso el libro

1.2.2.4. Estructuras oracionales pasivas en español


Sobre la manera de aproximarse metodológicamente a la explicación de
los mecanismos sintácticos que subyacen a las denominadas oraciones
pasivas en español, oraciones como (94) o (95), existen en el panorama lin-
güístico dos posturas radicalmente contrapuestas. De una parte, la de los
gramáticos que consideran que los contenidos de pasividad, como los que
se transmitirían a través de las oraciones anteriormente citadas, no pueden
ser tratados como resultado de la existencia de procedimientos lingüístico-

178
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

gramaticales distintivos que debieran reconocerse como propios de un


mecanismo específico, y, por el contrario, la de quienes sí consideran ade-
cuado postular la existencia de fórmulas gramaticales singulares reservadas
para la transmisión de tales contenidos.

(94) La casa fue vendida por la agencia [= Un Objeto fue vendido por un
Agente]
(95) Se vendieron dos edificios más [= Unos objetos fueron vendidos
por un Agente no especificable]

1.2.2.4.1. Las oraciones pasivas analíticas


E. Alarcos (1973) y, en general, el funcionalismo español, es contrario a
admitir la existencia de forma alguna de pasividad en español, tanto desde
un punto de vista flexional, como desde el sintagmático o combinatorio.
Si bien es claro, en efecto, que el español no ha incorporado a su sistema
de flexión verbal un sistema morfemático de transmisión de contenidos de
pasividad, podría pensarse, no obstante, que tales contenidos pudieran ser
transmitidos en nuestra lengua a través de un determinado tipo de esquemas
o estructuras oracionales que, por resultar asociados de forma unívoca a una
significación pasiva pudieran considerarse, en todo caso, su significante.
Con referencia a oraciones como (94), denominadas en ocasiones pasi-
vas analíticas, desde el punto de vista de E. Alarcos no resultaría tampoco
posible postular la existencia de una pasividad de naturaleza sintáctica en
español, pues las nociones de AGENTE o PACIENTE que se consideran carac-
terísticas de las construcciones pasivas, como contenidos asociados, res-
pectivamente, a los CC que pueden aparecer en estas estructuras, y a sus
Sujetos, como en (94i), son para él matices sustanciales, es decir, aspectos
no propiamente lingüísticos, ya que no van acompañados de características
formales específicas. Desde un punto de vista gramatical, por ello, para
Alarcos las supuestas oraciones pasivas no serían sino estructuras atribu-
tivas acompañadas de matices de sentido que no tienen relevancia grama-
tical, y se deben solo al contexto, al sentido de los complementos circuns-
tanciales, por ejemplo, que aparecen en los enunciados. Un resumen de los
argumentos fundamentales del funcionalismo en contra de la existencia de
la pasividad se encontrará en (96).

179
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

(94i) La casa fue vendida por la agencia


S P CC
PACIENTE ESTADO AGENTE

(96) a) Su estructura es la de una oración en la que, junto al sujeto,


esencialmente concurre un P copulativo y un participio, que
posee características funcionales semejantes a las de los adjeti-
vos. Se trata, por tanto de una estructura semejante a la propia
de las oraciones atributivas o copulativas, que también pueden
tener a un participio en la función de atributo:
(96ai) La edición de libro fue reducida (no grande)
b) En la oraciones atributivas prototípicas, como (96bi) pueden
concurrir también CC introducidos por la preposición POR, que
delimitan en su alcance semántico al predicado, igual que suce-
dería en las oraciones pasivas, que pueden construirse con un
CC similar:
(96bi)i La noticia es falsa por ciertos indicios
(96bii) La noticia fue falseada por el corresponsal
c) Las oraciones copulativas compartirían con las pasivas una de
sus características estructurales: la de que el SV que funciona
como núcleo tiene una muy limitada capacidad de conmutación
que coincide prácticamente en los dos casos:
(96ci)i La casa es/ parece/ está/ resulta vieja
(96cii) La casa es/ parece/ está/ resulta destruida

Frente a tales planteamientos, para otros gramáticos las oraciones pasi-


vas analíticas deben ser tratadas como estructuras oracionales distintivas,
que encierran características específicas. Por citar las posiciones de un lin-
güista que formuló sus planteamientos al respecto marcando explícitamen-
te su contraste con los funcionalistas antes mencionados, F. Lázaro (1964),
este ha mostrado cómo no es adecuado identificar al sintagma participial
de los predicados pasivos con el atributo de las oraciones copulativas, pues
este último admite comportamientos que no son posibles en el caso de las
oraciones pasivas, como se comprueba a través del contraste entre (97) y
(98). Ello probaría que, mientras en las oraciones atributivas el atributo es

180
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

una relación sintáctica autónomamente contraída por el SADJ, en las ora-


ciones pasivas el participio forma parte del núcleo oracional predicativo
juntamente con el verbo auxiliar:

(97) Antonio es muy alto


(98) *La casa ha sido muy vendida

En términos generales los modelos de fundamentación generativa reco-


nocen la existencia de las oraciones pasivas como un tipo de estructura
oracional que responde a exigencias de construcción singulares, que des-
cansan esencialmente en los siguientes aspectos: los predicados de las ora-
ciones que llamamos pasivas analíticas poseen un componente de ESTA-
DO que resulta de la presencia en su caso de formas verbales de esta
naturaleza, pero a ese componente o contenido se suma otro de ACCIÓN,
que está vinculado a la significación relacional del participio verbal con
que se forman los SSVV pasivos. En consonancia con este doble conteni-
do, las oraciones pasivas analíticas admiten CC de AGENTE, que no son
compatibles con las oraciones atributivas —véase (99) frente a (100)—.
Finalmente, los CC de AGENTE de las construcciones pasivas analíticas
pueden tener incluso un carácter obligatorio en el caso de muchas cons-
trucciones pasivas, que no admiten sino su manifestación explícita
(Demonte 1991), como en (101):

(99) Antonio está siendo afeitado por el peluquero


(100) *Antonio es rubio por el peluquero
(101) *La casa es construida / La casa es construida por los albañiles

De acuerdo con los planteamientos metodológicos generales que hemos


desarrollado, la existencia de comportamientos funcionales característicos,
traducidos en la presencia en oraciones como las denominadas pasivas
analíticas de relaciones sintácticas de dependencia especiales de las cate-
gorías de función que intervienen en ellas, aconseja aceptar que dichos
enunciados obedecen a patrones sintácticos distintivos y, en consecuencia,
que es posible, y necesario, reconocer la existencia de tales construcciones
como modelos sintácticos paradigmáticos.

181
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

1.2.2.4.2. Las oraciones pasivas reflejas


Los contenidos de pasividad son expresables en español también a tra-
vés de oraciones como (95), denominadas en ocasiones pasivas reflejas.

(95) Se vendieron dos pisos más

En consonancia con sus planteamientos generales sobre la pasividad,


los modelos funcionalistas a que hemos aludido más arriba consideran a
este tipo de oraciones como una mera variante de las correspondientes ora-
ciones reflexivas, y hacen descansar sus valores «pasivos» en meros efectos
de sentido relacionados, como ya apuntamos más arriba también, con el
valor léxico de los elementos combinados en la oración (Alarcos 1973).
Frente a estos planteamientos, buen número de gramáticos reconocen
la condición pasiva de estos enunciados. Casares (1941) los denomina pasi-
vos con SE; A. Bello (1847) construcciones irregulares cuasi-reflejas;
Lázaro (1963), Bobes (1974), o Gili Gaya (1948) oraciones pasivas reflejas;
Hadlich (1973) y Lidia Contreras (1966) pasivas con SE; o C. Hernández
(1966) oraciones con SE reflexivo-pasivo.
Las oraciones en cuestión presentan características funcionales que las
diferencian claramente de las propiamente reflexivas: mientras en las pro-
piamente reflexivas, en efecto, como señalamos al mostrar las principales
características sintácticas de las estructuras reflexivas, el átono reflexivo
presenta el comportamiento resumido en (102), el del átono reflexivo de
oraciones como (95) es diferente:

(102) a) El reflexivo prototípico forma parte un paradigma que explica


las alternancias de (102ai). El átono reflexivo de las oraciones
pasivas como (102aii) no acepta estas alternancias:
i)i Yo me lavo /Tú te lavas/ Él se lava…
ii) Se vendieron dos pisos / *Me vendieron dos pisos / *Te ven-
dieron dos pisos
b) El átono reflexivo prototípico es compatible con formas tóni-
cas reforzadas o no, que desempeñan las funciones de CD, CI
o CC; el átono reflexivo de las estructuras pasivas no tiene este
comportamiento:

182
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

i)i Yo me lavo a mí / Tú te lavas las manos a ti mismo / Se enfa-


daron consigo
ii) *Se vendieron dos pisos a sí mismos
c) Es característico de las formas pronominales reflexivas que su
referencia es coincidente con la del sujeto de su oración, de
forma que un enunciado como (102ci) no será reflexivo pues
falta en él dicho requisito. En las oraciones pasivas reflejas
esta identidad referencial no se produce:
i)ii Él te acusa a ti (vs. Tú te acusas a ti mismo)
ii)i Yo me acuso [Yo = Me referencialmente]
iii) Se vendieron dos pisos [Dos pisos ≠ SE referencialmente]

Vera Luján (1990) ha señalado las principales características estructu-


rales de estas oraciones:

(103) a) Se trata de oraciones que presentan un SN en función de suje-


to, concordado por el ello con el verbo en el SV:
i)i Se oíaN laS pisadaS de dos señoras
ii) Se puedE improvisar unA novelA
b) La significación de estas oraciones es de pasividad. Ello
implica un contenido en el que tiene un papel esencial la pre-
sencia de un AGENTE, como en (103bi), o un EXPERIMENTADOR,
como en (103bii). Tales AGENTES o EXPERIMENTADORES tie-
nen, no obstante, un carácter máximamente genérico o ines-
pecífico, y no pueden ser materializados en los enunciados
pasivos reflexivos en forma alguna, lo que explicaría la agra-
maticalidad de (103biii):
i)i Se puede improvisar una novela pero no una greguería
ii)i No se ven ningunas montañas desde aquí
iii) *Se alquilaron todos los coches por las agencias de alquiler
c) La condición pasiva de estas oraciones está estrechamente
relacionada con la presencia de SE en estos enunciados, y su

183
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

eliminación hace desaparecer el valor pasivo, cuando no las


convierte en agramaticales:
i)i *Oían pisadas de dos señoras
ii) *Puede improvisar una novela

Semejantes características delimitan en conjunto un perfil sintáctico-


oracional específico que hace, en conclusión, plenamente justificable con-
siderar que existe en español un tipo de estructuras oracionales con carac-
terísticas categoriales y de clase distintivas en sus relaciones sintácticas que
podemos denominar oraciones pasivas reflejas, para diferenciarlas de las
pasivas analíticas, y en atención al papel especialmente determinante que
en ella tiene el átono SE.

2. Las Modalidades oracionales

Las gramáticas suelen diferenciar entre distintos tipos oracionales ape-


lando, como señalamos al principio de este capítulo, a un punto de vista
diferente del sintáctico: el modus o modalidad oracional, elemento o cons-
tituyente de la oración que trasluce en ella el punto de vista del enunciador
del discurso, y que es tratado en modelos generativos como un elemento
que afecta a la totalidad de la oración, un componente extraoracional, por
tanto, que modaliza a esta en tanto que enunciado discursivo.
El análisis de las distintas modalidades existentes en español supone
tomar en consideración el funcionamiento pragmático de tales oraciones,
su fuerza ilocutiva en tanto que expresión de otros tantos actos de habla,
o acciones lingüísticas, en el sentido propuesto por Searle (1979), y en vir-
tud de la cual aquellas pueden ser clasificadas en:

(104) a) Oraciones asertivas o declarativas: expresan un acto de habla


de aserción.
b) Oraciones interrogativas: expresan un acto de habla de pre-
gunta.
c) Oraciones imperativas: expresan un acto de habla de orden.
d) Oraciones exclamativas: expresan un acto de habla expresivo-
emotivo.

184
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

2.1. La modalidad asertiva

La modalidad asertiva se corresponde con los esquemas no marcados en


español; es decir, con las distintas estructuras oracionales ajustadas a un
comportamiento sintáctico básicamente neutro a través del cual se mani-
fiesta la pura expresión de un juicio. Frente a esta gramaticalización neu-
tra o no-marcada de la aserción, el resto de modalidades oracionales utili-
za, por el contrario, diversos procedimientos significantes.

2.2. La modalidad exclamativa

Como todas las modalidades, la exclamativa puede materializarse en


español a través de unidades de muy distinta configuración estructural:
palabras, sintagmas u oraciones. En todas estas unidades gramaticales, la
modalidad exclamativa constituye un acto de habla expresivo (Searle
1973) cuyo propósito es manifestar que el hablante se encuentra afectado
por algún motivo. En consecuencia, lo expresado es necesariamente verda-
dero, y, por tanto, como ha señalado Elliot (1971), se trata de enunciados
incompatibles con la asunción de «un estado de ignorancia por parte del
hablante».
Desde un punto de vista sintáctico, Alonso-Cortés (1999) distingue los
siguientes tipos exclamativos:

(105) a) Exclamativas parciales, o exclamativas-CU. En ellas se pon-


dera una propiedad máximamente relevante para el hablante,
realizándose dicha ponderación a través de formas exclamati-
vas tónicas como QUÉ, CUÁL, CÓMO y CUÁNTO, que resaltan pon-
derativamente el sintagma en que concurren: SN; SADJ., SV,
SP o SADV, como respectivamente sucede en:
i)ii ¡Qué suciedad hay!
ii)i ¡Qué imbécil eres!
iii) ¿Cómo tiembla mi corazón!
iv) ¡Qué sin entrañas eres!
v)i ¡Qué cerca lo ha puesto!

185
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

b) Exclamativas parciales de ponderación cualitativa. Cuan-


do el sustantivo o adjetivo, por su significación, no admiten
gradación o intensificación, la ponderación se resuelve en la
intensificación de un aspecto o modo de ser, o de una cuali-
dad:
i)i ¡Qué Antonio este!
ii) ¡Qué vino he bebido!
c) Exclamativas nudas. Como señala Alonso-Cortés (1999), la
modalidad exclamativa no necesariamente necesita de partí-
culas ponderativas:
i) ¡Lástima de edificio!
d) Artículo exclamativo. Ya Bello (1847) notó que la modalidad
exclamativa puede servirse del artículo, como sucede en
(105di), en unos usos que Fernández Ramírez (1987) denomi-
nó artículo ponderativo:
i)i ¡El ruido que hace!
ii) ¡Las novelas que lee!
e) Exclamativas parciales de sentido concesivo. Se trata de
construcciones como (105ei) o (105eii), en las que, en concu-
rrencia con la frase ponderativa, DE desarrolla en (105eii), un
valor adverbial concesivo equivalente a A PESAR DE:
i)i ¡Con lo que come!
ii) ¡Con la cantidad de problemas que ha tenido este año!

Respecto de la distribución y propiedades sintácticas de las oraciones


exclamativas, Alonso-Cortés (1999) ha sistematizado las principales:

(106) a) La expresión exclamativa puede aparecer como oración inde-


pendiente, pudiendo servirse de partículas-CU:
i) ¡Qué de agua bebe!
b) Puede construirse también ocupando el papel de oración sub-
ordinada, como sujeto o complemento. Como complemento

186
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

aparece subordinada a verbos que denotan actos de entendi-


miento —(106bi)— y verbos de lengua —(106bii)—. Las sub-
ordinadas en función de sujeto seleccionan el modo indicativo
—véase (106biii)—, aunque con verbos factivos o emotivos
puede aparecer el subjuntivo, como en (106biv):

i)ii Hay que ver qué aficionado es Pedro al ciclismo

ii)i Dijo que cómo estaba de alto

iii) Me fascina cómo escribe de bien

iv) ¡Mira qué hubieras conseguido así!

c) El complemento exclamativo puede ser término de preposi-


ción:

i) Se preocupó por cómo estaba de enfermo el portero

d) Como ya notara Bello, las exclamativas pueden transformarse


en relativas mediante la prolepsis de frase:

i) Me extraña qué películas ha visto (= Me extraña las pelícu-


las que ha visto)

e) La exclamativa indirecta o subordinada admite la no inversión


del sujeto en casos en que pudiera producirse ambigüedad
sobre la identidad del mismo:

i) Es curioso cómo la tierra oculta la luna (frente a la ambigua


Es curioso como oculta la tierra la luna).

f) QUÉ y CUÁNTO pueden formar construcciones partitivas en con-


currencia con la preposición DE, mientras CÓMO admite un
complemento limitador:

i)i ¡Cuánto de basura se recoge en las calles!

ii) ¡Cómo está Juan de pesado!

187
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

2.3. La modalidad interrogativa

V. Escandell (1999) ha insistido en lo inadecuado de considerar inte-


rrogación como sinónimo de pregunta, a la vista de lo poco esclarecedor
que tal planteamiento resulta para comprender el funcionamiento de enun-
ciados como (107), entendido como una especie de protesta por parte del
emisor, que no esperaría respuesta alguna del receptor. Caracteriza, por el
contrario, a las oraciones interrogativas por el hecho de mantener una
incógnita o una variable; por ser, en consecuencia, expresiones abiertas,
incompletas.

(107) ¿Acaso no cumplimos con nuestro deber?

Dependiendo del alcance de dicha incógnita, las interrogativas pueden


dividirse en parciales y totales. En las primeras la incógnita corresponde a
un pronombre, adjetivo o adverbio, que son el foco de la oración. En las
segundas, la variable correspondería al carácter afirmativo o negativo de la
predicación, abarcando el foco a toda la estructura.

(108) ¿Qué quieres comer?


(109) ¿Vienes mañana a comer?

La diferencia entre interrogativa parcial/total se corresponde con


patrones entonativos específicos. Las interrogativas totales, según Quilis
(1993), se corresponden con un patrón en el que habría un tono medio pre-
cedido de uno de nivel bajo, y una juntura final ascendente, mientras las
interrogativas parciales, por su parte, obedecerían a un patrón de cadencia
con la palabra interrogativa en la cima de la curva de entonación, y una
melodía descendente hacia el final.
Las interrogativas totales y parciales se diferencian también respecto
de su comportamiento para con el orden de palabras. El rasgo más carac-
terístico sin duda de las parciales es la aparición del constituyente interro-
gado en posición inicial, y la consiguiente inversión del orden sujeto/verbo,
como en (110). El orden de las totales presenta una mayor complejidad.

(110) ¿Ha venido Pedro?

188
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

Según las distintas marcas formales que pueden presentar, Escandell


(1999) distingue los siguientes tipos de estructuras interrogativas:

(111) a) Citativas. Introducidas por ¿QUE?, ¿SI? y ¿CÓMO (QUE)? Se


trata de enunciados en los que el emisor reiteraría palabras
pronunciadas por su interlocutor en un turno conversacional
anterior:
i)ii —Creo que Juan se ha casado / —¿Que se ha casado?
ii)i —¿Aprobó todo? / —¿Que si aprobó todo? ¡Y con buenas
notas!
iii) —¿Te gusta la idea? / —¿Cómo que si me gusta la idea?
¡Me encanta!
b) Consecutivas. Introducidas por ¿CON QUE…?, ¿ASÍ QUE…?, y
¿DE MODO QUE…? En estos casos, la oración interrogativa se
interpreta como una consecuencia o conclusión inferida a par-
tir de los elementos o acontecimientos de la situación:
i)ii ¿Con que era verdad?
ii)i ¿Así que Vd. es médico?
iii) ¿De modo que Vd. no está de acuerdo?
c) De orientación invertida. Las interrogativas totales pueden
construirse con ACASO, que induce una interpretación de signo
opuesto al de la propia interrogativa. Si la interrogativa es de
orientación negativa, una interpretación positiva, y viceversa:
i)i ¿Soy yo acaso el culpable? [induce una interpretación
negativa]
ii) ¿Acaso no cumplo con mi deber? [induce una interpreta-
ción positiva]

d) De orientación constante. Introducidas por ¿A QUE…? y ¿ES


QUE…? En la lengua coloquial, las interrogativas totales pue-
den ser encabezadas por la locución A QUE. En tal caso se res-
tringen las respuestas posibles seleccionando la que coincide
con la formulación del enunciado, como en el caso de (111di).

189
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Con ES QUE la oración que sigue ha de interpretarse como una


explicación o justificación, con independencia de que no lo
sea, como en (111dii):
i)i ¿A que habéis venido a fumar?
ii) —¿Por qué no te callas de una vez? / —¿Es que he dicho
algo malo?

Atendiendo a sus características estrictamente gramaticales, Escandell


(1993) ha clasificado las oraciones interrogativas en dos grupos, según no
esté presente o si lo esté alguna marca o partícula, respectivamente: neu-
tras y marcadas. Las primeras incluyen:

(112) a) PREGUNTAS, que constituyen peticiones de información a través


de una oración interrogativa y que pueden, a su vez, ser clasifi-
cadas en distintos tipos: PREGUNTAS REALES, ejemplo prototípi-
co de pregunta, que implica la ignorancia de ciertos datos por
parte del emisor, y su deseo de remediar esa situación. Frente a
ellas, las PREGUNTAS DE EXAMEN, propias de ciertas situaciones
institucionales, en las que el emisor conoce la respuesta y desea
saber si el receptor también la sabe. Las INTERROGATIVAS PRO-
BLEMÁTICAS, como (112ai) parten del supuesto de que posible-
mente no exista respuesta, y las INTERROGATIVAS DELIBERATI-
VAS, como (112aii), que el emisor dirige a sí mismo:

i)i ¿Cómo acabar con la guerra en el mundo?


ii) ¿Dónde habré aparcado el coche?
b) PETICIONES y OFRECIMIENTOS. Las interrogativas formuladas
con un propósito directivo que supone una acción funcionan
como PETICIONES marcadas de forma cortés, como en (112bi).
Cuando el enunciado se refiere a una acción futura, se trata de
PETICIONES DE INSTRUCCIÓN, como (112bii), o PETICIONES DE
PERMISO, como (112biii). En términos opuestos, los OFRECI-
MIENTOS se centran en la realización de una acción cuyos
beneficios deberían repercutir en la persona misma que los
realiza: (112biv):
i)ii ¿Me trae la cuenta?

190
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

ii)i ¿Tengo que ir?


iii) ¿Puedo salir?
iv) ¿Te tomas otra cerveza?

Las interrogativas marcadas, que incluyen algún tipo de orientación


interpretativa, se clasificarían en:

(113) a) INTERROGATIVAS ATRIBUIDAS, por las que el emisor hace oir


palabras efectiva o supuestamente pronunciadas por otro
hablante. Presentan un esquema entonativo circunflejo, orden
de palabras sujeto-verbo y partículas introductoras, como en
(113ai) o (113aii):
i)i ¿Ahora se empeña en hablar María?
ii) ¿Así que va a volar con Juan?
b) INTERROGATIVAS DE ECO o REPETITIVAS, que repiten en su tota-
lidad o en parte palabras de otro hablante. Son, pues, citas
retrospectivas y están condicionadas en su sintaxis por el
enunciado citado:
i)i —¿Cuándo te vas? / —¿Cuándo me voy a dónde?
ii) —¿Vas a venir mañana? / —¿Que si voy a venir mañana?
Claro que sí
c) INTERROGATIVAS ANTICIPATIVAS. En ellas el emisor se adelan-
ta, de manera real o ficticia a una posible intervención de su
interlocutor. La atribución toma la forma de una especie de
cita anticipativa o prospectiva:
i) ¿Que qué he venido a hacer aquí? Enseguida te lo digo
d) INTERROGATIVAS RETÓRICAS, que contienen algún marcador
relacionado con la negación. El emisor no es neutral respecto
del contenido proposicional, sino que favorece explícitamente
una determinada opción; la que presenta el signo contrario al
que aparece en su enunciado:
i)i ¿No crees que ha jugado sucio con nosotros?
ii) ¿Acaso estoy loco?

191
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

2.4. La modalidad imperativa

La R.A.E. (1973) considera a las oraciones imperativas como una sub-


clase de las oraciones exhortativas, que, además de mandato y prohibición,
indican exhortación; un mandato sin la crudeza de estos. Lenz (1935) las
incluía entre las exclamativas, y Bühler (1934) destacaba el hecho de que
comparten con las oraciones interrogativas la función apelativa, es decir,
de orientarse hacia el receptor.
La R.A.E. (1973), entre otros, ha señalado cómo la APELACIÓN está muy
próxima a la expresión del DESEO, especialmente cuando no se expresa la
segunda persona del imperativo. No obstante, el tipo oracional optativo, de
expresión del deseo, tiene su expresión característica en el modo subjun-
tivo.

(114i)ii Ojalá venga tu padre

(114ii)i ¡Dios lo quiera!

(114iii) ¡Que se muera!

Las oraciones imperativas tienen su forma de expresión prototípica aso-


ciada al MODO IMPERATIVO. Como indicara Bello (1847), este presenta dos
características como son que se refiere a acciones futuras y que está dirigi-
do al oyente.
Para el tratamiento de USTED se utiliza la tercera persona y el modo sub-
juntivo. Igual sucede en los enunciados con formas de negación, que utili-
zan el presente de subjuntivo:

(115) ¡Salga Usted!

(116) ¡No vengas!

Preferentemente, para reemplazar al imperativo de segunda persona de


singular —aunque también puede tener una referencia genérica como en
(117)— alterna con el infinitivo:

(117) ¡No fumar!

192
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

El subjuntivo es obligatorio en las oraciones subordinadas:

(118) Te ordeno que vengas

Como ha señalado Fernández Ramírez (1987), las oraciones imperativas


se construyen sin sujeto explícito, salvo cuando, tras el verbo, el sujeto
posee un valor focal, o cuando el sujeto es USTED:

(119) Ven Tú, no tu hermano


(120) Venga Usted

I. Bosque (1980) ha señalado la existencia en español de una forma de


imperativo retrospectivo. Se trata de construcciones como (121), por medio
de las cuales se expresa al oyente el deseo de que hubiera llevado a cabo el con-
tenido de la proposición correspondiente. Se utiliza con referencia a segundas
personas de singular y plural —véanse (121) y (122)—, y presenta como carac-
terísticas esenciales las de ser CONTRAFÁCTICO y RETROSPECTIVO. La primera
de estas características significa que presenta una situación contraria a la real-
mente existente, y la segunda destaca que es una construcción referida nece-
sariamente al pasado (como señala la forma HABER + PARTICIPIO):

(121) Haberlo hecho tú


(122) Haber venido vosotros

Se trata de una construcción que no puede iniciar el discurso. En tal


caso debe ir precedida de DEBERÍAS:

(123) Deberías haber venido antes

Según Bosque, los usos de esta construcción se producen:

(124) a) Tras una excusa del interlocutor:


i) —Siento llegar tarde / —Haber salido antes
b) Para sugerir que el oyente ha perdido una ocasión de actuar en
determinada situación previa:
i) —Ayer vi a María / —Haberla invitado a casa

193
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

c) Para expresar una reconvención por algo que el hablante juzga


responsabilidad del oyente:
i) —No me gusta este abrigo / —No habértelo comprado

Como ya puntara Bello (1847), el imperativo no es solo una forma de


mandato, sino que sirve también para la expresión del ruego y la súplica. A
ello contribuye que esta forma reciba su funcionalidad del hecho de conec-
tar a hablante y oyente, figuras que pueden estar sujetas a relaciones jerár-
quicas pragmáticamente muy variadas y entre las que caben las que impli-
can la imposibilidad o no adecuación de MANDAR (imperativo usado por un
empleado en una expresión dirigida a un superior jerárquico, por ejemplo),
y sí las de SOLICITAR, ROGAR, SUPLICAR… A precisar la naturaleza no pro-
piamente imperativa contribuye, además del material lingüístico explícito,
la situación y el contexto comunicativos.

194
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

RESUMEN

A lo largo del capítulo 5 se ha procedido a la descripción de los tipos de


esquemas o moldes oracionales que es posible descubrir en español, aten-
diendo tanto a la presencia en los enunciados oracionales del elemento que
se denomina modalidad, como a la de determinadas combinaciones de
funciones sintácticas oracionales.
De manera detallada se ha procedido a una descripción de las principa-
les fórmulas de combinación funcional posibles en nuestra lengua, y a las
condiciones de diverso tipo en que tales combinaciones pueden producirse.
De acuerdo con el carácter nuclear exclusivo de la función P, se analizan las
características de los SSVV que, en tal función, son incompatibles con la
función S, lo que da lugar a las oraciones denominadas impersonales,
pasándose revista a los diferentes subtipos que es posible encontrar en
español. Por el contrario, los SSVV en función de P que requieren necesa-
riamente de la función S en español merecen un estudio detenido en rela-
ción con algunos tipos de de S con peculiaridades significativas que se ven
acompañadas de manifestaciones formales especiales, como las oraciones
reflexivas y no reflexivas de sujeto genérico o indeterminado.
Un proceder metodológicamente similar lleva a describir los fenómenos
semejantes que tienen que ver con la función P, cuyas clases obligan a una
diferenciación como la de predicados atributivos y predicativos, cuyos
subtipos se describen también en detalle, y dan pie a una caracterización de
fenómenos tradicionalmente estudiados como los de la atribución, o la
transitividad, como resultado de la operatividad de determinadas catego-
rías y clases de función específicas, en combinación con otras de caracte-
rísticas también bien determinables.
Finalmente, la fijación de los tipos o esquemas oracionales se comple-
menta mediante la atención a la operatividad de la modalidad oracional,
y a la de sus clases fundamentales, la asertiva, exclamativa, interrogativa
e imperativa, cuyas particularidades se describen.

195
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

BIBLIOGRAFÍA

ALCINA, J. y BLECUA, J. M.: Gramática española, Barcelona, Ariel, 1998.

GOMEZ TORREGO, L.: Gramática didáctica del español, Madrid, SM, 2007.

HERNANZ, M.ª Ll. y BRUCART, J. M.ª: La sintaxis. 1. Principios teóricos, La oración


simple, Barcelona, Ed. Crítica, 1986.

EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

1. Analice los enunciados oracionales que se transcriben a continua-


ción, indicando en cada caso:
a) la clase de oración a que pertenecen, tanto por su modalidad como
por la estructura sintáctico-funcional que muestran.
b) Cuando ello se haya explicado en este texto, especifique qué clases de
funciones concurren en la oración.
i) Hoy hay muchas nubes en el cielo
ii) En una situación así, no protestas nunca
iii) Se oyen ruidos muy extraños
iv) Se ve a los niños a lo lejos
v) Marta parece feliz
vi) La veo nerviosa esta mañana
vii) Juana y María se escriben desde la niñez
viii) No cuentes conmigo
ix) Pienso en ti continuamente
x) ¡No haber desobedecido a tus padres!
xi) ¡Ponte en la fila ahora mismo!
xii) Las flores son regaladas

196
CLASES DE ESTRUCTURAS ORACIONALES EN ESPAÑOL

xiii) Las flores son regaladas para agradar


xiv) No te me levantes en clase

2. Explique por qué son anómalos los enunciados que se transcriben a


continuación:
i) *Se ladraba a lo lejos
ii) *Se venden pisos por la constructora
iii) *Habían muchas personas en la habitación
iv) *Juan está cansado para no ir a clase
v) *María está matemática
vi) *La puerta cerró intencionadamente

197
BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

ALONSO CORTÉS, N. (1939), El pronombre «se» y la voz pasiva catellana, Valladolid.

ALARCOS, E. (1973), Estudios de gramática funcional del español, Madrid, Gredos.

— (1977), «Metodología estructural y funcional en lingüística», R.S.E.L., 7, 2,


págs. 1-16.

— (1986), «Prólogo» a Martínez, H., El suplemento en español, Madrid, Gredos.

ALCINA, J. y BLECUA, J. M. (1975), Gramática española, Barcelona, Ariel.

ALONSO, A. y HENRÍQUEZ UREÑA, P. (1953), Gramática castellana, 2 vols., Buenos


Aires, Losada.

BALLY, CH. (1940), Linguistique générale et linguistique française, Berna.

BELLO, A. (1847), Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los america-


nos, Santiago.

BENVÉNISTE, E. (1966), Problèmes de linguistique générale, París, Gallimard.

BLOOMFIELD, L. (1933), Language, Nueva York, Rinehart and Winston.

BOSQUE, I. (1980), (1980), Retrospective Imperatives, LI 11, págs. 415-419.

— (1983), «Dos notas sobre el concepto de “suplemento” en la gramática funcio-


nal», Dicenda, 2, págs. 147-156.

BULL, W. (1965), Spanish for Teachers. Applied Linguistics, Nueva Yok, Ronald Press Co.

CHAFE, W. (1976), Significado y estructura de la lengua, Barcelona, Planeta.

CHOMSKY, N. (1975), Aspectos de la teoría de la sintaxis, Madrid, Aguilar.

CONTRERAS, L. (1966), «Significado y funciones del SE», Z.R.Ph., LXXXII, págs.


295-311.

COSERIU, E. (1962), «Determinación y entorno», en Teoría del lenguaje y lingüística


general, Madrid, Gredos, págs. 282-323.

199
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

DEMONTE, V. (1991), Detrás de la palabra. Estudios de gramática del español, Madrid,


Alianza.

DIK, S. (1981), Gramática funcional, Madrid, S.G.E.L.

EGUREN, L. J. (1999), «Pronombres y adverbios demostrativos. Las relaciones deíc-


ticas», en Bosque. I. y Demonte, V., Gramática descriptiva de la lengua españo-
la, Madrid, Espasa-Calpe, págs. 929-972.

ESCANDELL, V. (1993), Introducción a la pragmática, Barcelona, Anthropos.

— (1999), «Los enunciados interrogativos. Aspectos semánticos y pragmáticos»,


en Bosque, I. y Demonte, V., Gramática descriptiva…, vol. 3, págs. 3929-3992.

FERNÁNDEZ, A. (1993), La función incidental en español, Universidad de Oviedo.

FERNÁNDEZ LEBORANS, M.ª J. (1983), «Notas sobre el sintagma en la lengua españo-


la», en Dicenda, 2, págs. 57-75.

— (1999), «La predicación. Las oraciones copulativas», e, Bosque, I. y Demonte.


V., Gramática descriptiva…, págs. 2357-2460.

— (2003), Los sintagmas del español I. El sintagma nominal, Madrid, Arco/Libros.

— (2005), Los sintagmas del español II. El sintagma verbal y otros, Madrid,
Arco/Libros.

FERNÁNDEZ, O. (1999), El Pronombre personal. Formas y distribuciones. Pronom-


bres átonos y tónicos, en Bosque, I. y Demonte, V., Gramática descriptiva…,
págs., 1209-1274.

FERNÁNDEZ RAMÍREZ, S. (1987), Gramática española, Madrid, Arco/Libros.

FERNÁNDEZ SORIANO, O. y TABOAS BAYLÍN, S. (1999), «Construcciones impersonales


no reflejas», en Bosque, I. y Demonte, V. (dirs.) 1999.

FILLMORE, CH. J. (1968), «The Case for Case», en Bach, E. y Harms, T. (eds.), Uni-
versals in Linguistic Theory, N. York, Holt, Rinehart and Winston, pás. 1-88.

GILI GAYA, S. (1948) Curso superior de sintaxis española, Barcelona, Vox.

GÓMEZ MOLINA, C. (1981), «Las formas pronominales de tercera persona en los ver-
bos transitivos», LEA, III/1, págs. 73-157.

GÓMEZ TORREGO, L. (1999), «Los verbos auxiliares. Las perífrasis verbales de infiniti-
vo», en Bosque, I. y Demonte, V. (dirs.), Gramática descriptiva…, págs. 3323-3389.

200
BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

GÓMEZ TORREGO, L. (2007), Gramática descriptiva del español, Madrid, SM.

GUTIÉRREZ, S. (1997), La oración y sus funciones, Madrid, Arco/Libros.

— (1983), «La determinación inmanente de las funciones en sintaxis», en Contex-


tos, 2/41, págs. 41-58.

GUTIÉRREZ ARAUS, M.ª L., (1978), Las estructuras sintácticas del español actual,
Madid, SGEL.

HADLICH, R. (1973), Gramática transformativa del español, Madrid, Gredos.

HEGER, K. (1974), Teoría semántica II, Madrid, Alcalá.

HERNANZ, M.ª LL. (1990), «En torno a los sujetos arbitrarios de segunda persona de
singular», en Garza, B. y Demonte, V. (eds.), Estudios lingüísticos de España y
México, México, El Colego de México-UNAM, págs. 151-179.

HERNANZ, M.ª LL. y BRUCART, J. M.ª (1987), La sintaxis. 1. Principios teóricos. La ora-
ción simple, Barcelona, Editorial Crítica.

HERNÁNDEZ, C. (1966), «Del “se” reflexivo al impersonal», Archivum, XVI, págs.


39-66.

— (1984) Gramática funcional del español, Madrid, Gredos.

HJELMSLEV, L. (1974), Prolegómenos a una teoría del lenguaje, Madrid, Gredos.

HOCKETT, CH. F. (1972), Curso de lingüística moderna, Buenos Aires, Eudeba.

KITAGAWA, C. y LEHRER, A. (1990), «Impersonal uses of personal pronouns», Jour-


nal of Pragmatics, 14, págs. 739-759.

LAKOFF, G. (1977), «Linguistic Gestalts», Proceedings of Chicago Linguistic Society, 13.

LÁZARO, F. (1964), «Problemas de terminología lingüística», Presente y futuro de la


lengua española, II, Madrid, Edic. Cultura Hispánica, págs. 383-392.

LENZ, R. (1935), La oración y sus partes, Madrid, Publicaciones de la Revista de Filo-


logía Española.

LEONETTI, M. (1994), «Ser y estar: estado de la cuestión», en Pliegos de la ínsula


Barataria, 1, págs. 182-205.

LLORENTE, A. y MONDÉJAR, J. (1974), «La conjugación objetiva en las lenguas romá-


nicas», R.S.E.L., 4, 1, págs. 1-60.

201
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

LYONS, J. (1971), Introducción en la lingüística teórica, Barcelona, Teide.

MARTÍN ZORRAQUINO, M.ª A. (1979), Las construcciones pronominales en español,


Madrid, Gredos.

MARTINET, A. (1971), El lenguaje desde el punto de vista funcional, Madrid, Gredos.

MARTÍNEZ, J. A. (1994), Cuestiones marginadas de gramática española, Madrid,


Istmo.

MOLINA REDONDO, J. A. (1974), Usos de «se», Madrid, S.G.E.L.

MONGE, F. (1955), «Las frases pronominales de sentido impersonal en español»,


A.F.A., VII, págs. 7-102.

MORENO, J. C. (1991), Curso universitario de lingüística general, Madrid, Síntesis.

NAVAS RUIZ, R. (1977), Ser y estar. El sistema atributivo del español, Salamanca,
Almar.

OCA, E. (1914), «El pronombre “se” en nominativo», B.R.A.E., I, págs. 573-581.

PASCUAL, J. M. y DEMONTE, V. (1999), «Los complementos predicativos», en Bosque,


I. y Demonte, V. (dirs.), Gramática descriptiva…, vol. 2, págs. 2461-2524.

POTTIER, B. (1968), Presentación de la lingüística, Madrid, Alcalá.

QUILIS, A. (1993), Tratado de fonología y fonética españolas, Madrid, Gredos.

R.A.E. (1974), Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, Madrid, Espa-
sa-Calpe.

RIGAU, G. (1999), «La estructura del sintagma nominal. Los modificadores del nom-
bre», en Bosque, I y Demonte, V., Gramática descriptiva…, vol. 1, págs. 311-362.

ROJO, G. (1983), Aspectos básicos de sintaxis funcional, Málaga, Ágora.

— (1985), «En torno a los complementos cicunstanciales», Lecciones del I y II curso


de Lingüística Funcional (1983 y 1984), Universidad de Oviedo, págs. 181-191.

— y JIMÉNEZ JULIÁ, T. (1989), Fundamentos del análisis sintáctico funcional, Uni-


versidad de Santiago de Compostela.

SÁNCHEZ, C. (1999), «Los cuantificadores. Clases de cuantificadores y estructuras


cuantificativas», en Bosque, I y Demonte, V. (dirs.), Gramática descriptiva…,
págs. 1025-1128.

202
BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

SAUSSURE, F. DE (1974), Curso de lingüística general, Buenos Aires, Losada.

SCHROTEN, J. (1972), Concerning the deep structures of Spanish Reflexive Sentences,


La Haya, Mouton.

SEARLE, J. (1979), Expression and Meaning: Studies in the Theory of Speech Acts,
Cambridge, Cambridge University Press.

SECO, R. (1971), Manual de gramática española, Madrid, Aguilar.

TESNIÈRE, L. (1976), Éléments de syntaxe structurale, París, Klincksieck.

VERA LUJÁN, A. (1990), Las construcciones pronominales impersonales y pasivas en


español, Murcia, Universidad.

— (1992), «Sobre la opcionalidad de los complementos circunstanciales», Gram-


ma-Temas, 1, págs. 285-314.

— (1994), Fundamentos de análisis sintáctico (de la palabra al texto), Murcia, Uni-


versidad.

YLLERA, A. (1999), «Las perífrasis verbales de gerundio y participio», en Bosque, I.


y Demonte, V. Gramática descriptiva…, vol. 2, 3392-3441.

203
SOLUCIÓN A LOS EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

1. EJERCICIOS CAPÍTULO 1

1. Verdadero o Falso

Verdad Falso
1 El número de unidades y niveles lingüísticos es ilimitado X
Diferentes niveles y unidades pueden presentar los mis-
2 X
mos mecanismos y características
Una unidad del tipo TEXTO puede materializarse a tra-
3 X
vés de una unidad del tipo PALABRA
La oración es la unidad de mayor complejidad de entre
4 X
las distintas unidades lingüisticas.

2. Asocie cada una de las caracterizaciones que aparecen en la colum-


na de la derecha con un elemento de la columna de la izquierda:

1. Nivel a) Menor unidad que contrae una función sintáctica


oracional
2. Fonema
b) Menor unidad dotada de autonomía comunicativa.
3. Palabra c) Menor unidad sin significado, capaz
de diferenciarlos.
4. Sintagma
d) Menor unidad de actualización de los morfemas.
5. Oración
e) Menor unidad de predicación gramatical.
6. Texto f) Etapa en la descripción lingüística.
7. Articulación g) Constitución.
h) Modo de constitución consistente en que una unidad
8. Recursividad
esté formada por otra del mismo tipo.
9. Unidad i) Modo de constitución por el que una unidad está
Compuesta integrada por dos o más que no se subordinan entre sí.

205
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

3. En una secuencia lingüística como la que se señala a continuación,


indique cuántos niveles y unidades deberían establecerse para describir
exhaustivamente todos los fenómenos lingüísticos que se producen en su
caso:
—¡Fuera de mi casa!
1. Nivel Textual. Una unidad «Texto»: ¡fuera de mi casa!
2. Nivel sintagmático: Una unidad «Sintagma»: [fuera[de mi casa]]
3. Nivel de la Palabra: 4 unidades del tipo «Palabra»: {fuera] [de] [mi]
[casa]

2. EJERCICIOS CAPÍTULO 2

1. Verdadero o Falso

Verdad Falso
Relación sintagmática es sinónimo de relación com-
1 X
binatoria
Relación sintáctica es sinónimo de relación sintag-
2 X
mática
Función sintáctica es sinónimo de constituyente
3 X
inmediato
Función sintáctica es sinónimo de relación entre
4 constituyentes inmediatos de la misma construc- X
ción
El concepto de función sintáctica es ambiguo;
5 X
puede ser definido en más de un sentido
Cualquier relación sintáctica «parte-todo» es del
6 X
tipo «núcleo-margen»
Cualquier relación sintáctica «parte-parte» es de
7 X
determinación

206
SOLUCIÓN A LOS EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

2. Indique si el siguiente análisis del enunciado (3a) en constituyentes


inmediatos es correcto y explique su opinión: casa y Pedro son constituyentes
inmediatos directos de la expresión obtenidos en el mismo nivel de análisis.
a) La casa de Pedro.
— Tal análisis es inadecuado, pues casa y Pedro no son constituyentes
inmediatos de esa construcción obtenidos en el mismo nivel de análi-
sis.
El análisis de la expresión seria el que se refleja en el gráfico siguiente:

SN

1.º nivel análisis


Art
2.º nivel análisis
N SPrep.

3. Analice los segmentos subrayados de los enunciados transcritos más


abajo e indique qué tipo de conexión, o relación parte-parte, se da entre sus
constituyentes

a) Beberemos cerveza o vino


b) Compré una muñeca de trapo
c) Es una casa vieja
d) Viaja lento pero seguro
e) Vive en Barcelona

a) constelación
b) determinación
c) determinación
d) constelación
e) interdependencia

207
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

4. Dada la unidad X, integrada por los constituyentes inmediatos A y B,


señale dibujando unas flechas el tipo de relaciones sintácticas que puede
contraer el constituyente A:
X

A B

Núcleo (Margen)

A B

Determinación
Interdependencia
+ Constelación

3. EJERCICIOS CAPÍTULO 3

1. Si todas las oraciones del español tuvieran la forma de los enuncia-


dos de los ejemplos de más abajo, ¿sería necesario un concepto y una uni-
dad como el de Sintagma? Razone su respuesta.
a) Pedro despertó
b) ¡Salta, niño!
c) Ella comió melón
d) No hay agua
No lo sería pues bastaría con establecer que las funciones sintácticas en la
oración las desempeñan unidades del tipo PALABRA.

208
SOLUCIÓN A LOS EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

2. Subraye los sintagmas en que es posible analizar los enunciados


transcritos más abajo:

— La pared era muy alta

— Andrés no vendrá mañana

— En tu caso, yo hablaría

— No debe de ser feliz

3. Si en el enunciado oracional de más abajo, el Artículo del SN subra-


yado no puede eliminarse, ¿hemos de concluir que no desempeña la fun-
ción de Margen en dicho SN? Razone su respuesta:

— El niño se despertó llorando

No hay que llegar a dicha conclusión pues las relaciones del tipo
«Núcleo/Margen» son relaciones del tipo parte-todo, que toman en cuenta las
que los elementos de una construcción guardar para con ella como todo.
Desde este punto de vista, hay SSNN donde el Art. puede eliminarse, lo que
demuestra que, como relación parte-todo, la que cumple es de margen. El
que no pueda eliminarse en el enunciado concreto del ejemplo es un fenóme-
no que debe abordarse en el marco de las relaciones que hemos llamado
«parte-parte», donde lo que importa es determinar qué relaciones guardan
entre sí los constituyentes concretos de una unidad específica en un contexto
también específico.

4. Analice el segmento subrayado en el enunciado del ejemplo transcri-


to más abajo. Indique a qué clase de sintagmas debe ser adscrito, y expli-
que por qué. Analice su estructura sintáctica interna:

— Nos vemos el lunes próximo

Se trata de un SN que se utiliza en un contexto propio de un Sprep (Nos


vemos en verano, en invierno…). Es una construcción que resulta posible
cuando el núcleo del SN es de contenido temporal. Por ello, debe considerarse
una variante del SPrep. en tal contexto.

209
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

5. Analice los segmentos subrayados en los enunciados transcritos más


abajo describiendo su estructura sintáctica interna.
— Nos veremos en Madrid
— Las dos amigas se encontraron finalmente

a) SPrep.

Margen Núcleo Relaciones parte-todo

Prep. SN Relaciones parte-parte

En Madrid

b) SN
Margen
Art. Margen Núcleo Relaciones parte-todo

Cuant. SN

Las + dos amigas


Relaciones parte-parte

En las relaciones parte-parte, el sustantivo está en relación de interde-


pendencia con los determinantes. Estos, entre sí, en una relación de conste-
lación, pues bastaría con cualquiera de los dos para que el sintagma resul-
tante fuera adecuado en este contexto. Se señala con (+) la relación de
constelación, con →← la de interdependencia.

210
SOLUCIÓN A LOS EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

6. Subraye los SSVV existentes en los enunciados transcritos más


abajo:
— No suelo ir
— No quiero comer más pan
— Lo ha visto en la playa
— Debes aún más dinero

4. EJERCICIOS CAPÍTULO 4

1. Explique por qué no puede estimarse adecuada una definición de la


oración que la considere la unidad capaz de transmitir un sentido com-
pleto.
Porque hay unidades que no son oraciones y que pueden reunir ese requi-
sito: desde las interjecciones (¡Ay!), pasando por cualesquiera otras unidades
gramaticales: ¡Dentro!, ¡Peste de crisis!, ¡Nunca volveré a invitarte! Como se
indica en el capítulo, una unidad de tipo «texto» puede materializarse a tra-
vés de cualquier unidad gramatical.

2. Explique qué análisis sintáctico deberían recibir los segmentos


subrayados en el enunciado transcrito más abajo si se aceptase la propues-
ta de Alarcos de que existen sujetos gramaticales en español:
— i) No lo aguanto.
— ii) A Marta, me la encontré en la puerta de la casa
La idea de que existen sujetos gramaticales obliga a diferenciar esta fun-
ción de la de sujeto léxico. En consecuencia, en los ejemplos que se nos pro-
pone analizar, habríamos de concluir que es posible que, junto a los CD y CI
léxicos, existieran también CD y CI gramaticales. En consecuencia, en i) LO
debería considerarse CD gramatical, y en ii) LA debería considerarse CD gra-
matical, mientras que A MARTA sería CD léxico.

3. Explique en qué forma la definición de sintagma que utilizamos en


este libro es incompatible con la acepción en que el concepto de Predicado
se utiliza, por ejemplo, en los modelos generativos.

211
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

Mientras en los modelos generativos SV, o Predicado, es una función que


engloba potencialmente a P, CD, CI, CC, en los planteamientos que se desarro-
llan en este capítulo el concepto de SV se postula solo con referencia al consti-
tuyente que puede desempeñar la función de núcleo predicativo, pues entende-
mos por sintagma la unidad capaz de contraer una función sintáctica elemental.

4. ¿Qué función sintáctica desempeñaría, desde la perspectiva metodo-


lógica de G. Rojo, el segmento subrayado en el enunciado de más abajo:
— Andrés no está en el despacho en este momento
— COMPLEMENTO ADVERBIAL

5. Analice la estructura sintáctica oracional de los enunciados que se


transcriben más abajo. Sea lo más exhaustivo que pueda a la hora de carac-
terizar las funciones sintácticas:
iii) Juan hizo un pastel para su abuela
iii) No entendí el segundo problema de matemáticas
iii) El coche se encuentra en la esquina de la calle
iv) Me confundió con mi hermano
v) La encuentro guapísima
vi) Ella es inteligentísima

i) Juan hizo un pastel para su abuela


S P CD CC CATEGORÍAS FUNCIÓN

Agente Acción Objeto Finalidad CLASES FUNCIÓN

ii) (YO) No entendí el segundo problema de matemáticas


S P CD CAT. F.

Experim. Experim. Objeto CLASE F.

iii) El Coche se encuentra en la esquina de la calle


S P CC CAT. F.

Objeto Estado Locat. Lugar CLASE F.

212
SOLUCIÓN A LOS EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

iv) (EL) Me confundió (a mí) con mi hermano


S P CD SUPL. CAT. F.
Experim. Experim. Paciente Paciente CLASE F.

v) (YO) La encuentro (a ella) guapísima


S P CD PR. del CD/A CAT. F.
Esperim. Experim. Paciente CLASE F.

vi) Ella es inteligentísima


S P A CAT. F.
Paciente Estado Atributo CLASE F.

5. EJERCICIOS CAPÍTULO 5

1. Analice los enunciados oracionales que se transcriben a continua-


ción, indicando en cada caso:
a) La clase de oración a que pertenecen, tanto por su modalidad como
por la estructura sintáctico-funcional que muestran.
b) Cuando ello se haya explicado en este texto, especifique qué clases de
funciones concurren en la oración.
i) Hoy hay muchas nubes en el cielo
ii) En una situación así, no protestas nunca
iii) Se oyen ruidos muy extraños
iv) Se ve a los niños a lo lejos
v) Marta parece feliz
vi) La veo nerviosa esta mañana
vii) Juana y María se escriben desde la niñez
viii) No cuentes conmigo
ix) Pienso en ti continuamente
x) ¡No haber desobedecido a tus padres!

213
FUNDAMENTOS DE SINTAXIS

xi) ¡Ponte en la fila ahora mismo!


xii) Las flores son regaladas
xiii) Las flores son regaladas para agradar
xiv) No te me levantes en clase

i) Oración asertiva en cuanto a la modalidad; impersonal y transitiva


ii) Oración de modalidad asertiva. De estructura sintáctica personal de
sujeto genérico (tú), intransitiva.
iii) Oración de modalidad asertiva, y estructura sintáctica pasiva reflexi-
va, lo que implica su condición de oración personal, e intransitiva.
iv) Oración de modalidad asertiva, estructuralmente de sujeto genérico o
indeterminado y transitiva.
v) Oración de modalidad asertiva, sintácticamente personal y atributiva.
vi) Oración de modalidad asertiva, y desde el punto de vista sintáctico,
personal y transitiva. Incluye una predicación reducida, manifestada
a través de un Predicativo de CD.
vii) Oración asertiva en cuanto a su modalidad. Desde el punto de vista
sintáctico, personal, transitiva y recíproca.
viii) Oración de modalidad imperativa, sintácticamente personal y transi-
tiva (consideramos la función de suplemento como una de las for-
mas de la transitividad).
ix) Oración de modalidad asertiva, personal y transitiva (consideramos
en ti un CD no resultativo).
x) Oración de modalidad imperativa, sintácticamente personal y transi-
tiva.
xi) Oración de modalidad imperativa, personal e intransitiva, con CC
obligatorio.
xii) Oración de modalidad asertiva, personal, atributiva.
xiii) Oración de modalidad asertiva, personal y pasiva.
xiv) Oración de modalidad imperativa, personal de doble dativo, no con-
cordado.

214
SOLUCIÓN A LOS EJERCICIOS DE AUTOCOMPROBACIÓN

2. Explique por qué son anómalos los enunciados que se transcriben a


continuación:
i) *Se ladraba a lo lejos
ii) *Se venden pisos por la constructora
iii) *Habían muchas personas en la habitación
iv) *Juan está cansado para no ir a clase
v) *María está matemática
vi) *La puerta cerró intencionadamente

El enunciado i) es anómalo porque se trata de una oración reflexiva de


sujeto genérico, que exige que la referencia del mismo sea una entidad huma-
na. El V LADRAR no se combina con sujetos de esta naturaleza, de donde la
anomalía.
El enunciado ii) es anómalo por que en las oraciones pasivas reflexivas la
presencia de SE aporta la significación propia de un agente indeterminado.
Por esta razón en tales oraciones no puede aparecer ningún agente específico
como POR LA CONSTRUCTORA, en este caso.
El enunciado iii) es anómalo porque HABER es un verbo de naturaleza
impersonal, y no debiera, por ello, concordar con MUCHAS PERSONAS, que no
debe procesarse como su sujeto.
El enunciado iv) es anómalo porque se trata de una oración de ESTADO.
Tales predicados no son compatibles con complementaciones de finalidad,
que están reservadas a las acciones.
El enunciado v) es anómalo porque el predicado de estado transitorio que
es el de esta oración no se construye con atributos de la clase del adjetivo
matemática.
El enunciado vi) es anómalo porque CERRÓ denota en este caso un predi-
cado de PROCESO, que no es compatible con complementaciones como INTEN-
CIONADAMENTE. Este tipo de complementaciones son propias de las ACCIONES.

215
Fundamentos de sintaxis es un texto concebido para que el estudiante de sintaxis del español pueda
conocer en detalle las claves del funcionamiento sintáctico de dos unidades lingüísticas fundamentales,
como son el sintagma y la oración simple, cuya descripción se aborda detalladamente en la obra
desde unos presupuestos metodológicos generales que son también expuestos con claridad y a partir
de los cuales se procede a la caracterización de las unidades mencionadas, en sus propiedades
generales y las de sus principales clases y subclases.

Agustín Vera, doctor en Filología Románica por la Universidad de Bolonia, Italia, ha sido investigador
asociado en el Departamento de Lingüística de la Universidad de California-Berkeley y profesor en
las universidades de Málaga, Alicante y Murcia. Desde 2007 es catedrático de Lengua Española en
la Universidad Nacional de Educación a Distancia, en Madrid. De 1996 a 1999 fue director académico
del Instituto Cervantes. Ha dirigido, con posterioridad, los centros del Instituto Cervantes de París y
de Manchester-Leeds. Desde enero de 2009 es director académico y de investigación de la Fundación
Comillas. Ha impartido cursos en distintas universidades europeas y americanas. Sus líneas funda-
mentales de investigación se centran en la sintaxis oracional del español y el análisis de discurso.
Es miembro del Consejo Editorial de distintas revistas científicas universitarias y secretario de
Lingüística Española Actual.

ISBN:978-84-362-6141-7
01213
colección
Editorial Grado
9 788436 261417

6401213GR01A01