You are on page 1of 4

A QUIEN O QUE MÁS AMAMOS.

Un hombre estaba puliendo su coche nuevo; su hija de 4 años recogió una piedra y rasguñó
un lado del coche, el hombre furioso tomó la mano de su hija y la golpeó muchas veces sin
darse cuenta de que estaba usando una llave inglesa. En el hospital la niña perdió todos sus
dedos debido a múltiples fracturas.

Cuando la niña vio a su padre, con los ojos doloridos, le preguntó: ‘Papá, ¿cuándo volverán
a crecer?’ El padre estaba tan herido y sin palabras. Volvió al coche y lo pateó muchas
veces. Devastado por sus propias acciones, sentado frente al coche miró los arañazos que su
hija había escrito “TE AMO PAPA”.

Recuerde, la ira y el amor no tienen límite. Recuerde siempre que “las cosas deben ser
usadas y la gente debe ser amadas”. Pero el problema en el mundo de hoy es que “la gente
está siendo usada y las cosas están siendo amadas”.

En 1 Juan 2:15-16 nos dice:

15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el
amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la
carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del
mundo.

El mundo está lleno de vanagloria y avaricia, satanás sabe que es una de las razones por el
cual el hombre fue tentado desde el principio del mundo hasta ahora; y el motivo por lo que
él fue echado del cielo.

El amor del padre no podrá ser manifestado en aquellos que amen más lo material, el dinero
y el poder; ya que todo eso no proviene de Dios como lo aprendimos en el pasaje de Juan,
sabemos que todo lo que poseemos le pertenece al padre porque como hijos, él nos da más
de lo que tenemos; él no se queda con nada. Mas nosotros como hijos del pecado que
somos, buscamos lo malo para desobedecer su mandato.

Todas las riquezas de este mundo pasaran y nos están alejando y lastimamos a quienes
amamos como vemos en esta historia. No permitamos que todo en lo que hemos trabajado
espiritualmente nos aleje de nuestro objetivo que es una corona, una carrera que terminar,
una eternidad con Dios.

El enemigo ha trabajado y todavía sigue trabajando. Ha descendido con gran poder para
destruir la obra de Dios, y el Espíritu de Dios se está retirando de la tierra. Dios ha retirado
su mano.

El diablo está destruyendo completamente la comunión y la tranquilidad que tenemos con
Dios así que nos tienta cada día para caer nuevamente al pecado. Y estos hechos
aumentarán hasta la conclusión de la historia de esta tierra. La corteza terrestre se rasgará a
causa de las erupciones de los elementos ocultos en sus entrañas.
Estos elementos, una vez desatados, barrerán los tesoros de aquellos que por años han
estado aumentando sus riquezas al obtener de sus empleados grandes posesiones a precios
de hambre. Y también el mundo religioso será terriblemente sacudido, porque el fin de
todas las cosas está cercano.

Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha
dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.» Hebreos 13:5

También aprendemos en Proverbios 10:2 que la bendición de Jehová es la que enriquece, y
no añade tristeza con ella.

Así que no nos dejemos engañar, continuemos trabajando para la obra de Dios sin
esperar nada a cambio porque esto agrada al Señor.

?

Amémonos unos a otros porque así lo manda el Señor, no te dejes cegar por un momento de
gloria o riquezas terrenales porque nuestras riquezas están en el cielo y nada de este mundo
nos llevaremos.

Ya se está viendo que la iglesia de hoy en día en muchas cosas estamos apostatando de la
Fe, porque ya a muchas cosas que antes las mirábamos mal, ya no las vemos así, muchas
costumbres, tipos de música, creencias individuales, falta de unidad, el amor los unos con
los otros. Etc.

2 Corintios 5:17 “…De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas
viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas...”

Muchos estamos jugando a la iglesia, porque somos parte de ella pero practicamos las
costumbres del viejo hombre, eso es apostatar de la Fe, porque con tus actos NIEGAS A
CRISTO.

Tres características de La Nueva Creación en Cristo:

1. DISPOSICIÓN RENOVADA PARA AMAR A DIOS.

¿Cómo demuestras ese amor? Dios es primero en todo y para todo.

Para muchos de nosotros Dios ya no es primero, nos hemos conformado al mundo; es más
importante un evento cualquiera, meter más horas en el trabajo que venir a la casa de Dios.
Nuestra mente ha sido “renovada” con otras creencias y no con la palabra de Dios. (No me
estoy quejando de nadie aquí, tome esto como un llamado de atención, una advertencia de
parte de Dios). Nos hemos creado nuestro propio paraíso donde el venir a la Iglesia ya no es
una necesidad, sino una costumbre, una actividad más en mi calendario.
2. ABORRECIMIENTO DEL PECADO.

Muchos todavía venimos a la Iglesia pero no dejamos de practicar el pecado.

3. UNA ACTITUD DE OBEDIENCIA A LA PALABRA DE DIOS.

Un concepto del cual muchos se han olvidado, ya no obedecemos a Dios sino a nosotros
mismos, porque hacemos lo que queremos, no lo que la palabra de Dios dice.

Ejemplo: el que me la hace me la paga, pero Dios dice el que te dio en una mejilla ponle la
otra (Mateo 5:39), no le doy porque no me da.. Dar sin esperar recibir.

Muchos escogen a quien amar…. AMA a tu prójimo como a ti mismo (Mateo 22:39), si tu
no amas a tu prójimo no puedes amar a Dios ni a ti mismo (1 Juan 4:20-21).

No nos gusta perdonar… No pidas perdón sino perdonas (Mateo 6:14-15)

?

Ya para terminar:

2 Corintios 5:15 “…y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino
para aquel que murió y resucitó por ellos…”

Esta palabra es para Ti que estás vivo en Cristo Jesús, pero ¿estás Tú viviendo Para Cristo o
estás viviendo para Ti mismo?

Iglesia ten cuidado, no permitas que tus actos te hagan apostatar de la Fe. Estamos en los
últimos tiempos, hoy más que nunca la Iglesia necesita levantarse y estar unida, dejar las
malas costumbres y volver a los primeros valores de la Fe Cristiana.

El Cristianismo no es una actividad que realizamos los domingos, es un estilo de vida
basado en la buena relación con Cristo.

La iglesia no es un centro comunitario, es la casa de Dios, donde venimos a adorarle.

Tu cuerpo no es cualquier cosa, es el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19), cuídalo
con decoro.

?

Las personas que tú ves aquí, nadie es mejor o peor que el otro, todos somos iguales hijos
de Dios lavados con la misma sangre por eso somos hermanos.

Dios quiere bendecirnos, así que vivamos en el fundamento que nuestra Fe, Cristo Jesús,
nos a enseñado y amémonos los unos a los otros.