You are on page 1of 121

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION SUPERIOR


UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS
CENTRALES “ROMULO GALLEGOS”
VICE-RECTORADO ACADEMICO, DECANATO CIENCIAS DE LA SALUD
PROGRAMA DE PROFESIONALIZACION DE ENFERMERIA
AULA MOVIL SAN FELIPE - YARACUY

ACTITUD DEL PROFESIONAL DE ENFERMERÍA ANTE LA MUERTE DE


LOS PACIENTES EN ÁREAS CRÍTICAS DEL HOSPITAL CENTRAL
UNIVERSITARIO “DR. ANTONIO MARÍA PINEDA”; PARROQUIA
CATEDRAL, MUNICIPIO IRIBARREN EN LA CIUDAD DE
BARQUISIMETO, DEL ESTADO LARA.

Trabajo Especial de Grado para optar al grado de Licenciada en Enfermería

SAN FELIPE, 24 DE MARZO DEL 2018


REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION SUPERIOR
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS
CENTRALES “ROMULO GALLEGOS”
VICE-RECTORADO ACADEMICO, DECANATO CIENCIAS DE LA SALUD
PROGRAMA DE PROFESIONALIZACION DE ENFERMERIA
AULA MOVIL SAN FELIPE - YARACUY

ACTITUD DEL PROFESIONAL DE ENFERMERÍA ANTE LA MUERTE DE


LOS PACIENTES EN ÁREAS CRÍTICAS DEL HOSPITAL CENTRAL
UNIVERSITARIO “DR. ANTONIO MARÍA PINEDA”; PARROQUIA
CATEDRAL, MUNICIPIO IRIBARREN EN LA CIUDAD DE
BARQUISIMETO, DEL ESTADO LARA.

Trabajo Especial de Grado para optar al grado de Licenciada en Enfermería

AUTOR: CANELON GENESIS


TUTOR: DRA. NELVA MORA

SAN FELIPE, 24 DE MARZO DEL 2018


REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION SUPERIOR
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS
CENTRALES “ROMULO GALLEGOS”
VICE-RECTORADO ACADEMICO, DECANATO CIENCIAS DE LA SALUD
PROGRAMA DE PROFESIONALIZACION DE ENFERMERIA
AULA MOVIL SAN FELIPE - YARACUY

ACTA DE APROBACION DE TRABAJO ESPECIAL DE GRADO


El suscrito miembro del jurado designado para evaluar y dictar veredicto sobre
el Trabajo Especial de Grado titulado:
Actitud del Profesional de Enfermería ante la Muerte de los Pacientes en
Áreas Críticas del Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María Pineda”;
Parroquia Catedral, Municipio Iribarren en la Ciudad de Barquisimeto, del
Estado Lara. Presentado por la ciudadana: Génesis Canelón Camacaro, C.I.: V-
23.566.229, luego de analizar su contenido y la sustentación realizada en acto público
el día de hoy, se emite el siguiente veredicto:

APROBADO ( ) NO APROBADO ( )

En fe de lo expuesto firmo, la presente acta en nombre de la Universidad Nacional


Experimental de los Llanos Centrales “Rómulo Gallegos”, extensión San Felipe –
Yaracuy, a los 24 días del mes de Marzo del 2018.
Jurado Evaluador:

Nombre y Apellido _________________________________ Firma ______________


C.I.: ______________ Especialidad _______________________________________
ii
DEDICATORIA

Primeramente a mi Dios, para él sea toda mi gloria y fe,

A mis padres, hermanas (os) y sobrinas (os), por su apoyo incondicional,

A mi asesora Dra. Yeinis Rosales, por ser una excelente persona y amiga,

A mi tutora y jurado Dra. Nelva Mora, por su vocación, sencillez y apoyo.

iii
INDICE GENERAL
pp.

ACTA DE APROBACION DE TRABAJO ESPECIAL DE GRADO … ii


DEDICATORIA …………………………………………………………... iii
LISTA DE CUADROS Y GRAFICOS …………………………………... iv
RESUMEN …………………………………………………………………. v
INTRODUCCION ………………………………………………………… 1

CAPITULOS

I EL PROBLEMA
Planteamiento del Problema ……………………………………. 3
Objetivos de la Investigación …………………………………… 8
Objetivo General ……………………………………………... 8
Objetivos Específicos ………………………………………… 8
Justificación ……………………………………………………... 9
Alcances y Limitaciones ………………………………………… 11
II MARCO TEORICO
Antecedentes de la Investigación ………………………………. 12
Bases Teóricas …………………………………………………... 17
¿Qué se entiende por muerte? …………………………...…. 17
Definición de la muerte, según la OMS ……………………. 17
Clasificación de la muerte, según la medicina legal ……..... 18
Criterios para determinar la muerte, según la
medicina moderna …………………………………………... 19
Significado social de la muerte ……………………………... 19
Significado y modelo de muerte en las sociedades
occidentales contemporáneas ………………………………. 22
Significado cristiano de la vida y la muerte ……………….. 24
Significado de la psicología sobre el miedo a la muerte …... 25
¿Qué se entiende por actitud? ……………………………… 26
Actitud del personal de enfermería ante la muerte
En áreas críticas ……………………………………………... 27
Caracterización del paciente que se encuentra
En un área critica ……………………………………………. 29
Modelo y teoría de enfermería ……………………………… 31
Bases Legales ……………………………………………………. 32
Matriz de Operacionalización de la Variable …………………. 34
III MARCO METODOLOGICO
Tipo de Investigación …………………………………………… 35
Diseño y Naturaleza de la Investigación ………………………. 35
Población ………………………………………………………... 36
Muestra ………………………………………………………….. 37
Método y Técnica de Recolección de Datos …………………… 37
Validación del Instrumento …………………………………….. 38
Procedimiento …………………………………………………… 38
Confiabilidad del Instrumento …………………………………. 39
Análisis y Tabulación de los Resultados ……………………….. 40
IV ANALISIS E INTERPRETACION DE LOS RESULTADO
Dimensión Cognitivo;
Edad, Sexo ………………………………………………….. 42
Creencias …………………………………………………… 44
Opinión- Educación ………………………………………... 46
Percepción, Creencias y Opinión …………………………. 48
Dimensión Afectiva;
Temor, Tristeza y Ansiedad ……………………………..... 51
Dimensión Conductual;
Aceptación, Inconformidad y Apatía …………………….. 54
V CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
Conclusiones ……………………………………………………. 58
Recomendaciones ………………………………………………. 60
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS …………………………….. 62

ANEXOS
A Cronograma de actividades.
B Carta de aceptación de tutor académico.
C Validación del instrumento, por experto N° 1.
D Validación del instrumento, por experto N° 2,
E Confiabilidad del instrumento, según coeficiente Alpha de Cronbach.
G Consentimiento informado e instrumento de recolección de datos.
LISTA DE CUADROS Y GRAFICOS

pp.

1 Matriz de operacionalización de la variable …………………… 34


2 Representación de distribución de respuestas
en relación a los datos sociodemográficos de
los profesionales encuestados. (Edad y Sexo) …………………... 42
3 Representación de distribución de respuestas
en relación a los datos sociodemográficos de
los profesionales encuestados. (Creencias) ……………………... 44
4 Representación de distribución de respuestas
en relación a los datos sociodemográficos de
los profesionales encuestados. (Educación) ……………………. 46
5 Representación de distribución de respuestas
en relación a los datos cognitivos, según de
los profesionales encuestados …………………………………… 48
6 Representación de distribución de respuestas
en relación a los datos afectivos, según de los
profesionales encuestados ……………………………………….. 51
7 Representación de distribución de respuestas
en relación a los datos conductuales, según de
los profesionales encuestados …………………………………… 54
8 Cronograma de actividades (ANEXOS)

iv
ACTITUD DEL PROFESIONAL DE ENFERMERÍA ANTE LA MUERTE DE
LOS PACIENTES EN ÁREAS CRÍTICAS DEL HOSPITAL CENTRAL
UNIVERSITARIO “DR. ANTONIO MARÍA PINEDA”; PARROQUIA
CATEDRAL, MUNICIPIO IRIBARREN EN LA CIUDAD DE
BARQUISIMETO, DEL ESTADO LARA.

AUTOR: GÉNESIS CANELÓN CAMACARO


TUTOR ACADÉMICO: DRA. NELVA MORA
FECHA: 2018, MARZO 24

RESUMEN
Las actitudes ante la muerte varían según los aspectos socio-culturas, educativos y la
edad. Todas las épocas han tenido sus tabúes, aun si la muerte por su connotación y
significado se ha mantenido como tal. Por ende, se llevó a cabo una investigación donde
se determinar la actitud del profesional de enfermería ante la muerte de los pacientes,
en áreas críticas del Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María Pineda”. Dicho
estudio, es de diseño cuantitativo, descriptico, de tipo trabajo de campo, con
perspectiva temporal de corte transversal. Se creó un instrumento de 33 ítems, donde
se evaluó la actitud en base a la edad, religión, años de servicios y las dimensiones;
cognitivas, afectivas y conductuales. Cuyo resultado según los objetivos de
investigación fue que el personal posee perspectivas y opiniones discordantes, ya que
la preparación de pregrado no fue adecuada para lograr separar los miedos inculcados
por la sociedad y la religión, del pensamiento lógico y científico dentro de la actividad
profesional. Y que la profesionalidad, años de servicios, numero de experiencias,
emociones y opiniones son determinante para una respuesta positiva o negativa ante el
afrontamiento de la muerte. Desde el punto de vista cognitivo: poseen patrones y
representaciones de miedo y temor constituidas principalmente por las creencias
religiosas y educación de cada individuo. De acuerdo a lo afectivo: poseen ansiedad
ante la muerte, acreditando dicho estado según escala DAS (1970) aplicada. Desde el
contexto conductual: ostentan aspectos de inconformidad y aceptación sobre la muerte,
dichas actitudes se determinan como negativas ya que son nocivas, para ellas (os).
Tomando en cuenta que dichas conductas en general, son consecuencias de irregulares
en la formación profesional, generando así la omisión y descuido de la dignidad
humana y la dignidad de una buena muerte.

Palabra Claves: Enfermería, Cuidados Críticos, Muerte, Ansiedad, Tabú, Dimensión


Cognitiva, Dimensión Afectiva, Dimensión Conductual.

v
ACTITUD DEL PROFESIONAL DE ENFERMERÍA ANTE LA MUERTE DE
LOS PACIENTES EN ÁREAS CRÍTICAS DEL HOSPITAL CENTRAL
UNIVERSITARIO “DR. ANTONIO MARÍA PINEDA”; PARROQUIA
CATEDRAL, MUNICIPIO IRIBARREN EN LA CIUDAD DE
BARQUISIMETO, DEL ESTADO LARA.

AUTOR: GÉNESIS CANELÓN CAMACARO


TUTOR ACADÉMICO: DRA. NELVA MORA
FECHA: 2018, MARZO 24

SUMMARY

Attitudes towards death vary according to socio-cultural, educational and age aspects.
All epochs have had their taboos, even if death by its connotation and meaning has
remained as such. Therefore, an investigation was carried out to determine the attitude
of the nursing professional in the face of the death of patients in critical areas of the
Central University Hospital "Dr. Antonio María Pineda". This study is of a quantitative,
descriptive, field work type, with a transverse perspective. A 33 item instrument was
created, where the attitude was evaluated based on age, religion, years of services and
dimensions; cognitive, affective and behavioral. Whose result according to the research
objectives was that the staff has discordant perspectives and opinions, since the
undergraduate preparation was not adequate to manage to separate the fears inculcated
by society and religion, of logical and scientific thinking within the professional
activity. And that the professionalism, years of services, number of experiences,
emotions and opinions are decisive for a positive or negative response to the
confrontation of death. From the cognitive point of view: they have patterns and
representations of fear and fear constituted mainly by the religious beliefs and
education of each individual. According to the affective: they have anxiety before
death, accrediting this state according to the DAS (1970) scale applied. From the
behavioral context: they show aspects of dissatisfaction and acceptance about death,
these attitudes are determined as negative because they are harmful, for them. Taking
into account that such behaviors in general, are consequences of irregular professional
training, thus generating the omission and neglect of human dignity and the dignity of
a good death.

Keyword: Nursing, Critical Care, Death, Anxiety, Taboo, Cognitive Dimension,


Affective Dimension, Behavioral Dimension.

vi
INTRODUCCIÓN

Las actitudes ante la muerte varían extraordinariamente según los contextos


socio-culturas y educativos. Todas las épocas han tenido sus tabúes que se han superado
en la época postmoderna, pero se considera que la muerte por su connotación y
significado se ha mantenido como tal; es difícil que los padres les hablen de la muerte
a sus hijos, tampoco lo hacen los maestros, más grave es todavía que los profesionales
no reflexionen sobre ella y eviten hablar de este acontecimiento con sus enfermos.
En nuestra cultura occidental predomina el ignorar la muerte, tanto es así que el
moribundo suele inhibir y ocultar sus sentimientos al respecto, aun cuando está muy
cerca de la muerte. Existen sociedades en las cuales las personas están familiarizadas
con la experiencia de la muerte y está apenas se diferencia de cualquier suceso
cotidiano, está integrado y forma parte del vivir de las personas, en este sentido hay
tendencias y actitudes que tienen como fundamento el nivel de desarrollo social. El
profesional de la salud, debe saber actuar según el paciente sea un anciano, un
adolescente o un niño; debe tener en cuenta también el contexto social o cultural del
paciente, sus valores morales, costumbres, tradiciones, y su momento histórico en que
vive.
Es importante señalar, que la atención de enfermería a pacientes moribundos,
críticos y terminales específicamente en áreas críticas, debe ir enfocada en los deberes
generales de la profesión; una buena comunicación, una atención digna, respetuosa y
humana, establecer planes de cuidados individualizados, y por sobre manera, debe ser
tratado de forma holística (biológica, social, psicológica y espiritual), así como también
es necesario respetar sus intereses y de los familiares en base a la verdad ante la muerte
y su proximidad.
Por ende, es imprescindible desarrollar actitudes lo más positivas posibles para
poder ofrecer mejor calidad de atención. Los cuidados de enfermería deberán enfocarse
en proveer una buena muerte, por lo cual, es importante que el personal haya elaborado
una buena aceptación de la muerte como parte de la vida y como régimen académico,

1
para evitar que intervengan sus propios miedos de la muerte, los cuales pueden
interferir con la adecuada relación enfermera-paciente.
La formación académica y sus factores, la variabilidad de percepciones sociales
y las tendencias de respuesta individual del paciente moribundo, son herramientas que
permiten al profesional de enfermería afrontar de manera adecuada dicho proceso
cuando se expone a estas situaciones en su ámbito laboral; permitiendo brindar una
atención adecuada al paciente y sus familiares. Por tanto, es necesario conocer las
diferentes perspectivas de la muerte en las sociedades a nivel religioso, educativo,
cognitivo, afectivo y conductual para generar mayor confianza y seguridad laboral. Es
por ello, que la siguiente investigación busca determinar las actitudes que posee el
personal de la enfermería ante la muerte de sus pacientes, específicamente en áreas
críticas.
Por tanto dicho trabajo investigativo, se estructuro en base a cinco capítulos. El
primero referido al problema, donde se desarrolló el planteamiento de lo que se buscar
estudiar, exponiendo los elementos que justifiquen, así mismo se presentan los objetivo
específico y general, alcances de la investigación y sus limitaciones.
El segundo capítulo se detalla el marco teórico, partiendo de los antecedentes
que sustentan la investigación así como las bases teóricas y legales del mismo. A su
vez, se encuentra contemplado el sistema de operacionalización de la variable.
En el tercer capítulo se presenta el marco metodológico, sustentando los diversos
métodos que se utilizaron para operacionalizar los objetivos planteados.
Describiéndose; la investigación aplicada, población, muestra y sus criterios de
selección. Al igual que se describe la elaboración y estructuración de la técnica e
instrumento de recolección de datos, validez del instrumento, procesamiento y
confiabilidad de las varianzas.
Seguidamente, se construyó el cuarto capítulo en relación a los datos
proporcionados de la muestra, donde se procesaron con tablas y gráficos, se analizaron
e interpretaron en base a los antecedentes del estudio. Y finalmente se obtuvieron las
conclusiones del estudio, que posteriormente se sustentan con las recomendaciones.

2
CAPITULO I
EL PLOBLEMA

Planteamiento del Problema

La vida es un don dado por el creador del hombre, además de ser considerado
como un proceso complejo y dinámico. Sin embargo, en el pensar de todos los seres
vivos está inmersa la certeza del ciclo de la vida, en el cual; se nace, crece, se desarrolla,
se reproduce y muere, donde este último representa un cambio completo en la vida del
ser humano. Ya que la muerte para el hombre señala la terminación de su existencia en
su condición corporal.
La muerte es un proceso natural de la vida, que para muchos es un momento
trascendental, devastador e incluso aterrador de acuerdo a la cultura, valores y religión
de cada persona. Es el último acontecimiento en que participa, pero a su vez el suceso
que pone fin a la existencia del individuo, por tanto morir es una experiencia individual
y única que depende de la trayectoria, formación y condiciones así como el contexto
social en que este se desenvuelve, lo que trae consigo diferentes comportamientos,
actitudes, afrontamiento y aceptaciones, es precisamente este aspecto el que lleva a
reflexionar en correspondencia con las exigencias de la medicina contemporánea y con
las características actuales del Sistema Nacional de Salud.
Desde la década de los setenta historiadores, psicólogos y sociólogos, como por
ejemplo Chaunu, Vobelle y Ariés, construyeron modelos actitudinales interpretativos
que surgieron desde el siglo V, y que se preservan hasta ahora.
Existen sociedades en las que las personas están tan familiarizadas con la
experiencia de la muerte, que está, apenas se diferencia de cualquier suceso cotidiano
de la actividad del hombre está integrado y forma parte del vivir de las personas, en
este sentido, hay muchas tendencias y actitudes que tienen como fundamento el nivel
3
de desarrollo social. El profesional de la salud, debe saber que no puede actuar de la
misma forma con un anciano, un adolescente o un niño; debe tener en cuenta también
el contexto cultural, sus valores morales, costumbres, tradiciones, religiosidad y su
momento histórico en que vive y de esta forma se desarrollaría un nuevo paradigma
positivo para afrontar la muerte y su proximidad.
Es importante reflejar una cita de Ariés (1983); “Nadie sabe que cuando nace, la
muerte le espera”. Es por ello que las actitudes están ampliamente diversificadas como
anteriormente se refirió. La gran mayoría de las personas en el mundo cree que un
hospital no es el lugar más idóneo para morir, ya que les parece injusto que la muerte
tenga el poder de arrebatarles un ser querido, si dicho lugar es concebido para curar,
sanar y batallar contra la muerte. Sin embargo dicho contexto en el siglo XXI está
cambiando de parecer, y se está proyectando paulatinamente que el morir dentro del
hospital podría ser lo más idóneo, por tal razón, el personal de enfermería debe conocer
y experimentar cambios actitudinales para enfrentar satisfactoriamente estos cambios
evolutivos de la medicina moderna.
En la actualidad y en la sociedad occidental, la muerte se vive como algo extraño
imprevisto y que la mayoría de las veces no está presente en los pensamientos
cotidianos. La muerte ocurre a diario en la práctica del profesional de enfermería
representado un evento único y difícil de afrontar; tanto el que lo asiste, como para la
familia del ser querido que acaba de fallecer. Se teme no sólo a la muerte, sino al
proceso que conduce a ella, a la agonía lenta, al dolor y a la pérdida de facultades
mentales.
El profesional de enfermería tiene un código ético-legal que marca las
actuaciones y sus funciones, una de ellas es ayudar a los seres humanos a enfrentar el
proceso de la vida a la muerte, tanto de los que padecen una enfermedad como de los
seres queridos que lo rodean; se espera una actitud cálida, respetuosa, digna, favorable
y de apoyo cognitivo y emocional con el necesitado, pero surge la inquietud de conocer
cuán preparado está el profesional acerca de la muerte y de las actitudes que se deben
adoptar ante ella. No obstante, las (os) enfermeras (os) no están exentos de la influencia

4
de la sociedad ni de la vivencia de emociones que les genera la muerte y el trabajo con
enfermos moribundos, tal es el caso de la experiencia más actual sobre la
institucionalización del morir. Siendo este último, el fruto de los avances científico-
técnicos de la medicina y en cierta parte de la burocracia de la vida social, ya
comenzando a alarmar a muchos individuos, partiendo desde cierto punto de vista no
se asemeja a un avance tecno-medico, sino como lo contrario, como una muestra
evidente de su impotencia y siendo cada vez más que el morir no tenga lugar en la
sociedad, no implica a ésta como un todo, sino que se produce en entornos sociales
restringidos. Aportado así el control y tratamiento de la muerte (control, reanimación,
supresión del dolor, entre más).
Durante la muerte, es el personal de enfermería quien se encuentra en estrecho
contacto con la persona moribunda y sus familiares. Por tal razón, la tarea de cuidar
tiene dos objetivos básicos; el primero ayudar a las personas en el afrontamiento de los
problemas que les impiden satisfacer sus propias necesidades básicas para que puedan
tener una vida plena, y en segundo lugar, velar por el bienestar de las personas que
estén a su cuidado.
Las actitudes individuales hacia la muerte y los aspectos asociados a esta, como
el dolor, pena y sufrimiento, pueden condicionar en cierto modo, la forma en que los
profesionales de enfermería afrontan la muerte y el trato que prestan a los pacientes y
sus familiares. En este sentido, el personal de enfermería que se enfrenta a la muerte
padecen en mayor o menor proporción de; ansiedad, irritabilidad, impotencia, y en
cuanto a su actuación; frustraciones, temores, rechazo, huida e inseguridades que se
puede traducir en cuidado inadecuado.
La atención de enfermería a pacientes moribundos específicamente en áreas
críticas no escapa de los deberes generales de la profesión; una buena comunicación,
una atención digna, respetuosa, humana y establecer planes de cuidados
individualizados. El paciente se debe tratar proporcionando los cuidados de forma
holística (biológica, social, psicológica y espiritual), como también se le debe respetar
sus intereses y de los familiares sobre la información de la verdad ante la muerte y su

5
proximidad y suministrar el soporte apropiado para prepararlos al afrontamiento de la
muerte de su familiar, al igual, que se debe informar sobre los procedimientos a realizar
y respetar lo que estos decidan, de este mismo modo respetar las confidencialidades de
su estado de salud. Por ende, es imprescindible desarrollar actitudes lo más positivas
posibles para lograr ofrecer mejor calidad de atención y evitar caer en la indiferencia.
Aun así, es importante razonar si hoy la sociedad y el personal de enfermería,
específicamente, que labora en áreas críticas están preparados para asumir la muerte
desde cualquier punto de vista, religioso, psicológico, cultural, social entre otros. Por
tanto, se necesita crear un nuevo paradigma con respecto a la actitud que debe tener el
personal de enfermería no sólo para el moribundo, sino también, a sus familiares. Por
ende, se puede cuestionar si ¿se siente el (la) enfermero (a) preparado para enfrentar la
responsabilidad que le atañe ante la muerte?, ¿sabe desempeñarse éticamente ante el
moribundo?, científicamente su actuación casi siempre es correcta pero desde el punto
de vista actitudinal, sensitivo y cognitivo ¿actúa dignamente? es necesario evaluarlo
para determinar su actuación ética, científica, emocional, profesional, ante este evento
humano.
Es importante señalar, que la mayoría de los estudios desarrollado en el Norte y
Sur América, y parte de Europa, describen de manera casi unánime que es fundamental
que exista un espacio físico adecuado en los hospitales para la atención del paciente
moribundo, es decir, unidades de cuidados especializados, protocolos de atención,
entre más. Así como también instancias de apoyo psico-emocional para los
profesionales que enfrentan frecuentemente la muerte de pacientes, es decir geriátricos,
hospitales y unidades altamente especializadas. Ya que, de esta forma desarrollarían
mediante ayuda interdisciplinaria, una actitud más positiva que se refleje en una mejor
atención y que disminuyan temores y ansiedad de las personas quienes atienden los
pacientes en etapa terminal.
No obstante, Venezuela no se encuentra escéptica ante la temática. A nivel
nacional se hayan investigaciones del cual los resultados intuyen las diferencias de las
percepciones que se tienen sobre la atención de enfermería sobre el paciente moribundo

6
y de mal pronóstico. Tal es el caso, que se toma referencia el estudio realizado por; Paz
(2009), realizo una investigación con el fin de determinar la actitud del profesional de
la enfermería ante la muerte de pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos del
I.U.H.L.A., en la ciudad de Mérida. Dentro del estudio destacó;
“Que las enfermeras (os) reconocen a la muerte como un hecho inevitable
donde día a día les ayuda a su crecimiento personal, y que el contacto
frecuente con la muerte les ha hecho verla como algo natural. A cierto
punto crítico, piensan que hay momentos en que la muerte puede ser un
alivio ante el sufrimiento, y ante ello les conmueve enfrentar a las familias
de los pacientes moribundos” (p.51).

Por otro lado, a nivel local específicamente en la ciudad de Barquisimeto;


Mendoza, Peraza y Pineda (2005) estudiantes de enfermería; desarrollaron un estudio
para conocer los factores que influyen la actitud de los profesionales de enfermería ante
la muerte de los pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos del H.C.U.A.M.P.
Dentro de toda la muestra seleccionada, los eventos actitudinales hallados fueron que
la mayoría de las (os) enfermeras (os) sentían depresión durante atención y la muerte
del paciente moribundo sin importar la edad ni la causa. Miedo e incluso proyección
de su propia muerte. Y solo una minoría sentía indiferencia, reconocían la afección de
ira y rechazo al saber el mal pronóstico.
Por tal motivo, se plantea la siguiente interrogante como objeto de investigación;
¿Se encuentra preparado el personal de enfermería para afrontar la muerte de sus
pacientes en las áreas críticas? ¿Cuáles son los factores que influyen en la atención de
enfermería en cuidados críticos al paciente de pronóstico reservado? ¿Cuáles son sus
actitudes cognitivas, afectivo y conductuales del enfermero en el proceso de la muerte
de sus pacientes?

7
Objetivos de la Investigación

Objetivo General

Determinar la actitud del profesional de enfermería ante la muerte de los


pacientes, en áreas críticas del Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María
Pineda”; parroquia catedral, del municipio Iribarren en la ciudad de Barquisimeto del
estado Lara.

Objetivos Específicos

1. Diagnosticar la actitud del profesional de enfermería ante la muerte de


los pacientes en áreas críticas del Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María
Pineda”; parroquia catedral, del municipio Iribarren en la ciudad de Barquisimeto del
estado Lara.
2. Determinar los factores o aspectos conductuales, creencias, opiniones,
emociones y aspectos cognoscitivos que influye en el afrontamiento de la muerte de
pacientes en áreas críticas del Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María
Pineda”; parroquia catedral, del municipio Iribarren en la ciudad de Barquisimeto del
estado Lara.
3. Describir las actitudes que manifiestan los profesionales de enfermería
durante la transición de la muerte de los pacientes en áreas críticas del Hospital Central
Universitario “Dr. Antonio María Pineda”.

8
Justificación de la Investigación

Al profesional de la enfermería desde que se inicia universitariamente se le educa


y entrena para enfrentar y actuar contra la enfermedad bajo los principios de
preservación y conservación de la vida, pero no se le forma en el manejo de la muerte
y su proximidad. Sabiendo que este último pertenece a la fase final del ciclo de la vida,
y conocida cotidianamente como la verdad más absoluta.
Esta investigación fue creada y desarrollada mediante el pensamiento de que los
profesionales de la enfermería que laboran en áreas críticas no se encuentran lo
suficientemente preparados para afrontar y sobrellevar la muerte de sus pacientes, y
como resultado presentan actitudes negativas, independientemente de la causa, edad,
sexos, cultura y religiosidad, a pesar que es el personal que mantiene más contacto
directo con pacientes donde la muerte se hace presente de manera continua debido al
estado crítico de los mismos. En la atención durante la etapa terminal de un paciente
en el área laboral emergen diferentes sentimientos, pensamientos, perspectivas y
actitudes que no tienen fines profesionales ni terapéuticos e incluso es una experiencia
que se van arraigando de manera muy particular en la vida extra hospitalaria y personal
generándoles ansiedad, tristeza, estrés, intranquilidad, impotencia, sensaciones de
fracaso y frustración, entre otras.
Cada persona experimenta su propio proceso de morir como único e irreversible
y, por tanto, no hay una única forma de vivir y experimentar la muerte. Un primer paso
en la mejoría de la percepción de los profesionales de la salud en general y de
enfermería que labora en áreas críticas, desde el punto de vista teórico, consiste en
reconocer y diagnosticar las propias actitudes y emociones hacia la propia muerte y
hacia la muerte de los demás. Por esta razón, se hace necesario investigar, profundizar
y analizar sobre este hecho para que profesionales y estudiantes de enfermería cuenten
con bases teóricas y psicológicas sólidas para enfrentar dicha situación de manera
apropiada, y a su vez, concientizar mediante la investigación las diferentes actitudes y
métodos adecuados para afrontar la muerte de los pacientes.

9
Desde el punto de vista laboral, la institucionalización de la muerte hace que la
enfermería tenga una importante participación de este proceso con el paciente
moribundo y sus familiares; se hace partícipe todo el equipo de salud, pero los
enfermeros (as) son quienes tienen una participación más directa, ya que son quienes
satisfacen las necesidades inmediatas de los pacientes, y sus acciones en el morir y su
proceso son derivadas de un código ético que deben cumplir. Por tanto, el aporte
práctico-laboral de la investigación es que se determinen los factores y situaciones que
ocasionen en la atención de enfermería comportamientos, sentimientos y pensamiento,
como son ansiedad y estrés, siendo estos no acorde a lo que se espera en las
intervenciones con los pacientes de pronóstico reservado, y que de esta forma surja
otros modelos y paradigmas actitudinales dignos y acorde a su código ético, para el
beneficio del paciente que se encuentra en agonía.
Desde el punto de vista social, el personal de enfermería debe conocer que el
manejo de un paciente de forma adecuada o inadecuada repercute en las conductas
adoptadas por sus familiares directos, amigos y otras personas relacionadas con el
mismo, ya que el personal de salud es visto por la sociedad de una forma diferente,
siendo razonable, que los familiares esperen una cálida atención, eficaz y eficiente
comunicación en la información brindada, y una actitud de acompañamiento por parte
de enfermería en la conducción de la fase terminal de un paciente crítico; esto implica
la forma de expresarse, accionar y de saber llevar con calma, serenidad y sabiduría
dichos momentos genera una mayor o menor aceptación por parte de la sociedad de
este momento del ciclo de vida tan desagradable pero inevitable de la vida.
Desde el punto de vista metodológico, en un futuro no muy lejano se considera
un tema de investigación de gran relevancia, ya que; sensibiliza, humaniza el verdadero
valor de la vida, disminuye temores y miedos sobre el morir y hace de interés a conocer
más sobre cuales deberán ser las actitudes positivas y apropiadas de los profesionales
para que no afecte en su vida personal durante la atención de los pacientes en áreas
críticas con pronóstico reservado. A su vez, que dicha temática pueda incluirse más a
fondo y de manera practica en los programas educativos de enfermería.

10
Alcances y Limitaciones

Los resultados del trabajo sirven como instrumento para profundizar y analizar
el conocimiento y actuación que tienen los profesionales enfermeros con respecto al
afrontamiento de la muerte en pacientes críticamente enfermo, la actitud y su
valoración cognitiva y sensitiva así como comprender los factores que influyen en
dichas conductas. De tal manera, se desarrollan bases que fundamenten cambios para
optimizar los servicios y corregir fallas en el proceso de abordaje al paciente.
Las delimitaciones estan orientadas exclusivamente al personal de enfermaría
que labora en áreas críticas, es decir, unidad de cuidados intensivos, trauma shock,
unidad de soporte vital avanzado neonatal y emergencia adulto. Dichas unidades
clínicas, pertenecientes al Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María Pineda”;
ubicado en el municipio Iribarren, parroquia Catedral de la ciudad de Barquisimeto
estado Lara. Entre otras limitaciones se basan en la poca receptividad de los
coordinadores o supervisores de enfermería dentro de las unidades críticas hacia el
estudio, así como, la dificultad del personal en estudio para aceptar sus debilidades en
el área laboral y poder plasmarlas en el instrumento aplicado.

11
CAPITULO II
MARCO TEORICO

Antecedentes de la Investigación

Los fundamentos teóricos se encuentra conformados por obras de estudios


internacionales, regionales y locales. La inclusión es debido a que están estrechamente
relacionados con la metodología y la variable de estudio; determinar las actitudes de
los profesionales de la enfermería.
Jiménez (2010) en España, llevo un estudio analítico en el cual interpreta: Los
Discursos Sobre la Muerte; Sufrida y Vivida, y su Relación con la Muerte Denegada a
Reivindicada. Llevando a cabo, una recopilación de reflexiones y exposiciones en base
al libro de Ariés (1983) que se titula “El hombre ante la muerte, y la Historia de la
muerte en Occidente”. Dicho estudio fue autorizado por la Universidad de Valladolid,
departamento de Sociología, como tesis doctoral.
De acuerdo con Jiménez (2010), sus principales conclusiones afirma que el
análisis sobre la construcción social de la muerte en la actualidad, confirma la hipótesis
central de su estudio donde la sugiere como: la preeminencia del modelo de muerte
moderna, sobre cualquier otro. Es decir, la hegemonía del discurso médico sobre la
muerte, junto al predominio de actitudes individuales hacia la muerte dominada por
actitudes de denegación: negación consciente y rechazo emocional. Escenario general
que corrobora la centralidad de la muerte en la vida social actual, en la que constituye
un fenómeno social total paradójicamente a pesar de su ocultamiento.
Para la iniciación de la construcción del estudio, el trabajo realizado por dicho
autor realiza aportes significativos desde el contexto teórico y bibliográfico. En el cual,
se exteriorizo el análisis de las actitudes sobre la muerte desde el punto de vista

12
sociales, cultural, educativo, religioso e histórico, de acuerdo a las sociedades
occidentales.
Beltrán (2014); desarrollo un estudio en la Universidad de Jaén, España. Realizo
una exhaustiva búsqueda bibliográfica electrónica a fin de conocer los resultados
finales de cada estudio realizado sobre: Las Percepciones y Actitudes que
Experimentan los Profesionales de Enfermería ante la Muerte de los Pacientes, y a su
vez, cuantifica la existencia total de trabajo sobre dicha variable entre el año 2005 al
2014, mediante antecedentes históricos tanto nacionales como internacionales. Según
el autor afirma que existen treinta y tres estudios hallados, expone que, las principales
percepciones y actitudes experimentadas por profesionales y estudiantes de enfermería,
son la impotencia y la frustración, siendo más intensos cuando tienen que hacer frente
a la muerte de niños y pacientes jóvenes, así como, cuando se establece un vínculo
emocional, los cuales utilizan como mecanismos de defensa la negación y el
distanciamiento emocional. La mayoría de profesionales y estudiantes reconocen no
haber recibido la suficiente formación acerca de esta temática y consideran que sería
preciso incrementar la educación.
De acuerdo al resultado de la investigación exploratoria enmarcada a la variable,
contribuyen de sobremanera en aspectos bibliográficos para ampliar la búsqueda a
nivel internacional del mismo tópico. Destacando diversos criterios en la justificación
de la investigación en que el sistema de educación de pregrado para la enfermería a
nivel mundial es deficiente, con respecto al tema del afrontamiento a la muerte durante
el ejercicio de la profesión.
Carmona y Bracho (2008), dieron a conocer un artículo en una revista de salud
pública en la ciudad de Valencia, Venezuela, que tuvo como objetivo; Interpretar los
Sentimientos de Duelo de Médicos y Enfermeras ante el Morir y la Muerte. En su
búsqueda de acuerdo a las experiencias vividas por los objetos de muestra, en el cual
se ven sumergidos sus propios conflictos y envueltos en los conflictos del otro.
Analizan que, surgieron sucesos en 2 categorías emergentes: 1. Ellos sentían mediante
el fallecimiento de sus pacientes la vivencia anticipada de su propia muerte. 2.
13
Sentimientos de impotencia ante la muerte; que se caracterizaba por aun sentir
posteriormente a la experiencia angustia, frustraciones, fracaso médico y de cuidados,
culpabilidad, negación ante la muerte.
Cabe mencionar, que dicho antecedente mide la misma variable de estudio, lleva
a reflexionar a que de la misma manera en que el personal de enfermería se ve envuelto
durante el proceso de morir, el personal médico no escapa de dichas emociones y
percepciones vividas. Al mismo tiempo, ayuda ampliar el marco teórico de la presente
investigación y reafirman mediante dicho estudio que no solo enfermería surgen
actitudes variables que no se esperan en cuanto al afrontamiento del suceso de
fallecimiento.
Seguidamente, Paz (2009) realizo, un estudio en la ciudad de Mérida, en el cual
el objetivo del trabajo fue; Determinar la Actitud del Profesional de Enfermería, ante
la Muerte de la Persona Críticamente Enferma, basándose en la Unidad de Cuidados
Intensivos, del Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes. Como
conclusiones del estudio, se obtuvo que en la dimensión de datos sociodemográficos:
setenta y dos porciento (72%), se encontró entre los cuarenta (40) a cincuenta (50) años
de edad, de sexo femenino eran los que laboraban en dicha unidad. La mitad de la
muestra labora en el turno de 7 p.m., a 7 a.m. A nivel de la dimensión cognitiva: con
un sesenta y ocho porciento (68%) refiere que nunca pensar en la muerte es perder el
tiempo. Así mismo, indicaron las encuestadas que nunca las personas solo pueden
pensar en la muerte cuando están viejos, y que, siempre piensan que después de la
muerte habrá un lugar mejor, lo perciben como un paso a la eternidad.
Al igual, que describieron que reconocen a la muerte como un hecho inevitable
donde día a día les ayuda a su crecimiento personal, percibiendo el contacto frecuente
con la muerte como algo natural. A través de la evaluación en la dimensión afectiva,
determinó que: para ellas nunca la muerte puede ser una salida a la carga de la vida,
nunca se sintieron perturbadas cuando piensan en lo corta que es la vida, pero algunas
veces piensan preferir morir a vivir sin calidad de vida. El sesenta porciento (60%)
siempre les conmueve enfrentar a las familias de los pacientes moribundos. En la

14
dimensión conductual prevaleció que el cuarenta y ocho porciento (48%) nunca temen
a la posibilidad de contraer una enfermedad, que los conlleve inevitablemente a la
muerte, y a su vez, pensar en su propia muerte no les genera ansiedad.
La exploración de dicho estudio contribuyo a conocer y utilizar recursos
prácticos para la elaboración del instrumento como es el test psicométrico de Templer
(1970); donde dicha escala mide la ansiedad ante la muerte. También posee una
estrecha relación con la variable de investigación y sus dimensiones, ya que en ambos
estudios se desarrollan con paciente críticamente enfermos, en áreas de atención
intensiva, y con personal enfermero intensivista. De esta forma, proporcionando datos
comparativos de forma real y documentados con respecto al proceso de atención al
paciente critico de pronóstico reservado, desde los aspectos sensitivo, actitudinal y
cognoscitivo.
No obstante, existen antecedentes escritos en el estado Lara. Mendoza, Peraza y
Pineda (2005), efectuaron un estudio denominado: Factores que Influyen en la Actitud
del Personal de Enfermería, ante la Muerte de los Pacientes, en la Universidad Centro-
occidental Lisandro Alvarado, el escenario fue en la Unidad de Cuidados Intensivos,
del Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María Pineda”. Concluyeron que la
actitud del personal de enfermería, fueron: depresión, miedo, indiferencia e ira, y
rechazo. Describen que son estas actitudes inapropiadas en la asistencia clínica del
paciente dejando a un lado los principios bioéticos y su función de brindar atención
integral en todo proceso.
La información anteriormente obtenida lleva estrecha relación con la variable y
la metodología de la investigación. Del cual, en anterior estudio permite conocer y
afirmar que las actitudes de rechazo, depresión e indiferencia entre más, representan
actitudes y respuestas conductuales que atacan a los principios bioéticos de acuerdo a
lo estipulado en los estatutos que regulan el ejercicio de la enfermería, específicamente,
en el capítulo que comprenden la atención integral del paciente moribundo.
Permitiendo al estudio ser guía para el diseño y construcción de las bases legales, con
un basamento fuerte y de alto grado de evidencia desde el punto de vista legal.

15
En la misma forma; Cordero, Jiménez y Marrero (2003) llevaron a cabo una
investigación titulada: Actitud ante la Muerte del Personal de Enfermería del turno 7
a 1pm, y su Relación con la Atención al Paciente Moribundo y su Familiares, en el
Hospital Universitario de Pediatría “Dr. Agustín Zubillaga”; y como objetivo era
determinar la relación que existe entre la actitud ante la muerte y el nivel de atención
al paciente moribundo del personal de enfermería en el H.U.P.A.Z. Las conclusiones
arrojadas de dicho estudio fueron, que el sentimiento que les produce la muerte al
personal de enfermería es la depresión en un cincuenta y nueve porciento (59%), el
cincuenta y nueve porciento (59%) del personal no indaga con los familiares de los
pacientes sobre su percepción acerca de la muerte, el setenta y dos porciento (72%) del
personal no acompaña al médico a notificar la muerte del paciente, y un setenta y cinco
porciento (75%) del personal presta su atención de tipo; físico, espiritual y psico-social.
Analizando los últimos antecedentes se detallan que las actitudes de enfermería
ante la muerte de pacientes son negativa. Al igual, estos estudios proporcionan una
aproximación que el personal que labora en la localidad, se perciben muchos eventos
interesantes e importantes que pueden ser estudiados y documentados, entre uno de
ellos es, que siendo la instituciones de salud más importante a nivel centro-occidental
y como casa de estudio de diferentes carreras a fines de salud, se perciben tantos actos
de rechazo o incumplimiento a principios bioético, en este caso, en el personal de
enfermería en la atención de paciente con pronóstico reservado se pronuncian más.

16
Bases Teóricas

Con respecto, a la relación de las bases teóricas en la investigación cuantitativa


Sampieri y colaboradores (2005), explica;
“Las bases teóricas es un proceso de inmersión en el conocimiento
existente y disponible que puede estar vinculado con nuestro
planteamiento del problema, y un producto que a su vez es parte de un
producto mayor: el reporte de la investigación…” (p.45).

Así mismo implica conocer, exponer y analizar las teorías, las


conceptualizaciones, las expectativas teóricas, las investigaciones y los antecedentes
en general, que se consideren válidos para el correcto encuadre del estudio. Rojas
(2002).

¿Qué se entiende por muerte?

La muerte es un efecto terminal que resulta de la extinción del


proceso homeostático en un ser vivo; y con ello, el fin de la vida. Puede producirse por
causas naturales (vejez, enfermedad, consecuencia de la cadena trófica, aborto
espontáneo, desastre natural) o inducidas (suicidio, homicidio, eutanasia, aborto
inducido, accidente, desastres ambientales).

Definición de la Muerte según la Organización Mundial para la Salud

El proceso de fallecimiento, está totalmente definido desde el punto de vista


neurofisiológico, bioquímico y médico. Sin embargo, la OMS en el año 1982 a través
de Vermel y Kovalek en Ginebra, expresaron; aceptar en su totalidad que la muerte es
el cese de las funciones del organismo como una totalidad, para la cual es necesario
que haya cesado de manera irreversible las funciones de todo el encéfalo, tallo y

17
hemisferios cerebrales, puestos que ellas, son estructuras que sustentan la capacidad de
integración corporal.

Clasificación de la Muerte según la Medicina Legal

De acuerdo a la clasificación de la muerte propuesta por la Criminología y la


Medicina Legal; según Martínez (2012) definió que la reconoce solo cuando hay cese
irreversible de la función circulatoria, respiratoria y del sistema nervioso central.
Especifica 2 clasificaciones de la muerte, y a su vez, se subdividen:
1. Muerte Violenta: representa una situación que surge de manera muy
rápida, y tiene como causa un agente externo. Esta se manifiesta en:
 Homicidio; también llamado como crimen o asesinato, se refiere a la
muerte de un individuo causada por otra persona.
 Suicidio; es el acto por el cual un individuo deliberadamente se provoca
la muerte.
 Muerte Accidental; es cualquier suceso que genere una acción violenta
y repentina causada por un agente externo de causa involuntaria, y como
consecuencia produce la muerte a un individuo.
2. Muerte No Violenta:
 Muerte Natural; es la muerte producida por consecuencia de una
patología de cual cualquier etiología, ya sea infecciosa, tumoral, degenerativa.
 Muerte Súbita; sobreviene de manera inesperada, ya que su estado de
salud o por una enfermedad que no inspira temores inmediatos de descenso.
 Muerte Repentina; se produce de forma rápida en un individuo que sufre
una enfermedad aguda o crónica, de quien se espera su descenso.

18
Criterios para Determinar la Muerte, según la Medicina Moderna

Para la medicina, la definición de muerte es determinada cuando se verifique los


siguientes signos:

Sistema Nervioso Central:


 Ausencia completa y permanente del estado de conciencia.
 Ausencia permanente de la respiración espontanea.
 Ausencia de los reflejos del tallo cerebral (reflejo nauseoso, tusígeno,
deglución, corneal).
 Arreflexia pupilar, y dilación pupilar por encima de 4mm.
 Ausencia de reflejos vestíbulo-coclear.
 Ausencia de respuestas a estímulos nocioceptivos.
 Perdida del tono muscular.
Sistema Circulatorio:
 Ausencia de ruidos cardiacos, acompañado de bradicardia.
 Ausencia de respuesta a efectos simpatomimeticos.
 Coloración cianótica, o palidez muco-cutanea generalizada.
Sistema Respiratorio:
 Ausencia del murmullo respiratorio.
 Ausencia de reflejos protectores de las vías respiratorias.
 Perdida de la compleance respiratoria estática y dinámica.

Significado Social de la Muerte

Desde el punto de vista social utilizando como estudio conductor, Ariés (1983)
construye un itinerario sobre la historia de la idea de la muerte en las culturas cristianas
occidentales, desde la temprana edad (siglo V), hasta la segunda mitad del siglo XX.

19
Posteriormente, Jimenéz (2012) reconstituye los modelos y patrones de los discursos
sobre la muerte de las sociedades occidentales.
Según Ariés (1983) y Jimenéz (2012), plantean la existencia de cinco (5) modelos
de muerte sucesivos en las sociedades occidentales, y que a pesar de ser descrita hasta
el siglo XX perdura sus modelos hasta nuestros días, entre las que consideran los
autores son las siguientes:
1. Muerte Domada:
Este modelo se inicia en la edad media, en el siglo V, y se extiende por más de
un milenio. Durante ese tiempo la muerte se muestra inalterada. Era algo natural para
las gentes de la época, estaban constantemente esposados a ella pues era la verdadera
dominante de la vida cotidiana. Los que morían estaban advertidos, sabían lo que les
iba a pasar. Esta conciencia de la proximidad se caracterizaba por:
1. Prepararse espiritualmente para ese momento y activaba la repetición de
gestos y rituales sencillos, dictados por antiguas costumbres.
2. Sensibilizaba la defensa contra los miedos por el morir y la muerte ya
que ofrecían un significado, una racionalización.
La persona moribunda, jugaba un papel muy activo tomando sus últimas
disposiciones en una ceremonia, en esta, se realizaba en primer lugar un lamento por
la vida evocando a los seres y cosas amadas, reconocía y pedía perdón a sus familiares,
compañeros, posteriormente realizaba un ritual mutuo donde se olvida del mundo y
analiza la creencia en su Dios. Por último, el sacerdote daba la absolución de los
pecados y esperaba serenamente a la muerte.
A pesar de su ritualización para domesticarla la muerte en ningún momento era
percibida como un fenómeno neutro, siempre constituía una desgracia cuyo origen se
relacionaba en el pecado original. Como señala Ariès (1983):
“Este constituye uno de los mitos con raíces más profundas en las
mentalidades populares que respondía a un sentimiento general de la
presencia constante del mal, inseparable del ser humano” (pp. 501 – 502).

20
2. La Muerte Propia:
Del mismo modo, Ariès (1983) describe que en la edad media comenzó a
emerger una relación entre la muerte de cada cual, y la conciencia de su individualidad
por lo que se reconocían y descubrían su propia muerte. Este hecho relacionado con la
transformación de la creencia en el Juicio Final. Es decir, la salvación del alma de una
persona se determinaba según su actuación en la batalla espiritual entre el bien y el mal
del acto final de su muerte, más que por los actos de su vida. Así, la agonía durante una
muerte buena, pasa ser de carácter totalmente religioso. La condena y el castigo eterno
se hicieron fuentes de terror, para ese entonces.
3. La Muerte Lejana y Próxima:
A partir del siglo XVI se introdujeron algunas modificaciones, donde los
momentos cruciales y dramáticos en el lecho de muerte perdieron su aura mágica y
mística, y se comenzó a ver a la muerte más que como un fenómeno espiritual, que
como el cese de la vida.
Y así, a esta devaluación de la buena muerte ayudaron también los moralistas
reformadores que a partir del siglo XVII lucharon contra la creencia de que no era
necesario esforzarse por vivir virtuosamente puesto que para salvar el alma bastaba con
tener una buena muerte. En tal sentido, el arte de morir fue sustituido por el arte de
vivir, y la llave de la salvación del alma se desplazó desde la buena muerte, al ideal de
llevar una vida virtuosa.
4. La Muerte del Otro:
Ariès (1983) la caracterizo como una serie de reacciones psicológicas que la
conducían a un nuevo sentido a la muerte. Esta misma, se determinaba por una
explosión espontánea de pasiones; gritos, lloros, rezos, exaltaciones, fascinación, a la
par con un descontrol, es decir, duelos histéricos que pueden ser vistos como una
compensación intensiva de su dolor por una separación que les parecía intolerable.
La persona muerta no será ya deseable, pero sí será admirable por su belleza
personal y naturaleza humana. En esta época surge una nueva tendencia; el sentido del
Otro. No importa qué otro, pero sobre él/ella se concentraba una afectividad sin límites,

21
y así, la formalizada y concurrida ceremonia tradicional en el lecho de muerte fue
desritualizada y reconstruida en una ceremonia generalmente limitada a los más
allegados.
5. La Muerte Invertida:
Para el siglo XX nace un nuevo modelo actitudinal ante la muerte, caracterizado
por su oposición o inversión a todo lo anteriormente descrito. La muerte pasa a ser un
suceso personal, dramático y doloroso para quien muere y sus allegados. La
familiaridad y el enfrentamiento abierto y público de la muerte dejan paso a las
actitudes vergonzantes, de ocultación y silencio característicos de los tabúes. A ello,
ayudaron sobremanera los avances científico-técnicos, que en el caso de la muerte
condujeron a su medicalización, lo que consolidó la indiferencia social por la pérdida
de uno de los miembros de la familia y la percepción de que el enfrentamiento a la
muerte era más un problema personal que social.
Los progresos científicos y técnicos en aquella época de finales del siglo XIX y
principios del siglo XX, fueron sustantivos en términos reales, porque contribuyeron a
un cambio mental fundamental en las actitudes ante la muerte; una persona enferma
que ya no solo se enfrentaba con su angustia existencial inerte ante la muerte, sino que
luchaba contra la enfermedad que la aquejaba con ayuda del personal sanitario. Es
decir, la tecnología, en especial la médica se convirtió en el nuevo instrumento para
domesticar la mortalidad. En efecto, la humanización de la muerte por el progreso
médico no sólo ayudó a controlar lo relativo al malestar físico sino que disminuyó el
sufrimiento psicológico de los enfermos y sus familiares.

Significado y Modelo de Muerte en las


Sociedades Occidentales Contemporáneas

1. Muerte Tradicional:
Este corresponde al modelo de la hegemonía y mediatizada por un concepto
religioso, sobre la naturaleza del destino. Se desarrolló mediante la conceptualización

22
de la muerte domada, o ritualizada. Seale (1998) describe; “las cuestiones del
significado de la vida y de la muerte no surgen… el mundo es como es” (p. 57).
Esta se determina a través de conceptos básicos como los son:
 Contexto Corporal; donde a partir del propio cuidado humano partía las causas
de muerte.
 Contexto Social; representaba una disrupción social, en vista de las diferentes
relaciones sociales que se llevan a cabo entre las personas y una determinada
geografía puede estar dadas por parentescos, confraternidad, buena vecindad,
entre más.
 Autoridad; por factores de supervivencia Dios y las tradiciones conforma la
bases de la superioridad, donde el discurso dominante en los funerales son
materializados mediante la idea de que todo tiene un propósito y que todo se
produce por voluntad de Dios.
 Enfrentamiento a una Muerte; se basaba en comportamientos rituales, donde la
oración era la fuente y fortaleza para el afrontamiento.
 El Viaje; este parte del discurso bíblico y sus basamentos del pecado original
de Adán y Eva. Este mismo asentaba en la creencia de una vida después de la
muerte, pero sólo para el alma, por lo que las oraciones se dirigían para evitar
el castigo y la condena eterna resultante del pecado original.
2. Muerte Neo-Moderna:
También conocida como la Muerte Reinvindica, a partir de allí la muerte no es
modelada por los dogmas de la religión, ni por las rutinas institucionales de la medicina,
sino que, como lógica del individualismo es controlada por la propia persona. Desde
una perspectiva general, este modelo de muerte ha cristalizado en lo que seria y será la
redomesticacion de la muerte, por un lado, y el creciente e inevitable debate social
internacional específicamente países europeos y asiáticos estás sobrellevan la
legalización de la eutanasia, o legalmente conocida como el Derecho a la Muerte
Digna.

23
Dado que en este modelo la autoridad es el propio individuo, es obvio que para
éste resulte esencial el que la muerte social coincida con la muerte física, de ahí que se
haya generado una demanda social de servicios que satisfagan esa necesidad. Bajo esta,
han emergido en las últimas décadas dos organizaciones en las que cristaliza la nueva
concepción holística del enfrentamiento a la muerte: por un lado, y como complemento
a la labor desarrollada desde el marco institucional público, las Unidades de Cuidados
Paliativos (U.P.C.), que pueden desarrollar su trabajo en espacios dentro del propio
ámbito hospitalario o en la casa de la persona moribunda, o por otro lado, desde la
iniciativa privada, y con una orientación en sus orígenes fundamentalmente religiosos.

Significado Cristiano de la Vida y la Muerte

De acuerdo a las creencias religiosas del Cristianismos consideran que la vida es


un don y que se otorga para un fin, o una misión. El hombre está llamado hacer su vida,
rigiéndose mediante mandamiento o leyes bíblicas que posteriormente harán camino
para alcanzar a Dios.
La muerte del hombre en su existencia corporal, pone fin a la fase de su misión
que consiste en su esfuerzo en el tiempo con la comunión integral con Dios, y que a su
vez, en ese instante representa la unión con Cristo, basándose principalmente en la
conexión de la muerte y la condición de pecadores.
Actualmente los profesionales de la salud consideran al ser humano como una
unidad; biopsicosocial y espiritual, tratando de atender las necesidades en todos sus
aspectos. Ya que su misión es de cuidar las vidas de las personas. Al asumir la
responsabilidad del proceso enfermero, se debe ser capaz de considerar al individuo
sano o enfermero como una unidad, que siente, piensa, conoce y padece y de esta forma
ver la vida en tres formas diferentes:
 Vida Biológica: representa un cuerpo constituido de tejidos y células,
caracterizado de un ciclo inminente de crecer, aprender, reproducirse y morir.

24
 Vida Sensible: es la capacidad que poseen los seres humanos de sentir y tener
conciencia, y como también de experimentar sentimientos.
 Vida Intelectual: es el poder de conocimientos de la vida lo más posible.
No obstante, cuando un individuo se encuentra en agonía, se aborda solo en el
aspecto biológico, consciente, inconscientemente, o porque las situaciones están dadas
se despoja de los demás componentes que lo hacen ser integro, pasando hacer
desintegrado. De esta manera, refleja cómo fue la formación académica de acuerdo a
la atención en cuidados paliativos, donde la muerte se considera de manera estadística
y como un episodio de fatalidad de la medicina que aún no se ha superado, y no se
estudia como una inevitable circunstancia de la vida que de igual forma requiere
atención de manera profesional.
Cabe destacar, que los cuidados paliativos representa todos aquellos cuidados y
atenciones que se encargan de prevenir y aliviar el dolor y sufrimiento de los pacientes
con enfermedades terminales e incurables. El personal de enfermería y medico
mediante ello le proporciona calidad de vida, mientras avanza el curso de la
enfermedad.

Significado de la Psicología sobre el Miedo a la Muerte

De acuerdo a los estudios psico-conductuales elaborados por Martin (2010) en


su literatura expresada Pulsión de Muerte, afirmando que el miedo a la muerte es en el
fondo el de nuestra propia e irreversible a través del tiempo. Este recelo representa en
un hecho y etapa de la vida que se puede considerar normal, solo si esta no se vuelve
obsesiva, pudiendo llegar hacer irracional a tal punto que se tema a los seres amados
que a fallecer. La psicología describe, específicamente en el estudio de Aranguren
(1987), explica que en las actitudes hacia la muerte habrían dos estadios antagónicos:
la Tanatofobia; representa el temor y la negación de la muerte, el miedo a lo

25
desconocido y de la separación de los seres que más se aman. Y la Tanatofilia que le
dan significado así el deseo enfermizo de morir.
Para McVan (1987) agrupa las categorías de miedo y temores de la muerte
evidenciándose de la siguiente forma:
 Miedo al proceso de la agonía en sí.
 Miedo a perder el control de la situación.
 Miedo a lo que acontecerá a los suyos tras su muerte.
 Miedo al miedo de los demás.
 Miedo al aislamiento y a la soledad.
 Miedo a lo desconocido.
 Miedo a que la vida que se ha tenido no haya tenido ningún significado.

¿Qué se entiende por actitud?

Según Young (1925) delimita sobre lo que se conoce como actitud:


“Se puede definir una actitud como la tendencia o predisposición
aprendida, más o menos generalizada y de tono afectivo, a responder de un
modo bastante persistente y característico, por lo común positiva o
negativamente (a favor o en contra), con referencia a una situación, idea,
valor, objeto o clase de objetos materiales, o a una persona o grupo de
personas” (pp.156-209).

En lo citado por Rodríguez (1991), distingue tres componentes activos en las


actitudes:
 Componente Cognitivo: precisa que cuando exista una actitud, es necesario que
exista también una representación cognoscitiva del objeto. Dicha actitud, está
formada por las percepciones y creencias hacia un objeto, así como por la
información que se tenga sobre él. Los procesos o situaciones no conocidos o
sobre los que no se posee información no pueden generar actitudes. Y que ante
esta misma, la representación cognoscitiva puede ser vaga o errónea, en el

26
primer caso el afecto relacionado con el objeto tenderá a ser poco intenso;
cuando sea errónea no afectará para nada a la intensidad del afecto.
 Componente Afectivo: es el sentimiento en favor o en contra de un objeto. Es
el componente más característico de las actitudes. Aquí radica la diferencia
principal con las creencias y las opiniones, es decir que se caracterizan por su
componente cognoscitivo.
 Componente Conductual: es la tendencia a reaccionar y la respuesta hacia los
objetos de una determinada manera. Es el componente más activo de la actitud.
Desde el punto de vista de la funcionabilidad de las actitudes, es posible encontrar
algunas cualidades básicas en el hombre, como son los instintos, que servirán para
describir su comportamiento.
Las actitudes ante la muerte son un producto de educación y experiencias, que
varía en función de un contexto cultural, religioso, biológico, psico-emocional de cada
persona. Están estrechamente relacionadas con la visión personal del mundo y con la
posición que uno considera que ocupa en el mundo. Esto a su vez, tiene que ver con el
control percibido de la realidad, en concreto con las leyes naturales, pues una sensación
de control sobre esta lleva a tener menos conciencia del poder de la naturaleza sobre la
vida y por lo tanto de la muerte.
Como anteriormente se ha señalado, los profesionales de la enfermería se ha de
enfrentar frecuentemente con la muerte, entre las actitudes que generalmente
reproducen son de intranquilidad y ansiedad, que pueden traducirse en una atención
inadecuada, rechazo, huida, inseguridad, impotencia, ira, tristeza y otras actitudes y
comportamientos difusos al tener que afrontar sus propios miedos ante la muerte.

Actitud del Personal de Enfermería ante la Muerte en Áreas Críticas

A medida que se fue institucionalizando el proceso de morir las actitudes de los


profesionales de la enfermería ante la muerte, específicamente que laboran en áreas

27
críticas, se palpan temas cruciales y ocultos en el proceso de atención directa a la
persona falleciente. Las áreas críticas como son trauma shock, unidad de cuidados
intensivos (UCI), y demás unidades de soporte vital avanzado de alta sofisticación, son
recintos con equipos y profesionales sanitarios donde se proporcionan cuidados de alto
nivel técnico y científicos, ya que los pacientes están en estado crítico en vista de la
severidad de su enfermedad pero aun así con criterios de recuperación, por tanto la idea
de la muerte siempre está presente.
El enfoque de los cuidados de enfermería al paciente críticamente enfermo está
centrado en la curación y preservar la vida, lo que hace que no sea el entorno natural
para que se dé el proceso final de la vida. Sin embargo cuando llega el punto de que la
enfermedad ha colapsado su espacio biológico en su totalidad y pasa a ser de pronóstico
reservado, los (as) enfermeros (as) en muchos casos sienten un alto nivel de ansiedad,
ya que por ser unidades clínicas altamente complejas el objetivo de preservar la vida
es una responsabilidad y prioridad sumamente importante, sagrada e intangible.
Incluso, se encuentra difícil de entender los comportamientos inadecuados o negativos
que llevan a cabo, en vista de que se espera es un profesional altamente calificado.
Por tanto, en la actualidad entre las actitudes que sobresalen de los profesionales
de la enfermería que ejercen en áreas críticas, se centran en no querer nombrar a la
misma muerte y, por asociación, tampoco a las patologías o males que se cree que las
atraen. Así este modo se hace crecer la hipocresía y la ocultación que termina en
enmascarar la verdad al paciente sobre su estado terminal, con una falsa realidad de su
futuro próximo que se racionaliza para supuestamente evitarle angustias al enfermo, y
sus allegados.
Por otra parte, algunos enfermeros (as) optan por elegir no mirar cara a cara al
enfermo, evitar su contacto, aislarse de ese entorno, no solo no quieren pensar en la
muerte o nombrarla, sino, que muchos lo realizan por temor, vergüenza, o producto de
la ansiedad, incluso espejo de su propia muerte. Teniendo como consecuencia
incongruencia, es decir, a nivel de comunicación verbal se le diga que no tiene nada y
a través de la comunicación no verbal se le diga lo contrario. En gran parte, el enfermo

28
nota esas actitudes y se ve a sí mismo como desahuciado, separado y solo por sus
allegados y del resto de la sala, en vista de los protocolos de visita impuestos en las
áreas críticas, y el reflejo de la forma de atención de enfermería que lo precede.
El aumento de la atención tecnológica en las áreas críticas, y del encarnizamiento
terapéutico representa ahora un giro en la actualidad con el sentimiento de culpa que le
genera su conducta y sus actitudes quiere expiarse pagando con tecnología lo que retira
de afectividad y humanismo, así, convirtiéndose el morir hospitalario en algo solitario
y vergonzante, a través de todo un escenario de aparataje mecánico, cateterismo estéril
abandonando el calor y el afecto humano; es decir, empeorándose las condiciones de
muerte, alargándose la agonía, gracias al encarnizamiento terapéutico.
Aunque el profesional de enfermería no es culpable de manifestar estas actitudes
y comportamientos, la responsabilidad puede recriminar sobre la carencia de formación
profesional en técnicas de comunicación y en técnicas de afrontamiento ante la
situación que plantea el enfermo agonizante. Aun así, a pesar de que enfermeros (as)
afirman haber participado en cursos de formación continua sobre el afrontamiento
durante el proceso de morir, no dan como resultado relevantes disminución en el nivel
de ansiedad, pero si se obtienen diferentes resultados en relación con el factor tiempo
para la aceptación del inicio de los cuidados paliativos, y como afrontar de cara a cara
al paciente moribundo.
En Venezuela, existe la visión de institutos universitario, de llevar a cabo una
formación especializada concediendo estudios de postgrado de enfermería intensiva,
del cual esta serviría para tener mucha más seguridad, fiabilidad y confianza en el
ejercicio en las áreas de mayor complejidad como lo son las U.C.I., Trauma Shock y
soporte vital avanzado.

Caracterización del Paciente que se Encuentra en un Área Critica

Al utilizar una definición sobre el paciente crítico se intenta remarcar la


responsabilidad que cabe a quienes asisten a una persona enferma, y de sobre manera

29
en la creación de un paciente crítico. El término creación no está haciendo referencia
al eventual origen iatrogénico de su agresión, ni tiene connotación irónica alguna.
Refiere, a que toca como enfermeras y médicos, la tarea de dar entidad a un conjunto
de signos y síntomas que, hasta ese momento y anónimamente el paciente sufre.
Si bien es cierto, en las áreas críticas se atiende a diferentes pacientes con
diversidad de patologías, pero son quienes trabajan en ellas quienes conocen su
clasificación, y a su vez lo sustentan las Normas Técnicas de los Servicios de Cuidados
Intensivos e Intermedio (2005). Entre su clasificación de pacientes tenemos:
 Paciente Crítico; es un paciente en riesgo momentáneo o continuo de perder la
vida o deterioro importante de la calidad de vida por una condición específica,
configurando un estado de gravedad persistente que requiere monitorización y
tratamiento continuado, sin embargo posee probabilidades de supervivencia.
 Paciente Irreversible o Moribundo; es el individuo en el cual se ha determinado
médicamente que sufre un proceso patológico incurable que puede o no ser la
causa de su muerte, en un plazo de tiempo no previsible.
 Paciente Terminal; Paciente en el cual se ha determinado médicamente que
sufre un proceso patológico que será causante directo de su muerte en un plazo
de tiempo previsible de 6 meses.
Dichos pacientes se encuentran en un espacio físico dentro de un hospital en un
área denominada cuidados críticos. Representa una hospitalización altamente
especializada, destinada a la atención y tratamiento de pacientes en situación grave o
crítica, pero con posibilidad de recuperación. Para lo cual, debe contar con el material
y equipo especializado, e integrado por personal profesional médico, enfermera y
técnico altamente especializado. A su vez, se llevan a cabo diversos tratamientos que
permite sostener las funciones vitales de un paciente el cual es constantemente
vigilado, y puede ser cambiado según los parámetros de monitorización y de la
respuesta fisiológica del paciente, para detectar rápidamente estados de riesgo de
muerte y tomar medidas terapéuticas inmediatas.

30
Modelo y Teoría de Enfermería

Según la filosofía del modelo de Wiedenbach (1964) en su libro de notas


“Enfermera clínica: una porción de arte”; define la enfermería como el ejercicio del
arte del cuidado es su actitud y creencias sobre la vida y la forma en que la realidad
causaba efecto en ellas. Marcando que la filosofía es lo que motiva a la enfermera para
actuar de cierta manera, y que la conoce solo como un ser humano funcional, que no
solo actúa, sino, que siente y piensa. Además caracterizó componentes esenciales
asociados con la filosofía de enfermería: la reverencia por la vida, respeto a la dignidad,
el valor de autonomía, la individualidad de cada ser humano y la resolución para actuar
en personas de manera profesional manteniendo sus creencias.
Del tal manera hace referencia a la filosofía de cada enfermera, su actitud ante la
vida y la realidad que emanan sus creencias y códigos de conducta, reside su
motivación para actuar y el principio que guía su pensamiento sobre sus actos y
decisiones. Todo esto se arraiga su cultura y forma parte de su ser siendo de naturaleza
persona única para cada enfermera y se expresa en su forma de ejercicio profesional.
Wiedenbach (1964), creyó y formulo cuatro (4) concepto elementales para la
enfermera clínica:
 La filosofía; creencias y actitudes sobre la vida y la forma en que la realidad
actúa sobre ella. Describiendo que esta filosofía es la que motivación para
actuar de cierta manera.
 El propósito; durante el ejercicio deben dirigir el bien general del paciente desde
el ámbito personal y el entorno.
 La práctica; se refleja en la acciones de enfermería que se observan cuando se
encargan del cuidado y bienestar del paciente que solicita o requiere la ayuda.
 El arte; comprensión de las enfermeras sobre las necesidades e inquietudes de
los pacientes, las metas de su desarrollo y las acciones destinadas a la mejora

31
de la capacidad de los mismos dirigiendo las actividades relacionadas con el
plan médico para mejorar sus condiciones.
A su vez, describe que las acciones de enfermería son guiadas por pensamientos
y sentimientos disciplinados, que pretender satisfacer las necesidades de ayuda del
paciente y define el ejercicio de la enfermería clínica; en el que los limites, el soporte
y la investigación definen un sistema conceptual amplio.
Por tal motivo este modelo filosófico, se ha incluido en la investigación puesto
que se relaciona con el enfoque del trabajo, donde se indaga sobre los aspectos
psicológicos y demás dimensiones que influyen en las actitudes de los profesionales de
la enfermería.

Bases Legales

Para sustentar la investigación y garantizar una atención integra sobre las


necesidades de los usuarios y paciente en estado terminal. Entre los deberes del
profesional de la enfermería se encuentra contemplados en la Ley del Ejercicio
Profesional de la Enfermería, en la sección que se registra como Código Deontológico
de Enfermería en Venezuela (2005); en el capítulo IV de los deberes del profesional
hacia los usuarios alega que en el artículo trece (13), en la sección dos (2), describe:
“Asistir a los usuarios (as) atendiendo solo a las exigencias de su salud, sin
discriminación en la raza, el sexo, el credo, la condición social o política”
(p. 5).

Siguiendo el mismo orden de ideas, el mismo Código Deontológico, refleja en el


capítulo V, sobre los derechos de los usuarios y enfermero terminal:
Articulo 33; El enfermo tiene derecho a ser tratado: con dignidad y respeto.
Y que el ambiente de su ubicación debe reunir higiene y confort. Atender
la solicitud del enfermo de acuerdo a su religión. Recibir una atención de
elevada calidad por el profesional de enfermería y demás miembros del
equipo de salud. Ser informado sobre cualquier procedimiento que deba
realizarse para confirmar su diagnóstico. Dar su consentimiento previo a la
aplicación de cualquier procedimiento diagnóstico o terapéutico y respetar

32
su decisión. Que sea respetada las confidencias acerca de su estado de salud
(pp. 30-31).

No obstante, en dicho capitulo evidencia las pautas que debe seguir el personal
de enfermería en cuanto a su actuación y atención a los pacientes con enfermedad
terminal, de los cuales, se citan a continuación:
Art. 35: Es derecho del enfermo solicitar recibir drogas analgésicas… Art.
36; Es derecho del enfermo ser atendido por profesionales idóneos… Art.
37;… respetar su individualidad y su privacidad… Art. 38; es derecho del
enfermo que se considere a la familia como parte integrante de su asistencia
y en el procurara el soporte apropiado, para prepararlo y afrontar la muerte
del ser querido, cuando este sea inevitable (p.31).

Como también, en el mismo código pero contemplado en el Título III y Capítulo


VI, se enuncian sobre los registros, historias de enfermería y el secreto profesional, se
destaca en el Artículo cuarenta y uno (41), que:
“Todo profesional de la enfermería cuando realice un trabajo de
investigación o publicación relacionado con los usuarios en dependencia
de Universidades, Comunidades o Asistenciales, debe guardar
confidencialidad de toda la información para que no perjudique al usuario
o institución” (p.32).

Dicho artículo va estrechamente relacionado al Secreto Profesional que se debe


mantener para proteger, amparar, salvaguardar el honor y dignidad del usuario y sus
allegados. De este mismo modo, en el Capítulo V, Artículo diecisiete (17) de la Ley
del Ejercicio Profesional de la Enfermería (2005), refiriendo que:
“Todo aquello que llegare a conocimiento del profesional de la Enfermería
con motivo o en razón de su ejercicio, no podrá darse a conocer y constituye
el Secreto Profesional… Es inherente al ejercicio de la Enfermería y se
impone para la protección del enfermo (a) y a la familia, el amparo y
salvaguarda del honor de la profesión de la Enfermería y de la dignidad
humana” (p.7).

33
Cuadro 1. MATRIZ DE OPERACIONALIZACION DE LA VARIABLE
Título de la Investigación: Actitud del profesional de la enfermería ante la muerte de los pacientes en áreas críticas del Hospital Central Universitario
“Dr. Antonio María Pineda”; en la ciudad de Barquisimeto, municipio Iribarren, parroquia catedral, del estado Lara.
Objetivo General: Determinar la actitud del profesional de la enfermería ante la muerte de los pacientes en áreas críticas del Hospital Central
Universitario “Dr. Antonio María Pineda”; en la ciudad de Barquisimeto, municipio Iribarren, parroquia catedral, del estado Lara.

VARIABLE DIMENSIONES INDICADORES TECNICA INSTRUMENTO ITEMS

Cognoscitiva: Son todas aquellas  Percepciones: Acción de detectar e


representaciones o patrones de interpretar una situación por los
Cuestionario.
expectativa que se consideran sobre sentidos. I-A,
la muerte propia y de los demás.  Creencias: Efecto de una firme Encuesta Escala Templer. al I-F.
Definición Constituida principalmente por las confianza y certeza. Puede ser, cultura, Escala de Likert.
Operacional: percepciones, creencias, cultura, valores, religiosidad. 1 al 9
religiosidad, valores y educación.  Opinión: Poseer criterio o concepto
La actitud de los sobre un patrón.
profesionales de la
enfermería ante la
muerte de sus Afectiva: No es más que las  Temor: Sentimiento de miedo, sospecha,
pacientes; es una reacciones subjetivas de cada aprensión.
Cuestionario.
organización individuo, pueden ser positivas o  Tristeza: Estado emocional de melancolía,
permanente de negativas sobre el hecho de la abatimiento y poco agrado. Encuesta Escala Templer.
procesos cognitivos, muerte. Por tanto, radica la  Ansiedad: Estado mental de angustia, Escala de Likert.
10 al 18
conceptuales, diferencia principal de opiniones agitación e impaciencia.
afectivos y intrínsecas, sentimientos y
conductuales con emociones como son temores,
respecto a su labor en tristeza, y ansiedad.
áreas críticas.
Conductual: Representa el conjunto
 Aceptación: Acción de aprobar y recibir.
de respuestas como temor,
aceptación, inconformidad y apatia  Inconformidad: Acción que se genera por Cuestionario.
que demuestra el profesional de la falta de conformidad ante una situación. Escala Templer.
enfermería en relación a la muerte  Apatía: Conducta negativa caracterizada Encuesta 19 al 27
por desgano, inapetencia. Escala de Likert.
de sus pacientes dentro de su área
laboral, bien sea consciente o
inconscientemente.

Fuente: Canelón (2018)


CAPITULO III
METODOLOGIA DE LA INVESTIGACION

Tipo de Estudio

En la identificación del tipo del estudio destaca ser cuantitativo, con respecto a
la variable actitud de los profesionales de la enfermería ante la muerte de pacientes. Se
plantea como investigación de tipo descriptiva; de acuerdo a lo planteado por Hurtado
(2007); donde se expone el evento en estudio, realizando una enumeración detallada
de sus características, de tal modo que en los resultados se puedan obtener niveles;
clasificación de la información, de características comunes, y la relación de los
elementos observados a fin de obtener una descripción detallada.
No obstante, posee rasgos de investigación de análisis exploratorio ya que se
realiza la hipótesis sobre el tema y se inicia el proceso de inmersión y búsqueda sobre
la situación en estudio, ampliándose mucho más allá de donde se espera. Para luego
concretarse como estudio descriptivo.
De acuerdo, a la perspectiva temporal es un estudio de corte transversal, ya que
se estudia las actitudes del personal enfermero ante la muerte en un único momento en
el tiempo, específicamente en el mes de enero del año 2018.

Diseño y Naturaleza de la Investigación

Se determina que el diseño de la investigación se efectúo mediante la


investigación de campo, en el cual, se analizaron sistemáticamente las diversas
actitudes y demás datos de forma directa, real y en el ambiente propicio del evento.
Con el fin de describir, interpretarlos, entender la naturaleza y factores contribuyentes
para explicar la causa de los eventos haciendo uso del enfoque de investigación
descriptiva para tal fin.

35
Población

De acuerdo a lo que describe Hurtado (2007);


“La población es el conjunto de seres que poseen características o eventos
a estudiar y que se enmarcan dentro de los criterios de inclusión, y así
conforman la población” (p.140).

Para el desarrollo de la investigación se obtuvo como escenario las áreas críticas


del Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María Pineda”, comprendido por;
unidad clínica de Trauma Shock adulto, Emergencia, Unidad de Soporte Vital
Avanzado Neonatal y U.C.I.
La población a estudiar estuvo representada por el personal de enfermería
intensivista, sin embargo la población es grande y presenta dificultades para su
accesibilidad. Por tanto, se aplican criterio de inclusión y exclusión para selección de
la muestras como se mencionan a continuación:

Criterios de inclusión para selección de la muestra:


 Deseos de participar en el estudio, bajo consentimiento informado.
 Enfermeras (os), en edades comprendidas de 21 a 55 años.
 Personal de enfermería que se encuentren ejerciendo en áreas críticas.
 Profesionales que como mínimo tengan 1 año trabajando en áreas críticas.
 Enfermeras (os) que sean Técnico Superior Universitario, Licenciadas (os) y
que posean diplomado en terapia intensiva, Magister, o Post-grado en cuidados críticos.

Criterios de exclusión para selección de la muestra:


 Auxiliares de enfermería.
 Personal que cuyo criterio de inclusión estén incompletos.
 Cuestionarios sin respuestas o incompletos.

36
Muestra

Sampieri y colaboradores (2006) determina que:


“La muestra en un proceso cualitativo, representada por un grupo de
personas, eventos, sucesos, comunidades o más. Sobre el cual se habrán de
recolectar los datos, sin que necesariamente sea representativo del universo
o población que se estudia” (p.562).

Dicho autor también hace referencia que el muestreo no es requisito


indispensable para una investigación. Al aplicarse los criterios de selección antes
mencionados, la muestra quedo conformada por quince (15) enfermeras (os), que
laboran en diferentes áreas críticas del Hospital Central Universitario “Dr. Antonio
María Pineda”; entre las áreas son U.C.I., Soporte Vital Avanzado Neonatal,
Emergencia y Trauma Shock.

Método y Técnica de Recolección de Datos

Hurtado (2005) refiere que las técnicas tienen que ver con el procesamiento
utilizados para la recolección de los datos, y a su vez, los instrumentos representan la
herramienta con la cual se recoge, filtra y codifica la información. Es decir, la técnica
es el cómo, y el instrumento delimita el con que se recopila los hallazgos.
Para recabar la información y eventos a estudiar, se realizó un instrumento de
tipo cuestionario, basado en la técnica de encuesta y de observación de asistencia
técnica. Se creó una lista de preguntas estructuradas basadas en el Test o Escala de
Ansiedad ante la Muerte (DAS) de Templer (1970); en el cual está conformada por:
 Parte I; recolección de datos sociodemográficos (edad, sexo, religión, grado de
profesionalización, años de experiencia en áreas críticas y profesional). Estructurado
en seis preguntas cerradas tabuladas.
 Parte II; evaluación de las reacciones cognitivas, en la cual, fueron
determinadas por nueve (9) preguntas.

37
 Parte III; evaluación de respuestas afectivas que se generan durante la atención
de enfermería ante la muerte de los pacientes en áreas críticas, compuestas por nueve
(9) preguntas tabuladas.
 Parte IV; evaluación de las reacciones conductuales que se generan durante la
atención de pacientes en áreas críticas, con nueve (9) preguntas diseñadas.
En cuanto a las respuestas de cada pregunta se llevan a cabo un formato de cinco
(5) alternativas de respuestas tipo Escala de Likert (1982), estas mismas solo se
emplearon en las etapas II, III y IV de la encuesta. No obstante, en la parte I del
cuestionario se realizaron respuestas de tipo cotejo.

Validación del Instrumento

Para la determinación de la validez del instrumento de recolección de datos se


procedió a revisión del contenido por medio de dos expertos; un (1) experto en
metodología de la investigación y un (1) profesional de la enfermería con
especialización en cuidados críticos pediátricos y neonatales. Dichas personas
estudiaron cada ítem en base la redacción y claridad, al igual, que evaluaron su
pertinencia y congruencia con la variable, objetivos, dimensiones de la variable e
indicadores de cada dimensión. Una vez realizada las sugerencias de los expertos, se
continuó a la ejecución y llenado del instrumento para la realización del estudio piloto.

Procedimiento

Durante la aplicación del método de recolección de la información, previamente


se realizaron diversos procedimientos, en el cual, consistió en describir con detalle las
técnicas que se utilizarían para la recolección de datos. Entre estas, se tomaron en
cuenta las siguientes etapas:
 Se solicitó por escrito a la dirección médica del hospital la aprobación para la
aplicación del instrumento.
38
 Como primer paso, se llevó a cabo el estudio piloto con diez (10) profesionales
de la enfermería en diferentes instituciones de salud, con el fin de evaluar la
confiabilidad del instrumento, donde el mismo arrojo buena consistencia
interna.
 Posteriormente se ubicó a las enfermeras (os) que conformaran la población para
el llenado del instrumento.
 Se evaluó a la población de acuerdo a los criterios de selección de la muestra.
 Previo consentimiento informado escrito y firmado, se resguardo los principios
de beneficencia y no maleficencia a cada sujeto de muestra. Y posteriormente
se les entrego el instrumento de recolección de datos para su llenado.

Confiabilidad del Instrumento

Se llevó a cabo el estudio piloto, en el cual fue seleccionada la muestra según el


cumplimiento de criterios de inclusión. En total correspondieron diez (10)
profesionales de la enfermería que laboran en instituciones de salud tanto privada como
pública, y en diferentes áreas críticas (U.C.I., Urgencias, y Servicio de Recuperación
Post-Anestésicos). Para la realización de dicho estudio, fue empleado métodos de
encuestas físicas de llenado presencial, y métodos de mensajería en línea.
Se manejó la confiabilidad de acuerdo al programa Excel (2013) del paquete
Microsoft Office, en base a la estadística descriptiva; donde se construyó una hoja de
cálculo compuesta por columnas de respuestas de ítems, reglones que representan cada
encuestado y celdas que contienen el valor del ítem en relación a la muestra.
De acuerdo al programa seleccionado, se realizó el vaciado de los datos
codificados al formato de hoja de cálculo. Posteriormente, se procedió a estimar la
media de cada columna de respuestas, para poder determinar la varianza de cada ítem,
y finalizando, se realiza la sumatoria de las varianzas dejando una sola celda para el
total de la varianza. Cabe mencionar, que de la ecuación VAR.P, correspondientes a la

39
sección cálculos estadísticos del programa seleccionado se obtuvieron los resultados
de la varianza de cada ítem.
Con respecto a la varianza del instrumento, se realizó la sumatoria del valor de
cada respuesta en base a cada encuestado, dicho cálculo se realizó en función a la
formula propia del programa, como es la ecuación VAR.
Y finalmente, se calcula el coeficiente de confiabilidad Alfa de Cronbach de
forma manual, en el cual, el instrumento se encontró en rango fiable y de magnitud
buena (0.746), en cuanto a su consistencia interna. Concluyendo así el estudio piloto,
de manera confiable para ejecutar la recolección de datos de acuerdo a la muestra
seleccionada y en el ambiente propicio.

Análisis y Tabulación de los Resultados

Una vez empleado el instrumento de recolección de datos, a través de las


muestras seleccionadas, se precede al análisis de los datos mediante la estadística
descriptiva.
Para el ordenamiento de los datos se presenta por cada indicador tabuladores de
distribución de frecuencia absoluta y porcentual, de nivel nominal, en base a su proceso
analítico-descriptivo involucrado, para luego ser representadas gráficamente en
histogramas. Y de esta forma, los resultados confirman y logran la transcendencia de
las bases teóricas y antecedentes planteada en la investigación.

40
CAPITULO IV

ANALISIS E INTERPRETACION DE LOS RESULTADOS

Para analizar e interpretar los resultados obtenidos del instrumento y lograr


determinar la variable de estudio; actitud del profesional de la enfermería ante la muerte
de pacientes en áreas críticas. Fue empleada la estadística descriptiva, mediante
tabuladores de distribución de frecuencia absoluta y porcentual, de nivel nominal, en
pertenencia a las preguntas cerradas de respuestas múltiples. No obstante, se diseñaron
cuadros de doble entrada para totalizar la información obtenida en base a los datos
sociodemográficos, siendo las mismas, preguntas cerradas de tipo cotejo.
Posteriormente se crean el procesamiento mediante cuadros y gráficos de
histograma, se analizaron los resultados en porcentajes de orden decreciente y se
interpretaron en relación con los antecedentes de la investigación.

41
Ítems: Parte I –A y B
Dimensión: Cognitiva
Indicador: Edad y Sexo

Cuadro 2. Representación de distribución de respuestas en relación a los datos


sociodemográficos de los profesionales encuestados

Edad (Años) Sexo Total


Masculino % Femenino % FA %

21- 30 4 26.7 7 46.6 11 73.3


31- 40 -- -- 3 20 3 20
41- 55 -- -- 1 6.7 1 6.7
Fuente: Canelón (2018)

Grafico 1. Representación porcentual, según histograma, en relación a los datos


sociodemográficos de los profesionales encuestados

41 - 55

31 - 40

21 -30

0
10
20
30
40
50
Femenino Masculino

Fuente: Canelón (2018)

En el estudio se determina que el grupo comprendido entre 21 – 30 años


representa la población que mayormente labora en áreas críticas, expresada en un

42
73.3%, a su vez dicha población tiene predominancia por el sexo femenino en un 46.6%
sobre el masculino con 26.7%. En cuanto a la población comprendida entre los 31 – 40
años representa un 20% y solo un 6.7%, comprende la edad entre 41 -55 ambas
representada por una muestra femenina en su mayoría.
En consideración al análisis del Ítems Parte I; A-B, señala Beltrán (2014) en su
trabajo de grado, Percepción y Actitudes de los Profesionales de Enfermería ante la
Muerte de Pacientes;
“Que la edad de la persona se une directamente con su grado de tolerancia,
convirtiéndose en el elemento por excelencia de la aceptación. El tener que
cuidar a personas que mueren jóvenes se acompaña con emociones
negativas, ya que la idea de la muerte en ancianidad es socialmente la más
extendida”.
Por tanto, en el estudio se evidencia la tendencia de la población joven entre 21
-30 años y femenina, de laborar en áreas críticas del Hospital Central Universitario “Dr.
Antonio María Pineda”, caracterizándose en etapas más tempranas de su desarrollo y
crecimiento profesional. Por ende, la muestra seleccionada posee la tendencia y/o
predisposición de tener actitudes negativas en cuanto a la aceptación de la muerte y
proximidad en la atención de pacientes en áreas críticas, en relación a la edad y su
tolerancia sobre la muerte.

43
Ítems: Parte I –C
Dimensión: Cognitiva
Indicador: Creencias (religiosidad).

Cuadro 3. Representación de distribución de respuestas en relación a los datos


sociodemográficos de los profesionales encuestados

Religión FA %
Católica 9 60
Evangélica -- --
Cristiana 2 13.3
Adventista -- --
Testigo de Jehová -- --
Espiritismo -- --
Otras (ateo) 4 26.7
Total: 15 100%
Fuente: Canelón (2018)

Grafico 2. Representación porcentual, según histograma, en relación a los datos


sociodemográficos de los profesionales encuestados

Otras (ateo)

Cristiana

Catolico

0 10 20 30 40 50 60

Fuente: Canelón (2018)

De acuerdo al análisis del tabulador de religiosidad; el 60% expresa ser católicos.


No obstante, el 26.7% de la muestra pertenece a otro tipo de creencias, específicamente
ateos. Y solo 13.3%, son creyentes en el cristianismo.
44
Dichas cifras en relación al catolicismo, religión que mayormente profesan los
encuestados, hace reflexionar que la muestra seleccionada poseen patrones de miedos
y paradigmas de racionalización con respecto a los temores que se generan durante el
morir de los paciente, y que estos mismos, se constituye uno de los más antiguos y
profundos miedos que la misma religión creo e implemento como fuente de terror en
antiguas épocas, no obstante dichos temores se encuentra en vigentes, según Ariés
(1983) y Jimenéz (2012) en su libro de creación de itinerario sobre la evolución de la
idea de la muerte según las culturas occidentales.

45
Ítems: Parte I –D, E y F
Dimensión: Cognitiva
Indicador: Opinión (educación).

Cuadro 4. Representación de distribución de respuestas en relación a los datos


sociodemográficos de los profesionales encuestados
Nivel Académico FA %
T.S.U. 3 20
Licenciatura 6 40
Diplomado -- --
Especialización en Cuidados Críticos 6 40
Magister -- --
Total: 15 100%
Años de Experiencia Profesional
1–5 10 66.7
6 – 11 4 26.7
12 – 17 1 6.7
18 – 23 0 0
Total: 15 100%
Años de Servicios en Áreas Criticas
1–5 13 86.7
6 – 11 1 6.7
12 – 17 1 6.7
Total: 15 100%
Fuente: Canelón (2018)

Grafico 3. Representación porcentual, según histograma, en relación a los datos


sociodemográficos de los profesionales encuestados

Años de Servicios en Areas Criticas 1 - 5


años

Experiencia Profesional 1 - 5 años

Licda. - Mgs

0 20 40 60 80 100

Fuente: Canelón (2018)

46
Se evidencia que un 40% de la muestra seleccionada posee estudios
especializados para desempeñarse en áreas críticas profesionalmente; de igual forma
un 40% solo posee estudios de licenciatura y un 20% del personal son técnico superior
universitario en enfermería.
En el siguiente tabulador, se analizan los años de ejercicio profesional de la
muestra; donde 66.7% del personal posee de 1 a 5 años de experiencia; un 26.7%
corresponde a 6-11 años de servicio y solo 6.7% lleva de 12 a 17 años ejerciendo la
enfermería.
De acuerdo a los años de servicio en áreas críticas un 86.7% de la muestra tiene
de 1- 5 años d experiencia. Un 6.7% posee de 6 a 11 años y un 6.7% de la muestra
tiene de 12 a 17 años de servicio de áreas críticas.
En base a los resultados de las muestras poseen un nivel académico alto, pero su
experiencias no es mayor de 5 años en áreas críticas, ni como ejercicio profesional. Por
tanto, las actitudes ante la muerte de sus pacientes son predispuestas hacer herradas o
inadecuadas, ya que los profesionales que se obtuvieron como muestra están en
constante crecimiento y fortalecimiento de las mismas, en la cual, a medida que vayan
desempeñándose, su visión e interpretación sobre muerte se irá incrementando de
manera positiva, ya que irán ampliando estrategias para afrontar los diversos miedos
que pueden emerger de ellos.
Tal cual, como lo expresa Beltrán (2014) en su estudio Percepciones y Actitudes
de los Profesionales de la Enfermería ante la Muerte de Pacientes, manifiesta:

“Que las (os) enfermeras (os) que son mayores y tienen más experiencia
profesional experimentan una actitud más positiva hacia la muerte, así
como las enfermeras que trabajan en servicios específicos donde la muerte
sucede a menudo, como cuidados paliativos e intensivos”.

47
Ítems: Parte II
Dimensión: Cognitiva
Indicadores: Percepción, Creencia y Opinión

Cuadro 5. Representación de distribución de respuestas en relación a los datos


cognitivos, según de los profesionales encuestados
ALTERNATIVAS DE RESPUESTAS SEGÚN LIKERT
N° ITEMS TDA DA I A TA

FA % FA % FA % FA % FA %
1 ¿Consideras que la muerte como un proceso -- -- -- -- -- -- 2 13.3 13 86.7
natural del ciclo de la vida?
2 ¿Piensas que la muerte es un hecho terrible? 1 6.7 3 20 2 13.3 1 6.7 8 53.3
3 ¿Para ti el hecho de la muerte es como un tabú? 7 46.7 4 26.7 -- -- 3 20 1 6.7
4 De acuerdo a su religión ¿Consideras que los 5 33.3 2 13.3 5 33.3 1 6.7 2 13.3
pacientes cuando mueren van algún lugar, bien
sea al cielo o al infierno?
5 ¿De acuerdo a su estrato social, ¿Ves a la 5 33.3 1 6.7 3 20 4 26.7 2 13.3
muerte como un pasaje a una mejor vida?
6 ¿Crees que pensar en la muerte durante el día 4 26.7 2 13.3 -- -- 3 20 6 40
es perder el tiempo?
7 ¿Crees estar preparado en cuanto a 1 6.7 -- -- -- -- 5 33.3 9 60
conocimientos para afrontar la muerte de
pacientes?
8 Tu preparación de pregrado sobre la muerte y 5 33.3 -- -- 3 20 3 20 4 26.7
proximidad fue satisfactoria
9 Crees que la atención al paciente va de acuerdo 13 86.7 2 13.3 -- -- -- -- -- --
a su estrato social
Fuente: Canelón (2018)

Grafico 4. Representación porcentual, según histograma, en relación a los datos


cognitivos de los profesionales encuestados
Item 1
Item 2
Item 3
Item 4
Item 5
Item 6
Item 7
Item 8
Item 9

0 10 20 30 40 50 60 70
TA A I DA TDA 80
90

Fuente: Canelón (2018)

48
Según el ítem 1; el 86.7% de la muestra describe estar en “total acuerdo”
considerar a la muerte como parte o hecho natural de la vida; un 13.3% manifiesta estar
simplemente en “acuerdo” en la aceptación de este hecho. De acuerdo al ítem 2: un
53.3% de la muestras expreso estar en “total acuerdo” considerar la muerte como un
hecho terrible; el 20% manifestó estar en “desacuerdo”. Sin embargo, el 13.3% se
encuentra “indeciso” a la afirmación con respecto a la muerte. Y un 6.7% reconoce
estar en “total desacuerdo”, al igual que un 6.7% respalda estar solo “de acuerdo”.
En base al ítem 3: un 46.7% del personal encuestado expreso sentir un “total
desacuerdo” en pensar que el hecho de la muerte es como un tabú; un 26.7% manifestó
solo estar en “desacuerdo”. En cambio, un 20% difiere estar “de acuerdo” en que el
hecho de la muerte es algo misterioso, y solo un 6.7% se encuentra en “total acuerdo”.
No obstante en el ítem 4: el 33.3% se siente en “total desacuerdo” considerar que los
pacientes cuando mueren van algún lugar, bien sea al cielo o infierno. Un 33.3%
piensan sentirse “indecisos”. El 13.3% considera estar en “desacuerdo” ante tal
afirmación, al igual que, un 13.3% contrasta expresando sentir un “total acuerdo”; solo
un 6.7% refiere que está “en acuerdo” sobre el ítem. En consideración al ítem 5: en
cuanto a la creencia de los encuestados un 33.3% describe en “total desacuerdo” ver la
muerte como un pasaje a una vida mejor. En contraparte, 26.7% se siente de “acuerdo”.
Un 20% difiere sentirse “indeciso”. El 13.3% de la muestra piensa en “total acuerdo”
creer que si hay mejor vida posterior al morir y un 6.7% está en “desacuerdo” ante el
ítems.
En relación al ítem 6: el 40% de la muestra percibe estar en “total acuerdo” que
pensar en la muerte durante el día es perder el tiempo; un 26.7% opina en “total
desacuerdo” verla como una pérdida de tiempo. A su vez, el 20% refieren estar de
“acuerdo”; y un 13.3% de la muestra se siente solo en “desacuerdo” ante la pregunta.
Dentro de los resultados obtenidos según el ítem 7: un 60% de la muestra refiere
sentirse en “total acuerdo” preparado en cuanto a conocimientos para afrontar la muerte
de sus pacientes en el ejercicio en áreas críticas. Un 33.3% solo opina sentirse “de
acuerdo”; y un 6.7% percibe su preparación en “total desacuerdo”. En referencia al

49
ítem 8: se evidencio que un 33.3% de los encuestados opino estar en “total desacuerdo”
a que su preparación académica sobre la muerte y proximidad fue satisfactoria. Un
26.7% refiere estar en “total acuerdo”. Y un 20% manifestó estar “de acuerdo”, de igual
forma, un 20% se encuentra indeciso con respecto a la grata educación sobre la muerte.
En el ítem 9: un 86.7% del personal opina estar en “total desacuerdo” que la atención
de enfermería va de acuerdo al estrato social del paciente; en contra parte, solo un
13.3%, considera solo estar en “desacuerdo”.
En base a los datos codificados del instrumento, se envuelven discordancias con
respecto a la dimensión cognitiva, determinando que poseen miedos y temores. A pesar
que la mayor parte de la muestra estuvo en total acuerdo en considerar la muerte como
parte del ciclo de vida, las creencias influyen en el modo de pensar de los encuestados,
al pensar en la muerte como un hecho terrible, respuestas que se contradicen. Lo cual
se aprecia que la preparación de pregrado no fue la adecuada para lograr separar los
miedos inculcados por la sociedad y la religión, del pensamiento lógico y científico
dentro de la actividad profesional. Dichos temores y miedos toman revuelo a las raíces
más profundas de las mentalidades, tal lo describe Jiménez (2012) en su estudio donde
analiza los diversos Discursos sobre la Muerte; Sufrida y Vivida, señalando que;
“…De la conciencia humana la muerte brota antropológicamente… El
inicio de los enterramientos se buscaba asegurar la desaparición de los
muertos… lo que denota la existencia de unas creencias en un más allá en
el que los individuos sobrevivían después de muertos… Así, conllevo el
desarrollo de una capacidad autoconsciente de reflexión sobre la vida, la
muerte y el mundo, y también propicio la reflexión sobre sí mismo…”
(p.616).
No obstante, al anterior se le une otro hecho indiscutible es que al ser humano le
resulta insoportable el pensamiento de que va a morir, le horroriza ya que supone el fin
de su individualidad. Aun así, este pensamiento le da significado a su vida: al fijar un
límite a la existencia humana, instituye el tiempo, confiere un lugar y un sentido a cada
instante de vida, da unicidad a cada acto. Por tanto, sin dicho pensamiento sobre la
muerte el ser humano estaría disuelto en la indiferencia.

50
Ítems: Parte III
Dimensión: Afectiva
Indicador: Temor, Tristeza y Ansiedad.

Cuadro 6. Representación de distribución de respuestas en relación a los datos


afectivos, según de los profesionales encuestados
ALTERNATIVAS DE RESPUESTAS SEGÚN LIKERT
N° ÍTEMS TDA DA I A TA
FA % FA % FA % FA % FA %
10 ¿Estás preparado emocionalmente para 1 6.7 -- -- 1 6.7 4 26.7 9 60
afrontar la muerte?
11 ¿La muerte de un paciente la valoras como un 11 73.3 4 26.7 -- -- -- -- -- --
fracaso de cuidados?
12 ¿Piensas que la vida es corta? 3 20 1 6.7 2 13.3 5 33.3 4 26.7
13 ¿Te da miedo morir? 5 33.3 5 33.3 2 13.3 1 6.7 2 13.3
14 El hecho de que la gente hable sobre la muerte 9 60 3 20 2 13.3 -- -- 1 6.7
te produce nervios
15 ¿Piensas que tienes motivos para temerle al 6 40 4 26.7 3 20 2 13.3 -- --
futuro?
16 ¿Te sientes triste ante el mal pronóstico de un 1 6.7 1 6.7 6 40 2 13.3 5 33.3
paciente?
17 ¿Te sientes ansioso ante la muerte de una 3 20 7 46.7 2 13.3 1 6.7 2 13.3
paciente?
18 ¿Necesitas alejarte al saber que un paciente va 9 60 6 40 -- -- -- -- -- --
a fallecer?
Fuente: Canelón (2018)

Grafico 5. Representación porcentual, según histograma, en relación a los datos


afectivos de los profesionales encuestados
Item 10

Item 11

Item 12

Item 13

Item 14

Item 15

Item 16

Item 17
Item 18

0 10 20 30
40
50
TA A I DA TDA 60
70
80

Fuente: Canelón (2018)


51
Dentro de los resultados obtenidos en el ítem 10: el 60% manifestó en “total
acuerdo” estar preparado (a) emocionalmente para afrontar la muerte durante el
ejercicio profesional; un 26.7% está en “acuerdo”, y solo un 6.7% se encuentra
“indeciso” ante su preparación emocional. En relación al ítem 11: con un 73.3% los
encuestados consideran en “total desacuerdo” valorar la muerte de sus pacientes como
un fracaso profesional, solo un 26.7% solo se siente en “desacuerdo”. Concerniente al
ítem 12: el 33.3% de la muestra manifestó estar de “acuerdo” que la vida a través del
tiempo es corta, el 26.7% está en “total acuerdo”. Por el contrario, un 20% se encuentra
en “total desacuerdo”, un 13.3% se encuentra “indeciso” y un 6.7% se encuentra en
“desacuerdo” en correspondencia al ítem.
En consideración al ítem 13: un 33.3% de los profesionales se encuentra en “total
desacuerdo” y “desacuerdo” en apreciar miedo a morir. Un 13.3% se encuentra en
“total acuerdo”, e incluso, “indecisos” de poseer miedo y solo un 6.7% se encuentra
“de acuerdo”. En base al ítem 14: el 60% de los encuestados está en “total desacuerdo”
en que el hablar sobre la muerte les produzca nervios, solo un 20% simplifica estar en
“desacuerdo”. Un 20% se siente en “desacuerdo”, y un 6.7% responde encontrarse
“indeciso” en que si le produce nervios o no al hablar sobre la muerte.
En cuanto al ítem 15: un 40% de la muestra piensa en “total desacuerdo” que
tienen motivos para temerle al futuro, y un 26.7% está sencillamente en “desacuerdo”.
El 20% esta “indeciso” y un 13.3% está en “acuerdo” con relación a la pregunta. En el
ítem 16: un 40% se siente “indeciso” con respecto a que si se siente triste o no, ante el
mal pronóstico de un paciente. Sin embargo, el 33.3% está en “total acuerdo” sentirse
triste, al igual que 13.3% está de “acuerdo” y solo un 6.7% está en “desacuerdo”. En
referencia al ítem 17: el 46.7% pondera sentirse ansioso ante la muerte de un paciente,
un 20% se siente en “total desacuerdo”. Un 13.3% experimenta estar “indeciso” y en
“total acuerdo” sentirse ansioso (a) y solo un 6.7% está en solo de “acuerdo”.
Finalizando con el ítem 18: 60% expresa estar en “total desacuerdo” tener que alejarse
al saber que un paciente va a fallecer, y solo un 40% manifiesta solo “desacuerdo”.

52
En base a los resultados encontrados en el tabulador de reacciones afectivas y de
acuerdo a los profesionales de la enfermería que laboran en áreas, inquieta que existe
ansiedad ante la muerte de sus pacientes, en la cual, se evidencian representaciones
emotivas de preocupación por el paso del tiempo, como también preocupaciones por el
dolor ajeno y el estrés que acompaña la enfermedad de pacientes con pronóstico
reservado.
Desde el punto de vista psicológico Templer (1970), Gala León y colaboradores
(2003) en sus publicaciones sobre la Ansiedad ante la Muerte y Actitudes Psicológicas
ante la Muerte y el Duelo, describen que:

“…Se han encontrado 4 componentes principales de la ansiedad ante la


muerte: a) Reacciones cognoscitivas y afectivas ante la muerte. b) Cambios
físicos reales y/o imaginarios que se dan ante la muerte o enfermedades
graves. c) El tener la noción del imparable paso del tiempo. d) El dolor y el
estrés, real y/o anticipado, que se dan en la enfermedad crónica o terminal
y en los miedos personales asociados…” (p.43)

Cabe mencionar, que surgen relativas semejanzas en cuanto a las presentaciones


de comportamiento afectivo y sensitivo que el personal demostró en comparación con
el estudio de Paz (2009), sobre Actitud de Profesionales de Enfermería ante la Muerte
de Persona Críticamente Enferma; en el cual dicha autora plantea estrategias para
mejorar la asertividad en cuanto a la aceptación de pronósticos de pacientes en áreas
críticas, con el fin de fortalecer actitudes que disminuyan los temores de su propia
muerte y de los demás.

53
Ítems: Parte IV
Dimensión: Conductual
Indicador: Aceptación, Inconformidad y Apatía.

Cuadro 7. Representación de distribución de respuestas en relación a los datos


conductuales, según de los profesionales encuestados
ALTERNATIVAS DE RESPUESTAS SEGÚN LIKERT
N° ÍTEMS TDA DA I A TA
FA % FA % FA % FA % FA %
¿Consideras que en las áreas críticas el
19 personal de enfermería debe estar presente -- -- -- -- -- -- 6 40 9 60
cuando el paciente muere?
Cuando a los familiares se les informa que el
paciente es de pronóstico reservado ¿crees
20 que el personal de enfermería debe atender a -- -- 1 6.7 1 6.7 5 33.3 8 53.3
también a los familiares?
¿Deberían tener espacios dentro del hospital
21 para ayudar a los enfermeros afrontar la -- -- 2 13.3 1 6.7 4 26.7 8 53.3
muerte?
22 ¿Lloras cuando los pacientes mueren? 4 26.7 1 6.7 7 46.6 3 20 -- --
23 El estar presente cuando el paciente muere 4 26.7 1 6.7 -- -- 4 26.7 6 40
¿aumenta tu fortaleza?
24 ¿Reaccionas ante la muerte de un paciente de 13 86.6 -- -- 1 6.7 1 6.7 -- --
forma agresiva?
25 Para usted la muerte de un paciente es una 10 66.7 3 20 -- -- 2 13.3 -- --
rutina diaria
26 Te impresiona la visión de un cadáver 11 73.4 2 13.3 -- -- 2 13.3 -- --
Estás de acuerdo en que el morir deber ser sin
27 tecnologías que alarguen las horas de vida 5 33.3 1 6.7 5 33.3 -- -- 4 26.7
Fuente: Canelón (2018)
Grafico 6. Representación porcentual, según histograma, en relación a los datos
conductuales de los profesionales encuestados
Item 19

Item 20

Item 21
Item 22
Item 23
Item 24
Item 25
Item 26
Item 27

0 10 20 30 40 50 60 70
TA A I DA TDA 80
90

Fuente: Canelón (2018)


54
Al mismo tiempo, se analizaron los datos sobre las reacciones conductuales en
relación con las respuestas de la muestra seleccionada. De acuerdo al ítem 19: el 60%
se refieren en “total acuerdo” que el personal de enfermería debe estar presente cuando
el paciente muere y 20% se manifiesta estar de “acuerdo”. Ítem 20: mientras un 53.3%
expresa en “total acuerdo” que la (el) enfermera (o) debe atender también a los
familiares de pacientes con pronóstico reservado, un 33.3% refleja estar de “acuerdo”,
y un 6.7% siente estar “indeciso” y en “desacuerdo”. Según el ítem 21: el 53.3% de la
muestra consideran en “total acuerdo” que las (os) enfermeras (os) deberían tener
espacios dentro de los hospitales que les permita ayudar al afrontamiento sobre la
muerte y su proximidad, al igual que 26.7% considera estar de “acuerdo”. Sin embargo,
un 13.3% de la muestra refiere estar en “desacuerdo” y solo 6.7% esta “indeciso”.
Seguidamente en el ítem 22: 46.6% de la muestra seleccionada se encuentra
“indecisa” en expresarse en llanto cuando los pacientes fallecen, en contraparte un
26.7% manifiesta estar en “total desacuerdo”. Un 20% se siente de “acuerdo” y solo un
6.7% está en “desacuerdo”. Según el ítem 23: con un 40% refiere en “total acuerdo”
que aumenta su fortaleza estar cuando el paciente muere, un 26.7% describe estar de
“acuerdo” y en “total desacuerdo”, y solo un 6.7% estar en simplemente “desacuerdo”.
De acuerdo al ítem 24: representando en un 86.6% de la muestra detalla estar en “total
desacuerdo” reaccionar de forma agresiva ante la muerte de un paciente, solo un 6.7%
refiere estar “indeciso” y de “acuerdo” accionar de dicha forma.
En correspondencia al ítem 25: referente a la interrogante de considerar la muerte
de pacientes como rutina diaria, un 66.7% de los profesionales refiere estar en “total
desacuerdo”, solo 20% está de “desacuerdo” y solo un 13.3% especifica estar de
“acuerdo” en considerarla rutinario. Ítem 26: los encuestados con un 73.4% explican
en “total desacuerdo” impresionarles la visión de un cadáver. Solo un 13.3% exponen
estar en “desacuerdo”, y a su vez, estar de “acuerdo” a que les impresiona.
Concluyendo con el ítem 27: el 33.3% relatan en “total desacuerdo” que el morir debe
ser sin tecnología que alargue las horas d vida biológica, y a su vez están “indecisos”

55
ante la afirmación. Un 26.7% está en “total acuerdo” que el morir deber ser sin
tecnología, y solo un 6.7% expresa estar en “desacuerdo”.
De acuerdo a la evaluación e interpretación de las reacciones conductuales, según
el instrumento de medición, hace reflexionar que para el personal la muerte de
pacientes no la relaciona de forma apática, pero a su vez, no se encuentra entre la más
favorable, en base a su actitud.
Otros datos que sugiere preocupación, es que la muestra se encuentran
difusamente enfrentada en sus opiniones de inconformidad y aceptación en la agonía
de sus pacientes. En el cual, dicho tabulador de reacciones el personal se encuentra un
33.3% indecisa, y un 26.7% de acuerdo a que los pacientes posean tecnología que
alarguen su vida, por tanto, las diversas campañas y reflexiones que persiguen Ariés
(1983), Gala León y colaboradores (2003) y demás autores a dichas respuestas las
consideran nocivas para el personal de enfermería. Cabe resaltar, que dichos
investigadores detallan la importancia de aumenta la educación en cuanto al auge de
sobresaltar la dignidad humana y la dignidad de una muerte buena, con el fin de reducir
el encarnizamiento terapéutico y la solitaria deshumanizada muerte.
Si bien se detalla un nivel de disconfort, Gala León y colaboradores (2003) es su
estudio sobre Actitudes Psicológicas ante la Muerte y el Duelo, detalla que:

“…Entre las actitudes inadecuadas que el personal sanitario posee, pero


que a su vez, podrían ser la clave del cambio… Es el aumento de la
tecnología y del encarnizamiento terapéutico… empeorando las
condiciones de muerte, alargándose la agonía, convirtiéndose el morir
hospitalario: solitario, mecánico y deshumanizado. (pp.42 y 47)

Aunque el personal no es culpable de manifestar estas actitudes y


comportamientos, hay que tener en cuenta que están mediatizados por las carencias de
formación profesional en técnicas de comunicación y en técnicas de afrontamiento ante
la situación que plantea el enfermo agonizante.
Por otra parte, se puede delimitar que el personal de enfermería experimenta una
reducida apatía y una actuación de forma integral, ya que a pesar del pronóstico de sus

56
pacientes consideran a sus familiares como parte integrativa en la vida de ellos. Dicho
antes, tiene relación con el estudio de Cordero, Jiménez y Marrero (2003), que se titula;
Actitud sobre la Muerte del Personal de Enfermería y su Relación con el Paciente y sus
Familiares, donde se expresa:
“… Que a pesar de los sentimientos que produce la muerte en el personal
de enfermería, este asume su rol y ejecuta actividades que amerite el
paciente… Abarcan los aspectos; físico, espiritual y psico-social. Esto
sugiere que el personal de enfermería proporciona atención de tipo
integral.” (p.49)

57
CAPITULO V
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Conclusiones

Señala Mendoza, Peraza y Pineda (2005) que;


“La muerte es un hecho inevitable de la vida y de indiscutible
trascendencia, tanto para el que se encuentra en ese trance como para el que
le rodea… Es necesario que el personal de enfermería acepte la muerte
como un hecho inseparable de la condición humana, de tal forma tratará de
evitarla… pero cuando no lo sea, debe permitir que el paciente muera sin
los traumas que implica una terapéutica.” (p.57)

Hay que resaltar, que las actitudes analizadas se razona que mediante el
instrumento aplicado, el personal posee actitudes que de acuerdo a sus percepciones,
opiniones y creencias son discordantes, ante su actuación con los paciente críticos de
pronóstico reservado. Lo cual se concluye, que la preparación de pregrado no fue la
adecuada para lograr separar los miedos inculcados por la sociedad y la religión, del
pensamiento lógico y científico dentro de la actividad profesional.
Al mismo tiempo, en referencia a los factores o aspectos que influyen en el
afrontamiento de la muerte de pacientes en áreas críticas. Se evidencio que los factores
de religiosidad, grado de profesionalidad, años de servicio en áreas críticas y
profesional, al igual que factores intrínsecos como emociones y opiniones; representan
aspectos determinantes para una respuesta actitudinal positiva o negativa ante el
afrontamiento de la muerte de pacientes y que el número de experiencias con respecto
a estas situaciones, tiene una mayor y mejor aceptación positiva de este suceso, ya que
condiciona la forma de enfrentar futuras situaciones de muerte.
Con relación a las descripciones de las actitudes que manifiestan los
profesionales de la enfermería durante la transición de la muerte de los pacientes en
áreas críticas:
58
 Desde el punto de vista cognitivo; los profesionales que conforman la muestra
seleccionada poseen miedos y temores, en el cual les horroriza pensar en la
muerte. Dichas percepciones son patrones o representaciones constituidas
principalmente por las creencias religiosas y educación de cada individuo. A su
vez, que el personal considere que pensar en la muerte es perder el tiempo. Se
resume en una actitud negativa y errada, ya que pensar en ella le da significado
a la vida, en vista de fijar límite a la existencia humana, le da sentido a cada
instante de la vida, sensibiliza y disminuye el temor, y da unicidad a cada acto.
 Desde el contexto afectivo; el personal se describe mediante el instrumento,
poseer ansiedad ante la muerte, ya que conservan factores definitorios que
acreditan dicho estado, según Test de Templer (1970); como pensar que la vida
es corta, miedo al mal pronóstico de un paciente, a la agonía, dolor, a la perdida
de facultades mentales, al sufrimiento de los familiares y allegados.
 Desde el aspecto conductual; se detallan aspectos de inconformidad y
aceptación ante la muerte, al igual que facilitan el encarnizamiento terapéutico,
sin dar importancia de que empeoran las condiciones de muerte. Dichas
actitudes se determinan como negativas ya que son nocivas, desde el punto de
vista personal. Tomando en cuenta que dichas conductas, son consecuencias de
irregulares en la formación profesional, que llevan como resultado la omisión
y descuido de la dignidad humana y la dignidad de una buena muerte.
El último punto a destacar, es el nivel de formación del personal de enfermería
en esta temática, ya que es un factor predominante en el afrontamiento de la muerte. A
pesar que el personal, expreso haber recibido una formación específica acerca de este
hecho, pero en el análisis final del instrumento existen factores que disponen una
actitud negativa ante la muerte del paciente. Esta falta de formación podría justificar
profesionalizar el tema de la muerte, enseñando no sólo a saber tratar a pacientes y
familiares durante el proceso de muerte, sino también enseñar a analizar las
dimensiones de su persona, clarificar sus emociones e integrar sus sentimientos

59
asumiendo su propia muerte, y ver este suceso como algo natural, universal e
inevitable, con el objetivo de reducir la incidencia negativa de actitudes hacia la muerte
puedan tener tanto en el ejercicio profesional como en el bienestar personal, a fin de
optimizar el apoyo y cuidado de personas en el último momento de su vida.
Una estrategia efectiva sería el compartir experiencias, sentimientos, temores,
fantasías y reacciones vitales vivenciadas en el acompañamiento terapéutico al enfermo
y a los familiares durante el morir y la muerte y que se apoyen mutuamente en el manejo
de sus propios miedos y angustias con relación a la muerte.

Recomendaciones

A nivel universitario:
 Ofrecer temáticas y/o asignatura referente al morir de pacientes y el duelo en
los profesionales de la enfermería, con el fin de aumentar la tolerancia a la
frustración que les puede generar durante la agonía de pacientes.
 Considerar la implementación en los programas de enfermería la temática de
cuidados paliativos.
 Orientación sobre técnicas de afrontamiento de la muerte durante el ejercicio
profesional. A su vez, basándose en los aspecto ético-legales contemplados en
la Ley Orgánica del Ejercicio Profesional de la Enfermería (2005), sobre los
derechos de los usuarios y enfermos terminales.
 Garantizar la accesibilidad a la formación de cuidados especializados de
enfermería en servicios de alta complejidad, como son las áreas críticas.
 Concientizar a los estudiantes de enfermería a realizar futuras investigaciones
con respecto a esta temática, como herramienta para sensibilizar y humanizar
los cuidados a pacientes críticos.

60
A nivel profesional:

 Optimizar el proceso atención enfermería, para garantizar la dignidad humana


y la dignidad de una muerte buena al paciente.
 Preservar y atender al paciente de manera holística e integral, considerándolo
siempre desde el punto de vista; biológico, psicológico, social y espiritual.
 Proporcionales herramientas al personal de enfermería desde las áreas críticas
para que afronten positivamente dichas situaciones sobre la muerte, y a su vez,
puedan ayudar a los familiares asumir el pronóstico de los enfermos.
 Ofrecer un sistema de apoyo para ayudar a los pacientes para vivir tan
activamente, como sea posible hasta el momento de su muerte.
 Incentivar al personal de enfermería para que siga ofreciendo calidad de
atención y cuidados a pacientes y sus familiares, con el fin de lograr una mayor
satisfacción personal y profesional.

61
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Aries P. (Comps.) (1983). Historia de la Muerte en el Occidente. (Primera Edición


Taurus). España (1987).

Aranguren J. L. (1987). La Muerte en Ética. España: Editora Alianza Univ.

Beltrán Moreno (2014). Las Percepciones y Actitudes que Experimentan los


Profesionales de Enfermería ante la Muerte de los Pacientes. Trabajo Especial de
Grado no Publicado. Universidad de Jaén. España, Las Lagunillas.

Cabrera M., Zavala M., Merino J. (2009, Marzo). “Actitud del Profesional de
Enfermería ante la Muerte de Pacientes”. Ciencia y Enfermería XV (1): 39-48,
2008. ISSN 0717-2079. Chile.

Castro Bermúdez I. (1996). “Concepciones Ético Filosóficas de la Muerte”. Trabajo


Especial de Grado no publicado. Departamento de Filosofía y Salud, Facultad
de Ciencias Médicas. Holguín- Cuba.

Celma A., Strasser G. (2015, Marzo). “El proceso de Muerte y la Enfermería: un


Enfoque Relacional. Reflexiones Teóricas entorno a la Atención Frente a la
Muerte”. Fundación Gran Mariscal de Ayacucho, 25 (2): 485-500. Venezuela -
Argentina.

Carmona Z., Bracho C., (2008, Diciembre). “La Muerte, el Duelo y el Equipo de
Salud”. Revista de Salud Pública, 2 (XII), 14-23. Venezuela.

Chavarria M. “La Muerte Vivida en la Sociedad Española”. Agosto, 2008.


Disponible: http://www.lavanguardia.com/vida/20080816/53521021357/la-
muerte-vivida.html [Consulta: 2017, abril 1].

Cordero Y., Jiménez A., Marrero R., (2003). Actitud ante la Muerte del Personal de
Enfermería del Turno de 7am a 1pm, y su Relación con la Atención al Paciente
Moribundo y su Familiares, Hospital Universitario de Pediatría “Dr. Agustín
Zubillaga”. Trabajo Especial de Grado no publicado. UCLA. Barquisimeto.
Cruz M. “La Muerte según la OMS”. Marzo, 2008. Disponible:
http://www.elmundo.es/sociedad/2017/03/28/58da8986468aebb71b8b45d9.html
[Consulta: 2017, marzo 28].

62
Eyzaguirre C. “Medicina Intensiva”, revista educativa monografías. Disponible:
http://www.monografias.com/trabajos90/unidad-cuidados-intensivos/unidad-
cuidados-intensivos.shtml. [Consulta: 2017, septiembre 26].

Fernández de Pinedo, I. (1982, Enero). “Construcción de una Escala de Actitud


tipo Likert”. Centro de Investigación y Asistencia Técnica, INSHT, n° NTP 15,
15. España.

Fundamentos UNS. “Teorías de Enfermería de Ernestine Wiedenbach”. Junio,


2012. Disponible:
http://teoriasdeenfermeriauns.blogspot.com/2012/06/wiedenbach-ernestine.html
[Consulta: 2017, septiembre 25].

Gala León F., Guillén C., Sánchez Alba I., y colaboradores (2003, Febrero).
“Actitudes Psicológicas ante la Muerte y el Duelo”. E.U. de Ciencias de la Salud,
Cuadernos de Medicina Forense (Nº 30), 39 -50. Granada.

Hurtado B., J. (2008). El Proyecto de Investigación: Comprensión Holística de la


Metodología y la Investigación. (Sexta edición). Venezuela: Sypal y Quirón.

Jiménez Aboitiz R., (2012). ¿De la Muerte Denegada a la Muerte Reivindicada?


Análisis de la Muerte en la Sociedad Española Actual: Muerte Sufrida, Muerte
Vivida y Discursos sobre la Muerte. Tesis Doctoral. España

Ley del Ejercicio Profesional de la Enfermería. (2005). Gaceta Oficial de la


República Bolivariana de Venezuela, 38.263 (Extraordinaria), Sept. 1, 2005.

Machado A., Mendoza F., Nelo N. (2012). Cuidados de Enfermería al Paciente


Terminal, área de Emergencia del HCUAMP. Trabajo Especial de Grado no
publicado. UCLA. Barquisimeto.

Martin J., J. “La Pulsión de Muerte, Terror e Infancia”, Educación y Desarrollo,


PDF, 2010. Disponible:
http://www.cucs.udg.mx/revistas/edu_desarrollo/anteriores/14/014_Jacobo.pdf
[Consulta: 2017, septiembre 25].

Martínez M. (Comps.) (2016). Manual de Medicina Legal. (Editorial 18) El


Salvador. ABELEDO-PERROT.

Mendoza E., Peraza Y., Pineda M. (2005). Factores que Influyen en la Actitud del
Personal de Enfermería, ante la Muerte de los Pacientes en la UCI, del HCUAMP.
Trabajo Especial de Grado no publicado. UCLA. Barquisimeto.

63
Mc Van B. (1987). Paciente Terminal y Muerte. España: Editora Doyma.

Normas Técnicas de los Servicios de Cuidados Intensivos e Intermedios,


Documento PDF, 2005. Disponible: http://www.dgiem.gob.pe/wp-
content/uploads/2013/01/pw16_rm489-2005-minsa-nts031-uci.pdf
[Consulta: 2017, septiembre 26].

Pascual Fernández M., C. (2011, Enero- Febrero). “Análisis de los Niveles de


Ansiedad ante la muerte de los Profesionales de Enfermería de Cuidados
Críticos”. NURE Investigación, 8(50), 1- 12. España.

Paz A., (2009). Actitud del Profesional de la Enfermería, ante la Muerte de la Persona
Críticamente Enferma, UCI del Instituto Autónomo del Hospital Universitarios de
Los Andes. Tesis Doctoral. Universidad de Los Andes. Mérida.

Rodríguez A. “Psicología Social”. Editorial Trillas, México 1991. Disponible:


http://www.umla.edu.mx/PlataformaDigital/Apuntes%20de%20Alumnos/Comuni
cacion/2005%20PSICOLOGIA%20SOCIAL/11%20PSICOLOGIA%20SOCIAL.pdf
[Consulta: 2017, abril].

Rojas M. (2002). Manual de Investigación y Redacción Científica. (Primera


Edición). Peru; Book Xx press.

Templer, D. (1970). “The construction and validation of death anxiety Scale”.


Journal of general Psychology, (82), 165- 177. U.S.A.

Sampieri R., Fernández-Collado C., y Baptista P. (2006). Metodología de la


Investigación. (Cuarta Edición) México: Mc Graw Hill.

Seale C.F. (1998, Octubre). “Constructing Death. The sociology of Dying and
Bereavement”. Cambridge University Press, (ISBN -10-13), 57- 248. U.S.A.

Vermel, I., Kovalek, M. “La OMS Considera Necesidad Imperiosa la Definición


Legal de la Muerte”. Periódico electrónico El País, Diciembre, 1982.
Disponible:
https://elpais.com/diario/1982/12/10/sociedad/408322808_850215.html
[Consulta: 2017, septiembre 25]

64
Villoro L. “Creer, Saber, Conocer: Definición de Actitud según Krech,
Crutchfield, Ballachey”, Siglo Veintiuno editores, N° 43, 1962. Disponible:
https://books.google.co.ve/books?id=30fN2UA3RTUC&pg=PA45&lpg=PA45&d
q=Krech+y+Crutchfield+concepto+sobre+actitud&source=bl&ots=V3r5z_NT1w
&sig=BxnP6Ru8TwlBR7a3cz_tomXQqA&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjEytfA1
cHWAhXiDZoKHdMMCtEQ6AEIVDAJ#v=onepage&q&f=false
[Consulta: 2017, septiembre 25]

Young K. (1925). Psicología Social. U.S.A.: H.E. Barnes

65
ANEXOS

66
ANEXO A
CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES

67
Cuadro 8. CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES

DICIEMBRE 2017 ENERO 2018 FEBRERO MARZO


MESES 2018 2018

Semana 1 Semana 2 Semana 3 Semana 4 Semana 5 Semana 6 Semana 7


ACTIVIDAD 16 -12-17 18 -12-17 23 al 31 -12 20 y 21-01 22 al 26-01 12-02 24-03

Revisión del instrumento X


por el tutor académico

Revisión y firma de la
validez del instrumento X
por el experto N° 1

Revisión y firma de la
validez del instrumento X
por el experto N° 2

Estudio piloto X

Análisis del estudio piloto X

Trabajo de campo X

Procesamiento de datos X

Análisis X X

Informe final X

Tutor académico: Dra. Nelva Mora M. Autor: T.S.U. Génesis Canelón C.

68
ANEXO B
CARTA DE ACEPTACION DE TUTOR ACADEMICO

69
REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION SUPERIOR
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS
CENTRALES “ROMULO GALLEGOS”
VICE-RECTORADO ACADEMICO, DECANATO CIENCIAS DE LA SALUD
PROGRAMA DE PROFESIONALIZACION DE ENFERMERIA
AULA MOVIL SAN FELIPE - YARACUY

CARTA DE ACEPTACION DE TUTOR ACADEMICO

Yo, DRA. NELVA MORA M., C.I.V- 9052156, hago constar que he leído el
Trabajo Especial de Grado, titulado: Actitud del Profesional de Enfermería ante la
Muerte de los Pacientes, dirigido al; Personal de Enfermería que Labora en Áreas
Críticas del Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María Pineda”, año
2017-2018. Presentado por la ciudadana: T.S.U. EN ENFERMERÍA GÉNESIS
CANELÓN CAMACARO, C.I.V-23.566.229, para optar al grado de Licenciada en
Enfermería.
Acepto y me responsabilizo hacer cumplir los reglamentos internos para la
elaboración y presentación de Trabajos de Grado, Proyectos y Tesis Doctorales de la
U.N.E.R.G., a la vez de evaluar y asesorar al participante en calidad de tutor sobre sus
avances y la culminación de dicho Trabajo Especial de Grado con criterio cuantitativo
en función que se apliquen los conocimientos adquiridos durante su formación
académica.
En San Felipe, a los 24 días del mes de Marzo del 2018.

Tutor: _________________________________________ C.I.: _____________


70
ANEXO C
VALIDACION DEL INSTRUMENTO,
POR EL EXPERTO N° 1

71
72
73
74
ANEXO D
VALIDACION DEL INSTRUMENTO,
POR EL EXPERTO N° 2

75
76
77
78
ANEXO E
CONFIABILIDAD DEL INSTRUMENTO,
SEGÚN COEFICIENTE ALPHA DE CRONBACH

79
ITEM 1 ITEM 2 ITEM 3 ITEM 4 ITEM 5 ITEM 6 ITEM 7 ITEM 8 ITEM 9
E-1 5 2 1 4 4 1 4 1 1
E-2 5 4 1 5 5 1 3 1 1
E-3 4 5 4 3 4 4 4 3 2
E-4 5 5 2 1 1 5 1 4 1
E-5 5 5 2 1 1 5 5 5 1
E-6 4 2 2 4 3 4 5 5 2
E-7 5 4 2 4 3 4 5 5 2
E-8 5 5 3 5 5 5 5 5 2
E-9 5 2 1 3 1 4 4 4 1
E - 10 4 2 2 2 2 3 4 3 1

Xi 4,7 3,6 2 3,2 2,9 3,6 4 3,6 1,4


Si 0,21 1,84 0,8 1,96 2,29 2,04 1,4 2,24 0,24

ITEM 10 ITEM 11 ITEM 12 ITEM 13 ITEM 14 ITEM 15 ITEM 16 ITEM 17 ITEM 18 ITEM 19
4 3 3 2 1 1 4 3 1 5
3 4 3 5 4 2 5 1 4 5
3 2 3 4 3 1 1 1 1 5
5 2 4 3 1 1 3 2 1 4
5 1 5 1 1 1 5 4 1 5
3 2 4 2 2 2 2 2 2 5
3 2 4 4 2 2 4 2 2 4
5 5 2 5 4 4 5 2 2 5
5 5 5 3 1 1 3 2 2 4
3 3 4 4 1 4 1 3 2 4

3,9 2,9 3,7 3,3 2 1,9 3,3 2,2 1,8 4,6


0,89 1,69 0,81 1,61 1,4 1,29 2,21 0,76 0,76 0,24

ITEM 20 ITEM 21 ITEM 22 ITEM 23 ITEM 24 ITEM 25 ITEM 26 ITEM 27 SUMA DE ITEMS
5 5 3 5 1 2 1 5 77
5 4 3 4 1 K: 1 1 27 ITEMS
1 82
4 4 2 5 1 1 1 1 76
2 4 1 4 1 Si: 4 1 3 33,01 71
5 5 4 4 1 4 1 5 88
5 5 2 5 2
St: 5 2
117,6555556
5 88
4 4 2 4 2 4 2 4 89
5 5 5 2 2 5 2 5 110
4 4 3 2 2
SUMA5 DE ITEMS:
2 4 82
841
4 5 3 3 2 3 2 4 78

4,3 4,5 2,8 3,8 1,5 3,4 1,5 3,7 84,1


0,81 0,25 1,16 1,16 0,25 2,24 0,25 2,21 33,01

α: (K/K-1)*(1-(Ʃsi/St))=
K: 27 ITEMS α: (27/27-1)*(1-(33,01/117,65556)
Si: 33,01 α: (27/26)*(1-(0.28056)
St: 117,6555556
α: (1.038)*(0.71944)
α: 0.746
SUMA DE ITEMS: 841
80

α: (K/K-1)*(1-(Ʃsi/St))=
α: (27/27-1)*(1-(33,01/117,65556)
α: (27/26)*(1-(0.28056)
ANEXO F
CARTA DE SOLICITUD DE APROBACION PARA
REALIZACION DEL ESTUDIO

81
82
ANEXO G
CONSENTIMIENTO INFORMADO E INTRUMENTO
DE RECOLECCION DE DATOS

83
REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION SUPERIOR
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS
CENTRALES “ROMULO GALLEGOS”
PROGRAMA DE PROFESIONALIZACION EN ENFERMERIA
AULA MOVIL SAN FELIPE – YARACUY

CONSENTIMIENTO INFORMADO:

Estimado colega usted ha sido seleccionado a participar en un estudio que lleva por
título: Actitud del Profesional de Enfermería ante la Muerte de los Pacientes en Áreas Críticas
del Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María Pineda”. Estudio realizado y
desarrollado por mi persona; Génesis Canelón Camacaro, C.I.: 23.566.229. Dicho estudio, es
requisito indispensable para optar el grado a Licenciada en Enfermería. Cabe mencionar, que
el mismo se realiza solo con fines académicos.
El objetivo general del estudio es: Determinar la actitud del profesional de enfermería
ante la muerte de los pacientes, en áreas críticas del Hospital Central Universitario “Dr.
Antonio María Pineda”, parroquia catedral, del municipio Iribarren en la ciudad de
Barquisimeto del estado Lara.
Se le solicitara llenar un instrumento de recolección de datos en base a una encuesta
con preguntas tipo cuestionario, de 33 ítems, las respuestas serán cerradas y determinadas por
escala de Likert, de 5 opciones. Dichas preguntas serán referentes al proceso actitudinal
(reacciones cognitivas, afectivas y conductuales) en que se encuentra inmerso el personal de
enfermería ante la muerte de pacientes en áreas críticas. El llenado del instrumento se cuantifica
no más de 5 minutos.
Riesgo y Beneficio; no hay evidencia de riesgo alguno. Posee beneficios para
concientización sobre los diversos miedos y actitudes erradas que se generan en la atención de
pacientes críticos, moribundos y terminal durante el morir. Al igual que es interés para futuras
investigaciones para implementar dicho tema a los programas de pregrado en enfermería.
Permite reflexionar y mermar los miedos del morir propio y de los demás.
Confidencialidad; la identidad del encuestado (a), será mediante firma simple
realizada por el mismo. La identificación será protegida durante el desarrollo, la presentación
y la aprobación del estudio.

Firma: ________________________ Fecha del llenado: ______________________

Unidad Clínica en que labora: _______________________________________________

84
85
86
87
88
89
90
91
92
93
94
95
96
97
98
99
100
101
102
103
104
105
106
107
108
109
110
111
112