You are on page 1of 3

Muros de albañilería confinada

La albañilería confinada es el conjunto o sistema de construcción formado por muro


de ladrillos, reforzado en los extremos por columnas de amarre y en la parte superior
por una viga de concreto.
Los muros son estructuras verticales que separan una casa del exterior o de la calle.
Evitan el frio o calor, y crean diferentes ambientes como la sala, el comedor, los
dormitorios, el baño, y demás espacios.

Es importante que estén bien construidos, y que sean perfectamente verticales. Cada
ladrillo debe estar asentado o colocado con la cantidad de mezcla adecuada. A esta
mezcla se le denomina mortero, que es una combinación de cemento, arena gruesa y
agua.
Un muro bien construido es importante por la seguridad que puede dar y también
porque puede reducir los costos de acabados.

La albañilería confinada es la técnica de construcción que se emplea normalmente para


la edificación de una vivienda. En este tipo de construcción se utilizan ladrillos de
arcilla cocida, columnas de amarre, vigas soleras, etc.

En este tipo de viviendas primero se construye el muro de ladrillo, luego se procede a


vaciar el concreto de las columnas de amarre y, finalmente, se construye el techo en
conjunto con las vigas. (Ver figura 1).
1.2 ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA ALBAÑILERÍA CONFINADA?

Desde hace muchos años atrás, las viviendas de este tipo son las construcciones más
populares en las zonas urbanas de nuestro país y en la actualidad esta tendencia continúa.

Por otro lado, si tú estás a cargo de una obra de este tipo, debes tener en cuenta tres
factores:

a. El diseño estructural.
b. El control de los procesos constructivos.
c. El control de la calidad de los materiales.

Es importante que considere estos tres factores, ya que para que una vivienda pueda
soportar éxitosamente los efectos devastadores de un terremoto, debe tener una estructura
sólida, fuerte y resistente.

Un sismo causará daños a una vivienda, si ésta carece de diseño estructural o si fue mal
construida (Ver figura 2). La vivienda puede incluso derrumbarse, causando pérdidas
materiales importantes, heridas graves a sus ocupantes y hasta la muerte de alguno de
ellos.