You are on page 1of 2

COENER SE DIRIGE AL PAIS

Se despeja el camino hacia la Libertad y la Democracia

En este 10 enero de 2019, se abrió en Venezuela una ventana de oportunidad
histórica para salir finalmente de la dictadura y recuperar la senda hacia la
libertad, la democracia, el bienestar y la dignidad ciudadana. El Centro de
Orientación de Energía (COENER) manifiesta su apoyo irrestricto al Presidente
Constitucional (E) de la República de Venezuela, Ing. Juan Guaidó,
responsabilidad que le es reconocida nacional e internacionalmente, por su
condición de ser el Presidente de la Asamblea Nacional, uno de los poderes
públicos legítimamente elegido por el voto popular en el 2015, investidura que
ha sido ratificada en estas horas por el TSJ en el exilio, las únicas instituciones
responsables de la dirección política del Estado y del ejercicio de la soberanía
popular, para el restablecimiento del orden constitucional y democrático del país.
Estamos conscientes que el actual régimen en su desempeño de las dos últimas
décadas ha desmantelado el Estado de Derecho, para montar un Estado
Comunal, inexistente en la Constitución, caracterizado por su talante autoritario
y forajido, violador sistemático de la Constitución Nacional, represivo y
depredador de los recursos naturales y contaminador del medio ambiente, que
siguiendo las directrices impuestas por un poder extranjero ha sumido al país en
una total ingobernabilidad y acentuada corrupción que ha desembocado en un
total desastre económico. Este caos es de tal magnitud que no tiene
posibilidades ciertas de satisfacer las necesidades básicas de la población en
términos de provisión de alimentos, medicinas, servicios públicos y adquisición
de materiales y equipos para la reactivación del sector industrial.
Todo lo anterior se ha traducido en un empobrecimiento de la población, que la
ha obligado a emigrar a países vecinos produciéndose un éxodo sin precedentes
y perturbando la dinámica interna de estos países. El régimen ha dilapidado y
comprometido ingentes recursos que superan lo gastado por los gobiernos
anteriores desde que se instauró la república. Esto coloca al país en una grave
situación para su recuperación económica y comprometiendo el futuro de las
próximas generaciones. No queda ninguna duda que este régimen demostró ser
corrupto, ladrón e incapaz de gobernar y administrar responsablemente los
recursos del país y por lo tanto no debe continuar en el poder.
En estos momentos se impone trabajar con sensatez e inteligencia, debemos
aprender de los aciertos y errores cometidos en el pasado reciente. Debemos
ser astutos e inteligentes para acumular las fuerzas necesarias para derrotar esta
dictadura. Ya hemos sufrido suficientes desesperanzas y angustias por el
inmediatismo y el desborde de egos y mezquinos intereses personales y/o
partidistas. Debemos ser capaces de resistir los embates del dictador y su
corrupta camarilla que harán lo posible por mantenerse en el poder.
Como ciudadanos pertenecientes a un centro de reflexión y orientación a las
instituciones del país en materia de energía, no podemos ser ajenos a esta
situación que atraviesa el país, y para ello:
- Hemos estado participando conjuntamente con otros Centros de Reflexión,
Academias y Gremios Profesionales para estructurar un plan orientado
a rescatar la seguridad energética: suplir confiablemente las necesidades
energéticas del país; en el ordenamiento normativo del sector energético y en
la denuncia permanente sobre las irregularidades observadas en este sector.
- Hacemos causa común con otras instituciones de la Sociedad Civil para
respaldar las medidas en el área política, económica y social del país, que
conduzcan al logro de los objetivos del camino hacia la libertad, la democracia
y el rescate de la dignidad.
En consecuencia damos nuestro total apoyo a los poderes públicos legítimos, y
exhortamos a los Ciudadanos y a las Organizaciones de la Sociedad Civil, para
que nos agrupemos en un gran frente de Movimientos de la Sociedad Civil para
asumir la RESISTENCIA ACTIVA CIUDADANA, no violenta, amparada en el
deber que nos impone la Constitución Nacional, para rechazar a todo aquel que
usurpe el poder, y actúe al margen de la Constitución y la Ley, y contribuyamos
a restablecer el Estado de Derecho. Solo así acabaremos con la dictadura y el
sistema que la soporta, rescataremos el Estado de Derecho, la libertad, la
dignidad ciudadana y la majestad de los poderes públicos, y lograremos la
liberación de los presos políticos y de conciencia, y el país podrá elegir
democráticamente sus poderes dentro de lo establecido en la Constitución
Nacional.