You are on page 1of 111
2a etna tas Lice ate ha aM Ye SR aol biter ete Teco mts domes Senha cs Con Cairae erie rnite pretest BCE CCE ca yg STE ee cion, flor de un dia, jamas Cin ieici ante fare) Omer ecteery Corse ircmtnr tity CTE EUS CM ctonte itt ee Pema sitete BLOM Con eescniaes ssn Perce et tc Morons arose tah Urata iets eae sets le Riemer erate cog Roget etnies tin Poet Uae EY qite tinen- esta practica Raub euclae rss tsee coe PSI reseed nia PACT fea otra on raat te Pie eeaeloaiar te ta dramatica, ha traduci- Co ksten ene Beer tat lot STEMS Ctey castellana las notas opor- ICE eos Rea cics ey Sea TG iag Se RN it la RES 2 a Ae ee te a pr LE a iP lt, Mid ol ANNE UBERSFELD SEMIOTICA bY YANG Ti Acuna aes Mets deaeity.o ‘i CATEDRA/UNIVERSIDAD DE MURCIA Sieiocae ret ll | a | 88437160876 IWULVAL VOLLOIWAS a pS: ANNE UBERSFELD SEMIOTICA TEATRAL "TRADUCCION ¥ ADAPTACION DE Francisco Tonnes MONREAL CATEDRA/UNIVERSIDAD DE MURCIA Signo e imagen Director de la colecci6n: Jenaro Telens Titulo original de Is obra: ‘Lire le Théaire fl ocumentacin gifca de cubits Femando, Mai occa Ear ieeses trado, de Jaco Beaavente © Sccrctatiado de, publicaciones ¢ intercambio ‘entifico, Universidad de Murcia ‘© Editions Socales/Messidor © Feiciones Citedra, S. A. 1989 Josefa Valeirel, 27. 28027-Madeid ‘Depésita legal MC 39.867-1989 ‘ Impreso ea Lave Los Lance, ave 6. Humanes (Maid) Introduccién No se puede leer teatro. Esto ¢s algo que todos saben o creen sabe: Lo saben, por desgracia, esos editores que sdlo publican las obras de lectura recomendada en las instituciones docentes, No lo ignoran los profesores, que dificilmente disimulan su angustia a la hora de explicar ode intentar explicar un documento textual cuyas claves escapan al li- bro, Los comediantes, Jos directores escéniicos —que creen conocer el problema mejor que nidie— miran con cierto desdéa y cecela todo tipo de exégesis universitarias por considerarlas iniitiles y soporiferas. Sabelo también el simple lector, ese lector que, cada, vez que se arriesga a la empresa de Ia lectura, tropieza con las dificultades de unos textos ‘que no parece hayan sido escritos iin ‘el consumo fibresco, No todo el mundo posee el habito «técnicoy del teatro representado o la imagina~ cidn especial que se requiere para constmuir, al hilo de la lectura, una representacién ficticia. Y, no obstante, esto es lo que todos hacemos. ‘Operacion individualista que, por una serie de razones que pronto va~ ‘mos a ver, no se justfica ni en la teoria ni en la prictica. Debemos, entonces, renunciar a leer el teatro, o habremos de leer= lo como un objeto literario mas? Es decir, ghemos de lees a Racine como si de un extenso poema se tratase; Berenice, como una clegia; Fe- dra, como el apasionado episodio de Dido en la Eneida de Virgilio? Se puede Icer a Musset o al Duque de Rivas como a los novelistas del 21x; las comedias de capa y espada como a Lor tres mosgueteros; Polieuctes q La vide e tutto, como los Pensanienos, de Pascal, o El erteée de Gra- cian? Admitanios que no se pueda eleer» el teatro. Y, pese a ello, hay que leerlo. Ha de leerlo, en primer lugar, quien, por cualquier razén, ande metido en la prictica teatral (amateurs y profesionales, especta- dores asiduos, todos yuelven al texto como a una fuente o referencia). Leen también teatro los amantes y profesionales de la iteratra, profe- 7