You are on page 1of 51

Altas capacidades

Puedes ampliar esta información a través de la bibliografía que recomendamos, así como en los
numerosos artículos que publicamos en nuestra revista “La estación”

Más de 20 años de los superdotados, niños y sus familias, así como adultos.

Altas capacidades o superdotados


Actualmente, el término alta capacidad ha evolucionado desde los primeros estudios que lo
asociaban a alto rendimiento académico y más tarde a un elevado Cociente Intelectual (CI), hasta
nuestros días, cuando se define como un potencial a desarrollar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que una persona es “superdotada” cuando
su Cociente Intelectual es igual o superior a 130. Sin embargo, los test de inteligencia no son
exactos y hoy en día los especialistas en el diagnóstico de la Alta Capacidad no tienen en cuenta
únicamente este dato, ya que no creen que exista un punto de corte igual para todos. Por eso,
valoran esta medida (el CI) como un indicador más, dando lugar a una evaluación multi-
dimensional (no sólo psicométrica), que tiene en cuenta otros indicadores cuantitativos y
cualitativos como son la creatividad, el estilo de aprendizaje, el desarrollo evolutivo, y otras
características propias de la alta capacidad.
Los estudios más recientes se alejan de este rígido baremo y prefieren referirse a los niños/as de
Altas Capacidades como aquellos que tienen una capacidad de aprendizaje muy superior y una
forma de aprender radicalmente distinta, que los diferencia del resto de niños de su edad.

“Esto no quiere decir que el CI o el nivel de rendimiento académico de un alumno no deba ser
tenido en cuenta como uno de los criterios, quiere decir simplemente que no debería de ser el
único criterio a la hora de identificar a un alumno para cualquier programa de enriquecimiento o
de atención a la alta capacidad intelectual” (J. Renzulli, Revista de Educación nº368. MECD)
Por otra parte, la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner (1983) marcó otra evolución de
la concepción de las altas capacidades y define a la persona con alta capacidad como aquella que,
tras diversas pruebas realizadas por un experto, muestra percentiles altos (por encima del 75) en
todas las capacidades.

En España, esta concepción se refleja en el modelo de Castelló y Batlle, que entiende como Alta
Capacidad el perfil del alumnado que dispone de una capacidad intelectual globalmente situada
por encima del percentil 75 en todos los ámbitos de la inteligencia tanto convergente como
divergente, incluyendo distintas aptitudes intelectuales, como pueden ser razonamiento verbal,
razonamiento lógico, memoria, creatividad, y razonamiento fluido. Este modelo también incluye el
perfil de talento simple, que se refiere al alumnado que muestra una elevada aptitud o competencia
en un ámbito específico, por encima del percentil 95, como el verbal, matemático, lógico o
creativo, entre otros; así como la combinación de varias aptitudes específicas que puntúan por
encima de un percentil 80 dando lugar a talentos complejos.

Por tanto, se considera dentro de las Altas Capacidades Intelectuales (ACI) dos conceptos
diferentes que son el de talento y el de superdotación. Talento es aquella persona que destaca en
uno, dos o tres de los ocho tipos de inteligencia (lingüístico-verbal, lógica-matemática, espacial,
musical, corporal cenestésica, intra-personal, inter-personal y naturalista) descritos por el
psicólogo norteamericano Howard Earl Gardner en 1983.

En EEUU, la National Association for Gifted Children define a las personas de alta capacidad
como:
“Aquéllas que demuestran un nivel de aptitud sobresaliente (definido como una capacidad
excepcional para razonar y aprender) o competencia (desempeño documentado o rendimiento que
los sitúe en el 10% superior, o por encima, respecto al grupo normativo) en uno o más dominios.
Los dominios incluyen cualquier área de actividad estructurada con su propio sistema simbólico
(las Matemáticas, la Música, la Lengua…) o su propio conjunto de destrezas sensorio motrices (la
Pintura, la Danza, los Deportes…)”.
Según el Ministerio de Educación, en España hay 27.133 alumnos de altas capacidades (curso
2016-17). Esta cifra supone solo el 0,33% del total de alumnos matriculados, muy alejada del
porcentaje de alumnos de altas capacidades estimado por los estudios más recientes (10%). La
gran mayoría de estos alumnos sigue, por tanto, sin identificar ni atender.

¿Cómo es el alumno de altas capacidades?


Muchas veces se entiende que un alumno de AACC, es el que siempre saca las notas más altas, es
más ordenado, obediente, es decir, lo que se entiende como un alumno brillante, que se esfuerza en
sus tareas. Pero normalmente, la conducta de los alumnos de AACC, es más bien todo lo contrario:
suelen ser los más despistados, menos trabajadores, desordenados, desobedientes… Se dan incluso
casos en los que el tutor, solicita el consentimiento a los padres para valorar, pues piensa que el
alumno es algo retrasado o TDAH, bipolar o asperger.

Respecto a la distribución por sexo de las altas capacidades, está demostrado que el número de
niñas es parejo al de niños, pero las niñas tienden a camuflarse más, ya que sufren una mayor
presión social.

Es importante destacar que se dan también casos de coexistencia de alta capacidad y dificultades
de aprendizaje (dislexia, discalculia…); ambos rasgos se pueden enmascarar mutuamente. De esta
forma, la superioridad de razonamiento que se demuestra en los debates en clase, no puede ser
demostrada en los exámenes escritos, lo que a menudo les lleva a ser etiquetados como
“inteligente, pero vago”.

Se detallan a continuación algunos rasgos cognitivos de las personas con altas capacidades
intelectuales:

 Muy observador
 Extremadamente curioso
 Intereses intensos
 Excelente memoria
 Gran capacidad de atención
 Excelentes habilidades de razonamiento
 Poderes de abstracción, conceptualización y síntesis bien desarrollados
 Capacidad para ver relaciones entre ideas, objetos o hechos, rápida y fácilmente
 Pensamiento fluido y flexible, elaborado y original
 Excelentes habilidades de solución de problemas
 Aprendizaje rápido, con poca práctica y repetición
 Imaginación inusual y/o vívida
Y algunos rasgos sociales y emocionales:

 Interés por temas filosóficos y sociales


 Altamente sensible, emocional y hasta físicamente
 Preocupación por la equidad y la justicia
 Perfeccionista
 Enérgico
 Sentido del humor bien desarrollado
 Usualmente motivado intrínsecamente
 Se relaciona bien con padres, maestros y otros adultos o mayores que él
Dicho de manera más coloquial:

 Debaten todas las órdenes, desde acostarse, lavarse los dientes, hacer los deberes, repetir lo
que ya está escrito, odian las tareas repetitivas, pues ya las dominan
 Pueden sufrir dolencias psicosomáticas, la cabeza, el estómago, vómitos, fiebres rebeldes etc.
 Por otro lado, su gran sensibilidad les suele presentar alergias cutáneas, molestias al exceso
de ruido, incluso al exceso de luz. Su “mejor momento de comunicación” es al acostarse,
pues si se les pregunta en otro momento, su respuesta suele ser brevísima. Suelen tener llanto
sin aparente motivo y se sienten incomprendidos
 Sienten las cosas con más intensidad y perciben intenciones que otros no ven, pues poseen
una percepción sensorial exacerbada. El niño superdotado siente el mundo con todos los
sentidos despiertos. Dispone de capacidades muy superiores en los órganos sensitivos y bien
dispuestas. Tienen un desarrollo neurológico que les permite percibir más detalles y
procesarlos muy rápidamente. Este exceso de estímulos es lo que genera reacciones más
intensas. No es negativo, es un don que hay que comprender y una cualidad muy apreciable
en algunos ámbitos profesionales y personales
De todo lo expuesto, una de las conclusiones a destacar, es que la superdotación, al igual que
posee una componente intelectual muy potente, goza de unas características emocionales propias,
entre las que sobresale la intensidad. Una gran riqueza y complejidad (en el mejor sentido de la
palabra) intelectual, va unida a una gran amplitud de matices emocionales, a un mundo interior
muy desarrollado y complejo, en cuanto a emociones se refiere. Es decir, que la intensidad
emocional en las personas superdotadas no es una cuestión de “sentir más, con más fuerza” que la
mayoría de la gente, sino que estamos ante una manera diferente de sentir: con viveza, de manera
absorbente, con gran penetración y complejidad.

Esta hipersensibilidad se conoce como las ”sobreexcitabilidades de Dabrowski”.

Una buena estima hacia uno mismo es un factor esencial de equilibrio psicológico y un motor de
éxito en la vida; la autoestima comporta una dimensión esencial, que es la creencia en la
posibilidad de ser amado. Construir su identidad es sentirse a sí mismo, singular, único, como la
rosa del Principito, pero es también sentirse parte integrante de un grupo, parecido a otros. El
sentimiento de pertenencia es un parámetro indispensable. Sin embargo, en el niño superdotado, la
construcción de su propia imagen no es sencilla y será diferente si el niño fue detectado o no, y en
caso afirmativo, según la edad en la cual fue identificado como un niño superdotado. Sea cual sea
el caso, el superdotado debe franquear un cierto número de delicados pasajes en la aventura de
construir su identidad; en todas las etapas, el mayor riesgo es la construcción de un falso self, es
decir, de un falso yo construido en función de los otros y no de acuerdo con lo que se es realmente.
La construcción de un falso yo crea un conflicto interno permanente alrededor de la imagen de uno
mismo: ¿ser lo que yo siento que soy o ser lo que los otros esperan de mí?
Puedes ampliar esta información a través de nuestra página web
informativa www.altascapacidadesytalentos.com , la bibliografía que recomendamos, así como en
los numerosos artículos que publicamos en nuestra revista “La estación”.
AEST, más de 25 años ayudando a los superdotados, tanto adultos como niños y sus familias.

http://www.aest.es/altas-capacidades/
Qué son las Altas Capacidades Intelectuales
CARACTERÍSTICAS, NOTICIAS
AACC, ACI, ALTA CAPACIDAD INTELECTUAL, ALTAS CAPACIDADES, ALTAS CAPACIDADES
INTELECTUALES, SUPERDOTACION, SUPERDOTADO, SUPERDOTADOS, TALENTO, TALENTOSO, T
ALENTOSOS

Una inteligencia muy superior a la media, un


potencial para desarrollar, una forma de aprender y
de sentir diferente, y un desarrollo asincrónico
La superdotación, la inteligencia y el talento son conceptos que pueden tener
diferentes significados según las culturas. Por ese motivo, no existe una definición
universalmente aceptada de lo que son las Altas Capacidades.

Actualmente, el término alta capacidad ha evolucionado desde los primeros


estudios que lo asociaban a alto rendimiento académico y más tarde a un elevado
Cociente Intelectual (CI), hasta nuestros días, cuando se define como un
potencial a desarrollar.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que una persona es
“superdotada” cuando su Cociente Intelectual es igual o superior a 130. Sin embargo,
los test de inteligencia no son exactos y hoy en día los especialistas en el diagnóstico
de la Alta Capacidad no tienen en cuenta únicamente este dato, ya que no creen que
exista un punto de corte igual para todos. Por eso, valoran esta medida (el CI) como
un indicador más, dando lugar a una evaluación multi-dimensional (no sólo
psicométrica), que tiene en cuenta otros indicadores cuantitativos y cualitativos como
son la creatividad, el estilo de aprendizaje, el desarrollo evolutivo, y otras
características propias de la alta capacidad.
Los estudios más recientes se alejan de este rígido baremo y prefieren referirse a los
niños/as de Altas Capacidades como aquellos que tienen una capacidad de
aprendizaje muy superior y una forma de aprender radicalmente distinta, que los
diferencia del resto de niños de su edad.
“Esto no quiere decir que el CI o el nivel de rendimiento académico de un alumno
no deba ser tenido en cuenta como uno de los criterios, quiere decir simplemente
que no debería de ser el único criterio a la hora de identificar a un alumno para
cualquier programa de enriquecimiento o de atención a la alta capacidad
intelectual” (J. Renzulli, Revista de Educación nº368. MECD)

Por otra parte, la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner (1983) marcó otra
evolución de la concepción de las altas capacidades y define a la persona con alta
capacidad como aquella que, tras diversas pruebas realizadas por un experto, muestra
percentiles altos (por encima del 75) en todas las capacidades.

En España, esta concepción se refleja en el modelo de Castelló y Batlle, que


entiende como Alta Capacidad el perfil del alumnado que dispone de una capacidad
intelectual globalmente situada por encima del percentil 75 en todos los ámbitos de
la inteligencia tanto convergente como divergente, incluyendo distintas aptitudes
intelectuales, como pueden ser razonamiento verbal, razonamiento lógico, memoria,
creatividad, y razonamiento fluido. Este modelo también incluye el perfil de talento
simple, que se refiere al alumnado que muestra una elevada aptitud o competencia
en un ámbito específico, por encima del percentil 95, como el verbal, matemático,
lógico o creativo, entre otros; así como la combinación de varias aptitudes
específicas que puntúan por encima de un percentil 80 dando lugar a talentos
complejos.

En EEUU, la National Association for Gifted Children define a las personas de alta
capacidad como:
“Aquéllas que demuestran un nivel de aptitud sobresaliente (definido como una
capacidad excepcional para razonar y aprender) o competencia (desempeño
documentado o rendimiento que los sitúe en el 10% superior, o por encima, respecto
al grupo normativo) en uno o más dominios. Los dominios incluyen cualquier área
de actividad estructurada con su propio sistema simbólico (las Matemáticas, la
Música, la Lengua…) o su propio conjunto de destrezas sensorio motrices (la
Pintura, la Danza, los Deportes…)”.
Altas Capacidades/Alto rendimiento académico

A menudo, se suelen confundir las Altas Capacidades con el “alto rendimiento


académico”. Pensamos que se trata de niños precoces, responsables, que muestran un
especial interés por seguir la clase. Esperamos un niño silencioso y aplicado, que todo
lo sabe, escribe perfectamente y lee sin parar. Sin embargo, muchas veces la
inteligencia implica justo lo contrario: inquietud (tanto física como mental), rebeldía
y dificultad para aceptar las normas cuando no son razonadas. De hecho, puede
confundirse con el controvertido TDA-H (‘Trastorno de Déficit de Atención con o
sin Hiperactividad’).
La principal diferencia entre un alumno brillante y uno de Altas Capacidades está en
la gran sensibilidad demostrada por éste último.

Un potencial para desarrollar

Las Altas Capacidades expresan un potencial para desarrollar. Sin embargo, para
que este potencial sobresalga convirtiéndose en un talento tangible es necesario que
escuela y familia trabajen juntas, fortaleciendo el carácter y la personalidad del
niño, y ofreciéndole los estímulos y retos necesarios.También hay que tener en
cuenta que algunos niños dotados con aptitudes excepcionales pueden no mostrar
niveles excepcionales de rendimiento debido a circunstancias ambientales, como
pobreza, discriminación, barreras culturales, discapacidades, trastornos de
aprendizaje, problemas de motivación, emocionales etc…

Una forma de aprender diferente

El cerebro de estos niños tiene una mayor capacidad lógica. Razonan mejor y
aprenden mucho más rápido. Poseen un vocabulario y una capacidad verbal más
desarrollados.
Las Altas Capacidades otorgan al alumno una forma y ritmo de aprendizaje diferente
que no siempre encajan con el actual sistema de enseñanza (que establece límites
según el currículum y la edad del alumno). Muchos de estos niños poseen habilidades
que no destacan en la escuela actual (como la visión estratégica, la creatividad, la
resolución de problemas complejos, la incorporación de soluciones diferentes, el
liderazgo de grupos, la interrelación de conceptos entre las distintas asignaturas…)
Otros tienen intereses en los que no pueden ahondar porque el currículum no los
contempla en ese momento (como la astronomía, la química, la física, la historia, la
filosofía…)

Una forma de sentir diferente

Las personas de Altas Capacidades tienen una especial sensibilidad. Debido a su


intensidad emocional, los niños con AACC suelen ser acusados de melodramáticos.
Sin embargo, las emociones que sienten son reales. Para ellos un grano de arena es
realmente una montaña.
El psicólogo y psiquiatra polaco Kazimierz Dabrowsky, conocido por
sus investigaciones en este campo, asegura que estos niños “tienen una capacidad de
emocionarse profundamente. Desarrollan fuertes vínculos con personas, lugares y
cosas”. Según las investigaciones de la psicóloga estadounidense Leta Hollingworth,
el 90% de estos niños tienen una sensibilidad muy alta, así como un elevado sentido
de la justicia.

Un desarrollo asincrónico

Según describió el psicólogo infantil especialista en superdotación Jean C.


Terrasier, en 1994, los niños de Altas Capacidades suelen tener un desarrollo
asincrónico, ya que su desarrollo intelectual va por delante de su crecimiento.
Como consecuencia, las funciones cognitivas y emocionales se pueden desarrollar
de forma desigual. Esto significa que pueden ser capaces de entender determinados
acontecimientos o ideas al nivel de un adulto, pero no de gestionar las emociones
que les provocan, ya que, debido a su corta edad y poca experiencia, aún no tienen
las herramientas necesarias para hacerlo. De igual modo, su elevada capacidad de
razonamiento tampoco está al mismo nivel de su capacidad de expresión. Es decir,
que son capaces de comprender cosas que aún no puede expresar con palabras.
También se produce una disincronía social, porque se sienten diferentes al resto de
sus compañeros. Algunos tratan de adaptarse al grupo, e incluso liderarlo, pero otros
se aíslan voluntariamente en su propio mundo y desarrollan un comportamiento
similar al que se observa en los niños con Síndrome de Asperger.

Este desarrollo asincrónico puede hacerles parecer más inmaduros de lo que son y,
en ocasiones, generarles problemas para aprender a escribir, ya que su desarrollo
motriz no siempre está ajustado con su evolución intelectual.

VÍDEO DE LA PEDAGOGA ESPECIALIZADA EN


ALTAS CAPACIDADES MAITE GARNICA

© Ana Díaz. Periodista.


@anai_dj

PARA SABER MÁS


 Silverman, Linda: Giftedness 101, The Psych 101 Series, Springer Pulishing
Company. 2013.
 Nacional Asociation for Gifted Children
 Sobre la excitabilidad en los superdotados. Sopporting Emotional Needs of the
Gifted. http://sengifted.org/
 GARNICA, Maite: Cómo reconocer a un niño superdotado. Libros Cúpula.
 ALEGRÍA, Eva R; PÉREZ, José Luis; RUIZ MAHAMUD, Félix: A mí no me
parece. Casos prácticos para comprender la alta capacidad. Editorial Paraninfo.
 Sylvia Sastre i Riba, Montse Domènech Auqué: La identificación diferencial de la
superdotación y el talento. Faisca: revista de altas capacidades, ISSN 1136-
8136, Nº. 7, 1999, págs. 23-49.
 ACEREDA EXTREMIANA, Amparo: Niños superdotados. Editorial Pirámide.
2010.
 Grafía y Altas Capacidades: La letra de los niños con altas capacidades. Publicado
en la web altascapacidadesytalentos.com el 26 de febrero.

Fotografía:
Pixabay.com
CC0 Public Domain
Gratis para usos comerciales
No es necesario reconocimiento

Anterior entrada:Grafía y Altas Capacidades

Siguiente entrada:Mujer y superdotación

11 comentarios:


Johnc687
Un gran post. ¿Puedo utilizar una porción de él en mi sitio? Por supuesto enlazará a su sitio para que la
gente pueda leer el artículo completo si lo desea. Gracias de cualquier manera.

REPLY

o
altascapacidadesytalentos
Hola. Por supuesto que puedes utilizarlo, pero, por favor, cita nuestra web y enlaza el
contenido. Gracias.

REPLY


joel
Yo tengo un C.I. de 140 aproximadamente…Y no se si tengo una velocidad de procesamiento cerebral tan
alto, aunque me gusta mucho las matemáticas y la literatura… unas de mis materias favoritas, cuando hago
algo que me interesa lo hago por mucho tiempo… como 3 horas como máximo…

REPLY


guillermo rosas
hola…me pueden enviar la referencia donde La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que
una persona es “superdotada” cuando su cociente intelectual es igual o superior a 130

REPLY

o
Altascapacidadesytalentos
Buenos días, Guillermo.

Lo primero que queremos decirte es que la superdotación no es una enfermedad, es un don.


Por lo tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no se ocupa de ella directamente
como tal. Lo que sí es cierto es que en muchos gráficos elaborados por la OMS se sitúa la
superdotación (“gifted”) en un CI 130, es decir, dos desviaciones típicas por encima de la
media. Sin embargo, tal y como se explica en el artículo, en las últimas décadas, los
investigadores internacionales más reputados en el ámbito de las altas capacidades y la
superdotación (como Joseph Renzulli, Jeanne Siaud Facchin, Steven Pfeiffer o Javier
Tourón) no creen que exista un punto de corte igual para todos. Consideran que la
superdotación y las altas capacidades van más allá de una cifra de CI, por lo que valoran esta
medida como un indicador más y también tienen en cuenta otros indicadores cualitativos.

Espero haber respondido a tu pregunta.

Un saludo.

REPLY


Amparo
Buenas tardes,
Me gustaría saber la diferencia conceptual entre superdotado y altas capacidades.
Gracias

REPLY

o
Altascapacidadesytalentos
Buenos días, Amparo.

Dentro de las Altas Capacidades Intelectuales (ACI) nos encontramos dos conceptos
diferentes: el talento y la superdotación.

Actualmente, el término alta capacidad se utiliza para referirse a lo que antes


denominábamos “superdotación”, incluyendo también a las personas con talentos.

Hasta ahora, la Organización Mundial de la Salud situaba la superdotación en un Cociente


Intelectual (CI) superior a 130. En la actualidad, los especialistas e investigadores más
reputados en el ámbito de la alta capacidad (como Joseph Renzulli, Jeanne Siaud Facchin,
Steven Pfeiffer o Javier Tourón) no creen que exista un punto de corte igual para todos.
Consideran que la superdotación y las altas capacidades van más allá de una cifra de CI, por
lo que valoran esta medida como un indicador más y también tienen en cuenta otros
indicadores cualitativos.

Si tenemos en cuenta la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner (1983), podemos


definir al superdotado como aquella persona que, tras diversos test realizados por un experto,
muestra percentiles altos (por encima del 75) en todos los tipos de inteligencia. Esto significa
que estaría por encima del 75% de los individuos del grupo al que pertenece.

Se considera talentos a aquellas personas que destacan muy por encima de la media
(alrededor del percentil 95) en algún tipo de inteligencia (o varios).

No obstante, la superdotación, la inteligencia y el talento son conceptos que pueden tener


diferentes significados según las culturas. Por ese motivo, no existe una definición
universalmente aceptada de lo que son las Altas Capacidades (AACC) o la superdotación.

En este trabajo titulado “La identificación diferencial de la superdotación y el talento”, de


Sylvia Sastre i Riba y Montse Domènech, publicado por la Universidad Internacional de la
Rioja (UNIR) en la revista Faisca: revista de altas capacidades, (págs. 23-49) está bastante
detallado. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2476234
Un saludo.

REPLY


Adriana Ovalles
Buenas tardes, para mi trabajo de investigacion me interesaria citar el post Cómo identificar a los ‘niños
regalo’ ubicado en el link http://www.altascapacidadesytalentos.com/el-modelo-renzulli/
Gracias de antemano
REPLY

o
Altascapacidadesytalentos
Hola Adriana. Por supuesto que puedes citar el artículo y a la asociación AEST que auspicia
la web. Muchas gracias.

Un saludo.

REPLY

Maribel
Buenas tardes; recién encontraron en mi hija de 16 años un CI 140. Lleva 5 meses muy deprimida , han
pasado muchas cosas…
Para no hacerlo largo, rogaría porfavor me indicaran que opinión les merece el Dr. Javier Berché de
Barcelona. Estamos perdidos.
Muchas gracias.

REPLY

o
Altascapacidadesytalentos
Hola Maribel. Podemos decirte que se trata de un experto en altas capacidades, por lo que sus
valoraciones son buenas.

REPLY
http://www.altascapacidadesytalentos.com/que-significa-tener-las-altas-capacidades/
¿QUÉ SON LAS ALTAS
CAPACIDADES
INTELECTUALES?
El niño de Alta Capacidad Intelectual es igual que cualquier niño. Tener una capacidad intelectual
superior, y por tanto un funcionamiento mental más rápido, no garantiza un desarrollo social,
afectivo y personal igualmente avanzado.
Antes de comenzar, hagamos una aclaración de conceptos relacionados con las altas
capacidades intelectuales (MEC, 2000):

Z
Superdotado
Presentan un nivel de rendimiento intelectual superior en una amplia gama de aptitudes y
capacidades, aprenden con facilidad cualquier área o materia. El cociente intelectual debe ser
igual o superior a 130.

Z
Prodigio
Realiza una actividad fuera de lo común para su edad. Produce algo que puede competir en un
campo específico con los adultos. Se caracteriza por la competencia específica prematura y
admirable.

Z
Talento
Muestran habilidades específicas en áreas muy concretas. Se puede hablar de talento
académico, talento matemático, talento verbal, talento motor, talento social, talento artístico,
talento musical, talento creativo…

Z
Genio
Tiene excepcionales capacidades en inteligencia y creatividad, y ha producido una obra
importante para la cultura en que vive, que la sociedad reconoce y exalta. Se caracteriza por la
competencia general y específica. El individuo que dentro de la superdotación y, gracias a su
compromiso con la tarea, logra una obra genial. Antes se identificaba al genio con un cociente
intelectual extraordinario, superior a 170/180. Es falsa la comparación entre “genio” y
“superdotado”. A veces al superdotado se le exigen actuaciones propias del genio.

Z
Precoz
Manifiestan cualidades de superdotación, alta capacidad o talento a edades tempranas y que,
posteriormente, en la adolescencia o edad adulta no mantienen esa diferencia significativa
respecto a su grupo normativo de edad.

Z
Eminencia
Sujeto que, debido a la perseverancia, oportunidad, azar, suerte, etcétera, ha producido una obra
genial sin que el nivel intelectual sea el factor determinante. Se caracteriza por la competencia
concausal.

Características más significativas de los


niños y niñas con altas capacidades
intelectuales y/o Sobredotados
Ámbito intelectual cognitivo
Ámbito de la creatividad
Ámbito afectivo-emocional-social
Ámbito de la motivación e interés
Principales problemas o dificultades con los
que se pueden encontrar los niños y niñas de
Altas Capacidades Intelectuales
Síndrome de la disincronía
Efecto pigmalión negativo o los factores de deterioro de la inteligencia
http://www.centrocadis.com/que-son-las-altas-capacidades/
Carta de una madre de un niño con Altas Capacidades a la dirección de uno
de los mejores colegios de Madrid después de escuchar cómo en la
bienvenida al curso se burlaban de los padres que creían tener niños con altas
capacidades y superdotados, buscando la carcajada general:

“Estimados director del colegio, director técnico de primaria y orientador


escolar. Soy la madre de 3 niños que han estudiado en este colegio. Los dos
pequeños siguen estudiando primaria aquí y son muy felices, pero por
desgracia, el mayor (de 11 años) y diagnosticado de altas capacidades, está
comenzando este mes la educación secundaria en otro centro, en parte por la
falta de sensibilidad del colegio hacia su pequeña diferencia.

Ayer asistí a la reunión de inicio de curso de primero y segundo de primaria, y


estoy de acuerdo en que formamos parte de un gran colegio del que podemos
sentirnos orgullosos. Estoy también de acuerdo en que este legado nos obliga
a intentar mejorar el colegio cada día, y por eso me he animado a escribir esta
carta. Entiendo que todas las organizaciones deben agradecer la crítica
constructiva como única forma de conocer sus debilidades y poder mejorarlas.

Ayer no quise ser la nota discordante en el sentimiento de unión entre colegio


y familias que se respiró en la reunión y por eso no intervine al final de la
reunión, pero en un momento de la reunión me sentí muy dolida. Me refiero al
comentario del orientador sobre que en estos momentos se está abusando
fuera del colegio del diagnóstico de altas capacidades, y en concreto me dolió
que la respuesta del público, buscada o no, fuera la carcajada general.

Pero lo peor de este comentario es que padres que puedan sospechar que su
hijo tiene altas capacidades, por comentarios como este, dejen de llevar a sus
hijos a un especialista que les pueda diagnosticar y ayudar (paradójicamente
este especialista debería ser precisamente la persona que ayer dijo a 200
familias que cree que se está abusando de este diagnóstico).

La labor de un servicio de orientación es impulsar a que se hagan diagnósticos


correctos y de forma precoz (de esta condición y de otras) que permitan que
las familias reciban el asesoramiento y que los niños reciban el tratamiento
adecuado a sus dificultades, que por otro lado está garantizado por ley y
existen recursos públicos de los que mi hijo se ha beneficiado mucho. Si
nosotros no hubiéramos buscado fuera del colegio el diagnóstico, no hubiera
sido así, ya que, aun con todos los marcadores positivos, el servicio de
orientación del colegio no nos informó de que nuestro hijo tuviera ningún
problema hasta que aparecieron las complicaciones (dificultades para la
integración social, depresión, baja autoestima, frustración) cuando el niño
tenía 7 años, 5 años después del inicio de su escolarización en este centro.

En estos años me he hecho una experta en Altas capacidades especialmente


porque he leído el material que la Consejería de Educación de la Comunidad
de Madrid tiene publicado sobre el tema y disponible de forma gratuita y sin
registro en su página web. Me ha ayudado a comprenderlo mi profesión de
neuróloga, pero principalmente el convivir con mi hijo y vivir de cerca sus
problemas.

Me gustaría aclarar unos conceptos sobre las


altas capacidades
– La prevalencia de las altas capacidades en niños en edad escolar se estima
en todos los estudios que se han realizado en torno al 3-5%. Siendo así en un
colegio con más de 2.000 alumnos, debería haber entre 60 y más de 100
niños con este diagnóstico (entre 3 y 5 niños por curso de 100 alumnos). Si
estas cifras no se superan en el colegio, pienso que es totalmente erróneo el
comentario vertido ayer por el orientador sobre que se está
sobrediagnosticando, al contrario creo que en este colegio hay un importante
infradiagnóstico.

– Cuando unos padres decimos que sospechamos que nuestro hijo tiene altas
capacidades, a veces sentimos que el que nos escucha entiende que estamos
diciendo que el niño es más listo que otros. Por favor, no lo entendáis así,
queremos decir que nuestro hijo necesita su ayuda, y que nadie más que el
profesorado del colegio puede darle esa ayuda. Se trata de niños pequeños
con una alta sensibilidad (también hacia los comentarios de otros niños y
profesores) y dificultades para la socialización porque son un poco diferentes,
y necesitan que el profesor sea consciente de este problema y arrope al niño.
El que el niño no tenga problemas de aprendizaje en matemáticas no implica
que haya que olvidarse de él.

– Es urgente que el servicio de orientación, los profesores y la dirección del


colegio tengan una mejor formación sobre lo que significa tener altas
capacidades y sobre cómo ayudar a estos niños, para que casos como el de
mi hijo no se sigan repitiendo año tras año.

– Desde luego desalentar a los padres de forma pública a confirmar este


diagnóstico en caso de sospecha no es el camino, ni en esta ni en ninguna
otra condición como la dislexia o el TDAH, al contrario debe estudiarse cada
caso y dar la oportunidad a cada niño de recibir el mejor tratamiento.

Muchas gracias por su atención.”

https://www.elmundodelsuperdotado.com/carta-madre-altas-capacidades/
Estas son las señales que presentan los
niños con altas capacidades
Son autocríticos, pefeccionistas, movidos... Conozca si tiene un niño con superdotación
en su casa

gema lendoiro
Actualizado:19/10/2015 12:18h1

Niños que desde bebés han resultado ser precoces, diferentes, con un

carácter también distinto. Suelen ser niños que, a menudo, tienen

mayor capacidad, pero si esto no se diagnostica a tiempo puede tener

graves consecuencias, por ejemplo el fracaso escolar. Olga

Carmona, experta en Diagnóstico y Atención Psicopedagógica de

Niños con Altas Capacidades, ha concedido a ABC Familia una

entrevista en la que ofrece pautas a los padres para que sepan qué

hacer si tienen un hijo que posiblemente tenga altas capacidades.

—¿En qué consiste tener altas capacidades? ¿Es lo mismo que ser

superdotado?

—Altas Capacidades Intelectuales es un concepto que engloba,

sobredotación, talento y precocidad intelectual. Simplificando mucho


y para entenderlo, la Organización Mundial de la Salud

(OMS) establece que los superdotados son aquellos niños que tienen

un coeficiente de inteligencia igual o superior a

130. Elsuperdotado posee una excepcionalidad muy superior en todas

las áreas y aptitudes de la inteligencia, es la expresión máxima de la

inteligencia humana.
Las personas con talento puntúan alto en una aptitud específica

(talento simple) o en varias combinadas (talento complejo), pero

están dentro de la media o incluso por debajo, en el resto de aptitudes.

Por ejemplo, si tomamos como referencia el modelo de I nteligencias

Múltiples de Gardner, un talento simple podría dar muy elevado

en inteligencia corporal –cinestésica— como es el caso de los

jugadores de fútbol, pero da normal o incluso bajo en el resto.


La precocidad intelectual definiría aquellos niños que

adquirieron de forma temprana algunos hitos intelectuales o

psicomotrices, por ejemplo comenzaron a hablar antes de los dos

años o a escribir antes que el resto de sus compañeros de edad. Todos

los niños superdotados son precoces intelectualmente, pero no todos

los precoces devienen en superdotados. Es decir, cabe esperar que

algunos de esos niños precoces acaben por estabilizarse con el paso

del tiempo, si bien no es lo más frecuente.

En ambos casos, tanto en el talento como en la sobredotación, la

creatividad tiene un papel protagonista, ya que el perfil de estas

personas es altamente creativo.

—Cómo se sabe que un niño tiene altas capacidades?


—A través de una evaluación completa hecha por expertos. Esta

evaluación debe incluir coeficiente intelectual, creatividad, historia de

vida y estado emocional, como mínimo.

Las señales

—¿Cuáles son los síntomas más evidentes y a partir de qué edades se

notan?

—Son bebés muy demandantes, se sobrestimulan con facilidad,

tienen un alto nivel de coordinación psicomotriz, levantan la

cabeza antes del mes de vida, vocalizan dos sonidos diferentes

sobre el mes y medio, dice su primera palabra hacia los 5 meses y a los

6 ya responden a su nombre.
Posteriormente aparecen otras características comunes a la mayoría

de los superdotados:

Son muy intensos emocional y sensorialmente: La

intensidad emocional desconcierta a los padres porque no entienden

el exceso de emocionalidad en sus reacciones. La baja tolerancia a la

frustración les hace estallar en rabietas

descomunales, reaccionan de forma exagerada a una película triste

o de miedo, muestran de forma precoz e intensa una enorme

capacidad empática y un radical sentido de la justicia y la equidad.


«Es muy frecuente que se diagnostique por error TDAH a niños

superdotados» hipersensibilidad sensorial.muy

movidos, con excedentes de energía, difíciles de


agotar,Déficit de Atención e Hiperactividad (TDA-H)
https://twitter.com/Superdotacion/status/654023824975855616
Cuestionan la autoridad y las normas si éstas no están

argumentadas y tienen sentido para ellos.

Les preocupan temas relacionados con la existencia a

edades muy tempranas, la muerte, la existencia de Dios, nuestro

origen, la justicia social.

Memoria prodigiosa, tanto a corto, como a la largo plazo y de todo

tipo incluyendo la memoria eidética, que es la capacidad de recordar

imágenes, sonidos y objetos con un nivel de detalle muy preciso y sin

necesidad de usar mnemotecnia. Se da en niños superdotados y no se

En la mayoría de los casos hacen un a prendizaje de la


encuentra en adultos.

lectoescritura muy temprano y de forma autodidacta, cuando

son escolarizados a los 3 años, muchos de ellos ya leen y escriben sin

haber recibido estimulación ni aprendizajes previos.

Poseen un vocabulario preciso, rico y muy amplio para su edad.


Predilección por juegos de carácter cognitivo, tipo puzles,

legos, etc…

Son muy autocríticos, pefeccionistas y competitivos. Gran

sentido de la independencia y por tanto, de la libertad. No resultan

fáciles de educar especialmente en sistemas familiares y escolares

rígidos y con exceso de normas.


Suelen ser muy distraídos fuera de aquello que les interesa. La

explicación está en que estos niños conviven con un cerebro que

percibe todo, todo el tiempo, por lo que tienen sobrecargas sensoriales

y emocionales, desorganización personal, distracción, retraso

en el procesamiento de la información menos relevante, bloqueos y

fatiga mental. Es común que los padres nos digan que no conciben

como su inteligente hijo no es capaz de ponerse la camiseta del

derecho o parecer «ido» cuando se le habla.


«Son niños están en un lugar con sus emociones y en otro con su

intelecto» disincronía evolutiva,

Cómo actuar

—¿Qué hacer cuando un niño tiene altas capacidades?

—Informarse todo lo posible para poder entender cuáles son las

necesidades de su hijo, aceptarle. Vivirlo como un

privilegio, no como un problema. Tener un hijo con alta capacidad

es un regalo, no una enfermedad.


https://twitter.com/Superdotacion/status/654386208974356480

—El sistema educativo español no parece muy propicio para un niño

de altas capacidades. ¿Qué le espera a ese alumno en un colegio

normal donde no será entendido ni entenderá nada?

«No es infrecuente encontrar en estos niños síntomas de ansiedad y


depresión, cuando no son diagnosticados» El niño se frustrará

y tirará la toalla.
—¿Si unos padres sospechan que su hijo tiene altas capacidades, qué

deberían hacer?

—Acudir lo antes posible a un experto para que confirme o no el

diagnóstico. La detección a edades tempranas, favorece la

canalización de todo su potencial y hace que los padres empiecen

Ser superdotado
entender no es con
y a empatizar unalas
característica, es una
necesidades reales forma
de su hijo. de ser y

por ello, una forma diferente de entender y procesar la realidad. En

la infancia, esto puede resultar muy difícil porque perciben mucha

más información de la que puede gestionar, el mundo se vuelve por

momentos hostil, lento e incomprensible para ellos. Los otros niños

tienen intereses muy diferentes a los suyos y no parecen

comprenderles, incluso muchos padres que no saben que su hijo es

distinto, intentan por todos los medios que se comporte de acuerdo al


patrón establecido para la media de los niños de su edad, lo que da

lugar a muchos desencuentros, soledades e infelicidad.

El nuevo paradigma de la superdotación y de las altas

capacidades considera que las personas superdotadas constituyen el

mayor capital humano de la sociedad, si sus dones y talentos se

educan adecuadamente (Guía Científica de las Altas Capacidades,

Gobierno de España).

Los padres somos la piedra angular en su desarrollo y su

felicidad, aunque necesitamos el apoyo de otros profesionales y

especialmente del sistema educativo para lograr que estos «niños-

regalo» puedan desplegar todo su potencial y convertirse en inmensos

bienes para sí mismos y para toda la sociedad.


«Los niños con altas capacidades se aburre ante

tareas monótonas y repetitivas»

Respecto a la forma en que el sistema educativo español incluye a los

alumnos con altas capacidades, Carmen Serrano, directora

Pedagógica del Colegio Balder en Madrid, opina que «el sistema

educativo actual sigue anclado en una línea excesivamente tradicional

donde la experimentación, la investigación y la creatividad son

relegadas a un segundo plano. Hay colegios que siguen centrados en

los libros de texto como único material de aula, en que los niños

acumulen contenidos, sin permitirles que los vivencien y establezcan

un verdadero aprendizaje significativo. Esta situación no puede ser

más desmotivante para los niños con altas capacidades; ellos

suelen tener intereses que no tienen porqué estar en el temario del

curso y les limitamos a lo que aparece en los libros "porque han de


hacer lo que los demás", cuando sabemos que se aburren

enormemente ante tareas monótonas y repetitivas que nos les supone

ningún reto intelectual. Estos alumnos necesitan que se les

comprenda, que los adultos que les rodeamos entendamos que

hemos darles espacios abiertos y flexibles donde dar rienda suelta a su

creatividad e imaginación, poniendo todos los recursos necesarios a

su alcance para que puedan desarrollar su talento. De no hacerlo,

serán niños que se sentirán incomprendidos, desubicados y

desmotivados antes un entorno escolar que no le enriquece, sino que

le ahoga, pudiendo llegar a presentarse cuadros de ansiedad,

problemas de autoestima y de habilidades sociales, e incluso llegar a

casos extremos de fracaso escolar. En definitiva, s e trata de

conocer en profundidad a cada niño que tenemos

delante, saber cuáles son sus intereses, sus inquietudes y


necesidades para, a partir de aquí, ir ofreciéndole los recursos que

necesita en cada momento de su vida escolar. El objetivo con estos

niños es, además de estimular su capacidad intelectual, desarrollar

todas esas cualidades que se engloban dentro de la llamada

inteligencia emocional que les ayudará a sacar lo mejor de sí mismos y

a integrarse de manera satisfactoria en su entorno».

https://www.abc.es/familia-padres-hijos/20151017/abci-altas-capacidades-superdotados-
201510151155.html
¿Qué son las Altas Capacidades?
 HOME
 ¿QUÉ SON LAS ALTAS CAPACIDADES?

¿Qué son las altas capacidades intelectuales?


La expresión “altas capacidades” se suele emplear de manera homóloga con el término
“sobredotación intelectual”, o con los términos superdotación y talento. Lo cierto es que es un
término mucho más amplio, procedente de la expresión anglosajona “high abilities”, o incluso se
puede extender a la expresión usada por J. Renzulli en su concepción de la sobredotación como
interacción entre tres “anillos”, uno de los cuales es la denominada “Above Average Ability”, o lo
que podríamos entender como habilidad-capacidad-aptitud por encima de la media. Los otros dos
anillos corresponderían a la creatividad y a la implicación en las tareas. Para Renzulli, la habilidad
por encima de la media se puede definir de dos maneras: como habilidad general y como
habilidad específica.

“La habilidad general consiste en la capacidad de procesar información, integrar experiencias que
llevan a respuestas apropiadas y adaptativas ante nuevas situaciones, y utilizar el razonamiento
abstracto. Ejemplos de habilidad general son el razonamiento numérico y verbal, las relaciones
espaciales, la gestión de la memoria o la fluidez verbal. La habilidad específica consiste en la
capacidad de adquirir conocimientos y habilidades o la habilidad para rendir en una o más
actividades de un tipo especializado y dentro de un intervalo restringido. Ejemplos de estas
habilidades específicas son: la química, la danza, las matemáticas, la composición musical, la
escultura o la fotografía.. Cada habilidad específica puede a su vez subdividirse en otras áreas
específicas (por ejemplo, retrato fotográfico, astrofotografía, foto periodística, etc.)” (Renzulli,
1997)
Renzulli defiende en su modelo el término “habilidad por encima de la media” para describir
ambos tipos de habilidades, tanto generales como específicas, interpretando el significado de la
expresión “por encima de la media” como un “intervalo elevado de potencial dentro de un área
determinada”. El mismo autor reconoce que algunas de estas capacidades son de difícil
evaluación, mientras que para otras, la evaluación mediante tests tradicionales suele ser
suficiente. En cualquier caso, Renzulli y sus colaboradores creen que los sujetos con “un buen
nivel de habilidad por encima de la media son individuos que rinden o que potencialmente
pueden rendir con alguna de sus capacidades”, y “representan del 15 al 20 por ciento más alto de
un área determinada del esfuerzo humano.

En la misma dirección apunta la definición dada por la Comisión Marland, a la que le fue
encargado un informe por la Oficina de Educación de Estados Unidos en 1972. Pese a su
antigüedad, es perfectamente vigente. La definición que da este Informe es la siguiente:
“Los niños bien dotados (gifted) y con talento son aquellos identificados por profesionales
cualificados y que, en virtud de sus altas capacidades, son capaces de alta ejecución. Son niños
que requieren programas educativos diferenciados y servicios, más allá de las provisiones
normalmente contenidas en el programa escolar regular en orden a realizar su contribución a sí
mismos y a la sociedad.
Los sujetos capaces de altas realizaciones incluyen a todos aquellos con demostrado o potencial
rendimiento en alguna de las áreas siguientes:

 Inteligencia general.
 Aptitud académica específica.
 Pensamiento creativo o productivo.
 Capacidad de liderazgo.
 Artes visuales y representacionales.
 Capacidad psicomotora.”
“Revisada (esta definición y clasificación) en 1978, el Congreso acordó suprimir la habilidad
psicomotriz y resaltar el carácter de potencialidad de la superdotación.” (JIMENEZ, 2000)
Esta concepción de las habilidades por encima de la media, es la que se sigue por parte del
Grupo de Altas Capacidades de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía. Hemos partido de
esta base por una cuestión de prestigio y de experiencia a lo largo de más de 30 años del equipo
de Joseph Renzulli. Al igual que el experto norteamericano, entendemos que lo importante no es
etiquetar alumnos sino trabajar con un colectivo, comprendido entre el 15 y el 20 por ciento de la
población, que presenta comportamientos de dotado (gifted), o que tiene un potencial suficiente
como para llegar a conseguirlos si se trabaja de forma adecuada. Al asumir este mismo
concepto, queremos alejarnos también de todas las interpretaciones que se han hecho del
modelo de sobredotación de los tres anillos como un modelo de rendimiento previo, y una pésima
traducción del término “above average ability” como inteligencia muy alta, que está suponiendo
en la práctica educativa española un auténtico desatino, a la hora de identificar alumnos con
sobredotación intelectual, o (con superdotación, según la terminología de la LOCE). El modelo de
Renzulli no exige, para la atención de alumnos con alta inteligencia, puntuaciones de test de
inteligencia general o factorial por encima del percentil 98 (o CI superior a 130, que vendría a ser
su equivalente, según la prueba) que provocan un primer corte del 2% de la población. Tampoco
exige que para ser atendidos en un centro escolar necesariamente tengan que presentar por
anticipado un alto nivel de creatividad y una alta implicación en las tareas (motivación). Lo que se
provoca al exigir los tres requisitos es una criba brutal, que únicamente reconoce a escasos
alumnos como sobredotados intelectuales o superdotados, y deja al margen a un porcentaje del
15 al 20% de la población escolar que podría beneficiarse de un programa de enriquecimiento
bien estructurado. Es más, lo único que se asegura con esta criba es que los seleccionados son
talentos complejos con alto rendimiento, pero no se tiene la certeza de que sean auténticos
superdotados. Renzulli es claro en lo que respecta al tipo de alumnos que son el objetivo de un
programa de enriquecimiento: son aquellos que presentan habilidad por encima de la media en el
punto inicial del proceso de identificación. La creatividad y la implicación en las tareas escolares
se deben ver como las metas o los objetivos que tiene que alcanzar la escuela a través de
programas especiales de enriquecimiento. El proceso de
identificación garantiza también la participación inicial de alumnos con alta capacidad pero
rendimiento escolar bajo o muy bajo.

El punto fundamental de las altas capacidades es su carácter de potencialidad, frente a la


exigencia de rendimiento recogido por la legislación educativa.

Fuente: Asociación Aragonesa de Psicopedagogía

¿Cómo saber si mi hijo tiene Altas Capacidades?


Advertencia de seguridad: Las siguientes características, destacadas por Coks Feenstra, son
orientativas y no deben tomarse al pie de la letra…
Desarrollo motor En un momento temprano muestran buena coordinación entre manos y ojos
(p.e. coger un sonajero…
Desarrollo del lenguaje Pronuncia las primeras palabras a los 8 meses y la primera frase al año.
A los 24 meses tiene…
Aprendizaje cognitivo Aprende el abecedario sin ayuda de nadie a los 2 años y medio. – Y a
leer …
Su conducta Es interesado, curioso y activo (a veces demasiado). – La fase de preguntas…
Su juego Es muy creativo e imaginativo en el juego. Eso sí, le gusta imponer sus reglas. – Se
entretiene y se…
Independencia Se viste y desviste a los 4 años. – Alcanza en una época temprana la
independencia a nivel…

Gracias a las numerosas investigaciones y no en último lugar a los esfuerzos de los propios
padres con hijos superdotados, reunidos en diversas Asociaciones, hoy en día sabemos que el
niño superdotado, en la mayoría de los casos, llama ya la atención en sus primeros años de vida.

Ya no, como antaño, se detecta la superdotación sólo después de iniciar la etapa de


escolarización (a partir de los 6 años), sino mucho antes e incluso a veces en los primeros meses
de vida. Lo que llama la atención de los niños superdotados es su desarrollo precoz. En general
los niños, se desarrollan según un patrón más o menos establecido, pero los niños superdotados
se salen de los baremos. La mayoría de ellos es precoz en su desarrollo, pero hay que destacar
que no todos lo son.

Estas son algunas de las observaciones que los mismos padres comentan sobre sus bebés
durante el primer medio año de vida.
 Una mirada intensa poco después del nacimiento. ‘Mi bebé me miraba atentamente’.
 Levantar la cabeza en las primeras horas al nacer. ‘Lo hizo de forma intencionada, como
si quisiera escudriñar el entorno’.
 Ser muy movido y tener mucha energía. ‘La fantasía que guardaba durante mi embarazo
de un bebé dormidito en su cuna, no correspondía en nada al bebé activo que mostraba
ser mi hijo’.
 Dormir poco. ‘Mi bebé (a los dos meses) dormía una siesta de apenas una hora por la
mañana y unas diez horas por la noche. Ya era suficiente descanso para él’.
 La primera sonrisa y otras muestras de contacto social aparecen en un momento
temprano. ‘Esperaba la primera sonrisa a las seis semanas, tal como me decían los
libros, pero nuestro bebé nos sonrió a las cuatro semanas y al mes y medio nos llamaba
mediante gorgoritos cuando nos veía’.
En general se puede decir que el bebé es activo, espabilado, movido, comunicativo e incansable.
Se entretiene mirando su entorno y los objetos que le rodean. Si se aburre, se deja oír mediante
llantos o ruiditos. Puede mostrarse impaciente y, sin duda, necesitado de muchos estímulos.
La segunda parte del primer medio año

Ahora otras conductas llaman la atención:

 Dominio del lenguaje precoz: el niño articula palabras a los 8 meses y al año ya conoce
unas 100 palabras (el niño con un desarrollo normal conoce a esta edad sólo algunas,
como ‘papá’, ‘mamá’, ‘adiós’). Ya pronto el niño empieza a diferenciar: no llama, como
otros niños, ‘coche’ a todo vehículo, sino distingue entre camión, autobús, furgoneta, tren
etc. Lo mismo con las plantas: mientras otro niño utiliza la palabra ‘flor’ para todo tipo de
plantas, el niño superdotado ya distingue entre una rosa, una margarita, etc. A los 2 años
ya habla en frases, con verbos con su tiempo correcto. Algunos niños tardan en hablar,
pero una vez que se sueltan, lo hacen sorprendentemente bien. Saltan la fase de los
balbuceos y del lenguaje de trapo. Como David, un niño de 2 años que apenas había
hablado hasta que un día, mirando por la ventana, pronunció la siguiente frase: ‘Ya viene
papá del trabajo; aparcó el coche y ahora abre la puerta con la llave’.
 Andar a los 8 ó 9 meses. Algunos niños saltan la fase del gateo. ‘Luisa andaba a los 8
meses y a los 12 corría por la casa’.
 Relaciona hechos entre sí: a los 9 meses asocia el interruptor de la luz con la oscuridad o
iluminación, y el abrigo con salir afuera. Esta comprensión suele darse normalmente a los
2 años y medio.
 Conoce el concepto de la permanencia del objeto entre los 9 y 13 meses: si se le
esconde un objeto delante de él, lo busca con su mirada. Sabe que el objeto debe estar
en algún lugar.
Normalmente para el niño de esta edad, hasta más o menos los 18 meses, el objeto que no ve,
deja de existir.

 Muestra una motricidad fina bien desarrollada: a los 9 meses el niño es capaz de pasar
las páginas de un libro con sus dedos índice y pulgar. También sabe montar puzzles de
mayor número de piezas que otros niños de su edad.
Si el niño demuestra una de las características antes mencionadas, no revela aún una
superdotación. Cuántas más características coinciden con él, mayor es la probabilidad de que se
trata de un niño superdotado. Conviene seguir atento el desarrollo de su hijo y brindarle todas las
oportunidades para que aproveche su potencial y mantenerlo feliz.

Unas sugerencias:

 Procura que el entorno de tu hijo sea enriquecedor. Le encanta mirar un centro de


actividades, un móvil musical, colgados en su cuna o parque etc. Tumbarle sobre una
manta con actividades es otra buena idea o recurrir al gimnasio de actividades.
Cámbiaselo con frecuencia.
 Si no estás seguro/a si el bebé necesita dormir o no (lloriquea un poco y puede ser por
aburrimiento o sueño), acuéstale en el parque, provisto de un centro de actividad y otros
juguetes. Esto le permite entretenerse mirando a su alrededor (en caso de aburrimiento) o
bien dormirse en caso de sueño.
 Sigue atento/a sus acciones y adapta tus juegos a ellas. Si a tu hijo le encanta ver
cuentos, léelos con él y ofrécele a menudo nuevos títulos. También puedes inscribirle ya
en la biblioteca infantil.
 Proporciónale juguetes que concuerden con su interés; no importa la edad a la que el
juguete vaya destinada, ya que en caso de tu hijo la edad cronológica no es un buen
parámetro, como veremos en más ocasiones.
Lo más importante es que tu hijo se sienta entendido y que sus necesidades para aprender estén
colmadas.
Más características de la superdotación de los primeros años
Reconocer al niño superdotado en un momento temprano de su desarrollo es importante, ya que
aumenta la comprensión entre padres e hijo y facilita una correcta orientación hacia su
educación. Por este motivo vamos a mirar de nuevo y, ahora con más detalle, las características
del niño en cada una de las facetas de su desarrollo.

Desarrollo motriz:

 Sostiene la cabeza y mira fijamente a su entorno a partir del primer día


 En un momento temprano muestra tener una buena coordinación entre manos y ojos
(para por ejemplo coger un sonajero).
 Se mantiene de pie a los 6 meses y anda a los 9. Algunos niños saltan la fase del gateo.
 Dibuja a la figura humana con cabeza, tronco y extremidades a los 2,5 años, cuando sus
coetáneos dibujan círculos con palitos como representación del ser humano.
 Monta un puzzle de 20 piezas a los 2,5 años.
Desarrollo del leguaje:
Sonríe de forma intencionada antes de las 6 semanas. Busca y mantiene la mirada de sus papás
mediante gorgoritos.
 Dice las primeras palabras a los 8 meses y la primera frase al año. A los 24 meses tiene
un vocabulario avanzado.
 Mantiene una conversación entre los 18-24 meses y habla en frases complejas. Algunos
niños tardan en hablar, pero cuando lo hacen, hablan perfectamente, saltando la fase del
lenguaje de trapo.
 Pregunta por nuevas palabras que no conoce a los 3 años.
Aprendizaje cognitivo:

 Tiene interés por las letras que ve a su alrededor (carteles, letreros, anuncios) y las
memoriza. * Aprende el abecedario a los 2, 5 años.
 Lee entre los 3 ó 4 años, sin apenas ayuda.
 Escribe antes de los 5 años, generalmente en mayúscula, pues el trazo es más fácil
 A partir de los dos años conoce el sentido de tiempo (mañana, tarde y noche) y se refiere
a sucesos en el futuro o pasado (‘cuando estaba en casa de los abuelos’). A partir de los
tres años domina los conceptos de ‘ayer’, ‘antes de ayer’, ‘pasada mañana’ etc.
 Le interesan los números que ve a su alrededor (matrículas de coches, señales de
tráfico, números de portales, etc.) y los memoriza. A los tres años sabe que 100 es
menos que 1000 y 1 millón es mucho más.
 Cuenta hasta 10 a los 2, 5 años.
 Resuelve los problemas de sumar y restar hasta 10 a los 3 años.
 Entiende conceptos como ‘izquierdo’ y ‘derecha’, debajo, arriba, delante, etc. a los 3
años.
 Aprende los colores (como mínimo seis) a los 18 meses.
 Conoce y maneja parentescos a los 2,5 años. Distingue los familiares por parte materna
de los por parte paterna (abuelos, tíos, primos, etc.).
 Memoriza cuentos y canciones a los 2,5 años.
 Sabe leer la hora a los 5 años, identificando horas, medias y cuartos.
SU CONDUCTA:

 Es interesado, curioso y activo (a veces hiperactivo).


 La fase de las preguntas (¿por qué?) llega en un momento temprano, alrededor de los 2
años. * Exige mucha atención, ya que necesita estímulos gracias a su afán por aprender
y entender. * Es muy sensible, al estado de humor de sus papás, a las tensiones, etc.
 Es observador y se da cuenta de pequeños detalles.
 Es perfeccionista.
 Tiene un sentido muy desarrollado de justicia.
 Es, muchas veces, el líder de un grupo.
 En el colegio: es el ‘payaso’ de la clase, el niño problemático o soñador.
SU JUEGO:

 Es muy creativo e imaginativo en su juego.


 Se entretiene y se concentra bien, si algo le interesa.
 Le gustan los libros, los puzzles y el dibujo desde los 18 meses.
 Suele jugar con niños más mayores y le gusta hablar con los adultos.
Independencia:

 Aprende a controlar los esfínteres en un momento temprano y antes de los 2 años.


 Elige su propia ropa a los 2,5 años.
 Se viste y desviste a los 4 años.
 Es independiente a nivel emocional y afectivo en un momento temprano en momentos de
despedida (inicio en la guardería, quedarse con los familiares, etc.).
Fuente: ‘El niño superdotado\’ Coks Feenstra, Ediciones Médici
http://www.asamalaga.es/altas-capacidades2/
 Cómo detectar altas capacidades en niños superdotados

Cómo detectar altas


capacidades en niños
superdotados
Sabrías detectar si tu hijo es un niño de altas capacidades? Una capacidad
cognitiva superior a la media, un alto nivel de creatividad y gran compromiso con
la tarea son los tres elementos principales que, según la teoría comúnmente
aceptada, confluyen en las altas capacidades. Su temprana detección es una de las
claves para atender a estos niños de la forma adecuada.

¿Cómo saber si un niño es superdotado?.Hug tiene diez años y


es superdotado. Sus padres, Marga y Sergi, lo saben desde hace un par de
años, aunque se resisten a utilizar esa denominación, ya que “tiene
connotaciones negativas”, explican. “Desde pequeño habíamos visto que
era muy hábil tanto físicamente como en el aprendizaje del lenguaje,
matemáticas, etcétera. Pero tampoco le habíamos dado más importancia,
porque su evolución escolar era buena. En P4 (segundo curso de educación
infantil) su tutora nos comentó que su vocabulario era muy superior a lo que
sería normal para su edad”, recuerda la madre.

Ese fue el primer síntoma de niño superdotado. Más tarde, en primero y


segundo de primaria, aparecerían los primeros conflictos escolares, cuando
Hug reventaba la clase, distrayéndose y arrastrando así a otros compañeros.
“Lo hacía, básicamente, porque se aburría. Entonces otra familia con un hijo
en la misma situación nos sugirió que quizás se tratase de un caso de niño
con altas capacidades. Al principio no te lo quieres ni plantear. Pero
finalmente fuimos a un centro de psicología donde se le hizo la
identificación” (Marga se resiste a hablar de diagnóstico altas capacidades,
puesto que –tal y como subraya– no se trata de una enfermedad).

El siguiente paso fue hablar con el profesorado de la escuela para


informarles de la detección y hablar de las pautas a seguir.
“Afortunadamente, fueron muy receptivos y aceptaron que se le hiciera
un plan individualizado en las áreas en las que más destacaba”. Además,
Marga y Sergi tuvieron la suerte de que el proyecto educativo del colegio
utilizaba algunas herramientas –tales como el trabajo cooperativo o el
trabajo por proyectos– que beneficiaban al aprendizaje del niño.

REFUERZO DE LA AUTOESTIMA

Aunque Hug no se ha encontrado con demasiados problemas sociales (en


algún momento puntual otros niños le han apartado del juego con el
argumento de que es “demasiado listo”), Marga admite que siempre es
doloroso ver como un hijo no acaba de encajar al 100%. Lo compensan
“intentando que en casa se sienta bien, acompañándolo para que tenga una
buena autoestima y concepción de sí mismo, y para que sea fuerte, para que
no le afecten los ataques externos”. En ese trabajo psicológico, Marga
agradece el apoyo de la asociación Fanjac, donde se reúnen con otras
familias con hijos con altas capacidades. Un espacio para intercambiar
opiniones y recibir información a través de talleres, tanto para los padres
como para los hijos.

“Generalmente son niños muy perfeccionistas, con hipersensibilidad,


emocionalmente muy empáticos, lo que provoca que vivan cualquier cosa –
buena o mala– de forma exagerada, mediante episodios de profunda tristeza,
alegría o enfado”. En este sentido, a través de la Fanjac se les ofrece apoyo
emocional y recursos para manejar su frustración.
"Tienen una alta implicación en los
aprendizajes, mucha creatividad y un
pensamiento divergente"
CLASIFICACIÓN

Tal y como explica Virginia Trémols, neuropsicóloga del departamento de


Pedriatría de la Dexeus, dentro de las altas capacidades se recogen
diferentes situaciones. “En primer lugar están los niños precoces, como
por ejemplo los que aprenden a leer o a escribir por sí solos. Estas aptitudes
no tienen porqué cristalizar en altas capacidades, ya que pueden ser niños
muy estimulados que, al madurar, se acaben equiparando con el resto de
compañeros. Una segunda categoría son los niños talentosos, que tienen
muchísima facilidad en un área específica (desde las matemáticas a la
música, pasando por la lengua o el deporte) o varias de ellas. Por último,
está lo que llamamos la superdotación, niños que son buenos en todo
aquello que se proponen”.

Sin embargo, añade Trémols, además de este desarrollo intelectual superior


a la media, existen otros rasgos propios de los niños con altas capacidades,
de los que ya hablaba el psicólogo norteamericano Joseph Renzulli: “Tienen
una alta implicación en los aprendizajes, mucha creatividad y un
pensamiento divergente”, que ocurre de forma espontánea, y les permite
generar ideas creativas mediante la exploración de muchas posibles
soluciones.

Para la especialista, por ejemplo, es significativo “que el niño se haga


preguntas relacionando conceptos por sí mismo; que muestre un espíritu
observador, agudo y despierto; que se le dé muy bien la solución de retos y
nuevos problemas o que le encante aprender”.

Y ojo con dar pábulo a falsos estereotipos: “No tienen porqué ser personas
que saquen excelente en todas las asignaturas de la escuela. De hecho,
muchos de los niños talentosos fracasan en el colegio, porque les aburre, no
les incentiva o utiliza sistemas de aprendizaje contrarios a lo que, para ellos,
sería natural. Tampoco es cierto que no les cueste hacer las cosas, ni que sus
altas capacidades le hagan más propensos a padecer algún tipo de trastorno
psicológico, problemas de personalidad o inadaptación social”.

NO FRUSTRAR EL TALENTO

Algunos niños con altas capacidades (sobre todo al llegar a la


adolescencia) tienden a enmascarar sus habilidades para homogeneizarse
con el resto del grupo, pasar desapercibidos y, de esta forma, no ser objeto
de burla. “Esto se da especialmente en el caso de los niños talentosos que, a
diferencia de los superdotados –quienes tienen mayor inteligencia
emocional–, pueden ver afectada su autoestima si no acaban adaptarse al
entorno escolar”.
Sin embargo, Trémols insiste en la importancia de no frenar las altas
capacidades. “Son como una planta que hay que regar. Vale la pena detectar
estos casos, y ofrecerles la ayuda necesaria para que su desarrollo no se
detenga”. Es incluso “preventivo”, opina la especialista, ya que
“posiblemente serán los buenos ingenieros o médicos del mañana. Por lo
tanto, frenarles también tiene sus implicaciones sociales”.

Para no frustrar el talento de estas personas, la neuropsicóloga cree


necesario que el sistema educativo sea flexible, ofreciéndoles recorridos
formativos “más a la carta” donde, por ejemplo, se pueda avanzar de curso a
un niño en aquellas materias en las que sobresalga.

Paralelamente, apunta la importancia de un diagnóstico lo más temprano


posible, de forma que, desde el ámbito familiar, se puedan ir “enriqueciendo
esos cerebros más allá de lo que lo hace la escuela, con extraescolares,
talleres, visitas a museos u otras actividades formativas”.

Para acabar, Trémols cree que los tiempos que corren son buenos para los
niños con altas capacidades, ya que el acceso que tienen a fuentes de
información y comunicación (principalmente internet) les permite
profundizar en áreas de su interés personal, permitiendo que la planta siga
creciendo.
Pistas para reconocer a niños con altas capacidades

- Demuestran una habilidad muy temprana en el aprendizaje de ciertas


habilidades, como puede ser el manejo de los número o el uso del lenguaje.
- Disfrutan de la compañía de niños de más edad.
- A veces se muestran abstraídos en sus pensamientos.
- Suelen mostrar ilusión por el trabajo y confianza en las propias
capacidades.
- Son muy sensibles.
- Aprenden rápido, su pensamiento es fluido y tienen buena memoria.
- Son muy exigentes con ellos mismos y con los demás, son perseverantes,
observadores y pueden llevar a cabo varias tareas al mismo tiempo.
- Son hiperactivos mentalmente y tienen intereses muy diversos.
- Acostumbran a tener baja tolerancia a la frustración.
- Tienden a cuestionar las normas y la autoridad.
- Son imaginativos, hacen muchas preguntas y tienen un sentido del humor
especial.

¿Cómo deben actuar los padres?

- Informarse en profundidad sobre el significado de las altas capacidades,


rompiendo tópicos y estereotipos.
- Vivirlo como un privilegio, no como un problema (no se trata de ninguna
enfermedad) y aprender a tratar al niño tal y como es, no como nos gustaría
que fuera.
- Acudir a un centro especializado en el diagnóstico de altas capacidades.
- Dialogar con el personal educativo del centro del menor, para encontrar
las soluciones o salidas que potencien las capacidades del niño y no lastren
su evolución.
- Contar con la ayuda y el asesoramiento de asociaciones de padres e hijos
con altas capacidades.
- Ayudar a los hijos a que verbalicen lo que sienten sin hacer juicios sobre
lo adecuado de su intensidad; apoyarles a vivir su diferencia como algo
positivo con ventajas y también con dificultades; no caer en la
sobreprotección empujados por su hipersensibilidad y su enorme
frustración, pero tampoco dejarlos naufragar sin herramientas en un mundo
donde les cuesta encajar.
- Alejarnos del paradigma premio-castigo para abogar por un modelo de
crianza y educación basado en las emociones, el respeto, la comunicación,
la confianza y el amor incondicional.

Por Alberto González


https://thedailyprosper.com/es/a/como-detectar-altas-capacidades-en-ninos-superdotados