You are on page 1of 3

Herodes I el Grande

Herodes (en hebreo ‫הֹורדֹוס‬,


ְ Hordos; en griego Ἡρῴδης, Hērōdēs) también conocido
como Herodes el Grande (en griego Μέγας ἡρῴδης) o Herodes I (probablemente en la región
de Idumea, 73/74 a. C. - Jericó, región de Judea, 4 a. C.),12345 fue rey
de Judea, Galilea, Samaria e Idumea entre los años 37 a. C. y 4 a. C.6 en calidad
de vasallo de Roma.789
Fue conocido por sus proyectos constructivos colosales, entre los que están la expansión
del Segundo Templo de Jerusalén (el Templo de Herodes), la construcción del puerto
de Cesarea Marítima y las fortalezas de Masada y Herodión. Hay detalles de su biografía en la
obra del historiador romano-judío del siglo I Flavio Josefo. Herodes también aparece en el
Nuevo Testamento cristiano como el gobernante de Judea que ordenó la Matanza de los
Inocentes1011 en la época del nacimiento de Jesús. Creó una nueva aristocracia prácticamente
de la nada.12 La historia de su legado ha suscitado opiniones diversas, de académicos que
consideran su reinado un éxito y de los que lo consideran un gobernante tiránico.
En el año 3 a. C. el emperador Augusto dividió la región de la Siria Romana entre los sucesores
de Herodes I.13 Herodes Arquelaofue nombrado etnarca de Judea y Samaria; Herodes
Antipas fue nombrado tetrarca de Galilea y Perea; y Herodes Filipo fue nombrado tetrarca
de Batanea, Gaulanítide, Traconítide y Auranítide.13 Salomé, hermana de Herodes el Grande,
recibió en el testamento de su hermano la toparquía de tres ciudades: Yavne (al norte de
Gaza), Asdod (en Gaza)14 y Fasayil (al este de Judea), lo que fue refrendado por Augusto.15
Se suele aceptar que Herodes nació en torno al 74 a. C. en la región de Idumea, al sur de la
región de Judea.16 No obstante, algunos autores indican que nació en torno al 72 o al 71 a. C.17
Era el segundo hijo de Antípatro de Idumea, un oficial de alto rango del reinado de Hircano II, y
de Cipros, una mujer nabatea. El padre de Herodes era de un linaje edomita que se había
convertido al judaísmo. Herodes fue criado como un judío.1819202122
Como Antípatro era un súbdito leal de Hircano, su hijo Herodes fue nombrado gobernador de
Galilea en el año 47 a. C.. En ese momento Herodes tenía entre 25 y 28 años.23 Su hermano
mayor, Fasael, fue nombrado gobernador de Jerusalén. Herodes contaba con el respaldo de
Roma, pero su brutalidad recibió la condena del Sanedrín.24
En el año 41 a. C., Herodes y su hermano Fasael fueron nombrados tetrarcas por el
romano Marco Antonio. Ambos sustituyeron en el gobierno a Hircano II.
Posteriormente, Antígono Matatías, sobrino de Hircano II, tomó el trono de su tío con la ayuda
del Imperio parto. Herodes se marchó a Roma y pidió a los romanos que restaurasen a Hircano
en el poder. Los romanos tenían un interés especial en Judea porque su general Pompeyo el
Grande conquistó Jerusalén en el año 63 a. C., llevando a la región al área de influencia romana.
En Roma, el Senado, de forma no prevista por Herodes, le nombró "rey de los judíos".25 Josefo
sitúa este acontecimiento en el año del consulado de Gneo Domicio Calvino y de Gayo Asinio
Polión (40 a. C.), pero Apiano lo sitúa en el año 39 a. C.26 Herodes regresó a Judea para tomar
el trono de Antígono. Cerca del final de la campaña contra Antígono, Herodes se casó con la
nieta de Hircano II, Mariamna, que también era sobrina de Antígono. Herodes intentó con ello
asegurar su proclamación como monarca y ganarse el favor de los judíos. No obstante, Herodes
ya tenía una esposa, Doris, y un joven hijo, llamado Antípatro, y escogió desterrar a Doris y a
su hijo.
Tras tres años de conflicto, Herodes y los romanos finalmente tomaron Jerusalén y Herodes
entregó a Antígono a Marco Antonio para su ejecución. Herodes toma entonces el papel de
único regente de Judea con el título de basileo (Βασιλεύς, "rey" en griego), fundando la dinastía
herodiana y acabando con la dinastía asmonea. Josefo sitúa este hecho durante el consulado
de Marco Vipsanio Agripa y de Lucio Caninio Galo, en el año 37 a. C., pero también dice que
ocurrió exactamente 27 años después de la toma de Jerusalén por parte de Pompeyo, lo que
indica que pudo haber sido en 36 a. C. Dion Casio informó que en el año 37 a. C. "los romanos
no lograron nada digno de mención" en la zona.27 De acuerdo con Josefo, Herodes gobernó
durante 37 años, 34 de los cuales fueron tras la toma de Jerusalén.
Como la familia de Herodes se había convertido al judaísmo, su faceta religiosa era cuestionada
por algunos miembros de la sociedad judía.28 Cuando Juan Hircano I conquistó la región de
Idumea (la tierra de Edom bíblica) en torno al 140-130 a. C., solicitó la obediencia de los idumeos
a la ley judía so pena de destierro; por lo que muchos idumeos se convirtieron al judaísmo y,
por ende, se circuncidaron.29 y muchos se casaron con judíos y adoptaron sus costumbres.30
Aunque la propaganda de Herodes le describía como judío y estaba considerado como tal por
muchos,31 su identificación religiosa estaba puesta en duda por el decadante estilo de vida de
los herodianos, lo que les hizo ganarse la antipatía de quienes más atendían al judaísmo.32
Posteriormente, ejecutó a varios miembros de su propia familia, incluida su mujer, Mariamna.22
El reinado de Herodes marcó una nueva etapa de la historia de Judea. Esta había estado
gobernada de forma autónoma por los reyes asmoneos desde el año 134 a. C. hasta 63 a. C.
De este en adelante, los asmoneos conservaban sus títulos nobiliarios, pero eran vasallos de
Roma en virtud de la conquista del territorio realizada por Pompeyo precisamente ese año.
Herodes derrocó al asmoneo Antígono, aliado del Imperio parto, tras una guerra que duró desde
el año 40 al 37 a. C., y reinó sometido a Roma hasta su muerte, en el año 4 a. C., fundando
para sus hijos la dinastía herodiana.
Herodes fue investido «rey de los judíos» por el Senado,33 en calidad de vasallo del Imperio
romano, para que apoyase los intereses de este. Poco después de comenzar su reinado,
Herodes necesitó demostrar su valía como rey ante el nuevo emperador, Augusto (que todavía
era conocido como Octavio), ya que previamente había tomado partido por su enemigo, Marco
Antonio. Herodes lo logró, se ganó la confianza de Augusto y pudo así continuar reinando.
Aunque tenía libertad para gobernar el reino como le pluguiese en lo referente a los asuntos
internos, no sucedía lo mismo con la política exterior, en la que los romanos sí que le impusieron
limitaciones, entre ellas en las relaciones con otros reinos.34
El apoyo de Herodes al Imperio romano fue un factor importante a la hora de mantener su
autoridad. Hay varias interpretaciones sobre la popularidad de Herodes durante su reinado. En
la obra Las guerras judías de Flavio Josefo se describe el reinado de Herodes en términos
favorables, y el autor duda de la participación del monarca en los sucesos infames que
acontecieron durante su reinado. No obstante, en su obra posterior, titulada Antigüedades de
los judíos, Josefo hace hincapié en la autoridad tiránica y algunos académicos han asociado
esto con el reinado de Herodes.35 El gobierno despótico de Herodes queda demostrado por
muchas de sus medidas de seguridad, destinadas a reprimir el desprecio que sus súbditos
sentían hacia él, sobre todo los judíos. Por ejemplo, se ha sugerido que Herodes usó su policía
secreta para vigilar e informarse acerca de los sentimientos que tenía el pueblo hacia él. Intentó
prohibir las protestas y eliminó a algunos opositores por la fuerza.35 Tenía una guardia personal
(en latín corporis custodes) de dos mil soldados.36 Josefo escribió sobre la presencia de varias
unidades de la guardia personal en el funeral del rey. Estas unidades estaban formadas
por Doryphnoroi, tracios, celtas (probablemente galos) y germanos.36 Aunque el
término Doryphnoroi no tiene una connotación étnica, la unidad pudo estar compuesta por
soldados veteranos distinguidos y hombres jóvenes de familias judías influyentes.36 Los tracios
habían servido en los ejércitos judíos desde la dinastía asmodea, mientras que los celtas eran
antiguos guardaespaldas de Cleopatra que Augusto regaló a Herodes tras la batalla naval de
Accio.36 El contingente germano provenía de la guardia personal de Augusto, los germani
corporis custodes, y su función era proteger el palacio.36
Herodes gastó grandes sumas de dinero en varios proyectos constructivos y en realizar
costosos regalos a otros gobernantes, incluyendo a los romanos. Sus construcciones se
basaron en proyectos grandes y ambiciosos. Herodes erigió el Templo y parte de la colina en la
que se encuentra, que hoy se conserva como la Colina Occidental. Además, usó la última
tecnología constructiva, como el cemento hidráulico y la edificación submarina para el puerto
de Cesarea.34 Aunque el celo constructivo de Herodes transformó sus dominios, no está claro
qué lo originó. Aunque levantó fortalezas
(Masada, Herodión, Alexandrium, Hircania y Maqueronte) para que su familia pudiera
refugiarse en ellas en caso de insurrección, todos sus grandes proyectos iban dirigidos a
ganarse el apoyo de los judíos y a mejorar su reputación como soberano.37 Pese a que deseaba
granjearse las simpatías de los judíos, también construyó Sebaste y otras ciudades paganas,
porque también pretendía ganarse el favor de la abundante población pagana.34 No obstante,
para sufragar estos gastos, usó un sistema impositivo asmoneo que supuso una gran carga
para el pueblo judío. A pesar de la carga económica que suponían sus proyectos constructivos
y los regalos que realizaba, estos conllevaron también creación de empleo y de oportunidades
para la gente.38 En algunos casos, el propio Herodes se encargó de socorrer a su pueblo en las
penurias, como durante la gran hambruna que tuvo lugar en el año 25 a. C.39
Aunque intentó seguir las leyes tradicionales judías, hubo varios momentos en los que Herodes
las soslayó, lo que le valió los mayores reproches de los judíos, según la obra Antigüedades de
los judíos. En Jerusalén, introdujo formas extranjeras de entretenimiento, y erigió un águila
dorada en la entrada del Templo para satisfacer a los romanos.38 La política de impuestos le
granjeó mala reputación y su constante preocupación por mejorarla y lograr prestigio le llevaron
a hacer onerosos presentes cuyos costes vaciaban las arcas públicas, lo que también generaba
quejas entre los judíos.37 Las dos sectas judías más importantes que había durante su reinado,
los fariseos y los saduceos, se opusieron a Herodes. Los primeros estaban enfadados porque
el rey había desoído muchas de sus peticiones acerca de la construcción del Templo. Por su
parte, los segundos, que eran conocidos por sus responsabilidades sacerdotales en el templo,
se oponían al rey porque reemplazó a los sumos sacerdotes por extranjeros
de Babilonia y Alejandría, en un intento de congraciarse con los judíos de la diáspora.40 Estos
esfuerzos no fueron efectivos, y al final del reinado había un clima de disgusto y desafección
entre la mayoría de los judíos. Tras la muerte de Herodes, estallaron graves revueltas en varias
ciudades, incluida Jerusalén, parecidas a las que habían ocurrido antes en contra de las obras
reales. En estos disturbios se exigió la disminución del control romano sobre el territorio. El
dominio de Herodes fue la causa primigenia del enfado que originó la gran revuelta del año 70
d. C.