You are on page 1of 16

www.sectorfitness.

com

BLOQUE 2: BASES BIOLÓGICAS Y FISIOLÓGICAS DEL


CUERPO HUMANO

UNIDAD 1: "Anatomía básica"


El cuerpo humano está compuesto por músculos, huesos, tendones, vísceras, vasos
sanguíneos… Es decir, por un conjunto de tejidos independientes pero con funciones
complementarias las unas a las otras. Así pues, cada una de las estructuras es necesaria
para el correcto funcionamiento del organismo.

En el ámbito de la actividad física, a pesar de que todo el cuerpo en su conjunto es


esencial, el sistema que más influencia ejerce es el sistema locomotor, formado por
músculos, huesos y articulaciones.

2.1.- Huesos
Los huesos son la estructura de sostén y protección del cuerpo, compuestos por
elementos minerales, agua, proteínas, etc. Además, sirven como puntos de palanca para
el movimiento y como reserva de calcio del organismo, por lo que es importante que
estén calcificados para conservar su dureza.

En función de su morfología, podemos encontrar distintos tipos de hueso:


 Largos: Predomina la longitud sobre la anchura. Se dividen en dos secciones:
epífisis (los dos extremos del hueso) y diáfisis (parte media). Por ejemplo, el
fémur.
 Planos: Tienen una superficie bastante grande, pero con poco grosor. Por
ejemplo, los huesos parietales del cráneo.
 Cortos: Con poca diferencia entre la longitud y la anchura y formas variadas.
Por ejemplo, las vértebras.

Todos estos tipos de hueso tienen en común unas partes:


a) Apófisis  Son eminencias proporcionales a la entidad anatómica que la ha
producido. Por tanto, a mayor fuerza muscular, mayor apófisis. Pueden ser de
dos tipos:
 Articulares: Suelen ser lisas y destinadas a recubrirse de cartílago
articular.
www.sectorfitness.com

 No articulares: Reciben el nombre en función del tamaño:


 Simples: Las más pequeñas.
 Protuberancias: Las más grandes.
 Espinas: Si son puntiagudas.
 Lineales o crestas: Si son alargadas.

b) Cavidades  Se pueden clasificar también en dos grupos:


 Articulares: Están relacionadas directamente con apófisis articulares.
 No articulares: Pueden estar originadas por ligamentos o músculos que
aprietan en una determinada zona; también pueden ser cavidades de
recepción para venas, arterias, ligamentos… o de ampliación para
aligerar el peso total del hueso.

c) Agujeros  Normalmente van acompañados de un canal. Se puede distinguir


dos tipos:
 De transmisión: destinados al paso de una arteria, vena, músculo,
ligamento… que no para en el propio hueso, sino que lo atraviesa y
continúa (por ejemplo, el agujero o canal occipital).
 De nutrición: Sirven para el aporte de sangre arterial y para el drenaje de
la sangre venosa en el propio hueso. Son para arterias o venas que entran
en el hueso y no salen y se les denomina, en función de su grosor, de
primer, segundo, tercer y cuarto orden (de mayor a menor grosor).

d) Periostio  Es la cubierta periférica del hueso y, realmente, se trata de una


membrana denominada membrana nutricia del hueso, ya que es el origen de los
canales o agujeros de tercer orden. Además, es la única parte sensitiva y con
inervación del hueso, siendo la zona que le aporta sensibilidad. Hay zonas del
hueso en las que no existe periostio como las articulaciones y los lugares de
fijación de músculos, ligamentos, tendones, etc. En estos sitios el hueso no crece
en grosor.

Estructura del hueso


En los tres tipos de huesos que hemos estudiado encontramos la misma estructura
con una única diferencia en la disposición de los diferentes tejidos óseo. La sustancia
intercelular del hueso del hombre y de los mamíferos adultos nos ofrece una
constitución laminar, estando separadas unas laminillas de otras por una sustancia
orgánica calcificada. Así, en el interior del hueso laminar puede observarse una
estructura:
 Tejido cortical o compacto: es el más externo y tiene un aspecto laminar que se
corresponde con la superposición de las trabéculas óseas de las laminillas óseas.
Está diseñado para la trasmisión de presiones.
 Tejido esponjoso: en él las distintas trabéculas óseas se entrecruzan dejando
entre ellas pequeñísimas cavidades denominadas espacios intratrabeculares.
Estos espacios son ocupados en lo general por médula ósea. Está diseñado para
el amortiguamiento de presiones.
 Tejido reticular o areolar: este tejido es similar al tejido esponjoso,
diferenciándolo casi exclusivamente un mayor espacio intertrabecular, es decir,
es un tejido más expandido. Misma función que el esponjoso.
www.sectorfitness.com

Aunque un hueso está formado por estos tres tejidos claramente diferenciados,
hablamos de un único hueso. Por lo tanto la única diferencia estructural entre un hueso
corto, uno largo, y otro plano es la disposición de los distintos tejidos para cumplir
mejor su cometido.
En un hueso largo vemos cómo en su diáfisis existe una gran cantidad de tejido
cortical, mientras que en las epífisis se acumulan predominantemente tejidos esponjosos
y reticulares, por lo que adquieren la función de amortiguación. En la diáfisis el tejido
cortical se acumula en la zona periférica dejando el interior del hueso hueco; es en este
hueco donde se acumula la médula ósea. La forma de este hueco no se corresponde con
la forma del hueso, sino que tiene una forma más o menos suavizada: ovoide por lo
general. A partir de las epífisis el hueso crece en longitud. En los huesos más jóvenes
existe un punto de crecimiento dentro de la propia epífisis denominado metáfisis.
Durante el crecimiento ambos puntos se van acercándose, parando el crecimiento del
hueso cuando ambos llegan al mismo punto.
En un hueso corto observamos cómo existe una gran cantidad de tejido reticular y
esponjoso, siendo los huesos que más amortiguan. En el interior de estos huesos se
encuentran por lo general grandes cavidades venosas. En el caso de las vértebras,
observamos una orientación vertical de las trabéculas óseas y la presencia de casi
ningún tejido cortical.
En un hueso plano encontramos una fina capa de tejido cortical a ambos lados en la
zona media, y más rugoso y grueso en las zonas periféricas. No amortiguan casi nada.

En el hueso podemos encontrar dos tipos básicos de célula: las derivadas de la


matriz ósea (escleroblastos) y las derivadas del mesénquima sanguíneo (tejido
inmaduro). Éstas últimas son unas células inmaduras que forman las médulas óseas que,
a su vez, pueden ser de varias clases:
 Médula ósea roja: Encargada de formar la mayor parte de la sangre. También
preside la osificación y la hematopoyesis. Es inagotable.
 Médula ósea amarilla: Hay menos líneas germinales. Está infiltrada de grasa y es
típica de los individuos ancianos, sobre todo en los huesos largos.
 Médula ósea gelatinosa: En los huesos de la cara y del cráneo.
 Médula ósea gris: Es muy rara y está presente en recién nacidos.

Por otra parte, a partir de los escleroblastos derivan un conjunto de células que
forman 3 líneas celulares:
www.sectorfitness.com

 Células osteoblastos: Se encargan de la formación de la matriz ósea. Esta matriz


ósea es la que compone las trabéculas óseas.
 Células osteoplastos: Su función es darle la forma al hueso.
 Células osteoclastos: Son las células destructoras del hueso.

Huesos del cuerpo humano


El cuerpo humano está compuesto por un total de 208 huesos en su edad adulta. A
continuación, nombraremos los principales clasificándolos según la zona corporal en la
que se sitúan:

CABEZA

TRONCO
www.sectorfitness.com

PELVIS

EXTREMIDAD SUPERIOR
www.sectorfitness.com

EXTREMIDAD INFERIOR

2.2.- Articulaciones
Las articulaciones son uniones entre dos que pueden poseer o no capacidad de
movimiento. En función de esta variable, podemos clasificarlas en varios tipos:
 Sinartrosis  Son articulaciones que prácticamente no permiten el movimiento
pues se encuentran unidas por tejido más o menos denso. Hay distintos tipos
dependiendo de la morfología, e incluso del tipo de elementos que se ponen en
contacto, que pueden ser dos cartílagos (sincondrosis) o tener naturaleza fibrosa
(sinfibrosis) como ocurre entre algunos huesos del cráneo o la articulación entre
el diente y el alvéolo dentario, o incluso ósea (sinostosis), como ocurre en las
soldaduras óseas que se producen al desaparecer los cartílagos de crecimiento.

 Anfiartrosis  Son articulaciones en las que los huesos se hallan unidos por una
masa fibrocartilaginosa, mientras periféricamente se diferencian unos ligamentos
articulares. Ejemplos de ella son las articulaciones entre los cuerpos vertebrales.
www.sectorfitness.com

 Diartrosis o sinovial  Son las articulaciones que poseen cápsula articular y


membrana sinovial, lo cual les concede una mayor movilidad. Básicamente una
articulación sinovial típica consta de unas superficies articulares lisas de
naturaleza cartilaginosa que recubren los extremos de los huesos y que son los
cartílagos articulares. La articulación se halla envuelta por la cápsula articular,
de naturaleza fibrosa, que delimita la cavidad articular. Recubriendo
internamente a la cápsula se encuentra una delicada membrana sinovial, que
segrega pequeñas cantidades de líquido lubrificante o sinovial. En algunas
articulaciones, para regularizar las superficies de contacto entre los huesos, se
dispone de una almohadilla de tejido cartilaginoso que constituye un menisco o
un rodete articular. Finalmente la cápsula articular puede estar reforzada
externamente por una serie de ligamentos articulares. Dentro de ellas, de mayor
a menor movilidad, se distinguen: las enartrosis, que permiten movilidad en los
3 planos del espacio (articulación escápulo-humeral); las articulaciones
condíleas (articulación temporomandibular) y en encaje recíproco o en silla de
montar (articulación trapecio-metacarpiana), ambas con dos ejes de movimiento;
las articulaciones troclear (articulaciones interfalángicas) y trocoide (articulación
atlantoaxoidea), que sólo permiten la movilidad en un solo eje; por último, la
artrodial (articulaciones intercarpianas), en la cual, debido a la forma plana de
las superficies articulares, sólo son posibles pequeños movimientos de
deslizamiento.

Ejes de movimiento articular


Como hemos visto en el punto anterior, las articulaciones sinoviales pueden tener
distintas posibilidades de movimiento. Los movimientos articulares se clasifican en
función del plano corporal en el que se ejecutan. Por tanto, es necesario conocer en
primer lugar estos planos:
www.sectorfitness.com

Así pues, a partir de estos tres planos, los movimientos posibles son los siguientes:

PLANO MOVIMIENTO ILUSTRACIÓN

Sagital Flexión / extensión

Abducción / aducción

Frontal

Eversión / inversión
(exclusivo del tobillo)

Rotación interna / rotación


externa

Transversal

Supinación / pronación
(exclusivo del antebrazo)
www.sectorfitness.com

Todos Circunducción

Articulaciones del cuerpo humano


El cuerpo humano posee una gran cantidad de articulaciones con tal de permitir que
éste se desplace fácilmente y pueda ejecutar todo tipo de gestos de forma efectiva. De
entre todas ellas, a continuación veremos una clasificación de las más importantes y más
influyentes en el movimiento:

Articulación atlantoaxoidea

Situación: Columna vertebral

Huesos que la componen: Atlas (1ª cervical) y


axis (2ª cervical)

Tipo: Sinovial trocoide

Articulaciones esternocostales

Situación: Tronco

Huesos que la componen: Una costilla y el


esternón

Tipo: Sinovial artrodial


www.sectorfitness.com

Articulaciones costovertebrales

Situación: Tronco

Huesos que la componen: Una costilla y


una vértebra dorsal

Tipo: Sinovial artrodial

Sínfisis púbica

Situación: Pelvis

Huesos que la componen: Ramas del pubis

Tipo: Anfiartrosis

Articulación sacroilíaca

Situación: Pelvis

Huesos que la componen: Sacro e íleon

Tipo: Anfiartrosis
www.sectorfitness.com

Articulación esternoclavicular

Situación: Miembro superior

Huesos que la componen: Clavícula y esternón

Tipo: Sinovial en encaje recíproco

Articulación acromioclavicular

Situación: Miembro superior (hombro)

Huesos que la componen: Acromio (escápula)


y clavícula

Tipo: Sinovial enartrosis

Articulación glenohumeral

Situación: Miembro superior (hombro)

Huesos que la componen: Escápula y húmero

Tipo: Sinovial enartrosis


www.sectorfitness.com

Articulación humerocubital

Situación: Miembro superior (codo)

Huesos que la componen: Húmero y cúbito

Tipo: Sinovial condílea

Articulación humerorradial

Situación: Miembro superior (codo)

Huesos que la componen: Húmero y radio

Tipo: Sinovial condílea

Articulación radiocubital proximal

Situación: Miembro superior (codo)

Huesos que la componen: Radio y cúbito

Tipo: Sinovial trocoide


www.sectorfitness.com

Articulación radiocubital distal

Situación: Miembro superior (muñeca)

Huesos que la componen: Radio y cúbito

Tipo: Sinovial trocoide

Articulación radiocarpiana

Situación: Miembro superior (muñeca)

Huesos que la componen: radio y huesos del


carpo

Tipo: Sinovial condílea

Articulación carpometacarpiana o
trapeciometacarpiana del pulgar

Situación: Miembro superior (mano)

Huesos que la componen: Trapecio y 5º


metacarpiano

Tipo: Sinovial en encaje recíproco


www.sectorfitness.com

Articulaciones metacarpofalángicas

Situación: Miembro superior (mano)

Huesos que la componen: Metacarpianos y


falanges proximales

Tipo: Sinovial condílea

Articulaciones interfalángicas proximales

Situación: Miembro superior (dedos)

Huesos que la componen: Falanges proximales


y falanges medias

Tipo: Sinovial troclear

Articulaciones interfalángicas distales

Situación: Miembro superior (dedos)

Huesos que la componen: Falanges medias y


falanges distales

Tipo: Sinovial troclear


www.sectorfitness.com

Articulación coxofemoral

Situación: Miembro inferior (cadera)

Huesos que la componen: Hueso coxal y fémur

Tipo: Sinovial enartrosis

Articulación femorotibial

Situación: Miembro inferior (rodilla)

Huesos que la componen: Fémur y tibia

Tipo: Sinovial troclear

Articulación femororrotuliana

Situación: Miembro inferior (rodilla)

Huesos que la componen: Fémur y rótula

Tipo: Sinovial troclear


www.sectorfitness.com

Articulación talocrural

Situación: Miembro inferior (tobillo)

Huesos que la componen: Astrágalo, tibia y


peroné

Tipo: Sinovial enartrosis

Articulaciones tarsometatarsianas

Situación: Miembro inferior (pie)

Huesos que la componen: Huesos del tarso y


metatarsianos

Tipo: Sinovial artrodial

Articulaciones interfalángicas proximales

Situación: Miembro inferior (dedos)

Huesos que la componen: Falanges proximales


y falanges medias

Tipo: Sinovial condílea