You are on page 1of 18

DE ONOFRE ESQUERDO

NOBILIARIO VALENCIANO
CAPÍTULO I 11

PRÍNCIPE DE VILLENA

Del título de Príncipe de Villena, que dio el Serenísimo Rey Don Alfonso de
Valencia y IV de Aragón a Don Juan Manuel, nieto del Rey Don Fernando el
Santo de Castilla, donde se escribe la descendencia de este Príncipe, con el
escudo de sus armas partido en pal. En la primera parte a cuarteles: en 1.º y 4.º
castillo de oro, campo de gules; en 2.º y 3.º león de púrpura, campo de plata.
En la segunda parte a cuarteles, 1.º y 4.º brazo alado de oro, en la mano una
espada, campo de gules; 2.º y 3.º león de púrpura, campo de plata, como se ven
aquí dibujadas.

I. El serenísimo Rey Don Jaime el Conquistador ganó de los moros la villa


y castillo de Villena, el año 1240, como lo refieren sus historiadores incorpo-
rándola dentro los términos del Reino de Valencia, de la cual hizo donación, en
feudo, al Infante Don Alfonso de Castilla, cuando libremente le entregó la ciu-
dad de Murcia con 28 castillos y 130 lugares, que, rebeldes a la Corona de Cas-
tilla, le negaban la obediencia y fueron conquistados de nuevo por el invicto Rey
de Aragón.
Ingrato el Infante pretendió cautelosamente favorecer a los moros de Játiva
con pretexto de que no se le pagaba el dote de la Infanta Doña Violante, y, de
12 mano armada, se hizo dueño de la villa de Enguera, de donde remitía los soco-
rros a Játiva, por lo cual enojado el Rey dio sobre Villena y la volvió a la juris-
dicción y término de Valencia. Pero las lágrimas de la hija y ruegos del Infante
Don Manuel ablandaron el enojo del Rey para que suspendiera las hostilidades
y guerra, volviéndole a su yerno a Villena, como lo hizo, dándole de más los
lugares llamados Capdetes y a Bugarra, que de nuevo en esta empresa había
ganado a los moros. Y esto con calidad que Villena y los tres lugares referidos
quedasen dentro los términos del Reino de Valencia y sus Síndicos acudiesen a
las Cortes del Reino cuando las hubiese. Y que sólo el Infante tuviese la pro-
piedad en lo civil y lo político con sujeción de feudo y con poder de alienarles
con la misma condición.
Cesaron con esto las guerras de suegro y yerno haciendo el Infante Don
Alfonso, cuando entró a reinar a Castilla, merced de Villena a su sobrino
Don Juan Manuel con las mismas calidades que la tenía del Rey de Aragón, pero
después de algunos años pretendió el Rey Don Fernando IV de Castilla negar la
sujeción de Villena al Rey de Aragón y por otros intereses moviendo guerra al
Rey Don Jaime II con escándalo de toda la Cristiandad obligó al Rey Don Dio-
nis de Portugal haciéndose medianero entre los dos reyes para convenirles y así
entramabos le nombraron juez árbitro dándole por asociados el de Castilla, al
Infante Don Juan, y el de Aragón al Arzobispo de Zaragoza. Oídas las preven-
ciones de los procuradores de los reyes se dio sentencia en el lugar de Torrijos,
aldea de Tarazona, a 8 de agosto de 1304, como refieren Zurita y Escolano (1):
Que Villena, en cuanto al sitio y jurisdicción, era del Reino de Valencia, pero en
cuanto a la propiedad era de Don Juan Manuel, con la obligación feudal. Y por
que el Rey de Castilla era deudor al de Aragón de muchas cantidades, por los
gastos hechos por el Rey Don Jaime el Conquistador en la recuperación del
Reino de Murcia, se adjudicaron a la Corona de Aragón y por tierras del Reino
de Valencia la ciudad de Cartagena, villas de Guardamar, Orihuela, Alicante,
Elda, Novelda, y Elche; bien que Cartagena, el año 1305, la cedió el Rey Don
Jaime II de Aragón al de Castilla porque aquél diese la villa de Alarcón a
Don Juan Manuel. Y así, en virtud de esta sentencia, quedaron los señores de
Villena vasallos de los Reyes de Aragón, con que no extrañará el curioso haber
dado el Rey Don Pedro IV de Aragón y II de Valencia, título de Príncipe de
Villena a Don Juan Manuel, pues era súbdito y vasallo suyo, así por poseer esta
villa como por gozar el Señorío de Albarracín en Aragón, como veremos.
II. Entre los hijos que tuvo el Rey Don
Fernando de Castilla, que llamaron el
(1) Zurita, tomo I de los Anales, lib. 5, cap. 65 y Esco- Santo, en la Reina, su mujer, Doña Bea-
lano, década 1, cap. 22. triz de Suabia [1], hija de Felipe, Duque
DE ONOFRE ESQUERDO
NOBILIARIO VALENCIANO
de Suabia y Emperador de Alemania, fue el quinto el Infante Don Manuel, que 13
tomó nombró, apellido y armas de los Emperadores de Constantinopla, Manuel
Angelo Commeno y Alejo Angelo Commeno, de quienes traía su madre el ori-
gen por la línea materna, como nieta de Isasio Angelo último Emperador de Gre-
cia, de los de la familia Commena, y así organizó el escudo de sus armas con las
reales de Castilla y León y con las de un ángel, de que usaron estos tres empe-
radores.
Dejóle el Rey Don Fernando, su padre, grandes estados a los cuales le aña-
dió su hermano, el Rey Don Alfonso, otros muchos; con que le hallamos en las
historias uno de los mayores señores de Castilla, pues gozaba las villas de
Ágreda, Escalona, Roa, Santaolalla, Cuéllar, Peñafiel, las cuatro villas del Infan-
tado y el Adelantamiento Mayor del Reino de Murcia, y en el Reino de Valen-
cia el castillo de Ayora, Teresa, Palazuelo y Chera [2] con todo el valle y lugares
del término de Ayora, que después renunció por la villa de Escalona para que el
Rey Don Sancho de Castilla las restituyese al Rey Don Pedro III de Aragón. Y
[fue] de los más estimados infantes hermanos del Rey, que más le sirvió en todas
las ocasiones de guerra contra los moros de Andalucía, en donde cobró renom-
bre de valiente y esforzado caballero y contra los mal contentos de Castilla.
Casó dos veces: la primera con la Infanta Doña Constanza de Aragón, hija del
Rey Don Jaime el Conquistador y de la Reina Doña Violante, su segunda mujer,
cuyos hijos fueron Don Alfonso Manuel, que murió sin casar y Doña Violante
Manuel, mujer de Don Alfonso, Infante de Portugal y hermano del Rey Don Dionís [2].
Y la segunda vez casó el Infante Don Manuel con Doña Beatriz, hija de Amadeo,
Conde de Saboya y pretenso Papa en el Cisma, y del matrimonio fue hijo único.

III. Don Juan Manuel. — Señor de Ágreda, Escalona, Roa, Santaolalla,


Cuéllar, Peñafiel y de las cuatro villas del Infantado, Adelantado Mayor de Mur-
cia y demás estados que fueron de su padre, caballero de mucho valor y de mayor
reputación y uno de los más poderosos señores que tuvo España en aquellos tiem-
pos, pues además de los estados que heredó de su padre le dio el Rey Don Alfon-
so el Sabio, su tío, a Villena y Alarcón; el Rey Don Sancho IV, su primo, la ciudad
de Chinchilla, el castillo de Garcimuñoz y la villa de Almansa; el Rey Don Fer-
nando IV, su sobrino le hizo su Mayordomo Mayor, y el Rey Don Alfonso II de
Valencia y IV de Aragón, le hizo merced de la ciudad de Albarracín y título de
Príncipe de Villena, como refiere Zurita (3), que despúes le confirmó el Rey Don
Pedro IV de Aragón en 15 de marzo de
1336.
[1] En el ms. Suevia.
[2] En el ms. “Xera”. A la grandeza de tan ricos estados se aña-
(2) Zurita, tomo I, lib. 9, cap. 47. día lo real de su sangre: nieto de un rey de
(3) Zurita, Anales, tomo II, lib. 7, cap. 30. Castilla y hermano de un rey de Aragón;
14 suegro de un rey de Castilla y de un rey de Portugal, con lo que era respetado y
temido de muchos; siendo el árbitro de las Coronas y el que se llevaba tras sí todos
los ricoshombres de Castilla, Aragón y Portugal en las ocasiones de guerras, ya
por su poder o ya por ser aquéllos de su sangre y casa, como le sucedió cuando
disgustado con el Rey Don Alfonso XI de Castilla por haberse desposado con su
hija Doña Constanza Manuel, y sin haber consumado el matrimonio se casó con
[la] hija del Rey [Alfonso IV] de Portugal y le notificó cruel guerra, desnaturali-
zándose de su vasallaje, a quien siguieron la mayor parte de los señores de Cas-
tilla, del bando de Don Juan Núñez de Lara, el Prior de San Juan y muchas
ciudades y villas, obispos y prelados, que seguían la voz y queja de Don Juan
Manuel, y también de Aragón vinieron a favorecerle Don Jaime, Señor de Jérica
y su hermano Don Pedro, talando las tierras de Requena y, por la Andalucía, el
Rey de Granada hizo lo mismo, con que se comenzaron unas civiles guerras que
amenazaban desdichados fines si el Rey Don Alfonso IV de Aragón no mediara
con dos embajadas al de Castilla; con que se dio alguna satisfacción a Don Juan,
sacando de la prisión a Doña Constanza Manuel, que la tenía presa en el castillo
y alcázar de la ciudad de Toro, permitiendo tuviera la ciudad por cárcel, que-
dándose Don Juan Manuel con la villa y castillo de Lorca por tenerla en rehenes
de no haberse efectuado el casamiento de su hija. Y porque entrara Don Juan en
la Liga que habían hecho el Rey de Aragón y el de Castilla contra los moros, el
castellano le pagó todos los maravedises que se le debían de la renta que le res-
pondían las arcas reales de por vida, que era una cantidad considerable; juzgan-
do los Reyes que sin Don Juan Manuel y los de su parcialidad no se podría hacer
libremente la guerra al Rey de Granada.
En el año 1334 se volvieron a revolver las quejas de Don Juan Manuel con-
tra el Rey de Castilla y comenzaron de nuevo las hostilidades en el Reino de
Toledo, y Don Juan, para justificar las razones que tenía, vino a Castielfabib,
donde habiéndose visto con el Rey Don Alfonso IV de Aragón, ofreció reducir
a Don Juan Núñez de Lara, Señor de Vizcaya y a Don Juan Alonso de Haro,
Señor de los Cameros [y que] nombrasen por árbitro al mismo Rey de Aragón.
Entonces el Rey Don Alfonso, atendiendo a que Don Juan Manuel era de la Casa
Real de Castilla y su cuñado, pues había estado casado con Doña Constanza, su
hermana, le dio título de Príncipe de Villena, ordenando que aquella villa y otros
lugares que Don Juan tenía, que se incluían dentro de los límites del Reino de
Valencia, se llamasen Principado y sus herederos Príncipes de Villena, como
consta de la data del real privilegio dado en Castielfabib, en 7 de marzo de 1334,
según refiere Zurita (4). Y Don Juan para mostrar el vasallaje que debía a
los Reyes de Aragón otorgó la carta
siguiente:
(4) Zurita, tomo II, lib. 7, cap. 21.
DE ONOFRE ESQUERDO
NOBILIARIO VALENCIANO
“Sepan cuantos esta carta vieren, como yo, Don Juan, hijo del Infante 15
Don Manuel, Adelantado de la Frontera y del Reino de Murcia, otorgo e
conosco que como quier que vos el muy alto e muy noble señor Don Alfon-
so, por la Gracia de Dios, Rey de Aragón, me habedes fecho honra e gracia
que me pudiese llamart, e sea de aqui adelante, Príncipe de Villena e de la
otra tierra que yo he en el vuestro señorío; que magüer vos esta gracia me
fecistes, que yo ni ninguno de los que de mi vengan non fagamos nin man-
demos, nin podamos facer ninguna moneda en la dicha nuestra tierra del
vuestro señorio. E por que esto sea firme e no venga en dubda, mande
ende dar esta carta, sellada con mi sello de cera colgado, que fue dada en
Castelfabib, a 7 dias de Marzo, Era de César 1372 años, que corresponde al
año del Nacimiento de Cristo, el de 1334.”

En el de 1336, habiendo tratado Don Juan Manuel, Príncipe de Villena el


casamiento de su hija Doña Constanza con el Infante Don Pedro que fue Rey de
Portugal, y contradiciendo el Rey de Castilla con mandarla detener en la ciudad
de Toro con guardas de vista, se revolvieron otra vez las guerras civiles, decla-
rándose por parciales del Príncipe de Villena, Don Juan Núñez de Lara, Don
Pedro Fernández de Castro, Don Juan Alonso de Alburquerque, Don Gonzalo,
Señor de Aguilar, Don Alfonso Téllez de Haro, Señores de los Cameros y todos
los grandes de su bando, con la mayor parte de los prelados de Castilla a los cua-
les se agregó el Rey Don Pedro de Aragón, ofreciendo asistir a Don Juan
Manuel, así por ser su vasallo como porque le importaba tener divertido al Rey
con estas turbaciones y a Don Juan Manuel, mas obligado, le hizo ofrecimiento
que por diez años le sustentaría la guerra contra Castilla y le confirmó de nuevo
el título de Príncipe de Villena, como consta del privilegio dado en Zaragoza a
15 de marzo de 1337, que refiere Zurita (5).
Aunque era grande la razón que tenía Don Juan contra el Rey de Castilla por
el repudio de su hija y por los malos tratamientos que con ella se usaban, tenía
otra mayor que era lo que el Rey enajenaba su patrimonio, enriqueciendo a los
hijos bastardos que tenía de Doña Leonor de Guzmán, en grave daño del Infan-
te Don Pedro su primogénito, jurado Príncipe, y así con este justo pretexto le
seguían todos para sacar al Rey del cautiverio en que le tenían los halagos de
esta dama y poner en libertad a Castilla, con que se aseguraba la Corona a quien
amenazaban los moros de Marruecos con las grandes prevenciones que hacían
para entrar otra vez en España. Y así, el Rey Don Pedro de Aragón, conociendo
lo que al Rey de Castilla importaba ser amigo de Don Juan Manuel, así por ser
de su sangre como por ser príncipe pode-
roso y de gran séquito dispuso hacer las
paces, advirtiendo que Don Juan era vasa-
(5) Zurita, tomo II, lib. 7, cap. 30. llo de la Corona de Aragón y su deudo,
16 que el Infante Don Pedro deseaba casar con hija de Don Juan y que tenerla presa
y detenida era irritar a las dos Coronas de Aragón y Portugal, para que las armas
hiciesen hacer lo que negaba la cólera, abriendo la puerta a los moros para daño
de la Cristiandad.
Vencido de estas persuasiones, el Rey de Castilla perdonó a Don Juan y [se]
aquietaron ambos, entregando a Doña Constanza, que su padre llevó a Lisboa, y
se hizo el casamiento el año 1338.
Y en el siguiente, Don Juan Manuel, Don Juan Núñez de Lara y todos los
señores de su bando acompañaron al Rey a la empresa de Antequera y Ronda,
sirviéndole con mucha gente de caballos, conducida a su propia costa.
En el año 1347, entendiendo el Príncipe de Villena la confederación que el
Rey Don Alfonso XI de Castilla trataba con los moros de Marruecos y Granada,
y que se cautelaban de él, no llamándole a las Juntas y al Consejo de Guerra,
como solían en todos los negocios, por temer que, siendo deudo y vasallo del
Rey de Aragón, contra quien se tramaba esta liga, en sabiéndolo daría noticias
al Rey Don Pedro, con que huían de su comunicación, pero tuvo el Príncipe de
tal maña que, guardando secreto al que se lo comunicó con título del casamien-
to de su hijo, dio aviso al Rey de Aragón, ofreciéndole ayudar con dos mil caba-
llos y veinte mil infantes, como refiere Zurita (6); ofrecimiento que manifiesta
cuan poderoso era este Príncipe. Pagóselo el Rey con darle a su hijo los castillos
de Navarrés y Quesa, en este Reino de Valencia.
Cansado de las guerras y trabajos y enfadado de la Corte se retiró a Peñafiel,
donde murió el año 1353, dejando hijos de sus dos mujeres; que fue la primera,
la Infanta Doña Constanza, hija del Rey Don Jaime II y de la Reina Doña Blan-
ca, su segunda consorte, hija de Carlos, Duque de Anjou y Rey de Nápoles; y la
segunda Doña Juana de Lara, hija de Don Juan Núñez de Lara, Señor de Vizca-
ya, que heredó los estados de su padre por muerte de su hermano.

IV. Don Fernando Manuel. — Príncipe de Villena, Señor de los castillos


de Navarrés y Quesa, en el Reino de Valencia, señor de Roa, Ágreda, Peñafiel,
Santaolalla, Escalona, Almansa y Alcaraz; caballero valeroso en la disciplina
militar como lo manifestó en la conquista de Antequera y en otras ocasiones.
Casó con Doña Juana de Aragón, hija del Infante Don Ramón Berenguer,
Conde de Ampurias [3] y de su mujer Doña Blanca de Espina, hija de Felipe,
Príncipe de Tarento, hermana y heredera
del Déspota de Romania, cuyo derecho
(6) Zurita, tomo II de sus Anales, lib. 8, cap. 6. trajo Doña Blanca en dote, además de
[3] En el ms. dice “Ampudias”. 15.000 libras de moneda valenciana, que
DE ONOFRE ESQUERDO
NOBILIARIO VALENCIANO
le señaló el Rey Don Pedro de Aragón, su tío, para cuya paga hizo venta el Rey 17
al Conde de Ampurias de la villa de Cullera, como refiere Zurita (7).
Por pretender el Rey que Don Fernando había cobrado más cantidades de las
contenidas en un legado que le dejó Don Ramón Berenguer a su hija, sobre los
lugares de… hizo aprensión de los castillos de Navarrés y Quesa [4] pero averi-
guadas las cuentas mandó, después de muerto Don Fernando Manuel se le resti-
tuyesen a su hija y heredera de Doña Beatriz Manuel, como lo escribe Zurita (8).
Murió Doña Beatriz sin casar, dejando heredero a Don Juan Manuel, su her-
mano bastardo, en los castillos de Navarrés y Quesa, como después diremos, y
en los estados del Príncipe de Villena hizo heredera a su tía Doña Juana.

V. Doña Constanza Manuel. — Hija de Don Juan Manuel y de la Infanta


Doña Constanza, estuvo tratada de casar con el Rey de Castilla, Don Alfonso XI,
y respetada como a Reina se le puso casa en la ciudad y alcázar de Toro, en el
ínterin que se despachó por la dispensación del Pontífice, la cual, por razón del
parentesco tan grande se dificultaba en la Curia, con que mudó de parecer el Rey
y se casó con la Infanta Doña María, hija del Rey Don Alfonso IV de Portugal,
por cuya causa se originaron las guerras a crueles que hemos referido, hasta el
año 1338 que casó con el Infante Don Pedro de Portugal y fue Reina de aquella
Corona.

VI. Doña Juana Manuel de Villena. — Fue hija de Don Juan Manuel y de
Doña Juana de Lara, su segunda consorte. Casó con el Rey Don Enrique II de
Castilla [y] trajo en arras el Señorío de Vizcaya y de Lara. Heredó el Principa-
do de Villena con los lugares de Peñafiel, Almansa, Chinchilla y Alcaraz y
demás estados, que gozaron su hermano Don Fernando y Doña Beatriz, su sobri-
na, no sin contradicción de la Reina Doña Constanza de Portugal. De este matri-
monio fueron hijos el Rey Don Juan I de Castilla y Doña Leonor, consorte de
Carlos III Rey de Navarra, siendo ambos, por nietos del Príncipe Don Juan
Manuel, progenitores de todos los príncipes de Europa.

VII. Don Sancho Manuel. — A quien dejó su padre la villa de Escalona y


las cuatro villas del Infantado y Santaolalla; fue Adelantado del Reino de Mur-
cia. Caballero muy belicoso y valiente, asistiendo a su padre en todas las gue-
rras civiles, y después al Rey Don
Alfonso el último [XI], de Castilla, en la
conquista de Algeciras y Gibraltar. Casó
(7) Zurita, tomo II, lib. 8, cap. 1. con Doña María de Castañeda, en quién
[4] Otras veces dice “Quessa”.
(8) Zurita, tomo II, lib. 9, cap. 34.
dejó dos hijos:
18 1. Don Juan Manuel, que sucedió.
2. Don Hernán Sánchez Manuel, que llamaron el Mozo que, sirviendo al
Rey Don Enrique II, contra el Rey Don Pedro, le mataron los villanos del Col-
menar, el año de 1355, en el puerto del Pico, como refiere Pedro de Ayala (9),
cuyos hijos fueron Don Hernando y Don Alfonso Manuel, progenitores de los
Manueles de Illescas, Úbeda y Jaén, como lo escribe Alonso Pérez de Haro (10).
3. Doña Constanza Manuel, que casó con Gómez de Albornoz, de la ciudad
de Cuenca, Senador en Roma, de quien nació Doña Teresa de Albornoz y
Manuel, mujer de Don Juan Martínez de Luna, señor de Illueca y Gotor, herma-
no del Papa Benedicto de Luna, y fueron padres de Don Álvaro de Luna, Cope-
ro del Rey Don Enrique III de Castilla, que fue padre de Don Álvaro de Luna,
el mayor señor de Castilla y el más desdichacho privado (11).

VIII. Don Juan Manuel. — Señor de las cuatro villas del Infantado, sirvió
al Rey Don Enrique y a la Reina Doña Juana, sus tíos, en todas las ocasiones de
su tiempo. Fue Adelantado Mayor de Murcia y Señor de Escalona, que trocó con
la Reina Doña Juana por el estado de Carrión, con el título de Conde y como a
tal fue uno de los confirmadores del privilegio que dio el Rey Don Juan de Cas-
tilla del señorío de Aguilar de Campóo a Don Juan Manuel [5].
No hay noticias del nombre y apellido de la Condesa, más de que el Conde
Don Juan está enterrado en Alcaraz, cuya Colegial Iglesia goza ocho mil duca-
dos para misas, aniversarios y otras obras pías.
Dejó el estado de Carrión a su hija Doña María Leonor Manuel, que lo
vendió a la Reina Doña María de Alencastre, mujer del Rey Don Enrique III,
con que feneció el título de Conde de Carrión. A la hija segunda le asignó un
rico mayorazgo, casándola con García Fernández de Villodre, cuyos descen-
dientes son los Marqueses del Carpio. A Don Sancho Manuel le hizo herede-
ro de las cuatro villas del Infantado, las cuales se vendieron para pagar las
dotes de Doña Ginebra Manuel y de Doña María Manuel, sus hijas, y de Doña
Ginebra de Acuña y Girón, su mujer. Doña Ginebra murió sin hijos. Doña
María Manuel los tuvo de Don Álvaro Pérez Osorio, su primer marido, proge-
nitor de los Marqueses de Cerralbo; y del segundo, Don García Sarmiento,
proceden los Condes de Salvatierra y otros títulos de Castilla que ilustran su
sangre y calidad con el apellido de Manuel, como se puede ver en el Nobilia-
rio de Castilla.

IX. Don Enrique Manuel. — Hijo


(9) Pedro de Ayala: Historia del Rey Don Pedro, cap. 6.
(10) En el Nobiliario de España, tomo 1.º, lib. 1.º, cap. 9.
bastardo del Príncipe Don Juan Manuel,
(11) Zurita, lib. 13, cap. 2.º.
[5] En el ms. entendemos que dice, por error, “Juan de
Castilla”.
DE ONOFRE ESQUERDO
NOBILIARIO VALENCIANO
llámanle las historias Don Enrique de Villena por haber tenido su nacimiento y 19
educación en Villena.
De edad de 20 años pasó a Portugal con su media hermana la Reina Doña
Constanza, en donde el Rey Don Pedro le dio el estado de Cintra [6] y Cascaes
y título de Conde de Cintra, casándole con Doña Beatriz de Sosa.
Fue caballero de valor y de gran prudencia muy estimado de los Reyes Don
Pedro y Don Fernando de Portugal. Pasó a Castilla para ajustar el casamiento del
Rey Don Juan I con la Infanta Doña Beatriz, hija de la Reina, su hermana, Doña
Constanza. Efectuóse el año 1383, pocos días antes que muriese el Rey Don Fer-
nando sin hijo varón, por lo cual Don Enrique, Conde de Cintra, entendiendo
tocaba la Corona a su sobrina Doña Beatriz, Reina de Castilla como a hija única
del difunto Rey, enarboló en Lisboa el pendón real aclamándola por Reina de
Portugal con aprobación de muchos señores; pero las trazas y diligencias del
Infante Don Juan, Maestre de Avís, embarazaron los intentos del Conde de Cin-
tra y los derechos de la Reina se redujeron a las armas; con la fuerza de ellas
usurpó lo que no era suyo obligando al Conde a salir de Portugal y pasarse a
Castilla confiscándole el estado. Pero agradecidos los Reyes Don Juan y Doña
Beatriz les dieron los lugares de Montealegre y Meneses con otra hacienda y
título de Conde de Montealegre (12).
Sirvió al Rey Don Enrique III en todas las ocasiones que se ofrecieron en
paz y en guerra. Y en el tiempo de las tutorías del Rey Don Juan III le nombró
la Reina, por Ayo, al Conde de Montealegre. Y después cuando el Infante de
Antequera Don Fernando se fue a tomar la Corona de Aragón, el año 1412, dejó
al mismo Conde por Gobernador de Castilla en su lugar (13), corriendo por
cuenta del Conde Don Enrique de Villena los socorros que de Castilla se remi-
tieron al nuevo Rey de Aragón para la guerra contra el Conde de Urgel. Éste
vencido, trató de coronarse el Rey Don Fernando en Zaragoza con las solemni-
dades que refiere Andrés de Uztarroz en el libro de las coronaciones de los
Reyes. Para solemnizar esta fiesta envió la Reina Doña Catalina de Castilla al
Conde Don Enrique de Villena a dar la enhorabuena a su cuñado el año 1414, a
quien el Rey Don Fernando señaló para que con los Infantes sus hijos y otros
ricoshombres de Aragón y Castilla llevasen los cordones del caballo (14).
Fueron sus hijos:
1. Doña Juana Manuel de Villena, que
casó en Portugal con Don Lope de
Almeyda, de quien proceden los Condes
[6] En el ms. “Sintra”.
(12) Como lo escribe Alonso López de Haro, tomo 1.º.
de Abrantes.
(13) Como lo refiere Zurita, tomo 3.º, lib. 11, cap. 89;
y la “Crónica de Rey don Juan II”, cap. 208.
(14) Como lo refiere Zurita, lib. 12, cap. 34.
20 2. Doña Leonor de Villena, mujer de Don Rodrigo de Melo, de quien vienen
los Condes de Olivenza [7], de Bimioso, de Portealegre y Duques de Aveiro (15).
3. Doña Inés Manuel de Villena casada con Don Íñigo López de Mendoza,
de quienes proceden los Condes de Priego (16).
Don Pedro Manuel de Villena sucedió al Conde de Montealegre, su padre,
en el estado, pero no en el título de Conde por lo cual se pasó a Portugal, donde
casó con Doña Juana, hija del Rey Don Alfonso V de aquel reino, donde estuvo
muchos años hasta que, reinando en Castilla el Rey Don Enrique IV, volvió a la
Corte para casar a su hija mayor Doña María de Villena con Don Lorenzo Suá-
rez de Figueroa, primer Conde de Feria, a quien dio en dote el estado de Mon-
tealegre (17). La segunda hija llamada Doña Sancha casó con Don Juan
Sarmiento, hermano del primer Conde de Salinas. La tercera hija fue Doña Cata-
lina de Villena, casada con Don Juan de Tovar, Señor de Zebico de la Torre,
cuyo estado heredó de su marido por no tener hijos y ser bienes libres, y así los
dejó a Don Juan Manuel, su sobrino, como veremos.

X. El Conde de Montealegre, Don Enrique de Villena. — Tuvo un hijo


de ganancia que llamaron Don Fernando de Villena, a quien crió su tía la Reina
Doña Constanza de Portugal.
Pasó a Castilla en tiempo del Rey Don Juan I, hallándose en la batalla de
Aljubarrota, donde fue herido en una pierna, quedando cojo de esta jornada, pero
tan alentado que no hubo ocasión de guerra en tiempo del Rey Don Enrique III
que no se hallase, con que salió un excelente caballero y pudo fiarle el Conde,
su padre, la conducción de los socorros de la gente de guerra que de Castilla se
le ministraron al Rey Don Fernando de Aragón para la guerra contra el Conde
de Urgel y así, en premio de haberle servido y atendiendo a ser caballero de la
sangre real le armó caballero con las ceremonias antiguas el Rey Don Fernando,
en 10 del mes de febrero de 1414, el día que se coronó en Zaragoza (18).
Volvió a Castilla acompañando a la Infanta Doña María para casar con el
Rey Don Juan II y entonces se le hizo merced de Alcaide de los Alcázares de
Burgos.
Casó con Doña Mencía Rodríguez de Fonseca (19), en quien tuvo por hijos
a Don Juan, que le sucedió y a Don Fernando Manuel de Villena, que casó en
Portugal, de quien hay sucesión en aquel reino por Marta Manuel de Villena en
quien el Rey Don Duarte tuvo a Don
Juan Manuel, Obispo de la Guardia y
[7] En el ms. “Olivença”. Ceuta, padre de Don Juan Manuel,
(15) Méndez: Genealogía del Condestable de Portugal.
(16) Nobiliario de España, lib. 5, cap. 6.
Camarero Mayor y gran privado del Rey
(17) Nobiliario de España, lib. 5, cap. 14. Don Manuel de Portugal (20).
(18) Como lo refiere Zurita, tomo 3, lib. 12, cap. 34.
(19) Como escribe Alonso López de Haro, lib…, cap. 9.
(20) Como lo refiere Zurita, tomo 5, lib. 3, cap. 9.
DE ONOFRE ESQUERDO
NOBILIARIO VALENCIANO
XI. Don Juan Manuel de Villena. — Sucedió a su padre en el oficio de 21
Alcaide de los Alcázares de Burgos. Fue Señor de Zebico de la Torre, por heren-
cia de Doña Catalina de Villena, su tía, y caballero de gran prudencia, por lo cual
el Rey Don Juan II le hizo de su Consejo y el Rey Don Enrique IV le ocupó, en
muchas ocasiones, en cosas de importancia.
Casó con Doña Aldonza de la Vega, hija de Don Gómez Suárez de Fi-
gueroa, Señor de Zafra y Feria, en quien tuvo entre otros hijos a Don Juan de
Villena.
XII. Don Juan Manuel de Villena. — Fue Señor de Belmonte [8], de Cam-
pos y Zebico de la Torre, caballero de mucha atención en corresponder en sus
acciones, conforme la obligación de la sangre heredada, y en la confianza que
de él hicieron los Católicos Reyes de España, nombrándole Alcaide de los Alcá-
zares de Burgos, de la ciudad de Jaén y Contador Mayor de Castilla, embajador
al Emperador [de Alemania] y muy íntimo privado del Archiduque Don Felipe
de Austria I, Rey de Castilla (21).
Muerta la Reina Doña Isabel, volviendo Don Juan Manuel de Flandes para
Alemania a servir su cargo de embajador en la Corte del Rey de Romancos, el
Rey Don Felipe no le quiso dejar que partiese de cabo sí, y envió tras él con gran
diligencia y comenzóse a servir de este caballero en lo más íntimo de sus secre-
tos y con su valor no dejó al Rey se consolase de los reinos de Castilla y de su
gobierno por los estados que allá tenía.
Como era muy principal de linaje, de grande ingenio en sus dichos y hechos
y de mucha experiencia en todo género de negocios, si fuera tan venturoso en
que le viviera su Príncipe como tuvo partes para merecer la privanza que alcan-
zó con él, bien era capaz de llegar a tan grande estado como le tuvieron los que
más privaron con los Reyes de Castilla (22).
Hízole el Rey Felipe, Presidente de Castilla el año 1505 y el siguiente le dio
el Collar de la Orden del Toisón de Oro, siendo el primer caballero español que
le tuvo, con otras muchas rentas de por vida, con las tenencias de Plasencia,
Segovia, Mirabel y Atienza, con [lo] que fue uno de los caballeros ricos de Cas-
tilla que sin ser Grande le admitieron en su gremio y se confederaron con él, des-
pués de la muerte del Rey en Toledo para gobernar aquella Corona hasta que
viniese el Rey Carlos de Flandes, firmando las Capitulaciones que refiere Zu-
rita (23).
Fue muy afecto a la Reina Doña Juana
y su hijo, por lo cual le persiguió la envi-
[8] En el ms. “Velmonte”.
da, forzándole a pasar al amparo del Rey
(21) De él escribe Zurita en el tomo 6, lib. 6, cap. 6, de Romanos, como lo insinúa el mismo
fol. 9, col. 1. Zurita (24) y a solicitar el viaje del nuevo
(22) Hasta aquí Zurita.
(23) Zurita, tomo 6, lib. 7, caps. 15 y 16.
(24) Zurita, tomo 6, lib. 8, cap. 15.
22 Rey, como lo hizo el año 1517 desembarcando en Villaviciosa de Asturias y
cuando esperaba el premio de tantos trabajos padecidos en 36 años continuos del
manejo de los más importantes negocios de la Monarquía, le asaltó la muerte,
siendo de edad de 78 años, enterrándole en Peñafiel, en la sepultura de sus
mayores, en el Convento de San Pablo, de la Orden de Predicadores.
Fue casado con Doña Catalina de Rojas y Castilla, hija de Don Diego de
Rojas y de Doña Catalina de Castilla, Señores del estado de Poza [9] que hoy
tienen título de Marqués, cuyos hijos fueron:
1. Don Lorenzo Manuel, que sucedió.
2. Don Pedro Manuel de Villena, Obispo de León, Zamora y Arzobispo de
Santiago.
3. Doña Aldonza Manuel, mujer de Don Juan Enríquez de Acuña y Portu-
gal, cuarto Conde de Valencia, de quienes vienen los Duques de Nájera, como
después diremos.

XIII. Don Lorenzo Manuel de Villena. — Señor de Belmonte de Campos


y de Zebico de la Torre, Caballero del Hábito de Alcántara y su Comendador
mayor; hízole el Emperador Carlos V su Mayordomo, por cuyo oficio fue
siguiendo la causa real en todas las jornadas que el César hizo de España a Ale-
mania, a Italia y contra el turco en espacio de 19 años, siendo muy estimado y
querido del Emperador, que en su coronación, en Bolonia le dio la Encomienda
mayor de Alcántara.
Fue casado con Doña Juana de la Cerda y Mendoza, hija de Don Rodrigo de
Mendoza y de Doña Ana Manrique, segundos Condes de Castro (25), en quien
tuvo los hijos siguientes:
1. Don Rodrigo Manuel, que heredó.
2. Don Pedro Manuel, del Hábito de Alcántara, Comendador de Piedrabue-
na y Gentilhombre de la Cámara del Rey Felipe II; murió sin casar.
3. Don Juan Manuel, Déan de Sevilla y Obispo de Sigüenza.
4. Don Lorenzo, que murió mozo sirviendo al Príncipe Don Carlos.

XIV. Don Rodrigo Manuel de Villena. — Último Señor de Belmonte, de


Campos y de Zebico de la Torre, Caballero del Hábito de Santiago, Comenda-
dor de Almaguer, Capitán de Hombres
de Armas de la gente de Castilla y des-
[9] En el ms. “Poça”. pués Capitán de la Guardia Española del
(25) Como lo refiere Alonso López de Haro en su Rey Felipe II, siguiéndole en las jorna-
Nobiliario, lib, 6, cap. 8, tomo 2.º. das de Aragón y Valencia.
DE ONOFRE ESQUERDO
NOBILIARIO VALENCIANO
Murió sin hijos habiendo casado con Doña Beatriz de Velasco, hija de Don 23
Diego López de Zúñiga y Velasco y de Doña María Enríquez, Condes de Nieva,
y así sucedió en esta Casa, Doña Luisa de Acuña Portugal y Manuel, quinta Con-
desa de Valencia como a hija y heredera de Doña Aldonza Manuel y de Don Enri-
que de Acuña y Portugal, cuartos Condes de Valencia, que casando con Don Juan
Estébanez Manrique, tercer Duque de Nájera, juntó el estado de Valencia, Bel-
monte y Zebico al de Nájera, cuya nieta Doña Luisa Manrique de Lara, Manuel,
Acuña y Portugal casó el año 1583 con Don Bernardino de Cárdenas, Duque de
Maqueda y Marqués de Elche, agregándose estas dos Casas en una (26).
Dejamos escrito en el número 1 de los hijos del Príncipe deVillena que Don
Fernando Manuel dejó un hijo natural llamado Don Juan Manuel de Villena, a
quien su media hermana Doña Beatriz Manuel dejó la Baronía de los castillos
de Navarrés y Quesa, con otros bienes en Valencia; donde pasó a vivir. Fue caba-
llero diestro en la disciplina sirviendo a los Reyes de Aragón Don Pedro IV y
Don Juan I. Casó con Doña Antonia Castilla, en quien tuvo sólo un hijo y una
hija:
1. Galván de Villena, que sucedió.
2. Doña Leonor de Villena que fue Dama de la Reina Doña María, mujer del
Rey Don Alfonso V de Nápoles y una de las primeras religiosas del Convento de
la Trinidad, Orden de Santa Clara, que fundó la misma reina el año 1445, en la
ciudad de Valencia, en los arrabales de San Guillem, cuando sacó las monjas del
monasterio de Gandía, donde los moros de Gilet y sus contornos las oprimían y
escandalizaban. Mudó con el hábito el nombre, llamándose Isabel de Villena
y con el instituto las costumbres, sin causarle novedad el pasar de las galas de
palacio a la estrechez de un sayal y a lo áspero de una túnica, con que fácilmen-
te se dio a la mortificación y a la meditación siendo su vida de una penitente ana-
coreta y sus virtudes y obras, ejemplar de las demás religiosas y en quien la Reina
Doña María descansaba muchas veces comunicándola sus disgustos y aún acon-
sejándose en los negocios más graves de la Corona, que gobernaba por la ausen-
cia de su marido. Nombráronla Abadesa de aquel convento, no sin repugnancia
suya, cuyo oficio tuvo veintisiete años con utilidad espiritual de sus súbditas y
con la temporal del aumento de la Casa; pues aún duran memorias suyas para el
adorno del altar y de la iglesia. Suyo es el libro de la Vida de Cristo, que en idio-
ma valenciano escribió donde en él (aunque breve) se descubre el campo grande
de su talento y algunos visos de los favo-
res que su divino esposo le debió comuni-
car cuando la escribía. Dióle a la estampa
(26) Como lo refiere el Nobiliario de España, lib. 2, cap.
5, lib. 3, cap. 5, lib. 4, cap. 17 y lib. 9, cap. 28. Doña Soror Aldonza Monsoriu, sucesora
24 en el oficio de Abadesa y en las virtudes, poniendo en la primera hoja el escudo
de los Príncipes de Villena, atestiguando en el prólogo y a la fin del libro que era de
la sangre real de esta Casa y de la de los Reyes de Aragón.

XV. Don Galván de Villena. — Último Barón de los castillos de Navarrés


y Quesa, que vendió para pagar deudas de su padre y propias.
Fue caballero muy estimado en este reino, así por su sangre como por sus
costumbres y uno de los muchos varones de este reino que acudió al Parlamen-
to de Vinaroz para tratar de la elección de nuevo Rey, por la muerte del Rey Don
Martín, sin hijos; como escribe Zurita (27), cuyas palabras son: “Los que en
aquella ocasión estaban en Vinaroz eran Don Ramón de Vilaragut, Lugartenien-
te de Gobernador; Don Gilaberto de Centelles, Galván de Villena, Berenguer
Juan y Pedro de Vilaragut; Felipe Boil, Don Pedro Sánchez de Calatayud y
Manuel Díaz, que eran Barones, etc.”.
Este mismo caballero fue Mariscal del Rey Don Alfonso en la guerra contra
Castilla, cuando fue preso el Infante Don Enrique, Maestro de Santiago y halló-
se haber sido uno de los que firmaron en la concordia de la libertad del dicho
Maestre y en las paces entre Castilla y Aragón (28) y luego fue uno de los jue-
ces que por el Rey de Aragón y Navarra se nombraron el año 1430, para acabar
de ajustar otras nuevas paces a instancia del Rey de Portugal (29).
Fue uno de los caballeros que firmaron en las Cortes celebradas a los tres
Estamentos del Reino de Valencia por el Rey Don Juan II de Navarra, en el año
1446, en nombre y como Lugarteniente del Rey de Aragón Don Alfonso V,
según se halla en el Libro de los Fueros y Leyes Municipales de Valencia.

XVI. De este caballero fue hijo Juan de Villena, que habiendo servido al
Rey Don Fernando el Católico en las guerras de Portugal algunos años, se volvió
a Valencia empleando lo restante de su patrimonio en dilatadas heredades en el
lugar de Carpesa [10] dando todo su cuidado al cultivo y mejoras de ellas para
gozar colmados frutos sin permitirse a la comunicación de sus iguales, pues no
podía lucirse entre ellos conforme su calidad lo requerían y así contento en el reti-
ro de la aldea, él y su hijo Martín de Villena sepultaron en lo exterior la nobleza
de sus progenitores, bien que en lo interior conservaran lo lustroso de su sangre
en acciones dignas de toda alabanza, tratando con sencillez todos sus negocios,
favoreciendo a los pobres y amparando a los necesitados, siendo un hospital, su
casa, de religiosos y mendigos.
(27) Zurita, tomo 3.º, lib. 11, cap. 30.
(28) Como escribe Zurita, lib. 13, cap. 38.
XVII. Vicente de Villena [11]. — Al
(29) Zurita, lib. 13, cap. 20. ejemplo de sus padres, continuó el retiro
[10] En el ms. “Carpessa”.
[11] Extraña que antes llame Martín de Villena al hijo
de Juan de Villena y aquí le diga Vicente de Villena.
DE ONOFRE ESQUERDO
NOBILIARIO VALENCIANO
contento en la granjería de sus heredades, negándose a una carta citatoria de 25
Cortes a que fue llamado el año 1564, no queriendo parecer caballero aun con
serlo, sino sólo en la liberalidad con que hizo la mesa a Don Luis Galcerán de
Borja, último Maestre de Montesa, hospedándole en su casa dieciséis meses sin
permitir recompensación ninguna; antes bien queriendo dar el Maestre un hábi-
to a su hijo Melchor de Villena le dijo: “Señor, mi hijo no ha menester hábito de
Montesa para lucirse, cuando tiene once hermanos a quien ha de sustentar sien-
do su padre después de mis días. Y porque V. S. no crea que es excusa por hallar-
me en el traje de labrador vea si conoce de quién son estas armas que están
dibujadas en este papel (que sacó del pecho) –de los Señores de Villena son–,
dijo el Maestre. Pues básteles (prosiguió) a mis hijos saber que ellos fueron sus
progenitores para que obren como deben en servicio de Dios y de su Rey”.
Casó Vicente Villena con… de limpio linaje natural de… como es notorio
en las pruebas del Tribunal de la Inquisición, cuyos hijos fueron entre otros:

XVIII. Melchor de Villena. — Célebre y dichoso médico, Catedrático de


Prima en la Universidad de Valencia en la Facultad de Método y de Hierbas por
más de 50 años; fundador del Colegio de los Reyes de Oriente, que para mani-
festar que tuvo por progenitores a los de Aragón y Castilla por parte del Prínci-
pe de Villena Don Juan Manuel, puso el escudo de las antiguas armas de este
Príncipe sobre la puerta. Dotóle con renta bastante para el sustento de… estu-
diantes en la Facultad de Medicina con particular instituto de que hayan de hacer
pruebas de limpieza de sangre los pretendientes, aunque sean de su apellido y
éstas se hagan por el Tribunal de la Inquisición, de quien fue familiar y médico
del secreto, y en falta de parientes sean admitidos los naturales de la ciudad de
Villena y su estado, como también [fue médico] de todos los virreyes, llamado
para Médico de Cámara del Rey Felipe IV, que rehusó con modestia.
Murió ordenado “in sacris”, de 95 años el año de 1656. Además de este
Colegio hizo otras obras pías en que empleó más de treinta mil ducados colo-
cando a sus once hermanos y socorriendo a más de cincuenta sobrinos, sin otras
limosnas secretas que hacía a los enfermos que visitaba.
Sus virtudes y excelencias [son] públicas en el sermón de sus exequias que
anda impreso con título de Cenotafio funeral, predicado por el Doctor Juan Bau-
tista Ballester, Catedrático de Prima, tres veces en Filosofía, Cura de las Parro-
quias de San Salvador y San Martín de Valencia, Canciller de la Universidad,
Arcediano de Murviedro en la Metropolitana Iglesia de Valencia y Catedrático
de Teología en la de Sevilla y uno de los primeros alumnos del Colegio del Doc-
tor Melchor de Villena.
26 … de Villena, hermano del Dr. Villena, pasó a las guerras de Italia; donde
después de haber servido en las de Lombardía, le hicieron una jineta de Capitán
de Infantería para marchar a Flandes y de allí a Alemania y Bohemia contra el
rebelde Palatino del Rin. Hallóse en Amberes contra el Príncipe de Orange y
luego Capitán de Caballos; fue segunda vez contra el Rey de Suecia y en la bata-
lla de Nordlingen [12], hizo oficio de Teniente de General de la artillería. Y últi-
mamente vuelto a España el Rey Felipe IV le hizo merced de quinientos ducados
de renta y de Capitán entretenido cerca la persona de los Virreyes de Valencia
para las cosas de la guerra. Tuvo por hijo y heredero a Francisco de Villena,
Doctor en Leyes y Patrón del Colegio de su tío; murió sin hijos y así pasó su
hacienda a… hijo de su hermana casó en Flandes con… y el Patronazgo al Doc-
tor Miguel Vilar de Villena, su primer hermano, Catedrático de Medicina en
Valencia y hoy Protomédico de nuestro Rey Carlos II.
Hallóse en Nápoles cuando, por las inquietudes de la plebe, estuvo aquella
isla en peligro de perderse, gobernándola el Duque de Arcos, año… donde el
Doctor Vilar con espada y rodela supo dictar tales récipes [13] de cuchilladas
contra los amotinados que no fueron bastantes a su curación los de la pluma,
debiéndose a su valor la guarda de la casa del Virrey, y a su estudio, según dicen,
la confección de una bebida en el convite que hizo el Duque, que no tuvo efec-
to hasta ocho días después; con que no se pudo por entonces presumir hubiese
muerto este tirano de veneno, librándose esta ciudad por este medio [14]…

[12] En el ms. “Norlinguen”.


[13] Récipes. Vocablo antiguo, son recetas.
[14] Así acaba, quedando incompleto el texto.
I. Genealogía de la Casa de los Príncipes de Villena
Fernando III el Santo,
Rey de Castilla y León
con Beatriz de Suabia

Manuel, Infante y Adelantado de Murcia,


Señor de Escalona y Peñafiel,
casó dos veces:
1.ª con Constanza de Aragón
2.ª con Beatriz de Saboya
de este matrimonio

Juan Manuel
Señor de Escalona y Peñafiel,
Príncipe de Villena,
casó dos veces:
1.ª con Constanza de Aragón
2.ª con Juana Lara

Fernando Manuel, Constanza Manuel, Juana Manuel de Villena, Sancho Manuel, Enrique Manuel,
2.º Príncipe de Villena Reina de Portugal hija de Juana de Lara, Señor de Escalona y hijo bastardo,
con Juana de Aragón con Enrique II el Infantado Conde de Cintra y de Montealegre
Rey de Castilla con María de Castañeda con Beatriz de Sosa

Beatriz Manuel Juan Manuel de Villena,


de Villena s. s. bastardo, Juan Manuel,
Señor de Navarrés y Quesa Hernán Sánchez Constanza Manuel
Señor del Infantado, Manuel, el Mozo con Gómez de Albornoz
con Antonia Castellá Conde de Carrión

Galván de Villena, Leonor de Villena


Último Barón de Navarrés y Quesa, que fue Sor Isabel de Villena, María Leonor Manuel, Inés Manuel Sancho Manuel,
Mariscal religiosa de la Trinidad Señora de Carrión con Garcí Fernández Señor del Infantado
de Villodre con Ginebra de Acuña
Galván o Garzerán y Girón
de Villena

Juan de Villena Ginebra s. s. María Manuel


casó dos veces:
Martín de Villena 1.ª con Álvaro Pérez Osorio
2.ª con García Sarmiento
Vicente de Villena

Melchor de Villena, ... de Villena ... de Villena,


famoso médico y con el Dr. Vilar Capitan de Caballos
sacerdote
Miguel Vilar de Villena, Francisco de Villena,
Protomédico del Rey Doctor en Leyes s. s. Fernando de Villena
Genealogía de la Casa de los Príncipes de Villena (continuación)

Enrique Manuel

Juana Manuel Leonor de Villena Inés Manuel de Villena Pedro Manuel deVillena, Fernando de Villena,
con Lope de Almeida con Rodrigo de Melo con Íñigo López de Mendoza, Señor de Montealegre, hijo natural,
progenitores de los con Juana de Portugal con Mencía Rodríguez
Condes de Priego de Fonseca,
Alcaide Alcázares de Burgos
María de Villena Sancha Catalina
con Lorenzo Suárez con Juan de Tovar
de Figueroa,
Conde de Feria

Juan Manuel, Fernando Manuel


Señor de Zebico y Belmonte
con Aldonza de La Vega Marta Manuel de Villena
Juan Manuel, Juan Manuel y Portugal,
Señor de Zebico y Belmonte, Obispo de Cota
Caballero del Toisón,
con Catalina de Rojas Juan Manuel,
Camarero del Rey
de Portugal

Lorenzo Manuel, Pedro Manuel, Aldonza Manuel


Señor de Zebico y Belmonte Obispo de León con Juan Enrique de Acuña;
con Juana de la Cerda Conde de Valencia,
progenitores de los
Duques de Nájera

Rodrigo Manuel de Villena, Pedro Manuel, Juan Manuel, Lorenzo,


último Señor de Belmonte murió joven Obispo de Sigüenza murió mozo
y Zebico,
con Beatriz de Velasco s. s.

Related Interests