You are on page 1of 2

Instrumentos de arte antiguos

Los instrumentos o útiles del pintor son esencialmente tres: la paleta, el pincel y la espátula. En la Antigüedad los pintores
hacían uso de conchas o tazas, donde se ponían los colores ya mezclados. Luego se adoptó una pequeña paleta de madera, con
un pequeño agujero para introducir el dedo pulgar. En un principio su fondo parduzco se adecuaba a la preparación de los
lienzos, pero posteriormente, siendo la mayoría de las preparaciones de color blanco, se cambió su color por otro de tonalidades
claras y luminosas.

Los pintores prehistóricos para plasmar sus pinturas en las paredes de las cuevas utilizaban los dedos, espátulas y
pinceles realizados con cerdas o plumas de animales, o bien el tamponado y la aerografía. Como curiosidad deciros que
usaban como aglutinantes para adherirlo a la pared grasa de animal, aceite vegetal e incluso clara de huevo. Permitiendo
así llegar las pinturas hasta nosotros con esos colores tan llenos de vida, que hacen bailar a los bisontes por ejemplo en
Altamira.

Se empleaban por lo general uno o dos colores. El rojo es el color más frecuente junto con negro, ocre, amarillo y
blanco en distintas gradaciones resultado de la mezcla de pigmentos.

Para la creación de pinturas se usaban pigmentos minerales molidos (óxidos de hierro y manganeso, hematita, limonita,
arcilla, yeso…) y carbones vegetales. El pigmento en polvo era aplicado directamente o aglutinado con otras
sustanciales o fluidos orgánicos (grasa, resina…) para modificar la calidad de la pintura y aumentar su fijación y
permanencia sobre el soporte.

Además de pintar con las manos, el hombre primitivo hacía uso de instrumentos como por ejemplo:

 Pinceles de pelo animal para conseguir trazos finos o pintar grandes superficies.
 Ramas quemadas y bolas de pigmento y resina para dibujar.
 Cañas huecas con las que soplar la pintura a modo de aerógrafo.

Para dar la sensación de volumen en ocasiones se tenían en cuenta las irregularidades originales de la roca, los salientes
y las hendiduras, en el diseño de la pintura.

También se han encontrado pinturas cuyos contornos han sido grabados con un instrumento afilado sobre la piedra.

En primer lugar aclarar que nuestros antepasados prehistóricos pintaban en los interiores de sus cuevas convirtiéndolas
en santuarios y haciendo de sus pinturas
interpretaciones mágico-religiosas, donde
quizás pudo existir un rito mágico a la hora de
su ejecución acompañado de una danza o de
un sacrificio.

¿De dónde sacaban los colores?

Los colores lo sacaban de la propia naturaleza,


así obtenían el rojo del oxido de hierro o de la
sangre del animal, el negro del óxido de
manganeso o del carbón, marrones, amarillos
terrosos o anaranjados de la propia tierra y el
banco obtenido de la calcita.