You are on page 1of 4

La excelencia es un término que quizás en

primera instancia, muchas veces lo pasemos


por alto, lo veamos como rutinario, o
ignoremos de manera parcial o plena la
profundidad, el alcance, enfoque, desarrollo
y/o aplicación de todo lo que encierra este
término.- por ende hablar de excelencia es
más que cumplir el hecho de citar un cliché
popular, organizacional o empresarial, es
mucho más que eso; alguien cito en cierto
lugar la siguiente frase: “excelencia” es hacer
algo mas allá de lo que se nos pidió”.- es decir
transliterado en otras palabras hacer mucho
más de lo que se nos asigno a hacer o/a
desarrollar, esto es un paradigma lógico
nosotros como seres intelectuales o
simplemente como seres humanos podemos
desarrollar nuestras vidas de dos maneras; una
de manera simple, sin destacar, sin ser
diferentes en ningún nivel; en otras palabras
ser uno más del montón o por lo contrario
tenemos un segundo camino, ser diferentes,
visionarios, excelentes en todo lo que
hagamos, desarrollemos o emprendamos,
transliterando diremos haciendo las cosas de la
mejor manera que podamos logrando un
resultado optimo es decir por encima de lo
común o estandarizado, es decir tener en
nuestro haber un desarrollo único de las cosas.
Porque no solamente debemos hacer las
cosas de manera correcta, funcional y
estructurada; si no más bien ir mas allá, ir a un
nivel de desarrollo que como futuros
profesionales nos lleve un paso más adelante,
La excelencia en un término que tiene un sin
número de aplicaciones, lo podemos ver
ejemplificado en muchas facetas de nuestro
andar diario, no solamente profesional si no
también en áreas sociales.- pero trayendo
nuestro enfoque dentro del área
organizacional/empresarial nuestro punto de
partida es notorio, en una empresa la
excelencia va ligada a muchas variables, de
acuerdo a nuestro leve conocimiento hasta el
momento en nuestra carrera de “Gerencia de
Negocios”, y haciendo una observancia
retrospectiva de lo aprendido en el transcurso
de nuestra vida, el desarrollo de La Excelencia
en una organización empresarial sin duda
alguna depende de una simbiosis entre el
medio interno el Input o la entrada de una
empresa, es decir las personas que la
componen, los procesos que se desarrollan
dentro de ella, la forma y la estructura por la
cual se desarrollan, así como el output o la
salida por ende el resultado optimo que será
la clasificación que den nuestros clientes a
nuestro productos o a nuestros servicios.
Si hicimos más de lo necesario, más de lo
común, más que cumplir con los estándares,
más allá de cumplir requisitos, más allá de
cumplir una rudimentaria política.

Si innovamos constantemente si le ofrecemos a


nuestros clientes más o porque no mucho más
de lo que buscan o necesitan y satisfacemos
de sobra sus expectativas, sus necesidades, sus
requerimientos entonces es así nuestra
calificación será simplemente no 5 estrellas si
mejor que eso, por ende la excelencia
encierra muchos ámbitos, es una interrelación
entre variables internas y externas, llevadas a
un extremo por encima de lo común, de la
literalidad de los requerimientos, por ende es
decir hacer las cosas como nuestro
pensamiento anterior citado en la primera
parte del presente ensayo “hacer las cosas
mas allá de lo que nos pidieron” en un nueva
transliteración del término pero cuyo enfoque
no cambie el significado del mismo…por
consiguiente es nuestro punto de vista que la
excelencia nos presenta un desafío, la
constante aparición de nuevos métodos, de
nuevos procesos, de nuevas políticas
mundiales, de nuevas formas de trabajo, de
nuevas demandas, de más exigencias por
parte de los clientes, por consiguiente la
evolución constante de las diferentes formas
de alcanzar La Excelencia, de ser
extraordinarios de satisfacer al cliente si es
posible más allá de lo que alguna vez imaginó
y aún mejor lograr con dicha excelencia no
solamente asegurar a nuestros clientes
actuales si no que sean nuestra mejor carta de
recomendación para nuevos clientes
potenciales…

Por:

Marvin Lagos.

La excelencia responde al afán de auto-superación continua. En tu


genética viene impresa la necesidad de progresar y evolucionar de
manera efectiva y consciente, es decir, expandir tu conocimiento,
adaptación y manejo en la realidad en la que te desenvuelves. De
alguna manera, los seres humanos siempre han buscado la manera
de romper los límites a los que se han visto sometidos, por parte de
los que han ostentado el conocimiento “riguroso y válido”.