You are on page 1of 2

Actividad

Analice la siguiente demanda en calidad de contexto de asesoramiento conflictivo y escriba qué


orientaciones le daría a su colega para que su intervención resulte valiosa

Barcelona, 16 de abril de 2009


Querido colega:

Como sabes, hace un par de meses que me he incorporado a las tareas de asesoramiento en un IES del centro
de Barcelona. Ya sabes, uno de aquellos "cementerios de elefantes" que nos comentaban en la universidad,
donde van a parar buena parte de los "profes" que, , han logrado instalarse cerca de sus hogares,
preparando su jubilación anticipadamente. Bueno, soy algo injusto; también es cierto que existe algún recién
licenciado que muestra las mismas pocas ganas y/o habilidades para hacerse entender por los alumnos y,
¡afortunadamente! un reducto de irreductibles y esforzados profesores, de toda edad y condición, que
ejercen su profesión con interés y profesionalidad; ávidos de colaborar en intentos de cambios e
innovaciones.

Pero, vamos al grano. Hará un par de semanas me llamó el director del centro para plantearme que estaba
muy preocupado con lo que estaba pasando con algunos profesores en 2.° de Educación Secundaria
Obligatoria (ESO). Concretamente con un docente de Ciencias Naturales, una de Historia y uno de Filosofía. El
jefe de estudios ha recibido numerosas quejas de alumnos y padres en el sentido de que las clases son un
desastre: aburridas, confusas, poco preparadas, incomprensibles, etc. Los profesores dicen que ellos lo hacen
lo mejor que pueden, que los alumnos esperan que se les trate como en párvulos y que, en todo caso, ellos
dominan su materia, pero nadie les enseñó cómo enseñarla.

Me ha pedido que, por favor, hable con ellos, asista a algunas de sus clases, y valore si efectivamente las
quejas son fundadas y, en su caso, qué tipo de cambios o propuesta de formación podría hacerse para que
esos profesores mejorasen sus clases.

Como comprenderás, estoy bastante angustiado. Hablé con los tres profesores y, excepto uno, que ha tenido
que aceptar a regañadientes, los otros dos se han mostrado abiertos a colaborar, a explicarme cómo
preparan las clases y a dejarme entrar en éstas cuando quiera. El problema es: ¿qué debo evaluar? Confío en
que puedas echarme una mano gracias a que tú posees una mayor experiencia en estos temas. A
continuación, te explico alguna cosa más sobre los "protagonistas " del asunto por si te sirve de algo:

El director. En este momento, comienza su segundo año de mandato como director; es una persona algo
distante y autoritaria, aunque eficaz y comprometida con su trabajo. Los profesores le respetan y valoran sus
dotes de gestión y liderazgo. En realidad, lo que más le preocupa es que no se produzcan conflictos que
puedan tener una repercusión externa, porque está pensando en promocionarse, presentándose al cuerpo de
inspectores de enseñanza.

Aunque tiene pocos conocimientos didácticos y pedagógicos, es partidario de que la escuela se oriente hacia
enfoques más "de la Reforma", como dice él, con metodologías más participativas y motivadoras para los
alumnos.

El "profe" de Naturales hace muchos años que está en la docencia y, en gran medida, podríamos decir que
está algo "quemado". Curiosamente, antes de estar en este centro, estuvo en un instituto de
experimentación de la Reforma y participó activamente en una experiencia de "trabajo por proyectos" con
alumnos de segundo ciclo de ESO. Al llegar aquí, propuso hacer algo parecido; sin embargo, ante las
reticencias del claustro, desistió. En la actualidad, confiesa que su mayor deseo es jubilarse cuanto antes y
olvidarse de las aulas y los estudiantes. Como puedes deducir, está algo "amargadillo" el hombre. Ha
aceptado colaborar conmigo a regañadientes.
La de Historia terminó la carrera hace poco. Confiesa que ella hubiese preferido dedicarse a otra cosa en
lugar de dar clases, pero que le surgió esa posibilidad y como necesitaba trabajar, la aceptó. Dice que le
gustaría hacer mejor sus clases (entre otras cosas, porque lo pasa mal cuando comprueba lo mucho que
"pasan" de ella sus alumnos), pero afirma que nadie le enseñó a enseñar historia. Su modelo son los
profesores que más le gustaron en la Facultad de Historia.

El de Filosofía lleva bastantes años siendo profesor y disfruta con su materia (ha escrito, además, algunos
artículos sobre el existencialismo alemán). Por desgracia, sus alumnos no disfrutan tanto. A pesar de que
trata de transmitir a sus alumnos su amor por la Filosofía, no lo consigue y se siente sumamente frustrado.
Por otro lado, es poco receptivo a variar su forma de enseñar. Piensa que lo mejor es acudir a las mismas
fuentes del pensamiento filosófico y suele leer en clase (eso dicen los alumnos) largos fragmentos de filósofos
reconocidos. Desde hace años, está intentando lograr una plaza en la universidad, sin demasiado éxito.

Ya ves cómo están las cosas. Dentro de dos semanas voy a venir por aquí y me gustaría que quedásemos
para que me orientes, porque estoy perdido.

Gracias por todo. Recibe un fuerte abrazo.

1) ¿Cómo interpreta cada actor el problema objeto de demanda y qué postura adopta ante su posible
resolución?

2) ¿Qué pretende conseguir cada uno de los actores implicados en el problema objeto de la demanda?

3) ¿Qué pretendo lograr yo, como asesor, con los actores implicados en el problema objeto de la demanda?

4) ¿Con qué medios cuento para llevar a cabo la intervención?


• Grado de colaboración y disponibilidad de los actores implicados.
• Conocimiento y acceso a recursos, instrumentos y materiales necesarios para la intervención.
• Condiciones de tiempo y de espacios adecuados para la intervención.