You are on page 1of 10

Fecha: 11 de agosto del 2013.

Pré́dica: Pastor David Cho.


Titulo: Nacer del agua y del Espí́ritu.
Versí́culo: Juan 3: 1~21

Nacer del agua y del espí́ritu.

<Introducció́n>
Al cumplir 30 años Jesú́s fue bautizado en agua y ya mismo
empezó́ a evangelizar; y el poder del Señor se manifestaba
emocionando profundamente a todas las personas. Por donde iba
predicaba, y donde poní́a las manos, los oprimidos eran liberados,
los demonios eran hechados fuera, los enfermos eran sanados, Dios
hací́a milagros y se manifestaba a la vista de todos el Reino de
Dios. Todos estaban emocionados. Y como Jesú́s empezó́ así́ su
ministerio, los fariseos, saduseos, los maestros de la ley y los lí́
deres tradicionales del judaí́smo lo envidiaban y celaban de é́l
terriblemente; y comenzaron a acusarle y a atacarle. Entre los
fariseos habiá́ un hombre llamado Nicodemo. Ser un religioso fariseo
significaba que era uno de los má́s profundos legalistas de entre
todos los legalistan que se creian letra por letra la ley de los judí́os.
Entre ellos el maestro Nicodemo era honesto. Aunque era fariseo
tení́a el corazó́n abierto. Al ver los prodigios y milagros de Jesú́s,
dijo: si Dios no estuviese con é́l, no habrí́a ocurrido é́sto.
Honestamente é́l decidió́ ir a comprobar si era o no un enviado de
Dios. Por é́so, una noche, oyó́ que Jesú́s estaba en una casa y fue
aprovechando la oscuridad para buscarlo. Despué́s de hacer su
presentació́n le dijo: sé́ que eres un elegido de Dios. Có́mo podrí́as
hacer estas cosas si Dios no estuviese contigo? Sin pensar dos
veces Jesú́s le dijo: Nicodemo, si el hombre no naciere de nuevo
no podra ver el reino de Dios. Cuando le dijo que si la persona no
naciese de nuevo, no podrí́a ver el reino de Dios quedó́ muy
shoqueado. Pero có́mo podrí́a un hombre siendo viejo entrar en el
vientre de su madre y nacer de nuevo? Có́mo puede un viejo como
yo nacer de nuevo? Jesú́s le miró́ a los ojos y le dijo: No se trata
de entrar de nuevo en el vientre de su madre, sino que debe nacer
del espí́ritu y del agua o no podra ver el reino de Dios. El hombre
puede nacer del agua y del espiritu, pero como es una experiencia
personal entre Dios y é́l, como el viento. Pero como no se sabe de
dónde viene y a dónde va el viento, se refiere a un cambio de la
vida sin que nadie se de cuenta. Asi que no lo podí́a entender. Al
oir las palabras de Jesú́s, que le dijo que nacer del espí́ritu era
como el viento Lo entendí́a menos aú́n. Como no entendí́a y seguí́a
mirando al Señor, le dijo: Recuerdas como Moisé́s levantó́ la
serpiente de bronce en el desierto? El pueblo se reveló́ contra Dios;
y como Dios se airó envió́ serpientes que mordieron a las personas
y muchos murieron. Pero como se arrepintieron y volvieron a Dios,
El ordenó́ a Moisé́s que hiciese una serpiente de bronce y la
pusiese en un mastil y que todo el que la mirara serí́a perdonado y
sanado. Moisé́s asi lo hizo, y todo el que la miraba era sanado y
perdonado. Y no habí́a judí́o que no supiese esa historia. Yo soy
como esa serpiente colgado, todo el que crea en mi es perdonado
y salvo, y experimentará́ nacer del agua y del espí́ritu. Hermanos, si
ustedes no nacen de nuevo tampoco podrá́n ver el reino de Dios.
Pero có́mo se nace de nuevo? Lo má́s importante es que Jesú́s
colgó́ del madero y fue nuestra ofrenda redentiva. El pueblo judí́o se
reveló en masa contra Dios y así́ cuando estaban muriendo mordido
por las serpientes, miraron a la serpiente de bronce y fueron
sanados y perdonados, no importa el pecado que tengan, o la
iniquidad que tengan, aunque sean injustos y merezcan ser
abandonados por Dios, si miran a Jesú́s colgado no en un má́stil
sino en una cruz, recibirá́n perdó́n y sanidad. No se trata de
sistemas, organizació́n, no es un mé́todo ni sistema humano. La
salvació́n só́lo es por la fe en Jesucristo. La diferencia entre
nosotros y otras religiones es que para nosotros la salvació́n no es
por obras sino por por la fe en la redenció́n que hizo Dios
crusificandose é́l mismo derramando su sangre y desgarrando su
cuerpo. Hermanos cualquier pecador que mire a Jesucristo que crea
en é́l y que es el redentor de su pecado es salvo. La persona que
nace de nuevo, cree y confiesa a Cristo como su salvador. El que
tiene dudas de su nacimiento es alguien que aú́n no ha nacido de
nuevo. El que nace de nuevo cree firmemente en Cristo y confiesa
que es su salvador.

<Desarrollo>
1. El nacido de nuevo cree en Cristo como su salvador.
“El que cree que Jesú́s es el Cristo es nacido de Dios y el que
ama al engendrado ama al que lo engendró́.”(1de Juan 5:1). El que
ama a Dios ama a Jesú́s, el que ama a Jesú́s ama a Dios, la
palabra dice que ellos son uno. “Porque de tal manera amó́ Dios al
mundo que ha dado a su Hijo unigé́nito, para que todo el que en é́l
crea, no se pierda mas tenga vida eterna.”(Juan 3:16). Es para todo
el que cree. No es para alguien especial, todo el que cree en
Jesucristo, no se pierde y tiene vida eterna. Porque é́l es Dios. Dios
envió́ a su HIjo Jesucristo al mundo no para juzgarlo sino para
salvarlo. Para é́so mandó́ a su Hijo. Mucha gente al pensar en Dios
cree que El vino a juzgarnos, regañarnos, amonestarnos o a
golpearnos. Pero la voluntad original de Dios es que nos vaya bien
todas las cosas y que tengamos salud asi como prospera nuestra
alma; y que tengamos una vida en abundancia. El Señor no quiere
juzgarlos, El desea profundamente que seamos bendecidos. Juan
3:17. El no envió́ a su Hijo a juzgar al mundo, sino para que el
mundo sea salvo por El. El Señor se goza y se alegra de que sean
salvos y que hayan venido hoy a rendirle culto. Pero “Nadie puede
llamar Señor a Dios si no es por el Espí́ritu De Dios. ”(1 de Cor
12:3). El Señor tardó́ 4 mil años para preparar la salvació́n del
hombre. Durante 4 mil años Dios apareció́ en escena obrando por
la salvació́n de la humanidad; y detrá́s de É́l, el Espí́ritu Santo y
Jesucristo tambié́n obraron. Pero hace 2 mil años el Hijo de Dios,
Jesucristo, fue bautizado, recibió́ al Espí́ritu Santo, y nació́ como
Salvador vino la era del Hijo. El Padre y El Espí́ritu Santo se
retiraron y empezó́ la Era del Hijo respaldado por Ellos, entonces
Jesucristo realiza el papel de Salvador por 3 años. Luego fue
crusificado y despué́s de redimirnos, morir, y resucitar envió́ a su
Espí́ritu Santo y hoy es la Era del Espí́ritu Santo. Es la Era donde
somos guiados por el Espí́ritu Santo. Y el Padre y el Hijo obran a
travé́s del Espí́ritu Santo. Ignorando al Espí́ritu Santo no se puede
llamar Padre a Jesucristo. Nadie puede llamar Señor a Jesú́s sin el
Espí́ritu Santo pues no conocen al Señor. Si conocemos a
Jesucristo es porque el Espí́ritu Santo nos lo ha hecho conocer, no
por poder ni fuerzas humanas. El mismo Espí́ritu de Dios haciendo
la voluntad del Padre les ha elegido y les dio a conocer el Reino de
Dios. La persona que nace de nuevo tiene dentro la vida del Padre
y recibe las influencias de su poder. Y como se trata de la vida de
Dios, desobedecerlo trae sufrimientos a toda persona. Dios es
justicia y no puede asociarse con el pecado. Antes el pecado no
nomolestaba pero ahora nos hace sufrir.

2. Arrepentimiento y abandono del pecado.


“El que es nacido de Dios no practica el pecado porque la semilla
de Dios está́ en é́l, y ha nacido de Dios.”(1 de Juan 3:9). El
pecado es enemigo de Dios y aleja de Dios a las personas. Porque
Dios no tolera el pecado. Esa presencia de Dios reprende a la
persona a travé́s de su conciencia y el corazó́n se angustia y sufre.
No hay paz. Salmo 38:1, Isaí́as 57:21. Si la paz desaparece, y hay
angustias y la persona se siente incó́moda es que hay pecado. Y
como la paga del pecado es muerte, se siente angustia porque la
muerte oprime a la vida tratandola de hecharla. Asi como cuando un
miembro del cuerpo es oprimido y é́so le impide la circulació́n por
lo cual se pudre tenemos la vida de Dios y el pecado que es la
vida del diablo. Si esa vida del diablo entra en la vida de la persona
y la oprime, el que sufre la opresió́n es la vida de Dios y sufre
porque no puede obrar. Por eso el que nace de nuevo se arrepiente
de sus pecados. Porque en pecado no podemos ir al Señor ni orar.
Si oramos despué́s de confesarle los pecados al Señor y ser
lavados con su sangre, la oració́n fluye y recibimos la respuesta.
Pero el Salmo 66:18 dice: Si hubiese pecado el Señor no oirí́a mis
oraciones. Porque el pecado obstaculiza la oració́n. Porque el
Señor no la oye. Asi que si al orar no fluye la oració́n es porque
hay pecado. Cuando la persona se da cuenta cuá́l es su error, lo
confiesa y abre su corazó́n orando el Señor recibe la oració́n. Isaias
59: 1~2 dice: He aqui no se ha acortado la mano de Jehová́ para
salvar ni se ha agravado su oido para no oir. Pero vuestras
iniquidades han hecho divisió́n entre vosotros y vuestro Dios y ha
hecho ocultar de vosostros su rostro para no oir. Dios tiene manos
y quiere ayudarnos, tiene oidos y quiere oir nuestras oraciones. De
todas formas, el Señor quiere trabajar para no nosotros pero si hay
pecado, ata los brazos del Señor y tapa sus oidos y hace que no
podamos ir a El. Por ello debemos arrepentirnos totalmente de todo
pecado y sacar la pared que nos separa de El, para que el Señor
nos conteste. Y si vienen a la iglesia hay cosas que Dios ama y
otras que odia. Lo que odia es el pecado. Es lo que má́s odia. Si
queremos ver obrando a Dios en medio de la iglesia, la congregació́
n debemos arrepentirnos. Só́lo asi puede obrar. Dios odia la
iniquidad. Antes de arrepentirnos y ser salvos, antes de que el
Señor perdone todas las iniquidades de nuestro cará́cter torcido y
antes de liberarnos de ellas. El odia el pecado y las iniquidades.
Tambié́n odia la enfermedad y que suframos emocional o fí́
sicamente. Tambié́n odia la pobreza. El no se goza con la pobreza,
ni el hambre ni la desnudez. Los odia. Otra cosa que odia, es que
una persona se muera y vaya al infierno. El Señor quiere salvarnos y
darnos vida eterna. Y para obrar en la iglesia El debe erradicar todo
eso que odia. Hermanos, si vienen a la iglesia deben ser hechados
de sus vidas el pecado, las iniquidades, deben ser sanados sus
enfermedades, los demonios debe ser hechados fuera, los pobres
deben obtener el alimento de cada dia, deben recibir vida eterna
felicidad y bienestar. Y lo que el Señor odia no quiere que esté́ en
la iglesia. Si una persona quiere recibir al Señor debidamente debe
hechar fuera lo que El odia. Desde que yo empecé́ el trabajo de la
iglesia heché́ fuera todo lo que El odiaba. El me hizo entender que
odiaba el pecado, la iniquidad, las enfermedades, la pobreza, la
maldició́n y la muerte, y todo lo que El odiaba tambié́n lo odié yo.
El se gozó́ por eso dio crecimiento a la iglesia e hizo que creciera
en nú́mero. Hoy mientras oraba para venir a predicar, de repente, el
Espí́ritu Santo me dijo: David! has oido alguna vez de una iglesia
que haya reunido a 800 mil personas? Dios me dijo: No es que lo
oi del Señor sino que lo hemos visto aqui! Si. Piensan que es algo
fá́cil? No es fá́cil. No es fá́cil reunir a 800 mil personas en una
iglesia. Asi que si odiamos lo que El odia, El viene y obra en ese
lugar. Y no só́lo odiar lo que Dios odia, sino que tambié́n tenemos
que amar lo que El ama. El ama el perdó́n y la justicia. Asi que, al
venir a la iglesia debemos arrepentirnos, recibir perdó́n, y procurar
por recibir el Espí́ritu Santo y santificarnos. Al venir a la iglesia
deben orar para recibir sanidad, para que otros la reciban y para
vivir saludables. Deben compartir lo material con los pobres, la
felicidad, y ayudar para que los que pasan hambre y necesidad
puedan vivir con esperanzas. Y deben crear un ambiente de
personas que han sido llenas de la gracia de la salvació́n, y
gozosos por estar camino al cielo. Por qué́? Porque é́so le agrada
al Señor. Y si odiamos lo que El odia y amamos lo que El ama, no
le quedará́ má́s camino que trabajar con nosostros. Asi que para
vivir una vida cristiana en compañia del Señor no deben olvidar
estas palabras. Repita conmigo: Yo odio el pecado y la iniquidad
como el Señor, odio la enfermedad como El la odia, odio la
pobreza y la maldició́n que El odia, odio las fuerzas del diablo
como la odia el Señor. Amo el perdó́n y la justicia como El Señor
los ama, amo la salud como El la ama, odio las maldiciones como
El la odia y oro para recibir las bendicione de Abraham. Y amo el
gozo como El lo ama. Y si aman lo que El ama y odian lo que El
odia de parte de quié́n creen que El estará́? De parte de ustedes!
Una persona debe tener bien diferenciado lo cosas precisas y claras
que quiere de las que odia. No es que tienen que venir a la iglesia
y alabarle mas o menos, rendirle culto a medias y volver a casa. De
esta forma ni saben que El obra y despué́s de andar asi
desconectados el tiempo se les ira de las manos. Al venir a la
iglesia deben saber con seguridad que vienen para hechar fuera
enfermedades, para hechar fuera maldiciones, y para hacer cosas
que le agradan al Señor. Si conocen las cosas que El hace, el
Señor se gozará́ tremendamente. Asi que el que nace de nuevo y
se congrega odia el pecado, las iniquidades y ama la justicia.

3. Ama la justicia.
1 de Juan 2.29 dice: “Si sabeí́s que é́l es justo, sabed tambié́n que
todo el que ahce justicia es nacido de é́l. Dios ama la justicia. La
palabra justicia no se puede expresar todo en el idioma coreano.
Significa un estado de total santidad, o sea que la persona nunca
ha pecado, desde que ha nacido. Tambié́n significa tener una
licencia para poder pararse delante de Dios sin vergü̈enza. Como la
persona ha recibido perdó́n de sus pecados, ni siquiera se acuerda
de ellos y se puede parar ante Dios sin ningú́n sentido de culpa.
Tambié́n significa que el diablo no puede acusarnos. Entonces la
justicia significa que la persona está́ como si nunca haya pecado,
Pero ninguna de estas cosas puede conseguir el hombre con sus
fuerzas. No hay nadie que haya logrado é́so para poder ir al cielo.
Pero si cree en Jesucristo lo puede recibir de regalo. Nosotros no
podemos hacerlo pero como Jesucristo es la justicia, a travé́s de El
podemos vivir como si nunca hayamos pecado, pararnos ante Dios
sin vergú́enza y el diablo no puede acusarnos. Por tanto, la razó́n
por la cual debemos depender de su sangre está́ alli. Aunque
hayamos pecado, aunque hayamos sido injustos y abominables, al
depender de su sangre somos transformados y nos volvemos
cabalmente justos. A la vista de Dios no tenemos ni un solo
pecado. El no se acuerda del pasado. Si viene el diablo le pata la
boca. La redenció́n de nuestros pecados nos ha redimido de tal
manera que no hay anda má́s precioso que la sangre de Jesú́s. Si
venimos a la iglesia y hay pecados que le desagradan al Señor,
pero oramos para que el oder de la sangre se manifieste, el pecado
se va porque donde está́ la sangre no puede haber pecado. Donde
hay avivamiento es donde se canta muchas alabanzas a la sangre
de Cristo. Có́mo puedo saber que se me acerca una gran bendicó́
n? Cuando tengo una gran fe por la sangre de Jesú́s. Porque
entonces el Espí́ritu Santo obra con poder. Rom 6:6~7, Si creemos
en la sangre de Cristo, no só́lo nos limpia, sino que certifica que
hemos muerto con Cristo, hemos sido sepultados y resucitamos con
El. Creer en Cristo significa un gran milagro. Al principio creemos
que El murió́ por nosotros, pero si entramos má́s profundamente
entendemos que no só́lo murió́ por nosotros sino con nosotros.
Cristo Jesú́s nos abrazó́ y juntos fuimos crusificados, juntos y
somos uno con El. No vivimos solos, sino con Cristo. Por é́so
podemos decir: su muerte es mi muerte, su resurrecció́n es mi
resurrecció́n, su cielo es mi cielo y su reino es mi reino, Con Cristo
estoy juntamente crusificado y ya no vivo yo sin Cristo vive en mi, y
lo que vivo en la carne lo vivo para Cristo, el que me amó́ y se
entregó́ por mi. Esto es algo má́s que una simple filosofí́a o teologí́
a. Só́lo se recibe por fe. El que no cree no puede entenderlo. En
Escocia hay una iglesia donde el pastor ha creado el perió́dico de
los cristianos. Aqui todaví́a no lo tenemos, pero en el extranjero, los
que se han convertido se anotan en la iglesia pero antes deben
contestar a unas preguntas. Una hermana vino para anotarse y el
pastor le dijo: Reconoce Ud. que antes de venir a Cristo era
pecadora? Si lo reconozco. Y có́mo cree que está́ despué́s de creer
en Cristo? Ella dijo: Reconozco que soy má́s pecadora. Por qué́
piensa é́so? Cuá́l es la diferencia entre antes de creer y despué́s?
Moviendo un poco la cabeza dijo: Antes de creer yo seguí́a al
pecado. El pecado querí́a huir pero yo lo seguí́a hasta atraparlo. Y
ahora? Ahora yo huyo para no pecar y el pecado me persigue.
Antes yo le perseguí́a. Ahora oigo sus predicas y oro para no pecar
pero el pecado me sigue a todos lados. Y é́so hizo callar al pastor.
El que cree en Cristo y nace de nuevo, como esta hermana, debe
vivir huyendo del pecado. Esta hermana dijo que huí́a para no pecar
pero significa que ella procuraba no pecar. Y é́so es porque la vida
de Dios está́ en ella. Es un cambio personal. Odiar el pecado y
amar la justicia aceptando la voluntad de Dios es la experiencia de
aquel que a nacido de nuevo.

4. Ama a su pró́jimo y a su hermano.


Despué́s debemos ver có́mo está́n nuestras relaciones con los demá́
s. 1 de Juan 3:14. Si tenemos amor por nuestro hermano hemos
pasado de muerte a vida, pero el que no ama permanece en la
muerte.” El amor es muy importante. El que cree en Jesú́s y ha
nacido de nuevo, ama al pró́jimo como a su propio cuerpo. Amo a
mi pró́jimo, Hay veces que se ama, pero por lo general no se
puede amar. Sabemos amar al pró́jimo como a nosotros mismos
pero muchas veces vagamos sin poder hacerlo. Y tenemos que
saber có́mo hacerlo. Amarle es tapar sus faltas. Algunos piensan
que amar al pró́jimo es llavarle comida, vestidos, y si no lo puede
hacer piensa que no lo está́ amando. No sean asi, cuando dos se
reunen y sacan a relucir los errores de su pró́jimo acusá́ndolo. Eso
es lo que debe desaparecer. Tapar las faltas del pró́jimo é́so es
amarlo.
“El odio levanta rensillas pero el amor tapa todas las faltas.
Prov;10:12. Ante todo, amaos unos a otros con entrañable amor
porque el amor cubre multitud de pecados. 1 de Pedro 4:. El amor
es el tapar las fallas y pecados de los demá́s. Amar no es hacer un
gran sacrificio. Los errores se pueden ver. Decimos que ir a cientos
de kiló́metros es amar a las personas, perdonar sus pecados y tapar
sus errores. Pero no hace falta ir tan lejos. El pró́jimo para el
esposo es la esposa, para ella su esposo es el pró́jimo, sus hijos,
sus padres, sus hermanos, su pró́jimo es su vecino, no es acaso la
persona que está́ cerca? El amor es tapar los errores y faltas de las
personas que está́n cerca nuestro. Por tanto como personas nacidas
de nuevo, como prueba de que amamos al hermano, espero que
amen al má́s cercano; a su familia, su pariente, su vecino, a sus
hijos, sus padres y que tapen sus faltas. Porque asi será́n muy
bendecidos por Dios. Miren a los descendientes de Noé. A Sem, a
Cam, a Jabet. Noe estaba ebrio y se acostó́ desnudo por lo que se
le vieron sus prepusios. Cam lo vió́, salió́ fuera y le contó́ a sus
hermanos que su padre estaba desnudo y se burló́ diciendo que
habí́a visto sus prepusios. Cuá́n malo era lo que hizo que ambos no
querí́an oir y trajeron sus vestidos y lo taparon. Por é́so a veces yo
pienso; có́mo podrí́an taparlo caminando de hacia atrá́s? Porque tení́
an que hagacharse para taparlo y lo hubieran visto, no? Cam lo vio
desnudo, Sem y Jabet lo taparon por é́so tuvieron que verlo pero lo
importante fue la actitud humilde que asumieron y lo taparon, Al
despertarse su padre oyó́ lo que hicieron y se enfadó́ tanto que
maldijo a Cam. Dios bendijo grandemente a Sem y a Jabet. Y
vemos hoy en dia mirando los mapas que también bendijo a su
descendiente Sem y a los de Jabet. Vemos que los hijos de Cam
están teniendo muchos sufrimientos y dificultades en su vida
colonial. Por tanto, la palabra dice: honra a tu padre y a tu madre
para que te vaya bien y tengas larga vida. Asi que no murmuren
contra sus padres, contra sus hijos, contra sus vecinos. Mas bien
espero que tapen sus faltas y que los elogié́n. La biblia dice:
Tambié́n os rogamos hermanos, que amonesteis a los ociosos, que
alenteí́s a los de poco á́nimo, que sostengaí́s a los dé́biles, que
seaí́s pacientes para con todos, 1 de Tes 5:14.
Miren aqui. Todo es positivo. Que los amonesten que les hagan que
les vaya bien, que les hagan trabajar diligentemente a los hijos
ociosos, y que estimules a los dé́biles y que tengan paciencia para
con todos. Es bueno tratar a los demá́s positiva, creativa y de
forma activa. No estimularlos, no ayudarlos ni tenerles paciencia no
les ayuda en nada.

5. Vencer al mundo con la fe.


Ademá́s el que ha nacido de nuevo vive venciendo al mundo con su
fe. Antes viví́a por sus propios mé́todos, pero despué́s de creer en
Cristo y nacer de nuevo, el Espí́ritu Santo ha venido a su corazó́n
que le guia a cada rato y le hace vivir por fe. Repita conmigo. El
justo por la fe vivirá́. Hemos creido en Cristo y recibido salvació́n, y
la salvació́n es la base de la fe. La fe para el cielo es el dinero. En
este mundo hay que tener dinero para comprar las cosas y poder
vivir no? De lo contrario serí́a imposible. En el cielo el dinero es la
fe. Cosas grandes o pequeñas se consiguen con fe. Por tanto, la
persona que tiene mucho dinero en el cielo es rico en fe, y el que
tiene poco dinero en el cielo es pobre en la fe. Y debe usarlo a
cada rato. Pero despué́s de que hemos creido en Cristo y hemos
nacido de nuevo, tenemos un cará́cter nuevo y significa usar la fe.
Hay muchos que no usan la fe y tratan de vivir por mé́todos
humanos, pero deben ser entrenado para vivir por fe. Pero si cree
con toda su vida, el Señor le contesta. Si miran al casualidad, la
casualidad y la fe ponen a prueba al Senor. Vemos a los grandes
personajes de la biblia y todos recibieron respuesta de Dios por su
fe con maravillosos resultados. Para el que cree todo le es posible.
Si como creas te sea hecho! Si ustedes van al Senor con oració́n y
fe, El mira esa fe y lo queda mirando por un rato y dice; de veras
que me lo entregas? Pero si después de orar y entregá́rle las cargas
nos volvemos atrá́s, é́sa no es fe. Despué́s de orar y entregarselas
debemos darle las gracias. Gracias Señor. Pero cuando no recibe
pronto la respuesta como imaginaba le dice: Señor me vuelvo atrá́s.
Luego de creer só́lo en el Señor dice: Esto no funciona, debo
ayudarlo. El Senor no desea que lo ayuden despué́s de haberle
entregado las cargas a El. El que dijo: Consumado es! Pregunta:
Por qué́ quieres que te lo devuelva despué́s de haberme entregado
todo? No! no te lo daré́. Asi que no podemos recibirlo de vuelta del
Señor, ni El nos puede dar porque fracasarí́amos. Pero si le
entregamos a El, nos respondera. A la persona que ha caido en el
agua no se la puede salvar, por mas que se desee si se mueve
con todas sus fuerzas para no morir.A medida que patalea se unde
má́s. Es mejor dejarlo a su suerte en el agua. Si algú́n dí́a se caen
al agua, recuerden ésto, que les digo. Si se le deja a su suerte,
estará́ flotando en el agua hasta que venga alguien a ayudarlo. Pero
si la persona pelea con el agua para vivir en cuestió́n de segundos
desaparece en el agua. Se hundirá́. 1 de Juan 5:4 Todo el que
nace de Dios vence al mundo y Lo que vence al mundo es nuestra
fe. Los creyentes de Jesucristo vencemos al mundo por la fe. El
que no cree, sufre porque usa sus fuerzas humanas, pero nosotros
tenemos paz por la fe y podemos ser má́s que vencedores.
Vencemos pequeñas tentaciones, tentaciones de iniquidades, las
ambiciones y codicias, En cambio disfrutamos de las bendiciones.

6. Amamos a Dios y vivimos creyendo en el cielo.


El nacido de nuevo ama a Dios y cree firmemente en la existencia
del cielo. Deut 10:12~13. Por qué́ nos ha dado el Señor reglas y
mandamientos? Es por nuestra felicidad. A los ojos de Dios eso es
el mejor camino hacia la felicidad. No nos ha dejado Dios reglas ni
mandamientos para hacernos sufrir. Biblicamente nos los dio para
seamos bendecidos. No debemos olvidar que Dios es bueno. Repita
conmigo: Mi Dios es bueno. Por eso pide que hagamos cosas
buenas para al final bendecirnos. El diablo es totalmente malo. Si
uno le obedece al principio parece dulce pero al final las
consecuencias son malas. Si andamos con nuestro Dios que es
bueno, ocurren cosas buenas en nuestras vidas. Las cosas que son
imposibles con las fuerzas humanas, con Dios se vuelven en cosas
buenas. Los creyentes en Cristo somos positivos, activos y
crteativos porque Dios es nuestro pastor y nada nos faltará.
Andamos con un Dios bueno asi que nada nos puede faltar, porque
siempre nos provee todo lo que necesitamos. Asi que podemos
tener paz. El que dice en Mateo 6:33. buscad primero el reino de
Dios y su justicia y lo demá́s os será́ añadido nos dice que nos
cuidará́ hasta el dí́a de nuestra muerte. Juan 14:1~3. No se turbe
vuestro corazó́n ni tengasis miedo, en la casa de mi Padre muchas
moradas hay, si así́ no fuera yo os hubiera dicho, voy pues a
preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar,
vendré́ otra vez, y os tomaré́ a mí́ mismo para que donde yo estoy
vosotros tambié́n esteí́s.Juan 14:1~3.El Señor ya ha preparado hasta
el cielo para nosotros. Cuá́nto má́s las cosas que necesitamos aqui
en la tierra. El ú́ltimo grito de Jesucristo fue: Consumado es. Esa
palabra fue verdad. Todo lo que ocurre en la tierra ha sido
preparado por el Señor.

<Conclusió́n)
El que ha nacido de nuevo, ha pasado de muerte a vida. y como
ha recibido al Espí́ritu Santo empieza a vivir como si fuese uno só́lo
con Jesú́s. Dentro de ustedes está́ la vida de Dios. El templo del
Espí́ritu Santo está́ en ustedes y por tanto viven una vida ú́nica con
Jesú́s. La muerte de Jesú́s es nuestra muerte su resurrecció́n
nuestra resurrecció́n su victoria nuestra victoria, su ascensió́n
nuestra ascenció́n su cielo, nuestro cielo, Por tanto podemos vivir
una vida parecida a la del Señor. Creemos firmemente en Jesú́s
como nuestro salvador y lo confesamos, nos arrepentimos de
nuestros pecados y nos alejamos de ellos, amamos la justicia los
hermanos y a los demá́s,Y con nuestra fe vencemos al mundo
amamos a Dios y vivimos sirvié́ndole. Hoy ocurrirá́n cosas buenas
en este lugar, Porque nosotros amamos lo que ama el Señor.
Odiamos lo que el Señor odia. Y por é́sto no pueden dejar de
ocurrir cosas buenas. Hoy se hará́n realidad sus deseos y el Señor
hará́ un milagro. Amé́n.