You are on page 1of 5

Facultad:

Arquitectura e Ingenierías
Carrera:

Ingeniería Automotriz

Materia:

Autotrónica II

Curso:

NOVENO

Estudiante:

SANGUÑA ANISETE JOSE LUIS

Tema:
BATERIAS

BATERIAS

Se denomina batería, batería eléctrica, acumulador eléctrico o simplemente


acumulador, al dispositivo que consiste en una o más celdas electroquímicas que
pueden convertir la energía química almacenada, en electricidad. Cada celda consta de
un electrodo positivo, o cátodo y un electrodo negativo, o ánodo y electrolitos que
permiten que los iones se muevan entre los electrodos, facilitando que la corriente fluya
fuera de la batería para llevar a cabo su función.

Las baterías vienen en muchas formas y tamaños, desde las celdas en miniatura que
se utilizan en audífonos y relojes de pulsera, a los bancos de baterías del tamaño de
las habitaciones que proporcionan energía de reserva a las centrales telefónicas y
ordenadores de centros de datos.

Pila, bateria y acumulador:

Tanto pila como batería son términos provenientes de los primeros tiempos de la
electricidad, en los que se juntaban varios elementos (discos metálicos o celdas), para
ampliar los efectos de la corriente. En un caso se ponían uno encima de otro, se
apilaban, y de ahí viene pila, y en otro caso se ponían uno junto a otro, en batería.

Al contrario que en el inglés, en que se llama a todas battery, en el castellano de


España y otros países, se ha tomado el término batería (y acumulador) para las
recargables, y pila para las no recargables, lo que ayuda a distinguirlas sin necesidad
de un calificativo. En muchos países hispanohablantes, en cambio, se emplea la
palabra batería para los dos tipos, por lo que es necesario añadir un calificativo
(recargable o no recargable, primaria o secundaria).

En esos países, el término acumulador se aplica también indistintamente a uno u otro


tipo, así como a los condensadores eléctricos o a otros métodos de acumulación,
siendo de este modo un término neutro capaz de englobar y describir a todos ellos.

Primarias y secundarias

En los países que no hacen la diferencia anteriormente expuesta, los elementos


suministradores de electricidad se clasifican en dos categorías:
Las celdas primarias, lo que antes se han llamado pilas, transforman la energía química
en energía eléctrica, de manera irreversible (dentro de los límites de la práctica).
Cuando se agota la cantidad inicial de reactivos presentes en la pila, la energía no
puede ser fácilmente restaurada o devuelta a la celda electroquímica por medios
eléctricos.

Las celdas secundarias, lo que antes se han llamado baterías, pueden ser recargadas,
es decir, que pueden revertir sus reacciones químicas mediante el suministro de
energía eléctrica a la celda, hasta el restablecimiento de su composición original.

Las celdas primarias o pilas, (de un solo uso o de "usar y tirar") se usan una vez y se
desechan; los materiales de los electrodos se cambian irreversiblemente durante la
descarga. Los ejemplos más comunes son la pila alcalina no recargable utilizada para
linternas y una multitud de dispositivos portátiles. Las secundarias o baterías
(recargables) se pueden descargar y recargar varias veces, debido a que la
composición original de los electrodos puede ser restaurado por la corriente inversa.
Los ejemplos incluyen las baterías de ácido-plomo usadas en los vehículos, las
baterías de iones de litio utilizadas en dispositivos electrónicos portátiles, como
móviles, tabletas y ordenadores y las baterías recargables de Ni-HM, utilizadas como
alternativa o reemplazo de las pilas alcalinas en dispositivos electrónicos portátiles que
las emplean, como cámaras fotográficas digitales, juguetes, radios portátiles,
radiograbadores, linternas, reproductores de MP3 y Minidisc, entre otros.

Funcionamiento:

El principio de funcionamiento de un acumulador está basado esencialmente en un


proceso químico reversible llamado reducción-oxidación (también conocida como
redox), un proceso en el cual uno de los componentes se oxida (gana electrones) y el
otro se reduce (pierde electrones); es decir, un proceso cuyos componentes no resulten
consumidos ni se pierdan, sino que meramente cambian su estado de oxidación y, que
a su vez pueden retornar a su estado original en las circunstancias adecuadas. Estas
circunstancias son, en el caso de los acumuladores, el cierre del circuito externo,
durante el proceso de descarga, y la aplicación de una corriente, igualmente externa,
durante la carga.

Resulta que procesos de este tipo son bastante comunes en las relaciones entre los
elementos químicos y la electricidad durante el proceso denominado electrólisis, y en
los generadores voltaicos o pilas. Los investigadores del siglo XIX dedicaron
numerosos esfuerzos a observar y a esclarecer este fenómeno, que recibió el nombre
de polarización.
Un acumulador es, así, un dispositivo en el que la polarización se lleva a sus límites
alcanzables, y consta, en general, de dos electrodos, del mismo o de distinto material,
sumergidos en un electrolito.

Electrolitos:

Un electrolito o electrólito es cualquier sustancia que contiene en su composición iones


libres, que hacen que se comporte como un conductor eléctrico. Debido a que
generalmente se encuentran iones en una solución, los electrolitos también son
conocidos como soluciones iónicas, pero también son posibles electrolitos fundidos y
electrolitos sólidos.

Soluciones:

Una solución es una mezcla homogénea de especies químicas dispersas a escala


molecular. Una solución es una fase simple. El constituyente presente en mayor
cantidad se le considera solvente o disolvente, mientras que aquellos presentes en
cantidades relativamente pequeñas se denominan solutos.

Las sustancias como los ácidos, las bases y las sales que en disolución tienen la
propiedad de ser conductoras de la corriente eléctrica, reciben el nombre de
electrolitos, las de mas sustancias se consideran como no electrolitos.

Una disolución tiene composición variable, mientras que la composición de una


sustancia pura es fija.

Las disoluciones pueden existir en cualquiera de los tres estados de la materia, aunque
las más comunes son las líquidas, especialmente en las que el agua es el disolvente.
El ejemplo más común de disolución gaseosa es el aire. Como ejemplo de disoluciones
sólidas tenemos el bronce y el latón.

Conclusiones:

• El conocimiento de las baterias es muy importante para saber como se energiza


nuestro vehiculo y las cosas que usamos dentro de el.

• Las protecciones son muy indispensables a la hora de hacer una conexión en el


vehículo ya que así evitamos daños a los circuitos como lesiones a permanentes
e irreparables a nosotros como técnicos.

• El uso de fusibles es indispensable a la hora de hacer un circuito en el vehículo


ya que si por algún motivo se llegara a quemar algún componente este sería el
fusible impidiendo que los demás componentes se dañen.