You are on page 1of 1

Colores y densidad

Toma diferentes tipos de líquidos de los que tienes en casa: miel, detergente o
champú, agua coloreada, aceite y alcohol también coloreado. Mide exactamente
150 ml de cada uno y colócalos cuidadosamente dentro de un vaso alto o una botella
de cristal cilíndrico, asegurándote de no ensuciar los bordes.

Si lo haces con mucha delicadeza, al terminar el experimento verás que gracias a
las diferentes densidades cada cual se estabilizará en una capa, sin mezclarse con
la superior o la inferior, además podrás comprobar que por esta misma
característica, la densidad, 150 ml de aceite no ocupan el mismo espacio que 150
ml de alcohol.