You are on page 1of 4

JIM BOWIE Y EL "CUCHILLO BOWIE" Historia y Leyenda del cuchillo más

famoso del mundo

Por Abel Domenech

Un 19 de Septiembre del año de 1827, en una desolada curva del río Mississipi, en la localidad conocida como Natchez, estado de Louisiana,
tuvo lugar un duelo sangriento, origen de una leyenda...
En aquel enfrentamiento, un hombre cae al suelo fieramente herido por disparos de pistola. Su nombre: James Bowie. Su oponente se lanza
sobre el cuerpo de Bowie para rematarlo con su estoque, con el cual logra atravesar su pecho.

Sobreponiéndose a tres graves heridas Bowie desenvaina un enorme cuchillo de caza -que algún cronista de la época describiría luego como
"un gran cuchillo de carniceros"- y hunde su hoja en el cuerpo del adversario matándolo casi en el acto. Inmediatamente Bowie se reincorpora,
con la hoja del estoque todavía clavada en su pecho. Blandiendo su gran cuchillo persigue y hiere a otro de sus oponentes. El duelo llega a su
fin. Increíblemente, Bowie se repondría de las graves heridas recibidas en aquel combate.

La noticia del duelo y los detalles de la pelea se difunde por todos los rincones del territorio norteamericano. Y a medida que pasa el tiempo los
hechos se agigantan, como se agiganta la imagen de un legendario Jim Bowie y su extraordinario cuchillo. La semilla de la leyenda estaba
plantada, y germinaría unos nueve años más tarde, con la culminación de la épica y sangrienta saga de El Álamo.

En Marzo de 1836, un grupo de colonos, apenas unos 130 hombres liderados por valientes como Travis, Crockett y el propio Bowie, resisten
durante trece días el sitiaje de las tropas mexicanas a las órdenes del Dictador Santa Anna.

Más de tres mil soldados mexicanos penetran en el improvisado "fuerte" erigido precariamente en derredor del semidestruído edificio donde
funcionara tiempo antes la misión jesuítica de "El Álamo" -en las inmediaciones del pueblo de San Antonio de Bexar- en cuyo interior resistían
los valientes pobladores que reivindicaban sus derechos territoriales, garantizados precisamente por las leyes mexicanas de 1824.

Bowie y los colonos morirían masacrados por los mexicanos, pero Santa Anna no quedaría impune. Algunas semanas después de aquel trágico
6 de Marzo de 1836, él mismo sería vencido por Samuel Houston y su ejército quienes, al grito de "Recordad El Álamo", vengarían a sus
hermanos y declararían la Independencia de Texas.

Pero ¿quién era Bowie, y cómo era su extraordinario cuchillo?
Jim Bowie fue un aventurero, comerciante, ganadero y oportunista terrateniente quien, junto a su hermano Rezin desarrolló sus actividades en
Tennesee, Louisiana, Mississipi y Texas. Su destreza con el cuchillo fue legendaria, y su muerte heroica luchando hasta el último instante contra
los soldados mexicanos que atacaron El Álamo, alentó a los pobladores que lo siguieron en la colonización de Texas.

Tanto James como su hermano Rezin tuvieron una debilidad por los buenos cuchillos. Se ha comprobado que ambos adquirieron numerosos
ejemplares de los mejores artesanos cuchilleros de la época, algunos de los cuales se han conservado hasta nuestros días como testimonio de
esta historia.

Sobre la forma verdadera del cuchillo bowie original, o al menos del ejemplar que empuñaba Bowie cuando defendió su vida contra las tropas
del General Santa Anna, poco se sabe, salvo especulaciones más o menos ciertas y valederas. Ciertamente, desde mucho antes de su famoso
duelo de 1827, era común entre los pobladores de aquellos salvajes y convulsionados territorios, el empleo como arma de defensa y combate,
de cuchillos de grandes dimensiones, con hojas de entre 9 y 12 pulgadas de longitud, confeccionados por fabricantes de instrumentos de
cirugía, o por herreros de campaña según el caso.
Al difundirse la noticia del duelo, aquellos enormes cuchillos fueron popularmente conocidos como "cuchillos como el de Bowie", frase que en
muy poco tiempo daría paso a un nombre más sencillo: "cuchillos bowie".

No existe un patrón exacto para definir las características de un verdadero bowie, pero podemos afirmar que se trata de cuchillos de gran
porte, con defensas dobles y con hojas de más de 7 pulgadas (18 cms.) y de generoso espesor. Las formas de estas hojas son variadas, pero
se pueden clasificar en dos grandes grupos: aquellas que poseen un corte o "clip" en su extremo, y las de punta lanceolada ("spear point"),
aunque existieron otras hojas de lomo casi recto y filo curvo y ascendente hasta encontrarse con la afilada punta.

El cuchillo bowie fabricado en territorio norteamericano, variaba desde piezas muy finas, fabricadas por artesanos cuyo oficio principal era la
confección de instrumentos de cirugía, hasta piezas muy toscas y robustas, improvisadas por simples herreros de la frontera. Para el período de
1820-1830, ya se encontraban en territorio del Nuevo Mundo, representantes de las más importante fábricas de cuchillería de Sheffield, ávidos
de obtener nuevos mercados, ofreciendo sus líneas de finos cuchillos de bolsillo, cortaplumas y navajas, y alguno que otro cuchillo de caza de
dimensiones regulares, de los que habitualmente se producían en la lejana Sheffield. Cuando estos comerciantes se internaron en el interior de
aquellas nuevas y salvajes regiones que comenzaban a expandirse y poblarse hacia el Oeste, descubrieron que había un mercado aún más
interesante y virgen por explotar: los lugareños solicitaban cuchillos "como el de Bowie".

En los EE.UU. se produjeron bowies de gran calidad, que rivalizaron con los provenientes de Europa, como los fabricados por Samuel Bell,
Schivelly, Searles y otros. Igualmente, fueron fabricados bowies muy rústicos pero igualmente efectivos, por herreros de la frontera, quienes
apelaron a los materiales que tenían más a mano para hacerlos. Sin embargo fueron los ingleses quienes llevaron a su máxima expresión el
diseño de este singular cuchillo de combate. Prácticamente todas las empresas cuchilleras de Sheffield comenzaron a producir a partir de 1840-
1845, sus propias interpretaciones del bowie.
Durante la "época de oro" de los Bowies, un período que abarca aproximadamente los años 1840 a 1870, se produjeron en Sheffield algunos de
los más finos y espectaculares bowies ingleses.
Por supuesto, empresas como Joseph Rodgers & Sons o George Wostenholme & Co., junto a otras afamadas marcas británicas, no podían estar
ajenas a este mercado, y podemos asegurar que de sus instalaciones salieron los más exquisitos ejemplares de Bowie jamás producidos por
firma cuchillería alguna, muchas de las cuales se destinaron a su exhibición en sus famosos Show Rooms, mientras que otros viajarían a
América para incorporarse al arsenal de aquellos valerosos hombres que formarían parte de la Conquista del Oeste.

Episodios como la legendaria Fiebre de Oro de California, la Guerra Civil, y la expansión territorial hacia el Oeste, tuvieron como arma básica al
cuchillo Bowie, cuyo reinado se extendió hasta aproximadamente la década del '70 del Siglo 19, cuando el perfeccionamiento del cartucho
metálico, y de las armas que lo disparaban, marcó su fin.