You are on page 1of 3

La estrella que habían visto en Oriente

los precedía, hasta que se detuvo en el lugar
donde estaba el niño. Cuando vieron la
estrella se llenaron de alegría, y al entrar en
la casa, encontraron al niño con María, su
madre, y postrándose, le rindieron homenaje.
Luego, abriendo sus cofres,
le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra.
Mateo 2, 9-11
Que su bendición llegue a nuestra vida, a
nuestras familias y a nuestra Iglesia.
En un pesebre, rodeado de una familia, Jesús
abrió sus ojos para mirarnos y limpiar nuestra
vida con su mirada.
¡Feliz Navidad!
En Belén, José y María, recibieron la bendición
del Niño Dios. En el pesebre volvemos a recibir Y un bendecido Año Nuevo 2019, en el que
la bendición de la Palabra hecha Carne. demos abundantes frutos de justicia y de paz.
Jesús quiere compartir su Espíritu, para que nos
unamos a Él en su misión y demos frutos, que
sean testimonio de su presencia.

Con sus manos quiere tocar nuestro rostro para
ablandarlo. Su corazón quiere hablar a nuestro
corazón para que nos unamos en su camino de
paz y de justicia, en el amor y en la
misericordia.

Acercamos a Belén los frutos de nuestra vida, + Francisco Javier Pistilli Scorzara, P.Sch.
para agradecer y llevar alegría a Jesús Niño.
Obispo
Diócesis de la Santísima Encarnación

Diciembre de 2018