MÁS ALLÁ DE MÍ

Lily Guzmán

Copyright ©2010 Lily Guzmán All rights reserved. www.cbhbooks.com Editors: Manuel Alemán and Heidie Germán Designer: Ricardo Potes Correa Published in the United States by CBH Books. CBH Books is a division of Cambridge BrickHouse, Inc. Cambridge BrickHouse, Inc. 60 Island Street Lawrence, MA 01840 U.S.A. No part of this book may be reproduced or utilized in any form or by any means, electronic or mechanical, including photocopying, recording, or by any information storage and retrieval system without permission in writing from the publisher. First Edition Printed in U.S.A. 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1 Library of Congress Cataloging-in-Publication Data Guzmán, Lily. Más allá de mí / Lily Guzmán. -- 1st ed. p. cm. Poems. ISBN 978-1-59835-291-7 (alk. paper) I. Title. PQ7409.3.G88M37 2010 863’.7--dc22 2010024061

Dedicatoria
A Guillermo, esposo, amigo y compañero, quien pacientemente me ha enseñado a dejar cicatrizar las heridas

Agradecimientos
Mi más profundo agradecimiento a Rosita Falasconi, quien gentilmente colaboró en la revisión de estos versos.

Índice
Preámbulo 13 Prólogo 15 A la muerte de la abuela paterna 16 PRIMERA PARTE Simples guijarros 19 Adiós 24 Caminos 26 Voces en mi cabeza 28 Juventud 30 Sueños 31 Soledad 33 Evocación 35 Secretos 37 Nosotros 39 Hoy 40 Quién soy 41 Llámame 42

Muy tarde 43 Doblez 44 Premonición 45 Desengaño 46 Otra vez 48 Amigo 49 Paisaje del colegio 51 Estancia nueva 53 Tiempos 55 Vacuidad 57 Nocturno I 59 Nocturno II 61 A Francisco Álvarez Castellano 63 España me espera 65 Divagaciones I 68 Estamos presos 70 SEGUNDA PARTE El ajuar de bodas 75 Arrepentida 83 Oración 84 Divagaciones II 86

Evocación 87 República Dominicana 88 Divagaciones III 90 Fe 91 Fantasmas 92 Desolación 93 Hipocresía 94 Regaños 95 Ironía 96 Al hijo que perdí 97 Un hijo en mis entrañas 98 Dormida 99 A mi hija Lilita 100 No te vayas 101 Oprobios 102 Sueños de hogar 103 Cansancio 105 Momentos 106 Ofrenda 108 Mi padre 110 A Julián 113

TERCERA PARTE El color del alma 117 Padre nuestro 119 Espero 121 Soy 123 Tú, solo tú 124 Renovación 126 Vivir o morir 127 Mi abismo 129 Tu silencio, amor mío 131 Enamorada 133 Nueva canción 134

gMás allá de míG

Preámbulo
in pretensión literaria alguna, he recopilado algunos versos de mi adolescencia, henchidos de sentimientos muy íntimos, plasmados en pliegos ya amarillentos, que por más de cuatro décadas permanecieron olvidados en una caja de cartón, fiel compañera de viajes y mudanzas. Ahora, al retomar mi vida, dejo como herencia a mis hijos aquel manojo de emociones, compartiéndolo con quienes por distintos motivos, se identifican con la simplicidad de estas estrofas. La mayoría de estos versos, escritos en los primeros años de mi vida, son infantiles y simples. Otros, algo primarios en la expresión de mi búsqueda espiritual, pero todos desnudan mi alma; expresando un profundo dolor de insatisfacción con la vida que ahora abrazo apasionadamente y sin recelos.

S

13

gMás allá de míG

Prólogo
A la memoria de Agustín Martín Cano, mentor y consejero, quien en mi adolescencia, me guió a recopilar mis primeros versos con la esperanza de publicarlos. Fue entonces, que a modo de introducción me entregó el siguiente texto: Santo Domingo, 1968 Tienen tus versos, joven poetisa, la fragancia suave, la atractiva belleza del brote nuevo, del capullo aún no abierto… Tus versos escritos porque sí, porque de pronto sentías la necesidad de decir así, sencillamente lo que estaba en ti, lo que estaba aún más allá de ti. Tus versos lanzados a la vida, nacidos sin grandes aspiraciones, humildemente como todo lo verdaderamente bello. Aquí están algunos, los que has conservado de tus primeros versos de juventud, los escritos en un momento de tu vida en que la niñez —tan evocada en ti— va quedando atrás y se abre toda una vida nueva con sus dificultades, con sus dolores, con sus angustias, pero también con la esperanza que la llena toda, con el amor, con el corazón que salta de pronto, con el azul, con la poesía...

15

g Lily Guzmán G
En tu poema “Hoy” has encontrado la gran solución: “... y cerrando los ojos ante Dios me prometo / saturar con amor, el abismo que siento”. Es la gran esperanza —como son esperanza tus versos— a los que seguirán otros ¿verdad? Porque aún sigue en ti y más allá de ti, la poesía. Y el capullo aun no abierto ha de convertirse en flor.

A la muerte de la abuela paterna
Estancia Nueva, Moca, 1959 Al vaivén de las olas va la barca, la barca de la vida ya se aleja dejando como estela los recuerdos, de alguien que jamás volverá a verse. Yo quisiera encallar esa barquita que deja como estela los recuerdos, que la ruta que tome se subraye, que se vista de rojo y no de negro.

16

PRIMERA PARTE

gMás allá de míG

Simples guijarros
ace ya mucho tiempo, una niña fue arrastrada por las olas a una playa desierta en un lugar lejano. Probablemente era la única sobreviviente de algún naufragio. No recordaba quién era, ni nada relativo a su viaje. Tampoco sabía si había viajado sola o con otras personas. No recordaba si la nave surcaba cielos o mares y ningún detalle sobre la tripulación. Se encontró allí, exánime y confusa, prendida a una pequeña bolsa repleta de resplandecientes guijarros que sin motivo aparente consideraba preciosos, ¡tal vez sagrados! Y fue así como emprendió su jornada en esas desconocidas y remotas tierras. A medida que se aventuraba tierra adentro, iba encontrando muchos tipos de personas: hombres y mujeres, almas viejas y jóvenes, claras y oscuras, negras y blancas, unas alegres y otras tristes, pero absolutamente todas, esclavizadas por amos invisibles. Continuamente trataba de entablar amistad con quienes conocía, pero todos temían dar de sí mismos y abrir sus corazones en diáfana amistad. Hambrienta de afectos, la niña gradualmente se extinguía. Amaba la presencia de los humanos y ansiosa por departir, ágilmente aprendió el lenguaje de los nativos. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos y aunque entendía cada palabra del lenguaje, nadie parecía comprenderla. Las palabras que ellos emitían no siempre significaban lo mismo, las conversaciones eran artificiosas y no lograba descifrar el significado oculto del idioma. Al paso del tiempo la niña
19

H

g Lily Guzmán G
se fue sintiendo cada vez más sola, aun estando rodeada de mucha gente. Pasaba largas horas examinando los guijarros que trajo consigo, imaginándolos piedras preciosas. Eran su única posesión y se convirtieron en fuente de seguridad para ella. Y aunque las piedras no tenían valor alguno para nadie más, le gustaba compartirlas como muestra de gratitud y aprecio por la compañía que raras veces disfrutaba. Pero cuando las mostraba, solo conseguía incitar comentarios humillantes y burlas sobre el valor de las rocas, que terminaban desparramadas por el suelo. Cuando esto ocurría, llorosa, humillada y sin emitir palabra, recogía sus piedrecillas una por una, las colocaba cuidadosamente dentro del bolsito y huía a refugiarse en las extensas playas en donde había sido depositada por las olas. Se cobijaba bajo el oscuro cielo salpicado por un millón de puntitos luminosos, cada uno solo entre tantos otros, tan solos como ella. “¿Dónde estará mi hogar?”, se cuestionaba. Donde quiera que estuviera, ¡parecía estar tan lejos! Aferrada al único vínculo con su lugar de origen, se preguntaba: “¿Por qué nadie es capaz de ver el magnífico brillo de los guijarros? ¿Por qué es que nadie aprecia mi tesoro? Mantenía los guijarros cerca de su corazón, sabiendo que eran únicos, independiente de la opinión de los demás. Estaba convencida de que un ser Supremo se los había entregado para fortalecerla en los momentos débiles de días solitarios y noches frías e interminables. Los guijarros hacían que se sintiera parte intrínseca de algo superior. Presentía pertenecer a un lugar místico y lejano en donde era valorada solo por ser humana. “¡Mi hogar!”, se repetía. No recordaba cómo era, pero presentía que era maravillosamente apacible, desbordando amor y tácita comprensión. Lo sabía, y los guijarros perpetuaban su certeza.
20

gMás allá de míG
Un día, mientras caminaba por las interminables playas, conoció a un muchacho que se había aventurado a escapar momentáneamente de sus amos. Y aunque nunca antes lo había visto, le pareció conocido y especial. Al mirarlo, percibió la misma calidez que la envolvía cuando pensaba en su hogar y al escuchar su voz, distinguió el ronroneo de los guijarros en el fondo del mar. Y un sentimiento de añoranza invadió su ser. Empezaron a hablar y pudo comprender el significado total del idioma y sus pensamientos se entretejieron sutilmente. Hablaron como no había podido hacerlo con ningún otro ser. Platicaron sobre la tierra y sus ríos, las montañas y los valles, la flora y su fauna, de bosques y desiertos, del universo y las estrellas. Dialogaron revelando pensamientos y sentimientos y se aunaron en alma y en espíritu. Saciando su sed, ella quería compartirlo todo. “Voy a regalarle mis guijarros!”, pensó y así lo hizo. Cuando el joven vio los guijarros quedó extasiado con su belleza y al palparlos se convirtieron en gemas preciosas de inusitado brillo. Conmovido por la deferencia de la joven, apretó las rocas contra su pecho y algunas se incrustaron en su corazón, mientras las restantes formaban un circulo de luz que los envolvió en estrecho abrazo, de cuyo seno fluía refulgencia infinita, intentando desvanecer las tinieblas. Y fue durante ese místico momento —una sola vez desde la creación del universo— que el mundo se detuvo por completo para contemplar el dulce resplandor que rodeó al par de jóvenes. Y ella vio como brotaba vida y alimento infinito para el alma. Finalmente el poder de los guijarros quedaba revelado. Quienes recibían las piedras absorbían su fuerza misteriosa, pero para alcanzar plenitud debían discernir la magnitud de sus dones. Nadie sabe cuánto duró aquel momento, aunque entonces pareció imperecedero, y cómo se rompió el encanto es todavía un misterio. Cuando el muchacho se dio cuenta de que estaba
21

g Lily Guzmán G
allí sin permiso de sus amos lo invadió el pánico, temiendo un gran castigo. “¿Qué voy a hacer ahora? ¡Nadie debe enterarse de esto! ¡Tengo que deshacerme de estas piedras!”, se decía. Quería huir y ocultarse, pretendiendo reducir al silencio lo vivido. A los dueños de las almas les gusta controlar los pensamientos, las acciones y hasta los sentimientos de sus cautivos. “¡Nadie se enterará de la presencia de esta joven y sus guijarros!, pensaba. ¡Pero ya era tarde! Algunas piedras estaban incrustadas dentro de su pecho, como signo permanente de un momento de entrega. Permanecía inmóvil y una sublime luz emanaba de su pecho. Temeroso, lamentaba la furia de sus amos. ¡Tenía que deshacerse del mágico resplandor! Y suplicó a la joven que lo perdonara: —Tengo que irme. No me odies por dejarte sola… Y no le cuentes a nadie lo ocurrido. Ella se aferraba a aquel momento, como si así pudiera hacerlo perdurar, pero el joven acopió toda sus fuerzas hasta romper los lazos invisibles que lo ataban a la extranjera. Y decidió regresar furtivamente a la vida que ya conocía; una vida predecible y segura, protegida, salvaguardada: esclavo. La ciega desesperación que produce el miedo suele ser aplastante. Él nunca antes se había arriesgado a cuestionar la autoridad de sus dueños, pero había escuchado historias espeluznantes sobre quienes se atrevían a sobrepasar la mediocridad de una existencia egoísta y sin sentido. Arrancó de su corazón un puñado de piedras y le entregó a la joven el tesoro ensangrentado. Luego desapareció para siempre detrás de la arboleda. Todo terminó para la joven mujer, quien fugazmente tuvo en sus manos el poder de cambiar su existencia. Rechazada una vez más, recogió sus piedrecillas y apretándolas tiernamente contra su maltratado corazón, lloró tristemente. Y frente a la mirada atónita de los habitantes del
22

gMás allá de míG
lugar, que advertidos por el despliegue de luces se habían aglomerado en la playa, aconteció un milagro inesperado: La mujer se transformó en fuente de luz, desplazándose al espacio sideral en un instante, retornando para siempre al Creador del amor y los dones divinos. Y hasta hoy, todos buscan inútilmente por las playas, esperando encontrar piedras preciosas en la arena atiborrada de guijarros.

23

g Lily Guzmán G

Adiós
Hoy, ya sabes, me alejo de tu lado y no te veré más. Las personas que saben nuestras cuitas, nunca más volverán y el perfume fragante de las flores no podrás aspirar, porque ellas conocieron mis secretos y sé que llorarán y las noches serán mucho más largas, de oscuro batallar, sabiendo de tus retos y combates mucho más te he de amar. Los astros, peregrinos de la noche, no me verán dormir porque mi llanto, por haber partido, no llegará a su fin y las brisas que cruzan las montañas llevarán hasta ti el perfume de lirios y de nardos que te hablará de mí y las olas que bañan estas playas cantarán mi canción, porque siempre, doquiera que te encuentres, tendrás mi corazón y en las noches, si sientes que la luna
24

gMás allá de míG
te toca en su fulgor, sentirás un rayito de esperanza que inundará tu ser. Esa luz de esperanza inextinguible que llevo yo también, porque aun en las sombras de mi vida que ya no tienen fin, buscaré que las brisas, mi esperanza, me hagan venir a ti.

25

To continue enjoying this book, ORDER A COPY OF

Más allá de mí
By Lily Guzmán CBHbooks.com Amazon.com Barnes&Noble.com

CBH Books: The publishing company that says YES! ¿Quieres publicar un libro? ¡CBH Books está buscando autores!

Colección Poesía Arcadia
Otra vez nos deleita la autora dominicana Lily Guzmán con su pluma. Ya lo hizo recientemente con su novela El pueblo de Juan, hermosa y conmovedora historia de un niño y su pueblo, narrada magistralmente por Lily. Esta vez, nos regala el poemario Más allá de mí, que no es solo poesía, ya que encontramos un hermoso cuento corto encabezando cada una de las tres partes que integran su obra. Estos versos son fruto de sus primeros destellos como escritora, donde Lily expresa líricamente sus primeras vivencias, sus amores adolescentes, sus primeras experiencias en la vida, sus alegrías y sus frustraciones. Lo hace de una manera directa, sencilla, a veces mezclando prosa y poesía, pero logrando un balance perfecto entre ambas. Como expresara, con toda justicia, el afamado crítico de cine Agustín Martín Cano en su Prólogo: “Tienen tus versos, joven poetiza, la fragancia suave, la atractiva belleza del brote nuevo, del capullo aún no abierto… Tus versos escritos porque sí, porque de pronto sentías la necesidad de decir así, sencillamente lo que estaba en ti, lo que estaba aún más allá de ti. Tus versos lanzados a la vida, nacidos sin grandes aspiraciones, humildemente como todo lo verdaderamente bello”.

G

Lily Guzmán nació en República Dominicana y emigró a Estados Unidos donde reside desde su adolescencia. Estudió en Barry University y tiene una Maestría en Administración Pública otorgada por la Universidad Carlos III y el Instituto de Estudios Municipales y de Cooperación Internacional de Granada, España. Ha ocupado diversos puestos ejecutivos en la televisión de la Florida. Su programa “Usted y Nosotros” fue pionero en el servicio público para hispanoparlantes en el Condado de Broward. Ha realizado un destacado trabajo como voluntaria en la Unión Iberoamericana de Municipalistas. Además, sirvió durante 16 años como coordinadora latinoamericana de la organización Greater Fort Lauderdale Sister Cities International. Lily ha publicado la novela testimonial El pueblo de Juan (CBH Books, 2009), algunos cuentos infantiles como “The Caterpillar Story” / “La Historia de la Oruga” (Tate Publishing) y diversos artículos en Better Homes and Gardens y otras revistas de amplia circulación. Actualmente se desempeña como Gerente de Consultoría de Desarrollo Empresarial Internacional de LGA, Inc. Su mayor goce es compartir el tiempo con su esposo Guillermo; sus hijos Lily, Alberto, Irene y Roxanna y con sus nietos Ethan, Gabriel, Lance, Kai y Vlado. Su familia es lo más valioso de su vida, afirma la autora.
ISBN 978-1-59835-291-7

51199

$ 11.99

9 781598 352917

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful