You are on page 1of 5

CAMBIS FISICOS

Los cambios físicos son transformaciones que pueden cambiar el estado de agregación y el
aspecto de cualquier material, pero jamas cambiará su naturaleza química. Los cambios físicos, o
métodos físicos, pueden usarse para separar los componentes de una mezcla formada por
distintas sustancias químicas, pero no sirven para separar los componentes de un compuesto en
sus elementos.

Los cambios físicos ocurren cuando los objetos o sustancias experimentan un cambio que no
modifica su composición química. Esto contrasta con el concepto de cambio químico, en cual la
composición de una sustancia varía debido a una reacción química, en la que una o más sustancias
se combinan para formar sustancias nuevas. En general un cambio físico, o un método físico,
puede modificar la composición de una mezcla. Por ejemplo, la sal disuelta en agua puede ser
recuperada dejando evaporarse el agua.

Un cambio físico implica un cambio en las propiedades físicas. Los ejemplos de propiedades físicas
pueden ser: fusión, transición de un gas, cambios de fuerzas, cambio de durabilidad, cambios en la
forma del cristal, en la forma, en el tamaño, en el color, en el volumen y en la densidad.

Muchos cambios físicos también implican la reorganización de los átomos, sobre todo en la
formación de cristales. Aunque la mayoría de los cambios químicos son irreversibles, y muchos de
los cambios físicos son reversibles, la reversibilidad no es un criterio seguro para la clasificación.
CAMBIO QUÍMICO
Un cambio implica una alteración, modificación o transformación. Químico, por su parte, es
aquello vinculado a las propiedades y la estructura de una sustancia según su composición.

Reacción química
Se llama cambio químico al proceso que lleva a una o más sustancias (denominadas reactivos) a
modificar su estructura y los enlaces de sus moléculas, convirtiéndose en otras sustancias que
reciben el nombre de productos. Estos cambios se pueden representar de manera simbólica
mediante ecuaciones químicas.

Las condiciones que rodean al cambio químico, también conocido como reacción química o
fenómeno químico, inciden en la obtención de los productos. De todos modos hay valores que se
mantienen constantes, como la masa total y la carga eléctrica.

Los cambios químicos son sucesos medibles y observables que provocan una modificación de la
composición química de las sustancias. La materia se transforma y experimenta una mutación que,
por lo general, es irreversible.

Un cambio químico puede producirse por múltiples motivos. Puede haber una transferencia de
protones o de electrones o un desprendimiento o una absorción de calor, por ejemplo.

Las reacciones de reducción-oxidación, también mencionadas como reacciones redox, están entre
los cambios químicos más usuales. En este caso, hay una transferencia de electrones entre los
reactivos que genera una modificación de sus estados de oxidación.

El agente reductor aporta los electrones al medio e incrementa su estado de oxidación (se oxida),
mientras que el agente oxidante recibe dichos electrones, reduciendo su estado de oxidación (se
reduce). Todo el proceso provoca un cambio químico en las sustancias intervinientes.

A grandes rasgos, podemos decir que existen dos tipos de cambios químicos: los inorgánicos y los
orgánicos. Con respecto a la química orgánica, hay dos modelos en los cuales se dividen los
cambios, según afecten los estados de oxidación: las reacciones redox sí los afectan, mientras que
las de neutralización, no.

Otra clasificación posible para los cambios de estado tiene en cuenta el tipo de estructura, y de allí
surgen los siguientes:
* de síntesis: también se denomina de combinación ya que en él se combinan los reactivos entre sí
para dar lugar al origen de un nuevo producto;
* de descomposición simple: cuando se produce el desdoblamiento de una sustancia en sus
componentes;