You are on page 1of 51

HERACLES DE TEBAS, HÉRCULES LATINO

En la Mitología el tiempo de los héroes se denomina Época heroica


y abarca desde el nacimiento de Heracles hasta el final de la Guerra
de Troya.
Los héroes acometen grandes hazañas, lidian con seres
fantásticos, fundan ciudades y son objetos de culto.

Heracles, a quien los romanos llamaban Hércules, es el héroe


divino, el más célebre y popular de toda la Mitología clásica.

En sus orígenes, el hijo de Anfitrión y Alcmena se llamaba Alcides o


Alceo, nombre de su abuelo, que evoca la idea de fuerza física.
Heracles es el nombre que le impuso el dios Apolo y la Pitia cuando
pasó a ser servidor de Hera y se vio sometido a los trabajos que la
diosa ordenó que se le impusieran.
Tras matar a sus propios hijos, nacidos de su esposa Mégara, la
Pitia le ordenó que tomase el nombre de Heracles, que significa “la
gloria de Hera”, porque los trabajos que iba a emprender
glorificarían a la diosa.
Nació en Tebas, pero siempre considerará al Peloponeso y a la
Argólide, como su verdadera patria.
Heracles es hijo de Zeus y de Alcmena, una mujer moral
descendiente de Perseo.
Zeus, aprovechando la ausencia de su esposo Anfitrión, tomó su
forma y aspecto para engañar a Alcmena y así engendró al héroe
en una larga noche prolongada por orden suya.
Al día siguiente Anfitrión volvió de la expedición y engendró un
segundo hijo, Ificles, hermano gemelo del héroe. Anfitrión se
resignó a ser el padre putativo del niño divino.
Zeus afirmó que el niño que nacería del linaje de Perseo reinaría en
Argos. Pero Hera, celosa de Alcmena, obtuvo de su hija Ilitía, diosa
de los alumbramientos, que se retrasase el nacimiento de Heracles
y se adelantase el de su primo Euristeo.
Para que el héroe pudiera ser inmortal, Hermes acercó al niño al
seno de la diosa Hera mientras dormía.
2
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Cuando ésta se despertó le apartó, pero ya era demasiado tarde.
La leche que fluyó de su pecho dejó en el cielo la estela de la Vía
Láctea.

RUBENS. EL NACIMIENTO DE LA VÍA LÁCTEA

Museo del Prado. 1636 - 1638. Óleo sobre lienzo, 181 x 244 cm.
La historia del nacimiento de la Vía Láctea se narra en diversas
obras entre las cuales está Ovidio en el primer libro de sus
Metamorfosis (168-171).
Sin embargo éste relato es bastante somero de tal forma que, en el
caso del lienzo pintado por Rubens, la fuente es el Poeticon
Astronomicon de Higinio.
La leche de Juno convertía a quienes la tomaban en inmortal, por lo
que Júpiter colocó allí a Hércules, hijo del dios y de la mortal
Alcmena.

RUBENS. LA VÍA LÁCTEA. 1636-1638. MUSEO DEL PRADO, MADRID

Higinio narra como la fuerza del niño hizo despertarse a la diosa,


quien, al lanzarle lejos, hizo que su leche se derramara hasta crear
la Vía Láctea.
3
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
En el lienzo el bebé no es arrojado, sino que la leche sale
disparada, lo que hace pensar en una reinterpretación de la
narración por parte del artista.
Se introduce a la figura de Zeus (Júpiter) como testigo del suceso, a
cuyos pies aparece el águila con los rayos en las garras.
Detrás de Hera aparece su carro de oro tirado por pavos reales, el
elemento iconográfico de la esposa de Zeus (Júpiter).
La celosa Hera envió dos enormes serpientes a la cuna de los
niños. Ificles empezó a llorar, pero Heracles con sólo 8 ó 10 meses
las estranguló con sus poderosas manos. Así Anfitrión se dio cuenta
de que Heracles era hijo de un dios.
HÉRCULES NIÑO. Primer tercio del siglo XVII. Pórfido, 79 x 72 cm.

HÉRCULES NIÑO. Primer tercio del siglo XVII. Pórfido, 79 x 72 cm. Museo del Prado

4
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
En el altorrelieve aparece la figura de Hércules niño, de tamaño
natural, encima de su cuna, luchando con una serpiente.
Se muestra gran habilidad técnica por la dificultad de trabajar el
pórfido. El hecho de mezclar materiales de distintos colores,
aumentando el valor decorativo y es típico del arte Barroco.

BIOGRAFÍA DE HERACLES

Heracles significa la gloria de Hera. Con el tiempo la diosa se


reconcilió con él y se convirtió en su madre inmortal.
En la formación de Heracles intervinieron:
 Anfitrión, que le enseñó a conducir el carro de guerra.
 Radamantis quien, como cretense, era un hábil arquero.
 El Dioscuro Cástor, que le enseñó el manejo de las armas.
 Lino, que le introdujo en el arte de la música.

Su fuerza y su carácter colérico se manifestaron pronto.


A los 18 años realizó su primera hazaña al matar al león de Citerón,
fiera devastadora para los rebaños de su padre Anfitrión y del rey
Tespio, de un país cercano a Tebas.
Se instaló en el palacio real de Tespio y el monarca, que deseaba
tener nietos del héroe, cada noche le envió a cada una de sus 50
hijas, así llegó a ser padre de 50 hijos, los Tespiadas.
Al cabo de esos 50 días consiguió matar al león.
El rey de Tebas, Creonte, le concedió la mano de su hija Mégara.
Con ella tuvo varios hijos a los que mató con sus propias manos
como consecuencia de un acceso de locura que le envió Hera, que
quería que se trasladase a Argos y se pusiera al servicio de
Euristeo.
Tras el parricidio intentó suicidarse, pero intervino el prudente héroe
Teseo y se le llevó a Atenas. Teseo es el símbolo de la prudencia y
la mesura áticas frente a la violencia doria.

5
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
LOS DOCE TRABAJOS DE HERACLES

Antes de nacer Heracles, Zeus prometió que el primer niño que


naciese del linaje de Perseo reinaría en Argos.
Hera consiguió que el nacimiento de Heracles se retrasase y se
adelantase el de Euristeo, que sería el rey de Argos.
Los Doce Trabajos que Heracles realizó bajo las órdenes de su
primo Euristeo fueron para expiar la muerte de los hijos que tuvo
con Mégara.
Seis trabajos tuvieron su escenario en el Peloponeso, en Grecia, y
los otros seis en el resto del mundo: Creta, Tracia, Escitia,
Occidente, el país de las Hespérides y el Inframundo.
Los Trabajos de Hércules representan las pruebas del alma para
liberar el cuerpo y sus pasiones, hasta la apoteosis final.
En su primer trabajo talló su maza con el tronco de un olivo silvestre
y se apoderó de la piel del león de Nemea, sirviéndose de la cabeza
como yelmo. Recibió el arco y las flechas de Apolo, la espada de
Hermes. La coraza de Hefesto y los caballos de Posidón.

1 – EL LEÓN DE NEMEA, NIETO DE TIFÓN.

El león de Nemea era un monstruo, nieto de Tifón, y hermano de la


esfinge de Tebas, que vivía en una caverna y atacaba a los
hombres y al ganado de la región de Nemea.

El animal era invulnerable a las flechas por su gruesa piel y aunque


le disparó flechas no obtuvo resultado.

Amenazándole con la maza le hizo entrar en la cueva y le ahogó


cogiéndole con sus brazos.

La única forma de despellejar al animal muerto era utilizar sus


propias garras. De esta manera el héroe se vistió con su piel y
utilizó su cabeza como yelmo como elementos de protección.

A partir de este episodio cambia la iconografía de Heracles. Deja de


representarse desnudo y pasa a vestir la piel del león a modo de
armadura, su cabeza como yelmo y la maza como arma.

6
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
El momento en que Heracles asfixia al monstruo es el más
representado en el arte.
Al volver victorioso, Euristeo se asustó tanto de su enorme fuerza,
capaz de ahogar al león, que le prohibió entrar en la ciudad,
ordenándole dejar el botín a las puertas de Argos.
FRANCISCO DE ZURBARÁN (Badajoz, 1598 - Madrid, 1664)

HÉRCULES LUCHA CON EL LEÓN DE NEMEA

1634. Óleo sobre lienzo, 151 x 166 cm. Museo del Prado
Los doce trabajos de Hércules del marqués de Villena, junto a la
Filosofía secreta de Juan Pérez de Moya (1585) y el Teatro de los
dioses de la gentilidad de Baltasar de Victoria (1620-1624), fueron
seguramente los textos de referencia para la concepción de la serie
sobre los trabajos de Hércules destinada al Salón de Reinos.
Villena ambientó esta escena en un paraje abrupto y pedregoso que
se había convertido en refugio del león, y así se ilustra en la
estampa que acompaña su narración, aunque la mitología habla de
una cueva o caverna.
Para este primer trabajo, el extremeño sitúa al león de pie, en el
momento en que Hércules se abalanza hacia él y lo asfixia con los
brazos tras aturdirlo con la maza, que aparece en la pintura de
Zurbarán en primer término, en el suelo.
El dramatismo de la escena se acentúa por la luz de atardecer que
remarca la fuerte musculatura y el valor del héroe, un recurso que
se repetirá en todo el conjunto para hacer destacar a Hércules, con
el que se sentía emparentado Felipe IV como legítimo sucesor de
los Habsburgo y titular del trono español.
El triunfo sobre el león de Nemea simboliza el valor del héroe y con
él, el del rey y la monarquía, como el triunfo de la Virtud sobre el
Mal y la Discordia.
El marqués de Villena ve en el león de Nemea una representación
de la soberbia y de los vicios, un animal al que Hércules, al despojar
de su piel, doblega para devolver la virtud y la paz a los estados.

7
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
ZURBARÁN. HÉRCULES LUCHA CON EL LEÓN DE NEMEA. 1634. MUSEO DEL PRADO

2 – LA HIDRA DE LERNA, HIJA DE TIFÓN.

La Hidra de Lerna era hija de Tifón y la diosa Hera la crió para que
sirviese de prueba al héroe.

La Hidra se representa como una serpiente de varias cabezas, que


según los autores pueden ser 5, 7 e incluso 100.

El hálito que salía de sus fauces era mortal y quienes se acercasen,


incluso cuando el monstruo dormía, morían de forma infalible.

La hidra devastaba las cosechas y el ganado.

Con su espada le cortó las cabezas, pero de cada cabeza cortada


salía una nueva, por lo que le ayudó su sobrino Yolao incendiando
el bosque vecino. Entonces Heracles, con tizones encendidos, fue
quemando las heridas para que no volvieran a crecer las cabezas.

8
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
La diosa Hera había enviado a la Hidra un aliado en forma de
cangrejo gigante que mordió al héroe en el talón, pero Heracles
consiguió apastarle.

La sangre de la Hidra le sirvió a Heracles para empapar sus flechas


y convertirlas en venenosas y mortíferas.
ZURBARÁN. HÉRCULES LUCHA CON LA HIDRA DE LERNA

1634. Óleo sobre lienzo, 133 x 167 cm. Museo del Prado
Hércules se enfrenta a un animal fabuloso que simboliza los males
y los vicios, a los que el héroe vence con su astucia y su fuerza.

ZURBARÁN. HÉRCULES LUCHA CON LA HIDRA DE LERNA. 1634. MUSEO DEL PRADO

El mal es representado por una serpiente con muchas cabezas.


Hércules, cubierto con la piel del león de Nemea, que había matado
en el primer trabajo, tuvo que sustituir la fuerza por el ingenio.
La Hidra fue destruida por medio del fuego. Zurbarán destaca la
figura de Hércules, muy iluminado, en el centro de la composición.
El cangrejo, a sus pies, salió de la Laguna para ayudar a la Hidra.

9
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
3 – EL JABALÍ DE ERIMANTO

El tercer trabajo de Heracles consistió en llevar vivo el monstruoso


jabalí de Erimanto a Euristeo.

Le fatigó, persiguiéndole por la espesa nieve, hasta que le capturó,


regresando con él cargado en la espalda a Micenas, donde su rey
Euristeo, aterrorizado, se ocultó en un refugio.
ZURBARÁN. HÉRCULES Y EL JABALÍ DE ERIMANTO

1634. Óleo sobre lienzo, 132 x 153 cm. Museo del Prado
El tercer trabajo muestra la capacidad del héroe para vencer el mal.
Zurbarán ubica a Heracles en el centro compositivo, en el momento
en que se dispone a abatir al enorme jabalí que asolaba las tierras
del monte Erimanto, en la Arcadia, donde atacaba los rebaños y
atemorizaba los pastores.

ZURBARÁN. HÉRCULES Y EL JABALÍ DE ERIMANTO. 1634. MUSEO DEL PRADO

10
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Hércules transportó en sus espaldas el jabalí hasta Micenas, como
se puede apreciar en el ángulo derecho del cuadro.
Zurbarán logra una composición muy semejante a la conseguida en
la lucha con la hidra de Lerna, con una iluminación efectista que
hace destacar a Hércules.

4 – LA CIERVA DE CERINIA

La versión más difundida dice que el héroe necesitó un año para


cazar a la veloz cierva sin derramar su sangre, ya que sus pezuñas
de bronce la hacían inalcanzable.
BARCELÓN Y ABELLÁN, JUAN (Lorca, 1739 - Madrid, 1801)

HÉRCULES ALCANZA AL CIERVO DE LOS PIES DE BRONCE

1777-1785. Talla dulce: aguafuerte y buril sobre papel.350x315 mm.


Esta estampa reproduce una de las pinturas al fresco de Luca
Giordano que se conservaban en las paredes del salón del Casón
del Buen Retiro de Madrid.
Juan Barcelón y Abellán grabó la plancha de cobre (Calcografía
Nacional, Madrid,) a partir de una copia en óleo de José del Castillo.
La estampa forma parte los Trabajos de Hércules con el número 13,
dentro de la serie del Casón del Buen Retiro, anunciada en la
Gaceta de Madrid entre el 2 y el 27 de junio de 1786.
El Museo del Prado conserva un ejemplar estampado en 1785.
TALLA DULCE O GRABADO A BURIL

El grabado a buril o talla dulce es una técnica de huecograbado en


la que se dibuja sobre una plancha de metal excavando líneas
sobre una matriz ayudándose exclusivamente del buril.
Más que una técnica, es una manera de entender el grabado
calcográfico, propia de los siglos XVII y XVIII en Europa.
El buril recuerda en su forma a un arado, y el grabador lo utiliza de
una manera semejante; haciendo surcos sobre la plancha, de
manera que cuanto mayor es la presión que ejerce, consigue

11
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
realizar una incisión más profunda sobre ella, lo que provocará que
se aloje mayor cantidad de tinta.
Los surcos producidos por el buril retendrán la tinta que
posteriormente pasará al papel al impresionarlo en la prensa.
Se diferencia del punta seca en que lo que retiene la tinta es un
surco, por lo que la duración de la plancha es mayor. Además las
líneas son más nítidas y moduladas.

TALLA DULCE. LA CIERVA DE CERINIA. 1785. MUSEO DEL PRADO

12
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Entre los grabados realizados por los talleres profesionales,
destacan las copias de Velázquez que se pueden hallar en la
Calcografía Nacional de España.
Esta técnica ha caído en desuso aunque se utiliza para realizar los
originales de los billetes de banco, en los que los dibujos se forman
a base de miles de líneas cruzadas y con grosores modulados.

5 – LAS AVES DEL LAGO ESTINFALO, ARCADIA

Las innumerables aves de este lago constituían una plaga que


malograba las cosechas de las regiones vecinas.

Heracles se fabricó unas castañuelas de bronce para que salieran


del bosque y poder derribarlas con sus flechas.

Durero recoge el momento en el que el héroe dispara flechas


envenenadas a las aves. Pero no las plasma con sus garras y picos
broncíneos, sino como las Arpías del Infierno de Dante, mezcla de
sirenas (águila y cola de pez) y grifos (parte superior de águila e
inferior de león).
BARCELÓN Y ABELLÁN, JUAN (Lorca, 1739 - Madrid, 1801)

1777-1785. Talla dulce: aguafuerte y buril sobre papel.350x315 mm.


Esta estampa, al igual que la anterior, reproduce una de las pinturas
al fresco de Luca Giordano que se conservaban en las paredes del
salón del Casón del Buen Retiro de Madrid.
Juan Barcelón y Abellán grabó la plancha de cobre (Calcografía
Nacional, Madrid,) a partir de una copia en óleo de José del Castillo.
La estampa forma parte los Trabajos de Hércules con el número 13,
dentro de la serie del Casón del Buen Retiro, anunciada en la
Gaceta de Madrid entre el 2 y el 27 de junio de 1786.
El Museo del Prado conserva un ejemplar estampado en 1785.

13
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
TALLA DULCE. HÉRCULES Y LAS AVES DEL LAGO ESTINFALO, ARCADIA

6 – LOS ESTABLOS DE AUGIAS, EN EL PELOPONESO

Augias, rey de Élide, en el Peloponeso, era hijo de Helios (El Sol).

Había heredado de su padre numerosos rebaños, pero no se


ocupaba de hacer quitar el estiércol que se acumulaba en los
establos, quedando así el suelo estéril y sin abonos.

Euristeo quería humillar a Heracles y le encargó el servil trabajo de


limpiar los establos.

14
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Heracles pidió a Augias la décima parte de sus rebaños por la
limpieza. Aunque Augias no pagó lo pactado. (Diezmo)
Heracles consiguió realizar la proeza desviando el curso de dos
ríos, el Alfeo y el Peneo, concentrando en el patio del establo sus
aguas que limpiaron totalmente el recinto.
ZURBARÁN. HÉRCULES DESVÍA EL CURSO DEL RÍO ALFEO

1634. Óleo sobre lienzo, 133 x 153 cm. Museo del Prado

Hércules, inteligente y fuerte, mira orgulloso al espectador tras


haber desviado el curso del río Alfeo y del río Peneo, para limpiar
los establos de Augias.

ZURBARÁN. HÉRCULES DESVÍA EL CURSO DEL RÍO ALFEO. 1634. MUSEO DEL PRADO

Hércules se comprometió a limpiarlos en un solo día, tras obtener la


promesa de Augias de recibir la décima parte del ganado. Pero el
éxito del trabajo no fue recompensado según lo convenido.

15
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
El significado moral en la iconografía del Salón de Reinos es la
imagen del gobernante poderoso y victorioso que libera el país.
El estiércol representa los males y el agua limpia y purifica.
Hércules en el lateral izquierdo, se representa con un potente
escorzo, subrayado por la iluminación del ángulo inferior izquierdo.
Zurbarán crea un Hércules real, con arrugas en el rostro, no un
personaje mitológico idealizado.

7 – EL TORO DE CRETA

Según algunas tradiciones, el toro de Creta era el animal que raptó


a Europa a petición de Zeus, en lugar de transformarse el dios en
toro.

Otra versión narra que este toro fue el amante de la reina Pasifae,
esposa de Minos, y por lo tanto el padre del Minotauro.

La tercera tradición dice que el toro milagroso salió del mar un día
en que el rey Minos prometió sacrificar a Posidón lo que apareciese
en la superficie del agua.

Minos, al contemplar la belleza del toro, le envió a sus rebaños y


sacrificó a Posidón otro menos valioso. El dios, muy enojado, volvió
furioso al animal.

Euristeo ordenó a Heracles que le llevase el toro vivo, pero el rey


Minos se negó a ayudar al héroe en esta empresa, aunque le
autorizó a apresarlo a condición de hacerlo solo.

Heracles consiguió apresarle vivo y regresó con él a Grecia.

Euristeo se le ofreció a Hera, pero la diosa le rechazó y el toro fue


liberado. Tiempo después, Teseo le mató en la llanura de Maratón y
le sacrificó a Apolo.
ZURBARÁN. HÉRCULES Y EL TORO DE CRETA

1634. Óleo sobre lienzo, 133 x 152 cm. Museo del Prado
Heracles (Hércules) persiguió y venció al toro y lo llevó a Micenas.

16
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Al igual que en las luchas contra Anteo, Cerbero, el león de Nemea,
la hidra de Lerna o el jabalí de Erimanto, este episodio es una
referencia mitológica a las batallas ganadas por los ejércitos de
España, durante el reinado de Felipe IV, que se reflejaban en el
Salón de Reinos.
Hércules se representa como una alegoría del gobernante sabio y
poderoso capaz de controlar sus reinos, al igual que el héroe
controló la fuerza del toro.
Debemos destacar el tratamiento del paisaje fluvial y la belleza de
los árboles.

ZURBARÁN. HÉRCULES Y EL TORO DE CRETA. 1634. MUSEO DEL PRADO

17
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
8 – LAS 4 YEGUAS DEL REY DIOMEDES EN TRACIA

Diomedes, rey de Tracia, poseía cuatro yeguas que se alimentaban


de carne humana.

Heracles partió solo hacia Tracia y consiguió que las yeguas


devoraran a su dueño y, ya saciadas, pudo llevarlas ante Euristeo.

MOSAICO ROMANO. HÉRCULES Y LAS YEGUAS. MUSEO ARQUEOLÓGICO, MADRID

18
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
9 – EL CINTURÓN DE LA REINA DE LAS AMAZONAS

Heracles, a petición de Admete, hija de Euristeo, recibió la misión


de apoderarse del cinturón de Hipólita, reina de las amazonas.

Este cinturón era del dios Ares, que se lo había dado a la reina
Hipólita, como símbolo del poder que ella tenía sobre su pueblo.

Heracles se embarcó con varios compañeros, entre ellos Teseo, en


una nave para llegar al puerto de Temiscira, en el país de las
amazonas.

Hipólita accedió a entregar su cinturón al héroe, pero la diosa Hera,


disfrazada de amazona, suscitó la disputa entre los compañeros de
Heracles y las amazonas.

Heracles, creyéndose traicionado, tuvo que luchar y mató a Hipólita,


llevándose el cinturón símbolo de su poder.
HERACLES Y LA AMAZONA. METOPA DEL TEMPLO GRIEGO DE SELINUNTE.

MUSEO ARQUEOLÓGICO DE PALERMO, SICILIA

19
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
10 – LOS BUEYES DEL GERIONES O GERIÓN

Heracles tuvo que atravesar el Océano para llegar a los rebaños de


Geriones en la isla de Eritia, en el Occidente extremo.

Para cruzar el Océano pidió prestada la gran copa a Helio, donde


se embarcaba todas las noches, cuando había llegado al Océano,
para regresar a su palacio situado en el Oriente del mundo.

En el viaje de ida erigió las dos Columnas de Hércules, una a cada


lado del estrecho que separan Europa y África, en Gibraltar y Ceuta.

Finalmente, tras luchar con Geriones, logró hacerse con sus bueyes
y los embarcó en la copa de Helio.

De regreso, atravesó el Lacio, lugar donde más tarde se levantaría


Roma, donde luchó contra Caco para proteger sus rebaños.

Caco era tenido por hijo de Vulcano y vivía en una gruta. Tenía 3
cabezas y 3 bocas por las que desprendía fuego.

Cuando Hércules dejó pacer en libertad los bueyes sustraídos a


Geriones, mientras él descansaba a orillas del Tíber, Caco le robó 4
vacas y 4 bueyes y los ocultó en su caverna.

Cuando Hércules se despertó, contó su ganado y entabló un


combate con Caco para recuperarle.

Tras múltiples infortunios, al término del viaje el ganado que


quedaba fue sacrificado a Hera por Euristeo.

Bandinelli, el gran competidor de Miguel Ángel, esculpió un grupo


de Hércules y Caco para ser colocado en la puerta del Palazzo
Vecchio de Florencia, frente a la maravillosa escultura de David de
Miguel Ángel.

20
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
BANDINELLI. HÉRCULES Y CACO. 1525-1534. PIAZZA DELLA SIGNORIA, FLORENCIA

21
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
11 – EL CAN CERBERO DE TRES CABEZAS

Cerbero es el perro de Hades, uno de los monstruos que custodia el


reino de los muertos, vetando la entrada en él a los vivos y, sobre
todo, impidiendo la salida a los difuntos.

El monstruo tenía tres cabezas de perro y cola de serpiente.

Estaba encadenado ante la puerta del Reino de hades y


aterrorizaba a los que allí llegaban.

Euristeo le encomendó ir al Inframundo y traer a Cerbero a la Tierra,


lo que suponía la violación de un reino sagrado.

Zeus ordenó a Atenea y a Hermes que le ayudaran en esta


empresa, porque nunca habría salido bien parado él solo.

Heracles se inició en los misterios de Eleusis para aprender a


acceder al otro mundo y cruzó en la barca de Caronte la laguna
Estigia.

Al ver a Heracles los difuntos tuvieron miedo y huyeron, salvo


Meleagro y Medusa.

El príncipe Meleagro venció al gran jabalí que Ártemis,


encolerizada, había mandado sobre el pueblo etolio, Calidón,
cuando el rey se olvidó de ofrecerle un sacrificio por las cosechas.

La cólera de Artemisa desencadenó una guerra entre los partícipes


en la cacería. En la contienda Meleagro mató a sus tíos, hermanos
de su madre, y ésta arrojó el tizón mágico al fuego y su hijo expiró.

A continuación, consciente de lo sucedido, se ahorcó al igual que


hizo su esposa.

En otras versiones el héroe muere por una flecha de Apolo.

Meleagro le contó su triste historia a Heracles y éste, conmovido le


prometió casarse con su hermana, Deyanira, como efectivamente
realizó.

Más allá encontró a Teseo y Pirítoo, que estaban vivos, pero Hades
les tenía encadenados por intentar llevarse a Perséfone.

22
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Heracles, con permiso de Perséfone, liberó a Teseo, pero Pirítoo
tuvo que quedarse en el Inframundo como castigo por su audacia.

Finalmente, el héroe llegó a presencia de Hades y le pidió


autorización para llevarse a Cerbero. El dios se la concedió, pero
con la condición de que dominara al animal sin sus armas.

Cuando le presentó el can a Euristeo, éste quedó tan aterrado que


Heracles devolvió Cerbero a su dueño.

El descenso a los Infiernos es un tema frecuente en la mitología.


El psicoanálisis lo compara con el descenso a la zona más oscura
de cada individuo, al subconsciente.
HÉRCULES SE LLEVA A CERBERO

1777-1785. Talla dulce: aguafuerte y buril en papel, 400x225 mm.

HÉRCULES SE LLEVA A CERBERO. TALLA DULCE. 1785. MUSEO DEL PRADO

23
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Esta estampa reproduce una de las pinturas al fresco de Luca
Giordano que se conservaban en las paredes del salón del Casón
del Buen Retiro de Madrid, al igual que las demás tallas dulces
estudiadas en este tema.
Se trata de un ejemplar estampado en 1785.

12 – LAS MANZANAS DE ORO DEL JARDÍN DE LAS


HESPÉRIDES, EL REGALO DE BODA DE GEA A HERA.

Las manzanas de oro fueron el bonito regalo nupcial que Gea, la


Tierra, entregó a Hera en su matrimonio con Zeus. Son los frutos
áureos de la inmortalidad.

Hera las encontró maravillosas y las mandó plantar en su jardín,


cercano al monte Atlas, sistema montañoso que recorre el noroeste
de África.

Estaban custodiadas por un dragón de 100 cabezas, hijo de tifón, y


tres ninfas del atardecer, las Ninfas del Ocaso, las Hespérides.

Heracles, primero tuvo que averiguar el camino, que sólo Nereo, el


viejo dios del mar, conocía y, obligado, se lo reveló: Egipto y Libia
(Norte de África).

En Libia se tuvo que enfrentar a Anteo, el gigante hijo de Poseidón


y Gea que desafiaba a todos los viajeros a vida o muerte y siempre
vencía al estar en contacto con su madre Gea, la Tierra, que
recargaba sus fuerzas.

Heracles le derrotó al levantarle del suelo, perdiendo el contacto


con su madre Gea y asfixiarle con su brazo.

ARANJUEZ, JARDÍN DEL PARTERRE

Un parterre, es un diseño de jardín formal, a nivel del terreno, que


consiste en plantar lechos de flores o de hierbas delimitados por de
plantas perennes o por piedras afiladas acopladas firmemente
formando una protección de los lechos florales interiores y paseos
con un diseño generalmente simétrico.

24
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Un arriate es un parterre estrecho y alargado, dispuesto junto a la
pared de un jardín o patio.
Los parterres no precisan tener flores, ya que pueden estar
formados exclusivamente por plantas y arbustos perennes.
Durante el siglo XVIII las fuentes del Parterre de Aranjuez eran
simples surtidores hasta que, en el siglo XIX, se fueron adornando
con las esculturas que contemplamos ahora.
En el Parterre, además de las numerosas flores y árboles de toda
clase, destacan sus tres fuentes:
 la de Hércules y Anteo,
 la de Ceres y
 la de las Nereidas.

ARANJUEZ. FUENTE DE HÉRCULES Y ANTEO, 1827

La fuente de Hércules está situada a la entrada del Jardín del


Parterre. Es la fuente más destacable del jardín, esculpida por Juan
Adán por orden de Fernando VII en el año 1827.

Se pensó situarla en la parte trasera de la Casa del Labrador, en el


Jardín del Príncipe, pero finalmente se ubicó en el Parterre.

Sobre el pilar central se encuentra la figura de Hércules levantando


del suelo a Anteo.

El héroe, después de derribar varias veces a Anteo, descubre que


es Gea, su madre, quien le proporciona las fuerzas al gigante y al
levantarle del suelo consigue asfixiarle.

En la base del pilar, encontramos un nicho que representa a


Hércules niño luchando contra una serpiente y diversos temas
sobre la historia del héroe mitológico.

La fuente de Hércules está situada a la entrada del Jardín del


Parterre

25
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
ARANJUEZ. JARDÍN DEL PARTERRE, FUENTE DE HÉRCULES, 1827

En el Cáucaso, liberó al titán Prometeo que, encadenado a una


roca, sufría una terrible tortura. Durante el día un águila le devorara
el hígado, regenerándose por la noche.

Heracles mató con una flecha al águila y, en agradecimiento,


Prometeo le brindó su ayuda y le reveló que las manzanas tenían
que ser cogidas por Atlante, el gigante que sostenía el cielo sobre
sus hombros.

Heracles sostuvo el cielo mientras Atlante cogía las manzanas, pero


Atlante, libre del peso de la bóveda celeste, quiso entregárselas a
Euristeo.

26
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Heracles le indicó a Atlante que no era tan fuerte como él y que
necesitaba ponerse algo sobre los hombros para sostener el cielo y
le pidió que volviera a sostener el mundo. Cuando Heracles se vio
libre huyó con las manzanas de oro.

ATLANTE. PALACIO DUCAL DE VENECIA

27
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Las Hespérides, desesperadas por haberse dejado arrebatar las
manzanas, se transformaron en árboles: un olmo, un sauce y un
álamo, a cuya sombra se refugiaron más tarde los Argonautas.

El dragón pasó a ser una constelación celeste: la Serpiente.

Heracles le llevó las manzanas a Euristeo completando su último


trabajo. Éste se las devolvió al héroe quien se las ofreció a Hera.
La diosa las restituyó al jardín de donde procedían y prefiguran la
apoteosis de Hércules.

HÉRCULES FARNESIO. MUSEO ARQUEOLÓGICO, NÁPOLES

Hércules Farnesio (Ercole Farnese) es una escultura en mármol del


siglo III d. C., copia de un original perdido en bronce atribuido a
Lisipo, escultor griego del siglo IV a. C.

Se encontró en 1546 en las Termas de Caracalla, en Roma, y pasó


a formar parte de la colección de escultura clásica del cardenal
Alejandro Farnesio, hijo del papa Pablo III.

Durante generaciones decoró el Palacio Farnesio, hasta que en


1787 fue trasladada a Nápoles, junto con toda la colección
Farnesio, que se puede contemplar en el Museo Arqueológico.

El héroe descansa apoyándose en su maza. Sobre la maza está la


piel del León de Nemea. La mano derecha, detrás de la espalda, el
héroe aguanta las manzanas de oro del jardín de las Hespérides.

El Hércules Farnesio mide 317 cm de altura, fue muy célebre y se


han encontrado copias de él en palacios y gimnasios romanos.

La estatua del Hércules Farnesio fue reconstruida y restaurada en


diversas etapas. La cabeza se encontró separada del cuerpo, en un
pozo del Trastevere. La mano y el antebrazo izquierdo, que
faltaban, fueron sustituidos por una reconstrucción en yeso.

Las piernas, se dieron por perdidas, y se le encargó al mismo Della


Porta que hiciese unas nuevas. Su obra fue tan perfecta que,
cuando se encontraron las piernas originales en las Termas de
Caracalla, las piernas sustitutorias se le dejaron a la estatua por

28
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
consejo de Buonarroti, para demostrar que los escultores modernos
no tenían nada que envidiar a los clásicos.

Las piernas originales, que se encontraban en la Colección


Borghese, no se restituyeron en la estatua hasta 1787.

HÉRCULES FARNESIO. DETALLE DE LAS MANZANAS EN LA MANO DERECHA

29
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
HÉRCULES FARNESIO. MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL, NÁPOLES

30
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
HÉRCULES FARNESIO. MUSEO ARQUEOLÓGICO, NÁPOLES

31
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Heracles personificó la astucia, la fuerza y la competición.

Las virtudes de Heracles permiten imponer el orden sobre el caos y


este simbolismo explica la gran frecuencia con la que se
representan sus Doce Trabajos en la Antigüedad.

El orden y la iconografía de los Doce Trabajos de Heracles le


convierten en el gran libertador.

El héroe fue sometido a tareas inhumanas y tuvo que medir sus


fuerzas con criaturas terroríficas.

HÉRCULES Y LA REINA ÓNFALE

Heracles fue esclavo de la reina Ónfale de Lidia, quien le pidió que


librase su territorio de bandidos y monstruos.

El país de Lidia estaba cargado del poder pintoresco de Oriente y


fue plasmado por poetas y artistas.

Ónfale pronto se enamoró de Heracles y pasaba su tiempo con él.

La reina se cubría con la piel del león de Nemea y blandía la maza


del héroe, mientras él vestía un manto largo e hilaba lino a sus pies.

Terminada esta etapa Heracles volvió a Grecia, donde siguió


realizando hazañas.
HERACLES Y ÓNFALE, MUSEO DEL PRADO

Hércules y Ónfale. 1728 - 1761. Mármol, 82 x 50 cm

El tema está tomado de la literatura clásica. Hércules a causa del


asesinato de un amigo en un ataque de locura, fue vendido como
esclavo a Ónfale, reina de Lidia, durante tres años.

Ella le convirtió en su amante aunque, para pasar desapercibido, el


héroe, debía vestir ropas y adornos femeninos, además de llevar los
instrumentos de hilar.

En este relieve, ella lleva la piel del león y sujeta la clava y él se


cubre con un manto y porta la rueca. Cupido suele estar presente.

32
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
HÉRCULES Y ÓNFALE. 1728 - 1761. MÁRMOL, 82 x 50 cm. MUSEO DEL PRADO

33
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Este motivo, ausente en el arte griego, apareció en tiempos
helenísticos.

En el Renacimiento y el Barroco se utilizó para ilustrar la idea de la


dominación de la mujer.

Estilísticamente guarda relación con otro relieve documentado de


Antonio Dumandré, sobre la Alegoría de la Música, de la serie del
Palacio Real de Madrid, depositado en el Museo de la Real
Academia de Bellas Artes de San Fernando, así como con otro de
su hermano Humberto, La fábula de Pigmalión, también en la
Academia de San Fernando.

MATRIMONIO, MUERTE Y APOTEOSIS DE HERACLES

Heracles se casó con Deyanira, cumpliendo la promesa que le hizo


a su hermano Meleagro en el Reino de Hades, y vivió con ella en
Calidón. Pero cometió un homicidio involuntario y decidió exiliarse
con su mujer y su hijo Hilo.

Al cruzar el río, el centauro Neso intentó violar a su esposa,


Deyanira, y Heracles le mató.

Neso, a punto de morir, aconseja a Deyanira que recoja su sangre


para elaborar un filtro que le devuelva el amor de su marido si fuese
necesario. Ella le creyó y obedeció en secreto.

Cuando Deyanira se enteró que Heracles se había enamorado de


Yole, sus celos le hicieron utilizar la sangre del centauro para
recuperar su amor, impregnando con ella un manto de Heracles.

Cuando la túnica tocó la piel del héroe, una quemadura devoradora


destrozó su cuerpo y se abrasó en el monte en una pira funeraria.
Mientras el fuego ardía el héroe desapareció.

Deyanira, aterrada por la verdadera naturaleza del filtro, se suicidó.

34
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
GIAMBOLOGNA. HÉRCULES Y EL CENTAURO NESO S. XVI. SIGNORIA, FLORENCIA

35
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Su imagen será confrontada con personajes bíblicos como Adán y
Sansón, que sucumben a las artimañas femeninas.

Estando entre los dioses se reconcilió con Hera y se casó con


Hebe, diosa de la juventud, hija de Zeus y Hera.

Antes del rapto de Ganímedes, Hebe servía el néctar a los dioses.

La apoteosis de Hércules y su matrimonio con Hebe simbolizan su


deificación en la juventud eterna de las divinidades del Olimpo.

THORVALDSEN. HÉRCULES Y HEBE. Yeso. 147, 5 cm. MUSEO THORVALDSEN, COPENHAGUE

36
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
HEBE

La diosa Hebe es hija de Zeus y Hera y por lo tanto hermana de


Hefesto, Ares e Ilitía.

Hebe representa la personificación de la Juventud.

Antes del rapto de Ganímedes, Hebe servía el néctar en las copas


de los dioses. También ayudaba a su madre Hera a enganchar su
carro.

Le gustaba bailar y danzaba con las Musas y las Horas al ritmo de


la lira de Apolo.

En la Apoteosis de Heracles, el héroe se reconcilia con Hera y los


dioses celebran su casamiento con la hermosa Hebe, como símbolo
de la entrada de Heracles en la eterna juventud de las divinidades.
Tadolini, Adamo (Bolonia, 1788 - Roma, 1868)

Fue un escultor italiano alumno y colaborador de Canova, que


recibió encargos para ejecutar réplicas de las obras del maestro.

Tadolini fue estimado y valorado por Canova, quien le auguró un


futuro afortunado en el concurso del premio Canova de la Academia
de san Luca y le cedió un local en su estudio del Orto di Napoli.

Se trasladó al estudio de Canova en 1814 adaptándose a su estilo y


también contó con el aval del maestro cuando Tadolini dispuso de
su propio estudio en 1818 en vía Babuino.

Tadolini dejó tras de sí una saga familiar dedicada a la escultura


hasta el siglo XX.

37
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
HEBE. TADOLINI, ADAMO (BOLONIA, 1788 - ROMA, 1868) MUSEO DEL PRADO
38
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
ICONOGRAFÍA DE HÉRCULES

Heracles es el héroe que más se plasma en el arte de la


Antigüedad.
Se le representa como un hombre corpulento y con barba.
Sus atributos son la maza y la piel del león de Nemea, símbolos del
triunfo en su primer trabajo.
Personifica la fuerza colosal y la firmeza de los hombres ante los
designios divinos.
Los emperadores romanos quisieron equiparar su figura con la del
gran héroe, Hércules, hijo de Júpiter.
Cómodo (161-192), fue emperador del Imperio romano entre los
años 177 y 192. Era hijo de Marco Aurelio y Faustina la Menor, y
fue el último miembro de la dinastía Antonina, Murió a los 31 años.
Cómodo manda esculpir su busto con la cabeza del león como
yelmo, mientras lleva en su mano derecha la maza o clava y en la
izquierda sujeta las manzanas de oro del jardín de las Hespérides.

EMPERADOR CÓMODO. S. II. D.C. MUSEOS CAPITOLINOS, ROMA

39
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
El cristianismo ve la imagen de Heracles como una prefiguración de
Cristo. Antes de la venida de Jesús, Heracles:
 Descenderá a los Infiernos,
 Sufrirá un calvario y
 Ascenderá como Cristo al cielo.
En el Renacimiento y el Barroco Heracles encarna la virtud heroica
y la fe inquebrantable, como en la pintura de Aníbal Carracci
“Heracles en la encrucijada”.
ANNIBALE CARRACCI. HÉRCULES EN LA ENCRUCIJADA

Óleo sobre lienzo. 167 cm × 237 cm. 1596.

Museo de Capodimonte, Nápoles,

Inspirado en Hesíodo y Jenofonte el héroe tiene que elegir entre


dos caminos, simbolizados por dos mujeres:

La virtud, a través del deber, conduce a la inmortalidad.

La voluptas, incita al pecado y a la lujuria y lleva al Infierno.

Felipe IV encargó a Zurbarán 10 lienzos sobre la vida de Hércules


con el objetivo de reivindicar el origen mítico de la monarquía
hispánica.

La apoteosis es el ensalzamiento de una persona con grandes


honores y alabanzas.

El tema de la apoteosis de Hércules plasma el momento en el que


el héroe consigue la dignidad de dios.

Es un motivo muy utilizado en los techos de los palacios barrocos:


Casón del Buen Retiro, Madrid, Salón de Hércules en el Palacio de
Versalles, Casa Pilatos en Sevilla, etc.

40
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
ANNIBALE CARRACCI. HÉRCULES EN LA ENCRUCIJADA. 1596.
MUSEO DE CAPODIMONTE, NÁPOLES

PACHECO. LA APOTEOSIS DE HÉRCULES. 1603-1604. SEVILLA

Entre las numerosas obras de arte en la Casa de Pilatos, residencia


sevillana de la Duquesa de Medinaceli, una de las más destacables
es el techo pintado por Francisco Pacheco, maestro y suegro de
Diego Velázquez, que se denomina "Salón Pacheco".

Es una estancia larga y estrecha, cubierta con un techo plano con


un armazón de madera en el que se insertan lienzos pintados.

El propio pintor en su tratado Arte de la Pintura afirma que realizó la


obra del camarín del Duque de Alcalá, a temple. La comenzó en
1603, concertada en mil ducados y la concluyó y firmó en 1604.

Pacheco la consideraba su obra más sobresaliente. La pintura de


techo obliga a perspectivas de “soto in su” de abajo hacia arriba,
técnica al temple, y temas de la mitología clásica y desnudos.

41
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Vasari sirvió de inspiración en los aspectos técnicos. Pero las
alegorías del techo del Salón Pacheco muestran gran erudición
debida al poeta y humanista Francisco de Medina, preceptor del
Tercer Duque, quien planteó el techo como una "lección moral".

El panel central y mayor muestra la subida de Hércules al Olimpo.


El héroe, hijo de Zeus y de Alcmena, una mortal, no poseía el
privilegio de la inmortalidad; ésta la consiguió por sus propios
esfuerzos y por su virtud.

El héroe es el modelo de las virtudes para alcanzar la gloria.

Temis, diosa de la Justicia, su virtud era encontrar siempre la "justa


medida", como subraya su atributo, la balanza.

Ganímedes, el joven raptado por Zeus debido a su belleza,


simboliza la pureza del alma raptada para su contemplación divina.

Ícaro no representa la osadía del joven, sino a Dédalo, su padre,


que aparece en la composición y fue la imagen de la prudencia.

Las virtudes del Duque son: la Justicia, la Pureza y la Prudencia.

Faetón, hijo de Helio, empeñado en conducir el carro del Sol


provocó grandes tragedias y fue símbolo de Imprudencia y
Temeridad.

Belerofonte, el mítico domador del caballo Pegaso, en su soberbia


intentó escalar el Olimpo por sus propios medios pero fue derribado
por los dioses, convirtiéndose así en imagen de la Arrogancia.

La Envidia, en fin, con su cabellera de serpientes, es la suma de


todos los males, en contraposición de la Justicia, que es la suma de
todos los bienes.

El techo de Pacheco constituye un elocuente testimonio del mundo


del Humanismo sevillano del periodo de transición entre los siglos
XVI y XVII que tuvo en la Casa de Pilatos y en la protección del
Tercer Duque de Alcalá uno de sus protectores más seguros.

Bajo este mecenazgo se formó y desarrolló el joven Diego


Velázquez, que contraerá matrimonio con Juana Pacheco, la hija
del pintor Francisco Pacheco.
42
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
FRANCISCO PACHECO. 1603-1604. CASA DE PILATOS, SEVILLA

43
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
LUCA GIORDANO (Nápoles, 1634 - Nápoles, 1705)

Bóveda: La Apoteosis de la Monarquía Española, el Toisón de oro

1697. 1400x2100 cm. Pintura al fresco seco, Casón del Buen Retiro

El palacio del Buen Retiro, realizado junto al antiguo Cuarto Real de


San Jerónimo, fue mandado levantar por orden del Conde Duque
de Olivares, como residencia real, lugar de esparcimiento y de
recepción pública y oficial de los monarcas.

Los restos que se conservan corresponden al Casón del Buen


Retiro, donde se ubica la Biblioteca del Museo Nacional del Prado.

Su primitiva estructura ha sido sucesivamente alterada, de modo


que solamente se ha respetado del primitivo edificio el techo pintado
por Luca Giordano, si bien restaurado en varias ocasiones y
transformadas algunas de sus partes.

La bóveda del antiguo Salón de Embajadores representa la


apoteosis de la monarquía española.

Luca Giordano desarrolló una iconografía con símbolos de


personajes históricos, alegóricos y mitológicos, relacionados con la
monarquía hispánica, que mostraba así su antigüedad, potencia
militar y preeminencia entre las casas reales europeas.

En la zona oriental se sitúa la escena que da nombre al conjunto: la


entrega del vellocino al duque de Borgoña, Felipe el Bueno, de
manos de Hércules, remontándose así al origen mítico de la Orden
del Toisón de Oro, asociada a la Casa de Austria.

Giordano se permitió la licencia de sustituir a Jasón por Hércules.


Detrás aparece la proa del Argos, la nave que permitió a los
argonautas, con Jasón a la cabeza, conquistar el mítico vellocino de
oro, con el que esperaba recuperar su reino.

Detrás, el mar, representado por Neptuno, Anfitrite y unas nereidas.

En los extremos de la bóveda aparecen asuntos protagonizados por


Hércules: a la izquierda, la Gigantomaquia y, a la derecha, su lucha
con Anteo.

44
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Hércules es el protagonista de la bóveda por su fuerza, valor y
virtud, aspectos que le vinculan con la Monarquía española.

El grupo de Hércules, entregando a Felipe el Bueno el vellocino


para que lo coloque en el collar de la orden, se completa en su
parte superior con el elegantísimo escudo de los territorios
sometidos a la Casa de Austria: Castilla y León, Aragón, Sicilia y
Granada, Austria, Borgoña, Brabante, Flandes y Tirol. Todos ellos
cobijados por la corona real, que acoge al sol en su interior.

Aparece la corona como signo de la Realeza y el olivo como


símbolo de la Paz. También las constelaciones de Géminis, Tauro,
Leo, etc.

Giordano plasma a los dioses del Olimpo presididos por Júpiter,


sobre quien vuela el águila, el animal más poderoso del cielo y su
símbolo de poder.

En el extremo opuesto de la bóveda situó la alegoría de España con


una figura femenina que porta en su mano derecha los cuatro cetros
de sus reinos y una serie de figuras que aluden a sus virtudes.

A sus pies, a la derecha, pueblos de diverso origen y religiones que


se someten a la autoridad:

 La herejía, el dragón,

 El Furor Bélico,

 El Poder Temporal con un león con cetro,

 Los reinos sometidos con armiños y coronas

 Las riquezas ganadas en las campañas militares: monedas,


joyas y objetos de oro y plata, completan el conjunto.

A la derecha de España se encuentra un niño que despliega una


cartela en la que puede leerse OMNIBUS UNUS, sentencia latina
que puede traducirse como Uno para todos.

En las esquinas de la bóveda aparecen las Cuatro Edades de la


Humanidad: la Edad de Oro, la Edad de Plata, la Edad de Bronce y
la Edad de Hierro, en cuya representación Giordano siguió muy de
45
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
cerca el relato de las Metamorfosis de Ovidio (43 a. C.-17 d. C.) y
las imágenes de Cesare Ripa (1560-1645) en su Iconología.

La Gigantomaquia se corresponde con el periodo ideal de la


humanidad, sin guerras ni enfermedades, en una permanente
primavera que producía trigo sin necesidad de sembrarlo.

La mujer cubierta con un manto dorado y cobijada por una encina,


encarna a la Edad de Oro y que vuelve su rostro hacia el escudo de
la Monarquía española.

A la izquierda se sitúa Céfiro, el viento del este, suave y benéfico,


que precede a un cortejo de figuras: un cupido, un águila y una
mujer que coloca unas alas a un segundo niño.

Sobre ellos aparece Flora portando la cornucopia que contiene los


frutos de este gran periodo, precediendo a ninfas con espigas y
frutos.

La Edad de Plata está presentada por otra matrona con un manto,


que porta en sus manos espigas y un arado, puesto que los frutos
ya no brotan espontáneamente.

A la derecha, las cuatro estaciones señalan la llegada de un clima


menos benigno y, sobre ellas, el Tiempo, que rige el ciclo de las
estaciones.

Junto a los pueblos sometidos por España aparece la Edad de


Bronce, más violenta y más proclive al uso de armas. Se conoce la
guerra, pero sin llegar a la depravación (Metamorfosis, I, 125-27).

Fiel a Ripa, muestra a una mujer cubierta con un manto color


malaquita, yelmo con fauces de león y una lanza en las manos.

A la derecha, Giordano representó un grupo presidido por la


Atenea, una figura soberbia, que aparece en la bóveda por segunda
vez, después de su decisivo combate contra los gigantes.

Atenea (Minerva) es la protectora de los grandes personajes como


Jasón o Hércules, como encarnación de la prudencia y la sabiduría.

46
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
La acompañan dos aves, la corneja por su capacidad de adivinar el
futuro, y la lechuza por su habilidad para ver en la oscuridad lo que
otros ignoran.

Detrás aparece Marte, la otra cara de la guerra, representada por la


Destrucción, el Terror (con cabeza de león y látigo) y la Ira con
antorcha, espada y yelmo que arroja llamaradas de fuego.

La Edad de Hierro es la más destructiva y temible.

Aparece representada por una figura con casco en forma de cabeza


de lobo, que porta en sus manos guadaña y escudo con la
representación del Fraude, un humano con cola de serpiente.

A la izquierda, el carro de Cibeles, que representa la Tierra y


protege a las ciudades que coronan su cabeza. El carro tirado por
leones, el cetro y el orbe, completan la composición.

Debajo, Giordano coloca una balaustrada a la altura de los lunetos,


en cuyos vértices dispuso parejas de filósofos en grisallas y, en la
base de la bóveda, las nueve musas, con la desaparecida Erato, en
cuya representación siguió las recomendaciones de Ripa.

Como figuras de las artes y las ciencias, y junto con las parejas de
filósofos que coronan los lunetos, sostienen la historia del mundo,
que se narra en la bóveda y adornan a la Monarquía española.

A todas ellas acompañó, Apolo, el cual fue sustituido en fecha


incierta por el lujurioso Fauno que ahora existe.

La balaustrada constituye un hábil recurso retórico utilizado por


Giordano para diferenciar el mundo alegórico-mitológico del real,
que aparece representado por pequeñas figuras que se asoman
para contemplar con asombro, el prodigio que aparece ante sus
ojos.

LUCA GIORDANO. 1697. BÓVEDA DEL CASÓN DEL BUEN RETIRO, MADRID

47
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
48
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
BIBLIOGRAFÍA

Grimal, Pierre. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos


museodelprado.es
turismoenaranjuez.com
fundacionmedinaceli.org
maitearte.wordpress.com

Úbeda de los Cobos, A.: Luca Giordano y el Casón del Buen Retiro,
Museo Nacional del Prado, 2008, pp. 99-108.
Ruiz, L.: El Palacio del Rey Planeta. Felipe IV y el Buen Retiro,
Museo Nacional del Prado, 2005, p. 148 - 156.
Mosaico de las yeguas de Diomedes. De Luis García, CC BY-SA
3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=513703
De Annibale Carracci - Web Gallery of Art: Image Info about
artwork, Dominio público.wikimedia.org/w/index.php?curid=509457
Vega, J., Museo del Prado. Catálogo de estampas, Ministerio de
Cultura, Madrid, 1992, p. 217.
Coppel, R.: Catálogo de la escultura de época moderna. Siglos XVI-
XVIII, Museo del Prado, 1998, p. 126.
Azcue,L.: "La escultura italiana del siglo XIX. Coleccionismo privado
en Madrid. I. Adamo Tadolini y Lorenzo Bartolini", Boletín Real
Academia de Bellas Artes de San Fernando, 2008, pp. 112-120.|

49
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
Contenido
HERACLES DE TEBAS, HÉRCULES LATINO .................................................. 2
RUBENS. EL NACIMIENTO DE LA VÍA LÁCTEA ......................................... 3
HÉRCULES NIÑO. Primer tercio del siglo XVII .............................................. 4
BIOGRAFÍA DE HERACLES ......................................................................... 5
LOS DOCE TRABAJOS DE HERACLES....................................................... 6
1 – EL LEÓN DE NEMEA, NIETO DE TIFÓN. ............................................... 6
FRANCISCO DE ZURBARÁN (Badajoz, 1598 - Madrid, 1664) ................. 7
HÉRCULES LUCHA CON EL LEÓN DE NEMEA ...................................... 7
2 – LA HIDRA DE LERNA, HIJA DE TIFÓN. ................................................. 8
3 – EL JABALÍ DE ERIMANTO .................................................................... 10
4 – LA CIERVA DE CERINIA ....................................................................... 11
BARCELÓN Y ABELLÁN, JUAN (Lorca, 1739 - Madrid, 1801) ............... 11
HÉRCULES ALCANZA AL CIERVO DE LOS PIES DE BRONCE .......... 11
TALLA DULCE O GRABADO A BURIL ................................................... 11
5 – LAS AVES DEL LAGO ESTINFALO, ARCADIA .................................... 13
BARCELÓN Y ABELLÁN, JUAN (Lorca, 1739 - Madrid, 1801) ............... 13
6 – LOS ESTABLOS DE AUGIAS, EN EL PELOPONESO.......................... 14
ZURBARÁN. HÉRCULES DESVÍA EL CURSO DEL RÍO ALFEO ......... 15
7 – EL TORO DE CRETA ............................................................................ 16
ZURBARÁN. HÉRCULES Y EL TORO DE CRETA ................................. 16
8 – LAS 4 YEGUAS DEL REY DIOMEDES EN TRACIA ............................. 18
9 – EL CINTURÓN DE LA REINA DE LAS AMAZONAS ............................. 19
10 – LOS BUEYES DEL GERIONES O GERIÓN ........................................ 20
11 – EL CAN CERBERO DE TRES CABEZAS ........................................... 22
HÉRCULES SE LLEVA A CERBERO...................................................... 23
12 – LAS MANZANAS DE ORO DEL JARDÍN DE LAS HESPÉRIDES, EL
REGALO DE BODA DE GEA A HERA. ....................................................... 24
ARANJUEZ, JARDÍN DEL PARTERRE ....................................................... 24
ATLANTE. PALACIO DUCAL DE VENECIA ............................................ 27
HÉRCULES FARNESIO. MUSEO ARQUEOLÓGICO, NÁPOLES .............. 28
HÉRCULES Y LA REINA ÓNFALE .............................................................. 32
HERACLES Y ÓNFALE, MUSEO DEL PRADO ...................................... 32
MATRIMONIO, MUERTE Y APOTEOSIS DE HERACLES.......................... 34

50
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)
HEBE ....................................................................................................... 37
Tadolini, Adamo (Bolonia, 1788 - Roma, 1868) ....................................... 37
ICONOGRAFÍA DE HÉRCULES .................................................................. 39
ANNIBALE CARRACCI. HÉRCULES EN LA ENCRUCIJADA ................ 40
PACHECO. LA APOTEOSIS DE HÉRCULES. 1603-1604. SEVILLA ..... 41
BIBLIOGRAFÍA ............................................................................................ 49

51
MARÍA TERESA GARCÍA PARDO HERACLES (Hércules)

Related Interests