You are on page 1of 12

Conociéndome a través de Dios

1º de febrero de 2019
¿Me conozco como hombre / mujer?
•  Cuerpo material
•  Constitución corporal, el hombre esta sujeto a leyes biológicas. Forma parte de una
naturaleza.

•  Ser vivo
•  Cuando un hombre se mueve, ese movimiento corresponde a lo que es propio de ser vivo,
porque puede moverse por sí mismo.

•  Ser animado
•  El hombre es un ser que siente, es como si viésemos el dolor o la alegría porque lo sentimos por
nosotros mismos y por los demás. Expresándolo de mejor manera como “seres animados”

•  Ser Espiritual
•  El hombre halla indicios de algo que está por encima de él y de todo lo demás, y de lo que él
y todo lo demás dependen. Cuando el hombre siente a este ser supremo teniendo un
contacto intimo con él, no lo capta desde fuera, sino que miramos dentro de él y, en cierto
sentido, nos entendemos con él.
Interioridad, la aceptación profunda de mi mismo

•  La interioridad implica que las personas han explorado su interior,


dándose cuenta de sus sensaciones, emociones, pensamientos y
voluntades. No desconocen las actividades y emociones de su
cuerpo, ni les tienen miedo. Sus sentidos les traen bellezas y
dolores, no rechazando ni unas, ni los otros.

•  Son capaces de experimentar toda la gama de las emociones


humanas, desde el dolor hasta la ternura.

•  Su mente está viva y en actividad de búsqueda.

•  Su voluntad busca cada día una mayor posesión de lo que es


bueno, y al mismo tiempo saborean todo lo que ya poseen.

•  Aceptan su condición interior como algo siempre cambiante,


porque el crecimiento exige cambio.
Interioridad, la aceptación profunda de mi mismo

•  Las personas plenamente vivas aceptan lo que son física,


emocional e intelectualmente. Saben lo que son y saben que
esto es bueno. Saben que su potencial es todavía superior.
Sin embargo son realistas, acerca de sus limitaciones.

•  No acarician sueños de lo que querrían ser, ni gastan el resto


de su vida convenciéndose de que sí son aquello que
soñaban. Han escuchado aquello que efectivamente son, lo
han explorado y lo han amado.

•  Confían en su habilidad de adaptarse a todos los desafíos de


la vida.
Si desempeñamos papeles o utilizamos máscaras,
no hay posibilidad de crecimiento humano

•  En la medida en que sufrimos heridas de ansiedad, culpa


sentimientos de inferioridad, sentimos la tentación de utilizar
máscaras y desempeñar un papel.

•  Es que no nos aceptamos a nosotros mismos.

•  Estos muros y estas máscaras son medidas de autodefensa, y


estamos dispuestos a vivir detrás de nuestros muros y nuestras
máscaras todo el tiempo que sea necesario.
¿De veras me amo a mi mismo?

•  Todos estamos familiarizados con las palabras de Jesús: “Todo


lo que hiciste con uno de mis hermanos pequeñitos lo hiciste
conmigo”, pero ¿Qué pasaría si tú descubrieras que el más
pequeño de los hermanos de Jesús, el que necesita más de
tu amor, aquél a quien tú puedes ayudar más con tu amor,
aquél para quien tu amor sería más significativo, qué
sucedería si descubrieras que ese hermano más pequeño de
Jesús… eres tú?
¿Piensas acerca de ti mismo con el mismo amor y
amabilidad que respecto de aquellas personas a quienes
más amas en tu vida?

•  No se trata de describir una preocupación de ti mismo, que es


narcisismo. Es sencillamente la descripción de un amor
equilibrado. Que con la misma preocupación se extiende hacia
mi como a mi prójimo. El equilibrio puede cambiar, en tal forma
que conceda toda mi preocupación solamente a mi persona o
trate de entregar toda mi preocupación al prójimo. Ninguna de
estas dos actitudes es viable.

•  Lo que haga por mi prójimo he de hacerlo primero por mi mismo.

•  “Amar a tu prójimo como a ti mismo”, implica que todo lo que


hagas por tu prójimo haz de hacerlo también y primero por ti
mismo. Tienes que amar a dos personas: a ti mismo y a tu
prójimo. No puedes amar a uno sin amar al otro.
Eclipse de Dios
•  Un eclipse de Sol es algo que tiene lugar entre el Sol y nuestros
ojos, no en el Sol mismo.

•  Dios no es un ente exterior a mí, sino un pensamiento dentro de


mí. Dios no es sólo una idea de la razón, es más que una idea
que posee la máxima realidad práctica, interna y externa.

•  Creer en Dios significa, por lo tanto, hallarse en una relación


personal con ese Dios, una relación en la cual es posible hallarse
sólo con respecto a un ente vivo.

•  Cuando el hombre aprende a amar a Dios, percibe una realidad


que se eleva por encima de una idea.

•  Esto no quiere decir aferrarse a la idea que nos hemos formado


de Dios, significa aferrarse al Dios existente.
Eclipse de Dios
•  “Cuanto más se siente que el conocimiento de Dios es
simultáneamente al amor de Dios, tanto más apasionada se
torna la batalla por la fe, la lucha por el conocimiento de
Dios y por el amor de Dios”

•  El amor de Dios excederá todo conocimiento… la


conciencia del hombre esta llena cuando ama a Dios.

•  Si yo amo a Dios, en el curso de ese amor llego a amar


también a quien Dios ama. Puedo amar a Dios como Dios
desde el momento en que lo conozco. Así puedo aceptar el
mandato de amar a mi prójimo. Aferrándome al Dios
existente.
Eclipse de Dios
•  Todo aquel que se conoce en sí mismo a ambos, es decir a
Dios y a sí mismo, sabe que construyen la existencia humana;
se trata de saber cuál de los dos es en determinado
momento el arquitecto y cuál es el ayudante.

•  Su esencia puede captarse con mayor claridad a través de


la plegaria. Ese discurso del hombre ante Dios que, aunque
pida cualquier otra cosa, pide en última instancia la
manifestación de la Presencia Divina, para que esta
Presencia se torne dialógicamente perceptible. Esta
espontaneidad asciende desde las raíces y logra una y otra
vez superar todo lo que perturba y aparta, y en este estado
de reflexión no sólo abunda la concentración de quien
ruega, sino también su espontaneidad.
Eclipse de Dios
•  ¿Qué queremos decir que tiene lugar ahora un eclipse de
Dios?

•  Podemos mirar a Dios con los ojos de nuestra mente y que


algo puede interponerse entre nuestra existencia y la Suya tal
como entre la tierra y el sol.

•  Uno no puede nadar contra la corriente, se dice. ¿pero quizá


pueda nadar siguiendo una nueva corriente cuya fuente se
haya oculta?

•  El eclipse de la luz de Dios no es extinción; mañana mismo, tal


vez hoy mismo, puede desaparecer aquello que se ha
interpuesto, entre él y yo.
Conociéndome a través de Dios

¡¡Gracias!!