You are on page 1of 10

EFECTO DE TUNELES EN LOS MACIZOS ROCOSOS

RESUMEN
La inversión en la construcción de túneles subterráneos a nivel mundial cada vez está en
expansión, esto implica una reducción en los riesgos laborales como parte de una estrategia
financiera implementada por las constructora debido al alto riesgo de accidentabilidad. Tras
accidentes fatales en las últimas décadas la seguridad en la construcción de túneles
subterráneos se ha convertido en una política prioritaria en materia de transporte a nivel
mundial, esto ha llevado principalmente a una exigencia de análisis y evaluación de riesgos en
los túneles con características de alto riesgo.

Es muy importante en estos casos el análisis de suelo o análisis geotécnico en ambientes


estructurales complejos, los cales requieren un análisis avanzado en el efecto y el
comportamiento de la construcción de túneles en los macizos rocosos, análisis tales como
sistema de juntas, fracturación, filtración de agua, planos y análisis geotécnicos entre otro tipo
de discontinuidades, además las implicaciones de la inclusión de dichas discontinuidades así
como la degradación de las propiedades mecánicas en las excavaciones subterráneas. Los
análisis sirven para comprender aspectos acerca del comportamiento mecánico de los macizos
rocosos, el empleo de herramientas para el análisis como por ejemplo los modelos numéricos
de esfuerzo-deformación dan resultados positivos así como los análisis heurísticos y
empíricos que pueden brindar buenos resultados durante la planeación en la construcción de
túneles subterráneos en macizos complejos.

La construcción de túneles en macizos rocosos se ha realizado habitualmente con técnicas que


son ampliamente conocidas las cuales permiten aplicar una presión de confinamiento al túnel,
de tal forma que la misma roca soporte los mayores esfuerzos en la excavación, es muy
importante en la aplicación de metodologías de excavación clasificar el tipo de terreno en el
estudio geotécnico con el fin de obtener resultados relacionados con las secciones del terreno,
el control de s comportamiento durante la construcción de los túneles y conocer el tipo de
suelo que será objeto de estudio, es por ello que a cada tipo de macizo rocoso se le asigna un
tipo de tratamiento.
INTRODUCCIÒN

La modernización y el desarrollo de carreteras conllevan necesariamente a exigencias de


mayor velocidad en los proyectos debido a diversas situaciones que soportan un número de
viaductos y túneles que en la actualidad va creciendo, en el mundo crece día a día la
construcción de túneles subterráneos y que a su vez superan los 1000 metros. En correlación
con las características y la seguridad de los túneles con carreteras la longitud admite uno de
los parámetros que en primera instancia se considera. Con el tiempo la percepción social
frente a las probabilidades de daños que pudieran ocasionar en el interior de un túnel eran
literalmente bajas. (Kriger, 2012)

La clasificación geo mecánicas de los macizos rocosos se ha convertido en una herramienta


muy habitual para la construcción de túneles subterráneos. Las condiciones geológicas en
muchos países son muy diferentes y en cada tipo de suelo hay un caso especial de tratamiento
y por lo tanto se proporciona recomendaciones para el sostenimiento y en la excavación
basada en la cultura actual de excavación. En la ejecución de obras de túneles encontramos
que son casos muy especiales dentro de la técnica de análisis y construcción, es importante
tener en cuenta el papel que tienen los trabajos mineros y el desarrollo adquirido con los años
por los programas de construcción subterránea. Las investigaciones a través del tiempo han
demostrado la existencia de problemas pero a su vez la posibilidad de encontrar nuevos
métodos de trabajo que pueden ser más eficaces y baratos (Dièguez-Garcia, Otaño-Noguel, &
Sargentòn-Romero, 2014).

El empleo de la perforación en el arranque de las rocas durante la excavación se realiza a


través de cálculos que permiten el diseño de patrones de ubicación de las cargas que ejercen
sobre los frentes de las excavaciones, en muchos casos se producen desviaciones hacia el
interior de la excavación lo que implica un aumento en el trabajo, en el tiempo de recogida de
las rocas y su transportación que a su vez aumenta el gasto de materiales. El entorno de la
excavación al ser muy irregulares dan como resultado dificultad en el trabajo de colocación
del sostenimiento, por lo tanto una excavación sin sostenimiento provoca una resistencia
mucho más aerodinámica. Existen además factores de hundimiento de suelos en las
excavaciones subterráneas, debido a la profundidad y el tipo de suelo de los túneles, esto
depende de la profundidad del túnel y las condiciones geotécnicas del terreno, el método de
construcción empleado y la geometría del túnel (Torres & Zambrano, 2012).
Es por eso que en la actualidad se emplean métodos numéricos a través de modelaciones,
luego de muchos análisis es posible observar aspectos acerca de comportamientos mecánicos
en donde se pueden hacer estimaciones útiles que permiten administrar riesgos durante el
proceso de excavación y construcción de obras subterráneas. Esto debido a que permite
prevenir al constructor ciertas amenazas de inestabilidad, también permite redefinir los
períodos de excavación en ciertos sectores además de definir el tipo, cantidad e instalación
pertinente de soportes. Todos estos procesos se traducen a una optimización de los recursos,
de construcción, además de prevención de accidentes y desastres (Nacional, 2009).

Muchos de los proyectos de ingeniería en túneles e ingeniería de rocas en Colombia


contemplan la descripción de macizos rocallosos durante el proceso de excavación, así como
también la instalación de instrumentos con el fin de comprender el comportamiento del
mismo. Esta información es analizada sólo si en realidad existe algún tipo de problema serio,
como zonas con grandes deformaciones e inestables. Dicho proceder se ha denominado como
ingeniería reactiva, y como medida a este tipo de problemáticas se recurre a la práctica de
ingeniería preventiva en la medida de que se adopten procesos de rediseños y de seguimiento
al procesos de construcción.

Gracias a los avances actuales de tecnología electrónica y simultáneamente con el estado de


conocimiento actual es posible en la actualidad desarrollar diseños con herramientas que
permitan cumplir los objetivos de la ingeniería de rocas y analizar el comportamiento
mecánico de los macizos montañosos con el auxilio de modelos numéricos.

Otro factor importante para tener en cuenta en la peroración y construcción de túneles en


macizos rocosos es la anisotropía, conocer el grado anisotropía de las rocas es muy
importante porque nos permite comprender su comportamiento ante la aplicación de cargas de
todo tipo y su omisión puede ocasionar errores de la estimación de desempeño en el macizo
rocoso. El término de anisotropía hace referencia a las diferencias de magnitudes de las
propiedades físico mecánicas de un cuerpo con son observadas en distintas direcciones.
Dichas propiedades pueden ser resistencia a esfuerzos de deformación y frecuencia de
fracturamiento (Suarez Burgoa, 1997).
PRESENTACIÒN DEL PROBLEMA
A lo largo del tiempo a nivel mundial se han presentado fracasos en obras de túneles,
causados por el mal diseño de excavación y sostenimiento, generando así pérdidas tanto
económicas como humanas. Los macizos rocosos son anisótropos por estar expuestos a
diversos factores como la acción de la meteorización, intemperismo, tectonismo entre otros,
por lo tanto poseen discontinuidades, fallas, grietas, las cuales producen la inestabilidad de los
macizos, es por esto que para elaborar un diseño adecuado de un túnel se debe conocer el
estado del macizo y sus respectivas características para posteriormente identificar y aplicar un
método de excavación y de sostenimiento que permitan un diseño óptimo de un túnel. (Von
Preinl , Celada Tamames, Galera Fernandez, & Alvarez Hernandez, 2013)

En la perforación y construcción de túneles en macizos rocosos se presentan algunos casos


reales de problemas asociados a las condiciones del suelo, derivados de que el terreno no sea
lo uniforme y homogéneo que cabría suponer, y que se puede resolver considerando cada caso
con las características concretas que se puedan observar durante la construcción.

El objeto de esta presentación es hacer un recorrido sobre casos no estándares, analizando su


problemática junto con una resolución eficaz concreta. El fin es mentalizar a los estudiantes,
de que se pueden presentar situaciones diversas, a las que deberá responder con un cierto
grado de imaginación y con los recursos que la técnica le ofrece.

La instalación de los túneles deben ser estables de por sí, pero sobre todo cuando se excaven.
Es por tanto necesario que los túneles se proyecten considerando cada situación. Se puede
analizar dos situaciones diferentes que deben considerarse: que el terreno sea un suelo, y que
grandes discontinuidades de la roca definan unas masas potencialmente inestables en el talud
(Valle Fernandez, 2012).

Aunque se está hablando de túneles en macizos rocosos, no se puede olvidar que muchas
veces se pueden presentar suelos rocas muy fracturadas y meteorizadas, con parámetros y
comportamientos de suelo. Los terrenos descomprimidos pueden perder sus características
geotécnicas. Es por ello importante, que no pierdan el confinamiento que tengan antes de
excavar. En estos casos se utilizan técnicas propias de los suelos, como son los micropilotes,
muros anclados, falsos túneles y rellenos de tierras.

Cuando el macizo de roca presenta zonas de características muy diferentes, con unas partes
rígidas y resistentes junto a otras muy deformables, en el talud se producirán movimientos
diferenciales importantes que pueden causar la rotura del mismo, y quedar el terreno muy en
precario para construir el túnel con seguridad. Los terrenos muy deformables, si se sitúan en
zonas del talud con fuerte concentración de tensiones, se deformarán considerablemente y
provocarán que los materiales que se encuentran por encima se rompan, apareciendo grietas,
abertura de juntas. Esto obliga a confinar los terrenos deformables, para que ellos y los de
alrededor conserven sus características geomecánicas, y su comportamiento sea el esperado
por el proyectista.

Este confinamiento se puede hacer con anclajes, con muros de contención, prolongando el
falso túnel y rellenando con tierras sobre él. Estos casos deben estudiarse con cálculos
numéricos: simulando las características más representativas del terreno, el talud con las
actuaciones sobre el mismo, y el túnel con sus fases de construcción y sostenimientos.

De esta manera se pueden estudiar las zonas plastificadas del terreno, los coeficientes de
seguridad en cada uno de los elementos estructurales, y las deformaciones esperadas en cada
una de las fases de la construcción. La bondad de la solución adoptada se podrá comprobar
durante la construcción, mediante el control exhaustivo de las deformaciones, y el
consiguiente retro análisis con los nuevos datos de que se disponga.

DISCUSIÒN

Hasta entonces, la construcción de túneles en la roca se llevaba a cabo principalmente por


medios convencionales, como la excavación mecánica o explosiva, estableciendo un soporte
temporal y, en algunos casos, un revestimiento final, excluyendo túneles de agua, en los que
las máquinas perforadoras de túneles se usaban con frecuencia. Aunque estas máquinas se
utilizan cada vez más en otros tipos de túneles, esta referencia de intervención también es
principalmente la más frecuente de los métodos convencionales.

La ejecución de los túneles en la roca, de los últimos 30 años, generalmente se lleva a cabo
según una técnica ampliamente conocida, que permite aplicar fácilmente una presión de al
menos el cerramiento del túnel, de modo que la propia roca apoye los esfuerzos alrededor de
la excavación.

Para la aplicación de este método se utiliza para la clasificación de terrenos mediante la


asignación de parámetros geotécnicos, el cálculo de estas secciones de tierra planificadas y
soportes de techo y el control de su comportamiento durante la construcción. Normalmente,
cada tipo de terreno se asigna a un tipo de medio y, durante el trabajo, generalmente se ajusta
a la vista de comportamiento.

Esta dinámica presupone suposiciones que, en un gran número de casos, son satisfactorias,
pero no siempre son correctas. El líder entre estos supuestos suele ser la homogeneidad del
campo, es decir, una sección del túnel de un cierto tipo, el terreno está definido por un índice,
lo que conduce a ocultar de alguna manera, y para eliminar el papel, las discontinuidades
todavía existen en la roca, que son varias veces las que condicionan la estabilidad del túnel.

Además, las máscaras de roca esconden sorpresas que difícilmente se pueden recopilar en un
índice de clasificación: áreas de mayor meteorización o fracturamiento. Cuando estos
problemas se detectan a tiempo, se abordan correctamente sin problemas graves; Sin
embargo, si no se detectan, pueden tener consecuencias graves.

En este procedimiento, se detallan algunos detalles que se utilizan para mejorar los proyectos
de monitoreo y la construcción de túneles, así como los casos reales que ilustran la línea
expuesta. Esta es la definición de todo lo necesario para la construcción de la misma, tanto
durante el proyecto en sí, como durante la construcción.

Se trata de analizar todas las condiciones que pueden afectar el comportamiento del túnel y
resolver todos los problemas planteados. Puede resumirse conociendo cómo se comporta el
suelo antes de la excavación: en las diferentes fases de éste, con los soportes aplicados.

La disposición del eje del túnel está fundamentalmente condicionada por las características
del trabajo proyectado. Pero es necesario analizar si, dentro de lo que permiten los parámetros
del paquete, uno puede evitar los terrenos más conflictivos, las fallas mayores, las grandes
contribuciones del agua. La ubicación de las boquillas es particularmente importante ya que
es necesario evitar las pendientes fundamentalmente inestables y las secciones transversales
asimétricas. (Pelaez Gonzalez, 2001).

Durante la fase del proyecto es cuando debe estudiar este tema cuidadosamente, para lo cual
se necesita un trabajo completo de geología, con la ayuda de investigaciones geotécnicas
apropiadas. Ser capaz de evitar un terreno de alto conflicto es la mejor manera de intentar
hacer un proyecto para que no haya problemas durante la construcción del túnel.

Si hay otras rutas alternativas y aparentemente más económicas, las razones para la elección
deberían estar muy bien argumentadas en el proyecto, para evitar tanto como sea posible
cambiar este diseño durante la fase de construcción.
Influye tanto en la geometría como en el tamaño. Es en el proyecto que debemos estudiar y
resolver cuidadosamente este aspecto; durante la construcción, por lo general no se puede
cambiar. En lo que respecta a la geometría, está claro que las formas circulares funcionan
mucho mejor que las formas ovales y rectangulares. Las formas de la sección influirán en el
estado de tensión desarrollado alrededor del túnel; y debe evitarse que aparezcan zonas de
tracción que descompriman la tierra y faciliten la liberación de masas de roca inestables. En
este tema también influyen el secreto, el coeficiente de empuje para descansar y, por supuesto,
la calidad de la tierra.

Si la estabilidad del túnel requiere la construcción de un obstáculo, está más cerca de la forma
del túnel en relación con el círculo. Con un terreno de calidad inferior, la forma del túnel tiene
más influencia en la estabilidad de la excavación; por lo tanto, mejor, minimiza los elementos
estructurales de la sostenibilidad y hace que los trabajos sean más seguros. En los últimos
años, se han construido túneles con secciones más grandes: autopistas, estaciones de metro. El
tamaño de la sección provoca dificultades que no son linealmente proporcionales: el aumento
de los volúmenes de roca inestables, los estados que se desarrollan, pernos de tensión más,
tenga en cuenta que cuanto mayor sea la excavación, mayor será el volumen de la tierra quien
está involucrado

Con estas secciones grandes, es problemático extrapolar exactamente los experimentos de los
túneles menores; Es esencial ir a la simulación numérica para verificar el comportamiento del
túnel en general, así como los diferentes elementos o partes de él.

El método de construcción puede ser decisivo, especialmente en los casos en que otras
condiciones pueden hacer que la construcción sea crítica, ya sea porque las características
geotécnicas son muy pobres, debido a la presencia de agua, o porque el el saldo final puede
verse afectado por los pasos anteriores (Romana Ruiz , 2009).

En los métodos convencionales, la sección generalmente se excava en diferentes fases, de


modo que cada sección es estable y los problemas durante la excavación se controlan
fácilmente. Si esto no sucede, y el progreso es una dificultad seria, debe tener en cuenta la
necesidad de técnicas especiales, como protección de paraguas, tratamiento del suelo, drenaje.
También es esencial que los soportes sean efectivos, es decir que estabilicen el túnel en poco
tiempo. Deben trabajar con factores de seguridad adecuados y confinar el suelo para que sus
áreas de laminación sean mínimas. Por criterios de seguridad, pero también de rendimiento, y
en ocasiones incluso económicos, cada vez se construyen más túneles con máquinas
perforadoras de túneles. Por lo general hasta ahora, estas máquinas se usaban solo para rocas
en túneles hidráulicos, debido a su pequeño diámetro. Actualmente, se están estudiando
grandes túneles ferroviarios en España, por su longitud, cobertura, etc. planean construir con
tuneladoras.

CONCLUSIONES

Finalmente, se puede concluir que para aprender a proyectar un túnel aplicando el


conocimiento adquirido, se puede observar la influencia que los factores geológicos ejercen
en el momento del diseño o la excavación, las diferentes familias de discontinuidades que se
encuentra en la caracterización Geomecánica del macizo permite determinar su calidad para
establecer un diseño de túnel óptimo, cumpliendo así el objetivo principal del trabajo que
ejercen las constructoras y el tema de la ingeniería de túneles, es por ello la importancia de
los factores físicos de los macizos rocosos, así como su composición, los estudios geotécnicos
con el fin de evitar desastres que pongan en riesgo la integridad de los trabajos en el momento
de la construcción de dichos túneles.
BIBLIOGRAFÍA

Dièguez-Garcia, Y., Otaño-Noguel, J., & Sargentòn-Romero, G. (2014). Diseño de voladuras


de controno en tùneles . Mineria y voladuras, 66.
Kriger. (2012). Analisis y evaluaciòn de riesgo de tùneles carreteros en explotaciòn . 30.
Nacional, U. (2009). Ingenieria de rocas en el tunel de conducciòn superior del proyecto
hidroelèctrico porce III, Colombia. Universidad Nacional, 35.
Pelaez Gonzalez, M. (2001). Tneles de macizos rocosos heterogeneos. Linares, 25.
Romana Ruiz , M. (2009). Nevas recomendaciones de excavaciòn y sostenimientos para
tuneles de boquillas. Universidad Politecnica de Valencia , 9.
Suarez Burgoa, L. (1997). Nisotropìa mecànica del neis de la casa de màqinas de la
hidroelectrica porce III. 26.
Torres, A., & Zambrano, G. (2012). Estudio numèrico de la subsidencia causada por la
excavaciòn de tùneles en un perfil de suelos blandos. Ingenieria y competitividad, 36.
Valle Fernandez, A. (2012). Estudio sobre la implementaciòn de la prevencipon de riesgos
laborales en la fase de construccipon de tùneles . 24.
Von Preinl , B., Celada Tamames, Galera Fernandez, & Alvarez Hernandez. (2013). El indice
de excavabilidad del macizo rocoso. universidad politècnica de Madrid, 32.