You are on page 1of 4

CASO 1 DERECHO DEL MAR

El 4 de diciembre de 1997, un barco estadounidense se hallaba fondeando a 125 millas de las costas
portuguesas. Conforme a la declaración del capitán, el barco se hallaba tomando muestras de
plantas acuáticas, situadas en el subsuelo de dicha zona, con el fin de desarrollar nuevos tipos de
medicamentos. Una patrullera portuguesa avistó dicho barco y procedió entonces a comprobar la
matrícula del barco en las correspondientes bases de datos y constataron que carecía de las licencias
pertinentes exigidas por la legislación portuguesa para poder faenar en dichas aguas. Una vez
comprobada dicha irregularidad, el buque guardacostas le dio aviso a la debida distancia y le
solicitó subir a bordo para proceder a una inspección. Sin contestar a dicha petición, la embarcación
norteamericana levó anclas e inició su salida de la zona con dirección hacia aguas internacionales.
Los guardacostas le dieron el alto y, ante la falta de respuesta, iniciaron la persecución. Antes de que
alcanzaran el Alta mar, el buque guardacostas hizo uso de la fuerza y realizó un disparo que no
alcanzó al buque norteamericano. Ambos buques alcanzaron el Alta mar y la persecución continuó.
Finalmente fue apresada y se procedió a realizar una inspección del mismo con el fin de determinar
si efectivamente estaban llevando a cabo tareas de investigación o si, por el contrario, estaban
pescando. Tras la inspección, hallaron en el barco estadounidense no sólo muestras de plantas
marinas, sino también varias toneladas de pescado, sin que en ningún momento constara que el
mencionado barco tuviera las autorizaciones correspondientes del Estado portugués.
Conteste de forma razonada a las siguientes preguntas:
1.-¿El barco estadounidense habría vulnerado las normas de Derecho internacional del mar
correspondientes a la Zona Económica Exclusiva?
2.-¿Habría vulnerado asimismo las normas relativas a la plataforma continental?
3.-En todo caso, ¿sería competente la patrullera portuguesa para realizar la mencionada inspección?
4.- ¿Tienen los guardacostas portugueses competencia para inspeccionar el buque y ordenar el alto?
5.- ¿Respeta la persecución las normas de Derecho Internacional?

RESOLUCIÓN CASO PRÁCTICO PRIMERA PREGUNTA: ¿El barco estadounidense habría


vulnerado las normas de Derecho Internacional del mar correspondientes a la Zona
Económica Exclusiva? A la luz de los datos aportados en el supuesto de hecho, parece evidente
que el barco estadounidense se encuentra en la ZEE portuguesa, ya que está a 125 millas
marinas. Para determinar sí dicho barco está incurriendo en la vulneración de alguna norma
de Derecho internacional respecto de esta zona, debemos analizar tres conductas: por una
parte, la presencia de un barco con pabellón extranjero en aguas de jurisdicción portuguesa;
en segundo lugar, la extracción de plantas marinas y, en tercer lugar, la captura de pesca. Por
lo que se refiere a la primera de las conductas, debemos subrayar que el hecho de que el barco
estadounidense se encuentre en la ZEE de Portugal no constituye, en sí mismo, ningún ilícito
internacional. En efecto, el artículo 58 de la Convención de Montego Bay establece que “en la
zona económica exclusiva, todos los Estados, sean ribereños o sin litoral, gozan, con sujeción a
las disposiciones pertinentes de esta Convención, de las libertades de navegación y
sobrevuelo”. Por tanto, el mero hecho de encontrarse en la ZEE, no constituye, como
señalábamos, violación alguna del Derecho Internacional. Cosa distinta es el tema de la toma
de muestras de plantas y la captura de pescado en la zona.El capitán del barco declara que se
encuentra en ese lugar para tomar muestras de plantas con fines de investigación médica. A la
luz del artículo 56 de la convención. El Estado ribereño, en este caso Portugal, posee derechos
de soberanía para “los fines de exploración y explotación, conservación y administración de
los recursos naturales, tanto vivos como no vivos, de las aguas suprayacentes al lecho y del
lecho y el subsuelo del mar” (párrafo 1 a)); asimismo, ejerce poderes jurisdiccionales respecto
de la “la investigación científica marina” (párrafo 1 b) ii)). Ello implica que, para la
realización de cualquier actividad de investigación, el barco norteamericano debería respetar
la legislación interna de Portugal. Así pues, en caso de que dicha legislación prevea la
necesidad de recabar autorización para realizar estas actividades, debería hacerlo. Por otra
parte, en lo relativo a la captura de recursos vivos, a la luz tanto del artículo 56, como de los
artículos 61 y siguientes, el Estado ribereño, que es quien posee los derechos de explotación de
tales recursos, es quien establece las condiciones en que los terceros Estados pueden proceder
a capturar pescado. Así pues si, como parece derivarse del texto, el barco norteamericano
debería poseer una autorización administrativa que no posee para proceder a dichas capturas,
estaría incurriendo en violación de la normativa internacional relativa a la ZEE.

SEGUNDA PREGUNTA: ¿Habría vulnerado asimismo las normas relativas a la plataforma


continental? Dado que el barco, en principio se encuentra recogiendo plantas a 125 millas de
la costa portuguesa, también se encontraría sobre la PC de este Estado. En el caso de esta
zona, los derechos del Estado ribereño son soberanos, lo que implica que cualquier actividad
realizada por un tercero debe contar con el expreso consentimiento del ribereño. Así pues, en
este caso concreto, si finalmente se demostrara que el barco norteamericano estaba
recogiendo plantas sin que existiera una autorización expresa por parte de Portugal, estaría
incumpliendo una norma de Derecho Internacional (vid. en especial el artículo 77).

TERCERA PREGUNTA: En todo caso, ¿sería competente la patrullera portuguesa para


realizar la mencionada inspección? Sí sería competente y así lo establece de forma expresa la
Convención que, por lo que se refiere a la ZEE, en su artículo 73 prevé que “el Estado
ribereño, en el ejercicio de sus derechos de soberanía para la exploración, explotación,
conservación y administración de los recursos vivos de la zona económica exclusiva, podrá
tomar las medidas que sean necesarias para garantizar el cumplimiento de las leyes y
reglamentos dictados de conformidad con esta Convención, incluidas la visita, la inspección, el
apresamiento y la iniciación de procedimientos judiciales”. En este sentido Quéneudec, 1974
señala que en la tercera Conferencia se ha realizado un desarrollo progresivo del Derecho
internacional por vía de innovación en este campo.

CUARTA PREGUNTA: ¿Tienen los guardacostas franceses competencia para inspeccionar el


buque y ordenar el alto? Los derechos del Estado ribereño sobre la exploración y explotación
de los recursos vivos y no vivos de la Zona Económica Exclusiva tienen como corolario, y para
su adecuado ejercicio, otros derechos, en concreto, la reglamentación de las cuestiones
relativas a la pesca en la Zona Económica y a la persecución de infracciones que en la misma
pudieran producirse, lo que constituye el supuesto que nos ocupa. En efecto, el artículo 73 de
la Convención dispone que el Estado ribereño pueda adoptar las medidas necesarias, “…
incluidas la visita, inspección, el apresamiento y la iniciación de procedimientos judiciales..”
para garantizar el cumplimiento de sus leyes y reglamentos. En este supuesto se ha intentado,
aunque si éxito, proceder a una inspección, a la cual tenían derecho las autoridades
portuguesas debido a que no solamente, además, había sospecha, sino previa constatación, de
la carencia de licencias del barco panameño. Por ello se cumpliría el objetivo de que dicha
inspección, y el alto para que el barco se detuviera y pudieran proceder a la misma, serían
realizados para garantizar el cumplimiento de las leyes y reglamentos del Estado ribereño.

QUINTA PREGUNTA: ¿Respeta la persecución las normas de Derecho Internacional sobre


persecución en caliente? Para llegar a la conclusión de si la persecución reúne los requisitos
exigidos por el Derecho Internacional, es necesario analizar las condiciones, cumulativas,
contempladas en el artículo 111, que sistemáticamente está incluido no entre las normas
relativas a la Zona Económica Exclusiva, sino entre las referentes al Alta Mar. Al cometerse la
infracción en la ZEE, se inicia la persecución cuando el buque se encuentra en tal franja de
mar ( art. 111.1 ). Desde la Tercera Conferencia de Jamaica, se extiende el derecho a al
persecución “ a las infracciones que se cometan en la zona económica exclusiva o sobre la
plataforma continental, incluidas las zonas de seguridad en torno a las instalaciones de la
plataforma continental, respecto de las leyes y reglamentos del estado ribereño- art. 111.2 Por
otro lado, se realiza por barcos afectos al servicio público y especialmente autorizados a ello
( art. 111.5). Se ha dado señal auditiva desde una distancia que permite ser percibida ( art.
111.4 ). La persecución es continua, no se interrumpe y puede continuarse en alta mar. Por
todo lo cual, se cumpliría esta condición, ya que la persecución ha comenzado en esa área.
Además, aun cuando en Convenios anteriores no se contemplara la posibilidad de comenzar la
persecución en dicha zona, este supuesto se desarrolla en 1995, con lo cual, la Convención ya
está en vigor, y es éste el régimen que hay que aplicar. Por otro lado, no consta que la
persecución se haya interrumpido desde que se comenzó en la Zona Económica Exclusiva, con
lo cual puede, como así se hizo, continuar en Alta Mar. Esta persecución ha de cesar cuando se
haya entrado en el Mar territorial de su Estado o de otro, extremo que no figura en el caso
pero que hay que tener en cuenta a la hora de analizar supuestos referentes a persecuciones.
El ribereño puede adoptar las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de sus
normas, pero ello no incluye, evidentemente, el uso de la fuerza, con lo cual no se cumplirían
las normas de Derecho internacional, ya que según el art. 73.1 de la Convención no se puede
admitir la licitud del uso de la fuerza por parte de los estados ribereños en aguas de su zona
económica exclusiva con el objeto de que se respete su reglamentación en materia pesquera.
Las sanciones administrativas no se pueden corregir con la utilización de la fuerza armada,
por su evidente desproporción con la gravedad de la infracción. ( Ronzitti, Lucchini ) y
asuntos Valle de Atxondo y el Burgoamendi- marzo 1984-.

CASO PRÁCTICO GRECIA-TURQUIA


El 16 de mayo de 2006, Grecia aprobó una ley por la que somete a un sistema de autorización
gubernamental toda actividad de exploración y explotación de los recursos naturales existentes en
su territorio y en las zonas sobre las que ejerce jurisdicción. En tal regulación se determina límites y
necesidad de autorización siempre que los recursos que se pretenden explotar en los mismos corran
peligro de extinción y su explotación pueda perjudicar a los recursos existentes en el mar territorial,
la zona económica exclusiva o la plataforma continental griegas. En caso de no solicitar la
autorización previa la actividad de exploración y explotación será declarada contraria a la ley griega
y dicha infracción podrá dar lugar a la imposición de sanciones económicas. El 30 de noviembre del
mismo año una empresa minera turca, dedicada a la explotación minera, es condenada por los
tribunales griegos por violación de dicha ley y todas sus propiedades en Grecia son embargadas
para hacer frente a la cuantiosa sanción económica que le fue impuesta. El objeto de la condena lo
constituye una explotación minera, para la que no solicitó autorización previa, situada a 30 millas
hacia el exterior del límite de la plataforma continental y a 230 millas de las líneas de base para
determinar el mar territorial definido en las leyes y mapas aprobados por Grecia.
Responda a las siguientes preguntas de forma razonada.
1.-La ley griega ¿es conforme con la normativa internacional? Razonar la respuesta respecto de
cada uno de estos espacios.
2.- Grecia, ¿ha incurrido en un ilícito internacional y en responsabilidad internacional al aprobar la
mencionada ley?

1.- Se entiende que la construcción marina turca está 30 millas más allá del final de las 200
millas marítimas de la zona económica exclusiva y de la plataforma continental. En esta
situación no necesita de ninguna autorización del estado ribereño, ya que no existe soberanía
del mismo sobre los recursos naturales no vivos. Es la zona de alta mar. Será la Autoridad la
que exija la autorización previa de explotación de nódulos polimetálicos y la que sea la titular
activa de los correspondientes pagos y contribuciones. Los estados y personas físicas y
jurídicas están obligados a abstenerse de cualquier actividad de explotación de los recursos de
la zona, sin la correspondiente autorización de la Autoridad. Es un patrimonio de la
Humanidad. Es la Autoridad la que establece la gestión y autorización no Grecia. Este país
entorpece injustificadamente los derechos y libertades de otros países- art. 78.2 de la
Convención.
2.Es un hecho ilícito internacional y surge una relación bilateral y directa, entre el estado
titular del derecho subjetivo lesionado de un súbdito por el hecho ilícito y el estado al que se
atribuye ese hecho ( Grecia ). Según el art. 4 CDI, el hecho de que sea declarado lícito por el
derecho interno o por un tribunal interno, no implica que no pueda declararse
internacionalmente ilícito. Primacía del Derecho Internacional sobre el derecho interno. Un
estado no puede invocar las disposiciones de derecho interno como justificación del
incumplimiento de una obligación internacional a su cargo ( art. 27 de la Convención de Viena
de 1969 en relación a tratados internacionales ).