You are on page 1of 117

..

Sumario

. .
Agradecimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. .
Introduccion . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
11
13
Acerca de Maria Montessori . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17

1. Qué debes saber sobre tu hijo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23


2. El desarrollo del enfoque Montesson . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
3. Preparar el camino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
4. Los prjmeros pasos hacia la lectura y la escritura . . . . . . . . . . . 89
5. Aprender a escribir las letras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
6. Empezar a leer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
7. Leer para hallar el significado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
8. La escritura creativa y correcta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
9. Plantillas y otros recursos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
..
................... 221
Índice analítico y de nombres .............................. 235
Agradecimientos

Quisiera expresar mi gratitud a Hilla Patell por su apoyo, ánimos y es-


tímulo a lo largo de los últimos veinte años; a Renilde Montessori por su
energía inagotable como secretaria general de la AMI, por sus viajes alre-
dedor del mundo alentando a quienes creen que el sistema Montessori es
una educación para toda la vida, y por asesorarme sobre la biografía ro-
bando tiempo a su apretado horario; y a Rosemary Sassoon, cuya com-
prensión de la escritura de los niños es excepcional, iy su pasión contagio-
sa! Jesse Scott, James Irwin y Eve Lawrence se prestaron amablemente a
leer las primeras versiones del libro; y gracias también a Hilary White por
compartir su competencia e interés. Estoy muy agradecida a mi editora Isa-
bel Moore por su entusiasmo y comprensión y a su fotógrafo Ron Suther-
land cuyas maravillosas fotografías son una pmeha de su gran habilidad en
el trabajo con niños. Isabel, Ron y yo pasamos una temporada intensa, pe-
ro enormemente agradable, trabajando con los niños de la Mana Montes-
sori Children's House. Muchas gracias también a los niños, padres, estu-
diantes y personal de la Maria Montessori Training Organisation por su
colaboración tan entusiasta, y a Scilla Towns por ayudarme a compilar la
bibliografía. Finalmente, debo agradecer a mi familia y amigos su incon-
dicional apoyo mientras escribía este libro.
7

Introducción

En los últimos veinte años he visto a innumerables niños aprender el


arte de leer y escribir de una manera fácil y divertida. No existen grandes
secretos: no es una cuestión de dinero y no es nada difícil. De lo que estoy
segura es de que el proceso es fácil y natural antes de la edad de 6 años.
Después de los 6 es, en el mejor de los casos, un esfuerzo cuesta arriba.
Este libro no está escrito para mis homólogos ni para mis estudiantes;
tampoco está escrito para persuadir a los escépticos del valor del método
Montessori, ni para desafiar las nociones imperantes sobre el mejor méto-
do para enseñar a leer y a escribir. Simplemente está escrito para aquellos
padres que quieran prestar una ayuda práctica a sus hijos en el camino de
la alfabetización.
Muchos padres se eximen de ayudar a sus hijos en el proceso de apren-
der a leer y escribir porque nuestra actitud cultural les dice que es difícil y
que es algo que deben hacer los maestros. Esto no debería ser así. La pre-
paración para la lectura y la escritura empieza mucho antes de la escolari-
zación y los padres son los primeros y los mejores profesores.
También estoy convencida de que la alfabetización es para los niños el
único camino de romper con las ataduras culturales y sociales que limitan
sus vidas, de elevar sus miradas y ampliar sus horizontes y, en definitiva,
de aportar su granito de arena en el avance de nuestra sociedad.
La capacidad de leer y escribir no es por sí misma una meta suficiente.
Lo más importante es despertar en el niño el deseo de leer y escribir: éste
es el Santo Grial.
Este libro no está hecho para consultarlo al azar. Traza un proceso de
desarrollo con actividades adecuadas al proceso de maduración de una
mente infantil. Es como construir una casa sobre cimientos sólidos, piedra
a piedra, hasta llegar al tejado. Si construyes una torre efímera sobre la are-
na, puede sostenerse cierto tiempo, pero liiego se dermmbará.
1 Los fundamentos de la aifabetización son el amor y el estímulo. El só- tomo Montessori es una solución muy adecuada a las presiones de la vida
tano está construido a partir del placer de escuchar leer a alguien, del co- moderna, en la que los padres raramente pueden estar siempre 8s casa. Sin
nocimiento del mundo, de un entorno rico en lenguaje, del desarrollo de embargo, Montessori es más que un tipo de escuela, es una actitud, un en-
los sentidos y del control del cuerpo. Las habitaciones de la planta baja es- foque, y espero que, después de haber leído este libro, llegues a compren-
tán hechas de la conciencia de los sonidos del lenguaje. El piso superior es- der un poco este enfoque y te sientas inclinado a seguirlo con tu hijo.
tá formado por la capacidad de vincular símbolos a los sonidos, y el ático Cualquier limitación que encuentres en el libro será mía, no debe atri-
es la habilidad de utilizar estos símbolos para expresar los propios pensa- buirse al método Montessori.
mientos. El tejado es ser capaz de leer y escribir. En una casa como ésta, la Si, como resultado de la lectura de este libro, un solo padre ayuda a su
mente de un niño puede vivir una vida satisfactoria que ningún huracán hijo a aprender a amar la lectura y la escritura, entonces, para mí, ya habrá
podrá destmir. merecido la pena escribirlo.
En cada capítulo de este libro encontrarás actividades que representan
las piezas de constrncción de la alfabetización; reflejan el tipo de activida- LYNNE LAWRENCE
des que se llevan a cabo en una escuela Montessori, aunque no son nece- Marzo de 1998
sariamente las mismas. Contiene además muchos juegos, ideales para que
los padres trabajen con sus hijos en casa.
Lee todos los capítulos antes de lanzarte a ayudar a tus hijos en el
aprendizaje de la lectura y la escritura, ya que esto te aportará un sentido
del enfoque global, que requiere que sigas algunos caminos paralelos. A
modo de guía básica, verás que los capítulos 1 y 2 se centran en el método
Montessori en general; el capítulo 3 propone actividades que establecen las
bases para la lectura y la escritura; el capítulo 4 contiene tres actividades
esenciales, que constituyen la puerta de la lectura y la escritura; los capítu-
los 5 y 6 deben leerse paralelamente, puesto que desarrollan la capacidad
de tu hijo de leer y escribir; los capítulos 7 y 8 también deben leerse en pa-
ralelo, porque exponen las técnicas más sofisticadas de lectura y escritura;
el capítulo 9 aconseja acerca de c6mo realizar algunas de las actividades
propuestas en el libro y te facilita plantillas que puedes utilizar.
A medida que vayas avanzando recuerda sobre todo que en los niños
pequeños de 3 o 4 años la lectura no precede a la escritura: estas capacida-
des progresan de la mano, yendo inicialmente la escritura ligeramente por de-
lante, marcando el camino. Los niños que han aprendido en un entorno
Montessori, comenzando hacia los 2 años y medio, de una manera total-
mente natural empezarán a escribir antes que a leer.
He escrito este libro como una ayuda a los padres para utilizar en casa,
y pese a ser en sí mismo completo también puede complementar el trabajo
de la escuela. Aunque los padres sean los principales educadores del niño,
el papel del profesor también es importante. Para un niño pequeño un en-
Acerca de Maria Montessori

Maria Montessori nació en 1870 en la ciudad de Chiarvalle, Italia. Su


padre, Alessandro, era contable, y su madre, Renilde Stoppani, era una per-
sona culta y progresista. Su casa estaba llena de libros, dado que Renilde
amaba la lectura, una pasión que transmitió a su hija.
La familia Montessori se mudó a Roma en 1875 y al año siguiente la
pequeña Maria ingresó en la escuela pública de la Via di San Nicolo da To-
lentino. A medida que su educación progresaba, empezó a romper las ha-
rreras que limitaban la carrera de una mujer y, entre 1886 y 1890, continuó
sus estudios en el Regio Istituto Tecnico Leonardo da Vinci, inicialmente
con la intención de llegar a ser ingeniera, algo inaudito para una mujer. En
algún momento, y por razones que ni ella misma podía explicar, cambió de
idea sobre la ingeniería como carrera y decidió hacerse médica.
En aquella época era impensable que una mujer entrara en la Facultad
de Medicina. De todos modos, parece que el papa León XIII intervino en
su favor y en 1890 ingresó en la Universidad de Roma para estudiar física,
matemáticas y ciencias naturales; en 1892 aprobó sus exámenes y recibió
el Diploma di Licenza, su pasaporte para la Facultad de Medicina.
En la escuela de Medicina sus compañeros estaban en contra de su pre-
sencia y sin duda se sentían algo intimidados. En nombre de la decencia,
Mana fue excluida de las clases de anatomía y disección -se consideraba
indecoroso que una mujer mirara un cuerpo desnudo en presencia de otros
hombres- y por eso hacía sola sus ejercicios de disección después de las
clases.
Los biógrafos de ~ o n t e s s o rrelatan
i la historia de un momento decisi-
vo en sus estudios, cuando, después de una tarde solitaria en la sala de di-
sección, se marchó con la intención de abandonar sus estudios de Medici-
na. De camino a casa se cruzó con una indigente y su hijo de 2 años, que
estaba jugando con un trozo de papel de color. Quedó profundamente afec-
tada por la expresión de felicidad en el rostro del niño y por el modo en que Froebel, convencido del valor del juego en el primer aprendizaje, había
le absorbía totalmente el juego con el trozo de papel. Más tarde explicaría ideado una serie de juguetes o arúlugios a los que llamó «regalos y que an-
que, movida por emociones que ni ella misma se podía explicar, se volvió ticipaban el material Montessori.
8.
y regresó directamente a la sala de disección. Tal vez, en el juego de ese ni- En 1897 pidieron a Montessori que participara en el Congreso Médico
ño afligido por la pobreza, había encontrado su vocación. Nacional en Turín, donde defendió la controvertida teoría de que la falta de
En 1896 Maria Montessori se licenció por la Universidad de Roma co- un cuidado adecuado en los niños retrasados y perturbados era la causa de su
mo la primera mujer médica en Italia. Muy pronto fue contratada en el delincuencia. Desarrolló esta tesis en 1898 y en septiembre de ese mismo
Hospital San Giovanni, vinculado a la universidad. Ese mismo año le pi- ano presentó una ponencia en el Congreso Nacional Pedagógico en Turín, en
dieron que representara a Italia en el Congreso Internacional para los De- la que defendía el punto de vista de que el progreso social y la economía po-
rechos de las Mujeres y, durante su discurso en el congreso, expuso su te- lítica echaban sus raíces en las medidas educativas apoyadas por todos. El
sis a favor de una reforma social, argumentando que las mujeres deberían proyecto de una reforma social a través de la educación sería una idea que
tener derecho a cobrar los mismos salanos que los hombres. Montessori desarrollaría y maduraría durante el resto de su vida.
En noviembre de 1896 añadió a sus tareas el cargo de asistente quirúr- A finales de 1898 se formó un comité para generar fondos destinados a
gica en el Hospital Santo Spirito de Roma. En este lugar, la mayor parte de una institución nacional médico-pedagógica, la Liga Nacional para la Edu-
su trabajo era con gente pobre, y particularmente con sus hijos. Como doc- cación de Niños Retrasados. Como representante de la Liga se embarcó en
tora era conocida por la manera en que «atendía» a sus pacientes, asegu- un ciclo de conferencias en 1899 que le dieron la oportunidad de sintetizar
rándose de que no pasaran frío y estuvieran bien alimentados, al mismo sus argumentos a favor de la emancipación de las mujeres, la disminución
tiempo que diagnosticaba y trataba sus enfermedades. En 1897 se ofreció de la pobreza, la educación de los niños más pequeños y el establecimien-
para unirse a un programa de investigación en la clínica psiquiátrica de la to de una civilización próspera y pacífica. Si hoy viviera y promulgara es-
Universidad de Roma y fue ahí donde trabajó junto a Giuseppe Montesa- tas ideas se la consideraría una figura destacada de su tiempo, por lo que
no, con quien más tarde nacería un romance. merece la pena detenerse a reflexionar un poco sobre una mujer de 29 años
Como parte de su trabajo en la clínica visitó los manicomios de Roma, que hablaba así hace un siglo.
buscando pacientes para tratar en la clínica. Ella misma explica que cuan- La implicación de Montessori en la Liga Nacional para la Educación de
do, en una de sus visitas, vio a un gmpo de niños en una sórdida habitación Niños Retrasados la llevó a aceptar el cargo de codirectora junto a Giuseppe
sin muebles, se dio cuenta de que su entorno les privaba de los estímulos Montesano en una nueva institución llamada Escuela Ortofrénica. Esta es-
sensoriales que de manera natural ansiaban, lo cual empeoraba su condi- cuela acogió a niños con un amplio espectro de diferentes trastornos y dis-
ción. Empezó a leer todo lo que encontró sobre el tema de los niños con re- capacidades y, hacia julio de 1900, aquellos niños habían progresado tanto
traso mental y, en particular, estudió la obra pionera de dos franceses de que varias instituciones de renombre acudieron a visitarla oficialmente.
principios del siglo xrx, Jean-Marc-Gaspard Itard y Edouard Seguin; an- Montessori pasó dos años trabajando en la Escuela Ortofrénica. Aplicó una
helaba tanto conocer perfectamente su obra que la tradujo ella misma del actitud científico-analítica a su trabajo, enseñando y observando durante el
francés al italiano. día y tomando notas durante la noche. Consideraba este período como la
Durante el curso universitario de 1897-1898 quiso ampliar sus conoci- época en que comprendió verdaderamente la pedagogía. Fue entonces cuan-
mientos sobre educación asistiendo a cursos de pedagogía y estudiando la do empezó a desarrollar por primera vez algunas ideas para sus materiales
obra de Rousseau, Pestalozzi y Froebel. En 1837 Froebel había fundado educativos, yendo mucho más allá de las ideas de Seguin, Itard y Froebel.
una escuela para niños muy pequeños -una innovación radical, que él lla- La relación con Giuseppe Montesano se había convertido en una his-
mó Kleinkinderbeschaefiigungsanstalt,un nombre apropiado pero hastan- t o i a de amor y.Ln 1898 Maria dio a luz a un niño llamado Mario, que con-
te farragoso que luego dio lugar a la palabra moderna Kindergarten-. fió al cuidado de una familia que vivía en el campo, cerca de Roma. Maria
visitaba a menudo a su hijo, pero hasta que Mario no se hizo mayor, no su- En la Casa, los niños experimentaron un progreso extraordinmio, y muy
po que ella era su madre. Naturalmente, mantuvieron una estrecha relación pronto los que tenían 5 años ya podían leer y escribir. Las noticia del nuevo
y, al cabo de unos años, él colaboró y trabajó con su madre, prosiguiendo
SS
método Montessori se difundieron con rapidez, así que acudieron muchos vi-
su trabajo después de su muerte. sitantes a ver cómo conseguía tales resultados. En el verano de 1909 dio el
En 1901 Maria dejó la Escuela Ortofrénica y se sumergió en los estu- primer curso de formación sobre su método para la educación infantil a unos
dios de filosofía de la educación y antropología; posteriormente, en 1904, cien alumnos. Sus notas de este período se convertirían en el método Mon-
consiguió una plaza en la Escuela de Pedagogía de la Universidad de Ro- tessori, que más tarde, en 1912, se publicó en Estados Unidos, convirtiéndo-
ma, donde permaneció hasta 1908. se en uno de los libros más influyentes en el campo de la educación.
En este período, Roma estaba creciendo muy rápidamente y, con la fie- El 20 de diciembre de 1912 su madre murió a la edad de 72 años. Este
bre del desarrollo especulativo, algunos terratenientes y compañías cons- suceso afectó profundamente a Maria y un año después hizo venir a su hijo
tructoras estaban cayendo en bancarrota, dejando proyectos de edificación Mario a Roma, para que viviera con ella.
inacabados, que atrajeron rápidamente a los «okupas». Uno de estos pro- El período posterior fue de gran expansión para el método Montessori.
cesos tuvo lugar en el distrito de San Lorenzo, entre la antigua muralla ro- Por todo el mundo nacieron sociedades Montessori, programas de formación
mana y el cementerio. Un grupo de ricos banqueros rescató el proyecto de y escuelas, y Maria Montessori inició un período de viajes con discursos pú-
construcción, el grupo de Beni Stabili, el cual emprendió la restauración blicos y conferencias, sobre todo en Estados Unidos, pero también en el Rei-
creando un bloque de viviendas de pisos que pronto serían ocupados por no Unido y Holanda. Thomas Edison y Alexander Graham Be11 la invitaron
familias obreras pobres. Como los padres estaban fuera todo el día traba- a Estados Unidos, donde estaba creciendo un movimiento Montessori; el
jando, los niños pequeños hacían estragos en el edificio recién construido mismo Bell era el presidente de la American Montessori Society y Margaret
y Beni Stabili pidió ayuda a la doctora Montessori para encontrar alguna Wilson, la hija del entonces presidente de Estados Unidos, era su secretaria.
manera de entretenerlos para que no dañaran el edificio. Sin embargo, gran parte de la expansión del movimiento se vio afectada y
Montessori aprovechó la oportunidad de trabajar con niños normales y, distorsionada por los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial. Debió
trayendo algunos materiales educativos que había elaborado en la Escuela resultar muy difícil para Maria, quien no tenía otras fuentes de ingresos, per-
Ortofrénica, fundó su primera Casa del Bambini o Casa de los Niños. Al manecer en contacto con el amplio espectro de desarrollo de su movimiento,
cabo de tres meses abrió una segunda Casa. No había ninguna esperanza de que estaba teniendo lugar, bajo su nombre, en muchas partes de1 mundo, por
que consiguiera algo con esos niños, lo cual le dio la oportunidad de expe- lo que aumentó su interés por su legado, que culminaría en la fundación de
rimentar con ellos. Ponía muchas cosas en su entorno, pero s61o dejaba la Association Montessori Intemationaie (AMI) en 1929, en Dinamarca. Ac-
aquellas que les atraían. Montessori se dio cuenta de que los niños que se tualmente, la AMI supervisa el nivel de las 45 escuelas de formación que
encontraban en un entorno donde las actividades habían sido elegidas co- existen en todo el mundo para profesores de niños de 0-3.3-6 y 6-12 años.
mo un soporte a su desarrollo natural, tenían el poder de educarse a sí mis- Regresó de América en 1917, y tras la boda de su hijo Mario con He-
mos, lo que llamaría más tarde «autoeducacións. len Christie, se estableció en España, concretamente en Barcelona, donde
En 1914 escribió: se había creado para ella un Seminario Laboratorio de Pedagogía. Su hijo
y su nueva mujer se reunieron con ella y ahí nacieron sus cuatro nietos: dos
No inventé un método de Educación, simplemente di a algunos niños la
oportunidad de vivir. niños, Mario Junior y Rolando, y dos niñas, Marilena y Renilde. Renilde,
su nieta más joven, es hoy la secretaria general de la AMI.
Una prueba de su perspicacia es el hecho de que los descubrimientos Maria abrigó la ambición de crear un centro permanente de investigación
contemporáneos sobre el modo en que crecen, se desarrollan y aprenden y desarrollo de su método para los primeros años de la educación, pero todas
los niños confirman esencialmente sus conclusiones. las posibilidades que tuvo durante su estancia en España se vieron frustra-
das por el ascenso del fascismo en Europa. Hacia 1933 se habían cerrado
todas las escuelas Montessori en Alemania, y en Berlín se quemó en una ho-
guera una imagen suya junto a sus libros; el Tercer Congreso Montesson, pro-
gramado para 1934 en Berlín, se canceló. El mismo año, cuando Montessori Qué debes saber sobre tu hijo
rechazó cooperar en el proyecto de Mussolini de incorporar las escuelas Mon-
tessori italianas al joven movimiento fascista, éste las hizo cerrar todas.
El estallido de la guerra civil en España obligó a la familia a abando-
nar su casa en Barcelona y a embarcar hacia Inglaterra en el verano de 1936.
Desde allí huyeron a Holanda para alojarse en casa de la familia de Ada
Pierson, la hija de un banquero holandés. Mario, alejado de su primera mu- El lenguaje es uno de los atributos humanos más fascinante. Aunque
jer, se casaría más tarde con Ada. veamos cómo se desarrolla en los niños pequeños, todavía sabemos muy
Planearon crear una escuela modélica y un centro de investigación en La- poco sobre este proceso. Lo que sí sabemos hoy es que las palabras, parti-
ren, Holanda, y con respecto a Amsterdam, la nueva sede de la AMI, el futu- cularmente las de la madre y el padre, son puntos de referencia para el re-
ro de los Montessori parecía prometedor. En 1939 Mario y Maria embarcaron cién nacido: cantarle al feto, mientras todavía está en el útero, tendrá un
1'
1
hacia la India para dar un curso de formación de tres meses, seguido de un ci- efecto calmante si el bebé tiene un nacimiento difícil, porque reconocerá
1 clo de conferencias. Pasarían siete años hasta que regresaran. Comenzó la algo que le resultará familiar. Después del nacimiento, la atracción que
11 guerra y, como ellos eran italianos, Mario fue recluido y Mana sometida a siente un ncño por el lenguaje, aunque no sea capaz de entender ni una pa-
1)
1,: arresto domiciliario en KodaiKemal, donde pasó el verano. Esa experiencia labra, es sorprendente.
la llevó a pensar sobre la naturaleza de la relación entre todos los seres vivos, Como padre, eres el primer y principal profesor de tu hijo. Cuanto más
un tema que seguiría desarrollando hasta el final de su vida y que luego pasó estés en sintonía con su camino de desarrollo, más éxito obtendrás luego en
a ser conocido como «la educación cósmica>*,un método para niños de entre la satisfacción de sus necesidades. En todos los niños, el desarrollo del len-
6 y 12 años. Montessori fue bien atendida en la India, donde conoció a Gand- guaje sigue patrones específicos y observables y, en cuanto hayas entendi-
hi, Nehm y Tagore. En su setenta aniversario pidió al gobierno indio que per- do lo que está ocurriendo, te sentirás más seguro respecto a la ayuda que
mitiera salir a su hijo para reunirse con ella. La solicitud fue aceptada y jun- puedes ofrecer a tu hijo.
tos impartieron cursos a los que acudieron centenares de estudiantes. Para facilitar su aprendizaje de la lectura y la escritura, debes empezar de-
En 1946 regresaron a Holanda junto a sus nietos, que habían pasado los sarrollando su habilidad de comunicar a los demás las cosas que conoce. Pa-
años de la guerra al cuidado de Ada Pierson. En 1947, Montessori, que ya te- ra el niño será esencial poseer un buen vocabulario, ser capaz de expresar-
nía 76 años, habló en la UNESCO sobre el tema «Educación y Paz». En 1947 se sin temor y haber estado en contacto con diversas fuentes de un lenguaje
recibió la primera de las tres nominaciones para el premio Nobel de la paz y, rico e interesante. Las investigaciones actuales muestran que los niños que
en la conferencia de la UNESCO de 1950 en Florencia, el director general, Jai- poseen estas habilidades verbales llevan a cabo más fácilmente el aprendi-
me Torres Bodet, la propuso como símbolo de la educación y la paz mundial. zaje de la lectura y la escritura.
Su último compromiso público fue en Londres en 1951, cuando asistió Si deseas que tu hijo sea un buen «lector» y «escritor», tendrás que
al Noveno Congreso Internacional Montessori. El día 6 de mayo de 1952, preparar bien el terreno de desarrollo de estas facultades y emplear tiempo
en casa de la familia Pierson en Holanda, Montessori murió en compañía en construir todas las facultades que requieren estos dos complejos pro-
de su querido hijo Mario, a quien dejó el legado de su obra. cesos.
Ésta sigue perviviendo hoy, en todas las partes del mundo, con niños de Deja que se tome su tiempo. Tu objetivo es ayudarle a despertar su
todas las culturas y ongenes, y con la misma relevancia de entonces. amor por la lectura y la escritura de modo que, en el curso de su vida, pue-
da decidir leer y escribir. Si en los niños crece el amor por los libros y la tenga la oportunidad de escuchar hablar durante este periodo, no solamente
lectura, todo el conocimiento del mundo se pondrá a su disposición, todos aprenderá una lengua, sino tantas como a las que se halle expuc#to. En mu-
los cuentos, mitos y leyendas, reales o de ficción. Cada vez que abran un chas partes del mundo existen niños que con 6 años ya hablan fluidamente
libro se convertirán en viajeros a través del tiempo. Al sumergirse en un tres lenguas: los niños de Kenia, por ejemplo, pueden llegar con 3 años a
cuento, el tiempo real quedará momentáneamente suspendido. Un libro una escuela Montesson sabiendo una lengua tribal como la de los kikuyu,
puede llevarlos a explorar mundos conocidos y desconocidos y ayudarles el swabili, su lengua africana, y el inglés~¿Podnas,como adulto, lograr tan-
a viajar hacia adelante y hacia atrás en el tiempo. Los niños que lleguen a to en sólo tres años?Los niños de Kenia no sólo aprenden el vocabulario de
ser buenos lectores tendrán la fuerza para mantener sus propios intereses, cada una de las lenguas, sino que además pueden pronunciarlas perfecta-
más allá de la información limitada que reciban de los adultos de su entor- mente. Por mucho tiempo que emplee un adulto en aprender un idioma, ja-
no; los que lleguen a ser buenos escritores hallarán maneras más tangibles más logrará pronunciarlo tan bien como puede hacerlo un niño.
y duraderas de expresar sus pensamientos y sentimientos. En sus primeros tres años de vida, un niño es capaz de absorber infor-
Hay muchas cosas por hacer antes de que tu hijo pueda leer o escribir, mación de su entorno sin discriminación ni esfuerzo, creando y constru-
y es mejor no pensar en una edad concreta para llegar a dominar estas ha- yendo todos los elementos básicos de su personalidad y estructurando su
bilidades. mente. A partir de los 3 años, todavía es capaz de absorber información,
Preparar a tu hijo para la lectura y la escritura significa empezar por fo- pero añadiendo a ella un elemento de elección y selección, llevando a ca-
mentar en él la «disposición» hacia la lectura y la escritura, por lo que te bo una exploración más consciente del mundo que le rodea.
convendría conocer algunos de los principios básicos Montessori que se Imagina la mente de un niño como una esponja: si pones la esponja en
aplican al desarrollo del niño en esta área. el agua se empapa, independientemente de que el agua esté limpia o sucia.
En los primeros seis años de vida, todos los niños: La mente de un niño es igual: absorbe sin esfuerzo cuanto encuentra en su
entorno. Cuando se la pone en agua, la esponja cobra un aspecto muy dife-
Poseen una mente absorbente. rente a cuando estaba seca, podría decirse que se ha transformado; bajo el
Experimentan momentos de gran sensibilidad hacia su entorno, lla- agua es distinta, es blanda y flexible. De modo análogo, la mente de un ni-
mados «períodos sensibles». ño se transforma según lo que absorbe de su entorno. Sin embargo, una es-
Sienten un vivo deseo de comunicar, ser independientes y explorar. ponja sólo puede absorber una determinada cantidad de agua; la mente de
Aprenden principalmente a través de sus sentidos y su movimiento. un niño, en cambio, puede absorber una cantidad enorme de información,
simplemente viviendo.
Al mirar a un recién nacido, observarás que desde sus primeros días
concentra su atención en la boca de la persona que le está hablando. Es co-
mo si se sumergiera en la persona entera mientras escucha y mira atenta-
En los primeros seis años de su vida, un niño posee una mente que fun- mente a esa boca que habla. Sabemos que hablar mucho con un niño acele-
ciona de manera muy diferente a la de un adulto: el niño absorbe una enor- ra de modo significativo su proceso de aprendizaje de nuevas palabras.
me cantidad de información sin esfuerzo alguno. ¿Cómo logra un niño, en La mente sólo funciona así durante los primeros seis años de vida, y
tan sólo tres años, crear todos los elementos básicos del lenguaje? durante este período el niño no sólo adquiere una característica humana tan
Cuando nace no sabe hablar ninguna lengua, pero a los 3 años ya ha es- obvia como es e l lenguaje, sino también algunos conocimientos sobre el
tablecido la base de su lengua y hacia los 6 domina un amplio vocabulario. mundo y su funcionamiento y sobre los valores y las costumbres. Se esta-
Evidentemente, el lenguaje sigue desarrollándose después de los 6 años, pe- blecerán las actitudes básicas con respecto a la vida y la fundamentación
ro no de la misma manera. También sabemos que el niño, siempre y cuando de la personalidad individual.
Con todo esto queremos subrayar la importancia de que los padres creen Nunca antes habíamos contado con tantas evidencias científicas que
desde el principio un entorno rico donde estén presentes la conversación, mostraran que el desarrollo de la mente del niño depende dire tamente de
la lectura y la escritura. Puede que haya llegado el momento de apagar la
8
la cantidad y la calidad de las experiencias que tiene a su disposición du-
televisión y leer más para ti mismo y con tu hijo. Tal vez ésta sea la ocasión rante los primeros años.
de escribir tarjetas en vez de llamar por teléfono; enviar postales y mandar Los científicos también han identificado el importante papel que desem-
tarjetas de agradecimiento; poner en sobres sus primeros dibujos y garaba- peña la repetición de experiencias en el refuerzo de estas conexiones. bos
tos para mandarlos a los abuelos, tíos y tías como mensajes de tu hijo. Pue- trayectos que se usan repetidamente se vuelven fuertes y flexibles, pulién-
de que también haya llegado el momento de conversar con tu hijo en vez dose y desarrollándose continuamente; los que no se refuerzan desapare-
de instruirlo, de emplear el lenguaje como medio, utilizando cuando sea cen hacia la edad de 10 años, dejando sólo lo que es fuerte y funcional pa-
posible un lenguaje rico e imaginativo, y de cantar y hacer rimas. Todo lo ra el desarrollo.
que tu hijo aprende durante este período lo hace inconscientemente, lo cual Cuando veas a tu hijo repitiendo una acción, perseverando hasta que
significa que la iniciativa es tuya. termina, te darás cuenta de que está haciendo algo mucho más importante
de lo que parece. Muchas veces no podemos entender la necesidad que tie-
ne nuestro hijo de repetir, lo cual nos parece una acción sin objetivo en re-
EL DESARROLLO DE LA MENTE DE TU HIJO lación con una concentración y determinación tan intensas. Lo que estás
viendo en este momento es la acción de xconstmir la vida».
Los estudios sobre el cerebro han revelado gradualmente aquello que
los educadores y los padres ya sabían instintivamente desde hacía años:
que las experiencias de los niños durante los primeros años de su vida tie- PER~ODOS
OPORTUNOS
nen un efecto directo sobre la cantidad y la calidad de las conexiones que
tienen lugar en su cerebro. Además, ahora existen evidencias que muestran En su observación de los niños, la doctora Montessori señaló que en el
que, como ya observó la doctora Montessori hace muchos años, durante desarrollo de un niño existen ciertos períodos de tiempo que parecen más
este período hay momentos en que el cerebro es más susceptible a los di- favorables para crear y perfeccionar algunas características humanas espe-
versos tipos de experiencias que en otros, que crean las llamadas «venta- cíficas como el lenguaje. Llamó a estos períodos especiales «períodos sen-
nas de aprendizaje», «períodos oportunos» o «períodos sensibles». sibles», un término que tomó prestado de un biólogo. Actualmente, las úl-
Cuando la doctora Montessori observaba a los niños y daba una res- timas investigaciones tienden a describirlos como períodos oportunos. Los
puesta a lo que veía, recurría a palabras e imágenes que pretendían llamar períodos sensibles son importantes porque en ningún otro momento de su
la atención de los padres y educadores sobre la extraordinaria influencia vida el niño será capaz de adquirir una característica específica de manera
que puede tener el entorno en la formación de la mente del niño. En su li- tan fácil y provechosa como en estos períodos. Una vez cerrado el período
bro La mente absorbente del niiio, escribe: oportuno, se le hace mucho más difícil, y a veces casi imposible, adquirir
estas habilidades.
Podría decirse que nosotros (los adultos) adquirimos conocimientos utili- La efectividad de cada período reside totalmente en los estímulos am-
zando nuestras mentes. Sin embargo, el niño absorbe el conocimiento directa- bientales que el niño encuentra en su entorno; en el caso del lenguaje,
mente en su vida psíquica... las impresiones no sólo penetran en su mente, si- cuanto más rico sea lingüísticamente su entorno más grande será la opor-
no que ta conforman. tunidad de su desarrollo.
La doctora Montessori hizo referencia a seis períodos sensibles que
observó en los niños pequeños:
EL PERIODO
1 PERIODOSSENSIBLES meses y años SENSIBLE PARA EL DESARROLLO DEL LE NG UAJ E

4'
El período sensible para el desarrollo del lenguaje parece abarcar los
seis primeros años de vida. Durante esta época, tu hijo enfocará su aten-
ción de manera natural hacia las experiencias que se adecuen mejor a esta
ventana específica. En consecuencia, notarás que de modo natural centrasu
atención en la voz humana y que ésta le cautiva y fascina, le emociona y
tranquiliza.
Desde el principio centrará su atención en tu boca mientras hablas y
observará intensamente el movimiento de tus labios, así como los sonidos
que emiten. En cada periodo sensible, habrá un período de interiorización
antes de cualquier signo de su aparición.
Centrando su atención hacia su entorno linguístico, tu hijo adquiere la
habilidad de reproducir los sonidos de la lengua materna con todos los ma-
tices, dialectos y entonaciones. La intensidad del contacto que establece
con su entorno se concentra por lo general más en el lenguaje que en los
sonidos, independientemente del grado en que esté expuesto a estos últi-
mos: no reproduce el silbato de un tren o el ladrido de un perro en lugar del
lenguaje. La habilidad para aprender una segunda lengua es mayor duran-
te este período oportuno.
Todos los ninos de todo el mundo empiezan a hablar de la misma for-
Todos los niños experimentan estos períodos sensibles. Las líneas muestran los p e ma, independientemente de la complejidad o simplicidad de su lengua; pare-
ríodos oportunos que se dan en cada etapa. Durante este tiempo, las experiencias ce que existe un programa general de preparación que todos siguen. Todas
ofrecen al niño influencias a medida que se forma su mente.
las estructuras fundamentales del lenguaje se construyen antes de los 3
años; después de esta edad se manifiesta una <<explosión»del habla y un
verdadero anhelo de palabras. A continuación, de forma gradual, la aten-
Lenguaje ción hacia e1 lenguaje se expande desde el lenguaje hablado hacia una explo-
Orden ración del lenguaje en su forma escrita.
Percepción sensorial
Prensión fina Cómo puedes ayudar
Movimiento
Socialización Una de las cosas más fáciles que puedes hacer para ayudar es hablar
con tu hijo desde el inicio de su vida. Puedes empezar a conversar con él
Nosotros nos centraremos únicamente en dos de estos períodos: el len- mucho antes de que él mismo sea capaz de entender el significado preciso
guaje y el movimiento. de tus palabras y antes de que tenga la capacidad de responder. A menudo
las personas más cercanas al niño, en particular sus principales cuidadores,
entre ellos los padres, esperan de manera natural una respuesta del niño
que puede venir a través de un gesto con el brazo o un movimiento de sus Los primeros pasos en la adquisición del lenguaje
labios. Utiliza un lenguaje variado e interesante cuando hables con tu hijo.
Explícale lo que estás haciendo y dale los nombres adecuados de las cosas
19
Dado que nos hemos centrado en el hecho de que existe un período
-
que le rodean; por ejemplo, si estás preparando su comida háblale de lo que oportuno para el desarrollo del lenguaje, fijémonos ahora en qué es el len-
estás haciendo, de las cosas que empleas iy de lo delicioso que será! guaje y cómo lo adquiere tu hijo. Comprender esto te ayudará a estimular-
Debes cantar, hacer rimas y leer a tu hijo tanto como sea posible. Mu- lo de la manera adecuada.
chas veces, los niños que tienen hermanos mayores obtienen un beneficio El lenguaje es la única cosa que posee el ser humano. Es imposible
de ello porque escuchan leer desde que nacen, simplemente porque están concebir una sociedad humana que funcione sin lenguaje. El lenguaje hu-
presentes mientras los padres leen a su hijo mayor. mano es principalmente creativo y, cuando es necesario, sigue producien-
Asegúrate de que se incluye a tu hijo en situaciones sociales, de las que do nuevas formas.
se beneficiará observando la conversación y la interacción social. Intenta Utilizamos el lenguaje para dos funciones: nos ayuda a comunicamos
situarle en una posición, en tus brazos o sobre tus hombros, de modo que se entre nosotros, estableciendo y manteniendo las relaciones sociales, y pro-
halle en un punto privilegiado desde el que pueda ver lo que está ocumen- porciona un sistema de símbolos y estructuras que facilitan nuestros proce-
do. Anímale a conversar. Dale tiempo suficiente para expresarse. Los ni- sos de pensamiento. Esto es tan ventajoso como el hecho de que es en sí
ños, en sus primeros años, buscan las palabras adecuadas para expresar sus mismo limitador. La ventaja es que el lenguaje puede ayudar a estructurar
ideas y esto pide tiempo. Si crees que sabes lo que quiere decir y te equi- la experiencia, lo cual puede observarse especialmente cuando, en un con-
vocas, tendrá que volver a empezar desde el principio. Puede sentirse frus- texto Montessori, se ayuda a los niños a identificar los problemas por sí
trado hacia los 2 años, cuando lo que quiere decir y el vocabulario del que mismos y a buscar respuestas a sus preguntas. El lenguaje también puede
dispone no encajan. Recuerda que los niños poseen un vocabulario «pasi- determinar la manera de percibir las cosas. Esto puede ser útil tanto para
vo» que es más amplio que el activo, y que pueden entender mucho más de aclarar los conceptos como para crear un nuevo nivel de pensamiento; o
lo que pueden decir por sí mismos. bien puede ser una limitación, puesto que requiere un esfuerzo intelectual
Escuchar lo que el niño quiere decir le aporta un sentimiento de valor. para ver las cosas de una manera distinta a la que sugiere nuestro lenguaje.
Sentirse escuchado le animará a escuchar también a los demás. Escucha La mente de tu hijo se forma a gran velocidad durante sus primeros años,
con sensibilidad lo que diga tu hijo y ayúdale a ampliar su vocabulario por dependiendo de la calidad y la cantidad de conexiones que haya realizado a
medio de una serie de preguntas formuladas con amabilidad. Cuando no partir de las impresiones del mundo que recibe a través de sus sentidos, re-
logres comprender lo que dice, debes preguntarle «¿Quieres decir que... o forzadas por medio de la actividad y la repetición Lo que experimente por
quieres decir que...?». Mientras buscas la interpretación correcta, le trans- sí mismo en el mundo «real» configurará su mente para siempre.
mitirás el mensaje de que estás intentando entender lo que quiere decirte y,
al mismo tiempo, le estarás dando la oportunidad de oír cómo se podna ha-
ber expresado. Si dice algo que podría haberse expresado de otro modo no EL PERÍODO SENSIBLE PARA EL MOVIMIENTO
le corrijas, simplemente proporciónale un «modelo a través de la confir-
mación~.Por ejemplo, a la frase «;Leche no gusta!> puedes responder: El período oportuno para desarrollar el movimiento, lo que entende-
qAh! No te gusta la leche». Recuerda que eres un modelo para tu hijo: si mos como coordinación motriz, parece empezar poco después del naci-
quieres que lea, tú también debes leer; si quieres que escriba, tiene que ver- miento, cuando se desarrollan las habilidades motrices básicas, mientras
te a ti haciéndolo. que el período para el perfeccionamiento de estas habilidades parece co-
menzar hacia los 18 meses. El petiodo máximo de desarrollo parece tener
lugar durante los primeros cuatro años de vida. Si das a tu hijo todas las
posibilidades para el desarrollo en esta área durante estos primeros años le foroZ y «¿Qué hora es, señor Lobo?»' resultan de gran ayuda. Jugar con una
reportará beneficios en el futuro. pelota, saltar, ir a la pata coja y correr, también deben conside arse vitales
S4
La personalidad de tu hijo puede expresarse a través del movimiento. para su desarrollo. Dado que los movimientos coordinados son el resultado
Cuanto más coordinados estén su mente y su cuerpo más capaz será de ex- de la experiencia en el entorno, tendrás que entender que tu hijo tiene que re-
teriorizar sus pensamientos y sentimientos. cibir tanta ayuda como sea posible para hacer las cosas solo. Aunque al prin-
Existen muchas razones por las que deberías ayudar a tu hijo a desa- cipio esto signifique que necesitarás invertir más tiempo ayudándole, todo el
rrollar una buena coordinación. mundo se alegrará cuando pueda hacer las cosas solo, por sí mismo.
Dispón tu casa de manera que pueda explorarla sin peligro y con rela-
Para la lectura y la escritura necesitará un conocimiento del mundo, sin tiva libertad. Hay que recordar que él aprende a controlar sus movimien-
el cual estaría en desventaja a la hora de interpretar libros y podrían faltar- tos a través de su propia actividad: mostrarle cómo se hacen las cosas ten-
le ideas para escribir. drá un efecto más positivo que impedir que las haga. Y verás que es más
Si ha desarrollado un buen control de sus manos, le será más fácil pa- fácil que «no» signifique «no», si dejas de emplear esta palabra continua-
sar las páginas de un libro, manejar el lápiz, dibujar, etc. mente.
El aumento de la independencia de tu hijo a través de su propia activi- Por ejemplo, dale una pequeña jarra con un poco de zumo de modo que
dad le hará sentirse más seguro de sí mismo. Sabrá que a lo largo de su vida pueda servirse su propia bebida. Esto desarrollará la habilidad de utilizar
será capaz de hacer frente a las cosas por sí mismo y tener un éxito relativo. sus manos con criterio, aunque al principio puede que derrame un poco.
Tendrá más probabilidades de llevar a cabo las cosas y de adquirir mucha Desarrollar esta pequeña habilidad significa que eventualmente, cuando
práctica resolviendo problemas, y todo esto le ayudará a desarrollar algunas sea n e c e d o , puede servirse él mismo una bebida, ponerse leche en los ce-
de las actitudes que le serán útiles si luego llega a ser un lector y un escritor. reales por la mañana o regar las plantas o, de hecho, hacer cualquier cosa
que requiera este nivel particular de coordinación motriz. Ayudarle a fa-
Si tu hijo ha ganado control sobre su coordinación física, encontrará varse y a comer solo, a vestirse, es decir, todo lo que es útil que un peque-
más fácil sentarse y hacer cosas. Para algunos niños es muy difícil perma- ño ser humano sepa hacer, le ayudará también a perfeccionar el control so-
necer quietos o sentados, lo cual obstaculiza su habilidad de prestar aten- bre todo su cuerpo: es más rápido ponerle los zapatos que ayudarle a que
ción en una tarea o actividad. No le puedes obligar
- a estar quieto: es impo-
sible. Lo que puedes hacer es ayudarle a adquirir el control suficiente sobre
2. El semáforo: uno de los jugadores actúa de semáforo y da la espalda a los demás, quienes
su cuerpo que le permita «querer» estarse quieto. forman unafila(uno al lado del otra) a cierta distanciadel jugador. Cuando el juego se inicia los ju-
Tu hijo necesita salir a jugar tanto como sea posible, de modo que gadores deben acercarse hacia el semafora para tocarlo, pero si el jugador que actúa de semáforo
aprenda a coordinar cada vez mejor sus movimientos. Llevarle al parque, grita «luz roja» y al girarse haciaellos los ve moviéndose, las elimina. Eljuega concluye cuando el
jugador que actúa de semáforo se gira gritando «luz verde». Gana el jugador que logre tocar al que
ir a pasear y dejarle explorar tanto como desee, contribuye enormemente a hace de semáforo y ocupa su lugar en la pr6xima ronda, o el jugador que hace de semáforo si con-
su desarrollo. En este sentido, los juegos del tipo de las estatuas,' el semá- sigue eliminar a los demás jugadores sin que nadie le toque. (Nora de la revisora técnica.)
3. «,Qué hora es, señor Lobo?»: uno de los iugadores
-
~
hace de lobo Y se sitúa de e s ~ a l d a as
los demás, quienes forman una fila (uno al lado del otro) a unos 5 metros del lobo. Los jugadores
1. Las estatuas: se necesita un mínimo de cuatro jugadores, aunque el juego es más diveni- le preguntan: «¿Qué hora es, señor Lobo?». El jugador que hace de lobo se gira hacia ellos y les
do si hay un mínimo de siete y se juega por la noche a oscuras, a la luz de una linterna. Uno de los responde: «Son las 2n. El lobo vuelve a darles la espalda y éstos avanzan hacia él dando el mismo
jugadores es un guía turístico, otro es un turista y los demás son estatuas. El guía y el turista apa- .
número d e pasos que la hora que les ha dado el lobo (si son las 2. dan dos riasos:. si son las 3.. tres ~

gan las luces, salen de la habitación y cuentan en voz alta hasta veinte. Las estatuas toman posi- pasos, etc.). Luego le formulan la misma pregunta y el lobo les responde. Cuando los jugadores
ción y su objetivo será no hablar ni moverse cuando las enfoque el guía. Después de contar hasta
veinte el guía entra en la habitación con el turista e ilumina las estatuas, bautizándolas con nom-
están cerca del lobo, éste, en lugar -
. de decir una hora, gritará: . . -~
«Hora de comer* v los oerseeuiri. Si
caza a un jugador éste pasa a ser el loba, y el lobo se convierte en jugador. Los jugadores están a
~~

bres divertidos. etc. Cuando unaestatua se mueve o ríe mientras el guía y el turista la observan de- salvo del lobo si llegan a la línea desde donde habían empezado a avanzar. (Nota de la revisora
ja de ser estatua y se conviene en turista. Gana la última estatua. (Nora de lo revisora técnica.) técnico.)
io haga solo, pero cuando pueda hacerlo por s í mismo ya no te necesitará, 12-18 meses
salvo que esté cansado o te pida ayuda. Utiliza palabras simples para transmitir frases. «Papá» puede sig ificar «Papá
Cuanto más independiente sea tu hijo, más capaz será de participar en ven», «¿Dónde estás, papá?», «Aquí está papá*. A veces es la ento acion A
. - la que
la vida, y verás que adopta una actitud positiva ante todos estos retos. transmite el significado completo.
Desarrollar la habilidad d e comunicarse y de moverse de manera con-
18-24 meses
trolada realza en gran medida sus habilidades d e actuar independiente-
Le encantan las rimas infantiles, los libros y las canciones. Hacia los 24 meses
mente y d e explorar el mundo en el que vive. Te darás cuenta de que sien- pasa de las 6-20 palabras a hacer frases simples y ampliar su vocabulario. Quiere
te una gran necesidad de hacer las cosas que tú haces, y es que los padres saber los nombres de las cosas, señala y pregunta «¿Qué es esto?», «¿Por qué?».
son, por supuesto, los educadores naturales d e sus hijos.
2 3 años
Le gusta que alguien lea para él. Se divierte con las rimas y los poemas y tie-
ne sus favoritos. Todavía no pronuncia bien algunos sonidos pero incrementa mu-
EL DESARROLLO DEL LENGUAJE cho su vocabulario y la complejidad de la estructura de sus frases. Posee todas las
estructuras básicas del lenguaje. Ahora puede perfeccionar y ampliar su lenguaje.
0-8 semanas Habla con los demás y consigo mismo cuando juega.
Observa intensamente la boca de la persona que habla. Efectúa principalmen-
te sonidos biológicos: respirar, comer y los que reflejan hambre o dolor. 3-4 años
Es capaz de utilizar el lenguaje para transmitir pensamientos más absuac-
8-20 semanas tos, como lo que le gusta y lo que no le gusta, pesadillas, etc. Puede hablar lógica
Buena respuesta ante el sonido de las voces familiares. Emite sonidos gutnra- y gramaticalmentede forma correcta, explica historias y sigue ampliando su voca-
les, sonríe, le gusta oír cantar, ríe. Puede volver la cabeza hacia el lugar de proceden- bulario. Le gustan las rimas sin sentido, las bromas y los juegos de sonidos.
cia de las voces. A mayor variedad de sonidos, mayor producción.
4-5 uñas
5-8 meses Utiliza el lenguaje para coordinar la actividad con los otros niños mienhas j u e
Vocaliza melódicamente, empieza a juntar sílabas, repite una variedad de so- ga con ellos. Empieza a utilizar el lenguaje con formas más abstractas como la es-
nidos: aguun, «gaa», «muu». Responde al tono de las personas que hablan. Gra- critura.
dualmente, en un período de entre 24 y 50 semanas, se hace más específica la
gama de sonidos que pronuncia en su lenguaje particular. 5-6 años
Pregunta el significado de palabras abstractas y las utiliza. Puede utilizar el
8-12 meses lenguaje para describir acontecimientos pasadosy futuros. Tiene muy claros los
conceptos de «mañana», «la próxima semana*, etc. Es preciso con la edad, la di-
Utiliza sonidos para comunicarse con los demás, balbucea melódicamente pa-
rección, el número de teléfono. Le gustan las bromas. En esta época, la estructura
ra sí y para los demás. Entiende el sentido que iransmite el lenguaje y puede em-
gramatical es muy completa. Le gusta escuchar historias y «leerlas».
pezar a responder, mostrando que entiende. Puede decir «hola», «adiós», etc.

12 meses
Empieza a utilizar palabras intencionadamente. Muestra que entiende lo que
se dice: «¿Dónde está tu gorro?», «Es la hora del baño». Puede señalar los objetos
que conoce a la persona que le pregunta.
15-18 meses
EL DESARROLLO DE LA COORDINACIÓN Le gusta mover las cosas, lo cual requiere fuerza. Puede subir y ajar escale-
&'
ras con un poco de ayuda. Le gusta estar ocupado con las cosas que hay en casa.
0-8 semanas Ayuda a sacar la ropa de la lavadora. Le gusta coger libros e intenta pasar las pági-
Echa la cabeza para atrás cuando le sientas pero gradualmente desarrolla un nas. Empieza a intentar correr.
control, de modo que puede seguir visualmente un objeto o girar la cabezs hacia el
sonido de una voz. 18-24 meses
Explora el entorno, quiere tomar parte de la vida, vestirse, lavarse y comer so-
8-12 semanas lo. Le gusta coger un Iápiz o un rotulador y hacer garabatos en un papel, normal-
Levanta la cabeza y el pecho cuando está tumbado boca abajo. Cuiindo está mente círculos, líneas y puntos. Suele coger las cosas con una mano. Quiere hacer
tumbado boca aniba le gusta mirar y empezará a jugar con las manos. Puede co- un trabajo útil.
menzar a coordinar las manos y los ojos. Quiere alcanzar los objetos móviles que
le atraen. 2-3 años
Le gusta trepar, ir en un triciclo. Salta y corre con seguridad. Golpea las pelo-
12-24 semanas tas. Le gusta utilizar las manos de manera cada vez más coordinada y maneja una
Aprende a darse la vuelta. Cuando se le sienta mantiene la cabeza erguida. gran variedad de herramientas. Le gusta trabajar en el jardín, cocinar, limpiar, la-
Cuando está sentado tiene las manos libres para «jugar» y por tanto necesita tener var. Quiere utilizar tus herramientas y hacerlo todo solo. Le encantan los juegos
al alcance objetos estimulantes: por ejemplo, un huevo de madera, un vasito y una con los dedos.
pelota blanda de ropa. Puede pasarse los juguetes de una mano a otra.
3-4 años
6-9 meses Aumenta su movimiento a través de los juegos. Le gusta hacer juegos que le
Es capaz de sentarse más firmemente. Le gusta jugar. Intenta gatear. Le gusta desafíen físicamente. Es hábil con la pelota y tiene un buen equilibrio. Se sube más
tocar las cosas con los dedos. Emplea una mano para coger los juguetes y empieza a los sitios y con mayor seguridad. Baila. Utiliza las manos para aumentar su in-
a utilizar los dedos. Puede comenzar a ponerse de pie si tiene un taburete o una si- dependencia. Controla relativamente las manos cuando utiliza tijeras, pinceles, lá-
lla a mano. En estaposicián, practicael movimiento de las piernas. Come solo con pices. Le encanta hacer juegos con los dedos, pintar, tocar los objetos. Le gustan
los dedos y una cuchara. mucho las letras de papel de lija.

9-12 meses 4-5 años


Le gusta gatear. Intenta subir las escaleras gateando. Intenta sostenerse de pie, Ha aprendido a saltar. Se mueve con más ritmo con la música. Dibuja figuras
dejándose caer luego para atrás. Gradualmente, intenta mantenerse de pic sin apo- reconocibles. Le gusta escribir, o hacerlo ver. Puede colorear y pegar figuras bas-
yarse. Los dedos se hacen cada vez más hábiles para manipular los objetos. Puede tante bien. Está siempre ocupado. Le gusta practicar la escritura.
usar el pulgar y los dos dedos índices para manipular los juguetes. Utiliza los oh-
jetos domésticos para su función, por ejemplo el peine para el pelo. 5-6 años
La mano empieza a ser realmente el instrumento de la mente. Tu hijo está ocu-
12-15 meses pado sometiendo su mano al control de su mente, cada vez con más precisión. Si
Intenta empezar a caminar y de este modo le quedan las manos libres para ex- su mano está ocupada, trabajará durante horas con las cosas que le atraen. Perfec-
perimentar con el entorno de la casa. Comienza a construir objetos. Le gustan los ciona la escritura de las letras.
libros y sefialar las imágenes. Le gusta sujetar un Iápiz de color y arrastrarlo por el
papel.

36
2
O
El desarrollo del enfoque Montessori

Tal vez piensas que la educación Montessori es un método, pero la pa-


labra que mejor se ajusta en este caso es «enfoque». El enfoque Montesso-
" encarna una actitud hacia la vida y, en particular, hacia el crecimiento y
desarrollo de los niños pequeños. Es posible adoptar un enfoque Montes-
so" sin disponer del material Montessori especializado; también es posible
disponer de todos los materiales Montessori especializados que hay en el
mundo, ipero estar adoptando un enfoque erróneo!
Este libro
, contiene muchas actividades; algunas de ellas reflejan el
tipo de experiencias que tu hijo tendría en una escuela Montessori, y otras,
principalmente los juegos, proporcionan un soporte extra y más divertido
para él, ya que obtiene de ellos conocimientos y seguridad. En todas estas
actividades será importante que mantengas la actitud correcta en relación
con su aprendizaje. Siempre debes recordar que tú no puedes aprender por
tu hijo, jsólo él puede hacerlo! Lo que necesitas es un enfoque que le ayu-
de a aprender por sí mismo, que haga el aprendizaje divertido. Ante todo,
es importante darse cuenta de que le ayudaste a aprender a caminar, a ha-
blar, a socializarse y muchas cosas más, dándole un modelo que aprender
e imitar. Tu hijo absorbia tu modelo y lo practicaba y dominaba por sí mis-
mo. Nunca dudaste de que sería capaz de hacer todas esas cosas, y jamás le
hiciste sentir como un fracaso el hecho de no poder caminar o hablar de
acuerdo con tus expectativas.
Este capítulo contiene algunos de los principios importantes que refle-
jan la actitud Montessori hacia la educación infantil; espero que halléis en
todos ellos el reflejo del buen sentido común.
LOS NINOS TIENEN EL PODER DE EDUCARSE A ~f MISMOS LOS NIÑOS NECESITAN HACER SUS PROPIOS DESCUBRIMIENTOS

I.
El simple hecho de vivir en un entorno que contiene las experiencias y ¿Puedes recordar la última vez que descubriste algo? Aunque fuera al-
las actividades adecuadas ayuda a tu hijo a aprender, especialmente en los go muy pequeño, seguro que te invadió una gran oleada de placer. A veces
primeros seis años de su vida. Es importante crear unas buenas condicio- es como si una luz se encendiera por un instante en tu cerebro. Todo lo que
nes de aprendizaje. Las investigaciones nos muestran que los niños que se sabes ahora, lo sabes porque lo has descubierto por ti mismo, es una expe-
sienten relajados y felices aprenden con mucha más facilidad que los que riencia de primera mano. Tienes un sentimiento bastante diferente si estás a
sufren estrés o tensión. Casi todo lo que tu hijo aprende lo toma automáti- punto de descubrir algo y, ijusto antes, alguien te revela la respuesta! ~ o d o
camente de tu manera de comportarte en la vida cotidiana. Si quieres que el esfuerzo q;e hiciste buscando la respuesta parece ahora inútil. A veces
tu hijo lea y escriba, debe vivir en un ambiente donde él te vea leer y es- oímos decir a los nifios: «¡No deberías haberme dicho la respuesta, lo iba a
cribir. Además, cuando le des una «lección* siempre tiene que ser agrada- decir yo!». Recibes como respuesta una queja, y no un agradecimiento.
ble y divertida por sí misma,y nunca una parte del síndrome del «¡Si no A los niños les encanta descubrir las cosas por sí mismos. Tu trabajo es
haces esto, nunca aprenderás a leer!». ayudarle a lograrlo, en vez de hacerlo en su lugar. Es muy duro no dar la
respuesta cuando para ti es tan obvio, pero debes contenerte y dar tiempo a
hi hijo para que haga el descubrimiento por sí mismo. La técnica consiste
LOS NINOS APRENDEN MEJOR SI LO HACEN A SU PROPIO RITMO en proporcionarle la ayuda justa, ni más ni menos. La forma de esta «ayu-
da» puede,variar: en ocasiones, significa que debes hacerle algunas pre-
Todos los seres humanos aprenden mejor si pueden hacerlo a su propio guntas guía; otras veces, tendrás que ayudarle a dar algunos pasos a fin de
ritmo. El ritmo de tu hijo depende de diversas cosas: en parte, depende de que llegue a su meta; muchas veces será preciso que simplemente le des
si es capaz de utilizar sus experiencias previas como soporte para las nue- más tiempo y le observes más atentamente. Hacer esto es muy difícil. Fre-
vas ideas, conceptos y habilidades; en parte, también dependerá de la hora cuentemente, como adultos, nos gusta que los niños tengan la impresión de
del día, de su humor y del interés que ponga en esa actividad. Algunas co- que nosotros somos la causa de que aprendan. Esto nos proporciona una
sas las aprenderá muy rápidamente y otras le llevarán mucho tiempo. No sensación agradable, pero no ayuda a tos niños a sentir que tienen el poder
puedes juzgarle por la velocidad con la que aprende. «Rápido» no significa de aprender y descubrir las cosas por sí mismos cuando llega el momento de
necesariamente «mejor», jno puede decirse que cuanto más rápido apren- un aprendizaje más formal. Recuerdo a un niño de apenas 5 años que vino
da, más inteligente es! Lo importante es que se sienta seguro con el cono- hacia mí y me dijo:
cimiento que ha adquirido. Para que pueda seguir su propio ritmo, debes
prestarle atención y controlar tus expectativas. De este modo, podrás ami- NINO: ¿Sabes? Tres veces tres son nueve y esto es un cuadrado, y tres
norar o acelerar la marcha de acuerdo con sus modelos de aprendizaje. Tal veces esto es veintisiete y esto es un cubo.
vez emplearás diversos días para explorar algo que habías pensado que s6- Yo: ;Dios mío! ¿Cómo lo sabes?
lo requería cinco minutos, y cinco minutos en algo que pensaste que te lle- NiÑo: No sé cómo lo sé, pero lo sé.
varía varios días.
Las edades atribuidas a cada una de las actividades de este libro son Por supuesto, sabía cómo lo había llegado a saber, pero ni soñaba en
una guía «aproximada» y deben emplearse como tal. Pero no cabe duda de robarle un descubrimiento como éste, ni toda la seguridad que había gana-
que se puede disfrutar y jugar con todas ellas antes de la edad de 6 años. do ua través de ese conocimiento>>.
El arte consiste en aprender cómo conducir a tu hijo hasta el borde del
descubrimiento; en este punto, déjale el resto a él. ¡Podría tratarse de un
descubrimiento en el que jamás habías pensado! De esta manera, los niños. LOS NIROS NECESITAN DESARROLLAR LA CONCENTRACION
comienzan a amar el aprendizaje por sí mismo y no sienten que este apren-
dizaje depende de la intervención de los adultos.
&. sin
Los niños necesitan desarrollar la capacidad de concentrarse; . ésta,
es muy difícil lograr muchas cosas en la vida. Cuanto más podamos poner
toda nuestra atención en una tarea, más probable será que tengamos éxito.
La concentración es como cualquier otra de las técnicas que poseemos:
cuanto más la practiquemos, más la dominaremos. Muchas veces, los niños
Si quieres que tu hijo saque todo el provecho de los juegos que com- pequeños ya poseen la capacidad de concentrarse, y a menudo los adultos,
partís, debes asegurarte de que se interesa por lo que le estás enseñando. sin darse cuenta, no ayudan a reforzarla. Antes de que tu hijo pueda empe-
Los siguientes principios te serán de ayuda. zar a concentrarse tiene que ser capaz de prestar toda su atención en el juego
o tarea que está haciendo. Una vez sea capaz de ello, si el reto es adecua-
Elige el momento adecuado del día. Se puede jugar a los juegos que do, empezará a centrarse cada vez más profundamente en lo que está haciendo.
ya conoce y le gustan en cualquier momento; a los que son nuevos y preci- A este nivel profundo de atención lo llamamos «concentración».
san toda su atención sólo se debe jugar cuando esté fresco y preparado pa- Cuando tu hijo todavía era un bebé solía mirar intensamente la página
ra un nuevo reto. del libro que estabas leyendo, o algún objeto que había llamado su aten-
Detén el juego si él no se siente dispuesto a jugar o si se está frus- ción. ¿Esperabas a que cambiara su foco de atención o le distraías? Muchas
trando. Tendrás muchas más oportunidades de enseñárselo. Necesitas una veces, cuando
,
los niños son muy pequeños no consideramos el hecho de
respuesta positiva y no negativa. Si has empleado bastante tiempo prepa- que pueden estar concentrados. Cuando tu hijo está inmerso en un juego,
rando la actividad puede ser difícil aceptar que no está interesado, jmien- ¿le interrumpes sin pensar, le hablas y reclamas su atención? Cuando él so-
tras tú te desvives para enseñarle algo nuevo! licita nuestra atención le respondemos muchas veces que espere hasta que
Los niños suelen interesarse por las cosas cuando pueden emplear hayamos acabado, pero cuando solicitamos la suya en ocasiones insisti-
en el juego algún conocimiento o técnica que ya conocen. Intenta siempre mos, sin importarnos lo que está haciendo. Sin darse cuenta, los adultos
jugar a algo que se construya sobre los logros previos. distraen de diversas maneras la concentración de los niños pequeños, y,
Sin interés no hay esfuerzo, pero sin esfuerzo no hay interés. Si jue- unos años después, jse lamentan de que sus hijos carezcan de ella!
gas con tu hijo a un juego demasiado fácil para él, jugará una vez y no Existen algunas cosas que puedes hacer para ayudar.
querrá jugar nunca más; si el juego es demasiado difícil, se desanimará y
tampoco querrá jugar más. Calcular el grado de dificultad es toda una Reduce el número de programas de televisión y video que tu hijo ve.
habilidad al principio. Para hacedo, es útil evaluar cuánto de lo que está La televisión está especialmente diseñada para tener a los niños engancha-
haciendo es conocido y cuánto nuevo. Por ejemplo, debes calcular el ta- dos, sin importar lo aburrido que sea el programa. Lo consigue saltando de
maño de los «pasos» que vas dando cuando pasas de una actividad a otra. una cosa a otra para tener entretenida a la audiencia. Es muy difícil que un
Conocer a tu hijo es una gran ayuda: los niños para quienes las nuevas co- niño aprenda a concentrarse en esta situación.
sas son desalentadoras necesitarán dar pasos pequeños, mientras que los No confundas la ocupación con la concentración, no son en absoluto la
que necesitan un reto, si quieres motivarlos, jnecesitan dar pasos mucho misma cosa. Cuando tu hijo vea la televisión, intenta convertirlo en una ex-
más largos! periencia más activa de lo que es en sí misma. Por ejemplo, háblale de lo
que está sucediendo y pídele que prediga lo que pasará después. Amplía su
interés por un programa haciendo después algo práctico o creativo relacio-
nado con éste. No veáis durante muchas horas la televisión. Si tienes tiem-
po para ver la televisión con tu hijo, apágala cuando consideres que ya es Los NINOS NECESITAN ELOGIOS Y ÁNIMOS, NO PREMIOS Y CASTIGOS
rfi
suficiente y léele una historia. Leerle una historia le estimulará a crear imá-
genes en su mente conectadas con las palabras. La televisión limita la capa- Puede ser muy tentador ofrecer a tu hijo algún tipo de compen&ción pa-
cidad de la mente de tu hijo para visualizar sus propias imágenes mentales. ra ayudarle a completar las tareas. El chantaje del tipo «si haces esto, yo ha-
Si estás jugando, intenta tener la mesa o el suelo libres de otros ob- ré lo otro» parece que funciona, y a veces lo hace a corto plazo, pero le trans-
jetos que puedan distraerle. Sitúa la supe cie de juego donde quieras que mite el mensaje equivocado: que no hay un valor intrínseco en la actividad y,
centre su atención. No pongas la televisión o la radio, ya que esto le haría que la única razón para hacerla es obtener la recompensa. Muchas veces, los
más difícil concentrarse en lo que estás haciendo. Puede ser bueno poner niños que hacen las cosas porque al final puede haber una galleta, chocolate
música de fondo, sólo si se trata de un telón de fondo agradable y no dis- o un juguete para ellos no disfmtan tanto de la experiencia y, en consecuen-
cordante. cia, no aprenden tan bien. Los niños también son expertos en la negociación
Asegúrate de que tienes todo lo que necesitas antes de empezar el jue- y muchas veces tienen más ases en la manga que tú, por lo que éste es un
go. Si te levantas y te sientas muchas veces para ir a buscar cosas, tu hijo camino delicado para empezar. Los elogios y los ánimos son lo único nece-
puede distraerse mucho. Si tienes otros niños en la familia, conviene asegu- sario. Si vale la pena hacer algo, tiene que ser porque en sí mismo es valio-
rarse de que estén ocupados con algo que garantice que no te interrumpirán. so. Si no valiera la pena, no habría necesidad de hacerlo. Cuando elogies a tu
Cuando tu hijo está concentrado en una actividad, intenta no inte- hijo evita decirle simplemente que todo lo que hace es bonito, genial y fan-
rrumpirle. Sin darnos cuenta, podemos interrumpir, incluso elogiándole en tástico. Los niños suelen agradecer el verdadero reconocimiento de sus es-
el momento menos adecuado. Como resultado de la interrupción, muchas fuerzos más que un elogio indiscriminado. Hazle comentarios de este tipo:
,
veces dejará lo que estaba haciendo. También debes asegurarte de que los
otros miembros de la familia tampoco le interrumpirán. Debes prestar aten- «Era muy difícil, pero lo has conseguido».
ción a esto desde los primeros meses de su vida. «Esto ha llevado un tiempo, has de sentirte orgulloso.»
«Me gusta cómo has escrito esta "e", y a ti ¿cuál te gusta más?,
!1 Naturalmente, hay momentos en que tienes prisa o hay que hacer algo
urgentemente. Estos momentos pasan a ser la excepción en la vida diaria Hace unos años, una niña de 4 años me trajo un dibujo que había esta-
i do haciendo y me preguntó qué pensaba de él. Realmente no sabía qué
i tuya y en la de tu hijo, y pueden asimilarse más fácilmente. Si ves que se
j está concentrando en una actividad justo antes de irte, avísale con antela- pensar de él y le pregunté qué pensaba ella de su dibujo. Ésta fue su res-
i ción de que tendrás que marcharte pronto. Explícale que esto significa que puesta: «Bueno, no es lo mejor que puedo hacer, pero es lo mejor que pue-
1 do hacer hoy». Un juicio fantástico, que ni yo misma podría haber hecho.
1 tiene que empezar a pensar en acabar lo que está haciendo.
i1 Si tu hijo empieza a concentrarse en una actividad, te darás cuenta de
que, junto a la concentración, también desarrolla la habilidad de perseverar
1
i LOSNINOS APRENDEN A TRAVÉS DE LA A C C I ~ N y trabajar con las cosas, incluso cuando son difíciles. La habilidad de per-
! severar para resolver problemas le será de gran utilidad, especialmente
Cuando los niños aprenden, necesitan estar activos y no pasivos. cuando tenga que enfrentarse a actividades de un aprendizaje más formal
Aprenden mucho más haciendo las cosas por sí mismos que mirando cómo que pueden requerir un poco de desenredo. Si los niños han tenido la opor-
los demás las hacen. Salvo cuando estés leyendo para tu hijo, 61 debería es- tunidad de perseverar y generalmente llegan a una buena solución, ganarán
tar másactivo que tú. Además, durante sus primeros seis años de vida, tu mucha confianza en sí mismos cuando se enfrenten con lo nuevo y desco-
hijo aprende predominantemente recibiendo impresiones a través de los nocido. Tampoco les importará demasiado si las cosas no funcionan o si tie-
sentidos. Cuanto más haya por ver, oír y escuchar, mejor. nen que pedir ayuda. Un niño que siente que es capaz de resolver prohle-
mas, tendrá también la capacidad para aceptar el hecho de que a veces no Puedes añadir algún tipo de código de colores para indicar si una acti-
puede hacerlo solo. No obstante, si antes de empezar ya cree que no lo con- vidad ha sido realizada correctamente. Por ejemplo, con el juegqde las Ca-
seguirá, o no comenzará o bien lo dejará ante la primera señal de dificultad. jas de sonidos (véase pág. 84) puedes colocar puntos de colores empareja-
dos en la parte inferior de cada pareja de recipientes.
Ocasionalmente, puedes mostrar a tu hijo que puede comprobar lo que
LOS ERROMS SON UNA OPORTUNIDAD PARA APRENDER ha hecho utilizando un libro de referencia. Cuando haya aprendido a escri-
bir puedes enseñarle a utilizar un diccionario para que compmebe cómo se
Es importante que los niños y los adultos se relajen cuando cometen al- deletrea una palabra.
gún error. Considerar una equivocación o un error es una oportunidad para
aprender algo nuevo. Si nunca cometemos errores jamás ampliaremos las La ventaja de ayudar a tu hijo a comprobar por sí mismo en vez de te-
fronteras de nuestras habilidades y conocimientos, acomodándonos dentro ner que corregirlo todo tú es que gradualmente desarrollará la habilidad de
de los límites de lo conocido. Muchas veces, los niños (y los adultos) se preguntarse a sí mismo cómo piensa que lo ha hecho, lo cual estimulará su
sienten estúpidos cuando cometen errores. Cargamos con el miedo de po- capacidad para formular un juicio sobre sus propios esfuerzos. Aprender a
der equivocamos, aunque la mayoría de los errores son accidentales e ine- hacerse la pregunta «¿Cómo lo he hecho?» puede ser de gran ayuda. Cuan-
vitables. Hay muchas maneras de ayudar a tu hijo a desarrollar una rela- do nos convertimos en los compañeros activos de nuestro propio aprendiza-
ción amistosa con sus errores. je sentimos un mayor control sobre nosotros mismos. Tu hijo no se sentirá
dependiente del juicio que realicen las otras personas sobre sus esfuerzos,
Desde que el niño es muy pequeño, puedes cultivar una actitud posi- sino que será capaz de juzgarse a sí mismo.
tiva ante los sucesos accidentales. Si derrama o se le cae algo no le riñas, Cuando no exista un medio para proporcionar una autocomprobación
enséñale cómo se recoge, o recógelo tú mismo y aprovecha la ocasión para podéis mirar las cosas juntos y ver si hay algo a lo que hay que prestar
mostrarle cómo debe coger o usar el objeto la próxima vez. Te sorprende- atención, en vez de señalar directamente los errores.
rás de su receptividad. Además, observarás que la próxima vez que derra- Cuando los niños pierden el miedo a equivocarse desarrollan una acti-
me o se le caiga algo sabrá lo que hay que hacer para recogerlo. tud que les permite intentar hacer las cosas, aunque les parezcan un poco
Puede ser muy irritante cuando alguien señala siempre nuestras equi- difíciles. Sabemos que los niños que desarrollan esta actitud encuentran la
vocaciones. Es mucho mejor si tenemos la posibilidad de reconocer que lectura y la escritura más fáciles. El motivo es que no les importa si no
hemos cometido un error, jantes de que venga alguien y nos lo diga! Cuan- aciertan todas las palabras; simplemente intentan leer lo que tienen delan-
do sea posible, intenta facilitar a tu hijo algún tipo de mecanismo de auto- te y adivinar lo que significa una palabra desconocida a partir de las diver-
comprobación en los juegos. En términos Montessori esto se llama «con- sas claves que aporta el resto de palabras de la página. Entonces comprue-
trol del error». Existen diversas maneras de proporcionar este mecanismo ban el significado a medida que avanzan en la frase. Los niños que tienen
de autocomprobación. miedo a equivocarse se detendrán muchas veces en cada uno de los soni-
dos de la palabra, o simplemente se quedarán mucho tiempo con la mirada
Puedes elaborar un «producto acabado* que tu hijo puede utilizar para fija en ella intentando descifrar su significado. Y harán esto a expensas de
comprobar el resultado cuando acabe el juego. Por ejemplo, si tienes un la comprensión del significado de las palabras. Cuando estos niños empie-
juego en el que lee y junta palabras con imágenes, debe añadirse algún me- cen a leer, necesitarán mucha ayuda y la estimulación de su seguridad y
canismo de comprobación. Escribe la palabra correcta en el dorso del di- autoestima.
bujo o haz una segunda serie de dibujos con el nombre pegado. Esto puede
utilizarse al final del juego (véase Clasificar tarjetas, pág. 80).
L A IMPORTANCIA DE LA REPETICIÓN EN EL APRENDIZAJE DE LOS NIÑOS que hacer algo por la fuerza de las circunstancias o porque alguien nos lo
pide. Los niños preguntan con frecuencia «qué pueden hacer».
Como hemos visto en el capítulo anterior, la repetición es importante Si queremos elegir, tenemos que poseeralgún conocimientd sobre las
para fortalecer y reforzar las conexiones neuronales. Aunque no tuviéra- distintas opcipnes antes de hacerlo. Sin esto, cualquier elección que haga-
mos estos conocimientos, sabemos lo importante que es el acto de la repe- mos será impulsiva. Por ejemplo, si tengo que elegir entre dos cosas y sólo
tición cuando queremos hacer algo por nosotros mismos. Para hacer algo conozco realmente una de ellas, puedo optar por la que conozco, lo cual me
bien, sin emplear un gran esfuerzo, necesitamos haberlo practicado mucho. da cierta seguridad, o bien arriesgarme y optar por la que no conozco. Esto
Así lo corrobora el viejo dicho popular: «La práctica hace al maestro». Los no es realmente elegir, sino confiar en la suerte o el azar. Dei mismo moda
niños pequeños se enfrascan en repetir las cosas, lo cual a veces nos sor- si queremos comprar un paquete de dulces y nos encontramos en una enor-
prende. Puede que obsewes a tu hijo poniendo y sacando algo de una caja me tienda de caramelos resulta casi imposible elegir algo. Cuando tenemos
una y otra vez, sin ningún motivo aparente. Sin embargo, si esa actividad demasiadas cosas para elegir a veces nos invade la sensación de que siem-
capta la atenci6n de tu hijo significa que hay algo en su interior que está pre nos equivocamos, ;por mucho tiempo que tardemos en decidir!
trabajando y estableciéndose. Animar a tu hijo para que practique será es- Para ayudar a tu hijo a elegir tienes que hacerlo lenta y cuidadosamente.
pecialmente importante cuando comience a escribir. Querrá practicar si Puedes empezar dejándole escoger entre dos cosas «conocidas», por ejemplo,
ello le resulta interesante, pero no querrá hacerlo si lo que le sugieres le pa- los calcetines, los pantalones, etc. Enséñale unos pantalones grises y otros
rece aburrido e inútil. He aquí dos sugerencias: azules y pídele que elija cuáles se quiere poner. Gradualmente, con el tiempo,
-,
oodrá elegir entre una muestra más amplia. Tal vez puedes poner en un cajón
Puedes ofrecerle una variedad de juegos que ayuden a tu hijo a o estantena un grupo de prendas entre las que te gustm'a que eligiera. ¡No de-
practicar la misma habilidad. Por ejemplo, hay muchos tipos de juegos jes prendas de verano en los cajones durante el invierno! Y no te quejes cuan-
que puedes hacer para reforzar su reconocimiento de las letras (véase el do haya elegido lo que quiere ponerse. Si no quieres que se ponga un jersey
capítulo 4). naranja con unos pantalones rosas, no los incluyas en la selección.
Evita todo lo que parezca aburrido. Una buena manera de saberlo es Habrá muchas ocasiones para que tu hijo elija. Durante las comidas pue-
preguntarte a ti mismo si lo encuentras aburrido. Si es así, ;probablemente des preguntarle: «¿Qué quieres hoy: zumo o leche, cereales o fmta?», «¿Hoy
tu hijo también sentirá lo mismo! ;No le des páginas y páginas de letras por quieres dibujar, o aprender más letras de ésas?». Gradualmente, a medi-
trazar, o aburridos libros de ejercicios y manuales de lectura! da que aprenda a valorar los pros y los contras en diferentes situaciones, ad-
quirirá la habilidad de realizar buenas elecciones.
Cuando ofreces a tu hijo la oportunidad de elegir sobre la actividad, la
LOS NIÑOS APRENDEN MEJOR CUANDO ELIGEN ELLOS MISMOS LA ACTIVIDAD ropa o la comida, suele disminuir el número de veces que discutes con él.

Todos nosotros estamos mucho más motivados cuando elegimos por Prepara un lugar, como una estantería o una mesa, donde colocar to-
nosotros mismos lo que queremos hacer. Es más fácil afrontar actividades das las cosas que tu hijo puede necesitar. La estantería puede contener una
complejas porque así lo deseamos que hacerlo porque nos lo piden. Ayudar variedad de juegos, lápices, papeles, etc. Pon todas las cosas necesarias pa-
a tu hijo a elegir le mantendrá en un buen equilibrio el resto de su vida. ra las actividades que soléis hacer, asegurándote de que estén a su alcance.
Elegir no es algo fácil, aunque muchas veces demos por supuesto que todo Guarda las cosas que usa regularmente en el mismo sitio, de manera que
el mundo puede hacerlo. Piensa detenidamente en tus amigos. ¿Tienen to- siempre pueda encontrarlas. De este modo, será capaz de escoger por sí
dos ellos la capacidad de elegir? ¿O bien algunos lo encuentran difícil e in- mismo qué y cuándo quiere hacer algo. Si es posible, ya que esta opción
tentan a toda costa evitarlo? Naturalmente, es más fácil decir que tenemos cuesta dinero, déjale tener su propia mesa y su silla.
Compnieba que todo lo que haya en la estantería esté completo. A - la jarra está demasiado llena;
los niños les gusta disponer de todo lo que han elegido, y si falta algo, pue- - la jarra es demasiado grande; 4-
de que se distraigan de la práctica del juego. - no logra orientar la boca de la jarra hacia el vaso;
- empieza a echar el líquido antes de orientar la boca de la jarra;
Otra manera de ayudar a tu hijo a elegir es asegurarte de que todo lo - mueve la jarra antes de volver a ponerla vertical;
que elige tiene bastantes posibilidades de funcionar. Si elige algo que va - echa el líquido demasiado rápido;
bien, tendrá más ganas de volver a elegir. Esto no quiere decir que todas las - no sostiene la jarra con seguridad;
elecciones tengan que tener resultados fabulosos, pero al principio las elec- - apoya la jarra en el borde del vaso;
ciones deben limitarse a las actividades que están a su alcance y no incluir - Y finalmente, ¿funciona realmente la jarra? ¡Muchas de ellas pare-
las que son difíciles o imposibles. cen especialmente diseñadas para derramar el líquido cada vez que se usan!

Aprender a observar cuál de estas posibilidades constituye la causa del


APRENDER A OBSERVAR A TU HIJO problema significa que ya estás a medio camino de su resolución; la otra
mitad se resuelve cuando muestras a tu hijo cómo vencer ese aspecto que
Saber qué enseñar a tu hijo, saber cuándo necesita practicar, cuándo está causando su dificultad.
necesita un elogio, cuándo un reto, todas estas cosas residen en el conoci- También puede ser Útil observar situaciones que causan una determi-
miento que tienes de tu hijo. Observarle es esencial si quieres prestarle la nada reacción en tu hijo. Aprender a reconocer lo que le hace disfmtar o lo
ayuda adecuada en el momento oportuno. Tal vez esta capacidad constitu- que no le gusta de una actividad puede ser una gran ayuda. Cada niño tie-
ya el arte de un buen profesor: saber qué tipo de ayuda dar, cuándo y cómo ne unas exigencias de espacio diferentes. A algunos les gusta trabajar casi
ofrecerla. Los siguientes principios pueden ser útiles. pegados a las otras personas, mientras que otros prefieren guardar una dis-
tancia con los demás; a algunos les gusta trabajar en un área limitada y
Intenta que tu hijo no sepa que le estás observando. Normalmente, otros necesitan expandirse.
cuando la gente se siente observada no se comporta de manera natural. De- Aprender a observar a tu hijo te hará más sensible de lo que ya eres res-
sarrolla la técnica de mirar por el rabillo del ojo. pecto a sus necesidades, gustos y manías, y la manera en que reacciona e
Intenta fijarte en los pequeños detalles en vez de hacerlo en las cosas interacciona con los demás. Notarás cuándo está preparado para aprender
más obvias. Si estás mirando a tu hijo mientras dibuja, en vez de mirar lo algo nuevo y cuándo necesita sentirse apoyado y repetir lo que ya sabe. Vale
que está dibujando fíjate en cómo lo hace. Observa cómo sujeta el lápiz, qué la pena recordar el viejo dicho: «La infancia es un viaje, no una carrera».
movimientos realiza con más facilidad, cuáles pueden necesitar más prác-
tica, si el papel está en la posición conecta y si el cuerpo está relajado. Mi-
ra la hora. ¿Le gusta hacer este tipo de actividad en el mismo momento del UNAAPROXIMACI~NA LA LECTURA Y LA ESCRITURA
día? Si es así, ¿sería un buen momento para introducir otras actividades pa-
recidas que podrían proporcionarle más experiencia en el manejo de los Antes de empezar a preparar a tu hijo para la lectura y la escritura, hay
instmmentos de escritura? otras informaciones del enfoque Montesson que te sería útil conocer. Co-
Si encuentra algo difícil, intenta aislar exactamente lo que le está nocerlas te ayudará a adaptar las actividades de este libro, u otras, a tu hijo
causando el problema. Si parece que tu hijo siempre derrama la leche cuan- en particular, sin perder de vista la integridad del enfoque.
do se la sirve de una jarra, tienes que considerar lo siguiente. Es porque: La lectura y la escritura son dos actividades complejas que requieren
que tu hijo desarrolle muchas técnicas y habilidades diferentes, usándolas
coordinadamente. Es mejor dominar las técnicas una por una, especial- Tener la habilidad de utilizar bien su propio lenguaje y disfmtar de
mente si la técnica es fácil de aprender porque pertenece a un juego diver- los sonidos, las rimas y las estructuras que contiene, dado que ést e s el pun-
tido, aunque éste no forme parte del aprendizaje de la lectura y la escritu- to de partida de la lectura y la escritura.
2
ra. Es muy importante jugar a cada uno de los juegos que contiene este Desarrollar un conocimiento de la letra impresa y de su uso en la lec-
libro por el propio beneficio que reportan, y no como partes de un largo e tura y la escritura.
interminable camino hacia el aprendizaje de la lectura y la escritura. Sabes Desarrollar un buen control del cuerpo, y particularmente de su mano,
que cada una de las actividades que enseñes a tu hijo le ayudará a hacer para que encuentre relativamente fácil la escritura.
unas cosas concretas, ipero no tienes por qué decírselo! Un día, utilizando
todas las técnicas y habilidades que le has ayudado a constmir, se verá por
sí mismo capaz de leer y escribir espontáneamente, como verás en el capí- EN CONCRETO NECESITARÁ:
tulo 4.
Para ayudar a tu hijo a superar una dificultad, harás juegos en los que
se empleen las cosas que ya sabe hacer y que sólo implican una nueva téc-
. Ser capaz de vincular los sonidos de su lenguaje con las letras del al-
fabeto.
nica o habilidad. De esta manera, puede progresar desde algo que ya cono- Ser capaz de escribir las letras de ese alfabeto.
ce hasta algo nuevo dando pasos pequeños que estén a su alcance. Si nece- Utilizar su conocimiento del mundo y de su lenguaje para extraer el
sita más ayuda, simplemente debes reducir los pasos, y si encuentra las significado de los textos escritos y para dar significado a su propia escri-
cosas demasiado fáciles, puedes verte dando dos o tres pasos de golpe. Lo tura. ,
importante es seguir su ritmo. Utilizar una variedad de estrategias para reconocer las palabras, a
Para empezar a considerar los pasos que debes dar para preparar a tu veces inmediatamente a través de su forma o su familiaridad con ellas, o
hijo para el aprendizaje de la lectura y la escritura, observa estas dos com- bien a través de su habilidad para escribirlas.
plejas actividades e intenta calcular las diversas técnicas, habilidades y es-
trategias que puede necesitar para llevarlas a cabo. Haciéndolo, podrás de-
sarrollar estas técnicas antes de que las necesite, ayudándole a practicarlas FINALMENTE, UNA VEZ PUEDA LEER Y ESCRIBIR NECESITARA:
por sí mismas. Le encantará hacer estos juegos en una atmósfera de diver-
sión, sin ninguna presión para obtener un resultado final. Explorar cómo se utiliza el lenguaje para transmitir el significado.
Descubrir maneras apropiadas de deletrear las palabras, basadas en
formas regulares o irregulares.
LAS TÉCNICAS Y AABlLlDADES NECESARIAS PARA LA LECTURA Explorar, a través de su propia escritura y lectura, las formas que
Y LA ESCRITURA puede tomar un texto, por ejemplo, historias verdaderas, ficticias, poemas,
canas, diarios, libros de referencia, etc.
Explorar el uso de la puntuación como un medio de hacer más ex-
presiva la lectura y la escritura.
Que le gusten y le diviertan los libros para que quiera aprender a leer
y escribir. En este libro encontrarás actividades de apoyo a todos estos bloques de
Tener un conocimiento del mundo que le rodea, a fin de que pueda construcción del aprendizaje, que van colocándose uno encima de otro,
entender el sentido de los libros que le lees y utilizar este conocimiento pa- hasta que todos ellos combinados contribuyen al aprendizaje de la lectura
ra expresarse en la escritura. y la escritura de tu hijo.
A pesar de que se han llevado a cabo una gran cantidad de investiga-
ciones en los campos de la lectura y la escritura, todavía desconocemos la ESCRITURA LECTURA
manera en que ambas habilidades se combinan. Parece ser, cada vez más, I'
Cuando escribimos, empezamos con al- Cuando leemos, vemos un texto que ha
que alentar a los niños a aprender a leer a través de su propia escritura re- g~ que queremos escribir. Empezamos escrito otra persona. Empezamos con
sulta favorable, y éste es uno de los enfoques que las escuelas Montessori con algo que conocemos. algo desconocido.
para niños de menos de 6 años adoptaron desde su fundación. La doctora
Montessori fue probablemente la primera educadora que sugirió que un ni- para escribir pensamos en una palabra y Para leer miramos las letras impresas e
ño con un conocimiento suficiente de la correspondencia letra-sonido en- la analizamos en sus componentes so- intentamos imaginar qué significan las
contraría más fácil escribir sus propios pensamientos, como primer paso noros. palabras. Podemos hacerlo a través de la
para el aprendizaje de la lectura, que leer los pensamientos de los demás. correspondencia letra-sonido, que luego
debemos fusionar reconociendo la pala-
Dice en La scoperta del bambino:
bra como un conjunto o adivinándola.
En los niños pequefios,la escritura se desarrolla fácil y espontáneamente, A cada uno de los sonidos que la com- Una vez identificada la palabra, tene-
del mismo modo que el habla, que es también una traslación motriz de los so- ponen le atribuimos una letra; o escribi- mos que buscar en nuestra mente un
nidos escuchados. Por otro lado, la lectura forma parte de una cultura intelec- mos esta letra o bien utilizamos algún significado para ella, lo cual dependerá
tual abstracta, que es la interpretación de las ideas representadas a través de otro medio para representarla, como de nuestras experiencias, el contexto
símbolos gráficos, y que se adquiere mucho más tarde. por ejemplo un ordenador, letras sueltas donde aparezca la palabra y el papel
del alfabeto, etc. que desempeñe ésta en la frase.
De todos modos, hay que observar que Maria Montessori también sugiere
que los niños que no poseen una buena coordinación mano-ojo puede que p r e
fieran leer primero, ya que para ellos la escritura puede ser demasiado pesada.
Para entender cómo es posible que la escritura preceda a la lectura pode-
mos obsewar la versión simple de los dos procesos mostrada en la página 55. de una letra, el reconocimiento de una palabra. Cuando en un aula Mon-
Este modelo de escritura parece estar más cerca del lenguaje hablado tessori tenemos que ayudar a los niños a asociar un nombre con un objeto,
que de la lectura, y es más accesible de un modo inmediato. Desde el pun- seguimos un procedimiento que llamamos ala lección en tres períodos» (se
to de vista de un niño, escuchar los sonidos que oye en su cabeza y buscar llama así porque la lección consta de tres etapas). El tiempo de cada etapa
qu6 letra necesita para cada sonido sólo requiere un conocimiento adicio- depende de tu hijo; de todos modos, normalmente, se emplea más tiempo
nal. Al principio, a los niños pequeños no les preocupa si escriben correc- en la segunda, que es cuando tu hijo practica la asociación del nombre con
tamente, ni les importa si puedes leer o no lo que han escrito (pronto te el objeto. Es un procedimiento simple, que una vez dominado puedes uti-
acostumbrarás a descifrar su escrituraj. Se sienten ya bastante orgullosos lizarlo para casi todo.
del hecho de poder escribir, y esto parece suficiente.
Una vez ha empezado a analizar las palabras en las partes que las com-
ponen, a tu hijo sólo le quedará dar un paso muy pequeño para leer lo que
ha escrito. Lo hará en parte de memoria y en parte dándose cuenta de có-
mo lo escribió. Habitualmente, se presentan tres objetos diferentes durante la lección.
En este libro encontrarás actividades que requieren que tu hijo adquie-
ra informaciones específicas: el nombre de un objeto, fa forma y el sonido
Primera etapa La tercera etapa ayuda a tu hijo a identificar lo que ahora sabe y antes
no sabía. Saber que uno sabe da seguridad. Cuando nos senti S seguros
Sitúa uno de los objetos delante de tu hijo y pronuncia claramente su con nuestro conocimiento tendemos a utilizarlo como un trampolín para
nombre. Haz lo mismo con los otros objetos. ulteriores exploraciones. Tu hijo puede utilizar su nuevo conocimiento pa-
Esta etapa se caracteriza por las palabras Esto es... ra ampliar sus ideas y experiencias de una manera sorprendente.
Puede que, en la tercera etapa, tu hijo no sea capaz de explicarte lo que
Segunda etapa ha aprendido, O si ha tenido muchas confusiones en la etapa anterior. No te
preocupes, explícale simplemente cuál es el objeto y pon un fin agradable
Pon los tres objetos juntos y nombra uno sin señalarlo, pidiendo al ni- a la lección. ¡NOimporta! Tendrás muchas más oportunidades de intentar-
ño que lo identifique. Cuando tu hijo lo baya identificado, mézclalos y pre- lo. Esta actividad no es una prueba que se debe pasar; simplemente consti-
gúntale por otro. Repítelo hasta que sea capaz de ~dentificarlos objetos có- tuye una manera muy buena de ayudar a los niños a aprender conceptos
modamente tantas veces como se lo pidas. Anímale a repetir cada vez el concretos.
nombre del objeto después de ti, pero, en este punto, no le pidas que inten-
te recordarlo. Haz que esta etapa sea interesante y divertida, variando las
preguntas que le haces, y procura que sean cortas para no distraerle. SEGUIR LA RUTA DEL DESARROLLO
Esta etapa se caracteriza por las palabras Dame el ..., Muéstrame el ...,
Pon el ..., Coge el ..., Toca el ..., Señala el... Antes de entrar en el siguiente capítulo, merece la pena recordar que lo
que expondremos a continuación funciona porque se basa en el desarrollo
,,>
i natural del niño.
,
'1
,
Tercera etapa j

Señala uno de los objetos y pregúntale a tu hijo si sabe su nombre. Haz El increíble poder de una mente que parece ilimitada por la cantidad
lo mismo con los otros dos objetos. Repite este paso varias veces hasta que de cosas que puede absorber, particularmente a través de las impresiones
esté realmente convencido de que conoce el nombre de los objetos. sensoriales.
Esta etapa se caracteriza por las preguntas ¿Qué es esto? ¿Sabes qué es Períodos sensibles relacionados con desarrollos específicos de acuer-
esto ? do con la manera en que está formada la mente de un niño. En particular,
La lección sigue un proceso lógico, que ayuda a los niños a asociar ob- sensibilidad al lenguaje, movimiento, orden, desarrollo social y desarrollo
jetos con ideas. Una aplicación más compleja de esta lección puede utilizar- de la percepción a través de las experiencias sensoriales.
se igualmente, y con buenos resultados, para adquirir nuevos conocimientos. Una fuerte necesidad de independencia.
El deseo de comunicar.
La primera etapa establece claramente los parámetros de lo que hay Un fuerte deseo de encontrar una actividad con una finalidad o una
que aprender. «tarea».
La segunda consiste en dar tiempo a tu hijo para que conecte la infor-
mación nueva con su propia experiencia. Esta etapa requiere tiempo; si la Todo ello puede enseñarse en un entorno de amor y apoyo, un entorno
acortas puede que tu hijo no tenga suficiente tiempo para adquirir el nuevo donde los adultos reconocen que si quieren ayudar a su hijo a aprender a
conocimiento. Si es incapaz de recordar el nombre de los objetos en la ter- leer y escribir deben seguir el camino que su propio hijo les seaale. Él es
cera etapa, seguramente significa que en la segunda no ha empleado el único en esta tierra, es alguien que nunca había estado antes ni volverá a
tiempo suficiente para aprenderlos adecuadamente. estar después.
3

Preparar el camino

Cuando prepares a tu hijo para el aprendizaje de la lectura y la escritu-


ra tu papel será como el de un director que prepara a su orquesta para un
concierto. Necesitará tener contacto con muchos y diferentes elementos
del conocimiento, y para que lo consiga tendrás que ayudar1e.a interpretar
y juntar las piezas dispares de la manera correcta.
Como padre, tienes una ventaja única frente a los profesores. Eres un
educador natural y tienes una relación muy especial con tu hijo. Le cono-
ces mejor que ningún profesor; comprendes sus intereses y su humor. Dis-
t ponéis de momentos en que podéis estar juntos sin que otros niños os distrai-
gan y sin un horario a seguir. Sabes que tu hijo es un prodigio y que todos
!
los niños crecen en una atmósfera de amor y estímulo.
;
i Pau Casals, en Vivir con alegría, expresa esta idea muy bien:

Cada segundo que vivimos es un momento nuevo y único de nuestro uni-


verso, un momento que nunca existió en el pasado ni se repetirá en el futuro.
Y ¿qué enseñamos a los niños en la escuela? Les enseñamos que dos y dos son
cuatro y que París es la capital de Francia. Deberíamos decirles: ¿Sabes lo que
eres? Eres un prodigio. Eres único. En todo el mundo no hay otro niño igual
que tú. Y mira tu cuerpo, ¡qué prodigio! Tus piernas, tus brazos, tus dedos ági-
les, la manera como te mueves. Puedes llegar a ser un Shakespeare, un Miguel
Ángel, un Beethoven. Tienes capacidad para todo. Sí, eres un prodigio.

Desde el inicio de su vida, tu hijo ha aprendido muchas cosas de ti mi-


rándote y escuchándote, a tu lado y compartiendo su vida contigo. Lo
aprendió simplemente viviendo. Puedes ayudarle de la misma manera a
prepararse para el aprendizaje de la lectura y la escritura.
¿PORQuÉ LOS NIROS QUIEREN APRENDER A LEER Y ESCRIBIR? Encontrar un lugar donde leer

Tu hijo querrá leer y escribir si ve que tú disfrutas haciéndolo. Del mis- Trata de encontrar en tu casa al menos un lugar de lectud'donde te
mo modo que aprendió a hablar sencillamente porque tú le hablabas, que- sientas lo bastante cómodo para leer a tu hijo con regularidad. Un sofá con-
rrá leer y escribir si ve que tú lo haces. Esto significa que, en el curso del fortable o una butaca grande en el salón suelen ser sitios apropiados, y
día, necesita ver cómo disfrutas de un buen libro o escribes, para darse también puede ser muy útil tener un lugar cómodo en su habitación. Inten-
cuenta de que es algo divertido que puede hacer uno por sí mismo. ¡Esto ta disponer de una selección de libros cerca del sitio o sitios que has elegi-
no quiere decir que sólo tiene que verte leyendo «buena» literatura o es- do como lugar de lectura.
cribiendo un soneto! A tu hijo no le importa lo que lees: revistas, novelas Si tu hijo es muy pequeño, crea una pequeña estantería a su altura de
ligeras, novelas decimonónicas, cómics, poesía o periódicos deportivos. modo que cuando desee leer pueda elegir por sí mismo los libros. Los ni-
Tampoco le importa lo que estás escribiendo: listas, cartas, notas, cmci- ños son capaces de elegir los libros mucho antes de que puedan caminar,
gramas, rompecabezas, quinielas o poesía. Lo único importante es que te por lo que la estantería no debería estar a mucha altura. Si no tienes espa-
vea leer y escribir. cio para una estantería, coloca algunos libros en el suelo y apoyados en la
El otro factor de gran importancia para ayudar a tu hijo en el aprendi- pared, asegurándote de que la cubierta de cada libro esté visible; es casi
zaje de la lectura y la escritura es leer para él. Lee cuando puedas y lo que imposible para los niños elegir un lihro si sólo pueden ver el lomo. Obser-
puedas, pero no le leas cosas aburridas. Hazlo al menos una vez al día y no varás que cuando colocas los lihros de lado, suelen acabar por el suelo, ya
dejes de hacerlo mientras él lo disfrute. Conozco a una familia que todavía que los niños
,
los van sacando de la estantería, buscando la cubierta del
lo hace, ipese a que sus hijos tienen ahora 12 y 14 años! lihro que tienen en la mente. Cambia la selección de lihros de vez en cuan-
Hay muchos niños y adultos en el mundo que no saben leer y escribir do, asegurándote de no quitar su favorito del momento. Intenta tener siem-
y, desgraciadamente, todavía son más los que pueden hacerlo pero nunca pre en la estantería por lo menos un libro de poemas y rimas y otro realis-
lo hacen. No permitas que éste sea el destino de tu hijo. Desde el principio ta. Si expones los lihros de esta manera, seguramente habrá menos de los
debes despertar su amor por la letra impresa en todas sus formas. Tienes que en realidad tienes, pero a medida que los cambies observarás cuales
que ayudar a crear en él el deseo de convertirse en un lector y escritor, y el son los gustos particulares de tu hijo, qué libros le gustan y cuáles no le
mejor tiempo para ello es antes de los 6 años de edad, durante el período atraen, en aquel momento o para siempre.
más formativo de su vida. Coloca una pequeña estantena en su habitación, cerca de algunos coji-
nes, una alfombra o un puf; todo el mundo necesita estar cómodo cuando
lee. A algunos niños les gusta estar estirados mientras miran los libros, y a
todos los niños les gusta estar en el regazo de sus padres.

Tener un libro en las manos es como disponer de un pasaporte que te Leerjuntos


permite viajar sin salir de casa: te puede llevar a otro país y transportar-
te hacia adelante o hacia atrás en el tiempo. Los lihros pueden hacerte 110- Lee en voz alta tan a menudo como te sea posible, por lo menos una
rar o reír a carcajadas; pueden ayudarte a saber más sobre ti mismo y sobre vez al día. Leer una historia en voz alta es una experiencia compartida y es
los demás; y te pueden ayudar a dar sentido a las situaciones personales muy importante que tu hijo se sienta incluido. Muchas veces el contacto fí-
o a descubrir nuevas cosas sobre el mundo. Los libros también pueden sico es vital y ambos tenéis que poder mirar el lihro a la vez. Los dibujos
ayudarnos a descubrir las cosas por nosotros mismos, podemos acceder a son un importante elemento para llamar su atención y al principio le ayu-
todo lo que se ha escrito en el momento en que lo necesitemos. darán a visualizar lo que el texto transmite. Si sólo tienes un niño en la fa-
milia esto será bastante fácil, pero si tienes más de uno será esencial una ;, Aprender a colocar un libro en la estantería
cierta organización para que nadie se sienta excluido.
La lectura conjunta tiene un valor que va más allá de la simple expe- f-
Si tus libros están colocados mostrando la cubierta, tendr s que ense-
riencia de leer un libro. Es posible que, para los padres muy ocupados, la fiarle a poner la base del libro un poco separada de la pared, apoyando lue-
lectura conjunta sea la única actividad compartida que puedan llevar a ca- go la parte superior en ella. Si los tienes en una estantería de lado, puedes
bo durante el día, y puede ayudar a crear un vínculo especial entre tu hijo enseñarle cómo se deja espacio para un libro antes de intentar colocarlo.
y tú. ¡En muy raras ocasiones a un niño no le gusta escuchar una historia! ~ s t impide
o que se fuercen los libros al colocarlos.
Puedes empezar a leer historias a tu hijo poco después de su naci- Con la experiencia, tu hijo aprenderá en qué posición hay que poner'un
miento. Muchas veces, los hermanos más pequeños son afortunados de libro, cómo se pasan las páginas y en qué dirección hay que hacerlo, y tam-
poder escuchar historias desde su nacimiento. Como adultos, nos senti- bién cómo volverlo a poner en la estantería.
mos un poco extraños si miramos un libro con un niño que todavía no ha- Cuando tu hijo comience a hacerlo por su cuenta, cuando elija un libro,
bla, pero los niños de todas las edades son capaces de apreciar loslibros. se ponga cómodo y empiece a mirarlo en su propio mundo, sabrás que has
De todos modos, empieza a leer para tu hijo tan pronto como te sientas conseguido crear un lector, un niño que decide leer, un niño que conoce los
capaz de hacerlo. placeres que ofrecen los libros. Es un niño que comprende que las ilustra-
He aquí algunas técnicas simples para ayudar a tu hijo a aprender a ma- ciones y las letras contienen un mensaje para su disfrute. Cuando veas que
nejar los libros. Invierte un poco de tiempo practicándolas con tu hijo de 2 el libro está bien colocado, que ha examinado su contenido y que pasa las
años para que adquiera un gran cuidado de sus libros. páginas en,la dirección correcta, sabrás que has conseguido el paso más
importante para ayudar a tu hijo a aprender a leer y escribir.
Pasar las páginas de un libro

Tu hijo enseguida deseará pasar las páginas por su cuenta; enséñale có-
mo hay que hacerlo. En ocasiones, los niños quieren utilizar toda lamano
para sujetar la página y volverla, o tal vez sujeten la página cerca del lomo, Cuando elijas libros para tu hijo recuerda que tendrás que leer muchas
lo cual hace que se rompan con facilidad. Enséñale cómo levantar la es- veces los libros que le gusten. Es importante que no te aburra, ya que te lo
quina superior o inferior de la página de la derecha con sus dedos pulgar e pedirá repetidas veces. Si la historia o las ilustraciones parecen monótonas
índice; a continuación, desliza toda la mano por la página mientras la vuel- o aburridas, (regala ese libro a alguien que pueda apreciarlo! Si el libro es
ves de derecha a izquierda. Practícalo con él. Los libros de páginas duras, un regalo no te sientas mal si lo dejas para más tarde, probablemente para
aunque sean resistentes, son demasiado gruesos para poder pasar bien sus bastante más tarde. Tu hijo necesita que le leas libros que valoras y apre-
'
páginas, así que tendrás que enseñarle a hacerlo con libros normales. cias; jamás le leas un libro en el que no creiis. Confía en tu propio juicio.
Si crees que un libro es aburrido, es que probablemente lo es.
Transportar un libro No hay nada malo en decirle a tu hijo que hay algunos libros que no te
gustan o que piensas que no están bien escritos. Por mi parte, siento una
Enséñale a tu hijo cómo se lleva un libro con las dos manos, agarrán- verdadera aversión hacia las versiones dulzonas y reducidas de los clási-
dolo firmemente por ambos lados. Muchas veces los niños agarran sólo la cos para niños que se han reescrito para reproducir la última película de
cubierta o la contracubierta, haciendo que se abran las páginas. dibujos animados. Creo que están muy mal escritos, que carecen de cual-
quier contenido'emocional real y que a menudo no son fieles al texto ori-
ginal. Pero a mis hijos les gustan las imágenes, porque las reconocen de
los dibujos animados y de los productos que encuentran en todas las tien- DESARROLLAR UN AMOR POR EL FUNClONAMIENTO DEL LENGUAJE
das. Prefiero leerles las versiones originales cuando sean un poco más EN LOS LIBROS
8'
mayores.
Dado que a los niños les gusta leer repetidas veces el mismo libro, A medida que leas para tu hijo en el curso de los años, desarrollará una
pronto recuerdan todas las palabras. Si por la noche estás leyendo el final comprensión sobre el modo en que se utiliza el lenguaje en las historias y
de una historia a tu hijo, no caigas en la tentación de parafrasearla porque la forma que éstas adquieren. El lenguaje de los libros es muy diferente del
tienes ganas de llegar al final. No pretendas saltarte algunas páginas para lenguaje hablado y tiene su propio ritmo y estilo. Los niños enseguida se
cerrarlo y acabar. Si lo haces, tendrás que conservarlo en tu memoria cada dan cuenta de que una historia empieza con palabras que contextualizan'la
vez que le vuelvas a leer la historia. Todavía peor, si una noche tu pareja escena y anticipan lo que vendrá; se utilizan frases como &ase una vez»
retoma la lectura, descubrirá que la versión que tu hijo quiere escuchar jno y *Hace mucho tiempo» para los niños más mayores, mientras que para los
tiene nada que ver con las palabras que contiene realmente el libro que le más pequeños es preferible una introducción más directa. También empie-
está leyendo! zan a aprender cómo acaba una historia: que siempre hay algún tipo de
Antes de empezar, déjale claro hasta dónde vas a leer. Con los niños resolución, del estilo «y vivieron felices para siempre» o simplemente «fin».
pequeños las historias suelen ser bastante cortas y podéis decidir si vais a Los escritores utilizan diversas maneras de ayudarles a predecir lo que
leer una o dos. Cuando ya leáis libros con capítulos, tendréis que acordar está a punto de suceder y los niños lo van adivinando a medida que leen.
el número de capítulos que vais a leer por noche. Tu hijo siempre querrá Cuando leo historias para niños de unos 6 años de edad, advierto que mu-
escuchar un capítulo más; puedes explicarle que esto es una señal de que chas de ellas empiezan por «Un día» y que todas llegan a una conclusión, ja
el autor del libro es muy bueno. La única cosa que tienes que evitar cuan- veces de manera muy brusca!
do leas a tu hijo un libro por la noche es dormirte antes de que él lo haga, El lenguaje de los libros es mucho más descriptivo y rítmico que el len-
pero, jno puedo recomendarte nada para evitarlo! guaje hablado. Un buen libro ayudará a tu hijo, a través del uso que hace
A medida que tu hijo se haga mayor y empiece a escuchar realmente las de las palabras, a constmir imágenes vívidas en su mente. En el lenguaje
palabras de la historia, fíjate en lo que se cuenta en la página y plantéale hablado, ¿dirías lo mismo que está escrito al comienzo de El canto de las
preguntas abiertas sobre qué piensa que puede suceder y qué cree que pue- ballenas, de Dyan Sheldon y Gary Blythe?
den estar pensando los personajes. Esto le estimulará a poner una atención
activa en la historia; se ha demostrado que una participación activa de este La abuela de Lili comenzó así su relato: «Hace tiempo, había ballenas en
tipo tiene un buen efecto en el desarrollo de la capacidad para la lectura en los océanos. Eran tan grandes como colinas y pacíficas como la luna. Eran las
los niños pequeños. más extraordinarias criaturas que jamás podrías imaginan).
También es bueno discutir sobre el significado de algunas palabras a
medida que las encontréis, a fin de que comprenda tanto el significado co- Los primeros libros también pueden dar a los niños una experiencia
mo el aspecto de la palabra. que les ayudará a pasar, a medida que maduren, a libros más complejos.
Cuando las palabras se encuentran repetidas como parte de la repeti- El autor Mem Fox describe cómo en su libro Possum Magic [La zari-
ción de la historia, deja que tu hijo te ayude a pronunciarlas. Esto es particu- güella mágica] empezó deliberadamente con (&rase una vez... >> a fin de
larmente fácil si las palabras riman. conectar con todas las historias que los niños habían escuchado antes de la
suya y las otras que leerían después. Además, convierte Possum Magic en
una historia arquetípica de búsqueda para preparar a los niños para todas
las historias de búsqueda que encontrarán en el futuro, como por ejemplo
La Odisea, de Hornero, o las leyendas del rey Arturo.
Hay que decir que a los niños también les gustan las sensaciones que papel y lápices (preferiblemente muchos y de colores alegres) o una pe-
ofrece un libro. El tamaño del libro, el olor que desprende, el tipo de papel queña pizarra y tizas. El hecho de elegir una ilustración de u libro para
con el que está hecho, las ilustraciones; todos estos elementos desempeñan
P-.
inspirarse, puede inspirarle a su vez a explicar sus propias historias sólo
su papel. No hay duda de que algunos libros producen una impresión más con dibujos. Tal vez decida dibujar y escribir unas palabras en su obra. Se-
profunda en unos niños que en otros, y en parte esto puede ser debido al he- gún su habilidad con la escritura, puede que tengas que ser tú quien escri-
cho de que estos libros han despertado más sentidos, además del oído y de ba las palabras que te dicta, o bien él quien complemente su ilustración con
la vista. garabatos, algunas palabras o una larga historia.
En algunos libros, las ilustraciones explican la historia con más detalle
que las palabras; estos libros resultan particularmente divertidos para los
LA IMPORTANCIA DE LA ILuSTRACIÓN niños pequeños. Por ejemplo, el clásico libro de Pat Hutchins, El paseo de
Rosie,es una historia muy simple que trata de cómo Rosie regresa a su ca-
Las ilustraciones desempeñan un papel enormemente importante a me- sa pasando por el corral y el gallinero. El humor de la historia viene dado
dida que tu hijo te escucha leer y empieza a leer por su cuenta. Las buenas por las ilustraciones, que muestran los intentos desastrosos del zorro para
ilustraciones le ayudarán a descubrir qué es lo que sucede en la historia. atrapar a Rosie durante su caminata mientras la gallina no se da cuenta de
Cuanto más pequeño sea tu hijo, más vivas deben ser las ilustraciones: mu- su presencia. El texto no menciona ni una sola vez la presencia del zorro.
chas veces, las imágenes son lo primero que atrae su atención hacia un A los niños les encantan las bromas contenidas en el subtexto de las imá-
libro, y además le ayudarán a predecir cuál es su línea narrativa. Las ilus- genes, y después
,
de ver una o dos de ellas ya pueden anticipar el destino
traciones deben mostrar con claridad qué está sucediendo en el texto. Mu- del zorro.
cho antes de que tu hijo pueda leer se sentará con un libro, estudiará las
imágenes y las utilizará como una manera de «leer» la historia. Es posible
ver a niños de 18 meses haciendo esto, y hacia los 2 años de edad puede UNAGUIA DEL CONTENIDO DE LOS LIBROS PARA NIÑOS
que les escuches contar una historia a partir de las imágenes.
Hay libros muy buenos con imágenes para los niños pequeños; algunos Para saber la gama de libros que están al alcance de tu hijo, te reco-
utilizan fotografías; otros, ilustraciones. Intenta encontrar alguno que expli- mendaría acudir a la biblioteca más cercana. Los bibliotecarios saben por
que una historia solamente a través de las imágenes, así tu hijo podrá ayudar- experiencia qué es adecuado para los niños pequeños y pueden sugerirte tí-
te a contar la historia y «leerlo» también para sí mismo y para los demás. tulos de libros que versen sobre los intereses de tu hijo; también tienen ac-
Las ilustraciones también pueden inspirar a los niños a crear sus pro- ceso a las últimas publicaciones. A veces las bibliotecas organizan sesio-
pias obras. Por eso es una buena idea elegir libros con bonitos ejemplos de nes de cuentacuentos para niños pequeños y otras actividades que giran en
diversas técnicas. No entiendo en absoluto de arte, pero hay muchos libros tomo a los libros, a las que puede ser divertido acudir. Cuando tu hijo ten-
que me han atraído tanto a mí como a los niños que he conocido. En el ca- ga unos 3 años ya puede tener su propio carnet de biblioteca.
pítulo 9 de este libro, podéis encontrar una lista de ellos. Algunos estudios recientes muestran que los niños pueden sacar más
provecho de textos ligeramente más complejos que su propia habla, y que
les gusta mucho escuchar un vocabulario más complejo del que ellos mis-
mos pueden utilizar.
Una buena norma que hay que seguir es que cuanto más pequeño sea
Puedes utilizar una buena ilustración de un libro como modelo para tu un niño, más realista tiene que ser el contenido. Intenta reservar las histo-
hijo: para que la observe y cree su propio dibujo. Todo lo que necesitas es rias más fantásticas y grotescas para cuando tu hijo tenga 6 años o más.
Muchos de los cuentos de hadas tradicionales de los Hermanos Grimm o Los libros que contienen fotografías de objetos cotidianos y animales
de Hans Christian Andersen se aprecian más cuando el niño posee un do- conocidos también pueden interesarle a esta edad. Son especialmente po-
minio más fuerte de la diferencia entre la fantasía y la realidad. Tu hijo pulares los libros con ventanas que descubren todo tipo de cosa(iescondi-
mismo te dará indicios de su comprensión de esta diferencia. Hacia la edad das detrás de cada pestaña. Los libros de páginas duras son resistentes y
de 4 años, la mayoría de los niños empiezan a explicarte la diferencia que duraderos, pero pueden ser difíciles de manejar cuando tu hijo empiece a
existe entre lo ficticio y lo real. Mis hijos identificaban la diferencia aña- querer pasar las páginas.
diendo las palabras «de verdad» cuando hablaban de algo que había ocum-
do realmente o que podría o c u m t Hacia los 6 años, los niños empiezan a De los 2 a los 3 arios
gozar verdaderamente de la tensión del suspense y la aventura y tienen un
gran sentido de lo ridículo. En esta edad también pueden apreciar la «re& Los libros que amplían la gama de las rimas y poemas infantiles que
tnd» o «incorrección» de las acciones humanas y pueden ponerse en el lugar los niños ya conocen son particularmente populares dentro de este gmpo
de los demás y, por lo tanto, están preparados para este tipo de literatura. de edad, dado que representan sucesos cotidianos convertidos en historias.
Elige para tu hijo contenidos que presenten una visión positiva de la Los temas sobre las cosas que suceden en la casa y sus alrededores poten-
vida y que le permitan explorar las diferentes facetas del mundo, amplian- ciarán el desarrollo del sentimiento de seguridad de tu hijo, ya que se sen-
do su comprensión. La repetición y las rimas también son factores impor- tirá capaz de predecir lo que sucede en su vida. Busca libros que reflejen tu
tantes a la hora de elegir libros para este gmpo de edad. entorno, ya sea sobre la ciudad, el barrio, el campo, los animales, etc.
A continuación facilitamos una guía básica sobre el tipo de contenido Las historias que leas deben tener argumentos simples que, eventual-
en que los niños pueden estar interesados según su edad. El capítulo 9 con- mente, se aprenderá de memoria. ¡No te saltes ninguna página!
tiene una lista de libros más completa. Recuerda mirar tanto libros realistas como de ficción.

Hasta los 2 d o s De los 3 a los 4 años

Los niños pequeños quieren ir hacia atrás y hacia adelante para exami- Las historias deben concordar con los sucesos de la vida cotidiana de tu
nar un libro. Las imágenes captan su atención. Esto es absolutamente nor- hijo. En este período, los contenidos de algunos de sus libros no sólo deben
mal en ias primeras etapas, ya que necesitan tiempo para entender que una sostener y confirmar su conocimiento, sino también ampliarlo. Intenta en-
historia tiene un principio, un desarrollo y un final. contrar libros precisos e informativos basados en los intereses de tu hijo, por-
Intenta ajustarte a los intereses de tu hijo, aunque explicarle historias a que asísentirá curiosidad por completar con mucho más detalle lo que ya co-
esta edad no resulte fácil. Señálale los objetos familiares que aparecen en noce. Los libros que tienen relación con las emociones también son muy
las ilustraciones y háblale de ellos. Gradualmente, indícale los aspectos útiles para los niños de este gmpo de edad, ya que les ayudan a afrontar las
más complejos de los dibujos. Puedes añadir una pequeña historia a estos Ú1- nuevas situaciones, como el inicio de la escuela, la visita al médico o tener un
timos, describiendo lo que sucede en ellos. El siguiente paso es resumir el hermanito o hermanita. Les suele gustar el tipo de humor «a palos» caracte-
texto y, eventualmente, leérselo. rístico de los títeres.
Intenta establecer cada día un horario concreto para practicar regular-
mente la .lectura» y no te desanimes si enseguida pierde su interés. Las De los 4 a 10s 5 años
canciones y las rimas son muy populares a esta edad y te pueden ser de
gran ayuda los libros bien ilustrados que contengan canciones y rimas que Ahora tu hijo necesita libros que le ayuden a desarrollar su compren-
le resulten familiares. sión del mundo, libros que le abran ventanas hacia la vida de las otras per-
sonas, cómo viven y qué hacen. Las historias deben alargarse y hacerse dos los días durante al menos seis años y, durante este tiempo, muchos de
4-
más complejas, y tener más texto que imágenes para que puedan leerse en 10s siguientes puntos aparecerán de modo bastante natural.
voz alta. Consulta obras de referencia y busca libros que tu hijo pueda em-
pezar a leer y recordar. Ayuda a tu hijo a observar la manera en que se leen las letras im-
Le gusta más leer sobre algo que le interesa que sobre algo fácil. Elige presas. En el mundo occidental, los niños han de saber que las letras se
libros que contengan un lenguaje simple pero bien escrito. El humor es leen de izquierda a derecha y de arriba abajo. Una de las formas es desli-
ahora más importante que antes; los niños pueden reconocer si algo prede- zando tu dedo por la página a medida que vayas leyendo. Pero hazlo sólo
cible se emplea de una manera impredecible o inapropiada y, en conse- de vez en cuando y no dejes que esto interfiera con el ritmo y la marcha del
cuencia, poseen un humor más sutil. Muchos poemas les ofrecen la opor- texto que estás leyendo. De ser así, ¡enseguida se irritará!
tunidad de apreciar una visión de la vida más humorística y son también Explícale quién creó el libro. Explícale que el autor es la persona que
excelentes para el lector principiante. inventó la historia y la escribió; explícale qué es un ilustrador.
Cuando leas para tu hijo no empieces simplemente por donde em-
De los 5 a los 6 años pieza la historia. Lee el titulo del libro y los nombres del autor y del ilus-
trador. Muéstrale dónde se encuentra esta información. Si hay una dedica-
Ahora tu hijo debe ser capaz de disfrutar de libros más gruesos con toria léesela y explícale qué es una dedicatoria.
pocos dibujos y con argumentos más complejos; puedes empezar a leer li- Haz lo mismo con la poesía que leáis. Observad la diversa disposi-
bros con capítulos. Apreciará las obras que dan instrucciones sobre cómo ción de las,palabras, dónde está escrito el título del poema y el nombre del
hacer cosas o experimentos; un atlas, y tal vez un diccionario, pueden ser poeta.
Útiles para ampliar su biblioteca. También le gustará la poesía humorística, Busca las páginas «informativas». La página del índice, las cabece-
particularmente cuando hay juegos de palabras que afectan al significado ras de los capítulos, los números de las páginas y los glosarios pueden pro-
del argumento. Los libros de Roald Dahl también son excelentes para los porcionar una gran información sobre el libro.
niños de este grupo de edad. Estudia las palabras de la página que se está leyendo. Si lees una
palabra larga, búscala en la página y obsérvala. Si lees una palabra muy
corta, haz lo mismo. Pide a tu hijo que te diga cuál de las palabras escritas
DESPERTAR EN EL NIÑO LA CONCIENCIA DE LA LETRA IMPRESA es la palabra larga que acabas de leer.
Estudia la pronunciación, fijándote en una sola cosa cada vez. Se-
Además del puro placer de leer, puedes aprovechar la ocasión para ñala los puntos y pregúntale para qué sirven. Encuentra los signos de inte-
ayudar a tu hijo a tomar conciencia de la «letra impresa» en sí; cuanto más rrogación. Pídele que te explique si todas las letras de la página son igua-
consciente sea de ella, en mayor medida este conocimiento le servirá de les. Indícale cuándo se utilizan las mayúsculas: después de los puntos o
apoyo cuando aprenda a leer y escribir. para los nombres propios. Pregúntale cómo se puede indicar que'alguien
Cuando le llames la atención sobre la letra impresa de los libros que le está hablando.
leas, evita convertir la lectura en una experiencia formal de enseñanza. In-
tenta no echar a perder el flujo de la historia o la magia especial del mo-
mento para mostrarle simplemente el uso de una letra mayúscula.
Como siempre, responde a tu hijo con sensibilidad. Si parece interesa-
do en pasar algún tiempo observando una letra, entonces hazlo; si carece de La letra impresa se encuentra por doquier en nuestro entorno. Tu hijo
cualquier curiosidad por ésta, déjalo para otro día. Leerás para él casi t0- está absorbiendo constantemente todos los aspectos del mundo donde vive
y no f e llevará mucho tiempo aprender que la letra impresa simboliza el cuando su hijo se topara con ellos se fijana en la palabra escrita y la apren-
lenguaje. deda. Esto representa, por lo menos, un triste y verdadero desco pcimien-
Puedes ayudar a tu hijo explorando las letras con él de las siguientes to del papel de las palabras escritas en la lectura.
B
maneras: La letra impresa sólo tiene valor si transmite un significado a tu hijo;
aprender palabras aisladas sin sentido no tiene ningún valor. Los niños no se
Escribe el nombre de tu hijo; es una de las maneras más eficaces de en lectores por el placer de descodificar las palabras. Naturalmen-
despertar su interéspor la letra impresa. Coloca su nombre en algunos si- te, pueden aprender a reconocer las palabras en el papel y sus mentes tienen
tios estratégicos de la casa, por ejemplo en la puerta de su habitación. una capacidad tan fantástica que llegarán a reconocer las palabras que hati
También puedes escribir su nombre en la nevera con letras magnéticas y aprendido de esta manera. Pero, ¿qué valor tienen estas palabras? ¿Le ayuda-
en determinadas prendas de ropa. Las posibilidades son infinitas. rán a decidir, cuando llegue el momento, que quiere aprender a leer o simple-
Sugiérele que recorte las letras de su nombre de revistas y periódi- mente le harán preconsciente? Estarás desperdiciando un valioso tiempo de
cos. Esto le permitirá observar las diferentes formas de escribir esas letras. lectura si intentas enseñarle de esta manera. La letra impresa transmite un sig-
Dile que elija las que más le gusten y que las pegue para formar su nombre. nificado y, para que tenga valor, el significado debe estar vinculado con la ex-
Los niños toman conciencia muy pronto de que la letra impresa se periencia de la vida. El conocimiento y la comprensión del mundo es de vital
utiliza para identificar cosas. Nombres de tiendas, revistas, productos de importancia para que tu hijo conquiste la lectura y la escritura.
alimentación y carteles son sólo algunos ejemplos de lo que tu hijo encon-
trará diariamente. Cuando salgáis juntos observa estos nombres y señála- ,
selos. En el supermercado, pídele que coja los productos que conozca bien POR QUÉ TU HIJO NECESITA UN CONOCIMIENTO Y UNA COMPRENSI~N
y aprovecha la ocasión para indicarle los nombres que están escritos en las DEL MUNDO PARA LA LECTURA Y LA ESCRITURA
etiquetas.
Dibuja o recorta señales de tráfico. Haz dos grupos para llevar a ca- Cuando tu hijo lee o alguien lee para él, no centra su atención en las
bo con tu hijo un juego simple. Coloca boca abajo todas las tarjetas. Hay palabras mismas, sino en el significado que se encuentra detrás de ellas.
que encontrar dos señales iguales levantando, por turnos, dos tarjetas cada Los niños, cuando leen, van en busca del significado. Por lo tanto, para que
vez. Quien lo consiga se queda con la pareja; quien se equivoque tiene que tu hijo capte la esencia de las palabras debe tener experiencias que corres-
volver a poner las tarjetas boca abajo. pondan a las palabras que escucha o lee. No necesita saber todo lo que se
Juega a esta versión del «veo veo». Cuando salgáis a pasear, sugie- puede saber, sino que ha de tener el conocimiento suficiente para darles un
re la primera letra del nombre de tu hijo para buscar cosas que empiecen sentido. Ningún niño puede prestar atención durante mucho tiempo a algo
con esa misma letra. En otras ocasiones, hacedlo con otras letras. que para él no tiene sentido, pero cuando las palabras y el conocimiento se
Recoge formularios en la oficina de correos o en el banco. Guarda encuentran, se produce un maravilloso despeitar de la imaginación. Este
impresos parecidos que hayan llegado por correo. ¡Tu hijo se divertirá mu- despertar posee un gran valor para los niños, tanto si están interpretando
cho rellenándolos! palabras escritas como si están intentando escribir sus propias palabras. En
el «vacío» que existe entre las palabras escritas en el papel y la experien-
Estudiar con tu hijo la letra impresa ha de tener siempre una finalidad cia de tu hijo sucede algo dinámico y creativo. Es en este «vacío» donde tu
y formar parte de una exploración más amplia del lenguaje. Lo que no de- hijo puede reflexionar sobre la resonancia entre la palabra que conoce y el
bes hacer en ninguna circunstancia es darle etiquetas con palabras escritas mundo que imagina.
para que las aprenda de memoria. Una familia que conozco colocó en to- Lo que tu hijo extrae de un libro depende muchode lo que él mismo
dos los muebles de la casa sus nombres escritos, con la esperanza de que aporta por su parte. Además de la comprensión general del mundo, aporta-
rá sus preferencias, gustos, intereses, su humor y humanidad. ¿Quién dijo Cosas que puedes hacer para ayudar:
que escuchar historias fuera fácil?
Puedes ayudarle asegurándote de que sale de casa y le proporcionas la Utiliza tu lenguaje de forma correcta y creativa. Utiliza aiferentes
oportunidad de tener experiencias del mundo de las que puede hablar y con palabras para descnbir los acontecimientos, los sentimientos, los sabores,
las que puede enriquecerse. Sal con él por la noche a mirar las estrellas; todo en general. En ocasiones nos da pereza elegir las palabras para des-
sentaos en el parque donde acaban de cortar el césped; escuchad el ruido cribir las experiencias.
de los camiones al pasar por vuestra calle; saboread los limones. Deja que Conversa mucho con tu hijo desde sus primeros días. Exoiícale lo
tu hijo explore el mundo a través de sus propias experiencias, jno se puede que estás haciendo. Pregúntale cosas. Emplea preguntas para construir el
sentir el olor del césped recién cortado por televisión! lógico. *¿Qué tengo que hacer ahora?», «¿Qué necesitamos?»,
«¿Cuántos tenemos que comprar?». A mi hijo de 3 meses solía explicarle
que me iba de la habitación por un momento, pero que regresaría ensegui-
DESARROLLAR EL LENGUAJE da Pese a saber que no comprendía mis palabras, estoy segura de que com-
prendía el mensaje.
Las experiencias necesitan el lenguaje y el lenguaje debe ser preciso, Da nombres a las nuevas experiencias.
variado, rico, estructurado y rítmico. Emplea juegos que apoyen el desarrollo del lenguaje. Véanse las pá-
La capacidad de tu hijo para utilizar el lenguaje hablado es el funda- ginas 76-79 para algunas ideas.
mento sobre el que reposan todas las demás formas de lenguaje. No hay Juega,con el lenguaje: inventa rimas y poemas. Cuando mis hijos te-
que pasar por alto la importancia de ayudarle a desarrollar un buen voca- nían 3 y 4 años solía jugar a utilizar palabras originales para sustituir sus
bulario. La misma importancia tiene la formación y estructuración del len- nombres. «Tú,taza de té; tú, vaso de leche; tú, azucarera vacía.» Al prin-
guaje, su gramática y sintaxis. La estructura y calidad del desarrollo de su cipio, las palabras que utilizábamos eran siempre elegidas al azar, pero
lenguaje dependerá en gran medida del tipo de habla que oiga en su entor- gradualmente, a medida que adquiríamos práctica, tenían que tener rela-
no social. ción. Todo su enfado solía disolverse en risas cada vez que uno de ellos se
A los niños les gustan mucho las palahras, les encantan los sonidos de esforzaba por encontrar palabras cada vez más estrambóticas para aplicar
las palabras o, como digo yo, les gusta su sabor. Quieren saber los nom- al otro.
bres de todo lo que les rodea. Desde una edad muy temprana señalan y
preguntan: «¿Qué to?», o simplemente alzan la voz en tono de interroga- Si tu hijo está leyendo y se encuentra con una palabra nueva, su mente
ción: «¿Ehh?». seleccionará automáticamente todos los significados que conoce que po-
No hay límite para el número de palabras que tu hijo puede absorber, drían estar relacionados con la palabra. Basándose en otros indicios conte-
tampoco existe ningún límite para la longitud de las palabras que puede en- nidos en la frase, elegirá uno de ellos como el adecuado. Un niño con un
tender. Naturalmente, puede que no sea capaz de pronunciar correctamente dominio pobre del vocabulaxio fracasará muy fácilmente. Del mismo modo,
una palabra larga, pero esto no significa que no comprenda su significado. un niño que ha estado acostumbrado a escuchar estructuras sintácticas bas-
Recientemente, se ha sugerido que la amplitud del vocabulario de un adul- tante complejas utilizará su conocimiento para llegar al significado de las
to puede deducirse del número de palabras que filtramos durante los tres frases. El conocimiento gramatical y sintáctico le ayudará a deducir el sig-
primeros años de vida. nificado de las palabras y a descifrar también el de las frases.
En cualquier caso, recitarle a tu hijo el diccionario cada mañana no lo- El uso que hacen los niños del lenguaje también ayuda de otras mane-
grará el efecto deseado. Las palabras deben tener significado, si bien hay ras. Sin tener que poseer necesariamente un conocimiento de los nombres,
que desarrollar y perfeccionar el significado a través de la experiencia. 10s verbos, etc., muchas veces un niño puede predecir qué tipo de palabra
es la que está mirando a partir de la posición que ocupa en la frase. Por Adivinar el obieto (alrededor de los 4 años1
ejemplo: «Raque1 amarra la barcan. Un niño que nunca se ha encontrado
antes con la palabra «amarrar» buscará palabras que impliquen algún tipo ~ u necesitas
é 4'
de «acción». Esto se basa en su profundo conocimiento del orden particu-
lar de las palabras en español: sabe que está buscando un verbo. Una bolsa grande o una venda para tapar los ojos. Coloca diversos obje-
He aquí algunos juegos para ayudar en el desarrollo del lenguaje: tos familiares en la bolsa, si la utilizas en lugar de la venda para los ojos. Sj
utilizas una venda, coloca los objetos encima de una mesa u otra superficie.
Nombrar obietos
Cómo se juega
Es como la búsqueda del tesoro. Nombras un objeto y tu hijo tiene que
encontrarlo y traértelo. Tu hijo pone sus manos en la bolsa y describe lo que puede sentir sin
Puedes intentar pedir objetos interesantes, como por ejemplo un saca- decir el nombre del objeto. Tú intentas adivinar el nombre. Al cabo de un
corchos, un cucharón o unas pinzas para los espaguetis. rato intercambiáis los papeles.
La venda en los ojos hace un poco mAs simple este juego, sobre todo si
Nombrar uartes de tu cuerpo eres tú quien se pone la venda. Tu hijo puede mirar el objeto y tratar de
describir lo que ve; tienes que adivinar lo que es. Al cabo de un rato inter-
Nombra todas las partes del cuerpo. No te quedes con las más eviden- cambiáis los papeles.
tes. Recuerda la espinilla, el empeine, el lóbulo de la oreja, los pómulos, el
omóplato, el muslo, etc. 1
Adivinar la valabra (alrededor de los 4 años1
j

Simón dice $, Cómo se juega

Cuando tu hijo haya adquirido el vocabulario, podéis hacer los dos jue- Se trata de un juego de adivinanzas muy simple. Puedes empezar con
gos anteriores a la manera de «Simón dice». «acciones» y hacerlo más tarde con preposiciones.
Es fácil jugar: cuando una orden va precedida de las palabras «Simón Realizas una acción, por ejemplo saltar.
dice», se debe obedecer; cuando no va precedida de las palabras «Simón di- Tu hijo adivina cuál es la palabra. Si acierta, es su turno.
ce», no se debe obedecer. O b s e ~ a r áque
s automáticamente elegirá un verbo para nombrar lo que
«Simón dice "Toca tu pulgar"», y el niño lo toca. «Simón dice *"Trae estás haciendo. Empieza con cosas muy obvias y ve pasando a cosas más
la jarra de lechem», y el niño la trae. «Mueve tu cabeza», y el niño se que- sutiles. Puedes realizar otras acciones, como por ejemplo botar, correr,
da quieto. sonreír, reír, llorar, bailar, pensar, dormir.
Para jugar con preposiciones, utiliza dos juguetes de la colección de tu
Nombrar las uarres de los obietos hijo. También puedes representarla tú mismo utilizando tu cuerpo y una si-
lla, una cama, una mesa o lo que te parezca conveniente.
Elige un único objeto e intenta nombrar todas sus partes. Elige algo $
que puedas observar cómodamente, por ejemplo un coche: radiador, puer- 1F Si tienes una caja y una canica, pon Ea canica en la caja y pregunta:
*¿Dónde está la canica?u.
ta, medas, capó, volante, retrovisor, etc. ra! Tu hijo contestara «Dentro de la caja».
Pon la canica encima de la tapa de la caja y pregunta: «¿Dónde estd ¿Con qué?
la canica?». ¿Qué tipo de pastel?
Tu hijo contestará: «Encima de la caja*. 4'
para finalizar, haz algunas preguntas que lleven a una conclusión.
Pon la canica a l lado de la caja y pregunta: «¿Dónde está la canica?».
Tu hijo contestara: «Al lado de la caja» o tal vez «Cerca de la caja». Entonces, ¿qué pasó alfinal? ¿Cómo se sintieron todos?

Continúa hasta que hayas agotado todas las posibilidades. Hacedlo por El siguiente juego también ayudará a tu hijo a secuenciar los sucesos y
turnos. explicar una historia.

r los 3 años)
El iueeo de las preeuntas (a ~ a r t ide

Este juego ayudará a tu hijo a desarrollar su vocabulario y la estructu- Quénecesitas


ra lógica del pensamiento en relación con un tema que conoce bien. Aun-
que las preguntas que hagas deben suscitar respuestas lógicas, muchas ve- Imágenes que hayas recortado de un catálogo o que tú mismo hayas di-
ces no es así. Basta evitar que se desvíe del tema y reunir tanta información bujado. No es necesario ser un artista, también puedes utilizar por ejemplo
como sea posible. Al final del período de preguntas puedes ligar la infor- fotografías de
,
tu hijo durante el transcurso de su jornada: cuando se levan-
m ~ c i ó nque has reunido en forma de histotia. ta, cuando se lava los dientes, cuando se viste. Lo importante es que las
Elige un suceso simple del que tiene experiencia, como por ejemplo imágenes formen una secuencia.
«Papá y Natalia han hecho un pastel de chocolate».
Hazle una serie de preguntas sobre el hecho a fin de crear todo el con- Cómo se juega
texto posible. Intenta que todo sea lógico.
Si empiezas haciendo preguntas sobre el sujeto -papá y Natalia, en Pídele a tu hijo que coloque las imágenes en orden. Una vez estén dis-
este caso- tendrás que recibir información que servirá para constmir la puestas en una secuencia, puedes elaborar una historia con ellas y él debería
escena. poder ayudarte a hacerlo.
Si haces fotografías de la jornada de tu hijo puedes ponerlas en un
¿Quién es el protagonista de esta historia? album para crear un recuerdo más permanente de la historia (véase el ca-
pítulo 9 para ideas simples sobre cómo hacerlo). Le gustará mirar estas fo-
¿Qué sabemos sobre ellos? tografías durante los años siguientes.
Puedes aventurarte en la elección del tema: por ejemplo, dibujar las se-
Luego, formula preguntas sobre el verbo - e n este caso, hacer un pas- cuencias para cocinar galletas o palomitas. Una vez que tu hijo las ha co-
tel-. Esto servirá para reunir información sobre la acción de la historia. locado en orden, puede pegarlas o hacer un libro con ellas: ¡intentad hacer
Ahora, pide información sobre el pastel. las galletas siguiendo su propia receta!
¿Por qué estaban haciendo un pastel?
¿Cómo?
¿Cuándo?
¿Dónde?
Si, antes de empezar el juego, pones un pequeño signo de identifica-
c detrás de las tarjetas de cada grupo, podrá comprobar por símismo si
ión
!1 Otro tipo de juego que ayuda a tu hijo a desarrollar un vocabulario más las ha ordenado correctamente. 4
amplio consiste en ordenar y clasificar objetos que se relacionan. Los ni-
j
1
ños ordenan y clasifican sus experiencias continuamente mediante las pa- 4 1
1 labras que aprenden para describirlas. Puedes preparar un conjunto com-
1
pleto de imágenes que puedan ayudarle a hacerlo (véase el capítulo 9 para ~i'é necesitas
más ideas).
Una selección de objetos que puedan ordenarse o clasificase, por
Clasificar tarjetas ( a oartir de los 2 años o 2 años v medio) ejemplo:

Qué necesitas - Objetos que se hunden o flotan.


- Objetos magnéticos o no magnéticos.
Reúne un conjunto de imágenes de la misma clase. Por ejemplo, para - Objetos duros o blandos: plumas, piedras, etc
los niños pequeños utiliza imágenes de objetos que se hallan en cada una - Objetos para dibujar y objetos para pintar.
de las habitaciones de la casa; si es posible, busca una imagen que muestre - Objetos pesados o ligeros.
toda la habitación. También puedes utilizar imágenes de cosas que se en-
cuentran en la calle, en un parque, en el supermercado, etc. Detrás de cada Cómo se juega
una de las imágenes escribe el nombre del objeto que representa. Para los
niños más mayores puedes reunir un conjunto de cosas que sean de su in- Enseña a tu hijo a agrupar los objetos según la clasificación que tú has
terés: motocicletas, animales salvajes, flores. hecho. Puedes separar los gmpos poniéndolos a ambos lados de una mesa
o una alfombra.

I Cómo se juega

Si tus tarjetas son de habitaciones de la casa, empieza con una habita-


Si quieres proporcionarle un mecanismo de autocorrección, puedes di-
bujar los objetos por gmpos en una hoja de papel.

ción, como por ejemplo la cocina. Saca la imagen que representa toda la
cocina. Habla sobre ella. Ahora muestra las imágenes de objetos de cocina
y observa cuántos puede nombrar tu hijo. Utiliza las tarjetas como ocasio-
nes para hablar y discutir. Coloca las tarjetas que conoce debajo de la ima- Se sabe que los niños que tienen experiencia con las rimas leen y dele-
gen de la cocina. Ayúdale a aprender las que no conoce utilizando la lección trean muy bien. Cuanto más conciencia tenga tu hijo de los sonidos y sus
de los tres períodos explicada en e1 capítuIo 2 (véanse páginas 55-57). Si formas, tanto mayor será su capacidad de intuir lo que dicen las palabras a
está mirando una imagen que representa una tabla de cortar de la cocina y partir de las formas de sus letras. Es imposible pasar por alto la importan-
dice que es una alfombra de baño, utiliza la oportunidad para «clasificar». cia que reviste un buen conocimiento de los poemas, las canciones y las ri-
Puedes preguntarle si sería posible encontrar luna alfombra de baño en la mas infantiles en el aprendizaje de la lectura y la escritura.
cocina! Cuando pueda identificar las tarjetas de más de una habitación, A los niños les encanta el humor y el carácter predecible que acompaña
mézclalas y pídele que vuelva a colocar los objetos en la habitación que les a las rimas, asícomo el ritmo que producen. También les gusta jugar y crear
corresponde. Sus propias rimas. Es aconsejable por tanto disponer de un amplio repertorio
i
de rimas y poemas infantiles. En el caso de que no te resulte fácil recordar- JUEGOS CON RIMAS Y RITMOS
las, existen muchos casetes en el mercado. Juega y apréndelas con tu hijo;
sin embargo, por muy bueno que sea un casete, nada puede sustituir el hecho
f'
El capítulo 4 contiene una selección de juegos de rimas, pero también
de que seas tú quien cante y recite poemas y canciones para tu hijo. puedes probar los siguientes.
Además de centrar la atención en la rima puedes ayudarle a reconocer
los grupos de sonidos, tales como «tr-» o «br-», «-ón» o «-el». Por ejem- EL fuego de dar ualmadas
plo, podéis:
Da palmadas siguiendo el ritmo de las palabras y las silabas contenidas
Jugar a encontrar palabras que empiecen por «tr-». en los poemas y las canciones que conoces. Marca, dando palmadas, el rit-
Jugar a encontrar palabras que rimen con «camión» o con «pastel». mo de los nombres de todos los miembros de la familia.
Crear frases utilizando el mismo sonido al principio de cada palabra.
Puedes ayudarle usando trabalenguas del tipo «Tres tristes tigres comían El jueao del eco
trigo en un trigal* y luego os podéis inventar frases tales como «La tía Te-
resa toca el tambor todas las tardes». Marca con las palmas un ritmo y pide a tu hijo que responda con el
Los poemas y las rimas también proporcionan maravillosos recursos mismo ritmo. Una alternativa a este juego consiste en reunir diferentes ob-
para los primeros intentos de lectura y escritura. Saber qué palabra va detrás jetos que suenen. Cada uno de vosotros tiene las mismas cosas. Sentaos de
de otra resultará sin duda una gran ayuda para tu hijo cuando empiece a leer. espaldas. Tú
,
sacas, por ejemplo, tus palillos chinos y marcas un ritmo. Tu
También es bueno escribir poemas y canciones cuando empiece a escribir hijo saca los suyos e imita el ritmo que tú has hecho. Tú sacas tu cuchara y
palabras. Los poemas que contienen muchas rimas y repeticiones ayudan a tu vaso y marcas un ritmo diferente. Tu hijo tiene que hacer de eco.
los niños a captar el aspecto de las palabras y esto puede servirles para es-
cribir relativamente bien cuando empiecen a representar gráficamente las
primeras palabras.

Adivinanza del gallo Otros juegos pueden desarrollar la capacidad de escuchar de los niños;
el oído desempeña un importante papel en el desarrollo del habla y le ayu-
Alto, altanero, da a concentrarse en las pequeñas diferencias que pueden existir entre los
gran caballero, sonidos. Los siguientes juegos ayudan a tu hijo a escuchar, lo cual más tar-
gorro de grana, de le ayudará a reconocer los sonidos asociados a las letras.
capa dorada
y espuela de acero. El oso v el bote de miel

Las rimas y las canciones también pueden enseñar a los niños el orden Necesitas por lo menos tres personas para jugar a este juego. Un niiio
del abecedario y es tan divertido como instructivo cantarlas a menudo con se tapa los ojos con una venda y pone un bote (el bote de miel) justo de-
tu hijo. Puedes empezar a hacerlo tan pronto como sea posible, a partir de lante de él. Otro de los niños (o adultos) intenta acercarse silenciosamen-
los 2 años, y continuar hasta que le dejen de gustar. te y coger el bote de miel. Si el niño que está con los ojos tapados le oye,
debe decirlo y entonces ese niño o adulto tiene que sentarse. Otro jugador
intenta entonces coger el bote. Si alguien consigue hacerse con él, el jn-
gador que está con los ojos tapados le pasa la venda y se une a los otros Cómo se juega
jugadores.
Separa los dos grupos de recipientes. Muestra a tu hijo c ó d s a c u d i r
Escuchar sonidos cada recipiente, preferiblemente uno en cada oreja. Busca su pareja.
Ayúdale a recordar el sonido guardando uno de los dos gmpos lejos,
Dile a tu hijo que cierre los ojos y que intente identificar qué es lo que por ejemplo en la cocina. Primero escucha un recipiente y se dirige luego,
oye. Sugiérele que se concentre en los sonidos que están lejos, después en hacia el otro gmpo para escucharlos todos en busca del mismo sonido.
los que estan cerca, luego en los que están en su cuerpo, y así sucesiva-
mente.

Un libro con su historia favorita grabada en un casete puede ser muy


útil, si bien no puede sustituir el contacto directo contigo. Se pueden en-
Elige diversos objetos familiares cotidianos, escóndelos detrás de un contrar en el mercado y pueden resultar especialmente útiles para los via-
tablero o tapa los ojos de tu hijo con una venda. Vierte agua en un vaso, jes en coche. De hecho, si tu hijo tiene un libro que le gusta mucho, tú mis-
amiga un papel, pon la tapadera de una olla, bebe con una taza, etc. Tu hi- mo puedes leer la historia y grabarla.
jo tiene que adivinar de qué sonido se trata.
Casetes de canciones v rimas

Puede ser muy agradable escucharlas, especialmente durante los via-


Utiliza algo que produzca un sonido muy leve: el tic tac de un reloj, una jes, y ayudan a ampliar el número de rimas y canciones infantiles que pue-
caja con arena, un par de palillos. Dile a tu bijo que cierre los ojos y señale des cantar o recitar con tu hijo. A medida que tu hijo crezca, recuerda que
dónde está el sonido a medida que te vas moviendo por la habitación. De- debes buscar casetes de poesía «para mayores».
bes moverte muy silenciosamente. Si tu hijo logra indicarlo bien, entonces
le toca a él.
PREPARAR LA MANO PARA LA ESCRITURA
Caías de sonido (a partir de los 3 anos v medio) i
Qué necesitas
1
!
Antes de que tu hijo esté preparado para controlar su mano suficiente-
mente bien como para escribir letras, debe tener mucha práctica en su do-
i minio. Los niños necesitan actividades que les ayuden a mover sus manos
Reúne ocho recipientes idénticos con tapadera. Pueden servir los tubos 11 cada vez con más precisión y esmero. Puedes empezar estas actividades
de Lacasitos, cajas de plástico con tapadera, estuches de carretes de fotos, t muy pronto, a partir de los 18 meses.
etc. No tienen que ser demasiado grandes. Haz cuatro parejas y pon dife- 4
Le puedes enseñar cómo hacer muchas cosas que le darán mayor inde-
rentes sustancias en cada uno de los ocho recipientes: arena, azúcar, arroz, i pendencia. En este sentido, enseñarle cómo se vierten las cosas puede re-
garbanzos, macarrones, etc. Identifica cada pareja pegando etiquetas de
14 sultar una idea excelente. Poseer la habilidad de verter él mismo cualquier
B
cosa, le permitirá encargarse desus necesidades: puede beber cuando tenga
colores debajo de los recipientes (esto le permitirá comprobar si ha identi-
ficado correctamente las parejas).
a1
f

sed, ponerse 1eche.en los cereales, regar las plantas, poner ingredientes en
los cazos y hacer muchas otras cosas que requieren este tipo de movimiento.
Al mismo tiempo, cuanto más control tenga de sus manos, más fácil le re-
sultará controlarlas cuando desee escribir.
Le puedes enseñar cómo verter con algunas prácticas en casa. Empie- Tu hijo empezará a dibujar, utilizando tizas, aproximada&nte a los
za con algo simple, aumentando paso a paso la dificultad. 18 meses. Las figuras y formas que dibuja de manera natural son líneas y
circulas. Pero lentamente su arte será cada vez más representativo. Al prin-
Pon judías bastante grandes en una pequeña jarra y pide a tu hijo que cipio, los niños dibujan algo y le dan un nombre; más tarde, deciden pri-
las vierta en otra sin que se caiga ninguna. Pon las jarras en una bandeja de mero lo que van a dibujar y luego intentan representarlo. Cuando tu hijo
modo que si se le caen las judías no se derramen por el suelo. tenga entre 4 y 5 años puedes sugerirle que observe un objeto real y que
Dale tres vasitos y cierta cantidad de algún tipo de grano fino, por intente dibujarlo. Esto ayudará a enfocar su ojo de una forma determinada
ejemplo arroz, que sea suficiente para Ilenarlos. Pide a tu hijo que vierta el y a dirigir su mano para intentar representarlo.
arroz en los vasos. Si al final le sobra o le falta arroz sabrá que la próxima
vez deberá esforzarse más. Auímale a repetir estas actividades tantas veces Las formas de las letras
como lo desee.
Realiza ahora la misma actividad pero con agua. Pon cerca un trapo Incorporar las formas de las letras en sus dibujos puede ser una activi-
para que, si se le derrama el agua, la pueda secar. dad muy provechosa. Con la práctica, tu hijo aprenderá gradualmente a rea-
lizar todos los trazos necesarios para dibujar una letra. Pero, una vez más, no
le hagas dibujar letras sin ningún otro objetivo. Estimúlale a incorporarlas
Cuando ya haya aprendido a verter, anímale a utilizar esta nueva habi- en los dibu&, a utilizarlas para decorar los márgenes de un dibujo u otras
lidad. Si miras a tu alrededor, descubrirás en casa muchas otras técnicas si- cosas similares.
milares que puede aprender, como por ejemplo: Utiliza formas basadas en los trazos de las letras: espirales, círculos,
semicírculos, zigzags, líneas verticales, horizontales e inclinadas, arcos y
Untar su pan con mantequilla. Asegúrate de limitar la cantidad de ángulos.
mantequilla de la que puede disponer.

- Pelar su fruta.
Cortar su fruta. Empieza con frutas blandas como el plátano y un cu-
chillo romo. Tendrás que mostrarle cómo se coge un cuchillo y cómo hay Qué necesitas
r los 3 años1
Pintar con los dedos ( a ~ a r t ide

que poner los dedos cuando utilizas una hoja de cuchillo para trocear la
fruta. Se tomará muy en serio esta responsabilidad y estará muy contento Pintura líquida o en polvo. Cola soluble en agua (del tipo que habi-
de que le dejen hacer algo de «mayores» como cortar la fruta. tualmente se utiliza para empapelar las paredes). Una superficie limpia y
brillante, como una mesa o tablero de formica. Papel. ¡Los niños y el sue-
lo deben quedar bien protegidos!

Busca puzzles que tengan tiradores en todas las piezas. Pueden ser Cómo se juega
muy útiles, porque incitan a tu hijo a emplear su pulgar y su dedo índice,
que utilizará eventualmente para manejar el lápiz. El tirador sustituye al 1á- Mezcla bien la pintura con la cola de empapelar hasta que tenga la con-
piz y su mano se fortalece y desarrolla la capacidad de utilizar pocos dedos sistencia de una crema. Vierte unas cuantas cucharadas en la superficie bri-
para llevar a cabo una tarea. llante y dile a tu hijo que la unte. ¡Ahora puede practicar la escritura con
l
los dedos (entre otras cosas)! Si no le gusta lo que ha hecho, puede borrar 4
todo el dibujo con la mano y volver a empezar. Cuando el dibujo esté com-
pleto, coge un papel grande y ponlo en la mesa sobre el dibujo, de modo que
4-
se imprima el diseño. En este punto puedes empezar de nuevo con más pin- Los primeros pasos hacia la lectura
tura, jo bien limpiar! y la escritura

Existen diversas actividades de costura que puede hacer tu hijo para


desarrollar una buena coordinación mano-ojo. Ahora que ya has dado los primeros pasos para proporcionar a tu hijo
la base necesaria para convertirse en un buen lector y escritor, existen al-
Dibuja formas, como por ejemplo círculos y cuadrados, en una car- gunos juegos que puedes hacer con él que tendrán un impacto más directo en
tulina utilizando un rotulador grueso. Con un pequeño destornillador prac- la adquisición de estas habilidades. Las actividades que este capítulo con-
tica agujeros espaciados a lo largo del perímetro de la forma. Enseña a tu tiene son las que encontrarías en cualquier buena clase Montessori (o Ca-
hijo cómo enhebrar con lana una aguja gruesa y cómo poner la aguja y en- sa de los Niños, en palabras de Maria Montessori). Nosotros las llamamos
sartarla por los agujeros. Cuando consiga hacerlo, enséñale a unir los agu- (<claves»de la lectura y la escritura. La palabra «clave» es muy importan-
jeros siguiendo el perímetro. Después, dibuja las letras del nombre de tu te: es algo que nos permite acceder a las cosas. Cuando queremos entender
hijo de la misma manera y pídele que las cosa. Asegúrate de que las líneas un mapa cónsultamos la clave para que nos resulte más inteligible. Una
siguen el sentido en el que se escriben las letras (véase el diagrama de la clave no te aporta el cuadro entero, pero te proporciona las herramientas
básicas que te ayudan a interpretar el mapa con más exactitud. Utilizar la
página 105). Marca una cruz donde quieras que empiece a coser. Si no te
clave te aporta una ayuda adicional si quieres hacer el mejor uso del mapa.
gusta utilizar agujas de coser, empieza con cordones de zapatos que pueda
La «clave» verdaderamente útil es aquella que te proporciona justo la in-
ensartar uniendo los agujeros.
formación básica para que descubras las cosas por ti mismo.
Compra tela de cañamazo y enséñale cómo hacer los diversos pun-
Las tres actividades siguientes -el Juego de los sonidos, las Letras de
tos. Recuerda que debes ir de los puntos más simples a los más difíciles. papel de lija y el Alfabeto móvil- se basan una en la otra. No las hagas de-
Pide a tu hijo que haga un dibujo en tela de muselina. Ponlo en un prisa ni saltes a actividades que te resulten más familiares. Pueden parecer
tambor de bordar y dile que lo cosa. muy fáciles, pero no menosprecies su importancia en el desarrollo de la ca-
pacidad de tu hijo para leer y escribir. Si puede dominar estas tres activi-
Plastilina o barro dades tan simples, habrás creado una base sólida para la alfabetización.
Haciendo estos juegos alcanzarás los siguientes logros:
Trabajar con la plastilina o el barro es divertido y además educa la des-
treza. Al igual que ocurre cuando se pinta con los dedos (iy por las mismas Despertar en tu hijo la conciencia de los sonidos y de cómo las pala-
razones!), se practica mejor en una mesa o tablero de formica. bras están formadas por conjuntos de sonidos.
Ayudarle a reconocer los símbolos que representan esos sonidos.
Moldea largas salchichas y transfórmalas en letras. Ayudarle a iniciar el desarrollo del movimiento correcto de la mano
Enseña a tu hijo a hacer bolas y salchichas. Moldea animales, casas, para escribir letras.
recipientes, lo que se os ocurra. Ayudarle a utilizar símbolos para escribir sus pensamientos.
Ayudarle a utilizar su propia escritura como un puente hacia la lectura.
DESPERTAR EN TU HIJO LA CONCIENCIA DE LOS SONIDOS EN SU LENGUAJE
CÓMO SE INTERRELACIONA EL JUEGO DE LOS SONIDOS CON
LAS LETRAS DE PAPEL DE LZJA Y EL ALFABETO M&IL
Probablemente has empezado a leer con tu hijo; seguramente muchos
de los libros que os gustan son cuentos que contienen rimas y ritmos, al- Nivel Edad (años)
gunos de los cuales son libros de poesía y rimas. Estos libros le ayuda-
rán a reconocer las rimas de los sonidos, lo cual, más tarde, cuando em- Un sonido inicial y un objeto cada vez,
piece a leer, será importante por el hecho de que será capaz de intuir sin posibilidad de cometer errores. 2 '4
muchas de las palabras con las que se va a encontrar, dado que sabe que Un sonido inicial y escoger entre dos
riman. o más objetos. Sólo puede identificarse
un objetocomo respuesta correcta. 2'4-3
Además de esta forma natural de escuchar sonidos y rimas, puedes ha-
Un sonido inicial y una parte de una
cer diversos juegos para centrar su atención en ellos y despertar su concien-
habitación o toda la habitación.
cia del papel que desempeñan los sonidos, en primer lugar en el lenguaje Pueden identificarse muchos objetos Letras de papel
hablado y luego en la lectura y la escritura. con el mismo sonido inicial. 3-3'4 delija
El sonido inicial y el sonido final
Juero de los sonidos (desde los 2 años v medio) de las palabras utilizadas en los niveles
2 y 3. 3 '4 - 4 '4
Todos los sonidos de la palabra utilizada
Qué necesitas saber en el nivel 4 y, luego, con varios objetos
y palabras. No hay que «ver» el objeto. 3 '4 - 4 '4 A'fabero móvil
Este juego ayudará a tu hijo a tomar conciencia de los sonidos que for- Elegir un sonido y encontrar palabras
man las palabras. Haz este juego tan a menudo como puedas; es una de las que contengan ese sonido en su principio
formas más importantes de prepararle para la lectura y la escritura. o final, o bien en un lugar intermedio. 4'4-6

¡Asegúrate de que pronuncias los sonidos correctamente! Tu hijo utili-


zará las habilidades que desarrolle con este juego como una ayuda para «pro-
nunciar~las primeras palabras que lea y escriba, por lo que, si prestas aten-
ción a los sonidos. el resto será fácil. Observa que a algunos sonidos les corresponde más de una grafía (b-v;
c-k-qu; j-g; c-z; r-rr; y-bi) y que en algunas variedades del español pueden
existir otros sonidos que aquí no se hallan representados. Recuerda tam-
Tabla de sonidos bién que la grafía «b» en muchos casos no representa ningún sonido. Es
importante que te asegures de que los murales con abecedarios o los libros
a árbol, hada g gato, guitarra ñ uña u uva, humo que tengas en casa representan los sonidos con los objetos correctos. Por
b barco, vela i isla, rey, higo o oso, hombre y payaso, hierba ejemplo, en un mural con un abecedario, nunca aparece el sonido «ere», o
k casa, kilo, queso j jamón, gemelo p pan z cesto, zapato la letra «c» sólo representa uno de los dos sonidos que simboliza.
ch chocolate 1 lazo ere cara También necesitarás practicar algunos de los sonidos vocálicos y con-
d día 11 llave erre rata, carro sonánticos que se combinan entre sí.
e elfo, helado m mano S sapo
f foca u nido t tapón
Tabla de sonidos vocálicos combinados entre sí juicio para decidir cómo se pronuncian las palabras. Lo que estás edifican-
do en él es la conciencia de los diferentes sonidos, tal y como t e pronun-
ai aire ei aceite oi boina 8
cian en la variedad lingüística que tú hablas.
au jaula eu neutro
ia marciano ie miércoles io camión iu ciudad iA practicar!
ua agua ue cigüeña ui pingüino uo individuo
Cubre las letras de la derecha y practica la pronunciación de las pala-
iai lidiáis iei lidiéis iau miau ioi dioico
bras de la columna de la izquierda.
uai Paraguay uei buey uau guau
¿puedes reconocer el primer sonido de las siguientes palabras?
Observa que también existen otros diptongos: algunos varían según la
casa k ballena b
vocal que se acentúe («uír como en «fui», pero «Úi» como en «ihuy!», etc.)
chocolate ch cepillo z
y otros, como por ejemplo «ou», sólo aparecen en galicismos y palabras
nido n silla S
que provienen del catalán, como en «Portbou». Las vocales «a», «e», «o»
aire ai farol f
también pueden combinarse entre sí («ee» como en «leer»; «ao» como en
rama erre oca o
«Bilbao», etc.), pero en la tabla sólo se han representado los diptongos y
triptongos. ,
¿Puedes reconocer el último sonido de las siguientes palabras?
Tabln de sonidos consonánticos combinados entre sí
camión n fuente e
pr prisma pl pluma ks taxi, xilófono, tórax cama a tres S

br bruja bl blusa sal 1 perro o


fr fresa fl flor caribú U nariz z
kr cromo kl clavel cantar erre caqui i
gr grano gl globo i
tr traje ¿Puedes reconocer todos los sonidos de las siguientes palabras?
dr dragón
perro p-e-rr-o brazo br-a-z-o
luna 1-u-n-a araña a-r-a-ñ-a
Ten presente de nuevo que existen otras combinaciones de consonan- clavo kl-a-b-o vela b-e-1-a
tes según la variedad de español que se hable, y que además la tabla no re- mano m-a-n-o queso k-e-S-o
presenta los sonidos a final de sílaba o de palabra («bs» como en «subs- uña u-ñ-a pollo p-0-11-0
tancian, «ns» como en «instancia», etc.). También debes saber que en
algunas variedades o registros el sonido «ks» tiende a reducirse a «S»,es- Cuando ya domines el arte de escuchar y articular los sonidos de tu
pecialmente a principio de palabra. lenguaje, estás preparado para jugar a l Juego de los sonidos, que se basa en
Cuando empieces a explorar el lenguaje con tu hijo aparecerán quizás el «veo veo», El juego tiene seis niveles: el nivel 1 ya se puede empezar a
otras combinaciones de sonidos. Así pues, relájate y sírvete de tu propio los 2 años y medio, y los niveles 5 y 6 deben llevarse a cabo de los 4 años
y medio a los 5. Aunque tu hijo sea mayor de 2 años y medio cuando em- Enseguida captará las normas del juego y te dirá entusiasmado los
pieces, debes comenzar igualmente con el nivel 1 y avanzar a su ritmo a nombres de los objetos que le pides. Probablemente tendrás qu hacer esta
través de los diversos niveles del juego.
8
etapa del juego durante varias semanas antes de que haga realmente la co-
nexión entre el sonido que tú dices y el sonido por el que empieza el nom-
1 Nivel 1 (2 años v medio) bre del objeto que has elegido. Cuando parezca que ha empezado a escu-
l
I char los sonidos puedes pasar al nivel 2.
l
1
Qué necesitas
Nivel 2 (alrededor de los 2 años v medio - 3 años1
Reúne algunos objetos que tu hijo pueda nombrar y ponlos delante de
vosotros en una mesa. Al principio evita nombres que empiecen con soni- Qué necesitas
dos parecidos, como «p» y «b», «d» y «t»
Reunir objetos familiares de la casa. Al principio, el sonido inicial de-
Objetivo be ser contrastado, pero al cabo de unas semanas y a medida que el juego
va avanzando puedes elegir objetos con sonidos iniciales similares.
Ayudar a tu hijo a que escuche sonidos individuales al inicio de las pa-
labras. Objetivo

Cómo se juega ~ ~ u d atur áhijo a distinguir un sonido inicial de otro.

Elige
. uno de los objetos, por ejemplo un pan, y sosténlo para mostrár-
Cómo se juega
selo a tu hijo.
Coloca dos objetos delante de él, cada uno de ellos con un sonido ini-
«Veo veo una cosita que empieza con el sonido "p3'.,> cial distinto (puede ser, por ejemplo, un coche y una motocicleta o una taza
y un vaso, etc.).
Tu hijo dirá: «Pan». Confírmale que ha acertado. Sí, «p» de «pan».
Cambia el objeto y el lugar donde éste se encuentra para mantener el inte- «Veo veo una cosita que empieza con el sonido "m".»
rés del juego.
Ahora tu hijo tiene que elegir. Empezarás a escuchar lo bien que dis-
«Veo veo una cosita en la mesa que empieza con el sonido "d"»... tingue los sonidos. Cambia los objetos, pero juega con dos cada vez. Cuan-
(Tal vez «dado».) do quieras aumentar el reto, coloca tres objetos delante de él y añade otros
«Veo veo una cosita que estoy tocando y que empieza con el sonido gradualmente hasta llegar a tener cinco a la vez. Ahora puedes actuar con
"k"»... (Tal vez «caja».) más perspicacia y mostrarle objetos cuyo nombre empieza con sonidos si-
aVeo veo una cosita en mi muñeca que empieza con el sonido "erre"»... milares, por ejemplo «lazo», «llave» o «yate».
(Tal vez «reloj».)
<Veo veo una cosita que estoy moviendo y que empieza con el sonido
"m"» ... (Tal vez «mano».)
tes de la habitación o el jardín, y pasa gradualmente a toda la habitación

Qué necesitas
,al exterior. Ahora podéis elegir el sonido de los objetos por turnos y, por
supuesto,empezar a jugar a la forma más convencional del «veo &o>>.

¡Nada! Este nivel del juego puede llevarse a cabo en cualquier sitio y v> medio)
en cualquier momento y se parece más al «veo veo». Es un buen juego pa-
ra los viajes en coche. Te cansarás de jugar antes que él. Qué necesitas

Objetivo En esta etapa deberás regresar, temporalmente, a una colección de ob-


jetos o bien a una parte del entorno, como en el nivel 3. Lo que habrá que
Hacer que tu hijo tome conciencia de que muchos nombres de objetos hacer dependerá de tu hijo y de la ayuda que necesite para esta etapa. Inde-
pueden empezar con el mismo sonido. Una vez dominada esta etapa, estás pendientemente de si eliges una colección de objetos o una parte de la ha-
preparado para iniciarle en las letras escritas. (Véase las Letras de papel de bitación, hay que buscar objetos que empiecen con el mismo sonido pero
lija en las páginas 101 y sigs.) que acaben con sonidos distintos. Por ejemplo, balón, bolsa, barco.. .; papel,
pelota, pan.. . Elige suficientes objetos para mantener el interés del juego.
Cómo se juega
Objetivo ,
Elige un área de la habitación y un sonido que represente más de un o b
jeto en ella. Por ejemplo, en el bafio puedes encontrar un espejo, una es- Ayudar a desarrollar la conciencia de tu hijo respecto de los sonidos en
ponja, espuma, una escobilla, una estera; en la cocina, un cuchillo, una las palabras, además de los sonidos iniciales. La conciencia de todos los
cuchara, una copa, un cazo, un cubo; en el dormitorio infantil una cama, sonidos en las palabras es esencial para empezar a leer y escribir.
una colcha, un cojín, un cuadro, un coche, una camiseta y un cordón. Si quie-
res trabajar el mismo sonido en distintas habitaciones, también puedes esco- Cdmo se juega
ger el sonido «S» e ir a la cocina (sal, sopa, suelo, silla, sartén, sobres de so-
pa, etc.), al jardín (sol, suelo, silla, sombrero, sombrilla, sombra, seto, etc.) o Dices «Veo veo una cosita en la mesa (o en una parte de la habitación)
al salón comedor (suelo, sillón, silla, sofá, servilleta, sopa, salero, etc.). que empieza con el sonido "b" y acaba con el sonido "n"». Al principio
puede necesitar un poco de tiempo para aprender a escuchar el último soni-
«Veo veo unas cositas cerca de la ventana que empiezan con el soni- do. Si dice «bolsa», sé positivo en tu respuesta. «Sí, "bolsa" empieza con el
do "b".» sonido "b" pero te he pedido una cosa que empieza con el sonido "b"y aca-
ba con el sonido "n". Vamos a escuchar el último sonido de "bolsa".» Pro-
Te dirá una sola palabra, ya que esto ha sido lo que hasta ahora se es- núncialo lenta y cuidadosamente. Ahora ayúdale a escuchar los sonidos de
peraba de él. Debes dade algunas palabras más y hacer que él haga lo mis- los otros objetos hasta que encuentre «balón».
mo (balón, botella, bolsa, etc.). Cambiad ahora de sonido en la misma o en
otra área. Una vez que sea capaz de escuchar los sonidos iniciales y finales de
Recuerda que no le pides que busque el objeto en que piensas, sino objetos obvios, moveos por todo el entorno y buscad objetos por turnos, fa-
cualquier objeto con ese sonido. Una vez nombrados los suficientes, cam- cilitindo siempre el primer y el último sonido.
bia de sonido. No insistas en que encuentre tu objeto. Cambia a otras par-
Nivel 5 13 años v medio - 4 años v medio1

Qué necesitas Esta etapa está diseñada para utilizar todo el conocimiento .&quirido
hasta el momento en relación con los sonidos y para estimular a tu hijo a
Nada en absoluto, a menos que quieras utilizar objetos. jugar con los sonidos de las palabras.

Objetivo Cómo se juega

Ayudar a tu hijo a analizar todos los sonidos de una palabra. Se trata de Piensa en un sonido, por ejemplo «1». Ahora piensa en todas las pala-
una habilidad de gran ayuda cuando empieza a leer y escribir. Tiene que bras que contienen el sonido «1» en algún lugar. Piensa en palabras que em-
pasar por este nivel antes de utilizar el Alfabeto móvil (véase página 110 de piezan con el»: lazo, lata. limón; que acaban con «1»: col, árbol, pincel;
este capítulo). que contienen al» en su interior: pala, ala, malo, etc. ¡Que os divirtáis!

Cómo se juega u
Recuerda que has de utilizar las edades indicadas más arriba sólo co-
Esta etapa debe seguir de manera natural a la anterior. Una vez que tu mo una guía y que debes avanzar al ritmo de tu hijo. Algunos niños conse-
hijo pueda encontrar con facilidad una palabra que empiece y acabe con guirán escuchar los sonidos de forma muy fácil y rápida mientras que otros
determinados sonidos, detente y escucha todos los sonidos de la palabra. necesitarán más tiempo; algunos no necesitarán avanzar pasito a pasito.
Empieza con palabras cortas. Por ejemplo, si la palabra elegida es «pan» Conoces a tu hijo y serás capaz de hacer el juicio adecuado.
y tu hijo ha identificado que empieza con «p» y acaba con puedes
decir: «Escuchemos todos los sonidos de "pan". Digámoslo despacio.
"P-a-n." ¿Has escuchado el sonido que va despues de "p"? Digamos MAS JUEGOS PARA AYUDAR A RECONOCER LOS SONDOS
"pan" otra vez».
Los dos pronunciáis despacio la palabra e identificáis cada sonido. «Veo veoa al abras ~ u riman
e
«P-a-n.»
«Ahora sabemos todos los sonidos de "pan", busquemos todos los so- Es un juego simple donde, en vez de ver cosas que empiezan con un
nidos de "mesa" y después los de "café".» Gradualmente, las palabras se sonido, buscas cosas que riman con una palabra. Por ejemplo: *Veo veo
van haciendo más largas y podéis divertiros mucho buscando palabras ca- una cosita que suena como "bola"». La respuesta puede ser «perola» o «ca-
da vez más difíciles de pronunciar. Has dejado de «ver» los objetos y aho- racola». O bien: «Veo veo una cosita que rima con "abeja"». La respuesta
ra puedes pensar en cualquier palabra. puede ser «pareja», «oreja», «ceja», etc.

Nivel 6 (4 años v medio - 6 años) Inventar ooemas

Qué necesitas Puedes inventar con tu hijo rimas divertidas sin sentido, esto despierta
su sentido del humor.
Tú le dices: «En el salón vi un...» (y animas a tu hijo a que diga una pa-
labra que rime con «salón», por ejemplo él dice «camión» o «escalón» o
«jarrón» o cualquier otra cosa que se le ocurra). A paair de aquí, y utilizando el juego más interesante, intenta buscar ilustraciones que contengan mu-
todo tu poder de invención puedes crear una rima como las de este ejemplo: chos detalles y una gran variedad de objetos.
t'
En el salón En el salón
vi un balón vi un camión
LASLETRAS DE PAPEL DE LIJA
hecho en Japón regalo del tío Ramón
que rompía un jarrón... junto al escalón...
Una vez que tu hijo pueda hacer el Juego de los sonidos en el nivel 3,
preparado para empezar a identificar las letras del alfabeto. Es im-
Ordenar imágenes aue riman o emoiezan con el mismo sonido portante esperar hasta que haya alcanzado esta etapa; cuando aprende-
mos algo nuevo lo añadimos o lo introducimos en el conocimiento ya
Una vez más, puede ser útil un catálogo de compra. Recorta diferentes existente Por lo tanto, si tu hijo se siente seguro con los sonidos que es-
grupos de objetos que riman y que son familiares para tu hijo. Si tienes cucha al inicio de una palabra, le será más fácil comprender que la letra
destreza para dibujar, puedes hacer tus propios dibujos de objetos familia- o símbolo que quieres enseñarle es simplemente la forma en que se es-
res. Por ejemplo: cribe el sonido que ya conoce. De este modo, el nuevo aprendizaje se
hace más directo, en tanto que reposa en la base sólida de la experiencia
Gata, pata, rata, bata, lata, nata... previa.
Jamón, melón, limón, jarrón, terrón, avión, camión, león, salón, halcón... Para ello,debes fabricar un . gmpo de letras con una sustancia táctil, ya
-

que le enseñarás a sentir la forma de la letra, al mismo tiempo que a reco-


Pide a tu hijo que ordene las imágenes según su rima. Otro día puedes nocer su forma visual.
hacer lo mismo con los sonidos iniciales. También puedes mezclarlas y ju- Empleando este método, tu hijo tendrá una experiencia tanto visual co-
gar a marcar el ritmo con los dedos. mo táctil de la letra, lo cual significa que utilizará más de un canal sensorial
para recibir la información y recordarla. A menudo, un niño que se esfuer-
La aue sobra za por recordar la letra visualmente la recuerda inmediatamente cuando se
le deja volver a oírla.
Cuando sientas que tu hijo es capaz de juzgar qué sonidos riman, pue- Además de recibir un gran estímulo sensorial que le ayudará a recono-
des hacer este juego utilizando un solo gmpo de imágenes al que añades una cer las letras, su mano está aprendiendo, antes de escribir realmente las le-
imagen que sobra. Pídele que encuentre la imagen que no rima. tras, la forma de cada una de ellas. Asegúrate, por lo tanto, de que cada letra
Como alternativa, pídele que identifique la imagen que empieza con un pueda tocarse tal y como se escribe. Cuanto más práctica adquiere un niño
sonido diferente de las otras. Por ejemplo: repasando las letras, tanto más «sabrá» su mano cómo empezar y formar la
letra al escribirla,
Sol, col, caracol, arroz
Caja, cama, rana, casa

Puedes utilizar un libro bien ilustrado para jugar al «veo veo»; la ma- Tradicionalmente, estas letras están hechas del grado más fino de pa-
yoría de los recomendados en el capítulo 9 son adecuados. A fin de hacer pel de lija, que puedes encontrar en tu ferretería o tiendas de bricolaje. De
todos modos, si lo prefieres puedes hacerlas de terciopelo o incluso de pa- grafo, es decir, que interprete que es un sonido que se representa con dos
pel de embalaje. Lo importante es que tu hijo pueda tener la experiencia de letras, Lo mismo ocurre con agua: la «u» nunca se pronuncia si a antes de
la calidad táctil de la letra. «es o una «i» (compara los sonidos de: g-a-t-o, gu-e-p-a-r-ko, gu-i-t-
Las letras deben ser suficientemente grandes para permitir que su ma- ,.n-a, g-o-rr-o y g-u-S-a-n-o).
no pueda percibir bien la forma de la letra. (Hay pautas en el capítulo 9 de En algunas variedades del español o en palabras que provienen de
I este libro que puedes utilizar para fabricar las letras.) otras lenguas existen otras consonantes dobles distintas de las que aquí
Tienes que montar las letras en un cartón o en una cartulina y disponer se sugieren. Elige los dígrafos que te parezcan más comunes en tu ha-
de tres colores de cartulina para distinguir entre vocales, consonantes sim- bla y que creas que son más adecuados para las primeras lecturas de tu
ples y consonantes dobles (o dígrafos). Las vocales, por ejemplo, pueden hijo.
montarse sobre un fondo azul, las consonantes simples sobre uno rosa y las
consonantes dobles sobre uno verde. La distinción de los colores ayudará
a tu hijo a tomar conciencia de la diferencia que existe entre esos tipos de
letras. Elige los colores que te gusten, pero jasegúrate de que sigues utili-
Es importante que sólo des a tu hijo aquello que es esencial para aprender
zando los mismos colores para los otros juegos de letras del libro!
a leer y escribir; si intentas darle todos los posibles dígrafos que existen, la
Si sabes a ciencia cierta si tu hijo es diestro o zurdo, puedes situar la le-
tarea le desbordará y, en lugar de ayudarle, frenarás, o incluso obstaculiza-
tra ligeramente hacia la derecha (para un diestro) o hacia la izquierda (pa-
rás, su progreso.
ra un zurdo). Esto deja un espacio más amplio en la cartulina para que el
Actualmente, existe mucha discusión sobre qué tipo de letra deben
niño pueda sostenerla con una mano mientras repasa la letra con la otra. Si
aprender los niños. En el pasado, en los países de habla inglesa se creía
dudas acerca de si es diestro o zurdo, es más seguro colocar la letra en el que era importante enseñar a los niños a reconocer en primer lugar las
centro de la cartulina.
letras de imprenta del tipo «a b c», y después, cuando fueran más mayo-
res, enseñarles a escribir con letra de caligrafía, del tipo «a, .& G». Sin
embargo, las investigaciones nos han demostrado recientemente que los
FABRICA LAS SIGUIENTES LETRAS
niños pueden aprender muy bien a leer aunque aprendan con un estilo de
letra de caligrafía, ya que están acostumbrados a ver todo tipo de escritu-
Vocales
ras en su entorno y no tienen dificultad para traducir de un estilo de letra
(fondo azul): a e i o u
a otro.

Consonantes simples
!
11 (fondorosa):bcdfghjklmnñprstv(w)xyz
ENSEÑAR A TU HIJO LAS L ET RAS DE PAPEL DE LIJA
Consonantes dobles (ALREDEDOR DE LOS 3 ANOS Y MEDIO)
(fondo verde): ch qu 11 rr gu
Podéis practicar este juego cuando tu hijo pueda llevar a cabo el nivel 3
En ocasiones la letra «y» actúa como consonante, como en «yate», y del Juego de los sonidos y muestre interés por tocar las cosas. Si tu hijo tie-
otras como vocal, como en «y» o en «rey», pero no es necesario incluirla ne poca coordinación mano-ojo continúa practicando las actividades del
entre las vocales. En español, la «q» siempre va seguida de una «u» que no capítulo 3. Es importante que no encuentre demasiado difícil perfilar las
se pronuncia, por lo que quizás es más fácil para el niño que formen un dí- letras.
Enséñale sólo tres letras cada vez y mezcla las vocales, las conso.
nantes simples y las consonantes dobles. Para cada lección elige letras
que difieran mucho en su sonido y aspecto (puedes consultar además el
capítulo 5 para elegir las letras que pertenecen al mismo grupo de escri-
tura).
Elige un momento en que tu hijo esté preparado para sentarse un rato y
jamás le fuerces a aprender las letras. No te decepciones si es incapaz de
pronunciarlas al término de la primera vez que haces este juego. Sé pa-
ciente y utiliza siempre el elogio. Algunos niños necesitan hacer este jue-
go varias veces antes de poder mostrarte que recuerdan las letras que les
estás enseñando.
Si tu hijo parece incapaz de reconocer las letras al final de la prime-
ra lección, no lo veas como algo negativo. No vuelvas al principio de la
lección e intentes repetirlo todo de nuevo o pronto sentirá una especie de
compulsión por «acertar». No regreses a las mismas letras al siguiente
día, elige simplemente tres letras diferentes. No corras el riesgo de que tu
hijo experimente un sentimiento de fracaso, ya que estás a punto de em-
barcarte en una de las actividades más gratificantes de su vida. Habién-
dole ayudado a lograr tanto en tan corto espacio de tiempo, no permitas
que abandone por culpa de tus expectativas. Por eso, si no parece estar
interesado en lo que estáis haciendo, debes detenerte y ¡aguardar a que lo
esté!
Durante la lección, estimula a tu hijo a contornear las letras tan a me-
nudo como sea posible, pero asegúrate de que las está recomendo correc-
tamente. Si logras encontrar 10 minutos al día para jugar a este juego,
pronto se sentirá seguro en el reconocimiento de las letras. Intenta jugar
cuando él te lo pida, progresará mucho más rápido si ha elegido por sí mis-
mo realizar la actividad. Puede ser útil recordarle que cuando esté prepara-
do para hacer el juego de las letras sólo tiene que decírtelo.

SENTIR CON EL TACTO DE LAS LETRAS

Repasa cada letra utilizando los dedos índice y medio de tu mano


dominante. Si tu hijo es zurdo, debes perfilarlas con tu mano izquierda. Es importante repasar cada letra de papel de lija en el sentido en que están escritas.
Recótrelas tal como se escriben (observa el trazado de la letra «a» en el El punto señala el lugar donde empezar, luego tu hijo debe seguir la dirección que
diagrama de la página siguiente). Marca un punto en el lugar donde em- indica la flecha.
piezas y completa la acción con un movimiento ligero. También puede bes hacerlo igualmente. ¡Usa tu creatividad y divertíos! He aquí algunos
ser útil añadir una línea en la base de la cartulina para que tu hijo sepa ejemplos:
en qué sentido hay que repasarla. 4-
- Toca la « m » .
Cómo se juega - Busca la «m».
l - Pon la «t»aquí.
Para hacer este juego necesitas utilizar la lección en tres periodos des- - Nota la «m».
crita en el capítulo 2, adaptándola conio se indica a continuación para en- - ¿Dónde está la «<m»?
señar las letras. Asegúrate de que estás sentado al lado de tu hijo y no de- - Coge la «t».
lante de él: siempre tiene que poder ver las letras en el sentido apropiado.
Evita seguir el mismo orden cada vez, mirar la letra que le pides o pre-
La primera etapa: Elige tres letras, si quieres de la misma familia de guntar por la última letra que habéis repasado. ¡Los niños son muy rápidos
escritura (véase capítulo 5). Por ejemplo: «m, «A»y «a».Empieza jugan- elaborando esquemas y sistemas!
do al juego de los sonidos y pídele a tu hijo que vea algo que empiece con
«G» (casa, caja, carta, etc). Puedes ayudarle. Ahora muéstrale la letra «<G». La tercera etapa: Señala una de las letras y pregunta a tu hijo si re-
Así es como escribimos la «G».Repasa la letra y pronuncia su sonido cuerda cuál es. Si puede recordarla, anímale a repasarla otra vez. Si no
(no el nombre) y ayuda a tu hijo a hacer lo mismo. Repásala utilizando los puede, dile que la toque para ver si esto estimula su memoria. Si sigue sin
dedos índice y medio de la mano con la que escribes (utiliza la mano con recordar, d k e l y no te quedes con el hecho de que no pudo comunicarte lo
la que él escribirá; éstos serán los dedos que utilizará para dirigir más tar- que decía. Céntrate en las letras que puede recordar y hazle sentir bien por
de el lápiz). Así pues, sostén firmemente la letra con la mano izquierda y el hecho de que puede recordarlas.
repasa la superficie con un movimiento ligero y suelto; con la mano dere- Si se confunde, no te preocupes. Tal vez no empleaste suficiente tiem-
cha, si es diestro, y a la inversa, si es zurdo. po estableciendo la relación entre el sonido y la forma en la primera etapa;
Haz lo mismo con cada una de las otras letras. quizá perdió el interés. Cualquiera que sea el motivo, dispone por lo menos
de tres años para realizar esta conexión, por lo que no debes verlo como un
La segunda etapa: Esta etapa es la más larga porque tu hijo necesita fracaso. Repasa las letras y dale de nuevo los nombres, concluye entonces
tiempo y mucha repetición para llegar a asociar el sonido y la forma de la la lección alegremente. Vuélvelo a intentar otro día.
letra. Sé paciente. Todos nosotros precisamos un tiempo de práctica dife-
rente cuando aprendemos algo nuevo. Tu hijo es único y debes observar Reforzar lo que tu hijo sabe
cuánto tiempo necesita para sentirse seguro a la hora de reconocer las le-
tras que le preguntas. Cada día, antes de enseñarle a tu hijo una letra nueva, vuelve a las que
Pregúntale aleatoriamente las letras, utilizando sus sonidos. Hazlo de ya conoce a fin de que pueda ver los fmtos de sus esfuerzos. Esto puede ser
diversas formas, pero siempre con instrucciones cortas y simples. Cada vez muy alentador para él, e identificando las letras que conoce, le estás esti-
que tu hijo identifique la letra correctamente, pídele que la repase y repita mulando a aprender unas pocas más. Si se siente inseguro acerca de las
el sonido. Tú también deberás hacerlo. Una vez la haya sentido con el tac- letras que ha aprendido anteriormente, vuelve a incluirlas en la siguiente
to, devuélvela siempre a su grupo, y continúa con tus preguntas. Mezcla las lección, pero manteniéndote siempre en un máximo de tres letras cada vez.
letras cada vez para añadir más emoción al juego y ayudarle a buscar real-
mente la letra que le estás pidiendo. Si no quiere repasar las letras, tú de-

106
MAS JUEGOS PARA AYUDARLE A RECONOCER LAS LETRAS Letras v libros

Puedes hacer muchos juegos con las letras de papel de lija a medida Cuando leas libros para tu hijo, señala algunas de las letrasque cono-
que aumenta su número, lo que estimulará todavía más a tu hijo. A medi- ce. Tal vez, si está interesado, puedes animarlo a buscar entre las páginas
da que aumenta el número de letras reconocidas puedes animarle a contar las de los libros para ver si puede reconocer por sí mismo algunas de las letras.
que conoce. Puede ir por todas las habitaciones recogiendo y repasando
las letras que le pides. Anímale a contornear las letras que ve en los pós- Elaborar un libro alfabético v otros libros
ters, camisetas y revistas.
Escribe en un papel una de las letras que tu hijo conoce y mira imá-
Letras v objetos genes y revistas con él. Recorta los objetos que empiezan con esa letra.
(Un catálogo de ventas puede ser muy útil para esto.) Si no puede recor-
Pon en una cesta o bolsa objetos que empiecen con los sonidos de las le- tar la imagen por sí mismo, hazlo tú, pero deja que sea él quien la pegue
iras que conoce y hazte con un conjunto de letras de papel de lija que corres- en un papel de soporte para construir una «página». Si es capaz de ha-
ponda a estos sonidos. Dile que empareje el objeto con la letra correcta. cerlo, puedes animarle a que haga él mismo los dibujos de los objetos
Pide a tu hijo que reúna objetos de la habitación que tengan los mismos que piensa que empiezan con esa letra. Anímale gradualmente a elaborar
sonidos que las letras que conoce. Ten de nuevo a mano un conjunto de es- su propio vocabulario. Encuadérnalo cuando esté acabado para que que-
tas leiras. Pídele que ponga el objeto cerca de la cartulinacon la letra co- de realmente bonito. Consulta el capítulo 9 para otras sugerencias sim-
rrespondiente. Siempre que sea posible mímale a perfilar la letra tal y como ples sobre &o.
se escribe. Haz un libro en zigzag y escribe una letra en la parte superior de cada
Elige una sola letra cada vez y pídele que reúna tantos objetos como sección. Pide entonces a tu hijo que intente encontrar (y pegar debajo de la
pueda que empiecen con ese sonido. letra) imágenes de objetos que empiecen con esa letra. Otra versión de
Recuerda que sigues con el juego de los sonidos mientras le estás in- lo mismo sería escribir una palabra en la parte superior de cada sección
troduciendo en las letras de papel de lija, y si todavía te encuentras en la y pegar imágenes de objetos que empiecen con cada una de las letras de las
tercera etapa, puedes pedirle que vea objetos que empiecen con los sonidos palabras.
de las letras que reconoce. Esto significa levantar la tarjeta de la letra en
vez de decir el sonido en voz alta. ¡Tal vez tu hijo pueda elegir una letra y El cartero alegre
hacerte la pregunta!
Haz un sobre para cada una de las letras del alfabeto y empléalos para
, N!; Letras v acciones coleccionar imágenes que empiecen con ese sonido.

Esconde algunas tarjetas de las letras en la habitación y pídele que las


busque. «¿Puedes encontrar la 'Y,"?»
Coloca las tarjetas de las letras por la habitación y pídele que salte ha- Existen muchos rompecabezas diferentes que tienen objetos junto a los
cia la «m,»,que corra hacia la <&», que se acerque a la «&> etc.
,, que aparecen letras en minúscula. Antes de comprarlos, asegúrate de que
los objetos de las imágenes reflejan correctamente el sonido de la letra. A
medida que tu hijo mejore encajando la forma de la pieza en su hueco, pue-
des empezar a ver cuántas de ellas puede reconocer.
El iueeo de enredos con el alfabeto Facilitarle letras que ya han sido preparadas separa la parte creativa y
expresiva de la escritura de la habilidad más lenta y poco des rollada de
¿Recuerdas el juego «Enredos»? Siguiendo la seíial de la flecha había la escritura a mano. El desarrollo de ambas áreas progresará sEuiendo lí-
que colocar los pies en un círculo de color en el tablero de juego hasta que neas paralelas durante un tiempo: de este modo, e1 acto de escribir a mano,
uno de los jugadores se caía. Éste es el mismo juego, sólo que esta vez tie- que requiere práctica Y repetición, no condiciona su creciente habilidad de
nes que escribir en un círculo, con tinta lavable, algunas de las letras que utilizar el lenguaje en su forma escrita para expresar el pensamiento. .
conoce tu hijo. Se juega de la misma manera, haciendo girar la flecha, pe- Los dos caminos paralelos son:
ro esta vez pronuncia el sonido de la letra sobre la que hay que poner el pie.
Escribe cada letra al menos una vez en cada mitad del círculo. Puedes ju- Escritura expresiva y creativa, que es una base esencial para la lec-
gar con tres letras o con tantas como tu hijo conozca. tura y la escritura (para la que utilizamos el alfabeto móvil).
Preparar la mano para escribir las letras con fluidez y facilidad (para
Rom~ecabezascon veaueñas almohadillas lo que usamos las letras de papel de lija: véase capítulo 5).

Es muy divertido construir y jugar con rompecabezas formados por pe- Más tarde estos dos caminos se juntarán de manera natural. Observa-
queñas almohadillas. Cada una de ellas puede tener una letra del alfabeto. En- rás que tu hijo empieza espontáneamente a etiquetar dibujos y a escribir
cajar todas las piezas ya puede ser muy divertido de por sí, pero también pue- mensajes y, eventualmente, a medida que la escritura se convierta en una
des inventar nuevos juegos. Tu hijo puede emparejar los objetos con las habilidad natural, el alfabeto que utilizabas para que pudiera desarrollarse
diversas letras o saltar de una letra a otra, o intentar tocar todas las letras de su su escritura creativa ya no será necesario.
nombre de una vez con todas las partes de su cuerpo. ¡El resto te lo dejo a ti! Además de los otros beneficios que conlleva la capacidad de tu hijo de
escribir expresivamente, cuando comience a escribir utilizando las letras
Observarás que en un período de tiempo muy corto tu hijoserá capaz del alfabeto móvil tendrá experiencia directa sobre la manera en que las le-
de reconocer muchas de las letras del alfabeto tan sólo jugando a dos jue- tras forman las palabras, y sobre cómo la escritura procede de izquierda a
gos simples: el Juego de los sonidos y las Letras depapel de lija. Le habrás derecha y de arriba abajo. Le dará una oportunidad de conectar directa-
dado una buena preparación para la lectura y la escritura. mente la escritura con el habla, y al descubrir lo fácil que es formar pala-
bras analizando los sonidos, irá muy rápido a la hora de dar el salto de es-
cribir cosas a ser realmente capaz de releer lo que ha escrito.
No hagas releer a tu hijo nada de lo que ha escrito con el alfabeto mó-
vil. Confía en toda la preparación que le has dado y en él. Para empezar, re-
Una vez que tu hijo ha adquirido familiaridad con aproximadamente cordará lo que ha escrito y «sentirá» que está leyendo, lo cual es un gran
estímulo para aumentar su confianza en sí mismo: un niño que siente que
tres cuartas partes de las letras de papel de lija, puedes empezar a sugerir-
es un lector puede convertirse en lector. Pero un día, cuando esté compo-
le que escriba palabras, frases y poemas con un conjunto de letras que has
niendo sus historias, advertirás que su atención hacia cada una de las pala-
fabricado con este objetivo. Las llamamos «el alfabeto móvil». Este juego
bras difiere cuando «lee» lo que se ha escrito. Las palabras que pueden re-
proporciona a tu hijo el vínculo esencial entre la lectura y la escritura.
cardarse fácilmente se estudian y pronuncian más detenidamente. Algunas
Tu hijo tiene que experimentar por sí mismo el poder de utilizar 10s
palabras se reconocerán «globalmente» y otras se analizarán. Ha dado el pa-
símbolos para escribir mensajes, historias y poemas para los demás. El ac-
so mágico por sí mismo y ahora tienes a la vez un escritor y un lector.
to de escribir algo dota de permanencia y, por lo tanto, da importancia a 10
que, de otro modo, unavez dicho se olvidaría.
Lo que tu hijo necesita saber antes de utilizar el alfabeto móvil 4 ~ n t e de
s jugar
!

El juego de los sonidos: debe ser capaz de dividir las palabras en sus di- Saca la caja y juega a encontrar dónde está cada letra. «¿#bedes en-
ferentes sonidos. Recuerda que esto no significa saber cómo se deletrean sino contrar la "m3'?» «Veamos si sabes ésta,..» (esto es un buen indicador de
cómo suenan. Esto es aproximadamente el nivel 5 del juego. las letras que conoce y puede estimularle a decidirse a aprender las que no
Las letras de papel de lija: debe saber tres cuartas partes de las letras, sabe). Saca algunas letras de la caja, mézclalas y pídele que encuentre sus
incluyendo algunas consonantes dobles y sin duda todas las vocales. Traba- «casas». Cuando estés ocupado haciendo otras cosas, pídele que te traiga
jar con el alfabeto móvil le estimula a aprender las letras que faltan cuando diferentes letras de la caja. Cuanto más lejos estés más divertido será. De-
descubre que las necesita para escribir las palabras que está pensando. ja que él te pida que hagas lo mismo. Coge una letra y mira si la puedes en-
contrar en su libro favorito. Relaciona las letras de la caja con las letras del
Qué necesitas saber libro. Mientras tú y tu hijo os familiarizáis con las letras, indica el sentido
en que van éstas y enséñale que la «L» y la «(y> llevan un punto en la parte
Esta actividad es divertida. Le facilitas las letras que necesita si no las superior.
conoce. Saber deletrear no tiene importancia en este período: ayudarás a tu
hijo a deletrear mediante otros juegos que aparecerán más tarde en el libro.
Gradualmente, mientras tu hijo juegue a los otros juegos paralelos (por
ejemplo, Palabras rompecubezas) las palabras que pronuncie al principio La escritura de las palabras debe derivarse de una conversación espon-
empezarán a deletrearse de manera más exacta. Esta actividad exige tu co- tánea con tu hijo y debe hacerse por algún motivo: toda escritura tiene un
laboración al inicio, así que si tu hijo desea un registro permanente de lo objetivo. Tal vez puedes decidir escribir los nombres de sus juguetes favo-
que ha escrito deberás escribirlo para él. En cualquier caso, debes asegu- ritos, de comidas o de personas; se puede escribir el menú para la comida
rarte de que lo escribes utilizando el deletreo correcto. o la cena; o tal vez dejar un mensaje a un pariente o un recordatorio de que
el horno está en marcha. Escribe un mensaje a tu hijo y léelo; él puede es-
Cómofabricar el alfabeto móvil cribir la respuesta. Un simple así>>o <«no>,puede ser suficiente al principio.
Ten las consonantes dobles a mano, ya que probablemente las necesitarás.
Utiliza la misma forma de las letras que empleaste para las letras de Tu mensaje debe ser algo así. «Vamos de compras. puedes ayudarme
papel de lija, sólo que un poco más pequeñas (usa las pautas del capítulo 9 a hacer una lista? ¿Qué crees que necesitamos? Yo creo que "peras". Pue-
y haz una reducción en una fotocopiadora). Recorta 10-15 copias de cada des decirme los sonidos que hay en "perasx?»
letra. Utiliza un color para las consonantes y un color para las vocales (me- Tu hijo debería ser capaz de pronunciarlo. ¡No importa si lo pronuncia
jor si son los mismos colores que elegiste para las letras de papel de lija). como p-e-r-a-s o como p-e-r-a-z! Pregúntale otra vez el primer sonido:
Recuerda que debes cortar puntos de colores para la «p y la *L».Coloca
las letras en los compartimentos de una gran caja (debe tener un comparti- ADULTO: ¿Con qué empieza?
mento para cada letra y otro para los puntos). Si es posible, intenta que sean NINO: «P>>.
compartimentos grandes que permitan extraer con facilidad las letras y pe-
ga una de ellas en el fondo de cada uno, de modo que sea posible devolver
-
ADULTO: ¿Puedes encontrar la N
Y»?.
las letras al compartimento que les corresponde. Fabrica las letras de una Tu hijo la encuentra y la coloca en la mesa o en el suelo, ahí donde es-
medida razonable: si son demasiado pequeñas serán poco manejables y tu téis. Sitúala a la izquierda y justo debajo de la caja.
hijo se sentirá frustradocuando intente utilizarlas.
i
ADULTO: ¿Qué sonido va después? j historias; a veces una buena historia puede durar tres frases y otras veces
NiÑo: «P-e-. .. "e"». I son mucho más largas. No te preocupes por las letras mayúsc ]as en esta
ADULTO: ¿Puedes encontrarla? i etapa. Hazlo todo muy simple y ¡limítate a observar cómo tu k j o se con-
vierte en un «escritor»!
j
Enséñale a tu hijo cómo colocarla junto a la primera letra. Evita pre- Muy pronto, una vez que tu hijo adquiera práctica en su uso del alfa-
I
guntar por el segundo o tercer sonido; todavía no posee el concepto de la 1 beto móvil, tomará conciencia de variascosas importantes. Sacando las le-
existencia de un cierto número de letras en una palabra. Preguntando por i tras y poniéndolas juntas toma conciencia de cómo están formadas y com-
«el siguiente» sonido puedes explicar que «el siguiente» sonido debe ir t
puestas las palabras. También comprende que debe colocarlas de izquierda
«después» de la otra letra. a derecha, que debe haber un espacio antes de cada nueva palabra y que
Si tu hijo emplea una «y para el último sonido, acéptalo y déjala ahí. i
i
suele ser aproximadamente el espacio de una letra. No utilices objetos con
En esta etapa, no debes preocuparte por el deletreo. i
;
el alfabeto móvil: obstaculizarías el desarrollo creativo de su escritura y la
I limitarías a un nivel muy mecánico.
i
ADULTO: Mira, has escrito «peras». Escribamos otra palabra en nuestra t Anímale mucho. Si así lo desea, puede ilustrar lo que ha «escrito». To-
lista. davía no le pidas que copie lo que ha escrito, es demasiado pronto para que
su mano pueda escribir con precisión y velocidad. Por supuesto, si espon-
Elige otra palabra o deja que tu hijo la elija. Pronto tendrás una esplén- j táneamente empieza a escribir los mensajes, entonces anímale y apóyale,
dida lista de palabras que habréis escrito juntos. En el transcurso del juego, 1 pero evita sugerirle que copie lo que ha escrito con el alfabeto móvil, ya
anímale a llevar la iniciativa tanto como sea posible, intenta elegir palabras 1 que esto convertiría en un trabajo algo que es un placer. Cuando pueda es-
cortas para empezar y, si es posible, procura que las primeras sean más fo- il cribir bien y con facilidad, no querrá utilizar más el alfabeto móvil y su ha-
néticas. Si no puede encontrar una determinada correspondencia letra-so-
nido, dale simplemente la letra. Este proceso debe ser ligero y fácil y un 1 bilidad de escribir correcta y creativamente lo hará obsoleto de manera na-
tural. Te sorprenderás de la variedad y calidad de las cosas que tu hijo
auténtico placer para tu hijo, que es verdaderamente capaz de escribir y ex- puede escribir con el alfabeto móvil en poco tiempo.
presar pensamientos con un esfuerzo muy pequetio.
1
1
Enfrentarse con sonidos del tipo «ch», «li», etc. 1 RECUERDA SOBRE TODO NO PEDIR A TU HIJO QUE LEA LO QUE HA ESCRITO
\
Cuando aparezcan estos sonidos fabrica los dígrafos de papel de lija y Si volvemos a nuestra visión de los dos procesos de lectura y escritura
recordarás que la escritura se encuentra muy próxima al habla y que al
pídele a tu hijo que identifique las dos letras que los componen. Antes de
esto, las aprenderá como «una imagen», pero puesto que estamos anali-
1 principio simplemente requiere que analicemos los sonidos. La lectura tie-
zando los sonidos de las palabras debería ser capaz de identificar que esas
dos letras juntas forman un solo sonido. Déjalas a mano para que pueda re-
i ne que hacer uso de un número de estrategias adicionales. Observarás que
cuando tu hijo escribe con el alfabeto móvil necesitará que al principio le
currir fácilmente a ellas. releas lo que ha escrito. A veces «cantará» las palabras que ha escrito para
No te preocupes por el deletreo en esta etapa. Lo importante para tu hi- poderlas recordar. Disfmta con él.
jo es sentir que es capaz de escribir de modo fácil y fluido y que su mensaje
es comprendido.
Ahora puedes animarle a utilizar el alfabeto cada día. Podéis escribir
'
1
i
De todas maneras, un buen día empezará a estudiar las palabras que
ha escrito y a releértelas de un modo espontáneo. Normalmente, podrás
ver la diferencia con claridad entre el momento del recuerdo y el mo-
poemas y rimas infantiles que ambos conocéis y, gradualmente, pequeñas 1I mento de la lectura, puesto que parece necesitar más tiempo para mirar y
unir las letras en una palabra, y su atención parece diferente cuando está @os v ~lantillascon letras
leyendo.
Éste es un momento mágico y puede ocurrir pocos días después de in- Los juegos de sellos y plantillas simples de letras pueden ayu& a los
troducirle por primera vez en el alfabeto, aunque a veces lleva más tiempo. ,ifios a imprimir letras y escribir sus propias etiquetas y mensajes.
Lo importante para ti y para tu hijo es que ocurra espontáneamente; sim
plemente se verá capaz de hacedo.
De repente, tu hijo no sólo siente que es un lector, sino que ilo es! Sus
ojos seguirán las palabras que acabas de leer; una sola palabra captará su
atención. Verás cómo se mueven silenciosamente sus labios a medida que No tengas prisa para iniciar a tu hijo en el ordenador. A menos que
va comprobando su conocimiento de los sonidos de una palabra concreta. puedas encontrar un teclado con letras en minúscula, espera un poco más
También observarás cómo adquiere más seguridad para reconocer palabras de tiempo. Muchos niños poseen una forma misteriosa de «saber» muchas de
«enteras>>que ha visto frecuentemente en los libros y cuando sale de paseo las letras mayúsculas y cuando parezca que tu hijo las reconoce fácilmen-
contigo. te, puede ser útil una simple lección sobre cómo escribir mensajes con el
Cuando tu hijo haya alcanzado la etapa descrita más amba estará de- ordenador. Pero cuidado, porque los ordenadores también requieren una
seoso de progresar en sus habilidades de lectura; éste es un buen momento presión muy suave y se ha de saber cómo crear espacios, y tú no quieres
para empezar a jugar con él a los juegos del capítulo 6. alargar el tiempo que tu hijo pasa delante de la pantalla. Los niños, por nor-
ma general, encuentran
, que, para empezar, es mucho más rápido escribir a
mano que en una pantalla, y esto debe estimularse. Un error en el ordenador
JUEGOS CON MENSAJES ESCRITOS puede corregirse rápidamente; en cambio, la mano necesira desarrollarse
hasta el momento en que la escritura exacta deja de ser una tarea dura.
Letras mannéticas en la nevera

Tetidrás que comprar más de un juego de letras magnéticas para con- HACER DE ESCRIBA
seguir suficientes vocales si quieres hacer bien este juego. Escribe mensa-
jes simples a tu hijo y anímale a contestarlos. Anima a tu hijo a escribir mensajes a otras personas:

Letras de esponja en el baño Una tarjeta de agradecimiento por los regalos recibidos.
Un mensaje de «Hola, jcómo estás?».
Estas letras son divertidas porque se pegan en la bañera. Tu hijo puede Una felicitación de cumpleaños.
escribir respuestas a preguntas tales como «¿Te has lavado los dientes?», Una historia sobre lo que ha hecho durante el día.
«¿Dónde está tu cubo azul?».
Pídele que te dicte lo que quiere que escribas para él. Anota exacta-
Imáaenes para deletrear mente lo que dice y luego léeselo de nuevo para que pueda decidir si le
gusta lo que está escrito. Tal vez quieras añadir una imagen o «algo escri-
Los buenos rompecabezas, del tipo Letras y palabras, están hechos to». Anímale a decorar el papel en el que has escrito de modo que note que
con inteligencia, puesto que las letras pueden ir en cualquier orden y tu hijo se trata de una verdadera empresa de colaboración entre vosotros dos.
tiene que pronunciarlas para descubrir la palabra.
A medida que hagas estos juegos, observa la manera en que tu hijo, a
pesar de estar hablando, parece tomar conciencia de que se está convir-
tiendo en un escritor. Buscará las palabras adecuadas que ha de utilizar y
cuando tome conciencia del vínculo entre los cuentos y las historias que él Aprender a escribir las letras
mismo dicta, empezará a utilizar las convenciones de los cuentos. Muchas
de sus historias empezarán con «Un día...» o incluso &rase una vez...», iy
la palabra «fin» puede venir muy pronto! De modo parecido, a medida que
utilice el alfabeto móvil para componer historias observarás la manera en
que cambia su lenguaje hacia un estilo más literario y menos conversacio-
nal. Dado que le has leído tan a menudo le has dado mucha experiencia y Ahora que has empezado a enseñar a tu hijo a reconocer las letras del
conocimiento sobre los libros y su funcionamiento. Asumirá de manera na- alfabeto, ya le puedes empezar a ayudar a escribirlas. Además de toda la
tural el papel del autor y se habrá dado un importante paso hacia la alfabe- preparación general que has llevado a cabo para que pudiera «estar a pun-
tización. to» para la escritura, ahora también deberías centrarte en algunas habilida-
des específicas: escribir a mano es un arte que hay que aprender. Como con
cualquier otra habilidad, si al principio se forman malos hábitos, corregir-
LA ESCRITURA DE TU HIJO los puede costar mucho tiempo y esfuerzo, pero con la ayuda adecuada
desde el principio podrás ayudarle a adquirir buenos hábitos y técnicas pa-
Cuando tu hijo empiece a escribir con facilidad (véase capítulo 5) pue- ra la escritura a mano que no abandonará durante el resto de su vida.
des sugerirle jugar a todos los juegos descritos más arriba, pero escribien- He aquí algunos puntos que hay que tener presentes antes de empezar.
do él mismo. Dejarle mensajes «divertidos» debería estimularle a dejarte
también mensajes divertidos.
Un ejemplo de un mensaje recibido de uno de mis hijos es: «Me idoa.
Un mensaje que dejó mi hijo de 6 años al otro de 4 es el siguiente:
«Hará el favor la persona de la cama de abajo de no molestar cuando se le- Asegúrate de que está sentado cómodamente delante de una mesa, me-
vante por la mañana, Tomn. jor si sus pies tocan el suelo. La altura de la mesa y de la silla debe permi-
Bien, mi hijo de 4 años se levantó pronto y se dio cuenta de que la no- tir que sus brazos y manos mantengan un ángulo adecuado con la superfi-
ta debía ser para él. Vino a mi habitación a las seis y media de la mañana cie de la mesa, de modo que los brazos estén libres para moverse por el
para pedirme que se lo leyera. ¡Debo admitir que tuve ganas de añadir mi papel sin ponerse rígidos ni tensos. También debes asegurarte de que no es-
nombre al final de la nota! No obstante, el acto de escribir la nota fue útil y tá sentado demasiado cerca ni demasiado lejos de la mesa. Si es zurdo de-
beneficioso para ambos niños. El niño de 4 años pudo aprender más sobre berás sentarle ligeramente elevado respecto a la mesa, a fin de que pueda
la naturaleza de las palabras escritas y reconoció inmediatamente, aunque ver por encima de su mano los trazos que está haciendo.
no supiera leer, que la nota iba dirigida a él. El niño de 6 años se sintió feliz
y satisfecho por haber expresado y transmitido sus sentimientos de forma
no verbal, y de que el mensaje hubiera sido leído iy tomado en cuenta!

Asegúrate de que hay mucho espacio en la mesa para que los lápices o
los colores estén a su alcance, pero sin obstaculizar el movimiento del pa-
pel o de su brazo. No te sientes demasiado cerca de él, porque podrías pro-
vocar que tuviera que torcer o girar el cuerpo, adoptando una posición ina-
decuada Independientemente de si decides empezar a escribir sobredpapel o en
una pizarra, asegúrate de que lo que eliges es de buena calidad; no hay na-
da más frustrante que un papel frágil o una pizarra brillante. Para estimu-
UTENSILIOS DE ESCRITURA lar bien la mano, la superficie utilizada no debe ser resbaladiza y tu hijo
no debe estar forzado a presionar fuerte sobre ella para hacer una marca. No
Proporciónale.una variedad de rotuladores o lápices. Los colores deben fijes el papel en ningún lugar, ya que necesitará moverlo para acomodar la
ser variados a fin de que pueda llevar a cabo una selección estética. Los ni- mano con la que escribe. Un tablero de madera puede ser una buena super-
ños parecen desarrollar fuertes preferencias respecto a los colores a una ficie donde colocar el papel, o bien una superficie de plástico si es lo sufi-
edad muy temprana. ¡Los favoritos son el rosa, el violeta, el rojo, el azul o cientemente grande; a falta de esto puede servir un trozo grande de papel
el verde! Dale los lápices que habitualmente se emplean para dibujar y al- secante o un papel grueso de pintar.
gunos rotuladores. El grosor de los utensilios de escritura también debe ser Debes ayudarle a colocar el papel en la posición adecuada. Normal-
variado, ya que para algunos niños es más fácil sujetar un lápiz ligeramen- mente, los niños diestros necesitan tener el papel ligeramente hacia la de-
te más grueso, mientras que otros prefieren los lápices de forma triangular recha de su cuerpo, delante de su mano derecha, mientras que los niños
o hexagonal. Tendrds que observar qué lápices parece que prefiere tu hijo zurdos necesitan tener el papel ligeramente a la izquierda, delante de su
y cuáles sujeta con más comodidad. Las puntas de los lápices deben estar mano izquierda.
,
A algunos niños les gusta inclinar el papel: un diestro in-
afiladas, pero sin ser quebradizas. clinara la parte superior ligeramente hacia la izquierda y un zurdo hacia la
derecha. Intenta que el papel no sea demasiado grande para manipularlo: el
tamaño cuartilla es adecuado para comenzar.

Decorar la superficie
Consigue algún tipo de recipiente para colocar los lápices y rotula-
dores. Funciona muy bien un vaso o una jarra, ya que los lápices pueden Si decides utilizar un tablero de madera o una cartulina, tu hijo también
sacarse y volverse a poner fácilmente. Puede ser divertido utilizar los es- escribirá en él; puedes sugerirle que lo decore con marcas para saber dón-
tuches de lápices más tarde, pero en esta etapa los Iápices tienden a salir y de colocar el papel de escribir. Una vez que haya encontrado la inclinación
caer al suelo, lo cual interferiría en la capacidad de tu hijo de prestar aten- óptima para el papel, pídele que dibuje una pequeña estrella en cada esqui-
ción a la tarea. na del tablero o de la cartulina para marcar su posición.
Evita abarrotar de rotuladores y lápices el recipiente, ya que esto no le
facilita la elección. Si realmente quieres observar qué lapiz o rotulador
le va mejor, tiene que poder ver los que se le ofrecen. Si hay demasiados
rotuladores para elegir le resultará imposible hacerlo y se contentará con el
primero que llame su atención inmediata. Asegúrate de que tu hijo sujeta correctamente el rotulador o el lápiz.
Intenta guardar siempre este recipiente y el papel que has seleccionado Existen diversas maneras aceptables de sujetarlo: una buena manera es
en un lugar accesible a tu hijo. De este modo podrá decidir cuándo desea aguantar el lápiz entre el dedo pulgar y el dedo índice, con el dedo medio
«escribir» solo, además de las veces que decidáis escribir juntos. actuando de soporte. El final romo del lápiz puede estar relativamente ver-
tical o inclinado siguiendo la línea del antebrazo del niño. Cualquier ten-
sión en la mano no le ayudará a escribir, y puede indicar que no está suje- Asegúrate de que tenga suficiente espacio para desplazar el papel ha-
tando el lápiz en la mejor posición. Lo que conviene recordar es que exis-
ten diversas formas de sujetarlo; a muchos de nosotros nos enseñaron que
sólo había una manera y o nos adecuábamos a ella o nos decían que lo su-
-
,ia la izquierda.
Comprueba que puede ver lo que ha escrito; a veces el pu#&r lo ta-
pa. Si parece tener problemas para verlo, sugiérele que sujete el lápiz un
jetábamos «mal». Tu hijo puede descubrir una manera de sujetarlo que fun- POCO más arriba, sin tocar la punta del mismo.
cione, pero que no esté aceptada tradicionalmente. Por ejemplo, una forma
cómoda es la que hace que el lápiz descanse entre el primer y el segundo
dedo en lugar de hacerlo entre el primer dedo y el pulgar. FORMAR LAS LETRAS

Cuando los niños escriben una letra es importante recordar que esto
LUZ tiene mucho que ver, desde el principio, con el desarrollo del hábito de
formar las letras de la manera correcta. Tu hijo puede aprender a hacerlo
Finalmente, asegúrate de que tu hijo puede ver lo que escribe. ¿Hay sufi- fácilmente una vez que tiene un control relativamente bueno de sus manos.
ciente luz sobre el papel? proyecta su mano una sombra sobre su escritura? La escritura de las letras es algo que se aprende y, como al aprender a cami-
Cuando lo hayas preparado todo con el máximo cuidado posible, pue- nar, cuando uno ya lo sabe hacer, se convierte en algo natural. Es muy im-
des empezar a ayudar a tu hijo a desarrollar buenas técnicas para escribir a portante que tu hijo parta de un buen comienzo, y las siguientes actividades
mano ayudarán a su mano a desarrollar de forma natural el tipo de movimiento
necesario p&a escribir las letras. Cuanta más práctica tenga, más fácil se-
rá. ¡Recuerda que es mucho más difícil deshacerse de los malos hábitos
que aprender los buenos desde el principio! Tendrás que comprobar que
empieza una letra en el lugar adecuado y que es capaz de escribirla si-
Cuando tu hijo es muy pequeño, no siempre es fácil saber si es diestro guiendo el recorrido correcto de la letra (vease el diagrama de las letras de
o zurdo. No te preocupes por la mano que emplea tu hijo para dibujar o es- papel de lija en la página 105).
cribir. Algunos niños utilizan ambas manos para realizar diversas tareas.
Debes dejar que tu hijo utilice la mano que quiera para escribir las letras. Si
parece que usa esencialmente su mano izquierda, a continuación tienes al-
gunos consejos para hacerle la vida un poco más fácil.
Hay muchas opiniones diferentes sobre el tipo de letras que se deben
Siéntale ligeramente elevado en su silla de modo que su brazo iz- utilizar. No es aconsejable que enseñes a escribir a tu hijo utilizando las
quierdo pueda moverse libremente por el papel. Un listín telefónico puede letras mayúsculas, las aprenderá con bastante facilidad en una etapa pos-
aportar la estabilidad necesaria; los cojines pueden hacerle sentir inseguro. terior. Tu primera tarea debe ser enseñarle a escribir utilizando las letras
Si es posible, arréglalo todo para que sus dos pies toquen el suelo. minúsculas y, de buen principio, tendrás que decidir su estilo. Los dos es-
Coloca el papel ligeramente a la izquierda de la línea central de su tilos principales son la letra de imprenta y la letra de caligrafía. En el ca-
cuerpo. Deja que incline el papel como le vaya bien, pero asegúrate de que pitulo 9 se proporcionan plantillas en este segundo estilo (véanse las pá-
esté en una posición cómoda y relajada. ginas 199-206).
Sugiérele que utilice un instrumento de escritura que discurra suave- Te recomendaría que desde el principio enseñaras a tu hijo la letra de
mente por la página, como por ejemplo un rotulador. caligrafía por las siguientes razones:
La letra de caligrafia «fluye» y para la mano de tu hijo es más fácil, Finalmente, depende de ti. Si los anteriores argumentos no te han con-
porque requiere un movimiento suave. El movimiento de la letra de im- vencido, te sugeriría que intentaras descubrir qué tipo de letra utilizará tu
prenta suele ser más abmpto y, muchas veces, este tipo de letra provoca hijo cuando inicie la escuela, y que elijas este modelo para las l&as de pa-
que los niños miren y escriban las letras sirviéndose de ia llamada «fónnn- pel de lija. En muchas escuelas españolas, los niños trabajan con las ma-
la del círculo y el palo». Muchas veces esto les lleva a foi.mar incorrecta- yúsculas de la letra de imprenta y luego aprenden a escribir usando la letra
mente las letras y enseguida pueden adquirirse malos hábitos. de caligrafía para representar las minúsculas.
Las formas de la letra de caligrafía no son tan parecidas a su ima- Los siguientes juegos son divertidos y asegurarán que la mano de tu hijo
gen reflejada en un espejo, como puedes ver a continuación. se mueva en la dirección correcta como preparación para el uso del lápiz.
puedes empezar a hacerlos cuando sea capaz de reconocer y sentir bien
muchas de las letras de papel de lija. Todos estos juegos se hacen en una
mesa o en el suelo.

Aprender la letra de caligrafía significa que, cuando tu hijo se haga Clasificar en familias (alrededor de los 3 años v medio - 4 arios)
mayo5 será capaz de juntarlas muy fácilmente. Por lo tanto, tendrá que
aprender las letras una sola vez. Las letras que no están formadas adecua- Qué necesitas
damente se convierten en un obstáculo cuando llega el momento de unir-
las. No debes esperar que junte las letras hasta que logre realizar fácilmen- Un juego de letras de papel de lija.
te el «movimiento» correcto de cada una de ellas (es decir, empezar cada
letra en el lugar adecuado y moviendo la mano en la dirección correcta pa- Objetivo
ra completarla).
Cuando enseñas por primera vez a tu hijo algunas letras sueltas, va
Este juego ayudará a tu hijo a explorar qué letras van juntas por la ma-
bien dejar en ellas frazos de salida que más tarde le darán la posibilidad
nera en que se escriben. Aunque parezca que muchas letras tienen su pro-
de juntar unas letras con las otras. Ésta es otra de las razones por las que pia forma única, existen diversos gmpos o familias; conocerlas resultará
prefiero la letra de caligrafía. Cuando los niños hacen una letra de impren- clave para su comprensión. En lugar de existir 29 letras distintas, cada una
ta, tienden a presionar más el lápiz al terminarla en la línea de base; en de las cuales es única y tiene una forma diferente, llegará a comprender
cambio, la letra junta requiere de Ia mano todo lo contrario. Para juntar las que dominar la forma de una letra aporta conocimientos sobre cómo escri-
letras, la mano necesita hacer menos presión, ya que se mueve desde el bir otras.
punto final de una letra hacia el punto de comienzo de la siguiente. Aunque la
mayoría de los padres no deben preocuparse de enseñar a su hijo la letra
Cómo se juega
junta, es bueno preparar su mano desde ahora en lugar de crear un hábito
que tenga que alterarse en el futuro. En cualquier caso, evita los estilos de
letra con demasiados lazos. Los estilos de escritura que producen pueden Separa todas las letras de papel de lija que tu hijo conoce, además de
ser bonitos, pero a menudo sólo funcionan si se dispone de mucho tiempo los dígrafos, y propón clasificarlas en familias. Probablemente, para em-
para escribir y si se puede hacer sin ninguna presión. pezar es mejor hacer una «familia» cada vez, hasta que el proceso de cla-
La letra de caligrafía es más rápida de escribir. Para que el hecho de sificación se haga más fácil.
escribir a mano sirva a su propósito, debe ser algo que pueda hacerse con Toma la letra «G» y pide a tu hijo que la toque y que pronuncie el soni-
rapidez, que sea legible y que no tense ni canse la mano. do G». Puedes decir que la «G» necesita encontrar a todos los otros miem-
bros de su familia, ya que iparece que se han perdido en el país de las le- Hacer formas de letras sobre la arena (3 años v medio - 4 años v medio1
tras! Pídele que sea el «detective» y que busque a los otros miembros, o pí-
deselo de forma más directa. La única manera de encontrar la familia es re- Qué necesitas
pasar todas las demás letras hasta encontrar una que contenga la forma (<t.>
que acaba de tocar. Una pequeña bandeja o algún útil parecido. También sirve la tapa de
Toca la letra «o> y elige entonces otra letra, la « c ~ »(que has preparado una lata de galletas, pero no utilices algo muy grande. Un montoncito
en la pila). Empieza igual que con la <<o>. Haz que tu hijo toque la letra pa- de arena fina, suficiente para llenar la base de la bandeja. Si no tienes are-
ra que descubra que en realidad la «G»y la <a» están relacionadas. Coloca na y no te importa ensuciar, puedes probar con harina, ja tu hijo le encan-.
la «a»en la mesa donde se colocará la familia. Toca la «o> otra vez y eli- tará! La sal puede ser una alternativa mejor, pero jvigila que no se lleve los
ge otra letra. La mesa se irá llenando de todas aquellas letras que van con dedos a la boca! Algunas letras de papel de lija.
la «G» y el montón de las letras rechazadas quedará aparte.
Objetivo
Éstas son las familias que debes ser capaz de encontrar:
Este juego ayudará a tu hijo a practicar la escritura de las formas de las
- La familia de la NI»: aG d c+ o( letras utilizando su mano directamente, antes de empezar a utilizar un 1á-
- La familia de la «k»: e piz para hacerlo. Al emplear las letras de papel de lija, su mano, gradual-
- La familia de la «¡a: ¿ jt y mente, se va, haciendo más hábil para escribir la forma de las letras.
~ ( r

- La familia de la «o:b a% Cómo se juega

Deja que tu hijo elija una letra de papel de lija que pueda sentir bien
Hay ciertas letras que no encajan en ningún grupo a las que podemos (puedes limitar la elección a aquellas que sabes que domina). Pon la letra
llamar la familia «sobrante». Algunas letras, según la manera en que las que ha elegido encima de la mesa, cerca de la bandeja con la arena. Com-
hayas dibujado, pueden pertenecer a varias familias. La y», por ejemplo, prueba en la lista de la página siguiente si la postura de tu hijo es la co-
puede pertenecer a la <<u,» porque el trazo de la letra sigue un recorrido rrecta. Toca la letra de papel de lija y enséñale cómo hacer la misma forma
parecido, o a la familia de la «.&», puesto que su forma se asemeja a una en la bandeja de arena utilizando los dos dedos que empleas para escribir
«k>> invertida. Algunas letras dobles, como la (&N, la «y» o la N 4"" (el índice y el corazón), pronunciando el sonido en voz alta mientras la tra-
pertenecen a dos familias. Si estás utilizando las plantillas del capítulo 9 zas o inmediatamente después de hacerlo. Contempla el resultado y des-
para fabricar tus letras de papel de lija, las letras sobrantes serán la <a>>,
la pués sacude suavemente la arena para hacer desaparecer la letra. Haz lo
« », la «a»y la «m>>. mismo algunas veces más y luego pregúntale si quiere cambiar de turno.
1" Déjate guiar por las decisiones de tu hijo sobre las letras sobrantes.
Anímale a repetir el «dibujo. de la letra tantas veces como sea posible
Una vez que se ha identificado un grupo de letras, tócalas con él tan a me- antes de comenzar con otra letra. Pon siempre toda tu atención en el inicio
nudo como puedas. Haz este juego las veces que haga falta para que tu hi- de la letra y anímale a seguir correctamente el movimiento de la misma.
jo sea capaz de clasificar «sus>*grupos de letras con mucha facilidad. Procura dejar que explore por sí mismo la letra en la arena. Asegúrate de
que siempre toca la letra antes de trazar su forma en la arena. Puedes ex-
plicarle que, tocando la letra, puede enseñarse a sí mismo cómo escribir.
De este modo, experimentará una gran sensación de logro.
Sentir v escribir las letras de ~ a o edl e liia
LISTA DE COMPROBACI~N
Una vez que la mano de tu hijo pueda trazar razonablemen& bien una
- Parece su cuerpo relajado y cómodo? forma en la arena, existen muchos otros pasos que puedes dar para ayudarle
Sus pies deben tocar el suelo, su espalda debe estar ligeramente inclinada y su
a desarrollar una buena escntura a mano. Será necesario que practiques la es-
cuerpo recto. Si es así, compmeba que el papel no este demasiado inclinado; de he-
critura en conjunción con las letras de papel de lija hasta que su mano ya no
cho, se debe dejar al niño que incline el papel en la posición que le sea más cómoda.
- ¿Puede moverse libremente por el papel? necesite más tiempo para aprender la manera conecta de hacer la forma;
Si se requiere más práctica para la agilidad de la mano en otras situaciones, au- cuando esto haya ocumdo, las letras de papel de lija dejarán de ser útiles. '
menta sus ejercicios de dibujo y coloreo y el contacto con las letras de papel de li- Recomendaría que progresaras a través de los siguientes juegos, que se
ja enfatizando la «ligereza del trazo». adecuan al desarrollo de las habilidades de tu hijo. Le ayudarán a dominar
- ¿Es capaz su mano de mover el rotulador o el lápiz por el papel? lo siguiente:
¿Está el papel en la posición correcta? ¿Dispone del rotulador o el lápiz ade-
cuado? ¿Tienen su silla y su mesa el tamaño adecuado? Sujetar un utensilio de escntura.
- ¿Sujeta el lápiz o el rotulador de manera cómoda y efectiva? Dominar un utensilio de escritura en el papel.
Sé flexible y observa lo que funciona para tu hijo. Recuerda que sus manos son Mover el utensilio de escritura en una dirección particular y trazan-
mucho más pequeñas que las tuyas y, a su manera, únicas. Pmeba las f0I'mas alter- do una forma particular.
nativas de sujetar el lápiz descritas en este capítulo y ¡Descubre si tambien son c6- Producir letras que tengan un tamaño uniforme.
modas para ti!
- ¿Tiene el papel el tamaño adecuado?
Sentir v escribir las letras d e uaoel de lija en una ~ i z a r r a(alrededor d e
Para empezar no debería ser demasiado grande, tiene que poder llegar fácil-
mente a su parte superior. los 4 ario&
- ¿Puede ver lo que escribe?
Comprueba la altura de la silla, la fuente de luz y el tamaño del papel. Qué necesitas

Un juego de letras de papel de lija.


Finalmente, asegúrate de que las aparentes dificultades no vienen cau- Tizas de diferentes colores, pero preferiblemente pequeños trozos, ya
sadas por la tensión de tu hijo por hacerlo bien. Pedirle que haga las for- que las largas se rompen con facilidad. Intenta encontrar tizas que sean
mas de las letras perfectas antes de que esté preparado para hacerlo sólo cortas y gruesas. Puedes probar las tizas sin polvo. Las encontrarás en la
le producirá estrés y tensión; por lo tanto, debería empezar a «escribir» mayoría de las tiendas de bellas artes, así como en los grandes almacenes
formalmente sólo cuando esté preparado: cuando quiera escribir, y no de juguetes para niños.
cuando tú desees que lo haga. Como norma general, estará preparado cuan- Una pizarra realmente buena. Puedes utilizar las que suelen encontrar-
do tenga una experiencia de preescritura suficiente que le permita domi- se en el revés de los caballetes de pintura, si tienes uno en casa, si bien exis-
nar sus manos, cuando sea capaz de emplear correctamente utensilios ta- ten algunos inconvenientes. Los movimientos del brazo, de la muñeca y de
les como pinceles de pintar, herramientas para moldear barro, cuchillos y los dedos de tu hijo cuando escribe en una superficie, como por ejemplo una
tenedores, así como cuando se pueda vestir solo. También debería ser ca- mesa, son muy diferentes de los movimientos que hace cuando está de pie
paz de sentir bien las letras de papel de lija, empezando en los puntos ini- delante de un caballete. Estar de pie para practicar la escntura no es la m e
ciales correctos y perfilando sin ninguna dificultad el recorrido que se ha- jor solución, pero puede ser la única de la que dispongas para empezar. Lo
ce al escribir la letra. ideal sería que compraras una pizarra aproximadamente del tamaño A4.
Debe permanecer estable en la mesa y ser lo suficientemente pesada para no ~ u necesitas
é
resbalar o deslizarse. La superficie no debe ser brillante. No compres nin-
guna en una tienda hasta que no la hayas probado. ¡Es sorprendente que en Un juego de letras de papel de lija. 4-
algunas tiendas vendan pizarras en las que es casi imposible escribir! Puedes ofrecerle un montón de lápices de cera de colores, de tamaño
Si todo esto falla dirígete a tu ferretería o a tu tienda de bricolaje más similar al de las tizas, o unos cuantos lápices o rotuladores. No le des mu-
cercana y compra pintura de pizarra. Puede pintarse cualquier superficie chos a elegir.
dura. Un amigo mío pintó un lateral de su lavadora. Sus hijos tuvieron una Papel liso (sin líneas), aproximadamente del tamaño cuartilla, del que
maravillosa pizarra donde pintar y él tuvo la sensación de que su homble puedes ofrecer una gama de colores. Sin embargo, asegúrate de que todos
lavadora había hallado un buen uso. los lápices de colores destacan en el papel de color.
También necesitarás un buen borrador o una esponja húmeda.
Cómo se juega
Cómo se juega
En primer lugar, asegúrate de que has seguido las indicaciones de la
Pide a tu hijo que elija una letra de papel de lija que le guste y que pue- página 128 sobre la postura y la posición del papel. Ahora puedes hacer lo
da perfilar con facilidad. Si necesita ayuda, ofiécele algunas de las letras de siguiente:
su nombre u otras que puedan tener particular relevancia para él. Coloca la
letra en un lado de la pizarra, asegurándote de que no debe girar su cuerpo Anima a tu hijo a tocar y escribir las letras de papel de lija como lo
en una posición incómoda para repasarla. A continuación, perfilas la letra, has hecho cón la pizarra.
coges la tiza y dibujas la letra en la pizarra. Repítelo varias veces; llena la Crea un marco en los márgenes del papel y, cuando haya llenado el
pizarra con todas las pmebas que tú quieras, intentando en cada ocasión ha- centro con bonitas letras, sugiérele que decore los márgenes. ¡Obtendrás
cer una forma bonita. Ahora pregunta a tu hijo si le gustaría hacer lo mismo. un diseño moderno!
Borra tus letras y que empiece. Al principio no importa en qué lugar de la Elige una de las familias de letras (véase Clasificar en familias, en la
pizarra escribe la letra, pero anímale a llenarla toda. Tampoco importa el ta- página 125) y escribe todas sus letras en una hoja de papel. Haz lo mismo
maño de la letra. Al cabo de un tiempo empezará a escribir las letras con el con las otras familias, cada familia en una hoja de papel. Ahora anima a tu
tamaño que le resulte más cómodo. Cuando haya llenado toda la pizarra, di- hijo para que haga lo mismo.
le que mire todas las letras que ha escrito y ¡que elija las que más le gusten! Obsema su escritura para ver qué tamaño de letra hace normalmente.
Los niños tienen una clara idea de cómo quieren que sean sus letras y Emplea esto como una guía. Dobla el papel como si estuvieras fabricando un
la pizarra resulta un comienzo útil, porque cualquier letra de la que tu hijo acordeón o un abanico; la anchura del primer pliegue debe venir determina-
no esté satisfecho puede borrarse inmediatamente si no le gusta. Es mucho da por el tamaño de sus letras: el primer pliegue debe ser aproximadamente
mejor para él practicar en una pizarra antes de pasar al papel. el doble de su tamafio. Si las letras de tu hijo son demasiado grandes para
'permitirte hacerlo fácilmente, entonces todavía no está preparado para esta
Escribir letras en un papel f a partir de los 4 años - 4 años v medio. cuando actividad. Un buen indicador suele ser el tamaño que emplea para escribir las
tu hiio se sienta sepuro con las letras en la pizarra1 letras de su nombre. Pídele que escriba las letras sobre una línea, utilizando
el espacio entre los pliegues. Esta actividad debena estimularle a empezar
Cuando empiece a practicar la escritura de letras en un papel debe es- sus letras en la parte izquierda de la página y le ayudará a regulanzar su ta-
tar relativamentecontento de lo que escribe. No promuevas el uso de la goma maño. ~ e c u e r d sobre
a todo que no le estás pidiendo que escriba sobre la 1í-
de borrar nea, sino que le estás estimulando a que sus letras se muevan en una línea.
Si le resulta difícil recordar dónde hay que empezar (lo cual puede dad debería ser asegurarse de que su mano es capaz de controlar el pincel
ser particularmente difícil para un nino zurdo) puede decorar el margen iz- j1 yazando el movimiento correcto de la letra. No es necesario q las letras
quierdo de la página: puedes utilizar un punto de libro simple y decorarlo sean perfectas. #
para pegarlo en el margen izquierdo. Puedes hacerlo fácilmente utilizando i
! Goices de cera v ~intura
una tira de cartulina en cuya parte superior hayas recortado una «v» pro- 8

funda: la «v» puede encajarse en la parte de arriba de la página y permane-


cer relativamente estable mientras tu hijo escribe. Si tu hijo no está intere- Utiliza lápices de cera. Anímale a escribir las letras en un papel, cubre
sado en hacer esto, puede que prefiera dibujar como guía una línea de color entonces éste con una fina capa de pintura y contempla con tu hijo cómo
en el margen del papel. aparecen las letras a través de la pintura.

i Letras de uepamento
Escribir en el aire
t
l
Sienta a tu hijo en tu regazo. Coge la mano con la que escribe y dibuja I Qué necesitas
una letra en el-aire, utilizando su mano como si fuera un lápiz. Veamos si 1
puede adivinar la letra que has escrito. Asegúrate de que la mueves con un Cola soluble en agua. Puedes comprarla o utilizar cola de empapelar,
movimiento suave, empezando la letra en el lugar apropiado. Ésta es una que es económica y fácil de fabricar. Es mejor utilizar un pincel de pintar
maravillosa manera de asegurarte de que tu hijo «siente» realmente el mo- que un pincel de engomar, ya que éste no tiene la punta tan pronunciada. Si
do en que se escriben las letras. no puedes encontrarlo, en el mercado podrás adquirir barras de pegamen-
to, que también pueden emplearse para esta actividad.
Pintar letras con los dedos También necesitarás purpurina, lentejuelas o arena, y papel de color de
buena calidad. Te puede ser útil realizar esta actividad en un tablero, ya
Si te atreves a dejarle pintar con los dedos formas de letras, tal como se que así se ensucia menos.
describía en el capítulo 3, representará un paso natural para tu hijo dibujar
las formas de las letras en la pintura con los dedos e imprimirlas en papel. Cómo se juega
Las que no le gusten se pueden borrar fácilmente. No le dejes utilizar las
letras de papel de lija como guía para esta actividad, jcasi seguro que se Anima a tu hijo a escribir letras con pegamento en el papel tan rápido
mancharían! Es probable que empiece a dibujar las letras sin ninguna inci- como pueda. Ahora tiene que esparcir por encima purpurina, lentejuelas o
tación por tu parte, pero si no lo hace, sugiéreselo cuando estés bastante se- arena, y sacudirlo. Observa cómo aparecen las letras de pegamento.
guro de que puede llevar a cabo un intento razonable de dibujar la forma
sin utilizar la guía de la letra.

Pintar las letras Cuando tu hijo escriba, observa cuidadosamente las dificultades que
pueda tener a la hora de formar las letras. ¿Hay algunos movimientos que le
Si a tu hijo le gusta pintar puedes darle hojas de papel más pequeñas Y resulten más difíciles que otros? Mientras practica, ayúdale a elaborar más
un pincel fino. Se puede sentar en una mesa y pintar letras en el papel. Una patrones y dibujos, como se ha ilustrado en el capítulo 3.
vez más, no sería inteligente utilizar las letras de papel de lija como guía,
ya que probablemente se mancharían. El principal objetivo de esta activi-
R e ~ a s a los
r iueros de sonidos v de reconocimiento de las letras ~ontessorise llaman «plantillas metálicas*. Se pueden comprar, pero pue-
des emplear también objetos de casa, obteniendo el mismo efectp.
Si vuelves atrás a algunos de los juegos que has hecho en el capítulo 4, t
verás que muchos de ellos pueden adaptarse a tu escritor novel. Por ejem- ~ u necesitas
é
1
plo, puede etiquetar las imágenes de los juegos de rimas que habéis hecho;
hacer su propio diccionario; empezar a emplear su propia escriturapara Algunos lápices de colores de buena calidad. Papel liso (sin líneas) de
enviar mensajes; escribir listas de menús y, en general, incorporar la escri- colores y de buena calidad. Un objeto, como un plato o tapa pe-
tura en sus juegos. queña para dibujar su contorno, o piezas de puzzles de cuando tu hijo era
más pequeño (sería ideal que las piezas del rompecabezas tuvieran tirado-
Fichas v cuadernos de ejercicios res, ya que mantendrían su mano firme).

i
Espero que te hayas dado cuenta de que he evitado cualquier sugeren- i Objetivo
cia relativa a emplear líneas punteadas que los niños deben unir, o a utili- !
j
zar la gran cantidad de «cuadernos de ejercicios* que están disponibles en Esta actividad incrementará el control de tu hijo del lápiz sobre el pa-
j
el mercado. j pel mientras practica técnicas que serán necesarias para la escritura.
Muchas veces las escuelas mandan a los niños a casa con fichas foto-
copiadas para practicar la escritura de sus letras (jno es así en las buenas 11 Cómo se juega
,
escuelas Montessori!, me apresuro a decir). Muchas escuelas, dado que tie-
nen que enseñar a escribir a un gran número de niños a la vez, no pueden Pide a tu hijo que perfile el contorno de la forma elegida con el máxi-
prestar el tipo de atención individual que tú puedes dedicar a tu hijo. Natu- mo cuidado. Esto es bastante difícil porque, al principio, su mano tiende a
ralmente, la repetición ayuda a los niños, pero la repetición aburrida no perder la dirección. Luego enséñale a colorear la figura moviendo la mano
ayuda a nadie. Desgraciadamente, el problema con el trazo de las letras es de izquierda a derecha, y a acabar de rellenarla con un movimiento de ani-
que los niños no lo realizan desde el punto inicial adecuado, apartan el lápiz ba abajo que imite el movimiento en el papel de la mano cuando escribe.
de la letra cuando no deben y deben conformarse con el tamaño de la le- Trazando líneas bastante largas al principio, empieza coloreando franjas e
tra de las hojas y con el espacio reservado para la escritura. introduce gradualmente la idea de sombrear el contorno.
La escritura a mano de tu hijo es única y puede sentirse tan orgulloso Antes de pasar a ayudar a tu hijo a escribir sobre líneas, puede ser útil
de crear una letra bonita como de hacer un dibujo o una pintura bonita. No de- resumir la gama de actividades que ya domina:
bería haber ningún sentido del deber asociado al dibujo de las letras. Pue-
des hacer que su práctica de la escritura sea estimulante y divertida, pro- Escribe creativamente con el alfabeto móvil: listas, historias, poemas
porcionándole diversas maneras de hacerlo. y mensajes.
Practica la escritura de las letras utilizando las de papel de lija, me-
Avudar a tu hiio a controlar el láoiz en el oaoel (alrededor de los 4 años1 diante diversas actividades.
Dibuja y pinta, y sigue refinando el control de su mano.
Has estimulado a tu hijo a dibujar y a colorear imágenes y le has ayu- Empieza a utilizar su propia escritura (en vez de hacer garabatos co-
dado también a explorar algunos patrones y formas en el papel. Existe una mo antes) en sus dibujos, y puede utilizarla para enviar mensajes y escribir
actividad adicional que puedes introducir justamente cuando esté más pre- listas, menús, etc. En este punto, muchos de los juegos que hiciste ante-
parado para iniciar una escritura en el papel más controlada. En una clase riormente sobre el sonido y el reconocimiento de las letras pueden hacerse
de nuevo (véase capítulo 3), aunque ahora es capaz de escribir sus propias Cuatro líneas: código de colores
letras.
Sigue escuchando leer a los demás para él. -
4 así como
Aporta una guía para los trazos ascendentes y descendentes,
Empieza a leer por sí mismo. para el cuerpo principal de la letra.

Escribir letras sobre una línea fa oartir de los 4 años v medio - 5 años1
AYUDAR A TU HIJO A ESCRIBIR SOBRE LÍNEAS !
Antes de empezar las siguientes actividades, tu hijo debe ser capaz &e
Facilitar a tu hijo líneas y espacios que le ayuden a escribir puede ser hacer por sí mismo el movimiento correcto, sin tener que referirse a las
muy útil, siempre y cuando estés preparado para adaptar la distancia entre letras de papel de lija, a menos que todavía existan una o dos que le pro-
las líneas al tamaño de su escritura. Podrás juzgar a qué distancia deben es- voquen dificultades. También debería sentirse entusiasta y deseoso de es-
tar las líneas si observas su escritura en papel liso; un indicador muy bue- cribir; debes encontrar el equilibrio entre aportar la práctica necesaria y
no es el tamaño con el que escribe las letras de su nombre. asegurarte de que la escritura tiene algún objetivo. Ahora debería escribir
Puedes elaborar varios tipos de papel pautado para que practique, cada con facilidad con el alfabeto móvil.
uno con un objetivo diferente (véase el capítulo 9 para las plantillas que i
Qué necesitas
puedes utilizar). Elige el tipo que te gustaría que tu hijo probara, pero tienes
que estar dispuesto a cambiarlo si el que has elegido no funciona. Tendrás que
1l
cambiar la distancia entre las líneas a medida que desarrolle su escritura, Todas h s letras del alfabeto (puedes sacarlas del alfabeto móvil). Si
hasta que sólo sea necesaria una sola Iínea. Utiliza papel del tamaño cuarti- son demasiado grandes para el papel, redúcelas en una fotocopiadora. Las
lla para empezar, pero no le propongas que emplee líneas para toda su es- letras sólo se utilizarán por un corto período de tiempo en esta actividad,
critura; todavía habrá algunas cosas que es mejor escribir en papel liso. así que no tienen que ser de cartulina, basta que sean de papel.
Cada una de las pautas de papel pautado descritas en el capítulo 9 está Decide el tipo de papel pautado que probarás primero; cualquiera de
ajustada a una actividad ligeramente diferente. las pautas va bien, excepto la de papel cuadriculado. Toma una hoja de pa-
pel grande (aproximadamente de tamaño A3) y dibuja en el papel el dise-
Papel cuadriculado ño de líneas que has elegido, utilizando el tamaño de las letras que has fa-
bricado como guía.
Aporta una guía general para tu hijo y no limita el tamaño de las letras. Si utilizas una pauta de dos líneas, entre éstas debe encajar el tamaño
de la letra <<o»;si empleas una de cuatro líneas, la Iínea superior debe estar
Franja sombreada a la altura del trazo ascendente de la letra N&», y la línea inferior debe co-
locarse al final del trazo descendente de la e+>>.
Aporta una guía para el cuerpo principal de la letra y deja la altura de
los trazos ascendentes y descendentes para el niño. Cómo se juega

Doble línea con base subrayada Clasificar oor tamaño


Explica a tu hijo que ha estado escribiendo linealmente y que ahora le
Centra la atención en la base de la línea y aporta una guía para la altu- mostrarás dónde van las letras cuando se escriben sobre líneas. Pídele que
ra del cuerpo principal de la letra. clasifique todas las letras y que se quede con todas las que caben entre las
líneas sombreadas o azules del papel. Las que no caben deben dejarse Ahora debes encontrar diversas maneras de ayudarle a practicar la escri-
aparte. mra utilizando líneas. Intenta no pedirle que repita hileras de letr específi-
B
cas, ya que esto resulta muy aburrido. Puedes escoger letras segun la forma
de su trazo o según la posición que ocupen al escribirlas entre dos líneas. Por
dentro de la familia de la «LD pueden practicarse juntas la KLN y la
Guárdalas tras haberlas observado durante el tiempo suficiente. « » y la
k , . . y la <v. Explorad juntos las posibilidades, tomando un gmpo
Ahora pídele que clasifique todas las letras que tienen trazos ascen- de movimiento cada vez y buscando similitudes en el «movimiento» o en la
dentes que sobresalen por arriba del área sombreada o que llegan a la línea forma. Las combinaciones son infinitas, y mientras estéis estudiando las le-
superior. uas juntos irá cambiando su conocimiento y su conciencia de la manera en
que se forman y se escriben las letras.
A medida que aumente su confianza y velocidad querrá escribir más a
menudo sobre las líneas, y tendrás que ser sensible a sus necesidades y
Guárdalas tras haberlas observado el tiempo suficiente. 1 cambiar el papel para adecuar10 a sus crecientes capacidades. En un perío-
Clasifica todas las letras que tienen trazos descendentes que sobresalen do de tiempo relativamente corto, podrá ser capaz de escribir todas sus le-
por la parte de abajo del área sombreada o que llegan a la línea inferior. i
! tras en una línea.
Para apoyar este proceso, guarda todos los tipos de papel en una estan-
tería para que
,
pueda elegir el que le vaya mejor, ya que tareas diferentes re-
quieren papeles diferentes. Querrá empezar a escribir mensajes e historias
Te quedarán dos letras sobrantes: la «L»,que nunca llega tan amba co-
más largas y, gradualmente, disminuirá la atracción hacia el alfabeto móvil
mo las ascendentes, y la ,>!e que tiene un trazo por arriba y otro por abajo
porque descubrirá que es capaz de escribir igual de rápido a mano. En el pe-
de la línea principal.
Pide ahora a tu hijo que mezcle todas las letras y que las clasifique se- ríodo de tiempo transcurrido desde que empezó a escribir con el alfabeto
gún sn tamaño mientras las va colocando sobre la línea. móvil hasta que ha sido capaz de escribir bien utilizando su escritura a ma-
Dile que coloque al azar todas las letras sobre las líneas y que intente no, el deletreo errático del comienzo, basado puramente en el sonido, ha
recordar la colocación de cada letra. ido cambiando gradualmente, influido por diversas circunstancias. Cuan-
do empiece a leer, su conciencia del aspecto de las palabras escritas co-
Clasificar en familias menzará a cambiar. Se encuentra con palabras que no son fáciles de pro-
. Pídele que clasifique las letras en la línea, pero según sus familias de nunciar, y otras que puede reconocer observándolas como un todo. Se
«movimiento» (véase el juego Clasificar en familias, en la página 125). Es encontrará con palabras que requieren algún conocimiento especial que le
decir, que clasifique las letras que van con la «m,las que van con la «k*, ayude a descifrar su código, tales como las que acaban en «-ción» o las
las que van con la «L», las que van con la a&», las que van con la «w»,Y que tienen una letra muda como «h» (hombre, harina, etc.). En los dos ca-
luego las sobrantes. pítulos siguientes verás que, a lo largo de su progreso en la lectura, le has
estimulado a prestar atención al tipo de letras que forman ciertas palabras.
Escribir en papel pautado Sin embargo, durante su trabajo con el alfabeto móvil, en ningún momento
Toma papel pautado (de tamaño cuartilla) y pídele a tu hijo que clasi- has enfatizado el deletreo correcto por encima de la propia expresión. No
fique las letras del alfabeto móvil según alguna de las formas anteriormen- obstante, se habrá producido un cambio sutil en la forma en que deletrea
te descritas. Utilizando las letras clasificadas como guía, puede escribir las esas palabras.
letras en el papel pautado.
Cuando ya escriba bien sobre líneas, es de esperar que deletree tam- Coloca la tira de papel directamente encima de sus líneas y dile que
la copie. Mueve la tira hacia abajo a medida que se vaya comp @andoca-
bién bastante bien. Busca palabras muy comunes que no obstante suelen
deletrearse mal, y muéstrale cómo se escriben. Cuando escribe ciertas pa-
labras a mano, la forma que toman las palabras puede convertirse en un há-
k
da línea. Cuando tengas ejemplos que ocupen más de una lín a también
puedes colocarlos sobre la página o a un lado (a la izquierda de un dies-
bito, y aunque no tienes que estar corrigiendo siempre todas las faltas, de- tro y a la derecha de un zurdo, para que pueda ver y escribir al mismo
bes vigilar cualquier cosa que pueda transformarse en hábito. Todas las tiempo).
actividades que se sugieren en los capítulos 6,7 y 8 tendrán un impacto en Deja algunas tiras de papel con mensajes o nombres en una estantería,
el deletreo. para que siempre pueda tener acceso a ellas si de repente le apetece escii-
Cuando tu hijo empieza a escribir sobre líneas puede ser bastante útil bir y quiere un modelo preparado que seguir en vez de sus pensamientos.
proporcionarle algunos modelos escritos que seguir, además de sus propios He aquí algunas ideas:
mensajes.
Rimas y poemas simples que pueden alargarse.
Los días de la semana, los meses del año.
Modelos de escritura (alrededor de los 4 años v medio - 5 arios v medio)
Las familias de las letras.
Grupos de letras según su tamaño.
Qué necesitas Los nombres de todos los miembros de la familia.
Letras
,
mayúsculas y letras minúsculas escritas de lado
Proporcionarle a tu hijo el papel con el que parece sentirse más cómo-
do (mira las muestras en el capítulo 9). Escribe diversas palabras, frases, Si tu hijo es zurdo, tú también debes intentar escribir con la mano iz-
poemas, bromas, mensajes que piensas que le gustarán. Estos primeros quierda. No te preocupes si no te queda del todo bien. ¡Lo importante no
ejemplos serán relativamente cortos, pero se tendrá que aumentar su lon- es la forma perfecta de las letras, sino el movimiento de la mano en el pa-
gitud y pasar a otros tipos de papel a medida que se desarrollen sus intere- pel y la manera en que están formadas las palabras! Si las tuyas no son
ses y necesidades. También estarás preparado para «anotar» cualquier co- tan bonitas, anímale a hacerlo mejor que tú. Si lo consideras necesario,
sa que quiera escribir con la ortografía «correcta». De este modo, algunos puedes explicarle que te sientes más cómodo escribiendo con tu mano
de los ejemplos permanecerán por un período de tiempo mientras que otros derecha. Si escribes con la izquierda, tendrás el problema opuesto si tu
sólo servirán una vez. hijo es diestro.

Cómo se juega

Puedes empezar con el nombre de tu hijo, que siempre es algo muy es-
pecial, o con cualquier otra cosa que pienses que le gusta ver escrita sobre Cuando ayudes a tu hijo a separar sus palabras, si parece necesitar una
una línea. De nuevo, no conviertas esto en otra «instrucción» donde las pa- guía, puede ser útil sugerirle que deje un espacio entre las palabras equi-
labras simplemente se copian sin objetivo ni significado alguno. Obvia- valente a una letra de la escritura que normalmente hace. No sugieras el es-
mente, ha estado escribiendo su nombre durante un tiempo, pero ahora tie- pacio de un dedo, ya que esto provocaría que las letras pequeñas estuvie-
nes la oportunidad de mostrarle cómo queda sobre una línea. ran muy separadas y las grandes demasiado juntas.
Recorta una tira de papel y escribe su nombre, asegurándote de que es-
cribes las letras con un buen movimiento.
LETRAS MAY~SCULAS da que las saques, nombra la letra. Haz lo mismo con las letras minúsculas.
Una vez acabado el juego, repítelo, pero esta vez hazlo colocando primero
Una explicación simple de una letra mayúscula es que la utilizamos las letras mayúsculas y uniendo a ellas las minúsculas sin la guía. dtiiiza las
cuando queremos llamar la atención sobre una cosa importante, por ejem- tajetas grandes al final para comprobar si están todas emparejadas. Si tu hijo
plo un nombre o el inicio de una nueva frase. sabe el orden del alfabeto, entonces puede colocarlas en orden.
Raramente es necesario enseñar las letras mayúsculas, muchos niños Anímale a practicar la escritura de las letras mayúsculas y minúsculas,
las descubren a través de los estímulos cotidianos que reciben: la <M» de a la vez y observa cómo las pasa a utilizar de manera natural en su escritu-
McDonalds es sólo un ejemplo. Además, muchas letras mayúsculas son ra. No obstante, no introduzcas las letras mayúsculas hasta que haya desa-
muy parecidas a sus letras minúsculas correspondientes. Será necesario parecido toda dificultad para escribir las minúsculas. En todo lo que has
que le enseñes algunas mayúsculas, pero tu hijo conocerá la mayoría de escrito en su presencia has utilizado mayúsculas si hacía falta, y a través de
ellas. Ayudarle a escribirlas es una tarea mucho más simple que ayudarle a sus lecturas y de tu ejemplo enseguida comprenderá cómo se emplean.
aprender las minúsculas, ya que la mayoría, excluyendo uno o dos estilos,
se escriben utilizando predominantemente líneas rectas que pueden escri-
birse de diversas maneras. MÁS JUEGOS PARA ESTIMULAR LA ESCRITURA
Lo que tendrás que hacer es enseñar los nombres de las letras a tu hijo.
Hasta ahora, te has centrado principalmente en los sonidos, pero una vez
que sepa éstos con claridad puedes explicarle que las letras tienen tanto un
nombre como un sonido. Coloca una pizarra de notas a la altura de tu hijo y déjale mensajes es-
Sírvete de las canciones del alfabeto que conoces para conectar los critos. Anímale a escribir sus propios mensajes o las respuestas a los men-
nombres con las formas de las letras. Propón a tu hijo que escriba la letra sajes que has escrito en la pizarra.
mayúscula y la minúscula que pertenecen, por ejemplo, a «D», diciendo el
nombre en vez del sonido.

Em~areiarletras mavúsculas con las letras minúsculas (alrededor de los A los niños les encanta abrir sobres. E s c r ~ k l epequeños mensajes y
L&m,l ponlos dentro de un sobre con su nombre. Déjale algunos sobres en su es-
critorio para que también te pueda escribir cartas a ti.
Qué necesitas

Dos juegos de 29 tarjetas con las letras del alfabeto, cada una de las
cuales con una letra mayúscula seguida de una letra minúscula. Coge un Ahora ya podéis empezar a escribir juntos verdaderos libros. Observa
juego y corta las tarjetas por la mitad para separar la letra mayúscula de la un libro real y descubre qué necesitas hacer. ¿Dónde aparece el título?
minúscula. Ahora tienes tres juegos de tarjetas. ¿Qué hay en la cubierta interior? ¿Necesitarás imágenes? ¿De qué tratará
la historia? No seas muy ambicioso al principio, se pueden escribir muy
Cómo se juega buenas historias con muy pocas palabras. Tal vez tu hijo quiera escribir un
pequeño diario para él, anotando cada día algún acontecimiento que re-
Coloca en la mesa las tarjetas grandes. Toma las mayúsculas y únelas a cuerde. Anímale a escribir cartas a sus amigos y familiares.
su pareja poniéndolas debajo de la tarjeta grande correspondiente. A medi-
1
e Empezar a leer

Llegar al momento en que tu hijo está preparado para leer es muy emo-
cionante por todo lo que implica. Hasta ahora te has asegurado de que tu-
viera muchas experiencias diferentes con las palabras. Todas estas expe-
riencias han creado en él una preparación para la escritura.

Le has aportado conocimientos sobre el mundo. Saliendo con él a


pasear e implicándole en muchas conversaciones le has aportado expe-
riencia del mundo. Has utilizado un lenguaje rico y correcto, vinculado
a la vida y a las experiencias de la vida cotidiana, para que, cuando lea,
las palabras, las situaciones y los conflictos encuentren una resonancia
en él.
Le has aportado conocimientos sobre los libros. Comprende la im-
portancia de la letra escrita para explicar historias, y el ritmo y la forma
que adoptan. Sabe cómo manejar los libros. Tiene un sentimiento de pro-
piedad respecto a algunos de sus libros preferidos y decidirá mirarlos in-
cluso cuando no haya nadie que se los lea. Compartiendo los libros conti-
go ya ha aprendido sin ningún esfuerzo a reconocer algunas palabras.
Tiene un buen conocimiento de los sonidos, las rimas y los grupos de
sonidos. Los ha aprendido a través de todas las canciones, poemas y rimas
infantiles que habéis recitado juntos, a través de los diversos juegos de so-
nidos que has hecho con él y al conocer los símbolos que están asociados
con estos sonidos.
Se ha convertido en escritor. Al escribir mensajes e historias con el
alfabeto móvil comprende que la escritura transmite sus pensamientos, que
las palabras son unidades de sonidos que pueden juntarse en unidades Ile-
nas de significado, y que es capaz de leer lo que él mismo ha escrito.
Se siente como un lector. Al haber escrito y leído sus propios men-
sajes, al haber «leído» muchas historias y tener una familia en la que se va-
loran los libros, tu hijo sentirá que es un lector y tendrá ganas y estará pre- &ación y su habilidad de predecir lo que puede venir después como con-
parado para adentrarse cada vez más en la lectura. secuencia natural.
También se remitirá a su conocimiento del mundo para prev&lo que es
1
¿Cómo puedes ayudarle a empezar? La habilidad de leer dependerá de más probable que signifique una palabra. Sabemos que, cuando nos en-
su capacidad de hacer diversas cosas a la vez. Tal vez la primera pregunta
1 contramos con una palabra que puede tener diversos significados, como
1
que te debes hacer es: «¿Por qué debena decidir leer?». 1
«banco», la mente se presenta a sí misma una selección de todos los signi-
La lectura debena ser una experiencia divertida porque lee cosas que ! ficados posibles que conoce el lector. En una fracción de segundo, antes de
i
le interesan y le proporciona una sensación de logro. Le confiere mayor j ser siquiera consciente de ello, la mente es capaz de elegir el que cree que
autonomía en todo cuanto puede reconocer por sí mismo y un mayor sen- j es el significado más adecuado al contexto. Cuanto más amplios sean la
timiento de independencia. Será capaz de descubrir cosas por sí mismo y j experiencia y el vocabulario de tu hijo, más opciones se asomarán a su
de transportarse a «otros mundos» donde lo que lee sólo tiene su imagina- !i mente y más probable será que encuentre el significado que mejor va con
ción como límite. Quiere leer porque la lectura tiene un objetivo para él. i] la frase.
!
Por eso, las cosas que le leas deberán resultarle interesantes. No se debe l e * También utilizará su comprensión natural del lenguaje para ayudarse a
er por el simple hecho de leer.
No caigas en la tentación de comprarle una colección de «lecturas bá-
sicas para principiantes» para este período. Por lo general, el valor de es-
11 anticipar lo que puede venir a continuación, qué es lo que tendría sentido y
cuál sería el significado de una palabra dada. A medida que va leyendo,
utiliza su conocimiento intrínseco de la gramática para ayudarse a llegar al
I
tos libros es sólo el de ayudar a los profesores a conocer el nivel de lectura i significado de las palabras que está leyendo. Un buen ejemplo de cómo uti-
!
de un niño. Muchas veces, todos ellos contienen un lenguaje muy limitado, 8 lizamos nu&tro conocimiento del lenguaje para ayudarnos a descifrar el
que suele estar muy lejos tanto del lenguaje real como del de los libros, 11 significado de una frase lo constituye la lectura de la siguiente oración:
porque contienen ritmos rebuscados y secuencias difíciles de palabras. La i
naturaleza limitada del vocabulario suele hacer aburrido el flujo de las pa-
labras. También es raro encontrar en estos libros contenidos que interesen
realmente a los niños de esta edad. Aunque haya algunos que estén por en-
1
1
«Su seroco siempre serana seis sopros
y satria sollos porque sus sopros son otros».

cima de la media, itener que leer 25 libros sobre la misma familia puede
ser extremadamente aburrido al cabo de un tiempo!
11 Muchas de estas palabras no existen en español, pero, ¿puedes distin-
guir las palabras que describen la acción? ¿Eres capaz de descubrir el su-
Los niños raramente vuelven a releer estos libros y no les aportan nin- ! jeto de la frase? Tal vez no reconozcamos las palabras, sin embargo la
i
gún placer si no es el de estimular un elemento competitivo en la lectura. En
lugar de hablar con los otros niños sobre el contenido de estos libros suelen I
l
comprensión que tenemos de nuestro lenguaje nos puede ayudar a orien-
tarnos para descifrar el significado de la frase. Cuando buscamos el signi-
discutir sobre cuántos han leído y a qué nivel de color han llegado. Las in- 1 ficado de estas líneas, intentamos imaginarnos cómo sería un «seroco» y
vestigaciones recientes revelan que, aunque estos libros intentan ajustarse a
un vocabulario limitado, en realidad los libros habituales de cuentos ejerci-
11 qué se puede hacer con «seis sopros» y con «sollos». Utilizo esta frase sim-
plemente como ejemplo, jno porque piense que tu hijo tenga que leerla en
tan mucho más a los niños en la práctica de las palabras más comunes. i este período!
Al leer, los niños utilizan diversas estrategias para comprender lo que
están viendo. Por ejemplo, se remiten bastante a las señales presentes, pro-
I
!$
Practica los siguientes juegos para impulsar a tu hijo hacia la lectura de
manera fácil y relativamente sin esfuerzo. Puedes hacer estos juegos a la
cedentes de las palabras, ilustraciones o situaciones: llamamos a esto *el 1 vez que empiezas a practicar la lectura compartida de libros. Están pensa-
contexto». Un niño que se encuentra con la palabra «canguro» puede con-
i3 dos para ayudarle a ejercitarse en la unión de sonidos con los que formar
sultar la fotografía; si es9 no le ayuda, puede utilizar su conocimiento de la 11 palabras, lo cual le capacitará para leer con más fluidez.
Leer utilizando objetos la oartir de los 4 años v medio) Más tarde, también puedes introducir palabras que contengan letras
dobles, tales como «gorra», «cepillo», «coche», «queso>>y
Empezarás a hacer este juego cuando tu hijo comience a leer las pala- labras que tengan letras diferentes pero que su sonido sea el
bras que ha escrito él solo con su alfabeto móvil. «vaso», «coche», «cómic», «máquina», «ratón», «carro», etc.) y palabras
Puedes proponérselo si tu hijo se lo ha pasado bien con el Juego de los que compartan la misma letra con sonido distinto («cama», «cepillo», «ra-
sonidos, las Letras de papel de lija y el Alfabeto móvil. Con este juego no ta», «cara», etc.).
le enseñarás nada nuevo; simplemente reforzarás sus experiencias pasadas El segundo grupo de objetos debe contener combinaciones de sonidos
y el conocimiento que ha adquirido a través de los &es juegos citados an- vocálicos o consonánticos. Algunos ejemplos:
teriormente.
Tu hijo ya sabe que los sonidos pueden representarse mediante símbo- agua globo fresa clavel nuez
los escritos y que las palabras se forman colocando esos sonidos en un plátano aceite flor plato jaula
orden particular. También ha empezado a combinar por sí mismo esos so- boina dragón camión tren diccionario
nidos y a leer su propia escritura.
Tan pronto como tu hijo las haya leído unas cuantas veces, puedes in-
Qué necesitas troducir palabras que contengan una combinación de más de dos sonidos
vocálicos o consonánticos (buey, constelación, inspector, etc.)
Dos grupos diferentes de pequeños objetos (al menos ocho cosas); pue- Si quieres hacer un juego que pueda repetir, puedes ir a comprar pe-
des aprovechar cosas que tengas en casa, jo bien comprarlas en una tienda queños objétos para sustituir los que tienes en casa. Las escuelas Montes-
de juguetes donde vendan miniaturas, si realmente quieres «levar anclas»! son disponen de cajitas para este juego con todo tipo de objetos maravillo-
Todos los objetos deben ser atrayentes y no es necesario que se relacionen sos en su interior que se pueden ir cambiando, a fin de que los niños siempre
entre sí. estén interesados en leer sus nombres.
El primer grupo debe contener objetos que se deletreen fonéticamente, Si no pudieras conseguirlos, siempre puedes buscar imágenes de obje-
es decir, donde cada sonido de la palabra se represente con una letra, de tos, pero es más divertido hacerlo con los objetos mismos.
manera que, al pronunciarlo, los sonidos puedan combinarse creando el También necesitas algunas tiras de papel y un lápiz para escribir los
nombre del objeto sin ninguna distorsión o cambio. nombres de los objetos.
Tras echar un vistazo a la cocina y al dormitorio de tu hijo, puedes que-
darte con los siguientes objetos:

taza tapa sábana lazo nudo


1 Objetivo

El objetivo de este juego es ayudar a tu hijo a darse cuenta de lo fácil


que le resulta juntar los sonidos que ya conoce y leerlos; los objetos se em-
lápiz limón dado mesa tambor plean para crearle un «contexto». Sabrá que la palabra tiene que proceder
zumo pasta piña oso gato del grupo de objetos que tiene delante de él y esto tendría que ayudarle a
manzana foto melón lata tenedor leer las etiquetas que le presentas.
zapato gafas sartén pata papel

Como ves, no tienes que limitarte a palabras de pocas letras; unas po-
cas son de ayuda, pero no intentes utilizar este juego para pasar de palabras
11 Cómo se juega

Uno de los elementos más importantes de este juego es que escribes los
de tres letras a palabras de cuatro, y así sucesivamente. 1E nombres de los objetos delante de tu hijo, de modo que ve con sus propios
ojos cómo tu pensamiento se traslada literalmente al papel. El mensaje pido hasta que, combinando grupos de sonidos y buscando de cuál de los
subyacente que le transmites es que, cuando leemos, estamos leyendo los objetos puede tratarse, identifique el objeto. Muéstrate completamente ma-
pensamientos de otra persona. El hecho de que las palabras escritas sean ravillado, diciéndole que sabe lo que estás pensando porque hatido capaz
siempre el producto del pensamiento de otra persona es muy importante; de leer tu mensaje. Junta el objeto y la etiqueta y continúa hasta que todos
da valor a la palabra escrita y vincula los procesos de lectura y escritura. 10s objetos hayan sido etiquetados.
Tu hijo valorará las pequeñas etiquetas que escribes para que él las lea mu- Observarás que, en parte, «lee» las palabras y, en parte, utiliza los objetqs
cho más que las etiquetas que vienen preparadas. como «contexto». Sabe que lo que está escrito se relaciona con el grupo de
Coloca el primer grupo de objetos, cuyos nombres son fonéticos, en el objetos que tiene delante. Combinará diversas estrategias para leer la palabra,
suelo o en una mesa (sería preferible una mesa porque resulta más cómodo a veces utilizando la técnica aprendida de adivinar (por ejemplo, qué objeto
para escribir). queda que empiece por «p») y a veces pronunciándola completamente.

Control de vocabulario

Asegúrate de que tu hijo sabe los nombres de todos los objetos que es- Pide a tu hijo que vuelva a leer las etiquetas de todos los objetos. Esto
tás utilizando. Si has elegido un vaso con asa, tenéis que poneros de acuer- le ayudará a visualizar la palabra como un todo. Como, naturalmente, co-
do en si vais a usar la palabra <<taza»o «vaso» para designarlo. noce el objeto, «leerá» la palabra fácilmente. Es mejor si señala la eti-
Escribe tus pensamientos para que tu hijo los lea. queta mientras la pronuncia, viendo de este modo toda la palabra.
Dile a tu hijo que estás pensando en uno de los objetos que están colo- Te cansarás de este juego antes que él. Si quieres ver si puede llevar a
cados en la mesa. Pregúntale si sabe cuál es. Algunos niños cogerán un cabo la actividad por sí mismo, puedes preparar algunas etiquetas para que
objeto directamente; si hace esto, no lo aceptes como el objeto en el que las utilice. Si ya es capaz de escribir, puede escribir él mismo las etiquetas
estabas pensando. de los objetos. No esperes que lea las etiquetas sin ninguna pista contex-
tual. Puede que fuera capaz de hacerlo, pero no se lo sugieras.
«Bueno, éste no es el objeto en el que estaba pensando. Te daré una pista.»
Leer los d í ~ r a f o s
Otros niños te pedirán una pista al principio. Escribe, en letra bonita y
Puedes introducir el segundo grupo de objetos que contienen los dí-
del estilo que has decidido ensefiar a tu hijo, el nombre del objeto que qnie-
grafos tan pronto como tu hijo lea fácilmente el primer gmpo: esto puede
res que te muestre.
ser al día siguiente o, para algunos niños, al cabo de dos días. Recuerda
que no debe aprender nada nuevo para hacer estos juegos. Solamente tie-
«Esto es lo que quiero que me des.» ne que aplicar el conocimiento que ha adquirido con el Juego de los soni-
dos y las Letras de papel de lija, y utilizar sus experiencias con el Alfabe-
Haz que tu hijo vea cómo escribes las letras en una tira de papel. De es- to móvil y las lecturas que has estado haciendo con él.
te modo, verá la conexión entre lo que piensas y lo que lee.
Cómo se juega
Pronunciar
Haz con el segundo grupo de objetos exactamente lo mismo que hicis-
Dale a tu hijo la etiqueta y pídele que pronuncie lo que ve. Cuando em- te con el primero. No obstante, cuando escribas tu mensaje subraya las dos
piece a pronunciar los sonidos, debes animarle a juntarlos cada vez más rá- letras que forman un solo sonido: por ejemplo, «perro».
Según como veas que responde tu hijo, puedes pedirle que identifique Cómo se juega
el sonido subrayado antes de intentar pronunciar la letra. A medida que va-
yas escribiendo las etiquetas, de acuerdo con la habilidad de tu hijo, deja Puedes escribirlas mientras juegas o bien tenerlas ya prep!iadas. Co-
de subrayar para que identifique por sí mismo el dígrafo. mo con todas las demás actividades, sería mejor que las escribieras duran-
Si quieres prolongar esta actividad, puedes agrupar pequeños objetos te el juego, y luego las guardaras en una caja para que tu hijo pueda volver
que hayas encontrado en las tiendas o entre sus juguetes y ponerlos dentro a ellas cuando lo desee.
de una caja junto a las palabras que habías escrito al principio. Añade pro- Explícale que escribirás algunas.palabras y que lo importante es que él
gresivamente diferentes objetos con sus palabras, a fin de mantener su in- haga lo que dicen. Escribe «correr». Tu hijo lee la palabra y tú le animas a
terés de curiosear dentro. realizar la acción. Cuando vuelva, escribe otra palabra. Continúa hasta que
se canse. Observarás que leer esas palabras lleva a todo tipo de comenta-
Leer sin utilizar obietos rios. Haz tanto teatro como sea posible.

Elabora algunas palabras que describan acciones que tu hijo pueda leer Escribir frases oara interoretar
y representar fácilmente. Le encantará interpretar las diversas palabras que
has escrito y de este modo tendrá que demostrar que ha comprendido su Si a tu hijo le encanta actuar puedes ampliar esta actividad con otra en
significado. laque le escribas diversas frases para leer, interpretar y representar.
Por ejemplo:
,
Qué necesitas
Trae tu mutiecaicochellibro preferido.
Escribe en pequeñas tarjetas todas las palabras de «acciones» que pue- Busca una canica verdelun calcetín rojoluna gorra azul
das recordar (estarás utilizando el mismo conocimiento que empleó tu hijo Haz cosquillas a papála mamá/a la ahuelaial abuelo.
para realizar los dos juegos de lectura anteriores). Debe haber sólo una pa- Haz ver que eres un médico.
labra de acción por tarjeta. Sin embargo, esta vez no hay objetos que pro- Pon tus juguetes en una cesta.
porcionen el «contexto»: su experiencia y el hecho de que represente las Báfiate.
palahras escritas en las tarjetas le ayudarán a comprobar su comprensión Tráeme tres cosas que podamos comemos
de los significados. Planta una semilla.
Aquí tienes algunas sugerencias para empezar. Arregla tu camión.
Observarás que algunas son fáciles de leer y representar y que otras re- Pon música.
quieren un poco más de interpretación. Si se queda atascado en la interpre-
tación de una de las tarjetas, ¡entonces tendrás que representarla! No te li- Este juego puede durar toda la mañana, quizá incluso todo el día. La
mites a leer las tarjetas; éstas casi no tienen valor si no se representan. cantidad de diversión que se obtiene leyendo estas frases simples es in-
Palabras que se pueden escribir en las tarjetas: mensa. ¡Prepárate por si el juego se invierte y tú te conviertes en el recep-
tor de los mensajes de tu hijo!
saltar correr mirar botar lavar dar Estas actividades deben dar a tu hijo mucha seguridad cuando lea con-
comer pensar beber pisar girar volar tigo. En el capítulo 9, encontrarás algunas sugerencias sobre el tipo de li-
subir bajar reír Pegar dormir cantar bros que puedes leer con él. No obstante, recuerda siempre que tendrá más
llorar fumar leer toser coser ganas de leer cosas que le interesen, aunque esto signifique elegir libros
que parecen más difíciles para él. Si éste es el caso de tu hijo, utiliza al- nuevo pico que escalar, lo que le ha permitido llegar sin haberse dado
gunos de los consejos que damos más tarde en este capítulo para ayudar- cuenta de que había iniciado su camino. No ha habido denotas ni objetivos
le a lograrlo. He visto a niños aprender a leer ciertos temas pertenecientes difíciles, tan sólo una exploración del lenguaje verbal y escrito. 4.
a niveles de lectura mucho más elevados de los que hubiera elegido para A las palabras que son difíciles de pronunciar las vamos a llamar «pa-
ellos. labras rompecabezas», porque debes romperte la cabeza para reconocer có-
A partir de este punto, observarás que su habilidad de leer progresará a mo se escriben a través de una pronunciación que no suele ser muy buena.
pasos de gigante, seguidos de períodos de calma. En tus viajes a la biblio-
teca, pide a tu bibliotecario que te proponga libros que reflejen el nivel de Qué necesitas
lectura y los intereses de tu hijo. ¡Cuidado con el bibliotecario o librero
que quiere orientarte hacia un determinado esquema de lectura! Necesitarás descubrir qué palabras de las que aparecen a menudo en
los libros que lee tu hijo le resultan más difíciles de pronunciar, y por tan-
to de reconocer. A continuación te proporciono algunas sugerencias en las
LLas oalabras romaecabezas 1 ) que podrás basarte. Escoge unas diez o doce palabras como mucho y ela-
bora una carta para cada una de ellas.
Se puede empezar a practicar este juego justo despué5.de haber intro-
ducido por primera vez las cajas de lecturas que se mencionan en el apar- llave rayo agujero pollo carro huevo cigüeña
tado anterior y mientras tu hijo todavía disfmte con ellas. De los juegos a huerto yegua hueso valla llenar agujón yeso
los que habéis jugado últimamente éste será el primero que le proporcione llama $te haya halla aguja ratón
algo totalmente nuevo que aprender.
Cómo se juega
Objetivo
Escoge tres palabras que quieras resaltar y asegúrate de que no se pa-
Al igual que en las otras actividades de este libro, el objetivo aquí no rezcan entre ellas, ni fonética ni visualmente.
es intentar proporcionarle a tu hijo todas las palabras difíciles que se en- Dile a tu hijo que estas palabras son un poco complicadas porque cues-
contrará cuando realice sus primeros pasos hacia la lectura. Intentaremos ta pronunciarlas bien; intenta pronunciar «haya», por ejemplo. Explícale
escoger algunos de los más comunes que le sea útil conocer y, de nuevo, que simplemente debe ser capaz de reconocer estas palabras cuando las
mientras esté leyendo será capaz de reconocer estas palabras y extraer más vea, y que saber distinguirlas le ayudará a leer.
fácilmente el significado de las frases que lea. Intentar dade demasiadas De nuevo vas a seguir el modelo de «la lección en tres fases» que se in-
crearía más dificultades de las que se podrían solucionar. trodujo por primera vez en el capítulo 2 (véase página 55). Así es como su-
Imagínate a tu hijo volando en ala delta y no escalando montañas. En giero que lo hagas: antes de empezar deberías asegurarte de que tu hijo
este momento está surcando los aires haciendo uso de las corrientes térmi- comprende el significado de las palabras con las que vais a jugar. Podrías
cas y asciende sin esfuerzo, lo que le permite contemplar un paisaje y unas decirle lo siguiente:
vistas que hasta este momento no habían estado a su alcance. Usa lo que
necesita para ampliar y expandir sus horizontes. Nunca antes hubo una «Hoy vas a aprender a reconocer algunas palabras que son difíciles
montaña que escalar. Mientras ha ido progresando a lo largo del camino de pronunciar. Aquí tienes una de ellas*. (Escribes la palabra «aguja» en
hacia la alfabetización, ha disfmtado del valor intrínseco de cada uno de una tira de papel usando el mismo tipo de letra que utilizaste para crear las
los juegos que habéis realizado y no se ha enfrentado a ellos como a un letras de papel de lija.)
«Aquí dice "aguja". Cuesta un poco de decir ¿verdad?». (Intentas de- Leer frases usando la palabra que se acaba de aprender
cirlo pero pronuncias «abuja», «apuuja»; intenta hacer ver que te cuesta decir
«aguja», jesto le divertirá!) Ahora pon la palabra «aguja» en una frase pa- Deberías animar a tu hijo a leer la palabra dentro de una%ase. Para
ra que la pueda escuchar dentro de un contexto: «Mamá guarda las agujas empezar puedes escribir frases sencillas con las palahras que ha aprendido:
de coser en un cesto», «Las agujas pinchan*. Retira esta palabra y haz lo
mismo con otras dos, por ejemplo «llave» y «huerto». «Pedro se clavó una aguja en el dedo. Tengo agujas para coser 1ana.y
agujas para coser tela».
Primera fase «¿Dónde están las llaves? La llave del coche es negra».
Señala de nuevo cada una de las palabras y pronúncialas claramente. «El abuelo está en el huerto. Me gusta la fruta del huerto*.
Anima a tu hijo a repetirlas: «aguja», «llave», «huerto».
Puedes usar el libro que est6is leyendo juntos para intentar localizar las
Secunda fase nuevas palabras que puede leer.
Formúlale preguntas o dale órdenes:
Escribir frases usando la ualabra que se acaba de aprender
«¿Qué palabra dice "llave '?»
2
[usando el alfabeto móvil v las ualabras romuecabezas 11
«¿Sabes leer "huerto"?» -asegúrate de que está mirando la carta co-
rrecta. Anima a tu hijo a escribir las palabras rompecabezas con el alfabeto mó-
«Pon la palabra "aguja" aquí» -le estás pidiendo que la deje en el cen- vil para que se centre en cada letra y en su secueuciación dentro de lapalabra.
tro de la mesa. Comprueba, al cabo de un rato, si es capaz de leer la palabra. Coloca la
«Señala la "llaven.» carta que contiene la palabra rompecabezas al revés y pídele que la escriba
de memoria usando las letras del alfabeto móvil. Puedes complicar más es-
Continúa en esta fase hasta que a tu hijo le resulte fácil leer las pala- ta actividad si guardas las tarjetas con las palabras rompecabezas en otra
bras. Anímale a leerlas tantas veces como sea posible después de que tú se habitación. De este modo comprobarás si las recuerda cuando el lapso de
las bayas pronunciado. En este momento no le estás pidiendo que las re- tiempo entre la lectura de la palabra y su escritura sea mayor.
cuerde, simplemente que asocie los nombres con su ortografía. Cuando esté escribiendo espontáneamente con el alfabeto móvil puedes
animarlo a que use las palabras rompecabezas como soporte de la escritura,
Tercera fase si no recuerda cómo se escriben las palabras. Si comete errores, con dulzu-
Pregúntale a tu hijo si sabe leer las palahras. En esta fase es importan- ra puedes recordarle que sabe escribirlas, y o bien le ayudas a poner las le-
te que vayas con cuidado para no pronunciarle la palabra a menos que le sea tras en orden o le sugieres que vaya a buscar la palabra rompecabezas que
imposible hacerlo a él; en ese caso, pronúnciasela y recuerda que la próxi- escribiste. Poco a poco las palahras que está escribiendo con el alfabeto mó-
ma vez debes acordarte de pedirle que la lea otra vez. vil se parecerán cada vez más a la palabra tal y como se escribe en realidad.

«¿Sabes leer esto? ¿Sabes qué dice aquí?»


Usar papel
Esta lección no debería durar más de cinco minutos. Guarda todas las
palabras rompecabezas que has hecho en una cajita, ya que las volverás a Su conocimiento recién adquirido también debería ejercer cierto efec-
necesitar para las actividades que vienen a continuación. to en cualquier cosa que escriba a mano. Podrías sugerirle que quizás le
gustaría copiar las palabras en algún tipo de papel pautado, si está en la Tu actitud
etapa en la que usa este tipo de papel al escribir. No obstante, procura que
la actividad que le hagas realizar no sea aburrida. Siempre debes asegu- La lectura debe ser siempre un placer, jamás un trabajo.
rarte de que cada una de las actividades que le propongas tenga un senti- Nunca fuerces a tu hijo a leer.
do y un significado real. Cualquier actividad sin sentido pronto llegará a Elige una hora en la que no esté cansado.
transmitir la idea de que escribir es una imposición. Puedes incluir las pa- Pídele que elija un libro que le gustaría leer o bien ofrécele una se-
labras que aprende a través de las frases que te ha dictado y que luego él lección de libros y respeta su elección.
puede copiar. Anímale y elógiale cuando sea necesario; no insistas en la perfección.
No fijes ningún tipo de horario; 10 minutos de lectura concentrada es
La búsaueda del tesoro mejor que media hora a regañadientes.

Se trata de una sencilla variante del juego de adultos. Debes escribir Elegir libros
pistas sencillas para guiar a tu hijo de un sitio a otro hasta que encuentre el
«regalo» que has escondido. Puedes usar pistas del tipo «Mira en tus bo- Si quieres disponer de libros adecuados para tener un buen comienzo
tas», «Ve a la cocina», <<Abreel cajón», etc. Usa todas las palabras que ya y, por lo tanto, además de leer tus viejos clásicos, decides ir a la bibliote-
reconoce, iy tu imaginación! ca para tomar en préstamo unos cuantos libros o visitar la librería del
barrio:
,

Elige libros que tengan un buen hilo argumental. Demasiada des-


cripción al principio no es aconsejable.
Has estado leyendo a tu hijo cada día desde que era muy pequeño, y Elige cuentos clásicos o libros actuales cuyas historias conozcas o
has visto cómo desarrollaba un amor por los libros. Le has visto empezar a sepas que interesarán a tu hijo.
reconocer algunas palabras en los libros familiares y queridos que habéis Elige libros cuyas ilustraciones complementen claramente el texto;
compartido. Ahora elige libros cuyas páginas pueda leer y estudiar deteni- esto le ayudará a obtener más pistas a partir de las imágenes.
damente por sí mismo. Su uso del lenguaje ha aumentado y ahora es capaz Elige libros cuyo contenido sea acorde con las experiencias de tu
no sólo de hablar bien, sino también de escribir sus pensamientos utilizando hijo. Entenderá de qué trata el libro y podrá predecir los acontecimientos
el alfabeto móvil y, hasta cierto punto, también de leerlos. Puede leer la ma- más probables.
yona de las palabras que contienen letras simples y las que contienen con- Elige libros que no tengan demasiadas frases en una página.
sonantes dobles, y está ampliando su conocimiento de las palabras com- Recuerda que a los niños les encanta el humor.
plejas. La lectura conjunta que hacéis ahora irá cambiando gradualmente: con Los libros con letra grande no son necesariamente más fáciles de leer;
ciertos libros su lectura aumentará a medida que la tuya disminuya. Desde elige el libro por el contenido y la disposición agradable del texto.
luego, no dejarás de leerle, pero necesitarás también encontrar tiempo pa- Algunos libros están escritos con dos niveles de texto distintos, aun-
ra leer los dos juntos y empezarás a escoger libros que podáis leer de esta que ambos pertenecen a la misma historia. Muchas veces, por una parte en-
manera. Probablemente, esto significará volver a leer algunos de los cuen- contramos el texto de la historia y, por la otra, las imágenes en las que los
tos clásicos y buscar nuevos libros que sean de su interés. personajes del texto hablan de forma más simple y contribuyen a la narra-
He aquí algunos consejos para empezar: ción. Utilizar este tipo de libros da muy buenos resultados cuando se reali-
za una lectura compartida.
No excluyas los cómics y los libros sobre hechos reales. No leas Úni- Puedes pedirle que intuya lo que puede ser.
camente ficción. Puedes ayudarle a pronunciar la palabra: si es larga tendrás que divi-
La rima y el ritmo desempeñan un papel importante cuando se trata dirla en sílabas. 0
de ayudar a los niños a anticipar lo que viene a continuación. Puedes referirte a Ias imágenes; si la palabra está en la imagen pue-
des limitarte a señalarla.
Prestar la ayuda apropiada
Recuerda que el elogio y los ánimos desempeñan un gran papel a la ho-
Resulta útil deslizar tu dedo suavemente por debajo del texto mien- ra de apoyar a tu hijo cuando está aprendiendo algo nuevo. Evita criticar su
tras lees, y puede ayudar a tu hijo a hacer lo mismo. Si tiene dificultades lectura O compararle con sus hermanos. Podrías destruir fácilmente la con-
para diferenciar las líneas, poner una tira de papel debajo de la línea que fianza que necesita si quiere convertirse en un buen lector.
está leyendo le ayudará.
No hagas nada en absoluto si tu hijo entiende mal una palabra pero
capta bien el sentido de la frase. Quizá sustituya la palabra «almuerzo» por MÁS JUEGOS
«cena». Está bien; está leyendo el significado y el significado de la frase
no queda alterado. Hay muchos juegos disponibles en el mercado que ejercitan las habili-
Si comete un error en el significado, espera hasta que haya acabado dades que tu hijo ha adquirido en este capítulo (véase el capítulo 9 para una
la frase y observa si se corrige a sí mismo. Si no lo hace, puedes preguntar lista de juegos recomendados).
si la palabra que ha utilizado suena bien. Regresa al sentido de la frase y
observa si puede identificar correctamente la palabra.

Si se atasca en una palabra


En casi todos los capítulos de este libro te he propuesto hacer libros
i i Si se atasca en una palabra, prueba y valora cuál de las siguientes cosas con tu hijo y éste no es una excepción. Ahora ya puedes animarle a escri-
, i ga.
le ayuda más. Lo más importante es mantener el curso de la historia y, por bir en sus propias palabras: cuanto más lo haga, más fácil le resultará leer
esta razón, no quieres detenerte demasiadas veces. Si está cometiendo mu- «su» libro.
chos errores que afectan al ritmo y la marcha de la historia, puedes leer con
61 para mitigar cualquier frusuación que pueda empezar a experimentar.

Facilítale la palabra para que continúe la marcha de la historia y no


se preocupe excesivamente por la única palabra que no puede leer.
Quizá se beneficiaría de que siguieras una de estas indicaciones para
ayudarle a leer la palabra. Tú eres quien mejor puede decidir cuál de ellas
le puede resultar de mayor ayuda. Si la que eliges no funciona, limítate a
explicarle la palabra en lugar de continuar insistiendo en lo que parece no
saber.
Puedes formularle una pregunta sobre lo que había en el texto ante-
riormente.
Leer para hallar el significado

Ahora tu hijo ya puede leer y escribir. Elige libros para leerlos contigo
y escribe de manera espontánea pequeñas historias y mensajes. Le verás
estudiar detenidamente los libros, observarás cómo sus labios se mueven
silenciosamente intentando pronunciar las palabras en las que se ha atas-
cado. Puede usar diversas estrategias de lectura, y cuando se encuentra con
dificultades sabe que puede pedirte ayuda si no puede comprender una de
las palabras. Cuando empieza a leer libros sencillos él solo, puedes hablar
con él sobre el cuento que está leyendo para descubrir en qu6 medida ha lo-
grado comprender el hilo de la historia.
Te gusta ir con él a la biblioteca cuando puedes, y el tiempo pasa rápi-
damente en la librería.
Ahora no te tienes que preocupar de ayudarle a leer o escribir, y pue-
des desplazar tu atención para hacer con él algunos juegos que harán la lec-
tura y la escritura todavía más divertida.
Las palabras no sólo necesitan ser leídas con los ojos; si queremos dis-
frutarlas realmente, casi necesitan ser saboreadas. Las siguientes activida-
des ayudarán a tu hijo a extraer mucho más de las palabras mismas. Su ob-
jetivo es mejorar la fluidez de lectura de tu hijo y ayudarle a adquirir una
intuición de la función de las palabras. Estas actividades despertarán su ha-
bilidad de interpretar lo que lee y le ayudarán a jugar más con las palabras
cuando escribe.

ACTIVIDADES QUE FACILITAN LA FLUIDEZ Y LA ORTOGRAF~ACORRECTA

Cuando leemos podemos ayudar a nuestro hijo a encontrar indicios


acerca de cómo se escriben los sonidos que pueden representarse con más
de una grafía. Por ejemplo, el sonido «i» puede escribirse con «i» como en
«isla» o con ny» como en «buey». Debes repasar las letras de papel de lija Que, quien, quitamanchas, querer, quedarse, quechua, quemar, queso,
que tienes y elegir las que pueden representar más de un sonido o las que quetzal.
se alternan con otras para representar el mismo sonido.
4-

Sobres de sonidos clave 1 (alrededor de los 5 añod 1 Cómo se juega

Coge un sobre y pídele a tu hijo que reconozca el sonido clave que has
Los sonidos que se representan con más de una grafía son: escrito en el anverso.
Explícale que todas las cartas del sobre contienen palabras con ese so-
nido y sugiérele que preste atención al modo en que se escribe.
Pídele que saque los gmpos de palabras, que las lea y las vaya dejando
junto al sonido clave.
Después debe sacar el librillo y leerlo.
Tu hijo encontrará esta actividad relativamente fácil de hacer y tú de-
bes alabar su trabajo al tiempo que intentas que preste atención a las dife-
rentes representaciones de un mismo sonido.
Necesitarás fabricar algunas cartas o pequeñas tiras de papel para re- Haced esto con tantos sobres como tu hijo quiera. Esta actividad pue-
presentar las distintas realizaciones gráficas de un mismo sonido clave. Es- de llevarse a cabo durante varios días, por lo que no es necesario preparar
cribe cada grafía en el anverso de una carta o de una tira de papel y en el todos los gÍupos de palabras en una sola vez, aunque es bueno que tu hijo
reverso escribe el sonido clave en letras más pequeñas de otro color. Pon pueda escoger el sonido que quiere explorar.
cada grupo en pequeños sobres que marcarás con cada uno de los sonidos
clave que se representan con más de una grafía.
Ahora añade a cada sobre un pequeño libro formado por tiras de papel.
Cada página del libro (cada tira de papel) deberá contener una frase senci-
l El paso siguiente

Invítale a escribir las palabras y las frases si lo desea, ya sea a mano o


lla en la que aparezcan palabras que contienen el sonido representado en usando el alfabeto móvil. Si quiere puede usar el sobre de palabras como
ese sobre. guía para ejercitar su memoria, mezclar las palabras y escribir rimas sin
Por ejemplo, en el sobre del sonido clave «k» podrías tener las si- sentido prestando atención a escribir las palabras correctamente.
guientes frases: Te darás cuenta de que después de tomar conciencia de que un sonido
puede representarse de varias maneras, empezará a preguntarse qut5 gra-
Cada miércoles de camino a casa Camilo compra cocos. fía se usa para escribir las palabras que se le ocurran.
Karen se manchó el kimono de ketchup.
La pequeña Raque1 quizás quiera queso.

Finalmente, pon dentro del sobre pequeños grupos de palabras escritas


I Cómo le puedes ayudar a memorizar

Después de que haya leído varios sobres, coge dos o tres y saca las car-
con las distintas letras que representan cada sonido. Por ejemplo, tas o las tiras de papel. Mézclalas y compmeba si las puede volver a colo-
car debajo del sobre correspondiente. Él mismo podrá evaluar si realiza es-
Casa, camino, cama, coco, cocina, comer, cueva, cuerno, cuento ta actividad correctamente porque los sonidos están representados en el
Karen, kimono, ketchup, kiwi, koala, kayak, karate, yak. reverso.
Es muy importante jugar a este juego porque con él descubrirá que la Palabras que terminan en: -ava, -ave, -avo, -eva, -eve: lava, nave, bra-
I letra «g» puede pronunciarse «g», como en «gato», o «j» como en «gen- vo, nueva, nieve; -evo, -¡ve, -ivo: nuevo, declive, cautivo
te», y que la letra «c» puede pronunciarse «k»,como en «casa», o «z» 4
como en «cine». Este descubrimiento es justo el contrario del anterior: Palabras que empiezan por: bie-, hui-, hue-: hielo, huir, huevo;
primero se fijó en los sonidos y vio que podían representarse de distintas hidr-, hiper-, hipo-, histo-: hidroavión, hipermercado, hipopótamo, his-
maneras y ahora descubre que algunas letras sirven para representar más toria
de un sonido.
Después de que haya organizado las cartas, mezcla las palabras de va- Palabras que empiezan por: aje-, eje-: ajedrez, ajeno, ejemplo, ejercicio
rios sobres y anímalo a que escriba más frases e historias usando esas palabras.
Palabras que terminan en: -jear, -jero, -jera, -jeria: hojear, agujero,
Las al abras r o m ~ e c a b e z a2 (alrededor de los 5 años) cajera, cerrajería; -aje, -eje: paje, traje, garaje, eje

Puede que ya hayas creado un conjunto de palabras rompecabezas Palabras que empiezan con el sonido «j»:
en el capítulo 6 (véase página 154). Esta variación del juego original se Se escribe «js (delante de -a, -o, -u): jamón, joven, junco
fundamenta en el interés creciente de tu hijo por conocer cómo se for- Se escribe «g» (delante de -e, 4): gente, gitano
man las palabras. El juego de los Sobres de sonidos clave que se acaba
de explicar habrá contribuido a estimular el interés por este tipo de co-
PalabrG que terminan con el sonido <*j»:reloj, boj
nocimiento. 1
Para realizar este juego necesitarás crear un segundo conjunto de pala-
bras rompecabezas, aunque esta vez se centrarán en descubrir patrones re- Palabras que empiezan con el sonido «g»:
gulares dentro de las palabras que una vez aprendidos pueden aplicarse a Se escribe «g» (delante de -a, -o, -u): garra, gorro, gusano
otras muchas palabras (véase capítulo 9). Se escribe «gu» (delante de -e, 4): guerra, guitarra
Escoge algunas de las palabras de esta lista (no es exhaustiva) para crear
tu segundo grupo de palabras: Palabras que empiezan con el sonido <a»:
Se escribe «z» (delante de -a, -o, -u): zapato, zorro, zumo
,j& Se describe «c» (delante de -e, 4): cera, cine
Palabras que empiezan por: bu-: butaca, buey, búho; bur-: burro, bur-
/Q la, Burgos; ob-: objeto, obsequio, obtener

8 ,
Palabras que terminan en: -bir: escribir, subir, recibir; -aber: saber, ca-
ber, haber; -aba: bailaba, jugaba, cantaba
Palabras que terminan con el sonido <a»:raíz, nariz, coz, cruz

Palabras que contienen el sonido «k>>:


Se escribe «c» (delante de -a, -o, -u): casa, cola, cubo, vaca, saco,
Palabras que empiezan por: ¡la-, iie-, 110-, Ilu-: llave, llevar. llover. Ilu- cucú
via; pre-, pro-, pri-, pol-: premio, proverbio, primo, pólvora; villa-: villa, Se escribe «qu» (delante de -e, -i): queso, parque, quince
villano, villancico
11 Palabras que contienen el sonido «rr»:
Se escribe «r» (al principio de palabra): ratón, remo, rima, rosa, rueca
Se escribe «r» (al final de palabra): cantar, tener, reír lo es divertido y muy aconsejable. Tú escribes y él lee. Más tarde, él tam-
bién querrá escribir.
Se escribe «r» (delante de una consonante): arco, arte, arpa, armadura
4-
Se escribe «n»(entre vocales): barro, cerro, mirra, gorro, burro
1 Utilizar libros
1
Palabras que empiezan con el sonido «i»: isla, Ismael, iglesia
Otra forma de ampliar su experiencia es volver a los libros que empleas-
te con él desde los 18 meses hasta los 2 años. Muchos de ellos eran imáge-
Palabras que terminan con el sonido «i» (se escribe «y» si va detrás de
nes simples en una página con una palabra debajo. Cubre las palabras con
una vocal y no lleva acento): hay, buey, rey, hoy
adhesivos y escribe etiquetas en otros adhesivos. Puede leerlos y empare-
jar las imágenes. Hay algunos libros muy bonitos que puedes comprar y
Este gmpo de palabras rompecabezas puede ayudarte a enseñarle a tu que están diseñados para ampliar su vocabulario en determinadas áreas
hijo algunas reglas ortográficas que le serán útiles. Empieza separando la (véase la lista en el capítulo 9).
carta que quieras estereotipar, por ejemplo «za», «ar», «ja», etc. Escoge
tres a la vez e introdúcelas tal y como hiciste en el anterior juego de pala- 1 Leer atendiendo al si~nificado
bras rompecabezas: primero las pones dentro de un contexto y luego sigues 1
la lección en tres períodos. Asegúrate de que examinas las letras para ver Tu hijo tiene un conocimiento intrínseco de la gramática y la sintaxis y
cómo se combinan. de cómo se relacionan las palabras. Verdaderamente, las lecciones de gra-
Cuando tu hijo sepa leer estos tres estereotipos, introduce otros que se mática y sintaxis formal pueden hacerse tan abumdas y obtusas que mu-
le parezcan. Por ejemplo, si ha leído «za» ahora puede leer «zo» y «zu». chos de nosotros creemos que no podemos darlas. Comprender de qué ma-
Puedes haber preparado las cartas con anterioridad o simplemente las pue- nera funcionan las palabras para nosotros, y lo que indican, nos ayudará a
des escribir al momento, preguntándole a tu hijo si recuerda palabras con
sentir el «sabor» de lo que leemos y nos dará la oportunidad de jugar con
este sonido. Las palabras que se escriben con «b» le serán mucho más di-
las palabras.
fíciles de recordar porque la «h» es muda.
No deberías tener la intención de enseñar gramática a tu hijo. En esta
etapa, no sólo es innecesario, sino incluso indeseable. Sin embargo, lo que
Clasificar tarjetas y etiauetas podemos hacer es darle una experiencia directa de lo que pueden hacer
realmente las palabras, para explorar cómo funcionan. La preparación que
Para ayudar a aumentar la fluidez de tu hijo, puede ser útil utilizar las le ofreces en esta etapa es simplemente proporcionarle experiencias a un
tarjetas que empleaste al principio para desarrollar su vocabulario. Escribe nivel en el que se puede divertir. Como sabes, por la manera en que fun-
el nombre del objeto detrás de cada tarjeta y haz una etiqueta aparte. Saca ciona su mente, estas experiencias no se pierden y le ayudarán a apoyar y
las tarjetas y pide a tu hijo que lea y empareje con las tarjetas todas las eti- reforzar las ideas más formales con las que se enfrentará más tarde. Las si-
quetas que pueda. Puede girarlas para comprobar si las ha leído correcta- guientes actividades están diseñadas para darle una experiencia extra que
mente: si las palabras encajan sabrá que lo ha hecho bien. le ayude a darse cuenta del funcionamiento de las palabras.
Están elaboradas basándose en sus experiencias previas con el lenguaje
Poner nombres en la casa e implican manipular objetos o ponerse en diferentes situaciones, algunas
de ellas teatrales.
Puedes escribir todos los nombres de los objetos en diversas habita-
ciones de la casa para que los lea. Utilizar etiquetas adhesivas para hacer-
ginativo. Utiliza palabras como «gruñón», «estropeado», «contento», «ama-
ble», «enfadado» para extender realmente su comprensión de este tipo de pa-
Qué necesitas labras. Tienes la oportunidad ideal para discutirlas con él. 8-
j
Utiliza alguna de estas cosas: una granja de juguete, una casa de mu- Descubrir la importancia del orden de las ualabras
I
ñecas, un garaje con cochecitos, muñecos de Playmobil, la muñeca Barbie
o un equipo de Action-Man; en resumen, un conjunto de cosas que se rela- Esta actividad es divertidísima para los niños. [Los adultos no siempre
cionan. Asegúrate también de que haya diversas copias de algunos objetos aprecian totalmente el humor que los niños encuentran en el sinsentido! Co-
pero que sean un poco diferentes; por ejemplo, si tienes un garaje necesi- ge una de las tiras de papel y mezcla el orden de las palabras. «La camione-
tarás algunas de las siguientes cosas: una camioneta grande y una pequeña, ta vieja» se convierte en «vieja la camioneta, «camioneta vieja la», «la vieja
una camioneta roja y otra de un color distinto, una camioneta sucia y una camioneta». Pmeba todas las combinaciones y luego encontrad juntos las co-
limpia; un coche rápido, un coche de carreras, un coche amarillo y un co- rrectas.
che de otro color. No necesitas tener muchas clases diferentes de todos los Haz lo mismo con otras descripciones. Naturalmente, tu hijo entiende
objetos, pero tiene que haber más gmpos de objetos que objetos sueltos. cuáles son las versiones correctas porque sabe cómo tienen que sonar. Ha-
También necesitas papel y tijeras, y dos rotuladores o lápices, uno de ciendo esto, enfatizas que para que las palabras cumplan su función deben
un color común, como un rotulador azul o negro o un lápiz de dibujo y otro estar ordenadas de una determinada manera.
de un color vivo que normalmente no se emplee para escribir (rojo, naranja,
violeta).

Cómo se juega En otra ocasión, puedes convertir este juego en otro donde utilices mu-
chas palabras descriptivas. Por ejemplo, podrías escribir «la camioneta»; él
Explícale a tu hijo que será capaz de encontrar todos los objetos en los elige una y entonces tienes que escribir otra palabra con un color diferen-
que estás pensando sin ninguna dificultad. Piensa mucho y escribe un men- te: «La camioneta amarilla» (si hay dos camionetas amarillas). Ahora tie-
saje para él. Este mensaje dice «la camioneta». nes que escribir otra palabra: «La camioneta amarilla vieja»; y si hay dos
Tu hijo lee el mensaje y coge una camioneta del garaje. Estás de acuerdo camionetas amarillas viejas, tendrás que escribir todavfa otra palabra:
en que es una camioneta, pero no es la que estabas pensando. Dile que le da- «La camioneta amarilla, vieja y sucia». [Esperemos que ahora ya hayas
rás otra pista. Con un rotulador de otro color escribe la palabra que falta para identificado la camioneta que querías! Podéis pasarlo bien jugando juntos
identificar el objeto. Puede ser «roja» o cviejan o «rota», aquello que identi- a los detectives: tú o tu hijo podéis añadir una palabra cada vez hasta que
fique mejor la palabra. Leerá la palabra. Pon la nueva palabra al lado de la pn- se identifique el objeto en el que estabais pensando.
mera etiqueta: ahora tienes «la camioneta vieja». Tu hijo no duda a la hora de Para estimular a tu hijb a pensar sobre los objetos de esta manera, pre-
escoger el objeto apropiado. Haz lo mismo con muchos otros objetos. Siem- gúntale si le gustaría crear sus propias tarjetas para la granja, el garaje, etc.
pre te pedirá que le pongas aquella palabra especial que le ayude a encontrar Podrías utilizarlas para combinarlas en una historia que puedes explicarle,
un objeto de entre muchos objetos similares. Puedes continuar escribiendo que podéis escribir juntos o bien que él mismo escriba, dependiendo de
descripcionesde todos los objetos para que él las lea; por ejemplo, si sólo hay 10 que sea mejor en ese momento.
un hombre puedes escribir «el hombre enfadado» en vez de simplemente «el
hombre». Intenta utilizar diferentes tipos de descripcionespara los objetos; es En una escuela Montessori los niños ponen en práctica los siguientes
I
juegos y también utilizan símbolos como guía. El objetivo de los símbolos
muy fácil etiquetar sólo con el color o el tamaño, intenta ser un poco más ima- i
es destacar la estructura que se crea cuando juntamos las palabras de una i Qué necesitas
1
manera determinada. Si tu hijo va a una escuela Montessori, la escuela ha- i
l
rá estas actividades y tú sólo tendrás que continuarlas en casa utilizando j Objetos que puedan unirse (véase más abajo). Dos rotulado#&, papel y
los diferentes objetos que tienes ahí. Si no asiste a una escuela Montesso- 1 símbolos rosas en forma de guión.
ri, puedes hacer los símbolos y añadirlos a las frases.
Cómo se juega
Crear simbolos
Toma diferentes objetos que puedan juntarse literalmente, tales como
Para esta actividad tendrás que hacer tres triángulos de diferentes ta- piezas de construcción, flores, etc. Escribe una etiqueta para cada uno de
maños y de tres colores diferentes. Al cortarlos, puedes hacerlo en papel ellos. Por ejemplo: «El bloque rojo*, «el bloque azul», <<elbloque amarillo».
adhesivo para que tu hijo pueda pegarlos en las frases que ha construido. Pide a tu hijo que lea las etiquetas y que las empareje con los bloques
apropiados. Con un color diferente, escribe la palabra «y» dos veces. Co-
Qué necesitas loca la primera «y» entre las dos frases que has identificado y pídele que lea
y una los dos bloques. «El bloque rojo y el bloque azul.» Añade ahora
Triángulos pequeños azul celeste, triángulos medianos azul marino y la segunda «y» entre la última frase y el tercer objeto. Tu hijo los ha leído y los
triángulos grandes negros (véanse las plantillas en el capítulo 9). ha unido. Naturalmente, el uso de dos «y» no es una maravilla gramatical,
Explícale a tu hijo que vas a hacer un juego con los triángulos for- pero sirve para empezar.
mulando preguntas. Empieza con una frase del tipo «la camioneta gran- BuscadTdónde tienen que ir las «y» moviéndolas por la frase. «La pie-
de». Dile que identifique la palabra que le permitió saber en qué estabas za azul y y la pieza roja la pieza amarilla.» Continúa hasta que adquiera
pensando. Si necesitas hacerlo más claro puedes preguntarle «¿Quería sentido.
un coche, un autobús u otra cosa?». Tiene que identificar la palabra «ca- Pídele que coloque los símbolos de las palabras que conoce. Pregúnta-
mioneta» y poner el triángulo negro sobre ella. Pregúntale ahora cuál de le entonces qué palabra indica que todas están unidas. Muéstrale el guión
las palabras le ha dicho qué camioneta querías. O bien podrías pregun- rosa que ahora pones sobre las dos «y».
tarle «¿Qué tipo de camioneta quería?». Tu hijo debería señalar «vieja». Utilizando las frases que tú y tu hijo habéis escrito para el garaje, la
Coloca el triángulo mediano azul sobre la palabra. Ahora puedes expli- granja, etc., juntad las piezas que él quiera. Puede formar frases utilizando
carle que la palabra «la» nos dice que se pide una camioneta concreta y la conjunción, y pegar los símbolos sobre ellas.
que si hubiese sido cualquier camioneta habrías escrito.«una». El sím-
bolo que empleas para la palabra que te dice si querías una camioneta Utilizar la coma
concreta o simplemente una de ellas es el triángulo pequeño azul. Sigue
formulando preguntas y coloca los símbolos en todas las frases que ha- En una etapa posterior, cuando veáis la puntuación (véase capítulo 81,
yas escrito. puedes hacer una larga lista de objetos utilizando la «y» y enseñándole luego
cómo, mediante las comas, se puede evitar utilizar esta conjunción conti-
Cómo pueden juntarse lasvalabras nuamente, hasta llegar al último objeto. Puedes jugar con esta idea utili-
zando las «ya con diversos objetos, por ejemplo de la nevera, de la caja de
Nos fijaremos simplemente en la palabra «y», puesto que otras con- los juguetes, etc.; el procedimiento es quitar todas las «y» excepto la últi-
junciones como «pero» serían demasiado difíciles para esta etapa. ma y poner las comas en su lugar.
Utiliza todo tipo de palabras como:
Al lado de, lejos de, cerca de, con, detrás, etc.
Utiliza objetos por medio de los cuales puedas alterar fácilmente el lu- 8.
gar de un gmpo de cosas. Por ejemplo, una casa de muñecas o simplemen- Pide a tu hijo que ponga los símbolos sobre todas las palabras que co-
te algunos Iápices y una caja de éstos. nozca. Entonces pregúntale qué palabra le dijo dónde debía ponerlos. En-
cima de la palabra que nos dice «dónde» colocamos la luna verde. Natu-
Qué necesitas ralmente, hay diferentes tipos de preposiciones y adverbios, pero limítate
a los que él puede interpretar físicamente, los de lugar.
Los mismos objetos empleados en los dos juegos anteriores y re- Ahora desordena el garaje o la casa de muñecas. Escribe, dile que escri-
cortes verdes en forma de luna creciente (del mismo modo que hiciste ba o ten preparadas muchas tarjetas que describan las preposiciones o los ad-
con los triángulos). También necesitas rotuladores, papel y tijeras, co- verbios de lugar que él pueda C.ilizar, y frases que describan los objetos. Pí-
mo antes. dele que vaya ordenando el lugar utilizando las preposiciones o los adverbios.

Cómo se juega Ident-car verbos v adverbios

Escribe una frase larga como: A continuación, puedes pasar a tratar los verbos con los ninos median-
te la representación de acciones.
,
El lápiz rojo y el lápiz azul y el lápiz verde.
Qué necesitas
Dile a tu hijo que lea y ponga los lápices en su lugar adecuado debajo
de la frase. Escribe ahora «La caja de lápices largos». Dile que ponga la caja Papel, rotulador y círculos o discos rojos grandes para los verbos (he-
encima de la frase. Ahora, con un color diferente, escribe la siguiente pa- chos de la misma forma en que hiciste los triángulos), y círculos naranjas
labra: «dentro». Colócala entre las dos frases, dile que lea y coloca los lá- para los adverbios.
pices en la caja. Escribe las palabras «al lado de», dile a tu hijo que lea, sa-
ca los lápices de la caja y ponlos al lado de la misma. Finalmente, escribe Cómo se juega
la palabra «debajo» y dile que lo lea y lo haga. Continúa de este modo
mientras se divierta. En primer lugar, juega a identificar los verbos. Escribe la acción en un
Mezcla las frases que has escrito para ver si puede leerlas y decirte qué papel y dile que la represente. Enfatiza el hecho de que es algo que se ha-
es lo que tiene sentido. Descubriréis que a veces se pueden intercambiar ce, y no un objeto. Escribes un verbo y lo representas; luego le pides que
los objetos y que la frase sigue teniendo sentido, mientras que otras veces adivine qué palabra es. Observarás que siempre elegirá palabras de acción
no se puede. para describir lo que estás haciendo. Dile que escriba una palabra de ac-
ción y que la represente, y tú tienes que adivinar qué es lo que está hacien-
La caja de Iápices dentro de los Iápices. do. De manera natural, llegaréis a una gran variedad de diferentes palabras
La caja de lápices al lado de los lápices. que son acciones. Finalmente, tú escribes y él actúa.
Los lápices al lado de la caja de Iápices. Cuando hayáis hecho muchas, introduce los círculos rojos, diciendo
que los utilizamos para identificar las palabras que nos dicen qué hay que
hacer.
Para ampliar el juego incluyendo los adverbios, juega como hemos in- 8
dicado más arriba, pero esta vez, cuando tu bijo baya completado la activi-
dad, añade otra palabra con un color diferente. Por ejemplo, escribe «sal-
tar» y pide a tu hijo que lo haga. Entonces, según como lo haga, escribe La escritura creativa y correcta
otra palabra con un color diferente para cambiar la manera de hacer esa ac-
ción. Por ejemplo, si saltó muy poco, escribe la palabra «lejos»; si saltó
midosamente, escribe «silenciosamente». Hazlo tantas veces como él quie-
ra y luego cambia el orden de las palabras. A veces es posible hacerlo y
otras veces no: depende de su propio criterio.
Para colocar los símbolos, pídele a tu hijo que identifique la palabra Aunque a lo largo de este libro hemos utilizado el lenguaje de los niños
que le dio a entender lo que tenía que hacer y coloca un círculo rojo en la como punto de partida para el desarrollo de sus habilidades de lectura y es-
parte superior; ahora pídele que identifique la palabra que indicaba «có- critura, es importante reconocer que existen diferencias significativas en-
mo» hacerlo y coloca el círculo naranja encima. tre el lenguaje hablado y el escrito.
Ahora podéis pensar muchas frases que describan acciones y cómo ha- Mientras hablamos podemos comprobar si la persona que nos escucha
cerlas. Asegúrate de representarlas, ya que esto te permitirá sentir lo que ha entendido lo que estamos diciendo, y podemos volver atrás y aclarar, re-
hacen las palabras. petir o explicar lo que queríamos decir. Cuando escribimos, necesitamos
ser mucho más precisos en el uso de las palabras y en la secuencia lógica
Tomar más conciencia de lo que hacen las palabras y cómo lo hacen de nuestros pensamientos. Además, cuando hablamos, utilizamos el len-
ayudará a tu hijo a enriquecer su uso del lenguaje y su capacidad para apro- guaje del cuerpo como complemento de lo que decimos: podemos levantar
vechar más la lectura. Representar o actuar con los objetos es la expenen- una ceja, levantar el dedo o emplear nuestras manos para elaborar nuestro
cia clave en estas actividades, ya que empieza a tener un efecto personal en discurso. Cuando escribimos, nuestras palabras tienen que transmitir la in-
la manera de sentir e interpretar las palabras. Los símbolos también son formación que normalmente captamos a través de los diversos sentidos: las
muy importantes, porque ofrecen a la mente un patrón de asimilación que le palabras escritas han de tener el poder de evocar la situación en nuestra
habla sobre cómo funcionan en conjunto nuestras palabras, mejor que cual- mente como si estuviéramos ahí. La escritura también tiene el poder de em-
quier explicación que podría ofrecer un profesor. plear el tiempo de manera diferente a cuando hablamos. Cuando escribi-
Todo el proceso es de exploración. En un nivel profundo, los niños ya mos, es posible ir hacia atrás o hacia adelante en el tiempo, o detenemos por
entienden todos los principios del lenguaje; y podemos afirmar esto porque largos períodos de tiempo para transmitir los pensamientos de alguien; pa-
de hecho lo hablan. Lo que hacen estos juegos es simplemente explorar ese ra ello el hilo argumenta1debe ser sólido y mantener su lógica. Las historias
lenguaje a un nivel diferente y de manera sistematizada. también tienen una estructura específica: en palabras sencillas, tienen un
comienzo, un desarrollo y un final; normalmente, la narración se mueve a
partir de un conjunto de circunstancias dadas hacia una resolución.
Los juegos de los capítulos anteriores habrán ayudado a enriquecer el
vocabulario de tu hijo, a hacerle consciente de cómo están escritas las his-
torias, confiriéndole una «intuición» de cómo se pueden utilizar las pala-
bras para transmitir los pensamientos. Ahora puedes volver a esos juegos
y repetirlos para ayudar a tu bijo a formular sus pensamientos en forma de
historia.
Recuerda que tu hijo es un escritor. Un escritor puede elegir entre mu- drá que dibujar, o viceversa. No a todos los niños les gusta dibujar, y algu-
chas perspectivas a la hora de escribir una historia: a veces, por ejemplo, nos, por la razón que sea, sienten que no se les da muy bien. Si se percibe
son autobiográficas; a los niños les encanta explicar historias sobre ellos que la escritura y el dibujo van juntos, éste puede desalentar l&ijecución
mismos y las cosas que les han ocurrido. En particular, les gusta explicar de aquélla y viceversa.
historias sobre cosas que les divirtieron. Y especialmente les gusta escribir Para ayudar a tu hijo a escribir bien necesitarás ayudarle a estructurar
sobre travesuras: una de las historias favoritas en nuestra casa es la del día sus historias de manera eficaz. Tendrás que alentarle para que se esfuerce
en que mis hijos llenaron la bañera de agua fría y jconvencieron a su padre en ver cómo funcionan las palabras, deberás ayudarle a saborear las pala-
de que se metiera dentro! bras que elija y enseñarle cómo utilizar la puntuación de modo eficaz. Ha-
Las historias de este tipo pueden ser relativamente fáciles de estructu- ciendo todo esto, darás a tu hijo la oportunidad de convertirse en un buen
rar, puesto que casi siempre hay un desenlace. Además, tu hijo ha vivido el comunicador.
suceso y, si se lo pides, será capaz de adornar los simples hechos con más
detalles.
También se pueden explicar historias utilizando la técnica que emplea
un reportero para contar acontecimientos pasados: un informe directo de En el capítulo 3 has visto el juego de las preguntas que ayudaba a los
los hechos. Las historias de este tipo suelen caracterizarse por palabras co- niños a pensar y ampliar sus ideas sobre un tema que les resultara familiar.
mo «y entonces...». Puede escribirse este tipo de historias tras una visita al A fin de desarrollar su habilidad de referirse a un tema en lugar de hacerlo
parque o a un museo, por ejemplo. a muchos, planteaste a tu hijo muchas preguntas y gradualmente conse-
A veces se pueden volver a elaborar o explicar historias que ya se co- guiste información relevante que podía convertirse en una historia.
nocen. Un amigo mío de 6 años pasa toda la mañana escribiendo su propia Ahora puedes utilizar el mismo juego para desarrollar la habilidad de
versión de La bella durmiente. tu hijo de escribir y estructurar historias.
Habrá momentos en que a tu hijo le gustaría escribir su propia historia,
pero no se le ocurie ningún tema. Intenta no desanimarte cuando rechace Qué necesitas
tus sugerencias pero siga pidiéndote que se las des.
Puede ser útil pensar en un motivo para escribir una historia. Es muy Papel y lápiz para tu hijo y para ti.
importante darle un objetivo a la escritura de tu hijo. Muchos de nosotros
escribimos algo con un objetivo, y lo mismo vale para la escritura de his- Cómo se juega
torias: o bien lo escribimos porque queremos conservar algo que pensa-
mos, o porque queremos que alguien lea lo que hemos escrito. Considerar Puedes sugerir que tú y.tu hijo vais a jugar a un juego. En él tú harás
interesante e importante su historia en sí misma y releerla una y otra vez muchas preguntas y ambos escribiréis las respuestas. Sigue la misma lí-
pueden ser para él indicadores importantes de que ha sido un esfuerzo que nea de preguntas que seguías cuando hacías este juego verbalmente con
merecía la pena. Ayudar a tu hijo a crear un libro a partir de su historia y tal tu hijo.
vez «publicarla» puede ser adecuado. Aquí tendrás que servirte de un pro- En primer lugar os tenéis que poner de acuerdo sobre el tema de vuestra
cesador de textos o, por lo menos, de una fotocopiadora. historia. Respetando el tema del juego original, podrías decir: «Vamos a es-
Las ilustraciones pueden ser muy útiles para los escritores de historias; cribir sobre el día en que hiciste un pastel de chocolate y la batidora se estro-
se pueden utilizar para dar realce a la historia después de escribirla, o pueden peó». Deja claro que intentas escribir una historia sobre este suceso, pero que
emplearse como la base en tomo a la cual construir la historia. Sin embargo, no hay que atenerse completamente a los hechos, puesto que esto es un cuen-
no le hagas pensar a tu hijo que si está escribiendo una historia, también ten- to, iy un escritor puede hacer que en su cuento suceda todo lo que él quiera!
¿Qué nombre podemos poner a nuestra historia? Antes de escribir la historia con tu hijo, empieza explicándole que to-
das las historias tienen tres partes. La primera parte es el principi ,que esta-
El día que hice un pastel blece la escena de modo que cuando leas la historia sepas: P
De quién trata.
Empecemos pensando de quién habla la historia. Cuándo sucede.
¿Qué puedes explicarme sobre el personaje? Dónde sucede.
¿Cuándo hiciste el pastel?
¿Dónde hiciste el pastel? Y todas las otras cosas que pueda ser importante decir para que la per-
¿Por qué querías hacer un pastel? sona que lea la historia la pueda entender desde el principio.
¿Cómo hiciste el pastel? La segunda parte de la historia es el desarrollo; normalmente, en el de-
¿Con quién hiciste el pastel? sarrollo de la misma explicamos lo que les ocurre a los personajes sobre
¿Qué sucedió al hacer el pastel? los que habla nuestra historia. Necesitamos saber:
¿Cómo te sentiste?
¿Cómo se sintieron las otras personas de la historia? Qué sucede.
Cómo suceden las cosas.
Para cada una de estas preguntas habrá muchas respuestas y, a lo largo Por qué suceden.
,.
de la discusión, descubriréis una gran variedad de posibilidades. A medida
que se den respuestas, anótalas en una hoja de papel debajo de una palabra Recoged respuestas para todas estas preguntas. Finalmente, nuestra
guía como «¿por qué?» o «¿cómo?». Apunta todo lo que sea relevante. In- historia tiene que tener un final. Un final puede ser feliz o triste, divertido
tenta que surjan respuestas de más de una palabra y, si se da el caso, anota o serio. Pero tienes que acabar la historia. Tenemos que saber:
más de una posibilidad.
Por ejemplo: Cómo acabó la historia

¿Por qué hacer un pastel? Escribe algunas propuestas sobre cómo podría haber acabado la histo-
Porque me gusta comer pastel de chocolate; porque tenía hambre; por- ria. Dado que le has leído muchas veces a tu hijo, las fórmulas para acabar
que era mi cumpleaños; porque los abuelos venían a comer. una historia le resultarán familiares.
Con los años he observado que los niños muy pequeños parecen estar
No hay respuestas correctas o incorrectas y, a menos que tu hijo insis- muy apegados a la tradición de contar cuentos y no son conscientes de su
ta, no os tenéis que atener a los hechos de una historia real «de verdad». forma escrita. Parece que muchos de ellos, espontáneamente, empiezan las
Una vez reunidos los datos de la historia tienes que ayudarle a enten- historias con «Un día...» y las acaban con el correspondiente «y fueron fe-
der la estructura de la misma. lices y comieron perdices».

Planificar la historia Escribir la historia

Tú y tu hijo podéis escribir juntos una historia utilizando el esbozo que


Decidid si la historia va a tener dibujos o no, y qué hacer primero: la
historia o los dibujos. habéis hecho. Explícale que cuando un escritor escribe una historia puede
elegir qué y cuánto quiere decir. Escribir una historia no significa incluir- edad pasa de la lectura en voz alta a la lectura silenciosa. No insistas en
lo todo, sino más bien elegir lo más adecuado para el escritor. que lea siempre en voz alta; existe una gran diferencia entre leer en voz al-
Escribe el título de la historia y luego decide cómo empezarla. Sigue ta para tu propia comprensión de lo que lees y leer en voz alta$aa otras
los consejos de tu hijo; podéis escribir por turnos o tú puedes hacer de es- personas. Leer en voz alta para otras personas es todo un arte, y requiere
criba. práctica. A menos que tu hijo lea con soltura, no es buena idea insistir en
Decide lo que quieres decir, las palabras que quieres utilizar y discutir que lea a los demás en voz alta, salvo que esto ocurra espontáneamente. En
con tu hijo. todo caso, un conocimiento de la puntuación y su funcionamiento le ayu-
Cuando llegues al final asegúrate de que la historia esté realmente aca- dará enormemente cuando tenga que interpretar lo que lee y, en consecued-
bada. Si quieres puedes escribir «FIN* al final. Parece ser que a los niños cia, le ayudará a poner más expresión en su voz. Si, por ejemplo, ves un
esto les gusta porque sienten la satisfacción de haber acabado algo. signo de interrogación al final de una frase, tu voz empleará automática-
Después de este primer intento, anima a tu hijo a escribir historias tan mente el tono que se adopta normalmente cuando se formula una pregun-
a menudo como quiera, teniendo en mente las preguntas que hay que res- ta. Al reconocer las comillas que indican la intervención de un hablante en
ponder para que la historia sea buena. el texto se hace posible imaginar el personaje que está hablando.
Desde los 3 anos y medio, mientras leías para tu hijo llamabas su aten-
ción sobre las letras mayúsculas, los signos de interrogación, los puntos y
las comillas de manera natural y fortuita. Cuando empezó a escribir, le ex-
plicaste diversas convenciones, tales como las letras mayúsculas al prin-
Es importante no sólo fijarse en la estructura de las historias escritas, cipio de una frase y los puntos al final. Cuando mirabais la forma de utili-
sino también en los otros tipos de escritura que pueden resultar diverti- zar la «y» como conjunción, introdujiste la idea de emplear la coma en una
dos. El niño también necesita una ayuda para dominar el arte de escribir lista de elementos que van juntos. Así pues, de manera informal, has em-
poesía. A los niños siempre les han gustado los poemas y las rimas, y és- pezado a fijarte en la puntuación.
tas, además de ser importantes por sí mismas, han contribuido a sustentar Si quieres destacar este aspecto de la escritura de forma más clara, hay
los cimientos del proceso de lectoescritura en el que se hayan inmersos en unos juegos que puedes hacer con tu hijo.
este momento. ~ l ' a m o rnatural del niño por el ritmo y la rima le llevará de
forma espontánea a crear poemas desde su primer trabajo con el alfabeto Jueaos de uunruación
móvil. Una parte de la atracción que ejerce un poema viene dada por la for-
ma en que está dispuesto en la página: la forma de empezar cada nueva fra- Tendrás que decidir en qué signos te vas a fijar. No los abordes todos
se en otra línea y el hecho de que, con muy pocas palabras, transmite mu- al mismo tiempo. Una posible manera de dividirlos sería la siguiente:
chas cosas.
También puedes estudiar diferentes tipos de poemas, por ejemplo ri-
mas y versos sin sentido, y ver las distintas maneras de estructurar estos
- Las letras mayúsculas al principio de la frase y los puntos al final.
Las letras mayúsculas al inicio de los nombres importantes, como los
poemas. nombres de las personas y lugares.
Una vez establecido un marco para ayudar a tu hijo a empezar a es- Comillas para destacar que alguien habla, incluyendo la coma que va
tructurar sus historias y poemas, tendrás que empezar a fijarte de qué ma- a continuación.
nera la puntuación puede contribuir a hacer una historia más fácil de leer. Signos de interrogación.
Reconocer cómo se utiliza la puntuación simple también ayudará a tu Comas utilizadas para enumerar una lista de elementos.
hijo a entender una historia. Probablemente, verás que hacia los 6 años de
Naturalmente, existen otros signos que puede que quieras introducir, Para empezar, si tu hijo lo encuentra difícil, puede copiar el fragmento
como los signos de exclamación y las comas utilizadas de maneras mucho escrito original; pero si puede lograrlo sin copiar, mímale a intentarlo. Cuan-
más complejas que las mencionadas más arriba. Intenta hacerlo tan simple do haya acabado, puede comprobar con el original lo que ha hec&o.
y claro como sea posible: no estás «enseñando» a tu hijo la puntuación, si- Muchas veces, después de un tiempo de realizar esta actividad, obser-
no ayudándole a reconocerla en sus lecturas y a aplicarla, cuando se sienta varás un uso excesivo de la puntuación durante una temporada en sus his-
capaz, en su escritura de historias y poesías. torias y poemas. En particular, el punto suele aparecer muy a menudo du:
rante algún tiempo después de realizar este juego, y también se hace muy
Qué necesitas popular el signo de interrogación, ¡por lo merios parece que a los niños les
gusta dibujarlo!
Para cada uno de los temas tendrás que preparar una pequeña historia.
Si no te sientes muy creativo será suficiente con mirar alguno de los libros
favoritos de tu hijo y copiar algo de ahí, jelige algo corto! Según el signo ESCRIBIR CARTAS
en el que quieras que tu hijo se fije, escríbelo todo igual excepto ese sig-
no en cuestión; por ejemplo, cuando te encuentres una letra mayúscula y Ahora puedes empezar a enseñar a tu hijo algunas de las convenciones
un punto, escríbelos con un color diferente. En otra hoja de papel escribe que se utilizan cuando escribimos cartas.
la misma historia, pero cuando encuentres una letra mayúscula, escníela Enséñale cómo se escribe la propia dirección y la fecha en las cartas. Ex-
en minúscula y con el mismo color que el resto de letras. No copies los plícale la forma normal de empezar y acabar una carta. Coge un sobre, di-
puntos, pero deja un espacio para que se puedan colocar más tarde. Tam- vídelo en cuatro partes y enseñale que la dirección normalmente empieza
bién tienes que escribir todas las letras mayúsculas y puntos que has qui- en el primer cuadrante y que prosigue verticalmente desde este punto. Aní-
tado en pequeños cuadrados de papel con un rotulador de color (o bien, si male a escribir a gente.
resulta más estimulante para él, recorta pequeños cuadrados de papel en
los que él anotará la puntuación correcta, a medida que avance). Asegúra-
te de que su tamaño se adapta a la historia preparada, ya que deben enca-
jar en ella.
De manera bastante natural, tu hijo ha estado desarrollando su habili-
Cómo se juega dad de deletrear correctamente: a medida que lee, mejora su deletreo. Has
hecho muchos juegos que le ayudarán a adquirir más fluidez en la lectura,
Toma la versión correcta de la historia y léela con tu hijo, mostrando y que también le han ayudado con la ortografía. Ser capaz de escribir sin
con tu voz la pausa y la respiración que se hace al llegar a un punto. Luego cometer faltas de ortografía no significa necesariamente ser más inteligen-
mira la otra versión de la misma historia: léela, esta vez sin hacer pausas al te o que a uno le han leído más cuentos que a otro; hay muy buenos escri-
final de las frases, pasando de una a otra y sólo deteniéndote cuando te fal- tores que cometen terribles faltas de ortografía, y niños que no cometen
te el aire de verdad. Esto hace la historia muy divertida e ilustra muy bien errores ortográficos pero que son incapaces de escribir nada. Dicho esto,
la función del punto. Muestra la puntuación que falta y pídele a tu hijo que desde luego que es mejor no cometer muchas faltas de ortografía. Cuanta
te ayude a corregir la historia que carece de ella. Muéstrale que tienes le- más experiencia adquiero con niños que, por naturaleza, deletrean bien, más
tras mayúsculas para el principio de la frase y puntos para el final. Dale la convencida estoy de que, aunque ciertas combinaciones de letras tienen
oportunidad de añadir la puntuación correcta a la historia incorrecta. Para que aprenderse, un buen deletreador es alguien que intuye los patrones de
finalizar, léela para ver si suena bien. las palabras. Es alguien que es capaz de aplicar un conocimiento de los pa-
trones al arte abstracto de la ortografía. Estoy convencida de que esta ha- Ahora saca todas las cartas del sobre que contienen este sonido. Léelas
bilidad se ha desarrollado desde una edad temprana y que es una combina- sin seguir ningún orden específico y colócalas boca abajo en n montón.
ción de: 9..
Tu hijo debe escribir cada palabra debajo de la grafía correspondiente. Al
final él mismo puede repasar las cartas para comprobar cuántas palabras ha
La habilidad de reconocer similitudes y diferencias entre patrones escrito bien. En este juego se pueden observar distintos patrones, por ejem-
ortográficos. plo que el sonido «z» al final de palabra siempre se representa con la letra
La habilidad de comparar y contrastar patrones ortográficos. a » , pero no con la «c», etc. Algunas de las generalizaciones tienen excep-
Tener un buen sentido de la forma. ciones («jirafa» se escribe con «j», y no con «g»; el uso de la grafía «k» no
Ser capaz de predecir secuencias probables. sigue ninguna regla, etc.), pero conseguir observar reglas ortográficas es
Ser capaz de intentarlo sin miedo al fracaso. una experiencia que será de gran utilidad para tu hijo.

Todas estas habilidades se han desarrollado en los niños mucho antes


de pensar siquiera en la necesidad de deletrear.
Además, el enfoque sonido-letra que tu hijo empleó con el alfabeto mó- Otra manera de estudiar las palabras y cómo se escriben es fijarse en la
vil le ayudó a ganar confianza para escribir cosas sin preocuparse o tener manera como cambian del singular al plural o del masculino al femenino.
miedo de hacerlo mal. Fue capaz de elaborar palabras, a veces dividiéndo-
las en las partes que las componían cuando eran muy largas o constniyén- Qué necesitas
,
dolas sílaba a sílaba. También ha desarrollado buenas técnicas de reconoci-
miento del sonido y la rima y, por lo tanto, comprende que una palabra que Para los singulares y plurales debes reunir un buen número de palabras;
suena como otra es muy probable que se deletree igual. sin embargo, asegúrate de que tienes:
Puede oír la diferencia entre «previsión>*y «estación» y será capaz de
aplicar «-sión» a palabras como «televisión» y «-ción» a palabras como - Palabras cuyo plural se forme añadiendo <<S»: pájaro-pájaros; gato-
«atención». gatos, etc.
Sin ser necesariamente consciente de ello, al realizar las actividades de - Palabras cuyo plural se forme añadiendo «es»: canción-canciones;
este libro has estado preparando indirectamente a tu hijo para deletrear reloj-relojes, etc.
bien. - Palabras compuestas, es decir, aquellas formadas por dos palabras
Aprender listas de deletreo en casa no sería muy productivo, porque y cuyo plural se forma según el Último miembro componente: parasol-pa-
una lista no tiene un objetivo real. Los juegos de deletreo son mucho más rasoles; guardarropa-guardarropas, etc.
divertidos. He aquí algunas ideas. - Palabras invariables, es decir, aquellas que no cambian al formar el
plural: un 1dos abrelatas; un 1dos sacacorchos; un 1dos salvamanteles, etc.
Sobres de sonidos clave 2
Para los masculinos y femeninos también necesitas reunir bastantes
Toma uno de los sobres que preparaste para la versión de este juego palabras; debes encontrar:
que apareció en el capítulo 7. Pídele a tu hijo que escriba todas las posibles
maneras de representar el sonido «z» que recuerde; puede mirar las cartas - Palabras cuyo femenino se forme cambiando la «o» o la «e» del
si lo necesita. Escribe cada una de las combinaciones de este sonido en la masculino por una «a»: niño-niña; abuelo-abuela; gigante-giganta; elefan-
parte superior de una página. te-elefanta, etc.
- Palabras cuyo femenino se forme añadiendo una «a» al masculino: Cómo se juega
león-leona; bailarín-bailarina; profesor-profesora. etc.
- Palabras cuyo masculino y femenino no tengan conexión: padre- Dile a tu hijo que coloque los nombres colectivos en una4. columna y
madre; caballo-yegua; toro-vaca, etc. que empareje cada uno de ellos con el animal apropiado. Tendrás que ha-
- Palabras cuyo femenino termine en «-esa», «-isa*, «-ina» o «-trizn: ber puesto un símbolo de unión detrás de cada pareja, para que pueda com-
príncipe-princesa; poeta-poetisa; rey-reina; gallo-gallina; emperador-em- probarlo por sí mismo.
peratriz, etc.
Palabras dentro de ualabras

Recuerda que existen palabras invariables cuyo género viene determi- Elige una palabra larga como «cocodrilo» y pregunta a tu hijo cuántas
nado por el artículo (el 1la alpinista; el 1la dentista, etc.) y que no en todos palabras puede hacer a partir de ella:
los nombres en los que existe alternancia entre el masculino y el femenino
dicha alternancia designa una diferencia de sexo. En algunas ocasiones de- coco, loco, dilo, dócil, ocio, color
signa a la persona que ejerce un oficio y su lugar o instrumento de trabajo
(costurero-costurera; verdulero-verdulera, etc.); en otras, el árbol y su fni- 3 J u ~ a ar las cartas
to (cerezo-cereza; naranjo-naranja,'etc.); y en otras, una diferencia de ta-
maño (barco-barca; bolso-bolsa, etc.). Necesitas hacer grupos de cuatro cartas que contengan palabras con la
misma terminación o que empiecen igual. Por ejemplo: camión, balón,
Cómo se juega avión, cajón; fresa, freno, frío, frase; zapatero, pastelero, peluquero, coci-
nero.
Para los singulares y plurales, dale a tu hijo dos lápices de colores. Lee
y mezcla las tarjetas. Pídele que escriba las palabras en columnas y que Cómo se juega
emplee siempre para el plural un color distinto. Dile que intente hacerlo de
memoria.
Para los masculinos y femeninos, escribe las palabras en tarjetas y di-
le que las mezcle y empareje. Para empezar, hazlo por grupos. Cuando las
!'
1
Puedes jugar al Rápido, un sencillo juego de naipes en el que os repar-
tís las cartas para luego descartaros por turnos. Cuando aparezca una carta
similar a la que ya hay en la mesa (en este caso que contenga una palabra
haya visto y pueda ordenarlas, dile que tome dos lápices de colores dife-
I que empiece o acabe por un sonido similar), quien grite antes la palabra «rá-
1
rentes y que las escriba.
1 pido» gana todas las cartas que están sobre la mesa.
Otra opción es jugar a recordar parejas. Para ello, debes colocar todas
Nombres colectivos 1 las cartas boca abajo y por turnos levantáis dos de ellas. Si contienen un
1 sonido similar, el jugador que las ha levantado se queda con ellas. En caso
contrario se les da la vuelta otra vez. Gana el jugador que consigue formar
A los niños también les gusta emparejar los nombres colectivos; hay
algunos muy pintorescos. Haz, una vez más, pequeiías tarjetas que puedan
1 un mayor número de parejas.
colocarse en dos columnas: rebaño-corderos; manada-lobos; bandada-pá- Observarás que tu hijo queda fascinado al darse cuenta de cómofun-
jaros; gente-personas, etc. cionan las palabras y que se divierte haciendo estos juegos. En el caso de
que observaras que, pese a la ayuda que le has prestado durante los prime-
ros seis años de su vida, a los 7 años de edad tu hijo todavía tiene que es-
forzarse mucho, habla con sus profesores para saber qué piensan ellos al
respecto. Si todavía estás preocupado, puede ser conveniente investigar
más para descubrir si padece dislexia o algún otro tipo de dificultad con las
palabras Plantillas y otros recursos
Tu hijo ya puede escribir claramente y se siente seguro expresándose a
través de la escritura. Su deletreo es bastante bueno y escribe historias ima-
ginativas y bien elaboradas. Probablemente, sería el momento adecuado
para enseñarle a escribir en sucio y realizar luego una copia en limpio
cuando quiera escribir para ocasiones especiales. ¡Antes de haber llegado En este capítulo encontrarás referencias a diversos materiales y equi-
a este nivel nunca hubieras imaginado que le pedirías que hiciera esto! pamientos, así como información, que te ayudarán a disfmtar de los jue-
Tambien le enseñarás cómo consultar el diccionario utilizando su conoci- gos y las actividades que recomiendo. Nada de lo que se propone aquí re-
miento del orden alfabético, iy su buena intuición! sulta caro ni requiere mucho tiempo hacerlo, y todo ello te ayudará a crear
Se encuentra ahora en el período en el que lee y escribe bien. Se di- un entorno rico que llevará a tu hijo a leer y escribir con placer y faci-
vierte con los libros y le encanta leer solo y contigo. Le gusta mirar libros lidad.
de referencia, así como leer obras de ficción. Parece llevarse bien con las Empezamos por el principio con una serie completa de plantillas que
palabras. Te sientes orgulloso, y con razón, por el hecho de que aprendió constituirán la base del reconocimiento de las letras y, finalmente, de la
todo esto simplemente viviendo en un entorno que era lingiiísticamente ri- lectura y la escritura. Pueden utilizarse para elaborar las letras de papel de
lija y el alfabeto móvil que se describen en el capítuio 3, je incluso pueden
co, y además se divirtió con el lenguaje.
¡Felicidades a todos! emplearse para el juego de clasificar tarjetas!
Estas plantillas son fáciles de hacer y sólo requerirá una pequeña
«iAyúdame a hacerlo solo!» ¡Qué elocuente es esta demanda paradójica! inversión de tu tiempo. La fotocopiadora hace las cosas todavía más fáci-
Los adultos deben ayudar a los niños, pero deben hacerlo de modo que ellos les: puedes hacer múltiples copias para los juegos que las precisan o am-
puedan hacer las cosas por sí mismos y llevar a cabo su propia tarea en el pliarlas o reducirlas según las necesidades y preferencias de tu hijo. Te re-
mundo. comiendo que tengas un juego origina1 y que utilices la fotocopiadora para
los juegos.

Hacer las letras de ~ a . ~de


e llija

Qué necesitas

Para confeccionar las letras que se utilizan en este libro necesitas cartu-
. lina de tres colores diferentes para montar las letras en ellas: un color para
las vocales, otro para las consonantes simples y otro para las consonantes
dobles. Los colores tradicionales que se utilizan en las escuelas Montessori
son: el azul para las vocales, el rosa para las consonantes simples y el verde
para las consonantes dobles, pero puedes emplear los colores que desees.
También necesitas: Qué necesitas

Un material táctil para hacer la forma de las letras: el papel de lija (co- Cartulina de color; emplea el mismo color que utilizaste para 4- el fondo
mo sugiere el nombre) es el material tradicional, pero también puedes uti- de las letras de papel de lija.
lizar papel de dibujar o pintar del grado más alto, o terciopelo (que es agra- Haz unas 8-10 kotocopiasaé cada consonante y unas 12 de cada vocal.
dable al tacto, pero que tiende a desgastarse con el tiempo). Si utilizas No olvides los puntos para la «i>>y la « j »y un sombrerito para la «ñ».
papel de lija, emplea el de grado más fino. Hacer Ia caja para guardarlas es un poco más difícil, ya que tiene que
Las plantillas que encontrarás al final de estas instrucciones, en las pá- ser bastante grande. Recomiendo dos posibilidades:
ginas 198-206. Muchos supermercados tiran cajas de cartón para botellas. Pueden te-
ner capacidad para 6 o 12 botellas y cuentan con divisores de cartón. Re-
Qué hay que hacer corta la caja y las partes divisorias hasta que obtengas una bandeja de unos
5 centímetros de altura. Júntalas y crea una caja que tenga suficientes com-
Fotocopiar las plantillas. Decide previamente si además de usar las le- partimentos para las letras.
tras del alfabeto español y la «rr» también vas a querer emplear las grafías También puedes buscar una caja de cartón con tapa. Utiliza la tapa co-
«gu» y «qu», esta última en sustitución de la «q». mo bandeja.
Recorta las letras de las plantillas negras. Sujétalas o pégalas en el re- Recorta tiras de cartón de la longitud y anchura de la caja y practica ra-
verso del papel o material que has elegido (recuerda que has de colocar las nuras cada 10 centímetros aproximadamente. Encaja las tiras de cartón en las
letras invertidas; si no lo haces, al recortarlas, itodas las letras saldrán al ranuras para formar una rejilla; a continuación, encájala dentro de la tapa.
revés!). Recorta las plantillas con tanto cuidado como puedas y pega las le-
tras de papel de lija u otro material en la cartulina del color apropiado, que
previamente has preparado. Utiliza las plantillas para valorar el tamaño de
cartulina que necesitas; las consonantes dobles precisarán una cartulina un
poco más ancha que las letras normales.
Puedes poner una pequeña marca para indicar dónde se debe empezar
a repasar la letra y también una línea sombreada en la base para que tu hi- Fotocopia las letras del nombre de tu hijo y practica agujeros en ellas.
jo sepa en qué sentido hay que colocarla. Consulta el diagrama de la pági- Enhebra una aguja grande con lana de un color bonito y ata un nudo al
na 105 de este libro, que te indica dónde colocar el punto y las flechas de final. Si tu hijo es suficientemente mayor para enhebrar solo su aguja, pre-
dirección, para que tu hijo repase la letra con el movimiento correcto. para una «trenza» o «madeja» de lana multicolor de una longitud adecua-
da y sujétala holgadamente en cada uno de sus extremos. Enséñale cómo
Para hacer el alfabeto móvil sacar una hebra de la lana desde la mitad de la madeja, un hilo cada vez.
De este modo, la madeja queda intacta y puede elegir de entre una bonita
¡Esta actividad es imprescindible! Es bastante fácil de hacer. Toma las serie de colores sin tener que utilizar las tijeras.
plantillas de las letras y reduce su tamaño con una fotocopiadora para que
las letras como la <<a>> y la «o» tengan unos 5 centímetros de altura. Las le- Recortar letras
tras como la «y» y la «h» deben tener aproximadamente 10 centímetros de
altura. Dile a tu hijo que elija sus letras favoritas y que las recorte. Puedes pe.
garlas en papeles de diferentes colores para decorar el papel.
A algunos niños les gusta hacer dibujos, a otros formas, iy a otros dibu- yo nombre le enseñarás, y cada juego sólo debe contener imágenes rela-
jar letras! Si todavía no escribe pero recorta bien, puedes utilizarlas para 1 cionadas entre sí. Para los niños muy pequeños (entre los 2 y los 4 años),
t
elaborar un pequeño léxico. Ayúdale a hacer tarjetas para enviar a las per- i
consigue imágenes de objetos que se encuentren en su entorno.$igrupa las
sonas queridas, recortando, pegando y decorando la inicial de sus nombres. i tarjetas según su localización.
Podnas, por ejemplo, reunir imágenes que muestren objetos de la casa.
Hacer palabras rom~ecabezas Si lo haces, cada grupo debería organizarse según las habitaciones de la
casa: por ejemplo, un grupo de objetos del baño, de la cocina, del dormito-
1 rio y del salón.
En los capítulos 6 y 8 se han presentado juegos que utilizan las llamadas 1i
«letras rompecabezas» (las denominamos así porque comparten la repre- Puedes reunir imágenes que muestren los objetos del barrio. Por ejem-
sentación de un sonido con otras letras, por lo que las palabras resultantes plo, un conjunto de imágenes del parque, del supermercado, de la calle o
1 del jardín.
son difíciles de escribir bien). Más adelante, en este mismo capítulo, faci- 1
lito las plantillas de una posible lista de palabras que puedes utilizar, pero j
evita hacer una lista exhaustiva: todo lo que necesitas son unas 10 o 12 pa- Cuando tu hijo se haga mayor puedes fijarte en otros «gmpos» de ob-
ii jetos que puedan interesarle para organizar las imágenes de manera cada
ra cada gmpo. Tu hijo aprenderá muchas más simplemente leyendo.
1 vez más específica, de acuerdo siempre con sus intereses. Cuando sea po-
i
S
Qué necesitas 1 sible vincula las tarjetas con la exploración que tú y tu hijo hacéis del mun-
do real.
Debes hacer dos grupos de tarjetas de palabras rompecabezas, para lo Si reúnes tarjetas de las cosas que puedes encontrar en el parque (un
que necesitarás dos tipos de cartulina de color (la cartulina es mejor porque banco, un tobogán, los columpios, los trepadores, una pista de tenis, etc.),
utilizarás estas letras aisladamente, con el alfabeto móvil y como guía para ve luego allí y obsérvalos. Si has recopilado imágenes de animales, cuan-
el deletreo). Haz cada tarjeta de unos 10-15 centímetros de largo y unos 5 do salgas al campo intenta buscarlos o llamar la atención de tu hijo cuando
centímetros de ancho. Elige un color para el primer gmpo y otro para el se- los veas. Por ejemplo, puede que hayas reunido una coleccióu de imágenes
gundo. Guarda las tarjetas en una pequeña caja en el escritorio de tu hijo pa- de animales domésticos: un gato, un perro, un conejo, un hámster, un pez de
ra que siempre pueda encontrarlas cuando las necesite. Cuando escribas las colores. Cuando salgáis puedes llamar la atención de tu hijo hacia la di-
palabras rompecabezas en las tarjetas, recuerda que debes escribirlas si- versidad de gatos, perros, hámsters, etc. que pueda ver. Si le gusta particu-
guiendo el mismo tipo de letra que seguiste con las letras de papel de lija. larmente un determinado tipo de animal (digamos un gato) puedes hacer
otro juego de tarjetas que muestren las diversas especies de gatos, tales co-
Hacer las tarjetas Dara clasificar mo el gato persa, el atigrado, el siamés o el abisinio.
También puedes reunir imágenes de animales y ordenarlas según su
Estas tarjetas pueden servir a tu hijo de dos maneras: a partir de los 2 clase: mamíferos, pájaros, reptiles, anfibios y peces. Asimismo, puedes
mirar flores y clasificarlas según el lugar donde se pueden encontrar: flo-
años de edad pueden emplearse para ampliar el vocabulario, y también
cuando tu hijo está empezando a leer, hacia los 4 años y medio. res de jardín, flores alpinas, flores silvestres, flores de invernadero. Intcn-
ta siempre elegir imágenes que reflejen el entorno de tu hijo. De esta ma-
Qué hay que hacer
i nera le ayudarás a explorar con más detalle su mundo y a desarrollar el
l
i vocabulario para ampliar su pensamiento y hablar de lo que ve. ¡Tal vez tu
! hijo se convierta en un experto en reconocer todos los modelos de coches
Puedes hacer tantos juegos de tarjetas como desees. Intenta seguir 10s
intereses de tu hijo. Cada tarjeta debe tener una imagen clara del objeto cu-
1
3
de la carretera, si es éste su interés!
1
Dónde encontrar las imágenes para las tarjetas Libros de imáaenes

Los catálogos de ventas son buenos para encontrar imágenes de la ca- Dibuja imágenes que expliquen una historia simple y p í d e g a tu hijo
sa y del jardín. que las ponga en orden. Puedes contar una historia a partir de las imá-
Si tienes una cámara puedes tomar tus propias fotografías. Las posta- genes.
les son una buena fuente de imágenes y las puedes comprar en una buena Toma fotografías de un día cualquiera de la vida de tu hijo (o de cuaL
papeleda, en museos y en galerías. Un grupo de niños que tuve una vez se con- quier otro acontecimiento secuencial); dile que las organice siguiendo algún
tagiaron de mi entusiasmo por Monet, y aunque ninguno de ellos tenía más orden y que las pegue sobre una cartulina de color. Júntalas con cintas. Si
de 6 años, podían reconocer muchas de las pinturas, iy formular juicios so- lo haces en la esquina será más fácil pasar las páginas. Si tu hijo sabe leer
bre el tipo de tema que parecía gustarle al pintor! puede que quiera escribir una o dos palabras debajo de las imágenes o
te puede dictar lo que quiere que le escribas.
Cómo hacer las tarjetas Cuando sepa leer más, puede dejar la página siguiente en blanco para
escribir su propia historia.
Si quieres que las tarjetas sirvan para ampliar el vocabulario y para la
lectura, convendría que te hicieras con dos copias de cada imagen: una se Libros de letras
utilizaría para enseñar el nombre del objeto y la otra como mecanismo de
autocomprobación, como «control del error», cuando tu hijo escriba. Dobla un trozo de papel en tres o más secciones para crear un libro en
Pega las imágenes en cartulinas de colores. Haz las tarjetas del segundo zigzag o en forma de abanico. Pon letras en la parte de arriba de cada sec-
gmpo más altas que las del primero, ya que tendrás que escribir los nombres ción. Puedes recortarlas del periódico o de las plantillas de letras, puedes
de los objetos debajo. Haz un conjunto de etiquetas separadas para el primer dibujarlas o puede hacerlo tu hijo. Pueden ser las letras de su nombre o de
gmpo. Utilizarás este grupo tal y como se describe en el capítulo 3, ense un objeto. Puedes encontrar imágenes que empiecen con el sonido de las
ñando los nombres de las tarjetas mediante la lección en tres períodos. Cuando letras que hay en cada página, o tu hijo puede dibujar objetos que empie-
tu hijo ya sepa leer (véase el capítulo 7), leerá las etiquetas y las emparejará cen con ese sonido.
con las tarjetas del primer grupo. Entonces utilizará el segundo grupo de tar- Puedes hacer un libro alfabético con tu hijo. A medida que lea más le-
jetas para comparar imágenes y palabras e intentar leerlas correctamente. Si tras de papel de lija, puedes añadirlas a su libro: que busque imágenes que
no puedes comprar dos juegos de imágenes, puedes hacer un gmpo de eti- empiecen con esa letra y las pegue en la página correspondiente. Hazlo con
quetas y escribir simplemente el nombre del objeto detrás de la imagen. De hojas grandes de papel que luego puedas unir, para que sea posible ampliar
este modo, una vez haya leído la palabra en la etiqueta podrá girar la imagen el libro. Recuerda que en este período no conoce la secuencia del alfabeto.
para ver si ha identificado correctamente el objeto. Es importante proporcio- Cuando tengas un libro con todas las letras y ya conozca la secuencia, pue-
nar este mecanismo de autocorrección a fin de que se sienta a cargo de SU des sugerirle que lo organice según esta secuencia.
propio progreso, lo cual es muy positivo para su autoestima.

Estos libros pueden contener o no imágenes. No hagas que tu hijo


piense que el dibujo tiene que acompañar siempre a la escritura. A algunos
A lo largo de este libro, os he animado a ti y a tu hijo a elaborar vues- niños les gusta dibujar y a otros no. Gradualmente, a medida que tu hijo
tros propios libros. He aquí algunas ideas para todas las edades. empiece a contarte historias, puedes empezar a escribirlas para él en forma
de libro. Verá escritas las palabras que ha dictado. No cambies las palabras
que utiliza o el sentido de lo que dice en esta etapa. Sin embargo, asegúra-
te de deletrearlo todo correctamente. Puedes ilustrar la historia o simple-
mente guardarla con una bonita cubierta que hayáis hecho juntos. Aségu-
rate de poner en la cubierta el título y el nombre del autor. Léesela cuando
quiera. Él también la cogerá para «leerla».
Puede que tu hijo comience a hacer muchos dibujos en los que empie-
za a poner etiquetas y, ocasionalmente, globos de diálogo. Intenta recopi-
larlos.
Cuando tu hijo sepa escribir bastante bien puede hacer un dibujo que
contenga una historia y debes animarle a escribir algunas frases para des-
cribirla. Debería dársele bastante bien si ha estado utilizando el alfabeto
móvil.
En el capítulo 8 hemos visto cómo puedes ayudar a tu hijo a estructu-
rar una historia y a escribirla. En este caso, la historia viene primero y puede
ilustrarse si así lo desea tu hijo. Para empezar, escribid juntos una historia,
y, luego, anímale a escribirla solo después de haber discutido su posible
contenido.
Puedes transformarlas en un libro transcribiéndolas en el ordenador y
encuadernándolas; se pueden encontrar buenas encuadernaciones en las
papelerías. Algunas simplemente juntan las páginas, mientras que otras
las fijan a través de una serie de agujeros. Intenta que el libro se parezca a
un libro real.

PLANTILLAS DE LETRAS
1i

C
Para hacer las letras de papel de lija puedes hacer una fotocopia am- 3
f

pliada de las plantillas de letras que aparecen en las páginas siguientes.

199
PALABRAS ROMPECABEZAS 1
PALABRAS ROMPECABEZAS 2 PALABRAS ROMPECABEZAS 2 (CONTINUACI~N)
PALABRAS ROMPECABEZAS 2 (CONTINUACI~N)

Este tipo de papel ayudará a tu hijo a formar el cuerpo princ#$al de la


letra dentro de la franja sombreada, al tiempo que deja a su criterio la altu-
ra de Los trazos ascendentes y descendentes.

Aquí el papel tiene la misma función que la franja sombreada, aunque


ESCRIBIR EN PAPEL PREPARADO la línea punteada está menos definida y puede borrarse para dejar una sola
línea sobre la que escribir,
Las muestras de papel que proporcionamos más adelante (páginas 218- Si decides fotocopiar más de un tipo de plantilla, sena útil para tu hijo que
219) servirán a tu hijo como guía para ayudarle a situar sus letras correcta- estuvieran fotocopiadas en diferentes colores. Esto le facilitba su identifica-
mente en el papel. Es importante elegir un papel que se adapte bastante al ción, y además es bonito no tener que escribir siempre sobre papel blanco.
tamaño de w escritura cuando escriba sobre papel liso. El tamaño que em-
plea para escribir su nombre suele ser una buena guía.

PAPEL CUADRICULADO En el capítulo 7 hemos explorado diversas técnicas para que tu hijo
,I .1 pueda descubrir que las palabras tienen funciones diferentes. Pueden re-
I,, 4
()
.
> Este papel permite a tu hijo escribir letras sobre una línea base, pero no cortarse los siguientes símbolos y utilizarse para elaborar el patrón de las
.t
!t
.i las limita a un tamaño particular. Anímale a intentar que todas sus letras formas que tu hijo coloca sobre las etiquetas que escribes. En este capítu-
$1 sean más o menos del mismo tamaño, utilizando el papel cuadriculado co- lo, puedes encontrar plantillas para todos estos símbolos.
,:~ % !
,% j
' ,$ 3. mo guía. Guárdalos en pequeños montones, para que sólo tengas que sacar los
I que necesitas para cada juego.
I
CUATRO L~NEASCON UN CÓDIGO DE COLORES

Cuando fotocopies estas líneas, tendrás que repasar las letras del me-

-
dio con azul y la superior y la inferior con rojo (puedes utilizar cualquier
color, pero recuerda que tendrán que ser los mismos si quiere escribir so-
bre una pizarra).
Este papel proporciona una guía sobre el tamaño de todos los trazos de
las letras. Los trazos ascendentes llegan hasta la línea roja superior y los
10 triingulos pequeños azul celeste
descendentes hasta la línea roja inferior, mientras que el resto de las letras 10 viingulos medianos azul marino
encajan entre las dos líneas azules. 10 tn&gulos grandes negros
10 tiras rasas (en forma de guión) Equipo de letras
10 lunas crecientes verdes D
Todas las letras del abecedario con repetición de las vocales &alizadas
en madera pintada.

Jugando con las palabras

10 tableros y 60 fichas con palabras que empiezan igual, terminan


igual o tienen una forma similar.

Letra-imagen-palabra

81 fichas realizadas en material lavable para establecer asociaciones


entre una imagen, la palabra que la describe y la inicial de dicha palabra.

LO discos o circulas pequeños naranjas 10 discos o círculos rojos Letras magnéticas

Tres abecedarios completos elaborados en material magnético.

JUEGOS ÚTILES Y DIVERTIDOS QUE PUEDES COMPRAR Sílabas

Existen muchos juegos disponibles en el mercado que son útiles y di- 100 sílabas impresas en letras mayúsculas de imprenta.
vertidos y que pueden apoyar el aprendizaje de tu hijo.

BINNEY & SMITH


A. M. B. DIDÁCTICOS (PARANA-ENTRERíos)
(Se pueden comprar por Internet) Mini stampers

ABC escolar Juego de mini tampones para crear mensajes.

105 letras mayúsculas impresas en letra de imprenta.


CHARTON
(BERCHAT)
Armando palabras
Maleta magnética
27 imágenes en singular y plural con las 156 letras necesarias para for-
mar las palabras. Material lavable y de gran colorido. Maleta de actividades educativas para aprender a contar y a escribir
gracias a las letras y cifras magnéticas suministradas por el producto.
Edad: a partir de 3 años.
Puzzle de letras Letras y palabras

Un abecedario magnético. Edad: a partir de 3 años. Un juego para formar palabras asociando en el orden adecuao las le-
tras correctas. Las piezas contienen imágenes a las que se deben añadir las
36 letras magnéticas en mayúscula. Edad: a partir de 3 años. letras que forman su nombre. Edad: de 5 a 8 años.

36 letras magnéticas en minúscula. Edad: a partir de 3 años. Los sonidos

Juego interactivo de discriminación auditiva y percepción visual. El ni-


ño debe reconocer un sonido y rápidamente identificar en el tablero de juego
la imagen del objeto que lo ha producido. Contiene una cinta con 46 soni-
El abecedario dos. Edad: a partir de 5 años.

Sílabas y palabras
Puzzle gigante. Cada letra es la inicial que corresponde al dibujo ilus-
trado. Las letras se representan en mayúsculas (letra de palo) y en minús- 24 puzzles con dibujos y palabras escogidas. Un juego para aprender
culas (letra de caligrafía). Edad: a partir de 4 años. cómo se forman las palabras (juntando silabas) y, a la vez, cómo se sepa-
ran. Las letras están representadas en minúscula y en el formato caligrafía.
El pequeño ABC Edad: a partir de 5 años.

Puzzle en el que se debe completar el abecedario. Las piezas contienen


imágenes e iniciales en mayúsculas (letra de palo) y en minúsculas (letra
de caligrafía). Edad: de 3 a 6 años.
Jugamos a deletrear?
Formar palabras
Puzzle que fomenta la relación que existe entre las grafías y las imáge-
nes o palabras. Edad: de 3 a 4 años.
Juego que introduce al niño en la lectura y la formación de palabras a
través de un ingenioso sistema de fichas autocorrectoras. El niño, por sí so- ¿Jugarnos al ABC dario?
lo, deletrea las palabras y puede saber si la solución hallada es la correcta.
Edad: a partir de 5 años. Dominó en el que deben asociarse imágenes con la inicial de su nombre
y puzzle en el cual se debe unir una pieza que contiene una imagen con
Las vocales otra que contenga la letra mayúscula (letra de palo) y la letra minúscula
(letra de caligrafía) de su inicial. Edad: de 4 a 5 años.
Diez puzzles de dos piezas para asociar cada imagen con su vocal co-
rrespondiente. El troquel de mayúsculas y minúsculas es el mismo en cada Jugamos a las vocales?
vocal, lo que permite intercambiar ambas piezas. Edad: a partir de 3 años.
20 piezas de madera, 10 letras de gomaespuma y una cartulina con acti:
vidades. Las letras se representan en mayúscula y en minúscula. Además de
asociar cada dibujo con su correspondiente vocal, los niños pueden disfrutar
1i juego de los adultos (encadenando palabras de creación propia), pero con
de otros juegos con las letras de gomaespuma y la cartulina de actividades. i un sistema de puntuación más sencillo. Edad: de 5 a 10 años.
4"
Las letras Scrabble cartas

Tarjetas ilustradas que están separadas en tres partes. Una parte con- Juego de cartas para jugar al Scrabble. Contiene letras mayúsculas.
tiene la imagen de un animal junto a la inicial de su nombre escrita en letra Edad: a partir de 10 años.
mayúscula, otra tiene la inicial en minúscula y en la tercera aparece el nom-
bre del animal. Todas las tarjetas están recortadas de forma especial para
que puedan encajarse fácilmente. PINITOS EDUCACIONAL (FALOMIR JUEGOS)

Mi primer abecedario Descubrir ... las letras

Puzzle de madera con letras minúsculas (letra de caligrafía). Edad: de Imágenes partidas que deben recomponerse. Cada parte contiene una
4 a 6 años. letra del nombre de la imagen. Edad: a partir de 4 años.

Descubrir ... la lectura

Puzzle que fomenta la relación que existe entre las grafías y las imáge-
Proyecta tus cartas nes o palabras. Edad: a partir de 3 años.

Conjunto de plantillas de letras, colores y dibujos que pueden retro-


proyectase. El problema es que se necesita el proyector Disney. POPULAR DE JUGUETES

Letramix vertical

Juego para formar palabras unas dentro de otras en cualquier dirección.


Mi primer Scrabble Edad: a partir de 8 años.

Un juego para deletrear con fichas de gran tamaño codificadas por co- Pizarra magnética
lores. Hay 15 láminas de dificultad progresiva. Las tres Últimas fichas
constituyen un pequeño Scrabble adaptado para introducir construcciones Pizarra magnética acompañada de un alfabeto magnético. Edad: a par-
de palabras cruzadas. Edad: a partir de 1 año. tir de 3 años.

Scrabble junior Suelos divertidos

Un juego para deletrear con dos niveles de dificultad. En el primer ni- Puzzle tamaño 30 x 30 de 26 piezas y realizado en gomaespuma. Con-
vel se deben reproducir las palabras escritas en el tablero junto a las imá- tiene las letras del abecedario y las piezas se pueden montar formando cu-
genes que las representan. En el segundo nivel se puede jugar como en el bos o a modo de alfombra.
.. .. .. ........ . . .............
. . . .-...............
.. ... ... ... ........
.. ... ... ... ..............
.. ... ... .... .............
... ... ... ... .........
. . . ...............
. . . . ... .
.. ... ... ... ... ... ... -...............
.. ..........
. . . . . +....,...,... . . . .-
. . . . .. .. <....,...,...,... . . . . . . . .-
.. .. .. .. .. .. .. .. ..>...,...,...4...
.. .. .. .. .... .... ....-.... .... .... .... ........ .... .
.. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . . . . ...............A

. . . . . . . . +...+. ...,...,...
....,...+...,...,...,...
. . . . . . . +... :...,...*.+ ...,...,...<....>....
. . . . . . .<..................... i . . . . . . . . . . .
. . . . .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ..
... .. .. .. .. ....
.. -.. ........ .. .. .. ................
. . .. .. ....... .. .. .. .. ........
.. .. ...--........ .. .. .. .. ...........
.. .. .. .. .............. .. .. ... ... ...........
... ... ....-....
.. .. ..
........
. . .
. .. .
. .. .
. .. .. A
..
.
.
~

. ...........
.
. .
. .
. ............
.. .. .. .. .. .. .. . . .. . . .. .. . . . . . . . . . . . . . . ....... ... ..
....'...+ ...)...,...<....,...,...>..-1..+...,...,...4...*...,...,...*..+ ...,...,... '...+ ...,...,...<... i--.,...,...,.... >...,...,...,.... >...
..... .. -... .. .. .. .. .. .. .. .. .. ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... . .
. < . . . . . < . . . . . . .
i...i.;...;...:...~...~...i..i...i...:...i...;...+...:...:...:...i...;...i...;...i...;...i...i...i...:...:...i...i...;...i...;...~...:
. z . . . . . . ! . . T . . . . . . .
Bibliografía

He confeccionado una pequeña lista de libros útiles que te puede re-


sultar de ayuda cuando busques en tu librería o biblioteca.*

Niños hasta 2 años

(Dorling Kindersley), Snapshot Board Books. Fotografías claras y palabras


simples.
(Cuddle ~ o o k sRandom
, House), What Do Toddlers Do? Grandes dibujos
de niños.
(Dorling Kindersley), My First Look At: Home. Hay muchos títulos en es-
ta serie.
Rod Campbell (Puffin), Dear Zoo (trad. cast.: Mi zoo, Barcelona, Molino,
1984), My Presents, Oh Dear!
Mick Inkpen (Hodder), Wibbly Pig (trad. cast.: Juego al escondite con el
cerdito Wibbly, Barcelona, Timun Mas, 1997), Kippers Toy Bo (trad.
cast.: ¿Dónde está el osito Kipper?, Barcelona, Timnn Mas, 1998).
Eric Hill (Puffin), Where's Spot?
Shirley Hughes (Walker Books Ltd), Bathwater's Hot, Colours, Noisy, Two
Shoes New Shoes (al1 in rhyrne).
Jan Ormerod (Walker Books Ltd), Dad's Back, Messy Baby.
Janet and Allan Ahlberg (Puffin), The Baby's Catalogue, Peepo.
Shigeo Watanabe (Red Fox), How Do IPut it On?, I'm Having a Bath with
Papa!, I can build a house!
Helen Oxenbury (Walker), The Birthday Party (trad. cast.: La fiesta de
cumpleaños, Barcelona, Juventud, 1990), Our Dog (trad. cast.: Nues-
tro perro, Barcelona, Juventud, 1989), Eating Out (trad. cast.: En el
restaurante, Barcelona, Juventud, 1990).

* Indicamos. al final de cada apartado y con una tipografía distinta, los libros recomendados
por la revisora técnica. (N. del e.)
Eric Carle (Puffin), The Very Hungry Caterpillar (trad. cast.: La pequeña J ción muchos de mis libros favoritos y me he dado cuenta de que todavía se
oruga glotona, Barcelona, Círculo de Lectores, 1990). los sigo leyendo a mis hijos, que tienen ahora 4 y 6 años.
Ashbé, Jeanne (1999) ;Eso no se hace! Barcelona, Corimbo. Libro de imáge- 4'
nes y poco texto sobre las travesuras de los bebés y con propuestas de Shirley Hugues (RedFox), Doggec AljieS Feet; (Corgi) The Trouble with Jack.
.buen. comportamiento. John Burningham (Red Fox), Oi, Get off Our Train.
Ball, Sara (1994) Están solos en casa dos ositos. México, D.F., Fondo de Cul- Pat Hutchins (Puffin), Rosie's Walk (trad. cast.: El paseo de Rosie, Turtle-
tura Económica. Libro de cartón duro con agujeros que permiten que va- back Books, 1997); (Random House) Titch.
rias páginas compartan una misma ilustración. Judidb Kerr (Collins),The Tiger Who Came to Tea, M o g the Forgeful Cat.
Chambers, Sally (2000) [Al agua pato! Barcelona, Beascoa. Libro con títere. De Michael Rosen (Walker Books), We're Going on a Bear Hunt (trad. cast.:
la misma autora y en esta colección ¡Qué bien salta la oveja!, E! cerdito Vamos a cazar un oso, Caracas, Ekaré, 1993).
quiere jugar y Un ratón muy glotón. Martin Wadell (Walker Books), O w l Babies, Can't You Sleep Little Bear?
Clarke, Gus (1998) Buenas noches, Lucy. Barcelona, Timun Mas. Libro con (trad. cast.: ¿No duermes osito?, Madrid, Kókinos, 1998).
lengüetas para estirar. Babette Cole (Mammoth), The Trouble with Mum, The Trouble with Dad.
Droop, Constanzay Künzier-Behncke, Rosemarie (1999) Buenas Noches. Barcelo- Sarah Hayes (Walker Books), Eat Up Gemma.
na, Elfos. Libro con páginas de papel satinado, con ilustraciones y poca letra. Jane Hissey (Red Fox), OldBear (trad. cast.: El viejo oso, Barcelona, Zen-
Geisert, Arthur (1992) Oink. México, D.F., Fondo de Cultura Económica. Libro drera Zariquiey, 1996).
con ilustraciones en blanco, negro y rosa. No contiene texto. Janet and Allan Ahlberg (Puffin), Each Peah Pearplum, (Methuen), The
Gomi, Taro (1997) A moverse. México, D.F., Fondo de Cultura Económica. Libro Jolly Postman (trad. cast.: El cartero simpático o unas cartas especia-
para mirar y jugar. Está realizado en cartón duro y lleva agujeros para los les, Barcelona, Destino, 1991).
dedos. Otros títulos del mismo autor: Adivina qué es y MNa lo que tengo. M e m Fox (Red Fox), Hattie and the Fox; (Omnibus Books), Possum Ma-
Kitamura, Satoshi (1997) Gato tiene sueno. Madrid, Anaya. Libro en cartón du- gic, Wilfred Gordon MacdonaldPatridge.
ro sobre situaciones cotidianas. Del mismo autor y en esta colección: Pa- Jean and Gareth Anderson (Blackie & Son), Topsy and Tim. Situaciones
to está sucio, Ardilla tiene hambre y Perro tiene sed. cotidianas representadas por las historias de los gemelos.
Murphy, Mary (1998) Este soy yo. Madrid, SM. Libro con movimiento. Jill Murphy (Macmillan), Peace A t Last (trad. cast.: Cinco minutos de paz,
Oxenbury, Helen. Colección .Los libros del chiquitínn. Barcelona, Juventud. Barcelona, Edhasa, 1989).
Libros de cartón duro sin palabras que contienen imágenes de la vida co- Lucy Cousins (Walker Books), Maisy's House (trad. cast.: L a casa de
tidiana del bebé. Maisy, Barcelona, Destino, 1998) y muchos otros de l a misma serie.
Rosenberg, Natasha S. (1999) El gato. Barcelona, Beascoa. Libro de cartón Jill Down (Frances Lincoln Ltd), Bridget's Secret y otros títulos de l a serie
con imágenes y verbos que describen las actividades cotidianas de los Windy Edge Farm.
gatos. De la misma autora y en la colección aMascotas3,: El conejo, Elpe- Ann Herbert Scott (Clarion Books), On Mother S Lap.
rro y El pollito. Mairi Hedderwick (Collins), Katie Morag and the Two Grandmothers.
Türk, Hanne (1985) Alex y el dolor de muelas. Barcelona, Destino. Libro de Bauer, Jutla (2000) Madre chillona. Santa Maria de Tormes (Salamanca), Ló-
ilustraciones, el texto figura en la solapa interior de la portada. Las aven- guez. Libro ilustrado con una buena historia dirigida a quienes tienen una
turas de este ratón se recogen en una colección muy extensa de libros. madre que chilla.
Urberuaga, Emilio (1999) Marina. Madrid, Anaya. Libro de cartón. Bedford, David y Chapman, Jane (2001) Cuando sea grande. Barcelona. Be-
Urberuaga, Emilio (1999) Pluma y Tapón. Madrid, Anaya. Libro de cartón sobre ascoa. Libro ilustrado en el que un pequeño oso polar descubre gracias a
la amistad y el miedo. Magnificamente ilustrado. su madre que ser mayor no sólo comporta ventajas.
Benjamin, A, H. y Chapman, Jane (2000) ¿Un canguro en la granja? Barcelo-
Niños de 2 a 4 años na, Beascoa. Magnífica historia sobre la integración.
Black, Har1ey.y pegan, Dana (2000) Los pinceles de Alicia. Barcelona, Timun
M u y a menudo los libros que interesan a los niños de este grupo de Mas. Libro con lengüetas que al estirarse colorean un dibujo que estaba
edad les siguen gustando hasta que son mayores. H e incluido en esta sec- en blanco y negro.
Chapman, Jane (2001) iQu6 noche tan ruidosa! Barcelona, Beascoa. Una tier- ractivo en el que se narra el viaje de una carta que los niños deben ir in-
na historia sobre un ratón que no puede dormir por la noche. troduciendo en ranuras para que llegue a su destino.
Conboy Fiona y Homes Stephen (2000) icorre ratón, corre! Barcelona, Beas- Wojtowycz, David (2001) Osito se viste. Madrid, SM. Libro interacti6ó con cin-
coa. Libro con solapas y sorpresas. De los mismos autores y en la misma tas y ropa para colocar en su sitio. Del mismo autor y en la misma colec-
colección: ¡Ni pensarlo, Mico! ción: Osito juega.
D'Allancé, Mireille (2001) ¡No, no y no! Barcelona, Corimbo. Libro dirigido a
quienes tienen miedo a ir a la escuela. Niños de 4 a 6 años
Gerth, Melanie y Huliska-Beith (2000) Diez mariquita$. Barcelona, BeascoaIn-
ternacional. Libro de cartón para aprender a contar al revés gracias a ra- Algunos de estos libros son adecuados para niños más pequeños. Tu
nuras para los dedos y graciosas mariquitas que se pueden tocar y van hijo también disfrutará leyendo los libros destinados a otras edades.
desapareciendo de una en una al pasar las páginas.
Godon, lngrid (2000) Ancho, estrecho y otros cuentos. Barcelona, La Galera. Anne Civardi (Usbome), The Builder.
Libro ilustrado de cartón duro gracias al cual los niiios pueden aprender Heather Amery (Usborne), Going Swimming (trad. cast.: En la playa, Ma-
los contrarios. De la misma autora y en la misma colección: Dentro, fuera drid, Plaza Joven, 1986).
y otras situaciones y Saltai; bailary otras aventuras. Ezra Jack Keats (Puffin), Whistle for Willie, The Snowy Day.
Lavis, Steve (1999) Peluso va de excursión. Barcelona, Timun Mas. Libro en Dyan Sbeldon (Red Fox), The Whale's Song (trad. cast.: El canto de las ba-
que las ilustraciones narran más sucesos sobre las aventuras de un pato llenas, Madrid, Kókinos, 1999).
que el propio texto. En la misma colección: Peluso tiene un amigo, Peiuso Susan Varley (Collins), Badger's Parting Gifs. Aproximación sensible a l a
prepara una fiesta y Peiuso está muy ocupado. muerte.
Playskool (1994)Escogiendo colores. Barcelona, BeascoaInternacional. Libro Roald DahllPuffin), The Enormous Crocodile (trad. cast.: El enorme co-
de cartón duro que contiene fotografías de objetos y su nombre. En esta codrilo, Madrid, Altea, 1993), Revolting Rhymes (trad. cast.: Puche-
misma colección: Viendo formas. ro de rimas, Barcelona, Anagrama, 1992). Puedes empezar ahora a
Ramos, Mario (2001) A la cama monstruito. Barcelona, Corimbo. Libro sobre leer a Roald Dahl y continuar leyendo sus libros hasta después de los
cómo ven los padres a sus hijos cuando no les hacen caso y cómo ven los 6 años.
hijos a sus padres. Mary Hoffman (Francis Lincoln), Amazing Grace.
Tomaselli, Doris (1997) Un dia en la granja. Barcelona. Beascoa Internacional. Maurice Sendak (Collins), Where the Wild Things Are (trad. cast.: Donde
Un libro de cartón con solapas para descubrir los números. las formas, los viven los monstruos, Madrid, Altea, 2000).
sonidos y los colores. Brian Wildsmith (Oxford University Press), Give a Dog a Bone, The Eas-
Ungerer, Tomi (1995) Los tres bandidos. Madrid. Alfaguara. Un libro con gran- ter Story y muchos más.
des dibujos que narran la historia de tres bandidos que terminan creando Dick K i n g Smith (Puffin), Animal Stories, The Sheep Pig (Babe) (trad.
un orfelinato. cast.: Babe: el cerdito valiente, Barcelona, Círculo de Lectores, 1997),
Vacher, Jean-Jacques y Jouannigot, LoYc (1992) La pequeña marmota. Barce- y muchos más.
lona, Beascoa Internacional. Libro de cartón duro con letra de caligrafia y Roben Crowther (Penguin), The Most Amazing Night Book.
agujeros para los dedos y portadas de tacto suave para tocar. Otros titu- Barbara Baumgartner (Dorling Kindersley), Crocodile, Crocodile, Fabu-
los de los mismos autores: Plumita, Peluche, Lanita, Osito Blanco, Gusín, lous Folk Tales.
La pequeña pantera y La pequeña ardilla. Babette Cole (Red Fox), Mummy Laid an Egg (trad. cast.: Mamá puso un
Waddell, Martin (2001) Tú y yo, osito. Madrid, Kókinos. huevo. O cómo se hacen los niños, Barcelona, Destino, 1993). Una
Waddell, Martin (2000) Muy bien, osito. Madrid, Kókinos. guía divertida para los acontecimientos cotidianos. Más libros de este
Ward, Nick (1999) Cómo se puede ser un cerdito perfecto. Barcelona, Timun autor en:
Mas. Libro en clave de humor sobre cómo no debe comportarse uno si no Allan Ahlberg (Puffin), Serie Tbe Happy Families. Bueno para lecturas
quiere ser un cerdito. complementarias.
Wilson-Max, Ken (2000) La carta de Max. Barcelona, Ediciones B. Libro inte- Balzola, Asun (1994) Porlos aires. Madrid, SM.
Butterwofth, Nick (1999) ;Qué te pilla el gato! Barcelona, Timun Mas. Libro sor- Trevelyan, Kathy (1999) ElsueJio del rey lván. Madrid, Kókinos. Un libro que in-
presa con solapas. vita a hacer volar la imaginación.
Cooper, Helen (1999) El nino que no quería i r a dormir. Barcelona, Juventud. EI &*
niño quiere jugar, pero sus compañeros de juego ya se han dormido... Libros sobre e l alfabeto
Faulkner, Keith y Holmes, Stephen (2000) ¿Juegas conmigo? Barcelona. Be-
ascoa. Libro con sorpresa del que brotan animales. De los mismos auto- Lucy Micklethwait (Collins), I Spy an Alphabet in Art.
res y en la misma colección: ¿Y tú qué eres? Lucy Micklethwait (Collins),lSpy Animals in Art.
Faulkner, Keith Y Tyger, Rory (2001) El ratón que comiaplátanos. Barcelona Ti- Lucy Micklethwait (Collins), I Spy Numbers in Art.
mun Mas. Libro sorpresa con troqueles. Michael Rosen, ilustrado por Bee Willey (Macdonald Young Books), Mi-
Holzward, Werner y Erlbruch, Wolf (1991) U topo que queria saber quién había chael Rosen's ABC.
hecho aquello en su cabeza. Madrid, Altea. Un ejemplo claro de la evolu- Graeme Base (Harry N Abrams), Animalia.
ción temática de la literatura infantil. Brian Wildsmith (Oxford University Press), ABC.
Jiménez, Angels y Drestlfilippo, Pablo (1999) ¿En qué se parecen un elefante Mitsumasa Anno (Bodley Head), Anno's Alphabet.
y un gato? León, Everest. Un reto a la imaginación. (Dorling Kindersley), The Alphabet Book.
Lanchais, Aurélie Y Crozon, Aiain (1998) ¿Qué es esto? Madrid, SM. Libro de Alma Flor, Ada (2000) El abecedario de los animales. Madrid, Espasa-Calpe.
adivinanzas con solapas de cartón blando. En la misma colección, ambos Boyle, Aiison y Breeze Lynn (1999) Mi primer abecedario. Madrid, SM.
autores han publicado ¿Quién soy?; Crozon también es autor de: ¿QuB Disney albumes (2001) El abecedario de Mickey. Madrid, Everest.
rueda?, ¿Qué vuela? ¿Qué tienen? y ¿Qué hacen? Crossley, David (1998) Palabras. Barcelona, Beascoa. El libro se acompaña de
Larreula, Enric y Capdevila, Rosa (1998) La vida de la bruja Aburrida. Barcelo- dados con letras.
na, Planeta. Una de las primeras historias de la bruja que se ha hecho fa- Harvey, Jane (1992) El abecedario. Madrid, Libsa.
mosa gracias a Las tres mellizas. Ollé, M. Angels y Fargas, Carles (2001) Abecé, escribe con objetos. Barcelo-
López Suárez, Sergio (1999) iHuákala!A los miedos. Madrid, Alfaguara. Libro na, Beascoa.
para valientes.
Pledger, Maurice (1997) Una aventura con elBúho Rúho. Madrid, SM. Libro in- Rimas y poemas
teractivo.
Rojas, María (1999) Abuelito. cuéntame un cuento. Madrid, SM. Libro ilus- Brian Alderson (comp.) (Heinemann), Cakes and Custard.
trado. Lynley Dodd (Puffin), Slinky Malinky, Open the Door; Hairy Maclary's
Schurre, Wolfdietrich (1984) La princesa viene a las 4. Santa María de Tormes Bone, y muchos otros.
(Salamanca), Lóguez. Libro escrito en letras mayúsculas que parecen Michael Rosen (Harper CollinslLions), The Hypnotiser; Don't Put Mustard
bailar. in the Custard, y muchos más.
Simmons, Jane (1999) ¡Ven aquíDaisy! Barcelona, BeascoaInternacional. Las Julia Eccleshare (comp.) (Orchard), First Poems.
aventuras de una pequeña pata que se escapa de la granja y pronto des- Selected by Pie Corbett (Kingfisher), Playtime Treasury.
cubre que está sola. De la misma autora y sobre este mismo personaje: Robert Louis Stevenson (Dorling Kindersley), A Child's Carden of Verses.
/Ahora tú, Daisy! y Daisy no tiene miedo. Selected by Shona McKellar (Dorling Kindersley) A Child's First Book of
Sykes, Julie y Chapman, Jane (1999) ;Vaya sorpresa Dora! Barcelona, Beascoa Lullabies. Incluye música.
Internacional. Una gallina siente envidia de que sus compañeras tengan Selected by Michael Rosen (Kingfisher), Poemsfor the Very Young.
crías porque ignora que de sus huevos pronto nacerán pollitos. A. A. Milne (Mammoth), Now We Are Su: When We Were Very Young.
Teulade, Pascal y Sarrazin, Jean-Charles (1999) El más bonito de todos los re- Selected by Michael Foreman (Walker), Mother Goose.
galos del mundo. Barcelona, Corimbo. Pedrito reflexiona acerca de cuál Elizaheth Matterson (Puffin), This Little Puffin.
puede ser el mejor regalo de cumpleaños para su mamá. Roald Dahl (Puffin), Revolting Rhymes (trad. cast.: Puchero de rimas, Bar-
Torras, Meri y Valverde Mikel(1999) M i hermama Aixa. Barcelona, Galera. Una celona, Anagrama, 1992); D i r t y Beasts.
gran historia. Colin McNaughton (Walker), Who's Been Sleeping Zn M y Porridge?
Alberti, Rafael (1986) Aire que me lleva elaire. Barcelona, Labor. Bibliografía para niños
Alberti, Rafael (1985) Rafael Aiberfipara niños. Madrid, Ediciones de la Torre.
En esta misma editorial se encuentran poesías para niños de otros escri- Sue Lloyd and Sara Wernham (Jolly Learning), Finger ~honics.%naserie
tores consagrados: Becquer, Lorca, Mistral y Neruda, entre otros. de libros con letras estriadas para tu hijo parecidas a las plantillas que
Aiberti, Rafael; Garcia Lorca, Federico, y Jiménez, Juan Ramón (1997) Mipri- aparecen en éste. Los libros incluyen también dígrafos similares.
mer libro de poemas. Barcelona, Anaya. Althea (Longman), Life Cycle of Planrs. Hay otros en l a serie.
Alfaro, José Javier (1998) Magiapalabra. Madrid, Hiperión. También son reco- Bill Boyle (Dorling Kindersley), My First Atlas (trad. cast.: Mi primer
mendables otros títulos y autores de la colección <cAjonjolit,. atlas, Barcelona, Molino,,1995).
Alonso, Maria Nieves (1990) Lo mejor es gratis. Aranguren, El Paisaje. Betty Root (Dorling Kindersley), My First Dictionary (trad. cast.: Mipri-
Beisner, Monika (1989) Fórmulas secretas y extranos hechizos. Barcelona, mer diccionario, Barcelona, Círculo de Lectores, 1997).
Lumen. (Oxford University Press), My First 0,iford Dicrionary.
Berenguer, Maryta (1995) Poesías para contary cantar. Bahía Blanca, Inti. Nigel Hawkes (Puffin), Mysteries of the Universe (trad. cast.: Misterios del
Cerrillo, Pedro C. (1998) ¡Adivina! Madrid, SM. universo, Madrid, SM, 1997). Otros títulos son Mysteries of the Pyra-
Conde, Carmen (1985) Canciones de nana y desarrollo. Valladolid, Mifión co- mids, Ocean Deep y Mysteries of the Unknown.
operativa. Stewart Ross (Puffin), Fact of Fiction: Cowboys. Otros títulos son Pirates;
Del paso, Fernando (1988) De /a A a /a Z p o r un poeta. Madrid, Montena. Bandits and Outlaws, Spies y Traitors.
Espinosa, Manolita (1990) Viaje al sol desde el tornasol. Ciudad Real, Diputa- Gallimard Jeunesse (Mooulight Publishing) First Discoveiy Series: Co-
ción de Ciudad Real. lours. Hay muchos otros títulos en l a serie.
Ets, Marie Hall (1995) Gilberto y el viento. New York, Lectorum. Colección -Mundo Mágicon. Madrid, SM.
Fuertes, Gloria (1992) Chupiiandia. Madrid, Susaeta. Kindersley, Ánabel y Barnabas (1997) Niños como yo: Celebraciones. Barcelo-
Fuertes, Gloria (1991) Abecedario de don Hilario. Madrid, Susaeta. na, Bruño / Unicef.
Garcia Teijerio, Antonio (1998) Versos de agua. Zaragoza, Edeivives. Kindersiey, Anabel y Barnabas (1995) Niños como yo. Barcelona, Bruño 1Unicef.
Guillén, Nicolás (1998) Por el mar de las Antillas anda un barco de papel. San- Litchfield, Jo y Brooks, Felicity (2001) Primeros números. Londres, Usborne.
ta Maria de Tormes (Salamanca), Lóguez. Mariotti, Mario y Marchioni, Roberto (1991) Anlmanos. Madrid, Susaeta. Libro
Jaramillo, Neliy Palacio (ed.) (1994) Las nanas de abuelita: Canciones de cuna de fotografías de manos pintadas que tienen algo que contar. En la misma
trabalenguas y adivinanzas de Suramérica. New York, Henry Holt. colección: Humanos, Más animanos y Más con las manos.
Murciano, Carlos (1998) La niña calenduiera. Madrid, SM. Milbourne, Anna y Gower, Teri (2000) 1001Cosas que buscar en pueblos y ciu-
Murciano, Carlos (1988) La rana mundana. Madrid, Bruño. dades. Londres, Usborne.
Parra, Nicanor (1992) Sinfonía de cuna. México, Consejo Nacional para la Cul- Riddell, Edwina (1993) 100primeras palabras. Barcelona, Ediciones B.
tura y las Artes. Rosenstiehl, Agnes (1995) ABC alrededor del mundo. Barcelona, Larousse
Pelegrin, Ana Ma (ed.) (1997) Poesia española para niños. Madrid, Alfagua. /Planeta.
Peiegrin, Ana M' (ed.) (1994) Deditos y cosquillas. Madrid, Espasa-Calpe. Tullet, Hewé (1999) No confundas. Barcelona, Destino.
Pelegrin, Ana M" (ed.) (1993) Misino, gatito. Madrid, Espasa-Calpe. Vialles. Catherine (1998) 150 actividades para niños y niñas. Torrejón de Ardoz
Ródenas, Antonia y Balzola, Asun (1993) Rimas de luna. Madrid, SM. (Madrid), Akal.
SBnchez, José Luis y Olivares, R. (ed.) (1994) Poesia infantilrecitable. Madrid,
Compañia Literaria.
Schoi, Isabel (1994) Tito rito: Rimas, adivinanzas y juegos infantiles. Madrid, LIBROS QUE QUIZÁS TE GUSTE LEER
Everest.
Siles, Jaime (1990) El Glipodonte y otras canciones para niños malos. Madrid, Libros de la doctora Maria Montessori
Espasa Calpe.
Uribe, María de la Luz (1998) Cosas y cositas. Madrid, Espasa-Caipe. Mana Montessori (Clio Press), The Absorbent Mind (trad. cast.: La mente
absorbente del ni~io,Barcelona, Araluce, 1971).
Maria Montesson (Schocken), The Secret of Childhood (trad. cast.: El ni- Marilyn Jager Adams (Heinemann), Beginning to Read, the New Phonics
iio. El secreto de la infancia, Barcelona, Araluce; 1968). in Context, un resumen del texto clásico.
Maria Montesson (Garzanti Libn), La scoperta del bambino (trad. ingl.: Peter Young and Colin Tyre (Fontana),Teach Your Child to ~ e a d . b -
The Discovery of the Child). Angela Redfern (Reading and Language Infonnation Centre, University of
Maria Montesson (Clio Press),What You Should Know about your Child. Reading), Practica1 Ways to Teach Phonics.
Mana Montesson (Clio Press), The Child in the Family. Betty Root (Usborne),Help Your Child to Learn to Read.
Montessori, Maria (1994)Ideas generales sobre el método. Madrid, Ciencias Brigid Smith (Routledge),Through Writing to Reading, Classroom Strate- ,
de la Educación Preescolar y Especial. gies for SupportingLiteracy.
Baghban, Marcia (1990)La adquisición precoz de la lectura y la escritura (de O
Libros acerca del método Montessori a 3 años). Madrid,Visor.
Bettelheim, Bruno y Zelan, Karen (2001)Aprender a leer. Barcelona, Critica.
Mario Montesson Jr. (Schocken),Education for Human Development (trad. Bigas, Motserrat y Correig, Motserrat (eds.)(1 999) Didáctica de la lengua en la
cast.: La educación para el desarrollo humano, México, Diana, 1977). educación infantil. Madrid, Síntesis.
Paula Polk Lillard (Schocken),Montessori, A Modern Approach (trad. cast.: Carlino, Paula Cecilia y Santana, Denise (eds.)(1996)Leer y escribir con sen-
Un enfoque moderno al método Montessori, México, Diana, 1977). tido. Una experiencia constructivista en Educación Infantil y Primaria. Ma-
Paula Polk Lillard (Schocken), Montessori Today. drid, Visor.
Silvana Q. Montanaro (Neinhuis), Understanding !he Human Being. Irwin. Judith y Mary Anne Doyle (comp.)(1992)Conexiones entre lectura y es-
E. M . Standing (PlumeRenguin),Maria Montessori, her L f e and Work. critura. Buenos Aires, Aique.
Lesley Bntton (Ebury Press), Montessori Play and Learn (trad. cast.: Ju- Maruny, Lluís y otros (1999)Escribir y leer. Materiales curriculares para la en-
gar y aprender, el método Montessori, Barcelona, Paidós, 2000). señanza y61 aprendizaje del lenguaje escrito, de 3 a 8 años. Barcelona,
Helming, Hélbne (1970)Elsistema Montessori. Barcelona, Luis Miracle. MEC/Edelvives.
Lubienska de Leval, Hélene (1969)El método Montessori: espíritu y técnica. Morais, José (1998)El arte de leer. Madrid, Visor.
Madrid, Magisterio Español. Ramos García, Joaquin y Carvajal. Franco (1999)¿Enseñar o aprender a es-
Orem, R.C. (1980)El método Montessori en la educación diferencial.Barcelo- cribiry leer? Publicaciones del Movimiento Cooperativo Escuela Popular.
na, Paidós. Srnith, Frank (1990)Para darle sentido a la lectura. Madrid, AprendizajeVisor.
Orem, R.C. (1971)La teork y el método Montessori en la actualidad. Barcelo- Solé, Isabel (1992)Estrategias de lectura. Barcelona, Graó 1 ICE, M i € .
na, Paidós. Wells,Gordon (1 988) Aprender a leery escribir. Barcelona; Laia.
Standing; E. M . (1974)La revolución Montessori en la educación. México, Si-
glo XXI. Libros sobre la escritura
Yaglis, Dimitros (1 989) Montessori. México, Trillar.
Rosemary Sassoon (Hodder and Stougbton), The Practica1 Guide to Chil-
Libros sobre la capacidad de leer y escribir dren's Handwriting.
Rosemary Sassoon (Leopard Learning), Handwriting, the Way to Teach 11.
La lista de libros que he confeccionado aquí será de tu inter6s si quie- Rosemary Sassoon (Intellect),The Art and Science of Handwriting.
res entender más acerca de la lectura y la escritura. Rosemary Sassoon (Leopard Learning), Handwriting, a New Perspective.
Condemarin, Mabel y Chadwick, Mariana (1990) Enseñanza de la escritura.
Dorothy Butler (Bodley Head), Babies Need Books. Bases teóricas y prácticas. Madrid,Visor.
Margaret Meek (Bodley Head), Learning to Read. Dominguez Chillón, Gloria y BarrioValencia, J . Lino (1997)Losprimerospasos
Mem Fox (Harcourt Brace, Orlando, Florida), Radical Reflections, Pas- hacia el lenguaje escrito. Una mirada al aula. Madrid, Muralla.
sionate Opinions on Teaching, Learning and Living. Graves, Donald H . (1991)Didáctica de la escritura. Madrid, MEC/ Morata.
Marilyn Jager Adams (1994 MIT Press, Cambridge Mass.), Beginning to Tusón, Jesús (1997)La escritura, una introducción a /a cultura alfabética. Bar-
Read Thinking and Learning About Print. celona, Octaedro.
Libros sobre el desarrollo Soriano, M . (1995) La literatura para niños y jóvenes. Gula de explotación de
sus grandes temas. Buenos Aires, Colihue.
David Crystal (CarnbridgeUniversity Press), The Cambridge Encyclope- Wassweziehr, Gabrieia (1997) Los cuentos de hadas para adultos.&adrid,
dia of Language (trad. cast.: Enciclopedia Cambridge del lenguaje, Endymlon.
Madrid, Taurus, 1994).
Mary D. Sheridan (Routledge), From Birth to Five Years, Children's De-
velopmental Progress. BIBLIOGRAFLA
SELECCIONADA
Jennie Lindon (National Children's Bureau), Child Development from
Birth to Eight, A Practical Focus. Biografía
Susan Greenfield (comp.) (Cassell),The Human Mind Explained the Con-
trol Centre for the Living Machine. Rita Kramer (UK Montesson Intemational Publishing. U S A Addison Wes-
Bassedas, Euialia y otros (1998) Aprender y enseñar en la educación infantil. ley Publishing Company), Maria Montessori - A Biography.
Barcelona, Graó. E. M. Standing (UK PlumelPenguin. U S A NALIDutton), Maria Montes-
Kaye, Kenneth (2000) La vida mental y social del bebé. Cómo los padres crean sori: Her Life and Work.
personas. Barcelona, Paidós.
Perinat, Adolfo(1998) Pslcologh del desarrollo. Barcelona, Universitat Oberta Libros
de Catalunyal Edhasa.
Perinat, Adolfo(1986) La comunicación preverbal. Barcelona, Avesta. Maria Montessori (UK Clio Press, U S A Holt), The Absorbent Mind (trad.
Vila,ignasi (1990) Adquisición y desarrollo del lenguaje. Barcelona, Graó. cast.: La mente absorbente del niño, Barcelona, Araluce, 1971).
Mana Montessori (UK Schocken, U S A Ballantine), The Secret of Child-
Libros sobre literatura infantil hood (trad. cast.: El niño. El secreto de la infancia, Barcelona, Aralu-
ce, 1968).
Bettelheim, Bruno (1977) Psicoanális de los cuentos de hadas. Madrid, Cri- Maria Montessori (UK Clio Press, U S A Ballantine),The Discovery of the
tica. Child.
Cendán Pazos, Fernando (7986) ~Wedlosiglo de libros infantilesy juveniles en Pau Casals ( U S A Sirnon and Schuster), Joys and Sorrows, Reflections
Espaia (1935-1985). Madrid, Fundación Gerrnán Sánchez Ruipérez. (trad. cast.: Vivir con alegría: sus memorias relatadas a Albert E.
Colorner. Teresa (1999) Introducción a la literatura infantil y juvenil. Madrid. Kahn, Buenos Aires, Grupo Editor de Buenos Aires, 1976).
Sintesis Educación. Margaret Meek (UK Bodley Head), Learning to Read.
Colorner, Teresa (1998) La formación del lector literario. Narrativa infantil y ju- Mem Fox (UK Harcourt Brace), Radical Reflections: Passionate Opinions
venil actual. Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipérez. on Teaching, Learning and Living.
Jean, Georges (1988) Eipoder de ios cuentos. Barcelona, Pirene. Marilyn Jager Adams (USA MIT Press), Beginning to Read, Thinking and
Lurie, Alison (1989) No se lo cuentes a los mayores. Literatura infantil, espacio Learning About Print.
subversivo. Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Marilyn Jager Adams (UK Heinemann), Beginning to Read, the New Pho-
Parmegiani, Ciaude-Anne (dir.) (1997) Lecturas, libros y bibliotecas para niños. nics in Context, a precis of the classic text.
Madrid, Fundación Gerrnán Sánchez Ruipérez. Angela Redfem (Reading and Language Information Centre, University of
Pelegrín, Ana M' (1982) La aventura de oír. Cuentos y memorias de tradición Reading), Practical Ways to Teach Phonics.
oral. Madrid, Cincel. Angela Redfern (Reading and Language Information Centre, University
Pisanty,Valentina (1995) Cómo se lee un cuento popular. Barcelona, Paidós. o f Reading), Helping Your Child with Reading.
Raines, Shirley C. y Isbeii. Rebecca (1999) Cómo contar cuentos a los niños. Dyan Sheldon (UK Red Fox), The Whale's Song (trad. cast.: El canto de
Barcelona, Oniro. las ballenas, Madrid, Kókinos, 1999).
Schon, Isabel y Berkin, Sarah C. (1996) Introducción a la literatura lnfantilyju- Mary D. Sheridan (UK Routledge), From Birth to Five Years, Children's
venil. Newark, (Delaware,USA), international Reading Association. Developmental Progress.
Rosemary Sasson (UKLeopud Learning), Handwriting: The Way to Teach It.
Rosemary Sassoon (Hodder and Stoughton), The Practica1 Guide to Chil- Índice analítico y de nombres
dren 's Handwriting.
Betty Root (UK Usborne), Help Your Child to Learn to Read.
Selected by Michael Rosen (Kingfisher), Poems for (he Very Young.

Los números con la letra «e» indican la referencia a un esquema.

Actividades artísticas, 65 desarrollo del lenguaje, 23,25,29,30-31


las formas de las letras, 87.88 escuchar, 30
pintar con los dedos, 87,88 hablar con tu hijo, 29
Adivinar el objeto, 77 leer para tu hijo, 60-62
Adivinar la palabra, 77, 78 cantar y hacer rimas, 30
Adjetivos, 171 relación especial con tu hijo, 59
Alfabeto. 53. 82. 101 observar a tu hijo, 50
aprender aesc;ribbi letras, 119-143
Véase también Alfabeto móvil Bell, Alexander Graham, 21
Alfabeto móvil. 89. 91. 110-116. 111. Bibliotecas, 67, 163
113, 114,'118; 135, 138, 139, 140, Bodet, General Jaime, 22
145, 148, 151, 157, 158, 186, 191,
192, 194 Cajas de sonidos, 47.84-85
American Monfessori Society, 21 Casa dei Bamhini o Casa de los Niños,
Anderson, Hans Christian, 68 20,89
Aorender:
~-r~~ Casals, Pau: Wvir con alezria, 59
a devolver un libro a la estantería, 63 Casetes, 85
a observar a tu hijo, 50-51 Casetes de canciones y rimas, 85
a través de la acción, 44 Casetes de cuentos, 85
concentración, 43-44 Christie, Helen, 21
cuando están interesados, 42-43 Clasificar, 80-81
de los errores, 46-47 Clasificar en familias, 125-126, 131
elogios y ánimos, 45 Clasificar objetos, 81
en su propio lugar, 40 Clasificar palabras que riman, 99, 100
hacer elecciones, 48-50 Clasificar tarjetas, 46, 80-81, 168
hacer sus propios descubrimientos, 41 hacer, 194,195-196
hacer valoraciones, 46 Comprobar, 46
lección en tres períodos, 55-57 Computadoras, véase Ordenadores
por sí mismos. 40 Concentración, 43,43-44
repetición, 48, 135 Congreso Internacional Montessori
Véanse también Escritura; Lectura (1951). 22
Association Montessori Intemationale Congreso Internacional para los Dere-
(AMI), 21 chos de las Mujeres, 18
Ayuda paterna, 23-34 Congreso Médico Nacional en Turin, 19
desarrollo de la coordinación, 30-34 Congreso Nacional Pedagógico en Turin,
desarrollo de la mente del niño, 26 19
Control de la mano, 32, 34, 37, 85-88, Fichas 1 libros de ejercicios, 134-136 Formar palabras (Disset), 214 Lápices de cera y pintura, 133
134 Forma de las letras en arena, 127-129 ¿Jugamos a deletrear? (Educa), 215 Lección en tres períodos, 55-57
Coordinación motora, 31-34, 36,51 Formas (símbolos) para explorar el signi- ¿Jugamos a las vocales? (Educa), 215 Lectura:
Coser, 88 ficado de las palabras, 211 ¿Jugamos al ABCdario? (Educa), 215 atendiendo al significado, 1&-176
letras, 193 Fox, Mem: Possum Magic [La zarigüella Jugando con las palabras (AMB Didác- conjunta, 61-62, 147
mágica], 65 ticos), 213 correspondencia letra-sonido, 55
Dedicatoria en los libros, 71 Frases usando la palabra que se acaba de Las letras (Educa), 216 deseo de, 13.29.60-61, 146
Dejar espacios, 141 aprender, 157-158 Las vocales (Disset), 214 empezara leer, 145-161
Deletreo, 54, 82, 141, 163, 185 Froebel, Friedrich, 18, 19 Letra-imagen-palabra (AMB Didácti- en casa, 60-64
Dibujar, 87, 133, 135 co~),213 encontrar un lugar para, 61,62
Dibujar las letras de papel de lija, 129 Gandhi, Mahatma, 22 Letramix vertical (Popular de Jugue- letra impresa, 70-73
Diestro o zurdo, 122, 141 Gramática y sintaxis, 74, 75, 169, 171, tes), 217 libros, 62-71, 158, 161
Disposición hacia la lectura y la escritura, 172-176.. 187.. 190 Letras magn6ticas (AMB Didácticos), poemas y rimas, 82-85
24 Grimm, Hermanos, 68 213 preparación para, 23, 24,59
Grupo de Beni Stabili, 20 Letras y palabras (Disset), 215 primeros pasos hacia, 89-118
Edison, Thomas, 21 Los sonidos (Disset). 215 ~ronunciar,150
El cartero alegre, 109 Maleta Sin utilizar objetos, 152-153
El oso y el bote de miel, 83
Habilidades de escuchar, 83-85
Hacer parejas, 187
-.-magnética (~harton,Berchat),
A15 técnicas y habilidades, 52-55
Elegir, 48-50,49 Historias, escribir, 143, 178-181, 198 Mi primer abecedario (Educa), 216 utilizando objetos, 148-152
Elogio y estímulo, 45 Hospital San Giovanni, Roma, 18 Mi primer Scrabble (Mattel), 216 y la experiencia de los niños, 73-74,
Entorno, la letra impresa en, 71-73 Hospital Santo Spirito, 18 Mini stampers (Binney & Smith), 213 145,147
Errores.. aorender
Escritura:
' de. 46-47 Hutchins, Pat: Elpaseo de Rosie, 67
,.'"
Pizarra mágica (Popular de Juguetes),
L11
Véanse también Escritura; Lenguaje;
Letra impresa; Libros
a~rendera escribir las letras. 119-143 Ilustraciones, 66,67,71, 178 Proyecta tussartas (Famosa, Disney), Lenguaje, 146
cieativa, 177-190 Imágenes con palabras magndticas, 116 216 clasificar, 78-82
de caligrafía, 123-124 Imágenes, poner en secuencia, 143 PuzzGde letras (Charton, Berchat), 214 desarrollo de, 23,24,26,29-31,34,74-
deseo de, 13.23.59-61 Inventar poemas, 99 Scrabble de cartas (Mattel). 217 80
elegir una, 123-125 ttard, Jean-Marc-Gaspard, 18, 19 Scmbblr junior (Maitel). 216 habilidad de utilizar y disfmtar, 53
en el aire, 132 Silxbas (AMH Didá~.ticos),213 hablado, 53,54,65,74, 177
en papel preparado, 210 Juego de dar palmadas, 83 Silabss v Dalabras (Disset~,215 .juegos,
. 75.76-80
formas de letras en dibujos, 87-88 Juego de enredos con el alfabeto, 110 Suelos d&ertidos (popular de Jugue- libro, 60
frases para interpretar, 153-154 Juego de la búsqueda del tesoro, 158 tes), 217 períodos sensibles para el lenguaje, 27-
frases usando la palabra que se acaba Juego de la que sobra, 100 Juegos y actividades, 32, 41-42, 44, 46, 30,28e, 57
de aprender, 157 Juego de las preguntas, 78-79, 179, 180 48,49,74, 89 primeros pasos hacia la adquisición de,
historias, 178-182 Juego de los sonidos, 89, 90-99, 92, 95, clasificar, 80-82 30
letra de imprenta, 123 97, 101, 103,108,112, 148,151 escribir historias, 177-183 reconocimientos de los sonidos de, 89-
letras sobre ~ a o e l130-132
. Juego de Simón dice, 76 escritura, 126-143, 177-190 1O0
modelos, 140 ' ' Juego del eco, 83 fluidez y deletreo, 163-169 rimas, 81-83 uso, 30,54
Doemas v rimas. 81-84. 182-185 Juego del *veo veo», palabras que riman, habilidad de escuchar, 83-85 Véase también Gramática y sintaxis
preparación para. 24, 25. 59 99
- ?
leer, 146-159, 160,163-176 León xiii, Papa, 17
preparar IU mano, 85-86 Juegos útiles y divertidos que puedes leer atendiendo al significado. 169-176 Letra de calierafía.
- . 123-125
prinieros pasos hacia. 89- 118 comprar, 212-217 lenguaje, 74,75430 Letra impresa, 54
sobrr línea\. 136-110. 138 ABC escolar (AMB Didá.cticos), 212 mensajes, 116, 118, 135 conciencia de los niños de, 53,70-73,146
iccnlcas v habilidades reaueridas. 52- Armando palabras (AMB Didácticos), puntuación, 183-185 en el entorno, 71-73
55 212 reconocimiento de las letras, 48, 101- Véase también Libros
y la experiencia del niño, 72-75 Descubrir... la lectura (Pinitos Educa- 107, 133, 137 Letras:
Véase también Leneuaie cional, Falomir Juegos), 217 reconocimiento de los sonidos, 89-100, aprender a escribir, 119.143
Escritura de las letra<li4, 143, 184-187 Descubrir... las letras (Pinitos Educa- 134.136.145 coser, 193
Escuela Ortofrénica, 19-20 cional. Falomir Juegos). 217 rima y rhmo, 82-85, 135, 160 de pegamento, 133
Espacio, 119 El abecedaiio (Dirsei). i14'. Véanse también Alfabeto móvil; Juego elegir una escritura, 123-124
Etiquetas y tarjetas, 168 El pequrhi ABC (Disset) 214 de los sonidos; Letras de papel de emparejar minúsculas y mayúsculas,
Experiencia, 26, 73-74, 145 Equipo de lctras {AMBDidáciicos), 213 lija 142-143
Mensajes: escribir letras sobre, 130-132 Repetición y confirmación, 151
escribir sobre una línea, 136, 138 franja sombreada, 136.21 1 Rompecabezas, 109
formar, 123 escribir, 116, 117, 145, 153, 163
juegos con, 116,118, 135 lineado, escribir en, 136-140, 138 Rompecabezas con peque#as almohadi-
juegos, 126.139 pautas, 218-219e llas. 110
mayúsculas, 123, 142-143, 183, 184 Mente absorbente, 24-27
Pelar fruta, 86 Rotuladores y lápices, 120
nintar 112
-- - Método Montessori, 21 Percepción sensorial, 28,28e controlar en el papel, 135
pintar con los dedos, 132 Montesano, Giusseppe, 18, 19
Montesson, Alessandro, 17 Períodos oportunos, 27-29,28,30 guardar, 120
nlantillas. 191-197. 199-206e Períodos sensibles, 24.27-29, 55-57 sujetar, 121
Fecortar, i93-194 Montesson, Maria: lenguaje, 27-31,28e, 34-35e, 57 Rousseau, Jean-Jacques, 18
trazar, 133 Detalles biográficos, 17-22 movimiento, 28e, 29, 31-34, 36-37e,
Letras de esponja en el baño, 116 Lo mente absorbente del niño, 26.229
Lo scoperta del bambino [El descubn- 57 Scbeldon, Dyan y Blythe, Gary, El canto
Letras de papel de lija, 89, 101-108, 110, Pestalozzi, Jobann Heinrich, 18 de las ballenas, 65
111, 114, 125, 126, 129, 130, 132, miento del niño], 54,230 Seguin, Edouard, 18, 19
Pierson, Ada, 22
135, 148, 149, 150, 152, 164, 191 Montessori, Marilena, 21 Pintar con los dedos, 87.88, 132 Sellos y plantillas, 117
hacer, 191-194, 199-206e Montesson, Mano, 19,21 Pintarlas letras, 132, 135 Seminario Laboratorio de Pedagogía,
juegos, 125, 126-134 Montessori, Mario, Jr., 21, 230 Pintura y lápices de cera, 133 Barcelona, 21
rmasar v escribir.
- - - - - . 128-130. 131
Montessori, Renilde, 21 Pizarra de notas. 143 Símbolos (formas). 172
repasar y escribir en una pizarra, 129- Montessori, Rofando, 21 ~lantillas,116, 117 crear, 172, 174 ' .
130 Movimiento, período sensible para, 28, Plantillas de letras, 191-194, 199-206 para explorar el significado de las pala-
Letras de pegamento, 133 29.31-34.36.57 Plantillas de metal. 135-137 bras. 211
Letras magnéticas en la nevera, 116 Mussolini, Benito, 22 Plastilina, barro o arcilla, 88 Singulares; plurales, 187, 190
Letras ~na~úsculas, 123, 141-142, 183, Poesía Y rimas, 70, 75, 82-83, 90, 145 Sobres de sonidos clave, 164-166, 165,
1.
. U4 Nehru, Pandit, 22 clasificar imáeenes aue riman. 1W 186-189
emparejar minúsculas y, 142-143 Niños con retraso mental, 19 escribir, ~ 8 2 - i 8 3 ' Socialización, 28e, 30-3 1,57
Letras y acciones, 108 Nombrar objetos, 76 importancia de, 82-83 Sonidos, 145
Letras y libros, 109 Nombrar partes de los objetos, 76 inventar, 98-100 escuchar, 84
Letras y objetos, 108 Nombrar partes del cueipo, 76 juego de la que sobra, 100 identificar, 84
Libros. 35.51.60. 62-73. 100, 143, 145, Nombres colectivos, 188 juego del veo veo, palabras que riman, que se mueven, 84
154,221-228 99 sobres de sonidos clave, 164-166, 165
alfabéticos, 90-91, 109, 135 Orden, 28,28e, 56 Poner nombres en la casa, 168 y objetos, 148-151
contenido. 67-70, 146 Ordenadores, 117 Postura, 119, 121 Stoppani, Renilde, 17
-.197
<te cuentos. Prendas de ropa, ordenar y elegir, 49 Superficie, decorar, 121
de imágenes, 197 Palabras: Preposiciones, 174-175
de letras, 197-198 deletreo, 53 Pronunciar, 150 Tagore, Rabindranatb, 22
devolverlos a la estantería, 63-64 dentro de palabras, 189 Puntuación, 53,70, 183-185 Tarjetas del alfabeto, 142-143
elegir, 63-65, 159, 160, 163 descriptivas, 53.73 comas, 173, 183 Televisión y video, ver, 43-44
hacer, 161,196-197,198
ilustraciones, 66,67,70
"..
formas para explorar el significado de,
L11
comillas, 183
puntos, 183, 185 Unesco, 22
lenguaje en, 65 juntas 170, 171,172 signos de interrogación, 183 Universidad de Roma, 17, 18
páginas informativas, 70 ordende, 171-172 Puzzles, 86 Clínica psiquiátrica, 18
pasar las páginas. 62 significado de, 169-176,211 Escuela de pedagogía, 20
tener cuidado de, 62-63.146 sonidos que las componen, 54 Reconocimiento de las letras, 48, 101-
transportar, 62 y letras, 108-109 Palabras rompecabezas, 112 110, 111, 119, 134, 137, 191 Verbos
- ~ v adverbios. 175-176
Véanse también Lectura; Letra impresa 1) 154-156, 157,207e Reconocimiento de los sonidos, 89-100, Viñetas, construir una historia con, 79
Libros alfabiticos, 90, 109, 135 2) 166-168,208-210e 134,137. 145,163-168 Vocabulario, 23,24,30,74,147,150,177
Libros de cuentos, hacer, 197 hacer, 194-195 Regio Istituto Tecnico Leonardo da Vin-
Libros de letras, 197-198 Papel, 120-121, 157 ci, Roma, 17 Wilson, Margaret, 21
Liga Nacional para la Educación de Ni- controlar el lápiz en, 134
ños Retrasados, 19 cuadriculado, 136,211
Luz, 122 cuatro líneas: código de colores, 1
711
Márgenes/contomos, 131, 135, 184 doble línea con base subrayada, 136,
Masculinos y femeninos, 187 211