Marco Teórico - provisorios – Marco Teórico o revisión de la literatura.

Es un compendio escrito de artículos, libros y otros documentos que describen el estado pasado y actual del conocimiento sobre el problema en estudio. Ayuda a documentar cómo nuestra investigación agrega valor a la literatura existente. El tema parece estar de moda, pero no así la palabra que identifica el asesinato de mujeres en Chile, en Latinoamerica y en el mundo. No sólo en Guatemala o México, la violencia hacia la mujer también coexiste en nuestro país. Conoce esta dura realidad para mujeres. Según las Naciones Unidas: femicidio es “ el asesinato de mujeres como resultado extremo de la violencia de género, que ocurre tanto en el ámbito privado como público y, comprende aquellas muertes de mujeres a manos de sus parejas, ex parejas o familiares, asesinadas por acosadores, agresores sexuales y/o violadores, así como aquellas que trataron de evitar la muerte de otra mujer y quedaron atrapadas en la acción femicida.” Disposiciones dentro de las cuales se podría configurar el femicidio. Parricidio ( artículo 390 código penal ). El que conociendo las relaciones que los ligan, mate a su padre, madre o hijo, cualquiera otro de sus ascendientes o descendientes o a su cónyuge o conviviente, será castigado, como parricida, con la pena de presidio mayor en su grado máximo Homicidio simple y calificado ( artículo 391 código penal ). El que mate a otro y no esté comprendido en el artículo anterior, será penado: 1. Con presidio mayor en su grado medio a presidio perpetuo, si ejecutare el homicidio con alguna de las circunstancias siguientes: Primera. Con Alevosía. Segunda. Por premio o promesa remuneratoria Tercera. Por medio de Veneno. Cuarta. Con ensañamiento, aumentando deliberada e inhumanamente el dolor al ofendido. Quinta. Con premeditación conocida 2. Con presidio mayor en sus grados mínimo a medio en cualquier otro caso. Artículo 392 del código penal: Cometiéndose un homicidio en riña o pelea y no constando el autor de la muerte, pero si los que causaron lesiones graves al occiso, se impondrá a todos éstos la pena de presidio menor en su grado máximo. Si no constare tampoco quiénes causaron lesiones graves al ofendido, se impondrá a todos los que hubieren ejercido violencia en su persona la de presidio menor en su grado medio. Artículo 393 del código penal: El que con conocimiento de causa prestare auxilio a otro para que se suicide, sufrirá la pena de presidio menor en sus grados medio a máximo, si se efectúa la muerte. La violencia de género se debe, según la penalista egresada de la Universidad Católica de Valparaíso, Camila Maturana, a la asimetría del poder y a la connotación social que históricamente ha tenido la mujer, tanto en la esfera pública como privada. Para esta abogada, el sistema sociocultural imperante en Chile es posibilitador de violencia hacia ellas. Según la penalista, esta desigualdad parte de la socialización diferenciada que se les da a niños y niñas. Los primeros son formados para cumplir un rol de proveedor, más activo y libre. En el caso de las niñas, se estimula el “instinto” maternal y el estereotipo de mujer abnegada. Destaca también la valoración de la sexualidad, “es la mujer la que queda embarazada, por ende, la que debe limitarse”. Y enfatiza el punto refiriéndose a la jerarquización de las relaciones laborales, cuyo ejemplo más gráfico es que las mujeres ganan un 30 por ciento menos que los varones en el mismo cargo. La violencia de género durante mucho tiempo gozó de parcial o completa impunidad, ya que según el antiguo Código Penal chileno y de muchos otros países (incluso todavía en Brasil), estimaba que con la certeza y presunción de infidelidad de la mujer bastaba para exculpar o atenuar en gran medida la culpabilidad del asesino.

Además, como afirma Maturana, se veía el problema como una disfuncionalidad aislada, que afectaba a algunas familias y no como un tema de relevancia pública. En la actualidad, los movimientos feministas han visibilizado esta problemática a nivel mundial y Chile, no es la excepción.

FONO DENUNCIA FEMICIDIO : 800 22 00 40