You are on page 1of 4

GENERACIÓN DE ENERGÍA A TRAVÉS DE

LAS OLAS

¿Qué produce las olas?


Las olas del océano son producidas por una variedad de fuerzas incluyendo los
fenómenos meteorológicos (como el viento y la presión atmosférica), fuerzas
astronómicas (efectos gravitacionales de la luna y el sol), y fuerzas geológicas
(terremotos subacuáticos que pueden producir tsunamis). Este informe se dedicará
a los fenómenos meteorológicos que pueden actuar sobre los océanos del globo.

El viento puede claramente, transferir algo de su energía al agua. El agua puede


ganar energía del viento, por la fricción entre el viento y el agua. Esto es muy fácil
de comprobar soplando sobre un vaso de agua y observando las “ondas” u olas que
se producen. Sobre los océanos y lagos, las olas que se generan como resultado
del viento se denominan “olas oceánicas superficiales” (NOAA, 2006).

Inicialmente, los vientos leves generan ondas pequeñas llamadas olas capilares
sobre la superficie del agua. Si el viento aumenta, la agitación adicionada creada
por las olas capilares aumenta el rango de transferencia de energía y las olas se
comienzan a formar en la superficie del océano. En una zona donde el viento sopla
a través de la superficie del océano, y donde las olas se generan, la superficie se
caracteriza por olas con diferentes largos que se mueven en forma aleatoria en la
dirección del viento. Se conoce a este tipo de situación como “mar”. El tamaño que
las olas pueden alcanzar depende de 3 factores:

1. La fuerza del viento

2. El período de tiempo durante el que el tiempo sopla

3. La distancia (llamada fetch) sobre la que el viento sopla en una línea recta sobre el
océano
Cuanto más fuerte sea el viento, y si sopla durante un largo período a lo largo de
una determinada distancia, más grande será el mar. Un “mar” completamente
desarrollado se produce cuando las olas alcanzan el tamaño máximo posible de
acuerdo a un determinado viento, duración y distancia (New Jersey Marine Science
Consortium, 2005).

La Figura muestra un modelo del 20 de abril de 2006, que indica alturas de las olas
a nivel global (indicado por color) y la magnitud y dirección en que las olas están
viajando (indicado por una flecha blanca y su largo).

La necesidad de incorporar a los recursos de las olas en


un sistema de suministro de energía
En el contexto de un desarrollo sustentable, hay muchos factores que se toman en
cuenta al momento de realizar decisiones relacionadas con la producción de
energía: impacto ambiental, manejo apropiado de los residuos, mayor seguridad,
cuestiones intergeneracionales, e igualdad internacional. Teniendo en cuenta el
interés sobre los cambios climáticos producidos por el hombre, existe una
preocupación creciente sobre la obligación de utilizar recursos de energía
sustentables. La energía de las olas es uno de esos recursos sustentables.

El Viento
¿De dónde proviene la energía del viento?
Toda la energía renovable (excepto la energía de las mareas y la geotérmica), en
última instancia viene del sol. El sol irradia 174.423.000.000.000 kilovatios/hora de
energía a la tierra. Es decir, en una hora la tierra recibe 1.74 x 1017 vatios de
energía.

Aproximadamente entre el 1 y el 2 por ciento la energía que proveniente del sol es


convertida en viento. Ésa cantidad es de 50 a 100 veces más que la energía
convertida en biomasa por todas las plantas de la tierra.
Las diferencias de temperatura conducen a la circulación de aire. Las regiones
alrededor de ecuador, de latitud 0°, son calentadas por el sol más que el resto del
planeta. El aire caliente que es más ligero que el aire frío y se eleva hasta alcanzar
aproximadamente 10 kilómetros (6 millas) de altitud y se separará en dos corrientes
una se dirige hacia el norte y otra al sur. Si el globo no rotara, el aire simplemente
llegaría al Polo Norte y al polo sur, bajaría, y volvería al ecuador.

El recurso
El World Energy Council (Concejo Mundial de Energía) ha estimado el potencial de
la energía de las olas en 2.000 GW (New Scientist, 2003). El recurso de energía de
las olas global es de 2 TW, con el potencial de una generación de más de 2000 TWh
anuales (World Energy Council, 1993. Thorpe, 1998. Mei, 2005).

La energía de las olas es el nombre que se le ha dado a la energía contenida en las


olas. La cantidad de energía de una sola ola es considerable. La energía potencial
de un grupo de olas es proporcional a la altura de las olas al cuadrado del período
de las olas (el tiempo entre las crestas de las olas). Las olas de períodos más largos
tienen largos de olas relativamente más largos y se mueven más rápido. Esta
energía potencial es igual a la energía cinética (que puede ser empleada). La
energía de las olas se expresa en kilowatts por hora en una región, por ejemplo una
línea costera. Sin tener en cuenta las olas creadas por grandes tormentas, las olas
más grandes miden aproximadamente 15 metros de alto y tienen períodos de
aproximadamente 15 segundos. Este tipo de olas tienen una energía potencial de
1700 kilowatts a través de cada metro de frente de olas. Una región de mucha
energía de olas podría tener un flujo potencial mucho menor a este: alrededor de 50
kW/m.

El recurso global de las olas en kW por metro de cresta.

Para una típica marejada (swell) con un período de 10 segundos, el rango de flujo
de energía es de 40 kW/m si la amplitud es de 1 mt (olas suaves) y 1000 kW/m si la
amplitud es de 5 mt (olas largas). En esta última situación (olas altas con una sola
frecuencia), la energía disponible (teóricamente) es de 1000 MW por km de línea
costera. Esto es comparable a una estación de energía de combustión de carbón
ordinaria. Sin embargo, en la práctica sólo una fracción de esta energía puede ser
extraída, porque la intensidad de las olas tiene una gran variabilidad, ya sea horaria,
diaria y también estacional (MIT, 2005).

El futuro de la energía de las olas


La energía de las olas tiene un gran potencial, ya que lograría mayores
rendimientos que la energía de las mareas. La energía potencial de las olas es vasta
y puede ser explotada en muchas regiones. Los países con largas líneas costeras
y fuertes vientos persistentes pueden producir cinco por ciento, o más de su
electricidad a través de la energía de las olas.

Related Interests