You are on page 1of 432

22101259570

Digitized by the Internet Archive


in 2018 with funding from
Wellcome Library

https://archive.org/details/b29979924_0001
1

i **
DICCIONARIO
DE MEDICINA
PERUANA POR

HERMILIO VALDIZAN

TOMO I
476

LIMA, MCMXXIIl
t

TALLERES GRÁFICOS DEL ASILO «VÍCTOR LARCO HERRERA»


impresor: CÉSAR torres eenavides
A la memoria de mi santa madre

Doña Juana Medrano de Valdizán,

dedico este libro.


ZPJ:

r:-- ' '■ íi-

‘; - -- -. ' «

: ■-
.é-

'■■■•*'<
í

l
/
h
.. ’-í

■»

i
* í" '‘ ^
■l

■: V-. . •% -

'’fí'

rx^.

'»'•

•K ' •• •• *\

■ ' '' K
/

, V

/
INTRODUCCION

Terminada la primera etapa de la conquista, establecido defini¬


tivamente el dominio español en los vastos territorios del legendario
Imperio de los Incas, no le fué posible a España poner válidos em¬
peños en servicio de la obra de recoger la herencia de cultura de lá
raza conquistada y fué menester el transcurso de casi medio siglo pa¬
ra que se encomendase a la actividad y celo ejemplares de don
Francisco de Toledo (1569-1580) una averiguación res¬
pecto al pasado y presente del elemento aborigen, información que
hubiese dado mejores y más provechosos resultados verificada con
alguna anterioridad a la época en la cual se llevó a cabo. Fué así
que se perdió oportunidad de bien conocer cuanto se refiere a la
Medicina de los Incas, respecto a la cual apenas nos quedan otras
fuen'tes de información que las suministradas por la cerámica incai¬
ca, por los sepulcros de los primitivos peruanos, por las superviven¬
cias de las lenguas que originariamente hablaron los habitantes del
Perú y, finalmente, por aquello que nos dijeron los Cronistas de
Indias, muchos de los que escribieron bajo la impresión de informa¬
ciones más o menos verídicas y no pocos de los cuales descuidaron,
en más de una oportunidad, el privilegio de inventario, tan útil al
honrado historiador.
Es verdad que la conquista del Perú fué llevada a cabo por gru¬
po de arrojados guerreros y no por agrupación de tranquilos erudi¬
tos; es verdad que las guerras civiles que epilogaron las hazañas de
P i z a r r o , reclamaron de España toda la atención de los primeros
años que siguieron al establecimieno de la colonia y que la Madre
VIII

Pattia debió pensar en someter vasallos rebeldes, antes que en el es¬


tudio de vasallos sometidos; pero estas consideraciones, que eximen
de culpa a España en cuanto guarda referencia al deficiente estudia
de la primitiva civilización peruana, explican toda la candorosa injus¬
ticia con la cual personas más amantes de la galanura del decir que
del decir verídico han pretendido culparnos a los peruanos de una
ignoiancia de nuestro pasado que lamentamos sin que sea nuestro
lamento aceptación dé culpa o í’éspohsafeilldtd.
Se ha hablado algunas veces de médicos que vinieron al Perú
con los primeros conquistadores. No vale la pena discutir la vera¬
cidad de este aserto que, antes que yo, han desmentido los doctores
José Casimiro Ulloa (l)yDavid Matto (2) y el his¬
toriógrafo chileno señor Mackenna (3), que han participado de la
misma opinión, fundada probablemente, en el hecho de no haber
sido hallado nombre alguno de médico o cirujano en las diversas re¬
laciones de la conquista. No es de suponerse que vinieran en com¬
pañía de los primeros conquistadores, médicos o cirujanos que aban¬
donaran a sus camaradas en sus momentos de peligro y en sus enfer-
medades, renunciando, por un exceso de prudencia, al ejercicio de
su abnegada misión en favor de los curanderos indígenas y de los re-
ligioscs de las diversas órdenes, quienes, en el hecho, fueron los
primeros que ejercieron la cirugía en el Perú.
Los primeros profesionales que visitaron el Perú, según nues-
ti as noticias, fueron don Hernando de Sepúlveda, primer
Protomédico (1537) (4); el cirujano Francisco Sán¬
chez (1537) (5); el barbero Juan López (6) y el ciru¬
jano Juan Catalapiedra (1538) (7), todos cuatro estable¬
cidos en la Ciudad de los Reyes; el cirujano griego Maese Fran¬
cisco, que beneficiara del buen humor del “Demonio de los An¬
des” nada menos que la conservación de la vida en episodio que ha
hecho materia de una deliciosa tradición el maestro Palma (8) y
que acompañaba como cirujano, a pesar de ser sólo albeitar, a las tro¬
pas de Diego Centeno (1547); el bachiller cirujano Pa¬
checo, de quien sólo queda noticia de su actuación política en el
CiizcOi que le valió el destierro (I55());el barbero Pedro
Gonzá1es, autorizado por el Cabildo de Huamanga para
IX

ejereer de cirujano (1552) y el doctóf Juan d é 1 á G U I v


residente en el Cuéco (1556).
De todos esos modestos representantes de la ciencia niédica en
los primeros años del coloniaje, nos quedan pocas noticias: el doc¬
tor S e p ú 1 V e d a debió detehersé en Panamá antes de venir á la
Ciudad de los Reyes; dejó en la primera de las ciudades nombradas
familia a la cual fué a reunirse años más tarde, con venia del CabiP
do de Lima (9). Fué el primer protoñiédico, honor que héiiios réP
vindicado nosotros para el Dr. S e p ú 1 v e d a, y que venía general¬
mente atribuido, por autores españoles y peruanos» al doctor don
Antonio Sánchez de Renedo, qué fué el primer
Presidente del Tribunal del Real Protómedicato, establecido en Li¬
ma en el primer año de gobierno de don Francisco de To¬
ledo (1569). El doctor Sepúlveda realizó la primera ins¬
pección de boticas que haya tenido lugar en Lima y sometió a su
autoridad a cuantos ejercían el arte de curar en la Lima colonial, que
no eran'muchos, a todos los cuales exigió presentación de títulos que,
en no pocas ocasiones, debieron ser exponente de habilidad caligrá¬
fica más que de habilidad profesional.
Se ha dicho muchas veces y no necesito decir por quienes, que
el Perú, al cual correspondió el honor de la primera Universidad de
América, no ofrece en su historia aquellos ejemplos de nobleza inte¬
lectual que ofrecen otras Repúblicas de América. Sin extralimitar¬
me a juzgar cuanto se refiere a la literatura, a la jurisprudencia, a la
teología, a las ciencias físicas o naturales y conservándome dentro
de los límites marcados por la naturaleza de este libro, debo apro¬
vechar la oportunidad de declarar que si fué peruana la primera
Universidad de América, no pudieron ser más humildes sus orígenes
ni pudieron hallarse envueltos éstos dentro de atmósfera más desfa¬
vorable a su desarrollo. Obra merítisima de la benemérita orden do¬
minicana, origen que algunos eruditos a la violeta manifiestan olvi¬
dar en sus desplantes sistemáticos contra aquello que tiene sabor de
iglesia, la Universidad de San Marcos, nació a mediados del siglo
XVI y nació pobre para tener en esa pobreza el sello monacal que le
dieicn sus fundadores. Todos sus ingresos se hallaban representa¬
dos per la modestísima suma de trescientos cincuenta pesos que los
X
i

generosos padres dominicos debían extraer de sus rentas para el ob^


jeto de dar a la Ciudad de los Reyes el brillo de la enseñanza acadé¬
mica. Siete años después de fundada la Universidad, el Marqués
de Cañete, de buena memoria, agregaba 400 a los 350 pesos de los
padres dominicos y así enriquecía a la naciente institución, que sólo
en 1752 pudo abandonar los hospitalarios claustros de Santo Domin¬
go, bajo la dirección del doctor en Medicina, don Gaspar de
M e n e s e s . Si la protección de España a la Universidad se dejó
sentir en el orden económico, ella no se dejó sentir en el orden pe¬
dagógico, ya que no se pensó en enviar al Perú persona capaz de
dar a la Academia de San Marcos una sólida organización que hu¬
biese permitido obtener de ella los mejores provechos. Y no se crea
que fue el abandono obra de ignorancia de las condiciones poco
prósperas de la Universidad; la Corona fué informada de ellas, en
diversas ocasiones, por los visitadores que nombró y muchos de los
cuales fueron encargados, al mismo tiempo, de visitar la Real Au¬
diencia de Lima. Estos funcionarios debieron informar a la Corte
Española con mayor fidelidad que los muchos cronistas que hacien¬
do referencia a la Universidad de San Marcos sólo tienen para ella
elogies que mereció, sin duda alguna, pero que omiten los defectos
de organización y la falta de maestros que no pudieron improvisar¬
se . Como muestra de las condiciones de algunos de los rectores de
la Universidad de San Marcos básteme citar el hecho elocuentísimo
que nadie ha puesto en relieve a pesar de su ostensibilidad, que ha¬
biendo tenido la Universidad entre sus primeros Rectores seglares
dos rectores doctores en Medicina, los doctores Gaspar de
Menesesy Antonio Sánchez de Renedo, nin¬
guno de estos dos varones a quienes el doctor Eguiguren (10)
ha elogiado con tanto entusiasmo, realizó la menor gestión en pro
del establecimiento de una Cátedra de Medicina. ¿A qué servía que,
entre las atribuciones del Protomedicato se hallara el estudio de los
productos medicinales del país y de las enfermedades del mismo, si
no se procuraba preparar personas capacitadas para llevar a cabo
estos estudios?
Si la Universidad de San lYIarcos tiene el derecho de recordar
muchos varones ilustres, honra de la nacionalidad, ella, en rigor de
XI

verdad, debe recordar también muchos de aquellos maestros que


escalaban los escaños del Claustro a objeto de lucro (alguna de las
Cátedras tenía ya, en 1599, la no despreciable renta de 1562 pesos
anuales) o^a objeto de conseguir un título que les presentase como
superiores a la generalidad de los peruanos de la época: debe re¬
cordar también a muchos maestros que de tales sólo tenían el título
y la religiosidad con la cual cobraban la renta que les estaba asigna¬
da Persona de tanta severidad como el Marqués de la Concordia, a
quien tanto debe la enseñanza médica en el Perú, hacía de la Uni¬
versidad de Lima, en comunicación al rey de España (1810), des¬
cripción mucho más severa que esta bosquejada por nosotros. Hubo
necesidad, en San Marcos, de Rectores que, con completo conoci¬
miento de la trascendencia de su misión y con la libertad compatible
con la época, suspendiesen abusos que podían perpetuarse y enmen¬
daran rumbos que habían de conducir por malos caminos a la Aca¬
demia.
Si concluía e! siglo XVI en buenas condiciones económicas pa¬
ra la Universidad de Lima, no eran del todo buenas las condiciones
en las cuales llegaba a término para la ciencia de curar. Los diversos
protí'médicos limitaban su acción al exámen de título de los sujetos
que pretendían el ejercicio del arte de curar y aún en esta manifesta¬
ción de autoridad no daban muestras de muy grande celo. Por otra
parte el número de titulados que llegaban de la península era tan re¬
ducido, que el protomedicato debía manifestar una cierta tolerancia
y autorizar para ejercer la profesión a personas que a veces ignora¬
ban en absoluto los elementos del arte médico. Muchos de los titu¬
lados médicos y cirujanos que ejercieron en el Perú en el siglo XVI
no tenían toda la ciencia que Maese Francisco, el albei-
tar que sangrara cinco veces a Diego Centeno antes de la
batalla de Huarina (1547). Ya desde aquellos últimos años del
siglo XVI algunos criollos, en su mayor parte pertenecientes a las cla¬
ses sociales más humildes, ejerciendo en los hospitales oficio de en¬
fermeros, rendidas pruebas sencillísimas ante el Tribunal del Proto¬
medicato, se permitían el ejercicio de la Flebotomía y el de la Ci¬
rugía y, en no pocas ocasiones invadían el campo reservado a la Me¬
dicina. El charlatanismo hacía de las suyas y apenas un cirujano en-
t^aba en posesión de Güatfó látiñes, desdeñando á lós cifüjáños
r o iñ a n G i s t a s ^ se daba ínfulas de sabio y proeedía éñ forma pe¬
ligrosa a la eonservacióíl dé la vida dé lal gentes.
l:n siglo después de It fuñdaGíóíl dé la Ciudad de los Reyel,
esto es en el año 1636, el Gobierno español, a iñíciatiVa del señor
Conde de Chinebón, indieaba a la Uñivérsidad de San Marcos Ifi
convenieneia de fundar dos Cátedras de enseñanza médica. Tal és el
verdadero origen de esta enseñanza y por ello debemos conservar
leratiíud al Conde de Chinchón que tomó una iniciativa que debiéróñ
tomar en el siglo anterior los rectores de la Universidad don Gaspar
de M eneses y don Antonio Sánchez dé Rene do.
El siguiente año de 1637 se discutió en la Universidad, la creación
de dichas dos Cátedras y hubo Catedrático, el doctor Huerta, á
quien Dios haya perdonado, que se opuso a dicha creación manifes¬
tando que ésta era innecesaria teniendo en cuenta la habilidad de
los cirujanos y curanderas indígenas que habían asentado sus rea¬
les en el pueblo de Surco y en el arrabal del Cercado de la Ciudad
de los Reyes (11) . En 1638, a pesar de la oposición del doctor
Huerta, Catedrático de Lengua de Indios, una Real Cédula de
Don Felipe IV establecía para el pago de ellas las rentas de 976 pe¬
sos 4 rs. y 625 pesos, una y otra sobre el producto de las rentas del
solimán (muriato de mercurio). Escalona, citado por U n a-
nue 12) hacía notar el curioso contraste que ofrecía el hecho de
pagarse la enseñanza de dos ciencias de salud con una renta de muer¬
te, ya que el laboreo del mercurio hizo en la colonia más víctimas que
muchas epidemias. Pero en la enseñanza, como en todos los ramos de
la administración pública las reales disposiciones no fueron siempre
hechas realidad y de este hecho deriva la falta de exactitud de quie¬
nes han pretendido escribir nuestra historia sobre la base exclusiva
de los Cedularios, ya que muchas cédulas sólo fueron escritas pa¬
ra riqueza de archivos y desesperación de archiveros. En 1662 las
Cátedras no habían sido establecidas todavía y sólo en 1687, cuando
ya den Felipe IV dormía el último sueño y gobernaba España don
Carlos II, el Virrey Duque de la Patata (Don Melchor de Na-
varray Rocáfull) estableciólas definitivamente, con menor
ren|-a; pero con mayor estabilidad.
-T- XfP —

En 1691 fné establecida, por el Conde de la Monclova (Don


M elchor PoTtoeaFrero) la Cátedra de Método de
Galeno, cuya renta fué tomada de aquella de Prima de Matemáticas
y paia cuyo desempeño fué nombrado el médico presbítero don
Francisco Vargas Machuca, mejor orador sagrado
que médico.
Terminaba el siglo XVII y el balance de lo hecho durante él no
dec^'a muy bien del interés despertado en la administración pública
por la enseñanza médica. Habían sido creadas tres Cátedras de
Medicina, de enseñanza exclusivamene teórica, muchas veces aban¬
donadas y cuando no abandonadas dictadas por personas que tenían
en más la demostración petulante de sus vastos conocimientos que
el provecho de sus discípulos. La enseñanza clínica realizábase muy
modestamente en los hospitales, bajo la dirección de prácticos cuya
buena voluntad no logró siempre salvar los inconvenientes de su
igni>rancia. Si tal sucedía con los médicos, es fácil suponer como se
hacía en aquellos tiempos un cirujano, un boticario, un flebótomo,
una recibidora. Después de algunos años de práctica en condiciones
lamentables, se rendía un exámen ante el Tribunal del Protomedi-
cato, que contaba con alcaldes examinadores de Medicina, de. Ciru¬
gía, de Farmacia, que tal vez, contó con un Alcalde examinador de
Fle’mtumía; pero que excluyó de todo control y de toda vigilancia al
gremio de las recibidoras.
La bibliografía médica peruana de la cual debemos tantas no¬
ticias al ilustre bibliógrafo chileno señor Medina (13) no es
muy rica en los siglos XVI y XVI1: en el primero una edición peruana
del “Tratado de Medicina de Farfán” (14) y una otra de la “Suma
y Recopilación déla Cirugía” de Alonso López (15)
constiiuyen todo nuestro caudal bibliográfico. En el siglo XVII el to¬
ledano don Matías de Porres, Médico de Cámara del
Príncipe de Esquilache, D. Francisco de Borja y
Aragón, publicó un juicioso estudio de las aguas de Lima citado
con elogio por don Cosme Bueno (16) y por don Hipó-
1 i t o U n a n u e (17). Publicó además una “Concordancias
medicinales de ambos mundos” y unas “Breves advertencias para
beber frío con nieve” y un estudio de “las virtudes de todas las fru-
XIY

tas y semillas del reino” (18), probablemente escrita en colabora¬


ción cor el Licenciado Robles. El limeño Bermejo y
R o 1 d á n nos da la noticia de un “Discurso” sobre la epidemia de
saiampión de 1618 publicado por el entonces protomédico D. Mel¬
chor A m uz g o (19 )
l a Astrología y la Medicina, cuyo consorcio destruyó en Euro¬
pa la sátira de M o 1 i é r e,, tienen representación en la bibliogra¬
fía peruana del siglo XVII: el médico presbítero don Juan J e¬
rónimo Navarro (20) escribió acerca de Astrología y ejer-.
cióla en el Perü un clérigo, Gonzalo Vásquez, que
acompañaba a Hernández Girón (1553-1556). En 1660,
don Juan F i g u e r o a, Familiar del Santo Oficio, escribió
sobre el mismo argumento, que no desdeñó de tratar el Padre C a -
lancha (21) a pesar de la severidad de sus doctrinas religiosas.
En 1649 el médico presbítero doctor Machuca publicó un es¬
tudio relativo a la nocividad del pepino (olanum variegatum) del
que no tenemos otra noticia que la consignada por C a v i e d e s
(22) el “poeta de la Ribera”. En 1690 el doctor O s s e r a y
E s t e 11 a , Protomédico, publicó su “Físico Cristiano”, cuyo título
indica las tendencias del libro. En 1695 publicóse en Lima el libro
médico de mayor interés del siglo XVII, si no por el valor del libro
mismo por la discusión en torno de la paternidad de ese estudio de
erudición y nada más que de erudición, que es el “Tratado de los
monstruos o Desvíos de la naturaleza”, obra de don Pedro de
Pe^'alta Barnuevo y publicada como obra del médico don
José de Bonet y Pueyo (23). Como repetimos, se
trata de un estudio en que la Teratología es un pretexto para eviden¬
ciar aquella pasmosa erudición de Peralta, apenas comparable
a la del fraile de Bagnacavallo, cuya obra médica hemos estudiado
(24) y de la cual había hecho tan merecido elogio el Padre Fei-
j ó 1^(25). Con todo ello, este libro, exhibición de la personalidad
médica de Peralta, siendo como es muy modesta en relación a
sus demás obras, lo presenta como al más erudito de los médicos
peruanos: ni don Cosme Bueno, ni don Hipólito
U n a n u e le igualan al respecto. Nuestra aseveración adquiere
XV

mayor fuerza si se considera que el “Tratado de los-monstruos” fué


escrito a la temprana edad de 25 años.
La historia de la medicina peruana de este siglo fué notablemen¬
te enriquecida a raíz del descubrimiento de las propiedades febrífu¬
gas de la corteza de la cascarilla (1638) . El mundo médico se con¬
movió intensamente y la aparición de la corteza peruana dió origen a
un número infinito de libros y monografías editadas en todos los idio¬
mas, elogiando o negando las virtudes medicinales del nuevo leño ame¬
ricano que, más afortunadamente que el Guayacán, que el Mechioa-
cán, que el Molle del Perú, la Zarzaparrilla, etc., debía mantenerse
en Terapéutica a despecho del tiempo y de sus adversarios. Hemos
escrito acerca del movimiento médico provocado en Europa a raíz
de la aparición de la quina y enviamos a ese nuestro estudio a per¬
sona que quiera matar ocios leyendo cosas viejas (26) . .
En ese mismo siglo XVII el médico sevillano don Nicolás
M o n a r d e s escribió acerca de los medicamentos originarios de la
América Meridional; escribió acerca de la zarzaparrilla, del guayaco,*
del molle y, principalmente, acerca de la piedra bezoar que le había
remitido de Lima el señor don Pedro de Osma. Monar-
d c s escribió con verdadero cariño para la América y con un entu¬
siasmo que más tarde había de enrostrarle el toscano Redi.
Ese mismo siglo XVII tuvo en un poeta al más prolijo de sus cro¬
nistas en cuanto a Medicina se refiere. Don Juan del Valle
y Caviedes, más conocido en su época con el nombre de “el
poeta de la Ribera”, sobreviviente a una larga enfermedad, en el
cursi de la cual hubo de hallarse en relación con muchos médicos,
comenzó a escribir acerca de éstos, sabrosas poesías a través de las
cuales, descontada la exageración y descontado el ridículo, queda
una proporción apreciable de informes respecto al absoluto dominio
del empirismo y de la charlatanería en medicina al finalizar el siglo.
Don Ricardo Palma, ha dado a conocer la obra de C a-
V i e d e s y nosotros la hemos evocado en un artículo que, dedicado
a un buen amigo, vió la luz pública en las hospitalarias columnas de
“La Prensa” de Lima.
En el siglo XVIII ocurren, en la Historia Médica del Perú, dos
acontecimientos de trascendental importancia, dos acontecimientos
XYI

que mjFcan una yepdadera era de progreso y de mejoramiento en


la enseñanza: uno de ellos es debido a la solicitud administrativa del
Viirey Ladrón de Guevara y el otro es debido a la pre¬
visión de un peruano: el doctor don H i p ó I i t o U n a n u e. En
ej año 1711 el Virrey Ladrón de Guevara creaba, en la
Universidad, la Cátedra de Anatomía, a cuyo profesor se señalaba la
obligación de concurrir un día de cada semana al Hospital de San
Andrés y realizar en los cadáveres de los que allí morían, demostra¬
ciones de Anatomía. La obra no se ejecutó tan prontamente como
lo reclamaba la situación lamentable en que se hallaba la enseñanza
médica, pero se verificó finalmente; siendo nombrado para desem¬
peñar la nueva Cátedra el doctor don Joseph de Fonti-
dueñas, que no llegó a dictar el curso. Fué nombrado para
reemplazarle el doctor don Pedro López de los Go-
d o s, que debió el nombramiento al Virrey Morcillo. No se sa¬
be nada respecto a si ese profesor Godos cumplió o no las
cláusulas de creación de la Cátedra; pero si se sabe, entre otras in¬
formaciones, por la de C a V i e d e s, que, desde el siglo XVII se
realizaban en el Hospital de San Andrés, “anatomías”, nombre con
el cual eran llamadas las autopsias, ignorándose si estas eran o no
dedicadas a la enseñanza de la Anatomía. Nombrado Catedrático
de Anatomía, después de brillantes oposiciones, el ariqueño don
Hipólito Unanue (1787) llévase a la realidad la obra del
Anfiteatro Anatómico (1792) y estc^hecho marca el término de la
era de los doctores de anillo y borla; de los médicos eruditos faltos
de Clínica, de los cirujanos latinos que, entendiendo poco de la len¬
gua de Virgilio, entendían aün menos de Cirugía. El establecimiento
del Anfiteatro Anatómico es el inicio real de la enseñanza práctica
de la Medicina en el Perú y él es debido a la patriótica perseverancia
de U n a n u e y a su clara visión de los elementos básales de tal
docencia.
bel siglo XVIII se ha dicho que es el “siglo de la Botánica en el
Perú”. Y quien lo ha dicho, don Hipólito Unánue, tenía
autoridad suficiente para emitir voto en asunto que tan cerca estaba
vinculado con sus devociones intelectuales. Pero ello quiere decir
solamente que en el siglo XVIII se realizó en el Perú labor intensa de
XYII

averiguación botánica y que fué en ese siglo que se realizaron estu¬


dios de muy valiosa colaboración al conocimiento de la flora ameri¬
cana ; pero ello no significa, en manera alguna, por duro que nos
resulte el declararlo, que los peruanos tomamos una participación
actix a en tal movimiento de cultura científica, tal vez por que él tuvo
una finalidad exclusivamente científica, que desdeñó el aspecto do¬
cente de ella. Con el arribo al Perú de Bouguer, La Con-
d amine, J ussieu, Juan, Ulloa y Godin (1736);
con el de Dombey y Pavón y Ruiz (1778); con el
de Malaspina, Pineda, HaenckyNée( 1790) ;
con el de H u m b o 1 d t (1802) que “no tuvo el Perú como objeto
de sus viajes”, desarrollóse un movimiento científico de importancia;
comenzó a contemplarse con una mayor atención el problema de la
en^íeñanza superior en el orden científico; pero, exclusión hecha de
los peruanos Franco Dávila, cuyos conocimientos botánicos
llamarc:n la atención de París y de Europa toda; de Pié rol a y
R i v e r o , que tanto hicieron por promover una corriente de simpa¬
tía hacia el estudio de las Ciencias Naturales, no dimos los perua¬
nos bcíánicos de la talla de M u t i s y de Caldas, que son
legítimo orgullo de la Nueva Granada y de quienes hicieran tan hon¬
rosas referencias los expedicionarios franceses y españoles que, por
ent. i'ces, visitaron la América con el objeto de terminar la verdade¬
ra magnitud y figura de la tierra por medio de la medida de algunos
grados del meridiano terrestre. H u m b o 1 d t y B o m p 1 a n d,
que visitaron Quito un año antes de visitar el Perú llamaron al
gaditaoc Mutis “el patriarca de los botánicos del Nuevo Mun¬
do”. De los botánicos que visitaron el Perú debemos nosotros es¬
pecial gratitud a Ruiz y Pavón, al primero de los cuales ha
llamado U ná n u e “el Linneo del Perú” y a los que debemos un
buen estudio de nuestra flora; si Ru i z y Pavón presentaron
bajo sus firmas estudios botánicos debidos al desventurado Dom¬
bey, como lo asevera el sutilísimo historiógrafo señor
Gonzáles de La Rosa (26) ello habrá de deci-
cidirlo el Tribunal de la Historia. Ruiz y P a V 6 n, en re¬
cuerdo de su permanencia en nuestra Ciudad de los Reyes y en el
XVIII

de su trato con nuestros pocos hombres de ciencia, dieron a muchas


especies vegetales que ellos fueron los primeros en estudiar los nom¬
bres de aquellos: entre tales especies sean citadas las “Morenias”
que eternizan el apellido de don Gabriel Moreno, el ilus¬
tre maestro del ilustre U n an u e .
En la historia médica del siglo XVIII aparecen en Lima dos pro¬
fesionales extranjeros: francés el uno, don Pablo Petit; ita¬
liano el otro, don Federico Bottoni. Leyendo los traba¬
jos publicados por uno y otro se ha edificado, con una cierta ligereza,
el edificio de una absoluta ignorancia, por los prácticos peruanos, de
la Medicina, de la Cirugía y, en modo particular, de la Moral Médi¬
ca . Leyendo las exageraciones de ambos autores se llega a pensar
que la profesión médica era ejercida más que por prácticos lamentable-
menie ignorantes por verdaderos delincuentes capaces de todas las ig¬
nominias a cambio de un puñado de monedas. Todo ello no pasa de la
categoría de una exageración. Si teníamos entonces médicos y ciruja¬
nos Ignorantes e interesados—que los hubo, los hay y habrá de haber¬
los, en iodos los países del mundo en tanto que la humanidad sea hu¬
manidad—no nos faltaron médicos honorables y estudiosos, que pro¬
curaban empeñosamente seguir el movimiento científico europeo, a pe¬
sar de las dificultades derivadas de! abandono de los estudios médi¬
cos en la Universidad de San Marcos y a pesar del desdén enorme
que inspiraban los sujetos que 'seguían la profesión de cirujano y
aquella de flebótomo y a pesar también de las dificultades represen¬
tadas por la larga duración de los viajes entre Europa y América,
ciicíinstancia que hacía muy difícil la adquisición de obras y de perió¬
dicos . Los doctores Petit y Bottoni, que se elogiaban
mutua y cumplidamente en sus estudios, sólo se dignaron entrar en
relación con las estrellas de primera magnitud de nuestro cielo mé¬
dico : don Juan de Peralta Bar nuevo y don Juan
de Avendaño y Campoverde. Uno y otro se limita¬
ron a decir de nuestros médicos y cirujanos, en prosa, cuanto de
ellos había dicho Caviedes en verso. Roba valor a los estu¬
dios de. Bottoni y de P e t i t la marcadísima orientación teó¬
rica de ellos: B o t t o n i escribía acerca de la circulación de la
sangre en la ciudad de Lima, que carecía de un Anfiteatro Anatómi-
XIX

co. P e t i t escribía acerca del morbo gálico, como enton¬


ces se llamaba a la sífilis, y se extrañaba del rechazo de los mercu¬
riales por los prácticos peruanos, ignorando o simulando ignorar que
tal rechazo no era exclusivo de los médicos del Perú. Podían haberse
olvidado, en aquel entonces los fracasos obtenidos con la curación
mercurial de la sífilis por Beren gario el Carpano
(1523); podía haberse perdido la memoria de la repulsión por el
merca lio expuesta por F e r n e 1 i o (1530) y el verdadero recha¬
zo de la ‘plata viva” que había preconizado F a 1 o p i o (1557);
pero no era posible haber echado en olvido que personalidad médi¬
ca de la talla deFíermann Boerhave (1668-1738) había de-
c!ar.''*dc que no aprobaría jamás ‘ios temerarios empeños de quienes
facilísimamente aconsejan el uso de la plata viva a la juventud que les
consulta sobre este m.al.”
Que no correspondió el valer profesional de B o 11 o n i y de P e-
t i t a la severidad de sus críticas lo demuestra un hecho, mas elo-
cueníe que cuanto pudiéramos manifestar al respecto: el doctor
U ri a u u e , que con tanto elogio cita a! cirujano francés don M a r-
I í n D e 1 g a r , que llegó al Perú en 1744 y que reclama para este
pi ofesional la gloria de haber dado a conocer en el Perú las primeras
nociones de cirugía y la práctica de las operaciones, no cita, absoluta¬
mente a los doctores Petit.yBottoni y les citaría, estamos
ciertcs, a haber sido ellos tan revolucionarios en el arte de curar como
ellos mismos se consideran. En el mejor de los casos, la obra deBo-
II o n i y de P e t i t sería aquella de haber divulgado entre nuestros
médicos, nociones por ellos traídas de centros más cultos.
En 1730 llegó al Perú un joven aragonés, llamado por la provi¬
dencia a dar lustre a la intelectualidad peruana: quiero referirme a
don Cosme Bueno, hermosa figura de sabio sin pretensiones.
Habiendo obtenido el título de médico el año de 1750, dedicóse de
lleno al estudio de esta profesión en la forma más amplia que podía
hacerse en aquellos tiempos de Lima. La obra del doctor Bueno
es infinitamente menos numerosa que la llevada a cabo por don P e¬
dro de Peralta Barnuevo; pero no le desmerece en ca¬
lidad, y en materia de medicina, le aventaja notablemente. El doctor
P u e n o no escribió poemas, ni dió comedias al Teatro; fué mate-
m^lico y piédico corno lo fuera Peralta; como éste redactó va¬
ri^ “Efemérides”, en su calidad de Cosmógrafo Mayor y de Cate^^
drático de Matemáticas; pero en su bibliografía hay estudios revelado¬
res de una fina observación bien orientada, libre de peligrosos entu¬
siasmos. Aunque español de nacimiento, el doctor Bueno de*
be ser considerado como m.édico peruano: fué en el Perú que hizo
sus estudios profesionales; fueron peruanos tales títulos y fué en es¬
te país nuestro que él vivió hasta los últimos años de su existencia,
que, dicho sea de paso, fueron entristecidos por una ceguera incu¬
rable
Discípulo del doctor Bueno y como éste médico y matemáti¬
co, don Gabriel Moreno, nacido en Huamantanga y fa¬
llecido en Lima (1735-1809) es una de las brillantes personalidades
médicas peruanas del siglo XVíII. Sabio y bueno, enemigo de la
pompa vana del elogio ajeno; entregadoi por entero al ejercicio d®
su profesión; buen clínico en épocas en que era muy lleno de difi¬
cultades el dominio de la clínica; maestro que dejó discípulos de la
preparación de don Hipólito Unánue, el doctor M o r e -
n o, sí no dejó escritas muchas obras, dejó discípulos que las Jfcs-
cribieran y honraran al maestro en la forma que lo hizo el doctor
U
i 1
n a n u e.
En la segunda mitad del siglo XVlIí aparecen en nuestra histo¬
ria íTiédica dos figuras igualmene importantes, legítimo orgullo del
cuerpo médico peruano:
' * ' _
'-
don Hipólito Unanue y don Jo-

sé Manuel Dávalos. Peruanos ambos, tuvieron la misma


|ortuna de hacerse conocer honrosamente en Europa por mérito de
$us estudios rnédicos y fueron los primeros médicos americanos de
qqienec Europa tuyo honrop noticia y a quienes tributó caluroso elo¬
gio, pues P a 11 a había"sido más elogiado por su pasmosa erudi¬
ción que por sus estudios médicos y Franco D á v i 1 a lo ha-
hía sido por sps conocimientos, botánicos y por la cuidadosa clasifica¬
ción de sus herbarios. En contraste con‘ las comunidades dichas
las vidas de Unanue y de Dávalps no fueron oaralelas:
ía fqrtuua sonrió al primqrp y no al segundo. Unanue 1 egó,
muy merecidamente, a la mayor altura á que podíá aspirar; D’á-
V a 1 o s llegó difícilmente a los honores de la cátedra.
U n a n u e , en relación con las familias de la aristocracia lime*
ña, favorito de tres virreyes, pudo llevar a la realidad su sueño de
grandeza médica peruana que comenzó con el establecimiento del
Real Anfiteatro de San Andrés y culminó en el establecimiento del
Real Colegio de Medicina y Cirugía de San Fernando, Talento orga¬
nizador y perseverancia infatigable caracterizaban al ilustre arique-
ño que puso ambas facultades al servicio de sus idealesi y estos halla¬
ron el más decidido apoyo en ese ejemplar administrador que fué el
Maiqués de la Concordia. Fueron tantos los obstáculos por vencer
y las dificultades por salvar fueron tantas, para llegar al estableci¬
miento del dicho Colegio, que A b a s c a 1 debió ser muchas veces
tentado de poner término a sus gestiones y tal vez hubiese cedido a la
tentación a no tener cerca de sí el estímulo constante de U n a n u e
y la palabra de éste, pleíórica de aliento y de fe. Llamando a todas
las puertas e implorando todas las generosidades, pudo comenzarse
la obra: en tanto que A b a s c a 1 solicitaba de los Gobernadores
civiles y de los eclesiásíicos, U n a n u e imploraba la contribución
de los médicos, cirujanos, boticarios y barberos y fué así como, en
esta obra, base de la docencia científica en el Perú, junto al donativo
opulento de algunos millares de pesos del minero enriquecido se ha¬
lla aquel modesto de unos pocos reales oblados por el último flebó¬
tomo.
U n a n u e, conocedor del medio en el cual le tocaba actuar,
sacrificó sus ideales de grandeza a la realidad de la obra. El Colegio
de Medicina y Cirugía de San Fernando nació pobremente y sólo tu¬
vo de suntuoso, para la época, el local. Acompañaba al doctor U n a-
n u e , en la fundación del Colegio y en calidad de Rector de éste, el
matemático y filósofo Padre Francisco Romero, cuya
actuación en tal cargo ha sido negada por no pocos historiadores
nuestros, quienes atribuyen el primer rectorado del Colegio a don
Fermín de Goya que, en realidad, ocupó el cargo después
del doctor Romero. Acompañábale, igualmente, el doctor M i -
guel Tafur, personalidad de médico distinguido y discreto; el
XXII

dccfor José Pezet, en calidad de Sostituto de la cátedra de A-


natomía; el doctor José Vergara, Sostituto de Vísperas y
primer Catedrático de Clínica interna que tuvo el Colegio. Varios
alumnos distinguidos, con el título de “maestros” colaboraban en la
obra docente. Del número de estos “maestros” fueron: don José
María Galindo, que fué después Prosecretario y Secretario
del Real Colegio y mereció, en 1814, el honor de Sostituto de la cá¬
tedra de Prima de Medicina en la Real Universidad de San Marcos
de Lima; don Juan Manuel de la Gala; el salteño don
Juan Antonio Fernández que, obtenido el título profe¬
sional en el Real Colegio, volvió a su patria y fué en ella valioso cola¬
borador de la organización de la enseñanza médica en Buenos Aires
y cuya dicha colaboración representa una gloria médica para el Perú.
A estos elementos agregóse, en 1808, uno valioso por las condi¬
ciones intelectuales que le caracterizaban: el bachiller Félix De-
volt i, latinista brillante, al decir de sus contemporáneos, que po¬
nía mayores entusiasmos en sus “Arengas” de la “Sociedad Patrió¬
tica” que en los “Besamanos” de la Real Universidad al Marqués de
la Concordia. Pero sería injusto considerar a D e v o 11 i como co¬
laborador de la obra docente de U n a n u e . Nombrado para reem¬
plazar al anciano doctor B e 1 o m o, que había hecho renuncia
del honroso cargo de Catedrático de Clínica • Externa, el Bachiller
D c v o 11 i fué un Catedrático de Clínica. . . sin clínica; pues esta
sólo fué establecida años más tarde, al extinguirse el curso teórico de
Clínica que se dictaba en la Universidad con el nombre de “Método
de Galeno”.
U íí a n u e, a cuyas gestiones debióse la designación de B e -
lomo y la consecutiva de D e v o 11 i, solicitó de A b a s c a 1 la de¬
signación de D á V a 1 o s para colaborar en la obra de! Colegio de
San Fernando. Y D á v a 1 o s, cuya capacidad médica había sido
reconocida en Francia y respecto a cuya preparación para el profeso¬
rado no eran lícitas las dudas, comenzó una odisea que dice muy mal
del espíritu de justicia de la época: rezagado para halagar las preten¬
siones del mediocre T a f a 11 a (1809) en la enseñanza díe la Botá¬
nica, sólo llegó a la Cátedra de Materia Médica cuando el tiempo y
XXIII

las amarguras habían surcado de arrugas su frente y habían platea¬


do sus cabellos. En el recorrido de nuestra historia médica apena vol¬
ver la mirada hacia ese noble anciano que, deseoso de servir a su país,
había realizado todo género de esfuerzos y de sacrificios y que había
teiu'do la amargura de verlos correspondidos por la hostilidad de los
unes y por la indiferencia de los otros.
También en la segunda mitad del siglo XVIII actuó en Lima el
cirujano J oseph Pastor de Larrinaga del cual tene¬
mos las más interesatnes noticias debidas a su propia pluma. Cirujano
audaz, dotado de cierta facilidad gráfica, aprovechó de ésta en los
muchos folletos que publicó en Lima, algunos de ellos en las páginas
de “Mercurio Peruano”. No hay mucho que elogiar en cuanto escri¬
bió Larrinaga; apenas si un sentimiento patriótico de defensa
de los colegas de la época merece alguna alabanza, como la merece,
aunque menor, su verbosa contribución al estudio de la Teratología
de nuestra época colonial. Espíritu inquieto, tan audaz en la vida co¬
mo eii la práctica quirúrgica; contemplando la vida desde su exclusi¬
vo punto de vista de personal provecho y de satisfacciones persona¬
les, Larrinaga puede despertar interés, pero no afecto: es el
precursor de la charlatanería profesional. Olvidábamos apuntar que
este cirujano había escrito, en versos que nosotros no sabríamos cri¬
ticar, una “Historia de los Incas” que el Coronel O d r i o z o 1 a pu¬
blicó en su rica recopilación.
Por este mismo tiempo residió en Lima el Padre González
Laguna, de la Religión de Agonizantes, encargado por el gobier¬
no español de realizar estudios botánicos y de implantar en Lima el
Jardín Botánico, obra esta última que la muerte le impidió terminar
La piedad del ilustrado religioso quedó inmortalizada en un folleto
de pocas páginas que lleva por título “El zelo sacerdotal para con los
niños no nacidos”, en cuyas páginas abordó los problemas religiosos
a que dan lugar los partos distócicos y en las que recomendó la prác¬
tica de la respiración artificial en los casos de muerte aparente de
los recién nacidos. Para conceder un mayor mérito a esta obra del
Padie González Laguna, precisa recordar que la Obste-
Iri^'ia de aquel entonces era ejercida por personas que, con el nombre
i r-9-

— XXIV —

'de “recibidoras” Ilevában a cabo impunemente todas las barbaras


maniobras que, por tradición o por ejemplo, habían aprendido de sus
predecesoras.
Esta ignorancia de las dichas “recibidoras”, unida a la mayor
audac’r, dependiente tal vez de aquella, continuó caracterizando a la
inmensa mayoría de los prácticos peruanos de aquella época. Los bo-
tí caries ejercían poco escrupulosamente y aparte los abusos en el co¬
bro de altos precios por los fármacos que expendían, hecho al cual
pretendió poner coto, en 1756, el entonces Protomédico don Juan
Joseph del Castillo, publicando su “Tarifa galénica pa¬
ra poner valla a los abusos de los farmacéuticos”, realizaban algunos
otros.Y los boticarios y los cirujanos y los barberos hacían frecuen¬
tes y abusivas incursiones en los dominios de la Medicina, como está
a demostrarlo la causa “médico criminal”, como la llamaron sus ini-
ciadojí^s, seguida contra tales gremios por el Cuerpo Médico el año
de 1764.
Fundáronse en las postrimerías del siglo XVIíI, en Lima, dos
instituciones que deben ser consideradas como verdaderas precurso¬
ras de nuestras sociedades médicas contemporáneas: la “Filopolita"”
que publicaba, en 1790, su “Diario Erudito” y la “Amantes del país”
que, en 1791, comenzó la publicación del “Mercurio Peruano”. Fal¬
tos de la gloriosa antigüedad de los “Lincei” italianos (1603), o de
la “Sociedad Real de Inglaterra” de Oxford (1645) o de la “Aca¬
demia Imperial de los Curiosos de la Naturaleza” (1652) o de la “A-
cademia del Cimento” de Florencia (1657) o de la Academia de
Ciencias de París (1666), los miem.bros de nuestra Sociedad “Aman¬
tes del País” contribuyeron decisivamente a levantar nuestro nivel in¬
telectual. Eran miembros de esta Sociedad el doctor Gabriel
M c r e n o, que desempeñaba el cargo de Censor, y el Dr. H ip ó-
litü Unanue que desempeñaba la Secretaría de la institución.
“Mercurio Peruano”, el periódico oficial de la Sociedad hizo cono¬
cer al Perú en el extranjero e hizo merced a los peruanos de todo
aquello que se realizaba en Europa en el órden científico y que era
de mérito indiscutible.
El método experimental comenzaba a abrirse paso entre noso-
XXY

tros y participaba de tal beneficio nuestra enseñanza médica: a los


exámenes de Miología y Angiología que tenían lugar en la Universi¬
dad de San Marcos y que eran dedicados al Virrey o al Cabildo, su¬
cedían las demostraciones anatómicas en el Hospital de San Andrés;
a las eruditas disertaciones respecto a enfermedades sólo conocidas
a través de los clásicos en boga, sucedían las “Observaciones clíni¬
cas”; hacíase modestamente experimental la enseñanza de la Física
y de la Química y procurábase llevar a término la obra de erección
del Jardín Botánico de Lima. Autor principal, sino único de este mo¬
vimiento revolucionario en la enseñanza médica peruana fué el doc¬
tor Hipólito U n a n u e. El habría llevando a feliz término
su vasto programa pedagógico a no estorbárselo dos acontencimien-
tos: la separación del Marqués de la Concordia del Virreinato del
Perú (1816) y la revolución política que terminó con nuesra eman¬
cipación (1821) . La separación de A b a s c a 1 le restó al Cole¬
gio de San Fernando la solicitud afectuosa del gobernante y su pro¬
tección incondicional, cuanto necesitaba el instituto para su mejor
desenvolvimiento.
Rector del Real Colegio de Medicina y Cirugía de San Fernan¬
do había sido nombrado, en el año de 1819, don F r a n c Ls c o
Javier de Luna Pizarro, del Cabildo Metropolitano de
Lima y precisa convenir que el ilustre prelado llevó a San Fernando
m_ás ideales revolucionarios que pedagógicos. Sus antecesores, los
padres Romero y Coya habían procurado, casi exclusiva-
m.ente, la educación religiosa de los colegiales y la conservación de
la disciplina hecha difícil por el natural travieso de la juventud li-
m.eñ.i, el señor Luna Pizarro llegó al Colegio de San Fer¬
nando cuando soplaban en el país todo, brisas de libertad que adqui¬
rieron una mayor fuerza afectiva cuando los jóvenes fernandinos
vieron que Unanue, Tafur, Devottiy todos los jóve¬
nes “maestros” secundaban entusiastamente la causa de la indepen¬
dencia nacional. Ciérranse los libros, déjanse en reposo las máqui¬
nas de gabinetes y laboratorios, cóbrense de polvo las mesas de di¬
sección en el Anfiteatro: la juventud fernandina se alista en las fi'
las revolucionarias.
XXYI

La política de la naciente república arrebató a la enseñanza mé¬


dica en el Perú un factor preciso e ineludible en aquel entonces;
U n a n u e abandonaba las plácidas tareas de la docencia para em¬
prender las ingratas de la actividad política. Verdad que dejaba en
lugar suyo al doctor Miguel Tafur, a cuya actuación quitó
brillo el brillo de la actuación de U n a n u e , que hizo de él su mé¬
dico y en cuyos brazos exhaló el último suspiro; pero Tafur que
durante el viaje de Unánue a España había podido limitarse a
seguir la huella de su antecesor, no podía proceder igualmente en es¬
tas circunstancias, en las cuales precisaba una grande autoridad y un
in.x>ndicional apoyo de los poderes públicos para evitar el derrumbe
rota! de la docencia médica. Esta debió sufrir la influencia nociva del
malestar nacional determinado por aquellas desmedidas ambiciones
de caudillos que esterilizaban toda obra de bien colectivo. L) n á -
fi ü e, arrastrado en el torbellino político de su época, aclamado unas
veces y acusado injustamente otras, pudo ver, desde la curui parla¬
mentaria y desde la ministerial poltrona, cómo su obra maestra, su
Colegio de San Fernando, ya llamado Colegio
de la I n d ep e n d e n c i a, decaía y amenazaba ruina... Se iban
los hombres y se iban con ellos las instituciones.
* l a época republicana del Real Colegio de San Fernando extién¬
dese desde 1821 hasta 1841. Son veinte años de vida lánguida, que
pudiéranse llamar los veinte años de juramentos. Júrase la in¬
dependencia; júrase la obediencia al generalísimo San Martín; la o-
bediencia al Congreso, la obediencia a la constitución. En cambio no
se estudió gran cosa. Sucédense en el rectorado el virtuoso don Ma¬
riano F e r n a n d i n i, el erudito don Nicolás de Pié-
rola, el doctor José María.Dáyila. Y de todo este pe¬
ríodo de tiempo, apenas dos hechos merecen ser anotados: los esfuer¬
zos de P i é r o 1 a por mantener en vida al Colegio y el proyecto
de D á V i 1 a de establecimiento de un Hospital de Clínicas.
A disipar los tonos grises del cuadro, aparece la figura de un mé¬
dico del cual debemos estar orgullosos quienes nacimos en el Perú y
ejercemos la profesión médica: hombre de modesto origen, que no
disimuló jamás; dominador del latín y del castellano, clínico a des-
XXVII

pecho de quienes han pretendido negarle esta calidad, religioso sin


ostentación y sin exageraciones, don José Manuel Valdez,
ha sido considerado, con el político doctor Pedemonte, como
representación brillante de la literatura peruana del siglo XIX y como
autor de una de las mejores traducciones castellanas del Salterio. Su
obra médica no desmerece a su obra poética y si hay variedad en ella,
variedad es ésta que no daña la solidez de la labor, ni la vasta ilus¬
tración del autor. La tesis del bachillerato de V a 1 d e z es una voz
de patriotismo que, desgraciadamente, pasó inadvertida para nuestros
gobernantes, que no se determinaron jamás a enfocar debidamente el
grave problema de la mortalidad infantil, que Valdez aborda¬
ba valerosamente. Toda la obra médica de Valdez reboza una
marcada tendencia nacionalista; Valdez , como U n a n u e,
pedía una “medicina peruana’'.
El año de 1826 llegó a Lima la obstetriz francesa doña Beni-
ta Paulina Cadeau de Fessel y es a ella que debemos
la iniciación de la enseñanza obstétrica en el Perú. Desde los prime¬
ros añcs de la colonia hasta los primeros de la República habíase con¬
servado omnímodo el imperio de las empíricas “recibidoras”. Algu¬
nos de nuestros cirujanos, adelantándose a sus colegas franceses, que
sólo intervinieron en Obstetricia cuando ocurrieron los embarazos de
la señorita de La V a 11 i e r e , habían manifestado una cierta pre¬
dilección por la cirugía obstétrica; pero sólo la habían ejercido cuan¬
do había sido agotado el repertorio de las prácticas groseras y su¬
persticiosas de las “recibidoras”. La señora Fessel enseñó Obs¬
tetricia en Lima por espacio de diez años; formó competentes discí-
pulas a las cuales llegó a iniciar hasta en el estudio de la Anatomía
Patológica Obstétrica y, al retirarse de la enseñanza, el año de 1836,
pudo manifestarse satisfecha de su obra.
El año de 1841 tiene lugar un generoso intento de renacimiento
de los estudios médicos y en él toman parte Valdez, Gasta-
ñeta,Reynoso,VásquezSolís, Pequeño y
Herrera; pero el esfuerzo es insuficiente y el éxito no corresponde
a las espectativas. Dos años más tarde hay una tregua al derrumbe de
los estudios médicos: es la Facultad Médica de que forman parte
XYIII
fí; f

Ma ñ ü 'é 1 S ó 1 á r i, M a r ‘¿ e 1 í n ó Á f á ii el % j b | é ) ú -
» 9 :'S

1 ián ÉraVo, Pedr M. Dduhg1ás , S 6B á It i áh


L o r e n t e y Miguel É v á r i s t ó d é 1 o s R í o s. És ÜU
parénesis brillante pero de breve duración: el año de 1856 se esta¬
blece la Facultad de Medicina de Lima: ella es 1a obra de C a ye-
t á n o H e r e d i a y de j o s é Casimiro LJ 11 o a, Eila
es el inicio de la enseñanza médica contemporánea, de aquella qué,
por serlo, no debe ser juzgada por nosotros.

Lima, 1923.

Hermilio VALDIZAN

(1) _ José Giasiimiro Ullo.a: “Los progresos de la Medicina en el Perú’\


en ^‘Anales Universitarios”.
(2) — David Matt'o; ‘‘La enseñanzai médica en^ el Pierú”, com. al Congreso
Científico de Chile Lima, 1906.
(3) — Benjamín Vicuña Mackenna: “La medioina y los médicos de antaño en el
Reino de Chile”, Santiago, 1878.
(4) _ Heriiando de Cepeda hizo su presentación al Cabildo de Lima en abril de
1537 (Libro I cie Cabildos de Lima^ 1888).
(5) — Francisco Sánchez hizo su presentación al Cabildo de Lima en agosto de
1537 expresando haber jexíraviado sus títulos (Libro I de Cabildos, citado en la
nota anterior) .
(6) —^Juan López, barbero, fué autorizado por el Cabildo “para que curase en las
cosas de cirujía” el 18 de enero de 1538.
(7) — El Bachiller Cantalapiedra hizo su presentación aH Cabildo de Lima en 25
de enero de 1538 (Libro de Cabildos ya eitado) .
(8) —“Eil demonio de los Andes”, pequeño tomo publicado por la casa Maucci.
(9) — Libro de Cabildos, ya citado.
(10) —^Eg'iifguren: Noticia histórica acerca de la Universidad de Lima, en “La
Patria”, Lima, 1912.
(11) — Libro IV de Claustros de la Universidad de Lima.
(12) — Unánue cita a Escalona en su ‘‘Decadencia y restauración del Perú”,
discurso pronunciado el año 1792 en la ceremonia inaugural del Real Anfiteatro de
San Andrés — Unaniie: “Obras científicas y literarias”, Barcelona, 1914^ vol. II. '
(13) — Medina: “Imprenta en Lima”.
(14) — El ‘‘Tratado de Medicina” de Farfán fué impreso en Lima en 1579 por
Antonio Ricardo. Se trata de una edición agotada y de la cual no existe un solo ejem- .
piar a cuanto asevera el señor Medina. \
XXIX

(15) _ La ‘‘Suma y Recopilación de Girujía” de Alonso López había sido editada


en Lima, por eil mismo imipresor Ricardo^ el año de 1578.
(16) — El doctor Porres está citado por el Doctor Cosme Bueno en su “Diserta¬
ción’’ sobre el agua y sus propiedades publicada como anexo de las “Efieméridles” para
el año de 1759.
(17) _ El doctor Porres está citado por Unanue en sus ‘‘Observaciones sobre el
clima de Lima”.
(18) — Las concordancias medicinaíles disntrambos mundos, no son conocidas:
Sólo el prólogo de esta obra fué insertado por el doctor Porres al final de su estudio
del título “Breves advertencias para beber frío con nieve”, publicado en 1621.
(19) —■ “Discurso de I’a enfermedad sarampión”^ Lima 1693.
(20) — El año de 1645 fué editada en Lima la obra del doctor Navarro, titulada:
“Sangrar y pvrgar, en días de conjvnción aprveba en este difcurfo el doctor Ivan Jeró¬
nimo Navarro, prefbytero, natvral de la muy noble y muy leal civdad de Mvrcia, Reyno
de Efpaña”.
(21) — ‘‘Goronica Moralizada del Orden de San Augustín en el Perú, Bardelona,
1639
(22) “Diente del Parnaso”, edición dirigida por don Ricardo Palma, Lima, 1899.
(23) — Desvíos de la naturaleza o Tratado ’es monstruos” “La Crónica Medica”
de Lima ha pubílicado este estudio de Peralta con el seudónimo de Rlvilla el año de 1899.
(24) — VaMizán: “Un psichiatra del secolo XVI”, Roma, 1914.
(25) — Feijóo: ‘‘Teatro Crítico’’
(26) —En la “Revista Histórica” de Lima.

•V
1
■i
t

i

!
I
. i
í
Advertencias

Yo comencé a escribir este libro el mismo año de 1903 en que iniciaba mis estudios de
Medicina.
Si los Yeinte'años empleados en la acumulación de materiales pueden representar una
cierta perseverancia, éllos explican también las variaciones c|ue pueden observarse en el libro en
cuanto se refiere a ciertas orientaciones: en el período preliminar, mis apuntes cabían períecta-
mente bien en las veinticuatro páginas de un cuaderno manuscrito con micrografía impuesta
por la miseria del autor. Durante aquel mismo período muchas de las citas bibliográficas se li¬
mitan a nombres de autores y a títulos de sus obras. Mis modelos peruanos descuidaban bas¬
tante en aquel entonces la prolijidad indispensable actualmente.
Obra de estudiante de ejemplar pobreza, mi labor de acumulación debía resentirse de
las exigencias de la vida: condenado a trabajar rudamente, con ritmo que representaba todo
un grave atentado contra la nutrición en general y contra aquella del sistema-nervioso en es¬
pecial, debí interrumpir muchas veces esta paciente recopilación de datos. Los meses anterio¬
res a los exámenes finales, sobre todo, representaban paréntesis ineludibles, durante los cuales
había que abandonar la Biblioteca Nacional y con ésta el consejo amigable de Carlos Romero,
que tuvo fe en el éxito remoto de esta empresa en que hace tantos años me embarcara.
Estas interrupciones han hecho daño a mi obra, indudablemente. En esos períodos de
tiempo en que me dedicaba de lleno *a la preparación de mis exámenes, si bien conservaba la
unidad general de la obra, perdía la de ciertos detalles, sin c|ue me fuese dado evitarlo.
La Biblioteca Nacional fué el v^erdadero santuario de estas aficiones mías: imposibili¬
tado de adquirir los clásicos de nuestra historia, debía robar unas cuantas horas a mis estu¬
dios de medicina y a mis trabajos de repórter de un diario, para devorar a Garcilaso y a Ca-
lancha, a Meléndez y a Acosta, al Palentino y a Cobo.
Después vino la búsqueda en el archivo indispensable: en el de la Facultad de Medici¬
na de Lima. El malogrado doctor Odriozola me abrió de par en par las puertas de ese rico ar¬
chivo y íué en él que hice mis trabajos de los días feriados y de las horas libres. Fué en ese
archivo cjue hallé documentos de inapreciable valor, inéditos muchos de ellos y que me sirvie¬
ron para confeccionar mi primer libro, aquel titulado “La Facultad de Medicina de Lima”,
pobremente editado por la Facultad el año de 1913, en tímida edición de 300 ejemplares. No
dejó de dolerme el frío recibimiento hecho a mi libro, con la excepción, que recuerdo y recorda¬
ré mientras viva, del espíritu selecto y generoso de Francisco Graña. Pero este frío recibimien¬
to, lejos de invitarme a abandonar este empeño del Diccionario, me animó a continuarlo. Este
empeño tiene su explicación en haber representado para mí, desde su momento inicial hasta el
de su terminación, el cumplimiento de un deber: he creído y continúo creyendo que cada uno
de nosotros debe a la colectividad en que vive la colaboración personal que es capaz de rendir
en la vida: y yo, que era cupaz de este empeño conservador, de este esfuerzo que tiende a evi-
XXXII

tar que el tiempo y el olvido se lleven recuerdos que vale la pena conservar, me consideré en la
■obligación de proseguir este esfuerzo, sin esperanza alguna, sin ilusión alguna, ya que la fría
acogida dispensada a mi piimer libro de Historia de la Medicina me demostraba claramente
que el camino por recorrer estaba huérfano de estímulos y de halagos.
Durante las vacaciones del año 1909 emprendí viaje a Chile y tuve oportunidad de vi¬
sitar al erudito bibliógrafo americano D. José Toribio Medina. Fué la Biblioteca de Santiago
de Chile la primera biblioteca extranjera en la cual tomé apuntes para este libro mío. No de¬
bía ser la última; pues el año de 1911 emprendí viaje a Europa, en cuyas Bibliotecas, así pú¬
blicas como privadas, pude enricjuecer considerablemente mis colecciones de noticias. En esta
«tapa de mi obra un excelente amigo, el Dr. Pedro José Rada j Gamio, me fué generoso e infa¬
tigable colaborador. Asiduo visitante de Bil^liotecas y archivaos, el Dr. Rada me ha suminis¬
trado elementos preciosos, noticias del más alto interés informativo.
De regreso al Perú el año de 1915, continué pacientemente la labor.^Pude completar
informaciones, ratificar y rectificar conceptos y^ sólo el año de 1921 creí terminada la obra.
Ese año inicié mis estudios de íolk lore médico con la colaboración eficacísima de ese hombre
de ciencia modesto y tesonero que es Angel Maldonado. Esta colaboración vino a sumarse a
las ya dichas y ha contribuido considerablemente a enriquecer mi libro.
El año de 1921 me presenté a la Academia Nacional de Medicina, acompañando el pri¬
mer v^olumen manuscrito del Diccionario. La Academia comisionó a los doctores Graña, Eyza-
guirre y Delgado para que informasen acei'ca del valor del libro y ellos emitieron un informe
en el Cual la amistad dijo mucho más de lo que la justicia benévola hubiese podido decir.
El año de 1922, el H. Concejo Provincial de Lima prem.ió con una medalla de oro el
esfuerzo Cjue el Diccionario representaba. Merced inmerecida, a fe, esta de la corporación co¬
munal, cu3^o jefe, mi excelente amigo el Dr. Rada y Gamio fué más generoso que lo es habi¬
tualmente al expresar en público el concepto que tal esfuerzo le merecía.
Promulgada la ley que vota la cantidad de dos mil libras peruanas para la impresión
de este Diccionario, por esfuerzo inicial de los señores senadores Doctores Wenceslao F. Aloli-
na, Enrique C. Basadre y Roger Luján Ripoll j del diputado Dr. Neptalí Pérez Velásquez, no
ha sido cumplida aún.
En estas condiciones publico el primer volumen del Diccionario de Medicina Peruana,
esperando que el cumplimiento de la le_v que he citado, me permita realizar el viejo anhelo de
publicar la obra completa.
Labor que no debió representar un personal esfuerzo, ella está libre de pretensiones en
lo que a obra comipleta se refiere. Yo espero C]ue los amigos míos j las personas que se intere¬
sen por la cultura patria, me facilitarán informa.ciones de rectificación o de adeuda, a las cua¬
les dedicaré el último volumen de hi ol)ra.
Y ahora, hechas estas advertencias necesarias, una palabra de agradecimiento muy
grande y muy hondo para todos aquellos, peruanos y extranjeros, cjue me animaron a pro¬
seguir esta obra y me facilitaron su realización.

Hermilio VALDIZAN.

Lima, MCMXXIII.
■ -v>ú.-«V s.'V i«
^ :»a ■ 'W_.

1
'4Sr^?v
’. - .. - •

^ ■■í':Wíisi«saa<íc/ ■'•C ^
'
. «5
•»3Wr«i .r. .■yjfir

'!
'-.^v.

'• ■'"' .:^.-J- •-'


. •■•'

’.’• .4’-.

. V--.-. . ■-■ ,.. _.'

-r , ...''.r:> :.■> ■•■


-l--' ■ '*5' r. ^ ' '- . , > -• . .

i^ft,£ ■■
. \ . '■.
'.. í ■£/....■ ;•

■'!. A,".-
p.:^'’. ■' -.'
..VO»; :. ••«/•*.

W:r-' > ■ :K.‘: 'V’f -J liST'í'

S'íit-í»

íítí íí

ií;vVv:-.- /vi'-
j. - ^j> --

7*
V. ;•. AS.
< f'" vf^--^'
- ¿.a- '3

-y^
- y -■'*: ■ vii ■


y*

/
v-

; 5 ■;. ■»

55 ■ á£

■ '7?^
se-'
-T .

'.f-A .

~'¿tt I
•7=^- *

s»^
ri^
7>-^3! í
/•. -rj|£'
'- ' '¿íK
t --yr

-:a-'
T'—^ A* :45-'
.*ÁÍ“ 1'. • ■ '■: ryíÁ .•'*,?^’ .'?^r'.í. . ■ V y
".:y"X-'ri ■■{■^■'7-.,i-
'■ -y -
■.- , -.v:' ■-';. y-, ■W-"
'is.'?:.'- : ■ .. •

.^:<'--~'X--7 "■ i>.,v- ■■' -.y,".-'-'


, ' ' • '•fXc'^ r
r-,' '. ; . -4
..". V;. .. .
^ : ■' ■■ , .

y '7' '7- • ,. Wi. ■

'• ■ ^ ■

í .y
• ..j - r « .• '
V! ^'.-vV-r' .
■' "'s; V;
^'. .* -r • . .V *kw v-'.-yí-
Principales abreviaturas usadas en
este diccionario

Anat.Anatomía Obs.Observación
Anat. Pat.Anatomía Patológica Obst.Obstetricia
Ap.Aplicación, aplicaciones Odont.Odontología
Art.Artículo P.Página
Bibl.Bibliografía Ps-g..Página
Biog.Biografía Parasit.Parasitología
Bot.Botánica Patolog..Patología
Bromat. Bromatología Pediatr. Pediatría
Cap..Capítulo Psiq.Psiquiatría
C. C.Código Civil Quím...Química
Cit. Citado, citada T.Tomo
Com.Comunicación Teratol.Teratología
Conf.. Conferencia Urol.Urología
C. P.Código Penal U-. Ver, véase
de.Hijo de Var.Variedad
Dr..Doctor Vol. Volumen
Etnolog. Etnología Zool.Zoología
Farm.Farmacia
Fig.Figura
I.Separación de párrafos
Fisiol.Fisiología
I1--.Separación de autores o
F. 1.Folk lore de argumentos
Hidrol.Hidrología ?.Dubitativos
Hist. Historia
Hist. Nat.Historia Natural
Un número romano colocado después de un
Inip.Imprenta
título de obra, expresa el tomo. El número
Inc.Inciso
colocado después del romano, expresa la
Legislac.Legislación
página correspondiente a la cita.
Lih.Libro
i\/aí. Med.Materia Médica
Med. Leg..Medicina Legal Dado el considerable número de veces que
Alineralog..Mineralogía hemos debido repetir la cita de alguna obra,
N..Nacido en nos hemos limitado a anotar el tomo y la
Neuropatolog..Neuropatología página de obras correspondientes a los au¬
Ob.Obra tores siguientes:
Acosta—“Historia Natural y Moral de Colunga—“Lecciones de Botánica”, por
las Indias, en que se tratan las cosas el Dr. M. F. Colunga, Lima, 1878.
notables del cielo, elementos, metales, Dos tomos.
plantas y animales de ellas; y los ritos,
ceremonias, leyes, gobiernos y guerras Hernández de Oviedo—“Sumario de la
de los Indios.” Por el Padre Josepli Natural Historia de las Indias”, por
de Acosta, de la extinguida Compañía Gonzalo Hernández de Oviedo y Val-
de Jesús. Dada a luz en esta sexta dez, dirigido a la Sacra, Católica y
Cesárea y Real Majestad del Empera¬
edición D. A. Y. C. Con licencia en
Madrid, por Pantaleón Aznar, Año de dor Nuestro Señor. En el volumen
XXH de la “Biblioteca de Autores Es¬
MDCCXCII. Dos tomos.
pañoles”, primero d¿ los “Historiado¬
Accedo—“Diccionario Geográfico Histó¬ res Primitivos de Indias”, de la colec¬
rico de las Indias Occidentales o Amé¬ ción Rivadene3n'a.
rica: es a saber: de los re_vnos del Perú,
Nueva España, Tierra Firme, Chile 3^ Herrera—“Contribución a la Flora del
Nuev(') reyno de Granada. Con la des¬ Departamento del Cuzco”, por el Dr.
cripción de sus provincias, naciones, Fortunato L. Herrera, Catedrático
ciudades, villas, pueblos, ríos, rnontes, principal del segundo curso de Botáni¬
costa.s, puertos, islas, arzobispados, ca. Primera parte. Segunda Edición.
obispados, audiencias, virreynatos, go¬ 28 de julio de 1921. Cuzco, Imprenta
biernos, corregimientos y fortalezas, de El Trabajo, administrada por Pru¬
i'rutos 3=' producciones; con expresión dencio Salas. Estrella Aleson, núme¬
de sus descubridores, conquistadores y ro 44.
fundadores: Conventos 3^ Religiones* Martinet—“Enumeración de los géneros
erección de sus. Catedrales y obispos y especies de plantas que deben ser cul¬
que ha habido en ellas: Y noticia de tivadas o conservadas en el Jardín Bo¬
los sucesos más notables de varios lu¬ tánico de la Facultad de Aledicina de
gares: incendios, terremotos, sitios, e Lima, con la indicación sumaria de su
invasiones que han experimentado: y utilidad en la Medicina, la Industria 3^
hombres ilustres'^que han producido.” la Economía”, por J. B. H. Alartinet,
Escrito por el Coronel D. Antonio de Doctor en Ciencias, Oficial de Acade¬
Alcedo, Capitán de Reales Guardias mia, miembro de la Sociedad Botánica
Españolas. Con licencia, en la Impren¬ de Francia, Profesor de la Facultad de
ta de Benito Cano, en Madrid, año de Aledicina de Lima. Lima. Imprenta
MDCCLXXXVI. Cinco tomos. del Estado, 1873. Un tomo.

o
ABADIA VILLAEMUEVA SANTIA¬ a diseñarlo a grandes rasgos. | Orga¬
GO.—Médico (Biog.)—Médico es¬ nizó e instaló la Junta de conservación
pañol, con títulos profesionales de su y propagación del fluido vacuno y el
patria, autorizado por la Facultad de Ilustre Colegio de Abogados; constru¬
Medicina de Llm-a para el libre ejerci¬ yó e inauguró el Cementerio General;
cio de su profesión en el Perú, en vir¬ fundó y estableció el Colegio de Medi¬
tud de los tratados diplomáticos vigen¬ cina de San Fernando y La Academia de
tes (1914). dibujo y pintura; reabrió y organizó el
Colegio del Príncipe; reedificó y ensan¬
ABANDONO._(Legislac.) — G. G.
chó el Seminario de Santo Toribio; re¬
Art. 191. Son causa de divorcio:...
construyó las murallas que rodeaban la
9°. lAbandonar la casa común, o negar¬
ciudad y elevó la portada de Maravillas
se obstinadamente al desempeño de las
reaieníemente construida; generalizó y
obligaciones conyugales. Art. 288. La
reglamentó el servicio de policía, lla¬
patria potestad se acaba:... 2*? Por
exponer el pudre al hijo. Art, 478. Se mado de Serenos, e hizo poner
pierde la posesión:... 2°. Por desam¬ puentes sobre las acequias que corrían
por las calles de la ciudad, en los pun¬
paro o abandono durante el tiempo de¬
tos de intersección de éstas; protegió y
signado en este Código. Art. 550. Se
favoreció el Teatro e hizo oir por pri¬
interrumpe el término de la prescrip¬
mera vez en Lima la ópera italiana; y a
ción:. . . 1°. Si por más de un año el
poseedor abandonó o perdió la posesión la vez que tanto y con tanto provecho
de la cosa, o fué privado de ella. se ocupaba de la administración pública,
atendía a contener la revo’ución que por
ABASÜAL DON JOSE FERNAN¬ todas partes se desbordaba. Para sofo¬
DO DE.—Virrey del Perú_(Biog.) car la de las provincias del Alto Perú y
—“Parece que los reyes de España hu¬ debelar por ese lado los progresos de
biesen tenido un misterioso presenti¬ los ejércitos argentinos, organizó uno
miento de que su dominio sobre el Pe¬ que bajo las órdenes sucesivas de los
rú estaña próximo a terminar y que genera’es Goyeneche y Pezue.
quisieron dejar la más grata memoria 1 a obtuvo sobre ellos, las repetidas
de él, enviándole, en el que se puede victorias de Guaqui, Vilcapugio, Ayou-
estimar .como el penúltimo de sus virre¬ ma y Villuma; para detener la insurrec¬
yes, al más cumplido de los gobernan¬ ción que estalló en Huánuco, envió al
tes que durante ese dominio lo rigiera. | Intendente de Tarma Go n zá 1 es
Fué aquel don J o sé Fernando P r a d a, que lo logró fusilando a sus
de Abascal y Sousa natural autores; para contener la revolución en
de Asturias. Caballero de la Orden de Quito, envió un ejército al mando del
Santiago y Mariscal de Campo de los general Montes^ que lo consiguió
Reales Ejércitos, antes Capitán Gieneral con el mejor éxito; para ahogar la
y Presidente de la Real Audiencia de revolución en Chile, envió repetidas
Guadalaxara y Virrey de Buenos Aires, expediciones a las órdenes de los gene¬
desde cuya ciudad se dirigió a ésta por rales G a ii z a Pareja y Oso-
tierra_ llegando .a ella el 26 de julio rio, que al fin lo consiguieron: para
de 1806, desde cuyo día comenzó a sofocar la revolución que estalló en di
ejercer el mando que le entregara el Cuzco encabezada por el Brigadier don
¡Maraués de Avil'és. auncue demoró su Mateo P u m a c a g u a, envió a!
entrada pública hasta el 20 del siguien¬ General Ramírez que lo batió
te agosto. I En la imposibilidad de da.r en I^machiri y lo ejecutó en Sicuani;
ni la más somera idea de^ gobierno de para desvanecer las rivalidades que co¬
Abascal durante los diez años que menzaban a manifestarse entre los es¬
lo ejerció en este verdadero lecho de pañoles europeos y los nacidos en A-
Procusto en que nos rebatimos, por más mérica, creó el Regimiento que deno¬
que nos concretáramos a la más breve minó de la C o n co r di a.¡ En el
y apretada cronologír, nos limitaremos curso de su Gobierno realizáronse, ade-

(1
más ios siguientes sucesos: el 18 de y tan idóneo como don José
Noviembre de 1806 entró en Lima su Fernando de A b a. s c a 1
décimo séptimo arzobispo don Barto¬ no hubiera llegado a América para ser
lomé María de H e r a s, pro¬ como el albacea de los Reyes de Espa¬
movido de la diócesis del Cuzco: el 13 ña en uri matrimonio al que todos po¬
de octubre de 1808 fué proclamado y nían pleito alegando usurpación. Aquel
jurado don Fernando Vil como Rey de espíritu sagacísimo y oportuno, conci¬
Fspañia y de las Indias, en mérito de la liador y enérgico, prestigioso por su
abdicación dje su padre el Rey don talento, su elevación de alma y aún la
Carlos IV, en 19 de Marzo del mismo gracia de su figura, era quizás la úni-
año; el 28 de febrero de 1811 se celei_ ica valla que contenía en el Perú el
bró con gran pompa, la instalación de raudal que lo inundaba por todas sus
las cortes españolas en la isla de fronteras y brotaba, aún a sus piés en
León y el lo. de octubre del siguiente el recinto de la plaza pública” (L a
año, se juró solemnemente la constitu¬ revolución del Perú des¬
ción sancionada por ella; el 23 de de 1809 a 1819).| Abas-
septiembre de 1813 se extinguió el Tri¬ c a 1, que durante su gobierno en el
bunal del Santo Oficio; el 30 de Di¬ Perú, había recibido de su soberano el
ciembre de 1814 se abolió la Consti¬ grado de Teniente General, el título de
tución y quiedó restablecido el poder iab_ Marqués de la Concordia, y las grandes
soluto; y el 7 de noviembre de 1815 se cruces de las Ordenes de Garlos III y
amotinaron los cuerpos expedicionarios^ de Isabel la Católica, y del Emperador
batallón de Extremadura y escuadro¬ de Rusia la de la orden de Santa Ana,
nes de Húsares y Dragones, motín que fué elevado a su llegada a España a la
sólo fue contenido por la presencia del clase de Capitán general y nombrado
Virrey. | Cansado Abas cal del go_ Consejero de guerra, en cuyo puesto fa¬
bierno o tal vez convencido de que lel lleció en Madrid el 31 de julio de 1821
triunfo de la causa de la independen¬ a los 78 años de su edad. | Su títu¬
cia era inevitable, y no queriendo que lo lo heredó su hija única doña
el gobierno del Perú se perdiese en sus Ramona, nacida en Guadalaxara,
manos, pidió con instancia se le releva¬ de su matrimonio con doña Jua¬
se en el virreinato. Al fin consiguió que na 'A s c e n c i o, nina señora de
se le autorizase para dejarlo cuando lo esa ciudad, allí mismo fallecida, y ca¬
tuviese por conveniente, entregándolo sada en la ciudad de Lima, en 1815
al General P e z u e 1 a. nombrado pa¬ con el Brigadier don Juan Ma¬
ra el caso Virrey Interino. En conse¬ nuel Pereyra, y actualmente lo
cuencia, llamando a éste del Alto Perú, posee don Juan Manuel Pe-
le hizo entrega del gobierno el 7 de ju¬ r le y r a y Soto S á n ch e z. j
lio de 1816, y el 13 de noviembre del A b a s c a 1 dejó a su suce:or una R e
mismo año partió para España en la 1 a c i ó n detalada de su gobierno, re¬
corbeta ‘ Cinco Hermanos’’, y, según dactada por el sabio médico y esclare¬
Síevenson, fué acompañado al cido literato don Hipólito U n a-
Callao por todos ios habitantes respeta¬ n u e, de la que publicó una gran par¬
bles y el día de su partida fue un día te el Coronel O d r i o z o 1 a en el
de due’o en la ciudad” (Twenty tomo II de su colección de Docu¬
yea. rs res i ó ence in South mentos históricos del Pe-
A m e r i c a ) . “La nave que le condu¬ r ú, habiéndose perdido otra parte, se¬
jo a Espaüa. dice Vicuña M a C- gún dicho coronel lo dice en una nota
k e n n a, 'iba ilabrando él surco con que termina. Muy de desear sería
por el que debía venir a las playas que este importantísimo documento, que
de Lima la capitana de San M a r_ debe existir seguramente en España, se
t í n”. En efecto según el mismo publicase íntegro alguna vez. (Galería
escritor la emancipación del Pe: - de retratos de los Gobernadores y Vi¬
rú se hubiera, realizado mucho an¬ rreyes del Perú (1532 - 1824) publi_
tes, si un hombre tan extraordinario crda por D o m i n go de Vivero,

2)
Don José I'eknando de Ahascal a' Sousa,
xxxYiii Virrey del Perú
■> '3 ■r
/■

} ■*;
V

•..1
■n■1
I

/'V

K
V

<* .
:(

’' -v

• tr

í.

i
.4

t ,.
•'-t
V
f '
1

texto 4e D. J. A. d 9 L a v a _ ‘‘La alienación mental entre los primi¬


11$, láminas de D. Evaristo tivos peruanos” Lima, 1915)
San Cristóbal, Barcelona
I 1909, p. 173) . I Son tantos los mé- ABBAMONDI L. — Médico —
T'itos contraídos por el Marqués de la (Biog.) _ Médico italiano que vino
Concordia en cuanto se refiere a la Me¬ al Perú el año 1878, en calidad de ci¬
dicina Peruana, que hemos creído de rujano de primera clase del navio
nuestro deber consignar la biografía sin¬ “Christoforo Colombo’’, bajo las órdenes
del entonces comandante y más tarde Al¬
tética del señor La val le en la im¬
mirante de la armada italiana D. N a.
posibilidad de consignar aquella más
p ol e ó n C a n ev a r o, marino vin¬
completa y documentada del señor
culado a distinguidas familias peruanas.
I M e n d i b u r u (Diccionario Históri-
ABEJAS_ (Zool) — “Hay muchas
j co Biográfico del Perú, Lima, 1874. abejas , que crían en las hoquedades
vol. I., p. 3.) A lo dicho por el tan
de los árboles, y son pequeñas, del ta¬
¡ erudito como galano L a v a 1 1 e sólo
maño de las moscas, o poco más, y las
nos resta por agregar que A b a s c a 1
puntas de las alas tienen cortadas al tra¬
concedió la más ilimitada protección a vés de la faetón o de manera ^ de las
j los planes de U n a n u e, el fundador puntas de los machetes Victorianos, y
is de la enseñanza médica entre nosotros; por medio del ala una señal al través,
que fué durante su gobierno que se
blanca, y no pican ni hacen mal, ni tie¬
i fundaron las Cátedras de Clínica Inter-
nen aguijón, y hacen grandes panales y
na y Externa (l'SOS) ; así como tam-
los agujerill’os de ellos hay en uno más
bdén, el mismo año, las de Botánica y
que en cuatro de los de acá, aún que
Química; a A b a s c a 1 se debió tam_
ellas son menores abejas que las de Es¬
lí bien el establecimiento, en el Colegio paña, y la miel es muy buena y sana,
|j de San Fernando, de la cátedra de Fí- pero es morena cuasi como arrope
d sica Experimental (1815) . En nues- (Hernández de Oviedo,^p.
t| tro libro “La Facultad de Medicina de 496)1 “Apis mellifica L. ”—
!; Lima” (Lima, 1913), hallará el lector Nombre vulgar: Abejas. — Keshua:
d el detalle de la hermosa protección dis_ Abe'a Huanccuyro, (Vocab.
íj pensada por el Marqués de la Concor- G 0^ n z á 1 e z H o 1 g u í n ) H u n c
d dia a la primera escuela médica de la coyru Ttoccto' (Cuzco);
ii América Española. . H u a n c c o i r u, Mapa Mama
ABASCAL RA!¥!0!^A. — (Biog.) (Ayacucho) ; Mapa chuspi, M a
pa uruncui (Junín) ; Huanc
-i — Hija del Virrey del Perú Marqués de
coyru (Ancash) \ocab. Polig.
t| la Concordia. A esta ilustre dama vie-
• ] ne atribuida, por don Ricardo Palma Inc.) Aymará: Abeja, Pupa
'■j (“De esta capa nadie escapa”, en “Re- ca 1 íu (Vocab. H e r t o n' i o)
ij vista Peruana”, Lima, vol. I., p. 181) Pupa callo (\ocab. Polig.) ■
{| la introducción de las crisis nerviosas Historia: A juzgar por lo que escribe
jj de las doncellas entre las c o s t u m_ p1 Padre Cobo, las abejas en sí no tu
: bres de la Lima colonial. Nos incli- vieron ninguna aplicación médica;^ pe¬
ü! namos a creer que el señor Palma ro se utilizaron en la alimentación o
} se refiere exclusivamente a la moda como edulcorantes varias clases de
.li de tales crisis; en ese caso razón puede mieles de abejas; habiéndose utilizado
n¡ haber tenido y sobrada para afirmar lo una ‘‘que tomando della en ayunas dos
que afirma; pero débese advertir que cucharadas (consumía) las flemas del
|;i tales crisis fueron muy frecuentes y an. estómago; y mezclada con polvos de
teriores a doña Ramona de A, pimienta (quitaba) los dolores proce¬
'^Pascal en la Ciudad de los Reyes didos de causa fría, aunque sean an¬
/] (Véase nuestro libro ‘‘Locos de la Co- tiguos” (Cobo: TI. 246)—Aplicacio-
li lonia, Lima, 1919) y distaron mucho rjes: Las picaduras de las abejas son
}| .de ser raras entre ios primitivos habi_ curadasi cogiendoi una tCbejal, preferi¬
f;l lantes del Perú (Véase nuestro libro: blemente la misma que picó, y restre.

(3
gando con el cuerpo de ella la región to pasajero del rostro. Aire caliente y |
de !ia picadura (Departamento de Are¬ molesto que se Levanta en el estío’’. ;
quipa) . Una especie de “MeHipoma”
ABORTIVOS _ (Hist.) _ Los in- i
produce una miel empleada como llaxan. dios del Perú primitivo no desconocie- i
te para los niños (Departamento de ron el empleo de los abortivos, cuyo O- ¡
Loreío) . Gomo secreto para aliviar el rigen peruano se pierde en la historia ^
dolor producido por la picadura de Las incierta de las bárbaras prácticas de las j
abejas, se usa ponerles la camisa al tribus primitivas que contribuyeron, más í
revés a los sujetos que han sufrido la tarde, a formar el imperio de los Incas. ^
picadura. (Provír,noia ¡de (Huacho) Posible que, entre tales tribus, hubiese 1
V a 1 d i z á n — M a 1 d o n a d o: La existido la costumbre, citada por algu_ .]
Medicina Popular Peruana, Lima nos cronistas de Indias, de utilizar las i
1923, n 435) . mujeres de los vencidos como verdade- |
ABILLAS — (Bot.) — Ver la pa¬ ras m.áquinas encargadas de la faibrica- ¡
labra “Habilla’,. ción de hijos y entre esos cronistas hay )
uno que refiere como las mujeres toma- ^
ABOBADO — (F.l.) — Término das a los enemigos ^‘cuando no eran bue- 1 i
familiar de la época actual, empleado ñas para parir eran devoradas por su® 1
para designar estados diversos de dé¬ antropófagos dominadores. Posible es
ficit mental adquirido. A boba d o que en aquella remota edad, cuyas ca¬
es el sujeto que se vuelve racterísticas han sido tan diversamente )
bobo; pero se dice también del su¬ descritas por quienes han formulado hi_ i
jeto originariamente bobo^ del fnenas- petesis más o menos aceptables, se hu- :
ténico. Así, pues, hay en el lenguaje biese recurrido a prácticas abortivas con
familiar, confusión entre los estados de el objeto de poner a algunas mujeres en
déficit mental adquirido y aquellos aquella lamentable condiición de “no ser ■
congénitos. | “Abobad o,’’ dice el buenas para parir”.] Que la práctica
“Diccionario de la Lengua Castellana” del aborto criminal existió entre los pri¬
por la Real Academia Espa.ñola, Ma¬ mitivos peruanos está a sugerirlo la se¬
drid 1914 (p. 4), “que parece bobo o veridad de Las penas reservadas a dichas j
de bobo ‘Bobo, dice el mismo prácticas por la legisLación incana: “Si \
Diccionario (p. 148), de muy corto alguno hacía mover a alguna mu- j
entendimiento y capacidad” como se vé jer con hechizo o por golpes que le da- i
la^ Real Academia considera como con- ba tenía pena de muerte”; “La mujer j
génito el déficit mental del Bobo. preñada que tomaba algo para mover te¬
nía la misma pena’’ (“Relación” de don
ABOCHOFII^ADO _ (F. 1.) _
Francisco de Toledo, en ^
Dícese de persona que es víctima de u-
“ La Imprenta, en Lima” del señor ;
na leve pirexia; pues se admite, en el Medina.) | En caso de ser ciertas ;
lenguaje famíi’iar, que el bochorno es
tales p''.jniciones de la ley de los
un estado intermediario entre la temu
Incas, tales referencias nos dicen 1
peratura normal y la febril. También no solamente de la existencia del í
j
se emp'lea en el sentido que dá a la pa¬
aborto entre los primitivos peruanos, si- ]
labra el señor Domínguez :
no también de los procedimientos abor¬
Abochornado — dice — ruborizado
tivos más comunmente empleados: los
lleno de rubor” (Diccionario, I) . Y
traumatismos, las sustancias llamadas a- j
en esta acepción se habla de situacio bortivas y las prácticas de hechicería que
nes bochornosas de actitudes bochor¬ deben ser consideradas en el número de
nosas, etc. ||Abochornado, di¬ las prácticas sugestivas. | La época co_ ;
ce el Diccionario de la ^ Lengua Cas¬ lonial debió ser aun más fecunda en el :
tellana” por la Real Academia Espa- empleo de los abortivos. Téngase presen¬
nola, Madrid, 1914 ( p. 4) bochorno¬ te que esta época está caracterizada, en¬
so . “B o c h o r n o” dice ell mis tre otros elementos, por un respeto fa¬
mo Diccionario (p. 150) encendimien¬ nático del honor, muchas veces Ínter- ;

4)
pretado con noíork exageración. Se tra_ tonas (jóvenes) a las cuales se quita
taba die un honor cuyos agravios debían previamente las cabez.as y las puntas de
ser siempre lavados con la sangre del o_ las colas. | También recomiendan las
fensor y cuyo respeto fué origea de crí¬ rccibiídoras arequipeñas, en temor de
menes sin nombre, muchos de .ios que abortos, que beba la parturienta, durante
lograron la absolución plena de los mo¬ el último mes de embarazo, caldo común
narcas españoles ante quienes ocurrían condimientado con buena dosis de pi¬
los agraviados en demanda de absolu- mienta. I Se combate la tendencia al
c.ón a su venganza. Nada de particular borto, por los siguientes procedimientos
qu-e en esta época de nuestra historia, a más de los nombrados: se administra
damítas poco escrupulosas hubiesen bus¬ a la parturienta fricciones sobre la línea
cado en el aborto provocado la oculta¬ media que une el ombligo a La vagina,
ción de sus deslices. La tradición con¬ con un canto rodado de río, previamente
serva el reiiato de los alumbramientos mojado en el agua producto del lavado
misteriosos^ d,e los secuestros de coma¬ del freno de una muía o en la saliva
dronas a quienes se obligaba a asiistir, de este animail. Al mismo tiempo que
rodeada del más grave misterio, alum- se hace esta fricción, se pronuncian las
bramientos cu^iya publicidad hubiese si¬ palabras siguientes: “No te caigas’^
do motivo de público desdoro para fami¬ (Departamienío de Gajamarca) | Se ad¬
lias linajudas. No conserva esta tradi¬ ministra la cáscara del huevo calcinada
ción el nombre de los especialistas del y reducida a polvo fino (Departamento
aborto y no los conserva a pesar de con¬ de Gajamarca) | Se administra el pro¬
servar cuidadosamente los nombres y se¬ ducto obtenido tostando la P e p a de
ñales de sujetos de ambos sexos a quie¬ la palta pulverizándola finamente y
nes castigó severamente el Santo Oficio sometiéndola a ebullición en agua co¬
por ced.icar horas de ocio al zurcido de mún (Departamento de Arequipa) | Se
virginidades con prolijidad que envidia¬ administra el cocimiento de la corteza
ra en día el más prolijo de nuestros ci¬ tostada del fruto de la granada (Depar¬
rujanos. I En la época presente el vul¬ tamento de Arequipa. | El cocimiento
go sigue creyendo en la eficacia de los del p e z- ó n de zapallo y granos de
miedicanuentos abortivos, a la cabeza de huiñaipo (maíz germinado) (Departa-
los cuales ha colocado las sales de qui¬ m.ento de Arequipa) | El agua de la¬
nina y los purgantes drásticos. Tam¬ vado de la camisa del padre del feto^
bién son catalogados entre los medica¬ (Arequipa) . | La ceniza de algunos ca¬
mentos abortivos del vulgo algunos o- bellos tomados en la nuca del padre
tros, cuya acción sugestiva es incuestio¬ del, feto, suspendid?, en vino (Departa¬
nable. II (F. 1.) — En el departa- mento de Arequipa) . | Los polvos de-
miento de Lambayeque, cuando enuncia marfil desleídos en vino (Arequipa)] Los
la recibidora sus temores de un polvos de lacre desleídos en vino gene¬
aborto, administra a la gestante una pe_ roso (Arequipa) . | El excremento de
quer.a cantidad de la sangre proveniente paloma molido con huacatay (Tagetes
de la cresta del gallo.' Guando estos te¬ sp.) diluido en agua ( Apurímac) . 1
mores existen en Arequipa, se hace Greda suspendida en agua hirviente en
asistir al alumbramiento, en calidad de la cual haya sido introducido un clavo
testigo, a una criatura i n o¬ de acero previamente calentado (Apu¬
ce n t e . | En el mismo departamento rímac) . I La saugre de la cresta dei ga¬
se encomienda la. asistencia de estos pe¬ llo (Lambayeque, Piura, Libertad) . ['
ligros de aborto a da intercesión de San La creencia en la obra eficaz de ciertos
Arcente Ferrer.j También en el depar¬ productos considerados como abortivos
tamento de Arequipa, cuando una mujer es muy general | Uno de los abortivos
ha tenido tres o más abortos, las r e- que goza de mayor fama y que es soli¬
c i b i d o r a s la obligan a beber un citado con mayor frecuencia como tal
preparado obtenido mediante la ebulli- es la quinina en forma de cualquiera
C’ón, en odas bien tapadas, ha.sta diso¬ de sus sales; pero de éstas es el sulfa¬
lución completa, de tres culebras mal¬ to la más empleada. | Existe en las po-
ilaciones de la costa la creencia de la exacto de esta materia. Principiaremos
inecesldad de actuar directamente sobre por el conocimiento de la ley, para ocu¬
€il huevo y esta creencia da lugar a lia parnos después de lo que enseña la Me¬
introducción en los órganos genitales de dicina sobre el aborto. Las disposicio¬
objetos de hierro o de acero que, muchas nes del Código Penal relativas a este
veces, lejos de producir la acción abor¬ delito son las siguientes:! La mujer
tiva propuesta, son causa de traumatis¬ embarazada que de propósito causare su
mos graves. El año 1918^ en el Hos¬ aborto, o consintiere que otro lo cause,
pital de Santa Ana, en el servicio del sufrirá reclusión en cuarto grado. Si
Dr. Denegrí, fué asistida una fuere de buena fama, y cometiere el de¬
Infeliz muchacha que había pretendido lito obcecada o por el temor de que se
el aborto por medio de un cerrojo que descubra su fragilidad, se rebajará un
hubo de extraerse de la cavida uterina grado la pena (243 Pen.) j El que
en la que había sido brutalmente intro¬ de propósito ocasione el aborto de una
ducido. I El cocimiento de ruda es em¬ mujer^ empleando violencias, bebidais u
pleado como ^abortivo en toda la Repú¬ otros medios, sufrirá cárcel en cuarto
blica. I En las poblaciones de la costa grado (40 meses, 44 meses o 4 años) .
las mujeres se hacen lavados abortivos Se rebajará un grado de esta pena, si
con soluciones concentradas de perman. la msujer hubiere solicitado el aborto.
ganato de potasa. | En la provincia de Se rebajarán dos grados, si se ocasiona¬
Canta del departamento de Lima, se ha¬ re el aborto con maltratos, bebidas u
ce un cocimiento de lacre, que está con¬ otros medios que no hubiesen tenido
siderado como un abortivo eficaz ( V all- por objeto directo hacer abortar, sino
dizán-Maldonado: La Medi¬ producir otro m.al menor (244 Pen.) |
cina Popular Peruana, Lima. 1922. I.) Los médicos, cirujanos parteras o far_
macéuticos^ que abusen de su arte pa¬
ABORTO — (Med. Leg) — A pro¬ ra causar el aborto, sufrirán cárcel en
pósito de esta palabra, se dice en el quinto grado (52 meses, 56 mieses o 5
Diccionario Español lo siguiente: ^‘A_ años) I Los que confeccionen o expen¬
bortq^ es la expulsión del feto antes de dan a sabiendas bebidas destinadas a
la época ordinaria, según unos; antes de causar abortos sufrirán cárcel en ter¬
los siete mese.s, según oíros; y antes
cer grado (245 Pen.) . | De la simple
de los tres meses de preñez, según el lectura de estas disposiciones, nacen
mayor númfero de autores. No puede
la.s oulestiones siguientes: la. Los tres
usarse indistintamente Aborto por artículos citados imponen pena por el
Malparto. Se llama Aborto: lo. aborto consumado; y sólo en el último
La expulsión del feto antes de la época
se impone a los que confeccionan o ex¬
expresada^ cualquiera que hubiese si¬
penden a sabiendas bebida.s destinadas
do su causa; 2°. La expulsión prema¬
a causar abortos. Si se castiga esta
tura del feto en cualquier época de la
cooperación al aborto deberá también
gestación, siempre que haya sido pro¬ imponerse pena por todos los casos de
vocada por medios criminales; y Mal¬
tentativa de este mismo delito?. 2^ El
parto, cuando aquella se verifica invo¬
hecho de que la mujer so'icite el abor¬
luntariamente, en los dos últimos me¬
to puede disminuir la culDabilidad del
ses de preñez^ según algunos autores, que lo ha causado? 3? El aborto causa¬
principalmente antiguos, o en los seis úl¬
do sin intención, pero que proviene de
timos, según los más. | Esta explica¬
maltrato o bebida, es menos criminal
ción bastante para fijar el valor de las que el producido intencionalmente.? 4?
palabras, no lo es para calificar el de¬ (í. Cuáles con las violencias, bebidas y
lito de^ aborto. En cuanto a esto, la ley demás medios que pueden causar el a-
se limita a imponer la pena, dando por borto? 5^ ¿Cómo deben proceder los
supuestas las nociones que suministra jueces, para comprobar el abcrto; y cuá¬
la ciencia con relación al aborto. Por les son los signos que lo demuestran?
esto, es necesario recurrir a ía Medici- 6^ ¿Pueden alguna vez lo.s médicos cau¬
na Legal para tener un conocimiento sar intenclonalmente un aborto, sin ha-

6)
serse por esto reos de la pena impuesta ra vista, porque se disminuye la pena
a este delito? | La resolución de es¬ por el hecho de que haya dos reos del
tas cuestiones nos conducirá al conoci¬ delito. Para no tachar esa ley, es nece¬
miento de la teoría médico legal del a. sario pensar que el aborto ofende a la
sunto que vamos tratando. | L? Según madre y 8.1 hijo que ha concebido y por
el tenor literal de las disposiciones que eso se castiga con cárcel en cuarto gra¬
preceden, 'jb. tentativa de aborto no se do, al que de propósito ocasione el a_
castiga; pues en los artículos 243, 244 borto de una mujer. Guando la mujer
y e! párrafo 1° del 245, se trata de a- no soló consiente, sino que solicita el a-
borto causado de delito cometido; y borto, o, lo que es lo mismo, excita a o_
en el segundo párrafo del artículo 245 tra persona para que lo procure, no se
se impone pena, no a lo que impropia¬ hace daño a la madre según el antiguo
mente llamamos tentativa, sino a la coo¬ principio de jurisprudencia v o 1 e n t i
peración habitual y maliciosa que resul¬ non f i t injuria; no se ha¬
ta de confeccionar o vender a sabiendas ce daño al que presta su consentimiento
bebidas destinadas ,a causa.r abortos. para que se le cause. Sólo queda pues,
Según esto, si se presentara el caso de el daño causado al feto, que es una
que una mujer buscó abortivo, en lo persona ante la ley, y por esta circuns¬
cual consiste la tentativa; o' que lo tomó, tancia se hace menos grave el delito, y
lo que constituye el delito frustrado; o se debe atenuar la pena. No obstante,
de que un médico .lo administró malicio¬ en este caso la mujer es no sólo cómpli¬
samente; y el aborto no hubiese podido ce, sino provocadora o instigadora del
efectuarse^ ¿qnó pena se impondrá por aborto, y por tanto ella debe ser casti¬
la tentativa o el delito frustrado? ¿Se¬ gada con reclusión, según el artículo
rá posible dejar impune este delito pro¬ 243, y su cómplice con cárcel según el
yectado?. I Fundándonos en las re¬ artículo 244. | 3^ ¿Qué pena merece
glas generales de justicia, dadas por el el aborto que no ha sido intencional?
Código Penal, podemos resolver la cues Para resolver esta cuestión es necesario
tión propuesta^ estableciendo lo siguien¬ distinguir si el que lo ha causado sin
te: 1° La tentativa de aborto debe cas¬ intención, tuvo o no conocimiento pre¬
tigarse con la pena señalada, en los ar¬ vio de >la preñez. Si lo tuvo, aún que
tículos 243 y siguientes, pero disminui¬ su intención no fuera causar el aborto,
da en tíos grades (47 Pen.); 2° Si se puso en peligro de ocasionarlo; y por
el que intentó el aborto se arrepiente de eso dispone la Ley, que se castigue con
ejecutarlo, antes de causar daño a la cárcel en segundo grado al que ocasione
mujer o al feto, quicda exento de pena el aborto con maltratos, bebidas u otros
(5. Pen. ). Pero, si causa algún da¬ medios que no hubiesen tenido por o b_
ño debe ser castigado en proporción al jeto directo hacer abortar, si¬
mal cue cause (47. Pen.) | Sólo de no producir otro mal menor (244 Pen.)]
este m.odo se procede con justio'ia; por Este es, en nuestro concepto, el verda¬
que si no hubiera de imponerse pena dero caso de la ley. | Si el que ha cau¬
por la tentativa de aborto, tampoco de¬ sado el aborto no tuvo conocimiento pre¬
bería haberla por los demás ceros de vio de la preñez, no merece pena por
tentativa y delito frustrado; y entonces este delito, sino por el daño que inten-
dejaríamos que todos se preparen impu¬ cionalmente haya causado con el mal¬
nemente para cometer delitos, esperan¬ trato o la bebida; pues la intención y
do impasibles el resultado pa.ra absolver¬ el propósito deliberado son los que for.
los o castigarlos. Faltaríamos, pues, a man el delito. | Con respecto a los
todo principio de justicia y de moral. | m.édiccs y cirujanos que sin intención
2‘? El artículo 244, después de castigar causan un aborto, debe tenerse presen¬
con cárcel en cuarto grado al que oca¬ te que, aunque es difícil conocer la pre¬
sione el aborto de ura mujer, dispone ñez en los primeros meses, el médico,
que se rebaje un grado de esta pena, si sobre todo cuando ha examinado a la
la mujer hubiere solicitado el aborto. mujer, puede, según las reglas del arte,
Esta disposición parece injusta a prime¬ conocer si ha concebido o no; así es
que no' se le podría admitir la excusa otra causa distinla de E asignada;
de que procedió de este o del otro modo, que se dejase impune el infanticidio, qi
por no haber tenido conocimiento de la algunas veces suele suceder al aborto
preñez. La ignorancia de la ciencia au¬ Para evitar estos inconvenientes, el jut
mentaría su culpabilidad, lejos de dis¬ debe, durante el sumario, nombrar per
minuiría, I 4?- ¿Cómo se puede causar tos faculta.tivos que reconozcan a la mí
el aborto? Siguiendo en esta materia a dre en los casos de tentativa, y a la nu
M. A 1 p h. D e V e r g i e, en su dre y al hijo en ios casos de aborto coi
obra de Medicina Legal, podemos esta¬ sumado, y su resolución debe fundars
blecer que los agentes que producen el en el dictamen científico de "estos per
aborto son: Todo a.limento, brebaje tos. I La tentativa de aborto no se nuí
o medicamento que pertenezca a la cla¬ de comprobar plenamente por el dictí
se de los emenagogos y purgantes drás¬ men de los médicos; porque según heme
ticos, como las cantáridas, la sabina, los dicho antes, una misma bebida puede ca
mercurip.’es, el áloe, la zarzaparrilla, sar el aborto a una mujer, y no a otr
etc. No todos los autores dan una efi¬ según el estado físmo y la constitució
cacia absoluta a estos medicamentos, por de ambas. Asimismo, un ejercicio ir
que en miuchos casos no han produeido moderado puede ser nocivo a una mujt
el aborto; pero casi todos convienen en delicada, y que pasa la vida sedentaria
que pueden servir de abortivos, según el y no serio para otra acostumbrada a tn
clima., la constituc-’ón de la mujer y o_ ba.jos duros y penosos. Por esto el jue
tras circunstancias. | En segundo lu¬ debe, por medio de testigos u otras prm
gar, se colocan las sangrías generales o bas, comprobar la tentativa, indagand
locales. La generales, hechas en las ex¬ si se tomó el brebaje, si hubo ma’trat
tremidades inferiores son más eficaces o agente mecánico, si el brebaje, fué dt
que en las superiores; y las sangrías do por persona que sabía su eficacia;
locales, com.o las sanguijuelas y vento¬ en fin, examJnando las demás circuns
sas, son eficacísimas cuando se aplican tanc as que puedan probar la culpabil
en las partes genitales. | En tercer dad según los casos. A esto se añade (
.ugar se cuentan los agentes mecániicos dictamen de los médicos, el cual det
que ejercen su acción sobre el útero sin abra,zar dos extremos; el uno decir se
obrar directamente sobre él; como los gún la ciencia, si el medio empleado e
saltos, carreras reiteradas, ejercicio a o no bastante para causar el aborto;
caba lo, presiones bruscas sobre el ab¬ el otro, si el cuerpo de la mujer que s
domen y en general toda fuerza que ha inspeccionado presenta, algún síntom
produzca un choque, | Tin último lugar morboso o alguna seña.l que pruebe f
se numeran todas las maniobras crimi¬ empleo del abortivo. Con todas esta
nales sobre el útero mismo empleadas pruebas se puede fallar sobre la tentat:
por personas que tienen este vil y puni¬ va. Si falta alguna de ellas, es más pri
ble ejercicio. Estes medios dejan siem¬ dente absolver ai acusado; porque, com
pre las señales de haber sido empleados, dicen las leyes es mejor absolver al cu
y son fácilmente conocidos por los médi¬ pado que castigar al inocente. | Guar
cos. |. 5^ ¿Cómo deben proceder los do el aborto ha tenido lugar, se debe prc
jueces para comprobar el aborto? ¿ y ceder de la misma manera; teniendo pre
cuáles son los signos que lo demuestran? sente que si el reconocimiento de io
En el juicio criminal por aborto la com médicos se hace muchos días despué
probación del cuerpo del delito exige co de cometido el delito, la inspección de 1
nociimientos médicos y también ilegales; mujer no presenta datos ciertos, y U
y por lo mismo el juez no puede por sí vez no da señal ninguna de aborto. Eí
solo proceder al juzgamiento. Si basta¬ pues, necesario, buscar otras pruebas £
se ver un feto arrojado antes de tiempo demás del reconocimiento de la mujer
para castigar a la madre, o al que se di¬ Conviene también que sea examinado í
ce haberlo hecho abortar, podría suceder feto, para ver si vivió y fué sofocad
que se tuviera por aborto malicio'o el después; porque en este caso habría qu
causado sin intención o el producido por imponer al reo la pena del aborto y dí

8)
infanticidio. | Guando la mujer muere chos casos un bien. Tal es el aborto que
después del aborto, es fácil para los mé¬ se provoca para evitar la muerte de la
dicos decir asertivamente si el aborto madre; el cual en nuestro concepto no
fué provocado; porque los medios lem- es un debito sino una acción que las
pieados dejan entonces señales inequí¬ leyes deben permitir. | M. D e v e r.
vocas del delito. | Finalmente un a- g i e, en la obra ya citada, dice a este^
borto puede sobrevenir naturalmente, o respecto lo siguiente: “En resumen,
ser causado con intención. Así es que creemos que en la actualidad el parto
el juez debe también cuidar en el suma¬ prematuro constituye una operación qui¬
rio, de examinar las circunstancias per¬ rúrgica que no presenta en su aspecto
sonales de la mujer que abortó. Por moral ni en sus resultados materiales
ejemplo: el aborto de una hija de fami¬ ninguno de los caracteres que constitu¬
lia y que ocupa elevada posición, hace yen el crimen de aborto ante la ley; que,
temier que haya sido provocado por la ne¬ sin embargo, como esta operación pue¬
cesidad de ocultar una. falta que la socie¬ de poner en riesgo ¡a .’a madre y ,al hijo;
dad no suele perdonar. No hay la misma que sobre todo ha sido mirada por mu¬
resunción contra una mujer de la ple- chos autores como propia para consti¬
|be, cuyas circunstancias son diversas| A tuir un crimen, el partero debe antes
estas consideraciones se debe añadir el de emprenderla: 1». Oir el dictamen y
examen de I03 médicos, sobre si la mu- prevenirse con las luces de compañeros
instruídq^ y experimentados; 2° No ope¬
Í |jer tenía predisposición al malparto y so-
bre si presenta o no síntomas de haber
procurado su aborto. Se debe también
rar ja.más sino con plena claridad; dos
condiciones que casi siempre es imposi¬
.jlinquirir si la mujer tenía, conocimiento ble llenar, puesto que esta operación no
.previo de su preñez; si el aborto fué puede autorizarse jamás, sino cuando se
¡clandestino o público; y en fin, todas provee un parto natural desgraciado pa¬
jas circunstancias que puedan contribuir ra la madre o para el niño o para los
1 formar cabal y perfecta convicciión. Si dos juntos y que el operante tiene mucha
i¡a mujer puede da.r en todo caso justi- aptitud para em.prendenla. ” ( Devergie
’icativos de su conducta, hasta el punto ]^íédecine légale, Ghap. YI. | Los
le que se crea que tomó tal brebaje, o Gue deseen tener más ampliar nociones
cractieó tal acto inocentemente, no su- de esta materia pueden consultar al au¬
:ede lo mismo cuando se emplean me¬ tor citado” (García Calderón:
llos mecánicos sobre el útero. Estos, Dicc'ona.rio, I, 6) .
í egún los miédicos, no son como las me-
(F. 1.^ — Dice¬
licinas, sa.ngrías y demás agentes, que se, en el lenguaje familiar, de aquellas
! )ueden servir para el aborto y para o_ personas del rostro edematoso, de las
ros objetos; y por consiguiente, siem- conjuntivas congestionadas y de los as¬
)re que los médicos digan que se han pectos ostensibles de ciertas intoxicacio¬
llmpleado medios mecánicns sobre el úte- nes graves. “Abotagarse — dice D 0-
Jero, el juez debe tener convicción de m í n g u e z (“Diccionario Nacional”,
ue el aborto ha sido intencional. La IMadrid, 1850 I) ponerse hinchada la
dad del feto debe comproba.rse, en todo cara, los ojos, etc.” || ^‘A b o t a g a r-
aso, para juzgar si la mujer pudo o no s e, dice el Diccionario de la Lengua
onocer que estaba en cinta. | 6? ¿Pue- Castellana por la Real Academia Espa¬
en alguna vez los médicos y cirujanos ñolea, Madrid 1914 (p. 5.). hincharse,
ausar intencionalmente un aborto, sin inflarse el cuerpo de un animal, por
¡Incurrir por eso en la pena que designa enfermedad u otro motivo”.
ja ley?. I Para resolver esta cuestión
ebemos tener presente, que la ley sólo íhBniXZOS — (F. 1.) _ Durante
li astiga la acción maliciosa; y también el el curso de muchas epidemias la musa
año que a otro se causa; luego sería popular dió el nombre de “abrazos” a
1*1 r entrarlo a la justicia imponer castigo estas enfermedades, atribuyéndolas, en
or acciones que no son maliciosas, y cierta manera, a determinados persona¬
Ue lejos de causar mal procuran en mu¬ jes de actualidad. | El año de 1864,

(9
cuando el almirante español Pinzón al animal anunciador de desgracia. En
era personaje del día no sólo en Lima los últimos años han sido introducidas,
sino en el Perú todo, ocurrió una epi¬ en las poblaciones de la costa, algunas
demia de gripe, que el pueblo bautizó abusiones: tales, por ejemplo, el horror
con los nombres de “abrazo del ailmiran. español de la serpiente; el hecho de no
te” y “abrazo de las corbetas”, aludien¬ hablar de la salud o de algún bien aná¬
do, con este último nombre, a aquellas logo por temor de perderlos, ] En el
que comandaba Pinzón. ] Poste¬ vulgo de todo el Perú, más en el ele¬
riormente, el año de 1896, en el cual mento blanco y en el mestizo que en el
era tan grande como merecido el fervor indio, existe toda una serie de supersti¬
político que inspiraba el ilustre don ciones relacionadas con la agonía y con
Nicolás de P i é r o 1 a, se la muerte. | En las poblaciones de la
desaTrolló también una epidemia de gri¬ costa, con mayor intensidad que en aque¬
pe a la cual se dió el nombre de “abrazo llas de la sierra, se considera de muy
de Piérda” y también el de “abrazo de mal agüero !a rotura de espejos o de
don Nicolás”; pues con esta afectuosa objetos de cristal; pues se cree que tal
familiaridad era generalmente llamado hecho es anuncio inequívoco de enfer¬
el insigne caudillo de los demócratas pe¬ medad gra.ve y de muerte. La misma
ruanos. I Al ^‘abrazo de P i é r o 1 a’’ interpretación se concede a la caída del
sucedieron d “abrazo de R o m a ñ a”, aceiite o de la tinta de escribir fuera
presidente que sucedió al señor de Pié- de las vasijas que los contienen. Tales
rola, el “abrazo de B e n a v i - supersticiones viven vida tan intensa en
d e s”, otro presidente, etc. le mentalidad de la masa, que muchas ve
ces estas roturas de objetos llevan ver¬
ABüSiOi^ — (F. 1. ) _Dona- daderos días de luto a familia.s enteras,
din y Buignau (Diccionario a las cuales nadie puede demostrar la
Enciplopédico de la Lengua Castellana, casualidad de tales acontecimientos y su
I, 17) consignan abusión como femeni¬ ninguna significación pronóstica. ] El
na anticuado de abuso y como sinónimo arder tres velas en una habitación se
americano de superstición. El término considera de mal agüero. | El p a c_
es empleado en el Perú, así en la sierra paco o la p a c a - p a c a, e’K
como en la costa, siendo de advertir que cuervo y ciertas m.ariposas crepuscu¬
la abusión de la serranía conserva algo lares son considerados animales de mal
de la.s supersticiones y creencias de los agüero y se adopta toda una serie
primitivos peruanos en tanto que la abu¬ de recursos para impedir que estos
sión de las poblaciones de la costa ha agüeros ,se realicen. Las visitas de al¬
sufrido la influencia evidente de aquella gunas personas- se las llama q u e n-
de los europeos. Tanto en la costa. co_ c h a s, en el departamento de Arequi
mo en la sierra, es firme creencia aque¬ pa.| El gallinazo goza, en Lima, la
lla en los “animales de mal agüero”, en¬ misma fama, de anunciador de muer,
tre los que la lechuza y el gallinazo ocu¬ te. I El t u n c h i, “pájaro fatídico
pan el primer lugar: la presencia de es¬ para el vulgo, predice como la lechuza,
tos animales en una casa es considera¬ alguna desgracia ’. ('’\fadre de Dios)
da como anuncio seguro de muerte de Refiriéndonos a la agonía misma, e’
un miembro de la familia. Ciertos a- vulgo cree que las personas agonizantes
contecimientos ba.nales de la vida coti¬ realizan una verdadera incursión en a-
diana adquieren para el vulgo el signi¬ que,l.los lugares que les fueron familia¬
ficado de misteriosos anuncios de des¬ res en vida-. Dícese entonces que tales
gracia: se cuentan entre ellos la ruptura agonizantes se despiden o r e.
de espejos y el derrame del aceite fuera cogen sus pasos y que lo
del vaso que lo contiene. Piensa el vul¬ hacen, precisamente, en aquellos mo.
go que, en determinadas ocasiones, la. mentos en los cuales el moribundo dueT.
gallina adopta el tipo de canto del ga¬ me profundamente o se halla bajo h
llo y que este hecho es un pésimo a. acción de un estado sincopal. Se refie
güero, que puede combatirse victimando re, en apoyo de esta generalizada creen

10)
Il cia, 'cI caso de muchos moribundos c^jyo Génefál del Estado, en Lima, el título de
í espíritu ha realizado excursiones a tra- Giirujáno Latino el día 15 de noviembre
I vés de largas distancias y ha traído no¬ d;e 1828.
li ticia minuoi'Osa y cabal de cuánto a tal
ACAC(3QUILLO _ (Bot.) _ Este
;! distancia ocurría. Las t'rádiciónes fami.
vegetal empleado en la provincia de Tar-
:j liares al respecto son muy numerosas,
. ma del departamento de Junín para la¬
I ñor mucho de las estén hechas a base
var heridas está considerado por V a 1-
; de meras coincidencias o de fabulaciones
d i z á n y Ma I d o n a d o (La Me¬
i¡ de origen neurósico. | Se dice que los
dicina Popular Peruana, II, 389) en leí
j| perros están dotados de facultades sen. número de aquellas plantas empleadas-
I seriales que les permiten contemplar a por la Medicina Popular, no identifica¬
I estos espíritus vagabundos de los ago- das botánicamente.
I nizantes y es por esta circunstancia que
I el doloroso ahuilido de un perro, sin cau_ ACADEÍ^iA LAURETANA DE
■: sa real que provoque esta expresión deli CiENCiAS Y ARTES DE AREQUIPA
I animal, es tomado como anuncio de que — ('Hist.) — “Promulgada la constituí
i el can ha visto al moribundo re_ oiión española y establecido con arreglo a
I cogedor de sus pasos a través de la vi- ella el primer Ayuntamiento constitucio¬
! da. El espantarse los caballos sin cau_ nal de Arequipa, el Síndico Procurador
j sa justiificada, lo atribuyen también a la Dr. íDn. Evaristo Gómez
[ presencia del alma de un moribundo, o Sánchez, pidió,,en 1821, el esta¬
I de la otra v i d a. | Existe lia blecimiento de una Academia de Cien¬
I muy generail creencia de que aquellos cias y Ariiss. El Ayuntamiento, animada
j cadáveres a los cuales no fué posible sin duda, del uiismo espíritu que el Sín¬
I hacerles la oclusión absoluta de ambos dico, estableció desde luego varias cáte¬
párpados representan el anuncio cierto dras para la enseñanza y organizó un ex¬
de que una segunda muerte seguirá a pediente para obtener del Virrey D,
la primera: el muerto se lleva a uno de José de La Serna la aproba-
los suyos. Para evitar esta misma des¬ Ciión de la medida que había proyectado
gracia precisa no barrer la casa duran¬ para el establecimiento de ese plantel de
te los días en que el cadáver permanece ilustración . | La Serna, cuya mar.,
I en ella. (V a 1 d i z á n - M a 1 d o- cha, según el mismo dijo, ¡era siempre
nado: I, p. 14) por la senda de la razón y la justicia, ac¬
cedió a ila solicitud del Ayuntamiento; y
ABUTA AfVSARGO — (Bot.) —Es- la Academia se instaló solemnemente eí
! tie vegetal que en el departamento de 10 de Diciembre de 1821, día en que se
'i Loreto es empleado como estomáquico y celebra la fiesta de Nuestra Señora de
if como regulador de los períodos mens- Loreto. Se dedicó desde luego a los ob¬
f! truales de la mujer, está considerado por jetos de su institución. Pero las ideas
A' a 1 d i z á n - M a 1 d o n a d o (Lia liberales de sus profesores, y la afluen¬
Medicina Popular Peruana, II, 389) en cia de jóvenes de todas las clases de la
I el número de aquellas plantas emplea- sociedad que, ansiosos de ilustración, co¬
¡i das en la Medicina Popular, no identi- rrían a buscarla en un lestablecimiento
li ficadas botánicamente. que no cerraba sus puertas para nadie^
ACABADO _ (F. I .) _ Término debían despertarle naturalmente muchos
'j vulgarmente empleado para designar al rivialies y adversarios. A pesar de esto
if sujeto físicamente agotado; a aquel que la Academia continuó en sus tareas, por¬
ii por el desordenado vivir o por la acción que no había un motivo bastante pana
li nociva de las enfermedades representa pedir su clausura. | Promulgado en A-
n una mayor edad de la que realmente tie- requipa el Real Decreto de 1°. de Octu¬
i! ne; al viejo precoz, a'l envejecido antes bre de 1823, que abolió la Constitución
:: de tiempo. | Epoca actual. de la Monarquía Española, la Academia
tuvo necesidad de reformar sus consti¬
ACACIO LORENZO Ci rujan o — tuciones en la parte que ordenaba el
í: Obtuvo del Tribunal diel Protomedicato cumplimiento de algún punto de la Cons-

(11
iitución de España; y hecha la reforma, existe sujeto alguno que interpele mi ex¬
pédió al Virrey la aprobación de las tensiva a.utoridad para el sostén de La
Constituciones modificadas, j Pero no Academia; y que aún cuando por una hi¬
era esto sólo lo que debía suceder. [ pótesis lo hubiese, de nada servirían pa¬
Con la abolición de La Constitución Es¬ ra mí talles ínterpeLaciones; pues si en
pañola, cesó e! Ayuntamiento Constitu¬ vi.^ta del mérito del expediente, y pre¬
cional, y se le reemplazó con otro, cuyo vios los trámites de Ley, aprobé Lg Aca¬
priimier acto fué negar a La Academúa las demia Lauretana, revocaré aquella dis¬
rentas que se Le habían adjudicado a su posición, si hay motivos fundados para
insititución; y formó un expediente para, el:o; para cuyo efecto espero que V. E.
en mérito de él, pedir al Virrey que se me remitirá a. la mayor brevedad el ex¬
suprim.iera “por Los males de demasiada pediente que me significa. —Lo digo a
írascendjenGia que su continuación había V. E. para su inteligencia, y en conte'^-
de ocasionar”. | Si no olvidamos las tación a su citado oficio. Djos guarde •
ideas dominantes de aqiid'La época en .a V. E. muchos años. Yoicay 29 de A-
muchos individuos partidarios del . Rey brh de 1824_J osé de La Set- -
grito de libertad e independencia había n a. _Exemo. Ayunta.miento de Are_
de España; si tenemos presente que al Guipa” . I Se organizó, pues, el referi¬
resonado ya en La. mayor parte de La A- do expediente y en él se imputaban a la :
mérica Española, y había quitado nume¬ Academia las faltas de tener ideas libe-
rosos pueblos del dominio de la corona rale.? y demiás de que hem.os habLa.do; y
de España; no extrañamos que en Arequi visto por el Virrey, mandó que se siguie¬
pa, sometida a Los Españoles hasta fines se La causa en juicio contradictorio ante '
de 1824, el Ayuntamiento quisiese ha¬ el Gobernador Intendente de Arequipa. -
cer el último esfuerzo, y destruir un Esta resolución hace honor gl Virrey '■
cuerpo en que se hablaba de soberanía La S e r n a, al paso que no favore¬
popular y de líos derechos del hombre; ce mucho a Los enemigos de la Acade¬
■en que se enseñaba a los' jóvenes mia o de la ilustración. | El Dr. Dn.
'Las riesgosais materias de preferencia y Evaristo Gómez Sánchez,
dignidad de gobiernos, de diezmos eclie- como apoderado de la Academia en cuya
slásti'cos y otras; y que se dedicaba a ila fundación'había trabajado tanto, no omi¬
enseñanza del Dierecho Natural y de tió medio ninguno para vindicarlla de Las
Gentes, contra la expresa prohibición acriminaciones que se Le hacían. El ex¬
qrie el Rey de España había, hecho .al Co¬ pediente se hallaba en estado de prue¬
legio Seminario de la misma ciudad, en ba, cuando La batalla de Ayacucho puso ■.
La Real Cédula de 1°. de Julio de 1807. el sello a la independencia del Perú. La
—Estos fueron los cargos que se hicie¬ Academia pudo entonces dedicarse sin
ron a La Academia. j El Virrey en vis¬ contradicción a la enseñanza de La ju¬
ta de un oficio del Ayuntamiento en qwe ventud; y lias ideas liberales que sirvie¬
se le anunciaba La formación del expe¬ ron de fundamento para acusarla, fueron .
diente, contestó en los términos siguien- después su mejor título para la protec-
íteS', ^‘Exemo. Señor.— El Sr. Maris¬ í'-ón que el Gobierno de la República
cal! de Campo don Pío T r i s t á n debía dispensarle. | La Academia fué .
y otros indiividuos de la Academia, me instituida ‘‘ para promover por cuantos
remitieron el expediente sobre La con¬ medies estuviesen a su arbitrio y facul¬
tinuación de aquella, el cual lo pasé a tad, el adelantamiento de todas Las cien¬
vista del Señor Fiscal, con los antece¬ cias y artes en La provincia, discurrir
dentes . Por este motivo he pasado al proyectos de beneficencia pública, de
mismo señor Fiscal el oficio de V. E. m.ejorar la educación'científica, política
de 22 del corriente, con prevención de y mora'l de La juventud” (Tit. 5°. de las
que se agregue al expediente de íla ma¬ Constituciones) . I Establecido en 1827
teria.—^Gomo el Virrey actual del Perú, el Colegio de La Independencia America¬
ni por nada ni por nadie varía su ma.r- na de Arequipa, suprimiéndose para ello
cha de La s/enda de la razón y la justicia, el Convento de Agustinos, y aplicándose¬
puíede VE E. estar seguro de que no le sus rentas, bajo la dependencia de 'la

12)
Academiia, los maestros de ésta fuieron el Protomédico o su Teniente y en su
los que ocuparon las cátedras de ese co_ defecto el médico decano de la ciudad;
legio, hasta que por la erección de la los Subdelegados de los partidos (hoy
Ün-wersidad, el colegio quedó separado subprefectos de las provincias) y los cu¬
de óa Academia; y ésta dejó de ocuparse ras Vicarios foráneos. | Los socios de
de la enseñanza de la juventud. | Le número que son los que constituyen lel
qiAedaba, sin embargo, su principal ob¬ cuerpo activo y operante de la Academia.,
jeto de promover el adelantamiento de son 50.1 Cuando haya vacante los dieu
las ciencias y artes por medio de las di¬ más socios deben elegir a pluralidad res¬
sertaciones de sus miembros. No obstan. pectiva al que haya de llenarla. El ele¬
te, la Academia casi enmudeció, pues gido debe ser católico, apostólico, roma¬
parecía llenado lal objeto de su creación; no, vldcino de Arequipa o de permanente
y en óos muchos años que han trauscurri residencia en ella, profesar alguna cien¬
do, no hemos visito un solo volumen que cia o noble arte, aprendida por princi¬
contenga esos trabajos: sólo se han da¬ pios fundamentales de la facultad; y so¬
do al público algunas disertaciones tra¬ bre todo ser de notoriieidad de buena vi¬
bajadas por lo socios para leerlas al da y costumbres, y jurar la defensa de
tiempo de su incorporación o en algunas la Religión GatóLica., Apostólica, Roma¬
épocas de animación transitoria. | Sensi¬ na; del Misterio de la Inmaculada Con¬
ble es que un cuerpo de tanta importan, cepción de la Virgen; que vivirán y mo¬
cia haya descuidado enteramente el obje¬ rirán (eln el seno de la Iglesia CatóRca,
to con que fué instituido; y es die desear y que cumplirán las obligaciones del ins.
que haya uña mano vigorosa, que lo le¬ tituto . Estas disposiciones descubren ilias
vante de la inacción en que yace. | Des¬ precauciones que tomaban sus fundado¬
de el año de 1846 la Academia Laure. res para realizar su objeto, y ponerse a
tana tiiene a su cargo la Academia de cubierto de las persecuciones de la épo¬
práctica forense, dirigida por maestros ca, j Los socios honorarios no pertene.
que ella elige; y puede decirse con ver¬ cen al cuerpo activo; y sólo son de mé.
dad que los únicos actos de la Academia rito. La Academia puede también dar
Lauretana son los exámenes de los que títul’o de asociados, de grado inferior al
han cumpjido su tiempo de práctica len de socios honorarios a los que se distin¬
lia forense. I Hemos creído indispensa¬ gan y sean eximios en alguna arte u ofi¬
ble hacer esta ligera reseña histórica de cio mecánico (Tit. 2° de las Constitu¬
la Academia Launetana para bosquejar ciones) .| En la Academia hay un pre¬
el estado y los progresos de la instruc¬ sidente y un vicepresidiente, elegidos a.
ción pública en los años anteriores. | La nualmente por los socios de número y
Academia se denomina Lauretana porque de entre ellos mismos: dos conciliarios
reconoce por su tutelar a la Santísima que son adjuntos de! presidente, para que
Virgen de Loreto. | Los socios se divi¬ todos tres definan los casos que ocuirran,
den en natos, de número y honorarios. y en que no sea necesaria la votación
Los natos, instituidos e incorporados a de todo el cuerpo por su menor entidad
'la Academia con el fin de que ¡la honren o niecesidad de pronta determinación.
y protejan en sus ministerios, son el je¬ Cada año sólo se elige un conciliario, en
fe político de la provincia (hoy Departa¬ ilugar de otro que debe cesar; pues este
mento de Arequipa), el Obispo Diocesa¬ empleo es bienal. Hay también un se¬
no y en Sede Vacante, el Presidente del cretario, un prosecretario, elegidos de
Cabildo Eo'-lesiástico; los Jueces de pri¬ entre los socios de número; y cuya du¬
mera instancia de la ciudad; el Provisor ración es a d 1 í b i t u m de la A-
y Vicario General d/el Obispado; el cad.!:mia. El prosecretario puede ser de
Maestre Escuela de la Santa Iglesia Ca¬ fuera de su seno; pero los conciliarios y
tedral; óos Prelados locales de los con¬ el secretario deben ser socios de núme¬
ventos mendicantes de Santo Domingo, ro. Debe serlo también el Bedel que sq
San Francisco, San Agustín y la Mcr- ha de elegir cada año (Tit. 3“. de lias
^ ced; el rector del Colegio Seminario; el Consituciones) [ La Academia tuvo tam¬
abogado más antiguo, llamado Decano; bién a su cargo una biblioteca pública.
b

(13
dádiva de particujares que después ha inaugural — Presidencia del doctor
sido adjudicada al Colegio de la Indepen¬ Odriozo'Ia (Don M a n u e 1|) —
dencia . I E'l Ayuntamiento de Arequipa Lima, Julio 29 de 1885 -Abierta ba,
destinó partie del local del Cabildo para jo la presidencia del doctor Odriozola,
la Academia., y le asignó renta de los estando presentes los miembros titulares
fondos municipales. En el día no tiene Almenara B u t I e r, A n d u e.
local propiq; y se reúne en una sala del z a. Arias Soto, Arto! a, A-
Colegio. Sus rentas se redujeron a 60 V e n d a ñ o. Carvallo, C as¬
pesos mensuales que pagaba ©1 tesoro til 1 o, (J. (í.) C o 1 u n g a, C h á_
del Colegio de la Independencia, los cua¬ vez (E. M . ), F 1 ó r e z. Gi¬
les han desaparecido, como todas ias ren¬ ra 1 d e z, M a c e d o, M o 1 o c h e,.
tas del Colegio; y en el día los fondos Morales, Glano, Q u i r O-
de la Academia son sólo doce pesos que g a, (J. M.) Ro m e r o, S á n-
paga cada practicante de Derecho a su c h e z Concha, Sosa, Ve...
ingreso (en la forense, para ia compra de 1 e z, Y i 1 1 ar, el Secretario Pef-
códigos y demás libros necesarios para la pétuo U 1 1 o a; los secretarios anuales
enseñanza., y para los gastos ordinarios Barrios y Pérez Rocat
y extraordinarios (Art. 31. Dec. 12. los asociados libres O 1 a e c h e a,
Set. 1845) .| Mientras Arequipa care¬ D á V a 1 o o, G r e c y lios miembros
cía de Universidad, los certificados die la correspondientes A r b a y z a. Bo¬
Academia sirvieron de títulos de bachi¬ za Raúl, Maúrtua yTáva-
ller para que los escolares que habían r a, se leyó y aprobó el acta de la últi¬
presentado los exámenes de Derecho Na. ma sesión preparatoria_En seguida el
turaili, de Gentes, Civil y Canónico, fue¬ Presidente invitó a los miembros de la
sen admitidos por las Cortes a la prác¬ junta directiva elegidos len dicha sesión
tica de la abogacía, y recibidos también a tomar posesión de sus respectivos car¬
de abogados. Esta disposición del Con¬ gos; hecho lo cual el Presidente dirigió
sejo de Gobierno, fué uno de los prime¬ la palabra en los siguientes términos:
ros favores que recibió la Academiá en “Señores: Elevado por vuestros espon¬
los primeros días de la Independencia; y táneos sufragios a ia presidencia de esta
en efecto, a mérito de ella se recibieron Academia Libre de Medicina, permitida
muchos jóvenes de abogados. | El Con¬ me que, en cumplimiento de los deberes
greso la confirmó también posteriiormen- que me impone tan inmerecido para mí,
te, permitiendo que tanto los estudiantes como honorífico cargo, os haga, en este
dje Jurisprudencia, como los de Medicina acto solemne de inauguración de nues¬
de la Academia, pudiesen ser recibidos tros trabajos, una breve reseña de sus
de abogados y médicos, sin haber obte¬ antecedentes, así como de los altos fines
nido antes grado universitario (Ley II que nos proponemos conseguir y de los
En. 1828, Art. 3°) .| Cesó esta gracia esfuerzos que hemos practicado para su
realización_- El Perú, señores, no obs¬
desde que se fundó :1a Universidad del
Gran Padre San Agustín en el local del tante la larga y no interrumpida serie
Colegio de la Independencia que, como de convuilisiones políticas por que ha pa¬
hemos dicho, fué convento de Agustinos sado desde su emancipación y sus inme¬
(García Calderón: Dicciona¬ recidos infortunios, jamás se ha mostra¬
rio dIe la Legislación Peruana, Lima, Pa¬ do extraño a los progresos de la Oien-
rís, 1879, t. I., p. 9.) cia; y los que se han consagrado al cul¬
tivo de la Medicina sie esforzaron siem¬
ACADEMIA libre DE MEDICINA pre por marchar a la vanguardia de to¬
DE LIMA— ('Hist.)—Después de ocho dos los demás. — Así fué como, ape¬
meses de activos trabajos preparatorios se nas consumadas las reformas de la en¬
realizó la inauguración de esta academia señanza médica iniciadas en 1843 y re¬
en Lima el día 29 de Julio de 1885. El cogidos sus primeros frutos, se estable¬
acta de la sesión inaugural está conoebi- ció en 1856 la Sociedad de Medicina,
dida en los siguientes términos: “Acade¬ agrupación de los más ilustrados miem¬
mia Libre de Medicina de Lima—^Sesión , bros del profesorado médico y farmacéu-

14)
tico que se congregaron para cooperar de las mismas enfermedades y a algunas
conjuntamente al adelanto de la Ciencia epidemias como las que reinaron en Li¬
Médioa, al mejoramiento de su práctica ma en 1818, en Huaura en 1821 y al¬
y a la observancia de 'los preceptos que gún tiempo después en esta misma ca¬
constituyen la moral en el ejercicio de la pital, al ingreso de las tropas libertado
profesión_“V/erdad en la ciencia; mo¬ ras; pero todos estos trabajos, fruto de
ralidad en el arte”, esta fué su divisa— una iniciativa individual, no secundados
Dos generaciones médicas a las que se ni confirmados por ulteriores estudios,
incorporaron hábiles jóvenes europeos y apenas habían desbrozado el terreno que
amiericanos, que hicieron los más prove¬ la Sociedad de Medicina de 1856 se pro¬
chosos estudios en la Escuela de París, ponía secundar.— El progreso de la Me¬
se citaron allí para traer el contingente dicina y de las ciencias accesorias de
de su trabajo, de su talento y de sus lu¬ esa época ya había aumentado las (exi¬
ces, al estudio y riesolución de todas las gencias de los espíritus consagrados al
principales cuestiones de la ciencia mé¬ estudio y adelanto y es allí por que
dica que han surgido desde entonces.— Bravo señalaba a los que empren¬
Sin desailentarse ante la magnitud y ex- dían tan ardua tarea bajo su dirección,
tensióíi del campo trazado a su acti¬ todos los objetos o miras a que debían
vidad, sin calcular lo arduo y difí¬ dirigir sus esfuerzos.—La topografía, lias
cil de la Labor y sin medir ta!l vez sus* constituciones médicas, las endemias y
fuerzas se lanzaron a tan penosa obra, epidemias, la higiene pública, la 'Histo¬
de la que la ciencia y el país no han ria Natural y la estadística médica, la
dejado de recojer algunos frutos.—Vas¬ forma y marcha especial de las enfer¬
to era, en efecto, el programa que núes, medades comunes, eran los objetos de¬
tro nunca olvidado maestro y colega el terminados a las diferentes secciones en
primer presidente de la Sociedad de Me¬ que, obedeciendo a la ley de la división
dicina, doctor don José J. Bra_ del trabajo, se distribuyó el personal de
V o, formuló en su elocuente discurso la Sociedad_Los entusiastas obreros
de inauguración, como el ideal más bien dieron inmediatamente principio a su
que como verdadero límite de nuestras faena, y las recientes epidemias de fie¬
aspiraciones.— “Los anales de da Me¬ bre amarilla, la sobreviniente de difteria,
dicina están todavía por escribirse, de¬ nueva entre nosotros y otras varias en¬
cía, porque nuestro antepasados nada fermedades, fueron citadas ante su tri¬
nos han legado que pueda servirnos de buna para discutir todos los puntos más
punto de partida en la carrera que te¬ interesantes de su historia.— No fueron
nemos que emprender’’.— No era esto estériles esos trabajos: alguna, luz nos
de todo punto exacto_U n á n u e, han legado, que hoy guiarán las inves¬
en un libro sobre el “Clima de Lima” tigaciones que debemos continuar para
que el sabio H u m b o 1 d t juzgó en cstiablecer, de una vez, el verdadero ori¬
los más favorables términos, echó los ci- gen de esas plagas que se hacen cada
mientos de nuestra topografía médioa, día más frecuentes, y los medios más efi¬
señalando muchas particularidades inte¬ caces para combatirlas y prevenirlas.._
resantes en el estudio de las enfermeda¬ Aunque la ausencia y la muerte, por una
des reinanties en el Perú. D á v a 1 o s, parte; las preocupaciones y las lexlgen-
al recibir la borla doctoral en la más cé cias de la política, por otra, habían dis¬
lebre entonces de las Escuelas Médicas, minuido el número de los miembros de
la de Montpellier, había trazado tam. aquella institución, que no se pudieron
bien, con mano diestra., e'I curso de las reemplazar, ella continuó, sin embargo,
enfermedades que se padecen en Lima su Lenta labor hasta que la última gue¬
y su tratamiento, mereciendo su obra los rra extranjera de cinco años, viniendo
elogios de la prensa científica europea. a herir de muerte todo nuestro progreso,
—Los doctores Gabriel More¬ obligó también a la SocLedad de Medici¬
no, Paredes, Villalobos, na a un indefinido receso_Esa gue¬
P e z et y V a 1, d é s, consagna- rra, con escándalo de la justicia, de la
ron también notables trabajos al estudio moral y de la civilización, confiscó núes-

(15
ira Biblioteca, vació nuestro Museo y nuestra población por una desfavorable
arrebató a todas las Escuelas Univer¬ y creciente desproporción entre los naci¬
sitarias y /establecimientos de instruc¬ mientos y las defunciones por los recien¬
ción su material de enseñanza. Priva¬ tes progresos mayores también cada día
do del suyo el profesorado médico, no se día la tuberculosis pulmonar, por las e_
cesanimó por eso y continuó suminis¬ pidemias de fiebre amarilla que se repi¬
trando siquiera la enseñanza indispensa¬ ten ya con la mayor frecuencia y por
ble a la formación de dos que deben sa¬ los estragos que causa ©1 alcoholismo, ha
tisfacer nuestras más premiosas nece¬ encomendado a comisiones especiales el
sidades sanitarias.— Llegada la hora de estudio de todas las cuestiones que se
la reconstrucción, lo más ilustrado del refieren a las causas, modo de propaga¬
cuerpo médico comprendió su deber de ción y preservación* de tan mortíferas
reparar aquella ruina., au'Uientada todavía dolencias_A estos fines obedece la
por los inesperados acontecimientos, y creación de las comisiones de Epidemias,
satisfaciendo esa exigencia dio honor na¬ Higiene de la Infancia, Profilaxia de la
cional, de conservar el crédito adqui¬ Tuberculosis y Alcoholismo, que ya tie¬
rido por nuestros trabajos en el ade¬ nen adelantíados algunos trabajos. —
lanto y la enseñanza de la ciencia mé¬ Diiiscubiertas, con aplauso del mundo mé¬
dica, concibió y puso en práctica la. fun¬ dico, nuevas y muy importantes cualida¬
dación de esta Academia, cuyo origen des en el alcaloide de la coca, nos- hemos
y formación le dan el carácter de insti¬ consagrado a estudiar la manera de pro¬
tución privada o libre que ha asumido ducir con más facilidad y a menor cos¬
míe la Ley. Llena de fe en sus des¬ to la cocaína y cómo obtenerla en los
tinos y con la conciencia de su resolu¬ mismos lugares de producción de ese ve¬
ción para emplear todos sus esfuerzos getal, a fin de disminuir los gastos de
realizados, ha necesitado 8 meses de lós transporte y abrir sendas más fáciles y
más perseverantes trabajos para prepa.- productivas a nuestra agricultura y comer
tar sus elementos morales y materiales cic en dicho artículo_En = ^-te pro¬
de estudio, y para completar su debida grama no hemos olvidado tampoco la
ürga.nización_Acomodándose esta úií- necesidad de nuestro ejército, procuran¬
tima'a las necesidades científicas del do aprovechar las lecciones que nos ha
día, ha distribuido también su labor en dejado la última guerra, a fin de asegu¬
ó secciones, que comprenden todos los rar la salud del soldado, demento prin¬
ramos de las ciencias médicas-Ins¬ cipal del triunfo y de disminuir los es_
titución esercia.lmente académica, es de¬ trs.gos de la guerra por una buena orga¬
cir de progreso y de estudio, no ha que¬ nización de Sanidad Militar que tiene
rido olvidar, sin embargo, el auxilio que encomendado el estudio y presentación
el estado de nuestra institución exige de de los proyectos más convenientes para
tedas ellas en favor de la enseñanza. la organización de ese servicio. _Lu-
Por lo que, además de los concursos, chando’ con todo género dsf dificultades
medio de fomentar el adelanto, ha esta- para la instalación de nuestros servicios,
bíecido las conferencias, abriendo ade¬ es'á todavía en viaje de Europa una gran
más ias puertas de sus bibliotecas en parte de su material que iremos comple¬
vías de formación, a los alumnos de la tando como lo permitan los recursos de
Universidad.— Desde que inició sus que podamos disponer. —Auxilios es¬
tareas, al mismo tiempo que discutía su pontáneos y generosos, respuestas favo¬
reglamento, formaba el personal de sus rables al llamamiento que hemos hecho
secciones y de sus correspondientes, al país en protección de nuestra institu¬
formulaba y sancionaba como programa ción, nos han hecho comprender la bené¬
definitivo de sus trabajos, un conjunto vola acogiida que le hemos merecido, o-
de proposiciones en toda.s las cuales se bligando nuestra gratitud y siendo un
encuentran comprendidas las cuestiones estímulo poderoso para multiplicar nues¬
de más interés científico para nosotros y tros esfuerzos . —Tales disposiciones
de más importante y urgente utilidad pa¬ dcl espíritu son un feliz signo del res¬
ra el país .—Amenazado el porvenir de tablecimiento moral y social y de que

16}
'los míales que aquejan nuestra existen¬ —Fué aprobada unánimemente y sin dis-,
cia no tienen el carácter de desesperan¬ cusión. —El doctor U 1 1 o a presen¬
te incurabilidad que nuestro fatalismo, tó a la u4cademia el ejemplar de la obra
fruto de una larga serie de desastres y del Miembro Correspondiierite en Rí»
desengaños, hasta se complace en atri. de Janeiro Dr. D. Domingo
huirlas_La Medáciina que ha prolon¬ F r e i r e, con el nombre de “Eípc-
gado, en algunos años la vida media del trina Microbiana” de la fiebre amarilla
hombre, tiene en mira también asegurar y sus inoculaciones preventivas. —^A1
la existenciia de las naciones, y el Perú hacer esta presentación llamó la atención
posee demasiados elementos de riqueza, de la Academia sobre la importancia del
bienestar y progreso, para que al poner asunto, que, además de su interés cien¬
en ellos sus hijos la mano del trabajo tífico, tenía, el de dejar casi demostrada
y de la reforma, no desarrolle su admi- la existencia de un medio de preserva¬
rabile fecundidad y haga brotar torreutes ción contra un mal que cada día se va
de vida de las cenizas y de las ruinas haciendo más frecuente en el Perú, con¬
que han amontonado medio siglo de ho¬ cluyendo por proponer se diesen al doc¬
rrores y de las más funestas enagena- tor F r e i r e las gracias por la re-
ciones políticas. —En esa. obra común misióíi de su libro y pasas© éste a la
de patriotismo, la Academia Libre de comisión de Epidemias, para abrir dic¬
Medicina ha ocupado ya su lugar, y cᬠtamen. —Votada la. indicación, se a-
beme la satisfacción de declarar inaugu¬ probó por unanimidad. —E'l Presiden¬
rada su grandiosa y benéfica tarea.— te concedió finalmente la palabra al Se¬
Señores: queda instalada la Academia cretario Perpétuo, quien leyó el Elogio
Libre de Medicina” . —Se dió lectura, del antiguo Decano de la. Facultad de
inmediatamente después, a una proposi¬ Medicina de Lima y Presidente de la
ción de la comisión de Concurso, pro¬ Sociedad del mismo nombre Dr, D.
poniendo como tema de concurso y ©1 IMiguel Evaristo de los
premio de una medalla, de oro a la me¬ R í o s.—Con lo que terminó la sesión”
jor memoria sobre Etiología y Anatomía _Los siguientes directorios tuvieron a
Patológica de la Verruga. —Puesta en su cargo las importante labores de esta
discusión, la apoyó el doctor M a c e d o, primera institución académica médica en
manifestando los puntos obscuros que el Perú: _Año de 1885: Presidente,
existen todavía en la historia de dicha Dr. M a n -ui e ,1 O d r i o z o 1 a;
enfermedad. —El doctor U 1 1 o a, Vice Presidente, Dr. Mariano
confirmando lo dicho anteriormente por M acedo; Secretario Perpetuo, Dr,
el Dr. M a. c e d o, agregó que la ve¬ José G. U 1 l o a; Secretarios a.
rruga era ya objeto de atención y estudio nuales, DD. Manuel C. Ba¬
de algunas notabilidades médicas de Eu¬ rrios y Antonio Pérez
ropa, quienes habían solicitado datos y Roca; Miembros de la Junta Direc¬
la remisión de piezas anatómicas relati¬ tiva, DD.Leonardo V i 1 1 a t y
vas a esa enfermeda.d para su respectivo B e I i s a r i o Sosa; Tesorero, Dr.
examen micrográfico. En tales circuns¬ Migue! F . G o 1 u n g a. — Año
tancias—dijo—era un deber para la A- de 1886: Presidente, Dr. José Ma¬
cademia. adelantarse a estos deseos so¬ riano M a c e d o ; Vice Presidente,
metiendo al estudio siquiera los dos pun¬ Dr. L e o n a r d o Villar; Sie-
tos propi'jestos por la Comisión de Con¬ cretario Perpetuo, Dr. José G.
cursos. —Cerrado el debate y puesta U 1 1 o a; Secreta.rios anuales, DD.
al voto la proposición, fué aprobada por Manuel G. Barrios y An¬
una.nimidad. —Se leyó, en seguida, una tonio Pérez Roca; Miembros
proposición de la Junta Directiva de la de la Junta Directiva, DD. Manuel
Academia, proponiendo un voto de gra¬ Odriozoila y Be lis.a rio So
cias en favor de las personas que en me¬ s a; Tesorero, Dr. Miguel F.
nor escala, la han favorecido con sus ero¬ G o 1 u n g a. —u\ño de 1887: Presi¬
gaciones y disponiendo la publicación de dente, Dr. Leonardo Villar;
sus nombrs's en ei “Boletín” respectivo. Vicepresidente, Dr. Manuel O -

(IT
d r i o z o 1 a; Secretario Perpetuo, Dr. chara; estudios deil agua potable de LL
José G. Uliloa; S'ecretarios a. ma; preparación del Gongreso Sanitario
nuales: DD. Juan G. Gasti- S'iad Americano reunido en Lima el año
lio y Manuel' R. Arto la; de 1888; proyectos de reglamentación de
Miembros de ia Junta Directiva, DD. los servicios sanitarios militares.
Gelso Bamba, rén y Jiosé
M. Romero; Tesorero, Dr. Mi¬ ACADEIVIIA NACIONAL DE MEDI.
guel F. Golunga. — Año de CIÑA DE lima _(Hist.) —Los si¬
1888; Presidente, Dr. Gelso B a m. guientes documentos establecen el pas»
b a r é n; Vice Presidente, Dr. José de la Academia Libre de Medicina a la
M. Romero; Secretario Perpetuo, condición de Academia Nacional: 1) —
Dr. José G . U 11 o a; Secreta¬ Ley de declaración de la Academia Na¬
rios anuales, DD. Manuel R. cional: ‘^El Presidente Gonstitucional de
A r t o il a y Juan G. Casti¬ la República—Por cuanto el Gongreso
llo; Tesorero, Dr. M i g u e 1 F. ha dado la ley siguiente: El Gongreso de
la República Peruana: Gonsiderando:
Golunga. — Año de 1889: Presi¬
Que la Academia Libre de Medicina es¬
dente, Dr. José M. Romero;
tablecida en esta Gapital, por la impor¬
Vicepresidente, Dr. B e 1 i s a r i o
tancia de sus trabajos científicos, por los
Sosa; Secretario Perpetuo, Dr. Jo¬
servicios que está llamada a prestar al
sé G . U 1 1 o a; Secretarios anua¬
Eslado como cuerpo consultivo, debe te¬
les, DD. G e r a r do Bravo y
ner carácter oficial: Ha dado la ley si¬
Aníbal Fernández Dávi-
guiente: Art. B: Declárase Academia
í a; Vocales, DD. Armando Vé¬
Nacional la Academia Libre de Medicina
le z y Leonardo V i il 1 r;
de Lima; Art. 2^: La Academia Nacional
Tesorero, Dr. M a n u e 1 G . Ba¬
de Medicina ejercerá las' funciones de
rrios. — El año de 1886 le fué con¬
cuerpo consultivo de los Poderes Públi¬
cedido a la Academia Libre de Medicina
cos en asuntos profesionales; Art. 5?:
el uso de un local inmediato al que ocu->
El carácter de institución oficial que por,
paba, en la Plaza de Sa.nta Ana, la Es¬
esta iley se confiiere a dicha Academia no
cuela de Medicina de Lima y que ocupa,
la priva de su independencia en su orga¬
en a actua-idad, el Cuerpo de Ingenieros
nización y funciones. —^^Gomuníquese al
de Minas. Tuvo la Academia Libre de
Poder Ejecutivo para que disponga lo
Melieina un órgano de publicidad, E 1
necesario a su cumplimiento. — Dada
Monitor Médico, en cuyas pá¬
en lia sala de sesiones dei Gongreso, en
ginas se halla la prueba más fehaciente
Lima., a 16 de Octubre de 1888. — M.
de la importante la.bor llevada a cabo por
G a n d a m o. Presidente del Senado.
ía institución. El 8 de setiembre de
—IM a n u e 1 María del Valle,
" 889 se extinguió la Academia Libre de Presidente de la Gámara de Diputados.
Medicina de Lima; sólo que, a diferencia —J osé V. Arias, Secretari'o
de otras instituciones científicas estable¬ del Senado_Teodomiro A.
cidas en el Perú esa extinción era indis¬ G a d e a. Diputado Secretario. —Por
pensable para dar nacimiento a otra ins¬ tanto: Mando se imprima, publique, cir¬
titución: Ja Academia Nacional de Medi¬ cule y se le dé el debido cumplimieuto.
cina de Lima. Entre los merecimientos Dado en ila Gasa de Gobierno, en Lima,
de la Academia Libre de Medicina de Li¬ a los dos días del mes de noviembre de
ma es deber de justicia consignar los si- 1888. —Andrés A. Gáceres_
guiente.s: Estudios sobre da cocaína; so¬ Adolfo Vi 1 1 a g a r c í a’’— 2)
bre ’a fiebre amarilla, sobre profilaxia y —Objeto de la Academia Nacional de
asistencia de la viruela; proyectos de re¬ I'hedicina: “La Academia Nacional de
glamentación sanitaria; de reforma de Miidicina tiene por objeto: B: absolver,
la enseñanza médica en el Perú; proyec¬ como Guerpo Gonsultivo del Estado, las
to de ley de vacunación obligatoria; pro_ consurtas que tengan a bien hacerle los
fi-.axia del cólera asiático; proyectos de Poderes Públicos y sus dependencias, así
represión del alcoholismo; estudio de como las Sociedades de Beneficencia;
las propiedades terapéuticas de la melco- 29; contribuir al progreso de las ciencias

18)
médicas por medio de debates, conferen¬ que habían decidido al Gobierno a con¬
cias, congresos, concursos y otra clase de ferir a la. Academia Libre de Medicina
estudios; 3°.: fomentar y proteger los eil carácter de instituciión oficial le indicó
derechos e intereses profesionales; 4°: la seguridad que abrigaba e'l gobierno
examinar los remedios nuevos y secretos, de que la nueva institución sabría corres¬
las aguas minerailes naturales y artifi¬ ponder ampliamente a las espectativas
ciales, etc. que le sean sometidas por que su organización había inspirado a
e'l Gobierno o a petición de particulares la adminiistración pública. | El Presiden¬
y también por propia iniciativa” (“Esta¬ te de la Aca.demiia, Dr. José M.
tutos de la Academia Nacional de Medi¬ Romero respondió al señor Minis,

Acadiímia Nacional de Medicina de Lima.—Fachada del edificio

•ciña de Limia”, en “Boletín de la Aca¬ tro enunciando, a grandes rasgos, el pro-


demia Nacional de IMedicina de Lima,” gram.a que debía realizar la naciente ins¬
año de 1897)_ El 8 de setiembre de titución. —El Secretario Perpetuo, Dr.
1889 d.ió comienzo a sus labores la Aca¬ J o sé Casimiro U 1 1 o a, di|ó
demia Nacional de Medicina. La inaugu¬ leclura a un importante discurso en el
ración tuvo ilugar en una sesión solemne cua.'', hizo la reseña histórica de los pro¬
a la cual asistió el Ministro de Instruc¬ gresos alcanzados por la Medicina en el
ción y en la cual estuvieron representadas Perú_La Academia Nacional de Me¬
la l^niversidad y otras instituciones ofi- dicina ha sido dirigida por el personal
«ciales. El Sr. Ministro e'ípuso los motivos que se indica a continuación: —Año de

(19
1890: Presidente, Dr. José M. Celso Bambarén; Vice Pre¬
R o m e r o; Viee Presidente, Dr. B e_ sidente, Dr . Leonardo V i 1 1 a fr
1 i s a r i p Sosa; Secretario Perpe¬ Secretario Perpetuo, Dr. Manuel
tuo, Dr. José G. U 1 1 o a; Se¬ G. Barrios; Secretarios anuales,
cretarios anuales, 'DD. Gerardo DD. Alfredo I. León y E-
Brayo y Aníbal Fernán¬ V a r i s t o M. G h á v e z; Biblio¬
dez P á V i 1 a; Tesorero, Dr. tecario, Dr. Antonio Pérez
Manuel C. Barrios; Biblio¬ Roca; Tesorero, Dr. Leónidas
tecario, Dr. Antonio Pérez Avendaño; Vocales de la Junt'a
Roca; Vocales: doctores Ramón Directiva, DD. Armando Vé¬
Morales y Ricardo L. Fió- lez y Julio Becerra. —Año
re z. — Año 1891: Presidente, Dr. de 1896: Presidente, Dr. Leonar¬
B e i i s a r i o Sosa; Vioe Presi^ do Villar; Vice Presidente, Dr.
dente, Dr. Leonardo Villar; Beliisario Sosa; Secretario
Vocales, DD .Armando Vélez Perpetuo, Dr. Manuel \. M u -
y Ricardo L. F 1 ó r ez; T e- ñ i z; Secretarios anuales, D ). E v a
sorero, Dr. Manuel G. Ba¬ risto M. Ghávez y Enri¬
rrios; Secretario Perpetuo, Dr. J o- que Arias Soto; Tesorero,
s é G. ü iliíl o a; Secretarios anuales: Dr. Aníbal Fernández Dá-
DD. Manuel A. Muñiz y V i 1 ac, Biblotecario, Dr. Antonio
A ni bal Fernández Dávi- Pérez Roca; Vocales, DD.
1 a.. — Año de 1892: Presidente, Dr. Ramón Morales y Raf a‘e l
L e o n a r do Villar; Vice Pre¬ Benavides. — Año de 1897:
sidente, Dr. Armando Vélez; Presidentei, Dr . B e 1 ii s a r i o S :0 -
Secretarios anuales: Drs. Manuel s a; Vice Presidente, Dr. Arman¬
A. Muñiz yErnesto Odrio- do Vélez; Secretario Perpetuo,
z o I a; Tesorero, Dr. M a n u e 1 G. Dr. Manuel A. Muñiz; Se¬
Barrios; Bibliotecario, Dr. An¬ cretarios anuales, DD. E n r i q u o
tonio Pérez Roca; Vocales. Arias Soto; y Evaristo
DD. Rafael Benavides y M. Ghávez; Tesorero, Dr. E -
Julio Becerra_Año de 1893: duardo Sánchez Concha;
Presidente, Dr. Armando Vé¬ Director del ‘‘Observatorio Unanue”,
lez; Vice Presidente, Dr. Rafael Dr. Manuel R. Artola; Bi-
Benavides; Secretario Perpetuo tu'otecario, Dr. Antonio Pé¬
Dr. B e 1 i s a r i o Sosa; Secre¬ rez Roca; Vocales, DD. Julio
tarios anuales, DD. Ernesto O- Becerra y 'Ricardo L.
d r i o z o 1 a y David M a ti t o; F 1 ó r ez.— Año de 1898: Presiden¬
Vocales: doctores Ramón Mora¬ te, Dr. Armando Vélez; Vi-
les y Manuel G. Barrios; ce Presidente, Dr Leonardo V i-
Tesorero, Dr. Leónidas A- 1 1 a r; Secretarios anuales, DD. E n-
V e n d a ñ o; Bibliotecario, Dr. An¬ rique Arias Soto y Eva¬
tonio Pérez Roca. -^Año de risto M . Ghávez; Vocales, DD,
1894: Presidente, Dr. Rafael Be¬ Julio Becerra y R i c ai r d o
navides; Vice Presidíente, Dr. L. E 1 ó r e z; Bibliotecario, Dr..
G e1 s o B a m b a r é n; Secretai|o Antonio Pérez Roca; Teso¬
Perpetuo, Dr. Manuel G. Ba¬ rero, Dr. Eduardo Sánchez
rrios; Secretarios anuales, DD. D a.- Concha. _Año de- 1899: Presiden¬
vid Matto y yAlfredo I. te, Dr. Leonardo Villar;
León; Tesorero, Dr. Leóni¬ Vice Presidente, Dr. Rafael Be¬
das A V e n d Ci ñ o; Vocales de la navides; Secretarios anuales, DD..
Junta Directiva, DD. Juan G. Leónidas Avendaño y Da¬
G a s t i 1 1 o y Francisco Al¬ vid M a t t o; Bibliotecario, Dr.
menara Butler; Biblioteca¬ Antonio Pérez Roca.; Teso¬
rio, Dr. Antonio Pérez Ro- rero, Dr. Eduardo Sánchez
c a. — Año de 1895: Presidente, Dr. Gonch a. — Año de 1900: Presiden-

20)
te, Dr. Rafael B e n a v i d e s; g a; Tesorero, Dr. Eduardo
Vjce Presidiente, Dr. Francisco Sánchez Concha; Biblioteca¬
Almenara Butler; Becreta- rio, Dr. Daniel E. Lavore.
rios anuales, DD. Leónidas A_ r í a; Vocales, DD. Manuel A.
vendado y Davúd Matto; Vielásquez y Antonio Pé¬
Tesorero, Dr. Eduardo Sán¬ rez Roca.-^ Año de 1904: Presi¬
chez Gonch a_Año de 1901 : dente Dr. Enrique Arias
Presidente Dr. Francisco Al¬ Soto; Vice Presidente, Dr. Anto¬
menara Butler; Vice Presidente, nio Pérez Roca; Secretarios
Dr. Julio Becerra; Secreta¬ anuales, DD. P a b il o S. M i m-
rios anuales, DD. Evaristo bela y Francisco B. A-
I\I. Chávez y Enrique A- g 'U a y o; Bibliotecario, Dr. Da¬
r i a s) Soto; Vocailes, DD. David niel E. L a V o r e r í a; Vocales,
Matto y Constantino Car¬ DD .Manuel A. Velásquez
vallo; Tesorero, Dr. Eduardo y Aníbal Fernández Dá-
Sánchez Concha; Bibliioteca- V i 1 a; Tesorero, Dr. Eduardo
rio, Dr. Samuel García; Sánchez Gonch a.—Años de
Inspector del Observatorio, Dr. M a_ 1905 a 1910: Presidente, Enrique
n u e 1 R. A r t o 1 a.— Año de Arias Soto; Vice Presidente,
Dr. Antonio Pérez Roca;
Vice Presidente, Dr. David Ma¬
tto; iSecretario Perpetuo, Dr. L e o-
nidas Avendaño; Secretarios
anuales, DD. Pablo S. Mimbe-
1 a, Francisco B. Aguayo,
Wenceslao M a y o r g a; Te¬
sorero, Dr. Eduardo Sán¬
chez Concha; Inspectores del
Observatorio DD. Manuel R. A r-
tola Julián Arce; Bibldoteca-
rios, DD, Daniel Lavorería y
Wenceslao Mayorga; Vo¬
cales, DD. Aníbal Fernán¬
Academia de Medicina de Lima.—Escudo dez D á V i 1 a y Manuel A»
DE EA institución Velásquez_Año de 1911; Pre¬
sidente, Dr. Ernesto Odriozo-
1902: Presidente, Dr. Juan G a n- 1 a; Vice Presidente, Dr. Gerardo
c i o Castillo; YicepresidenJteí B r a V o; Secretario Perpetuo Dr.
Dr. Ernesto O d r i o z o Ta; Se¬ Leónidas Avendaño; Se¬
cretarios anuales, DD. Manuel cretarios anuailes, DD. Daniel E,
A. V e1á 9 q u e z y Eduardo Lavorería y .Carlos A.^
Bello; Vocales, DD. Néstor García; Tesorero D. Guiller¬
J. Gorpancho y David mo O 1 a n o; Ispector del Observa¬
M a t t o;' Tesorero, Dr. Eduar¬ torio, Dr. Federico Remy;
do Sánchez Concha; Biblio¬ Bibliotecario, Dr. Eduardo Be¬
tecario, Dr. Daniel E. Lavo- llo; Vocales, DD. David Mat¬
re r í a; Inspector dal Observatorio, to y Manuel A. V e 1 á s-
Dr. Manuel R. A r t o 1 a_ q u e z.— Año de 1912: Presidente, Dr,
Año de 1903: Presidente, Dr. E r Ernesto Odriozola; Vice
nesto Odriozola Vice Presidente, Dr. Ricardo L.
Presidente, Dr. Enrique Arias F 1 ó r e z; Tesorero Dr, Eduar¬
Soto; Secretario Perpetuo, Dr. do Bello; Secretario Perpetuo,
Leónidas A v e n d a ñ o; Se.' Dr. Leónidas Avendaño;
cretarios anuales, DD. Julián Secretarios anuales, DD . Enrique
.V r c e y Wenceslao Mayor- León García e Hipólito

(21
-L a r r a b u r e; Bibliotecario, Dr. F 1 ó r e z, Maximiliano Gon¬
R ó mulo Eyzaguirre; Voca_ zález Olaechea, Qswaldo
les, DD. Julián Arce y Es¬ H e r c e 1 íl e s, Hi p ó 1 i t o L a-
tanislao Pardo Figueroa. r r a b u r e, D a n i e .1 E. L a v Gv..
_lAño de 1913: Presidente, Dr. R i_ r e r í a, W e n c e s 1 a oi Mayor-
cardo L. F 1 ó r e z; Vicie Presi¬ g a. Garlos M o n g e, Felipe
dente, Dr. Estanislao Pardo M e r k e 1, Rodolfo N c u h a u s,
Figueroa; Secretaifio P.erpétuo, Enrique Febres Odriozo-
Dr. Leónidas A v e n d a ñ o; 1 a-, Estanislao Pardo Fi_
Secretarios anuales, DD. Hipólito ■güero a. Garlos Enrique
Larrabure y Enrique Paz Soldán, Fortunato
León García; Tesorero, Dr. Q u e s a d a, R a u d R e b a g 1 i a-
Eduardo Bello; Vocales, DD. t t i, Federico R e m y, Ra¬
Julián Arce y DanielE. món Ribeyro, Wenceslao
L a V o r e r í a.— Año de 1914 a S a 1 a z a r, Manuel A. V a-
1918: la misma junta directiva anterior. 1 á s q u e z, H e r m i 1 i o V a 1 d
.—Año de 1919: Presidente, Dr. Es¬ z á n.— En el “Monitor Médico” de Li-
tanislao Pardo Figueroa; má, en “La Grónica Médica” de Lima,
Vive Presidente, Dr. Ernesto 0_ queda constancia de la labor meritísi-
d r i o z o 1 a; Secretarios anuales, ma llevada a cabo por esta institución
DD. G a r1 o s E. Paz Soldán que cuenta entre otros merecimientos,
y Aníbal Gorvetto; Biblio¬ la valiosa ilustración de los Poderes
tecario, Dr. Rómulo Eyzagui- Públicos respecto a profilaxia de la pes¬
r r e; Vocales, DD. W enees la o te bubónica, de la meningitis cerebro es¬
Sal azar y Juvenal Dene¬ pinal epidémica; la organización y el
grí; Tesorero, Dr. Eduardo éxito del Gongreso Médico realizado en
Bell o.— Año de 1920 : la misma jun¬ Liim.a el año de 1913.
ta directiva anterior.— Año de 1921:
Presidente, Dr. Estanislao _ Peña de — (Mat.
Pardo Figueroa; Vice Pre¬ Med.)_ Ver la palabra: “Piedras me¬
sidente, Dr. J u 1 i á n Arce; Se¬ dicinales” . .
cretarios anuales, DD. Hipólito —Termas de — (Hidrol.)
Larrabure y Enrique León _ El balneario de Acaya está sitúa.
García; Tesorero, Dr. Eduardo do a 12 kilómetros de distancia de la
Bello; Bibliotecario, Dr. R ó m u_ ciudad de Jauja y unido a ésta por me¬
lo Eyzaguirre; Vocal, Dr. dio del ferrocarril central del Perú.
O s w a 1 d o H e r c e 1 1 e s_Los Balneario explotado por las comunida.
miembros de la Academia Nacional de des indígenas de Acaya, se halla er A-
Medicina, actualmente (1921) son los tuación topográfica a. la cual debe el
siguientes Ju 1 i á n A r c e, E n- clima suave de que disfrutan sus mo¬
Tique Arias Soto, Leóni¬ radores. La estación oportuna para e.
das A V e n d a ñ o, Francis¬ fectuar la cura es aquella compren¬
co Almenara B u t 1 e r, E- dida entre los meses de abril y de di¬
d u a r d o Bello,, Gerardo ciembre, señalándose como término
Bravo, Garlos Bambarén, medio de duración de <la cura un período
J. T e o b a 1 d o G a n c i n o, A- de treinta días. Las piscinas aprove¬
níbal' Gorvetto, Evaristo chadas generalmente son dos, aun
M. Ghávez, Honorio F. cuando hay una multitud de afloracio¬
Delgado, Juvenal D ¡e n e-i nes. El débito es de 368’40 litros por
g r i, R ó m u íl o Eyzaguirre, minuto, en el pozo grande. Las aguas
A n í bal Fernández Dávi- de Acaya están indicadas en los siguien¬
la, Francisco Graña, En^ tes casos: artritismo, litiasis biliar, re¬
fique León García, Gar¬ nal e intestinal diabetes, dispepsias
los Alberto García, Sa¬ gástricas, constipación, enterocolitis
muel García, Ricardo L. mucomembranosa, intoxicación mercu-

22)
ría!, sífilis y algunas dermatosis. Es¬ ley, Decreta: B — Se considerará co¬
tán contraindicadas en fos siguientes mo incapacidad absoluta y permanente
casos en la arterioesclerosis, en las la que sobrevenga a consecuencia de
caquexias, en las lesiones cardiacas no las siguientes lesiones; a) _ La
compensadas; en la calculosis cuando eí pérdida total o en sus partes esencia¬
tamaño de los cálculos es muy conside¬ les de los dos miembros superiores o
rable; en las nefritis avanzadas, etc, de los dos inferiores. Para los efec¬
(Cesar Am.aya: ‘‘Contribución tos de esta disposición son partes esen¬
al estudio clínico de las termas de A- ciales las extremidades o partes deíl
caya'’, tesis del bachillerato en Medi¬ cuerpo numano. Jas manos o los pies,
cina, extractada en “Crónica Médica”, respectivamente, b) .— La lesión per¬
Lima, 1916, p. 229) . sistente del aparato locomotor que de¬
AGAYÜSA — (Bol. ) — Este vege¬ termine la impotencia funcional absolu¬
tal, empleado en el departamento de ta de los miembros, equiparables a la
Loreto para combatir la acción narcó¬ mutilación de las extremidades a. lo que
tica de ciertos simples y para combatir se refiere el artículo anterior; c ) _
los dolores de estómago y otras enfer- La pérdida de la visión con o sin des¬
emdades, está considerado por V a L trucción del globo ocular, sea que la le¬
d. i z á n y M a 1 d o n a d o (La sión radique en los dos ojos o en uno
Medicina Popular Peruana, II, 389 ) solo, en el caso de que el otro haya si¬
en el número de aquellas plantas em¬ do inutilizado antes del accidente; d)
pleadas por la Medicina Popular,, no i- La locura incurable; e) _ Las lesio¬
dentificadas botánicamente. nes irremediables de los centros nervio¬
sos (encéfalo y médula), de los apara¬
ACGAG — (F. 1.) — Con este nom¬ tos respiratorio o circulatorio,, causa¬
bre keshria y con el sinónimo keshua das por la acción mecánica de la.s má-
de a s u a c llamaron los prim(itivos ouinas o elementos industriales; 2<? —
peruanos a los adivinos que predecían Será considerada como incapacidad
los sucesos por la inspección de la be¬ parcial y permanente la que se deba a
bida favorita de los indios, la chicha. las siguientes lesiones; a) — La pér¬
(L c r e n t e: “Historia de la Civi¬ dida total o de sus partes esenciales de
lización Peruana en “Revista Peruana”, un miembro superior y otro inferior
Lima, tomo III, p. 173) . siempre que los aparatos protectores
ACOArJA — (Bot.) — Este vege¬ puedan permitir, aunque sea en parte,
tal empleado como pectoral y como a. el restablecimiento de las funciones del
ma.rgo en el departamento de Puno, es¬ miembro inferior. Gomo para el caso
ander’or. son partes esenciales de las
tá considerado por V a 1 d i z á n y
IM a 1 d o n a d o en el númerc de extremidades del cuerpo humano, la ma¬
aquellas plantas empleadas por ¡la Me¬ no y el pié, respectivamente; b) —La
pérdida del miembro superior derecho
dicina Popular, no 'identificadas botáni¬
camente (La Medicina Popular Pe¬ o de sus partes esenciales, que son las
ruana, II, 389 ) . mano y los dedos, total o pardialmente,
aunque se conserve el pulgar o falte u-
ACÜIDEí^JTES DEL TRABAJO _ nicamente^este dedo; c )_La pérdida
(Legislac.) — Inseríamos el texto de del miembro superior izquierdo o de sus
la legislación relatiiva a los grados üe r.artes esencbales oue para este caso son
incapacidad y al arancel médico de los la mano o el conjunto de los dedos; d)
accidentes del trabajo: 1) — Gra¬ —L?. nérdida de uno de los miembros
dos de incapacidad: ‘‘El inferioreis en su totalidad o en sus par¬
Presidente de la República, en ejerci¬ tes esenciales; e )—Las afecciones del
cio de (la atribución que le confiere el s’stema nervioso, sean centrales o peri¬
inciso 5 del Art. 94 de la Ley de 20 féricas. capaces de prdocir la impoten¬
de enero de 1911 y con lo informado cia funcional de uno de los miembros
por la comisión nombrada para formular inferiores, equioarable a su aniquila¬
el proyecto de reglamentación de dicha miento total; f)_La sordera, comple-
ta; g)—La pérdida de la visión en un del médico, con o sin curación simple,
ojo, con o sin notable disminuciión de la se pagará igualmente dos soles; 3°.
agudez visua'l del otro; h) — Las her¬ El valor de la visita, de 8 a 12 de la
nias, simples o dobles, en ouialquier si_ noche, será doble en el gabinete del mé¬
íh ded vientre o de La región ínguino dico y triple en el domicilio del enfermo;
crural; 3? —^La incapacidad absoluta y 49_Ei valor de la visita, de 12 de la
temporal será considerada en vista de noche a 6 de la ma.ñana, será cuatro ve¬
la inhabilitación por completo de ila víc- ces mayor de! precio normal en el gabi¬
timia para todo trabajo durante un pla¬ nete de! médico y cinco veces mayor e,n
zo que podrá extenderse hasta tres a_ el domicilió del enfermo; 59.—Gua,ndo
ños; y su graduación se efectuará con después de terminada una visita, e! esta¬
sujeción al certificado médico en que el do del paciente sea de peligro de muerte
facultativo encargado de la asistencia y exija permanencia del médico a su ca¬
declare: a) —si terminada la curación becera, por cada media hora que transcu¬
hay o no incapacidad consecutiva; b) rra se abonará a éste el valor de una
—s/i necesita de obser\'’ación más o me¬ visita; 69. Cuando sea necesario Wiamar
nos prolongada sobre e: cumplimiento en consulta a otro médico, el honorario
de ciertas funciones para expresar jui¬ de éste será cuatro veces mayor del que
cio definitivo, sujeto a la revisión a que corresponde al médico de ca.becera; 79.
se contrae el art. 60 de esta ley; ye)._ _Guando el médico sea llamado fuera
si incapacidad existe puramente fun¬ de la localidad de su residencia habitual,
cional u orgánica, es decir temporal o el valor de su visita será recargado en
permianente. 4? La 'incapacidad par¬ dos soles por cada media hora que em¬
cial o temporal será considerada en plee en ella; 89.—El certificado del mé¬
vista, deil certificado del médico asisten¬ dico tratante en que se exprese el diag¬
te; 59, —El obrero sometido a trata¬ nóstico y pronóstico de la víctima dará
miento médico por efecto de un acciden¬ derecho a tín honorario extraordinario de
te en el trabajo, tiene derecho, no sólo cinco soles; 9°.—Dará derecho al do¬
a que se le sufraguen los gastos que ble honorario la verificación de las si¬
origina su curación sino a percibir, guientes opera,ciones en el curso de la
mientras se encuentra en tal condición, visita: a) —Apertura de abscesos su¬
la renta que señalia el Art. 20 de la ley perficiales; b) _Extracción de dientes
para la incapacidad absoluta, y temporal. con anestesia; c) —Cateterismos; d) —
Dada en la Gasa de Gobierno, en Lima, Suturas simples; e) —uAnestesia local;
a. los dos días del mses de julio de mil ,f) _Extracción de esquirlas; g) —
novecientos trece_V í c t o r Cas¬ Extracción de uñas; h) —Vendajes ex¬
tro Iglesias. —■ Gui¬ ternos; i) —Hemostasia; j) —Cauteri¬
llermo E. BilLinghurs t”_ zaciones profundas ; 1) —Apósitos so¬
2) II Arancel médico en bre regiones externas; m) —Masajes;
la reglamentación de n) —Aplicaciones eléctricas; o) —Ex¬
I ,a ley de a c c i d e n t es del tracción de cuerpos extraños situados ba¬
trabajo: “El Presidente de la Re¬ jo la piel; p) —Tacto vaginal y rectal;
pública, en ejercicio de la atribución que q) —Colocación de aparatos enyesados;
le confiere él inciso 59 delí Art. 94 de la r) —Inyecciones de sueros; s) —San¬
Constitución y en armonía con lo dis¬ grías; 109_Darán derecho a triple ho¬
puesto en los artículos 15 y 18 de la norario los tratamientos siguientes: a) —
ley de 20 de enero de 1911 y con lo in¬ Cada curación de gangrenas, quemadu¬
formado por la comisión designada pa¬ ras, traumatismos muy extensos y cura¬
ra proponer la reglapientación de dicha ciones consecutivas a grandes .operacio¬
ley; Decreta: D_El honorario médico nes; b)—Curaciones intrauterinas; c)
por una visita en el domicillio de un dam¬ _Ligaduras; d) —Exámenes de otos¬
nificado por accidente del trabajo, que copía, laringoscopía, rinoscopia y oftaL
no pueda concurrir a la consulta en el moscopía,; e) —Tratamiento de las rfac¬
gabinete del facultativo, será de dos so¬ turas del cráneo, de las costilla.s, del es¬
les; 29 —Por una visita en el gabinete ternón y del omóplato; ll9_Darán dc-

24)
recho a cuádruple honorario los siguien¬ que corresponde al operador; 17®.—Pa¬
tes tratamientos: a)—Suturas múltiples; ra Jes especialistas regirá la siguiente ta¬
b) —Evacuación de focos purulentos o rifa: a)_Por examen de oculista, cinco
sanguíneos; c) —Tratamiento de la as¬ soles; b) —Por extracción de un cuer¬
fixia; d) _Tratamiento de las quemadu¬ po extraño superficial, diez soles; c) —
ras graves; e) —Lavado de la pleura y Por extraeoiión de un cuerpo extraño de
de la vejiga; f) —Reducción de luxacio¬ la córnea, veinte soles; d) _Por opera¬
nes y de fracturas; g)—Punciones; h) ciones medianas (suturas de la córnea,
-—Anestesia general; 12®.—Darán dere¬ autoplliastía conjuntiva!), operaciones de
cho a quíntuplo honorario los siguientes las vías lacrimales, etc) cuarenta soles;
tratamientos: a) —íHematGcele vaginal; e) —Por operaciones graves (cataratas,
b) — Guretaje uterino; c)— Reducción enucleaciones, cuerpos extraños profun¬
de la fractura del peroné; d) —Ligadu¬ dos) sesenta soles; g)—Por un examen
ra de la radial o cubital, o facial o tém¬ de la nariz, los oídos o la laringe, diez
pora,! o humeral; e) —Tenotomía; f) — soles; f) _-Por cada curación consecu¬
Perinorrafía externa; g) _Trepanación tiva, cinco soles; h) —Por un tapona¬
simple; h)—Reducción de la fractura miento anterior de las fosas nasales, diez
del puño y de los huesos de la cara; 13*?. soles; i) —Por un taponamiento ante¬
—Darán derecho a honorarios siete ve¬ posterior, veinte soles; j) _Por una ex-
ces mayores las siguientes operaciones: tracción die cuerpo extraño, sin operación-,
a) _Uretroíomía; b) —Parto anormal; cincuenta soles; 18®_El médico tra¬
c) —Artroíomía del carpo, metacarpo, tante determinará en cada caso el valor
del codo y del pié; d) —Ligadura de ía de las medicinas, útiles y asistencia que
tibial, de !,a perineal, poplítea, femoral, demanda el tratam.iento del obrero dam_
lingual, carótida., arterias palmarias y nllficado.—‘Dado en la Gasa de Gobier¬
plantares; e) —:Reducción de las frac¬ no, en Lim-a, a los dos días del mes de
turas del fémmr, de la tibiav de iia rodilla, Julio del mili novecientos trece_Y í c-
del pié, de la rótula, de la columna ver¬ t o r G a s t r o I g 1| e si i a s^ M'iL
tebral y de la pelvis; f) —'Amputación niisíro de Fomiento.—G u i I 1 e r m o
del brazo; g) —Ligadura de la axilar y E. B i 1 j1 i n g h u r s f’.
de la subclavia; 149 —Darán derecho a
I honorario diez veces mayor las siguien- ACOIS^ELLE AmERiCO. — Médico.
I íes operaciones: a) —Traqueotomía; b) __ (Biog.)—N. Lima, 1875, de M a¬
_Kelotomía ; c) _Operaciones rena¬ rio y Elisa Gampagnoli.]
les; d)—Reducción de la fractura de los —Bachiller en Giencias Naturales (27
dos huesos de la pierna; e) —lArtroto- de ortubre de 1894) ; su tesis: ‘‘Termo_
fflía del hombro y de la cadera; f) — química”; Doctor en Giencias Naturales
Desarticulación del carpo, metacarpo, pu¬ (6 de setiembre de 1897) ; su tésis: ‘‘El
ño, hombro, codo, pié y Todilla.; g) — acetileno como modo de alumbrado; fa¬
bricación y aplicación. |— Alumno de
Amputación del brazo y de la pierna; h)
Medicina en 1894; Gontenta de Doctor
_Laparatomda; 159_Darán derecho a
en 1899; Bachiller en Medicina en
honorarios once veces mayores las si¬
1899; su tesis: “La. dieta hídrica en la
guientes operaciones: a) —Desarticula¬
enteritis infantil”—Médico en 1900 —
ción de la cadera; b) —Amputación del
Jefe de los Laboratorios Glínicos de la
muslo; c)—Guretaje de los huesos; d)
Facultad en 1903 —Médico jefe de la
Reducción de la fractura de los huesos
Morgue de Lima en 1920. Actualmen¬
del cráneo; e) —Grandes flemones y
te, el doctor A c c i n e 1 1 i realiza
abcesos profundos; f)—Reducción de la
sus estudios de Jurisprudencia en la U-
fractura de las costillas; g) —Reducción
niversidad de Lima. (1921) .
de las fracturas del hombro, codo o ca¬
dera; h) —Operación por la ruptura de Bibliografía:
la uretra; i )—Perinorrafía general; 169 1_Tesis del bachillerato en Glen-
—Los ayudantes que se necesitan en ca- cías Naturales, en “Farmacia Peruana”,
I da operación de cirugía ganarán un hono- Lima, 1894; en “Gaceta Gientífica”,
I rario equivalente a la cuarta parte del Lima, vol. XI.

(25
2 _Tesis del doctorado en Ciencias acre y cáustico, el que se conoce, con el
Naturales, en ‘‘Gaceta Científica”, Li¬ nombre de oxicedro o aceite de
ma, voí. XII. Cade. En otro tilempo se empleaba
3 _Reflexiones sobre un caso de ti¬ este aceite en la veterinaria para curar
foidea, en “Crónica Médica” Lima, las úlceras da los caballos y la sarna de
1899. los carneros; hoy se usa también en la
medicina, en las enfermedades de ia
lACCiniELLI HECTOR — Farma- pie!” (Colunga: Botánica, Lima, 1878,
céutico_(Biog . )—N. Lima, 1884,
II, p. 192) II ‘^Producto pirogenado
de Mario y E I i s a C a m p a g-
n o 1 i .| —^Alumno de Farmacia en obtenido de la combustión de la made¬
1902_Obtuvo el titule profesional e] ra del oxicedro (Junnipe-
rus oxycedrus), especie de
año de 1905. Es director y propietario Conifera más meridional que el enebro
de un establecimiento farmacéutico en común y que vive sobre todo en el me¬
Lima, en el ángulo que forman las cálks diodía de Francia, en España y en O-
de Sacramentos de Santa Ana y Siete riente.|| Es un líquido menos espeso
Jeringas. (1923) .
que el alquitrán de pino, olicioso, obscuro,
ACCINELLI MARBO F. _ Alumno límpido en capa delgada; el olor es fuer¬
(Biog.)—N. Lima 1898, de Ricardo y te, empireumático, casi repugnante, es¬
Crfelina Iraola. | Se inscribió ten la ma¬ pecial; ell sabor es acre y urente. || Más
trícula de Medicina de la Facultad de Li ligero que el agua, casi insoluble en eltla,
ma el año de 1919. | Desde el año de parciajlmente soluble en el alcohol,
1920 desempeña el cargo de Jefe de éter de petróleo, el sulfuro de carbono,
Trabajos Prácticos del curso de Quími¬ las esencias y la aniilina.|| Es un reme¬
ca en la Facultad de Medicina. dio muy antiguo de la medicina veterina¬
ria, que se utiliza sobre todo como pa¬
ACOJA.— (Bot.) — De la familia rasiticida . I La medicina humana lo em¬
de las Cactáceas. Nombre vulgar de la plea en ciertas dermatosis, particular-
E r d i s i a s q u a r’r o s a (Vaupefi) men en el psoriasis, bajo la forma de
B r i t h o u, e t Rose. (Herre¬ glicerado cádico” ( H e r a i 1: Farma-
ra) . cografía, p . 330) .
ACEDERA. —(Bot.)—Ver: “Len¬ ACEITE DE ENEBRO. — (Mat.
gua de vaca”. Med.) — Véase: Aceite de Cade.
ACEDIA. —(F. 1.) —“Acedia—di ACEITE DE MERCURIO. _(Mat.
ce Domínguez (Diccionario, vol. I.)_ Med.) —Un aceite medicinal de este
nombre quie se da a cierto estado de las nombre fué usado con mucha frecuencia
primeras vías en que los enfermos expe¬ por el Dr. Cosme Bueno, a quien debe
rimentan una sensación picante y ardo¬ la Medicina Peruana la introducción de
rosa desde el estómago a la boca, acom¬ muchos medicamentos en Terapéutica.
pañada de eructos ácidos y de cierta a-
critud de las fauces, que a veces excita a ACEITE DE SABINA. _ (Mat.
la tos”. I En este sentido fué ©mplieada Med.)— “El Juniperus Sa¬
por el vulgo y por los prácticos de la bina es otra especie que tiene sus
época colonial de nuestra historia. hojas aplanadas parecidas a las del Ci¬
prés y sus frutosi de un color obscuro ca¬
ACEITE DE CADE-(Mat. Med.) si negro. Esta planta despide un olor
—“Ei Juniperus Oxicedrus fétido y tiene un sabor amargo y desa¬
es una especie que adquiere la talla de gradable; contiene en sus tejidos un a_
un arbusto, cuyos frutos son dos o tres ceite esencial llamado aceite de S a b i-
veces más grandes que los de la especie n a, que le da propiedades emenagogas
precedente (Juniperus communis) y de y también antihel'mínticas, por lo que de¬
un color rojo. Su madera destilada su¬ be emplearse con mucha reserva y a
ministra un aceite empireumático, de dosis pequeñas en los casos en que sea
olor fuerte y desagradable, de un sabor necesario su uso” (C o 1 u n g a: Botáni-

26)
ca, Lima, 1878, II, p. 192) || El aceite de ricón, de huevo de gallina. || También
Sabina o Esencia de Sabina se obtiene emplearon nuestros prácticos de la é-
de las ramas jóvenes y de los frutos del poca colonial los siguientes aceites me¬
Juniperus sabina, arbusto de dicinales: El aceite de almen¬
la familia de las Coniferas “que se en¬ dras dulces fué usado al ex¬
cuentra diseminado en las montañas de terior para combatir muchas afecciones
les Alpes, los Pirineos, en Italia, en Es¬ del aparato respiratorio, inclusive la tu¬
paña, en el Gáucaso.|| La esencia de sa¬ berculosis en sus períodos avanzados,
bina es incolora cuando es fresca, pero creyéndose, como se creía, que, aparte
de ordinario tiene un color amarijilio pᬠde su acción específica sobre el apara¬
lido u obscuro.] Su densidad varía de to resp*iratorio, era un estimulante po¬
0,910 a 0,940; destilada entre 150° y deroso de la nutrición. Este mismo a-
1609; tiene una reacción neutra; un olor ceite fu'é también empleado al interior
fuerte y se disuelve en su voHumen de al¬ pretendiéndose, que aumentaba la se¬
creción seminal y que ejercía una ac¬
cohol de 909 y en todas proporciones en
ción benéfica en el “ardor de orina’’,
el alcoholl absoluto. Está compuesta, so¬
como fué llamada lia uretritis blenorrá-
bre todo de pineno derecho y de cadineno;
gica. Fué empleado también en el tra¬
contiene además, pero en pequeña pro¬
tamiento de los cólicos nefríticos e in-
porción, los éteres de un alcohol no sa¬
turado, el s a b i n o l, que en la tesíflnales, a la dosis de seis onzas, que
esencia está combinado con el ácido acé¬ era generalmente recomendada cuando
tico y otro ácido de un punto de ebullli- se trataba de obtener del medicamento
cién más alto” (H e r a i l: Fármaco. una acción purgante. Por último, es¬
grafía, p. 214) . te aceite fué empleado en instilaciones
en el conducto auditivo externo, en el
ACEITES MEDICIWALES—(Farm) tratamiento de la. sordera. |1 —El
—Entre los aceites medioinales que más aceite de Asplia, del c)ua,í
en boga estuviieron en ]|a Lima colo¬ dice A c o s t a (“Hlstoire Naturelle
nial y cuya relación hemos hallado en et Morale des Indes”, París, 1600)
un “Inventario de la Botica del Co¬ “que los médicos usan para sus emplas¬
legio de San Pablo hecho el año de tos y los pintores para barnizar sus cua¬
1771 en la Ciudad de'Los Reyes” (ma¬ dros”. Este aspic a que alude el pa¬
nuscrito que conservamos original), se dre A c o s t a es la L a v a n d u 1 a
cuentan los siguientes: —Aceite esen¬ s p i c a de L i n n e o, indebVlda-
cial de ajenjo, aceite de adormidera, de mente tradutíidá al castellano con el
agripa, de althea, de aparicio ( a base nombre de aspic_|| El acei¬
de aceite de olivo, hipericón y otras te de Camina, considerado co¬
drogas), de alacranes, de alcaparras, mo gozando de propiedades muy medi-
de alcanfor, de algodón, de aragón, de cinajles ( C a I a n c h a: “Corónica Mo..
arrayán, de azafrán, de azufre, de be- rarizada del Orden de San Agustín en
rengenas, de calabaza, de castor, de ca_ el Perú”, Barcelona, 1639)_ || El
tapucia, de cicuta, de dientes de elefan¬ (Aceite de Mari a, empleado
te, para empeines, de eneldo, de eufor¬ en el masaje uterino, que se realizaba
bio, de víboras, de jabón, esencial de como curación específica de la histeria
Junípero, de ladrillos, de laurel, esen¬ o mal de madre o de Matriz (Ber¬
cial de laurel, de Lentisco, de limón, mejo y R o ll d á n: ‘‘Discurso de
de lirios, de lombrices, de manzanilla, la enfermedad Sarampión, etc.” Lima,
de María, de Mathiolo, de membrillo, 1694) . —11 El aceite de M e-
de mejorana, de nieve, de nueces, de j í a, del cual dice el padre Gala n-
nuez moscada, de palo santo, destila¬ :c h a (Ob. cilt.) : ‘‘El aceite de Mejía
do de palo santo, destilado de pez, de hecho de yerbas ha sido milagro de la
ranas. Rosado, de ruda, esencial de Medicina y ha hecho con él portentosas
ruda, de serpientes (Oleum iSerpento- curas la cirugía”.— || En la relación
rum), desalado de tomillo, violado, de de la botica del Colegio de San Pablo,
yerba, de hormigas, esenciali, de hipe¬ que ya hemos mencionado, figura un

(27
Oleum Serperítorum que tel de acelgas y un puré de acelgas son
tiene, seguramente, no pocas afinida¬ los, preparados más comunes de la Gulina,
des con los aceites de grasa de víbora fia peruana . || “Beta v u 1 g a r i s,
y de serpiente que, aún en la aotuaMad, L. I (Hist.) -— La acelga fué introdu¬
son empleados en ciertas regiones .^e cida en el Perú por los españoles^ en
Europa, como la Umbría, en Ita’ia, en los primeros años de la conquista.! Ap.
la que es muy usada una mezcla de es¬ El emplasto de acelga, es empleado tó¬
tos aceites en el tratamiento de ¡as a. picamente en el tratamiento del zaratán,
fecciones articulares (Z e n o Za_ (cáncer) , en la provincia de Huaraz
n e t t i: “La medicina dellle nos'tre (V a 1 d i z á n - M a il d o n a d o: La
donne’\ Gíttá di Gasitiello 1892)-| Medicina Popular Peruana, II, 148).
Los aceites de zarza fueron con¬
siderados como m^edicación específica de ACEVEDO ADAI^ _Farmacéutico
las quemaduras, como lo fué el aceite — (Biog.) _N. lea. 1855.1_Alum¬
de nieve, que aún se empilea en no de Farmacia en 1877. | — Al esta¬
la actuaüdad .— || E,l' aceite d ¡e llar la guerra con Ghile (1879) eli se¬
muerto, ya usado profusamente en ñor A c e V e d o sentó plaza de soL
la época colonial, a veces como agente dado y cumplió sus deberes de tal. Vol¬
terapéutico y a veces como elemento de vió a sus estudios profesionales y obtu¬
brujería; aún goza de c’ierta reputaición vo el título de farmacéutico en 1882.
en el vullgo, que lo solicita muy discreta¬ AÜEVEDO RODOLFO_(Biog.)
mente, abonando precios relativamente _Farmacéutico práctico que ejerció
oonsiderables a los inescrupulosos cria¬ muchos años su profesión en Lima, en
dos de nuestros anfiiteatros, quienes el establecimiento farmacéutico de los
venden aceites de olivo o de algodón
con la etiqueta mágica del “aceite de señores Gállese jTenieniíe Goro_
muerto”_|| No debe causar sorpresa nel de Ejército, que prestó buenos ser¬
el número considerable de aceites me¬ vicios durante nuestra guerra con Ghi-
dicinales empleados por los prácticos pe¬ iie. Actualmente (1923) reside en
ruanos de la época colonial; pues Lima.
Bégin y Boisseau (Diction- ^GEVEDQ VICENTE — (Biog.)
naire,, París, 1823) cita.n nada menos _ N. Gañete, 1879, de Vi c e n t e
que 124 aceites medicinales, de mu¬ y Margarita González-
chos de los cuales la terapéutica sólo I Alumno de Farmacia en 1899.
conserva la noticia histórica.
ACEVED© B. FRANCISCO—Mé¬
lACEITBLL© _ (Farm.) — ‘‘El a- dico _- (Biog.) — Médico con títu-
ceite perfumado que sirve para usos Iios de su patria, la República de Go-
del tocador. En América dejamos el ’ombia, autorizado por la Facultad de
aceite para la cocina” (Palma: “Neolo¬ Medicina de Lima para el libre ejer¬
gismos y Americanismos”., Lima,
cicio de la profesión. El nombre del
1896).
F>ootor A c e V e d o figura en la
ACELGA — (Bot.) “ Beta cicla, ‘‘Re’ación” oficial de la Facultad de
L_Sinonimia: A c e I g a_Pre¬ Medicina de Lima del año 1914.
senta la raiz blanca y el nervio de las
ACEVEDO CRIADO DARIO —
hojas a veces muy craso.— Indígena de
— Alumno _ (Biog.) — N. Lima,
Europa. Gultivado en algunas huertas
1901, de Abraham y María
del departamento. (Guzco) Las hojas
Rosa. I Se inscribió en la matrícula
de esta p'lanta son comestibles, lo mis¬
de Medicina de la Facultad de Lima
mo que lia raiz, usándose también como
el año de 1920.
emoiiientes y laxantes” Fortunato
L. Herrera: “Gontribución a la ACIBAR. — (Mat. Med.) _ Es¬
flora del departamento del Guzco” Guz- ta substancia resinosa, muy amarga, do¬
co, 1921).—La acelga es también cul¬ tada de propiedades purgantes, es sil-
tivada en Lima.—1| (Bromat.) Un pas¬ ministrada por el ‘‘A iloe Soco-

28)
trina” y por algunas otras Liliáceas do hecho donación parquísima de dos
del mismo género “Aloe”.| Es aún pesos solamente.
empleada por e: vulgo de Lima y, más
frecuentemente, por el de las poblacio¬ ACOSTA ARTEmiO _ F armacéu-
nes de la sierra del Perú, en la pueri¬ tico—(Biog.) N. Moyobamba 1892,
cultura. Llegada la época de la ablac¬ de Julio E. e I s a b e l S o -
tación, cuando se trata de reemplazar p l í n.| Alumno de Farmacia en 1912.
la alimentación materna por la artifi¬ —Obtuvo el título profesional el año
cial, se hace lo posible porque el lac¬ de 1916, ¡ Figura en la ‘‘Relación”
tante tome desagrado por el género de oficial de la Facultad de medicina de
alimentación a que estaba sujeto. Pa¬ Lima del' año 1919.
ra conseguir este resultado, se acostum¬ ACOSTA EMILIO ALBERTO —
bra embadurnar los pezones de la ma¬ Ciruijano Dentista — (Biog) _ N.
dre con este acíbar que, en la actua¬ Moyobamba 1893, de Julio E.
lidad, tiende a ser reemplazado por so¬ e Isabel Soplin. Alumno de
luciones de sulfato de quinina, cuyos Odontología en 1913.— | Obtuvo el
efectos son los mismos. título profesional el año de 1916. | Fi¬
agua mineral de gura en la “Relación” oficial de la Fa¬
ACOSvA
cultad de Medicina de Lima de 1919.
CHidrol.) En el departamento de
Puno, entre Puno y- /Vcora, se halla si¬ ACOSTA GERTRUDIS _ Obste-
tuado un manantial de .agua fría mi¬ triz — (Biog) . —Inscrita en la ma¬
neral, cuyo análisis ha arrojado las trícula de la FacuOtad de Medicina el
siguientes cifras: — Materias gaseo¬ año 1863, obtuvo ell título profesional
sas: Acido carbónico, litros 0’003994; el año 1866 .
Oxígeno, 0’002017; Azoe, 0’007989
—^iMaterias fijas: Sulfato de cal, gra¬ ACOSTA _ EL PADRE J0SEP>H
mos 0’3173; Cloruro de Calcio, 0’04 DE — Naturalista — 'Historiador —
93; Cloruro de miagnesio, 0’1312; Clo¬ (Biog.) _ ‘‘El Padre Joseph de A-
ruro de sodio, 0’7352; Sílice, 0’0480; costa nació en Medina del Campo, en el
Alumina y óxido de hierro 0’0260-1 Reino de León, por los años de'1539;
Recomiéndase estas aguas en todos >a- y en el de 1553, no teniendo aún cum¬
quellos casos en que es reclamada una plidos catorce, entró en la extinguida
■acción tónica y ligeramente estimuJlan. Compañía de Jesús, donde estaban ya
te. (P é r e z A r a n í b a r: “Aguas otros cuatro hermanos suyos, mayores
minerales del Perú”, Crónica Médica, quie é\ los cuales fueron, según el or¬
Lima. 1884.) den de su nacimiento, Gerónimo,
Santiago^ Cristóbal y
ACOSTA ANTONIO _ Cirujano Bernardo; y éste último murió en
-(Biog. 1 — Formaba parte del gre¬ México el día de 25 de mayo de 1615,
mio de cirujanos establecidos en Lima y S'U¡ muerte fué sentida por su insigne
en los primeros años del siglo XIX. virtud y sabiduría. | Nuestro autor tu¬
Hemos hallado el nombre de este ciru¬ vo excelente ingenio y juicio sólido: era
jano en la “Relación” de personas que infatigable en el trabajo, y sobresalió
erogaron diversas sumas de dinero pa¬ en M elocuencia e instrucción, por haber
ra los trabajos preliminares de erec¬ aprendido todo género de ciencias. Fué
ción de] Real Colegio de Medicina y el primero de su Orden que leyó Teo¬
Cirugía de San Fernando de Lima, el logía en Ocaña. Pasó después al Perú,
año de 1808 (Archivo de la Facullitad el año de 1571, para ser aill'í el segun¬
de Medicina) . E)I cirujano A c o s- do Provincial de aquella Provincia. |
t a figura en dicha relación como ha¬ Restituyóse a España el de 1587, y se
biendo erogado .I'a suma de diez pesos, le nombró por Rector de Valladolid^, y
le que autoriza a juzgar que era de los sucesivamente. Visitador de Aragón y
más acomodados en el gremio o de los Andalucía, y exerció también otras Rec¬
más dadivosos; ya que cirujano figura, torías; y hallándose en la última., que
al lado de A c o s t a, como habien¬ fué la de Salamanca, murió en 15 de

(29
febrero del año secular 1600, de edad Luis d e León lustre de la
de 60. Asistió en Roma, por dispensa Religión de San Agustín, en Madrid a
espedial a la quinta Congregación ge¬ 4 de mayo de 1589, manifestando era
neral de su Religión, con derecho de vo¬ católica en lo tocante a la doctrina de la
tar, celebrada en tiempo del Sumo Pon¬ Fe, y en lo demás digna de las muchas
tífice Clemente VIII, siendo letras y prudencia del autor, y de que to¬
General el Padre Claudio Aqua- dos lia leyesen para alabar a Dios, que
V i V a. Salió de España a este inten¬ tan maravilloso es en sus obras. Final.
to en Agosto de 1592, y voilvió a ella mente, se volvió a imprimir otras dos
en 1594, y continuó siendo Rector de veces, en cuarto, en Madrid, en 1608 y
Vaf.llladolid. Felipe II le honra¬ 1610.1 Además de esta repetición de
ba con su estimación, y gustaba mucho ediciones, que nos muestra el buen con¬
de oírle contar cuando regresó de cepto que se formó de la obra, la acre¬
América, la.s particularidades de la histo¬ dita en gran manera el ver las muchas
ria de aqueljla región. | Dexó escritas naciones extranjeras que la trasladaron
varias obras, casi todas en latín, de que a sus idiomas: en latín la traduxo T e o
hacen mención nuestro don Nicolás doro de B r i i, y la insertó en
Antonio en su Biblioteca Hispana, la tercera pa.rte de su Historia Occiden¬
la Bibiliioteca Jesuítica, que escribieron tal; otra traducción latina hizo Juan
los Padres R i b a d e n e i r a, A - Hugo de Linschot, y está
íegambe y So.tuello, las inclusa en la parte' nona de la obra fran¬
Miemorias del Padre N i c e r ó n, cesa, intitulada: Des grandes
B a r n a b i t a, tom. 30, y el Padre V o y a g eu r s, esto es, de los gran¬
J o u V e n c i. [ Entre el/las fué la des viajeros. Juan Pablo G a-
presente (se refiere a la “Historia Na¬ I 1 u c i, la puso en italiano, y se im¬
tural y Moral de las Indias”), que divi¬ primió en cuarto en 1596. Una traduc¬
dió, como se advierte, en siete libros de ción alemana salió en Francfort el año
los cuales los dos primero los escNbió de 1617, en folio; otra alemana en cuar¬
en latín en el Perú, y traduxo después to, la que después se insertó en ©1 tomo
al castellano; y los otros cinco los com¬ 2° de la Colección de Viajes, impresos
puso en este último idioma, estando ya en holandés. Finalmente R o b e r t a
de vuelta en España, por cuyo motivo R e g n a u 1 t, hizo la suya en francés
previene usó de diferente modo de expli¬ la que se imprimió en París dos veces,
carse en cuanto a la localidad. Impri¬ a saber en 1598 y 1608, en octavo; y
mióse prime^amerte en Sevilla, en 1590, hablando de ella el padre N i c e r ó n
en un tomo en cuarto, en casa de, en el tomo treinta arriba citado, de sus
Juan de León; reimprÜnióse Memorias, refiere que este traductor di¬
en octavo, revista y corregida, ©1 año si¬ ce en su prólogo, que los españoles ha¬
guiente en aquella ciudad; y en la de bían hecho quemar, en virtud de un E-
Barcelona se hizo otra edición aquel dicto, todos los exemplares de la His¬
mismo año de 1591 (prueba de la acep- toria de Acosta, para ocultar a las de¬
tacióin que tuvo), en octavo igualmente, más naciones el conocimiento de las In^
a costa de L e lio Marín i, Ve. dias, sobre lo cual prosigue diciendo el
neciano, quien la dirigió al Ijlustrísimo padre N i c e r ó n, que diferentes edi¬
Señor Don Enrique de Car¬ ciones que se habían hecho bastante con¬
dona, Gobernador del Principado de secutivamente, manifestaban que ésta e.
Cataluña, íla cual ha visto el Editor, y ra una fábula inventada por aqufel tra¬
de ella no hace mención el don N i c o- ductor, para dar mérito a su traduc¬
1 á s Antonio. La primitiva la ción. | Es digno verdaderamente de re¬
dedicó el aultor a la Serenísima Infanta paro, que un libro, que tanto crédito se
Doña Isabel Clara Euge¬ adqu.rió entre los antepasados, así del
nia de Austria, según se ve de la de¬ Rey no c.mo ce fuera de él, se haya ido
dicatoria quie está más adelante, y puso dexando, y olvidando en términos, que
su aprobación a ella el doctísimo y muy desde el año de 1610, no se haya vuel¬
ingenioso Padre Maestro Fray to hasta ahora a pensar en reimprimirlo,.,,

30)
en un intervalo de tiempo tan considera¬ el Discurso XIV, que intituló Glo¬
ble, como el de ciento ochenta y un a_ rias de España, hablando del
ños habiéndose por esta razón hecho ya ramo de Historia Natural!, dice así en
tan raro, que con dificultad, se encuen¬ elogio de nuestro autor: “Inglaterra y
tra uno vendible, y aún en las Bibliote¬ Francia, ya por la aplicación de sus A-
cas públicas no están todas Las ediciones cademias, ya por la curiosidad de sus
que se han hecho en el pasado. No podrá viajeros, han hecho de algún tiempo a
decirse que este olvido ha nacido del po¬ esta parte, no leves progresos en la
co mérito de la obra, o de que su esti- Historia Natural; pero no nos mostra¬
miación dependió de las cirouinstancias rán obra alguna, trabajo de un hombre
del tiempo, y que ha decaído sucesiva¬ solo, que sea comparable a la Historia
mente, por ser ya varias las noticias que Natural de la América, compuesta por el
por diversos autores se nos ha.n ido co¬ padre J o s e p h de A c o s t a,
municando acerca de América, pues vis¬ y celebrada por los Eruditos de todas las
tos los escritos de éstos, aún los más naciones. He dicho trabajo de un hom¬
modernos, lo cierto es que ninguno de bre solo, porque en esta materia hay al¬
el'los une tantas como nuestro auton, so¬ gunas colecciones que abultan mucho y
bre la Historia Natura.l y Moral de las en que el que se llama autor, tuvo que
Indias, tratando en cuanto a la primera, hacer poco o nada, salvo el hacinar en
de los tres Reynos, natural, vegetal y a- un cuerpo materiales que estaban divi¬
nimal y en cuanto a la segunda, de la didos en varios autores. El padre
creencia y ceremonias de La ciega y fal¬ A c o s t a es original en su género y
sa religión de los Indios, explicándonos se le pudiera llamar con propiedad el
menudamente, con el orden que pedía la Plinio del Nuevo Mundo. En cierto mo¬
materia, con dicción pura y prop'ia, lesti- do más hizo que Plinio, pues és¬
Lo claro y elegante (es uno de los maes- te se vaMó de las especies de muchos es¬
I tros de la Lengua, escogidos por la Real critores que le precedieron, como el
i Academia Española para la formación de mismo confiesa. El padre A c o s t a
i su Diccionario) y un candor y senciiLlez ' no halló de quien transcribir cosa, algu¬
I gustosa y dignamente loable en el mo- na. Añádase a favor del historiador es¬
1 do de narrar y discurrir la situación de pañol, el tiento en creer, y circunspec_
i aquellos países, sus climas, mares, ríos, ción en escri-bir, que faltó ál Romano”. |
•; como también los animales terrestres y Aquí se presenta una ocasión oportuna
H volátiles: las raíces, legumbres y frutas de hacer mención de la espedie que A n.
^ diversa,s que son naturales de Europa, t o n i o d e León dexó escrita en
< o se crían particularmente en América, y ei apéndice de la Biblioteca Indiana que
iJ del mismo modo una multitud de partí- compuso en Latín, es a saber que el pa¬
.i cularidades tocantes a la parte moral de dre A c o s t a, se había aprovechado
\Í los ^indios; todo lo cual es todavía más mucho de dos obras manuscritas, tra-
apreciable, por que procede de un au- bajadas por el padre Fray Diego
tor como el padre A c o s t a, que re- D u r á n, religioso dominico, que
ill sidió allá nada menos que diez y siete son: la una, la Historia d e los
il! años, en los cuales tuvo bastante lugar Indios de Nueva Espa¬
ñi de observar aquellas producciones y gé- ña; y la otra Antiguallas de
íii ñero de vida, y con efecto las vió, consi- los Indios de Nu e v a Espa¬
iij deró, y examinó con ojos atentos, intelt- ña. De este modo, no teniendo la
4 gentes y juiciosos, con cuidado y con nuestra lia calida.d de original en todo,,
jj pulso, y no a manera de aquellos viaje- tememos pierda parte de su valor, en
J ros, que sólo miran las cosas de paso, el concepto dell público; y por eso
'«(I y por su exterior, o bien las oyó de per- nos conviene, adoptando la opinión
li sonas fidedignas, como así lo dice en el contraria, y vindicando el renom¬
^5» capítulo primero del libro tercero. | Por bre y fama de nuestro autor,
31 eso nuestro Ilustrísimo y Reverendísi- y para desterrar semejante nota de
'y mo Padre Maestro F e i j ó o, bien plagiarlo., decir que además del tes_
'Si conocido en la República Literaria, en timonio atendible del padre F e i j ó o.
r::.

(31
■\
que se acaba de citar, en que cotejándo¬ ACUÑA IGNACIO — Médico —
le con P 1 i n i o, manifiesta precisa¬ (Biog.) _ N. Lima 18ou.| — A-
mente, que a diferencia, de éste, nquel no lumno de Medicina en 1853. — Pre¬
se,v;al|ió de las especies de otros escrito¬ mio Escolar de la Facultad en 1858. ]-—
res, pues no haliló de qu'ien copiar nada, Médico y doctor en Medicina el 1° de ju¬
•el mismo padre A c o s t a declara,^que lio de 1861.1 Encárgalo, el año de 1871,
lo que cuenta lo vió consideró u oyó de con el carácter de Gatedrático Interino,
persona.s fidedignas; pero no menciona de los cursos de Física Médica y Pa¬
que copiase noticia ninguna; y si hubne- tología General, había adquirido, por
ra s'ido así, no se alcanza verdaderamen. concurso, en 20 de febrero de 1869, la
be qué motivo pudiera haberle movido a adjuntM a la Gátedra de Medicina Le¬
callarlo, cuando se ve que por otra par¬ gal y Toxicología., de la cual hizo re¬
te confiesa sencillamente que no toda su nuncia en 24 de diciembre de 1872. | O-
narración es fruto de su vista y examen, positor a la cátedra de Obstetricia, a
sino también de informes ajenos^^ . (Pró¬ partir de la última fecha siguió dedica¬
logo de la sexta edición de la “Bistoria do a la enseñanza de la Obstetricia en
Natural y Moral de las Indias” del Pa¬ la Maternidad de Lima, cátedra ésta cu¬
dre A c o s t a, editada por D. A. V. ya designación estaba, confiada a la So¬
C. en Madrid, por P a n t a 1 e ó n ciedad de Beneficencia Pública de Li¬
A z n a r. Año de M-DGGXGII) . ma. _A' organiza.rse la Facultad de
Medicina de 1884,' el doctor Acuña
ACOSTA GEi?TRÜ'DiS — fué nombrado catedrático del curso de
Obstetriz (Biog.) — Inscrita en la ma- Parios para alumnos de Medicina, cargo
tríenla de obstetricia de la Facultad de que abandonó en 1885.] El doctor A-
Medicina, el año 1863; obtuvo e:l título c u ñ a fué un distinguido tocólogo, muy
profesional el 2 de enero de 1866. competente, muy dedicado y “que lle¬
gó a ocupar lugar prominente entre los
fACeSTA PüABOOS i.— Alumno —
especialistas de su tiempo” (Gaceta de
(Biog.) _ N. Huamachuco, 1899, de
los Hospita.lies, Lima, 1910) — | El
Isaac y Geliu Pacheco. | doctor Acuña faVeció en Lima el
¿e inscribió en la matrícula de Odonto¬ año de 1910, rodeado de respetos y de
logía de la FacuPad de Medicina de Li. afectos, habiendo abandonado, en los
ma el año de 1919. últimos años de su laboriosa existencia,
ACOSO (Bot.) Ver “Pa.pa” el campo de la docencia para dedicarse
exclusivamente a aquel del ejercicio pro¬
AGSHU _ (Bot.) — Nombre ke- fesional. 1 El doctor Acuña, que
shua de la papa, en -os departamentos se contó en el número de los miembros
de Junín y Ancash. AMr la palabra. ^ pa¬ fundadores de la Academia. Libre de Me¬
pa” , dicina de Lima, dejó huella luminosa de
su pa.so por la*docencia obstétrica en el
ACUISHO AI^A_ (Bot.,) —^Nom-
buen número de discípulas que él for¬
bre del Huito, “Genipa sp.” en dialecto
mó en la Escuela de la Maternidad de
de los Antis. Ver la palabra Hullto.
Lima.
ACULLICAB_ (F. 1.) —Sinóni¬
ACUÑA IV5AIVIERTO — Médico —
mo keshua del keshua chaCchear (Biog) _ Presentó al 5^. Gongreso la¬
(“Diccionario de algunas voces técnicas tino-americano de medicina, (69 Pan¬
de Mineralogía y Metalurgia”, en Mer¬
americano) reunido en Lima en 1913,
curio Peruano”, tomo V de la edición de un trabajo titulado: “Dificultades de
Fuentes). diagnó^stico de las pericarditis purulentas
ACUÑA ENRIQUE —(Biog.)—N. en a primera infancia: signos más im¬
Lima, 1880, de Manuel y M a r. portantes” (Actas y Trabajos deliGongre-
garita F a s s e t.— 1 Alumno de so, vol. III. p. 112).
Farmacia en 1902-| Ejerció la Far¬
ACUÑAS _(Bromatolog.) —Pastas
macia práctica en algunos establecimien¬
preparadas con chancaca que se hace
tos de Lima..

32)
rKoFKsoR Doctor-
Ignacio Acuña
fundir por ebullición y dentro de la na; su microbio^ su tratamiento por las
cual, ya fundida, se arroja fragmentos inyecciones de parafina; su vacuna” (15
de maní o de nueces o de cocos. Al en¬ de junio) . — Médico en 1914 ( 15 de
friarse estas acuñas', que son muy d.eil julio) — 'Después de uina. asidua prác¬
a.grado de los pequeños, ofrecen el as¬ tica oto riño laringoliógica en el Hospital
pecto de verdaderas incrustaciones de de Santa Ana de Lima, realizó en 1918
los fragmentos de maní o de nuez en un viaje de perfeccionamiento profesio¬
la chancaca solidificada. nal a los Estados Unidos de Norte Amé¬
ACURi — (Zoo!.) — ‘‘Acuri o Agu- rica, a cuyo regreso se estableció en Piu..
íi (ÍMus Aguti), animal cuadrúpedo, pe¬ ra.
queño de la magnitútd de una. liebre, de ACHACOSO _ (E. 1.) — Yer la
pelo negro parduzco. con cola muy cor¬ pala.bra: “Achaque”.
ta y en la boca y dientes parecido al co¬
nejo; habita en cuevecillas que hace co- AGHACHSLA _ (F. 1.) — Los a-
mummente al pié de los árboles y mato¬ chachillas o achachuas (Achachi, viejo,
rrales donde lo cazan con perros; su abuelo, la cepa de una casa o familia:
carne es comestible y de tan buen gus¬ “Vocabulario de B e r t o n i o) son, en
to como la del conejo; cogidos se domes¬ el departam.ento de Puno, los primitivos
tican y mantienen en las casas comeindo padres de la tribu o comunidad: son es¬
con los gatos al pié de la mesa. (A 1 c e- píritus tutelares, piadosos custodios de la
d o: Diccionario Histórico Geográfico de vida y de la. salud de los hombres, de
los animales y de la.s plantas. Cada co¬
lina, cada cerro, cada ejcíensión de te¬
rreno, tiene sus chachilas, encargados
de ve7ar por la saiMd y bienestar de los
hombres, a.nimales y plantas, dentro de
ciertos límites verdaderamente jurisdic¬
cionales. Ilustrando la etimología de es¬
te mito dice Patrón (Origen del
quechua y aymará) : “En este sentido:
Achachi, término o mojón de las tierras
(aymará), Lenormant pone: com_
pleto, llegado a la. madurez; y as'1 viene
bien achachi, abuelo, viejo (aymará). Mas
A GURÍ o Agutí ade.Ja.nte agrega el mismo P airón:
“Entre las voces asirlas correspondien¬
las indias Occidenta.les o América, tomo tes a. este signo, se halla Hu. Dios. Así
V. Madrid, 1789) — “Los Agutls tle'_ no e'xiste en los idiomas andinos; pero en
nen alguna semejanza, con la Liebre, pe¬ la forma. lUa entra en el nombre de los
ro sus miembros son más finos; más ídolos, como lo comprueban los ejemplos
elevados: las orejas son poco desarrolla¬ siguientes: Gatequilla, Illa Llama y co¬
das; su pe’o es corto y susceptible de e- mo nombre especial lUa se aplica a un
rizarse bajo la. influencia de la cólera. amuleto: la piedra bezoar grande o nota¬
Son indígenas de Ja América IMeridíonial: ble que la traían consigo por abusión pa¬
viven entre las rocas o en los troncos ra ser ricos o venturosos. — Los indios
de ;jos árboles: su carne se emplea, co¬ creen en la conveniencia de mantener las
mo alimento. ” (G o 1 u n g a: “Apu^n- mejores relaciones posibles con los acha-
tes de Zoología”, en Gaceta Gientifica, chilas porque, de esta manera, la familia
Lima, L 1 56) . y úa propiedad no sufren desgracia; en
caso contrario mueren o enferman los
ACHA FLORES ALEJANDRO_ hombres y los animales; se pierden las
Médico — (Biog.) — N. Ayabaca, cosechas; se sufre pérdidas y desgracias
1 880, de A l e j a n d r o y N. F 1 o- en los viajes. Con el objeto de ganar la
s. — Alumno de Medicina en 1902. voluntad del acha.chi’a se le ofrece, .en
Bachiller en 1914, su tesis: “El oze- determinada época del año, un verdadero

(33
banquete en la siguiente forma: se es_ momento en que los relojes marcan las
coge una cueva en la cual se considera 12 de la noche, el sacerdote apaga las
que tiene su residencia habitual el acha- luces que iluminan tenuemente la cueva
chila y se pone en dicha cueva una gran y comienza la ceremonia. El brujo, con
mesa encima de la que se pone pallares, voz humilde, lecita misteriosas plegarias
garbanzos, arroz, fideos, canela, azúcar, y, concluidas estas, llama a grandes vo¬
higos secos, vinos, dulces, confites, etc. ces al achachila. — El achachila suele
etc. — Los entendidos, cuan^ hacer su entrada en la cueva por algún
do no verdaderos sacerdotes del rito pa¬ pequeño agujero que en la bóveda de es_
gano, pronuncian alagunas oraciones cu¬ ta pueda existir o por el techo de la ha¬
yo tenor mantienen en el mayor secreto, bitación, si es en una habitación que la
con di propósito, según aseveran, de in¬ ceremonia invocatoria tiene lugar. Si la
vitar al achachila a aceptar la ofrenda. noche es tempestuosa; si, a momentos,
El sacerdote anuncia a la familia que lia tiniebla de la noche es interrumpida
la invitación es benévolamente aceptada por la solemne iluminación de los relám¬
y, momentos después, anuncia que el in- pagos, se dice que, envuelto en estos re¬
viitado ha Llegado. Se le ruega entonces lámpagos, ha llegado el achachila. O-
encarecidamente, velar por la familia que tras veces, cuando el sacerdote no dispo¬
le agasaja y el achachila, siiempre por ne del beneficio de estos relámpagos de
labios del sacerdote, acepta el compro¬ la noche tempestuosa, el achachila se li¬
miso. A partir de aquel momento la ¡fa¬ mita a anunciar su llegada por medio de
milia vive confiada en la protección del crugidos de la mesa en la cual están de¬
achachila; pero si, por desgracia, olvida positadas las viandas. Una voz sepulcral
los agasajos y ofrendas que debe hacer salud a todos los presentes por sus nom¬
periódicamente a su benefactor, éste se bres propios: es el achachila. — Dice
venga del olvido y desencadena sobre siempre el achachila haber pagado olvi¬
los olvidadizos todos aquellos males de do con olvido o con daño y haber dejado
que puede disponer y que, como ya lo de prestar asistencia a la familia y de
hemos dicho, se refieren a la salud y a veilar por su salud y tranquilidad en vis¬
lia propiedad. Si estas desgracias sobre¬ ta del olvido que de él había hecho la
vienen, la familia recure al hechicero dicha familia y agrega que si ha permi¬
o sacerdote y a uno u otro ruegan hacer tido que la familia fuera víctima de tan¬
comparecer al achachila para saber con ta desventura es porque en el infortunio
precisión los motivos de su enojo y para recordamos mejor a quienes nos han he¬
saber la forma más conveniente de desa¬ cho bien y para que sus olvidadizos pro¬
graviarle. — La ramada de los acha- tegidos recordaran que la salud y tran¬
chilas o la invocación de ellos se lleva quilidad de que disfrutaran en otros
a cabo en la siguiente forma: — Dis¬ tiempos fueron debidas a la piadosa so¬
puesta la mesa para la ofrenda en la for¬ licitud del susceptible achachila. El sa¬
ma que ya dejamos indicada, sin olvidar cerdote anuncia, entonces solamente, y
de poner coca entre los manjares desti¬ con gran solemnidad, en nombre de la
nados al achachila, se coloca la mesa en familia los propósitos de enmienda de
el centro de la cueva en la cual debe com¬ éstaá dice que las cosas “no volverán a
parecer el genio tutelar. El brujo o sa¬ suceder” y que .la atribulada familia no
cerdote, más frecuentemente esto último, dejará de ofrecer a su protector aquellos
acompañado por los miembros de la fa¬ periódicos presentes que tan del agrado
milia interesados en la invocación, espe¬ parecen ser del achachila. Este a-
ra tranquilamente las doce de la noche cepta el compromiso y ofrece, a su
“en punto”, hora considerada como la vez, no volver a enviar desgracia
más propicia a la invocación del genio alguna sobre aquellas arrepentidas gen_
tutelar, análogamente a como es conside¬ tes y , por el contrario, velar por
rada por el elemento blanco, la hora más ellas para que todo sea, en 'lo suce¬
propicia para la aparición de las ‘‘almas sivo, felicidad y satisfacción. Es en
en pena” y para otras manifestaciones de esta forma que quedan hechas las paces
aspecto sobrenatural. _ En el preciso entre el resentido achachila y sus olvi-

34)
dadizos protegidos. El achachilie no de¬ menteras. Si se halla presente a lia reu¬
vora todos los manjares que le han sido nión el achachila responsable de tales
ofrecidos, en una sola vez, sino que va daños, los demás lo reducen a dura pri¬
haciéndolo lentamente, hasta no dejar sión, le castigan severamente poniéndole
nada sobre la mesa del banquete, mo¬ (?) grilletes y , una vez colocado en
mento en el cual creen los indios que la tal situación, le imponen sea bueno en
ofrenda ha sido perfectamente recibida, lio sucesivo y sea protector y no enemi¬
que el achachila ha quedado satisfecho y go de la persona o personas que han a-
que, a partir de ese momento, se inicia cudido al santuario en devota peregrina-
para la familia una era de ventura y de ción. En lia ceremonia de invocación uc
prosperidad, _ Los brujos o sacerdo¬ estos numerosos achachilas, interviene
tes indios'encargados de estas invoca¬ el sacerdote sólo, sin ayudante alguno;
ciones del achachila, son de dos catego¬ la famiílüa o las personas interesadas per
rías : unos tienen facultades limitadas, manacen en un ángulo del adoratorio, en
que sólo íes permiten invocar a un acha. la más absoluta tiniehla, guardando el
chilla; en tanto que otros hay, premuni¬ más r^Mgioso silencio, tal que permita
dos de mayor autoridad y que pueden in¬ escuchar la discusión de los achachilas,
vocar a un mayor número de achachilas. el ruido producido por los grilletes de
Entre estos últimos se cuentan, y son los que es cargado el achachila culpable, así
más famosos entre los indios y de éstos como las protestas que éste hace de pro¬
los más buscados y más temidos, aque- curar la reparación da los daños que ha
ililos que habitan la isla de Gopacabana o causado. Es perfectamente inútil agre
isla del Sol, en el Lago Titicaca. Todas gar que de todos los peregrinos indios
las personas que han realizado la rome¬ que acuden al legendario templo de los
ría a ese santuario pagano de los ayma¬ kcollas, no hay uno só.jo que se permita
rás regresa.n firmemente convencidas de poner en duda la existencia de ilos a-
la existencia de los achachilas, de la e- chachilas, cuya voz sepulcral han escu¬
ficacia de su invocación por los sacer¬ chado en la tiniebla del adoratorio paga¬
dotes, de la verdad de ssu apariciones no y cuyas promesas de arrepentimiento
en las cuevas en que son llamados por son para ellos pljacentero anuncio de las
los sacerdotes y de 'la eficacia de sus venturas por venir” (Valdizán-
pronósticos. — Son varios, en la isla M a 1 d o n a d o: ‘‘La Medlciina Pe-
de Gopacabana o isla del' Sol, los tem- pular Peruana” (Gontribución al folk
p'los o adoratorios especialmente des¬ ¡ore médico del Perú, Lima, —
tinados a la invocación de los achachi¬ 1922) .| Rigoberto Pare¬
las. Dicen los indios que en estos tem¬ des, que ha estudiado la creen¬
plos tienen lugar verdaderos conciliábu¬ cia en los Achachilas entre los aymarás
los de achachilas, invocados por un sa¬ bolivianos, se expresa en la siguiente for¬
cerdote con autoridad bastante para, ha¬ ma:. | “Mayor vitalidad ha tenido la mi¬
cer tan amplia invocación. _ Agregan tología indígena y sigue teniendo aún la
los indios que los achachilas hacen su creencia en los Achachilas, o sea la de
aparición sobre las mesas en forma de considerar a las montañas, cerros, cue¬
“lenguas de fuego”, idea tomada, segu¬ vas, ríos y peñas como puntos donde se
ramente, al rito cristiano y que, además, originaron los antecesores de cada pue¬
se advierte la presencia de ellos por un blo, y que por este motivo nunca descui¬
ruido que producen y que es muy seme¬ dan aquellos de velar por eó bien de su
jante al batir de alas de un ave de gran¬ prole . I “Entre los Achachilas, a unos
des dimensiones. Una vez reunidos los los tienen como a principales troncos de
achachilas, hablan con muy distintas vo¬ grandes pueblos, tales eran el lago Titi¬
ces, y discuten con la mayor vehemencia caca, el Illampu, el Illimani, el Gaca hake
respecto a las desgracias ocurridas en o Huayna Potosí; otros eran de menor
la comarca y respecto a las pestes que importancia y cepa de tribus insignifican¬
en ella hubiesen tenido lugar, así como tes. El Achachila de los Urus, decían
también respecto a las enfermedades del que era el fango, de donde éstos habían
:ganado y a las sequías y pérdidas de se¬ brotado y que por eso eran despreciables,

(35
de poco entendimiento, ásperos y za.he. muy recebída desta nación, hazer gran¬
reños; que vivían en balsas de totora, des fiestas quando leuantan edificios)
contemplando constantemeste desde la su asistió el demonio por grande rato en eí
perficie de las aguas a su progenitor, el banquete, con aquella forma y figura de
limo del ;Íago. Los I u p i h a. k e s aue, que entro y porque esta relación co-
o lupakas, los umasuyus y paca.j_ bnasse mas crédito con los testigos, man¬
jas, se suponían de prosapia superior, dó el Prior llamar vn indio, el qual de¬
nacidos de los amores del Illampu con el puso de este sucesso como quien le vido,.
lago Titicaca. Al Potosí se le tenía co¬ y de su boca lie óí yo por el órden que
mo antecesor de los c h a y a n t a s y aqui refiero: Verdad es padres mios
al Tata Sabaya de los k a r a k a n - (dixo e'j Indio) que siendo yo muchacho,
k a s o carangas. El Sajama y el Tu- antes que esta santa imagen estuuiera
nari, el río Gachimayu, el Pilcoma.yo, etc, entre nosotros, vi em mi casa vn dia
etc,, se les consideraba como AchachGas grande junta, y concurso de indios con¬
de los pueblos próximos a esas monta¬ gregados todos a sus bayles, y fiestas,
ñas o ríos. I ‘‘Sin perjuicio de adora.r el y vi ocularmente entrar vna disforme
indio a su propia Achachila, cuando al lechuza, que se asentó sobre vna pirua o
transmontar una altura o doblar una la¬ troje (donde se guarda la comida) que
dera, ve por primeTa vez cualquiera de auia en aquella junta, y desde alli salu¬
esas montañas, cerros o ríos, inmediata¬ dó a los indios en lengua .aymará, pre¬
mente se pone de rodillas, se destoca el guntándoles por su salud, respondieron
sombrero y se encomienda a ese Acha¬ los indios en el mismo ydioma, y len¬
chila, aunque no sea el suyo, y en señáll guaje, con sus rudas cortesías, y
de reverencia ie ofrece la coca mascada cansadas sumisiones, estar buenos a su
que tiene en la boca, arrojándola, al sue¬ servicio. Agradecióles el aue con pala¬
lo y dirigiéndose a aiquel.l “Guando en bras amorosas la respuesta, diziéndoles
1898, Sir Martín G o n w a y, trató de el gusto que tenía de verlos alli en se¬
realizar su ascención al Illampu, los in¬ mejante junta. Mas contó el indio, que
dios quisieron sublevarse y atacarlo por¬ su padre suplicó a ia lechuza baxasse
que itemlan que el extranjero profanase a del lugar donde estaua, y se sentasse
su deidad y ésta les enviara cas¬ entre ellos a honrar aquella fiesta, y que
tigos, por lo que Sir G o n w a y acudió luego a sus ruegos, y entóneos
sólo pudo efectuar a medias su in¬ su madre le mandó adorar aquella lechu¬
tento y en ausencia de los indios. | za, y que en señal dello le licuase en
En sus viajes es imposible que el vn pequeño vaso ( que ellos llaman ke-
indio deje de encomendarse a su A- ro) alguna chicha, la qual ofrenda reci¬
chachila favorito, pidiéndole protección. bió el disfrazado demonio, y con sus a_
Guando en el camino encuentra un pe¬ parentes vñas de lechuza punzó tanto
ñasco o pedruzco, se aproxima a él y quanto las manos del nueuo copero, que
se destoca el sombrero, le saluda y re¬ le auia seruido a la beuzda. Añidió mas
verencia., ofrendándole coca mascada que el indio, que cuando sucedió esto ya era
arroja sobre él y en seguida descansa a de noche, y quando con muy mezquina
sus pies’’ (M. Rigoberto Pa¬ luz se vian los vnos a los otros, siempre
red es: Mitos, supersticiones y su¬ este principe de tinieblas haze en ellas
pervivencias populares de Bolivia, La sus suertes. | “Es costumbre muy con¬
Paz, MGMXX. pags. 34 y 134) .| La naturalizada entre los indios, a.l cubrir
siguiente referencia de Ramos G a- y techar sus casas, hazer junta de he-
V i 1 á n, parece tener relación con los chizeros, para que leuanten^ figura, y
Achachilas y con las aves que intervie¬ pronostiquen el bien, o mal que les a-
nen en algunas sesiones de brujería: gua.rda en .aquella casa. Inuocan- Ios-
“Entró pues, aqueste enemigo (el de¬ demonios, en su fauor, con cantares tris¬
monio) en vn banquete que vn indio tes, al son de tamboriles destemplados
aula ordenado por dar alegre contrapeso (para ellos suauissimos) . Prosiguiendo
a la costa, y trabajo en qe le estaua una con su plática el Padre Prior fray
casa que ya tenía acabada (costumbre Juan Vizcayno (Religioso anti-

36)
Invocación de los **Mchachilas”
Olmm de Jamanéz.
guo. y grandemente experto en cosas de crónicas de la época colonial, sino aún
los naturales) dixo que vna vez vn indio en estudios médicos de a:quel entonces,
'lu'euado de curiosidad, quiso ver quien noticia de personas que sufrían ‘‘acha¬
era el' demonio (que de ordinario assis- ques de garganta”, “achaque de cabeza’’,
tía a suss bayles nocturnos) y tocando etc. En la actualidad se dice “achacoso”
sus ropas, lleno de horror y espanto, las y “achacosa’’ de personas del aspecto en¬
halt’ó de vna lana' fofa, y mojada, muy fermizo o de aquellas que sufren alguna
asquerosa (Rarnos Gavilán: enfermedad crónica y también de perso¬
Historia del célebre santuario de Nuestra nas cuya salud excepcionalmente frágil
Señora de Gopacaba.na, Lima, 1621, las hace víctimas frecuentes de enfer¬
Cap. XXV) (V a 1 d i z á n - M a I d o_ medad . _ ‘‘Achacoso _ dice D o -
nado: La Medicina Popular Peruana, m i n g u e z (Diccionario) — perso¬
Lima, 1922, p. 24, 59, t. I ) . na que padece algún achaque habitual,
ACHAS\;CCARAe_ (Bot.) — “B e. alguna enfermedad crónica, valetudina..
rio, enfiermizo”.
gonia boliviensis Hort_
Sinonimia: A c h a n c c ,a r a i. _ ACHATA (F.l.) Vocablc?
Planta herbácea de 36 centímetros de campa: en castellano: Diarrea. (Eulo¬
altura y tallo tuberoso; hojas simples gio Delgado- ‘^Aocabulaiúo de
con preciólos largos, carnosos, provistos las tribus camp^.s”, en *®iBoletin de la
de pelos rígidos: flores unisexuales, Sociedad tíe Lima’’, val. V).
monoicas, dispuestas en cimas hiparas
con bráctea espatácea: periantio petaioi. ACHICORIA —» <Bot.) _ La “C i -
deo con cuatro o siete foliólos, biseria- c h o r '1 u m i n t y b u s, idjonocida
d.os. Las flores masculinas son termina¬ vulgarmente con el nombre de A c h i-
les con estambres numerosos y las feme¬ Coria, planta herbácea, las hojas
ninas laterales, estilo con seis estigmas, inferiores ovales, lanceoladas, con lóbu¬
de color ama.rLlo; ovario trilocular, con los agudos y provistos de pelos tlesos-
tres crestas latera/les, de las que una es sobre La nervadura mediana; Has hojas
m.ás desarrollada que las otras. | Crece superiores sentadas lanceoladas; las ca¬
en las punas. Florece en los meses de bezuelas axilares en número de dos a
diciem.bre y enero. _ Area geo¬ cinco, con un doble involucro; las flores
de color azul, rara vez blancas o rosadas^
gráfica : Perú y Bolivia. _V a -
Las hojas de esta planta son muy amar¬
riedades: Se conocen varias, que
gas; sin embargo, cuando están tiernas,
tal vez tengain categoría de especies, ca¬
se usan como alimento, bien cocidas a
racterizadas por el' color de sus flores:
en ensaladas; las raíces, especialmente
de pétalos rojos (Puca achanccara.i), de
pétalos blancos (Panti achanccarai), de las de la variedad llamada S a t i r u m,.
péta.los rosados o morados._Apli¬ tostadas y molidas, se usan en aógunas
partes de Europa para reemplazar al ca¬
caciones : Sus grandes y visto¬
fé o también para sofisticarlo. La raiz
sas flores y sus elegantes hojas se em¬ de la achicoria goza de propiedades pur¬
plean para adornar los nacimientos en gantes y depurativas y junto con las
las fcesta.s de Navidad. CuHivah'e como
hojas entra en la composición del jarabe
planta de adorno” (Fortunato I..
de achicoria compuesto, que se usa como
Herrera: “Conír bución a la flora purgante para los niños” ( G o 1 u n g a:
del departamento del Cuzco, Cuzco
‘‘Botánica”, tomo II, p. 4 47) — Este
1921, p. 77)
jarabe de achicoria es mejor conocido-
ACHAí^CUí. — (Bot.) _ ^^éase con el nombre de lamedor de a-
“Campanilla”. chicoria o de chicoria i| “Hyp'o-
choeris sp. | Nombre vulgar: Achicoria. [
ACHAQUE — (F. 1.) — Término Ap: El cocimiento es empleado como
empleado desde nuestra época colonial “cortante” en el tratamiento del paludis¬
como sinónimo de enfermedad, en gene¬ mo (departamentos del Norte) ; el mismo
ral, y de enfermedad crónica en particu¬ cocimiento, asociado a cascarilla y sal der
lar. | No es raro hallar, no sólo en las comer y zumo de limón, en el tratamien_
ío de Ha misma enfermedad (Huacho) . d e m a n , sería el ancestral de llias
(Vaddizán - M*a 1 d o n a d o: La variedades y formas actuailmente cultiva¬
Medicina Popular Peruana, II, 371) . das. —II Historia. La materia coloran¬
te suministrada por el achiote es em¬
ACHIOTE __ (Bot.) — “B i X a
pleada de muy antiguo por los naturales
O r e 1 1 a n a L. — Nombres vulgares: de la América tropical; en Guba la em¬
Achiote; Puchóte, Pucho- pleaban con el nombre de “bija’’ o
í i (Antis) ; Mase Atase (Go- “bixa” para pintarse el cuerpo, sobre
nibos); A p i s i r i (Ghontaquiro) ; cuyo fondo trazaban líneas o dibujos
A p i j i r i (Piro) ; P u t z o t i , con ujn tinte negruzco que llamaban ”ja-

Achiotk.—Frutos de «Bixia orellana, L.» (De Valdizán-Maldonado.)

Potroti, Potochi (Gampta) ; gua”. Las mujeres se (untaban) con es¬


Atase ('Sipibo) ; V e h i m i (Yu- tos colores para danzar sus a r e i t o s
racaré), A c h i h u i t i (Guzco) . — “y por que aprietan las carnes”. Él
Origen: La Bixa Orellana L. es origi¬ mismo uso le era reservado al achiote
naria de la América del Sur. Aun hoy en las Antillas y en el Brasil, siendo pro¬
se encuentra al estado silvestre, en Pa¬ bable que en muchos otros pueblos de
namá, en Golombia y en el Perú, una '.'a América tropical tuvieran la misma
variedad ‘‘platycarpa Warb” (Bixa ura. costumbre de pintarse el cuerpo con a-
tcarana Willd.) de pequeñas cápsulas chiote. El achiote en México era em¬
obtusas con granos pobres en materia co¬ pleado, tanto en tintorería cuanto para
lorante, la que, según M. d e W i 1 !_ la pintura que, entre los mexicanos, al-

38)
canzó tan grandes progresos. | Fer¬ tas, llevadas de América ‘‘al medio día
nández de Oviedo y Val- del Asia y al Africa’’, en donde se han
dé s dice que en la Isla Española ha¬ aclimatado tan bien, al punto de pare¬
cían con las semillas ^‘unas pelotas los cer indígena de esos continentes.! Apli¬
indios con que después se pintan las ca. caciones. — Tanto las semillas en
ras e lo mezclan ciertas gomas, e se ha¬ sí, cuanto la materia colorante separada
cen unas pinturas como bermellón fino de ellas, así como la pasta de las semi¬
e de aqueiJla color se pingan las caras y llas molidas tienen aplicación en casi
cuerpo de tan buena grascia que pares- todas las poblaciones del Perú, princi¬
cen al mismo diablo. E las indias ha¬ palmente en la costa y en la región de
cen lo mismo quando quieren hacer sus los bosques, para colorear variadas co¬
fiestas e areytos o bayles, los indios midas.! En la región deCos bosques,
quando quieren parescer bien e quando los salvajes las emplean para colorear,
tan a pelear, por parescer feroces. . . e se la piel, principalmente la cara, en la
aun tiene un bien o sirve a los indios en que i acen “dibujos caprichosos que les
esto: que quando están assi pintados, dá aspecto hermoso y que sirve de dis¬
aunque los hieran, como es la pintura tintivo en los solteros” ( S t i g 1 i c h
mlorada e de la color de la sangre, no Germán. — “Informe de la Comi¬
desmayan tanto como los que no están sión Exploradora de las Regiones del
pintados de aquella color roxa o sanguí¬ Ucayali, Fiscarrald, y Madre de Dios”),
nea; y ellos atribúyenlo a la virtud de la estos dibujos los hacen también en las
bixa, e no es sino por ser assi de color piernas y brazos y están constituidos
sangut'nea”. | Según el Padre E o- por “rayas”, puntos y dibujos capricho¬
b o, el achiote también servía ‘'para dar sos” (Pesce Luis_“Informe” .
color al chocolate y a los guisados” y En ‘‘Ultimas Exploraciones ordenadas
no era “menos provechoso para el uso por la Junta de Vías Fluviales’’. Lima,
de la medicina, porque cura las cámaras 1907), combinados con el color negruz¬
de sangre, provoca la orina y mitiga co ddl' “huito” ( Genipa sp) ; los salva¬
la sed”.| La voz “Achiote’’ es un cuba¬ jes se pintan la piel no solamente para
nismo, según las opiniones del Padre adornarse sino para preservarse de las
Cobo y de Juan de Aro- picaduras de los mosquitos y porque se¬
na.| Las voces ‘‘Achiote”, “Achote”, gún ellos infunden temor a sus enemi.
“Achiotl” o “Achiyotr’ con que se de¬ gos” (R a i m o n d i A_“Apuntes
signa a estas semillas, son “Nahuatlis- sobre la Provincia Litoral de Loreto’’)
mos”, según la opinión de F e r n á n_ y además lo emplean para teñir tejidos
dez Ferraz y para quien el de algodón o de otras fibras ( Fray
análisis de estas voces “es bastante os¬ Carlos. — “La gran región de los
curo”, pudiendo venir de: ‘‘achtli se- bosques--Ríos peruanos navegables.”
m’llila -I- iyotia brillar, puesto que de¬ Lima) . ( V a 1 d i z á n - M a 1 d o n a.
bió de usarse como colorete para las d o: La Medicina Popular Peruana, II) ||
mejillas y como pintura para la alfare¬ “E i X a O r e 1 1 a n a, L. — Sino¬
ría, telas y muebles; o de atl agua -|- nimias: Achiote, A c h 'i h u i t i.
chia (semilla oleaginosa por excelen, — Arbolillo de forma elegante de 12 a
cia) por grasa -|- otl (camino) usado 15 pies de altura, hojas alternas, en fi¬
como terminal genérico significando en¬ gura de corazón prolongado; flores gran,
tonces “semilla que engrasa el agua”, des de color rosado, en ramilletes en la
propiedad que tiene en efecto el achio¬ extre.niir;d de los ramos; frutos cápsu¬
te”.! Crandes cantidades de achiote, las bivalvas, cubiertas de espinas flexi¬
se exportaron de América a España, bles, que contienen cierto número de se¬
desde los primeros años de la conquis¬ millas, cubiertas de una materia blanda,
ta; y según los “Aranceles Reales’’ de viscosa, resinosa, y de un hermoso co¬
1778”, se avalúaba “cada quintal (en) lor de bermellón. — Area geográfica:
mili) y seiscientos reales”; estando li_ América meridional, Antillas, Perú, Bo-
bre de derechos de entrada en España. | .ivia — Departamento de Apurímac_
El achiote fué una de las primeras plan¬ Región: Provincia de La Convención,

(39
Santa Ana, Calca, Valle Lares, Pauicar_ Botánica”, tomo IL p. 177) — || ‘‘Sus
tamba va.lle de Gallanga, —Aplicacio_ raíces que contienen una gran cantidad
nes: sus semillas se usan para colorear de féculas, después de cocidas en h u a-
ciertos potajes y en tiritorería para -teñir t i a s, se emplean como alimenticias.
de rojo o amarillo. Los salvajes de las Constituye en eli Cuzco la fruta
montañas del oriente preparan con las más preciada, particularmente durante
semirias del achiote y grasa de peces un las fiestas del Corpus. Cultivable tam¬
ungüento espe'cial con que se pintarra¬ bién como planta de adorno” (F o r t u -
jean el rostro y las extremidades en for¬ nato L. Herrera; Contribu¬
ma. de figuras sim.ból’icas cuando em¬ ción a la flora del departamento del Cuz¬
prenden sus correrías guerreras y para co, Cuzco, 1921) . II “En la lengua qui¬
precaverse de las picaduras de los mos¬ chua o general!' del Perú se llama Achira
quitos. En Puno "se la usa para marcar una planta cuya rais sirve de manteni-
el ganado y como insecticida” (For¬ miento a los indios, la cual crece cuatro
tunato L. Herrera: ‘‘Contri¬ codos en alto; echa unas varas tan grue¬
bución a la flora del departamento del sas como un dedo de la mano, derechas,
Cuzco, Cuzco 1921, p. 96). sin que dellas brote rama, algo parecidas
a las cañas, por tener a trechos nudos
AOHIKñ — (Bot.) — “La C a n-
y estar envueltas en la hoja antes que
n a i n d i c a L. conocida en Lima
ella se extienda y aparte del vá.stago, co¬
con el nombre vulgar de Achira, es una
planta de talla un poco desa.rrollada, si;;s mo lo están la.s cañas; son mactsas y
hojas muy grandes, anchas y lustrosas; correosas. La hoja es tan grande que
sus flores dispuesta en espigas, tienen tiene más de dos palmos de largo y por
un periancio de un hermoso color rojo. donde más uno de ancho, tiesa, lisa y

Achira.—Rizoma dé «Ca.xxa i.xdica, L.» (De Valdizá.n-Maédonado.)

Su rizoma tuberoso y muy desarrollado toda llena de vena.s o rayas algo releva¬
contiene una gran cantidad de fécula y, das, que del lomo salen a las orillas, E-
entre nosotros, después de cocido, se cha en el remate unas florecitas colora¬
emplea como alimento. Esta especie, in¬ das, agradables a la vista, más de nin¬
troducida en Europa como planta de a- gún olor, y junto a e.!las unas cabezue¬
dorno, ha dado origen, por medio del las o capúllos que, cuando verdes, se pa¬
cultivo, a un gran número de variedades recen al madroño y en secándose tienen
todas muy estimadas” ( C o 1 u n g a: dentro la semilla, que son unos granos

40) I
o bolillas muy redondas, negras, duras bida por ocho días continuados y toman¬
y lisas, del tamaño de garbanzos, de las do al noveno en polvos su semilla des¬
cuales se suizlen hacer rosarios. La rais hecha en agua templada’". || Este ve¬
es larga y blanca como nabo, mas no geta)'-; empleado en el departamento de
tan tierna, aunque en lo demás se parece Piura, como purgante, está considerado
a él. Aplícase esta ra.'s pa.ra el ‘‘Mal de
la del Monte” (Cobo, 1, 357) || La a.
chira gozó fama de lalgunas virtudes te¬
rapéuticas en el Perú colonial: “La u-
san_escribía Lecuanda (Des¬
cripción de Trujillo”, en “Mercurio Pe¬
ruano”, tomo II de la Biblioteca Perua¬
na. Lima, 1861) — hervida su raíz y
bebida su agua para curar el mal de o-
rina. CómenMs también cocidas y sue¬
len venderse con estimación: sus hojas
frescas las aplican en las fuentes” .—
Las grandes hojas de la achira, son em_
picadas en el departamento de Huánuco
y en algunos otros de la sierra del Perú
como envolturas de las pastas criollas
conocidas con los nombres de tamales y Achumecaguax (Del «Heebario» de
humJtas. De los rizomas de la achira se Castoke Uukaxte.)

prepara, una harina muy fina y delicada.


por V a 1 d i z a n y M a 1 d o n a-
ACHiHüSTi _ (Bot.) Ver “achio - d o (La Medicina Popular Peruana,
te” . II, 389) en el número de aquellas
plantas usadas por la Medicina Popular
ACHOCCHA _ (Bot.) — “M o _
no identificadas botánicamente.
mor, dica pedata, L. —Sinoni¬
mia: A c ho c c h a. — “P.Dnta de ACHÜPALLA _ (Bot. ) — “Eryn_
tallo sarmentoso, trepador, con zarcillos, giiím aquaticum. Planta del Perú com¬
hojas con lóbulos palmeados, las flores puesta de pencaos semejantes a 5as de la
pequeñas blancas, los frutos son una es¬ sábila, de que usan los indios para en¬
pecie de cápsulas, con numerosas semi¬ salada cuando es tierno el tronco, como
llas apla.nadas, negras. — Indígena del hacen con el palmito: sólo se da en los
Perú. Cultivando en algunas huertas del parajes muy fríos y por eso no se en¬
departamento (del Cuzco) por sus fru¬ cuentra más que en los páramos o al¬
tos que son alimenticios| (Herrera turas nevadas de la cordillera de los
ob, cit. ) ¡í Nombre vulgar de la Caigua Andes” ( Ale e d o: Diccionario,
(Véase) ‘‘Civdanthera pedata, Schrad, V) — II ‘‘La yerba que Ilamam Achu-
var, edulis, (N.aud) Cogn. palla, en los valles, en las serranías, se
'ACHOLADO — (F. 1. ) — “El que Tama Siempreviva (L e c u a n d a:
tiene color de indio (cholo, en el Perú, Descripción de Piura”, en “Mercurio
Bolivia, Ecuador, Chile y Paraguay) . peruano” tom. II de la Biblioteca Pe¬
El que se corre, intimida o avergüicnza” ruana, Lima, 1861 — || “P o u r r e_
(Palma: ‘^Neologismos y americanis¬ tia pyramidata. Sinonimia :
mos'’, Lima, 1896) . A c h u p a 1 1 a. Planta de hojas es¬
trechas, rígidas y de bordes espinosos;
AOHUIVIECAGUAiy _ (Bot.) — flores con periaucio de seis divisiones
■“Se da —dice Lecuanda (“Des¬ dispuestas en dos verticilos; las exterio¬
cripción de Piura”, en “Mercurio Perua_ res de color café cubierto de peí ufe a y
no’’, tomo II de la Biblioteca Peruana las interiores de un verde intenso; es¬
Lima, 1861) — en todos temperamen¬ tambres seis, ovario infero, trilocular y
tos de valle y sierra; se tiene por cálida pluriovulado. Florece en octubre y no¬
y purgante, usando de ella cocida y be¬ viembre. Reglón: Crece en las quebra-

(41
das de todo el departamento (del Cuz¬ los adivinos, encargados de decirles có¬
co) . Viariedades: Se conocen las sL mo había sido originado el mal y en que
guientes, caractterizadas por su porte y forma había sido agraviada la diviniidad
el medio en que habitan y que tal vez a la cual era urgente desagraviar. Pa_
correspondan a especies distintas: A _ rece que fueron estos adivinos de mu¬
ñas a c h u p a 11 ili a, P a c h a a
'
chas clases y muy numerosos: de la fre¬
c h u p a 1 i a, empleado como p^^anta cuencia con que a ellos recurrían los in¬
forrajera para el ganado vacuno. Pro¬ dios da idea Polo de O n de-
vincia de Paucartambo y Cuzco. O r c_ g a r d o (“Informaciones acerca de la
c o a c h a p u 1 1 a , C c a y a r a Religión y Gobierno de líos Incas”, Li¬
a c h u p a 1 I a (Pourretia gigantea, ma, 1916) cuando dice que “En cual¬
Raim?) de flores amarillas. Su escapo, quier negocio que quieren poner por o-
denominado s u 1 1 u, se emplea pa¬ bra que sea de alguna importancia, como
ra las construcciones y sus hojas como hacer casa, andar camino, sembrar, co¬
alimento de los conejos. Provincia de ger, encerrar lo que se coge, casarse, a-
Paucartambo. Cheshua achu- brir las orejas con su solemnidad, ir a
p a 1 li a, C c o h u e a c h u p a 1 1 a, la guerra, volver a sus casas, y en to¬
cuyos tair.os rizomórfiicos se emplean co_ dos los demás negocios de esta condi¬
mo combustible. Provincia de Paucar- ción tienen por costumbre hacer prime¬
tambo. Ccapna” (Fortunato L. ro dos prevenciones. Una es de echar
Herrera: “'Contribucióin a la flo¬ suertes y mirar las entrañas o asadura
ra del departamento del Cuzco, Cuzco de algunos anima/les; y la segunda ha¬
1921, p. 59) . Según el Prof. W e- cer algún sacrificio u oferta a los ado_
b e r b a u e r la verdadera achupallifa ratorios y el que echa las suertes ha de
sería una especie de Puya. mirar al animal”. Los confesores o i-
c h u r i s, que formaban parte del
ADEFESIERO_ (F. 1.) _“Per¬ gremio médico, ya que era considerada
sona que dice o hace disparates y ton¬ como curativa la absolución de los pe¬
terías . También se aplica a las que cados, debían ser adivinos para poderse
visten exagerando la moda o apartándo¬
dar cuenta de cuando fueran engañados
se mucho de ella’^ (Palma: “Neo_
por aquellos que ocultaban sus pecados.
logismos y americanismos” Lima, 1896)
Durante la época colonial, se agregaron
— Este término familiar encubre, en
a estos adivinos peruanos, frecuentemen¬
no pocos casos, alteraciones graves de la
te ronsultados aún por la superstición
personalidad y es empleado, en no po¬
de los mismos conquistadores, algunos
cas ocasiones, para designar verdaderas
adivinos españoles. |] Débese citar, en_
ideas delirantes a contenidos muy di¬
tre estos desventurados que fueron tau_
versos . En estos útimos casos se em¬
tas veces víctimas del Tribunal del
plea, más comunmente, el término ‘‘dis¬
parate”. Se dice entonces que una per¬ Santo Oficio, a los compañeros del cau¬
dillo Francisco Hernández,
sona “hace disparates” o “habla dispa¬
rates”. refiriéndonos a los cuales hemos escri¬
to: “De «todos los caudillos de las gue¬
lADIVIS^ACEOñSES _ (Hist.) _ rras civiles que fueron la sangrienta
Las prácticas de adivinación se conta¬ continuación de la conquista del Perú,
ron en el número de las prácticas mé¬ es indudable que ninguno de ellos hubo
dicas de los primitivos habitantes del la compañía que el Palentino asigna a
Perú; en aquellos primeros y remotos Francisco Hernández, de
tiempos de nuestra historia médica co¬ quien dice que llevaba consigo “ un V a~
rrespondientes a la concepción etiopaío- Hadares que se hacía saludador «y
génica de orden religioso. Creyendo, e-a tenido por interpretador de las fac¬
como creían los antiguos habitantes del ciones y señales de los hombres y de los
Perú, que sus enfermedades eran produ¬ caballos y otras bestias; y otro llamado
cidas por el enojo de la divinidad, antes B e z e r r a, que con do^ varillas hai
de confiar en los conocimientos botámi- cía entender que absolvía a todas las du_
'cos de los curanderos, se entregaban a das y preguntas que le fuesen hechas.

42)
Gonzalo VásQuez, clérigo la basie, también son de coflor blanco j los
sacerdote traía fama de astrólogo, quiro- estambres numerosos; el ovario termina¬
mántico, hidromántico y aun nigromán¬ do por un estigma en forma de disco, el
tico. Y también una morisca que se de¬ que presenta diez o doce radios; éli fruto
cía Lucía de Herrera, in¬ es una cápsula conocida con el nombre
terpretadora de los sueños. Es de creer¬ de cabeza de a m a po X a, de
se, como el mismo Palentino insinúa que forma obovada, o casi globosa, con una
Hernández, conocedor de las solía celdilla y que contiene un gran nú¬
superstficiones de lia gente que llevaba en mero de semillas pequeñas, casi negras,
compañía suya, explotó la credulidad de grises o blancas. Esta planta es muy im¬
ella evitando las discordias y disencio. portante por el jugo lechoso que por me¬
nes entre sus soldados, merced al temor dio de incisiones se saca de sus cápsulas
de ser adivinadas sus intenciones por cuando todav/a están verdes, jugo que
la virtud admirable de Valladares, condensado al contacto del aire consti¬
de B e z e r r a y la Herrera. tuye la substancia de color rosado y olor
Y es de suponerse que V á s q u e z, viroso que se conoce en el comercio con
que traía fama de astrólogo^ quiromán- el nombre de opio. Esta substancia, co¬
tico, hidromántico y aun nigromántico, mo se sabe, es muy empleada en Medici¬
presumiera de médico en época en que na, para calmar los dolores, sea aplicán¬
As(trología y Medicina mantenifan tan es¬ dola localmente, con el fin de adormecer
trechas vinculaciones” ( V a 1 d i z á n: la sensibil.'idad de la parte adolorida, sea
‘‘La Facultad de Medicina de Lima, p. tomándola al interior; en cuyo caso, en¬
24) . trando en el torrente circulatorio, obra
ADJUfyTOS — Catedráticos — como un poderoso sedante del cerebro y
(Hist.) _ Ver la palabra: Catedráti¬ además sobre los órganos enfermos en
que penetra la sangre’’ (G o 1 u n g a:
cos.
“Botánica”, tomo II, p. 597)— (F. 1.)
ADOBO _ (BromatoCog.) — “Es¬ —iGon el nombre de adormidera se co_
pecie de caldo ocmpuesto de vinagre, noce todos aquellos preparados narcóti¬
sal, orégano, ajos, yerbas finas y pimen¬ cos que son maliciosamente administra¬
tón que sirve para sazonar y conservar dos para provocar un sueño linvoilunta-
las carnes, especialmente la de puerco” rio.
(Domínguez, Diccionario, I, 41)
__El adobo es preparado, en nuestra co¬ ADRIAÍ^ CRISALIDA — Ostetriz,
_ (Biog.) — Iniciados sus estudios
cina criolla., en la siguiente forma: se profesionales el año 1868, obtuvo el tí¬
fríe la carne de chancho (puerco) has¬ tulo profesional en 1871 (6 de febre¬
ta dorarla; se escurre la mante¬ ro) .
ca en quie ha tenido lugar la opjeraición
anterior; se espolvorea harina de trigo ADRIANZEN EDELMIRA_ Obs-
a la carne ya frita y se la coloca en una» tetriz_ (Biog.) Iniciados sus estudios
cacerola, en la cual se echa una peque¬ profesionailes el año 1878 obtuvo el tí¬
ña cantidad de vinagre, orégano, ajos, tulo profiesiiona.1 en 1881. (16 de Ju¬
pimienta. Se hace cocinar a fuego lento. lio) .
ADORMIDERA — (Bot. ) “El ADRIASOLA Y ARVE JOSE MA¬
Papaver somniferum, co¬ RIA _ Médico —(Biog.) — Aprove¬
nocido con el nombre vulgar de adormi¬ chado alumno desl Real Colegio de Medi¬
dera, es una planta anual,, indígena del cina y Cirugía die San Fernando, mere¬
Asía menor, de un metro de altura, ta¬ ció de sus maestros el honor de ser de¬
llo denecho, ramoso a cierta altura; las signado para el cargo de Disector anató¬
hoja.s son grandes, abrazadoras, dividi¬ mico, que se hallaba vacante por ¡el sen¬
das y dentadas sobre sus bordes las sible fallecimiento del que lo desempe.
que son ondeadas; íla flor terminal, gran¬ ñaba, di buen práctico peruano don G a-
de, con cuatro pétalos enteros, de color bino Chacaltana (1811)
purpurino con una mancha obscura en El 24 de diciembre de este mismo año.
elDr. Adriasola obtuvo el tí¬ mente como agraviados, de esta genera¬
tulo profesional.! El 6 de junio de lidad se exceptúa el d.'elito de adulterio,
1814 el Protomedicato del Perú le nom_ en el cual se puede hacer la recíproca
,bró su Teniente en Moquegua;, con ju¬ acusación (20 E. P.) . | El juicio
risdicción en Arica y Tacna. | Años criminal por adulterio debe principiar
después ell Dr, A d r i .a s o 1 a se tras¬ por querella, y seguirse por los trámites
ladó a Arequipa^ ciudad en la- cual fijó designados para ésta, lo mismo que to_
su residencia y en la. cual se conquiistd dos los juicios en que no interviene el
una alta situación social y profesional, ministerio fiscal. (131 E. P.)| No
desempeñando la cátedra de Anatomía en t^ene lugar la acción criminal por adu!-
la Universidad de Gran Padre San Agus_ íerto: B. Guando se declara no haber lu¬
tín de la ciudad mistiana. Desempeñaba gar al divorcio. (268 Pen.) | 2°. Cua.ndo
este cargo el! año de 1829 ('‘Guía de hay perdón expreso de la pena, o recon-
forasteros para, el año de 1830) — ciliarión de los cónyuges. El cónyuge
Bibliografía: cfendido puede en cualquier tiempo re¬
1 _ Reflexiones médicas sobre el mitir Üa pena a su consorte,- La unión
análisis de las aguas de Yura y de los cónyuges produce la remisión
de otras que se hallan eu las cerca¬ dC’ la pena (267 Pen.) : 3o. Gua.ndo el
nías de Arequipa, que ha practica¬ cónyuge ofendido abandona a su con_
do el señor Director General de Minería sorte separándose de la vida conyugal
e instrucción Pública”, en “Colección (226 Pen.) .| 4°. Por el transcurso de
de Memorias Científicas, Agrícolas e cien días entre presentes y de un a.ño
Industriales publicadas en distintas épo¬ entre ausentes, que es el término en
cas por Mariano E d u a ri d /O que prescribe el derecho de acusar por
de Rivero y Ustariz, Bru¬ ios delitos en que no interviene el minis¬
selas, 1857, I, 140) . terio público (95 Pen.) . García
Calderón: Diccionario, I, 63) .
AOÜLTEBSO (Legislac.) —
Nuestros legisladores decla.ran en el Có¬ /^ETiTES _ (Mat. Med.) —“Ae-
digo Civil que es justa causa de divor¬ tites o Piedra del Aguila,
cio el adulterio de la mujer y que lo es bien conocida en Europa y de que hay
'también el concubinato o la incontinen¬ mina.s en la provincia de HuamaUes del
cia pública del marido (192 C.). De Reino del Perú: es una piedra ferrugino.
suerte que la mujer no podría solici¬ sa, con cavidad interior, unas veces llena
tar divorcio por el simple adulterio del y otras vacía, de figuras diferentes, ya
marido, que no illevase la nota de con- redonda ovala,da, triangular, cuadrada o
chata: la superficie suele ser lisa o ás¬
cubins’-ío o de incontinencia pública. O-
pera. Algunos han creído sin fundamen¬
íio tanto se ha hecho en el Código Pe¬
to que se hallaban estas piedras en los
nal que castiga eíl simple adulterio de nidos de las águilas, de ;o que le han da¬
la mujer, y que no designa pena para el
do el nombre, atribuyéndole los antiguos
adulterio del marido, sino en el caso de
que este lo cometa teniendo manceba naturalistas las virtudes de hacer poner
(264 y 265 Pen. ) . j En cuanto a (la el huevo al águila, de facilitar eíl parto
acción criminal por adulterio, se «debe e impedir el aborto a las mujeres; pero
observar las siguientes disposiciones: todo es imaginario. Esta piedra se com_
1^. Eli cónyuge ofendido es el único que pone de muchas capas de color encar¬
puede acusar por delito de adulterio. nado obscuro que se separan con facili_
dad y se forman de una materia blanda,
No podrá intentar otra acción penal, si
cubriendo una nuez que algunas veces
ha abandonado a su consorte separán_
es movible y los naturalistas llaman c a-
dose de la vida conyugal (266 Pen.) :
1 1 i m u s. (Alcedo: Diccionario, V) ||
2^. El ministerio fiscal no puede acu¬
Se trata de una Limonita geódica (pe¬
sar en los juicios por delito contra la
róxido de hierro hidratado) .
honestidad, en cuyo número se cuenta d
adulterio (18 E. P.) : 3^. Aunque los AFAN — (F. 1. ) — Sinónimo vul¬
cónyuges no pueden acusarse recíproca¬ gar de dispnea. Dícese de una persona

44)
disneica respira '‘con afán” o “afa forbia conocida con el nombre 'indíge¬
nosa.mente”. Pero es más comunmente na de Huanarpo, euforbia de la. cua'i el
empleada la palabra fatiga, Qcie indio Santa Cruz Pacha-
tiene varias acepciones en el f o 1 k 1 ®_ cuti Yupanqui hace men
r e médico contemporáneo. Afán es ción cuando habla del Inca S i n c h i
tomado en el sentido de “ansia”, ‘‘an¬ Roca, en estos términos: Este des-
siedad”, ‘‘agitación”, que le da Do- benturado Sinchi Ghiruca
m í! n g u e z, entre otras acepciones dizen que siempre entendió en regalar¬
(Domínguez: Diccionario, 1.) . se, ell cual dizen los mandó a buscar
chotarpo vanarpo para acostumbrar en
AFiñSIDAD — (Legislac.) _ “Art. las fornicaciones y assi an abido tan¬
140. El matrimonio produce parentes. tos vacanquest que dos yndios los iban
eo die afinidad entre cada uno de los cón¬ con aquellos presientes. | Así como la
yuges y los parientes del otro; y cada lahua lahua, insecto del cuajli
gual grado de parentesco con ellos, que habla C alancha_| Cobo
lo está el otro por consanguinidad. Los habla de unas raíces blancas, tiernas,
deudos de un cónyuge no adquieren con muy dulces y sabrosas y del tamaño de
líos del otro ninguna relación de paren¬ piñones que llamaban cuchuchu de las
tesco. | “Art. 884. El parentesco cua.-es la raíz macho era afrodisiaco y
se calcula por el número de generacio¬ la raiz hembra era el sólo sedante de los
nes: cada generación constituye un apetitos que aquella encendía. | Calan
£ r a d o.j ‘‘Art. 885. La serie de
cha concede también esta diversidad
generaciones o grados procedentes de
de sexo a unos insectos “traídos de estas
un tronco común, forma, la línea
tierras de Guarochirí” de les cuales el
‘‘iVt.. 886. La Pnea es recta cuando
m.acho, a juicio de Lavorería, fué
baja del padre o de los ascendientes a
probablemente la. cantárida (Lytta ves_
los h'ijos y descendientes, o cuando, de
sicí toria) . I En cuanto a la hembra
éstos sube a los padres y ascendientes. |
cree el mismo autor que se trataba de
“Art. 887. La línea es colateral o
nua especie diversa, que los datos con-
trasversal, cuando las personas provie¬
signa.dos por Calancha no permi¬
nen de un tronco común pero no des¬ ten clasificar debidamente (V a 1 d i-
cienden unas de otras. | “Art. 888. z á n: “La alienación mental entre los
En la línea recta, sea ascendente o primitivos peruanos”, Lima, 1915) .|¡
descendente, hay tantos grados como Aquellos insectos de Huarochirí a que
generaciones; o tantos como personas, hacía, referencia Calancha fue¬
sin incluirse la del tronco. | “Art. 889. ron, en opinión de Es c o m e 1 y M q 1-
En la colateral se calcula el grado en¬ donado, “pseudoméloes”.|| Pro¬
tre dos parientes, contando como dis¬
bablemente fué ensayada en el hospital
pone el’. Art. anterior^ pero subiendo
de San Andrés de Lima, en las postri¬
desde el uno hasta el padre común y
mera del siglo XVIII. II La historia
bajando después hasta el otro.j “Art.
coloniflj y republicana de los afrodisia¬
890. No habrá otro modo de computar
cos gira en torno a la cantárida, que
los grados, sino el anteriormente esta¬
continúa siendo la base de los preparados
blecido” (Código Civil) .
de pretendida acción rápidamente afrodi¬
AFRODISIACOS _ CHist.) —Re¬ siaca, que no ha venido a menos con la
firiéndonos a la lujuria de los primi. generalización en el empleo de produc¬
tivos habitantes del Perú, hemos escri¬ tos tales como la yohimbina. Algunos
to en otra oportunidad lio que sigue: vegetales habitualmente empleados en la
“...es un hecho conocido en casi to- alimentación, están considerados como
I de la sierra del Perú el a.tribuír a mu- afrodisiacos: el apio, el espárrago y la
j chas otras plantas propiedades semejan, cebolla, se cuentan en ese número. Al¬
(afrodisiacas) ; así limitándonos gunas bebidas alcohólicas extranjeras,
sól;0 a Huarochirf y Yauyos, en ambos €l Kumel, la Menta, el Ajenjo son bus-
lugares se consideran como poderosos fados también como afrodisiacos, por
í afrodisiacos el jugo lechoso de una eu- muy breve que sea su acción estimulado-

(45
ra de la actividad sexual. Es igualmente la explicación maravillosa y hallen en_-
muy general la creencia en las propieda¬ tonces la leyenda del chamico, ven¬
des afrodisiacas de los huevos de galili- gador de amorosas ofensas y de caba¬
na: batiéndolos en licores fuertemente llerescos agravios a las damas. | Por o-
alcohólicos se confeccionan unos llama, tra parte, cuando ha tenido lugar una
dos “ponches’’ que son considerados in¬ intoxicación por el chamico, en
tensos estimuladores de la sexualidad.!] centros más cultos que nuestras pobla.
(F. 1.)—Busquemos ahora, en el estü_ clones de la sierra, la solemnidad sin¬
dio del f o 1 k 1 o r e aquellas prác¬ tomática ha estado siempre del lado del
ticas que, por procurar el amor, pueden apiarato digestivo, vía de introducción del
ser consideradas en el número de los a- tóxico más que del lado del sistema ner¬
frodisiacos, por mucho que en la reali_ vioso. Tal sucedió en la ciudad de Bue¬
dad no lo sean. | La primera palabra, nos Aires, hace algunos años, en que o.
tratándose de estas prácticas, debe co¬ currió un envenenamiento colectivo por
rresponder, forzosamente, al G h a m i. el chamico que unos desventurado
c o, que goza en el Perú de tan gene¬ niños tomaron como castañas y devora¬
ral fama en el sentido de agente produc¬ ron ávidamente.I El último a c h a m i-
tor de la alienación mental en todas sus c a d o que hemos podido ver ha sido
formas. ¡ Uno de nosotros se ha ocupa. un sujeto joven y robusto, cuya famillia
do del chamico; pero no ha hecho le suponía aíctima del chamico ad¬
las observaciones que cabe formular en ministrado por una amante a la cual el
torno a.l asunto.] El empleo del cha¬ joven había deseado abandonar; Se tra.
mico es indiscutible. En la sierra y taba, sencillamente, de una Demencia
aún en la costa, no hay amante desdeña¬ Paralítica, bastante avanzada y la des-
da o abandonada que no haya pretendi¬ \ enturada amante no tenía de ello otra
do vengar el amoroso agravio mediante culpa que la de haber dado un poco de
lia administración de algún brevaje que amor al servicio del erotismo enfermizo
los hechiceros se jactan de preparar en de su amante, j Que el chamico
conformidad con el deseo del parroquia¬ es administrado en la sierra y siempre
no, oalculando los efectos de las dosis y con la finalidad de menoscabar la inte¬
reduciendo a la víctima a la condición gridad mental de los sujetos es un he.
exacta que ha sido solicitada por los in. cho que, ya lo hemos manifestado, no
teresados.] Hemos tenido oportunidad cabe discutir; pero no es tan cierto, co¬
de examinar algunos sujetos, pretendi¬ mo uno de nosotros pretendiera alguna
das víctimas de la intoxicación por el vez, que el chamico sea culpa.l>| ó
chamico y debemos declarar que único de estados demenciales perfecta¬
en todas ellas había un responsable más mente atribuíbles a otros agentes tóxi.
indiscutible que el c h a m i c o en eos. [ Si el chamico es la medici¬
la determinación de los trastornos ps-íqui- na vengadora de olvidos y de abandonos,
cos a tipo demencial: cuando no era ei veamos cuales son aquellas empleadas
alcohol, era ta sífilis que había llevado por nuestros brujos para provocar la la-
su daño hasta los lamentablies límites de tracción sexual y para unir los co¬
la demencia paralítica. | Es posible que razones como ellos dicen.] En el
el chamico, en su calidad innega¬ departamento de Arequipa un hombre
ble de estupefaciente, contribuya a hacer qu desea ser amado ciegamente por una
más intensos los daños del alcohol; pero mujer, aunque esta mujer le haya mani.-
de allí a concluir que sea el chami¬ festado odio o desdén, debe darle a be¬
co el responsable único de tales tras, ber unas gotas de su propio semen en
tornos hay una gran distancia. | Suce¬ una comida o en una bebida, cualquiera, f
de con frecuencia que. en presencia de En el mismo departamento de Arequipa
un estado demencial alcohólico; en pre¬ se emplea las siguientes prácticas pa¬
sencia de sujetos cuya personalidad vie¬ ra el amor o sea prácticas que
ne tan a menos, frente a frente de ver¬ tiene por objeto conseguir la amorosa co¬
daderas catástrofes espirituales, las gen¬ rrespondencia de una mujer:| Llevar en:
tes busquen, lejos de la explicación fácil los bolsillos huarmi.munachip

46)
o un huairuro.] Dar a beber a ||a rro nueva, dada a beber a un hom_
mujer codiciada la saliva del hombre que bre hace de éste el más fiel enamorado
la desea, en una comida o en una bebi¬ de la mujer que tal bebida le hace be¬
da . I Dar a beber a la mujer, en infu¬ ber.] Los hombres que (llevan en los bol¬
sión de té o en otra bebida, polvos de sillos del pantalón un ají de color rojo
c la n t á r i d a. I Que orine el hombre logran el cariño de la mujer que desean.]
en "el mismo agujero dejado por la orina Llevar consigo, en los bolsillos, la lla¬
de la mu/jer deseada y que entierre en mada piedra de lagarto
el agujero resultante un c h i 1 i c u t o (enterolito que se dice hallado a.l dego.
(grillo) .| El vino procedente del lavado llar una lagartija) . ] En el departamento
de los órganos genitales de la mujer ha¬ de Amazonas el hombre que quiere con¬
ce que sea apasionado el cariño que por seguir los favores de una. mujer debe
ella sienta el hombre que tal vino haya contemplarla a través de un ojo del ce¬
bebido.] El beafteck preparado táceo de río conocido en aquella región
con carne que una. mujer haya llevado con el nombre de bufeo.] En- el
adherida a los pies, comido por un hom_ departamento de Puno es excelente a-
bre hace que éste ame con delirio a la muleto para el amor llevar en la cartera
mujer que tal ha hecho.] Dan a beber una pluma del ave llamada H u a c s a-
en vino unos papelones contCí- 11a o Bobo.] En el departa.mento
niendo sangre menstrual desecada y pul¬ de Gajamarca el ave preferida para es¬
verizada: este vino une los corazones tos usos es el Pilco.] También se
del hombre que bebe y de la muijer^ cu¬ acostumbra,, en el mismo departamento
ya sangre menstrual ha bebido el hom_ de Cajamarca, administrar, al sujeto a
bre.] El novio que lleva en uno de los quien se pretende hacer victima de la
zapatos tres cabellos de .su' novia consi¬ pasión amorosa, los polvos obtenidos me¬
gue que ésta, le ame con delirio . ] Se de¬ diante el raspado de la uña del dedo ma¬
posita en un tubo de caña ( P h r a g - yor de la. mano izquierda del cortejador,
m i f.e s s D .) una porción de la diluidos en una pequeña cantidad de a-
tierra humecida por la orina de la mu_ guardiente o de chicha.] En el departa,
jer y se deposita sobre dicha tierra dos mentó de Ancash se emplea este último
grillos y se cubre el todo con la tierra procedimiento de los polvos de uña y se
humedecida por la orina del hombre, a.costuimbra también administrar a la
quien debe guardar el todo y llevar en el persona codiciada, en aguardiente o en
bolsillo si quiere que! sea invariable y a_ chicha, unos polvos de coloración gris
pasionado el afecto que tal maniobra ha conocidos con el nombre de c c a t i _
de provocar en Ja mujer deseada.] La yinya (¡Sígueme!) (C c a t i y,
cabeza de una culebra, a la cual se hu¬ seguir, en keshua) .] En el mismo de¬
biese ftomado el cuidado de pasarle un partamento de Ancash, se toma unos ca¬
hilo negro por los ojos, es considerada bellos de la persona amada, se queman,
como un talismán muy eficaz para con¬ se pulverizan y así pulverizados se dan
seguir el amor de una mujer. ]Un cabe, a beber en los vehículos ha.bltuales, a.
lio de la mujer amada, colocado entre dos guardiente, vino o chicha a la persona
pequeños fragmentos de piedra i - cuyo amor se desea obtener.] En el
m á n (óxido de hierro magnético) a_ Cuzco se recomienda a quienes desean
justados por un hilo de seda, es un ex¬ fortuna en amores llevar como amuletos
celente talismán para hacerse amar. Sus la lengua del cóndor o la lengua del ave
efectos son mejores aún, si tal cabello llamada P i t u o Pito.] Eri\el
se lleva atado a un dedo del pie. ] Lie. mismo departamento del Cuzco se reco¬
var consigo, de.secada., el ave conocida mienda, como amuleto de amor, llevar
con el nombre de Pilco; de los a- las dichas lenguas en la caja de la gui¬
fortunados en el amor, se dice que tie¬ tarra o bandurria y emplear estos ins¬
nen Pilco . ] Llevar, en la caja de trumentos en ofrecer una serenata a la
una guitarra o bandurria:, la Jengua de mujer amada. Los resultados son más
una víbora.] La sangre menstrual de la satisfactorios—según se asevera—si a.
mujer, recibida en olla de ba¬ las lenguas indicadas se une la cabeza

(47
.3

de una culebra, y, lo que es mejor aún, la eficacia de esta práctica que, en las
la cabeza de una víbora. | En ei depar¬ pohlacmne.s de la s.-rra. las señoras,
tamento de Junín es muy empleado el después de peinarse, recojen cuidadosa¬
H u a c a n q u i, de origen netamente mente los cabellos que hubiesen queda¬
incano y cuiyo empleo está también muy do adheridos en el peine y proceden a
exíend do en los departamento del Sur. ¡ incinerarLos cuidadosamente; pues temen
En estos mismos departamentos se em¬ que ellos, por intermedio de un criado
plean los siguientes amuletos: Unas fi¬ inescrupuloso, pueden llegar a manos de
guritas hechas de piedra blanca o de i.ci pretendiente que los ponga en las
cera, que representan a los dos amantes manos peligrosas de un hechicero . ¡ En
y que en algunas comarcas, reciben el el Gallao, como en Lima, se recurre - a
nombre de c u y a _ c u y a. Estas í"!- las prácticas siguientes: E:l pretendien¬
guri'ras deben tener alguna.s otras apli¬ te duerme con une, naranja y ob¬
caciones ya que en Apun ma.c y en Aya_ sequia ésta a la persona cuyo amor pre¬
cucho se habia de dar la c u y a - tende.! pretendiente espolvorea la
cuya y de hacer la cuya- persona o la cama de la persona ama¬
cuy a.|El rabo de zorro. ¡ La. cabeza da con los r amados polvos de la
de una culebra o víbora envuelta en ca¬ H i c a r d i n a que, en concepto de al¬
bellos de la mujer amada. Guando se ha gunos curioso:?, sólo serían polvos de
conseguido pasar la cabeza de esta cu_ sangre menstral desecada.! Se da a be- ■
lebra por Las partes genitales de la mu_ ter a ia persona desecada, disueltos en a_ '
jer, amada, se asegura que los resultados guardiente o en chicha o en otra bebida -
son prodigicnos. Y no hay dificultad cualquiera, polvos de la llamada pie- 1
pa.ra así creerlo,. | En el departamento d r a d e J e r u s a I e m (:arci.lla) . | ;
■de Junín se emp.lean los siguientes pro¬ Se da a beber al hombre que se quiere 1
cedimientos para e l a rn o r:¡ El conseguir el a.gua procedente del lavado I
corte'ador escupe tres veces seguidas oo de las parte:" genitales de la mujer ena- ^
la cornuda o beb'da que se ha d? dar de morada, agua que entre ciertas gentes 1
comer o de beber a la persona, amada. | de Arequipa, es conocida con el nombre i
demq la:? cenizas producto de ia com¬ de Agua del c a, n t a r i t o, o 1
bustión del cigarrillo, las pasa por las Agua de culo. En el departa- e
axilas sudorosas y procede .a icspolvo- mentó de Huánrieo a esta bebida se lla_ y
rearLas después en la cama de la perso¬ mía M a y 1 1 a p a.! La brujería pa.ra 1
na amada. I Se da a. beber a la persona conseguir el amor de una persona se
amada, di.suelíos en aguardiente o en hace, en Lima y Ga’lao, con los cabe- i-
chicha, unos po’vos que venden los cu¬ líos de la. persona deseada o con un ob- y
randeros indios (G c a m i 1 i s o Ga.- jeto de uso íntimo de esta persona.! En ^
1 1 a h u a y a s) con el pom.poso nom_ e'I departamento de Ayacucho es la ca- 1
bre de polvos de amor!. Se beza de víbora el más preciado amuleto J
quema los cabellos de la mujer amada y para el amor y los enamorados suelen i
se hace que ellos sigan la misma suerte Llevar ün ejem.plar de tal amulqto en ;
que las cenizas de cigarrillos a que se los bolsillos o carteras, seguros de que '
ha aludido anteriormente.! En Moyo- tal talismtán les garantiza una apasiona. J
bamba el P i r i - p i r i monopoliza la da correspondencia.! En el departamen- í
mayor pa.rte de los procedimientos para to de Huánuco existe también la prácti- y
el amor; pues es sobre la base de pi - ca de la c u y a, _ c u y a que expenden
r i _ p i r i que la mayoira de técnicas los C c a m i l i s. Es el producto
está edificada.] En el departamento de más klcrativo de cuantos expenden es_
Apurírnac se usa., como amuletos de a- tos sujetos, muy conocidos en Lima con ' i
mor el ya citado H u a c a n q u i y el nombre de Médicos b o 1 i v i a- i
un-a variedad de éste conocida con el nos y que, llevando al hombro sus ' i
nombre de H ii a. c a n q u i to. Pro¬ alforjas de medicamentos maravi- 1 j
bablemente se trata de un insecto. | Se liosos recorren todo el territorio de la ; j
us=a también los cabellos de :1a mujer República. Ellos van, de puerta en j
deseada y es tan general la creencia en puerta, preguntando a los crédulos y a |

48)
los ingenuos:_¿ No se ofrece nada ?.. . La boca” ( L e c u a, n d a: Descripciói
Un poco d,5 polvos para el amor. ... la de 'brujillo, en “iMercurio Peruano”) , ¡
florecita para la suerte. ... la tierra pa¬ —El agengibre, así escrito para conser¬
ra los buenos negocios.| Son los var la ortografía de 1. e c u a n d a, es,
polvos para e,l amor Los proba,blemente, el “Z i n g i b e r of_
que primero se agotan y los que mayor f i c i n a I e” de La familia de las Amo-
rendimiento proporcionan a los ind os máceas que suministra el gengibre y
curand'cros. (V a 1 d i z á n - M a 1 d o- de.l cual dice C o 1 u n g a: “El Zin-
n a d o: T.a IMedicina Popular Peruana., giter officinale o Gengibre, indígena de
Lima, 1 922, f, 185) .
la India y cultivado en las regiones tro¬
AGALLAS — (F. 1.) — Nombre picales de América por su rizo'ma que
que, en la época colonial de nuestra his¬ tiene un olor penetrante y un sabor a_
toria, se dió en el Perú, por médicos y rcmático muy picante: se emplea en
por profanos, a las tonsilas. F- ac¬ I\íed'cina corno estimulante y en la eco¬
tualidad ha caído en desuso, y sólo se nomía, doméstica com.o condimento. En
emplea en el lenguaje familiar para sig¬ el comercio se conoce dos clases de gen¬
nificar los múltiples y va.riados recursos gibre: el blanco y el gris; pero parece
de la a.'tucia humana: “que tieme mu¬ que sólo se diferencian en el modo de
chas agallas” se dice de sujeto cuya as¬ prepararlos” ( G o 1 u n g a: Botáni¬
tucia es llena de recursos. Agallas _ ca’” II, 178) .
dice Domínguez (Diccionario^
AGHIR DE_ G iruja_
í) —glándulas en la entrada de la gar¬ no — (Biog. ) __ En el proceso de
ganta, inmediata a nuez”. En esta beatificación de Eray IM a r t í n de
acepción fué empleado el término en P o r r e s (Manuscrito consultado en
nuestra écoca colonial. ¡| Se emplea, ac_ la Bibhoteca de los DomJnicanos de Ro_
tualmente, para designar las branquias ma) está citado este Francisco de Aghir
de Los peres.
a quien se llama cirujano y enfermero
AGAPAnJTO_ (Bot.) — “A g a - y de quien se dice haber sido testigo de
p a n t h u G u m b e 1! a t u s, L’Her.t. algunos de los prodigios referidos en
Sinonimia ; A g a p a n t o_Hojas li¬ dicho proceso. Parece que Aghir
neares, echadas, de un metro; Lores n-t- era religioso modesto de la Orden Do¬
m.erosas, inodoras, azu’es más o menos minicana. Vivía en e'l Gonvento de Ntra.
largamente pedieJadas, dispuestas en Señora del Rosario, en Lima, por los a-
vastos racimos umbeliformes. —Indí¬ ños de 1679.
gena del Cabo de Buena Esperanza..
Cuitivado len los jardines del Cuzco co- AGFJ© CASTO _ (Bot.) _ El
mio p’anta de adorno (Fortunato “V itex agnus castus, Linn”.
T.. 'H e r r e r a: “Contribución a La fué em.pleado por nuestros prácticos de
Flora, del Departamento del Cuzco, Cuz¬ la época colonial, probablemente en for¬
co, 19211 . ma idéntica a como lo fuera por los prác¬
ticos europeos de aquella época, o sea
AGARRAR una enfermedad _
como sedante de los apetitos venéreos.
(F. 1.) — El vulgo nuestro de la época Sabida es la verdadera veneración de que
presente dice que He es posible al hom¬
gozara el A g n o casto en otras
bre “agarrar una enfermedad” ser épocas, ya que en Atenas, durante los
‘‘agarrado” por e.LLa.. Dícese “agarró
sacrificios ofrecidos ,a Geres, las muje¬
una tisis” de sujeto que contrajo una
res se hacían un lecho de esta planta.
tubercuios’s pulmonar; dícese también
En boticas de Lima, durante el si_
“lo agarró la tisis.
gijo XVIII, se expendía el A g n o
AGEtVGIBRE _ (Bot.) _ “El c a s to, cuyo nombre hemos encontra¬
agengibre tiene unas raíces de do escrito -A n n o casto en el
gusto picante y calidad ardiente: se sir. “Inventario de la Botica del Golegio de
ven de él para curar la balbucid o tor¬ San Pablo en Lima”, el año de 1771.
peza de La lengua, si proviene de pasmo Agnes castus (V i t e x a g n u s cas
(parálisis), trayéndola confinuamente en tus, L.) Arbolillo ( D i d i n a m y a
angiospermia, L.); verbená- logna fué honrado el doctor A g n o l i
ceais, j. cuyas hojas son “digiitadas”; con la Dirección del Hospital Mayor y
las flores largas y espesas, de un blan¬ con la del Hospital de Crónicos. En el
co violeta (emblema de la castidad en¬ desempeño de ambos puestos, así como
tre los antiguos) . Las semillas han si_ en^el del Consulado General del Perú,
do reputadas antiafrodisiacas; sin em¬ fué el doctor A g n o 1 i un verdadero
bargo, su olor fuerte y aromático y su padre para los jóvenes peruanos que mar
sabor cálido, un poco acre, indican más charon a Italia en pos de las luces mé_
bien una virtud estimulante” ( L i t t r é dicas de sus excelentes escuelas.
G i 1 b e r t: Dictionnaire de Médeci- El doctor A g n o 1 i ha enviado a
ne, de ChiruTgie, etc París, XX edición “El Comercio” de Lima unas interesan_
p. 32) . tes correspondencias firmadas por el a-
nagrama de su apellido: “Ilonga”.
!A;Gf^OLi JUikfÚ BAUTISTA _ Mé_
QiCü — (Biog.) —Nacido en Bologna BibiHograf'ía :
Utaüa) y miembro de muy distinguida 1 _ Consideraciones sobre dos casos
'umilia, h^'zo sus estudios médicos en la de anemia por a.nquilostoma ducdenal,
justamente célebre Universidad de su observados en el Hospital Italiano., en
ciudad natal. Habiendo realizado sus es¬ “Crónica Médica”, Lima, 1893.
tudios al lado de notabilidades de la ta¬ 2 _Reflexiones sobre un caso de fe¬
lla de Augusto M u r r i, el gran nómeno respiratorio de Cheyne Stokes
filósofo y grandísimo médico, que le debido a la administración de una pe¬
conservaba, a despecho de los años, un queña dosis de morfina, en “Crónica Mé¬
invariable afecto, el doctor A g n o 1 i, dica”, Lima, 1894.
a poco de obtenido su título profesional 3 — Profilaxis de la tuberculosis pul¬
se trasladó al Perú, en cuya Facultad monar, informe en colaboración con el
de Medicina de Lima, obtuvo la revalida¬ doctor Martín D u 1 a n t o, en
ción de su título profesional en 1887. | “Crónica, Médica”, Lima, 1902.
Médico del Hospital Italiano de Lima, 4 —La peste en Lima, Informe que
sólidamente preparado, muy estudioso y eleva a la Presidencia de la Junta Di¬
con una capacidad erótica muy amplia y rectiva de la campaña contra la peste bu¬
muy bien educada, no tardó en hacerse bónica en Lima el miembro y Tesorero
merecido objeto de general estimación y de ella doctor Juan B. Agnoli,
de unánime aprecio de sus prendas per_ Inspectoi; Mi;nicipal de Higiene, en ‘‘Bo-
sonales y profesionales. | Inspector de ¡letín de la Dirección de Salubridad” año
Higiene de la Municipalidad de Lima al II, n. 2, 1906.
estallar en esta ciudad la primera epi¬ AGNUS ALEJANDRO _ (Biog.)
demia d'e peste bubónica (1904), de¬ Licenciado en Ciencias de la Universi¬
sempeñó las d.elicadps funciones de tal dad d(5 Pa,rís, incorporado a la de Lima
cargo en forma que no será olvidada ja_ como doctor en la Facultad de Ciencias el
más. Ofrendando a Lima cuanto él po¬ 7 de diciembre de 1905, sustentando u_
día ofrendarla; desafiando todos los pe¬ na tesis titulada: “Insectos paleozoicos”.
ligros y sin esquivar uno sólo de los
riesgos que rodeaban a la campaña sa¬ AGOU IViATIAS Médico—(Biog.)
nitaria; el doctor A g n o 1 i, ya enfer_ —Y'er; Agoyo Matías.
mOf fué el primero en los lugares de AGOYO MATIAS—Médico (Biog.)
peligro y SU) obra fué siempre eficaz.] — Hemos hallado escrito erróneamente
La Ciudad de Lima le hizo un modesto el apellido del doctor Matías A -
testimonio de su gratitud y el Cuerpo g o i s. Su inscripción de matrícula en
Médico de Lima le ofreció un público el Ríeal Colegio de San Fernando, de Li¬
testimonio de reconocimiento de los mé¬ ma, se hal’a concebida en los siguien¬
ritos de la obra realizada (1910) . En tes términos: “Natural de Lima, hijo le¬
este año, el doctor A g n o 1 i voilvló a gítimo de D. F e r m í n A g o i s y de
Bologna, ciudad en cuyo P ,a 1 a z z o doña Tiburcia Solís, después
de la calle Barbería, le esperaba el tier¬ de haber concluido en el Convictorio de
no cariño de una santa madre. En Bo¬ San Carlos de dicha ciudad. Lógica,

50^
1 )()CT('>K
Jl AN H. Agnoi^i
"W /'■
-1 *1' .
IT'
91 ■
■í■V* -!
.■fi

fi 1 Jf
.f

t' »•
„ f . .1 -
'.^ j*- , "* - ,r'W '■ • ' .
-
( _. ■ i.<-- 4“
’i'-y' 't lí^.’,/''. .j*^ ■r ‘ ^ t:, •• *1 j .ft 'Jt -

>..j ■', •' ’V*-


• ■ •^

■, , I * r • ' 'vi * » V'4 '■ ,»'*j^'‘* ' ^1
•i-t» - í "1; ,

■ '/ . ^ ■ --***^‘ •>'■


T«^ ' ' . ..^lí■.
. y". *"’ ■ •’ . '■'^ J
V',-«t!j~
"' yjií»' ■-
'■.* ¿í. **. r #f,bí<- _ .
7*'^,^;*. »-r^y '^Tí^ tv '•<

.-.WF':-
Y*, rl- ' ' ’W' ’^
X" ? . '!■:> ífc^ t •- ^^.í'* -H: ’ • ..i:*í''^^-'.t" ■ ‘
^Kijf.ít.r; ..

■Í^v4'l’' ‘--^
V
Í3j
t *• ■ ■
• . ;ri
l’¿J)ii^'(;<í|j''*'Í‘'<l-.'’..»,T. íÍííf!Í ¿r ■ V ' »: . " ‘ ■ Vi ,■ f ^ •
’i-
’ ■ ■■ •i '” •’ti ■^•-'^ t í V-i^ ';*- ^ '■%
\::é * , M
* n'li *■' .
- »,f.t
•< é- - -'i
,
w Y>V -■’ '-
.■ ■■' ’M^tr *íi-'X-
i. - t A \ ■’^'S. ' - ■4'-
ít-
V
^5- '.y' <
■'*!' • "S^ ^ ' '„ [ ‘‘'■'.I4 lí?l.; í ':- '■}

■íVjj•,> ■;! í-f-’,p. ■ ^il- . ' V'-' •-' ■' tiA •


'f^ ^í.i- -• . I .J <- JY-.!* * .^ . . .
4, .. ^ * Ti. ,.f/ *1 . T'

• ».- V
f^’ ''’“ r
• k /•• •' ' r
v--' m
?' ■ . ■

, f*'
■t‘.r;-^i'' '-'i*

"4' ¡..'L''' f ' '‘ '■.’"


í" r vmi
M. v!^ • .* • . á
-*“:7
ir•ir
^.
51*;-^ ’ ■■' ,
.'í’.W

► ^..
•V.'j. •.'' ■•■ ’ -
• ■ k ■■ ■ I .•■ ♦’í,- '- , ' -TT^ií^^:
1 3 ■'1*^ J-'/, *
, ít ^ ‘
'
^
i.-*
-íí?*'.' _^ ;' ,.:':rv-.r 1 ' ^
!'Xí,í - '.1 »-' '->••. a
“ V 'Ji ^ .■: •’'* * •.' . T0. m
~í[y^ p,^' ,' ,,í i.'íí;. "XÍ:'i • •■♦
^..
, ‘ . ■' i ■i" k • ' ;'>’' •' “ •>;
’ív?-* -e 'A,' ■ ¿Y r • ., - r -vi-*,
f- i
fj vrv ,*•.■, ■» -i
V ' ■'■•--á
r
í t--' ^■••
'"•.i
f J
.V/'.*,- ^ -y'.-.. 'f-
|4
-V 4' ,í.*;.'4.i. W-

* *
-.• í■..* ■„:U '■'•■ »■■■• .' -V...,
• ■' x.*’.
, -■. •• í- sf-y.
y *■' '■* * ’ V;^ . *«S^^

•’. •. ■ Y» :>:', ^
Pl ^
‘ * If.-' .>'-.y. .' Z

^ .i, . - ■ -■i..'^ • ■■'
f-'F

••:{

, ,. - .^.A V i.:
* ^ ■ -■■_ I •Jmr,
^' 1 >' , ..'1 * . ,' ■i. v\ ■;,. ' * rt V'
u

■ "’• ’■ i-J ,i'-»í‘<W. .. ^ '4-^ '■ily-


■ t >!•(
- * ’m'^
'is*s. •
• ,_ » * 1 1*

. , ’ ■ ‘ . ..•' Vi ■’if
• ^ -I
,. t
! ■■ •■"•; ■ • ;f. 5
.,,_ - ■
•' * l , •< ,f , í« . - . ;■-■ í.'*
i -!•■
x:" ' . . l V. '' 4 ^ .'.'VP'
íj :'■ ■' -■
■ ,1. , Jfí Ci -
- ’ I ■ 4^ ‘i:* i .. i ^ i -«.W'/r *

'., r.4*, ■
'..A
Etica, Metafísica, Aritmética, Algebra, premieditación o alevosía: 3?^ Perpetrar.,
Analogía, Análisis y Geometría, para lo por recompensa prometida o por pre¬
cursar las Giencias Físicas, vino a. este cio recibido: 4‘? Aumentar deliberada¬
Colegio. Fué aprobado en la Osteología mente el mal del delito con daños inne¬
■£n 1810. En Miología en 18 de abril de cesarios a su ejecución: 5? Agregar el
1812. En visceras el 27 de iunio del escarnio y la ignominia a los efectos na¬
mismo año. En vasos en noviembre de turales del delito: 6? Ejecutarlo por me¬
id. y en nervios en setiembre de id. y dio de inundación, incendio, veneno, ex_
para continuar se recibió de colegial en plosión o ruina: 7^. Cometerlo aprove¬
c:l día 27 de mayo de 1813, como consta chando de los conflictos de naufragio,
de los documentos n. 12 legajo B.” terremoto, tumulto popular u otra caJa-
(Libro de Matrícula del Real Colegio de midad o desgraeia: 8^ Cometerlo abu¬
Medicina de San Fernando de Lima, sando de la autoridad o influencia qite
1808 a 1817, p. 16 v.).j El año de ■el delincuente ejerzai sobre el ofendido,
1813, en 12 de junio, en compañía de o de la confianza que éste hubiese pues¬
los colegiales -Juan Yásquez y to en aquel: 9^ Ejecutarlo como medio
Manuel E s p i n a r, y bajo la presi_ para cometer otro: 10^ Cometerlo va¬
dencia deLmaestro D. José Pe¬ liéndose de la cooperación de otras per¬
queño, rindió A g o i s en la U- sonas, para asegurar su ejecución, o
niversidañ de San Marcos un examen proporcionarse ■ impunidad : ID Ejecu¬
público de Anatomía, Fisiología e Histo¬ tarlo de noche, en despoblado en los ca_
ria Natural que fué dedicado al Virrey. m.inos o en la morada del ofendido: 12?'
El año de 1814, ejerciendo ya la profe_ ometerlo en lugar sagrado o en el que
sión de 'Cirujano, fué recomendado por la autoridad este ejerciendo sus funcio¬
• el Tribunal del Protom.edicato como ci¬ nes: 13i^ Ejecutarlo incurriendo en gra¬
rujano del “Regimiento de Talavera”, ve ingratitud para con el ofendido, o
que, al mando del Teniente Coronel D. contra personas que merezcan respeto
Vicente González, debía mar¬ y consideraciones por su dignidad, sexo,
char ese año al Cuzco. El Dr. A g o i s edad, estado de salud, o debilidad físi¬
fué, más tarde miembro de la ^‘Academia ca. 14^ Ser el culpable reincidente en
Lauretana de Ciencias y Ar tes” estable¬ delito de la misma naturaleza, o cou-
cida en la ciudad de Arequipa el año suetudinar’o, aunque' sea en otros de
182 1.1 Según el doctor Eguigurcn d.iversa.s especie. (C. P.)
realistas prominentes del Cuzco, Arequi¬
pa, Puno y Huamanga en la Revolución AGRAZ — (Mat. Med) _ El a-
(‘‘Catábgo histórico de los patriotas y graz fué empleado como astringente en
de 1814 - 1815”, en “La Prensa”, julio la forma de enemas, para combatir la
de 1914 ) el doctor A g o i s había si¬ diarrea. Lo fué, asimismo, en el tra^
do también cirujano del Regimiento “Ca¬ tamienío de los flujos “naturales de
zadores de Extremadura”. la mujer” y en el de la hemopotisis, en
cuyo caso era administrada una solu¬
AGRAVACaOlM _ (F, 1.) —Térmi¬ ción muy dilu'da de agraz. Estabai for¬
no familiarmente empleado para desig-
malmente contraindicado en los episo¬
r.ar la evolución fatal de la enfermedad:
dios febriles de 'las enfermedades; pues
el enfermo se agrava cuando se creía que encendía la fiebre. Este
lejos de reaccionar favorablemente, se
agraz es, como se sabe, el zumo o jugo
aproxima a su termjnación fatal. Epoca que se exprime de la uva verde o a me¬
presente.
dio madurar, acepción que trae D O-
AGRAVANTES_ (Legislac. 1 _ m í n r u e z (Diccionario) ; pero
*Tit. 3?: De las circunstancias que agra¬ Alcedo, consigna, con este nombre
van la responsabilidad criminal. Art. de agraz una especie vegetal de la cual
10: Son circunstancias agravantes: D. dice lo siguiente: “A graz o Co¬
Cometer el delito contra la persona de lorado Bejuco y planta de la pro¬
un ascendiente, o la de un superior que vincia de San Juan de los TJ.anos en el
respecto del delincuente ejerza autori¬ Nuevo Reino de Granada; se creía, parti¬
dad leg'tima: 2? Ejecutarlo con detenida cularmente en el pueblo de Macuro; cor-
lando un pedazo de él y soplando por un agua de un vaso y voltear en seguida cl
'extremo sale por otro una porción de vaso sobre la mesa (Pallasca) ; tomar
agua que, por repetidas experiencias he¬ el agua de un vaso levantando éste en
chas, es un colirio de singular virtud pa- alto e inclinándolo de modo que' el a-
rai las enfermedades de los ojos, disi¬ vgua se cuele por capilaridad y recibien¬
pando las nubes y catatratas y aclarando do el agua que gotea por el fondo del
la vista” . vaso (Arequipa). Arrojarle al paciente
agua fría de manera de asustarle (Huan„
AGREDA LEOI^OR C. — Alumna cayo) .] Como secretos contra el insom¬
_(Biog.) — N. Callao, 1899, de nio recomiendan: lavarse la cabeza con
Emilio y María E.| Se inscribió en la agua fría antes de acostarse (Lima) ;
matricula de í’armacia de^la Facultad tomar espuma de agua de río, recogida
de Medicina, de Lima el año de 1917. muy de mañana antes que los rayos so¬
AGUA— (F. 1.) — “Keshua: Unu lares hayan caódo sobre ella (Sicuaní) ;
(Cuzco), Yacu (Ayacucho) (Vocab. poner un vaso con agua en la mesa de
PoLíg.) Aymará: Urna (Vocah. Po- noche Arequipa).] Como secreto para
lig.).| Leyendas: Los indios del pue¬ combatir la enuresis nocturna de los ni¬
blo de Incahuasi (departamento y pro¬ ños, se recomienda darle un baño de a„
vincia de Lambayeque) “creen que no gua fría a media noche (Pachacamac) .]
se puede sacar agua de la laguna (de Como secreto para que las criaturas ha¬
Yanahuanca, para irrigar sus chacras blen prontamente, se aconseja hacerles
sin que ésta se embravezca y la natura¬ beber agua en un dedal (Departamentos
leza entre en revolución, desencade¬ del Norte) ; los pediluvios son recomen¬
nándose vientos muy fuertes en la cor¬ dados para combatir la jaqueca (Are¬
dillera y cayendo rayos para castigar el quipa) ; el agua llamada “mascada”
atrevimiento dc’ los hombres”. | Tam¬ (entibiada en la cavidad oral) es verti_
bién los indios de Incahuasi, de Can_ da en el conducto auditivo externo co¬
chachala, etc., ‘^cuando la estación es mo tratamiento de las otalgias (Lima y
muy seca y no llueve desde mucho tiem¬ departamentos del Norte) ; los baños de
po y de consiguiente sus sembríos se agua fría, son recomendados para com¬
están perdiendo, bajan a la costa con batir los adormecimientos (Jauja) y
odres y dirigiéndose hasta el puerto de las aplicaciones de agua fría a la cabeza
San José, los llenan con agua de mar^ para combatir la epíxtasis (Huancayo).]
que llevan hasta su tierra y la despa¬ Otro secreto contra el hipo: tomar tres
rraman con ceremonia en sus jterrenos “tragos” de agua; introducir las manos
donde quieren que llueva. Para hacer en agua caliente C-^requipa) ; tomar di¬
que llueva también tienen la costumhre chos tres tragos de agua y provocar un
de quemar los pastos, lo que hace que estornudo por medio del rapé (Cuzco) .
entonces se vean fogatas,por todas par¬ El agua de mar es tomada por copitas
tes” (R a i m o n di: Itinerario de en el tratamiento de la clorosis y de
Viajes”, Bol. Soc. Geog. Lima, 1901, la anemia (Chorrillos) ; los baños de
p. 53) .| Los indígenas de la provin. agua fr^a antes de la salida del Sol son
cia de Canta del departamento de Lima utili zados en el tratamiento de las ade¬
para favorecer la lluvia en “años se¬ nitis inguinales (Ayacucho) ; como
cos”, riegan con agua de mar y de la ‘“secreto” en la curación de los tic¬
cordillera de “La Viuda” la cumbre del tes (verrugas) se recomTnda fric¬
más alto cerro del pueblo de Viscas, pa¬ cionarlos con espuma de agua de río
ra lo que transportan un barril mediano antes de que el sol salga (Pachacamac)
con cada una de dichas aguas. | Los o agua estancada en descomposición,,-
conibos dicen que “meóse Dios, y de (Huacho) . Se dice que el vapor de a-
aquí procedió el diluvio que inundó la gua recibido por largo rato sobre las
tierra, viniendo las aguas a parar al manos suprime .el sudor de éstas
ücayali (Alcántara Tomas).] (Arequipa) . para expulsar las piedras-
Aplicaciones: Como secreto para comba¬ del hígado (cálculos biliares) se toma
tir el hipo recomiendan: tomar con mucha agua helada-, en las montañas. Contra
calma un vaso de agua (lea) ; tomar el a- ei llamado “reuma de siete cueros” se

52)
recomienda aplicaciones alternadas de tudios que datan de la época colonial,
agua tr.a y caliente. (^ aldizán- La Ciudad de los Reyes, en dicha época,
M a I d o n a d o) || El agua, como disfrutaba del doloroso privilegio de una
todos los agentes naturales, ha sido in_ aterradora frecuencia de las ‘‘cámaras
culpada por el vulgo de la producción de sangre”, nombre con el cual eran co_
de varias enfermedades, singularmente nocidas las disenterúas y las enterorra-
de algunas enfermedades de la piel. El gias de diversa naturaleza. Desde aquel
origen hídrico del bocio, del paludismo, entonces se atribuía la frecuencia de es¬
de la enfermedad de Camón, son muy tas y otras enfermedades a las malas ca¬
antiguos conceptos de nuestro vulgo. lidades del agua de bebida, así como al
Este mismo atribuye a los baños cier¬ hecho de carecer la ciudad de un servicl(?
tas dermatosis, declarando, en estos ca¬ de alcantarillado. Han escrito acerca del
sos, que el baño ha: “movido los humo¬
aigua de Lima los siguientes autores: a)
res"; también atribuye el vulgo ciertos
— 1611, el doctor IM a t í a s d e
hechos de insuficiencia endocrina, pre- P o r r e s; b) — 1759, el dojctor
rentemente ovárica, a la acción nociva Cosme Bueno: “Disertación fí¬
ejercida por los baños sobre tales órga¬
sico experimental sobre la naturaleza del
nos cuando han sido torneados por muje¬
agua y sus propiedades”; c) — 1805,
res que hacían su período catamenial.
U n a n u e: “Observaciones sobre el
AGUA ATEñüEWSE _ (F. 1.) _ clima de Lima”; d) — En los últimos
•Por los años de 1888 estuvo muy en años del siglo XYIII un autor anó¬
boga entre los vecinos de Lima una lo¬ nimo hizo también alusión a las
ción para el cabello conocida con este m:a.l.as calidades del agua de Lima en
nombre de “Agua ateniense” y cuya un folleto cuyo análisis bibliográfico
preparación, como era naiiural, se man_ hemos hecho en nuestros arCculos del tí¬
tenía en el mayor secreto. Anuncios y tulo “Módicos de la Colonia” publicados
muy numerosos de esta agua ateniense en “Gaceta de los Hospitales” de Lima,
se encuentran en los periódicos y revis¬ 1910. ¡I Con posterioridad a estos auto¬
tas editadas en Lima por aquel enton¬ res, los estudios más importante relati¬
ces. (‘‘El Perú Ilustrado” Lima, 1888, vos al agua de Lima han sido los si¬
por ejemplo'! . guientes: e) —A n t o n i o Rai¬
AGUACATE —(Bot.) _ A^er la mo n d i: “Aguas potables de Lima”,
palabra: “Palto”. 1874 (Damos esta, fecha, aun cuando La
de su publicación en los “Anales de la
Escuela de Construcciones Civiles y de
IMinas” sea la de 1884; porque el pro¬
fesor R a i rn o n d i afirma que di¬
chos estudios databan del año de 1856 y
que en el año de 1874 había realizado
análisis especiales de dichas aguas; f)._
Í884, Manuel E. V e g ae “A_
gu.a potable de Lima”, tesis inédita del
bachillerato en Medicina; g) — 1887,
José .'Vnselmo délos Ríos
“El agua potable de Lima”, informe a la
Alcaldía l\íunicipal de Lima, en "Moni¬
tor .Médico” (Lima, 1887) y 'tn “Ga¬
ceta Científica,” (Lima, vol. Til) ; 1889^
Ricardo L. F 1 ó r e z; ‘CVnálisis
microbióilico del aire y aguas de Lima y
sus alrededores”, conf. en la Sociedad
Aguacate Médica “Unión Fernandina”; i) _ R a-
m ó n E. R i b e y r o: “El análisis
AGUA DE LimA _ (Hidrol.) _ bacteriológico de las aguas”; estudio de
El agua de Lima ha sido objeto de es¬ las de Lima, tesis del bachillerato en Me-
dicina (“Anales Universitarios del Pe. bacilos que en algunas están acom’^--'’.
íú”, Lima, vol. XXX, 1902); j) — do3 de bacilos slmiltíficos. . .En síntesis,
1904, Garlos Alberto Gar_ desde el punto de vista higiénico, puede
cía: “Análisis químico del agua pota¬ concluirse: B El agua de las galerías
ble de Lima”, informe preliminar, (Cró¬ filtrantes y de la Caja Real es potable,
nica Médica, Lima, 1904) ; 1) — M a. pero está constantemente expuesta a de¬
nuel O. Tamayo: ‘‘Caracteres jar de serlo accidentalmente por su im¬
bacteriológicos del agua potable de Li- perfecta protección contra las contamina¬
m.a” (Crónica Médica”, Lima 1904) ; m) ciones. 2". El, agua del r'o de Surco y
—1906, Aven daño Leoni- todas las mezclas en que tome parte no
d as; “Saneamiento del agua potable son potables, desde el punto de vista bac¬
de Lim.a”, informe a la Academia Nacio¬ teriológico y merecen el nombre de tifó_
nal de Medicina, en colaboración con genas, no porque en ellas sea posible
los doctores Ma nuel A.Velás- encontrar siempre el bacilo tifico clási¬
quez y Francisco B.Agua co, sino dando a ese vocablo su moderna
y o; n) — “Agua potable de Lim.a”, in¬ acepción higiénica;, puesto que la fisono¬
forme a la Junta Superior de Sanidad, mía microbiana de esas aguas es la de
por los doctores Julio Becerra, las que generalmente ocasionan epide¬
Manuel R. Arto 1 a, A. B e- mias de fiebre tifoidea” ( IM a n u e 1
nites y E. Guzmán y Va_ O. Tamayo: ‘‘El agua potable de
lle;o) — 1913, Julián Arce: Lima”, en “Crónica Médica”, Lima,
‘“El agua potable de Lima”, en “Cróni¬ 1904:. p. 333) .
ca Médica,” Lima. .|| Síntesis químico
bacteriológico: “B—Desde el punto de AGUA del SOGORHO — (Hist.)
vista qurmico las agua analizadas pue¬ _¡Hará unos quince años (1923) que
den calificarse de potables y apropiadas se expende en las botica.s y droguerías
para los usos domésticos. La potabili¬ de Lima un preparado de este nombre,
dad química puede desaparecer en un recomendado por sus autores como espe¬
momento dado por la facilidad de conta¬ cífico de las más variadas afecciones:
minación; 29, — El agua del río de Sur¬ es recomendada en el tratamiento del
co es muy rica en gérmenes, muchos de llamado “mal interior”, nombre con el
los cuales pertenecen al grupo tifocoli. cual se conocen muchas ginecopaUas de
Ha sido posible aislla.ir gérmenes de este la más varia naturaleza. Lo es. asimis¬
grupo en cantidades de agua que no llega mo, en el tratamiento de todas aquellas
ban a 5 cent, cúbicos; 3? —El agua del afecciones que reclaman una acción cica¬
manantial de la Gaja Real contiene ba¬ trizante. Se traía de una asociación de
cilos coli y slmiltíficos. Los hemos en¬ diversas substancias, astringentes en su
contrado relativamente abundantes en un mayor parte.
volumen de agua superior a dos litros. AGUAiLLyi¥?AÍ^ITU — (Bot. '>
No ha s’do posible aislarlos en pequeñas Nombre con que es conocido el Capulí
cantidades (sembrío de un centímetro ‘‘Physalis peruviara, L” . Ver las pala¬
cúbico de agua en caldo ácido de Pciriet- bras Capulí y Aguaimantu.
ti); 49: Las aguas de las galerías, excep¬
to de las que proceden de Santa Rosa y AGÜAIMAWTU _(Bot.)— “P h y
Centra], contienen igualmente gérmenes salís peruviana, L . ” Sinoni¬
del grupo tifo coli; pero para aislarlos mia: Aguaimantu. —Pilanta a-
hemos lasado volúmenes mayores de dos nual de tallo herbáceo muy ramoso, cu¬
litros. Varios de los gérmenes encontra¬ bierto de vellos; hojas ligeramente ala¬
dos han sido verdaderos colibacilos, con das, acorazonadas de limbo entero o si¬
todos sus caracteres clásicos. Otros han- nuosas y dentadas; cáliz con cinco lóbu¬
se acercado, más o menos al tipo modelo, los, corola rotácea ligeramente campanu-
distinguiéndose por algún o algunos ca- lada con cinco lóbulos agudos y cinco
Tacteres, especialmente su no aglutina¬ nectarios en su fondo que segregan un
ción por un suero anti coli. En resumen, líquido color sangre; estambres, cinco
en la mayoría de las aguas usadas co¬ extrorsos, tres mayores oue los dos res¬
mo potables en Lima se encuentran coli¬ tantes e inclusos; flores blancas; el fru-

54)
10 es una baya redondeada de color ama¬ El término y el producto al cual corres_
rillo al principio y rojo al llegar a su ponde, ambos citados por el prolijo A 1-
completa madurez. | F.lnrece len diciem¬ € e d o (Diccionario i han pasado a la
bre y enero. I Area geográfica: Perú y categorCa del recuerdo histórico.
Poliivia_Región: Crece silvestre en AGUAS MEDICINALES_(Farra.)
las quebradas de todo el departamento _Las aguas medicinales que emplearon
del Cuzco (3350 metros) .| Aplicaciones: los prácticos de la época colonial fueron
Sus bayas son de sabor agradable y sus numerjsísim 13. Muchas de ellas, a no
flores se administran en infusión a las dudarlo, correspondieron a las tisanas, a-
mujeres parturientas’’ (Fortunato pocemas, limonadas y aguas miedicamven-
].. Herrera: “Contribución a ,!,a ^ tosas que la moderna Farmacia clasifica
Flora del Departamento del Cuzco,” entre los hidrolados; pero no pocas de
Cuzco, 1921, p. 164.) Ver la palabra aquellas que los boticarios peruanos de
Capulí”. la época coloniaj lU marón aguas medi¬
AGUAJE _ (Bot.) — “M a u r i _ cinales, debieron ser así llamadas injus¬
lia flexuosa, L.”—'S i n o n i- tamente. Las aguas medicinales que he_
m i a: Aguaje — Tallo inerme más mos hallado más frecuentemente citadas
grueso que en el “IM a u r i t i a v i n i- por nuestros prácticos, son las que si¬
f le r a” (Palma real) tiene los frondes guen: a)—A g u a la g u p s a de
iguales al vinifera, pero más robustas, y L o X a. Debió ser una solución acuo¬
sa de quina; pues, tanto en el Perú co¬
las pinnas grandes, crispas, más nume¬
mo en el extranjero, se pensó, durante
rosas y más bellas; espádices de dos a
algún tiempo, que la quina sólo se pro¬
tres metros, bp.ya aovada sub globosa_
ducía en Lo ja y de Loja tomó su nom¬
Area geográfica: Colombia, Perú (de¬
bre para muchos autores; b)— Agua
partamentos de San Martín y Madre de
d le B r i o n i a; c) — Agua de
Dios)—Región: Crece en los lugares
cap, d) —A gua de Achico¬
inundados; en la provincia de Paucartam
ria; e) —A gua celeste f) A-
bo, en el valle de Ckosñipata.—Aplica_
gua cordial destilada; g)
ciones: Sus frutos, después de cocidos
—A gua del Carmen de pa¬
son empleados como alimenticios Por
rir. Esta última parece tener un ori¬
incisión del tronco se obtiene un líqui¬ gen más francamente criollo, aún cuando
do azucarado que puede fermentar y en las viejas farmacopeas extranjeras no
producir una bebida a’.cohólica; del ta¬ faltan aguas que tomando la advocación
llo se extrae por precipitación una mate¬ de tal o cual santo, estaban confecciona¬
ria amilácea que se usa a manera de das con el objeto de favorecer a la mu¬
harina,- come.stible” (Fortunato L. jer en el acto del alumbramiento; h) —
Herrera: “Contribución a la Flora
Agua dorada; i) Agua de
del Departamento del Cuzco”. Cuzco,
Fumaria; j) Agua f a g e d é -
1921, p. 47).
nica>; l)Agua de manzani-
AGUARRAZ — (F. 1.— Nombre lla;m)Agua de mil flores.
vulgar dado a la esencia de trementina. Esta agua de mil flores no tiene un ori¬
gen criollo; producto de la> destilación de
AGUARRiCA — (F. I.) _ “Nom_ la orina y excretos de la vaca tomados en
bre genérico de toda agua de olor en el la época en que florecen los pastos, esta
Reyno del Perú: regularmente entra en agua de mil flores fué usada también en
todas el ámbar y se usa para mojar la Europa (Bégin et Boisseau: ‘^Dictio-
ropa, para echar en algunos manjares y nnaire”, París, 1823) ; ni _ Agua
sobre todo para llenar unos vasos esfé¬ p o 1 i c r e s t a, citada, entre otros au¬
ricos de plata con respiraderos que se tores peruanos, por el Dr. U n a n u e
ponen sobre braceritos en todas las fun¬ en sus “Observaciones sobre el clima de
ciones de Iglesia y exhalan una fragan¬ Lima”; o)—A gua de la reina
cia sumamente agradable, cuya práctica de Hungría;p)— Agua de
es general en la América Meridional y S a n d í a; q) — A g u' a de San
por esto es increíble la que se ga.eta”_ B o r j a; r i —A gua t e r i a- d a 1.
Estia última era, probablemente, aquella Aguas minerales del Perú y sus aplica¬
agua obtenida por contacto más o menos ciones médicas.—Lima, 1883.
prolongado die la dicha agua con l,a te_ 10. —^ A" e g a, Manuel M-
ria.a magna, que alcanzaba, en aquel Agua potabiie de Lima.
entonces, precios hoy sólo comparables 11. _Valentini G-El agua
a los que alcanza el radio y cuya pose- mineral del Tingo en el tratamiento de'
s ón era un orgullo para toda Botica me¬ la litiasis biliar. —Lima, 1889.
dianamente surt'da.; s) —A g u a v u L 12. — Bedoya, Lucian o-
n e r a r i a; t) — Agua de c a- Análisis de la.s aguas de Yura y de Je¬
n e 1 a; -u)—A gua histérica. sús. En Arequipa por Jorge P o-
En ¡a actualidad las aguas medicinales 1 a r_Arequipa.
oue de miayor popularidad disfrutan son: 13_E s c o m e 1 E.—-El pozo
el agua de azahar, el aigua de meliza, el Nuevo del Fierro de Alura-Arequipa,
agua sedativa (loción amoniacal alcanfo¬ 1905.
rada) . 1 4 . — E s c o m e 1 E-La Hidro¬
terapia en Arequipa. En ‘‘El Pueblo”,
DEL PERU_
—Arequipa, 1905.
(TEbl.) — lían escrito en el Perú, a- 15 Es c o m e l E Hidrotera¬
cerca de este argumento los autores que pia y clima de ^Arequipa.. En Arequipa
a continuación se indica:: ct sa phisionomie médicale climaterique,
1 . —_H a*e n c k e. T a d e o_Des¬ _Parí.:. 1905.
cripción y análisis de las aguas de Yu- 16 .— E s c o m e 1 E.—El Balnea¬
ra (1796) — En BoleYn de la Socie¬ rio de Jesús en Arequipa.—Arequipa
dad Geográfica de Lima, 2'\ trimestre 1912 (opúsculo) .
1908. 17 Es c o m e 1 E El Balnea¬
2 _R i V e r o y U s t a r i z, rio de Yura. en Arequipa. — Arequipa
Mariano Eduardo (1827).—Colección 1912 (opósculo) .
de Memiorias Científicas. _ Bruselas 18.—E s c o m el E-Las aguas
1875. . de AMra y el temblor del 6 de Agosto de
3 _A d r i a z o 1 a y A r v e, J. 1913. —En “El Pueblo” Arequipa
M. — Reflexiones médicas sobre el a_ 1914.
ráh'sis de las aguas de Yurai. — En Co¬ 19 _E s c o m e 1 E . —El Balnea¬
lección de Memorias Científicas cit. rio de Jecús._En el Tomo IX del A"
Congreso Médico Latino Americano (6^
4 -Vargas, Ju a n Manuel.
Pan- americano) Lima 1914.
— Observaciones y anotaciones sobre
20 _E s c o me 1 E.—Las Ter¬
las aguas de Yura_En Colección de
mas de Yura_En Tomo IX del AC Con¬
IMemorias Científicas cit.
greso Médico Latino Americano (6° Pan
5 . — D ungías, Pedro D. americano) Lima 1914.
(1849) .-— Monografías de las aguas de 21. — AI o s t a j o. Benjamín.
Yura y de Jesús en Arequipa.. _Estudio sobre la Composición quími¬
6.—R a i m o n d, i, A n t o n i o.— ca de las aguas Term.ales del Tingo en
“El Perú”.—Tom. IV_Lima. Casapalca. —Lima 1907.
7 . —E b o I i J., A r o s e m e na 22. — T amayo, Alanuel O.
M. y U 1 1 o a J. G_Informe de _G a r c í a, C Alberto-La La¬
la “Comisión exploradora de las aguas guna de Huacachina. Lima, 1908.
minerales de lea” (1861). En Gaceta 23. — A' e 1 á s q u e z, P r o f. AI.
Médica de Lima, Tomo. V.' 105.— A. —^Aguas Alinerales de Casapalca.
En GeograEa del Perú por IMateo Paz _Lima, 1908.
Soldán,, tom. B, página 569_Paris 2 4_A'aldez de \ s Torre
1862. C.— Contribución al estudio de las a-
8 -Valdivia, Juan Gual- guas Termominerales de Acaya. Lima,
b e r t o.-— ?vranual para los Bañantes 1911.
en las aguas termales de Yura y de Je_ 25 .— P o z z i—E s c o t AL AI.
sús .—Arequipa 1872. _-Análisis de las aguas de Huacaehina.
9 _P érez Araníbar A. — I.ima.
2G.— M a r t e n s S-Análisis 4 2-(.lonzález Zúñiga__
de ’as aguas de Socosani,— En Análisis del agua de Huancayo_Lima.
Nación’' de Lima N® 88-Año 1913. 43 -A m a y a, Santos Cé¬
27_C o r a z a o, M . —Las aguas sar. —Contribución al estudio clínico
seletinosas del Cuzco-Cuzco. de las Termas de Acaya_Lima. 1915.
28.— Catfor d_Análisis del a- 44 -O r t i z R_La enfermedad
gua de Yumina_Arequipa. de Carrión en el departamento de An-
29_L> o e m e n s.—^Análisis del cash Lima.. 1913.
agua de Yumina.—^Arequipa. 45 _M e 3 t a n z a E_“Hua-
30. — Campbell. B-Análisis cachina” .—Lim.a liri3.
!,as aguas minerales de Casapalca. 4 6-García Godos ]\Ia_
31. — Gilbert, H_^Análisis de r i a n o: —Sobre el precedimiento rá¬
del agua de Yumina.^—Arequipa, pido de análisis de las aguas potables
32_M e i 1 1 i e r e, M . —Análi¬ por los comprimidos. “Crónica Médica”
sis del agua del 'Fiticaca (Publicacio¬ Lima, 1905.
nes de la Comisión Crequi de Mon_ 47-García C_Algunos aná¬
fcrt) . lisis químicos de aguas “Crónica Médi¬
33.— M a 1 d o n a d o, A-Piri¬ ca”, Lima, 1906.
ta de hierro depositada en el pozo lla_ 48— Ríos, P r o f. A. de
mado Tigre. Yura_Vrequipa. Tom. 1 o s.—El agua potable de Lima.-—■
IX de las Actas y Ttrabajos del V. Con¬ Lima 1887.
greso Médico Latino Americano,—Li¬ 49-Barranca, J. S_Pre¬
ma 1914. sencia del Yodo en las aguas de Hua_
34_M a 1 d o n a d o, A.—Sulfa¬ cachina.
to de hierro, aluminio, etc, en Yura- 50. — é 1 e z López,, Li¬
Arequipa.—-Tom.o IX. Act. yTrab. za r d o-El agua mineral de Casíi^-
cit. palca.—Lima 1902
35.— MaMonado, A.—Boratos- 51 _C i p r i a n i, Juan A__
Tomo IX. Act. y Trab. cit. Agua mineral de Huacachina_Lima
36-Maldonado, A-Petri¬ 1902.
ficaciones, eflorescencias, etc., de los 52 -P é r e z A r a n í b a r, A. E.
alrededores de Jesús. Arequipa.- -Tomo —Aguas minerales de Jesús_Lima,
LX. Act. y Trab. cit. 1913.
37.—M a 1 d o n a d o, A. -Flora 53 . — Pérez A r a n í b a r, A. E.
y Fauna de las aguas minerales de So- —Agua minerales de Yura.—Lima,
cosani. Arequipa, En “La Crónica Mé_ 1913.
ijiica” Lima 624_1915. 5 4-Alarcón, Antonio_
38.— Maldonado, A_Las Litiasis biliar y su tratamiento por las
[Termas de Soco.sani.—Lima 1915. aguas minerales de Jesús_1912 (Ar¬
39_Maldonado, A_Aná- chivo de la Facultad de Medicina de Li¬
isis del agua del Lago Titicaca_En ma y “La Crónica Médica” 1913 .)
‘Revista Universitaria” de Lima_uc. 55 .— D e n e g r i, M .—Aguas Mi¬
ubre de 1915. nerales de Huanta_En “Gaceta Cien¬
1 40.— Maldonado, A_Análi. tífica No 6. Lima.
is del agua Mineral de Tacamani (Pu¬ 56 -Diaz, Juan Antonio.
to) En ‘‘Revista Universitaria” cit. —De unas Termas descubiertas y fa¬
41-Maldonado. A_So ore bricadas en la Villa de Huancavelica y
a pirita de hierro que se deposita en el de sus saludables efectos.
^gua sulfurosa del “Hotel” en Yura_ 57.— Muñoz, Andrés iS_
(lepósito formado en la fisura termal diel liOs baños del Inca (Cajamarca) y sus
)'pozo llamado Végeto en Yura_Pirita usos terapéuticos.—En “La Crónica
lie hierro depositada en los pozos llama. IMédica” . — 1 885 .
íios; Senultura
í'Os: Sepultura t(S.
S. A.
A. N<? 2) Desagüe
DpsppíVe 58_R a i m o n d i, A.—Aguas
Í|S. _A. Xo 3) ; Yégeto (S. A. Np 4) y marítimas del Perú (manuscrito de Rai-
ijll Fierro Xuevo en Yura (Arequipa) En mondi) En Bol. de la Sociedad Geográ¬
vtRjevista Universitaria” cit. fica. Tomo XI, Lima 1912.

I,
(57
59_R a i m o n d i, A.— Agua AGUAYO FRAWOlSCO B _ Mé-
mineral de Tactabamba. En “La Gaceta co — (Biog.) — N. Ghincha, 1868,.
Médica” No 12, Lima^ diciembre de de Julián y Juana Pala¬
1878. cio s.| Alumno de Farmacia en 1886.
60.— Rairnondi, A-Aguas Farmacéutico el año de 1889. | Bachi¬
minerales de Gammas.-—En “La Gace^ ller en Giencias Naturales en la Univer¬
ta Médica” Tomo IX_Lima, setiem¬ sidad de Lima el 24 de Noviembre de
bre de 1864. 1894, sustentando por tesis: “Breves a-
. 61_E b o 1 i G.—Modo de deter_ puntes sobre globos aerostáticos”; Doc¬
minar cuantitativamente el yodo, espe_ tor en la misma Facultad el 12 de se¬
cialmente en los análisis de las aguas tiembre de 1900, sosteniendo una tesis
minera’jes_En ‘‘La Gaceta Médica’’ relativa a “La temperatura de Lima.”. |
tomo V_Lima, marzo de 1861. Bachiller en Medicina en 1903. Médi_
62..— M a 1 d o n a d o, E-Agua co en 1904. I Miembro de los más en¬
Mineral de Uyurmiri (Sicuanl)—Lima. tusiastas de la Sociedad “Amantes de la
1917. (Mal dona do Angel: Giencia’ y de la “Sociedad Peruana de
Trabajos científicos, Lima, 1918, p. Farmacia”, el señor Aguayo" de¬
101) .1 Deben ser considerados en esta dicó a ambas el contigente de sus en¬
relación: el doctor José Celesti¬ tusiasmo y de su perseverancia. Dedi¬
no Arguedas, autor de un artícu_ cado con verdadero afecto a los estudios-
lo titulado: “El agua de Lares” (Gace¬
ta Médica de Lima, Lima, 1875; el doc_
tor Luis C h á V e z Velando,
autor de un estudio titulado “El, agua
mineral de Jesús, Arequipa, 1917; las
alusiones hechas por Lecuanda
en sus “Descripciones Geográficas” del
“Mercurio Peruano” relativas a fuentes
minerales; los análisis de estas aguas
verificados por E b o 1 i y publicados
principalmente en la vieja “Gaceta Mé¬
dica de Lima.”
AGUAY_ (Bot.) _ “Se puede
Aguayo, Dr. Francisco B.
creer que sea el Gervera foliis
ovatis deLinneo, y Ahoval de
Domare, cuyas hojas se parecen al metereológicos, ha dejado, en su biblio^
Laurel Rosa de América: tiene la flor grafía, buena huella de laboriosidad y
amarilla monopétala, cortada en 5 lóbu¬ de competencia en la materia. | Director
los oblicuos con 5 estambres y un pis¬ de la Escuela Gorreccional de Varones
tilo; el fruto es de la figura de pera y de Lima, el señor Aguayo Ríenq,
encierra una nuez obscura triangular y merced a su intuición y a su laboriosidad
de mucha dureza, la cual traen los in_ los vacíos de una preparación especiali¬
dios colgada de las piernas para hacer zada, habiendo concedido al trabajo to¬
ruido unas con otras. El PaJre L a b a da su significación educativa y habiendo
llama a ésta, nuez de serpiente, pues conseguido sustraerle el desagradable as¬
dice que aplicando una cataplasma de pecto de explotación que tenía anterior¬
ella, cura la mordedura de este animal mente. El señor Aguayo falleció
pero Mr. L e m e r y dice que no en Lima el año 1910.
concuerda la descripción que el citado Bibliografía:
autor hace con los árboles que él vió. 1 -Discurso, en la Sociedad Perua¬
Los indios Tapueyes usan la corteza de na de Farmacia, en “Farmacia Peruana”
este árbol para hacer alpargatas. (Al¬ Lima, 1894.
cedo: Diccionario) . Se trata proba¬ 2 -La humedad de Lima, tesis del
blemente de la T h e V e t i a n e ri¬ bachillerato en Medicina, en “Anales U-
fo 1 i a J u s s. niversitarios del Perú”, Lima, 1903.

58)
3. —Memoria del Yice Presidente de te autorizados para el ejercicio profesio¬
la Sociedad ‘'Amaintes de la Ciencia”, nal publicada ese año por “La Crónica^
en ‘‘Gaceta Científica”, Lima, vol. Médica de Lima”. Es de creer que ha^
XIIÍ. cía muchos años que el dentista g u e_
4. —Disertación sobre la temperatura r o se hallaba establecido en Lima;
de Lima, en Boletín de la Academia Na¬ pues en “El Comercio” de Lima del año
cional de Medicina, Lima, 1900. 1873 se hallan avisos profesionales deí
AGÜERO CARLOS _ (Biog.) _ señor Agüero que le dan como es-
Desempeñó el Rectorado del Colegio die tahlecido en la casa N? 197 de la calle
la Independencia en Lima el año de 1832 de Mercaderes.
y es por él que están tramitados los ex¬ lAGUERO JERONIMO _Filántropo
pedientes seguidos ese año por los opo_ — (Biog.)—El año de 1871, en Li_
sitores a la vacante dél cargo de Pasan¬ ma, don J e r ó nimo Agüero ins
te de Matemáticas en que salió victorioso tituyó heredera de sus bienes a la So¬
el doctor Marcelino A r a n d a. ciedad de Beneficencia Pública de Li_
Durante dicho año de 1832, en que el ma, en cuyo ‘‘Cuadro de Honor” figura.
señor Agüero desempeñaba el rec¬
torado del Colegio de la Independencia, AGÜERO MANUEL F — Alumno
era Director el doctor Miguel T a_ — (Biog . ) —N . Lima 1891, de Jo¬
f u r y desempeñaban los otros cargos sé y Camila Ubillús. I(ns_
del Colegio: el doctor Francisco crito en la matrícula de la Facultad de
Fuentes, Catedrático de Clínica In¬ Medicina el año 1911.
terna:; el doctor José R e y n o s o.
Catedrático de Anatomía el doctor AGÜERO PABLO — Alumno _
Laureano Lar a, de Fisiología; (Biog.)—N. Andahuaylas 1899. de
el doctor M a n u le 1 S e g u í n, de Víctor y Luisa P r a d a. | ¡S e
Clínica. Externa; el doctor Cayeta¬ inscribió en la matrícula de Medicina de
no Heredia, Director anatómico; la Facultad de Lima el año de 1919.
el doctor Dámaso Herrera, AGÜERO PAULA _ Obstetriz _
Pasante de Patología; el doctor José (Biog.) —Inscrita en la matrícula de
Ignacio Huidobro, S^ecreteCu obstetricia de la Facultad de Medicina
rio del Colegio. el año de 1867.! Obtuvo el título profe¬
AGÜERO CARLOS_ Médico — sional el año de 1870 .
(Biog.)—N. Lima 1883, de José AGUILA CARLOS DEL _Alumne
ly Camilas Ubillús. Bacl^iller — (Biog.)—N, Iquitos, 1895, de Con¬
el 2 de mayo de 1914, sostuvo al efecto rado yPurificación Ráios.|
una tesis titulada: “La radioscopia co¬
Se inscribió en la matrícula de Farma^
mo medio de exploración en las afeccio¬
cia de la Facultad de Medicina de Li¬
nes de los órganos toráxicos”. Obtuvo
ma el año de 1917.
el título profesional el 16 de jumo <^e
1915.1 Dedicado, durante sus estudios AGUILA MANUEL T —Médico—
médicos», a la práctica electroterápica, (Biog.) —N . Piura, 1876, de Ma-
principalmente en el Gabinete Fisioterá_ n u e 1 y Cruz Ar i c a. | Alum_
pico del Hospital de Santa Ana, en el no de Medicina en 1897. Bachiller en
que desempeñó el cargo de Ayudante, 1908, sustentando por tesis: “El régi¬
ejerce en la actualidad el cargo de mé¬ men dietético en las infecciones gastro¬
dico adscrito a la Oficina de Registros intestinales. Médico en 1908.
del Estado Civil de Lima.
Bibliografía :
AGÜERO FERNANDO_ Cirujano 1_Historia clínica, en “Gaceta de
Dentista —(Biog) —Ejercía la pro¬ los Hospitales’, Lima 1906.
fesión en Lima por los años de 1886.
El nombre de este profesional figura AGUILA_Piedra del—(Mat Med.)
en la “Relación” de médicos, farmacéu. _Ver: “Aetites”; ver: “Piedras medi_
ticos, dentistas y obstetrices legalmen. cíñales”.

(59
¿lOüiLAFA RUmi __(Mat. Med.) puede hacer sin imprenta. De quaíro
jVombre dado a ia llamada Piedra que tiene la capiial sólo hay una. medio¬
del Aguila, Ver la palabra A e - cremente servida, y las otras tres inutili¬
zadas, y sin esperanza de reponerse con
t i t € s.
letra de Europa. El Colejio que desea
AGUita RAFAEL DEL —(Biog.) imprimir todos los libros elementales
N. Nauta, 1884-C 1 e-u e n t e y necesarios ,a la educación de la juventud
pina Medina.l AlumnodeMedi- y restaurar el Mercurio Peruano que
cina en 1905 y de Odontología en 190 i. tanto honor dió a esta. América, ha en¬
■AGUILAR ANTOMtO—Giruiano — trado en el empeño de fundir caracteres
(Biog )_^Hemos hallado el nombre de americanos que tengan la gracia y her¬
este Cirujano en la relación de erogan¬ mosura. posible. Aerificado este proyec¬
te en favor de la obra del Real Colegio to y restablecido el papel periódico del
de Cirujía y Mdicina de San Fernando Mercurio se harán circular todos los co-
de Lima, obra a la cutal contnbuyo ni cimientos útiles en las ciencias natu¬
profesor” de Cirugía A g u llar a rales, las artes y la industria. Tan gran¬
se les llamaba emtonces a médicos, des vistas necesitan de auxilios para los
lújanos y farmacéutico_s con suma muchos gastos que traen. Presto mani¬
de ocho pesos, en el ano de festaremos nuestra gratitud a las gene¬
año de 1814, según reza documento rosas personas que han concurrido a las
existente en el archivo del Real Tribu¬ miiras benéficas de’l gobierno, y espera¬
nal del Protomedicato, el cirujano A - mos de otras muchas que imiten tan nO-
a u i 1 a r ejercía la profesión en ble ejemplo”. |! Es de suponer que la
Cerro de Pasco, ciudad en la que había imprenta del Colegio de Medicina no
establecido y regentaba una Botica. existie.se el año de 1821, ya que en dicha
época el cuerpo de profesores del estable¬
AGUBLAR bernardo — Fama-
céutico práctico—(Biog. )—EjerQ:a la cimiento acordó hacer una so’icitación al
Gobierno para que este sufragase los
profesión en Lima por los anos de ldíl4.
gastos de impresión de la memoria es¬
Muy hábil en su profesión y fuera de e-
crita por uno de ellos, el doctor José
11a; pues poseía una facilidada extraor¬
AI a n u e 1 V a 1 d é s.
dinaria para realizar trabajos manuia es
de incuestionable mérito artístico tuvi¬ AGUBLAR EFRAIN _ Alumno —
mos oportunidad de ver dos trabajos de (Biog.)—N. Cuzco, 1901, de Luis
este sujeto singular, que abandonó la Felipe y D e 1 f i n a A s t e t e.j
Farmacia práctica para dedicarse a ocu_ Se inscribió en la matrícula de Aledicina
pación más lucrativa aunque más mo¬ de la Facultad de Lima el año de 1921 .
desta: dichas obras consistían la una
AGÜBLA'^ JUAN DE DIOS _
en la animadísima caricatura de un mé¬
(Biog.)—N, Barranco, 1888. de Jo¬
dico, hecha de un palo de fósforo con pe_
sé y Beatriz A b r i 1 e s. I x\ .
sueños agregados de cera; la otra en u¬
lumno de Farmacia en 1907.
na estatua.-alcancía hecha en cera y que
Tieproduci'a a maravilla a cierto amigo del AGUBLAR MANUEL WENCESLAO
boticario portador de una jiba. _Farmacéutico—(Biog.)—Este pro¬
AGUBLAR CALBXTO— Impresor— fesor de Farmacia falleció en Lima el
_(Biog.)—Dirijía en 1811, los mo¬ 2 7.de abril de 1875. Sujeto de condi¬
destos talleres tipográficos de propiedad ción social modesta, había sido dotado,
del Real Colegio de Medicina y Girdijía en cambio, de condiciones excepcionales
de San Fernando, en Lima .Hemos ha¬ de inteligencia y de voluntad. En .su vi¬
llado noticia; de esta Imprenta en el li¬ da inquieta le había cabido en suerte e-
bro del señor Medina (“La Im¬ jercer diversas profesiones y acertar en
prenta en Lima”) ; hémosla hallado i_ el ejercicio de todas ellas: había sido,
gualmente en el siguiente publicado por sucesivamente, escribano, agricultor, o-
la “Minerva Peruana/’ de Lima, de 26 brero y f?jrmacéutico. Enamorado del sa¬
de junio de 1810: “Imprenta—Nada se ber, buscón de luces que disiparan la ti-

60)
niebla en que vivía respecto a muchos fiebre amarilla de los años 1866 y 1868.
conocimientos, habua dedicado a este se_ El Doctor Aguilar falleció en Lima el
reno aprendizaje mmchas horas de repo¬ mes '!•' agosto de 1891. Hab'a hecho
so y buena parte de sus pequeñas econo¬ sus estudios preparatorios en el Semi¬
mías. El Doctor Juan G o p e 1 1 o, nario de Santo Toribio y comenzado los
ilustre médico italiano en aquel entonces de Medicina el a.ño 1843. El año 1873
residente en Lima, en el artículo necro_ fué nombrado médico titular de Are_
lógico que dedicó a su malogrado amigo, guipa.
estableció dos hechos muy honrosos
AGÜ3LAR PEDRO Rfl. _ Médico
para la memoria del farmacéutico — (Biog.) _ N. Trujillo 1829.
señor A g u i 1 a r. Dijo el doctor
Alumno de Medicina en 1850. Médi¬
G o p e 1 1 o, haber escuchado de
co el 31 de diciembre de 1858. Gum-
labios de A g u i 1 a r una teor'a pliendo sus deberes de médico y de pa_
respecto a la perpetuidad de las formas triota, el doctor Aguilar falleció duran¬
por medio de la luz que F 1 a m m a - te nuestra guerra con Ghile, víctima
r i ó n había expuesto como suya mu_ del tifus importado a x4requipa por los
chos años después. El Dr. Martín reclutas de Puno. (1880—1881).
D u 1 a. n t o había leído la teoría
de A g u i 1 ar, como formando parte AGUILAR OLIVA EUDORO_Mé¬
de un folleto que, desgraciadamente, se dico — (Biog.) -- N. Gallao, 1883, de
ha perdido. El señor A g u i 1 a r de¬ E u d o r o y Aurora O 1 i v a. |
jó escrita una memoria relativa al em¬ Alumno de Medicina en 1902. Bachi_
pleo del Matagusanos y del, Puchery en ller en IMedicina en 1909, sosteniendo
una tesis titulada: “La alimentación
Medicina, que siguió la misma suerte
que el folleto mencionado. El Dr. G o_ del soldado peruano”. Médico el año
pello, honrando generosamente la 1910. I La tesis mencionada le valió
memoria del señor A g u i 1 a r. lle¬ el señor A g u i 1 a r O 1 i v a el pri¬
mer premio “Bignon”, que le fué con¬
vó a estudio de la Sociedad de Medicina
cedido por la Academia de Medicina de
de Lima estas propiedades terapéuticas
del Puchery y del Matagusanos.
AGÜILAF^ IVIAÜiA GUADALUPE
.— Bachiller en Giencias Naturales en
la Universidad del Guzco (22 de mar¬
zo de 1916) : su tesis “La Zootecnia
aplicada a una industria” _ Doctor
en la misma Facultad y Universidad (29
de noviembre de 1916'! ; su tesis “Bos_
quejo histórico y etnográfico de los pue¬
blos de la América del Sur”.
AQUSLAiR mABmmO _ (Biog.)
■— Inscrito como alumno en la ma¬
Aguiu.\r Oliva, Eudoko
trícula del Real Golegio de Medicina y
Gírugía de San Fernando el año 1817.
Lima, encargada de adjudicar esos pre¬
AGUÍLAR PABLO SV1. _ IMédico mios (1910). I Jefe de la Glínica
— (Biog.) — N. Lima ! — Doctor en Médica en el Hospital de Santa Ana,
Medicina y Girugía el año 1853. | La en ‘Lima, debió abandonar este cargo
^‘Guía DomiciliaTia” de ese año aseve_ para marchar a Europa en el desem¬
ra que el doctor Aguilar estaba domici¬ peño de misión confiada por el Gobier¬
liado en la Botica del Golegio de la In¬ no y encaminada al perfeccionamiento
dependencia. ¡ Girujano Miliitar, de_ profesional. | En el desempeño de esta
sempeñó también varias importantes co¬ misión, el doctor Aguilar asi,9tió a la
misiones sanitarias, contándose entre gran guerra europea que estalló el año
éstas la campaña contra la ep’dem.ia de 1914, habiendo reflejado sus impresio-
una expedición militar que debía hacer-
nes médico militares en el libro que,
se a Chile.
AGUIRRE FRANCISCO — (Biog.)
tor „ I Miembro del _ N. Lima, 1845. Alumno de Far.
Gue^rpo drsLidad Militar desde hace macia el año de 1864.
mchos años, es en la actualidad (^9-1)
AGUIRRE GASPAR — (Biog). -—
sargento Mayor de Sanidad. En.^la
Desempeñando el cargo de Protomedico
fMtfa'la ^pecS oto-rino.larinpló. General del Virreynato el Dr. J uia n
.José de A g u i r r e, el ano de
durante su permanen. 1802, este don G a s P a r A g u lu
r r e desempeñaba el cargo de Asesor
cia en Europa. de dicho Tribunal (Guía de Forasteros
B i b 1 i o g r a f í a- para 1803, Lima, 1803). Posible que
1 El pailudismo en las tropas se tratase de un Asesor Letrado.
acaní7nadas L el Callao en “La Cro-
AGUIRRE JOSE — Farmacéutico.-
nica militar de la (Biog ) — En la “Guía Domicilia¬
^ Tima 1Q16 ba” paríel año de 1853 .3)
oiierra libro, Eima, íuí«* — Vanas
correspondencias sobre
se halla el nombre de este F^irmac^
dicos, dirigidas de Europa a El Comer. tico como establecido en Lima y como
encargado de regentar una botica esta¬
cío” de Lima.
blecida en la calle de Tillegas.
aguileña — (Bot.) “A q u i.
legia vulgar is, L.”b;ino AGUIRRE JOSE E. — ^
nimia- Aguileña. Se distinguió N. Lima, 1838. Alumno de Farmacia
póTltener lo! espolones de su corola en el año de 1861.
corvados, los folículos ve losos el tallo AGUIRRE JOSE MANUEL —
mudtifloro, las hojas casi ® ^ ^ (Biog.) _N. Lima, de Mari o e
estilos no más largos que Inés Hurtado. Alumno ^ dell
bres. Los pétalos son f.f Real Cole^gio de Medicina y Cirugía de
cortos que los estambres y el tallo tie-
San Fernando en Lima por los anos de
ne de 3 a 8 deqímetros 1814-1815. Había hecho sus estudios
res azulea, blancas y rosadas. I^^^igeno
preparatorios en el Convictorio de ban
de Europa. Cultivado en los jardine:»
como planta de adorno. (F o r tu na- Carlos, de Lima.
fo L Herrera; “Contribución AGUIRRE JOSE MODESTO
a la Flora del Departamento del Cuz¬ (Biog.) _ N. Lima, 1838. Alumno
co”, Cuzco, 1921, p. 79). de Medicina el año de 1857.
AGUINAGA ALWIANZOR A — AGUIRRE JUAN JOSE DE — Me_
Alumno _ (Biog.) — Nacido en Ca. dico _ (Biog.) — Médico natural de
jamarca el año dé 1897, hijo de don Lima que llegó a desempeñar en las
Alejandro A g u i n a g a y do. postrimerías del siglo XVIII, los cargos
ñ,a Clara Luz de A g u i n a n ás honoríficos que médico alguno po¬
g a. 1 Se inscribió en la matricula día desempeñar en la organización colo¬
de la Facultad de Medicina de Lima el nial: el año de 1786 fué elevado al
año de 1915. cargo de Protomédico General del Vi_
rreynato, cargo que tenía como anexos
AGUIRRE francisco — (Biog.)
el de Médico de Cámara del Virrey y
_ Hemos encontrado, en los Archivos
el de Catedrático de Prima de Medicina
del Protomedicato el nombre de^ este
de Lima. “Profesional distinguido” le
farmacéutico que ejercía la profesión en
llama M e n d i b u r u (Dicciona¬
Lima por los años de 1817, en 18 de
rio, tomo I, P. 74). El doctor
noviembre de cuyo año el Tribumal le
A g u i r r e fué considerado en
recomendó a la Superioridad para de_
Lima como jefe de la) Escuela
sempeñar el cargo de Farmacéutico de

62)
Empírica que, como es sabido, con¬ estudios profesionales en el Real Gole-
ceptuaba innecesaria la observación g'o de IMedicina y Girug,:a de San Fer¬
“a la cabecera del enfermo” como ele_ nando en Lima. Obtuvo el título de
mentó indispensable para el diagnósrtico Farmacéutico, del Real Tribunal del
y base de terapéutica; escuela que, fᬠPro-tomedicato, el 19 de julio de 1816.
cil es comprenderlo, era opuestai radi¬
Profesional distinguido, desempeñaba,
calmente a la escuela clínica. No sa_ el año de 1852, la presidencia de la
bemos si el Dr. A g u i r r e era empíri¬ Junta Directiva de Farmacia y el car¬
co a esta guisa. El Dr. A g u i r r e fué go^ honorífico de Protofarmacéutico
considerado como estrella de primera (Guía de Forasteros, Lima, 1853). f
magnitud en el cielo de la Medicina Pe*, El farmacéutico A g u i 1 a r tenía
ruana del siglo XVITI. Así lo fué, al Botica establecida en la calle “7 de se¬
menos, por el Bachiller don Juan de tiembre”. El año de 1866 figuraba to_
Soto, quien le puso al mismo nivel davía el doctor Aguirre, en las ‘‘Rela¬
que los Castillo y los B u e - ciones” oficiales publicadas ese año por
n o. El doctor A g u i 1 a r falle¬ la ‘Gaceta Médica” de Lima.
ció en Lima el año de 1808 y tuvo
AGUIRRE TEOBALDO __ Alumno
por sucesor al ilustre ariqueño don H i-
— (Biog.) — N. Huancayo, 1891, de
p ó 1 i t o U n a n u e. El Dr. A g u i-
Francisco y Apoloriia
r r e, residente en Limai, estaba estable¬
S u a z o. Se inscribió en la primera
cido en la calle de San Marcelo el año
matrícula de Farmaeia de la Facultad
de 1802 (Guía de Foraisteros para el
de Medicina de Lima el año 1917.
año de 1803, Lima, 1803).
AGUIRRE TEOFILA — Obstetriz
AOUIRRE ADOLFO _ Médico _
— (Biog.) — N. Lima, 1875. Se
(Biog,) — N. Gochabamba (Bolivia)
inscribió en la matrícula de Obstetricia
1813. Alumno de Medicina en 1861
de la Facultad de Medicina de Lima el
Médico en 1868. Terminados sus es¬ año de 1894.
tudios profesionales en la Facultad de
Medicina de Lima, se trasladó a su pa¬ AGUIRRE VICTOR M. _ Farma¬
tria. Falleció el doctor Aguirre, en su céutico — (Biog.) — Figura el nom_
ciudad natal, el año de 1887. bre de este profesional .en la “Rela¬
ción” de farmacéuticos titulados publi¬
AGUIRRE ELIAS_ (Biog.) _ N. cada por la Facultad de Medicina de
lea, 1870. Alumno de Odontología el Lima el año de 1915, en el cual había
año de 1892. obtenido el tjítulo profesional. Nacido
AGUIRRE ELIAS — (Biog.)—Gi. en lea en 1894, de don Melchor
rujano dentista — Su nombre figura en Aguirre y doña M a n u e It a
la “Relación oficial de la Facultad de Blanco, alumno en 1912.
Medicina de Lima” del año 1919. AGUT ROMERO FEDERICO _
AGUIRRE WAIVUEI Farmacéu¬ Médico — (Biog.) — Médico español,
tico — (Biog.) — N. lea, 1884, de con títulos profesionales de la Univers¡_
Melchor y Manuela Blan- dad de Sevilla, autorizado para ejercer
c o. Alumno de Fairmacia en 1904. la profesión en el Perú el 4 de setiem¬
Obtuvo el título profesional el año de bre de 1907.
1909. AHOGO — (F. I.) _ Sinónimo
AGUIRRE MANUELA Obstetriz vulgar de disnea, usado en la época co¬
_(Biog.) _ N. Lima, 1864 — Ini_ lonial y que aum se conserva en la ac_
ciados sus estudios profesionales en tualidad. Don Hipólito U n a-
1881, obtuivo el Ijítulo profesional el n u e y sus contemporáneos emplearon
año de 1884. (5 de setiembre). el término como.sinónimo de asma; pero
no pocos prácticos anter’ores a F n a-
AGUIRRE MARIANO_Farmacéu¬ n u e nos hablan de “ahogos de pe¬
tico — (Biog.) — Lkvó a cabo sus cho” y de “ahogos de garganta”, que_

(63
riendo significar estos últimos, muy pi o_ c a) ; .—Parece que H a o n k e fué
bablemente. la disnea faríngea, l^os e! pr mero que describió la planta,
cronistas de* los episodios místicos de l.i —El airampo es una planta pequeña;
época colonial refieren la frecuencia de su tallo es carnoso y compuesto de ar.
ios “ahogos” entre monjas y beatais, cir_ t'culos en forma de raqueta, provista
cunstancia que permite sospechar que de espinitas er: hacecillos. Sus flores
los espasmos laríngeos de naturaleza son amarilas y rojas. Su fruto es una
histérica fueron relativamente frecuen¬ baya globosa de tamaño mediano; las
tes en aqueJos ya lejanos tiempos. semillas en época de madurez tienen un
color rojo carmín; éstas son pequeñas,
AIDA SALVADOR — Médico — poco pesadas; se dividen con facilidad;
^J3iog.) _ Nacido en Lambayeque el su superficie es rugosa, presentando ¡a
año 1891, se inscribió en la matrícula veces estrías, son adgerentes unas a o_
de la Facultad de Medicina de Lima el tras, de sabor dulzaino y ligeramente
año de 1912 y obtuvo el título profe_ ácido, de olor rriuy suave. El grosor os¬
.sional el año de 1919. cila entre 2 y 5 m.ilímetros; algunas son
AILLíS'COS — (F. _1.) Adivinos redondas y algo achatadas en un sólo
'péfñanos de la época incaica. ^ er la sentido; otras son ligeramente alarga¬
palabra: Hachus. das, anchas por un lado y terminan en
punía a veces aguda por el otro; en ge¬
ASI^SWORTH W. — Médico — neral en casi todas ellas se notan acha-
(Biog.) — Sólo hemos hallado el nom¬ tamientos en diferentes sentidos; pare,
bre de este médico en la ‘‘Guía Domi¬ cen debidos al apretamiento sufrido en¬
ciliaria” para 1853 (Lima, 1853) en tre ellas durante el crecimiento. La p.ar_
la que el doctor A i n s w o t t h^ te utilizada son las semillas, que tienen
aparece como ejerciendo la profesión un bellísimo color rojo carmín. —La
inédica en el puerto del Callao el año cosecha, se hace por los meses de febre¬
de 1852. ro a mayo: basta sacar las semillas
_(Boí*.) — ‘‘Se dá en del fruto y hacerlas secar a la som¬
los lugares templados de la sierra, to¬ bra . Si se les quiere conservar largo
mado de su cocimiento y bebido se va¬ tiempo, convendrá hacerlas secar en u-
len de él en muchas partes las mujeres na estufa a 90° y guarda’das en fras¬
para dar color encarnado subido a las cos .“^ecos con tapa esmerilada o con ta¬
óbhas; y pudiera servir, según la he-r pones de corcho hervidos en parafina.
mesura que tiene, para teñir otras co¬ —Esta planta es oriunda del Perú y
sos diferentes” ( L e c u a n d a: “Des. Bolivia; tiene predilección por las pu.
cripción de Piura”, en ‘‘Mercurio Pe¬ ñas y las m.ás agrestes serranías; lo¬
ruano”, tomo lí d_e ía Biblioteca Pe¬ gra aclimatarse en los valles de la cos¬
ruana, liíma, i831) — “Airampo o ai- ía como el de Vítor en el departamento
rampu se llama en el Perú y Bclivia a de Arequipa, pero lleva una vida nos¬
una Cactácea del género O p u n t i a. tálgica y no obsequia sus apreciados
No sabríamos precisar exac^-arneníe su frutos; también se la encuentra en los
rombre íécniio. Veamos las diferentes cerros de La Unión (departamento de
denominaciones que se le han dado; no- Arequipa) , Crece espontáneamente y
setros creemos que el más prop o g% también se la cultiva plantándola sobre
►el que encabeza la lista: O p u n t i a las paredes de las casas derruidas y co¬
Haenkeanus (nombre que le era mo valla en las casas habitadas.—Los
dado por el Dr. C o 1 u n g a) ; O p u n- departam.entos de Puno y Cuzco son
t i a. a i r a m p u a i r a m p u s (B ? - en el Perú, podemos decir, los únicos
enke); Opuntia ti notoria productores de este colorante. No te¬
(Escome l,' ; O p u n t i a t e r r es- nemos noticia sobre el conocimiento y
tris (R a m ó n 2" G o n z á l e z) aprovechamiento en la época incásica
Opuntia ti notoria (IMi- del airampo, pero es probable que lo
}ler); Cactus Haenkea. hayan conocido y aprovechado.La
n u s (B e b a s t i á n J. Barran- palabra airampo tiene su origen etimoló-

64,)
gico en el aimará: proviene de las vo¬ cconomía doméstica, para colorear vi¬
ces a i r ¿I y a m p u: la primera t’e- nos, chichas, pastas, mazamorras, com.
su variante en a i r a ñ a, que quiere potas; puede utilizársele para colorear
decir transp’antar y la segunda a a m p u relatinas; también se le utiliza por sus
significa moverse o, más propiamente, propiedades medicinales en las ulcera¬
recorrer en conjunto. Por eso, al acto ciones de la. boca, en forma de coluto¬
en que un enjambre de abejas se atu_ rios y asociados al limón. Pin esta
multa en un punto, en aimará se llama forma se emplea en el 'tratamiento de
A a m p u s i u h a y cuando atacan y viruela y sarampión. Dicen ser útil
se concentran en la misma forma sobre en aplicaciones locales en estas enfer¬
algo aampumtiuha..,.. Además medades. P]n farmacia puede utilizar¬
de los usos que en el s'gu'ente párra- se el airampo para colorear polvos, a_

.■\lRAMPO.— (ÜPUNTIA AIRAMPO. Plí.)>: «OPUXTIA 11A H .\C K KAN A »


(Al USEO RAlMONDl)

fo expresamos, dicen que en nuestras guas, jarabes, vinos, glicerolades, algu„


sierras lo utilizan “para los hechizos ñas soluciones a.lcohólicas etc. —Apli-
en las libaciones de licor, lo tiñen con cación en La histología: por primera vez
airampo porque el achachüv o los dio¬ se hablaba en Europa de La. aplicación
ses a los que se invoca para que sur¬ del a'rampo en la histología el G de
tan sus malléficos, así les oye mejor”; marzo de 1908, en que el doctor E d -
es útil para colorear los bulbos de la ce¬ mundo P1 s c o m e 1 presentó una
bolla. (Allium cepa), los ponches y al_ irrportante nota a la Sociedad Anatómi.
gunos frescos; en la escarlata dicen que ca de París, acompañada de preparacio¬
es bueno en mate con cebada; en la nes hecha." con este colorante.—Phl doc¬
tintorería también tienen sus aplicacio¬ tor Escome' L usó en sus estudios
nes_Su uso es muy frecuente en la preliminares, soluciones acuosas d'e

(65
airampo en La que sumergía los cortes vulgo, el tortícolis y la parálisis del fa¬
histológicos cinco a diez minutos, de¬ cial. Se constata la presencia de mu¬
bido a la gran colubilidad de este colo¬ chos de estos conceptos en el f o 1 k
rante en el agua. No era posible lavar_ 1 o r e médico europeo, al mismo al
Los con ésta, porque arrastrarla gran que pertenece la idea de ser el aire el
parte del colorante: se le llevaba, pues, factor etiológico único de las Ínfeccio_
directamente, al alcohol, para deshi_ nes puerperales, ingresando en el útero
d.ratarlo y seguían los demás procedi¬ vacío inmediatamente después del alum¬
mientos de montaje. Al observar la pre¬ bramiento. Entre nosotros una de las
paración se notaba abundantes prec plta. más injustas inculpaciones morbígenas
dos irregulares, los que no podían ser hechas al aire está constituida por aque.
otra cosa que materia gúmica, precipi¬ Ta vulgar creencia de ser este agente
tada por el alcohol que se utilizó para natural el causante de la gonococia, lle¬
Ja deshldratación. Hubo necesidad de gándose a afirmar que la blenorragia es
recurrir a la glicerina para diferenciar producida por la mala costumbre de
los cortes y hace desaparecer los preci¬ ‘‘orinar contra el aire”), o sea en sen¬
pitados. La técnica definitiva que usó tido contrario al de la corriente domi¬
el doctor E s c o m e 1 es la siguien¬ nante en el momento de la micción.
te: H-Sumergir los cortes histoló¬ Muchas cefalalgias de diversa naturale¬
gicos durante cinco a diez minutos en za son atribuidas al aire y se conside¬
una solución de granos de airampo y ra prueba suficiente de este origen la
agua destilada frescamente preoa.rada; crepitación del azufre al deslizarse so¬
2°—Verter sobre los cortes algunas go_ bre la piel de la región frontal adolo¬
tas de glicerina neutra, químicamente rida: se dice entonces que los ruidos
pura; renovar si hay necesidad hsiSta Ja crepitantes son producidos por la expul¬
completa diferenciación; S-?.—Hacer un sión que del aire hace el azufre. Los
primer lavado con alcohol de 90?; 4o._ cólicos llamados ventosos han sido con¬
Deshidratar al alcohol absolr;to; 5°— siderados como producidos por excesos
Xiloi; 69—Bálsamo de Canadá y mon¬ de aerofagia y en tales casos se con¬
taje”— (A n g e 1 M a 1 d o n a d o : sidera curado el accidente cuando com¬
''‘Trabajos cientíifcos”, Lim.a, 1918, parecen el eructo o la expulsión de ga¬
p. 29) . ses por el recto. Entre otras enTerme_
dades que nuestro vulgo ha considera¬
AIRE (F. 1.) — El aire es con¬
do producidas por el aire, deben ser
siderado por nuestro vulgo como respon¬
mencionadas la enfermedad de Garrión,
sable de muchos estados patológicos.
el tifus exantemático y el bocio endé¬
Conocido es el temor rayano en verda¬
mico. — Véase la palabra: Huaira.
dera fobia que se tiene a las “corrien_
tes de aire”, a las cuales son atribuidos AIRE «DOLADO _(F. 1.) _Ver
los más sencillos romadizos y las más la palabra: “Aire”.
graves neumonías; así como el que se
tiene de los “golpes de laire”, que son AIRE — GOLPE DE_ (F. 1.) _
Ver la palabra: “Aire”.
considerados no sólo como agentes pre¬
disponentes sino determinantes de las AIRE FIJO _ (Terap.) — Con
más graves afecciones del aparato res¬ el nombre de “aire fijo” fué conocido
piratorio, la neumonía y la pleuresía en_ de nuestros prácticos de la época colo¬
tre ellas. Muchas de las neuritis pe¬ nial el ox-ldo de carbono. En la, segun¬
riféricas, aún fuera de las llamadas a da mitad del siglo XVHÍ, cuando se pro¬
frigore,, vienen juzgadas por el vulgo curaba el mayor número de curaciones
como producidas por la acción del aire. que oponer a los crecientes estragos de
TjOs procesos inflamatorios, antiguamen¬ la disentería en las colonias americanas
te llamados “fluxiones”, en eoncepto del de España; cuando los reyes hacían po¬
vulgo no obedecen a otra causa que a pularizar recetas consideradas como in¬
un golpe o una corriente de aire o un falibles en el tratamiento de dicha en¬
“aire colado”, como no obedecen a cau_ fermedad; cuando los médicos discutían
sa diversa, siempre en concepto del con mayor calor la eficacia de los tra-

66)
tamientos por ellos recomendados; se gias, como pretendían los partidarios de
introdujo en Lima el tratamiento de la tal medicación.
disentería por los enemas de “aire fijo”.
El doctor José Manuel V a ,AIT/ACOPA — (Bot.) — “H e -
é s (ver este nombre), escribió en dyosmum racemosum, G.

AiTACdrA.—«Hkdosymon kackmossu.m, G. Don» (Dk Valdizán-AIaluonado)

■^‘iJercurio Peruano” (Lima., 17 93) en J)on.| Nombre vulgar: A i t a c o p a |


contra de la sistemática adopción de este Ap.: En los departamentos de Lima y
remedio en la terapia de todas las ai- Huánuco se emplea la infusión al inte
.,sent:cr(''as y aún de todas las enterorra- rior y la tintura de las hojas tópicamen-

((57
te, en el tratamiento del reumatismo. cómese verde y seco, y molido y entero^
(Valdizán — Maldonado. La Medicina y en la olla y en guisados. Es la prin¬
Popular Peruana, ÍI, 133). | En los cipal salsa, y toda la especería de In¬
establecimientos farmacéuticos de Lima dias : comido con moderación ayuda al
se hallan a la venta, algunos preparados estómago para la digestión; pero si es
antirreumáticos a base de aitacopa, des¬ demasiado, tiene muy ruines efectos,
tinados unos a uso interno y otros a uso por que de suyo es muy cálido, humo¬
externo, so y penetrativo. Por donde el mucho
uso de él en mozos es perjudicial a la
AlZAGA SSfDRO — Enfermero —
salud, mayormente del alma, por que
(Biog.) —Consignamos en este libro-
provoca a la sensualidad: y es cosa do--
el nombre de este modesto ‘‘Loquero”
nosa que con ser esta experiencia tan
del Hospital de San Andrés, en Lima,
notoria del fuego que tiene en sí, y que
durante el año de 1829, época en la
al entrar y al salir dicen que quema,
cual sólo existían en Lima, en los hos¬
con todo eso quieren algunos, y no po¬
pitales de Santa Anai y San Andrés, ver¬
cos, defender que el axi no es cá¬
daderos “depósitos de alienados” de uno
lido sino fresco y bien templado”) Acos¬
y otro sexo. El nombre de Aizaga lo
ta, ], 236)-. “Es el ají más cálido
hemos hallado en la “Guía de Eoras-
que la pimienta y acrecenta la gana de-
teros” para el año de 1830 (Lima,
comer, y por eso es tan apetitoso; co¬
1830.)
mido con moderación y templanzai, ayu¬
AJI — (Bot.) — “En las Indias da a la digestión. Su polvo hervido
occidentales no se ha topado especería con vino y dello echando unas gotas
propia, como pimienta, clavo, canela, en el oído, quita el dolor causado de
nuez y genxibre. 'Aunque un herma¬ intemperie fría o por ventosidad; y así
no nuestro, que peregrinó por diversas mismo, hervido el polvo con vinagre,
y muchais partes contaba que en unos quita el dolor de muelas. (Lobo, I, 373,
desiertos de la isla de .Jamayca había 374). II “Ají (Capsicum) es el pi¬
encontrado unos árboles que daban pi¬ miento a quien dan este nombre en el
mienta; pero no se sabe que lo sean, ni. Perú y en el Reino de Tierra firme.^
hay contratación de ella. Pero Lo;' hay de muchas especies, figuras y
la natural sepecería que dió Dios a. las tama.ños, distinguidos con los nombres
Indias de occidente, es la que en Casti¬ de Asnahuachos, Conguitos, Pico de
lla llaman Pimienta de las Indias y en páxaro y otros, algunos de ellos de tan
Indias, por vocablo general tomado de activo picante que no se puede sufrir:
la primera tierra de Islas que conquis¬ lo usan tanto en todos los condimentos
taron, nombran A x i, y -en I-engua que nada se come sin ají, y también
del Cuzco se dice Uchú, y en la los guardan adobados en vinagre; en
de México C h i 1 i. Esta es cosa ya diferentes partes es un ramo de comer¬
bien conocida; y así hay que tratar po¬ cio muy considerable, los más comunes
co de ella, solo es de saber que cerca nacen silvestres y sin cultivo: en Nueva-,
de los autiguos indios fué muy precia¬ Eispañai se llaman “Chi^e” (Alcedo::
da y la llevaban a las partes donde no Diccionario) — “El género Capsicum
se da, por mercadería importante. No comprende plantas annuales o perennes,
se da en tierras frías como la sierra del indígenas de las regiones tropicales, es¬
Perú; dáse en valles calientes y de re¬ pecialmente de Asia y de América; las
gadío. Hay a X i de diversos colores, hoja.s inferiores son solitarias; las su--
verde, colorado y amarillo; hay uno periores gemminadas, o también terna-
bravo, que llamau c ,a r i b e, que cas, enteras; las flores de ordinario son-,
pica y muerde reciamente; otro hay solitarias, tienen un cáliz persistente,
manso y alguno dulce, que se come a con 5 o 6 dientes agudos o truncados
bocados. Alguno menudo hay que hue¬ la corola rotácea, de tubo corto, con el
le en la boca como almizcle y es muy limbo hendido en 5 o 6 lóbulos ovales;;
bueno. Lo que picai del axi, es las ve¬ los estambres en número de 5 o 6, inser¬
nillas y pepita: lo demás no muerde: tado? sobre el tubo de la corola; el ova-

68)
i'RU'I'OS
' ;• ■■ 'i'

:,.S /V.;
^ •

J
rio con 2, 3 o 4 celdillas, con muchos principales especies de este género teñe'
óvulos; el fruto es una baya poco jugo¬ mos: El G, a n n u m o Ají iargo,
sa, dilatada, oval, ' oblonda o conoidea, de ralla herbácea, hojas el'pticais u ova¬
con 2 o 3 celdillas incompletas y mu¬ les enteras; los frutos son de forma có¬
chas semillas provistas de albumen car¬ nica. oblonga y de un color rojo brillan¬
noso en que’ se halla el embrión que es te, casi siempre pendientes! Esta es^

Ají.—Frutos de «Carsicum .wxum, L.» (De Valdizán-M.m.don.-vdo)

periférico. Este género comprende un pecie indígena de la india se cultiva


gran número de especies cuyos frutos hoy en todas partes para obtener el fru.
conocidos con el nombre vulgar de ají to quie se usa como condimento y que
son de un sabor acre y más o menos la medicina emplea como un estimulan¬
picante debido a la existencia en ellos te poderoso en ciertas fiebres graves.
de un principio llamado Gapsicina, quie El G. f r u t e s c e n s, conocido con
le dá propiedades excitantes. Entre las el nombre de ají arnaucho es otra espe'

(69
les, cáliz con 5 o 6 dientes, corola
£Íe que tiene la talla de una mata dere¬
blanca, fruto del mismo tamaño y co¬
cha, con hojas ovales enteras; flores
lor OLie la cereza” (G o 1 u n g a; Bo_
axilares con un cáliz de cinco dientes,
tánica, 11, 351)—Entre las varieda¬
la corola blanca, hendida, con 5 lóbu¬
des peruanas de Gapsicum, del G a p _
los lanceolados, el fruto de forma oval,
sicum pubescen s, cita H e r r e
oblonga, bilocular de color rojo, ro_
r a (Gontribución a la Flora del De¬
deado en su base por eil cáliz; estos
fritos gozan de las mismas propieda. partamento del Guzco, Guzco 1921)
des que los de la especie precedente^. las siguientes: M a r a t i, G h i n -
El G. p u b e s c e n s, llamado Ají chi-'ucho o Ghinicha-uciio,
de Cayena y entre nosotros Rocoto, cultivado en la provincia de Gonven-
€s otra especie cultivada en e: Perú ción, valle de Santa Ana; el Quiton--
de tallo nudoso, con hojas enteras o- -q u i t o n, cultivado'en la provincia
vales, las flores solitarias; la corola co¬ de Quisplcanchi, valles de Marcapata,
lor violado, con los lóbulos aguaos; y en la provincia de Gonvención, valle
el fruto de forma globosa redondeado, de Santa Ana; el P i r i s, cultivado
de un color verde amarillento. Esta en los mismos vaP-es y el ucascca-
- p u p u '(en dialecto campa » e m-
p i r i) cultivado en la provincia de
Gonverción y procedente del Bajo U_
rubamba.ll (Terap.) —“No tenía la
máo remota idea de que el aji puaiera
ser bueno en las disenterías y la ‘pri¬
mera vez que le v: aplicar tuve una
sorpresa no excenta de espanto, pues
a primera vista me pareció una mons.
truosidad incalificable. Ya pueden fi¬
gurarse cual no sería mi asombro cuan¬
do palpé sus buenos efectos; sin embar-
g'j no me di por vencido, hasta que
en numerosos y variados casos siem¬
pre d ó el m'smo resultado. "El ají
usado por los indios con este objeto
es el llamado rocoto (rocot-uchu)
(Gapsicum pubescens) siendo todos los
A]í.—RÉrKKSRNTAClÓX DKL Ají EN UN enfermos que he visto sanar indios a-
CERÁMICO CHIMÉ ( M USEO ARQUEOLÓGICO
t^cados de 'disentería crónica esencial,
«VÍCTOR Lauco Herkera»)
sin fiebre, ni s'ntomas inflamatorios.
especie se emplea lo mismo que las Nunca he sabido que haya sido^ pro¬
precedentes. El G. 1 u t e u m, es pinado en la inflamatoria. Según la
otra especie indígena de la India, su mayor o menor costumbre y facilidad
tallo tiene uno o dos pies de altura ra¬ con que el paciente comía ‘y soporta¬
moso, las hojas elípticas u oblongo o- ba los rocotos, así ha sido el núme¬
vales, las flores solitarias, con la co¬ ro de ajíes que los he visto tomar to¬
rola pequeña, blanca con 5 o 6 lóbu¬ dos los días, tanto en ayunas como
los lanceolados; el fruto de forma ova’, con 'los alimentos. La mejoría ha^ si¬
elíptica, de un color amarillo muy vivo. do en muchos casos casi instantánea
Esta especie es conocida en 'Europa y en otros se ha hecho esperar por va¬
.especialmente con el nombre de Ají de rios días; pero cuando no ha surtido
Vrozambique y goza de las mismas su efecto en los tres primeros, ha ‘si¬
propiedades que las precedentes. El do abandonado, no ouedo decir si con
G. s p h a e r i c u m. es otra es - razón o sin ella. Gomo es natural he
pecie de talla mediana, derecha, con buscado en las obras relativas a. la 'ma¬
ramos dicotomos angulosos, hojas o- teria lo que había sobre el particular,
blongas lanceoladas u oblongo ova¬ y ha sido muy poco, más bien casi na-

70)
da, lo que he podido necontrar. D o r _ ñarse el ojo enfermo con una infusión
V a u 1 t dice que los árabes dan lel Gap- fría y más o menos fuerte de ‘ají chin_
sicum como antidisentérico; pero de chano (Capsicum annum) y sanaron
esta indicación general no pasa; G a- por completo en muy pocos días. No
r 'r o d lo recomienda contra las dia¬ creo que esta práctica carezca de fun.
rreas; y otro autor, también inglés, damento, desde que se 'sabe que están
Sydney Ringer, escribe lo los cáusticos indicados en el tratamien¬
mismo, que es muy usado en las dia¬ to de estas enfermedades. Además y
rreas, tales como las que sobrevienen a esta conjetura mía no 'le doy más va¬
en los meses calurosos del año. Y lor del que merece, así como S i d n e y
por último los hemeopatas lo prescri¬ Ringer considera la acción del Cap¬
ben en la disentería hace mucho tiem¬ sicum ■ como análoga a la del nitrato
po. ¿Más cómo explicar la acción del de plata, en las enfermedades de la fa¬
Capsicum en la dicha enfermedad, y ringe, y del velo del paladar hasta lle¬
si es o nó racional su empleo? A este gar a decir que ‘Ha tintura, en gárga¬
respecto no sé que pruebas dar, pero ras, una dracma por pinta y media ue
me parece muy acertada la medicación. agua (4 gramos por litro y medio) pue-
G u b 1 e'r ha dicho que para explicar
el buen efecto que produce el ají en
las hemorroides es necesario admitir
que esta sitbstancia obra a la vez sobre
la sensibilidad y vascularidad de las
mucosas, y también sobre la con¬
tractilidad de la túnica muscular.
Ahora bien, si se acepta como quiere
G u b l e r, que el ají está dotado d'e
las propiedades antes indicadas, me
parece que no se necesita más para
comprender como actúa en la disente,
ría. Si respecto al ají en la disentería
acabamos de ver que casi nada hay
en los tratadistas, menos todavía hay
del mismo medicamento en las enfer¬
medades de los ojos, tanto en los au¬
tores antiguos como en los modernos. Ají.—Repukskntacióx del .\jí E.\ u.x
Que- yo sepa sólo G a r c i 1 a z o 'cu¬ CERÁMICO CHIMÚ (MuSEO ARQUEOLÓGICO
ya opinión conocemos y Hernán¬ «VÍCTOR Larco Herrera»)
dez' que se contenta con rrcuiiieri.
darlo en general contrai las afecciones de ser’aplicada en las mismas condi¬
cculares, han dicho algo. Y entre las ciones que indican el nitrato de plata.
obras modernas solamente en el Dic- ¿No se les podría también considerar
tionnaire universel de Matiére Medíca¬ del mismo modo en las afecciones o-
le et de Therapeutique 'genera.le de culares? Sólo la. experiencia puede con¬
ÍM e r at y D e 1 e n s he encontrado firmar o destruir “esta presuncióti.”
algunas palabras relativas a este pun¬ (Pablo Pa t r ón: Nuevos usos te¬
to y que copio en seguida: '“Se ha ari¬ rapéuticos del icapsicum, en “Crónica
cado también en colirio en ciertas oftal¬ IMédica”, Lima, 1885, p. 12)— “Ln
mías por relajación de los tejidos del la fiebre biliosa de los pa'se's cálidos,
ojo, el jugo del ají diluido en agua” en esa fiebre remitente que sena la
(Tomo 2”, 'p. 92^ . Tan sólo dos veces misma fiebre amarilla sino fueseu su
he visto el capsicum empleado en las patogenia diferente y su docilidad a
conjuntivitis. La primera en una con- la quinina, el Capsicum ha vencido el
iuntivitis catarral y la segunda en otra vómito de 'una m?.nera perfecta. Es¬
ligeramente purulenta. Ambos pacien¬ to lo he visto repetidas veces, esto es
tes eran indios y lo que hacían 'era ba¬ terminante y no tengo más que' añadir

(71
sino invitar ai ensayo; 2? En los vó¬ rios) : Gloruro de sodio, 30 gramos;
mitos incoercibles del embarazo, al¬ Pohms de Gapsicum, 15 gramos; 'Agua
gunos en ei 2^ período, lo cual supone hirviente, 380 gramos. Guando se ha¬
bastante gravedad, vómitos de 10 y 12 ya enfriado esta mezcla añádase 300
días de duración, en que era imposible gramos de vinagre de mesa y tómese
para el estómago retener nada absolu¬ una cucharada cada, cuatro horas. U_
tamente de alimento, bebida ni medi¬ sese en gárgaras esta misma poción, si
camento, el Gapsicum me ha dado bri¬ hay .angina ( E t p h e n s) . | Gapsicum,
llantes resultados y ^o he encontrado su¬ 15 centigramos; Extracto de ruibarbo,
perior al bismuto, a la tintura, de nuez 25 centigramos; Polvos de ipeca, 2 cen¬
vómica, al opio, al kirsh, a'la pepsina tigramos. Hágase 2 píldoras y tómese
y a ki creosota o a la combinación de una en cada comida (W ,a r i g n y). |
varios de estos remedios. Yo mismo Gápsicum, 4 gramos; Goma arábica:, c.
he preparado y administrado el Capsi- s. Para hacer 20 píldoras, de las qu®
cum varias veces, y con sólo la prime_ se tom.ará 5 al día (VM d a 1) . || (Hist.)
ra, cucharada he visto suspenderse el El a|' se contó en el número de I03
vómito por algunas horas en más de más preciados condimentos de que dis_
ponían en su alimentación los primiti.
vos habitantes del Perú. Lo tenían en
tal estima que, en opinión de la mayor
parte de los Gronistas de Indias, hicie¬
ron consistir una de las mayores pri¬
vaciones de su(s “ayunos” en la de chi¬
cha, ají y mujer. Esta generalización
del empleo del ají en la alimentación
contribuye a explicar la generalización
semejante del empleo de la bebida
fermentada a la cual llamaron chicha,
cuya bebida, se imponía como verdadera
recesidad después de la ingestión de
manjares en cuya confección entraba
el ají. El Padre A 'costa, en su
Historia Natural y Moral de las Indias,
hace bien en considerar al ají como a
Ají.—Repriískntacióx dkl ají én un
la salsa universal en esta.s tierras de
CERÁMICO CHIMIJ (MuSEO ArQUROL<3GICO América.. !| —Gapsicum annun L . Aj?
«VÍCTOR Lauco Hííkreka») largo. Ají arnaucho. Rocoto Ap: Los
frutos eu la alimentación, haciéndose
una ocasión” (M. G e b a 1 1 os T o- en muchos pueblos consumo exagerado,
r r e s: Ligeras observaciones sobre el siendo el condimento esencial de todas
Gapsicum”, en Grónica Aíédica, Lima, las comidas; las semillas se introducen
1885, p. 258). — Pedemos emplear en 'las muelas atacadas de caries den¬
el Gapsicum contra la fiebre amarilla, taria avanzada, como analgésico (de¬
la nefritis parenquimatosa que haya pa. partamentos del Norte) ; el ají tostado
sado el primer periodo, e’ delirium tre- se emp'ea en zahumerios contra ^‘el
mens, las diarreas pútridas, en las dis¬ aire” (Sicuani y Arequipa.) ; en fric¬
pepsias atónicas de los bebedores y en ciones contra el m'sm.o mal y contra la
las de los países cálidos, en la escar¬ cefalalgia (Arequipa, Ayacucho) ; en
latina, en la angina, en las congestio¬ fricciones sobre las mordeduras de a.ra-
nes hemorroidales y en fin como rube- ña, picaduras de alacrán o de abeja, así
faciente. (F. P. del Barco: como para combatir'los orzuelos (Hua.n-
“Usos médicos del capsicum y su es¬ cayo) ; el ají largo seco pulverizado, en
pecial aplicación en el tratamiento de fricemnes, combatir los dolores
la fiebre amarilla”, en “Grónica iviedi- epilépticos (Pachacamac) ; el emplas¬
ca”, Lima, 1884, p. 69) .‘| (Formula¬ to de ají largo o rocoto molido, exterior-

72)
mente, en el tratamiento de h amig¬ za de gran fama el llamado “seco de
dalitis; la maceiación de ají en agua, Chabela” o “Seco Ghabelo”.|| Ají de
en toques, en el tratamietito de los he_ camarones (Bromatolog. ) _ Este pla¬
morroides (depa,rtamentos del Norte'i ; to es tan exquisito que no hay persona
al interior esta misma maceración pa. que lo pruebe que no quede para siem_
r,a combatir el hipo (sin procedencia pre gran panegirista de él. Hay que
conocida) ; la leche de vaca hervida con ser exacta en las recetas y no añadir
ajpes largos y rocotos, en baños, para ni quitar, para que resuhen los platos
combatir la “irijua” de los niños (Are. agradables y confortantes. | Para es¬
quipa) ; las hojaiS de rocoto son emplea¬ te plato se empleará lo siguiente:
das como galactóforo (Cajamarca) ; la veinte camarones de tamaño regular,
pomada hecha con el fruto del ají, en 12 o 15 papas amarillas, lj4 de kilo
el tratamiento de los sabañones (Ga- de queso parmesano, veinte centavos
jamarca) ; se recomienda* comer gran¬ de queso fresco, o sean cuatro pedazos,
des cantidades de ají y beber grandes aceite, ají mirasol y dos panes de mol.
cantidades de chicha de maíz entibia¬ de.| La manera de hacerlo: se sa.nco-
da para provocar una sudación abun¬ chan los cam.arones, se pelan y se se¬
dante, con el objeto de combatir la paran las colitas; se muelen las cabe¬
grippe, en el departamento de Arequi¬ zas y cáscaras y se va añadiendo pO''-
pa” (V a 1 d i z á n - M a 1 d o n a d o. cos de leche: esto se cuela bien y for¬
La iMedicina Popular Peruana, lí, mará como una masa suelta muy oloro¬
302) [| (Bromatolog.)— Et ají entra sa; luego se lavará y despepitará unos
en la confección de la gran mayoría de
las comidas criollas, siendo la base de
miichas de ellas: muchos de los guisos
preparados a base de ají han recibido
el nombre de picantes (en Lima y en
las poblaciones del interior) y tanto es¬
te nombre como el de ajíes en los de¬
partamentos del Sur. Picantes hay de
Ají.—Kepresé.ntaciün del ají ex un
papas, de queso, de ollucos, de chair_ CERAMICO CHIMÚ (AIUSEO AeOUROLOGICO
quí, de cuy según Las substancias que . «Víctor Larco Herrhra»)
acompañan al ají en la confección de
estos manjares. En el departamento de 30 ajíes mirasol y se molerán mucho
Arequipa se prepara con ají, camarones hasta sentirlos desmenuzados; entonces
molidos, nueces molidas etc., un pi¬ se pone al fuego una cacerola grande
cante que ha recibido la denominación y se pondrá dentro un buen trozo de
regional de ‘‘Ocopa”. En este departa¬ manteca, para fre'r una buesa canti¬
mento de Arequipa los establecimie'n- dad de ajos con sal y pimienta^, cebolla
tos de expendio de tales picantes o “pi¬ blanca y rosada, y cuando ya esto es¬
canterías’', no cobran el valor de es¬ tá frito, se añade una. buena cantidad
tos ajíes sino el de la. chicha que se de buen aceite de comer; viene enton¬
bebe inmediatamente después de haber ces el ají molido y las co’as de camarón;
ingerido estos manjares. En Lima es a todo esto se le dá un hervor y se pa¬
el ají el alma de la salsa de los lla.-- sa al fuego lento: una vez allí, se sa¬
mados anticuchos, partículas del cora¬ can las colas de camarón y se ponen
zón bovino fritas en aceite y ají y que en un plato; viene entonces un poco de
son presentadas ensartadas en un pali¬ caldo y el pan de molde ya remojado y
llo. Lo es asimismo, del guiso de pes¬ bien deshecho con un tenedor; se haee
cado que es conocido con el nombre de hervir, y cuando ya el pan se ve coci_
seviche. f^ln el departamento de Piura do, se echa el queso parmesano rayado,
la especialidad culinaria en materia de el caldo o masa de los camarones mo¬
ajr está constituida por una serie de lidos y colados, las papas ya sancocha¬
guisos llamados secos, de un sabor pi¬ das y peladas y las colas del camarón:
cante muy subido y entre los cuales go¬ se deja un cuarto de hora o diez minu-
tos al fuego lento y luego después se el fuego se pone una cacerola con un
retira al calor. Guando se sirve, se co¬ poco de mánteca., unos ajos y una re¬
loca encima cinco huevos duros parti¬ pulan cantidad de cebolla; cuando esté
dos por la mitad y algunas aiceitunas frito, se echarán las papas y el queso
de lio.’ (Lecciones de Cocina escritas fresco; luego una o dos tazas de leche
por una limeña, Imp. del Estado, Li¬ y dos huevos batidos, se unirá bien y
ma, 1919, p. 7).| —Los veinte cen¬ al secarse un poco, se quitará del fue¬
tavos de queso a que alude la receta go para servirlo”. Lecciones de Co¬
equivalían a unos cien o cientoveinte cina, escritas por una limeña, Llmav
gramos de dicho queso.[| —Ají de pa¬ Imp del Estado, 1919, p. 5).
tas de carnero — (Bromatolog.) —
‘^Bien rehogado el ají amarillo en man¬ AJIACO DE CAIGUAS _ (Bro¬
teca, molido como ya se sabe con ajos,
matolog.) — Se sancocharán junta¬
cominos y cebollas picadas, se echa un mente papas y caiguas, se pelarán las
poco de caldo y luego las patas, que papasj^ser^pasarán por la coladera y las
de antemano se habrán frito en reba_ calglTas se picarán para unirlas a las
nadas con huevo batido ^espesándose papas. Se hace un frito de ajos con
con arroz cocido. En este estado se cebollas, salsa de tomates, sal y pi¬
mueve y se deja dar un hervor. (Lec¬ mienta; se añade' un poco de aceite y
ciones de Cocina escritas por una lime. se echan las papas y las caiguas, in¬
ñj, Lima, Imp. del Estado, 1919, p. 8)|| corporándolas bien al aderezo; luego
—Ají de patas de vaca — (Bromatolog.) viene el queso fresco bien deshecho;
_‘'Se rehoga, el ají con L, cebollas un poco de leche y dos huevos batidos
(el ají ha de ser rolorado) ; cuando -lO Cuando todo está bien incorporado y
cocido bien en . se le echa caL. después de dar un hervor, se retirará
do, las patas en íro'^os pequ''ñüs ’a del fuego para servirlo”. Lecciones
pulpa, asi como los huesos que queda¬ de Cocina, escritas por una limeña, Li_
sen adheridos a alguna carne, y papas ma, Imp. del Estado, Lima., 1919, p. 5)
cocidas, se mueve y se da un hervor . AJO — (Bot ) — ‘‘El A 1 1 i u m
Guando se va a sacar la olla se espesa s a t i V u m, llamado vulgarmente ajo,
con maní molido, o bien con pan remo¬ planta cuyos bulbos son compuestos y
jado, o con harina de habas o garban¬ sólidos; generalmente se les emplea co¬
zos tostados; en fin, con una de estas mo condimento; pero contiene en sus
cosas.” (Lecciones de Cocina, escritas bulbos un jugo .acre de un olor fuer¬
por una limeña, Lima, Imp. del Esta¬ te e irritante que le da propiedades an¬
do, 1919 p. 8) . tihelmínticas. Sirve para la prepara¬
AJIACO — (Bromatolog.) — “Co¬ ción de algunos remedios, entre ellos
mida muy usada en Cartagena y Nue¬ el llamado vinagre de los cuatro ladro¬
vo Reyno de Granada.: es menestra nes ( G o 1 u n g a. ) : Botánica, II,
compuesta de una yerba que tiene este 149) II El principio activo lo consti¬
nombre, semejante a la acedera y muy tuye una esencia compuesta principal¬
gustosa” Alcedo: Diccionario, Y). — mente por sulfuro de alilo. 1| Del ajo
Este ajiaco es también comida muy ge¬ dice F a 1 c ó n (Plantas medicina?
neralizada en la República del Perú, les y ssu aplicaciones”, Lima, 1916,
país en el cual ha venido a servir el p. 14): Los ajos se han empleado
término como genérico de toda una se¬ desde tiempo inmemorial como excitan¬
rie de guisos conocidos con los nom¬ tes, estimulantes, diuréticos, febrífugos
bres de ajiaco de papas, ajiaco de za¬ y verm.'fugos; y para uso externo como
pallo, ajiaco de queso, etc. ¡ ‘‘Pare¬ callicidas, cáusticos y vesicantes. Pa¬
ce muy sencillo, pero casi nadie sa¬ recen poseer una propiedad que de com¬
be hacerlo o lo hacen capricho¬ probarse sería verdaderamente maravi¬
samente. Para, un buen ajiaco se pon¬ llosa cufal es la de ger un poderoso agen¬
drá a sancochar las papas, ya sean te para combatir la tisis, empleándolo
blancas o amarillas, luego se pelan y en gran cantidad o mejor haciendo uso
se pasan calientes por una coladera; en de su principio activo llamado a.glina.

74)
Dícese que con su uso cede la fiebre, 1793) — ‘‘Planta indígena de la Tn..
desaparecen los esputos sanguinolentos, dia, y hoy cultivada en todas partes^
los sudores y la tos; que aumenta el de tallo derecho: las hojas superiores
apetito, etc.” — Hay un evidente hi_ ovales oblongas, enteras; las inferiores
perbolismo en lo aseverado por el se. casi siempre con tres lóbulos; las llo¬
ñor Cura F e 1 c ó n, párroco de la doc_ res tienen la corola blanca rosada; las
trina de Garabayllo que ha cuidado de semillas numerosas generalmente blan¬
recoger en su libro muchas opiniones cas, son conocidas con el nombre de
populares respecto a las propiedades ajonjolí y se emplean como condimenta
medicinales de las plantas, así como y dan además por la presión un aceite
opiniones emitidas por autores de me_ que también se usa como condimento y
dicina antigua. || El ajo, que los prác¬ en las fábricas de jabón”. (C o 1 u n g ar
ticos peruanos de la época QO<lonÍal Botánica, 11, 375). || ‘‘S e s a m u m
consideraron como antídoto de muchos i n d i c u m, L. — Nombre vulgar.
venenos fué empleado también como A j o n j o I í — Hist. — El ajonjolí
vermífugo ‘‘para arrojar las serpientes fué introducido por los españoles en
que han entrado por boca en el cuer¬ los primeros tiempos de la conquista.
po de aquellos que duermen”, propie¬ Aplicaciones: “El cocimiento de las se¬
dad esta última de la cual queda recuer¬ millas se emplea como galactóforo (de¬
do en algunas loca.lidades del norte del partamentos del Norte).
Perú, en las cuales se emplea el ajo
machacado y aplicado tópicamente con¬ AJOS SACHA — (Bot.) — Este
tra las mordeduras de la víbora. En v egetal cuyas hojas son empleadas en
la actualidad queda poco en pié de las el departamento de Loreto en razón de
pretendidas propiedades maravillosas del sus propiedades analgésicas está consi¬
ajo, que le merecieran el nombre de derado por V a 1 d i z á n - M a 1 d' a*
teriaca de los campesinos: en el sur n 2i d o (La Medicina Popular Perua¬
del Perú se emplea para combatir el na, II, 389) en el número de aquellas
mal de las alturas (soroche) y en to¬ plantas empleadas por la Medicina Po..
da la iRepúbiica es empleado como con¬ pular no identificadas botánicamente.
dimento. ¡| (F. 1.) :— Interjección AJOTILLO — (Bot.) — Este ve.
coprolálica: “Vaya usted al ajo!”, “Es getal, empleado en la provincia de Cai_
usted un -ajo!” — De la palabra, ha liorna en el tratamiento de las afeccio¬
sido derivada aquella otra de ‘‘carajo” nes de la boca, está considerado por
que también se emplea en la misma V a 1 d i z á n - M la 1 d o n a d O' (Lá
forma y oportunidad; pero a la cual se Medicina Popula,r Peruana, II, 389)
da también el significado de miembro en el número de aquellas plantas em¬
genital macho. pleadas por la Medicinal Popular na
JIJONJOLI — (Bot.) — Con este clasificadas botánicamente.
nombre vulgar son llamadas en el Pe¬ /AKAPA — (Bot.) — Nombre, en
rú las semillas del ‘‘Sesamum in_ dialecto campa, del Palto, ‘‘Persea gra.
dicum” de ’a familia de la.s Bignoniá. tissima” . Gartn — Ver la palabra “Pal¬
ceas. — ‘‘El árbol ajonjolí se dá con to”.
■abundancia en estos valles (Trujillo) :
su fruto es de gran consumo por ser ALACRAN — (Zool.) — “Alacrán
uno de los condimentos de las viandas (Scorpio americano). B r a c h i s fos-
regaladas. La corteza es eficaz para t e r n u s sp., alacrán de Arequipa)
soldar los huesos quebrados, también Insecto que abunda en los países ca_
para las dislocaciones y contusiones, lientes y húmedos: se cría en las casas,
molida y deshecha en vino como em¬ en los almacenes y en los muladares:
plasto alivia el dolor y fortifica las el cuerpo es algo mayor que una aP
partes .atormentadas. Usanla también mendra, .de donde se prolonga la cola,
para curar el dolor de pulmones” que consta de nueve cuerpecitos car.,
(L e c u a n d a: “Descripción de nosos del tamaño de un grano de pi.
Trujillo”, en “Mercurio Peruano”, mienta oblongos y en el último tiene
mn aguijón curvo muy agudo: de la bras. Al hacer estas referencias dice
parte anterior le salen dos boca/s o ma¬ 1) o u g u e r na haber observado ma¬
nos en figura de cuernos como las de nifestación morbosa alguna en un pe¬
ios Cangrejos: es de color pardo obs¬ rro de su propiedad que había sido pi¬
curo; para picar enrosca la col?^ y sol¬ cado en el vientre por un alacrán, [j
tándola vibra el aguijón causando ex¬ (F. 1.)_ En algunas poblaciones del
traordinario ardor y dolor, y muchas interior del Perú, entre ellas la ciu¬
■veces calentura: hay algunos tan ve¬ dad de Huánuco, el vulgo sigue cre¬
nenosos que ha causado la muerte^ su yendo en la mortal toxicidad de la pi¬
picadura^ pero no son de esta clase los cadura del alacrán y entre los reme-
que hay en las casas, y de que nadie d'os desagradables que reserva a este
se ve libre, pues al vestirse se hallan accidente se cuenta la^ aplicación tópica
en la ropa” (Alcedo : Diiccionía- de excrementos humanos frescos sobre
rio, V) II (Hist.) — La frecuencia con la picadura misma. También se cree
que se halla el alacrán en la mayor que la mejor manera de coger al ala¬
parte de las poblaciones del Perú hizo crán cuando se desliza rápidamente en
siempre muy frecuentes sus picaduras la pared de las habitaciones, consiste
e hizo muy general la necesidad de pro- en gritarse muchas veces este nombre

Alacrán. «Bkachistosthknus Ehrhxbergi», Gervais (áIuseo Escomel)

curar un remedio eficaz a éstas, que de “.alacrán’’, creyéndose así dete¬


fueron consideradas como excepcional- ner la marcha del animal y hacer
mente venenosas. La cauterización, ac¬ posible tomarlo y victimarlo. En estos
tual o potencial, la sangría en la región casos de picadura del alacrán, como en
vecina ai la picadura, la aplicación de casos de picaduras análogamente con¬
ventosas en dicha región, fueron ele¬ sideradas como de efectos mortales,
mentos de que se valieron los m.édicos sucede que las aplicaciones tópicas cu.
para combatir esta pretendida acción rctivas son tantas y tan variadas y tan
nociva. B o u g u e r, (‘‘La figure de cáusticas en sU mayor parte, que se
la terre”, París, 17 49) reconoció que hace difícil establecer cuáles son los
las dimensiones del escorpión ameri¬ efectos locales de la picadura y cuáles
cano eran muy superiores a las del es¬ los de' los remedios empleados para
corpión europeo y declaró haber sido curarla. || “B r a c h i s t o s t e r n u s
informado por algunas personas de ha. E h r e n b e r g i,” Gervais.| Kes -
ber experimentado, a consecuencia de hua: Girara (Vocab. González Holguín),
la picadura del alacrán, ‘‘fiebre inten_ Sirara (Cuzco), Atoe attoc (Ayacucho),
sa, con espesamiento de la lengual’ y Jappasanca (Vocab. Polig.) j Hist.
dificultad de articulación de las pala- Truppan appala (Junín), Shirag (An-

76)
cash}. Vocab. Polig. Inc.) [ Aymará: íremida.d de un peciolo largo y com¬
El Padre Cobo, al tratar ‘‘de los primido transversalmente, lo que deter¬
al'acranes” no menciona, aplicación mé¬ mina en ellas un movimiento casi con¬
dica de ellos (Cobo, il, 267) [ Ap: tinuo; estas hojas, lo mismo que el pe¬
Para ahuyentar alacranes matan uno de ciolo están revestidas cuando tiernas, de
ellos y dejan el cadáver en el sitio en pelos cortos. Vive de preferencia en
que más abundan. (Noticia de proce¬ los terrenos húmedos y arenosos”. —
dencia dudosa). Para precaverse de Indígena de TCuropa. Cultivado como
las picaduras de alacrán, se conserva planta de adorno en las provincias del
uno de ellos, en alcohol, en la casa -Cercado (del Cuzco)' y Quispicanchi. _
Para combatir la esplenomegalia, se Aplicaciones: Su madera es blanca, da
encierra un alacrán en un trozo de ca¬ un carbón ligero, apropósito para fa¬
rrizo y se aplica el cañuto cerrado bricar la pólvora. Su corteza contiene
sobre la región del brazo hasta que principios astringentes, de modo que se
el alacrán muera (Ca.llao y Cajamar- emplea para curtir” (F o r t u n a t o L.
ca) o se encierra el alacrán en una H e r r e r a: “Contribución a la Flora
cáscara de huevo y se obtura ésta con del departamento del Cuzco”, Cuzco,
cera, de abejas, aplicándose a la región 1921, p. 67) .
del bazo hasta que el alacrán muera.
El alacrán es utilizado, machacado, y ALAMO TEMBLON — (Biog.) —
aplicado sobre la piel, para calmar los Ver: “Alamo chileno”.
dolores provocados por la picadura del ALANES — (Zool.) —- “Alanés
alacrán por ser creencia vulgar que (Uervus Alces), venado muy grande
los animales como el alacrán y otros del Nuevo México, es de la altura de
reputados venenosos, son portado¬ una muía y tiene la cabeza grande,
res de substancias capaces de neu- el cuello corto, los labios y especial¬
íralizar la acción del tóxico (Are¬ mente el superior grandes y gruesos,
quipa, Ambo y departamentos del Nor¬ y dila.tada la abertura de la boca, las
te' ; de los alacranes muertos se hace orejas semejantes a las del Asno, la
una pomada con aceite de olivo que se cola corta, las ancas más elevadas que
emplea, en el tratamiento de la pica, la espa.lda, el pelo fuerte y largo de
dura dolorosa del alacrán. La tintura
itres pulgadas, de color gris, los cuer¬
de alacranes es utilizada para calmar
nos palmados de alto abajo y guarne¬
los dolores reumáticos y tomada por
cidos de puntas en la parte exterior:
cucharaditas es empleada en el trata,
es animal feroz y embiste como el
miento de las efecciones cardiacas. Un
toro” ( Alcedo: Diccionario, V.)
alacrán ac-ebado de victimar es Pevado,
—‘‘El Flan (Gervus Alces^ es uña de
pendiente del cuello de los niños vícti¬
las más grandes especies del género:
mas del ‘‘susto” (Huacho). En Ambo
tiene casi dos metros de altura; su
se combate los efectos de la picadura
cuello es corto y robusto, a fin de po¬
del alacrán tomando una infusión de
este a.nimal. Cadáveres de alacranes der sostener los enormes cuernos, que
colgados detrás de las puertas de las algunas veces pesan hasta 60 libras:
casas defienden a los habitadores de estos cuernos tiene la forma de lámi¬
ella del ‘‘daño” de los enemigos y de nas anchas palmadas y con escotadu-
la incursión de los ladrones (Tarma). ra.s en sus bordes; su cabeza es volu.
(V a 1 d i z á n - IM a 1 d o n a d o: La miñosa, terminada por un hocico hin¬
Medicina Popular Peruana, IT, 421).|| chado en el que se abren las narices;
En Arequipa se habla aun del suicidio su piel está revestida de pelos gruesos
del alacrán, cuando se lie encierra en y tiesos que forman una especie de
un círculo de brazas. crin a lo largo del cuello y del dorso.
Los pelos de la garganta son negros
ALAMO CHILENO — (Bot.) — y largos de modo que forman una es.
“Populus trémula, L. — Sinonimias: pecie de barba que cubre una eminen¬
Alamo chileno. Alamo temblón. — cia. Esta especie en otro tiempo muy
'^‘Arbol de hojas pendientes de la ex- esparcida en toda Europa, sólo se halla
hoy en Suecia y Rusia y algunos pocos año en Roma.| El año de 1895 fa¬
individuos en la América del Norte. lleció en París.
Se domestica con facilidad; su carne, ALARGO GERARDO — Médico —
lo mismo que su piel son muy estima¬ (Biog.) — N. Lima, 1876, de Ge¬
das” ( C o 1 u n g a: Apuntes de rardo y Gelinda Calderón,-
Zoología, en “Gaceta Científica , I, Alumno de Medicina en 1897; Ba¬
218) chiller en 1903, sustentando una te¬
ALAROO AURELIO — Médico — sis titulada: “La mortalidad por téta¬
(Biog)—N. Lima, 1849. Alumno de nos infantil en la ciudad de Lima”;
Medicina en 1866, obtuvo el premio Médico Cirujano en 1904. | Estableci¬
de la Contenta de Bachiller el ano de da en la Facultad de Medicina de Li¬
1871. Médico y doctor en Medicina el ma la Cátedra de Enfermedades de las
año de 1873. Catedrático auxiliar in¬ Vías Urinarias, a cargo el doctor R i-
terino de la Facultad de Medicina de cardo Pazos Varela, el se¬
Lima el 26 de noviembre de 1874; ñor A 1 a r c o fué el primer jefe
Catedrático adjunto titular de Medicina de la Glfnica de nueva creación (añO'
Operatoria, por concurso, en mayo de de 1908) .—En la asistencia hospi..
1875 y principal titular en 1876. talarla, ha desempeñado el señor A -
Fué el doctor A 1 a r c o uno de los 1 a r c o el cargo de médico jefe del
primeros cultivadores de la Oftalmo¬ servicio de Desinfección en el Hospi¬
logía en el Perú. Miembro de la ‘‘So¬ tal ‘‘Dos de Mayo”.—^^Ha desempeña¬
ciedad de Medicina de Lima” hizo, an. do también el doctor A 1 a r c o el
te ésta, varias interesantes comunica¬ cargo de Médico Municipal en Lima.
ciones, referentes en su mayor parte a —Miembro del Cuerpo de Sanidad Mi¬
Cirugía (1876) . | Redactor de la “Ga¬ litar, actuó el doctor A 1 a r c o co¬
ceta Médica de Lima erí la segunda mo jefe de los servicios de ese cuerpo
época de esta publicación (1875.1880), movilizados el año de 1910, cuando se
se contó también en el número de los juzgaba inminente un conflicto armado
redactores del “Mon/tor Médico * dip con la República del Ecuador. En esa-
Lima, fundado el año de 1885, al es¬ ocasión el doctor A 1 a r c o dió
tablecimiento de la Academia Libre de pruebas de su competencia para desem¬
Medicina, de la cual fué miembro fun¬ peñar el cargo que en la actualidad de¬
dador el doctor A 1 a r c o .El año sempeña: la jefatura del servicio de¬
de 18-79; al estallar la guerra con Chi¬ sanidad Militar que, a sus órdenes, ha.
le,- los alumnos de la Facultad de Me¬ realizado grandes progresos y ha. al.
dicina de Lima organizaron una colum¬ canzado una excelente organización.
na militar a la que dieron el nombre El año de 1918, el doctor Alare o
tradicional de “Columna Independen¬ emprendió viaje de perfeccionamiento
cia” e hicieron capitán de la primera profesional a los Estados Unidos de
compañía aí doctor A 1 a r c o que Norte América, cuyas excelentes orga¬
actuó en dicha contienda internacional nizaciones médico militares estudió de¬
como jefe de un batallón de reserva. | tenidamente.
Desempeñó el doctor A 1 a r c o ,
Bibliografía:
entre otros cargos, con interés excep¬
cional y Angular dedicación, el d|E 1.—Memorias del Jefe de Sanidad'
Inspector de Higiene de la Municipa¬ Militar, Lima, (publicadas anualmente) ,
lidad de Lima: sus ‘‘Memorias” pu¬ ALARGO JOSE LINO — (Médico—
blicadas en los diarios de la capital (Biog.)—N. Lima, 1835, de T o r i-
reflejan todo el celo puesto por el doc¬ b i o e I g n a c i a P e. d r i ñ a n a.
tor A 1 a r c o al servicio de la hi. Hizo sus primeros estudios en el Co¬
rjene pública de Lima. 1 El año de 1893, legio “Noel” y,4érminó los de Instruc¬
hallándose el doctor A 1 a r c o en ción Media en el Seminario de Santo
Europa representó a la Facultad de Toribio, en cuyas aulas han recibido
Medicina de Lima en el Congreso In¬ instrucción tantos distinguidos li(om
ternacional de Medicina celebrado ese bres públicos peruanos. Matriculado el

78)
año 1851 en el “Colegio de la Inde¬
la Comenda de la Orden de la Rosa. I
pendencia”, terminó en él sus estudios
Médico auxiliar del Hospital de San
profesionales, obteniendo el grado a,
Andrés el año de 1858 y titular, más
cadémico de doctor en Medicina el a-
tarde, de dicho Hospital y del “Dos
ño de 1858, sosteniendo una tesis ti¬
de Mayo”, fué el doctor A 1 a r c o
tulada “Abscesos del hígado”.—
un cirujano de grandííSimo prestigio,
tedrático auxiliar de la Facultad de Me¬
habiéndole cabido en suerte realizar en
dicina, nombrado por el Gobierno, el
•1 país, por la vez primera, .varias o-
de mayo de 1860, se presentó como
peraciones de importancia, entre ellas
Opositor a la cátedra vacante de Anato¬
U ovariomrnía (1878) .—Maestro se,
mía Descriptiva., primero y a la de Pa¬ verqí, médlifco estudjioso y enamorado
tología General después: victorioso en de ía Cirugía que cultivaba con singu¬
este segundo certamen fué elegido ca¬ lar afecto, falleció en Lima, como
tedrático principal titular de dicho cur¬ queda dicho, el año de 1903.
so. El año de 1865 fué promovido, por Bibliografía:
el voto de sus compañeros de Facultad
a la Cátedra de Clínica Externa de va¬ l.^Neuroma del cubital. Gaceta
Médica, Lima, 1857.
rones, que comenzó a dictar en el Hos.
pital de San Andrés y que continuó ^-Abscesos del hígado, tesis del
dictando en el Hospital ‘^Dos de Mayo”. doctorado, ‘‘Gaceta Médica”, Lima.
1858.
En el año de 1870 emprendió el doctor
A I a r c o viaje de perfeccionamiento a 3. Desarticulación escápulo hume,
ral, “Gaceta Médica”, Lima, 1858.
Europa, cuyas principales clínicas tu¬
vo oportunidad de visitar, regresando —Tallla bilateral. Curación, ‘‘Ga¬
ceta Médica”. Lima, 1859.
al Perú el año de 1872. Miembro de
la Sociedad de Medicina de Lima cu¬ 5. Aneurisma difuso de la arte¬
ria oftálmica, exorbitismo consecutivo;
yos miembros le ofrecieron la presiden¬
ligadura de la carótida primitiva, cura¬
cia de la institución (1877), el doctor
ción, “Gaceta Médica,” Lima, 1861.
A 1 a r c o fué miembro fundador de
la Academia Libre de Medicina de Li¬ Acido fénico; sus efectos sobre
la sarna, ‘‘Gaceta Médica”, Lima, 1866.
ma y de la Academia Nacional. Ac¬
tuó como Delegado del Gobierno del ^-^Atrofia de la papila, ataxia lo¬
comotriz, “Gaceta Médica”, Lima, 1875
Perú ante el Congreso Sanitario reu¬ 8. —Pterigion, lección clínica, “Ga¬
nido en Lima el año de 1888. | Elegi. ceta Médica”, Lima, 1877.
do en 1899 Vice Rector de la Univer¬ 9. —^Discurso, en la Sociedad de Me¬
sidad Mayor de San Marcos de Lima, dicina, “Gaceta Médica”, Lima, 1877.
desempeñó tal honroso cargo hasta la 10. —La primera ovariotomía prac¬
época de su faLlecimiento acaecido en ticada en el Perú, ‘‘Gaceta Médica,”^
1903. [ Senador por el departamento Lima, 1878.
de Huancave'lica el año de 1876, fué
elegido, el año de 1903, pocos meses ALARCON ALEJANDRI.MA — Ba¬
ante de su fallecimiento, primer Vice¬ chiller en Gienc/'ais Naturales en la
presidente de la República. La muerte Universidad del Cuzco (13 de abril de
sustrajo a los honores de la primera 1916) : su tesis “Higiene del sistema
magistratura al único médico que a nervioso”—Doctor en la misma Facul¬
tal honor hubiese llegado en el Perú; tad y Universidad (23 de junio de
pues dicho año de 1903 ocurrió el fa¬ 1917) : su tesis “Acción de los gla¬
llecimiento del Presidente de la Repú¬ ciares en el valle del Cuzco”.
blica don Manuel C a n d la m o y, ALARCON JOSE W. —Alumno _
caso de sobrevivir a éste, el doctor A - (Biog.)—Nacido en Arequipa el año
lar c o hubiese ocupado la presiden¬ 1896, hijo de don Angel M. A-
cia del país.—Desempeñó el doctor A- I a r c ó n y doña Bernardina
Jareo, por varios años, el Consu. Rodríguez. Se inscribió en la ma¬
lado en el Perú del Imperio del Bra¬ trícula de la Facultad de Medicina de
sil, cuyo gobierno le hizo merced de Lima el año de lO'lñ.

(79
ALARCOna LUIS GUILLERMO — por las hojas” ( C o 1 u n g a: Botáni¬
Aíumno — OBiog.) —N. Arequi¬ ca, Tí, 391) I “Sus aplicaciones medi¬
pa 1901, de A n t o n i o y Jesús cinales son idénticas a Las de las otras
fí, o d r í g u e z. Se inseribió en la plantas de igual familia y se emplean
matrícula de Medicina de la Facultad las 'hojas en infusión en concepto, co¬
mo ya hemos dicho, de estimulantes y
de Lima el año de 1921.
antiespasmódicas para combatir los es¬
ALARCÜf^ LOPEZ JOSE MARIA pasmos o temblor y palpitac'ones, apar,
Médico— (Biog.) —N. Casma 1845. le de la propiedad que tienen de ahu¬
Alumno de Medicina en 1866; Médico yentar los zancudos y mosquitos ( F a 1-
Cirujano en 1873. El año de 1878 c ó n: Plantas medicinales y sus apli¬
fué nombrado Delegado de la Facultad caciones”, Lima, 1916, p. lo)-I El
de Medicina en la ciudad de Huaraz. “Ocimum bia.cllicum” de la familia de
las Labiadas ha sido empleado, entre
ALARGO!^ R. ALEJAÍMDRINO —
nosotros, por mucho tiempo, como ee-
Farmacéutico— (Biog.)—N. Arequipa,
pecilfico de la myasis de las fosas ^ na¬
1893 de J. Ant onio y Car¬
sales que, con el nombre vulgar de “gu¬
lota Rosas. Alumno de Farma_
sanera de las nances” era, hasta hace
4:1 a en 1910; obtuvo el título profesio¬
unos doce o quince años, muy frecuen¬
nal el laño de 1913._Su nombre fi¬
te de observarse en los hospitales de
gura en la “Relación” oficial de la Fa.
Lima. Era utilizada con este objeto
*;cultad de Medicina de Lima de 1916
en forma de pequeños tapones que se
_El año de 1918 desempeñaba el far¬
preparaban con las hojas finamente rna-
macéutico A 1 a r c ó n el cargo de
chacadas. Ver la palabra: “Gusanera”.||
Corresponsal, en Ghuquibamba, del
—“H-'st. La albahaca fué introducida
“^'Boletín Farmacéutico” de Lima.
por los españoles. El Padre C o b o la
ALARCON R. AWTOAIIO —Médico vió en abundancia en Lima (Cobo) .
_(Biog.J—N. Arequipa, 1887, de J. lAp: Se huelen las flores en la miasis
Antonio y Carlota Rosas. nasal (Lima, Arequipa y departamen.
Alumno de Medicina en 1906; Bachi¬ tos del Norte) ; el jugo de la planta,
ller en 1913, sustentando una tesis ti¬ para extirpar las* nubes de los ojos
tulada: '‘Litiasis biliar y su tratamien¬ (Jauja) ; las semillas en número de
to por las aguas minerales de Jesús”; dos son aplicadas sobre los ojos para
Médico Cirujano en 1913. el mismo efecto. El cocimiento para
rriismo (Gaiamaren, y Arequipa);
ALATRISTA HONORATO — Alum
la infusión de las ramas florecidas en
no (Biog.)—Nacido en Arequipa
el llamado ‘‘mal de corazón” ( V a_l-
el año de 1886. Se inscribió en la ma¬
d izán - IM ald o nado, TjU Medi¬
trícula de Farmiacia de la Facultad de
cina Popular Peruana, Tí, 290)
Medicina de Lima el año de 1913.
ALBAHAQUiTA. —(Bot.) — Con
ALBAHAGA (Bot.)—O y c m u m
este nombre es conocida en el T^erú la
basilicumL. ‘‘Es una planta her¬
‘‘Euforbia peples” de la familia de^ las
bácea, indígena de Asia y de Africa,
Euforbiáceas (Bellido : Botáni¬
yero cu'l'tiyada hoy en todas partes,
ca”, en “Gaceta Científica”, Lima, T) .
de tallo derecho, ramoso, con hojas ova¬
les, obtusas, irregularmente dentadas, ALEAN JOSE R. —^Biog.)— N.
rara vez enteras, con puntr.s glandu- Lima 1894, de J o s é y M e r c e -
losos en la cara inferior; las flores dis¬ des B r a ñ e s. Se inscribió en la
puestas en racimos, con la coroD de un matrículai de la Facultad de Medicina
color blanco; las diferentes partes de de Lima en 1914. Falleció en Lima el
4a planta y especiia.lmente las hojas año de 1921.
son muy aromáticas y se emplean como
ALBARIGOQüE-(Bot.) —Prunus
estimulantes y carminativas; por medio
del cultivo se han obtenido algunas va¬ armenaica L. Armeniaca vulgaris, Lamk
riedades caracterizadas principalmente _ Albaricoque. —Arbol de hojas a.

80)
conzonadas, pendientes; las flores ge¬ 1886 Miembro Correspondiente, en Ita¬
neralmente solitarias, de color rojo o lia, de la Sociedad Médica Unión Eer-
rosado.—Indígeno de la Armenia y cul nandina de Lima (Crónica Médica) .
tivado en las provincias de Ouispican.
chi. Sus frutos de carne amarilla, ALBINISMO — (F. 1.) —De al-
dulce y perfumada, son comestibles y bus, blanco', término reservado pia.ra
m.uy estimados. Este árbol da también designar la leucetripia, Los sujetos
la goma del país, (íl e r r e r a) . victimas del albinismo son conocidos
por nuestro vulgo con el nombre de
ALBARRACIN CAMILO —(Biog.) desteñidos.
—Bachiller en 'Ciencias en la Univer¬
sidad Mayor de San Marcos (8 de ALBONDIGA —(B romatolog .) —-
mayo de 1873), sustentando una tesis ‘‘Masa compuesta de carne o pescado,
titulada: ‘‘Maravillosos fenómenos que después de picados, de huevos y es¬
la Naturaleza nos presenta”. pecias y, comunmente, de figuna redon¬
da” (Domínguez: El'ccionario,
ALBARRANAS (Farm.)—En el I, 74)—Entre nosotros las únicas al¬
Inventario de la BoMca del Colegio bóndigas usadas son las de carne que,
de San Pablo en Lima, en el siglo después de picada, es revuelta en pan
XMII, hemos hallado frecuentemente previamen'e remojado y en huevo ba_
anotadas las “albarranas”. Probable- tido.
míente se trata de las cebollas alba¬
rranas. ALBORNOZ MARI'-ANO M, —Alé-
dico — (Biog.) _Obtuvo el título de
ALBEITARES —('Hist.) —Muchos médico--cirujano de la Junta Directiva
de estos modestos obreros ejercieron
de (Medicina de Lima el año de 1854 .
en el Perú, durante la época colonial,
El año de 1864, cuando se pensaba en
y abusivamente, la profesión médica,
hecho ere hemos puesto en evidencia la inminencia de un conflicto bélico con
en nuestro libro del título ‘‘La Facul¬ España el doctor Albornoz se
tad de Medicina de Lima” (Lima, contó en el número de los primeros
1913) . |- En la época republicana los profesionales que hicieron ofrecimien¬
albéiitares han s’do simples herreros to de sus servicios a la patria en peli¬
que por tradición famihar o por otras gro, Años después se retiró el doctor
circunstancias, habUn adquirido algu¬ Albornoz a la. ciudad de Chacha¬
na práctica acerca de ciertas enferme¬ poyas, en la que residió por mucho
dades de los equinos. Los primeros tiempo.
profesionales veterinarios sólo llegaron - ALBÜJA FELICITAS —Obsíetriz—
al Perú muy avanza.ido el siglo XIX.
(Biog. '—N. Lima 1895, de M a -
ALBOFWIA — (Hist.)—En -el In¬ n u e 1 y (Matilde Pozo. Se
ventario de la Botica del Colegio de inscribió en la matricula de Obstetri¬
San Pablo, en Lima, en el s’glo XYIII, cia de la Facultad de Medicina de Li.
figura, la albornía, de la cual d'ce Calle¬ ma el año de 1910.
ja: “Vasija grande de barro vidriado, ALBUJAR FIGUEROA EMILIO—
en forma de escudilla” (Enciclope¬
Alumno — (Biog .) N . Barranca,
dia, I).
1896, de Be n i t o y Te r 'e s a. Se
ALBOKNCZ JOSE MARI A—(Biog. inscribió en la primera Matrículai de
—N. (República del Ecuador), (Medicina en la Facultad de Lima el
1830, Alumno de Medicina el año de año de 1917.
1851. El año de 1857 se había ins¬
ALCACHOFA — (Bot.) — -
crito en la 6? matr'cula de (Medicina.
n a r a s c o 1 i m u s, 1^. — Sin:
ALBIIMI GlUSSEPPE _ Médico — lUcachofa.—‘‘Pallo ramoso, hojas algo
(Biog. )—El Profesor Albini, del “Reg- espinosas, dos veces pinnatífidas y tam¬
gio Istituto Fisiológico della Universita bién indivisas y tomentosas en el envés;
di Napoli” fué nombrado el año de escamas del invólucro ovadas y obtu-
sas en el ápice”—Gultiviadas tanto en ALCANFOR —(F. 1.) _Sólo no«
Europa como en América. Las cabezue¬ ocuparemos del alcanfor, aceite volátil
las junto con el receptáculo son co_ concreto que se obtiene por medio de
mestibles. La, raíz y los tallos de la la destilación del' Camphora
planta son diuréticos y amargos y las officinarum, Cinnamo-
flores útiles pa.ra cuajar la leche. La mum Camphora o Laurus
ceniza de los tallos da mucha potasa. C a m p h o r ¡ak, de la familia de las
(Herrera: Contribución a la Fliora Lauráceas, por la generalización del
del Departamento del Cuzco, Cuzco, concepto vulgar que considera eficací¬
1921, p. 199) .|| “Cynara Scolymus, L. simas las propiedades anafrodisiacas
Nombre vulgar: Alcachofa. | Hist. De del alcanfor, no sólo administrado al
las alcachofas dice el Padre Cobo: interior en forma de sal (bromhiidra-
“hasta ahora no se que se hayan traí¬ ío la más comunmente empleada) sino
do a es*e reino del Perú”.| Ap: Se también por simple acción de contacto,
la emplea exclusivamente en la alimen¬ más o menos inmediato, con los órga¬
tación . (Valdizán-Maldona- nos genitales. Recomienda el vulgo a
d o: La Medicina Popular Peruana, los onanistas y a las ninfómanas, lle¬
II, 362). var constantemente trocitos de alcanfor
cerca de los órganos indicados, consi¬
ALCALDES EXAMINADORES — derándolo un moderador indiscutible
Hist.)—Si bien contó el Perú con un del apetito genésico. Como puede ver¬
Protomédico desde el año de 1537, só. se se trata de una exageración vulgar
lo contó con los honores del Real de las propiedades sedantes de que go¬
Tribunal del Protomedicato desde el zan las sales de alcanfor. Es también
año de 1570, siendo Virrey del Perú, generalmente empleado el alcanfor pa¬
en aquel entonces don Francisco de ra evitar los daños que causa la poli¬
Toledo. Hasta esa época el Protomé¬ lla en las ropas y otros objetos.
dico ejercía autoridad omnímoda res¬
pecto al ejercicio de la profesión mé¬ ALCANTARA AGUSTIN—(Biog.)
dica y respecto al de la cirugía, farma¬ —El año de 1852 regentaba una de
cia y flebotomía: era el Protomédico las Cátedras de FiHosofía en el Colegio
el que examinaba a los candidatos a de la Independencia (Guia de Foraste¬
los títulos profesionales y autorizaba ros para el año de 1853, Lima) . P'^
al libre ejercicio profesional a aque¬ sible que se trate de un letrado o de
llos que consideraba en condiciones de un clérigo y no de un médico.
aptitud. Al establecimiento del Real ALCANTARA JUAN — (Biog.) —
Tribunal del Protomedicato, el Proto N. Supe (Chancay) 1827.—Alumno
médico fué auxiliado en tan ruda labor; ¿e Farmacia el año de 1857.
pues el Tribunal se hallaba constitui¬
do por el Protomédico del Virreinato, ALCAPARRILLO. — (Bot.) —
que lo presidía; por alcaldes examina¬ '‘Cassia sp_El Alcaparrillo es usado
dores de medicina y cirugía; por un por la Medicina Popular como purgan¬
Asesor, que muchas veces fué un le¬ te, en el departamento de Cajamarca”.
trado y que, en algunas oportunidades, (V a 1 d i z á n -- M a 1 d o n p. d o: La
fué un médico. Los Alcaldes examina¬ Medicina Popular- Peruana, II, 208) .
dores estaban encargados del examen
ALCARABIA — (Hist.) — En el
de los candidatos a títulos profesiona¬
Inventario de la Botica del Colegio de
les y percibían, de los derechos de exa¬
San Pablo, en Lima, (siglo XVIII)
men que éstos abonaban, una pequeña
hemos hallado anotada la Aleara-
cantidad (Ver la palabra: Arancel Mé¬
b i a. “Alcaravea—hallamos en la
dico) .—Hubo también Alcaldes exa_ ‘
Enciplopedia de C a 1 1 - i a—cierta
minadores de Farmacia y de Fleboto¬
planta perenne” (Tomo I.)| Deil C a-
mía; pero tales cargos estaban bajo
rum Carvi L.
la dependencia inmediata del Protofar-
miPicéutico y del Protobarbero o Proto- ALCARAVAN — (Ornitolog.) —
flebotomista. ‘^Alcaraván. Tringa Ocrep-

82)
h u s. Ave conocida en Europa y co_ el papo, en Panamá el año VU pl
mún en ,1a América: es de la figura de por que en aquella playa y costa de ■
la Cigüeña ,algo menor, de color par¬ nLá pasa cierta volatería de estos al
do, jel pico y piernas muy largas; se calces que es cosa de notar y, mucho
domestica y anda por las casas, donde de ver, quiero aquí decirla, P«es Que^m
es muy útil porque las limpia de in- presente en esta corte d '
seotos sin que se le escape alguno de tra Majestad hay personas que lo han
los que ve, por Ja velocidad con que co¬ visto muchas veces, y es esta, sab
rre. ( Alcedo: Diccionario, V) . Vuestra Majestad que allí, “J"» f
se dijo, crece y mengua aquella mar del
ALCARRAS JOSE _ Médico — Sur dos leguas y mas, de 6 en 6 hor
Klliog.)—Obtuvo el tí'tulo profesio¬ V cuando cresce llega el agua de la mar
nal en el Colegio de la Independencia, Ln junto de las casas de Panama co¬
en época anterior, por consiguiente, aí mo en Barcelona o Ñapóles lo hace e
establecimiento de la Facultad de Me_ mar Mediterráneo. En
^dicina de Lima (1856). En este año dicha creciente, viene con ella tanta sar
solicitó y obtuvo, por ser en justicia, dina, que es cosa maravillosa y para
la revalidación de sus títulos profesio¬
no sé poder creer la abundancia de ella
nales. Ejerció la profesión en la ciu¬
sin lo ver; y el cacique de
dad de Lima, donde falleció el año de
rra, en el tiempo que yo en ella estuve
1884. A despecho de ocurrir este fa¬
cada un día era obligado y le estaba
llecimiento atravesando el doctor A 1- mandado por el gobernador de vuestra
carras una verdadera crisis eco¬
majestad que trújese
nómica, hizo un legado a la Facultad tres canoas o barcas Menas de la dicha
^de Medicina: el de una colección de sardina, y las vacías en la
Instrumentos de Cirugía y e! de un se hacía continuamente, y un regid
■^créd'ito por una modesta suma de di¬ aqueffla ciudad la repartía entre todos los
nero. Las circunstancias en que este cristianos, sin que les costase cosa al¬
■ donativo, fué hecho, le conceden un va¬ guna y si mucha mas gente hobiera,
lor afectivo muy grande. aun que fuera cuanta al presente hay en
ALCATRAZ — (Zool.) _ “Unas Toledo o más, que de otra cosa no se
aves hay en aquellas partes que lla¬
man alcatraces, y son muy mayores mo matar cada día toda ila sardina que
que ansarones, y la mayor parte del fuera menester, y que sobrara mucha
plumaje es pardo y algo en parte sbu. más y cuanta quisieran.] Tornando a
tardado, y el pico es de dos palmos, los alcatraces, así como viene la marea
poco más o menos, muy ancho cerca de y sardina con ella, ellos tamh-fn vienen
la cabeza, y váse disminuyendo hasta la con la marea, volando-sobre «Ha y tan
punta, y tiene un muy grueso y grande ta multitud de ellos, que píresce que
papo, y son cuasi de la hechiira y ma¬ cubren el aire y continuaWdnte no ha¬
nera de un ave que vi yo en Flandes, cen si no caer de alto en el agua y _to.
-en la villa de Bruselas, en el palacio mar las sardinas que pueden y subí-
1 - .-i.— — i' 11 —

-de Vuestra Majestad,^ que la llamaban


hayna. Acuérdeme que estando un día miéndoselas muy presto, luego tornan
comiendo Vuestra Majestad en la gran a caer y se tornan levantar de la mis¬
sala, le vi traer allí, en su real presen¬ ma manera, sin cesar; y as*, cuando
cia, una caldera, de agua con ciertos la mar se retrae, se van en su segui¬
pescados vivos, y los comió así enteros; miento los -alcatraces, continuando su
la cual ave yo tengo que deoía ser ma¬ pesquería, como es dicho. Justamente
rítima, y tales tenia los pies como las andan con estas aves otras que se lla¬
aves de agua o los ansarones suelen te¬ man rabihorcados, de que atras se hi¬
nerlos, y así los tienen los alcatraces, zo mención; y así como el alcatraz se
los cuales así mismo son aves marítima-, levanta con la presa que hace de las
y tamañas, que yo vi meterle a un al- sardinas, el dicho rabihorcado le da tan¬
<:a,traz un sayo entero de un hombre en tos golpes y lo persigue hasta que le

(83
kac2 lanzar las sardinas que ha tragado, ces que toma para comerlos después*'
y asi como las echa, antes que ellas le¬ tranquilamente sobre algún árbol ^o al-
guen o toquen al agua, los rabihorcados guina roca, cerca de los mares, ifos o
Jas toman y de esta manera es una gran lagos: las piernas están desnudas de
deJietaaión verlo todos Jos dTas del mun¬ pluma en la parte inferior, la uña me¬
do. Hay tantos de los dichos alcatraces, diana fuerte y sin dentaduras, las alas
ciue ios cristianos envían a ciertas is_ grandes, la cola redondeada. En otro
las y escollos que están cerca de la d’ tiempo eran consideradas estas aves co¬
cha -Panamá, en barcas y canoas, por mo el emblema de la ternura, maternal,
los alcatraces cuando son nuevos que pues se creía que alimentaban a sus
aun no pueden volar, y a palos matan hiios con su sangre a falta de otros
cuantos quieren, hasta cargar las a.i'imentos. Pero hoy se ha reconocido^-

Ai.catuaz.—«Pelhcanus Aíolinaií, Gr.» (Museo de la Universidad de Lima


canoas o barcas de ellos; y están tan que los Percanos son tan indiferentes'
gordos y bien mantenidos que de grue_ con sus hijos que ni aún los defienden
sos no se pueden comer, ni los quieren .cua.ndo se hallan en peligro. El Pelíca¬
sino para hacer de la grosura de ellos no es una ave que se domestica y de la
olio pára quemar de noche en los can- que los chinos sacan partido para pes¬
dijes, el cual es rnuy bueno para esto”. car. . .Se conoce varias especies de Pe¬
(Hernández de Oviedo, p. lícanos: una es el Pelícano co¬
493.) “Los alcatraces o pelícanos (Pe- mún (Pelecanus onocrotia.lus) que*
lecanus) tienen su cara desnuda, su pi_ tiene una talla, bastante desarrolladay
co muy largo terminado por un gancho: su plumaje es de un color blanco lige
la mandíbula inferior da inserción a ramente rosado, las plumas de las alas'
una membrana dilatable en forma de sa¬ son negras, el contorno de los ojos lo'
co, en el que deposita el animal los pe_ mismo que la garganta, es desnudo de

84)
plumas. Mve en Europa sobre los bor¬ el Comandante de Artillería D. Era í7.-
des del mar, de los lagos y de ilos ríos cisco Guerrero; por el Co¬
En el Perú se encuentra en la costa. • mandante de la G división don A n .
especialmente en las islas de Chincha o- tonio Arteaga; por el Tenien¬
tra especie Jlamada vulgarmente A 1- te Coronel de los Reales Ejércitos dorf
c a t r a z (Pelecanus Thayus o Pele, José de U r e t a y por otros
canus Molinae) que produce una cier'-- jefes y oficiales a cuyas órdenes ha.
cantidad de huano. (G o 1 m n g ' tía servido.—^De regreso a Lima y efi
Apuntes de Zoología. Gaceta Cientí¬ el año de 1818, el doctor A 1 c á z ,a. r
fica, Lima, vol II, p. 150) . i | “ P e 1' e - tomó parte en aquella gloriosa aventu
canus jMoIinae Gr.—^Nom_ ra que en ameno y ricamente documen¬
bre‘vulgar: A I c a t r a z.— (Hist.) tado detalle nos ha hecho conocer el
Lo menciona el Pia.dre Cobo l doctor Aníbal G á 1 v e z (Ob.
indicar ninguna aplicación médica cit.) .| El doctor A 1 c á z a r, fuá
él (Cobo, II, 201) Ap. La carne de al¬ vendido por sujeto al que había salva¬
catraz, cocida y aplicada tópicamente, do de la afrenta a expensas de grave
ai guisa de cataplasma, es usada en el riesgo profesional, simulando Ja, muer.,
tratamiento del IcbanOlo ( Y a 1 d i z á n_ te a.parente del padre del traidor pa--
- M a I d o n a d o: La Medicina Po¬ ja evitarle el estigma del presidio. Eí
pular Peruana, II, 470) . infame ingrato, sin aíenuánte alguna
ALCAZAR ESCOLAS — Médico — de su acción villana, entregó a las au^
(Biog.)—El 2 de enero de 1819 ha- toridades españolas a ese médico hon¬
rado y bueno, demasiado bueno tal ve?
b»a sufrido el martirio político én la
Plaza. Pública de Lima un compañero para fiarse en la gratitud de sus sé^
nuestro, el doctor Nicolás Al. mejantes. Pagó tal confianza con la
c á z a r,—La Requisitoria de don vida; pues fué ejecutado, como deja"
José L a n a o y T o 1' o s a hace mos dicho, en la Plaza Pública de Li¬
muy sintéticamente el retrato fí'^ir'' ’ ma el 2 de enero de 1819”. (V a 1 d i-
doctor A 1 c á z ,a r lel año de 1818: z á n : “Los médicos de 182F.’, en
‘‘Su estatura—dice—cinco pies ‘‘La Crónica Médica”, Lima, 1921, p,
pulgadas, su edad como 24 años, color 219). II He aquí algunos de los certi-
chino, pelo de pasa, delgado de cuer¬ finados de los servicios prestados por
po, vivo de ojos, mete la barba un po¬ el doctor A 1 c á z a r: a) —“Don
co al pecho para andar” (.A n í b a I T o r i b i o Montes cavallero dcif
G á 1 V e z: “1818—El PeY Fp'- ' orden de Santiago, Teniente General de'
Lima, 1907 - 1909) .—Había hecho los Exercitos Nacionales, Governadof,
A 1 c á z a r sus estudios médicos en Gefe Superior Político y Alilitar, Ca¬
el Real' Colegio de Medicina y Cirugía pitán General del Reyno de Quito, Su¬
de San Fernando que, entre los años perintendente de Hacienda Pública,.
de 1808 y 1811, estableciera en Lima Correos y Temporalidades, y Vice Pa.^-
el doctor D. Hipólito Unánue. trono Real por EL REY Nuestro Señor
Había terminado muy joven sus estudios Don Fernando séptimo &. [.
profesionales y, en 1814, contando a- Por quanto haviendo sido nombrado don
penas diecinueve años de edad, había Nicolás de Alcázar indivi.
desempeñado las funciones de Giruja_ dúo del Colegio de San Fernando dé
no de una expedición militar que, al Lima, de Cirujano de la tropa que con¬
mando del Crnll. Y'idaurrázaga dujo a esta Capital el Teniente Coro¬
envió, contra los insurrectos d.e Popayán nel don Aparicio de Vidau-
el entonces Gobernador y Cap. Gene_ r r á s a g a, con el objeto de auxi¬
r?l del Reino de Quito don T o r i b i ^ liar la expedición que se dirije a la:,
I\I o n t e s. Prestó el doctor Alcᬠreconquista de la Provincia de Popa-
zar muy buenos servicios profe^'o-. yán; he venido en .aprovar dicho nom¬
nales como lo atestiguan los certifica¬ bramiento, por ser este individuo útil
dos qix le fueran expedidos por el pro¬ al mejor servicio del Exercito: y por
pio don T o r i b i o IM o n t e s, p^r concurrir en el expresado don N i c o -
lás Alcázar todas ias circuns¬ a los ataques de “Obejas” y Palo ,
tancias que se requieren para el ex, he oído decir generalmente, que asis¬
presado empleo, mandando en su con- tió con bastante esmero a los heridos
ísequencia se le despache el respectivo que resultaron de dichos ataques. Es
título en forma, en virtud del quial de¬ cuanto puedo informar en obsequio de
berá gozar del sueldo de quarenta pe¬ la verdad.—Quito y octubre 30 de
sos mensuales, que es el señalado por 1815.—Excmo. Señor.—J ose de
el Reglamento Militar, siendo obligado U r e t a”.
a desempeñar las funciones de su ins¬ ALCAZAR RAUL F. —Alumno —
tituto con honor, exactitud y esmero. ÍBioe) _ N. Huancayo, 1896, de
Tómese razón de este título en l^s o- Lufs y Sara Y e g a. Se ins¬
ficinas respectivas para su constan,
cribió en la matrícula de ^\í®d'‘Cina de
cia, en virtud del qual se le guardarán
la Facultad de Lima el año de 191b.
y harán guardar todas las honras, gra¬
cias, privilegios y exebciones que de¬ ALOCO QUISCA—(Bot .) — ‘‘X a n.
ve haber y gozar por razón del referi¬ t h i u m a m b r o s i o i d e s, Book.
do empleo. Dado en Quito a once de —Sin: Yerba de Alonso. Planta a-
Agosto de mil ocho cientos catorce nuali, provista de espinas, de hojas di¬
años.—Don T o r i v i o M o n t e s.[ vididas y flores monoicas. Crece en
Un escudo de armas—F r la n c i s c o los lugares templados.—Area geográfi¬
Xavier de O 1 i v e r a.—“El ca: Perú, departamento de Gajamarca.
comandante de artillería dice: que el Reg: Provincias de Canchis, Sicuaní,
suplicante se ha manejado con honra¬ Cuzco y Paucartambo. 3200 la 3550
dez en el ministerio de su cargo, como metros. Ap. Reputado como depura¬
igualmente en lo demás: que salió des¬ tivo y empleado en las enfermedades
pintado por orden de este Excmo. se¬ del hígado. (Herrera: Contribu¬
ñor Presidente afi ejército real qiíe ción a la Flora del Departamento del
'Se hallaba en Pasto, de donde salió a Cuzco, Cuzco, 1921, p. 215) .|1 Nom¬
la de Popayán y se haljló en la desgra¬ bre vulgar del “Juan Alonso”, Xan.
ciada derrota del ‘‘Piale”—Quito, y t h i u m s p i n o s u m, L. \ er ía
octubre 28 de 1815” — “El coman¬ palabra “Juan Alonso”.
dante de la primera división de este ALCEDAr^ EDUARDO E —^Alumno
ejército real dice: que desde que co_' — (Biog.) —N. Arequipa, 1900, hi
noce al suplicante lo ha visto ejercer
jo del doctor " M a r i ,a n o A 1 c e _
su ministerio de‘'físico, sin nota algu¬
d. á n y de la señora Natividad
na, lo mismo que en su conducta; que
Y a 1 1 i n e s. Se inscribió^en la m.a-
fué destinado a Popayán en donde ha
trícula de Medicina de la Facultad de
c/do decir generalmente a varios oficia,
Lima el año de 1918.
les, se ha portado bien, halllándose en
las acciones que dice, hasta la última AiLCEDA?i MARIANO.—Médico—
de;! “Palo”, en que con los demás fué (Biog.)_N. Iquique 1860. Alumno
derrotado_Quito, 29 de octubre de de Medicina en 1880; Bachiller en Me¬
1815—Antonio Arteaga”.— dicina en 1887, sosteniendo por tesis
‘‘Excmo. Señor: Don José de un estudio titulado: “Asma reumática”;
U r e t a teniente coronel de los rea. el mismo año obtuvo el título profes,io_
les ejércitos, en virtud del decreto de nal de Médico; Doctor de Medicina el
Y. E. de la vuelta," fecha 24 del que año de 1908 sosteniendo como tesis nu
expira, y a su consecuencia, dice: que estudio relativo a “La laparatomía y
el tiempo que conoce al cirujano del las afecciones del páncreas”—Siendo
ejército real don Nicolás Alcá- todav'a alumno de los primeros años
■z a r, se ha comportado con mucho de Medicina, el doctor A 1 c e d á n
esmero en las obligaciones de su car¬ prestó muy importantes servicios en la
go; que su conducta ha sido irreprocha¬ asistencia de los heridos hospitalizados
ble, por su celo y búen desempeño en en Lima después de las acciones de ar¬
el sisrvioio; ^ ^lüe por lo que respecta mas que pre-•'^dieren a la entrada de las

86)
tropas chilenas en Lima (1881)—Ami¬ cas con la misma asiduidad que en sus
go y compañero del mártir de la medi¬ épocas de estudiante. Le conocimos el
cina peruana Daniel A. Garrión año de 1906, en el viejo Hospital de
el doctor A 1 c e d á n llevó ,1a his¬ San Bartolomé: alegre siempre y siem¬
toria clínica, senciilvla y conmovedora, pre benévolo, este maestro sin cátedra
de lia, mortal enfermedad del arrojado gustaba muy mucho de facilitar a los
camarada: leyóla en la Sociedad Mé¬ estudiantes todo ílo aparentemente difí¬
dica “Unión Fernandina”, de cuyos cil de la profesión y gozaba una satis¬
miembros solicitó para la temible en¬ facción muy grande cuando había lo¬
fermedad de nuestra q'uebradas el nom¬ grado presentar, como fácil y sencillo,
bre de ‘‘enfermedad de Garrión”.— algo que la ignorancia del estudiante

Trasladado a su ciudad natal y fijada había conceptuado dificij y complicado.


en ella su residencia, el doctor A 1 c e- Su charla era muy interesante y muy
d á n se hizo en breve espacio de instructiva; ella era, muchas veces, e_
tiempo de una numerosa clientela, tan vocadora de nuestro pasado médico y
numerosa como merecida; pues el doc. era, muchas veces tambiién, comentario
tor A 1 c e d á n era un estudioso y ameno de la actualidad médica y dis¬
un enamorado de su profesión, que no cusión agradable de los problemas mé¬
se dedicó jamás al beatífico usufructo dicos de actualidad.—Los desmanes de
de aquellas nociones adquiridas en la la chilenizaeión en nuestras provincias
juventud. En las frecuentes visitas que irredentas, obligaron al.doctor A 1 c e_
el doctor ¡A 1 c e d á n hacía a Lima, d á n a abandonar aquella ciudad de
frecuentaba los hospitales y las clíni- íquique en la cual había nacido y en

(87
la cual había ejercido su profesión con bunal del Protomedicato del Perú, en
toda la bondad enorme y con toda la los cuales consta que Alcedo ob¬
competencia que le. caracterizaban: el tuvo el titulo de Cirujano Romancista el
recuerdo de los atropeillos de que ha¬ 15 de enero de 1822.
bía sido víctima la población peruana
de Iquique por parte del populacho ALCEDO MARIA — Obstetriz —
chileno le mortificaba aun en Lima, (Biog.)—Iniciados sus estudios profesio¬
donde vivió poco tiempo, rodeado de nales el año de 1868 obtuvo el título
profesional el 17 de enero de 1871.
lestimación y de cariño.—Incorporado
a lia Academia Nacional de Idedicina de ALCIVAR MIGUEL H —^Médico—
Lima, como manifestación de desagra¬ (Biog. y—El doctor Alcívar, de Guaya-
vio a los atropellos de que fuera vícti¬ quii, presentó al 5<? Congreso Médico
ma en Iquique, el doctor A 1 c e d á n ilatino americano (6” Pan americano)
falleció el 22 de febrero de 1920. reunido en Lima en 1913, dos estudios
Bibliografía: titulados: ‘‘Condroma, del maxilar supe_
1. —^^Tesis del baehillerato en Me¬ rior (Actas y Trabajos, vol. VI, p. 346)
dicina, en “Analies Universitarios del y “Apendicitis o tricocéfalos” (Actas
Perú”, 1889 y en “Monitor Médico”, y Trabajos, vol YII, p. 28) .
Lima, 1887. ALCOHOLATOS— (Farm.) —Ver
2. —Enfermedad de Carrión (Histo¬ la palabra: “Espíritus medicinales,”
ria cirnica del caso Carrión), en ‘‘Gró_
nica Médica”, Lima, 1886. lALCOHCLSSlVlO_ (Hist.) _^^To_
3. —Ligeras consideraciones sobre dos Los Cronistas de Indias están de
el tratamiento de algunas estrecheces acuerdo respecto a la generalizada cos-
uretrales, conf. en la Sociedad Médi¬ tuimbre de los primitivos peruanos.de
ca “Unión Fernandina”, en “La Cróni. emplear en sus fiestas una bebida fer¬
c?. Médica”, Lima, 1889. mentada a la cual dieron el nombre de
4. —Operaciones de Ginecología prac_ chicha. Era el producto de fer¬
ticadas en el Hospital de Iquique, con mentación del maiz y se empleaba co¬
los doctores Bolllo, Neuhaus y Zaval'a, munmente como factor de esta fer-
en ‘‘La Crónica Médica”, Lima, 1898. menta.ción la ptisdina salival de las
7 —Aneurisma de ambas poplíteas, personas que masticaban el maiz antes
ev' “La Crónica Médica”, Lima 1899 de deposita.rlo en las vasijas especia¬
6.—Tesis del doctorado en Medici¬ les en que la fermentación debía tener
na,” Lima’ 1908. lugar. Eran muchas y muy diversas
las maneras de preparar esta chicha y
ALCEDO AGUSTi!^ — Flebótomo— diferían no sólo según las regiones
(Biog)-—Ejercía la profesión en Lima deli país si no también según las fies¬
por los años de 1886, época en la cual tas a que la bebida estaba destinada.
figuraba en una relación de flebótomos En algunas comiarcas se acostumbraba
titubados publicadla por “La Crónica Mé¬ asociar a esta chicha substancias di¬
dica” de Lima. De la antigüedad del versas, que aumentaban el tenor álcohó-
título profesional de Alcedo da Ileo del producto o que le concedían cua¬
idea la circunstancia de haberlo halla¬ lidades especiales, narcóticas entre o_
do, figurando como tal flebótomo, en tras. —‘Respecto a lia chicha puede con¬
la ‘‘Guía de Forasteros” de Lima para sultarse, aparte las indicaciones conte-
el año de 1853.
nid'as en la palabra Chicha de
ALGEr'O AURORA.—Obstelriz — este Diccionario, los siguientes estu¬
(Biog.)—Iniciados sus estudios profe_ dios: a) —C a V (a s s a: “La chicha
sionales el año de 1870, obtuvo el tí¬ factor de alcoholismo”, en “Reforma
tulo profesional el 11 de julio de 1873. Médica”, II, n" 22, p. 3—b) —C a-
V a s s a: ‘‘Tenor alcohólico” de las chi¬
ALCEDO JOSE ISIDORO—Ciru¬ chas de jora”, en “La Crónica Médica”,
jano—• (Biog.) Hemos hablado este ín'ma.. <9 0 —c) —M a 1 d o n a d o:
nombre en los Archivos del Real Tri. “La ch'cha”, en ‘‘Anales de la Facul-

88)
tad de Medicina de Lima,” vol II. d )_ sin que tales empeños tomasen forma
V a 1 d i z á n: “La chicha, bebida de concreta y prlictica. Establecida en Li.
líos primitivos peruanos”, en “Revista óe ma la “Sociedad Nacional de Tempe¬
Psiquiatría”, Idma, 1919—Al introdu¬ rancia”, uno de cuyos más activos y
cirse en el Perú el cultivo de la cañ,a. entusiastas miembros fué el doctor
de azúcar, el aguardiente de caña y al¬ Wenceslao F . AT o 1 i n a, cu¬
gunos de los productos de su elabora, ya presidencia de la institución fué de
ción, tales como el guarapo que, magníficos resultados para ella, se ha
en rigor de verdad, es una ‘‘chicha de conseguido interesar a la opinión pú¬
caña”, reemplazaron, en buena propor¬ blica en est?. empresa de provecho so¬
ción, a Ja bebida nacional. —Este a- cial indiscutible. —(Legislac.)—‘‘Ley
guardiente de caña ha recibido diver. Ní> 253 1 —El Presidente de la Repú¬
sos nombres Tegiona-les, de los qu'e blica, Por cuanto: El Congreso ha da¬
son Jos más comunes los de s h a c t a do la Jey siguiente: Artículo único:
o chacta y cañiazo. —Con el Prohíbese en el territorio de la Repú¬
nombre de c h i n c h i v í es cono¬ blica durante los días sábado y domin¬
cida una mezcla fermentada del llama¬ go, la venta de bebida.s alcohólicas en
do ron de tomar con chanca¬ todos los establecimientos y lugares a-
ca, clavo, etc. (Patolog.)—Los daños bieríos al público. Los infractores de
d.ell alcoholismo en el Perú no han si¬ esta disposición serán penados con una
do perfectamente estudiados todavía: muha de un sol a cinco libras y en
la mayor parce de los estudios llevados caso de insolvencia de alguno de ellos
a cabo haste, el presente o han toma¬ con trabajo obligatorio de uno a ocho
do como cifras básales las cifras ex¬ días. Los reiñcidentes sufrirán arres¬
tranjeras (Mora y oíros) o han to¬ to en Ja cárcel pública por igual núme¬
mado cifras regionales (Molina y ro de dras o la clausura del estableci-
otros) ; las relaciones existentes entre mientp por el mismo período de tiem¬
ñlicoholismo y criminalidad han sido po. Comuniqúese al Poder Ejecutivo
expuestas, muy imperfectamente por no¬ para que disponga lo necesario a su
sotros (V a 1 d i z á n: La Delin¬ cumplimiento. Dada en la sala de se¬
cuencia en el Perú” ,Lima, 1909) y siones del Congreso, en Lima, a los
aquellas existentes entre alcoholismo y nueve días _del mes de noviembre de
alienación mental han sido principal¬ mil novecientos diecisiete.—. C.
mente evidenciadas por M u ñ i z y B e r n a 1 e s. Presidente del Senado.
A’’ a 1 d i z á n; pero precisa llevar a _J. B a 1 t a, primer Adce Presi¬
cabo Ja obra, de conjunto.— (Hig, ) — dente de la Cámara de Diputados.—
La Sociedad de Medicina de Lima y J. R. L a n a t t a, Senador Secreta¬
la Academia de Medicina de Lima des¬ rio . —S Pi n t i a g o D. P a r o d i,
de el año de 1856 la primeia, ha.bían Diputado secretario.—Al Señor Presi¬
estudiado los diferentes recursos que dente de la República .—Por tanto:
poner en práctica para combatir los Alando se imprima, publique, circule y
daños del alcoholismo; fueron formula¬ se le dé e!l debido cumplimiento-^Da¬
dos diversos proyectos de represión del do en la casa de gobierno, en Lima, a
empleo del tóxico; pero todo ello no se los quince días del mes de noviembre
■llevó a la práctica. La Ley de 21 de di= mil novecientos diecisiete.—J osé
Agosto de 1896 nombró un/a. Comisión P a r d o.—G ermán Arenas"’
encargada de proponer un proyecto de (“La Temperancia”, Lima, año A^, n®
represión del alcoholismo; dicha comi¬ 1 0 .). I A I c o h o 1 i s m o —(Bibl. ) —•
sión fué formada por los doctores La Literatura Médica Peruana cuenta
Juan C. Castil'lo, Ernesto con los siguientes estudios a este res¬
O d r i o z o 1 a, Leónidas A. pecto : 1), —A v e n' d a ñ o Leóni¬
V e n d a ñ o, médicos; D. Narci¬ das: Represión del alcoholismo (in-
so A La y z a y P a, z Soldán form.e al Alinisterio de Justicia, en co¬
y D. Erancisco Gerardo laboración con los doctores Juan ’C.
C h á V e z y llenó su cometido; pero Castillo, Ernesto O d r i’o-

(89
zola, F. Gerardo Ghávez ofrecida en el Gallao en 1903, La Tem¬
y N a r c i so A 1 a y z a), Lima, perancia, Lima, 1915; 18)—Y a 1 d i '
1901;2), Avendaño Leóni¬ zán Hermilio: Un paso adelan_
das: Responsabilidades de los actos te (elogio de una medida antialcohó/lica) r
practicados por los alcohólicos (infor¬ La Temperancia, Lima, 1917; 19) —
me a la Academia Nacional de Medici¬ V a 1 d i z á n Hermilio: No be¬
na de Lima, en colaboración con los báis, La Temperancia, Lima 1918; 20)
doctores Manuel G. Barrios, —V a 1 di i z á n - H e r m i 1 i o: La
Gerardo Bravo, Manuel) chicha bebida de los primitivos perua-
A. Velásquez y Julián^ nos, “Revista de Psiquiatría y Disd'
Arce, “La Grónica Médica”, Lima, plinas Gonexas, Lima, 1918; 21)—V e -
1907; 3) — Barrios Enrique 1 á s q u e z M a 1 d o n a d o: Refe¬
D. Acción fisiológicca del alcohol, te¬ rencias a Ja chicha en el estudio sobre
sis del bachillerato de Medicina en Li¬ “El Maiz” (Anales de la Facultad de
ma, 1889, inéd.; 4) B 1 o n d e t Medicina de Lima, 1918) .|| Literatura
Enrique: El alcoholismo here¬ extramédica: 22)—A 1 v a r a d o Ri¬
ditario como causa de meningitis tu_ vera María Jesús: Ala mu_
berculosa, tesis del bachillerato en Me¬ jer peruana; 23)—A Ivarado Ri¬
dicina en Lima, 1895, inéd . ; 5)—G a s- vera María Jesús: Acopón
ta.ñeda y Alvar ez Aníbal: de la mujer en la campaña antialcohó¬
El Alcoholismo en Lima desde el pun¬ lica. La Temperancia, Lima, 1922,
to de vista médico legal, tesis del ba¬ El artículo anterior en la misma revis¬
chillerato en Medicina, “Grónica Mé¬ ta año de 1915; 24)—A ponte P,
dica”, Lima, 1898; 6).—G a reía L. : Gonversaciones con los niños (pro¬
Garlos Alberto: Alcohol y al¬ paganda antialcohóJIca), La Temperan-
coholismo, ^‘Grónica Médica”, Lima, . cía, Lima, 1915 a 1920; 25)—A pon¬
1901; 7)—G avassa Nicolás: te P. L. : Terrible herencia; 26) —
La chicha factor de alcoholismo, ”La Aponte P. L.:El alcoholismo es
Reforma Médica”, Lima, 1916; 8) — el desastre de la familia; 27)—A 11 g o r-
G a V a s s a Nicolás: Tenor ¡al¬ ta: Ruperto: Malos hábitos. La
cohólico de las chichas de jora, ‘^Refor_ Temperancia, Lima, 1914; 28)—A 1 _
ma Médica”, Lima, 1918; 10)—G a r. gorta Ruperto: Gostumbre no¬
c í a Samuel: Alcohol, tesis del civa, La Temperancia, Lima, 1915; 29)
bachillerato en Medicina, 1881, inéd.; A 1 g o r t a Ruperto: La ense¬
11) —J usto Telésforo: El ñanza antialcohólica, La Temperancia,
alcohol de caña ,tesis del bachillerato en Lima, 1917; 30)—Algor t a ‘Ru¬
Medicina, 1889 ,inéd.; 12) —M o 1 i n a perto: La acción del Estado contra
Wenceslao: El alcoholismo en el el alcoholismo. La Temperancia, Lima,
Perú, La Temperancia, Lima, 1918; 1917; 31) —E n c J n a s J . A . : El
13)—Molina Wenceslao: M# alcoholismo en la raza indígena, Imp.
moria del Presidente de la Sociedad Na¬ ‘‘La Opinión Nacional”, Lima, 1914;
cional de Temperancia por el año 1916, 32) — Landaeta Juan Fran¬
La Temperancia, Lima 1917; 14) — cisco: Asilos para bebedores delin-
Molina Wenceslao: Memoxia cutentes, tesis del bachillerato en Juris¬
del Prs'sidente de la Sociedad Nacional prudencia, La Temperancia, ' Lima,
de Temperancia por el año 1917, La 1919; 33) — D e Li í n M a n u e 1
Téníperancia, Lima, 1918; 15 )_M o- J. : Asilos para bebedores, tesds del
r a Leo n c i o I. de: Gonferen- bachillerato en Medicina, “La Grónica
"cia áñt'ialcohólica ofrecida en Lima en médica”, Lima 1911; 34) — Mac
1895, La Temperancia, Lima, 1916; K n i g t h J. A.: El fraaeso y
16) — Paz Soldán Garlos las bebidas alcohólicas. La Temperan¬
E n r i q u e: Defendámonos contra el cia, ' Lima, 1914; 35) — M a c
alcohol. La Temperancia, Lima, 1916; K n i g t h J . A. : La escuela y la en_
17) —S ilva Santisteban Mo ‘^eñanza antialcohólica. La Temperancia,
d e s t o: Gonferencia antialcohólica Lima, 1914; 36)—M a c K n i g t h

90)
J. A.: El alcohol y la guerra, La Tem¬
ALEGRIA ALBINA -Obstetriz
perancia, Lima, 1914; 37)— M a c
(^ ) Iniciados sus estudios profe
K n i g t h J . A. : Envenenamiento por
sionales Jel año de 1870, obtuvo el) tL
la cerveza, La Temperancia, Lima,
tulo profesional el 31 de mayo de 1873^
1916; 38)—-P r i a 1 é A. A.: Dos
descendencias. La Temperancia, Lima, ALEGRIA JUANA FRANCISCA_
1919.—El año de 1901 -tuvo lugar Obstetriz—(Biog. ) N. Cuzco 1904.
im concurso de trabajos de propaganda de J .Francisco y Bernar¬
antialcohólica ,organizado por la Muni¬ dina Zapata. Se inscribió en la
cipalidad de Lima: el primer premio matricula de Obstetricia de la Facul¬
fué adjudicado al doctor Manuel tad de Medicina de Lima el año 1922.
O. T a m á y o y el segundo a los ALERCE —(Bot.) —“Alerce (Pi¬
señores Carlos B.Cisneros nas Gupresoides), árbol grande y de
y Garlos Bachmann. Los madera muy fuerte, parecido ai de Eu¬
documentos del concurso y los trabajos ropa, pero de distinta especiie, delli rey-
premiados fueron publicados por don no de Chile: hay algunos tan disformes-
F. G. B il, u m e, en Lima, en 1901. que se han jmedido de 24 varas de cir¬
cunferencia: de este son las tablas pa--
ALDANA LUIS —Alumno—(Biog.) ra las fabricaciones por sui resistenoia
—N. Trujillo, 1900, de Luis y Ct e- que llevan al Perú de las islas de Chi-
noveva González. Se inscri¬ loé, que es donde más abunda, y hace
bió en la matrícula de Medicina de la el renglón de un lucroso comercio: re-^
Facultad de Lima el año de 1921 . gularmenté sacan de cada árbol de 600'
ALDAVE ELVIRA — Obstetriz — a 800 tablas de veinte pies de largo y
(Biog.)—N. Gallao 1898, de Juan media vara de ancho y sus naturales^
y Sara Torres. Se inscribió en son tan diestros en el corte que no des¬
la matrícula de Obstetricia de la Facul¬ perdician nada. El Abate M o 1 i n a
tad de Medicina de Lima el año de dice que las pipas o botas hechas de
1915. esta!madera conservan el agua sin co--
rromperse en las embarcaciones” ( Ac¬
ALEGRE MARIANO C.—Médico— cedo: Diccionario, V.) || “La F i t z_^
(Biog.)— N. Pueblo Libre 1887, de roya patagónica, conocida con
F e de rico y Adela Pache_ el nombre vulgar de Alerce y cu¬
c o. Alumno de Medicina el año de ya madera se emplea en las construc_
1910; Bachiller en Medicina en 1918 oiones, es ¡indígena de Chile, especial¬
sosteniendo una tesis del título: ‘‘Los mente de Valdivia, es un árbol de ta¬
delincuentes tatuados de la Penitencia¬ lla muy eü'evada y cuya madera se di-"
ría de Lima”; Médico Cirujano él mis_ vide con facilidad en láminas más o
mo ano de 1918. La tesis del bachi¬ menos gruesas” ( C o !,1 u n g a: Bo¬
llerato del señor Alegre tiene tánica, Lima, 1878, II, p. 194).
de importancia particular él estudio ALERCE COMUN —(Bot.) —“Eí
psicológico que llevó a cabo de cada u- L a r i X Europea! P i n u s
no de los sujetos cuyos tatuajes estu¬ L a r i X de Linneo, o Alerce
dió desde) el punto de vista médico le¬ común, que crece espontáneamen¬
gal . La tesis esiá dedicada al doctor te en las montañas de Europa, es un
Leónidas A v e n d a ñ o y aO árbol que adquiere una “talla • de 30 a
autor de este Diccionario.—^El ^señor 40 metros: sus ramos casi yerticilados,
Alegre ejerce actualmente la pro¬ con^hojas lineares lisas, de un color ver¬
fesión médica en la ciudad de Garhuaz de claro y caducas en el invierno . Eí
(Departamento de Ancash). alerce es una planta muy útil bajo to¬
dos aspectos, su madera es dura inco.-.
Bibliografía : rruptible a causa de la cantidad /de re¬
.—Tesis del bachillerato en Medi¬ sina que contiene lo que le permite re¬
cina, Talleres Tipográficos del Panóp¬ sistir a la acción de ¡la humedad, de
tico, Lima, 1918. modo que se le emplea en las construc'

(91
clones. El jugo resinoso do esta planta 1911, Cirujano dentista en 1914. E-
es conocido con el nombre de trementi¬ jerce :la profesión en Lima y ha sido
na de Venecia, que es la más estim.ada. entusiasta colaborador de los diversos
(G ,0 1 u n g a: Botánica, L;ima, 1878, movimientos que en el gremio odontoló,
II, p. 198). gico se han suscitado para la formación
de centros profesionales.
ALEXANDER R. DAVID — Far¬
macéutico — (Biog.) — N. Lima, ALFAJORES— (Bromatolog) Pas¬
1879, de Oscar y R o s -a Ro- tas que se preparan introduciendo una
s e n t h a 1. Alumno de Farmacia en mermelada entre dos hojas de pasta he_
1909. Farmacéutico en 1913.—Desde cha con harina., manteca y sal deposita,
-el año de 1919 desempeña el señor x4 - da al horno suave. Se llaman alfajores
lexander, con laboriosidad y de Trujil'lo aquellos en que las hojaras¬
cas tienen forma cuadrada o cuadran-
gular y la mermelada es de membrillo;
se llaman alfajores de Moquegua aque-
"llos en que la hojarasca es de forma re¬
donda y la mermelada está constituida
por el dulce llamado ‘‘manjarblanco”
que es el espesamiento de la leche de
vaca hervida por largo tiempo mezclada
a cierta cantidad de azúcar.|j A l f a-
j o r c i t o de T r u j i 1 1 o : PJi-
ra una libra de harina, un medio vaso
de agua con sal. Bátase ésta, hasta ob¬
tenerla suave y latigosa; agreguésle
Alexandek, David luego dos huevos y amásesele, agregan¬
do a intervalos cucharadas de harina
competencia, el cargo de Farmacéutico seca. Guando ya está compacta, extién¬
.del Asilo ‘‘V í c t o r L a-, reo H e _ dase sobre un mármol o tabla ligera¬
f r e r a’’.— Miembro distinguido de mente mojada y frótesele un cuarto de
la Gompañía^rde Bomberos “Gosmopoli. libra de manteca buena; Frese, bpjtase,
ta'^de Lima^ ha. desempeñado, en di¬ y únase bien y vuelva a extenderse la
versas oportunidades, el cargo de Ga- masa), para cortar cuadraditos delgados,
pitán de la dicha institución filantrópi¬ muy delgados y póngasele al horno no
muy calienfe; se doran luego y esto es
ca .
lo que forma la pasta llamada “hoja”.|
ALEXAl^DER R. LUIS Girujano Si;se quiere el verdadero alfajor de
Dentista.— (Biog.)—N. Lima, 1896 Truj.ililo, se pondrá a deshacer y tomar
punto 15 o 20 centavos de chancaca:
cuando toma el punto subido, como pa_
ra melcocha, se le echa diez centavos
de rosquitas de manteca molidas o me¬
dio pan de molde, muy frío de varios
días tostado y rallado; esto formará la
masa del relleno de los alfajores de
Truji'llo; pero a esta misma hoja se 1%
pone dulce de piña, de membrillo o
manjarblanco, o también se hace una
miel en punto y se la pone al centro de
las dos tapas, para obtener así los alfa¬
jores de miel. Si se quisiera esto, a la
Alexander, R, Luis miel se le hace tomar el punto de mel¬
cocha y se adorna con canela y un buen
de Oscar y Rosa Rosen trozo de cáscara de naranja” (Leccio¬
t h a 1. Alumno de Odontología en nes de Gocina, escritas por una Limeña,

92)
Lima, Imp. del Estado, 1919, p. 249)1
alfalfa—(BoL)'—“Donde pri¬
Alfa j ore i tos de m ,arn j a r- mero nació la Alfalfa en este reino (del
blanco : Para seis ^yemas, una co_ Perú) fué en esta ciudad de Lima, a
pita de Cognac, un poquito de sal y seis donde trujo su semitl'Ia del reino de Va¬
cucharadas de harina. La harina se po¬ lencia un portugués llamado Cris,
ne encima de una mesa con un hueco toba! G la g o, que pasó a este rei¬
medio. Dentro del hueco se pone la sal, no al principio de su conquista con el
yemas y cognac. Todo se junta hasta Adelantado D. Diego d e A il_
que s-e desprenda de las manos; se ama¬ magro, y la sembró en una cháca¬
sa, se deja en un plato nua hora o dos ra que tuvo media legua diesta ciudad”
hasta que se seque y se sacan con (Cobo)—Ap: El cocimiento de las flo¬
molde y se le unta manjarblanco. (Lec_ res de Ha alfalfa, violLeta, tumbo y ama¬
clones de Cocina., etc. p. 252) | A 1- pola, como pectoral contra la tos (A-
f a j o r e s de b i z c o c h u e1 o: requiipa) ; ell cocimiento de la raiz como
Las cantidades son las siguientes: Para tónico del cabelllo” (V a 1 d i z á n_
un alfajor grande o los que se pueden Maído n:ad o , La Medicina Popu_
sacar de esta cantidad si se desea ha¬ lar Peruana, 11, 179) |[ ‘‘Medicago sa¬
cer en pequeñas, se necesitan: 6-'hue¬ tiva., L.—^^Sinonimia' Alfalfa.—Tallo er¬
vos, una libra y cuarto de azúcar en pol_ guido y lampiño: hojas compuestas de
vo, media libra de chuño inglés, 2 litros tres hojas ovales dentadas y mucrona¬
de leche, una libra, de 'azúcar corriente, das: estípulas lanceoladas y algo denta-
pero muy blanca una coplta de buen da.s; flores violadas y dispuestas en pe¬
Pisco (aguardiente de uva) o anisado dúnculos rasémosos; legumbres algo li¬
y tres onzas de harina de trigo. Como sas, tenuemente reticuladas y torcidas en
de este bizcochuelo deben hacerse dos espiral o acaracolladas; semillas nrregu_
tapa.s se dividirá l,a mitad de todo y se lares, ovales o irregularmente acorazo-
hará cada tapa a.parte, cuidando de que nádas.—Originario de Europa y se cul¬
las porciones sean iguales, se colocarán tiva en gran abundancia en todo el de¬
separadamente en sus respectivas budi¬ partamento (del Cuzco y en los demás
neras para ponerlas a.li horno. | Para deúa Riepúblioa) como planta forrajera.
cada tapa se emplearán tres huevos en¬ Toda la planta tiñe dé amarillo”.
teros, que se batirán con el azúcar en (Fortunato L. Her r{e -
polvo ya cernida; después de lo cual se r a : Contribución a la Flora del De¬
mezcla con La entera. Cuando está es¬ partamento del Cuzco”, Cuzco, 1921).
peso y bien batido, se echa una copita
de aguardiente y se vuelve a batir; ALFARO—(Bot.—El vegetal cono¬
cido en el departamento de Loreto con
después viene el chuño, cernido con la
harina de trigo juntos y se sigue ba_ este nombre y con el de Yacaré huba y
que se dice suministra el aceite o bál¬
tiendo; luego una cucharadita det ‘^Ro_
samo ¡Mamado ¡‘^aceite de María”, está
yaP. Terminado todo esto, se unta el
considerado por V a 1 d i z á n y
molde en mantequila y se pone al hor¬ M a l«d o n a d o (La Medicina Po¬
no. | ,La temperatura del horno debe pular Peruana, II, 389) en el número
ser templada al entrar el bizcochuelo y de aquellas plantas usadas por la Me¬
fuerte después. Cuando ya están las 2 dicina Popullar no identificadas botáni¬
tapas, se tendrá ya preparado un huevo camente. }
mo'Düe y el manjarblanco o la crema de
fresas, con lo que se rellenará una tapa lALFARO ALFREDO—(Biog.)—N.
y se colocará la otra encima y se cu¬ Lima, 1866, de Pedro y Eloí¬
brirá, si se quiere, con almíbar o sólo sa El o r e s . Alumno de 'Medici¬
con azúcar en polvo.| Este alfajor na en 1895.
puede dividirse en pedazos, dándole di¬ )A LFARO FRANCISCA—Obstetriz .
ferentes formas y es un bocado delicio¬ — (Biog.)—N. Huancayo 1884, de
so para los tees de Üa tarde” (Lecciones Eusebúo y Francisca de
de Cocina, etc . p. 252). Calle. Se inscribió en la matrícu-

(93
la de Obstetricia de la Facultad de Me¬ ALFILERILLO— (Bot.) —“El
dicina de Lima el año,'de 1904. rodium moscatum, de la familia de las
Geraniáoeas, es una planta indígena de
ALFARO CALLE DANIEL—MédL Europa y también del Perú. De tallo
co—(Biog.—N. Huancayo, 1884 , de postrado; de hojas pennatopartidas; de
Ensebio y FranciscaGa. flores numerosas. Toda la planta des¬
1 1 e.—Estudios de Instruoión Media pide un olor muy fuerte semejante al del
en el aitiguo “Colegio de Lima” que di- almizcle y goza de propiedades tónicas
rig)ía el Dr. Pedro A . L a b a r- y antiespasmódicas. El nombre de aL
t h e . Alumno de Medicina en 1904; filerllílo es el vulgar de la planta en
Bachiller en 1910 sustentando una te¬ Lima (C o 1 u n g a: Botánica, II,
sis titulada “Tratamiento de ¡las retro_ 649)—“Erodium cicutarium (Leman)
desviaciones uterinas”; Médico Ciruijano L’Herit.— Sinonimias: Alfilerillo, Tu-^
en 1911. El señor Al faro Cav¬ pu tupu, Yauri yauri, Auja auja, etc.—
ile, ejerce la profesión, actualmente, Tallo postrado o difuso; hojas pinnati
en la ciudad de Jauja del departamento coTtadas con segmentos sentados; pe¬
de Junín, dúnculos de muchos flores y pétalos
ALFARO MANUELA FLORES DE desiguales. —Area geográfica: Planta
—(BiogJ—Por los años,de 1866 vivía casi cosmopolita: Indígena de Europa,
en Lima, en la calle del Sauce, en ’lai ca¬ Norte de Africa y Oriente, Perú, Boli-
sa signada entonces con el número 245. via, Argentina y Chile.—Región: Anual
Era tal y tanta lia fama de que gozaba y frecuente en todos ;los terrenos, tanta
esta señora com especialista en el trai_ del valle como ailtos. Se ha hecho una
tamiento de la disentería que las mismas maleza en todo el departamento (de!
Hijas de San Yicente de Paul le permi¬ Cuzco) Florece en marzo hasta mayo.
tían presta.r asistencia a ciertos disenté¬ _Aplicaciones: Los estilos de los frutos*
ricos que se asistían en el Hospital de del a'lifilerillo son higroscópicos, es decir
San Andrés, /.sí lo asevera “La Gacei; muy sensibles a la humedad, por do que-
Médica” de Lima (1866) . se aprovechan para la construcción de
higrómetros” (Fortunato L.
ALFEÑIQUE—(Bromatolog.)— Con Herrera: Gontribudión a la Flo¬
este nombre se conoce el producto que ra de/1 Departamento del Cuzco, Cuzco,
se obtiene por fusión, al fuego, de la 1921, ¡p. 106. II—“E rodium s p.
chancaca que, después de fundida es Un cocimiento de esta planta es emplea,
batida fuertemente y por bastante tiem¬ do en el tratamiento de la blenorrágia
po. Merced a este procedimiento la por lia Medicina Popular en la provin¬
chancaca adquiere una consistencia elás_ cia de Huancayo dd departamento de
tica. El alfeñique es preparado a veces, Junín (Valdizán-Maldona-
mezclando a la chancaca fundida peque¬ d o: La Medicina Popular Peruana,,
ños fragmentos de cocos o nueces. n, 214)
ALFERECIA—(F. I.) — Nombre ALFiVIA MANUEL DE —Médico —
con el cual fué conocida en el 1*3_ (Biog.)—Médico y Matemático, como
rú, durante la época colonial, la lo fueran en el Perú don Pedro d o
epilepsia. Creíase en la Ciudad Peralta Barnuevo, don
de los Reyes, durante el siglo Cosme Bueno, don Hipóli¬
XVin, que la alferecía de las criaturas to Unanue, don José Gre¬
era producida por la ingestión de la le¬ gorio Paredes, había desempe¬
che pesada, calificativo este últi¬ ñado tel doctor A 1 f i v i a o A Ü1 s i*
mo sinónimo de indigesta o de difícil¬ via el honroso cargo de cate¬
mente digestible. Hemos halllado este drático de Prima de Matemáticas-
concepto etiopatogénico de lá alferecía en la Uniiversidad de México, ciu¬
en el Padre Fray Felipe G o 1 o m- dad en la cual había residido mu¬
b o (<‘Vida del Venerable Padre Fr. chos años, antes de trasladarse al
Pedro Urraca de la Orden de Perú. Después de breve permanencia
la Mersed”, 1790) en la Ciudad de los Reyes (Lima) etf

94)
doctor A 1 f i V i a se trasladó-a la res por que sirve de pasto común al
de Huaman&a (hoy Ayacucho) en la ganado cabrío y de Gastilla, que en¬
cual ejerció la profesión en la primera gordan para sus matanzas” (Le*
mitad del sigilo XVIII. El médico ita- c u a n d a: “Descripción de Lam.
ianb Federico B o t t o n i, en bayeque” en “Mercurio Peruano”, II
su libro deil título ‘^Evidencia de la cir¬ de la Biblioteca Peruana, Lima, 1861)
culación de la sangre” editado en Lima
el año de 1723, hace muy elogiosa men_
ción del doctor A 1 f i v i a, de quien
dice, enumerando sus merecimientos
que había escrito un libro “a la peste
de la sierra” que, si bien hemos citado
en nuestro libro ‘‘La Facultad de Me¬
dicina de Lima” (Lima, 1913) no he¬
mos tenido la dicha de leer. Es lamen¬
table la pérdida de documento que, ca¬
so de existir, haría luz en el probjema
un tanto impreciso todavía de la epi_
demioJogía del Perú colonial.
lALFOMBRILLA —.(F. 1.)_Nom
bre vulgar dado en eili Perú, desde la
época colonial, al sarampión. Se con¬
serva en la actualidad.
ALGARROBO^( Bot.) —,E1 “Pro.
sopis dulcis, de la familia de las Le¬
guminosas, es un árbol indígena del
Perú, donde es conocido con el nom¬
bre de algarrobo; sus hojas bipenna-
das, con estípulas espinosas caducas;
sus legumbres son un poco carnosas,
las que se emplean como alimento de
los caballos” (G o 1 u n g a: Botáni¬
ca, II, 548)—^“Prosopis juliflora, DG .
—íSlinonlmia: Algarrobo. —Arbusítio '
con espinas estipullares rectas. Hojue_
lias algo lineares, agudas y lampiñas,
lo mismo que los peciolos. Hojas con
glándulas sentada entre las alas; in¬
florescencia en espigas cilindricas.
Legumbre muy comprimida,| Area geo¬
gráfica: Desde GalifoTnia hasta Ar¬
gentina. Departamento de Apurímac
(diepartamentos del Norte; Piura, Tum¬
bes) Aplicaciones: Madera ordinaria
para combustible y carbón exceliente.
Produce una goma parecida a ja arᬠAlgarrobo.—Idolo precolombino
EN ALGARROBO (MuSEO RaIMONDI)
bica, (F ortunato L. Herre-
r a: Gontribución a Ja Flora del De¬
partamento del Guzco, Guzco, 1921.) —En los departamentos del Norte del
— (Hist.)—“El árbol que da el al¬ Perú, particularmente en los de Tum*
garrobo es en este país abundantísimo bes y Piura el algarrobo es el forra¬
y tan útil que a, su fruto y cogollo que je obligado . del ganado inclusive del
llaman puño se debe mucha parte de productor de leche; substancia a la cual
La riqueza que disfrutan estos morado. comunica este forraje un sabor partí*

(95
cular, desagradable para las personas lan y texen y hacen ropa dello. Es u-
que no están acostumbradas a él. Kn no de los mayores beneficios que tie¬
el mismo departamento de Piura, pre_ nen lias Indias, por que les sirve en
paran una chic'^i de al\g‘’Trobo, a la lugar de Mno y de lana para ropa; da¬
cual dan el nombre de algarroba o se^ en tierras calientes y en los vaHes y
chicha de algarroba. || ‘‘Hist. El al¬ costa.s del Perú mucho, y en la Nue¬
garrobo es indígena, H e r r era va Espa.fa y en Pilipinas y en China
menciona las “grandes efpefurac; d'e y muJcho más que en parte que yo sepa,
Algarrobales” en eíl valle de lea en la provincia de Tucuman, y en la de
(Herrera: Ob . cit.)—En las Santa Cruz de la Sierra, y en el Para¬
tumbas precolombinas de la costa del guay; y en estas partes es el princi¬
Perú, se ha enontrado ído’os labrados pal caudal. De las islas de Santo Do-
en madera de algarrobo. Ap: La sa¬ .mingo se trae algodón a España; y el
via. en el tratamiento de las ^‘boque¬ año que he dicho se traxeron sesenta
ras” (departam.entos del Norte del Pe¬ V cuatro arrobas” (Aconta!,
rú) ; la cataplasma del jugo de alga¬ 245) ¡I “Grossypium peruvianum, Cav.
rrobo, asociado a la pimienta, clavo de —St'r onimia: Algodón, Utjcu, Ampi
clon y goma tragacanto, en la fluxión (en dialecto Campa) . Pla.nta con ho_
de muelas (absceso dentario) (pro¬ jas divididas en 5 lóbulos; las inferio¬
vincia de Hualgayoc, departamen o de res enteran, de flores amarillas con
Cajamarca) ; el cocimiento de las ra_ lia base de los pétalos color púrpura.
mas, con azúcar candi, comio colirio as¬ Prodrtce fibra larga y un poco áspera
tringente (Arequipa) ; los frutos ver¬ al tacto, de color blanco puro o man¬
des, abiertos, aguisa de bragueros (de chado color vicuña. Area geográfica:
procedencia desconocida) ; el fruto es Perú V Bolivia. Región: Crece en las
com'do como galactóforo (Hualgayoc); m.ontañas. Provincia^ de La Conven¬
el cocim'ento de los frutos verdes, en ción, valle de Santa Ana (departamen¬
el tratamiento de la diarrea, como as¬ to de Cuzco)—Aplicaciones: Sus fila¬
tringente (de procedencia desconocida) , mentos, bastante semejantes a los de
las semillas son empleadas como tóni¬ la lana de cordero, se presta.n para
cas y nutritivas y con elias se prepa¬ mezclarlos con és-a en sus diversas
ra una chicha. Con el fruto se con¬ n’^llcaciones industriales. —El algo¬
fecciona. un vino que es recomend.ado dón peruano, como '] hace notar el pro¬
como tónico en ql departamento de fesar doctor A. R a i m o n d i ha si_
íca” (Y a 1 d i z á n - M a 1 d o n a _ do conocido en el Perú desde la más
do: La Medicina Popular Peruana, remota antigüedad; pues en las tum_
TI, 208) . bas gentilicias se encuentra tejidos
(Earm.) —El ^ue manifiestan que en Lempo de los
Incas los aborígenes sabían hilarla, te¬
año 1912 el farmacéutico D. Juan
jerlo V aun teñirla con colores bastan¬
E c h e g a r a y, solicitó de la Fa¬
te vivos. I—Gossypium barbadense, L.
cultad de Medicina la debida licencia
—'Sinonimia: Algodón. — Algadonero
para eil expendio de una especialidad
con filamentos largos. La pl'anta es
farmacéutica a la cual había dado el
algo semejante al algodón Sea 1 S-
nombre de A 1 g a r r o b i n a Ma¬
1 a n d; pero las belllotas son mucho
sajes t a. La Comisión de Farma¬
cia de la Fa.culft.ad informó en sentido más grandies qufe las de éstas y las
favorable, en vista de las propiedades fibras se parecen al algodón Ufland.
tónicas del preparado; pero impuso la Area geográfica: Indígena de los va¬
supresión deí nombre Malatesta lles del oriente de los Andes. Reg:
Cullltivado en la Provincia de La Conven-
ALGODON—• (Bot.) —“El algo¬ oión, valle de Santa Ana (O. F.
dón también se da en árboles peque¬ Conr) —Aplicaciones: emplciado en los
ños y en grandes, que tienen unos co- mismos usos que el anterior—Gossy¬
ijio capullos, los cuales se abren, y dan pium arboreum. Sinonimia: Algodón
aquella hilaza o veLlo que cog:do hii_ Tallo leñoso en la parte inferior; sus

96)
(

(l)i': Hikam-Bi.nguam)
Al.íiol ÜX. — «GoSSYPII’.M T5AK BADK.NSH; YAK. l’KKVYIANr.M, CaV.»

(97
ramas lampiñas por abajo, pubescentes Lo leñoso en la parte inferior. Sus
por encima; las hojas sostenidas en pc- caracteres distintivos consisten en la
cioílos prolongados y biestipu,'lados, .se brevedad de los lóbulos de sus hojas,
diividen en 5 lóbulos profundos; flores que son cortos, redondeados y termi¬
axiliares y solitarias, purpurinas; cáp¬ nan bruscamente por una punta y ’la
sulas de 3 o 4 cavidades. Se encuentra bellota que existe en su base. La flor
en la India, en Arabia y en China. es de un tinte amarillo pálido, con una
Cultivado desde hace muchos años en mancha púrpura en la parte Inferior de
la provincia de La Convención. Eil al¬ cada pétalo; la, cápsula, tiene tres cavi_
godón que produce esta planta es de dades. El algodón es blanco puro o a-

AIvGOí)Ó>:. — Divkksos objktos emulkados por pos PKPMPí'IYOS peruanos para


LA CONFECCION DI-; TEJIDOS; HAl.LADOS EN LAS «HUACAS» DE AnCÓN (MuSKO KaLMONDI)

muy buena cuí?.lidad; razón por la que maril.enío. Originaria del Orlente. Cul-
se le cultiva en mucha abundancia. tA-rdo desde hace pocos años en la pro¬
■Gossypium herbaceum Sinon’m'a: Al¬ vincia de La Convención, donde se le
godón herbáceo .Este nombre es in¬ c onoce con el nombre de Algodón egip¬
exacto puesto que ia pianta que. a de: r cio. Es r/'acado por el cuqui u hor¬
verdad, no se eleva a veces más de 50 miga arriera (Eucodoma cephaiotes) .
centímetros, siendo en tal caso herbᬠSu cuIíAo se va exíendienio desde la
cea y verdaderamente anurl, l ega a ‘mp'antacién en esta ciudad de una
ser en c'er' cs p''ntoo un a.-busto de I íábrica ¿e tejidos” (Fortunato
metro 60 a, 2 metros que tiene el ta_ li. Herrera: Contribución a la
Flora del Departamento del Cuzco, Jas hojas lo es en el tratamiento de los
Cuzco, 1921).II G o s s y^p i u m hemorroides (Departamento de Loreto) ;
barbadense L. Gossypiium las hojas embadurnadas de “infundía”
barba dense var. p e r u v i a - de gaTlina en las neuralgias; los ca¬
•n u m Gav.—Aplicaciones: La cata- pullos en el dolor de oídos Mea). Pa¬
pla.sma de la semilla de algodón, en ra combatir el ‘‘dolor de estómago” se
la fluxión de muelas (lea) ; la ceniza ponen estas hojas sobre el vientre cu¬
algodón empleada como seca míe, bierto todo con un mantel sucio calen¬
favorecedora de Ja cicatrización (Am_ tado (Arequipa) (V aldizán-
Fo, Arequipa) ; Ja pomada de ceniza de M a 1 d o n a d o: La Medicina Po¬
algodón en grasa de cerdo en Ja llama- pular Peruana, II, 248) .

Algodón’.—Algodón p.vra hilado; ovillos dk algodón; kühcas para hilar;


HUESO LARGO EMPLEADO PARA APRETAR LOS TEJIDOS. OlIJIÍTOS HALLADOS
EN LAS «HUACAS» DE ANCÓN (MuSEO RaI.MONDI)

^a “lamedura de araña” (departamen¬ ALGODONCILLO — (Bot.) —El


tos del Norte) ; el cocimiento de hilos Asclepias curassavica, de la familia de
de algodón de varios colores y de al¬ las Asclepiadáceas es conocido entre
gún objieto de acero empleado en el nosotros con los nombres de platanillo
tratamiento del ‘‘susto”; la infusión y algodón de mariposas y ha sido usa¬
de hilo de algodón de , color punzó en do de manera semejante a como so ha
el tratamiento de las cardialgías (Ca_ empleado la zarzaparrilla en el trata¬
jamarca) ; el algodón teñido de rojo miento de las enfermedades venéreas.
para disolver los incordios. El coci¬ —‘‘El Asclepias curassavica es una
miento de la raiz de algodón es em¬ especie indígena de América, que se
pleado como diurético; el emplasto de halla en abundancia en los alrededores

(99
de Lima, die taüi’a de mata, con hojas San Pedro en Lima., practicado el añcF
lianceoLiadas, agudas, membranosas, pá_ de 1771 hemos halLado citado este ve¬
Kdas en la cara inferior; las flores nu¬ getal. Existe tradición de! empleo te¬
merosas dispuestas en umbelas; ia co- rapéutico de la alholva en nuestra sie¬
roJía tiene sus lóbulos ovales de un co¬ rra, en la cual hay un dicho vulgar
lor anaranjado muy vivo, o también ro¬ elogioso de cierto preparado y que dice:
jo. Esta especie se cultiva en Europa: ‘‘De todo tiene, malvas tiene, tiene al_
es empleaida en las .Antillas como emé¬ holvas. . . —“Alho'lvas—dice Do-
tico en reemplazo de la ipecacuana” m i n g u e z (Diccionario, I, p, 89)—■
(G o 1 u n g a: Botánica, II, 329) . planta de !•: familia de las Leguminá-
ceas, de un pié de altura, que echa las
ALGUACIL del Protomedicato —
hojas de tres en tres, cenicientas por
(íHist.)—El Tribunal del Protomedi¬
debajo, cuyas flores son pequeñas y
cato del Virreinato del Perú contaba
blancas. El fruto es 'Una vaina larga y
en su personal con un alguaell, qoie era
encorvada, plana y estrecha, que con¬
e elemento ejecutivo de la insíitüción;
tiene las semil.jas, las cuales son a-
puesto que estaba encargado de Las d’-
máriílentas y duras y de olor desagrada-
versas nopficaciones que el Real Tri¬
bÍ'e”.Sem\Va de T r i g o n e 1 1 a-
bunal hacía a sus dependientes, así co¬ Foenum graecum L.
mo del cumplimiento de Las disposLclo_
nes que adoptaba en relación al ejerci¬ ALHUGE^WIA—(Bot)— “La L a,
cio de las diversas profesiomes médicas V a n d u 1 a s p i c a, planta iiiidíga-
(Medicina, Girugía, Fa.rmacia, Fleboto¬ na del Africa y de la Europa Meridio¬
mía.) Era, asimismo, el cobrador de nal y conocida con el nombre de Alhu-^
las multas y condenaciones que, por di¬ cema, tiene la talla, de una mata, con
versos motivos, imponía el Real Tri¬ hojas oblongo lanceoladas, enteras es¬
bunal . Desempeñaron este cargo el año trechas en la base; las flores dispuestas
de 1807 don Manuel Echeva¬ en espigas cortas ly de un color azul;
rría y D. José Ignacio esta planta contiene un aceite volátil
del Real. muy abundante, de un olor muy fuerte,:
que usa principalmente al exterior
ALHELI — (Bot.) — “Maíhiola contra los reumatismos; además se usa
incana, R. Br. (Gheiranthus incanus)
la planta para fumigaciones. (G o 1 u n
—Sinonimias: Allhelí blanco, alhelí mo¬
g a : Botánica, II. 397)— (F. 1.) —
rado. Tallo siulbfruticoso, en la base er¬ La medicina doméstica de nuestra épo¬
guido y ramoso. Hojas lanceoladas,
ca lleva a cabo estas fumigaciones en
muy lenteras y cubiertas de un vello
los dormitorios de las puérperas y en.
blanco. Silicuas casi cilindricas y no los de los enfermos ci'-^valescientes.
gla.ndulosas. Flor blanca, purpurea o
También emplea la alhucema, para ca¬
variegada. Se encuentra en las costas de lentar con el humo proveniente de la
la región del Mediterráneo. Se cultiva fumigación, las ropas de estos enfer¬
en los jardines”—‘'Gheiranthus cheiri,
L. Sinonimia: Alhelí amarillo. Hojas mos y Las de los niños en los prime¬
Lanceoiladas muy enteras. Silicuas li¬ ros meses de la vida.|| (F. 1.)—Ap:
neares y glóbulos del estigma recorta¬ Se sahúma al enfermo con a.lhiucema,.
dos . Los pelos del tomento son biparti¬ contra, el *Mire” (Jauja, Arequipa) ;
dos, aüretados o nulos. Suele crecer en el aceite de olivo hervido con alhuce¬
los tejados y murallas de toda Europa. ma se emplea contra las “sopladuras”’
Se cultiva, en los jardines y sus flores, (Arequipa) ; la alhucema frita en gra¬
quie son barta.nte olorosas, son útiles en sa de gallina se aplica, sobre la planta
perfumería como los demás alhelíes. del pié, a título de derivativo, en el tra¬
(Fortunato' L. Herrera: tamiento de los resfríos (Arequipa) ;
Gontribución a la Flora del Departa¬ en el tratamiento de la amigdalitis y
mento del Guzco, Guzco, 1921, p. 101) de la retención de orina., después de
untar con grasa de gallina derretida el
ALHOLVAS—(Bot.)—En el In¬ cuello, o la zona del vientre correspon¬
ventario de La Botica del Golegio de diente a la vejiga, se cubre la región

100)
con lana de carnero negro sahumada ALIAGA PROAÑO JULIO — Círu..
con alhucema (Arequipa^ (Valdi. jano dentista — (Biog. ) — N. Celen-
z á n - :\[ a 1 d 0^ n a d o: La IMecV-cíina din, 1891, de L u c a s A 1 i a g a y
Popular Peruana, If, 293.) Jesús Proañ o'—Alumno en
ALHUE Pirü —(F. l. )~Los a 1911; diplomado en 1914.— Figura en
bon'genes chilenos dieron este nombre ia “Relación” oficial de la Facultad de
Lima de 1919.
a la sarna. El nombre deriva de pita
(escozor) y de alhue (infierno) de ALIGUYA _ (Veterin.) _ ‘‘Ali-
m.odo que su traducción literal sería cuya. Insecto pequeño que se cría en
’‘comezón del infierno” o ‘‘sarpullido el Perú entre la yerba del campo, y es
del infiierno” com.o insinúa el señor muy nocivo a los ganados, por que in-
Vicuña )\r a c k e n n a, a quien to¬ teriormente sie les fija en el hígado y lo
mamos la información (Los médicos de ulcera, de lo cual muere muchísimo;
antaño en el reyno de 'Chile”, Santiago, particularmente abunda en la provincia
1877). de Chancay y la sal es el mejor preser¬
vativo” (A íl c e d o) : Diccionario,
ALSAGi^ JOSE — Alumno—(Biog.) V) —“La Alicuya es una epizootia que
Nacido en Huancayo (‘Depa.rta_ ataca al ganado lanar y vacuno y que
mentó de Junín) en 1891, hijo de don consiste en la presencia de gusanos pla_
Bernabé A 1 i a. g a y doña telmintos, del orden de los trematodes,
Luisa Gutarra. Se inscrL en los conductos biliares. (Ignacio
bió en la matrícula de Farmacia de la La Puente: “Informe acerca de
Facultad de Nledicina de Lima el año los estudios que he hecho en la provin¬
de 1916. cia de Cajatambo sobre vacunaciones
anticarbonosas y .algunas epidemias que
ALIAGA Y fVSE^IWO JAiHE — diezman a los ganados, en “Monitor Mé¬
Alumno — (Biog.) — N. Geliendín, dico”, Lima, 1897).
1895, de J e r ó n i m. o y Jose¬
fa. Se inscribió en la matrícula de ALIEMCiOP^ r^El.^TAL EN EL
Odontología de la Facultad de Medici¬ PERU — (Hist.) — Estudia.ndo la
na de Lima el año de 1917. alienación mentaijí entre los primitivos
peruanos ( Y a 1 d i z á n: “La alie¬
ALIAGA PEREZ CARLOS _ nación mental entre los primitivos pe_
]\rédico — (Biog. i — N. Lima, 1880, ruanos”, Lima, 1915) hemos llegado a
de ^ C a s i m i ^ o y Joaquina las siguientes conclusiones: la.: Cons¬
Pérez. Alumno de ^Medicina en tátase, en el vocabulario keshua hue¬
1899; bachiller en 1905, sustentando llas acentuadas del conocimiento que
por tesis un estudio titulado “La urob,:- los primitivos peruanos tuvieron de los
lina”; médico en 1906; doctor en Medi¬ estados de ánimo que pudiéramos lla¬
cinaren 1911; su tesis: “Determinación mar fundamentales y, teniendo en cuen¬
específica de las manchas de sangre ta la variedad infinita de giros de Ien_
(Observaciones sobre la reacción de guaije de los antiguos habitantes del
Uhlenhut)”.— .Jefe de los trabajos Perú, sospéchase, con fundamento, que
prácticos de Química y de ToxicologjM, reservaron muchos de estos giros al
manifestó el doctor A 1 i a g a, en enunciado de los estados de ánimo in¬
el desempeño de dicho cargo, verda.dera termediarios entre los fundamentales ,a
devoción científica y verdadera compe¬ que hacemos referencia. 2a.: Constá¬
tencia, circunstancias que hicieron muy tase. asimismo, el conocimiento que los
penosa su prematura desaparición. Fa¬ primitivos peruanos tuvieron de algunos
lleció, en^el pueblo del Barranco, inme¬ estados patológicos de orden psíquico:
diato a Lima, donde ejercía la profesión, los antiguos peruanos conocieron el de¬
el año de 1911. lirio febril, ya qule tanto conocimien¬
to tuvieron de ia fiebre, que llamaron
Bibliografía: r u p a ; pero probablemente no le
í— Tesis del doctorado, Tmp. “La dieron la interpretación de síndrome
Revísta”, Lima, 1911. que actualmente se le concede, como

(101
no se la habían dado los machis de cuales debe colocarse en primer tér¬
Arauco, ni Jos mexicanos. Es proba. mino el chamico (Datura stram.onium).
blie que conocieron los grados diversos Go-nstátase que los antiguos peruanos
de la intoxicación aJicohólica y que apro¬ conocieron la frenastenia, cuyos diversos
vecharon del delirio akohólico en algu¬ grados vinieron confundidos en una
nas de las prácticas de hechicen^ que etiqueta común, Ja misma que com¬
tan frecuentemente realizaron. Hálla¬ prendió algunos trastornos de la pala¬
se fuerá de duda el conocimiento que bra y de la audición. Probablemente
Jos antiguos peruanos tuvieron de la la ^‘enfermedad de baile” que era cu¬
acción estimulante de la coca; pero las rada por hechiceros constituyó una co„

Cerámicos expresivos, de procedencia chimé


(Mi;seo Arqueológico «Víctor Larco Herrera»)

pocas pruebas aportadas por la leyen¬ reomanía epidémica, análoga a aquella


da no son suficientes para aceptar que que, en la Edad Media, invadió la Eu¬
ellos conocieran algunos de los tras¬ ropa. La leyenda y la Cerámica ofre¬
tornos psíquicos que caracteriza>n el cen pruebas indiscutibles de la existen_
■cocainismo. Hállase igualmente fuera cia, entre los primitivos peruanos, de
de duda que los antiguos peruanos co¬ las perversiones sexuales, aún de aque¬
nocieron líos matices diversos de altera_ llas que vulgarmente vienen considera¬
•ción psíquica provocados por la inges¬ das como verdaderos refinamientos mor-
tión de algunos vegetales dotados de besos de la civilización actual. 3a..
propiedades estupefacientes, entre los Constátase que los antiguos peruanos,

102)
Cerámicos expresivos, de procedencia chimi't
(Museo Aroueoeógico «Víctor Larco Hekreka»)

como todos los pueblos primitivos, es¬ el tratamiento de otras enfermedades:


tablecieron confusión lamentable entre la balneación, la sangría, la trepanación
las enfermedades mentales. Sóiio esta¬ (?); pero es evidente que siempre, la
blecieron, quizá, diferencia entre los m.ayor energía terapéutica fué confiada a
trastornos psíquicos congénitos y aque- la acción, considerada bienhechora, de
lilos adquridos. 4a, Constátase que los los hechiceros. Y que éstos, en el ejer¬
antiguos peruanos adoptaron, en el tra¬ cicio de su misión, no limitaron sus
tamiento de la alienación mental, algu¬ prácticas a la acción taumatúrgica y re¬
nos recursos terapéuticos empleados en currieron a las virtudes terapéuticas de

Cerámicos precoeompinos, reveladores de perversiones siíxuales


(Museo Ar(,)UEológico «Víctor Larco Herrera»)

(103
>r
» o
(O ^
d a
w
O

2 »
o s
o ^

ú¡
^ t

r=
> c
X
n X
o w
»

104)
ailgunos vegetales, cuya acción sobre el si todas las formas de psicopaüia en a-
sistema nerviosa no les era desconocida. queólcs tiempos, si bien las condiciones
—^^Respecto a la alienación mental en la de época y de ambiencia hubieron podi_
época colonial, • puede consultar el lec¬ do influenciar en derla forma el colorido
tor los siguientes estudios: a) — psicológico de tales enfermedades.—■
A' a I d i z á n: ‘‘Los faetones 'etioló- Respecto a la época republicana de la
gicos de la alienación mental a través de historia de la alienación mental en el

Cerámico REPRiisKxa'AXoo un si'JETo fálico


(Museo Arqueológico «Víctor Larco Herrera»)

nuestra historia,” Lima, 1917; b) — Perú, el lector puede consultar los es¬
V a I d i z á n: “Locos de la Colo¬ tudios siguientes: a)— M a ñ i z:
nia”, Lima, 1919. En ambos estudios, “IMemoria” sobre casa de insanos, en
más en ©1 segundo que en el primero, “Monitor INlédico”, Turna, 1898; b) —
se constata que en la historia del Perú V a T d i z á n: “I a asi ene i,a W’e'
colonial existen elementos suficiente¬ alienados en el Perú”, inédito aun en
mente sugestivos -para hacer pensar en este año de 1921 en que escribimos es¬
la existencia de representaciones de ca- tas líneas. ,

(105
ALIENADOS — Asistencia de — fundado en el Cuzco, el año de 1555^
(Hist. ) — ‘^Es de creerse que los idio¬ por la probada virtud de J u a n Ro¬
tas,, los imbéciles y los cretinos, no ha- dríguez de Villalobos,
Waron en la sociedad del Perú incaico con especial destino a la asistencia de
protección muy decidida n'i atención muy Cos entonces muy numerosos enfermos
esmerada; la palabra Opa es un des¬ víctimas del “mal de San Lázaro”; el
pectivo keshua, lengua en la cual no Hospital de Ntra. ¡Sra. “del Remedio”
se toma jamás en el sentido de dudo¬ o de “los Remedios”, solemnemente
so afecto en que se toma a veces en fundado en el Cuzco el año de 1556^
castelllano en muchas provincias del Pe¬ todos ellos fueron destinados a asistir
rú actual. Y esta palabra ha sido reem¬ todo género de enfermedades, excep_
plazada por lia palabra castellana Asno, ción hecha de la fundación de Ro¬
para designar la frenastenia de todos los dríguez de Villalobos.
grados y de todas las formas” (V a L Y en ninguno de estos establecimientos
d i z á n: ‘‘La alienación mentaili en¬ hospitalarios existió—que digan las
tre 'los primitivos peruanos”, Lima, Crónicas—reparto especialmente desti¬
1915).— Se sabe poco respecta a los nado a la asistencia de los ailienados.[
agentes terapéuticos empleados por los Es de creer que en todos aquellos hos¬
curanderos del primitivo Perú en el tra¬ pitales que hemos nombrado fueron
tamiento de las enfermedades mentales asistidos los alienados, pero no en for-
y se sabe menos respecto la. la asisten¬ ma especial, ni rodeados de privilegio
cia de estas entidades morbosas; es de alguno de asistencia. Los alienados
creerse que no concedieron grande aten¬ asistidos debieron constituir excepción,
ción a aquellos trastornos psíquicos que ya que muchos de ellos eran tenidos co¬
no representaban peligro para la ícoílec- mo víctimas de la posesión demoniaca y
tividad y que, tratándose de las antigua¬
muchos de ellos fueron considerados so¬
mente llamadas “formas eretísticas” de
lamente como sujetos extravagantes, de
Ja alienación; de los delirios Intensos,
“natural extraño y no como verdaderos
con viva excitación motriz, los antiguos
enfermos. Dado el ambiente miístico de
peruanos trataron estas formas de mane¬
la época, nada ofrece de extraño la fre-
ra poco piadosa, reservando para ellas
cuentía de las neurosis en los muchos
la brutal supresión o las crueldades de
conventos establecidos en la Ciudad de
una privación de libertad, tratamiento
los Reyes y en cada uno de éstos, con
quie nada de particular ofrece tratándo¬
mayor razón en aquellos de la censura
se de pueblio que, como 'el antiguo pue_
blo peruano, debió ver en las altera¬ severísima, los alienados fueron tratados
ciones del espíritu manifestaciones de en las enfermerías, que nada de piado¬
la cólera divina; de esa misma cóilera so y menos de razonable pudieron ofre¬
divina que ellos encontraban en los sín¬ cer a los desventurados que sufrieron la
tomas o sindromes de o-ras enferme:' '»- enfermedad de mente. | — Los prime¬
des.|—Las primeras noticias históricas ros hospitales peruanos, en cuyos ana¬
relativas al establecimiento de hospi¬ les se halla cita especial de repartos es¬
tales en estos reinos dell Perú no con¬ pecialmente destinados a la asistencia
signan referencia alguna en relación al de enfermos de mente, fueron el de San
trato que, en aquellas épocas, recibieron Andrés y el de Santa Ana, ambos en
los alienados. El hospital fundado en Lima, la Ciudad de los Reyes 'de la
1548, en la ciudad del Cuzco, por fray época colonial. | — En ©1 ^ño de 1552
Juan Solano, aprovechando para un piadoso Clérigo, don F r a n c i s_
la fundación algunos uíensiJiosi abando¬ c O' d e Molina, movido de su
nados por líos reales ejércitos que sos¬ amorosa inclinación a los pobres, había
tuvieron la causa úe don Pedro de iniciado la asistencia de los desvalidos
il a G a z c a; el hospital' fundado en en el arrabal de San Andrés, en un lu¬
Trujillo, el año de 1551, por obra de gar que le fué generosamente asignado
la piedad sin límites del primer Arzo¬ por el entónces Virrey del Perú don
bispo de Lima don Fray Geró¬ Andrés Hurtado de Men¬
nimo -de L o a y z a; el hospjtaíl doza, cuyo nombre l'e fué dado al

106)
V<1< ANTICtUO líoSPiCIO PF. FA MlSFRlCOFpi^ (1859-1917)

(107
Hospital que el bueno del religioso tuvo de Dios fray Juan Masías,
idea de fabricar en servicio de ¡los en_ dice así: ‘^Trece años después de la
fermos pobres de Lima. Si ningún Cro¬ “ muerte del siervo de Dios Juan
nista de la época hace referencia a. los “Masías, cayó muy malo Juan
repartos especiales para alienados exis¬ “de Villa, y se entendió que le
tentes en este Hospital, algunos de ‘‘ habían hecho m a 1, por que per-
ellos io hacen incidentalmente en el dió totalmente el juicio, y dió en fu-
curso de sus rdlaciones de sucesos: [ — ‘‘ rioso, tanto que no pudiendo tenerle
El Padre G a 1 a n c h a (refiriendo “ en su casa doña Agustina de C ó r-
la vida de Pedro O r d o ñ e z, “ d o b a, que le había criado, le 11©-
hijo de doña María V a 1 v e r d e, “ vó a la Loquería del Hos-
hermana que fué del primer Obispo del “ p i t a 1 de 'San Andrés,
Perú fray Vicente V a 1 v e r d e, “ para, que allí lo curasen”, A esta
dice que ©1 tal ‘^perdió el juicio y vino franca abusión a la existencia de una

La antigua camisa de fuerza (Reconstrucción de escena)

a estar tan loco que c a d e n.a s ni Loquería dentro del Hospital de San
c e p o s no qnfrenaban lo furioso, ni Andrés, siguen unas pocas palabras que
achicaban lo temeraria” y agrega que dicen bastante bien las características
curaron al furioso y, en vez de reme- de la asistencia: Refiere que el enfer¬
diario, lo remataban más” y que el mo, después ,de siete meses de perma_
mal creció de tal manera que nadie es¬ nencia en la nombrada Loquería se ha¬
taba seguro en la ‘^casa cuando más llaba en situación tal “que era necesa¬
aherrojado lo tenía el loquero”,] rio tenerle en un cepo y
_El Padre M e 1 é n d e z consig¬ atadas las manos, por que
na una más franca alusión a la asis_ hacía pedazos los vestidos”. Termina
tencia colonial de alienados y a la asis¬ su reVación el Padre M e 1 é n d e z
tencia de las- Loquerías de San manifestando que los administradcwes
Andrés, Refiriendo algunos de los ma¬ del Hospital habían entregado a la mu¬
ravillosos sucesos de la vida del siervo jer de Villa las llaves de la

108)
Pkofksoh Doctor
ArKKi.io Ai.akcí)
celda en que éste había s!do ence. los cepos fuertemente soldados, las ca...
rrado, con el objeto de que la buena denas de los resistentes eslabones, todo
mujer pudiese entrar a hacer la r.n?. e lo constituye el arsenal de aquella
pieza de la celda y la del enfermo y 3 rsisíencia respecto a la cual el Padre
aumentar a éste. | —. Como puede V2r_ M e I é n d e z nos da la primera no¬
se, en estas dos informaciones nos ha ticia. I — No creemos que estas con¬
sido 'legado un cuadro bastante comple¬ diciones de la asistencia de alienados
to y muy sombrío de las características sufr.eran apreciable modificación hasta
de la asistencia de alienados en aquella ios primeros años del siglo XIX y nos
época. Se habla de cadenas y de cepo?, inclinamos a no creer en ello teniendo
de las manos ligadas, de las celdas en en cuenta el hecho muv sugestivo de
que ell temor de la agitación cuidaba la perpetuación de aqueWos viejos sis¬
de encerrar a los enfermos, conduc’én- temas aun a despecho de la obra re-
do'Los a la perpetua agitación y al gatis_ fcrm.adora llevada a cabo en la segunda

GrII.LETKS usados ANTUILIVM KXTK K.\ UA ASISTENCIA DE ALIENADOS


(Museo del Asilo Colonia «Víctor Lauco Herrera»)

mo y se nos habla también de loqueros mitad de dicho siglo, por los doctores
que aherrojaban a los enfermos. Es el U 1 1 o a y M ui ñ i z. Siin embargo,
pleno período bárbaro de la asistencia una opinión autorizada parece contra¬
de aílienados, caracterizado por el miedo riar nuestras creencias: | — En 16 de
social en actitud de cruel defensa y de enero de 1816 el entonces Protomédico
zoológico egoísmo: el alienado agresivo interino del Virreinato, Doctor Don
es un peligro social y hay que evadirlo Miguel) T a f u r, elevaba a lia
■encerrando a ese peligroso, colocándO’e Superioridad un muy interesante infor¬
en condiciones de no dañar, aun cuan¬ me, en el cual se daba plena prueba
do esas condiciones sean da muerte de de la asistencia de alienados a domici¬
•ese desventurado al qi^e esa rfusma so¬ lio y en el que exhibe el concepto mé_
ciedad no pudo libfar de las garras de dtco respecto a las ventajas del aisla_
la alienación. Se trata de una ética pri¬ miento: ¡ — “A poco de haber venido
mitiva. Las celdas de fuertes muros, ‘‘ de Europa don Domingo Al-

(109
c a r á S—dice el doctor T a f u r— “ lo menos no vaya en aumento un pa^
me encargué de su asistencia, la que decimiento tan funesto en sus termi^
“ abandoné por no ser posible seguir ‘‘ raciones para el enfermo y de tanto
“ e<l método que exigía el estado en que riesgo para los asistentes. Esta casa
“ se hallaba de desorden en sus ideas; “ no es, ni debe ser, el Hospital
por la falta de proporción y de ma- “de San P e d r o, a donde se so-
“ nos auxitliiares para bañarlo, hacerle “ licita trasladarlo. Allí nada pueden a_
tomar las bebidas y el alimento en delantal’ los locos, sujetos a u-
‘‘ aquel órden, distribución con que de- ‘‘ n ^ cadena si son br .a,_
‘‘ bía ministrarse. Esto expuse a su ‘¿vos o confinados a una
familia, advirtiendo que si en t’emro “celda si son mansos. AElí
no se proporcionaba arreglar su cu_ “ i:o hay una Loquería^ desti_

Cuja antiguamkxte dkstixada a ua contexcióx dk agitados


(Museo deu Asilo Coloxia «Víctor Largo Herrera»)

‘ ración del modo dicho, llegaría sin “ nada al cuidado privativo de


duda a ser un maniaco furioso. Tal ‘' ellos, ni un Loouero que se
‘ me ha parecido eü, día de hoy por las “ encargue de su aseo, limpieza y par-
‘ contestaciones que me ha dado y lo ‘‘ ticular asistencia, por que ni el Hos-
‘ comprueban los excesos públicos que “ pital tiene extensión para ello, n^
‘ ha repetido hasta el de ceñir espada “ sus fondos renta alguna asignada pa-
‘ y desenvainarla acometiendo a su her_ “ ra esta cñase de enfermos. La ú n i-
‘mana. Esto exige que se le separe a “ c a casa que tenemos para es-
‘ una casa donde sea contenido y me_ ‘‘ tos es la Loqu,ería de San
‘ dicinado para que aun que dicho don “Andrés, a donde se les cuida
‘Domingo no sane enteramen- “ como exige su constitución, bañándo-
‘ te; pues ya esto me parece difícil, a “ los, aseándoles y asistiéndoles del

110)
Asilo «Víctok Larcü Herrera»: Oficina de la Inspección

(111
rreinato.l—O el protomédico intentó

n modo más conveniente al común y a velar piadosamente la veraad de los
“cada uno en particurar. Asi el too horrores de dicha asistencia o, ^
“ de la humanidad me estimula a la. vamente, en aquelila época la piedad de
mentar el desorden y preocupación algún médico, cuyo nombre se ha per¬
*' de que sólo han de ir a ella los o- dido en la penumbra implacable de
“cos seculares, desdeñándose los años, dulcificó en alguna forma las
“ ro y comunidades de remitir oa crueldades de d^cha a.s.istencia.
“ suyos, contentándose con separar os sabido que el Hospital de ban Andrés
- en un cuarto de sus Enfermerías, de L'ma estaba destinado solamente a,
donde e,l desaseo, la falta de vent .la asistencia de españoles y de ne¬
‘Mación y el total e n c i e - gros, curados “con todo regalo , co.
r T o si son bravos, au- mto dice el llustrísimo Pizarra
« menta un en"ío¡ g a; de modo que es de creerse que la
- ehos se curaría, ^ ^ n aseveración del doctor T a f u r de
conventos tuviesen la ® no ex st,r en Lima otra Loquería
-c i a y> cuidado con que tales i que aquella de San Andrés, no corres,
<‘ mÓs se tiene en la Loquería de San ponde a la verdad. En el Hospital de
••«Andrés, cuidado y rul,s„itai i.'a Caridad, primero y en el de Santa
«< imposible proporcionar en ^5^] Ana después, debieron .existir habita¬
-de San Pedro y en las ciones especi.álmeníe destinadas^ a la
a‘=:istencia de las alienadas, así como
“ ?:smr’que^C^ en todL e- existían en el de San Andrés^para los
al eñados. Y cosible que idénticos com¬
<« enfermedades . 1 eon- partimentos existieran en el Hospital
de San Bartolomé, j—manera que
ZZ de un alto interés >nformativo-, ias Uu o q u e r í a s que alcanzo don
.«',.0 el alustre sustituto de L « José Casimiro U 1’ li o a, en
nos d ce el du^ ,ntre no,
el acó de 1856, constitivan aun un re_
" “ 1 rechazo del Manicomio y zago de la asistencia, colonial de los
sotros, el recna fg^noto origen
nos informa ,<íe' ^¡3, fjgnte a fren, alienados.!— No hemos hallado mu¬
chas informaciones interesantes respec¬
de la ,i5n. nos caracteriza,
te de la ‘n^^'^nac , asistencia to a este período de la historia de la
con bastante Prol'l-dn . , 1^3 asistencia de alienados anterior a
<>e a'áenados leva^^^^ en for- m ación de la obra de U 1 1 o a. i ari¬
enfermeras de ^ ae- to éste, como M u ñ i z, por^ razón
ma de la mas 4; ce a,su- d-e los sentimientos de indignación que
en eVos provocaba la evocación de u-
euestracióne^ Tonvecimiento del doctor
mi.smo, métodos de bru- n”a época negra,, han prescindido del de-
tal'ile para anatematizarla con m.ayor
ál sMo servían ayer, co-
sentimxentalidad que exposición de mo¬

- r* tivos . 1—I^a revisión de algunos archu


vos nos ha, nermitido aportar una pe

“ s:'Sr? stí-ívi *F
alienados 1 p^mo de
aueña contribución al respecto: — El
ano de 1856 la Loquería de barones
debió abandonar el 'local del Hospitail
■!,; Tiendo como es muy elevado el de San Andrés, por razones que no sa¬
íonc^pto que tenemos^ fojmado^ bríamos precisar. Con los nombres de
Hospital de Orates yCa
!::r:fpnc^o^ con dmcu.tad . ^hecho s a de A m e n t e s, la Loquen a
del paréntesis que, en i de Varones, que tenía ese año como
nuestra asistencia de alienados en las Mayordomo a don Juan J. L an¬
Toquerias de San Andrés, representa da b u r u, estuvo instalada en la
ría el período de 50.1101103 cuidados a ñamada “Gasa de Huérfanos” . Tal m-
que hace referencia, en el ano de formación parece deber deducirse
1816 el Protomédico interino á&\ V.i_

112 í
Asilo «Víctor Lakco Herrera»: Residencia del Médico Director

(113
un certificado fechado en 1856 por el mente s.— Lima, julio 18 de .18o7.
doctor A 1 relativo al (firmado) Miguel Baquero. ]
exame¿; que había pfacficado del esta¬ sello qu|ív.4ií^s- lutqudencia de
do m^ad de un enfermo que se asis¬ PoíIq!%. ;^‘‘B1 'Seóliomo diePl Hospitsil-
tía en el servicio del doctor Ríos “ de San u\ndrés recibirá al amente
en el 'Hospital de San Andrés y quie, ‘'Luis Aguirre y destinará
en opinión del doctor Almenabas, aíl servicio de ese establecimiento sin
debía ser trasladado a la Gasa de “ permitirle la salida, a la calle, que
A m em.t e s, d e 1 1 o ,.c a 1 d' e ‘‘ es perjudicial al público. Lima se-
H u é r f a 'n o s.]—Pero esta, instala¬ “ tiembre 9 de 1857. (firmado) —
ción debió ser eventuaJl; pues en el a_ “ B q u e r o”!—‘‘Un sello que di¬
ño de 1857 se encuentra documentos ce; “Reg'máento de Gendarmes de lu-

Asílo «VíCToa L.vkco I-AI>ULLÚX i>b Ai>ÁJ1M> r KACÍUX

interesarles reveladores de la vueóta de fantería.—Lima, 19 de noviembre de


los alienados al Hospital de San An_ “ 1857.— '‘Señor Ecónomo del Hos¬
drés, si ellos abandonaron este Hospit^'i! pital de Insanos”—‘‘S'rva.se usted en_
como lo indica claramente el certifi¬ ‘‘¡'regar al dador de ésta ali individuo
cado médico del doctor Almena- “Lucas Aguirre que me di_
b a s. Entre tales documentos, vale ce Ud. que es aparente para. desti_
Ha pena de consignar, a título de anti¬ “ nar’o a un buque de guerra por no
guallas, los siguientes :|—-‘‘Un sello ‘‘ ser loco sino vago y mal entreteni-
que dice: Intendencia de Policía:. — “ do, en esta virtud, ce cumplirá |ta o_
“El Ecónomo del Hospital de San An- ‘‘ pinión del facultativo que le ha reco-
“ drés admitirá al Religioso G. D. pa- ‘‘ nocido, cuyo certificado recibí con la
" ra que sea medicinado en el d e _ nota de Ud . fecha de ayer, que con-
“parlamento de los Ai _ “ testo. Dios guarde a Ud. (firmado)

114)
Asilo «Víctor Lakco Hiírkiíka»: Servicio f.sioterápico

(115
Miguel Baquero. |—Ya en 1 1 o a, al cual asignó el haber men_
esta época Has Loquerías, sobre suaí de cuarenta pesos.! — Anterior_.
todo aque^'íTa de San Andrés, habían ad_ mente a U 1 1 o a habían desempeña^
quirido una cierta autonomía; pues, do el cargo diversos méd'cos jefes de"
dentro del Hospital de San Andrés, te_ servicio en los hospitales de Santa Anar
nía un presupuiesto particuilar: Las Lo¬ y de San Andrés y algunos otros;^ nom¬
querías tenían un Médico, que percibía brados especialmente jefes c^ las Lo'
ei haber mensual de 40 peRp?, haber querías, cuyos nombres vale la pena-
idéntico al que percibía el Ecónomo y olvidar. Uno de ellcc, nrobablemente
tenía, además, un interno, alumno de acusado por la opinión pública de ma¬
Medicina, con el sueldo de 20 pesos y los éxitos en su asistencia de enfermos,,
un Loquero con e'l de 1 6 pesos. | se vió precisado a publicar, en los dia_.-

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Sala de duchas en el pabellón de Pisíuíerapia

■—Una comprobación de esta autonomía rios de la época, una ‘‘Razón de los


lia hemos hallado en una boleta de pa¬ enfermos por él curados en la Loque_
se de un enfermo, que se halla conce¬ ría de San Andrés. ¡ — Ese año co_
bida en Io:3 siguientes térmnos:]— raienza la obra de U 1 1 o a. Se tra¬
“ Hospital de San Andrés—Primer de¬ ta de un inicio tímido, de un inicio que,
partamento de Medicina— Gama No. consultando las características del mo¬
“ 37—'Pase a la Loquería hoy 23 de mento, no emprende una campaña in¬
‘^setiembre de 1857 (firma del facuL tensa al servicio de sus ideales y que-
“tativo) — (firmado) Villa r”.|— se limita a ofrendar a éstos las ueque_
El 18 de julio de ese año de 1857 la ñas victorias que el ambiente permitía:
Sociedad de Eeneficencia Pública de obtener. U 1 1 o a halla, ,a su adveni¬
Lima eligió Médico de las Loquerías miento a la jefatura de las Loquerías,,
al doctor José Casimiro U- una situación de desorganización com..

116)
p^’eta, del cual es nu botón de muestra paCabra a U 1 1 o a , para que ál no^
e*l siguiente documento: |— “Un se- diga, a grandes rasgos, con más sen--
“ lilo que dice: Intendencia de Policía. timiento que análisis severo, cómo e-
“ —EL Administrador del Hospicio de ran aquellas Loquerías que, en hora
Insanos entregará al Teniente don buena, le tuvieron a él por jefe;|—^
“Julián Garrión el asiático “ Es imposible, en efecto, atravesar
‘‘ A h i que equivocadamente se ha “ eil dintel de lo que se llama Loquería
remitido hoy como insano a ese hos- “ sin huir la vista, como lo hizo S, E.
“picio, Lima, 16 de octubre de 1858. íse refiere a la visita hecha por ef
“ (firmado) M é n d e z”.| — Este “ jefe del Estado a los establecimientos^
asiático había sido examinado por el “ hospitalarios de la Capital) de escena:
doctor V i 1 1 ar, que había recono- ‘‘ tan desoladora. La Loquería

Asilo «Víctor Lakco Hkkrera»: Laboratorio a.\atomo-patológiC()

cido en él a un idiota; pero nada valió “de Santa Ana nos presenta
la opinión técnica ante aquella de la “ desde luego un patio húmedo o cu-
autojidad y el enfermo fué extraído del bierto de lodo, donde se ven aquí y
Hospital. I —En estas condiciones se ail'á montones de piedras, y en don-r
inicia la obra de U 1 1 o a en favor de yacen sentadas echadas o en cu--
de los desventurados alienados del Pe_ “ cllililas las desgraciadas locas que^
rú: ella comienza por una campaña en “ cubiertas de harapos y con la expre..
el sentido de inclinar la pública opi_ “ sión particular que da a sus semblan^
l ión y ella obtiene el triunfo de mere¬ tes su mal, se nos presentan como las
cer la más noble acogida de un ejem_ ‘‘ brujas de M a c b e t h. Esa es su
piar Director de Beneficencia, don residencia del día, y es allí donde
P'rancisco Garassa -I —‘ “ reciben la insolación en los calores
Pero, antes de continuar, dejemos la “ del verano, y la humedad en las llu-

(117
vias del invierno.. En la noche tres “ hay, es cierto, más aseo, más vigilan-
estrechos salones, sin pavimento, re- cia, mayor asistencia; pero todo esto
ciben sobre ta,rimas, con un colchón no toca la medida de ,1o que se puede
lias unas, 'las otras sin éi, a aquedlas “ hacer en este género de servicios pú_
infortunadas. Inútil es decir que en “blicos. El estado, pues, de ambas lO-
tai’es condiciones (la limpieza es allí “ querías rec/ama unísonamente la más
imposible, no obstante los heroicos es_ “ pronta trasliación de los enagenados
fuerzos de las hermanas de Caridad. al! lAsilo fundado por los esfuerzos de
■^1 Inútil también añadir que falta la “ la caridad pública. .Este Asilo no es,
‘^vigilancia y que ila asistencia médica por cierto, una obra monumental, co_
■“ carece de recursos y de auxilios pa_ “ mo se pretende ni compararse puede
ra ejercitar su acción. Guando se a los de tercer órden de su género
contempla un instante la Loquería de “ levantados en las cultas poblaciones

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Gakixete odo.xtológico

Santa Ana, no se comprende, de una de la Europa.: sin embargo, tal cual


parte, cómo no sea espantosa la mior_ “ es, él se presenta como la mejor de
taíidad de este establecimiento; y de “ todas nuestras casas hospitalarias,
“ oitra cómo todos los días no ocurren “ reuniendo todas las condiciones más
“ graves accidentes entre locas exalta_ ‘‘ esenciales al objeto de su destino.
das que tienen la libertad de maltra- “ Reservándonos para dar más tarde u-
‘‘ tarse a su placer y a su disposición ‘‘ na descripción completa de esta casa,
medios con qué matarse. | —La Lo- ‘‘ dvemos que la distribución de su lo-
‘‘quería de hombres, sin “'Cal sus condiciones higiérjicas, su
“ estar en deplorables condiciones, de- “ amueblado, son m.uy superiores a los
“ ja, sin embargo, mucho que desear ‘•análogos en los otros hospitales.]—
porque los infelices amentes muden “ Es sensible que su espacio no sea
^‘cuanto antes de ai’ojamiento. Allí ‘‘ proporcionado a sus necesidades y

118)
■“ que el suelo de los dormitorios no se “ vrdo de su visita a los establecimien-
encuentre asfaltado, único medio de ‘‘ tos de caridad, contribuirá, no lo
“ mantener la ’impieza en los Asi'os de dudamo.-^, poderosamente a este san-
‘‘ ¡locos. De desear sería que el Supre- “ to fin. Kil es digno del actuail Vice
'** mo Gobierno, penetrándose de esta, ne- “ Presidente, que parece querer de-
cesidad, viniese en auxilio de la So- mostrar con sus actos, que los bue_
ciedad de Beneficencia, para comple- “nos gobiernos sólo son merecedores
“ tar la construcción del más bello e_ “ de las bendiciones de los pueblos
‘‘ dificio que ha 'Levantado en estos úl_ “ cuando propender, a su adelanto, o a
‘‘ timos tiempos la caridad púhMc.a en “ la mayor suma posible de su bienes_
“el Perú. Más de desea.rse es todavía “tar fís'co y moral’’.! —Estas Lo-
que se allanen las dificultades que se 0 u e r í a s fueron las precursoras
“ oponen a la utilización de las nuevas del Hospicio de La M i s e-

Asiro «ViCToK Lauco Hi:kukka)): Pahkllóx i)i<; La\am)I';ría

“ Loquerías. Los informes recibidos de- r i c o r d i a, del i\I a n i c o m i o


“ hen laber producido ya en ell Gobier- del Cercado, como dieron en
•“ no ’a persuación de la imposibiilidad i'’amar;e los limieños tomando no;a del
“ en que se encuentra la Beneficencia t arrio en el cual el nuevo hospicio ha-
para jlenar el Presupuesto de las nue- L a sido ubicado.!—Escribe M u ñ i z:
■“ vas Loquerías. Lis, pues prec so qi e “ Ero de Ies hom.bres que más ha. he-
“ conform.e a lo.i princip’os de una “ cho por la asistencia de los desgracia-
buena administración, e‘ acturf, (to- “ des en Lima, el señor don Eran-
‘‘ bierno se apresure a cubrir el défi- ‘‘cisco C a r a s s a, comprendien,
‘‘ cit que se presenta com.o un obstá_ ‘‘ do la urgente necesidad de construir
culo que inutiliza indefinidamente la “ un hospicio exclusivamente destina_
'“fundación de las Loqueras. La :m_ ‘‘ do a ’a asistencia de los insanos de
^‘presión favorable que S. K. ha llc_ “ ambos sexos, inició una suscrición pú-

(119
“ blíca, la que arrojó un producto de un ejempilar del ilibro de Pin el
“7.00( pesos, suma bien insignifican- (el archivo no indica cuál) que el pro_
te. ” I —Don Francisco Ca¬ petar o se regaba a vender; pero que
ra s s a, aparece, en los anales perua¬ se resignaba a conceder en préstamo ul
nos de l,a asistencia social, como una coloso Director de Beneficencia. Es¬
hermosa figura plena de amor a los te, en su deseo de beneficiar a los en¬
desvalidos, pronta al socorro de enios fermos del Hospicio de 'la Misericordia,
y iílevando su colaboración hasta el sa¬ hizo COPIAR a mano, único elemento
crificio . Conocemos, merced al archivo de copia entonces existente, eil tratado
ddl extinguido Manicom o del Cercado completo, para que, leyéndolo, los mé¬
de Limr, un rasgo de este hombre ad_ dicos peruanos pudieran beneficiar a
mirable, que permanece inédito: Era los enfermos. Así, pues, el Hospicio

el año de 1859, y en aquel entonces po_ poseyó, durante algunos años, esta co¬
eos eran los médicos dueños de ricas pia manuscrita del tratado de P i n e 1
bibliotecas y pocos eran los que se per. que se ha perdido desgraciadamente. |
n Itían el Lujo de recibir libros o revis¬ _Fué don Francisco Gara-
tas extranjeras que pudieran ponerlos s s a, el brazo eficaz de la reforma
al tanto del movimiento cientíifico mun¬ cálidamente insinuada por U 1 1 o a
dial; hacia apenas tres años que se e- desde el año de 1857, en que fué
ditaba, por la Sociedad de .Medicina de nombrado Médico de las Loquerías. A-
Lima, aquella buena “Gaceta Médica” provechando los fondos del legado
que, en Las dos épocas de su existen¬ G h a r u n y aquellos del legado U-
cia, ha archivado toda la producción g a r t e, que incrementaron en la
médica de ese no breve período de tiem_ suma de 90.000 pesos los recogidos
po. El señor C a r ,a s s a, consiguió por la piedad deli señor G a r a s s

120)
se dió comienzo a la obra.j—Se acor, ‘‘ de sus cimientos, sino que, primitiva-
dó ubicar el nuevo Hospicio en el popu¬ ‘‘ mente una quinta, se han hecho en
loso barrio del (lercado y S2 eiigió, c.^- “ eí'a ias construcciones y reformas ne_
mo ilocal por transformar, por adaptar, “ cesar’as para apropian’a a su destino.
la ililamada “Quinta, de Cortés'’ que ha_ Esta desgraciada circunstancia hace
bía servido de local de Gonvalescencia “ que dicha Loquería no satisfaga cum-
a los Jesuítas que, desde el año de ‘‘ plidamente su objeto y presente im-
1568 se habían encargado de doctri¬ ‘‘ perfecciones en su construcción que
nar a los indios alojados en ese barrio “no es fácil remediar. |—Conforme al
del Cercado.!—Para de.rnos una idea “ plano trazado, todo el cuerpo o ala
de la obra realizada y de la forma en derecha del edificio está destinado a
que ella fué llevada a cabo, dejemos la “ las mujeres y el izquierdo a los hom-

.Asilo «Víci'oK Larco Hickkhra»: L\ FKRMAS OCUPAI'AS K.N LA LaVA.NDKNÍA

palabra a V 1 1 o a:|—‘‘Las Loque. ‘‘ fres, estando ambos separados por


rías de que nos ocupamos forman un ‘‘ un patio ena!austra.do y no teniendo
solo edificio con dos cuerpos, cons- “ otro punto de comunicación que un
“ tituyendo una Loquería mixta, para “ corredor que conduce a otro pequeño
enagenados de ambos sexos y capaz ‘‘ patio, en donde están situados los
** de contener una población de ciento “ baños y cuya puerta corresponde a lí-
■‘‘'sesenta enfermos. Su aons-trucción “ no de los ángulos del primero. Todo
“ se ha hecho conforme al plano traza.. “ el resto de esta sala está formado por
“ do por el Sr. C I u z e a u, arcui- ‘‘ una serie de salones, con el aire y la
“ tecto de la Beneficencia, y a cuya for- “ Inia necesarias, de les cuales los tres
mación han presidido, en un tanto ‘‘ primeros son otros tantos cuartelles
‘‘ los consejos de la ciencia.. Ella, co- ‘‘ o dormitorios en común, en donde se
“ mo se sabe, no ha sido edificada des- ‘‘ colocarán a los enagenados, conform.e

(121
al lugar que su mal ocupe en la dla- “ oión sólo con una de las dos alatsi de
‘‘ sificación que hemos acopiado, y el “ la-casa cada uno, estando desti^^^os
“ cuarto es el comedor, sa.’a de labor a el uno de cada par para los baños
la vez, donde deben pasar Xas horas “ comunes y el otro para los llamados de
‘‘ del día que no sean de descanso o de “ sorpresa, que, dicho sea de paso, ni
recreo. I—El ala o cuerpo izquierdo ‘‘ por su construcción ni por su meca-
ofrece la misma distribución, sin o- ‘‘ nismo pueden encontrar aplicación en
‘‘ tra diferencia que ser sus salones ‘‘ una. seria terapéutica mental. |-—Exis_
“ más vastos, siéndolo también él pa_ “ ten, además, en las galerías peque.
tio de recreo, cuya galería es anchísL “ ños cuartos que contienen tinas para
‘‘ ma y cuyo centro lo forma en gran baños entre las cuales hay dos con.
“ parte la antigua; huerta de la quinta. “ formes aX modelo de que se sirven en

Asilo «Vícioa Lauco Heukeka»: Pozo artesiano y Camal

‘‘ en La cual se ejercitarán los locos en ‘‘ la Salpetriere (Loquería de mujeres


“trabajos de cultivo. Una parte del “ de París) destinadas a los baños de
“ costado derecho de la galería ha si- ‘‘ los fuñiosos y que hicimos pedir con
do arreglada para refectorio por no “este objeto.!— El centro del edifi*
“ ser bastante los salones para que en “ cío, separado igualmente en dos pe-

“ uno de ellos hubiera podido estable- “ queñas alas por un ancho vestíbulo^.
“ cerse esta dependencia del servicio. | ‘‘ contiene Xas habitaciones destinadas
‘‘ —/Los baños y el (lavadero están si- “ al personal de la Administración y a
“ tuados en el pequeño patio, punto de “ las dependencias del servicio. Al
“ unión de Xos dos grandes cuerpos del extremo del ala izquierda están la bo_
edificio: constan de dos pares de po- tica y la cocina: a los de la derecha
zuelos, hechos de cal y canto, aisla- “ la ropería, y la capilla. A este ves-
‘‘ dos el un par del otro, y en comunica. “ tíbulo precede un ancho patio, sepa_

122)
rado de la vía pública por una ver_ “ a servir de medio ce represión par^
ja de hierro, en cuyo centro está la ‘‘ los agitados: todo lo cual ha sido he,
puerta de entrada, también de hierro, “ cho en París, conforme a los mode-r
“ que correspondiendo a dicho vestíbu- ‘‘ los que hemos visto en las principa-
“ lo permitiría ver del exterior hasta “ ves Loquerías de Europa, que hemos
‘‘ el fondo del patio del departamento “ recorrido. I —La población de las
“ de las locas, si una puerta medianera ‘‘T.oquerías consta hoy de 153 enfer-
‘‘no lo oculltase a las miradas del pú- “ mos de los cua/les hay 76 hombres y
“blico. Taíl es la distribución del lo- 77 mujeres. Está repartida para ca-
‘‘calJ—En cuanto a su amueblado, ‘‘ da departamento en cuatro principa,
“ él está constituido por catres de hie- ‘‘les cuarteles; a saber: I».—Los
“ rro, construidos en Europa para los “ tranquilos-2®. —Excitados periódi.^

Asilo «Víctor Lauco Herrera»: Establo (Vista de comento)

‘‘ locos tranquilos, a cuya cabecera hay “ camente. 3°.—Idiotas, epilépticos q


“ una mesa de noche y una silla; por “inmundos. 4^.—Furiosos.—Estos úl
“catres dobles de made- “ timos ocupan las ocho celdas
“ r a, en forma de cujas, “ que forman un cuartel aparte
“forradas en zinc, cuyo “en cada ala del establecimiento,
f 0 n d 0 e n d e c 1 i V e c 0 m u- “ situadas a lo largo de un corredor
íi
n i c a p 0 r m e d i 0 d e u n ‘‘ que se continúa con los dormito.

t u b 0 c 0 n u n c a j ó n e n “ ríos.—¡ Para sistemar la vigilancia
‘í
d 0 n d e s e h a 1 1 a un re c i_ ‘‘ y facilitarla, las cerraduras de las
P i e n t e ]P a r a r' e c i b i r 1 a s “ puertas están constituidas según el
í i
i n m u n d i c i a s de los lóeos sul ‘‘ sistema de los “passepartout”.}— El
iC
ci os 'que se colocan'm en eFes; por “ costo de estas Loquerías, conforme a
U
s i 1 1 a s d e f u e r z a destinadas “ los datos publicados por la Dirección

(123
de Beneficencia, asciende a 113.699 “ ñando la caridad, las instituciones de
S|. 4 rs. en esta forma:|’— Valor del socorros públicos se formaron bajo
-“(local e intereses pagados S|. 27.597.5 “ su inspiración; la beneficencia se hizo
Importe de las construcciones S . “ una necesidad del alma del hombre
■'“ 82 743 1|2. Amueblado traído de “ regenerado, y el noble estudio de los
Europa S;. 3.358.6 ll2.— Total ‘‘ males de la humanidad y de sus re-
<‘S|. 113.699.4. |— Este costo no medios inspiró a las almas elevadas
“ parecerá excesivo, como ya lo hemos ‘‘ profundas simpatías. Los escritos v
“ dicho en otra ocasión, cuando se le “ Oos discursos de los padres de la Igle-
compare con el Que han ocasionado es- “ sia fueron exhortaciones elocuentes
tabliecimientos ^análogos en sus dimen. para hacer el bien, la filosofía vino a
siones en Europa, donde los terrenos “ ser su tributaria y los publicistas más
y la mano de obra tienen un precio distinguidos de los últimos siglos lo

Asilo «Víctor Larco Herrera»: Establo (Otra vista)

“ han cultivado con ardor y emulación.


muy inferior al que alcanz entre no¬
La política, dice un ilustre escritor,
sotros.’'!_ La ceremonia de inaugu¬
‘‘ que la había frecuentemente desde-
ración de las nuevas L o_
querías, como fueron llamadas las “ ñado, descubre no sin espanto tal vez,
“ que en ej. seno de este estudio hay
instalaciones del Cercado, tuvo lugar
cuestiones de las cuales pueden de-
él día 16 de diciembre del año de 1859.
‘‘ pender el reposo de los estados y el
En dicho acto el Director de Benefi¬
“destino de los pueblos. Los gobier-
cencia, señor C a r a s s a, pronunciólas
“ nos saben que en las lágrimas del po
siguientes sencillas palabras:| Ex-
celentísimo señor: “Desde que el “ bre hay para ellos instrucciones y de.
cristianismo apareció en el mundo ele beres, y que si la felicidad y el per
“ fieccionamiento de la gran familia hu-
vando la dignidad del pobre, tomando
“ mana forman eü objeto de todas las
bajo su protección el infortunio, ense-

124)
ciencias sociales, aquella que se ocu_ tre éstas ocupaba de preferencia su
** pa de lias clases desgraciadas es co_ atención la que las ardientes inspi*
mo el preliminar de todas las otras. | ‘ raciones de la caridad evangélica y el
— La actual Sociedad de Beneficen_ lustre de nuestra patria exigiesen en
‘‘ cia que, desde los primeros días de “ favor de los degraciados insanos.—
su instalación, comprendió los sagra, Nuestros antiguos hospitales, aunque
dos compromisos que le imponía 'la ‘‘ a mucha distancia, ciertamente, de
‘‘ augusta misión que se le encomenda- ^ los espléndidos establecimientos de
ra, concibió desde entónces en su este género que ostentaban las gran¬
mente los p'la.nes que debían condu- des poblaciones de las viejas nació*
cirla a elevar nuestros establecimien, ‘ res europeas, y más aún de las impor-
tos piadosos a la altura aue deman_ “ tes mejoras introducidas recientemen^
daban la humanidad la civilización del “te por los innegables progresos de la

if'i-

''

Asir,O «VÍCTOR Largo Herrera»; La Portería

'“sigl’o y el honor mismo del pa's. Li_ ciencia, médica, al menos presentaban
‘‘ mitada largo tiempo ante la insufi. a todas las enfermedades y aichaques
ciencia de sus medios, a hacer votos “ que acechan la frágil existen_
‘‘ por esto de consagrarse infatigable- cia deií cuerpo humano, las condicio-
'“ mente en preparar los elementos que “ nes esenciales que necesitan semejan
“ habían de servirle más tarde a la con- ‘‘ tes edificios para Henar los fines de
secución de sus proyectos, y aprove- su benéfico instituto. Mas por una
“ ohando con tal espíritu del primer re- “ aberración, inexplicable, las malhada-
‘‘ curso extraordinario que inesperada- ‘‘ das víctimas de las dolencias del arma
mente le deparó la providencia, se lan_ “ que por lo mismo que atacan la mejor
zó con fe ciega y fervorosa en la ca. ‘‘ y más noble parte del hombre exigen
rrera de las reformas que anticipada. “ más simpáticas contemplaciones pa-
mente había meditado acometer, En¬ ra su alivio, y más esmerado ce’o pa.

(125
“ ra extirparlas completamente, se ha- “ lecciones de la experiencia alumbra^ '
ba por el estudio filosófico deí cora. ;
‘‘lllaban condenadas a arrastrarse en
“ mezquinos recintos que sujetando a “ zón humano, revell*ando parte de sus ;
“ recónditos misterios, ha eLcvado este
“ los infelices reclusos a los sufrimien_
ramo de la medicina moral. Buscó,
‘‘ tos e incesantes contradiciones de la
“pues, en las obras más acreditadas el
“ vida, de prisiones, exacerbaba más su
morbosa alienación, lejos de conír._ ^‘fruto de los ensayos filantrópicos de^
“ los hombres generosos y ob.servá.^
‘‘ buír all deseado objeto de suavizarla
dores cuya heroica abnegación ha con_
“ gradua'mente, hasta resucitar del to.
‘‘ do su amortiguada racionalidad . “ sagrado su existencia a*! consuelo de"
“ VA espectáculo lastimoso de los acer_ “ sus infortunios: oyó de la viva voz
bos padecimientos de estos misera- “las narraciones de personas que han
bles, que agravaba la suprema, des- podido admirar los modelos que Ios-

Asilo «VÍCTOR Largo Herrera»: Cocina (Vista fragmentaria uel interior)

“ ventura de hallarse desheredados de la “ ade'*antos de la civilización han erigi-


inteligencia, había sido el martirio “ do para la educación de esta segunda
“ constante de la. caritativa compasión “ infancia, hija de la humana miseria, y
'‘de la-Sociedad; y no pudo menos que ‘‘ entresacando de este cúmulo de ma..
‘‘ atraerles su predilecdón, consagrando ‘‘ teriales los más adaptables a núes*
“ los primeros elementos que le brinda- “ tra situación, construyó un plan de
“ ba la liberalidad de la providencia al “ vasta dimensiones proporcionado a 1^
‘‘ alivio de tan amarga y aterradora '‘grandiosidad cel cbie'o que se propo-
“condición. — Mas, una vez resuelta ‘‘nía conseguir. I— Pero los grandes
'‘ a emprender su obra, comprendió muy ‘‘ proyectos no se convierten en reali-
“ bien que no debía contentarse con “ dudes sino empleando grandes elemen_
“ proceder a medias, sino llevarla a tos; y desgraciadamente los que tenia
'‘ cabo con toda la perfección que las '‘ a su disposición la Socicdal no eran

126)
r

(127
momentos de la vida de la Be.^eficencia
“ iguaLes a su ferviení'^ anhelo. Qui¬ Pública de Lima, en cuya génesis tanta
zá la maledicencia o la rígida censura y tan brillante participación había cabi¬
“ reprueben la obstiinación de 'la Socie- do al digno director de la. institución,
“ dad en no renunciar una empresa que rso hemos querido hacerles el obsequio
‘‘ exigía, sacrificios tan costosos. Pero de la hipérbole; pero cabía ésta tratán¬
“ ante les ojos de la caridad cristiana dose de palabras en las cuales hay tan¬
“ no hay sacrificio que pueda economi ta honradez, tanta verdad y, tanto como
zarse cuando se trata ds restituir a todo ello, verdadero adelantamiento a la
“hombres que la han perdido, la 'inte-
í-poca del concepto de la asistencia so¬
'liigencia que es reflejo de la Diyini.
cial. Cabía hipérbole al leer aquellas
“ dad: porque es la que constituye
palabras del hombre honrado que dirije
aquella semejanza a aquel cuyos di_ la serena mirada de su consciencia tran¬
vinos labios dijeron que querían for_
quila hácia lias vergüenzas deli pa^o
“ m,e.rle”.|—“Contra ese escollo de la
y que se consuela de edlas en la contem¬
“ escasez relativa de los medios con
plación de un lisonjero presente, ©ra lí
“ que contaba la Sociiedad, habría tenido
presan la noción nítida de los verdadero’S
“probablemenete que estrellarse la ener-
cita tratándose de palabras que ex_
‘‘ gía de su resolución, si para salvarla
gra.ndes deberes de la sociedad contern-
“ del naufragio, no le hubiese tendido
poránea.!— Era, pues, en ese Hospi¬
‘‘ una mano protectora la piadosa mu- cio de La Misericordia, que más tarde
nificencia de S. E, el Presidente, alla_
llamaron los limeños Manicomio
“ nándole les obstáculos y rompiendo |os d e 1 ;G e r c a d o, que se iniciaba
“ diques que impedían dirijir su cur-
la obra buena de Casimiro
“ so hácia este fin. Aun terminada la
U 1 1 o a. Se iniciaba rodeada de un
■ obra, nada habría podido hacerse pa~
ambiente bueno, como lo indica él mis
“ ra arrancar de los lóbregos y estre_
mo:| “Hemos visto—dice U lio a—
‘‘ chos calabozos que le servían de asilo
“ satisfechas las más ardientes aspira-
“a los seres desgraciados a quienes con-
c.ones do la caridad pública; hemms
“ sagramos estos momentos, y trasla-
“ visto realizado uno de Jog pensamien-
“ darlos a. la mansión risueña y espa_
tos más generosos; hemos visto, en
ciosa del hermoso edific:0 que nog
“ fin, coronada una de las más piado-
“ dii’cunda si V. E. siguiendo las huellas
‘ e.as obras y esto basta para que el más
‘‘ humanitarias de sus predecesores y
“ intenso regocijo inunde nuestro espi_
** poniéndose al nivel de los gobiernos
‘‘ ritu. No dudamos que toda la pobla.-
“ civilizados del mundo no nos hubiese
“ ción de Lima habrá participado igual-
“ provisto de los recursos necesarios pa-
“ mente de él: Una prueba de ello la
ra atender a su asistencia y conser_
hemos visto en la avidez^con que^se
“ vaclón. —' Los romanos concedían
“ ha precipitado en estos últimos días
“ una corona cívica a todo el que hubie_ p v-s tar el establecimiento expuesto,
salvado la vida a un ciudadano.
durante este tiempo, a la expectación
“ Mas esa insignia pagana sería muy po-
“pública. 1— Si la palabra de U 1 J o a
“ bre galardón para los que, como S.
había podido provocar un_ movimiento
‘^E. el Vice Presidente y sus ilustra-
sincero de la opinión pública en favor
“ dos ministros habrán restituido, no a
de les desventurados insanos hasta en¬
“ uno sino a muchos compatriotas, la ra-
tonces asistidos en las coloniales Loque
“ zón que es la vida del alma, Infinita-
r'.as de Santa ¡Ana y San Andrés, que
“ mente más valiosa que la dol cuerpo.
dábale por abordar uno de los aspectos
“‘El premio digno de tan inestimable be-
más difíciles de la reforma: aquel que
** neficio se'rá sin duda la aureola bri-
se refería a la educación del público en
“ liante con que la religión rodea las
sus relaciones con !a asistencia de a.lie-
“ sienes de los deposita.rios del poder
nados.]— El elemento mélico carecía
“ que lo emplean en ser benefactores de
rv vma cuUura psiquiátrica, como lo de¬
“ la humanidad . I—Hemos llamado her¬
muestran los certificados de internación
mosas las sencillas palabras pronuncia¬
de aquella época, de los cuales tomamos
das por don Francisco Ga¬
uno ai’j .azar, que transcribimos en segui-
ra s s a en uno de los más solemnes

128)
Asilo «Víctor Larco IIi'.urera»: Pahiít.lón 1 de gratimtas—Comedor de verano

(129
Ce, y una de cuyas dos firmas pertenece tes que, como uno ya transcrito anterior¬
a «no de los más reputados prácticos mente, revelan cuan antiguo es el pre_
de aquel entonces. E)1 certificado dice:| juicio de ser estas enfermedades men¬
Los profesores que subscriben oertifi- tales accesib’iss a las más humildes cul¬
can: que habiéndose constituido en la turas:! “Certifico yo el Teniente de los
“casa número 149 de la, calle de las señores Guras Rectores de esta parro-
Mariquitas con el objeto de reconocer ‘‘ quia del Cercado, que don A. E., exis_
de orden de la Intendencia de Policía, “ tente en esta feligresía, se halla to-
“a don J. E., han encontrado a éste “ talmente fuera de su juicio y para los
‘‘con las funciones intelectuaJlles desor. “ efectos que convengan doy el presen-
denadas y en estado de poder pasar a “te. Lima, julio 18 de 1860(firmado)
la firi'ia de ám,entes para que allí se le “ Ramón Gómez. 1— Un sello que dice:
“ someta a un tratamiento conveniente “ Sub Prefectura e Intendencia de Po_
con el que aun es proba-ble que se “ lücía. Lima, octubre 17 de 1860 Sor.
arre.gle su razón . Lima, Enero 4 de Mayordomo del Hospital de Amentes .
“ 1859”.|—Otro certificado de interna¬ Disponga usted que el alemán Gui-
ción í-e •"'0"'"ebido en los siguien. ‘^jllermo Fihein que se remitió como
íes términos :| ‘^Los facultativos que “ insano a ese establecimiento, sea pues-
suscriben certifican que habiendo ‘‘ to en libertad, como lo ha orde-
‘‘ asistido a la señora doña G. D., na_ “ rado el señor Prefecto del De-
‘‘tural de esta capital, soltera, de 35 “ parlamento. Dios guarde a Ud. (firma_
años de edad, entregada esta señora. “ do) M. B a q u e r o. II U 1 H o a
“ a.l uso del licor hasta abusar de él, hizo la educación del público mediante
“ hoy se encuentra con enagenación la proilija asistencia concedida a sus
n en+rl' oue tr'ere por base un delirio enfermos. Infatigable en la obra diaria.,
alcohóllico a.gudo, el que a nuestro silenciosa e ignorada del buen trato de
“iuic'o l'o creemos curable; pero que la los alienados que el Perú entero con¬
“Ifalta de medios a propósito para su fiaba a su ciencia y bondad, U 1 1 o a
“ curación reclama se la coloque en lo_ echó las bases del. respeto que anda.ndo
cal más apropiado, pues de este modo los años, debían inspirar a las gen¬
se evitarán las funestas consecuen. tes cultas las disciplinas psiquiátricas.
“ cias a que pueden dar lugar los ata. Sinceros admiradores de la obra de
“ ques que ella padece. Y para que así U 1 o a. no ha sido sin emoción muy
“ conste lo firm.?,mos hoy, día de la fe- sincera que hemos leído las “revistas
cha- Linia y Setiembre 6 de 186,0.— de enferuíos” que e’ padre de los alie¬
A decir verdad, si los médicos peruanos nistas peruanos reaaza.ba en las viejas
firmaban certificados como los que de¬ Loquerías y en el'Manicomio de)! Ger._
jamos transcritos, no revelaban mayor cado.l— Dichas “revistas de enfermos”
cul'tuna psiquiátrica! los médicos, ex¬ revelan, muy claramente, cómo fuá sin¬
tranjeros por entónces llegados al Pe- cera, libre de interés, plena de abnc-
,rú; en el archivo dal Manicomio del gacíór> la vopap^ón pslqT’i’átric.p, de
Cercado, en el cual existe la mayor par_ U 1 ']\ o a. Ellg.s eran reafizadas tri_
te de los documentos ilustrativos de es_ miestralmente y en todas ellas ponía
te trabajo, hemos hallado el siguiente cuidado el doctor U 1 1 o a de expo¬
peregrino certificado de internación que ner los antecedentes de cada caso, la
lleva la rígida firma de un colega, bri¬ evolución de la enfermedad, el trata¬
tánico:! “Eli abajo firmado Doctor en miento empleado y el estado del enfer¬
“ Medicina certifica que ha visto el jó- mo en el momento de la revista. |—
‘‘ ven don M. M. a quien se encuentra No cedemes la la tentación de transcribir
‘^enteramente, afuera de su razón; en rlguros fra^'^m^ntos de esas revisteis dflí
“ fin. está completamente lloco,. Tvima, 5 maestro U 1 1 o a:|— “F. B. 28
“de Noviembre del858”. |— Por otra años — Blanco — Instruc:ióii medio,
parte e'l público, particirando de las, ig- “ ere — Condición pobre. Ingresó a las
T'orancias psiiquiátricas de la época, adop¬ “Loquerías el año de 1848. No hay,
taba actitudes de suf cYncia que de¬ ‘‘ ni ha sido po.sib'le obtener otros
bieron inspirar, seguramente, documen¬ “ antecedentes que el hecho de con-

130)
Asilo «Víctor Largo Herilcra»: Pabellón de peksiOxMSTas varones

(131
írariedades de fortuna como aps- riamente tranquilo y limpio. No se'
rentes causas determinantes de la 3a. “ había sometido a tratamiento. Desde-
“ rec'diva de sus trastornos mentales.- “ hace ocho o diez días se le adminis-
“Estado presente: de manía furiosa. tran purgantes y narcóticos. |—H . E .
Pronósf-'co: incurabie, con positividad “— 70 años — Blanco — sin otras no_
“de alivio. Se le ha administrado la ‘Mielas, Entró en Julio de 1852. Es_-
“ belladona en sus periodos de agita- “ tado actual: epilepsia y demencia in_.
ción, sin otro efecto que la dilatación ‘‘chipíente. Pronóstico: incurable, Es-
'‘pupilar.l— “R. R. 22 años — ‘Mado actual: Sucio y tranquilo, Agre-
soltero — Blanco — Medianamente “ gado: Falleció el 30 de octubre de'
“instruido. Gomo únicos antecedentes “ 1857 con edemas y signos de asfixia
“ figuran los excesos intelectuales. In- ‘‘ por la presencia de materias mucosas

Asilo «VíCTok Lakco Hkrkkka)); Pabellón de GKATurrAs—Departamento del


MÉDICO JEFE

gresó a las Loquerías en 1855; pero “ contenidas en la cavidad toráxioa y-


“ los trastornos, según declara la fami_ “ afonía completa desde tres d:'as antes .|
“lia, habían comenzado e: 15 de ag03_ “ de la muerte. I_ M. R.— 28 años |
‘Mo de 1854, Ordinariamente tranqui- “— Antecedentes: causas religiosas. I
lo y limpio, cada dos o tres meses t'e- “ El enfermo ha sufrido un tratamiento., '
“ ne un ataque de manía. Pronóstico: Entró .... Estado actual: Manía, j
“ incurable. I— Ai. G. A.—38 años_ “aguda. Furioso. Pronóstico: incura- ;
“ sin otras noticias — Blanco. Es una “ ble. SíC ha sometido a la acción de ia ■;
‘‘ recidiva a los seis meses. Entró el “ belladona en dósis de un grano desde j
15 de marzo ^ 1856. Estado actual: “el 15 de agosto del 57 estando antes ■<
“ Incoherencia dé ideas. Ligeros ata- “bajo la acción del opio en dósis de-;
‘‘ ques le excitación maniaca. Ordina_ un grano. Desde el 8 de agosto hasta. 1

132)
“el 14 ningún cambio favorable se ha ‘‘ tratamiento sin sucesos fuera, de la
“ efectuado en su estado hasta el día “casa. Inmediatamente después de su
‘‘de hoy 18 en que continúa tomando “ entrada a la casa se le sometió a ré-
“|belfladona. I— D .D. —24 años— “gimen.—Estado actual: Excita.ciórt
‘‘estudiante^— Blanco. — Anteceden- “man'.aca. Alucinaciones. Fuera de
“tes: amor contrariad# y desconsuelo “ eli’o, tranquilo y limpio.— Pronósti-
“ pOT 'lie. muerte de ília madre.— Entró ‘‘co: curación probable.— Después de*
“.Estado actual: Manía: ligera. “ sometido a la acción de los remedios
“ Dificu/ltad de atención. Incoherencia “ que le fueron prescritos el 7 de a_
‘‘de ideas. Depresión cerebral inci- ‘‘ gosto, tomados de lía.3 clases de los'
“piente. T.ranquifle. Sucio. Ma^os há_ “ catárticos, narcóticos y revulsivos cu_
“bitos. Con el fin de determinar en “ táñeos, ha recobrado el ejercicio or-

Asilo «Víctor Largo Herrkra»: Pabellón de gratuitas—Sala de curaciones

“ él la anafrodisia se le da desde hoy ‘‘ denado de sus facultades mora’es y”


“ 18 de agosto del 57 a mañana y no_ “del entendimiento no presentando en
‘‘ che una píldora de 2 granos de aL “ su hábito exterior más hue0a.s ’e su
“ canfor. I— G. G. — natural de Pis_ ‘‘ estado anterior que unas señales de
“ co, —Blanco— soltero— 30 años de ‘‘ ligadur.'^.s que le aplicaron en la ca_
“ edad.—Entró el 29 de julio de 1857 “ lie como medio contentivo en el bra-
“—^Antecedentes: SobreexoitacJión ce- ‘‘ zo.“|—Estas revistas de enfermos re¬
‘‘ rebral por abuso de bebidas alcohó- vejan, como ya lo hemos dicho, la aten--
“ licas: se presentó en el hospicio de?- ción prestada por V Ij .li o a a sus"
“ pués de ocho días d.e entregarse con enfermos, ET.as pudieran traducir de¬
“ exceso ail uso exclusivo de los espiri_ ficiencias de examen psicológico en é-
“ tuosos y después de haber sufrido un poca en que era tan grande el arraiga

(133
somatista; pero ellas traducen, a no du_ ‘• ca vi a cucharadas. I —Acetat plomo
darlo, eil empeño de U l! il o a en bien ‘‘gr. ii, Extr. de opio gr. ss 1 pils.
atender a sus enfermos, sometiéndo.!es “ n y m. I — Agua de azahar viii; Clo-
a estas observaciones cuyo significado roformio i; Tinct. de castor ss; ja-
de Üiaboriosidad resalta más si se pien¬ “ rab de c-’dra.” || —Las reservas que
sa que Ullloa era ©1 médico único del hacía el doctor U 1 l o a en época
íoentenar y medio de alienados que te_ del establecimiento del Hospicio de La
nía a su cargo y s,i se piensa que no Misericordia, relativas a los inconve¬
tenía colaboradores a su lado: pues aun nientes derivados de la adapta¬
la religiosas que estaban a cargo de la ción del local, eran ampliamente
asistencia, eran completamente ignoran¬ fundadas y los hechos se encargaron
tes de íla asistencia de alienados. | de probarlo. El año de 1860, el doc_

Asilo «Víctor Largo Hkrrkka»: pAroíi.LÓx i>k gratuitas— GaBIXLTK de «TOILETTE»


AXKXO A CADA DORMITORIO

A título de antigualla reproducimos ab tor U I 1 o a, dirigiéndose a la Socie_


gunos fragmentos de un recetario del dad de Beneficencia, decía lo siguien¬
año de 1861. El podrá darnos una i- te:} — *‘La división de la población
íiea de cuáles eran los medicamenícs de cada departamento, cuyo objeto es
más en boga y de cuál era la orienta¬ “ separar o m.antener en absoluta in_
ción de la terapia psiquiátrica :1|—“Ex_ i omunica.ció.i 'las diferentes categorías
“ trac, de belladona y PoOv. de bella_ “ de pacientes, cuyo mútuo contacto
‘‘dona gr. Ii5 Infus. de valeriana “ porjudica trnto su curación, no ha po-
Aceite de ricino iss 8; sulf. soda i s dido, por desgracia^ efectuarse con
^‘25.| — Ag. goma viii; Laúd, gt. ‘‘ :odo rigor, por cuanto no existiendo
‘'XX.I— Subnitrat. b smuto ss; Lro- ‘‘ cuarteles aisilados con sus respectivos
“ tocloruro de hidrargirio gt. ii.| — “ paticu, en donde confinar a cada ola-
‘‘Ruibarbo i.|— Poción antiespasmódi- “ se de enfermios, esta confinación ha

134)
tenido que limitarsie a los dormitorios. “ tratamiento... Es de urgencia el es_
De is.quí resulta que si bien no han tablecimiento de un taller de obras
podido obtenerse todas las ventajas “ manuales en ambos departamentos’. \
que se reportan de la ¡absoluta inco_ —En el curso del mismo año 1860,
municación de (líos dfiv'ersos cuarte- volvía a dejarse oír la palabra de
les de insanos, se han obtenido al U 1 1' o a: ‘‘A pesar de todos los in_
menos a’gunas de ellas, tales corro “ convenientes—decía—entre los cuales
el orden y la disciplina de los dormi_ están en primera línea los vicios
“ torios durante la noche. Este estado “de construcción de este a-
de co.sas seria, pues, un tanto más “ silo, su marcha no puede ser más
“ satisfactorio, si durante el día se pu_ próspera. Casi no hay un enajenado
diera incomunicar al menos dos ca- “ que desde su traslación a este esta.

Asilo «Víctor LakCv) Hiírkkka»: Pahellóx dk gratiitas—Sala dk vigii.a.xcia


Y liXFLRMLKÍA

tegorías de enfermos, cuyo tratamien, “ blecimiento no se haya m.ejorado en


“ to racional exige como condición prc- su estado mental o fís-co . Los cons-
cisa ."^u absoluta interdicción: quie. “ tantemente agitados han entrado en
ro hablar de los convalescientes y de “ calm.a permanen e ’cs unos y en in-
■“¡'los agitados.... Las celdas para fu. ‘‘tervalos de tranquilidad lo.s otros.
riosos, vecinas a los dormitorios o a “ En los epilépticos los ataques se han
los patios de la lavanderia y baño, “ hecho más raros, a tal punto que,
son poderosas causas de perturbación, en los quince primeros días, los pa_
■“ haciendo ineficaz teda su ventajosa ‘‘ cientes de este trtist'simjO mail no su_
^influencia.... Falta una sa’a apro- ‘‘ frieron ataque a’guno, cuando antes
piada, de baños. . . . Faltan medios de “los experimentaban diariamente.” |-“
contención tan necesarios para el \’eint.trés años más tarde, en 1883, el
“ manten miento de la disciplina y del dccíor F 1 1 c a e.-.unciaba el incre.

(135
mentó alarmante de las cifras de asis_ “ comio ,destinado para la asistencia de
tencia y, al mismo tiempo exhibía los “ sólo 150 enajenados, ha llegado a dar
inoonveniientes derivados del hacina¬ “ asilo hasta al doble de ese número^
miento, cuyos remedios cuidaba de ex_ “ haciéndose a veces insuficiente su lo-
foner:! — ‘‘De las cifras de entradas ‘‘ cal para recibir otros más, no obs_
— decía U 1 li o a — aparece que ‘‘ íante <los -numerosos ensanches que
‘‘ a. pesrr de las restricciones impues- ‘ se han efectuado. | — Estos ensan„
“ tas a las admisiones, por la penuria ‘‘ ches, que ocasionaron y están desti-
‘‘ de los recursos destinados al sosteni- “ nados a ocasionar no pequeños gas-
“ m.iento deil Manicomio, esas entradas “ tos, son, sin embargo, -tanto más de_
“ han sido casi Las mismas, acentuán_ ‘‘ f.c’entes cnanto que el Manicomio^
“ dose así el aumen'o creciente de los “ desde su origen, no tuvo ni pudo te-

>

(
1

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Pabellón de gkaiuitas—Ln dormitorio

“ casos de enajenación, que con jj.S- “ ner La extensión y distribución nece_


“ t.cia están causando serias alarmas en “ sarias para su destino. |— No cons-
‘‘ todos los países civilizados, por el pe- “ truído él expresamente para su objeto,
“ iligro que este fenómenó ofrece al ‘‘ £Óno apropiada a él únicamente la
“ porvenir de su población y a la suer_ ‘‘ casa quinta que le sirvió de base, ni
“te de 'las sociedades. Entre nosotros, ‘‘ por su situación, ni por sus demás ac-
“ desde la fundacíión de las Loquerías, “ c dentes, ofrecía todas las condiciones
“ e!l aumento de que me ocupo, ha re- “ adecuadas para un hospicio de insa_
‘‘ vestido -las más serías proporciones, ‘‘nos. Cierto es que, en su plan de
“ si bien él pudo explkarsie al princlp'o “ apropiación, se aprovecharon todas
“ por otras causas que por aumento “ las circus'ancias favorables que el
“real* de los casos de 'insania. | —... “ edificio ofreció, como ningún otro,
“ De este modo ha sido como el Miani- “ tal vez, de su género, en vista sobre
todo de los pequeños fondos destina. “ sóio a la inmensa mayoría de los in..
“ dos a su reccnstrucción; pero no .!o ' sanos de uno y otro sexo, sino tam
es menos que quedó mucho por de. “ bién a las personas encargadas de su
sear a la cienda, lo que una do'lorusa “ asistencia, dando lugar anualmente a
experiencia ha venido a confirmar. | “ algunos casos de intermitentes perni.
Desde huego, su situació♦^. no obstan, “ ciosas de funesta terminación. |_ J.a
te >!:a ventajosa idea que de eHa pudo “ distribución que ese mismo locajl per,
“ tenerse por la Facultad de Medicma ‘‘ mitió hacer, para apropiarlo al asilo
y Sociedad de Beneficencia en 1857, y a la asistencia de insanos, no pudo
“ la experiencia ha venido a confirm.ar ‘‘ ser tampoco bastante satisfactoria,
*'* ilos temores que ae abrigaban de los ‘‘ por que no pudo establecerse lia con_
peligros que pudiera ofrecer su proxi. “ veniente separación de los departa.

Asilo «Víctor Lakco Hkrkkra»; Pauiíllón !>;■: GRATUITAS —101vM¡T(.>HI() l):i EPILÉPTICAS

midad a tantas casas huertas que la “ m.entos o cuarteles destinados a cada


‘‘ rodean y su inmediación a extramu- ‘‘ díase de enajenados, y las celdas des-
ros, lugares por donde corren ace_ tinadas a los furiosos no pudieron te,
quias numerosas, ca.usa de constantes ‘‘ ner tampoco las condiciones higieni-
“ aniegos y focos, por consiguiente, “ cas indispensables.]— “. Hay,
“de miasmas palúdicos.]— A esta por decirlo así, una población de in-
causa y a la existencia misma de la ‘‘ sanos, por dicha causa, que sale y en,
“ huerta del departamento de hombres, “ tra periódicamente al Manicomio, has-
‘‘ las ventanas de cuyos dormitorios se ‘‘ ta aue el caTácter crónico de su ena-
“ abren sobre dicha huerta, debe atri- “ jenación los radica alllí hasta su muer,
‘‘ibuórse la existencia casi constante de ‘^te. Estos desgraciados son una car-
fiebres intermitentes, que casi en to- “ ga, así para la Sociedad de Beneficen-
“ dos los cambios de estación atacan no ‘‘ c:a Pública en particular como para

(137
“ la sociedad en general, tanto más ‘‘poco tiempo. ... En cuanto a los re-
‘‘ gra.ve cuanto que su número crece “ mitidos por La policía.. . De esta ma-
anualmente, a medida que más se pro_ ‘ ñera algunos son transportados ali hos_
“paga entre nosotros como en todas “ picio en un estado de completa inani-
“partes,.el desgraciado vicio de la em- ‘‘ción, presentándose eil caso de llegar
‘‘briaguez.|— Repetidas veces he ¡llla- “ cadáveres ya o de morir pocos minu_
“ mado la atención de la Sociedad de “ tos después de ser recibidos en el Ma_
Beneficencia sobre este hecho y la ne_ nicomio. . . . Por otra parte, los agen-
“ cesidad de ponerle el rnás eficaz re- “ tes de policía, dotados muchos de ellos
“ medio. He señalado como prin- de muy débiiHes sentimientos humanL.
“ cipal de estos remedios el estableci- ‘•^/’rios, infieren, especialmente a los
** miento de una casa de corrección don- “ enajenados furiosos maltratos cruelljes^

Asilo «Víctor Lauco Herrera»: Pabellón de gratuitos—Sala de lectura

‘‘ de remitir a los insanos por hábito ‘‘ llevándose a. veces al Hospicio enaje-


‘‘inveterado de embriaguez.... Junto ‘‘ nados cubierlos no sólo de grandes
“ con el establecimiento de esta casa de “ contusiones, sino de muy graves heri-
“ corrección, debe también adoptarse ío_ “das. . . Algunos de estos desgraciados
“ das las medidas que han sido ya pues- ‘‘ sucumben a consecuencia de estos ma-
“ tas en práctica por otras naciones pa- ‘‘ los tratamientos” . j— El reglamenta
“ na combatir la funesta plaga de ila e'-U- del Hospicio ponía vallas a los abusos
“ briaguez . . .|—Muchas fam.lias neni'- del personal subalte^rno y reglamenta¬
“ ten ,al Manicomio a sus deucos emjeTa- ba convenientemente el uso de los ele¬
“ dos, después de haberlos asistido lar. mentos de contención, como puede ver¬
“ go tiempo en su domicilio, y cuando se en los artículos siguientes:] “6^.
‘‘ han Megado a un estado de postración, “ Todo lo harán (los guardianes, a quie-
“ al que no pueden sobrevivir sino muy “ nes se refiere el capítulo) mediante

138)
“ la persusción y Ja dulzura, sin inju_ “ reír en presencia de los pacientes, de
riar ni maltratar a los pacientes, de “ no hablar de sus males en presenciít
obra o de palabra.|— 7f.— No en_ “ de extraños y de no contrarecir'ies si-
“ cerrarán a los pacientes en ceMa, ni “ no por medio de las más suaves per-
“ emplearán la camiseta de fuerza, o “suaciones.|— Art. 80 — Los guar-
‘‘ cuaÜquiera otro medio de corrección “ dianes están a 'las inmediatas órde-
S'ino desoués de tiaber consultado con “ nes de la Superiora,, que es Ja encar.
“ el interno, y recibido de éste órden de “ gada de velar para que se cumplan las
ejecutarlo, salvo los casos de extre- ‘‘ prescripciones del Médico. |— El per_
‘‘ ma necesidad, en ausencia del inter- sonal del Manicomio del Cercado ( du¬
‘^no,|— Art. 69 — Todo guardián rante un período de tiempo bastante
“ que use vioilencia, de obra o de pala. considerable, fué el siguiente: Un médi'

Asilo «Víctor Largo Miírrera»: Pabellón de gratuitos—Un comedor

‘‘ bra, contra cualquier paciente, será co, 2 practicantes, un capelllán, un te^


“ condenado, por la primera vez a la nedor de ilibros, 6 hijas de San Vicen¬
“ pérdida de la mitad de su sueldo, a. la te de Paul, un guardián-barbero (?),
totalidad de él la segunda vez, y a un guardián-bañero (?), 4 guardianes,
“(la tercera quedará expulsado del es- un jardinero, 5 guardianas, 2 lavande_
“ tablecimiento . I— Art. 73 — Los ras, un cocinero, un portero. |— La obra
‘‘ guardianes están encargados de cum_ de U J 1 o a tocaba a su término:
“ plir la prescripción del Médico res_ eran los últimos años de vida deiL brir.llan-
pecto ál tratamiento de los pacientes, te infatigable y no se bosquejaba aun
cuidando de observar y comunicar los aquella silueta del sustituto, cuando
“ efectos que produzcan en los enfer. M u ñ i z inició, en ‘‘La Crónica Mé¬
“ mos los medios emp(leados.|— Art. dica” de Lima sus labores de periodis¬
^‘76 — Los guardianes cuidarán de no mo méi^ico, al mism.o tiempo que, en el

(130
Hospicio de La Misericordia, inicia’^a mente accesos de manía aguda, en los
sus labores de alienista a la vera de'i' ‘‘ que grita, se rompe, vocifera y ame-
Maestro U 1 1 o a. |—Transcribimos ,a “naza. Repite monosílabos y bisíliabos
•continuación, una de las primeras his¬ ‘‘ sin sentido. Entónces su expresión es
torias clínicas debidas a M u ñ i z. ‘‘ incoherente: divaga y vacila en sus
E?!as fueron publicadas en el año de “ afirmaciones. Se contraría y excita
1885 y fueron muy favorablemente co¬ “ cuando la porfían. |— Dice que la
mentadas por la prensa médica, sud-ame^ “ han magnetizado para descubrir su
ricana.'ll— ‘‘M é g a 1 o m a n í a — Ma- “ entendimiento y consciencia, por lo
nuela N. tiene 45 años, nacida en Li que ahora los tiene en secreto.]—En
'*‘|ma, soltera., morena, clarai, sanguír “ e'lj Convento tenía frecuentes .a.luci-
nea, fuerte. Entró al Manicomio el naciones. Dios la llamaba a juicio:

i**.-

Asilo «Víctor Largo Hkrrera»: Pabellón de gratuitos—Un dormitorio

^‘24 d:e setiembre de 1877.]—^Su pa._ nle vci'a y le oía. A veces se quedaba
“ dre y madre murieron y no hemos en- “extática.]—■ Cree tener plata en to_
contrado accidentes hereditarios que “ das partes. Todo es suyo, ella es due-
justifiquen su actual dolencia.]— Ha “ ño d,e todo lo que ve.|—Se diice ca-
sTido educada con rigor y ha perma- ‘‘ sada, mujer dell duque, nieta de los
necido, algún tiempo siendo muy re. virreyes e hija de la reina del Cabo
Hgiosa y confesándose frecuentemen- “ \^erde . Supone tener hijos príncipes,
te, en el Convento de Santa Clara.]— “ sus abuelos están aun en España.]—
Cree que la han hecho mal La martirizan. Como las paredes es-
en el convento; que, por brujería su “ tán magnetizadas la tratan mal, in-
cabello es corto, y que de ambas co- “ sultándoLa y haciéndole la guerra. La
“ sas depende el trastorno a lá cabeza oersiguen lo.s Masones. I —Duerme
que ha sufrido.]— Tiene frecuénte¬ “ bien: sus funciones vegetativas se ve^

140)
rifioan regu!>armente. Reza con devo- Teza en adornar las q,ue componen e-
eión. ¡ Se da el tono correspondiente a “ sa congregadón con tantas cualidades
su elevada posición y nob’e alcurnia. ‘‘ preciosas que, la verdad, no son tan
Está penetrada de su importancia. |_ “ comunes entre los que hemos nacido
Mira con desprecio a las demás en_ ‘‘ en la época actual. Esas congregado-
■** fermas: ridiculiza sus facciones. |— ‘‘ nes tienen las mismas pasiones, los
Contenta y sana goza de su supuesta “ m.fsmos defectos, los mismos vicios,
“ grandeza creyendo que todos los que “ que caracterizan a toda agrupación
“ ve extraños, son mandados por don humana. Las corporaciones religiosas
“Manuel^! Pardo para salvarla”. |¡_El “ t'enen una disciplina, una regla, un
mismo año publica IM u ñ i z, y en modo de vivir, unas tendencias, in-
la misma revista, un artículo titulado “ compatibles, absolutamente incompa-

^‘El Manicomio de Lima”, dedicado al “ tibies, con la marcha apropiada a las


Dr. José G. U 1 1 o a, en el ‘casas de caridad. |—El hábito las ha-
cuaíl emite los siguientes conceptos per_ ‘* ce incrédulas e indiferentes y satis-
sona'les:j ‘‘Somos decididos partidarios ‘‘ fechas y engreídas, hacen de su noble
“ del servicio laico de los Hospitales y tarea la rutinaria misión de una máqui
“ hospicios. I— Hay u.n error indiscuL “ na. No tienen aspiraciones y, con
“ pable, en suponer que en los citados e% “ muy raras excepciones, giran en una
“ tablecimientos ese servicio no se pue “ órbita, gozan de un prestigio y dispo.
“ de conseguir mejor sino empleando las “ nen de una autoridad, muy superiores
“congregaciones religiosas. Es muy ‘‘ a Las que les hubiera asignado el
“ aventurado hacer patrimonio de un “ mundo teniendo presente su educa-
grupo de seres la caridad y el amor “ ción, sus creencias y sus fines.|— L,a
““a los semejantes. Hay mucha Üige- “ secularización dé los hospitales en

(141
ninguna parte se puede ensayar mejor nos las exigencias de la caridad biei?
que en el Hospicio de Insanos y si ‘‘entendida. |— Construido en un local
la Sociedad de Beneficencia no quie_ “ no apropiado es insuficiente para su
“ re ejecutoriar su crédito de retrógra. objeto y en seria responsabilidad mo_
“ da, debe implantar un sistema de or- ral y social incurren los que no llevan
ganización y adminisitración sin ellas, ‘‘ a cabo o estudian los variados me_
“ más económico, más ventajoso, más “ dio^ que, en diversas ocasiones, y has-
humanitario y aceptado en los grandes ta lia saciedad se han propuesto para
países del mundo, a pesar de la resis- ‘'llenar esas faltas y esos defectos. |_
“ tenoia desesperada que hacen los eter_ “ Debe, cuando menos, convertirse el ac-
“ nos servidores del estacionarismo . |— ‘‘ tuFÍl Manicomio de ambos sexos en
Absorvidas todas las funciones admi_ “ asi’o de un sólo sexo, estableciendo eií:

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Personal de enfermeras y asistentes

“ nistrativas por las hermanas de cari- “ otro en un local que se pueda apro-
dad, ellas solas, casi sin otra ínter. “ piar para los nuevos fines, vista la.
“ vención, dan completa inversión al ‘‘ completa imposibiilidad de construir
“ mezquino presupuesto mensual. Y de. ‘‘ uno nuevo, conforme a las exigencias
‘dmos mezquino, porque no otro calí. “de la ciencia moderna.]— Es de ina_
‘^ficativo merece la escasa contribución, “ plazable realización surtir ©1. Mani_
“que apenas basta para ©I mal alimento “ comio del material imprescindible enr.
“ que ajllí propinan y para el pago de un Hospital de ese género. Falta to-
“ los ridículos sueldos de los modes- ‘‘do. Nada existe. Los baños, la boti-
tos y laboriosos empleados del Ma- “ ca y el arsenal, etc., deben establecer^
“ nicomio. . . . | El Manicomio de Lima, “ se porque no merecen ese nombre las
“ bajo todos sus aspectos, no satisface “ dependencias que hoy lo llevan. j—
“ ni Jos principios de la ciencia, ni me_ Debe crearse el cargo de Médico en

142)
“ jefe del establecimiento. ?isí corno una
Manicomio es uno de los pocos tem¬
‘ comisión de fomento y vigiliancia.[_
plos VIVOS de la moderna civilización:
‘‘ Debe intentarse la secularización del
« bóvedas elevadas, como la as¬
‘‘ Manicomio o, cuando menos, hacer
piración de la humana intelig'encia,
“ que las Hermanas de Caridad sean lo
^ penden trofeos de imarcesibles victo.
“que deben ser.|— Debe dictarse un
^^35, los trofeos de la ignorancia y,
“ buen regílamento interior, modificando ^ de la superstición . I— Ante su atrio,
‘Mos defectos apuntados. |— Debe for- ‘‘ apáganse los rencores de secta, y ent
“ marse un presupuesto racional de gas- sagrada ara la ciencia celebra cotidia.
“ tos naturales, aumentando los habe_ ^ no sacrificio. . .j— E] gf^o de 1890
“ res de los empleados, mejorando la ia Sociedad de Beneficencia Pública
“alimentación, etc. I— Debe autorizar. “ de Lima elige al Doctor .Al u ñ i z

/
Asilo «Víctor Largo Herrera»: Personal de enfermeros y asistentes

se al Médico en jefe, verificada la se_ ‘‘ médico titular del departamento de


“ paración, para que haga la respectiva “ /arones, dando así actuación oficial a
“ clasificación, y proponga en d'a, cuan. “ quien la tenía, por razón de sus devo_
“ do menos, las medidas de inmediata ‘‘ clones profesionales, desde hacía mu-
“ realización.I— Debe hacerse una for. “ chos años.|—Al siguiente año ocu.
‘‘ mal estadística del Manicomio. |—Mu¬ ^re ía muerte del maestro U ;ll 1 o a.
chas otras conclusiones podríamos de- Y es entonces que comienza la obra de
“ duoir, pero éstas, así como la parte' mé_ acción de M u ñ i z, quien tuvo co¬
“ d'iea, serán materia de un trabajo es. mo compañero de labores al doctor
“p'eciail.l— Nunca olvidaremos Ücs pá_ Eduardo Sánchez Concha,
“ rra.fos siguientes del discurso de un elegido en reemplazo del malogrado a-
“ elocuente frenólogo español, que que. lienista el 26 de junio del ya citado
“ daron grabadas en nuestra mente:! El año de t891.|—Un verdadero cuito

(143
haber morigerado en nada absolutamen-
por la especialidad caracterizó la obra
sus sistemas de represión brutia,! de
de M u ñ i z: fué implacable en su
la agitación de los alienados y de
defensa de los intereses de los aliena¬
castigo de líos mismos. |1 — Es¬
dos a él confiados y en este camino na¬
da ni nadie pudieron detenerle, sorpren¬ taba reservado a don Nicolás
de P i é r o >1 a, al ilustre estadis^
dió un día_y vaya la anécdota a tftuu
ta cuya pérdida no será nunca_ suficien¬
lio de botón de muestra—una cantidad
temente lamentada por 'la nacionalidad,
de sail de pésima calidad adquirida por
lias religiosas para la alimentación de inidiar, con su clara visión de las co¬
sas y con su personal discriminación
los enfermos. Personalmente hizo a-
de las necesidades verdaderamente na_
rrojar aquella sal nociva y acto conti¬
cionalles, la obra de mejoramiento de
nuo elevó protesta del hecho a la Ins-

Pabellón de Admisión
Asilo «Víctor Larco Herrera»:
I

la condición de los alienados en el


pección del establecimiento. M u n i z
Perú.l _ Un año después de su adve¬
debía ser por fuerza un adversario pa¬
nimiento al poder el Presidente P i é- n’

ra aquellas Hermanas de Caridad que


r o 1 a daba comienzo a su labor en
pretendían ser árbitros de la suerte de
beneficio de los alienados con el si¬
los desventurados enfermos del Cerca¬
guiente decreto: j ^ Lima, abril
do: a él se debió que una Superiora, a
“de 1896.— Debiendo consultarse,
la cual no caracterizaba demasiada pie¬
“ para :1a construcción de casa.s de in-
dad, debiera ser alejada del Manicomio
‘‘ sanos, los principios y condiciones
y enviada a un Hospital de Arequipa.
“ propias de esos edificios según los
Sólo que, apenas muerto M u ñ i z,
progresos en ese orden adquiridos por
aquella religiosa volvió a hacerse car¬
la ciencia médica; y debiendo, por
go de su puesto, sin haber aprovechado
“ otra parte, propenderse a que esas
absolutamente la lección recibida y sin i

144)
construcciones sean de posible ejecu- “ en foületo por cuenta dell Estado, gra-
ción, en los lugares donde las socie_ “ tificándose al autor con un premio de
“ dades de Beneficencia no (disponen “quinientos soles. Los demás estudios
“de grandes recursos; ííe resue'.ve:- ‘‘ serán publicados en ‘‘El Peruano”; y
lo -—Provócase un concurso, entre ‘‘ 40_Oportunamente se ' nombrará el
“ los médicos, con eiL objeto de obte_ “ 'lirado que deba juzgar de e.stos traba-
“ ner un estudio completo y circunstan_ “ jos, y el Director de Fomento hará
“ cáado sobre las condiciones ^ que “ saber las disposiciones de detalle que
“ debe satisfacer una casa de insanos, ‘‘ e"' INÍinistro tenga a bien fijar en lo
conforme al sistema, de tratamiento ‘‘ relativo a la manera cómo deberán
‘‘ que actualmente se sigue en los esta_ ‘‘ presenrarse los estud’os y cómo se
“ bilecimientos de esa clase; —2°.— “ procederá a su apertura, publicación y

Asilo «Víctor Lauco Hkkreka»: Pabellón de Admisión—Sección Mujeres—Sai.a de día

“ El estudio comprenderá la disposición “examen.—■ Regístrese, comuniíquese,


general del edificio para dos tipos ‘‘se.—Rúbrica de S. E. .—R o m a -
“distintos: uno para menos de cien a- c ñ a. “II — Este documento se cuenta
‘‘ Penados, y el otro para más de 300. seguramente, entre los mayores títu¬
‘‘ Se indicará, también, el costo aproxi- los deil señor de P i é r o 1 a al agra¬
“ mado de los edificios y la naturaleza decimiento de quienes conceden a la au
“ deil material que debe emplearse en sistencia social la importancia que le
‘‘ Jos pisos, muros y techos, respectiva. es concedida en todos los centros cul¬
“ mente. 3”—El concurso estará a_ tos. La clara visión del señor de P i é.
“ bierto por sesenta días contados des. r o 1 a le hizo darse cuenta de la ne¬
“ de la fecha de la publicación de este cesidad de suprimir el hacinamiento de
‘‘ decreto en ‘‘El Peruano” y el trabajo enferm.os que representaba el Hospicio
‘‘ que resulte premiado será publicado de la Misericordia y le hizo compren-

(145
d©r ilia necesidad de illevar a cabo, a días fijado para la realización de\
objeto de dicha supresión, una obra “ concurso provocado por suprema re-
científicamente orientada. | —En la re¬ ‘‘solución de 10 del presente, sobre un
solución suprema que hemos transcrito, ‘‘ estudio completo y circunstanciado de
se advierte el respeto del señor de “ lías condiciones que debe satisfacer u-
P i é r o 1 a' a ía. especiallización profe¬ na casa de insanos, conforme al sis-
sional y su deseo—^que va haciéndose tema de tratamiento que actualmente
raro a! presente—de consultar en asun_ “ se sigue en los establecimientos de
tos técnicos a los técnicos y no aventu¬ e.sa clase; 2o.—Los proponentes fir-
rarse en empresas en las cuales un en- marán sus trabajos mediante un seu_
eicüopedismo inadmisible en los momen¬ “ dónimo, acompañando en pMego cerra-
tos que vivimos es la guía única de do y lacrado el nombre verdadero del

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Pabellón de Admisión—Sección Varones—Sala de día

direcdón y de ejecución. | — Llegado “ autor y el seudónimo empleado como


eil momento oportuno, el gobierno pro¬ “ firma de cada trabajo; 3”. —Los es_
cedió a organizar el jurado del concur¬ ‘‘ tudios serán presentados al Director
so y lo hizo en la siguiente forma:|_ ‘‘ de Eomento, quien a,l recibiitlos pon-
‘‘Lima, abril! 27 de 1896. — Estando “ drá en el sobre cerrado y lacrado, el
‘‘ a lo dispuesto en la suprema resolu- ‘‘ sello de la dirección y la constancia
“ ción de! 10 del presente y habiéndo_ “ del día y hora en que el trabajo le ha
“ se publicado dicha resolución en ‘‘El “sido presentado. A las 12 m. deíl 15
'“Peruano” No. 34, semestre 1°, del “ de junio quedará cerrada la admisión
“ martes 14 de los corriente?, pag. 27 0 “ ?il' concurso; y a jlas propuestas pre-
“en cumplimiento del Art. 40; Se re-_ “ sentadas se les dará entrada por la me-
“sudlve: 1°-E! 15 de julio del pre. ‘‘ sa de partes, quedando en la dirección
‘‘ serte año terminará el plazo de 60 “de Eomento, cerrados y lacrados, los

146)
sobres que contengan la olave de les “ devolverán sin abrirlos a los que los
'^‘seudónimos; 4° —Dentro de ios cin- ‘‘ hubiesen presentado y se sentará el
co días anteriores al vencimiento acta respectiva, que deberá elevarse
del plazo, se nombrará el jurado com_ “ al Supremo Gobierno, por el presi-
puesto de cuatro médicos y un inge_ “ dente del jurado, a fin de que se acuer-
niero, que deberá encaminar los tra. ‘‘ de el premio designado y se haga las
■“ bajos presentados y fallar sobre su publicaciones de que se ocuoa la su-
mérito relativo para cuyo efecto se “ prema resolución del 10 del presen-
pasarán a este jurado los dichos tra- te, ya citada. —Reg'strese v hágase
“ bajos. El jurado los estudiará sepa- “ publicar por medio de avisos por la
radamente y según su mérito los cla_ “ Direcc'ón del ramo.—R o m a ñ a”. |
sificará con numeración correlativa, —El mes de junio se procedió a no:n^

Asilo «Víctuii Lauco Hhrkeka): P.jlBKllóx dk A DMISIÓX—SecC 1 óx Varoxes


Ux DOKMi roRIO

dando el uno al que merezca el premio brar el jurado del concurso: ‘‘Lima, ju.
‘‘y el 2 al inmediato siguiente. Si hay ‘‘ n’o 10 de 1896—Estando a lo dis-
‘^ e'n él, miérito suficiente para allcan- “ puesto en la suprema desolución del
“ zar alguna distinción; 5°.—Una vez ‘‘ ! 0 de abril último y a lo prescrito en
que el jurado emita su dictamen, se ‘‘ la resolución ministerial del 27 del
reunirá bajo la presidencia del Minis_ “ mismo nómbrase, para constituir el
ter’o, y, en sesión pública, se abrirá ‘‘ jurado que debe calificar los trabajos
los pjiiegos cerrados corresponejien- “ que se presenten sobre casa de insa-
tes a los dos trabajos aceptados, a “ no'^, en el concurso provocado al res-
fin de saber los nombres del que ha. ‘‘pecto, y cuyo plazo vence el 15 deil
ya resaltado con opción al premio y oresente, a las siguientes personas:
deli que le siga inmediatamente en mé. “ Doctor Armando V é I e z,
"®‘rito. Los demás sobres cerrados se “ Bt. Ricardo L. F 1 ó r e z,

(147
“ Dt . Ig n a c i o La Puente, “ iliippo” e “Ignoto”. De ellos, ha-
“ Dr. P a b 1 o Patrón e I g - ‘‘ biendo sido unánimemente desecha,
“nació Alejandro Gueva. “ dos por €]) jurado los dos últimos,
r p. _ Regístrese. pubJíquese. — “ causa de la estrechez excesiva de los'-
Rúbrica de S. E.—R o m a ñ a”. | ‘‘ edifidos Gue recomiendan, sistema
—E'I jurado emitió su fallo en los si¬ “ cerrado y simétrico de la construc-
guientes términos.'! — ‘‘Señor Director “ ción, deficiencia de material técnica
“del Ministerio de Fomento. —Señor ‘‘y otros muchos defectos científicos,
“ Director. —'Los infrascritos, miern_ “ sólo van a ocuparse del trabajo “Eu_
“ bros del jurado encargado de caRfi- “ reka” y a hacer de él una breve ex_
car los trabajos que se presentasen “ Dosición crítica.! — Consta este da
‘‘ al concurso provocado entre Los médí- “tres cuadernos, mianuscritos, y 17 pía-

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Pabellón de Admisión—Un baño a permanencia

eos por decreto supremo de 10 de a_ “ nos explicativos, originales, en papel


“ brii del presente año, sobre construc- “pergamino y muy bien dibujados. | —
‘‘ción de casa de insanos; después de “ Comienza la memoria con una magní-
“ haber celebrado numerosas, largas se_ “ fica disertación, conceptuosa y erudi-
‘‘ siones, leyendo juntos y discutiendo “ ta, sobre etiología de la locura, sus
“ con la mayor imparcialidad las prue_ “ formas principales y tratamientos
“ bas presentadas, tienen el honor de re ‘‘ diversos -que se han ido sucediendo
“ mitir a U. S. el presente dictamen, “ para combatirla, siendo indudablemen-
“ para que se digne ponerlo en manos “ le de todos, la hospitalización en es-
‘‘del señor Ministro. |— Tres han sido, ‘‘ tabUecimientos apropiados, donde pre_
‘‘ únicamente, los opositores en este “ domine la libertad de los pacientes y
‘‘ concurso y sus proyectos están signa. ‘‘ el tratamiento individua:!, los que hair.
“ dos con los seudónimos “Eureka” ‘‘Fi- ‘‘ diado en óa práctica mejores resulta-

148)
“ dos, sobre tO'do en los asilos que d:s_ “ pública Oriental y otros países, que
“ ponen de talleres y de las distraccio- “ expone circunstanciadamente, hacien.^
‘‘ nes que procura la labranza metódi- do notar la falta de nuestra Legisla^
“ camente empleada; obteniéndose así ‘‘ ción al respecto; y entrando después
las ventajias de la asistenc'a en el ‘‘ en considera.ciones más completas y
‘‘ propio hogar, sin lamentar los incon_ *' pertinentes al objeto primordial del
“ venientes graves de que adolece este “ concuírso, da a conocer el autor las
sistema. I—Concluye la introducción “ ventajas de la reclusión en Manico-
“ enunciando siete bases fundamentales “ mies, describe los rnás importantes es_
“ en las cuales resume y compendia to- “ tablecimientos de Europa y de Amé-
‘‘ das las adquisiciones de la Psiqui?_ ‘‘ rica; sus condiciones topográficas,
fría moderna, en orden al tratamiento género de construcciones y número»

Asilo «Víctor Largo Herrera»: ^ABELLÓN DE MUJERES PENSIONISTAS

‘ hospitalario de la locura; principios de enagenados que alberga, deducien-


‘ que, si no son absolutos, sujetos co_ “ do de sus observaciones estas leyes
‘ mo están a cambios según las formas ‘‘ generales :| Los trastornos mentales
‘ predominantes de las vesanías en ca_ ‘‘ son más frecuentes en los hombres
‘ da circunscripción territorial, tienen, ‘‘ que en las muijeres; más numerosos-
‘sin emt)argo, muchísimo ale a mee je ‘‘ en las ciudades que en el campo; la
‘ incuestionables ventajas en la prácti- “ locura va creciendo en # mundo con
‘ca.|_ Interesantísimos datos consig- ‘‘los progresos de la civilización. | —
‘ na referentes a la legislación de la ‘‘ Eli estudio clínico de las formas que
‘ locura y sistemas económicos creados “ afecta a lliocura en el Perú; su nota_
' para el fomento de les asilos en el “ ble curabilidad; benignidad de los
‘ Reino Unido de la Grran Bretaña e ‘‘ síntomas; rareza de las parálisis ge-
‘ Irlanda., Francia, Italia, España y Re_ “ nerales y la marcada tendencia a la

(14^
deT>resión y abatimiento, que ha ob_ “ t r a i n t absoluto, en la construc-
servado, son de un grande interés ción del Manicomio cuyo proyecto
cien/fico. I —^Gree el autor, y tal vez “ analizamos. I— Considera la ciudad de
no esté en lo justo, que la ¡locura es “ Lima, por la benignidad de su clima
rara en el Perú comparados los ca- y Jos innumerables recursos con que
sos que se presentan en la masa to- “ cuenta el sitio más favorable para la
tal de ]¿!, población. Error que puede ‘‘ fundación dd Manicomio Central; y
resujrtar, en nuestro concepto, más “ en cuanto a los Manicomios regionales
que por defecto de criterio, de ¡la faE “ los cons'dera, por ahora, de imposible
ta de buenas estadísticas. | — Por fundación. ¡— Pero cree que nada se-
otra parte,, predominando la melan- “ ría más fácil y conveniente, bajo todo
‘‘‘eoli'a, siendo infrecuentes las ¡impul_ punto de vista, como la creación de

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Pabellón de mujkres pensionistas—Sala de recibo

siones obsesivas; no acudiendo sino en “ colonias agrícolas bajo la dependencia


escaso número los tranquilos y los “ de una congregación religiosa,, ya en
■“ idiotas, parece natural que la cifra de “ las montañas de Ghanchamayo o Pere_
“ los asilados sea menor comparativa- “né ya en los valiles o quebradas de Li-
mente con la de otros países.]— La “ ma. Huacho, Arequipa o Piura.|_La
relativa benignidad de los delirios aL ‘‘creación y sostenimiento del Manico-
^'cbhólicos, la rareza de la locura sifilí- “ m'io Central no puede ser, como lo ex_
** tica franca, que el autor señala, no t;e, ‘‘ presa el Autor,un servicio meramen-
ne sólo in interéis cientifico o purame “ te local; y en esa virtud el Fisco debe
te clínico, fuera del 'lugar, sino que “ ayudar, con cuanto pueda, a ¡la Socie-
son datos importantes que ha tenido ‘‘ dad de Beneficencia de Lima, para que
presente para adoptar de una manera ‘‘ ésta logre llevar a buen término obra
resuelta ©1 sistema non r e s- “de tanto interés nacional.]— Goncep-

150)
‘ túa indispensable que los servicios e t pide una hectárea para 100
‘ farmacéuticos, hidroterápico, electro- “ camas y 9 para 600, sin contar la ins-
^ terápico y de desinfección deben co- talaclón agrícola.]— El género de
‘ rrer a cargo de un personal técnico. | construcción a que ha dado preferen.
‘ Por lo que respecta a l^'s enfermeros, a cia es el iLiam.ado abierto, com-
‘ parte del aprendizaje a que habrá de “ puesto de pabellones Hsimétriicos, lo
^ someterílos, para que llenen debida, “ cual ofrece no sóüo grandes ventajas
‘ mente su misión, su número deberá ‘‘ higiénicas, sino que también se pue-
‘ ser de 1 por 10 o 12 llocos tranquilos; ‘‘ de construir por partes, según los re_
‘y 1 por G agitados. I— La ubicación “cursos con que se cuente.]—- Estando
^ ie un extenso Manicomio, como el que “ destinado cada pabellón a fines espe-
'se proyecta erigir, ofrece naturalmen. cíales y a la asistencia de determina-

Asilo «Víctor Largo Herrkra»: Pabellón de mujeres pensionistas—Comedor

‘te en la práctica muy serias dificulta. ‘‘ d,as clases de locos, reclama cada uno
' des que el autor de la IMemoria ‘‘Eu_ “ una construcción especial y mobilario
' reka’’ ha sabido orillar con mucho “ particular, y así vemos que se ha dis_
'acierto, fijándose en una vasta zona, ‘Apuesto.]— Su extensión es tal que,
^ de fácil adquisición al SO. de Lima, ‘‘ en los destinados a recibir enfermos,
‘ por Magdalena del Mar, Magdalena “ tenga capacidad para admitir de 30 a
'Vieja, IMiraflores, o terrenos de ila Ha- “60.|— Los servicios generales son:
' cienda “Santa Beatriz” y en ella ha B — Administración y Dirección.
‘ encontrado condiciones de orientación ‘‘2” — Económico. 3° — Médico
y un suelo favorable al objeto que se “ 4» — Religioso. 5° — Lavandería.
persigue.]— La extensión de terre- “ G" — Sala de Cirugía y Botica. 7»—
‘ no que se reclama como ind. spensa, ‘‘Pabellón hidroterápico. 8° — Salón
' ble es de 20 a 25 hectáreas. |—J o I- ‘‘de espectáculos. Los pabellones de

(151
“ clasificación son: 1” — Pensionistas que tail vez sea demasiado exigir.]—
“ de la. y 2a. clase 2* — Des chalets “ Los desagües y destrucción de resí_
‘‘ de pensionistas de díase extra, uno “ dúos no le han preocupado menos, lo.
para cada sexo . 3® — Enfermería . “ grando adoptar un procedimiento que
“4° — Pabelión de observación y vigi- ‘‘ asegura la buena higiente de/1 Mianioo-
“llancia continuia. 5o —De tranquilos mió . i— Preparado convenientemente
eurabilies y convalescientes. 6° — De “ el material de edificación, por subas-
‘‘ crónicos, 7° — De agitados. 8® — ta; encargando la madera e importán-
De sucios e idiotas. 9° — De conta- dola libre de derechos, así como las
“ giosos. 1— Tratándose de la construc. ‘'pinturas, herrajes, etc., puede asegu_
“ ción de los pabellones, entra en deía- “ rarse, dice el autor, que ei manicomio
‘‘ Jes muy prolijos, relativos .a la calidad ‘‘ que se propone, con los detalles que

Asilo «Víctor L.\kco Herrera»: Pabeleóx de ml/jekes pe.ssio.nistas Sala de día

de los materiales; número y extensión “señala no costará más de 250.000


“de Jos departamentos; mob/lipario de “ soles; en lo que parece estar muy
“ asistencia, económico y técnico; seña_ equivocado. I— A pesar de todos los
“lia líos jiardines exteriores e interiores; “ deíal,Ies y perfecciones que le detallla*
“ los parques de circunva’ación; arbo- “ mos no puede ser considerado más
ledas, ferrocarril Decauville; .aiumbra- “que como un proyecto provisional. |
‘‘ do eléctr'ico; servicio telefónico y cuan. “ —Para concluir, señor Ministro, ma-
“ ío se relaciona con ©1 ornato, comodi. ‘‘ nifestaremos que Xa memoria que juz-
“|dad y buena higiene del establecimien. “ gamos está muy bien concebida; que
‘Mo.|_ De modo preferente estudia ©1 “ ©1 edificio que se proyecta es una su!n_
servicio de agua potable, la de rega- “ tuosa construcción, de magníficas pro-
“dlfo; señalando 200 litros por perso- ‘‘ porciones, eminentemente higiénica y
“ na, como dotación de la primera, lo ‘‘ del todo apropiada al fin a que se

152)
destina; sólo nos parece que los re- “ ka” por extensión, doctrina y planos
cursos de ^la Sociedad de Beneficen- originales acreedor ai premio de-
cia <ie Lima no puedan tal vez bastar oretado ;|— 3^ ,— El proyecto y p’la-
‘‘ para su construcción, de la m,a,ñera “ nos adjuntos del trabajo “Eureka” no
superior como está descrito. |— Mo- “ pueden te'^er ctre valor que el de un
tivo de seria discusión ha sido para el ‘‘ ertudio meramente preliminar ;| 4a,
jurado las grandes dimensiones que ‘‘ lil estudio definitivo se hará por una
tienen en el proyectos los pabellones “ comisión da airquitec:os, oyendo al
y sus dependencias todas, j— El in_ “autor de 'a ni,moría aprobada;] 5a.
geniero señor Guevara consi. “ El presupuesto de la obra calculado
dera enormes esas dimensiones, apre. “en 250.000 soles está equivocado;
ciadas en sí mismas y en compara- ‘‘ indudablemente importará m-ucho más;

“ oión a la de otros edificios del mismo “Ga. No C3 conveniente construir ma-


“ género construidos en Europa:, según ‘‘ nicomios regionales; más económico,
píanos que tenemos a la vista; pero “como lo demuestra el autor,
‘‘ los demás miembros de la comisión “ es adicionar los hospitales genje-
“ juzgan que este aumento es reclamado “ ¡ules departamentales con un cuartel
“ por ,el olima cálido de Lima y la nece- “ vGpecial para enajenados] —Lima, se
‘‘ sidad de mejorar todo lo posible las ‘‘ fiembre 14 de 1896—A r m a n d o
‘‘ condiciones higiénicas de los pabeiilo- “Vélez.— í. lia Puente.—r
“nes.j— De todo lo expuesto se pue_ “ A. Guevara. — R 1 c a r d o
“ den deducir las siguientes eonc’usio- Ti. F 1 ó r e z. — P a b' 1 o P a -
‘‘ nes: L»— De los trabajos presentados “t r ón” II —El acta de apertura del
al concurso, el signado “Eurek.í’l’ es rlOego cerrado respectivo, está conce¬
“el mejor.]— 2?— El trabajo d‘Eure_ bida en los siguientes términos.:| —

(153
“ En Lima, en el salón del despacho “ Fomento dió lectura al informe emL
^‘dieil Sr. Miníis'tro de Fomento reuni- tido por el jurado examinador, así co_
“ dos líos que suseniben para dar cum- “ mo a los artículos pertinentes de las-
“ pÍ/:miento a lo dispuecto en la supre- “ resoluciones citada's, y puso en manos
“ m-a resolución de 10 de abril del pre_ “ del señor Ministro los tres sobres ce_
rente año y a su complementariia de “ rrados y ilacrados que corresponden a.
27 dcií» mismo mee, sobre casa de ‘‘(los tres trabajos presentados al con.
“ Insanos, y habiendo concurrido el “ curso, cuyos autores han hecho usm
“ d(fa de hoy, jueves 17 de setiembre “ resipectivialmente, de los seudónimos-
“de 1896, ¡a las 4 y 1|2 p. m., pre_ “ Eiireka, Ignoto y FiTipo. | — E:’ señor'
“ pevia citación hecha por el Director “ Ministro procedió entonces a abrir el
de Fomento, cuatro de los cinco ‘‘ sobre correspondiente al seudónimo

) (

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Pabellón de mujeres pensionistas—Un dormitorio de


TERCERA CLASE

“ miembros del jurado examinador de “ Eureka, que según el dictamen e_.


“los trabajos presentados: Dr. Ar¬ “ ra el acreedor al premio; y leído el
oman do V é 1 e z, Dr. Ricardo “ pCiiiego encerrado bajo dicho sobre, re^
“ L. Flore z, Dr Pablo Patrón su^itó que el autor deli trabajo pre-
“ e Ingeniero D. Ailejandro Gu'c- “ miado ena el Dr. D. Manuel Á..
‘‘vara; ©1 señor M(inisitro declaró “ M u ñ i z.j — En consecuencia, se
“ abierta la sesión, habiendo antes el “ acordó únicamente declarar al men-
“ señor Dr. F I ó r e z hecho presen- “ cíonado doctor acreedor al premio a_
“ te que el único miembro deil jurado ‘‘ co»rdado, debiendo su trabajo publli_
que faltaba, Dr. Ignacio La P u e n “ carse en folletos por cuenta del Esta-
“ t e, le había suplicado excusase su “ do, conforme a las resoluciones cita-
“ inasistencia, motivadla po,r un impedi_ “ días; y habiéndose cor este acto diad(>
“ mentó imprevisto. I—Él Director de “ término al objeto de la reunión, el

154)
S'eñor Ministro declaró cerrada la se. cencia ed estudio de la obra de un Hos-
“ sión, firmándose por todos los asist:n_ piiico Aac.onal de Insanos. La comisión
“tes la presente acta_Lima, setiem- cumplió su cometido muy satis factoría
“ bre 17 de 1896.—Manuel' J. G u la - y prontamente y ci! Gobiern j se c.pr^S-,-
d (r o s.— Armando V é I e z, —A. ró a aprobar el proyecto por esta co_
“Guevara.— Ricardo L. F fl ó _ m-iSLón presentado, haciéndolo en la si*
‘‘ir e z.—Pablo Patrón. —- J. guíente forma :|—“Lima, Febrero 13
Capel o.”|—El acta fué aprobada de 1897. — Visto el anterior Infor.
po.r el Gobierno en 21 de seíóembre ce me, planos y presupuesto presenitados
dicho aíio de 1896 y fué la memoria ‘‘ por la comisión creada en resolución.
premiada de -M u ñ i z la que sirvió “ suprema de 3 de octubre último, pa„
de punto de partida a los trabajos de “ ra formular el proyecto definitivo de

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Pabellón de mujeres pensionistas—Un dormitorio de


SEGUNDA clase

erección del entonces líamado “Mani_ “lia nueva casa de Insanos; 9e resueL
oomio Nacional”. II _ Los hechos de¬ “ ve:— 1°.—Apruébase el proyecto
muestran, hasta la evidencia, todo el “ presentado por dicha comisión para la
emipeño puesto por el Gobierno del se- “ construcciión de un Hospicio Nacional
ñoir de .P 1 é r o 1 a al «ervido de “de Insanos; 2°.—La Sociedad de Be-
la obra ddl Manicomio Nacional. Gom_ “ nefioenoia de esta Gapital procederá a
prendiendo lia necesidad inaplazable de haeer las gestiones y arreglos neoesa_
la obra, el señor de P i é r o 1 a “ rios para proporcionarse Toa fondos
pTocu/ró que le fueran sacrificadas las “ que la obra demande, aplicando al e-
dificultades de trámite: una Resolu¬ “ fecto eil veinticinco por ciento del pro«^
ción suprema de fecha 3 de octubre de “ ducto anual ddl Ramo de Suertes con_
i 896 encargaba t un,; comisió, presi . ‘‘ forme a lo dispuesto en la Suprema
dida por el señor Director de Benefi_ “ Resolución de 8 de mayo del año pró-

(155
xlmo pasado, y con cargo de dar euen- “ rios para proporcionarse los fondos
ta al Gobierno para su aprobación; y “ que la obra demanda, aplicando al e.
3«— Manifli'éstesie a ia comisión in. “¡fecto el 25 por ciento del producto
formante la satisfacción con que el “ anuall ddl Ramo de Suertes, exponen
Gobiermo ha visto ia manera cómo ha que han estudiado maduramente el
Dl'enado su cometido, y remítase el punto, y pasan a emitir su opinión so_
proyecto eon todos sus anexos a la “ bre el particular.] — La comisión
•“ Sociedad de Beneficencia.—'Regís- “ ncmbrada para preparar ilos planos
trese, comuníquse y pubiiquese.— “ djefinitivos para el nuevo Manicomio,
“ Rúbrica de S. E.—G u a d r o s.” || ha illegado a fijar el Presupuesto de
La comisión especiallmente nombrada “ la obra en la suma deS. 577.917.55
por la Sociedad de Beneficencüa de Li- “ mas ura suma algo inferior a

Asilo «VÍCTOR Larco Hkkrkra»: Farellón de varones pensionistas—Sala de billares

ma para estudiar la mejor forma de dar “L. 8.000, que habrá que Invertirse
cumplimiento a lo prescrito en ¡’a tras, “ en compras en Europa o Estados U-
crita resolución suprema, emitió el in¬ ‘‘ nidos y que se puede valuar en
forme que a continuación trascribimos:] “ S. 72.082.45.] Lo quq( dá un totaS
__“Señor Blirector: — Designados los “de S. 650.000.00 . ¡El único fondo
•“ que suscriben por la- Junta Particular “ designado para atender a los gastos
“ para estudiar la manera de dar cum- “ de la obra es el referido 25 por cien-
plimiento a l^a Suprema resolución de ‘‘ to del rendim'ento anual del ramo de
“13 de febrero último, que, aprobando “ suertes, que se señaló en la Resolu-
“ el proyecto de construcción de la nue- , “ dón Suprema de 8 de mayo de 1896,
“ va casa, de Insanos, dispone que |a “ es a toda evidencia insuficiente para
“ Sociedad de Beneficencia proceda a hacer frente al monto toíail de la obrai.
‘‘ hacer las gestiones y arreglos necesa Pero creemos que puede y debe ini-

156)
ciarse la construcción de! IManiccmÍD, “ bellón de agitados, apla.zándose en és..
‘‘ sujetándose al proyecto aprobado, pro_ “ te leCi cuerpo de ’as celdas de! fondo y
cediendo, desde luego, a la, construc- “teda e'l ala izquierda. 9.—Cocina.
oión de la parte mas urgente. Dicha “ 10.—Pabeli'ón de tranquilos y coava-
parte ha sido indicada' por la comisión ‘Me.rcientes. 11_IMortuorio. —El
“ encargada de preparar lo.s piamos, y “ actual hospicio de Insainos deberá U-
estamois, con pocas diferencias, de a- “ ti tizarse hasta que se haya compleitado
‘‘ cuerdo .con eifa; aceptando sus levaua- ‘‘el nuevo establecimiento. | — La su.
“ clones que ascienden a la sum.ia de “ ma depositada en el Banco del Carila.o
‘‘S. 326,758.45 cts. a ¡’a que hay y proveniente dei 25 por ciento dpi
“ que añad'-r todavía una parte propor. “ producto dei ramo de suertes, asciende
“ cional de las compras que hay que ha_ “en e! día a S. 48.017.46. Esta su-

Í^Í5

m^4¿§i

Asilo «Víctor Lakco Herrera»; Pabeillóx de varoxi*;s pexsíoxís í a ^—Sai.a de recibo

“ cer en Europa o EE. Uü. y quie po- “ ma a /la. que se irá agregando eJ 25
“ demos fijar en S. 33.24 1.55 cts. “ poir ciento de ios pos er.ores sorteos,
..egamos a un total de S. 360.000.| deberá emplearse, desde el principio
“ — El orc/en de fabricación debe ser “ en la preparación del terreno, nivela_
“ eil £i.gu;ente, ilimitándo'?e a lo que per_ “ ción, acequias de regadío y de desa-
“ mitieran Ice fondos disponibles:| _ “ güe, etc. Para el resto de ia obra ha.
'"I. Muro de circunvaiacióa .—2. “ brá que apelar a una emisión de bonos
Pabellones de Administración.—3 Pa ‘‘ que, com.o los anteriormente emitidos
" belíloines de pensionistas, reducido a “ por la Beneficencia, deberán tener por
dos scJias y 5 departamentos. 4.— “ base 8 por ciento de iníei-és anua! y
‘GapiVa y departamento de Hermanas. “ 4 por ciento de amortizadón, que po-
‘5.—Botica. 6.—Enfermería. 7_ “ drán colocarse a la par, en caso que
Pabeíjión de Electroterapia. 8.-—Pa- no suba en la plaza el tipo aetual del

(157
“ deisicuento, que se mantiene desde al. “ directo. I _ Con muy justas razones-'
“ gún tiempo . | —Para emprender las “ el Supremo Gobierno, por decreto de
“obras que ee consideran como más “ 8 de mayo de 1896, ha impuesto al
“ urgentes es indispensable poder con. “ expendiio de los billijetes de suertes la
‘‘tair con un capital de S. 300.000, lo ‘‘íl/imitación debida, eircunscribiéndoío
“ que supone un servicio aanai: de S. “ afl fugar en que cada. Beneficencia se
“ 36.000 El 25 por ciento de’, producto “ halla establecida. Sin esta limitación,
“ meto del ramo de suertes no podría “ y pudíendo vender (liibremeste en la
“ en lias condiciones actuales producir “ píiaza de Lima todos ios biffi’ietes de-
esta cantidad, que coTTesponde a un (loterfias- que em'iteo las diversas Be_
“producto neto de S. 144.000, mien- “ neficencias de la República, el produc-
“ tiras que en el año económico úHtimo “ to de esta renta podría convertirse en

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Pabellón de varones pensionistas-El comedor

pasado no ha producido sino, soles


U
un ingreso nominal. ] — Ahora mis¬
124.127.66 y en el anterior sófo, mo la Beneficencia deil Cafllao hai ini¬
59.805.40.1 — No obstante,^ cree, ciado y sostiene gestiones judidiales
mos que la Beneficencia podría dis¬ para obtener la reparación de que ha
traer del producto neto del ramo de
ii
sido despojada del derecho de vender

suertes la suma anual de 36.000 y en Lima sus billetes de loterías, y en
oifrecePlia a firme, para el servicio de el Congreso se ha proouesto que desa¬
líos bonos, sin perjudicar por eso, los parezca ?Ja limitación dispuesta por el
ii
mú'liiples servicios a que tiene que a^
íi
Supremo Gobierno.] -—■ A primera
tendeir, sii ese ofrecimiento no pudie¬
ii
vtista apiarece que fuera imposible que

ra hacerse if.usorio por la posibilidad se lie niegue a la Sociedad una con¬
íi
de seguirse iníPingiendo los derechos cesión que no sólo es de ex trida jus-
que tiene de un modo directo e iu- ■ tioia, por cuanto pesan sobre ella car-

158)
“ gos y deberes que no soporta ninguna
u frustrairiia, o por lo menos
“ oitrai Sociedad de srj ciase, y que es
se diiaíaria, por faita de recursos, /la
“ justo, por lo tanto, que no se ¡les cer_
“ rea.iización de una obra que tan im¬
“ cene Hios recursos que debe alcanzar
periosamente exige el consiiderable nú-
en ios te'rritorios donde dispensa sus ‘ mero de enfermos, que ya no puede
“ bianeficlios sino que privada de esa contener la actual casa de Insanos. [__
“ oonce'sión sería hasta contrario a la
1 fácilmente, que ante tal
“ equidad, desde que mediante a eilla se peivigro no sería pruder.'te levantar un
“ propone constri^'r y sostener un Hos- ‘‘ empréstito con una ga.rantía que, al
pital Nacional, donde las demás ins- desapairecer ex.g.tría que fuese sii'3tiituí_
“ tituciones de caridad han de remitir a “ da con otros^ ingresos de la Sociedad,
“ los enfermos que nunca han querido ni cuya aplicación no puede distraerse,,

Asilo «Víctor Largo Herrera»: Pabelló.x de varones


PE.NMONISTAS—S.4LA DE LECTUR.4

‘‘procurado sosteirLer.| — S/in embargo, por que ocasionaría un trastorno en él


“ dada la índole de los trabajos que se “ organ smo de Ca instilucián y la pon-
‘‘ han hecho y el empeño con que se si_ dría en la imposibilidad de atender
‘‘ gpe el juicio de despojo, no sería difí- “ sus obligaciones actuales y los servi_
“ cül que fuera una realidad lo que pa_ “ cios estarTiecidos. | — Só'o se podrá,.
‘‘ rece imposible pretenderse y ailcan, “ pues, levantar fondos con la garantía
‘‘ zarse.| — Bajo tal supuesto, se com_ “|d,©I iramo de Suertes, cuando una l!ey
‘ prende que es urgente, hacer presen'te ‘‘ disponga lo que el Supremo Gotlierno
“ a)l Supremo Gobierno el peligro que la “tiene resuelto, esto es, que sólo ia Be-
Sociedad preveé para que, tomándolo “ nefícencia de Lima pueda expender en
en cuenta, pueda adoptar las provi_ “ esta capital r-us biOetes de Lotería,
“dencias que juzgue convenientes, a fin “ prohibiéndose en eflia la venta de bifle-
‘ de que desvirtúe su resoiaclón, con ‘‘ tes de cuaquier otra institución de Be_

(159
“ bierno disponga que no se haga lote-
“ nef-cencla. I — Comple’m&nto da esa
‘‘ rías particúliares sino a condición de
** il'ey debería de ser una Hesoi.ución Su
“ reservar del produc.o de eJiss dicho
“ pTema que prohibiera las ¡loterías, cbi-
“25 por ciento para que, entregado a fa
n;as y otra nve diera partte;.pai:l.ón
“ Beneficencia, se destme a la construc-
en las cifras o boterías particulares a
‘‘loión del nuevo Hospicio de Insanos.
“ fe SOiciediad de Beueficenela de Lima.
“ 40.—Que se prohiba las loterías que,
En todas partes, eil Estado .impone u_
“ sin niingurna autorización, efectúan ios
‘‘ na fuerte contribución cuando autor.:-
‘‘ chinos y que las multas que se im..
“ m una rifa y prohibe las demás. 1
“ pongan por infringirse esa prohibición
Pero, como no sería conveniente dejar
“ se entreguen a la Benefiicencia de L'i_
* de ocuparse de ila construcción de la
‘‘m.a con ef mismo objeto. 5?. Que
'‘n.bva CiCisa de Insanos, mientras esa
“ para comenzar desde luego, los traba_
‘‘Eey y esas resoluciones supremas no
“ jos, deteTmine el Supremo Gobierno el
“ se expidierar: juzgamos que, con los
“ terreno que cede con tal fin juzgan-
“ fondos ya acumu’ados, debe comenzar-
“ do nosotros que ninguno seria más co'n_
“ se los trabajos preparatorios, ¡los cua-
“ veniente que la sección de la Haeiiienda
** ¡Ifes podrán sostenerse miientras no^ se
“ de ‘‘Santa Beatriz”, limítrofe con los
deje sin efecto la Sruprema Resoilución
“ fundos de San Martín y Breña. 69.—
“ tantas veces menciionada . | —^Podría
“ Que, en cuanto esto suceda, se contra-
** argüirse que con este proceder se co-
“ te, con la Empresa del Agua de esta
“ rre eil peUiigro de malligastar el dinero
“ ciudad, el costo de traslación cuando
“ en trabajos preparatorios, o en obras
‘‘ sela necesario, de lia dotación de agua
“ que, inconclusas no serían de ninguna
“ del Manicomio ,ail local designado. 7°.
“ utilidad ; pero a esto debemos contes- “_Que para conseguir la mejor ejecu-
tar que aun cuando asjí sucediera, illa
“ ción de los trabajos sea una comisión
“ Beneficencia cumpliría en hacer de su
“ de carácter permaneníie Ea que ilos vl-
“ parte lo que le es posible para obtener
‘‘ gile. 8°.—Que el orden de fabrlea-
“ la iraallización de una obra ya inaplaza-
“ ción sea, el señalado al principio de
ble y daría la apiliicación señalíada a¡l
“ este informe. 09—^Que se reemplace
“ dinero que conserva depositado con tal
‘‘ todas lias paredes de teliar que se consi-
objeto . Además, es de presumirse que
“ deren en el proyecte, con paredes de
la.paralización de obra tan benéfica es-
‘‘ adobe, que, sobre ser más económiicas
timuí’'.aría a los que tiienen el poder de “ y más durables, hacen las habitacio-
“ hacerla fllevar iadelante, a quitar el es_
“ menos calurosas en el verano y menos
torbo que se funda en derechos ‘‘ frías en el linviierno. Tambiién juzga-
existen, y en la libertad de unía, indus
“ mos lindispensable que se resuelva que
“'tria que no es tailí indusitria.j Bajo “ en los pisos y techos sólo se emplee
“eísta base, lo conveniente es que se a. “ pitchplne, y cedro o roble en las puer-
“ cuerde ila muarera de efectuar los tra- “ tas y ventanas que, encargados a los
“ bajos y el modo de qbe estos sean úti- “ lugares convenientes, no costarán mu-
“les en cutaPJquier eventualidad. ] — En ‘‘ cho más que el pino de Oregon, que
“consecuencia somos de opinión: B.—
“ en este cilima es de corta duración.
“ Oue se represen^ al Supremo Grobier-
“ Limos Mayo 10 de 1897-E . Ro_
“ no la imposibiíMidad de levantar fondos
“mero. —R. P a 1 rn ^ • —B. M ,a ■
“con la garantía de un ingreso que 1 i no w s k i.“II —Al mismo tiempo
“ puede desaoareoer: que el propósito que esto ocurría, cuando el proyecto pri-
“ de cumplir la Suprema Resolución que I itivo de M u ñ i z que, según lo mani¬
“ tal cosa ordena, cuando no exista el festaba la comisión que le otorgó el pre¬
“ peligro oue hoy fundadamente se teme.| mio del concurso, sóilo podía ser consi¬
<« 2o._Qu!e se comiencen los trabajos y derado como un trabajo preiliminar, era
“ se continúen hasta invertir toda la su- sometedla a la dura prueba de la dificUl-
ma de que hov se dispone y lija que tiad económiba., ocurrió el ^fallecimiento
se vaiya adquiriendo de la mtismai pro- del doctor M u ñ i z. i En esta situa¬
“ iccdencia. 39—Que para que no sufra
ción, en ansencia de profesional a quien
“menoscabo el 25 por ciento del ramo •la Socied.ad de Beneficenaia concep-
“ de suertes, se suplique a'l Supremo Go_

160)
tuase d/'’gno de reemplazar a\) extinto, se “ probación certificados legalizados de
propuso, en el' Congreso, contnaitar los “ los jefes de ios establecimientos vi-
servicios de un profesional extranjero. “ sitados, en cuyos certificados debe,
Eli entonces Inspector del Hospicio de “ además, acreditar ,el, doctor AI a t _
Insamos D. Domingo O il a v e g o y a “ t o que ha 'asiistido. a las ch'nicas es_
emitió informe desfavorable a esta contra “ peoíales de Psiquiatría dirigidlas por
tación; lia Sociedad de Benefdcencia hi¬ “las celebridades notoriamente conoci-
zo sitya es tía opinión y el proyecto del “ das 'en el mundo científico y, en par.
diputado por Limia Don Rosendo Y i - “ ticular, en los países citados, para
d a u r r e quedó relegado al o’vido. | ‘‘ probar as^ que ha hecho un curso com-
—^Fué entonces que la Sociedad de Be_ “ pleto de esta rama de (lia Aledicina.
neficencia de Lima contrató con el doc¬ “ 4^.— El doctor AI a t to después de
tor David M a t t o su envío a Euro¬ “su regreso de Europa, en las condicio-
pa aytaóquirir la espediiaOidad psiquiátri_ “ nes antes expuestas, se obliga a pre5_
va. El contrato tiene fecha 25 de se_ “ tar sus servicios a lia Beneficencia en
tiembre de 1897. A fines de este año “ (Cl' antiguo Hospicio de Ir. sanos o en
el dector M a t t o emprendía viaje all “ ell que se construya, por el! sueldo que
Aviejo ]Mundo.|! — Las cláusuiJas del ‘ dicha institución tiene establecido pa-
contrato celebrado entre el doctor “ ra líos médicos de ese establecimiento,
M a t t o y la Sociedad de Beneficencia “ o por ©Ha tenga a bien establecer con-
PúLfica de Lima eran )las siguientes “ forme a sus facultades, cuyos servi-
D— El Doctor M a t t o acepta “ cios prestará indefi inid a mente y como
“ lia .corrf)5sJÍóin que la Sociedad de Benefi- “ lo prestan los demás médicos de hos-
cencia le dá en los términos que, que. “ pLtalles, sin que pueda dejar de pres-
“ dan expuestos y se compromete a consti “ tarfios por motivos que no sean de la
“ titírse Europa con el fin indicado, “ aceptación de la Beneficencia. 5?-
“ por eil térmii'o mínimo de oatorce miese,s “ La fianza a que se refiere la clásula
“ que principipiarán a contarse desde 'lia 2a., tiene por objeto, además dell indi_
fecha que le sea designada por /la Di_ “ cado alillí, el die garantizar el cumpli-
“ recdión de Beneficencia para empren- “ miento de las demás clásulas de este
“ der c'’ viaje. 2?.— La Sociedad de “ contrato, hasta eill momento de pr;inci_
“ Beneficeindia dá y entrega al ;Doc_ “ piar a prestar sus servicios después de
Tor M a t t o, en el momento de “su regreso de Europa.||— Eli Doctor
“ firmar este contrato, la cantidad de “ íDavid AI a t t o cumplió el contra-
“ S|. 4,000 de plata, por los que el “ to celebrado con la Sociedad de Bene-
“ doctor AI a t t o otorga la fian. “ ficenoia Púbifca de Lima. En los úL
“ za personalli defll doctor don Olivo “timos meses dell dichO' año de 1897
“ G h d a r e 1 1 ai. 3^.— El doctor “ escribía al Director de Beneficencia
“ AI a t t o se compromete a hacer “ carta fechadla en París, manifesíándo-
un estudio de la organización de las “ lie que frecuentaba el servicio de
“ casas de Insanos de las mejoras in_ “Jo f f r o y en el Asilo de die Santa
troducidas últimamente en el serVi- “Ana; que híacía un curso de enfer-
‘‘ cío técnico y administratlivo de eillas, “ medades nerviosais en la Sailpetriere
“ y de todas las cuestiones de juris- lail lado de R a y m o n d y que se-
“ prudencia médica relacionadas con “ gula un curso de Electroterapia con
“ la admisión y permanencia de los “V i g o u r o u x.l— En itlanto que
“ enajenados lemitiendo, de tiempo en ©1 doctor AI la t t o adquiría la es-
‘ tiempo, los planos que le sea posibD pecliali'dad en Europa, proseguían, con la¬
“ adquirir de los estabriecimientos que mentable llentitud, los trabajo''^ en pró de
“ visite, reglamentos que los rigen, ins- la erección del Hospicio Nacional de
“ tasaciones eléctricas , y las reflexiones Insanos. |— Parecía obra de las circuns_
‘‘ propias que su observación le sugie- itancias cuánto se oponr'a a Idi pronta eje-
“ ra, cuyos documentos serán de pre- ■"•'•'Cion dci'l proyecto del señor de
“ ferencia relativos a la Gran Bretaña, P i é r o 1 a: a despecho de la
“ Francia, Suiza, Bélgica, Alemania y pront'iíud con la cuali el Gobierno
“Austria, y presentando para su com_ realizaba cuanto estaba.' de su parte; a

(161
despecho de la solicitud coin 4a cual! lia “ que estimasen conveniente. f— La co_
Sociedad de Bienefioencla acogía las in- “ misión evacuó su Informe el 21 de ma-
sinuaiclones del Gobierno, ila obra no se “ yo de 1897, en el sentido de que se
había iniciado -todaivía cuando el Doctor “ comenzasen los trabajos con la sulma
M a t t o había regresado de Europa “ que se había acumulado, mi-nifeetando
y cuando había dejado la dirección de la “ 10 ventajoso que sería levantar un
pública administración el señor de P f é_ empréstito teniendo po*' garantía el 25
r o 1 a.|—'Dejemos ila padaibira a fi;lá'htro_ “por ciento del producto deil ramo de suer
po que quiso bien a los alienados, a cu¬ “ tes; pero con la condición de que dóese
yo sierv'icio hizo en oaiiidad de Inspector ‘‘una resolución suprema‘en virtud de la
deil Hospicio de Insanos y en cuyo ser¬ ‘ cual se prohibiera la venta de biililetes
vicio hizo un valioso donatóvo que la li¬ “ de Lotería de cualiquiera otra Benefi_
gereza de un Gobierno hizo perder al “ cencía; siendo, por consiguiente, la
Asilo proyectado. El señor don D o- “ Beneficencia do esta Gapitail la única
m ii n g o O l a v e g o y a, ct quien “ que pudiese expender en esta ciudad
nos hemos ireferidio, hace, en su “Miemo. “ sus billljetes de Lotería, manifestando
irla” del año de 1900 la siguiente expo¬ “ a ia vez, en la 5a. condlusión de su
sición, bastante prolUija, de la, suerte co_ “ d'ictamen, que ningún sfitio sería más
rrida por el proyecto del señor de P i é- “ conveniiente que la sección de la ha-
roEa y por la “Memoria” premiada del “ ciierida Slanta Bie'atriz limítrofe de l'Os
Doctor M u ñ i z:| “La construcción “fundos San Mertín y Breña.|— La
“|del nuevo Mr-nicomio se decretó el 8 “ Junta Particular, ten sesión de 28 de
“ de mayo de 1896, destinándose con es- “ mayo de 1897, aprobó el dictamen de
“ te objeto el 25 por ciento del producto ‘‘ los señores P a 1 m a, Mali-
*‘del ramo de suertes. |— Go-n recha 3 “ n o w s k i y I Romero; y la
“ de octubre del misimo año sejdictó una “ Junta General, en 8 de octubre del
“ com'isión especial, compuesta de los “ mismo eño, resolvió que volviese a ta
1 i
señores G'ai r L 0 s F e r r e y r os, “ PaH'c’*)Gc' - "'n de que se eliciere el
u José E. G a s t la ñ G1 n. Na r_ “ sitio donde debería hacerse ila cons-
(( c i S 0 d e A r á m b u r u, M a- “ trucción y se armoulzase eíl' presupues-
f(
n u e l A. M u ñ i z y Era ri- ‘‘ toi de lia obra.]—• La Junta Particular,
ti
C i s C 0 A'l m e n a r a Bulle
(( lia jque emitió un extenso dictamen en
r, “ en sesión de 15 de octubre, resoilvió
“ que el asunto volviese a la misma co-
“30 de noviembre de 1896, manlfes. “ misión compuesta de los señores M lau
“ tando que la hacienda “ Santa Bea- “|1 i n o w s k i. Romero y el in-
“ tr:z”, en la parte limítrofe con ia Ex- “ trascrito, por haber cesado dli señor
“ pos’ción y los fundos San Mart'i'n y “ P a 1 rn a en su cargo de inspector
“ Breña, era el sitio más adecuado para “ 1‘nteñino . I— La comisión informó el
“ la construcción de un Manicomio para “ B de febrero de 1898, en el sentido
“ 400 enfermos, cuyo costo seilüa de 600 “ de que el Arquitecto de la corporación
“a 700 mil soiies. el cuaií se haría por “ formulase un Presupuesto de lo quie
“el sistema de pabd’jlones y por partes. “ costaría hacer lia parte más indispen-
“ Toimbien se habló de la Magdalena y “ sable d**! edifícr’io. 'r que er'^ónces se
“ il/os incoveñieníes que ese lugar pre.. “designara el s'tm.!— Yn estas cir_
“ sentaba. |— El Supremo Gobierno, per “ cus^ancias fué -cuando la Dirección-
“ resolución de 13 de febrero de 1897,
“ aprobó 'lo informado por lia coimiisión, “de Fomento dírig’ó a la; Dirección de
“ a quien dió las debidas gracias. |— En “ Beñieficencias dos oficios, fechas 31 de
vista de dicha resolución, la Sociedad “ marzo y-14 de abril, sol'cit^ndo ’a re-
“ de BeneficencG,, por acuerdo de la “ solución del asunto referente al
“Junta Particular de 19 de febrero, “ nuevo Manicomio, por cuanto la Bene-
“ nombró en comisión a los señores “ Pcencia era sollámente la encargada
“ R i o a r d o P a '1 m a. E r n e s_ “ de acumular los fondos, reservándose
“ t o M a I i n 'o s w s k i y Ele o- “ el Gobierno !o c' ncerniente a la cons-
“ doro R o m e r o, para que es . “ tT’.'bcirn v e’ sitio.!— Este modo tan
“ tupiaran el asunto y propusiesen lo “ brusco al tratar de obra tan importante

162)
hizo que lia Junta P^rticujar, en sestón “ b.iéndose efectuado esta transacción
■“ de 22 de'abril del898, acordase que con menoscabo deO decoro de la instL
*“ el exepd'iente vollviese a comisión. |— “ tuoión, ei Gobierno tuvo a bien for_
La oGimisión .emifió su’ d,ictamen con ‘‘ mar una Junta Económica encargada
fecha 20 de junio manifestando que, “ de llevar a cabo la construcción de un
die conformidad con la 'ley, la BeneíL “ nuevo , edificio y, según resolución de
cencía debe-por sí sola ejecutar la o-Ta ‘MI de mayo de 1900, dicha junta que.
"y que si el Supremo Gobierno no lo “ daba organizada de la manera siguien-
creyese conveniente no le sería posible “te; dos de ,1a Beneficencia de Lima;
“ a 'la Sociedad acceder ,a <l¡a sdlicitaaidn ‘‘ uno de la del GalVao; el Arquitecto
^‘propuesta por la Dirección de Fomen_ “ señor D o i g y el Director de
“to; pues según lo prescrito en el in_ “ Obras Públicas que la presidiría.|—
“ ciso 2°, art. 13 de la ley de 2 de oc_ Con este emotivo, la Junta Particu-
“'lar, en sesión de B de junio, nombró
/tubre de 1893,-las Sociedades de Be-
com.o sus delegados a los inspectores
neficencia tienen por atribución propia
‘‘ de¡l Ramo de Suertes y del Hospicio
administrar sus bienes y rentas con-
“ de Insanos, que son el señor G u i-
‘‘foTme a las leyes vigentes. |— Poste¬
“ 11 e r, m o S a H c e d o y el quie
riormente, con fecha 13 de marzo de
suscribe, quien, isl aceptar el cargo,
1899, se nombró al señor A r a n c i-
“ por oficio de 8 de junio, hizo pre_
“ b i a en reemplazo del señor M a_ “ sente todos los inconvenientes
1 i n o W s k í, que falleció y se re. “ que traería illa formación de esa
mitió nuevamente el 'expediente para *■ junta que era depresiva para los inte_
Tínforme. I— La comisión informó el reses de >1a corporación.(desde que só-
13 de julio manifestando quie ¡la ley “ lo a la Beneficencia -le correspondía
“ dadla por el Congreso eí 22 de setiem, “ llevar a cabo una obra exolu-siivamente
“ bre‘de 1898, por lai que lias Sociedades “ suya porque siendo cilla la que hizo
“ de Beneficencia pueden vender sus “ dü gasto de envÍ2ir,alf doctor M ¡a t t o
biilitretes en cúa'ljquier tlugar d'eil territo- a Europa y ser también ella la que
“ toirio', echaba por por itierra la cons- ‘‘ tendría quC atender al gran gasto que
trucidn de un Manicomio ^de S|. “ le ocasionaría el sostenimiento del
■^‘700.000 y que lo que tocaba;a la Be- “ suntuosio edificio que se piensa; ha_
‘‘ neficencia era construir por si sóla una ‘‘cer.|— La Junta económica resGlvió
“ pará 400 enfermos, pero que no-exce_ que eí señor D o i g asesorado por
da de S|. 400.00 .. |— En este está- “ eií doctor M a t t o, hiciera un es-
“ do se encontraban las cosas cuando 'la ‘‘ tu'dio sobre el sitio más adecuado.
‘‘ Sociedad facultó al señor Director pa- “ En efecto, úna mañana, nos ireuniimos
“ raí'que celebrase a'ígutnas conferencias “ en el antiguo Manicomio el señor
con S. E. el Presidente de la Repúb''ica “Do i g, los doctores Aí a t t o, M a-
y el Señor Ministro de Fomento, ¡a fin ‘M o ,r g a y Pardo F i g u e_
“ de resolver cuanto antes esta impor- “ r o a y el que suscribe, y partimos
tante cuestión. [— El Supremo Go- “ de allí con el objeto de recorrer todos
“ bierno-resolvió, con fecha 19 de ene_ “ Tos terrenos situados en la Avenida
“ ro de 1900 que tedas las Sociedades “ P.iérotla, conviniendo en que el mejor
de Ben-^dcencias de la República están “ sitio er?, dicha avenida, y, de una ma_
obligadas a cortribuir con el menci'o- ‘‘ ñera especial los primeros potreros
‘‘ nado 25 por ciento; y la Sociedad de “ del fundo “Desamparadois“ colindante
su digna presidencia acordó, -en se- “ con Santa Beatriz, por respaiL
“ sión de Junta General de 30 de enro, “do. Sin embargo el señor D o i g,
que ;la Beneficencia contribuyese por “ en su informe de 31 de 'a-
su parte hasta completar la suma de “ gosto de 1900, opina por aue se ha_
“ S|. 400.000, hac’endo entrega de la ga en illa Magdalena deli Mar, tomain_
« jj nve t';>ne acumulada en el do parte de los fundos Orbea, ,(>yague,
Banco del Perú y Londres; debiendo “Mata Lechuza. I— Con este motivo,
el Supremo Gobierno y D'S demás Be- “ eili doctor M a t t o emitió un lar-
neficer.cias poner lo restante. I— Ha- “ go Memorándum refutando todos los

(163
argumentos ddí señcir, D o i g cpi- ‘‘ Nacional.]— Todavía no se ha desig,.
“ nando por los terrenos de Santa “ ni'd.0 el sitio cuando hace 4 años que”
‘‘ Beatriz y por que se oyera a la A .a, “ se inició la obra y ya deberia. estar
“ dem^■a Aacionap. de Medii'cina.|— Ba ‘‘ conciuídia una parte del edificio.]— EF
“ Aeadeimi^a emitió su informe en 12 año de 1901 continúa la gestación del
‘'ídie octubre úitimo, opinando también proyecto P i é r o 1 a.|— Los decre¬
‘‘ por líos terrenos de Santa Beatriz, tos supremos de 6 de marzo y de 11
“ y manifestando los inconvemientes de mayo establecían la norma a que
que tenía la Maigdaiiena; dicho infor_ debía sujetarse administración de
“ me está suscrito por los dootores tordos destinados a la obra en pro¬
‘^Castillo, G ,a r V a 1 1 o y yecto.!— Gestiones iniciadas por eJ
‘‘ F ir ó r e z. I— La,Junta Económica, Inspector del Hospicio de Insanos Dr.
“ eu vista de las razones expuestas por L n c n s L e ó n, en 20 de febrero
“ tan competentes facultativos, resorvio, de 1901, encaminadas a obtener que
‘‘ por 3 votos contra 2, que se hiccese ',0 comisión ejecutiva de ia obra escu-

‘‘lía obra en los terrenos de Santa Bea_ rharr, una opinión técnica, la del jefe-
“ triz . |— Después de haberse Abrado del servicio médico del hospicio
i'tjna verdadera baital'La., respecto al si- Doctor David' Mato, só'
tio conveniente,para Levar a cabo una Lo haFaron término en una suprema
“ obra tan importante y cuando ya se reso.luoión de fecha 6 de junio de ese
“ había llegado, por fin, a una resoiiii- año, disponiendo la incorporación de
‘‘ ción verdaderamente buena, y con arre. d’cho doctor a la comisión indicada, en.
“ glo a las prescripciones médicas, re_ calidad de asesor técnico.— En este
“sulta^que todo ha quedado 'ló rrismo año de 1901 sólo se hizo de efectivo
que ahora cuatro años; pues el Supre. en favor del nuevo Hospicio de Insa--
“ mo Gobierno que debía haber dicho nos la. adquis.ición de terrenos, hecha
“ con tiempo, cuando se discutía el pun- por el Gobierno, en 4 de mayo ante di
‘Mo: señores, no os fijéis en Santa Bea-- Notario J. Octavio de O y a g u e,..
“triz porque me es imposible otorgaros en fundo del mismo nombre de ‘‘Oya_
“ esos terrenos, viene dando la inespe- gue”, propiedad del señor B i e (I i c h,
rada resolución de 3 del presente, por precisamente aquellos terrenos que ha--
“ la que manifiesta que no puede ceder bían sido„, objetivo de tan estéril discu¬
“ Santa Beatriz, por estar'sembrada de sión y de tan rudos cargos por personas
pastos para lias caballadas del ejército C;;,e llegaron a manifestar ser el aire
“ y estar también destinado a la funda.. marítin o enem g i jurado de la psicopa¬
“ Ciión de un instituto de Agricultura. | tía.]—Este mismo año el señor Domin¬
— Esto llega verdaderamente al col_ go O 1 a V e g o y a, propietario del
“ mo de lo inverosímiill: preferir a las fundo “Mata Lechuza”, limítrofe deí'
‘f loabríLadlas cuando se trata de construir de “Oyague”, hizo a la obra del nue--
un lujoso edificio a las puertas, de Li_ vo Hospicio un rico donativo de terre_.
“ ma.|— A. mérito de esta resolución, mo, expresando en el acta de donación'
“ la Junta Económica vcf’ivió a’ encomen- que: esos terrenos volivería.n a poder ddF
dar el asunto al señor D o 1 g, quien señor O 1 a v e g o y a en caso de
“ ha dado cuenta ya con fecha 8 del pre- destinarse dichos terrenos a finalidad’
“ sente, de haber recorrido todos los te. diversa.] — El siguiente año de 1902'
“rrenos comprendidos entre el término de fué empleado en una tramitación rica'
“ Santa Beatriz y la Magd¡ail(ena mani- en documentos y huérfana en hechos.
“ festando que se podía tomar parte de Al finalizar dicho año la comisión e-
Oyaque y Mata Lechuza, más todo jecutiva de la obra se bailaba consti¬
“ Mata Lechucita o bien parte de tuida en la s’guiente forma: Presiden¬
“ Desm’parados y todo Jesús Ma. te el Director de Obras Públicas del
‘‘ Tía., encontrando esta última combina- Ministerio de Fomento. Sr. Teodoricc^
“ ción la más aprop^iada.|— En ese es. T e r r y; doctores Cesáreo Cha
“ tado se encuentra e’ asunto referente c a í t a n a y Lucas León, re¬
“ a la construcción de un Manicomio presentantes de U' Sociedad de Benc-,

164)
ficencia Lima; doctor Antonio M i- ‘‘ que ha venido sufriendo constantes
r ó Q u e s a d a, representante de “modificaciones; error lamentable fué
a Sociedad de Beneficencia 'del Ca_ “ también haber olvidado el problema
Jlao; Dr. David M a t t o, jefe del “ concerniente a la provisión de agua
ser\>icio médico del Hospicio de Insa¬ ‘‘ poíabie, irresoluto hasta hoy; erro-
nos e Ingeniero .Max D o i g, anqui- “ res de emtíidac fueron los rélaciouados-
tecto del Estado y encargado del aseso¬ “ con la adquisición del área; pues de
rado técnico. ¡ — Ai finalilzar el año de “ los 453,298 metros cuadrados que
1903 la situación de al obra era si_ “ se compraron a altísimo precio, no hay
guíente, expresada por el Director de “ prc piedad real sino en una superficie
ia Sociedad de Beneficencia Púbijica de “de 56.155, y ya han surgido ilitligios
T^ima, señor don Domingo O 1 a v e - “ con Ja Universidad, dueño del domi-
g o y a:| —Poco agradable es lo que ‘‘ directo de un lote, que se ventila
‘‘ tengo que comunicaros con relación a “ ante los tribunales, por haberse pres-
“ esta ardua empresa. Ya el año pasado “ cirdido de ella en la compra venta del
“ Os dejaba traslucir las inquietuldes de ‘‘ dominiD útil.| — E'l malestar emana-
“mi espíritu y ios temores de uu'des- “ do de circuns^-incias adversas hizo
‘‘ enlace poco menos que desastroso, si, “ crisis al Iniciarse el año y lia Junta
“ como os lo patenticé, ,no se /introdu. “ Económica se desorganizó, repitién-
“ c'a en el piano del edilficio y en otros ‘‘ doce lias excusas y dimisiones de I09
“ detalles reformas que condujeran a “ señores socios que sucesivamente sie
‘‘ utilizarlo aun inconcluso, cuanto an- “designara para reintegrarla. Para aiM-
“ tes; linvitandoos a concentrar nues- “ viar él mal,, vuestra Junta Particu-
“ tros esfuerzos con la sana intención ‘Hliar, en 30 de enero nos encomendó-
‘‘ de que no se esterilizara los sacrifi- “ allí señor Vice Director y al que escri-
‘'Icios que lexigía, y ilos consumiados ya.| “ be, apersonarnos ante S. E. él Pre-
“ —'En el trascurso del año se ha llle- “ sidente de la República, para gestiO'
‘‘ gado casi al convencimiento de que ‘‘ nar una modificación radical en lia
“1 a terminación de la obra va resultan- “ estructura de esa Junta Económica,.
“ do poco menos que imposible, y que, “ lo que se consiguió, tras penosos afa*
a fin de no ahondar él desastre, se “ nes, como es de observarse en lai,su-
“ ha impuesto la precisión de suspen- ‘‘ prema resolucióin de 20 de febrero,
“ darla., al menos mientras un nuevo y “ abrogatoria de Ja de 7 de junio de
‘‘ miesurado estádio del problema nos “ 1902, última de las muchas preceden-
“ coloque en actitud de adoptar el rum- “ tes, conexas con él propio asunto. [ —■
‘‘ bo que un discreto criterio y una pru_ “ El Supremo Gobierno, por su liado,
dente previsión aconsejan. | —^ Los “ nombró al Ingeniero de Estado don
“ errores en que—con la mejor buena “ Teodoro E 1 m o r e para llevar a
“ fe, no hay que Mudarlo—se ¡iincurrie- ‘‘ cabo los estudios conducenites a do_
ra en este compiiicado negocio arran- “ tar de agua al edificio, ignorando la
“ can desde los primeros momentos “ Sociedad lio que al intento se haya
“momentos de su plantificación. Error adelantado. | — En Ja nueva reorga*
‘‘ y grande fué—no de la Sociedad, des- “ nización quedó exonerado de pertenc-.
de lluego, que puso en juego todos “ cer a la Junta Económica y de pre-
“ sus resortes para impedirlo—^la.; apro- “sidirla él Director de Obras Públi^
‘‘ bación prestada por el Gobierno al ‘‘oas del Ministerio de Fomento, re_
‘‘ plano del edificio, oue. por su exten. “ sulltaindo reconstituida la comisión
“ sión y complicada distribución, impli. “ con mas independencia, pues se en*
ca una suma de recursos que están “ tregó la administración a las benefi-
“ por encima de las facultades de la “ cencías de esta capital y del Callao,
“ Institución; error y de gran trascen- ‘‘ únicas contribuyentes con sus fondos,
“ dencia fué, asimismo. Ja ubicación se- ‘‘ segregándoila de dicho iMiñisterio, auri^
“ Ralada al edificio por eil Supremo Go. “ que reservándose el Supremo Gobier^
“ bierno contra las más resoetaibles opi_ . “ no la intervención de un delegado su-
niones técnicas; error hubo en la or- ‘‘ yo, que Jo es nuestro antiguo con_
“ ganización de la Junta Eco-nómica, “socio y experimentado ingeniero D.

(165
Eduardo H a b i c h.| -— En aca_ “ cliuyendo intereses, según el último
tamiénto de ^a enunciada prescripción “ bállanoe.| — La Beneficencia del Ca_
suprema fueron nombrados por la So_ llaOj a la que se impuso.análoga obli-
ciedad los señores doctores Eleodoro ‘í gaoión que comenzó a eumpliir desde
R o m e r o, Bel'isario S o s a y “12 de agosto dé 1902 ha subvenido
D. Germán L o r e d o para formar “ya con S. 58.579.29.| — En el
pairte de -lia Junta; y la ddll Callao “ año actual la Beneficencia de Lima
*** pforfogó sus poderes al doctoif A. “ha aportado al fortdO S. 54.116.39
M i r ó Q u e s a d a, cuyas perso- “La del Callao S. 12.266.76, qüe ha_
hasi, reunidas el 16 de amoo en el ce un total de S. 66.383.15 . | —
“ (local deil propio ministerio, la reinsta- Ahorai, dado Caso de que se,insista en
“ ;lafóñ, eligiendo presidente al dele- “continuarla, ¿de dónde se conseguirá
gado del gobierno y tesorero al se_ “ el resto de los recursos ?| —Las cir-
ñor Loredo.| — Mi despacho, cunstancias del erario público no han
por su lado, en 27 de febrero^ con- “ sido jamás holgadas, y hasta lia fecha
sultó a la Béneficencia del Callao no ha Kliegado á consignrse en el
■'* récpeCto al nombramiento de un In. “ Presupuesto de lia 'República partida
geniéro, que lo fué don Agustín alguna que venga én ayuda de la o-
E s p i <n o z a, con el propósito de “ bra desde que se inició. | .— La can-
que valorizara las consttüecioíñes jlle- “ tidaid sagrada de ilas rentas de la Be_
vada® a cabo y los materiales aglome- neficencia de Lima, desde que así
fados en la Magdalena, ló que aceptó l|o ordenó el Gobierno, llega en 30
aquella en 4 de marzo. | — Los co_ “de noviembre con sus intereses a S.
misiortados han célebrado frecüentes “ 307.428.86. La ddl Callao a S.
reuniones en el local de esta Sociedad “ 58.579.29. Total: 366.008.15.|
“ y dieron cuenta del resultado de sus “Una multia S. 200.00.1 — Total
estudios y trabajos en el documento, “ reunido hasta hOv S. 366.208.15.1
fecha 6 de noviembre último, que o_ “— Tótail invertido hasta, hoy S.
bra al' acuerdo de vuestra Junta í>i- “ 235.290.47.1 —Salido en la Caja
rectiva.! ^— Cuanto ai lai provisió<ri de d¡e lAhorros S. 130.899.68.| —En
“ agua., después de prolijas y tenaces in_ “ la caja de ija administraciión S. 18.00
■‘í vestigaciones ¡se conviene en da po- “—Totair S. 130.917.68.í — La
sibilidad de conseíguiirla mediante po- “ .Turita Económica ha creído imdu-
zos, pero se abriga dudas serias res- bitable la necesidad de cánceítar Tos
pecto a la cantidad, que puede ser contratos celebrados de antemano so-
insufioieñte; y en cuanto a la per, “ bre ejecución de obras y provisión de
** manenciai, están acordes en que no “ materiales, Poniendo en juego, para
“ será constante, rúes las filltraciones “ -í^^''ep-”irlo, oon íllaudaWe constancia,
sigueni la evolución de las 'lluvias, de todo.s los medios p su' alcance y ven-
manera que, en épocas de sequía, el “ oiendo inauditas dificultades; y sus-
■“ irreemplazable elemento será suma. “ pender los trabajos mientras se a.
mente escaso -o nulo. | — Estando a cuerda el temperamento que habrá de
“ los estudios de lliai Junta Económica, seguirse en lo ulterior, reteniendo só_
“ pará dair cima a la empresa, en ar_ “ lo el persoinad de empleados extrictaí-
‘‘ monra con el proyecto aprobado por mente necesarió para cuidar el edifi-
“ el Gobiierño., se ^requiere un desembol- cío y matenalesi, v llevar la contabiií-
'^Cso de un millón y med'o de soles, ‘^dad; la cual fué también revisada
más o menos, y un plazo de ocho o desde su iniciaci’ón por un contador
más años sobré el tiempo transcurrido “ oue nombré él 3 de enero para que
“ desde i 8 de agosto de 1901 en que ‘‘lleve la cuenta y razón de todo lo
se ilnauguró lia fábrica. | -— La Be- ‘‘ pertinente, en las propias oficinas de
neficericia se comprometió, sólo, com- “ la Institución, iindependiente de la
pulsando sus facultades económicas, “ contií^ib'I'idad de la Junta Económi-
a erogar la siuma de 400.000 soles ‘‘ca.” II — El señor Enrique B a -
para el nuevo Hospicio, de los qué r red a. dando cuenta a la Sociedad
lleva ya aportados 307,428 soles, in_ de Beneficencia Pública de Lima de la

166)
marcha de ios tnaibajcs deil nuevo Hos_ “ U o i g, que habíá renunciado, entró
picio de Insanos durante el año de ‘‘ en posesión de su puesto el lo. de a-
1904, decía lo 'siguiente: | — ‘‘Nada “ gOsto, y isólo con fecha 25 de setiem-
“ que pueda deispertar interés puedo “ bre presentó el informe respecto al
“ comunicaros en 'relación a 'esta obpa estado en que encontró todo lo rela_
de accidentadísima e v o- ‘‘tivo al Hospicio de la Magdalena.|—•
'‘Ml u c i ó n, a partir de 18 de agosto “ En este mismo mes de setiembre, la
“de 1901, en que se colocó Aa*''pr^niera “ Escuela de Ingenieros escogió como
“ piedra. | — En el año hiam continuado “ 'Campo de trabajos prácticos pana una
las cosas en la m '[ s m a I nac- “ parte de sus alumnos, e’l .levantamden-
t i V i d a d en que permartecíáii al “ to del plano con la nivelación respec_
‘‘comcluír él precedente. | — La co_ ‘‘ tiva del terreno en que se baiSla el
^* misió.n administradora no ha podido “ Hospicio. Este plano (levantado ba-
“ funcionar por (reriunoia presentada, “ jo lia dirección del ingeniero Y i il 1 a-
“ en noviembre de 1903 por el delega- “ V i c e n c i o y Ultimamente con.
“ do del Supremo Gobierno y presideñ- “ dluido V dibujado por los alumnos, va
‘‘te de ellla el señor Eduardo H ,'a ‘‘ agregado en copia al presente infor_
“b i c h; cuya dimisión fué aceptada “me. Los referidos trabajos topográ-
“ sóílo el 3 del que corre. | _En íia “ fleos fueron acompañados de allgunas
“Memoria de 1903 se os notició que “ observaciones y estudios respecto a
“el 6 de noviembre de ese año ília Jün- “ las vías subterráneas. [ — También
ta Económica, reorganizad^ en 20 ‘‘ para completar lo relativo a lia cues-
“ de febrero del mismo, remitió un i¡n_ “ t;ón en genera!, se levantó por .los a-
“forme al Supremo Gobierno (que o- “líumnos de la Escuela, bajo la direc-
“ bra como anexo a aquella Memoria, “ clón del Arquitecto señor G aU-
“pag. 418); allí se expresa., e n “ t h e r o t, un plano de la situación
“ c o n c ¡1 u s i ó n, textualmente:| ‘‘ del actual Manicomio del Cercado y
“ Én vista de tal situación, ll'a Junta “de las manzana.s vecinas, una copia
“lacordó suspender temporalmente los “ del cual va con este informe. | — De_
“ trabajos para poder formarse unía idea “ cretada por el Supremo Gobierno, con
■“ exacta de todo y, con tal objeto, se “ fecha 21 de diciembre de 1900, la u-
pro'oe'dió a la cancelación de lO'S con- ‘‘ bicación del terreno en que debía
“ t natos que el señor doctor Ele o doro “ construirse el Hospital de Insainos. se
^‘Romero, en la parte 'legal, y el “ procedió inmediatamente al levanta-
“ señor Germán L o r e d o, adminis- ‘‘ míiento de los edificios accesorios y
“ trador de los fondos, en la eoonómlca, “ los trabaros preparatorios, y con fe-
“llevaron a cabo con el mejo'f resulta^ ‘‘cha 18 de aigosto de 1901, se efec-
“do.| — Por otra parte, habiéndOsie “ tuó óa colocación de la primera pie-
“ ^'ecutaido los trabajos sin detPÓles téc_ “ dra. Desde esta éooca hasta los pri_
nicos suficientes, se pidió al Arqui. “ meros meses dcl año en curso, en que
“ tecto, director de la obra, un informé “ principió la funcionar ’a actual Junta,
“sobre lo ejecutado y el detalle y pre- ‘‘ se levantaron: el edificio de la Ad-
“ citriuesto rara la .cond’usió'n, de los edi- “ ministración, dos pabellones de pen-
“ ficios principiados y de ilios que se ha_ “ sionistas en oarte, y se principiaron
liaban en v'a de serlo. | —-Los in_ “dos para enfermerías.! — Los gas-
“ formes del ingeniero señor E s p i - “ itos originados por estas construooio-
n o z ¡ai y el' informe y el presupues- ‘‘ nes, compras de terrenos, construcción
to deil ingeniero señor D o i g, 11 e- “de garitas y casas provisionales, po_
“ garon a la Junta el primero con fe- “ zo con bomba v molino, pequeños fe_
‘‘ cha 28 de abril y 5 de mayo y lOs “ rrocairriiles, teléfono y gasto de admi-
‘4 riel] nrairite^to en 25 He v'ibloJ —A- ‘‘ ristración y personal, ascienden en ’a
“ demás, habí ¿'ido nombrado el Supre_ ‘‘fecha a la suma de S. 233,478.1 5.|
“ rno GoElen^o como director de los tra_ “ — Según el presupuesto del arquitecto
hai’os al ingeniero de c^'^nstrucciones “ señor D o i g, para concluir los edi-
‘‘ civiles señor Dimias V i 1 1 a v 'i c é n_ “ ficios citados, de administración, de
“ c i o, en lugar del arquitecto señor “ pensionistas y enfermerías, hay que

(167
^‘ Invertir la cantidad de S. 237,359.59. “para los insanos pensionstais. | —Con
“ I — Reunida esta cantidad con lia an- “80 o 100 pensionistas se podría con-
“ terioT da S. i 70.83 7.7 4 como suma “ seguir como S. 4000 mensuales lio
“ totall por gastar hasta dejar expeditos “que puede ser bastainte para cubrir los
“ los cinco pabellones citados . | —Aho- ‘‘ gastos corrientes deil Hospicio. | —
ra, si nos fijamos en que* el terreno “ En cuanto al resto del establlecimiento,
“ ocupado por el Hospicio tiene 600 “ se podría ir oonstruyendo paulatina-
“ metros de largo por 400 de ancho, y “ mente de acuerdo con el proyecto pri_
“ que en él debe colocarse otro& 25 edi_ “ mitivo o algo modificado, o, si el en-
“ ficiios de mayor o menor .importancia, ‘‘ sayo de pensionistas encuentra buena
que construir un muro d/e circunva(la_ “ acogida, ir desarrolilándolo más, hasta
“ oión de dos m.7 metros nivelar eil sue- “ hacer de él un establecimiento espe_
“ lo, construir desagües, estanques, “ cial para los insanos pertenecientes a
“etc. se puede afirmar que no se po_ “ las dlases aoomodiadas.j — El antiguo
“ drá concluir la obra con menos de ‘‘ Manicomio del Cercado, conveniente-
un millón quinientos mil soles “ mente ensanchado, quedaría, en este
“ (1.500.000.00) y en tiempo no me- “ caso, paria los enfermos indigentes.}
“ ñor de 8 años de trabajo continuado y “ —Tal sería la solución más armónica
“ activo. I — Todo lo expuesto se rela- “ con los proiyectos y trabajos ante rio res,
“ ciona con los gastos por hacer y el ‘‘ si las Beneficencias y el Supremo Go-
“tiempo necesario para concluir lia obra “ bierno no quieren dar otro destino a
“ sin detenerse en otras consiideracáo- “ los edificios construidos. I —Para lle-
“ nes. I _ Hay que observar que en to_ “ var ,a cabo este trabajo parcial, sería
“ do este tiempo tendrán que ensanchar. “ necesario, además de lo presupuesta.
“ se y facilitarse todos los servicios del ‘‘ do por el arquitecto señor D o i g,
actual Hospicio del Cercado. | —Pe- “ hacer adicionar.mente un muro de cLr_
“ ro, hay que fijarse, que al designarse “ cunvallación, desagües, cañerías, tan
“el si tito no precedió un estudio de_ “ ques de .agua potable, galerías de oo_
“ las condiiciones indispensiables parai un “ municación, tan necesarias en tiempo
“ establecimiento semejante; que, como de verano e invierno, plantaciones de
‘‘la existencia de agua potable, so.n de “ árboles en el terreno del lado del mar;
“ vital impcrtanc’a y de la que en el “ pero esto no puede avaluarse en me-
“ supuesto de que fueran 500 las per. “ nos de S. 100.000 y habría que a-
“sonas que habitasen el Hospicio se. “ gregar algo p/ara ell mobil'iario. de
“ ría menester disponer de más de 100 “ modo que lo gastado hasta ahora, au-
‘‘metros cúbicos de agua por cada 12 “ mentado con lo presupuestado por
“horas útiles. Las observaciones que “ D o i g y con los S. 100,000 'irdi-
“ se ha podido verificar en los pozos ‘‘ cados, dará la suma total de la ins-
“ existentes y en las filtraciones a ori- talación para el Manicomio de Pensio*
“ lilas del mar, comprueban la existen- “ nistais. I — El tiempo necesiario para
‘‘ cia de agua, pero no es posible asegu. “i’Jlevar a cabo esta obra, trabajando sin
‘‘rar en qué condiciones ni cantidad.] “ tropiezos, será de dos o tres años,
“ — Agregamos, además, que, según o_ “ adoptando un sistema conveniente en
“ pinión de especialistas en la materia, ‘‘ illa ejecución, y evitando las defectuo-
“ no es conveniente colocar a orillas del “ sas disposiciones anteriormente em-
‘‘ mar los Hospicios de insanois y es co- “ pleadas y los errores cometidos . | —
“ nocida la fuerza con que rompe el mar “La Dirección de Eomento, en 22 de
‘‘ en los barrancos de la Magdalena. |— “ diciembre, ofició a la Sociedad, inves-
“ En vista de lo expctesto, y paira con_ ‘‘ tigando por la opinión de éWa y de la
“ seguir en cuanto sea posible el plan ‘‘del Calllao, respeto de ese informe; y,
‘‘ adoptado, si así lo consideran conve_ “ piara satisfacer el interrogatoriio, vues-
“ niente las Beneficencias de Lima y “ tra junta particular, el 8 de enero, co.
“ Callao, y el Supremo Gobierno, se “ misionó a los señores docto.r Eleodoro
“ podría., con ciertas modificaciones, a„ ‘‘ R o m e r o, doctor Bell sari o Sosa
“ daptar las construcciones principales “ 'í' don Germán L o r e d o. e ingenie-
‘‘ y empleaiilas con algunas accesorias “ ros don Eeóipe A r a n c i v i a y

168)
“don José E. Gastañón para " que podría comunicaros respecto ai es_
“ que, de acuerdo con la Benefkencia " ta empresía cuyos trabajos se comen_
del Callao, propusieran lo oonveniien. ''zaron en agosto de 1901 y que hubo
*‘te.| — El 19 de agosto emiitieron su "de para'liizarlos, la Junta, Administra-
“ d'lctamen, acompañando el irespectivo " dora¡ de elllos desde fines de 1903 por
'‘presupuesto por S. 310.799.44, for_ " los motivos que se puntualizaba me_
muliado po>r el ingeniero de la obra, "nudamente en la memoria de 1904.1—
‘‘ entonces don Dimsis Viillavi- El/ proyecto modificatorio del pian ori-
“ c le n c i o, modificando las conclu- " glnario que formuiló la comisión de I03
“ siones deil expedido en noviembre, " sieñores doctor Eleodoro Romero,
“ pues conceptúan posible continuar ila ‘‘ doctor Belisario Sosa, don Ger_
"obra bajo un nuevo.plan, más econó_ " mán L o r e J o e Ingeniero José
'‘ mico y factible. I — En resum.en, el "Gastañón, ro mereció el beneplá,
"nuevo proyecto ss. enderezaba conti- " cito del Supremo Gobierno; quien, por
" nuvar 'es trabf.jos hasta terminar los e- " resolución de 7 de julio, prescribió se
" dificiC'S inconclusos; a revantar dos ireanuda.se ilos trabajos suspendidos,
" pabeilones, para sucios e idjiotas; dos " con sujeción al proyecto Laureado del
'‘enfermerías y mortuorio; que s/e uti_ "doctor M u ñ i z; debiendo concu_
" liice para cocima, lavandería,, paibeillon " rrir todas las Sociedades de.Benefi-
'' die hidroterapia y electroterapia los ‘‘ciencia de la República Que exploten
" l'o calles que sie destinaban ¡a cap illa " loterías, con el 25 por diento del pro-
" y departamento de las Hermanas de " ducto , líquido de éstas, a la constiitu-
" Caridad; asumiendo la Beneficencia " ción del fondo para el objeto; enco-
de Lima, singularmente, la dirección " mendando la allta dirección de ella
" y administración, con la condición de ‘‘ a una Junta, en la que estarán re-
"completar los S|. 400.000 con que " presentadas las Beneficencia de Li_
" se comprometió a contribuir en un " ma y Callao, y en general, las con-
" principio para esta obra; en la inte- " tribuyentes; en la inteligencia de que
" ligencia que la del Callao continuaira, " la primera de las mencionadas socie-
como la de Lima, erogando para la " dades, designaría 3 personeros . j—
" consumación del designio e!l 25 por ‘‘Vuestra Junta Particular, en 17 del
" ciento del prodiucto líquido del ramo "[propio mes, estimó prudente impetrar
"de loterías; debiendo el Gobierno " modificatoria de este decreto, en
" concurrir con la suma precisa para " cuanto impone la concurrencia de es-
"lílenar el déficit que resulte, hasta ‘‘ta Saciedad con suma mayor de Lp.
" completar la suma precis.a, conforme ‘‘ 40,000 que tiene señaladas para el
" al nuevo presupuesto, debidamente " objeto, por varios acuerdos los cua-
" revisado . |— Aprobado por vuestra " lies en diversas ocasiones y formas,
" Junta Particular el 5 de setiiembre " fueron noticiiadás al Supremo Go_
fué enviado el 13 al Supremo.Gobier- “ biernoi, y sobre cuya reclamación no
" no, con (las modificaciones que se ‘‘ se ha pronunciado todavía, sin duda,
" puntuáMza.ron y que ampi’la.ban el mon_ " por haber actuado con eficacia en su
" toí del desembolso, a fin de poder aten_ ‘‘ sereno criterio, lias * consideraciones
der ^a la erección de cercos, provisión " extensamente desarrcilladas en 'la ex_
de a,gua, mobiliario, etc., sin que has- "posición de rJ despacho, fecha 11
" ta la fecha se haya adoptado, por ma_ " del ultimo agosto, en que se eviden-
" ñera definitiva, temperamento algp. "'cia, con argumentos de muy buena
‘•"no. I— Continúan, oues, par.ailizados ‘‘ .ky, el discreto propósito que la ani-
" todos los trabajos y sufriendo lias cons- " ma.j— Como sería asaz dilatado e
trucciones inconclusas 'los efectos del " inoficioso que me detenga e insista
"cuasi abandono en que permanecen.| " en repetir’os, os remito a ese do_
—El señor Don Carlos M. Elias, " cumento que obria. en los anexos, no
al terminar el año de 1905 exponía la " sin ¡mamaros la atención .hacia Ha sin-
situación de la obra, en su callidad de " guHar circunstancia de que, habiendo
director de Beneficencia, en la siguiente " resuelto la institución construir un
form.a:| "Es muy poco satisfactorio lo “ nuevo hospital para mujeres y niños.

(169
dispuso, elli 12 de diciembre de 1905 “ no con el objeto con que se iniciaron
dcstina-r, una vez completadas las Lp. “ po;’ bi prema Resoilución de 6 de fe_
“.40,000 dell niievo Manicomiio como “ brero diei 1906, reconsideró piarci'a(jme.i_
“ parte pnincipal de los fondos esa “ te la de julio de 1905 expedida en ar_
“ fracción de las ^iuti|liiid[ades de íljais íloite. “ monía con ©1 informe de la Sección de
“ rías para conseguir satisfacer la sen- Higiene de lia Dirección de Salubridad,.
‘‘ tidísim/ai e impostergabil'e exigencia de “ de 22 de abril del mismo, transcribién-
“ reemplazar con otro más adecuado el “dose^en sentido restrictivo el sistema
“ hospiitad die Sianta Ana; acuerdo que de pabelliones mixtos y encomendándO'
“ mereció la benévola sanción del) Go- “ se a úna comisión constituida por los
“ bierno según Lo demuestra el Supremo “ ingenieros don Santiago B a s u r_
“ Decreto de 27 de enero de 1905.|—No “ c o y don Joialquín R i g a u y el
“ puede relegarse la duda^'ni por un lns_ ‘‘ médico jefe del Hospicio de Insanos
‘‘ tanta, qu/e esta Sociiedad acudiría go_ “ doctor David M a t t o, la forma_
“ rosa con todos los recursos pecuniia- “ ción de los nuevos planos, debienda
“ ríos precisos, para que ese Manicomiio “ preceder a esr.a opera''i’ón e’ estudio
“ iado'ptasie e(l) carácter monumentail que ‘‘ concerniente a la provisión del agua,-
el proyecto primitivo reviste, y de- “ cuestión primordiiall, piles sj^ no se ob_
“ rea imprimiiiíe el Gobierno; pero hay “ tiene suficiente y de buena calidad, se-
“ un argumento de irresistible potencia “ ría inútil toda nueva labor, cuestión
“ que se opone a ello; a saber, jla insufi_ que aún no ha sido abordad.'a d.efinivs.-
ciencia, cada día más pronunciada, de “ mente. I— Por resolución,suprema de-
sus entradas para hacer frente a sus “6 de marzo de 1906 se reemplazó al
“ compromisos anteilados y al fom,ento “ ángeniero R i g a u con el de igual
“ de sus hopitales, que a ciada momento, profesión don Di mas V i .1 lavi_
demandan mayor contingente de diñe- “cencío, que venía ocupándose del
“ ro para atenderlos como corresponde. | “ asunto desde antes, en reemplazo del
‘‘— No quedaría otro temperamento, sii ‘ ingeniero primitivo de lia obra don IMax
“ el Supremo Gobierno continúa en su D o i g.j— En cuanto a la limitación
^‘nobie anhelio de Llevar a. cabo la obra “ soilícita da por la Beneficencia, respec-
“ en 'Las condiciones que tiene prescritas, “ to al monto de su corxurrencia, la i'n_
“|qiie el Tesoro Público viniese en au_ ‘ dicada resolución guardia sillencio. |—-
“ xillüo de esa gran empresa,, y consig- Por suprema resoiLución también, de
‘‘ nase en los Presupuestos de la Repú- “31 de marzo de 1906, quedó supri-
“ blüica, por varios años, partidas sufi- “ midla la plaza de, personero deL Fisco,,
“ oientes piara completar ell fuerte de_ “ en el seno de la Junta Administradora,.
“ sembolso; que, es seguro iexoederá de ‘‘ que había renunciado, don Eduardo
“ un miCFón de soíles, an^es de coronar sus ' H a b i c h.l— P«ra reanudar las
“designios. I— Por lo demás, la Tuinta ‘ funcioi es de ésta, vuestra Jumta Par-
“ Administradora continúa acéfala, pues, “ ticuliar, en 9 de abril, ratificó eil nom_
“ su Presidente y delegado del Gobier_ “ bramiento de sus personeros Sr. Dr. E-
‘‘ no, nuestro digno consocio, D. Eduar_ “ leodoro Romero, doctor. Beílisa.-
“ do H a b i c h, dimitió el encargo “ rio Sosa y Germán L o r e d o,
“ y se retiró de su seno desde noviem- habiemdo nombrado el suyo J|a Bene-
“ bre de ese año, Tenunoia que fué acep- “ fijcencia del iGalllao, después de reite_
‘Mada el 3 de diciembre de 1904. |—■ “ ra/das gestiones, en la persona ddl ;se-
Lia situación no había sufrido modifica¬ “ ñor Joaquín Miró Q u e s a d a.,
ción aprecia ble al terminar el año de “en sostitución del Dr. D. Aníonio
1906 . El mismo señor^ doctor E d í a s, M ij r ó Q u esa d a . |— La cir-
¡ein su Memoria de ese año, escribe lo si¬ “ cunstancia de haberse ausentado e.I
guiente:! “El Supremo Gobierno, a ges_ “ nueVo delegado del GálíLao, de la Re-
“ tifones de esta institución, y después “ pública^ por algunos meses, perturbó'
“de unarvisita perspnail de S. E, el más el funcionamLento de La Junta
^ Presidente, al edificio de la Magdiale- “ Económica, el que, en buena cuenta,.
“ /la defl Mar, de la que resulitó no po- “ no Hilegó a reguliari?arse en todo el a_
“ der aprovecharse lo alllí cpnstruitdo si. “ ño. I— Por tal causa, permanecierom

170)
“ postergadas las reclamaciones, etc. . “proyecto.]— Con el Informe dcll \n^
El Dr. Domingo M. L\ il m e n a r a, “ genieroi adscrito al Ministerio dd
director de -la Sociedad de Beneficencia ‘‘ Fomento, señor H. S. Osment^
en el año de 1907, decía, al término de “ volvió el de la materia a.' la Scciedai
este penodo administrativo:! ‘‘Cuanto “y de ésta alí Ingeniero C a s t a ñ ó n^
‘ ai ^ Manicoiiiiio Nacional, que tantas “ para que satisfaciese las investiga-
“ vicisitudes ha experimentado, todo pro- “ clones previas presentadas por a-
“ cedimiento ulterior depende del gra_ ‘‘ queli.j— Con ofidio de 9 de diciem_
“ve problema del agua potable. 'Si re_ “ bre, el Presidente de la Comisión
‘‘ suilta hacedero obtenerla en la canti. “ pasó al despacho un informe del se-
“ dad y con la calidad necesairias, en “ ños C a s t a ñ ó n, que a su vez
‘‘ principio, al menos, quedaría resueL “ se envió a la Dirección de Obras Pú-
“ ta ia reiainudación de los trabajos, ‘‘bllcas.j— El año de 1908, siendo
“ (lc3 que, seguramente, habría de “ Director de la Sociedad ¿e Benefi-
‘‘ a. anauijarse Si. Cieno intr.ncado pro- “ cencia Pública de I^ima el señor don
“ bíema resultase in'^CvUti.e. ¡_ La “Carlos F erreyros, ia Junta
“ comisión administradora que había “ Admlinistradora de la obra del nuie_.
“ SI.,:,do desorganizada, pior ‘.as emer- “ vo Hospicio de Insanos, formada en
‘‘ gencias a que se contrae la Memo_ “ aquell entonces por el Dr. Daniel
“ r.a del año anterior, se reinstaló e: 7 “ Isaac C lai s t i 1 1 o, que la pre-
“de enero d/e 1907, eligiendo su Pre_ “ sidía; por elL señor Miguieíl G. De 1-
‘‘sidente allí Dr. Eleodoro R o m e_ ‘‘gado y por el Dr. Juan G.
‘‘ r o y Tesorero al señor Germán “ B e n d e z £í, que desempeñaba
“ L o r e d o, siendo los otros dos “ las funcio'nes de tesorero, contrató
“vocales ei señoi Dr. Sosa, De- “ los servicios del ingeniero señor Jo-
“ cano de iia .Facultad de Medicina en_ “ sé J. Bravo para llevar la ca_
torces y don Joaquín M i r ó ‘‘ bo el .'estudio de las aguas, que (la
“ C u e s a -J *, delegado de la Be_ “ comisión conceptuaba preliminar in-
“ neficencia del Callao . j— Tor renune “ dispensable de la obra por continuar-
“ cia. 'del señor L o r e d o, fué nom- ‘‘ se. II— El señor Agustín T o v a r,.
‘‘ brado miembro de Ü'a Junta, según “ presidente de la Sociedad de Benefi-
‘‘ lacuerdo del 22 de abriflí, el Sr. Juan C. ‘‘ cencía en el año de 1909, en su ?Je_
“ B e n d e z ü, a quien encomenda. “ moría, administrativa de ese año, de-
“iron sus compañeros la .Tesorería. | ‘‘d'a lo que sigue: | Vuestra Junta
‘‘ — La Junta Adm/inistradora, para “ Particular el 2 de dgoisto, se impuso
“ orijlar lia diticultiad y poner a cu_ “ de la Suprema Resolución expedida
“ bierío su responsabilidad, sometió, ‘‘ el 23 de julio por conducto de lia Di-
“ en consuiüía, a la institución los «es- “ rección de Salubridad, en que con-
‘‘ itodios y pi"oyectos del ingeniero don “ siderando que los trabajos se bailaban
“ Felipe C a s t a ñ ó m, quien creiia “ parailizados por no haberse podida
“podría surtirse del agua potaibDe pre- “ ílllevar a cabo (los estudios endereza-
“ cisa a'l edifeio mediante di desemboL ‘‘ dos a asegurar, en cantidad suficien-
“ SO' de Lp. 2,200, más o menosi.j— te y perenne el agua potable preci-
“ Eli propósito de esta consultai fué “ sa, como lo establece la Suprema Re_
“ que la institución se pronunciase so. “ soliución de 7 de julio de 1905; y
“ bre la conveniencia o incoveniencia “ qute lia alLudida Dirección de Salíubri*
“ de invertir esa suma de dinero, que ‘‘ dad, por disposición ministeriall, ha»
“ po-dría resultar .infructuosa, si. el éxi- “ bía mandado practicar, se aprobaban
‘‘ to no coronaba las predicioines pro- “ (los estudios técnicos del iingeniera
“ fesionalies. Vuestra Junta Particu- “ adscriito a ella señor Emiiíli'ano B u z-
“llar, en sesión de 9.de seitiembre, de_ “ z i, con cargo a los fondos acumu-
“ cilinó e,l encargo por el instante y lo ‘‘(liados por la Beneficencia para tail
“ encaminó a la dirección de Obras “ empresa. I— J_^a comunicación trans--
‘‘ Públicas para que los técniicos de “ criptora del mencionado decreto de
“ que dispone, se pronunciasen sobre “ agosto fué entonces encaminada a la
“ lias fases económica y científica del Junta EconómiiCa. I— Pedidais iprp-

(171
puestas pér ésta para el designio, se “ tros diarios. Suponiendo ahora una
aceptó por ella, el 23 de setiembre, “ dotación de 200 litros por persona
lia de don Juan P a r d o y S a r- “ (que es la de París) se deduce que
^'miento conforme a losi detallfies “ el pozo del Manicomio nene ciapaci-
“ que espedifica la memoria de la Jun_ “ ddad para abastecer de agua una po-
ta Económica que obra en otro lu_ “ Elación de, 5.000 habitantes, lo cual
gar, por Lp. 296 que por las cir- “ supera, con gran, exceso, a todas las
“ cunstaincias que se indican en esa “ necesidades del futuro; máxime te_
miemoria se redujeron a Lp. 176.!—- " ni'iendo en cuenta,que la época diel ex_
“ Noiticias que legan a mi despacho, “ perimento ha sido en pleno período
hacen presuimir que la dificuiiltad ,se “ m;lnimo de aguas de subsuelo. |— Si
hallla en de ser vencida mediam- “ las ya fundadas presunciones se con_
te la piolar.diziadióin del pozo exis- “ firman, será oportunidad die reanu-
tente e instalaciones de galerías fü- “ dar los interrumpidos tabajos, ncon-
^‘trantes; que la Junta Económica, con firmada La suficiencia de agua y pre-
su personal técnico se constituyó, ha_ “ vía revisión de ios pia'nos y presu.
“ ce poco, en los terrenos del referido “ pucístos, por manera que su importe
Manicomio a fin de ver el resuiíiado “ no supere a 'las facultades económi-
“ obiieniendo en los trabajos de captación cas de Beneficencia, que tiene
■*‘06 agua potabíle para dicho edificio.¡ “ cumulados para el objeto en la Caja
__ Los trabajos ejecutados han con_ “■da iAhorros, Lp. 12.768'.72, sin
“ sistido en profundizar el pozo ya “ contar las Lp. 8.848 dadas^en prés-
existente, y construir en éll y cerca tamo para el ensanche de la loque_
del fondo, una galería, laterail, fil- “ ría del Cercado con la condición de
traición, que aumenta consideraiblle- “ ser devueltas paulatinamente y las
“ mente el poder captante. Para eje_ “ Lp. 6.000 facilitadas, co/n autoriza-
curar el indicado trabajo se ha iins- ción suprema, para gastos generales
ta'-hdo ,una planta de agotamiento " de ,lia Institución, reintegrablles tam-
consiistente en dos calderos, uno de “ biién.’^l! _ El decreto supremo de
16 'H.P. y otro de 20 H.P., un 4 de noviembre de 1910 haEla, como
motor a vapor que acciona a 'Un con- Ipuede verse, ,de r e a n u d n c i ó) ni
tra_eje situado en ila boca, ddl pozo, d © trabajos, lo que expresa
** por medio del cuall adquieren movi- ‘piaramente el estado de paralización
“ miento unia serie de poleas y ejes si- en que a la: sazón se encontraban. .El
tuados en el interior del pozo, desti_ decreto se halla concebido en ios si¬
nados a poner en acción dos podero- guientes términos: —“Lima, 4 de no_
s-as bombas centrífugas. Dichas ‘‘viembre de 1910.— Siendo necc-
bom.bas han sido instaladas acoplán- “ sario reanudar los trabajos de] hos-
dolías en sébie, de tal modo que ila “ pital de insanos, cuya terminación es
descarga de la más baja termina en urgentementt© reclamada;—Y teniendo
** ila abisorcióni de da más alta. Por en consiideración; Que la Junta crea-
medio de esta ingeniosa combinación “ da por Resolución Suprema de 7 de
se ha conseguido elevar el agua a to_ “ jullr’o de 1905 .ha funcionado sin la
“ ida la altura detl pozo; ¡saliendo por el “ concurrencia de los funcionarios lla_
tubo exterior de desclarga con .una madoís la intervenir en <la ejecución
velocidad de cuatro metros por segun- “de las obras públicas. — Que la
“ do. Este resulltado no hubiera sido “ construcción del hospital de insanos
conseguido con otra clase de bombas, “ es de carácter nacional, por cuanto
puies las arenas y barros procedentes “ deben contr'buir a su ejecución las
‘' de la exdavación, habrían deteriora- “ beneficencias de la república; —Que
do prematuramente lias válvulas y ém_ “ estando asegurada, de manera perma.
bolos de cualquiera bomEa, dejándola “ nente, lia dotación de agua potable su-
inserviible. |— En el ensayo e ilnspec- “ ficiente para el servicio del indicado
ción técnica verificado, se pudo cons- “ hospital, ha desaparecido la causa
tatar que el rendimiento dell pozo en aeu venía retardando la continuación
la actualidad es de un millón de li- “de bw obra; — Se resuelve: — Re-

172)
constifúyase la junta creada para di_
del Mar, con el objeto de instalar a-
ri.gir la obra del hospioio de Insanos
lli un Eigiocomlo, siendo entendido
con el personal siguiente; ©1 Minis_ ii
que esas obras se ejeemarían sin
tro de i omento, los directores de O-
^ gravamen alguno pana la institución
‘‘ braiS Públicas y de Salubridiaid, un
‘‘ y ello no significaría cesión de-
delegado de la Facuiltad de Medici-
“ finitiva e incondicional. Después de
“ na, dos miembros de La Sociedad de
debatir el punto creisteis diel caso
“ Beneficencia de Lima y uno de cada W
dn lel parecer, sobre esa comunica-
'uma de las Sociedades de Benefioen u
^eyón y sobre el decreto de 19 de febre
ella que contribuyan con sus fondos a
ro, de una Comisión especicil que
‘‘lita realización de da/obra. — Hegís-
“ quedó organizada con el primer Vice
“ trese, comuniqúese y publíquese. —
“ Director y los Inspectores del Hos-
“ Rúbrica de Si. E. — Ego A g u i_
‘'Dcio de Insanos y de Obras. Esto
“ r r e.”| —En ^conformidad con esta
comisiión os presentó el exponente
resolución, pasaron la La dicha junta los
de,sus estudios el 26 del propio mes,
antiecedentes de esta ya larga trami-
pronunciándose en el sentido de que
itiac:ón.¡| — El proyecto P i é r o L .a
se cediera condic’.onalmente los pa¬
parecía condenado a muerte por la len_ a
bellones construidos, ©1 terreno en
titud con la cual, en el transcurso de ‘ que talles construcciones raidíican, los
dieciseis años, se había llevado a, cabo “ necesarios para jardines, campos de
la tramutación ded proyecto, primero, i í
ejercicios f.sicos, enfermerías, escue¬
lia ejecución de los trabajos, después. las y demás dependencias; siendo con.
Este año de 1912 trajo el convenci¬ “ dlición expresa que todo do cedido
miento para quienes tales sospechas volvería a La Beneficencia en caso
abrigaban. Dejemos al doctor Belisa.- “de dársele otro destmo.| — El 6 de
hio S o s a, entonces Director de mayo del mesmo año os impusisteis
Beneficencia, da relación de este nue¬ “ de fia Suprema Resolución de 30 de
vo y pintoresco episodio :| — ‘‘Aban. “ abril que, entre otras prescripciones,,
“ donada, conforme a disposiciones su¬ “ preceptuaba que la Dirección de Sa-
premas de que os habla la memoria “lubridiad procediese a establecer ©1
de 1912, lia idea de continuar los “ proyectado Higíiocomio de la Infan-
“ tnaibajos emprendidos en la iMagdale_ “ cia, fijando la extensión dc esos te-
“ na dell Mar con destino a JManicomio rrenos y además los matertoles que
Nacional, dedicáronse ¿os edificios “tomaría de los allí aglomerados, de
aiilí levantados a un asilo infantil, a “ tiempo atrás, para la obra del Hos-
cargo del Fisco, que se llamó Higio- “ picio Nacional de Alienados. En ila
“comio de la Infancia, cuya existen, “ sesión de esa fecha sancionásteis la
cía resultó efímera por haber dis- “[entrega de los terrenos señalados y
puesto eil Gobierno transformar ese “ de los ladrillos v otros materrales
‘“Asillo en una Escuela de Economía “ existentes, necesarios pana la reald.
“ Domiéstica que funcionaba alUí ad ce_ “ zación de los planes del) Supremo
“ rarse el año de 1912. |— Los ante- “ Gobierno; y el 20 de mayo volvisteis
iciedentes de esta cuestión son éstos :| ‘‘ a ocuparos de este asunto., con mo-
— En sesión de 13 de abril de 1912 “ tivo de una comunicación de,l 8 de
“ os fué leído el oficio de la Direción “ ll'a Dirección de Salubridad en que
de Salubridad deil 13 en que, Invo. “ refiriéndose a conferencias ceJebra-
“cando el supremo decreto de 24 de “ das en ©1 despacho de la Dirección
‘ diciembre, que confía a esa oficina “ de Beneficencia para acordar la ex.
“ nfacionaíl la asistencia de ila infan- “ tensión definitiva del terreno y can--
“ cía, especialmente en lo qu'e se re_ “ tidad de materiales que aquiellla juz-
laoiona con la profilaxia de las en- “ gaba necesarios para el Higiocomio,
“ fermedades que diezman a los niños, “ de conformidadí con la Suprema Re-
“solicitaba de la Sociedad se le per. “ solución del D del mismo, ratiflica.
mitiera aprovechar tos construcciones “Ida eir compromiso a que se arribó, y
emprendidas, de años atrás, para Hos- “ enviaba, un plano en que se situaba
pital de Insanos, en lia Magdalena la posición que ocupará ©I Higioco-

(173
mio', ,6(1 cual itendría 400 metros so_ L^irección de Salubridad el acuerde^'
“ bre lia Avenida Pardo, y cuyo fin se_ “ en que se ratificaba la cesión en las^
“ condiciones mencionadas, y en espe_
ñaiHa la línea paraílela. al frente del
“ eistabi/ecimiento que d^A'ide por m«L “ cial, que el surtidor de agua quedara
‘‘tad el pozo surtidor de agua; si:en_ “ entre los linderos de lo cedido, como
“do 100.000 tan sólo de los 300.000 “ lo demarca el plano. Faltaba enton_
exi!sitent¡es, los ladrilllos que había me_ “ oes únicamente que, como se tenía
“ nester, quedaindo líos riestantes a dis- “ dispuesto, la S-ccIión de Obras levan-
“ poistici'ón de la Beneflicencia. | ^ “ tara un plano defirnitivo de da sección
También se dió cuenta en esa oporitu_ ‘‘ cedida y de lo que se retuviere la
“ nidad de un Informe, del 13 desmayo, “Beneficencia; y que expresase, con
“de "!a Sección de Obras, a la que se “todo detalKIe, los materiales que que-
“ había ieincargado del estudio de es- “ daban allí, después .de utilizados los
“ tos puntos del cual se Infería que “que se mandaban entregar a la Be.
la porción de terreno solicitada com._ ‘‘neficencia. I — La vida del Higioco_^
“ prendía parte del área de 15.600 m. “ mío como se ha dicho, fué muy
“ cedida, por escritura de 4 de dÍQÍem_ “ precaaia, pues sucedió al que le es-
“ bie de 1901, ante ícll Nota.rio don “ tabl|ediera, que inspirado en otras o-
“ Juan I. B e r n í n z o n, por el “ rientaciones, lo transformó en Escue>
señor Domingo O 1 a v e g o y , a, ‘‘ la de Economíia Doméstica, invir_
“ con el excluísivo objeto de que fuera “ tiendo para ello fuertes caudales y
“ ocupada por el Manicomio, así co- “ ocupando una extensión de^ terreno
“ mo de otro oficio de la Dirección de “ supeirior a la que se solicitó.j La
“ Salubridad, del' Í5, en respuesta al “ Sección Flncaria, elli 7 de mayo, par_
“ que se le dirigiera lia víspera hacien. ti'dipaba haber recibido aviso de es*
“do presente que para su propósito “ tarse levantando un cerco en los te-
‘‘bastiairían 40 o 60.000 metros cua. rrenos que la institución cedió al Su-
“ drados en vez de los 168.000, y “ premo Gobierno para el Higiocomio
“ que de e|llos no podra formar parte “ de niños en la Magdalena del Mar, y
“ l'Ois telrrenos obsequiados por el se. que, comO' tal hecho podría dar lugar
“ ñor O (1 a V e g o y a. Expresa. “a dilficultades, porque, según enten.
saba en su nota la Dirección de Sa- “ día se iba a cercar parte no com.
“ lubrldiad que lo que había menester “ pirendida en la cesión, conceptuaba
“ era la extensión marcada en el pla_ “ indispensable que lia Sección de 0-
“ no que devolvía, acompañado de una bras informase a respecto. Según el
“ copia ejecutada por el ingeniero de “linforme de ésta, al que acompañó él
su dependendia,, y que tenía respecto “ plano correspondiente con sus respec-.
“ al ll'evantado por la Beneficencia las “ tivas explicaciones y escala, resullta_
“ siiguíientes liigeras modificacio!neis:| — “ ba que el terreno cedido forma un
“ la.—La alameda que rodea al Hl. cuadrillátero y tiene un área de
‘^giocorrtio se señala en 25 metros, “ 60.000 metros cuadrados, habiendo
“ en vez de 20, facillitando así, más ‘‘ tomado al Gobierno para el Asilo
“ amplia ciirculadión ai los edificios qtie “ 115.600 que forman un trapecio y
“ la Sociedad pudiera construir en el “ cuyo frente es la nueva avenida de'
terreno ;que esta deseaba retener;— ‘‘ Magdalena a M/irafloreis; jque, de la
“ 2ia ..—íSeñaila una) aveníída de 30 “ parte cedida a la Beneficencia por
“ metros de ancho, desde el respaldo del “ el señor Domingo Olavegoya,
“ Hiigiiocomio, hasta el pozo surtidor de “ el} Gobierno había tomado sólo 1.000-
“ agua, quedando éste rodeado de una “ metros cuadrados; que, respecto a la
“ zona de protección que garantizaba servidumbre del pozo, no se le había
“la pureza del a/gua; y 3a,—La ave. “ dado ninguna lindicaoión, (esperando
‘‘ níida de la derecha, que en el ¡plano “ que no sufriera aliteración; y que^
de lia Penefioencia tiene un resquí- “ por orden también del Supremo Go-
“ cío, quedaba perfectamiente reguil!ari_ bierno, se estaba 'levantando los to-
“ zada en el plano que remitía. | •— “ (lares y muros de adobes, hallándosc^
“ El 26 de mayo, se comunicó a la “ ya condluído el cerco dél fondo y a^

174)
‘‘delantado .e/I de la izquierda, entran.
que se hablaban los muchos centenares
l sesión de 19 de mayo,
“ dispusisteis se oficia.se a la Direc_ de alienados asistidos en la loquena
‘‘ ctón de Salubridad, entablando la co. del Cercado, se i/nd!Ícab.^)n gestiones efn-
rrespondiente reclamación.| — La es. ^minadas a la obra de un nuevo Asilo.
J critura dell Gobierno con la Congre- Dejemos al mismo señor doctor S o .
s a ^ hiacernos el enunciado de estas
^ gaci'ón Salesiana para lila dlirecoion y
pistones :| “Las esperanzas justa,
‘‘administración die da Escuela Domés.
mente abrigadas de que en el curso
“ tica fué extendida ante e¡I notario de
del ano a que alinde la Memoria de
‘‘ Haofenda don .Adodifo P r |i e t o,
mi dastinguido antecesor (página LV)
(( ^ 'mayo de 1913 5 la res;odlu_
^ entrasen en actividad los trabajos de
^ ción suprema fundando da escuela en
■/este nuevo edificio ya vehemente¬
‘‘ sustitución del Higiocomio, tiene fe.
mente reiQlamado dada !a estrechez
‘‘cha 29 die abril!, oufyo art. lo. dis.
de la loquería del Gercado, cuyas
pone “créase bajo la dirección docen-
cond,liciones técr?|xas están en riña
te y económica de das Hijas de Mapa
con Jos consejos de la ciencia moder.
J Liad ora, en el establéciinliento
na, respecto a la. asistencia de ena
‘I fiscad de la Magdalena del Mar de.
jenados, han resulltado en parte de
^ nominado “Asido de la Infancia”, u_
^ fraudadas por causa de fuerza ma.
na escuela de enseñanza de economía
yor. I — Tras de maduros estudios,
domésftica, en el cual recibirán ins.
y después de abandonada Ja 'idea de
trucción, a do menos 80 niñas po.
ensanchar el actual Hospicio, y, más
“bres, no menores de 12 años de edad',
“ tarde, la de erigirla en ei fur.co “Mi-
‘‘y donde podrán ser asistidas hasta
J roñes”, propio del Monasterio de Tri.
‘I 30 niñas desvalidas, a razón de S. 12
« ®e eligió elL fundo ‘‘PaJorni.
por al/umna y niña”. Se compróme-
‘‘nos”, que tiene una extensión de 14
‘‘ tía el Estado a ^pagar mensualmente
fanegadas, propio de Ja institución u
^ ^o^gi'egación un caperiLán, un ‘‘bicado en el, valle de la Magda'lena’
^ médico, un hortelano y un gañán. Se
‘ a unos 3 kilómetros d)e esta capiitall
‘I delega en el Director de Fomento la
‘‘ con la que se comunica, mediante u.
facuiltad, de acuerdo con la Superio.
na 'estrecha y sinuosa vereda que sa-
‘‘ ra, de detierminar la extensión de te_ ‘‘Je a la carretera., del Galllao; se pen.
^ rreno que se dedicará ¡a la huerta de só, como era/ natural, en dotarlo de
la Escuela, | — El contrato reviste
“ J'a suficiente cantidad de agua pota_
^caracteres de forzoso para ambas par. ^ ble, perforando al intento, el' pozo que
‘Mes, por 10 años, pudiendo una u o.
‘‘debía surtirse e)l nuevo, edificio, pro.
“tra, ponerle término con un aviso an- “ visto dje su corresponc^ente bomba
ticipado de un año. [ — Míientras tan. “y motor eléctrico. I — Gontratóse la
‘‘ to, í£ñ' señor Domingo O I a v e g o_ ‘‘ adquisición de esta maquinaria, pa.
‘‘ y a, que para regulaifizar el perí. ‘‘ gadera con cargo a Ja partida de Lp.
“metro del Manicomio Nacional, ha. 30.000 señalada en el acuerdo de
‘‘ bía obsequiado el terreno de que ‘‘Ja Junta General de 10 de setiembre
“antes se hablara, del fundo ‘‘Mata ‘‘de 1912 y que figura por Lp.
“ Lechuzas”, promovió expediente ju- ‘ 26.080.0.00 ¡en el presupuesto ví-
^ d...cial sobre rescisión de la donación, “ gente, con la casa de Pedro I\r a r.
qii|e ya no l/.enaba la íin'aCf dad que lia ‘‘t ¡ii n t o, per Lp. 352.0.00, con
“ mothvó. Yosotros, con motivo de una “ forme a vuestro acuerdo de 22 de
J consulta de la Seccrón Judicialli, el jk.il:o de 1912.1 — Gcnóratóse, asL
‘‘ 26 de mayo, dispusístdis no llevar “ mismo, con los ingeniieros Pardo
“^adelante la oposición que all intento ‘‘ e Hiijos la excavación del pozo, por
‘‘se había formulado por la Sociedad”. “Lp. 400.0.00, lo que aprobásteis
I mismo tiempo que se destinaba “el 7 de octubre deJ propio año.| _
el local de! Asilo de Magdalena a fi. ‘‘ Encargóse ail Ingeniero ¡all servicio
nalí^idad diversas; al mismo tiempo que “ deJi Estado, don Ricardo de Jaxa
parecía extinguida toda esperanza de “ M a II a c h o w s k y, la confección
mejorar la deseperada condición en ‘‘ de planos, presupuestos, memoria

(175
5
‘‘ contralstas anunciaban ore iban 3.
descriptiva y dibujos de detaíiies, con
“ pedir a los EE. UU. de Nortf^ Amé-
“ ;la remurneración de Lp. 250.0.00,
“ rica los elementos necesiarios para
conforme a vuestro acuerdo deil 7 de
“ completar su maquinaria de acicai-
“octubre de 1912 también; y, fbn:3jL
“miento; debiéndose esperar los me-
“ mente, se celebró el' arreglo del ca_
‘‘ ses de octubre o noviembre, de ple-
‘‘ so con las Empresas Eléctricas Aso-
“ na sequía, para reanudar los traba_
“ ciadas, patra lia' tiinstalliacjión de postes
“ jos, a En de procurar eH rendimiento
“ quic soportasen eil ailambre conductor
‘‘ de agua que tenían ofrecido; ¿o que
‘‘de fuerza eléctrica a “PaJlominois”,
“ infortunadamente no se ha realizado
“por Lp. 362.8.60.1 — También el
“ por nuevas di^ cuiltades qrie ha en_
“ 7 ácJ octubre, habíais sanci'onaido íílas i-
contrado eil contratista para efiectuar
‘‘ niciativas del señoT Presidente de
“ su propósiito.j '— La comisión eje-
“ lia Comisión, de que se instaurase Oi
“ cutiva, más tarde, presidida ya cor
“ juicio de exprotpiadi'ón necesaria a
“fin de establiecer un camino de 10 ‘‘ eil señor Dávalos y Li-
“ s s ó n, designado el 8 de marzo por
“ metros de ancho, a partir de deter_
“ renuncia del señor Barreda,
“ minado punto dell fundo “Mirones’ ,
‘‘ contrató con eíl Ingeniero D. Oscar
‘‘ que condujera de la carreitera ail pro.
‘‘ L ó p c z Aliaga el 10 de fe-
“ yectado Manicomio, j — La Sección
“ brero, el levantamiento de planos y
“ de Obras quedó encargada, por :a_-
‘‘ trazo del camine, a que antes se ha
“ cuerdo de 14 de octubre, de levantar
‘‘ ell plano de la faja de terreno necesa- ‘‘aludido. 1 _ Las cantidades pagadas
“ rio para el camino. | — Según acta “con cargo a estas obras han sido.
“de lia Junta ¡ejecutiva de 4 de di:_ “ A P a r d o e Hijos, de noviemtbre
“ oiembre, su presidente la había ins- “ de 1912 ;a 24 de lenero de 1913,
‘‘ truído dell estado de las gestiones ‘‘ por e,^ pozo, Lp. 225.0.00; A M a.
que había ceiebrado con el propieta- “ 1 a c h o w s k i, de febrero a 23. de
■“ rio del fundo “Arámburu”, a fin “abril de 1913, por planos Lp.
‘‘ 250.0.00; A M a r t i n t o, _ por
‘‘ de realizar una permuta de terrenos
que posilbillitase la comunicaqión por “motor y accesorios en 30 de abrA^de
“ niedio de un camino recto, atravesan- “ 1913 Lp. 352.0.00; A las EE. EE.
“do este fundo, entre ‘‘Paiommos” y í‘ AA . por líneas y conex.ones para
‘ lia carretera del Callao; y según las “fuerza eléctrica Lp. 362.8.80, Al
explicacionies proporcionadas por su “ ingeniero L ó P e_z Aliaga de
“ Presidente se hab'a optado por con- “ mi ay o a octubre, ¿ncllusive Lp. 14.
“ certar ccn el propietario de Chacra ‘‘para peones Lp. 89.0.00; Al inge-
“ Ríos, que ese camino se reservaría “niero Y i 1 1 a, por moviñdad Lo.
‘‘para, el Decauvilie y los pesíO’nies.| “12.0.00; Total' Lp. 1290.8.80.1
“—El 17 de diciembre de 1912, se_ ‘í —Eace poco, por oficio de 18 de no-
“ gún información del lingeniero de la ‘‘ viiembre, la Comiisión propuso voL
“ ver sobre el antiguo proyecto de pre_
“ Seociión de Obras D. Juan C.
“ V i il 1 a, el pozo tenía 2 metros de “ fierir eil fundo “Mirones” para el Ma.
“ di ámetro, 35 de profundidad y^ 5 de ‘‘ n'icomio, por encontrar casi ánsupe-
revestimiento de ladriiJlo, habiéndose “ rabies las dificultades para hacerlo
‘‘ illegado a las primeras capas de a- “ en “Pailominos”, problema que os
“ gua, y siendo esa la época en que ‘‘tocará resolver en este año.| — Por
“ ésta se encuentra a mayor profundi. “ disposición de mi despacho de 11 ée
“dad. [ — Así 'las cosas, y cuando el “ abriíl, se hab'a dispuesto desarmar u-
** agua alcanzaba una altura de Im. “ na die las imposiciones a plazo por Lp
“20, el 27 de enero de 1913, reven- ‘‘ 2.000 de las que con destino al Ma-
“ taron las bombas, cuando el trabajo “ rlicomio Naaional existían en la Caja
“ del pozo se hallaba en plena activi- “ de Ahorros y hacer dos nuevas en
“ dad. lo que impidió continuar ila pro, “cuenta corriente: una de Lp. 1.000
“ fundlización, que llegaba a 36m 30, ‘‘ para autorizadas en ell Hospital “Dos
“con 4m. 20 de agua, con lo que se “ de Mayo, con cargo a esos fondos, y
paralizaron los trabajos; pues (los “ leil) resto, de ,Lp. 1004.8.90, a q.u®

176)
“ ascendía con sus intereses, a los gas_ “ y, por último, se ha pedido lia ex-
tos que iba demandado el Nuevo Ma_ ‘‘ prof|■ía:ción de este fundo para en_
“ nicomio de Varones. | — Las Lp. “ sanchar los terrenos de “Palomino”
“ 30.000 destinadas a ’ia obra,queda_ •‘ y darles acceso por ^'Tretera del
‘‘ron constituidas así: Importe de las “Gauao.l— El resfilitado positivo de
“partidas 1545, 1546 y 1547 del pre- “ e.stos proyectos ha sido el aplaza-
“ supuesto de 1912, para e/1 servicio de ‘•miento indefinido de la obra.]— A
‘‘ amont'izaeión y pago de intereses de “pesar de las Lp. 26,000 gastadas
“ las sumáis adeudadas por la Sociedad, “ en la Magdalena», de más o menos
' al antiguo fondo del Hospital Nacio- ‘‘Lp. 10,000 invertidas en ei| depar-.
‘ naíl de Insanos y que se emplearon en “ tamento de mujeres del Cercado y
“ aimpiliaciones y mejoras en la loquería '‘de las Lp. 30,000 »'lepo sitad as, la
“ del Cercado, con autorización supre_ •‘ casa de Insanos sigue en lell mismo
“ ma Lp. 2120.0.00.1 —Importe de “ local en que se inauguró hace 5 4
‘‘la partida 1542 del presupuesto de “ años y continuará lalljií por mucho
“ 1913, consignada especdalmente pa_ ‘‘ tiempo aun, si no se decide la Socie-
“ ra el Mia;r(iiComie de Varones T^p. “ dad a adoptar una resolución inme-
“ 26080.0.00; Partida mandada con_ ‘'di ata y definitiva.]— E sta reso'llu-
‘‘ signar en el Presupuesto de 1914 •'jción, a juicl’O’ de la comisión que
“ para di Manicomio de Varones Lp. “presido, no ha de ser otra que recu-,
“ 1800.0.0,0; Total Lp. 30000.0.00] “ penar la propiedad de la Magdalena
“ Conviiene advertir que de esas parti- ‘•'y terminar de fabricarla.]— Se es_
‘‘das sólio estarán expeditas en 1914 “ tipuló con el Gobierno que la enitre-
‘‘las dos primeras o sea Lp. 28.200. “ ga de ese inmi’Jebile que ile hizo la
“0.00; la de Lp. 2.120.0.00 se su- ‘‘ Beneficenciia no significaba para és-
“ primió de la iliiquidaoión dtel pliego de “ ta su cesión definitiva e incondicio-,
‘‘ 1912, que formaba parte del Presu_ “ nafj y que se le devolviera, en el ca-
“puesto de 1913, y que habrá de in_ ‘‘ so de que se lie diera destino dispin-,
“seriarse en el de 1915.|| — Con fe¬ “ to lafj deil Higiocomio.]— Es claro y
cha 19 de febrero de 1914 el entónces “ está expedito el derecho de la So-
Inspector del ^Hos;tiícIo de Insanos, Dr. ‘‘ ciedad para recuperar esa prop :lf£' dad
Federico E (1 g u e r a, dirigía a Ha So¬ “ y debe inmediataimente reclamarlla,
ciedad de Beneficenciai Púb’íca de Lima “ pues el Higiocomio no existe y se
la siguiente comunicación :| ‘‘Lima, 19 ‘‘ ha limplantado en su lugar una Es-
“de febrero de 1914. Señor Director “ cuelai de Economía Domesqica que
“ de Illa Sociedad de Beneficencia Pú_ “no tardará en ser Clausurada.]
“ bilica de Lima.]— Deisde que se me ‘‘ Inmediatamente que la Sociedad en-
“ honró con Ha elección de Inspector “ tre en posesión del edificio de Ha
“del hospital de insanos, he .rrocurado “ IMagdElena, se trasladará a él todo
‘‘ encontrar pronta y eficaz solución al ‘‘ e(l personal del departamento de va-
“ problema pilanteado hace años para “jroines y podrá aprovecharse el tra_
“construirle nuevo local.]— Exfs_ ‘‘bajo de no menos del 50 por ciento
‘‘■ten depositados para este objeto, “ de este personall para concluir con ra_
“Lp. 30,000, sin que la obra haya “pidez y economía el departamento de
“ podido principiarse, por fa’ta de te_ ‘‘mujeres y otros pabellones, f— Las
‘‘rreno suficiente y apropiado.]— PrliL “ condiciones del local de la Magdale-
“ mero se decidv’ó construir el hospital “ na, su ubiCaición, su amplitrid, dota-
“ en la Magdalena, y después de ha- ‘‘ (íón de agua, elevación y distar :ia
‘‘'berse invertido más de Lp. 26,000 “ de|j mar, etc., son a. juic'o de los
“ se en/'regó el terreno y la parte edi- “ Médicos leí Mlanicompo. excelentes
“ ficada lal Gobierno, para que esta_ ‘‘y nada justificaría el absmdono de
‘‘blecHera un Higiocomio.]— Se pro_ “esa propiedad que representa Lp.
“ yectó después consíruír ed HospL “ 26,000 a la Beneficenc'ia y rnás de
“ tal en el fundo ‘‘Palomino-’; más ‘‘ Lp., 15,000 por obras que acabíaf de
“ tardf» se nretendió permutar esta “ejecutar efl' Gobierno.]— Agregán^
“ propiedad por la. chácara ‘‘iMirones” “ dose a éstas I.p. 4 1,000 las 30,000

(177
‘‘ depositadas Tiesultará un edificio de “ para darle el destino que se proyec-
Lip. 71,000 y no cíe Lp. 30,000 co_ “ tó al adquirirla, esto es: la cons-
“ mo el que se j^royectabia construir en trucción del Hospital de Insanos . |
“ Pa/lomiino. I— Ail recuperar La So_ “— Desde e(l 'año 1912, hasta la fe-
ciedad el inmueble de la Magdale- “ idha, se ha ocupbdo la Sociedad en
“ na, puede ofrecer ail' Gobiierno con_ ‘‘ buscar un siitio aparente y lapiropllado
“ vertir en Escuela de Eoonomiía Do_ ‘‘para el Manicomio; y ha lü'egaido la
méstica la que debe fundar con la “ comisión encargada de este asunto,
“ dontaición Delgado. | —^ Las Lp. “ a dlcdidlr, da acuerdo con los médicos
10,000 invertidas en e)l departamen, “de eisie estatl'bcimiento, que es' lo
‘‘ to de mujeres de(ll Cercado tampoco ‘‘ más acertado y práctico terminar las
“ se perderían, pues eise locall puede “ obras principiadas en la Magdalena
“ destinarse inmediatamente a Gasa de “ y que a fa mayor brevedad se tras_
‘MMaferniidíad'. I— 'Cree, pues, jd! in_ “Haden a él los alienados. |— Tiene
“ frascrito, y como él los miembros de ‘‘ la ¿Beneficencia inveriirldas más de
lila Comisión y dos médicos del Ma_ “ Lp. 26,000 en ese inmuetle, y dis-
“/nicomio, que debe la Dirección sin “ ponibles Lp. 30,000 para terminar-
“ pérdida de tiempo, recuperar el in. “ lo ; de suerte que todo proyecto nue-
mueble die la Magdallena, paila darle, ‘‘ vo significa la pérdida a abandono
“ e/I, desitino que tuvo su origen.]— “de Lp. 26,000.]— No creo nece-
“Dios guarde a Ud., S. D. EederL “ sanio entrar en mayores considera_
co E (1 g u e r a.l]— La Goniisiión “ ciones y dotallles sobre Ha convenien_
que alude el docter E /I g u .q,r a y ‘‘ cia de destinar la Manicomio ell in-
que él presidía, se hallaba formada “ miueble de la Magdaliena; y sliendo
por dos señores Dr. Aliejandro O. “ claro él derecho de la Sociedad paña
D e u s t u a, Abed G. B a il il é n ‘‘ reélamarlb, espero que se servirá U.
y tenía por asesor técnico al Dr. Da_ “ S. expedir la Resolución restituiíoria
vid M a t t o, jefe ddl servicio mé¬ “ en dicha propiedad de 4a Beneficen_
dico de Hospicio de Insanos. | — Con “ cia. Dios guarde a U. S . —^B . S o -
fecha )25 de dicho mes de febrero de “ 19 a.¡|— Dei^empeñando la cartera
1914, el Dr. Bélisario S o s a, en de Fomento.el Sr. Benjamín Boza
aquella época Director de la Sociedad y la Dirección de Sallubridad de dicho
te Beneficencia, dirigió idl s^iguiente Míñisterio e,l Dr. Abel S. O 1 a e_
oficio al Ministerio de Fomento: ^‘Li- c h e la, se expidió Ha resoluqión su¬
“ ma febrero 25 de 1914. Señor Mi_ prema que transcribimos a conti'nuai-
^ nistro de Fomento : En ell m.es de ción y que marca los rumbos definiti¬
“ia,bri|l de 1912, la Sociedad de Bc- vos de ejecución de la obra del actual
“ neficencia, Saecediendo a las insiinua- (Aislillo de Magdalena:] —‘‘Lima, 25 de
‘‘ ciones deil' Supremo Gobierno, lie ce_ “marzo die 1914. Señor Director de
“ dió €)1 inmueble de la Magdalena, a “ Ha Sodiedad de Beneficencia PúbÜ-
‘‘ fin M'e que la dirección de Slubridad “ ca. Me es grato transcribrr a US.
“ estableelera en él un Higlocomio pa_ “lia resolución que con fecha 21 ddl
“ ra la Infancia; y se convino en que “lactual ha recaído en el pedido for_
“ dicho inmueble se devolvería a al Be_ ‘‘mulado por US. en su oficio de 25
neficencia en cuapqufer tiempo que “de febrero último, dirigid) a' ^eñor
“ se le diera otro destino. |— Es no_ “Miristro le Fomento para qiue se
“ torio que el Higiocomio tuvo corta ‘‘ devuelvan a la Socied/ad de Benefi.
“ duració(n y que en su lugar se “ cencia de su «figna dirección los In-
“ ha fundado una Escuela de Econo- “ muebles de la Magdalena del Mar,
“ mía Domésticas que por fasta ae re- ‘‘|ofiaio a;l cual habla precedido iniicla-
cursos para sostenerla, tendrá pron. “ ti Via idéntica de mi despacho, pre.
“ to que desaparecer. I— Sea así o nó, ‘‘sentada ail señor Ministro ;en un me_
“el hecho es que la cosdic'ón para “ morial que elldvé sobre dicho parti-
“ que la Beneficencia recupere su^ pro_ “cular.j— Vista Ha petición formula-
pí’edad se ha rear.íizado; y que ha_ ‘‘ da ror la Sociedad de Beneficencia
“ cien do valer su derecho, la redlama “ Pú'V.lcai de Lim.ia para que se lé de-

178)
vue-Jivan dos inmuebli^s construidos en “ denciail para el licénciamiento de Las
(k Magdapiena d©! Mar, con destino ‘‘escollares;— 3o. Endargar a una
al Asilo N/aicional de Insanos Con “ comisión compuesta por el Ministro
“el fin de continuar,)las obras que de_ “ de Fomento, que la presidirá, los
ben 'Compil/etarlos; y iBa' exposición ‘‘directores de Salubridad y Obras
‘‘ anteriormente hecha por e,l Diirector “ Públicas, dos miembros de la Socic-
“ de Salubnidad Púbijica mani/festando “ dad de Benefi'cenci'a Públicia de Li-
■“ la inecesliidad y convenienoJa ,que se “ mci, uno de los cuales será el Ins-
líe ve a cabo La iconstrucdón de dii- “ pectOT del Manicomio, el médico di.
cho Asilo d!e Insanos;— Teniendo “ rector de dicho establecimüento, y el
“en consideración;— Que se hia cum_ “ I'rofesor de Higiene de la Facul-
“plido la cond'i/oión resíl;tutoría con “ tad de Medlicna, la eiecución y di-
que la Sociedad de Beneficenciia en. “ rección de las obras del Manicomiiio
‘‘‘tregó esos iinmuebljes al Estado; — ‘‘ Nacionial de la Magdalena. Dicha
Que ha llegado, por lio tanlo, ejl c»_ “ comisión queda facultada pair'a re-
so de rescindir el contrato celebra, “ solver todo ilos relativo al objeto de
do con las Rclgiosa-; Saliesilamas em- “ su creación y para cubrir los gastos
“ cargadas actual-imente de la Escuela ‘‘ de La referida obra», girando sobre
de Economía Doméstica esitabliecidla “los fondos que tiene -La citada So.
en el pabellLón central del Manico. “ ciedad dé Beneficencia destinirdos a
“ mío de la Magdalena en iconstruc. “(los trabajos deL Manicomio que ha-
qión, Escuda que impone al Fisco ‘‘ bía proyectado construir en el fundo
“ un crecido egreso no presupuestado “ ‘‘PaLominos’’, los n'ismos que deposl.
“ y que no satisface (además una ne_ “ tará en la Caja de Ahorros, así co-
ces’idad social de índole «premiosa;— ‘‘ mo los dfe'más fondos que, en iJo su-
“ Que conviene preparar un proyec- “cesivo pueda dedicarse a la obra en
“ to de (liey sobre internación de alie- “ cuestiión. Dicha Junta fcrá aseso-
nados en los laaillos públicos o pri. “ rada por el Arquitecto de la Socie.
vados y sobre la condición de ílos en. ‘‘ dad de Beneficencia quien hará los
“ fermos referidos, en ilo concerniente “ pílanos y presupuestos^ .respectivos,
‘‘‘'al goce de sus derechos individua, “ en conformidad con el proyecto de
“les y alA^rnparo que, en nombre de “ que trata el jinforme antes me^^'^'o.
“ la Sociedad, debe prest arles el Es. ‘‘nado. La misma Junta formulará
‘‘tado;— Que al proyecto formulado “ su reglamento interior, y nombrará,
“ por el Director de Salubridad acer- “ por votación, un Secretario, que no
ca de las obráis que son requeridas “ forme parte de ella y que será un
para terminar ©1 Manicomio citado, ‘‘ rTiédico especialista en enfermeda.
“ se 'ajusta a las prescripciones cien, “ des mentales, y un contador, debien-
“tíficas sobre esta ciase de estab’e. “ do igualmente fijar ;La remuneración
cimientos;— De acuerdo con al in. mensual correspondiente a cada uno
“ forme ddl Director de Salubridad;— ‘‘ de elT-Os;— 4°. Nombrar una comi-
'“Se resuejlve:— D. Entregar a ¡la “ sión compuesta por el Catedrático
■‘‘Sociedad de Beneficentíia Pública “ de Medicina Legal, por los dos mé.
“ de Limo los imuebies de la Miaigda. “ dicos jefes del servicio del Mani.
“ lliena del Mar con todos sus anexos ‘‘ comio y por dos Abogados que serán
“ V miateriai^s, nara que se concruya. “designados ' oi la Facultad de Juris.
“ la obra del Manicomio conforme lali “ prudencia, qujc formulte un proyec‘0
“ pian 'a que se refiere el inforrre del “de Legislación sobre ajenados;— 5*^.
‘‘Director de Salubridad;— 2°. Res^ ‘‘ Queda derogada cualquiera otra re-
“ oindir el contrato celebrado con las “ solución que se oponga a ’a pre-
Religiosas Salesianas, corriendo a “ sente — Regístrese, comuniqúese y
‘‘ cargo de la Sociedad de Beneficen. “publiques©. Cinco rúbricas de la
“ qia las obligaciones que «tenga el Es. ‘‘junta de gobierno—B^o 7 a. Dios
‘‘i^ado por efecto de dicha rescisión; ‘•guarde a F. S. A. S. O ,1 a e-
cuedando autoFziado el Ministro de ‘‘c h e al’. II— Con fecha 30 de mar¬
'^‘Fomento para ocordar un plazo pru. zo de 1914 e! Director de Beceficen-

(179
-cía Dr. Bdlísario Sosa comuni. ‘‘ Dr. Abel S. O J' la e e h e a^.
(cabia allí señor Director de Salubriídad “ Director de Salubridad, y del Inge-
que había acordado la Sociedad dar “ niero de la obra D. Emiliano B u-
cumpOiimiieuto a la anterdor resoLución ^Cz/z i'.]— Se düió ílectura lail acta de
isuprema y que habría acordado dar a “la sesión lanterior, correspon'4le'nte'
lias Religiosas Sailesianas, durante un “ ají día 19 de diciembre actual, j.a-
período de 10 años, una finciai de ilja “ que fué aprobadiai sin observación. ['
Sociedad, una lindemnizaclón de L-p. —El director de Saliubridad maní-.
200 y Ü'os útiles que el Estado había “ festió que, en cumpllimiento dell en_
proporciionado paira ie|l establecimien^ “ cargo que habla reciblído de da co-
tto de ;la Escuela de Economía Domés¬ ‘b misión, había, dllrigido al señor Di_
tica. |—En 24 de abril dali mismo año “rector de Benefioenciia de esta capi-
terminó el arreglo de íla Sociedad de “ taiíi, con fecha 19 dell presente, él
Ha 'Sociedad de Beneficencia con las oificio a cuya copia di ó diectura; y que-
indicadas Relligiosais SaiHeislaínas, a das “ se contrae a manifestar a dicho se_.
cuales se corr.'piroimetiió is. entregair la Be- “ ñor quie' da Comisión había defenrL
nefideincla, dorante 10 años,'la pen¬ do ,a sus indicaiclones para que laten-
sión mensuail de Lp. 14, que lerai eil diera al egreso de Lp. 330.0.00'
producto de Ija finca qUe lia Socredad “ que ell Inspector del Hospfcio de'
de Beneficencia ofreció para instalar Insanos había soilicitado que se con-
en eOla la Escuela de Economía Do¬ “ slderara en eil presupuesto de lia Be-
méstica . I— En 9 de mayo fué nom_ “ neficencia para 1918, así como a ve-
bríado arquitecto de lia obra el inge¬ ficar dos demás gastos que requiera'
niero itaih'ano D. Emifiano B u z z i, “ lia instalación de los alienados en eL
a quien lie fué asignado el haber men- “ nuevo local de (Tai Magdadiena, con
suajl de Lp. 40.]— Tailes so/n líos an¬ ‘^dos fondos de la partida de Lp.
te de den tes de la continuación de la “ 1,960.0.00 consignada en eil presu,
obra deíl As'‘io de Magdalena, iniciada ‘‘ puesto vi'gente de esa institución, pe-
ell año de 1896, bajo el Gob/erno ddí “ ro con tal objeto era indlispensablé'
señor de Piérolla y resucitada que esa Sociedad pusiera ,a dispo-.
—iL: pallabra es licita_diiediocho a- “ sición de .la Comisión, en (la Caja de
ños más tarde, merced a la obra beiné_ Ahorros, da indicada cuma, porque'-
fica de los doctores Abell O 1 a C- con ella da comisión debía atender
c h e a y Federico E il g u e r a. — “ también él pago de algunas cuentas
Eista comisión cumpTiió debidamente “ que temía pendientes y en la actúa-
su cometido, yenciendo todo género de ‘GIddad carece de fondos.]— Ed mism'O-
dificultades. Alma de esta comlslión “ Díiireotor hizo presente nue vn ?e ha_
fueron los doctores,E >1 güera y bía recibido respuesta a dicha no-
G ’ ^ c h e a ai quienes asesora- ‘Cta|— Ed! Dr. E i g ii era expre-.
iron técnicamente ejl Dr. Bal bazar “ só quie él había tratado sobre el par-^
C a r á V e d o y ell ingeniero EmiL “ Leu lar con ed Director de la Bene-.
Iliano B u z z i. j— No entraremos en ficencia y que dicho señor le había
el detaOlle de la obra reaK'zada por esta “ manifestado que esa Sociedad entre_
comisión que puso término la sus 'la¬ “ garfa esos fondos muy en breve y en
bores con úitlmo día deil año de varios dividendos por no señe posi-
1917, en una reunión cuya acta sei ha_ “ blle entregan’os juntos, agregando
lia concebidai en ios Siguientes térmi¬ “jqiue, en su concepto, da junta podía'
nos:]— ‘'Sesilón deli día 29 de diclem- pasar a la Beneficencia una razón de
“ bre de 1917. Piresidida por vpl Mi_ “ Cías» deudas parái que ed)la lai canceliasie
nistro de Fomento Sr. Héitor F. “ con cargo a dichas Lp. 1,960.0.00,j
“ E s c a r d ó, con asistencia de los “ —Eli Director de Salubridad manifes-
“ miembros de da comisión, señores tó que, en reaíHdad, como la Comi-
dion Federico E di g u e r a, RodoL “ sión lo había contemplado en sesio-
“ fo ddl Campo, Franíiisco “ nes anteif ores, su existencia no tenía
“ G r a ñ a. Inge ni e ro iManuel jM 'a - “ ya razón de ser v que consideraba
“sí a s. Director de Obras Públicas, que era procedente que se diera uns-i

180)
resolución gubernativa poniendo tér- ‘‘torizados concias Lp. 1960.0.00
“ mino a las labores de ila Gomisión “ en referencia, se formuló da cuentOr
“ y disponiendo que todas las cuentas “respectiva, que resultó así:| — Al
‘‘ documentadas y dos pílanos de /las O- “contratista Sr. M o 1 t a n i por
“ bras hechas pasasen a la Sociedad de “ devolución del 10 por ciento del mon-
“Beneficencia. Todos los miembros “ to de su contrata Lp 376.4.50;
“ presentes aceptairon que se procediese “ A 1-as EL. EL. AA. por conexio,.
‘‘ así. I — El señor Rodolfo del G a m. “mes del servicio de ui’umbrado Lp.
“ p o, proipuso que, teniendo en cuen_ ‘^219.2.90; A Kny S c M e r e r,^
‘‘ ta I'Os Importantes servicios prestados ‘por baños, etc. Lp. 220.0,00; To_
“por el ingeniero de la obra y el,ayu_ “tajl Lp. 815.7.40.1 _ A esa su-
dan te del mismo, se les gratificase “ ma hay que agregar: el importe de
“ con lUin sueldo. La Gomisión reconoció ‘‘las siguientes obras que deben eje_-
“ unánimiemiente los servicios prestados “ cutarse.'l — Para instalar la cocina,
“por el, ingeniero acordó la gratifica- “ según presupuesto del señor Lino
ción ¿ndicada. | — El Dr, E 1 g u e r a ‘‘A r r i a r á n Lp. 85.6,50; Para
“ presentó una factura del nilmacén de ‘‘ trasladar la Hidroterapia, según
“ catres y muebles ‘La Reina”, ascen- “ supuesto del señor Henry G r o c_
dente-a Lp. 107.6.00, valor de dl- “ k e r Lp. 28.0.00; Para trasladar
“ versos muebles nec esa ríes para el Hos- el cafetiidio de la Hidroitenapiia, £8--
“ pido de La IMagdalena, solicitando ‘‘ gún presupuesto, de M a z z e t t ir
que fuesen adquiridos por la comi_ “B a r o n Go. Lp. 182.0.00; Pa^
‘‘sión, lo cual se acordó en vista de “ ra' trasladar la lavandlería, segiún
“ lia resolución adoptada con motivo de “presupuesto de la misma casa Lp.
‘t ilai nota diada anteriormente del se_ ^‘185.0.00; Total Lp. 480.6.50.1-—
“ñor Director de Beneficencia. | ■—- ‘‘ Egresos solid'.tados por el Director
“El ingeniero de ,óa obra dró cuenta “ de Benefiicencia con cargo a los fon_.
“ de que, en cumplimiento del encargo “dos de Juntai: Lp. 330.0.00; Tm--
‘‘ que se ile había hecho, había pedido presión dell folleto sobre las obras'
“ a la Gasa. Sanmarti los precios de “ hech'as por la Gomisión Lp 90.0.00;
“ líos fotograbados de los .planos y edL “ Gratlficacién , al amanuense, según a--
“ fidos que deben figurar en eil folie- “ cuerdo de La Junta: Lp. 14,0.00;
‘‘ to sobre la otra deili nuevo Maniiicom'o ‘‘ Gratificaeión al ingeniero y a su a.
“ de la Maigda’ena que habm resuelto “ yudante, sef^ú^ acuerdo de la Junta.
“ la comisión que «le iimprimiera y ‘‘Lp. 50.0.00; Importe de muebles
“ presentó una factura que compreinde “ para el nuevo Mianicomio, s] la fac-
‘‘ ios diversos gastos relacionados con “ tura presentada por el Dr. E 1 g u e -
“ ese folleto, los cuales ascienden a “r a Lp. 107.6.00; Suma tctaB
“lia sum.a/ de Lp. 55.7.00, a la que “ Lp. 1887.9.90.1 — Siendo la su,^
“ babía .de agregarse la suma de Lp. ‘‘'|m-a total de los gastos^ autorizados de
“ 30.0.00, más o menos, en que apro- “Lp. 1887.9.90, resulta, pues, que
“ ximadamente se puede considerar el “queda un sobrante de Lp. 73.9.90
“ valor de los pliegos de límpresión “de las Lp, 1960, que debe entregar
que tendrá ese follleto, juzgándose en ‘Mía Beneficencia. I — Se consideré
‘‘ Vista de lo expuesto que eil importe “ después, por diversos miembros de la
“ de dicho folleto puede lalcanzar apro- “ Gomisión, que la Beneficencia tenía
“ ximadamente la la suma de Lp. “ que consldierair en su Presupuesto'
“ 90.0.00.| — Teniendo en cuenta ‘‘para eí año próximo de 1918, con.,
‘‘ que la Goimlsión iba a cesur, se a_ “forme a acuerdo anterior, Lp 1960,
" “ cordó que se solicitará a íla Benefi- “ que debía también a ios fondos defí
“ cenci.a que pusiera la indicada suma “ nuevo Manicomio y que acordó ai
“ a órdenes del Ministro con cargo de ‘‘respecto insinuar a dicha Sociedad
rentjtlrle la correspondiente, cuen_ “ la conveniencia, como se había tS'
“ ta documentada de isu Inversión. “ nido en cuenta en sesiones anterio-
“ Habiéndose suscitado dudas sobre si “res, de dedicar esa suma: 1o. para
“ podrían hacerse todos los gastos au_ ‘‘ terminación de un pabellón destinada

(181
a Hospital para ©1 aislamiento de Xiiente se despertaron ante ell espectácu¬
■^^'los ¡aflienados qu'e sufran enferme- lo de una aisiistencia que síi tenía Xas a-
‘^'dadesi íinfeato comtai^ioisas, pabe'Món pariencias de piedad, dListaba mucho
“ que existe en parte construido por aun de Xas caractenr'sticas de Xa llamadla
estair formado, por una porción del “asistencia humanitaiia” de los isilk'na-
antiguo pabellón para enfermas cró_ dos . I ^Incorporado el señor L a r c o
nicas y tranquillas, cuyas dimiensiones Herrera al a Sociedad de Benefi¬
fué neqesariio reducir ail continuarsie cencia Pública de Lima y encargado de
“illas obras; 2o. al arreglo de líos La_ Ja rnspeedión del Asilo Colonia, después
‘‘ ^oratorios, comprendiendo ©1 de Psi_ de oídas las razones expuestas pOir ©1
“ cclogía Experimental y las demás o- Cuerpo Médico del establecimiiento, dió
“ bras urgentes. | — Se trató, por ÚL principio a su obra de mejoramiento de
timo, que para el nuevo Manioomro co_ la la.siistencia de aXienados, Xa más her¬
‘‘ rrespondi'ese debidamente el propó- mosa de sus obras allíriL.liSitas y Xa más
“i^silto de su fundación, en adeóamtG duradera!, seguramente. A partir de a_
podían continuarse las construccio- qudl momento tiene lugar la reforma
“ nes, edificándose ©1 pabeMón mixto salludable: las hijas de San Vicente de
para mujeres agitadas y para las que Paul atándonan la asistencia de aliena¬
deben quedar en observación y vigi- dos y ésta es encomendada al personal
“ km oía, análogo al ediificio que exis_ laiico, en forma que ya había sido pre¬
te para los hombres de la misma da, conizada por M u ñ i z. Es el mo¬
se, el pabeóión para niños y los pa. mento en el cuall quedan suprimidos,
‘‘bel lo nes para tuberculosos, ©tc.| — del tratado de los alienados, los “casti¬
Se acordó, en seguida, dar por termi- gos” a Xas maní: f estado nes de Xa morbo-
nadas Xas funciones de Xa Eomósión sis mental; es cX momento en el cual
y que todo's los miembros que habían quedan relegados a la catiegoría de ob_
concurrido a la presente sesión fir_ jetos de Museo Xas “cujas” en que se
m'asen el acta de (ella.| — Limia, 29 encerraba a los ágil ados, las ‘k amisas
de diciembre de 1917.— Héctor F. de fuerza”, los grilletes, los “baños de
■^‘Escardó. —A. S. O l -a e _ chaqueta” y otras manifestaciones de la
c h e a. '—M. G. Masías. — “asistencia bárbara”.! _ En los ana¬
Francisco G r a ñ a. — Rodolfo les de Xa asistencia de enfermos en el
d e (I Campo .—Federico E J _ Perú ninguna de las formas de ella se
“g u e r a.”|! — El lo. de’enero de realizó tan rápida y radicalmente; nin¬
1918 sollo quedaban len el Manicomio guna representó esfuerzo más conside¬
del Cercado unos sesenta enfermos de rable, rfi mayor y más inmediato pro¬
ambos sexos y comenzaba sus labores vecho, En el espacio de pocos nseses,
eX Hospicio Nacional de Insanos, con el el señor L a r c o Herrera y los
n mbre de Asilo.-Coílónlia de Magdale¬ médicos que lie acompañábamos, pusi.
na). [ —Se hallaban terminados en aque¬ mos el pa.ís a la altura de los países ci--
lla fecha los siguientes edificios :| — vilizados y conseguimos rea)Mzar, ver¬
De asistencia: 2 pabellones para Pen. dad que con más de un siglo de atraso,
sioni'stas; 2 pabellonieis para crónicos; la obra que el ánimo generoso de P i -
2 pabelllones para, débiles y gatosos, un n e 1 realizara en Franeiai y que lia no-
pabellón mixto de Admisión. | — Ser¬ blez'a espiritual de C h i a r u g i rea_
vidos Generales: Pabellón de Adminis¬ rizara en Itallia: fué esóabilecida en el
tración, Casa del Médico Residente y Perú, el año de 1919, la “asistencia hu¬
del Portero, Cocina, Lavandería, Esta- manitaria” de aXiemaidos, título de Legí¬
til'o. Mortuorio, Hidroterapia (incon¬ timo orgullo para el sisñor L a r c o
cluso, por falda de tanque, castillo, Herrera v para los médicos que
etc.) II EX año de 1919 eX doctor Ralta- tuvimos la singular fortuna de acompa¬
■zar Car a vedo tuvo la íe’Jiz inspi¬ ñarle en aquella obra|. Sólo tiene el
ración de haí’er Visitar el Asilo Colonial Asilo ‘‘Víctor L a r c o Herrera”
por el filántropo D. Vi c t o r L a r _ cinco «años de exlsíencía y este hecho de¬
c o Herrera, cuyos sentimientos be ser considerrtdo como responsable
de interés vivísimo por Xa humanidad do_ de Xa relativa pobreza de Xa investiga-

182)
I

Pk’ofksor Doctor
MKiCKL Aljovín
ción científica:; pero panai quienies sa_ das, con el margen den.
ben que ila. organización de eis't-abileci- lor verde oscuro en la parte
mientos semejantes reclama mtuchos a- un color ferruginoso en la inferior,
ño-s de esfuerzo; para quienes no ig¬ madera de este vegetal es empleada en
noran que Franco da R o c h a, el viario‘s usos” (G o 1 u n g a: Botánica.
ilustre pstíquiatra brasilero, puso 18 a. Lima, 1878, IT, p. 212) ‘SA 1 n u s
ños en la obra de organización deil A. j o r u 1 1 e n s i s, H. B . K. |
silo de Juquery, antes de emprender la Nombre vut’igar:., A 1 i s o |Ap. sius ra_
obra científica, dicha cifra debe servir_ mas colgadas a la espalda de las mu¬
¡es de justificación suficiente. | — No jeres que lactan gozan fama de dismi-*
obstante, el Asilo cuenta con producción nuír la secreción láctea. (Huaraz) .
que ha sido muy elogiada en el extran¬ Los cogollos son usados comm madura¬
jero y la mayor parte de la cual ha vis¬ tivos en la provincia de Trujillo (Y a l-
to la Juz pública en la “Revista de Psi¬ d i z á n_M a 1 d o n a d o: La Medi¬
quiatría y disciplinas conexas” que di- cina Popular Peruana, II, 135) .
rije eii Dr. Honorio F. Delgado,
primer psicoanalista del habla castelíla_ )A)LJO>SUCHA — (Bot.) — ‘‘Plan_
na que ha sido también el introductor de ta del reino del Perú, de quien han en¬
dicha práctica en íla terapia mental en señado ios indios la virtud febrífuga pa¬
el AsV-0.| — Lentamente, a un ritmo ra preservar de tercianas sólo con res¬
impuesto oor el ambiente, el Asilo tregarlas entre las manos y tcplicair é^^
íctor Larco Herrert^” tas al olfato. Se halla en la provincia
lleva a cabo su obra de asistencia y de de Luya y Ghi/llaos y en otra.s partes”
estudio. I — Y cuenta entre los faoto_ (Al c e d o: Dicccionario, Y)_ ¿Se
res decisivos de su. éxito coín; la protec¬ trata de una falsa creencia de los In-
ción decidida d)el señor Larco, d’os o de un hecho real en esta preser¬
quien ha hecho al Asilo, aparte sus va¬ vación de los daños de la malaria? No
liosos esfuerzos, aparte su oolaboraíción es aventurado suponer que el olor a que
moral grandísima, el donativo materiial hace referencia Alcedo contri,
de cerca de millón y medio de soles. | huyera a preservar a los indios de la
Las ilustraaiones de este amtículo dan picadura del zancudo y actuara, en tal
íc’ea de la actual organización del esta¬ guisa, como preservatorio eficaz de la
blecimiento. malaria. Milita en favor de esta hipó¬
ALIPIO MARIA L. — Obstetriz — tesis la costumbre que tienen en la ac¬
(Biog.'i — N. Magdalena 1898, de tualidad algunas tribus de sisilvajes de
"Manuel e T g n a c i a G h a L preservarse de las picaduras de los rros-
c o. Se inscribió en la matr^culai de Quitos embadurnándose el cuerpo con
Obstetricia de la Faoiiltad de Medlicira diversas substancias.
de T.ima el año de 1914. ALJOVSN MIGUEI_Médico —
ALISO — (Bot.') — ‘^El árbol del (Biog.) — N. Piura, 1847. Alumno
Aliso se da también en lugares tem- de Medicina en 1864. LiiCienciiado en
p’ados, aunque con más abundancia en Giencias Naturales el 18 de junio de
los fríos; su corteza sirve para curtir 1868 y doctor en la mism.a Facultad el
cueros y sus cogollitos tienen la virtud 15 de abril de 1869. Médico Girujano
de supurar apostemas, o cualquiera ex- en 1882. Llcienc.iado en Medicina
huberancia, aplicados a la dicha parte. en 1884, sosteniendo por tesis: “Gues.
Afirma el doctor Laguna ser efi¬ tiones médico legales sobre la superfe-
caces para desecar y mundificar y útil tación”. Bachiller en Medicina en 1877;
para exfroar empeines” ( L e c u a n- su tesis: “El animismo a la luz de la
d a: “Descripción de TrujLMo”, en historia” . Doctor en Medicina en leó año
‘Orercurio Peruano”) . I “Fili A 1 n u s de 1885; su tesis: “Responsabilidad
a c u m i n a t a es' "Smaf especie •¿ndl- criminal en la locura”.— Gatedrático
gena de la América Tropical conocida adjunto en la h^acultad de Giencias de
en el Perú con el nombre de A liso, la Universida.d de Lima, por decreto su¬
de taMa arbórea de hojas ovadas, agu_ premo de 15 de febrero de 1868, el pro-

(183
, o V í n se presentó como das personales, falleció en Lima el año
a la cátedra de Física, vacan_ de 1911. £1 doctor A >1 j o v í n ha¬
-w en dicha Facultad por división del bía sido Cirujano Militar y, en calidad
curso: las excelentes pruebas ofrecidas de tal, había desempeñado el cargo de
por el doctor A 1 j o v í n no fueron Cirujano del ‘'^Escuadrón de Carabine¬
coronadas por el éxito y la Facultad eli¬ ros” el año de 1884. El año de 1877
gió catedrático al adversario del Dr. había formado parte del Comité de Re^
A 1 j o V í n (1909) . La juventud es¬ dacción de ‘^La Gaceta Médica de Li¬
tudiosa que había concurrido a las di¬ ma . ”
versas pruebas del concurso, hizo al Bibliogafía:
doctor A 1 j o V í n una calurosa ma- 1— Tesis del bachillerato, en ‘‘Ga¬
nifleistaciión de afecto, una de las prime¬ ceta Médica de Lima”, 1877.
rea exte'ríor<izacii‘On'C,s de protesta colectiva
frente a frente de la parcialidad del ALJOVSI^ fVllGUEL 'G. — Médico—
Claustro que ofreció la juventud estu¬ (Biog.) _ N. Lima 1872, del Dr,
diosa de Lima en la segunda mitad del Miguel (ver el nombre anterior)
siglo XIX y primera del XX._Gons, y de Adela del Castillo,
tituída la FiacuOtad de Medicina de- pier- Aíumno de Medácinia en 1894; Bachidiler
sona'l nombrado por el Gobierno de en 1900; su tesis: ‘‘SaJpingo ovaritis”;
1884, el doctor A 1 j o v í n formó dcotor en Medicina en 1909: su tesis
parte de ella en calidad de catedrático “Las ireírodesviaciones fijas del útero
de Anatomía General y Patología pri_ y sus tratamientos”.— Con ocasión del
mero (1884) y de Medicina Legal y concurso promovido por la Facultad de
Toxicología, después (1885) — Ale¬ Medie)’,na de Lima para la provisión de
jado de la docencia médica en este úl¬ l!a cátedra de Ginecología, vacante poí
timo año, él doctor A I j o v í n dedicó fafi¡leclimiento del principial titular Dr.
el resto de sus d'as a la enseñanza de Constantino T. Carvallo,
las Ciencias Natuirailes _,en diversos es¬ el doctor A 1 j o V í n dió a la pu¬
tablecimientos doceutes de Limia. Era el blicidad una relación de sus trabajos
doctor A 1 j o V í n de una benevolen¬ (folleto de 8 páginas en 4® editado por
cia que se ha hecho tradición en Lima, la imprenta “El Lucero”,, Lima, 1920)
como es tradición la de su competencia de la, cual tomamos l.as notas que van
en el ramo que cultivaba. Gla.ro en el en seguida: ‘‘Practicante de ambulan¬
decir, sabía quitar ai su enseñanza toda cias en 1894 y 1895 (la guerra civil
aridez y hacerla amena y simpática a terminada ese añol — Practicante asi¬
sus alumnos. Fué durante muchos años, milado a 2^ Cirujano en el crucero
profesor de Física en el antiguo Colegio ‘‘Constitución” en viaje a Iquitos en
de Lima, que dirigía el Dr. Pedro 1898. Bachiller en Medicina en 1900.
A. Labarthe: allí tuvimos opor¬ Médico en 1901. Jefe de la Clínica
tunidad de conocerle y de ser díiscípulos Quirúrgica del Bospital de Santa Ana
suyos. Muy católico y muy sincero y los años de 1902 y 1903. Jefe de la
franco en su credo religioso, el doctor Clínica Médica en 1904 y de la Gineco¬
A 1 j o V í n procuraba inculcar estas lógica en 1905. Cirujano auxiliar del
ideas en sus alumnos, ante quienes pro¬ Hospital de San Bartolomé el laño de
curaba demostrar que no existía entre 1903. Médico auxiliar del Hospital de
la Ciencia y ila Religión Católica aque¬ Santa Ana encargado del Laboratorio
llas incompatibiliidades de dominio es_ y del examen de los enfermos de peste
piritual que tantas veces habían sido en dicho Hospital el año de 1904. Pre¬
puestas en el tapete de las discusión.— sidente de la Sociedad Médica ‘‘Unión
Al fallecimiento del Dr. L a b a r- Fernandina” en 1906. Cirujano con_
t h e, el Dr. A 1 j o v í n asumió lia cursa,do de Hospitales en 1907. Médico
dirección de;l: Colegio de Lima; pero hu¬ del servicio bacteriológico y de cirugía
bo de bandonarla por motivos de salud. del Hospital de Guadalupe en el Callao
Rodeado el Dr. AI j o v í n del afec¬ en 1907. Cirujano titular en la “IMai-
to respetuoso a sus discípulos y de ge¬ sen de Santé” en octubre de 1908. De
neral estimación de sus excelentes pren¬ legado del Perú al Congreso Interna,-

184)
Pkofksor Doctor
MiGChi. C. Aljovín
m

cional Americano de Medicina e Higie. 13. El cáncer y su tratamiento.


ne de Buenos Aires en 1910. Miem_ 14:* ^Cuando y cómo se debe hacer
bro titular de la Academia Nacional de una inyección de suero antitetánico.
Medicinal en 1910. Mlemhro de da Comi¬ 1 5 . —^Reflexiones hospitalarias.
sión (Organizadora del 5» Congreso mé¬ 16. Efluvios y chispas de alta fre¬
dico latino americano en 1912. Miem_ cuencia en el tratamiento de los tu¬
bro correspondiente déla Academia Na¬ mores malignos.
cional de Medicina de Río de Janeiro 17 -Los Rayos X.
en 1914. Catedrático adjunto de 'la Fa.- 18 -Estadística del Hospltailj de
cultad de Medicina de Lime en 1916. Santa Ana.
Miembro titular de la Sociedad Perua¬ 19. —^Los practicantes de losfHospi¬
na de Cirugía en 1918. Redactor y tales y la Sociedad de Beneficencia Pú
propietario de la “Gaceta de dos Hospi¬ blica.
tales’’ de Lima durante dos años 1903 20. —La alimentación racional del' o-
a 1913.—Falta a esta relación el gra¬ brero.
do académico de doctor en Medicina.— 21 . —La recección total de la .safe-
Falta asimismo el hecho muy honroso na.
para )£'l doctor A 1 j e v í n de su ac¬ 22. —Un caso de quiste dermoide su¬
tuación com.o director de la “Gaceta de purado del ovario.
los Hospitales'’, que sostuvo con abne¬ 23. —La viruela en Lima.
gación y entusiasmo durante diez años 24. —La punción lumbar de los tu¬
y desde cuyas páginas fué un decidido mores cerebrales,
alentador de la literatura médica pe¬ 26. —El lavado de los tejidos.
ruana. El doctor A 1 j o V 1 n fué un 26 . —^^Estadísticas nosocomiales.
excelente presidente de la Sociedad Mé¬ 27. —Tratamiento de la.s artritis cró¬
dica “Unión Fernandlna”; es lUno de les nicas .
primeros cirujanos de Lima y es. tam¬ 28. —T.a punción de la vejigiai.
bién, miembro de lia Sociedad die Bene¬ 29. —La perineorrafía die urgencia.
ficencia Pública de Lima, y presidente 30-Tratamiento de las heridas del
del Círculo IMédico del Perú. Catedrᬠpecho.
tico principal de Gimecclog'a, por con¬ 31. —Tratamiento del cáncer de la
curso, en 1920. piel por los Rayos X.
Bibliografía : 32. —La trepanación.
Publicaciones en “Gaceta de los Hos¬ 33. —El ma.saje del corazón en el
pitales” síncope clorofórm.ico .
1 .—La anestesia local en la reduc¬ 34. —La hemostasia nasal.
ción de las luxaciones recientes . 35. —La práctica de la cirugía.
2. —Apuntes de Cirugía: la “Mai_ 36. —Indicaciones operatorias de la
son de Santé”. cplielitiasis.
3. —El nuevo Decano. 37. —^Tratamiento quirúrgico de la
4. —La. vacuna antitífica. infección nuerperal.
5. —La incontinencia esencial de o- 38. —Tratamiento de la artritis go-
rina y las inyecciones de suero en el nocócica por el método de Bier.
periné. 39_Tratamiento de la hipertrofia
6-El yodo naciente como antisép¬ de la próstata.
tico. 40.—Perborato de soda y agua oxi¬
7.—El método de MJlne en la pro¬ genada al estado naciente,
filaxis de la escarliatina y de saram¬ 41_Las indicaciones de la electro¬
pión . terapia .
8_Nuestra, labor intelectual. 42. —La tuberculosis y la recalcifi-
9.—Metritis crónica. cac'ón.
1 0 .—La grippe. 43. —La litiasis biliar.
1 1 .—Las últimas laparatomías de la 44. —Riñón flotante y ciego de mo¬
Clínica Ginecológica. vilidad anormal,
12.—Indicaciones operatorias de la 45. —El centenario de la Escuela de
hipertrofia, prostática. Medicina.

(185
46. —Seroterapia de la peste. 81. —Un < aso de verruga.
47. —La vacuna antituberculosa. 82. —Uroogía
48. —Régimen lácteo vegetariano. 83. —La sífilis experimentail.
49_Tratamiento de los grandes 84. —Hipnologfa.
síntomas de la tuberculosis pulmonar. 85. —Labor profesional.
50. —Profilaxia de la tuberculosis 86. —Las nuevas Cátedras.
en familia. 87_Después de un lustro.
51. —Tratamiento de 'la dfsmenorrea .