You are on page 1of 10

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio Del Poder Popular Para la Educación Universitaria

Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda

Núcleo-Lara

MEDIDAS PREVENTIVAS DE LA
CORROSIÓN

Alumno:

José Antonio Yépez Reinoso

C.I.: V-26.141.584

Ingeniería Civil

Protección contra la Corrosión

LA CORROSION

Desde que el hombre empezó a utilizar instrumentos de metal se enfrentó


a la corrosión y aunque con el avance de los conocimientos ha podido
defenderse mejor de ella, continúa siendo un problema latente.
La corrosión es un problema industrial importante, que no sólo puede
causar accidentes (ruptura de una pieza), sino que además representa un costo
importante, ya que se calcula que cada pocos segundos se disuelven
aproximadamente cinco toneladas de acero en el mundo (unos cuantos
nanómetros o picómetros invisibles en cada pieza, multiplicados por la cantidad
de acero que existe en el mundo).

Se entiende por corrosión a la interacción de un metal con el medio que lo


rodea produciendo modificaciones en sus propiedades tanto físicas como
químicas. Los ejemplos más conocidos son las alteraciones químicas de los
metales a causa del aire, como la herrumbre del hierro y el acero. En la industria
el manejo común de ácidos (sulfúrico, clorhídrico, fosfórico, etc.) o álcalis
(hidróxido de sodio o potasio, etc.) requieren especial consideración debido a su
acción corrosiva que por razones de seguridad y mantenimiento impactan
económicamente a una planta.

Sin embargo, la corrosión es un fenómeno mucho más amplio que afecta a


todos los materiales (metales, cerámicas, polímeros, etcétera) y todos los
ambientes (medios acuosos, ambiente marino, alta temperatura, etc.). Los costos
y pérdidas causados por este fenómeno son el principal motivo que impulsa
alguna técnica para prevenirla, desarrollando nuevos métodos y materiales cada
vez más resistentes.

Por ejemplo, la corrosión es la principal causa de fallas en


tuberías alrededor del mundo. Cuando una tubería falla, ocasiona grandes
impactos en términos de pérdidas de producción, daños a la propiedad,
contaminación y riesgo a vidas humanas. La corrosión puede estar presente en la
industria química, farmacéutica, textil, metal mecánica, alimenticia, entre otras.

Existen algunos métodos comúnmente utilizados para controlar la


corrosión, entre estos destacan la selección de materiales y el uso de
recubrimientos y revestimientos por mencionar algunos.

Para la selección de materiales, deben ser considerados materiales


resistentes a la corrosión, tales como: plásticos de ingeniería, aceros especiales
y aleaciones, que alarguen la vida útil de una estructura. Sin embargo, en la
selección de materiales el criterio fundamental no es, en esencia, la protección de
una estructura, sino la protección o conservación del medio donde ésta existe.

Existen diversas empresas que hoy en día ofrecen una amplia variedad en
soluciones contra la corrosión, ofreciendo alguno de los métodos anteriormente
mencionados. Estas empresas basan su selección de acuerdo a las necesidades
del cliente, asesorando en la selección de un sistema apropiado donde exista
este tipo de problema.

La corrosión es una reacción química en la que intervienen 3 factores: la


pieza manufacturada, el ambiente y el agua, o por medio de una reacción
electroquímica.

Los factores más conocidos son las alteraciones químicas de los metales a
causa del aire, como la herrumbre del hierro y el acero o la formación de pátina
verde en el cobre y sus aleaciones (bronce, latón).

Sin embargo, la corrosión es un fenómeno mucho más amplio que afecta a


todos los materiales (metales, cerámicas, polímeros, etc.) y todos los ambientes
(medios acuosos, atmósfera, alta temperatura, etc.).

La PROTECCIÓN CATÓDICA ocurre cuando un metal es forzado a ser el


cátodo de la celda corrosiva adhiriéndole (acoplándolo o recubriéndolo) de un
metal que se corroa más fácilmente que él, de forma tal que esa capa recubridora
de metal se corroa antes que el metal que está siendo protegido y así se evite la
reacción corrosiva. Una forma conocida de Protección Catódica es la
GALVANIZACIÓN, que consiste en cubrir un metal con Zinc para que éste se
corroa primero. Lo que se hace es convertir al Zinc en un ÁNODO DE
SACRIFICIO, porque él ha de corroerse antes que la pieza metálica protegida.

Por otro lado, la PROTECCIÓN ANÓDICA es un método similar que consiste


en recubrir el metal con una fina capa de óxido para que no se corroa. Existen
metales como el Aluminio que al contacto con el aire son capaces de generar
espontáneamente esta capa de óxido y por lo tanto, se hacen resistentes a la
corrosión. Aun así, la capa de óxido que recubre al metal no puede ser
cualquiera. Tiene que ser adherente y muy firme, ya que de lo contrario no
serviría para nada. Por ejemplo, el óxido de hierro no es capaz de proteger al
hierro, porque no se adquiere a él en la forma requerida.

Selección de materiales

La primera idea es escoger todo un material que no se corroa en el


ambiente considerado. Se pueden utilizar aceros inoxidables, aluminios,
cerámicas, polímeros (plásticos), FRP, etc. La elección también debe tomar en
cuenta las restricciones de la aplicación (masa de la pieza, resistencia a la
deformación, al calor, capacidad de conducir la electricidad, etc.).

Cabe recordar que no existen materiales absolutamente inoxidables; hasta


el aluminio se puede corroer.

En la concepción, hay que evitar las zonas de confinamiento, los contactos


entre materiales diferentes y las heterogeneidades en general.

Hay que prever también la importancia de la corrosión y el tiempo en el


que habrá que cambiar la pieza (mantenimiento preventivo)

La selección de los materiales que vayamos a usar será factor decisivo en


el control de la corrosión a continuación se enunciaran algunas reglas generales
para la selección de materiales:

Para condiciones no oxidantes o reductoras tales como ácidos y


soluciones acuosas libres de aire, se utilizan frecuentemente aleaciones de Ni y
Cr.

Para condiciones oxidantes se usan aleaciones que contengan Cr.

Para condiciones altamente oxidantes se aconseja la utilización de Ti y

Los elementos cerámicos poseen buena resistencia a la corrosión y a las


altas temperaturas pero son quebradizos, su utilización se restringe a procesos
que no incluyan riesgos
Diseño

El diseño de las estructuras del metal, estas pueden retrasar la velocidad


de la corrosión

Este quizá el método más efectivo para el control de la corrosión, ya que si


hacemos un buen diseño y una buena planeación podemos evitar dicho
fenómeno, a continuación se enumeraran algunas reglas generales que se
deben seguir:

• Se debe tener en cuenta la acción penetrante de la corrosión junto con


los requerimientos de la fuerza mecánica cuando se considere el espesor del
metal utilizado.

• Son preferibles los recipientes soldados que los remachados para


reducir la corrosión por grieta

• Se deben usar preferiblemente metales galvánicamente similares para


prevenir para prevenir la corrosión galvánica. Si se atornillan metales no
similares galvánicamente se deben usar arandelas no metálicas para eliminar
contactos eléctricos entre los materiales.

• Es preciso evitar tensión excesiva y concentraciones de tensión en


entornos corrosivos, para prevenir la ruptura por corrosión por esfuerzos,
especialmente en aceros inoxidables, latones y otros materiales susceptibles a
este tipo de corrosión.

• Se deben evitar recodos agudos en sistemas de tuberías por donde


circulan fluidos. En estas áreas donde cambia la dirección del fluido
bruscamente se potencia la corrosión por erosión.

• Se deben diseñar los tanques y recipientes de una manera que sean


fáciles de limpiar y desaguar, ya que el estancamiento de sustancias corrosivas
provoca la aparición de celdas por concentración.

• Se debe hacer un diseño eficiente de aquellas piezas que se espera


queden inservibles en poco tiempo, para que sean fáciles de reemplazar.
• Es importante también diseñar sistemas de calefacción que no den lugar
a zonas puntuales calientes, los cambios de calor ocasionan corrosión

Recubrimientos

En este tipo de técnica lo que se pretende es aislar a la pieza o estructura


del medio corrosivo, mediante la aplicación de un recubrimiento orgánico o
metálico que haga la función de efecto barrera entre el medio y la pieza.

Estos son usados para aislar las regiones anódicas y catódicas e impiden
la difusión del oxígeno o del vapor de agua, los cuales son una gran fuente que
inicia la corrosión o la oxidación. Hacen de barrera entre el metal y el agente
corrosivo. Se clasifican en:

 Orgánicos

 Inorgánicos

 Metálicos

 Por películas pasivas

Recubrimientos orgánicos

Pintura

Son los recubrimientos más utilizados. Protegen los metales de la


corrosión atmosférica; para ello se deben limpiar las superficies metálicas y
posteriormente aplicar la pintura en forma líquida endureciéndose hasta formar
una película sólida y compacta. Para que además proporcionen una protección
catódica se utilizan pinturas ricas en cinc. Pero para que la protección con
pinturas sea completa se deben añadir sustancias capaces de inhibir la superficie
del metal frente al medio ambiente.

Las principales características a tener en cuenta en las pinturas son:

● Resistencia a la intemperie o agentes corrosivos.

● Estabilidad de colorido.

● Adherencia a la superficie tratada.


● Rendimiento y fluidez.

● Terminado decorativo duradero y homogéneo.

Lacas

Son combinaciones insolubles, coloreadas y muy estables, que forman


algunos materiales con ciertos óxidos metálicos. La mayoría contienen
pigmentos que dotan al recubrimiento orgánico de las propiedades
anticorrosivas necesarias.

Resinas

Son sustancias sólidas solubles en aceites y alcohol. Pueden arder en el


aire. Se utilizan a menudo para revestir suelos e impermeabilizar techos.

Como tipos principales de resinas pueden distinguirse las resinas


verdaderas, las gomorresinas, las oleorresinas, los bálsamos y las lactorresinas.

Recubrimientos inorgánicos

Son numerosos los recubrimientos de este tipo. Por ejemplo; los


vitrificados o esmaltes vítreos, que son recubrimientos duros, compactos,
adyecentes y con una alta resistencia química frente a un gran número de
agentes corrosivos.Se emplean especialmente para proteger tuberías enterradas
en suelos corrosivos.

Recubrimientos metálicos

Este tipo de recubrimiento es importante, ya que permite la elección del


metal que más adecuado sea a la superficie a proteger.

La protección mediante recubrimientos metálicos es muy frecuente en el


caso de materiales de hierro y de acero; los demás metales de importancia
técnica son ya, de por sí, lo bastante resistentes a la corrosión, por lo que se
recubren sólo en casos muy especiales, o por razones distintas a la de mejorar
su resistencia a la corrosión.
Recubrimiento por películas pasivas

Impiden el paso del oxígeno y la humedad, deteniendo así la corrosión del


resto del metal. Forman una fina capa sobre el metal que protegen, siendo estos
recubrimientos compuestos de dicho metal.Muchos metales y aleaciones, como
el aluminio, el cinc o los aceros inoxidables, basan su resistencia a la oxidación
en la formación espontánea de capas protectoras de óxido. Otras veces, la capa
se crea artificialmente; por ejemplo, el hierro se trata a veces, con ácido
fosfórico para formar una capa protectora de fosfato y los aceros se recubren de
cromatos.

Alteración por el entorno

Las condiciones ambientales son muy importantes para el control de corrosión,


algunos métodos usados son:

 Bajando la temperatura se consigue disminuir la velocidad de reacción,


por ende se disminuye el riego de corrosión.

 Disminuyendo la velocidad de un fluido corrosivo se reduce la corrosión


por erosión. Sin embargo, para metales y aleaciones que se pasivan, es
más importante evitar las disoluciones estancadas.

 Eliminar el oxígeno de las soluciones acuosas reduce la corrosión


especialmente en las calderas de agua.

 La reducción de la concentración de iones corrosivos en una solución que


está corroyendo un metal puede hacer que disminuya la velocidad de
corrosión, se utiliza principalmente en aceros inoxidables.

 La adición de inhibidores que son principalmente catalizadores de retardo


disminuye las probabilidades de corrosión. Los inhibidores son de varios
tipos: los inhibidores de absorción que forman una película protectora, los
inhibidores barrenderos que eliminan oxigeno. En general, los inhibidores
son agentes químicos, añadidos a la solución de electrolito, emigran
preferentemente hacia la superficie del ánodo o del cátodo y producen
una polarización por concentración o por resistencia.
Cuando se trabaja en ambiente cerrado (por ejemplo, un circuito cerrado de
agua), se pueden dominar los parámetros que influyen en la corrosión;
composición química (particularmente la acidez), temperatura, presión... Se
puede agregar productos llamados "inhibidores de corrosión". Un inhibidor de
corrosión es una sustancia que, añadida a un determinado medio, reduce de
manera significativa la velocidad de corrosión. Las sustancias utilizadas
dependen tanto del metal a proteger como del medio, y un inhibidor que funciona
bien en un determinado sistema puede incluso acelerar la corrosión en otro
sistema.

Sin embargo, este tipo de solución es inaplicable cuando se trabaja en


medio abierto (atmósfera, mar, cuenca en contacto con el medio natural, circuito
abierto, etc.)

Inhibidores de la corrosión

Es el traslado de los productos físicos que se agrega a una solución


electrolítica hacia la superficie del ánodo o del cátodo lo cual produce
polarización.

Los inhibidores de corrosión, son productos que actúan ya sea formando


películas sobre la superficie metálica, tales como los molibdatos, fosfatos o
etanolaminas, o bien entregando sus electrones al medio. Por lo general los
inhibidores de este tipo son azoles modificados que actúan sinérgicamente con
otros inhibidores tales como nitritos, fosfatos y silicatos. La química de los
inhibidores no está del todo desarrollada aún. Su uso es en el campo de los
sistemas de enfriamiento o disipadores de calor tales como los radiadores, torres
de enfriamiento, calderas y "chillers". El uso de las etanolaminas es típico en los
algunos combustibles para proteger los sistemas de contención (como tuberías y
tanques). Se han realizado muchos trabajos acerca de inhibidores de corrosión
como alternativas viables para reducir la velocidad de la corrosión en la industria.
Extensos estudios sobre IC y sobre factores que gobiernan su eficiencia se han
realizado durante los últimos 20 años. Los cuales van desde los más simples que
fueron a prueba y error y hasta los más modernos los cuales proponen la
selección del inhibidor por medio de cálculos teóricos.

Protección catódica y anódica

Este tipo de protecciones se basan en el fenómeno electroquímico de la


corrosión para controlar la velocidad o el avance de la misma.

En la protección catódica hacemos que la pieza o estructura a proteger actué


como cátodo, de tal forma que no se produzca el fenómeno de la corrosión
sobre la pieza, para ello podemos utilizar algunas de estas técnicas:

 Protección catódica mediante corriente impresa.

 Protección catódica mediante ánodos de sacrificio.

En la protección anódica hacemos que la pieza o estructura a proteger


actué como ánodo, haciendo que se corroa lentamente y pase a un estado de
pasividad, esta técnica queda restringida únicamente a materiales que posean
un comportamiento activo-pasivo.

De todos los métodos anteriormente citados, la pintura es la técnica más


utilizada para la protección de piezas o estructuras frente la corrosión, debido
principalmente al bajo coste que requiere así como la funcionalidad extra de
estética y diseño que aporta la pintura.