You are on page 1of 4
|| avestigador de la | producto \diciGnyy del folelore, intérprete, -eglista, cantante, amigo de sus nahacer acopio de la gesta huma amigos... Impres nay profesional de Joaquin Diaz. un hombre tranquilo yafable al que cabe describir con toda justicia como un gran constructor de suefios. De quimeras magnificas levantadas, a pulso, con los Isdrillos desnudos del tra~ bajo, el rigory la discrecién. En estos tiempos de abuso nareisista, en los que es tan habitual entregarse al brillo seductor delo aparatoso. ya la autopromocién constan- VIDAS EJEMPLARES --- JOAQUIN DIAZ El sigiloso guardian de la tradicién Vidal Arranz te, luce como una inspiradora excepeién el ejemplo de este vallisoletano nacido en Zamora, al que el recono- cimiento exterior preocupa lo justo para asegurarse de que nada turbe su ambiciosa aventura cultural Mis de un millén de kilémetros recorrides en busca del romance escondido, dela cancion ignorada, el verso preciso, el ritmo justo y las historias ocultas tras esas rime ca de esas verdades esenciales. esa sabiduria, que los hombres han ido salvando del implacable fuego devo- Jas que resuena la memoria. Siempre en bus- Més de un millén de kilémetros recorridos en busca del romance escondido, de la cancién ignorada, el verso preciso, el ritmo justo y Las historias ocultas tras esas rimas en las que resuena la memoria, ELMAGAZIN del ZORRILLA MAYGSCULAS 47 rador del tiempo y que hemos dado enllamar tradicion. Su labor como investigador es una segunda piel que le ha acompanado toda la-vids, pero cl trabajo de cam- po mas intenso lo realizé en apenas tuna décads, desde mediados de los ‘zoamediados de los 8o. Fran tiem- pos en loo que eogia cl autobtis y se anzaba ala aventura de recorrer los pueblos de Castilla y Leon, uno por tuno, armado con un magnetéfono, infinita curiosidad y pacieneia. En busca de esas personas mayores que ain conservaban el legado de sus mayores. "Siempre detectaba un re- celo inicial, el temor de que pudie- ranburlarse de ellos”, recuerda, Yes que Heg6 un momento en el que las caneiones, los relatos y los euentos populares dejaron de ser un saber compartide y socializado. "A me. diados de los 7o ya era dificil hallar testimonios porque los que conser vaban la memoria de las cosas se ha~ ian refugiado en oue caeas. Hoy es alin mas complicado, pero todavia quedan” Una etapa intensa de Ia que guar- da un recuerdo muy especial. "Es lo mis bonito que he hecho". Lo més bonito, pero no lo dnico. Porque en la primera etapa de esos mismos 48 MAYUSCULAS aos de traqueteo por los pueblos todavia se dedicaba a la produceién musical (presento en sociedad a Gecilia, fue produetor de Nuestro Pequefio Mundo...), y los afanes de esa década no le impidieron geabar discos. A destacar especialmente los que recientemente reedits agrupa- dos bajo el titulo comin de "C nero de rornances”. Eso si, por en- tonces ya habia decidido renunciara los conciertosyalas giras, que le re= sultaban agotadoras. En el ao 1974 dijo ‘hasta aqui’ y-ya no ha vuelto a cantar en pitblico. Por esta labor de campo. y por su. infatigable prolongacién en _mu- ches otros cometides, a pocos como a Joaquin Diaz cabria otorgar con més mérito el titulo de “guardian de Ia tradicién”. Guardian entre los campos de cereal, mas que de cen- eno, protector del valor cultural y humano de esos conocimientos y experiencias que hay quizés muchos desdefien, 0 ignoren, pero que ma- ana alguien necesitaré para cont nuar la gran labor de investigacion de Ia aventura humana. Yes que Joa quin Diaz no permite que los afanes del presente le despisten de sulabor fundamental: es muy consciente de aque trabaja para el fururo. cio~ Su labor como investigador es una segunda piel que le ha acompariado toda lavide. ELMAGAZIN del ZORRILLA Sus mis de 80 discos grabados abordan un repertorio va~ riadisimo donde destacan las canciones infantiles, la misi- a de inspiracion religiosa y de Semana Santa, la tradieion sefardi y los muy diversos registros de la eaneién popular, entre otros muchos campos. Y el romancero, por supueste. Todos ellos son una forma de dejar testimonio de un legado «que podra ser revisado una y otra vez. Ylo mismo ocurre con los ensayos, los trabajos, las eonferencias. la Gatedra de la ‘Tradicién de la Universidad de Valladolid, las publicacio- nes... Todo se dirige alos hombres del presente, pero con la mirada puesta en los que vendran después. Joaquin Dizz se concibe a si mismo como una picza del gran engranaje de la historia y de la cultura. Pieza desta- cada, sin duda, pero consciente de sus propios limites. Ha asumido que su misién es ayudar a preservar wna cultura malherida que ya no es capaz de proyectarse hacia el fut 10 por los cauces naturales de la transmisién oral, pero que merece ser conservada como una huella valiosa de nuestro ayer. Uno de esos puentes del tiempo que conectan pasadoy presente y nos recuerdan que no hemos caido del eielo, sino que formamos parte de una cadena de acontecimientos y de experiencias. Por eso era inevitable que el trabajo del inves- tigador, del cantante, del amante de los versos. del curioso impenitente, terminara desembocando en un gran museo. la Fundacién Joaquin Diaz de Uruefia, que ofrece cobijo a una parte de ¢308 viejos saberes necesitados de proteccién. yalecio. ELMAGAZIN del ZORRILLA Y porsi todo esto fuera poco, su trabajo en Uruefia, donde reside, ha side un foco irtadiador que he multiplicado sus efectos desde la naturalidad, gracias a laenergta propulsora de la amistad, el trabajo serio ylaconcordia Sequrament por todo ello el musica Luis Delgado decidio instalar en ese municipio castellano, en vecindad con laFundacién Joaquin Diez, su Museo de los: Instrumentos del Mundo, y su estudio de grabacién, por el que han pasado musicos come Amancio Prada Marfa del Mar Bonet, entrectros muchas, ino puede despegarse del empuje del trabajo de ambesta decisi6n de la Diputacién de instatar en Uruefa la Villa del Libro, otro singular proyecto cultural que, aunque nacido almargen dela Fundacién, se suma al pequeiio gran movimiente cultural que el folclorista ha sido capaz de generar en esta localidad al tiempo quel aprovechay refuerza. MAYGSCULAS ‘9