You are on page 1of 78

______________________________________________________________________________________

GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.


GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS

CONTENIDO

1 INTRODUCCION 1
2 CONCEPTOS 2
Suelo, Tierra, Pedón, Perfil, Horizonte, Calicata.

3 SELECCION Y PREPARACION DEL SITIO DE OBSERVACION 5


3.1 Selección del sitio 5
3.2 Procedimientos para la descripción 5
3.2.1 Preparación de la calicata 5
3.2.2 Procedimiento para la descripción 6
3.2.3 Materiales y equipo que se utiliza 7

4. IDENTIFICACION Y DESCRIPCION DEL SUELO: 9


4.1 EL AMBIENTE DONDE SE DESARROLLA EL SUELO 9
4.1.1 Identificación del pedón 9
4.1.2 Localización política-administrativa 9
4.1.3 Referencias cartográficas y/o aerofotográficas 9
4.1.4 Referencias geográficas 9
Altitud, pendiente y posición fisiográfica
4.1.5 Vegetación y/o uso de la tierra 12
4.1.6 Material originario 12
4.1.7 Pedregosidad 13
4.1.8 Erosión 15
4.1.9 Drenaje 16
4.1.10 Humedad del suelo 17
4.1.11 Microrelieve 17
4.1.12 Presencia de sales 17
4.1.13 Actividad humana 18
4.1.14 Otras características 19

4.2 EL PERFIL 19
4.2.1 Nomenclatura para identificar los horizontes 19
A. Nomenclatura del Manual de Levantamiento 20
de Suelos de Estados Unidos
B. Nomenclatura de FAO 1966. 22
C. Nomenclatura de FAO 1977. 24
D. Nomenclatura Nueva del Manual de Levantamiento 27
de Suelos. 1992.
E. Diferencia entre nomenclaturas 38
4.2.2 Características a estudiar en el Perfil 39
A. Profundidad de los horizontes 39
B. Color de suelo 39
C. Moteados de color 40
D. Textura 41
E. Estructura 45
F. Consistencia 49
G. Porosidad 52
H. Películas o cutanes 53
I. Nódulos y concreciones 54
J. Presencia de carbonatos 55
K. Presencia de alófano 56
L. pH 57
M. Contenido de raíces 57
N. Límite entre horizontes 58

5. MUESTREO DE SUELOS 60

6. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS 61

7. APÉNDICES 63
7.1 Códigos y nombres de los colores munsell 64
7.2 Formatos para la descripción de pedones 71
7.3 Autorización de derechos -FAO- 74

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
1. INTRODUCCIÓN

El suelo es un recurso natural producto de la interacción de componentes ambientales


tales como el material originario, los organismos, el clima y el relieve que a través del
tiempo han producido su génesis y posterior desarrollo. El suelo es la base para la
existencia de otros recursos naturales como el agua, la flora y la fauna; además, sobre el
suelo se logra el desarrollo de una serie de actividades productivas y recreativas que
permiten la sobré vivencia del hombre en este planeta.

Cuando se desea conocer las características de un suelo para diversos fines, entre los
cuales se encuentra la preparación de un plan de manejo, que puede incluir programas de
manejo de cultivos o bien el reconocimiento de suelos, se hace necesario describir en
forma técnica cada una de las características, físicas o químicas y en algunas ocasiones,
las de naturaleza microbiológica.

Para realizar los trabajos tendientes a la descripción de las características que presentan
los suelos, se hace necesario recurrir a metodologías y a utilizar variables que han sido
preparadas por científicos de diferentes instituciones y países. Existen metodologías y
nomenclaturas establecidas formalmente desde los primeros años de la década de los
años cincuenta, las cuales han variado en función de los avances que han ocurrido con el
desarrollo de la Ciencia y la Tecnología. En Guatemala, tanto en la realización de estudios
de Reconocimiento de Suelos como en los trabajos sobre Capacidad de Uso de la Tierra,
se han utilizado varias metodologías, las cuales en algunos aspectos han cambiado
sustancialmente.

Este documento denominado Guía para descripción de suelos, se ha preparado con varios
propósitos, entre ellos: poner a disposición de estudiantes y profesionales de las Ciencias
Biológicas en general y las relacionadas con las disciplinas Agronómicas y Ambientales,
un documento que sea de utilidad para el estudio de los suelos en el campo; o bien, que
permita analizar, interpretar o evaluar las características de los suelos, sobre la base de los
componentes morfológicos.

En la generación de la presente guía, se utilizaron documentos de conocimiento


internacional, como lo son: "Manual de Levantamiento de Suelos" del Servicio de
Conservación de Suelos de Estados Unidos y la "Guía para la descripción de perfiles" de la
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación –FAO-. Los
documentos antes citados fueron arreglados y adaptados a las condiciones naturales de
Guatemala, también se han hecho algunos agregados importantes para la mejor
comprensión de las características del suelo, que son objeto de descripción o análisis.
2. ALGUNOS CONCEPTOS

Previo a introducirse en lo que comprende el estudio y descripción de los suelos, se hace


necesario conocer un conjunto de términos relacionados con el suelo y que de alguna
manera serán utilizados en el presente documento.

2.1 SUELO

Es un cuerpo natural formado a partir de materiales minerales y orgánicos que cubren


parte de la superficie terrestre, contienen materia viva y pueden soportar vegetación
natural y en algunos casos han sido transformados por la actividad humana (Buol et. al.
1983).

Otros autores lo conceptualizan como una capa de materiales orgánicos y minerales que
cubre la corteza terrestre y en la cual las plantas desarrollan sus raíces y toman sus
alimentos.

Independientemente de los conceptos anteriores, se puede decir que comprenden una


visión particular, puesto que el suelo es una parte de lo que se conoce como tierra (no
precisamente por el planeta).

2.2 TIERRA

Área geográfica que comprende el ambiente incluyendo el clima, relieve, hidrología y


vegetación. Entre sus componentes se encuentran las actividades humanas. Es un
concepto amplio que incluye al mismo suelo.

2.3 PEDÓN

El pedón es el volumen más pequeño de lo que se puede llamar suelo. El Pedón tiene tres
dimensiones; su límite inferior es vago y algo arbitrario entre suelo y "no suelo". Los límites
laterales son lo suficientemente grandes como para permitir el estudio de la naturaleza de
cualquiera de los horizontes presentes. Su área va de 1 a 10 metros cuadrados, lo que
depende de la variabilidad de los horizontes. La forma de un pedón se representa como
una forma hexagonal (Buol et.al. 1983). Ver figura 1.

2.4 PERFIL DEL SUELO

Es una parte del pedón, que se encuentra en forma perpendicular a la superficie del
terreno y tiene dos dimensiones (ancho y profundidad). El perfil está compuesto por
horizontes o capas del suelo, las cuales se han formado como consecuencia de los
procesos genéticos que dieron lugar al desarrollo y evolución del suelo. Ver figura 1.

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
2.5 HORIZONTE

Es una capa más o menos paralela a la superficie del suelo, que se ha originado por
procesos de formación del mismo. El término "capa" es aplicado al nombrar los
componentes relativos al material parental u originario.

2.6 CALICATA

Es un agujero que se abre en el suelo, generalmente de superficie rectangular y


profundidad variable, en dónde se puede observar, describir y muestrear los horizontes
que comprenden el perfil de un suelo. Las dimensiones comunes son de 1 x 2 metros de
ancho y 1.5 metros de profundidad.
Recibe otros nombres, como: pozo de observación o trinchera.
Figura 1. El pedón visto como un punto en el espacio, dónde se aprecia tanto el
perfil como los horizontes del suelo (Tomado de Buol et. al. 1983).

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
3. SELECCIÓN DEL SITIO Y PROCEDIMIENTO PARA LA
DESCRIPCIÓN DEL SUELO

3.1 SELECCIÓN DEL SITIO

En la selección del sitio para la realización de las observaciones o toma de muestras para
el estudio y descripción de los suelos, se debe tomar en cuenta los propósitos para la
realización de la actividad, de tal forma que se pueden presentar dos situaciones:

¾ En estudios tales como un levantamiento edafológico: En este caso, generalmente,


los edafólogos ya tienen previamente establecidos los puntos de observación de los
suelos, lo cual han logrado a través de la planificación del trabajo de campo sobre
mapas y/o fotografías aéreas; por lo consiguiente, no existiría una selección del sitio,
sino mas bien se tiene que verificar que el lugar preseleccionado reúna los requisitos
de representatividad de la unidad de mapeo (unidad cartográfica) a muestrear.
Bajo estas circunstancias, muchas veces se aprovechan cortes en caminos o
carreteras (siempre que no exista alteración de las condiciones naturales) y en otras
oportunidades es totalmente necesario abrir una calicata.

¾ Cuando se trata de la caracterización de un sitio o terreno, con fines de manejo del


suelo en general o en particular de la fertilidad: La selección del punto de observación
estará basada en localizar áreas que sean uniformes, especialmente en cuanto al
relieve, usos de la tierra y los niveles de humedad o bien de saturación de agua, sin
descuidar otras características que permitan determinar áreas homogéneas.

3.2 PROCEDIMIENTO PARA LA DESCRIPCIÓN DEL SUELO

3.2.1 Preparación de la calicata


Las calicatas o puntos de observación deben tener dimensiones que permitan operar los
instrumentos de labranza más comunes, por ello se pueden hacer con dimensiones
mínimas de 0.75 metros de ancho (un metro es lo mejor), 1.5 metros de largo; la
profundidad mínima debe ser 1.5 metros, salvo que antes de esta se encuentre la roca.

La orientación de la calicata debe ser con la dimensión de 1.5 metros en dirección Norte-
Sur, de tal forma que permita que los rayos solares penetren en las secciones largas de las
calicatas, tanto en horas de la mañana o bien por la tarde. También se recomienda que el
suelo a retirar de la calicata, sea depositado ordenadamente en los extremos norte y sur
de la calicata, para que no interfiera en la determinación del límite superior del primer
horizonte y facilitar el reingreso del material en un orden similar al que tenía antes de abrir
la calicata; con esto último se trata de no disturbar mucho las condiciones normales de un
suelo.
3.2.2 Procedimiento para la descripción
Para la descripción del perfil del suelo, se debe proceder de acuerdo a un adecuado
ordenamiento como el siguiente:

A. Identificación del sitio de observación y descripción de las características del


ambiente en dónde se ha desarrollado el suelo. En el inciso 4.2.1 se indica la forma
de anotar cada una de las variables ambientales y la forma de citar estas
características.

B. Descripción del perfil del suelo


a. Delimitación y nominación de los horizontes:
Para describir el perfil y todas las características morfológicas del suelo, lo primero
que tiene que realizarse y quizá la tarea mas difícil es la identificación de los
horizontes genéticos presentes. En el momento en que el edafólogo se encuentra
frente a un perfil de suelo, debe recordar que realizará un trabajo hipotético, en dónde
analizará y hará una proposición de como se originaron cada una de las capas u
horizontes (en que secuencia), hasta que se formó el suelo actual; también debe
recordarse que no siempre se encontrará todos los horizontes (A, B y C) y que
tampoco se localizará una sola secuencia de suelos. Es muy común en el área de
influencia volcánica del país, encontrar muchos horizontes o suelos enterrados
(Paleó soles) o varias capas de cenizas volcánicas que constituyen diferentes capas
de horizontes "C"; igual situación se dará en las áreas de inundación o planicies
próximas a los ríos.
La identificación y nomenclatura de los horizontes puede hacerse con la ayuda de los
siguientes criterios: El color, la textura al tacto y la estructura de cada una de las
capas u horizontes son claves para su delimitación o separación; sin embargo la
humedad variable en el perfil puede confundir en la diferenciación. El color en
muchas ocasiones, tiene la limitante que por el grado de humedad, la naturaleza
mineralógica del suelo o los contenidos de materia orgánica pueden dar lugar a
confusión en la denominación y delimitación de los horizontes. El grado de dureza,
medido a través de la facilidad o dificultad con la cual se puede hacer penetrar un
cuchillo o una navaja sin filo, puede ser una buena ayuda en esta tarea. Para la
identificación del nombre o símbolo que le corresponde a cada horizonte, en el
capítulo 4, se presentan diferentes nomenclaturas que pueden utilizarse.
b. Establecer la profundidad a la que se encuentra cada horizonte: Se empieza desde la
superficie y se va refiriendo el rango de profundidad para cada uno de los horizontes,
la dimensión será en centímetros (cm.).
c. Se identifica y se tipifican todas las características morfológicas de cada horizonte,
preferentemente en el siguiente orden: Color, textura y gravas, estructura,
consistencia, presencia de carbonatos, alófano, concreciones de manganeso y otras,
porosidad, presencia de raíces y límites de los horizontes.
3.2.3 Material y equipo que se utiliza
En el cuadro 1, se presenta un listado de materiales o equipo, que son utilizados en las
diferentes tareas que comprende la descripción de los suelos.

Cuadro 1. Materiales, equipo y su utilidad


______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
No. Material o equipo Uso

1 Piocha, pala y azadón Apertura de calicatas

2 Barra o barreta Para abrir calicatas en suelos muy arcillosos o pedregosos

3 Barreno de suelos Medición de profundidades efectivas. Muestreo de horizontes


profundos.

4 Cuchillo o machete Limpieza del perfil, diferenciar horizontes y sus límites.

5 Lupa de bolsillo Identificación de minerales y/o rocas. Verificar películas o cútanse.

6 Clinómetro Medición de la pendiente del terreno en el sitio particular

7 Brújula Orientación de la calicata, determinar dirección de la pendiente.

8 Mapa topográfico Localización de sitio, determinación de altitud y coordenadas.

9 Altímetro Medición de la altitud del sitio.

10 Fotografía aérea Localización o redefinición del sitio de muestreo.

11 Agua oxigenada Verificar presencia de concreciones de manganeso

12 NaF y Fenolftaleína Prueba cualitativa para determinación de presencia de alófana.

13 Acido Clorhídrico 1 N. Identificación de materiales con carbonatos.

14 Escala Munsell Determinación de colores de los suelos

15 Agua Determinación de consistencia en húmedo y mojado

16 Agua destilada y tubo de Medición de pH


ensayo

17 Indicador de pH Medición de pH

18 Etiquetas Para identificación de las muestras.

19 Cinta métrica Medición de profundidad y límite entre horizontes.

20 Geoposicionador (GPS) Fijar punto de observación, determinar coordenadas y altitud del


punto de observación

4. IDENTIFICACIÓN Y DESCRIPCIÓN DEL SUELO


4.1 EL AMBIENTE DONDE SE DESARROLLA EL SUELO

4.1.1 Identificación del pedón


Cuando se trabaja en estudios sistemáticos, tales como los levantamientos edafológicos,
se hace necesario identificar a cada uno de los pedones que se están estudiando y/o
muestreando, por consiguiente, se asigna un número correlativo, código numérico o una
combinación de letras y números. El número solamente tendrá un valor significativo
personal o institucional, pero es particularmente valioso para la integración de la
información descriptiva y de laboratorio.

4.1.2 Localización política-administrativa


Se indica la jurisdicción a la cual corresponde el lugar que se está estudiando. De una
manera jerárquica se puede dar lo siguiente: Aldea o Caserío, Municipio, Departamento.

4.1.3 Referencias cartográficas y/o aerofotográficas


Con el objeto de precisar el sitio de observación y si se cuenta con la ayuda de mapas o
fotografías aéreas, se puede proceder de la siguiente forma:

¾ Con fotografías aéreas, marcar el sitio e indicar cuando menos el número y la línea
de vuelo.
¾ Actualmente, es factible contar con Sistemas de Posicionamiento Global –GPS-, con
la ayuda de estos equipos se puede georeferenciar con bastante precisión el sitio.
¾ Si se cuenta con mapas cartográficos, preferentemente de escala 1:50,000, estimar
las coordenadas geográficas o bien las coordenadas planas que se conocen como
"UTM".

4.1.4 Referencias geográficas


La forma de referenciar geográficamente el lugar, además de las coordenadas, es
anotando los datos siguientes:

A. Altitud:
Se anota en metros sobre el nivel del mar. Para su determinación se podrá utilizar un
altímetro calibrado, lectura del geoposicionador o en su defecto con el auxilio de un mapa
cartográfico que cuente con curvas de nivel con rangos de 20 metros (mapas de escala
1/50,000).

B. Pendiente y dirección de la pendiente:


Es importante consignar la pendiente del sitio en dónde se está estudiando el Pedón, para
ello se hace necesario estimar la pendiente promedio del área próxima al sitio de
observación. La medición de la pendiente puede practicarse por las siguientes formas:
- con un clinómetro o nivel de mano
- con una cinta métrica y un nivel corriente.

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
La dirección de la pendiente se puede estimar con una brújula de mano o con el mismo
mapa cartográfico. La dirección se dará basado en los 4 puntos cardinales o sus
combinaciones, así podrá encontrarse las siguientes pendientes que se pueden codificar
así:
al norte N al noreste NE
al sur S al noroeste NO
al este E al sureste SE
al oeste OE al suroeste SOE

Clases de pendiente:

Clase 1 Llano o casi llano 0–2%


Clase 2 Suavemente inclinado 2–6%
Clase 3 Inclinado 6 – 13 %
Clase 4 Moderadamente escarpado 13 – 25 %
Clase 5 Escarpado 25 – 55 %
Clase 6 Muy escarpado Más del 55 %

C. Forma del terreno


Esta denominación se refiere exclusivamente a la forma de la superficie del terreno y se
utiliza para evitar confusión con el "relieve" que cuenta con una terminología propia. Para
definir diferentes aspectos del relieve se requiere una interpretación de la influencia
combinada de la pendiente y el escurrimiento superficial en los procesos de erosión.

Para los efectos de comprender la situación del Pedón resulta necesario describir la forma
y posición del terreno circundante. Se recomiendan los términos siguientes:

i) Posición del sitio en el relieve: escarpe, cima, pendiente convexa, pendiente cóncava,
terraza, fondo de valle, planicie y depresión (ver figura 2).

ii) Relieve del terreno circundante:

Plano o casi plano: Pendientes que no exceden del 2 %


Ondulado Pendientes máximas entre 2 % y 8 %
Fuertemente ondulado Pendiente máximas entre 8 % y 16 %
Colinado Pendientes máximas entre 16 % y 30 %;
las elevaciones varían moderadamente.
Fuertemente socavado Pendientes máximas mayores de 30%, moderada
variación de elevaciones
Montañoso El relieve tiene grandes variaciones de elevación
Figura 2. Perfil del terreno mostrando las posiciones del relieve.

4.1.5 Vegetación y/o uso de la tierra


La vegetación deberá ser descrita en primera instancia en términos simples (por ejemplo:
bosque de coníferas, pastos, bosque abierto, etc.) seguido, en lo posible, por la descripción
de las especies botánicas presentes, con la indicación de las dominantes (si las hay). Si el
terreno está aprovechado con alguna actividad productiva, se describirá la naturaleza de
su uso. En el caso de tierras labradas, se enumeran los cultivos principales.

4.1.6 Material originario


Se incluye información acerca del origen del material del cual se ha derivado el suelo y de
ser posible, la naturaleza del mismo.
La importancia de una buena identificación del material originario y sus características,
estriba en una adecuada interpretación de la fertilidad potencial del suelo que ha dado
lugar y de otras condiciones en cuanto el desarrollo del mismo.
Entre los materiales originarios mas comunes en Guatemala se encuentran:

A. Materiales no consolidados o parcialmente cementados

¾ Aluviones:

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
Existen aluviones de diversa naturaleza, entre ellos los más comunes son de arena ó
bien de arena y grava. También se encuentran sedimentos de naturaleza variable,
que son transportados por el agua o depositados en ella; bajo estas circunstancias
las partículas depositadas pueden tener el tamaño de las arcillas.
Ocurre también la depositación de materiales que se constituyen en base para el
desarrollo del suelo, los cuales están constituidos por fragmentos rodados (no
angulosos) de rocas, arenas y gravas e incluso de estos materiales, con arcillas;
estos materiales es a lo que algunas personas le llaman materiales coluvio-aluviales
y se localizan en las zonas de contacto entre las llanuras y las áreas colinadas o
montañosas.

¾ Materiales piroclásticos:
En el país se presentan varias clases, entre ellas:
Cenizas volcánicas que son las partículas volcánicas generalmente menores de 2
mm y,
Pómez o lapillí, que son partículas grandes entre 2 y 64 mm de diámetro.
Indistintamente del tamaño, es importante indicar la composición del material
piroclástico, puesto que según su naturaleza podrá heredar ciertas características
físicas y/o químicas al suelo; es común encontrar como materiales originarios,
cenizas volcánicas riolíticas (de color blanco a gris claro) y las cenizas volcánicas
basálticas (de color gris oscuro hasta negro).

¾ Materiales orgánicos:
Existen en algunas áreas pantanosas, materiales orgánicos que han dado lugar a
suelos orgánicos, estos se caracterizan aparte de su color y la composición de fibras
vegetales.

B. Materiales consolidados

Se refiere a materiales originarios cuya dureza en la escala de "Mhos", es superior a 3, en


dónde se encuentran los materiales rocosos o rocas que han sufrido una alteración parcial
y se constituyen en lo que se ha dado en llamar regolita. Entre los principales materiales
consolidados se encuentran:

Rocas o fragmentos de caliza


Rocas o fragmentos de serpentina
Rocas o fragmentos de filita
Rocas o fragmentos de esquisto
Rocas o fragmentos de andesita o basalto
Existen ocasiones en las cuales se presentan materiales contrastantes como producto de
la deposición de un material sobre otro; por ejemplo ceniza volcánica sobre riolita.

4.1.7 Pedregosidad
La pedregosidad está referida a la identificación de la presencia en la superficie o cerca, de
fragmentos grandes o afloramientos rocosos que puedan limitar la labranza y/o la
mecanización agrícola. Las clases de pedregosidad y rocosidad deben ser estimadas
sobre esta base, aún en las zonas en que los métodos agrícolas son limitados.

Se pueden citar términos sencillos para definir el tipo de material ó fragmentos de roca o
grava en el interior del suelo o sobre éste, como los siguientes:

Grava Fragmentos de hasta 7.5 cm. de diámetro


Piedras Fragmentos de 7.5 a 25 cm. de diámetro
Pedregón Fragmentos mayores de 25 cm. de diámetro

Se sugiere usar las siguientes clases de pedregosidad:

Clases de pedregosidad

Clase 0 Sin piedras o con muy pocas; insuficientes para interferir con la
labranza. Las piedras cubren menos del 0.01 % del área.

Clase 1 Moderadamente pedregoso; suficientes piedras para interferir con la


labranza, pero sin impedir las labores entre líneas. Las piedras cubren
del 0.01 al 0.1 % del área (piedras de 15 a 30 cm. de diámetro,
separadas de 10 a 30 metros).

Clase 2 Pedregoso: suficientes piedras para imposibilitar las labores, pero el


suelo puede trabajarse para cultivos o pastizales mejorados, si las
demás características del suelo son favorables.

Clase 3 Muy pedregoso: suficientes piedras para impedir el uso de máquinas,


con excepción de maquinaria ligera o herramientas de mano, siempre
que las otras características del suelo sean especialmente favorables
para pastizales mejorados. Las piedras cubren del 3 al 15 % del área
(piedras del 15 a 30 cm. de diámetro, separadas de 75 a 160 cm.).

Clase 4 Excesivamente pedregoso; suficiente para impedir el uso de toda


maquinaria agrícola. Las piedras cubren del 15 al 90 % del terreno.
(Piedras de 15 a 30 cm. de diámetro, separadas menos de 75 cm.
entre sí).

Clase 5 Terreno ripioso; prácticamente pavimentado con piedras en más del


90 % de la superficie.

Para describir la presencia de afloramientos rocosos se recomiendan términos similares.


______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
Cuando en el terreno se encuentran afloramientos rocosos, deben ser descritos por
separado.

Clases de afloramientos rocosos

Clase 0 Ninguna o muy pocas rocas; no hay afloramientos o son insuficientes


para interferir con la labranza. Está expuesto menos del 2 % del lecho
rocoso.

Clase 1 Moderadamente rocoso; suficiente exposición de roca para interferir


con la labranza, pero sin impedir las labores entre líneas. Según su
distribución, los afloramientos están separados de 35 a 100 metros y
cubren del 2 al 10 % de la superficie.

Clase 2 Rocoso; suficiente exposición de rocas para impedir las labores entre
líneas, pero el suelo puede trabajarse para cultivos o pastizales
mejorados si las demás características del suelo son favorables. Las
rocas expuestas según su distribución están separadas de 10 a 35
metros y cubren del 10 al 25 % del área.

Clase 3 Muy rocoso; suficiente afloramiento rocoso para impedir el uso de


máquinas, con excepción de maquinaria ligera, siempre que las otras
características del suelo sean especialmente favorables para
pastizales mejorados. Las rocas expuestas (o suelos demasiado
delgados para ser usados), se encuentran separados entre sí de 3.5 a
10 metros y cubren del 25 al 50 % de la superficie.

Clase 4 Extremadamente rocoso; suficiente afloramiento rocoso (o bien suelo


muy delgado sobre roca) para impedir el uso de toda maquinaria
agrícola. Los afloramientos rocosos están separados 3.5 metros o
menos y cubren del 50 al 90 % del área.

Clase 5 Afloramiento rocoso; en más del 90 % del terreno la roca se


encuentra expuesta.

4.1.8 Erosión
La evidencia de aspectos como: la eliminación y la deposición acelerada de materiales, se
deberá observar y registrar en la información que colecta el técnico o el edafólogo. Se
deberá distinguir entre los siguientes tipos (formas) de erosión:

Erosión hídrica:
i) erosión laminar
ii) erosión en surcos
iii) erosión en cárcavas
Deposición o depositación hídrica
Erosión eólica
Deposición ó depositación eólica

Después de definir el tipo de erosión, se debe especificar las clases de erosión; atendiendo
a que la erosión hídrica es la más común en el país, a continuación se describen las clases
para este tipo:

Erosión ligera: Los suelos han perdido menos del 25 % del horizonte A.
Erosión moderada: Consiste en suelos que han perdido entre el 25 y 75 % de su
horizonte A.
Erosión fuerte: Se ha perdido más de 75 % del horizonte A.
Erosión severa: Suelos que han perdido todo el horizonte A.

4.1.9 Drenaje
Se entiende por drenaje a la facilidad o dificultad con la cual el agua puede atravesar el
suelo para internarse en los acuíferos o bien estancarse en las proximidades del mismo
suelo.
La siguiente clasificación se refiere a las clases de drenaje en la descripción de suelos:

Clase 0 Muy escasamente drenado: el agua es eliminada del suelo tan


lentamente que la capa freática permanece en la superficie o sobre
ésta la mayor parte del tiempo. Los suelos de esta clase de drenaje
en general ocupan lugares llanos o deprimidos y están
frecuentemente "encharcados".

Clase 1 Escasamente drenado: el agua es eliminada tan lentamente que el


suelo permanece mojado por largos períodos de tiempo. Los suelos
de esta clase de drenaje en general ocupan lugares llanos o
deprimidos y están frecuentemente "encharcados".

Clase 2 Imperfectamente drenado: el agua es eliminada del suelo con lentitud


suficiente para mantenerlo mojado durante períodos muy apreciables
de tiempo, pero no todo el tiempo. Los suelos imperfectamente
drenados generalmente contienen una capa de permeabilidad lenta
en el perfil; su capa freática es alta, reciben agua de infiltración, o
presentan una combinación de tales condiciones.

Clase 3 Moderadamente bien drenado: el agua se elimina del suelo con cierta
lentitud, de modo que el perfil permanece mojado durante períodos
cortos pero apreciables. Los suelos moderadamente bien drenados
generalmente tienen una capa de permeabilidad lenta en el sólum o
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
inmediatamente elevada; reciben agua de infiltración o presentan
alguna combinación de tales condiciones.

Clase 4 Bien drenados: el agua es eliminada del suelo con facilidad, pero no
rápidamente. Los suelos bien drenados generalmente retienen
óptimas cantidades de humedad para el crecimiento de las plantas
después de las lluvias o el riego.

Clase 5 Algo excesivamente drenado: el agua se elimina del suelo


rápidamente. Muchos de estos suelos tienen poca diferenciación de
horizontes, son arenosos y muy porosos.

Clase 6 Excesivamente drenado: el agua es eliminada del suelo muy


rápidamente. Los suelos con drenaje excesivo son generalmente
litosoles y pueden ser escarpados, muy porosos, o ambas cosas.

La mejor determinación de las propiedades de drenaje del suelo requiere mediciones


prácticas de orden físico. Estas mediciones solamente las realizan los edafólogos en
circunstancias especiales, por ejemplo, cuando se precisan recomendaciones vinculadas a
prácticas de riego y drenaje.

4.1.10 Humedad del suelo


Se dará una breve descripción de las condiciones de humedad que prevalecen en el suelo
en el momento en que se examine (por ejemplo, húmedo en su totalidad, ó 50 cm del perfil
seco, húmedo debajo). Se deberá prestar atención a las condiciones de humedad
excepcionales debido a condiciones climáticas anormales, exposición exagerada del perfil,
inundaciones, etc.

4.1.11 Micro relieve


El micro relieve se determina en espacios de centímetros a metros en las proximidades del
sitio de observación y se trata de identificar cambios que puedan ocurrir en el patrón
ordinario del relieve.

Por ejemplo, surcos naturales producto de la expansión o contracción de los suelos en


forma natural, este micro relieve se le conoce con el nombre de "Gil Gai" y se presenta en
los suelos denominados Vertí soles. Otro caso es el de los surcos que se observan en las
áreas de dunas (arenas).

4.1.12 Presencia de sales


En Guatemala son poco comunes los suelos con excesos de sales, tales como las de
sodio, calcio o magnesio, tanto en forma individual como asociada; sin embargo dada su
existencia a continuación se indica la forma de redactar su presencia.
La exacta definición del grado en que los suelos son salinos, alcalinos o salino-alcalinos
debe basarse en datos de laboratorio, pero a continuación se dan clases simples, definidas
en el Manual de Levantamiento de Suelos, que se pueden distinguir en el terreno y se
pueden incluir en una descripción de suelo:

Clase 0 Suelos libres de exceso de sales o álcali.


Prácticamente ningún cultivo se encuentra inhibido en su crecimiento, o
muestra daños provocados por exceso de sales o álcali.

Clase 1 Suelos ligeramente afectados por sales o álcali. El crecimiento de las plantas
sensibles está inhibido, pero las plantas tolerantes pueden subsistir.

Clase 2 Suelos moderadamente afectados por sales o álcali. El crecimiento de los


cultivos está inhibido y ninguna planta se desarrolla bien.

Clase 3 Suelos fuertemente afectados por sales o álcali. Solamente pocas especies
vegetales pueden sobrevivir.

Si se dispone de equipo para la medición de la conductividad eléctrica, pueden


reconocerse las clases de salinidad que se muestran en el cuadro 2, de acuerdo a su
definición, en el Manual de Levantamiento de Suelos.

Cuadro 2. Límites aproximados de clases de salinidad

CLASE CATEGORIA CONDUCTIVIDAD DEL EXTRACTO


DE SATURACIÓN (Microsiemens/m)

Clase 0 Libre 0-4

Clase 1 Ligeramente afectado 4-8

Clase 2 Moderadamente afectado 8 - 15

Clase 3 Fuertemente afectado Mayor de 15

4.1.13 Actividad humana


Para diversos fines se hace necesario identificar la influencia humana, la cual puede
ayudar a explicar posibles resultados en las características morfológicas del suelo o bien
en las mismas características físico-químicas. Entre las actividades humanas que pueden
tener influencia en las características de los suelos pueden citarse las siguientes:
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
El riego, la fertilización intensiva con materiales minerales u orgánicos, la construcción de
terrazas u otras prácticas intensivas de conservación de suelos.

4.1.14 Otras características


Profundidad de la capa freática:
De ser posible, se debe anotar tanto la profundidad en el momento de la descripción como
la fluctuación media anual aproximada en profundidad (haciendo referencia al máximo
ascenso) de la capa freática. El máximo ascenso se puede inferir aproximadamente, de los
cambios de color en el perfil del suelo, pero naturalmente no en todos.

4.2 EL PERFIL

4.2.1 NOMENCLATURA PARA IDENTIFICAR LOS HORIZONTES

Cuando se empezó a identificar los horizontes de suelo en Rusia, hace un poco más de
100 años, Dokuchaev entre sus estudios empezó a nombrar a cada una de las capas con
las primeras letras del abecedario; de tal forma que definió de la siguiente forma a cada
uno de los horizontes:
A: la capa superficial con abundante material orgánico y mineral
C: la capa de dónde se suponía que surgía el suelo
B: capa intermedia entre el material de origen y el horizonte orgánico y mineral.

Los conceptos sobre los horizontes y capas del suelo fueron evolucionando en la medida
que se avanzaba en el conocimiento de las características de los suelos, de tal forma que
en la actualidad existen varias formas de nombrar los horizontes del perfil y las demás
características morfológicas de los suelos.

A continuación se describen cuatro de las nomenclaturas para la designación de


horizontes; se presentan estas terminologías con el objeto de que se conozca su
existencia, de tal manera que los usuarios puedan elegir la metodología de su predilección,
sea por familiaridad o experiencia con alguna de ellas. Para estudiantes, que por primera
vez manejan la nomenclatura de horizontes y para edafólogos o profesionales de la
Ciencias Agronómicas, que tienen que tratar con la Taxonomía de Suelos, se sugiere
utilizar la última versión del 2002 .

A. NOMENCLATURA DEL MANUAL DE LEVANTAMIENTO DE SUELOS DE


ESTADOS UNIDOS, 1951.

i) Horizontes orgánicos

Se divide a estos horizontes en función del grado de alteración por actividades


meteorizantes de naturaleza física, química o microbiológica, que han sufrido los
materiales orgánicos que descansan directamente sobre el solum.

Horizonte AOO: Horizonte superficial que incluye los residuos de vegetales


relativamente frescos, generalmente del año anterior.

Horizonte AO: Horizonte que comprende los residuos de vegetales parcialmente


descompuestos.

ii) Horizontes minerales

Horizonte A: Horizonte maestro que se le puede dividir en A1, A2, y A3.

Horizonte A1: Horizonte mineral mezclado con materia orgánica generalmente de


colores oscuros.

Horizonte A2: Horizonte que presenta una coloración mas clara, ha perdido
minerales arcillosos, Hierro, Aluminio o los tres, por lo tanto es un
horizonte de eluviación, con la consecuente concentración de
minerales mas resistentes.

Horizonte A3: Horizonte transicional entre A y B, pero con mayor parecido al A, si no


hubieran mayores diferencias, pueden nombrarse como AB.

Horizonte B: Está constituido por horizontes de acumulación de arcilla, Hierro,


Aluminio con material orgánico, por lo tanto es la parte iluvial del
suelo, aunque no en la mayoría de los casos porque puede darse la
situación de concentración de minerales arcillosos y otros, que se
deba a la alteración "in situ".

Horizonte B1: Horizonte transicional entre A y B, pero con mas características de B.

Horizonte B2: Horizonte caracterizado por una de las siguientes opciones:


a) acumulación máxima de minerales arcillosos silicatados, de Hierro
ó material orgánico.
b) Máximo desarrollo de estructura prismática o en bloques.

Horizonte B3: Horizonte transicional con mas características de "B" que de "C".

Horizonte C: Más que un horizonte corresponde a una capa con material originario
no consolidado, poco alterado por la escasa influencia de los
organismos y agentes físico-químicos.

Capa "D": Está constituida por cualquier estrato que esté debajo de C. Se utiliza
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
también D para la roca madre consolidada a partir de la cual se ha
desarrollado el C.

iii) Letras subíndices

Las letras subíndices, son un calificativo de los horizontes principales, éstas se escriben
con minúsculas de acuerdo a las siguientes características:

b horizontes enterrados
ca acumulación de Carbonato de Calcio
cn concreciones de Hierro o Hierro y Manganeso
cs acumulaciones de Sulfato de Calcio
f horizonte congelado
g horizonte gleizado
h acumulación de materia orgánica en un horizonte
ir acumulación de Hierro, finamente diseminado en un horizonte
m (masivo) horizontes endurecidos, compuestos principalmente de minerales
silicatados como fragipan
p aradura o labrado, aplicable al horizonte A
r se utiliza para la capa "D" referido a la roca que ha dado lugar al "C".
Sa acumulación de sales solubles que no sean, Sulfato ni Carbonato de Calcio.
T acumulaciones notables de arcilla en el horizonte.
U capa discordante con las características heredadas.

B. NOMENCLATURA PROPUESTA POR FAO Y DESCRITA EN SOIL


CLASSIFICATION. A COMPREHENSIVE SYSTEM (7th APOROXIMATION), 1960.

i) Horizontes orgánicos

Están comprendidos en la denominación de "O" y pueden reconocerse dos horizontes


orgánicos.

O1 Horizonte donde la materia orgánica puede apreciarse a simple vista sin necesidad
de lentes de aumento.

O2 Horizonte donde la materia orgánica no puede reconocerse sin el auxilio de lentes


de aumento.

ii) Horizontes minerales

Horizontes A:
Están constituidos por material mineral con aportes de materiales orgánicos alterados
(humificados). Incluyen los horizontes eluviales; se pueden reconocer los siguientes:
A1 Horizonte mineral de superficie o en proximidad, cuya característica principal es una
acumulación de materia orgánica humificada, asociada a la fracción mineral.

A2 Horizonte mineral, caracterizado por la pérdida de arcilla, Hierro, Aluminio, con la


consecuente concentración de cuarzo u otros minerales resistentes, del tamaño de
arena o limo.

A3 Horizonte transicional entre A y B, donde predominan las características de A.

AB Horizonte transicional entre A y B, sin que puedan ser separadas las características
entre A3 y B1.

A+B Horizontes que podrían ser considerados como A2 pero que incluyen menos del
50% del volumen. Partes que se podrían considerar como B.

AC Horizonte transicional entre A y C con propiedades de ambos.

Horizontes B:
Corresponden a horizontes especialmente iluviales, con manifiestos revestimientos de
sesquióxidos o bien indicios de alteración de materiales parentales, con buen desarrollo
estructural.

B1 Horizonte transicional entre B y A1 o entre B y A2, dominada por las características


de B.

B+A Horizonte que podría ser considerado como B en mas del 50 % de su volumen y
que contiene partes que corresponderían al A2.

B2 Horizonte con plenas características de un horizonte comprendido entre un A y un


C, dónde además no tiene aspectos transicionales.

B3 Horizonte transicional entre B y C o R.

Horizonte C:
Horizonte o capa mineral, que es similar al material del cual se presume se ha formado el
suelo. Se exceptúan de este horizonte los lechos rocosos. Este horizonte incluye
materiales alterados por:

a) meteorización fuera de la zona de mayor actividad biológica.


b) cementación reversible
c) gleización
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
d) acumulación de carbonatos de calcio o de magnesio
e) cementación por materiales silíceos

R Roca subyacente consolidada, como: caliza, andesita o basalto.

iii) Símbolos subíndices

b horizonte enterrado
ca acumulación de Carbonatos alcalinotérreos, generalmente de Calcio
cs acumulación de Sulfato de Calcio
cn acumulación de concreciones o nódulos duros no concrecionarios
enriquecidos de sesquióxidos con o sin Fósforo
f horizontes congelados
g fuerte gleización
h humus iluvial
ir presencia de hierro iluvial
m fuerte cementación
p capa arada o con otra alteración
sa sales mas solubles que el CaCO3
si cementación con materiales silíceos, solubles en álcali
t acumulación de arcilla iluvial
x presencia de fragipan

iv) Discontinuidades litológicas

Las capas de materiales contrastantes, que no evidencian un orden lógico de


diferenciación sobre la base de la génesis del suelo (sequa), son designadas con números
romanos, precediendo a la identificación del horizonte, por ejemplo IIA, IIIC, IIB.

C. NOMENCLATURA DE FAO (1977)

i) Horizontes dominantes

La nomenclatura de FAO propone como horizontes dominantes, a los siguientes: H, O, A,


E, B, C y R.

H Horizonte orgánico formado por acumulación de materia orgánica en superficie,


saturado con agua por períodos prolongados. Contiene 30 % o más de materia
orgánica, si la fracción mineral contiene más de 60 % de arcilla ó 20 % o más de
materia orgánica, si la fricción mineral no contiene arcilla.

O Horizonte orgánico formado por acumulación de materia orgánica depositada en la


superficie, saturado con agua durante períodos cortos de tiempo y contiene 35 % o
más de materia orgánica.

A Horizonte mineral formado en la superficie o adyacente a ésta, que presenta una de


las siguientes características:
- Acumulación de materia orgánica humificada íntimamente asociada a la fracción
mineral, o bien
- posee una morfología adquirida por la formación del suelo, pero carece de las
propiedades de los horizontes E y B.

E Horizonte mineral que muestra una concentración de fracciones de arena y limo con
una elevada proporción de minerales resistentes, resultante de una pérdida de
arcilla silicatada, Hierro y/o Aluminio.

B Horizonte mineral, con una o más de las siguientes características:


- Concentración iluvial de arcilla silicatada, Hierro, Aluminio o humus, sola o en
combinación.
- Concentración residual de sesquióxidos relativos a los materiales de partida.
- Alteración de los materiales o neoformación de arcillas.

C Horizonte mineral o capa de material no consolidado a partir del cual se supone se


ha desarrollado el suelo y que no muestra propiedades diagnósticas de algún otro
horizonte dominante.

R: Capa de roca continúa endurecida. La capa es lo suficientemente coherente en


húmedo para hacer impracticable la excavación con una navaja. La roca puede
tener algunas fisuras, pero estas son escasas o demasiado pequeñas para un
desarrollo radical significativo.

ii) Horizontes transicionales

Para la nomenclatura de los horizontes transicionales se utilizan las letras mayúsculas de


los horizontes dominantes, la primera letra indica el horizonte del cual tiene más
características, de esta forma podrían existir:

AE, EB, BE CB, AB, BA, AC, CA.

En el caso de mezclas de horizontes, se separan las letras de los horizontes dominantes


por una barra y siempre la primera letra indica la dominancia de características. Ejemplo:
E/B, B/C.

iii) Sufijos literales

b horizonte enterrado o en posición bisecual. Ej.: Btb.


c acumulación en forma de concreciones; se hace acompañar de otra literal
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
para indicar la naturaleza de las concreciones. Ej.: Bck.
g manchas de color que indiquen variación en las condiciones de óxido-
reducción. Ej.: Bg.
h acumulación de materia orgánica en los horizontes minerales.
k acumulación de Carbonato de Calcio (CaCO3)
m fuertemente cementado, consolidado o endurecido
n acumulación de Sodio
p horizonte labrado o alterado por aradura, se aplica esencialmente al
horizonte "A"
q acumulación de Sílice
r reducción por la influencia del agua subterránea
s acumulación de sesquióxidos
t acumulación iluvial de arcilla
u letra de uso no especificado, usualmente se le utiliza para divisiones
verticales de un horizonte.
w alteración in situ que se denota por concentración de arcilla, color o
estructura.
x presencia de fragipan
y acumulación de yeso
z acumulación de sales mas solubles que el yeso

En los casos en que se presenten horizontes H (orgánicos), estos pueden subdividirse


según las características que tengan, de la siguiente forma:

i materia orgánica fíbrica (se reconocen la fibras vegetales)


e materia orgánica hémica (material orgánico parcialmente descompuesto)
a materia orgánica sáprica (no se reconocen las fibras vegetales, el material
orgánico está descompuesto).
iv) Subíndices numerales

Pueden indicarse con números cada una de las subdivisiones que se hagan a los
horizontes principales. Por ejemplo: Bt1, Bt2, AB1, AB2.

v) Prefijos numerales

Son utilizables para indicar discontinuidades litológicas y en estos casos a diferencia de las
metodologías anteriores, se emplean números arábigos y no romanos. Ejemplo: 2C, 3C,
4BC.

D. NOMENCLATURA DE “SOIL SURVEY STAFF”


(Soil Survey Manual. Ver 1. 1981). (Keys to Soil Taxonomy 1992)

i) Designación de horizontes o capas


Las designaciones de los horizontes genéticos expresan un juicio cualitativo del tipo de
cambios que se cree que toman lugar. Los horizontes genéticos que son el producto de
los factores y procesos de formación de los suelos, no son equivalentes a los horizontes de
diagnóstico de la Taxonomía de Suelos; estos últimos son definidos por criterios arbitrarios,
orientados hacia el manejo de los suelos.

ii) Horizontes mayores o capas

Las letras O, A, E, B, C y R representan los horizontes mayores o las capas de los suelos.
Las letras mayúsculas son los símbolos básicos, a los que se le adicionan otros caracteres
para la designación completa. La mayoría de los horizontes o capas tienen como símbolo
una letra mayúscula, aunque algunos requieren dos.

Horizontes o capas O:
Son dominadas por material orgánico; algunos están saturados con agua durante largos
períodos o estuvieron saturados pero actualmente están artificialmente drenados; otros
nunca han estado saturados.

Algunas capas O, están constituidas por el piso del bosque no descompuesto o


parcialmente descompuesto, como hojas, agujas, ramitas, musgos y líquenes, que han
sido depositados en la superficie; pueden estar sobre suelos minerales u orgánicos. Otras
capas O son materiales orgánicos depositados bajo condiciones de saturación y tienen
diferentes etapas de descomposición. La fracción mineral es un pequeño porcentaje del
volumen del material y generalmente es mucho menos del 50 % del peso. Algunos suelos
consisten enteramente de material designado como horizontes o capas O. El O puede
estar sobre la superficie de un suelo mineral o a cualquier profundidad bajo la superficie si
está enterrada. Un horizonte formado por iluviación de materia orgánica dentro de un
suelo mineral no es un horizonte O, aunque algunos horizontes formados de esta manera
contengan mucha materia orgánica.

Horizontes A:
Son horizontes minerales que se forman en la superficie o abajo de un horizonte O, que
exhiben alteración de toda o gran parte de la estructura original de la roca y muestran una
o más de las siguientes:

¾ Están caracterizados por una acumulación de materia orgánica humificada


íntimamente mezclada con la fracción mineral y no dominadas por propiedades
características de los horizontes E o B, o

¾ Tienen propiedades que son producto de las labores de cultivo, del pastoreo o
similares tipos de disturbios.

Si un horizonte superficial tiene propiedades tanto del horizonte A como del E pero la
característica más enfática es la acumulación de materia orgánica humificada, se le
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
designa como horizonte A. En algunos lugares, como en climas áridos cálidos, el horizonte
superficial no disturbado es menos oscuro que el horizonte adyacente inferior y contiene
sólo pequeñas cantidades de materia orgánica. Tiene una morfología diferente de la capa
C, aunque la fracción mineral no esté alterada o sólo ligeramente alterada por el
intemperismo. Tal horizonte es designado como A porque está en la superficie. Sin
embargo, depósitos aluviales o eólicos recientes que presentan una estratificación fina no
son considerados como horizontes A, sólo que estén cultivados.

Horizontes E:
Son horizontes minerales donde la principal característica es la pérdida de arcilla silicatada,
Hierro, Aluminio o alguna combinación de éstos, permaneciendo una concentración de
partículas de arena y limo; exhibiendo alteración de toda o la mayor parte de la estructura
original de la roca.

Un horizonte E es usualmente más claro en color que el horizonte B inferior. En algunos


suelos el color es debido a las partículas de arena y limo, pero en muchos suelos con
revestimientos de Hierro y otros compuestos, se enmascara el color de las partículas
primarias. Un horizonte E se diferencia del horizonte A suprayacente por su color más
claro y generalmente tiene menos materia orgánica, que el horizonte A. Un horizonte E se
diferencia más comúnmente del horizonte B inferior en el mismo sequum por el color del
value más alto o menos chroma, por la textura más gruesa o por una combinación de
estas propiedades. Un horizonte E está generalmente cerca de la superficie, bajo un
horizonte A, o bien un O y encima de un horizonte B; pero el símbolo E, puede ser usado
sin relación a la posición en el perfil para cualquier horizonte que reúna los requisitos y que
ha resultado de la génesis del suelo.

Horizontes B:
Horizontes que se han formado abajo de un horizonte A, E u O y están dominados por la
destrucción de toda o la mayor parte de la estructura original de la roca y muestran una o
más de las siguientes características:

¾ Concentración iluvial de arcilla silicatada, Hierro, Aluminio, Humus, Carbonatos, Yeso


o Sílice, sólos o en combinación.
¾ Evidencias de remoción de carbonatos;
¾ Concentración residual de sesquióxidos;
¾ Revestimientos de sesquióxidos que hacen al horizonte menor en value y mayor en
chroma o bien más rojizo en el hue que los horizontes supra y subyacentes sin
aparente iluviación de hierro;
¾ Alteración que forma arcilla silicatada, libera óxidos o ambos y que forman una
estructura granular, blocosa o prismática si el volumen cambia acompañado de
cambios en el contenido de humedad; o
¾ No quebradizos.

Todos los tipos de horizontes B son horizontes subsuperficiales o lo fueron originalmente.


Se incluyen como horizontes B, a capas contíguas a horizontes genéticos que tienen
concentración iluvial de Carbonatos, Yeso o Sílice que son el resultado de procesos
pedogenéticos (estas capas pueden o no estar cementadas) y capas quebradizas que
tienen otra evidencia de alteración, tales como estructura prismática o acumulación iluvial
de arcilla.

Ejemplo de capas que no son horizontes B: Son capas en las cuales existen
recubrimientos de arcilla sobre fragmentos de roca o están sobre sedimentos finamente
estratificados no consolidados, ya sea que los recubrimientos se hayan formado en el lugar
o por iluviación, y las capas dentro de las cuales los Carbonatos han sido iluviados; y son
un horizonte B cuando son capas continuas a un horizonte genético suprayacente.

Horizonte o capas C:
Horizontes o capas, excluyendo la roca dura, que están poco afectados por procesos
pedogenéticos y que carecen de propiedades de los horizontes O, A, E o B. La mayoría
son capas minerales. El material de la capas C puede ser o no común al material que se
supone ha dado origen al solum. Un horizonte C puede haber sido modificado aunque no
exista evidencia de pedogénesis.

Se incluyen como capas C a sedimentos, saprolita y roca consolidada y otros materiales


geológicos que comúnmente se desmoronan dentro de 24 horas cuando se secan al aire o
cuando pedazos secos son colocados en agua y cuando húmedos pueden ser cavados
con una pala. Algunos suelos que se forman a partir de materiales muy intemperizados, y
si tales materiales no reúnen los requisitos de un horizonte A, E o B son designados como
C. Capas que tienen acumulaciones de sílice, carbonatos o yeso o sales más solubles son
incluidos en los horizontes C, aún endurecidos, a menos que estas capas estén
obviamente afectadas por procesos pedogenéticos: entonces se consideran horizonte B.

Capas R. Roca Madre Dura:

Rocas como el Granito, Basalto, Cuarcita y Caliza o Arenisca endurecidas son ejemplos de
roca madre que son designadas con R. Una capa R secada al aire o pedazos secos de la
capa cuando se colocan en agua no se desmoronan dentro de 24 horas. La capa R es
suficientemente coherente cuando húmeda para hacer una excavación con la pala, aunque
puede ser desmenuzada o raspada con una pala. La roca madre puede contener grietas
pero son muy pocas las raíces que pueden penetrar. Las grietas pueden estar recubiertas
o rellenas con arcilla u otro material.

iii) Horizontes Transicionales

Existen dos tipos de horizontes transicionales. En uno, las propiedades de un horizonte


______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
supra o subyacente están super impuestas sobre las propiedades de otro horizonte a
través de la zona de transición. En el otro, partes que son características de un horizonte
supra o subyacente están ocultas por partes que son características de otro horizonte. Se
usan convenciones especiales para designar estos tipos de horizontes.

Para horizontes dominados por propiedades de un horizonte mayor pero teniendo


propiedades subordinadas de otro.
¾ Se usan dos letras mayúsculas como símbolo, ejemplo: AB, EB, BE, BC. El símbolo
del horizonte mayor, que primero se designa es el tipo de horizonte cuyas
propiedades dominan en el horizonte transicional. Un horizonte AB, por ejemplo,
tiene características de ambos, un horizonte suprayacente A y un subyacente B, pero
es más parecido al A que al B.

¾ En algunos casos, un horizonte puede ser designado como transicional, aunque uno
de los horizontes mayores del cual es aparentemente transicional no esté presente.
Un horizonte BE, puede ser reconocido en un suelo truncado si sus propiedades son
similares a las de un horizonte BE de un suelo en el que un horizonte suprayacente E
ha sido removido por la erosión. Un horizonte BC puede ser reconocido aunque el
horizonte C subyacente no esté presente, es transicional a un material parental
asumido.

Para horizontes en los cuales partes distintas tienen propiedades reconocibles.


¾ De los dos tipos de horizontes mayores indicados por letras mayúsculas, las dos
letras mayúsculas están separadas por una diagonal (/), como: E/B, B/E, B/C. La
mayoría de las partes indivisibles de al menos uno de los componentes están
rodeados por el otro.

¾ La designación puede ser usada aún cuando horizontes similares a uno o ambos de
los componentes no estén presentes, los componentes separados pueden ser
reconocidos en el horizonte transicional. El primer símbolo corresponde al horizonte
que tiene mayor volumen.

iv) Designaciones subordinadas dentro de los horizontes mayores o capas

Se usan letras minúsculas como sufijos para designar tipos específicos de horizontes
mayores y definiciones en el sentido que el horizonte deberá tener más del material en
cuestión que se presume ha estado presente en el material parental. Los símbolos y sus
significados son los siguientes:

a Material orgánico muy descompuesto: Se usa con "O" para indicar a los
materiales orgánicos muy descompuestos. El contenido de fibras desgastadas es
menor que cerca del 17 por ciento del volumen.

b Horizonte genético enterrado: Usado en suelos minerales para indicar horizontes


genéticos identificables enterrados con características genéticas mayores que
fueron formadas antes de enterrarse. Los horizontes genéticos pueden o no
haberse formado de los materiales suprayacentes, los cuales se pueden o no
asumir como los materiales parentales de los suelos enterrados. El símbolo no se
usa en suelos orgánicos o para separar una capa orgánica de un mineral.

c Concreciones o nódulos: Indica una acumulación significativa de concreciones o


nódulos. La cementación es requerida. El agente cementante no es especificado
excepto éste no puede ser Sílice. Este símbolo no se usa si las concreciones o
nódulos son de Dolomita, Calcita o sales más solubles, pero se usa si los nódulos o
concreciones son de Hierro, Aluminio, Manganeso o Titanio. Su consistencia es
especificada en la descripción del horizonte.

d Materiales o sedimentos densos o consolidados: Este símbolo se usa para


indicar la ocurrencia natural o hecha por el hombre, de materiales o sedimentos no
consolidados con alta densidad aparente, tales como: basalto denso labrado, pisos
de arado y otras zonas mecánicas compactadas. La capa es restrictiva a las raíces
y éstas no penetran, excepto a lo largo de los planos de fractura.

e Material orgánico de descomposición intermedia: Es usado con "O" para indicar


materiales orgánicos con descomposición intermedia. El contenido de fibras
desgastadas es del 17 al 40 por ciento de volumen. Usualmente ocurre en suelos
saturados por períodos prolongados.

f Suelo congelado: Indica que el horizonte o capa contiene hielo permanentemente.


El símbolo no se usa para las capas congeladas estacionalmente o para "sequía
por frío" (material que es más frío que 0 oC pero no contiene hielo).

g Gleización fuerte: Se usa para indicar ya sea que el hierro haya sido reducido y
removido durante la formación del suelo o que la saturación con agua estancada lo
ha preservado a un estado reducido. La mayoría de las capas afectadas tienen un
chroma bajo y muchas están moteadas. El chroma bajo puede ser similar al color
del hierro reducido o al color de las partículas de arena y limo no recubiertas, de las
cuales el hierro ha sido removido. El símbolo "g" no se usa para los materiales del
suelo de bajo chroma, tal como los esquistos o los horizontes E, a menos que
tengan una historia de humedecimiento intenso. Si "g" es usado con "B", implica
cambios pedogenéticos adicionales a la gleización. Si ningún otro cambio tiene
lugar, el horizonte es designado Cg.

h Acumulación iluvial de materia orgánica: Usado en "B" para indicar la


acumulación de complejos sesquióxidos-materia orgánica iluvial, amorfos o
dispersables si los componentes sesquióxidos están dominados por Aluminio pero
está presente sólo en muy pequeñas cantidades. El material órgano-sesquióxido
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
reviste partículas de arena y limo. En algunos horizontes, los recubrimientos se han
unido, rellenando poros y cementando el horizonte.
El símbolo "h" es también usado en combinación con "s" como "Bhs" si la cantidad
del componente sesquióxido es significante pero el value y el chroma del horizonte
son aproximadamente 3 o menos.

i Material orgánico ligeramente descompuesto: Se aplica en horizontes "O" para


indicar la mínima descomposición de los materiales orgánicos. El contenido de
fibras es mayor del 40% del volumen.

k Acumulación de Carbonatos: Este símbolo es usado para indicar acumulación de


carbonatos de tierras alcalinas, comúnmente Carbonato de Calcio.

m Cementación o endurecimiento: Indica una cementación continua o casi continua.


El símbolo es usado sólo para horizontes que tienen una cementación de más del
90 porciento, aunque pueden estar fracturados.
Las raíces penetran en horizontes "m" sólo a través simbolizado. Si el 90 porciento
o más del horizonte está cementado por Carbonatos, se usa "km"; por Sílice, "qm";
por Hierro, "sm", por Yeso, "ym" por Carbonato y Sílice, "kqm"; por sales más
solubles que el yeso, "zm".

n Acumulación de Sodio: Usado para indicar la acumulación de Sodio


intercambiable.

o Acumulación residual de sesquióxidos: Usado con B para indicar la acumulación


residual de sesquióxidos. Se diferencia de "s" el cual indica la acumulación iluvial de
materia orgánica y de sesquióxidos complejos.

p Labranza u otros disturbios: Es usado para indicar un disturbio de la capa


superficial por medios mecánicos, pastoreo o usos similares. Un horizonte orgánico
disturbado es designado por Op. Un horizonte mineral disturbado, aunque podría
ser un horizonte E, B o C, es designado como Ap.

q Acumulación de Sílice: Usado para indicar una acumulación secundaria de Sílice.


Si el Sílice cementa la capa y la cementación es continua o casi continua, se usa
"qm".

r Roca madre intemperizada o suave: Se utiliza en el horizonte "C" para indicar


capas de roca madre suave o saprolita, tal como una roca ígnea intemperizada,
arenisca o esquisto parcialmente consolidado; las raíces no penetran excepto a lo
largo de los planos de fractura. El material puede ser excavado con pala.

s Acumulación iluvial de sesquióxidos y materia orgánica: Usado con "B" para


indicar la acumulación de complejos de sesquióxidos-materia orgánica iluviales,
amorfos o dispersables si tanto los componentes de materia orgánica y
sesquióxidos son significativos, y el value y el chroma del horizonte son mayores de
3. El símbolo es también usado en combinación con "h" como "Bhs" si tanto los
componentes de materia orgánica y sesquióxidos son significativos y el value y el
chroma son aproximadamente de 3 o menos.

ss Presencia de caras de fricción: Este símbolo es usado para indicar la presencia


de caras o superficies de fricción. Las caras de fricción resultan directamente de la
expansión de los minerales de la arcilla y las fallas de fractura. Comúnmente a 20 o
60° arriba de la horizontal.

t Acumulación de arcilla silicatada: Es usado para indicar una acumulación de


arcilla silicatada que se ha formado y es subsecuentemente translocada en el
horizonte o movida por iluviación dentro de él. La arcilla puede estar en forma de
recubrimientos sobre la superficie de los peds o en los poros, laminillas o puentes
entre los granos minerales.

v Plintita: Se usa para indicar la presencia de un material rojizo, rico en Hierro, pobre
en humus, que es firme o muy firme cuando húmedo y que la dureza es irreversible
cuando se expone a la atmósfera y a repetidos humedecimientos y secados. Estas
propiedades son características de la plintita.

w Desarrollo de color o estructura: Es usado con "B" para indicar el desarrollo del
color, la estructura o ambos, con poca o ninguna acumulación aparente de material
iluvial.

x Fragipan: Usado para indicar el desarrollo genético de firmeza, fragilidad, o alta


densidad aparente. Estas propiedades son características de fragipanes, pero
algunos horizontes designados como "x" no tienen todas las propiedades de un
fragipan, según la Taxonomía de Suelos.

y Acumulación de yeso: Este símbolo es usado para indicar acumulación de yeso.

z Acumulación de sales más solubles que el yeso: Indica acumulación de sales


más solubles que el yeso.

v) Convencionalismos en el uso de letras sufijos

Muchos de los horizontes mayores y capas que están simbolizados por una letra
mayúscula pueden tener una o más letras minúsculas como sufijos. Las siguientes reglas
las aplica la nomenclatura:

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
¾ Las letras sufijos son usadas continua e inmediatamente después de la letra
mayúscula. Raramente se usan más de tres sufijos.

¾ Si un horizonte está disturbado, solamente se usa "p", excepto donde existen


acumulaciones superficiales de CaCO3, CaSO4 o sales más solubles (calciaquolls,
por ejemplo).

¾ Cuando más de un sufijo es necesario. Las siguientes letras, si se usan, son escritas
en el siguiente orden a, e, i, h, r, s, t, y w. Excepto para horizontes Bhs o Crt,
ninguna de estas letras son usadas en combinación en un horizonte singular.

¾ Si más de un sufijo es necesario y el horizonte no está enterrado, los siguientes


símbolos, si se usan, se escriben al final: c, f, g, m, v y x. Algunos ejemplos: Bte, Bkm
y Bsv.

¾ Si un horizonte está enterrado, el sufijo "b" es escrito al final. El sufijo "b" es usado
solamente para suelos minerales enterrados.

¾ Un horizonte B con una acumulación significativa de arcilla que también muestra


evidencias de desarrollo de color, estructura o ambas, es designado como Bt ("t"
tiene preferencia sobre "w" "s", y "h"). Un horizonte B que está gleizado o que tiene
acumulaciones de Carbonatos, Sodio, Sílice, Yeso, sales más solubles que el Yeso o
acumulaciones residuales de sesquióxidos llevan el símbolo apropiado: g, k, n, q, y, z
u o. Si la arcilla iluvial está también presente "t" precede a los otros símbolos: Bt.

¾ Sufijos "h", "s" y "w" no se usan con g, k, q, y, z u o, a menos que se necesite con
fines explicativos.

¾ A menos que una convención esté dada, los sufijos se listan alfabéticamente.

vi) Subdivisión vertical


Comúnmente un horizonte o capa designada por una combinación particular de letras,
necesita ser subdividido. Los números arábigos son usados para este propósito al final de
todas las letras. Dentro de un C, por ejemplo, capas sucesivas podrían ser C1, C2, C3, etc.
o si la parte inferior está gleizada y la parte superior no, las designaciones podrían ser C1 -
C2, Cg1 - Cg2 o C – Cg1 – Cg2 – R.

Estas convenciones se aplican cualesquiera que sea el propósito de la subdivisión. En


muchos suelos, horizontes que pudieran ser identificados por un conjunto único de letras
son subdivididos en base a características morfológicas evidentes, tales como la
estructura, el color o la textura. Estas divisiones son numeradas consecutivamente. La
numeración comienza con el 1 a cualquier nivel en el perfil cuando algún elemento de las
letras del símbolo cambia. Así Bt1 – Bt2 – Btk2 es usado y no Bt1 – Bt2 – Btk4. La
numeración de las subdivisiones verticales de un horizonte no es interrumpida en una
discontinuidad (indicada por un prefijo numérico) si la misma combinación de letras es
usada en ambos materiales: Bs2 – 2Bs3 – 2Bs4 es la forma correcta, no como Bs1, Bs2 –
2Bs1, 2Bs2.

Algunas veces, capas gruesas son subdivididas durante el muestreo para los análisis de
laboratorio a pesar de que diferencias en morfología no sean evidentes en el campo.
Estas capas necesitan ser identificadas y esto es hecho simplemente numerando cada
subdivisión consecutivamente dentro de la capa teniendo un símbolo único, comenzando
por la parte superior. Por ejemplo, cuatro capas de un horizonte Bt muestreado cada 10
cm serían designadas como Bt1, Bt2, Bt3, Bt4.

vii) Discontinuidades
En suelos minerales los números arábigos son usados como prefijos para indicar
discontinuidades. Donde sean necesarios, se usan precediendo a A, E, B, C y R. Estos
prefijos son diferentes de los numerales arábigos usados como sufijos que denotan
subdivisiones verticales.

Una discontinuidad es un cambio significativo en la distribución del tamaño de partículas o


de mineralogía que indica una diferencia en el material a partir del cual los horizontes se
han formado y/o una diferencia significativa en edad, a menos que diferencias en edad
este indicada por el sufijo b. Símbolos para identificar discontinuidades se usan sólo
cuando contribuyen sustancialmente al entendimiento de las relaciones entre horizontes.
La significancia de un tipo de discontinuidad puede ser grande en un suelo y pequeña en
otro, o más aún, grande en un horizonte y pequeña en otro en el mismo perfil. La
estratificación común de los suelos formados en aluviones no es designada como
discontinuidad a menos que la distribución del tamaño de partículas difiera marcadamente
(definida en Soil Taxonomy como clases de partículas fuertemente contrastantes), de capa
a capa, aún cuando los horizontes genéticos se hayan formado en capas contrastantes.

Cuando un suelo se ha formado enteramente en un tipo de material, el prefijo es omitido


del símbolo, todo el perfil es material 1. Similarmente, el material superior es un perfil que
tiene dos o más materiales contrastantes, es sobreentendido que es material 1, pero el
número es omitido. La numeración inicia con la segunda capa de material contrastante, el
cual es designado con "2". Las capas contrastantes subyacentes son numeradas
consecutivamente. Aún cuando la capa inferior al material 2 sea similar al material 1, es
designada como "3" en la secuencia. Los números indican un cambio de material, no el
tipo de material. Donde dos o más horizontes consecutivos formados en un tipo de
material, el mismo número prefijo es aplicado en todas las designaciones de horizontes del
mismo material: Ap – E – Bt1 – 2Bt2 – 2 Bt3 – 2Bc. Los números sufijos que designan las
subdivisiones del horizonte Bt continúan en orden consecutivo a través de la
discontinuidad.

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
Si una capa R está bajo un suelo que se ha formado con el residuo y el material de la capa
R se presume que es el material a partir del cual los materiales del suelo se han
intemperizado, el prefijo numeral arábigo no se usa. Si la capa R no produce el material
del solum, se usa el número prefijo, como en A – Bt – C – 2R ó A – Bt – 2R. Si parte del
solum se ha formado en residuo, a "R" se le asigna el prefijo apropiado; Ap – Bt1 – 2Bt2 –
2Bt3 – 2C1 – 2C1 – 2R.

Los horizontes enterrados (designados por "b") son un problema especial. Un horizonte
enterrado es obvio que no pertenece al mismo depósito de los horizontes suprayacentes.
Algunos horizontes enterrados, sin embargo pueden formarse de materiales litológicos
parecidos a los depósitos suprayacentes. NO se usa prefijo para distinguir materiales de
tales horizontes enterrados. Si el material en el cual un horizonte de un suelo enterrado es
formado litológicamente, diferente al material suprayacente, la discontinuidad es designada
por un número prefijo y el símbolo del horizonte enterrado es también usado: Ap – Bt1 –
Bt2 – BC – C, 1ABb – 2Btb2 – 2C.

En suelos orgánicos, las discontinuidades entre diferentes tipos de capas no son


identificadas. En la mayoría de los casos las diferencias son mostradas con las
designaciones de las letras sufijos, si las diferentes capas son orgánicas, o por los
símbolos mayores si las diferentes capas son minerales.

viii) Uso de la prima ( ' )

Designaciones idénticas pueden ser apropiadas para dos o más horizontes o capas
separadas por al menos un horizonte o capa de un diferente tipo en el mismo pedón. La
secuencia A – E – Bt – E – Btx – C es un ejemplo: el suelo tiene dos horizontes E. Para
hacer la comunicación más fácil, se usa una prima con el símbolo del horizonte mayor más
bajo de los dos horizontes que tienen la misma letra de designación, A – E, Bt – E' – Btx –
C. La prima es aplicada a la letra mayúscula y para símbolos con letras minúsculas, como
sigue: B't. La prima no se usa a menos que todas las letras de las designaciones de dos
diferentes capas sean idénticas. Raramente, tres capas tienen símbolos idénticos, sin
embargo, una doble prima puede ser usada: E".

El mismo principio es aplicable en las designaciones de capas de suelos orgánicos. La


prima es usada solamente para distinguir dos o más horizontes que tienen símbolos
idénticos: Oi – C – O'i – C – Oe – C'. La prima es adicionada a la C inferior para
diferenciarla de la superior.

E. Nomenclatura de Horizontes de National Soil Survey Center (*). Año 2002

• Horizontes de Maestros y Transaccionales


Horizonte Características
o Capa

O Materiales orgánicos del suelo como los materiales húmicos.


El material se encuentra generalmente en pequeño porcentaje y es
menos del 80% en peso.

A Suelo mineral que se ha formado sobre la superficie o debajo de un


horizonte O, tiene pequeños remanentes de estructura de roca y
presenta una o mas de las siguientes características:
1- Acumulación de material orgánico humificado, pero predomina el
material mineral madre y no tiene horizontes E ni B.
2- Presenta características de labranza del suelo.
Excluye aporte eólicos o aluviales recientes que muestran
estratificación.

AB (or Predominantemente es un horizonte A, pero tiene algunas


AE) características que pertenecen a un B (o E).

A/B (or Horizonte discreto que se parece a los dos horizontes (A y B) E o C.


A/E) Mayoritariamente tiene materiales que se parecen al horizonte A. Las
(or A/C) partes que corresponden a cada horizonte no se pueden separar por
estar intercalados.

AC Horizonte transicional con predominio del horizonte A, pero también


tiene algunas características del horizonte C.

E Material de Suelo Mineral que ha perdido arcilla, hierro, aluminio y/o


material orgánica, reteniendo las partículas de arena y limo pequeños
fragmentos de roca. Es característico en este horizonte los colores
claros (alto value y croma).

EA Presenta un predominio del horizonte E, pero tiene algunas


(or EB, or características que con reconocibles del horizonte A (puede ser también
EC) B o C).

E/A Horizonte discreto que tiene materiales parecidos a los dos horizontes:
(or E/B) E y A (o E y B) material; mayoritariamente es una capa de horizonte E.
Las partes que corresponden a cada horizonte no se pueden separar por
estar intercalados.

E and Bt Este horizonte presenta una capa muy delgada con textura contrastante
(or B and y lamelada (Bt). Predominantemente es un E con menos arcilla (o un E
E) delgado entre un horizontes dominante B)

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
BA (or Horizonte con características dominantes de B pero también tiene
BE) algunos atributos reconocibles de un A (o E).

B/A (or Presenta una discreta influencia de los dos horizontes, mayoritariamente
B/E) es material de un horizonte B (o E). No es posible hacer la separación
de ambos horizontes presentes, por estar intercalados.

B Suelo mineral típicamente formado debajo de un O, A, o E; a veces


puede presentar evidencia de estructura de roca y presenta una o mas
de las siguientes características:

i. Acumulación iluvial de silicatos, arcilla, Fe, Al, humus, carbonatos,


yeso, sílice, o bien sales mas solubles que el yeso (uno o mas)
ii. Remoción de carbonatos, yeso, o sales mas solubles.
iii. Acumulación residual de sesquióxidos.
iv. Cubiertas o películas de sesquióxidos
v. Alteraciones que forman silicatos de arcilla o bien óxidos libres y
formas de estructura pedogénética
vi. Fuerte gleyzación en presencia de condiciones ácuicas, a menos
que el suelo esté drenado; capas con gleización pero no otros
cambios pedogenéticos del horizonte B. La mayoría de horizontes
B presenta varios subhorizontes.

Algunos son formados en la superficie por acumulación de evaporitas.


Pueden estar cementados con capas brillosas que tienen otras
evidencias de pedogénesis incluidas como horizontes B.

BC Predominantemente se trata de las características que tipifican a un


horizonte B, pero se identifican algunas características reconocibles de
horizonte

B/C Es un horizonte que en su mayor parte tiene materiales que identifican a


un horizonte B, pero tiene dentro de algunas características del
horizonte C. Las partes que corresponden a cada horizonte no se
pueden separar, por estar intercalados.

CB (or Predominan las características del horizonte C, pero también tiene


CA) alguna partes reconocibles que de u horizonte B (o A).

C/B (or Horizonte discreto, en donde no pueden separarse las partes que
C/A) corresponden a los dos horizontes, existe mayoritariamente materiales
que corresponden al horizonte C.

C Materiales de suelo compuestos por roca alterada (excluye fuerte


cementación). Es una capa poco afectada por la pedogénesis y no
considera partes de los horizontes O, A, E o B.
Puede tener en algunos casos materiales parental del solum.
L Materiales límnicos del suelo. Sedimentos depositados en un cuerpo de
agua y dominados por materiales orgánicos (plantas acuáticas,
fragmentos de especies animales o materiales fecales) y capas
acumuladas de arcilla erosionada.

W Es una capa de agua en estado líquido (w) o permanentemente


congelada (wf) dentro del suelo. Excluye agua/hielo arriba del suelo.

R Roca dura (continua, coherente y fuertemente cementada o endurecida)

• Sufijos literales aplicados a los horizontes

Sufijos Características
literales

a Materia orgánica altamente descompuesta; contenido de fibra rubificada


menor de 17% (por volumen).

b Horizonte genético enterrado. No se usa con materiales orgánicos o para


separar materiales orgánicos de inorgánicos.
c Nódulos o concreciones; acumulación significativa en capas cementadas,
enriquecidas con Fe, Al, Mn, Ti (cementante no especificado con
excepción de sílice (ver q). No es usado en los casos de calizas,
dolomitas o sales solubles (ver z).

co2 Tierra coprogénica (usada solamente con L); materiales orgánicos


depositados sobe agua y contaminada por material fecal de animales
acuáticos.

d Restricción física de raíces caracterizada por alta densidad


aparente(hecho en forma natural o artificial, por ejemplo pie de arado

di2 Tierra de diatomeas (usado solamente con L); materiales depositados


sobre agua y dominado principalmente por material siliceo y remanente de
diatomeas.

e Material orgánico moderadamente descompuesto fibra rubificada


conteniendo de 17 a 40% por volumen. Véase a, i.

f Permafrost. Capa permanentemente congelada, de suelo con hielo.


Excluye congelamientos estacionales.

ff Permafrost seco, no se usa para congelamientos estacionales. No se usa


en cuerpos contínuos de hielo.
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
g Fuerte gleización (Fe reducido and pedogenéticamente removido);
típicamente presenta Chroma < 2 chroma; puede tener otras
características redoximórficas (RMF); no es usado con colores
geogenéticos con colores grises.

h Acumulación de material orgánico iluvial (con B: acumulación iluvial de


complejos de sesquióxidos y sustancias amorfas; arenas y limos con
cubiertas finas en los poros; se usa Bhs si es significativa la acumulación
de sesquióxidos y tanto el chroma y value < 3.

i Materia orgánica débilmente descompuesta; el contenido de fibra


rubificada es > 40% (por volumen); ver a, e.

j Acumulación de Jaroisita; por ejemplo suelos ácidos sulfatados.

jj Evidencia de crioturbación; por ejemplo irregular distribución de los


componentes en el interior del suelo, sobre todo en las capas activas

k Acumulación pedogenética de carbonatos especialmente carbonatos de


calcio ( CaCO3 )

m Fuerte sedimentación pedogenética (>90% cementado, eventualmente


fracturado); físicamente no hay restricción radicular; puede indicarse la
clase de cementantes, utilizando combinación de letras, por ejemplo km –
carbonatos, qm – sílice, kqm – carbonatos y sílice; sm – hierro , ym –
yeso; zm – sales mas solubles que el yeso.

ma2 Materiales depositados sobre agua y están dominados por una mezcla de
arcilla y Carbonatos de Calcio. Generalmente presentan colores grises.
Este es usado con L (materiales límnicos)

n Acumulación pedogenética de sodio intercambiable.

o Acumulación residual de sesquióxidos.

p Labranza o disturbación de la capa superficial del suelo (pastoreo o


labranza por aradura). Se designa Op cuando es un horizonte orgánico
alterado; Ap para suelos minerales con una superficie donde pudo existir
originalmente E, B, C, etc.

q Acumulaciòn secundaria de sílice (naturaleza pedogenética).

r Usado con C para indicar alteración o roca suave subsuperrficial (roca


alterada que restringe el desarrollo radicular; arenisca, limonita o roca
sedimentaria estratificada parcialmente consolidada. Las clases de
dificultad de excavación, son de bajas hasta altas.
s Significativa acumulación iluvial de amorfos, dispersables, sesquióxidos y
complejos de material orgánica y color en húmedo con value o chroma >
4. Es utilizado con horizontes B; usado como Bhs si el color en húmedo y
el chroma is < 3.

ss Slickensides; por ejemplo: superficies de fricción en ángulos de 20 – 60


grados con respecto a la horizontal; se desarrollan por autoinversión del
suelo durante los cambios estacionales de humedad, son frecuentes
también las grietas superficiales.

t Acumulación iluvial de arcillas silicatadas (barnices, lamellas o películas de


arcilla en alguna parte del horizonte.

v Plintita (Hierro alto, baja material orgánica, colores más rojos);


consistencia de firme a muy firme; endurecimiento irreversible cuando se
dan los cambios de húmedo a seco.

w Identifica horizonte con incipiente desarrollo de color y estructura


pedogenética, presenta un mínimo de iluviación. Excluye el caso de
horizontes transicionales.

x Características de Fragipan. Se puede desintegrar en agua.

y Acumulación pedogenética de yeso (CaSO4 · 2 H2O).

z Acumulación pedogenética de sales mas solubles que el yeso, por ejemplo


sales de sodio.

(*) Versión traducida al español, adecuada para presentar en este documento.

F. DIFERENCIAS ENTRE LAS NOMENCLATURAS

Tal y como se ha podido apreciar en la medida en que se leen los componentes de los
horizontes y capas del suelo, existen diferencias importantes entre cada una de las
nomenclaturas presentadas.

A continuación en el cuadro 3, se presenta una visualización de las diferentes


nomenclaturas en la designación de horizontes o capas principales o mayores en los
perfiles de suelos, la cuales se encuentran en el presente documento. En esta ilustración
se puede apreciar las diferencias entre las nomenclaturas que se presentaron
anteriormente, en dónde se puede también establecer las equivalencias (cuando es
factible) entre una nomenclatura y otra.

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
Cuadro 3. Horizontes maestros o principales en diferentes nomenclaturas para la
designación de horizontes.

USDA USDA 1962 FAO 1977 SSS USDA


1951 FAO 1966 1992 NRCS
2002

Aoo O1 H
Ao O2 O O O
A1 A1 A A A
A2 A3 E E E
A3 A3, AB, AB AB AB ó EA
A+B
B1 B1, BA, BA BA BA ó EB
B+A
B2 B2 B B B
B3 B3 BC BC BC ó B/C o
C1 C C C C
C2 R R L
D w
R

Las diferencias entre los componentes sub fijos de los horizontes principales, son mas
complejas, en todo caso la última nomenclatura de horizontes (NRCS 2002) tiene algunas
ventajas sobre las otras, entre ellas:

• Es mas completa la forma de describir las características que podrían


encontrarse en un suelo, por lo tanto se completa bastante bien la
caracterización de los componentes físicos y químicos de un horizonte del suelo

• Varias características ayudan o en algunos casos tipifican la existencia de


determinados horizontes de diagnóstico de la Taxonomía de Suelos.

4.2.2 CARACTERÍSTICAS A ESTUDIAR EN EL PERFIL


A. Profundidad de los horizontes

La medición se realiza en centímetros. La profundidad se cuantifica desde el borde


superior del suelo propiamente dicho. Cuando existe una marcada variación en espesores
de horizontes, se darán los valores extremos de la profundidad en los dos límites del
horizonte juntamente con una nota indicadora de la amplitud de variación de la anchura del
horizonte observado (ejemplo: 25/30 – 40/45 cm es el espesor del horizonte 15 cm).

B. Color

El color es una de las características mas importantes de observar y determinar en el


campo, además de representar una característica muy importante desde el punto de vista
de la interpretación y clasificación del mismo; así, los colores oscuros en la superficie
podrán ser indicativos generalmente (no siempre) de altos contenidos de materia orgánica,
también deducir en alguna forma su fertilidad.

El color de la matriz de los horizontes individuales se describe, primero los nombres de los
colores y luego las notaciones de la escala universal de suelos (Munsell soil color charts)
para matiz, pureza e intensidad. El color del suelo en húmedo (es decir, cuando toda
película de humedad visible desaparece de una muestra “humedecida”) se debe registrar
primero, seguido si es posible en el terreno, por el color del suelo seco (secado al aire).

Los códigos Munsell para los colores del suelo, están compuesto por tres componentes,
que se localizan en cada una de las hojas de las libretas Munsell:

• El Matiz (Hue): Identifica la cantidad de color que registra la vista, relativo


a la longitud de onda de la luz que puede registrar el ojo humano. Esta
característica, aparece en la parte superior derecha de la hoja y en ella se
leen los códigos siguientes: 10R, 2.5R, 5YR, 7.5YR, 10YR, 2.5Y y 5Y;
entre esos matices, los mas comunes de encontrar para los suelos del
país, son 10YR, 7.5YR y 5YR.

Los otros dos componentes del color se expresan por medio de un quebrado, en
dónde el numerador es la intensidad del color y el denominador es la pureza del
color.

• La intensidad (Value): Indica la claridad o que tan oscuro es un color en


relación a una escala de color gris neutral. Esta característica se localiza
en la parte izquierda de las hojas Munsell y los colores mas oscuros
tienen el valor más bajo (próximo a 0) y los colores cercanos al gris claro
(casi blanco) tienen valores próximos al número 10.
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
• La pureza (Chroma): Indica el grado de dilución por un color gris neutral;
los números de esta característica, se observan en la parte inferior de las
hojas; los números menores (cercanos a 0), se encuentran al extremo
izquierdo, en tanto que los mayores valores, en tonos más claros, están
hacia el extremo derecho de la hoja de la escala Munsell.

C. Moteados de color (manchas)

La presencia de manchas de color en un perfil de suelo puede ser muy significativa, en


relación a su génesis o al drenaje y debe ser descrita cuidadosamente. Para citar la
presencia de manchas se sugieren los siguientes términos y orden de las características
de las mismas:

a) Abundancia de manchas de color:

Pocas: ocupan menos del 2 % de la superficie expuesta

Comunes o frecuentes: ocupan entre 2 y 20 % de la superficie expuesta

Muchas: ocupan más del 20 % de la superficie expuesta

Cuando las manchas de color son tan abundantes que es imposible distinguir un color
dominante de la matriz, se anotan los diferentes colores precedidos de la expresión
"manchas de color". Por ejemplo: manchas de color rojo (2.5 YR 5/6) y pardo (7.5 YR 5/4).
Y cuando son muchos los colores, se deben omitir los códigos Munsell.

b) Tamaño de las manchas de color (diámetro promedio de cada una):

Finas o pequeñas: inferiores a 5 mm


Medianas: entre 5 y 15 mm
Gruesas o grandes: mayores de 15 mm

c) Contraste entre manchas de color:

Indistintas Se pueden reconocer con un examen detenido. Los colores del


suelo, tanto en la matriz como en las manchas tienen matices e
intensidades muy similares.

Definidas: Aunque sin gran resalte, se pueden distinguir con claridad. El matiz,
pureza e intensidad del color de la matriz y de las manchas se
distinguen fácilmente entre sí. Pueden diferenciarse en uno o dos
valores en matiz, o varias unidades en pureza o intensidad. La
distribución puede ser una matriz continua con manchas o una
mezcla de dos o más colores.
Prominentes: Son tan visibles que representan uno de los rasgos más nobles del
horizonte. El matiz, pureza e intensidad pueden diferenciarse en
varias unidades. La distribución puede ser una matriz continua con
manchas o una mezcla de dos o más colores.

d) Nitidez de los límites de las manchas de color:

Brusco: límite nítido entre colores


Neto: transición entre colores menor de 2 mm de ancho.
Difuso: la transición entre colores se extiende a más de 2 mm

e) Color de las manchas:


En la mayoría de los casos se dan los nombres corrientes de los colores. Los demás
detalles propios de la notación Munsell son generalmente innecesarios para estos fines y
las descripciones que dan muchas anotaciones de colores son de difícil lectura.

D. Textura

La textura se refiere a la proporción (% peso) en que se encuentran las partículas


primarias del suelo, arcilla, limo y arena en lo que se denomina "fracción tierra fina". La
tierra fina está compuesta por las partículas con diámetro igual o menor a dos milímetros.

Cuando se realiza la descripción de un suelo es importante conocer la clase textural del


suelo; sin embargo para la determinación de esta característica por el método del tacto, la
persona o el edafólogo debe tener mucha habilidad en el establecimiento de la textura. La
importancia de conocer esta característica es por varias razones, entre ellas:

¾ Ayuda en la designación de horizontes


¾ Sirve en la correlación con otras características como la estructura y consistencia
¾ Contribuye para la clasificación de los suelos, especialmente a nivel de familias
taxonómicas.

Los nombres y los porcentajes de arena, limo y arcilla que representan se muestran en la
figura 3, del diagrama triangular del Manual de Levantamiento de Suelos. Se debe
recordar que en el sistema de los Estados Unidos de clasificación granulométrica, el
término "limo" se refiere a diámetros de 0.05 a 0.002 mm. En los países donde se utiliza el
sistema granulométrico internacional (limo 0.02 a 0.002 mm) se recomienda introducir en
los análisis mecánicos de rutina una determinación adicional de la fracción 0.05 a 0.02 mm
(limo grueso). Esto permitirá correlacionar los datos de laboratorio con la clasificación
textural de los Estados Unidos.

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
En las clases de textura arenosa, arena franca y franco arenosa puede resultar
conveniente en algunos casos indicar las proporciones de arena gruesa, fina y muy fina
presentes en la fracción arena. Las definiciones exactas de estas subclases las define el
Manual de Levantamiento de Suelos como sigue:

a) En partículas menores de un milímetro

Suelos arenosos:

Arenoso grueso: 25 % o más de arena muy gruesa y gruesa; y menos del 50%
de otras clases de arenas.

Arenoso: 25 % o más de arena muy gruesa y media; y menos del 50%


de arena fina o muy fina.

Arenoso fino: 50 % o más de arena fina, o menos del 25% de arena muy
gruesa, gruesa y media; y menos del 50% de arena muy fina.

Arenoso muy fino: 50 % o más de arena muy fina.

Suelos arenosos francos:

Arenoso franco grueso: 25 % o más de arena muy gruesa y gruesa; y menos del 50 %
de otras clases de arena.

Arenoso franco: 25 % o más de arena muy gruesa, gruesa y media; y menos


del 50 % de arena fina o muy fina.

Arenoso franco fino: 50 % o más de arena fina, o menos del 25 % de arena muy
gruesa, gruesa y media; y menos del 50 % de arena muy fina.

Arenoso franco muy fino: 50 % o más de arena muy fina.

Suelos francos arenosos:

Franco arenoso grueso: 25 % o más de arena muy gruesa y gruesa; y menos del 50 %
de otras clases de arena.

Franco arenoso: 30 % o más de arena muy gruesa, gruesa y media, pero


menos del 25 % de arena muy gruesa y menos del 30 % de
arena muy fina o fina.
Franco arenoso fino: 30 % o más de arena fina y menos del 30 % de arena muy fina,
o entre el 15 y el 30 % de arena muy gruesa, gruesa y media.

Franco arenoso muy fino: 30 % o más de arena muy fina, o más del 40 % de arena fina y
muy fina, por lo menos la mitad de la cual es arena muy fina y
menos del 15 % es arena muy gruesa, gruesa y media.

Figura 3. Triángulo de clasificación de la textura

b) Fragmentos de roca (partículas > 2 mm de diámetro):

Al describir suelos que comprendan proporciones significativas de partículas mayores de 2


mm de diámetro, se deben agregar al nombre de las clases texturales adjetivos que
califican la presencia de tales partículas. De conformidad con la sección anterior referente
a rocosidad superficial, los adjetivos sencillos del cuadro 4, se recomiendan con
preferencia a los dados en el Manual de Levantamiento de Suelos, sobre todo a efectos de
simplificar la traducción a otros idiomas.

Cuadro 4. Clasificación de fragmentos mayores de 2 mm.

% DE TAMAÑO DE LAS PARTÍCULAS (DIMENSIÓN MÁXIMA)


PARTÍCULAS
GRUESAS

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
0.2 – 7.5 cm 7.5 - 25 cm > 25 cm
2 – 15 % con poca grava ligeramente
pedregoso con pedregones
15 – 50 % con grava pedregoso
50 – 90 % con mucha grava muy pedregoso muchos pedregones
90 % grava* piedras* pedregones*
(* Usado sin calificación textural adicional)

E. Estructura

Se conoce por estructura del suelo, a la forma de agregación de las partículas primarias
(arena, limo y arcilla). La estructura se clasifica en sus tres componentes característicos
que son: grado, clase y tipo de agregados. Cuando un suelo contiene más de un grado,
tipo o clases de agregados, éstos se deben describir por separado.

a) El tipo:

Se refiere a la forma natural de agregación o configuración de cada uno de los agregados


presentes o al menos la mayoría de las estructuras (ver cuadro 5 y 6).

Cuadro 5. Tipo y clases de estructura del suelo


TIPO (FORMA Y DISPOSICION DE LOS AGREGADOS)
Laminiforme, Prismas con dos dimensiones Semejando bloques; poliédrico o esferoidal con tres dimensiones del
con la (las horizontales) limitadas y mismo orden de magnitud; orientación alrededor de un punto.
dimensión considerablemente menores que
(vertical) la vertical; orientación alrededor
limitada y de un eje vertical; caras verticales Semejando bloques; bloques o Esferoides o poliedros que
mucho menor bien definidas; vértices angulares poliedros que tienen superficies tienen caras planas o
que las otras planas o curveadas moldeadas por curvadas las cuales se
dos; las cargas de los agregados que los ajustan ligeramente o nada a
orientación en circundan las superficies de los
un plano agregados que los circundan
horizontal; las
caras son en Con partes Con partes Caras Caras aplanadas y Agregados Agregados
su mayoría superiores no superiores aplanadas la redondeadas relativament porosos
horizontales redondeadas redondeadas mayoría de los mezcladas con e porosos
vértices muchos vértices
fuertemente redondeados
angulosos

LAMINAR PRISMÁTICA COLUMNAR BLOQUES BLOQUES GRANULAR MIGAJOSA


ANGULARES SUBANGULARES

CLASE
Muy menor de 1 mm menor de 10 menor de 10 menor de 5 menor de 5 mm menor de 1 menor de 1
mm mm mm mm mm
fina

Fina 1 – 2 mm 10 – 20 mm 10 – 20 mm 5 – 10 mm 5 – 10 mm 1 – 2 mm 1 – 2 mm

Median 2 – 5 mm 20 – 50 mm 20 – 50 mm 10 – 20 mm 10 – 20 mm 2 – 5 mm 2 – 5 mm

Gruesa 5 – 10 mm 50 – 100 mm 50 – 100 mm 20 – 50 mm 20 – 50 mm 5 – 10 mm --

Muy > 10 mm > 100 mm > 100 mm > 50 mm > 50 mm > 10 mm --

Gruesa

Cuadro 6. Nombre y características de los tipos de las estructuras del suelo.

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
NOMBRE DESCRIPCIÓN FORMA DEL AGREGADO

Relativamente no poroso, peds


pequeños y esferoidales, no se
Granular
inserta dentro de los agregados
próximos.

Agregados en forma de láminas


o láminas. Las láminas se
Laminar
fusionan y limitan la
permeabilidad.

Agregados porosos con caras


planas o curveados se ajustan
Migajosa
poco o nada a las superficies
adyacentes.

Poliedros con superficies


En bloques planas, la mayoría de vértices
angulares fuertemente angulosos.

Prismática Agregados con su eje "Y"


(vertical) de mayor dimensión
que el eje "X" (horizontal)
Similar a la prismática, pero
Columnar tiene sus aristas en el extremo
superior redondeadas.

Es un bloque consitente en
Masiva donde no se aprecia forma de
agregación de las partículas

Tomado de NRCS NSSC-USDA.. Field book for describing and sampling soils. Ver 2.

b) La clase

La clase de estructura describe el tamaño promedio de los agregados en forma


individual.

c) El grado

Es la intensidad de agregación y expresa “la diferencia entre la cohesión dentro de los


agregados y la adhesividad entre agregados". Estas características varían de acuerdo
al contenido de humedad del suelo y en lo posible, se debe determinar con la humedad
"normal" (no húmedo, ni tampoco seco). También se debe señalar, cuando sea factible,
todo contraste de estructura que se produce bajo condiciones de variación de humedad
a que pueda estar sujeto el suelo, de una manera regular. Los perfiles de suelo que han
estado expuestos al ambiente (sol y agua) por períodos largos no son recomendables
para determinación del grado de la estructura, debe rejuvenecerse el perfil con una
limpieza o corte de unos 2 a 3 cm.

La terminología para el grado de estructura:

0 Sin estructura: Condición en la que no hay agregados visibles, o bien no hay un


ordenamiento natural de líneas de debilidad. Si es coherente se le llama
aglomerado; si no lo es, se considera de grano suelto.

1 Débil: Se caracteriza por agregados escasamente formados e indistintos apenas


visibles. Cuando un suelo se altera, los materiales que tienen tal grado de
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
estructura se rompen dando lugar a una mezcla de escasos agregados intactos,
muchos quebrados y mucho material no agregado. Si resulta necesario para
fines de comparación, este grado se puede subdividir en muy débil y
moderadamente débil.

2 Moderada: Grado de estructura caracterizado por agregados bien formados y


diferenciados, de duración moderada y evidente aunque indistintos en suelos no
alterados. El material edáfico de este grado, cuando se altera, se rompe en una
mezcla de varios agregados enteros distintos, algunos rotos y poco material no
agregado.

3 Fuerte: Grado de estructura caracterizado por agregados duraderos evidentes


en suelos no alterados, que se adhieren débilmente entre sí, toleran
desplazamientos y se separan cuando el suelo se altera. Cuando se extrae del
perfil, el material edáfico está integrado principalmente por agregados enteros e
incluye algunos quebrados y poco o ningún material no agregado. Si resulta
necesario para fines de comparación, este grado se puede subdividir en
moderadamente fuerte y muy fuerte.

F. Consistencia

La consistencia es una característica física que denota la resistencia del suelo a la


deformación o ruptura y está influenciada por las propiedades de cohesión y adherencia
de la masa del suelo.

La consistencia se debe medir en tres estados que son: seco, húmedo y mojado. El
estado seco se refiere a suelos con los contenidos mínimos de agua; en el estado
húmedo, los suelos tienen un nivel de agua que no llega a la saturación; finalmente en
el estado mojado, el suelo llega hasta niveles de capacidad de campo o saturación.

Definiciones de la consistencia:

a) Consistencia en seco

Se determina tratando de romper una masa de suelo seca al aire entre los dedos pulgar
e índice, de una mano o bien con la ayuda de esos mismos dedos pero con las dos
manos.
La clasificación de la consistencia es de la siguiente forma:

0- Suelto: sin coherencia.


1- Blando: la masa del suelo tiene débil coherencia y friabilidad; se deshace
en polvo o granos sueltos bajo muy ligera presión.
2- Ligeramente duro: débilmente resistente a la presión; se rompe fácilmente
entre pulgar e índice.
3- Duro: moderadamente resistente a la presión; se puede romper en la
mano sin dificultad, pero difícilmente se rompe entre pulgar e índice.
4- Muy duro: muy resistente a la presión; se puede romper en la mano
solamente con dificultad; no se rompe entre pulgar e índice.
5- Extremadamente duro: extremadamente resistente a la presión; no se
puede romper en la mano.

b) Consistencia en húmedo

Se determina con un contenido de humedad aproximadamente intermedio entre suelo


seco al aire y en su capacidad de campo, intentando desmenuzar en la mano una masa
de suelo que se encuentra ligeramente humedecida.

La clasificación para la consistencia en húmedo, es de la siguiente forma:

0- Suelto: sin coherencia.


1- Muy friable: el material se desmenuza bajo muy ligera presión, pero se
une cuando se comprime.
2- Friable: el material se desmenuza fácilmente bajo ligera o moderada
presión entre pulgar e índice.
3- Firme: el material se desmenuza bajo fuerte presión entre pulgar e índice,
pero se nota una clara resistencia.
4- Muy firme: el material se desmenuza bajo fuerte presión; apenas
desmenuzable entre pulgar e índice.
5- Extremadamente firme: el material se desmenuza solamente bajo una
presión muy fuerte; no se puede desmenuzar entre pulgar e índice y se
debe romper en pedazos.

c) Consistencia en mojado

Se determina con el suelo a la capacidad de campo o ligeramente por encima de ésta.

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
La consistencia en mojado se mide a través de la adhesividad y la plasticidad, las
cuales se presentan a continuación:

i) Adhesividad:
La adhesividad es la cualidad que tienen los materiales del suelo de adherirse a otros
objetos. Se determina notando la adherencia del material cuando es presionado entre
los dedos pulgares e índice.

0- No adhesivo: al eliminar la presión prácticamente no queda material de


suelo adherido a los dedos.
1- Ligeramente adhesivo: bajo la acción de la presión, el suelo se adhiere a
ambos dedos, pero al separarlos uno de ellos queda limpio. No se aprecia
estiramiento cuando los dedos se separan.
2- Adhesivo: bajo presión, el material se adhiere a ambos dedos y tiende a
estirarse un poco y a partirse antes que separarse de cualquiera de los
dedos.
3- Muy adhesivo: bajo presión, el material del suelo se adhiere fuertemente a
ambos dedos y cuando ambos se separan se observa un decidido
estiramiento del material.

ii) Plasticidad
La plasticidad es la cualidad por la cual el material edáfico cambia continuamente de
forma, bajo la acción de una presión aplicada y mantiene dicha forma al eliminarse la
presión. Se determina arrollando (enrollando) el material entre el pulgar y el índice.

0- No plástico: no se puede formar un cordón, o un chorizo.


1- Ligeramente plástico: se forma un cordón pero la masa se deforma o se
rompe fácilmente.

2- Plástico: se forma un cordón y se requiere moderada presión para


deformar la masa del suelo. Teniendo el cordón se puede hacer una letra
"U", aunque al final se rompa.
3- Muy plástico: se forma un cordón y se requiere mucha presión para
deformar la masa del suelo. Se forma la letra "U" con el cordón y no falla
ni se rompe.

G. Porosidad

Los poros o espacios vacíos en el suelo son originados en su mayoría, como


consecuencia de los procesos de formación y evolución de los suelos, así también por
organismos que constituyen la fauna y la flora que habita en el interior de este recurso.

Los poros se describen de acuerdo a las características tales como su cantidad, tamaño
y forma.

Los siguientes términos y adjetivos se derivan de la citada obra de Johnson:

a) Por su cantidad

Pocos: 1 a 50 por decímetro cuadrado (1 a 3 por pulgada cuadrada)


Frecuentes: 51 a 200 por decímetro cuadrado (4 a 14 por pulgada cuadrada)
Muchos: más de 200 por decímetro cuadrado (más de 14 por pulgada
cuadrada).

b) Por su tamaño

Muy finos: menos de 0.5 mm de diámetro


Finos: de 0.5 a 2 mm de diámetro
Medianos: de 2 a 5 mm de diámetro
Grandes: mayores de 5 mm de diámetro.

c) Por la forma

Vesiculares: Forma aproximadamente esférica o elipsoide; no está


apreciablemente alargada en ninguna dirección.

Intersticiales: Forma irregular, con superficies curvadas hacia dentro; limitados por
superficies curvas o angulares de granos minerales adyacentes.
Tubulares: Forma aproximadamente cilíndrica, esto es casi circular en sección
transversal, pero muy alargados respecto del tercer eje.

H. Películas o cutanes

Con el nombre de películas o cutanes se nombran los fenómenos pedológicos que


dejan evidencias en los agregados, en las fisuras o grietas, poros y canales, cualquiera
que sea su origen.

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
El término "cutan" fue propuesto por Brewer, (Soil Science, Vol. 11, No.2, 1962) quien
en su obra desarrolla ampliamente todos los aspectos referidos a la Micromorfología de
Suelos. Para propósitos prácticos de aplicación en la descripción de suelos, se indicará
los aspectos más relevantes a verificar en el campo.

La importancia de identificar la presencia de cutanes, sobre todo en los horizontes "B",


se debe a que por medio de esta característica es posible plantear elementos sobre la
evolución de los suelos; o sea que la presencia de estas estructuras indicará la
migración de sustancias dentro del suelo. Identificando la presencia de cutanes,
ayudará en la clasificación de los suelos.

i) Cantidad

No existe una forma apropiada para tipificar su cantidad, pero se puede hacer alguna
estimación en cuanto a cantidades relativas e indicar si son:
- Pocos
- Comunes
- Abundantes

ii) Naturaleza

Existen cutanes de diferente naturaleza, aunque los más comunes son los de arcilla,
según la clase y naturaleza toman sus respectivos nombres, como se indica a
continuación:
Argilanes: cutanes de arcilla
Sescuanes: cutanes de sesquióxidos de Hierro y/o Aluminio
Silanes: cutanes de Sílice
Manganeso: cutanes de Manganeso
Soluanes: cutanes de sales
Organes: cutanes de materia orgánica

iii) Ubicación de los cutanes


Se debe describir la ubicación de los cutanes en las superficies de los agregados. El
desarrollo de los cutanes puede ser mucho más evidente en las caras horizontales de
los agregados, que las verticales.
La ubicación mas común de los cutanes es en las caras de los agregados, pero también
pueden localizarse en los espacios vacíos o poros, tal es el caso de los espacios
dejados por las raíces o bien en los tubos formados por los procesos edafogenéticos.
I. Nódulos y concreciones

Los nódulos y las concreciones son fenómenos pedológicos que ocurren en el interior
del suelo como consecuencia de los procesos que dan lugar a la formación del suelo,
como resultado se tienen estos dos tipos de estructuras cuyas características químicas
son diferentes:

¾ Los nódulos son estructuras amorfas (sin forma definida) y los más comunes son
los de Carbonato de Calcio, que son masas de tamaño variable y se forman por
precipitación de las sales que comúnmente son de Calcio; la ubicación se da
especialmente en los horizontes "B" y/o "C".

¾ Las concreciones son estructuras de naturaleza esferoidal, con anillos


concéntricos en su interior; las concreciones más comunes son las que se forman
en suelos con problemas de drenaje. En estos suelos las concreciones son de
Manganeso y por lo tanto se les observa de colores entre gris oscuro y negro. En
el campo para distinguir las concreciones de Manganeso con otras estructuras o
sustancias, bastará colocar una estructura dentro de una solución de Agua
Oxigenada (Peróxido de Hidrógeno) y se observará inmediatamente la
efervescencia al liberarse el CO2.

La calificación de la presencia de nódulos o concreciones se puede hacer a través de


indicar cuando menos la abundancia y el tamaño; adicionalmente puede indicarse la
dureza, color y otras características que estime conveniente el edafólogo.

a) Abundancia:
La abundancia se puede expresar en relación al volumen que ocupan las estructuras,
de la siguiente forma:
Muy pocos: menos del 5 % en volumen
Pocos: 5 a 15 % en volumen
Comunes: 15 a 40 % en volumen
Abundantes: 40 a 80 % en volumen
Dominantes: más del 80 % en volumen

b) Tamaño:
Pequeños: menos de 1 cm de diámetro
Grandes: más de 1 cm de diámetro

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
Los tamaños promedios se pueden indicar entre paréntesis y esto es recomendable si
los nódulos son excepcionalmente pequeños (menos de 0.5 cm) o muy grandes
(mayores de 2 cm).

c) Dureza
Blandos: se puede romper entre el índice y la uña del pulgar
Duros: no se puede romper con los dedos

d) Forma
- Esféricos
- Irregulares o amorfos
- Angulares

e) Color
Puede usarse términos simples (por ejemplo, negro, rojo, blanco, etc.)

J. Presencia de carbonatos

Se debe registrar la presencia de carbonatos. Se debe describir la forma en que se le


encuentra, por ejemplo, seudomicelio, cristales, eflorescencias, etc. Dentro de lo
posible, se estima el porcentaje de volumen ocupado por las partículas grandes de tales
materiales.

En suelos que se han desarrollado a partir de Carbonatos de Calcio, o en que se


sospecha la presencia de éste, el contenido en carbonato de cada horizonte se debe
ensayar con Ácido Clorhídrico diluido (aproximadamente al 10%, v/v) y se usan los
siguientes términos en la descripción:

No calcáreo : no hay efervescencia visible.


Ligeramente calcáreo: efervescencia débil, apenas visible, pero que se
puede detectar al oído.
Calcáreo: efervescencia visible.
Fuertemente calcáreo: fuerte efervescencia; las partículas de carbonatos son
por lo general claramente visibles.

K. Presencia de alófona o alófano

Esta característica química es muy común en suelos desarrollados a partir de cenizas


volcánicas; pero no todos los suelos que se han formado de este tipo de materiales van
a presentar alófano. Algunos suelos por ser tan incipientes todavía no lo han
sintetizado; en tanto que otros suelos maduros o evolucionados, los minerales arcillosos
también han evolucionado y el alófano se ha transformado. La importancia de identificar
la presencia o ausencia estriba en aspectos ligados a la interpretación de las
características de los suelos con fines de manejo de la fertilidad o también en la
clasificación; así la mayoría de suelos que tienen abundante alófano se clasifican
Taxonómicamente como Andisoles.

La forma de indicar la presencia de alófano, está basada en el Método de Piere Segalen


y la prueba de campo consiste en lo siguiente:
¾ Colocar una muestra de suelo sobre un papel filtro y aplicarle unas gotas de
Fluoruro de Sodio (NaF 1.0 M), hasta que escurra; a la solución que escurre sobre
el papel filtro se le coloca una o dos gotas de indicador de Fenolftaleína. Si existe
bastante alófano, el papel filtro se tornará de color púrpura, en tanto que si no hay
cambio de color se estima que no existe o es muy escaso el alófano. La
calificación de esta prueba cualitativa puede hacerse en función de la intensidad
del color púrpura y se podrá indicar reacción leve, moderada o fuerte.

L. pH

Cuando resulte posible, el pH de cada horizonte se debe determinar y registrar en cada


descripción de horizonte. La forma de realizarlo puede ser con métodos de campo y
solamente se requiere de contar con un tubo de ensayo, agua destilada y papel
indicador de pH (preferente en tiras con rango de 0.25)

M. Contenido de raíces

Es conveniente indicar el contenido de raíces por cada horizonte, haciendo notar


cualquier aspecto que llame la atención en cuanto a la distribución normal de las raíces
con la profundidad, siempre en relación con la vegetación existente o que ha existido en
las áreas en que se ha disturbado la vegetación nativa.

La ausencia de raíces en algún horizonte puede ser un aspecto sintomático de alguna


limitante en el desarrollo de las mismas, por lo cual se debe anotar y tratar de estudiar
con detenimiento.

Para los efectos de la descripción de raíces, se recomiendan las siguientes clases de


tamaños.
______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
Raíces muy finas: menos de 1 mm de diámetro
Raíces finas: 1 – 2 mm de diámetro
Raíces medianas: 2 – 5 mm de diámetro
Raíces gruesas: mayores de 5 mm de diámetro

Los términos cuantitativos son difíciles de definir, pero pueden expresarse en términos
relativos, como los siguientes:
- muy pocas,
- pocas,
- comunes,
- abundantes,
- muy abundantes.

N. Límite entre horizontes:

Este tema se refiere a las características que se encuentran en el espacio en dónde


termina un horizonte y empieza el otro (transición).
Las características de los límites se les determina por sus componentes que son el
ancho o la nitidez y la forma entre los límites.

a) Ancho del límite: (figura 4)


Brusco: Límite inferior a 2 cm
Neto: Límite de 2 – 5 cm
Gradual: Límite de 5 – 12 cm
Difuso: Límite mayor de 12 cm
Figura 4. Ancho del límite entre horizontes.

b) Forma del límite o topografía del límite: (figura 5)

Plano: sigue la superficie del terreno en forma horizontal o plana


Ondulado: tiene algunas partes del horizonte más ancha que profunda
Irregular: con espacios del horizonte más profundos que anchos
Interrumpido: el límite de horizonte no es continúo (se produce cuando los
horizontes están desarrollados en fisuras o bolsones separados)

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
Figura 5. Forma del límite entre horizontes.

Adaptado de Fitzpatrick E. A. 1985.


5. MUESTREO DE SUELOS

Como una actividad complementaria al estudiar y describir un Pedón, se considera el


tomar muestras para la realización de otros estudios en laboratorio incluyendo los
análisis físicos y químicos.

Para tomar las muestras de suelo por horizonte genético, se sugiere el siguiente
procedimiento:

¾ Hacer una limpieza de todo el perfil, la limpieza se consigue con un "raspado",


iniciando el mismo desde la parte superior hasta el último horizonte.
¾ Identificar los límites entre cada horizonte
¾ Preparar los recipientes para la colocación de las muestras. Los recipientes
pueden ser bolsas de plástico con un tamaño adecuado, de tal forma que en la
misma tenga capacidad mínima para medio kilo de suelo. Si los horizontes
contienen mucha grava o fragmentos de roca, tómese algunos de estos
materiales, pero calcule que la cantidad de suelo ya tamizado (2 mm), sea
superior a los 300 gramos.
¾ Rotular las etiquetas para cada una de las muestras. Cada etiqueta debe contener
como mínimo la siguiente información:
- Número del Pedón
- Horizonte
- Profundidad
¾ Practicar el muestreo por cada horizonte genético; se empieza muestreando
desde la parte inferior del perfil, hasta llegar al horizonte superior. Para obtener la
muestra de cada horizonte, se toma la parte central del mismo; es decir que se
trata de no tomar parte del suelo que esté muy próxima al horizonte superior ni
tampoco cercana al horizonte inferior.

Las herramientas apropiadas para el muestreo, son una pala para recibir la muestra y
un cuchillo o machete para remover el suelo de cada horizonte.

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
6. BIBLIOGRAFÍA

1. Alvarado H. Alfredo. 1985. El Origen de los Suelos. Centro Agronómico Tropical


de Investigación y Enseñanza. CATIE. Serie de Materiales de Enseñanza No. 24.
52p.

2. Buol, S. W.; Hole F. D.; McCrakken. 1983. Génesis y Clasificación de Suelos.


Primera Reimpresión. Editorial Trillas. México 417 p.

3. Cortés L.; Malagón, D. 1992. Los Levantamientos Edafológicos y sus aplicaciones


multidisciplinarias. Centro Interamericano de Desarrollo Integral de Aguas y
Tierras CIDIAT. Serie Suelos y Clima SC-58. Venezuela. 409 p.

4. Duchafour, P. 1977. Manual de Edafología. Primera Reimpresión. Editorial Toray


– Masson S.A. Barcelona. España. 476 p.

5. FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, IT).


1977. Guía para la Descripción de Perfiles. 2da. Edición. Roma. 70 p.

6. Fitzpatrick. E. A., 1985. Suelos: su Formación, Clasificación y Distribución.


Editorial CECSA. Segunda impresión. México. 430 p.

7. Jackson M.L. 1970. Análisis Químico de Suelos. Segunda Edición. Ediciones


Omega S.A. Barcelona. España. 662p.

8. Hardy, F. 1970. Suelos Tropicales con Énfasis en América Latina. Pedología


Tropical. Herrero Hermanos Sucesores. México. 334p.

9. Henríquez H., Cabalceta A. 1999. Guía Práctica para el Estudio Introductorio de


los Suelos, con un enfoque Agrícola. Escuela de Fitotecnia, Facultad de
Agronomía. Universidad de Costa Rica – Asociación Costarricense de la Ciencia
del Suelo. 109p.

10. NSSC-NRCS-USDA.2002. Field book for Describing and Sampling Soils. Ver. 2.
Lincoln. Nebraska. USA.

11. Ortiz-Solorio, C.; Cuanalo, E. 1981. Introducción a los Levantamientos de suelos.


Centro de Edafología. Colegio de Postgraduados. Chapingo, México. 81 p.

12. Soil Conservation Service. 1981. Soil survery manual: chapter 4, examination and
description of soils in the field. Washingtong D.C. sp.

13. Soil Conservation Society of America. 1976. Resource conservation glossary. 2nd
Edition. Iowa, USA. 193 p.

14. Soil Survey staff. 1951. Soil survey. Manual USDA. Handbook 18. Gov. Print.
Washington, USA. sp.
15. Sposito Garrison. 1989. The Chemistry of Soils. Oxford University Press. USA.
277p.

16. Tobías, H. 1983. Terminologías para la designación de horizontes. In II Seminario


de Suelos. Colegio de Ingenieros Agrónomos. Pag. 19 – 26.

17. Tobías, H. 1996. Instructivo de prácticas de Mapeo y Clasificación de suelos.


Documento. Facultad de Agronomía, USAC. 22 p.

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
. APÉNDICES

APÉNDICE 1
CÓDIGOS Y NOMBRES DE LOS COLORES MUNSELL

APÉNDICE 2
FORMATOS PARA LA DESCRIPCIÓN DE PEDONES

APÉNDICE 3
AUTORIZACIÓN DE FAO PARA LA REPRODUCCIÓN DE
INFORMACIÓN CON DERECHOS PROTEGIDOS
7.1 CÓDIGOS Y NOMBRES DE LOS COLORES MUNSELL

HUE 5YR
No. Código del color Nombre del color
1 5YR 2.5/1 Negro
2 5YR 3/1 Gris muy oscuro
3 5YR 4/1 Gris oscuro
4 5YR 5/1 Gris
5 5YR 6/1 Gris
6 5YR 7/1 Gris claro
7 5YR 8/1 Blanco
8 5YR 2.5/2 Pardo rojizo oscuro
9 5YR 3/2 Pardo rojizo oscuro
10 5YR 4/2 Gris rojizo oscuro
11 5YR 5/2 Gris rojizo
12 5YR 6/2 Gris rosado
13 5YR 7/2 Gris rosado
14 5YR 8/2 Blanco rosado
15 5YR 3/3 Pardo rojizo oscuro
16 5YR 4/3 Pardo rojizo
17 5YR 5/3 Pardo rojizo
18 5YR 6/3 Pardo rojizo claro
19 5YR 7/3 Rosado
20 5YR 8/3 Rosado
21 5YR 3/4 Pardo rojizo oscuro
22 5YR 4/4 Pardo rojizo
23 5YR 5/4 Pardo rojizo
24 5YR 6/4 Pardo rojizo claro
25 5YR 7/4 Rosado
26 5YR 8/4 Rosado
27 5YR 4/6 Rojo amarillento
28 5YR 5/6 Rojo amarillento
29 5YR 6/6 Amarillo rojizo
30 5YR 7/6 Amarillo rojizo
31 5YR 5/8 Rojo amarillento
32 5YR 6/8 Amarillo rojizo
33 5YR 7/8 Amarillo rojizo

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
HUE 5Y
No. Código del color Nombre del color
1 5Y 2.5/1 Negro
2 5Y 3/1 Gris muy oscuro
3 5Y 4/1 Gris oscuro
4 5Y 5/1 Gris
5 5Y 6/1 Gris
6 5Y 7/1 Gris claro
7 5Y 8/1 Blanco
8 5Y 2.5/2 Negro
9 5Y 3/2 Gris olivo oscuro
10 5Y 4/2 Gris oliváceo
11 5Y 5/2 Gris oliváceo
12 5Y 6/2 Gris olivo claro
13 5Y 7/2 Gris claro
14 5Y 8/2 Blanco
15 5Y 2.5/3 Olivo oscuro
16 5Y 4/3 Olivo
17 5Y 5/3 Olivo
18 5Y 6/3 Olivo pálido
19 5Y 7/3 Amarillo pálido
20 5Y 8/3 Amarillo pálido
21 5Y 3/4 Olivo oscuro
22 5Y 4/4 Olivo
23 5Y 5/4 Olivo
24 5Y 6/4 Olivo pálido
25 5Y 7/4 Amarillo pálido
26 5Y 8/4 Amarillo pálido
27 5Y 3/6 Olivo oscuro
28 5Y 5/6 Olivo
29 5Y 6/6 Amarillo oliváceo
30 5Y 7/6 Amarillo
31 5Y 8/6 Amarillo
32 5Y /8 Olivo oscuro
33 5Y 6/8 Amarillo oliváceo
34 5Y 7/8 Amarillo
35 5Y 8/8 Amarillo
HUE 2Y
No. Código del color Nombre del color
1 2.5Y 2/0 Negro
2 2.5Y 3/0 Gris muy oscuro
3 2.5Y 4/0 Gris oscuro
4 2.5Y 5/0 Gris
5 2.5Y 6/0 Gris
6 2.5Y 7/0 Gris claro
7 2.5Y 8/0 Blanco
8 2.5Y 2/2 Negro
9 2.5Y 3/2 Pardo grisáceo muy oscuro
10 2.5Y 4/2 Pardo grisáceo oscuro
11 2.5Y 5/2 Pardo grisáceo
12 2.5Y 6/2 Gris pardo claro
13 2.5Y 7/2 Gris claro
14 2.5Y 8/2 Blanco
15 2.5Y 4/4 Pardo oliváceo
16 2.5Y 5/4 Pardo oliváceo claro
17 2.5Y 6/4 Pardo amarillento claro
18 2.5Y 7/4 Amarillo pálido
19 2.5Y 8/4 Amarillo pálido
20 2.5Y 4/4 Pardo oliváceo
21 2.5Y 5/4 Pardo oliváceo claro
22 2.5Y 6/4 Pardo amarillo claro
23 2.5Y 7/4 Amarillo pálido
24 2.5Y 8/4 Amarillo pálido
25 2.5Y 5/6 Pardo oliváceo claro
26 2.5Y 6/6 Amarillo oliváceo
27 2.5Y 7/6 Amarillo
28 2.5Y 8/6 Amarillo
29 2.5Y 6/8 Amarillo oliváceo
30 2.5Y 7/8 Amarillo
31 2.5Y 8/8 Amarillo

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
HUE 10YR
No. Código del color Nombre del color
1 10YR 2/1 Negro
2 10YR 3/1 Gris muy oscuro
3 10YR 4/1 Gris oscuro
4 10YR 5/1 Gris
5 10YR 6/1 Gris
6 10YR 7/1 Gris claro
7 10YR 8/1 Blanco
8 10YR 2/2 Pardo muy oscuro
9 10YR 3/2 Pardo grisáceo muy oscuro
10 10YR 4/2 Pardo grisáceo oscuro
11 10YR 5/2 Pardo grisáceo
12 10YR 6/2 Gris parduzco claro
13 10YR 7/2 Gris claro
14 10YR 8/2 Blanco
15 10YR 3/3 Pardo oscuro
16 10YR 4/3 Pardo oscuro
17 10YR 5/3 Pardo
18 10YR 6/3 Pardo pálido
19 10YR 7/3 Pardo muy pálido
20 10YR 8/3 Pardo muy pálido
21 10YR 3/4 Pardo amarillento oscuro
22 10YR 4/4 Pardo amarillento oscuro
23 10YR 5/4 Pardo amarillento
24 10YR 6/4 Pardo amarillento claro
25 10YR 7/4 Pardo muy pálido
26 1OYR 8/4 Pardo muy pálido
27 10YR 3/6 Pardo amarillento oscuro
28 10YR 4/6 Pardo amarillento oscuro
29 10YR 5/6 Pardo amarillento
30 10YR 6/6 Amarillo parduzco
31 1OYR 7/6 Amarillo
32 10YR 8/6 Amarillo
33 10YR 5/8 Pardo amarillento
34 10YR 6/8 Amarillo parduzco
35 10YR 7/8 Amarillo
36 10YR 8/8 Amarillo
HUE 7.5YR
No. Código del color Nombre del color
1 7.5YR 2/0 Negro
2 7.5YR 3/0 Gris muy oscuro
3 7.5YR 4/0 Gris oscuro
4 7.5YR 5/0 Gris
5 7.5YR 6/0 Gris
6 7.5YR 7/0 Gris claro
7 7.5YR 8/0 Blanco
8 7.5YR 2/2 Pardo muy oscuro
9 7.5YR 3/2 Pardo oscuro
10 7.5YR 4/2 Pardo oscuro
11 7.5YR 5/2 Pardo
12 7.5YR 6/2 Gris rosado
13 7.5YR 7/2 Gris rosado
14 7.5YR 8/2 Blanco rosado
15 7.5YR 2/4 Pardo muy oscuro
16 7.5YR 3/4 Pardo oscuro
17 7.5YR 4/4 Pardo oscuro
18 7.5YR 5/4 Pardo
19 7.5YR 6/4 Pardo pálido
20 7.5YR 7/4 Rosado
21 7.5YR 8/4 Rosado
22 7.5YR 4/6 Pardo fuerte
23 7.5YR 5/6 Pardo fuerte
24 7.5YR 6/6 Amarillo rosado
25 7.5YR 7/6 Amarillo rosado
26 7.5YR 8/6 Amarillo rosado
27 7.5YR 5/8 Pardo fuerte
28 7.5YR 6/8 Amarillo rosado
29 7.5YR 7/8 Amarillo rosado

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
HUE 10R
No. Código del color Nombre del color
1 10R 2.5/1 Negro rojizo
2 10R 3/1 Rojizo oscuro
3 10R 4/1 Gris
4 10R 5/1 Gris rojizo
5 10R 6/1 Gris rojizo
6 10R 2.5/2 Rojo muy opaco
7 10R 3/2 Rojo opaco
8 10R 4/2 Rojo débil
9 10R 5/2 Rojo débil
10 10R 6/2 Rojo pálido
11 10R 3/3 Rojo opaco
12 10R 4/3 Rojo débil
13 10R 5/3 Rojo débil
14 10R 6/3 Rojo pálido
115 10R 3/4 Rojo opaco
16 10R 4/4 Rojo débil
17 10R 5/4 Rojo débil
18 10R 6/4 Rojo pálido
19 10R 3/6 Rojo oscuro
20 10R 4/6 Rojo
21 10R 5/6 Rojo
22 10R 6/6 Rojo claro
23 10R 4/8 Rojo
24 10R 5/8 Rojo
25 10R 6/8 Rojo claro
HUE 2.5YR
No. Código del color Nombre del color
1 2.5YR 2.5/0 Negro
2 2.5YR 3/0 Gris muy oscuro
3 2.5YR 4/0 Gris oscuro
4 2.5YR 5/0 Gris
5 2.5YR 6/0 Gris
6 2.5YR 2.5/2 Rojo muy opaco
7 2.5YR 3/2 Rojo opaco
8 2.5YR 4/2 Rojo débil
9 2.5YR 5/2 Rojo débil
10 2.5YR 6/2 Rojo pálido
11 2.5YR 2.5/2 Pardo rojizo oscuro
12 2.5YR 3/4 Pardo rojizo oscuro
13 2.5YR 4/4 Pardo rojizo
14 2.5YR 5/4 Pardo rojizo
15 2.5YR 6/4 Pardo rojizo claro
16 2.5YR 3/6 Rojo oscuro
17 2.5YR 4/6 Rojo
18 2.5YR 5/6 Rojo
19 2.5YR 6/6 Rojo claro
20 2.5YR 4/8 Rojo
21 2.5YR 5/8 Rojo
22 2.5YR 6/8 Rojo claro

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
7.2 FORMATO PARA DESCRIPCIÓN DE PEDONES

Forma A (HT-3-97)
No.

Referencia cartográfica o aerofotográfica ____________________________________________


Localidad Situación _________________________________________________
Altitud Pendiente (%) Posición fisiográfica _______________________________________
Cultivo o Vegetación natural _____________________________________________________________
Material Originario Pedregosidad Erosión Drenaje _______________
Humedad del suelo _______________________________

Color
Horizonte Profundidad Textura Estructura Límites
seco
(cm) (Tipo) (Nitidez)
ó
húmedo

Observaciones
____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________

Clasificación _________________________________________________________________________
Reconocedor ________________________________________ Fecha ___________________________
Forma B (HT-5-95) Número de mapa o fotografías aéreas: ________________________________________________________
Localidad __________________ Situación _________________________________________________________________________
Altitud Pendiente (%) (dir) Posición fisiográfica ___________________________
Unidad de mapeo ________________________ Cultivo o Vegetación natural
_________________________________________________________________________________________________________
Material originario Pedregosidad Erosión Drenaje
______________________________________________________________ Humedad del suelo Microtopografía
Salinidad o Alcalinidad ___________________________________________

Color Consistencia Estructura Raí- Límites


Hori- Prof. Reac pH ces
Seco Húmedo Motas Textura S H M Tipo Clase Gr Poros Nit Forma
zonte (cm) NaF CO2

Observaciones
__________________________________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________________________________
__________________________________________
Clasificación
__________________________________________________________________________________________________________________________
___
Reconocedor ______________________________________________________________________________ Fecha
____________________________

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.
FORMATO MARNR-Zona 8*
Reconocedor Fecha Estudio
_____________________________________________________________________________ Departamento Municipio
Sitio Foto No. Calicata No. _____________________ Relieve Pendiente
Erosión Uso de la tierra ____________________________________________________________________ Drenaje
Zona de Vida Altitud Misión ____________________________________________________________________

INCLUSIONES ACTIV. FRAG


BIOLO MENTO
PERFIL HORI- ESPESOR COLOR MANCHAS ESTRUC- CONSIS- REAC. RAÍCES GICA. ROCA pH CUTA LÍMITE PERMEA
ZONTE TURA TENCIA HCl CON MICAS NES BILIDAD
CRE

S c t s
H a d h
t t m
c

S c t s
H a d h
t t m
c

S c t s
H a d h
t t m
c

S c t s
H a d h
t t m
c

S c t s
H a d h
t t m
c

S c t s
H a d h
t t m
c

Observaciones del perfil


____________________________________________________________________________________________________________________
Topografía___________________________ Nivel freático __________________________ Material parental
________________________________________________
Clasificación
__________________________________________________________________________________________________________________________
___
* Planillas de descripción de Perfiles de Suelos del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (MARNR). Zona 8. Guanare. Venezuela. Adaptado de Cortes (1992).

______________________________________________________________________________________
GUIA PARA DESCRIPCION DE SUELOS. HUGO ANTONIO TOBÍAS VÁSQUEZ.