You are on page 1of 17

CAPITULO I

1. PRINCIPIOS PROCESALES QUE REGULAL EL DERECHO PENAL


GUATEMALTECO: Los principios generales e informadores del Código Procesal
Penal guatemalteco, implantado por el Decreto Legislativo 51-92, son los
siguientes:
 Equilibrio
 Desjudicialización
 Concordia
 Eficacia
 Celeridad
 Sencillez
 Debido Proceso
 defensa
 Inocencia
 Favor rei
 Favor libertatis
 Readaptación social
 Reparación digna

2. EL DEBIDO PROCESO: El debido proceso es un principio jurídico procesal o


sustantivo de conformidad con el cual toda persona tiene el derecho a determinadas
garantías mínimas, tendientes a asegurar un resultado que sea justo y equitativo
dentro del proceso, y a permitirle tener la oportunidad de ser escuchado; para
posteriormente hacer válidas sus pretensiones frente al juez.1

Es una garantía y un derecho fundamental amparado por la Constitución Política del


Estado que ha sido difundido pero no desarrollado en su real dimensión.

1
QUIROGA LEÓN, Aníbal. El debido proceso legal y el sistema interamericano de protección de derechos
humanos. Madrid, España: Ed. Reus, 1989

Página 1
Doctrinariamente es considerado dentro del derecho fundamental para la tutela
judicial efectiva y también se desarrolla como una institución instrumental.
El principio anotado procura el bien de las personas y el de la sociedad en su
conjunto. En el mismo las personas tienen interés en defender adecuadamente sus
pretensiones dentro del proceso y la sociedad busca que el proceso sea llevado de la
forma más adecuada para la satisfacción de las pretensiones de justicia que permitan
mantener el orden social.

El debido proceso que se ampara con la tutela se encuentra ligado a las normas
básicas constitucionales tendientes al orden justo y para ello es necesario el respeto
a los derechos fundamentales, lo cual implica asegurar que los poderes públicos
constituidos sujeten sus actos no solamente a las normas orgánicas constitucionales
sino a los valores, principios y derechos.2

3. ANTECEDENTES EN GUATEMALA
Actualmente el debido proceso es tomado en consideración como una de las
conquistas de mayor importancia que ha logrado la lucha por el respeto de los
derechos fundamentales de la persona.

“Los antecedentes de la garantía del debido proceso se remontan a la Carta Magna


de 1215, en la que el rey Juan Sin Tierra, en donde se disponía que ningún hombre
libre podría ser apresado, puesto en prisión, ni desposeído de sus bienes, costumbres
y libertades, sino que en virtud del juicio”.3

De la lectura de la Carta Magna del rey Juan Sin Tierra, se aprecia que el debido
proceso se consagra incluso para la protección de la persona humana antes de
iniciado el proceso judicial propiamente dicho, presentándose la detención y la
prisión como excepciones a la liberad, las mismas que se concretizan previo juicio.

2
ESPARZA LEIBAR, José María. El principio del debido proceso. Barcelona, España: Ed. Bosch, 1995.
3
Tizona Postigo, Víctor. El debido proceso, pág. 14.

Página 2
“Con la evolución de la jurisprudencia americana, a fines del siglo XIX, el debido
proceso pasó de ser una garantía procesal de la libertad a una garantía sustantiva,
por medio de la cual se limita también al órgano legislativo. Es un medio de
controlar la razonabilidad de las leyes, que permite a los jueces verificar la validez
constitucional de los actos legislativos, es decir, que para ser válidos requieren al
legislador, al reglamentar los derechos reconocidos por la constitución que haya en
la forma arbitraria dentro de un marco de razonabilidad.”4

La garantía del debido proceso se encuentra incorporada de manera más o menos


explícita a la mayoría de las constituciones del mundo, para que toda persona cuente
con el recurso relacionado de que ante los tribunales competentes pueda ser
amparada contra los actos que violen sus derechos fundamentales.

4. DEFINICIONES
“El debido proceso es el conjunto de garantías que buscan asegurar a los interesados
que han acudido a la administración pública o ante los jueces, una recta y cumplida
decisión sobre sus derechos. El incumplimiento de las normas legales que rigen
cada proceso administrativos o judicial genera una violación y un desconocimiento
del mismo”.5

La cita anterior indica la definición del debido proceso o proceso justo, el cual
consiste en el conjunto de las garantías cuya finalidad es el aseguramiento a quienes
tienen interés de la cumplida y recta decisión relacionada con sus derechos.
“El debido proceso constituye una garantía infranqueable para todo acto en el que se
pretenda legítimamente imponer sanciones, cargas o castigos. Constituye un límite
al abuso del poder de sancionar y con mayor razón, se considera un principio rector
de la actuación administrativa del Estado y no sólo una obligación exigida a los
juicios criminales”.6

4
Olivera Vanini, Jorge. Fundamentos del debido proceso, pág. 8.
5
Esparza Leibar, José María. El principio del debido proceso, pág. 20.
6
Olivera. Ob. Cit; pág. 10.

Página 3
De la definición anotada se establece que el debido proceso es constitutivo de una
garantía necesaria para los actos en los cuales sean impuestas sanciones y castigos.
Además, es constitutiva de un límite al abuso del poder de sancionar.

“El debido proceso constituye un derecho fundamental de obligatorio cumplimiento


para las actuaciones tanto judiciales como administrativas, para la defensa de los
derechos de los ciudadanos, razón por la cual deben ser respetadas las formas
propias del respectivo proceso”.7

La definición antes anotada señala la importancia de garantizar la transparencia de


las actuaciones de las autoridades públicas y el agotamiento de las etapas
previamente determinadas por el ordenamiento jurídico y por ello la ciudadanía sin
distinción alguna, debe gozar del máximo de garantías jurídicas en lo relacionado
con las actuaciones administrativas y legales encaminadas a la observancia del
debido proceso.

5. IMPORTANCIA
La importancia del debido proceso se liga a la búsqueda del orden justo. No es
solamente poner en movimiento mecánico las reglas del procedimiento justo, para
lo cual es necesario respetar los principios procesales de publicidad, inmediatez,
libre apreciación de la prueba y lo más importante el derecho mismo.

La necesidad de enfocar el derecho desde un punto de vista tridimensional se


extiende a todo fenómeno jurídico y en el caso del debido proceso consiste en el
conjunto de garantías que se encuentran señaladas en la Constitución Política de la
República, como parámetro para la existencia de un proceso válido y eficaz.

7
Chichizola, Mario. El debido proceso como garantía constitucional, pág. 26.

Página 4
El cumplimiento del mismo asegura la eficacia del derecho a la tutela jurisdiccional
efectiva. Dichas garantías, principios procesales y derechos son números apertus,
teniendo como parámetro a la valoración jurídica de la justicia y de la divinidad
humana, o sea, el ser humano como centro de la sociedad y su convivencia dentro
de un Estado de derecho basado en una democracia sustancial como presupuesto
necesario para el desarrollo del debido proceso.

Es de importancia anotar que este derecho es aplicable a todo tipo de proceso


público o privado y por ende forma parte de la teoría general del proceso. El caso de
los elementos del debido proceso es fundamental, ya que a través de los mismos se
permite alcanzar la finalidad de establecer los intereses de los justiciables, pues de
nada serviría acceder al órgano jurisdiccional, si el proceso conforme al cual se va a
dilucidar una pretensión, no reúne los supuestos necesarios para la satisfacción de la
tutela jurisdiccional efectiva.

6. DERECHO AL DEBIDO PROCESO


“Dentro de un Estado de derecho, toda sentencia judicial tiene que encontrarse
fundamentada en un proceso previo y legalmente tramitado. Además, quedan
prohibidas, por ende, las sentencias dictadas en un proceso previo. Ello es de
importancia para el ámbito penal y procesal penal. La exigencia de legalidad del
proceso también consiste en una garantía de que el juez tiene que seguir un
determinado esquema de juicio, sin poder llevar a cabo otro tipo de trámites que no
se encuentren establecidos legalmente, con los cuales pudiera crear un juicio no
basado en lineamientos basados en ley” 8

7. DERECHOS QUE SURGEN DEL DEBIDO PROCESO: si la aplicación del


debido proceso en Guatemala hay ciertos derechos que deben cumplirse estos son:

8
Thompson (José), Las garantías penales y procesales en el derecho de los derechos humanos, ILANUD, San
José, Costa Rica, 1991, pág. 63

Página 5
 Imparcialidad: No puede existir un debido proceso si el juez se encuentra
del lado de una de las partes. El juez tiene que ser equidistante en relación a
las mismas, lo cual se concreta en la denominada bilateralidad de la
audiencia.
 Asistencia letrada en el proceso: Cualquier persona tiene el derecho a
poder ser asesorada por un especialista que entienda de asuntos jurídicos. En
el caso de que una persona no pueda procurarse una defensa jurídica por sí
misma, se contempla la institución del defensor o de un abogado de oficio,
el cual es designado a través del Estado y procura ayuda jurídica gratuita.
 Utilización de la propia lengua y auxilio de un intérprete: Se fundamenta
en el reconocimiento al derecho fundamental de la identidad cultural, el cual
señala que toda persona cuenta con el derecho a ser escuchada por un
Tribunal a través del uso de su propia lengua materna. También, en el caso
de que una persona comparezca ante un tribunal cuya lengua oficial no es la
particular, éste tiene el derecho a poder ser asistido por un intérprete
debidamente calificado. La utilización de la propia lengua y el auxilio de
intérprete adquieren peculiar significado en zonas geográficas, en las cuales
la variedad lingüística es bastante amplia.
 Justicia pronta y cumplida: El derecho a que la justicia se administre en
forma cumplida y prontamente, tiene que ver por una parte, con el “derecho
a una sentencia justa”, y por otra, con el desarrollo de la tesis de que la
duración excesiva y no justificada de los procesos penales constituye una
grave violación del derecho a una justicia pronta, de conformidad con los
artículos 8 y 7.4, 7.5 y 7.6 de la Convención Americana de Derechos
humanos.
 El derecho general de la justicia: En la base de todo orden procesal está el
principio y con él, el derecho fundamental a la justicia, entendida ésta como
la existencia y disponibilidad de un sistema de administración de la justicia,
valga decir, de un conjunto de mecanismos idóneos para el ejercicio de la
función jurisdiccional del Estado.

Página 6
 Juez natural establecido: el mismo artículo 12 constitucional regula que
debe existir un juez o tribunal competente y preestablecido. Así mismo
expresa que nadie puede ser juzgado por tribunales secretos o especiales.9

CAPITULO II

8. LEYES QUE RIGEN EL DEBIDO PROCESO: el debido proceso es un


principio fundamental que no solo rige internamente sino internacionalmente, por lo
tanto hay normativa jurídica que internacionalmente sustenta este principio y que
además fue ratificada por Guatemala por lo tanto se aplica y se complementa con el
ordenamiento jurídico interno.

8.1. LEYES Y CONVENIOS INTERNACIONALES:


El tratamiento que la Convención Americana sobre Derechos Humanos le da al
debido proceso, está contemplado fundamentalmente en su artículo 8 que expresa:

Artículo 8. Garantías Judiciales

1. Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y
dentro de un plazo razonable, por un juez o tribunal competente,
independiente e imparcial, establecido con anterioridad por la ley, en la
sustanciación de cualquier acusación penal formulada contra ella, o para
la determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral,
fiscal o de cualquier otro carácter.

2. Toda persona inculpada de delito tiene derecho a que se presuma su


inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad. Durante el
proceso, toda persona tiene derecho, en plena igualdad, a las siguientes
garantías mínimas:

a) derecho del inculpado de ser asistido gratuitamente por el traductor o


intérprete, si no comprende o no habla el idioma del juzgado o tribunal;

9
TICONA POSTIGO, Víctor. El debido proceso. Buenos Aires, Argentina: Ed. Rodhas, 1999.

Página 7
b) comunicación previa y detallada al inculpado de la acusación
formulada;

c) concesión al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la


preparación de su defensa;

d) derecho del inculpado de defenderse personalmente o de ser asistido por


un defensor de su elección y de comunicarse libre y privadamente con su
defensor;

e) derecho irrenunciable de ser asistido por un defensor proporcionado


por el Estado, remunerado o no según la legislación interna, si el inculpado
no se defendiere por sí mismo ni nombrare defensor dentro del plazo
establecido por la ley;

f) derecho de la defensa de interrogar a los testigos presentes en el tribunal


y de obtener la comparecencia, como testigos o peritos, de otras personas
que puedan arrojar luz sobre los hechos;

g) derecho a no ser obligado a declarar contra sí mismo ni a declararse


culpable, y

h) derecho de recurrir del fallo ante juez o tribunal superior.

3. La confesión del inculpado solamente es válida si es hecha sin coacción


de ninguna naturaleza.

4. El inculpado absuelto por una sentencia firme no podrá ser sometido a


nuevo juicio por los mismos hechos.

5. El proceso penal debe ser público, salvo en lo que sea necesario para
preservar los intereses de la justicia.

El cual se debe relacionar con los incisos 2, 3, 4, 5 y 6 del artículo 7,5 el artículo
9,6 el artículo 10,7 el artículo 24,8 el artículo 259 y el 27,10 todos de la Convención
Americana. La Convención Americana desarrolla algunos principios del debido
proceso que en ella se anotan o se coligen y que son consecuencia de los sistemas
penales y procesales penales actualmente en vigencia.

Página 8
Dichos principios apuntan hacia un “garanticismo proteccionista” del ciudadano
frente a un poder casi ilimitado y más fuerte que él: el del Estado que realiza la
función de investigar los actos que afectan la normal y armónica convivencia social.

En Pacto internacional de derechos civiles y políticos se regula en el articulo 2.3


que expresa lo siguiente:

“… 3. Cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto se compromete a


garantizar que: 2 a) Toda persona cuyos derechos o libertades reconocidos
en el presente Pacto hayan sido violados podrá interponer un recurso
efectivo, aun cuando tal violación hubiera sido cometida por personas que
actuaban en ejercicio de sus funciones oficiales;

b) La autoridad competente, judicial, administrativa o legislativa, o


cualquiera otra autoridad competente prevista por el sistema legal del
Estado, decidirá sobre los derechos de toda persona que interponga tal
recurso, y desarrollará las posibilidades de recurso judicial;

c) Las autoridades competentes cumplirán toda decisión en que se haya


estimado procedente el recurso.”

El convenio Europeo para la protección de Derechos humanos por su parte


reconoce en el artículo 6 que:

“1. Toda persona tiene derecho a que su causa sea oída equitativa,
públicamente y dentro de un plazo razonable, por un Tribunal
independiente e imparcial, establecido por ley, que decidirá los
litigios sobre sus derechos y obligaciones de carácter civil o sobre el
fundamento de cualquier acusación en materia penal dirigida contra
ella. La sentencia debe ser pronunciada públicamente, pero el acceso
a la sala de audiencia puede ser prohibido a la prensa y al público
durante la totalidad o parte del proceso en interés de la moralidad,
del orden público o de la seguridad nacional en una sociedad
democrática, cuando los intereses de los menores o la protección de

Página 9
la vida privada de las partes en el proceso así lo exijan o en la
medida en que sea considerado estrictamente necesario por el
tribunal, cuando en circunstancias especiales la publicidad10 pudiera
ser perjudicial para los intereses de la justicia.

2. Toda persona acusada de una infracción se presume inocente


hasta que su culpabilidad haya sido legalmente declarada.

3. Todo acusado tiene, como mínimo, los siguientes derechos:


a) a ser informado, en el más breve plazo, en una lengua que
comprenda y de manera detallada, de la naturaleza y de la causa de
la acusación formulada contra él;
b) a disponer del tiempo y de las facilidades necesarias para la
preparación de su defensa;
c) a defenderse por sí mismo o a ser asistido por un defensor de su
elección y, si carece de medios para pagarlo, a poder ser asistido
gratuitamente por un abogado de oficio, cuando los intereses de la
justicia así lo exijan;
d) a interrogar o hacer interrogar a los testigos que declaren en su
contra y a obtener la citación e interrogatorio de los testigos que
declaren en su favor en las mismas condiciones que los testigos que
lo hagan en su contra; e) a ser asistido gratuitamente de un
intérprete si no comprende o no habla la lengua empleada en la
audiencia.”

8.2.NACIONALES: este principio se plasma por valor jerárquico en nuestra


constitución primeramente el artículo 12 que tiene como epígrafe “derecho de
defensa” que debe ser relacionado con los siguientes artículos 4, 6, 7, 8, 9, 14,
16 y 17.

10
Tomese en cuenta que al principio de publicidad hay algunas excepciones consúltese pacto internacional
de derechos civiles articulo 14.1, la convención americana de derechos humanos articulo 8.5 y la convención
sobre los derechos del niño artículos 8 y 40.

Página
10
En la ley del organismo Judicial el artículo que por excelencia reconoce el
debido proceso es el número 16.

En el código procesal penal los artículos 1, 2, 4, 6, 7, 12, 14, 16.20 y 21


mantienen relación con los derechos y el fin del debido proceso.

9. JURISPRUDENCIA EN GUATEMALA SOBRE EL DEBIDO PROCESO


El debido proceso es uno de los principios del derecho que más se violenta en
Guatemala y en base a eso la corte de constitucionalidad se pronuncia con lo
siguiente:
EL DERECHO DE DEFENSA: la ley protege el ejercicio de la defensa técnica
efecto de que nunca falte y se pueda dar una situación de indefensión, a ello
responde la legitimación inmediata y sin trámite alguno para el ejercicio de la
función de los defensores; la posibilidad de que el imputado pueda ser asistido por
más de un abogado y que cada defensor pueda designar, con consentimiento del
imputado, un sustituto, de carácter urgente y sin mayores formalismos del
nombramiento de defensor cuando el imputado estuviere privado de su libertad.
Criterio sustentado en:
Expediente 2260-2012, sentencia de 6 de marzo de 2012
Reiterado en:
- Expediente 2750-2009, sentencia de 30 de septiembre de 2009
- Expediente 528-2009, sentencia de 19 de mayo de 2009

VIOLACIONES AL DEBIDO PROCESO: Procede decretar la falta mérito, cuando


no concurran los presupuestos para dictar auto de prisión preventiva. El tribunal la
declarará y no aplicará ninguna medida de coerción, salvo que fuera absolutamente
necesario para evitar el peligro de fuga o de obstaculización para la averiguación de
la verdad, caso en el que sólo podrá ordenar alguna de las medidas previstas de
sustitución de prisión preventiva.

Página
11
Al integrar la norma citada con el artículo 259 de la ley ibídem, se establece que
después de indagar al procesado, el órgano jurisdiccional, para dictar la falta de
merito, debe determinar: a) que no medie información sobre la existencia de un
hecho punible; o b) que la investigación sea carente de elementos racionales de
convicción que permitan creer que el sindicado cometió el hecho delictivo o
participó en él.
Criterio sustentado en:
- Expediente 1105-20121, sentencia de 10 de julio - de 2012 –
Reiterado en:
- Expediente 225-2012, sentencia 12 de junio de 2012
- Expediente 1105-2012, sentencia de 2 de noviembre de – 2010

PRESUNCION DE INOCENCIA: es importante señalar que es obligación del


Ministerio Público destruir la presunción de inocencia, por lo que, en todo caso, éste
debía presentar los medios de convicción que en el caso concreto se requerían para
arribar a la conclusión que no era procedente otorgar aquel beneficio y no sólo
señalar los requisitos indispensables para adoptar dicha medida.
Criterio sustentado en:
Expediente 3927-2009, sentencia de 18 de mayo de 2011
Criterio reiterado en:
- Expediente 2653-2009, sentencia de 01 de octubre de 2009
- Expediente 4320-2008, sentencia de 12 de agosto de 2009

10. DERECHO COMPARADO


10.1. MEXICO: El párrafo segundo del artículo 14 de la Constitución mexicana
exige que todo acto privativo sea dictado por tribunales previamente
establecidos, en un juicio en el que se observen las formalidades esenciales del
procedimiento.11

11
Andrés Ibáñez, Perfecto, “Las garantías del imputado en el proceso penal”, Reforma judicial. Revista
mexicana de justicia, número 6, México, julio-diciembre de 2005.

Página
12
El concepto de “formalidades esenciales del procedimiento” es de carácter
complejo e involucra cuestiones muy diversas. Con este término la Constitución
hace referencia, en parte, a lo que en otros sistemas jurídicos de denomina el
“debido proceso” o también el “debido proceso legal”. La Corte Interamericana
de Derechos Humanos ha señalado que el debido proceso legal se refiere al
“conjunto de requisitos que deben observarse en las instancias procesales a
efectos de que las personas estén en condiciones de defender adecuadamente sus
derechos ante cualquier acto del Estado que pueda afectarlos.

Es decir, cualquier actuación u omisión de los órganos estatales dentro de un


proceso, sea administrativo sancionatorio o jurisdiccional, debe respetar el
debido proceso legal” (se trata de un criterio contenido en varios
pronunciamientos de la Corte; por ejemplo en el “Caso Ivcher Bronstein”,
sentencia de 6 de febrero de 2001, párrafo 102 y en Opinión Consultiva 18/03,
párrafo 123).

El concepto de “debido proceso legal” se corresponde con el término en inglés


“due process of law”, cuyos antecedentes remotos se encuentran en la Magna
Carta inglesa de 1215 y en una ley del estado de Massachusetts de 1692.
Actualmente se encuentra, por ejemplo, en las Enmiendas Quinta y
Décimocuarta de la Constitución de los Estados Unidos.12

Sobre el tema la jurisprudencia mexicana ha sostenido la siguiente tesis, que es


importante en la medida en que descompone los elementos que integran la
“fórmula compleja” que contiene el concepto de “formalidades esenciales del
procedimiento”:

12
Gómez Lara, Cipriano, “El debido proceso como derecho humano”, Estudios jurídicos en homenaje a
Martha Morineau, tomo II, México, UNAM, 2006.

Página
13
 FORMALIDADES ESENCIALES DEL PROCEDIMIENTO. SON
LAS QUE GARANTIZAN UNA ADECUADA Y OPORTUNA
DEFENSA PREVIA AL ACTO PRIVATIVO. La garantía de
audiencia establecida por el artículo 14 constitucional consiste en
otorgar al gobernado la oportunidad de defensa previamente al acto
privativo de la vida, libertad, propiedad, posesiones o derechos, y su
debido respeto impone a las autoridades, entre otras obligaciones, la de
que en el juicio que se siga "se cumplan las formalidades esenciales del
procedimiento". Estas son las que resultan necesarias para garantizar la
defensa adecuada antes del acto de privación y que, de manera
genérica, se traducen en los siguientes requisitos: 1) La notificación del
inicio del procedimiento y sus consecuencias; 2) La oportunidad de
ofrecer y desahogar las pruebas en que se finque la defensa; 3) La
oportunidad de alegar; y 4) El dictado de una resolución que dirima las
cuestiones debatidas. De no respetarse estos requisitos, se dejaría de
cumplir con el fin de la garantía de audiencia, que es evitar la
indefensión del afectado.13

10.2. COLOMBIA: El debido proceso es un principio jurídico procesal o


sustantivo según el cual toda persona tiene derecho a ciertas garantías mínimas,
tendientes a asegurar un resultado justo y equitativo dentro del proceso, a
permitirle tener oportunidad de ser oído y a hacer valer sus pretensiones
legitimas frente al juez. 14

El debido proceso debe entenderse como una manifestación del Estado que
busca proteger al individuo frente a las actuaciones de las autoridades públicas,
procurando en todo momento el respeto a las formas propias de cada juicio.

13
García Ramírez, Sergio, “El debido proceso. Concepto general y regulación en la Convención Americana de
Derechos Humanos”, Boletín mexicano de derecho comparado, número 117, México, 2006.

14
Cfr. Corte Constitucional. Sentencia T-1341 del 11 de diciembre de 2001 (M.P. Alvaro Tafur Galvis).
COLOMBIA.

Página
14
El artículo 29 de la Carta Política dispone que el debido proceso debe
observarse en toda clase de actuaciones judiciales y administrativas, es decir que
obliga no solamente a los jueces sino también a los organismos y dependencias
de la administración pública.

10.3. VENEZUELA: El Artículo 49 de la vigente Constitución reza:

“ El debido proceso se aplicará a todas las actuaciones judiciales y


administrativas; en consecuencia:

1. La defensa y la asistencia jurídica son derechos inviolables en todo estado y


grado de la investigación y del proceso. Toda persona tiene derecho a ser
notificada de los cargos por los cuales se le investiga, de acceder a las pruebas y de
disponer del tiempo y de los medios adecuados para ejercer su defensa. Serán nulas
las pruebas obtenidas mediante violación del debido proceso. Toda persona
declarada culpable tiene derecho a recurrir del fallo, con las excepciones
establecidas en esta Constitución y la ley.

2. Toda persona se presume inocente mientras no se pruebe lo contrario.

3. Toda persona tiene derecho a ser oída en cualquier clase de proceso, con las
debidas garantías y dentro del plazo razonable determinado legalmente, por un
tribunal competente, independiente e imparcial establecido con anterioridad. Quien
no hable castellano o no pueda comunicarse de manera verbal, tiene derecho a un
intérprete.

4. Toda persona tiene derecho a ser juzgada por sus jueces naturales en las
jurisdicciones ordinarias, o especiales, con las garantías establecidas en esta
Constitución y en la ley. Ninguna persona podrá ser sometida a juicio sin conocer
la identidad de quien la juzga, ni podrá ser procesada por tribunales de excepción o
por comisiones creadas para tal efecto.

Página
15
5. Ninguna persona podrá ser obligada a confesarse culpable o declarar contra sí
misma, su cónyuge, concubino o concubina, o pariente dentro del cuarto grado de
consanguinidad y segundo de afinidad.
La confesión solamente será válida si fuere hecha sin coacción de ninguna
naturaleza.

6. Ninguna persona podrá ser sancionada por actos u omisiones que no fueren
previstos como delitos, faltas o infracciones en leyes preexistentes.

7. Ninguna persona podrá ser sometida a juicio por los mismos hechos en virtud de
los cuales hubiese sido juzgada anteriormente.

8. Toda persona podrá solicitar del Estado el restablecimiento o reparación de la


situación jurídica lesionada por error judicial, retardo u omisión injustificados.
Queda a salvo el derecho del o de la particular de exigir la responsabilidad
personal del magistrado o de la magistrada, del juez o de la jueza; y el derecho del
Estado de actuar contra éstos o éstas".

Al respecto, La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia a señalado


que: El derecho al debido proceso se consagra como un derecho fundamental,
tendente a resguardar todas las garantías indispensables que deben existir en todo
proceso para lograr una tutela judicial efectiva. En este sentido, la Sala, mediante
decisión del 15 de marzo de 2000, (caso: Enrique Méndez Labrador), señaló la
necesidad de que cualquiera sea la vía procesal escogida para la defensa de los
derechos o intereses legítimos, las leyes procesales deben garantizar la existencia de
un procedimiento que asegure el derecho de defensa de la parte y la posibilidad de
una tutela judicial efectiva (15-11-2001).

El propio Supremo Tribunal, con relación al derecho de defensa señala en decisión


de Sala Político Administrativa de fecha 26-06-2001 que “ se concibe el derecho a
la defensa, entre otras manifestaciones, como el derecho a ser oído, puesto que no
podría hablarse de defensa alguna, si el administrado no cuenta con esta posibilidad;
el derecho a ser notificado de la decisión administrativa a los efectos de que le sea

Página
16
posible al particular, presentar los alegatos que en su defensa pueda aportar al
procedimiento, más aún si se trata de un procedimiento que ha sido iniciado de
oficio; el derecho a tener acceso al expediente, justamente con el propósito de
examinar en cualquier estado del procedimiento, las actas que lo componen, de tal
manera que con ello pueda el particular obtener un real seguimiento de lo que
acontece en su expediente administrativo.

Asimismo, se ha sostenido doctrinariamente que la defensa tiene lugar cuando el


administrado tiene la posibilidad de presentar pruebas, las cuales permitan
desvirtuar los alegatos ofrecidos en su contra por la Administración y finalmente,
con una gran connotación, el derecho que tiene toda persona a ser informado de los
recursos y medios de defensa, a objeto de ejercer esta última frente a los actos
dictados por la Administración.

Página
17