You are on page 1of 2

Tablas de Verdad

Una tabla de verdad es un diagrama que permite determinar claramente cuando


una proposición compuesta es verdadera, falsa o variada.
Si todos los valores de verdad de una proposición compuesta son verdaderos se
denomina una tautología, si son falsos una contradicción, de lo contrario se llama
indeterminada o contingencia.

El proceso de construcción de una tabla de verdad inicia por determinar el número


de combinaciones posibles de los valores de verdad de las proposiciones simples
constituyentes. Si la proposición consta de n proposiciones simples diferentes,
puesto que cada una de ellas tiene dos valores posibles (verdadero o falso) habrá
2n (2 elevado a ‘n’) combinaciones posibles de valores.

𝑁𝐶 = 2𝑛
𝑁𝐶 = 𝑁ú𝑚𝑒𝑟𝑜 𝑑𝑒 𝑐𝑜𝑚𝑏𝑖𝑛𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛𝑒𝑠.
𝑛 = 𝑛ú𝑚𝑒𝑟𝑜 𝑑𝑒 𝑝𝑟𝑜𝑝𝑜𝑠𝑖𝑐𝑖𝑜𝑛𝑒𝑠

Existe una tabla de verdad para cada tipo de relación proposicional, siendo:
Negación: Si la proposición ‘A’ es verdadera, su negación (es decir, ‘no A’)
será necesariamente falsa. Si la proposición ‘A’ es falsa, entonces su
negación será necesariamente verdadera.

Conjunción: para que la relación ‘A y B’ sea verdadera, la proposición


simple ‘A’ y la proposición simple ‘B’, deben serlo también. Si una de estas
proposiciones simples es falsa, entonces la relación conjuntiva es también
necesariamente falsa.

Disyunción: para que la relación proposicional ‘A o B’ sea verdadera, basta


con que solo una de las proposiciones simples lo sea. De ser ambas
proposiciones falsas, entonces la relación de conjunción también lo será.

Condicionalidad: la relación ‘si A entonces B’ indica a la proposición ‘A’


como causa o antecedente de ‘B’, pero no como antecedente exclusivo, sino
como una de las causas posibles de ‘B’. Por esta razón, la condicionalidad
solo será falsa cuando el antecedente o causa sea verdadero, pero el efecto
o consecuente no lo sea. De ser falso el antecedente o causa -dado que es
solo una de las posibles causas de ‘B’- el consecuente puede ser verdadero
y esto no niega la relación condicional entre ‘A’ y ‘B’.

Bicondicionalidad: a diferencia del caso anterior, en este tipo de relación


proposicional, las proposiciones simples ‘A’ es causa o antecedente exclusiva
de ‘B’; y ‘B’ es antecedente también exclusivo de ‘A’. Por ello, si una de las
proposiciones simples es falsa y la otra verdadera, la relación bicondicional
es falsa.