You are on page 1of 3

Un pez de hierro pone fin a la anemia

Por Gabriela Garcia - 02 de junio 2015

Publicidad

>

Si se agrega durante la cocción de los alimentos y se lo deja durante 10 minutos, puede


aportar el 75% del hierro requerido al día. Este sencillo método es capaz de alejar la
anemia y el cansancio que produce. Ya se vendieron más de 50,000 unidades y otro
tanto fue donado a familias camboyanas.

Este pequeño pez de hierro está ayudando a erradicar la anemia en el Sudeste Asiático,
donde afecta al 90% de sus habitantes. En el mundo, esta condición alcanza a una de
cada cuatro personas.

El epidemiólogo canadiense Christopher Charles fue el inventor del pez de 3 pulgadas


de largo (7 cm). Durante su estadía en Camboya 2008, el experto observó que los
pobladores vivían en un letargo permanente. "A cualquier lugar al que fuera, la gente
estaba echada en cada centímetro de sombra que encontraban. Nadie tenía energía",
afirma este doctor que trabaja en la Universidad de Guelph, en Canadá.
El experto reconoció este síntoma como un claro indicador de anemia. Junto con un
equipo médico, comenzó a realizar exámenes a los pobladores para detectar los que
estaban anémicos, y descubrieron que la suma ascendía a un 90%.

Inspirado en un estudio que le había llamado la atención, Charles le dio a los pobladores
pequeños bloques de hierro. La idea era simple: cuando éstos preparaban su comida,
que en general es a base de sopas, debían agregar el trozo de metal en la olla y dejarlo
10 minutos. Según sus cálculos, con hacerlo una vez por día conseguirían obtener el
75% del hierro diario requerido, sin contar con el que pudiera aportar la propia comida
en sí.

Su idea se convirtió en un simpático pez de hierro, the “Lucky Iron Fish” que se
comercializa por $25 dólares. Por cada uno que se compra se regala otro a una familia
camboyana. El pez permite consumir el aporte diario necesario de ese metal, solo con
dejarlo 10 minutos en la olla de cocción. Se le puede agregar jugo de limón para
aumentar la acidez y la liberación de hierro, y luego de usarlo se lo lava con jabón y una
esponja suave, se seca muy bien con un paño suave y se guarda en un lugar seco. Si se
oxida, solo basta con pasarle un cepillo antes de usar.

El invento, que ya vendió más de 50,000 unidades y donó otras tantas a familias de
Camboya, recibió varios premios y reconocimientos, entre ellos el “Commitment to
Action Award” de la Clinton Global Initiative University. La revista MacLean lo
consideró como “uno de los cinco inventos que van a cambiar el mundo”

El sorprendente concepto de diseño fue inventado por Christopher


Charles

Este año, el ganador del Gran Premio de diseño de producto en la francesa Cannes Lions ha sido el Lucky Iron Fish. Aunque parece una
pieza de tienda de recuerdos, el pequeños pez de hierro es en realidad una brillante solución de baja tecnología para evitar las consecuencias
de la anemia destructoras de la salud.

El sorprendente concepto de diseño fue inventado por Christopher Charles, un estudiante de medicina en la Universidad de McMaster en
Canadá, que viajó a Camboya en 2008 por un proyecto de investigación de pregrado. En Camboya una dieta predominantemente de arroz y
pescado deja un gran porcentaje de la población con deficiencias de hierro que pueden conducir a la anemia, un problema de salud global con
efectos que van desde la incapacidad de enfocar a los nacimientos prematuros y abortos involuntarios. Pero las pastillas de hierro son caras, y
sus efectos secundarios desalientan a las personas a cumplir con una dosis diaria.

Charles se obsesionó con encontrar una solución al problema sencilla y rentable, accesible y ambientalmente sostenible. Después de leer
sobre cómo el uso de sartenes de hierro permite que el hierro lixiviar en el alimento, se le ocurrió una idea. Ya que los utensilios de cocina
son pesados y costosos no era la solución adecuada para los camboyanos, simplemente colocando un trozo de hierro en un litro de agua con
un chorrito de cítricos (el ácido ascórbico ayuda a la absorción del hierro) y hervirla durante 10 minutos, que se utilizará más tarde como
agua potable o en sopa podría proporcionar hasta un 75 por ciento de las necesidades diarias de hierro para una familia por hasta cinco años.
<img src="https://www.vistaalmar.es//images/stories/fotos-39/pez-
hierro-anemia.jpg" width="270" height="270" alt="pez de hierro contra la anemia" title="pez de hierro contra la anemia" style="margin: 3px
8px; float: right;" />Tardó más de una iteración para llegar a un diseño ganador. El primer prototipo fue una pequeña barra rectangular de
hierro que los locales utilizaron como tope para ventanas, pisapapeles y para apuntalar patas de la mesa en lugar de en la cocina. Una
segunda versión redondeada disipó los temores de no utilizarla como utensilio de cocina, pero aún no se quedó. La siguiente fue una flor de
loto, símbolo espiritual de resonancia en Camboya, que sin embargo no acababa de ponerse para la preparación de la comida.

Por último, el pez, una criatura que los camboyanos consideran un símbolo de esperanza y buena suerte, hizo el truco. Charles dice que
distribuyó 400 peces en cinco comunidades de prueba y se sorprendió al encontrar una tasa de cumplimiento del 90 por ciento para los que lo
utilizaban a diario. Las pruebas de sangre de los usuarios mostraron una disminución del 50 por ciento en la incidencia de anemia clínica por
deficiencia de hierro y un aumento en los niveles de hierro de los usuarios después de nueve meses.

Related Interests