You are on page 1of 15

Resistencia al corte

m
f Introducción
Al modificar el estado tensional del suelo se producen -4'

-
H s t a d o s de rotura
deformaciones que pueden originar su rotura. Aunque
los suelos con cohesión rompen a veces por tracción,
como puede ser el caso de las grietas verticales que a Estados posibles
veces se observan en la coronación de un talud desli-
zado, la forma de rotura más habitual en los suelos es
por esfuerzo cortante (tensión tangencial).

1 Criterio de rotura terio de rotura en suelos.

- La cohesión efectiva es la ordenada en el orige


La resistencia al corte del suelo no puede considerar-
de la envolvente de rotura. Representa por 1-
se como un parámetro único y constante, ya que de-
pende de su naturaleza, estructura, enlaces, nivel de tanto la máxima resistencia tangencial movili-
deformaciones, etc., así como, muy especialmente, zable en un plano cualquiera cuando la tensión
de su estado tensional y de la presión del fluido que efectiva normal en dicho plano es nula.
- La máxima tensión tangencial movilizable en
rellena sus poros (agua o agua y aire).
El criterio de rotura en suelos más difundifo deriva un plano es mayor a medida que aumenta la
del propuesto por Coulomb, que relaciona tensiones tensión efectiva normal que actúa sobre dicho
efectivas normales y tensiones tangenciales actuando plano. Es decir, el suelo es más resistente cuan-
en cualquier plano del suelo. Este criterio establece to mayor es su nivel de tensiones efectivas.
- La línea de resistencia definida actúa como una
que, para un suelo saturado, la resistencia al corte vie-
«envolvente o super£icie de estado», separando
ne dada por la expresión:
estados posibles de imposibles. Así:
z = c' + (on- u) tan Q>' El punto (1) señalado en la Figura 2.42 repre-
donde senta un estado de rotura.
El punto (2) representa una combinación
z = resistencia al corte del terreno a favor de un de- (o', z) que cuenta con un cierto factor de se-
terminado plano guridad ya que, para una determinada tensión
o;1 = tensión total normal actuando sobre el mismo efectiva normal, la tensión tangencial es infe-
plano rior a la máxima movilizable.
u = presión intersticial El punto (3) representa un estado imposible en
c' = cohesión efectiva tanto en cuanto se sitfia por encima de la en-
Q>' = ángulo de rozamiento interno efectivo, volvente de rotura, lo que significa que se ha
sobrepasado la combinación máxima (o', T )
La ecuación anterior representa una recta en el es- del criterio de rotura, y por lo tanto no es com-
pacio(a', z),que a menudo se denomina línea de re- patible con la resistencia definida del suelo.
sistencia intrínseca o envolvente de rotura del sue-
lo (Figura 2.42). Esta línea proporciona, para cada Si se recuerdan los conceptos básicos del tensor
valor de la tensión efectiva normal a un plano que de tensiones y el círculo de Mohr, se pueden relacio-
atraviesa un elemento del suelo, la máxima tensión nar fácilmente las condiciones de rotura en un plano
tangencial movilizable a favor de dicho plano. dado con las tensiones actuantes a favor de otros pla-
De la Figura 2.42 se pueden deducir algunos aspec- nos. En la Figura 2.42 se han representado tres círcu-
tos interesantes: los de Mohr en el espacio(a', T ), que en principio rí
P La envolvente de rotura y el círculo de Mohr. Estados posibles (a y b) e imposibles (c).

tarían tres estados tensionales de'& &inento seca y que, además, el plmo a favor del cuál se alcan-
zan dichas condiciones de rotura será el representado
os parámetros de resistencia al corte del suelo por el punto de tangencia.
dan lugar a la línea de resistencia intrínseca
es inmediato observar que: ,, y*

- El estado tensional representado pWel circulo 1 ensayo de corte directo


(A) cuenta con un margen de segd&hd, ya que
no llega a alcanzar a la envolvente de rotura del DESCRIPCIÓN DEL ENSAYO
d@ .
Es por tanto un estado posible y seguro
EL aparato de ensayo se representa esquemlticamente
{el m810 no ha roto). ' ;1 , , & 1

El &Tdo tensional repk~~&&8bpbf & '8tcblo en la Figura 2.44. Se trata de una caja rígida de acero,
(B) indica una situación de rotura. Así, el punto usualmente de sección cuadrada, que se encuentra di-
( O ) representa la combinación (o;, zf) en un vidida en dos mitades y en cuyo interior se coloca la
plano que atraviesa el elemento de suelo en el muestra de suelo. Encima de ésta se dispone una pla-
que se alcanzan las condiciones del criterio de ca de reparto rígida sobre la que se puede aplicar una
rotura definido. carga vertical (N). Todo el conjunto se introduce en
- El estado tensional representado por el círculo un recipiente de acero de mayores dimensiones, que
(C) es imposible, ya que existirían orientacio- puede llenarse de agua para realizar el ensayo en con-
nes de planos atravesando el elemento de suelo diciones de saturación (en este último caso se pueden
en b s que se excederían las condiciones(o', z) disponer también piedras porosas encima y debajo de
de rotura (todos los planos representados por la muestra para facilitar el drenaje). La inducción de
puntos del círculo situados por encima de la 1í- tensiones cortantes en el suelo se logra trasladando
nea de resistencia intrínseca). horizontalmente la parte inferior de la caja de corte
mientras que se impide totalmente el movimiento de
I[krl análisis anterior se desprende que, cuando se la zona superior.
las condiciones de rotura en un elemento de Una prueba completa sobre un determinado suelo
&" el círculo de Mohr que representa su estado
ríonalserá tangente a la línea de resistencia intrín-
consiste en ensayar tres muestras idénticas del mismo
material bajo tres cargas verticales distintas (N,, N,, N,)

2 MECANICA DEL SUELO


Los p&Ametros de resistencia intrfnseca de un suelo son
c' = 0, @ = 30". Suponiendo que en un elemento de di-
cho suelo se ha alcanzado la rotura a favor de un p l ~
que forma 45" con la horizontal para un valor a; = 10

En la figura adjunta Y ?presenta de forma g ~ d i c ala so-


lución del ~roblema. ; pasos a seguir son:

m Esquema del aparato de corte directo.

INGENIER~AGEOL&ICA
-
4 3 w k 10 mismo, bajo tres tensiones normales dife-
iiiu

I F dividir cada carga (N) por la sección (S,)


L a acJCsga para obtener la tensión normal actuante).
Lr, -dmuno de los ensayos individuales, a medida
disipación de los excesos de presión intersticial
generados por las tensiones tangenciales aplica-
das, el ensayo puede considerarse drenado. En
estas condiciones los resultados vendrán expre-
mt .i Yíga a l a parte inferior de la caja a desplazar- : sados directamente en tensiones efectivas
zit H : &amM a velocidad constante, se va midiendo: (o, = o;). Para ello, dado que en el aparato de
- fperza (F,) necesaria para impedir el movi- corte directo no se puede controlar el drenaje ni
~d de la parte superior. Dividiendo dicha medir la presión intersticial en cada instante, es
-- por5la sección (S,) de la muestra se ob- importante seleccionar una velocidad suficiente-
iltie la tensión tangencia1 (z) actuante en cada mente pequeña, algo que depende naturalmente
z-to sobre el plano de corte. del tipo y permeabilidad del suelo ensayado.
- -- E. &pLazamiento vertical de la muestra. Te- 6 ) En los mismos intervalos de tiempo se mide el
r- en cuenta que las paredes de la caja de desplazamiento vertical de la muestra, lo que
- ?¡kson rígidas, como en el edómetro, la de- permite obtener los cambios de volumen del
:-saaación vertical medida (6.5,) proporciona di- suelo en cada momento.
-?-ente el cambio de volumen de la muestra Este mismo proceso se vuelve a realizar con otras
+ ya que: dos muestras idénticas de suelo, pero sometidas a ten-
,.,, , siones normales crecientes, (o,,) y (ó,,).
Con relación a la movilización de resistencía al
corte, en la Figura 2.45 se muestran cualitativamente
los resultados de un ensayo drenado completo como el
-3 ' Í Í la altura inicial de la muestra (4,2 cm en descrito. En abscisas se representa el desplazamiento
i&a.jas de corte habituales). horizontal (hx)de la parte inferior de la caja de corte y
i ar la sección de la muestra (usualmente 36 en ordenadas la tensión tangencial (z) medida para ca-
:+para cajas de L = 6 cm de lado). da valor de dicho desplazamiento. En la Figura 2.45 se
; =H,,. S, es el volumen inicial de saelo. pueden observar los siguientes aspectos de interés:
Mes el desplazamiento vertical (positivo si es .,. - Sea cual sea la tensión efectiva normal aplica-
3L e n t o ) . *
,, da, la tensión tangencid movilizada aumenta
1W s la variación tT6'Volumen de su30 IjWiiti-
progresivamente a medida que progresa el des-
es una compresión).
, plazamiento de la caja de corte hasta que se al-
(

- .m --qpcto a las fases de ensayo, el proceso suele canza un máximo (zf).


m ': >:&*te: - Cuanto mayor es la tensión efectiva normal ini-
A Seaplica una tensión total vertical N,. cial, mayor es la tensión tangencial máxima al-
canzada.
ensayo se realiza con la muestra saturada .rá';#p&i;sjóntangen-
k
'
'3116
,la dlula inundada, habitualmente se deja
c~amdídarla muestra hasta que se disipen los
- La pendie&
' t .
cial-desplazamiento horizontal es más pronun-
S-: de presión intersticial generados. Esta ciada cuanto mayor es la tensión efectiva nor-
5- es similar a un escalón del ensayo edomé- 14, , .t>
mal inicial, lo que indica que el suelo aumenta
=m, de manera que se puede dibujar la curva la rigidez con el nivel de tensiones.
f,i 8

A&@O tiempo y comprobar cuándo finaliza la En la Figura 2.45 se muestran las tensiones tangen-
icxmlidación, momento en el que se puede su- , ~ialesm$ximas de ias curvas anteriores junto con las
>wque la tensión total aplicada se ha trans- tensiones efctivas nwmales iniciales. Como puede
formado íntegramente en tensión efectiva. apreciarse, 10s puntos representativos (o;, zf) de los

-
X imprime a la parte inferior de la caja de cor- tres ensayos se pueden unir de forma bastante aproxi-
:c mra velocidad horizontal constante y se mide mada con una recta, que sería la línea de resistencia
s atervalos de tiempo determinados la reac-
-iJ, (Fm) necesaria para impedir el desplaza-
de la superior, de manera que la tensión
intrínseca o envolvente de rotura de la que se pueden
fácilmente obtener los p m a m <dY
:C!;;,j';i'tlLIS
#&.
i20!82i:?ZOL 9.)C](~JI~:?~;..'IIC~:-~-
- --
- - ¡ . c i d en cada instante resulta ser: ,
VE~aiAs'i
'w , a
Fr 2H ~
1- . J . j , % l J %p: :
DlRECW
í&i~\i~~ji&~ DE CO<mTO': 6
z~= - i % > ; I r ;- , : I ,, - A<,.) $#A:<,>!-~4[u1i a; ! 31, L',
L-
El sencillo dispoSitivo 'de etisayo'descrito cuenta con
EE ,esta f a s e 4 la velocidad de c&B es algunas ventajas, así como con wa o-
nte pequeña como para permitir la nes. Las principales ventajas so&~.)i;:j A'S~LI.' )ti ;.,JI

I
. , . _1
, - . I , . .:i;, .: ':,, . .. '17: ' .? . ' ' . . > ..';l;
?
t ~ i ; .l
+
- 'T.; (;,3
'
*,. ; r L .
T
' ,
. , , e ,;;,.;ri:
..
..:;!l*'-.
7 ..;:,, , , : ;*.:
, . ,y*:; i; , ;.-,:,.,;jfi, .!,: .,;

+<; , 3: ! . , m
... .., ! < , . :: a. .S

, , , *
,. .
. . . , . , , ., .<c . . , . . ''.i
. .
;.,,
,, ,. . , t . ,
'',.-,<. .. . .
' /
,, , . c . . l ! , , , , . , . -1,.

. . ~'.t ' .
r l ,,, .
I ) .r '

,
u
2,
Ax ~ ~ , . , : . < : '=;2nii,
~ ~ ~ ~ %3#;
~ ~ ~ ,

(Desplazamiento .! . lt: !:*; w,,,~.:$ . ,; . , a ,

a) horizontal) ,
:. ;... . , :L,bJ:

m Obtención de la envolvente de rotura y los parámetros de resistencia al corte (c', 4') a partir de un ensayo de corte
directo drenado. , ' ' ' ' '
> *\

1 ( .
,, * i * , j

, ! - Es un ensayo rápido y barato. solicitación. En los p guientes se descri


.,> -
, Sus principios básicos son elementales. estas pautas para los dos wcip
- La preparación de las muestras es sencilla. grandares y arcillosos.
- 7 2 ,>=.--,ir l. I -- , I _ S

- Con cajas de corte grandes se pueden ensayar ma- ' e


l., A-, > . -!j.,j - , l ,

teriales de grano grueso. Suelos granulares ,.


- Con algunas modificaciones se pueden emplear
los mismos principios para determinar la resis- Supóngase que se ensayan &.muestras d i b misma
tencia de discontinuidades en roca, contacto arena en tres condiciones distintas de densidad. Por
hormigón-suelo, etc. simplicidad se supondrá que las tres muestras se en-
- Se puede emplear para medir la resistencia resi- sayan en condiciones drenahs, de manera que las ten-
dual en arcillas. siones totales y efectivas coincidirán en todo momento.
La muestra 1 se encuentra en un estado muy flojo,
En cuanto a las limitaciones cabe citar: con un índice de poros (e,) elevado. La muestra 2,
- La superficie de rotura es obligada. constituida por la misma arena, es algo más densa que
- La distribución de tensiones en la superficie de la anterior, de forma que tiene menos volumen de
corte no es uniforme. huecos y su índice de poros (e2)es menor que el de la
- No se pueden medir en general presiones inters- muestra 1. La última muestra, 3, es muy densa, con
ticiales, de manera que la única manera de con- menor volumen de huecos que las dos anteriores y por
trolar el drenaje es variando la velocidad de tanto con el menor índice de poros (e,) de las tres. A
. . desplazamiento horizontal. continuación se montan las tres muestras en sendos
- El área de contacto del plano de corte dismi- aparatos de corte directo, se les aplica la misma ten-
. nuye a medida que se produce el desplazamien- sión efectiva normal:
to horizontal relativo entre ambas mitades de la
caja.
8 ,, , i . ' l.
i 1, 9,: , y, finalmente, se las somete a corte de la forma
e.- .,. - - a
crita anteriormente.
Comportamients de los suelos sometidos l.:., En la Figura 2.46 se representan cualitativame
los resultados de estos ensayos. La Figura 2.4
a corte - .. .T , ~ ~ i d , j c
muestra las curvas tensión tangencial moviliz
:, 4 ' "y,'
A pesar de las limitaciones del ensayo de edii &-rec- desplazamiento horizontal. La Figura 2.46b) repre
to, su simplicidad facilita el establecimiento concep- ta la relación desplazamiento horizontal-cambio
tual de ciertas pautas de comportamiento del suelo, volumen. La Figura 2.46~)muestra el recorrido t
w e después pueden ampliarse al restQ de formas de
1' F

m3~urvas
de ensayos de corte drenado S&@ rnumaki3 granulares de distinta densidad inicial. ' ' ''
,
.
r
'?
, L '

8'1 L

cortantes. Se llega a una cierta magnitud del


de obtener de f m a a -cilla aplicando la dmplazamiento horizontal a partir del cual no
se observan cambios apreciables de volumen.

Muestra de densidad media (2): 1

- Como en la muestra (l), la tensión tangencia1


:. , TI " 7.1,
&j~:i f?;.-i,';F: i! movilizada aumenta con el desplazamiento ho-
,.
] S - ' - $,

. Irt
' > - 7 t.%!.pPr;,.;$
rizontal (h). En este caso la pendiente de la
,
a iniCial dé-la inues&&,. , ' ',T ,",1
,, , , ,curva (7, h) es mayor, y además se alcanza
,,una tensión tangencial máxima (resistencia de
. «pico» = 7:) claramente superior a (7;). Estas
.I

observaciones indican que la muestra (2), más


densa que la (l), resulta también más rígida y
I I :resistente. Sin embargo, si prosigue el desplaza-

'observación~&&illada ' &;'miento horizond, la tension tangencial movili-


S ! , c :r zada decrece hasta que termina por converger
pueden deducir los
.' ; ;, , 1 4 ! 1 , : , ' ilc'id ? P . con (7;).
'1, '.i , -+ Al principio del ensayo se producen asientos de
1 1 ' la placa de reparto, o lo que es lo mismo, la
m de baja densidad y9]:'_1! .!lj J<. l ' ' ~ d 1( E 111

IC' , -< . . L-1 r 4 >: ,:: f ,L! muestra disminuye de volumen (contrae). Sin
La tend6n"Emgencial movflhada 'aurhenta Con 1 S:.!tir$embargo, llegado a un punto pueden comenzar
el desplazamiento horizontal (Ax) hasta alcan- I - : ti. ;a producirse levantamientos o aumentos de vo-
I J ~

zar un valor máximo (7)). A partir de ese ins- ;l.. LJ ii lumen (dilatación). Finalmente y como en el ca-
s

tante se mantiene constante aunque el desplaza- ll~:!~ I so anterior, con suficiente desplazamiento se al-
1 .:' ( $:!canza un estado a partir del cual no se observan
I- ( 14 i cambios apreciables de volumen.

to de la placa de reparto, es decir, la muestra re- 1 . .-+t~La Figura 2.46~)reproduce en términos del ín-
duce su volumen al ser sometida a tensiones ' "dice de poros los cambios de volumen descritos

2 MECÁNLCA DEL SUl3.O


en el párrafo anterior, pero además muestra un
aspecto interesante del comportamiento cualita-
tivo de los suelos granulares. Así, en el estado
descrito en que dejan de producirse cambios
apreciables de volumen y convergen las tensio-
nes tangenciales de las muestras (1) (2), tam-
bién convergen los índices de poros de ambas.

Muestra de densidad elevada (3):


- Este último ensayo muestra una mayor pen-
diente de la curva (z, Ax), así como la máxima
m
tensión tangencial movilizada. De hecho, se
puede observar una resistencia de «pico» (zf)
muy superior a las máximas tensiones tangen-
ciales alcanzadas en los otros dos ensayos. En
Envolventes de rotura en función de la densidad
inicial.
II
definitiva, la muestra más densa revela un com-
portamiento más rígido, y resulta sustancial-
mente más resistente. En cualquier caso, como
en los ensayos realizados sobre muestras menos
densas, con suficiente desplazamiento horizon-
tal la tensibn tangencial movilizada decrece
hasta que termina por converger con (zf).
- Al principio del ensayo se pueden producir pe-
queños descensos de la placa de reparto, quizás
debidos a reajustes en el aparato de corte, pero
rápidamente comienzan a registrarse ascensos
netos de la misma. Este comportamiento indica
que la muestra densa resulta claramente dilatan-
te, tendiendo a aumentar de volumen cuando se
la somete a corte. Como en los casos anteriores,
con suficiente desplazamiento se alcanza un es-
tado a partir del cuál cesan los cambios aprecia-
bles de volumen.
- También la muestra densa tiende a converger
hacia un único índice de poros y llegar a ese es-
tado en el que mayores desplazamientos no pro-
ducen más cambios de volumen ni modificacio-
nes en la tensión tangencial, que se mantiene
aproximadamente igual a (7;).
,,.
I - > > I6

Estos tres ensayos de corte podrían repetirse en


muestras idénticas a las anteriores pero sometidas a
tensiones efectivas normales mayores, La Figura 2.47
representa esquemáticamente las tres envolventes de
rotura resultantes, mostrando cómo el ángulo de roza-
miento (de pico) depende directamente de la densidad
inicial del suelo.
Como se ha visto, la relación entre la densidad o
compacidad inicial de un determinado suelo granular
y su resistencia es muy acusada. Tanto es así que en
la práctica habitual se dispone de correlaciones apro-
ximadas entre dicha compacidad, determinada a tra-
vés de ensayos in situ como el SPT (Capítulo 6), y el
ángulo de rozamiento interno, tal y como muestra el
Cuadro 2.5.
mente, se supondrá que se dispone de un comparador
vertical que permite determinar los cambios de volu-

anDrioimente.
~~ de
SE pueden-@preciar JDS az@&os
.-
men durante el corte.
De los resultados obtenidos se pueden deducir las
siguientes pautas de comportamiento:
e Muestras normalmente consolidadas (1, 2 y 3):
- La tensión tangencial movilizada aumenta con
el desplazamiento horizontal (h) hasta alcan-
zar un valor máximo (z,,) de «pico». Dicho
«pico» es apenas perceptible, ya que z des-
ciende de forma muy rápida hasta un valor
(z,, FZ z-) que se mantiene constante aunque
el desplazamiento horizontal prosiga. Si se rea-
lizara un ciclo de descarga recarga se alcanza-
rían aproximadamente los mismos niveles de
tensión tangencial previos.
- La envolvente de rotura queda definida por un
" ' ' ángulo de rozamiento interno & , y una cohe-
e

sión efectiva nula (c' = 0) l .


- El suelo tiende a reducir su volumen (es con-
tractante) durante el corte, si bien, como en el
, caso de la tensión tangencial, también se llega a
una cierta magnitud del desplazamiento hori-
, zontal a partir del cual no se observan cambios
,, apreciables de volumen.
m Muestras sobreconsolidadas (4 y 5): "" -
. I

- Las pendientes de las curvas (z, Ax) son mayo-


res que en las muestras normalmente consolida-
( >,!
das, y movilizan su máxima tensión tangencial
con menores deformaciones que éstas, es decir,

- Las tensiones tangenciales máximas alcanzadas


son netamente superíores a las del suelo normal-

En definitiva, en ausencia de efectos complementarios deriva-


dos de la creación de enlaces, envejecmento, cementaciones, etc.,
una arcilla normalmente consolidada de baja plasticidad no tiene
cohesión. ~1 , ' ' ? f l r * : l?. ~
' ~

MECÁNICADEL SUEL@l
e A
. ,, ..:,
:, :*.:.:,,<3a. < . ,,:; :ci,*o, !.:;, . ,,
,

I
I_
A, , T,. . .x4
'
:,
.G-,~.
: v. .-S,;*
<T.'? :. -,
,...- .. .,
,
,
t:f
,. .
1. :- "14;: ,ir!:,:..! . -,;. ;.; ;;,,~j-+ ::-.+ i
L
, .". - ... . . . . - -. -
1
...\ .. . !
J . , . " \ ' . . !;.,i...,...
. . . - ..! .,ii;.<'
I . ,. >*.C.; $V,i. . ' ;'
,: ..~~.?'. , , :.t;i';
. . - . .
.
~ : , ,,.: . ;:,: :,Y.!'
.. ' : : y ?
.

, ~.. . - .

: F;, :

m
'.t .J.: .:; , , ,f;, ;; !:;,>.! !; r..!,i,f,',c* '

Curvas de ensayos de corte drenado sobre muestras arcillogc+debaja,p!asticidad. ,..:. c. , !. .. . >.! :!\;i.,2, :.
, 2 , ' , . . ,.
v.
f;!,,, .

mente consolidado ensayado bajo las mismas a una arcilla de alta plasticidad (0 de elevado contbai-
tensiones normales iniciales. De hecho, los re-
do en mineral de arcilla). r'2 !'k! . %-<.
I . 1
2

corridos de tensiones en el plano(a', z) superan Como puede apreciarse al <om$arar 'ambas .r;"ígu-
claramente la línea de resistencia intrínseca de ras, 2.48 y 2.49, la diferencia principal entre ambos
los estados normalmente consolidados y alcan- grupos de arcillas deriva de su comportamiento tras al-
zan una resistencia «de pico» por encima de la canzar la tensión tangencial máxima. Así, en el caso de
envolvente definida por c = O, &,. los suelos de alto contenido en arcilla, la resistencia
- La envolvente de rotura de los estados sobrecon- movilizada puede disminuir de forma muy marcada a
i Jr
solidados viene definida por una cohesión y un medida que se acumulan las deformaciones, llegando a
''
ángulo de rozamiento interno efectivo (c', &-). desarrollar una envolvente de resistencia netamente por
- Una vez alcanzado el valor «de pico», al prose- debajo de la proporcionada por c' = 0, &,. Esta resis-
guir las deformaciones disminuyen la tensiones tencia se denomina residual, y viene defiida por los
tangenciales, tendiendo hacia las que propor- parámetros de resistencia residual c: = 0, & < &.
cionaría el suelo normalmente consolidado bajo El mecanismo que explica la disminución de resis-
el mismo nivel tensional. tencia hasta eondicianes residuales proviene de la for-
- Las muestras con pequeño OCR pueden con- ma laminada de las partículas que constituyen los mi-
traer algo, pero a medida que aumenta la sobre- nerales de arcilla. Así, a medida que aumenta el nivel
consolidación resultan dilatantes." de deformaciones de corte, las part-ículass e reorientan
- Con suficiente deformación, se alcanza un esta- progresivamente, terminando por disponerse en para-
do en el que pueden proseguir las deformacio- .lelo, disposición ésta más de%il que la original. La
nes sin cambios en la tensión tangencial ;; reorientación de partículas se concentra habitual-
, . ,, o en el
volumen del suelo. mente en una banda de rotura de delgado espesor, en
a .e,
donde se desencadena la rotura (Lupini, Slcinner y
Vaughan, 1981).
ARCILLAS DE ALTA PLASTICIDAD , ,,&-, Evidentemente, la posibilidad de reducción de re-
La Figura 2.49 muestra el mismo procedimiento de sistencia en los suelos de alta plasticidad puede con-
de la Figura 2.44, pero en esta ocasión aplicado llevar implicaciones de gran relevancia en las obras,
' : , . .:
ttttttt.
----------------....-------------

/----.-..-------
.------.-- -----------------.------m----.

@'-------------
, ,

................................
E:

54- - r;. ' ,'f.


a;
* i r
.--
~
- --
",! :

- , : c . >, - - '
- 3 J ,L!. 4
.
8 . I "
~.
:>.1
- -tri I

1Curvas de ensayos de corte drenado sobre muestras arciuosas de alta plasticidad.


t i 1 I

lo cdahdo éstas hayan'de'ejecu&se en lade- - En general, tienden a reducir su volumen frente


ente deslízadas en las que el nivel de de- a las deformaciones de corte (son contractantes).
es ya sufrido por el material haya podido - Las arcillas sobreconsolidadas de baja plastici-
condiciones próximas a las residuales. dad muestran una resistencia «de pico» superior
estudiar en laboratorio la resistencia residual se a la de las arcillas normalmente consolidadas,
p d eemplear el aparato de corte directo. Para alcan- alcanzando dicha resistencia con niveles de de-
a el &el de deformaciones requerido el procedi- formación muy pequeños.
consiste en efectuar varios recorridos comple- - Al aumentar el nivel de deformaciones la ten-
ck h caja, llevándola hacia rttrás una vez llegado el sión tangencia1 movilizada decrece, tendiendo a
imPximo desplazamiento horizontal permitido por el - . la máxima resistencia del estado normalmente
ssiRdiriv repitiendo el ensayo las veces necesarias. ' consolidado, caracterizada por (c' = O, & ,-.).
C resumen, se pueden señalar las siguientes - La envolvente de rotura muestra una cierta co-
de comportamiento en suelos arcillosos s o h e hesión efectiva.
ldas a corte en condiciones drenadas: , .u 1 ,g l - Con grados de sobreconsolidación ligeros pueden
1 - 1 < , I
resultar contractantes, pero a medida que aurnen-
OLAS DE BAJO ~NDICEDE PLASTICIDAD ., ,,. , ; ;, ta la sobreconsolidación muestran un aumento

Sarcillas normalmente consolidadas de ba- ;neto de volumen (son dilatantes).


ja plasticidad alcanzan su resistencia «de pico»
con pequeños niveles de deformación. Al aumen-
3 tar las deformaciones de corte' se puede produ-
una pequeña reducción de la tensión tangen- - En relación a las condiciones «de pico», su com-
@almovilizable. * ' . ! - e , , .
' ', < S ' portamiento es análogo al de las arcillas de bajo
$h ausencia de f e n & m x a & a O ' : %dice de plasticidad. Sin embargo, con niveles
.-,
#ementación, la envolvente de rotura se carac- de deformación elevados se puede producir una
,#%mpor mostrar una cohesión efectiva nula y importante reducción de la tensión tangencial
&m determinado ángulo de rozamiento inter- movilizable, llegando a unas «condiciones resi-
dudes» caracterizadas por c: = O, @? < -. "

.- < .

2 MECÁNICADEL SUELO'
El ensayo triaxial

Dispositivo de ensayo
El ensayo de laboratorio más difundido para el estu-
dio de la resistencia al corte de los suelos es el tria-
xial. Aunque con algunas limitaciones, esta pruebg re-
sulta muy versátil y permite obtener una buena y
variada información sobre la resistencia del suelo en
diversas condiciones controlables a voluntad.
El ensayo triaxial (Figuras 2.50 y 2.51) consiste en
preparar una probeta cilíndrica de suelo, de altura do-
ble del diámetro, que se rodea de una membrana im-
permeable. Si se desea permitir el drenaje y controlar Equipo para ensayos triaxiales (cortesía de Geotec-
las presiones intersticiales en el interior de la muestra, -,m,
se colocan además sendas piedras porosas en la-basey .-
en la parte superior de la probeta. ,. En la parte superior de la probeta, conectado a ella
La probeta se instala a continuación en el pedestal a través de la piedka porosa, se dispone un tubo Ilama-
metálico de una célula, también cilíndrica, dentro de do «línea de drenaje>>.Este conducto permite aplicar
la cuál se introduce agua a la que se le puede dar pre- al agua que rellena los poros del suelo la presión
sión (conducto y válvula c de la Figura 2.50). Habida intersticial (u) deseada (conducto y válvula b). Al
cuenta que dicha presión de cámara actúa con la mismo tiempo, también permite controlar la salida y
misma intensidad en todas las direcciones, mediante entrada de agua de la probeta. Así, si el suelo se en-
la célula se puede aplicar una presión total isótropa cuentra saturado, la reducción o aumento de su volu-
sobre la muestra a, = u, = o, = u,. men de huecos irá necesariameníe asociado a la eñ- 4
pulsión o ganancia del mismo volumen de agua, de
manera que el sistema conectado a la válvula bf per-
mite medir en todo momento los cambios de volumen
del suelo durante ensayos can drenaje.
Por Gltim~en el pedestal, bajo la probeta sa'dippo-
ne de un tercer conducto cane~tadodirechmenOe con
la muestra de suelo a través de la piedra m a s a iafe-
riar. Dicho conducto, c w c ~ aouri traqsductar de
presión interstbial, permite naedir m t o h momento
la prr=siÓnintersticial en la muestra* (candueto. y va-
vula a).
El sistema de carga des~ritosólo p e d t e ; apliw y
camelar tensíoms is&ropas, ya sean t~ta1et3Q iaters-
ticiales Para introducir tensbms tcingebd~;, al
igual que en el ensayo de corte dirw$oQh ;oiue+@& ha-
ce es imponer un modo de deformación que impli-
que la creación de tensiones de corte, qua;T3n&ente
pueden mpdirse e o m detffminadg, reaccion que
seoponealmovimiento. ,310ii~:g.sih,~iR!F
En el caso del triaxial se imprime un mpvinliento
ascendente contrdado (a velocidad gonstante) a toda
la célula, Para contrarrestar este mrayímiento, en Ea '
parte superior de la probeta sse caispoildde un pistón :
muy rigido, que sabrestale de la ~ d u l y.wenCa~]entra
a
unido a un anillo dinamom6tricoen dande se mide la
reacción necesaria para. mantenex imrrdJljl la parte
-
iqura 2.:
supe~iorde la muestra (Arr,). J k de£inirinia+mel en- .
sayo triaxial se pueden controlar las te;n-ic~aesprinci- ,
II

a
i9
a:
ipb totales, las presiones intersticiales y las tensio-
a) Aplicación de la presión de cámara (consolidación).
efectivas:

o, = oc + Aol;
=o3=o,;
o; =

4=oj=oc-u
o1 = U

-- 2. Se deja consolidar (AV< O)


3. Finalmente se alcanza
Como puede apreciarse a partir de las expresiones -0, u;=u;=u;=uc-u,
&ores:

- El sistema de carga aplicado no es completa-


mente general, sino de simetría axial (o, = o,).
- La tensión tangencial máxima en cada instante
del ensayo viene dada por (véase la construc-
ción del círculo de Mohr):

l
Rr último, se puede medir el acortamiento axial de la b) Aplicación de tensiones de corte.
p m h a de suelo de forma continua, para lo cual se em-
1. Se mantienen u, u, sin variar
un comparador situado entre la célula y el pistón. 2. Se aumenta u,, sin permitir
acumulación de excesos de
presión intersticial (Au, = Au!,)
Tipos de ensayo
- 3. Se mide ha,, E", AV
En cada instante del ensayo:

-
.kmque la versatilidad del aparato triaxial permite lle- A u 3 = 0 ,, A u = O
mar a cabo pruebas muy diversas, existen tres tipos de -uc Au; = Aul - Au = Au,
Au3 = kv3 -Au = O
os característicos. En todos ellos se distinguen
k fases diferenciadas:

- La aplicación de una determinada presión isó-


tropa de cámara (o,), permitiendo o no el dre-
naje.
- La introducción de tensiones tangenciales hasta
rotura por medio del movimiento ascendente y
Fases de u n ensayo CD.
el consiguiente aumento de la tensión principal
vertical.
alcanzar la consolidación completa. En ese momento
En todos los casos, como en el ensayo de corte di-
la presión intersticial volverá a ser la de equilibrio (u,
1 mfo. se llevan a rotura tres muestras idénticas de
en este caso, impuesta por el sistema de presión de la
1 wmppio. sometidas en la primera fase del ensayo a ten-
válvula b, que también permanece abierta) y las ten-
m m e s isótropas crecientes (o,,, o,,, o,,).
siones efectivas actuantes sobre el suelo resultarán:
-YO DE COMPRESIÓN TRIAXIAL CON CONSOLIDACIÓN
mY ROTURA CON DRENAJE (CD)
! b la Figura 2.52 se muestran las dos fases básicas
ensayo. En primer lugar se aplica una presión de
/ &mara (oc,) y una presión intenticial (u,), dejando
qae la muestra drene libremente. De acuerdo a los Complementariamente, la reducción de volumen
~amc-eptosdescritos en el Apartado 2.4, los incremen- originada por el incremento isótropo de tensiones
tensionales aplicados de forma instantánea darán efectivas puede medirse en el sistema de control de
- a una cierta distribución inicial de tensiones drenaje. Así, partiendo de la muestra saturada, el vo-
d d v a s e intersticiales, siguiendo el postulado de lumen de agua expulsado será igual a la disminución
Tmaghi. Al permitir el drenaje, los excesos de pre- de volumen de la muestra.
m5n intersticial generados se irán disipando paulatina- Una vez finalizada la consolidación puede dar co-
-te en función de la permeabilidad del suelo, hasta mienzo la fase de corte. Para ello se mantienen inva-

2 MECÁNICA DEL SUELO


riables la presión de cámara y la presión intersticial los círculos tienen, apraximadamente, una tangente
de la fase anterior (válvulas a y b abiertas), y se im- común. Trazando la tangente común a los tres círcu-
prime una velocidad ascendente a la célula impidien- los se obtiene la envolvente de rotura en tensiones
do el desplazamiento vertical de la probeta mediante efectivas, de la que resulta inmediato deducir los pa-
el pistón, Dado que el ensayo se realiza con drenaje, rámetros de resistencia al corte del suela &&).
se selecciona una velocidad lo suficientemente lenta
como para asegurar que los excesos de presión inters- i ENSAYO DE COMPRESIÓNTRWUAL CQN CQNSOLIDACI~N
ticial generados se van disipando de forma continua. PREVIA, ROTURA SIN DRENAJE Y MEDIDA DE LA PRESI~N
Este extremo puede controlarse leyendo el transductor INTERSTICIAL (CU)
de presión intersticial, que debe proporcionar en todo k;t i.J \ J

momento una lectura en el entorno de u,. En todo el En la F i p 2.54 se mubti;ui k s fases b%&cass'de este
proceso se mide el incremento de tensión vertical ensayo. La primera de ellas corresponde a la cmsoli-
(Aa, = Aa;), la variación de volumen de la muestra da&n bajo una tansión efectiva is&opa, y es idénti-
(AV) y el acortamiento axial producido (E,). La dife- ca a la primera etapa del ensayo CD. Completada la
rencia (a, - a, = Ao,) se denomina desviador, y re- consolidación, se cierra la válvula b de drenaje y de
presenta el doble de la tensión tangencial máxima en introducción de presión intersticial, y se comienza la
cada momento del ensayo. fase de corte imprimiendo un movimiento ascendente
En las pruebas triaxiales CD es habitual representar a la célula al mismo tiempo que se impide el despla-
las curvas (Aa;, E,) y (AV, E,) a lo largo del ensayo, de zamiento vertical de la probeta por medio del pistón.
forma similar a lo ya descrito para el ensayo de corte
directo. 1

En un ensayo completo se rompen tres probetas a) Aplicación de la presión de cámara (consolidación).


preparadas de la misma forma, aplicando a cada una
tensiones efectivas isótropas de consolidación cre-
cientes en la primera fase (por ejemplo, o, - u = [u=u0
= 100,200 y 300 kPa respectivamente). En cada en- 2. Se deja consolidar (AVAO]
sayo la rotura se alcanza con una tensión vertical
3. Finalmente se alcana "'
o, = oí diferente, mayor cuanto más elevada sea la
presión efectiva de cámara inicial. Por tanto, en un
diagrama (o', z) se podrán dibujar tres círculos de
Mohr en tensiones efectivas (Figura 2.53), lo cuál re-
sulta sencillo dado que:
- La tensión principal menor es igual a la presión
efectiva de consolidación de la primera fas$-;
(a, - u).
- El diámetro del círculo es el desviador en rotura
(01 - = A~lf.
Válvula cerrada
Así como en el ensayo de corte directo los puntos
,i> +

[
A

representativos de la rotura de cada muestra se encon- b) Aplicación de tensiones de corte.


traban alineados, en este caso ocurre algo semejante: l. Se cierra la vblvula b ' ' "
2. Se mantiene constante uc
bl+
(válvula c abierta) .':?S
3. Se aumentao, , y
4. Se mide ha,, Au,
En cada i n s t a n t d r !
ha3= O 1 S

a ~=;&U, -AU
Ao; = &, -Au = -Au
5O * Suelo contractanb '
-,
e 0 =. Suelo dilatante

Probeta I s .

Círculos de Mohr en rotura en ensayos CD (tensio-


nes efectivas).
Por otra @&a. ~2$.@@&t&?&&=

&
*l&
?*dos iM &meptb$ desci4tas sn:re'Baci$~.a
- W~eabíhhesinducidasLetr el'suelo sdtfifad8'fmr pE%
~eolm'dkicarga sin dfr%d&,l para el *eahbdel- en&?a
triaxidla~o6r'ep~i3sidn
intérsticiai en un suelo satIZ%

don& A es un p&mo qm d q m & &l tipo*& sue-


lo. Teniendo en cuenta que en la fase & a r t e la pre-
&2W de o h a m permanece comante (Aa, = O), la
e p m i 6 n anterior queda reducida a:

= 4r(A~l3

vas, se pueden determinar los parámetros


resistencia del suelo (e', #).

cho Cuadro se puede o~mprobarla relaci6n dirmh


TA DE LA PRESI~NINTERSTICIAL entre31 c w h m contractante o dilatante de un melo
& a M d o y la respuesta c k la pre$iBa btmtieiial
se ha descrito, en la fase de corte del ensayo &Q $X4 impi* s
l dremja*
si la muestra se encuentra saturada, como
en este ensayo, al impedir que el agua
a de la probeta el volumen de la misma
~
constante durante toda la fase de corte
r;

condiciones, si el suelo ensayado es con-


, es decir, tiende a reducir su volumen cuan- presien i a 6 m a de
somete a corte, dicha tendencia se verá refle- el aFanaj% &i1la'pro-
un aumento de la presión intersticial (Au > 0) b & s ~mw&&
x a dmn@~$a&ha
m a ~ m & de ~@n-

en de agua necesaria para la contrac-

2 M E C ~ J C DEL
A SUELO
Z
/
A+'
/
/
/
Círculos en tensiones Y

efectivas (el mismo para


las tres probetas) ///

// Probeta I

/
/
/

ulll
If

u:
u:'
,
4'
m Cír:írculosde Mohr en rotura en un ensayo UU (tensiones totales). I

En la Figura 2.55 se representan los tres círculos de zable por el suelo, llevado a rotura por corte en condi-
Mohr en rotura que se obtienen de las tres probetas ciones no drenadas a partir de su estado de tensiones
ensayadas. Están expresadas en tensiones totales (las efectivas inicial.
únicas que se miden) y muestran el mismo diámetro La utilidad de este ensayo radica en su rapidez y
(el mismo desviador en rotura); de hecho, si se des- sencillez. Obviamente no permite determinar los pa-
contara la presión intersticial en el momento de la ro- rámetras de resistencia al corte efectivos (e', &'), da-
tura de cada probeta, se obtendría un solo círculo en do que ni siquiera se mide la presión intersti~ialdu-
tensiones efectivas, el mismo para las tres muestras, rante el ensayo. Sin embargo, proporciona la máxima
que sería tangente a la envolvente de rotura defuida tensión tangencia1 disponible en el suelo para un esta-
por los parámetros efectiws (c', 4)del suelo ensayado, do inicial de tensiones efectivas, de manera que si se
Como se aprecia, los círculos en tensiones totales supone que las muestras extraídas son representativas
tienen como tangente común una línea horizontal. La del suelo in situ y que durante su obtención no se alte-
intersección de esta línea con el eje de ordenadas se ran las condiciones iniciales, la ejecución de este tipo
denomina «resistencia al corte sin drenaje* S,. Evi- de ensayo permite determinar de fmna aproximada la
dentemente S, coincíde con el radio de los cficulos, máxima tensión de corte disponible frente a procesos
tanto en tensiones totales como en efectivas, y por lo de carga en los que se puedan suponer condiciones sin
tanto representa la máxima tensión tangencia1 movili- drenaje.