You are on page 1of 3

Pedro Mártir Vermigli

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Pedro Mártir Vermigli

Grabado basado en una xilografía atribuida a Jos Murer (c. 1562)

Información personal

Nombre de
Piero Mariano Vermigli
nacimiento

Nombre nativo Pietro Martire Vermigli

Nacimiento 8 de septiembre de 1499jul.


Florencia, República de Florencia

Fallecimiento 12 de noviembre de 1562jul. (63 años)


Zúrich, Antigua Confederación Suiza

Lengua
italiano
materna
Religión Calvinismo

Orden religiosa Canónigos Regulares de Letrán

Familia

Cónyuge Catherine Dammartin (matr. 1545; fall. 1556)


Catarina Merenda (matr. 1559; viu. 1562)

Educación

Educado en  Universidad de Padua

Información profesional

Ocupación Teólogo, profesor universitario y escritor

Cargos
 Regius Professor of Divinity
ocupados

Empleador  Universidad de Oxford

[editar datos en Wikidata]

Pedro Mártir Vermiglia (Florencia, 8 de septiembre de 1499jul.-Zúrich, 12 de


noviembre de 1562jul.) fue un teólogo reformista italiano. Sus primeros trabajos como
reformador en la Italia católica y su decisión de huir hacia la Europa protestante del norte
motivaron a muchos correligionarios italianos a unirse a la causa protestante y escapar
también. En Inglaterra, influyó en la Reforma eduardiana y el oficio eucarístico del Libro de
Oración Común de 1552. Considerado una autoridad en la eucaristía de las Iglesias
reformadas, participó en controversias sobre el tema con la publicación de
varios tratados. Loci communes (1562), compilación de extractos de sus comentarios
bíblicos organizados por temas de teología sistemática, se convirtió en un libro de texto
estándar para la enseñanza teológica reformada.
Nacido en Florencia, ingresó a una orden religiosa y ocupó cargos influyentes
como abad y prior. Se puso en contacto con los líderes del movimiento italiano
del evangelismo católico (llamados spirituali) y comenzó a leer obras de teólogos
protestantes como Martín Bucero y Ulrico Zuinglio. Al estudiar sus publicaciones, la Biblia y
los «padres de la Iglesia», coincidió con las creencias protestantes sobre la salvación y la
eucaristía. Para satisfacer su conciencia y evitar la persecución de la Inquisición romana,
huyó de Italia hacia la Europa protestante del norte. Llegó a Estrasburgo, donde enseñó
con la recomendación de Bucero sobre el Antiguo Testamento bíblico. El reformador
inglés Thomas Cranmer le invitó a tomar un cargo importante (Regius Professor of Divinity)
en la Universidad de Oxford, donde continuó enseñando sobre la Biblia. También defendió
sus creencias eucarísticas ante los defensores católicos de la transubstanciación en un
debate público. Vermigli se vio obligado a abandonar Inglaterra cuando ascendió al trono
la católica María I. Como «exiliado mariano», regresó a Estrasburgo y a su antiguo puesto
de docente. Sus creencias sobre la eucaristía y la predestinación chocaron con las de los
principales luteranos en Estrasburgo, por lo que se trasladó a la reformada Zúrich, donde
enseñó hasta su muerte en 1562.
Su contribución teológica más conocida fue la defensa de la doctrina reformista de la
eucaristía ante los católicos y luteranos. Al contrario de la doctrina católica de la
transubstanciación, Vermigli no creía que pan y vino se convertían en cuerpo y sangre
de Cristo, respectivamente. También discrepaba con la visión luterana de que el cuerpo de
Cristo es ubicuo y está presente físicamente en la eucaristía. En cambio, enseñaba que
Cristo permanece en el cielo, si bien es ofrecido a quienes participan de la eucaristía y es
recibido por los creyentes.
Desarrolló una doctrina de la doble predestinación, independientemente de la de Juan
Calvino. Su interpretación era que la voluntad de Dios determina tanto la condenación
como la salvación. La creencia de Vermigli es similar, pero no idéntica, a la de Calvino. Su
teología política influyó en el reglamento religioso de la reina Isabel I y proporcionó una
justificación teológica para la supremacía real, doctrina en la que el monarca de un
territorio, con mayor poder que cualquier autoridad eclesiástica, gobierna la Iglesia.