You are on page 1of 6

EL NO APAGARÁ EL PABILO QUE HUMEA NI

QUEBRERA LA CAÑA CASCADA


Al
“Sabiendo esto Jesús, se apartó de allí; y le siguió mucha
gente, y sanaba a todos, y les encargaba rigurosamente que
no le descubriesen; para que se cumpliese lo dicho por el
profeta Isaías, cuando dijo: He aquí mi siervo, a quien he
escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi
Espíritu sobre él, Y a los gentiles anunciará juicio. No
contenderá, ni voceará, Ni nadie oirá en las calles su voz. La
caña cascada no quebrará, Y el pábilo que humea no
apagará, Hasta que saque a victoria el juicio. Y en su nombre
esperarán los gentiles.”
S. Mateo 12:15-21 RVR1960
https://www.bible.com/149/mat.12.15-21.rvr1960

“He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi


alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él
traerá justicia a las naciones. No gritará, ni alzará su voz, ni la
hará oír en las calles. No quebrará la caña cascada, ni
apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá
justicia. No se cansará ni desmayará, hasta que establezca
en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley.”
Isaías 42:1-4

¿Qué significado tiene para la iglesia la siguiente descripción


que Isaías hace del Mesías?
«no quebrará la caña cascada, no apagará el pabilo que
humeare…».

El carácter y ministerio de Cristo es manifestado por el


profeta Isaías en su capítulo 42 y versículo 3: «No quebrará
la caña cascada, no apagará el pabilo que humeare…»
Mateo describe en su evangelio el cumplimiento de ésta
profesía. ¿Qué significado puede tener este texto para la
Iglesia?

1-La caña mencionada crece abundantemente en las


orillas de los ríos de Israel.
Se usaba para elaborar flautas y era una tarea delicada ya
que al ahuecarla se podía magullar fácilmente.
Si se dañaba no servía como instrumento musical y entonces
se quebraba y se tiraba al río.
De todos modos había muchas más cañas que se podían
usar.

Las personas son, a menudo, «cañas» dañadas, con


cicatrices en sus vidas que las han doblegado y herido.

. Él se especializa en enderezar las cañas heridas,


ayudándolas a ponerse firmes bajo su paciente y amoroso
cuidado.
“El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus
discípulos. Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He
aquí el Cordero de Dios.

Y volviéndose Jesús, y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué


buscáis? Ellos le dijeron: Rabí (que traducido es, Maestro),
¿dónde moras? Les dijo: Venid y ved. Fueron, y vieron donde
moraba, y se quedaron con él aquel día; porque era como la
hora décima. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de
los dos que habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús.
Éste halló primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos
hallado al Mesías (que traducido es, el Cristo). Y le trajo a
Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás;
tú serás llamado Cefas (que quiere decir, Pedro ).”
S.Juan 1:35-36, 38-42 RVR1960
https://www.bible.com/149/jhn.1.35-36,38-42.rvr196

El apóstol Pedro era una «caña cascada»cuando negó al


Señor.

¿Cómo podía ese hombre luego llegar a ser un líder


reconocido en la iglesia primitiva? La respuesta está en el
ministerio del Señor que cuidadosamente restauró a Pedro y
le dijo: «Apacienta mis ovejas».

. El proceso para convertirse en roca.


, como Pedro lo negó tres veces, Jesús le hizo confesar tres
veces que lo amaba, y le ancargó sus ovejas.

Esto significa que el amor y la gracia del Señor es eterno. El


amor y al gracia le hace cambiar a las personas.
No así los juicios, las crit́ icas, el puño, o los castigos. Miren a
los que estan􏰀 en las cárceles.

Comete una y mil veces los delitos. Los castigos de la cárcel


no los cambian.

Pero el más malvado que se encuentra con Jesús y


experimenta su amor y su gracia se convierte de una caña a
una roca.
Simon Pedro

El recibió la revelación de Quién era Jesus :


“Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a
sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el
Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros,
Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. Él les dijo:
Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón
Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón,
hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi
Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú
eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las
puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré
las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la
tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la
tierra será desatado en los cielos. Entonces mandó a sus
discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.”
S. Mateo 16:13-20 RVR1960

https://www.bible.com/149/mat.16.13-20.rvr1960

2-En los tiempos bíblicos los hogares israelitas se


iluminaban con pequeñas lámparas de aceite.
Un pabilo o mecha de fibras de lino flotaba en el aceite y
daba luz a la casa. Ese pabilo con el tiempo, se carbonizaba
soltando un olor nauseabundo y debilitando la luz de la
lámpara, por tanto, se necesitaba una limpieza periódica y un
arreglo del pabilo para que la lámpara continuara
alumbrando.

El pabilo humeante sirve para ilustrar a la persona cuyo


testimonio se ha vuelto ineficaz
. El Siervo de quien Isaías dice que no apagará el pabilo
humeante sino que lo restaurará para que continúe brillando
No olvidemos que Jesucristo restauraba esas cañas
magulladas y las convertía en instrumentos musicales que
tocaban su canción de gracia.
Él tocaba los residuos humeantes de la vida y los
transformaba en los medios a través de los cuales sería la luz
del mundo.
Entonces, ¿por qué nosotros no hacemos lo mismo? ¿Es que
acaso se nos olvida de dónde nos sacó Dios?

La caña cascada, la mecha humeante, representan toda


clase de miserias, dolencias y penalidades a que está sujeta
la humanidad.

No terminará de romper la caña ya cascada; al contrario, se


inclina sobre ella, la endereza con sumo cuidado y le da la
fortaleza y la vida que le faltan.

Tampoco apagará la mecha de una lámpara que parece que


se extingue, sino que empleará todos los medios para que
vuelva a iluminar con luz clara y radiante. Ésta es la actitud
de Jesús ante los hombres.