You are on page 1of 797

FLUJOS Y REFLUJOS

PROYECCIÓN DE UN SIGLO DE
DERECHO LABORAL COLECTIVO
COLOMBIANO
MARCEL SILVA ROMERO

FLUJOS Y REFLUJOS
PROYECCIÓN DE UN SIGLO DE
DERECHO LABORAL COLECTIVO
COLOMBIANO

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA


Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales
a:
Isaias !
Carmen Rosa
Valeria
CONTENIDO

PRESENTACION ........................................................................... 29
INTRODUCCION A LA TERCERA EDICION .................... 33
INTRODUCCION A LA PRIMERA EDICION ..................... 35
INTERVENCIÓN EN EL DÍA DEL LANZAMIENTO...... 41
CAPÍTULO I
PERÍODO 1900-1930
1o. Los inicios ......................................................................................................47
2o. El precursor del derecho laboral colombiano ..........................................48
3o. La primera norma sobre huelgas ................................................................50
4o. Hacia un socialismo revolucionario ...........................................................52
5o. Los controles legales ....................................................................................53
6o. Perseguida la lucha reivindicativa, la insurreccional
se muestra como la alternativa ...................................................................55
7o. La Confederación Obrera Nacional «CON» ............................................57
8o. La política de tierra arrasada .......................................................................58
9o. La huelga de las bananeras ..........................................................................59
10o. El desprestigio popular del gobierno .......................................................62
11o. La fallida insurrección de julio de 1929 ...................................................62
12o. El partido liberal, la nueva alternativa .....................................................63
13o. Conclusiones sobre la tercera década. .....................................................64
CAPÍTULO II
PERÍODO 1930-1945
14o. La transición hacia el liberalismo..............................................................67
15o. La ley 83 de 1931 un proyecto suprapartidista .......................................68
16o. El reconocimiento de personerías jurídica
y la reificación de los sindicatos. ..............................................................69
17o. Características de la ley 83 de 1931 ..........................................................71

7
MARCEL SILVA ROMERO

I. Clasificación ......................................................................................71
II. Control del Estado ..........................................................................73
III. Prohibiciones que impedirán el nacimiento
de un sindicalismo autónomo ........................................................73
IV. Limitaciones por la composición ...................................................74
V. Funciones detalladas y espacios en blanco ...................................74
18o. Diversas explicaciones de la ley ................................................................74
19o. El sector liberal lopista centraliza el sindicalismo ..................................76
20o. Se organizan los sindicatos bajo los parámetros legales ........................79
21o. La reforma constitucional de 1936 ..........................................................80
22o. La Confederación se convierte en el
Ministerio de Trabajo de López. ..............................................................83
23o. La negociación por rama de industria a través de FEDENAL
y Ferrovías fue el jalonamiento de la acción laboral .............................84
24o. Se estructura el sindicalismo político .......................................................86
25o. La derecha colombiana. ...........................................................................87
26o. El decreto 2350 ...........................................................................................89
27o. Características centrales del decreto 2350 de 1944 ................................90
I. Es un decreto más de actualización que de modernización
de la normatividad laboral ..............................................................90
II. Preferencia por el sindicato de empresa .......................................92
III. Empieza la división de los sindicatos
por el vínculo laboral .......................................................................93
28o. Opiniones sobre el decreto 2350 ..............................................................96
29o. El estatuto laboral .......................................................................................97
30o. Características principales de la parte
colectiva de la ley 6 de 1945 .....................................................................98

8
FLUJOS Y REFLUJOS

I. Avanza en la autonomía sindical ....................................................98


II. Gira alrededor la noción de empresa ............................................99
III. Preferencia por los sindicatos de empresa ................................ 101
IV. Una forma espinosa de financiación sindical ............................ 102
V. Extensión de las convenciones colectivas de trabajo ............... 103
VI. Se consolida el fuero sindical ...................................................... 104
VII. Continúa la historia legislativa de prohibir la huelga
a quienes precisamente la están practicando ............................. 104
VIII.Delimita claramente las instituciones centrales ....................... 104
31o. Un esfuerzo legislativo laboral ............................................................... 104
32o. Un reconocimiento necesario. ............................................................... 105
CAPÍTULO III
PERÍODO 1945-1958
33o. Características centrales del período ..................................................... 107
34o. La derechización del país contra los sindicatos ................................... 109
35o. La frustración del lopismo ..................................................................... 110
36o. Las contradicciones del caudillo ............................................................ 111
37o. La izquierda huérfana .............................................................................. 111
38o. La gran ofensiva de los patronos ........................................................... 112
39o. Las consecuencias de los errores estructurales .................................... 113
40o. Creación de la Unión de Trabajadores de Colombia .......................... 113
41o. El control estatal total sobre los sindicatos.......................................... 117
I. El Estado interviene ..................................................................... 117
II. Un mundo de prohibiciones ....................................................... 118
III. Una escala de sanciones ............................................................... 118
42o. Inconstitucionalidad del decreto 2313 de 1946 ................................... 119
9
MARCEL SILVA ROMERO

43o. Un concepto sobre el decreto 2313 de 1946 ....................................... 119


44o. La alambrada de garantías hostiles
también para los sindicatos .................................................................... 120
45o. La represión toma vuelo con los «pájaros» y con decretos ................ 120
46o. El paro de mayo de 1947 ........................................................................ 121
47o. Una fuerza sin cohesión ni organización ............................................. 122
48o. Gaitán frente al sindicalismo en la coyuntura ...................................... 123
49o. El Código Procesal Laboral ................................................................... 126
50o. El Convenio 87 de 1948 de la O.I.T. .................................................... 126
51o. La censura total ........................................................................................ 127
52o. Una aplicación peculiar de los convenios de la O.I.T.
sobre libertad sindical ............................................................................. 129
53o. Las características más sobresalientes del Código Sustantivo
del Trabajo en la parte colectiva son: .................................................... 129
I. Destierra de la legislación colombiana cualquier referencia
o permisividad de la lucha de clases y de la confrontación
de intereses .................................................................................... 129
II. Inicia la dispersión de los estatutos laborales............................ 130
III. Reduce la actividad sindical a la negociación-contratación
y asesoría disciplinaria .................................................................. 131
IV. Se perfeccionan las prohibiciones a los sindicatos ................... 131
V. Se refuerza la noción de empresa ............................................... 132
VI. Se consagra definitivamente la intervención del Estado
en todas las actividades del sindicato ......................................... 133
VII. Eliminación absoluta de la autonomía sindical ......................... 134
VIII.La derrota del movimiento social se refleja
en la restricción al fuero sindical ................................................ 134

10
FLUJOS Y REFLUJOS

IX. Recopila toda la normatividad represiva sobre trámite


de conflictos colectivos ................................................................ 135
X. Mantiene la prohibición de paralelismo a nivel
de sindicatos de primer grado y disminuye las
posibilidades de las federaciones ................................................ 135
XI. Le da a la denuncia el efecto de terminar
la convención colectiva al vencimiento de su plazo ................. 136
54o. Una sola opinión sobre el Código Sustantivo del Trabajo................. 137
55o. Unidad de convención ............................................................................ 138
56o. El grado máximo de concentración del poder en manos
de la cúpula conservadora .................................................................... 138
57o. La inmovilidad sindical, obligatoria
en los estatutos de cada sindicato ......................................................... 139
58o. El golpe de «opinión».............................................................................. 140
59o. El derecho laboral colectivo llega a su más mínima expresión ......... 142
60o. La C.N.T. ................................................................................................... 143
61o. Los planes de continuidad ...................................................................... 145
62o. Se derrumba el gobierno militar ............................................................ 147
CAPÍTULO IV
PERÍODO 1958-1987
63o. Características básicas de este período ................................................. 151
64o. El plebiscito .............................................................................................. 153
65o. Se inicia un flujo del movimiento sindical ........................................... 153
66o. Una lucha por la negociación por rama industrial .............................. 154
67o. Expulsión de los comunistas de la C.T.C. ............................................ 155
68o. El sindicalismo independiente ............................................................... 156
69o. Plan Laso (Latin American Security Operation) ................................. 156
70o. Las FARC ................................................................................................. 156
11
MARCEL SILVA ROMERO

71o. Se acrecienta la agitación ........................................................................ 157


72o. El más alto hito legislativo laboral ........................................................ 158
73o. Características centrales del decreto 2351 de 1965 ............................. 160
I. Principio de estabilidad ................................................................ 160
II. Se pierde la estructura legislativa de preferencia
total a los sindicatos de empresa, pero no viabiliza
la operatividad de los de industria .............................................. 161
III. Igualdad sindical en cuanto a representatividad ....................... 161
IV. Continuación de la regulación exclusiva del procedimiento de
negociación para el sindicato de base (empresa) ...................... 161
V. Protección al derecho de negociación. ...................................... 162
VI. Establece una causal de huelga justa .......................................... 162
VII. Se viabilizan los tribunales de arbitramento .............................. 162
74o. Opiniones sobre el decreto 2351 de 1965. ........................................... 163
75o. La oposición a los tribunales de arbitramento por
parte de los industriales es acogida por la jurisprudencia ................ 163
76o. El reflujo sindical desde 1966 ................................................................ 164
77o. Efectos políticos inmediatos del decreto 2351 de 1965 ..................... 165
78o. El abandono de las organizaciones populares de la ciudad ............... 165
79o. Camilo toma un lugar en la historia ...................................................... 166
80o. El surgimiento de la ANAPO ................................................................ 167
81o. El decreto 939 reinicia la carrera
para la restricción legal de la huelga ..................................................... 168
82o. Una posición de la Corte impulsa
el sindicalismo en el sector oficial. ........................................................ 168
83º La contrarreforma laboral por vía jurisprudencial. .............................. 169
84o. Creación jurídica de los contrapliegos .................................................. 171

12
FLUJOS Y REFLUJOS

85o. Las preocupaciones de Lleras en lo laboral ......................................... 172


86o. La reforma administrativa de 1968 ....................................................... 172
87o. La ley 48 de 1968 ..................................................................................... 173
88o. La nueva figura de titularidad parcial del conflicto ............................. 173
89o. Una fórmula original para hacer atractivos los tribunales .................. 174
90o. Nuevamente se cierra la opción arbitral ............................................... 175
91o. Los derechos convencionales condenados
como obligaciones irredimibles ............................................................. 175
92o. La lucha contra los tribunales de
arbitramento se eleva a principio .......................................................... 177
93o. La aguda politización sindical ................................................................ 177
94o. Un paso organizativo atrás. .................................................................... 182
95o. La Corte en el punto mínimo en la negociación ................................. 183
96o. La Corte empuja a los trabajadores hacia la izquierda radical. .......... 184
97o. El régimen endurece su posición frente al derecho sindical ............. 185
98o. El sistema nacional de salud. ................................................................. 186
99o. Un gran esfuerzo para la negociación por rama ................................. 188
100o. Todos los sectores sindicales se radicalizan
sobre sus posiciones originales .......................................................... 188
101o. Aprobación de los convenios sobre libertad sindical ....................... 189
102o. El paro del 14 de septiembre de 1977 ................................................ 191
103o. El decreto 1469 de 1978. ...................................................................... 192
104o. Un asunto de formación ...................................................................... 193
105o. Se inicia la aplicación de las tesis monistas ........................................ 194
106o. Los primeros pasos del neoliberalismo .............................................. 195
107o. En un período de excesiva represión la autonomía
sindical llega a un nivel muy bajo ........................................................ 195
13
MARCEL SILVA ROMERO

108o. El debilitamiento de los estancos sindicales ...................................... 196


109o. La prolongación de los conflictos ....................................................... 200
110o. El gobierno de Betancur, un trato distinto en materia sindical ...... 202
111o. Un viraje de la jurisprudencia .............................................................. 202
112o. La confusión jurisprudencial y el nuevo
concepto de denuncias parciales .......................................................... 204
113o. Algunas fallas en los procedimientos legales de negociación .......... 205
114o. La ley 39 de 1985 una ley de avanzada ............................................... 207
I. Reduce todos los términos legales de negociación .................. 208
II. Elimina la etapa de conciliación y
establece la de mediación ............................................................. 208
III. Suprime la orden a los trabajadores
de abandonar el sitio de labor .................................................... 208
IV. Radica en los «trabajadores directamente
comprometidos en el conflicto» la votación
de huelga o tribunal de arbitramento ......................................... 208
115o. Las reacciones frente a la ley 39 de 1985 .......................................... 208
116o. El decreto 477 de 1986 ......................................................................... 210
117o. Los sindicatos mixtos ............................................................................ 211
118o. La muerte y la barbarie. La coca .......................................................... 215
119o. El sindicalismo colombiano dentro de
las tendencias mundiales de unidad. .................................................... 217
120o. Sobre la densidad sindical .................................................................... 219
121o. LA C.U.T. ................................................................................................ 220
122o. La CTDC ................................................................................................ 222
CAPÍTULO V
PERÍODO A PARTIR DE 1987
123o. La primera masacre sindical en aras de la descentralización ........... 223
14
FLUJOS Y REFLUJOS

124o. Auge de los paros cívicos ..................................................................... 226


125o. Pasos hacia la centralización de las reivindicaciones ........................ 227
126o. El avance del neoliberalismo ............................................................... 227
127o. Las propuestas laborales de los neoliberales en 1990 ....................... 229
I. Propuestas frente a los trabajadores privados ........................... 229
a) Desajustes entre la realidad y los propósitos de
las normas laborales existentes. .................................................. 229
b) El contrato de trabajo se ha convertido en
una sucesión interminable de sorpresas para el empleador
quien no sabe a cuánto ascienden los costos. ........................... 230
c) La legislación es desueta .............................................................. 230
d) El propósito del proyecto. ........................................................... 230
e) Propuestas en lo individual. ......................................................... 230
f) En materia de derecho laboral colectivo. .................................. 231
II. Propuestas y realizaciones frente a los trabajadores públicos. 233
128o. Análisis de la ley 50 de 1990 en derecho colectivo ........................... 233
I. Su esencia y su vocación política es el totalitarismo ................ 233
a) Por su filosofía. ............................................................................. 233
b) Por sus efectos reales. ................................................................... 235
II. La flexibilización de la ley 50 hace impracticable
el derecho de negociación ........................................................... 236
III. En sí misma lleva el germen de la negación de sus objetivos. 237
IV. Permite y prohíja el desconocimiento de
la dignidad humana de los trabajadores .................................... 240
a) La época de los amos y siervos, con los prepotentes e
inhumanos capataces, ha regresado. .............................................. 240
b) La sensación de inutilidad. .............................................................. 242

15
MARCEL SILVA ROMERO

V. La ley 50 burla los convenios de la O.I.T. .................................... 242


VI. Una reforma en una definición para regresar a 1945 ................ 244
VII. Obstaculiza los sindicatos de industria ...................................... 245
VIII. Legaliza los sindicatos mixtos .................................................... 247
IX. Agiliza los términos del trámite del conflicto ............................. 248
129o. La constituyente reflejó la realidad de las fuerzas del país,
salvo las que continuaron con las armas............................................ 248
130o. Las consecuencias de la indiferencia del pueblo frente
a las instituciones y sus reformas ........................................................ 249
131o. Los propósitos de Gaviria al impulsar
la convocatoria de la Constituyente. ................................................ 250
132o. Una Constitución tan contradictoria como el país. .......................... 255
133o. Las contradicciones sobre los tratados internacionales .................. 256
I. Negación del pacta sunt servanda. ................................................ 256
II. Respeto parcial del pacta sunt servanda. ..................................... 257
III. Aplicación prevalente de algunos tratados. ................................. 258
IV. Más allá del pacta sunt servanda. .................................................. 258
134o. Dos concepciones de la sociedad que generan
tratamiento distinto al trabajo. ............................................................. 259
I. Tesis de dictadura. ............................................................................ 259
a) De derecha ....................................................................................... 260
b) De izquierda. ..................................................................................... 261
II. Tesis del conflicto ........................................................................... 262
135º. Tres visiones y tendencias distintas y opuestas
sobre el derecho laboral se incorporan en la Constitución. ........... 264
I. Teoría del conflicto ....................................................................... 264
II. Solidarismo .................................................................................... 264
16
FLUJOS Y REFLUJOS

III. La teoría de la concertación. ....................................................... 265


136o. El interés general lo constituyen los intereses particulares. ............. 266
137o. Administrativización versus laboralización. ....................................... 268
138o. La modernización del Estado aplasta el derecho social ................... 269
139o. Servicio público esencial ...................................................................... 270
140o. Derechos adquiridos y simples expectativas
versus condición más beneficiosa. .................................................... 273
141o. El derecho laboral adquirió mayoría de edad
constitucional que no ha podido ejercer. ....................................... 274
142o. La parte económica nulifica
las garantías al derecho de asociación ................................................ 275
143o. La CGTD culmen del otro proceso de unidad ................................. 276
144o. Los ecos prácticos de la Constitución ................................................ 276
145o. Una temporal variación jurisprudencial ............................................. 277
146o. La liquidación de la Empresa Puertos de Colombia.
Se inicia la feria de los recursos del Estado. ...................................... 278
I. Una privatización sin dolientes. .................................................. 279
II. Neutralizada la oposición sindical. ............................................. 281
III. Anular arbitrariamente las garantías acordadas
en convención colectiva. .............................................................. 283
IV La protección constitucional al derecho de negociación. ....... 284
147o. El juego sucio gubernamental limpia
el camino de obstáculos a la privatización de
las empresas del Estado y destrucción de los sindicatos. .................. 286
148o. La seguridad social es el gran negocio
capitalista regulado en la ley 100. ......................................................... 289
I. Prohibir en convenciones colectivas
pactar condiciones de trabajo relacionadas
con la seguridad social era la propuesta inicial. ........................ 290
17
MARCEL SILVA ROMERO

II. La eliminación de las cláusulas convencionales


no la podía hacer el legislador de 1993. ..................................... 291
III. La insistencia neoliberal en arrasar
los derechos convencionales en la seguridad social. ................ 291
IV. El Consejo de Estado ordena el respeto a
los mecanismos tradicionales de la negociación colectiva. ..... 292
V. La mayoría de la Corte Suprema de Justicia hace
realidad el propósito inicial del gobierno de arrasar con
las cláusulas convencionales de seguridad social. ..................... 294
149o. Los trabajadores sí corren con los riesgos y pérdidas de la empresa
sin haber participado en su administración y manejo. ..................... 295
150o. La elección directa da nuevos rumbos a la CUT .............................. 303
151o. Pactos sociales ........................................................................................ 305
152o. La inestabilidad de la jurisprudencia de la Corte
Constitucional sobre la libertad sindical. .......................................... 307
153o. La ley 200: los sindicatos de trabajadores oficiales
pierden una de las dos funciones que
tradicionalmente la ley les ha otorgado .............................................. 308
I. Totalitaria ....................................................................................... 309
II. Amplía las causales de despido ................................................... 309
III. Crea un procedimiento excluyente ............................................. 309
IV. Desplaza a los sindicatos ............................................................. 309
V. Dirime la colisión entre la ley y la convención
con enfoque administrativista ..................................................... 310
VI. Desconoce la prevalencia de los tratados
sobre derechos humanos ............................................................. 310
154o. La Corte Suprema de Justicia regresa a 1967 .................................... 312
I. En el conflicto de leyes entre una norma del trabajo
y cualesquiera otra, prefieren las segundas, en contravía
de una de las bases centrales del derecho laboral colombiano 312
18
FLUJOS Y REFLUJOS

II. El principio de la congruencia es el segundo


que cae en esta nueva etapa. ........................................................ 312
III. En Colombia no existe jurídicamente el contrapliego. ............ 313
IV. Cambio total de reglas................................................................. 314
155o. La concertación en desuso pese a su consagración legal. ................ 316
156o. Negación de la negociación para quienes prestan
sus servicios al Estado. ......................................................................... 318
I. Utilización de la clasificación como
empleados públicos para extraer amplios
sectores a los derechos colectivos. .............................................. 318

II. El método más eficaz. Negar el derecho de asociación .......... 321


III. Todas las Altas Cortes concurrieron a restringir la
clasificación como trabajadores oficiales para impedir
el ejercicio de los derechos colectivos de la inmensa
mayoría de trabajadores públicos............................................... 322
a) Corte Constitucional. ................................................................... 322
b) Corte Suprema de Justicia ........................................................... 323
c) Consejo de Estado ........................................................................ 324
IV. El Convenio 151 de 1978 como
parte de la legislación interna. ..................................................... 324
V El desconocimiento del Convenio. ........................................... 326
a) Corte Constitucional .................................................................... 326
b) Corte Suprema de Justicia. .......................................................... 327
c) Consejo de Estado. ....................................................................... 328
VI. Cinco posiciones actuales sobre la negociación
de los empleados públicos colombianos. ................................. 328
VII. El campo de aplicación total del Convenio 151
es una discusión pendiente. ......................................................... 330

19
MARCEL SILVA ROMERO

157o. El desarrollo del principio de la igualdad. .......................................... 331


158o. La discusión sobre la naturaleza de
la ley aprobatoria de los convenios ..................................................... 335
159o. Las antinomias de la Constitución
se trasladan a las decisiones de la Corte Constitucional. ................. 336
I. Fallos de tutela .............................................................................. 336
a) Principio de la igualdad y no discriminación
a los sindicalizados ........................................................................ 336
b) Fuero sindical de los empleados públicos. ................................ 337
c) Respeto a la dignidad del trabajador .......................................... 337
II. Sentencias de inconstitucionalidad ............................................. 339
a) Colisión entre la ley y las convenciones colectivas de trabajo. 339
b) Las restricciones al derecho de huelga. ...................................... 341
c) Políticas de gran clientelismo vs. derecho de asociación. ....... 345
160o. Los avances en medio de la cultura antisindical ................................ 346
161o La compra de empresas por parte de
los trabajadores. Empaques del Cauca. .............................................. 346
162o. El Convenio 154 sobre fomento de la negociación. ........................ 350
I. Presiones internacionales. ............................................................ 350
II. El Convenio se acata pero no se cumple. .................................. 350
III Los convenios no autoejecutables o promocionales
no significa que no sean obligatorios de conformidad
con el artiículo 53 de la Constitución. ....................................... 351
IV. Cláusulas del Convenio que incorporadas a nuestra
legislación derogan disposiciones anteriores ............................. 353
163o. El asalto de las cooperativas de trabajo asociado
a los territorios del derecho del trabajo. ............................................. 355

20
FLUJOS Y REFLUJOS

I. Principios y desarrollo del cooperativismo................................ 355


II. El legislador crea las condiciones y promociona la terceriza
ción laboral de las cooperativas de trabajo asociado. .............. 356
III. La cooperativa como núcleo del Estado comunitario. ............ 360
IV. Reacción del derecho laboral para la protección de
los trabajadores asociados en cooperativas. .............................. 362
V. Un pronunciamiento que regresa las prácticas de
las cooperativas a su cauce filosófico. ........................................ 366
VI. El gobierno neoliberal definitivamente no puede reglamentar
nada que impida los abusos de las cooperativas. ...................... 367
VII. No se puede confundir el contrato colectivo de trabajo
(contrato sindical) con el trabajo realizado fraudulentamente
por las cooperativas de trabajo asociado.................................... 369
VIII. Conclusiones. ............................................................................... 370
164º. La ley 584 o ley de la libertad sindical. ................................................ 371
165o. En el 2004 la burla del gobierno es tanto a
los Convenios como a la ley 584. ........................................................ 374
I. Los precedentes internacionales ................................................. 374
II. El propósito del legislador. .......................................................... 375
III. La rebeldía ministerial es también contra la ley. ....................... 376
IV. La necesidad de la libertad de redactar
libremente los estatutos. ............................................................... 376
V. Se inicia la reacción contra la burla a la ley. ............................... 378
166o. De la homologación laboral a la anulación civil. ............................... 378
167o. El Congreso de la Confederación General del Trabajo ................... 383
CAPITULO VI
APRECIACIONES DE PRINCIPIO DE SIGLO
168o. La violencia actual. ................................................................................ 385

21
MARCEL SILVA ROMERO

169o.La Sala Laboral de la Corte Suprema un paso atrás en


los avances constitucionales y sociales. ............................................... 386
I. La nocividad de la solución de los conflictos
de intereses por los jueces. ........................................................... 386
II. Las profundas variaciones jurisprudenciales en
la solución de los conflictos de intereses en Colombia. .......... 387
a) Inestabilidad jurisprudencial sobre la integración
de los conflictos colectivos de intereses. ................................... 389
b) Contradicciones sobre la creación de nuevas
prestaciones en laudos arbitrales. ................................................ 391
c) Indecisiones sobre los extremos temporales del laudo. ........... 391
III. En los derechos individuales ....................................................... 393
IV. Conclusión. .................................................................................... 394
170o. Frenado el proceso de internacionalización
del derecho laboral colombiano. ......................................................... 395
I. Dos derechos laborales enfrentados. ......................................... 395
II. El bloque de constitucionalidad. ................................................ 396
III. Las resistencias del ‘viejo’ derecho en la Corte Suprema. ....... 497
IV. Las vacilaciones y retrocesos de la Corte Constitucional
en situaciones de apremio nacional. ........................................... 400
171o. La huelga prohibida la huelga combativa.......................................... 402
I. No hay derecho laboral, ni seguridad social,
sin el recurso de la huelga. ........................................................... 403
II. La no garantía del derecho de huelga en algunas
actividades fue traducida a prohibición. .................................... 405
III. Los requisitos legales y reglamentarios previos
y coetáneos a la huelga impiden su realización ......................... 407
172o Obstáculos y perspectivas del derecho de
negociación colectiva. ........................................................................... 411

22
FLUJOS Y REFLUJOS

I. El Convenio 154 salva la discusión entre negociación


y contratación. .............................................................................. 411
II. Las convenciones colectivas no tienen la naturaleza
de contratos colectivos. ................................................................ 412
III. Restricciones a las materias de negociación que se
le vienen imponiendo a los sindicatos. ....................................... 414
IV. Obstáculos a la negociación por rama de
actividad económica. .................................................................... 416
V. La juridicidad de la negociación de los sindicatos de
industria o por rama de actividad económica. .......................... 416
a) Las normas sobre trámite de negociación de pliegos de
peticiones son supletorias y no imperativas. ............................. 417
b) El derecho sustantivo es suscribir una sola convención
colectiva con varios empleadores. .............................................. 418
c) Toda norma debe producir un efecto ........................................ 418
d) Deben respetarse los convenios de la O. I. T. sobre
negociación por rama. .................................................................. 418
e) Las normas sobre extensión de las convenciones
serían inanes si no se admitiera la negociación por
rama de industria. .......................................................................... 420
173o. No se puede hablar de crisis sindical sino de la democracia. .......... 420
174o. La libertad sindical única alternativa. .................................................. 422
175o. Las finanzas. ........................................................................................... 423
176o. Un diagnóstico definitivo ..................................................................... 425
177o. La participación en política. ................................................................. 426
I. Relaciones históricas entre partidos y sindicatos: .................... 426
a) El sindicato como correa de
transmisión de los partidos políticos .......................................... .426
b) El sindicato creador y sustento del partido político. ................ 427

23
MARCEL SILVA ROMERO

c) La relación mutua entre sindicatos y partido político. ............. 427


d) El neutralismo. .............................................................................. 427
e) Los sindicatos asumen tareas políticas y participan
en frentes con los partidos políticos cuando estos
pueden funcionar. ......................................................................... 427
II. La situación colombiana. ............................................................. 429
III.¿La izquierda, una derecha sin poder? .......................................... 432
178o. La difícil relación entre intereses de los sindicatos
e intereses de la comunidad. La órbita de cada uno
y su integración. ..................................................................................... 435
179o. Nadando contra la corriente. ............................................................... 437
ANEXOS ......................................................................................................... 443
1. Constitución de la Organización Internacional del Trabajo O.I.T. .... 445
2. Declaración relativa a los fines y objetivos de la Organización
Internacional del Trabajo. ......................................................................... 465
3. Decreto ejecutivo 002 de 1918. ............................................................... 468
4. Ley 78 de 1919. Sobre huelgas. ................................................................ 471
5. Ley 21 de 1920. Sobre conciliación y arbitraje en los conflictos colectivos
del trabajo, que adiciona la Ley 78 de 1919 sobre huelgas. ........................ 475
6. Proyecto de Ley. Sobre sindicatos. .......................................................... 481
7. Ley 83 de 1931. Sobre sindicatos. ........................................................... 487
8. Decreto número 2350 de 1944. Por el cual se dictan algunas disposiciones
sobre convenciones de trabajo, asociaciones profesionales, conflictos colecti-
vos y jurisdicción especial del trabajo. ........................................................... 493
9. Ley 6a. de 1945. Por la cual se dictan algunas disposiciones sobre conven-
ciones de trabajo, asociaciones profesionales, conflictos colectivos y jurisdic-
ción especial del trabajo. ................................................................................. 509
10. Decreto número 2313 de 1946. Sobre sindicatos. ................................ 519

24
FLUJOS Y REFLUJOS

11. Decreto número 1815 de 1948. Sobre permisos


para reuniones sindicales. ......................................................................... 541
12. Decreto número 2158 de 1948. Sobre los procedimientos en los juicios del
trabajo. ............................................................................................................... 545
13. Decreto número 2283 de 1948. Por el cual se dictan normas sobre con-
venciones colectivas de condiciones de trabajo. .......................................... 553
14. Decreto número 2875 de 1949. Sobre sindicatos. ................................ 555
15. Decretos números 2663 y 3743 de 1950. Sobre Código Sustantivo
del Trabajo. ................................................................................................. 555
16. Decreto número 904 de 1951. Por el cual se dicta una disposición sobre
convenciones colectivas de trabajo. ............................................................... 597
17. Decreto número 0616 de 1954. Por el cual se modifican los códigos sus-
tantivo y procesal del trabajo. ......................................................................... 598
18. Acto legislativo número 7 de 1954. Reformatorio de la Constitución
Nacional. Por el cual se decreta la prohibición del comunismo
internacional. .............................................................................................. 603
19. Decreto número 3111 de 1954. Por el cual se crea el Consejo Nacional
Sindical. .............................................................................................................. 604
20. Decreto número 0434 de 1956. Por el cual se reglamenta el acto legislativo
número 6 de 1954. ........................................................................................... 607
21. Decreto número 0753 de 1956. Por el cual se sustituye el artículo 430 del
Código Sustantivo del Trabajo. ...................................................................... 610
22. Decreto número 204 de 1957. Por el cual se dictan normas sobre fuero
sindical. .............................................................................................................. 612
23. Decreto numero 2164 de 1959. Por el cual se reglamentan los artículos
450 y 451 del Código Sustantivo del Trabajo. .............................................. 616
24. Decreto número 1952 de 1961. Por el cual se reglamentan los artículos
357, 373 y 374 del Código Sustantivo del Trabajo. ..................................... 618
25. Decreto legislativo número 2351 de 1965. por el cual se hacen unas refor-
mas al Código Sustantivo del Trabajo. .......................................................... 621

25
MARCEL SILVA ROMERO

26. Decreto legislativo número 939 de 1966. Por el cual se dictan disposicio-
nes de carácter laboral. .................................................................................... 640
27. Ley 48 de 1968. Por la cual se adoptan como legislación permanente algu-
nos decretos legislativos, se otorgan facultades al presidente de la república y a
las asambleas, se introducen reformas al Código Sustantivo del Trabajo y se
dictan otras disposiciones. .............................................................................. 643
28. Ley 26 de 1976. Por la cual se aprueba el Convenio internacional del
trabajo, relativo a la libertad sindical y a la protección del derecho de sindica-
ción, adoptado por la trigésima primera reunión de la Conferencia General de
la Organización Internacional del Trabajo (Ginebra 1948). ...................... 646
29. Ley 27 de 1976. Por la cual se aprueba el Convenio internacional del
trabajo, relativo a la aplicación de los principios del derecho de sindicación y
de negociación colectiva, adoptado por la Conferencia General de la Organi-
zación Internacional del Trabajo (Ginebra 1949). ....................................... 654
30. Decreto número 1469 de 1978. Por el cual se reglamentan algunas dispo-
siciones laborales. ............................................................................................. 660
31. Ley 39 de 1985. Por la cual se modifican los términos para el proceso de
negociaciones colectivas del trabajo. ............................................................. 678
32. Ley 50 de 1990. Por la cual se introducen reformas al Código Sustantivo
del Trabajo y se dictan otras disposiciones. .................................................. 683
33.Ley No. 278 de 1996. Ley de concertación de políticas salariales
y laborales. .................................................................................................. 732
34.Ley 411 de 1997. Por medio de la cual se aprueba el «Convenio 151 sobre
la protección del derecho de sindicación y los procedimientos para determinar
las condiciones de empleo en la administración pública», adoptado en la 64
reunión de la Conferencia General de la Organización Internacional del Tra-
bajo, Ginebra, 1978. ......................................................................................... 738
35. Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales
en el trabajo. 1998 ........................................................................................... 747
36. Ley 524 de 1999. por medio de la cual se aprueba el «Convenio número
ciento cincuenta y cuatro (154) sobre el fomento de la negociación colectiva»,
adoptado en la sexagésima séptima (67) reunión de la Conferencia General de

26
FLUJOS Y REFLUJOS

la Organización Internacional del Trabajo, Ginebra, con fecha diecinueve (19)


de junio de mil novecientos ochenta y uno (1981). ..................................... 753
37. Ley 524 de 1999. por medio de la cual se aprueba el «Convenio número
ciento cincuenta y cuatro (154) sobre el fomento de la negociación colectiva»,
adoptado en la sexagésima séptima (67) reunión de la Conferencia General de
la Organización Internacional del Trabajo, Ginebra, con fecha diecinueve (19)
de junio de mil novecientos ochenta y uno (1981). ..................................... 761
38. Ley 712 de 2001. por la cual se reforma el
Código Procesal del Trabajo. ................................................................... 769
SIGLAS ......................................................................................................... 775
BIBLIOGRAFÍA ............................................................................................. 781
SENTENCIAS ................................................................................................ 791

27
PRESENTACIÓN

Desde su más temprana juventud en el campus de la Universidad Nacional de


Colombia, Marcel Silva es un actor comprometido, sin reservas, de las causas
sociales, quien no ha cedido ante ninguna presión o amenaza de los extremos
de la intolerancia en Colombia. Su permanente lucha a favor de los intereses
de los trabajadores ha sido vertical, sin desmayo, no exenta de peligro. No es
posible olvidar su defensa a ultranza de la libertad sindical y del sindicalismo
por rama, en contravía de dirigentes sindicales que veían en tales banderas un
peligro para sus privilegios.
Su faceta esencial es la del orientador, la del guía. Sin figurar de manera directa
en la política activa contribuyó a crear, por encima de las tradicionales divisio-
nes de las organizaciones sindicales, una especie de escuela de pensamiento
seguida por numerosos trabajadores y dirigentes a lo largo del país. En esta
tarea, consecuente con su postura ideológica, alimenta el debate dialéctico de
ideas para mantener el rumbo correcto.
Como jurista ha contribuido de manera notable al desarrollo conceptual del
derecho laboral. Su mérito lo constituye el ser un innovador y creador de
doctrina, impulsor de tesis a tono con las transformaciones de la sociedad,
que han redundado en cambios importantes de la legislación y de la jurispru-
dencia. Cabe recordar su participación activa en el lento proceso de
internacionalización del derecho laboral colombiano, mediante el replantea-
miento de la teoría tradicional, esquiva a la aplicación de los tratados y conve-
nios en el ámbito judicial. En la actualidad uno de los desafíos de Marcel Silva
es armonizar el conocimiento y manejo de las normas procedimentales del
derecho internacional con la adopción de nuevas disposiciones procesales de
derecho interno que, partiendo de la desigualdad de las partes en el proceso,
garanticen de manera efectiva los derechos fundamentales de los trabajadores
consagrados en la Constitución y desarrollados en la ley, modo indispensable
de alcanzar una sociedad justa y la solución pacífica de los conflictos.

29
MARCEL SILVA ROMERO

En su prolongada y rica vida académica - más de cuatro lustros en la Alma


Mater - Silva ha fomentado una escuela laboral propia en los campos sustanti-
vo, procedimental y de la seguridad social. De ello da cuenta un abultado
grupo de estudiantes y profesionales diseminados por todos los rincones de la
Nación conscientes de la muerte – lenta - del tradicional derecho laboral y del
nacimiento de uno nuevo que reivindica la autonomía de los actores sociales,
el fortalecimiento de sus organizaciones y la creación de mecanismos ágiles
para la solución de los conflictos colectivos o sociales dentro de una visión
democrática del Estado.
La anterior es la somera caracterización del autor de «Flujos y Reflujos» libro
que arriba a su tercera edición, corregida y aumentada. El recuento histórico
parte en los inicios del siglo XX de la incidencia del liberalismo social - que se
nutre de las ideas socialistas - en el nacimiento del derecho laboral colombiano
y reconoce a Rafael Uribe Uribe como uno de sus precursores, y continúa el
análisis de sus avances y retrocesos hasta el alumbramiento del nuevo milenio.
Es la reseña de un siglo de desarrollo no del sindicalismo, sino del derecho
laboral que rescata la influencia decisiva que en su implantación y fortaleci-
miento tuvieron figuras cimeras de la nacionalidad como Alfonso López
Pumarejo y Darío Echandía, así como otros destacados dirigentes del Estado,
sin olvidar la dirigencia anónima que jugó papel fundamental en la construc-
ción del derecho social.
El ensayo de Marcel Silva da un salto cualitativo en el análisis de la realidad
colombiana en estos temas, en tanto es un estudio crítico desde la perspectiva
jurídica esencialmente. Su énfasis no está sólo en los aspectos económico o
sociológico del derecho laboral – los que por supuesto no son ajenos al discur-
so -. Su posición crítica, ubica los elementos de cada institución para determi-
nar si se acomoda a los valores imperantes y a la realidad social, los confronta
con la concepción de los derechos fundamentales y, en cada coyuntura histó-
rica, contrasta la resultante normativa – interna y externa – y la jurisprudencia
y doctrina con las expectativas de reivindicación sindical, la posición de los
empresarios-empleadores y de las ramas del poder involucradas en la negocia-
ción de los derechos - en este último caso con una acritud sobresaliente -. De
allí el título del libro, «Flujos y reflujos», dados los continuos cambios, avances
y retrocesos a que las instituciones del derecho laboral han estado sometidas
durante el siglo XX.
El recuento histórico de Marcel Silva no agota la materia, no es un intento
acabado. El análisis habrá de continuarse para introducir el estudio del dere-

30
FLUJOS Y REFLUJOS

cho laboral, en especial el colectivo, en la posmodernidad, en un mundo que


cambia de manera vertiginosa, en el que las relaciones económicas determi-
nan y transforman la organización social y el Estado y, por tal vía, generan
nuevas condiciones a los trabajadores, las que cada vez se parecen menos a las
alcanzadas en el pasado. Se asiste a un proceso de redistribución del poder
interno de los países, bajo la influencia de las necesidades del nuevo proceso
de acumulación capitalista que acaece planetariamente, que parece garantizar
de forma reforzada los derechos individuales pero desdibuja de manera dra-
mática el derecho de negociación colectiva y compromete la sobrevivencia
misma de las organizaciones sindicales. Se asiste al derrumbamiento de las
instituciones del derecho laboral de los siglos XIX y XX.
Frente a esta verdad es necesario ahondar en la historia para avizorar el futuro,
es preciso encontrar las causas profundas del debilitamiento del derecho labo-
ral y, como lo hace Marcel Silva, proponer alternativas. A través de la historia
el derecho laboral se ha desarrollado mediante un cúmulo incesante de luchas
de los trabajadores; sus instituciones deben responder hoy a una realidad que
se ha transformado sustancialmente y que requiere actualizarse, para ponerlas
a tono con los signos de los tiempos.
La visión crítica del autor desde la perspectiva jurídica del derecho laboral
colectivo que se estructuró en Colombia es valiosa para desentrañar su crisis
actual y proyectar el futuro. Silva propugna un reacomodamiento de la lucha
frente al fenómeno mundial para adaptarlo a la realidad interna, proclama la
necesidad de profundizar el estudio y aplicación del derecho internacional del
trabajo y de los trabajadores para armonizarlo con las exigencias de una nueva
legislación, que reconozca el entorno internacional y su ineludible influencia.
Por último, Marcel Silva renueva su fe en la posibilidad de que los trabajadores
asuman un papel activo en el cambio político frente a un modelo de
globalización laboral que aumenta la desigualdad y envilece las condiciones de
empleo, amenaza la estabilidad laboral y la negociación colectiva mediante el
incremento de la contratación temporal y la subcontratación, hasta colocar a
una inmensa capa humana en un contexto de exclusión social. Si bien la inter-
dependencia entre los países latinoamericanos no incluye aún el flujo abierto
de trabajadores, dado que las condiciones económicas actuales no lo exige, la
dirigencia sindical bien puede ir pensando en los efectos futuros de la
internacionalización del ordenamiento jurídico en materia laboral.
Bienvenida la tercera edición de «Flujos y reflujos», obra que vista en perspec-
tiva histórica ofrece alternativas de acción a los trabajadores, propuestas de

31
MARCEL SILVA ROMERO

modificación de la legislación interna y soluciones a la doctrina y a la jurispru-


dencia, desde una visión de quien está curtido en la defensa de las causas
sociales y es «un adicto al derecho de asociación».
Flavio Augusto Rodríguez Arce
Consejero de Estado

32
INTRODUCCIÓN
A LA TERCERA EDICION

Un siglo de historia de derecho laboral colectivo en Colombia es suficiente


presentación de este libro. La descripción de una sola década, un año, un día,
de luchas, avances, retrocesos, compromisos, desacuerdos, amores y aversio-
nes daría para libros muchos más extensos que este tomo, de ahí la necesidad
de tomar los hechos y las decisiones consideradas por el autor como más
incidentes y significativas en la construcción de ese mundo laboral.
Esta tercera edición de ‘Flujos y Reflujos’ no es la historia del sindicalismo, ni
el exclusivo análisis de la normatividad, ni un recuento histórico del desenvol-
vimiento de ‘lo social’ en Colombia, sino el estudio de los factores que conlle-
varon a la construcción de un derecho laboral proteccionista y la destrucción
de sus instituciones básicas para dar lugar a una normatividad que recogiendo
los principios adecúe la cultura de la sociedad y las normas a los cambios
objetivos para arribar al mismo propósito, o sea la dignidad del trabajo huma-
no y la solución pacífica de los inevitables conflictos.
Antes el núcleo fundamental del derecho laboral fue la ficción jurídica del
contrato de trabajo, hoy lo es la libertad sindical con sus integrantes los dere-
chos de asociación, negociación, huelga y garantías políticas, pues solamente
la erección del derecho del trabajo sobre unas firmes bases de ‘lo colectivo’,
sin hundir la persona humana con todas sus necesidades sentimientos y emo-
ciones, traerá consigo la paz social.
Precisamente el avance o el retroceso de las formas organizativas colectivas,
su vigor, debilidad o desaparición son el centro de la lucha en Colombia. El
panorama puede verse desolador pero observándolo con detenimiento salta a
la vista el vigor de muchas gentes que han sido calladas temporalmente por el
miedo y por la necesidad de la subsistencia que le es negada si recurren a
fortificarse en sindicatos.

33
MARCEL SILVA ROMERO

El objetivo número uno de las últimas políticas oficiales y empresariales han


sido las organizaciones de los trabajadores como paso ineludible para llevar
las condiciones de trabajo a extremos que ni siquiera en la esclavitud se obser-
varon, para que un grupo privilegiado obtenga ganancias jamás soñadas por el
más audaz de sus conductores.
Según datos entregados por Planeación Nacional del Ministerio de la Protec-
ción Social en el año 2003 solo se le aplicaron incrementos salariales negocia-
dos a 72.625 trabajadores, sobre 33.548.734 trabajadores1 en el cuarto trimes-
tre del 20032, es decir solo tuvieron derecho a la negociación colectiva el 0.21%
del total de trabajadores colombianos, de los ocupados el 0.40% y de los no
subempleados el 0.64%.
Muy pocos colombianos iniciaron el sindicalismo a finales del siglo XIX y
principios del XX, muchos más lo reconstruyeron después de la masacre del
derecho de asociación acaecida a mitad del siglo XX y hoy ofrendan su vida
por un ideal miles de dirigentes, intelectuales, profesores, activistas del mundo
del trabajo. Pero como el ave fénix, la perspectiva es más que alentadora al
sentir el rugido de las masas que desfilaron en las masivas manifestaciones
convocadas por las Centrales de los trabajadores en octubre de 2004. Más de
dos millones de personas en todo el país, de todo tipo, raza, condiciones, gé-
nero, edades, etc. han salido a afirmar su vocación de vivir en una Colombia
más justa pues la muerte no es la única opción. Espero que las siguientes
líneas sirvan a las viejas, pero sobre todo a las nuevas generaciones, para
estructurar un vigoroso derecho del trabajo que insista en los aciertos, no
incurra en las fallas de fondo que lo hicieron tan vulnerable y rescate a cada ser
humano dentro de sus comunidades como una nueva concepción de socie-
dad alejada de este individualismo atroz que hoy nos rodea.
Gracias a la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universi-
dad Nacional de Colombia por haber sido el escenario de las investigaciones y
las discusiones que permiten la confección de este libro cuya edición la ha
auspiciado sin vacilación alguna, demostrando que en el seno de la Universi-
dad Pública se avanza más porque a su aulas y centros de investigación llegan
todas las posiciones y tesis actuantes en nuestro país, pues nuestra U. es el
crisol de la nacionalidad.
1
Según el boletín del DANE de enero de 2004 en Colombia la población económicamente activa en
el IV semestre de 2003 era 33.548.030 trabajadores, de los cuáles PEI = 12.205.649 y PEA =
20.814.085. De estos los desocupados eran 2.721.193 y los ocupados 18.092.892, de los cuales no
subempleados eran 11.229.212 y subempleados 6.863.680.
2
www.dane.gov.co

34
INTRODUCCIÓN
A LA PRIMERA EDICIÓN

Este trabajo tiene un propósito académico y al mismo tiempo un enfoque y un


destino en las condiciones actuales, que pudieran resumirse en las palabras de
Supiot:
«Pues sucede que el comercio de las cosas no puede desentenderse durante
mucho tiempo de la suerte que los hombres corren: el desmoronamiento o el
deterioro de los derechos conferidos al trabajo entraña para unos falta de tra-
bajo e inutilidad en la sociedad; para otros, exceso de trabajo e indisponibilidad
para la sociedad. Son dos formas diferentes de muerte social, que, tanto una
como otra, ponen en peligro las propias condiciones de la existencia y de la
reproducción humana (sobre todo por la falta de dinero o de tiempo para
subvenir a la educación de los hijos). Este camino conduce a la violencia, ya
que los hombres no se resignan nunca indefinidamente a la muerte social.
Pues bien, ya sea religiosa o mafiosa, criminal o nacionalista, la violencia pone
a su vez en peligro la seguridad de los negocios y la propia supervivencia de la
economía de mercado. Está concluyendo –en verdad que no ha durado mu-
cho– la época de las ingenuidades liberalizadoras en el terreno laboral («basta-
rá con desmantelar las legislaciones laborales nacionales para que todo discu-
rra perfectamente en el mejor de los mundos económicos posibles»). En lugar
de hacer desaparecer la cuestión del trabajo, la mundialización de la economía
de mercado le da una dimensión sin precedentes. A ello se debe el que desde
hace dos años se multipliquen los estudios que tratan de abordar con nuevos
ojos esa cuestión del trabajo, analizar sus transformaciones, preguntarse por
su decadencia o su futuro»3.

3
SUPIOT, Alain. Introducción a las reflexiones sobre el trabajo. «Revista Internacional del Traba-
jo». O.I.T., volumen 115, número 6, 1996 (Alain SUPIOT, catedrático de la Universidad de Nantes
y director de la Maison des Sciences de l’Homme Ange-Guépin).

35
MARCEL SILVA ROMERO

La hecatombe sufrida por el sindicalismo en la última década del siglo XX4,


obliga a los estudiosos y practicantes del derecho sindical, a darle una nueva
lectura a la historia laboral de cada país, para desentrañar sus causas y en con-
junto tratar de formular algunas conclusiones.
Sobre los mismos hechos históricos o sobre una norma se han dado diversas
interpretaciones de sus causas, alcances y efectos. Los historiadores reflejan
en cada apreciación su comprensión de conformidad con los medios y ele-
mentos que han tenido a mano. Hoy, a finales del siglo XX, dados unos resul-
tados actuales, es apenas obvio se difiera de los análisis hechos en otros tiem-
pos.
No se trata de descalificar las interpretaciones predominantes en cada periodo
sino el de tomarlas como un signo más de su época, para integrarlas en el
cuadro histórico y obtener así una apropiada valoración vistos los resultados
de hoy.
Era la intención, en la iniciación de este estudio, indagar sobre la autonomía
conquistada por los sindicatos, partiendo del tradicional criterio que cualquier
avance en la legislación social es producto de la lucha de los trabajadores, pero
una severa lectura de los documentos y estudios conllevaron a dar un giro y
centrar el análisis en el grado de autonomía del sindicalismo otorgado por el
Estado, pues en el trayecto histórico no fue precisamente aquélla una bandera
de la dirigencia sindical, como sí es una preocupación de ella en la década de
los 90.
El desarrollo de la autonomía sindical es una de las precondiciones para poder
auscultar las dificultades, pues en países donde ha sido alto el grado de auto-
nomía, el sindicalismo ha sobrevivido aún ante los ataques más feroces del
neoliberalismo, pero donde la corriente principal ha sido la dependencia del
Estado no ha podido resistir las políticas adversas de los gobernantes y
empleadores que lo consideran como un obstáculo para el desarrollo econó-
mico de los intereses del capital, asimilados a los de la nación.
El primer punto de referencia es la normatividad sobre la materia con la si-
guiente connotación: «el Derecho positivo se produce en el Estado (legislativo)
moderno, con división de poderes en primera línea, mediante el legislador
estatal; fuera de este, por la administración, en cuanto se le traspasen atribu-

4
Según el informe presentado por el presidente de la Comisión Séptima del Senado, en un
seminario realizado en las instalaciones del Externado de Colombia el 29 de mayo de 1997, en los
últimos tres (3) años habían desaparecido en Colombia 1.200 sindicatos.

36
ciones para crear derecho, y los tribunales, en cuanto el derecho legislado ga-
rantice una esfera de interpretación, contenga normas contradictorias y re-
quiera un permanente acomodamiento y perfeccionamiento en las cambian-
tes relaciones»5.
La ley y los decretos gubernamentales son piezas básicas e ineludibles, pero la
jurisprudencia será integrada dentro del cuadro normativo en la medida en
que haya influido profundamente en el desarrollo de la autonomía sindical.
Dentro de este propósito también son puntos de referencia obligados las me-
didas represivas sucedidas en la historia contra la autonomía sindical, sus efec-
tos, con la apreciación correspondiente de los escasos lapsos cuando se dio un
respiro al derecho de asociación6.
Se hace necesario ubicar el alcance de la libertad sindical que a grosso modo
comprende los derechos de asociación, negociación-contratación y huelga,
dentro de los parámetros de los convenios de la OIT y su desarrollo especial-
mente contenido en las decisiones del Comité de Libertad Sindical7 que inclu-
ye en ella los derechos a la vida, a la seguridad, a la integridad física o moral de
la persona, de reunión y manifestación, a la libertad de opinión y expresión y
a la protección contra la obtención de informaciones sobre la afiliación, activi-
dades de los sindicalistas, de los locales y bienes sindicales.
Coincide esta ubicación con un sector de la doctrina iuslaboralista americana,
encabezada por Mario de la Cueva quien ha traducido gráficamente la libertad
sindical como un triángulo equilátero cuyos ángulos son la asociación, nego-
ciación-contratación y huelga8.
A su vez, se acepta la propuesta de Sala Franco y Albiol Montesinos sobre la
integración de la autonomía sindical por las libertades de reglamentación, de
representación, de gestión interna y externa, de suspensión y disolución y la

5
DREIER, Ralf. Derecho y Justicia, Temis, Santafé de Bogotá, 1994.
6
«Con ciertas excepciones (en particular el Uruguay), los gobiernos (latinoamericanos), democráti-
cos o dictatoriales, intentan siempre mantener un firme control de los asuntos laborales. No conten-
tos con establecer un marco jurídico general, procuran así mismo determinar el modo en que deben
actuar los sindicatos, los niveles salariales y la forma de resolver los conflictos, sistema éste que
recibe el nombre de reglamentarismo» (O.I.T.
El Trabajo en el Mundo, 1992, Editorial Nueva Sociedad, Caracas, pág. 66).
7
Oficina Internacional del Trabajo. La Libertad Sindical - Recopilación de decisiones y principios
del Comité de Libertad Sindical del Consejo de Administración de la OIT, Cuarta Edición revisada,
Ginebra, 1996.
8
DE LA CUEVA, Mario. «La situación laboral de los trabajadores públicos». Derecho Laboral.
Tomo XXVII, No. 136, octubre-diciembre, 1984. Montevideo.

37
MARCEL SILVA ROMERO

libertad de federación, siendo parte inseparable de ella la conexión entre la


libertad sindical y las libertades civiles9.
Enfocado así el estudio se llega a un campo muy difícil de evaluar cual es si el
proteccionismo ha sido benéfico para los sindicatos por tener como
contraprestación una profunda intervención del Estado en su vida y sus acti-
vidades. En este tema brota del estudio histórico el tratamiento de minoría de
edad dado por el Estado a los trabajadores y asusta en gran medida el someti-
miento de éstos a ese papel en materia laboral.
También existe otro criterio central en esta exposición. Se trata de analizar
desde el ángulo de la autonomía la estructuración del sindicalismo y por tanto
no es de primer orden hacer un estudio, una valoración y quizás un
cuestionamiento de las conductas y actitudes de la dirigencia sindical, pues
seguir tal camino nos podría llevar a conclusiones erradas, dado principalmen-
te que el nudo central del recorrido histórico no está allí. Aun así no lo hayan
querido algunos de ellos, o lo hayan aceptado otros, las posiciones de los diri-
gentes sindicales se han movido, más bien, dentro de los marcos de acción
establecidos por el Estado para el manejo de los sindicatos y de la lucha
reivindicativa gremial.
Pero obviamente sí es central la actitud asumida por los partidos políticos. En
Colombia penetró desde sus inicios la noción del sindicato como correa de
transmisión de los partidos. La CTC en su etapa inicial fue Lopista, posterior-
mente actuó bajo los mandatos de la dirección del partido liberal, la UTC trató
de negar pero no pudo ocultar su adherencia al partido conservador, la CSTC
se crea dirigida a recoger el trabajo sindical del partido comunista expulsado
de la CTC en Cartagena, mientras que la gran mayoría del sindicalismo no
confederado, durante alguna década llamado por ello «independiente», tam-
bién se aglutina alrededor de múltiples propuestas políticas y finalmente la
CGT fue obra de la democracia cristiana.
Ese principio del sindicato como transmisor entre el partido y las masas expli-
cará la dificultad en desarrollar la unidad de acción, llegando a veces hasta el
extremo que una Central estaba más preocupada por contrarrestar las actua-
ciones de las otras para nulificar sus posibles avances políticos que en desarro-
llar un programa propio de luchas reivindicativas.

9
SALA FRANCO, Tomás y ALBIOL MONTESINOS, Ignacio. Derecho Sindical.
3a. edición, tirant Io b|||anch, Valencia, 1994.

38
FLUJOS Y REFLUJOS

Claro que el asunto en Colombia es fiel reflejo de lo sucedido con las grandes
federaciones sindicales a nivel mundial. Un dirigente sindical no podía, ni por
asomo, traspasar el umbral de la federación en la que militaba para actuar con
otros pares de filiación distinta, sin hacerse objeto de un anatema o una repri-
menda. En esta compartimentación encontrábamos una FSM comunista, la
CIOLS que «se movió entre la socialdemocracia de los sindicatos europeos y
el conservadurismo de los sindicatos norteamericanos por la otra»10 y la CMT
demócrata cristiana.
Hoy en día, ante la última arremetida del capital, tales comprensiones se des-
plazan a velocidades tanto en el mundo como en Colombia y los sindicatos
sobrevivientes van ejerciendo más autonomía frente a los partidos políticos
sin que ello signifique apoliticismo sino todo lo contrario, el establecimiento
de una nueva relación y una concepción distinta apuntalada a darle una mayor
eficacia a las luchas reivindicativas dentro de las políticas de obtención de un
mundo más justo y de la dignificación del trabajo humano.
El propósito de estas líneas es dar un criterio más, madurado en la cátedra de
la Universidad Nacional de Colombia y en la práctica social, sobre parte de
nuestra historia y realidades.
«Ciertamente, un intento de describir el estadio de desarrollo de la sociedad
no es ciencia en el sentido de la lógica de las ciencias naturales; por el contra-
rio, de lo que se trata es de obtener sobre la base de múltiples conclusiones
singulares una interpretación de conjunto, incluso de determinar ya desde un
principio con ayuda de una interpretación anticipada qué es lo que hay que
destacar como suceso-proceso en el que –como se expuso al principio– siem-
pre sigue existiendo la posibilidad de llevar a cabo otras interpretaciones dis-
tintas»11.
La discusión sobre la periodización de las actuaciones y movilizaciones de los
trabajadores, sus sindicatos y partidos es intencionalmente dejada a un lado
por no aportar mayores elementos de juicio al objeto de este estudio cual es el
explicar lo sucedido en estos años signados por el neoliberalismo.
De todas maneras, los seis capítulos de este análisis responden a la noción de
etapas de flujo y reflujo del movimiento sindical en relación con la autonomía.

10
MORENO, Juan.CC.OO. La Europa Sindical, febrero de 1997.
11
JAKOBS, Günther. ¿Ciencia del derecho: técnica o humanística? Universidad Externado de Co-
lombia, 1996, págs. 18 y 19.

39
MARCEL SILVA ROMERO

Una primera de desconocimiento total de cualquier ingerencia del Estado, la


segunda signada por el desarrollo de la normatividad regulatoria del accionar
sindical con grandes restricciones, una tercera caracterizada por la profunda
intención de maniatar al máximo al sindicalismo apareada con esfuerzo para
su destrucción, la cuarta con el desarrollo y consolidación de una legislación
altamente proteccionista y, la última, de destrucción del sindicalismo y la bús-
queda de los supervivientes de la libertad sindical como único medio para
contrarrestar las políticas neoliberales.

40
INTERVENCIÓN EN EL DÍA DEL LANZAMIENTO
DE LA PRIMERA EDICIÓN DEL LIBRO FLUJOS Y REFLUJOS

Compañeros de la academia con la notoria presencia del maestro Diego Uribe


Vargas, de Alejo Vargas Vicerrector General de la Universidad Nacional de
Colombia, del doctor Múnera decano de la Facultad de Derecho, Ciencias
Políticas y Sociales, y estudiantes cercanos. Compañeros de la judicatura como
los magistrados Javier Fernández, la doctora Graciela Moreno y el doctor Ba-
rón. Ilustres conocedores del derecho laboral como todos los abogados que
nos acompañan, entre ellos la doctora Leonor, Juez 5º y el Juez 18 doctor
Vega. Estimados asistentes sindicalistas.
Soy adicto al derecho de asociación, a la reunión de personas y mentes alrede-
dor de los más diversos objetivos, y lo soy porque fue mi educación, quién lo
creyera, en el colegio Agustiniano, posteriormente en las aulas y en el campus
de la Universidad Nacional de Colombia, porque de su estudio y asesoría he
vivido material y moralmente, porque en los momentos más difíciles de mi
vida, como cuando caí inválido sin ningún movimiento, víctima del síndrome
de Guillén Barré, allí estuvieron los trabajadores y los sindicatos, presentes en
la más increíble muestra no de solidaridad hueca sino de sostenimiento de uno
de los suyos durante bastante tiempo, sin importarles los recursos humanos o
económicos que se requirieran para mi recuperación física y espiritual. Jamás
podré olvidarme en medio del abatimiento y del dolor de una de las páginas
más hermosas de humanidad que yo le haya conocido a los sindicatos colom-
bianos, afortunadamente escritas para mí.
Espero que este libro se tome como una muestra de deber y agradecimiento a
las voluntades obreras sindicalizadas que tanto me colaboraron.
En estas hojas hay una línea de conducta histórica. Somos los herederos de
todos los aciertos, errores, alegrías, penas, triunfos, fracasos y derrotas de nues-
tros antecesores al impulsar la lucha y las organizaciones sociales. Ello no
impide un severo análisis y el escrutinio de sus acciones y sus resultados, pero
esta óptica de respeto les da una dimensión distinta y conlleva a líneas de
41
MARCEL SILVA ROMERO

acciones diferentes. Hoy no podemos cometer el error, como ha sucedido


varias veces en el país, que nuevas fuerzas renovadoras, bajo precisos
paradigmas, al iniciarse quisieron hacer un corte radical con el pasado, lo que
las llevó a despreciar las ricas lecciones positivas o negativas de antes, conde-
nando a todos los actores que les precedieron, así éstos hubieran dado hasta
el máximo de sus vidas, fuerzas y capacidades por objetivos de justicia social
que no alcanzaron a lograr. Pero los radicales críticos posteriores también
sucumbieron en sus propósitos siendo víctimas a su vez de su propio método,
perdiendo mucho tiempo políticamente necesario.
En este libro, cuando se analiza el otrora, se desecha esta falencia y por el
contrario se estremecen cada una de sus letras bajo el hálito de un pasado vivo.
Si yo pudiera, llenaría las esquinas de nuestras ciudades y pueblos con las
estatuas de cada uno de los ignotos luchadores, intelectuales y abogados so-
ciales que han transitado por la historia colombiana, así no hayan sido vence-
dores pero sí diamantinos y puros en la prosecución de sus objetivos; aunque
esto no signifique que vaya a convivir, repetir o ejemplarizar con sus errores y
sus desaciertos, pero que en la balanza pesan más aquéllos que éstos, pues
parodiando a alguien, los cóndores pueden descender al nivel de las gallinas
pero éstas jamás subir a los cielos que aquéllos dominan. Nuestros panteones
están llenos de estos cóndores y debemos revivir sus memorias para que no
desaparezcan de la geografía nacional, como sí le está sucediendo al vigilante
de los Andes latinoamericano. Como no puedo erigir tantas estatuas las líneas
de este libro son una pequeña muestra de mi deseo.
Otro tanto se puede decir en el campo de acción. Al pueblo le ha costado
mucho trabajo crear y sostener organizaciones, así sean débiles, llámense sin-
dicatos, ligas campesinas, asociaciones de usuarios, consejos indígenas, etc.
que correspondan a sus necesidades. Detrás de cada una de estas asociaciones
hay historias, pasiones, rencores, amores, sufrimientos, sacrificios que a lo mejor
no se quieren repetir. Por ello ha sido grave error en algunas coyunturas polí-
ticas, promover su disolución en frentes amplios, o apartarlas, o menguar su
importancia en proyectos políticos de metas elevadas, para darle prelación a
las personalidades, las figuras, los mesías o caudillos que aunque han dado un
aporte a nuestra historia, no parecen ser la clave central de la bóveda co-
lombiana. Creo que ahora debemos ensayar potenciando al máximo la estruc-
tura sindical que cubre todo el país, las organizaciones de indígenas, de masas
en un espacio general, demostrando así la poca eficacia actual de las luchas
reivindicativas en cada empresa, para accionar conjuntamente, no sólo con el
fin de defender las escasas conquistas sociales, sino para obtener un marco

42
general que permita desarrollar tanto en intensidad como en extensión, a to-
dos los trabajadores colombianos. ¿De qué les sirve a unos trabajadores
sindicalizados tener la mejor convención colectiva con grandes reivindicacio-
nes si mañana liquidan la empresa donde laboran y les roban lo que ya les
deben, sin tener mecanismos para evitarlo ante la crueldad del capital bárba-
ro? La única avenida de escape al encierro neoliberal es la participación activa
en política en todos los ámbitos y niveles del Estado y la sociedad, como
organizaciones de masas, definiendo metas y responsabilidades de acuerdo a
la democracia interna.
Me llamó mucho la atención el desarrollo social de Suecia en íntima vivencia
con el sindicalismo y por eso viajé allí para conocer la experiencia directamen-
te. Siempre mantuve la inquietud del por qué a Roosevelt (F. Delano) le fun-
cionó a la perfección su consigna de candidato presidencial en 1932 que decía
«Roosevelt quiere que todo norteamericano esté integrado en un sindicato»,
como una de las fórmulas bases que le sirvieron para sacar a su país de la gran
crisis iniciada en 1928.
Pero hay una gran diferencia histórica, las organizaciones sindicales no son
entes autónomos, con intereses y objetivos diferentes a los objetivos e intere-
ses de los trabajadores afiliados. Y allí es donde con mayor prontitud ha acudi-
do el derecho a engañarnos, ¡dizque los sindicatos son personas jurídicas igua-
les a las sociedades civiles o comerciales! con una existencia distinta a la de los
afiliados de aquellos o a las de los socios de éstas.
La sola ficción burguesa de persona natural o jurídica, como sujeto de dere-
chos y obligaciones, como abstracción del ser humano, del cuerpo humano
que no envejece, no come, no sufre, no fornica, no muere. Los sindicatos son
personas distintas de sus afiliados nos enseñaron, y reproducimos estas afir-
maciones en las aulas universitarias o en las escuelas sindicales. De ahí estamos
a un paso de aceptar que los intereses de los sindicatos son distintos, o pueden
llegar a serlo, a los intereses de trabajadores sindicalizados. En desarrollo de
esta falacia se erigen en Colombia, pero especialmente en otros países, gran-
des organizaciones gremiales de primer, segundo o tercer grado, con propósi-
tos muy alejados de los inmediatos de sus propias bases y en muchas oportu-
nidades en contradicción con ellos, cuando la misma historia obrera ha de-
mostrado lo contrario, por ejemplo, cuando se suscribe una convención colec-
tiva los derechos obtenidos se incorporan automáticamente al patrimonio de
cada trabajador sin intermediación alguna. Pero gracias a este acomodamiento
falso de la persona jurídica diferente, en algunos sitios se estructuran capas de

43
MARCEL SILVA ROMERO

dirección que adquieren unos inconfesables intereses propios que se desvían


de la ruta por la justicia social.
Es apenas consecuente que en orden a un resultado diferente tales axiomas
del derecho vigente deben ser sometidos a la más profunda crítica jurídica.
Ahí hay un campo inmenso de acción, muy importante en cuanto el derecho
ideológicamente conlleva a la aceptación del dominado por el dominador. El
arte del derecho rescata la democracia, el regreso de los sindicatos a los traba-
jadores, como se avala en éste libro el proceso CUT con la elección directa de
sus máximos dirigentes. No olvidemos que los intereses de los sindicatos son
los mismos de los trabajadores afiliados y al parodiar a alguien «entre unos y
otros no cabe ni una hoja de papel», aunque lastimosamente el neoliberalismo
haya logrado ese rompimiento en muchos escenarios del país.
Nuestra sociedad es compleja y múltiples los campos a trabajar. Desde hace
tiempos preferí ser abogado, no dirigente sindical, nunca pretendí ser proleta-
rio, ni menos me embarco en aspiraciones políticas, abogado sí pero no para
reproducir el tenor literal de las normas constitucionales o legales sino para
estudiar al máximo el derecho, desentrañar hasta donde me sea posible su
historia, su permanente angustia entre los hechos, los intereses de la sociedad,
de las clases y de los grupos frente al mundo de los valores de los juristas,
para desarrollar una visión crítica y proponer salidas dentro de esta rama del
conocimiento que tal como lo dice un autor contemporáneo: «La práctica del
derecho es un arte y no ciencia. La fórmula es tan banal desde el Digesto (Jus
est ars boni et aequi) que hay que recordar que el «ars latino reúne ideas esencia-
les, vinculadas todas a la actividad humana dirigida hacia un orden, ya venga
dictado ese orden por los dioses o impuesto por las leyes lógicas»».
El libro que tienen ante ustedes no es una historia de Colombia, ni de sus
luchas sociales, ni un tratado de derecho o derecho laboral, ni un manual sin-
dical, sino simplemente una reseña histórica sobre la autonomía del sindicalis-
mo colombiano desde la atalaya de la dialéctica, de los cambios, de las trans-
formaciones de los nuevos y viejos mundos, confeccionado no con la humil-
dad de la que soy enemigo sino con la arrogancia propia que nos trasmite
nuestro caribe, nuestros andes, nuestras selvas y llanos que deberán ser pobla-
dos en un futuro no muy remoto por hombres libres y plenos, por trabajado-
res bravos a quienes estas líneas de repente les servirán. Espero así sea enten-
dida la limitación de este libro.
A muchos de ustedes para estar aquí presentes los ha motivado más que el
lanzamiento del libro Flujos y Reflujos la posibilidad de reencontrarse con viejos

44
FLUJOS Y REFLUJOS

conocidos sociales o reunirse algunos de los que están vigentes. ¡Tantos es-
fuerzos que se han hecho para formar una cauda política y hemos fracasado!
¿Por qué no se ha podido fundar un partido socialista? Gerardo Molina lo
explicaba, porque el liberalismo en las épocas de crisis ha corrido los mojones
doctrinarios a la izquierda – «Estos antecedentes indican que las masas pues-
tas en trance de escoger entre los dos términos – liberalismo y socialismo–
han preferido hasta ahora escoger una realidad, deficiente pero incierta, a un
ideal luminoso pero distante».
En épocas de crisis sociales, como a principios de siglo, el liberalismo abrió
atrayentes ideas de socialismo de Estado, cuando la danza de los millones
irradió la plataforma de Ibagué de 1923, frente a la movilización del Partido
Socialista revolucionario de los años 20 se presentaron como justicieros los
Olaya y López, ya en los 40 fue Gaitán, en los 60 el M.R.L. con López Michelsen
y ¿quién será hoy, en la actualidad?
No es sólo problema de lenguaje y de metas, sino de convicciones. En cual-
quier tarea política no debe su impulsor establecer qué es lo que quieren las
masas «estratégica o tácticamente» y de ahí elucubrar su plataforma, sino que
un paso previo es el consultarles a ellas mismas cuáles son realmente sus de-
seos y sus pensamientos para proponer las consignas de acción respectivas.
En esto acierta mi maestro y presidente de tesis de grado Gerardo Molina, la
promesa de paraísos futuros la ahogan las ofertas por obtener unos míni-
mos mejoramientos a nivel inmediato, así sean puramente estomacales.
Mi consigna es: envolvámonos en masas organizadas para seguir alimentando
nuestro común sueño de libertad y justicia social.
Definitivamente soy un adicto al derecho de asociación.
Muchas gracias por su presencia.
Febrero de 1999.

45
CAPÍTULO I
PERÍODO 1900-1930

1o. Los inicios


El origen del sindicalismo en el territorio actualmente colombiano12 no se
encuentra en las asociaciones de artesanos, o sociedades democráticas de me-
diados del siglo XIX13.
Con la caída de la dictadura de Melo14, con la persecución de los artesanos, su
destierro, prisión o confinamiento desaparecieron sus propósitos de desarro-
llar industrias15 y obviamente un proletariado, pero también sus concepciones

12
Cuando Panamá era parte del territorio colombiano la actividad huelguística y sindical en ese
Departamento se inició con más de medio siglo de anticipación. Los trabajadores de la Pacific Mail
Stream Ship Company los días 6 y 22 de septiembre de 1853 y 9 de agosto de 1855 se declararon en
huelga pidiendo aumentos salariales, los trabajadores del Ferrocarril construido entre 1850 y 1855
se fueron a huelga el 19 de mayo de de 1886 y el 6 de febrero de 1869, el 22 de abril de 1880 lo
hicieron los cigarreros de ciudad Panamá, el 1º de agosto de 1880 tiene lugar la tercera huelga de los
ferroviarios, el 24 de febrero de 1881 y en los meses de abril y agosto de 1985 recurrieron a la huelga
los obreros de la compañía francesa del canal, el 3 de noviembre de 1883 y 17 de julio de 1985 los
trabajadores del Ferrocarril y de los muelles (Rolando Murgas Torraza. La huelga en Panamá en el
libro ‘La huelga en Iberoamérica – Aele - Lima. 1996 - pag. 161).
13
Algunos autores como Ignacio Torres Giraldo ubican el origen de los sindicatos en las sociedades
democráticas de mitad del siglo XIX. Verse de TORRES Giraldo, Ignacio ‘Historia de la rebeldía de
las masas’,’ Síntesis de Historia política de Colombia’ y – Los inconformes – Tomo I - ed. Margen
Izquierdo
14
Apoyado por las recientes sociedades democráticas de artesanos, el general José María Melo da
golpe de Estado el 17 de abril de 1854 para adelantar reformas que permitan desarrollar incipientes
industrias a las que se oponen comerciantes y terratenientes, iniciándose una guerra civil que dura 8
meses. Vencido el nuevo gobierno, los artesanos sobrevivientes son desterrados a climas insalubres
donde murieron por fiebre amarilla y diarrea.
15
«Don José María Plata, en su Memoria de Hacienda de 1854, se regocija del colapso causado a la
incipiente industria del Oriente por la importación de textiles. Veamos sus exactas palabras: ‘Así, ya
se ve, por ejemplo, que las provincias del interior que acostumbran fabricar gran cantidad de telas
ordinarias y aun groseras (el subrayado es nuestro), para el uso de la gente trabajadora y para los
pobres de toda clase y sexo, van abandonando ese trabajo para reemplazarlo por otros más produc-
tivos, los cuales han dado a esos brazos y esos capitales inversión más lucrativa; los habitantes que
consumían esas telas tan imperfectas , se han puesto en capacidad de usar otras mejores que reciben
del extranjero (el subrayado es nuestro) y que un trabajo más afortunado pone a su alcance con

47
MARCEL SILVA ROMERO

y prácticas corporativas, aunque dentro de la mentalidad del mutuo auxilio


subsistieron o se fundaron esporádicamente algunas asociaciones con unos
intereses muy distintos a los más generales atribuidos a los sindicatos.
Ese origen no es otro que el sindicalismo surgido en el siglo pasado en los
países capitalistas de Europa y Norteamérica e iniciado en nuestro medio en
un proceso acelerado en cuatro décadas.

2o. El precursor del derecho laboral colombiano


Al finalizar la guerra de los 1000 días y ante la separación de Panamá, los
partidos liberal y conservador estaban desprestigiados. Una inmensa masa de
colombianos, después de haber luchado tras las banderas ‘rojas’ o azules’, vi-
vía el desastre económico y social, sufriendo la penuria y la privación. El
general Rafael Reyes, con la aureola de conocido y atrevido comerciante que
llegó en busca del caucho hasta lugares desconocidos de la selva amazónica, y
casualmente jefe militar, asume la presidencia de la república bajo la consigna
de la ‘patria por encima de los partidos’ y ejerce fuerte dictadura, pero apoya el
desarrollo de los negocios de sus copartidarios y amistades16.
El general Rafael Uribe Uribe en 1904, empieza a ganarse el título de precur-
sor del derecho laboral en Colombia y, para muchos, es también su pionero en
América Latina17.
Cuando decide cambiar la espada por la pluma, el general Uribe en su confe-
rencia del teatro municipal asombra al lanzar algunos criterios laboralistas bá-
sicos como la responsabilidad de los patronos en los accidentes de trabajo,
creando un verdadero cisma dentro de las tradicionales huestes civilistas.
En su conferencia del 23 de octubre de 1904 impactó este concepto:
«Pero ahora quiero ir más lejos: en vez de rechazar, acepto la imputación de
socialista de Estado y la reivindicaré de ahora en adelante como un título. No
soy partidario del socialismo de abajo para arriba, que niega la propiedad,
ataca el capital, denigra la religión, procura subvertir el régimen legal y dege-
nera, con lamentable frecuencia, en la propaganda de hecho; pero declaro

facilidad» (SOJO José Raimundo – El comercio en la historia de Colombia – Cámara de Comercio


de Bogotá – Ed. Presencia Limitada – Bogotá – 1970 - pag. 60, citando a GALINDO Aníbal –
Estudios Económicos y Fiscales – Imprenta a cargo de H. Andrade – Bogotá 1880).
16
LEMAITRE, Eduardo – Rafael Reyes caudillo, aventurero y dictador – Intermedio editores –
Bogotá 2002.
17
SANTA, Eduardo. Rafael Uribe Uribe. Editorial Bedout, cuarta edición. Medellín, 1973, cap.
vigésimo.

48
FLUJOS Y REFLUJOS

profesar el socialismo de arriba para abajo, por la amplitud de las funciones


del Estado en la forma precisa como paso a expresar» 18.
En esa conferencia, en materia de derecho laboral se destaca su valoración de
los derechos alcanzados por los obreros en Europa, aunque considera inopor-
tuno consagrarlos todos en la Colombia de principio de siglo, y aboga porque
el salario no sea sólo para la subsistencia, por la participación de los trabajado-
res en las ganancias de las empresas, por una legislación de accidentes de tra-
bajo obligando al patrono a indemnizarlos, asistencia médica y mejora de los
alojamientos de los trabajadores de cafetales, trapiches o ingenios, recreación
y deporte19.
Por estas mismas calendas funcionan algunas asociaciones de ayuda mutua,
integradas a veces con fondos de los empleadores y de los trabajadores, en
otras con dineros exclusivos de los obreros, para el socorro común en caso de
emergencia o calamidad de alguno de ellos.
Las normas civiles que regían el reconocimiento de asociaciones sin ánimo de
lucro fueron las leyes 62 de 1888, 65 de 1890 y el artículo 5º del decreto
legislativo número 2 de 1906.
El maestro Gerardo Molina transcribe apartes de algunos boletines de princi-
pios de siglo de estas asociaciones gremiales, indicativos de la mentalidad de
los obreros más avanzados de la época: «Si nuestros compatriotas pudientes
meditaran en nuestra situación que nos abate, de seguro aliviarían nuestra suerte
para evitar que la copa del sufrimiento se rebose y nos lleve ebrios de hambre
a reclamar el derecho de la igualdad y la necesidad con nuestros hijos»20.

18
URIBE URIBE, Rafael. Socialismo de Estado, conferencia del Teatro Municipal en 1904. Edito-
rial Stella, Bogotá D. E., folleto sin año de edición.
19
Las medidas de socialismo de Estado propuestas fueron: 1º Cambiar el modo de elección del
Senado para convertirlo en una verdadera Cámara del Trabajo. 2º Reforma del sistema tributario. 3º
Alterar el orden legal en las sucesiones. 4º Intervención del Estado para reglamentar el trabajo. 5º
Mejorar la asistencia pública. 6º Protección racional a las industrias nacionales. 7º Participación de
los obreros en las ganancias de las empresas. 8º Organización de cajas de ahorros. 9º Instrucción
gratuita y obligatoria. 10º Bancos de anticipos e hipotecarios. 11º Desarrollo de seguros y coopera-
tivas. 12º Control de precios. 13º Reforma agraria, estilo Gladstone destinando una parte del canon
de arrendamiento de la tierra como pago para la compra de la misma, asegurando contratos de
duración fija y larga. 14º Creación del Ministerio de Agricultura. 15º Combatir el alcoholismo. 16º
Enseñanza técnica primaria y secundaria. 17º Arte y recreación popular. 18º El salario no sólo debe
ser para la subsistencia. 19º Servicio militar obligatorio.
20
MOLINA, Gerardo. Las ideas liberales en Colombia. Ediciones Tercer Mundo. Bogotá, 1971.
pág. 304.

49
MARCEL SILVA ROMERO

La diferencia en la estructuración de pensamientos es notoria. Mientras para


el general Uribe las aspiraciones sociales de los trabajadores cabrían en el seno
del partido liberal pues, según él, no es la hora de crear un partido obrero en
la Colombia pastoril y artesanal de la época y enarbola algunas reivindicacio-
nes de clase, las pocas asociaciones gremiales de trabajadores y artesanos es-
tán mendigando benevolencia de los poderosos.
La influencia del general Uribe sobre las masas obreras, artesanales y citadinas
durante más de una década es la nota descollante de este periodo de nuestra
historia y su asesinato el 15 de octubre de 1914 no va a opacar inmediatamen-
te la radiación de sus ideas de socialismo de Estado sobre importantes secto-
res populares, pero sí es una campanada de alerta sobre el futuro de los pobres
y los líderes populares en el país.

3o. La primera norma sobre huelgas


Dada la abrupta geografía, Colombia no era una sino cinco (5)21 con difíciles
comunicaciones entre ellas y una economía de exportación de materias primas
e importación de productos manufacturados22.
El río Magdalena es la columna vertebral de esta economía atrasada. Durante
el periodo 1870 – 1890, el grueso del comercio estaba constituido por mer-
cancías extranjeras y el tráfico de éstas dependía de la conexión con el río
Magdalena, única salida al mar, comenta Sojo. El departamento del Cauca es
el único que no está bañado por las aguas del Magdalena pero tiene una larga
costa con el Pacífico y una vez se termine el Ferrocarril de Buenaventura hacia
el Valle del Cauca va a servir con eficacia al comercio y al surgimiento de Cali
como ciudad de importancia. En las demás regiones se construirán ferrocarri-
les para unir los centros de población con el Magdalena, planificaba Santiago
Pérez Triana en 1907. Las compañías navieras tenían su sede en Barranquilla
que a finales del siglo XIX se convierte en el gran polo de comercio, llevando
consigo el crecimiento de los trabajadores de diversas actividades relacionadas
con aquel.

21
Las regiones atlántica, antioqueña, santandereana, central y caucana.
22
«La producción nacional debía consumirse en su sitio de origen; el río Magdalena decidía el
ámbito del consumo de la mercancía importada. Solo a falta de una conexión con el río, ocurría la
hazaña onerosa del transporte a lomo de mula o a espalda del indio carguero. A donde el río no
llegaba se imponía el proteccionismo como una fatalidad; a donde el río llegaba se imponía el
librecambio, por encima de los ideales de la Regeneración» (SOJO, José Raimundo – op. cit. pag.
79).

50
FLUJOS Y REFLUJOS

Los trabajadores de los transportes fluviales y de los escasos tramos de ferro-


carriles van a ocupar el lugar preponderante dentro de la economía nacional.
Algunas industrias como la naciente textil en Antioquia, la cervecera y vidriera
de la Sabana, algunas ferrerías y una que otra fábrica en otras partes, rompen
el paisaje bucólico y romántico del país.
La estructura de propiedad y producción de la tierra es de un rezago desco-
munal. Las respuestas represivas de la hegemonía conservadora a cualquier
aspiración popular inclinan a los trabajadores hacia un socialismo más radical.
En la mayor elaboración de las ideas socialistas es de reconocimiento común
el papel de algunos libros conocidos por intelectuales progresistas y de la in-
formación, los ensueños y fantasías traídos a nuestro suelo por los pocos
inmigrantes que tocaron o se quedaron en nuestro territorio23 (Silvester Savinski,
Vicente Adamo, Nicolás Gutarra, etc.).
Las huelgas de enero de 1918 en el puerto de Barranquilla primero y después
en Cartagena y Santa Marta van a tener eco en sectores obreros e intelectuales
del país, al mismo tiempo que incitan a la lucha a otros núcleos de trabajado-
res.
Para controlar el movimiento de los samarios y cartageneros el gobierno expi-
de el decreto 002 de 1918 (ver anexo) que es la primera arma normativa de
control a las huelgas de hecho.
Las características de este decreto son:
1º Despenaliza parcialmente el derecho de huelga.
2º Sólo permite el abandono del empleo y prohíbe los comités de huelga per-
manentes.
3º Los representantes de los huelguistas deberían ser trabajadores de la misma
empresa o gremio y si no fuere así se encarcelaría a quien violara la disposi-
ción.
4º Los extranjeros no pueden participar en la huelga.

23
ARCHILA, Mauricio. La Clase Obrera Colombiana 1886-1930. Nueva Historia de Colombia,
Vol. III, Capítulo 9, pág. 226.

51
MARCEL SILVA ROMERO

4o. Hacia un socialismo revolucionario


Es la irrupción de confusas ideas socialistas dentro de los trabajadores del
transporte y de los enclaves norteamericanos, unida a la aguda represión de la
hegemonía conservadora, la que va a cualificar muy rápidamente el contenido
de clase de las movilizaciones de los trabajadores colombianos.
En las pocas ciudades y poblaciones más industrializadas se van reuniendo algu-
nos obreros, artesanos, inmigrantes e intelectuales progresistas para compartir
información y análisis. Esas reuniones poco a poco se consolidan como núcleos
socialistas y centros de coordinación de acción reivindicativa y política.
En 1919 se funda el partido socialista. Se trata de un esfuerzo de coordinación
de los distintos, distantes y esporádicos círculos izquierdizantes que van a im-
pulsar acciones huelguísticas superando en algunos aspectos el pensamiento
de Uribe, pero manteniéndose en una línea primordialmente conciliadora.
La fuerza de los trabajadores en las ciudades no la componían mayoritariamente
los proletarios, asalariados de industrias y comercio sino personas vinculadas a
los pequeños talleres artesanales.
En el partido socialista hay una conjunción entre los obreros y pequeños pro-
pietarios, dando por resultado una plataforma de socialismo moderado no
interesado en la eliminación de la propiedad privada sobre los medios de pro-
ducción, pero sí enemigo de las grandes explotaciones o comercios que com-
petían y ahogaban a la pequeña propiedad.
«El partido socialista colombiano no pretende la abolición del Estado, la so-
ciedad (actual), la propiedad o el capital: quiere que aquél elimine los monopo-
lios, los privilegios y las arbitrariedades...».
Aún con esta mentalidad, el partido socialista se convierte en un centro de los
dispersos círculos socialistas, impulsa la protesta y la huelga24.
Allí radicó su rápida desaparición. Impulsó algunos movimientos reivindicativos
que se radicalizaron por la negativa del gobierno y de los patronos a solucio-
nar sus peticiones y demostraron la imposibilidad del espíritu conciliatorio
predominante en la plataforma del mismo partido socialista.

24
TORRES GIRALDO, Ignacio. Los inconformes, Tomo III, ed. Margen Izquierdo, 1973. Bogotá,
pág. 106.

52
FLUJOS Y REFLUJOS

5o. Los controles legales


Las leyes 78 de 1919 y 21 de 1920 (ver anexo) tienen como características
principales:
a) No regulan la huelga sino el derecho a no trabajar, eliminando las sanciones
penales y civiles para algunos sectores de trabajadores que participen en un
cese colectivo de labores. La expedición de estas leyes obedece a la necesidad
inmediata de intervención del Estado en los movimientos huelguísticos para
detenerlos. Se radica la titularidad del derecho a no trabajar en cabeza de los
trabajadores que vayan a paralizar labores, quienes deberán nombrar tres dele-
gados para que los representen. Este requisito le va a servir a los abogados
asesores de los patronos para negarse a recibir a los delegados alegando caren-
cia de requisitos en los poderes, como estar reconocidas las firmas ante nota-
rio, entre otros.
b) Establecen las etapas previas de arreglo directo y conciliación. Algunos
vieron como un avance el establecimiento de un procedimiento previo de
negociación antes de la declaratoria de huelga pues permite la discusión de las
diferencias entre las partes, la reflexión de ambas sobre las consecuencias del
paro y puede el gobierno presionar un arreglo; mientras que para otros, tales
etapas no son sino lapsos dados a los patronos para que la huelga no los tome
de imprevisto, puedan utilizar métodos de presión, represión, lisonja, esquirolaje,
etc. y abortar la paralización de labores.
c) Antes de la «gran huelga ferroviaria del Pacífico» de septiembre de 1926 los
trabajadores presentan su pliego de peticiones al general Vásquez Cobos y
ante la negativa de éste a recibir los negociadores, los organizadores inmedia-
tamente lanzan la huelga sin esperar la intervención gubernamental para que
el patrono le diera cumplimiento a la ley 21 de 1920, paralizando toda la acti-
vidad ferroviaria y de la región, obteniéndose un triunfo al lograr por primera
vez la jornada de ocho horas y el descanso dominical remunerado.
Mientras tanto en el movimiento de enero de 1927, los trabajadores Barramejos
de la Tropical Oil Company presentan el pliego de peticiones y ante la negati-
va a iniciar las negociaciones, solicitan la intervención del gobierno nacional
para que obligue a los norteamericanos a respetar la ley colombiana que les
indicaba deberían recibir a los delegados de trabajadores y negociar las peti-
ciones, lo que le da un inesperado plazo tanto a la Troco como al gobierno
para militarizar la zona y desatar una de las más salvajes represiones de la
soldadesca que se hayan sufrido en Colombia.

53
MARCEL SILVA ROMERO

d) En unos determinados servicios prohíbe la huelga y ordena la solución del


conflicto mediante tribunal de arbitramento obligatorio. La enumeración traí-
da por la ley 21 de 1920 no se debe a la importancia del servicio donde prohíbe
la ley la huelga sino que es precisamente en esos sectores donde los trabajado-
res más la están ejerciendo (transportes y minas)25.
e) En los demás sectores el conflicto debe terminar mediante la huelga o en
un tribunal de arbitramento voluntario.
f) Se legaliza el esquirolaje prohibiendo a los huelguistas impedir laborar a
quienes deseen hacerlo o a quienes los patronos contraten para reemplazarlos.
g) Despenaliza el derecho a no trabajar de los trabajadores particulares pero se
mantiene la amenaza de cárcel para los empleados públicos.
h) Pretende descabezar la dirigencia de los paros al reprimir violentamente la
participación de los extranjeros.
El primer cuadro legal se va completar con las leyes 37 de 1921 y 32 de 1922
sobre seguro obligatorio, decreto 1326 de 1922 regulador del procedimiento
para el trámite de las peticiones de reconocimiento de personerías jurídicas, la
ley 83 de 1923 que crea la Oficina General del Trabajo, ley 15 de 1925 sobre
condiciones de higiene social y asistencia, la ley 57 de 1925 sobre accidentes
de trabajo y 57 de 1926 (consecuencia de la huelga ferroviaria del Pacífico)
sobre descanso dominical remunerado.
El decreto 1326 es un control del Estado sobre todas las personas jurídicas y
tiene un fuerte olor a intervención policial:
1o. Solo el Ministerio de Gobierno puede reconocer personería jurídica, pero
previamente la gobernación departamental debe asegurarse si los fines y orga-
nización de la entidad «no contienen nada contrario a la moralidad ni al orden
legal».
2o. Toda reforma o alteración de los reglamentos y estatutos deberá aprobar-
los el gobierno «si no tuvieren nada contrario al orden público, a las leyes o a
las buenas costumbres».

25
Para el gerente de la Tropical Oil Company, en el movimiento y huelga de 1924 en Barrancabermeja,
la ley prohibía que sus trabajadores recurrieran a ella por encontrarse los yacimientos petroleros en
la expresión legal de «minas» de la Nación, aunque el abogado de la petrolera no lo considerara así
jurídicamente.

54
FLUJOS Y REFLUJOS

Torres Giraldo trae el listado de personerías jurídicas reconocidas por el go-


bierno hasta el año 30 y en solamente tres asociaciones se utilizó el término
sindicato.
La ley 83 de 1923 encarga a la Oficina General de Trabajo de:
a) Estudiar lo relacionado con «los conflictos que puedan presentarse entre
los trabajadores y capitalistas».
b) El estudio de las condiciones de los trabajadores de la tierra.
c) «... estará especialmente encargada de velar por el fiel cumplimiento de las
leyes que tiendan a desarrollar la acción social, a mejorar las condiciones de las
clases laboriosas y a impulsar el desarrollo y prosperidad de ellas». En este
período no va a trabajar en este cometido.

6o. Perseguida la lucha reivindicativa, la insurreccional se muestra


como la alternativa
Es a partir del congreso obrero reunido el 1o. de mayo de 1924, convocado
por el gobierno, con la lúcida, beligerante, cuestionadora y sorpresiva inter-
vención de Raúl Eduardo Mahecha, en pleno Capitolio, delante del presidente
Pedro Nel Ospina26, que se acelera el acercamiento de personas de diferentes
ideologías que van desde el anarquismo, el socialismo, el marxismo hasta el
liberalismo radical.
El tratamiento sanguinario dado en 1924 al movimiento de los trabajadores de
la Tropical Oil Company en Barrancabermeja es el primer mojón represivo
del doloroso camino social que transitará Colombia en esta década.
Un fenómeno claro de polarización de fuerzas se desarrolla desde 1923 a 1930.
Las reivindicaciones de los trabajadores y sectores importantes de la pobla-
ción son reprimidas por el gobierno que ni siquiera intenta un papel concilia-
dor, empujando a cualquier lucha reivindicativa a refugiarse en el campo de la
insurrección.
Un ejemplo de la obsesión del gobierno ante una posible insurrección, es
cuando acusa a un parlamentario liberal de sedicioso por haber utilizado la
palabra «revolución» en una sesión de la Cámara.

26
URIBE, María Tila. Los años escondidos. Cestra, Bogotá, 1994.

55
MARCEL SILVA ROMERO

Poco a poco se hace más difícil distinguir entre la actividad estrictamente


reivindicativa y la política de repudio al régimen gobernante.
Nos hallamos en el llamado primer jalón industrial del país, dentro de las ma-
yores connotaciones de corrupción gubernamental, etapa que algunos más
acertadamente denominan «la danza de los millones»27, unida a una vigilante
represión. Para efectos de garantizar el pago de los empréstitos hechos por los
Estados Unidos, el gobierno admite la asesoría de una comisión presidida por
el profesor Edwin Walter Kenmerer, de la Universidad de Princenton, la que
produce recomendaciones en materias fiscales, administrativas y bancarias28,
que crean el banco central, reorganiza la hacienda pública y garantiza el recau-
do de dineros para pagar la deuda.
El espectro de quienes pretenden derrocar la hegemonía va desde los revolu-
cionarios socialistas cuyo máximo dirigente es Tomás Uribe Márquez hasta los
liberales radicales liderados en Colombia por el general Leandro Cuberos Niño,
quienes pretenden accionar unidos a los revolucionarios venezolanos coman-
dados por el general Arévalo Cedeño. Poco a poco se convencen que la única
manera para hacer un cambio de gobierno en los dos países es mediante la
insurrección.
La complejidad del momento histórico en desarrollo del derecho laboral sólo
se puede abordar dentro de este proceso de polarización de fuerzas y única-
mente parecerían estar por fuera los liberales «civilistas» (López, Santos, etc.).

27
«Danza de los millones»: 1o. Al fin el gobierno norteamericano pagó los 25 millones de dólares
por el valor de las instalaciones que Colombia tenía en la zona del canal de Panamá de conformidad
con el tratado Urrutia Thompson. 2o. Los 200 millones de dólares que supuestamente se invirtieron
en ferrocarriles, carreteras, energía eléctrica y obras públicas. 3o. Las inversiones en los llamados
enclaves extranjeros como las bananeras del Magdalena, la Tropical Oil en Barrancabermeja, la
Choco Pacífico».
28
Las leyes dictadas en virtud de las recomendaciones de esa comisión fueron: ley 20 de 1923
(orgánica del papel sellado y timbre nacional), ley 25 de 11 de julio de 1923 (orgánica del Banco de
la República), ley 31 del 17 de julio de 1923 (por la cual se fija el número y la nomenclatura de los
ministerios), ley 34 del 18 de julio de 1923 (sobre la formación y fuerza restrictiva del presupuesto
nacional), ley 36 del 19 de julio de 1923 (sobre administración y recaudación de rentas nacionales),
ley 42 del 19 de julio de 1923 (sobre reorganización de la contabilidad nacional y creación del
departamento de contraloría), ley 45 del 19 de julio de 1923 (sobre establecimientos bancarios), ley
46 del 16 de julio de 1923 (sobre instrumentos negociables), ley 100 del 12 de diciembre de 1923
(crea el departamento de provisiones y se dictan otras disposiciones).

56
FLUJOS Y REFLUJOS

7o. La Confederación Obrera Nacional CON


La fundación de la Confederación Obrera Nacional CON obedece a esta po-
larización aunque algunos le hayan dado connotaciones anarquistas por estar
presentes en su dirección el sector comandado por Luis Rozo.
No se trata de una Central de trabajadores o de organizaciones gremiales pu-
ras y simples, como se conocen hoy en día, sino un punto de aglutinamiento
de todas las corrientes con raigambre popular como había sucedido en Euro-
pa en los primeros años de la centuria.
Juzgar, como algunos autores lo hicieron posteriormente, a la CON de anarco
sindicalista es desconocer la realidad vivida en esos momentos donde la cen-
tralización de fuerzas se hace para la lucha política y las reivindicativas no
pueden dejar de enmarcarse dentro de esas condiciones de la época.
La aprobación de la creación del Partido Socialista Revolucionario en el se-
gundo Congreso de la CON no es algo espontáneo como afirmó Torres
Giraldo, sino una respuesta preparada previamente por quienes consideran
que la alternativa del momento no es otra sino la «revolución»29 contra el go-
bierno de hegemonía conservadora apoyado incondicionalmente por los Es-
tados Unidos.
Al fragor de los hechos en esos días, algunos de los actores consideraron que
el PSR es el mismo movimiento contenido en la CON sin los anarquistas,
dentro de la concepción que las reivindicaciones gremiales son casi imposi-
bles de obtener con un gobierno represivo que utiliza el método de tierra
arrasada y la única alternativa es la revolución.
La magnífica huelga ferroviaria del pacífico de septiembre de 192630 es inter-
pretada por el gobierno no como un movimiento reivindicativo que logra la
jornada de 8 horas y el descanso dominical remunerado sino como un lamen-

29
Entrevista hecha personalmente a Carlos Cuéllar. Torres Giraldo con una visión eminentemente
gremial afirma en Los Inconformes que la creación del P.S.R. fue una decisión espontánea, no pre-
parada. Carlos Cuéllar nos contó que sí estaba preparada tal proposición pero no le habían dicho
nada a Torres por el temor a que la divulgara antes de tiempo y fuese saboteada por los llamados
anarquistas.
30
Los trabajadores del ferrocarril del Pacífico, cuyas líneas iban desde Calarcá hasta Popayán y Cali
a Buenaventura, le presentaron un pliego de peticiones al gerente de la empresa general Vásquez
Cobo, aspirante a la presidencia de la República, quien lo rechazó bajo el argumento de que la
comisión de los trabajadores no traía los poderes de representación de cada uno de ellos, exigencia
de conformidad con las leyes 78 de 1919 y 21 de 1920, en aplicación de la teoría del mandato. Por
el grado de organización de los trabajadores, los dirigentes no se sintieron amilanados

57
MARCEL SILVA ROMERO

table acto de fortalecimiento de las fuerzas desestabilizadoras. Estas conclu-


siones parecerían confirmarse cuando inmediatamente conocido el éxito de
los huelguistas del pacífico son muchos los sectores de trabajadores que se
contagian del espíritu reivindicativo y se animan a presentar sus pliegos de
peticiones, amenazando con irse huelga si no se les resuelve rápidamente sus
aspiraciones. En esta escalada se destacan los trabajadores de carreteras.
El gobierno contra su querer, su costumbre y estilo debe intervenir y procura
arreglos satisfactorios, pero indudablemente estos «tragos amargos» los pasa
por el empuje popular después de la huelga ferroviaria, pero pensando en
rescatar la iniciativa, en su lucha contra la «revolución».

8o. La política de tierra arrasada


Muy pronto encuentra el gobierno de Abadía Méndez el lugar para iniciar el
aplastamiento de todas las fuerzas que él consideraba subversivas y escondi-
das detrás de las reivindicaciones de los trabajadores.
Al pliego de los trabajadores petroleros que incluían peticiones también de la
pequeña burguesía, o de los subempleados de la región, como el que los ven-
dedores pudieran ingresar a los campamentos de los trabajadores, responde la
Tropical Oil Company con represión y renuencia a negociar pese a los manda-
tos de la ley 21 de 1920. Uno de los errores, según los comentaristas de la
época, que cometió la dirección obrera fue el de pedirle al inspector de trabajo
que hiciera cumplir los términos de iniciación de la negociación y de la etapa
de arreglo directo consagrados en la ley 21 de 1920 y no haber lanzado la
huelga total, tan pronto la Troco se negó a negociar.
El gobierno respalda la violación de la ley colombiana por parte de la empresa
extranjera y además perpetra una masacre de trabajadores y habitantes de

por ese rechazo sino estimulados y no pidieron ni esperaron los términos legales. En tres días se
desarrolló la gran huelga de los ferroviarios del Pacífico que es uno de los movimientos huelguísticos
más impactantes en la historia de Colombia, organizada por un equipo de socialistas liderados por
Torres Giraldo desde el periódico ‘La Humanidad’. Se paraliza todo el occidente colombiano, no
sólo el transporte sino también las actividades en los pueblos y ciudades que se hallan sobre la vía,
ejerciendo control sobre la ciudadanía para evitar desmanes. A los tres días de huelga, que la prensa
dimensionó a extremos fantásticos, el Congreso de la República, desde Bogotá, ordena arreglar el
movimiento y unos trabajadores obtienen por primera vez jornada de trabajo de ocho horas, descan-
so dominical remunerado, escuelas para los trabajadores e hijos de trabajadores, anjeos para las
viviendas y otros puntos de importancia.

58
FLUJOS Y REFLUJOS

Barrancabermeja31 con el propósito de destruir hasta sus cimientos la organi-


zación sindical y la conciencia social32.
Mediante este tratamiento represivo e inicuo a los trabajadores y los poblado-
res, ubicado en las páginas más deshonrosas de la historia de Colombia, pien-
san los gobernantes que le están asestando un golpe efectivo a la «subversión».
Es dentro de esta línea que en 1928 se expidió la conocida «ley heroica» que
prohibió cualquier clase de organización que, entre otras cosas, promoviera,
estimulara o sostuviera huelgas que no se ajustasen a las leyes33.

9o. La huelga de las bananeras


La masacre de las bananeras se ubica dentro de este contexto.
A los revolucionarios, sean socialistas, marxistas o liberales radicales, les llega
el convencimiento de tener únicamente abierta la puerta de la insurrección
para derribar el despótico, podrido y corrupto gobierno conservador. Las res-
puestas cruentas dadas a los movimientos reivindicativos de los trabajadores
es una comprobación de la necesidad de la «revolución» y encaminan sus fuer-
zas a ese objetivo.
31
BUENAHORA Gonzalo – Sangre y Petróleo – Editorial Colombia Nueva Ltda. Bogotá 1970.
32
El 6 de enero de 1927 se inicia el segundo movimiento laboral de los trabajadores de la Tropical
Oil Company quienes habían presentado un pliego de peticiones que contenía aumento de salario
del 25%, seguridad en el empleo, es decir que no se dieran despidos sin justa causa, descanso
dominical, jornada diaria de 8 horas, mejor comida y condiciones sanitarias, anjeos para las venta-
nas de las vivienda de propiedad de la Tropical. La Troco se niega a negociar, el gobierno declara el
toque de guerra en Barrancabermeja, trabajadores de las compañías fluviales del río Magdalena
entran en huelga de solidaridad, el 20 intentan el asesinato de Raúl Eduardo Mahecha, la policía
entra a chocar con los trabajadores, quedando, según la versión oficial, un saldo de dos muertos y
más de ocho heridos, son encarcelados los principales dirigentes obreros del país, el ejército inició
una labor de
‘limpieza en las sedes y casas de los sindicalistas de Barranca, muchos fueron arrestados en una
cañonera enclavada en el puerto y posteriormente fueron deportados.
33
Por ser importante dentro del análisis es conveniente recordar apartes de esa ley heroica: Artículo
primero: De acuerdo con el Artículo 47 de la Constitución, están prohibidas las asociaciones, agru-
paciones u organizaciones de cualquier clase que, como el bolchevismo y el comunismo, se propon-
gan realizar alguno o algunos de los siguientes fines:
«Primero. Difundir ideas que tiendan a extinguir o debilitar el sentimiento y la noción de patria.
«Segundo. Provocar o fomentar atentados contra la organización constitucional de los poderes pú-
blicos o promover por medios ilegales el cambio de las instituciones.
«Tercero. Fomentar o provocar, por medio de irrespetos, ultrajes o invectiva, el menosprecio de la
religión católica, apostólica, romana que la Constitución reconoce como religión nacional y como
esencial elemento del orden social.
«...
«Sexto: Atacar la legitimidad del derecho de propiedad.
«Séptimo: Promover, estimular o sostener huelgas que no se ajusten a las leyes que las regulan».
59
MARCEL SILVA ROMERO

La zona bananera del Magdalena es una región prácticamente autónoma del


resto del país y aislada. Para arribar a ella no existen vías de comunicación
pero estando allí se presencia un desarrollo de las fuerzas productivas de infra-
estructura, que impresionan al visitante. El dominio de la United Fruit Company
es absoluto desde Santa Marta hasta Algarrobo.
Pero las condiciones de vida de los trabajadores y los habitantes de la región
son pésimas, se les paga en vales sólo cambiables en los comisariatos de la
compañía, no se respeta ni el descanso dominical remunerado ya creado por
ley, la United no reconoce a los trabajadores como suyos sino que alega lo son
de los contratistas: «El sistema que la compañía desarrolló para conseguir sus
objetivos se basaba en el trabajo a destajo. En lugar de pagar salarios por hora
o por día, la United Fruit Company pagaba por trabajo cumplido. Por limpiar
terreno nuevo, sembrar matas de banano y desherbar, se pagaba a los grupos
de trabajo por unidad de terreno, por la cabuya (algo mayor que la hectárea).
Los trabajadores generalmente laboraban de las seis a las once de la mañana y
de la una a las seis de la tarde; eran supervisados por capataces de la United
Fruit Company y por listeros. Durante los períodos intensos del corte de
banano, grupos de obreros asumían trabajos especializados: los puyeros cor-
taban la fruta; los coleros cargaban los racimos al borde de los campos; y los
carreros los apilaban sobre góndolas que las mulas llevaban hasta las estacio-
nes. Allí los cargadores subían el banano a los vagones que lo llevaban direc-
tamente al puerto. Un tercer grupo de obreros cuidaba la irrigación, trabajan-
do en turnos las veinticuatro horas. El sistema de trabajo a destajo funcionó
bien para la compañía, y parece que agradaba a los obreros. Aunque era inse-
guro, les daba la libertad de manejar su propio tiempo y sus procesos labora-
les. Lo que no les gustaba eran las prácticas de contratación de la compañía.
En lugar de contratar directamente a sus trabajadores, utilizaba a contratistas colombianos
(ajusteros), que acordaban el trabajo a realizar y reclutaban los trabajadores para hacerlo.
La United Fruit Company estipulaba: «Todos los detalles del trabajo serán de
cargo del contratista, y ni el contratista ni sus empleados son empleados de la
United Fruit Company.» Así se dio una situación extraña: la United Fruit
Company producía millones de bananos cada año, pero sostenía que no tenía
trabajadores.
«El sistema de contratos le sirvió a la compañía: los problemas del recluta-
miento y las relaciones laborales se dejaron en manos de unos pocos empresa-
rios colombianos. Pero los trabajadores no estaban tan satisfechos. El siste-
ma conducía a su explotación. Una comisión del gobierno reportó que a los
contratistas a veces «les sisan o merman sus salarios». Más importante aún, la
United Fruit Company utilizó los contratos para evadir la legislación laboral
60
FLUJOS Y REFLUJOS

colombiana. Cuando después de 1915 el gobierno comenzó a promulgar le-


yes regulando las condiciones de trabajo, la United Fruti Company rehusó
extender los beneficios a los trabajadores en las plantaciones porque, según
ella, quienes trabajaban en los campos bananeros no eran empleados suyos.
Uno de los objetivos principales de la huelga de 1928 fue que la United Fruit
Company reconociera a sus obreros»34.
Por la vivencia de estas situaciones los trabajadores colocan en un lugar pri-
mordial de sus reivindicaciones la obtención de un contrato colectivo de tra-
bajo, por oposición al contrato individual. Una de las investigaciones socio
jurídicas de un tratadista liberal, así lo reseña35.
Los abusos llegan en esta época a un nivel intolerable y el estallido social es
inminente.
Raúl Eduardo Mahecha y otros militantes del PSR. tienen ante sí una incon-
formidad en ascenso, pero no desean lanzar un movimiento huelguístico, se-
gún las instrucciones recibidas desde Bogotá, pues se teme una represión vio-
lenta como ha sucedido en otras partes y el día de la insurrección está cercano.
Una derrota de un movimiento reivindicativo en la zona bananera significará
la marginación de esta enorme fuerza de la insurrección y por ello se decide
presentar un elemental pliego de peticiones de 9 puntos que recoge lo más
básico y sentido tanto por los trabajadores como por los comerciantes36.
Esta simpleza del pliego, se piensa, es condición necesaria para el triunfo, el
que entusiasmará a las masas bananeras, les elevará su nivel de lucha y a no
dudarlo intervendrán con éxito en la próxima insurrección.
La violencia sin límites desatada por el gobierno conservador, presionada por
los Estados Unidos, persigue además de golpear las reivindicaciones de las

34
LEGRAND Catherine - «El conflicto de las bananeras» (en Alvaro Tirado Mejía (comp.), Nueva
Historia de Colombia, vol. III. Bogotá: Planeta Colombiana, págs. 183-218.
35
«Los restantes pedimentos se referían a un aumento de salarios y a contratos colectivos en vez de
contratos individuales; esta última petición suponía el reconocimiento del sindicato. También se
negó la compañía a considerar estas peticiones en lo cual parece que los representantes del gobierno
estuvieron de acuerdo, ya que consideraban que los salarios estaban determinados por la Ley de la
oferta y la demanda de una parte, y que por lo demás, en sí mismos no eran malos para la situación
económica reinante» (GONZALEZ Charry, Guillermo – Derecho Colectivo de Trabajo – Tomo I –
ediciones Rosaristas – Bogotá – 1978 – pág. 160).
36
Los puntos del pliego de peticiones son: reconocimiento de su calidad de obreros de la compañía
y por consiguiente la obtención de los derechos consagrados en las leyes laborales vigentes, tales
como el seguro colectivo, pago por accidentes de trabajo, descanso dominical remunerado, facilida-
des de vivienda y de hospitalización, aumento de salario y contratos colectivos de trabajo y no
contratación individual, lo que significaba reconocimiento del sindicato.

61
MARCEL SILVA ROMERO

poblaciones magdalenenses y garantizar los fines lucrativos de las inversiones


extranjeras, atemorizar definitivamente a los trabajadores por su oposición a
los designios del capital foráneo37.

10o. El desprestigio popular del gobierno


Las movilizaciones populares contra los funcionarios más corruptos de Bogo-
tá y las manifestaciones estudiantiles del 9 de junio de 1929 ahogadas en san-
gre de estudiantes asesinados son apenas dos muestras de la inconformidad
popular contra el régimen.
El verbo encendido de Jorge Eliécer Gaitán en el Congreso, denunciando la
masacre de las bananeras deja atónito al país, es increíble lo acontecido y las
voluntades mayoritarias repudian la hegemonía.
Pero la reacción de los altos círculos gobernantes se restringe a desatar la más
pura represión. Las cárceles y los panópticos son atiborrados de presos políti-
cos y la pena del destierro está al orden del día.
Estos golpes logran desbaratar las incipientes estructuras coordinadoras de la
programada insurrección.

11o. La fallida insurrección de julio de 1929


Tal como lo concluye Tila Uribe38, el movimiento del 29 de julio de 1929
estuvo en el ostracismo de tres líneas de los distintos libros que a él se refieren,
tildándolo de golpe de mano, putchismo, etc., hasta que Gonzalo Sánchez,
desempolvando expedientes penales, en su libro «Los Bolcheviques del Líba-
no» nos narra la profunda vitalidad de los insurrectos, su creencia indoblega-
ble en el socialismo revolucionario y la enormidad de los esfuerzos por sus
escasos recursos para alzarse en armas.
También nos dejó atónitos a los lectores de los libros tradicionales de la histo-
ria, fuesen liberales o de izquierda, saber que esa fracasada insurrección no
solamente fue la acción de unos pocos intrépidos desfasados de la realidad

37
«Este desastre no tiene explicación jurídica ni política aceptable. Cierto que ley 78 de 1919, único
instrumento con que se contaba entonces, era deficiente; pero tenía con todo, instrumentos y posibi-
lidades de interpretación adecuada que hubieran facilitado un tratamiento del problema. Además se
trataba de una empresa privada, de suerte que ni siquiera existía el pretexto de que tratara de un
servicio público. Fue, más que todo un problema de mentalidad y de praxis gubernamental. Una
respuesta inadecuada y bárbara, pero al criterio oficial imperante de que cuanto sonara a socialismo
debía ser aplastado a cualquier precio» (GONZALEZ Charry, Guillermo – op. cit. pag. 163).
38
URIBE, María Tila.Op. cit.

62
FLUJOS Y REFLUJOS

sino que tuvo masas y proyecciones, héroes y dirigentes, alegrías, pesares y un


gran fracaso.
Todo honor y honra a quienes se atrevieron en 1929. Este reconocimiento es
para borrar en algo el lodo lanzado encima de sus acciones durante épocas, sin
dejar de reconocer las graves fallas de concepción y organización que tuvie-
ron, pero al fin y al cabo la historia no la hacen los historiadores interesados
sino los pueblos.
Del socialismo revolucionario unos en la cárcel, otros en el destierro, no falta
quien en la tumba, un grupo hace tránsito a la fundación del partido comunis-
ta bajo las más rígidas orientaciones de la Internacional Comunista. Un gran
número regresa a las toldas del liberalismo para continuar con posiciones pro-
gresistas y los menos para unirse a lo más granado de la reacción en ese parti-
do tradicional.
Así se extinguió la primera gran oportunidad histórica en el siglo XX para que
Colombia tuviese un gobierno popular.

12o. El partido liberal, la nueva alternativa


La gran crisis capitalista mundial que toca apresuradamente las puertas co-
lombianas y se posesiona en toda la geografía haciendo cerrar fuentes de em-
pleo, industrias, comercio y establecimientos en general, va a engendrar una
visión de necesidad de recuperación económica como uno de los puntos cen-
trales de la situación del país.
El llamado sector civilista del partido liberal recoge el descontento con la
hegemonía, se aprovecha de las contradicciones en el seno del partido conser-
vador, utiliza el hastío de importantes núcleos poblacionales de la intromisión
de la iglesia en la política y las elecciones, pero sobre todo se muestra como
una alternativa de paz y progreso.
Su candidato, Olaya Herrera, reúne los requisitos más contrapuestos, necesa-
rios para obtener una importante votación frente a la maquinaria guberna-
mental-conservadora: 1o. amigo de un sector conservador por haber formado
parte del gobierno republicano de Carlos E. Restrepo de 1910 a 1914 y se
espera que arrastre votos de ese partido, 2o. con aureola de revolucionario por
haber sido uno de los oradores en la plaza pública en las jornadas que derrum-
baron el régimen del general Rafael Reyes, y 3o. amigo de los círculos gober-
nantes de los Estados Unidos para obtener recursos con los cuales se soporte

63
MARCEL SILVA ROMERO

la situación económica, por haber sido embajador durante varios años en


Washington.

13o. Conclusiones sobre la tercera década


Como conclusión de la acción en la tercera década de esta centuria las formas
organizativas de trabajadores que van a exigir decididamente derechos labora-
les se caracterizaron fundamentalmente por:
a) No tenían unos contornos definidos, en la inmensa mayoría de casos, y no se
contraían a los trabajadores de una o varias empresas. Desbordaban cualquier
parámetro y por lo general eran asociaciones que recogían la población circun-
dante a una explotación económica. Obsérvese la organización de la gran huel-
ga ferroviaria del Pacífico a través de la estructura del periódico «La Humani-
dad» dirigido por Ignacio Torres Giraldo, la paralización de la sabana de Bogotá
en 1919, o las huelgas de la Troco en 1924 y 1927 con la naciente Sociedad
Unión Obrera (hoy USO) liderada por Raúl Eduardo Mahecha, la de las bananeras
de 1928 con la Unión Sindical de Trabajadores del Magdalena, etc.
b) Las peticiones no se restringían a las reivindicaciones de los trabajadores de
una empresa sino que abarcaban también las de la población, como por ejem-
plo la exigencia de los trabajadores petroleros en Barrancabermeja en 1924 de
que los comerciantes pudieran entrar a los campamentos a vender sus produc-
tos a excepción de bebidas embriagantes, o el pago de salarios en moneda de
curso legal en la zona bananera y la eliminación del monopolio de los
comisariatos de la United Fruit Company.
c) Las huelgas se dimensionaban de lo estrictamente reivindicativo para con-
vertirse en movimientos con claros tintes políticos, subversivos, frente al trata-
miento que les daba el Estado, para minar las bases de los gobiernos de la
época.
d) Nunca exigieron reconocimiento legal pues lograban un lugar político y
social en el país en la medida de sus luchas y capacidades. Los dirigentes no
tenían garantías de ninguna especie, por el contrario vivían la más dura repre-
sión y su ascendencia sobre los trabajadores y sectores de la población la al-
canzaban basados en la honestidad y combatividad.
e) Partiendo de las restricciones al derecho de huelga y los requisitos que se
exigían para la presentación de un pliego de peticiones plasmadas y exigidos
en las leyes 78 y 21, el gobierno crea un fuerte anillo con leyes penales repre-
sivas ilegalizando cualquier huelga que no se desarrolle dentro de esos marcos.

64
FLUJOS Y REFLUJOS

Prácticamente era imposible presentar un pliego de peticiones y si la negativa


lleva a la huelga, los trabajadores reciben fuertes sanciones penales.
f) La legalidad no adquiere legitimidad. No existe conciencia de enmarcar las
luchas dentro de las disposiciones restringidas de las leyes 78 de 1919 y 21 de
1920.
g) Los movimientos sociales ayudaron a integrar una corriente progresista en
el seno de la sociedad colombiana, conformada por anarquistas, marxistas,
socialistas simples y hasta liberales socialistas. Recordar algunos nombres es
procedente: Raúl Eduardo Mahecha, Carlos Cuellar, Diego Montaña Cuéllar,
Gerardo Molina, Tomás Uribe Márquez, María Cano, Luis Tejada, Angel Ma-
ría Cano, Quintín Lame, Juana Julia Guzmán, Vicente Adamo, Ignacio Torres
Giraldo, Jorge Eliécer Gaitán, Luis Vidales, Juan C. Dávila, Luis Rozo, Leopoldo
Vega Solórzano, Enriqueta Jiménez, Pablo E. Rangel, Julio D’Achiardi, Fide-
digno Cuellar, Jorge del Bosque, Francisco de Heredia, Carlos Melguizo, Juan
de Dios Romero, Higinio Forero, Pedro Narváez ‘El Zapatero de El Líbano’,
etc.

Resumen
Después de la guerra de los mil días los partidos liberal y conservador sufrie-
ron un desprestigio casi total entre la población. Mientras un sector de las
masas guerreó detrás de la bandera roja que significaba revolución por el
federalismo, por la separación iglesia Estado, por las libertades públicas, otro
sector de ellas contraatacó detrás del pendón azul por defender el centralismo,
el estado católico, el autoritarismo, pero en definitiva, independientemente del
color de la divisa seguida, la miseria y el hambre fueron el resultado para la
inmensa mayoría de colombianos. También fue evidente el aceleramiento de
la concentración de la propiedad, especialmente la agraria y la financiera, en
pocas manos.
Mientras a principio de siglo en otros países de Latinoamérica se deshacían los
partidos liberales y conservadores, propios de la centuria anterior, para dar
paso a agrupaciones renovadas cuyas fronteras se definían por adelantar u
oponerse a progresos sociales, en Colombia el partido liberal termina absor-
biendo todos los ímpetus renovadores, ya sea lanzando plataformas de socia-
lismo de Estado, aprobando programas de avanzada como el de Ibagué en
1923 o planteándose en 1930 como alternativa social frente a la represión
conservadora y ante la desaparición de los socialistas revolucionarios.

65
MARCEL SILVA ROMERO

Los hechos que dieron lugar al nacimiento de la clase obrera y de las organi-
zaciones de los trabajadores se sucedieron tan vertiginosamente, en medio de
una brutal y sangrienta represión, que no dieron tiempo a la elaboración de
refinados proyectos y estructuradas plataformas de acción, sino a duras penas
a dar las respuestas inmediatas a la agresión que lógicamente adolecían de
improvisación y de ensueños.
Pero lo actuado por los socialistas revolucionarios era la respuesta más viable
y posible dentro de las condiciones del período. Por ello la calificación precipi-
tada de «putchistas» o anarcosindicalistas que les imputaron a los dirigentes de
la época demuestra el poco conocimiento de la realidad y la época de quienes
así los señalaron.
Dentro de este período tan convulsivo, los trabajadores y sus dirigentes no se
pusieron a pensar en sindicatos reconocidos por el Estado y reglamentados
hasta el detalle sino que utilizaron una gama muy amplia de imaginativas for-
mas de organización aptas para desarrollar las luchas del momento. Pocas de
ellas sobrevivieron.

66
CAPÍTULO II
PERÍODO 1930-1945

14o. La transición hacia el liberalismo.


El socialismo revolucionario es derrotado y los efectos de su rebeldía son
apropiados por el partido liberal. De sus dirigentes y personalidades descollantes
unos van a prisión, otros son juzgados dos veces siendo la segunda por los
fundadores del nuevo partido, unos más al olvido del presente39, los menos a
las toldas del liberalismo y un buen número se hace presente en la fundación
del partido comunista.
Para algunos sectores de izquierda la ruptura con el pasado «putchista» debía
ser tajante y total40. Las posiciones de los centros internacionales (IC e ISR) y
sus análisis los llevan a erigir un orden donde el primer paso es la conforma-
ción y consolidación de un partido comunista férreamente centralizado, sin
los errores del pasado y sin quienes los «cometieron», posteriormente ganarse
las masas y en tercer lugar la estrategia y la táctica para la toma del poder.
Quienes en 1930 fundan la organización comunista acuerdan un proceso a la
inversa del vivido en los años veinte donde el partido o la organización era lo
menos importante y todos los que se adhirieran al programa revolucionario
era militantes de él, siendo de primer orden la insurrección41.
Varias visiones se dan al respecto, tanto las referenciadas en el libro de Medófilo
Medina, como la de Rafael Baquero en «Treinta Años de Lucha» por un lado y
por el otro los críticos como Diego Montaña Cuéllar42 y María Tila Uribe en
«Los años escondidos».

39
URIBE, María Tila. Op. cit., Capítulo XII.
40
MEDINA, Medófilo. Historia del Partido Comunista de Colombia. CELS. Bogotá, 1988.
41
SÁNCHEZ, Gonzalo. Los bolcheviques del Líbano. Pandora, ECOEX, Bogotá, 1981.
42
«Si la lucha contra tales asaltos al patrimonio nacional no tuvo la amplitud que era de esperarse,
fue porque la bandera contra las negociaciones de Olaya, apareció en las manos de la reacción y
porque el partido que sucedió al partido socialista revolucionario se aisló de la clase obrera y de los
sectores populares para dedicarse a estéril lucha interna para destruir a María Cano, Torres Giraldo

67
MARCEL SILVA ROMERO

No debe olvidarse que hasta 1933 la Internacional Comunista consideraba


como prioritario combatir como enemigos fundamentales de la revolución a
los partidos socialistas democráticos.
Esta va a ser una constante hasta la actualidad en la historia de los rompimien-
tos o fraccionamientos de las organizaciones de izquierda estructuradas sobre
las tesis del partido con centralismo democrático. Quienes se fraccionan le-
vantan consignas y confeccionan programas totalmente opuestos a los acep-
tados por la organización de la que se desgajan43. Se aglutinan sobre ideas
«antis» hasta que pasado el tiempo inician un proceso de acopio integral de
conceptos autónomos para su plataforma y accionar ya no mediatizados tanto
por la controversia de las ideas del movimiento del que se segregaron, encon-
trándose allí su verdadero reto de mantener la nueva organización.

15o. La ley 83 de 1931, un proyecto suprapartidista


El partido liberal gana las elecciones para presidente de la república por haber
obtenido mayor votación Olaya sobre Vásquez y Valencia, pero el partido
conservador, la prolongación de la hegemonía, mantiene sus mayorías en el
Congreso de la República.
Aunque en 1931 el liberalismo gana las elecciones no obtiene mayoría en el
congreso, pero una facción conservadora dirigida por Román Gómez colabo-
ra con el oficialismo.
Así, un sector del partido conservador y el partido liberal son conscientes de
la importancia de esta nueva clase –la obrera y los trabajadores en general–
que irrumpía con beligerancia en el país y que de no ser domeñada su fuerza
podía crear fenómenos políticos contrarios a los intereses de la gran propie-
dad.
Es precisamente un congreso, dominado por el partido conservador, a inicia-
tiva de un gobierno de transición liberal, el que va a aprobar la ley 83 de 1931,
reguladora del reconocimiento estatal de los sindicatos y a dictar otras dispo-
siciones.
Debe realzarse la combinación de fuerzas entre el liberalismo triunfante y el
conservatismo mayoritario en el congreso para aprobar esas leyes de conteni-
do social.
y otros dirigentes» (MONTAÑA CUÉLLAR, Diego. Cincuenta Años de la U.S.O., Ediciones Maco.
Bogotá, septiembre de 1974 sin pág.).
43
PCCML. Documentos Políticos. Vols. I, II y III. , 8 de junio, Medellín.

68
Fue una auténtica alianza de clase o de intereses comunes los que viabilizan la
aprobación de la ley.

16º. El reconocimiento de personerías jurídicas y la reificación de los


sindicatos.
En el tratado de derecho civil de moda para 1930, se diferenciaba que en
Francia, en principio «La sociedad se constituye con ánimo de obtener benefi-
cios merced a las aportaciones hechas por los asociados. Este es precisamente el
carácter esencial de la sociedad, el que le distingue de la asociación (Cass, ch. réun., 11
marzo 1914, D.P. I. 257, nota de L. S.) ya que , en efecto el art. i.º de la ley de
I.º de julio de 1901, relativa al contrato de asociación, define ese contrato de la
manera siguiente: <<Asociación es aquella convención por la cual dos o más
personas ponen en común, de una manera permanente, sus conocimientos o
su actividad con un fin distinto del de repartirse beneficios>>»44. Sin embargo existen
asociaciones que sin perseguir ánimo de lucro para ellas, sí persiguen un inte-
rés pecuniario para sus asociados, como por ejemplo las cooperativas, aclaran
en 1916 estos dos autores.
Desde la antigüedad los gobernantes siempre temieron el auge de las asocia-
ciones sin ánimo de lucro y por ello tomaron medidas para prohibirlas, con-
trolarlas o cerrarlas. Colin y Capitant ya estudiaban esta prevención en la Eu-
ropa de 1926: «La asociación ha sido siempre vista con recelo y poca simpatía
por el legislador, al extremo que la libertad de asociación no ha sido consagra-
da hasta 1901. Antes de esa fecha no era posible asociarse sino con la autoriza-
ción del gobierno (artículo 291 del Cód. pen., derogado por la ley de 1º de
junio de 1901. V nuestro tomo II, Vol. I. pags. 426 y sigs.) La sociedad, por el
contrario, no ha suscitado nunca las mismas desconfianzas, las mismas medi-
das restrictivas; siempre que ha sido permitida, más también se comprende
que el legislador haya creído necesario circunscribir escrupulosamente su campo
de acción, con el fin de impedir que algunas asociaciones vinieran a disimular-
se bajo el nombre de sociedades»45.
Con anterioridad a 1930 los sindicatos eran vistos como focos de perturba-
ción social y amigos de la insurrección contra el gobierno conservador. Pero a
partir de 1931, cuando el Congreso expidió la ley 83 de 1931 sobre reconoci-
miento de sindicatos, las clases dominantes, a través del Estado colombiano,
admitieron un derecho de asociación totalmente controlado por ellas, con un
44
COLIN Ambrosio y CAPITANT H. - Curso elemental de Derecho Civil - tomo IV - Madrid -
Editorial Reus S. A. - 1926 -pag. 435.
45
COLIN, op.cit pag. 435.

69
MARCEL SILVA ROMERO

margen de acción muy reducido. Es decir, la élite admite los sindicatos pero
dentro de sus parámetros y con el establecimiento de controles rápidos y efi-
caces.
El primer requisito para que un grupo de trabajadores pudieran desarrollar
acciones reivindicativas radica en la obtención del reconocimiento guberna-
mental de la personería jurídica.
Para los teóricos de aquella época, las ventajas prácticas que trae el atributo de
la personalidad son: 1º Los bienes aportados en sociedad no se hallan indivi-
sos entre los asociados, sino que forman un patrimonio distinto del de cada
uno de los socios. 2º La sociedad puede comparecer en juicio por sus gerentes
o administradores y 3º la sociedad es capaz de adquirir toda clase de derechos
patrimoniales.
Obviamente para las sociedades no era necesario cumplir con la obtención de
este reconocimiento. Para los sindicatos va a ser una exigencia absolutamente
indispensable el reconocimiento de la personería jurídica para poder actuar
válidamente durante el lapso que gozara de tal consentimiento estatal.
La dirección ideológica que logran darles los grupos dominantes a los trabaja-
dores para que ‘civilicen’ sus luchas radica centralmente en la aceptación de
esta vigilancia estatal que en el transcurso de los años, por ausencia de crítica
jurídica, va a llevar a la dirigencia sindical a considerarse en el mismo plano de
manejo que las sociedades civiles o comerciales, pues también las organizacio-
nes sindicales son ‘personas jurídicas’, distintas de los afiliados.
Este proceso de objetivización, como lo denominan los tratadistas españoles,
ya no solo cubre a ‘la fuerza de trabajo’ sino también a los ‘sindicatos’, que
poco a poco van a recibir el tratamiento de personas reales, distintas de los
afiliados, lo que va a facilitar en un futuro no muy lejano la comprensión por
parte de las bases de que los del sindicato son únicamente los integrantes de
las juntas directivas. De allí no hay sino un solo paso a considerarse los direc-
tivos como los manejadores de los bienes y derechos del sindicato, entre ellos
la suscripción de convenciones colectivas de trabajo que pierden la naturaleza
de ser el derecho de negociación de cada trabajador, incrustado en su contra-
tos de trabajo, para dar paso a la teoría organicista de que ese derecho es
atributo exclusivo de la organización y solo puede ser manejado por la que lo
suscribió, así en el futuro los trabajadores estén reunidos en sindicato distinto.

70
FLUJOS Y REFLUJOS

La separación en una línea definitoria tajante entre intereses de los sindicatos


e intereses de los trabajadores va a permitir en el futuro el desmantelamiento
de las organizaciones y de las convenciones.

17o. Características de la ley 83 de 1931


Autorización para el funcionamiento del sindicato reconocido por el Estado,
pero siempre y cuando, sólo sean:

I. Clasificación

de patronos (industriales o empresarios)

industriales
de primer grado gremio

oficios varios

de trabajadores
territoriales
de segundo grado: federaciones
industriales
profesionales

de tercer grado: confederaciones

mixtos (constituidos por patronos y trabajadores)

Aquéllos así fueron definidos: «Artículo 3o. Los sindicatos son gremiales o
industriales. Los primeros son formados por individuos de una misma profe-
sión, oficio o especialidad; los segundos, los formados por individuos de va-
rios oficios, profesiones o especialidades que contribuyan en la preparación,
elaboración o explotación de un mismo producto en una misma empresa».

71
MARCEL SILVA ROMERO

Algunos autores incurrieron hace décadas en un error al «descubrir» que el


sindicalismo de industria fue la más importante creación de la ley de 1931 (ver
anexo). En el texto normativo se define el sindicalismo «industrial» pero en su
contenido consagró el sindicalismo de empresa, o de base.
Ciertamente las más importantes negociaciones del período se dan por rama
industrial (transportes) pero a través de las federaciones (Fedenal-Ferrovías)
aglutinadoras de sindicatos «industriales» o de gremio, a las que se les dieron
las mismas facultades de los sindicatos.
No es necesario profundizar en el por qué se autorizaron sindicatos mixtos
entre patronos y trabajadores, pues su objetivo es absolutamente claro.
La autorización legal exclusiva para sindicatos «industriales» (empresa) y de
gremio obedece a:
a) Impedir el desarrollo de las formas organizativas utilizadas con éxito en la
década de los 20 cuando cualquier organización popular servía para aglutinar
a trabajadores y habitantes de toda una región.
b) Buscar la permanencia de los sindicatos para evitar la creación de organiza-
ciones conyunturales para un movimiento como había sucedido en las épocas
anteriores.
c) «Feudalizar» el sindicalismo colombiano. Enmarcar a los trabajadores den-
tro de los muros de una fábrica o los linderos de una explotación rural, sin una
relación orgánica entre ellos.
d) Eliminar el potencial y autonomía de las organizaciones para que el respec-
tivo gobernante de turno pudiera controlarlas.
El sindicalismo de gremio tiene dos variantes, cuando aglutina trabajadores
independientes, sin patrono, y cuando sus afiliados son asalariados, produ-
ciendo cada uno de ellos consecuencias políticas distintas:
a) Cuando se trata del derecho de asociación de trabajadores sin patronos, o
pequeños propietarios, como carretilleros, sastres, floristeros, etc., las con-
cepciones predominantes en su seno son pequeño burguesas, que al igual de
los socialistas de 1919 no son enemigos ni de las propiedad privada ni del
Estado, pero luchan contra los monopolios, es decir esas organizaciones ge-
neran políticas e ideologías liberales progresistas.

72
FLUJOS Y REFLUJOS

b) Los sindicatos de gremio compuestos por trabajadores con patrono tien-


den a la sindicalización «elitista» de los profesionales, técnicos u operarios que
por su oficio ocupaban un lugar destacado en el proceso productivo.

II. Control del Estado


El Estado:
a) Reconoce personería jurídica.
b) Señala el contenido de los estatutos.
c) Establece taxativamente las facultades.
d) Sanciona con la disolución judicial si la infracción a la ley es permanente.
e) Sanciona pecuniariamente si el juez comprueba que la infracción es un
hecho instantáneo.

III. Prohibiciones que impedirán el nacimiento


de un sindicalismo autónomo.
a) No pueden entregarse a ningún género de especulaciones.
b) Prohíbe la adquisición de bienes para obtener ganancias.
c) Prohíbe la participación en política militante, es decir partidista.
d) Detrás de estas prohibiciones se esconde el freno para que los sindicatos
puedan ser fuertes económica y políticamente, armas fundamentales en la
construcción de una verdadera autonomía sindical frente al Estado y a los
empleadores.
La autonomía económica es de primer orden para fortificar el sindicalismo,
especialmente poder hacer negocios lucrativos, con el fin de:
a) no depender de los auxilios estatales,
b) realizar políticas de seguros de desempleo para los socios o desocupados en
general,
c) pagar los salarios de los afiliados durante los días de huelga que repercute
directamente en la consecución de mejores condiciones de trabajo,
d) crear servicios para los afiliados como comisariatos, salud, vivienda, recrea-
ción, etc.
73
MARCEL SILVA ROMERO

IV. Limitaciones por la composición.


Los sindicatos industriales (empresa) pueden estar integrados por trabajado-
res que laboren en una empresa. De esta disposición se deduce la imposibili-
dad de continuar afiliados los desvinculados de esa empresa, bien sea por
renuncia, despido, etc.
Los de gremio sí pueden tener afiliados trabajadores independientemente de
la permanencia del vínculo laboral razón suficiente para su acogida en activi-
dades donde no hay estabilidad, caso trabajadores del río.

V. Funciones detalladas y espacios en blanco


La ley 83 de 1931 le autoriza a los sindicatos el derecho de promover conflic-
tos colectivos, decretar la huelga, celebrar convenios, procurar la conciliación,
hacer obras sociales de utilidad común y adquirir bienes y productos para los
trabajadores y sus familias.
Al establecer el artículo 8o., en su literal b) que los sindicatos pueden «defen-
der los derechos de sus miembros en los conflictos del trabajo, ya sea ante
terceros o ante las autoridades», se está refiriendo a lo entendido moderna-
mente por un conflicto de intereses colectivos y no a los conflictos jurídicos
de trabajo.
Entonces la ley 83 de 1931 no se refiere a la capacidad de los sindicatos para
representar a sus afiliados en juicio cuando se trata de reclamar derechos deri-
vados de los convenios colectivos.
Esta omisión va a darle la oportunidad a los jueces para aplicar el criterio
procesal que los sindicatos pueden demandar el cumplimiento de los derechos
colectivos, aquellos indivisibles en cada afiliado, pero no los individuales, es
decir los derivados del contrato de trabajo y los consagrados en las cláusulas
normativas de las convenciones que se integran directamente a aquéllos.

18o. Diversas explicaciones de la ley


Para Edgar Caicedo la ley 83 de 1931 fue una conquista de la clase obrera:
«...en 1931, la presión de las masas obligó al Congreso de mayoría liberal, a
expedir la ley 83 de ese año que inauguró la serie de decisivas conquistas lega-
les que habrían de conseguir los trabajadores en el período. Por primera vez se

74
FLUJOS Y REFLUJOS

reconocía en Colombia a los sindicatos el derecho de ejercer su actividad bajo


reglamentación oficial y a firmar contratos colectivos»46.
Pero para Torres Giraldo la ley 83 de 1931 y demás normas sociales son sim-
plemente la adecuación de la legislación laboral, ahora con rasgos proteccio-
nistas, al nuevo modelo de desarrollo capitalista, el Estado interventor: «Sin
embargo, en este régimen antinacional, social y políticamente reaccionario, se
inicia una nueva etapa de la legislación social-obrera que, tomada en su con-
junto –y pese a sus grandes fallas– es sin duda progresista: si bien esta legisla-
ción sólo se aplica –en parte– cuando sube una nueva ola del movimiento
obrero colombiano, es decir a partir de 1934. Por el momento la expedición
de nuevas leyes social-obreras tiene por objeto limitar la visión de las masas en
«su plano subalterno» y canalizarles sus recortadas aspiraciones sobre el terre-
no «legal» bajo el dogma jurídico de la «protección» del Estado. Esta es, teóri-
camente, una posición del Estado de derecho, pero en el fondo es también el
resultado de los nuevos trazos para el desarrollo de la industria nacional. Por-
que, ¿cuáles serían, en las nuevas condiciones, las relaciones de derecho entre
patronos y obreros?»47.
Víctor Manuel Moncayo y Fernando Rojas sostienen: «...la ley debe entender-
se no como el reconocimiento de un derecho de la clase obrera, sino como el
mecanismo a través del cual el Estado busca garantizar que las luchas
reivindicativas sigan los patrones señalados por el Estado y se sometan al con-
trol y supervigilancia de la acción estatal»48.
Miguel Urrutia aquilata el apoyo de un sector de la burguesía en ese proceso:
«Protección legal de los sindicatos. En 1931 tuvieron lugar tres huelgas que no
requirieron el uso de la violencia, los arrestos o declaración de estado de sitio.
Las relaciones entre el gobierno y el sector obrero habían empezado a cam-
biar, y la protesta obrera en vez de prohibirse fue institucionalizada. Este pro-
ceso culminó cuando el congreso aprobó la Ley 83 de 1931»49.
Gerardo Molina, desde otro ángulo analizó: «3º La política Laboral. Para en-
tender la actitud de Olaya en este punto hay que tener en cuenta la posición

46
CAICEDO, Edgar. Historia de las luchas sindicales en Colombia. CEIS, 1971, pág.77.
47
TORRES GIRALDO, Ignacio.Los Inconformes, vol 4. Editoriales UNINCCA, Bogotá, 1974,
págs. 209 y 210.
48
MONCAYO, Víctor Manuel y ROJAS, Fernando. Luchas obreras y política laboral en Colombia.
La Carreta, Medellín, 1978.
49
URRUTIA MONTOYA, Miguel. Historia del sindicalismo en Colombia. Ediciones Universidad
de los Andes, Bogotá, 1969, pág. 142.

75
MARCEL SILVA ROMERO

que las clases trabajadoras habían adquirido por sus luchas y por el rol que
desempeñaron en el debate de 1930, ya que gracias al voto de ellas el candida-
to de la coalición obtuvo la victoria en las grandes ciudades. Se trataba de
reconocer esas batallas y de retribuir esos servicios, por lo cual no pueden
estimarse los logros de que vamos a hablar como un gesto paternalista del
gobierno, aunque bien es posible que algunos dirigentes buscaran de ese modo
incorporar a los inconformes al sistema que se estaba estructurando y atenuar
el alcance clasista de sus reivindicaciones.
«Las ventajas conseguidas pueden verse en dos direcciones: en la jurídica, el
espíritu intervencionista que hemos mencionado se manifestó en la ley 83 de
1931 que reconoció y reglamentó el fenómeno sindical, en la 105 del mismo
año sobre inembargabilidad de algunos salarios, en la 134, también de 1931,
sobre cooperativas. En 1932 se legisló sobre jubilación de empleados y obre-
ros ferroviarios. En 1934 se estableció por el decreto 895 la jornada de ocho
horas y por la ley 10 se consagraron en favor de los empleados particulares las
prestaciones de vacaciones, el auxilio de enfermedad y la cesantía por despido
injusto»50.
Una rápida ojeada permite deducir algunas líneas generales del accionar liberal
durante este período de gobiernos liberales.

19o. El sector liberal lopista centraliza el sindicalismo


En el primer lustro de la década de los 30, podríamos ubicar cuatro sectores
con influencia sobre los sindicatos: 1o. El partido comunista, 2o. el unirismo
de Jorge Eliécer, 3o. los socialistas, y 4o. el sector lopista del partido liberal.
El partido comunista inicialmente mantuvo una posición radical de confron-
tación con el liberalismo. Al gobierno de Olaya le endilgó ser el más abierto
representante imperialista y sustancialmente reaccionario. En las elecciones
presidenciales de 1934 presentó un candidato simbólico propio cuando el
mismo partido conservador declaró la abstención por falta de garantías.
Pero al interior del P. C. empezaron a desarrollarse fuerzas favorables a apoyar
a López. Al terminar victoriosamente la huelga de revancha de las bananeras51,

50
MOLINA, Gerardo. Op. cit., Tomo II. Tercer Mundo, tercera edición, marzo 1979, pág. 247.
51
La huelga de revancha de las bananeras, sobre la que se lanzó un manto de silencio histórico, ‘por
no asustar a la derecha’, fue una inmensa movilización de los trabajadores y habitantes de la zona

76
FLUJOS Y REFLUJOS

bajo la excusa de no asustar a la derecha del país, le atribuyó el triunfo de los


bananeros al cambio de política del gobierno en el tratamiento de los asuntos
laborales y en segundo lugar a la movilización de las masas.
Así el partido comunista tendió el primer puente para el acercamiento con el
gobierno.
Cuando se conocen en Colombia las conclusiones del VII congreso de la In-
ternacional Comunista (IC)52 ya existe un ambiente favorable en el apoyo a
López. La directriz de la Internacional sobre la alianza en cada país de los
comunistas con la burguesía antifascista, o política de los frentes populares, es
traducida simbolizando a López como el burgués nacional y la APEN53 como
el fascismo. Se levanta así la consigna de «con López, contra la reacción».
Este cambio de táctica del partido comunista va a permitir la fundación de la
nueva central obrera, labor que no se había podido concretar un año antes. En
efecto, en el primer congreso nacional del trabajo reunido a partir del 11 de
agosto de 1935 se propuso la creación de la «Confederación Sindical Colom-
biana» pero por divergencias en la composición del Comité Confederal salie-
ron elegidos dos. Ya en marcha el «Frente Popular», en el segundo congreso
nacional del trabajo, convocado en Medellín, a partir del 7 de agosto de 1936
se logra fundar la Confederación54.
La UNIR de Jorge Eliécer Gaitán, eminente abogado penalista y laboralista,
tenía una gran presencia en los sindicatos de la sabana de Bogotá y en regiones

bananera, con la solidaridad huelguística de sindicatos del resto del país, como los del río Magdale-
na. Se inició el 10 de diciembre de 1934, en medio de la expectativa de los trabajadores del país y del
miedo de los habitantes de la región quienes tenían recientes sus recuerdos de la masacre de 1928 en
la que cayeron sus familiares y amigos, pero al darse la ‘hora cero’ se empaparon de un espíritu de
revancha, con inesperado grado de combatividad, lo que obligó al recién posesionado gobierno de
López Pumarejo a intervenir, hasta que un mes después se logra un arreglo.
52
Los partidos comunistas dirigidos por el PCUS consideraban más nefastos para la revolución los
partidos social demócratas que los mismos partidos de los reaccionarios por cuanto representaban la
ideología de la burguesía en las filas del proletariado y eran el enemigo número uno a desalojar de
los campos de la revolución. Pero ante el avance del fascismo en Europa, el VII Congreso de la
Internacional Comunista da un viraje en la táctica y ordena a los comunistas hacer frentes populares
con las fuerzas socialdemócratas y partidos de la burguesía antifascista.
53
Asociación Patriótica Económica Nacional, con su periódico ‘La Razón’, aglutina comerciantes y
terratenientes liberales y conservadores.
54
Por resolución ejecutiva Nº 271 de 1937 el gobierno reconoce la personería de la Confederación
Sindical de Trabajadores de Colombia ‘CSTC’ y por resolución ejecutiva Nº 112 del 18 de octubre
de 1943 se reconoció su cambio de razón social a Confederación de Trabajadores de Colombia
‘CTC’.

77
MARCEL SILVA ROMERO

agrarias de Cundinamarca. Aún se recuerdan las matanzas oficiales de los tra-


bajadores gaitanistas en Fusagasugá.
Sobre la disolución de la UNIR en 1935 hay tres explicaciones, una que jamás
la consideró como un partido aparte sino como un movimiento liberal disi-
dente con base transitoria en fuerzas de izquierda inconformes que la política
del presidente López dejó sin banderas y la absorbió totalmente55. La segunda
explicación la dio el futuro caudillo argumentando que la UNIR había sido
penetrada por oportunistas y corruptos que él prefería disolverla antes de ver-
la en manos de tan funestos personajes. La tercera versión se basó en que
Gaitán tenía conciencia de la poca probabilidad de salir elegido al Congreso
en las elecciones de 1934 como unirista y por ello llegó a un acuerdo con el
presidente López de reintegrarse a las filas del partido liberal, disolviendo la
UNIR para ser incluido en las listas oficiales, como efectivamente sucedió56.
Lo comprobable lo encontramos en que frente a una plataforma difusa y sim-
plemente enumerativa como la acogida por la UNIR en su convención del 13
de abril de 193557, estaban los programas de López en el poder quien predica-
ba reforma constitucional, reforma agraria, reforma urbana, nuevas leyes la-
borales, entre otras. Es apenas obvio que las masas preferirían a López sobre
la UNIR.
Reintegrado Gaitán al partido liberal fue designado alcalde de Bogotá. Pese a
los programas populares que desarrolló, fue tumbado por la huelga de los
choferes.

55
TORRES GIRALDO, Ignacio. op. cit, vol III, pág. 282.
56
«...Con lo cual Gaitán se confesaba públicamente equivocado, regresaba humilde y contrito al
seno del liberalismo, del que se había apartado con tanta arrogancia, y entregaba su trabajo, su
porvenir, su energía por un plato de lentejas: ¡por una vil candidatura! La contumelia cayó sobre él
como una tormenta. Desde el periódico, la tribuna, el folleto, el libro, desde todos los ángulos del
despecho y del fracaso, se lanzaron sobre él para sostener que la inclusión en la lista oficial no eran
(sic) sino el pago de una deserción». OSORIO LIZARAZO, J. A. Gaitán. vida, muerte y permanente
presencia. Ediciones López Negri. Buenos Aires, 1952, pág. 175.
57
En materia social los puntos más destacados de la plataforma unirista son: formación de una
asamblea constituyente, abolición del latifundio, expropiación por el Estado de las tierras no cultiva-
das para ser repartidas entre quienes la trabajen en forma cooperativa, estabilización en el trabajo,
creación del seguro social, creación del código del trabajo, creación de la judicatura social con
representación directa de las clases trabajadoras, eliminación de la oficina del trabajo, intervención
de los trabajadores en las directivas de las empresas, normalización y fomento de la unidad sindical
de los trabajadores, expedición de leyes sobre trabajo minero.

78
FLUJOS Y REFLUJOS

Finalmente los llamados socialistas eran intelectuales bastante alejados de las


masas con escasa influencia entre los trabajadores y rápidamente apoyan las
propuestas de López.
El lopismo elimina cualquier oposición a la izquierda por absorción y el
sindicalismo queda aglutinado alrededor de su programa «La revolución en
marcha».

20o. Se organizan los sindicatos bajo los parámetros legales


La incomprensión de las razones sobre la profusión de los sindicatos en la
década del 30 dentro de los parámetros legales ha impedido un severo análisis
y conducido a grandes errores posteriores.
No es muy acertada la posición que atribuye la expedición de la ley 83 de 1931
a un triunfo de los trabajadores pues para esas fechas ellos tenían más bien una
idea práctica de autonomía sindical y en sus documentos no se solicitaba reco-
nocimiento legal sino atención a sus reivindicaciones.
La idea que venía de Europa era la de la libertad sindical, entendida como
independencia frente a los patronos y al Estado, en rechazo al corporativismo
italiano. Precisamente en la OIT se había ahogado un proyecto de Convenio
sobre la libertad sindical ante la insistencia de la delegación italiana de incluir
en él regulaciones sobre el sindicalismo estatal o al menos sobre el que com-
portara funciones oficiales.
En Colombia no hubo esfuerzo inmediatamente se aprobó la ley para consti-
tuir sindicatos dentro de sus asfixiantes requisitos.
«El crecimiento del sindicalismo después de 1931 ilustrado en la tabla 2 no es
por tanto el resultado de la primera legislación en la historia de Colombia que
reconoció y protegió el derecho de los trabajadores a organizarse. El desarro-
llo del movimiento obrero durante este período se debió en un grado muy
importante al apoyo informal que la rama ejecutiva del gobierno dio al sindi-
calismo, y a la forma como el ejecutivo interpretó la ley»58.
Las masas se acostumbraron durante la hegemonía conservadora a que los
gobiernos no respetaban las leyes sociales ni exigían a los patronos su acata-
miento, pero sí a que los trabajadores sujetaran sus peticiones a sus mandatos
o de lo contrario la legislación penal los sancionaría con todo rigor. Es contra
ese pesimismo y escepticismo de la población que el sector lopista del libera-
58
URRUTIA MONTOYA, Miguel. Op. cit., pág. 143.

79
MARCEL SILVA ROMERO

lismo debe desatar toda una campaña ideológica para obtener la aceptación de
la ley por parte de dirigentes y bases del obrerismo, como se le decía en aque-
llas épocas.
El gobierno liberal no logró con la sola expedición de la ley 83 de 1931
«feudalizar», «elitizar» o «liberalizar» los sindicatos. Fue una tarea que abarcó a
los cuatrenios de Olaya, los dos de López y el de Santos. La ley no fue acepta-
da por los trabajadores inmediatamente y en muchos casos ni siquiera le die-
ron importancia. Pero una constante penetración ideológica, más que política,
lograría que los trabajadores, después de varios años, no llegaran a pensar en el
derecho de asociación si previamente no podían lograr o tener ante sus ojos
una «personería jurídica». Un ejemplo es el citado por Urrutia sobre la inter-
vención del inspector de trabajo en las peticiones de los trabajadores de Feni-
cia. El otro es la USO, para muchos una organización emblemática por su
combatividad: las huelgas de 1924 y 1927 terminan en masacre, pero en di-
ciembre de 1935 los petroleros de Barrancabermeja realizan la victoriosa huelga
de desquite frente a la Tropical Oil Company59. Ahora bien, sólo después de 6
años de expedida la ley, en 1937, la USO solicitará el reconocimiento de su
personería jurídica.

21o. La reforma constitucional de 1936


Inmediatamente a su expedición no incide mucho en la existencia, viabilidad
o agilización de la normatividad laboral en materia de derecho laboral colecti-
vo, pues ya se venía legislando desde mucho antes con las leyes 78 de 1919, 21
de 1920 y 83 de 1931.
Dentro del bloque de opinión que se integró alrededor de la reforma constitu-
cional, se le dio bastante importancia a la necesidad de la constitucionalización
del derecho al trabajo, huelga y asociación.
Con posterioridad a la adopción de los artículos 17, 18 y 44, sectores vincula-
dos a los trabajadores ensalzaron su contenido y alcances. Pero la aprobación
de esos artículos va a tener otra explicación:

59
«Por esto la USO ha sido la sede de las más audaces empresas nacionalistas y a ella han acudido
todos los revolucionarios del país a hacer su praxis revolucionaria. Esto ha conducido muchas veces
al error de pretender dirigir la lucha revolucionaria desde Barranca sin contar con el resto del país,
ni consultar con las bases, ni buscar la necesaria solidaridad de los demás sectores obreros» (MON-
TAÑA CUÉLLAR, Diego. op. cit.).

80
FLUJOS Y REFLUJOS

El artículo 17 del acto legislativo número 1 de 1936 que versa sobre la obliga-
ción social del trabajo y su especial protección, lo analizó así uno de los
constitucionalistas más importantes de la década de los 40:
«Esta reforma fue tomada del artículo 46 de la Constitución española, que a su
vez fue tomada del 137 de la alemana.
«Así como el artículo 10 consagra la garantía del capital, este artículo la otorga
al trabajo de una manera especial...
«El Ministro de Educación, doctor Echandía, consideró que este artículo era
una declaración simplemente platónica, inútil, porque no tenía consecuencia
jurídica alguna, a lo cual replicó un representante izquierdista que una Consti-
tución era una de las formas de educación de la ciudadanía, porque venía a
orientar la opinión pública y a transformar la mentalidad de las gentes, tenden-
cia que efectivamente se observó en muchas de las abrogadas constituciones
de la post-guerra»60.
A la constitucionalización del derecho de huelga se le dio un alcance muy
limitado: «El derecho de huelga fué (sic) consagrado en Colombia por los
Congresos de 1918 y 1921, sin necesidad de reforma constitucional. Si en
1936 se creyó necesario dictar el inciso 2o. comentado, fué (sic) por haberse
elevado a obligación social el trabajo, y constituir, por tanto, la huelga, o sus-
pensión temporal de aquél, una excepción a lo dispuesto en el artículo 40 de la
Codificación, y sobre todo para establecer que en los servicios públicos no se
reconoce ese derecho»61.
Pero a esta reforma constitucional hay que darle una interpretación sistemáti-
ca. El nudo gordiano a romper para facilitar la entrada a un nuevo régimen
constitucional fue si la propiedad era o tenía una función social.
El debate llegó al rojo vivo y se obtuvo el objetivo por la necesidad económica
del país de romper el latifundio improductivo, por la férrea voluntad del lopismo
en crear las bases de un desarrollo industrial dentro de la concepción del
intervencionismo de Estado y del proteccionismo y por el fuerte apoyo de las
organizaciones sociales populares.
Esa función social de la propiedad no tanto va a abrir las puertas jurídicas
como sí la aceptación social de las obligaciones de los propietarios y lógica-
60
TASCON, Tulio Enrique. Derecho Constitucional Colombiano. Tercera edición. Editorial La Gran
Colombia, Bogotá, 1994, págs. 113 y 114.
61
TASCON. Ibíd., pág. 121.

81
MARCEL SILVA ROMERO

mente de las empresas. En el desarrollo legal va a poderse observar la aplica-


ción de estos principios dentro de los planteamientos de Duguit, su adalid
mundial en esa época.
El artículo 32 es quizás el mejor señalador del nuevo rumbo de Colombia en
materia económica y social: «El estado puede intervenir por mandato de la ley
en la explotación de industrias o empresas públicas y privadas, con el fin de
racionalizar la producción, distribución y consumo de las riquezas o de dar al
trabajador la justa protección a que tiene derecho».
El artículo 20 del acto legislativo número 1 de 1936 establece: «Es permitido
formar compañías, asociaciones y fundaciones que no sean contrarias a la
moral o al orden legal. Las asociaciones y fundaciones pueden obtener su
reconocimiento como personas jurídicas.
«Se garantiza el derecho de huelga, salvo en los servicios públicos. La ley regla-
mentará su ejercicio».
La tradición consagrada en el Código Civil es el control del Estado sobre las
personas jurídicas a las que dividía en corporaciones y fundaciones (633), no
lo eran sino se habían establecido de virtud de una ley (634) y sus estatutos
deberían ser aprobados por el gobierno, quien poseía una gran amplitud para
negarse a aprobarlos dado lo indefinible de los términos que «no fueran con-
trarios al orden público, a las leyes o a las buenas costumbres» (636).
La reforma de 1936 establece la diferencia entre compañías, constituidas para
repartirse utilidades, y asociaciones (corporaciones) y fundaciones, sin ánimo
de lucro. La diferencia entre corporaciones y fundaciones consistía en que las
primeras eran uniones de personas y las segundas afectaban bienes para el
propósito común.
El silencio de la reforma constitucional respecto a los sindicatos es muy diciente
pues ellos ya habían sido reconocidos por la ley y de conformidad con ella
gozaban de las características tanto de las asociaciones (corporaciones), como
de las fundaciones.
En definitiva en materia constitucional, la reforma de 1936 en cuanto al dere-
cho laboral colectivo se reduce a confirmar lo ya existente.
No se puede decir que esta reforma va a ser de vanguardia, a crear nuevas
instituciones o consagrar nuevos principios en materia de derecho laboral co-
lectivo. Por el contrario, a ella sí se le puede atribuir el elevar a rango constitu-

82
FLUJOS Y REFLUJOS

cional las limitaciones impuestas hasta ese momento al derecho de asociación


y de huelga.

22o. La Confederación se convierte en el Ministerio de Trabajo de


López.
El primer intento de fundar una central obrera fue en el congreso obrero que
convocó el sindicato de El Tiempo en agosto de 1935, saboteado por los San-
tos y organizado a última hora por la gaitanista Federación de Trabajadores de
Cundinamarca y por el sindicato de trabajadores de Fósforos El Ruiz.
Era sentida la necesidad de una central obrera. Ante la insistencia de los libe-
rales que su dirección debería estar en manos de profesionales, pues según
ellos los trabajadores no estaban en capacidad para dirigirla y ante la posición
de los socialistas y comunistas quienes sostenían todo lo contrario, salieron
elegidos dos comités confederales. Para otros la división final obedeció a la
lucha por el control político de la nueva central obrera.
Pero absorbidas las banderas uniristas por el lopismo y creado el frente popu-
lar, en agosto de 1936 sí se constituye la Central Sindical de Colombia, más
adelante C.T.C.
Cuando López necesita la movilización de los trabajadores en la «Revolución
en marcha» la Confederación impulsa las huelgas, pero cuando el presidente
decide hacer una «pausa en la revolución en marcha» la Central declara «huel-
gas locas» a las que se realizan durante la prohibición, les quita todo apoyo y
propaganda, para finalmente ahogarlas.
La huelga de las empresas de Medellín o el conflicto que se inició con el pliego
de los trabajadores de la Troco presentado el 10 de febrero de 1938 62 y que
terminó en la masacre del 12 de abril 193863 fueron un ejemplo de esta políti-

62
«En los primeros dias de abril, líderes anarco– sindicalistas y liberales de izquierda improvisan un
paro de braceros portuarios en Barrancabermeja. Por solidaridad paran también algunos trabajado-
res de la Tropical Oil Company, en la localidad, quienes, provistos de pliego de reclamos, ¡tratan de
arrastrar a la huelga a todo el personal de petroleros¡. Naturalmente, la plaza es reforzada con nuevos
contingentes del ejército y la policía. Por unos días hay cierta agitación local, pero el movimiento
decae, y finalmente las gentes regresan a sus labores, luego de algunos incidentes con grupos adictos
a la Troco y la policía» (TORRES Giraldo, op. cit. vol 5 pag. 159).
63
El 10 de febrero de 1938 la Uso presentó un pliego de peticiones a la Troco quien lo rechazó 10
días después, el 8 de abril se inició el paro, el 10 de abril llegó el ejército a Barrancabermeja. «El
obrero Manuel Francisco Hernández activista sindical de aquélla época, se refiere a la masacre del
12 de abril de 1938 en los siguientes términos: ‘Para ese día nos reunimos en el parque a escuchar el
informe del doctor Diego Luis Córdoba. Asistimos con las esposas y los hijos. Hablaba el Dr. Cór-

83
MARCEL SILVA ROMERO

ca. Mientras el gobierno y la dirección de la CTC minimizan y ridiculizan el


conflicto de los trabajadores de la Troco, los historiadores de la época tratan
de ocultar la gravedad de la represión ejercida por el Estado, los estudios re-
cientes demuestran la realidad de lo sucedido.
Urrutia Montoya comprueba cómo el gobierno de López no requirió declarar
ilegales sino dos huelgas durante su primer cuatrenio porque el control de las
luchas de los trabajadores la va a ejercer a través de la CTC.
Por otra parte, durante el período lopista, los sindicatos en las bases de las
empresas oficiales están atentos a que los administradores de ellas cumplan las
políticas y pautas oficializadas por el gobierno, informando inmediatamente a
la Confederación si algún gerente de empresa estatal, o secretario de munici-
pio o departamento trata de actuar de manera distinta. La Confederación al
estar cerca del gobierno nacional, advierte de tales actuaciones al presidente o
sus ministros y así se ejecuta un rápido control político por la cúspide y por la
base en el organigrama de la rama ejecutiva.

23º La negociación por rama de industria a través de FEDENAL y


Ferrovías fue el jalonamiento de la acción laboral
Es de anotar que el artículo 11 de la ley 83 de 1931 le otorga a las federaciones
las mismas facultades que a las organizaciones sindicales, permitiendo así la
negociación por rama tal como lo va a hacer en 1937 la FEDENAL (Federa-
ción Nacional de Transporte Fluvial, Marítimo, Portuario y Aéreo), cuando
nuestra economía era fundamentalmente de exportación de materia prima e
importación de productos manufacturados, siendo las vías fluviales las arte-
rias económicas y la paralización de actividades allí conllevaba prácticamente
las de todo el país.
Ignacio Torres Giraldo comentó así este movimiento: «...En los primeros días
de junio de 1937 estallan huelgas obreras en diversos lugares del país, entre

doba cuando la policía que nos había cercado, sin aviso ninguno comenzó el abaleo. Yo ví caer
varios compañeros heridos. Dicen que hubo muchos muertos, pero yo no los vi porque el ejército
despejó la plaza y no permitió que nadie se acercara. Al día siguiente me llegué al parque y vi
manchas de sangre, además de un reguero de cotizas, carteras, zapatos y objetos abandonados por
las gentes en la huida. En todo caso yo sí estoy seguro de que hubo muchos muertos’. Solo el
compromiso político de la dirección de la C. T. C., explica el silencio arrojado sobre este genocidio.
Si bien el presidente López no asumió en este caso la actitud pública de verdugo de los trabajadores
que asumió Abadía Méndez en 1928 respecto a los de la zona bananera, defendiendo a los responsa-
ble, también es cierto que no hubo castigo para ellos» RODRÍGUEZ VILLA, Fabio. Petróleo y
lucha de clases en Colombia. De. Suramericana Ltda. Bogotá, 1975, págs. 76 a 82.

84
FLUJOS Y REFLUJOS

ellas una de braceros portuarios de Tumaco. Y justamente el 14 de este mes


empieza la más grande y bien organizada batalla del río Magdalena, que es la
última de las tres huelgas que nos hemos propuesto destacar. Había corrido
mucho tiempo en la discusión de un pliego de reclamos de los trabajadores de
la navegación fluvial, pero los empresarios y sus abogados no tenían realmen-
te interés de apresurarse. Los trabajadores, entonces, paralizaron en el mismo
día 14 todo el transporte fluvial de Neiva hasta Barranquilla. También en Puerto
Colombia pararon muelles y astilleros de reparación; en Cartagena toda activi-
dad portuaria; el río Sinú se inicia en el paro. El Ministro de Industria y Traba-
jo, doctor Antonio Rocha declara que la huelga es justa. El Presidente López
empieza a intervenir inmediatamente. Las organizaciones sindicales y el parti-
do del proletariado se movilizan en solidaridad con los huelguistas. Se temen
choques en Barranquilla organizados por los agentes de las empresas grandes
que reclutan esquiroles, a consecuencia de lo cual se concentran allí fuerzas
militares y de policía. El 16 se producen en realidad los primeros choques
entre huelguistas y esquiroles. El 17, acatando la «solicitud» del Presidente
López, se suspende el paro y se reabren las negociaciones, de las cuales resulta
en breve el más amplio triunfo de los huelguistas, y como consecuencia de la
Fedenal (Federación Nacional de Navegantes)».
«De los puntos principales obtenidos por los trabajadores de la navegación
fluvial, puertos y talleres de reparación, sobresalen: 1o. El aumento de los
salarios según una escala que llega hasta el 63 por ciento; 2o. Fijación de sala-
rio mínimo de $2,20 para el personal de tripulación; 3o. Suministro de perso-
nal a las empresas por los sindicatos de la Fedenal; 4o. Reconocimiento de
mejoras en los salarios y condiciones de trabajo a los trabajadores, navegantes
y portuarios de los ríos Sinú y Atrato que habían presentado sus respectivos
pliegos; 5o. Creación de una institución de seguro social, crédito, etc., a base
de una caja o fondo formado por cuotas de las empresas y los trabajadores,
con una administración delegada obrero-patronal»64.
Más adelante nos narra que en el mes de junio de 1942, y debido a que las
empresas navieras del río Magdalena maniobran sistemáticamente para incum-
plir los pactos de trabajo, la Fedenal declara un paro progresivo, totalmente
eficaz.

64
TORRES GIRALDO, Ignacio. Op. cit., Tomo V, págs. 220 y 221.

85
MARCEL SILVA ROMERO

24o. Se estructura el sindicalismo político.


El sindicalismo pierde confianza en la movilización de sus bases y va a depen-
der del apoyo gubernamental.
Nadie puede discutir el trato tan distinto dado a los trabajadores y sus dirigen-
tes por parte de los gobiernos de López y en menor medida del de Olaya y
Santos. Ya no hay sangre ni masacres, los dirigentes sindicales son invitados a
sentarse a manteles en palacio, los comunistas pueden dirigirse a las manifesta-
ciones del primero de mayo desde el balcón presidencial y hay intervenciones
rápidas del ejecutivo para solucionar los conflictos.
La CTC, a partir de su fundación, con su dirección liberal y comunista, tiene
como actividad principal el apoyo al círculo lopista. En el congreso obrero de
1938 proclama su adhesión a la candidatura de Darío Echandía frente a la de
Santos, en 1942 apoya a López frente a Arango Vélez y en diciembre de 1945
a Gabriel Turbay en contra de Jorge Eliécer Gaitán.
Para los dirigentes sindicales de la época, el sostenimiento y la ampliación de
las conquistas laborales requería un apoyo en el poder ejecutivo, por ello im-
pulsan la reelección de López y salen a las calles a propiciar las masivas
movilizaciones para develar el golpe de Pasto contra el presidente en 1944.
Esta táctica les da por resultado el mantener los sindicatos, las negociaciones
colectivas, soluciones rápidas a las huelgas y lograr disposiciones generales
como el decreto 2350 de 1944 y la ley 6 de 1945.
Pero cuando ese sindicalismo pierde el apoyo del ejecutivo va a ser resquebra-
jado y más tarde dolorosamente destruido, por Lleras como presidente tem-
poral hostil a los sindicatos y después por Ospina que además de descargar la
represión estimula otra alternativa sindical.
Hasta tal punto dependía el sindicalismo del apoyo gubernamental que cuan-
do decide recurrir a la lucha de masas defensiva en los períodos de Lleras y
Ospina, la dirigencia se divide, no estudia los cambios perpetrados en el mun-
do y en la tecnología, pierde la capacidad de decisión táctica en la oportunidad
y la dirección de estos enfrentamientos, lanzando huelgas descoordinadas o
sin perspectivas, como la de FEDENAL de 1945 o los diversos paros nacio-
nales a partir de 1946, hasta su casi desaparición en la década de los 50.
La pérdida de autonomía ha sido total y por ello el movimiento sindical va a
sufrir graves consecuencias.

86
FLUJOS Y REFLUJOS

25. La derecha colombiana.


La beligerancia de la derecha colombiana, encabezada en el partido conserva-
dor por Laureano Gómez, ha sido proverbial. Jamás se paró en mientes para
usar todos los medios, hasta los más bajos, para combatir las fuerzas progre-
sistas liberales y con mayor razón las socialistas o comunistas.
El triunfo de Franco en España contra las fuerzas de la república le dio un
impulso a los sectores de ultraderecha del país. Alan Chase, en su libro sobre la
falange, recoge el desarrollo del franquismo en latinoamérica. De su recuento
en Colombia:
«Pero el documento más sensacional de la colección de Roldán era una copia
del informe que Roldán envió a España, a la Delegación Nacional de la Falan-
ge Exterior, el 15 de febrero de 1939. El informe decía entre otras cosas (lo
subrayado es mío):
«El ciclo de conferencia que inicié aquí tuve que suspenderlo por serias razo-
nes que existen en este país (Colombia). La atmósfera política está cargada
ahora, pues entre los propios conservadores ha habido discrepancias debido a
que algunos, entre ellos Laureano Gómez, quieren actitudes violentas y revo-
lucionarias … estos señores se han dirigido a nuestro victorioso Caudillo
(Franco) pidiendo ayuda para realizar en este país una revolución similar a la
nuestra (en España), y el Caudillo les ha contestado que tendrán todo lo que
desean tan pronto como termine nuestra guerra … En tales condiciones los
funcionarios del gobierno piensan que estas actividades están siendo realiza-
das a través de Falange y han ordenado un registro a nuestras oficinas por la
Policía Secreta.
«Esto cayó como una bomba en Colombia. Se trataba de una declaración
firmada por el antiguo jefe de la falange colombiana, en la que decía concreta-
mente que Laureano Gómez había pedido ayuda a Franco para destruir la
democracia de Colombia¡
«El Liberal publicó en febrero de 1942 una serie de documentos de la Falange
Exterior, entre ellos un informe que Luis Roldán, jefe de la Falange colombia-
na, envía a la Delegación Nacional de la Falange Exterior en el que se destaca
lo siguiente: «...La atmósfera política está cargada ahora, pues entre los pro-
pios conservadores ha habido discrepancias, debido a que algunos, entre ellos
Laureano Gómez, quieren actitudes violentas o revolucionarias... estos seño-

87
MARCEL SILVA ROMERO

res se han dirigido a nuestro victorioso Caudillo (Franco) pidiendo ayuda para
realizar en este país una revolución similar a la nuestra ...» 65.
Sin pretender ocultar la crítica a una serie de negociados que se dieron en este
periodo por familiares del presidente, no se puede desconocer, para el futuro
de Colombia, la gravedad de las intenciones y métodos de la derecha. Que sea
el mismo presidente López en su ‘Carta a los Conservadores’ del 12 de julio
de 1944 quien sopese la situación: «No puede seguir sucediendo que el Estado
pague, con los dineros de los contribuyentes, sueldo a los agentes de un direc-
torio subversivo, con el pretexto de que están vigilando la función del sufra-
gio… No puede seguir pesando sobre la vida pública la amenaza de convertir
a los servidores del Estado en inermes víctimas de la calumnia, en persegui-
dos sin amparo cuyas propias familias han de vivir bajo el imperio de la male-
dicencia y el atropello de los sagrados fueros de la intimidad. No es admisible
que en Colombia la extorsión, el ultraje anónimo, el chisme, la injuria se utili-
cen libremente como armas usuales de la oposición, como si todo recurso
fuera lícito y decente en la lucha política. Nuestra Patria tiene que dejar de ser
la única parte del mundo civilizado en donde se hace el elogio, la defensa y la
incitación al asesinato como medio recomendable para resolver los conflictos
de los partidos políticos. Y donde se habla de guerra civil como otro medio
legítimo de adquirir el poder, con la sola limitación de lamentar que sea impo-
sible realizarla»66.
A sangre y fuego plantea el conservatismo llegar al poder para combatir las
reformas liberales. En esta campaña, desde hace rato, tiene simpatías un sec-
tor del liberalismo.
López que había sido elegido con el apoyo eficaz de estudiantes y trabajadores
se comprometió con los intereses populares, lo que lo convierte en un enemi-
go de los sectores de privilegios tradicionales67.

65
CHASE Alan – ‘Falange ejércto secreto del eje en América’: – Ed. Caribe – La Habana – 1943
– pag. 206.
66
LOPEZ Pumarejo, Alfonso – Carta a los conservadores – julio 12 de 1944 – Bogotá Recopilación
discursos de Alfonso López – sin pie de imprenta.
67
El compromiso, fuese real o no, expresado en el discurso en la Plaza de Bolívar del 19 de febrero
de 1944 dejó atónitos no solo a muchos colombianos, sino también a las embajadas. Así terminó:
«¡Pueblo de Bogotá!, resumen, cifra, síntesis de pueblo de la República. En la presidencia he queri-
do ser un abogado, un representante y un vocero de todos los intereses humildes de la gran masa de
colombianos que me dieron su mandato; pero mi mayor deseo es confundirme con vosotros, senci-
llamente, sin títulos, sin jefaturas, sin privilegios, a llevar, como vosotros, el peso de los deberes de
un buen ciudadano. Mil gracias amigos por vuestra adhesión. Mil gracias por vuestro apoyo.
Acompañadme a formular un cálido voto por la grandeza y la paz de la República».

88
FLUJOS Y REFLUJOS

26º El decreto 2350.


Esta reforma sólo fue posible por la presencia de los trabajadores en la políti-
ca activa en el país, cuyo escenario fue la calle:
El decreto 2350 dictado en estado de sitio se convierte en la práctica en el
agradecimiento del lopismo por la movilización de masas contra el golpe de
Estado de Pasto y el apoteósico recibimiento al presidente cuando regresa a
Bogotá.
Por otra parte era una necesidad la actualización de las disposiciones laborales.
Antes debemos ubicar la situación económica, política y especialmente social
en el año de 1944.
La política en general del presidente López en su segundo gobierno fue la de
esperar el fin de la segunda guerra mundial. Esta debacle mundial afectaba
fuertemente la economía nacional por cuanto se habían cerrado las exporta-
ciones y la de café, principal producto, había sido reducida al máximo precisa-
mente por estar involucrados los países compradores en la contienda mundial.
Por otra parte la importación de bienes para el desarrollo de la economía era
muy difícil por las mismas situaciones bélicas.
Así a las masas se les exigía fuertes sacrificios, López proclamó la continua-
ción de la «pausa de la revolución en marcha» acogida por la dirección de la
Confederación. Mientras tanto el conservatismo y el sector de derecha del
liberalismo conspiraban contra el presidente. La creciente inconformidad po-
pular va a irse detrás de la única alternativa progresista válida en el momento
como lo fue la prédica incendiaria de protesta de Jorge Eliécer Gaitán.
En esta coyuntura se da el golpe de Pasto, los trabajadores salen a las calles a
defender al Presidente y se desarticula el plan del ejército a nivel nacional.
El autor del decreto comenta sobre su visita al presidente López en el sitio de
la detención escogido por los golpistas: «Al preguntarme el presidente por las
reformas legislativas de carácter laboral cuyo estudio adelantaba el Congreso
le contesté que las consideraba muy tímidas pues creía llegado el momento de
corresponderle a la adhesión popular con algo más vertebrado y radical»68.

68
ARRIAGA ANDRADE, Adán. La reforma laboral de 1944. «Derecho Social». Colegio de Aboga-
dos del Trabajo de Colombia, No. 27, octubre 15 de 1987, pág. 19.

89
MARCEL SILVA ROMERO

Por ser más que necesario reproduzco lo que adelante continúa relatando el
insigne maestro: «Pero pocos días después me sorprendió una llamada telefó-
nica de Palacio; era la voz del presidente: ‘Qué hubo del decreto?’ ‘De cuál
decreto, señor Presidente?’, le contesté. ‘Pues del que me habló en Consacá,
sobre actualización de las leyes laborales’ fue su respuesta»... «...Orgullosos del
fruto de nuestro esfuerzo colectivo llevé el proyecto de decreto extraordinario
al primer Consejo de Ministros subsiguiente y allí fue Troya: intervino el Mi-
nistro de Gobierno y primer Designado, Darío Echandía, para felicitarme por
la iniciativa de modernizar nuestras desuetas instituciones laborales pero des-
cartando rotundamente la pretensión de utilizar las facultades provenientes de
estado de sitio con el fin de redactar esa clase de reformas legislativas extrañas
al restablecimiento del orden público. A pesar del respeto, la admiración y el
afecto que los liberales de izquierda le profesábamos al ‘Maestro’, como lla-
mábamos por antonomasia a Echandía, insistí en el proyecto arguyendo que
mi propia experiencia parlamentaria como miembro de las comisiones labora-
les hasta la víspera de mi posesión como Ministro del ramo me habían con-
vencido de la imposibilidad de vencer, por la vía ordinaria, la resistencia patro-
nal a ese tipo de reformas».

27o. Características centrales del decreto 2350 de 1944

I. Es un decreto más de actualización que de modernización de la


normatividad laboral
El derecho laboral, por su propia naturaleza debe estar en continuo cambio,
dispuesto a regular las nuevas y permanentes situaciones presentadas en la
economía y la sociedad. Las fuentes formales de derecho laboral no solamente
son la Constitución, las leyes y decretos, sino especialmente los convenios
entre empleadores y sindicatos. El decreto 2350 de 1944 fundamentalmente
actualiza de conformidad con los derechos ya legislados y con lo conquistado
en convenciones colectivas de trabajo que son el factor principal de creación y
renovación de la normatividad.
Ahora bien, para la fecha la legislación había sido copiosa. Desde la primera
ley, la 57 de 1915 sobre accidentes de trabajo hasta 1944 se habían expedido
30 leyes y 47 decretos en materia laboral69 sobre todos los tópicos medulares
según la Codificación Laboral más fiel y sistemática hecha en 1947. El decreto
2350 sistematiza y actualiza toda esa normatividad.

69
CORREA, Francisco Antonio. Codificación Colombiana del Trabajo. Librería Colombiana
Camacho Roldán & Cía. Ltda. Bogotá, 1947.

90
FLUJOS Y REFLUJOS

Restringiéndonos al derecho laboral colectivo el decreto 2350 (ver anexo) (i)


actualiza la clasificación de sindicatos, corrigiendo el nombre de sindicato in-
dustrial de la ley 83 de 1931 por el de empresa, (ii) crea el fuero sindical, (iii)
ordena la retención de las cuotas de afiliación por el patrono, (iv) prohíbe a los
empleados públicos ejercer realmente el derecho de asociación, (v) distingue
entre convención (escritura pública en la ley 21) y contrato sindical (contratos
con alguna tradición), (vi) adopta el principio de la norma más favorable, (vii)
elimina el esquirolaje legalizado, (viii) actualiza el listado de actividades de
servicio público donde más huelgas se desarrollan (ley 78 de 1919 y 21 de
1920), (ix) ordena tribunales de arbitramento obligatorios para los servicios
públicos (ley 21 de 1920). Además crea la justicia especial del trabajo que el
Acto legislativo Nº 1º de 1942 había ordenado y dado rango constitucional.
La creación del fuero sindical considerado por algunos como una iniciativa
muy colombiana de aporte al derecho laboral70 es la ratificación de una tradi-
ción consistente en que cuando un sector de trabajadores logra conquistas
significativas que se convierten en ejemplo para los demás sindicatos, el Esta-
do concede algunas de ellas a todos los trabajadores del país y así aplaca los
ánimos imitadores.
Los trabajadores de FEDENAL, Ferrovías y Fenaltracar habían logrado di-
versos grados de estabilidad laboral que eran el eje principal de la lucha prác-
tica laboral. La solución del gobierno en el decreto 2350 consiste en conceder
estabilidad pero únicamente para los fundadores y directivos sindicales lo-
grando dos objetivos principales, uno el de protección al derecho de asocia-
ción y dos, ubicar en una perspectiva distinta a los dirigentes sindicales frente
a las reivindicaciones de estabilidad. El efecto antipático a que se refiere Arriaga
Andrade es buscado ex profeso al idearse la figura del fuero sindical.
La mayoría de las disposiciones del decreto 2350, tal como se afirma en su
parte considerativa, tienen como origen las iniciativas que se venían estudian-
70
ARENAS MONSALVE, Gerardo. Habla Adán Arriaga Andrade, padre del derecho laboral co-
lombiano. Actualidad Laboral. Legis, número 5, septiembre/octubre 1984, Bogotá, pág. 8. «En Co-
lombia el sindicato ha sido tenido como un enemigo. Y el Estado colombiano creó una novedad en
materia sindical que no es típica en las demás legislaciones: el fuero sindical. Este fuero en realidad
es antipático y antidemocrático, porque no debe haber unos trabajadores de mejor familia que los
demás, pues quedan con una inmovilidad de que carecen los otros; es una oligarquía del trabajo que
es hasta negociable y no es lo justo. Pero era necesario, porque cuando se fundaban los sindicatos los
descabezaban: aquí es indispensable y sigue siendo indispensable el fuero sindical ante la incom-
prensión de muchos patronos, que ven en el sindicato una amenaza». «Los sindicatos son una nece-
sidad social. Las conquistas laborales no se consolidan sino con los sindicatos. Por eso creamos el
fuero sindical, una novedad, un aporte al Derecho Laboral Iberoamericano, que entre nosotros era
indispensable».

91
MARCEL SILVA ROMERO

do en el Congreso y tenían conceptos favorables, pero que obviamente no


avanzaban en el trámite legislativo debido a la oposición de los patronos.

II. Preferencia por el sindicato de empresa


El decreto 2350 de 1944 sólo admite las clases de sindicatos que venían fun-
cionando hasta la fecha: de empresa (antes industriales), gremiales y oficios
varios, pero la aprobación de pliegos de peticiones, nombramiento de nego-
ciadores, conciliadores y árbitros y celebración de convenciones colectivas son
de prioridad de los de empresa y máximo se les obliga a consultar con los
gremiales para los acuerdos convencionales (art. 17). No debe olvidarse que la
mayoría de los sindicatos de transporte fluvial eran de gremio.

Sindicato de patronos asociaciones profesionales


sindicatos

empresa
gremiales
oficios varios

de primer grado
de empleados públicos
(sin negociación, huelga o
fuero)
Sindicatos de
de todos los demás
trabajadores
trabajadores

federaciones
de segundo grado
(sin clasificación)

de tercer grado confederaciones

92
FLUJOS Y REFLUJOS

III. Empieza la división de los sindicatos por el vínculo laboral.


El artículo 20 establece que «Los empleados públicos no podrán formar parte
de sindicatos que no estén formados exclusivamente por empleados públicos,
ni de otras asociaciones profesionales que persigan fines distintos de los sim-
plemente culturales, recreativos, de seguros y auxilio mutuos, o cooperativos.
La contravención a este precepto será causal de mala conducta que provocará
la pérdida del empleo. Para los empleados públicos no regirá en ningún caso el
fuero establecido en el artículo 18».

IV. Se consagran las figuras centrales de negociación del derecho


laboral colectivo.
La cláusula de suministro de personal por los sindicatos afiliados a FEDENAL
a las empresas navieras tiene un tremendo impacto en las relaciones laborales
en las décadas de los 30 y 40, y se va a denominar contrato sindical, expresión
acuñada por el líder mejicano Vicente Lombardo Toledano, fundador de la
Confederación Mexicana de Trabajadores ‘CMT’ y de la Confederación de
Trabajadores de América Latina ‘CTAL’ quien para los países latinoamerica-
nos predicaba un derecho laboral basado en lo colectivo y no en el contrato
individual de trabajo, teniendo como fuentes el derecho de asociación, las
cláusulas de exclusión71 o cláusulas de seguridad72 y el contrato colectivo73
71
En México las cláusulas de exclusión se reglamentaron en la ley: «De Ingreso: Artículo 49: «La
cláusula por virtud de la cual el patrono se obligue a no admitir como trabajadores sino a quienes estén
sindicalizados, es lícita en los contratos colectivos de trabajo». De exclusión por separación Artículo
236: «Los sindicatos de trabajadores tienen derecho de pedir y obtener del patrono, la separación del
trabajo, de sus miembros que renuncien o sean despedidos del sindicato cuando en el contrato respec-
tivo exista la cláusula de exclusión». De Ingreso: Artículo 49: «La cláusula por virtud de la cual el
patrono se obligue a no admitir como trabajadores sino a quienes estén sindicalizados, es lícita en los
contratos colectivos de trabajo». De preferencia Sindical. Artículo 111: «Son obligaciones de los patro-
nos: I. Preferir en igualdad de circunstancias, a los mexicanos respecto de quienes no lo sean, a los que
les hayan servido satisfactoriamente con anterioridad, respecto de quienes no estén en este caso; y a los
sindicalizados respecto de los que no lo estén, entendiéndose por sindicalizado a todo trabajador que se
encuentre agremiado en cualquier organización sindical lícita».
72
Agency shop (taller agenciado o comisionado). Cláusula por la que un trabajador no afiliado al
sindicato firmante del convenio que le resulta de aplicación queda obligado a abonar la misma
cantidad que un trabajador afiliado en su misma condición sin que tenga causar alta formal en la
organización. Boycott (boicot). Conjunto de acciones de conflicto que pretenden imponer una deter-
minada pretensión. La modalidad secundary boycott (boicot secundario o indirecto), tiene la pecu-
liaridad que se presenta ante un empresario que no es el directamente responsable de su concesión;
si bien y a través de la contratación mercantil de sus bienes y servicios pueden imponer o condicio-
nar la aceptación de la referida pretensión. Check-off (marcar). Pacto por el que se autoriza al empre-
sario a realizar un descuento en nomina de la cuota sindical de afiliación que se abona directamente
a la organización sindical. Closed Shop (taller cerrado). La cláusula de seguridad sindical por exce-

93
MARCEL SILVA ROMERO

mexicano74. El acuerdo regulatorio de las relaciones laborales o condiciones


de trabajo no tiene carácter de contrato y por ello en el decreto 2350 de 1944
va a nominársele correctamente como ‘convención colectiva de trabajo75’.
El contrato sindical, típico del derecho laboral, es explicado con autoridad,
días antes, por el Ministro de Trabajo, doctor Adán Andrade: «…El contrato
sindical no es otra cosa que la modalidad americana del llamado «contrato
colectivo» porque hay dos escuelas: la europea, que no concibe el contrato
colectivo sino como «ley de la industria», y la americana, o más propiamente
mexicana o chilena, que concibe ese contrato colectivo como prestación de
servicios. El gobierno estudia la posibilidad de darles categoría legal a los dos
tipos de contratos. Por el «contrato sindical» el patrono contrata con un sindi-
cato, no con un individuo, la prestación de un servicio o la realización de una

lencia, en virtud de la cual el empresario se compromete a contratar tan sólo a trabajadores afiliados
a uno o algunos sindicatos. Sus variantes más conocidas son las de pre-entry closed shop y post-
entry closed shop, en función de que la afiliación se exija con carácter previo a la contratación, o
después de un determinado período de tiempo. En Gran Bretaña se llego a definir legalmente como
Union Membership Agreement (UMA, acuerdo de afiliación sindical). Maintenance of Membership
(mantenimiento de la afiliación). Normalmente complementaria de la anterior, en el sentido de que
exige del trabajador, y subsidiariamente del empresario, que se mantenga la afiliación al sindicato
mientras dure la relación laboral o el acuerdo de seguridad sindical. Union Shop (taller sindicato).
Terminología norteamericana para designar la modalidad de post-entry closed shop. Service / Due
fee (servicios / honorarios debidos). Modalidad de agency shop, por la que no se abona la totalidad
de la cuota sindical sino el costo de lo que representa la negociación y administración del convenio
que beneficia al trabajador no afiliado. También conocida como Fórmula Rand. Yellow dog. Cláusu-
la contractual por la que el trabajador se compromete a no afiliarse a ningún sindicato mientras
exista la relación laboral.
73
«… en la era de la tolerancia solamente existía el derecho civil como ordenamiento regulador de las
relaciones entre particulares, por lo tanto, la única figura que podía legitimar la relación colectiva de las
asociaciones obreras y los empresarios, era el contrato; y se le dio el nombre de colectivo porque se
aplicaba a una colectividad de trabajadores» (De la Cueva Mario – op. Cit. Tomo II - pág. 376).
74
Mario de la Cueva trae a colación parte de la exposición de motivos de la ley mexicana:«Al
redactar el proyecto se analizó la conveniencia de cambiar el término contrato colectivo de trabajo
con el de convención colectiva de trabajo, pero se llegó a la conclusión de que era preferible conser-
var la primera denominación por estar generalizada en la ley, en la jurisprudencia, en la doctrina y
entre los trabajadores y patronos. Se consideró, además, que la denominación no afecta la naturale-
za de la institución» (De la Cueva Mario – op. Cit. Tomo II - pág. 307).
75
«En cuanto al nombre, hace tiempo que la crítica y la doctrina han reproducido el indebido uso del
término contrato colectivo para las convenciones colectivas. El origen de este nombre hay que en-
contrarlo, según Gallart y Folch, en la traducción del término inglés ‘Collective Bargain’ usado por
primera vez por Beatriz Pottek en su obra ‘The Cooperative movement in Great Britain’ en 1891. Ya
veremos, a su debido tiempo, cómo la legislación colombiana, apartándose en este punto de otras
legislaciones, hace una clara distinción entre la convención colectiva y el contrato colectivo de
trabajo, dando a cada uno de ellos unas modalidades específicas que justifican su separación y
clarifican su entidad correspondiente» (GONZALEZ Charry, Guillermo - «Derecho Colectivo del
Trabajo» - Tomo I Estructura Sindical - Ediciones Rosaristas - 1978- pag. 161).

94
FLUJOS Y REFLUJOS

obra: es el caso de la «Fedenal» frente a los Navieros, a quienes suministra el


personal. Ese tipo de convenciones tiene la ventaja de que el patrono se halla
en frente de una entidad responsable; por eso, en el contrato sindical, el sindi-
cato no sólo se apodera de las obligaciones directas sino de la manera como
sus afiliados cumplan el compromiso colectivo. Por la misma razón, cualquie-
ra de las partes podrá exigir a la otra que caucione, con hipoteca, prenda o
fianza bancaria, el cumplimiento de sus compromisos, lo que no puede ocu-
rrir hoy dentro del simple contrato individual de trabajo. Convención colec-
tiva. – Pero el contrato sindical no es obligatorio. Si el patrono prefiere con-
tratar con cada individuo, en vez de contratar con un sindicato responsable,
allá él. La convención colectiva es otra cosa: es la estipulación, entre un patro-
no y un sindicato, para regular las condiciones generales del trabajo, en la
respectiva empresa. Equivale a lo que hoy llamamos «pactos», con la diferen-
cia de que puede exigirse la responsabilidad a cualquiera de las partes para el
cumplimiento de lo pactado» (tomado de «El Liberal»)76.
Esta figura del contrato sindical, más que los fueros sindicales, sí fue un aporte
del derecho laboral colombiano al internacional, pues aunque sus orígenes
sean las cláusulas de suministro de personal a las empresas por los sindicatos
de trabajadores de fluviales, Adán Arriaga Andrade y su equipo de colabora-
dores las convierte en una forma de contratación laboral atípica dentro del
contexto latinoamericano, pues no son exactamente cláusulas de seguridad o
de exclusión mexicanas, tampoco son típicos contratos en equipo, mucho
menos son contratos civiles donde el sindicato fuere un intermediario, sino
que es el único y verdadero contrato colectivo de trabajo que se haya regulado
de tal forma en la normatividad de todo el orbe americano, en el que el patro-
no sigue ejerciendo la subordinación, paga una remuneración y el sindicato
presta personalmente los servicios a través de sus afilados. Por ello es conse-
cuente que su duración, prórroga y vigencia se rijan por las disposiciones que
regulan los contratos individuales de trabajo. En definitiva es la reproducción
exacta de lo que Vicente Lombardo Toledano denomina contratos colectivos
sindicales77.
76
DE ZUBIRIA, Roberto – Derecho Colombiano del Trabajo - pág. 731.
77
Lombardo Toledano decía: «Nuestro contrato colectivo de trabajo significa un derecho permanen-
te al trabajo… Como no hay contratos individuales derivados del colectivo, la rescisión (o despido
del trabajador) sólo la pueden realizar de común acuerdo el sindicato y el patrono o el poder público
en caso de controversia… Por lo tanto, para evitar confusiones de terminología e interpretación, así
como por las ventajas señaladas, en su lugar de llamar al contrato de trabajo contrato colectivo o
convención colectiva, debe llamarse contrato sindical de trabajo».(DE LA CUEVA, Mario - «El
Nuevo Derecho Mexicano del Trabajo» - Tomo II - octava edición actualizada - editorial Porrúa -
México 1996 - pags. 426 a 429).

95
MARCEL SILVA ROMERO

28o. Opiniones sobre el decreto 2350


En su oposición radical al gobierno, el gaitanismo condena el contenido del
decreto 2350 de 1944:
«Los derechos otorgados por el decreto gravan la producción de los artículos
manufacturados lo mismo la de los víveres con una serie de prestaciones so-
ciales cuyo total representa para el pequeño industrial y para el pequeño pro-
pietario una erogación del 75% sobre el costo del obrero, del labrador o del
empleado» 78.
Mientras tanto la dirigencia obrera recibió con beneplácito la expedición del
decreto 2350 de 1944, pero como lo afirmó el maestro Arriaga Andrade en
1984:
«Hoy se ven como tan modestas que eso no tiene nada de revolucionario. Pero
estábamos atrasados cincuenta años del curso de Derecho Laboral en el mun-
do. Ya los Pontífices en sus encíclicas, los Obispos de Europa en sus reunio-
nes, etc., todos estaban convencidos de que eso era necesario. Y aquí estába-
mos discutiendo la conveniencia o inconveniencia de dar un tratamiento espe-
cial a los trabajadores y una protección al sindicalismo, y un reconocimiento
efectivo al derecho de huelga» 79.
Para otros, como González Charry, fue realmente renovador el contenido del
decreto 2350: «Una vez de regreso de Pasto el Presidente López y su Ministro
Arriaga, y bajo el estado de sitio, se dictó entonces el célebre Decreto Legisla-
tivo 2350 de 1944, por medio del cual se establecían determinadas garantías
sociales y toda una serie de prescripción de orden laboral, muy avanzadas, y
que posteriormente fueron sometidas a la consideración del Congreso en de-
manda de que fueran convertidas en Ley de la República» 80.
Pero la palabra definitiva sobre la razón de expedir este decreto es la del mis-
mo presidente, quien conciente de la fuerza que han alcanzado los sindicatos,
demostrado en las manifestaciones de apoyo contra el golpe de pasto, quiere a
toda prisa evitar que el movimiento obrero alcance una mayor envergadura.
En la circular del presidente López a los gobernadores, intendentes y comisa-
rios, del 30 de septiembre de 1944, expresa: «Algunos órganos de prensa y

78
Jornada, 23 de noviembre de 1944.
79
ARENAS MONSALVE, Gerardo. Op. cit., pág. 7.
80
GONZÁLEZ CHARRY, Guillermo. Derecho Colectivo del Trabajo. Tomo I. Ediciones Rosaristas.
Bogotá, 1978, pág. 194.

96
FLUJOS Y REFLUJOS

eminentes personalidades políticas han expresado conceptos francamente ad-


versos al uso de facultades extraordinarias del Gobierno para implantar nor-
mas de trabajo, por considerarlas sin conexión real y categórica con el orden
público. Otros se han limitado a manifestar que sería mejor que el plan social
del gobierno fuera sometido a la consideración del próximo gobierno, en for-
mas de proyecto de ley. El Gobierno ha creído, sin embargo que no debe
aplazar la vigencia de las nuevas disposiciones sobre trabajo, por varias razo-
nes que a su entender tienen una decisiva importancia. Entre ellas, la que los
conflictos entre el capital y el trabajo son por su naturaleza alteraciones sus-
tanciales de la normalidad y el orden público, y podría ser tachado de imprevi-
sible o irresponsable el gobierno que no se preocupara por evitarlos en una
situación internacional como la presente. Las leyes actuales son insuficientes,
son contradictorias, son ineficaces para prevenir tales conflictos, y no los en-
cauzan hacia desenlaces de justicia, sino con una lentitud exasperante…La
huelga, la fuerza sindical, la coacción imponen, después de un tremendo for-
cejeo que altera la paz social, ventajas que muchas veces han sido reconocidas
a las clases asalariadas por las propias leyes. El gobierno carece de medios
suficientes para hacer aceptar sus dictámenes y, por tanto, sus intervenciones
son generalmente estériles».
Pero en general, según el reclamo de muchos, las masas no valoraron, o mejor
fueron indiferentes a la expedición de este decreto, entre otras cosas por la
grave situación económica y social en que vivían por una parte y por la otra la
inestabilidad política que creaban las nuevas condiciones mundiales, la subver-
sión conservadora y la crítica demoledora de Gaitán contra el gobierno.

29o. El estatuto laboral


El gobierno lleva el decreto 2350 al Congreso de la República para su conver-
sión en legislación permanente.
En la misma circular del 30 de septiembre de 1944, López manifiesta: «Pero el
gobierno quiere evitar, y tiene la obligación de evitar, si está en sus manos el
instrumento para hacerlo, esa agitación social, reemplazando aquellas disposi-
ciones de emergencia, restrictivas o represivas, por métodos que canalicen
nuestros conflictos sociales hacia soluciones pacíficas y razonables. No pre-
tende legislar sino hasta tanto que el Congreso determine una nueva situación,
bien dando el carácter de leyes permanentes a los decretos extraordinarios,
bien rectificándolos o derogándolos. Esa es su responsabilidad, pero la del
gobierno no termina sino cuando el Congreso asuma la suya. Entre tanto, y

97
MARCEL SILVA ROMERO

con la aplicación de los decretos, habrá tiempo para conocer mejor los defec-
tos de sus normas, sus errores, sus vicios, y las Cámaras podrán resolver lo que
mejor le convenga, en una atmósfera relativa de tranquilidad, libres de la in-
fluencia de circunstancias apremiantes y difíciles».
La mayoría de los dirigentes sindicales y políticos de la época vieron así la ley
6 de 1945:
Torres Giraldo analizó: «...En relación a la Ley 6a., es evidente que se trata de
un avance de conjunto en la legislación laboral. Carece de unidad si se la esti-
ma como un «estatuto de trabajo», de conexidad en las materias y por consi-
guiente de coherencia, en su tratamiento. Es, como estructura jurídica, una
obra dispersa. No acogemos algunos de sus aspectos, tales como la excesiva
intervención oficial en las organizaciones de las masas, las restricciones y tra-
bas en sus luchas y la consagración del papeleo y las funciones abogadiles en
las así difíciles relaciones de los trabajadores con los organismos del Estado.
Pero aplaudimos el fuero sindical, el principio de unidad de las masas que
impide el paralelismo de organizaciones proletarias en las empresas, la mayor
categoría que otorga a los contratos colectivos de trabajo y con ellos a los
sindicatos, y la misma creación de la jurisdicción especial del trabajo, y otras
evidentes conquistas del derecho obrero que consagra esta Ley. Desde luego,
una cosa es la legislación social en teoría y otra en la práctica, cuando su apli-
cación depende de clases y gobiernos que tienen o carecen de real influjo
popular...»81.
Pero, se lamentó el ex-ministro de trabajo Adán Arriaga Andrade que mien-
tras el equipo de gobierno se preocupaba por legislar derechos protectores
para los trabajadores, como cesantías, auxilios de enfermedad, jubilación, ries-
gos profesionales, el periódico gaitanista ‘Jornada’ se desataba en críticas por
el sólo hecho de firmarlo López82.

30o. Características principales de la parte colectiva de la ley 6 de 1945

I. Avanza en la autonomía sindical


La concisión y precisión de las disposiciones sobre regulación sindical es uno
de los rasgos más distintivos de la ley 6 de 1945, (ver anexo) tocando realmen-
te lo indispensable en esta materia. Las aventuras intervencionistas en los sin-
dicatos no tuvieron eco en este momento histórico.
81
TORRES GIRALDO, Ignacio. Op. cit., Tomo V, págs. 257 y 258.
82
ALAPE, Arturo. El Bogotazo, memorias del olvido. Editorial Planeta, 1987, pág. 31.

98
FLUJOS Y REFLUJOS

La ley 6 de 1945 se eleva por encima de las disposiciones restrictivas de nor-


mas anteriores, no establece limitación alguna a los sindicatos.
Únicamente exige la obligación semestral de presentar al Ministerio una rela-
ción detallada de sus ingresos y egresos y someterse a la inspección y vigilancia
del gobierno en la materia.
Las sanciones contra el derecho de sindicación son fuertes y redondean el
espíritu del legislador83.
Por otra parte la legislación da un enorme paso al restringir el esquirolaje
legalizado desde las leyes 78 de 1919 y 21 de 1920, al prohibir que laboren
quienes deseen o impedirle al patrono contratar personal distinto cuando se
ha declarado una huelga legal.
Además elimina la prohibición, sancionada con la pérdida de empleo, a los
empleados públicos de integrar sindicatos con trabajadores, como lo imponía
el decreto 2350 de 1944 (art. 20).
La mano del legislador fue demasiado importante al escribir esta ley frente a
algunos excesos establecidos en ese decreto.

II. Gira alrededor la noción de empresa


A diferencia de la ley 83 de 1931, el decreto 2350 de 1944 y la ley 6 de 1945
estructuran los derechos laborales colectivos sobre la concepción de «empre-
sa» y la constituyen en su eje central.
Alejandro López I.C., uno de los intelectuales del partido liberal, desde la
década de los 20 tenía la noción de empresa como una de las bases de desa-
rrollo.
Gerardo Molina nos recuerda que: «...En cuanto a aquélla, son ya de sobra
conocidas sus tesis sobre la necesidad de que funcionara sobre las bases de la
productividad y eficiencia. Su sentido reformador lo llevó a enfrentarse a la
concepción que la escuela clásica tuvo de la empresa, a la que vio como el
instrumento de un negocio creado con el fin de invertir capitales y hacer ga-
nancias, y a la cual era permitido pagar salarios pactados libremente en el
83
Código Penal: «Artículo 309. El que impida materialmente o turbe una reunión o asociación lícita,
o el ejercicio de derechos que concedan las leyes sobre sindicatos o huelgas, o use de represalias con
motivo de huelgas legítimas, incurrirá en arresto de dos meses a un año y en multa de cincuenta a dos
mil pesos. «Si el hecho que trata el inciso anterior fuere cometido por funcionario o empleado
público, se le impondrá además la privación del cargo que ejerza».

99
MARCEL SILVA ROMERO

mercado del trabajo. López en cambio veía a la empresa como un servicio


público, medularmente ligado a la demanda, por lo cual aquella es próspera
cuando incrementa su demanda peculiar a expensas de otra o cuando el poder
de compra general de la comunidad ha aumentado. Esto es de trascendencia
porque conecta la empresa con la elevación del nivel de vida de toda la pobla-
ción y con el mejor pago de los trabajadores. Entusiasmado por la política que
Henry Ford puso en práctica de reconocerle altos salarios a la mano de obra,
López recomendó lo propio al tiempo que pedía la reducción a ocho horas de
la jornada trabajo...»84.
Aquí en la ley 6 de 1945 se halla plasmado el tránsito del modelo de importa-
ción- exportación al de desarrollo hacia dentro con el intervencionismo del
Estado.
Dentro de esta concepción las células de la sociedad serían la familia, el muni-
cipio y la empresa. Sobre esta última se estructura la economía nacional y la
protección a las empresas mediante medidas como su financiamiento a través
del Instituto de Fomento Industrial, o la discriminación arancelaria. En desa-
rrollo del artículo 36 de la Carta también va empapar el derecho laboral colec-
tivo.
Las posiciones de izquierda de la época también avalan la noción de empresa
como base del desarrollo, desempeñando una función social, tal como se ha-
bía discutido en la reforma constitucional de 1936.
Nada más extraño a la posición proteccionista que los trabajadores de una
empresa puedan tener injerencia en los manejos laborales de otra. No sólo
extraño sino que repugna a la mentalidad del empresario.
Esa protección a la empresa va a derivar en una protección al sindicalismo,
pero de empresa, que dentro de los términos de Alejandro López se trata de
organizar el trabajo de manera que todos puedan desarrollar al máximo su
esfuerzo, lo que debería traducirse en mejores condiciones de trabajo y remu-
neración de los trabajadores.
La otra razón de fondo nos la da uno de los actores principales de esos años
en el derecho laboral:
«De igual modo debe resaltarse que la estructura sindical creada por la ley 6a.
de 1945, se fundó en el sindicato de empresa, lo que se explica porque para el

84
MOLINA, Gerardo. op. cit. pág. 210.

100
FLUJOS Y REFLUJOS

año de 1945 el desarrollo industrial que presentaba el país no era ni tan volu-
minoso, ni tan fuerte, ni tan unificado por arriba en distintas formas, como lo
es hoy; de manera que se consideró y los años posteriores justificaron la medi-
da, que era suficiente para garantizar la existencia y regulación del sindicato»85.

III. Preferencia por los sindicatos de empresa


Al adentrarnos en la historia de la ley 6a. de 1945 se encuentra que el proyecto
de ley presentado al Congreso era básicamente el decreto 2350 de 1944 con la
clasificación de sindicatos ya reseñada, pero de un día para otro, sin que apa-
rezca dentro del relato de las discusiones del Congreso sustentación alguna, se
adicionaron los sindicatos de industria al lado de los tres anteriores.
Pero esa misma ley no le da ninguna función a los sindicatos de industria. En
el artículo 39 establece que la representación la tienen de preferencia los sindi-
catos de empresa y sólo para efectos de negociación de pliegos de peticiones
y suscripción de convenciones colectivas se consultará a los respectivos gre-
mios.
Los sindicatos de industria, en el contexto de la ley 6a. de 1945 son un injerto
sin consecuencia alguna y a las federaciones se les cercena el derecho a decla-
rar la huelga. Se trata de golpear la negociación por industria.
Los grandes éxitos laborales de la época son los de FEDENAL y FERROVIAS,
siendo a través de ellas que se negoció por rama de industria, demostrando
potencialidad para arrancar conquistas como la estabilidad absoluta en los
ferrocarriles (sólo 7 cláusulas para dar por terminados los contratos de trabajo
por justa causa y una comisión de conciliación y arbitraje que decide los con-
flictos jurídicos), o la cláusula de suministro de personal por los sindicatos a
las empresas, seguro social, salario mínimo, etc. que vimos atrás.
Si a lo anterior se suma la prohibición del paralelismo sindical, no pudiendo
existir más de un sindicato (de cualquier clase) en una misma empresa, tene-
mos que en la práctica la ley 6a. de 1945 cierra las puertas a toda forma de
organización sindical que no sea de empresa. Aunque en esa época se aplaudió
esta prohibición de paralelismo sindical, indudablemente recortó la autono-
mía de los trabajadores para organizarse como deseen.
Una cosa es que los mismos trabajadores, por política sindical, establezcan
sindicatos únicos y otra muy distinta es que el legislador se entrometa en esta

85
GONZÁLEZ CHARRY, Guillermo. op. cit.. págs. 204 y 205.

101
MARCEL SILVA ROMERO

materia. Más adelante la OIT va a considerar atentatoria contra la libertad


sindical la decisión del legislador de imponer un solo sindicato sea con afilia-
ción obligatoria o voluntaria de los trabajadores.
Recordemos cómo quedó la clasificación, con las funciones autorizadas:

de patronos

de empresa (son base de la negociación)


de industria (sin ninguna titularidad en
de primer grado la negociación).
gremiales (deben ser consultados por el
empresa).
oficios varios (sin efectividad)

de trabajadores

de segundo grado federaciones (pueden presentar pliegos y


suscribir convenciones, no pueden de-
clarar huelga)

confederaciones (pueden presentar pliegos


de tercer grado
y suscribir convenciones, no pueden
declarar huelga)

IV. Una forma espinosa de financiación sindical


Un sindicato de empresa, con el voto de las 2/3 partes de sus socios puede
solicitar al patrono que le retenga a los afiliados las cuotas y se las entregue al
tesorero de la organización.
Aún en la actualidad hay autores que le encuentran méritos a este procedi-
miento:
«17. Cláusulas de seguridad sindical y de garantía de la presencia sindical en la
empresa. De entre las «cláusulas de seguridad sindical» destacan:

102
FLUJOS Y REFLUJOS

«b) La cláusula de recaudación de cuotas sindical a «check off», según la cual el


empresario se compromete a retener las cuotas sindicales del salario y a ingre-
sar en las cuentas del sindicato. Este sistema beneficia al sindicato, entrándole
la recaudación directa y permite, ciertamente, al empresario conocer exacta-
mente el número de afiliados al sindicato de su empresa»86.
En momentos de lucha sindical no es conveniente que el empleador sepa
quienes son la totalidad de los sindicalizados, trabajadores de su empresa y por
ello este mecanismo, como lo anotan los tratadistas, tiene ese inconveniente.
Además es indudable que este mecanismo crea una forma muy eficaz del
empleador de controlar a la organización sindical, llegando incluso a descon-
tar las cuotas pero negarse a entregarlas alegando dificultades económicas y
así paralizar la actividad del gremio laboral.
Sin embargo el Comité de Libertad Sindical considera tal regulación extraña al
legislador: «327. De conformidad con los principios de la libertad sindical, los
convenios colectivos deberían poder prever un sistema de deducción de las
cuotas sindicales, sin injerencia por parte de las autoridades»87
.Pero detrás de todo esto así se impide un mayor desarrollo de la conciencia de
autonomía de los trabajadores sindicalizados, quienes no se ven obligados a ir
hasta la sede para cumplir con sus obligaciones pecuniarias sindicales, en el
más mínimo acto de correspondencia gremial.

V. Extensión de las convenciones colectivas de trabajo


A los no sindicalizados se les extiende la convención de tres maneras:
a) Automática. Se extienden las convenciones a todos los trabajadores cuando
el sindicato pactante tenga afiliados más de la 1/3 parte del total de trabajado-
res de la empresa.
b) Por adhesión. Únicamente a quienes se adhieran cuando el sindicato no
tiene el porcentaje anterior.
c) Por acto gubernamental. Se establece la posibilidad de extensión de la con-
vención por acto gubernamental.

86
SALA FRANCO, Tomás y ALBIOL MONTESINOS, Ignacio. Derecho Sindical. 3a.
edición. Tirant lo b///anch. Valencia, 1994, pág. 66.
87
OIT. La libertad Sindical. Op. cit., pág. 75.

103
MARCEL SILVA ROMERO

VI. Se consolida el fuero sindical


a) De fundadores.
b) 10 miembros de las juntas directivas.
c) 10 miembros de las subdirectivas.
d) 2 miembros de los comités.
La ley niega el fuero sindical a los empleados públicos.

VII. Continúa la historia legislativa de prohibir la huelga a quienes


precisamente la están practicando
En el artículo cincuenta se tiene como servicio público en relación con la
huelga la administración pública, el órgano judicial, transportes, acueductos,
energía, telecomunicaciones, higiene pública, aseo, hospitales, plantas de le-
che, plazas de mercado pertenecientes a entidades públicas.
La ley le cercena a las federaciones la posibilidad de declarar la huelga, en un
contundente golpe para el avance de la negociación por rama de actividad
económica. Desarma así movimientos como los de Fedenal, Carreteras,
Ferrovías, etc. que trascendían los marcos de las fábricas o de las instituciones
y habían sido los grandes jalonadores de la lucha social en Colombia. Más
pronto de lo pensado por quienes introdujeron esta limitación en la ley se
sentirán sus efectos.

VIII. Delimita claramente las instituciones centrales


Convención colectiva para los sindicalizados, pacto colectivo de los no
sindicalizados y contrato sindical.

31o. Un esfuerzo legislativo laboral


En este período se dictaron las siguientes normas laborales: ley 72 de 1931
sobre descanso dominical y vacaciones remuneradas a los trabajadores públi-
cos, ley 83 de 1931 sobre sindicatos, ley 133 de 1931 seguro de vida y acciden-
tes de trabajo, ley 1a. de 1932 pensión de jubilación a ferroviarios, ley 2a de
1932 caja ramo postal y telegráfico, ley 10 de 1934 derechos de los empleados
(vacaciones, auxilio de enfermedad y cesantías), ley 61 de 1936 sobre habita-
ciones obreras, minas y salinas de la Nación, ley 149 de 1936 trabajadores
extranjeros, ley 170 de 1936 habitaciones y granjas para trabajadores, ley 200
de 1936 régimen de tierras, ley 53 de 1938 maternidad, ley 165 de 1938 sobre

104
FLUJOS Y REFLUJOS

carrera administrativa, ley 166 de 1938 sobre habitaciones obreras que refor-
ma la ley 170 de 1936, ley 197 de 1938 sobre maternidad, ley 206 de 1938
sobre pensión de jubilación a los ferroviarios, ley 263 de 1938 caja del ramo
postal y telegráfico, ley 35 de 1939 descansos obligatorios, ley 45 de 1939
choferes oficiales, ley 46 de 1939 sobre vivienda rural, ley 61 de 1939 sobre
trabajadores de la construcción, ley 63 de 1940 pensión de jubilación a los
ferroviarios, ley 165 de 1941 salarios: protección, ley 166 de 1941 seguro –
pignoración del seguro y cesantía para cubrir el valor de la casa de habita-
ción– peluqueros, ley 22 de 1942 prestaciones a los funcionarios del órgano
judicial, ministerio público y de lo contencioso-administrativo, ley 57 de 1942
choferes, ley 3a de 1943 carreteras nacionales, ley 28 de 1943 caja del ramo
postal telegráfico, ley 49 de 1943 pensión de jubilación para ferroviarios, ley
100 de 1944 régimen de tierras, ley 6a. de 1945 Convenios de trabajo, asocia-
ciones profesionales, conflictos colectivos del trabajo y jurisdicción especial
de trabajo; ley 22 de 1945 prestaciones al personal del Ministerio de Correos y
Telégrafos, ley 29 de 1945 vivienda urbana: no se puede embargar la casa del
trabajador, ley 43 de 1945 profesores de colegios, ley 45 de 1945 prima de
navidad para empleados oficiales, ley 51 de 1945 organización judicial y juris-
dicción especial del trabajo, ley 53 de 1945 pensión de jubilación a los trabaja-
dores de las salinas y de los ferrocarriles, ley 69 de 1945 reglamentación de
abogacía, ley 71 de 1945 prestaciones a los empleados del órgano judicial,
Ministerio Público y de lo Contencioso- Administrativo, ley 74 de 1945 pres-
taciones al personal del cuerpo de la policía nacional, ley 75 de 1945 jurisdic-
ción y procedimiento en los juicios del trabajo.

32º Un reconocimiento necesario


En materia de legislación laboral la ley 6a. de 1945 fue el más fuerte aire reno-
vador de la llamada república liberal en materia de legislación laboral. Quizás
es la máxima y única expresión de acercamiento del poder político con secto-
res de población en Colombia, atacada por algunos de populismo, en una
senda que van a seguir casi todos los países latinoamericanos, salvo Colombia,
donde la violencia segará cualquier posibilidad de entregarle al pueblo algún
mecanismo para fijar sus condiciones de vida.
Fue el último soplo vital de la corriente progresista que se había engendrado
en los años 20, por encima de la apatía de la gran masa de trabajadores frente
a este proceso legislativo y en contra del ala derecha del liberalismo y del
conservatismo que inmediatamente toman el poder van a minimizar, desvir-
tuar y destruir su alcance social.

105
MARCEL SILVA ROMERO

Resumen
En este período de la llamada república liberal que se inicia con la elección de
Olaya y termina con la expedición de la ley 6a. de 1945 se presentó un impor-
tante desarrollo del sindicalismo colombiano, caracterizado por tres aspectos:
a) legalización de las organizaciones y de las mentalidades de los trabajadores
y los dirigentes sindicales, aceptando en su integridad enmarcar sus aspiracio-
nes y acciones dentro de los estrechos marcos normativos.
b) desarrollo del sindicalismo político. El apoyo del y al presidente de la repú-
blica es la principal herramienta para obtener reivindicaciones y sólo se recu-
rre a las bases para sostener al ejecutivo, y
c) la negociación por rama de industria impulsada por las federaciones obtiene
grandes logros que a la larga son jalonadoras de los derechos de todos los
trabajadores.
La autonomía sindical es escasa. Las leyes 83 de 1931 y el decreto 2350 de
1944 son fuertemente interventoras en la acción sindical y le dan un trata-
miento de minoría a los afiliados, mientras que el pulimento hecho al segundo
en los estrados legislativos para expedir la ley 6a. de 1945 es casi ejemplar en el
respeto a la autonomía de los trabajadores.
Desafortunadamente esta concepción sólo va durar pocos meses hasta la fe-
cha de expedición del decreto reglamentario.
Pero al mismo tiempo se erige un control patronal sobre los sindicatos al
obligar a los empleadores a recaudar las cuotas de afiliación sindical.
El desarrollo del sindicalismo en este lapso liberal, y teniendo como referente
la autonomía sindical, se puede calificar como un periodo de domesticación
legal de los ímpetus de las luchas reivindicativas de los años 20.
Se ha perdido la confianza en las movilizaciones de los propios trabajadores
para darle preponderancia a la actuación político partidista.

106
CAPÍTULO III
PERÍODO 1945-1958

33o. Características centrales del período


De 1945 –posguerra– a 1958 podríamos sintetizar en lo mundial:
1o. En lo político la cooperación entre USA y la URSS durante la II guerra
mundial se transformará en enfrentamiento –guerra fría– y división del mun-
do en áreas de influencia de las dos superpotencias.
2o. A nivel ideológico el macartismo será la punta de lanza con su cerrero
anticomunismo, que incluía el bloqueo de cualquier actitud liberal, de masas o
democrática, considerada como idiota útil de los comunistas.
3o. En lo militar, los Estados Unidos lanzan una ofensiva creando las grandes
alianzas: OTAN, OTASO y TIAR (1947), mientras tanto los países del este
europeo crean el «Pacto de Varsovia».
4o. En lo internacional se conforma una estrecha alianza entre los gobiernos
americanos que se va cristalizar en 1948 en la fundación de la Organización de
Estados Americanos «OEA».
5o. Se crea la ONU con un consejo permanente con derecho de veto cada uno
de los cinco Estados más importantes.
6o. Se acelera un proceso de descolonización del mundo.
En lo interno:
1o. Se da el llamado «segundo jalón industrial» de Colombia, con fuertes prés-
tamos e inversiones de los Estados Unidos principalmente.
2o. Se presenta una gran bonanza originada en los precios del café.
3o. En 1947 el Banco Interamericano de Construcción y Desarrollo envía a
Colombia una misión encabezada por Lauchlin Currie que podemos sinteti-

107
MARCEL SILVA ROMERO

zar: libre importación de capital extranjero, política petrolera, capitalización


del campo, despeje de las masas campesinas hacia las ciudades, eliminación de
los ferrocarriles como política principal de transporte para serlo las carreteras
y capacitación de la mano de obra en las ciudades en la construcción.
4o. En lo social por un lado se destruye el sindicalismo en las ciudades y en el
campo se desarrolla la más inhumana violencia por la propiedad de la tierra
encubierta en consignas partidistas. La espontánea resistencia armada campe-
sina es la respuesta de masas.
5o. En lo sindical, a diferencia de México, se adopta el propósito de alejar
definitivamente al sindicalismo del manejo del Estado y de cualquier influen-
cia en la dirección de los partidos políticos, aunque utilizables por el gobierno
de turno. Además se profundiza el control del Estado sobre los sindicatos y se
dividen sus direcciones.
6o. La corriente progresista nacida desde la década del 20 es derrotada y apabulla
al país la derechización de las élites.
7o. Se inicia una de las guerras internas más largas de la historia conocida de la
humanidad.
8o. La autonomía llega a su punto más bajo y se retrocede en la legislación
laboral.
López, dentro de estas circunstancias no podía ser bien visto por los gobier-
nos norteamericanos en sus nuevas políticas de posguerra. Ya había cumplido
el papel de apaciguar las masas en las penurias derivadas de la guerra y había
llegado la hora de utilizar al máximo las ganancias producidas en la confronta-
ción bélica. Debió renunciar ante la crisis política. Las masas eran gaitanistas.
Para algunos autores liberales los sindicatos no apreciaron correctamente el
momento:
«Pero el propio presidente había venido debatiéndose, como ya se dijo, entre
la recia oposición del partido Conservador, el abandono parcial de la plutocra-
cia liberal y una beligerancia sindical que no se compadecía con las circunstan-
cias, y que no había reparado en el inmenso peligro que significaba, como
antecedente de lo que iba a ocurrir, el hecho de que el presidente constitucio-
nal hubiera sido apresado por el ejército»88

88
GONZÁLEZ CHARRY, Guillermo. Op. cit., pág. 204.

108
FLUJOS Y REFLUJOS

34o. La derechización del país contra los sindicatos.


La gran capacidad de movilización que demostraron las corrientes de izquier-
da, primero con el logro de la segunda presidencia de López a cargo de los
obreros y los estudiantes en 1942 y el empuje que le dieron a las fuerzas popu-
lares el 10 de junio de 1944 para impedir el derrocamiento del Presidente,
crispó los nervios de clases dirigentes y también del gobierno de los Estados
Unidos que temieron un desborde de tales fortalezas que pusieran en peligro
sus intereses.
López visualiza, como nadie en el país, el choque entre dos grandes fuerzas,
como sucedió en otros países latinoamericanos, por un lado una corriente
progresista y popular en ascenso, mientras en el otro la más cruda reacción
dispuesta a utilizar cualquier medio, como él mismo ya lo había denunciado.
Su propuesta es establecer un gobierno de frente nacional en el que el partido
liberal y el conservador se repartan los cargos claves del Estado. Los conser-
vadores la aceptan pero sin López y viene la puja de quien será su sucesor
provisional durante un año. Unos desean la continuación de la política liberal
con Darío Echandía, mientras otros se pronuncian por Lleras.
Lleras Camargo era el cuadro ideal para unificar fuerzas de la derecha e impul-
sar una política de aplastamiento al movimiento popular en ciernes y acepta
encabezar una corriente conservadora del siglo XX que se perpetúa hasta la
actualidad89. Designado como presidente de la república de 1945 a 1946, es
elegido Director General de la Unión Panamericana por ocho años, en 1948
es secretario general de la O.E.A. y de 1958 a 1962 nuevamente presidente de
una alianza liberal-conservadora. En alguna oportunidad se afirmó que era el
mejor embajador que Estados Unidos había tenido en Colombia.

89
«Lleras Camargo, Alberto (Bogotá, 1906– íd., 1990) Periodista y político colombiano. Fundó
los periódicos La tarde (1930), El liberal (1938 – 1943) y Semana (1946– 1947). Durante la
presidencia de Alfonso López ocupó diversas carteras ministeriales. Tras la dimisión de López (1945),
le sucedió interinamente hasta la elección de Ospina (1946). Posteriormente fue el primer secretario
general de la OEA (1948 – 1954). Elegido en 1958 para la presidencia de la República con el apoyo
de liberales y conservadores, levantó el estado de sitio, puso en marcha el primer intento de reforma
agraria en su país y fundó la Acción Comunal con el fin de ayudar al desarrollo de las zonas rurales.
Tuvo que hacer frente a un incremento de la violencia y combatió a los sindicatos. Tras concluir su
periodo presidencial (1962), siguió ejerciendo diferentes responsabilidades en organismos interna-
cionales americanos y retornó a sus actividades periodísticas». BIBLIOTECA DE LA LENGUA –
Tomo XII - Diccionario de Biografías L - Z , editorial Planeta - DeAgostini S.A - 2004 – pág. 190
– reproducido masivamente por el periódico ‘El Tiempo’ en 2004’.

109
MARCEL SILVA ROMERO

Es a partir de la escogencia de Lleras como sucesor de López, en 1945, cuan-


do se inicia el control del Estado por la derecha que va a empapar a la mayoría
de las élites, conllevando a la violencia que aún perdura en el 2004 y cuyas
consecuencias las podemos apreciar hoy en la profunda crisis en que se debate
Colombia.
Lleras es enemigo confeso del sindicalismo y sus primeros triunfos desea ob-
tenerlos venciéndolo, con el beneplácito de los empresarios. «La burguesía
que estaba en el gobierno se propuso entonces destruir el poder de un movi-
miento obrero sobre el que había perdido el control» concluye Urrutia Montoya
al registrar cómo el verbo encendido de Gaitán estaba creando una división
clasista, los líderes sindicales eran leales a la burguesía pero no eran un aliado
muy deseable, la base sindical era más hostil a la oligarquía y los comunistas
apoyaban a Turbay pero atacaban a Lleras.
Jorge Eliécer Gaitán con mayor razón va a ser rechazado por los gobiernos
norteamericanos y por las clases oligárquicas del país, no crea ningún movi-
miento de masas y su gran mérito consiste en haberse colocado en la cresta de
la inconformidad popular que no tenía ninguna dirección ni orientación, pues
el partido comunista, conocido como demócrata popular y otras fuerzas ha-
bían perdido su identidad y su capacidad de acción.
En las posiciones de Gaitán sobre el sindicalismo y las luchas que impulsa
pesarán mucho las dos décadas de enfrentamiento con el partido comunista y
la cúpula de la CTC que en muchas ocasiones lo trataron injustamente de
fascista. Nunca pudo valorar en toda su intensidad la capacidad de las organi-
zaciones de masas para producir cambios políticos en el país y en lugar de
impulsarlas las dejó al garete.

35o. La frustración del lopismo


En su último periodo de tres años López trató de apaciguar a las masas en la
política de espera a la bonanza que traería la terminación de la guerra mundial.
El partido socialista democrático (comunista) y la CTC lo acompañaron en
ese propósito de desmovilización divorciándose definitivamente del querer de
las masas urbanas y de grandes sectores campesinos a quienes sus condiciones
de vida se venían agravando cada día más.
El pueblo defendió a López cuando fue detenido en Pasto por el ejército pero
no hubo quien profundizara la rebeldía y la inconformidad popular que tanta
fuerza había demostrado en esas fechas, pues el lopismo y el partido socialista

110
FLUJOS Y REFLUJOS

democrático (antes comunista), casi diluido, quedaron a la espera del conti-


nuador de la política de López que creyeron sería Echandía y más tarde Gabriel
Turbay. Esa espera fue mortal.

36o. Las contradicciones del caudillo


Gaitán no sólo representará el estado de ánimo del pueblo pauperizado sino
que lo elevará a un plano de confrontación clasista con su prédica contra la
oligarquía y con la distinción entre el país político y el país nacional.
Pero su extracción de clase y formación le impedirán ver claramente la canali-
zación de dos inmensas fuerzas políticas en el país, por encima de los partidos,
de sus divisiones y sobre todo no alcanza a palpar la confrontación a que van
a llegar por el ataque despiadado de la derecha. Pero en igual falta de percep-
ción incurrieron todas las fuerzas de izquierda.
«Un sólo movimiento, un acto decisivo de Gaitán hubiera bastado para derri-
bar a Alberto Lleras Camargo, contra cuyas maniobras al servicio del
conservatismo se levantaba la opinión, y contra la victoria insoportable que se
mostraba como una amenaza en el inmediato porvenir. El viejo y cordial ami-
go de Gaitán, que había abandonado la dirección de «Jornada» en manos de
otro infatigable luchador, Jorge Uribe Márquez, concibió un plan para impo-
ner la voluntad del pueblo y aprovechar el ambiente agitado y ansioso de sedi-
ción que había creado la oratoria de Gaitán. Pero el jefe se echó a reír, rechazó
tal propuesta y anunció que jamás intentaría una revolución de esa naturaleza,
aún cuando todas las fuerzas vivas del país lo exigieran, porque él era un abo-
gado y debía respetar la jurisprudencia y conducir su movimiento dentro de
las normas de la Constitución y la ley»90.

37o. La izquierda huérfana


El sindicalismo de la CTC en este conjunto de hechos no ocupa un lugar
medianamente importante, da bandazos, no capta los cambios sufridos a nivel
nacional e internacional tanto en lo político como en lo científico y en lo
económico, va a la deriva de los acontecimientos creados por las clases domi-
nantes del país, tanto cuando lucha por reivindicaciones, como cuando no lo
hace, lo único que logra es fortificar las posiciones que encabeza Lleras
Camargo, o sea las de un «frente nacional» entre las cúpulas liberales y conser-
vadoras que se inicia con la designación en su gabinete de destacados voceros
del partido conservador. El miedo al «comunismo internacional» y a la com-
90
OSORIO LIZARAZO, J. A. Op. cit., págs. 280 y 281.

111
MARCEL SILVA ROMERO

batividad de las masas es su mejor argumento para tratar de compactar el


bloque derechizante.
El partido comunista (socialista democrático) no desempeña ningún otro pa-
pel sino el de triste acólito de López y de Echandía quienes ya habían tomado
bando estratégico. El P.C. propicia la candidatura de Echandía en contra de él
mismo y elabora ilusorios programas que él debería encarnar, cuando él ya
había tomado partido por la alternativa encabezada por Lleras.

38o. La gran ofensiva de los patronos


Los patronos, con la presidencia de Lleras, ven llegado el momento de tomar
la iniciativa en todos los campos y los del río Magdalena de eliminar definitiva-
mente la cláusula de suministro de personal por los sindicatos, alegando haber
perdido la facultad de dirección de sus empresas.
La cúpula de la Confederación de Trabajadores de Colombia, dividida entre
socialistas democráticos y liberales, que a su vez se hallaban divididos entre
turbayistas y gaitanistas, no palpa el momento político internacional y da vira-
je hacia la derecha.
El presidente provisional Lleras observa una de las grandes debilidades de las
direcciones del movimiento sindical consistente en que no tiene respaldo po-
lítico popular, ni siquiera de sus propias bases, y se atreve a lanzar esa campaña
de represión total contra los trabajadores del río Magdalena presuponiendo la
ausencia de movilización política que pudiera poner en peligro la estabilidad
del régimen.
Para deslegitimar y reprimir la huelga, Lleras registra un hecho cierto: «Esta
federación, para nadie es un misterio, está conformada en sus cuerpos directi-
vos por elementos afiliados al partido comunista. No están, sin embargo, afi-
liados al socialismo democrático (nombre del P.C. en esa época) los trabajado-
res del río, como lo demuestran las estadísticas electorales. Su solo número es
mucho mayor que las cifras de votación total de dicha agrupación política».
Es su gran reto, provocar las fuerzas progresistas del país, en uno de sus pun-
tos más importantes, para medir hasta donde pueden llegar los socialistas,
comunistas, gaitanistas, liberales de izquierda, etc. y determinar el grado de
solidez de su gobierno y de su propuesta de derechización en la dirección del
Estado y la sociedad, en acople total con las políticas del gobierno de Estados
Unidos.

112
FLUJOS Y REFLUJOS

Apoyándose en el sindicato ferroviario, en los sectores «Turbayistas» dentro la


C.T.C., con el silencio cómplice de Gaitán, el gobierno «liberal» de Lleras
Camargo, a finales de 1945 destruye la organización de los trabajadores del río
Magdalena, aplicándole las prohibiciones legales del derecho de huelga en
empresas de transportes.
No deja de ser irónico que en el primer año de vigencia de la ley 6a., que
reconoció al sindicalismo de industria, el gobierno haya destruido la mayor y
más importante negociación por rama industrial que haya existido en Colom-
bia.

39o. Las consecuencias de los errores estructurales


Pero además del esquirolaje ferroviario, de la incapacidad de la CTC, de los
comunistas y de la indiferencia del gaitanismo, aquí también juega para el fra-
caso de la huelga otro factor:
«Sin embargo engolosinada su dirigencia con el simple reivindicacionismo
económico y social que ha marcado el rumbo y presencia del sindicalismo y de
las luchas obreras en Colombia, los directivos de la Fedenal no percibieron los
cambios tecnológicos en el transporte fluvial que permitían mayor y más rápi-
do transporte de carga por el sistema de remolcadores que requerían menos
tripulantes. Se pretendió detener estos progresos de la misma manera que los
braceros portuarios creen en la actualidad que, manteniendo los atrasados sis-
temas de carga a hombro, pueden impedir la modernización de los sistemas de
cargue y descargue a granel y con sofisticados equipos que agilizan el proceso
y las labores portuarias. No se trazó una política para asimilar la moderniza-
ción»91.
La derrota del liberalismo en las elecciones presidenciales de 1946 es la conti-
nuación de la consolidación de la política de derechización del país iniciada
por Lleras con el apoyo norteamericano, dentro de las nuevas condiciones
políticas mundiales.

40o. Creación de la Unión de Trabajadores de Colombia


En los ámbitos conservadores y religiosos latinoamericanos ejercieron gran
influencia la ley de bases de la organización sindical del 6 de diciembre de
1940 del gobierno de Franco en España, la de unidad sindical del 26 de

91
DÍAZ CALLEJAS, Apolinar. Diez días de poder popular. Editorial el Labrador. FESCOL. Bogo-
tá, 1989, pág. 51.

113
MARCEL SILVA ROMERO

enero de 1940 y el decreto de unidad sindical agraria del 17 de julio de 1944


que establece en todo el territorio español las Hermandades Sindicales para
el campo.
«Parte la ley de considerar a todos los productores españoles como miembros
de una gran comunidad nacional y sindical. El sistema de los Sindicatos del
Régimen no se configura, por tanto, como una red de agrupaciones privadas a
las que el Estado les confiere competencias más o menos importantes, sino
que, de acuerdo con aquel principio de los veintiséis puntos que concibe a
España en lo económico como un gigantesco sindicato de productores, la
sindicación viene a ser la forma política de la economía entera de España.
Cuantos con un servicio de producción contribuyen a la potencia de la Patria,
quedan así –como en consigna de nuestro Movimiento– ordenados en milicia.
«Esta gran comunidad, bajo el mando de la Falange Española Tradicionalista
y de las J.O.N.S., se articula en dos órdenes fundamentales de organismos: las
Centrales Nacionalsindicalistas y los Sindicatos Nacionales
«...
«La ley asegura la subordinación de la organización sindical al Partido, ya que
sólo este puede comunicarle la disciplina, la unidad y el espíritu necesarios
para que la economía nacional sirva a la política nacional.
«La subordinación y disciplina respecto de los organismos del estado, queda,
como es lógico, plenamente aseguradas. Sólo por Decreto aprobado en conse-
jo de Ministros se reconoce oficialmente la personalidad de cada sindicato»92.
La iglesia católica colombiana fue enemiga del sindicalismo y de los movi-
mientos sociales durante la hegemonía conservadora y se convirtió en un agente
activo de la persecusión a los trabajadores en la década de los 20.
Pero inspirada en el ejemplo español, inicia a finales de los años 30 una políti-
ca de sindicación de los trabajadores, teniendo especial éxito entre los campe-
sinos y pequeños mineros de Antioquia, Boyacá y Cundinamarca. En estos y
otros Departamentos no existía municipio que se respetase que no tuviese
uno o dos sindicatos agrícolas.
Una alianza estrecha entre los dueños de las empresas y los curas del Valle de
Aburrá va a dar resultado para ambos. El campesino religioso y ultraconservador
92
GONZÁLEZ SÁNCHEZ GIRÓN, Francisco. La Hermandad Sindical. Gráficas oro. Madrid,
1955, págs. 287 y 288.

114
FLUJOS Y REFLUJOS

desplazado o arrojado por diferentes causas de las breñas antioqueñas al llegar


a Medellín recurre a sus familiares ya instalados, si los tiene, y al cura párroco
del barrio, quien entre otras acciones tiene dispensarios sociales. El sacerdote
después de conocer su origen y sus convicciones lo recomienda para un em-
pleo en las industrias de la región. Con ese aval es contratado y allí en la textilera,
en la fábrica, o en el taller, sigue los consejos del religioso quien va a liderar la
constitución del sindicato93. Estas prácticas son impulsadas desde el llamado
proyecto Echavarría en Medellín.
El ejemplo español de sindicato era de inspiración corporativista; pero para
lograr el desarrollo de un modelo de esa naturaleza se requiere una fuerte
dictadura que obligue a cada ciudadano a pertenecer al sindicato del renglón
de producción respectivo o a la hermandad sindical agraria de la región.
En Colombia, hacia 1945 esas condiciones no existían, pero el modelo
falangista, sobreviviente a la hecatombe de la segunda guerra mundial, era
indudablemente un ejemplo político para los sectores derechizantes del país.
Para Jaime Jaramillo Uribe el ingrediente corporativista en la fundación de la
U.T.C. era de primer orden, a través de monseñor Juan Manuel González
Arbeláez y su acción católica y sobre todo con el padre Félix Restrepo94.
Del ejemplo de sindicalismo español se relievaron algunas de sus característi-
cas para Colombia: a) no aceptar la existencia de lucha de clases, b) rechazar la
noción de intereses enfrentados entre los patronos y los trabajadores, c) tanto
los unos como los otros tienen los mismos intereses, d) los sindicatos son para
el desarrollo de la economía exclusivamente, e) los sindicatos no participan en
política, f) la política la hace el partido político, g) los sindicatos están subordi-
nados al gobierno, h) los sindicatos deben autofinanciarse, i) la fuerza econó-
mica de los sindicatos permitirá el acceso a la propiedad de las empresas y así
se eliminará la diferencia entre ricos y pobres sin violencia en realización del
ideal cristiano, j) los sindicatos deben estar disciplinados por el Estado.
Con estos criterios al fin la Iglesia Católica logra cuajar su lenta acción para
constituir un movimiento sindical nacional.

93
Entrevistas hechas por el autor en los años 70.
94
JARAMILLO URIBE, Jaime. Ensayos de Historia Social. Tomo II. TM editores ediciones Uniandes.
Bogotá, 1994. pág. 101.

115
MARCEL SILVA ROMERO

Unión de Trabajadores de Antioquia, Unión de Trabajadores de Boyacá95, Fe-


deración Agraria Nacional, Federación de Mineros de Cundinamarca
«FEDEMI», son organizaciones de segundo grado que agrupan sindicatos
con una fuerte raigambre campesina o de trabajadores de primera generación,
con atavismos bien conservadores.
Con el apoyo del partido conservador y el no disimulado de los empresarios y
dirigentes liberales, sus esfuerzos se cristalizan en la creación de la U.T.C., el
13 de junio de 1946.
Su principio central: «Artículo 3o. La Confederación adoptará como bases
fundamentales de la lucha los principios de la doctrina social católica, preconi-
zada por los pontífices y en ella inspirará y orientará sus campañas dentro de
los cauces de la ley».
Coincidencialmente es por las mismas calendas que empieza a impulsarse el
solidarismo en Centroamérica, también bajo el impulso de la iglesia católica,
donde sí logra imponer en su integridad la visión de organización del trabajo a
través de la figura de las solidarias.
Los principios de la U.T.C. eran absolutamente claros y así lo expusieron en la
plataforma y en los estatutos confederales: sindicalismo por empresas,
economicismo y alejamiento de cualquier posición política, pero sustento del
gobierno de Ospina en momentos cruciales.
Los sindicatos ni siquiera deberían intervenir en la escogencia de candidatos a
la presidencia de la república como lo había hecho la C.T.C. en todos sus
Congresos y así se lograba la desaparición de cualquier presencia del sindica-
lismo en los destinos del país.
Y la confrontación la gana la U.T.C.
A partir del período Lleras, perdida la protección del presidente López, los
sindicatos de la C.T.C. tienen que recurrir cada vez más a las huelgas que no
serán resueltas rápidamente por la ausencia de la presión del gobierno para su
arreglo y al final las conquistas son escasas.
Mientras tanto los sindicatos católicos logran exiguos aumentos y mínimos
derechos en la mesa de negociaciones, sin sacrificar ningún centavo en huel-

95
Uno de los sindicatos más importantes de UTRABO será el de campesinos del municipio de
Boavita, Boyacá, que aglutina a los trabajadores de la vereda Chulavita, de donde saldrán los famo-
sos chulavitas, bandas de asesinos al servicio del conservatismo durante la ‘violencia’.

116
FLUJOS Y REFLUJOS

gas. En Antioquia se observó la deserción de sindicatos y de dirigentes de la


C.T.C. hacia la U.T.C.
La sola existencia de los sindicatos cristianos aglutinados en la Unión de Tra-
bajadores de Colombia es una de las bases centrales del modelo
neocorporativista acariciado por Laureano Gómez. La extensión sobre gran
parte de la geografía de sindicatos agrarios es uno de los puntales de la cúpula
derechizante del país dentro de su proyecto de contrarrestar la inclinación
hacia la izquierda de las masas urbanas y de vastos sectores campesinos.

41o. El control estatal total sobre los sindicatos


Creadas todas estas condiciones, apresurando su proyecto político derechizante
y reforzándolo en una de sus bases más importantes que alejaría definitiva-
mente el pasado lopista del sindicalismo, Lleras dicta el decreto 2313 de agos-
to 3 de 1946, reglamentario de la ley 6a. de 1945, es decir 4 días antes de
terminar su periodo presidencial.
Las características centrales son:

I. El Estado interviene
a) Ordena cómo debe llevarse a cabo la reunión de fundación.
b) Notificación inmediata de la fundación al inspector.
c) Establece el contenido de los estatutos del sindicato.
d) Establece los requisitos para ser directivo sindical.
e) Establece los libros que debe llevar el sindicato.
f) Reconoce personería jurídica para poder actuar como sindicato.
g) Ordena publicación en el Diario Oficial del reconocimiento.
h) El Ministerio aprueba las modificaciones a los estatutos y sin ello no ten-
drán validez.
i) Establece cómo deben elegirse las juntas directivas.
j) Establece cuándo deben reunirse las asambleas del sindicato y cuáles son
sus funciones exclusivas.
k) Ordena un quórum deliberativo que no puede variarse en los estatutos.

117
MARCEL SILVA ROMERO

l) Establece cómo deben llevarse los libros sindicales y sanciones en caso de


desobedecimiento.
ll) Establece cómo debe manejarse el presupuesto sindical.
m) Establece dónde y cómo deben guardarse los dineros sindicales.
n) Ordena que la contabilidad sindical debe sujetarse a las normas que dicte
un funcionario.
o) Establece cuáles son las funciones principales de los sindicatos.
p) Establece las sanciones contra directivos y el sindicato.
q) Establece cuándo, por qué y cómo se disuelven y liquidan los sindicatos.

II. Un mundo de prohibiciones.


1. El paralelismo sindical no permitiendo sino un sindicato en cada empresa,
una federación de industria o una territorial y una sola confederación.
2. Participar en política partidista.
3. Intervenir en asuntos religiosos.
4. Presionar a los trabajadores para que se afilien al sindicato.
5. Auspiciar o tolerar que los sindicalizados coloquen en situación de prefe-
rencia o discriminatoria a una empresa sobre otra.
6. Repartir dividendos o utilidades.
7. Obtener ganancias.

III. Una escala de sanciones.


1. Multas.
2. Conminaciones.
3. Suspensión de personería jurídica.
4. Declaratoria de disolución por el juez previa demanda del gobierno.
También con esta norma se empezó a medrar la capacidad de las federaciones
para presentar pliegos de peticiones y tramitar los conflictos colectivos, pues
requiere autorización expresa del sindicato de empresa.

118
FLUJOS Y REFLUJOS

42o. Inconstitucionalidad del decreto 2313 de 1946


En el decreto reglamentario es tan excesivo y agobiante el control del Estado
sobre los sindicatos que sus regulaciones exceden ampliamente los mandatos
de la ley 6a. de 1945.
No hay ni punto de comparación entre el decreto 2127 de 1945 reglamentario
en la parte individual de la ley 6a., con el decreto 2313 de 1946.
Aquel corresponde a una visión proteccionista en derecho laboral que viene
desde el decreto 2350 de 1944, mientras que el 2313 es realmente un estatuto
policivo para impedir el accionar sindical si se llega a separar un ápice de la
voluntad del censor gubernamental.
En muchas intervenciones públicas, el presidente Lleras hizo énfasis en su
respeto a los sindicatos pero dentro de los marcos de la ley. Esto se traduce en
cómo permitir la actuación sindical pero dentro de los parámetros y condicio-
nes que él mismo establece.

43o. Un concepto sobre el decreto 2313 de 1946


Según Pecaut: «Esta medida refleja, a no dudarlo, el esfuerzo del partido libe-
ral por conservar el monopolio del control sindical, en el momento que pierde
el poder. Pero a la vez traduce el hecho de que el sindicalismo aparece como
uno de los fundamentos del Estado, más allá del conflicto de los partidos»96.
No se puede compartir tal opinión pues hoy en día hasta las publicaciones
más derechizantes reconocen la animadversión de Lleras contra el sindicalis-
mo, demostrada en primer término en la utilización de su capacidad regla-
mentaria para erigir las más increíbles barreras para un mínimo desarrollo de
sus posibilidades y fortificar el control del gobierno sobre el sindicalismo,
independientemente del partido político que lo esté ejerciendo y a alejarlo
totalmente de cualquier ingerencia en los asuntos del Estado. Lleras no quiere
seguir con las pautas del lopismo que pretende unos sindicatos fuertemente
interventores en la vida política del país, como lo habían logrado en México.
Para Lleras no interesa si el liberalismo continúa con el control sindical, entre
otras cosas por no interesarle ni el sindicalismo, ni ese partido, en la coyuntura
del momento.

96
PECAUT, Daniel. Política y sindicalismo en Colombia. La Carreta. Bogotá, 1973, pág. 200.

119
MARCEL SILVA ROMERO

44o. La alambrada de garantías hostiles también para los sindicatos


Lleras desde el gobierno hostiga a Turbay como candidato y está sideralmente
lejos de Gaitán quien a partir de la derrota liberal en las elecciones se va con-
virtiendo en la única alternativa para las masas populares del liberalismo y la
única dirección posible de ese partido.
Así como en lúcida interpretación del momento sobre los verdaderos fines del
presidente provisional, el derrotado candidato liberal Gabriel Turbay denun-
ció la alambrada de garantías hostiles con que lo había cercado el gobierno de
Lleras, otro tanto se puede calificar su decreto 2313 de agosto de 1946 frente
al sindicalismo.
Lleras dejó hasta la más mínima expresión sindical, reglamentada y atada al
carro del gobierno que para próximos días sería del partido conservador. Una
muestra más lo es el decreto 2367 de 1946 (ver anexo) que mantiene la línea de
financiamiento de los congresos sindicales que gozarán del apoyo del gobier-
no nacional pero bajo las condiciones allí establecidas.
Se trataba de controlar al máximo el accionar sindical para reducirlo a la impo-
tencia.

45o. La represión toma vuelo con los «pájaros» y con decretos


La política represiva del gobierno de Lleras contra el sindicalismo ni siquiera
paró mientes ni en la democracia, ni en la técnica jurídica al expedir el decreto
2313 de 1946 para controlar al máximo el sindicalismo, pues invadió la órbita
del legislativo y sus disposiciones excedían notoriamente las de la ley 6 de
1945.
A finales del gobierno Liberal y ya triunfante Ospina Pérez, el movimiento
sindical se halla institucionalizado, eliminada su capacidad de combate de los
años 20, legalizada la mentalidad de todos los trabajadores del país, entrome-
tido el gobierno en todos los pasos y actuaciones de todos y cada uno de los
sindicatos, con un control férreo por parte del Estado, dividido el sindicalis-
mo en pequeñas parcelas, en fin, desprotegido contra cualquier embestida
patronal y gubernamental.
Son de sobra conocidos los movimientos huelguísticos lanzados por los sindi-
catos en los años de 1946 y 1947 incluso dentro de entidades del Estado como
las carreteras y que no obtienen respuestas distintas que la aplicación de las
normas represivas de la legislación vigente.

120
FLUJOS Y REFLUJOS

La persecusión en el campo y la aparición de los primeros chulavitas en las


calles céntricas de Bogotá en actitud desafiante frente a los transeúntes son el
marco de la situación del momento.

46o. El paro de mayo de 1947


La CTC ordena un paro nacional para el 13 de mayo de 1947. Para el gobierno
ese paro fue una derrota mientras que los boletines de los huelguistas denota-
ban triunfo y optimismo.
El Ministro de Trabajo, mediante resolución 17 del 13 de mayo de 1947, basa-
do en el decreto 2313 de 1946, suspendió la personería jurídica de la CTC
Gaitán guardó silencio, pero ante la exigencia de que tomara posición frente a
los hechos manifestó no haber estado de acuerdo con la huelga que considera-
ba ilegal e inoportuna97, pero se abstuvo de condenarla y atacó duramente la
decisión del gobierno (el Ministro de Trabajo era del partido liberal) conside-
rándola ilegal.
Un grupo de juristas democráticos de la época98, con un apoyo visible pero
tardío de Gaitán, demandaron el decreto y la resolución 17 del 13 de mayo de
1947 del Ministro de Trabajo que había decretado la suspensión.
El Consejo de Estado, en sala unitaria, el 26 de mayo de 1947, suspendió
provisionalmente el artículo 42 del decreto 2313 de 194699 por exceder los

97
«La parte más interesante del discurso del doctor Gaitán fue, sin lugar a dudas, la dedicada a
explicar su posición de jefe político frente a la huelga nacional. Dijo que, en repetidas ocasiones,
había conversado con los miembros liberales de la C.T.C. , quienes habían ocurrido a él no como
jefe político sino como amigo y consejero, sobre el proyecto de paro nacional y que, aun cuando
había estado de acuerdo con los dirigentes sindicales en cuanto a la justicia del movimiento proyec-
tado, no lo había estado frente a la táctica programada para ponerlo en práctica y que así se lo había
manifestado a los líderes obreros. Sin embargo sus conceptos no fueron oídos por los encargados de
dirigir el movimiento, el cual, una vez desencadenado, no podía ser atacado por él, porque jamás
había sido rompehuelgas y nunca se ha colocado contra los intereses legítimos de la clase obrera. De
ahí por qué el silencio acerca del cual la prensa opinó en su oportunidad» El Tiempo 16 de mayo de
1947.
98
Como homenaje reseño a los demandantes Jorge Enrique Sánchez, Jorge Uribe Márquez, Alfredo
Nava, Alvaro Pérez Vives, Luis C. Sánchez, Juan Francisco Mujica, Manuel García Quiñones, Diego
Montaña Cuéllar, Carlos V. Rey, José Domingo Vélez, Fabio Ángel Jaramillo y Luis E. Restrepo.
99
El artículo 42 del decreto 2313 de 1946 contemplaba. «Cualquier acto, omisión o situación que
implique violación de las normas legales o de las obligaciones especiales del artículo 41, se castiga-
rán así:...» multa de 20 a 300 pesos, requerimiento de la autoridad del trabajo para que el sindicato
cese en la situación de prolongada ilegalidad, suspensión de la personería hasta por tres meses o
promover ante la justicia del trabajo el juicio de disolución.

121
MARCEL SILVA ROMERO

mandatos de la ley reglamentada y la resolución: «...debe correr la misma suer-


te que la disposición que la sustenta; porque si no fuera suspendida, su anula-
ción después de cumplida la pena, resultaría inútil y baldía»100.
Era la primera confrontación de la normatividad Llerista y de la política repre-
siva de Ospina con la Constitución de 1936. Jurídicamente había sido una
derrota demoledora para el gobierno. De ella sacaría una conclusión: no po-
dría gobernar a su gusto con los principios y la normatividad ordinaria.

47o. Una fuerza sin cohesión ni organización


El sindicalismo no navega en esta coyuntura como una sola fuerza sino que
sus filas las engrosan los ‘derechizantes’ y los ‘populistas’ de Gaitán. Un error
de varios historiadores y analistas consiste en concebir el sindicalismo colom-
biano en un solo cuerpo, cuando no ha sido así. Por ejemplo, no puede tenerse
como muestra de una supuesta vitalidad de los sindicatos en este período, la
presentación de más de 500 pliegos de peticiones101, desubicando totalmente
el momento histórico. Ese número de peticiones corresponde en su gran ma-
yoría a los sindicatos de la U.T.C. que podían tener cualquier clase de intencio-
nes menos la de agitarle el panorama laboral al gobierno de Ospina o de in-
quietar a los patronos, mientras que una minoría de quienes presentan esos
pliegos son sindicalistas opositores a la derecha que gobierna el país.
Desarticulado, contradictorio en su interior, destartalado, el movimiento sin-
dical de la época no puede presentar un frente común, ni siquiera para obtener
mejores condiciones de trabajo.
Pero la inmensa mayoría de trabajadores sí se aglutinan alrededor del caudi-
llo social. “… la palabra de Gaitán tenía, además, la virtud de identificarlo
con el pueblo y hacía que el pueblo se identificara con él. Era una comunión
evidente”102.
Debido a que Gaitán pasa a ocupar la dirección del partido liberal y las masas
trabajadoras lo siguen ciegamente, el minúsculo partido comunista dio un fuerte
viraje en dos sentidos, (i) apoya a Gaitán y (ii) regresa a la movilización de las
masas como factor fundamental de su política. Las consecuencias de este cam-
bio son el desgarramiento interno del mismo partido comunista y que los

100
El Tiempo martes 27 de mayo de 1947.
101
CES Centro de Estudios Sociales. La lucha obrera ante la legislación laboral. Fundación Edito-
rial Muisca. Bogotá, 1974, pág. 209.
102
DÍAZ CALLEJAS, Apolinar. Op. cit., pág. 28.

122
FLUJOS Y REFLUJOS

debilitados sindicatos de la moribunda CTC lopista sigan al caudillo a finales


de 1947.

48o. Gaitán frente al sindicalismo en la coyuntura


Por pesar demasiado en el curso de los acontecimientos no solamente sindica-
les, sino de todo el país, se hace necesario ubicar la posición del más grande
caudillo de masas del siglo XX en Colombia.
Analizando las ideas políticas de los años treinta, Jaramillo Uribe trata de ha-
cer una ubicación del pensamiento de Gaitán en la UNIR: «Al lado de los
varios intentos socialistas, por la misma época surgió la Unión de Izquierda
Revolucionaria, UNIR, fundada por Jorge Eliécer Gaitán en un esfuerzo por
crear un movimiento nacional de orientación socialista, independiente de la
izquierda liberal y de cualquier vinculación internacional. En sus tesis, orienta-
ciones y actitudes, la UNIR recibía muchas motivaciones o ideas del movi-
miento revolucionario mexicano, del aprismo peruano de Haya de la Torre, en
fin, de las numerosas tendencias del socialismo europeo»103.
Su discurso sobre la huelga nos permite descubrir elementos interesantes so-
bre la posición de Gaitán: «En cuanto al hecho de sindicalismo y liberalismo,
el doctor Gaitán delimitó los dos campos. Dijo que él era un jefe político, era
un conductor del partido liberal por voluntad de las masas mayoritarias de la
colectividad, que en las democracias son las que conceden la personería a los
jefes, y que en la plataforma aprobada en el Teatro Colón había quedado cla-
ramente expresado que el liberalismo reconocía la plena independencia del
movimiento sindical colombiano. En esas condiciones no consideró que su
misión fuera la de dirigir o condenar la huelga, porque para ello hubiera tenido
que hacer dejación de su investidura de jefe del partido, para asumir en cam-
bio la de jefe sindical, posición en la cual seguramente hubiera dado estructu-
ra, forma y contenido al movimiento. Alrededor de este tema, el doctor Gaitán
expresó lo que significa la política sindical del liberalismo, que no es otra que
la permanente marcha hacia adelante en defensa de las masas trabajadoras, y
en la búsqueda de la justicia para ellas, y el sindicalismo que representa un
movimiento vertebrado que nada tiene que ver con el liberalismo y, por lo
consiguiente, con sus jefes y dirigentes».
Jorge Eliécer Gaitán siempre estuvo bajo el signo de la normatividad y el
Estado de derecho en general. Su actividad eficaz como abogado le facilitó

103
JARAMILLO URIBE, Jaime. Op. cit., págs. 102-103.

123
MARCEL SILVA ROMERO

enormemente su relación con los trabajadores y el sindicalismo durante el


primer lustro de los años 30.
Su asesoría a los conflictos campesinos tanto en los desalojos como en el
reconocimiento y pago de las mejoras es pionera en el país. Igualmente en los
conflictos obreros en los que le da prevalencia a las salidas jurídicas frente a la
confrontación directa. Su influencia en los sindicatos de la sabana y en la Fe-
deración de Trabajadores de Cundinamarca es uno sus puntales para su pro-
yección política.
Pero siempre entendió el sindicalismo dentro de los parámetros legales. Su
caída de la alcaldía de Bogotá por parte de los sindicatos la va a tomar como
una maniobra de López quien le prometió el apoyo para sostener su medida
de obligatoriedad de los uniformes para los choferes pero que manipuló al
mismo tiempo al sindicalismo para que lo confrontara con manifestaciones.
Desde ese momento asume una oposición total a López y a su grupo a quie-
nes observa como representantes de la «oligarquía». Santos indudablemente le
da respaldo en la medida que sirve de fuerza de choque contra el lopismo.
Desde los años 44 a 46 en sus discursos le da espacio únicamente para el
ataque a las direcciones sindicales y al lopismo, hasta el extremo de mantener
algunas posiciones que coincidían en su integridad con las más reaccionarias
del empresariato.
Jorge Eliécer Gaitán no reconocía la existencia de lucha de clases sino de
intereses. Vivió los vejámenes contra el pueblo y sintió profundamente la exis-
tencia de la oligarquía que no correspondía exactamente a la noción de bur-
guesía.
Gaitán no podía ver el sindicalismo dentro de una visión de clase marxista, o
leninista, aunque sí como un poderoso factor de aglutinamiento de los traba-
jadores, con gran independencia frente a los partidos políticos. Criticó la ser-
vidumbre de la CTC con López y la fuerza que en ella tenía el partido comu-
nista, quien a su vez le endilgó el remoquete de fascista, muy lejano de la
verdad que rectificó a finales del año 47.
«Y, sin embargo, ¿cuán diferentes de sus modelos europeos fueron las activi-
dades y los logros políticos de unos hombres que reconocían abiertamente su
deuda intelectual para con Mussolini y Hitler? Todavía recuerdo la conmoción
que sentí cuando el presidente de la Bolivia revolucionaria lo admitió sin la
menor vacilación en una conversación privada. En Bolivia, unos soldados y

124
FLUJOS Y REFLUJOS

políticos que se inspiraban en Alemania organizaron la revolución de 1952,


que nacionalizó las minas de estaño y dio al campesinado indio una reforma
agraria radical. En Colombia, el gran tribuno popular Jorge Eliécer Gaitán,
lejos de inclinarse hacia la derecha, llegó a ser el dirigente del partido liberal y,
como presidente, lo habría hecho evolucionar con toda seguridad en un sen-
tido radical, de no haber sido asesinado en Bogotá el 9 de abril de 1948, acon-
tecimiento que provocó la inmediata insurrección popular de la capital (inclui-
da la policía) y la proclamación de comunas revolucionarias en numerosos
municipios del país. Lo que tomaron del fascismo europeo los dirigentes lati-
noamericanos fue la divinización de lideres populistas valorados por su
activismo. Pero las masas cuya movilización pretendían, y consiguieron, no
eran aquellas que temían por lo que pudieran perder, sino las que nada temían
perder, y los enemigos contra las cuales las movilizaron no eran extranjeros y
grupos marginales (aunque es innegable el contenido antisemita en los
peronistas y en otros grupos políticos argentinos), sino la «oligarquía», los
ricos, la clase dirigente local»104.
Jorge Eliécer Gaitán no era enemigo de los trabajadores sino por el contrario
siempre trató de apoyarse en ellos, aunque se opuso a las direcciones sindica-
les que consideraba le servían de soporte a la oligarquía. Mientras que los
regímenes fascistas europeos aniquilaron los movimientos obreros y se apoya-
ban fuertemente en el gran capital y en una clase media que veía perder su
nivel económico, político y social en la gran crisis, Gaitán defendía a los traba-
jadores y las grandes masas eran su caudal.
Como presidente del partido liberal es muy cuidadoso en sus relaciones con el
sindicalismo de la CTC porque así como pudiera llegar a ser su aliado también
podría ser su adversario en su próxima presidencia de la república y para evi-
tarse cualquier enfrentamiento contraproducente enarbola la aplicación
irrestricta de la independencia sindical frente al partido liberal, lo que le per-
mite mantener una actitud pasiva: ni impulsa ni destruye el sindicalismo.
Es el caudillo por excelencia del país. La formidable manifestación de febrero
de 1948 demuestra su gran capacidad de liderazgo y el peligro que representa
para los intereses de los norteamericanos y de las clases detentadoras del po-
der en Colombia.

104
HOBSBAWM, Eric. Historia del siglo XX. Crítica Grijalbo Mondadori, Buenos Aires, 1998,
pág. 140.

125
MARCEL SILVA ROMERO

Existen varias visiones de las masas. Una, la marxista y social demócrata, como
las personas participando activamente en organizaciones representativas de
sus intereses, sus aficiones o ideales y otra, eminentemente liberal que las con-
cibe como la suma de muchas personas alrededor de un caudillo o del grupo
que lo acompaña.
El asesinato de Gaitán destruyó su movimiento lo que va a permitir al gobier-
no desatar la violencia sin límites a lo ancho y largo del país.

49o. El Código Procesal Laboral


Una necesidad sentida en el país era la expedición de una legislación procesal
que aclimatara las reformas hechas al derecho sustantivo.
No se trata en este estudio de analizar los rasgos centrales del código procesal
pero sí incide en la parte colectiva, especialmente el artículo 116 que hace una
dramática destrucción del fuero sindical creado en la ley 6a. de 1945.
En aquella normatividad el patrono jamás podía despedir a un trabajador
aforado sino por justa causa y previa autorización judicial. Cuando un aforado
cometiera justa causa el patrono lo podía suspender, dentro de un lapso de 48
horas debía presentar la demanda para poderlo despedir y consignar una suma
equivalente a 15 días de salario que podía incrementarse a juicio del juez de
conocimiento. Si el juez consideraba que no existía justa causa el empleador
levantaba la suspensión y el aforado continuaba laborando.
Ahora, en el Código Procesal se consagra que si se niega la petición patronal
para despedir por no existir justa causa, en la sentencia el juez consagrará la
obligación alternativa al patrono de conservar al trabajador en su puesto o
prescindir de sus servicios con el pago de seis (6) meses de salario más las
demás prestaciones.
Por vía procesal, mediante decreto, se desmejoran los derechos consagrados
en la ley sustantiva.
Es apenas obvio que un empleador derrotado en juicio no quiera continuar
con el trabajador victorioso y prefiera pagarle los 6 meses de indemnización.

50o. El Convenio 87 de 1948 de la O.I.T.


En la parte XIII del Tratado de Versalles se expresó la importancia particular
y urgente que para las Altas Partes Contratantes tiene el derecho de asociación
para todos los fines que no sean contrarios a las leyes.

126
FLUJOS Y REFLUJOS

A su vez en la Declaración de Filadelfia de 1944 se ratificó la libertad de


asociación como uno de los principios fundamentales y como factor esencial
del progreso constante. La Declaración Universal de Derechos Humanos es-
tableció que toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y asociación,
además en el artículo 23 se afirmó el derecho de toda persona de sindicalizarse
para la defensa de sus intereses.
Después de los intentos de 1926 y 1932 por aprobar un Convenio sobre liber-
tad sindical en la Conferencia de la OIT, encontramos que en la tercera Con-
ferencia del Trabajo de los Estados de América miembros de la OIT, reunida
en México en 1946, en la que participó Colombia, se aprobaron los principios
sobre libertad sindical que servirán de base para la adopción del Convenio 87
de 1948 sobre libertad sindical.
Su núcleo central es el artículo 2o. «Los trabajadores y los empleadores, sin
ninguna distinción y sin autorización previa, tienen el derecho de constituir las
organizaciones que consideren convenientes, así como el de afiliarse a estas
organizaciones, con la sola condición de observar sus estatutos».
Y el artículo 3º introduce el derecho sindical colectivo por el cual las organiza-
ciones de empleadores y trabajadores tienen el derecho de redactar sus estatu-
tos y reglamentos administrativos y el de formular su programa de acción.
«Las autoridades públicas deberán de abstenerse de toda intervención que
tienda a limitar este derecho o entorpecer su ejercicio legal».
Las discusiones para llegar a este Convenio habían sido demasiado amplias y
profundas sobre cada letra, punto y coma del Convenio y habían sido conoci-
das ampliamente por los gobiernos colombianos.
Después de la adopción del Convenio, el gobierno ha debido enviarlo al Con-
greso dentro de los doce meses siguientes para su aprobación, cuestión que no
hizo. La libertad sindical, incluyendo su autonomía es un derecho humano
fundamental.

51o. La censura total


La reacción contra el sindicalismo, a partir del asesinato de Gaitán, no se hizo
esperar. El ministro de trabajo Evaristo Sourdis va a ser el gran inquisidor
laboral.

127
MARCEL SILVA ROMERO

Por decreto 1464 del 8 de mayo (ver anexo) se dispuso que mientras durase el
estado de perturbación nacional la reunión de cualquier clase de congresos,
asambleas o juntas plenarias sindicales o intersindicales se verificaría con per-
miso del Ministerio de Trabajo con conocimiento de causa.
Por decreto 1815 de 31 de mayo de 1948 (ver anexo) se reglamentó la conce-
sión de esos permisos.
La petición de permiso para reunirse cualquier instancia de un sindicato, salvo
la junta directiva, debería entre otras cosas, relacionar los puntos y temas so-
bre los cuales se tratará en la reunión y debe ser presentada con cinco días
mínimo de antelación.
De esa petición se le daría traslado al Jefe de Estado Mayor del ejército y si se
efectúa fuera de Bogotá, también al respectivo comando de la brigada o a la
autoridad militar del lugar.
Las más absolutas restricciones se le establecieron a la actividad sindical105 y
quienes en la reunión sindical se salieren del temario aprobado por las autori-
dades serían denunciados y castigados (art. 10).
Pero el gobierno de Ospina va más allá y crea el muy diciente y sugestivo
Departamento Nacional de Supervigilancia Sindical del Ministerio de Trabajo
que tiene entre otras funciones represivas, la de interpretar y dirigir la política
sindical del gobierno, no vigilar sino supervigilar las organizaciones sindicales
para obtener un exacto conocimiento de las actividades que desarrollan, ini-
ciar las investigaciones sobre la conducta de los sindicatos para que se sancio-
ne penalmente a los responsables del incumplimiento de las disposiciones le-
gales, aprobar o improbar los estatutos de las organizaciones sindicales y ela-
borar modelos de estatutos sindicales de organizaciones de primero y segun-
do grado con la aprobación del Ministerio del ramo.
El declive de los pocos avances de la libertad sindical es característica de la
época.

105
«Artículo 6o. En la reunión es prohibido tratar sobre cuestiones ajenas a los puntos que de
acuerdo con la respectiva autorización pueden ser considerados en el desarrollo de ella». «Artículo
9o. Los Inspectores de Trabajo quedan autorizados para ordenar la suspensión inmediata de la
reunión cuando en ella se trate en forma directa o indirecta cuestiones distintas de los temas para los
cuales se haya concedido la autorización, o se hagan exposiciones o alusiones tendientes a descono-
cer las autoridades legítimamente constituidas o para desobedecer las leyes, o se permita la partici-
pación de personas no afiliadas a la respectiva organización sindical, salvo el caso que se trate de
apoderados de ésta, admitidos y aceptados por los funcionarios de trabajo».

128
FLUJOS Y REFLUJOS

52o. Una aplicación peculiar de los convenios de la OIT sobre liber-


tad sindical
Invocando los convenios internacionales de la O.I.T. sobre libertad sindical
(87 de 1948), el gobierno de Ospina por decreto 2875 de 1949 (ver anexo)
deroga los artículos 61, 65 y 66 del decreto 2313 de 1946.
El artículo 61 establecía la prohibición de reconocimiento de personería a más
de una federación regional en cada departamento, intendencia o comisaría, o a
más de una que agrupe sindicatos de la misma rama industrial, comercial agrí-
cola o ganadera. El artículo 65 estatuye que la confederación estará integrada
cuando menos por la mayoría absoluta de las federaciones regionales e indus-
triales, sin perjuicio de que también afilie sindicatos y el 66 extiende el régimen
de las federaciones a las confederaciones.
Con la derogatoria de estas disposiciones el gobierno puede reconocer la
personería jurídica a la Unión de Trabajadores de Colombia «U.T.C.», el gran
antídoto contra el sindicalismo político de la C.T.C. lopista.
Algo de cinismo se da en la motivación del decreto porque es el gobierno de
Ospina quien violó en todos los órdenes el convenio 87 de 1948 y porque
queda vigente la prohibición legal de paralelismo sindical a nivel de empresas,
en contra de lo dispuesto en el artículo segundo del Convenio.
No prohibición de paralelismo en confederaciones y federaciones y sí en los
sindicatos donde el de empresa es la base de la organización.
Pero el desconocimiento total de los convenios 87 y 98 de la O. I. T. se va a dar
en la expedición del Código Sustantivo del Trabajo en 1950.

53o. Las características más sobresalientes del Código Sustantivo del


Trabajo en la parte colectiva son:
Cerrado el Congreso de la República, desatada la violencia en el campo, asesi-
nados importantes dirigentes sindicales en la ciudad, con la ausencia total de
cualquier forma de oposición salvo la armada de los campesinos liberales y
comunistas, el sindicalismo de la CTC destruido y el de la UTC sin presencia
alguna ni para respaldar al gobierno, es el cuadro político existente al expedirse
por decreto el Código Sustantivo del Trabajo (ver anexo).

I. Destierra de la legislación colombiana cualquier referencia o permi-


sividad de la lucha de clases y de la confrontación de intereses.
De los principios generales que más inciden en la parte colectiva está el artícu-
lo primero al establecer como finalidad la de lograr la justicia en las relaciones
129
MARCEL SILVA ROMERO

obrero-patronales, dentro de un principio de coordinación económica y equi-


librio social.
Se trata de eliminar la teoría que reconoce el conflicto de intereses entre los
dueños del capital y los trabajadores, para pretender el logro de la justicia en
esas relaciones.
La realización de la justicia no se obtiene por el reconocimiento de un salario
mínimo legal.

II. Inicia la dispersión de los estatutos laborales.


Con el propósito de dificultar la reclamación conjunta de los trabajadores, se
inicia la dispersión denominada por algunos tratadistas como «selva normati-
va laboral» que en la actualidad opera con muchos regímenes especiales por
sectores de trabajadores.
La división de los trabajadores se da así:

trabajadores parte individual = Código Sustantivo del Trabajo


particulares
parte colectiva = asociación,negociación y
huelga (salvo en los servicios
públicos) según el Código
Sustantivo del trabajo.
trabajadores parte individual = ley 6ª de 1945, decreto 2127 de
oficiales 1945, etc.

parte colectiva = Asociación y negociación (sin


huelga) Código Sustantivo del Tra-
bajo.

empleados relaciones individualesl = leyes especiales


públicos
parte colectiva = asociación (sin negociación ni
huelga)C. S. T.

130
FLUJOS Y REFLUJOS

III. Reduce la actividad sindical a la negociación-contratación y


asesoría disciplinaria
En la práctica los sindicatos únicamente pueden prestar dos servicios a sus
afiliados:
a) el de la negociación de convenciones colectivas de trabajo, y
b) de asesoría en los procedimientos disciplinarios.

IV. Se perfeccionan las prohibiciones a los sindicatos.


Estas organizaciones sindicales que permite el Código Sustantivo del Trabajo
son prácticamente minusválidas por cuanto se les prohíbe:
a) Participar en política partidista, herramienta fundamental de los trabajado-
res para incidir en la composición y decisiones de los órganos públicos.
b) Tener actividades lucrativas (art. 372), lo que les impedirá el fortalecimiento
de sus finanzas y de otras actividades comerciales, crediticias, asistenciales,
recreacionales, etc. que inciden directamente en la necesidad de que los traba-
jadores estén afiliados a los sindicatos, o reciban beneficios económicos direc-
tos distintos a la simple remuneración salarial y prestacional (dividendos en
inversiones del sindicato, hospitales, hoteles, centros vacacionales, seguros de
vivienda o familiares o de vehículos, escuelas, colegios y universidades para los
trabajadores o sus hijos, etc.).
c) Este aspecto está íntimamente ligado a que sean los patronos quienes des-
cuenten las cuotas sindicales de los trabajadores afiliados y no que éstos vayan
directamente a su sede y consignen las cotizaciones, lo que harían gratamente
si el sindicato les prestara otros servicios para ellos o para sus familiares.
d) Se pretende prohibir definitivamente las cláusulas convencionales que con-
dicionan el empleo a la afiliación sindical, bajo la visión liberal de libertad de
afiliación o desafiliación (closed shop, union shop, exclusividad sindical por
ingreso, suministro de personal a las empresas por los sindicatos-caso Fedenal,
etc.).
e) No se permite la representación judicial de los trabajadores por parte de la
organización sindical en los conflictos jurídicos individuales con fuente for-
mal en la convención colectiva de trabajo. Los sindicatos sólo pueden «Repre-
sentar en juicio o ante cualquier autoridades u organismos los intereses econó-
micos comunes o generales de los agremiados».

131
MARCEL SILVA ROMERO

f) Compeler a los trabajadores a afiliarse al sindicato.

V. Se refuerza la noción de empresa.


El sindicato de empresa se convierte en sindicato de base y está preferido por
la ley. Prohíbe el paralelismo sindical y en cada empresa no habrá más de uno.

de patronos
de base (tiene titularidad excluyente en
la negociación)
de industria (sin posibilidad de represen-
tar a los trabajadores en la negociación
colectiva)
de gremio (deben ser consultados por los
de base)
de oficios varios (sin importancia)
primer grado

particulares (asociación, negociación y


huelga salvo en los servicios públicos)
de trabajadores
oficiales (asociación y negociación, sin
huelga)
empleados públicos (asociación, sin negocia-
ción, ni huelga)

federaciones(pueden presentar pliegos y


segundo grado suscribir convenciones, sin poder decla-
rar huelga)

tercer grado confederaciones (igual que federaciones)

132
FLUJOS Y REFLUJOS

VI. Se consagra definitivamente la intervención del Estado en todas


las actividades del sindicato
En el Código Sustantivo se recogen las disposiciones del inconstitucional de-
creto 2313 de 1946 reglamentario en la parte colectiva de la ley 6 de 1945.
El Código regula:
a) Qué trabajadores pueden fundar sindicatos.
b) Cuáles sindicatos pueden fundar.
c) Qué número de trabajadores se requiere para la fundación.
d) Cuál debe ser el contenido del acta de fundación.
e) Cuáles formalidades debe llevar el acta de fundación.
f) Cuál es el contenido de los estatutos sindicales.
g) Cómo se pueden aprobar los estatutos.
h) Los estatutos sólo tendrán vigencia hasta que los apruebe el funcionario
ministerial.
i) Cómo deben elegirse los órganos directivos del sindicato.
j) Quiénes pueden ser directivos sindicales.
k) Los directivos deben ser inscritos por el funcionario ministerial.
l) Cuáles son y cómo se deben llevar los libros sindicales (hasta prohíbe los
entrerrenglones y las tachaduras).
ll) Cómo deben aprobarse las actas.
m) Quiénes convocan las asambleas y reuniones de directivos.
n) Cuál es el quórum que se necesita para deliberar.
ñ) Cómo se tramitan ante el patrono los descuentos de cuotas sindicales.
o) En dónde deben depositarse los fondos, qué firmas se requieren e incluso
se llega a establecer la cuantía de las cajas menores o de pago de gastos peque-
ños y diarios.
p) Cómo debe tramitarse ante el Ministerio el visto bueno de presupuestos,
ingresos y gastos (fuente de inaudita corrupción).
133
MARCEL SILVA ROMERO

q) Cuáles son las sanciones por la violación a la prolija reglamentación de los


sindicatos.
r) Causales de disolución y liquidación.
s) Qué pasa con los bienes de los sindicatos liquidados.
Cómo si lo anterior fuera poco, más tarde se expedirá un modelo de estatutos,
mediante resolución No. 4 de 1952 del Departamento de Supervigilancia Sin-
dical que contiene muchas más disposiciones de intervención de los funciona-
rios ministeriales en los asuntos sindicales.
Este «modelo» de estatuto va a ser obligatorio porque el Ministerio de Trabajo
no reconocerá personería jurídica a un sindicato en formación si sus estatutos
no están en absoluta concordancia con aquél.

VII. Eliminación absoluta de la autonomía sindical


Desde un punto de vista vivencial, el grado de intervención del Estado en los
sindicatos que va a permitir el Código Sustantivo del Trabajo es tan absoluto y
absurdo que una decisión de cientos de trabajadores, en una asamblea sindi-
cal, sobre sus asuntos propios, de gentes que son padres de familia, abuelos,
etc., podrá ser declarada nula por un inspector de trabajo recién egresado de la
universidad, cuando tiene título.
La intervención del Estado no sólo es un arma de los agentes del Estado
propiamente dichos, o de los partidos o grupos políticos en el poder, sino
también de la Central sindical que muchas veces va a recurrir al gobierno para
anular asambleas de sindicatos que han tomado la decisión de desafiliación, o
se han opuesto a políticas de los dirigentes de esas centrales.

VIII. La derrota del movimiento social se refleja en la restricción al


fuero sindical
La ley 6 de 1945 establecía la garantía para algún grupo de trabajadores de no
ser despedidos, trasladados ni desmejorados, sin justa causa y con previa cali-
ficación judicial. Pero el patrono podía suspender provisionalmente a cual-
quier aforado por justa causa siempre que presentase, dentro del término de
la distancia y 48 horas más, la demanda para despedir acompañada de un de-
pósito de 15 días de salario, posible de ser aumentado por el juez. Dentro de
los tres (3) días siguientes a la presentación para despedir el juez autorizará el
despido si se comprobare la justa causa, obviamente sino se comprueba con-
tinuará normalmente el contrato de trabajo.
134
FLUJOS Y REFLUJOS

Pero el artículo 116 del Código Procesal del Trabajo había desvirtuado seria-
mente el sentido primigenio de esta garantía, cambiando la estabilidad por el
pago de una indemnización, a iniciativa del patrono, una irrisoria suma: «Cuando
la sentencia fuere adversa al patrono, deberá contener a cargo de este la obli-
gación alternativa de conservar al trabajador o de prescindir de sus servicios
mediante el pago a título de indemnización especial, de una cantidad líquida
de dinero equivalente a seis meses de salarios, sin perjuicio de sus demás dere-
chos y prestaciones legales».
El pináculo del desmonte del fuero sindical se eleva en el Código Sustantivo
del Trabajo, con una alternativa totalmente desenfocada: «...Si lo negare, de-
clarará en la sentencia la obligación alternativa prevista en el artículo 116 del
Código Procesal del Trabajo, pero con la modificación de que la indemniza-
ción especial equivalente a seis (6) meses de salario allí ordenada se pagará al
sindicato respectivo, sin perjuicio de los derechos que corresponda al trabaja-
dor por los salarios y prestaciones sociales considerado el caso de despido
injusto».
A cualquier empleador le bastará pagar al sindicato seis (6) meses de salario de
cualquier directivo para poderlo despedir.

IX. Recopila toda la normatividad represiva sobre trámite de conflic-


tos colectivos
a) Se ratifica la titularidad de los conflictos colectivos de intereses o económi-
cos en los trabajadores y sus sindicatos.
b) Prohíbe definitivamente la huelga patronal o «lock out» perfeccionado la
figura del cierre de empresas.
c) Continúa la presentación del pliego, etapa de arreglo directo con prórrogas
solicitada por una de las partes, etapa de conciliación con sus prórrogas, huel-
ga o tribunales de arbitramento obligatorios en las actividades señaladas como
de servicios públicos, o voluntarios para la terminación de los conflictos, lau-
dos arbitrales y recursos de homologación.

X. Mantiene la prohibición de paralelismo a nivel de sindicatos de


primer grado y disminuye las posibilidades de las federaciones.
Mientras tanto se deja la más amplia libertad para fundar todas las federacio-
nes y confederaciones que deseen: «Artículo 434. Todos los sindicatos tienen,
sin limitación alguna, la facultad de unirse o coaligarse en federaciones locales,

135
MARCEL SILVA ROMERO

regionales, nacionales o profesionales o industriales, y éstas en confederacio-


nes...».
Prohíbe el Código Sustantivo del Trabajo a las federaciones decretar la huelga
para así enterrar definitivamente el nacimiento de procesos inspirados en los
trabajadores del río a través de la FEDENAL.

XI. Le da a la denuncia el efecto de terminar la convención colectiva


al vencimiento de su plazo
La figura de la denuncia de la convención colectiva se convierte en la gran
herramienta del Código para destruir las conquistas y los derechos de los tra-
bajadores, cuyas consecuencias se sienten hasta la actualidad.
Más que cualquier otra disposición del Código el tratamiento dado a la figura
de la denuncia es el máximo retroceso, cuando en el artículo 496 se establece
que «2. Formulada así la denuncia de la convención colectiva, ésta terminará a
la expiración del respectivo plazo».
En la ley 6a. de 1945 se había hecho mención a la denuncia cuando en el
artículo 47 ordena que además de las estipulaciones en relación a las condicio-
nes generales de trabajo, en las convenciones se indicarán las profesiones, ofi-
cios, o industrias que comprendan, el plazo de duración y las causas o moda-
lidades de su prórroga, su desahucio o su denuncio y la responsabilidad que su
incumplimiento entrañe.
Para esta norma la voluntad de las partes es la que se impone en estas mate-
rias y desliga muy claramente las causas y modalidades de prórroga de las
convenciones del «desahucio o denuncio».
El gobierno de Ospina mediante decreto 2283 de julio de 1948 (ver anexo)
considera que hay un vacío en estas materias y decide que la denuncia se debe
hacer dentro de los 60 días anteriores al vencimiento de la convención y si
hecha la manifestación sin que las partes hayan suscrito una nueva «...la con-
vención denunciada se entenderá prorrogada mientras las partes celebran una
nueva convención colectiva», pero si no se hizo la denuncia por ninguna de las
partes la convención se prorrogará de seis en seis meses.
Esta reglamentación del decreto 2283 de 1948 es ya de por sí inconstitucional
porque excedía lo establecido en la ley 6a. de 1945 y regresiva porque introdu-
ce como elemento importante dentro del trámite de los conflictos colectivos
una regulación de un procedimiento eminentemente secundario como lo era
el denuncio de la convención.
136
FLUJOS Y REFLUJOS

Pero lo dispuesto en el numeral 2 del artículo 496 del Código Sustantivo del
Trabajo excede la imaginación del más duro enemigo de los trabajadores.
Basta la sola denuncia de la convención hecha por cualquiera de las partes
para que expire su vigencia. Los trabajadores pierden a partir de esa fecha
todos sus derechos convencionales y regresan a los mínimos legales.
Durante ese gobierno de Ospina cada ministro al parecer se dedica a sacudir
hasta lo más recóndito de sus fantasías para crear fórmulas que mengüen los
derechos de los trabajadores.

54o. Una sola opinión sobre el Código Sustantivo del Trabajo


Desde el punto de vista sindical nadie apoyó el Código, ni siquiera la UTC.:
«Cuando el periodo presidencial de Ospina se acercaba a su término, el comité
ejecutivo había decidido enviar una placa de plata al presidente en reconoci-
miento de su programa social. Durante la administración de Ospina la UTC
había obtenido la personería jurídica, una medida que exigió del gobierno el
cambio de la ley que prohibía cualquier confederación nacional distinta de la
CTC y Ospina no había sido inamistoso con el nuevo organismo obrero. Pero
en 1950 el gobierno expidió el Código Laboral, que eliminaba alguna de las
normas que favorecían a la clase obrera. En estas circunstancias, la UTC deci-
dió no honrar a Ospina con la placa mencionada»106.
No se puede reducir toda la intención de los redactores del Código al simple
adecuamiento de las instituciones laborales al desarrollo económico del mo-
mento como lo hacen Moncayo y Rojas, pues ese solo referente permite resul-
tados diversos y podría imprimirle a la legislación laboral direcciones distintas.
La normatividad siempre refleja el grado de desarrollo de las diferentes fuer-
zas políticas, sociales y económicas en el campo laboral, es decir, es como una
fotografía en un momento histórico de la correlación de fuerzas, más que
entre el capital y el trabajo, entre las democráticas contra regresivas o liberales
frente a las socialistas.
El gobierno de Ospina, el de «los hombres de trabajo» ha hecho un esfuerzo
máximo por reducir la autonomía y la presencia sindical y colocar el conflicto
colectivo, con su institución central, la convención colectiva, en condiciones
de absoluto predominio de los patronos.

106
URRUTIA MONTOYA, Miguel. Op. cit., pág. 223.

137
MARCEL SILVA ROMERO

En síntesis el Código Sustantivo del Trabajo es el reflejo de la derrota del


movimiento social y del sindicalismo en Colombia, en plena mitad de la cen-
turia.

55o. Unidad de convención


La obra de los redactores del Código va a redondearse con la expedición del
decreto 904 de 1951 que establece el principio de la unidad de convención
colectiva en cada empresa, correspondiente a la prohibición de paralelismo
sindical de primer grado. El contenido de esta disposición va a constituirse en
una de las instituciones básicas en el derecho laboral colombiano.

56o. El grado máximo de concentración del poder en manos de la


cúpula conservadora
La elección de Laureano Gómez, el más odiado de los dirigentes del partido
conservador por las masas liberales y comunistas es el epígono de las tesis
nacional falangistas
En una de las épocas de mayor desarrollo económico de Colombia, la violen-
cia desatada por el régimen conservador inunda de sangre los campos en una
ofensiva despiadada para poseer la tierra y los campesinos liberales, con una
dirección equívoca y vacilante en las ciudades, y los comunistas, defienden
con las armas en la mano el derecho a la vida, hasta ir convirtiéndose en un
verdadero ejército popular, incontrolable en un futuro próximo por los parti-
dos tradicionales, que en la venganza amenaza con arrasar los privilegios e
injusticias tradicionales e inherentes a nuestra estructura social.
Cuando se registran los mayores índices de ganancias de los grandes grupos
económicos del país y es veloz la concentración del capital, en las ciudades se
halla destruido el movimiento sindical de la antigua C.T.C. y los pocos sindica-
tos sobrevivientes de la U.T.C. se conforman con estar reducidos a las cuatro
paredes de las fábricas, acostumbrándose a los nuevos moldes y límites lega-
les, preocupados únicamente por negociar incrementos salariales y de vez en
cuando lanzar una loa al presidente de turno en medio de los responsos, misas
y oraciones con que inician, interrumpen y terminan cualquiera de sus reunio-
nes y programaciones107.

107
El máximo ejemplo lo constituye la preeminencia de las actuaciones del padre Vicente Andrade
Valderrama S. J. en las reuniones del Comité Ejecutivo de la U.T.C.

138
FLUJOS Y REFLUJOS

En medio de ese auge económico, el arrasamiento de las libertades políticas


no tiene parangón en nuestra historia, con el Congreso cerrado, quemados los
directorios y casas de las figuras del partido liberal, asesinados dirigentes so-
ciales por las fuerzas de seguridad del gobierno108, masacrados con los mayo-
res grados de sevicia miles de campesinos ajenos a la confrontación partidista.
Se crea una situación política de terror tal que se vuelve contra ellos mismos y
las más mínimas discrepancias dentro de la cúpula gubernamental se anatemizan
como traiciones. Laureanistas contra ospinistas, alzatistas contra los anterio-
res, cúpulas del ejército y de la policía dándole hoy vigencia a un grupo y
mañana a otro, son algunas de las muestras de las confrontaciones palaciegas
en medio de una nación en llamas, pero donde la violencia es un gran negocio
y se convierte en el principal agente de acumulación de capital, hasta el extre-
mo que se prolongará por más de cincuenta años.

57o. La inmovilidad sindical, obligatoria en los estatutos de cada


sindicato
Es tal el temor a la mínima expresión de cualquier fuerza popular o de simple
oposición que el gobierno refuerza los controles y espionajes sobre un inde-
fenso sindicalismo.
El Departamento Nacional de Supervigilancia Sindical expide un modelo ofi-
cial de estatutos, obligatorio tanto para las organizaciones sindicales creadas
con posterioridad al Código Sustantivo del Trabajo como para los sindicatos
fundados antes de esa fecha.
Pero como todas las disposiciones de este período, su contenido va más allá
de la ley que se pretende reglamentar o del artículo que decide desarrollar.
A guisa de ejemplo, el Código Sustantivo del Trabajo sólo exige para que entre
en funcionamiento una junta directiva sindical la notificación al patrono y al
inspector de trabajo, pero en el modelo de estatutos se dispone que «Los miem-
bros de la Junta Directiva deberán entrar a ejercer sus cargos una vez que el
Departamento Nacional de Supervigilancia Sindical o el respectivo inspector,
según el caso, haya ordenado la inscripción de la junta directiva legalmente
electa...».

108
Entre los muchos nombres resalto a Ángel María Cano dirigente de Girardot y a Manuel Marulanda
Vélez de la construcción de Bogotá.

139
MARCEL SILVA ROMERO

Esta disposición es evidentemente ilegal por exceder lo dispuesto en la norma


sustantiva que lo era el Código Sustantivo del Trabajo. Mediante un simple
modelo de estatutos se obliga a todos los sindicatos a incluir el reconocimien-
to de las juntas por parte del Estado, violando tajantemente el Convenio 87 de
1948 de la O.I.T. y la ley, pero después de incluida a la fuerza en los estatutos,
los funcionarios ministeriales alegarán su total obligatoriedad, no por manda-
to derivado de ley, sino por estar incluida en los estatutos internos de obser-
vancia rigurosa para los afiliados.
Sobra advertir lo nefasto de la exigencia de este reconocimiento pues se colo-
ca en manos del inspector del trabajo la declaración de legalidad de la elección
de una junta por trabajadores. Aquí se va a permitir la ingerencia de los
empleadores para evitar el funcionamiento de una dirección que no les gusta y
expone a la organización, a la incertidumbre sobre la validez de sus propias
decisiones y elecciones.
Tan franco atropello a la autonomía sindical no es cuestionado por la U.T.C.,
única sobreviviente en este cataclismo, pues ese mecanismo le va a permitir, a
través de los inspectores de trabajo, controlar las elecciones de sus sindicatos,
frente a la posibilidad de fuerzas que amenacen con la desafiliación de la Con-
federación.
La Resolución 004, como «modelo» de estatutos, va a acentuar aún mucho
más la intervención del Estado hasta en los mínimos avatares sindicales, con
regulaciones al detalle, dando lugar a las impugnaciones y alegatos de rábulas
y abogados empresariales que asidos de un punto o de una coma de la prolija
normatividad, o de los estatutos asfixiantes, pueden impedir el funcionamien-
to eficaz de los sindicatos mientras los inspectores de trabajo deciden las
impugnaciones, los recursos, las nulidades, las revisiones patronales, etc.

58o. El golpe de «opinión»


Las contradicciones en el seno de las clases dominantes por el manejo del
país y de su economía son radicales. Hay un proyecto político en el poder:
«La trayectoria de Gómez no ha sido aún lo suficientemente analizada, a
pesar de haber ejercido una inmensa fascinación durante más de treinta años
sobre gran parte de las masas conservadoras. Sin embargo no es difícil enu-
merar e identificar los elementos de su doctrina: exaltación de la ‘hispani-
dad’, nostalgia de un orden social cristiano, trastornado en el siglo XIX por
la influencia en Colombia de la ‘filosofía depravada de Bentham’ e invita-
ción a una ‘revolución cristiana, conservadora y nacional’, rechazo del sufra-

140
FLUJOS Y REFLUJOS

gio universal, que desde la revolución Francesa pretende erigir ‘la mitad más
uno (...) como suprema norma de verdad y de justicia’ y que por su carácter
‘inorgánico (...) contradice la naturaleza de la sociedad’, aspiración a la cons-
trucción de un orden corporativo que permita al Estado, responsable del
bien común, canalizar el poder ciego y destructivo del capitalismo: «sabe-
mos –declara Laureano Gómez– que las fuerzas económicas deben ser en-
cauzadas de suerte que no se desentiendan de las necesidades populares ni
impongan la insufrible dominación de los más débiles sobre los más fuer-
tes». Todo lo anterior hace del ‘laureanismo’ una de las numerosas variantes
del catolicismo reaccionario en América Latina. El salazarismo y el franquismo
le sirven de referencia implícita»109.
Pero la genocida persecusión lanzada desde el gobierno contra los campesi-
nos liberales y comunistas recibe una respuesta del pueblo en armas que pue-
de llegar a destruir a todos los sectores políticos en pugna, sin excepción, y a
poner en peligro los grandes intereses económicos.
Los avances guerrilleros y los primeros intentos de coordinación nacional en
la conferencia guerrillera de Boyacá va dándole la iniciativa a esas masas arma-
das para capturar el poder en un plazo no muy lejano.
La violencia desencadenada por las huestes del conservatismo desde el go-
bierno de Ospina y acentuada por el gobierno de Laureano Gómez inicial-
mente golpea a las bases campesinas liberales y comunistas pero poco a poco
va embargando poblaciones y ciudades intermedias y va a ir ascendiendo sus
llamas en la escala social llegando hasta el incendio de las casas de los dirigen-
tes liberales, para amenazar con una guerra civil generalizada.
Los grandes grupos económicos y en general los gremios que quieren man-
tenerse al margen de la confrontación, fortificados desde 1949 por el increí-
ble aumento de los precios del café, propugnan por el mantenimiento de las
estructuras del Estado como garantía importante para su crecimiento eco-
nómico.
Por esta razón el proyecto político en el poder puede darse el lujo de romper
con todos aquellos que se le oponen, entre ellos sus mismos copartidarios
seguidores de Ospina y de Gilberto Alzate Avendaño, el fascista desde 1936.
Además ha tranquilizado los resquemores del gobierno de los Estados Unidos
con el envío de fuerzas militares a Corea, se siente respaldado por unas hues-
109
PECAUT Daniel. Orden y violencia: Colombia 1930-1954, vol. II. Siglo Veintiuno Editores.
Bogotá, 1987, pág. 527.

141
MARCEL SILVA ROMERO

tes paramilitares que recorren la geografía colombiana imponiendo la violen-


cia en los campos y finalmente las fuerzas armadas han declarado pública-
mente su convicción de no estar preparadas para asumir el poder.
Con análisis tan satisfactorios no duda el presidente de la república en desti-
tuir al jefe de las fuerzas militares, general Rojas Pinilla, quien tiene trayectoria
represiva laureada por los gobiernos. Pero ante la presión de todos los demás
grupos políticos liberales y conservadores Rojas decide oponerse a su destitu-
ción, destituyendo a su vez a Laureano Gómez, ofreciéndole la presidencia al
designado Urdaneta Arbeláez quien la rehúsa y finalmente decide dar el golpe
de Estado, rodeado de los grandes líderes políticos del país quienes se adelan-
tan a declarar su beneplácito por el «golpe de opinión».
La patria por encima de los partidos es su proclama y muchos campesinos
hastiados de rodar con sus familias por los campos bajo la protección de las
guerrillas, deciden entregar las armas, para más tarde caer asesinados como el
legendario Guadalupe Salcedo.

59o. El derecho laboral colectivo llega a su más mínima expresión


Un nuevo grupo, el militar, ha llegado a la dirección del Estado y muy acelera-
damente desplaza a los liberales y conservadores de las funciones públicas y
crea sus propios intereses.
El sindicalismo casi no existe. La CTC. ni aparece en los registros históricos
de la época y la UTC. cree poder continuar con sus tesis social católicas prote-
gidas por las posiciones admiradoras del nacional falangismo, aparentemente
indiferente a la política partidista y centrado su lánguido actuar en la negocia-
ción de pliegos encerrados en las cuatro paredes de las fábricas de las que sale
solamente para misas y procesiones.
Se plantea el grupo gobernante ganarse la voluntad de los escasos dirigentes
sindicales y dicta el decreto 0616 de 1954 (ver anexo) que corrige al Código
Sustantivo del Trabajo sobre la vigencia de las convenciones colectivas esta-
bleciendo que al hacerse la denuncia de la convención colectiva dentro de los
60 días anteriores a la fecha de expiración de su vigencia, sus cláusulas conti-
nuarán vigentes hasta que se suscriba una nueva.
Además amplía el aviso previo de la cláusula de reserva de 30 a 45 días.
Pero el gobierno de Rojas Pinilla juega dentro de la concepción de controlar
todas las manifestaciones y actuaciones del sindicalismo, llevando la autono-
mía sindical al punto más bajo en toda la historia de Colombia.
142
FLUJOS Y REFLUJOS

Regula integralmente el proceso especial de fuero sindical (decretos 616 de


1954) y además traslada al inspector de trabajo la facultad de calificar la justa
causa. Tiene desconfianza con los jueces de trabajo.
Por decreto 2655 de 1954 reglamenta hasta el detalle los congresos federales
(los define, clasifica, establece quiénes los convoca, regula la representación,
antelación de convocatoria, proporción de delegados, quiénes no pueden ser
delegados, observadores, representantes, credenciales, aviso al Ministerio, sub-
venciones, auxilios, cotizaciones, etc.).
Crea el Consejo Nacional Sindical (decreto 3111 de 1954), pero condena el
comunismo (decreto 434 de 1956)110 y destierra a los comunistas de la activi-
dad sindical.
Por decreto 0672 de 1956 establece que para celebrar cualquier reunión sindi-
cal deberá darse aviso previo al comandante de la Brigada y al inspector de
trabajo. Ni siquiera el derecho a la reunión libre es posible en el régimen. No
confía ni en los inspectores.
Por decreto 0753 de 1956 se estipulan cuáles son las actividades consideradas
como servicios públicos para efectos de la prohibición de huelgas (las ramas
del poder público, transportes, servicios públicos domiciliarios, sanidad, asis-
tencia social, higiene y aseo, sal, petróleos y «i) Cualesquiera otras que a juicio
del Gobierno interesen a la seguridad, sanidad, enseñanza y a la vida económi-
ca o social del pueblo. El gobierno decidirá acerca de la calidad de servicio
público de que trata este ordinal, previo concepto que solicite al Consejo de
Estado».
O sea la restricción caprichosa al derecho de huelga por el gobierno de turno.

60o. La CNT
Un grupo de intelectuales progresistas cree llegada la oportunidad para expe-
rimentar sus tesis de un desarrollo propio, latinoamericano, alejado tanto del
capitalismo como del socialismo vigente en ese momento. Es muy importante
establecer los conceptos centrales de quienes pretendieron asentar al régimen
militar sobre unos postulados ideológicos.

110
«Artículo 1. Quien tome parte en actividades políticas de índole comunista, incurrirá en
presidio de uno a cinco años o en relegación a Colonia Agrícola penal por igual término; en
interdicción del ejercicio de derechos y funciones públicas por diez años; en incapacidad para
actuar como dirigente sindical por el mismo tiempo, y quedará impedido absolutamente para
pertenecer a las Fuerzas Armadas».

143
MARCEL SILVA ROMERO

En la introducción a «Atraso y dependencia en América Latina», Dardo Cuneo


hace un buen perfil de Antonio García quien encabeza ese grupo. «Tomaba de
Gaitán el grito de pelea, pero le agregaba, mejor dicho, lo alimentaba con los
elementos de una teoría de propia elaboración para que su pueblo contara con
bandera nueva sostenida en ciencia y estrategia nacional y socialista. Tomo de
mi archivo los papeles impresos de aquellos momentos. ‘Nuestro movimiento
–dice Gaceta Colombiana, en su primer número, septiembre, 1952– es socia-
lista, democrático, revolucionario, autónomo y nacional. Entiendo que el pro-
blema de la revolución colombiana no podrá ser resuelto desde afuera, ni del
lado capitalista ni del lado comunista. Nuestro pensamiento socialista es el
resultado del análisis de nuestra propia historia, del conocimiento y utilización
de sus propias experiencias y de la afirmación de nuestros destinos naciona-
les.’ ‘La democracia en que creemos –dice Gaceta Colombiana, número 5,
noviembre, 1953, proponiendo, como Base para una nueva Colombia, el pro-
grama mínimo para el Partido Popular Colombiano, promovido por el Movi-
miento Socialista– es la que tiene por objeto garantizar a todos los hombres y
a todas la clases el trabajo, el bienestar, la seguridad, la libertad y la cultura.
Para cumplir estos objetivos, la democracia necesita ser política, económica y
social.’ ‘Queremos un Estado de servicio y de regulación de la vida económica
nacional y no un Estado de clase, oligarquía o partido –dice la Doctrina Polí-
tica del nuevo partido, mayo, 1955–; por eso desechamos la tesis liberal del
Estado policía o la tesis fascista del Estado totalitario o la tesis comunista de la
necesidad de la abolición del Estado.’ ¿Cuál es la táctica en que se empeñarán
las energías del nuevo partido para disolver la dualidad liberal-conservadora?
Frente a la oligarquía liberal y la oligarquía conservadora, la alianza del pueblo
y del ejército. Es decir, se procuraba para el ejército, constituido al margen de
las castas sociales liberales y conservadoras, la misión de instrumentar un ca-
mino diferente para la voluntad nacional. ‘Esta es la batalla histórica –había
dicho el manifiesto del Movimiento Socialista, junio, 1953– que deben librar
unidos el pueblo y el Ejército nacional, salido de su propia entraña.’ ‘Como en
la época de las Guerras Libertadoras, la solución no está en el regreso o afian-
zamiento de las oligarquías conservadoras o liberales en el gobierno sino en el
establecimiento de una república del pueblo y para el pueblo.’ En discursos, en
la Asamblea Nacional Constituyente y en memorando al presidente Rojas
Pinilla, el organizador del nuevo partido fija metas posibles y diseña posibles
caminos. ‘Desde el punto de vista social –dice al fundamentar un nuevo Régi-
men de Derechos Sociales–, este régimen tiende a disminuir la enorme brecha
que se ha ido abriendo entre las clases colombianas.’ El camino de la táctica,
que comprendía al enfrentamiento de la oligarquía conservadora por el pue-

144
FLUJOS Y REFLUJOS

blo y el ejército, es deshecha por los acuerdos entre ambas oligarquías de reto-
mar el Estado para distribuirse por doce años su poder. «El gran derrotado de
las jornadas de mayo –dice El Popular, junio 1957– ha sido el pueblo trabaja-
dor de todos los partidos»111.
Una de las columnas centrales de este ideario era el impulso a la Confedera-
ción Nacional del Trabajo «CNT», para aprovecharse del nombre de la central
que Gaitán creó por un solo día en diciembre de 1945 para que respaldara su
candidatura.
Algunos dirigentes sindicales venidos o del «comunismo obrero», disidencia
del P.C.C., o de la casi extinguida CTC, aceptan el atrayente ideario
«latinoamericanista» y aportan su nombre a la nueva central.
Pero tal intento termina en un estruendoso fracaso, pues precisamente la úni-
ca central superviviente, la U.T.C., controlada por el partido conservador y
bajo la férula de la iglesia, no está dispuesta a cederle al gobierno militar un
solo ápice de su tradición, ni de sus militantes.
El argumento para la oposición a la nueva Central es el mismo en contra del
gobierno, la destrucción de cualquier espacio amplio de acción y de debate,
más la represión.

61o. Los planes de continuidad


La bonanza cafetera se terminó desde el año de 1954.
La persecusión contra los periódicos del liberalismo, la represión del gobierno
militar contra estudiantes y población, los asesinatos de los antiguos guerrille-
ros liberales y el asedio continuo a las autodefensas campesinas, debilitan rápi-
damente al grupo en el poder, sin respaldo popular organizado. Y con la indi-
ferencia del gobierno de los Estados Unidos cuya voluntad se halla mediatizada
a través de Lleras Camargo se ve aislada la cúpula gobernante.
El perseguido partido comunista informaba y analizaba así el momento en
febrero de 1957:
«El Ministro de Guerra, so pretexto de rectificar determinadas informaciones
de la Revista Norteamericana ‘Time’, ha declarado a fines de enero para el

111
CUNEO, Dardo. Antonio García y la perspectiva latinoamericana. Introducción a
«Atraso y dependencia de América Latina». Antonio García. Colección de Estudios
Humanísticos. Buenos Aires, 1972.

145
MARCEL SILVA ROMERO

‘Diario Oficial’ que los altos militares han resuelto ‘ ...exigirle (a Rojas Pinilla)
que continuara al frente del Gobierno en el período que se inicia el 7 de agosto
de 1958 y concluye en 1962...
«Según el Ministro, esto lo han hecho los Jerarcas militares después de ‘haber
pesado las consecuencias que podrían derivarse de una elección presidencial.»
«En otro aspecto, la declaración comentada asimila según palabras de París, las
enseñanzas de la ‘historia continental’, para concluir que no será posible, mien-
tras gobierne la camarilla actual ‘ni escaramuzas electorales ni ajetreos políti-
cos’. Es decir que la reacción militar gobernante no quiere correr el riesgo del
general Odría en el Perú sometiéndose a una consulta pública, la cual segura-
mente le sería desfavorable.»
«...
«Los dirigentes de los partidos ‘tradicionales’ ya han manifestado –hasta don-
de les es posible en Colombia– su enfático rechazo a los proyectos de ‘reelec-
ción’ de Rojas...»
«Estas perspectivas, señaladas por las palabras del general París, son particu-
larmente oscuras para la clase obrera y los campesinos. Significa el prolonga-
miento del estado de excepción a que está sometido el movimiento obrero, la
continuidad del proceso del encarecimiento del costo de la vida al tiempo que
la imposibilidad de luchar ampliamente por mejores salarios y condiciones de
vida, la imposibilidad de que la clase obrera haga presente su significación en
la vida política del país, significan el desarrollo de la violencia en el campo, la
persecusión al movimiento campesino...».
«De aquí que señalemos como positivas las declaraciones de los jefes de los
partidos ‘tradicionales’ contra los planes dictatoriales. Pero insistimos en que
es necesario tener en cuenta a la clase obrera y a los campesinos, a los sectores
medios de la población, sus derechos, intereses y reivindicaciones. Sólo así
podrá la oposición a la dictadura –que crece cada día– encontrar una salida
democrática a la crisis colombiana.»
«El partido comunista, que representa esencialmente los intereses de obreros
y campesinos está dispuesto a entenderse con todos los verdaderos republica-
nos, sin otro objetivo que luchar contra la Dictadura, enemiga jurada de Co-
lombia y de su pueblo»112.

112
P. C. Sobre la reelección. Documentos No. 3, febrero 1957.

146
FLUJOS Y REFLUJOS

62o. Se derrumba el gobierno militar


Ante la huelga general, Rojas Pinilla decide no hacer resistencia, integra la
junta militar y abandona el país.
Durante este período el holocausto sindical, junto al genocidio campesino,
está dentro de las páginas más oscuras de la historia de Colombia.
Las élites se han derechizado y pretenden mantener el poder total sin ceder un
solo milímetro.

Resumen
La ubicación del papel del populismo que hace Marco Palacio Rozo113, nos
lleva a precisar, aunque parezca increíble, que quizás el acto de mayor populismo
que se realizó en Colombia fue el decreto 2350 de 1944, pues prácticamente
es la única normatividad presionada por la situación política, resuelta tempo-
ralmente a favor de López Pumarejo por el respaldo incondicional que recibió
de los trabajadores y los sindicatos en los sucesos del golpe de estado de Pasto.
Este decreto es un buen esfuerzo por acercar la normatividad a los intereses
del pueblo trabajador, para que lo hiciera suyo, en contravía del desarrollo de
la situación política que siempre va tener como núcleo el control de las clases
dominantes, hoy conocidas como élites, para mantener a las masas alejadas del
poder y del Estado, cualquiera que sea el medio que se utilice y los costos que
requiriere. Lleras Camargo fue el principal diseñador de esta táctica de elitización
y Ospina y Gómez sus realizadores.
«LA DESVENTAJA DE NO HABER TENIDO ESTADO POPULISTA
Si a mediados del siglo XX el país hubiese experimentado la etapa populista,
común a los grandes países latinoamericanos (Brasil, Argentina, México, Chi-
le, Perú, Venezuela), nos habríamos ahorrado, quizás, gran parte de La Violen-
113
Lo peculiar del desafío de Gaitán poco tiene que ver con las políticos macroeconómicas populis-
tas recientemente criticadas por Rudiger Dornbusch y otros. El populismo gaitanista puede ser con-
siderado como un desarrollo, en mejor tradición liberal colombiana, de las tensiones entre liberalis-
mo y democracia; una petición de más democracia y más justicia social dentro de las instituciones
del liberalismo representativo y de los valores de la solidaridad social. Aunque seria un sin sentido
especular qué tipo de políticas económicas hubiera proseguido Gaitán de haber sido presidente en
1950, no es muy probable que se hubiera comportado como un Luis Echeverría en México, un Alan
García en el Perú, o incluso como el primer Perón en Argentina. A este respecto valga anotar que
prestaríamos flaco servicio al desarrollo de las ciencias sociales y a la comprensión de nuestra histo-
ria reciente si reducimos el populismo a sus meras dimensiones macroeconómicas» (PALACIOS
Rozo, Marco – De populistas, mandarines y violencias Luchas por el poder – Editorial Planeta
Colombiana S. A- Bogotá 2001 – pag. 12).

147
MARCEL SILVA ROMERO

cia y de las violencias posteriores, incluida la actual guerra y sus inocultables e


incalculables secuelas degenerativas en el tejido social colombiano.
«El populismo, con todas sus fallas de política económica, sus proclividades
autoritarias y sus ambivalencias, fue una etapa fatal que sirvió para integrar el
pueblo a la nación y fortalecer el Estado, dándole legitimidad popular median-
te simbolismos y formulas institucionales de inclusión y negociación e
inhibiendo la violencia como método apto para lograr el cambio social»114.
Cuando López propuso en 1944 una especie de «frente nacional», entre los
liberales y los conservadores, veía venir la catástrofe para Colombia, y creyó
que su renuncia facilitaría la apertura de un camino de entendimiento entre las
élites, abandonando a los trabajadores, sus fieles aliados durante sus años en la
cúspide. Ahí precisamente se halla su responsabilidad al desleirse ante los ata-
ques de los comandos azules y por las presiones norteamericanas entintadas
por lo que más tarde se llamará macartismo, a las que no les convenía un
presidente liberal o con un ligero olor a trabajadores o masas.
Todo liberal de pensamiento no es sino un idiota útil de los comunistas, soste-
nían los nuevos evangelizadores de la post guerra.
Jorge Eliécer Gaitán no captó en toda su envergadura la posición, las fuerzas
y las metas de la derecha del país, jalonada por Laureano Gómez, antes admi-
rador del nazismo y el fascismo, y después del nacional sindicalismo o
falangismo de Primo de Rivera. Gaitán pudo haber desviado a Colombia de
esa ruta hacia la muerte pero su formación caudillista y jurídica se lo impidió.
Cuando se habla de sindicalismo no todos entendemos lo mismo, porque el de
la iglesia de los años 40 no es para la defensa de los intereses de los trabajado-
res: en Medellín los sindicatos son tan patronales que en ocasiones su presi-
dente es el mismo jefe de personal de la empresa y, en el campo, los sindicatos
agrarios que inundaron las tierras boyacenses y el altiplano son más escuelas
de formación ideológica y de acción intrépida de la más pura raigambre de
extrema derecha para defender los tres núcleos centrales de los colombianos,
que según Laureano Gómez eran la familia, la iglesia y el partido conservador.
De allí en adelante el panorama es desolación, violencia y muerte. Los sindica-
tos de la CTC desaparecen. Desde el período anterior, salvo los petroleros,
han perdido su capacidad de movilización y enfrentamiento, llegando al holo-

114
PALACIOS Rozo, Marco – ib. pags. 11 y 12.

148
FLUJOS Y REFLUJOS

causto como mansos corderos. En este periodo los destruyen y sólo sobrevi-
ven unos cuantos de la «nueva ideología».
La dictadura retomó la acción aplastante contra cualquier intento de asocia-
ción autónoma de los trabajadores. Ya no se trata de intromisión política del
estado en los sindicatos sino la instauración de la intervención policiva bruta y
basta en las reuniones más inocentes de los dirigentes y en los comunicados
más piadosos de sus asesores religiosos.

149
CAPÍTULO IV
PERÍODO 1958-1987

63o. Características básicas de este período


1o. Las luchas reivindicativas en Colombia se ubican en el contexto de la gue-
rra fría.
2o. El alineamiento del Estado colombiano con los Estados Unidos es total.
3o. La revolución cubana impacta a las fuerzas populares de América Latina y
en Colombia se convierte en un llamamiento a las revoluciones populares.
4o. La alianza liberal conservadora –frente nacional– destruye la democracia
cerrando todas las válvulas a la creación de una verdadera oposición que va a
ser masacrada y destruida, dejando como única alternativa la violencia.
5o. Los graves problemas sociales por la tenencia de la tierra y por su inequitativa
distribución continúan generando la violencia que deja su justificación parti-
dista para desnudarse como clasista. Durante un breve lapso esa situación se
refleja en «bandolerismo» como forma principal, pero ante la arremetida del
ejército contra las autodefensas campesinas se abona el campo para el surgi-
miento de las guerrillas. Se consolidan movimientos campesinos de gran com-
batividad por la tierra.
6o. Se estructuran sectores sindicales jalonadores de los derechos laborales
basados fundamentalmente en la confrontación. Hay una expansión del dere-
cho laboral colectivo.
7o. El partido comunista pierde el monopolio de la izquierda por la aparición
de varias organizaciones dispersas y muy beligerantes frente al gobierno, a los
empleadores, pero también entre sí.
8o. Se estructura un sindicalismo basado en el papel de los sindicatos como
correa de transmisión de los partidos políticos, tanto de los tradicionales como
de las nuevas organizaciones de izquierda.
151
MARCEL SILVA ROMERO

9o. La legislación protectora llega al nivel más alto.


10o. La Corte Suprema de Justicia va a asumir el papel de contrareformadora
por vía jurisprudencial, especialmente en el campo colectivo, para reducir los
derechos de los trabajadores y nulificar los avances legislativos favorables a
ellos.
11o. La conflictividad laboral también llega a su más alto nivel.
12o. El desplazamiento masivo del campo hacia la ciudad de la inmensa
mayoría de la población cambia radicalmente las condiciones existentes.
Para la ubicación correcta de la época partamos de los análisis de uno de los
actores de primera fila:
«El Frente Nacional había triunfado el 10 de mayo con rasgos de una tipicidad
que se condensa en los siguientes elementos:
«a) Es una coalición bipartidista liberal-conservadora con exclusión de cual-
quier otra tendencia política de las entonces existentes en Colombia;
«b) No está concebida para terminar una dictadura, solamente: aspira a ejercer
el poder político con ánimo de continuidad en un cierto número de años: tres
períodos presidenciales por lo menos;
«c) Carece de un programa económico y social. Su empeño principal es el
restablecimiento del orden constitucional115, el régimen de partidos y las liber-
tades públicas;
«d) Está apoyado por una alta oligarquía bancaria e industrial en cooperación
con la jerarquía eclesiástica. No dispone de vinculaciones definidas con el sin-
dicalismo urbano, ni las agremiaciones rurales;
«e) Cuenta con la simpatía de la «gran prensa», las agencias de publicidad y los
medios oficiales de comunicación social, radio y televisión;
«f) Su empeño principal se endereza hacia la democracia formal más bien que
hacia la democracia real, de alcance económico y social. No hay aproximación a
los temas de renovación democrática del aprismo peruano, el socialismo chile-
no y el agrarismo mexicano»116.

115
El de 1886, nota del autor.
116
VÁSQUEZ CARRIZOSA, Alfredo. Historia Crítica del Frente Nacional. Ediciones Foro Na-
cional por Colombia, Bogotá, 1992, pág. 111.

152
FLUJOS Y REFLUJOS

Pese a lo aspirado por el partido comunista antes del derrocamiento de Rojas


sobre unir esa acción a la ampliación de los derechos de los trabajadores y los
campesinos, la mayor bofetada contra cualquier mínima aspiración de avances
políticos y sociales en la mitad del siglo XX lo constituye la ideología y la
política sobre la que se estructura el frente nacional.
Aprovechan los suscriptores de los acuerdos de Benidorm y Stiges la confron-
tación de la guerra fría para enterrar definitivamente cualquier veleidad por
reformas agraria, urbana y laboral que sería señalada como «comunista».

64o. El plebiscito
Quienes impulsaron la violencia, llevaron a una confrontación que asesinó a
180.000 colombianos y ante la amenaza de pérdida de su poder, deciden hacer
un pacto excluyente que no puede ser criticado por las pocas organizaciones
populares sino aceptado o dejado en su totalidad. Ese fue el plebiscito.
El ropaje de lucha entre los dos partidos, dado a los reales problemas estructu-
rales del país, les ofrece un gran margen de maniobra a los «jefes naturales»
para unificarse, presionados por los grandes gremios económicos, y dar la
impresión de estar salvando el país que ellos mismos estaban llevando a su
destrucción.
Muy pronto los problemas políticos entre franjas de las clases dominantes y
entre ellas y los sectores populares, arrojarán las consecuencias del olvido de
lo social en su programa para 16 años.

65o. Se inicia un flujo del movimiento sindical


La huelga de Croydon del Pacífico, además de ser la pionera de este período,
tiene una significación especial tanto por las reivindicaciones principales que
tendían a racionalizar la instrumentación del taylorismo, como la inusual huelga
de hambre que llamó poderosamente la atención de la opinión pública nacio-
nal.
Nuevos sectores de trabajadores inician procesos significativos de
sindicalización, que anteriormente se consideraban propios exclusivamente
para los trabajadores manuales o industriales. Ante su pérdida de importancia
social y pauperización, maestros, bancarios, burocracia y otros se unen a las
filas sindicales que tratan de reimponer una concepción de sindicalismo de

153
MARCEL SILVA ROMERO

industria de algunos sectores con el conflicto bancario 1959-1960 o de gremio


como en el caso de los educadores que erigen la mayor organización: FECODE.
El sindicalismo médico se venía gestando desde 1948, cuando en el Primer
Congreso de Medicina Legal de Colombia se aprobó comisionar a tres galenos
para que organizaran un Sindicato de Médicos Legistas, Médicos del Trabajo y
Médicos Psiquiatras al Servicio del Estado, pero es en 1957 cuando se funda
ASMEDAS que vino a tener vida jurídica el 30 de julio de 1958117.

66o. Una lucha por la negociación por rama industrial


Dos organizaciones de industria, ACEB principalmente y UNEB pretenden
centralizar el movimiento reivindicativo de los trabajadores bancarios. Su pos-
tura laboral conlleva al laudo presidencial de 1959, con el cual Lleras, en apli-
cación del artículo 472 del Código extendió sus beneficios a toda la rama
industrial.
«En este caso es evidente que ha faltado de parte de las empresas un constante
estudio de sus relaciones laborales y de la situación social y económica, de sus
trabajadores para atenderla con oportunidad, y particularmente a medida que
las condiciones de enganche de sus empleados iba cambiando con las muta-
ciones sociales del país y que acrecía de manera vertical su número. La carrera
de empleado Bancario (sic) que fue en tiempos anteriores y muy diferentes
una especie de entrenamiento para los jóvenes destinados a dirigir los nego-
cios de comercio, dejó de ser ese aprendizaje subsidiario para convertirse en la
única fuente de sustento de un grupo social extenso a cuya mejor remunera-
ción debería atenerse con especial cuidado, por las graves responsabilidades
del oficio y aún por las exigencias que imponía»118.
Lo sucedieron el convenio del 22 de septiembre de 1960 y el laudo arbitral del
9 de noviembre de 1960119.
La presión para la negociación por rama de industria obligó al gobierno a
dictar el decreto 1952 de 1961 mediante el cual se establece que la negociación
del pliego corresponde de preferencia al sindicato de base que agrupe la ma-

117
Asmedas: 40 años de Historia, Acción Médica, Año XXXIV, No 333, septiembre-octubre de
198., págs. 10-11.
118
Fallo sobre Bancos dictado por el arbitro único, doctor Alberto Lleras Camargo Decisión arbi-
tral Aceb y Uneb vs. Bancos de los Andes, de Bogotá, Cafetero, Comercial Antioqueño, del Comer-
cio, Ganadero, Industrial Colombiano, Popular e Hipotecario Popular, julio 14 de 1959.
119
Decidida la homologación por sentencia de la Corte de enero de 1961.

154
FLUJOS Y REFLUJOS

yoría, pero si es minoritario tendrán representación conjunta todos los sindi-


catos que allí funcionen. Es el primer asomo normativo para romper la prefe-
rencia legal por los sindicatos de empresa.
Pero hizo una excepción, habilitó a los sindicatos de gremio para presentar
pliego de peticiones aparte de los demás trabajadores y negociarlos de manera
independiente cuando agruparen la totalidad de los trabajadores que desem-
peñen en la empresa un mismo oficio o profesión.
Qué mejor llamamiento a los profesionales y a los técnicos para conformar
sindicatos aparte del resto de obreros, donde dada su especialidad incidente
dentro del proceso productivo pueden ejercer una presión eficaz para obtener
sus reivindicaciones concretas, privando de su apoyo en las negociaciones a
los demás trabajadores, sin la misma trascendencia dentro de los procesos de
la empresa.
Desde el punto de vista social, el gremio no tiene por qué reunirse con los
demás trabajadores de menor «status» social.

67o. Expulsión de los comunistas de la C.T.C.


En 1960 por orden de las directivas del partido liberal, la CTC traslada su
congreso de Cali a Cartagena para encarecer los desplazamientos de los dele-
gados de los sindicatos afiliados y allí expulsan a todos los dirigentes miem-
bros del partido comunista.
Los sindicatos expulsados se coordinarán en el Comité de Unidad de Acción
Sindical y Solidaridad «CUASS» que el primero de mayo de 1964 se transfor-
ma al fundarse la Confederación Sindical de Trabajadores de Colombia «CSTC»,
con una política de autonomía total frente al Estado y a los gobiernos.
El ascenso entre los trabajadores de la nueva central de orientación comunista
será espectacular en menos de medio año, lo que preocupa a las clases domi-
nantes.
Y no era para menos pues a partir de 1960 se presenta un auge del movimien-
to huelguístico y la situación social en las fábricas se envalentona, lo que unido
a las repercusiones entre las masas de la revolución Cubana, propicia y anima
nuevos movimientos como el MRL.

155
MARCEL SILVA ROMERO

68o. El sindicalismo independiente


Al mismo tiempo importantes organizaciones sindicales empiezan a desgajar-
se de las centrales tradicionales y pasan a constituir bloques sindicales inde-
pendientes entre ellos el Bloque Sindical Independiente de Antioquia, del Va-
lle, frentes sindicales autónomos como en Santander y federaciones como
FENASINTRAP, FEDEPETROL, FECODE120 que rompen incluso con los
planteamientos de la CSTC para conformar lo que se llamó sindicalismo inde-
pendiente. Este sector es uno de los que más radicalmente va a entroncar la
lucha reivindicativa dentro de la lucha revolucionaria general.
Se trata de un verdadero auge de la lucha de masas en el país.

69o. Plan Laso (Latin American Security Operation)


En diversos discursos el presidente Kennedy insiste en la existencia en Amé-
rica Latina de regiones dominadas por los comunistas.
Dentro de la teoría de la seguridad nacional de los Estados Unidos y ante los
permanentes reclamos de Alvaro Gómez Hurtado en el Congreso de la Repú-
blica para que el gobierno destruyera 7 supuestas repúblicas independientes,
Valencia, con su ministro de defensa Ruiz Novoa ordenan adelantar operacio-
nes militares contra la «República Independiente de Marquetalia», con la ope-
ración llamada Plan Laso, elaborada por el ejército norteamericano. Se lanzan
fulminantes operaciones militares para destruir las llamadas repúblicas inde-
pendientes de Marquetalia, El Pato, Riochiquito, Guayabero, Natagaima,
Coyaima y Purificación donde los campesinos venían utilizando la táctica de la
autodefensa.

70o. Las FARC


Ante el ataque, los campesinos se ven obligados a desplazarse y se convierten
en guerrilla con el nombre de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia
FARC con el liderazgo de Pedro Antonio Marín conocido como Manuel
Marulanda Vélez121 en honor al dirigente sindical que murió en la cárcel en
1949 debido a torturas.

120
Fedepetrol, Fecode y otros sectores van a afiliarse a la CSTC para la creación de una nueva
central, pero al reconocerle el gobierno de López personería jurídica a la central en 1974 se destruye
el proceso de unidad.
121
ALAPE, Arturo. Tirofijo: Los Sueños y las Montañas. Planeta Colombiana Editorial S. A., 3a.
edición. Bogotá, 1994.

156
FLUJOS Y REFLUJOS

Hoy en día es reconocido cómo estas operaciones militares fueron un error


que no había querido cometer Lleras Camargo. Reducida la violencia de los
«bandoleros» nace la guerrilla colombiana.

71o. Se acrecienta la agitación


Los estudiantes122 con la FUN se radicalizan en contra del gobierno, apoyan
las protestas populares y los medios de comunicación hacen grandes desplie-
gues de las pedreas de los estudiantes de la Universidad Nacional en Bogotá
con el fin de lograr sensibilizar a la opinión pública para que el gobierno toma-
ra medidas, no sólo de mantenimiento del orden público en las calles sino de
otra catadura como fiscales, tributarias, cambiarias, etc.
El 7 de enero de 1965, con mucho despliegue periodístico, el ELN notifica al
país, con la toma de Simacota, la aparición de otra guerrilla bajo los parámetros
foquistas, es decir que bastaría el tableteo de las ametralladoras desde un foco
militar en el campo para que las masas oprimidas y explotadas de América
Latina, se levantaran contra las oligarquías, las derrumbaran del poder y se
instauraran países socialistas.
Las declaraciones del cura Manuel Pérez sobre lo que pensaban al interior del
ELN a finales de la década del 70 se pueden retrotraer a 1964 porque la con-
cepción era la misma:
«Sobre la desviación foquista.

122
«En términos organizativos, los principales hitos coinciden con los primeros años estudiados. En
el momento de la caída de Rojas existían dos organizaciones inscritas en el bipartidismo: la más
antigua, FEC (Federación de Estudiantes Colombianos), de orientación liberal, y la FUC (Federa-
ción Universitaria de Colombia), más de corte clerical que estrictamente conservadora. Para 1959 se
hizo visible la Unión Nacional de Estudiantes Colombianos (Unec), que rápidamente asumió una
postura de izquierda. De hecho, algunos de sus dirigentes eran de las juventudes comunistas o del
naciente Moec. El carácter amplio como organización estudiantil y la rivalidad con la Confederación
de Estudiantes Universitarios de Colombia (Ceuc, que parece ser una prolongación de la FUC)
hacen que pierda representación. En mayo de 1963, en un encuentro universitario realizado en
Medellín, se creó la Federación Universitaria Nacional (FUN), sin duda la más importante de los
años estudiados. La FUN se articulaba a las expresiones organizativas de las universidades, como
los consejos estudiantiles en la Universidad Nacional, o la Audesa (Asociación Universitaria de
Santander) que agrupaba a los estudiantes de la UIS. A raíz de los eventos de octubre del 66 en la
Nacional, Lleras Restrepo reprimió a la FUN, que ya había recibido golpes de gracia por el encarce-
lamiento de algunos dirigentes vinculados a la guerrilla. La responsabilidad de este paso fue com-
partida entre un gobierno intransigente y unos estudiantes radicalizados e instrumentalizados por la
izquierda». (ARCHILA Neira, Mauricio – idas y venidas vueltas y revueltas Protestas Sociales en
Colombia 1958 – 1960 – ICANH CINEP – Bogotá – 2003 – pags. 197 y 198).

157
MARCEL SILVA ROMERO

«Por ese tiempo concebimos que la lucha guerrillera era el elemento funda-
mental y que ella por sí sola iba a producir la acumulación de la conciencia y
las condiciones para la insurrección final. Que el foco se desarrollaba y se
expandía de forma natural y que no era necesario, por lo tanto, hacer una gran
organización de masas, sino irradiar con la acción militar la concentración de
conciencia en torno a la guerrilla para producir un gran estallido. En esto
consistió un poco nuestra desviación foquista, en concentrar todo el
protagonismo de la lucha revolucionaria y en su acción armada, esperando
que lo demás se diera en forma expontánea (sic) o fuera el resultado de lo
primero»123.
En este período tan convulsionado la figura cimera es el padre Camilo Torres
Restrepo quien por sus posturas sociales recibe la condena de la jerarquía
católica. Camilo recorre el país con su utopía de un Frente Unido del Pueblo
llamando al pueblo a la lucha por sus derechos, contra las injusticias. Grandes
franjas populares lo ven como un apóstol.
Por su parte el general Ruiz Novoa cada vez más se sale del papel de miembro
dirigente de las fuerzas armadas para dictar charlas en los medios oligárquicos
de alto contenido político, sobre el manejo del país, representando intereses
golpistas que exigían más represión sobre los nuevos fenómenos. Como se ha
conocido últimamente124 un sector de la jerarquía castrense no estaba de acuerdo
con estas actuaciones del Ministro de Guerra Ruiz Novoa, creándose otra
fuente de tensión política.

72o. El más alto hito legislativo laboral


En este momento crítico de las clases gobernantes, y con inconformidad por
algunas medidas gubernamentales que afectaban la industria y el comercio, las
centrales obreras deciden programar un paro nacional para el 25 de enero de
1965.
Tulio Cuevas, actor de primer orden nos cuenta:
«Contra esa legislación el Congreso (de la U.T.C.) autorizó al Ejecutivo para
hacer un paro, pero un paro que en principio, se pensó que podía hacerse
contra el orden legislativo que no legislaba a favor de los trabajadores. Pero

123
MEDINA GALLEGO, Carlos. ELN Una historia contada a dos voces, entrevista a Manuel Pérez
Martínez. Rodríguez Quito Editores. Bogotá, 1996, pág. 186.
124
Lecturas Dominicales de El Tiempo, enero 25 de 1998.

158
FLUJOS Y REFLUJOS

nos encontramos que en esa época el Parlamento no tenía ningún interés en


evitar el Paro. Por el contrario era un Congreso de oposición al gobierno de
ese entonces, que presidía Guillermo León Valencia. A ellos les interesaba
desde el punto de vista político que se creara un caos o una situación delicada
de carácter social. Fue así que dirigimos el paro más bien contra el Presidente
de la República, aprovechando un decreto del doctor Diego Calle, en ese en-
tonces Ministro de Hacienda, sobre el impuesto a las ventas. Aprovechamos
esa impopular medida gubernamental para incluirlo dentro de nuestro memo-
rándum de reforma al Código e invitar a las fuerzas sindicales del país a un
paro. Fijamos como fecha el 25 de enero de 1965. Fue una organización im-
portante a la cual respondió todo el pueblo. Insistimos mucho en que el presi-
dente nos diera audiencia. Pero el Presidente tuvo oídos sordos y dijo que
contra la amenaza no cedía el principio de autoridad. Sin embargo debido a la
fuerza contundente que tenía el paro, accedió a nombrar a siete ministros.
Con ellos se hizo un gran acuerdo. Logramos primero la reforma al Código
Sustantivo del Trabajo; logramos cosas tan importantes como el salario triple
los días domingos y festivos; logramos la compatibilidad entre jubilación y
cesantías; logramos acabar con la cláusula de Reserva y el Plazo presuntivo;
logramos los porcentajes nocturnos por horas extras y la indemnización por
despidos por justa causa injustificada en el empleo. Se estableció un principio
de estabilidad en el empleo. Fue gran avance en nuestra legislación laboral. Por
primera vez el movimiento sindical colegisló mediante una economía concer-
tada o mediante una política concertada con el gobierno y los empresarios. El
paro no se hizo, se develó porque el gobierno aceptó los 22 puntos que había-
mos propuesto en un memorándum»125
En el decreto reglamentario 1373 de 1966 se reforzó la igualdad sindical, al
regular la representatividad para la iniciación de los conflictos colectivos y la
negociación, al radicarla en los sindicatos que tuviesen mayoría absoluta y
crear la representatividad conjunta cuando ninguno de ellos llegase a ese míni-
mo mayoritario, sin tener en cuenta la clase de sindicato.

125
ALAPE, Arturo. «Un día de septiembre, testimonios del paro cívico». Ediciones Armadillo. Bo-
gotá, 1980, págs. 114 y 115.

159
MARCEL SILVA ROMERO

73o. Características centrales del decreto 2351 de 1965

I. Principio de estabilidad
Aunque este estudio se centra sobre la parte colectiva, para establecer los al-
cances del decreto 2351 de 1965 (ver anexo) debe destacarse que su núcleo
central es la estabilidad laboral:
En este campo el decreto va a tener efectos directos e indirectos.

a) Directamente:
1º. Se eliminan la cláusula de reserva y el plazo presuntivo, para consagrar que
el contrato de trabajo tiene vocación de permanencia y el empleador no lo
puede dar por terminado sino por justa causa de despido. Se termina así el
supuesto «derecho» del patrono para dar por terminados los contratos y si lo
hace se le sanciona su conducta ilegal de despedir sin justa causa con el pago
de una indemnización o con el reintegro si el trabajador tiene más de diez
años de servicios y el juez no encuentra incompatibilidades para ordenarlo.
2º. Pero si despide sin justa causa un numero plural de trabajadores, el Minis-
terio de Trabajo, encargado de la política de empleo, puede declarar dichos
despidos como colectivos y la consecuencia será su nulidad, no produciendo
efecto alguno.

b) Indirectamente:
Recién expedido tal decreto y antes de su conversión en legislación perma-
nente (ley 48/68) se creyó que sus disposiciones abrazaban por igual a los
patronos y trabajadores oficiales y privados.
Pero la jurisprudencia aclaró que al modificar el artículo 8º del decreto 2351
de 1965 la parte individual del Código Sustantivo del Trabajo, no le era aplica-
ble a los trabajadores oficiales y éstos continuaban con las viejas disposiciones
de la ley 6º y el decreto 2127 de 1945, salvo que el contenido de aquél fuese
recogido en convenciones colectivas, cuya imperatividad se daría no por fuer-
za del artículo en comento sino por el carácter de ley de los convenios colec-
tivos.
A partir de estos criterios y dado el clima favorable a la reciente legislación, en
las convenciones colectivas de las empresas industriales y comerciales del Es-
tado, y de todas aquellas asimilables a su naturaleza, se pactaron normas que
respondían al mismo espíritu que animaba el decreto 2351 de 1965, ya en unas
160
FLUJOS Y REFLUJOS

oportunidades con el mismo contenido, en otras con años de labor inferiores


o superiores a los diez (10) para la procedencia del reintegro en caso de despi-
dos injustificados, en las de más allá introduciendo procedimientos para el
reintegro y así una policromía inmensa de cláusulas que de todas formas gira-
ban alrededor del tan mentado artículo 8º.
Son de sobra conocidas tales normas convencionales, como las del sector ban-
cario (Caja Agraria - Banpopular - Bancafetero, etc.), en el sector de servicios
(acueductos, electrificadoras, etc.), petróleos, en la administración (municipios,
departamentos), en la industria química (Salinas Nacionales y Alcalis), etc.

II. Se pierde la estructura legislativa de preferencia total a los sindica-


tos de empresa, pero no viabiliza la operatividad de los de industria
Para fijar la representatividad sindical en los conflictos colectivos se recurre
únicamente alrededor del número de trabajadores de una misma empresa.
La prohibición de paralelismo sindical sólo procede para los sindicatos de
empresa.
Los negociadores de los pliegos de peticiones deben ser trabajadores de la
empresa.
Las dos únicas formas utilizadas de extensión de la convención colectiva de-
penden del número de trabajadores de la empresa que estén afiliados al sindi-
cato.

III. Igualdad sindical en cuanto a representatividad


Se elimina la preferencia del sindicato de empresa para la representación de
los trabajadores en los conflictos colectivos y se radica:
Representación del sindicato mayoritario, o sea el que agrupe la mitad más
uno de la totalidad de los trabajadores de la empresa.
Representación conjunta, o sea cuando ninguno de los varios sindicatos que
afilien trabajadores de una misma empresa tenga la mayoría, la representación
será conjunta.

IV. Continuación de la regulación exclusiva del procedimiento de


negociación para el sindicato de base (empresa)
Se mantiene la definición de convención colectiva como la que se suscribe
entre uno o varios patronos y uno o varios sindicatos. Es un derecho sustanti-
vo de los trabajadores suscribir convenciones por rama industrial.

161
MARCEL SILVA ROMERO

Se perfeccionan las normas sobre procedimiento de negociación pero exclusi-


vamente para los pliegos presentados por los sindicatos a un solo empleador,
dejando en blanco sobre cómo desarrollar el conflicto por los sindicatos de
industria, gremio, federaciones o confederaciones quienes también tienen de-
recho sustantivo a iniciar y desarrollar conflictos colectivos.
Las normas sobre procedimiento para negociación de los pliegos de peticio-
nes tienen en el Código el carácter de supletorias, son desplazadas por la vo-
luntad de las partes quienes pueden válidamente acordar disposiciones distin-
tas sobre denuncia o desahucio, plazos de negociación y mecanismos para
decisión de los puntos no arreglados directamente.
Se reduce la prohibición de paralelismo únicamente a los sindicatos de empre-
sas, pero de todas formas violando los Convenios de la O.I.T. sobre libertad
sindical.

V. Protección al derecho de negociación


Se prohíben los despidos durante el trámite del conflicto colectivo.
Se fortifican las finanzas sindicales con las cotizaciones por extensión de las
convenciones a los no sindicalizados.
Se perfeccionan los mecanismos de extensión de las convenciones colectivas:
i. Por adhesión, ii. automática, iii. por acto gubernamental (solamente utiliza-
da en 1959 en el conflicto bancario).

VI. Establece una causal de huelga justa


Cuando el empleador no pague los salarios o los disminuya colectivamente, el
paro que realicen los trabajadores le será atribuible y por ende no se suspende-
rán los contratos de trabajo debiendo pagar todas sus obligaciones durante
ese lapso.

VII. Se viabilizan los tribunales de arbitramento


Hasta el decreto 2351 de 1965 el conflicto colectivo terminaba:
a) por huelga,
b) por tribunal de arbitramento obligatorio para quienes laborasen en empre-
sas de servicios públicos, y

162
FLUJOS Y REFLUJOS

c) por tribunal de arbitramento voluntario, acordado entre el patrono y el sin-


dicato.
También podía el ministro de trabajo convocar tribunales de arbitramento
pero cuyas decisiones no serían obligatorias para las partes.
En el decreto 2351 de 1965 se establece una causal más de convocatoria del
tribunal de arbitramento obligatorio como es cuando lo solicitan los trabaja-
dores, cometiendo un error de técnica pues si una de las partes tiene facultad
para solicitar la integración del arbitramento, se le conoce como tribunal opta-
tivo o facultativo.

74o. Opiniones sobre el decreto 2351 de 1965


Para las centrales obreras y para Edgar Caicedo el decreto 2351 de 1965 es una
importante conquista de los trabajadores, donde se obtuvo la eliminación de
la cláusula de reserva y el plazo presuntivo, además de fortificar el sindicalis-
mo y la negociación colectiva.
Para Moncayo y Rojas «Este estatuto marca un momento importante en la
historia del movimiento obrero, no por lo que significa en términos de «con-
quista», sino por cuanto a través de él el Estado pudo moldear nuevas institu-
ciones en consonancia con la necesidad del movimiento (sic) de controlar
adecuadamente la lucha reivindicativa... sino los aspectos del mismo que per-
miten al Estado recobrar los hilos perdidos de la integración y del control de la
lucha reivindicativa, para poder reprimirla en forma menos traumática, pero
igualmente eficaz, dentro de los cauces puramente normativos»126.

75o. La oposición a los tribunales de arbitramento por parte de los


industriales es acogida por la jurisprudencia
Las directivas sindicales acogieron sin reparos la posibilidad de votación de un
tribunal de arbitramento optativo a pedido del sindicato, pues muchas veces
los trabajadores no veían conveniente irse a huelga al no acceder el patrono a
solucionar sus pliegos de peticiones. No siempre el ejercicio de la huelga era
viable para los trabajadores pues habían empleadores que las dejaban alargar
innecesariamente con gran perjuicio de los asalariados y así quebrar las orga-
nizaciones sindicales.

126
MONCAYO, Víctor Manuel y ROJAS, Fernando. Op. cit., pág. 207.

163
MARCEL SILVA ROMERO

Por su lado la Asociación Nacional de Industriales «ANDI» se opuso a la


ampliación de la opción arbitral para los trabajadores, pues si un empresario
no quería ceder a las peticiones contenidas en el pliego no podía la ley impo-
nerle una decisión por parte de terceros. Al no darse el acuerdo el sindicato
debería ceder en sus posturas negociadoras o recurrir a la huelga que muchas
veces le traería graves perjuicios.
Moncayo y Rojas son implacables contra la aceptación de la Centrales obreras
de consagrar la opción entre huelga o tribunal de arbitramento, pues el que los
trabajadores, con posibilidades de realizar la huelga legalmente, voten la con-
vocatoria de un tribunal de arbitramento es una distorsión absoluta de las
luchas reivindicativas.
Pero este enjuiciamiento no tiene fuerza pues los sindicatos apoyaron los tri-
bunales convocados por los trabajadores y los empresarios los rechazaron,
siendo casi imposible que ambos sectores se hayan equivocado al analizar sus
intereses alrededor de este punto. Para la dirigencia sindical los tribunales
facultativos son benéficos pues a la fecha el conflicto colectivo solo lo integra
el pliego de peticiones y por ende los árbitros únicamente podrán pronunciar-
se sobre sus aspiraciones, sin recortar sus derechos convencionales.
En esta ubicación no es criticable la postura de las centrales tradicionales de
ver con buenos ojos que los trabajadores tengan otra alternativa distinta de ir
a la huelga cuando no es posible llegar a acuerdo entre las partes, si de todas
maneras el laudo arbitral se producirá exclusivamente sobre las peticiones sin-
dicales, sin riesgo alguno de perder reivindicaciones ya conquistadas en con-
venciones colectivas.
Para los empresarios la posibilidad de convocatoria de un tribunal de arbitra-
mento por petición de los trabajadores los colocaba en posición de debilidad
durante el conflicto porque éstos no estarían presionados para llegar a un
acuerdo directo, pues en el peor de los casos el laudo no les recortaría ningún
derecho, les debería hacer pequeños incrementos a los salarios y prestaciones,
pero no correrían las imprevisibles consecuencias del desarrollo de una huelga
indefinida.

76o. Un suave reflujo sindical desde 1966


La lucha huelguística desciende durante el período presidencial de Lleras
Restrepo y muchos autores han tratado de dar una explicación.

164
FLUJOS Y REFLUJOS

Fernán González así lo registra: «El auge huelguístico decayó bastante durante
el gobierno de Lleras Restrepo; decae totalmente el número de huelgas, que
sólo llega a 45 en 1967, a 44 en 1968 y a 59 en 1969 (El número de huelgas
había sido de 75 en 1964, de 84 en 1965 y de 73 en 1966 para volver en 1970
a 63)»127.
El sólo relato de lo acontecido permite las comprensiones pertinentes:

77o. Efectos políticos inmediatos del decreto 2351 de 1965


Con la expedición de este decreto por facultades de estado de sitio, ante las
conquistas allí obtenidas vastos sectores de trabajadores se sienten conformes
o empiezan tareas para consolidar lo obtenido. Se logra así aplacar la
radicalización sindical y romper los posibles hilos entre las centrales obreras y
las actitudes golpistas de Ruiz Novoa.

78o. El abandono de las organizaciones populares de la ciudad


Importantes e influyentes dirigentes obreros y estudiantiles bajo la visión del
foquismo abandonan la dirección de sus organizaciones al considerar inútil la
lucha reivindicativa, pues el frente principal –y casi único– está en el campo y
no vale la pena exponerse.
Fabio Vásquez expuso así su concepción: «Sí, el Ejército de Liberación Nacio-
nal es un ejército de campesinos. Su integración social muestra un elevadísimo
porcentaje de campesinos; también juegan un papel importante los obreros,
estudiantes y profesionales que han engrosado nuestras filas. Esta composi-
ción social de nuestras filas obedece a varios factores a saber:
«...
«Segundo: a que el sector obrero no está en la madurez requerida para que
tome las riendas de la verdadera lucha revolucionaria, pero sí está en la obliga-
ción de prepararse fundamentalmente, no para la lucha economista, sino para
la lucha por la liberación nacional...
«Tercero: a que los medios de represión enemigos, están ubicados principal-
mente en las ciudades, le permiten con menor dificultad, sin desmovilizaciones,
acallar cualquier brote que atente contra sus intereses».

127
GONZÁLEZ, Fernán. Revista Controversia. Nos. 35-36, año 1975. Centro de Investigación y
acción social, pág. 63.

165
MARCEL SILVA ROMERO

«...
«En las montañas debe pasar sus primeras pruebas; allí se debe ir depurando
hasta conquistar su consolidación como fuerza revolucionaria, y ganar algu-
nos otros sectores de masas: los obreros, los estudiantes, los profesionales e
intelectuales consecuentes con la realidad de nuestra etapa; organizarlos, ubi-
carlos en la lucha, desarrollar la organización paulatinamente, aprender de los
errores, proponer tareas que no estén fuera del alcance real de sus fuerzas;
alcanzar una tercera etapa en la lucha revolucionaria, de correlación de fuerzas
con el enemigo y preparación para el asalto al poder»128.
Aunque con un punto de vista doctrinario distinto, el PCC-ML quien conside-
ra necesario el partido de vanguardia, un Frente Popular de aglutinamiento de
las masas y un brazo armado, el EPL, en la práctica llega a la misma conclu-
sión. Sostiene la necesidad de la lucha en las ciudades, pero considera que la
dirección debe estar en el campo y concentrar allí esfuerzos. Dirigentes estu-
diantiles y sindicales abandonan sus liderazgos, se clandestinizan y pasan a
engrosar las filas de la guerrilla, de sus redes rurales o urbanas, o la dirección
intermedia del partido. Para el período, esa organización privilegia la lucha
armada:
«Todas las fuerzas se reagruparán sobre el eje del E.P.L. y de los intereses
populares que él respalda y defiende. Con él o contra él».
«Ponerse o no frente a este proceso es ser o no ser dirigente del proceso revo-
lucionario colombiano. Pertenecer o no pertenecer al E.P.L. es ser o no ser
soldado de la revolución colombiana. Respaldar o no al E.P.L. es ser o no ser
revolucionario. Atacarlo en cualquier forma es ser enemigo de la revolución»129.

79o. Camilo toma un lugar en la historia


Dentro de la concepción foquista que le abría una alternativa frente a la repre-
sión de que era objeto y a la desilusión de crear su Frente Unido, Camilo
Torres ingresa a la guerrilla.
«Personas que se llaman revolucionarias emplean la más variada y consabida
fraseología para decir que la muerte de Camilo se debió a un apresuramiento
en la incorporación a la verdadera lucha.

128
VÁSQUEZ CASTAÑO, Fabio. Revista Cromos No. 2596, 2 de julio de 1967, reportaje del
periodista mejicano Mario Renato Méndez.
129
VÁSQUEZ RENDÓN, Pedro y CARABALLO, Francisco. Camino de la esperanza. Valledupar,
marzo de 1968.

166
FLUJOS Y REFLUJOS

« Y Camilo dijo: ‘Colombianos no dejemos de responder al llamado del pue-


blo y de la revolución. Por la toma del poder para la clase popular, ¡hasta la
muerte! Todo revolucionario tiene que reconocer la vía armada como la única
que queda...’.
«... el 15 de febrero de 1966, en el sitio denominado Patio Cemento, en depar-
tamento de Santander, en una emboscada a efectivos contraguerrilleros, cae al
lado mío, cruzado por dos balas enemigas, en el momento en que avanzaba
disparando su arma para recuperar una carabina M-1»130.

80o. El surgimiento de la ANAPO


Otra razón del reflujo sindical 66-70: la Alianza Nacional Popular, movimien-
to liderado por el general Rojas Pinilla, con un lenguaje no militarista ni de
revancha contra quienes lo derrocaron, sino propagandizando las obras que
había hecho, más la llamada «dialéctica de la yuca» de ofrecimientos a las ma-
sas de bienestar inmediato y con muchos tintes ideológicos del socialismo
latinoamericano de 1954 que impregnó en algo la propaganda de su gobierno,
desplaza inconteniblemente las organizaciones políticas de izquierda y sus in-
fluencias sindicales. También va a repercutir en la UTC en donde variados
dirigentes sindicales adoptan ideologías socialistas, especialmente la vía lati-
noamericana expuesta por Antonio García quien fue, como vimos antes, el
teórico más importante en el gobierno del general Rojas.
El caudillismo no se preocupa, cuando no es abiertamente enemigo, de las
organizaciones de masas que pueden interponerse entre las masas, el «pueblo»
y el líder, o el grupo que está a su alrededor.
Aquí, en este período es la ANAPO quien cumple el papel de recolector del
descontento popular. Las masas inconformes del campo, pero especialmente
de las ciudades, ven en el general Rojas Pinilla una posibilidad inmediata de
mejoramiento de sus condiciones de vida y de oposición al arrogante gobier-
no de Lleras.
Durante la bonanza cafetera Rojas Pinilla demostró con obras, hasta ahora
reconocidas en toda su importancia, su capacidad para mejorar las condicio-
nes del pueblo y sobre todo el pueblo rechaza la persecución desatada contra
él por la oligarquía de los partidos liberal y conservador. Tiene aureola de

130
VÁSQUEZ CASTAÑO, Fabio. Op. cit.

167
MARCEL SILVA ROMERO

mártir. Mientras tanto las organizaciones de izquierda prometen un lejano e


incomprensible mundo socialista.

81o. El decreto 939 reinicia la carrera para la restricción legal de la


huelga
Al decreto 2351 de 1965, expedido en septiembre 17, sigue el decreto 939 de
1966 (ver anexo) que va a establecer otra causal del tribunal de arbitramento
obligatorio.
Cuando la huelga dure más de cuarenta días si los trabajadores no solicitan el
tribunal de arbitramento obligatorio, el Ministro de Trabajo lo convocará para
resolver los puntos del pliego de peticiones no acordados en etapas anteriores.

82o. Una posición de la Corte impulsa el sindicalismo en el sector


oficial.
Como ya se señalaba anteriormente, expedido el decreto 2351 de 1965, las
organizaciones de trabajadores dirigieron sus energías a consolidar en cada
empresa su aplicación, no sin cierto entusiasmo por haber obtenido punto tan
alto en cuanto a estabilidad, principalmente. Pero la Corte Suprema de Justicia
tan pronto tuvo la oportunidad determinó que las reformas del artículo pri-
mero (1º) al 22 del decreto 2351 de 1965 no le eran aplicables a los trabajado-
res oficiales, pues ellas modificaban la parte individual del Código Sustantivo
del Trabajo y a las voces de sus artículos 3º y 4º las relaciones de derecho
individual del trabajo entre la administración pública y los servidores del Esta-
do se regían por los estatutos que posteriormente se dictaren, mientras tanto
la normatividad aplicable a ellos era la contenida en la ley 6 de 1945 y su
decreto reglamentario el 2127 del mismo año131.
131
«... no es impertinente – aunque sea innecesario– observar que del contexto de la demanda de
casación se desprende que el impugnador considera violado el artículo 8º. del decreto 2351 de 1965,
por entender que esta norma, expedida para el sector privado, es también aplicable al sector público
en atención a lo prescrito en el artículo 492 del CST., según el cual «quedan vigentes las normas que
regulan (…) el derecho individual del trabajo en cuanto se refiere a los trabajadores oficiales». Con
fundamento en esta disposición, considera el impugnante que «nada incide, dentro de la ley vigente
en Colombia, para que se aplique la ley sustantiva laboral, que el empleador, patrono, etc. sea o no
una entidad de derecho público», porque la ley quiere «que la relación sea por naturaleza, una
relación contractual, en donde existan los extremos del contrato de trabajo para que se aplique en
todo su rigor el ordenamiento jurídico previsto en el CST». No se detiene a considerar el impugnante
que este planteamiento contraviene todo el sistema jurídico vigente y la jurisprudencia mantenida
por la Corte durante más de una década, porque existiendo en Colombia, a partir de la ley 6ª de 1945,
un régimen legal o «derecho individual del trabajo» sólo aplicable a los trabajadores oficiales, y otro
régimen legal o «derecho individual del trabajo» que regula la relación laboral de los trabajadores
privados es obvio que lo que el artículo 492 del C. S. T. quiso evitar es que se entienda, como
168
FLUJOS Y REFLUJOS

La euforia de los sindicatos de trabajadores oficiales se convirtió en desilu-


sión, primero y después en una incitación a obtener en convenciones colecti-
vas los mismos beneficios de los trabajadores particulares132, estando entre las
más importantes las relacionadas con contratistas independientes, contrato a
término fijo, duración indefinida, terminación del contrato por justa causa,
indemnización o reintegro por terminación unilateral del contrato sin justa
causa, triple salario por trabajo en dominicales y festivos, descanso compensa-
torio, reinstalación en el empleo y retroactividad de las cesantías.
Son cientos los sindicatos de trabajadores oficiales que se van a crear en todo
el país, hasta en los municipios más pequeños, para presentar pliegos de peti-
ciones, negociarlos y pactar en convenciones colectivas cláusulas iguales o
muy semejantes, con pequeñas variaciones poco distantes, de la redacción de
los artículos pertinentes del decreto 2351 de 1965. En verdad no se requería
mayor esfuerzo para obtener la estabilidad en las convenciones colectivas por
cuanto el decreto 2351 de 1965 había desbrozado el camino tanto en lo con-
ceptual, como en lo doctrinario, aunque sí hubo resistencia en unos pocos
sectores oficiales cuyos administradores veían disminuida su capacidad de ges-
tión de la mano de obra.
Esta necesidad de las organizaciones sindicales en el sector oficial fortifica a
FENASINTRAP y al sindicalismo no confederado, impulsa comités
intersindicales, llegando incluso al reconocimiento de personería jurídica de
sindicatos por rama de industria, siendo el más notorio el del sindicato de
trabajadores oficiales de los municipios de Antioquia ‘Sintraofan’ en 1970.

83º La contrarreforma laboral por vía jurisprudencial.


Pero muy pronto, cuando hay un breve alto en el auge de la lucha de masas
que se había iniciado desde 1958, la Corte Suprema de Justicia varía su juris-
prudencia y convierte los tribunales de arbitramento en el horno crematorio
de los derechos extralegales de los trabajadores y de las esperanzas que vivían
cuando tenían próxima la fecha de vencimiento de la convención.

precisamente lo hace el impugnador, que el mencionado código deroga el régimen especial que
disciplinaba las relaciones entre los trabajadores oficiales y la administración … (Sentencia – Corte
Suprema de Justicia – Sala Laboral – Sección Segunda – Pedro Nel Urrea vs. Caja de Crédito
Agrario, Industrial y Minero – 29 de marzo de 1969 – mag. Pon. Carlos Peláez Trujillo – G. J. Tomo
CXXIXX – 1969 – págs. 738 y 739).
132
En el año de 1966 el número de huelgas se eleva significativamente, subiendo a 112, mientras que
en el 62 fueron 47, en el 63 76, en el 64 84, en el 65 93, en el 67 73 y en el 68 45, según los datos
recopilados por Mauricio Archila en el libro ‘Idas y Venidas, Vueltas y Revueltas» pag. 195.

169
MARCEL SILVA ROMERO

Ahora son los patronos los amigos irreductibles de los tribunales de arbitra-
mento.
En el auto del 28 de julio de 1967133y la sentencia del 30 de octubre del mismo
año134, la Sala Laboral cambia de postura y le da a la denuncia del patrono el
efecto, no sólo de manifestar su voluntad de querer terminarla, sino la de que
sus pretensiones integren también el conflicto colectivo, debiendo los nego-
ciadores y en su defecto los árbitros pronunciarse sobre lo pedido en ella.
El debate jurídico se da entre los siguientes extremos:
a) Los sindicatos alegan la carencia de derecho del patrono para presentar
pliego de peticiones, pues la norma le da esta facultad únicamente a los traba-
jadores (arts. 432 y 433 del Código Sustantivo del Trabajo). La Corte sienta el
criterio que si la ley le permite a los patronos denunciar la convención, ese
derecho debe producir algún efecto, no siendo otro distinto de modificar la
convención.
b) Los trabajadores alegan cómo la convención colectiva se incorpora a los
contratos de trabajo, constituyendo el mínimo de derechos a favor de los asa-
lariados. El mínimo de derechos y prestaciones con carácter irrenunciable es
el planteado en la ley y lo acordado en convención por ser extralegal sí puede
desmejorarse, contesta la Corte.
c) Para la argumentación sindical los árbitros exceden sus facultades al decidir
sobre la denuncia pues la convocatoria del tribunal de arbitramento hecha por
el Ministerio sólo les ordena resolver sobre el pliego de peticiones. La Corte
replica que en las resoluciones del Ministerio se convoca el tribunal para que
decidan sobre el conflicto y éste lo integran tanto el pliego de los trabajadores
como la denuncia patronal.
d) El cuarto ataque sindical contra el laudo consiste en que la empresa denun-
cia con anterioridad de un día de más del lapso pactado en la convención, pues

133
La Federación Nacional de Cafeteros, la organización económica más poderosa del país, denun-
ció la convención colectiva vigente para que se suprimiera la prima de carestía. El tribunal de arbi-
tramento no estudió esa petición bajo la consideración que el conflicto colectivo sólo lo integraba el
pliego de peticiones de los trabajadores. La Federación recurre en homologación y la Corte Suprema
de Justicia cambia la jurisprudencia tradicional y considera que la denuncia también es parte del
conflicto y le devuelve el expediente a los árbitros para que decidan sobre ella.
134
Después del anterior auto, pero ya dentro de una sentencia, la Corte homologa el recorte de
algunos derechos que el tribunal de arbitramento le hizo a los trabajadores de las Empresas Públicas
Municipales de Barranquilla.

170
FLUJOS Y REFLUJOS

en lugar de hacerlo dentro de los treinta días anteriores lo hizo el treinta y uno
por lo tanto hubo petición antes de tiempo. La Corte concluye que si hubo
anticipación en la denuncia no está precluido el término, como si lo estaría si
se hubiese presentado un día después del vencimiento de la convención.

84o. Creación jurídica de los contrapliegos


Rotas así, en su columna vertebral, las tesis anteriores y la praxis de la negocia-
ción en Colombia, es apenas obvio que se iniciara el trastabilleo de las nuevas
posiciones jurisprudenciales.
Para el gerente de la Electrificadora de Antioquia S.A., excesivamente enemi-
go del sindicato y de la convención, si con la denuncia se podían eliminar
algunas cláusulas convencionales beneficiarias de los trabajadores, pues él no
se restringiría a hacerlo con uno u otro punto de la convención, sino con
todos para acabar con ella en su integridad.
Indudablemente el primer efecto práctico de la denuncia del gerente fue dejar
en evidencia hasta donde podían llegar, dentro de la más pura lógica, los efec-
tos del cambio jurisprudencial. La denuncia del gerente de la Electrificadora
de Antioquia, sin quererlo, se convirtió en argumento ad absurdum pues al ha-
cerle producir todos los efectos a esa postura jurisprudencial, eliminación de
las convenciones, quedaba demostrada su invalidez.
Si la denuncia de la convención le permitía al empleador derogar cláusulas que
consagraban derechos de los trabajadores, ¿por qué no denunciarlas todas?
Tal planteamiento traería la destrucción total del derecho de negociación y la
Corte en un acto de prestidigitación135 sostuvo el principio de igualdad de las
partes para concluir que así como el sindicato denuncia la convención y con-
creta un pliego de peticiones, así mismo el empleador además de denunciar
debe concretar sus aspiraciones.
Nace así la noción jurídica del contrapliego, o sea que el empleador debe con-
cretar sus puntos de modificación de la convención colectiva vigente para
desmejorarla. En definitiva terminó la Corte transformada en legisladora pues
la ley sólo le permite la presentación de pliegos a los trabajadores y ella crea la
figura de los «contrapliegos» recurriendo a la hermeneútica.

135
C. S. J. Sentencia 12 de noviembre de 1968, Mag. Pon. Arboleda Valencia.

171
MARCEL SILVA ROMERO

La intención plasmada en el decreto 2351 de 1965 de fortificar la opción arbi-


tral frente a la huelga como medio de solución de los conflictos colectivos
económicos o de intereses queda totalmente frustrada con el cambio
jurisprudencial de la Corte Suprema de Justicia.
Si al terminar el lapso pactado en la convención colectiva el empleador puede
hacer derogar los derechos de los trabajadores mediante una decisión arbitral,
la preferencia en la política sindical será recurrir a la huelga como única op-
ción viable.

85o. Las preocupaciones de Lleras en lo laboral


El gobierno de Lleras, en materia laboral tiene dos grandes metas:
a) Dentro de la urgencia de darle una estructura administrativa definida al
Estado, una de sus consecuencias inmediatas es suprimirle el derecho de ne-
gociación colectiva a quienes prestan sus servicios al Estado, dejándoselo úni-
camente a los trabajadores de construcción y sostenimiento de obras públicas
y a quienes laborasen en las empresas industriales y comerciales del Estado.
b) Desalentar el ejercicio del derecho de huelga en los sectores privados,
viabilizando los tribunales de arbitramento como sustitutos aceptables para
los trabajadores.

86o. La reforma administrativa de 1968


El primer objetivo lo logra con la reforma administrativa de 1968, siendo
centrales los decretos 1050, 3130 y 3135 de 1968, entre muchos otros.
Cuando estaban aún bajo los efectos de la celebración de la navidad, mediante
el decreto 3135, del 26 de diciembre de 1968, 600.000 trabajadores del Estado
pierden el derecho a la negociación y contratación colectiva, dejando vacío, en
consecuencia, su supuesto derecho de asociación sindical.
Una millonaria franja de trabajadores teóricamente conserva el derecho a
asociarse en sindicatos, (i) intervenidos hasta la médula por el gobierno, (ii)
con la prohibición de participar en política, (iii) de realizar actividades que
los fortificaran económicamente, (iv) sin representar a sus afiliados ante las
autoridades judiciales y ahora, (v) sin poder siquiera negociar pliegos de
peticiones.

172
FLUJOS Y REFLUJOS

Se entendía, entonces, que los trabajadores oficiales formaran un sindicato y


los empleados públicos otro diferente, los primeros para presentar pliegos de
peticiones y pactar convenciones con cláusulas de estabilidad, mientras que
los segundos únicamente podían elevar solicitudes respetuosas, teniendo am-
bos prohibido legalmente el derecho de huelga.
Es la reducción al máximo del derecho de asociación concebido dentro de los
términos legales. La única vía de estos sindicatos va a ser, exclusivamente, el
recurrir a la acumulación de fuerzas para realizar la huelga, con el único norte
o parámetro de que sea eficaz.
Para estos sindicatos no existe el más mínimo asomo de libertad sindical. Son
inertes jurídicamente.

87o. La ley 48 de 1968


El segundo objetivo, reducción de la actividad huelguística en el sector priva-
do, la endereza el gobierno de Lleras presentando ante el Congreso el proyec-
to de ley que convierta las disposiciones del decreto 2351 de 1965 en legisla-
ción permanente.
Algunas modificaciones se promueven, entre ellas la titularidad parcial del
conflicto a los sindicatos de gremio y estímulos para quienes se acojan a los
tribunales de arbitramento.

88o. La nueva figura de titularidad parcial del conflicto


La ley 48 de 1968 (ver anexo) varía las normas de la representatividad sindical
única consagrada en el decreto 2351 de 1965.
Los sindicatos de gremio cuando reúnan en una empresa más del 75% de los
trabajadores de la misma profesión u oficio pueden presentar y negociar un
pliego de peticiones independiente (num. 5 - art. 3 de la ley 48 de 1968), llevar
un proceso propio de negociación y los acuerdos a que llegaren serán un capí-
tulo de la convención principal.
El elitismo es la consecuencia principal de esta disposición.
Se da lugar al divisionismo, siendo quizás el peor ejemplo las negociaciones
durante varios años en AVIANCA donde funcionó una mesa central de nego-
ciación con el sindicato de base SINTRAVA y negociaciones paralelas con los
gremios Asociación Colombiana de Mecánicos de Aviación «ACMA», Asocia-

173
MARCEL SILVA ROMERO

ción Colombiana de Auxiliares de Vuelo «ACAV», Asociación Colombiana de


Ingenieros de Vuelo «ACDIV», Asociación Colombiana de Aviadores
«ACDAC» y Asociación Colombiana de Técnicos de Helicópteros «ASCOTH».
Los gremios consideraban que en la negociación general que adelantaba el
sindicato de base o no se recogían en el pliego las aspiraciones específicas del
sector, o no se le daba el suficiente énfasis a sus reivindicaciones profesiona-
les, de ahí la necesidad de hacerse valer como sector, organizado sindicalmente.
Se pone así de presente una limitación al sindicato de empresa cual es la de no
poder representar adecuadamente las aspiraciones gremiales de unos sectores
profesionales que independientemente podían hacerse sentir dentro del con-
junto empresarial.
Lógicamente el patrono utilizaba estratégicamente esta diversidad de negocia-
ciones para lograr acuerdos partiendo del más débil.

89o. Una fórmula original para hacer atractivos los tribunales


El texto del numeral 2 del artículo 3o. de la ley 48 de 1968 es: «En cualquier
momento, antes de la declaración de la huelga o durante su desarrollo, el sin-
dicato o sindicatos a que estén afiliados más de la mitad de los trabajadores, o
en defecto de estos, los trabajadores en asamblea general, podrán solicitar que
las diferencias precisas respeto de las cuales no se haya producido acuerdo
entre las partes en las etapas de arreglo directo y conciliación, contenidas en el
pliego de peticiones de los trabajadores como proyecto de convención colec-
tiva o de pacto colectivo de trabajo, sean sometidas al fallo de un tribunal de
arbitramento obligatorio constituido en la forma como se determina más ade-
lante».
Frente a algunas interpretaciones históricas de esta disposición es necesario
hacer algunas precisiones.
El propósito de la administración Lleras es estimular los tribunales de arbitra-
mento y limitar severamente el ejercicio legal del derecho de huelga en el
sector privado pues en el oficial está abolido.
Las causales de tribunal de arbitramento no voluntario hasta la fecha son: a)
en empresas de servicios públicos, b) cuando lo soliciten los trabajadores, y c)
cuando la huelga se prolongue por más de 40 días el Ministro de Trabajo
podrá obligar a que las diferencias se sometan a los tribunales de arbitramento.

174
FLUJOS Y REFLUJOS

La ley 48 de 1968 crea otra causal y es que cuando una huelga afecte grave-
mente la economía nacional el presidente de la república, previo concepto de
la sala laboral de la Corte Suprema de Justicia puede ordenar levantar la huelga
y convocar un tribunal de arbitramento.
Ante la posición jurisprudencial que la denuncia del empleador tiene como
efecto integrar el petitum, es decir el conflicto colectivo si también presenta
contrapliego, es apenas obvio que los trabajadores que tienen derecho a la
huelga no solicitan la convocatoria de tribunales de arbitramento.
De ahí que la ley 48 de 1968 estimule la segunda causal de tribunal de arbitra-
mento. Si los trabajadores con derecho a huelga solicitan la convocatoria de
un tribunal para dirimir las diferencias con el empleador, se les garantiza que
los árbitros no podrán recortarles ningún derecho pues su conflicto sólo lo
integra su pliego de peticiones.
Dentro de estos marcos de la ley 48 de 1968 la posición jurisprudencial sobre
el efecto de la denuncia y los «contrapliegos» patronales será aplicable única-
mente a los conflictos colectivos en (i) empresas de servicios públicos, (ii)
cuando los trabajadores no se acogieron a un tribunal de arbitramento y la
huelga persiste por más de cuarenta días y (iii) cuando la huelga afecte grave-
mente la economía nacional.

90o. Nuevamente se cierra la opción arbitral


El ejecutivo tiene interés en que los sindicatos de trabajadores particulares
recurran a la negociación colectiva y acepten los tribunales de arbitramento
como salida a la solución de los conflictos.
El legislativo convierte tal planteamiento en ley, pero la Corte, o sea la rama
judicial se va en contravía.
En la sentencia del 12 de junio de 1970 la Corte en contra del querer del
ejecutivo y del legislativo, declara inexequible esa parte del numeral 2º del
artículo 3º de la ley 48 de 1968

91o. Los derechos convencionales condenados como obligaciones


irredimibles
El único soporte derivado de la Constitución para declarar la inexequibilidad
es el artículo 37: «No habrá en Colombia bienes raíces que no sean de libre
enajenación, ni obligaciones irredimibles».
175
MARCEL SILVA ROMERO

Para la Corte Suprema de Justicia si los derechos de los trabajadores consagra-


dos en convenciones colectivas no se pueden modificar o eliminar mediante la
denuncia del patrono, automáticamente se convierten en obligaciones
irredimibles, prohibidas por la Constitución.
Según la Corte al establecer el numeral 2º del artículo 3º de la ley 48 de 1968
que el proyecto del laudo o convención será el pliego de peticiones, está ne-
gando que el conflicto también esté integrado por la denuncia del patrono y
por ende convierte los derechos de los trabajadores en obligaciones
irredimibles136.
Los 8 salvamentos de voto son históricos: Los derechos convencionales jamás
serán obligaciones irredimibles, pues las convenciones tienen un plazo de vi-
gencia y una condición para terminarse y le «quitan por definición su carácter
de irredimible a cualquier obligación».
Acusa la minoría a la mayoría de confundir «...la convención misma con las
obligaciones que de ella dimanan para la parte deudora», pues «Estas obliga-
ciones sí cambian con el tiempo y se extinguen para dar nacimiento a otras...».
Desde el punto de vista de la técnica jurídica la sentencia falla porque «...tuvo
que hilarse muy delgado y con exceso de sutileza para encontrarle fundamen-
to a la inexequibilidad...» pues fue indispensable que recurriera a comparar la
norma acusada con otras leyes de igual categoría jerárquica para deducir la
inconstitucionalidad.
Los efectos de esta sentencia fueron inmediatos:
a) Hizo fracasar el esfuerzo del ejecutivo y del legislativo para evitar las huel-
gas en las empresas que no fueran de servicio público.
b) El mundo jurídico se polarizó. En universidades y en los estrados judiciales
se consideró como una gran expresión del pensamiento jurídico colombiano
la relación entre la prohibición de las obligaciones irredimibles y la posibilidad
del empleador de variar las convenciones por el mecanismo de la denuncia.
Para muchos se convirtió en dogma de fe la doctrina sobre la prohibición de
las obligaciones irredimibles aplicable a las relaciones obrero patronales.
Mientras tanto en el lado de la defensa de los trabajadores se le endilga a esa
doctrina ser el mayor adefesio intelectual porque la prohibición de las obligacio-
136
Gaceta Judicial, números 2338 bis.

176
FLUJOS Y REFLUJOS

nes irredimibles fue una necesidad del capitalismo en su lucha por eliminar todo
rezago feudal que trabara el desarrollo del mercado excluyendo una parte de los
bienes que debían ingresar en él, la libre competencia, la rapidez en la produc-
ción y comercio y la velocidad en la circulación de la moneda. Por tanto, no era
posible, en 1970, aplicar la noción de su prohibición al mayor producto del
capitalismo, a su esencia, como eran las relaciones obrero patronales.
c) Se invierten los sentimientos. Ahora los trabajadores, en lugar de alegrarse
porque la convención va a terminar y se logren mejores condiciones, experi-
mentan con pavor la expiración de su vigencia porque el empleador con la
sola denuncia obtendrá que sus derechos conquistados les sean suprimidos
por un tribunal de arbitramento.
d) Se aumenta el grado de polarización de las fuerzas sociales, pues el gobier-
no de Pastrana elitiza aún más el país con sus cuatro estrategias y en el otro
lado el número de sindicatos independientes y de la CSTC crece vertiginosa-
mente. Así llegan los trabajadores a un proceso de ruptura con la legislación.
e) Los empleadores confirman cómo la jurisprudencia es un gran arma para ir
desarrollando efectivamente una contrarreforma laboral. Así salta la instancia
judicial a ser un factor principal de conflicto en la vida del país y de su secuela
la violencia.

92o. La lucha contra los tribunales de arbitramento se eleva a principio


En muchas partes los activistas sindicales elevan a nivel de principio la lucha
contra los tribunales de arbitramento y cuando los convoca el Ministro los
sindicatos no nombran su árbitro y tampoco interponen recurso de homolo-
gación.
En la preparación del conflicto colectivo, por parte de la dirigencia sindical
de izquierda, la táctica sólo incluye hasta la huelga, así sea ilegal, así sea
indefinida.
Ante este sentimiento laboral muy pronto algunas organizaciones políticas
introducen también dentro de sus plataformas la lucha contra los tribunales
de arbitramento.

93o. La aguda politización sindical


En el último lustro de la década de los 60 y principios del 70 la politización de
los sindicatos llega a un grado agudo. Esta es una de las características del
177
MARCEL SILVA ROMERO

movimiento sindical latinoamericano donde la creación de organizaciones de


trabajadores han estado unidas a los movimientos o partidos políticos.
Desde hace muchos años la Organización Internacional del Trabajo justa-
mente ha señalado este fenómeno como una de las principales causas de la
debilidad sindical: «Las relaciones laborales en América Latina siempre han
estado muy politizadas, y con frecuencia los gobiernos han desempeñado un
papel directo en los asuntos laborales. En la Argentina, por ejemplo, desde
siempre, han desempeñado un papel preponderante en el seno del partido
peronista y de hecho llegaron a tener una influencia considerable cuando este
partido estaba en el poder. En otros países, los sindicatos suelen mantener
estrechos vínculos con los partidos políticos (en algunos casos, desde la época
en que se fundaron) que han estado llevando la voz cantante en el proceso
político, como ha ocurrido en Colombia, Costa Rica y Venezuela»137.
Ya hemos visto cómo por mandato del gobierno de Lleras y de la embajada de
EE. UU. la CTC expulsó a los comunistas y posteriormente se opone a los
llamados de paro nacional contra el gobierno del partido liberal de Lleras
Restrepo, convocado por la UTC y la CSTC para el 29 de enero de 1969. Igual
actitud asumió frente al convocado para el 8 de marzo de 1971 contra Pastrana
elegido fraudulentamente con los votos del partido liberal. La U.T.C. de ori-
gen en el partido conservador sigue guardando esos vínculos pese a algunos
esfuerzos de organizar movimientos independientes como el MOSPOL, lo
que le va a dar cierta libertad para apoyar llamamientos a paros nacionales.
En 1969 se creó el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario MOIR
en un encuentro celebrado en la Universidad Autónoma Latinoamericana de
Medellín a donde asistieron delegados de reputadas organizaciones sindicales
independientes como el Bloque Sindical Independiente de Antioquia, el Fren-
te Sindical Autónomo del Valle del Cauca, de Santander, intelectuales y estu-
diantes, que van a lanzar la consigna de un «Paro Nacional Patriótico» para el
24 de abril de 1970.
De UTRAN, fundadora de la U.T.C., se desprendieron un conjunto de sindi-
catos bajo los auspicios del Partido Social Demócrata Cristiano PSDC, y fun-
daron la Acción Sindical Antioqueña ASA que apoyó públicamente a Camilo
Torres Restrepo, pero que al definirse el sacerdote por la lucha armada rom-
pieron definitivamente con él. También se fundan ASICUN y ASITLAN,

137
OIT. Oficina Internacional del Trabajo. El Trabajo en el Mundo 1993. Ginebra, págs. 53 y 54.

178
FLUJOS Y REFLUJOS

coordinados todos por ASICOL que se va a convertir en la Confederación


General de Trabajadores (CGT), a partir del 1o. de mayo de 1971.
La CSTC ocupa el papel de correa de transmisión entre el partido comunista
y las masas, en aplicación del principio leninista a nuestro medio. «Respetan-
do siempre la autonomía de los sindicatos con respecto a la organización par-
tidaria, luchando contra las tendencias de quienes pretenden que el sindicato
se convierta en un simple apéndice del Partido, hay que tener en cuenta un
aspecto fundamental: que el sindicato debe servir como medio para vincular a
los trabajadores con el Partido y sus objetivos»138.
En 1972 la CSTC decidió acercarse al sindicalismo independiente para formar
una nueva central sindical y se crearon los UNIR o comités de unidad
intersindical regional que obtuvieron la afiliación de sectores importantes a la
central.
Se convocó un congreso para la creación de una nueva central donde partici-
parían los sindicatos de organizaciones como el MOIR y la URS y federacio-
nes como FECODE, FEDEPETROL, FENASINTRAP, representativas den-
tro del sindicalismo independiente. Pero el presidente López ordenó a su
Ministra reconocerle la personería jurídica y a partir de ese pronunciamiento
oficial la dirigencia de la CSTC cambió la denominación de Congreso de Fun-
dación a II Congreso de la CSTC.
Al darse este cambio quedaron al descubierto los intereses de cada sector.
Para el partido comunista la CSTC era su proyecto y realización bandera den-
tro del movimiento sindical y permitiría la participación de otras fuerzas siem-
pre y cuando se mantuviera la mayoría comunista, privilegiando aquéllas con
las que tenía alianzas políticas en la Unión Nacional de Oposición UNO.
A su vez el MOIR que hasta 1970 había mantenido una posición vertical fren-
te al partido comunista, al fracasar su llamado al Paro Nacional Patriótico,
abandonó la línea abstencionista, acudió al llamado de una nueva central sin-
dical y se mantuvo dentro de la convocatoria al II Congreso de la CSTC con el
criterio de que allí hay sindicatos y trabajadores, siendo posible dar la lucha
interna para ganarle la mayoría al revisionismo (entiéndase P.C.).

138
ROMERO, Manuel y CASTRO, Yira. La política de los comunistas colombianos. Ediciones
Suramérica Ltda. Bogotá 1978, pág. 112.

179
MARCEL SILVA ROMERO

Otros sectores denunciaban permanentemente al P.C. y a su central como


revisionistas y traidores, sin embargo asisten al II Congreso de la CSTC para
contrarrestar la crítica del P.C. de que son extremo izquierdistas y aislacionistas,
pero dejan claras sus intenciones de combatir el revisionismo dentro del mismo
recinto de sesiones. La dirección del Congreso a algunos de ellos les niega cre-
denciales y les impide el uso de la palabra. Estos grupos en el mismo desarrollo
del Congreso salen a denunciar las «tretas» y maniobras de una «reunión» que no
es, según su criterio, ni obrera, ni democrática, ni unitaria.
Por su parte el llamado sindicalismo independiente tiene un auge notorio en
este período. El MOIR, partido político, tiene sus propias organizaciones sin-
dicales, los sectores MLs igualmente, el ELN no tiene una política de masas y
no influencia sindicatos para la lucha reivindicativa sino principalmente cua-
dros de apoyo urbano dentro de su concepción foquista.
Los sectores troskistas logran poco eco en las organizaciones sindicales. Sus
tesis de llevar la conciencia proletaria a los trabajadores desde afuera, para
convertirla en una clase para sí, es la perfecta excusa para mantenerse fuera de
los sindicatos donde su prédica no tiene mayor fruto. Aquí coincidían en esa
tesis con los MLs, que se reflejó principalmente en la proliferación de escritos
analíticos. No pudieron tampoco coordinarse para la creación del partido po-
lítico de vanguardia que predicaban y sus divisiones no eran raras como tam-
poco lo eran las de los sectores MLs.
Una de las características de este periodo del llamado sindicalismo indepen-
diente consiste en los llamamientos a la unidad de acción, sin necesidad de la
unidad orgánica, y por ello se están creando y desapareciendo comités
intersindicales o similares.
A medida que avanzó el II Congreso de la CSTC se fueron retirando fuerzas y
más adelante lo hará hasta el MOIR. Ante este fracaso de unidad se convoca a
un congreso del sindicalismo independiente y clasista en Medellín, donde los
delegados sindicales con orientación de cada grupo u organización pretenden
llevar la dirección de lo que llamaron MOSIC, rompiéndose el evento al insta-
larlo porque un sector sindical se opuso al saludo de las organizaciones políti-
cas.
De allí salen distintas coordinaciones que más adelante se enfrentarán con
rudeza, entre ellos el CLUS –comité de lucha por la unidad sindical–, SIC –
sindicalismo independiente y clasista–, CIS –comités de integración sindi-
cal–, etc.
180
FLUJOS Y REFLUJOS

El sindicalismo independiente está presente en los sectores claves de la eco-


nomía como el sector eléctrico, el petrolero, el de servicios, magisterio, el
bancario.
El rechazo a los tribunales de arbitramento para solucionar los conflictos y la
necesidad de muchas organizaciones políticas de tener un protagonismo, una
presencia en la vida nacional, incrementan el recurso a la huelga. Famosas por
aquellas épocas fueron huelgas como la de los trabajadores de Ecopetrol en
1971, Riopaila y Tejidos Única. De contrapartida las fuerzas políticas o sindi-
cales rivales de las impulsoras de cada huelga, también de izquierda, además
de no ser solidarias procedían a denunciar tan importantes movimientos de
trabajadores con calificativos de extremo izquierdistas, desesperados,
anarcosindicalistas, etc.
Pero dentro de este campo tan contradictorio la CSTC y el sindicalismo inde-
pendiente obtienen un auge muy notorio. Muchos sindicatos de la CTC, UTC
y CGT entran a engrosar comités de unidad sindical. También se fundan sin-
dicatos en los más variados sectores.
Ya en un plano más concreto el afán de los activistas políticos es el de conquis-
tar para su cauda a uno o varios directivos de algunos sindicatos y hacerlos
aparecer como de «su fuerza» en los diferentes eventos, sin que realmente ni
las direcciones integrales de esos sindicatos, ni los afiliados, tengan mayor re-
lación o entusiasmo por lo que políticamente algunos de sus dirigentes están
predicando.
Estas actuaciones de altisonantes comunicados sin un respaldo real en las ba-
ses permitía a los empleadores y al gobierno detectar muy rápidamente la
influencia de las organizaciones de izquierda en algunos sindicatos y aislarlos,
cuando no destruirlos. Se trató de un enrojecimiento sin límite alguno, lo que
permitió a sectores empresariales y a sus asesores afirmar que las luchas
reivindicativas y las huelgas de los sindicatos influenciados por la izquierda no
tenían objetivo gremial sino que se ubicaban dentro del contexto de los planes
de la guerrilla o de la insurrección.
El lenguaje utilizado en el sindicalismo era el de rechazo radical frente a todos
los demás que no estuviesen de acuerdo con su punto de vista o su organiza-
ción política.
Cada organización política creaba un organismo amplio de unidad para coor-
dinar luchas con otros sectores, pero tan pronto se ponía en peligro su hege-
monía no dudaba en limitar y debilitar su propio proyecto.

181
MARCEL SILVA ROMERO

La estructuración de la respuesta del régimen la va a elaborar y refinar la Corte


Suprema de Justicia, a través de las sentencias de homologación en las que
reduce al máximo las posibilidades jurídicas de resolver los conflictos con
alguna justicia.
Es como un círculo vicioso, mayor represión a la mayor radicalización contra
la represión.
A partir de esas experiencias la CSTC va a hacer un esfuerzo de unidad sindi-
cal y va a preferir la unidad de acción con las centrales CTC y UTC que con el
archipiélago de posiciones que influían en el sindicalismo independiente. Esta
política va a dar como resultado el funcionamiento del Consejo Nacional Sin-
dical «C.N.S.» donde se aglutinarán las fuerzas para el paro de 1977.

94o. Un paso organizativo atrás


Precisamente ese agudo grado de politización conllevó a que donde una co-
rriente política lograba la simpatía o adherencia de algunos dirigentes pero no
lograba dominar todo el aparato sindical, sin ningún tapujo desmembraba la
parte de su influencia a costa de la unidad general, dentro del afán de mostrar
resultado ante los demás. Por estas prácticas algunos sectores de izquierda
despedazan los sindicatos de industria, a los que acusan de ser revisionistas o
reformistas.
El rompimiento de los sindicatos bancarios con la creación de sindicatos de
empresa se presenta como una victoriosa batalla más contra el revisionismo,
por ser el sindicato de industria una vieja consigna programática del partido
comunista desde las épocas de FEDENAL.
Así, los sindicalizados del Banco Popular obtienen personería el 15 de marzo
de 1960, precisamente en la época que se estaba desarrollando la negociación
por rama de industria. Los activistas del Banco Cafetero se agrupan en
SINTRABANCA que adquiere su personería jurídica el 10 de diciembre de
1970 y se separan de ACEB o UNEB.
El cerco contra el sindicalismo de industria es asfixiante: (i) la legislación incli-
naba toda su balanza hacia los sindicatos de base (empresa), (ii) a los patronos
les disgusta de los sindicatos de industria la ingerencia que en sus asuntos
laborales tengan otras personas que laboran en otras entidades por lo general
competidoras suyas y (iii) los sectores izquierdistas radicales, en reacción con-

182
FLUJOS Y REFLUJOS

tra los camaradas del partido comunista, se esforzaban al máximo por romper
los sindicatos de industria y elevaban a principio táctico los de base.

95o. La Corte en el punto mínimo en la negociación


Con la jurisprudencia de la Corte de darle a la denuncia del patrono el efecto
de poder desmejorar en los tribunales de arbitramento los derechos de los
trabajadores, ahora son los empresarios los partidarios de fortificarlos.
En este período de la década de los 70, no habrá grandes reformas legales al
derecho laboral colectivo y el país de las clases gobernantes se adapta a que sea
mediante la jurisprudencia que se desmonten los derechos convencionales de
los trabajadores.
La Corte Suprema de Justicia se posesiona de este nuevo papel y sin interesar-
le el rumbo social, adopta criterios tales como que:
a) Los árbitros no pueden decretar la retroactividad salarial entre la fecha en
que expiden el laudo y el día en que se venció la convención colectiva139. Esta
decisión se adoptó recurriendo al nombramiento de un conjuez. En el salva-
mento de voto queda muy clara la injusticia que conlleva esa decisión140.
b) Los árbitros no pueden crear nuevas prestaciones sociales: «Sobre estos
particulares conviene reiterar la jurisprudencia de la Sala según la cual el tribu-
nal de arbitraje obligatorio puede aumentar las prestaciones extralegales que
ya se hallen establecidas por convención o laudo anterior, pero no crearlas u
ordenarlas por primera vez, contra la voluntad obligada o al margen de la
misma»141.
c) Los árbitros sólo pueden decretar incrementos económicos en salarios y
prestaciones, reduciendo los conflictos de intereses únicamente a las peticio-
nes monetarias, siendo todas las demás peticiones «aspectos jurídicos» del plie-
go142.
139
C.S.J. Sent. homologación interpuesta por la Fundación A. Shaio. 12 de noviembre de 1974,
Mag. Pon. Juan Benavides Patrón.
140
«XII. En el caso que se examina los árbitros profirieron el laudo siete meses después de iniciado
el conflicto colectivo, como se anotó atrás y por ello es equitativa su decisión de compensar en lo
posible, durante ese lapso, las condiciones económicas de los trabajadores, que ya se vieron afecta-
dos por los factores desfavorables cuya superación se buscó con el pliego de peticiones».
141
C.S.J. Sent. homologación, Departamento del Huila, 21 de febrero de 1974.
142
«Acerca del recurso de homologación tiene definido la jurisprudencia laboral, desde sus primeras
expresiones, que se concreta a los aspectos jurídicos del laudo objeto del mismo, pues los de orden
económico responden exclusivamente a los árbitros, en sus decisiones de equidad».

183
MARCEL SILVA ROMERO

d) Pero los árbitros sí pueden desmejorar las convenciones colectivas no sola-


mente en los aspectos estrictamente monetarios, sino en otros derechos como
estabilidad, pensiones, cesantías, etc.

96o. La Corte empuja a los trabajadores hacia la izquierda radical.


Ni los escritos de Marx, Engels, Lenin o Troski, ni los discursos de Mao, Fidel
Castro, o el Che, ni sus llamamientos a la revolución, ni la supuesta infiltración
comunista o revolucionaria en los sindicatos va a ser tan eficaz para radicalizar
las direcciones sindicales, como la decisión de la Sala Laboral de la Corte de
atribuirle a la denuncia empresarial el efecto de dejar sin vigencia algunas cláu-
sulas laborales.
Rápidamente los trabajadores sindicalizados se inclinan por los llamamientos
a la huelga para resolver los conflictos. No sobra observar que ni la UTC ni la
CTC están dispuestas a enfrentarse con el gobierno y con los empleadores en
huelgas frecuentes, pero sí la CSTC comunista y prioritariamente el sindicalis-
mo independiente, que quieren vincular las luchas gremiales a las políticas
revolucionarias.
La Ministra de Trabajo informaba en febrero de 1975 los siguientes porcenta-
jes:
«SINDICATOS INDEPENDIENTES 1.941 con el 36.4%
AFILIADOS A LA U.T.C. 2.066 con el 38.7%
AFILIADOS A LA C.T.C. 627 con el 11.7%
AFILIADOS A LA C.S.T.C. 577 con el 10.8%
AFILIADOS A LA C.G.T. 123 con el 2.4%143"
No se trata, en consecuencia, si el sindicalismo independiente creó nuevos
sindicatos o no, sino que su núcleo central serán organizaciones sindicales que
no aceptan las políticas de manejo de los conflictos colectivos de las tradicio-
nales CTC y la UTC, sin que ello exprese mayor afinidad política de las bases
de esos sindicatos con las fuerzas partidarias o de movimientos que promue-
ven la CSTC, las federaciones independientes, o los Bloques Sindicales o co-
mités de unidad sindical.
143
CROVO, Maria Elena de – ‘Informe al seminario de funcionarios del trabajo« – 1º de febrero
de 1975.

184
FLUJOS Y REFLUJOS

Un ejemplo lo constituye que la CSTC con un gran auge en el número de


afiliados no logra movilizar ni una mínima parte de ellos hacia la votación por
los candidatos del Partido Comunista, o de coaliciones como la Unión Nacio-
nal de Oposición UNO.
En amplios sectores sindicales se proclama la lucha contra los tribunales de
arbitramento como un principio de los trabajadores y se tilda prácticamente
de traidores a quienes los promuevan en las asambleas sindicales.

97o. El régimen endurece su posición frente al derecho sindical


Las permanentes clasificaciones como empleados públicos desgarran la liber-
tad sindical en amplios sectores.
Apoyándose en la facultad otorgada por la ley (decreto 3135 de 1968) las
juntas directivas de los establecimientos públicos reforman los estatutos y de-
jan de clasificar como trabajadores oficiales a personas y cargos que desde
tiempos atrás vienen con esa calidad. Igualmente, en las empresas industriales
y comerciales del Estado se precisan en los estatutos para ser desempeñados
como empleados públicos muchos cargos que nada tienen que ver con las
definiciones de dirección o confianza.
Con estas determinaciones minan los sindicatos y extraen del derecho de ne-
gociación y contratación colectiva a muchos trabajadores que ahora son decla-
rados empleados públicos. La tendencia en las empresas y establecimientos
nacionales, departamentales y municipales es la de coartar a como dé lugar el
derecho de negociación con sus cláusulas de estabilidad para desproteger a los
nuevos empleados públicos que ante la ausencia de una carrera administrativa
quedan como de libre nombramiento y remoción.
Esas juntas directivas de las entidades estatales por lo general obedecen a los
más bajos intereses clientelistas del nuevo jefe político o cacique regional como
comúnmente se les denomina a quienes para mantener su fuerza política recu-
rren a expoliar las nóminas oficiales para hacer nombrar a sus válidos y apadri-
nados. Lógicamente esta política se convierte en una de las más severas armas
contra la autonomía sindical de los trabajadores del Estado.
El ropaje teórico dado a estas políticas señala como más económico para el
Estado y sus entidades un empleado público que un trabajador oficial con las
garantías y derechos adquiridos legal y convencionalmente.

185
MARCEL SILVA ROMERO

98o. El sistema nacional de salud


Pero el punto más audaz para destruir el derecho de negociación y contrata-
ción colectiva a un sector de trabajadores lo encontramos en los decretos que
estructuran el plan nacional de salud.
La ley 9 de 1973 otorgó facultades al ejecutivo para dictar las normas sobre
adscripción o vinculación de todas las entidades, públicas o privadas de salud,
al sistema nacional de salud.
«Esta teoría utiliza la palabra Sistema para designar un conjunto de elementos
interrelacionados que conforman una entidad que persigue algún objetivo iden-
tificable por su finalidad». «Dicha entidad puede ser concreta o abstracta, na-
tural o artificial, y posee una cierta dinámica real o imaginada y un objetivo o
finalidad»144.
Estas teorías de los sistemas desarrolladas por Bertanlaffy y Boulding, son
aplicadas en el sector salud, con una cascada de decretos expedidos entre 1974
y 1976 integrando en un solo sistema todos los componentes o subsistemas
tales como las entidades públicas y privadas como Ministerio de Salud, hospi-
tales, clínicas oficiales y privadas, ancianatos, leprocomios, frenocomios, enti-
dades dedicadas a la rehabilitación de minusválidos, sordos, ciegos e institutos
con tareas específicas en salud como el Instituto Nacional de Salud, INSFOPAL,
ICBF, ISS, CAJANAL, Instituto de Cancerología etc. Dentro de este sistema
el Ministerio de Salud, convertido en una entidad artificial, será el director
absoluto. Las entidades oficiales se consideraban adscritas al sistema nacional
de salud y las privadas tenían la naturaleza de vinculadas.
«El resultado se concibe de la siguiente forma: El Sistema Nacional de Salud
es el conjunto de organismos, instituciones, agencias, y entidades que tengan
como finalidad específica procurar la salud de la comunidad, en los aspectos
de promoción, protección, recuperación y rehabilitación».
«El Sistema comprende tres niveles Nacional, Seccional y Local. La dirección
le corresponde al Ministerio de Salud Pública quien formula la política, dicta
la normas, formula el Plan Nacional de Salud, vigila y controla las entidades
que prestan servicios de salud, y en fín es la última y única palabra en todos los
aspectos del sistema»145.
144
SILVA ROMERO, Marcel. Cuando los médicos legislan. Revista Trabajo y Derecho No. 10,
octubre de 1983. Rodríguez Quito Editores, pág. 58.
145
SILVA ROMERO, Ibíd., pág. 62.

186
FLUJOS Y REFLUJOS

El grave error de fondo de la normatividad que creó el Sistema Nacional de


Salud, como si fuera una nueva suprapersona jurídica, es el perseguir la unifor-
midad de todas las entidades del sector salud para manejarlas bajo los mismos
parámetros jurídicos, sociales y administrativos, desconociendo la historia de
la estructuración de cada hospital, clínica o centro de salud, y por ejemplo, que
unas entidades eran de origen privado, otras del orden nacional, unas más del
departamental y municipal. Para los teoréticos del «sistema» no importaba si el
centro de salud era de propiedad pública o privada, si sus recursos provenían
de la nación o de los municipios o departamentos, tampoco la autonomía
administrativa de los establecimientos públicos, etc., lo importante era ubicar-
los como componentes dentro del «sistema» pues todos perseguían el mismo
objetivo.
Y consecuencialmente en materia laboral desconoce las diferencias entre tra-
bajadores privados, oficiales y empleados públicos, para unificar una sola cate-
goría la de los empleados públicos. El decreto 694 de 1975 crea un absurdo:
todos los servidores de las entidades del Sistema Nacional de Salud que ingre-
sen con posterioridad al 14 de abril de ese año serán empleados públicos y
quienes lo hubiesen hecho con anterioridad si eran trabajadores oficiales con-
servarán esa categoría.
Esta clasificación se aparta de los tradicionales criterios funcionales y de natu-
raleza de la entidad para precisar la calidad del vínculo laboral y crear un
subsistema de personal, contrario al principio de la igualdad.
Así tenemos que en un hospital una auxiliar de enfermería que ingresó el 13
de abril de 1975 y su cargo estaba clasificado como trabajadora oficial, seguirá
siéndolo indefinidamente así posteriormente fuese directora del hospital, mien-
tras que su compañera que ingresó dos días después sería empleada pública y
no tendría derecho a las convenciones colectivas, ni a estabilidad.
Con el paso del tiempo todos los trabajadores del Sistema Nacional de Salud
serían empleados públicos, de libre nombramiento y remoción, sin derecho a
negociación colectiva, es decir el clientelismo podía cabalgar ahora a sus an-
chas en el sector salud. Estamos hablando de más de setenta mil trabajadores
de la salud del sector público y treinta mil del sector privado.
Precisamente la concepción de fondo de la teoría de los sistemas, va a chocar
con nuestra historia, instituciones y principios constitucionales.

187
MARCEL SILVA ROMERO

99o. Un gran esfuerzo para la negociación por rama


Pliego único o pliego unificado es la primera discusión llevada a la práctica en
una táctica de obtener la negociación por rama.
Se entiende único el pliego presentado a varios empleadores para ser negocia-
do entre el sindicato de industria y una comisión designada por éstos.
Mientras el unificado es la presentación de varios pliegos a los distintos patro-
nos de la misma rama, con un mismo contenido o al menos similar, para ser
negociado independientemente, pero coordinadas las posiciones y ofertas sin-
dicales en las mesas de negociación.
En 1973 hay paro unitario de la industria de la construcción.
«En el año de 1975 (mayo 5) se presentó también una huelga en la industria
del cemento que afectó a 12 fábricas en todo el país, que paralizó el 70% de la
producción afectando a la industria de la construcción por mes y medio. Los
trabajadores del cemento, agrupados en un sindicato único de industria
(SUTIMAC, filial de la CSTC), presentaron un pliego único de peticiones pero
finalmente negociaron separadamente por empresas logrando alzas salariales
entre el 20 y 34% y otras ventajas, cuando ya el gobierno había convocado
tribunal de arbitramento (14 de junio)»146.

100o. Todos los sectores sindicales se radicalizan sobre sus posiciones


originales
Estas tres grandes líneas de políticas laborales, (i) eliminación del derecho de
negociación de un gran sector de trabajadores estatales, (ii) restricción del
derecho de huelga para los trabajadores oficiales y privados y (iii) anulación
de la contratación colectiva con las denuncias y «contrapliegos» patronales,
obtienen la respuesta obvia:
Se fortifica la dirección de izquierda radical en los sindicatos.
Los trabajadores ven en los comunistas y en el sindicalismo independiente la
posibilidad honesta y combativa de defender sus derechos convencionales, sin
que esto signifique identificación con la política general de ellos.
La iglesia católica viene perdiendo el férreo control que inicialmente tenía en
la U.T.C. Los trabajadores del Valle con Tulio Cuevas a la cabeza se despren-
146
GONZÁLEZ, Fernán. Op. cit., pág. 129

188
FLUJOS Y REFLUJOS

den de los planteamientos tradicionales, arriban a la orilla de la participación


de los trabajadores y los sindicatos en política, además creen en la moviliza-
ción de las bases como una de las herramientas centrales del sindicalismo.
Pero definitivamente fuerzas revolucionarias y otras progresistas, como las del
M-19, influencian sectores importantes de ese sindicalismo que adoptan posi-
ciones de avanzada, por ejemplo en Santander donde se inicia un proceso de
unificación de las federaciones regionales más importantes, afiliadas a diferen-
tes centrales.
En líneas generales, no exclusivas, se desarrolla un proceso de acumulación de
fuerzas y de rechazo a los tribunales, recurriendo a la huelga como único me-
dio para resolver las aspiraciones reivindicativas.
Dentro de este proceso el gobierno del presidente López Michelsen crea ex-
pectativas e inicialmente ofrece un tratamiento distinto a las fuerzas de iz-
quierda. Reconoce en 1974 la personería jurídica de la CSTC fundada 10 años
atrás, de orientación del partido comunista, abortando de paso un proceso de
unidad que se estaba gestando entre ella e importantes sectores del sindicalis-
mo independiente y coloca en puestos claves del Ministerio funcionarios fa-
vorables al sindicalismo de izquierda.
Pero al mismo tiempo lanza tesis en contra de la estabilidad de los funciona-
rios del Estado y contra los derechos prestacionales de los trabajadores, al
asimilar sus prestaciones a chucherías y abalorios para cambiarlos por un sala-
rio integral. Lleva a la aprobación del Congreso los convenios 87 de 1948 y 98
de 1949. Las leyes 26 y 27 de 1976 (ver anexos) se convierten en la gran refor-
ma laboral colectiva en Colombia.
Pero por no dar por reformada la legislación laboral colombiana por los Con-
venios y por la continuación de las tres políticas centrales laborales, se acelera
el proceso de acumulación de fuerzas sindicales.
La huelga de los médicos de ASMEDAS en el ICSS se convierte en un punto
de ruptura del gobierno con sus intenciones de nuevo tratamiento a los traba-
jadores, especialmente por su concepción de que la «burocracia» impide el
buen gobierno».
El culmen de este proceso va a ser el paro del 14 de septiembre de 1977.

101o. Aprobación de los convenios sobre libertad sindical


En 1976 se logra la aprobación de los convenios 87 y 98 de la O.I.T., mediante
las leyes 26 y 27 de 1976.
189
MARCEL SILVA ROMERO

Pero ante la presión de los empleadores la Ministra de Trabajo demora en su


escritorio las dos leyes aprobadas por el Congreso para dejar vencer el térmi-
no constitucional de la sanción presidencial.
Ante esta treta el abogado Francisco Yesid Triana dirige un bien publicitado
memorial al presidente del Congreso solicitando sancionar las leyes, con lo
que logra, ahí sí, el apuro de la Ministra para que el presidente López les es-
tampe su firma. Más adelante, en Tunja éste va a declarar que esos convenios
son demasiado revolucionarios para poderlos aplicar.
Al fin se envía la nota de ratificación con muchas dudas creadas desde el pala-
cio presidencial sobre la conveniencia de remitirla a la OIT, por pensar preci-
samente que de aplicarse la teoría monista harían parte de la legislación a par-
tir de la misma fecha de su suscripción y remisión.
Es ahora el gobierno y los empleadores quienes plantean la teoría dualista, o
sea que se requería una normatividad posterior a las leyes que habían aproba-
do los Convenios para que entraran a formar parte de la legislación interna.
Recordemos la importancia de la discusión en los términos precisos y pedagó-
gicos de Von Potobsky y Bartolomei de la Cruz.
«La relación entre las normas y el orden jurídico interno de los países se plan-
tea como problema práctico a raíz de la ratificación de un convenio y la obli-
gación internacional de los Estados de hacer efectivas sus disposiciones. El
método a seguir a este fin depende, en principio, del sistema constitucional o
de la práctica vigente en cada país, que puede responder a dos doctrinas bási-
cas distintas: la monista y la dualista. Conforme a la primera, no existe una
separación entre el orden jurídico internacional y el interno, de modo que los
tratados, en este caso, Convenios de la OIT ratificados se incorporan
automáticamente al cuadro legislativo aplicable a cada país. Según la doctrina
dualista, el derecho internacional y el interno constituyen dos órdenes separa-
dos, debiendo los convenios ratificados ser objeto de un acto formal por
parte del legislador a los fines de su incorporación al derecho positivo del país.
Se trata de la adopción de otras normas, distintas de la ratificación, que pue-
den acompañar a ésta (inclusive en la misma ley) o dictarse con posterioridad.
Estas normas tienen por objeto convertir la cláusulas del convenio en legisla-
ción nacional, ya sea sancionando un texto nuevo en armonía con tales dispo-
siciones, modificando leyes existentes o derogando artículos o regímenes con-
trarios al instrumento ratificado»147

190
FLUJOS Y REFLUJOS

Al analizar la situación en cada país, recuerdan los mismos autores: «En Co-
lombia, el gobierno sostuvo ante la OIT en las décadas de los años cincuenta
y sesenta que un convenio ratificado tiene aplicación directa y supremacía
sobre la legislación común, pero la interpretación parece haber cambiado en el
sentido del dualismo»148. El Consejo de Estado aceptó la tesis monista en 1980.

102o. El paro del 14 de septiembre de 1977


Sin lugar a dudas es la movilización de masas urbanas más grande que se haya
dado en la segunda mitad del siglo XX.
Las principales fuerzas sindicales se nuclean en un Comité de Coordinación
(Consejo Nacional Sindical - CNS).
La tarea de coordinación sindical y unidad de acción conlleva un debilitamien-
to de los compartimientos regionales y nacionales del sindicalismo, abriéndo-
se caminos hacia procesos de unidad orgánica149.
Una gran franja del sindicalismo independiente no participa y se opone al
paro. El MOIR, el PC ML, el Bloque Sindical Independiente de Antioquia y
otros112. Sin embargo algunos no le dan ninguna consecuencia positiva al paro,
sin negar la participación popular150, otros le adjudicaron naturaleza dual151.
Las contradicciones entre las «casas» gobernantes tradicionales del país se en-
frentan por el manejo del poder lo que conlleva al apoyo de sectores conserva-
dores pastranistas al paro en contra del gobierno de López.

147
VON POTOBSKY, Geraldo W. y BARTOLOMEI DE LA CRUZ, Héctor G. La Organización
Internacional del Trabajo. Ed. Astrea. Buenos Aires, 1990, pág. 40.
148
VON POTOBSKY, Ibíd., pág. 41.
149
Gustavo Díaz Raga valora como la experiencia más importante de la CTC en el paro de 1977: «Lo
más importante fue el clima unitario que vivimos los trabajadores. Porque fuimos capaces de superar
la politiquería que nos tiene anarquizados. Rompimos esa falsa creencia que los afiliados de la CTC
no podíamos luchar hombro a hombro con los compañeros de las otras centrales. Fue un gran expe-
rimento»... «Por ejemplo durante la organización del paro, nos encontramos que algunas de nuestras
federaciones nos dijeron: no nos podemos unir con la CGT o con la CSTC. Entonces las visitamos y
discutimos el problema y comenzaron a trabajar con los equipos de las otras centrales» (ALAPE,
Arturo. Op. cit., pág. 127).
150
Fenasintrap, aglutinador de importantes sectores de servicios públicos, donde participan varias
fuerzas marxistas y tiene presencia significativa dentro del sindicalismo independiente y clasista se
opone también al paro.
151
«El PCN –paro cívico nacional– fue reformista, espontáneo y aventurero por el contenido político
de sus objetivos. No obstante fue una lucha revolucionaria por la magnitud de la confrontación y el
predominio de la violencia popular a nivel de masas». La cuestión Sindical. Impulsores C.I.S.,
Bogotá, septiembre de 1980.

191
MARCEL SILVA ROMERO

La participación de la población en barrios, juntas de acción comunal, con el


bloqueo de las calles, especialmente en Bogotá, determinan la profundidad, la
beligerancia y el dramatismo de la protesta.
El alcance y el grado de participación de la ciudadanía sorprende incluso a los
propios organizadores del paro.
Un alto grado de espontaneidad en la movilización pone al desnudo la gran
inconformidad del pueblo con la situación del país, la limitada percepción que
sobre aquella tenía la dirección del paro y la estrechez organizativa para cana-
lizarla por los grupos políticos que la impulsaron.
El contenido del pliego del paro cívico es general y no negociable inmediata-
mente. Resultados reivindicativos específicos no se obtuvieron.
Delgado nos recuerda uno de los ocho puntos del pliego: «e) plenos derechos
sindicales para los trabajadores al servicio del Estado (aplicación de las leyes
26 y 27 de 1976 que ratificaron los convenios 87 y 98 de la OIT, de junio de
1948 y junio de 1949, respectivamente)»152. Pero precisamente en esta materia
de libertad sindical, yerran la dirección y la asesoría jurídica.
Ricardo Sánchez señala como otra virtud del paro cívico de 1977 haber ayuda-
do, entre otros factores, a impedir la aplicación en Colombia del modelo
neoliberal monetarista con tanta intensidad como se hizo en Chile, Argentina
y Uruguay153.

103o. El decreto 1469 de 1978


Producto del paro el gobierno conformó una comisión de abogados, la mayo-
ría de trabajadores, para que se pusieran en vigencia los convenios y el resulta-
do fue el decreto 1469 de 1978 (19 de julio) que los reglamentó.
En los 70, Carvajal y Jaramillo vieron así el decreto: «Veintiocho años después
(septiembre de 1976), el Congreso de Colombia ratifica los Convenios de 1948.
«El Presidente Alfonso López Michelsen y el Ministro del Trabajo Oscar
Montoya plantean públicamente la tesis de inaplicabilidad de la ley por falta de
reglamentación. Voceros de las cuatro centrales obreras incurren en el error
de aceptar la necesidad de reglamentación previa para la plena vigencia de las
leyes (ver Carta del Consejo Sindical Nacional al Presidente López, 1977).
152
DELGADO, Alvaro. Política y movimiento obrero 1970-83. CEIS. Bogotá, 1984, pág. 145.
153
SÁNCHEZ, Ricardo. Las izquierdas en Colombia. Universidad Nacional.

192
FLUJOS Y REFLUJOS

«Estos mismos ciudadanos desaprovechan la oportunidad de promover el ne-


cesario respaldo de las bases obreras para una reglamentación que desarrollen
siquiera el espíritu de las leyes que tuvieron su vigencia treinta años atrás y
finalmente impusieron su línea burocrática de autosuficiencia habiendo salido
así a la luz pública el Decreto que nos permitimos comentar:
«Incongruencia del reglamento legal».
«La norma reglamentaria se aparta fundamentalmente del anterior espíritu le-
gal y se refiere a otros temas expuestos en 12 capítulos»154.
Todos los trabajadores tienen derecho, sin ninguna distinción y sin autoriza-
ción previa, de constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como
el de afiliarse a ellas con la sola condición de observar sus estatutos, redacta-
dos libremente, organizar su administración y sus actividades, formular su pro-
grama de acción y elegir sus representantes. Todo esto sin la intervención de
las autoridades públicas reza el convenio 87.
Pero los redactores del decreto 1469 (ver anexo) no podían concebir la auto-
nomía sindical plena sino que trataron de reglamentar las «naturales» desvia-
ciones tinterillescas que aparecen en las prolongadas y rutinarias prácticas del
manejo de normas procedimentales. También incurrieron en graves errores
de técnica que darán oportunidad a los abogados de empresarios de obtener la
nulidad de los pocos avances allí establecidos.

104o. Un asunto de formación


El contexto dentro del cual fueron formados la mayoría de los integrantes de
la comisión escogida por el gobierno fue el del control del Estado sobre las
organizaciones sindicales y tal comprensión fue aceptada totalmente por va-
rias generaciones incluso de defensores de los trabajadores. Para esta visión la
actividad se encaminaba a obtener normas que permitieran el desarrollo de la
acción sindical dentro de las políticas del momento, que evitaran los abusos y
atropellos de los funcionarios del Ministerio de Trabajo y su permanente agre-
sividad y caprichos contra los dirigentes y sindicatos que no pertenecían a la
UTC o a la CTC, pero no el de eliminar la intervención del Estado en los
sindicatos.

154
CARVAJAL SALCEDO, Adalberto y JARAMILLO ULLOA, Héctor. Nuevo enfoque del derecho
del trabajo. Publicaciones núcleo de acción social «NAS». Bogotá, 1978. Primera edición, págs.
219 y 220.

193
MARCEL SILVA ROMERO

De no entender toda una formación en un período concreto no podríamos


explicarnos, mas no justificar, que a través de un decreto que pretende regla-
mentar la autonomía sindical se aclare un procedimiento de inscripción de
juntas directivas sindicales por los inspectores del trabajo, cuando la norma
sustantiva (art. 371 del C.S.T.) sólo exige, para entrar en vigencia cualquier
cambio en ellas, que se le notifique al inspector y al patrono.
Es apenas obvio que un decreto desarrollando el Convenio 87 partiría del
supuesto que los inspectores de trabajo no podían en lo más mínimo entro-
meterse en ninguna inscripción o reconocimientos de juntas directivas, sino
simplemente de servir de testigos notariales de esos actos sindicales.
Pero si lo anterior es insostenible con mayor razón lo son las múltiples perlas
de este decreto, como por ejemplo el establecer el término de 6 días para que
los sindicatos le entregaran al inspector la notificación de los cambios totales o
parciales de junta directiva (art. 10) acompañada de una serie de documentos
absolutamente innecesarios. Sobra recordar cómo muchas juntas directivas no
fueron «inscritas» por los inspectores por no haberse hecho la notificación
dentro de los seis días siguientes a la elección de la nueva junta directiva.

105o. Se inicia la aplicación de las tesis monistas


Demandado el decreto por abogados empresariales obtuvieron la nulidad de
aquellos articulados que favorecían el derecho de asociación, quedando vigen-
te lo restrictivo para los trabajadores.
Pero de todas formas se obtuvo un pronunciamiento del Consejo de Estado
acogiendo la teoría monista155.

155
«...nuestra legislación no exige, fuera de los ya destacados, ningún otro requisito para que el
Convenio pueda ser considerado como ley interna esto es para que pase a ser parte integrante de la
legislación colombiana, pues la ley aprobatoria del convenio o convenios forma con ellos un solo
cuerpo, sin que sea posible pasar inadvertido que no existe precepto alguno constitucional ni legal
que exija, fuera de la ley aprobatoria de los convenios internacionales, otra que los desarrolle,
para que puedan regir dentro de nuestro derecho interno, como lo pretenden los demandantes,
pues como ya lo dijo la Corte Suprema de Justicia, en la misma sentencia citada en la demanda, los
tratados o convenios internacionales se equiparan a leyes internas «...tales actos, por la fuerza
obligatoria que el artículo 76, 18 del Estatuto Constitucional, son disposiciones legislativas espe-
ciales, que no pueden modificarse unilateralmente. Representan ordenamientos de índole singular
cuyo contenido coincide con el de convenciones internacionales que se llevan a término para ser
cumplidas con estrictez y buena fe. De ahí que no sea admisible sostener que la Constitución
después de mandar que los tratados deben cumplirse, tolere que un acto posterior del Estado los
desconozca. (Se subraya)».

194
FLUJOS Y REFLUJOS

106o. Los primeros pasos del neoliberalismo


La aplicación del modelo neoliberal sufrió diversos embates en Colombia. En
su forma monetarista más pura requiere la más absoluta represión y elimina-
ción de todas las fuerzas democráticas y populares tal como sucedió en Chile,
Argentina y Uruguay.
Desde el discurso del presidente López en 1976 en el Congreso de Cúcuta de
la Asociación Nacional de Economistas, reclamando la eliminación de las pres-
taciones sociales y la implantación del salario integral, se notificó al país de la
presencia de las tesis neoliberales.
Pero varios factores retardan las ambiciones neoliberales: (i) algunas posicio-
nes de los industriales, (ii) la respuesta del paro de septiembre de 1977, (iii)
los procesos unitarios sindicales, (iv) las movilizaciones campesinas, (v) y la
existencia de un movimiento guerrillero que se fortificaría ipso facto si se
diera golpe de Estado con o sin presidente institucional (caso Uruguay).
En materia laboral toman fuerza las agencias temporales de empleo, distintas
de las tradicionales bolsas que introducen el más «negrero» neoliberalismo.

107o. En un período de excesiva represión la autonomía sindical llega


a un nivel muy bajo
Uno de los gobiernos más represivos en todos los sentidos ha sido el de Julio
Cesar Turbay de 1978 a 1982.
Es de sobra conocido cómo el binomio Turbay-Camacho Leyva, general Mi-
nistro de Defensa, tenía como única herramienta la violencia y la tortura, ar-
mas claves para dominar la situación del país. El «Estatuto de Seguridad» se
halla en el museo de las normas más represivas y antidemocráticas de la histo-
ria colombiana, junto a «la ley de los caballos» y a la «ley heroica».
Un mes después de haberse posesionado como presidente de la República,
Turbay Ayala dicta el decreto 1923 del 6 de septiembre de 1978 por el cual
además de incrementar las penas por secuestro, rebelión, persigue sin escrú-
pulos cualquier actividad de protesta. Por ejemplo se prohibe trasmitir por
radio o televisión noticias «relativas al orden público, al cese de actividades o a
paros o huelgas ilegales...», o quien altere el pacífico desarrollo de las activida-
des sociales y en esos hechos se atente contra la vida o seguridad de las perso-
nas, tendrá una sanción de cinco años de prisión.

195
MARCEL SILVA ROMERO

Los comandantes de Brigadas, Fuerza Naval o Base Aérea, tras un procedi-


miento breve y sumarísimo impondrán «...arresto inconmutable hasta por un
año a quienes: a) Ocupen transitoriamente lugares públicos, o abiertos al pú-
blico, u oficinas de entidades públicas o privadas, con el fin de presionar una
decisión de las autoridades legítimas, ... de fijar en tales lugares escritos o dibu-
jos ultrajantes o subversivos»156.
Los paros cívicos, las huelgas, las movilizaciones en las ciudades y en el campo
son drásticamente reprimidos en un proceso donde no hay ninguna garantía al
derecho de defensa. Se penaliza nuevamente el ejercicio a la huelga de todos
aquellos a quienes la ley laboral no se la autoriza, es decir a más del 80% de los
trabajadores colombianos.
Los allanamientos a los locales sindicales, la tortura, la desaparición de diri-
gentes y activistas sindicales, la supresión de personerías jurídicas será la cons-
tante durante los años de gobierno del binomio Turbay - general Camacho.
En materia laboral no hay excepción a esta regla, la Corte Suprema de Justicia
continúa restringiendo al máximo las posibilidades legales de desarrollo de los
conflictos colectivos con su negativa a la retrospectividad de los laudos, la
reducción únicamente a aspectos de incremento monetario confundiéndolo
con el conflicto económico o de intereses y con la interpretación estrecha del
artículo 458 con la cual declaraba inexequible cualquier concesión no moneta-
ria a los trabajadores por parte de los árbitros.

108o. El debilitamiento de los estancos sindicales


Ante tan alto grado de represión en todos los campos y la vinculación a ella de
las direcciones de los partidos liberal y conservador, las férreas fronteras polí-
tico-partidistas sobre las que se estructuró la centralización del sindicalismo se
van diluyendo.
La atomización de los partidos liberal y conservador por el tratamiento dado
en el frente nacional, unida a una feroz política anticomunista impulsada des-
de EE. UU. que llega hasta los sindicatos sin importar su concepción política,
más la adopción de las políticas neoliberales antisindicales, rompen los víncu-
los de la CTC y la UTC con los dos partidos tradicionales, quienes a su vez no
156
El mismo artículo 7o. y el 12 disponen que los comandantes de las estaciones de policía con
grado no inferior al de capitán impondrán arresto inconmutable por un año a quienes «Omitan sin
justa causa prestar los servicios públicos a que estén obligados. O el auxilio que se les solicite por la
autoridad o por quien, amenazado en su vida o en sus bienes, lo requiera».

196
FLUJOS Y REFLUJOS

tienen ningún interés en el manejo del movimiento sindical, salvo para neutra-
lizar las acciones en el sindicalismo de otras fuerzas políticas y obtener respal-
do nominal en momentos de crisis.
En el XIX Congreso de la CTC reunido en Cali en mayo de 1980 se aprobó la
ponencia política donde se llama a la constitución de un partido obrero: «El
partido de los trabajadores. Una política de clase expresa un proceso de desa-
rrollo de la conciencia social de los trabajadores en marcha hacia la transfor-
mación de su pensamiento político, con la perspectiva de que en la construc-
ción de su propio aparato político no está haciendo otra cosa que hacer uso
del libre derecho, que igualmente tiene la burguesía, de dirigir los destinos de
la nación que en término de política, necesariamente lucha por alcanzar el
poder del Estado para modelar la sociedad a imagen y semejanza de los intere-
ses del pueblo y de los trabajadores en general, así como lo hacen los capitalis-
tas actualmente»157.
Cuando se inicia el proceso neoliberal en Colombia dirigido desde la presiden-
cia de la república en manos de liberales, importantes sindicatos de la CTC,
cuya dirección también se considera liberal, son golpeados sin compasión
política alguna (INSFOPAL - EMPOS y Puertos de Colombia) lo que de-
muestra el bajo grado de relación política entre ese partido y «su» Central.
La UTC en el XV Congreso de Medellín, en diciembre de 1980, definitiva-
mente, como confederación, va a soñar con un partido laboralista.
«Declara:
«Es necesario concentrar todos nuestros esfuerzos para lograr organizar el
movimiento obrero políticamente, de forma tal que su actividad social y de-
mocrática sea canalizada, orientada y dirigida por su organización política.
«Esta organización política, llámese partido obrero, laborista, o socialdemócra-
ta, debe ser el producto de un intenso trabajo de educación, politización y movi-
lización de las bases, en el que confluyan sindicatos y sus dirigentes, las distintas
corrientes y agrupamientos políticos que adhieran al programa, incluyendo los
científicos, los intelectuales, la juventud laboriosa y estudiosa, así como persona-
lidades y activistas de los partidos tradicionales que estén dispuestos a adherir a
nuestro programa. En este proceso de confluencia, la clase obrera, tiene que
disponerse a jugar el papel de vanguardia que le corresponde.

157
Conclusiones XIX Congreso de la Confederación de Trabajadores de Colombia. Cali, mayo 1980.

197
MARCEL SILVA ROMERO

«La constitución de este movimiento político es por fuera de los partidos tra-
dicionales y en oposición al sistema, los empresarios, y el régimen político que
los sostiene, para que pueda presentarse como una verdadera alternativa de
poder»158.
Sin embargo la dirección de la UTC inmediatamente termina el Congreso va a
desarrollar labores y emitir declaraciones para congraciarse con el régimen.
Esta contradicción refleja el grado de penetración de algunas fuerzas revolu-
cionarias y otras progresistas como el M-19 en los sindicatos de la UTC contra
las posiciones tradicionales de la mayoría de los miembros de la dirección
nacional. Fueron estas actitudes los preavisos de la crisis de la UTC donde un
sector mayoritario concurriría a la creación de la nueva central, mientras el
tradicional se debatía entre los comunicados de apoyo a los partidos y al go-
bierno, la crítica cada vez mayor de las bases y un proceso de corrupción
interna de gran magnitud.
Pero tal tendencia de rompimiento con los partidos no abarca a la CSTC cu-
yos vínculos con el partido comunista son el eje de su política, aunque en
repetidas ocasiones manifiesta su voluntad de desaparecer en una estructura
sindical mucho más amplia respaldada por otras organizaciones políticas.
De todas maneras la dirección de la CSTC es de orientación comunista y en
sus sindicatos hay más de medio millón de trabajadores quienes confían en la
dirección para conducir sus luchas reivindicativas, pero políticamente el res-
paldo de los trabajadores es ínfimo en las elecciones a las que concurre el P.C.
o frentes electorales más amplios donde participa.
Dentro del archipiélago de pequeñas fuerzas políticas que influyen en impor-
tantes sectores del sindicalismo no confederado, así mismo llamado sindicalis-
mo independiente, hay desde quienes pugnan por una central sin importar su
continuidad en la futura dirección, hasta aquellas posiciones que no admiten
desde ningún punto de vista una autonomía de los sindicatos que orientan con
sus directrices grupistas de corto y largo alcance, catalogando los llamamien-
tos confederales a la unidad o a la creación de un nuevo partido como una
simple treta de la burguesía contra los bastiones proletarios.
Pero de un momento para otro, sectores del sindicalismo independiente radi-
cal se encuentran con que tienen los mismos objetivos con otros sectores que
158
Conclusiones XV Congreso de la Unión de Trabajadores de Colombia. Medellín, diciembre
1980.

198
FLUJOS Y REFLUJOS

militan en la CTC, la CGT y la UTC. Ante esta realidad SINTRALCALIS –del


sindicalismo independiente– y FETRACAUCA de la CTC, convocan a un
encuentro de solidaridad y unidad de acción en Zipaquirá, donde acuden 174
organizaciones sindicales que incluyen importantes sectores de la UTC, de la
CGT, CTC, CSTC y del sindicalismo independiente.
Sus organizadores plantean la necesidad de un lenguaje y un propósito de
unidad. Reconocen que en el evento fueron muchos los puntos sobre los que
no hubo acuerdo y en unos pocos sí se dio el consenso, entonces el momento
es para apoyarse en los que los une. Con esta visión se crea una Coordinadora
de Protesta y Solidaridad «CPS» donde las determinaciones se tomen por una-
nimidad.
La coordinadora va a estar integrada por representaciones de Federaciones
que han demostrado un ánimo unitario y que están afiliadas a diversas centra-
les y al sindicalismo independiente159.
En esta mirada conjunta se comprobó que pese a las férreas fronteras en que
se habían enconchado sectores sindicales, las posiciones de recurrir a la fuerza
de las masas en las luchas reivindicativas invadían el espectro sindical y era
necesaria una coordinación, nueva y sorprendente para las conductas tradicio-
nales del sindicalismo, lo que de paso redundó en un respiro y un nuevo brío
para algunas posiciones políticas160.
Lógicamente no todos estuvieron de acuerdo. Un sector asistente al encuen-
tro aprobó la creación de la coordinadora pero dejó en claro que no la consi-
deraba como alternativa de unidad sindical, pues por el contrario la tarea del
momento era fortalecer el sindicalismo independiente para que se convirtiera
en punta de lanza que jalonara al movimiento sindical colombiano hacia tareas
superiores.

159
ASICUN, ASITLAN, FETRACUN, FENASINTRAP, FEDEPETROL, FENALTRASE,
FESTRAC, FETRACAUCA, FECODE y UTRASAN.
160
El Bloque Sindical Independiente de Antioquia, cuando explica su rompimiento con el sindicalis-
mo independiente y clasista, concluye: «De ahí que el problema no es de mero centralismo y menos
de crear en abstracto polos alternos a las distintas formas organizativas existentes y mucho menos
revivir a nuestro interior la ya caduca concepción de que el sindicalismo independiente es el no
confederado, olvidándonos que al interior de las confederaciones también se vive la lucha de clases
y desde hace un buen rato gran cantidad de sindicatos filiales de ellas no comparten las posiciones
patronales y gobiernistas de muchos de sus dirigentes, prueba de ello es la participación de sindica-
tos y federaciones en el Encuentro de Solidaridad, Protesta y Denuncia realizada en Zipaquirá y su
compromiso con las tareas emanadas de él, lo mismo que su trabajo en la Coordinadora de Conflic-
tos que de él surgió».

199
MARCEL SILVA ROMERO

Estas fuerzas reúnen meses más tarde un evento de corrientes, organizaciones


y dirigentes del sindicalismo independiente y conforman un organismo de
coordinación el CSNU y en agosto se reúne un foro nacional sindical.
Para otros la necesidad del momento no era el fortalecimiento del sindicalis-
mo independiente (no confederado) sino de la búsqueda de la unidad entre la
CSTC, sectores progresistas de la CTC, UTC y CTC y gran parte del sindica-
lismo independiente.
Los acuerdos de Zipaquirá correspondían en términos generales a lo que esta-
ba sucediendo en especial en Europa donde venía desdibujándose la noción
de «sindicato correa de transmisión entre el partido político y las masas» para
privilegiar las reivindicaciones gremiales y políticas de los trabajadores frente a
las políticas sociales de gobiernos de distintos partidos.
De todas maneras hallamos hacia 1981 la pérdida de la influencia de los parti-
dos tradicionales en el movimiento sindical en la medida que se rompían los
compartimientos tradicionales, situación claramente apreciada por Belisario
Betancur, abogado laboralista conocedor de la problemática sindical, quien
desde la presidencia va a tratar de darle un tratamiento distinto a los sindicatos
e influir sobre cualquier proceso unitario que ya se avizoraba. Más tarde el
nombramiento de Carrillo como Ministro de Trabajo e impulsor desde las
filas utecistas de una nueva central obedece a ese propósito.

109o. La prolongación de los conflictos


En la Corte Suprema de Justicia se palpa el momento vivido en el país y en el
sindicalismo para renovar la jurisprudencia.
Las tesis jurisprudenciales de la Corte Suprema de Justicia sobre la imposibili-
dad de los árbitros de decretar la retroactividad (más tarde retrospectividad)
salarial para los trabajadores entre la fecha del vencimiento de la anterior con-
vención colectiva o laudo y la expedición del nuevo laudo, conllevó a que los
empleadores hicieran un gran negocio demorando al máximo la solución del
conflicto colectivo.
Unos ejemplos de prolongación y tratamiento de los conflictos los encontra-
mos en los presentados entre la Flota Mercante Grancolombiana y UNIMAR.
Una convención se vence el 3 de julio de 1974 y el conflicto para reemplazarla
se resuelve con el laudo arbitral del 13 de junio de 1975 y la sentencia de

200
FLUJOS Y REFLUJOS

homologación se profiere hasta el 31 de octubre del mismo año. El laudo


quedará vigente por dos años hasta el 2 de julio de 1976.
El proceso para superar la convención colectiva firmada el 3 de noviembre de
1978 es indicativo. El pliego es presentado el 19 de agosto de 1980, la etapa de
arreglo directo se desarrolla del 8 de septiembre de 1980 al 4 de diciembre. La
conciliación dura desde el doce de diciembre de 1980 al 20 de enero de 1981.
El laudo sólo se profiere hasta del 5 de diciembre de 1981 y la sentencia de
homologación es suscrita el 19 de julio de 1982. Dos años donde las delibera-
ciones del tribunal de arbitramento corren parejas con una de las huelgas más
combativas y resistentes que se hayan dado en Colombia por parte de los
trabajadores de la Flota Mercante Gran Colombiana.
El siguiente conflicto es demorado también: 1o. Pliego 4 de diciembre de
1982. 2o. Arreglo directo 20 de diciembre de 1982. 3o. Etapa de conciliación
del 1 de febrero de 1983 al 1o. de marzo. 4o. Laudo 21 de mayo de 1984, y 5o.
Sentencia de homologación del 22 de septiembre de 1984.
Otro ejemplo es uno de los conflictos en la Electrificadora de Antioquia don-
de la conversaciones de arreglo directo se inician el 21 de abril de 1982, la
etapa de conciliación termina el 24 de junio, el Ministerio convoca tribunal
obligatorio el 30 de agosto de 1982, pero el laudo arbitral se va a expedir sólo
hasta el 24 de febrero de 1983 y la sentencia de homologación el 2 de septiem-
bre de ese mismo año.
Por ello la Corte analizó el 19 de julio de 1982 cuando se hallaba electo Belisario
y se sentían aires de apertura democrática: «Esa confusión entre la
retrospectividad con la retroactividad ha convertido la jurisprudencia de ho-
mologación en un colchón de garantía para la prolongación de los antiguos
costos laborales sobre una convención o laudos denunciados, permitiendo a
las empresas de servicios públicos menospreciar la negociación de los costos
salariales en las etapas de arreglo directo y conciliación y llevando a los sindi-
catos también al menosprecio del arbitramento obligatorio y a las huelgas de
hecho en los servicios públicos, que tanto desfiguran la juridicidad laboral,
que ponen en peligro la personería de los sindicatos y la estabilidad de sus
dirigentes y que en muchas oportunidades resultan más gravosas en su pérdi-
das que el mismo ajuste retrospectivo de los costos salariales desde la fecha del
fallo arbitral hasta la fecha de vencimiento que tenían señalados o el laudo o la
convención denunciados»161.
161
C. S. J. Sentencia de homologación Flota Mercante. Unimar. Julio 19 1982, mag. pon. César
Ayerbe Chaux.

201
MARCEL SILVA ROMERO

110o. El gobierno de Betancur, un trato distinto en materia sindical


Por ello, al subir a la presidencia Belisario Betancur se siente un alivio para las
organizaciones sindicales, al designar Ministro de Trabajo a Jaime Pinzón López
quien va a darle una orientación muy diferente a la política laboral y a las
relaciones con los sectores sindicales no confederados.
Hasta ahora se venía interpretando la ley en el sentido que a los 40 días de
huelga el Ministro obligatoriamente debía convocar tribunal de arbitramento
obligatorio. Pinzón López decide no ir en ese sentido, no convocar a tribunal
de arbitramento obligatorio al vencerse ese término, pues la huelga estaba
perdiendo su naturaleza de presión de los trabajadores para lograr mejores
condiciones de trabajo porque los patronos renuentes a negociar los pliegos
presupuestaban los 40 días de huelga, para así evitarse pérdidas y de contra-
partida acabar con los sindicatos que exhaustos por el cese del pago de sala-
rios debían regresar a laborar, derrotados, con gran desconfianza de las bases
hacia las direcciones.
Cuando el Ministro ya no asegura convocar el tribunal a los 40 días sino que la
huelga puede durar mucho más tiempo rescata un factor de presión de la
cesación de labores de los trabajadores y termina con las huelgas presupuesta-
das o prohijadas por el empleador por diversos motivos.
Claro que esta medida ministerial es muy importante para el derecho laboral
pero su incidencia dentro del clima social es muy poca precisamente por no
recurrir los trabajadores a la huelga legal, ni a los tribunales.

111o. Un viraje de la jurisprudencia


A partir de 1982, la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia al resolver
sobre los recursos de homologación va a dar un pequeño viraje con los si-
guientes criterios:
a) El límite temporal del laudo es el término establecido en el pliego de peti-
ciones162.
b) Sólo el sindicato puede iniciar el conflicto colectivo, desapareciendo la no-
ción jurídica de «contrapliego»163.
162
C.S.J. Sentencias de homologación de julio 24 de 1980 y septiembre 2 de 1983.
163
«El tribunal de arbitramento obligatorio incurre en un error de exigir al patrono que presente un
pliego de peticiones después de hacer la denuncia de la convención colectiva, para que puedan sus
puntos de vista... El Código Sustantivo del Trabajo no consagra en favor de los patronos el derecho

202
FLUJOS Y REFLUJOS

c) Recupera la noción internacional que el conflicto de intereses o económico


no se reduce exclusivamente a las peticiones monetarias de los trabajadores en
el pliego de peticiones y que tampoco son parte de un conflicto jurídico las
peticiones no traducibles inmediatamente en dinero, sino que es aquél que
surge para la modificación de la normatividad existente, bien sea para crear un
nuevo derecho, suprimirlo, desmejorarlo, superarlo, etc., mientras que el con-
flicto jurídico versa sobre la aplicación o interpretación de norma preexisten-
te: «Como se ha visto la competencia de los árbitros es plena para definir los
puntos económicos y jurídicos, contenidos en el petitum y que no pudieron
ser solucionados en el arreglo directo y la conciliación».
La información que nos trae la OIT al respecto: «En un número creciente de
países se clasifican los conflictos laborales en dos grandes grupos: conflictos
de derecho y conflictos de interés. Los conflictos de derecho o querellas jurí-
dicas se relacionan con la interpretación o aplicación de una norma preexis-
tente, por ejemplo, una ley o un contrato colectivo. Los conflictos de interés o
querellas económicas surgen cuando en el curso de las negociaciones colecti-
vas un sindicato presenta una nueva demanda, como por ejemplo la obtención
de remuneraciones más elevadas o de jornadas laborales más cortas. Otra dis-
tinción, originada en Francia, es la que existe entre los conflictos individuales
y los conflictos colectivos, distinción que sigue haciéndose en diversos países,
entre otros Bélgica y España, algunos de América Latina y los de habla france-
sa en África. En realidad se trata de una subdivisión dentro de los conflictos
de derecho, pues en la práctica los conflictos de intereses son siempre colecti-
vos.
«La adopción cada vez más amplia de la distinción ha tenido en la práctica
consecuencias considerables. El concepto en que se basa es que en un Estado
moderno sólo los conflictos de intereses pueden dar pie a huelgas o a otras
formas de acción directa, mientras que los conflictos de derecho han de ser
sometidos a la decisión de observancia obligatoria, de un tribunal de trabajo o
de otro órgano análogo»164.

a presentar pliegos de peticiones a los trabajadores. Son éstos poseedores apenas de su fuerza de
trabajo, quienes hacen peticiones al patrono, que dentro de la empresa aporta el capital». (C.S.J.
sentencia homologación Flota Mercante. Unimar, 22 de noviembre 1984, Mag. Pon. José Eduardo
Gnecco).
164
OIT. El Trabajo en el Mundo. Vol 2. Editorial Nueva Sociedad. Caracas, 1990, págs. 54 y 55.

203
MARCEL SILVA ROMERO

d) La competencia de los árbitros es plena y deben resolver todos los puntos


que no hayan sido acordados en la etapa de arreglo directo o conciliación,
teniendo como guía la equidad.
e) Consolida la retrospectividad salarial de los laudos entre la fecha de venci-
miento de la anterior convención o laudo y la suscripción del nuevo.
f) Reinterpreta con más amplitud el artículo 458 del Código Sustantivo del
Trabajo.
g) Le da una fuerza especial al principio de la congruencia en sus efectos de
citra petita, fallando sobre todos los puntos, no pudiendo conceder ni fuera ni
más allá de lo pedido, como contención a las facultades de los árbitros.
h) Para contener las posibles intromisiones de los falladores de homologación
en la solución de los conflictos resalta el principio de la autocomposición,
reduciéndose las funciones de aquéllos a cotejar los laudos con la Constitu-
ción y las leyes, sin poder reemplazar por ningún motivo las decisiones de los
árbitros.
i) Pero no puede sacudirse la herencia de que el efecto de la denuncia del
empleador es lograr la modificación de la convención anterior para el des-
monte de prerrogativas dadas a los trabajadores.

112o. La confusión jurisprudencial y el nuevo concepto de denuncias


parciales
1o. Si el sindicato denuncia y presenta pliego de peticiones el conflicto está
integrado por este último y los árbitros sólo se pueden pronunciar sobre los
puntos que no hayan sido acordados en las etapas previas.
2o. Si el sindicato no denuncia, ni presenta pliego de peticiones y el patrono
denuncia, no hay conflicto colectivo.
3o. Si el sindicato denuncia la convención y presenta pliego de peticiones y el
empleador denuncia la totalidad de la convención la negociación del pliego de
peticiones o el laudo arbitral no deben tener en cuenta lo pactado por las
partes en convención o laudo anterior. El conflicto lo integra el pliego de los
trabajadores y la denuncia patronal. Los árbitros pueden modificar todos los
puntos de la convención vigente.

204
FLUJOS Y REFLUJOS

4o. Si el sindicato denuncia la convención y presenta pliego de peticiones y el


empleador denuncia parcialmente la convención, la negociación del pliego de
peticiones o el laudo arbitral no está sujeta a lo pactado por las partes en
convención o laudo anterior. El conflicto lo integra el pliego de los trabajado-
res y los puntos de la denuncia patronal. Los árbitros pueden modificar los
puntos de la convención vigente pedidos en el pliego o en la denuncia parcial
del empleador.
5o. Se crea una ambivalencia. Los patronos no pueden presentar pliegos de
peticiones pero sí hacer denuncias parciales. Es una innovación equívoca. El
efecto es el mismo, no en referencia a la iniciación del conflicto donde sí hay
un avance, sino en cuanto a la denuncia del empleador como manifestación
que ata inexorablemente a los árbitros para decidirla en el laudo.
La consecuencia dada ahora a las denuncias totales es más devastadora para
los derechos de los trabajadores que la anterior concepción de los
«contrapliegos», pero totalmente desestabilizadoras de las relaciones laborales
dentro de las empresas y de manejo muy difícil por los árbitros a quienes se les
da una responsabilidad ilímite cuando lo acostumbrado era decidir únicamen-
te sobre los aspectos no arreglados directamente y dejar lo demás intacto.
Pero a pesar de estos cambios jurisprudenciales, la posición mayoritaria de
todos los sectores sindicales es no recurrir a ellos, fortificando los conflictos y
la autocomposición directa, salvo casos de extrema necesidad165. Pero a nivel
jurídico los abogados de trabajadores empiezan a asumir postura distinta.

113o. Algunas fallas en los procedimientos legales de negociación


Los conflictos colectivos, iniciados con la presentación de pliego de peticio-
nes de los trabajadores se estaban demorando al máximo. Una curiosa aplica-
ción de la ley se había impuesto:

165
Los trabajadores de la Texas, filiales de Fedepetrol, son abiertamente enemigos de los tribunales.
La empresa en la negociación de 1984 no presenta propuesta alguna ni en la etapa de arreglo direc-
to, ni en la conciliación, creyendo en la radicalidad de los dirigentes y empujando a SINALTRATEXAS
a la huelga para que declarada ilegal pudiera despedir la dirigencia y destruir la organización. Ana-
lizado el asunto, la directiva del sindicato, en los momentos más difíciles, con duras discusiones
internas, acepta el consejo de pedir la convocatoria del tribunal de arbitramento para desbaratar la
táctica empresarial. Esa decisión produjo sorpresa entre los afiliados y los sindicatos cercanos. Al
quedar frustrada así la intención empresarial la Texas entró a negociar inmediatamente pues un
tribunal de arbitramento de repente podría concederle a los trabajadores más de lo que ella estaba
dispuesta a hacerlo porque en actas no aparecía su posición frente al pliego, ni ofrecimientos que
serían un marco a los árbitros.

205
MARCEL SILVA ROMERO

a) Los «días» de negociación.


Cuando la ley establecía como término de la etapa de arreglo directo quince
(15) días, prorrogables por otros diez (10), en las mesas de negociación se
entendían como «día» únicamente cuando se reunieran las partes. La costum-
bre por lo general se dio en negociar tres (3) días a la semana con lo que la
etapa de arreglo directo se demoraba cinco (5) semanas, prorrogables por
otras tres (3). El mismo criterio se aplicaría para la etapa de conciliación.
b) La inutilidad de la etapa de conciliación.
Desde la ley 21 de 1920 se concibió la etapa de conciliación como la interven-
ción de terceros que le presentasen fórmulas de acuerdo a las partes.
Para los años 80, por lo general los conciliadores eran el presidente de sindica-
to y el jefe de personal, es decir personas que habían influido directamente
entre los negociadores de la etapa de arreglo directo y las reuniones de esos
conciliadores eran la continuación de las discusiones en aquella. Es decir, no
se cumplía con el espíritu de conciliación.
Además duraba quince (15) días más una prórroga de diez (10) por acuerdo de
las partes lo que significaba otros meses.
c) La demora en la elección de conciliadores.
Este era otro factor que dilataba las negociaciones. Después de terminado el
arreglo directo el sindicato o el patrono no designaban prontamente sus con-
ciliadores retardándose innecesariamente la iniciación de la segunda etapa.
d) La etapa «limbo».
Este término y esta actuación empezó a institucionalizarse en las negociacio-
nes, cuando fracasada la posibilidad de arreglo directo, alguna o ambas partes
recurrían ante el Ministerio de Trabajo para que citara a los negociadores de la
otra y obtener la mediación ministerial, antes del vencimiento del lapso para
declarar (30 días después de terminada la conciliación) o iniciar la huelga (2
meses de terminada la conciliación) en los pocos sectores donde sería legal.
e) Las costumbres.
Dentro de estas interpretaciones era apenas obvio que las negociaciones no
avanzaran pues un empleador al principio no se atrevía a hacer propuestas
cercanas al límite máximo que se había trazado. Debía tener en cuenta que

206
FLUJOS Y REFLUJOS

había una etapa de arreglo directo, una prórroga de la misma, una etapa de
conciliación, una prórroga de la misma, una prehuelga, la declaratoria de huel-
ga, una etapa limbo, etc. y en cada oportunidad debe ceder algo para que no
sea considerado intransigente.
Igualmente sucedía desde la parte sindical que debía «bajarse» de algo del plie-
go en cada una de esas oportunidades.
f) Hasta el último día.
Tanto para el sindicato como para el empleador era táctico pujar en las fórmu-
las de acuerdo hasta el último día de plazo dado por la ley para desarrollar
efectivamente la huelga.
g) Los conflictos sin solución.
Por la redacción de la norma las posiciones de los empleadores consistían en
considerar que el sindicato (s) mayoritario (mitad más uno) dentro de la em-
presa tenía derecho a votar la huelga o el tribunal de arbitramento y que por
tanto los sindicatos minoritarios (que no alcanzan a la mitad más uno) no
tenían derecho ni a la huelga ni al tribunal, no teniendo ninguna solución los
conflictos iniciados por ellos con la presentación del pliego de peticiones.
Por su parte, las posiciones jurídicas de los trabajadores consisten en que sólo
el sindicato (s) mayoritario puede votar la opción de huelga o tribunal y los
minoritarios no la tienen pero pueden recurrir a que su conflicto sea resuelto
por un tribunal de arbitramento. Para ellos la ley y la normatividad internacio-
nal reconocen como el objetivo principal de los sindicatos lograr mejorar las
condiciones de sus afiliados y firmar los acuerdos pertinentes. Por estas razo-
nes los conflictos de los sindicatos minoritarios deberían finalizarse con una
decisión arbitral.

114o. La ley 39 de 1985 una ley de avanzada


Al perder López Michelsen las elecciones de 1982 frente al candidato Belisario
Betancur, la dirección del partido, en manos de Ernesto Samper, decidió pre-
sentar una serie de proyectos de ley a nombre del liberalismo para que el pue-
blo lo viera nuevamente enraizado con las aspiraciones de las masas.
Entre tantos proyectos uno de ellos se refería a las negociaciones de los plie-
gos de peticiones, que no traía mayores reformas y así fue aprobado en la
Cámara de Representantes. Pero al llegar al Senado fue nombrado como po-

207
MARCEL SILVA ROMERO

nente Gregorio Becerra, hombre ilustrado, quien vio una buena oportunidad
para hacer algo de fondo por el país e invitó a las centrales obreras y a algunos
gremios a reunirse con él para incluir en el proyecto ideas e instituciones real-
mente de hondo calado.
Solamente un dirigente sindical, de la UTC, concurrió a la invitación.
Finalmente es aprobada la iniciativa como la ley 39 de 1985 y sus característi-
cas principales son:

I. Reduce todos los términos legales de negociación


La etapa de arreglo directo será de quince (15) días y una prórroga por diez
pero de común acuerdo las partes. Igualmente la huelga podrá efectuarse des-
pués de los cinco (5) días de su declaración y no más de treinta después. Ade-
más de los términos de arreglo directo y mediación se contarán los días segui-
dos, salvo los dominicales y festivos.

II. Elimina la etapa de conciliación y establece la de mediación


Al día siguiente de terminada la negociación y por diez días el Ministerio inter-
vendrá obligatoriamente para solucionar el conflicto. Institucionaliza la famo-
sa «etapa limbo» pero muy pronto se va a convertir en un obstáculo pues el
Ministerio no tiene los suficientes funcionarios debidamente capacitados para
realizar cabalmente la labor que la ley les impone.

III. Suprime la orden a los trabajadores de abandonar el sitio de


labor.
Así se evitan peligrosas situaciones que podrían generar declaratorias de ilega-
lidad de la huelga como acaeció en Industrias Metálicas de Palmira en noviem-
bre de 1979.

IV. Radica en los «trabajadores directamente comprometidos en el


conflicto» la votación de huelga o tribunal de arbitramento
Este punto merece una amplia explicación.

115o. Las reacciones frente a la ley 39 de 1985


Como era obvio, desde el mismo día en que se conoció la ley se abrió un
campo de confrontación.

208
FLUJOS Y REFLUJOS

Para los abogados de los empleadores los directamente comprometidos en el


conflicto eran todos los trabajadores de la empresa.
Si así se interpretaba la ley, incluso el sindicato (s) mayoritario perdía el dere-
cho a declarar en su asamblea la huelga para tener que convocar a todos los
trabajadores de la empresa, es decir a los no sindicalizados desde el gerente
hacia abajo.
Para los abogados de los trabajadores los directamente comprometidos en el
conflicto eran los afiliados a los sindicatos que hubiesen presentado pliego de
peticiones, eran los promotores del conflicto y los indirectamente comprome-
tidos serían los no sindicalizados.
La crítica que hicieron los abogados de los empleadores radicaba en que si se
adoptaba este punto de vista, en una empresa de mil (1000), diez (10) afiliados
a un sindicato de industria o de gremio podían hacer efectiva la huelga y cerrar
la fábrica con todas las protecciones legales del caso.
La noción de «directamente comprometidos en el conflicto» unida a la supre-
sión de la obligación de abandonar los huelguistas las instalaciones de las em-
presas, le daba a los conflictos una dimensión distinta y a la huelga un alcance
diferente. La polémica alcanzó gran intensidad académica y práctica, pero el
Consejo de Estado le dio toda la razón a la posición de la Asociación de Abo-
gados Laboralistas al Servicio de los Trabajadores, en 1991: «La expresión
«Directamente comprometidos en el conflicto»; se refiere a quienes lo hubie-
sen promovido, bien sean los sindicalizados o los no sindicalizados. En últi-
mas, todos los trabajadores de una empresa resultan afectados con la decisión;
pero no son todos los directamente comprometidos»166.
Pero más contundente es la sentencia de la misma Sección donde considera
un retroceso el darle derecho a votar la huelga a los «directamente comprome-
tidos en el conflicto»: «Significa lo anterior que si antes de la ley 39 de 1985 la
declaratoria de huelga correspondía a las mayorías y no era posible que un
sindicato minoritario pudiera decretarla, bajo la vigencia de esta ley, en un
retroceso legislativo inexplicable, se rompió con el principio de las mayorías y
se hizo posible que grupos minoritarios pudieran hacerlo, por lo menos en
algunos casos»167.
166
Pero al mismo tiempo advirtió que a esa fecha la disposición había sido derogada por el artículo
61 de ley 50 de 1990. (Consejo de Estado. Sección Segunda. Actor Alberto Escandón Villota, 8 de
abril de 1991. Cons. Pon. Clara Forero de Castro).
167
Consejo de Estado. Sección Segunda. Actor Armando Novoa García, 9 de septiembre de 1992.
Cons. Pon. Dolly Pedraza de Arenas.

209
MARCEL SILVA ROMERO

116o. El decreto 477 de 1986


Oficiando Jorge Carrillo, veterano dirigente sindical de la UTC, como Minis-
tro de Trabajo, se dictó el decreto 477 que trató de dar una interpretación
salomónica al término «directamente comprometidos en el conflicto»:
El sindicato (s) mayoritario votaría en asamblea la huelga o tribunal.
Los trabajadores no sindicalizados que hubiesen presentado pliego de peticio-
nes decidirán la huelga en su asamblea.
El sindicato (s) que no afiliase a la mayoría absoluta de los trabajadores de la
empresa no podría votar la huelga sino el tribunal de arbitramento obligatorio
y si no lo solicita el Ministerio de trabajo de oficio lo convocará.
La huelga o solicitud de tribunal deben decidirse dentro de los 10 días hábiles
siguientes a la terminación de la etapa de mediación.
Como era de preverse por los entendidos, la posición asumida en el decreto
477 no duraría por mucho tiempo, pues el único desarrollo reglamentario que
podía dársele al artículo 9 de la ley 39 de 1985 era acogiendo la interpretación
de los abogados de trabajadores.
Lo dispuesto en el decreto además de ser tímido socialmente era ilegal al acep-
tar que los sindicatos minoritarios no podían declarar la huelga. El Consejo de
Estado en la sentencia del 3 de septiembre de 1992 declaró «...la nulidad del
inciso segundo del artículo 1o. del decreto 477 del 11 de febrero de 1986
expedido por el Gobierno Nacional en cuanto dispuso que en el caso de los
trabajadores pertenecientes al sindicato o sindicatos directamente comprome-
tidos en el conflicto, no alcanzaren a reunir la mayoría de los trabajadores de
las respectivas empresas o establecimientos, no podrán declarar la huelga»168.
Se repite la misma constante como cuando se expidió el decreto 1469 de 1978.
Si algún gobierno le da posibilidades a abogados de trabajadores o dirigentes
sindicales de influir en la redacción de normas laborales, por el temor a la
reacción de los empleadores, o por simple formación vital de subordinación,

168
(Consejo de Estado. Sección Segunda. Actor Armando Novoa García, 9 de septiembre de 1992.
Cons. Pon. Dolly Pedraza de Arenas). Esta reproducción de la parte resolutiva de la sentencia se
hace por cuanto en algunos documentos se afirma lo contrario, que se mantuvo en la ley 39 y en el
decreto 477 el criterio de mayoría para declarar la huelga como se lee por ejemplo en sentencia de la
Subsección «B» de la Sección Segunda. Actor: Unial S. A., octubre 30 de 1997. Cons. Pon. Silvio
Escudero Castro.

210
FLUJOS Y REFLUJOS

no llegan a consagrar los derechos o todas las consecuencias válidas y permi-


sibles jurídicamente.
Pero mientras tanto durante el mandato de Betancur y de su ministro Carrillo
Rojas se podrían manejar los conflictos con base en el decreto 477, como
efectivamente sucedió.
Se convocaron muchos tribunales de arbitramento donde funcionaban sindi-
catos minoritarios que lograron fortificarse en este período.

117o. Los sindicatos mixtos


En el gobierno de Betancur se reconoce la personería jurídica a los sindicatos
mixtos, conformados por trabajadores oficiales y empleados públicos. En
Colombia son una de las expresiones más avanzadas de autonomía sindical.
Al analizar los efectos de la reforma de 1968 se advertía cómo a través de la
reforma de estatutos de los establecimientos públicos y de las empresas indus-
triales y comerciales del Estado, las juntas directivas, clasificaban a muchos
trabajadores oficiales que eran sindicalizados y venían beneficiándose de con-
venciones colectivas de trabajo, donde se pactaban cláusulas de estabilidad
superior a la ley, como empleados públicos, perdiendo su derecho a continuar
en el sindicato de trabajadores oficiales, a las prerrogativas de la convención
colectiva y pasaban a ser de libre nombramiento y remoción, pudiendo ser
desvinculados en cualquier momento y sin ninguna indemnización cuando el
cacique político así se lo pidiera a sus delegados en la junta directiva de la
institución, en el clásico funcionamiento del «clientelismo político».
De un sindicato de trabajadores oficiales con un alto porcentaje de afiliados
frente al total de personas vinculadas a la entidad se pasaba de un día para otro
a un número muy inferior. A los nuevos clasificados como empleados públi-
cos, si querían continuar agremiados, debían fundar una asociación de em-
pleados públicos con todos los problemas y dificultades inherentes al recono-
cimiento de la personería jurídica.
Así, la clasificación hecha por las juntas directivas de las entidades tenía triple
efecto: (i) poner el empleo de muchos servidores públicos en la guillotina de
una declaratoria de insubsistencia para posteriormente entregarles a sus reem-
plazos los recomendados de los políticos de turno (clientelismo), (ii) quitarles
derechos legales y convencionales a los nuevos empleados públicos y (iii)

211
MARCEL SILVA ROMERO

finalmente destruir o dejar tan averiadas las organizaciones de trabajadores


oficiales que pasaría mucho tiempo para su recuperación.
Lógicamente los sindicatos procedían a demandar ante el contencioso admi-
nistrativo esos actos de clasificación y después de muchos años obtenían fallos
favorables, cuando ya era casi imposible reconstruir su antiguo esplendor.
Estas actuaciones administrativas eran absolutamente atentorias contra el de-
recho de asociación y contra los Convenios de la Organización Internacional
de Trabajo que ordenan dejar a los trabajadores organizarse como quieran, sin
interferencia del gobierno o de los empleadores.
Después de la aprobación de los Convenios 87 y 98, en varias oportunidades
y en diversas entidades oficiales se habían creado sindicatos mixtos y los fun-
cionarios ministeriales negaban su reconocimiento. A su vez los administrado-
res al ver que tal clase de organizaciones no eran avaladas por el gobierno,
desataban represalias que iban desde la desvinculación de los fundadores has-
ta molestias en el desarrollo de las labores para aburrirlos.
Pero para algunos sectores sindicales estas clasificaciones como empleados
públicos y las reacciones patronales a la fundación de sindicatos mixtos eran
insostenibles.
Se le propuso a la Ministra Sanín de Aldana que elevara una consulta a la Sala
de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado sobre la legalidad de los
sindicatos mixtos y ésta respondió el 26 de octubre de 1982: «De manera que
tanto la legislación laboral como los convenios internacionales, ratificados por
el país, reconocen a empleados y trabajadores oficiales el derecho a constituir
sindicatos, sin más restricciones que las prescritas en la ley. Entre éstas no se
cuenta la prohibición de constituir o afiliarse a sindicatos mixtos de trabajado-
res oficiales, cuya existencia tiene fundamento en el derecho de asociación,
reconocido por la Constitución y la ley»169.
Las consideraciones expuestas en el concepto se pueden resumir así:
a) El derecho a constituir sindicatos, como también el de afiliarse a ellos, está
expresamente reconocido por la Constitución y sólo por motivos de orden
público se les restringe al ejército y a la policía.
169
Consejo de Estado. Sala de Consulta y Servicio Civil. Consulta Radicación 1.756. Cons. Pon.
Osvaldo Abella Noguera. Oct.\26\82. La Ministra de Trabajo no autorizó la publicación de este
concepto y por tanto no aparece en los «Anales del Consejo de Estado», pero sí facilitó una copia a
quienes le habían solicitado elevara la consulta.

212
FLUJOS Y REFLUJOS

b) La ley establece los requisitos indispensables para constituir sindicatos y no


pueden hacerse prohibiciones no establecidas en la ley.
c) Son viables los sindicatos mixtos porque, (i) la ley distingue claramente
entre empleados públicos y trabajadores oficiales, (ii) el código clasifica los
sindicatos como de base, de industria, de gremio y de oficios varios, (iii) la
causa jurídica del nexo entre patronos y los trabajadores en modo alguno cuenta
en esta clasificación de sindicatos, (iv) la ley no prohibe los sindicatos mixtos,
sino que por el contrario (v) admite como de la autonomía de la voluntad de
los empleados y trabajadores la posibilidad que conjuntamente constituyan
sindicatos que en el texto de la consulta se denominan mixtos.
d) La ley prohibe que en una misma empresa subsistan dos sindicatos de base,
no pudiendo existir uno de base de trabajadores oficiales y otro de base de
empleados públicos, si tal evento se presentare subsistirá el que tenga mayor
número de afiliados, debiendo recibir a los socios del minoritario.
e) Es verdad que el código se refiere a sindicatos de empleados públicos y
sindicatos de trabajadores oficiales, pero para determinar sus respectivas atri-
buciones sin que ello implique prohibición de los sindicatos mixtos.
f) Todos los argumentos anteriores se corroboran con los artículos 2º, 8º y 11º
del Convenio 87 de la OIT sobre libertad sindical, aprobado por la ley 26 de
1976 y el Convenio 98 sobre negociación aprobado por la ley 27 del mismo
año.
Pero como las interpretaciones tradicionales de control estatal a los sindicatos
no cedían un ápice, es ahora el ministro Pinzón López quien eleva nuevamen-
te la consulta, recibiendo la misma respuesta el 4 de agosto de 1983170.
Con este respaldo jurídico tan sólido y elevado y pese a la resistencia del tercer
Ministro del Trabajo Oscar Salazar Chávez, el gobierno171reconoce personería
al sindicato mixto de la Zona Franca Industrial y Comercial de Cartagena.
A partir de este último reconocimiento, los sindicatos del sector oficial reac-
cionaron positivamente y procedieron por decenas a constituirse en sindicatos

170
Consejo de Estado. Sala de Consulta y Servicio Civil. Consulta - radicación 1.944. Cons. Pon.
Abello Noguera. Ago.\4\1983. Igualmente el ministro no autorizó su publicación pero permitió a los
interesados el acceso a una copia.
171
Resolución 03935 del 10 de septiembre de 1985.

213
MARCEL SILVA ROMERO

mixtos, con suscripción de convenciones para los afiliados que tenían las ca-
racterísticas de trabajadores oficiales, exclusivamente.
Socialmente estos sindicatos mixtos responden a:
1. Son una necesidad frente al clientelismo generado por la reforma de 1968.
2. Son los primeros hijos directos de los Convenios 87 y 98 de la OIT, en la
aplicación de la autonomía de los trabajadores para organizarse como a bien
tengan.
3. Su legalidad reside en la teoría monista que los Convenios 87 y 98 de la OIT
dejan insubsistentes las normas del Código Sustantivo del Trabajo que los
contradicen.
4. Son un paso de acercamiento de los llamados empleados públicos a la nego-
ciación colectiva.
5. Son una demostración de la posibilidad de mejorar las prácticas restringidas
en el campo del derecho laboral colectivo si los trabajadores se empecinan en
lograrla.
En los términos kantianos, las condiciones de aptitud de universalización de la
libertad sindical imponen los sindicatos mixtos, rompen la tradición, saltan
sobre las sentencias adversas y finalmente se convierten en derecho positivo.
Los posteriores pronunciamientos judiciales y doctrinales contrarios a su exis-
tencia y necesidad, al controvertirlos, permitirán reafirmar los criterios inter-
nacionales de la autonomía sindical.
A partir del funcionamiento de los sindicatos mixtos ceden las clasificaciones
de trabajadores oficiales como empleados públicos al desaparecer la motiva-
ción más importante que tenían los directivos institucionales cual era la des-
trucción del sindicato que funcionaba en su entidad.
Por otra parte, aunque la ley le prohibía a los empleados públicos beneficiarse
de las convenciones colectivas, pero al estar agrupados en una organización
con los trabajadores oficiales, la fuerza para apoyar la negociación del pliego
era mayor y de todas formas, en la práctica, algunos beneficios convencionales
se le trasladaban a los empleados públicos al decretarlos por resoluciones o
acuerdos las juntas directivas o consejos superiores de las entidades, exigibles
hasta tanto no fueran anulados por el contencioso administrativo.

214
FLUJOS Y REFLUJOS

118o. La muerte y la barbarie. La coca


Desde la década de 1970 la siembra, cosecha y exportación de la marihuana
empezó a ser consentida, aceptada y apetecida por casi todos los sectores
gubernamentales, industriales, comerciales, políticos etc. El mismo gobierno
de López decide aceptar el ingreso de dólares por esta actividad y establece la
famosa «ventanilla siniestra» del Banco de la República donde a una persona le
cambian hasta 100 dólares que tuviese en su poder.
La economía nacional debido a estos recursos va a poder sortear muchos pro-
blemas que afectaron en esta década a otros países latinoamericanos.
La represión del alucinógeno llega con fuerza de los Estados Unidos hasta
que se acaba por la producción que empezó a hacerse en el país del norte.
Posteriormente Colombia se va a convertir en un país altamente eficiente y
competitivo con la producción y exportación de coca. Fabulosos e increíbles
capitales se amasan bajo esta actividad y las distintas capas sociales convierten
a los grandes narcotraficantes hasta de «barones», recibidos muy bien en los
ágapes oligárquicos. También recuperan, en los sectores del Valle, industrias,
dan empleo a muchas personas, fortifican la construcción en centros comer-
ciales, viviendas de precios exhorbitantes para los pudientes, lugares de diver-
sión, establos, zoológicos y en fin las tradicionales culturas pacatas de muchas
regiones, de un momento a otro son transformadas totalmente por la irriga-
ción del dinero del narcotráfico, las mujeres virtuosas pasan ahora a fáciles
doncellas en busca de un narcotraficante. En definitiva el poder económico se
convierte en político y todas las instancias de la vida institucional, presidencia,
ejército, policía, congreso, procuraduría, contraloría, etc. son penetradas sin
ninguna oposición.
Pero al mismo tiempo la pérdida de elementales valores como el respeto a la
vida, al derecho de asociación, a la dignidad humana, es prohijada por estos
nuevos dueños del país.
«Es importante destacar que de los años ochenta para acá, las estructuras de la
violencia se volvieron mucho más complicadas porque Colombia entra de
lleno en la vía de la droga, en una economía de tipo ilegal y violenta. En torno
a esos negocios, justamente por su ilegalidad altísima rentabilidad se confor-
maron verdaderas organizaciones del crimen: los llamados carteles o mafias
de la droga. Sobre el país cayó entonces una verdadera intervención, una ver-
dadera actividad de guerra por parte de los Estados Unidos, en torno a la

215
MARCEL SILVA ROMERO

represión sobre la actividad del narcotráfico. Todo esto en una amalgama de


contradicciones y complejidades sociales, culturales, políticas y económicas en
las que la sociedad colombiana vio surgir el sicariato en la juventud, donde los
jefes de los barrios populares, los armaron y los convirtieron en ejércitos de
sicarios»172.
«En verdad, los paramilitares son la expresión de un paraestado con bases
sociales y económicas claras. Con raíces políticas en el anticomunismo. Que
vincula sectores militares a su actividad y esgrime el militarismo y la doctrina
de seguridad nacional como sus ropajes ideológicos.
«Desde entonces nuevas violencias, la del paraestado y la de las masacres se
viven en Colombia. Su principal objetivo: eliminar a la izquierda, a sectores
populares de tradición de lucha, a demócratas de todos los partidos»173.
Hay una verdad a puño que nadie puede desmentir: la aplicación de la política
neoliberal exige la destrucción de las organizaciones populares que le pueden
hacer resistencia, a cambio exalta la autonomía de la voluntad individual y
procura una democracia entre el individuo y los aparatos institucionales y de
representación, no interferida por las organizaciones de izquierda o ‘populis-
tas’ a las que denigra y persigue en todos los campos.
Dentro de esta concepción neoliberal, lógicamente se hallan los grandes
narcotraficantes quienes expanden sus negocios donde demuestran una alta
eficiencia y competitividad. Son abanderados del libre comercio. Además sus
inversiones en extensiones inimaginables de tierras exigen la intimidación y la
muerte de los campesinos para que vendan o abandonen sus terruños. Cual-
quier forma de organización de trabajadores, campesinos, etc. es destruida
dentro de sus concepciones estratégicas.
Si a esto se agrega la violencia tradicional de los cuerpos de seguridad, de
empleadores y paramilitares, tenemos que el ejercicio del derecho de asocia-
ción en Colombia es acto suicida.
Señala la OIT en 1992: «A causa de la influencia de los carteles de la droga
se han producido en Colombia algunas de las más grandes violaciones de los
derechos humanos. Desde 1985 han muerto asesinados más de trescientos
sindicalistas y ha habido más de diez ataques con dinamita contra locales

172
SÁNCHEZ, Ricardo. Op. cit., pág. 100.
173
SÁNCHEZ, Ricardo. Op. cit., pág. 123.

216
FLUJOS Y REFLUJOS

sindicales. Impera un clima similar de violencia en varios países de América


Central»174.
«En Colombia, el clima general de violencia agudiza la debilidad general de los
sindicatos».

119o. El sindicalismo colombiano dentro de las tendencias mundiales


de unidad
Los fenómenos de politización partidista o grupista aguda van cediendo poco
a poco para llegar a la unidad orgánica de amplios sectores sindicales. Estos
procesos aunque no son típicos de Colombia, han sido respuestas históricas a
nuestras mismas condiciones y nuestro desarrollo político social, y sin saberlo
muchas veces son acciones coincidentes, o tardías, o reflejo de las decisiones
de los trabajadores de Europa dentro de sus realidades distintas a las nuestras,
pero todas cada vez más homogeneizadas por el desarrollo del capitalismo y
sus políticas globales.
«Durante muchos años se consideraba natural la relación preferencial de los
sindicatos con algún partido determinado, siendo siempre también aceptado
que los primeros eran dependientes o transmisores de los segundos en la esfe-
ra social. Las excepciones eran muy escasas, sobre todo en los países con va-
rias centrales donde cada una de ellas se alineaba –según los casos– con el
partido socialista, comunista o demócrata cristiano, pero también en los países
de central única, Alemania, Austria, o nórdicos, donde aún existiendo fraccio-
nes internas minoritarias comunistas o demócratas cristiana, las confederacio-
nes explicitaron siempre su vínculo con la socialdemocracia».
«Después del otoño caliente de 1969, en Italia las tres confederaciones esta-
blecieron un acuerdo de incompatibilidad entre cargos en la dirección sindical
y en los partidos y los parlamentos. Otros sindicatos como CC.OO. se inspira-
ron en esta experiencia para introducir esta separación a primeros de los años
ochenta».
«Las políticas antisociales de gobiernos de distintos signos propició el acerca-
miento mutuo de sindicatos, y esta incipiente unidad de acción evidenció la
relatividad de las diferencias ideológicas, y puso en primer término las afinida-
des en los planteamientos sindicales».

174
OIT. «El trabajo en el mundo». Op. cit., pág. 1.

217
MARCEL SILVA ROMERO

«Esta tendencia se ha consolidado con carácter general a pesar de que ni se


han borrado del todo las referencias de origen, ni ciertas diferencias culturales.
Pero los grandes sindicatos no se han pasado a las filas del apoliticismo».
«Lo que ha ocurrido es que se ha normalizado en toda Europa el funciona-
miento autónomo de los sindicatos, desdramatizándose, los desencuentros
puntuales o regulares con las fuerzas políticas antaño afines. Muchos sindica-
tos sintieron en carne propia que el partido hermano lo que quería era un
sindicato «primo» que le allanara el camino en la oposición y que una vez en el
Gobierno, se olvidaba del pariente pobre»175.
En Colombia va sucediendo algo similar pero frente a las Centrales antes
prohijadas por los partidos liberal y conservador, dado que los demás sectores
sindicales no han tenido acceso alguno al poder. Pero de todas maneras los
sindicatos de cualquier orientación política de izquierda van adquiriendo auto-
nomía. La política de masas no puede imponerse desde ‘afuera’ de los trabaja-
dores pues ellos son quienes en últimas la aprueban o la realizan.
El cuestionamiento a las mismas direcciones gremiales sobre la eficacia de su
conducta de proferir grandes declaraciones revolucionarias o políticas en ge-
neral, o aprobar elaborados programas de acción correspondientes a tácticas
nacionales, sin tener ningún arraigo entre las bases sindicales, poco a poco
obligan a dejar el endurecimiento de los estancos sindicales para adquirir im-
portancia la unidad por reivindicaciones sentidas de los trabajadores.
No puede confundirse el respaldo de los trabajadores a una acción gremial o a
una dirección sindical, con un apoyo político a las ideas o programas políticos,
o candidatos a corporaciones públicas de esas direcciones.
Estas actitudes de los trabajadores han conllevado a un retraimiento de las
organizaciones sindicales a la lucha por los pliegos de peticiones y a la confor-
midad con la suscripción de una adecuada convención colectiva.
Pero los vientos neoliberales empiezan a soplar con fuerza en Colombia y
obligan a muchos dirigentes a pensar en la unidad como el gran muro de
contención de las políticas de arrasamiento social. Quiérase o no, una inci-
piente conciencia de desarrollar una política antineoliberal recorre las reunio-
nes de direcciones y asambleas sindicales.

175
OIT. Op. cit., pág. 67.

218
FLUJOS Y REFLUJOS

En la Unión de Trabajadores de Colombia hay un gran sector unitario,


influenciado con diversas posiciones políticas, incluso las conservadoras de
Belisario Betancur, que sienten la necesidad de crear una central distinta, de-
mocrática. También la misma inquietud existe en algunos dirigentes de la CTC,
quienes coordinan con aquellos y con ese objetivo se acercan a los sectores
socialdemócratas de la Federación de Educadores de Colombia «FECODE»,
la organización más numerosa del país con más de 200.000 afiliados. Para
donde se incline FECODE estará la central más grande del país.
Pero en FECODE también inciden las demás fuerzas políticas de izquierda y
hay que contar con ellas para un proceso unitario de creación de una nueva
central, so pena de correr riesgos divisionistas de quienes son simpatizantes
de la CSTC y de quienes tienen una posición independiente.
Las prevenciones tradicionales contra los comunistas, engendradas durante
muchos años en el seno de la UTC y la CTC, tratan de impedir la inclusión de
la CSTC en ese proceso, pero era absolutamente necesaria su presencia para
construir una nueva central que realmente fuera democrática y no la quinta
central sindical del país.
Los acuerdos básicos entre esas tres fuerzas se refuerzan por el apoyo de otras
posiciones sindicales como Esperanza Paz y Libertad, PC-ML, A luchar, par-
tidos socialistas y troskistas. En ese momento nadie quería quedarse por fuera
del proceso, así tuviesen conciencia de su condición de minorías.
A pesar de tratarse más de una alianza de organizaciones políticas el proyecto
de la central unitaria, democrática y clasista va a ser recibido con entusiasmo
por las bases sindicales y las fuerzas democráticas del país. Una inmensa mani-
festación a mediados de 1986 por las calles céntricas de Bogotá prácticamente
consolida el proyecto.

120o. Sobre la densidad sindical


No es de primer orden establecer los porcentajes de afiliación sindical dentro
de la fuerza de trabajo en Colombia pues su utilización generalmente conlleva
a equivocaciones, salvo que se quiera tener como una fría estadística.
En las condiciones colombianas no señala absolutamente nada el porcentaje
de sindicalización frente al total de trabajadores, pues la estadística sobre den-
sidad debe establecerse sobre el número de sindicalizados frente al total de
trabajadores que laboran en sectores potencialmente sindicalizables. Por ejem-
plo, los trabajadores de servicios domésticos, por la misma esencia y condicio-

219
MARCEL SILVA ROMERO

nes de su labor no son número que integre el total para establecer la densidad
sindical.
La estadística que le sirvió de base a la ponencia para primer debate en el
Senado de la futura ley 50 de 1990 fue:
«El sindicalismo se encuentra cuantitativamente debilitado no obstante la ex-
celente calidad de muchos de sus dirigentes. El censo sindical actual muestra
un decrecimiento proporcional de afiliados, respecto de 1984. En efecto, las
estadísticas indican que: en 1984 la población económicamente activa era del
orden de 10.600.000, la población empleada era de 9.370.000 y la población
sindicalizada 873.442; y, en 1990 la población económicamente activa era de
12.000.000, la población empleada de 11.273.000 y la población sindicalizada
de 880.155. Para 1984 el 9.3% y para 1990 el 7.8% de la población trabajadora
estaba sindicalizada»176.
También los censos sindicales carecen de mayor valor, así sean muy utilizados
por casi todos los escritores de estos asuntos, pues existen con personería
jurídica muchas organizaciones que no tienen afiliados, que han desaparecido,
que no se les ha cancelado el registro sindical y no tienen ninguna vida real.
Muchas de éstas son revividas por fuerzas políticas únicamente para tener más
delegados a congresos o eventos para inflar su representatividad. En impor-
tantes congresos sindicales participan federaciones de sindicatos de trabaja-
dores sin empleador demostrando miles de integrantes, sin que ello sea cierto.

121o. LA C.U.T.
Abriendo grandes expectativas el 15 de noviembre de 1986 se reunieron cerca
de 1800 delegados y fundan la Central Unitaria de Trabajadores C.U.T.
Algunos autores, con gran regocijo, atribuyen la creación de la C.U.T. como el
producto de las luchas unitarias dadas desde 1977, de la crisis de las otras
centrales y del avance unitario de los movimientos sociales.
Pero uno de los factores más importantes es el progresivo abandono de los
partidos tradicionales a las organizaciones sindicales y de esta forma las direc-
ciones partidistas dentro de las centrales no le pueden ofrecer ninguna salida a
sus afiliados con el apoyo de los gobiernos.

176
Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Compilación de la Reforma Laboral. Bogotá, abril
1991. Primera Ponencia para debate, pág. 79.

220
FLUJOS Y REFLUJOS

La creación de la Central es el primer gran paso adelante de un proyecto uni-


tario. Pero precisamente los largos años de manejo partidista de las direccio-
nes sindicales no se van debilitar de un momento para otro en aras de una
desprevenida lucha reivindicativa. El hecho de crearse en la práctica más como
una Central por acuerdos de posiciones y grupos políticos, sus primeros años
de funcionamiento estarán en el filo de la amenaza de la división, en la agudi-
zación interna de las contradicciones.
Salvo el período de la república liberal de 1930 a 1945 donde dos partidos
políticos, el liberal y el comunista, compartían la dirección de la CTC, pero
teniendo en cuenta la inexistencia de contradicciones entre ellas de fondo, no
se había dado el proceso de estar presentes en la misma Central varias fuerzas
políticas, pues la historia reciente es el dominio total de cada una de ellas por
un partido político.
Este fenómeno no ha sido solamente colombiano: «En Grecia el sindicato
unificado era en la práctica una coordinadora de corrientes organizadas por
partidos políticos, con sus propios locales, prensa, etc. y a sus Congresos acu-
den sistemáticamente tanto el PASOC, Nueva Democracia, KKE, etc. con
sus propias listas. Algo parecido también ocurría hasta hace poco en la
ISTADRUT de Israel»177 nos cuenta el secretario internacional de CC.OO.
Un nuevo aprendizaje tendrán que iniciar los dirigentes confederales para
manejar una central pluripartidista y multipolítica. No hay antecedentes histó-
ricos para copiar el camino y los obstáculos internos para la convivencia entre
posiciones hasta hace poco contradictorias son evidentes. Para cada quien hay
un reto de mantener unida la Central pero tratando de sacar avante sus puntos
programáticos.
En ciertos lapsos prima la pugnacidad y las amenazas de división y en otros los
propósitos de enfrentar con éxito el neoliberalismo.
Esta verdad a puño va impedir la creación de un fuerte frente de lucha contra
el proyecto de ley del neoliberalismo destinado a destruir las conquistas de
estabilidad logradas en las tres décadas anteriores. Los llamamientos a dos
paros nacionales contra las arremetidas antisindicales terminan con contados
sindicatos de izquierda paralizando labores y en su conjunto como dos rotun-
dos fracasos.

177
COMISIONES OBRERAS. Op. cit.

221
MARCEL SILVA ROMERO

122o. La CTDC
La Unión de Trabajadores de Colombia había entrado en crisis por dos razo-
nes principales: una serie de sindicatos de gran envergadura como el del Insti-
tuto de Seguros Sociales y Sintrabavaria se habían desafiliado y habían confor-
mado la C.U.T.
Como segunda teníamos los agudos grados de corrupción a que había llegado
el Comité Ejecutivo liderado por Víctor Acosta y Santander Solano. El mane-
jo inadecuado de grandes sumas de trabajadores y cooperados, unido a otra
serie de faltas contra una correcta dirección de las luchas gremiales conlleva-
ron a que parte importante de dirigentes, entre ellos los de la federación de
trabajadores estatales «UTRADEC» decidieran crear otra central. El Movi-
miento Obrero Independiente y Revolucionario «MOIR» se unió a aquellos y
fundaron la Central de Trabajadores Democráticos de Colombia «CTDC».

222
CAPÍTULO V
PERÍODO A PARTIR DE 1987

La fundación de la Central Unitaria de Trabajadores “CUT”, la crisis de la


UTC, el reagrupamiento de sectores a los que no les atrae la nueva central y
que se unen a las fuerzas de la CGT en la creación de la CTDC, son el culmen
del proceso de organización sindical engendrado dentro del período anterior.

123o. La primera masacre sindical en aras de la descentralización


El presidente Betancur tenía como meta la elección popular de alcaldes que
era controvertida por variados sectores de la sociedad colombiana. Ya como
política de Estado la descentralización era una necesidad en medio de los avan-
ces del siglo y de la agitación cívico popular en las ciudades secundarias, pue-
blos y campos. Los paros cívicos son una constante en la década de los 80 con
reivindicaciones principalmente sobre obtención o mejoramiento de los servi-
cios públicos.
La ley 12 de 1986, por la cual se cede el impuesto a las ventas o el IVA a los
departamentos y municipios, al mismo tiempo le concedió facultades al Presi-
dente de la República para reformar, fusionar o liquidar las entidades descen-
tralizadas y suprimir sus funciones, o asignarlas a las entidades que se benefi-
cien con la cesión del impuesto, para asignar funciones a los Ministerios y
Departamentos Administrativos y para dictar normas sobre contratación y
régimen laboral de las entidades descentralizadas con el fin exclusivo de que
no se desvíen los nuevos recursos.
En su alocución del 17 de enero de 1987, Virgilio Barco va presentar su gran
proyecto de descentralización contenido en el decreto 77 de 1987, dictado en
uso de facultades extraordinarias, con la siguiente introducción: «Este año de
1987 tendrá un especial significado en la historia de nuestra vida institucional,
MARCEL SILVA ROMERO

porque en él han coincidido la iniciación de importantes cambios orientados a


fortalecer la provincia, y en particular su institución básica: el Municipio»178.
Y en ese día puso a soñar a Colombia: «Los municipios van a contar con
recursos, por ejemplo, para la construcción, ampliación y mantenimiento de
calles, puentes, carreteras, y caminos; centrales de transporte, plazas de merca-
do y plazas de feria; parques y campos de deporte; edificios para colegios,
escuelas, guarderías, ancianatos, puesto de salud e instituto de atención a los
enfermos mentales. También podrán los municipios atender la reforestación y
la defensa de las cuencas hidrográficas»179.
En el decreto, suscrito por Cesar Gaviria como Ministro de Hacienda, le asig-
na a los municipios la prestación de servicios de agua potable, saneamiento
básico, matadero público, aseo público y plazas de mercado.
La nación, a través del Instituto de Fomento Municipal «INSFOPAL» era la
mayor accionista de las empresas de obras sanitarias –EMPOS o ACUAS–
departamentales y municipales. En el decreto se ordena la liquidación del
INSFOPAL y la venta de los derechos que poseía en las Empresas de Obras
Sanitarias (EMPOS), en las Sociedades de Acueductos y Alcantarillados
(ACUAS) y en las Compañías de Servicios Públicos, prefiriendo en su orden a
los municipios, Departamentos, Intendencias y Comisarías.
La misma determinación toma con el Instituto Colombiano de Construccio-
nes Escolares (ICCE). También se transfieren a los municipios los servicios de
extensión rural y asistencia técnica directa que prestaban el ICA y el INCORA,
la construcción, mantenimiento y dotación de escenarios deportivos.
Al anunciar Virgilio Barco la liquidación de esas entidades, agregó: «En ningu-
no de ellos debe haber despidos por este motivo. A los trabajadores que vie-
nen cumpliendo con su deber y queden sin funcionamiento, se les asignará
otras responsabilidades productivas».
Pero ya en la reglamentación se dispuso: a los empleados públicos que se les
suprima el empleo tendrán derecho de preferencia a ser incorporados en aque-
llos creados de acuerdo con las necesidades del servicio en las plantas de
personal de las entidades que deban asumir funciones. Mientras que a los tra-

178
Departamento Administrativo del Servicio Civil. El estatuto de descentralización de la adminis-
tración Barco.
179
Alocución de Barco el 17 de enero de 1987.

224
FLUJOS Y REFLUJOS

bajadores oficiales al terminárseles el contrato de trabajo tendrán derecho a


ser incorporados o percibir una indemnización.
Al mismo tiempo se creó una comisión para el efectivo cumplimiento de las
disposiciones laborales del decreto integrada por cuatro altos funcionarios del
gobierno y un delegado de las organizaciones sindicales.
Al vender el INSFOPAL su participación accionaria en los Empos o en las
Acuas, la entidad territorial que las compra procede a crear una nueva persona
jurídica y niega la sustitución patronal.
Lógicamente la perspectiva de ser reincorporado en otra entidad no dejaba de
ser una bien redactada alternativa ineficaz porque la administración de las nuevas
entidades no vincularían a trabajadores cobijados por convención colectiva o
empleados antiguos sino personas con contratos a término fijo, o mediante
subcontratación. Así eliminan cualquier asomo del derecho de asociación y
negociación colectiva.
La presión que ejercen los administradores es de rápido resultado porque ante
la alternativa del desempleo inmediato y la posibilidad ilusa de un reenganche
en un futuro indeterminado, el trabajador acepta la indemnización y la liquida-
ción del contrato para cuando menos tener algún dinero con qué subsistir
durante unos meses.
La única excepción la constituyeron los directivos sindicales de la Empresa de
Obras Sanitarias de Ibagué S. A. EMPOIBAGUÉ que se negaron a marchar-
se.
El Instituto de Fomento Municipal «INSFOPAL» era accionista de
EMPOIBAGUÉ y al suprimirse por el decreto 077 de 1987, el número de
socios de éste se redujo a tres. En la asamblea de accionistas declararon la
disolución de la sociedad.
El municipio creó el Instituto Ibaguereño de Acueductos y Alcantarillados
S.A. IBAL S.A. quien asumió todos los bienes, instalaciones, derechos y debe-
res de EMPOIBAGUÉ, excepto los laborales.
Al solicitar la antigua empresa autorización de despido de los directivos ampa-
rados por fuero sindical, el Tribunal lo negó bajo el criterio: «En el caso sub-
exámine no ha desaparecido la empresa, simplemente se presenta un cambio
de empleador, como se infiere del objeto del nuevo establecimiento ‘Ibal’, de
la conformación de su patrimonio con los pasivos y créditos otorgados a
225
MARCEL SILVA ROMERO

Empoibagué S. A., por personas naturales y jurídicas y por la Nación, para


inversión o funcionamiento (fl. 157), y del Acta de Asamblea de Accionistas
(fl. 22), que hace relación a transferencia de bienes y funciones Ibal y la
revinculación a la nueva empresa del personal trabajador.
«Sobre el particular, es preciso traer al caso lo expuesto por la jurisprudencia:
‘mientras subsiste la empresa y no la sociedad a que pertenece se haya disuelto,
las relaciones de trabajo no sufren alteración... es la empresa y no la sociedad
lo que el legislador toma en cuenta para numerosas regulaciones, lo comprue-
ba el hecho de que al establecer las causales que le ponen término a la conven-
ción laboral, señala, entre otras, la liquidación o clausura definitiva de la em-
presa, sin mencionar la sociedad a que esta pueda pertenecer.’(G. J. VCI 1198)»180.
Del resto, en veintiséis empresas desaparecieron los sindicatos que en ellas
funcionaban181 dispersos en toda la geografía nacional. Los trabajadores acep-
taron el pago de las indemnizaciones y con algunos arreglos también fueron
desvinculados los directivos sindicales sin necesidad de recurrir a la acción de
permiso para despedir. En la comisión para el efectivo cumplimiento de las
disposiciones del decreto sólo se tramitó con algún éxito una solicitud, frente
a centenares de desvinculaciones que se dieron. Este fue el gran laboratorio de
las desvinculaciones masivas de los trabajadores a cambio de algunas sumas de
dinero. Si bien, tan pronto se expidió el decreto hubo alguna oposición y los
sindicatos convocaron a un paro nacional, lo cierto es que fracasó y la dinámi-
ca se enrumbó hacia el cumplimiento del objetivo propuesto por los redacto-
res de los decretos.
Un sector importante de trabajadores sindicalizados de casi 30 empresas fue-
ron desvinculados y exterminadas sus organizaciones.

124o. Auge de los paros cívicos


Lo perseguido por las normas o sea el aplacamiento de los paros cívicos con la
descentralización de los servicios públicos no lo obtuvo el gobierno de Barco.
Quizás la máxima expresión de estos movimientos se da en mayo de 1988
cuando «...miles de campesinos, cerca de 80.000 según la prensa se moviliza-

180
Sent. Tribunal Superior de Ibagué. Sala Laboral, julio 11/91 proc. Fuero sindical permiso para
despedir. Empresa de Obras Sanitarias de Ibagué S. A. «EMPOIBAGUÉ» VS. Jairo Rodríguez
Arenas. Mag. Pon. Elizabeth Galeano Ortíz.
181
En este número se incluyen sindicatos de empresa y seccionales del de industria.
SINTRACUAEMPONAL.

226
FLUJOS Y REFLUJOS

ron en los departamentos de Santander, Norte de Santander, Cesar, Magdale-


na, Sucre, Córdoba, Atlántico y Antioquia (falta Bolívar), y aunque no llega-
ron a los sitios previstos por sus organizadores, las capitales de los departa-
mentos, conmocionaron al país, tanto por su cantidad como por su inque-
brantable decisión de marchar a pesar de la expresa prohibición del gobier-
no»182

125o. Pasos hacia la centralización de las reivindicaciones


La negociación conjunta de los pliegos de peticiones presentados a los Hospi-
tales del Departamento de Santander (Sintrahospitalarios) y «Los convenios
sobre los parámetros generales» suscritos el 9 de abril de 1987 entre AUGU-
RA por una parte y SINTAGRO y SINTRABANANO por otra, en la Zona
Bananera de Urabá, son dos ejemplos demostrativos de la posibilidad de ac-
tuar por rama de actividad económica.
En efecto, la negociación de empresa por empresa, en más de un centenar de
fincas productoras de banano en el Urabá, significaría la utilización de enor-
mes recursos de todo tipo y un peligro para el orden laboral, pues la
radicalización de posiciones en una sola de ellas puede desestabilizar los acuer-
dos en todas las demás.
La concentración de la representación empresarial en AUGURA facilita enor-
memente la consecución de nuevos acuerdos, pues se dispone de una asesoría
y conocimientos más elaborados de los que tienen a su alcance cada propieta-
rio en particular.
Otro tanto sucede en los hospitales de Santander donde la asignación de re-
cursos, por lo general, está canalizada a través de la Secretaría de Salud del
Departamento.
Cada uno de esos dos ejemplos tienen diferentes modalidades, uno más con-
sistente jurídicamente que el otro, uno más antiguo que el otro, pero ambos
importantes en el desarrollo de la autonomía sindical.

126o. El avance del neoliberalismo


La ideología neoliberal, desde finales de la década de los 70, es adversa a la
legislación laboral a la que acusa de impedir el funcionamiento de los merca-

182
GUATINDOY, Felix. Las marchas de mayo. Colombia Hoy No. 58, junio de 1988, pág. 17.

227
MARCEL SILVA ROMERO

dos, acabar con el crecimiento económico, con el empleo y la distribución de


la riqueza.
«Desde finales del decenio de 1970 el viraje hacia posturas neoliberales en la
política económica y social ha llevado a poner en duda el valor de la normativa
laboral en su conjunto. Esas posturas reclaman una reducción de las atribucio-
nes del Estado, incluida su función ordenadora de la actividad económica, que
se considera esencialmente como un elemento de distorsión, contrario al buen
funcionamiento de los mercados y perjudicial para el crecimiento, el empleo e
incluso la distribución justa de la riqueza. La reglamentación del mercado de
trabajo no ha escapado al examen neoliberal.
«En los países industrializados, la opinión que apunta a la reglamentación del
mercado laboral y al Estado benefactor como causas principales del aumento
y de la persistencia del desempleo ha adquirido cada vez más peso. Se les culpa
de reducir los estímulos que animan a los trabajadores a buscar trabajo e im-
pulsan a los empleadores a crear empleos. Se les acusa, además, de imposibili-
tar el cambio estructural en la economía, al proporcionar una estabilidad exce-
siva al empleo. De ahí la consiguiente receta política de desreglamentar los
mercados laborales y reducir el alcance del Estado benefactor, en pos de unos
mercados laborales más flexibles al juego de la oferta y la demanda. De hecho,
esas directrices se han llevado a la práctica en varios países en los que existen
gobiernos neoliberales.
«La influencia de dichas opiniones no se circunscribe a los países
industrializados, pues se ha extendido a muchos países en desarrollo. Un fac-
tor importante en esa propagación ha sido el hecho de que la desreglamentación
del mercado de trabajo apareciese cada vez con más frecuencia entre las con-
diciones de los programas de ajuste estructural. Aparte de los argumentos que
habitualmente se utilizan en los países industrializados, se ha puesto también
de relieve el efecto distributivo negativo que produce la reglamentación del
mercado de trabajo al crear una aristocracia laboral.
«Junto a ese viraje ideológico, otros dos fenómenos han contribuido a poner
en tela de juicio las normas del trabajo. Uno es la creciente mundialización de
la economía, que ha hecho que en la retórica política se dé preferencia al fo-
mento de la competitividad internacional. Una idea extendida es la de que el
aumento de la concurrencia transnacional como resultado de la mundialización
acrecienta el empeño de reducir los costos, incluidos los costos laborales, y
flexibilizar el sistema de producción, con perjuicio para los niveles de protec-

228
FLUJOS Y REFLUJOS

ción alcanzados por las normas laborales. Se cree, además, que la movilidad
cada día mayor del capital acrecienta también la fuerza negociadora de los
empleadores frente a los gobiernos y a los trabajadores. Los gobiernos deseo-
sos de atraer y conservar inversiones extranjeras directas tienen que hacer
concesiones, y la posición negociadora de los trabajadores se debilita ante la
amenaza de renunciación de las empresas»183.
El gobierno de César Gaviria es el súmmum del neoliberalismo. Su grito de
«bienvenidos al futuro» en el acto de posesión tiene como máximas expresio-
nes las leyes 50 y 60 de 1990.

127o. Las propuestas laborales de los neoliberales en 1990


Aunque este estudio se refiere exclusivamente a la parte colectiva del derecho
laboral es necesario tomar en cuenta los aspectos centrales de lo individual
para ubicar más adelante las consecuencias de la ley en el derecho sindical.
Además, las propuestas de este sector afectan gravemente a los trabajadores
del Estado.

I. Propuestas frente a los trabajadores privados.


En el proyecto de ley se considera necesaria la modificación de la ley laboral,
fundamentalmente por:

a) Desajustes entre la realidad y los propósitos de las normas labora-


les existentes.
1º. Porque en lugar de asegurar la estabilidad de los trabajadores con más de
10 años de servicio, lo que logra el artículo 8o. del decreto 2351 de 1965 es que
los empleadores despidan a los trabajadores faltando unos meses o días para
cumplir ese período.
2º. Afecta la cantidad global del empleo.
3º. Desestimula la contratación de trabajadores permanentes.
4º. Incentiva despidos prematuros.
5º. Incrementa la contratación de trabajadores temporales.

183
LEE, Eddy. Mundialización y normas del trabajo. Puntos del debate. Organización Internacional
del Trabajo. Revista Internacional del Trabajo. Vol. 116, número 2, 1997/verano.

229
MARCEL SILVA ROMERO

b) El contrato de trabajo se ha convertido en una sucesión intermina-


ble de sorpresas para el empleador quien no sabe a cuánto ascienden
los costos.
1. La retroactividad de las cesantías como el mayor factor.
2. Los factores integrantes del salario.
3. Las pensiones, especialmente la pensión sanción para los afiliados al seguro
social.

c) La legislación es desueta:
1. Ha quedado al margen de lo que ocurre en la economía microempresarial,
campesina, informal, y en general, de la pequeña producción.
2. Se necesitan nuevas regulaciones a las condiciones de la apertura que ex-
pandan la producción, permitan conquistar los mercados internacionales e
incidan en la reestructuración del aparato productivo.

d) El propósito del proyecto.


1. Crear una herramienta para estructurar el proceso de apertura, con énfasis
en la exportación.
2. Reestructuración del aparato productivo.
3. Adecuación de las leyes del trabajo a la globalización.
4. Crear una estabilidad real de los trabajadores en sus empleos.
5. Generar nuevos puestos de trabajo.

e) Propuestas en lo individual.
1. Total desregulación laboral al proyectar que quien «habitualmente preste
sus servicios personales remunerados en un determinado ramo de actividades,
o a través de un establecimiento de comercio, o en ejercicio de una profesión
liberal, alegue el carácter laboral de su relación, deberá probar que la intención
de las partes fue el celebrar un contrato de naturaleza laboral y que la subordi-
nación jurídica fue la prevista en el artículo 2o., literal b) de esta ley y no la
necesaria para el cumplimiento de la labor o actividad encomendada».

230
FLUJOS Y REFLUJOS

2. Preferencia del contrato de trabajo a término fijo y eliminación paulatina


del indefinido.
3. Flexibilización de la jornada máxima de trabajo.
4. Variación del concepto jurídico de salario y restricción de los elementos
integrantes del salario.
5. Eliminación de la acción de reintegro después de 10 años de servicio e
incremento en la tabla indemnizatoria para quienes cumplan ese lapso.
6. Beneficio de no declaratoria de unidad de empresa durante 10 años después
de haber instalado una nueva factoría que cree empleo.
7. Salario integral para los altos empleos.
8. Regulación de las agencias temporales de empleo para ciertas labores.

f) En materia de derecho laboral colectivo en el proyecto se adujo:


I. Aplicación de los Convenios de la O.I.T.:
1. La personería jurídica se adquiere desde el momento de la fundación del
sindicato.
2. Pero para actuar se requiere el registro sindical.
3. Se deroga la prohibición de afiliar a los altos directivos de las empresas.
4. No hay provisionalidad de las juntas directivas.
5. Los sindicatos no están sujetos a la cancelación administrativa de sus
personerías.
6. Las organizaciones de segundo y tercer grado pueden asesorar a los sindica-
tos en las negociaciones.
7. Autorización legal para constituir subdirectivas y comités seccionales.
8. Legalización de los sindicatos mixtos constituidos entre trabajadores oficia-
les y empleados públicos.
9. Eliminación de la prohibición de participación sindical en política.
10. Supresión de la etapa de mediación.

231
MARCEL SILVA ROMERO

11. Definición de la titularidad del derecho de huelga regido por la ley de las
mayorías (modificación a la ley 39 de 1985).
12. Desarrollo del sindicalismo de industria:
«Así mismo se adiciona el nombre de los sindicatos de industria por el de
‘sindicatos de industria o rama de actividad económica’, de tal manera que se
amplía el concepto de sindicalismo de industria, referido no sólo a las activida-
des extractivas o de transformación, sino también a los demás sectores de la
actividad económica, como el comercial, agrícola, de servicios, entre otros».
Las centrales sindicales convocaron a la realización de un paro nacional, en
noviembre de 1990, contra este proyecto de ley. Fue un fracaso.
El adalid de esta reforma lo fue Alvaro Uribe Vélez, bien acompañado por
Fernando Botero Zea.
En el transcurso del debate parlamentario se continuaron imponiendo los cri-
terios neoliberales y así se refleja en las ponencias y sólo en algunas cuestiones
el Congreso modificó, entre otras de menor calado:
a) Redujo la propuesta del proyecto gubernamental de eliminar la presunción
de que toda relación de trabajo está regida por un contrato de trabajo en cual-
quier relación laboral, dejando la supresión cuando la prestación de servicios
es en ejercicio de una profesión liberal o en el desarrollo de un contrato civil o
comercial.
b) No eliminó totalmente la acción de reintegro pero la restringió a los traba-
jadores que al momento de entrar en vigencia la ley tuviesen más de 10 años
de servicio.
c) Estableció la prelación de créditos por salarios, prestaciones e
indemnizaciones.
d) Suprimió la pensión sanción para trabajadores particulares afiliados al ISS.
e) Volvió inane la protección legal contra despidos colectivos.
En la ponencia para segundo debate, Alvaro Uribe Vélez, bien apuntalado y
financiado económicamente por los empresarios antioqueños, reconoce (i)
que no se ha dado consenso alrededor el proyecto y se ufana, que a diferencia
de otros países, (ii) no se están proponiendo sistemas de deslaboralización de
las relaciones de trabajo, como las maquiladoras o ensambladoras, o las zonas
francas sin leyes laborales y (iii) que se fortalece el sindicalismo.
232
FLUJOS Y REFLUJOS

Finalmente se expresó en el Congreso que la nueva legislación deberá colabo-


rar en la meta de crear en Colombia entre 1990 y 2004 cinco (5) millones y
medio de empleos.

II. Propuestas y realizaciones frente a los trabajadores públicos


Por otra parte los neoliberales decidieron cargar contra las funciones protec-
cionistas del Estado, alegando la necesidad de adelgazamiento de la burocra-
cia, siendo la expresión de esta postura la ley 60 de 1990, que en su aspecto
esencial facultó al Ejecutivo, de manera genérica, para determinar las condi-
ciones de retiro del servicio de los funcionarios pertenecientes a las distintas
ramas del poder público.
En ejercicio de las facultades el gobierno expidió el decreto 1660 que creó
como nuevas causales de retiro del servicio la insubsistencia con indemniza-
ción y el retiro voluntario mediante bonificación.
Y quién dijo miedo: se inició un proceso de desvinculación masiva de trabaja-
dores públicos sin ningún antecedente en el país. La incidencia de estas políti-
cas fueron realmente nefastas para el derecho de asociación en Colombia.

128o. Análisis de la ley 50 de 1990 en derecho colectivo


En relación con el derecho laboral colectivo, las podemos resumir así:

I. Su esencia y su vocación política es el totalitarismo

a) Por su filosofía.
En una de las tantas ponencias, al expresarse la filosofía de la nueva ley, se
decía que «Pensar en forma clasista sobre el trabajo es empezar mal. El trabajo
lleva en sí un signo particular del hombre y de la humanidad. Cuando se ha
pretendido hacer del trabajo apenas un factor de contradicción de clase, un
recurso para la toma del poder, se ha incurrido en una reducción elemental. Al
igual que rechazamos la perspectiva utilitarista del trabajo arraigada en algu-
nos empresarios, economistas y tecnócratas, nos oponemos a las apreciacio-
nes trasnochadas formuladas desde una concepción trivial de la lucha de con-
trarios»184.

184
Ministerio de Trabajo. Compilación. op. cit., pág. 158.

233
MARCEL SILVA ROMERO

Comparemos esta postura con la visión de uno de los más destacados autores
laboralistas latinoamericanos:
«Dicho de una manera esquemática, muy simple, pero no por ello falta de
realidad, la sociedad, la sociedad civil, la sociedad global puede ser imaginada
de dos maneras: como un todo unitario sin fisuras, absolutamente unánime,
pulcro, en el cual hay un solo interés, del que todos forman parte, interés que
es representado de manera directa por el Estado; sociedades absolutamente
lineales, en las cuales el conflicto es una anomalía, una patología, que por
consiguiente debe ser exterminada. Frente a esta concepción que deja muy
poco espacio o ninguno, para el derecho de huelga, hay otra concepción, que
es una concepción pluralista de la sociedad que parte de la constatación de
que la sociedad no es un todo único, absolutamente armónico, y absolutamen-
te uniforme, sino que la sociedad, en la realidad de los hechos, está compuesta
por múltiples grupos, que van surgiendo y se van formando autónomamente,
más o menos espontáneamente. Grupos que se forman por razones deporti-
vas, políticas, religiosas, productivas, etc. Entre los grupos que se forman por
razones productivas están los grupos laborales: empleadores y trabajadores.
«Estos grupos, los grupos profesionales, tanto como los otros, los políticos,
religiosos, ideológicos, deportivos, culturales, etc. que se forman espontánea-
mente tienen a menudo intereses distintos, intereses contrapuestos y si esto es
así, es natural que haya un conflicto y es natural que haya determinadas medi-
das de canalización del conflicto»185.
Es decir hay dos grandes visiones de la sociedad, una que la concibe integrada
por muchos intereses en juego, con contradicciones, de cuyo enfrentamiento
sale fortificada la sociedad, donde son normales y necesarios los choques de
las distintas aspiraciones y pretensiones y la legislación crea los mecanismos
de solución de los conflictos que se engendran. Esta es la gran base del dere-
cho laboral y la democracia.
Pero también hay otra concepción que pregona en lo público o en lo privado
que en la nación entera, toda la población debe tener unos solos propósitos,
marchar al mismo redoble de tambor y bajo unas mismas banderas, tomándo-
se como extraña al cuerpo social cualquier disidencia de la concepción oficial
y a la ley sólo se le concede el papel de señalar cómo se extirpan los
185
URIARTE, Ermida. La huelga en el derecho internacional y comparado del trabajo. «Derecho
Laboral. Revista de doctrina, jurisprudencia e informaciones sociales». Tomo XXXIII, No. 160.
Octubre-diciembre, 1990. Montevideo, pág. 607.

234
FLUJOS Y REFLUJOS

contradictores, aunque permita la oposición transitoria dentro de la acepta-


ción de sus postulados básicos.
Precisamente aquí ubicamos la ley 50 de 1990. En la parte individual trata de
incrementar la concentración de riqueza y aumentar la pobreza. En la parte
colectiva restringe un real desarrollo del derecho de asociación exclusivamen-
te a los trabajadores cuyos contratos de trabajo sean a término indefinido, que
van desapareciendo paulatinamente en virtud de sus disposiciones y en la mis-
ma medida los sindicatos.

b) Por sus efectos reales.


La visión de fondo de la ley 50 de 1990 es totalitaria, no permite en la escena
social, económica y política del país el funcionamiento de los sindicatos, tolera
los existentes al momento de su expedición, pero a medida que se va llevando
hasta sus extremos la aplicación de sus mandatos derriba las fortalezas sindi-
cales.
La clasificación central de los sindicatos de trabajadores: (i) empresa, (ii) in-
dustria, (iii) gremio y (iv) oficios varios fue adoptada por el proteccionismo y
era funcional cuando los contratos de trabajo a término indefinido eran la
regla general y la excepción la constituían los trabajadores a término fijo, oca-
sionales o temporales.
Las agencias temporales de empleo, «verdaderos empleadores», según la ley,
por lo general son una oficina con un director, un computador y una secretaria
donde se reciben las solicitudes, se ubica el posible empleo y el aspirante asiste
para firmar un contrato como misionero. Los trabajadores misioneros así con-
tratados no pueden crear un sindicato de empresa porque no se conocen entre
sí, tampoco pueden integrar un sindicato de industria porque no son trabaja-
dores de las empresas usuarias y están siendo trasladados de una industria o
actividad a otra. Si pudiesen integrar un sindicato de gremio, realmente sería
inoperante para ejercer el derecho a la negociación colectiva.
En definitiva, poniendo a operar la ley en la realidad, les impide a los trabaja-
dores misioneros constituir sindicatos.
Los trabajadores trashumantes, como los cosecheros e iguazus, tampoco pue-
den conformar sindicato de empresa pues hoy están en un sitio laborando y al
mes en otro, mucho menos uno de industria. Los pocos sindicatos de gremio

235
MARCEL SILVA ROMERO

que han logrado constituir no tienen una verdadera vida precisamente por la
trashumancia que incluso es internacional.
Pero en general un trabajador contratado a término fijo no puede integrarse a
ninguna clase de sindicatos, porque su contrato no será revocado.

II. La flexibilización de la ley 50 hace impracticable el derecho de


negociación.
El derecho de asociación, derecho humano fundamental, tiene como una de
sus razones consustanciales obtener mejores condiciones de trabajo y si esto
les es prohibido o imposibilitado se niega su esencia, su necesidad e importan-
cia.
Pero la reglamentación del derecho de asociación, como los trámites del con-
flicto colectivo, consagrados en la ley laboral colombiana, están estructurados
sobre la noción de empresa, de sindicato de empresa y de trabajadores contra-
tados a término indefinido.
Presentado el pliego de peticiones, la ley anterior le daba un plazo de 5 días al
empleador para iniciar la etapa de arreglo directo con una duración de 15 días
más una prórroga de 10 de común acuerdo, posteriormente 10 días para de-
clarar la huelga, pero un tribunal de arbitramento en caso de agilizarse al máxi-
mo su convocatoria, reuniones y expedición del laudo, dura mínimo tres me-
ses. A pesar de la reducción de términos de la ley 50 (20 días calendario la
etapa de arreglo directo), el efecto será el mismo, pues con los nuevos plazos
el trámite del conflicto, si no hay acuerdo, incluirá la convocatoria de un
tribunal, el nombramiento de árbitros, su posesión y los días de deliberación,
para un total aproximado de seis (6) meses, lapso muy superior a la labor de
recolección de los cosecheros, o al plazo usual de los contratos a término fijo
o de los misioneros de las empresas temporales del empleo. Cuando se termi-
nase el conflicto colectivo ya estarían lejos de la respectiva empresa el cose-
chero, el temporal y el misionero, dejando sin efecto práctico el posible laudo
arbitral que los beneficiase, insinuándole al empleador la táctica de evitarse el
encarecimiento de la mano de obra con la simple demora de los trámites del
conflicto colectivo. Para estos trabajadores queda así demostrada la inefectividad
del procedimiento de negociación de pliegos de peticiones consagrado en la
ley colombiana.
La norma exige que los negociadores del pliego deben ser trabajadores al
servicio de la empresa. Para que un sindicato pudiese negociar una conven-
236
FLUJOS Y REFLUJOS

ción colectiva para los trabajadores trashumantes donde se fijase la suma a


pagar a cada uno por arroba del producto recogido y las demás garantías labo-
rales y de seguridad social, tendría que presentar el pliego e iniciar la negocia-
ción mucho antes de la contratación de sus afiliados para que cuando ellos
ingresaran a laborar ya estuviesen pactadas las condiciones, lo que como he-
mos visto impide la norma.
Además, si se pudiera negociar un pliego de peticiones en el lapso que los
temporeros estén laborado, con tantos requisitos legales para el trámite del
conflicto, cuando se definiera ya no habría trabajadores por terminación de la
actividad para la que fueron contratados.
Esta ley 50 elimina el proteccionismo en la parte individual del derecho labo-
ral, introduce al máximo la flexibilización y la precariedad pero en la parte
colectiva deja vivas las consecuencias del proteccionismo y lo perfecciona, lo
que va a dar por resultado la imposibilidad real de desarrollar el sindicalismo.
Así las normas regulatorias son inoperantes para la inmensa mayoría de traba-
jadores reduciendo la posibilidad de sindicalización exclusivamente a los anti-
guos trabajadores que tuviesen contrato de trabajo a término indefinido que
paulatinamente van desapareciendo.
Y las leyes vigentes no garantizan ninguna protección efectiva para los traba-
jadores desvinculados por ejercer el derecho de asociación. La denuncia penal
no cumple ningún objetivo, ni el proceso subsiguiente es coercitivo para los
empleadores que así proceden.
Surge una pregunta, ¿si una persona decide ejercer un derecho protegido por
la Constitución como es el de asociación por qué debe perder la vida o el
empleo? Pero es más, ¿por qué la ley 50 estimula estas conductas?
Miremos desde otro ángulo el asunto:

III. En sí misma lleva el germen de la negación de sus objetivos


Dos de los objetivos trazados a la futura ley tanto en el proyecto gubernamen-
tal como en las ponencias de los debates, encontramos: a) lograr una verdade-
ra estabilidad de los trabajadores, b) permitir el reacondicionamiento de la
estructura empresarial a las condiciones de la globalización.
No hay lugar a discusión. El derecho laboral no puede entorpecer directa o
indirectamente el desarrollo económico que consolida y amplia las relaciones
laborales, por ser su fuente de existencia.
237
MARCEL SILVA ROMERO

Los avances científicos y tecnológicos dejan desfasadas las normatividades


laborales y ese proceso es connatural al capitalismo.
Marx y Engels así lo señalaron: «La burguesía no puede existir sino a condi-
ción de revolucionar incesantemente los instrumentos de producción y, por
consiguiente, las relaciones de producción, y con ello todas las relaciones so-
ciales.
«La conservación del antiguo modo de producción era, por el contrario, la
primera condición de existencia de todas las clases industriales precedentes.
Una revolución continua en la producción, una incesante conmoción de todas
las condiciones sociales, una inquietud y un movimiento constantes distin-
guen la época burguesa de todas las anteriores»186. Pero debe distinguirse rigu-
rosamente cuándo los cambios científicos, técnicos, tecnológicos, etc. exigen
reacomodo de las instituciones laborales, de cuándo la modificación de las
leyes no obedece a esa necesidad sino que se imponen con el único propósito
de permitirle a los empleadores obtener mayores ganancias a costa de los de-
rechos de los trabajadores.
Unas son las razones de tipo económico, científico, técnico, estructural, o análo-
gas de las empresas y en general cambios desarrollados que han dejado sin
base a una serie de instituciones tradicionales del derecho laboral y otras dis-
tintas las de origen eminentemente político donde pesan principalmente la
voluntad de quienes tienen el control del Estado y de la sociedad para derrum-
bar el derecho social.
No hacer esta distinción adecuadamente y reunirlas todas en un solo paquete
conllevan a análisis equivocados sobre las perspectivas del derecho laboral y a
presentar propuestas ruinosas para un país y para sus trabajadores.
Efectivamente la normatividad laboral debe ponerse a tono con los avances ya
descritos y los sindicatos pueden y deben tomar la iniciativa de los cambios,
pues cuando no lo hacen le abren el campo a las avanzadas más reaccionarias
del capital.
Pero la ley 50 de 1990 hace tábula rasa de las diferentes situaciones y condicio-
nes; sin importarle en lo más mínimo si los propósitos del empleador son
responder a los cambios para poder subsistir y desarrollarse, o sencillamente

186
MARX, Carlos y ENGELS, Federico. Manifiesto del Partido Comunista. Obras Escogidas. Tomo
I. Editorial Progreso. Moscú, 1973, pág. 114.

238
FLUJOS Y REFLUJOS

son para ahorrarse dinero despidiendo trabajadores antiguos y enganchar otros


sin amparos legales o convencionales. La ley le ordena al Ministerio de Trabajo
autorizar los despidos colectivos de trabajadores bajo supuestos de hecho tan
amplios que lo único a hacer por parte del empleador es alegarlos para obte-
ner una decisión administrativa favorable. Las hipótesis legles son demasiado
laxas:
1. Necesidad de adecuarse a la modernización de procesos, equipos y sistemas
de trabajo que tengan por objeto incrementar la productividad o calidad de
sus productos.
2. Para la supresión de procesos, equipos o sistemas de trabajo y unidades de
producción o cuando estos sean obsoletos, o ineficientes, o que hayan arroja-
do pérdidas sistemáticas, o los coloquen en desventaja desde el punto de vista
competitivo con empresas o productos similares que se comercialicen en el
país o con los que deba competir en el exterior.
3. O cuando se encuentre en una situación financiera que lo coloque en peli-
gro de entrar en estado de cesación de pagos, o que de hecho así haya ocurri-
do.
4. Por razones de carácter técnico o económico como la falta de materias
primas.
5. U otras causas que se puedan asimilar en cuento a sus efectos.
6. En general los que tengan como causa la consecución de objetivos similares
a los mencionados.
No estableció la ley un procedimiento posterior al despido colectivo a través
del cual se constatara si los supuestos propósitos de la norma se cumplieron y
sancionara a quienes le han hecho fraude. La ley 50 de 1990 creó una patente
de corso para que las empresas no cumplan función social alguna y consagró
un mecanismo de burla a sí misma pues esta laxitud con los empleadores no
conlleva ni a permitir el reacondicionamiento de la estructura industrial, ni a la
estabilidad de los trabajadores.
Estas disposiciones, propias del capitalismo salvaje, no han generado en el
país más empleo ni nuevas fuentes de trabajo. Han significado en muchos
casos el despido masivo de trabajadores como el paso previo para desmantelar
empresas y llevarse los recursos para el exterior.

239
MARCEL SILVA ROMERO

El resultado para el país hubiese sido distinto si la ley 50 de 1990 recogiese los
principios y procedimientos establecidos en el Convenio 158 de la Organiza-
ción Internacional del Trabajo, donde la organización sindical tiene el derecho
a la información, a la discusión con el empleador y a proponer fórmulas que
amortigüen el impacto del desempleo.
La participación de los trabajadores en estos procesos de modernización o
adecuación permitiría controlar el fraude de los capitalistas salvajes para quie-
nes la empresa es un negocio en que se invierten unos dineros, se pagan unos
salarios y se extrae el más alto porcentaje de ganancias, sin importar las conse-
cuencias sociales.
En muchas ocasiones la oposición de los trabajadores sindicalizados a los des-
pidos colectivos es el único esfuerzo que se hace en Colombia por impedir el
desmantelamiento de fábricas e industrias y retener en nuestro país parte de la
riqueza aquí generada.

IV. Permite y prohíja el desconocimiento de la dignidad humana de


los trabajadores.

a) La época de los amos y siervos, con los prepotentes e inhumanos


capataces, ha regresado.
Quizás lo más grave de la ley 50, ni siquiera es el efecto en las condiciones de
trabajo, sino la destrucción de la dignidad humana de los trabajadores.
La ley 50 predica la autonomía de la voluntad de los trabajadores individual-
mente considerados, impide su agremiación, termina con el proteccionismo
de la ley y deja impotente al obrero frente a los designios y caprichos del
capitalista y sus agentes.
La ley 50 cercenó derechos y estableció mecanismos permisivos de la viola-
ción de los más elementales derechos humanos.
1º Eliminó la retroactividad de las cesantías para los trabajadores que ingresa-
ran a laborar a partir de la entrada en vigencia de la ley, pero autorizó a los ya
vinculados a renunciar a ellas y pasarse a un fondo de cesantías.
2º En este mismo proceso el trabajador con más de 10 años de servicios al
momento de empezar a regir la ley sigue teniendo derecho a la acción de
reintegro por despido sin justa causa y sin tal protección quedan quienes no
cumpliesen ese tiempo de servicio. La ley presumió que cuando el trabajador
240
FLUJOS Y REFLUJOS

renuncia a la retroactividad de las cesantías, también lo hace con la acción de


reintegro.
3º Al abrirle las puertas al contrato a término fijo por períodos mínimos, la ley
deja al trabajador inerme frente a las presiones de los agentes del empleador,
pues cualquier reclamo, la expresión de cualquier inconformidad sobre las
condiciones de trabajo o sobre el trato personal, significa automáticamente la
no renovación del contrato, con sus secuelas de desempleo y peligro de super-
vivencia del trabajador y su núcleo familiar.
4º El despedido, el cesante, al no renovársele el contrato de trabajo, reducido
por la perspectiva del hambre y las vicisitudes de la vida, se ve obligado a
aceptar cualquier suma a título de conciliación, en cuantías muy inferiores a
las que les correspondería legalmente.
Así, el manjar para el jefe de personal inescrupuloso le fue bien servido por la
ley 50. Basta con presionar a los trabajadores para que renuncien a la
retroactividad de las cesantías y consiguientemente a la acción de reintegro. O
con una buena vigilancia o métodos de espionaje limpian la empresa de posi-
bles inconformes no prorrogándoles los contratos.
Para que los trabajadores corran a renunciar a sus derechos los empleadores
utilizan presiones que van desde el pago de una bonificación hasta el aislar al
operario de su labor y de sus compañeros, para rebajarle el salario promedio
de liquidación antes de desvincularlo.
Ahí, en esos momentos toda la valentía y la gallardía de nuestros trabajadores
se ve reducida a cenizas, su dignidad se ve atropellada. Son muchas las grandes
empresas que se hallan en estas prácticas hoy en día con agentes inescrupulosos
que creen estar cavando la tumba al derecho laboral pero en la práctica lo
están haciendo es con la patria.
El sicariato laboral se ha convertido en una jugosa profesión. Las empresas
contratan verdaderos expertos en destruir la voluntad de los trabajadores que
se niegan a renunciar a sus derechos, o a desafiliarse de los sindicatos. Sin
ningún reato de conciencia, estos nuevos profesionales, presionan, intimidan,
amenazan, excluyen, discriminan, pisotean, lisonjean, insultan, ridiculizan, agre-
den, humillan, etc. a nombre de grandes conglomerados económicos que en
otros lados predican la paz en Colombia.
Duele en el alma los vejámenes que reciben miles de trabajadores, calificados
o no, de parte de los representantes patronales que prevalidos del poder del
241
MARCEL SILVA ROMERO

capital y cabalgando sobre las necesidades de los obreros, no se contentan con


reducir los derechos sino que también lo hacen con las más recónditas fibras
de orgullo y personalidad.

b) La sensación de inutilidad.
Pero en el derrumbe de las instituciones tradicionales del derecho laboral tam-
bién ha ejercido un fuerte papel la pérdida de seguridad de los trabajadores en
que su futuro se encuentra en la empresa como era lo acostumbrado.
Al conocer la permisividad de la ley 50 y percibir movimientos acelerados de
destrucción de unas empresas, escisión de otras, transformaciones, etc. la men-
talidad del trabajador por la defensa de sus derechos laborales centrales se
enfrenta a la pérdida de la sensación de protección, a la incertidumbre del
futuro y prefiere aceptar una oferta de retiro voluntario a cambio de sumas
que le permitan sobrevivir por unos días.
Cualquier duda de no aceptar tan injustas ofertas es reducida a fuerza de lison-
jas, amenazas u oprobios. Los altivos luchadores laborales o los antiguos tra-
bajadores siempre defensores de la empresa en que laboran, sin ninguna dis-
tinción, con la sensación de la inutilidad de sus conocimientos y de su dedica-
ción durante muchos años, con el sentimiento de haber perdido sus vidas sin
ningún objetivo, corren apresurados a firmar el papel que el empleador quiera
para desvincularlos pagándoles algunas sumas de dinero, sin derecho a protes-
ta o a discusión, bajo la misericorde mirada del inspector de trabajo, o del juez
que suscribe el acta de la espúrea conciliación.

V. La ley 50 burla los convenios de la O.I.T.


Una de las críticas permanentes que durante muchos años recibió el gobierno
colombiano en cada Conferencia Internacional de Trabajo, en consonancia
con los informes de la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y
Recomendaciones, era la vigencia de disposiciones legales contrarias a los
Convenios y la práctica de exigir como requisito para funcionamiento de los
sindicatos el reconocimiento de la personería jurídica por parte del Ministerio
de Trabajo.
La ley 50 de 1990 corrige el error y dispone que la personería jurídica la obtie-
ne un sindicato desde el momento de la asamblea de constitución o funda-
ción, aceptando así los criterios del Comité de Libertad Sindical de la OIT y
del Comité de Expertos atrás reseñado.

242
FLUJOS Y REFLUJOS

Pero también exige la ley la inscripción del sindicato en el registro sindical que
lleve el Ministerio de Trabajo, previa solicitud escrita acompañada de una serie
de documentos.
El efecto jurídico es que ningún sindicato puede actuar como tal, ni ejercer
funciones, ni ejercitar derecho alguno si no está inscrito y solamente mientras
lo esté.
En otros términos, sigue dependiendo de una decisión del Ministerio la posi-
bilidad si una organización sindical puede actuar o no.
Algunos profesores no ven que tal disposición de la ley 50 viole los Convenios
de la OIT:
«2. Aunque la norma constitucional hable de «simple inscripción del acta de
constitución», dado que en otra norma del mismo Artículo 39 de la Constitu-
ción, transcrita anteriormente, se establece que los sindicatos se sujetarán al
orden legal, no vemos, al menos ostensiblemente, que las normas de la ley 50
de 1990 que se refieren a los requisitos y procedimientos para la inscripción en
el Registro sindical sean contrarios a la nueva Constitución.
«3. De lo anterior, fluye fácilmente como respuesta que como la constitución
no dijo ante quién, bien puede la ley establecer la competencia de un funcio-
nario o dependencia gubernamental para que haga la inscripción de las orga-
nizaciones sindicales y, según la ley 50 de 1990, la inscripción debe hacerse en
el Registro Sindical del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social»187.
Basta simplemente traer algunas citas del Comité para corroborar, por el con-
trario, cómo la ley 50 de 1990 desobedece el Convenio 87 de la O.I.T. sobre
autonomía sindical y por consecuencia contradice el artículo 53 de la Consti-
tución Nacional al exigir la inscripción en el registro sindical como
condicionante del ejercicio de los derechos y deberes del sindicato como tal.
El Comité de Libertad Sindical ha dicho al respecto:
«275. Si las condiciones para conceder el registro equivaliesen a exigir una
autorización previa de las autoridades públicas para la constitución o para el
funcionamiento de un sindicato, se estaría frente a una manifiesta infracción
del Convenio núm. 87. No obstante, no parece ser éste el caso cuando el

187
RAMÍREZ ZULUAGA, Bernardo. Derecho Colectivo del Trabajo. Editorial Copiyepess. Medellín,
1993, pág. 89.

243
MARCEL SILVA ROMERO

registro de los sindicatos consiste únicamente en una formalidad cuyas condi-


ciones no son de tal naturaleza que pongan en peligro las garantías previstas
por Convenio».
«281. Aunque el procedimiento de registro con mucha frecuencia es mera-
mente formal, en algunos casos la ley concede a las autoridades competentes
facultades más o menos discrecionales para decir si la organización cumple los
requisitos descritos para su inscripción en el registro, con lo que se crea una
situación análoga a la exigencia de autorización previa. Surgen situaciones
parecidas cuando un procedimiento de inscripción en el registro es complica-
do y largo o la laxitud con que las autoridades administrativas competentes
pueden ejercer a veces sus facultades, en la práctica pueden representar un
obstáculo serio a la creación de un sindicato y, en definitiva, la privación del
derecho a crear una organización sin autorización previa».
Antes se exigía el reconocimiento a la personería, ahora la inscripción, en ambos
casos el ejercicio de los derechos sindicales depende de una decisión de la
autoridad administrativa, en total oposición a lo normado en los convenios de
la OIT que solamente admite el registro para efectos de publicidad.
La deducción es simple. El neoliberalismo puso al legislador colombiano a
trampear a la Organización Internacional del Trabajo como el adagio popular
«el mismo perro pero con distinto collar».
VI. Una reforma a una definición para regresar a 1945
Tan pobres son las concesiones a los trabajadores en la ley 50 que lo mínimo
quiere hacerse pasar como de primer orden. En todas las ponencias para de-
bates en el trámite del proyecto de ley se enfatiza sobre el objetivo de fortificar
los sindicatos de industria, denominándolos ahora como de «rama de activi-
dad económica», pudiendo integrarse en empresas no sólo de los sectores
extractivos y transformadores, sino de cualquier otra actividad.
Lo que se hizo en la ley 50 fue una aclaración innecesaria porque en la primigenia
clasificación de la ley 6 de 1945, por sindicato de industria se entendía el con-
formado por trabajadores de la misma rama de actividad.
El diccionario base de la lengua castellana en el campo jurídico, desde el siglo
pasado es el de Escriche y desde esa época, en derecho, se entendía:
«INDUSTRIA.- La ciencia, habilidad y destreza que tiene una persona en el
ejercicio de la profesión, acto u oficio a que se dedica. Cuando se dice uno ha
elegido la industria de la persona se quiere dar a entender que ha encargado a

244
FLUJOS Y REFLUJOS

la persona de que se trata, con preferencia a otras, la ejecución de la obra o


servicio que necesitaba, por razón de su mayor ciencia, destreza o habilidad»188.
«INDUSTRIAL.- Lo que se hace o produce en virtud o con el auxilio de la
obra, artificio o diligencia del hombre»189.
Obsérvese por ejemplo que en 1958 se les otorga personería como sindicatos
de industria a la UNEB y a ACEB, del sector bancario, no extractivo, ni trans-
formador. Otro ejemplo lo es el Sindicato de Trabajadores Oficiales de los
Municipios del Departamento de Antioquia «SINTRAOFAN»190. Pero para
bloquear al máximo la libertad sindical, en la década de los 80 los funcionarios
del Ministerio de Trabajo deciden apoyarse en las definiciones de industria,
como la de Cabanellas: «Conjunto de operaciones materiales ejecutadas para
obtener, transformar, perfeccionar o transportar uno o varios productos natu-
rales o sometidos ya a otros procesos fabriles».
Con este cambio en la definición de industria le fueron cerradas las puertas de
la sindicalización a miles de trabajadores. Por ejemplo los trabajadores de
Hogares Infantiles no podían crear un sindicato de base por no tener en cada
Hogar 25 afiliados, se les negó el de industria por no encajar dentro de la
definición económica y tampoco de gremio pues tendrían que desvertebrarse
en algunas decenas de ellos sin ninguna eficacia.
Así el «gran fortalecimiento del sindicalismo de industria» que alegó en su
favor el legislador de la ley 50 fue volver a lo ya preceptuado en la ley 6 de
1945, o sea, al agregar el término por «rama de actividad» no creó nada nuevo
sino aclaró lo ya otorgado en el 45 y oscurecido en los 80.

VII. Obstaculiza los sindicatos de industria


La ley 50 de 1990 introduce una regulación sobre los sindicatos de industria
cuando son mayoritarios en una empresa.
En ese evento no será la asamblea de delegados del sindicato, donde se resu-
men las voluntades de todos los afiliados de la industria y se organizan las
acciones para la rama, en donde se aprobará el pliego único de peticiones, o
188
Escriche, Joaquín. Diccionario razonado de legislación y jurisprudencia. Paris. Librería Garnier.
1976. pág. 875.
189
Ibíd., pág. 875.
190
Por resolución # 0615 de mayo 22 de 1970 se le reconoció personería al Sindicato de Trabajado-
res Oficiales de los Municipios del Departamento de Antioquia «SINTRAOFAN», siendo su clasifi-
cación de industria.

245
MARCEL SILVA ROMERO

los distintos pliegos a presentarse a cada empleador, donde se designarán ne-


gociadores y árbitros y se decretará la huelga, sino que serán los sindicalizados
en cada empresa quienes decidirán sobre esas materias.
Pero cuando el sindicato de industria no tenga la mitad más uno de los traba-
jadores de una empresa, sí son atribuciones exclusivas de su asamblea general,
o por delegados, ejercer esas funciones.
Estamos ante un desafuero y una contradicción. La vocación de los sindicatos
por rama es poder actuar como tales, es decir unificadamente en toda la indus-
tria respectiva, eliminar el pequeño feudalismo sindical de empresas y hacerse
valer dentro del contexto nacional.
Un sindicato por rama es para hacerse sentir en todos sus efectos sociales y
laborales, mas no para actuar como una suma de pequeños sindicatos de em-
presa, inoperantes y sin ningún futuro frente a la arremetida del neoliberalismo.
En un sindicato de industria se requieren determinaciones únicas sobre los
aspectos centrales de su accionar y de su vida. Se entiende que dentro de un
proceso democrático se parte desde la discusión de las decisiones más impor-
tantes en las instancias más básicas para ir ascendiendo hasta llegar a un orga-
nismo único que asuma la última palabra frente a la variedad de aspiraciones
de los afiliados.
Pero la ley 50 de 1990 está de tal manera confeccionada que son múltiples
instancias las que deben decidir en últimas, con asambleas definitorias en cada
empresa, torpedeando de esta manera la integración del sindicato de industria
y obstaculizándolo al máximo pues para efectos legales el pliego no será apro-
bado en una sola asamblea sino en tantas de ellas como en empresas tenga
afiliados, porque la ley anuló el mecanismo unificador.
Pero además, la distinción que se hace entre sindicatos minoritarios y mayori-
tarios para efectos de fijar la manera de aprobar pliegos, designar negociado-
res y árbitros, es fuente de tinterillismo, pues el límite entre una u otra circuns-
tancia queda en manos del empleador dado que él sí sabe cuántos sindicalizados
hay en su empresa y tiene la posibilidad de contratar nuevos trabajadores para
desequilibrar el porcentaje, mientras que la agremiación no conoce exacta-
mente el número de trabajadores en la empresa. La manipulación de las cifras
y porcentajes por parte del patrono es total, puede a última hora contratar
provisionalmente, despedir o desvincular sindicalizados para dejar en minoría
a un sindicato mayoritario en el momento de aprobar el pliego o votarse la
huelga.

246
FLUJOS Y REFLUJOS

O viceversa, si el sindicato minoritario ha aprobado su pliego en su asamblea


general, el empleador puede alegar que en esos momentos la organización
gremial tenía afiliados más de la mitad más uno del total de trabajadores y así
anular todo el proceso de negociación.
La ley 50 persigue aquí la atomización de los sindicatos de industria en sus
decisiones más importantes.
La ley no tiene por qué entrometerse en cómo deben aprobarse los pliegos de
peticiones y la regulación de esta materia debe dejarse autónomamente a cada
sindicato en sus estatutos, pues siempre se correrá el riesgo que ante las ricas y
variadas situaciones que se presentan en la vida, un solo cartabón las mutile e
impida el accionar efectivo de los trabajadores sindicalizados.

VIII. Legaliza los sindicatos mixtos


El Consejo de Estado anuló la resolución del sindicato cartagenero con estas
apreciaciones en un lenguaje desapacible y desconociendo los criterios de los
dos conceptos de la Sala de Consulta y Servicio Civil, atrás comentados: «Yen-
do al fondo del asunto, se advierte que los llamados ‘sindicatos mixtos’, inte-
grados por trabajadores oficiales y por empleados públicos, son formaciones
grotescas que no pueden encajar en la ley, que tiene establecida una tajante
diferencia entre los dos tipos de sindicatos, dada su naturaleza y sus funciones.
Esa diferencia tiene una raíz profunda pues arranca de la iniciación misma de
la vinculación laboral, que en un caso es de carácter contractual y en el otro, de
carácter legal y reglamentario o estatutario». La decisión del Consejo de Esta-
do iba a crear un grave problema pues eran muchos los sindicatos mixtos que
se hallaban en funcionamiento y el derrumbe de las personerías podrían arras-
trar al desconocimiento de las convenciones colectivas que se hallaban suscri-
tas beneficiando amplios sectores de trabajadores oficiales.
Como ya se hallaba en preparación el proyecto de ley de reforma laboral, más
tarde ley 50, se decidió consagrarlos expresamente en la legislación positiva.
Aún hay críticos de los sindicatos mixtos: «Como resultado de lo expuesto,
podemos enfatizar, que no fue acertado incorporar a nuestra legislación una
modalidad de asociación sindical carente de eficacia»191.

191
AFANADOR NÚÑEZ, Fernando. Derecho Colectivo del Trabajo. Universidad Externado de
Colombia.

247
MARCEL SILVA ROMERO

Lógicamente si se parte de una visión estática de la normatividad laboral,


enconchada únicamente dentro de la legislación colombiana y negatoria de la
autonomía sindical podría ser discutible ese planteamiento, pero entre la varie-
dad de formas que adquiere el desarrollo de una disciplina en constante evolu-
ción y teniendo como mira los fines de los sindicatos y los Convenios Interna-
cionales, incluyendo el de negociación para los empleados públicos, queda sin
ningún piso esa crítica tan vertical.

IX. Agiliza los términos del trámite del conflicto


La etapa de arreglo directo durará 20 días calendario, es decir corridos, con
prórroga de común acuerdo de 20, suprime la etapa de mediación y las facul-
tades ad referéndum de los negociadores, la votación de la huelga se realizará
dentro de los 10 días siguientes a la terminación del arreglo directo, con un
período de prehuelga, y los trabajadores deberán iniciarla dentro de los 10 días
siguientes a su declaración.
Esta agilización de términos para la declaración y realización de la huelga es
indudablemente desfavorable para los trabajadores.
Si la huelga se prorroga más de 60 días calendario el Ministro de Trabajo
podrá ordenar que las diferencias se sometan a tribunal de arbitramento (obli-
gatorio).

129o. La constituyente reflejó la realidad de las fuerzas del país,


salvo las que continuaron con las armas
La Constitución de 1886 fue elaborada bajo la égida del doctrinarismo tradi-
cional, donde ni una sola de sus líneas, de sus expresiones, conceptos y hasta
comas y estilo, se escapan al más puro dogma conservador, traducido en princi-
pios como centralismo férreo, presidencialismo máximo, estado católico, res-
tricciones a los derechos individuales y protección a ultranza de la propiedad
privada.
La reforma constitucional de 1936, por el contrario, corresponde integralmente
a concepciones liberales como el intervencionismo del Estado en todas las
esferas de la vida social, proteccionismo a la industria y a los trabajadores,
consagración de modernos derechos individuales, función social de la propie-
dad privada, etc.
La reforma de 1968 fue centralista, intervencionista y especialmente
robustecedora del poder presidencial. Pero en la Constitución de 1991 no
248
FLUJOS Y REFLUJOS

encontramos ninguno de esos tintes de pureza ideológica o de preeminencia


de un partido y, por el contrario, a la constituyente acuden a participar o a
presionar las cúpulas de múltiples concepciones ideológicas, de distintas fuer-
zas políticas y religiosas, salvo la guerrillera, variados sectores emergentes en la
sociedad entremezclados con unos grupos tradicionales y en abierto desafío
con otros.
Actúan en la constituyente empresarios, capitalistas colombianos, agentes del
capital exterior, laboralistas, sindicalistas, representantes del narcotráfico, libe-
rales, conservadores, comunistas, anapistas, militantes de la AD M-19, blan-
cos, negros, mestizos, indígenas, campesinos, terratenientes, proteccionistas,
neoliberales puros, intermedios o gradualistas, pacifistas, guerreristas, etc.
Aquél fue un momento decisivo donde los partidos no pudieron actuar como
cuerpo único bajo la disciplina impuesta por sus direcciones y donde corrobo-
raron su carencia de vigencia histórica.
Cada dirigente o cacique utiliza el nombre de una u otra agrupación tradicio-
nal para salir elegido, mantenerse dentro del círculo de poder y darle algunos
brochazos de grandeza partidaria extinguida a los intereses personales o sec-
toriales que defiende.
La crisis de los partidos se lee con facilidad en la integración de la constituyen-
te y se confirma el fracaso de los proyectos de los partidos liberal y conserva-
dor. Pero también se sientan a la mesa constitucional otras organizaciones
como el partido comunista totalmente diezmado por los asesinatos de sus
militantes y sus tácticas, más el M-19 superando su reciente fracaso
insurreccional.

130o. Las consecuencias de la indiferencia del pueblo frente a las


instituciones y sus reformas
Pero el gran ausente es el pueblo colombiano quien miró con total indiferen-
cia, cuando no con abierto pesimismo, los resultados de la constituyente y de
allí que la votación para elegir sus componentes haya tenido un escandaloso
73.9% de abstención, cuando por ejemplo en la elección popular de alcaldes
en 1988 solamente el 31.5% se abstuvo de participar y el 65% apoyó la nueva
enmienda.
La reunión de la Asamblea Nacional Constituyente con muy débil piso de-
mocrático y apoyo popular, hasta en eso reflejó la realidad de nuestro país.
Muchos constituyentes muy conscientes de su poca representatividad com-
249
MARCEL SILVA ROMERO

prendieron que no debían responderle a nadie y de ahí que las tramas en el


Palacio de Convenciones fueran el pan nuestro de todos esos días que muchas
veces se hicieron notorias con impudicia, como sucedió con la pretendida
privatización de los licores estatales o la prohibición de la extradición.
Pero también otros constituyentes oficiaron allí para ayudar a resolver los pro-
blemas y engrandecer la patria dentro de las más variadas concepciones ideo-
lógicas y políticas.

131º. Los propósitos de Gaviria al impulsar la convocatoria de la Cons-


tituyente.
Algunos autores han tratado de leer una inconsecuencia, al menos formal, en
la conducta del presidente de la república de instalar la constituyente para
realizar un ‘nuevo pacto’ social y ordenar el bombardeo a ‘casa verde’ el mis-
mo día, mientras que otros, presienten estar ante un gran interrogante que
solamente los años resolverán. En una de las publicaciones más recientes y
más autorizadas se lee: «Con una Asamblea Constituyente precariamente
ratificada en las urnas en mayo de 1990, se procedió a la elección de los dele-
gados el 9 de diciembre del mismo año. Si bien los partidos tradicionales man-
tuvieron la mayoría, aunque en las listas dispersas, dos fuerzas alcanzaron alto
grado de acogida: la alianza en torno al M-19, con 992.613 votos (el 27%), y
el Movimiento de Salvación Nacional, con 574.411 votos (el 16%). Este acto
trascendental para el futuro del país se vio empañado por dos hechos: prime-
ro, fue tal vez la votación colombiana menos participada de todo el siglo XX,
en la que menos de una tercera parte de la población en edad de votar acudió
a las urnas; y segundo – peor aún -, en el mismo día en que se producía la
votación el ejercito invadía el santuario de las Farc – «Casa Verde», en la
Serranía de la Macarena - , donde se alojaba su comandancia. Si la abstención
dejaba dudas sobre la legitimidad de la nueva carta de navegación nacional, el
ataque a «Casa Verde» sembraba sospechas sobre el futuro de la paz con las
organizaciones que seguían en armas y mostraba la profunda contradicción
entre el llamado formal a un nuevo pacto político y los reales actos de gue-
rra192".
Estas opiniones, a veces vacilaciones, se generan porque, por un lado, la nueva
Constitución, con el aval del gobierno, consagra un gran avance al definir al
estado colombiano como ‘social de derecho’, entroniza una extensa cadena

192
ARCHILA NEIRA, Mauricio – op.cit. – pags. 124 y 125.

250
FLUJOS Y REFLUJOS

de derechos y garantías individuales y colectivas, como nunca antes se había


logrado, y crea unos procedimientos ágiles para su protección como la tutela,
las acciones populares, de grupo y de cumplimiento; pero por otro lado el
presidente Gaviria ejecuta unas políticas típicamente neoliberales, negatorias
de todos los progresos constitucionales, y, además, profundiza la guerra con-
tra la insurgencia cuyas raíces son precisamente la falta de derechos y garantías
reales y efectivas para una gran proporción de colombianos. El entusiasmo de
muchos autores y analistas progresistas por el novísimo contenido de la Carta
de 1991, justificado por la espectacular superación de los mandatos conserva-
dores y elitistas de la Constitución de 1886 y sus reformas, los llevó a su embe-
llecimiento y a negarse a estudiar también a fondo las propuestas neoliberales,
las falencias sobre lo social y las antinomias jurídicas contenidas en la nueva
normatividad, hasta el extremo de calificar de reaccionario o dinosaurio a quien
se atreviera a hacerlo. Pero la realidad demuestra cómo el propósito del go-
bierno de Gaviria era sentar a la mesa constitucional a todas las fuerzas del
país para elaborar una Carta en cuyo empaque se leía ‘Estado Social del Dere-
cho’ pero con un contenido eminentemente neoliberal, garantista de los dere-
chos individuales, pero los colectivos contrarrestados por la primacía de los
clásicos principios liberales de la libre competencia, la libertad de empresa, la
inviolabilidad de la propiedad privada, la absoluta preeminencia de la iniciati-
va particular y el impulso al solidarismo como única concesión a las posibili-
dades reales de organización de las masas populares. En la situación del mo-
mento se justifica la participación de las fuerzas de izquierda dentro de la
constituyente para pujar por los mayores avances posibles y lo más desacerta-
do hubiese sido su ausencia de ese foro, aunque de paso colaboraran en el
aislamiento político y militar que Gaviria le estaba tejiendo a las fuerzas arma-
das subversivas, cuya mayor demostración era el bombardeo a ‘casa verde’.
Tal como anteriormente se señalaba al recordar la reforma constitucional de
1936, fueron muchos los actores y doctrinantes de izquierda que la alabaron
por haber consagrado el derecho al trabajo y la huelga, pero también reprodu-
cíamos la cita de Tascón Uribe en el sentido de que el artículo 18 sobre dere-
cho a la huelga se volvió necesario porque (i) se había consagrado el derecho
al trabajo en el artículo 17 y por ende la excepción también debía quedar
expresamente consagrada y, para (ii) prohibirla en los servicios públicos. Lo
mismo sucede con la Constitución de 1991 pues fueron muchos los jubilosos
por el ‘nuevo pacto social’ que abría las puertas de la reconciliación, la paz y el
progreso social hacia el futuro.

251
MARCEL SILVA ROMERO

Pero una simple labor de glosadores, sin mayores pretensiones, nos va arrojar
como resultado que los derechos sociales relacionados con el área laboral fue-
ron simplemente enunciados en la Constitución pero con reenvio al legisla-
dor, mientras que los principios neoliberales fueron establecidos con contun-
dencia.
Por ejemplo el derecho a la honra,193 la segunda instancia194, el asilo195, la segu-
ridad social196, derecho de asociación sindical197, los principios mínimos fun-
damentales198 , el derecho de negociación199, la huelga200, participación en la
gestión de las empresas201, el acceso a la propiedad de las empresas202, la pro-

193
ARTICULO 21. Se garantiza el derecho a la honra. La ley señalará la forma de su protección.
194
ARTICULO 31. Toda sentencia judicial podrá ser apelada o consultada, salvo las excepciones
que consagre la ley.
195
ARTICULO 36. Se reconoce el derecho de asilo en los términos previstos en la ley.
196
ARTICULO 48. La Seguridad Social es un servicio público de carácter obligatorio que se prestará
bajo la dirección, coordinación y control del Estado, en sujeción a los principios de eficiencia,
universalidad y solidaridad, en los términos que establezca la Ley.La ley definirá los medios para
que los recursos destinados a pensiones mantengan su poder adquisitivo constante.
197
ARTICULO 39. Los trabajadores y empleadores tienen derecho a constituir sindicatos o asocia-
ciones, sin intervención del Estado. Su reconocimiento jurídico se producirá con la simple inscrip-
ción del acta de constitución. La estructura interna y el funcionamiento de los sindicatos y organiza-
ciones sociales y gremiales se sujetarán al orden legal y a los principios democráticos.
198
ARTICULO 53. El Congreso expedirá el estatuto del trabajo. La ley correspondiente tendrá en
cuenta por lo menos los siguientes principios mínimos fundamentales:
Igualdad de oportunidades para los trabajadores; remuneración mínima vital y móvil, proporcional
a la cantidad y calidad de trabajo; estabilidad en el empleo; irrenunciabilidad a los beneficios míni-
mos establecidos en normas laborales; facultades para transigir y conciliar sobre derechos inciertos
y discutibles; situación más favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación e interpretación
de las fuentes formales de derecho; primacía de la realidad sobre formalidades establecidas por los
sujetos de las relaciones laborales; garantía a la seguridad social, la capacitación, el adiestramiento
y el descanso necesario; protección especial a la mujer, a la maternidad y al trabajador menor de
edad.
199
ARTICULO 55. Se garantiza el derecho de negociación colectiva para regular las relaciones
laborales, con las excepciones que señale la ley.
200
ARTICULO 56. Se garantiza el derecho de huelga, salvo en los servicios públicos esenciales
definidos por el legislador. La ley reglamentará este derecho. Una comisión permanente integrada
por el Gobierno, por representantes de los empleadores y de los trabajadores, fomentará las buenas
relaciones laborales, contribuirá a la solución de los conflictos colectivos de trabajo y concertará las
políticas salariales y laborales. La ley reglamentará su composición y funcionamiento.
201
ARTICULO 57. La ley podrá establecer los estímulos y los medios para que los trabajadores
participen en la gestión de las empresas.
202
ARTICULO 60. El Estado promoverá, de acuerdo con la ley, el acceso a la propiedad. Cuando el
Estado enajene su participación en una empresa, tomará las medidas conducentes a democratizar la
titularidad de sus acciones, y ofrecerá a sus trabajadores, a las organizaciones solidarias y de traba-
jadores, condiciones especiales para acceder a dicha propiedad accionaria. La ley reglamentará la
materia.

252
FLUJOS Y REFLUJOS

piedad intelectual203, la profesionalización y dignificación de la actividad do-


cente204, la carrera administrativa205 tendrán vigencia en la medida que lo admi-
ta la ley. Todos estos derechos son reenviados al legislador.
Mientras que la tríada de derechos básicos del neoliberalismo, por el contrario,
son consagrados en toda su intensidad dejándole únicamente a la ley el esta-
blecer estrictas excepciones, como son el derecho de propiedad206, el de libre
competencia y el de libertad de empresa207, que como veremos más adelante
nulifican los derechos sindicales. Además se le ordena al Estado, sin ninguna
restricción, impulsar el solidarismo, antagónico de la noción de intereses con-
trapuestos.
¿Cuáles son las consecuencias de estas técnicas legislativas?. Desde un princi-
pio la misma Corte Constitucional da la respuesta en la sentencia C-81/96:
«Ese control de límites varía su intensidad dependiendo de la propia comple-
jidad y desarrollo de la construcción constitucional de un determinado con-
cepto o institución. Así, si la determinación de los elementos estructurales de

203
ARTICULO 61. El Estado protegerá la propiedad intelectual por el tiempo y mediante las forma-
lidades que establezca la ley.
204
ARTICULO 68. …. La enseñanza estará a cargo de personas de reconocida idoneidad ética y
pedagógica. La Ley garantiza la profesionalización y dignificación de la actividad docente.
205
ARTICULO 125. Los empleos en los órganos y entidades del Estado son de carrera. Se exceptúan
los de elección popular, los de libre nombramiento y remoción, los de trabajadores oficiales y los
demás que determine la ley.
206
ARTICULO 58. Se garantizan la propiedad privada y los demás derechos adquiridos con arreglo
a las leyes civiles, los cuales no pueden ser desconocidos ni vulnerados por leyes posteriores. Cuan-
do de la aplicación de una ley expedida por motivo de utilidad pública o interés social, resultaren en
conflicto los derechos de los particulares con la necesidad por ella reconocida, el interés privado
deberá ceder al interés público o social.
La propiedad es una función social que implica obligaciones. Como tal, le es inherente una función
ecológica.El estado protegerá y promoverá las formas asociativas y solidarias de propiedad.
Por motivos de utilidad pública o de interés social definidos por el legislador, podrá haber expropia-
ción mediante sentencia judicial e indemnización previa. Esta se fijará consultando los intereses de
la comunidad y del afectado. En los casos que determine el legislador, dicha expropiación podrá
adelantarse por vía administrativa, sujeta a posterior acción contenciosa administrativa, incluso res-
pecto del precio.
Con todo, el legislador, por razones de equidad, podrá determinar los casos en que no haya lugar al
pago de indemnización, mediante el voto favorable de la mayoría absoluta de los miembros de una
y otra Cámara.
207
ARTICULO 333. La actividad económica y la iniciativa privada son libres, dentro de los límites
del bien común. Para su ejercicio, nadie podrá exigir permisos previos ni requisitos, sin autorización
de la ley.
La libre competencia económica es un derecho de todos que supone responsabilidades.
La empresa, como base del desarrollo, tiene una función social que implica obligaciones. El Estado
fortalecerá las organizaciones solidarias y estimulará el desarrollo empresarial.

253
MARCEL SILVA ROMERO

un concepto es más o menos completa, esto hace más estricto el control cons-
titucional del acto normativo que desarrolla el mencionado concepto pues, en
tales casos, el Constituyente ha limitado el ámbito de acción del legislador. Por
el contrario, si la protección constitucional solamente se predica de ciertos
elementos, los cuales no delimitan perfectamente la figura jurídica del caso, el
Congreso tiene una amplia libertad para optar por las diversas alternativas
legítimas del concepto, obviamente respetando el marco constitucional fijado.
En efecto, en función del pluralismo político, la soberanía popular, el princi-
pio democrático y la cláusula general de competencia del Congreso (CP arts
1º, 3º, 8º y 150), se entiende que cuando la Constitución ha guardado silencio
sobre un determinado punto es porque ha querido dejar un espacio abierto
amplio para diferentes regulaciones y opciones de parte del Legislador. Eso
significa que cuando no puede deducirse del texto constitucional una regla
clara, en principio debe considerarse válida la regla establecida por el Legisla-
dor208.
El resultado concreto se aprecia cuando la aplicación de los derechos sociales
enunciados se demora hasta cuando el legislador provea su desarrollo, mien-
tras que los derechos neoliberales son de inmediata aplicación y si la ley nunca
se ocupara de su reglamentación su ejercicio es pleno. Así lo corroboran las
diversas posturas sobre la materia de la Corte Constitucional: «Por regla gene-
ral, el legislador puede desarrollar los conceptos que se encuentren en la Cons-
titución Política, ya sea por remisión expresa de la propia Carta, ya por la
cláusula general de competencia que detenta el Congreso; ahora bien, el trata-
miento legislativo de los mencionados conceptos no es ni puede ser homogé-
neo, pues la determinación constitucional del concepto fluctúa en intensidad,
no sólo en atención a los elementos normativos determinados sino, en gene-
ral, a la orientación del sentido legislador dentro del mismo marco constitu-
cional»209.
208
Sentencia C-81/96. M.P.: Dr. Alejandro Martínez Caballero.
209
«Así, algunas nociones de la Carta definen sus elementos estructurales de tal forma que no permi-
ten un amplio margen de acción al legislador; por el contrario, otros conceptos en los cuales aparte
del sometimiento general a la Carta, a sus valores superiores y a los principios fundamentales del
ordenamiento jurídico político, se exige el respeto de algunos elementos esenciales o de principios
parciales del ordenamiento jurídico, en los cuales a pesar de su especifidad no se delimita con
precisión su entidad y contenido concreto.
«De esta forma, el legislador al desarrollar un precepto constitucional que contiene uno o varios
principios parciales, bien puede elegir entre diversas opciones normativas, en tanto y en cuanto,éstas
se ajusten a los elementos esenciales y estructurales determinados en la Carta para la institución
respectiva; lo anterior, desde luego, condiciona el control constitucional de las normas legales, pues
permite establecer límites con respecto a éstas y con base en ellos ejercer el juicio de constitucionalidad

254
FLUJOS Y REFLUJOS

Es muy conocida en los países iberoamericanos esta técnica de consagrar de-


rechos sociales en la constitución, de gran calado, pero al reenviar el constitu-
yente a la legislación, a medida que se baja en la escala normativa se van crean-
do obstáculos y limitaciones que terminan por dejar inanes esas flamantes
consagraciones constitucionales. Obviamente el equipo de Gaviria dominaba
a la perfección esta técnica. Ermida Uriarte pone estas conductas al descubier-
to al analizar el derecho de huelga: «Ahora bien, esto es lo que pasa con las
constituciones. Pero ¿qué pasa con las legislaciones, con las leyes reglamenta-
rias del derecho de huelga?. Si bien las Constituciones generalmente (y subra-
yo «generalmente»), reconocen el derecho de huelga con alguna o mucha am-
plitud, según los casos, las legislaciones generalmente (y vuelvo a subrayar
«generalmente»), son restrictivas en la regulación del derecho de huelga. Ge-
neralmente las constituciones hacen el trabajo «lindo» de consagrar el derecho
con bastante amplitud y luego el legislador hace el trabajo «sucio» o un poco
más desagradable de establecer restricciones o limitaciones, mayores o meno-
res, según cada caso»210.
Para quienes dudaren de que el espíritu del constituyente fue remitir
exhuberantemente los derechos fundamentales al previo reconocimiento y
reglamentación del legislador ordinario, basta simplemente leer el artículo 85
de la Carta cuando enumera los derechos de aplicación inmediata consagra-
dos en los artículos 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 23, 24, 26, 27, 28,
29, 30, 31, 33, 34, 37 y 46 dentro de los que no se halla ninguno de los dere-
chos sociales.

132o. Una Constitución tan contradictoria como el país.


Precisamente por la composición de los constituyentes y los intereses en jue-
go es por lo que no hay en los postulados de la Constitución un pensamiento
rector, una sola guía ideológica. Las antinomias son, por tanto, su característi-
ca central.
En materia laboral enunciemos las principales:

correspondiente. Este puede adelantarse en desarrollo de diversos tipos de cuestionamientos y de


examenes, que, a su vez, dependen del tipo de precepto constitucional comprometido en el caso,
siendo rígido en el caso de los derechos constitucionales fundamentales y de su núcleo esencial para
favorecer la libertad, y flexible o menos rígido en caso del ejercicio de competencias administrati-
vas, políticas y de gobierno legítimamente atribuídas, y para garantizar su ejercicio cabal (Sent.
Corte Constitucional C – 342 de 1996).
210
ERMIDA Uriarte, Oscar

255
MARCEL SILVA ROMERO

I. Parte social versus parte económica.


II. Cuatro posturas distintas sobre el pacta sunt servanda: (i) desconocimien-
to, (ii) aplicación parcial, (iii) prevalencia y (iv) aplicación provisional.
III. Tres concepciones distintas en derecho laboral colectivo: (i) conflicto, (ii)
concertación y (iii) solidarismo.
IV. Dos visiones totalmente opuestas sobre la naturaleza de las relaciones en-
tre el Estado y quienes le prestan sus servicios (i) anticontractualismo y (ii)
contractualismo, más otras dos concepciones derivadas de las anteriores (i)
administrativización y deslaboralización (ii) laboralización.
V. Servicio público contra servicio esencial.
VI. Derechos adquiridos y simples expectativas versus condición más benefi-
ciosa y conservación de los derechos en curso de adquisición.

133o. Las contradicciones sobre los tratados internacionales


Un tratado internacional, por lo general, es preparado, convenido entre dos o
más gobiernos, o adoptado dentro de organismos multinacionales, posterior-
mente es aprobado por el órgano legislativo de cada Estado y finalmente rati-
ficado por los gobiernos o quien lleve la representación del ente estatal.
El proceso es preparación, adopción, aprobación y ratificación. Sobre el prin-
cipio del pacta sunt servanda encontramos dentro de la Carta las posiciones
más contradictorias que indudablemente llevan a la crisis institucional colom-
biana.
El aislacionismo jurídico del país, tradicional desde la colonia, hace que se
recurra exclusivamente a la norma legal interna y no exista una cultura jurídica
y política de respeto a los convenios internacionales.

I. Negación del pacta sunt servanda.


Cualquiera sea la posición sobre la autodeterminación de los colombianos, el
principio de respeto a los tratados internacionales debería haber imperado en
nuestro país y no tratar de desconocerlos por la vía de la reforma constitucio-
nal. O bien, si se quería eliminar la extradición o garantir la libertad religiosa
ha debido recurrirse a consagrar la obligatoriedad de los convenios y al uso de
los mismos mecanismos establecidos en ellos para darlos por terminados.

256
FLUJOS Y REFLUJOS

El art. 35 de un solo cuajo desautorizó todos los convenios internacionales


sobre la extradición de colombianos por nacimiento211 y el art. 19, sobre liber-
tad de cultos, e igualdad de las confesiones religiosas e iglesias dejó sin piso el
concordato donde se otorgaban una serie de preferencias intolerables a favor
de la iglesia católica.

II. Respeto parcial del pacta sunt servanda.


Una posición distinta se asume en el art. 53 de la Constitución al establecer
que solamente los convenios internacionales del trabajo debidamente ratifica-
dos harían parte de la legislación interna, desconociendo la fuerza interna de
aquellos convenios adoptados en la Organización Internacional del Trabajo y
que el gobierno después de haberlos votado favorablemente no los ha puesto
a consideración del Congreso de la República dentro de los 12 meses poste-
riores a su adopción, tal como rezan los mismos estatutos de la O.I.T.
El artículo 53 despejó definitivamente la discusión entre las teorías monista y
dualista sobre la vigencia interna en cada país de los Convenios de la O.I.T.
Pero al condicionar la vigencia interna de los Convenios a la ratificación del
gobierno ha convalidado la práctica de nunca presentarlos a la consideración
del Congreso o demorarse años en hacerlo. Los Convenios 87 de 1948 y 98 de
1949 sólo serán aprobados en 1976, mientras el Convenio 151 de 1971 fue
llevado al parlamento hasta 1997 (ley 411) y la inmensa mayoría de ellos, de
antigüedades semejantes, jamás han traspasado los quicios del capitolio.
Los gobernantes de turno sienten un gran temor cumplir con el mandato de
los artículos 19 (nums. 5 y 6) de la Constitución de la O.I.T. donde se deter-
mina que dentro de los 12 meses siguientes a la clausura de la respectiva re-
unión de la Conferencia cada Miembro deberá someter al respectivo órgano
legislativo, y a más tardar dentro de los 18 meses, el Convenio o Recomenda-
ción para que le den forma de ley o adopten otras medidas. Estas disposicio-
nes no significan necesariamente que el Congreso de la República de Colom-

211
Los convenios sobre extradición desconocidos por la constituyente son los suscritos con:
Argentina ley 46 de 1926 , Bélgica ley 74 de 1913 y ley 47 de 1935 , Tratado adicional y ley 14 de
1961, Brasil ley 85 de 1939, Costa Rica ley 19 de 1931, Cuba ley 16 de 1932, Chile ley 8ª de 1928,
Salvador ley 64 de 1905, España ley 35 de 1892, Estados Unidos ley 66 de 1888 y ley 8 de 1943,
Francia decreto del 12 de marzo de 1852, Gran Bretaña ley 48 de 1888 y ley 15 de 1930, Guatemala
ley 40 de 1930, México ley 30 de 1930, Nicaragua ley 39 de 1930, Panamá ley 57 de 1928, tratado
multilateral de extradición de la 7ª Conferencia Internacional Americana ley 74 de 1935; ley 76 de
1986 Convención contra la tortura.

257
MARCEL SILVA ROMERO

bia deba aprobar obligatoriamente el Convenio o a desarrollar la Recomenda-


ción, pues se restringen exclusivamente a exigir que se le sometan a su consi-
deración .
Pese a la cuidadosa revisión de algunos integrantes de la Constituyente para
darle paso a la aplicación de los Convenios Internacionales del Trabajo y ter-
minar viejas discusiones sobre la materia, la redacción del artículo 53 dejó una
enorme puerta abierta para que se frustrara su propósito como es que antes de
la aprobación y ratificación del Convenio el gobierno debe presentarlo ante el
Congreso para su consideración y es precisamente la discrecionalidad del Eje-
cutivo para hacerlo la que termina siendo la mejor barrera para su inaplicabilidad.

III. Aplicación prevalente de algunos tratados.


El artículo 93 trae una posición distinta a las dos anteriores consistente en que
los tratados y convenios internacionales que reconocen los derechos humanos
y «ratificados» por el Congreso, prevalecen en el orden interno.
Hay una equivocación pues los órganos legislativos no ratifican sino aprue-
ban, salvo en algunos Estados parlamentarios. Entonces la formulación del
artículo 93 debe entenderse como suficiente la aprobación del Congreso para
que los tratados sobre derechos humanos prevalezcan en el orden interno.

IV. Más allá del pacta sunt servanda.


Finalmente en el art. 224 existe una posición más atrevida frente al pacta sunt
servanda consistente en que los tratados deberán ser aprobados por el congre-
so, sin embargo el presidente de la República podrá dar aplicación provisional
a los tratados de naturaleza económica y comercial acordados en el ámbito de
los organismos internacionales. Pero siempre viene a la cabeza una pregunta:
¿por qué razón no se le dio el mismo tratamiento a los Convenios que versan
sobre derechos humanos fundamentales?.

V. Cuatro posiciones distintas.


Son cuatro posturas diferentes, la primera que niega los convenios internacio-
nales aún así hayan sido aprobados por el legislador y ratificados por el gobier-
no. La segunda consistente en quitarle validez a aquellos convenios que por
culpa del mismo gobierno no han sido aprobados por el Congreso de la Repú-
blica . La tercera referente a la aplicación prevalente de convenios que sólo

258
FLUJOS Y REFLUJOS

hayan sido aprobados por el legislador. La cuarta sobre convenios que aún sin
ser aprobados por el legislador entran en vigencia.
Como el país ya quedó dolorosamente notificado con lo acaecido con la
normativización sobre la extradición212, en estos tiempos una nación no pue-
de jugar a no aplicar los convenios internacionales, so pena de vivir grandes
disturbios en las relaciones internacionales e internamente.

134o. Dos concepciones de la sociedad que generan tratamiento


distinto al trabajo.
Entrando en materia de derecho laboral tenemos que se consagran en la Cons-
titución dos concepciones totalmente diferentes.
En la Constitución de 1991 se consagra la teoría del conflicto, también la de la
concertación y no deja por fuera la más antagónica a la primera, el solidarismo.
Depende mucho de la visión que se tenga sobre el Estado, la sociedad y la
comunidad para escoger una opción.

I. Tesis de dictadura.
Por un lado encontramos las visiones de dictadura, según las cuales, la aspira-
ción en todo país o Estado es procurar que sus habitantes adopten unos mis-
mos propósitos y unas mismas metas, donde todos los ciudadanos van detrás
de una única bandera y al redoble de un solo tambor. Desde los altos órganos
del Estado, o desde las instituciones más poderosas de la llamada sociedad
civil, se imponen esos objetivos y los demás sólo pueden cumplirlos y desarro-
llarlos. Quienes no caminan dentro de estas disciplinadas filas son aislados, se
les da un tratamiento profiláctico de extirpación, se les silencia, excomulga,
censura, encarcela, exila, cuando no se les mata. Estas concepciones de dicta-
dura son de derecha y de izquierda. En la primera no cabe el derecho de
asociación de empleadores y trabajadores con intereses diferentes, de cuya

212
En medio de la violencia y el auge de la exportación de drogas, el desconocimiento de los
Convenios sobre extradición con el artículo 35 de la Carta, produjo gran presión internacional,
especialmente por el gobierno de los Estados Unido, y en el Acto Legislativo Nº 1 de 1997 se varió
totalmente ese artículo quedando así: «La extradición se podrá solicitar, conceder u ofrecer de acuer-
do con los tratados públicos y, en su defecto, con la ley. Además, la extradición de los colombianos
por nacimiento se concederá por delitos cometidos en el exterior, considerados como tales en la
legislación penal colombiana. La Ley reglamentará la materia».
La extradición no procederá por delitos políticos. No procederá la extradición cuando se trate de
hechos cometidos con anterioridad a la promulgación de la presente norma».

259
MARCEL SILVA ROMERO

confrontación se enriquece la sociedad, sino el igualamiento de aspiraciones,


haciendo la ficción de convertir a todos los colombianos como propietarios
con identidad de propósitos. En la segunda, el ideal es acabar con los dueños
de los medios de producción y sus aliados.
Quizás sea necesario una ampliación de estos criterios dentro de un contexto
histórico.

a) De derecha
El fascismo213, como el nacional socialismo alemán, 214o el nacional sindicalis-
mo español215, niegan la existencia de clases y de la lucha de clases pues las
consideran un invento del marxismo para destruir la civilización y proponen la
213
Fascismo, forma de totalitarismo del siglo XX que pretende la estricta reglamentación de la
existencia nacional e individual de acuerdo con ideales nacionalistas y a menudo militaristas; los
intereses contrapuestos se resuelven mediante la total subordinación al servicio del Estado y una
lealtad incondicional a su líder.
214
El nuevo orden nazista supuso la ilegalización de los sindicatos y las cooperativas y la confisca-
ción de sus posesiones y recursos financieros, la supresión de las negociaciones colectivas entre
trabajadores y empresarios, la prohibición de las huelgas y los cierres patronales, y la exigencia a
lostrabajadores alemanes de pertenecer de forma obligatoria al Deutsche Arbeitsfront (Frente Ale-
mán del Trabajo o DAF), una organización sindical nacionalsocialista controlada por el Estado. Los
salarios fueron fijados por el Ministerio de Economía Nacional.Los funcionarios del gobierno, de-
nominados síndicos laborales, designados por el Ministerio de Economía Nacional, se encargaron
de todos los asuntos relativos a los salarios, la jornada y las condiciones laborales. Las asociaciones
comerciales de empresarios e industriales de la República de Weimar fueron transformadas en orga-
nismos controlados por el Estado, a los que los patronos debían estar afiliados obligatoriamente. La
supervisión de estos organismos quedó bajo la jurisdicción del Ministerio de Economía Nacional, al
que se le habían conferido poderes para reconocer a las organizaciones comerciales como las únicas
representantes de los respectivos sectores de la industria, crear nuevas asociaciones, disolver o fu-
sionar las existentes y designar y convocar a los líderes de estas entidades. El Ministerio de Econo-
mía Nacional favoreció la expansión de las asociaciones de fabricantes e integró en cárteles a indus-
trias enteras gracias a sus nuevas atribuciones y al margen de acción que permitía la legislación.
Asimismo, se coordinó la actividad de los bancos, se respetó el derecho a la propiedad privada y se
reprivatizaron empresas que habían sido nacionalizadas anteriormente. El régimen de Hitler consi-
guió eliminar la competencia con estas medidas.
215
Nacionalsindicalismo, organización sindical franquista (durante la dictadura de Francisco Fran-
co, 1936-1975) que pretendía incluir a todos los españoles en sindicatos verticales bajo el partido
único del Movimiento Nacional. Ya desde el inicio de la Guerra Civil en la zona sublevada se
desarticularon los sindicatos de clase, declarando ilegales las organizaciones integrantes del Frente
Popular (1936), incautando sus bienes y derechos (1937), que fueron absorbidos por la Delegación
Nacional de Sindicatos de Falange Española Tradicionalista (FET) y de las JONS (1939). Se esta-
bleció el sindicalismo vertical con el Estatuto de FET y de las JONS (1937) que lo convertía en
servicio del partido único, apoyado en el Ministerio de Organización y Acción Sindical, la Central
Nacional Sindicalista (CNS) y la doctrina del Fuero de Trabajo (1938). Encuadraban todos los
sectores económicos en sindicatos verticales, y establecía la Delegación Nacional de Sindicatos
(1940). La CNS constaba de 25 sindicatos nacionales (ramas de producción), 1.300 provinciales y

260
FLUJOS Y REFLUJOS

organización de toda la población en entidades corporativas, o sindicatos o


hermandades sindicales, por actividades, integradas por todas las personas
que tengan relación con ellas y cuyo objetivo central es el desarrollo de la
economía, dejando la política exclusivamente a un determinado partido o agru-
pación política, quienes fijan los derroteros y aspiraciones de todo el conjunto
social. Ellas son las que determinan las condiciones de trabajo a las que deben
someterse todos los corporados.
Un solo atrevimiento, cualquier desliz es ubicado inmediatamente por las re-
des de información del ‘partido’ o del Estado y el responsable es ubicado
inmediatamente dentro de los sospechosos de ser enemigos del sistema go-
bernante.

b) De izquierda.
Desde el otro extremo encontramos los ‘estados del socialismo real’ goberna-
dos con la concepción de la dictadura del proletariado216 que aceptan la exis-
tencia de clases y la lucha entre ellas, estando en un extremo el proletariado
como la nueva clase de avanzada a la que le interesa el comunismo entendido
como la desaparición de la propiedad privada sobre los medios de produc-
ción, la apropiación colectiva de la producción y la liberación de la humanidad
de trabajar para satisfacer sus necesidades. En el vértice de la pirámide de
clases se encuentra la burguesía como propietaria de los medios de produc-

14.000 entidades locales, todos tenían secciones sociales (trabajadores) y económicas (empresarios)
pero quienes decidían eran las autoridades políticas. La Ley de Unidad Sindical (1940) culminó este
sistema estableciendo que todos los españoles formaban la Comunidad Nacional Sindicalista. El
sindicalismo vertical desapareció en 1977 con el inicio de la transición democrática (Enciclopedia
Encarta 2001).
216
Dictadura del proletariado. Poder de los trabajadores cuyo objetivo es crear la sociedad socia-
lista. Su principio supremo es la firme alianza de la clase obrera con las masas trabajadoras del
campo, bajo la dirección de la clase obrera. Adquiere distintas formas, que dependen de la rela-
ción de fuerzas de clase en la revolución y del carácter de lucha entre ellas. Es un nuevo tipo de
democracia: dictadura para los enemigos del socialismo y auténtica democracia para los trabaja-
dores. Sin la dictadura del proletariado no es posible el paso del capitalismo al socialismo y la
victoria de éste. Es necesaria, ante todo, para aplastar la resistencia de los explotadores derrotados
y de todas las clases hostiles al socialismo dentro del país y para defender las conquistas del
socialismo de los ataques de los enemigos extranjeros. Pero no es sólo, ni principalmente, violen-
cia. Tiene una importantísima función organizadora, educativa, constructiva, como se demostró
por primera vez en la Unión Soviética, donde se convirtió en una fuerza poderosa al organizar
millones de seres, asegurar la creación de la nueva economía, la nueva cultura y el bienestar
creciente del pueblo. Allí han entrado actualmente en un nuevo período de desarrollo, convirtién-
dose en estado de todo el pueblo.(Diccionario Marxista de Terminología Política - Ediciones
Armadillo. Bogotá - 1970 - pág. 53).

261
MARCEL SILVA ROMERO

ción que se apropia individualmente de las ganancias e impide el desarrollo de


la humanidad. En sectores intermedios dentro de esos dos polos se encuentra
el campesinado, los terratenientes como clases del pasado precapitalista, la
pequeña burguesía, etc.
El proletariado, aliado con el campesinado, se toma el poder e impone su
dictadura, guiado por un partido comunista único, pero auspicia la organiza-
ción de los trabajadores217. El propósito es aplastar la burguesía, a los terrate-
nientes y a todos aquellos elementos que le sirvan directa o indirectamente e
impedirles cualquier expresión de sus intereses. Esta es una dictadura de iz-
quierda, que esperaba, al avanzar el proceso político, convertirse en una de-
mocracia popular218.

II. Tesis del conflicto.


Frente a estas visiones de dictadura, el derecho laboral desde sus albores, im-
pulsado por las Constituciones de Querétaro y Weimar, pero especialmente
con la creación de la Organización Internacional del Trabajo, se erige sobre la
teoría del conflicto.
Así como no hay dos personas que sean exactamente iguales, pues todos los
seres humanos somos especiales, es imposible que en una sociedad sólo exis-
tan unos solos intereses. Por el contrario, en cualquier Estado, nación o pue-
blo se presentan intereses contradictorios, pues no son lo mismo las aspiracio-
217
En el transcurso de la edificación socialista, la base social de la dictadura del proletariado se
amplía, y se fortalece, se forma la unidad política, social e ideológica de la sociedad. La principal
fuerza rectora y orientadora en el sistema de la dictadura del proletariado es el destacamento
avanzado de la clase obrera: el partido de los comunistas. En el sistema de la dictadura del proleta-
riado entran distintas organizaciones de masas de los trabajadores: órganos de representación popu-
lar, sindicatos, cooperativas, asociaciones juveniles y otras agrupaciones que sirven de eslabones de
unión entre el Estado Socialista y las masas trabajadoras. (Diccionario Filosófico. - Rosental -
iudin. Ediciones los Comuneros. Bogotá, 1979, pág. 121).
218
Finalmente, la novísima experiencia revolucionaria, ha dado origen a otra forma de aquella dicta-
dura: la democracia popular. La dictadura del proletariado no es un fin en sí mismo, sino el medio
históricamente necesario y el único posible para pasar a la sociedad sin dictadura y sin clases. «
Después de haber asegurado la plena y definitiva victoria del socialismo - primera fase del comunis-
mo, - y el paso de la sociedad a la amplia edificación del comunismo, la dictadura del proletariado -
se señala en el programa del P.C.U.S. - ha cumplido su misión histórica y desde el punto de vista de
las tareas propias del desarrollo interno, ha dejado de ser necesaria en la U.R.S.S.» ( «Documentos
del XXII Congreso del P.C.U.S.», pág. 396). La conclusión en el sentido de que el estado de la
dictadura proletaria se ha transformado en Estado de todo el pueblo, constituye una relevante apor-
tación al desarrollo creador del marxismo leninismo, a la doctrina que trata de la transformación de
la sociedad al pasar del capitalismo al comunismo. (Diccionario Filosófico. - Rosental - iudin. pág.
121).

262
FLUJOS Y REFLUJOS

nes de los negros o de los indígenas frente al resto de población; ni los de la


burguesía agraria con los terratenientes, o de estos con la burguesía industrial
que a su vez tiene contradicciones con el sector financiero; los cristianos co-
mulgan con ideas un poco distintas a los católicos y frente a los ateos, etc. etc.
Todos tenemos derecho a luchar por nuestros respectivos intereses y el papel
de la ley es reconocer las diferencias, fortificar y darle reconocimiento a los
extremos de las contradicciones y establecer mecanismos para resolver los
conflictos.
Pero hay una contradicción antagónica dentro del capitalismo dada entre el
capital y el trabajo. Siempre que haya capitalismo existirán los dueños del capi-
tal que aspiran a obtener el máximo de ganancias y los trabajadores que pre-
tenderán disminuirlas para obtener mejores salarios e ingresos en general.
Dentro de esta realidad se impone la creación y funcionamiento de organiza-
ciones de trabajadores y de empleadores, autónomas, independientes las unas
de las otras y del Estado. La normatividad debe procurar fortificarlas, permi-
tirles expresarse y facilitarles la presentación de los conflictos.
El derecho de asociación de trabajadores y empleadores, al igual que todas las
demás organizaciones étnicas, cívicas, religiosas, deportivas, gremiales, políti-
cas, económicas, altruistas, etc. son como las células de la sociedad que si están
pujantes y vivas mantienen el todo sano, vigoroso y renovador, mientras que
la debilidad o desaparición de ellas conlleva a la ruina de la nación o del pue-
blo.
No se trata de que una parte destripe a la otra, la avasalle y destruya, sino el de
reconocerles su propia entidad. No se persigue ocultar las contradicciones
sino revelarlas con todos sus apasionamientos, sus intensidades, sus intríngu-
lis, sus recovecos, sus bondades y sus propósitos. El problema no consiste en
quejarse de la existencia de muchos conflictos sino el de la ineptitud o inefica-
cia de los mecanismos para resolverlos.
En derecho laboral la aceptación de intereses disímiles entre trabajadores y
empleadores es una de sus premisas básicas, como también lo es entre los
intereses de los trabajadores y los de la comunidad.
Esta ideología viene a empapar la legislación colombiana en materia de dere-
cho de asociación sindical desde la expedición de la ley 83 de 1931, mante-
niéndose en el decreto 2350 de 1944 y revitalizándose en la ley 6 de 1945,

263
MARCEL SILVA ROMERO

primer estatuto laboral colombiano. Tendió a debilitarse en el Código Sustan-


tivo del Trabajo de 1950 y regresó con toda su descarga ideológica en el decre-
to 2351 de 1965, pero en la ley 50 de 1990 empieza a desmoronarse.
Para unos la sociedad debe ser unilineal, con unos criterios únicos y exclusi-
vos, y por tanto todos los ciudadanos deben marchar en una sola dirección y
quien obre en sentido contrario recibe un tratamiento patológico, de extirpa-
ción como una enfermedad que daña a todo el cuerpo. El solidarismo predica
que los intereses de los trabajadores y los empleadores son los mismos y sos-
tener lo contrario es barbarie y hacerle el juego al marxismo ateo.

135º Tres visiones y tendencias distintas y opuestas sobre el derecho


laboral se incorporan en la Constitución.
En la Constitución se consagran dos pensamientos diferentes para el trata-
miento normativo y práctico que reciba el trabajo.

I. Teoría del conflicto.


Los sindicatos, el derecho de negociación colectiva y el derecho de huelga
como elementos esenciales de la libertad sindical en cuanto derecho humano
fundamental tienen garantías en la Constitución pero con reenvío al legisla-
dor, con las consecuencias ya reseñadas en el acápite anterior. La huelga, en la
práctica es un método de lucha de los trabajadores a punto de extinguirse
como derecho.

II. Solidarismo.
El art. 333 de la Constitución, el que responde más nítidamente a la filosofía
neoliberal, ordena al estado fortalecer las organizaciones solidarias que parten
del criterio central de inexistencia de contraposición de intereses entre los
propietarios de las empresas y los trabajadores sino que sus intereses son unos
mismos y es en su conjunto como deben organizarse para desarrollar la na-
ción. La más pura expresión de esta visión son las solidarias de Centro Améri-
ca, especialmente en Costa Rica y que el Comité de Libertad Sindical analizó:
«Asociaciones solidaristas
«1. Definición»772. Una ley de asociaciones solidaristas prevé que se consti-
tuirán con 12 o más trabajadores y las define en la forma siguiente: «Las aso-
ciaciones solidaristas son entidades de duración indefinida, con personalidad
jurídica propia, que, para lograr sus objetivos (procurar la justicia y la paz

264
FLUJOS Y REFLUJOS

social, la armonía obreropatronal y el desarrollo integral de sus asociados),


podrán adquirir toda clase de bienes, celebrar contratos de toda índole y reali-
zar toda especie de operaciones lícitas encaminadas al mejoramiento
socioeconómico de sus afiliados, en procura de dignificar y elevar su nivel de
vida. En tal sentido, podrán efectuar operaciones de ahorro, de crédito y de
inversión, así como cualesquiera otras que sean rentables. Asimismo, podrán
desarrollar programas de vivienda, científicos, deportivos, artísticos, educati-
vos y recreativos, culturales, espirituales, sociales y económicos, lo mismo que
cualquier otro que lícitamente fomente los vínculos de unión y cooperación
entre los trabajadores y entre éstos y sus patronos». Los recursos de las asocia-
ciones son el ahorro mensual mínimo de los asociados, cuyo porcentaje será
fijado por la asamblea general y el aporte mensual del patrono en favor de sus
trabajadores, que será fijado de común acuerdo entre ambos. (Véase 272.o
informe, caso núm. 1483 (Costa Rica), párrafo 441.)».
Nadie le niega la posibilidad a los trabajadores de organizarse con los patro-
nos219. Recordemos que en la ley 83 de 1931 el Congreso colombiano permi-
tió sindicatos de trabajadores, de empleadores y mixtos, es decir compuestos
por aquellos dos. Pero una cuestión muy distinta es que a través de ellos trate
de destruirse el sindicalismo desconociendo que los intereses de los trabajado-
res y empleadores son distintos.
También esta corriente solidarista comprende el trabajo cooperativo asociado,
destructor del derecho laboral, especialmente de los mínimos, de la asocia-
ción, la negociación y la huelga.

III. La teoría de la concertación.


El constituyente consagró también la concertación que predica la existencia
de contradicciones entre los empleadores y los trabajadores pero que a nivel
219
«773. Las asociaciones solidaristas son asociaciones de trabajadores cuya constitución está su-
bordinada al aporte del empleador del que dependen, financiadas con arreglo al principio mutualista
por los trabajadores y por los empleadores, con fines económicos-sociales de bienestar material
(ahorro, crédito, inversión, programas de vivienda, educativos, etc.), y de unión y cooperación entre
trabajadores y empleadores, cuyos órganos deben integrarse por trabajadores aunque puede partici-
par en ellos un representante patronal con voz pero sin voto. A juicio del Comité, si bien nada impide
desde el punto de vista de los principios de los Convenios núms. 87 y 98 que trabajadores y
empleadores busquen formas de cooperación, inclusive de naturaleza mutualista, para el logro de
objetivos sociales, corresponde al Comité, en la medida en que tales formas de cooperación cristali-
cen en estructuras y organizaciones permanentes, asegurarse de que la legislación y funcionamiento
en la práctica de las asociaciones solidaristas no interfieren en las actividades y funciones propias de
los sindicatos. (Véase 275.o informe, caso núm. 1483 (Costa Rica), párrafo 316.)».

265
MARCEL SILVA ROMERO

macro tienen intereses comunes dando paso así a la constitucionalidad de


los acuerdos tripartitos donde se acuerdan políticas globales y se permite el
desarrollo del conflicto en cada empresa pero dentro de los lineamientos
generales de los pactos. Los artículos 60 sobre acceso democrático a la pro-
piedad y concertación en el inciso segundo del artículo 56 son sus máximas
expresiones.

136o. El interés general lo constituyen los intereses particulares.


Este planteamiento es absolutamente radical frente a la enseñanza tradicional
porque precisamente la naturaleza del derecho laboral consiste en obtener el
respeto de los derechos de los trabajadores frente al llamado ‘interés general’,
comúnmente invocado, por quienes tienen el poder político y económico.
La profundidad de esta concepción la recrea el maestro Mario de la Cueva con
la historiografía de las ideas predominantes en el siglo XIX:
«Harold J. Laski, el conocido maestro de la London School of Economics and
Political Science, en dos obras sucesivas de inestimable valor, sostuvo que no
obstante la pluralidad de matices, las doctrinas sobre la naturaleza o el ser del estado
podían resumirse en dos grandes grupos, a los que bautizó con los nombres
de concepciones idealista y realista, cuyos dos polos extremos eran, de un lado, el
filósofo cumbre del idealismo alemán del siglo XIX Jorge Guillermo Federico
Hegel, y del otro Carlos Marx, Federico Engels y Nicolai Lenin.
«En Hegel nació la concepción idealista contemporánea, esa visión fantástica
del estado como «Un organismo ético, la realidad de la idea ética que se manifiesta en él
como voluntad substancial», o con la increíble frase del párrafo 258 de los Princi-
pios fundamentales de la filosofía del derecho: «el estado es la peregrinación de dios
por el mundo, un poder que es el poder de la razón universal». Para nadie es un
misterio que la concepción hegeliana es la negación radical del pensamiento
democrático: un estado construido de arriba hacia abajo, sin más voluntad que
la suya, el más alto endiosamiento jamás conocido de una institución; pero si
alguien tuviera alguna duda, bastará recordarle que el filósofo de Berlín es el
creador de la doctrina de la soberanía del estado, que hace de éste una persona y
una voluntad de calidades superiores a las de los hombres.
«De esta concepción estatal, ya desprendida de su fundamentación idealista y
fantástica, se formó la disciplina denominada teoría general del estado, cuya
más alta y brillante figura fue el maestro de Heidelberg Jorge Jellinek: el estado

266
FLUJOS Y REFLUJOS

sería solamente la unidad de las relaciones políticas, en la inteligencia de que el estado


moderno y contemporáneo, en razón de su evolución histórica, presupone
tres elementos: el pueblo o nación, que sería la realidad y la unidad sociales, un
territorio, que sería la casa del pueblo, y un gobierno, que sería la estructuración
del poder público. La reunión de estos elementos hacía del estado una corpo-
ración social, dotada de personalidad jurídica, de donde surgió la celebre defi-
nición que recorrió todas las universidades del mundo: el estado es la corporación
territorial soberana220.
La concepción que se tenga del papel y los fines del Estado determina el
tratamiento a recibir por los diferentes intereses que se mueven dentro de la
sociedad, es la tesis contundente del maestro mexicano:
«Son muchos los caracteres del estatuto laboral e intencionadamente dejamos
uno para estos renglones finales, del que diremos que como todas las medallas
posee dos caras iguales: de una de ellas se desprende que con los derechos
individuales del siglo XVIII y los derechos sociales de la Edad Contemporá-
nea tiene una base común, que es la persona humana, así como también que
persiguen un fin común, la realización integral del hombre en sociedad, los primeros
asegurando la libertad frente a los poderes políticos y los segundos aplicando
a todos los hombres la fórmula de la justicia obrera, que es la satisfacción plena y
digna de la necesidad. Pues bien, unos y otros miran hacia la persona, viene de ella
y son para ella y ninguno de ellos puede ser visto desde el punto de vista o de
la conveniencia de aquél o de aquella institución contra quien se dirigen,
hemos escuchado frecuentemente que el interés general prima sobre el interés
particular – ha sido y sigue siendo la fórmula de los estados fascistas y totalita-
rios – pero, en todo caso, del derecho del trabajo y de los restantes derechos
sociales, como la instrucción y la educación, debe decirse que ellos son la
expresión suprema del interés general, porque se refieren al derecho a existir como ser
humano, lo que no es igual a vivir en el reino animal o vegetal. Y por otra parte,
hemos lamentado muchas veces que la locución derechos naturales de los
hombres esté tan controvertida, pues los derechos sociales emergen natural-
mente de la vida y de la necesidad humana.
Concluye con gran claridad: «El argumento de la primacía del interes general sobre
el particular, volveremos a decirlo, carece de fuerza, porque el interés mayor del
pueblo está en el respeto al principio de igualdad y al ideal de la satisfacción
plena de la necesidad de todos los hombres y de cada uno de ellos».

220
DE LA CUEVA, Mario – op. cit. Tomo I.

267
MARCEL SILVA ROMERO

Quizás esta sea una de las más profundas antinomias de la Constitución de


1991 pues por un lado reconoce derechos a todos los sectores, pero pretende
también la defensa de un interés general que aplasta a aquellos.
¿Quién determina cuál es el interés general del país? y ¿cuál es ese interés
general?. Mirado en abstracto los laboralistas seríamos enemigos del bien co-
mún al resaltar los intereses particulares, pero cuando el asunto se lleva al
campo concreto, a las circunstancias de nuestra sociedad, la cuestión no pare-
ce tan absurda como podría verse originalmente.
Los trabajadores de la salud hacen un paro para defender sus derechos e inme-
diatamente desde los medios de comunicación se grita en contra de ellos por-
que están superponiendo sus intereses particulares sobre los generales. Los
indígenas del Cauca se toman las carreteras para hacer oír su protesta en con-
tra de los asesinatos y genocidios a que están siendo víctimas y el gobernante
de turno dice que están violando los intereses generales, los transportistas
paran sus camiones para presionar una solución a sus aspiraciones y el Minis-
terio declara ilegal el cese por superponer los intereses particulares sobre los
generales de la población, los maestros deben recurrir a suspender las clases
para defender sus conquistas y se les dice que están en contra de los intereses
generales y así indefinidamente. ¿Entonces, que es el interés general?, y ¿quién
lo define?.
Para todo este asunto no existe sino una respuesta, el interés general lo cons-
tituye la suma de los intereses particulares, definido con mayor claridad como
el procurar el bien común.

137º. Administrativización versus laboralización.


Las dos corrientes de pensamiento para la regulación de las relaciones entre el
Estado y las personas que le prestan sus servicios, están perfectamente deli-
neadas.
Unos consideran que el Estado, es casi la emanación de la razón, es soberano
en la fijación de las condiciones de trabajo a sus servidores que también están
al servicio de la comunidad. Quienes se vinculan a la función pública, en rea-
lización de los servicios públicos, se sacrifican por el bien común y por ende
no tienen derecho a la libertad sindical comprendida como el derecho de aso-
ciación - negociación y huelga.
Otros, por el contrario propugnan por la negociación total de las condiciones
de trabajo y recurren a la noción de Estado patrono. Hay quienes consideran

268
FLUJOS Y REFLUJOS

la validez del derecho laboral, contrato de trabajo y convención colectiva, en la


administración pública. «La distinción entre trabajadores públicos y otros ti-
pos de trabajo carece actualmente de justificación: el Estado ha dejado de ser
el monarca de origen divino o el dios terrestre que se pasea por la tierra. Es
solamente la personificación jurídica de la estructura política creada por el
pueblo en su Constitución, por lo que su actuación debe subordinarse a los
principios y normas fundamentales del derecho proclamados en la Carta Mag-
na. Pero no puede exigir prestaciones de servicios en condiciones diferentes
de las que el pueblo quiere para todos sus miembros, así, a ejemplo, no puede
romper el principio de la jornada máxima, ni desconocer el salario mínimo, ni
destruir la regla de la estabilidad en el empleo, sobre todo si existe una decla-
ración constitucional de los derechos mínimos del trabajo. El argumento de la
primacía del interés general sobre el particular, volveremos a decirlo, carece de
fuerza porque el interés mayor del pueblo está en el respeto al principio de
igualdad y al ideal de la satisfacción plena de la necesidad de todos los hom-
bres y de cada uno de ellos»221.
Los dirigentes sindicales elegidos como constituyentes provenían de prácticas
como empleados públicos y tenían poco manejo de la problemática de los
trabajadores oficiales.
Por esta razón se mostraron partidarios de las tesis administrativistas y de la
unificación de los derechos de los trabajadores del Estado alrededor de la ley,
sin ninguna distinción. Cuando uno de estos constituyentes, casi todos prove-
nientes del sindicalismo de los maestros, llevaba a la comisión el proyecto de
designación de los trabajadores del Estado como servidores públicos al servi-
cio del Estado y la comunidad, cuyas funciones estuvieran señaladas en la
Constitución, las leyes y reglamentos (art. 123), eliminado los contratos y las
convenciones colectivas, uno de los miembros de la Asociación de Abogados
Laboralistas al Servicio de los Trabajadores le increpó que si el proyecto era
aprobado tal cual iba concebido automáticamente más de medio millón de
trabajadores perderían los derechos de convención colectiva.

138o. La modernización del Estado aplasta el derecho social


Lo que más va a contrarrestar el derecho laboral son los artículos transitorios
de la Carta donde se le da plena autorización al ejecutivo para modernizar el

221
DE LA CUEVA, Mario. Op. cit., págs. 653 y 654.

269
MARCEL SILVA ROMERO

Estado. La contradicción entre esos artículos transitorios y los principios con-


tenidos en los artículos permanentes es enorme.
No importa el derecho al trabajo, ni las garantías de estabilidad en la carrera
administrativa o en convenciones colectivas. Ante la voluntad soberana del
presidente de la república sucumben más de 100.000 trabajadores del Estado
sin ningún derecho, sólo invocando la modernización, o sea la desvinculación
de trabajadores estatales para realizar sus funciones con otras personas,
desregularizadas. Estos despidos masivos y posterior vinculación de «nuevos
empleados» donde influyen los políticos de turno es el «pago» tradicional del
Presidente a los parlamentarios o «constituyentes» que le ayudaron a realizar
sus objetivos.

139o. Servicio público esencial


La huelga es un hecho. Cuando los hombres sienten la injusticia evidente, la
humillación, o la presión, no resisten demasiado tiempo e históricamente re-
curren como medio de protesta a la suspensión de actividades por motivos
económicos, sociales o políticos. Para los trabajadores es connatural dejar de
laborar como medio de presión.
Por más que las autoridades de una nación, país o Estado traten de ahogar la
huelga con multitud de disposiciones, restricciones o represiones, tarde o tem-
prano será un arma a utilizar por quienes quieren cambiar situaciones y vivir
en condiciones de mayor decoro. Por más que en las aulas, especialmente en
las universitarias, se satanice el ejercicio de la huelga, la realidad explota y lanza
en pedazos esas enseñanzas.
La huelga, ahí está, en toda la historia, con victorias, fracasos, luchas, esperan-
zas o masacres y los seres humanos han sembrado hitos históricos con su
ejercicio. Muchas personas han planteado una contradicción entre los dere-
chos de la comunidad y el de huelga de los trabajadores, exigiendo que el
segundo debe ceder ante los primeros.
Otros privilegian el desarrollo de las actividades empresariales sobre el otorga-
miento de garantías para la protesta de los trabajadores.
Después de 85 años de discusiones en el seno de la Organización Internacio-
nal del Trabajo, donde han intervenido multitud de sabios y expertos prove-
nientes de los sectores gubernamentales, empresariales y de trabajadores, se
ha llegado a algunas conclusiones sobre el tema.

270
FLUJOS Y REFLUJOS

Para el Comité de Libertad Sindical del Consejo de Administración de la Or-


ganización Internacional del Trabajo O.I.T. la huelga sólo puede restringirse
(i) a los funcionarios públicos, considerados como aquellos que desempeñan
funciones propias del Estado:
«534. El derecho de huelga puede limitarse o prohibirse en la función pública
sólo en el caso de los funcionarios que ejercen funciones de autoridad en
nombre del Estado»222, y (ii) en los servicios esenciales.
La definición de servicio esencial en sentido estricto son aquellas actividades
cuya suspensión podría poner en peligro la vida, seguridad y salubridad en
todo o parte de la comunidad. En sentido amplio son aquellas actividades
cuya paralización pudieran llevar a una crisis nacional aguda. Para la organiza-
ción Internacional del Trabajo: «544. Pueden ser considerados como servicios
esenciales: el sector hospitalario, los servicios de electricidad, los servicios de
abastecimiento de agua, los servicios telefónicos, el control del tráfico aéreo»223.
«545. No constituyen servicios esenciales en el sentido estricto del término:
la radio – televisión
los sectores del petróleo y de los puertos (carga y descarga)
los bancos
los servicios de informática para la recaudación de aranceles e impuestos
los grandes almacenes y los parques de atracción
la metalurgia y el conjunto del sector minero
los transportes, en general
las empresas frigoríficas
los servicios de hotelería
la construcción
la fabricación de automóviles
la reparación de aeronaves, las actividades agrícolas, el abastecimiento y la
distribución de productos alimentarios
la Casa de la Moneda, la Agencia Gráfica del Estado y los monopolios estata-
les del alcohol, de la sal y del tabaco
el sector de la educación
los transportes metropolitanos
los servicios de correo»224.
222
O.I.T. La libertad sindical. Recopilación de decisiones y principios del Comité de Libertad Sindi-
cal del Consejo de Administración de la OIT. Op. cit., pág. 121.
223
O.I.T. La libertad sindical. Recopilación de decisiones y principios del Comité de Libertad Sindi-
cal del Consejo de Administración de la OIT. Op. cit., pág. 122.
224
La libertad Sindical. Op. cit., pág. 123.

271
MARCEL SILVA ROMERO

Mientras la definición de servicio esencial es restrictiva, de aplicación restrin-


gida, analizando cada caso en concreto225, la de servicio público es extensiva.
Son tan incompatibles como el agua y el aceite. Colombia llega al año de 1991
con una de las historias más sangrientas y más represivas a la huelga, pero
también con el ejercicio de hecho más recurrente frente a otros países del área
por quienes precisamente les es negada tal garantía.
El Código define así el asunto, bastando una rápida comparación entre las
consideraciones de la O.I.T. y la legislación colombiana para sacar conclusio-
nes:
«Para este efecto se considera como servicio público toda actividad organiza-
da que tienda a satisfacer necesidades de interés general en forma regular y
continua, de acuerdo con un régimen jurídico especial, bien que se realice por
el Estado directa o indirectamente, o por personas privadas.
«Constituyen, por tanto, servicio público, entre otras, las siguientes activida-
des.
Las que se prestan en cualquiera de las ramas del poder público;
Las de empresas de transporte por tierra, agua y aire; y de acueducto, energía
eléctrica y telecomunicaciones;
Las de establecimientos sanitarios de toda clase, tales como hospitales y clíni-
cas;
Las de establecimientos de asistencia social de caridad y de beneficencia;
Las de plantas de leche, plazas de mercado, matadero y de todos los organis-
mos de distribución de éstos establecimientos, sean ellos oficiales o privados;
Las de todos los servicios de la higiene y aseo de las poblaciones;
Las de explotación, elaboración y distribución de sal;
Las de explotación, refinación, transporte y distribución de petróleo y sus
derivados, cuando estén destinadas al abastecimiento normal de combustibles
del país, a juicio del gobierno».
Uno de los debates más difíciles que se dieron en la constituyente fue sobre la
huelga. Para siempre quedarán grabadas en mi mente intervenciones como las
de Plazas Alcid achacando todos los males del país a la huelga de los trabaja-
dores.

225
«540. Para determinar los casos en los que podría prohibirse la huelga, el criterio determinante es
la existencia de una amenaza evidente e inminente para la vida, la seguridad o la salud de toda o
parte de la población».

272
FLUJOS Y REFLUJOS

Ante la sin salida en la constituyente, por la calidad de las fuerzas enfrentadas


sobre el tema226, se aprobó la expresión de «servicio público esencial» y con
ello se le trasladó al legislador su definición. Finalmente emergió el artículo 56
de la Constitución, uno de los más contradictorios.

140o. Derechos adquiridos y simples expectativas versus condición


más beneficiosa y conservación de los derechos en curso de adquisi-
ción.
En la Constitución de 1886 se garantizan los derechos adquiridos, sin embar-
go, como lo recordó Tascón Uribe en los años 30, este término no dice abso-
lutamente nada a nadie y se apoya en Duguit para quien un derecho no adqui-
rido no era derecho. En la reforma constitucional de 1936 se ratifica esta ga-
rantía a los derechos adquiridos de acuerdo a las leyes civiles, pero los dere-
chos laborales no entraron dentro de este concepto y son regulados en artícu-
los diferentes.
En la Constitución de 1991 se consagró la condición más beneficiosa cuando
en el artículo 53 se ordena que ni la ley, ni los convenios, ni los acuerdos
pueden desmejorar las condiciones de los trabajadores y en el artículo 58 se
reiteró el respeto a los derechos adquiridos de acuerdo a las leyes civiles. Las
dos ramas del derecho tienen esferas distintas y propósitos diferentes frente a
concreción de los derechos.
Entre dos estatutos debe aplicarse el más favorable al trabajador, es en síntesis
la definición de la condición más beneficiosa, que obviamente contradice la
reglas generales de aplicación de las leyes en el tiempo, pues a un trabajador
que haya estado regido por una ley en sus condiciones de trabajo y empleo,
continuará con sus beneficios, si le es más favorable, incluso si otra ley desfa-
vorable la deroga.
Esta consagración del constituyente de la condición más beneficiosa respon-
de en materia pensional a los conceptos de finales del siglo XX, establecidos
en el Convenio 157 de la O. I. T., que en materia de pensiones se definen
como conservación de los derechos en curso de adquisición.
Aunque el constituyente redujo los derechos adquiridos al campo civil, con-
sagró también la condición más beneficiosa que es un desarrollo del principio
226
Según Angelino Garzón para los constituyentes provenientes del mundo del trabajo la inclusión
del derecho de huelga en la Constitución era un asunto de principios que exigía cualquier clase de
esfuerzos para su consagración y no se permitiría ninguna transacción. (Entrevista personal).

273
MARCEL SILVA ROMERO

de la desigualdad compensatoria, llamado comúnmente como principio pro-


teccionista. La contradicción entre estos dos conceptos es permanente en
materia social, especialmente en pensiones, lo que trae grandes tensiones en la
sociedad227, máxime cuando el artículo 336 de la Carta ordena el respeto a los
derechos adquiridos, sacando de un tajo la protección a las llamadas ‘simples
espectativas’.

141º. El derecho laboral adquirió mayoría de edad constitucional que


no ha podido ejercer.
En medio de esas antinomias, el derecho laboral adquirió mayoría de edad en
la Constitución. ¿Quién puede negar algunos avances del derecho laboral en
la Constitución de 1991, como el fuero sindical para los empleados públicos,
la prohibición al Ejecutivo de tomar sanciones contra las personerías de los
sindicatos, los principios que deberán empapar el futuro estatuto del trabajo,
la condición más beneficiosa al prohibir menoscabar los derechos de los tra-
bajadores? Sería grande el atrevimiento de quien predicara un retroceso
con respecto a la Constitución que rigió hasta junio de ese año y tendría que
hacer un enorme esfuerzo intelectual para demostrar razonadamente que todo
siguió igual en esta materia.
La ley 7 de 1944 era el estatuto regulador de los Convenios Internacionales228
y ahora la Carta de 1991 constitucionaliza el derecho laboral colombiano, e
inicia el penoso camino de su internacionalización en contenido, alcances y
227
La mayoría de los casos en que se han dado fuertes contradicciones entre la Corte Constitucional
y la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado, según el lenguaje periodístico choque de
trenes, han tratado sobre pensiones principalmente en cuanto a la llamada indexación de la primera
mesada pensional y otros asuntos laborales.
228
ARTICULO 1o. <Aparte entre corchetes {...} INEXEQUIBLE> [Los Tratados, Convenios, Con-
venciones, Acuerdos, Arreglos u otros actos internacionales aprobados por el Congreso, de confor-
midad con los artículos 69 y 116 de la Constitución, no se considerarán vigentes como Leyes inter-
nas, mientras no hayan sido perfeccionados por el Gobierno en su carácter de tales, mediante el canje
de ratificaciones o el depósito de los instrumentos de ratificación, u otra formalidad equivalente]; {a
menos que la Ley aprobatoria expresamente determine que sean tenidas por Ley nacional las dispo-
siciones de dicho Tratado, Convenio, Convención, etc. En este último caso, la caducidad del Tratado
como Ley internacional para Colombia, no implicará la caducidad de sus disposiciones como Ley
nacional}.
<Aparte entre corchetes {...} INEXEQUIBLE> {Lo anterior no obsta para que el Organo ejecutivo,
cuando lo juzgue necesario y antes de que se cumplan las formalidades para su perfeccionamiento,
ordene el cumplimiento de las disposiciones de un determinado Tratado, Convenio, etc, con el ca-
rácter de disposiciones ejecutivas}.
<Aparte entre corchetes {...} INEXEQUIBLE> {Esta autorización sólo se refiere a los Tratados,
Convenios, convenciones o acuerdos, que obtengan, con posterioridad a la vigencia de esta Ley, la
aprobación legislativa}.

274
FLUJOS Y REFLUJOS

procedimientos. La constitucionalización y la internacionalización son los


dos grandes pilares del derecho laboral del siglo XXI.
La adopción de la teoría monista sobre la aplicación de los Convenios de la
O.I.T. ya ratificados con su consecuencia inmediata de formar parte de la le-
gislación interna, la consagración de figuras tales como el derecho de asocia-
ción, principios democráticos, fuero a los dirigentes sin excepción, contrata-
ción y negociación, primacía de la realidad, participación de los trabajadores
en la gestión de las empresas, norma más favorable, condición más beneficio-
sa, indubio pro operario, opcionalidad prioritaria de los mismos para adquirir
la propiedad accionaria de las empresas del Estado, establecimiento de dere-
chos mínimos para trabajadores oficiales, huelga y concertación, son los boto-
nes de muestra del inequívoco interés del constituyente 1990-1991 para colo-
car las relaciones individuales y colectivas laborales en un contexto internacio-
nalista que se nutriera diariamente en las canteras del derecho laboral moder-
no, aunque hay que reconocer cómo ese esfuerzo va a frustrarse bien por la
misma composición de la constituyente que no permitió mayores precisiones
en las normas referidas al derecho laboral, bien por la insuficiencia en el ma-
nejo de la técnica constitucional, pero especialmente por la voluntad del Eje-
cutivo que se preparó y actuó muy bien para darle pista libre al neoliberalismo
y lo poco que dejó pasar con sentido social lo va a entrabar en el desarrollo
legislativo y normativo del futuro.

142o. La parte económica nulifica las garantías al derecho de asocia-


ción
Al erigirse en el artículo 333 de la Constitución como principios: (i) la activi-
dad económica y la iniciativa privada, (ii) la libre competencia económica, (iii)
la prohibición de obstruir o restringir la libertad económica y en el artículo
336 que (iv) enajenará o liquidará las empresas monopolísticas cuando no
sean eficientes, se levantaron barreras poderosas contra el principio de la li-
bertad sindical.
Únicamente dispone el 336 que se respeten los derechos adquiridos, más no
las convenciones colectivas. La masacre laboral está anunciada. El constitu-

–(Aparte entre corchetes {...} declarado INEXEQUIBLE por la Corte Suprema de Justicia, median-
te Sentencia del 23 de octubre de 1975. Mediante la misma Sentencia se declaro EXEQUIBLE el
aparte entre paréntesis cuadrados [...]).

275
MARCEL SILVA ROMERO

yente desprotege las consecuencias del derecho de asociación como son las
convenciones colectivas y los acuerdos existentes entre empresas y sindicatos.
Prima en estas materias el destino que el constituyente en el artículo 333 le dio
a las empresas como base del desarrollo. Si existe contradicción entre «empre-
sa» y lo mandado en los primeros 100 artículos de la Carta se preferencia
aquella.
Eso es lo que ha venido sucediendo y tiene casi exterminado al sindicalismo
colombiano.

143o. La CGTD culmen del otro proceso de unidad


En el año de 1993 la O.I.T. registraba como uno de los motivos de la baja
afiliación sindical en América Latina la preferencia por los sindicatos de em-
presa y la consiguiente dispersión sindical.
Pero también se congratula por los avances: «Sin embargo, recientemente al-
gunos sindicatos se han fusionado con éxito... En Colombia, las negociacio-
nes entre la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Confederación de
Trabajadores Democráticos de Colombia (CTDC) culminaron en 1992 con la
creación de la Confederación General del Trabajo Democrática (CGTD)»229.
Dentro de este proceso unitario se ubicaron, además de las dos Centrales,
algunos sindicatos de la C. T. C. y un sector del sindicalismo independiente. El
1o. de mayo de 1992 se oficializó la creación de la Confederación General de
Trabajadores Democráticos. Una de las características centrales de la nueva
confederación es que si bien predominan las organizaciones sindicales, en su
composición tienen gran importancia las populares.
Otra situación especial dentro de la nueva Central la constituye, que mientras
la mayoría de los agrupados son sindicatos u organizaciones de masas en ge-
neral, el MOIR va a llegar pero con la perspectiva de partido político.

144o. Los ecos prácticos de la Constitución


El contenido de la Constitución de 1991 es tan contradictorio en todos los
niveles que en lugar de ser el punto de reencuentro de los colombianos es más
bien el punto de partida de la confrontación.

229
OIT. Op. cit., pág. 54.

276
FLUJOS Y REFLUJOS

En efecto, a partir de la expedición de la Carta se dio cierta amplitud a los


sectores populares, entre ellos el sindicalismo y se sintió cierto sentido de
posibilidades democráticas, pero a medida que los sectores políticos distintos
de los tradicionales del país se debilitaron o no adquirieron la suficiente fuerza
en el contexto nacional, muchos derechos y principios democráticos serán
desconocidos y se cerrará el anillo neoliberal.
Pero la égida de los sectores neoliberales, coordinados e impulsados desde
palacio presidencial es la impronta.
La catarata de leyes centrales, reconocidamente neoliberales, no se hizo espe-
rar, como son la ley 80 de 1993 sobre contratación administrativa, ley 100 de
1993 sobre seguridad social, ley 134 de 1994 «Estatuto de Participación Ciu-
dadana», ley 136 de 1994 sobre modernización de los municipios, ley 142 de
1994 sobre servicios públicos domiciliarios, ley 143 de 1994 sobre sector eléc-
trico, ley 190 de 1995 estatuto anticorrupción, ley 200 de 1995 sobre el régi-
men único disciplinario, ley 270 de 1996 o estatutaria de la administración de
justicia, etc.
Mientras tanto los trabajadores presentaron un proyecto de estatuto de traba-
jo, consagrado en el artículo 53 de la Carta, con el respaldo de un millón de
firmas y no obtuvieron ni su discusión en la Comisión VII de la Cámara.
Se confirma que entre las distintas interpretaciones de la Constitución prima-
rá la más favorable a aquellos sectores que más presión puedan ejercer, es
decir a los neoliberales.
El Consejo de Estado, especialmente la Sección 1a., que va a juzgar constitu-
cionalmente muchos decretos está dominado por la visión neoliberal y no
ejercerá el control necesario sobre los actos del gobierno para equilibrar las
diferentes fuerzas que integran la vida del país, contribuyendo así,
peligrosamente, al proceso de violencia y descomposición por la exclusión de
puntos de vista distintos a los oficiales.

145o. Una temporal variación jurisprudencial


Dentro del pequeño verano de apertura democrática después de la realización
de la Constituyente la Corte Suprema de Justicia contribuye al fortalecimiento
del sindicalismo.
Rescatando en su totalidad el principio de que los trabajadores son los únicos
que pueden iniciar el conflicto y en un alarde de profunda interpretación siste-
277
MARCEL SILVA ROMERO

mática de las normas contenidas en el Código Sustantivo del Trabajo, le atri-


buye al pliego de peticiones la iniciación del conflicto y la denuncia empresa-
rial sólo producirá efectos capaces de modificar los derechos convencionales
preexistentes si coincide con la denuncia o el pliego del sindicato.
La sentencia más elaborada doctrinariamente es la proferida en el conflicto de
la Licorera de Santander, donde la Corte explicita su posición sobre la iniciati-
va del conflicto y por qué las obligaciones laborales son de tracto sucesivo y
jamás pueden considerarse irredimibles si no se le otorga a la denuncia del
empleador el efecto de recortar los derechos de los trabajadores.

146o. La liquidación de la Empresa Puertos de Colombia. Se inicia la


feria de los recursos del Estado.
La posición estratégica que ocupan los puertos en cualquier país asegura la
importancia política de quien los maneja y las ingentes ganancias que se obtie-
nen. Como se ha reseñado con anterioridad, la primera huelga de cierta im-
portancia en lo que hoy es el territorio colombiano fue la realizada por los
trabajadores portuarios en el año de 1917 que dio lugar al primer decreto
sobre huelgas. (ver anexos).
Los trabajadores de este sector económico estuvieron integrados a la
FEDENAL que fue la columna del movimiento sindical durante los años 30 y
40, obtuvieron gran influencia política bajo los dos gobiernos de López
Pumarejo, especialmente visible durante las movilizaciones acaecidas para
impedir el golpe de Pasto de junio de 1944 que dieron lugar al primer estatuto
laboral, el decreto 2350 de 1944.
Pero hacia los años 60 se convierten los sindicatos portuarios en los soportes
principales de la política del gobierno de Lleras Camargo y de la embajada
norteamericana para desterrar a los izquierdistas de las filas de la Confedera-
ción de Trabajadores de Colombia C. T. C. y uno de sus líderes, José Raquel
Mercado se convierte en el adalid sindical contra las organizaciones con in-
fluencia comunista. El aislamiento de los sindicatos de puertos frente a la
luchas de los demás trabajadores del país puede ser sintetizada en el siguiente
ejemplo: cuando el sindicato de la industria de alimentos fue a pedir apoyo a
un sindicato portuario para una huelga de los trabajadores de Cicolac de
Valledupar le contestaron que ellos, los portuarios, ni daban ni pedían solida-
ridad económica.

278
FLUJOS Y REFLUJOS

Estas organizaciones portuarias logran influir decisivamente en las elecciones


de senadores, representantes a la Cámara, diputados a las asambleas departa-
mentales y concejales municipales, que se erigen como una barrera impenetra-
ble para defender los derechos laborales convencionales contra cualquier ini-
ciativa de los funcionarios del Estado o de los representantes del capital priva-
do destinada a desmejorar su situación.
Sin embargo, pese a ser la empresa una sola a nivel nacional funcionaban
distintos sindicatos en cada puerto230, unificados orgánicamente en la federa-
ción Fedepuertos. En muchas oportunidades negociaban pliegos de peticio-
nes y suscribían convenciones colectivas por separado, siendo una de las po-
cas oportunidades de negociación única la que culminó con la suscripción de
la convención depositada el 8 de junio de 1987.
El salario de los portuarios variaba según fuese la actividad, las horas en que
preste el servicio y el día. Los directivos sindicales con permiso remunerado
tendrían como salario los promedios devengados durante los últimos 12 me-
ses inmediatamente anteriores para el personal intermitente a destajo y fijo, es
decir su salario lo fijaría el producido general de cada puerto.

I. Una privatización sin dolientes.


El Ministro de Hacienda de Barco, posteriormente Ministro de Gobierno y
finalmente presidente de la República, César Gaviria, impulsa el proyecto de
ley de privatización de Puertos de Colombia que defiende en el Congreso el
Ministro de Desarrollo Ernesto Samper231 y cuyos fines primordiales, como
230
Para la fecha en que se inició el proceso de liquidación de la EMPRESA PUERTOS DE CO-
LOMBIA funcionaban, entre otros, el Sindicato de Trabajadores del Terminal Marítimo de Cartagena
– Sindicaterma – con personería jurídica reconocida por resolución Nº 217 del 28 de octubre de
1937, Sindicato de Empleados y Obreros del Terminal Marítimo de Barranquilla Obras Bocas de
Ceniza – Sindeoterma – con personería reconocida por resolución Nº 49 del 7 de abril de 1944,
Sindicato de Trabajadores del Terminal Marítimo de Buenaventura con personería reconocida por
resolución Nº 719 del 30 de octubre de 1953, Sindicato de Trabajadores del Terminal Marítimo de
Santa Marta - Sintratermar – con personería reconocida por resolución 1633 de noviembre 3 de
1961 y Sindicato de Trabajadores de la Empresa Puertos de Colombia – Sintrapocol - con personería
jurídica reconocida por resolución Nº 00455 de 1962.
231
«En cuanto a la política económica que sirvió de marco para este proyecto y la correspondiente
ley, se utilizará a modo de síntesis, lo expuesto por el señor Ministro de Desarrollo, Doctor Ernesto
Samper Pizano en la Sesión ordinaria de la H. Cámara de Representantes que tuvo lugar el 14 de
diciembre de 1990.
«El Ministro presenta como aspectos fundamentales de la nueva orientación económica los siguien-
tes:
«a) La superación del «viejo modelo proteccionista»;
«b) La relocalización del desarrollo económico en los litorales atlántico y pacífico;

279
MARCEL SILVA ROMERO

los sintetizó la Corte, eran de la más pura filosofía neoliberal: a) Desarrollo


portuario, librado «en lo posible» a las fuerzas del mercado y sometido a los
planes indicativos que elabore el Gobierno. b) Regulación e inspección, atri-
buida al Gobierno nacional. La prestación de servicios portuarios, correrá
por cuenta de las sociedades portuarias. c) Descentralización del servicio por-
tuario. d) Libertad tarifaria en la mayoría de los servicios, como los de cargue,
descargue, dragado, pilotaje, almacenamiento. e) Eficiencia en el servicio por-
tuario (es el objetivo principal de la Ley) como consecuencia de la descentra-
lización de decisiones y de la libertad de competencia. f) Expansión portuaria
(fin del proceso de reestructuración). Las sociedades portuarias construirán
puertos. g) Supresión de Puertos de Colombia. Sus pasivos serán asumidos
por la Nación. Los activos serán aportados a las nuevas sociedades o serán
vendidos para cancelar el pasivo social.
Presentado el proyecto de ley los líderes sindicales tratan de controvertir y
obstaculizar la aprobación de la ley de privatización recurriendo a los parla-
mentarios ‘amigos’ pero finalmente se imponen la filosofía y los objetivos del
proyecto, sin discusión alguna, ‘a pupitrazo’232, de liquidar la empresa, despe-
dir a todos los trabajadores, traspasarle todos los pasivos, especialmente los
«c) la reducción de los monopolios creados por la política de sustitución de importaciones;
«d) El desarrollo de una nueva política económica cimentada en una nueva política comercial, un
proceso de reconversión industrial, un aumento de infraestructura, el diseño de una política de cien-
cia y tecnología.
«La nueva orientación comercial se fundamenta en la liberación de importaciones, que traerá más
competencia y más especialización, y en la promoción de exportaciones, que al lado de mecanismos
ya probados como el Plan Vallejo, se impulsará con nuevos elementos de ayuda al exportador como
la transformación de Proexpo en un banco de comercio exterior.
«El desarrollo de la infraestructura del país parte del reconocimiento de una paulatina desaparición
de los medios de transporte. A este respecto el Ministro afirma:
«... tenemos que buscar una estructura de desarrollo que nos permita consolidar el desarrollo econó-
mico a partir de unas bases confiables de tal manera que el programa de inversión del gobierno
estátambién orientado hacia el mejoramiento de las condiciones de operación de los puertos, de los
ferrocarriles. No se trata como se ha insinuado, de acabar con el manejo portuario o desconocer los
derechos de los trabajadores de los puertos, se trata de que los puertos funcionen en una forma más
eficiente, se trata de devolver el manejo de los puertos a las regiones, para acabar con el gigantismo
estatal.» (folio 14 de la transcripción literal de la sesión)» (sentencia C 013 de 1993).
232
«En cuanto al término «debate» se remite al Reglamento del Congreso en su artículo 150, y
puntualiza que el simple sometimiento a consideración de un proyecto de ley en la respectiva comi-
sión o en la plenaria, constituye de por sí debate, sin que sea necesario el inicio de una discusión en
torno al tema del proyecto.
«El mecanismo de votación denominado «pupitrazo», en opinión del señor Procurador, se relaciona
más con un fenómeno de responsabilidad y representatividad política de los congresistas, que con
los requisitos formales que exige la Constitución para la aprobación de un proyecto de ley. En
atención a lo anterior, considera el concepto fiscal que la norma, en lo que corresponde a su proce-
dimiento de formación, es exequible» (sentencia C 013 de 1993).

280
FLUJOS Y REFLUJOS

laborales, al Estado233 quien arbitrará recursos para pagar las obligaciones de


los puertos234, y crear sociedades portuarias con intervención del capital pri-
vado, sin cargas de ningún tipo, contratando trabajadores bajo condiciones
mínimas legales cuando no inferiores a ellas. De esta manera los significativos
salarios de los trabajadores, que eran parte de los rendimientos que producían
en la empresa, y que irrigaban y mantenían las economías lugareñas, con
especial incidencia en la vida social y económica de Buenaventura y Tumaco,
ahora quedarán en manos de los inversores en las sociedades portuarias quie-
nes no los reinvertirán en esas ciudades sino que los trasladarán a Cali, Bogotá,
Miami, Nueva York, etc. A un paso de estas decisiones está la aguda
pauperización de estas dos ciudades, pero con fuertes incidencias negativas en
Cartagena, Barranquilla y Santa Marta.
Los líderes sindicales quedan ante la alternativa de oponerse con todas las
consecuencias del caso a la privatización o negociar las condiciones de retiro.
Después de algunos debates, en los que intervinieron sus asesores jurídicos, y
acogiendo el argumento que la privatización ya era una ley y no lograrían
impedir su aplicación así fuese con grandes movilizaciones de masas, optaron
por presentar el pliego de peticiones a la empresa para « mejor irse»

II. Neutralizada la oposición sindical.


Durante la negociación los sindicatos solicitan pensiones de jubilación a los
quince años de servicio y obviamente el gerente de la Empresa Puertos de
Colombia, el Ministro del Transporte y el del Trabajo se oponen firmemente
porque ello significaría una carga excesiva para el Estado. Pero la réplica de los
negociadores sindicales es absolutamente lógica pues ellos no estaban liqui-
dando la empresa para privatizarla, ni estaban pidiendo que los despidieran y
por tanto no tenían que asumir o financiar los pasivos empresariales con sus

233
«Los pasivos de la empresa se asumirán por la Nación, que tomará a su cargo las siguientes
deudas: a) las pensiones de jubilación acumuladas; b) las prestaciones sociales que se adeuden; c)
las indemnizaciones que se decreten; d) el monto de las condenas judiciales; e) la deuda externa. El
art. 35 de la ley señala como posibles fuentes de fondos para el pago de las acreencias relacionadas,
el producto de las ventas de acciones que posea la Nación en las sociedades portuarias regionales,
las tarifas que cobren las sociedades regionales de propiedad oficial, y la condonación de la deuda
que hagan entidades del sector público en favor de Colpuertos (art. 35 ibid)».
234
«El patrimonio del Fondo se integra con los recursos que se incluyan en el presupuesto general de
la Nación, un porcentaje de las tarifas que cobren las sociedades portuarias oficiales, los fondos que
le sean transferidos por la Nación o la Empresa, los rendimientos financieros que obtenga, y los
demás que reciba a cualquier título».

281
MARCEL SILVA ROMERO

derechos, pero si no se aceptaban tales peticiones se opondrían al proceso


liquidatorio.
El gerente y los ministros presionados por los privatizadores a cuya cabeza se
encontraba el Presidente de la República, seguido de los importantes grupos
que querían apoderarse de tan importante negocio portuario, deben ablandar
su postura y pactan el retiro de los trabajadores beneficiados con pensiones
de jubilación jugosas235, con el claro propósito de que más adelante derogarán
ese acuerdo. Así se establecen pensiones especiales de retiro de las que puede
ser ejemplo la convención del puerto de Buenaventura236.
Pero a los dirigentes sindicales se les crea un grave problema. Un importante
porcentaje de trabajadores con más de 13 años de servicio y menos de 15, se
rebelan y amenazan con descabezar la dirección pues solo percibirán la in-
demnización por despido sin justa causa y no encuentran justificación alguna
para no acceder a la pensión dado que ese derecho se ha pactado como condi-
ción de liquidación de los puertos. El clima de insatisfacción de las bases de
los sindicatos empezaba a calentarse, las asambleas se ponen al rojo vivo y al
final se aprueba exigirle al gobierno pensiones a los 13 años de servicio.
Otra vez la negativa rotunda de los representantes del Estado por que era
inconcebible pensionados tan jóvenes, se repite la presión del gran capital
235
Las convenciones colectivas se suscriben el 23 de abril, 10 de mayo, y 9 de agosto de 2001.
236
Artículo 151 Pensiones proporcionales de la liquidación de la Empresa Puertos de Colombia
: «Los trabajadores oficiales y demás empleados del Terminal Marítimo de Buenaventura que cuen-
ten con más de cuarenta (40) años de edad, y un tiempo de servicio igual o superior a quince (15)
años de servicio oficial, y no menos de diez (10) años continuos o discontinuos en la Empresa
Puertos de Colombia tendrán derecho a una pensión proporcional de jubilación así: El trabajador
oficial que cuente con quince (15) años de servicio tendrá derecho a una pensión proporcional del
65% del salario promedio, el que cuente con dieciséis (16) años de servicios el 66% del salario
promedio, el que cuente con dieciocho (18) años de servicio el 68% del salario promedio, el que
cuente con diecinueve (19) años de servicio el 69% del salario promedio, el que cuente con veinte
(20) años de servicios el 70% del salario promedio, el que cuente con veintiún (21) años de servicios
el 71% del salario promedio y así sucesivamente sin sobrepasar el 80% del salario promedio el valor
de la pensión (conforme aparece en la última columna del siguiente cuadro): - sigue cuadro a folio
340 del anexo 1A
- Parágrafo 1º. Igualmente tendrán este derecho los trabajadores que tuvieren más de quince (15)
años y menos de veinte (20) años al servicio de la Empresa Puertos de Colombia y cuenten con
menos de cuarenta (40) años de edad, a los cuales se le aplicarán los porcentajes señalados en la
columna número cuatro en más de diez (10) años y menos de cuatro (4)... Parágrafo 3º. Para la
liquidación de pensiones a las que se refiere este artículo y las indemnizaciones por liquidación de la
Empresa, se tendrá en cuenta el salario promedio devengado por el trabajador en el último año de
servicio (...) Parágrafo 8º. Los trabajadores oficiales que tengan más de quince (15) años laborados
a entidades oficiales de los cuales por lo menos diez (10) años hayan sido exclusivamente con la
Empresa Puertos de Colombia y cuenten con menos de cuarenta (40) años de edad, tendrán derecho
a pensión proporcional así:»

282
FLUJOS Y REFLUJOS

para hacerse a los puertos sin carga laboral y finalmente, el 27 de agosto de


1991, se suscribe una acta de aclaración, adición y fijación del espíritu de la
convención colectiva dando por entendidas pensiones para quienes tuviesen
más de 13 años de servicio y menos de 15. Esta acta se suscribe con el sindi-
cato menos importante y visible como era Sintrapocol que solamente aglutinaba
apenas un centenar de trabajadores administrativos de Bogotá, sin incidencia
alguna en los puertos, pero que en virtud de la cláusula más favorable se
podría reclamar para cualquier portuario en el país237.
Esta fue la primera fase de la política gubernamental dirigida a calmar y des-
movilizar a los sindicatos para que no se opusieran a la privatización de los
puertos con el halago de abultadas pensiones de jubilación para los directivos
sindicales, especialmente, al dejar las puertas abiertas para incrementárselas
más adelante con refacciones de los factores salariales a tenerse en cuenta sin
mayores precisiones y con el diseño de las nuevas sociedades portuarias en las
que podían participar como accionistas algunos dirigentes sindicales.

III. Anular arbitrariamente las garantías acordadas en convención


colectiva.
El Presidente ejerciendo facultades extraordinarias para dictar el régimen la-
boral de los trabajadores de la empresa en liquidación que le había conferido
la ley 1ª de 1991, expide el decreto número 035 de 1991, en cuyo artículo 6238
237
«PENSIONES CON FACTOR 53: La Empresa reconocerá pensiones proporcionales a los traba-
jadores que teniendo desde trece (13) años hasta menos de quince (15) años de servicios al Estado,
sumando su tiempo de servicio y su edad el resultado alcance o supere el tope del factor cincuenta y
tres (53). Para tener derecho a esta pensión, el trabajador deberá haber laborado un mínimo de diez
(10) años para Colpuertos.
«Los trabajadores que alcancen o superen el tope del factor 53, tendrán una pensión proporcional
calculada así: El treinta (30%) por ciento del salario promedio mensual como base y el dos y medio
(2.5%) por ciento, por cada año de servicio a la Empresa Puertos de Colombia, sin superar el tope
del sesenta y cuatro (64%) por ciento en ningún caso.
«A los trabajadores que tengan desde trece (13) años hasta menos de (15) años de servicio al Estado
con un mínimo de diez (10) años de servicios a Colpuertos, sin alcanzar el referido tope de cincuen-
ta tres (53), o sea, menos de (40) años de edad, la Empresa le reconocerá una pensión proporcional
calculada así: El treinta (30%) por ciento del salario promedio mensual como base y el dos (2%) por
ciento por cada año de servicio a la Empresa Puertos de Colombia sin superar el tope del sesenta
(60%) por ciento».
238
Artículo 6º Los trabajadores oficiales que a la fecha de publicación de este Decreto tuvieren
veinte (20) años o más de servicios en la Empresa, tendrán derecho sin consideración a la edad, a
pensión de jubilación proporcional correspondiente al tiempo de servicio, así:
a) Veinte (20) años, sesenta y cuatro por ciento (64%) del salario promedio;
b) Veintiún (21) años, sesenta y cinco por ciento (65%) del salario promedio;
c) Veintidós (22) años, sesenta y seis por ciento (66%) del salario promedio;

283
MARCEL SILVA ROMERO

solamente permite las pensiones a partir de los 20 años de servicios, contra-


riando el texto de la recién firmada convención, pese a que el Ministro de
Desarrollo, Ernesto Samper Pizano, había afirmado en una sesión de la Cá-
mara de Representantes, cuando se tramitaba aquélla, que no se trataba de
quitarles los derechos a los trabajadores239.
Esta es la primera lección recibida por los trabajadores de los neoliberales, no
se puede confiar en su palabra cuando de acuerdos se trata para despejar el
campo hacia la privatización.

IV. La protección constitucional al derecho de negociación.


Presenté la demanda ante la Corte Constitucional solicitando la declaratoria
de inexequibilidad, entre otros, del artículo 6º del decreto 035 de 1992 que fue
acumulada a la suscrita por el profesor César Castro Perdomo. Entre los múl-
tiples argumentos expuestos el principal fue el de la violación de los Conve-
nios Internacional de la O.I.T. sobre negociación colectiva y la condición más
beneficiosa a los que el apoderado del gobierno, doctor Hernán Guillermo
Aldana, se opone alegando que el decreto no violaba ningún derecho funda-
mental por cuanto a los trabajadores que habían cumplido los requisitos de
convención antes de la expedición del decreto 035 se les reconocería esa pres-
tación en los términos allí pactados, mientras que quienes no los hubiesen
cumplido a la vigencia del decreto tenían una simple expectativa y por tanto
sólo serían pensionados cuando hubiesen satisfecho los presupuestos de di-
cho artículo 6º del decreto 035.
Cuando se hallaba en trámite la demanda de inconstitucionalidad el gobierno
central ordenó al Liquidador procediera a cancelar los contratos de trabajo
d) Veintitrés (23) años, sesenta y siete por ciento (67%) del salario promedio;
e) Veinticuatro (24) años, sesenta y ocho por ciento (68%) del salario promedio; y así sucesivamen-
te, sin sobrepasar del setenta y cinco por ciento (75%) del salario promedio, el valor de la pensión.
El trabajador oficial que se pensione acogiéndose a este régimen tendrá derecho a la pensión de
jubilación ordinaria del setenta y cinco por ciento (75%) del salario promedio causado en el último
año de servicio, con los reajustes anuales pertinentes, al cumplir cincuenta y cinco (55) años de edad
los hombres y cincuenta (50) años de edad las mujeres.
239
«A este respecto el Ministro (Samper) afirma
«... tenemos que buscar una estructura de desarrollo que nos permita consolidar el desarrollo econó-
mico a partir de unas bases confiables de tal manera que el programa de inversión del gobierno está
también orientado hacia el mejoramiento de las condiciones de operación de los puertos, de los
ferrocarriles. No se trata como se ha insinuado, de acabar con el manejo portuario o desconocer los
derechos de los trabajadores de los puertos, se trata de que los puertos funcionen en una forma más
eficiente, se trata de devolver el manejo de los puertos a las regiones, para acabar con el gigantismo
estatal.» (folio 14 de la transcripción literal de la sesión).

284
FLUJOS Y REFLUJOS

con base en lo determinado en el decreto 035 de 1992, es decir las pensiones


para quienes tuviesen más de 20 años, liquidadas sobre un promedio muy
inferior al resultante de la aplicación convencional y para todos los demás, se
les aplicaría la tabla indemnizatoria.
En reunión urgente de directivos sindicales en Barranquilla se tomó la deter-
minación de parar los puertos, actividad que ya hacía mucho tiempo no se
efectuaba, y exigir a cambio que se esperara el fallo de la Corte Constitucional
antes de dar por terminados los contratos de trabajo. El objetivo se logró pero
la situación se hizo insostenible para los privatizadores pues tanta publicidad
de la situación en los puertos podría llamar demasiado la atención y ponerla en
peligro. En un editorial ‘El Tiempo’ exigió que la Corte Constitucional debía
fallar, en cualquier sentido, pero pronto, por bien del país.
En enero de 1993 la Corte Constitucional fue tajante al aceptar que lo pactado
en convención colectiva era un derecho en sí mismo y no podía la ley derogar-
lo, lo que significa que si alguien quería modificar la cláusula convencional
debe hacerlo dentro de los términos y oportunidades señalados por la ley para
el trámite de un conflicto colectivo. Además señaló la violación de los Conve-
nios Internacionales y en la sentencia se asomó la noción de bloque de
constitucionalidad240
240
«Lo anterior permite a esta Corte afirmar que se configura un menoscabo de los derechos adqui-
ridos por los trabajadores de Colpuertos en las convenciones a las cuales se ha hecho alusión. El
Gobierno Nacional, al dictar con posterioridad a la fecha de la firma de las convenciones, un decreto
que reduce los derechos pensionales de los trabajadores sindicalizados, ha desconocido los derechos
adquiridos con arreglo a la ley, pieza capital de nuestro ordenamiento jurídico que aparece en la
nueva Carta Fundamental en el inciso primero del art. 58. Se produce además una transgresión
explícita del ordenamiento constitucional vigente. Sin que tenga relevancia el rango de las normas
que contienen el régimen más favorable, es claro que el Decreto 035 de 1992 viola el art. 53 de la
Constitución Política, que prohibe al legislador, y a los contratantes «menoscabar» los derechos
delos trabajadores.
«No es de recibo afirmar que la vulneración de los derechos de los trabajadores sólo se produce en
aquellos casos en los que determinados trabajadores o empleados cualifican para ser pensionados o
indemnizados bajo los parámetros de las convenciones colectivas.
«No es así porque lo ganado en una convención colectiva significa un derecho en sí mismo para el
trabajador, que en algún momento de su vida de trabajo se verá confrontado con la realización de la
hipótesis normativa. Pero, además, es derecho actual y no mera expectativa pues se trata de una
conquista de ese conjunto específico de trabajadores que labora en Colpuertos.
«Se configura asimismo una violación al derecho a la negociación colectiva consagrado en el artícu-
lo 55 de la Constitución Política, porque el Gobierno, al expedir el Decreto 035 bajo estudio, en su
artículo 6º desconoció el poder vinculante de las convenciones colectivas, como mecanismos crea-
dores de normas jurídicas obligatorias para las partes.
«El quebrantamiento del canon constitucional que consagra el derecho a la negociación colectiva
lleva ineludiblemente a la infracción de la norma que protege el derecho a la asociación sindical (art.

285
MARCEL SILVA ROMERO

147º El juego sucio gubernamental limpia el camino de obstáculos a


la privatización de las empresas del Estado y destrucción de los
sindicatos.
La experiencia del proceso de privatización de los puertos y del despido ma-
sivo de sus trabajadores fue estudiada a profundidad por el gobierno, para
superar los ‘errores’ cometidos como el de haber dado un lapso de dos (2)
años para terminar los contratos de trabajo y acabar con los sindicatos. Mien-
tras tanto, los dirigentes sindicales, en otras entidades del estado, y sus aseso-
res, se negaban a aceptar que la política del gobierno era indeclinable en el
arrasamiento de las empresas oficiales donde laboraban y en la destrucción de
sus sindicatos, representativos y casi emblemáticos de la resistencia contra los
neoliberales, soñando en que contra ellos le sería imposible realizar esas polí-
ticas privatizadoras, bien por la posibilidad de movilización de la fuerza social
que acudillaban o porque al negocio empresarial era muy difícil exterminarlo
por su absoluta necesidad para satisfacer las necesidades de la población o
mantener el desarrollo industrial y económico. Por ello no pueden percibir
que los gobernantes de turno asumirán conductas sin contenido ético para
obtener los resultados buscados. Un ejemplo:
En desarrollo de la política proteccionista el gobierno adoptó las orientacio-
nes cepalinas de sustitución de importaciones y atracción de la inversión ex-
tranjera dentro de ciertos parámetros, procediendo a establecer industrias o
prestar servicios que el capital privado por diversos motivos no puede o no
está interesado en impulsar. Uno de los casos más típicos lo constituye la
creación de la Planta de Soda, en Mamonal (Cartagena) y Betania (Cajicá)
para la elaboración de productos alcalinos utilizando la sal de Manaure y
Zipaquirá. Es inimaginable el desarrollo industrial del país a partir de la déca-
da del 50 sin la Planta de Soda cuyos productos vendidos por el Estado a bajo
precios, incluso a pérdida, permiten el crecimiento textil, a vía de ejemplo, o
inversión de capital extranjero, por ejemplo Colgate241.
39 C.P.) por tratarse de dos derechos ligados entre sí, ya que la negociación colectiva es consecuen-
cia de la existencia de sindicatos que adelanten la negociación por parte de los trabajadores. Por esta
misma razón fueron desconocidos los Convenios Nº 87 y 98 de la OIT, el primero dedicado a la
defensa de la libertad sindical y la protección del derecho a la sindicalización y el segundo a la
aplicación de los principios de sindicalización y negociación, lo que de contera equivale a descono-
cer lo presunto en el artículo 53 de la C.P. que incorpora a la legislación interna «Los convenios
Internacionales del Trabajo debidamente ratificados» (Sentencia 013 de 1993).
241
La ley 41 de 1968 ordenó al Gobierno Nacional entregarle al Instituto de Fomento Industrial
‘IFI’ los bienes de la Planta Colombiana de Soda y el decreto 1.205 de 1969 autorizó al ’IFI’, a la
Empresa Colombiana de Minas y a la Sociedad Colombiana de Minería Limitada la creación de

286
FLUJOS Y REFLUJOS

Es apenas obvio que Alcalis de Colombia no está destinada a autosostenerse y


cuando se inician las políticas neoliberales se cuestiona su necesidad, se acusa
de improductiva, de ser una carga para las finanzas del Estado y no ser compe-
titiva frente a la importación de productos mucho más baratos.
Pero en esta empresa se ha desarrollado un sindicato con alto grado de movi-
lización y aglutinamiento a su alrededor de organizaciones sociales de diverso
orden, especialmente en Cartagena.
Desde mediados de la década de los 80 se inician las políticas dirigidas a la
privatización de Alcalis de Colombia, pues varios estudios hechos por el Mi-
nisterio de Desarrollo, del cual depende, concluyen que no es rentable, aun-
que no llegan a recomendar abiertamente su liquidación por las consecuencias
sociales que traería para las regiones de Cartagena y de Zipaquirá y la
conflictividad laboral que podría ocasionar. Pero los sectores o personas inte-
resados en el cierre de la empresa oficial, ponen manos a la obra para conven-
cer a los gobiernos que la única alternativa es el cierre de la empresa oficial y,
como primer paso, logran ubicar a algunos de sus mejores cuadros en puestos
claves de la dirección, para que internamente provoquen conflictos con los
directivos tradicionales que sí desean la continuidad de la actividad, provo-
quen la ira de los trabajadores tomando decisiones irracionales y represivas
laboralmente, torpedeen el proceso productivo y desvaloricen la imagen de
Alcalis dentro de la opinión pública. Con estos objetivos muy claros, esos
‘funcionarios’ se van posicionando dentro del conjunto empresarial gradual-
mente, utilizando toda clase de medios sin pararse a reflexionar sobre la falta
de ética de algunos de ellos, y a medida que los ministros ordenan ascenderlos
en la escala administrativa, separan de la dirección a quienes defienden la
empresa y con las manos libres se lanzan a su liquidación con mano de hierro
con los trabajadores y con engaños en las relaciones obrero - patronales. Son
como los productos alcalinos, corrosivos con los derechos humanos funda-
mentales y con los bienes de la sociedad.
En septiembre de 1991 la sociedad procedió a despedir unilateralmente y sin
justa causa a 177 trabajadores y a negociar con un plan de retiro voluntario
a 315 más, argumentando la necesidad de implantar una reestructuración to-

una sociedad de responsabilidad limitada, lo que se llevó a efecto el 4 de agosto de 1970 y que se
denominó Compañía Colombiana de Álcalis - Planta Colombiana de Soda Limitada como empre-
sa de economía mixta del orden nacional, con una inversión del Estado superior al 95%, regida por
las normas de las empresas industriales y comerciales del estado y cuya última razón social fue
Alcalis de Colombia Limitada ‘Alco Ltda.’.

287
MARCEL SILVA ROMERO

tal como medida que contribuiría a solucionar definitivamente la crisis. Sin


embargo, la Junta Directiva de «ALCO LTDA.» aprobó la liquidación de la
sociedad el 31 de marzo de 1992, por considerar que estaba incursa en la
causal consagrada en el artículo 370 del Código de Comercio.
En la negociación de 1992 los directivos empresariales le plantearon a los
trabajadores y al sindicato la disminución de algunos derechos convenciona-
les, entre ellos el régimen pensional, lo que garantizaría la continuidad de las
labores y la revocatoria de las decisiones de disolución y liquidación.
La discusión interna en las organizaciones sindicales fue dura y ardua, pues el
sector mayoritario consideraba inicialmente como atentado contra los princi-
pios básicos de los trabajadores ceder derechos y, entre casi todos los dirigen-
tes, se pensaba como irreal la liquidación que se consideraba como una treta.
Sin embargo ante la amenaza real de la liquidación, el 6 de mayo de 1992
suscribieron una convención, rebajando notoriamente los requisitos de tiem-
po de servicios para acceder a la pensión de jubilación, condicionado a que se
revocaría la decisión de terminación242 de la empresa. El recorte de los dere-
chos pensionales estaba condicionado hasta en el preámbulo de la conven-
ción243.
Por primera vez los sindicatos exigen el derecho a la información dentro del
espíritu del Convenio Nº 158 de 1982 de la OIT como una garantía básica
para la defensa de los intereses de los trabajadores244.
Intempestivamente, el 19 de febrero de 1993 el Presidente de la sociedad le
informa al Sindicato que le dará por terminado los contratos de trabajo,

242
«Artículo 178. CONTINUIDAD DE LA EMPRESA. «Este acuerdo convencional firmado el
seis (6) de mayo de 1992 se realiza para revocar el proceso de disolución y liquidación aprobado por
la Junta de Socios de la empresa el día 31 de marzo de 1992 y así garantizar la continuidad y
desarrollo en las operaciones de ALCALIS DE COLOMBIA LIMITADA ‘ALCO LTDA».
243
‘CONSTANCIA HISTORICA’ «Este acuerdo es motivado por las nuevas circunstancias y retos
difíciles originados por la apertura económica e internacionalización de la economía, razón por la
cual los trabajadores estamos aportando nuestra mayor contribución y sacrificio en la historia de
Alcalis, a través de una solución concertada que modifica el régimen pensional, con el propósito de
garantizar empleo y bienestar a las presentes y futuras generaciones y convertir la empresa en un
ente rentable, eficiente y prospero al servicio del pueblo colombiano».
244
«Artículo 170. En la primera quincena de febrero de cada año LA EMPRESA entregará a la junta
directiva del SINDICATO de cada seccional (Betania y Cartagena) copia de los proyectos de inver-
sión aprobados para ese año por la Junta Directiva de LA EMPRESA.
«El empleador deberá mantener informado al sindicato, con suficiente anticipación, acerca de las
decisiones relativas a todo cambio importante de su actividad u organización, o susceptible de tener
implicaciones en las condiciones de trabajo y empleo de los trabajadores».

288
FLUJOS Y REFLUJOS

unilateralmente y sin justa causa a 1.215 trabajadores a nivel nacional a partir


del día 26 de febrero de 1993.
Ese mismo día, de manera sorpresiva, los trabajadores que se encontraban
laborando en turno fueron desalojados por la fuerza pública de las instalacio-
nes de Cajicá, paradas las unidades de producción y a partir de ese momento
se impidió su entrada a las instalaciones. Mientras tanto, en Mamonal
(Cartagena) a las 4 p.m. del mismo día los trabajadores recibieron la orden de
parar todas las unidades productivas, sin ningún proceso técnico. Los sindica-
listas se negaron a abandonar las instalaciones, donde permanecerán duran-
te varios días creyendo vanamente que el país sí necesita del funcionamiento
de las plantas y con ellas en su poder tendrán capacidad de negociación.
Ese mismo día el Gerente del Instituto de Fomento Industrial ’IFI’ le plan-
tea al Presidente del sindicato, la opción para que los extrabajadores, orga-
nizados como empresa legalmente constituida, se hagan propietarios de to-
dos los bienes muebles e inmuebles de la empresa. El sindicato el 24 de febre-
ro de 1993 acepta estudiar la opción de compra, exige unas aclaraciones so-
bre la propuesta empresarial y los interesados contactan capitalistas venezola-
nos que les permita presentar una opción seria de compra respaldada por las
garantías financieras del caso, pero ante esta maniobra días más tarde el mis-
mo Gerente manifiesta que a la propuesta «...no aplica...» el artículo 60 de la
Constitución Nacional, es decir no habrá derecho de preferencia o prelación
para la compra de las acciones por parte de los trabajadores.
El título de este aparte es muy piadoso con la política oficial. El gobierno juró,
prometió y pactó que no se liquidaría Alcalis de Colombia, obtuvo la rebaja
de los requisitos y monto de las mesadas pensionales, pero lo hizo únicamente
para pagar menos sumas a los trabajadores despedidos. ¡Sobra cualquier co-
mentario más¡
Estos dos casos analizados son solo ejemplos de las políticas a seguir por los
gobiernos colombianos con las privatizaciones de las empresas y entidades del
Estado y de las tácticas de engaño a los trabajadores para conseguir ese obje-
tivo sin mayor oposición social.

148º. La seguridad social es el gran negocio capitalista regulado en la


ley 100.
La incidencia de la ley 100 va a ser profunda dentro del derecho laboral colec-
tivo por los esfuerzos permanentes de los neoliberales para vedar el campo de
289
MARCEL SILVA ROMERO

la seguridad social a la negociación colectiva como culmen de la eliminación


de las barreras para la libre competencia.
La ley 9 de 1973, a la fuerza, trató de unificar todas las entidades de salud en el
ya analizado Sistema Nacional de Salud, pero precisamente el torrente de de-
cretos dictados para estructurarlo desconocieron niveles territoriales, fuentes
de financiamiento, orígenes de cada una de ellos y por tal razón fracasó.
Ahora la ley 100 de 1994 le da ese papel coordinador al capital financiero para
que unifique, homogenice y concentre todos los esfuerzos creados hasta el
momento.
Ya no será el Estado quien trate de desempeñar ese rol a través de la ley y del
Ministerio de Salud, sino que lo harán el capital privado y por imposibilidad de
destruirlo, el Instituto de Seguros Sociales, ya no con su tradicional esencia,
sino como un organismo más dentro de la ruda competencia, con la esperanza
de minimizarlo si lograban los monopolios incrustarse en la dirección con una
capacidad determinante.
Aquí es necesario hacer un alto para tratar de ubicar el contenido y alcance de
la ley 100 y normas suplementarias.

I. Prohibir en convenciones colectivas pactar condiciones de trabajo


relacionadas con la seguridad social era la propuesta inicial.
El gobierno de Gaviria presentó el proyecto de ley, que va a convertirse en la
ley 100, bajo típicos parámetros neoliberales y con una posición totalizadora,
es decir que la seguridad social en Colombia debería estar totalmente regida
por las disposiciones legales tal como él la concebía o sea bajo la égida del
capital.
La eliminación de los beneficios convencionales tanto en el inicial proyecto de
pensiones, como en el posterior sobre salud, era una de las metas propuestas
por el gobierno.
Además, se pretendía que la seguridad social subordinara todas las demás ra-
mas del derecho y de sus especializaciones laborales a un sólo esquema y unas
posibilidades únicas.
Pero las observaciones de un buen sector parlamentario, presionado por algu-
nos electores, o la oposición frontal de otros, especialmente en las comisiones

290
FLUJOS Y REFLUJOS

VII de Cámara y Senado, apoyados por una escasa inconformidad sindical


parecían destinados al fracaso dadas las inmensas mayorías a favor del proyec-
to del gobierno y del capital financiero, quienes no estuvieron dispuestas a
escuchar en la práctica los argumentos adversos.

II. La eliminación de las cláusulas convencionales no la podía hacer el


legislador de 1993.
Pero es la sentencia 013 de 1993 de la Corte Constitucional, que declaró
inexequible el artículo 6º del decreto 035 de 1992, expedido en desarrollo de
las facultades extraordinarias que la ley 1º de 1991 le había otorgado al Presi-
dente para expedir el régimen laboral de la empresa Puertos de Colombia en
liquidación, la que obliga a los legisladores a introducir en el proyecto de ley
algunas mínimas normas de respeto a lo pactado en convención colectiva.
Precisamente ante esta nueva conceptualización de la Corte Constitucional
sobre el derecho de negociación en sí, el gobierno tuvo que aceptar, en el trámite
parlamentario, la inclusión de algunas disposiciones que salvaguardasen las
convenciones colectivas, para que la futura ley de seguridad social no quedase
ad portas de ser declarada inexequible, al menos en ese campo. Tales aclara-
ciones fueron reducidas pero significativas245 en cuanto le quebraban la co-
lumna central a la idea de una ley de seguridad social totalizadora.

III. La insistencia neoliberal en arrasar los derechos convencionales en


la seguridad social.
Era apenas inteligible que cuando la ley 100 se refería a las facultades de las
partes para denunciar la convención colectiva estaba haciendo un reenvío al
Código Sustantivo del Trabajo para regular esta figura dentro de sus cánones y
no se estaba creando excepción alguna sobre los temas de la seguridad social.

245
«Artículo 11…. Lo anterior sin perjuicio del derecho de denuncia que le asiste a las partes y que
el tribunal de arbitramento dirima las diferencias entre las partes»
«Artículo 272. Aplicación preferencial. El Sistema Integral de Seguridad Social establecido en la
presente Ley, no tendrá, en ningún caso, aplicación cuando menoscabe la libertad, la dignidad hu-
mana o los derechos de los trabajadores.
En tal sentido, los principios mínimos fundamentales consagrados en el artículo 53 de la Constitu-
ción Política tendrán plena validez y eficacia».
«Artículo 283. Aquellas convenciones que hacia el futuro se llegaren a pactar en condiciones dife-
rentes a las establecidas en la presente ley, deberán contar con los recursos respectivos para su
garantía, en la forma en que lo acuerden empleadores y trabajadores».
«Esta ley no vulnera derechos adquiridos mediante convenciones colectivas del sector privado o
público, sin perjuicio del derecho de denuncia que asiste a las partes».

291
MARCEL SILVA ROMERO

El gobierno de Gaviria debió aceptar el resultado con algunas incrustaciones


no muy de su agrado, pero los neoliberales no cejan en su posición y aprove-
chando las facultades reglamentarias quisieron dejar sin eficacia esas modifi-
caciones que limitaban sus pretensiones iniciales.
Tropezando con la prisa de aprovechar que el ambiente gubernamental les era
favorable, dictaron decretos reglamentarios empapados hasta la medula de
criterios neoliberales y totalizadores, aún así tuviesen que forzarle el cuello a
toda la normatividad colombiana y a las instituciones de vieja data.
Un ejemplo: en el decreto 692 se pretendió modificar nuestro ordenamiento
jurídico sobre vigencia y modificación de la convención colectiva de trabajo
disponiendo que bastaba la denuncia del empleador para que los tribunales de
arbitramento tuviesen facultades para «armonizar» las convenciones con el
texto de la ley 100. La inmensa mayoría de apoderados empresariales y aboga-
dos gubernamentales entendieron el término «armonizar» como reducción de
la convención a la ley, es decir, eliminar los derechos convencionales.

IV. El Consejo de Estado ordena el respeto a los mecanismos tradicio-


nales de la negociación colectiva.
Pero pronto el río de las especulaciones jurídicas tuvo que regresar a su madre.
El Consejo de Estado, frente a la violación de una tradicional institución pro-
cedió a anular la parte pertinente del artículo 48 del mentado decreto 692 de
1994.
«Como puede advertirse, los casos planteados no contemplan la opción de
convocar tribunal de arbitramento, como consecuencia de la denuncia colecti-
va, manifestada por el patrono».
«De suerte que a nuestro entender la norma acusada al señalar que «...los tra-
bajadores y empleadores podrán ejercer el derecho a la denuncia que les asiste
y el tribunal de arbitramento, si se llegare a convocar tendrá la facultad de
dirimir las diferencias, aun cuando la denuncia sólo hubiese sido presentada
por una de las partes...», consagra la posibilidad de obtener un fallo arbitral
mediante el instituto jurídico de la denuncia presentada por el empleador, lo
que de una parte, desborda los parámetros de la norma reglamentada y, de
otra, crea una situación no prevista en la preceptiva jurídica que gobierna la
materia».

292
FLUJOS Y REFLUJOS

«Por ello, se estima que la frase «...aun cuando la denuncia sólo hubiere sido
presentada por una de las partes...» es violatoria del ordenamiento jurídico,
debiendo ser anulada (los subrayados son de la Sala)».
«Como se anotó, numerosos doctrinantes coinciden con esta interpretación,
por manera que resulta interesante traer a colación una de estas opiniones, v.
gr., la expuesta por el ex magistrado de la Sala de Casación Laboral de la Corte
Suprema de Justicia, doctor Ernesto Jiménez Díaz, quien sostiene que:
«Como se ha expresado con anterioridad, el derecho a presentar el pliego de
peticiones corresponde exclusivamente a los trabajadores, por ello el empleador
no tiene facultad legal para hacerlo y ante esa situación específica la conven-
ción colectiva continúa vigente con las prórrogas establecidas también en la
ley o sea que esa denuncia patronal no conduce a que se pueda celebrar una
nueva convención o culmine con un laudo arbitral» («Facultades de los tribu-
nales de arbitramento para decidir sobre la denuncia de la convención colecti-
va de trabajo, en revista «Derecho Social», No. 38, junio - 94, Colegio de Abo-
gados del Trabajo)».
«No debe olvidarse que el juez de lo contencioso administrativo debe procu-
rar, al estudiar la legalidad de las normas, evitar que el sentido obvio y natural
de éstas se distorsione a través de una redacción defectuosa o ambigua, por
manera que en eventos semejantes es viable anular un texto si dejarlo vigente
implica traicionar su finalidad o la esencia misma del pensamiento del legisla-
dor».
«En el caso en discusión es conocido que la redacción que el ejecutivo le dio a
la frase demandada ha permitido interpretaciones que podrían resultar lesivas
de los derechos de los trabajadores, en cuanto plantean que la sola denuncia
patronal podría generar el conflicto colectivo de trabajo y conducir a la inte-
gración de un tribunal de arbitramento que decidiera sobre la misma. Y es
ostensible que por las razones ya invocadas esta deducción es equivocada, y
contraria a derecho»246.
Quizás el anterior ejemplo sea el más diciente de cómo los neoliberales trata-
ron de desconocer las modificaciones que se hicieron en el debate parlamen-
tario a la concepción del proyecto de ley, utilizando las facultades extraordina-
rias, también es indicativo de cómo las instituciones lesionadas recuperan su
246
Sent. Consejo de Estado. Sección Segunda. Subsección B, julio 30\96, rad. 10.582. Mag. Pon.
Orjuela Góngora. Jurisprudencia y Doctrina. Legis, oct\96, pág. 1190.

293
MARCEL SILVA ROMERO

vigencia, pero como el péndulo, en otras oportunidades se impondrán los


propósitos iniciales de destruir la negociación colectiva en las áreas de la segu-
ridad social relativas a pensiones y salud.

V. La mayoría de la Corte Suprema de Justicia hace realidad el propó-


sito inicial del gobierno de arrasar con las cláusulas convencionales de
seguridad social.
La mayoría de la Corte Suprema de Justicia va a darle una interpretación a esta
sentencia de nulidad del Consejo de Estado totalmente contraria a lo dicho en
ella:
«Es verdad que mediante sentencia del 31 de julio de 1996 el Consejo de
Estado anuló la expresión «...aún cuando la denuncia solo hubiese sido pre-
sentada por una de las partes...», contenida en el texto del precitado artículo 48
del decreto 692 de 1994, y si bien ello dio base para que en alguna ocasión no
se dispusiera por esta Sala la devolución del Laudo al tribunal de arbitramento
respectivo, observa la Corte, en primer término, que el estudio detenido del
texto completo de la sentencia que declaró la nulidad del precepto referido,
sólo fue parcial, y en segundo lugar, el máximo organismo de la jurisdicción de
lo contencioso administrativo que la profirió, se encargó de precisar su alcan-
ce al expresar:
«Debe agregar la Sala que la norma dentro de la cual está la frase cuestionada
conserva su integridad con la supresión de la misma, y antes bien, liberada de
esa ambigüedad corresponde fielmente a lo que la ley 100 de 1993 previó
sobre el particular, y naturalmente, a lo que las disposiciones del Código Sus-
tantivo del Trabajo consagran en cuanto a la denuncia de los convenios colec-
tivos, el pliego de peticiones, y los efectos de esos instrumentos laborales»
(subraya la Corte).
«De tal modo que continúa incólume lo manifestado por la Corte en la
prenombrada sentencia del 8 de julio de 1996 porque después de la anulación
parcial de la norma acusada, ésta conservó su esencia y está en consonancia
perfecta con el artículo 11 de la Ley reglamentada, de forma que con las ex-
cepciones señaladas en el artículo 279 de la misma, el Sistema General de
Pensiones instituido en dicha Ley, se aplica a todos los habitantes del territorio
nacional, ‘conservando adicionalmente todos los derechos, garantías, prerro-
gativas, servicios y beneficios adquiridos y establecidos conforme a disposi-
ciones anteriores’ para quienes al momento de entrar a regir la Ley 100 hayan

294
FLUJOS Y REFLUJOS

cumplido los requisitos para acceder a una pensión o se encuentren pensiona-


dos, lo que comporta el respeto por los derechos adquiridos, lo que de ningu-
na manera se opone, como lo pregona el mismo texto, al «derecho de denun-
cia que asiste a las partes y que el tribunal de arbitramento dirima las diferen-
cias...» entre ellas.
«Y como se vio atrás, cabal desarrollo de la disposición transcrita, es el texto
definitivo del precepto reglamentario, pues después del fallo de nulidad par-
cial, quedó así:
«Modificación de convenciones colectivas.- Con el objeto de armonizar las
convenciones o pactos colectivos de trabajo a las disposiciones de la Ley 100
de 1993, los trabajadores y empleadores podrán ejercer el derecho de denun-
cia que les asiste y el tribunal de arbitramento, si se llegare a convocar tendrá la
facultad de dirimir las diferencias, de conformidad con lo previsto en el artícu-
lo 11 de dicha Ley».
«Por lo expuesto, no cabe duda de la competencia que tienen los árbitros para
resolver ese punto específico de la denuncia, atinente a las pensiones de jubi-
lación, sin ningún otro requisito o aditamento, pues en estos casos la propia
Ley se encarga de asignarle unos efectos específicos y nítidos, por lo que los
tribunales de arbitramento no pueden excusarse de cumplirlos, razón por la
cual se ordenará la devolución del expediente a los árbitros para que se pro-
nuncien al respecto»247.
Así se cumplió el objetivo inicial de la propuesta del neoliberalismo al Congre-
so consistente en hacer desaparecer los acuerdos convencionales sobre pen-
siones y salud. Más adelante lo intentarán con los regímenes especiales.

149o. Los trabajadores sí corren con los riesgos y pérdidas de la em-


presa sin haber participado en su administración y manejo.
La permisividad de la ley 50 de 1990 para que los patronos, alegando cualquier
motivo, puedan recibir la autorización de las autoridades laborales para cerrar
las empresas y despedir colectivamente a los trabajadores, agudizó la inope-
rancia de las reglas sobre las interminables quiebras que a partir de ese año,
con las consecuencias de la apertura indiscriminada, se hicieron muy popula-
res y aumentaron escandalosamente en número, congestionado los juzgados.

247
Corte Suprema de Justicia – Sala de Casación Laboral – homologación laudo Sintraisa vs. Isa –
ferero 26 de 1997 – mag. pon. Herrera Vergara

295
MARCEL SILVA ROMERO

Lo que era lento ahora es interminable. La ley 50 hizo atractiva la posibilidad


de deshacerse de las ‘cargas laborales’ recurriendo a crear dolosamente causales
de disolución que van a permitir la ‘liberación’ de los capitales, su envío al
exterior o utilizándolo en ‘nuevas explotaciones’ a poco pasos de las antiguas
pero con trabajadores con contrato a término fijo o bajo diferentes formas
precarias de vinculación. La perversidad de esta reforma legal consistió en no
establecer mecanismos de seguimiento a la autorización ministerial de cierre y
de despidos colectivos, bastando la afirmación del empleador, sin ninguna
consecuencia en caso de que mintiera.
Para que el negocio resultara redondo, esa misma ley permite aplazar en deter-
minadas condiciones la declaratoria de unidad de empresa, sujeta a certifica-
ción unilateral que otorgue el Ministerio de Desarrollo Económico sin permi-
tir la contradicción con los afectados, o sean los trabajadores y sus sindicatos.
Cómo reestructurar los negocios liquidando las empresas donde laboran tra-
bajadores beneficiados con convención colectiva, sin pagarles sus derechos
laborales sino hasta el monto del valor de las instalaciones desmejoradas que
es lo único que no puede llevarse el ‘quebrado’, se convierte en el objeto de
refinados cursos especializados de universidades que motejan a aquellos pro-
pietarios que aún respetan los derechos de sus trabajadores como ‘caballeros’
de la edad media que con vestidos acorazados responden a sentimientos de
honor y honra a sus obligaciones, pero que perderán sus empresas por que los
sindicatos se las ‘comerán’.
Las regulaciones del Código de Comercio sobre quiebras son de tal lentitud
que desesperan al más paciente con la demora en las decisiones judiciales y la
resolución de interminables recursos.
El neoliberalismo necesita un juez que no sea independiente sino que deba
aplicar las orientaciones dadas desde la cúpula del poder ejecutivo, que respire
exclusivamente la filosofía del capital y sea inmune a criterios proteccionistas
de los más débiles. También requiere de un procedimiento tan rápido y eficaz
que responda con velocidad al máximo aprovechamiento de los recursos,
invalide al derecho laboral enredado en demorados procesos para dejar insolutas
las obligaciones que los liquidadores no hayan querido reconocer. Este va a
ser el espíritu de la ley 222 de 1995.
Nada más apropiado para estos objetivos que la ‘especialidad’ y preeminencia
del derecho concursal. Los doctrinantes sostienen que este derecho es una
296
FLUJOS Y REFLUJOS

disciplina autónoma, con principios y procedimientos muy diferenciados, a


veces contrapuestos, con los que estructuran al derecho civil, comercial,
laboral o procesal en general, establecidos para épocas de normalidad, mien-
tras que sus regulaciones tienen por objeto situaciones apremiantes, anorma-
les y críticas como son las creadas por el fracaso económico de los empresa-
rios. «Como primera conclusión podemos señalar que las normas concursales
se caracterizan por inaplicar las reglas generales del sistema legal248.» nos re-
cuerda el Superintendente Delegado para los Procedimientos Mercantiles 249.
Uno de los principios de este proceso especial es la universalidad en dos vías,
la subjetiva y la objetiva, concretadas en que todos los titulares de las acreencias,
sin distingo alguno, sean fiscales, laborales, parafiscales, con garantía o simple-
mente quirografarias, ciertas, condicionales, litigiosas o cualquier otra equiva-
lente, están llamados a comparecer e intervenir en el concurso bajo un solo
procedimiento en la búsqueda del pago de sus derechos pero expuestos a no
lograrlo por no cumplir con los requisitos o no actuar en las oportunidades
ritualizadas, o por insuficiencia de los activos que entraron a la masa concursal

248
RODRIGUEZ Espitia, Juan José – «Los derechos laborales en los procesos concursales de liqui-
dación de empresas. Ponencia presentada al xxv congreso colombiano de derecho procesal. sep-
tiembre de 2004» - Instituto Colombiano de Derecho Procesal – 2004.
249
«Sobre este particular la Superintendencia de Sociedades ha venido insistiendo ante las altas
Cortes, especialmente ante la Honorable Corte Constitucional sobre las diferencias entre el derecho
común y el derecho concursal, especialmente en el Oficio 100-26120 del 20 de junio de 2001, en el
cual pone de presente qué es un concurso de acreedores, y cuál es el escenario en que se desarrolla:
«(...) la liquidación obligatoria es precisamente un proceso de organización de los medios legales
encaminados a ha cer efectiva coactivamente la responsabilidad personal del deudor insolvente para
que sus acreedores participen de un modo igualitario, salvo los legítimos derechos de prelación, en
la distribución del importe de la enajenación de sus bienes, viniendo necesariamente a constituirse
entre ellos una comunidad de pérdidas.
Y es que los procesos concursales responden principalmente a la necesidad social de minimizar las
implicaciones que supone la crisis de una empresa sobre la economía y la sociedad, en general, en la
medida en que se involucra no sólo a la empresa y sus propietarios, sino también a los pensionados,
a los trabajadores, a las familias de éstos, a las personas que se benefician o participan de manera
indirecta en la cadena de producción, a los bancos y demás entidades crediticias, a sus ahorradores,
y al Estado mismo que ve reducida la capacidad contributiva de todos los implicados.
Consecuencia de lo anterior serán que los bienes sujetos a inventario y avalúos, los cuales represen-
tan la prenda común del deudor, a través de los cuales se debe buscar la liquidez necesaria para
pagar, hasta concurrencia de lo obtenido, las deudas a cargo del fallido, respetando la prelación legal
y la equidad de la prorrata entre acreedores preferentes. Por esta razón, los bienes con los cuales se
asumirán las deudas a cargo del fallido serán aquellos bienes que conforman la llamada
doctrinariamente «masa de la quiebra», que en los términos de la Ley 222 de 1995 se definen como
el patrimonio a liquidar, bienes que constituyen la universalidad de relaciones jurídicas de muy
diverso orden del cual es titular la sociedad en concurso y que conserva al menos dos características
en el derecho societario, se encuentra inscrita y pertenece al ente social » (Rodríguez Espitia – ib.).

297
MARCEL SILVA ROMERO

que es el patrimonio del deudor en su totalidad y no una parte de él. Los


acreedores pierden el derecho de ejecución individual o separada.
El otro principio, al igual que el del derecho procesal civil, es el de la igualdad
consistente en que todos los acreedores ingresan al proceso concursal, en una
colectividad de intereses a su interior, para lograr, al menos que el pago sea
proporcional al monto de sus créditos, sin perder la posibilidad de pérdidas
también proporcionales.
Este principio es matizado por la calificación de los créditos, estando los labo-
rales, en Colombia, calificados como de primera categoría y privilegiados.
Estas preferencias en el pago, para los cultores del derecho concursal, no es
una muestra de diferenciación sino de igualdad porque nadie puede, válida-
mente, sustraerse del concurso y al final soportar en un mismo grado e inten-
sidad la pérdida que produce la falencia del deudor.
La celeridad es otra de las características de este proceso concursal que en la
ley 222 de 1995 se concreta en facultar a la Superintendencia de Sociedades
como juez del concurso, sin segunda instancia.
Se trata, en definitiva, de un proceso sumario y acelerado, que llame a los
acreedores del ‘quebrado’, se califiquen los créditos, se realicen los inventarios
y avalúos y se paguen las acreencias, desconociendo los principios del dere-
cho laboral y de cualquier otra disciplina.
Entre el derecho concursal y el laboral, acompañado con el procesal laboral,
hay distancias, sentimientos y percepciones casi abismales. Los laboralistas
ubican a las Superintendencias como núcleos coordinadores del capital contra
el trabajo, excluyentes de cualquier sabor garantista para los trabajadores, mien-
tras que los versados en derecho concursal ven con enojo los reclamos de los
trabajadores y en especial de sus sindicatos por pensar que únicamente ayudan
a destruir las empresas o al menos impedir su reestructuración.
El primer síntoma de fricción de las dos esferas procesales, la concursal y la
laboral, lo constituye el emblema de cada uno, como la más especial de todas
las especiales y su primacía sobre la otra, amparándose cada voz debajo de un
artículo o un inciso distinto de la Constitución. El resultado no puede ser más
apocalíptico, el principio pilar del derecho laboral de que el trabajador no
corre ni con los riesgos ni con las pérdidas de la empresa y del empleador
porque nunca participa ni en su direccionamiento ni en su administración250 se
diluye hasta su desaparición en los ‘especiales’ trámites del proceso concursal,

298
FLUJOS Y REFLUJOS

llevando el empobrecimiento inesperado a muchos hogares. La concepción


de la ley 222 de 1995 deja a los empresarios experimentar con los procesos
concursales como el mejor medio de liberarse de las obligaciones laborales
que les permitirá trasladar los capitales a empresas enteramente ‘nuevas’ sin
cargas sociales, o al extranjero, conlleva un atiborramiento de causas, al des-
prestigio de la aplicación de sus normas, a la desindustrialización, a la
desinstitucionalización del país y es semilla del desespero social.
Mientras en el proceso concursal se considera nuclear el principio de la igual-
dad, como la posibilidad que tienen todos los acreedores de acogerse al mis-
mo procedimiento, en derecho laboral sustantivo y procesal se parte del prin-
cipio de la desigualdad entre los trabajadores y el capital, representado por el
empleador o su sustituto, el Liquidador. Es un despropósito pretender darle
un tratamiento de igualdad al pago de las obligaciones laborales de quienes
viven de su salario o mesadas pensionales para poder sobrevivir frente a la
satisfacción de una acreencia civil o comercial cuyos titulares no dependen de
su pago para su supervivencia, sino que la tratan como los riesgos propios de
las inversiones. Es injusticia mayúscula pretender aplicar la igualdad entre
desiguales.
No es cierto que reciban el mismo tratamiento los derechos de los
trabajadores.Veamos:
«La Superintendencia de Sociedades en ejercicio de las facultades oficiosas en
la providencia de apertura ha ordenado a los liquidadores cuantificar las
acreencias laborales, en una clara protección de los trabajadores. No obstante,
ello no es suficiente pues son frecuentes las discusiones o diferencias entre el
valor certificado por el patrono y los estimados por el trabajador, entonces
qué hacer en estos casos? Estimamos que el trabajador debe comparecer al
proceso reclamando como cierto los valores que el patrono le ha reconocido y
como litigiosa la diferencia»251.

250
‘Una dimensión propia de la ajenidad es también la asunción empresarial de los riesgos (ajenidad
en los riesgos), que se anuda a las demás dimensiones que son connaturales al trabajo por cuenta
ajena. Siendo el empresario titular originario de los frutos del trabajo y correspondiendo a éste la
utilidad patrimonial derivada de su venta en el mercado, le corresponderá también asumir el riesgo
económico en caso de que aquélla fracase» (RIVERO Lamas, Juan MONEREO Pérez, José Luis y
OJEDA, Avilés Antonio – «Trabaja asalariado y trabajo autónomo’ en ‘Du travail salarié au
travail indépendan: permanences et mutations» Cacucci Editore- bari – 2004 -- pag. 125).
251
Juan José Rodríguez Espitia – ib.

299
MARCEL SILVA ROMERO

Nada más injusto que esta conducta procesal de la Superintendencia porque


obligan al trabajador a iniciar juicio ordinario laboral para hacer efectiva las
sumas que el Liquidador no les reconoce por concepto de sus derechos labo-
rales. Cuando el proceso termine las condenas se harán insolutas.
«Si el juez del concurso no es el Juez del contrato de trabajo, tal como se
afirma en la ponencia, ¿quién debe dirimir los conflictos laborales sobre la
cuantía de los créditos calificados como de primer orden y privilegiados pro-
ductos de sentencias judiciales ejecutoriadas pero que al precisar su monto se
pueden dar varias interpretaciones?. ¿Ante la discrepancia del monto de las
acreencias deberá el trabajador volver a demandar y esperar un largo proceso
a cuyo final probablemente ya se habrá terminado la liquidación, o el Juez del
concurso deberá establecer esa cuantía dentro del proceso concursal con de-
sarrollo del principio de la contradicción, o podrá el juez laboral hacerlo a
través de un juicio ejecutivo en cuyo mandamiento de pago y posterior liqui-
dación del crédito se precise la cuantía?»252.
La ‘autonomía’ total del proceso concursal lleva a convertir en derecho litigio-
so lo que no debería ser, lo que es tan elemental y básico en cualquier consul-
torio jurídico como es la liquidación de los salarios, prestaciones y demás rubros
laborales, porque simplemente el Liquidador decidió negar cualquier suma, en
la esperanza de que avance más rápido la liquidación que el proceso laboral,
para que cuando el trabajador al fin obtenga un fallo favorable las condenas
queden como créditos insolutos al haberse agotado los bienes que conforman
el patrimonio a liquidar. Aquí es donde más claro emergen los ‘huecos negros’
entre las órbitas de competencia de los procesos concursales y laborales, que
no se presentarían si los laborales fuesen prejudiciales para garantizar la con-
dena a favor del trabajador, lo que representaría dilación insoportable para la
celeridad. del proceso concursal, o el cambio de visión del concurso y estable-
cer un Tribunal que en desarrollo del principio de la universalidad procesal
decidiera bajo la misma cuerda estas controversias, pero con la realización
plena de la doble instancia.

252
Marcel Silva Romero- Las zonas grises en las fronteras del derecho concursal y el procesal
laboral - comentarios a la ponencia presentada por el doctor Juan José Rodríguez Espitia al XXV
Congreso Colombiano de Derecho Procesal sobre ‘Los derechos laborales en los procesos
concursales de liquidación de empresas’ – Instituto Colombiano de Derecho Procesal – 2004.

300
FLUJOS Y REFLUJOS

La protección que le dan los Convenios Internacionales253, la Constitución y


las leyes a los salarios de los trabajadores, como parte de los mecanismos de
compensación de la desigualdad sustancial, en estricto derecho impiden que
entren en el proceso concursal y deberían ser pagados de inmediato como
gastos de administración, independientemente de la época en que se causa-
ron. El artículo 11 del Convenio 95 de 1949 expresa: «1. En caso de quiebra o
de liquidación judicial de una empresa, los trabajadores empleados en la mis-
ma deberán ser considerados como acreedores preferentes en lo que respecta
a los salarios que se les deban por los servicios prestados durante un período
anterior a la quiebra o a la liquidación judicial, que será determinado por la
legislación nacional, o en lo que concierne a los salarios que no excedan de
una suma fijada por la legislación nacional. 2. El salario que constituya un
crédito preferente se deberá pagar íntegramente antes de que los acreedores
ordinarios puedan reclamar la parte del activo que les corresponda».
No existe razón constitucional alguna para que los derechos laborales entren a
concursar, así sean calificados como de primera clase y privilegiados, y deban
esperar un ‘plan de pagos’ para ser cancelados, cuando ya previamente las
arcas de la liquidación puedan estar agotadas o fuertemente minadas por los
‘demás’ gastos de administración que haya realizado generosamente el respec-
tivo liquidador al cancelar los gruesos honorarios de la multitud de asesores
que lo rodean. Con esta posibilidad procesal de demorar el pago de salario de
los trabajadores, en la medida en que transcurre el tiempo, se busca convertir
su satisfacción en una deuda igual que otra de carácter civil o comercial bajo
el argumento de que no constituyen el mínimo vital y móvil porque son obli-
gaciones del pasado y la vacían así del contenido social y tuitivo que le entre-
gan los Convenios, la Constitución y la ley.
Si los trabajadores son parte de la empresa y los jubilados están muy bien
reseñados y clasificados no se explica el requisito de cumplir con la carga
procesal de probar su calidad de acreedores. En este primer paso es muy fac-
tible que por movilidad de los pensionados a sitios distintos del lugar donde

253
El Convenio 95 de 1949 de la OIT sobre protección del salario y aprobado por la ley 54 de 1962
define como salario: «Artículo 1. A los efectos del presente Convenio, el término salario significa la
remuneración o ganancia, sea cual fuere su denominación o método de cálculo, siempre que pueda
evaluarse en efectivo, fijada por acuerdo o por la legislación nacional, y debida por un empleador a
un trabajador en virtud de un contrato de trabajo, escrito o verbal, por el trabajo que este último haya
efectuado o deba efectuar o por servicios que haya prestado o deba prestar». Esa definición de
salario ha sido acogida por la Corte Constitucional en la sentencia C 201 de 2002.

301
MARCEL SILVA ROMERO

prestaba el servicio, por desconocimiento de los trabajadores etc., fracasen sus


derechos al presentar su condición de acreedores extemporáneamente.
El principio de la celeridad en los trámites de la liquidación obligatoria, conte-
nido en la ley 222 de 1995, hace fracasar la justicia porque deja en manos de un
solo juez, la Superintendencia, las decisiones de fondo, quien sin mayores re-
cursos legales y físicos son ‘auxiliados’ por los Liquidadores a quienes se les
entrega los bienes de la masa concursal para su administración.
Pero ni el uno, ni los otros pueden ser imparciales porque el Juez del concurso,
el Superintendente nombrado por el Presidente, no es independiente en su
cargo y su Superior que en cualquier momento lo puede desvincular por no
‘fallar’ como le ha ordenado o sugerido’, mientras que los Liquidadores repre-
sentan al capital, con todas sus contradicciones con el trabajo, y jamás pueden
esperar que se les considere imparciales. Por el contrario, el dominio de los
recovecos del proceso concursal y la versación sobre los vacíos teóricos y
prácticos que se suscitan entre las legislaciones concursales y las correspon-
dientes a otras disciplinas, les permite desconocer los derechos de los trabaja-
dores para enviarlos a disputar en un largo juicio laboral, y con el manejo casi
autónomo de los gastos de administración desangran las arcas de la liquida-
ción y disminuyen notoriamente los activos de la ‘masa concursal’ para pagar
excesivos gastos de representación entregada a sus válidos.
El proceso concursal de liquidación obligatoria se convirtió en el hueco negro
que devora y atomiza todas las garantías establecidas por los Convenios Inter-
nacionales, la Constitución, las leyes y las convenciones colectivas.
Obviamente en este proceso de ‘anormalidad’ se destruyen las organizaciones
sindicales, se dejan sin validez las convenciones colectivas y se atropellan los
derechos colectivos. Los empresarios utilizan fraudulentamente para sus pro-
pios negocios las cuotas descontadas del salario de los trabajadores por con-
cepto de afiliación a sindicatos, a cooperativas, a las entidades de seguridad
social y no entregárselos a los destinatarios, para que en el momento de la
apertura del proceso concursal de liquidación obligatoria se involucren dentro
de la masa de patrimonio a liquidar, sin posibilidades de devolución, dejando a
los trabajadores sin la representación, la afiliación o la atención que les corres-
pondería. Estas conductas, lógicamente rayan en la tipología penal y sus auto-
res deberían recibir un trato diferenciado en los procesos concursales frente a
quienes sí cumplieron con sus obligaciones de simples retenedores y entrega-

302
FLUJOS Y REFLUJOS

ron los dineros a los destinatarios de los descuentos. Aquí no cabe la aplica-
ción del principio de igualdad en la entrega de estas cuotas a las entidades
destinatarias pues ellas salieron del patrimonio de la empresa concursada al ser
un descuento hecho a los salarios de los trabajadores

150º La elección directa da nuevos rumbos a la CUT.


El principio democrático establecido en la Constitución para las organizacio-
nes sindicales se convierte en un arma poderosa en el seno de la Central Uni-
taria para que lleguen a su dirección sindicalizados con apoyo efectivo de las
bases.
Muchos de los delegados a los congresos de la Central no eran elegidos direc-
tamente por las bases sino por las juntas directivas de los sindicatos o de las
federaciones. Desde el mismo momento de la entrega de credenciales, los
expertos en estas materias, sabían cuántos delegados correspondían a una fuerza
política, cuántos a otra y así sucesivamente, quedando un pequeño porcentaje
sin alinderamiento.
Finalmente, cuando las contradicciones en la asamblea de la CUT se agudizaban,
en un acto de unidad se nombraban unos compromisarios de las diferentes
fuerzas (máximo 12) que llegando a «acuerdos» tanto programáticos, como de
acción y de integración de la junta directiva nacional, se los imponían al Con-
greso y éste los acogía para la totalidad de los varios cientos de miles de afilia-
dos.
Por estos mecanismos, propios del país político en cualquier campo, era muy
dudoso que las decisiones reflejaran las posibilidades y deseos reales de los
trabajadores afiliados a la Central, de ahí la casi ninguna respuesta a paros
convocados en 1988 y noviembre de 1990.
Entre los elegidos al Comité Ejecutivo primaban dirigentes que hacía mucho
rato habían perdido su vinculación contractual laboral y eran profesionales de
la actividad sindical. Ellos, por lo general despedidos por actividades sindica-
les, en los años 60 y 70 jugaron un papel clave para mantener la estructura de
algunas centrales, federaciones y sindicatos cuando tales organizaciones eran
perseguidas, suspendidas sus personerías y negados los permisos sindicales
para los trabajadores activos quienes debían volver a la producción y no po-
dían dirigir los asuntos gremiales.

303
MARCEL SILVA ROMERO

Como factor negativo a estas elecciones encontramos que la escogencia de


estos dirigentes profesionalizados dependía más del apoyo de su respectivo
grupo o partido político que del recibido de los trabajadores de base de los
sindicatos. Además sus decisiones, aunque fuesen justas y adecuadas, se veían
condicionadas a la voluntad del elector real, o sea a las orientaciones de su
organización política.
Por estas razones la elección directa de la dirección de la CUT es un paso
dentro del proceso de recuperación de los afiliados de su organización nacio-
nal, pues aún así sean reelegidos los dirigentes profesionales, de todas maneras
es porque el elector primario de esta forma lo ha decidido.
Esa elección directa pone a los elegidos a no depender de ningún sindicato,
federación o grupo o partido político. Es el inicio del declive de un método
muy discutido en el manejo de las organizaciones de masas para dar paso a
otro nuevo donde la influencia válida de los partidos y organizaciones políti-
cas en general debe pasar por el cedazo de la conquista previa de las simpatías
de las bases, de las masas sindicalizadas.
En ningún momento se trata de apoliticismo, ahora se configura una nueva
relación: partido – masas – dirección sindical y no: partido – dirección sindical
– masas.

151o. Pactos sociales


La estructuración de la CUT, más como un esfuerzo de coordinación de dis-
tintas corrientes políticas para manejar el sindicalismo influenciado por ellas,
que una real organización nacional de masas, basada en los principios demo-
cráticos, se mantiene en una primera etapa con una precaria unidad de acción
en defensa de los intereses de sus asociados.
Como fuerza centrífuga todos los sectores tienen conciencia vital del huracán
neoliberal contra la supervivencia sindical y por ello no quieren romper la
unidad, pero ninguno quiere ceder fácilmente en la realización de sus postula-
dos básicos, como fuerza centrípeta.
Se delinea así una noción de unidad basada en el consenso en el comité ejecu-
tivo, maniatándose para la realización de las acciones a tomar. Si a principios
de los 80 tal consenso fue necesario para el acercamiento, en el manejo de la

304
FLUJOS Y REFLUJOS

CUT se va a revelar como improductivo. Pero ese unanimismo no podría


durar un largo lapso.
Con el gobierno de Samper se presenta el momento. Con una gran inconfor-
midad dentro de los mismos estamentos tradicionales de su clase y con un
muy escaso apoyo para sostenerse en la presidencia, más la necesidad de bus-
car salidas a la situación económica, el presidente Samper convoca a los
empleadores y a las centrales sindicales a un pacto social, fundamentalmente
contra la inflación y el desempleo.
Por decreto # 2380 del 25 de octubre de 1994 el presidente creó la «Comisión
del Pacto Social, sobre productividad, precios y salarios».
Una de las razones por las cuales se aceptan algunos pactos sociales en el
mundo fue la necesidad de la dirigencia sindical de obtener protagonismo y
justificar su presencia en un mundo laboral cada vez más disminuido. Pero al
mismo tiempo la posibilidad de participar en el delineamiento de una política
económica y social global favorable a los trabajadores, desde la época de López
Pumarejo no se presentaba, salvo a inicios de 1965. Estas son las motivaciones
de uno de los sectores de la CUT que manifiesta propender por dar un salto
del sindicalismo contestatario al de la iniciativa en todos los campos que sean
posibles para lograr mejores condiciones a los trabajadores.
En el otro bando se hallaba la total oposición a cualquier esfuerzo de
concertación por desconocer la realidad de la lucha de clase en Colombia y la
necesidad de avanzar en conquistas apoyados los trabajadores principalmente
en sus propias fuerzas. La concertación es considerada desmovilizadora. La
CGTD también participa de este criterio y en algunos eventos va a tratar a los
promotores de participar en el pacto social como yupies sindicales, y oponen
convención colectiva a pacto, contratación colectiva a concertación.
Poniendo en grave peligro la unidad orgánica de la CUT, un sector liderado
por Orlando Obregón, que tiene mayoría en el Comité Ejecutivo mas no en la
junta directiva nacional254, va a participar activamente en las comisiones
delineatorias del pacto social. Si a finales de los 80 se señalaba a los pactos
sociales como un abraso entre débiles, en Colombia en 1992 tal expresión era

254
El Comité Ejecutivo aprobó la participación, pero en la 17a junta nacional de noviembre 24 de
1994 la mayoría condicionó la continuidad de la CUT si no se ampliaba el temario e iba a tomar la
decisión de retiro, cuando el sector de Obregón, contrario a esa determinación, optó por abandonar
la última plenaria.

305
MARCEL SILVA ROMERO

más que adecuada: El Presidente era empujado por las mismas castas dirigen-
tes tradicionales hacia la renuncia, la dirigencia sindical carecía de acogida en-
tre el pueblo y los gremios patronales veían derruirse sus negocios por la pre-
sión imperialista de destrucción del narcotráfico, una de sus fuentes principa-
les, directas o indirectas, de su prosperidad en los últimos años.
Los resultados del «pacto social» no serán ni económicos, ni sociales, pero sí
políticos:
Casi no existen en Colombia mecanismos coercitivos para hacer cumplir las
metas sobre control de precios. Salvo las limitaciones a los arrendadores para
incrementar los cánones por encima del índice de precios al consumidor, no
hay posibilidad de evitar el encarecimiento, ni siquiera de los servicios públi-
cos domiciliarios de propiedad del mismo Estado.
La cultura jurídica de apego total al tenor literal de la ley impide interpretacio-
nes para hacer ver «espacios en blanco» de la norma y para proceder a llenarlos
con el acuerdo tripartito, dándole coercitividad.
Mientras en otros países ya han avanzado enormemente las teorías de tránsito
o conjunción de las convenciones a los pactos sociales y han demostrado la
necesidad de vincular a las discusiones todas las instancias estatales con inci-
dencia en los propósitos del pacto, como son la banca central y el legislativo,
de quienes va a depender mucho la consecución de los objetivos, la convoca-
toria colombiana no los arropa.
Así los dos pactos carecen de los soportes de legitimidad y de una legislación
eficaz para el control de precios. La delegación de los trabajadores ha sido
escogencia del mismo gobierno y representa una parte minoritaria dentro del
total de las fuerzas sindicales, siendo mayoritario el rechazo a la participación.
A su vez, los gremios oscilan entre el desconocimiento del gobierno bajo la
presión gubernamental norteamericana con amenaza de sanciones que los afec-
taría sensiblemente y la expectativa por un posible éxito parcial del pacto a
suscribirse, del cual no deberían quedar aislados ni política ni socialmente.
De las principales consecuencias tenemos el sostenimiento de Samper en la
presidencia y una conciencia nacional de robustecimiento del papel de la
dirigencia sindical que se va ubicar entre más del 30% de aceptación ciudada-
na255. Pero al interior de la dirigencia sindical queda positivamente la concien-
cia de las posibilidades de poder incidir más certeramente en las políticas na-
cionales si se trazan claros propósitos, sin poner como requisito previo la toma

306
FLUJOS Y REFLUJOS

del poder por el pueblo. Si en medio de tal desinstitucionalización del país y de


una aguda crisis, un sector sindical logró colaborar evidentemente con el sos-
tenimiento del gobierno Samper en el poder, o al menos impedir el ascenso a
la presidencia de personas típicamente neoliberales, sería posible ir por otras
metas más halagüeñas para los trabajadores. Este interrogante quedó flotando
en el ambiente laboral del país.
Pero la violencia contra los dirigentes de masas y especialmente sindicales es la
respuesta del sector neoliberal que desde el campo del narcotráfico o de la
economía formal impiden cualquier intento de los sindicatos por participar
activamente en las decisiones nacionales.

152o. La inestabilidad de la jurisprudencia de la Corte Constitucional


sobre la libertad sindical.
Que las antinomias en la Constitución se trasladan a la jurisprudencia de la
Corte Constitucional es una afirmación fácilmente demostrable en materia de
libertad sindical. En la sentencia 013 de 1993 esta Corte había sostenido cómo
la derogatoria de una convención colectiva por una ley violaba los Convenios
sobre Libertad Sindical, pero dos años más tarde, en la sentencia C – 265 de
1995 va a considerar que los derechos de asociación - negociación - huelga no
son inescindibles pues están reglamentados en distintos artículos de la Carta
Política y la prohibición de su ejercicio no viola el de asociación. A lo anterior
debe agregarse la curiosa postura de la Procuraduría al tener que los Conve-
nios 87 y 98 de la O. I. T. no regulan el derecho a la huelga256.
Se impugnaba la decisión del gobierno, a través de un decreto extraordinario
expedido en ejercicio de la facultades otorgadas por la ley 99 de 1993, de
255
Opinión y Cambio revista de las tendencias de opinión iberoamericana, en recolección de datos
de mayo y junio de 1997 en 17 países iberoamericanos, para Colombia midió la opinión favorable a
los sindicatos en un 31%, por encima de la administración de justicia (27%), Congreso (24%),
iglesia protestante (12%) y partidos políticos (11%). Frente a otros países la opinión fue, Bolivia
23%, Ecuador 17%, Perú 26%, Venezuela 15%, Costa Rica 26%, El Salvador 30%, Guatemala 16%,
México 14%, Argentina 13%, Brasil 22%, Chile 34%, Uruguay 23%, Puerto Rico 36%, España
31%, Portugal 31%. Error máximo muestral 1,1%.
256
«Comparte el señor Viceprocurador el concepto del demandante, sobre el tema de la relación de
los convenios de la O.I.T. con nuestra legislación interna, y, advierte que de conformidad con el
inciso 4o, del artículo 53 de la Carta Política, aquellos hacen parte del ordenamiento colombiano, en
especial los convenios 87 de 1948 y 98 de 1949, relativos a la libertad sindical y a la aplicación de
los principios del derechos de sindicación; sin embargo, afirma que en aquellos no está regulada la
institución de la huelga y que no es cierto que, con la adopción de los convenios en mención, el
Estado colombiano esté obligado en su legislación laboral interna, a permitir el ejercicio de la huelga
de todos los trabajadores del país, cuando dicha institución no está allí regulada» (Sentencia C– 265
de 1995).

307
MARCEL SILVA ROMERO

calificar como empleados públicos a todos los ‘servidores’ de las Corporacio-


nes regionales que hasta ese momento tenían la calidad de trabajadores oficia-
les y a partir de la nueva clasificación perdían el derecho a negociar convencio-
nes colectivas de trabajo257.
La Corte despacha así el asunto: «Los tres derechos mencionados por el actor
(asociación, negociación y huelga), corresponden a tres instancias diferencia-
das por la Constitución desde el punto de vista de su contenido y en relación
con su ejercicio, según lo establecido por los artículos 55 y 56 de la Carta
Política que les imponen limitaciones expresas y que han sido desarrolladas
por el conjunto de la normatividad legal, en muchas de sus disposiciones vi-
gentes»258.
Más adelante, producto de las presiones internacionales y la concientización
de los magistrados de la Corte Constitucional sobre su responsabilidad en las
políticas del Estado colombiano en el cumplimiento de los tratados a efectos
del control de los organismos internacionales, nuevamente dará otro viraje.
Pero por ahora quedó bien abierta la puerta constitucional para arrasar los
derechos convencionales de los trabajadores públicos.

153º. La ley 200: los sindicatos de trabajadores oficiales pierden una


de las dos funciones que tradicionalmente la ley les ha otorgado
Sin darse cuenta el movimiento sindical, ni los congresistas con alguna
representatividad gremial, el Congreso de la República expide la ley 200 o
Código del Régimen Disciplinario, aplicable a todos los servidores del Estado,
independientemente de la naturaleza del vínculo laboral.

257
«… mucho más cuando ésta definición implica el cercenamiento de derechos fundamentales, de
derechos humanos y de la aplicación o exclusión para ellos de los principios del artículo 53 de la
Constitución», pues en su concepto, catalogar a un servidor público como empleado público, impli-
ca negarle la libertad sindical, integrada por el derecho de asociación, negociación, contratación y
huelga, el derecho a la estabilidad tal como lo enseñan los convenios de la O.I.T. y el derecho laboral
internacional, sustrayéndolo de la posibilidad de pactar la convención colectiva y colocándolo en
una situación donde el mismo Estado unilateralmente determina cuando tiene derecho o no a la
estabilidad» (ib)
258
De otra parte, para la Corte los derechos de «asociación, negociación, contratación y huelga» a
que se refiere el actor en su demanda no resultan desconocidos o afectados en un sentido contrario a
lo dispuesto en la Carta Política, ya que ellos son objeto de limitaciones expresas en la Constitución,
en especial respecto de la contratación colectiva y de la huelga; por ello no asiste razón al demandan-
te en relación con la supuesta relación inescindible entre el derecho «de negociación-contratación»
y el derecho de huelga, en el sentido de impedir la definición de limitaciones legales a cualquiera de
los dos derechos»(ib.).

308
FLUJOS Y REFLUJOS

Son características centrales de la ley 200 de 1995.

I. Totalitaria
La misma crítica dirigida a la ley 50 de 1990 es aplicable a la ley 200 de 1995.
No admite diferencias, ni especificidades, ni particularidades, ni niveles. Toda
la realidad debe ser encuadrada a la fuerza dentro de un mismo cartabón.

II. Amplía las causales de despido.


El legislador amplía las cláusulas de terminación de los contratos de trabajo de
los trabajadores oficiales y las de destitución de los empleados públicos sean
de carrera o no. Entre ellas se incluyen algunas claramente represivas contra la
acción sindical y el derecho a la protesta.

III. Crea un procedimiento excluyente.


Desplaza los procedimientos disciplinarios pactados en convenciones colecti-
vas de trabajo y regresa a la noción de servidor público y Estado omnipotente,
desconociendo la naturaleza consensual del contrato de trabajo entre el Esta-
do Patrono y sus trabajadores oficiales.
También afecta procedimientos muy tradicionales como el operante en el sec-
tor del magisterio.

IV. Desplaza a los sindicatos


Una de las críticas centrales dirigidas al legislador colombiano desde la ley 83
de 1931 consiste en que limitó las funciones de los sindicatos a tal punto de
dejarles exclusivamente las de (i) negociar pliegos de peticiones y (ii) asesorar
y representar a sus afiliados en los procedimientos disciplinarios.
Estas restricciones han sido una de las fuentes de absoluta debilidad del sindi-
calismo en Colombia. Pero en 1995 la ley va mucho más allá y elimina total-
mente la posibilidad de los sindicatos de trabajadores de representar y asesorar
a sus afiliados dentro de los procesos disciplinarios.

309
MARCEL SILVA ROMERO

V. Dirime la colisión entre la ley y la convención con enfoque


administrativista
Uno de los ataques centrales dirigidos en la actualidad contra el derecho labo-
ral colectivo, especialmente contra el derecho asociación, consiste en que la
ley puede vedar territorios a las convenciones colectivas de trabajo en la regu-
lación de las relaciones laborales.
Para esa corriente si el legislador lo considera conveniente puede dejar sin
efectos derechos y cláusulas consagradas en los convenios colectivos.
Es decir, si hay antinomia entre la ley y la convención colectiva, es prevalente
aquélla.
Esta consideración eminentemente neoliberal pretende hacer aflorar entre los
pocos trabajadores sindicalizados un sentimiento de inutilidad de las conven-
ciones y obviamente de las organizaciones sindicales.
El problema central se halla en la concepción que se tenga del Estado, del
derecho laboral y sobre la naturaleza de las convenciones colectivas.
Dos visiones contradictorias luchan por la preeminencia, las teorías
administrativistas contra las laboralistas.

VI. Desconoce la prevalencia de los tratados sobre derechos humanos.


Doctrinas de finales del siglo XIX y de principios del XX partían de la preva-
lencia normativa de la ley, tanto en su sentido material como formal, es decir
la que fuera abstracta y general, expedida por el Congreso, o por el Ejecutivo
en uso de facultades extraordinarias, sobre todas las demás fuentes formales
del derecho.
Esta comprensión llegó hasta el extremo que las disposiciones de la Constitu-
ción Nacional sólo tenían auto ejecutabilidad si eran convertidas en ley, siendo
el ejemplo descollante cuando el artículo 52 de la Constitución de 1886 incor-
poró las disposiciones del título III como preliminar del Código Civil.
La Corte Suprema de Justicia, en muchas oportunidades ratificaba que sólo
procedía el estudio de la Constitución en la medida que hubiese sido incorpo-
rada a la ley.
Con mayor razón era muy común el planteamiento que la fuerza jurídica, la
aplicabilidad, eficacia y capacidad reguladora de las convenciones colectivas
310
FLUJOS Y REFLUJOS

de trabajo en Colombia nacían del mandato de la ley, proveniente de los artí-


culos 467 y siguientes del Código Sustantivo del Trabajo. Frente a un desco-
nocimiento de un mandato convencional en el fondo se veía exclusivamente
una violación de esos artículos. Así dentro de una jerarquía normativa se ubi-
caban las convenciones colectivas en un piso inferior a las de las leyes, depen-
dientes totalmente de su mandato.
En una primera etapa la negociación colectiva fue prohibida e incluida en los
delitos penales. Posteriormente los convenios colectivos no estuvieron prohi-
bidos, pero carecían de fuerza jurídica, ante la indolencia del Estado. Una
tercera época acepta la convención colectiva pero dentro de la esfera de las
disposiciones de los contratos civiles y sus cláusulas tendrán validez en la me-
dida en que se incorporen efectivamente a los contratos individuales de traba-
jo. Más adelante se aceptan las convenciones colectivas como creadoras de
derecho objetivo al igual que la ley y sus disposiciones quedan automáticamente
incorporadas al contrato de trabajo, según las teorías publicistas de Duguit y
Hauriou que las ubican dentro del derecho público, es decir cuya eficacia se
desprende de razones de Estado.
Pero ya los avances de esta centuria han dejado sin ningún asiento todas esas
tesis evolutivas para ser declarado el derecho de asociación, negociación y
huelga como uno sólo, formando parte de la libertad sindical, desarrollada en
múltiples convenios de la Organización Internacional del Trabajo, entre ellos
los convenios 87 de 1948 sobre libertad sindical y la protección del derecho
de sindicación, 98 de 1949 sobre derecho de sindicación y de negociación
colectiva, 135 de 1971 sobre los representantes de los trabajadores, especial-
mente el número 151 de 1978 sobre las relaciones de trabajo en la administra-
ción pública259 y el 154 sobre fomento de la negociación colectiva.
Estos convenios relativos a la libertad sindical, unidos a los de trabajos forzo-
sos, los que versan sobre igualdad de trato y oportunidad y los de edad míni-
ma han sido clasificados como derechos humanos fundamentales.
La Constitución de 1991 le ha dado rango superior a los Convenios Interna-
cionales y a las convenciones colectivas de trabajo, al aclarar que los tratados
que versan sobre derechos humanos fundamentales prevalecen en el orden
jurídico interno (art. 93), incluso sobre las leyes, y en el artículo 55 ha consa-
grado la negociación colectiva como derecho constitucional.

259
Aprobado por la ley 411 de 1997.

311
MARCEL SILVA ROMERO

Desde estas atalayas teóricas del derecho internacional y constitucional no


cabe duda alguna que las convenciones colectivas no dependen de la vigencia
de los artículos 456 y siguientes del Código Sustantivo del Trabajo, sino de la
Constitución y del vigor mundial de los derechos humanos fundamentales.
En definitiva, las convenciones colectivas de trabajo, con su naturaleza enraizada
en los derechos humanos, en los convenios y en la Constitución Política son
también aquellas «fuentes de derecho» a que se refiere el artículo 53 de la
Carta y no puede la ley restarles validez.

154o. La Corte Suprema de Justicia regresa a 1967


En el máximo organismo administrador de justicia también se siente el cierre
del pequeño verano democrático después de la expedición de la Constitución
y su composición varía a favor de los intereses de los empleadores.
El retroceso en el tiempo de las sentencias de la Corte Suprema de Justicia se va
a dar por etapas en este nuevo período de poca oposición y denuncia sindical.

I. En el conflicto de leyes entre una norma del trabajo y cualesquiera


otra, prefieren las segundas, en contravía de una de las bases centrales
del derecho laboral colombiano
Entre la extensión automática de la convención colectiva a todos los trabaja-
dores de la empresa, si el sindicato pactante tiene afiliados más de la tercera
parte de ellos y las disposiciones del Código Civil y del Código de Comercio,
la Corte ha preferido a estas últimas para excluir de los beneficios convencio-
nales desde altos niveles directivos de las empresas hasta trabajadores como
cajeros, secretarias, auditores y profesionales en general260.

II. El principio de la congruencia es el segundo que cae en esta nueva


etapa.
Ya el término del laudo arbitral no está regido por el lapso planteado en el
pliego de peticiones de los trabajadores para la vigencia de la convención, sino
que los árbitros pueden darle una duración de dos años máximo si así lo de-
sean261.
260
C.S.J. Sentencia de homologación contra laudo arbitral conflicto Banco Popular. Mag. Pon. Hugo
Suescún Pujols, septiembre 6 de 1995.
261
C.S.J. Sentencia de homologación contra laudo arbitral conflicto Fundación Universidad Autó-
noma de Colombia con SINTRAFUAC. Mag. Pon. José Roberto Herrera Vergara, setiembre 1º de
1995.

312
FLUJOS Y REFLUJOS

Este cambio de postura jurisprudencial trae dos problemas: a) Cuando los


trabajadores presenten el pliego de peticiones para una convención a un año y
los árbitros le fijen dos años se estaría fallando extra petita, b) Cuando el sin-
dicato solicite un incremento de salarios por un año, por ejemplo, y los árbi-
tros le den una duración de dos años al laudo, o decretan un aumento para el
segundo año, incurriendo en fallo extrapetita, o no lo establecen dejando un
vacío de aumento salarial incurriendo en inequidad manifiesta pues solamente
podría ser llenado en la próxima negociación o laudo retrospectivo, con toda
la injusticia que traería tal retardo en fijar y pagar los aumentos: (i) para los
trabajadores tanto retardo en ajustar su remuneración, (ii) un enriquecimiento
correlativo para el empleador al ahorrarse el desembolso de importantes su-
mas durante lapsos muy largos y (iii) colocan el siguiente conflicto colectivo
en grave antagonismo desde su inicio recargándole problemas que debieron
ser resueltos con anterioridad.

III. En Colombia no existe jurídicamente el contrapliego


Sostenía la Corte que sólo cuando haya coincidencia entre la denuncia del
empleador y la denuncia o el pliego de los sindicatos, o cuando el tema se haya
discutido en la mesa de negociaciones, los árbitros pueden modificar esos
aspectos consagrados en la convención o laudo. Pero tal tesis se va a desman-
telar gradualmente.
En los temas de la seguridad contenidos en la ley 100 (pensiones, salud y
riesgos profesionales) se considera que en virtud del artículo 11 la sola denun-
cia del empleador es suficiente para que los árbitros deban obligatoriamente
pronunciarse sobre su contenido262. Como vimos atrás el propósito del legisla-
dor al incorporar este artículo fue totalmente el contrario al dado años des-
pués por la Corte Suprema de Justicia.
Posteriormente va a aducir la Corte que la denuncia del empleador sobre cual-
quier tema produce el mismo efecto, o sea que el conflicto colectivo lo integra
el pliego de los trabajadores y la denuncia patronal. «...el sindicato comprome-
tido en el mismo, sin exponer razones valederas que explicaran su postura
sobre tal tópico, se negó a discutir los puntos de acuerdo colectivo vigente que

262
C.S.J. Sentencia homologación contra el laudo arbitral en el conflicto de Interconexión Eléctrica
S. A. ISA con Sintraisa. Mag. Pon José Roberto Herrera Vergara, febrero 26 de 1997.

313
MARCEL SILVA ROMERO

la empleadora solicitó negociar en uso de su derecho de denuncia. Omisión


que por lo dicho, habilita a los árbitros a pronunciarse sobre la misma...»263.
Negarse los sindicatos a discutir en la mesa de negociaciones la denuncia del
empleador era válido y ajustado a las reglas, ahora es una conducta a sancionar
que produce como consecuencia la facultad de los árbitros para cercenar dere-
chos convencionales.

IV. Cambio total de reglas.


El proceso antitrabajadores de esta Corte se profundiza y ahora decide cam-
biar las reglas tradicionales reguladoras de la competencia de los árbitros y de
quienes conocen el recurso de homologación.
El principio general en los trámites sobre conflictos colectivos es el de la
autocomposición, o sea que las partes o sus delegados los resuelven, no pu-
diendo el Estado, o terceras personas, interferir para tomar la decisión final.
El laudo arbitral hace tránsito a cosa juzgada, ha sido la doctrina tradicional, y
por ello nadie lo puede modificar. Quien resuelve el recurso de homologación
simplemente contrasta las disposiciones constitucionales o legales con el lau-
do y si alguna de las decisiones arbitrales desborda el marco normativo, lo
declara inaplicable, inexequible.
Si quien resuelve el recurso de homologación observa que los árbitros no han
decidido sobre todos los puntos que integra el conflicto, debe devolverles el
expediente para que los decidan. Si el tribunal excedió los marcos constitucio-
nales y legales declara la inexequibilidad total o parcial según sea el caso.
La Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia decidió variar todas las reglas
sobre competencias que hasta ese momento se habían tenido en Colombia,
invadió la de los árbitros y decidió en su lugar. En la sentencia de febrero 16 de
1997 la Corte devuelve el expediente a los árbitros que resolvieron el conflicto
colectivo en ISA para que se pronunciara sobre el punto de la denuncia del
empleador para ‘armonizar’ las cláusulas convencionales de pensiones de ju-

263
C.S.J. Sentencia de homolgación, laudo arbitral en el conflicto del Hospital Universitario de la
Samaritana contra ADESAM. Mag. Pon. Fernando Vásquez Botero, noviembre 12 de 1997.

314
FLUJOS Y REFLUJOS

bilación con lo dispuesto en los artículos 11 de la ley 100 de 1993 y 48 del


decreto 692 de 1994264.
En el reenvío del expediente los árbitros modificaron parcialmente la cláusula
convencional sobre pensiones, pero sin llegar a los términos de la ley 100 de
1993. Al interponerse nuevamente el recurso de homologación, la Corte Su-
prema de Justicia, Sala de Casación Laboral, reemplaza este segundo pronun-
ciamiento de los árbitros que era en equidad para decidir que los trabajadores
que ingresaran a partir de la fecha no tenían los derechos pensionales conven-
cionales sino lo mandado en la ley 100265.
Esta decisión de la Sala Laboral es subversiva porque si las cláusulas conven-
cionales contrariaban la ley, el conflicto era jurídico a resolver por los jueces
por tratarse de interpretación o de aplicación de norma preexistente y no de
intereses o económico, es decir no se contraían a crear una nueva norma, a
modificar una existente o a suprimir otra266.
Los términos de respuesta de la Corte a recursos interpuestos por el apodera-
do del sindicato son al menos destemplados por no hacerle una calificación
más rigurosa.
Surge de estas sentencias frente a la doctrina tradicional: a) Si los derechos
pensionales convencionales de los trabajadores eran ilegales, es decir debían
reducirse a la ley, procedería entonces no la intervención de los árbitros sino la
demanda ante el juez competente267. b) Si el punto pensional convencional era
para decidir en derecho y no en equidad, por qué razón la Corte remitió nue-
vamente a los árbitros el expediente para que se pronunciaran sobre él? 268 c)
¿En el futuro los árbitros están sujetos a que sus decisiones sean revocadas por
264
C.S.J. Sentencia de homologación, laudo arbitral proferido en el conflicto de Interconexión Eléc-
trica S. A. E.S.P., febrero 26 de 1997. Mag. Pon, José Roberto Herrera Vergara
.265 C.S.J. Sentencia complementaria, julio 4 de 1997 a la sentencia de homologación, laudo arbitral
proferido en el conflicto de Interconexión Eléctrica S. A. E.S.P., febrero 26 de 1997. Mag. Pon, José
Roberto Herrera Vergara.
266
No deja de ser irónico que la Corte Suprema de Justicia ataque a la Corte Constitucional por no
mantenerse dentro de sus competencias constitucionales, o al menos por no ser prudente en el
ejercicio de su poder de guarda de la Carta Política y cuyas decisiones carecen de superior jerárqui-
co, cuando una de sus Salas hace precisamente todo lo contrario de lo predicado al fallar sin conten-
ción, fuera de los parámetros que ella misma en muchas sentencias ha afirmado son los válidos
dentro del orden constitucional y legal.
267
C.S.J. Sentencia de homologación, laudo Electrificadora de Antioquia S. A., septiembre 2 de
1983. Mag. Pon. José Gnecco Correa.
268
C.S.J. Sentencia de homologación, laudo Flota Mercante Grancolombiana y UNIMAR, julio 19
de 1982. Mags. Pon. César Ayerbe Chaux y Juan Hernández Sáenz.

315
MARCEL SILVA ROMERO

quien desata el recurso de homologación?. d) ¿De ahora en adelante se ha


cambiado totalmente nuestra comprensión jurídica y hemos dado el salto a la
solución judicial de los conflictos económicos o de intereses y se ha eliminado
la autocomposición?.
Estos cambios de posturas jurisprudenciales de la Corte, tan marcados y tan
contradictorios entre sí, a pesar de estructurarse sobre las mismas normas,
demuestran una realidad: La jurisprudencia sobre el recurso de homologación
es una de las causas de la crisis del país y de la violencia. El desconocimiento
de los derechos de los trabajadores por una Corte de estilo neoliberal exige
una reforma a fondo del trámite del conflicto colectivo que elimine el recurso
de homologación y sean los árbitros quienes digan la última palabra. Con toda
razón González Charry anota que el trámite de los conflictos colectivos fue
normal hasta que en 1948 se introdujo el indefinible recurso de homologación
contra los laudos.
Para la mayoría de los sindicatos es mejor recurrir a ceses ilegales antes que la
última palabra sobre sus aspiraciones y derechos la tenga la Sala Laboral de la
Corte.
Pero también se impone otra reflexión: deben variarse los procedimientos y
requisitos de elección de los magistrados de la Sala Laboral de la Corte Supre-
ma de Justicia, exigiendo requisitos como publicación de libros y artículos,
prevalencia de los aspirantes de carrera judicial a los que vienen de la actividad
particular, etc.

155o. La concertación en desuso pese a su consagración constitucio-


nal y legal.
La ley 278 del 8 de febrero de 1996 (ver anexo), producto de las discusiones
del pacto social, reglamenta la composición y el funcionamiento de la comi-
sión permanente de concertación de las políticas salariales y laborales creada
por el artículo 56 de la Constitución Política.
Hasta principios de 2005 no ha tenido importancia esta comisión, cuya carac-
terística central es ser tripartita, cinco (5) representantes del gobierno, cinco
(5) de los empleadores y cinco (5) de los trabajadores, sus decisiones serán
tomadas por consenso. En los conflictos colectivos de trabajo, terminada la
etapa de arreglo directo, podrá intervenir la Comisión como amigable
componedora.

316
FLUJOS Y REFLUJOS

La reacción cultural en Colombia contra los procesos de diálogo social se


tomó incluso a las mentes más ilustres de la Corte Constitucional. La preci-
sión de si el salario de los servidores públicos debe ser reajustado cada año en
el mismo porcentaje en que se incremente el índice de precios al consumidor,
para que recuperen la capacidad adquisitiva de sus remuneraciones disminui-
das por fenómenos económicos o la devaluación269, va a dar lugar a una discu-
sión muy curiosa como es si de la frase ‘salario mínimo vital y móvil’ del
artículo 53 de la Constitución se deduce el reajuste. Es la misma Corte Cons-
titucional la que un año después desdice la postura anterior y establece que los
incrementos salariales no pueden ser automáticos, ni idénticos, ni iguales para
todas las remuneraciones270. En esta contraposición constitucional los labora-
listas nos encontramos entre la espada y la pared porque queremos la recupe-
ración de la capacidad adquisitiva de los salarios, ojalá con mínimos sacrificios,
pero también sabemos que los fenómenos económicos no pueden controlar-
se por una simple interpretación constitucional.
La inconveniencia de la decisión judicial en la solución de conflictos económi-
cos o de intereses, sean a nivel de empresa o macros, es resaltada por la inmen-
sa mayoría de tratadistas y Cortes iberoamericanas, salvo una que otra voz
discordante basada en la experiencia de Nueva Zelanda. Varias son las razones
de oposición a esta intervención, siendo las principales: 1º el juez está forma-
do para decir el derecho y no para crear el derecho, 2º las decisiones en mate-
rias económicas deben tomarse con base en estudios de la situación de la
economía nacional dentro del ámbito nacional, o de la rama de actividad eco-
nómica de que se trate, estudios que no realizan los jueces sino los auxiliares
de la justicia y de esta forma quienes decidirían serían éstos y no aquellos, 3º la
fijación de condiciones económicas implican un fuerte sentido de equidad y
una valoración de los reclamos de justicia, 4º la unilateralidad de una decisión
judicial puede afectar gravemente una nación, una empresa, una familia, 5º la
unilateralidad de la decisión judicial en la solución de los conflictos típicamen-
te económicos afecta la seguridad social pues un juez puede fallar con un
criterio de equidad y el que lo siga puede tener otro totalmente contrario, 6º se
corre el peligro del reemplazo de la negociación por el alegato jurídico.
El país asistió expectante a los sucesivos y contradictorios fallos de la Corte
Constitucional sobre la obligatoriedad o no de incrementar los salarios de los

269
Sentencia C – 1433 de 2000.
270
Sentencia C – 1064 de octubre 10 de 2001.

317
MARCEL SILVA ROMERO

empleados públicos para recuperar la capacidad adquisitiva disminuida por los


fenómenos económicos de la inflación y la devaluación.
Ambas Cortes Constitucionales, la segunda de Carlos Gaviria y José Gregorio
Hernández y la tercera, la de Cepeda y Tafur se movieron dentro de la tradi-
cional cultura de la imposición y no del diálogo social, de la autocomposición.
Ambas Cortes entraron en el engañoso campo de la dictadura con una ubica-
ción desacertada en los asuntos sociales.
La democratización del país contra la cultura dictatorial pasa necesariamente
por el fortalecimiento de los actores sociales y la evidencia de tener sus acuer-
dos consecuencias efectivas para el país y tal tarea no puede ser realizada por
los jueces, pues de hacerlo simplemente están reemplazando al Presidente o
al Ministro autoritarios por jueces autoritarios.
Claro que los trabajadores recibieron con gozo la decisión de la Corte Consti-
tucional que ordena el reajuste automático de sus salarios, pero no observaron
el peligro de reemplazar el duro conflicto laboral con la silenciosa elaboración
de un memorial por un abogado exitoso que provocó una sentencia favorable,
pero cuya mayor falencia consiste en que tales decisiones judiciales son pro-
fundamente variables en Colombia. Lo que sucedió fue una muestra palpable,
de un momento para otro cambió el criterio de los magistrados. Muchos co-
lombianos confiaron más en la idea ‘fuerza’ y en el alegato jurídico sobre su
organización y posibilidades.
La Corte Constitucional no ha debido de reemplazar el diálogo social y sí
haber fortificado la Comisión de Concertación que «… contribuirá a la solu-
ción de los conflictos colectivos de trabajo y concertará las políticas salariales
y laborales», como reza textualmente el artículo 56 de la Constitución.

156o. Negación de la negociación para quienes prestan sus servicios


al Estado y la contradicción con el Convenio 151 de 1978 de la OIT.

I. Utilización de la clasificación como empleados públicos para ex-


traer amplios sectores a los derechos colectivos.
La política de negarles la libertad sindical a los trabajadores al servicio del
Estado, no es solamente de presidentes, ni de la rama ejecutiva, sino del con-
junto de las tres.

318
FLUJOS Y REFLUJOS

El paso usual ha sido, desde la reforma administrativa de 1968, clasificar el


mayor número de trabajadores públicos como empleados público para sumer-
girlos dentro de la prohibición del artículo 416 del Código Sustantivo del Tra-
bajo, consistente en que los sindicatos de empleados públicos no tienen dere-
cho ni a presentar pliegos de peticiones, ni a suscribir convenciones colectivas.
En la reforma administrativa de 1968 todos quienes laboraban al Esta-
do son:

EMPLEADOS OFICIALES

Empleados Públicos Trabajadores Oficiales

a)Todos quienes laboran en minis- a)Quienes desarrollan actividades


terios, Departamentos Administra- de construcción y sostenimiento
tivos y Superintendencias son em- de obra pública en presidencia, mi-
pleados públicos, salvo los de nisterios departamentos Admi-
construcción y sostenimiento de nistrativos y superintendencias.
obra pública.

b)Quienes laboran en b)Los de construcción y sosteni-


establecimien-tos públicos, salvo los miento de obras públicas en los
de construcción y sostenimiento de establecimientos públicos y quie-
obra pública y quienes en los esta- nes realicen las actividades preci-
tutos puedan ser vinculados con sadas en los estatutos para ser vin-
contrato de trabajo. culados por contrato de trabajo.

c)Quienes ejerzan actividades se- c)Todos quienes laboren en em-


ñaladas en los estatutos de las em- presas industriales y comerciales
presas industriales y comerciales del estado salvo el desempeño de
del Estado como de dirección y las actividades señaladas en los es-
confianza. tatutos como de dirección y con-
fianza.

Como se anotó cuando repasamos las actividades del gobierno de Lleras


Restrepo (1966 – 1970), la reforma administrativa de 1968 buscó organizar
todas la actividades de la administración pública y darles un sentido coheren-
te.

319
MARCEL SILVA ROMERO

Pero tal propósito dejó algunas deficiencias notorias como el tratar de encasillar
en dos modelos institucionales todas las actividades descentralizadas del Esta-
do, en establecimientos públicos, que ejercen funciones principalmente admi-
nistrativas, y en empresas industriales y comerciales del Estado. Es incom-
prensible cómo mentes tan conocedoras de todos los vericuetos de las activi-
dades de los funcionarios públicos hayan caído en semejante extremo, pues
son muchos los propósitos estatales que no caben ni en un uno u otro, como
el caso de los hospitales, las universidades, centros de cultura, instituciones
ecológicas, etc. La jurisprudencia y la doctrina terminaron asimilando estos
entes a establecimientos públicos y le dieron a sus empleados la calidad de
empleados públicos, pero como en ellos son muchas las actividades no admi-
nistrativas, la mayoría terminaron clasificados en los estatutos como trabaja-
dores oficiales con derecho a la negociación colectiva.
Además esta reforma no abarcó sino el nivel nacional y su aplicación a los
Departamentos y municipios se hizo inicialmente por previsión jurisprudencial
y finalmente se normativizó mediante la ley 3 y decreto 1222 de 1986 como
Código de Régimen Departamental y ley 11 y decreto 1333 de 1986 que es el
Código de Régimen Municipal.
El rol que desempeñaban los estatutos de los establecimientos públicos era
más que evidente, pues en ellos se podían clasificar actividades para ser des-
empeñadas por trabajadores oficiales distintas de las de construcción y soste-
nimiento de obra pública que no comportaban administrativas, como por ejem-
plo una enfermera, un profesor, un saxofonista etc. Igualmente en las empre-
sas industriales y comerciales del Estado se extraían de la calidad de trabajado-
res oficiales a un buen número de funcionarios que desempeñaban cargos de
los primeros niveles y se les declaraba empleados públicos271
Hubo otras reformas específicas, por ejemplo en la educación universitaria
con el decreto 080 de 1980, o en el sector salud con la ley 10 de 1990 en las
que se ampliaba o restringía a clasificación de ley, pero de todas formas se le
dejaba un buen margen de movilidad a las directivas de cada ente cuando

271
«Por ello, desde 1968 se advertía que no podía aplicarse exclusivamente el criterio orgánico, ni
exclusivamente el funcional para construir el régimen de clasificación específica de los servidores
públicos, y que bien podía ocurrir que por excepción en un establecimiento público se hiciese nece-
sario atender una actividad como la de construcción y sostenimiento de obras públicas u otras equi-
parables a ellas con trabajadores oficiales como personal vinculado por contrato de trabajo y que, en
veces, en las empresas industriales y comerciales del Estado se hiciese necesario atender determina-
das actividades de confianza y dirección con personal de empleados públicos, naturalmente someti-
dos a las reglas de la carrera y a sus excepciones». (sentencia C – 484 de de 1995)

320
FLUJOS Y REFLUJOS

redactaban los estatutos, en el entendido que las definiciones legales generales


podrían chocar con la realidad de cada entidad produciendo desajustes o
desigualdades en el tratamiento laboral que podían ser abordadas y zanjadas
con éxito en las precisiones estatutarias.
Pero al mismo tiempo podía sucederse lo contrario, que se reformasen los
estatutos de los establecimientos públicos y se calificase a muchos trabajado-
res oficiales como empleados públicos para negarles el derecho a beneficiarse
de convenciones colectivas de trabajo.
Las luchas sindicales alrededor de los estatutos de las entidades y empresas
oficiales, a fin de restringir la clasificación como ‘empleados públicos’ y am-
pliar la de ‘trabajadores oficiales’, se enmarcan en la conquista de la libertad
sindical para los trabajadores del Estado, traducida en el fortalecimiento de los
sindicatos y en la obtención de beneficios convencionales que les otorguen
estabilidad y restrinjan al máximo el número de quienes son de libre nombra-
miento y remoción sin derecho a la negociación colectiva y sin pleno derecho
de sindicación.
Son inmensos los sectores que mediante la clasificación en los estatutos de los
hospitales, la universidades, las bandas sinfónicas, etc. tienen acceso a los be-
neficios convencionales, en contradicción con los propósitos de los políticos
para quienes la administración pública debe ser un campo de clientelismo e
inestabilidad a fin de remover a quienes simpaticen con sus adversarios y nom-
brar a sus seguidores.

II. El método más eficaz. Negar el derecho de asociación


El neoliberalismo impone en los centros productivos la precariedad y la ines-
tabilidad. Como siempre ha sucedido, los cambios estructurales hechos en los
sectores básicos y centrales de la economía terminan irradiando y asimilando
en últimas a todas las demás actividades y estructuras existentes dentro de la
sociedad. Desde finales de la década de los 80 se inició una fuerte política de
los gobernantes por vincular trabajadores que carecieran absolutamente de
todo derecho y ese objetivo se logra recurriendo a la deslaboralización en
figuras como el contrato de prestación de servicios administrativos, órdenes
de trabajo, cooperativas, etc. Este cuadro comparativo ayuda a comprender la
situación:

321
MARCEL SILVA ROMERO

CLASIFICACIÓN Asociación Negociación Huelga


Pliegos – Convenciones
Trabajadores SI SI SI
Particulares

Trabajadores SI SI NO
Oficiales

Empleados SI NO NO
Públicos

Contratista NO NO NO
Prestación
Servicios, etc.

III. Todas las Altas Cortes concurrieron a restringir la clasificación


como trabajadores oficiales para impedir el ejercicio de los derechos
colectivos de la inmensa mayoría de trabajadores públicos.

a) Corte Constitucional.
Le ha dado una interpretación a la Constitución determinando que la clasifica-
ción de los servidores del Estado como trabajadores oficiales en los ministe-
rios, superintendencias, departamentos administrativos, establecimientos pú-
blicos y otras entidades del estado, como las Corporaciones, las Empresas
Sociales del Estado ESEs, etc. sólo la puede hacer el legislador, pero en los
estatutos de las empresas industriales y comerciales del Estado sí se pueden
sustraer cargos de trabajadores oficiales para convertirlos en empleados públi-
cos. Extraña lógica constitucional.
«Así las cosas, resulta que los establecimientos públicos no se encuentran en
capacidad de precisar qué actividades pueden ser desempeñadas por trabaja-
dores vinculados mediante contrato de trabajo, puesto que usurparían la fun-
ción legislativa de clasificar los empleos de la administración nacional, que
desde luego, para entidades en las que se cumplen funciones administrativas
corresponde a la categoría de los empleados públicos por principio, con las
excepciones que establezca la ley.
«De manera que la atribución de precisar qué tipo de actividades de la entidad
deben desarrollarse por contrato laboral, se encuentra limitada y debe con-

322
FLUJOS Y REFLUJOS

traerse a la clasificación de los empleos hecha por la Constitución y por la ley;


por todo ello, las expresiones acusadas del inciso primero del artículo 5o. del
Decreto 3135 de 1968 son inconstitucionales y así lo señalará esta Corpora-
ción.
«Por el contrario, para la Corte, la fijación de las actividades que van a ser
desempeñadas por virtud de vinculación legal y reglamentaria dentro de las
empresas industriales o comerciales, corresponde a una función constitucio-
nal de orden administrativo que bien puede entregar la ley a sus juntas directi-
vas, para ser ejercidas en la forma que determinen sus estatutos internos, sin
que ello, modifique la naturaleza del empleo ni la de la relación laboral de
carácter oficial que está dada por ley.
«En este sentido los estatutos internos de las empresas industriales y comer-
ciales del Estado son el instrumento idóneo, en virtud del cual, se precisan las
actividades de la empresa que corresponden a la categoría que debe ser aten-
dida por empleados públicos; aquellos son actos que comprenden la defini-
ción del tipo de régimen aplicable a los servidores públicos en el entendido de
que sólo los de dirección y confianza que se fije en el estatuto son empleados
públicos, y el traslado de la competencia prevista en las expresiones acusadas
no genera una contradicción de las normas constitucionales»273.
Extraña lógica en la que las excepciones de trabajadores oficiales son impro-
cedentes establecerlas en los estatutos de la entidad descentralizada, mientras
que la conversión de trabajadores oficiales en empleados públicos en los esta-
tutos de las empresas estatales sí son constitucionales. Con razón el ponente
de esta sentencia salvó el voto al no encontrar piso constitucional a que las
definiciones de los servidores públicos sólo las puede hacer el legislador.

b) Corte Suprema de Justicia.


Ha sido tan irregular en sus fallos que en definitiva ha restringido al máximo
las actividades que son de construcción y sostenimiento de obra pública. En la
actualidad establece que las funciones de aseo de los edificios públicos no se
comprenden dentro de la expresión exceptiva de ‘construcción y sostenimien-
to de obras públicas’ y por ende las aseadoras, los pintores de paredes, etc. son
empleados públicos.

273
Sentencia C – 484 de 1995 m.p. Fabio Morón Díaz. En el mismo sentido Sentencia C-195 de abril
21 de 1994. M.P. Dr. Vladimiro Naranjo Mesa, Sentencia C-432/95. M.P. Dr. Hernando Herrera
Vergara.

323
MARCEL SILVA ROMERO

c) Consejo de Estado.
En sentencia del 18 de noviembre de 2003, la Sala Plena de lo Contencioso
Administrativo, niega el principio de la primacía de la realidad y le da plena
eficacia jurídica a la fraudulenta política de los administradores del Estado de
vincular personal no como empleado público ni como trabajador oficial, sino
mediante contrato administrativo de prestación de servicios, sin derecho a los
mínimos laborales de ley, entre los cuales se encuentra la libertad sindical. No
importa que las realidades sean de trabajo subordinado, prestado personal-
mente, en ajenidad y remunerado periódicamente, con observancia rigurosa
del cumplimiento de trabajos y horarios, pues se impone la voluntad del polí-
tico o administrador temporal para tener mano de obra sin ninguna garantía,
incluso devengado por debajo del mínimo.
Afortunadamente los salvamentos de voto han desnudado estas prácticas al
oponerse razonadamente a la mayoría.

IV. La aprobación del Convenio 151 de 1978 pone en peligro las


concepciones tradicionales.
Producto del acuerdo en un paro de trabajadores estatales y del compromiso
allí establecido, el día 8 de octubre de 1996, el Gobierno Nacional, a través de
los Ministros de Relaciones Exteriores y de Trabajo y Seguridad Social, pre-
sentó al Senado, el proyecto radicado bajo el No 118 de 1996 «Por medio del
cual se aprueba el «Convenio 151 sobre la protección del derecho de sindica-
ción y los procedimientos para determinar las condiciones de empleo en la
administración pública» adoptado en la 64 reunión de la Conferencia General
de la Organización Internacional del Trabajo, Ginebra 1978 y que se convierte
en la ley 411 de noviembre 15 de 1998 (ver anexo).
Pero antes de la sanción presidencial la Corte Constitucional avocó el estudio
automático de su constitucionalidad y mediante sentencia C-377/98274 declara
exequible tanto el Convenio como la ley, pues no encontró problema constitu-
cional alguno en la prohibición de políticas de discriminación por la
sindicalización de los empleados públicos, ni en la disposición del Convenio
sobre la protección a la autonomía de sus organizaciones, ni en las facilidades
que sean necesarias para permitirles que puedan desempeñar eficazmente sus
funciones durante sus horas de trabajo o fuera de ellas, sin perjudicar el fun-
274
Corte Constitucional - sentencia C-377/98 - m.p: Alejandro Martínez Caballero - Bogotá, vein-
tisiete (27) de julio de mil novecientos noventa y ocho (1998)

324
FLUJOS Y REFLUJOS

cionamiento eficaz de la administración pública. El Convenio reenvía a la ley


de cada país para la adopción de medidas adecuadas a las condiciones nacio-
nales para estimular y fomentar el pleno desarrollo y utilización de procedi-
mientos de negociación entre las autoridades públicas competentes y las orga-
nizaciones de empleados públicos.
Pero el problema radica en si los ‘empleados públicos colombianos’ tienen
derecho a negociar sus condiciones de trabajo de conformidad con el Conve-
nio 151 de 1978.
La Corte Constitucional establece una diferencia entre los trabajadores oficia-
les que sí tienen derecho a la negociación plena, mientras que los empleados
públicos lo tienen de manera restringida: « … por cuanto la facultad de las
autoridades de fijar unilateralmente las condiciones de trabajo y los emolu-
mentos de los empleados públicos en manera alguna excluye que existan pro-
cesos de consulta entre las autoridades y los trabajadores sobre esta materia, y
que en caso de conflicto, se busquen, hasta donde sea posible, soluciones
concertadas, tal y como lo establece el artículo 55 superior. Esto significa que
nada en la Carta se opone a que los empleados públicos formulen peticiones a
las autoridades sobre sus condiciones de empleo y las discutan con ellas con el
fin de lograr un acuerdo en la materia, lo cual implica que el derecho de nego-
ciación colectiva no tiene por qué considerarse anulado. Sin embargo, y a dife-
rencia de lo que sucede con los trabajadores oficiales, que tienen un derecho
de negociación pleno, la búsqueda de soluciones concertadas y negociadas no
puede llegar a afectar la facultad que la Carta confiere a las autoridades de fijar
unilateralmente las condiciones de empleo. Esto significa que la creación de
mecanismos que permitan a los empleados públicos, o sus representantes,
participar en la determinación de sus condiciones de empleo es válida, siem-
pre y cuando se entienda que en última instancia la decisión final corresponde
a las autoridades señaladas en la Constitución, esto es, al Congreso y al Presi-
dente en el plano nacional, y a las asambleas, a los concejos, a los gobernado-
res y a los alcaldes en los distintos órdenes territoriales, que para el efecto
obran autónomamente. Con esa misma restricción, es igualmente legítimo
que se desarrollen instancias para alcanzar una solución negociada y concerta-
da entre las partes en caso de conflicto entre los empleados públicos y las
autoridades».
En noviembre de 1999 el gobierno con la firma del Presidente de la República
y su Ministro de Relaciones Exteriores procedió a ratificar y depositar el

325
MARCEL SILVA ROMERO

documento respectivo en la Dirección de la Organización Internacional del


Trabajo. De conformidad con el artículo 53 de la Constitución el Convenio
151 de 1978 forma parte de la legislación interna y así se reporta al mundo
entero que Colombia ha acogido ese estatuto sin reserva alguna.

V. El desconocimiento del Convenio 151.


Pero las autoridades colombianas inaplican el Convenio, participando de esa
política las Altas Cortes.

a) Corte Constitucional.
Dejó pasmado al mundo del trabajo la sentencia C 201 de 2002275 en la que se
expresó:
«5.5. La negociación colectiva no es un derecho de los sindicatos de emplea-
dos públicos. Reiteración de jurisprudencia.
«El artículo 55 de la Constitución consagra el derecho de negociación colecti-
va en los siguientes términos: «Se garantiza el derecho de negociación colectiva para
regular las relaciones laborales, con las excepciones que señale la ley.
Es deber del Estado promover la concertación y los demás medios para la solución pacífica
de los conflictos colectivos de trabajo.»
«…
«Para determinar si estas disposiciones son aplicables a los sindicatos de em-
pleados públicos, deben armonizarse con el artículo 416 del Código Sustanti-
vo del Trabajo, según el cual «los sindicatos de empleados públicos no pueden
presentar pliegos de condiciones ni celebrar convenciones colectivas, pero los
sindicatos de los demás trabajadores oficiales tienen todas las atribuciones de
los otros sindicatos de trabajadores, y sus pliegos de peticiones se tramitarán
en los mismos términos que los demás, aun cuando no puedan declarar o
hacer huelga.»
«Ahora bien, esta Corte ha encontrado legítima la restricción al derecho de
negociación colectiva de los sindicatos de empleados públicos, a que hace

275
Sentencia C – 201 de 2002 – mag. pon. Jaime Araujo Rentería.

326
FLUJOS Y REFLUJOS

referencia el citado artículo 416, como se consideró en la sentencia C-110/


94276 al declararlo exequible.».
Esta sentencia es escandalosa, no se le puede calificar de otra manera, por tres
razones: 1º Ya la misma Corte en la sentencia C – 377 de 1998 había dicho que
los empleados públicos colombianos tenían un derecho restringido de nego-
ciación, 2º porque la sentencia de apoyo (C- 110 de 1994) había decidido la
exequibilidad del artículo 416 del Código Sustantivo del Trabajo cuando aún
no era parte de la legislación interna el Convenio 151 de 1998, que contradice
totalmente su mandato, y c) por citar en su apoyo la misma sentencia C – 337
de 1998. ¿Quién entiende las contradicciones de la misma Corte Constitucio-
nal?.

b) Corte Suprema de Justicia.


Son numerosas las sentencias en las que ha repetido hasta el cansancio que los
Convenios son simplemente normas de conducta internacional no obligato-
rias, que el artículo 416 del Código Sustantivo del Trabajo está plenamente
vigente y que literal e) del numeral 19 del artículo 150 de la Constitución es
tajante al estipular que el gobierno, dentro de la ley marco respectiva, fijará el
régimen salarial y prestacional de los empleados públicos. A lo único que ha
accedido la Sala Laboral de la Corte sobre aplicación del Convenio es sobre las
garantías sindicales: «no se contrapone (la prohibición de negociación de los
empleados públicos – nota del autor) a los Convenios 151 y 154 de la OIT,
aprobados por las Leyes N° 411 del 5 de Noviembre de 1997 y 524 del 12 de
Agosto de 1999 respectivamente, porque en tales instrumentos internaciona-
les se consagra la negociación colectiva para los empleados públicos como
una de las opciones que puede adoptar la autoridad nacional competente o
también como una medida deseable para que las organizaciones que represen-
276
«La disposición legal parte de la distinción, introducida de tiempo atrás en el Derecho Laboral
colombiano, entre empleados públicos y trabajadores oficiales. Mientras los primeros tienen esta-
blecida con el Estado una relación legal y reglamentaria, los segundos están vinculados al servicio
público mediante contrato que se rige por normas especiales. (...)
«La restricción consagrada en la norma para los sindicatos de empleados públicos, sobre presenta-
ción de pliegos de peticiones y celebración de convenciones colectivas, tiene sustento en el artículo
55 de la Constitución, que garantiza el derecho de negociación colectiva para regular relaciones
laborales, con las excepciones que señale la ley. La que se considera es una de tales excepciones,
establecida en norma con fuerza material legislativa. (...)
«El análisis varía tratándose de los trabajadores oficiales, quienes tienen con el Estado una relación
de índole contractual. Sus sindicatos, de acuerdo con la norma bajo examen, tienen todas las atribu-
ciones de los otros sindicatos de trabajadores, lo cual no pugna con la Constitución y, por el contra-
rio, la desarrolla, de conformidad con lo expuesto.» (M.P. José Gregorio Hernández Galindo).

327
MARCEL SILVA ROMERO

tan a aquéllos participen con las autoridades públicas competentes en el esta-


blecimiento de las condiciones de trabajo, así como en la solución de sus dife-
rencias laborales. Por ello, se hace en estos una invitación a los Estados para
que, de acuerdo con las situaciones propias de cada nación, se adelanten cam-
pañas de estímulo y fomento de tal mecanismo de concertación en el sector
público. Lo que, además, por mandato constitucional - inciso dos del artículo
55 de la C.P. - constituye un deber para el Estado colombiano.»277

c) Consejo de Estado.
La Sección II, encargada de dirimir los conflictos administrativo laborales y la
Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado no solamente adoptan
el criterio de la Corte Suprema sino que ordenan, con una intolerancia desco-
nocida hasta el momento, a los administradores del Estado y de las entidades
descentralizadas, suprimir de inmediato, y de hecho, los beneficios extralegales,
convencionales o estatutarios, aplicados a los empleados públicos, sin esperar
a que los respectivos actos administrativos de las juntas directivas que los con-
ceden, sean anulados por la jurisdicción contencioso administrativa. De un
momento para otro, miles de servidores públicos ven reducidos sus ingresos a
la mitad, sin que hayan podido defender sus derechos en estrado judicial
alguno y sin que medie sentencia judicial que los hayan derrotado.

VI. Cinco posiciones actuales sobre la negociación de los empleados


públicos colombianos.
1ª tesis. Las sentencias de la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia y un
concepto de la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado cuan-
do sostienen que la fijación del régimen salarial y prestacional de los emplea-
dos públicos sólo corresponde a la ley marco y a los decretos que dicte el
gobierno en su desarrollo (art. 150 de la Constitución). Del Convenio 151 de
1978 de la O.I.T. sólo le son aplicables las garantías sindicales, mas no la regu-
lación de la negociación. A pesar de lo confuso de su argumentación, la Corte
Constitucional en sentencia C 201 de 2002 parece variar de posición acogien-
do esta tesis.
2ª tesis. La sentencia C - 377 de 1998 de la Corte Constitucional que declara
exequible la ley 411 de 1998 aprobatoria del Convenio 151 de la O. I. T. donde
se plantea que los empleados públicos pueden presentar pliego de peticiones y
277
Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, sentencia del 5 de junio de 2001. Rad.
16788. M.P. Germán Valdés Sánchez.

328
FLUJOS Y REFLUJOS

el gobierno llamarlos a un proceso de concertación, es decir que a diferencia


de los trabajadores oficiales los empleados públicos tienen un derecho recor-
tado de negociación por cuanto no pueden suscribir convenciones colectivas.
Si dentro del proceso de negociación no se logra un acuerdo el gobierno recu-
pera su capacidad para imponer unilateralmente las condiciones de trabajo. Es
decir, basta que los negociadores del gobierno no quieran llegar a ningún acuer-
do para burlar el derecho de negociación.
3ª tesis. Se requiere un acto del Estado posterior a la ratificación del convenio
151 para que sea aplicable. Esta fue la posición de las federaciones de trabaja-
dores estatales cuando concertaron con el Ministerio de Trabajo y el Departa-
mento Administrativo de la Función Pública un proyecto de decreto regla-
mentario basado en que los empleados públicos sí tienen derecho a la nego-
ciación colectiva y a presentar pliegos de peticiones, pero se requiere un decre-
to reglamentario que establezca el procedimiento para negociarlos y compro-
meta al gobierno nacional en la aplicación del Convenio 151. Ante el fracaso
de esta tentativa en el ministerio de Angelino Garzón, un parlamentario ha
presentado un proyecto de ley en el mismo sentido. Esta posición peca nada
más, ni nada menos, porque condiciona la vigencia de un Convenio debida-
mente ratificado a la expedición de un secundario decreto reglamentario o a la
aprobación de una nueva ley en el Congreso, dando un paso atrás y regresan-
do a la teoría dualista.
4ª tesis. La posición asumida oficialmente por la CUT, Fecode y un sector de
doctrinantes, consiste en que la ley 411, al aprobar el Convenio 151 de la O. I.
T., derogó el artículo 416 del Código Sustantivo del Trabajo que le prohibía a
los sindicatos de empleados públicos presentar pliegos. Para esta postura no
es necesario esperar a que el legislador estructure un procedimiento especial
de negociación colectiva porque ya existe uno, aplicable a un sector de los
‘empleados públicos’ del convenio y denominado en Colombia como de ‘tra-
bajadores oficiales’, consagrado en el Código Sustantivo del Trabajo, con sus
etapas de negociación y votación de huelga, o tribunal de arbitramento obliga-
torio exclusivamente en los servicios esenciales. La derogatoria del artículo
416 del Código conlleva la inmediata extensión y aplicación de las normas
procedimentales del trámite del conflicto colectivo, que continúan incólumes,
a todos los trabajadores, privados o públicos, empleados públicos o trabajado-
res oficiales. Los acuerdos o decisiones a que se llegue en el proceso de nego-
ciación y que favorezcan a los ‘empleados públicos’ deberán ser acatadas y
adoptadas por el gobierno, para darles firmeza jurídica, en cumplimiento de

329
MARCEL SILVA ROMERO

los requisitos constitucionales (art. 150 – num 19 – lit. e) y de la respectiva ley


marco.
5ª tesis. No importa determinar si el artículo 416 del Código Sustantivo del
Trabajo está vigente o no, porque la inmensa mayoría de sindicatos del sector
oficial son mixtos, es decir compuestos por empleados públicos y trabajadores
oficiales, legalizados por el artículo 58 de la ley 50 de 1990 y la prohibición es
a los sindicatos de empleados públicos de presentar pliego de peticiones y
celebrar convenciones colectivas. Las prohibiciones son taxativas y de aplica-
ción restrictiva solo a los eventos previstos por el legislador. Entonces no
puede extenderse las prohibiciones impuestas a los sindicatos de empleados
públicos a los sindicatos mixtos. La única restricción sería la relacionada con el
literal e) del numeral 19 del artículo 150 de la Constitución y en consecuencia
esta clase nueva de sindicatos sí puede presentar pliego de peticiones y los
acuerdos deberán ser avalados por el gobierno.

VII. El campo de aplicación total del Convenio 151 es una discusión


pendiente, incluso con los sindicatos de trabajadores estatales.
Pero como siempre, el sindicalismo se plantea un objetivo pero los manejadores
del Estado ya han tomado las medidas apropiadas para eludir el cumplimien-
to del Convenio en caso de que la presión internacional y la interna así lo
exijan. Se trata de las vinculaciones precarias o desregularizadas de trabajado-
res de carne y hueso con el Estado mediante diferentes figuras como los con-
tratos de prestación de servicios, o nóminas paralelas, las órdenes de trabajo,
los servicios de cooperados in re fraudulentos y de las empresas asociativas de
trabajo.
En todos los países las denominaciones de quienes laboran al servicio del
estado son diferentes, en unos son llamados servidores públicos como en el
feudalismo, en otras trabajadores públicos, también se conocen como trabaja-
dores oficiales, o funcionarios públicos, o servidores de Alá, agentes públicos,
corregidores, etc.
Ante tanta diversidad en la Organización Internacional del Trabajo se decidió
por generalizar el término empleados públicos para todos los que laboren en
la administración pública y por lo tanto el Convenio 151 no es solo aplicable
en Colombia a quienes aquí se denominan así, sino que cubre a los trabajado-
res oficiales, a quienes son vinculados por contrato de prestación de servicios,
por órdenes de trabajo, provisionales, etc.

330
FLUJOS Y REFLUJOS

Esta realidad no ha sido asimilada a fondo por los sindicatos de empleados


públicos o de trabajadores oficiales, o mixtos, que se reducen a ‘proteger’ a
quienes tienen contrato de trabajo o relación legal y reglamentaria y ‘olvidan’
dentro de sus estatutos, prácticas y propósitos a esa inmensa mayoría de traba-
jadores contratados civil o administrativamente, cuya sola existencia es la cró-
nica de una muerte anunciada de los sindicatos tradicionales y que dentro del
Convenio 151 son también ‘empleados públicos’ con derecho de asociación,
negociación y huelga.

157o. La aplicación del principio de la igualdad en fijación de condi-


ciones de trabajo un paso de la Corte Constitucional hacia el derecho
universal.
Es de la esencia de la negociación colectiva laboral que los convenios, o con-
venciones colectivas, se apliquen a todos los trabajadores de los empresarios
que lo suscribieron, sin que pueda recibir un trabajador no sindicalizado un
tratamiento superior al acordado colectivamente. También es de la naturaleza
de la negociación buscar condiciones colectivas de trabajo para la misma rama
o actividad económica a fin de evitar la competencia con base en la deslealtad
social, o dumping social y para ello se recurre a la extensión de beneficios por
interés general, o erga omnes, a sectores con condiciones de trabajo inferiores,
por lo general, mediante una declaración del respectivo Ministerio de Trabajo,
extensión muy similar, aunque imposible de aplicar, a la extensión de la con-
vención colectiva por acto gubernamental consagrada en el artículo 472 del
Código Sustantivo del Trabajo. En Alemania esta figura:«... es especialmente
relevante en aquellos campos con una fuerte fluctuación de mano de obra,
mientras que en los grandes sectores industriales, como la industria química y
metalúrgica, por las razones expuestas, no se da este fenómeno. En cambio en
el ámbito de la construcción, así como también en el comercio minorista y en
algunos sectores de la industria de alimentación y similares, se hace necesario
compensar las desventajas propias de la actividad, de ahí que la eficacia gene-
ral constituya un instrumento de gran importancia. Entre otros, los empresa-
rios que no pertenecen a la asociación que firmó el convenio se ven obligados
a hacer aportes a las cajas sociales. De los aproximadamente 57.000 conve-
nios colectivos, únicamente 550 tienen validez erga omnes. Estos se aplican a
unos 5.5. millones de trabajadores, pero de ellos solo un millón se sirve de la
eficacia del convenio colectivo por primera vez»279.
279
ZALTER, Ulrich. La negociación colectiva en Alemania, en la publicación La negociación colec-
tiva en Europa. Coordinador Antonio Ojeda Avilés. Comisión Consultiva Nacional de Convenios.
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Madrid. 2004. pag. 46.

331
MARCEL SILVA ROMERO

En Alemania, los demás convenios se aplican a los trabajadores no


sindicalizados por ser una norma del contrato individual de trabajo y por lo
general así se pacta en las convenciones colectivas, aunque estos beneficiados
no cotizen el uno por ciento de sus salario con destino a los fondos sindicales.
En España hay convenios para trabajadores y convenios para los funcionarios
públicos. Hay otra clasificación de convenios estatuarios que son fuente obje-
tiva de derecho y tienen eficacia general o erga omnes y convenios extraestatutarios
de carácter contractual y sus efectos solo se extienden a las partes contratantes
y a los trabajadores y empresarios directamente representados por ellas. Tam-
bién hay convenios de empresa, de sector, interprofesionales y de franja, apli-
cables a un conjunto de trabajadores que se identifican por pertenecer a un
mismo grupo, categoría profesional, sean negociados en el ámbito de la em-
presa o en un sector de actividad. También se puede distinguir los acuerdos
marco de naturaleza interprofesional.
Los convenios están sujetos a los principios constitucionales, especialmente al
de igualdad y no discriminación. Desarrollo esencial de ese principio es que
los convenios deben regir las relaciones laborales de todos los trabajadores, lo
que no obsta que en la misma convención se establezcan distinciones produc-
to de valores e intereses razonables, entre los que figuran la clase de trabajo
prestado, el rendimiento, la capacidad económica de la empresa. No toda dife-
rencia es discriminatoria, sólo se prohíbe la arbitraria e injustificada.<