You are on page 1of 8

LUIS MÁRQUEZ, Dr. Ing.

Agrónomo

ARADOS uE VERTEDERA

^
EI trabajo profundo, unque todos ellos realizan un
imprescindible en los suelos trabajo de descompactación,
su acción sobre el perfil del
compactados que impiden el
suelo es notablemente diferente, ya
normal desarrollo radicular de que mientras los arados de vertedera y
un cultiuo, se puede hacer de los de disco voltean el suelo trabaja-
do, el chisel mantiene las distintas ca-
diferentes maneras, pero hay pas casi a su mismo nivel, por lo que
algunos tipos de aperos que se es frecuente que se considere su tra-
bajo como `labranza vertical'.
adaptan especialmente a ello: Como consecuencia de la inver-
estos son los arados de sión de las capas del suelo, el residuo
superficial se incorpora para que se
uertedera y de disco y los produzca su descomposición fuera del
arados de cincel o chisel. contacto del oxígeno del aire, acele-

m agrotc^cnica J u uo 2000
rando el proceso para que sea inme-
diatamente aprovechada por las plan-
tas cultivadas, como ha sido tradicio-
nal en la agricultura `productivista'.
Por el contrario, con la utilización
del chisel, el residuo de rastrojo que-
da en la superficie, lo que ayuda a
mejorar la estructura del suelo, a la
vez que limita las pérdidas de suelo
por erosión.
A pesar de los aspectos negativos
que se ha dado a la vertedera en los
últimos años, tiene un campo de utili-
zación notable, especialmente en lo
que se relaciona con ]a agricultura de
regadío de alta productividad.
Esto nos ha llevado a realizar un
análisis técnico de los arados de verte-
dera, de manera que se pueden estable-
cer sus ventajas y limitaciones, dejan-
do para una próxima ocasión el estudio
de los arados de disco y de los aperos
que realizan la labranza vertical. obligó a buscar una herramienta vol- tica se recomienda, para conseguir un
teadora para combatir con eficacia la buen esponjamiento del suelo, mante-
vegetación natural de un medio húme- ner la profundidad de U-aha_jo entre cl
INTEGRADO EN LA do que impedía el desarrollo de las 60 y el 80°lo de la anchura de la reja
^ HISTORIA DE LA plantas cultivadas. utilizada en el cuerpo del arado.
AGRICULTURA Cuando esta herramienta, apta pa- Siempre, el cuerpo del arado lo
ra unas condiciones de medios húme- forman una reja y una vertedera, pcro
El arado de vertedera va unido a la dos, se exportó a situaciones diferen- también aparecen cuchillas y otros
historia de la agricultura, aunque hay tes, se convirtió en una herramienta elementos complementarios quc no
que destacar que el tipo de arado que peligrosa, aceleradora de los procesos son esenciales en cleterminaclas condi-
se ha venido utilizando en las regiones de erosión y desertificación de las zo- ciones dc utiliz;iri^ín del n^i^m^^.
más áridas yue bordean el Mediterrá- nas áridas y semiáridas.
neo, limitaba enormemente la función El hecho de que no sea una herra-
de volteo del suelo, pudiendo conside- mienta apropiada para cualquier con- LOS COMPONENTES
rarse como un descompactador-surca- dición agrícola, no debe de producir ^ DE CADA CUERPO
dor-alomador. su rechazo total, ya que sigue siendo
Fue la extensión de la agricultura una herramienta especialmente valio- Elemento volteador:
a las praderas centroeuropeas la que sa para hacer agricultura sostenible en la vertedera
determinadas condiciones de clima y La fonna de la vertedera, que es
suelo. la pala que se encarga de voltear la
banda de suelo cortadu por la reja, de-

EL ARADO DE DESIGNACIÓN DE LOS ELEMENTOS OUE


VERTEDERA EN LA COMPONEN UN CUERPO DE ARADO
^ ACTUALIDAD

Los arados de vertedera realizan


el corte y volteo del suelo en bandas
de anchura igual a la de la reja que in-
corporan. Con anchuras de reja entre
25 y 55 cm (] 0 a 22') puede trabajar-
se a profundidades que no deben su-
Punta intercambiable--rt=^
perar el 80% de la anchura de la ban-
da de tierra cortada. Como regla prác-

au^^a zooo agro^c^rnrcu ^


equipos no han pasado del campo ex-
ÁNGULOS CARACTERÍSTICOS DE UN CUERPO DE ARADO
perimental.
El ángulo medio, o ángulo general
de la vertedera, es el que forma con la
dirección de avance una línea trazada
desde el punto de unión entre la reja y
la vertedera, sobre la pared del surco,
a la cola de la vertedera. Este ángulo
marca el grado de pulverización que
cada vertedera puede conseguir, junto
con la velocidad a la que se desarrolla
la labor. En las vertederas cilíndricas
y universales este ángulo se mantiene
entre 30 y 35°, mientras que en las he-
licoidales suele estar comprendido
presión superficial sobre entre 25 y 28°.
los elementos que la com- El borde superior de la vertedera
ponen; de esta manera la forma un ángulo con la dirección de
tierra se despega con ma- avance que es el que condiciona el
yor facilidad, sobre todo alejamiento de la tierra del surco des-
cuando hay que trabajar de donde ha sido volteada por el ara-
en suelos muy húmedos. do, pero también hay que tener en
En algunos casos se ha re- cuenta el ángulo de subida o de eleva-
currido a cuerpos cons- ción de la tierra, que es el que forma
truidos en material plásti- la línea que une el borde superior de
co (teflón), aunque su uti- la vertedera más próximo a la pared
lización no ha dado los del surco con la punta de la reja y la
Uertedera listonada para suelos pe^ajosos que pasan resultados esperados, ya horizontal. A medida que este ángulo
con dificultad. que el suelo abrasivo pro- aumenta, se produce mayor pulveriza-
duce surcos en la superfi- ción de la banda de tierra. Así, en las
cie de la vertedera. Asi- vertederas helicoidales el ángulo de
mismo, se ha recurrido en elevación es de unos 30°, mientras
termina el grado de aterronamiento ocasiones a inyectar agua en la su- que en las vertederas cilídricas y uni-
del suelo labrado, así como la manera perficie de la vertedera, pero estos versales llega a los 40°.
en que quedarán mezclados los terro-
nes con la tierra fina. En la vertedera
helicoidal, ]a banda de tierra es
acompañada durante el volteo con
una acción suave lo que produce te-
rrones grandes que quedan unidos en
la banda de tierra volteada; la verte-
dera cilíndrica es mucho más agresi-
va, pulveriza la banda de tierra que
voltea mezclando los terrones con la
tierra fina; la vertedera universal
ofrece un comportamiento interme-
dio con una base de labor aterronada
y una capa superficial de terrones pe-
queños y tierra fina.
Además, cuando hay que trabajar
sobre suelos pegajosos, se puede uti-
lizar palas de vertedera formadas por
pletinas independientes (vertedera
listonada), que al reducir la superfi- 1. Uertedera cilindrica
cie de apoyo de la tierra que pasa so- 2. Uertedera universal o americana
bre la vertedera, se hace aumentar la
3. 3. Uertedera helicoidal

^ agrorécnica au^^o zooo


TIPOS DE REJA < < En los arados de
CON PUNTA REVERSIBLE PICO DE PATO anchura variable
conviene ajustar la
profundidad de
trabajo en función
de la anchura
efectiva de corte de
las rejas> >

Desde no hace murhrn años, para


la gama alta de arados de vertedera,
se ofrece la posihilidad de la 'anchu-
ra variable'. Esto tiignif•ica yuc los
cuerpos se pueden dcsplazar de ma-
nera yue ^u anchura de cortc varía
Corte en horizontal: nocido como succión). Así, las rejas entre la anchura máxima yuc adniitr
la reja tipo `pico de pato' y con formón se la reja y un valor menor. De csta n^a-
La reja, tiituada en la base del sue- adaptan a los cuerpos de arado que nera se puede ajutitar la potcncia de-
lo e inclinada con respecto a la direc- trabajan sobre suelos endurecidos, ya mandada por el apero a la di^ponihlc
ción de avance, habitualmente se de- que reducen el desgaste de la reja, en el tractor, según las condicioncs
signa por la anchura de la banda de aunque pueden ser un inconveniente del suelo en el yue tie trahaja. Hay
tierra cortada (10 a 22 pulgadas). Esto si aparecen piedras en las yue se en- yue tener en cucnta quc, a medida
significa que cada cuerpo debe de em- ganchen provocando roturas. yue se reduce la anchuru dc corte,
pezar a trabajar al otro lado de la línea Han aparecido otras opciones me- conviene también reducir la profun-
longitudinal yue pasa por las proximi- nos conocidas, como la reja con doble didad de traba_jo, ya yue de no harer-
dades del extremo de la reja del cuer- punta (en el extremo y en el centro de lo se produce un desccnso cn la cali-
po anterior. la misma), yue ofrecen la posibilidad dad de la labor, esperialmente en tu-
EI ángulo de atayue que forma la de reducir los esfuerzos laterales del do lo que se relaciona con el voltco
reja con la dirección de avance, se eli- arado sobre la pared del surco, a la de las bandas de suelo. Las ircomen-
ge en función de las características del vez que el desgaste de la propia re,ja. daciones indicadas anteriorn^enlr en
suelo, aunque esta elección la realiza En suelos muy duros, en los yue lo yue se refiere a la rclaci^ín entrc la
el fabricante durante el diseño del ara- resulta difícil la penetración, la reja profundidad de trahajo y la anrhura
do, por lo que no queda al alcance del con formón es una de las alternativas de corte de la rcja siruen siendo váli-
usuario su regulación. Está relaciona- más recomendables, salvo si pueden das para estos arados.
do con la forma de la vertedera, to- aparecer piedras grandes en el fondo En consecuencia, los valore^ de
mando valores de 40° para los cuer- del surco. A veces se sustituye el for- profundidad de U-ahajo recomcndado^
pos cilíndricos y universales y de 30° món por una punta intercambiable para las diferentes anchura^ de reja se-
en los helicoidales. unida a la reja. rían los siguientes:
Por otra parte, el ángulo de entra-
da de la reja en el suelo es el que faci-
lita la penetraci6n del arado y varía Tamaño de reja: is
12 ia
14 16 18 20
20 pult;^^das
entre 22 y 24°, con la posibilidad de Anchura de trabajo: 30 35 40 45
45 50 cm
regulación en algunos modelos de
arado. Profundidad máxima: 24 28 32 36 40 cm
Cambiando la forma de la reja se mínima: 15 17 20 22 25 cm
puede conseguir aumentar la penetra- recomendable: 21 25 28 32 35 cm
ción del arado en el suelo (efecto co-

a^^^o 200o agrolrr^tircr ®


Corte vertical: En cualquier caso, la utilización
la cuchilla de una cuchilla bien diseñada puede
En suelos secos, como son los me- reducir el esfuerzo de tracción nece-
diterráneos, la propia acción de cuña sario para el arrastre del arado, aun-
de la reja produce una rotura vertical que no resulta imprescindible para ha-
del suelo en el borde de acción del cer un buen trabajo en los suelos más
arado sobre el suelo sin arar. secos.
En suelos más húmedos, o con re- Cuando los residuos superficia-
siduos superficiales abundantes, con- les son muy abundantes, o se requie-
viene colocar una cuchilla que se en- re la incorporación profunda de
cargue de cortar la tierra verticalmen- aportes y enmiendas, se puede utili-
te en la pared de la banda de suelo zar como complemento una raedera
volteado. o raseta, que toma la forma de un
Esta cuchilla puede estar situada cuerpo de arado de pequeño tamaño
formando parte del conjunto reja-ver- que se sitúa por delante del cuerpo
tedra, o bien separada, delante del ex- normal.
tremo anterior de la reja, tomando el Este elemento, que resulta de es-
aspecto de un cuchillo ligeramente in- caso interés para las condiciones de . ARADOS DE
clinado con respecto a la vertical. trabajo españolas, se encarga de cortar VERTEDERA CON
Cuando los restos de cosecha o la una banda de tierra de poca profundi- CUERPOS NO
vegetación natural son abundantes, re- dad y anchura, que se incorpora en la CONVENCIONALES
sulta preferible utilizar un cuchilla cir- base de la labor, entre los dos cuerpos
cular, colocada sobre un eje acodado de arado contiguos. Durante muchos siglos el arado
que le permite girar y adaptarse a las En ocasiones, para mejorar la in- mantuvo su forma original, pero en el
variaciones del terreno, sin riesgo al corporación de residuos se adapta a la XIX, personajes célebres le prestaron
embozado, situada en una posición si- parte superior de la vertedera una ale- atención buscando mejoras en la for-
milar a la de la cuchilla recta. ta que complementa su acción. ma de la vertedera que aumentaran su
eficacia a la vez que se reducía el es-
fuerzo de tracción necesario para su
arrastre.
Fue en la segunda década del siglo
XX cuando se consiguieron mejoras
significativas, completando los estu-
dios `geométricos' con las pruebas so-
bre los conocidos como `canales eda-
fométricos', con suelos de diferente
naturaleza, o bien mediante pruebas
de campo incorporando instrumenta-
ción electrónica para la medida, e ❑
condiciones reales, de las tensiones
producidas durante el trabajo.
Las mejoras conseguidas se ponen
de manifiesto con la reducción del
consumo de combustible en la aradura
cuando se realiza con arados bien di-
señados, que ha superado lo que antes
se encargaba a un hábil artesano local.
Pero en esta búsqueda de solucio-
nes alternativas, se han encontrado al-
gunas que ya han llegado al plano co-
mercial, con mayor o menos fortuna,
como la vertedera romboidal o`losag-
ne' y la pivotante o simétrica, aunque
la utilización de las mismas no resulte
Arado reversible de 4 cuerpos. La acción de la vertedera se completa ventajosa nada más que en determina-
con una aleta superior. das situaciones.

® agror^cnica a^^^o ^^
LA VERTEDERA PIVOTANTE
La vertedera pivotante está forma-
da por una hoja cilíndrica, similar a la
que incorpora un 'buldozer', que se
estrecha por abajo hasta la reja. Sr ha-
ce trabajar formando un ángulo de
unos 45° con la dirección de avanre,
de manera yue se comporta pivotando
del mismo modo quc lo hare un arado
reversible.
Su difusión comercial ha sido
muy reducida, por lo que no es posi-
ble establecer claramente sus puntos
fuertes con respecto a la vertedera
convencional. Se puede decir yue rea-
liza el trabajo de una vertedcra rilín-
Arado de vertedera drica, simplificando cons-
semi-suspendido con tructivamente el arado ya que
cuchillas circulares
con el mismo cucipo se con-
sigue la reversihilidad, aun-
que esto pueda signifirar un
mayor desgaste.

Acción de la raseta por


delante del cuerpo
correspondiente.

^A VERTEDERA ROMBOIDAL

La vertedera romboidal se dife-


rencia de la convencional en que rea-
liza un corte redondeado de la banda
de tierra a partir de la parte de suelo
no trabajada, de manera similar a co-
mo lo hace un arado de discos.
El cuerpo de la vertedera es cilín-
drico, por lo cual se caracteriza por
una fuerte pulverización de la banda
de tierra volteada. Como ventajas
destacables, la más significativa es el
aumento del espacio en el que se apo- Arado dc^ vertedc^r,^
yan las ruedas del tractor que se des- romboidal p.ua ent;.rnchc^
plazan por el surco; también, la distri- iront.rl.
bución homogénea de los residuos su-
perficiales en toda la profundidad del
perfil.
Con estos cuerpos se pueden fa-
bricar arados más cortos, lo que faci-
lita su adaptación al tractor, pero tiene
como inconveniente la pulverización
excesiva de) suelo arado, lo que resul- La vertedera ronrboid^rl
permite disc^ri.u ^rr,rdos
ta especialmente perjudicial para sue- más cortos par,^ Lr
los que tiendan a compactarse. misma anchur,r dc^ I,rlror.

JULIO 2000 agrorc^c ^,riru


1^7_l'l^1

la vez que mantienen la tenacidad de


las capas internas, lo que favorece su
capacidad para absorber choques.
Esto hace que las soluciones váli-
das para resolver los problemas de
desgaste en suelos muy abrasivos, pe-
ro sin piedras, deban de ser diferentes

«Los materiales
utilizados en las
herramientas que
Uertedera cuadran^ular o pivotante. trabajan el suelo
requieren dureza y
MATERIALES DE mente reparables, o sustituibles, no se tenacidad> >
1 CALIDAD puede contar con aleaciones especia-
les, sino con aceros al carbono, ligera-
Los componentes de los equipos mente mejorados con pequeñas canti-
para el trabajo del suelo tienen unas dades de silicio, cromo, molibdeno, a las que se utilizan en los suelos en
exigencias muy especiales que obli- etc. que no los hagan excesivamente los que los choques con piedras son
gan a utilizar en su fabricación mate- caros. más frecuentes.
riales bastante diferentes de los que se La dureza y la tenacidad se consi- En relación con el material que
emplean en la construcción mecánica guen con aceros de medio contenido forma la pala de la vertedera, se pro-
en general. Esto es una consecuencia en carbono, que les proporciona resis- cura, directa o indirectamente, que se
de su forma de trabajar: sometidos a tencia mediante tratamientos
una constante abrasión, y, en muchas térmicos diferenciales (temple
ocasiones, a choques producidos por superficial) capaces de sumi-
las piedras presentes en el suelo. nistrar dureza en la superficie
Si a esto se une la necesidad de sometida a la abrasión conti-
que sean relativamente baratos y fácil- nua del suelo y al desgaste, a

Fases en la fabricación de una reja por forja y corte


en caliente.

^ agrotécnica uuuo zooo


Anchos de 0,80 a 4,00 m
Para tractores de 15 a 200 HP

Gradas rotativas HK

Para tractores de 70 a 300 HP


Anchos de 2,50 a 6,00 m
Tratamientos térmicos sobre los elementos que van a estar en
contacto con el suelo.

estratifique en tres capas: las exteriores (con un espesor


de 2 a 4 mm) resistentes al desgaste, mientras que la del
medio mantiene elevada elasticidad y tenacidad. Esto se
puede conseguir laminando varias capas de acero de dife-
rente naturaleza, o bien con tratamientos térmicos de tem-
ple superficial. Así se explican designaciones comerciales
como `triplex', que hacen referencia a esta diferente com- Multivator FP
posición o estructura de los materiales que forman la ver-
tedera.
Para tractores de 30 a 80 HP
Cuerpos modulares de 36 a
120 cm
■ A MODO DE CONCLUSIÓN
Se han analizado los diferentes aspectos de los com-
ponentes de los arados de vertedera, tanto en lo que res-
pecta a sus formas geométricas, como por el efecto que
producen en el suelo, así como los condicionantes de los
materiales metálicos que sirven para fabricarlos.
La tecnología que permite una preparación
Estos cuerpos, colocados en número variable sobre un
del suelo:
soporte o bastidor, se adaptan al tamaño del tractor que
los va a arrastrar, incluyendo elementos complementarios, • Con menor consumo de combustible
como los dispositivos de seguridad que los protegen cuan- • Con mayor desterronado
do son sometidos a esfuerzos que sobrepasarían sus lími-
tes de resistencia.
Las características de este bastidor, de los elementos
de seguridad y de las condiciones para su correcta regula-
ción y utilización, serán analizadas en una próxima oca-
sión.,_, HOWARD IBÉRICA, S.A.
Clyd Gr^inollers a ^irond, km 1,5
Aptlo 246 • 08400 GRANOLLERS (BARCELONA)
J U LIO 2000 Telf. 93 8617150 Fax 93 8493577 E-r7^ail^ howard®howard.es