You are on page 1of 224

Historia de los medios

de comunicación

Daniel Badenes

Índice de contenidos
Introducción
Unidad
Unidad
Unidad
Unidad
Unidad
Unidad

Versión digital de la Unidad

Carpeta de trabajo Unidad


Unidad
Unidad
Unidad
Unidad

Página siguiente
3

Íconos

LL
Leer con atención. Son afirmaciones, conceptos o definiciones destacadas
y sustanciales que aportan claves para la comprensión del tema que se
desarrolla.

PP
Para reflexionar. Propone un diálogo con el material a través de preguntas,
planteamiento de problemas, confrontaciones del tema con la realidad,
ejemplos o cuestionamientos que alienten la autorreflexión.

Texto aparte. Contiene citas de autor, pasajes que contextualicen el desa-


rrollo temático, estudio de casos, notas periodísticas, comentarios para for-
mular aclaraciones o profundizaciones.

N
Pastilla. Incorpora informaciones breves, complementarias o aclaratorias de
algún término o frase del texto principal. El subrayado indica los términos a
propósito de los cuales se incluye esa información asociada en el margen.

CC
Cita. Se diferencia de la palabra del autor de la Carpeta a través de la inser-
ción de comillas, para indicar claramente que se trata de otra voz que ingre-
sa al texto.

Ejemplo. Se utiliza para ilustrar una definición o una afirmación del texto
principal, con el objetivo de que se puedan fijar mejor los conceptos.

AA
Para ampliar. Extiende la explicación a distintos casos o textos como podrían
ser los periodísticos o de otras fuentes.

KK
Actividades. Son ejercicios, investigaciones, encuestas, elaboración de cua-
dros, gráficos, resolución de guías de estudio, etcétera.

SS
Audio. Fragmentos de discursos, entrevistas, registro oral del profesor expli-
cando algún tema, etcétera.

EE
Audiovisual. Videos, documentales, conferencias, fragmentos de películas,
entrevistas, grabaciones, etcétera.

II
Imagen. Gráficos, esquemas, cuadros, figuras, dibujos, fotografías, etcétera.

WW
Recurso web. Links a sitios o páginas web que resulten una referencia den-
tro del campo disciplinario.

OO
Lec­tu­ra obli­ga­to­ria. Textos completos, capítulos de libros, artículos y papers
que se encuentran digitalizados en el aula virtual.

RR
Lectura recomendada. Bibliografía que no se considera obligatoria y a la que
se puede recurrir para ampliar o profundizar algún tema.
4
5

Índice

El autor.................................................................................................. 7
Los coautores......................................................................................... 7
Introducción............................................................................................ 9
El recorrido........................................................................................... 11
Referencias bibliográficas...................................................................... 13
Objetivos del curso................................................................................ 15

PRIMERA PARTE
1. ¿Qué historia escribir?...................................................................... 17
1.1. Los medios en la historia................................................................ 19
1.2. Un conocimiento en construcción.................................................... 20
1.3. Una mirada latinoamericana y desde abajo...................................... 26
1.4. La diversidad de experiencias como punto de partida....................... 31
Referencias bibliográficas...................................................................... 35
2. La imprenta...................................................................................... 37
2.1. La imprenta y la modernidad........................................................... 39
2.1.1. La reforma protestante ........................................................ 42
2.2. El desarrollo de la prensa periódica................................................. 45
2.3. La imprenta en América.................................................................. 49
Referencias bibliográficas...................................................................... 53
3. El telégrafo...................................................................................... 55
3.1. El telégrafo y el Estado moderno..................................................... 57
3.2. El telégrafo eléctrico....................................................................... 59
3.2.1. El telégrafo en nuestra región............................................... 61
3.3. Los enlaces internacionales............................................................ 63
3.4. Las agencias de noticias................................................................ 64
Referencias bibliográficas...................................................................... 67
4. Imágenes y sonidos de largo alcance................................................ 69
4.1. Tecnologías de transmisión y reproducción del sonido...................... 69
4.1.1. El teléfono........................................................................... 71
4.1.2. El fonógrafo y el gramófono................................................... 75
4.1.3. La radio............................................................................... 77
4.2. Tecnologías de transmisión y reproducción de la imagen................... 87
4.2.1. La fotografía........................................................................ 88
4.2.2. El cine................................................................................. 92
4.2.3. La televisión........................................................................ 98
Referencias bibliográficas.................................................................... 105
5. La era digital.................................................................................. 107
5.1. La “revolución informática”........................................................... 108
5.2. De las computadoras a la redes.................................................... 111
5.3. Una transformación del mercado de bienes simbólicos................... 113
5.4. Las nuevas brechas..................................................................... 114
Referencias bibliográficas.................................................................... 117

SEGUNDA PARTE
6. La prensa militante......................................................................... 119
6.1. La primera anarquista y socialista en las ciudades proletarias ....... 119
6.2. La prensa como organizador político.............................................. 122
6

6.3. Lecciones desde Chile.................................................................. 125


Referencias bibliográficas.................................................................... 131
7. Los medios sindicales..................................................................... 133
7.1. Herramientas de clase................................................................. 135
7.2. Lecciones desde Bolivia............................................................... 137
Referencias bibliográficas.................................................................... 145

8. Teología para la comunicación........................................................ 147


8.1. Las opciones de la Iglesia ........................................................... 148
8.1.1. Un cristianismo de base..................................................... 150
8.2. La radio educativa........................................................................ 152
8.3. Educación y comunicación popular................................................ 153
8.3. Lecciones desde “la Gran Colombia”............................................. 155
Referencias bibliográficas.................................................................... 161

9. Medios de guerrilla y resistencia..................................................... 163


9.1. Las radios rebeldes...................................................................... 164
9.2. La comunicación de las organizaciones revolucionarias................... 167
9.2.1. ANCLA y Cadena Informativa............................................... 168
9.3. Lecciones desde El Salvador......................................................... 171
Referencias bibliográficas.................................................................... 179

10. Medios comunitarios, identidades plurales.................................... 181


10.1. Las construcciones democráticas de los años ochenta y noventa... 181
10.1.1. Una tecnología barata...................................................... 184
10.1.2. Fuera de la ley................................................................. 185
10.2. La formación de redes................................................................ 186
10.3. Lecciones desde toda América Latina.......................................... 189
10.4. Medios para la descolonización................................................... 192
Referencias bibliográficas.................................................................... 195

11. La ciber-rebelión........................................................................... 197


11.1. Contracultura y contrainformación en la web................................ 199
11.2. El video popular......................................................................... 201
11.3. Lecciones globales..................................................................... 205
Referencias bibliográficas.................................................................... 209

12. Medios para la liberación.............................................................. 211


12.1. Los medios populares en contextos de transformación social....... 212
12.1.1. Herramientas en la transición........................................... 212
12.1.2. La búsqueda de una “industria cultural revolucionaria”....... 215
Referencias bibliográficas.................................................................... 223
7

El autor

Daniel Badenes
Es de los que piensan que la reseña de autor debería ir al final y el texto,
hablar por sí mismo.
Nacido en Quilmes en 1982 y criado en La Plata, es periodista, editor y
docente. De un tiempo a esta parte tiene muchos papeles provisorios de
“director” y “presidente” en espacios que, en verdad, son más bien construc-
ciones colectivas y redes de intercambio.
Es Profesor Titular Ordinario de Historia Social de los Medios en la Universidad
Nacional de La Plata (UNLP). Se desempeña como director de la Licenciatura en
Comunicación Social de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) y preside la Red
de Carreras de Comunicación Social y Periodismo de la Argentina (REDCOM). En la
UNQ, además, coordina la Unidad de Publicaciones del Departamento de Ciencias
Sociales y dirige el proyecto de extensión “El sur también publica. Promoción y cir-
culación de la edición independiente y autogestiva de libros y revistas”.
Desempeña el periodismo gráfico hace catorce años. Actualmente es direc-
tor de la revista La Pulseada y, como parte de ese grupo, preside la Asociación
de Revistas Culturales Independientes de Argentina (ARECIA).
Es coautor de Lápices (Ediciones del Liceo, UNLP, 2010), compilador de
Historia, memoria y comunicación (UNQ, 2011) y participó de libros colectivos
como La Plata, ciudad inventada (Primer Párrafo, 2010), La voz de los lonkos
(Editorial Catalonia, Chile, 2013) y la antología de poesía La Plata Spoon River
(La talita dorada, 2014), entre otros.
Hace cinco años sostiene un blog: www.oficiodeblasfemar.blogspot.com.
En los últimos tiempos, además de escribir, dibuja y cocina.

Los coautores
Como escribió Michel de Certeau en La invención de lo cotidiano, “al ‘olvidar’
el trabajo colectivo dentro del cual se inscribe, al aislar de su génesis histórica
el objeto de su discurso, un ‘autor’ practica pues la negación de su condición
real [...]. Borra las huellas de la pertenencia de una investigación a una red
[de intercambio], huellas que siempre comprometen, en efecto, los derechos
de autor” (De Certeau, 1996: 52). No existe, pues, la autoría individual.
Sin pretender cargarles la responsabilidad sobre lo dicho en estas páginas –
que algunos ni siquiera sabían que se estaban escribiendo–, vale reconocer que
fueron posibles gracias a conversaciones e intercambios de lecturas con Alfredo
Alfonso, Josefina Garzillo, Chempes Saurio, Luciana Cáceres, Florencia Yaniello,
Claudia Villamayor. También se nutrió de charlas en el colectivo de medios popu-
lares de La Plata, Berisso y Ensenada y en la cátedra II de Comunicación y Teorías
de la UNLP que integré durante diez años. En la vorágine de la escritura, algunas
unidades tuvieron lectores críticos que fueron fundamentales: Rosa Schaposnik,
Rocío Gariglio y Matías Ortega. El texto también es deudor de los intercambios con
estudiantes que cursaron “Historia de los Medios y Sistemas de la Comunicación”
en la UNQ en los últimos seis años. Finalmente, tuvo el enriquecedor aporte de
la Dirección de Materiales Didácticos de la Secretaría de Educación Virtual de la
misma universidad, en especial de Adys González de la Rosa.
A todos ellos, gracias.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


8

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


9

Introducción

“Pocos estudios dan cuenta del papel material


cumplido por los sistemas de comunicación en el
proceso sociocultural de las naciones. Podría escribirse
una historia verdaderamente materialista del ferrocarril,
el telégrafo o el teléfono. Aún no se ha hecho, tal
vez porque se ha confundido lo material con meros
esquemas de desarrollo y contradicciones en el campo
de la economía” (Mattelart y Schmucler, 1983: 58).

Este curso propone una aproximación a la historia de los medios como un


saber útil para la formación de periodistas, productores y gestores de expe-
riencias colectivas de comunicación. Se plantea como una materia de análisis
y reflexión crítica que toma como punto de partida el conocimiento histórico.
No pretende abarcar la totalidad de los procesos ni afirmar que la historia de
los medios agota la historia de la comunicación.
Propondremos mirar la tecnología como una producción social, situada en
contextos históricos y apropiada por los sujetos sociales. Y nos interesará ver
los usos que esas herramientas de comunicación tuvieron y pueden tener en
el marco de pugnas sociales, procesos de democratización de la sociedad y
construcción de alternativas políticas.
Esto implica hacernos partícipes de una historia en construcción, indagan-
do cuestiones pocas veces exploradas:

CC
Rara vez se ha pensado en la revolución en términos de la comunicación. Solo
recientemente, por ejemplo, con el auge de publicaciones que no solo celebran
sino que también replantean la Revolución Francesa de 1789, se ha colocado
a los foros mediáticos y las redes de comunicación en el centro de este análi-
sis. Darnton y Roche (1989) escriben que los historiadores, en general, “han
tratado a la palabra impresa como un registro de lo que sucedió, en lugar de
un ingrediente del suceso. Pero la prensa volvió a dar forma a los aconteci-
mientos que registró. Fue una fuerza activa en la historia […]. Nunca hemos in-
tentado entender cómo el medio de comunicación dominante en el país más
poderoso de Occidente contribuyó a la primera gran revolución de los tiempos
modernos” (Sreberny-Mohammadi y Mohammadi, en Gumucio y Tufte, 2008: 692).

Cabe advertir que la propia historia de la comunicación es un campo bastante


nuevo en términos de investigación y enseñanza. Durante mucho tiempo fue
un área de conocimiento desatendida. Por eso Briggs y Burke –entre otros–
señalan la necesidad de que “quienes se ocupan de la comunicación y la
cultura –cuyo número aumenta sin cesar– tomen en serio la historia, y que
los historiadores –sea cual fuere el período del que se ocupen y sus intereses
específicos– tomen en serio la comunicación (incluso la teoría de la comuni-
cación)” (Briggs y Burke, 2002: 12).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


10

PARA REFLEXIONAR

En la actualidad todavía es posible afirmar que los historiadores no

PP se han ocupado demasiado de la comunicación y los medios, que


muchas veces son considerados simplemente fuentes.

En sus desarrollos iniciales, la historia de los medios era pensada como una
mera historia de la prensa, “típicamente representada como biografías de
editores o periódicos, o de otras instituciones específicas de los medios de
comunicación y grandes figuras, como en crónicas de cadenas empresariales
destacadas, magnates de los medios de difusión o géneros cinematográficos”
(Briggs y Burke, 2002: 13). Más tarde la historiografía incorporó consideracio-
nes sobre lo legal y lo político, la economía y ciertas costumbres culturales,
inscribiendo así a los medios de comunicación en la perspectiva más amplia
de las instituciones sociales. Finalmente, se intentó reconocer el papel de las
tecnologías mediáticas en el desarrollo de la especie humana y sus formas
de civilización.
En las décadas de 1950 y 1960 se popularizó en ámbitos académicos una
corriente de análisis inaugurada por Harold Innis y Marshall McLuhan. Los
enfoques de estos autores centraron más la atención en los efectos cogniti-
vos de las tecnologías que en la articulación entre las transformaciones de
los medios y las relaciones sociales.
El pensamiento de McLuhan tiene un parentesco –reconocido– con la obra
del norteamericano Lewis Mumford. A su vez, la obra de este último no puede
comprenderse sin la influencia del geógrafo y anarquista ruso Piotr Kropotkin
y del escocés Patrick Geddes. En los años veinte, los tres tendieron a pensar
las tecnologías de comunicación como extensiones del hombre y afirmaron
que el cambio tecnológico está en el centro de la historia de la civilización.
Retomando esos planteos, McLuhan analizó las herramientas de comunica-
ción como extensiones de las capacidades humanas básicas e innatas.
La idea-fuerza de esa corriente fue que las grandes etapas de la historia
derivaron directamente de las innovaciones en el campo de la comunicación.
Desde una mirada crítica a este
tipo de lecturas, Deleuze apunta
que “es fácil hacer corresponder
a cada sociedad distintos tipos
LEER CON ATENCIÓN
de máquinas”, pero “no porque
las máquinas sean determinan-
Sin dejar de reconocer la importancia de las transformaciones en ese
tes sino porque expresan las for-
mas sociales capaces de crearlas
y utilizarlas”. LL plano, este curso propondrá una mirada compleja según la cual las
dimensiones económicas, políticas, sociales y culturales se articulan
y desarrollan mutuamente, y donde decididamente la historia es un
análisis de procesos sociales y no un inventario de progresos técnicos
ni de títulos de periódicos.

En otras palabras, retomaremos de esa corriente la mirada sobre grandes pro-


cesos pero la abordaremos desde la perspectiva de una historia social y cultu-
ral. En ese sentido, observamos –en sintonía con Crowley y Heyer (1997)– una

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


11

consolidación de estos estudios en la década de 1990, a partir de que autores


reconocidos del campo de la comunicación empezaron a trabajar problemáti-
cas históricas, como Patrice Flichy (1993) o Armand Mattelart (1996), entre
otros.
Aun así, mucho de lo que siguió escribiéndose sobre la temática que nos
ocupa carece de densidad analítica e interpretativa. Muchas historias son
meros anecdotarios: la de los directores, los actores y los títulos, cuando
se trata de cine o televisión; o historias técnicas construidas como relato de
“las primeras veces” o cronologías en las que “se va desde el nacimiento de
una tecnología a su popularización por una especie de lógica interna, algo así
como una fatalidad de todo lo que vive...” (Mattelart y Stourdze, 1984: 103).
Entendiendo a la tecnología como una producción social, en Historia de los
Medios de Comunicación analizaremos el desarrollo de una serie de tecnolo-
gías de la comunicación a partir de los contextos de desarrollo y sus prácti-
cas de uso.

La doble historicidad de las prácticas culturales


Retomando a Jorge González, una cuestión a tener presente en ese análisis es que toda
práctica cultural tiene una doble historicidad que la explica y la determina:
1) Una historicidad fundamental centrada en la trayectoria de los soportes materiales;
soportes que garantizan que esa determinada práctica pueda generarse. “No es posible que
haya católicos sin templos, sin curas, sin seminarios, sin alguien que imparta y sanciones
los sacramentos. No es posible que haya lectores sin escritores, sin libros, sin bibliotecas
y sin casas editoriales” (González, 2008: 63).
2) Una historia que no aparece en las estadísticas: la de las disposiciones cognitivas, o de
las disposiciones incorporadas, es decir, “la historia de la distribución, desarrollo y apropia-
ción de los esquemas simbólicos mínimos para percibir, valorar y escoger determinada
práctica cultural y no otra”. González señala que para ser lector o para ser católico o para
ser educando, si no tenemos esos esquemas, que están desigualmente desarrollados, dis-
tribuidos y apropiados, simplemente no percibimos ese producto o práctica cultural.
Dicho en otros términos, debemos construir –y relacionar–:
-la historia de las instituciones, los agentes y las prácticas especializadas en la producción,
preservación y difusión profesional de representaciones del mundo.
-la historia de cómo nos fuimos haciendo, paulatinamente, público/usuarios de esas “insti-
tuciones” culturales; porque los públicos no nacen, se construyen en el tiempo.

El recorrido
En la primera parte de la materia haremos una presentación histórica de las
principales tecnologías de comunicación y sus consecuencias sociales, desde
el advenimiento de la imprenta en Europa hasta los actuales desarrollos digi-
tales, pasando por el telégrafo y los medios audiovisuales.
En cada uno de los “hitos” seleccionados de la historia de los medios,
intentaremos pensar ciertos problemas vinculados con las formas de la socia-
bilidad, el ejercicio del poder y las brechas en la apropiación de las tecnolo-
gías. En otras palabras, tendremos una serie de interrogantes centrales que
nos plantearemos para cada momento histórico.
Por un lado, analizaremos la transformación de las formas de la socialidad
a partir del impacto de las distintas tecnologías, que extienden la disponibi-
lidad de las formas simbólicas en el espacio y el tiempo. Veremos cómo las

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


12

nuevas herramientas de comunicación transforman la organización espacial


y temporal de la vida social; crean nuevas formas de acción e interacción; y
generan procesos de privatización o bien nuevas formas de lo público.
En segundo lugar, observaremos qué sucede en relación con el poder,
entendido como una articulación compleja que involucra una dimensión sim-
bólica (Thompson, 1998). También será interesante advertir las tensiones
entre el “Estado” y el “mercado” en torno a la gestión y regulación de los dis-
tintos medios de comunicación, en los momentos de su emergencia y en su
desarrollo.
Desde nuestro punto de vista, la Por último, enfocaremos la cuestión de las brechas sociales, es decir, la
emergencia de un medio de apropiación socialmente diferenciada/desigual de medios.
comunicación no corresponde a
los orígenes de un invento, sino En todo el recorrido, indagaremos las tácticas de apropiación de los medios
al momento en que la invención y las prácticas de comunicación por parte de los sectores populares, prestan-
técnica conecta con lo social. do especial atención a las experiencias de construcción de sus propias herra-
Priorizaremos la mirada sobre esa
mientas de comunicación. Avanzaremos con este objetivo especialmente en
instancia, en la que suele discutir-
se y quién lo va a manejar, cómo la segunda parte de la Carpeta, donde a partir de diversas vertientes de expe-
lo va a manejar, cómo va a ser riencias, buscaremos comprender la relación de los movimientos sociales y
regulado. Esto es evidente, por los proyectos emancipadores con las tecnologías de comunicación, acercando
ejemplo, en el caso del telégrafo
o de la radio.
a los estudiantes de la Tecnicatura referencias que permitan conocer y pensar
en contexto histórico el surgimiento y desarrollo de los medios comunitarios.
Antes de eso, creemos necesario explicitar los posicionamientos teórico-
políticos desde los cuales pensamos la historia y las decisiones que guían la
producción de conocimiento que este curso pretende compartir y enriquecer.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


13

Referencias bibliográficas

Crowley, D. y Heyer, P. (1997), La comunicación en la historia. Tecnología, Cultura,


Sociedad, Bosch, Barcelona.
Deleuze, G. (1991), “Posdata sobre las sociedades de control”, en Ferrer, C.
(compilador), El lenguaje literario, Tº 2, Nordan, Montevideo.
Flichy, P. (1993), Historia de la comunicación moderna. Espacio público y vida
privada, Gustavo Gili, Barcelona.
González, J. (2008), Entre cultura(s) y cibercultur@(s). Incursiones y otros
derroteros no lineales, EDULP, La Plata.
Mattelart, A. (1996), La comunicación mundo. Historia de las ideas y de las
estrategias, Siglo XXI, México.
Mattelart, A. (2009), Un mundo vigilado, Paidós, Madrid.
Mattelart, A. y Schmucler, H. (1983), América Latina en la encrucijada telemática,
Folio Ediciones, México.
Mattelart, A. y Stourdze, Y. (1984), Tecnología, cultura y comunicación, Editorial
Mitre.
Thompson, J. (1998). “Comunicación y contexto social”, en Los media y la
modernidad, Paidós, Barcelona.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


14

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


15

Objetivos del curso

Los objetivos de este curso son:

•• Apreciar la relevancia de la comunicación en el desarrollo histórico de las


sociedades, sus conflictos y sus transformaciones.
•• Reconocer la complejidad del análisis histórico de los medios de comuni-
cación, visualizando la interrelación de las dimensiones técnica, política,
económica, social, cultural.
•• Comprender, a partir de la reflexión sobre algunos hitos y sobre ejes pro-
blemáticos que los atraviesan, la dinámica histórica de los medios de
comunicación.
•• Indagar las formas de apropiación de las tecnologías mediáticas desarrolla-
das históricamente por los sectores sociales subalternos y sus estrategias
de construcción de medios propios.
•• Aproximarse a una historia de las prácticas populares de comunicación/
cultura y analizar la relación entre medios de comunicación, movimientos
sociales y proyectos de emancipación en América Latina.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


16

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


17

¿Qué historia escribir?

Objetivos

•• Presentar los posicionamientos teórico-políticos de la mirada histórica que


se desarrollará en el curso.
•• Problematizar los alcances de una historia social sobre medios de comu-
nicación y visualizar las operaciones historiográficas que intervienen en su
construcción.
•• Plantear las bases de una historia latinoamericana que focalice la apro-
piación de las tecnologías de comunicación por parte de los sectores
populares.

“…Pensamos en un pueblo que hace la historia,


que transforma al mundo y se transforma a sí
mismo…” (Bertolt Brecht)

“Nuestras clases dominantes han procurado


siempre que los trabajadores no tengan historia,
no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires.
Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las
luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde,
las lecciones se olvidan. La historia parece así como
propiedad privada cuyos dueños son los dueños de
todas las otras cosas” (Rodolfo Walsh, 1970)

-¿Y esto para qué me sirve?


Es la primera pregunta que hay que contestar al iniciar un curso de historia.
O lo fue durante mucho tiempo, cuando la formación de los comunicadores
hacía una adoración del puro presente. Profesionales de la actualidad, parecía
innecesario conocer la historia. Así, la historia mundial o la del propio territorio
Como planteó Armand Mattelart,
eran un saber opcional. Y la de sus herramientas de trabajo, de sus propias “el espíritu del tiempo neoliberal
prácticas y las ideas que se dedican a pensarlas, un conocimiento ausente. instauró un régimen de verdad
La incorporación de materias de historia de los medios en algunos currí- guiado por el presente perpe-
tuo y deslegitimó el acercamien-
culos de carreras de comunicación fue tardía. Otro tanto llevó introducir una to genealógico a los fenómenos
perspectiva que mirara ese pasado con complejidad, más allá del inventario y procesos de comunicación y
de títulos de periódicos y años de publicación. cultura. El mito del fin de la his-
Con historias parciales, europeas, sin conflictos ni procesos de cambio, la toria destiñó sobre las maneras
de enfocarlos y de teorizarlos”
pregunta reaparece una y otra vez: ¿para qué sirve la historia? (Mattelart, 2011: 11).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


18

LEER CON ATENCIÓN

La cita de Walsh que abre esta unidad sugiere una primera respuesta.

LL Conocer nuestro pasado nos sirve para que cada experiencia no deba
empezar de cero. Nos convoca a una búsqueda de esas “lecciones”
que la historia puede aportarnos para pensar la comunicación popu-
lar y la gestión de medios comunitarios.

Se trata, claro, de producir, compartir y discutir un conocimiento sobre el pasa-


do que no circula habitualmente. Muchas veces, por el contrario, la historia es
la tradición de “los que ganaron” y su uso público es el que Eduardo Galeano
denunciaba –en los mismos años que Walsh se entrevistó con Piglia– en Las
venas abiertas de América Latina:

CC
La veneración del pasado me pareció siempre reaccionaria. La derecha elige el
pasado porque prefiere a los muertos: mundo quieto, tiempo quieto. Los pode-
rosos, que legitiman sus privilegios por la herencia, cultivan la nostalgia. Se
estudia historia como se visita un museo; y esa colección de momias es una
estafa. Nos mienten el pasado como nos mienten el presente: enmascaran la
realidad. Se obliga al oprimido a que haga suya una memoria fabricada por el
opresor, ajena, disecada, estéril. Así se resignará a vivir una vida que no es la
suya como si fuera la única posible (Galeano, 2013: 340).

Para el escritor uruguayo, en cambio, el pasado debía aparecer “convocado


por el presente, como memoria viva del tiempo nuestro”.

PARA REFLEXIONAR

El conocimiento histórico no es inocente ni neutral. Es producto de

LL ciertas operaciones que devienen de un posicionamiento político.


Así, la historia puede servir para legitimar los privilegios de las clases
dominantes o para denunciar desigualdades y aprender de las luchas
sociales que se libraron en distintos contextos.

La historia puede ser una herramienta útil para generar-nos una mirada crítica
sobre la realidad. Walter Benjamin escribía sobre el sentido de estos saberes:

CC
El contemporáneo que al leer una obra de historia, se da cuenta de cuán larga
ha sido la preparación de la miseria que lo embarga –y mostrar esto al lector
debe ser una tarea entrañable del historiador– reconoce así el mérito de sus
propios poderes. Una historia que educa de este modo, no causa melancolía,
sino que proporciona armas a la gente (…) La penetración y actualización dia-
léctica del pasado, tal como este conecta con el presente, es la prueba de ver-
dad de la acción presente (Buck-Morss, 1995: 315).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


19

1.1. Los medios en la historia


La propuesta entonces es pensar la historia como una herramienta para ana-
lizar el presente y actuar en él. En el tema que nos convoca, que es la historia
de los medios, la primera consecuencia de la mirada histórica suele ser la des-
naturalización. Mirar el pasado –incluso el más reciente– nos lleva a romper
con aquello a lo que estamos habituados. Salvo en ocasiones excepcionales,
como cuando se corta el suministro de energía eléctrica, no solemos tomar
conciencia de cuántos medios tecnológicos atraviesan hoy nuestras vidas.

La radio o la televisión no existieron siempre, pero amplios sectores de

xx la población las tienen sumamente incorporadas. Raymond Williams


planteaba hace dos décadas, al presentar un libro de historia de la comu-
nicación: “en lugar de hablar de maravillas, es más probable que nos
quejemos de la calidad de la recepción, de la norma de uso de la cámara
o de los defectos de la conexión” (1992: 22).

Indudablemente, las tecnologías de la comunicación y la abrumadora circula-


ción de información son un signo distintivo de nuestra época. Como apuntaba
Joël Candau en 1998:

CC
En el curso de los últimos treinta años, se han producido más informaciones
nuevas que en los cinco mil años precedentes; cada día, más de 1000 libros
son publicados en el mundo; se ha calculado que una edición de fin de sema-
na del New York Times contiene más informaciones que las que una persona
ordinaria que vivía en el siglo XVII en Inglaterra podía reunir todo a lo largo de
su vida. Debido al rápido aumento de la cantidad de teléfonos celulares, tele-
copias, modems, etc., y a la tendencia general a la baja del costo de las comu-
nicaciones, se dedica cada vez más tiempo al intercambio de mensajes y de
noticias: en 1995, los habitantes del planeta pasaron 60 mil millones de minu-
tos hablando en el teléfono, contra 15 millones en 1985; se prevén 95 mil mi-
llones de minutos en el año 2000 (Candau, 2001: 110).

Al mismo tiempo, más allá de la magnitud de los flujos de circulación de infor-


mación, muchas prácticas y discursos contemporáneos –que suelen presen-
tarse como novedosos– se inscriben en un desarrollo histórico de larga data.

LEER CON ATENCIÓN

Repasar la historia también nos lleva a romper con cierta fascinación

LL del presente, donde la novedad augura mucho más de lo que realmen-


te sucede. Se anuncia el final y la muerte de ciertas prácticas que final-
mente se transforman, pero no desaparecen.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


20

Frente a las críticas morales que hoy recaen sobre la televisión o Internet, la
historia desempolva “los debates del siglo XVIII o incluso del XVI acerca de
los desgraciados efectos de las novelas en sus lectores y de las piezas teatra-
les en sus espectadores por el estímulo de las pasiones que provocaban...”
(Briggs y Burke, 2002:12). Y ante los discursos apocalípticos que anuncian
“la muerte del diario de papel” (...o la paradójica circulación de decenas de
libros anunciando el final de la cultura libresca), el enfoque histórico expone
las múltiples ocasiones en que se difundieron esos discursos del fin: redescu-
bre los anuncios frustrados de “la muerte de la pintura” (por el advenimiento
de la fotografía) o “la muerte del cine” (por la televisión)…

PARA REFLEXIONAR

La mirada de la historia social, entonces, opera desmitificando y des-

PP naturalizando las tecnologías mediáticas, que son creaciones huma-


nas que cambian en el tiempo y mediante las distintas apropiaciones
o usos que realizan los actores.

1.2. Un conocimiento en construcción


¿Qué debería abarcar un curso de historia de los medios de comunicación?
Cualquier decisión al respecto implica recortes y selecciones; no es inocente.

CC
¿Se trata de una historia de los medios de comunicación o una historia de la
comunicación? ¿Esa historia debería incluirse más ampliamente en una histo-
ria cultural, social o política? ¿Es una historia de la técnica, de la percepción
humana, de lo público, de la vida cotidiana, de los géneros de masas o de todo
eso junto? ¿Es posible escribir una historia que aborde en forma conjunta to-
dos esos problemas? ¿Con qué medios debería escribirse esa historia? ¿No
deberíamos dejar librado a cada medio la escritura de su propia historia? En
fin, las preguntas podrían multiplicarse casi indefinidamente, pero lo cierto es
que se trata de una historiografía que carece de una verdadera historia y cuyo
futuro no se vislumbra con claridad (Varela, 2004).

Con todas esas preguntas, Mirta Varela, una referente en los estudios de
historia de los medios, sostiene que se trata de una “historiografía en cons-
trucción”. La búsqueda de la especificidad de este campo es, entonces, un
proceso inconcluso.

LECTURA OBLIGATORIA

Varela, M. (2004), “Medios de Comunicación e Historia: apuntes

OO para una historiografía en construcción”, en: Revista Tram(p)as de la


Comunicación, Año 2, Nº 22.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


21

LEER CON ATENCIÓN

En su artículo, Mirta Varela deja planteado un panorama de los apor-

LL tes previos que se pueden retomar en esa construcción: desde la socio-


logía hasta la historia del arte o la historia de la técnica, que han
estudiado parcelas del amplio objeto que abarcaría la “historia de
los medios”. Porque la historia de la comunicación es o puede ser
muchas historias al mismo tiempo.

Sobran los ejemplos que evidencian que la historia de la comunicación puede


mirar una multiplicidad de objetos, muy distintos entre sí. Jean-Luc Godard
dice, a propósito del cine, que es una forma de lo artístico, pero también forma
parte de la industria del espectáculo, de los cosméticos, de las máscaras, de
la mentira. Entonces, la historia de medios como el cinematógrafo no podría
agotarse en una historia del arte.
La historia de la comunicación puede contarse también con la historia de
los servicios de inteligencia. Junto al correo regular, en el siglo XV, nació el
Gabinete Negro; y en el origen de todas las redes los gestores siempre se
movieron con temor a la conspiración. En la Francia de 1871, cuando no hacía
mucho tiempo de la invención de la fotografía, esta comenzó a utilizarse con
fines policíacos, tras la brutal represión de la experiencia insurreccional de la
Comuna. Del Gabinete Negro a los intereses de la CIA detrás de Facebook: la
historia de los sistemas de comunicación es una historia de la circulación de
información, pero también una historia de la censura y el control.
Además, en la emergencia de toda tecnología y toda red comunicacional
está la pregunta por quién la manejará y quién la regulará. La historia políti-
ca –la historia de la conformación del Estado y la historia de las ideas, que
incluye al liberalismo que preconiza el libre albedrío– también sería una parte
constitutiva de la historia de los medios.
El repaso sobre los sistemas de comunicación, a su vez, abarca una histo-
ria geopolítica. En el siglo XIX es indudable que las redes informativas acom-
pañaron a la formación de hegemonías en la era de los imperios.
Por otra parte, esas macromiradas no deben perder de vista de qué habla-
mos cuando hablamos de comunicación. En ese sentido, no puede dejar de
hacerse una historia de las relaciones, de la forma en que los hombres y muje-
res se ligan entre sí, transmiten sus pensamientos y sus afectos. Y eso invo-
lucra no solo los productos sino las prácticas. En palabras de Roger Chartier,
no solo necesitamos una historia del libro, sino también una historia de la
lectura. O de modo análogo, siguiendo a Régis Debray, una historia del arte
–o mejor dicho la historia de la imagen– requiere una historia de la mirada. El
primer autor nos muestra que no siempre se leyó igual; el segundo, que no
tenemos hoy el mismo ojo que en el Quattrocento: dicho en términos benjami-
nianos, se han transformado los sensoriums.
Así, la historia de la comunicación podría ser la historia del espectáculo,
de los servicios de inteligencia, de los intereses geopolíticos, de la conforma-
ción del Estado, de los modos de estar juntos y de percibir la realidad. Todo
eso y más.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


22

LEER CON ATENCIÓN

En esta Carpeta nos interesará sostener una mirada macro –que

LL contiene la pregunta por la geopolítica y por la economía política–


y focalizaremos una dimensión sociocultural: la apropiación de las
tecnologías, las transformaciones en la socialidad y en los modos cul-
turales de ejercer el poder, entre otras cuestiones a analizar.
Dejaremos en un segundo plano el detalle de quién y cuándo inventó
una técnica, para atender a los usos que tuvo y desarrolló. Dejaremos
de lado la trayectoria de los directores de cine para preguntarnos por
una historia de las salas como espacios socioculturales.

Es decir, sostenemos la mirada propia de una historia social, para pensar


la historicidad de los medios: una mirada que tendrá en cuenta la cultura, la
política, la economía y la tecnología, pero rechazando determinismos, y sobre
todo el determinismo tecnológico.
Poner en un segundo plano la historia técnica no implica dejar de conside-
rar los grandes paradigmas. Tendremos en cuenta, como indica Patrice Fichy,
que “en los siglos XIX y XX se difundirán dos sistemas básicos: la electricidad
y la electrónica. Los progresos realizados en estos dos dominios científico-
técnicos han sido determinantes para la invención de las máquinas de comu-
nicar. Se trata de un campo bien señalizado ya por la historia de las técnicas
y, por consiguiente, no es necesario presentarlo en detalle” (Flichy, 1993: 12).

LECTURA OBLIGATORIA

Williams, R. (1992), “Tecnologías de la comunicación e institu-

OO ciones sociales”, en Historia de la comunicación, Volumen 2, Bosch,


Barcelona.

Plantearemos una distinción entre el mero invento técnico y la tecnología, enten-


dida en primer lugar como “el marco de conocimientos necesarios para el desa-
rrollo de dichas habilidades y aplicaciones y, en segundo lugar, un marco de
conocimientos y condiciones para la utilización y aplicación prácticas de una
serie de ingenios”. En ese sentido afirmamos que “una tecnología siempre es,
en el sentido más amplio del término, social” (Williams, 1992: 184-185).

LEER CON ATENCIÓN

Lo que estamos presentando son posicionamientos teóricos que

LL guiarán todo el recorrido del curso de Historia de los Medios de Comu-


nicación. Asumido ya que se trata de una “historiografía en cons-
trucción”, la pregunta que proponemos en estas páginas iniciales es:
¿cómo construirla? Todo conocimiento debe admitir el lugar desde
el cual se produce.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


23

En primer término, reconocemos que la propia escritura de la historia está


entramada en el desarrollo de sistemas de comunicación. Durante mucho
tiempo se denominó prehistoria a la historia de las sociedades ágrafas que
diferían en sus prácticas comunicacionales. Más tarde, la fotografía y el gra-
bador también alteraron los modos de hacer historia.

PARA REFLEXIONAR

Los “materiales”, los “soportes” de la historia: ellos mismos tienen

PP historia.

Historia de la(s) escritura(s)


El recorrido temático del curso empieza con el advenimiento de la imprenta, pero bien
podría iniciarse con la aparición de la escritura, que también es una tecnología de comu-
nicación y tiene su historia. Así como no siempre hubo internet, ni televisión, ni radio,
tampoco hubo siempre libros, cartas y diarios íntimos. “La escritura viene a ser, dentro
de nuestras sociedades occidentales, algo que se da por descontado” (Calvet: 2008: 13).
Sin embargo, la escritura tiene unos 5000 años.
El estudio de la historia de la escritura plantea grandes dificultades, y el conocimiento
producido debería llamarse, como sugiere Louis-Jean Calvet, “historia de las escrituras
de las cuales se conserva algún rastro” (Calvet: 2008: 30). Un uso inicial –que sugiere
una de las causas que motivó su desarrollo– estuvo asociado al registro de información
sobre mercaderías y sobre la propiedad de la tierra. Así sucedió en la zona mesopotámica
(donde nace la llamada escritura cuneiforme), entre el 3500 y el 3100 antes de Cristo –la
Edad del Bronce–, cuando aparecieron ciudades cuya economía se basaba en el comercio:
“la primera palabra escrita parece ser la del mercader y el contador, a veces como parte
de la organización eclesiástica del templo de la ciudad” (Goody, en Williams, 1992:
239). Podría decirse que la escritura emergió por una necesidad administrativa. No fue
una relación de comunicación propiamente dicha, ni tuvo que ver con la tradición o la
Ninguna de estas actividades era
historia, ni con la producción literaria, ni con lo religioso. El económico fue el primer imposible en sociedades orales
impulso, en los primeros 500 años de la historia de la escritura. –si bien no contar con la escritura
La siguiente motivación para el desarrollo de la escritura estuvo asociada a la memoria limitaba la escala y la complejidad
o la transmisión cultural. Es el caso “norteamericano”. Entre los ojibwa del sur, rituales y de operación. Esto está claro en el
tradiciones se transmitían (de los chamanes a sus discípulos) a través de pergaminos que caso de los incas, que llegaron a
construir una civilización sin tener
eran documentos secretos, concebidos para servir de objetos mnemotécnicos al iniciado, un sistema de escritura propia-
y no como medio de comunicar información al grueso de la sociedad. La función de mente dicho. Los incas tenían el
esos pergaminos fue mítico-ritual, por lo que tuvo relación con lo religioso. Los Dakota quipu, una colección de cuerdas
también recurrieron a la escritura para pensar un calendario. El uso mnemotécnico sería de algodón con nudos, que servía
también el caso de los toltecas y los aztecas (siglo XIV), que habrían utilizado la escritura para conservar registros bastante
detallados. Se trabajaba mucho
para registrar genealogías y sucesos políticos (además del uso en las matemáticas y la
con el color, además de la colo-
astronomía, que venía del origen maya). cación de las sogas. Esta es una
Más adelante, la escritura tendría un uso referido al ejercicio del poder, vinculado con diferencia clave con los sistemas
la conducción de asuntos externos y organización de la ley en código escrito. de escritura que conocemos como
Como resume Calvet, “en sus comienzos la escritura no tuvo por tarea transcribir tales. Otra es su aprovechamiento
obras literarias o poesía, sino, más concretamente, llevar la contabilidad (impuestos, con- del sentido de lo táctil.
tratos, etc.), difundir y conservar los edictos y las leyes, mantener vivo sobre las tumbas
al menos el recuerdo de los personajes importantes, teniendo también algún papel en la
adivinación, la magia y, más tarde, la religión. Y todo esto nos demuestra que existe un
vínculo muy estrecho entre escritura y poder” (Calvet: 2008: 278).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


24

El desarrollo posterior de la actividad económica, en la Alta Edad Media y a comienzos


de la modernidad, dependió fundamentalmente de los medios de registro y protección de
la información económica.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Calvet, L. (2008), Historia de la escritura. De la Mesopotamia hasta nuestros días.
Paidós, Buenos Aires, pp. 13-30 y 277-282.

Cuando planteamos que los soportes con los que trabaja la historia tienen
historia, no es la escritura en lo único que pensamos. La historia trabaja con
fechas, ubica cronológicamente. Hay que tener en cuenta, entonces, que tam-
bién tiene su historia el calendario. No existió siempre, ni fue siempre igual.

LEER CON ATENCIÓN

Jacques Le Goff señala a ese sistema de medición del tiempo, ligado

LL a la organización cósmica, como “uno de los grandes emblemas e ins-


trumentos del poder”. “Aquellos que controlan el calendario tienen
indirectamente el control del trabajo, del tiempo libre y de las fiestas
(…) En los diversos sistemas socioeconómicos y políticos el control
del calendario hace más fácil la manipulación de dos instrumentos
esenciales del poder: el impuesto, en el caso del poder estatal, y los
censos, en el del poder feudal” (Le Goff, 1991: 185, 192).

Su disposición fue clave en los primeros años del cristianismo, que le dio un
lugar fundamental. De hecho el calendario que hoy usamos casi universal-
mente es un producto de la Iglesia católica romana. La última gran reforma
la hizo el Papa Gregorio XIII, en 1582, por eso lo conocemos a veces como
calendario gregoriano.
Por supuesto hubo intentos de
Por otra parte, no debemos olvidar la pregunta de quiénes producen histo-
suplantarlo. El de la Revolución ria. Es la pregunta de quiénes “trabajan con las ideas” en una sociedad dada.
Francesa fue el más emblemático. El lugar del intelectual, más extensivo o más restrictivo, también es histórica-
mente construido.
Los historiadores del siglo XVI al XVII fueron, por lo general, magistrados y
juristas al servicio del príncipe, que ocuparon cargos privilegiados en la corte.
En la actualidad, como apunta Michel de Certeau:

CC
Toda investigación historiográfica se enlaza con un lugar de producción so-
cioeconómica, política y cultural. Implica un medio de elaboración circunscrito
por determinaciones propias: una profesión liberal, un puesto de observación
o de enseñanza, una categoría especial de letrados, etcétera. Se halla, pues,

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


25

sometida a presiones, ligada a privilegios, enraizada en una particularidad.


Precisamente en función de este lugar los métodos se establecen, una topo-
grafía de intereses se precisa y los expedientes de las cuestiones que vamos
a preguntar a los documentos se organizan (De Certeau, 1993).

LEER CON ATENCIÓN

Más o menos condicionado, más o menos consciente, el historiador

LL siempre está marcado por su presente. La propia historia está en la


lectura que hace de su “objeto de conocimiento”.

Hacer historia implica muchas decisiones que solo a veces se hacen visibles
y que podemos descubrir haciendo cierta vigilancia epistemológica sobre los
materiales con los que trabajamos. Es importante que nuestra lecturas inte-
rroguen a los textos en ese sentido. Por ejemplo:

1) ¿Cuál es su posicionamiento teórico? Aun los anecdotarios o la historia de


las primeras veces implican un posicionamiento teórico. ¿Cómo se concep-
tualiza el poder? ¿Cómo entiende un autor las relaciones entre economía
y cultura?
2) ¿Con qué fuentes se trabaja? El historiador puede acceder a una multipli-
cidad de fuentes que se multiplican cuando se trata de historia reciente
(no solo por el acceso a fuentes orales sino por la multiplicación de las Mirta Varela señala que en la
tecnologías de almacenamiento) . mayoría de los casos, la histo-
3) ¿Cómo escribe la historia? La historia es un relato entre otros relatos. ria de los medios se aboca a la
reconstrucción de una historia
Se singulariza por el hecho de que posee una relación específica con la relativamente reciente, donde
verdad, o más bien porque sus construcciones narrativas buscan ser la muchos de sus actores todavía
reconstitución de un pasado. Una estrategia habitual que puede verse en están vivos y son susceptibles
los textos históricos clásicos es que el enunciador busca todo el tiempo de ser entrevistados, con lo cual
podríamos mostrarnos más pro-
ausentarse. El discurso carece sistemáticamente de todo signo que remita clives a la historia oral que a la
al emisor del mensaje histórico: “la historia parece estar contándose por reconstrucción arqueológica.
sí sola” (Barthes, 1984). La escritura de la historia, en parte, depende de
posiciones teóricas, en parte depende del tipo de fuentes, y finalmente
implica también una elección creativa. A lo largo del curso vamos a leer
Otra decisión de la escritura es el orden cronológico; o mejor dicho, la relatos en distintos registros, inclu-
relación con el tiempo. La cronológica fue la más corriente en la historia so algunos claramente narrativos.
En una época se planteó una falsa
canónica, aunque ya bastante discutida por quienes empiezan a dar mayor
antinomia entre conocimiento his-
importancia a los problemas que a ese orden. tórico y configuración narrativa.
4) ¿Cómo se configuran los procesos históricos? ¿Cuál es la periodización
más adecuada? Como plantea Varela para el caso de la historia de los
medios: “…puede comenzar junto con la humanidad o hace poco más de
cien años, todo depende. Los períodos pueden durar siglos o una década,
pueden definirse a partir de un invento o de la aparición de una empresa
en el mercado”.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


26

PARA REFLEXIONAR

Estas y muchas otras decisiones atraviesan la producción de conoci-

PP miento histórico. Son producto de un modo de interpretar la reali-


dad que está vinculado con tomas de posición teóricas y políticas. Es
importante no perder de vista esta cuestión y hacer constantemente
una “vigilancia epistemológica” sobre los textos que leemos.

Otra cuestión significativa es sobre qué geografías coloca su mirada el inves-


tigador de la historia. En general, los relatos apuntan a los países centrales
de Occidente. Esta preocupación está planteada en el texto pionero de Lluís
Bassets, De las ondas rojas a las radios libres:

CC
Solo el hilo de continuidades entre las distintas innovaciones ha permitido na-
rrar, desde un punto de vista, el de la tecnología, si se quiere tan necesario co-
mo limitado, los fenómenos de la radio y la televisión. Existen, ciertamente,
historias de la radio y de la televisión, reducidas empero a áreas geográficas
muy concretas (Bassets, 1981: 14).

1.

KK Se trabajará a partir de una serie de índices/sumarios de libros dedicados


a la historia de la comunicación y los medios. La consigna es identificar
en ellos los criterios de inclusión/exclusión adoptados por los autores y
la lógica que ordena las distintas temáticas.
Algunas claves:
• ¿Cómo periodizan la historia? ¿Qué incluyen y qué dejan afuera?
• ¿Hay conceptos y referencias comunes entre los textos? ¿Hay divergencias?
• ¿Enfatizan alguna dimensión analítica (económica, política, social,
técnica, cultural, etcétera)? ¿Cuál?
• ¿Qué interpretaciones anticipa o sugiere cada sumario? ¿En qué difie-
ren los distintos trabajos?

1.3. Una mirada latinoamericana y desde abajo


“Aunque parezca haber una relativa ausencia de trabajos
históricos sobre la prensa obrera en otros países periféricos,
no se debería deducir fácilmente que esta historia no existe”
(Mattelart, 2011: 57).

Si la historia de los medios es un campo de conocimiento en construcción,


podemos decir que estamos ante un desafío triple. El primero es aportar a
ese conjunto de saberes todavía muy parcial y escasamente sistematizado. Y
los que siguen implican “peinar la historia a contrapelo”, como diría Benjamin,
pues frente a la impronta europeísta y norteamericana de la bibliografía exis-
tente intentaremos plantear una lectura en clave argentina y latinoamericana,
y a su vez prestaremos especial atención a las tácticas de apropiación de los
medios y a las prácticas de comunicación por parte de los sectores populares.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


27

LEER CON ATENCIÓN

En primer lugar buscamos dejar de pensar la historia de los medios

LL como una historia de inventos técnicos. Hay que asumir la perspec-


tiva de una historia social que piense la dimensión tecnológica entra-
mada en lo político, lo económico y lo cultural. Esto nos enfrenta a
un problema de fuentes: la bibliografía es escasa y también lo son los
archivos disponibles.

En su texto, Varela señala la parcialidad de los archivos televisivos. Algo


similar se observa para otros medios. Puede ser tarea fácil contar la historia
de los grandes periódicos, pero ¿cómo recuperar los panfletos, el periódico
de oposición y otros materiales impresos que circularon subterráneamente?
Como señala María del Carmen Feijoó en su nota editorial al volumen que
compila parte de la producción del periódico anarcofeminista La voz de la
mujer, nuestro país “no ha sido especialmente cuidadoso en la conservación
de su pasado y en el que esta conservación dependió, en muchos casos, de
los esfuerzos aislados y personales de grupos y militantes dispersos”.
También hay casos notables de impericia, producto de internas políticas:
en Cuba, la agencia Prensa Latina no conserva copia del primer cable lanzado
al mundo y el archivo de sus primeros años está devastado. Cuenta Enrique Arrosagaray: “Un
Como ya vimos, la historia de los medios es todavía un campo de conoci- memorioso de la agencia recuerda
que una vez –no hace tanto– se
miento poco explorado. Entre los textos disponibles, algunos que pretenden
acercó el mismísimo colombiano
ser una “historia general” tienen el problema del centralismo: son historias Gabo García Márquez en busca
europeas, hasta el siglo XIX, y de Europa y Norteamérica, de ahí en adelante. de material de archivo –de sus
Es como si Asia y África no existieran. propios trabajos, éditos e inédi-
tos– y se indignó porque no había
nada y porque los argumentos que
dieron a esa ausencia no lo satis-
fizo ni por asomo” (2009: 130).
Como plantea Alcira Argumedo (1996), esta negación es parte de una “episteme europea”
que (auto)define al pensamiento occidental –con sus raíces en la Grecia antigua– como
la única línea legítima y superior del conocimiento humano. Así, una continuidad valo-
rativa define a Europea (o al “mundo central”) como única, indefinida y legítima, de
la religión, el conocimiento, la verdad. Así se reserva el derecho a la palabra y al relato
de la historia. En Los silencios y las voces en América Latina esta autora insiste en aquella
necesidad de hallar los otros relatos para pensar el conocimiento en América Latina. Este
curso comparte ese objetivo.

Antes hablamos de los orígenes de la escritura. Los trabajos sobre esta

xx tecnología de la comunicación suelen clasificar distintos tipos de escri-


turas, en función de su carácter ideográfico (un carácter representa una
idea) o fonético (un carácter representa un sonido), y el tipo de símbo-
los utilizado. Rousseau, por ejemplo, distinguía tres tipos de escrituras:
1) “La que describe no tanto los sonidos como las ideas”, 2) “La que
hace representar las palabras y las proposiciones por medio de caracte-
res convencionales”, 3) La que compone las palabras por medio de un
alfabeto. Según Rousseau, “estas tres maneras de escribir responden
con bastante exactitud a tres estados diferentes bajo los cuales se pue-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


28

den considerar las naciones constituidas por los hombres. El dibujo de


los objetos corresponde a los pueblos salvajes; los signos de las palabras
y de los proposiciones a los pueblos bárbaros; y el alfabeto a los pue-
blos civilizados” (citado en Calvet: 15). Si seguimos a Rousseau, enton-
ces, los aztecas fueron pueblos salvajes; los chinos son bárbaros y solo se
puede considerar civilizados a aquellos pueblos que utilizan el alfabeto.

Preguntarnos por otras geografías y otros sujetos sociales es parte de la “vigi-


lancia epistemológica” que debemos ejercer sobre el conocimiento histórico.
Aún condicionados por la bibliografía, el recorrido del curso buscará poner el
foco en América Latina.
Este desafío aparecerá desde el punto de partida. La historia de los sis-
temas de comunicación es una historia de los sistemas de comunicación de
Occidente, del mundo central, primero de las potencias europeas y luego del
tándem Unión Europea-Estados Unidos-Japón. Ciertamente, es en esos con-
textos donde emergieron y se desarrollaron las tecnologías sociales que serán
nuestro objeto de estudio. La imprenta será uno de los hitos fundantes de la
modernidad y la mirada sobre ese proceso histórico se sitúa, necesariamen-
te, en el continente europeo.

CC
América aparecía como una invención más, incorporada junto con la pólvora, la
imprenta, el papel y la brújula al bullente nacimiento de la Edad Moderna
(Galeano, 2013: 33).

En los tiempos recientes, no obstante, un grupo de pensadores poscoloniales


Nos referimos al grupo latinoamericanos han convocado a pensar la modernidad desde una perspecti-
Modernidad/Colonialidad, un va mundial, y no como un proceso exclusivamente europeo. La colonización de
colectivo de pensamiento crítico América fue una parte necesaria: fue el punto de origen del sistema capitalista
integrado, entre otros, por Aníbal
mundial –el continente de venas abiertas aportó el oro y la plata– y también
Quijano, Walter Mignolo, Arturo
Escobar y el referente de la “filo- del imaginario occidental. La conquista americana define la primera moder-
sofía de la liberación”, Enrique nidad –la ibérica–, luego opacada por el apogeo de la segunda modernidad
Dussel. El grupo plantea “una vinculada al industrialismo.
reinterpretación del ´mito de la
modernidad´, que no cuestio- Como resume Arturo Escobar:
na el potencial emancipador de
la razón moderna, sino desde

CC
La conceptuación de la modernidad/colonialidad está fundamentada en una
la ´cara oculta´ de la moderni-
serie de operaciones que la distinguen de las teorías establecidas de la mo-
dad, a saber, de la imputación
de superioridad de la civilización dernidad. Entre ellas, brevemente, están las siguientes: 1) el énfasis en locali-
europea, junto con la suposición zar los orígenes de la modernidad en la conquista de América y en el control
de que el desarrollo europeo del Océano Atlántico después de 1492, en vez de hitos comúnmente acepta-
debe ser seguido unilateralmen-
dos como la Ilustración o fines del siglo xviii, 2) una atención persistente al co-
te por todas las demás culturas”
(Escobar, 2008: 966). lonialismo y a la creación del sistema mundial capitalista como elementos
constitutivos de la modernidad; esto incluye la determinación de no pasar por
alto la economía y sus formas asociadas de explotación; 3) en consecuencia,
la adopción de una perspectiva mundial en la explicación de la modernidad, en
lugar de considerar que la modernidad es un fenómeno intraeuropeo; 4) la
identificación de la comunicación de otros fuera del núcleo europeo como una
dimensión necesaria de la modernidad, con la consecuente subalternización
del conocimiento y de las culturas de estos otros grupos; 5) la concepción del

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


29

eurocentrismo como la forma de conocimiento de la modernidad/colonialidad,


una representación hegemónica y un modo de saber que reclama la universali-
dad para sí (Escobar, 2008: 966).

Se trata, como afirmaba Argumedo, de plantear una visión comprensiva y


abierta que cuestione las interpretaciones parcializadas y sea capaz de incluir
lo excluido, señalar los silencios.

Rodolfo Walsh –que aparecerá una y otra vez en las páginas de esta Carpeta– apuntaba
la carencia de un pensamiento latinoamericano en nuestras organizaciones. O al menos
lo cuestionaba en la última experiencia de la que participó: Montoneros. En una de sus
críticas señalaba que una falencia del pensamiento montonero era su “ahistoricidad”. Y
daba un ejemplo claro: “Un oficial montonero conoce, en general, cómo Lenin y Trotsky
se adueñan de San Petersburgo en 1917, pero ignora cómo Martín Rodríguez y Rosas se
apoderan de Buenos Aires en 1821”. O como diría Rodolfo Kusch: guiados por un saber
europeo, creyendo que su técnica ofrece todas las respuestas, “no sabemos nada de nosotros
mismos” (2000: 17).

LECTURA RECOMENDADA

RR
Kusch, R. (2000), “Geocultura del hombre americano”, en Obras completas, tomo 3.
Fundación Ross, Rosario.

No pretendemos ignorar Europa, pero sí sostenemos que no debemos sub-


sumirnos a su historia. Como recomendaba Mario Benedetti en 1968, en un
texto titulado “Subdesarrollo y letras de osadía” que escribió para la Unesco:

CC
No estoy proponiendo que, para nuestras valoraciones, prescindamos del juicio
o el aporte europeos. Ya dije antes que en América Latina sabemos que nues-
tra comarca no es el mundo; por lo tanto sería estúpido y suicida negar cuánto
hemos aprendido y cuánto podremos aprender aún de la cultura europea. Pero
tal aprendizaje, por importante que sea, no debe sustituir nuestra ruta de con-
vicciones, nuestra propia escala de valores, nuestro sentido de orientación
(Benedetti, 1974: 53-54).

Cuando hablamos de forjar un conocimiento dinámico que identifique los


huecos de los relatos hegemónicos y supere las miradas sesgadas, no nos
referimos solo a una cuestión geográfica. Al explicar la completa apatía que la
academia mexicana tuvo hasta mediados de los años ochenta sobre el estudio
de las telenovelas, Jorge González señala la ceguera de una mirada que es
“a la vez sociocéntrica (solo vale lo que nuestra clase social decide que vale:
´eso es de pobres´), etnocéntrica (solo vale lo que dicta la cultura europea

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


30

y occidental: ´eso es de mal gusto´), y, al final, una mirada antrocéntrica o


falocéntrica (solo lo que se define masculinamente, es bueno: ´porque eso es
de mujeres´)...” (González, 2008: 65).
Así aparece, entonces, el otro desafío para el conocimiento histórico que
queremos construir y compartir en este curso: la mirada desde abajo, que nos
permita reponer esa memoria borrada por las clases dominantes y reconocer
experiencias, doctrinas, protagonistas.
En un libro folleto de 1945, de difícil acceso en actualidad, Dardo Cuneo
sintetizaba:

CC
En los esbozos de historia del periodismo argentino que se han dado hasta
ahora –la definitiva o posible historia aun no ha sido escrita–, se prescinde de
registrar a aquella prensa que en los años de la organización nacional hace su
aparición sorpresiva y minoritaria para ser voz de una clase nueva, boletín de
una inquietud que buscaba cauce ordenador dentro de los procesos de reali-
dad y la historia del país (Cuneo, 1945: 7).

Y Mattelart se preguntaba hace tres décadas:


El texto corresponde a uno de
los prólogos de la compilación
Comunicación y lucha de clases,

CC
¿Qué tipo de formas de comunicación y cultura producen los hombres y muje-
que Mattelart construyó junto Seth
Siegelaub desde 1975. El primer res que resisten la opresión de la mujer por el hombre, la de los niños por los
volumen –subtitulado Capitalism, adultos, la de los grupos por las clases, la de los excluidos por las castas, la
Imperialism– se publicó en 1979. de las mayorías por las minorías, la opresión de ciertos lenguas por otras, de
El segundo –Liberation, Socialism–
ciertas regiones por otras naciones, la de la periferia por el centro? (Mattelart,
salió en 1983 y recupera diver-
sas experiencias de comunicación 2011: 13-14).
popular, varias de ellas de América
Latina y África. La antología nunca
se tradujo al español, salvo sus En este curso de Historia de los Medios de la Comunicación trataremos enton-
prólogos, publicados recientemen-
te por la editorial cooperativa El ces de focalizar las tácticas de apropiación de los medios y las prácticas
Río Suena. de comunicación por parte de los sectores populares, prestando especial
atención a las experiencias de construcción de sus propias herramientas de
comunicación. Con la atención puesta especialmente en América Latina, bus-
caremos comprender la relación de los movimientos sociales y los proyectos
emancipadores con las tecnologías de comunicación.
Desde el advenimiento de la imprenta hasta las actuales herramientas digi-
tales, en todos los procesos históricos observaremos fuerzas en tensión: por
un lado, la tecnología muestra un potencial democratizador; por otro, su desa-
rrollo puede acentuar procesos de jerarquización al interior de una sociedad.
Advertir esa complejidad y esas pujas será uno de los desafíos que tendremos
a la hora de conocer experiencias que además son plurales y cambiantes.

CC
Todas las fuerzas innovadoras y activas pueden ser objeto de doble uso, sub-
versivo o contrasubversivo. La ecología puede ser entendida como el cuestio-
namiento radical de un modelo de desarrollo que destruye el medio ambiente,
o como la promoción de una “calidad de vida” que es sinónimo de aprobación
del sistema, atacando las consecuencias sin tocar las causas; la lucha local
puede ser entendida como la expresión de una voluntad de redescubrir la identi-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


31

dad colectiva y la autonomía, o como el proyecto localista de un poder dominan-


te para obtener consenso de manera rápida y directa (Mattelart, 2011: 130).

1.4. La diversidad de experiencias como punto de partida

“Es difícil escribir la historia de los grupos subalternos (…)


pues ésta se compone de elementos caóticos y fragmentados”
(Mattelart, 2011: 18).

LECTURA OBLIGATORIA

Geerts, A. y Van Oeyen, V. (2001), “Radio alternativa, educati-

OO va, popular, comunitaria, ciudadana”, en: La radio popular frente


al nuevo siglo: estudio de vigencia e incidencia. ALER, Ecuador, pp.
29-39.

Comunitarios, educativos, alternativos, alterativos. Libres, populares, ciudada-


nos, militantes. Participativos, dialógicos, asociativos, autogestionados. Obreros,
rurales, insurgentes, contrainformativos. Liberadores, radicales, para el cambio
social. Todos esos nombres y muchos más han rondado a los medios y expe-
riencias de comunicación asociados a movimientos sociales protagonizados
por sectores populares en América Latina. Cada palabra tiene un matiz, una
genealogía, algo que abarca y algo que quiere dejar afuera. La pluralidad de
las nomenclaturas es síntoma de la diversidad de prácticas y la complejidad
de los debates en un proceso histórico con contextos sociopolíticos cambian-
tes. Excluir de antemano cualquier experiencia provocaría una mirada sesgada
sobre ese devenir.
En la segunda parte de esta Carpeta intentaremos dar cuenta de esas
praxis sociales que vincularon proyectos emancipadores con las tecnologías
de comunicación, con un panorama amplio que organizamos en siete grandes
vertientes. Los límites entre una y otra son lábiles: las trayectorias se cruzan,
hay protagonistas en común y, muchas veces, palabras en disputa. Será muy
importante tener una mirada abierta, comprender que no se trata de sujetos
homogéneos ni de caminos rectos.

“Concebir a los protagonistas de los medios ciudadanos como actores políticos unifica-
dos, homogéneos, con agendas claras y racionales, nos ha llevado a ver a muchos de estos
medios como caóticos y políticamente débiles. ¿La razón? Nuestra visión de cómo se cons-
truye la democracia surge de concebir las acciones políticas y los movimientos sociales
como procesos lineales, continuos, encaminados hacia una meta común. En consecuen-
cia, los medios ciudadanos, con su naturaleza a menudo fragmentada e improvisada, se
descartan por no tener suficiente potencial político para contribuir de manera significa-
tiva a la construcción de la democracia. De hecho, estos medios a veces tienen ciclos de
vida tan cortos que aparecen y desparecen, dejando lo que a primera vista parece ninguna
huella, ningún logro, ningún éxito. Estudiamos los medios ciudadanos buscando siempre

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


32

una línea recta que parte del punto A (estado de no democracia) y se dirige al punto B
(democracia). Pero lo que encontramos es una multiplicidad de pequeñas fuerzas que
salen a la superficie y explotan como burbujas en un pantano. Pero del mismo modo que
estas burbujas son una señal clara de que el pantano está vivo, debemos aproximarnos a
la comunicación democrática como a una criatura viva que se contrae y se expande a su
propio ritmo vital, ritmo que a menudo tiene muy poco que ver con los procesos linea-
les, preplaneados y racionales que alimentan nuestras preguntas académicas. Esto quiere
decir que en lugar de pensar la democracia como un fin último, como un estado final de
cosas por alcanzar, debemos observar cómo las fuerzas democráticas y no democráticas
se renegocian constantemente y cómo los medios ciudadanos pueden fortalecer la demo-
cracia, contribuyendo así al crecimiento –aunque a veces efímero– de lo democrático”
(Rodríguez, 2008: 1145).
Tomado de: Rodríguez, C. (2001). En Fissures in the Mediascape. An International
Study of Citizen´s Media. Creskill, New Jersey.

En las distintas lecturas obligatorias y recomendadas pueden encontrarse


diferentes definiciones acerca de estas experiencias, muchas de las cuales
discuten entre sí. También hay distintos esfuerzos de síntesis, que intentan
englobar las distintas vertientes como parte de una matriz o un gran movi-
miento de comunicación popular. Geerts y Van Oeyen, por ejemplo, plantean
que “lo que comparten todas las corrientes alternativas es que buscan usar
los medios para lograr ´algo más´ que una ganancia económica” y expresan
discursos que no son atendidos por los medios dominantes. En el esfuerzo de
construir una gran antología que refleje la pluralidad de la “comunicación para
el cambio social”, Gumucio y Tufre plantean sobre la comunicación alternativa
y comunitaria:

Prieto Castillo afirmaba: “No es

CC
función nuestra dictarle ningún Se trata de iniciativas contestatarias basadas en el derecho a la comunica-
modelo a la realidad. La medida ción, con el propósito de conquistar espacios de expresión en sociedades
de lo alternativo ha sido siempre neocoloniales, neoliberales y represivas. Campesinos, trabajadores, estudian-
la circunstancia. Si me meto a eva-
tes, mineros, mujeres, jóvenes, indígenas y otros sectores marginados de la
luar un proceso desde un marco
de categorías ´puras´, corro el participación política desarrollaron sus propias herramientas de comunicación
riesgo de convertirme en inspec- porque no tenían posibilidad alguna de acceso a los medios masivos de difu-
tor de revoluciones, como decía sión del Estado o del sector privado (Gumucio y Tufre, 2008: 23).
un amigo hace algunos años…”
(en Gumucio y Tufre, 2008: 655).

Por su parte, sin pretensiones de dar “ningún modelo”, Daniel Prieto Castillo
definía lo alternativo en una carta pública que dirigió en 1994 a los estudiantes
de comunicación:

CC
¿Qué es la comunicación alternativa?
Retomo esa pregunta. No me gustan algunas definiciones, sobre todo cuando,
por el tema tratado, pueden oler a prédica. Pero ahí va:
Es una manera diferente
- de hacer comunicación, tanto por los contenidos como por la forma del discur-
so, a fin de evitar por todos los medios el autoritarismo;
- de organizarse para producirla;

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


33

- de lograr espacios en los medios dominantes, o bien generar sistemas propios; y


- de colaborar en una utilización distinta de los mensajes por parte de los desti-
natarios” (Prieto Castillo, en Gumucio y Tufre, 2008: 655).

En otros planteos, la expresión “alternativa” está en discusión por definirse


en oposición a otro, en lugar de avanzar sobre la definición de lo propio. En su En Brasil el uso del término tiene
una connotación particular. En
trabajo sobre medios sociales en comunicación, el colectivo argentino Lavaca
general, experiencias de periódi-
plantea: cos barriales, medios sindicales y
radios comunitarias son llamados
de comunicación popular, mien-
tras que el término “alternativo”

CC
La pregunta es: ¿por qué conformarse con crear una alternativa si se puede
quedó reservado para nombrar las
soñar con crear un espacio propio y original? iniciativas de comunicación que
La pregunta es: ¿por qué dedicar energía a contrarrestar los efectos de la emi- surgieron durante la dictadura y
sión monopólica si se pueden crear muchas otras sintonías? enfrentaron al régimen.
En la palabra alternativa está escondida cierta limitación que suena a repetición.
En la palabra contrainformación está determinado el campo de batalla al cual
dirigimos nuestros esfuerzos (…)
Nuestra hipótesis es que la categorización de “medios alternativos” así como
la llamada “contrainformación” son ajenas o extranjeras, dicho esto no en el
sentido territorial, sino de una reflexión que no es propia de quienes han crea-
do estas nuevas herramientas. Por falta de tiempo, por comodidad intelectual e
incluso por moda –algo que, finalmente, otorga cierta pertenencia–, las nuevas
formas de comunicación terminaron por conformarse con categorías forjadas en
otros ámbitos y otros tiempos. Hijas de la exclusión, fueron finalmente incluidas
en un universo teórico disciplinador, que desdibuja su potencial rebeldía y las
arrodilla ante una etiqueta que delimita los escalones del poder, en el categó-
rico ejemplo de la Real Academia cuando menciona a la “medicina alternativa”
(Lavaca, 2006: 37).

2.

KK Pensar las ventajas y desventajas de los distintos términos utilizados para


nombrar las praxis de comunicación vinculadas a los sectores populares.
¿Cuáles resultan más adecuadas para las experiencias y por qué? ¿Qué
otra denominación podría utilizarse?

A lo que ya planteamos debemos agregar la diversidad de medios a los que


han apelado las prácticas populares de comunicación: no solo los periódicos
y las radios o la televisión, sino también las artes escénicas, el cine, la can-
ción popular, el videotape, la fotografía. Downing agrega que “hay formatos Como ampliación de los temas
radicales que no son tecnológicos ni costosos, tales como el grafiti, los pins, abarcados por esta Carpeta se
sugiere, por ejemplo, indagar expe-
las camisetas, las canciones, el teatro de la calle, el arte de la performance.
riencias como las del Movimiento
Si se le impide al público comunicarse a través de los medios por motivos de del Tercer Cine, encabezado por
precio, los formatos de bajo costo se vuelven aún más cruciales para la cultura Octavio Getino y Pino Solanas, y
y el proceso democrático” (Downing, 2008: 1112). el Teatro del Oprimido desarrolla-
do por Augusto Boal.
Claro está, sería imposible abarcar cada vertiente multiplicada por cada
medio y cada situación nacional. En la segunda parte de este material didác-
tico, para cada corriente tomaremos un caso paradigmático, que funcionará
como una “memoria ejemplar” para pensar otros procesos.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


34

La suma de “lecciones de la historia” formará un pantallazo de distintas


experiencias de América Latina, que se podrá ampliar en las clases y con
la propia indagación de los estudiantes desde sus lugares y a partir de sus
inquietudes. La consigna que guíe el recorrido será analizar cómo, en este
continente de venas abiertas, distintos grupos de los sectores populares se
han apropiado de tecnologías sociales de la comunicación que son producto
de la historia y nunca serán “neutrales”.

CC
Uno de estos componentes elementales debería ser la relación entre hombres,
herramientas y máquinas, es decir, la tecnología como una forma material y so-
cial de producción.
De manera abierta y latente, una gran cantidad de estudios que se dicen mate-
rialistas le dan un estatuto instrumental a la tecnología. Aprueban el concepto
neutral e incluso positivo de las técnicas subsumidas a los explotadores capita-
listas, y reducen todos los problemas de las fuerzas productivas a la cuestión de
la propiedad jurídica de los medios de producción. Esto conduce a la conclusión
de que los aparatos productivos solo tienen que cambiar de manos (ser nacio-
nalizados) para que cambie su carácter (…) Y esta tendencia deja de lado tam-
bién otros puntos esenciales. ¿El desarrollo de la producción, no es también y
esencialmente un problema político y social cuya solución depende de la inicia-
tiva y la creatividad de los trabajadores? (Mattelart, 2011: 21).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


35

Referencias bibliográficas

Argumedo, A. (1996), Los silencios y las voces en América Latina, Notas sobre
el pensamiento nacional y popular, Ediciones del Pensamiento Nacional,
Buenos Aires.
Arrosagaray, E. (2009), Rodolfo Walsh en Cuba. Agencia Prensa Latina, milicia,
ron y critografía, Fundación Editorial El Perro y la Rana, Caracas.
Barthes, R. (1984), “El discurso de la historia”, en El susurro del lenguaje. Más
allá de la historia y la escritura. Paidós, Barcelona.
Bassets, L. (ed.) (1981), De las ondas rojas a las radios libres. Textos para la
historia de la radio, Gustavo Gili, Barcelona.
Benedetti, M. (1974), El escritor latinoamericano y la revolución posible, Editorial
Alfa, Buenos Aires.
Briggs, A. y Burke, P. (2002), De Gutenberg a internet. Una historia social de los
medios de comunicación, Taurus, Madrid.
Buck-Morss, S. (1995), Dialéctica de la mirada. Walter Benjamin y el proyecto
de los Pasajes, Visor, España.
Calvet, L. J. (2008), Historia de la escritura. De la Mesopotamia hasta nuestros
días, Paidós, Buenos Aires.
Candau, J. (2001), Memoria e identidad, Del Sol, Buenos Aires.
Cuneo, D. (1945), El Primer Periodismo Obrero y Socialista en la Argentina, La
Vanguardia, Buenos Aires.
Debray, R. (1994), Vida y muerte de la imagen. Historia de la mirada en
Occidente, Paidós, Buenos Aires.
De Certeau, M. (1993), La escritura de la historia, Universidad Iberoamericana
–Departamento de Historia, México, segunda edición.
Downing, J. (2008), “Comunicación, democracia, diálogo y medios radicales”,
en Gumucio-Dagron, A. y Tufte, T. (compiladores), Antología de comunicación
para el cambio social: lecturas históricas y contemporáneas, Plural, La Paz.
Escobar, A. (2008), “El programa de investigación de la modernidad/
colonialidad”, en: Gumucio-Dagron, A. y Tufte, T. (comp.), Antología de
comunicación para el cambio social: lecturas históricas y contemporáneas.
Plural, La Paz.
Flichy, P. (1993), Historia de la comunicación moderna. Espacio público y vida
privada, Gustavo Gili, Barcelona.
Galeano, E. (2013), Las venas abiertas de América Latina, Siglo Veintiuno
editores, Buenos Aires, 1ª edición (especial).
Geerts, A. y Van Oeyen, V. (2001), La radio popular frente al nuevo siglo: estudio
de vigencia e incidencia, ALER, Ecuador.
González, J. (2008), “Redes y sistemas de información (o el sueño de un
Prometeo sin cadenas)”, en Entre cultura(s) y cibercultur@(s). Incursiones
y otros derroteros no lineales, EDULP, La Plata.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


36

Gumucio-Dagron, A. y Tufte, T. (comp.) (2008), Antología de comunicación para el


cambio social: lecturas históricas y contemporáneas, Plural, La Paz.
Lavaca (2006), El fin del periodismo y otras buenas noticias. Los nuevos medios
sociales de comunicación: una hipótesis y una guía, Lavaca Editora,
Buenos Aires.
Le Goff, J. (1991), El orden de la memoria. El tiempo como imaginario, Paidós,
Barcelona.
Mattelart, A. (2011), Para un análisis de las prácticas de comunicación popular.
Introducción a Comunicación y lucha de clases / 2, El Río Suena, Buenos
Aires.
Rodríguez, C. (2008), “De los medios alternativos a los medios ciudadanos”,
en Gumucio-Dagron, A. y Tufte, T. (comp.), Antología de comunicación para el
cambio social: lecturas históricas y contemporáneas, Plural, La Paz.
Varela, M. (2004), “Medios de Comunicación e Historia: apuntes para una
historiografía en construcción”, en: Revista Tram(p)as de la Comunicación,
Año 2, Nº 22.
Williams, R. (1992), Historia de la comunicación, Bosch, Barcelona.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


37

La imprenta

Objetivos
•• Indagar la historia de la imprenta en Occidente y su relación con las trans-
formaciones modernas en Europa y en América Latina.
•• Presentar el desarrollo de la prensa periódica desde el siglo XVII.
•• Comprender la lectura popular a partir de sus prácticas y sus objetos.

Como vimos en la unidad anterior, la emergencia de la escritura estuvo vin-


culada con el desarrollo de la actividad comercial, la transmisión cultural de
ciertos ritos y memorias comunitarias, y el registro de leyes y edictos.
La escasez de materiales, sumada a la complejidad inicial de la escritu-
ra –sobre todo en los sistemas ideográficos–, acotó su uso sistemático a un
grupo especializado de escribas. Su preparación, ligada a la esfera religiosa,
estaba al servicio del templo y la administración.

PARA REFLEXIONAR

Al menos en principio, la aparición de la escritura no confrontó con

PP la división y la jerarquización social, sino que la acentuó. En las cultu-


ras con sistemas escriturales relativamente difíciles, existió una fuerte
barrera entre los escritores y los no-escritores. Luego, los procesos de
simplificación de caracteres y las escrituras más “democráticas” hicie-
ron posible romper esta división, pero se produjeron nuevas distin-
ciones, más o menos tangibles, basadas en lo que la gente había leído.

CC
El creciente alcance y el contenido fuertemente extendido de las comunicacio-
nes escritas solo contribuyen a profundizar esta estratificación. Porque durante
mucho tiempo después de desarrollarse los sistemas de escritura, grandes
áreas de la vida cultural seguían siendo orales. Pero, al mismo tiempo, el po-
der y la continuidad de los marcos de escritura legal, histórica, social y religio-
sa, crecían sostenidamente. Para cuando se inventó y se empezó a aplicar la
imprenta, la asimetría entre las posibilidades abstractas y sus usos reales e
institucionalizados era enorme (Williams, 1992: 190).

En la Edad Media, los mensajes escritos eran un medio de comunicación solo


para una élite. Para la mayoría de la población, los comunicadores eran el pre-
gonero y los juglares. Estos poetas ambulantes eran corrientemente utilizados

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


38

por mecenas, para difundir cierta propaganda (“poemas sirvientes”). Su tarea


requería un buen desarrollo de la capacidad de memoria.

CC
En un mundo donde pocos sabían leer o escribir, una buena memoria era esen-
cial. Por esta razón el verso, una útil aide-mémoire, era la forma literaria predo-
minante en la época. Hasta el siglo XIV casi todo excepto los documentos lega-
les estaba escrito en verso. Los mercaderes franceses utilizaban un poema
compuesto de 137 pareados rimados que contenía todas las reglas de la arit-
mética comercial (Burke, 1997: 113).


Hasta el siglo XI, el acceso a la lectoescritura fue muy escaso: el analfabetis-
mo era más la regla que la excepción, incluso en estratos sociales altos. La
mayoría de los reyes y príncipes eran incapaces de leer y escribir. A partir del
siglo XII se produjo cierto “renacimiento educativo” con la creación de nuevas
universidades en los grandes centros urbanos.
Entre las nuevas universidades Un hito importante a señalar es la aparición del papel (siglo XII), que expan-
estuvieron la de París, especiali- dió la accesibilidad de los materiales escritos. Ya hacia el siglo XIV era mucho
zada en teología, y la de Bolonia, más barato que el pergamino, aunque existían dudas sobre su permanencia.
en derecho. Luego siguieron
otras, entre las que cabe desta-
car Oxford, Cambridge, Boloña,
Salamanca y Coimbra. Entre los LEER CON ATENCIÓN
años 1300 y 1500 se fundaron
más de cincuenta universidades. Es importante advertir, además, que sin el papel no hay impren-

LL ta. La técnica no habría funcionado con el pergamino, que no era lo


suficientemente poroso como para absorber la tinta.

Durante varios siglos, entonces, la cultura escrita estuvo restringida a una


pequeña parte de la población. Y el acceso a los libros –libros escritos a mano,
por copistas– era difícil: “Aun cuando se supiera en qué iglesia o monasterio
se encontraba un texto, la recuperación del mismo podía implicar un largo y
arriesgado viaje que podía incluso después terminar en fracaso, ya que el libro
estaba perdido dentro de la biblioteca debido a la ausencia de catalogación”
(Burke, 1997: 117).

EE

Película El nombre de la rosa [Der Name der Rose] (J.J. Annaud, Francia-
Italia-Alemania, 1986).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


39

1.

KK A partir del visionado de El nombre de la rosa:


a. Caracterizar la presencia de la lectura en la película. ¿Quiénes leen?
¿Cuáles son las formas de leer? ¿Qué necesitan para poder hacerlo?
b. ¿Qué función cumple la escritura? ¿Quiénes escriben y para qué?
c. ¿Qué sujetos, objetos y prácticas que se muestran en El nombre de la
rosa son característicos de la Edad Media y cuáles prefiguran el pasaje
a la modernidad?
d. Analizar las relaciones de poder. Caracterizar ese poder y su relación
con el conocimiento.

Con el avance de la producción de papel, los monjes y sacerdotes fueron


perdiendo el monopolio sobre la trascripción de los libros y su escritura.
Lentamente, los textos escritos se fueron propagando fuera del orden ecle-
siástico. Pero los libros siguieron siendo un producto muy caro, restringido,
hasta la aparición de la imprenta.
El papel se usaba en la correspondencia, que primeramente fue un medio
de comunicación de los grupos gobernantes. Como apunta Menache: “En su
mayor parte, las cartas medievales eran documentos literarios cuasi públicos
[...] Estaban, por consiguiente, diseñados para ser más bien correctos y ele-
gantes que originales y espontáneos [...] una carta debería tener cinco partes
dispuestas en una secuencia lógica...” (Menache, 1997: 105).
La corte papal era un destacado usuario de correspondencia, tanto por
medio de encíclicas como de bulas. Luego, con la extensión del comercio a
escala internacional se utilizó para acordar transacciones (se convirtieron en Las bulas son tratados sobre los
documentos formales). Finalmente, la correspondencia entre amantes parece más importantes asuntos del
haber sido una práctica bastante común hacia finales de la Edad Media. dogma y disciplina eclesiástica.
Una encíclica era una carta circu-
lar mandada a todas las iglesias
de un área determinada.

LEER CON ATENCIÓN

Alrededor del siglo XV comenzaron a funcionar servicios postales

LL regulares. Una de los primeros fue organizado en 1464 por el rey de


Francia Luis XI.
En esos orígenes de la institución postal encontramos los primeros
debates sobre quiénes deben manejar y controlar el funcionamiento
de las redes de comunicación a distancia (Mattelart, 1996: 28).

Como invención técnica, el ori-


gen de la imprenta –igual que
Durante todo el medievalismo predominó la cultura oral. La práctica de la el papel– es chino. Las prime-
lectura tuvo un desarrollo lento. La lectura silenciosa era una rareza. ras impresiones se realizaron en
China, pero enfocamos el proce-
so europeo por las consecuencias
sociales y políticas que implicó
2.1. La imprenta y la modernidad la expansión de esta tecnología.

La aparición de la imprenta en Occidente, en el siglo XV, generó o posibilitó


profundas transformaciones sociales.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


40

LEER CON ATENCIÓN

La imprenta provocó lo que varios autores consideran la alteración

LL más profunda de la historia intelectual occidental.

Es importante destacar varias cuestiones con relación a la imprenta:


•• Es una tecnología que influyó en el desarrollo de otras. Fue prototipo para
la producción en serie.
•• Impactó directamente en el mundo de las ideas, al poner en cuestión el
monopolio de la Iglesia católica sobre la comunicación escrita.
•• Produjo la emergencia de un sector social laico de “hombres de letras”.
Hasta el siglo XV, cierta figura existía entre quienes trabajaban bajo los aus-
picios de la iglesia o adquirían un modelo de la nobleza o de la clase rica
comerciante. El de impresor fue un nuevo rol social, vinculado a una cre-
ciente economía de mercado. Y las casas editoriales, un nuevo lugar social.

CC
Las imprentas y editoriales que surgieron en los inicios de la Europa moderna
eran instituciones tanto culturales como económicas. Esta doble orientación
se reflejó en la atmósfera característica de muchas de las primeras casas edi-
toriales, que no solo eran negocios sino igualmente lugares de reunión para
clérigos, estudiantes universitarios e intelectuales. Además, el hecho de que
impresores y editores se implicaran en la producción de formas simbólicas de
bienes de consumo significó que sus relaciones con las autoridades religiosas
y políticas fueran enormemente significativas y cargadas de dificultades
(Thompson, 1998: 84).

•• Generó cambios en las prácticas políticas. El acto de hacer alguna cosa


pública pudo escindirse de los actos de habla. En ese sentido, podría decir-
se que el proceso de mediatización de la política se remonta a esta época.

LEER CON ATENCIÓN

Para John Thompson, focalizar el impacto que tuvo el desarrollo de

LL la imprenta es fundamental para comprender las transformaciones


culturales asociadas al ascenso de las sociedades modernas. La nueva
tecnología provocó cambios profundos en la organización social del
poder simbólico.

LECTURA OBLIGATORIA

Thompson, J. (1998), “Los media y el desarrollo de las sociedades

OO modernas”, en: Los media y la modernidad. Paidós, Barcelona.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


41

Su planteo implica una crítica a otros científicos sociales interesados por el


desarrollo de las sociedades modernas. Según este autor, muy pocos “se
ocuparon de los medios de comunicación con la seriedad que merecen”.
Cuando abordaron la dimensión cultural lo hicieron pensando en procesos de
racionalización y secularización.
El pasaje de la Edad Media a la modernidad implicó una serie de transfor-
maciones institucionales (primeramente en Europa) que se pueden explorar a
través de la clasificación de las dimensiones del poder.

2.

KK A partir de la lectura de Thompson, pensar y sintetizar en un cuadro


sinóptico cuáles fueron las transformaciones del poder económico, polí-
tico y simbólico en la transición del medievalismo a la modernidad.

Una vez instalada, la imprenta tuvo un rápido avance en Europa y el comercio


de libros se expandió. En 1470-1480 surgieron las primeras imprentas en más Los primeros libros pretendían
de un centenar de poblaciones y ciudades de Europa. Hacia 1500 ya había reproducir la apariencia de los
más de 200. Las principales ciudades de Alemania e Italia fueron los centros manuscritos. Hacia 1530, como
marca de la nueva época, la tipo-
de impresión más importantes. grafía romana se extendió desde
Se calcula que hacia finales del siglo XV se habían impreso entre 15 y 20 Italia y Francia hacia la mayor
millones de libros. La posibilidad de reproducción introducida por las técnicas parte de Europa, desplazando a
las formas de letra gótica.
de impresión transformó así la producción y circulación de bienes simbólicos,
expandiendo gradualmente los sistemas de conocimiento y aprendizaje.
El proceso implicó la ruptura del virtual monopolio que durante la Edad
Media había tenido la Iglesia Católica Romana, que constituía la institución
central del poder simbólico. La Iglesia no logró controlar el pro-
No obstante, el acceso al libro siguió siendo sumamente desigual, restrin- ceso. En 1559 promulgó el Index
librorum prohibitorum, que fue
gido a las élites educadas: el clero, los universitarios, los dirigentes políticos
sostenido y actualizado durante
y algunos comerciantes. cuatro siglos, cada vez con menos
El impacto inicial más fuerte se dio en los grandes centros urbanos. Sin resultados concretos.
embargo, también fue posible acceder a los mundos que abría la imprenta
también en zonas rurales. Una muestra de ello es la historia del molinero
Doménico Scandella –más conocido por Menocchio– reconstruida por Carlo
Ginzburg.

LECTURA OBLIGATORIA

Ginzburg, C. (1999), El queso y los gusanos. El cosmos, según un moli-

OO nero del siglo XVI. Muchnik Editores, Barcelona. El queso y los gusanos es un texto
muy interesante en términos histo-
riográficos, ya que marca la posi-
bilidad de recuperar, aunque de
forma indiciaria, la cultura de las
clases subalternas. Por otra parte,
es útil para pensar algunos proce-
sos que desató el advenimiento
de la imprenta.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


42

LEER CON ATENCIÓN

Además de recordar “el vínculo que ha ligado siempre inextricable-

LL mente la escritura al poder”, Ginzburg menciona que la invención del


alfabeto rompió por primera vez el monopolio de la escritura, pero
“no bastó aún para poner la palabra escrita al alcance de todos. Solo
la imprenta hizo más concreta esa posibilidad” (Ginzburg, 1999: 99).

3.

KK Guía de lectura para El queso y los gusanos


a. Caracterizar a Menocchio: quién era, a qué grupo social pertenecía.
b. ¿Qué grandes procesos históricos importantes atraviesan su historia
y cómo impactan?
c. ¿En qué consistía su oficio de blasfemar?
d. ¿Cómo accedía a los libros y cómo leía?

2.1.1. La reforma protestante

“La gigantesca ruptura que supone el fin del monopolio de la cultura escrita por
parte de los doctos y del monopolio de los clérigos sobre los temas religiosos
había creado una situación nueva y potencialmente explosiva”
(Ginzburg, 1999).

El protestantismo fue un movimiento religioso, al interior de la Iglesia católica,


que quiso cambiar algunas costumbres y planteos doctrinales. Centralmente
apuntó a limitar el poder del Papa, revalorando el cristianismo primitivo y
afirmando que la Biblia era la fuente única de autoridad. Fue apoyado por un
grupo de príncipes y monarcas que “protestaron” contra ese poder. La figura
central de esa revisión ideológica fue Martín Lutero (de allí la denominación
Luego hubo otras figuras: Juan
luteranos), que publicó sus tesis en 1517.
Calvino fue el dirigente de una Al final los intentos de reforma no prosperaron entre los cristianos euro-
“segunda generación” de la peos. Lo que hubo fue una separación, que dio lugar al surgimiento de cier-
Reforma Protestante, más diná- tas iglesias reformadas (la mayoría con un carácter nacional); mientras que
mica y más internacional, que
se llegó a llamar popularmente la Iglesia Católica romana reafirmó todo aquello que rechazaba el protestan-
calvinista. tismo. Concretamente, entre 1545 y 1563 hubo un “concilio” en Trento, que
tomó varias resoluciones en esa dirección, desde ratificar el dogma del peca-
do original hasta la excelencia del celibato, incluida la propuesta de una lista
Trento es una ciudad del norte de de libros prohibidos.
la Italia actual, que entonces era
una ciudad libre regida por un
príncipe-obispo.
LEER CON ATENCIÓN

Lo importante de la crisis religiosa del siglo XVI y de sus derivacio-

LL nes del siglo XVII es que quebró el monolitismo del poder católico
y debilitó la jerarquía eclesiástica. Muchos historiadores identifican
en este proceso el quiebre que, al permitir el ascenso de la burguesía,
produjo la transición hacia el capitalismo.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


43

El proceso de la reforma protestante tuvo una relación dialéctica con la impren-


ta. Por un lado, se apoyó en la posibilidad de reproducción de materiales
impresos que abrió la nueva tecnología. Por otro, la Reforma no solo implicó
su primera utilización al servicio del cambio histórico, sino que estimuló el
avance de la lectoescritura: para avanzar con sus ideas, los reformistas lute-
ranos realizaban campañas de alfabetización.
En cierto sentido, la disputa entre los “luteranos” y los partidarios del Papa
(contrarreformistas) fue clave en la historia de la comunicación, porque impli-
ca una lucha que se valió de formas de la propaganda (para persuadir a las
masas), y porque los insurgentes reivindicaron la libertad de expresión.
En verdad, se trataba de sustituir
un dogma por otro, porque Lutero
era contrario a esa libertad de

CC
Los propagandistas protestantes crearon notables piezas de didactismo. Por
conciencia.
ejemplo, caricaturas religiosas y políticas y diálogos que las subrayaban. De to-
das estas piezas las más notables son las interpretadas por dos personajes
básicos, el “hombre común” Hans Karst (un Juan Pérez para entendernos) y el
teólogo Murner [...] Karst o Kasthans, el “hombre común”, opone la lógica de
lo común al aparato verbal del dogmático teólogo y siempre vence. El lector
tendía a identificarse con ese hombre vulgar aparentemente desarmado de to-
da ciencia y acababa aceptando sus tesis frente a las del teólogo papista
(Vászquez Montalbán, 1997: 66).

Por su parte, la Contrarreforma –proceso paralelo a la consolidación de las


iglesias protestantes– implicó la marginación más o menos violenta de las
minorías y los grupos disidentes, y el intento de erradicar la cultura popular.
Menocchio, el protagonista de El queso y los gusanos que terminó quemado
en la hoguera, no era protestante puro, ni pertenecía a la corriente anabautis-
ta, pero estaba influido por el clima de ideas de la crisis religiosa y consecuen-
temente pesaron sobre él las fuerzas represivas de la contrarreforma. Como Puede decirse que ese clima de
plantea Ginzburg, 150 años después probablemente habría sido recluido en la reforma habilita esa “audacia
un hospital para locos, por afección o “delirio religioso”. para comunicar sus sentimientos
al cura del pueblo, a sus paisa-
Además de dar cuenta del desarrollo de la imprenta en Occidente y de la cri- nos, a los inquisidores, aunque no
sis de autoridad religiosa –dos procesos enlazados–, la historia de Mennochio pudiese, como hubiera deseado,
nos habla también de las formas de lectura. Una lectura nunca es pasiva ni decírselo en la cara al Papa, a
los cardenales, a los príncipes”
lineal, sino que está atravesada por procesos creativos, que tienen que ver
(Ginzburg, 1999: 23).
con ciertas condiciones. En el caso de Mennochio, su “arbitraria” producción
de sentidos estuvo fuertemente ligada al cruce con su cultura oral: ese esa
su tamiz, su clave de lectura.
En el marco de problemas que plantea la recepción popular, resistente y
multiforme, nos introducen los trabajos de Roger Chartier.
Este historiador francés insiste en la necesidad de asociar:
•• la historia de los textos;
•• la historia del libro (el texto convertido en objeto impreso);
•• la historia de las lecturas. Chartier sostiene que los autores
no escriben libros, sino que escri-
ben textos que otros transforman
en objetos impresos. Los libros
son fabricados por escribas y otros
artesanos, luego por mecánicos y
otros ingenieros, y por impresoras
y otras máquinas.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


44

LEER CON ATENCIÓN

La historia de las prácticas de lectura (solitarias-colectivas / privadas-

LL públicas / letradas-torpes) se presenta como el nivel más difícil de


abordar. Se plantea el desafío de reconstruirla desde representaciones.

La historia literaria clásica, al pensar la obra en sí misma, había dejado afuera


del análisis los otros dos niveles. La historia del libro y de sus lectores intro-
duce otra complejidad.
Chartier insiste en la necesidad de centrar la atención sobre las maneras
de leer que han desaparecido en el mundo contemporáneo. La lectura oralizada
Tal es así que en los siglos XVI y
es una variable a tener en cuenta, que no necesariamente implica la presen-
XVII la escritura se pensaba en cia de oyentes: para la mayoría de los lectores antiguos, la entrada a la cul-
función de un lector que oralizaba tura de lo escrito fue posible solo gracias a la subvocalización del texto leído
y se dirigía a un público-auditor. (su rumiatio según decían los latinos).
Una obra se destinaba tanto a la
vista como al oído. Sin atender a estas cuestiones, es imposible comprender la lectura
popular.

LECTURA OBLIGATORIA

OO
Chartier, R. (1995), “Capítulo 5, 6 y post-scriptum”, en El mundo como
representación. Historia cultural: entre la práctica y la representación. Gedisa,
Barcelona.
Se trata de un texto introductorio a problemas y condiciones que harían
posible una historia de la lectura. Construye un enfoque para comprender
cómo, entre los siglos XVI y XVIII (en las sociedades del Antiguo Régimen),
la circulación multiplicada del escrito impreso permitió nuevas ideas, trans-
formó formas de sociabilidad y modificó relaciones de poder.

En otras palabras: si hablamos


de textos, los lectores populares
y aquellos que no lo son se apro- Ahora bien: ¿qué leían los lectores populares?
pian de los mismos textos. No así La investigación de Chartier se ocupa de un objeto particular que son libros
de los mismos libros. populares. Aquí cobra relevancia la distinción de niveles: esos libros no eran
“populares” en su escritura; es decir, no fueron escritos para tal fin.
Hay un formato específico, a través del cual ciertos libreros e impresores
ponían al alcance de su clientela popular, textos que de otra manera solo
hubieran circulado en el acotado mundo de las elites. En Francia ese formato
El caso francés es el más signifi- es lo que se conoce como los libros azules, o libros de la Biblioteca Azul, cir-
cativo y también el más estudia- culados por medio de la venta ambulante.
do. Los “libros azules” fueron una Estas fórmulas editoriales implicaban todo un trabajo de adaptación: se
estrategia desarrollada por un par
abreviaban y se simplificaban los textos, se fragmentaban los capítulos y los
de “familias editoras” rivales. Pero
no es un fenómeno exclusivo de párrafos, se ilustraba y se incluían resúmenes para recapitular en una lectura
ese país: en otros, en los siglos que se suponía entrecortada.
XVII y XVIII también se multiplican En países de América Latina, una función análoga cumplió en el siglo XIX
los libros de gran circulación, con
la literatura de cordel.
precios baratos y público popular.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


45

CC
La literatura popular, de folletos o de cordel (publicaciones de autores popula-
res), ella misma, evidencia la adaptabilidad y el respeto de las diferentes situa-
ciones sociales. Desarrollada a partir de la segunda mitad del siglo pasado, en
el Nordeste brasileño, esta literatura recupera la tradición oral, el bagaje de
símbolos y figuras y, como dice Jerusa Pires Ferreira, “ha sido construida sobre
una variedad de situaciones, sobre la persistencia de los viejos romanceros
ibéricos, recreados y renovados a partir de las condiciones del interior brasile-
ño”. Muestra enseguida cómo esos folletos representaban un punto de identi-
dad para los oyentes, pues “esa literatura siempre correspondió a los ideales,
transmitió los heroísmos imprescindibles, las hazañas y encantamientos que
forman parte de lo cotidiano, pero que representan su superación”. Y tienen
una gran versatilidad: los folletos populares participan del nuevo mundo de la
información y la comunicación, de nuevos temas, con nuevas formas de pre-
sentación, sin dejar de ser aquellas cartillas pueblerinas que estimulan a de-
bates y polémicas, y son el vehículo de las protestas populares. Esa literatura
participó de los cambios del proceso emigratorio y de las vicisitudes de las
nuevas circunstancias políticas y económicas. Jerusa Pires termina diciendo
que la literatura de cordel “es una adaptación permanente, una tradición per-
sistente, fuerza viva de la identidad nordestina en sus caminos de conserva-
ción y de búsqueda de la modernidad” (Alves, 1986: 132).

2.2. El desarrollo de la prensa periódica


Claro está que, desde su aparición, las imprentas publicaron más que libros.
También se produjeron panfletos con descripciones de victorias militares,
festivales, funerales; decretos oficiales, proclamaciones y avisos; folletos con
narraciones populares; propagandas, entre otros impresos. Algunos de los
productos de la prensa tendían naturalmente a ser publicaciones periódicas,
como almanaques y calendarios, que se hicieron cada vez más numerosos en
el siglo XVII y especialmente en el XVIII.
Finalmente, un producto fundamental de la imprenta fueron los periódicos:
un material que no podemos eludir si hablamos de lectura popular, ya que
muchas veces funcionó como medio de alfabetización en las clases bajas: “el
alfabetizado de la familia utilizaba cualquier publicación impresa para enseñar
a leer a los niños de su familia” (Vásquez Montalbán, 1997: 100).

LEER CON ATENCIÓN

La prensa periódica es un fenómeno que emergió en la segunda mitad

LL del siglo XVI. En las principales capitales europeas se intentaron


publicaciones periódicas informativas, pensadas ya como mercan-
cías. Thompson plantea, no obstante, que el origen de los periódicos
modernos está en las dos primeras décadas del siglo XVII, cuando los El “honor” del primero se lo dis-
periódicos de noticias aparecen regularmente cada semana con cier- putan muchos, en general entre
to grado de fiabilidad. Los diarios aparecen recién en el siglo XVIII. Holanda y Alemania. Y es difícil
de dilucidar, porque depende de
cuándo se empieza a considerar
regular a un servicio de noticias.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


46

Una breve cronología


1597. Por encargo del emperador, Samuel Dilbaum inició una hoja informativa mensual
en Augsburgo, donde estaba la sede del banco de Fugger.
1605. Apareció un boletín quincenal en Amberes, el gran centro comercial de Europa.
1631. Surgió la Gazette de France, que suele ser considerada el punto de partida del perio-
Las referencias geográficas dan dismo de Estado: el primer periódico oficial regular de la historia. Los españoles reivindi-
una pauta de necesidades. can las Cartas de novedades políticas de la corte y avisos recibidos de otras partes, que datan
Indudablemente, una demanda de 1621-1626.
que impulsa la creación de perió- 1655. Aparece London Gazette (nacido en Oxford como The Oxford Gazette): traducía
dicos fue la de noticias financieras
y políticas de actualidad.
el modelo de la Gazette absolutista francesa. Su mérito fue instituir la periodicidad y la
regularidad dentro de la historia de la información británica.
1702. Daily Courant. Es reconocido, sin tanta discusión, como el “primer periódico
diario”.
1706. The Evening Post (primer diario de la noche).
1785. The Times, el más grande de los periódicos británicos. Alcanzó una circulación
de 10.000 ejemplares hacia 1820, 40.000 hacia 1850 y más de 60.000 tras la guerra de
Crimea.
1835. Emile de Girardin lanzó la Presse a una suscripción a la mitad de precio que sus
rivales, con una fuerte apuesta hacia la publicidad.
1890. Le Petit Parisien asegura ser el primer diario popular europeo en superar el millón
Como explica Williams, “poco a
poco, a lo largo del siglo XX, las de ejemplares de tirada. Con Le Petit Journal se disputa el público popular, ambos recu-
ganancias por publicidad se fue- rriendo al folletín, que tuvo su auge como género a mediados de la década de 1880.
ron convirtiendo en la principal
fuente de beneficios. Aparecieron
instituciones dedicadas exclusiva-
mente a los estudios de mercado y Si la prensa periódica apareció en el siglo XVII y la de circulación diaria en el
de tirada...” (Williams, 1992: 196).
XVIII, tenemos un nuevo salto de siglo para llegar a la prensa barata y popu-
Este recurso se utilizó por prime- lar, asociada al siglo XIX. Se trata del equivalente de los “libros azules” en
ra vez en Inglaterra en 1719 con
Robinson Crusoe. la prensa periódica: los editores recurrieron a una serie de estrategias como
la publicación de novelas por entregas e incorporaron imágenes, primero a
través de grabados en madera y especialmente cuando se logró reproducir
fotografías.

Hacia 1890 fue comercialmen-


te factible reproducir fotos en LECTURA RECOMENDADA
las grandes ediciones de los
periódicos.

RR
Buck-Morss, S. (1995), Dialéctica de la mirada. Walter Benjamin y el proyecto de los
Pasajes. Visor, España, pp. 151-166.

Estas estrategias, propias de lo que se conoció como folletín, implicaron una


convergencia de la cultura oral con la cultura escrita. Según Jesús Martín-
Barbero, “el folletín presenta un intercambio apasionante entre la temática
El proceso de abaratamiento fue
progresivo. En Inglaterra, la pren- popular y las formas de la novela burguesa, y el nacimiento de la problemáti-
sa de un penique dio paso a la ca de los géneros populares e incluso de lo que van a ser después nuestras
prensa de medio penique con el seriales de radio y televisión”.
Daily Mail, en 1896.
Era frecuente la lectura colectiva de este tipo de productos. Hasta que el
diario se abarató definitivamente, existían gabinetes o salas de lectura –en
los pasajes comerciales– donde, por una pequeña paga, podían leerse perió-
dicos y libros en un ámbito colectivo.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


47

El modelo más contundente de prensa popular, que dio lugar a un explo-


sivo crecimiento de la prensa, surgió en Estados Unidos a fines del siglo XIX.
Se desarrolló un periodismo agresivo, con titulares de gran tamaño y llama- Al mismo tiempo, se formaron
tivos, que recurrió a ilustraciones y tiras cómicas (comics), y se dirigió con gran cadenas de periódicos y creció
habilidad a la cultura de los millones de nuevos inmigrantes. Estos periódicos la columna de periódicos sindi-
cados que transmitía las pala-
pusieron en un lugar central a los deportes, relatos de crímenes y escánda-
bras de periodistas reconocidos
los notorios, y en términos políticos pretendieron “representar” los “intereses nacionalmente por todo el país.
generales”. Los cambios también estuvieron vinculados a la introducción de
fotografías y a la reducción del tamaño de la página.
Los “grandes barones” de la prensa norteamericana, Joseph Pulitzer (1847-
1931) y William Randolph Hearst (1863-1951), fueron referentes de estas
innovaciones en la prensa norteamericana. En 1909 Hearst creó el primer
“sindicato” (la Internacional News
Service), una agencia cuya función
consiste en vender material litera-
rio a los periódicos, artículos de

EE divulgación científica, crucigramas,


historietas…

Película El ciudadano [Citizen Kane] (Orson Welles, Estados Unidos, Cabe mencionar el “cilindro holan-
1940). dés”, que en el siglo XVII rompió
el monopolio francés en la fabri-
cación; luego, el rollo de papel
continuo. Más adelante, en el siglo
Las condiciones de posibilidad para el desarrollo de la prensa periódica, y en XIX, Alemania logró un proceso de
particular de su variante popular, implican distintas cuestiones. producción de pasta papel mecá-
nica triturando la madera blanca y
Una primera variable es social y está vinculada con los procesos de expan- suave de la pícea, pudiendo reem-
sión de los sistemas educativos, que ampliaron el público lector. plazar como materia prima a los
La segunda cuestión a tener en cuenta es la tecnológica. El crecimiento del jirones que siempre habían sido
periódico coincidió –no casualmente– con la Revolución Industrial. La trans- difíciles de conseguir. Le seguiría
la pasta química en la segunda
formación industrial proporcionó la tecnología que hizo posible cada fase de mitad del siglo XX.
la prensa: tanto las innovaciones en la fabricación de papel como las mejoras
en las técnicas de impresión, que permitieron aumentar las tiradas y bajar
los costos.
Entre estas últimas están la prensa de hierro –que reemplazó la de made-
ra–, el rodillo de tinta –en el siglo XVIII sustituyó a los tinteros manuales– y la
rotativa a vapor. La suma de avances hizo factibles inmensas prensas capa-
ces de imprimir, doblar y guillotinar decenas de miles de periódicos enteros En noviembre de 1814 The Times
cada hora. se imprimió por primera vez con la
prensa a vapor de Koenig. Al año
siguiente logró acoplar dos pren-
sas para imprimir ambos lados del
papel de una misma vez.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


48

II

La máquina de impresión de cilindros de Friedrich Koenig (máquina


doble), 1814, con la que se imprimió el periódico londinense The Times
con energía de la máquina de vapor.
Fuente: http://www.kba.com/es/empresa/historia/

Finalmente, en el avance o retroceso de la prensa periódica hubo una variable


política: la actitud de los Gobiernos. En distintas circunstancias, se estable-
cieron “licencias de impresión”, sistemas de impuestos, formas de censura y
leyes punitivas que condicionaron el desarrollo de la prensa.
Por las limitaciones políticas, fue bastante frecuente que los periódicos se
ocuparan de noticias extranjeras y eludieran la atención de algunos asuntos
domésticos. Holanda fue la adelantada de un periodismo de influencia política,
porque fue la cuna de una prensa contraria al absolutismo de Luis XIV, que
luego exportó a Inglaterra y Francia. Vásquez Montalbán habla de la exporta-
ción de la discrepancia (asociada a un período que empieza en torno a 1650
Inglaterra –a medida que se fue-
ron flexibilizando sus controles– y termina hacia la Revolución Francesa).
y sobre todo los Países Bajos
(Holanda) fueron los grandes cen-
tros emisores de prensa en len-
guas extranjeras, específicamente LECTURA RECOMENDADA
destinada a cruzar las fronteras en
forma clandestina.

RR
Vásquez Montalbán, M. (1997), “La prensa como aparato ideológico del Estado”,
en Historia y comunicación social. Crítica, Barcelona.

La lucha de la libertad de prensa fue crucial en el desarrollo de los moder-


nos Estados constitucionales. Algunos de los primeros pensadores liberales
y demócratas, como Jeremy Bentham o John Stuart Mill, fueron fervientes
defensores de esa libertad.
En Francia estuvo en la agenda de la Revolución. La gesta de 1789 “libe-
ró a la prensa de los grilletes del sistema de privilegios”. El artículo XIX de la
Declaración de los Derechos del Hombre declara que “la comunicación libre
del pensamiento y la opinión es uno de los más preciados derechos del hom-
bre. Por lo tanto, cada ciudadano puede hablar, escribir o imprimir libremente
excepto en los casos que la ley lo impida”.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


49

PARA REFLEXIONAR

Las idas y vueltas entre censuras y aperturas liberales, y la discusión

PP presente entre los teóricos-políticos, están vinculadas con el alcan-


ce que ya mostraba la prensa. Es un síntoma de la importancia que
había adquirido, en el siglo XVII, y del papel que podía jugar en los
cambios políticos que se gestaban en Europa.

La circulación de lo impreso –y sus prácticas de la lectura– hicieron emerger


(en el siglo XVIII) un espacio crítico frente a la autoridad del Estado.

CC
El periódico sirvió, por un lado para orquestar las aspiraciones de la burguesía as-
cendente, y por otro jugó un papel vital como voz organizadora para el proletariado
urbano desarraigado y pobre, de modo que muchas de sus esperanzas residían en
la dirección que iba a tomar el desarrollo de la educación, el progreso científico y,
por lo menos en Francia, las urnas (Henri Jean Martin, en Williams, 1992: 38-39).

La cuestión gremial
Las características de los trabajadores gráficos (…) han distinguido a los mismos, en casi
todas las sociedades, a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Sin embargo, su tradición
reivindicativa se remonta al siglo XVI. La primera huelga gráfica importante de la cual
hacen mención los historiadores, es la que agitó a las imprentas de París y Lyon, entre
1539 y 1542. Los operarios protestaron por el número ilimitado de aprendices y la com-
petencia desleal a que eran sometidos por los patrones para mantener bajos sus salarios
y las pésimas condiciones laborales. Una ordenanza real de 1542 puso término al con-
flicto, reglamentando la actividad en algunos aspectos que habían originado la protesta.
La segunda gran huelga de los gráficos se produjo en Amberes en 1557, en los famosos
establecimientos de Cristóbal Plantin. El conflicto se desató cuando Plantin estaba publi-
cando la Biblia Políglota, la obra más importante del primer período de la imprenta. Los
obreros solicitaron el incremento de sus remuneraciones, pero Plantin, que aseguraba que
no le era posible conceder ese aumento, declaró el lock-out.
Desde entonces, muchas fueron las huelgas de los obreros gráficos en el viejo continen-
te. Muchas también, las muestras de solidaridad con los trabajadores de otros gremios (…)
No es casualidad que entre los cuatro Mártires de Chicago, figure el tipógrafo alemán
de 50 años Georg Engel, asesinado en la horca, y entre los condenados a cadena perpetua,
el tipógrafo Michel Swabb, otro alemán de 33 años” (Ferrer, 2008: 87-88).

Tras la expulsión de los jesuitas


–en 1767–, en 1780 fue trasla-
dada a Buenos Aires constituyen-
do la “Real Imprenta de Niños
2.3. La imprenta en América Expósitos”, que cubrió la cre-
ciente demanda de impresiones
La tecnología que estamos abordando llegó a América de la mano de los con-
que tenía la capital administrati-
quistadores. En 1539 los colonizadores españoles la introdujeron en México, va del Virreinato. Parte de aque-
y luego en el Perú, en 1581. La primera imprenta americana se construyó en lla imprenta hoy está exhibida al
1699, en una zona que tiempo más tarde sería parte del Virreinato del Río de público en una de las salas del
Cabildo de Buenos Aires.
La Plata y actualmente es parte del territorio paraguayo. La iniciativa partió de
los jesuitas, que también fueron quienes instalaron la primera imprenta en el
territorio “argentino”, el siglo siguiente, en Córdoba.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


50

En febrero de 1807, cuando los ingleses tomaron Montevideo, desembar-


caron una imprenta. Desde mayo de ese mismo año editaron un periódico
bilingüe, La Estrella del Sur.
Al mes siguiente, un documento del Tribunal de la Real Audiencia
expresaba:

CC
Por cuanto, desde que los enemigos de nuestra santa religión, del rey y, del
bien del género humano emprendieron la conquista de la plaza de Montevideo
trayendo tropas de los puertos de Inglaterra, escogieron: entre todas sus ar-
mas, como la más fuerte para el logro de sus malvados designios, la de una
imprenta, por medio de la cual les fuese fácil difundir entre los habitantes de
esta América especies las más perniciosas y seductivas… (citado en Ferrer,
2008: 34).

Estas imprentas, las únicas disponibles en el Virreinato del Río de La Plata a


principios del siglo XIX, serían tomadas por los patriotas en 1810 al triunfar
la Revolución de Mayo. Allí se imprimió La Gaceta de Buenos Ayres, crea-
Previo a las revoluciones inde- da y dirigida por Mariano Moreno, que fue el primer periódico de la época
pendistas, en la última etapa independista.
del régimen colonial se registró
un fenómeno de circulación de
pasquines, que se difundieron
secretamente buscando generar La imprenta y los revolucionarios de la independencia
una conciencia emancipadora.
Este tipo de hojas circularon en La valoración de la imprenta fue un punto en común de distintos líderes de las revo-
Charcas, La Paz y Buenos Aires, luciones independentistas. En septiembre 1817, desde Trinidad, Simón Bolívar escri-
entre otros sitios. bió a Fernando Peñalver: “Mándeme usted de un modo u otro una imprenta que es tan
útil como los pertrechos”. En junio de 1818, con una precaria imprenta instalada en
Angostura, Bolívar creó el Correo del Orinoco, con el lema: “Somos libres, escribimos en
un país libre y no nos proponemos engañar al público”. Buscaba contrarrestar la influen-
cia de la Gaceta de Caracas, el periódico que respondía a la Corona española.
El Correo del Orinoco acompañó las batallas de la independencia de Venezuela, desde
el 27 de junio de 1818 hasta el 23 de marzo de 1822.
En una carta escrita en 1826, Bolívar definió a este medio como “artillería de pensa-
miento, educador de masas de hoy y mañana, portavoz de la creación de un nuevo orden
económico y de la información internacional desde el punto de vista de nuestros intereses,
fiscal de la moral pública y freno de las pasiones, vigilante contra todo exceso y omisión
culpable, catecismo moral y de virtudes cívicas, tribunal espontáneo y órgano de los pen-
samientos ajenos”.
Es el caso, por ejemplo, de Pablo
Emilio Coni, Guillermo Kraft,
Jacobo Peuser, Benito Hortelano,
entre otros. Aunque conocemos
sus apellidos por haber sido
parte de “casas editoriales”, sus En las siguientes décadas, en especial en la segunda mitad del siglo, fueron
primeras iniciativas fueron mon- surgieron otras imprentas. Sus propietarios fueron mayoritariamente extranje-
tar imprentas. ros que habían arribado al país en los primeros años de la década de 1850.
Varios de ellos instalaron también librerías y trabajaron como editores.
Hasta la década de 1860, la industria gráfica argentina estuvo escasamen-
te mecanizada. “La utilización de máquinas manuales estaba asociada a la
idea de calidad. Muchos especialistas, como los litógrafos y el personal que
los asistía, como los cajistas, fundidores, ajustadores y grabadores, eran con-
siderados artistas”, señala Ferrer (2008: 62).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


51

Al igual que sucedió en otras latitudes, los gráficos estuvieron entre los pri-
meros trabajadores en fundar asociaciones mutuales, en 1857, y “se convir-
tieron en precursores del sindicalismo argentino cuando fundaron, en 1877,
la Unión Tipográfica Bonaerense (UTB), primera organización obrera reivindica-
tiva y, un año después, en el primer gremio en declarar una huelga y triunfar
en sus cometidos” (Ferrer, 2008: 12-13). Fue en setiembre de 1878.
También fue el primer gremio en suscribir un convenio colectivo de trabajo Durante el conflicto, los diarios
más chicos dejaron de publicar-
y de sus filas surgieron emblemáticos dirigentes de la izquierda. El aporte de
se. Los más importantes –como
Nelson Ferrer es interesante porque, como remarca el autor, existen muchas La Prensa y El Nacional– quisieron
historias de la imprenta pero “casi no existen historias que nos hablen de los contratar tipógrafos en Uruguay,
trabajadores de imprenta: los gráficos” (Ferrer, 2008: 17). pero pronto se encontraron con
la solidaridad de los trabajadores
afiliados al gremio en Montevideo.

LECTURA OBLIGATORIA

Ferrer, N. (2008), “Los gráficos en los albores de la imprenta argen-

OO tina”, en: Historia de los gráficos argentinos. Sus luchas. Sus institucio-
nes. 1857-1957. Dos Orillas (Colección Sindical), Buenos Aires, pp.
17-39.

En el siglo XX, la introducción de la linotipia desplazó de los talleres a muchos


operarios dedicados a la composición manual y a quienes se especializaban Conocida como linotipo, es una
en la fundición de tipos. Algunos pasaron a trabajar como oficiales linotipistas, máquina que mecaniza el proce-
que estuvieron entre los operarios de mayor rango y entre los mejores remu- so de composición de un texto
para ser impreso. Fue creada
nerados de la industria gráfica.
por un inventor alemán en 1886
y significó un gran avance para
la industrialización de los proce-

II
sos tipográficos, permitiendo la
impresión a gran escala.

Linotipo utilizada por el diario El Norte de San Nicolás, Provincia de


Buenos Aires.
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Linotipia

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


52

El primer diario en utilizar esta tecnología fue La Nación, en 1901. En un par


de décadas su uso se generalizó tanto en la industria periodística como en
las imprentas de obra. En 1919, El Obrero Gráfico –órgano de difusión del
gremio– reclamaba: “Siendo los tipógrafos los desalojados por la máquina,
justo es que sean ellos los llamados a ocuparla”.
La linotipia se utilizó hasta la década de 1970, cuando fue reemplazada
por la fotocomposición y luego por las tecnologías digitales.
El oficio de linotipista protagonizó
ocho décadas de la historia de la
imprenta argentina y menos de un
siglo de los 560 años de existen-
cia de la imprenta en el mundo.
Todavía está incluido en el nomen-
clador de categorías laborales y
tareas del Convenio Colectivo de
Trabajo de los Gráficos.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


53

Referencias bibliográficas

Alves, L. R. (1986), “Comunicación y cultura popular: las prosopeyas del camino


en medio del remolino”, en: Festa, R. y Lins da Silva, C.E., Comunicación
popular y alternativa, Ediciones Paulinas, Buenos Aires.
Buck-Morss, S. (1995), Dialéctica de la mirada. Walter Benjamin y el proyecto
de los Pasajes, Visor, España.
Burke, J. (1997), “La comunicación en la edad media”, en: Crowley, D. y Heyer,
P. La comunicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad, Bosch,
primera edición española, Barcelona.
Chartier, R. (1995), El mundo como representación. Historia cultural: entre la
práctica y la representación, Gedisa, Barcelona.
Ferrer, N. (2008), Historia de los gráficos argentinos. Sus luchas. Sus
instituciones. 1857-1957, Dos Orillas (Colección Sindical), Buenos Aires.
Ginzburg, C. (1999), El queso y los gusanos. El cosmos, según un molinero del
siglo XVI, Muchnik Editores, Barcelona.
Martín-Barbero, J. (1979), “Lo popular y lo masivo”, en: Cuadernos de
Comunicación, N° 62, México.
Martin, H.J. (1992), “La imprenta”, en: Williams, R., Historia de la comunicación,
Bosch, Barcelona.
Mattelart, M. (1996), La comunicación-mundo. Historia de las ideas y de las
estrategias, Siglo XXI, España.
Menache, S. (1997), “Alfabetización y medios de comunicación medievales”,
en: Crowley, D. y Heyer, P. La comunicación en la historia. Tecnología, cultura,
sociedad. Bosch, primera edición española, Barcelona.
Thompson, J. (1998), Los media y la modernidad, Paidós, Barcelona.
Vásquez Montalbán, M. (1997), Historia y comunicación social, Crítica, Barcelona.
Williams, R. (1992), Historia de la comunicación, Bosch, Barcelona.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


54

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


55

El telégrafo

Objetivos
•• Comprender la importancia del telégrafo en la historia de los sistemas de
comunicación.
•• Vincular el desarrollo telégrafo con la expansión de los Estados modernos.
•• Analizar la emergencia de las agencias de noticias internacionales y su
relación con la geopolítica imperial.

De los distintos hitos que estudiaremos en nuestro recorrido por la historia de


los sistemas de comunicación, el telégrafo parece ser el más lejano, ya que
se trata de una tecnología que hoy no forma parte de nuestra vida cotidiana.
No obstante, el telégrafo implicó una de las más profundas transformacio- En la formalidad de las relaciones
nes en la historia de los medios, porque quebró la atadura de la comunicación laborales, para renuncias, despido
u otras notificaciones, se utilizan
con la circulación física de los mensajes. mensajes escuetos –enviados a
través del correo oficial– que lla-
mamos “telegramas”. Esa parecie-
ra ser la principal persistencia del
LEER CON ATENCIÓN
telégrafo en nuestros días.
La tecnología del telégrafo permitió disociar la comunicación del

LL transporte físico. Como planteó Marshall McLuhan, a partir de esta


invención los mensajes pudieron viajar más rápido que los mensaje-
ros. Otros autores hablan del pasaje de un modelo de comunicación
“de transporte” a otro “de transmisión”.

John Thompson da un ejemplo bien ilustrativo: “Hacia 1830, una carta sellada
en Inglaterra requería de cinco a ocho meses para llegar a la India; y (…) para
recibir una respuesta podían necesitarse dos años. En la década de 1870, un
telegrama llegaba a Bombay en cinco horas, y la respuesta estaba de vuelta
el mismo día” (Thompson, 1998: 205).

PARA REFLEXIONAR

Antes del telégrafo, la historia del sistema del transporte era una parte

PP necesaria de la historia de los sistemas de comunicación. La comuni-


cación estaba físicamente determinada.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


56

El aporte del telégrafo, sin embargo, no fue simplemente escindir a la comu-


nicación del transporte. Una vez producida la separación, hubo una comple-
mentación. Un uso fundamental que tuvo el telégrafo fue como mecanismo de
control del movimiento físico, especialmente del ferrocarril.
En cada sitio donde se construían La imagen que solemos tener del telégrafo nos viene de haber visto pelícu-
líneas de ferrocarril, se tendían las o series cuyas historias transcurren en el siglo XIX. En general, se trata de
servicios de telégrafo. En tramos su variante eléctrica: de esa tecnología suele hablarse cuando se menciona el
donde el tren recorría una única
telégrafo. No obstante, en la historia se reconocen varios telégrafos y corres-
vía, esta tecnología de comuni-
cación permitió prevenir el pro- ponde considerar otras experiencias primigenias o precursoras.
blema de los trenes que choca- En ese sentido, los sistemas primitivos de tambores, las señales de humo
ban de frente. y el uso de metal para dirigir la luz del sol (heliógrafo) cumplieron de algún
modo esa función: implicaron los primeros pasos de ese pasaje del transpor-
te a la transmisión de mensajes.
También hubo otras variantes,
como las antorchas en torres en Esta telegrafía de contacto visual es preeléctrica. “Prácticamente cual-
el caso de los griegos. quier ciudad americana de cualquier cosecha posee una torre telegráfica o un
faro sobre un cerro que nos recuerda dichos mecanismos” (Crowley y Heyer,
1997: 197).

II

Grabado del telégrafo óptico creado por Chappe


Fuente: Musee des Arts et Metiers, disponible en http://commons.wikimedia.org/wiki/
File:Chappe_semaphore.jpg

LECTURA OBLIGATORIA

Flichy, P. (1993), “De la comunicación de Estado a la comunica-

OO ción de mercado”, en: Historia de la comunicación moderna. Espacio


público y vida privada. Gustavo Gili, Barcelona.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


57

Estos telégrafos preeléctricos utilizaban señales acústicas o bien visuales.


Lógicamente, tenían restricciones geográficas. El telégrafo óptico (semafórico)
fue una tecnología desarrollada concientemente, puesta en práctica a fines
del siglo XVIII.
Estos orígenes de la telegrafía están vinculados con la Revolución Francesa
y el tipo de Estado que forja esa Revolución.

PARA REFLEXIONAR

Este es un caso donde es evidente que el desarrollo de una tecnología

PP depende de su vinculación con necesidades sociales. Telégrafos ópticos


se habían experimentado desde finales del siglo XVII; sin embargo,
“no se desarrollará durante un siglo, a falta de una estructura social
apropiada, capaz no solo de imaginar el interés de la comunicación
a distancia, sino también de apoyar la construcción de una red per-
manente” (Flichy 1991: 20). Ese agente social es el Estado moderno.

En Argentina
En nuestro país, la aparición inicial de esta tecnología corresponde también a la telegrafía
óptica. En 1815 el barón Eduardo Kaunitz Holmberg –un militar de origen austríaco que
participó en el bando independentista argentino– presentó al Cabildo el “Plan de un telégra-
fo para la comunicación de los Pueblos interiores” que consistía en banderas de colores. La
propuesta descartaba el sistema semafórico nacido en Francia por considerarlo muy costoso.
El principal desarrollo de la telegrafía, no obstante, llegaría con su variante eléctrica en la
segunda mitad del siglo XIX, como veremos más adelante.

3.1. El telégrafo y el Estado moderno


En la unidad anterior, al hablar de la prensa popular, entramos decididamente
en el siglo XIX, que es clave en la historia de los sistemas de comunicación,
sobre todo si pensamos en un “siglo XIX largo”.
Fue en ese siglo cuando surgieron las tecnologías “que todavía siguen El historiador Maurice Agulhon,
siendo la base de nuestros sistemas de comunicación: primero, el telégra- por ejemplo, plantea una perio-
dización en la que este siglo his-
fo y luego, el teléfono, la fotografía, el disco, el cine y la radio. Las técnicas tórico va desde la Revolución
contemporáneas (la televisión por satélite o el teléfono móvil, por ejemplo) Francesa hasta los años cincuenta
no pueden estudiarse si no es incorporadas a esta línea histórica” (Flichy, del siglo XX.
1991: 11). Uno de los aportes del siglo XIX es la utilización de la electricidad
en herramientas de comunicación.

LEER CON ATENCIÓN

Una de las características sociopolíticas de la etapa histórica que esta-

LL mos abarcando es la conformación significativa del Estado moderno.


De ese proceso resulta emblemática la Revolución Francesa (1789).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


58

Es importante tomar nota de algunas cuestiones que hicieron al carácter


moderno de esta Revolución. Una de ellas fue la búsqueda de estandarización
En 1790 se creó la Comisión de
y racionalización que implicó, por ejemplo, la propuesta de nuevas unidades
Pesas y Medidas. La Revolución de medición, de pesos y distancias.
también estableció una oficina de Se trató de un proceso lento. Hubo que esperar hasta la década de 1840
estadísticas y un cuerpo de inge- para que el metro y el kilogramo se convirtieran en obligatorios. Durante mucho
nieros nacionales, al que confió la
construcción de puertos, carrete- tiempo la población rechazó esa unificación. Hacia fines de siglo, estos apor-
ras, puentes, canales y finalmente tes de la reforma francesa se internacionalizaron y llegaron a la mayoría de
de ferrocarriles. los países de la Europa continental y de América Latina.
La búsqueda de universales en ese plano era un proceso paralelo a la bús-
queda de unidad en las monedas, en la lengua, en el sistema de impuestos
Inicialmente, Inglaterra, Estados
y en la legislación.
Unidos, Rusia y Japón se negaron
a aceptarla. Transcurrieron más de Esa racionalización se intentó también en la reforma del calendario, con la
150 años entre su adopción por propuesta de un calendario republicano, que emprendía una lucha ideológica
Francia y la adhesión de Inglaterra. contra el cristianismo. La propuesta no tuvo éxito y se abandonó hacia 1806.
A diferencia del caso de pesas y medidas –donde se observaba una diversi-
dad y una irracionalidad considerable–, no había una necesidad: el cristianis-
mo ya había unificado una medida de tiempo. Tal es así que en 1917 Rusia
La unificación del tiempo que sí
adoptará el calendario gregoriano como parte de la revolución.
ocurre en el siglo XIX es la de los En ese contexto, el telégrafo emergió relacionado a otra necesidad propia
husos horarios (calculados a partir de la conformación del Estado nación: la cohesión espacial. Los primeros telé-
del Meridiano Cero de Greenwich). grafos se utilizan para reforzar la unidad nacional y funcionan como telégrafos
Existía una pluralidad de tiem-
pos locales: cada ciudad pueblo estatales, ya sea gestionados por militares (Inglaterra, Prusia) o bien por inge-
o aldea tenía su propio estándar nieros de obras públicas (España, Suecia).
de tiempo. La presión por un cál-
culo supralocal del tiempo pro-
viene del desarrollo de servicios
de transporte. LEER CON ATENCIÓN

Con el telégrafo se respondía a quienes –como Montesquieu y otros

LL teóricos políticos– decían que Francia (o cualquier otro Estado) era


demasiado extensa para formar una República.

CC
El telégrafo preeléctrico participa, en la Francia nacida de la Revolución de
1789, de un proyecto conjunto de dominio del espacio. Es un elemento en un
esquema unitario del territorio (Mattelart, 1996: 27).

El sistema adoptado por el Estado francés fue el “telégrafo de brazo” de los


hermanos Chappe, un telégrafo óptico o aéreo que consistía en la transmisión
de señales mecánicas, de puesto en puesto. Aprobado por la Convención
Nacional, el primer enlace se instaló en 1793 entre París y Lille. Cincuenta
Como apunta Flichy (1991: años más tarde, el dispositivo francés de telegrafía tiene la red más larga del
34), “durante la Revolución y
el Imperio, los usos del telégra-
mundo: comprende 534 estaciones de semáforos a lo largo de casi 5000
fo son esencialmente militares; kilómetros (Mattelart, 1996: 25-26).
durante la Restauración, más bien Al defender la invención, Abraham Chappe sostenía que el telégrafo per-
policíacos...”. mitiría gobernar en tiempo real. La primera comprobación estuvo asociada al
ejercicio del poder coercitivo: la idea que concretó la adopción inicial de la
telegrafía fue completamente militar. Luego, sus usos se irían diversificando
progresivamente.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


59

Así, el “inventor”/promotor del telégrafo en Francia y las agencias del


Estado que lo impulsaron, vieron inicialmente en él un instrumento de gue-
rra. Chappe tuvo éxito por haber identificado y ofrecido respuestas a nece- La relación entre el telégrafo y la
sidades de la Defensa Nacional. De hecho, las primeras zonas de difusión actividad militar no solo se da en
del sistema coincidieron con los movimientos de los ejércitos. Francia; también en Gran Bretaña
y los Países Bajos (otros Estados
La figura de los hermanos Chappe no es la de meros inventores. No solo europeos no construirán enla-
trabajaron la técnica, sino también lo social y lo político. En ese sentido, ces telegráficos hasta la década
militaron por la necesidad de fundar jurídicamente el monopolio telegráfico. de 1830). Sobre la vinculación
general del progreso de las tec-
Tras la primera etapa de uso militar, propusieron a Napoleón Bonaparte
nologías comunicacionales con la
tres utilizaciones civiles del telégrafo. Dos fueron rechazadas: el uso infor- guerra, se sugiere la lectura de La
mativo –el lanzamiento de una gaceta– y la prestación para comerciantes comunicación-mundo, de Armand
e industriales. Sí fue aceptado su uso para transmitir los resultados de la Mattelart (1996).
lotería.
Las principales discusiones sobre la gestión del telégrafo, que se die-
ron hacia 1830, no son menores, en especial cuando estaba en vistas Según explica Mattelart, esto per-
mitió “limitar las astucias especu-
de ampliarse su uso. Inicialmente hubo dos grandes representaciones lativas que jugaban con el plazo
fuertes sobre los usos no estatales: la agitación política y la especula- de transmisión de los resultados
ción bursátil. por correo entre la capital y las
provincias” (Mattelart, 1996: 25).

CC
Dos proyectos comunicativos se contraponen: el de una comunicación libre,
necesaria para el desarrollo de la economía de mercado, y el de la comunica-
ción de Estado, en que “el telégrafo es el complemento indispensable de nues-
tra centralización gubernamental” (Flichy, 1991: 40).

El país en el que –durante un tiempo– predominó la concepción liberal fue


Gran Bretaña, donde las infraestructuras de comunicación se originaron en la
iniciativa privada.
Este modelo de comunicación mercantil sería el impulso para el desarrollo Lo mismo sucedió con las vías de
del telégrafo eléctrico. transporte. En la segunda mitad
del siglo XVIII se multiplicaron los
caminos construidos con el siste-
ma de peaje.
3.2. El telégrafo eléctrico
Este desarrollo tecnológico depende de dos condiciones: una científico-
técnica y otra social.
La primera tiene que ver con el uso de la electricidad. Como plan-
tea Thompson (1998: 203), “el telégrafo fue el primer medio de comu- No es nuestro objetivo hacer una
nicación que de manera exitosa explotó el potencial comunicativo de la historia técnica. En el caso del
electricidad”. telégrafo, el recorrido incluiría
distintos hitos y nombres: el des-
cubrimiento por Tales de Mileto y
otros antiguos; el desarrollo de
Watson de Inglaterra y Franklin
de América (pioneros de la trans-
misión de electricidad en el siglo
XIII) y otros.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


60

II

Primer telégrafo receptor automático de señales (1837)


Fuente: http://commons.wikimedia.org/

La segunda es social: la aparición y el reconocimiento de una necesidad.


En ese sentido, corresponde reconocer que ya a mediados del siglo XVIII
hubo algunos intentos para desarrollar telégrafos eléctricos. Sin embargo, los
técnicos no tenían todavía un buen impulso. Las necesidades de la comunica-
ción estatal eran restringidas y el telégrafo óptico bastaba para satisfacerlas.
Los proyectos más concretos florecieron hacia fines de la década de 1830,
cuando apareció la voluntad de explotar comercialmente esta tecnología.
Quien adquirio esta oportunidad fue Samuel Morse, un profesor de pintura
de la Universidad de Nueva York. Es forzoso afirmar que Morse fue el “inven-
tor” del telégrafo: hubo muchos aportes en el camino, que acercaron distin-
Hubo un progreso técnico acu-
tos desarrollos. El mismo año, 1837, tanto la pareja inglesa compuesta por
mulado, por una parte; y trabajos William Cooke y Charles Wheatstone como el norteamericano Morse, presen-
paralelos por competencia o por taron los primeros sistemas de telégrafo eléctrico, cada uno por su lado. La
ignorancia, por otra. invención tiene así distintas autorías.
Como veremos en sucesivos casos, tiende a ser bastante ilusorio hablar
de la paternidad de un invento –cuestión que ha ocupado a numerosas histo-
rias técnicas, que suponen que una técnica tiene un verdadero inventor, sien-
do los demás “impostores” o mentes menos lúcidas.
Lo indudable es que el Código Morse fue el que se instaló, en un proceso
muy rápido: quince años después de su lanzamiento, ya había sido adoptado
por el conjunto de los países que utilizaban el telégrafo eléctrico.

LEER CON ATENCIÓN

Además de una interesante unión entre ciencia y arte –que abona una

LL noción de tecnología propia de la época– la figura de Morse implica


el ingreso en escena de Estados Unidos, en la historia del desarrollo
de tecnologías de comunicación.

Estados Unidos es otro país donde triunfa una concepción liberal-empresaria,


más allá de algunas experiencias iniciales vinculadas con un planteo estatista.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


61

La red telegráfica avanzó en poco tiempo a partir de iniciativas privadas


que en 1866 se fusionaron: se constituyó la Western Union, que fue la pri-
mera empresa norteamericana en cubrir todo el continente con su actividad. También fue uno de los prime-
En Francia, en cambio, la introducción de la telegrafía eléctrica no modifica- ros monopolios corporativos de
ría el monopolio estatal. En 1847, el Ministro del Interior declaraba: “la telegra- los Estados Unidos y planteó
las bases para la futura propie-
fía debe ser un instrumento político y no un instrumento comercial”. El Estado
dad privada de los medios de
fue admitiendo ampliar el telégrafo eléctrico, por ejemplo para la transmisión comunicación.
de noticias, pero siempre sosteniendo una prioridad para los despachos del
Gobierno. En ese contexto, costó mucho más tiempo que el telégrafo se con-
virtiera en instrumento de la comunicación privada.
Los usos sociales se fueron ampliando progresivamente. La primera aper-
tura se dio hacia la información bursátil. La expansión hacia el gran público
–el uso calificado en la época como “familiar”– fue mucho más lenta. Fue el uso dominante en el nivel
internacional. Hasta mediados del
siglo XIX toda la información bur-
sátil circulaba sobre todo en forma
PARA REFLEXIONAR de rumores. El telégrafo implicó
una transformación acorde a las
ideas favorables al libre cambio
En la forma de gestión de la radio se ponen de manifiesto distintos

PP modelos de gestión y la tensión Estado/Mercado, que veremos tam-


bién en la unidad siguiente, en relación con la radio y la televisión.
que se producen en la época,
que privilegiaban el papel de la
información.

En esta disyuntiva, Inglaterra mostraba una suerte de posición intermedia:


la intervención del Estado fue bastante más débil que en Francia, pero no
se formó un modelo privatista como en Estados Unidos. De hecho, a pesar
del predominio de las ideas liberales en la época, los propios comerciantes
e industriales reclamaron la nacionalización de los telégrafos. Finalmente,
estos fueron adquiridos por la oficina de Correos y se estableció un monopolio
estatal con una gestión bastante eficaz.

LEER CON ATENCIÓN

Desde 1860 a fines de siglo, en toda Europa se unieron, bajo una

LL administración pública, los correos y los telégrafos. Así, progresiva-


mente quedó establecido un modelo europeo de gestión pública del
telégrafo, con una apertura de criterio respecto a sus usos.
En tanto, la gestión privada se encargaría de los enlaces internaciona-
les, sobre todo las grandes líneas submarinas con destino a América El estricto control público de las
o las Indias. líneas quedó establecido en la
primera Ley de Telégrafos, san-
cionada en octubre de 1875. Se
disponía además que el Estado
fomentara su construcción y lo
dejaba completamente en manos
3.2.1. El telégrafo en nuestra región de los poderes públicos en caso
de urgencias.
Es también en la segunda mitad del siglo XIX cuando se registra el principal
desarrollo del telégrafo en Argentina, cuya gestión estuvo a cargo del Estado
y cumplió también una función como tecnología militar.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


62

Una de las primeras propuestas para tender líneas de telegrafía eléctrica en


Argentina apareció en un informe del coronel Camilo Duteil, que recomendaba
unir con esa tecnología los fuertes y fortines de la línea de frontera.
El primer tendido de una línea telegráfica acompañó al Ferrocarril del Oeste,
fundado hacia fines de la década de 1850. El telégrafo utilizado en esa oca-
La tarea estuvo a cargo de su
ministro del interior, Dalmacio sión fue comprado a una empresa alemana. Tiempo más tarde, el servicio ten-
Vélez Sarsfield. En una oca- dría un fuerte impulso con la presidencia de Domingo Sarmiento (1868-1874),
sión en que fue interpelado en quien ya en 1849 –desde Chile– había elogiado los telégrafos eléctricos que
el Congreso por haber utilizado
fondos destinados a caminos y “aceleran las comunicaciones urgentes hasta hacer desaparecer toda idea de
puentes para la construcción del distancia”. Hacia 1870 funcionaban 836 millas telegráficas y había otras mil
telégrafo, Vélez dio una respues- en vías de construcción.
ta que se volvió antológica: “Los
telégrafos también son caminos;
son los caminos de la palabra”.
LECTURA RECOMENDADA

RR
Reggini, H. (1997), Sarmiento y las Telecomunicaciones. La obsesión del hilo, Galápago,
Buenos Aires.

En el marco de la guerra contra el Paraguay, Sarmiento firmó un contrato para


la construcción de una línea telegráfica que uniría a las provincias del Litoral
Paraguay era el estado latino-
americano más avanzado y man- entre Rosario (Santa Fe) y Federación (Corrientes). Paraguay manejó el telé-
tenía su autonomía respecto grafo antes que los aliados, lo cual es una muestra del desarrollo industrial
de las potencias imperialistas. del país aplastado por la infame Triple Alianza.
Impulsados por estas potencias
–únicas triunfadoras de la guerra– Esta herramienta volvió a utilizarse como tecnología de guerra en la bata-
Argentina, Brasil y Uruguay lleva- lla que el Estado argentino emprendió contra los pueblos originarios, espe-
ron a la ruina al país hermano en cialmente a partir de la presidencia de Julio Roca, en la llamada “Campaña
lo que se conoció como la guerra
al Desierto”.
de la Triple Alianza.
Como apuntan Tomás Buch y Carlos Solivérez:

CC
La primitiva tecnología de la zanja –que correspondía aproximadamente al siglo
XVIII europeo– no logró parar los ataques de los indios; lo hicieron en cambio
dos cruciales avances tecnológicos. El primero fue el telégrafo, que permitió la
comunicación casi instantánea de los fortines con todo el territorio bonaeren-
se, incluso el despacho mismo del Ministro de Guerra. El segundo fue el fusil
de repetición Remington, importado desde Estados Unidos por el presidente
Sarmiento en 1870 (Buch y Solivérez, 2011: 193).

En su investigación, estos tecnólogos refieren a cuatro componentes –sinte-


tizados con sus iniciales: “FFVT”– que posibilitaron el desarrollo económico
capitalista del país en la última parte del siglo XIX: los ferrocarriles, el frigorífi-
co, la navegación a vapor y el telégrafo. “Ninguno de esos elementos tuvo su
origen en nuestra nación, pero sus efectos fueron profundos: cambiaron toda
la estructura productiva del país y lo implantaron firmemente en una economía
ya mundializada”. El telégrafo cumplió esta función a partir de los enlaces
transoceánicos, que permitieron “una comunicación administrativa instantá-
nea con los centros de consumo” (Buch y Solivérez, 2011: 303).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


63

3.3. Los enlaces internacionales


En este plano, el telégrafo es un antecedente fundamental a la hora de hablar
de procesos de globalización y mundialización.

CC
Las redes de cable submarino desarrolladas en la segunda mitad del siglo XIX
constituyeron así el primer sistema global de comunicación en el que la capaci-
dad de transmitir mensajes estaba separada claramente de los procesos de
transporte que precisaban tiempo (Thompson, 1998: 205).

En 1865, tras diferentes acuerdos internacionales, se creó la Unión Telegráfica


Internacional. Fue el primer organismo internacional de naturaleza técnico-
Diez años más tarde se creó en
administrativa, la primera organización mundial de la era moderna. Berna la Unión Postal Universal.
El primer cable trasatlántico –entre Europa y Norteamérica– se logró en La normalización de los ferroca-
1858, aunque la tecnología presentó problemas y duró unas pocas semanas. rriles llevará más tiempo: durante
mucho tiempo coexistieron varios
El segundo intento, más exitoso, se fue en 1866. anchos de vía.
Ese mismo año, en el Río de La Plata se puso en funcionamiento un siste-
ma telegráfico acordado para unir Buenos Aires con Montevideo, a través de
un cable subacuático desde Punta Lara hasta Colonia del Sacramento, con
participación de empresarios ingleses.

LEER CON ATENCIÓN

El uso comercial del telégrafo aceleró los intercambios e hizo que

LL el mercado mundial se convirtiera en una posibilidad concreta. “El


trigo puede ser vendido cuando está en tránsito o incluso antes de ser
cosechado”, explica Flichy (1991: 71).

El telégrafo y la exportación de granos


Cuentan Tomás Buch y Carlos Solivérez en su libro De los quipus a los satélites: historia
de la tecnología en la Argentina:
“La exportación de granos –como también la de carnes– estaba tan estrechamente
ligada al mercado internacional que era casi impensable su funcionamiento efectivo si no
se hubiese podido contar con la conexión casi instantánea con los mercados de consumo
que ofrecía el telégrafo transoceánico, que permitía conocer al instante las variaciones de
precio en un mercado que se estaba globalizando rápidamente, y en el cual competían los
productos de tres continentes.
El telégrafo electromagnético se había inventado hacia 1845, y la mayoría de las
ciudades europeas ya estaban unidas por este servicio cuando se comenzó a pensar en la
posibilidad de atravesar crecientes extensiones de agua con cables de cobre aislados con
gutapercha, un polímetro natural que resistía mejor que el caucho el ambiente marino.
El primer cable submarino había unido en 1850 Inglaterra al continente a través del
Estrecho de Denver. La primera conexión transoceánica unió Inglaterra con Norteamérica
desde 1858 y se recuerda la primera comunicación entre la reina Victoria y el presidente
Buchanan.
Localmente, un primer cable telegráfico unió Buenos Aires con Montevideo en 1866.
El cable cruzaba el Río de La Plata en su parte más estrecha, de Punta Lara a Colonia;
Brasil tuvo su primer enlace con Europa desde 1874. Desde ese año, la comunicación

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


64

entre Buenos Aires y Europa se hacía pues vía Montevideo y Recife, y de allí cruzaba el
océano hasta Lisboa, donde se enlazaba con la ya importante red europea.
Uno de los momentos de mayor expansión de la red telegráfica fue la presidencia de
Sarmiento, durante la cual se construyeron 5000 km de cables telegráficos en el país y se
completó la conexión telegráfica con Europa.
Al telégrafo se agregó pronto el teléfono En 1889 se instaló el primer cable telefónico
entre Buenos Aires y Montevideo, dos años antes de que se pudiese hablar por teléfono de
Londres a París” (Buch y Solivérez, 2011: 325).

3.4. Las agencias de noticias


Cuando Thompson afirma que “la globalización de la comunicación es un
proceso cuyos orígenes pueden ser rastreados hasta mediados del siglo XIX”
(Thompson, 1998: 111), una cuestión fundamental que tematiza, además del
desarrollo de sistemas de cable subacuáticos y la formación de organizaciones
interestatales, es el funcionamiento de agencias de noticias internacionales.

LECTURA OBLIGATORIA

Thompson, J. (1998), “La globalización de la comunicación”, en:

OO Los media y la modernidad, Paidós, Barcelona.

LEER CON ATENCIÓN

La historia de estas agencias está muy relacionada con el desarro-

LL llo del telégrafo. Solo Havas, que es previa, utilizaba para sus envíos
palomas mensajeras.

La trascendencia de estas instituciones, además de su función de difundir


información sobre amplios territorios y su impacto sobre la prensa, radica en
el acuerdo por el cual –tras una rivalidad inicial–, las grandes agencias cance-
laron su competencia y acordaron dividirse el mundo en esferas de operación
mutuamente excluyentes.

Una originalidad de Havas fue Lugar Agencia Área influencia


combinar información y publici-
Londres Reuters Imperio Británico y del lejano oriente.
dad. Esta acumulación la conver-
1851
tirá en la precursora de los grupos
Berlín 1. Wolf Alemania, Austria, Escandinavia, territorios de Rusia.
multimedia del siglo XX.
1849
París 2. Havas –antepasada Imperio Francés, Italia, España y Portugal.
1835 de la Agencia France
Press (AFP).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


65

En 1893 se incorpora al cartel:

Nueva Associated Press Acuerda facilitar noticias a las agencias europeas a


York cambio del derecho exclusivo sobre Estados Unidos.
(Fundada
en 1848)

PARA REFLEXIONAR

No es posible pensar la historia de las agencias de noticias separada

PP de la historia de los imperialismos. Es necesario introducir en el aná-


lisis la dimensión geopolítica.

Como señala Thompson, “aunque eran organizaciones comerciales indepen-


dientes, sus campos de acción correspondían a esferas de influencia política
y económica de los poderes imperiales europeos más importantes. Cada
agencia trabajaba estrechamente con las élites políticas y comerciales del
país en el que tenían sede...” (Thompson, 1998: 206).
La Primera Guerra Mundial implicó una ruptura –por el peso que adquiere
Estados Unidos en la escena mundial– que transformó levemente el escenario
de concentración con la expansión de otras dos agencias:

•• Associated Press (AP), establecida en 1848 por seis periódicos neoyorkinos.


•• United Press Association (luego United Press Internacional), fue fundada en
1907, en parte para romper la influencia de AP en el mercado norteameri-
cano de noticias locales. Además del mercado norteame-
ricano, la UPA creó oficinas en
América del Sur y vendió noticias
a los periódicos sudamericanos
PARA REFLEXIONAR y japoneses. Durante la Primera
Guerra Mundial y posteriormente,
Con el curso de los años el panorama fue cambiando y los oligopo-

PP
tanto AP como UPA extendieron
lios dejaron de ser tan explícitos, pero no desapareció el fenómeno sus actividades por todo el mundo.
de control de flujos de información, como denunciara el informe
Mc Bride en 1980 en el marco del debate por un Nuevo Orden
Mundial de la Información y la Comunicación (NOMIC). En la
actualidad, con una Internet mucho más accesible que las líneas tele-
gráficas internacionales, existen otras formas de concentración.

PARA AMPLIAR

Para conocer el informe Mc Bride completo, puede ingresar a:

AA http://unesdoc.unesco.org/images/0004/000400/040066sb.pdf

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


66

LECTURA RECOMENDADA

RR
Ramonet, I. (1986), La tiranía de la comunicación, Editorial Debate, Madrid.

1.

KK Indagar cuáles son los problemas de flujos de información a nivel mun-


dial en la actualidad. ¿Qué sucede con las agencias de imágenes? ¿Qué
rol cumplen iniciativas como Al jazeera o Telesur en ese contexto?

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


67

Referencias bibliográficas

Buch, T. y Solivérez, C.E. (2011), De los quipus a los satélites: historia de la


tecnología en la Argentina, Universidad Nacional de Quilmes, Bernal.
Czitrom, D. (1997), “Líneas relámpago”, en: Crowley, D. y Heyer, P., La
comunicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad, Bosch, primera
edición española, Barcelona.
Flichy, P. (1991), Una historia de la comunicación moderna. Espacio público y
vida privada, Gustavo Gili, Barcelona.
Mattelart, M. (1996), La comunicación-mundo. Historia de las ideas y de las
estrategias, Siglo XXI, España.
Ramonet, I. (1986), La tiranía de la comunicación, Editorial Debate, Madrid.
Reggini, H. (1997), Sarmiento y las Telecomunicaciones. La obsesión del hilo,
Galápago, Buenos Aires.
Thompson, J. (1998), “La globalización de la comunicación”, en: Los media y la
modernidad. Una teoría de los medios de comunicación, Paidós, España.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


68

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


69

Imágenes y sonidos de largo alcance

Objetivos
•• Historizar el desarrollo de tecnologías vinculadas con la grabación, trans-
misión y/o reproducción de imágenes y sonidos.
•• Explorar los usos sociales que en distintos contextos tuvieron el teléfono,
la radio, el fonógrafo y el gramófono, la fotografía, el cine y la televisión.
•• Analizar las disputas en torno a la regulación y los distintos modelos que
se plantearon para la organización de las telecomunicaciones y los medios
audiovisuales.

En esta unidad haremos un breve repaso sobre el surgimiento de distintas


tecnologías audiovisuales desarrolladas en los siglos XIX y XX, contextualizan-
do algunos hitos fundamentales, analizando sus usos sociales y sugiriendo
algunas líneas de lectura y problematización de las distintas referencias, que
serán profundizadas en distintas clases del curso de Historia de los Medios
de Comunicación.
La organización de los temas no es estrictamente cronológica. La referen-
cia a los “sonidos de largo alcance” y las “imágenes de largo alcance” la toma-
mos de la propuesta editorial coordinada por Raymond Williams, uno de los
libros pioneros en el campo de la historia de la comunicación. Primero aborda-
remos las tecnologías vinculadas con la grabación y transmisión del sonido, y
luego, las que involucran el registro y reproducción de imágenes.

4.1. Tecnologías de transmisión y reproducción del


sonido
En Historia de la Comunicación, bajo la denominación sonidos de largo alcance
se agrupan tres medios asociados al uso de la voz humana: el teléfono, la
radio y la grabadora (el fonógrafo). Además de su relación con el sonido, Ithiel
de Sola Pool apunta otra característica que une a estas tecnologías: todas
fueron concebidas, inicialmente, como mejoras al sistema telegráfico.
Resulta interesante detenerse en este punto porque focaliza la cuestión
de usos. Y confirma que la definición de la utilización que se da a una tecno-
logía siempre es social.
Si observamos la consolidación de esos medios, podemos decir que la
radio resultó ser medio de masas –mucho más que los periódicos populares
nacidos en el siglo XIX–, mientras que el teléfono constituyó –sobre todo ini-
cialmente– un instrumento de élite para gente ocupada, cuyo modelo –aun
cuando se generalizó– es la interacción de doble vía.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


70

Si miramos, en cambio, los orígenes –ya sea los usos previstos o los usos
iniciales– veremos las idas y vueltas de cada tecnología.

Guglielmo Marconi pensó la radio como una telegrafía sin hilos. Su

xx objetivo era transmitir mensajes, por ejemplo, entre barcos en altamar


y puertos. De hecho, el primer uso que planteó fue el de la comunica-
ción militar.
En el caso del teléfono, inicialmente Alexander Graham Bell propuso
un circuito de conferencias que le permitió ganar dinero por su inver-
sión. Existía una idea de “teléfono del placer” (así lo llama Asa Briggs):
Los servicios de entretenimiento
utilizarlo para llevar distracción a los hogares a través de cables.
–y también de información– avan-
zaron en Europa, y sobre todo en
Hungría. El caso paradigmático fue Por su parte, Thomas Edison ideó el fonógrafo descreyendo de las posibilida-
Telefón Hirmondó, en Budapest, des del teléfono: dado que pocas personas podían tener un teléfono en sus
que funcionó como suplemento
del servicio telefónico regular con
casas, imaginó que el mensaje oral podría ser enviado a una oficina (como
más de 6000 abonados y antici- un puesto local de telégrafos) al que el destinatario llamaría para escuchar el
pó más de veinte años el modelo mensaje grabado. El fonógrafo, sin embargo, terminó siendo un instrumento
de programación que adoptarían de ocio.
muchas emisoras de radio.

PARA REFLEXIONAR

Los tres casos dan cuenta de una definición de usos y gestiones que

PP es social. El aparato en sí mismo no predestina las cosas para las que


será usado. Las transformaciones en los artefactos tecnológicos son
el resultado de procesos sociales.

LECTURA OBLIGATORIA

Sola Pool, I. (1992), “Discursos y sonidos de largo alcance”, en:

OO Williams, R., Historia de la comunicación, Bosch, Barcelona.

Patrice Flichy plantea que, en el proceso de emergencia social de estas tec-


nologías, se produjo una controversia similar a la que ocurrió antes entre
comunicación estatal y comunicación mercantil, que vimos en el caso del
telégrafo. Esta vez el debate fue entre un uso profesional y un uso por parte
del gran público.
Para el caso del fonógrafo y el teléfono, la pugna se dio centralmente entre
los innovadores. En el caso de la radio, la discusión tuvo una fuerte interven-
ción de los estados.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


71

Del inventor autodidacta a la innovación I+D


Todas estas innovaciones tecnológicas evidencian, además, una transformación de la
actividad investigadora. Se trata de un cambio que se había producido hacia 1840: desde
entonces, “la mayor parte de los inventores ya no son los científicos como antes, sino
técnicos autodidactos que crearán su propia empresa para desarrollar y comercializar su
invento. Cooke y Morse corresponden a este esquema” (Fichy, 1991: 81). Bell, Edison,
Berliner, Eastman, Marconi también encajan en este modelo de técnicos-empresarios:
“Todos ellos tienen puntos en común: no tienen una formación científica básica y explo-
tarán su invento”.
Además, la mayoría son norteamericanos o por lo menos viven en Estados Unidos,
que ya emergió en la historia con el telégrafo y las agencias. Allí surgieron el teléfono, el
fonógrafo, el cinematógrafo y la fotografía amateur.
Por otra parte, hacia los años 1870, la invención “ya no se practica, como en el siglo
XVIII y principios del XIX por sabios solitarios, sino por pequeños equipos” (Flichy, 1991:
81). Esto proceso se consolidaría en la década de 1930: para entonces, la invención se
convirtió en obra de grandes instituciones, que trabajaban simultáneamente en diferentes
campos de la comunicación. Flichy señala el paso de la época del inventor-empresario a la de
grandes firmas que hacen investigación y desarrollo, que son las únicas capaces de financiar
laboratorios de investigación de varios miles de empleados.
El personal de laboratorios Bell,
por ejemplo, pasó de 6000 en
1950 a 22.000 en 1980.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Flichy, P. (1991), “Segunda parte: La comunicación familiar (1870-1930)”, en Una
historia de la comunicación moderna. Espacio público y vida privada, Gustavo Gili,
Barcelona.

4.1.1. El teléfono
Como ya dijimos, a esta altura es ilusorio hablar de una autoría exclusiva e
individual de un invento. En el caso del teléfono, la historia técnica podría ir
desde 1667 –cuando un físico inglés experimentó la transmisión del sonido
por un hilo tirante– hasta Bell, cuyo mérito no fue solo la invención sino la pro-
moción social. Como los telegrafistas no se interesaban por la nueva máquina,
creó una compañía para explotarla él mismo.

LEER CON ATENCIÓN

De modo análogo al desarrollador del telégrafo, Bell realizó un pro-

LL totipo y lo patentó, pero además lo desarrolló y lo comercializó.

Por eso, cuando se busca un nombre, el más significativo es el de Alexander


Graham Bell. Como reconoce Flichy: “Se puede [...] debatir hasta el infinito
para saber quién inventó el teléfono. Sin embargo, hasta que no se produjo

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


72

un objeto fiable y reproducible, el invento no estuvo acabado. Al igual que el


plan de una novela o una sinopsis cinematográfica no constituyen ni un libro
ni un film, tampoco existe verdaderamente un objeto técnico hasta el día en
que puede funcionar a ‘tamaño real’ y es reproducido” (Fichy, 1991: 114).
Inventar es también inventar un uso.
En el telégrafo puede encontrarse un antecedente directo del uso que
adquirió el teléfono, sobre todo si tenemos en cuenta el funcionamiento en
Estados Unidos de un servicio telegráfico de llamadas, olvidado en la mayoría
Consistía en un servicio telegrá- de las historias de los medios, que fue el primer servicio de telecomunicacio-
fico completo en el domicilio de nes para el gran público.
particulares, que permitía estable- En esos servicios podía visualizarse una primera demanda para satisfacer.
cer “conversaciones telegráficas”
Así, en 1878 Bell ordenó a sus agentes “hacer el máximo esfuerzo para intro-
entre los abonados. También se
utilizaba para llamar a la policía, ducir el teléfono en las zonas cubiertas por el servicio de llamadas telegráfico”.
los bomberos o el médico. Una vez adoptado el uso conversacional que le conocemos hoy, el merca-
do inicial del teléfono estuvo constituido por profesionales (entre los que se
destacaron los médicos y los farmacéuticos), por empresas y por hombres de
El empresario podía tener su ofi- grandes negocios que tenían actividades en más de un lugar.
cina en su residencia. En ese Un desafío para el desarrollo de la telefonía fue que se trata de un disposi-
sentido, el teléfono se utilizó tivo de red. No tiene una existencia autónoma: es útil en proporción a la can-
para transmitir órdenes. No es
tidad de usuarios que abarca.
extraño que se haya difundido
en los hoteles. Por esa razón, la comunicación familiar y amistosa tardó en instalarse y
en un principio fue una práctica propia de la burguesía. En Estados Unidos
–el país donde más tempranamente se desarrollo– hasta los años treinta ese
uso posible no apareció en la publicidad del servicio.

LEER CON ATENCIÓN

Hay una identificación del teléfono como un instrumento exclusiva-

LL mente urbano que es equivocada. El teléfono también tuvo un uso


social rural, sumamente importante. En 1913 una estadística esti-
maba que la mitad de las granjas norteamericanas aisladas estaban
conectadas al teléfono. Eran menos las granjas que recibían directa-
mente el correo postal.

Lo cierto es que la ciudad se transformó profundamente por la llegada del


teléfono. Fue uno de los factores que permitió el desplazamiento del centro
Como plantea Sola Pool, la ciu- hacia las afueras, iniciado por el desarrollo de los transportes comunitarios
dad consistía desde la antigüe- –en especial los tranvías eléctricos. Implicó también la posibilidad de separar
dad en un mosaico de pequeños
vecindarios gremiales. Era una
la dirección de una empresa del edificio donde estaba su maquinaria: “Los
ciudad peatonal: uno tenía que presidentes de compañías trasladaron sus oficinas lejos de las plantas, ya que
poder ir de una parte a otra de podían dar órdenes a los superintendentes por teléfono” (Sola Pool, 1992:
la ciudad a pie. 86). El centro de la ciudad se convirtió en una serie de bloques de oficinas.

CC
De hecho, los rascacielos no hubieran sido posibles sin el teléfono [...] el uso
de rascacielos se mantuvo gracias a la invención de los armazones de hierro y
del ascensor, desde luego, pero también del teléfono (Sola Pool, 1992: 86).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


73

El desarrollo más rápido e intenso de esta tecnología en red se produjo en


Estados Unidos. A diferencia de lo que ocurriría con la radio –cuyo desarrollo
fue simultáneo en distintos países y no solamente los del mundo central–,
la difusión del teléfono fue mucho más lenta en otras regiones, inclusive en
Europa.
En el país norteamericano se mantuvo firme el modelo de desarrollo cen-
trado en el mercado, que ya se había planteado en el caso del telégrafo. No
se trataba, sin embargo, de un caso de libre mercado: los privados que se
hicieron cargo de los servicios de comunicación, desarrollan estrategias cor-
porativas monopolistas.

La aparición de la ATT
ATT fue la compañía madre del sistema Bell. Funcionaba como un holding que tomaba
una parte del capital de empresas filiales a cambio del acceso a las patentes. Progresivamente
compró la mayor parte del capital de las filiales.
ATT es obra de la estrategia-económica diseñada por Theodore Vail: una suerte de
“mánager” de Bell. “Mientras que el hombre clave de la invención del teléfono es sin duda
Bell, a Théodore Vail le corresponde, por su parte, la concepción del sistema telefónico”
(Flichy, 1991: 129). Vail insistía en la universalidad de la red: el teléfono no debía reco-
nocer ninguna frontera impuesta “por razones nacionales, geográficas o raciales”.
En 1878 –cuando la compañía de Bell ya tenía unos 10.000 teléfonos instalados–
apareció en escena la competencia de la Western Union, con teléfonos diseñados por
Thomas Edison y Elish Grey, y con el respaldo de sus oficinas de telégrafos instaladas a
lo largo y a lo ancho del país. Si bien inicialmente hubo una demanda por infracción de
patente, pronto llegaron un acuerdo: Western Union concedió a Bell la telefonía, mien-
tras que ATT renunció al servicio telegráfico y aceptó pagar por un tiempo a la Western
Union el 20 por ciento de los ingresos brutos. Finalmente, triunfó la estrategia de Bell:
ATT terminó comprando, décadas después, la totalidad de la gran compañía telegráfica
norteamericana.
El acta de creación de ATT, que data de 1885, anticipaba su gran proyección. Planteaba
construir enlaces entre ciudades de Estados Unidos, Canadá y México. También preveía
“interconexiones por los medios apropiados con todo el resto del mundo”.
Recién en 1956 –un año antes
del inicio de “la carrera de los
satélites”– se logró tender el pri-
mer cable telefónico submarino
Otra cuestión clave en la historia del teléfono, además de la extensión de transatlántico.
la red, fue el modo en que se resolvió la conexión entre una y otra parte:
la llamada conmutación. En una primera etapa fue manual, hasta que logró
automatizarse.
Claude Fischer describe el sistema típico de 1880:

CC
(…) era un asunto engorroso (…) El instrumento en sí mismo era un juego de
tres cajas. La caja de arriba sostenía un generador de magneto, una manivela
y una campana. La caja del medio tenía un tubo para hablar que sobresalía ha-
cia delante y un tubo receptor que colgaba de al lado. La tercera caja contenía
una batería que había que rellenar periódicamente y que en ocasiones rezuma-
ba. El comunicante giraba la manivela para dar la señal a la telefonista; la se-
ñal disparaba un conmutador en el cuadro de conexión manual de la oficina
central, indicando el origen de la llamada. La telefonista enchufaba sus auricu-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


74

lares en la toma designada y preguntaba al comunicante a quién estaba bus-


cando. Entonces la telefonista llamaba a la persona deseada y conectaba a
ambos por cables y enchufes del cuadro de conexión manual. Ambos interesa-
dos hablaban, normalmente, en voz alta y acompañados por ruidos y luego col-
gaban. En algunos sistemas, el comunicante volvía a girar la manivela para se-
ñalizar el fin de la conversación. En otros, el telefonista escuchaba de vez en
cuando para saber cuándo terminaba la conversación y así poder desconectar
los enchufes (Fischer, 1997: 213-214).

II

Fuente: http://electrophenia.blogspot.com.ar/2013/02/tema-7-sistemas-de-telefonia.
html

Lógicamente, este modelo no podía afrontar el crecimiento de la red y fue


necesaria la automatización. Este cambio fundamental en la conmutación
no implicó solo una cuestión técnica, sino también un cambio cultural: en la
transición hubo cierta resistencia a la utilización del teléfono de disco.

CC
Esta reticencia frente a la utilización del teléfono de disco conecta de forma
mucho más general con la relación que las sociedades industrializadas de prin-
cipios de siglo mantienen con la técnica. El teléfono, como el automóvil, es un
instrumento que la burguesía no desea manejar directamente. La relación con
la técnica está mediatizada por la operadora o el chofer (Flichy, 1991:
162-163).

A diferencia de –por ejemplo– el gramófono, que desde el principio fue una


herramienta de masas, la fotografía, el teléfono y el automóvil debieron ser
Hubo que hacerlos “más automá-
transformados para llegar a ser bienes de consumo de masas.
ticos” para que sean directamen-
te utilizables por el consumidor.
Según Flichy, “el debate sobre el
coche popular y el teléfono de
Los teléfonos en Argentina
masas arranca de los primeros Los primeros ensayos telefónicos en nuestro país se realizaron en 1878; mientras que en
años del siglo XX y queda resuel- 1881 se publicaron los tres decretos que autorizaron la oferta comercial del servicio tele-
to en los años veinte en Estados fónico. La lista de abonados del entonces llamado “Panteléfono” ese año ocupaba unas
Unidos, en los cincuenta en
Europa e incluso en los sesenta
pocas páginas (Tesler, 1999). La historia del movimiento sindical registra una huelga de
para el teléfono francés” (Flichy, empleados telefónicos en 1883, si bien la constitución del primer gremio, la Federación
1991: 163). Argentina de Telefonistas, está fechada en 1919.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


75

Para Buch y Solivéres, la historia de la red telefónica “comienza en 1886, cuando se


constituye la Unión Telefónica del Río de la Plata, aunque con anterioridad hubo algu-
nos pequeños emprendimientos que no prosperaron. A partir de ese momento se fueron
conectando al servicio cada vez más vecinos” (Buch y Solivérez, 2011: 350).
Hacia 1910 había unos 23.000 teléfonos instalados en Buenos Aires. Como en los demás
servicios públicos modernos, las empresas prestadoras eran extranjeras. La administración
telefónica se estatizaría en 1946, con el gobierno de Juan Domingo Perón, y volvía a manos
privadas y extrajeras en 1990. El traspaso de ENTEL a Telefónica y Telecom fue una de las
primeras privatizaciones del gobierno neoliberal de Carlos Menem.

4.1.2. El fonógrafo y el gramófono


Hasta la década de 1880, en esa ciudad-vecindario en la que todo se recorría
a pie, asistir a un espectáculo era una actividad ampliamente extendida. Pero
cuando la fisonomía de la ciudad se modificó, el público dejó de estar geográ-
ficamente cerca de las salas de espectáculos.

LEER CON ATENCIÓN

Con la separación del centro de la ciudad de las clases trabajadoras

LL y medias, se crearon las bases de una importante transformación de


la sociabilidad. En ese sentido, Patrice Flichy habla de un repliegue
hacia lo doméstico.

Así, el uso posible que en su momento no había prosperado para el teléfo-


no –escuchar obras de teatro o conciertos– reapareció quince o veinte años
después con el fonógrafo. Más tarde, la radio consolidaría la nueva práctica,
pero fue el fonógrafo el primero en proponer con éxito la audición de música
a domicilio. Ya planteamos anteriormente que
no era esa la función imaginada
inicialmente para el instrumen-
to creado en el laboratorio de

II investigación montado en 1876


por Edison. En un texto escrito
por el propio inventor, no duda
en escribir: “La principal utilidad
del fonógrafo es permitir que se
escriban cartas, dictar textos”.

Fonógrafo de Edison y cilindros de grabación


Fuente: Foto Tomasz Sienicki - http://commons.wikimedia.org/

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


76

En 1890, varias de las empresas que comercializaban este aparato en Estados


Unidos propusieron el nuevo uso, que primero se dio “en público”: colocaron
la “máquina parlante” en los lugares públicos y ofrecieron la posibilidad de
una escucha individual de fragmentos de música por algunos centavos. En
esta función coexistieron el fonógrafo y el gramófono, que técnicamente no
son lo mismo.

Dos tecnologías con un mismo uso


El fonógrafo era un aparato de cilindro que permite la grabación y la lectura: como
vimos, no estuvo inicialmente concebido para el uso “recreativo” de pasar música. En
cambio, el gramófono (o máquina de discos) implicaba la reduplicación en gran serie de
las grabaciones sonoras a partir de una matriz.
El gramófono apareció en 1888 –es decir, doce años después– de la mano del germa-
no-estadounidense Berliner quien, en su caso sí, ya estaba pensando en su uso doméstico.
Cuando Edison decidió comercializar su fonógrafo como instrumento de diversión
–en 1894- el problema era que había que poner a la venta cilindros pregrabados. Cada
uno ellos era una grabación original: así, los artistas llegaban a realizar hasta ochenta gra-
baciones por día (cada cilindro implica una actuación). Tiempo más tarde se desarrolló
un sistema de pantógrafo, que permitía producir 25 copias a partir de un original. Pero
la forma de reduplicación de los cilindros no se terminó de resolver hasta 1901, cuando
ya era tarde: ya se había instalado socialmente el disco, concebido directamente para la
reproducción industrial.
Más allá de esta disquisición técnica, lo que permitieron el fonógrafo y el gramófono, ese
potencial en común (la escucha de sonidos), implicaron en la década de 1890 un hito: por
primera vez, un dispositivo de comunicación se utilizó para la diversión en la esfera privada.

II

Gramófono Victor de 1907


Fuente Wikipedia.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


77

En nuestro país, el gramófono llegó 12 años después de que Berliner pre-


sentara su invención en Estados Unidos. Poco tiempo después compañías
locales empezaron a grabar discos de música. Sin embargo, durante la década
de 1920 los discos eran todavía “objetos de lujo, accesibles solo para una
parte de la población. Un disco simple, con una canción de cada lado, costaba
entre 2,5 y 3 pesos. Y si esto era caro, el precio del fonógrafo era prohibitivo”.
En 1925, solo un 4,5% de la población argentina compraba discos (Karush,
2013: 88).
Con desiguales tiempos de incorporación en los países centrales y los peri-
féricos, el uso de estos aparatos al interior del domicilio provocaría, en todos,
una valorización de la esfera privada y la familia. Por supuesto, este fenómeno
se dio primero entre las clases medias y mucho más tarde en la clase obre-
ra, que siguió teniendo a la calle y el barrio como centro de la sociabilidad.
Hay que advertir que la música ya tenía un lugar en el interior de las casas
de clase media. Ese lugar estaba dado por una práctica generalmente feme-
nina, vinculada con el piano. Ya en 1843, George Dodd indicaba que el piano
estaba colocado en el rincón con el fuego para la mayoría de la burguesía. Era Flichy se anima a calificar al piano
por supuesto un signo de estatus social, pero también el objeto de una práctica como “uno de los primeros instru-
mentos de ocio de masas” (Flichy,
familiar importante. Tal es así que, a principios del siglo XX, en Estados Unidos 1991: 99).
la edición de las partituras se convirtió en una industria de producción en masa.
En ese incipiente mercado de masas de la música emergieron, a fines del
siglo XIX, los pianos mecánicos (pianolas) que tenían alguna existencia anterior,
pero su gran difusión en esta época fue otro indicio de cierta demanda fami- Los órganos mecánicos existían
liar de música grabada. ya a fines del siglo XVII.
Toda la historia posterior está dialécticamente vinculada con la historia de
la radio.

1.

KK Indagar en la propia historia familiar sobre los dispositivos de repro-


ducción de música y sus usos. ¿Cómo eran los aparatos? ¿Qué soportes
utilizaban? ¿Qué se escuchaba y en qué lugares?

4.1.3. La radio
La historia de la radio o broadcasting tiene una larga genealogía, desde los
primeros físicos que afirmaron la existencia de ondas electromagnéticas,
pasando por su comprobación en un laboratorio por parte del alemán Heinrich
Hertz en 1887, hasta la creación de un aparato para transmitirlas y recibirlas,
que se conoció primero como “telegrafía sin hilos”.

PARA AMPLIAR

Kern, S. (1997), “El mundo sin cables”, en: Crowley, D. y Heyer,

AA P., La comunicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad. Bosch,


primera edición española, Barcelona.
Albert, P. y Tudesq, A-J. (1982), Historia de la radio y la televisión,
Fondo de Cultura Económica (Breviarios), México.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


78

Como ya hemos planteado más de una vez, hasta que no se produce un objeto
fiable y reproducible, un invento no está acabado: una invención requiere de
su instalación social, para ser significativa. En ese sentido, correspondería
reconocer en Guglielmo Marconi la paternidad de la radio, a fines del siglo XIX.
De origen italiano, Marconi trabajaba en Inglaterra y pronto puso una filial de
Entrado el siglo XX, cuando empe-
su empresa en Estados Unidos.
zaba el desarrollo de la radio El primer uso social fue la transmisión entre barcos. Fue producto de la pri-
según el modelo que conocemos mera búsqueda de hacer operativo un instrumento, pero evitando lo más posi-
actualmente, se presionó para ble las incertidumbres del mercado. Como ocurrirá en otros países, Marconi
una americanización de la filial
Marconi. La compañía se vendió encontró el interés inicial en los marinos militares. Así, logró cierto apoyo públi-
para la formación de una nueva co, aunque eludió la formación de un sistema de gestión estatal.
empresa: Radio Corporation of En 1903 el Rey británico pudo intercambiar mensajes con Theodore
America (RCA), en la que tuvieron
Roosvelt a través de su tecnología. Para esa época ya proliferaban los ensa-
participación ATT, General Electric
y Westinghouse. yos y la discusión sobre la regulación del nuevo invento: ese mismo año se
hizo en Berlín un Congreso Internacional de Telegrafía Sin Cables.
Al año siguiente, la Compañía Marconi hizo un intento por superar el mer-
cado restringido de la utilización militar: estableció un primer servicio informa-
tivo nocturno a través de la radio.
No obstante, el advenimiento de la Primera Guerra Mundial, la tornaría otra
vez un asunto esencialmente militar. Durante la guerra avanzó la industrializa-
La marina inglesa y, sobre todo, ción de la radio, pero con un uso restringido.
la norteamericana, tomaron a su
cargo la gestión de las radioco-
municaciones marítimas.
LEER CON ATENCIÓN

En su período más inicial, la radio funcionó como suplente o com-

LL plemento del telégrafo: servía para enviar mensajes a lugares donde el


telégrafo no llegaba. Además de los barcos en altamar, permitió llegar
a aviones en vuelo. Con el tiempo, se fue entendiendo entre aficio-
nados o experimentadores.

La definición de una (nueva) estrategia de desarrollo correspondió a David


Sarnoff llegó a la empresa como
Sarnoff, que era uno de los responsables técnicos de American Marconi. En
telegrafista y fue ascendiendo. 1916 Sarnoff envió por nota una propuesta: “Tengo en mente un plan de desa-
Había sido, curiosamente, uno de rrollo que haría de la radio un bien de consumo doméstico en el mismo sentido
los primeros en recibir la noticia que el piano o el fonógrafo. La idea es llevar la música a los hogares gracias a
del naufragio del Titanic, en 1912.
la TSH”. En ese momento la idea fue considerada desatinada, pero apenas cua-
tro años después se instalaría un modelo similar. Para entonces, Sarnoff ya se
había convertido en el Director General de la Radio Corporation of America (RCA).

CC
Sarnoff recuperó su memorándom, le agregó algunos párrafos significativos y
se lo presentó al presidente de la Radio Corporation of America (RCA), que se
había fundado el 20 de noviembre de 1919 con parte de los activos de la
American Marcony Company. El texto incorporado decía: A cada comprador de
la caja de música radiofónica se le sugeriría que se convirtiera en suscriptor de
Wireless Age (revista de la RCA) que anunciaría en sus columnas la programa-
ción adelantada de todas las lecturas, recitales, conferencias a ser difundidas
en varias ciudades del país (Bosetti, 1993: 53).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


79

LEER CON ATENCIÓN

Podría decirse, en síntesis, que la de 1910 fue una década de experi-

LL mentación inicial, los años veinte son los del origen de la radio; los
treinta, su expansión técnica y comerciales y, finalmente, la déca-
da de 1940 corresponde a su consolidación del medio de masas
“polifuncional”.

Las primeras radios del broadcasting surgieron en los años veinte, en un pro-
ceso que se da contemporáneamente en distintos puntos del planeta: Estados
Unidos, la Unión Soviética, Inglaterra, Italia y también países como Argentina. En Estados Unidos pasó de haber
Entramos en una etapa de desarrollo de las tecnologías en que los tiempos 125.000 aparatos en 1917, a
del “centro” y la “periferia” empiezan a coincidir. 5.500.000 en 1925 (casi la mitad
del total mundial) y unos 72 millo-
En nuestro país, donde la primera emisión radiofónica se realizó hacia nes en 1950 –cifra que implicaba,
1920, a los dos años ya funcionaba LOZ Radio Sud América y poco después en promedio, más de un aparato
el Estado fundó su primera emisora: LOS Broadcasting Municipal, que difun- por cada familia.
día las óperas del teatro Colón. En septiembre de 1923, con la transmisión de
una pelea de box, el nuevo medio inauguraría su uso en la emisión de progra-
mas deportivos (Bosetti, 1993: 15-25). Para esa ocasión se vendieron miles
de aparatos de radio.
La contemporaneidad de los procesos no implica igualdad de condiciones,
ya que la adopción de la radio en nuestra región tuvo la marca de la depen-
dencia externa: los primeros receptores se compraron a representantes de
firmas internacionales como RCA, Philco o Telefunken. No obstante, a diferen-
cia de lo que ocurrió con el mercado discográfico, “la industria radial argentina
nunca fue dominada por los intereses comerciales europeos y norteamerica-
nos. La temprana popularidad de la radio en Argentina creó una oportunidad
para los extranjeros que manufacturaban equipos de radio, pero fueron lentos
en aprovecharla, lo que permitió la intervención de los proveedores locales”
(Karush, 2013: 90).

De la afición popular al medio de masas


Tanto en los países centrales como en Argentina, la radio experimentó en la
década de 1920 una transición de “afición popular” a “medio de masas”, en
la cual la figura de los amateurs fue clave. Algunos de ellos, como reconoce Durante mucho tiempo –y acaso
Ithiel de Sola Pool, eran verdaderos experimentadores científicos. en la actualidad– la radio fue el
Este es un aspecto que remarca Beatriz Sarlo: antes de tener un público principal medio de masas. Para
las zonas rurales, que compren-
como le conocemos hoy, la radio tuvo un vasto círculo de aficionados técnicos den entre el 70 y el 90% de la
–a diferencia del cine, que desde su origen creó una industria y un mundo de población en muchos países del
espectadores. tercer mundo, la radio ha sido la
herramienta de comunicación más
importante.

LECTURA OBLIGATORIA

Sarlo, B. (1994), “La radio, el cine, la televisión: comunicación a

OO distancia”, en: La imaginación técnica, Nueva Visión, Buenos Aires.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


80

En su libro La imaginación técnica. Sueños modernos de la cultura argentina,


esta autora explora la experiencia científico-técnica de las clases popula-
res. Los aparatos de ondas cortas fueron uno de los principales objetos de
experimentación.
Es interesante el racconto que Sarlo plantea sobre el Radio Club Argentino,
una organización fundada en 1921 –con la radio “en gestación”– que atravesó
un momento crucial en el cual el flamante medio definió su futuro, reflejado en
los debates internos de la organización entre los radioaficionados y quienes
La práctica de los aficionados se
eran solamente oyentes de radio –que habían comprado aparatos terminados.
inició hacia 1906 y se desarrolló Hacia 1928 ya había en Buenos Aires más de 14 empresas comerciales
muy rápido. Tuvo un “boom” acom- con frecuencias autorizadas y estudios en la zona céntrica (Sarlo, 1994: 121-
pañado por la prensa, periódicos 122). Sin una presencia extranjera poderosa ni una fuerte intervención del
y manuales técnicos.
Estado, en esta etapa el desarrollo de la radio convocó a pequeños empresa-
rios: “Los fundadores de las primeras radios tendían a ser inmigrantes o hijos
de origen modesto”, plantea Karush, que los define como “hombres de nego-
cios autodidactas” y los compara con “los inmigrantes judíos que fundaron los
más grandes estudios cinematográficos de Hollywood a fines de la década de
1910”, que ejemplificarían “el concepto de Max Weber de ´capitalista paria´,
alguien que aprovecha las oportunidades que las elites establecidas descar-
tan” (Karush, 2013: 93-94)
Si el correlato escrito de la primera etapa de la radio habían sido las publi-
caciones técnicas populares, en este período surgieron revistas y secciones
Julio Korn fundó en 1928 La en los diarios sobre la programación: información, recomendaciones, críticas.
Canción Moderna, que hacia Era necesario crear al oyente. Como plantea Andrea Matallana (2006: 72), “en
1934 se subtituló Radiolandia. la medida en que la radio se instalaba en la vida cotidiana, el oyente técnico
En la década de 1940 llegó a
editar 450.000 ejemplares sema-
fue transformándose en oyente cultural. Durante los años treinta, la radio se
nales, convirtiéndose en la revista convirtió en un instrumento de entretenimiento y el oyente debió ser nueva-
de mayor tirada de habla hispa- mente educado: debía ampliar su cultura general, porque la radio era consi-
na. Imitándola, en la década de derada un instrumento de ‘cultura’”.
1930 Jaime Yankelevich creó su
propia revista destinada a públi- En este período inicial de la radio apareció la pregunta acerca de cómo
co radial: Antena. sostenerla, que implicaba también pujas en torno a la gestión y la regulación.
Estas involucraron además consideraciones acerca del uso:

CC
El tema llegó a su punto álgido en 1920, cuando el transmisor Chelmsford, de
la compañía Marconi, estaba transmitiendo (con permiso) a Lauritz Melchior, el
cantante de ópera, y dificultó en la comunicación con un avión perdido en la
Hay que tener en cuenta que la niebla sobre el canal. La opinión oficial fue que ese era un uso “frívolo” de un
radio aparece en pleno desarrollo “servicio nacional”; era una “payasada”, “más propagandístico que científico”,
de la sociedad de consumo: un “un juguete para divertir a los niños”. Se suspendieron las licencias para las
momento del capitalismo carac-
emisiones Chelmsford” (Sola Pool, 1992: 93).
terizado la producción masiva de
bienes y servicios, en el que la
publicidad resultó clave para la
expansión del mercado. En el interrogante por quién se hacía cargo de los costos, en tanto, se ima-
ginaban dos grandes modelos posibles: el financiamiento fiscal o el recurso
de la publicidad.
En gran medida eso es lo que está implicado en la clasificación de mode-
Se trata de un autor que ideológi- los que plantea Ithiel de Sola Pool en la lectura propuesta para esta unidad.
camente defiende el “libre merca-
do” de las industrias de la infor-
mación, lo cual puede advertirse
en su texto.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


81

PARA REFLEXIONAR

Los tres “modelos” o “filosofías” definidos por Sola Pool (cada una

PP asociada a un país, en las primeras décadas de la radiodifusión) impli-


can una clasificación bastante discutible, pero útil para pensar el
tema. Entre otras cosas, permite observar –al evidenciar cómo la fór-
mula de financiación tuvo efectos sobre el contenido de la produc-
ción– que la solo parcialmente la historia de los programas radiofó-
nicos estuvo determinada por la tecnología.

Básicamente, la radio comercial –característica de Estados Unidos– se basó


en la iniciativa privada y era sostenida por la publicidad, por lo que ofrecía
“lo que el público quisiera”, con el objetivo de ampliar la audiencia. Los mode-
los basados en la propiedad pública de la radio –de los que el caso británico Así, la oferta especializada resul-
de la BBC fue paradigmático– desarrollaron otro perfil, con contenidos más taba escasa. Las radios tendieron
“elevados” en términos de Sola Pool, no preocupados por la captación del a concentrarse en aquello que era
popular: ciertos géneros musica-
público. Según este autor, en Gran Bretaña “llegar a ser locutor era algo a lo les, radionovelas, shows de varie-
que aspiraba un intelectual, no un asunto por el que disculparse como en los dades y deportes.
Estados Unidos” (Sola Pool, 1992: 107).
En muchos países se adoptó un sistema mixto, donde el impulso privado/
comercial coexistía con el desarrollo de radios públicas. Por otra parte, estas
definiciones no fueron estáticas.

La expansión de la radio en Argentina, en las décadas de 1930 y 1940,

xx siguió inicialmente pautas similares a las norteamericanas. Sin embar-


go, a partir de las presidencias de Ortiz y Castillo (la Radio del Estado
apareció en 1937), Farrell, y sobre todo con Perón, fue acrecentándose
la intervención estatal hasta ser casi total.

El desigual desarrollo de la radio en el mundo


Según cuentan Pierre Albert y Andre-Jean Tudesq en su breve Historia de la radio y la
televisión:
“En América Latina, empresas comerciales de los Estados Unidos encontraron un
mercado para su producción radioeléctrica. Argentina tenía más de un millón de aparatos
en 1938; en México, en 1937, hasta había 90 estaciones, la mayoría comerciales; en otras
partes había menos de 30 receptores por cada 1000 habitantes.
Japón es el único país de Asia en donde la radio se desarrolló antes de la Segunda
Guerra Mundial. El número de receptores, en 1940, es de 5.668.031. En China, una
poderosa estación fue instalada por el Koumintang en Nankin, en 1928. Los receptores
de radio en el resto del continente asiático son un privilegio de algunos medios dirigentes.
A comienzos de 1936, sobre 56.7 millones de receptores en el mundo, había 27.5
millones en Europa y 22.9 millones en los Estados Unidos” (Tudesq y Albert, 1982: 60).
Durante el gran conflicto bélico de 1939-1945, la radio tuvo un rol fundamental
en las disputas internacionales, por lo cual Albert y Tudesq titularon un capítulo de su
libro La guerra de las ondas. En Alemania, que tenía unos 16 millones de receptores de
radio hacia 1941, la radio fue la principal herramienta del Ministerio de Propaganda nazi
dirigido por Goebbels para mantener el “frente interno”.
“A comienzos de 1944, había alrededor de 1900 estaciones de radiodifusión en las
Américas (la mayoría en los Estados Unidos), 416 en Europa, 155 en Australia, contra

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


82

173 en Asia y 43 en África. En 1961, había aproximadamente 12.700 emisoras en el


mundo; América del Norte contaba con unas 5700, Europa con 2800, más 410 en la
URSS, América del Sur con 1900, Oceanía con 250, pero Asia tenía ya 1200 y África 400.
La radio comienza a ser el principal medio de información en el mundo entero. Sobre
todo Europa y América del Norte son los continentes que responden a la considerable
demanda de material radioeléctrico”.
La desigualdad estaba planteada también en el plano de la fabricación de la tecnología:
“En 1962, se fabrican más de 59 millones de aparatos, Estados Unidos, siempre a la cabeza,
con 17.9 millones; seguido por Japón con 15.4 millones, luego la URSS con 4.2 millones
y Alemania con 3.9 millones” (Tudesq y Albert, 1982: 72).

Particularmente en el expansivo modelo norteamericano, pero también en


otros países de América y Europa, la radio se convirtió hacia los años cuarenta
en el centro del hogar.

EE

Días de radio (ficción), Woody Allen, 1987.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Matallana, A. (2006), Locos por la radio. Una historia social de la radiofonía en la
Argentina, 1923-1947, Prometeo Libros, Buenos Aires.

Los oyentes
En la edición de Caras y Caretas del 2 de agosto de 1930 salió una publicidad
de Atwater Kent que, acompañada por una imagen, decía así:

CC
Antaño, la gente de campo se reunía en la cocina rodeando el fogón, y mien-
tras el mate circulaba de mano en mano, se escuchaba con religioso silencio
las historias o «sucedidos» que narraba el más viejo de los circunstantes, o los
dulces acordes que una mano callosa arrancaba a una guitarra. Hoy, los que
residen en la campaña siguen guardando, con ligeras variantes, esa costum-
bre, pero las narraciones y cuentos, la música y el canto, los estilos de toda la-
ya, están a cargo de un radio receptor Atwater Kent, que los reproduce con
asombroso realismo, al hacer surgir del aire, con un leve movimiento del dial,
todo un mundo de sonidos (reproducida en Matallana, 2006: 125).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


83

De algún modo, la radio recreaba una relación social que analizamos a partir
de la lectura de Roger Chartier, en la Unidad 2: aquella que se había generado
también con la lectura en voz alta de las sociedades del siglo XVII. La escucha
colectiva fue sumamente importante para un momento de desarrollo de la
radio. En el ámbito privado del hogar o en el semipúblico del patio, a veces se
reunían familias enteras con sus vecinos para escuchar la radio. La radio se
convirtió en el instrumento de ocio doméstico por antonomasia, ocupando el
lugar que había tenido en su momento el fonógrafo.
Por otra parte, también hay que tener en cuenta la coexistencia inicial de
dos tipos de públicos: el oyente presencial y el oyente radial tal como lo cono-
cemos hoy. La radio no solo tenía lugar al interior del hogar: los programas se
hacían desde teatros o en estudios de radio preparados para tener especta-
dores. “La popularidad de los programas de radio convocaba el acercamiento
del público en forma espontánea, ya sea para saludar a sus ídolos, para ver
con los propios ojos cómo se hacía radio” (Matallana, 2006: 113-114). Esto
generaba ciertas dificultades para el oyente no espectador.

LEER CON ATENCIÓN

Hacia mediados de la década de 1940 casi todos los hogares argenti-

LL nos poseían un aparato receptor, mientras que todavía eran pocos los
hogares que tenían heladeras, estufas, planchas o máquinas de coser.

Los contenidos

CC
En los estadios tempranos de producción radial, la transmisión fue concebida
antes que el contenido. Para fines de los 20 la red estaba allí, pero todavía
con un bajo nivel de definición de contenido. Fue en los 30, en la segunda fase
de la radio, que se hicieron la mayor parte de los avances significativos en el Este fue un eje de la reflexión de
McLuhan sobre los medios: “Uno
contenido” (Williams, citado en Bosetti, 1993: 47).
de los muchos efectos de la tele-
visión sobre la radio ha sido hacer
que esta dejara de ser un medio
La programación radial dice mucho acerca de los usos de la radio, que desde de comunicación dedicado al
entretenimiento para convertirse
sus inicios como “medio de masas” fue utilizada como medio de información en una especie de sistema ner-
y de entretenimiento. El advenimiento de la televisión, en la década de 1950 vioso de información”, escribió.
y en particular a partir de 1960, generaría una mayor inclinación de la radio
sobre contenidos informativos, pasando ciertos géneros –como el melodrama
y el shows de variedades– a ser prototípicos del medio televisivo.
En un rápido repaso sobre los contenidos de las experiencias radiales de
En Estados Unidos, la NBC con-
las primeras décadas, en sus distintas geografías, podemos encontrar:
trató a los mejores músicos para
conformar una nueva orquesta
Música sinfónica.
En sus orígenes algunas radios tuvieron sus propias orquestas, a lo que se
sumó la música grabada. En Argentina, los años que van desde mediados
de la década de 1930 hasta los años cuarenta, coincidieron con un auge
del tango. El surgimiento de grandes orquestas y una nueva generación de

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


84

cantantes que ocuparía no solo el espacio radiofónico, sino también la escena


musical del teatro y los clubes porteños.

Contenidos de entretenimiento
Entre ellos se encontraban los programas humorísticos, los shows de varieda-
des, los programas infantiles de aventuras y, por supuesto, las radionovelas
o radioteatros.
Desde mediados de los años treinta, las radionovelas fueron un fenóme-
no en todo el mundo y se encontraron con audiencias muy legales: “muchos
programas duraron 15 temporadas o más, hasta que el carácter de la progra-
mación de radio cambió en la década de 1950. Los oyentes de radionovelas
se encontraban entre los primeros estudiados por los psicólogos sociales...”
(Sterling y Kittross, 1997: 312)
En América Latina, el radioteatro conectó fuertemente con el melodrama,
El melodrama ha sido objeto de una profunda expresión de la cultura popular.
investigación de algunos de los La radio recreó un contenido propio de las culturas regionales. En Argentina,
principales referentes de los estu- por ejemplo, el género gauchesco, evocó el estereotipo del gaucho situado
dios culturales latinoamericanos,
como Jesús Martín Barbero o Jorge en la grandeza de la pampa. Los radioteatros –muchas veces auspiciados por
González, desde los años ochenta. marcas comerciales– fueron géneros populares por excelencia. El caso para-
digmático fue Chispazos de Tradición: “Su éxito fue de tal dimensión que los
argumentos de las novelas se publicaban y eran comprados por las escuelas
para poder ser representados, y la compañía salía de gira por los barrios y
pueblos exponiendo los últimos éxitos” (Matallana, 2006: 104).
A ese entorno pertenecía, por Hacia la década de 1940 hubo un promedio de treinta compañías actorales.
ejemplo, Eva Perón, una actriz
en ascenso que tuvo su propia
compañía, auspiciada por Jabón
Guereño.
PARA AMPLIAR

Del Monte, J. (1980), “Chispazos de tradición una emoción radio-

AA fónica”, en Todo es Historia, Nº 155, Buenos Aires, abril.


Karush, M. (2013). Cultura de clase. Radio y cine en la creación de
una Argentina dividida (1920-1946), Ariel, Buenos Aires.
Ulanovsky, C. (2004), Días de radio: 1920-1959, Emecé, Buenos
Aires.

Transmisiones deportivas
Ya hemos apuntado, para el caso argentino, que la transmisión de box en
1923 inauguró localmente el uso de la radio para la emisión de programas
deportivos. Se trató de una precaria retransmisión de la pelea por el título mun-
dial realizada en Nueva York entre dos pesos pesados: el norteamericano Jack
En ese sentido, el episodio inaugu- Dempsey y el argentino Luis Ángel Firpo. Dempsey ya había sido protagonista
ral fue un partido entre las selec- de la primera transmisión radial de box en Estados Unidos, en junio de 1921,
ciones de Argentina y Uruguay en
cuando la estación de RCA en Honoken transmitió su pelea con Carpentier y
1925. Desde el techo del vestuario
de la cancha de Sportivo Barracas, estableció “lazos que parecen indisolubles entre el deporte y la radio” (Alberto
se transmitió por primera vez un y Tudesq, 1982: 22-23).
partido de fútbol. En Argentina, ese estrecho vínculo estuvo por supuesto centrado en un
deporte más popular, el fútbol.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


85

Servicios informativos
Este uso tiene un antecedente de fines del siglo XIX, con las breves expe-
riencias de periodismo telefónico. Lo informativo era clave en la propuesta de
Telefon Hirmondó, lo que demuestra que la idea de una transmisión regular de
noticias combinada con una programación de entretenimientos existió desde
antes del advenimiento de la radiodifusión.
El servicio informativo fue un núcleo central de las programaciones. Esto
incluye no solo el desarrollo de noticieros y programas periodísticos, sino tam-
bién el ofrecimiento de datos como previsiones meteorológicas o los valores
de la cotización del mercado de cereales, etcétera.

Contenidos educativos
En los países donde se desarrolló la radio, en distintos momentos históricos,
se prestó atención a la potencialidad de la radio como herramienta para dina-
mizar procesos educativos.
Hubo, de hecho, iniciativas estatales que apuntaron a concretar esa fun-
ción educativa. En Argentina, entre fines de los años treinta y principios de los
cuarenta, “Escuela de aire” fue un proyecto que consistió en instalar un recep-
tor de radio en todas las escuelas públicas del país para captar una señal que
emitiría programas especialmente preparados por el Ministerio de Educación.
En la Unidad 8 hablaremos del desarrollo de “radios educativas”, en la
segunda mitad del siglo XX, impulsadas especialmente por la Iglesia Católica
en un contexto de políticas desarrollistas. Esas experiencias constituyeron
una de las vertientes que confluyó en un movimiento de medios comunitarios
en América Latina.

Contenidos políticos
La radio tuvo un uso político desde su origen. Y este uso no se restringe el
“modelo totalitario”, como podría deducirse de la tipología de Sola Pool que
define en su texto.
De hecho, el sentido político de la radio puede buscarse en su utilización
desde el poder, pero también como instrumento para subvertir el orden. En
ese sentido, como apunta Bassets:

CC
No es casualidad que la primera época de la radio coincida casi fecha por fe-
cha con la época de las revoluciones proletarias. La ola revolucionarias que se
extiende por el centro de Europa a partir del Octubre soviético va acompañada
por la utilización de lo que entonces es aún la radiotelegrafía, que si bien no
está todavía comercializada en la modalidad de los radiorreceptores familiares,
permite a los consejos de obreros y soldados comunicarse entre sí y hacer lle-
gar sus proclamas a los puntos más alejados de la geografía.
El primer gesto del poder, por tanto, es controlar este medio misterioso y lleno
de posibilidades subversivas (…) Pero el segundo gesto ya no es únicamente
de control, sino de aprovechamiento político (Bassets, 1981: 8).

Según Albert y Tudesq, “la radio nace como medio de información política”
desde el 2 de noviembre de 1920 cuando la emisora KDKA de Pittsburg (per-
teneciente a Westinghouse) realiza una entrevista al candidato republicano a
la presidencia de Estados Unidos (Albert y Tudesq, 1982: 22).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


86

Si bien la referencia clásica y paradigmática del uso político de la radio son


las Charlas junto a la chimenea de Franklin D. Roosevelt, otros presidentes
norteamericanos –como Warren Harding o Calvin Coolidge, en la década de
1920– hicieron uso del medio.

CC
La década de los años treinta y cuarenta está marcada por la utilización y por
la instrumentalización directa de la radio para la creación de consenso político
en el interior de los países y para la lucha psicológica exterior que acompaña a
las confrontaciones bélicas o a las situaciones de tensión internacional:
Roosevelt y sus charlas al calor del hogar, Hitler y Goebbels y sus mensajes a
la Nación o a las combatientes alemanes, Queipo de Llano y sus transmisio-
nes a las quintacolumnistas, la voz de De Gaulle identificada con la voz de
Francia gracias a la emisión francesa de la BBC, y además todas las emisiones
en lenguas extranjeras de un país a otro con vistas a contaminar la conciencia
popular del adversario y luego las grandes instalaciones de Radio Liberty y La
Voz de América, por un lado, y de Radio Moscú, por el otro (Bassets, 1981: 8).

En Argentina, el gobierno de facto de José Félix Uriburu (1930-1932) realizaba


un boletín sobre sus actos de gobierno que se exhibía por todas las emisoras.
En la misma década, quien encaró más conscientemente una obra radiofónica
persuasiva fue Manuel Fresco, con su programa Hablando con el pueblo.
Tiempo más tarde, Juan Domingo Perón –ya como Secretario de Trabajo y
Fresco fue un político conserva-
dor que gobernó la Provincia de Previsión, antes de acceder a la presidencia– utilizaría la radio para difundir
Buenos Aires entre 1936 y 1940. sus mensajes por cadena nacional. La radio desempeñó un papel importan-
te en las elecciones de 1946 y Perón apostó decididamente al medio como
herramienta política.

El uso religioso
Según el posicionamiento teórico-ideológico que adoptemos, podríamos considerar este
uso también como parte de los contenidos políticos de la radio. En algunos países, los
sermones fueron uno de los primeros pilares de la radiodifusión (Douglas, 1997: 294).
En Argentina la Iglesia católica –que ya a principios de los años treinta mostró un gran
interés por el medio– tuvo una postura ambivalente. Por un lado criticaba los contenidos
de las programas, a través de diferentes publicaciones, al punto de demonizar al medio. Por
otro, intentó utilizarla como medio de comunicación con fines litúrgicos. La institución era
consciente de que la radio ofrecía la posibilidad de estar en contacto con un público variado.
Primero difundió misas desde las iglesias más importantes y a través de las emisoras más
importantes (Belgrano, El mundo) y luego adquirió su propia emisora, que se llamó Radio
Ultra (utilizaba la onda que antes había sido ocupada por Radio Mayo).

Transformaciones del medio


La historia de la radio inició otra etapa hacia los años cincuenta. En términos
de contenidos esta transformación tuvo relación con la aparición de la tele-
visión. En lo tecnológico, está vinculada con la incorporación del transistor:

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


87

CC
Se trata de una transformación fundamental: con el transistor, la radio no solo
se convierte en móvil, sino en individual. Mientras que en los años cuarenta la
familia se reunía alrededor del receptor de radio, en los años sesenta cada
uno descansa en su trabajo o se encierra en la habitación escuchando su pro-
pia radio.
Un observador francés, J. Ormezzano, observa a partir de 1957: “El transistor
es en la vida familiar una revolución más importante que la televisión [...]. La
radio o la televisión poco transportable, única a menudo, solo pueden pontificar,
dominar, en el sitio preferente” (Flichy, 1991: 214).

La siguiente gran transformación de la radio fue la aparición de la Frecuencia


Modulada (FM), que además de una ventaja cualitativa (la posibilidad de ofrece
una señal estereofónica) implicará un abaratamiento de costos de producción,
que impulsaría el nacimiento de las “radios libres” en Europa y “radios comu-
nitarias” en nuestra región, como veremos en la Unidad 10.

4.2. Tecnologías de transmisión y reproducción de la


imagen

LEER CON ATENCIÓN

En este apartado nos ocuparemos centralmente de tres tecnologías de

LL la imagen: la fotografía, el cine y la televisión. No obstante, es impor-


tante tener en cuenta que la historia técnica de la imagen no comien-
za con las cámaras, como tampoco la tecnología informática empezó
con las computadoras.

Como apunta Régis Debray, “el bisonte grabado en Altamira es ya un artefacto,


como una tabla de multiplicar es ya una máquina” (Debray, 1994: 111). En
Las primeras monedas datan del
la Historia de la Comunicación compilada por Raymond Williams, Garth Jowett
650 a. C., en Asia Menor.
propone una mirada sobre las “imágenes de largo alcance” que empieza
bien atrás en el tiempo: reconoce las monedas como las primeras imágenes
reproducidas. El recorrido incluye la ilustración de libros (que a partir de los
botánicos griegos empezó a pensarse como medio específico de transmitir
información), las técnicas del grabado, el aguafuerte y la litografía.
En ese plano, hay que tener en cuenta que, tras un período de crecimien- La litografía se logró en 1798,
to de la imagen, en un principio la imprenta detuvo su reproducción: “El libri- tras varios años de búsqueda de
to xilográfico desaparece hacia 1470 ante el libro tipográfico. El desarrollo de un método económico para la
impresión de partituras y obras
la imprenta se hace en detrimento del libro ilustrado, coloreado, iluminado,
musicales.
con figuras alegóricas” (Debray, 1994: 195). Incluso el libro producido para
las élites fue austero en términos de imagen, hasta la aparición de la litogra-
fía en el siglo XIX.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


88

LECTURA RECOMENDADA

RR
Jowett, G. (1992), “Imágenes de largo alcance”, en: Williams, R., Historia de la
comunicación, Bosch, Barcelona.

Una arqueología de lo audiovisual


Régis Debray sugiere en Vida y muerte de la imagen:
“La arqueología de lo audiovisual podría muy bien comenzar con el fuego y las som-
bras de la caverna, y la crítica de cine con Platón…
La cámara oscura (…) se remonta a la Antigüedad. Pero mecánicamente (…) la
proyección luminosa fija comienza en el siglo XVII con la linterna mágica, apéndice a
su vez de la cámara negra. La imagen animada aparece en el siglo XVIII, con la inven-
ción, bajo la Revolución Francesa, del travelling por el belga Robertson, creador de las
´Fantasmagorías´ que se deslizaban sobre unos raíles, detrás de una pantalla, gracias a una
linterna colocada en una carretilla. Así, esta última hacía reaparecer la imagen de muertos
ilustres”, como Voltaire...
“Como la educación religiosa, la vulgarización científica se ejerce en el siglo XIX
con vistas sobre cristal (…). Pero todos coinciden en que la prueba única sobre metal,
o daguerrotipo, fabricada por Daguerre, pintor y decorador de teatro, ya inventor del
Diorama en 1822, es la que hace entrar la imagen occidental en la nueva era mecánica”.
Para este autor, “la entrada en el Nuevo Mundo de la imagen no se opera a nuestro
entender en 1839, ni en 1859, primera exposición de fotografías en el Salón de Bellas
Artes de París. Ni en 1895, con la primera proyección de los hermanos Lumiére. Ni en
1928, El cantor de jazz, primera película sonora, respuesta del cine a la radio. Ni en 1937,
salida del Technicolor. Ni en 1951, salida del Eastmancolor (film negativo en color). Se
opera en nuestros años setenta con el uso de la televisión en color”. Ese es el inicio de lo
que Debray llama la videósfera.
En su genealogía, es interesante el sentido específico que le otorga a la fotografía como
Debray habla de varias etapas de
la historia de la imagen: logósfera,
tecnología: “Ya antes (de la fotografía) existían el grabado sobre madera y sobre acero, la
grafósfera y videósfera. litografía, aparecida a principios del siglo XIX, y antes, los sellos, las medallas, las monedas,
los naipes y los billetes de banco. La fotografía no fue, pues, el primer multiplicador. Fue la
introducción de un automatismo en el trabajo manual de las ilustraciones. ´La luz sustituye
a la mano del artista´. Grabado y litografía [...] eran sendas técnicas. El daguerrotipo es ya
una tecnología. Un procedimiento impersonal ´sin alma y sin espíritu´ como denunciaba
El descubrimiento de que las
Baudelaire”.
sales de plata se tornaban
oscuras por el efecto de la luz
fue realizado por un físico ale-
mán, Hoahn Heinrich Schulze,
en 1727. En 1802, en Londres,
otro investigador (Wedgwood) 4.2.1. La fotografía
publicó en Londres un artículo
titulado “Descripción de un pro- La pregunta por el origen de la fotografía no es solo una querella entre nom-
cedimiento para copiar los cua- bres propios de la “historia técnica”, sino una cuestión más filosófica. Hay
dros sobre vidrio y hacer siluetas
por la acción de la luz sobre el quienes afirman que fueron los pintores los que inventaron la fotografía, enfati-
nitrato de plata”. El planteo sin- zando que de ellos viene la noción de encuadre, la perspectiva albertiniana y la
tetizaba los objetivos que tuvie- óptica de la cámara oscura. En cambio otros, como Ronald Barthes, dan mayor
ron los inventores de la fotografía.
peso al aporte de los químicos y destacan que esta tecnología de la imagen
es posible gracias al descubrimiento de la sensibilidad a la luz de los haluros
de plata. Desde este punto de vista, corresponde decir que la fotografía fue el
resultado final de cientos de años de intentos por capturar la imagen mediante
la combinación de medios ópticos, mecánicos y químicos.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


89

Finalmente, hubo una gran cantidad de experimentos que podrían consi-


derarse el origen de la fotografía: muchos avanzaron en paralelo, en distintas
geografías, y lograron resultados que fueron contemporáneos. Sin detenernos
en decenas de nombres propios, tiene sentido mencionar algunas caracterís-
ticas de esas invenciones, porque definen la forma en que se concibió la tec-
nología. En un principio hubo una disyuntiva entre:
La diferencia entre estas dos ten-
•• La copia única: algunos innovadores eran partidarios de la unicidad del dencias es equivalente a la que
documento fotográfico e insistían en investigar sobre la perfección más que distinguía al fonógrafo y gramó-
sobre la multiplicidad. Al favorecer la copia única, hicieron de la fotografía fono en tanto tecnologías.
un instrumento de expresión utilizado por profesionales, aunque también
por grandes aficionados.
•• El interés por lo múltiple: orientaba la invención hacia la reproducción
fotográfica.

Estas dos opciones de uso avanzaron en paralelo, hasta que George Eastman
desarrolló la posibilidad de una fotografía de masas.
La invención de Daguerre, que suele considerarse “fundacional” de la foto-
grafía, se inscribe en el primer grupo. El daguerrotipo data de 1839 y tuvo una
fuerte promoción del Estado francés, que llegó a asimilar a su inventor como
un “héroe de la nación”. Siete años más tarde, las ventas anuales en París
fueron de 2000 aparatos y 500.000 placas.
Con todo, fueron años donde la fotografía era incipiente. En 1844-1846,
utilizando el proceso de negativo/positivo, Talbot publicó el primer libro ilus-
trado con fotografías, El lápiz de la naturaleza, que contenía calotipos de obras
de arquitectura, naturalezas muertas, esculturas y otras obras de arte. Era tan
novedoso para el público que decidió incluir en cada ejemplar una hoja aclara-
toria: “Aviso al lector... las placas del presente trabajo han sido impresas por
la sola intervención de la luz, sin ayuda alguna del lápiz del dibujante. Son en
sí imágenes hechas por el sol, y no, como algunas personas han imaginado,
grabados de imitación”.
En 1851, en la Exposición Universal de Londres, se instaló una importante
exposición internacional de fotografías y un equipo instrumental. Con el inte-
rés generado en esos años, se formaron clubes y sociedades fotográficas que
intercambiaban ideas, en un proceso similar –aunque de menor escala– al que
sucedería más tarde con los grupos de aficionados a la radio.
Como apunta Susan Buck Morss:

El fotógrafo debía preparar el

CC
Desde el comienzo, la fotografía formó parte de la cultura popular. Pioneros co-
negativo justo antes de la toma
mo Nadar ampliaron su temática, con mil tomas de las catacumbas y los de la imagen. En ese sentido,
desagües de París, e incluyendo a todas las clases y rangos sociales en sus re- no solo era un artista, sino tam-
tratos. El método fotográfico alentó la práctica de los amateurs, de modo que la bién un artesano que fabricaba
su propio material fotosensible.
frontera entre artistas y público comenzó a diluirse…” (Buck Morss, 1995: 153).
Hacia 1870 aparecieron las pri-
meras placas de gelatina seca
conservables, que se fabricaban
La década de 1850 se caracterizó además por una estabilización de la técnica industrialmente.
fotográfica, a partir de la aparición de un tipo de negativo en el que la fotosen-
sibilidad de la solución desaparecía en cuanto este se secaba.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


90

Para tener una noción de la progresiva mejora de la tecnología, hay que

xx tener en cuenta que mientras en 1829 (Niepce) el tiempo requerido de


exposición de la foto era de 30 minutos, hacia 1860 (Nadar) se había
abreviado a 20 segundos.

El siguiente gran hito ocurrió en 1888, con la aparición de la Kodak. El eslo-


gan del nuevo sistema de Eastman era bien ilustrativo: “Apriete el botón,
nosotros hacemos el resto”. El creador evidenciaba una mentalidad comercial
que le permite instalar socialmente el invento. Así, la fotografía se insertó
rápidamente en la corriente del consumo de masas que estaba emergiendo
en Norteamérica.
Durante el siglo XX, la sofisticación del equipo fotográfico fue continua,
hasta la llegada de la tecnología digital: progresivamente las cámaras se hicie-
ron más pequeñas, más rápidas y más accesibles en términos de costos. Se
pueden destacar dos momentos importantes: la aparición de las primeras pelí-
culas a color de uso fácil, hacia 1935, y la creación de la cámara Polaroid, en
1947, que introdujo el novedoso concepto de la fotografía instantánea.

LECTURA OBLIGATORIA

Benjamin, W. [1931] (1989), “Pequeña historia de la fotografía”,

OO en: Discursos interrumpidos, I. Filosofía del arte y de la historia, Taurus,


Madrid.

Los usos sociales


El primer uso extendido y consolidado de la fotografía fue el retrato. Retomaba
una práctica antigua, que como plantean Barbier y Bertho Lavenir (1999: 207)
tiene una “tradición aristocrática”. Walter Benjamin sostiene que “la auténtica
víctima de la fotografía no fue la pintura de paisajes, sino el retrato en minia-
tura. Las cosas se desarrollaron tan aprisa que ya hacia 1840 la mayoría de
los innumerables miniaturistas se habían hecho fotógrafos profesionales”.
Según Debray, “en 1850 la mayo- Se trata de un uso “familiar” de la fotografía, que se extendería más allá
ría de los retratistas profesionales del retrato. Susan Sontag define “la conmemoración de los logros de los indi-
están arruinados, como lo esta- viduos en tanto miembros de una familia (así como de otros grupos)” como
rán en 1900 los cultivadores del
paisaje de género por culpa de
“el primer uso popular de la fotografía. Durante un siglo al menos, la fotografía
la tarjeta postal”. No obstante, la de bodas ha formado parte de la ceremonia tanto como las fórmulas verbales
competencia entre pintura y foto- preescritas” (Sontag, 2006: 22).
grafía no necesariamente termina Recién en la década de 1890 –tras la invención de la Kodak– se amplifica-
en la anulación de la una por la
otra: “El aparato fotográfico (…) ron los usos. Como describe Flichy,
ha forzado al pintor a pintar mejor”
(Debray, 1994: 227).

CC
Los años 1890 constituyen, entonces, un verdadero giro en la historia de los
usos de la fotografía. Hasta entonces, la fotografía había servido principalmen-
te para democratizar el retrato. Era utilizada sobre todo por profesionales.
Gisèle Freund observa que, hacia 1850, Marsella poseía cuatro o cinco pinto-
res de retratos en miniatura, cuya producción anual era de unas 200 piezas.
Algunos años más tarde, una corporación de cuarenta a cincuenta fotógrafos

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


91

realizaba de 40.000 a 60.000 retratos fotográficos por año. Esos retratos se


realizan según normas precisas [...] Con la fotografía, el recuerdo se estandari-
za. Los retratos de los antepasados, conservados con cuidado, se cuelgan en
las paredes de los salones pequeño burgueses para constituir lo que la
Adrienne Mesurat de Julien Green llama “el cementerio” (Flicky, 1991: 105).

Entre las otras prácticas que se extienden, la “captación del mundo exterior”
por medio de la fotografía se relaciona con un uso científico de esta tecnología.
Otro uso fue el administrativo-público burocrático. Como ya mencionamos La fotografía se utilizó para estu-
en la Unidad 1, la fotografía se utilizó tempranamente en Francia con fines poli- diar el mundo animal. Lo mismo
ocurrirá con la imagen animada y
cíacos tras la brutal represión de la experiencia insurreccional de la Comuna.
con la grabación de sonido.
Según caracteriza Sontag, “las fotografías fueron puestas al servicio de impor-
tantes instituciones de control, sobre todo la familia y la policía, como obje-
tos simbólicos e informativos. Así, en la catalogación burocrática del mundo,
muchos documentos importantes no son válidos a menos que se les adjunte
una muestra fotográfica del rostro del ciudadano” (Sontag, 2006: 40).
Finalmente, también vinculado con ese carácter “informativo” del mate-
rial fotográfico, corresponde mencionar el uso periodístico, que se consolidó
tardíamente, mucho después del retrato. Esto se debe a la escasa sensibili-
dad de las primeras placas, que exigía una larga exposición al aire libre que
el registro no controlado de la “actualidad” no podía garantizar. Pasó medio
siglo entre la invención inicial de Daguerre y el momento en que se hizo
comercialmente factible reproducir fotografías en las grandes ediciones de
los periódicos.

LEER CON ATENCIÓN

La introducción de la fotografía en los periódicos requería, además,

LL innovaciones tecnológicas de la imprenta. Fue posible tras la crea-


ción del molde de imprimir a media tinta, que marcó la transición
del periodismo ilustrado al fotográfico.
La primera vez que apareció una
imagen tramada en un periódico
fue en el Daily Graphic de Nueva
York, en 1880.
Este proceso se experimentó desde 1867 en la revistas semanales y desde
1880 en algunos periódicos diarios, pero recién hacia 1890 se tornó viable
que los periódicos de gran tirada imprimieran fotograbados a media tinta regu-
larmente y en grandes cantidades.
Esto marcó un hito en la historia del periodismo gráfico, una suerte de
reinvención. “El fotoperiodismo se estableció técnica y estéticamente como
carrera profesional e institución social” (Keller, 1997: 244). Hasta entonces, El desarrollo de fotorrevistas y de
el grabado en madera era el principal medio de difusión de imágenes, bastan- periódicos populares específica-
mente dedicados al fotorreportaje,
te utilizado por los periódicos de gran circulación. se dará centralmente en la década
de 1930. Life, en Estados Unidos,
data de 1936 y llega a 1972.
Anterior es la revista francesa Vu
(1928-1940), precursora de Paris-
Match. En los años sesenta, las
fotorrevistas se verían amenazadas
por la irrupción de la televisión.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


92

LECTURA RECOMENDADA

RR
Keller, U. (1997), “El primer fotoperiodismo”, en: Crowley, D. y Heyer, P., La
comunicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad, Bosch, primera edición espa-
ñola, Barcelona.

4.2.2. El cine

LECTURA OBLIGATORIA

Barbier, F. y Bertho Lavenir, C. (1999), “El cine, ¿una cultura de

OO la imagen?”, en: Historia de los medios de Diderot a Internet, Colihue,


Buenos Aires.

Hay diversas ramas de conocimiento que confluyeron para dar nacimiento a la


cinematografía. El mecanismo en su conjunto depende del fenómeno fisioló-
gico de persistencia en la visión, que permite al cerebro humano retener una
imagen el tiempo suficiente para crear la ilusión de movimiento cuando lo que
hay, en realidad, es una sucesión de imágenes estática. Esas imágenes son
fotografías. Lo que se desarrolló a fines del siglo XIX fue un método para crear
la ilusión de imagen en movimiento.

Un antecedente: la linterna mágica


La idea de proyectar imágenes no se construye sin antecedentes previos. Se podría pensar
una genealogía de espacios sociales que son las bases de la experiencia cinematográfica. La
linterna mágica –una especie de proyección de diapositivas– se practicaba desde el siglo XVII
En la historia técnica, además de y desde 1736 incorporó un movimiento simple (una dispositiva sobre otra). Hacia la década
cinematógrafo de Lumière y el de 1820 empezaron a desarrollarse distintos artefactos mecánicos para mostrar imágenes en
cinetoscopio de Edison, podrían movimiento. Como apunta Garth Jowett, “los historiadores del cine no han otorgado del
mencionarse invenciones como debido tributo a los linternistas itinerantes y a la importancia de sus presentaciones para
el bioscopio de Skladanoswsky,
el taquioscopio de Anschütz o el
la preparación –y tal vez el estímulo del apetito– del público para la introducción de las
eidoscopio de Latham. Al pensar verdaderas películas proyectadas” (Jowett, 1992: 140).
los contenidos y la relación con
el público, fue Lumière quien creó
un nuevo medio.

El cine surgió en 1895 simultáneamente en Estados Unidos –en los laborato-


rios Edison– y en Francia –con los hermanos Lumière.
En el caso de Edison, la invención sucedió al fonógrafo y estuvo pensada
en relación con él: las imágenes en movimiento se imaginaron inicialmente
como un acompañamiento de la música grabada. La primera propuesta de
uso, en su caso, era una proyección individual: organizó “una pequeña caja
munida de un dispositivo de pago, el kinetoscopio, concebido para especta-
dores individuales. Los kinetoscopios están destinados a ser explotados en
las galerías de juegos entonces populares en los Estados Unidos” (Barbier y
Bertho Lavenir, 1999: 209).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


93

Los franceses, en cambio, pensaron otro tipo de relación con el público y


fue por eso –más que por el aporte técnico, relativamente modesto y similar
al de otros contemporáneos– que se convirtieron en los “fundadores” del cine.
Los Lumière patentaron el cinematógrafo en febrero de 1895, pero esperaron
hasta fin de año para hacer su famosa proyección en el Gran Café de París.
En esos meses crearon stocks de película, formaron operadores y rodaron
un centenar de films.
Varios historiadores del cine sos-
tienen que los films de Lumière
constituyen la matriz a partir de la
cual se desarrolla el séptimo arte.
LEER CON ATENCIÓN Aunque se trata de documenta-
les, se encuentran allí la semilla
Al igual que vimos con la radio, fueron prácticamente contempo-

LL
de lo que va a ser la narración
ráneas las experiencias cinematográficas en los países centrales y en cinematográfica.
América Latina. En nuestra región, las primeras proyecciones se rea-
lizaron en 1896, en Río de Janeiro, Montevideo, Buenos Aires, Méxi-
co, Santiago de Chile y Guatemala. En 1897 hubo también en La
Habana y Lima.

En la primera época del cine, las películas eran realizadas por quienes fabrica-
ban el material fílmico y los dueños de las patentes. Francia, donde la nueva
tecnológica se desarrolló sin trabas jurídicas, dominaría la producción mundial
hasta la guerra, con distintos productores: Lumière, Méliès, Pathé y Gaumont,
entre otros. En tanto, en Estados Unidos las mayores innovaciones las hicieron
emprendedores independientes que progresivamente fueron resquebrajando
el poder del grupo Edison. De ese grupo surgieron los majors
En el cambio de siglo, el cine se organizó como una industria, “la prime- de Hollywood, que hoy es un
ra de las ´industrias culturales´ del siglo XX” como plantean Barbier y Bertho emblema, pero no constituye el
origen del cine. Hollywood fue
Lavenir: fundada por independientes entre
1909 y 1913.

CC
El cine es una industria, en efecto, en varios sentidos. Por un lado, articula una
estructura de producción, de distribución y de consumo que se ha conformado,
históricamente, al esquema usual de la actividad capitalista, pasando de la fa-
se inicial de la actividad empresarial a pequeña escala a la formación de mo-
nopolios a gran escala. Estos aseguran su posición estableciendo una estruc-
tura integrada que cubre todos los sectores de la producción y de la
distribución. Por otra parte, el cine es también una industria en el sentido de
que organiza la producción alrededor de la noción de división del trabajo, apli-
cada a Hollywood de modo muy elaborado. Por último, como la industria, se
apoya sobre técnicas de publicidad en masa.
El cine se ha desarrollado igualmente como un arte. Sus autores –rápidamen-
te identificados como directores– invierten su creatividad individual en la pro-
ducción de obras de expresión que dan al espectador un medio de trasponer o
revivir imaginariamente experiencias, valores, sentimientos que reflejan su vida
individual o colectiva (Barbier y Bertho Lavenir, 1999: 218).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


94

Desde el punto de vista del consumo, es importante advertir que, antes de


1914, el cine no fue un entretenimiento de élites. Al igual que el music-hall en
sus primeros tiempos –con el que compartió salas y público–, el cine era un
espectáculo popular y urbano, cuyo público estaba constituido en gran medida
por inmigrantes adultos.
En Europa, el primer cine se orien-
ta también a un público popular, Asimismo, el cine mudo de antes de la guerra fue esencialmente esa expe-
“que frecuenta los café-concerts, riencia colectiva en la que los espectadores participaban intensamente en el
y los teatros baratos, o incluso las espectáculo. A diferencia del teatro, las proyecciones cinematográficas de la
fiestas de las ferias” (Barbier y
Bertho Lavenir, 1999: 227).
primera época estuvieron marcadas por comentarios, gritos, risas, silbidos.
Más tarde, en la época del cine sonoro, ese comportamiento sería reprimido
por los otros espectadores. “El público parlante de los films mudos se convier-
te en el público mudo de los films hablados” (Robert Sklar, citado en Flichy,
1991: 209).
Hacia la década de 1930, el cine atravesaría una gran transformación que
tiene varias dimensiones. Un cambio técnico fundamental fue la aparición
Para Barbier y Bertho Lavenir, la del cine hablado, cuya primera expresión fue la película El cantante de jazz,
primera innovación relevante fue de 1927. Las consecuencias se sintieron tanto en el ámbito de la produc-
el alargamiento de las películas
ción como el de la recepción. De un lado, un efecto fue el desplazamiento de
(1910), seguida por el cine sonoro
y la aparición del color. El cambio estrellas consagradas en el cine mudo cuya voz no se adecuaba a los nuevos
técnico “desestabiliza regularmen- requerimientos. Entre los espectadores, comenzó a extenderse el consumo
te las posiciones adquiridas pero “silencioso”.
se difunde rápidamente, creando
un espacio técnico relativamente
No menos importante fue la implementación de sistemas de refrigeración
homogéneo en los grandes países en las salas de cine, si se tiene en cuenta que la mayoría de los primeros edi-
industrializados” (Barbier y Bertho ficios cinematográficos debían cerrar durante la temporada de verano.
Lavenir, 1999: 206).

EE

Cantando bajo la lluvia [Singin’ In The Rain] (Estados Unidos, 1952)

El artista [The Artist] (Francia, 2011)

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


95

Para esos años el avance norteamericano era innegable:

CC
En 1930, la industria cinematográfica estadounidense exporta cuatro veces
más que la europea y el proceso de concentración en curso transforma su es-
tructura: la mayoría de la producción está en manos de cinco majors
(Paramount Pictures, Metro-Goldwin-Mayer, 20th Century Fox, Warner y RKO).
Pero la introducción de la película sonora, donde la cuestión del idioma resulta
esencial, también permite que en otros países pueda crearse o consolidarse
una producción nacional; es el caso de Italia, Checoslovaquia, Suecia, Polonia,
Suiza, México o Argentina” (Mattelart, 1996: 107).

Para entonces, el cine era el espectáculo colectivo de la época –la gran expre-
sión de la naciente industria del ocio– y su práctica se tornó familiar, inclu-
yendo a los niños.
En esos años, mientras la calidad de las películas mejoraba y las salas
de cine se fueron haciendo más cómodas y lujosas, el precio de la entrada
aumentó.

La era de los palacios cinematográficos


En la trayectoria de los nickelodeons narrada por Douglas Gomery (1997) hay una aproxi-
mación a los espacios sociales del cine -centrada en el caso norteamericano-, que reconoce Los nuevos espacios de cine reci-
ciertos lugares preexistentes a partir de los cuales emergió la práctica de visionado cinemato- bieron ese nombre en Estados
Unidos, porque el precio de la
gráfico: restaurantes, casas de empeños o tiendas de venta al por menor acondicionadas. La entrada era un níquel, nombre
“era del palacio cinematográfico moderno” empezó en 1914, con la apertura en la ciudad que se daba a una moneda de
de Nueva York de lo que se conoció como Strand Theater (más conocido como Roxy, por 5 centavos.
el nombre de su dueño).

LECTURA RECOMENDADA

RR
Gomery, D. (1997), “De los Nickelodeons a los palacios cinematográficos”, en: Crow-
ley, D. y Heyer, P., La comunicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad, Bosch,
primera edición española, Barcelona.

El aumento de precios disminuye la asistencia de las clases populares y pro-


voca una transformación del origen social del público, orientado el cine hacia
las clases media.
Como apunta Karush,

CC
(…) en Estados Unidos, el cine perdió rápidamente su impronta proletaria (…)
a partir de los años veinte, los estudios de Hollywood se embarcaron en una
nueva estrategia, obteniendo enormes ganancias al producir películas que ape-
laban a una audiencia multiclasista. Los cines inmensos y lujosos del centro
empezaron a reemplazar a los viejos cines de barrio y los directores rechaza-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


96

ron el “melodrama espectacular” (…) El cine “clásico” de Hollywood creó, fun-


damentalmente, un nuevo modo de recepción que borraba las divisiones de
clase y de etnia en las audiencias del cine (Karush, 2013: 110).

LEER CON ATENCIÓN

No fue la llegada de la televisión la que hizo caer la audiencia cine-

LL matográfica. Una parte del público –en especial del público popular
y familiar– ya había abandonado las salas..

Algunos investigadores del tema discuten si la huida del público popular se


debió al aumento de las entradas o, por el contrario, la propia industria impul-
só una nueva política de precios para compensar la huida del público: “Es
difícil de decir. En cualquier caso, queda un público disponible para la televi-
sión, que encontrará la posibilidad en su casa, en familia, de reanudar sus
actividades de escucha parlante y colectiva” (Flichy, 1991: 211-212).

EE

Cinema paradiso (ficción, Giuseppe Tornatore, Italia-Francia, 1988).

2.

KK A partir del visionado de Días de radio y Cinema Paradiso, escribir un


texto de una o dos páginas que analice alguno o varios de los siguien-
tes ejes:
• Condiciones de producción en la radio y el cine a mediados del siglo
XX.
• Condiciones de acceso y modos de recepción.
• Diferencias sociales y generacionales en la apropiación de los medios.
• Funciones sociales de cada tecnología. Géneros presentes en la pro-
gramación
• Transformaciones en el espacio público y el espacio privado.

Los textos deberán tener como referencia personajes, escenas, relaciones


o situaciones tomados de ambas películas.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


97

La industria y el público local

LECTURA RECOMENDADA

RR
Karush, M. (2013), “Competir en el mercado transnacional”, en: Cultura de clase.
Radio y cine en la creación de una Argentina dividida (1920-1946), Ariel, Buenos Aires.

CC
La tecnología de la cultura de masas llegó a Argentina, al igual que a la mayo-
ría de los lugares del mundo, como una importación. La invención del fonógra-
fo, la radio y el cine, y también el crecimiento de las industrias norteamerica-
nas y europeas dedicadas a comercializar entretenimientos, tuvo un impacto
global, ya que estas industrias emergentes buscaron con suma energía, merca-
dos extranjeros (…). La rápida adopción de las tecnologías de la cultura de ma-
sas en los años veinte y treinta insertó a los argentinos en los circuitos de la
cultura global en una medida sin precedentes” (Karush, 2013: 69-70).

En 1896 se proyectó en Buenos Aires La llegada del tren a la estación y cuatro


años después se inauguró la primera sala de cine. Pronto se inició también
la producción nacional de películas, incluidos los noticieros. La Revolución de
Mayo (Mario Gallo, 1909), una recreación ficcional del movimiento de 1810,
señala los inicios del cine mudo argentino como forma popular de entreteni-
miento. El gran éxito –no solo en el país sino en América Latina y España– fue
Nobleza gaucha (1915). En 1917 debutó en el cine Carlos Gardel con Flor de Durante la Primera Guer ra
durazno. Mundial, con el cierre de la indus-
Finalmente, fue en la década de 1930 cuando se produjo “una verdade- tria cinematográfica europea, los
directores argentinos fueron capa-
ra industria cinematográfica. En 1931 se fundaron dos estudios: Luminton y
ces de vender sus productos en
Argentina Sono Film, donde se filmarían los éxitos comerciales de los años el exterior. Entre 1915 y 1921 se
siguientes. A mediados de la década del cuarenta la industria alcanzaría su produjeron alrededor de cien pelí-
pico máximo de producción y exportación, y a partir de entonces comenzaría culas mudas argentinas.
una crisis que solo podría ser remontada por breves períodos durante la déca-
da del sesenta” (Varela, 2005: 107).
No obstante, incluso en las mejores épocas, la mayor parte del cine consu-
mido localmente provino de Estados Unidos: en 1931, siete grandes empre- Ya en los años veinte, el cine era
sas norteamericanas distribuían directamente el 62% de todas las películas un espectáculo masivo en las
que se proyectaban en el país (Karush, 2013: 105). ciudades argentinas, que compe-
tía con el teatro. Desde los años
treinta el cine sonoro se expandió.

CC
Casi de un día para otro, las nuevas tecnologías transformaron la vida cotidia-
na de muchos argentinos, en particular la de aquellos que vivían en Buenos
Aires y otras ciudades. En los años treinta, había 18 radioemisoras en la capi-
tal y se exhibían películas en más de 150 cines en los distintos barrios de la
ciudad. Junto con las producciones nacionales, estas radios y cines ofrecían a
sus anunciantes una programación fija de música jazz y películas de Hollywood.
En 1927, Argentina se había convertido en el segundo mercado para el cine de
Hollywood, superando así a su más extenso vecino, Brasil” (Karush, 2013:
25-26).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


98

En ese contexto, un aspecto interesante local fue la segmentación del cine,


que hacía difícil imitar la búsqueda de Hollywood por una audiencia homogé-
nea y multiclasista: “En Buenos Aires, la preferencia por películas extranjeras
se convirtió en un marcador de clase alta. Como resultado de esto, la seg-
mentación de la audiencia reforzó la adscripción de los cineastas locales a
las prácticas culturales más plebeyas” (Karush, 2013: 115).

4.2.3. La televisión

LECTURA OBLIGATORIA

Williams, R. (2011), “La tecnología y la sociedad”, en Televisión:

OO tecnología y forma cultural, Paidós, Buenos Aires..

CC
En la imaginación popular, la radio puede ser atribuida a Guglielmo Marconi y el
teléfono a Alexander Graham Bell, pero la televisión, en cambio, no se presen-
ta asociada a un nombre heroico (…) Los “inventores”, antes que actores, son
víctimas de un proceso en el cual pierden patentes o son utilizados para dete-
ner investigaciones de compañías rivales. No es casual que uno de los nom-
bres más importantes del desarrollo de la televisión en Estados Unidos, David
Sarnoff, no fuera un inventor, sino un ejecutivo de la RCA (Varela, 2005: 28).

CC
La invención de la televisión no fue un acontecimiento individual ni una serie
de acontecimientos individuales. Dependió de un conjunto de inventos y desa-
rrollos en los campos de la electricidad, la telegrafía, la fotografía, el cine y la
radio. Podría decirse que se la aisló como un objetivo tecnológico específico
en el período comprendido entre 1875 y 1890 y luego, después de un interva-
lo, fue desarrollada, a partir de 1920, como una empresa tecnológica específi-
ca, hasta que en la década de 1930 se pusieron en funcionamiento los prime-
ros sistemas de televisión pública. Con todo, en cada una de las fases,
algunas partes de la creación de la televisión dependieron de otros inventos
concebidos en principio con otros propósitos (Williams, 2011: 27).

“Ninguno de los anteriores medios


de comunicación fue tan clara- Las citas con las que abrimos este apartado son elocuentes. Si hace varias
mente previsto y esperado con unidades temáticas venimos poniendo en cuestión la figura individual del
tanta ansiedad como la televi-
sión”, plantea Jowett (1992: 148-
inventor y el carácter meramente técnico de una invención, la historia de
149). Esto puede verse claramen- televisión lo confirma todo. Desde una perspectiva social estamos hablando
te en el texto de Sarlo indicado de un fenómeno de la segunda mitad del siglo XX, cuando la TV se instaló
como lectura obligatoria. definitivamente en el seno de la sociedad. Y sin embargo, la tecnología venía
experimentándose desde el siglo anterior, fue muy previsible y esperada duran-
te décadas, y hacia mediados de la década de 1930 ya existía operativamente
en los países más industrializados.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


99

LEER CON ATENCIÓN

Mientras muchas tecnologías de comunicación fueron “tecnologías

LL de guerra” (ya sea el telégrafo, que ayudó al movimiento de ejérci-


tos, o el cine como instrumento de propaganda) y fueron impulsa-
das por los conflictos bélicos, con la televisión sucedió lo contrario:
la Segunda Guerra Mundial retrasó su aplicación y su expansión a
nivel mundial. Iniciado el conflicto bélico, la
BBC suspendió las emisiones que
estaba realizando; y el Estado ale-
mán continuó las suyas solo con
carácter experimental. En Estados
En la década de 1910 hubo ensayos de sistemas de televisión, en plena Unidos la industria electrónica se
volcó a la producción de material
transición del paradigma electromecánico hacia el paradigma electrónico. En
de guerra y se prohibió la fabrica-
general, el comienzo de la televisión se sitúa en la década siguiente. Hacia ción de aparatos de TV.
1925, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos se realizaron las primeras
demostraciones públicas de sistemas de televisión. En otras palabras, habla-
mos del mismo momento en que se produce el auge de la radio. Eso hizo La variante de la “televisión mecá-
que inicialmente no se mostraran interesados por la nueva tecnología actores nica”, que forma parte de una
significativos como la empresa norteamericana RCA, que más tarde daría un extensa prehistoria de los expe-
rimentos de televisión, fue la pri-
fuerte impulso a la televisión. mera en ser operativa.
Hacia comienzos de los años treinta siguieron las experimentaciones, inclu-
so fuera de los países centrales que encabezan las innovaciones: en 1938,
por ejemplo, se creó en Argentina el Instituto Experimental de Televisión. En la En 1939, la RCA decidió finalmen-
década siguiente, el empresario Martin Tow obtendría la primera licencia para te crear una cadena de televisión a
explorar la televisión en el país, a partir de las cuales se hicieron emisiones través de su filial NBC. Ese mismo
año hubo una demostración tele-
que son previas a la “fecha oficial” del nacimiento del medio en Argentina.
visiva en la Exposición Universal
Durante todos estos años estuvieron en pugna distintas normas y paten- de Nueva York.
tes, en una disputa que nunca terminaría de resolverse: la televisión se desa-
rrolló con variantes tecnológicas en las distintas regiones, al igual que sucede
actualmente con la televisión digital. En 1944 se realizó la primera
El avance inicial fue más rápido en Europa, ya que la industria electrónica transmisión artística de media
norteamericana estaba retraída en la década de 1930. En el caso británico, hora de duración. Los equipos fue-
un impulso importante lo dio la temprana disputa entre los dos sistemas de ron comprados en Estados Unidos.

emisión, que se ensayaron simultáneamente en la BBC.

Estados Unidos utilizó el sistema

CC
Al principio de la Segunda Guerra Mundial, la televisión británica está realmen- NTSC (525 líneas, más dinámi-
te en marcha. Ofrece programas regulares de televisión desde hace varios ca), a diferencia de Europa, que
años, y hay instalados entre 20.000 y 25.000 receptores (Flichy, 1991: 191). desarrolló un sistema con superior
definición (625 líneas) denomina-
do PAL o SECAM. América Latina
quedó dividida: Chile tomó el sis-
En esos años, en Alemania, el ministro de propaganda Goebbels advertía tema norteamericano, mientras los
demás países se inclinaron por la
en la televisión un potencial elemento de difusión nazi, complementario a la
tecnología europea.
radio. En ese contexto, el mayor impulso a la difusión de la televisión fueron
los Juegos Olímpicos de Berlín (1936), que se transmitieron en 28 televisores
gigantes.
En los años siguientes, la Gran Guerra detuvo el desarrollo de la televisión
en todas partes. El impulso se retomó una vez finalizada, con un escenario
distinto: Europa avanzó mucho más lento –producto de la crisis generada por
la guerra– y Estados Unidos mostró una gran expansión. Mientras en 1949
este país tenía cuatro millones de receptores y 97 emisoras, en Gran Bretaña

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


100

apenas funcionaban 240.000 receptores y en el resto del continente la tele-


visión funcionaba solo con carácter experimental.
Así, el desarrollo de la televisión en América Latina –con gran dependencia
En Argentina, todos los equipos tecnológica– fue contemporáneo al de muchos países europeos. Los pioneros
iniciales se compraron a General fueron México, Brasil y Cuba (1950), con el impulso de grupos privados que
Electric. A su vez, algunos de los detentaban poder en otros medios; seguidos por Argentina (1951) y Venezuela
principales canales privados (9
(1952). Otros países se demoraron hasta fines de década (Perú: 1958; Chile:
y 13) establecieron convenios
de “asistencia técnica” con las 1959) o comienzos de la siguiente.
cadenas NBC y CBS. En cualquier caso, los años sesenta fueron los años de consolidación. En
nuestro país, fue la década en la que aparecieron los canales privados que
dieron un nuevo impulso al medio, cuyo “nacimiento oficial” corresponde a
Los primeros fueron el 9 y el 13 una iniciativa estatal.
de Capital Federal y el 8 de Mar
En términos de regulación, en tanto, los modelos adoptados trazaron líneas
del Plata (1960), seguidos por
el 11 porteño y el 7 de Mendoza de continuidad con las opciones que cada país había forjado para la gestión
(1961). Otros dieciséis surgieron del servicio y la radio, con modelos privados-comerciales (Estados Unidos),
entre 1964 y 1966. instituciones de servicio público (Gran Bretaña, Francia) y modelos mixtos o
inestables.

Hacia la década de 1980 se La televisión en el hogar


produjo un replanteo del modelo
europeo, que tendió a la privati- Desde su expansión social –en Estados Unidos y Japón en la década de 1950;
zación. En ese proceso, además en otros países, la siguiente–, la televisión se incorporó a la vida cotidiana de
del contexto político-ideológico de
los países occidentales y fue adquiriendo un lugar central en el ámbito privado
cada país, influyó la aparición de
nuevas tecnologías como la tele- del hogar.
visión por cable y satelital, que
afectaron la fortaleza de los ser-
vicios públicos.
LEER CON ATENCIÓN

Para Raymond Williams, se estableció una forma de entretenimien-


En 1952 ya había en Estados
Unidos 21 millones de aparatos
receptores, cifra que se duplicó
cinco años después. Al finalizar la
LL to-comunicación para una sociedad que se hacía cada vez más móvil
pero que, a su vez, desarrollaba un hogar familiar autosuficiente. Pri-
mero con la radio y luego con la televisión, las noticias y el entrete-
década, muchos hogares empeza-
ban a instalar segundos aparatos.
nimiento llegaban directamente al hogar.

Desde un principio, el aparato receptor ocupó un lugar familiar, claramente


fomentado por la publicidad:

CC
Las fotografías, particularmente en los anuncios, representaban gráficamente
la idea del círculo familiar con espectadores televisivos agrupados alrededor
del aparato de televisión en modelos semicirculares.
Como Roland Marchand ha mostrado con respecto a la publicidad en los años
20 y 30, el círculo familiar era una eminente estrategia gráfica para la promo-
ción de los bienes domésticos. Las imágenes sugerían siempre que todos los
miembros de la familia estuviesen presentes (Spigel, 1997: 342).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


101

Eso implicó que un desplazamiento de otras instalaciones fijas de la casa,


tradicionalmente asociadas con la felicidad doméstica, como la chimenea, el
fonógrafo o el piano. De esos reacomodamientos dan testimonio las revistas
“hogareñas” de la época.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Spigel, L. (1997), “Haciendo sitio a la tele”, en: Crowley, D. y Heyer, P., La comu-
nicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad, Bosch, primera edición española,
Barcelona.

3.

KK Indagar entre familiares y conocidos mayores de 60 años: ¿cuándo y


cómo apareció la televisión en sus vidas? ¿Qué recuerdan de los apara-
tos que tuvieron o utilizaron? ¿Qué tiempo dedicaban, en los distintos
momentos de su vida, a ver televisión? ¿Qué transformaciones atravesó
la programación? ¿Qué lugar ocupaba el TV en el hogar? ¿Quién deci-
día cómo se utilizaba?

En la década de 1960, era indudable el lugar de la TV como medio de masas


que tiende a cambiar los hábitos sociales y que adquiere un papel decisivo
en la mediatización de la política. En esa década hay un auge de las revistas En 1960 se realizaron en
dedicadas al medio: TV Guide, la revista norteamericana más popular; TV Guía Estados Unidos los debates
o Canal TV en Argentina. Y se produjeron innovaciones de géneros, adquiriendo Kennedy-Nixon.
la televisión una programación múltiple como la que había caracterizado a la
época de oro de radio. Ficciones, shows musicales y humorísticos, programas
de preguntas y respuestas, películas y series, dibujos animados, noticieros y
transmisiones deportivas constituyeron la agenda de la televisión, que había
nacido sin contenidos prefijados:

CC
A diferencia de todas las demás tecnologías previas de la comunicación, la radio y
la televisión fueron sistemas principalmente concebidos para la transmisión y la
recepción, como procesos abstractos, con muy poca o ninguna definición de un
contenido previo. Cuando se presentó el problema del contenido, por lo general se
lo resolvió de manera parasitaria. Había hechos estatales, acontecimientos depor-
tivos públicos, funciones de teatro, etcétera, que podían distribuirse comunicativa-
mente a través de estos nuevos medios técnicos. Lo que sucedió no fue solo que
la oferta de dispositivos de difusión por ondas precedió la demanda; además, el
medio de comunicación precedió su contenido (Williams, 2011: 39).

En América Latina, el género más popular fue la telenovela, que recuperó la


tradición del melodrama, como ya lo había hecho la radio. Esta empezó a pro-
ducirse incluso cuando la producción era “en vivo”; por lo cual, los teleteatros
(diarios) establecían un ritmo de trabajo agotador para actores y técnicos: “Se
ensayaba a la mañana lo que iba a salir en “vivo” a la tarde” (Silvio, 1991: 25).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


102

Progresivamente, la precariedad inicial de la producción se fue superando


y se produjo lo que Varela denomina “el pasaje del televisor a la televisión y
con ello a la existencia de un verdadero medio de comunicación de masas”.
La televisión se constituye como “un medio, un espectáculo, una audiencia y
fundamentalmente, un lenguaje” (Varela, 2005: 16)

CC
(…) desde el punto de vista del público, la definición y consolidación de un tipo
de programación coincide con el pasaje de una recepción ritual, demarcada de
la rutina diaria, a la ritualidad propia de la vida cotidiana. El horario reducido de
la programación de Canal 7 y la escasez de televisores, convertían la recep-
ción televisiva en un verdadero ritual. Se “iba a ver televisión” como una prácti-
ca más parecida a ir al cine que a escuchar la radio. Por el contrario, a medida
que la televisión adquiere mayor relevancia social, el acto de ver televisión se
banaliza, deja de ser un acontecimiento marcado, para superponerse con las
demás rutinas domésticas. La incorporación de la televisión a la vida cotidiana
y la consecución de un cuerpo de imágenes propias supuso la construcción de
un dispositivo específico: el flujo de imágenes permanente, aquello que de un
extraño modo vuelve a la televisión más parecida a la corriente eléctrica que a
un espectáculo brillante (Varela, 2005: 16).

La televisión a color fue otro desarrollo técnico de estos años (1963 en la


RFA), aunque en muchos países como Argentina se implementará recién a
partir de la década de 1980.

El gran acontecimiento televisivo


La década de la televisión cerró el 21 de julio de 1969 con la llegada del hombre a la Luna,
con una audiencia estimada entre 700 y 1000 millones de espectadores en 47 países.
“El alunizaje se convirtió en el programa más visto de la historia de la televisión hasta la
fecha y difícilmente se pueda considerar este acontecimiento histórico en toda su mag-
nitud con prescindencia de su transmisión televisiva mundial”, plantea Mirta Varela.
“La minuciosa planificación de las transmisiones por parte de la NASA y la necesidad
de montar un gran espectáculo hollywoodense a escala global como parte de las estra-
tegias simbólicas desplegadas por el Gobierno norteamericano durante la Guerra Fría,
convirtieron la transmisión en un show histórico que dio por ganada la carrera espacial
que venían desarrollando Estados Unidos y la Unión Soviética desde el fin de la Segunda
Guerra Mundial. Estados Unidos convirtió en ´hazaña´ –tal como denominaron al hecho
los medios de comunicación– en un acontecimiento de ´la humanidad´ toda, pero con la
rúbrica de esa nación” (Varela, 2005: 237).
La dependencia del satélite americano implicó que no se pudiera ver en el país el lanza-
miento del Apoyo XI –el 16 de julio–, visto por unas 500 millones de personas.
La llegada a la luna, televisada una noche de domingo, fue vista sin inconvenientes y el
país participa del “ritual global”. La transmisión de la misión espacial fue utilizada como
inauguración oficial de la estación de Balcarce. Entramos en la era de los satélites, sobre la
que ampliaremos en la Unidad 5.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


103

El desarrollo posterior de la televisión estuvo marcado, además de por el desa-


rrollo de los satélites, por la creación de los sistemas de cable –que permitió
ampliar y especializar la oferta de canales– y por la aparición del video. A esas
tecnologías nos referiremos en la unidad siguiente, dedicada de una “historia
del tiempo presente”.

LECTURA RECOMENDADA

RR
La Ferla, J. (2005) “Sobre Histoire(s) du cinèma y las relaciones entre el cine, el video
y el digital”, en: Oubiña, D. (comp.), Jean-Luc Godard: el pensamiento del cine. Cuatro
miradas sobre Histoire(s) du cinema, Paidós, Buenos Aires.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


104

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


105

Referencias bibliográficas

Albert, P. y Tudesq, A-J. (1982), Historia de la radio y la televisión, Fondo de


Cultura Económica (Breviarios), México.
Barbier, F. y Bertho Lavenir, C. (1999), Historia de los medios de Diderot a
Internet, Colihue, Buenos Aires.
Barthes, R. (2003), La cámara lúcida. Notas sobre la fotografía, Paidós, Buenos
Aires.
Bassets, L. (ed.) (1981), De las ondas rojas a las radios libres. Textos para la
historia de la radio, Editorial Gustavo Gili, Barcelona.
Benjamin, W. [1931] (1989), “Pequeña historia de la fotografía”, en: Discursos
interrumpidos, I. Filosofía del arte y de la historia, Taurus, Madrid.
Bosetti, O. (1993), Radiofonías. Palabras y sonidos de largo alcance, Ediciones
Colihue, Buenos Aires.
Buch, T. y Solivérez, C. E. (2011), De los quipus a los satélites: historia de la
tecnología en la Argentina, Universidad Nacional de Quilmes, Bernal.
Buck-Morss, S. (1995). Dialéctica de la mirada. Walter Benjamin y el proyecto
de los Pasajes, Visor (La balsa de la Medusa), España.
Debray, R. (1994), Vida y muerte de la imagen. Historia de la mirada en
Occidente, Paidós Ibérica, España, 1994.
Douglas, S. (1997). “Comienza la radiodifusión”, en: Crowley, D. y Heyer, P., La
comunicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad, Bosch, primera
edición española, Barcelona.
Fischer, C. (1997), “El teléfono toma el mando”, en: Crowley, D. y Heyer, P.,
La comunicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad, Bosch,
Barcelona.
Flichy, P. (1991), Una historia de la comunicación moderna. Espacio público y
vida privada, Gustavo Gili, Barcelona.
Gomery, D. (1997), “De los Nickelodeons a los palacios cinematográficos”, en:
Crowley, D. y Heyer, P., La comunicación en la historia. Tecnología, cultura,
sociedad, Bosch, primera edición española, Barcelona.
Jowett, G. (1992), “Imágenes de largo alcance”, en: Williams, R., Historia de la
comunicación, Bosch, Barcelona.
Karush, M. B. (2013). Cultura de clase. Radio y cine en la creación de una
Argentina dividida (1920-1946), Ariel, Buenos Aires.
Keller, U. (1997), “El primer fotoperiodismo”, en: Crowley, D. y Heyer, P., La
comunicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad, Bosch, primera
edición española, Barcelona.
Kern, S. (1997), “El mundo sin cables”, en: Crowley, D. y Heyer, P., La
comunicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad, Bosch, primera
edición española, Barcelona.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


106

La Ferla, J. (2005), “Sobre Histoire(s) du cinèma y las relaciones entre el


cine, el video y el digital”, en: Oubiña, D. (comp.), Jean-Luc Godard: el
pensamiento del cine. Cuatro miradas sobre Histoire(s) du cinema, Paidós,
Buenos Aires.
Matallana, A. (2006), Locos por la radio. Una historia social de la radiofonía en
la Argentina, 1923-1947, Prometeo Libros, Buenos Aires.
Sarlo, B. (1994), La imaginación técnica, Nueva Visión, Buenos Aires.
Silvio, H. (1991), Historia de la televisión argentina, Centro Editor de América
Latina, La Historia Popular (Vida y milagros de nuestro pueblo), Buenos
Aires.
Sola Pool, I. (1992), “Discursos y sonidos de largo alcance”, en: Williams, R.,
Historia de la comunicación, Bosch, Barcelona.
Sontag, S. (2006), Sobre la fotografía, Alfaguara, México.
Spigel, L. (1997), “Haciendo sitio a la tele”, en: Crowley, D. y Heyer, P., La
comunicación en la historia. Tecnología, cultura, sociedad, Bosch, primera
edición española, Barcelona.
Sterling, C. y Kittross, J. M. (1997), “La edad de oro de la programación”, en:
Crowley, D. y Heyer, P., La comunicación en la historia. Tecnología, cultura,
sociedad, Bosch, primera edición española, Barcelona.
Tesler, M. (1999), Teléfonos en la Argentina. Su etapa inicial, Ediciones
Biblioteca Nacional y Página/12, Buenos Aires.
Varela, M. (2005), La televisión criolla. Desde sus inicios hasta la llegada del
hombre a la luna 1951-1969, Edhasa, Buenos Aires.
Williams, R. (2011), Televisión: tecnología y forma cultural, Paidós, Buenos
Aires.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


107

La era digital

Objetivos
•• Reconocer las transformaciones que se producen en los sistemas de comu-
nicación a partir de las tecnologías digitales.
•• Desnaturalizar y cuestionar los discursos que plantean la “inmaterialidad”
y la “neutralidad” de la red Internet.
•• Problematizar la tensión entre la promesa democratizadora de las “nue-
vas tecnologías” y las desigualdades sociales que emergen en la era
informática.

CC
Blu-Ray, Napster, Free and Open-Source Software, Wikipedia, Creative
Commons, Smartphone, iPod, MySpace, Facebook, Flickr.com, The Pirate Bay,
Youtube, Megaupload, Espresso Book Machine, Twitter, Taringa!, Microsoft Live
Search Books, Google Book Search, Wikileaks, Kindle, iPhone, Europeana,
iPad, Google Earth, Android... El diccionario tecnológico se incrementa y actua-
liza día tras día a la velocidad del trueno. Lo mismo que la colección de dispo-
sitivos y aplicaciones, sistemas operativos, prestaciones para terminales fijas
y móviles, la oferta de interactividad que triangula Internet, telefonía y TV, las
plataformas de comunicación, los sistemas de compresión y reproducción de
archivos sonoros y audiovisuales (Iribarren, 2012: 107).

Si nos colocamos en una perspectiva centrada en nombres propios y detalles


de las aplicaciones tecnológicas, podríamos prever que esta es la unidad que
obligará a la reedición actualizada de este material, dentro de pocos años. O,
al menos, hará que los docentes del curso deban hacer constantes aclaracio-
nes sobre la fecha de escritura del texto leído.
Esta unidad está dedicada a las “nuevas tecnologías”: como todo produc-
to o práctica calificada con ese adjetivo, estas cargan con el problema de que
todo lo “nuevo” deja de serlo con el paso del tiempo.
Hablar de algo “nuevo” parece sugerir una mirada sobre los últimos años;
sin embargo, aquí también iremos varias décadas hacia atrás, dando cuenta
de un proceso social de producción de tecnologías que arranca a mediados
del siglo XX y que está signado por la aparición de los satélites y el pasaje
hacia el paradigma digital. El desarrollo de los satélites, que
En ese contexto se ponen en juego variables económicas, socioculturales define nuestra situación actual,
tiene su mayor impulso durante
y también geopolíticas. El impulso norteamericano a la producción de ciertas
la Guerra Fría.
tecnologías no se puede comprender desvinculado de su voluntad de consti-
tuirse como gendarme del mundo. Por su parte, también hay que reconocer el
ascenso de Japón como potencia económica, fuertemente vinculado con su

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


108

creación tecnológica: “Fuera de las finanzas y de la construcción de automóvi-


les –sintetiza Mattelart en La comunicación-mundo–, el avance más especta-
cular de las firmas niponas se ha producido en la electrónica destinada al gran
público, de la que aquellas controlan más de la mitad. A partir de este sector
que hace de locomotora, Sony y Matsushita han dado comienzo a la unión
entre equipos y programas en la hora decisiva en que se juega el destino de
los distintos sistemas de televisión de alta definición” (Mattelart, 1996: 309).
En un plano cultural, hay usos que están directamente relacionados con la
emergencia de la juventud como sector social, que conformó un nuevo merca-
do de consumo y prácticas culturales de nuevo tipo.

PARA REFLEXIONAR

Durante el propio período de cambios surgieron producciones inte-

PP lectuales de crítica cultural que intentaron pensar la “sociedad de


la información” y el nuevo momento del capitalismo. En la década
de 1960, con perspectivas diferentes, La galaxia Gutenberg de Mar-
shall McLuhan (1962) y La sociedad del espectáculo de Guy Debord
(1967), pusieron foco en el lugar central adquirido por los medios.

LECTURA OBLIGATORIA

Iribarren, M. (2012), “Convivencia analógica y virtual: la cultura

OO de la integración”, en: VV.AA. En la ruta digital. Cultura, convergen-


cia tecnológica y acceso, Secretaría de Cultura de la Presidencia de la
Nación, Buenos Aires, pp. 101-108.

5.1. La “revolución informática”


Uno de los aspectos clave de esta nueva etapa de las tecnologías de la infor-
mación y la comunicación es la aparición de los ordenadores o computadoras.
Si decidimos ir para atrás en el tiempo, podemos rastrear los orígenes de la
informática a fines del siglo XIX, en la etapa de la innovación que fue producto
–como vimos en la Unidad anterior– de equipos dedicados a la investigación
y desarrollo, con una creciente presencia de Estados Unidos en el mapa mun-
dial. En 1884, el norteamericano Herman Hollerith puso a punto la “máquina
mecanográfica”, un sistema de tabulación y selección de tarjetas perforadas
que podría ser considerado la primera tecnología de procesamiento de infor-
mación, de carácter electromecánico. El desarrollo fue ampliamente usado por
las grandes empresas, tanto para las estadísticas como para la contabilidad.
El Gobierno de Estados Unidos lo adoptó para procesar el censo de 1890.
Desde 1896, esta máquina para el tratamiento de la información fue indus-
trializada por la Hollerith Tabulating Machines Corporation, empresa que en
1924 se convertiría en la firma Internacional Business Machines (IBM).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


109

En 1952, esa empresa emblemática presentó sus primeros ordenadores.


En tanto, el Gobierno federal lanzó en 1958 –en el marco de la guerra fría– el
proyecto ARPA (Advanced Research Projetcs Agency), que suele ser conside-
rado el punto de partida de Internet. El mismo año aparecieron las primeras
computadoras basadas en transistores, dando lugar a la segunda generación
de ordenadores. Así, aunque parezca lejana para asociarla en una referencia
de las “nuevas tecnologías”, desde una perspectiva histórica la década de
1950 adquiere una relevancia clave. Como apunta María Iribarren,
En esos años, el filósofo norte-
americano Ted Nelson presentó
“Xanadú”, el primer proyecto de

CC
Si los años 50 se caracterizaron por el bienestar familiar y la reconversión in-
“hipertexto”. La idea fue mostra-
dustrial (de la fabricación bélica a la electrónica doméstica), también fue el pe- da en su libro “Literary Machines”
ríodo de desarrollo de lenguajes de “alto nivel destinados a ordenadores”. La e imaginaba un texto capaz de
primera versión fue el UNIVAC Short Code II y en el umbral del decenio siguien- cubrir todo lo escrito en el planeta,
mediante una red de ordenado-
te, el COBOL (The Common Business-Oriented Language). Además, se crearon
res interconectados. La referen-
el primer circuito integrado (“microchip”) y el primer videojuego (“Tenis para cia da cuenta del clima cultural
dos”), en tanto comenzó a usarse el término “software” en un ambiente com- de la época.
putacional (Iribarren, 2012: 102).

La dinámica de las innovaciones en las décadas siguientes es vertiginosa. Sin


perjuicio de su ampliación y contextualización en las clases del curso, repa-
semos una breve cronología de algunos aportes que marcan nuestra época:

1962. Se crea el primer juego de ordenador, Spacewar.


1964. IBM presenta el primer procesador de texto.
1969. Sony lanza los videocasetes.
1971. Surgen los microprocesadores y las pantallas LCD. El video se presentó como la posi-
1972. Se desarrolla el correo electrónico ARPA. bilidad de grabar programas de
televisión, pero en la práctica el
1974. Se instaura el protocolo de transmisión de datos TCP/IP, origen de
uso principal fue el de pasar pelí-
Internet. culas comerciales pregrabadas,
1975. Aparecen la fibra óptica y el primer ordenador portátil. Se funda Micro- compradas o alquiladas. Cuando
soft Corporation. Abre en Los Ángeles el primer comercio de ordenado- aparecieron las videocámaras, en
1984, comenzó a desarrollarse el
res. También surge la primera revista de informática del hogar, Byte. video de producción casera.
1976. Se funda Apple, que al año siguiente lanzará computadoras portátiles.
1977. Se inventa el teléfono celular (móvil). Se desarrolla el módem, que
permite a dos computadoras intercambiar archivos a través de la línea Igual que en el origen de la radio y
telefónica. de la televisión, la emergencia de
1984. Aparecen las videocámaras (innovación de Sony), que dan lugar al desa- la computación estuvo acompa-
rrollo del video de producción casera. ñada por publicaciones impresas.
1986. Microsoft empieza a cotizar en el mercado.
1989. Primer cable transátlántico de fibra óptica.
El primer sistema de teléfo-
no móvil obtuvo su licencia en
Estados Unidos en 1983. No tuvo
La lista podría ser mucho más amplia. Hay tecnologías que no completaron una buena recepción; no obstan-
su desarrollo. Otras tuvieron una inserción breve. El fax, por ejemplo, fue un te, en 1989 había un millón de
puente hacia los sistemas completamente electrónicos y digitales, pero no usuarios de teléfonos celulares
en ese país. De todos modos, el
llegó a consolidarse.
gran boom de la telefonía celular
fue posterior.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


110

El software libre
En 1983, Richard Stallman, investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts
(MIT), desarrolla un sistema operativo libre de licenciatarios. Desde entonces su nombre
quedó asociado al creciente movimiento por el software libre y el copyleft –término acuñado
por Stallman en esos años– que propugna la libertad de circulación y el acceso al conoci-
miento. En 1989, la Free Software Foundation (Fundación para el Software Libre) creada
por Stallman, dio a conocer la primera versión de la Licencia Pública General de GNU,
orientada a proteger la libre distribución, modificación y uso de software.

Es importante advertir, como lo hacen David Crowley y Paul Heyer, que “los
ordenadores tuvieron su inicio en las grandes organizaciones, administración
de asistencia, investigación científica y en lo militar. Siguiendo el desarrollo
de la tecnología de microchips de los setenta, los circuitos computarizados
permitieron la industria y se convirtieron en un pilar de los aparatos domés-
ticos, como estufas, aparatos de televisión y juegos infantiles” (Crowley y
Heyer, 1997: 381).

LECTURA OBLIGATORIA

Briggs, A. y Burke, P. (2002), “Convergencia”, en: De Gutenberg

OO a internet. Una historia social de los medios de comunicación, Taurus,


Madrid.

Una cuestión que tiende a definir al grupo de tecnologías que caracterizamos


como “nuevas”, es el pasaje de un sistema analógico a un sistema digital en
la codificación de la información. Este proceso de digitalización de los datos
se combinó con el desarrollo de nuevos sistemas de transmisión: cables de
alta capacidad (fibra óptica) y satélites, la otra gran novedad de la época.

CC
Satélites de comunicación, satélites de observación meteorológica, satélites
de ayuda a la navegación aérea y marítima, satélites de observación de los re-
cursos naturales, toman el relevo de la conquista y de la exploración lunar y se
llevan la parte del león en los presupuestos gubernamentales” (Mattelart,
1996: 149).

Los juegos olímpicos de Tokio Los satélites fueron el centro de la innovación tecnológica en las décadas
(1964) fueron los primeros en de 1960 y 1970, en el marco de una “carrera” por llegar al espacio que los
transmitirse vía satélite.
gobiernos transmitieron a la sociedad, lo que los convirtió en objeto de una
preocupación popularmente extendida.
Los satélites iniciales fueron producidos por la NASA. El Telstar (1962) fue
el primero experimental. El siguiente hito importante fue el Intelsat I (1965),
que pudo servir tanto para telefonía como para televisión.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


111

Hacia 1973 se consolidaron una serie de acuerdos intergubernamenta-


les que conformaron la Internacional Telecomunication Satellite Organization
(Intelsat). Esto sucedió en plena guerra fría. Lógicamente, la Unión Soviética
no era parte del acuerdo: por el contrario, la URSS había creado en 1968 un
cuerpo internacional alternativo, el Intersputnik, aunque solo abarcó a siete
países. Intelsat incluyó a varios Estados
que en otros ámbitos formaban
parte del grupo de los “no alinea-
dos”. En 1975 contaba con no
PARA REFLEXIONAR menos de 89 miembros, grandes
y pequeños y con diversas nece-
Los avances informáticos generaron desde un principio debates públi- sidades en telecomunicaciones.

PP cos acerca de la “informatización de la sociedad” y la “democratiza-


ción de la informática”. El Estado francés tuvo un rol importante en
la promoción de esas discusiones. En 1978 se publicó el informe de
Simon Nora y Alain Minc sobre La informatización de la sociedad,
encargado dos años antes por el presidente Giscard d´Estaing. Allí
nació el término telemática, que aludía a la creciente imbricación de
ordenadores y telecomunicaciones, y se planteaba una serie de pre-
ocupaciones con plena vigencia. Tiempo después, Mattelart y Stour-
dze trabajaron en otro informe solicitado por el ministro francés de
Investigación y Tecnología.

5.2. De las computadoras a la redes


A la hora de pensar las transformaciones en los sistemas de comunicación,
la gran significación de las computadoras en esta historia estuvo dada por la
conformación de redes.
Ya hicimos mención de la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados
(ARPA) que funcionó en el marco del Departamento de Defensa de Estados
Unidos y que trabajó, durante la Guerra Fría, en la creación de una red sin cen-
tros fijos, que se denominó ARPANET. Concebida hacia fines de la década de
1960, fue el primer sistema de datos en paquetes de la historia.
Originalmente se planteaba para compartir información entre universida-
des y otras instituciones de investigación avanzada. La preocupación del
Pentágono era que esa información esencial, puesta en red, pudiera sobre-
vivir a la eliminación o destrucción de cualquiera de los ordenadores que la
integraban. Según Castells (1999), si bien Internet nació como programa mili-
tar, nunca tuvo una aplicación en ese campo. “Hubo financiación militar de
Internet, que los científicos utilizaron para hacer sus cosas, sus estudios infor-
máticos y su creación de redes tecnológicas”.
La red incrementaría su escala al adoptar un uso comercial. El primer pro-
veedor de servicio comercial online empezó a operar en 1979 (CompuServe),
que en un primer momento operó como “un club privado”, en parte propiedad Este aporte provino de un instituto
de Time/Warner. Tiempo después apareció como rival American On-Line, vin- suizo de investigación sobre física
culado con grupos alemanes y franceses. Y hubo incluso un tercero, Prodigy. de las partículas, donde un inglés,
Recién a mediados de la década de 1990 se abrió la fase en la cual el ser- Tim Berners-Lee, ideó en 1989 lo
que denominó “telaraña mundial”.
vicio atrajo definitivamente al mundo de los negocios y los usos se extendie-
ron. En ese proceso fue determinante la aparición de la ecología de la World
Wide Web.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


112

Aunque metáforas utilizadas para hablar de las redes, como “la nube”,
podrían sugerir lo contrario, el crecimiento resultante no fue nada “neutral”
en términos de infraestructura: las principales conexiones de fibra óptica que
sostienen a la red recalan en Estados Unidos.
Como afirma Andrew Blum, que investigó el tema para su libro Tubes, “la
Red está tan apegada a lugares físicos como las vías de tren o el sistema
telefónico”. Es decir, “la nube y cada una de sus partes son, en realidad, un
sitio específico, una realidad obvia que resultaba extraña por la instantanei-
dad con la que nos comunicamos con estos lugares” (citado en Hurst, 2013).

La ICANN
En Un mundo vigilado, Armand Mattelart remarca la oposición sistemática de Estados
Unidos a cualquier intento de forma de Internet y explica:
“La Red, en efecto, está gestionada por la Internet Corporation for Assigned Names
and Numbers (ICANN). Dotada de un estatuto singular (sociedad de derecho califor-
niano sin ánimo de lucro), este organismo controla el acceso a cualquier dominio virtual,
ya sea genérico (.com, .org, .gov, .edu, etc.) o nacional. De hecho, depende, en última
instancia, del Departamento de Comercio estadounidense. La palanca de mando que le
permite a la administración ejercer el control geopolítico sobre Internet y que le confiere,
teóricamente, la prerrogativa de excluir a un país de la Red mundial, es ante todo técnica:
reside en los ´servidores-raíces´, cabezas de puente del sistema de direccionamiento. A
pesar de una amplia alianza entre los gobiernos del sur y la UE, movidos cada uno por
diferentes intereses, la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información organizada
en Túnez en 2005 por instigación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones no
ha logrado quebrantar el axioma del control de la Red por Estados Unidos, aferrados a
su doctrina de la global information dominante. La solución de compromiso ha sido la
creación de un Foro de Internet, instancia intergubernamental de diálogo, aunque no
de decisión, a la que serían invitados portavoces del sector privado y de la sociedad civil
organizada…” (Mattelart, 2009: 194-195).
En su libro, Mattelart problematiza los nuevos sistemas de control y vigilancia del
mundo contemporáneo, que están basados en la potencia inquisitorial de la informática.
Y advierte: “las tecnologías, aun cuando sean interactivas, no son democráticas en sí. Solo
su forma de integración social hace que entren en un proyecto de ´insurgencia´ frente a las
´reglas establecidas´. La efervescencia de la navegación en el ciberespacio no puede ocultar
el hecho de que los comportamientos individualistas son el fundamento de la Red y que
su contribución a una cultura del espacio público dista mucho de ser algo que viene dado.
Necesita construirse socialmente” (Mattelart, 2009: 253).

1.

KK Problematizar nuestro propio uso de computadoras y redes:


a. Revisar los principales artefactos digitales del hogar: ¿dónde están
fabricados?
b. ¿Qué programas informáticos utilizamos cotidianamente? Buscar
qué empresa los produce y qué tipo de licencias de uso plantean.
c. ¿Cómo nos conectamos a Internet? Indagar por dónde circulan los
paquetes de información que utilizamos, por ejemplo, cuando envia-
mos un correo electrónico o consultamos una web ubicada en otro
país. Graficar sobre un mapa.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


113

d. ¿Qué otros sistemas de datos digitales son parte de nuestro cotidiano?


(tarjetas de débito o crédito, tarjetas de transporte, teléfonos celula-
res, sistemas de alarma, etc.) ¿Qué grado de control tenemos sobre
la privacidad de sus datos?

PARA REFLEXIONAR

La complejidad de Internet y su carácter mundial agudiza el pro-

PP blema de la regulación que hemos abordado en unidades anteriores


como una tensión entre “el mercado” y “el Estado”. A nivel global se
cruzan los intereses de grandes emporios económicos transnacionales
(o ya sin nacionalidad) y los principales Estados potencias.

5.3. Una transformación del mercado de bienes


simbólicos
Una de las consecuencias sociales más profundas de Internet tuvo que ver
con la ampliación de la disponibilidad y la circulación de bienes simbólicos,
que Iribarren (2012) define como “una de las transformaciones más radicales
de la historia de la cultura del siglo XX”.

CC
En rigor de verdad, la revolución en ciernes no implicaba solo a los modos de
producción de determinados objetos (grabaciones musicales, filmes, edición
gráfica y diseño industrial, videojuegos) sino, sobre todo, a la imprevista masi-
vidad que habría de adquirir su circulación gracias a las plataformas digitales
(Iribarren, 2012: 104).

LECTURA RECOMENDADA

RR
Shua, A. (2013), “La perturbadora forma de los libros”, en: RADAR, Página/12, Bue-
nos Aires, 13 de octubre.
Se sugiere consultar http://www.
radio-locator.com/. Este sitio ofre-
ce una lista de radioemisoras que
están en Internet, actualmente
Entre otros cambios, cabe destacar la posibilidad que se abrió para ofre- conectado con más de 2500
señales de audio transmitidas por
cer contenidos radiales y audiovisuales a través de Internet (webcasting). radioemisoras en todo el mundo.
Actualmente, miles de emisoras de todo el mundo han puesto a disposición
su programación en Internet. Incluso existen radios que solo transmiten por
Internet, como así también canales de televisión.
En 2011 se subían en Youtube unas 35 horas de video por minuto. El sitio
social dedicado a la práctica de compartir contenidos audiovisuales recibía
2000 millones de visitas al día –el 10% de las entradas totales a Internet–,
siendo la tercera página más visitada del mundo (Caballero, 2012).
Los intercambios de música, lecturas y contenidos audiovisuales se acre-
cientan día a día en las redes sociales, con una intensidad viral. La red ha
tenido impacto también sobre las formas de producción e intercambio acadé-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


114

mico: “No cuesta seis meses que llegue el correo de papel para elaborar un
informe de colaboración con coautores de distintas universidades” (Crowley
y Heyer, 1997: 427).
Entre otras transformaciones inducidas en los últimos años por el avance
de Internet también hay que mencionar la cuestión lingüística:

CC
En fecha tan reciente como hace cien años, el alemán era la lengua internacio-
nal (al menos, en Occidente) de la ciencia y la tecnología; el francés, de la cul-
tura, y el inglés, del comercio. Hoy, el inglés sirve para las tres funciones en
gran parte del mundo. Pero mucha gente lee y escribe el inglés mejor de lo que
lo habla (Quarterman, 1997: 426).

La convergencia digital
Además de la formación de redes, el otro impacto de la informática digital
deviene de su capacidad de organizar y reunir a los demás medios de comu-
nicación e información.
La integración del texto, números, imágenes y sonido a través de las nue-
vas tecnologías es parte del proceso denominado convergencia digital y que
implica el entrecruzamiento de la informática, las telecomunicaciones y los
servicios audiovisuales.
Actualmente, se llama “Triple Play” a la estrategia de comercialización a
Tanto la radio como la televisión
están en un proceso –todavía no través de un mismo soporte físico, de servicios ya existentes: Internet, televi-
concluido– de pasaje de un siste- sión paga y telefonía fija.
ma analógico a un sistema digital. Como analiza Carlos De Ángelis,
La mayor parte de las tecnologías
de video y fotografía sí han migra-
do de sistema. La digitalización
ofrece una gran capacidad de

CC
El Triple Play (TP) es mucho más que un nuevo producto: es una de las primeras
compresión y alta velocidad de batallas de una de las dos guerras frías del siglo XXI (la otra es la del agua pota-
transmisión de datos.
ble) y tiene como objetivo final el control sobre la esfera global de las comunicacio-
nes. Un servicio de TP puede ser suministrado por todo tipo de empresa que ten-
ga desarrollados tendidos de fibra óptica. Una vez que el cableado está, el paso
siguiente es que la legislación lo permita y que el usuario lo acepte. Pero esta
cuestión, lejos de ser un debate sobre tecnología o una noticia sobre novedades
empresariales, es una discusión plenamente política porque se trata del poder. El
TP es la “cabecera de playa” para el Cuádruple-Play, con la inclusión de la Telefonía
Móvil y finalmente la Convergencia Digital.
(…) En el marco de la Convergencia Digital, la televisión y la radio serán formatos
análogos a Internet, es decir que cada canal o emisora será algo similar a una pági-
na web. (…) El tipo de regulación estatal que se alcance es un aspecto clave para
llegar a una situación que asegure el derecho a la información, a la privacidad y a
la propiedad de la información que el usuario genere (De Angelis, 2009).

5.4. Las nuevas brechas


En la Unidad 11 veremos cómo el rápido abaratamiento de costos de produc-
ción en video, y en particular la expansión del correo electrónico y la web, die-
ron lugar a experiencias de comunicación de los sectores populares en el terre-
no de los documentales audiovisuales y las agencias de noticias alternativas.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


115

Ese uso progresista de estas nuevas tecnologías no debe hacernos perder de


vista el marco de desigualdades sociales en el cual se desarrollan los avan-
ces de la era digital. En pleno siglo XXI, una de cada tres personas carece de
electricidad: las computadoras son todavía, mirando a nivel global, un artículo
de lujo (Gumucio, en Giard, 2004).
La conectividad es solo la punta de un iceberg: en el acceso a las nuevas
herramientas digitales está en juego la alfabetización y el manejo de idiomas,
ya que si bien hay más de 6000 idiomas en el mundo, Internet está domina- La Unesco estima que hay mil
do por el inglés y apenas otros doce idiomas tienen una presencia relativa- millones de adultos analfabetos
en el mundo, aproximadamente
mente significativa.
25 % de la población total adulta.
La cuestión de las brechas sociales, que “se había planteado ya en los
debates de la Unesco de los años setenta” se vuelve “ahora más urgente a
causa del desarrollo de la microelectrónica y la tecnología digital” que ensan-
cha “el abismo entre países y entre individuos y grupos en cada país” (Briggs
y Burke, 2002: 304).

PARA REFLEXIONAR

Otra cuestión en debate es la “libertad” de Internet. La red se desa-

PP rrolló en un contexto unipolar, de gran predominio de Estados Uni-


dos tras la caída de la URSS. En el contexto actual, cuando se sugiere
la conformación de una geopolítica multicentro, no es casual que se
abran los debates acerca de la regulación y el control de contenidos
en Internet.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


116

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


117

Referencias bibliográficas

Briggs, A. y Burke, P. (2002), “Convergencia”, en: De Gutenberg a internet. Una


historia social de los medios de comunicación, Taurus, Madrid.
Caballero, D. (2011), “Alternativa 2.0 o la web como momento estratégico
de la TV alternativa”, en: Vinelli, N. (comp.), Comunicación y televisión
popular, El Río Suena, Buenos Aires.
Crowley, D. y Heyer, P. (1997), La comunicación en la historia. Tecnología, cultura,
sociedad, Bosch, primera edición española, Barcelona.
De Ángelis, C. (2009), “El Triple-Play ya está entre nosotros”, Página/12,
Buenos Aires, 7 de abril.
Giard, B. (ed.) (2004), Secreto a voces. Radio, NTICs e interactividad, Organización
de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Roma.
Hurst, M. (2013), “La geopolítica de internet”, en: CCCLAB- Investigación e
innovación en cultura, 11 de diciembre. Disponible en: <http://blogs.
cccb.org/lab/es/article_la-geopolitica-dinternet/>.
Iribarren, M. (2012), “Convivencia analógica y virtual: la cultura de la
integración”, en VV.AA. En la ruta digital. Cultura, convergencia tecnológica
y acceso , Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, Buenas
Aires, pp. 101-108.
Mattelart, A. (1996), “El influjo de la geoeconomía: la búsqueda de la cultura
global”, en: La comunicación-mundo. Historia de las ideas y de las
estrategias, Siglo XXI, España.
Mattelart, A. (2009), Un mundo vigilado, Paidós, Barcelona.
Quarterman, J. S. (1997), “La teleinformática en las nuevas redes globales”,
en: Crowley, D. y Heyer, P., La comunicación en la historia. Tecnología,
cultura, sociedad, Bosch, primera edición española, Barcelona.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


118

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


119

La prensa militante

Objetivos
•• Aportar a un conocimiento contextualizado de las prácticas de comunica-
ción de los sectores populares en América Latina, focalizando la vertiente
de los medios militantes construidos por partidos y movimientos de izquier-
da desde el siglo XIX.
•• Comprender la idea de la prensa como “organizador político” y analizar las
características distintivas de los periódicos anarquistas y socialistas de la
región.

“…El olvidado fue un periodismo de


insurgencia, texto de anhelos, reclamatoria de justicias
negadas, afirmación de posibilidades entrevistas. Fue
mensajes de ideas que hacían pie en la República, que
tomaban fuerza en sus realidades, orientación en el
corazón de los hombres de los oficios humildes y de
los barrios pobres (…) A clase en formación, prensa
embrionaria” (Cúneo, 1945: 7)

Como primera vertiente de la matriz de experiencias de comunicación de los


sectores populares, en esta unidad abordaremos el caso de los medios impul-
sados desde organizaciones políticas de izquierda, centrándonos en el período
que va de fines del siglo XIX y principios del XX. En ese tiempo tuvo una plena
vida la prensa impulsada por distintas corrientes anarquistas y socialistas, y
se produjeron reflexiones acerca de qué objetivos y formas debían tener estos
medios al servicio de la revolución, que nacieron destinados a las clases
trabajadoras. Por ser ese sector el destinatario,
y también el impulsor, de este tipo
de prensa, se advertirá que son
difusos los límites que la separan
6.1. La primera anarquista y socialista en las ciudades de la “prensa obrera” de la que
proletarias nos ocuparemos en la unidad
siguiente, a la que tratamos por
Desde las primeras tecnologías de comunicación, los sectores populares separado para remarcar su condi-
ción de iniciativa gremial-sindical.
siempre desarrollaron formas propias no solo de consumo sino también de
producción de mensajes. Si pensamos la cuestión a partir de la imprenta, las
experiencias iniciales correspondieron a distintos movimientos radicales de
izquierdas, que generaron sus propios medios de comunicación orientados a la
clase obrera. En América Latina, los periódicos impresos datan de comienzos
del siglo XIX, y a mediados de ese siglo se registran publicaciones de salida
frecuente impulsadas por grupos socialistas y anarquistas. Al principio se trató

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


120

de “hojas sueltas” y con el correr de las décadas los proyectos se consolida-


ron en publicaciones emblemáticas.
Títulos como La Protesta o La Vanguardia son los más conocidos, pero exis-
tieron innumerables ejemplos –con distintos alcances y duración– de diarios,
periódicos y revistas que distintas corrientes políticas de izquierda construyeron
destinadas a un público lector específico, constituido por la clase trabajadora.

Afroperiódicos
El Proletario, cuyo primer número se publicó el 18 de abril de 1858, fue una de las expre-
siones de los negros en la ciudad. Como explica Dardo Cúneo, aquí “la voz proletario
viene a servir a otro grupo social que no está definido por ella”: responde a “intereses
específicos de una colectividad numerosa que poblaba barrios y tenía a su cargo los ofi-
cios humildes de la ciudad desde la víspera colonial, invocan las tres breves columnas de
este semanario que dirige Lucas Fernández” (Cúneo, 1945: 9)
“La prensa editada por la población negra, la de anarquistas y socialistas ha sido clave
en la conformación de estos públicos subalternos”, explica Mirta Lobato y adhiere a la
idea de que un amplio abanico de periódicos y folletos desarrollados en la época es parte
de la formación de una cultura alternativa.
Durante la segunda mitad del siglo XIX, los afroporteños editaron una veintena de
periódicos: además del mencionado, estuvieron El Unionista (1877-1878), La Perla (1878-
1879) y La Luz (1879), entre otros.

LECTURA OBLIGATORIA

Lobato, M. (2009), “Introducción y Capítulo I”, en: La prensa

OO obrera. Buenos Aires y Montevideo 1890-1958, Edhasa (Temas de la


Argentina), Buenos Aires.
Cúneo, D. (1945), El Primer Periodismo Obrero y Socialista en la
Argentina, La Vanguardia, Buenos Aires, pp 7-12.

El proceso de surgimiento se intensificó en la región hacia fines del siglo XIX.


Muchos de esos periódicos articularon su identidad como periódicos gremiales,
a los que nos dedicaremos con más detalle en la siguiente unidad. Hay una
estrecha relación, en esta época, entre la prensa partidaria (socialista, anar-
quista) y la gremial, como señala Mirta Lobato en su estudio sobre la prensa
obrera rioplatense:

CC
Paralelamente al desarrollo de esta prensa partidaria e ideológica, que estaba
estrechamente asociada al movimiento obrero, aparecieron otros periódicos
que acompañaron la constitución de un movimiento obrero organizado y fueron
su creación. El desarrollo de la prensa gremial o sindical no se puede escindir
de la prensa partidaria, pero puede considerarse como estrictamente obrera
pues era realizada por los asalariados de una rama de la producción industrial
y del sector servicios y expresaba las aspiraciones de sus organizaciones
(Lobato, 2009: 17).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


121

La autora citada ancla temporalmente en la década de 1870 la circulación


de publicaciones anarquistas y socialistas. El fenómeno está asociado, en
el caso argentino y uruguayo, al avance de un proceso de alfabetización que
permitió conformar un público de lectores entre las clases populares. A ese
público se sumaba el de los lectores-oyentes, en función de las prácticas de
lectura colectiva de las que hablamos en la Unidad 2, que caracterizaron a
las formas de consumo popular de medios y expandieron el alcance de las
publicaciones.

CC
En este clima de creciente militancia de la clase trabajadora, en las décadas
de 1880 y 1890, había grupos revolucionarios activos que producían panfletos
y diarios, organizaban mítines masivos, presentaban obras de teatro y partici-
paban en huelgas y manifestaciones. Hasta la emergencia del Partido
Socialista como una fuerza significativa a fin de siglo, gran parte de estas acti-
vidades eran llevadas a cabo por anarquistas, muchos de los cuales, como
Ettore Mattei y Enrico Malatesta, eran exiliados de Europa. Contaban con un
apoyo significativo en la clase trabajadora y controlaban un número significati-
vo de sindicatos poderosos, entre los cuales se encontraba el de los panade-
ros (organizado por Mattei) y el de los albañiles. En las décadas de 1880 y
1890 llegaron a existir hasta 20 diarios anarquistas simultáneamente en fran-
cés, español e italiano; ocasionalmente aparecían artículos en cada uno de
esos idiomas en el mismo diario.
El anarquismo en la Argentina alcanzó su pico en las primeras dos décadas del
siglo XX y la historia anterior de este movimiento puede ser vista como un avan-
ce lento y muchas veces interrumpido hacia este clímax (Molyneux, 2002: 15).

Lobato estima que esta prensa “fue una herramienta considerada fundamental
para construir a los trabajadores como una clase social con derechos en el
Río de La Plata”.
Según su investigación, en Buenos Aires circularon más de 50 periódi-
cos obreros y 174 publicaciones gremiales en la primera mitad del siglo XX.
En el caso argentino hay un aumento notable en el quinquenio 1926-1931,
que se debe a la aparición de los periódicos de fábricas, editados por célu-
las comunistas.
La circulación de estos periódicos no ocurrió sin conflicto e intentos de cen-
sura, en contextos donde los movimientos radicales y los obreros organizados
sufrieron el Estado de sitio y normas represivas como la “ley de residencia” y
la “ley de defensa social”. En 1919, por ejemplo, una oficina de La Protesta La Ley de Residencia o Ley Cané
fue asaltada y destrozada. La persecución se reflejaba en otras páginas: (1902) permitió al Gobierno
expulsar a inmigrantes sin juicio
previo. La Ley de Defensa Social
(1910) habilitó al Poder Ejecutivo

CC
El terror gubernamental y policial impera en la República Argentina contra las a arrestar indefinidamente a cual-
clases obreras; como imperaba en la Rusia de los zares. A la prensa obrera y quier sospechoso de adherir al
revolucionaria se le aplica la ley mordaza o la famosa ley social, impidiendo así anarquismo. Ambas se sancio-
naron en respuesta a pedidos de
que el diario Tribuna Proletaria y La Protesta, este último decano de la prensa
entidades patronales.
obrera y revolucionaria sudamericana, salieran a la publicidad alentando a las
masas del vecino país, para que imitando a sus camaradas de allende la
Europa se prepararan de una vez por todas para dar por tierra con todo el cinis-
mo que se encarna en la mente de los gobernantes y policías argentinos No

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


122

tardará en llegar la hora final, la trágica hora que les llegó a los zares de la
Rusia hoy revolucionaria.
(“La lucha social en Argentina”, artículo publicado en El Obrero Gastronómico,
Uruguay, 1920).

6.2. La prensa como organizador político


Hacia fines del siglo XIX, una de las principales formas de activismo de los
grupos políticos anticapitalistas era la edición, impresión y distribución de
páginas impresas, sea en formato de periódicos, folletos y panfletos. Como
explica el estudio de Lobato, “la prensa de fines del siglo XIX y principios del
XX estaba organizada en dos partes bien definidas. En una se presentaba el
debate de ideas, en la otra el eje estaba constituido por la información sobre
nuevas organizaciones y movimientos de protestas. Para la primera sección se
elegirían textos teóricos y doctrinarios aunque el debate sobre cuáles eran los
mejores artículos para su publicación era frecuente...” (Lobato, 2009: 49-50).
En esta región, ese trabajo se realizaba en un contexto en que la clase
obrera crecía al ritmo de la economía, y en ese crecimiento avanzaba la influen-
cia de los movimientos radicales. Buena parte de la población trabajadora era
migrante, en su mayoría de origen italiano.
Con posiciones tomadas y explícitas, un objetivo de los periódicos, más
allá de la circulación de la información, fue la formación política, ya sea en
corrientes del anarquismo o del socialismo.
El siglo XIX también registra publicaciones significativas en la historia del
feminismo, como O Jornal das señoras, aparecido en Brasil (1852), o La Voz
de la Mujer en Argentina (1896), una publicación que respondía a una línea del
feminismo anarquista que levantó la bandera “Ni Dios, Ni Patrón, Ni Marido”.
Escrito por mujeres para mujeres, su rasgo característico como periódico
comunista anarquista radicaba en su reconocimiento de la especificidad de la
opresión de las mujeres y su insistencia en la necesidad de su emancipación.
Sobre el caso de La Voz de la Mujer hay un interesante estudio de Maxime
Molyneux, que prologa una compilación que recupera la experiencia de aquel
periódico de fines del siglo XIX.

LECTURA OBLIGATORIA

Molyneux, M. (2002), “Ni Dios, ni Patrón, ni Marido. Feminismo

OO anarquista en la Argentina del siglo XIX”, en: La Voz de la Mujer.


Periódico Comunista-Anárquico 1896-1897, Universidad Nacional de
Quilmes, segunda edición, Bernal.

A partir de estos estudios de casos, podemos aproximarnos a ciertas caracte-


rísticas propias de estas publicaciones militantes, como por ejemplo:

•• El financiamiento colectivo, a través de suscripciones solidarias. La mayo-


ría de las experiencias que se conocen tuvieron como única fuente de
financiamiento el acompañamiento de sus lectores: las hojas anarquis-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


123

tas y socialistas eran sostenidas a través de suscripciones. En muchos


casos, la propia edición publicaba una lista de los suscriptores que habían
colaborado.

CC
Se sabe muy poco acerca de cómo se financiaban estos emprendimientos edi-
toriales, pero según la información disponible parece ser que algunos fondos
llegaban en forma de pequeñas donaciones recolectadas en mitines y confe-
rencias. Los costos de impresión eran relativamente bajos; de acuerdo con las
listas que aparecían al final de las publicaciones, el costo de publicación de
las dos mil copias de un diario era, en la región, de $ 45 en 1897 –un poco
más del doble del salario semanal. Las listas de suscripción muestran que por
lo general las donaciones individuales eran aproximadamente 20 centavos;
tres o cuatro grupos, algunos en las provincias, enviaban regularmente sumas
de hasta cinco pesos cada uno. Los donantes eran generalmente identificados
por nombres falsos, que evocaban noms de guerrres (como “Firme en la
Brecha”, “Menos Pedir, Más Tomar”, “Un Tirabombas”), u oficios; los miembros
de este último grupo, el cual incluía a los zapateros, barrenderos, prostitutas,
camareros y conductores, junto con las pequeñas sumas donadas, indican la
clase social de los lectores. Los panfletos y los diarios eran frecuentemente
regalados. Debido a la irregularidad con la que aparecían estos diarios, y a la
precariedad de su existencia, la institución de una suscripción regular no era
efectiva (Molyneux, 2002: 17).

•• La salida irregular. Esta discontinuidad era asumida por los propios edito-
res. La voz de la mujer –que se publicaba, al principio, cada tres semanas–
llevaba en su portada la expresión “Sale cuando puede”.

•• Sistema de corresponsales. La red de corresponsales no era otra que la


red de militantes de la organización política. En movimientos y partidos que
adquirieron una perspectiva clasista, lo que se buscaba es corresponsales
“en cada lugar de trabajo”. Estos delegados de la prensa partidaria cum-
plían la doble función de información y de organización: suministran datos
al periódico pero también se ocupan de la suscripción y la distribución en
sus lugares.

Entrado el siglo XX, muchas de estas ideas quedarían plasmadas en los textos
de Vladímir Ilich Lenin sobre la prensa. En un texto emblemático del líder de la
revolución bolchevique en Rusia, “¿Por dónde empezar?” (publicado en Iskra Durante el primer censo soviético,
N° 4, mayo de 1901), Lenin resalta la idea de la prensa como un organizador cuando el propio Lenin fue inte-
rrogado acerca de su profesión,
colectivo: respondió: “Periodista”.

CC
La misión del periódico no se limita a difundir ideas, a educar políticamente y a
atraer aliados políticos. El periódico no solo es un propagandista colectivo y un
agitador colectivo, sino también un organizador colectivo. En este último senti-
do se le puede comparar con los andamios que se levantan alrededor de un
edificio en construcción, que señalan su contorno, facilitan las relaciones entre
los distintos constructores, les ayudan a distribuir el trabajo y observar los re-
sultados generales alcanzados por el trabajo organizado.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


124

LECTURA RECOMENDADA

RR
Mattelart, A. (2011), Para un análisis de las prácticas de comunicación popular. Intro-
ducción a Comunicación y lucha de clases / 2, El Río Suena, Buenos Aires

Taufic, C. (1986), Periodismo y lucha de clases, Akal, tercera edición, Madrid (La prim-
era edición corresponde a Ediciones Quimantú, Chile, 1973).

LEER CON ATENCIÓN

A lo largo del siglo XX, la organización de la prensa de muchos movi-

LL mientos de izquierda, y en particular las iniciativas guiadas por el


Partido Comunista en cada país, tomaron la “teoría de la prensa” de
Lenin como referencia indiscutida.

Como destaca Mattelart, “la teoría de Lenin sobre la prensa es múltiple; es,
simultáneamente, una teoría de la prensa clandestina, una teoría de la prensa
legal de oposición y una teoría de la prensa socialista” (Mattelart, 2011: 66).
No muchas veces se ocupó de los medios destinados a lo campesinos. En
1920, cuando con el objetivo de llegar a un público masivo popular se lanzó
el periódico Bednota (“campesinos pobres”) con una tirada de entre 500.000
a 1.000.000 de ejemplares, sugería un órgano único: “Sería nocivo tener una
división entre un periódico industrial y un periódico agrario, pues el objetivo
del socialismo es estrechar y unir lo agrario y lo industrial…”.
“El periódico de la producción debe ser popular en el sentido de ser accesi-
ble a millones de lectores sin caer por ello en la vulgarización rudimentaria no
descender a nivel del lector inculto, sino ayudarlo a evolucionar en forma pau-
latina y prudente”, escribió Lenin el 18 de noviembre de 1920 el texto mucho
menos difundido que el publicado en Iskra en 1901, llamado “Tesis sobre la
propaganda de la producción”.
Dos años después, en los orígenes de la radio (como vimos en la Unidad 4),
Lenin presionó a Stalin para acelerar el establecimiento de una emisora, ya
que le parecía más apta para lograr la comunicación con los campesinos
(Mattelart, 2011: 66 y 51)

1.

KK Buscar ejemplos actuales de periódicos de izquierda y analizar cómo


recuperan –si lo hacen– la visión leninista de la prensa como organiza-
dor colectivo.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Gándara, S. (2004), “La prensa partidaria de izquierda. Verdad, acción y conflicto”,
en: Vinelli, N. y Rodríguez Esperón, C. (compiladores), Contrainformación. Medios
alternativos para la acción política, Peña Lillo/Continente, Buenos Aires.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


125

6.3. Lecciones desde Chile

CC
En 1911 Recabarren se estableció en Iquique, en el norte de Chile, el puerto mi-
nero de la región, y fundó un periódico, El Grito, de tendencia democrático socia-
lista, según sus palabras. Al año siguiente lanzó otro, El despertar de los trabaja-
dores, el órgano de la Sociedad Cooperativa de Trabajadores Tipográficos,
transformada más tarde por sus asociados en el Partido Socialista, anteceden-
te de lo que fue luego el partido comunista más grande de Latinoamérica. En un
contexto donde la educación primaria obligatoria sería sancionada bastante
tiempo después, este periódico tuvo no solo un rol de organizador de clase
obrera, sino también un rol pedagógico (Mattelart, 2011: 58).

Un contexto nacional –entre otros– donde es posible analizar la emergencia,


el desarrollo y los roles cumplidos por la prensa de las organizaciones de
izquierda en América Latina, es el de Chile entre fines del siglo XIX y principios
del XX. Y en buena medida puede pensarse en torno a una trayectoria: la del
militante Luis Emilio Recabarren. Nacido en 1876, trabajó como obrero gráfico
desde los 14 años y se inició en la política a los 18, cuando ingresó al Partido Recabarren tuvo un pensamien-
Demócrata, donde pronto formó su ala izquierda. Electo diputado en 1906, le to de avanzada para la izquierda
latinoamericana. Sostuvo la nece-
impidieron asumir el cargo por negarse a jurar por dios. Tras alejarse del PD,
sidad de organizar el movimiento
sucesivamente formaría distintos partidos (el Partido Democrático Doctrinario, campesino y de la unidad obre-
el Partido Obrero Social) hasta llegar a la creación del Partido Comunista de ro-campesina, tal como lo plan-
Chile, en 1918, tras un viaje a Europa en el que conoció importantes líderes teó en su folleto “Rusia Obrera y
Campesina”, donde destacaba las
de la izquierda mundial y las principales polémicas de la II Internacional. En figuras de Lenin y Trotsky. Con una
1920 fue impulsado como candidato obrero a la Presidencia de la República. gran conciencia igualitaria, fue uno
El Grito Popular, el periódico de Iquique que menciona Armand Mattelart en de los pocos varones socialistas
en respaldar la lucha de la mujer
la cita que abre este apartado, no fue la única experiencia de prensa partidaria
por su emancipación.
de la que Recabarren fue partícipe. El militante chileno se inició como redac-
tor en La Democracia (1899-1901, con 64 números publicados), un periódico
democrático que aparecía los domingos, y siguió con El Trabajo, una publica-
ción semanal de la Combinación Mancomunal de Obreros (Tocopilla, 1903-
1905, 66 números) que definía su misión como la de “propagar la moral y
unión del elemento obrero a fin de mejorar su condición social y económica”.
En la época que no pudo asumir la banca que había ganado en las elecciones,
participó del diario demócrata La Reforma (Santiago, 1906-1908, 629 núme-
ros), de El Proletario (Tocopilla, 1904-1935. 928 números) y de La Vanguardia
(Antofagasta, 1906-1907). Para entonces, Recabarren ya mostraba su aper-
tura internacional, al seguir desde las modestas páginas de La Reforma el
curso de los acontecimientos revolucionarios rusos de 1905.
Traía esas experiencias consigo cuando en 1911 participó en Iquique de
la fundación de El Grito, que se definía como un “diario demócrata-socialista,
al servicio de la clase proletaria” y con el eslogan “La liberación de los traba-
jadores debe ser obra de los trabajadores mismos”. Se publicaron 75 núme-
ros. Luego, también en Iquique, impulsó El Despertar de los Trabajadores,
que era propiedad de la Sociedad obrera cooperativa tipográfica organizada
entre los trabajadores del salitre (1912-1927). Alejandro Velásquez Witker
lo considera “la más alta expresión del periodismo obrero hasta esa fecha”,
entre otras cuestiones por su “vida larga y fecunda” que abarcó la edición de
3.384 ediciones de cuatro páginas de gran calidad. Hasta el final de su vida,

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


126

Recabarren sería partícipe de la prensa militante: luego vinieron dos periódi-


cos llamados El Socialista (uno, órgano central del Partido Obrero Socialista,
Valparaíso, 1915-1918, 127 números; el otro, diario de Antofagasta, 1916-
1927) y una publicación trimestral llamada La Gran Federación Obrera de Chile
(Santiago, 1910-1924, 1226 números). Finalmente, llegó a participar del dia-
rio del Partido Comunista: Justicia, editado en Santiago entre 1924 y 1927.

LECTURA OBLIGATORIA

Witker Velásquez, A. (1977), Los trabajos y los días de Recabarren,

OO La Habana, Ediciones Casa de las Américas. Disponible en: <http://


www.blest.eu/biblio/witker2/index.html>. Capítulo 3: “Tareas esen-
ciales: organizar, educar y propagar”.

Cuando Recabarren comenzó su militancia política, el país venía de tres décadas


de un crecimiento económico fundamentalmente basado en la explotación del
salitre y el cobre. En 1876, el 62% de las exportaciones de Chile correspondían
al cobre. La riqueza mineral activaba diversos negocios. De esos años data la
gran instalación ferroviaria del país. El avance urbano y minero motivó el creci-
miento del artesanado, que formaría las primeras asociaciones mutuales.
Tras la Guerra del Pacífico, por otra parte, Chile anexó dos ricas provincias
mineras del norte: Tarapacá (Perú) y Antofagasta (Bolivia). Asimismo, avan-
zó sobre territorios pertenecientes a comunidades mapuches, que quedaron
sometidas a las reglas del Estado nacional. Así se incorporaron a la econo-
mía el cultivo de trigo y la ganadería ovejuna, que dieron importantes ingre-
sos fiscales.
Bajo un orden político de participación restringida, el proceso de crecimien-
to económico se asentó sobre condiciones paupérrimas para los trabajadores,
que a mediados del siglo XX comenzaron a organizarse. En 1850 se creó una
efímera Sociedad de la Igualdad, que marcó una primera ruptura. Demandaba
reformas democráticas, rechazadas por los gobernantes del período. El gobier-
no de Manuel Montt (1851-1861) ordenó su disolución y sus líderes fueron
perseguidos, encarcelados o desterrados.
De la misma época datan las primeras sociedades mutualistas. Las forma-
ron sastres, sombrereros, talabarteros, herreros, panaderos, entre otros. Poco
más tarde, entre 1884 y 1890, Chile comenzó a vivir una creciente agitación
obrera. El proletariado del país se concentraba en los centros mineros en el
norte, y de carbón en la región de Concepción. También eran importantes las
zonas de obras ferroviarias, las portuarias y las primeras fábricas que surgían
en Santiago y Valparaíso.
El Partido Democrático de Chile, fundado en 1887, encontraría su principal
adhesión entre sectores de la pequeña burguesía artesanal y núcleos obre-
ros que no se sentían contenidos por la tendencia del Partido Radical. Nueve
años más tarde, de su interior surgiría el Centro Social Obrero de Santiago,
con un perfil ideológico definidamente socialista. En el año de su fundación,
entre noviembre y diciembre de 1896, editó cinco números de un periódico
llamado El Grito del Pueblo, nombre que Recabarren tomaría quince años des-
pués en la publicación de Iquique.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


127

Ante la tendencia al reformismo y la conciliación del Partido Demócrata, la


radicalización de esos sectores obreros llevaría más tarde a la formación del
Partido Obrero Socialista (POS), del que Recabarren fue un activo militante.
Entre la prensa partidaria se destacó El Despertar de los Trabajadores, ya
mencionado, que llegó a funcionar como diario. También se editó el semanario
El Bonete, destinado a la propaganda anticlerical. “La vida de El Despertar de
los Trabajadores, ligada a la lucha cotidiana del pueblo, concitó el odio de los
reaccionarios que no podían tolerar, que impunemente, los oprimidos pudie-
sen disponer de una tribuna periodística de esa calidad”, destaca Alejandro
Witker Velásquez.
Como señala este autor, Recabarren no concebía la lucha política sin
medios de comunicación. Eso se comprueba por la intensa participación en las
prensas partidarias que acompañó toda su carrera política. En rigor, su insis-
tencia estaba en la necesidad de contar con herramientas de propaganda, que
podían adquirir diversas formas. Como afirmó el líder chileno en una ocasión,
“soy libre de llevar las armas que a mí me plazca para hacer la revolución y
libre a la vez de deshacerme de las que vaya estimando inútiles o gastadas o
inofensivas a mi debido tiempo”.
En “El Socialismo. ¿Qué es y cómo se realizará?”, un texto publicado
en separatas durante octubre y noviembre de 1912 en El Despertar de los
Trabajadores, escribió:

CC
En consecuencia, el socialismo usará para realizarse como armas de combate:
la educación doctrinaria y moral del pueblo por medio del libro, del folleto, del
periódico, del diario, de la tribuna, de la conferencia, del teatro, del arte; la or-
ganización de toda clase de asociaciones que concurran al mismo fin; de la ac-
ción -política para la conquista de los poderes públicos; de la acción gremial
para la lucha de clases; de la organización cooperativa para ir monopolizando
los actuales negocios del mundo, hasta que el poder de la cooperativa sea una
verdadera fuerza de socialización de todos los medios de producción y de cam-
bio (…)
Convencidos de que el porvenir es el socialismo, queremos apresurar la llegada
de ese porvenir adelantando la cultura y la educación de los pueblos.
Mientras más rápidamente avancemos en la cultura y la educación junto con
la organización de los trabajadores, más cerca, mucho más cerca estamos del
porvenir y, por lo tanto, del socialismo.

El Socialismo. ¿Qué es y cómo se realizará?”, de Luis Emilio Recabarren. Dis-

WW ponible en: <http://www.marxists.org/espanol/recabarren/xi-1912.htm>.

Para Recabarren, la lucha en el terreno de la cultura –con tareas de formación


y de propaganda– era fundamental para los movimientos socialistas. “Tenía
muy claro que las transformaciones en la economía y el poder político reque-
rían una ofensiva paralela en el campo de la conciencia. La actividad política
era concebida como una verdadera cruzada ideológica destinada a ilustrar y a
orientar”, escribe Witker Velásquez.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


128

Si bien existe una edición de Obras escogidas de Luis Emilio Recabarren, los escritos del líder
de la izquierda chilena de principios del siglo XX no han sido recuperados por completo. Por
su propia forma de militancia, la mayor parte de su pensamiento está plasmada en artículos
periodísticos, panfletos y conferencias publicadas. Como ya hemos planteado, el carácter
de la prensa obrera hace que no exista un archivo completo y organizado, y probablemente
muchos materiales se han perdido definitivamente. En 1924, por ejemplo, escribió un
folleto titulado El Manual del Propagandista, probablemente su último trabajo, que hasta
el día de hoy no ha sido hallado.

La prensa de izquierda era, para Recabarren, la prensa realizada por los tra-
bajadores, lo que nos conecta con el tema de la próxima unidad. Destacaba
especialmente la importancia histórica de que los obreros tuvieran sus propios
medios de comunicación, ya que las ideas socialistas nunca hubieran encon-
trado editores en la burguesía. Así lo sentenció en un memorable discurso
realizado en una sesión de la Cámara de Diputados chilena en julio de 1921,
que consta en versiones taquigráficas:

CC
Mientras la imprenta no estuvo en manos de los obreros, no éramos nadie; vi-
víamos en la oscuridad, ignorados; no podíamos desarrollar nuestro pensa-
miento. Pero la creación de la imprenta revela que ha habido un genio en el
pensamiento de los trabajadores. Cuando ellos han dicho: “Tengamos impren-
ta, y entonces perfeccionaremos nuestras inteligencias”, entonces las cosas
han empezado a cambiar. Yo recuerdo siempre con emoción la vez que llegó a
Valparaíso un grupo de obreros de Tocopilla, y me dijeron: “Compañero, trae-
mos dos mil pesos para comprar una imprenta. La Federación Obrera de
Tocopilla (que en aquel entonces se llamaba la Mancomunal), ha logrado reunir
este dinero para comprar una imprenta. Venimos a que usted nos acompañe a
comprar una imprenta”. “¿Y qué van a hacer ustedes con ella?”, les pregunté.
Me contestaron: “Un periódico.” “¿Y quien se los va a escribir?”. “No tenemos
quien nos lo escriba; pero confiamos en que usted nos buscará un tipógrafo
para que lo escriba.” Y concluyeron por decirme: “Esperamos que usted mismo
se vaya a Tocopilla y nos atienda el periódico.” Yo encuentro de una sublimidad
majestuosa el pensamiento de estos obreros -peones, playeros, estibadores,
cargadores, lancheros- que soñaban con tener una imprenta para desarrollar
sus facultades mentales, viéndose huérfanos en esta sociedad, que no los
ayudaba a instruirse, a ilustrarse. ¡Ellos mismos, por sí solos, por sus propios
esfuerzos juntaron dinero para comprar una imprenta y publicar un periódico! Y
así ha seguido esa cadena de acontecimientos en la República, hasta el mo-
mento actual, en que nos sentimos orgullosos de la prensa que poseemos los
trabajadores de Chile, de la cantidad de imprentas de que disponemos, de nor-
te a sur de la República, para defender nuestros principios, para levantar nues-
tra intelectualidad, para no merecer esos apostrofes que vosotros nos lanzáis,
cuando nos decís que somos incapaces, que somos incultos, que somos igno-
rantes, y que cuando hayamos progresado lo bastante, cuando nos hayamos
instruido e ilustrado, entonces discutiréis con nosotros. Pero señor presidente,
los mismos que nos atacan, los mismos que nos tildan de incultos e ignoran-
tes, nos han hecho charquicán, muchas veces, nuestras imprentas. En Iquique
nos molieron nuestra imprenta los soldados del Carampangue, al mando del

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


129

mayor Parada, que después fue a Punta Arenas a quemar la imprenta de la


Federación Obrera de aquella ciudad. Y así en muchos otros casos, se ha pro-
cedido con nosotros. ¿Y qué sacaron con molernos las imprentas? Pocos me-
ses después se rehicieron esas imprentas, volvieron a iniciar sus publicacio-
nes y a continuar su labor cultural y de civilización. Esto es lo que hace el
pueblo de Chile, lo que hace la clase genuinamente trabajadora.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


130

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


131

Referencias bibliográficas

Cúneo, D. (1945), El Primer Periodismo Obrero y Socialista en la Argentina, La


Vanguardia, Buenos Aires.
Gándara, S. (2004), “La prensa partidaria de izquierda. Verdad, acción
y conflicto”, en: Vinelli, N. y Rodríguez Esperón, C. (compiladores),
Contrainformación. Medios alternativos para la acción política, Peña Lillo/
Continente, Buenos Aires.
Lenin, V. I. (1973), Obras, Tomo I (1894-1901), Progreso, Moscú.
Lobato, M. (2009), La prensa obrera. Buenos Aires y Montevideo 1890-1958,
Edhasa, Buenos Aires.
Mattelart, A. (2011), Para un análisis de las prácticas de comunicación popular.
Introducción a Comunicación y lucha de clases / 2, El Río Suena, Buenos
Aires.
Molyneux, M. (2002), “Ni Dios, ni Patrón, ni Marido. Feminismo anarquista en
la Argentina del siglo XIX”, en: La Voz de la Mujer. Periódico Comunista-
Anárquico 1896-1897, Universidad Nacional de Quilmes, Bernal, segunda
edición.
Sarabia, N. (1987), “José Martí, el periodista”, en: El periodismo: una misión
histórica, Editorial Pablo de la Torriente, Unión de Periodistas de Cuba, La
Habana.
Taufic, C. (1986), Periodismo y lucha de clases, Akal, tercera edición, Madrid.
Witker Velásquez, A. (1977), Los trabajos y los días de Recabarren, La Habana,
Ediciones Casa de las Américas. Disponible en: <http://www.blest.eu/
biblio/witker2/index.html>.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


132

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


133

Los medios sindicales

Objetivos
•• Aportar a un conocimiento contextualizado de las prácticas de comunica-
ción de los sectores populares en América Latina, focalizando la vertiente
de los medios sindicales.
•• Comprender los periódicos, radios y otros medios gremiales como herra-
mientas de clase utilizadas en el marco de las luchas reivindicativas y
defensivas de los trabajadores.

El Artesano (1863), impulsado por el tipógrafo español Bartolomé Victory y


Suárez, suele ser indicado como el primer periódico obrero de América Latina. Fue uno de los inmigrantes más
Mirta Lobato afirma que “la prensa gremial comenzó a circular en el Río de la influyentes en los primeros años
de existencia de la Sociedad
Plata de manera mucho más intensa hacia fines del siglo XIX cuando los tra- Tipográfica Bonaerense. Entre
bajadores, en particular los de oficios, se organizaron en sociedades de resis- otros méritos, se lo reconoce como
tencia y gremios para lograr mejores condiciones de trabajo y vida” (Lobato, el responsable del establecimien-
2009: 10). to de contactos entre la Sociedad
Tipográfica y los internacionalistas
Hubo periódicos que fueron muy importantes, como El obrero panadero de España. Colaboró en la redac-
(1894), que llegó a tener una tirada superior a los 5000 ejemplares y duró ción de varios de los periódicos
más de medio siglo. En los 50 años que van desde su fundación hasta 1944, de propaganda que impulsó su
gremio (Ferrer, 2008: 93).
surgieron más de 130 publicaciones de este tipo. Muchas tomaban la deno-
minación “El obrero…” y le agregaban el adjetivo del oficio. Así, hubo medios
como: El obrero ferroviario, El obrero ebanista, El obrero peluquero, El obrero
aserrador, El obrero gráfico, El obrero sastre, El obrero en madera, El obrero
fideero, etcétera.
Salían con frecuencia semanal, quincenal o mensual. Las tiradas general-
mente rondaban los 1000 ejemplares por número. Algunos hacían solo 200 o
300, y otros llegaron a editar regularmente varios miles, en especial durante
la década de 1940.

CC
Los periódicos difundían ensayos donde se abordaban temas variadísimos
como qué es el trabajo, la esclavitud, la condición humana, la organización,
el federalismo, el centralismo con el objetivo de brindar información pero
también una interpretación y una explicación que ayudase a los lectores.
Realizaban crónicas de los conflictos en fábricas y talleres. Buscaban regis-
trar todos los episodios relacionados con las huelgas y boicots, no solo en el
país sino también en otras regiones. Utilizaban diálogos imaginarios entre tra-
bajadores, sobre todo en las primeras décadas del siglo XX, que versaban
siempre sobre las condiciones de trabajo y organización gremial. Hacia la dé-
cada del treinta comenzaron a aparecer entrevistas a obreros y obreras, to-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


134

mando quizás como modelo las realizadas a personajes destacados (políti-


cos, escritores, artistas) que se publicaban en diarios y revistas (Lobato,
2009: 95-96).

LECTURA OBLIGATORIA

Lobato, M. (2009), “Capítulo 2”, y “Epílogo”, en: La prensa obre-

OO ra. Buenos Aires y Montevideo 1890-1958, Edhasa (Temas de la


Argentina), Buenos Aires.

Igual que sucedía con la prensa tradicional, con el paso del tiempo las edi-
ciones fueron mejorando en calidad. Entrado el siglo XX, muchos periódicos
incorporaron grabados y fotografías.

El Semanario CGT
Ya en la segunda mitad del siglo XX, una experiencia paradigmática por su calidad y
sus alcances fue el semanario de la CGT de los Argentinos, creado por Rodolfo Walsh
por encargo del dirigente sindical Raimundo Ongaro. El grupo de trabajo nucleó a
figuras de gran relevancia como Rogelio García Lupo, Horacio Verbitsky, Luis Guagnini,
José María Pasquini Durán, Miguel Briante, Ricardo Carpani y León Ferrari. Como
reconstruyen Hugo Montero e Ignacio Portela, el objetivo fue “generar una publicación
El principal ilustrador del
Semanario CGT venía de parti- que no apelara al lenguaje del panfleto para comunicarse con el pueblo trabajador”. Así,
cipar en el Grupo Espartaco, un “el núcleo del proyecto Semanario CGT acordó primero aquello que no deseaba para su
movimiento de artistas plásticos publicación: el modelo de la prensa de izquierda y sindical de ese momento (…). Uno de
surgido en 1958 que se planteó los objetivos fue dotar al periódico de un diseño atractivo para el lector; para esa tarea,
una profunda transformación en Walsh y Verbitsky contactaron a los diseñadores Jorge Sarudiansky y Oscar Smoje, para
la forma de concebir la creación,
en el marco de un contexto de
que intentaran armar una ´caja´ que integrara los artículos de modo ordenado y también
radicalización política del país. estéticamente aceptable”.
A su vez, apelaron a ciertas tradiciones de la vieja prensa obrera, como se puede
advertir en el llamado a tener “un corresponsal en cada fábrica”, que no tuvo el resultado
esperado por sus impulsores.
El Seminario CGT salió por primera vez el 1º de mayo de 1968. Ese mismo mes, en el
número 3, Walsh publicó la primera entrega de la investigación periodística que luego se
Fue una década de consolidación
convertiría en el libro ¿Quién mató a Rosendo?
de la industria editorial argenti-
na, en la que surgieron revistas
innovadoras como Primera Plana,
Confirmado o Panorama.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Montero, H. y Portela, I. (2010), “La revelación de lo escondido”, en: Rodolfo
Walsh. Los años montoneros, Ediciones Continente, Buenos Aires, pp. 39-69.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


135

7.1. Herramientas de clase


Desde sus inicios, la prensa gremial buscó generar “conciencia” sobre los
derechos de la clase trabajadora, lo que le daba un sentido fuertemente peda-
gógico a sus producciones. Se escribía desde una posición de clase. En los
años veinte y treinta, estas publicaciones entablaron una fuerte competencia
con la “prensa popular” entendida como aquella producida no por sino para
los sectores populares: una prensa burguesa, comercial, que apuntaba a las
clases subalternas como público lector.

CC
Hacer un periódico gremial era una empresa que tenía un claro objetivo: crear
una conciencia de intereses compartidos y una idea de comunidad (una comu-
nidad de iguales) para oponerse a las prácticas discursivas de otros, en parti-
cular de la burguesía que los oprimía. Como he señalado de manera reiterati-
va, la prensa se atribuía un claro sentido pedagógico y buscaba erradicar todos
los males (visiones de la política, del mundo, del tiempo libre) que podían ser
introducidos por el pensamiento “burgués” a través de los diarios editados por
las empresas periodísticas.
Esa oposición fue claramente perceptible desde fines del siglo XIX pero a medi-
da que la edición de periódicos fue modificándose, la aparición de una prensa
popular cuyos orígenes estaban asociados a los grupos conservadores y cuyo
rasgo más distintivo era su sensacionalismo, aunque tomaran las cuestiones
obreras como tema, favoreció la definición de un nuevo enemigo: los diarios
populares de masas. Ya en la década del veinte algunos periódicos gremiales
advirtieron el desafío que representaba la circulación de esta literatura que se
dirigía a los mismos sectores que ellos buscaban delimitar, orientar, represen-
tar y dirigir. Los diarios que se definían a sí mismos como populares (el ejem-
plo de Crítica es ineludible), que difundían temáticas inscriptas en el discurso
de “lo nacional”, que construían lo popular apoyándose en las prácticas depor-
tivas y el juego se convirtieron en enemigos de la causa popular. De hecho, la
prensa gremial se apoyaba en la conformación de un mundo moral donde todos
los núcleos de información privilegiados por la prensa popular de masas eran
considerados perniciosos para la instauración de una nueva sociedad (Lobato,
2009: 202).

Esta lucha no solo se dio con las páginas impresas. Los gremios –como
expresión de la clase trabajadora organizada– también sostuvieron luego sus
disputas con otros instrumentos masivos como la radio. Un caso paradig- Funcionaron radio-clubs obreros
mático donde esa preocupación puede observarse tempranamente es el de en distintas ciudades de Alemania.
El fundador del que funcionó
Alemania, donde los comienzos de ese medio coinciden con un período de
en Leipzig, Kurt Wetzel, había
gran activismo. sido radiotelegrafista militar en
Experimentada desde fines de la década de 1910, la radio alemana comen- la Primera Guerra Mundial y en
zó a funcionar en la década de 1920. A fines de 1923 se emitió el primer 1917 interceptó un mensaje de
Lenin que retransmitió a los solda-
servicio de noticias y la primera serie de conferencias políticas radiales. Al dos de su unidad. En la Segunda
año siguiente, ya se registraban en Alemania más de medio millón de apara- Guerra Mundial fue radiotelegra-
tos. Otros tantos eran producto de la auto-construcción y no constaban en las fista de un grupo de resistencia
estadísticas. antifascista en su ciudad.

En ese contexto surgieron los “radio-clubs obreros”: asociaciones de oyen-


tes pertenecientes a la clase trabajadora, que empezaron intercambiando
conocimiento para construir sus receptores, y comentando críticamente los

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


136

programas, para luego avanzar sobre el reclamo de emisoras propias, siguien-


do la tradición de organizaciones de cultura obrera. Como apunta Peter Dahl:
“Había una prensa obrera, había editoriales obreras, los partidos obreros
poseían algunos grupos de teatro y, por último, también una firma productora
y distribuidora de films. Pero la radiodifusión era desde el principio un mono-
polio estatal. El movimiento obrero organizado se encontraba en la necesi-
dad de mantener ante la radio una actitud que implicaba la imposibilidad de
llevar a efecto de forma directa sus ideas de una cultura obrera autónoma y
alternativa”.

LECTURA OBLIGATORIA

Dahl, P. (1981), “Detrás de tu aparato de radio está el enemigo de


Este artículo formó parte del libro
Arbeitsender und Volksempfänger.
Proletarische Radiobewegung und
OO clase” (Movimiento de radios obreras en la República de Weimar)”,
en: Bassets, L. (ed.), De las ondas rojas a las radios libres. Textos para
la historia de la radio, Gustavo Gilli, Barcelona.
bürgerliche Rundfunk bis 1945
(Emisoras obreras y receptores
populares. El movimiento de la
radio proletaria y la radiodifusión
burguesa hasta 1945), publicado En la lectura propuesta para esta unidad puede verse cómo al interior de
por Prometheus Verlag, Colonia,
1977. los radioclubs emergieron distintas tendencias y discusiones políticas. Una
cuestión central giraba en torno al desarrollo de radios propias. Resulta muy
ilustrativa la carta escrita al periódico comunista La Bandera Roja por un
miembro del Radio-Club Obrero:

CC
¡Fuera del micrófono los intermediarios del comercio intelectual! Queremos oír
personas que hablen nuestra lengua, que sufran con nosotros cada día, cada
hora, en las fábricas, queremos realmente artistas proletarios creadores. ¿Qué
tienen que decir nuestros sindicatos? ¿Y los representantes de las masas
obreras, “nuestros políticos”? Queremos oírles no solo en asambleas públi-
cas, queremos oírles en conferencias, en congresos, para entenderles mejor.
¿Qué tienen que decir nuestras organizaciones deportivas, de alpinismo, edu-
cativas y otras organizaciones de formación del proletariado? Aquí hay un pro-
grama que corresponde al deseo de las masas. Para nosotros es claro que
ninguna Sociedad Anónima lo realiza.
¡Dadnos emisoras! ¡Conquistarlas! (citado en Dahl, 1981: 31)

Si en Europa una referencia de la conquista del éter la daban los sindicatos


austríacos, que explotaban una emisora, y en Estados Unidos una federa-
ción de trabajadores que tenía una radio en Chicago, el caso paradigmático
en América Latina lo proporciona la historia de los trabajadores mineros en
Bolivia, desde la década de 1940.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


137

7.2. Lecciones desde Bolivia


La experiencia de las radios mineras bolivianas es ineludible a la hora de reali-
zar una historia de los medios de comunicación popular en América Latina. Se
trata de una práctica de comunicación democrática y participativa que precedió
por dos o tres décadas a la discusión “teórica” sobre el tema en la región.
Tal es así que si bien nacieron a fines de los años cuarenta, estas cobra-
ron visibilidad fuera de sus territorios recién en los años setenta, en el marco
de un debate internacional sobre la democratización de la comunicación
y sobre el equilibrio del flujo comunicacional entre países desarrollados y
subdesarrollados.

LEER CON ATENCIÓN

Estamos hablando de radios que fueron financiadas por el aporte de

LL los trabajadores. Llegaron a ser alrededor de 30, que trabajaron en red


y que se convirtieron en el núcleo movilizador de sus comunidades.

En ese sentido, las emisoras de los trabajadores mineros fueron una expe-
riencia de comunicación popular singular en América Latina. Como dice Jorge
Mancilla Romero,

CC
Yo creo que las emisoras se convirtieron a partir de 1956, en el centro cultu-
ral, político y social de los centros mineros. Un señor que tiene problemas con
su vecino no va a la policía, va a la radio. Busca al locutor, no al abogado. Un
señor que tiene dificultades con sus hijos va al locutor (Schmucler y Encinas,
1982: 82).

Estas radios populares surgieron en los centros mineros de Bolivia, donde el


pueblo supo tempranamente qué significaba –para qué le podía servir– tener
sus propios medios. Así es que en la segunda mitad del siglo XX, en épocas
de represión, en las demandas obreras siempre aparecía el reclamo por la
reapertura de las emisoras.

En contexto
Las experiencias de las emisoras de los trabajadores mineros bolivianos
deben ser entendidas y enmarcadas en un contexto y en un proceso histórico
particular. En primer lugar, estamos hablando de Bolivia, un estado plurina-
cional signado por la diversidad étnica y también por grandes desigualdades
sociales.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


138

Bolivia
La diversidad étnica implica, entre otras cosas, diversidad lingüística. El 49% de la pobla-
ción es bilingüe. El español no es la lengua nativa de 6 de cada 10 habitantes.
La sociedad está formada por comunidades con fuertes tradiciones de transmisión oral.
La mayor parte de la población vive en [o alrededor de] tres ciudades: La Paz, en el
oeste; Cochabamba, en el centro; Santa Cruz, en el este.
También se trata de una sociedad bastante des-integrada territorialmente, por dificul-
tades en el transporte y el sistema de caminos
Las características del país son un dato relevante porque en buena medida explican el
peso que tuvo y tiene la radio. Cerca de la mitad de las emisoras están localizadas en áreas
rurales. En ese contexto, la radio fue el medio menos costoso y menos difícil de operar. Y
sobre todo, un medio que no dependía del conocimiento del español.
La estructura de industrias culturales boliviana, durante el siglo XX, tuvo a la radio
en un lugar central. A mediados de los noventa, la televisión llegaba solo a un tercio de la
población.

La otra cuestión importante es que estamos hablando de un país minero.


Bolivia lo fue desde la época de la colonia. Con la mita (que era la forma de
la esclavitud de los pueblos originarios), los indios fueron la fuerza de trabajo
utilizada para extraer minerales.
El principal mineral extraído en el siglo XIX fue la plata. Hacia el siglo XX
el estaño pasó a constituir el centro de la dinámica económica del país. Su
explotación estuvo asociada a un puñado de nombres (Patiño, Aramayo y
Hoschild) que fueron llamados “los barones del estaño”. Simón Patiño, por
ejemplo, llegó a ser el cuarto millonario del mundo. Esta situación se quebra-
ría con la “Revolución Nacional” de 1952. Hasta entonces, sus minas produ-
jeron 500.000 toneladas de estaño fino.
Se conoce como “Revolución
Nacional” al proceso his- En su período de formación (desde 1941), el MNR tuvo sus propios pro-
tórico durante el cual gober- yectos de comunicación. La llamada Radio Bolívar, que sin decirlo explícita-
nó el Movimiento Nacionalista mente sirvió a los intereses de ese partido, se inscribiría en la tradición de
Revolucionario, desde abril de
1952 hasta el golpe de estado del medios militantes-partidarios de la izquierda, de la que hablamos en la Unidad
4 de noviembre de 1964. En esa anterior.
etapa se instauró el voto universal En torno a las minas se había conformado una importante masa proleta-
–incorporando a la mayoría indí-
ria. En las tres primeras décadas del siglo, el número de trabajadores mine-
gena-campesina–, se instituyó el
control del Estado sobre recursos ros pasó de 3.000 a 17.000.
naturales clave y se distribuyeron Hacia la década de 1940 había en Bolivia 40.000 trabajadores mineros,
tierras históricamente concentra- que desempeñaban sus tareas en condiciones paupérrimas.
das por la oligarquía terrateniente.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


139

II

Las minas funcionaron centralmente en la región andina de Bolivia. En


Catavi, por ejemplo, el empresario Patiño instaló la planta concentra-
dora de estaño más grande del mundo. En el mapa están marcadas las
localidades donde funcionaron radios sindicales mineras.
Fuente: elaboración propia.

Esos trabajadores comenzaron a organizarse. Las Tesis de Pulacayo, de


noviembre de 1946, son uno de los hitos. Fueron aprobadas en el congreso de
la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), reunido en
la localidad minera de Pulacayo, y es considerado un documento de avanzada.

Las tesis de Pulacayo se pueden consultar en la web: <http://www.

WW pt.org.uy/textos/temas/pulacayo.htm>.
El documento parte de una concepción trotskista acerca de la revo-
lución permanente.

Hacia 1947 surgió la radio llamada La Voz del Minero y hay quienes sostienen
que fue creada para difundir entre los obreros las tesis de ese Congreso.
El Sindicato compró receptores pequeños (Tesla) y se los dio a los trabaja-
dores, descontados del salario. “Eso fue muy nuevo en el centro, porque antes
solo los ricos tenían radio. Los obreros, contentos, ch’allamos las radios. Y
todos a oír La Voz del Minero, toditos. Mucho mejoró la lucha sindical en el
distrito con esta emisora” (cita de López Vigil).

Los radios mineras en la historia de Bolivia


Para entender los tiempos de las radios mineras es necesario hacer aunque
sea un brevísimo repaso histórico de la historia boliviana.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


140

Si tratáramos otros temas como el origen de las desigualdades, debería-


mos remontarnos a los tiempos de la colonia o incluso antes. Aquí, una pri-
mera cuestión de la que tenemos que dar cuenta son las múltiples disputas
fronterizas que marcan la historia de este país que, como sabemos, actual-
mente no tiene salida al mar.
La Guerra del Chaco (1932-1935), entre Paraguay y Bolivia, fue uno de
los enfrentamientos más trágicos de la historia de la región, con desastrosos
resultados para ambos beligerantes. En esa guerra, Bolivia perdió 50.000
vidas y alrededor de 240.000 km2 de territorio.
En ese contexto surgió el impulso nacionalista que se canalizó en el
Movimiento Nacionalista Revolucionario, que encabezó la revolución de 1952.
Además de establecer el voto universal –incorporando a las mujeres y a
la población indígena, en su período inicial la Revolución Nacional inició una
reforma agraria, nacionalizó las minas (dando inicio a la estatal Corporación
Minera de Bolivia, que estuvo a cargo de la administración y explotación de
las empresas mineras hasta el año 2000) y promovió la organización obrera.
Así surgió la Central Obrera Boliviana, liderada por el sector minero –conside-
rado el más “avanzado” en su formación ideológica–. La COB creció incluso
más de lo que el gobierno esperaba o quería.

CC
La revolución de 1952, encabezada por el Movimiento Nacionalista
Revolucionario (MNR), fue el hecho político, económico y social de mayor tras-
cendencia en la vida republicana de Bolivia. El triunfo de la revolución popular,
logrado mediante la lucha armada refrendó la victoria electoral que había al-
canzado el nacionalismo revolucionario un año antes y que había sido desco-
nocida por el entonces presidente Mamberto Urriolagoitía, poco antes de en-
tregar el poder a una junta militar de gobierno (Schmucler y Encinas, 1982).

Reapareció La voz del minero. Surgieron Radio Nacional de Huanuni y, en


Catavi, la Radio 21 de diciembre, cuyo nombre recordaba a los mineros caí-
dos en una masacre ocurrida el 21 de diciembre de 1942. Y progresivamente
aparecieron otras en más distritos: Siglo XX, Oruro, Potosí, Colquiri y muchas
otras localidades mineras (ver mapa).
Todas fueron emisoras sustentadas con aportes quincenales o mensuales
de los trabajadores, y a veces cuotas extraordinarias. Ese apoyo directo sos-
tenía las emisoras de baja potencia (la transmisión oscilaba entre 150 wats
y 1.5 kilowatts), que no se convirtieron en influyentes instituciones sociales.
Las radios funcionaban con voluntarios locales y sus hacedores no tenían
preparación específica: aprendían sobre la marcha. En general, tenían una
estrategia de micrófono abierto. Los propios mineros se volvieron radiodifuso-
res como cuentan Luis Ramiro Beltrán y Jaime Reyes:

CC
Llevaron los micrófonos a lo más profundo de las minas y se movieron por los
lugares de encuentro de la gente como mercados, iglesias y campos deporti-
vos, invitando a todos a hablar lo que quisieran. Cualquiera se sentía libre para
visitar el estudio y acceder al micrófono aun por motivaciones personales o do-
mésticas, como una mujer denunciando los golpes que le daba el marido. A ve-
ces la gente colocaba a los locutores en el increíble rol de árbitros en disputas
privadas o conflictos comunitarios (Beltrán y Reyes, 1993: 35).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


141

La experiencia fue ejemplificadora. También hubo otras de formas similares


en ámbitos urbanos, donde florecieron radios de carácter sindical (fabriles,
ferroviarios, constructores).

PARA REFLEXIONAR

PP
Unas líneas atrás hablábamos de la sólida formación ideológica de los traba-
jadores. Hay que recordar que los mineros tenían salarios extremadamente
bajos. Sin embargo, hicieron sus aportes voluntarios para sostener las radios,
lo cual expresa un alto nivel de conciencia acerca de la importancia de los
medios de comunicación propios.

Hubo en esos años más de 30 nombres de experiencias radiales de los tra-


bajadores mineros organizados. Funcionando simultáneamente, llegaron a ser
al menos 23. Y hacia la década de 1960 alcanzaron tal grado de organización
que pudieron establecer una cadena.
Para ese entonces hablamos de una época en la que las radios –como ins-
trumentos y expresión de una organización sindical fuerte– asumieron clara-
mente un rol de resistencia.
Para comprenderlo hay que volver al contexto histórico político y señalar que
ya en su segundo gobierno, el MNR empezó a traicionar la voluntad popular.
Con la presidencia de Hernán Siles (presidente 1956-1960) se lanzó un Plan
de Estabilización Monetaria, patrocinado por el Fondo Monetario Internacional.
Y luego, con el segundo mandato de Paz Estenssoro (1960-1964), el llama-
do Plan Triangular, apoyado por el BID y el gobierno de Alemania Federal, que
tuvieron un interés sobre el manejo de las minas.
El sentimiento de traición al movimiento popular de 1952 provocó manifes-
taciones y huelgas. En esas movilizaciones de resistencia nació la Cadena de
Radios Mineras. No hay registros históricos de su aparición exacta pero los
relatos apuntan a principios de la década de 1960.

LECTURA OBLIGATORIA

Schmucler, H. y Encinas, O. (1982), “Entrevista con Jorge En este contexto hubo distintos

OO Mancilla Romero. Las radios mineras de Bolivia”, en: Comunicación


y cultura, Nº 8, México.
tipos de iniciativas. Aquí debe-
mos distinguir básicamente dos
corrientes: 1) las radios sindicales,
que en Bolivia son paradigmática-
mente las de los obreros mineros;
2) el modelo de las “radios edu-
cativas”, promovidas por la Iglesia
La Pío XII católica a partir de un modelo que
comenzó en Colombia y en Bolivia
Durante esa disputa surgió también la Radio Pío XII, cuya trayectoria es una fue reproducido por una docena
gran muestra de la radicalización de un sector de la Iglesia durante los años de emisoras, como veremos en
la Unidad 8.
sesenta del siglo XX, a la que nos referiremos en la siguiente unidad. Sobre
las emisoras católicas hablaremos en detalle más adelante, pero no pode-
mos dejar de mencionar esta radio al hablar de la experiencia de los mineros
bolivianos.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


142

La Pío fue creada por la Iglesia Católica en 1959 para contradecir la movi-
lización obrera que crecía en el país, y en parte también por la preocupación
Inquieto por el crecimiento de los
que generaban las noticias que llegaban desde Cuba, donde había triunfado
movimientos radicales en Bolivia,
el Vaticano estableció creó la emi- la revolución que dos años más tarde se declararía socialista.
sora Pío XII en el pueblo Siglo XX, Era operada por profesionales entrenados (y adoctrinados) que trabajaban
encargando su funcionamiento a a sueldo. En ese sentido, planteó una difícil competencia para las modestas
un equipo de sacerdotes obla-
tos de Canadá. Se construyó una emisoras sindicales; al tiempo que las obligó a mejorar.
sede especialmente, con criterio Fue una radio que inicialmente sostuvo un furibundo discurso anticomu-
de radio (sala de grabaciones, nista. Sin embargo, la coexistencia con los trabajadores terminó cambiando
sala de redacción, salas de locu-
la perspectiva ideológica de los sacerdotes que fueron a trabajar a esa zona.
ción, discotecas y viviendas para
los locutores que llegaban de las Hacia 1965, Radio Pío XII ya estaba completamente identificada con la causa
ciudades) y se le otorgó un equi- obrera e integraba la cadena de radios.
po de primera clase, con 2.000
watts de potencia.

LECTURA RECOMENDADA

RR
López Vigil, J. I. (1985), Una mina de coraje. Radios mineras en Bolivia, ALER-PÍO
XII, Quito.

Hacia mediados de los años sesenta, el nombre de la emisora dejó de estar


en sintonía con su identidad ideológica: la radio pasó a definirse como “la voz
de los sin voz” y fue etiquetada por el Gobierno como una emisora comunista.

CC
Una vez, con los aires del Concilio, pensamos cambiar de Papa y llamarla Juan
XXIII. Pero una radio es como una persona, no se desbautiza. Es decir, tenemos
que cargar con un nombre histórico. Por suerte, el pueblo no entiende ese nom-
bre. Le han quitado el “XII”, lo han vuelto femenino —la Pío—, le han dejado po-
co del vaticanismo de la postguerra (testimonio recogido en López Vigil, 1985).

En 1964, con el gobierno del General René Barrientos Orruño, se inició un


ciclo de golpes y Gobiernos militares, que llegó hasta 1982. En un tiempo en
que las radios mineras fueron identificadas como blancos de represión por su
labor de organización, de agitación y de resistencia.

El ciclo represivo

El período de represión 1964-1982 que mencionamos incluye hitos como:


- La Masacre de San Juan (1967) que fue un asalto militar a los campamentos mineros
de Siglo XX y de Catavi (Departamento de Potosí), que es acompañada por la primera
gran ofensiva contra las radios,
- La dictadura de Banzer (1971-1978), que formó parte de la coordinación represiva
continental conocida como Plan Cóndor. El golpe ocurrió después de un fugaz gobierno
democrático y progresista que devuelve las radios (Ovando-Torres, 1969-1971). En el
período de Banzer fueron silenciadas completamente (incluso la Pío, con algunas inter-
mitencias), en el marco de una persecución que también alcanzó a los partidos políticos,
los sindicatos y la Federación de Mineros.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


143

Y el ciclo siguió: en 1978, derrocada la dictadura bancerista, fueron devueltas 15 de las


23 emisoras. En 1980, nuevamente destruidas por la dictadura de García Mesa (después
de que volviera a funcionar la cadena minera resistiendo el golpe). Tras el retorno demo-
crático de 1982 hubo otro esfuerzo por recuperar las radios, que en los siguientes tres años
acompañaron las movilizaciones.

En esta etapa no solo hubo episodios de clausura sino también de destruc-


ción lisa y llana de ambientes y equipos, de incautación de transmisores, de
Un interesante relato sobre la
persecución y encarcelamiento a locutores, operadores y directores de las época contextualizado en la lucha
radios. de la clase trabajadora minera
Finalizado el ciclo de persecución, hacia 1985, nos encontramos en otro es “Si me permiten hablar…”, el
testimonio de Domitila Barrios de
contexto socioeconómico y político. Por un lado, el agotamiento de la produc- Chungara (Viezzer, 1978).
ción de estaño, produjo cierto colapso de la minería como motor económico,
si bien otros minerales todavía representan un tercio de las exportaciones de
Bolivia. Por otro, definió el “empate hegemónico” a favor de una nueva dere-
cha, que asumió el control del Estado de la mano del viejo MNR.
El presidente constitucional Paz Estenssoro fue quien estableció la llama-
da “Nueva Política Económica”, que no era otra cosa que la adopción de las
políticas neoliberales del “Consenso de Washington”.
Eufemísticamente hablaron de “relocalización” de los trabajadores. En
verdad, fueron despedidos alrededor de 21.000 de la minería, además de
40.000 de fábricas y 4.000 de la educación rural. Esto resultó un golpe fatal
para el sindicalismo y provocó la desaparición de la mayoría de las estacio-
nes. Y comenzó así un período de decadencia en que las radios van perdien-
do su sustento, sus audiencias, y su razón de ser.

LECTURA OBLIGATORIA

Herrera Miller, K. (2005). “Informe diagnóstico de las radioe-

OO misoras sindicales mineras en Bolivia”, Centro de Competencia en


Comunicación para América Latina, La Paz, pp. 16-28.

No obstante, se podría afirmar que el saber-hacer que involucraban, su pro-


puesta comunicacional, renació en muchas radios alternativas urbanas crea-
das por los migrantes del sector minero.
Los exmineros se relocalizaron principalmente en dos zonas: El Alto y
Chapare. En ese sentido, una de las primeras cosas que hicieron los sindica-
tos cocaleros del Chapare fue crear una emisora: la radio Soberanía.
Esos movimientos serían los protagonistas de una nueva época de luchas
populares que empezó a observarse en el 2000 con la “Guerra del Agua”,
y que tuvo su punto más álgido en 2003, con la llamada “Guerra del Gas”,
donde la radio también jugó un papel central. La histórica Radio Nacional de
Huanuni acompañó la movilización y hubo también un protagonismo de las
católicas e incluso algunas comerciales.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


144

LECTURA RECOMENDADA

RR
Beltrán, L. R. y Reyes, J. (1993), “Radio popular en Bolivia: la lucha de los obreros
y campesinos para democratizar la comunicación”, en: Diálogos, Lima, número 35.
Beltrán y Reyes distinguen cuatro formatos en que se dan experiencias de radio popu-
lar en Bolivia: 1) las radios de los obreros mineros, 2) la radio educativa católica, 3) la
radiodifusión campesina a través de estaciones comerciales, 4) las radios de las organi-
zaciones campesinas y comunitarias.
La mirada sobre el tercer punto es el mayor aporte del artículo de estos autores dentro
de la bibliografía existente. Se trata de un formato “poco conocido y difícil de conocer”;
aunque hay quienes señalan que no solo son las experiencias más antiguas sino también
las más exitosas de la radiodifusión popular boliviana. “Comunicadores campesinos no
poseen ni dirigen la emisora –urbanas y comerciales en su mayoría- pero han logrado
acceso a las primeras horas de la mañana, cuando los pobladores aimaras escuchan la
radio y los ciudadanos urbanos todavía duermen”.

1.

KK ¿Hay o hubo medios de comunicación sostenidos por sindicatos en tu


ciudad o en tu región? La consigna es buscar una experiencia cercana e
indagar parte de su historia. ¿Cuándo surgió? ¿Qué características tiene
o tuvo? ¿Qué similitudes y qué diferencias se encuentran con la expe-
riencia de las emisoras sostenidas por los trabajadores mineros bolivia-
nos? Escribir un breve informe de una o dos páginas.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


145

Referencias bibliográficas

Beltrán, L. R. y Reyes, J. (1993), “Radio popular en Bolivia: la lucha de los


obreros y campesinos para democratizar la comunicación”, en: Diálogos,
Lima, Perú, número 35. Disponible en: <http://www.dialogosfelafacs.
net/radio-popular-en-bolivia-la-lucha-de-los-obreros-y-campesinos-para-
democratizar-la-comunicacion/>.
Dahl, P. (1981), “´Detrás de tu aparato de radio está el enemigo de clase´
(Movimiento de radios obreras en la República de Weimar)”, en: Bassets,
L. (ed.), De las ondas rojas a las radios libres. Textos para la historia de la
radio, Gustavo Gilli, Barcelona.
Ferrer, N. A. (2008), Historia de los gráficos argentinos. Sus luchas. Sus
instituciones. 1857-1957, Dos Orillas (Colección Sindical), Buenos Aires.
Herrera Miller, K. (2005), “Informe diagnóstico de las radioemisoras sindicales
mineras de Bolivia”, Centro de Competencia en Comunicación para
América Latina, La Paz.
Lobato, M. (2009), La prensa obrera. Buenos Aires y Montevideo 1890-1958,
Edhasa (Temas de la Argentina), Buenos Aires.
López Vigil, J. I. (1985), Una mina de coraje. Radios mineras en Bolivia, ALER-
PÍO XII, Quito.
Montero, H. y Portela, I. (2010), Rodolfo Walsh. Los años montoneros, Ediciones
Continente, Buenos Aires.
Ramos Martín, J. (2010), De viejos y nuevos actores. Cambios en la estructura
“alterradiodifusora” boliviana (Tesis), Instituto de Iberoamérica, Universidad
de Salamanca.
Schmucler, H. y Encinas, O. (1982), “Entrevista con Jorge Mancilla Romero. Las
radios mineras de Bolivia”, en: Comunicación y cultura, Nº 8, México.
Viezzer, M. (1978), “Si me permiten hablar…” Testimonio de Domitila. Una mujer
de las minas de Bolivia, Siglo XXI, segunda edición (aumentada y corregida).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


146

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


147

Teología para la comunicación

Objetivos
•• Aportar a un conocimiento contextualizado de las prácticas de comunica-
ción de los sectores populares en América Latina, focalizando la experien-
cia de los medios “educativos”.
•• Contextualizar las experiencias de comunicación impulsadas desde la Igle-
sia católica a partir de los años sesenta, tras el Concilio Vaticano II.
•• Analizar las transformaciones históricas de esas experiencias, que lleva-
ron a la formación de “radios populares” con nuevos perfiles, la articula-
ción con sectores laicos y la formación de redes de articulación nacional
y continental.

Otra corriente ineludible a la hora de pensar la pluralidad de herramientas que


los sectores populares se apropiaron como canales de expresión, es la de los
llamados medios educativos.

LEER CON ATENCIÓN

Los “medios educativos” fueron impulsados por la Iglesia católica

LL como parte de una estrategia de educación no formal que apuntaba


a la alfabetización y –por supuesto– también la evangelización del
pueblo, a partir de la radio. Convertidas en muchos casos en herra-
Llamamos desarrollismo a una
serie de políticas socioeconómicas
–basadas en la autodenominada
mientas de comunicación de las comunidades, con el tiempo muchas “teoría del desarrollo”– llevadas
de estas emisoras adoptaron un perfil informativo y replantearon sus adelante por distintos gobiernos
estéticas y formas de organización. latinoamericanos en una coin-
cidencia que no era inocente:
tras ella estaba la promoción
del Estado norteamericano en el
Si bien la radio pionera de esta corriente data de fines de los años cuarenta, el marco de la denominada “Alianza
para el Progreso”.
principal impulso a los proyectos de educación radiofónica se dio en la década de
1960, en sintonía con los planes de alfabetización que promovía el desarrollismo
y con un fuerte estímulo de la Iglesia católica.
Corresponde entonces contextualizar estas experiencias refiriendo a las
transformaciones que atravesó la Iglesia en los años sesenta, luego del Considerado un acontecimiento
Concilio Vaticano II, que implicaron para la institución y sus integrantes un que marcó el siglo XX, el Concilio
Vaticano II fue convocado en
proceso de acercamiento hacia los sectores populares.
enero de 1959 por el Papa Juan
XXIII, que falleció después de su
primera sesión. Los tres encuen-
tros ecuménicos que completaron
el Concilio fueron presididos por
su sucesor, Pablo VI.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


148

8.1. Las opciones de la Iglesia


El Concilio Vaticano II, que se desarrolló entre 1962 y 1965, dio como resulta-
do una serie de documentos (constituciones, decretos conciliares, declaracio-
nes) que organizaron la matriz ideológica que guiaría el rumbo de la institución
No era la primera vez que un
documento de la Iglesia se ocu- eclesial las décadas siguientes. Uno de esos documentos es un decreto
paba directamente de los medios. dedicado a “los medios de comunicación social”.
Como destaca Benito Spoletini en
la compilación Comunicación e
iglesia latinoamericana, un hito
Concilio Vaticano II
fue la Encíclica de Pío XI, Vigilanti
cura (1936), enteramente dedi-
cada al cine. WW <http://es.wikipedia.org/wiki/Documentos_del_Concilio_Vaticano_II>
Decreto inter mirífica sobre los medios de comunicación social
<http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/
documents/vat-ii_decree_19631204_inter-mirifica_sp.html>.

El aire renovador que introdujo la convocatoria de Juan XXIII detonó ciertos


procesos al interior de la Iglesia, entre los que cabe mencionar la aparición de
la “teología de la liberación” –corriente que llamó a pensar qué significaba ser
cristiano en un continente oprimido y generó un diálogo del cristianismo con el
marxismo– y el Movimiento de los Sacerdotes del Tercer Mundo.
En América Latina, los postulados surgidos del Concilio Vaticano II se com-
pletarían con las conclusiones de la II Conferencia General del Episcopado
Latinoamericano realizada en agosto y septiembre de 1968, que se cono-
cen como Documento de Medellín y forman parte de la denominada Doctrina
Suele reconocerse una continui- Social cristiana. Allí se exhorta a los católicos a que se dediquen a tareas de
dad entre la conferencia realizada promoción humana, siempre en el marco de una búsqueda evangelizadora.
en Medellín y la que se realizó en Su denuncia de injusticias y el llamado a la acción dan crédito e impulsan a
Puebla (México) once años más
tarde. La III Conferencia General
los sectores de la Iglesia que propugnaban un acercamiento hacia los pobres.
del Episcopado Latinoamericano En ese marco, varios obispos y curas latinoamericanos terminarían asumien-
(1979) consolidó el principio do un fuerte compromiso con luchas sociales y proyectos de liberación en el
de “Opción Preferencial por los continente.
Pobres” que los sectores más
progresistas de la Iglesia retoman
para defender su acción social.

EE

Crónicas de archivo. Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo


<http://www.encuentro.gov.ar/sitios/encuentro/programas/
ver?rec_id=100370>

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


149

PARA AMPLIAR

Galán, C. y Brardinelli, R. (1994), Manual de la Doctrina Social

AA de la Iglesia, Claretiana, Buenos Aires.

Varios de los documentos con los que la Iglesia latinoamericana intentó


expresar la renovación de su doctrina abordaron la cuestión de los medios
de comunicación social. En la década del sesenta, considerada un período
organizativo para la CELAM, ya se reconocía que “la Iglesia tiene el derecho
de poseer sus propios Instrumentos de Comunicación Social, derecho que
fue reafirmado por el Concilio Vaticano II”. En un Seminario de responsables “Aunque no se cuenta con datos
continentales de medios de comunicación social (Santa Inés, Perú, 1966) se exactos, es posible suponer que
destacó especialmente a “los instrumentos ´no-masivos´” –revistas y sema- en esos años sesenta, la Iglesia
Católica llegó a contar con medio
narios especializados, libros, forums, teatro y otras formas que favorecieran la millar de emisoras, de las cuales
participación– pues “permiten una formación en profundidad y, en tal sentido, casi la mitad transmitían desde
cumplen una misión irremplazable”. Brasil”, afirma Ana María Peppino
Barale (1993: 9-10).
En la década de 1970 sucedieron encuentros como el Seminario sobre
“Comunicación Social y Educación: una visión cristiana” (México, 1971), más
atravesado por los discursos sobre la liberación y la dependencia que domi-
Al año siguiente, el Encuentro
naban los debates de la época. Veamos como ejemplo un fragmento de sus Regional de Pastoral en la
conclusiones: Comunicación Social realizado
en Ecuador denunciaba: “Las
agencias de noticias norteame-
ricanas dominan la información

CC
6. Los medios de comunicación están regidos por criterios en los que son pre-
sobre Latinoamérica, para emi-
dominantes los factores comerciales y de lucro. Esto trae como consecuencia
soras, televisión y diarios. Son
el infraconsumo de muchos y el superconsumo de unos pocos, y somete la co- empresas vinculadas a intereses
municación masiva a las leyes de mercado que le impiden desplegar sus vir- políticos y económicos extraños a
tualidades en servicio de todos los hombres y de todo el hombre. Latinoamérica, lo que plantea el
problema de la DEPENDENCIA y
7. Reconocemos lo poco que puede hacer cualquier grupo particular –y la Iglesia unilateralidad en las fuentes de
misma– para modificar sustancialmente esta situación y obtener la descentrali- información para el logro de una
zación de la propiedad y del control de los medios, independientemente de una opinión pública auténtica”.
estrategia más global, puesto que operan dentro de un amplio sistema econó-
mico-político. El seminario considera que esta concentración de los medios es
antidemocrática…

El mismo documento incluía un llamado a que la Iglesia fuera “la voz de los
que no tienen voz en la sociedad”, y propuso el impulso de una “educación
liberadora”, basada en el diálogo:

CC
Más que preocuparse por adquirir y usar los medios masivos, la Iglesia en ge-
neral, y de modo especial los educadores –comunicadores cristianos–, deben
tratar de desarrollar con imaginación y audacia, y utilizando con originalidad los
recursos tecnológicos, sistemas no convencionales de comunicación descen-
tralizados y bidireccionales.
Como ejemplos de descentralización, cabe explorar las posibilidades que ofre-
cen los sistemas de circuito cerrado, el video-tape, los video-cassettes y otros
avances así como también las formas de comunicación popular, de las que las
culturas tradicionales de los pueblos ofrecen expresiones tan ricas.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


150

En la década de 1980, en tanto, los textos de la Iglesia latinoamericana toma-


ron parte de los debates por un Nuevo Orden Mundial de la Información y de
la Comunicación (NOMIC). Un texto elaborado en Embú, Brasil, en 1982, sos-
tiene: “La cooperación horizontal Sur-Sur es la forma internacional de la unión
consciente de los oprimidos y el camino más seguro para que los países del
Tercer Mundo superen sus carencias y desarrollen sus potencialidades eco-
nómicas, científicas, tecnológicas y culturales”. Y destaca las experiencias de
comunicación horizontal, grupal, popular, de base, comunitaria, participativa
que –según reconoce– empiezan a ser englobadas bajo el polisémico término
de “comunicación alternativa”.

LECTURA OBLIGATORIA

Spoletini, B. D. Comunicación e Iglesia Latinoamericana. Ediciones

OO Paulinas. Selección de documentos: “Seminario sobre comunica-


ción social y educación: una visión cristiana (México, 1971), “Iglesia
y nuevo orden mundial de la información y de la comunicación
(Embú, Brasil, 1982)”, pp. 67-78 y 205-217.

1.

KK Analizar cómo se transforman las concepciones sobre los medios de


comunicación al interior de la Iglesia católica latinoamericana y cómo
sus textos dialogan con otros debates de su entorno. Escribir un infor-
me de tres o cuatro páginas.

8.1.1. Un cristianismo de base


Por esos años, el arraigo popular se expresaba fuertemente en la formación
de comunidades eclesiales de base (CEB), en zonas urbanas y rurales, que a
partir de una apelación a la fe cristiana reunieron a distintos sectores –obre-
ros, campesinos, amas de casa, jóvenes– y fueron un espacio de organización
para mejorar las condiciones de vida. En Brasil, por ejemplo, entre 1968 y
1970 surgieron alrededor de 80.000 CEB. Como explica Frei Betto, se trata de
“grupos de naturaleza religiosa y carácter pastoral. Pueden tener diez, veinte o
cincuenta miembros”. En las zonas urbanas, la parroquia podría estar dividida
en varias CEB o formar un único grupo. “Motivadas por la fe cristiana, esas
personas viven una común-unión en torno a sus problemas de supervivencia
y de subsistencia inmediatas: mejores salarios, desempleo, vivienda, falta de
transporte y condiciones básicas de sanidad, lucha por mejores condiciones
de vida” (Betto, en Festa, 1986: 103)

CC
(…) las CEBs, por su constitución que facilitaba la palabra, la relación interper-
sonal, la formación de sus participantes a partir de la convivencia fraterna y
cotidiana, se constituyeron de por sí en el mayor espacio de comunicación,
participación, hominización como decía Paulo Freire. Las reuniones, como ex-
plica fray Betto, eran verdaderos diarios hablados, en los cuales las personas

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


151

expresaban su fe, discutían sobre lo cotidiano, sobre las luchas de reivindica-


ción, la solidaridad con algún vecino o comunidad próxima, la situación del ba-
rrio, del país y hasta de América Latina (Festa, 1986: 19).

LECTURA RECOMENDADA

RR
Betto, F. (1986). “Comunicación popular e iglesia”, en: Festa, R. y Lins da Silva,
C. E. (Org.), Comunicación popular y alternativa, Ediciones Paulinas, Buenos Aires.

En los años sesenta, con la impronta de Medellín, además de habilitar la


proliferación de CEBs, la Iglesia creó instituciones como la Pastoral Obrera, la
Comisión Pastoral de la Tierra y el Consejo Indigenista Misionero, entre otras
organizaciones que perfilaban un trabajo social que sería atravesado por sus
propias contradicciones: mientras las jerarquías promovían proyectos para
frenar los impulsos revolucionarios, al interior de los mismos se gestaban
procesos de radicalización política de sectores populares que utilizaron las
herramientas de la Iglesia en sus luchas sociales.

LEER CON ATENCIÓN

En varias regiones, la organización de las comunidades eclesiales de

LL base fue el germen de movimientos populares. Al ocuparse de reivindi-


caciones que no solo involucraban a los cristianos, como las condicio-
nes de vida de un barrio, fueron sumando otros actores sociales y radi-
calizando sus reclamos. “Una lucha por la red cloacal en el vecindario
puede suscitar las condiciones para formar una asociación vecinal. De
la misma forma, apoyan las luchas sindicales, sobre todo fortaleciendo
la infraestructura de sustentación de las huelgas” (Betto, 1986: 105).

Por otra parte, señala Betto, a partir de esas comunidades de base se forjó
“una extensa red de comunicación popular tejida por una multiplicidad de
boletines diocesanos, folletos litúrgicos, literatura popular, cuadernos de
formación, elaborados por los mismos militantes del medio popular”. Esas
herramientas implicaban un aporte al desarrollo de medios de comunicación
propios de los sectores populares, además del uso educativo de la radio que
impulsaría la institución, una de las vertientes que da origen a la radio popular
en América Latina.

Los sectores progresistas de la Iglesia también desarrollaron medios de comunicación que


aspiraban a un amplio alcance. Es el caso del semanario Brasil Urgente, vinculado a los
padres dominicos de San Pablo, que se publicó hacia 1963-64.
En Argentina fue emblemática la revista Cristianismo y Revolución publicada entre
1968-1971, bajo la dirección del exseminarista Juan García Elorrio. Con Jorge Luis Bernetti
como secretario de redacción, tuvo columnistas como Gustavo Morillo, Eduardo Galeano,
John William Cooke, Rubén Dri, Emilio Jáuregui, Miguel Grinberg, José Ricardo Elias-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


152

chev, Miguel Ramondetti y Raimundo Ongaro. Coincidente con la época de publicación


del semanario de la CGT, Cristianismo y Revolución reivindicaba al sacerdote guerrillero
Camilo Torres (caído en combate en 1966) y al arzobispo brasileño de Olinda y Recife
Helder Cámara, y dio un gran impulso al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo.

8.2. La radio educativa

CC
El Concilio Vaticano II y luego Medellín (1968), imprimieron un gran impulso a
las comunidades de base, a los grupos de catequesis, a las escuelas radiofó-
nicas para campesinos y a otros movimientos en búsqueda de modelos dife-
rentes de comunicación, que implicaba un nuevo modelo de Iglesia. Se anhela-
ba una comunicación más participativa, promocional, personalizante y
liberadora al interior de la Iglesia y más acorde a la idiosincrasia del pueblo.
Si hoy se habla de comunicación popular y de comunicación alternativa, incluso
en organismos oficiales de la Iglesia, parte del mérito se debe a esos grupos y
movimientos que, con pocos medios y muchos riesgos, experimentaron nuevas
formas que han permitido la superación, aunque sea lentamente, de modelos
verticalistas a favor de una comunicación más participativa y liberadora” (XV)
(Spoletini, 1985).
Radio Peñas copiaba el patrón de
las escuelas radiofónicas colom-
bianas (ACPO). Apuntaba a la
adoctrinación católica, tanto en La gran mayoría de las radios educativas, unas quinientas experiencias en 15
español como en aymara. No tuvo
en cuenta otro tipo de necesida-
países surgidas durante la década de 1960, tuvieron el impulso de organiza-
des. No apoyó a las organizacio- ciones cristianas. Las primeras apuntaron a poblaciones rurales e indígenas,
nes campesinas ni les dio mucha pero en los setenta los proyectos se extendieron a las zonas suburbanas.
participación. En 1972 se mudó
La idea de utilizar la radio como medio educativo venía planteándose en
a La Paz y cambió su nombre a
San Gabriel, y el cambio no fue distintos ámbitos desde los años treinta. En Canadá, por ejemplo, se desa-
solo de nombre: se identificó y se rrolló una programación radial para agricultores que funcionaba con grupos
puso al servicio del pueblo ayma- de escucha denominados Radio Farm Forums. De la década siguiente data
ra, que tuvo amplia participación.
la experiencia pionera en América Latina: Radio Sutatenza, en Colombia. En
La dictadura de 1980 la asaltó y
destruyó parte de sus equipos. los años cincuenta la práctica se extendió a otros países, como Costa Rica,
Paraguay y Bolivia, donde la primera estación destinada a los campesinos
aymara fue Radio Peñas, establecida por la misión de padres de Marykroll en
1955. Ese mismo año, en Paraguay, monseñor Ramón Bogarín fundó “Las
Gran impulsor de las ligas agra-
Capillas Escuelas Radiofónicas del Paraguay” (Geerts, Van Oeyen y Villamayor,
rias, calificado como “comunista” 2004), origen de lar radio popular “San Roque”.
y perseguido por la dictadura de En 1959 surgió la Pío XII, mencionada en la unidad anterior por su articula-
Alfredo Stroessner, Bogarín jamás ción con las radios promovidas por los sindicatos de los trabajadores mineros.
obtuvo la licencia para su radio.
Como evoca José Ignacio López Vigil: “Al principio, la dinamita la tiraban los
mineros en contra de la Pío. Y los curas pedían auxilio a las Fuerzas Armadas
para defender la emisora católica. Unos años después, los militares dinami-
taban, intervenían la estación. Y eran los mineros los que acudían a defender-
En la República Dominicana fun-
ciona una emisora emblemática la”. Eso ocurrió hacia mediados de los sesenta, cuando influida por los nuevos
para el movimiento de radios aires al interior de la Iglesia, la radio pasó a definirse como “la voz de los sin
populares de origen católico: voz” y el propio gobierno la etiquetó como una emisora comunista.
Radio Enriquillo, nacida en 1977.
Ya en los años sesenta surgieron “escuelas radiofónicas” patrocinadas por
la Iglesia católica en Honduras, El Salvador, México, Guatemala, República
Dominicana, Venezuela, Argentina, Chile, Brasil, y en especial en Ecuador,

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


153

Bolivia –donde en 1967 ya existían 29 emisoras y cinco centros de produc-


ción– y Perú –donde se estableció un sistema educacional por radio concen-
trado en la Escuela Radiofónica de Puno, con programas educativos en aima-
ra, quechua y castellano.

LECTURA OBLIGATORIA

Prieto, I., Durante Rincón, E. y Ramos, M. A. (2008),

OO “Experiencia educativa de la radio en América Latina”, en: Revista de


Ciencias Sociales, v.14 n.1 Maracaibo, abril.
Disponible en: <http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=S1315-951
82008000100006&script=sci_arttext>.

Hacia 1978, un documento de la CELAM titulado “Evangelización y comunica-


ción social en América Latina” reconocía:

CC
(…) En América Latina la radio es el medio masivo que ha alcanzado mayor de-
sarrollo sirviendo especialmente a las áreas rurales. Gracias a esto el conti-
nente se ha visto favorecido por la tarea de promoción humana y cultural que
han realizado las escuelas radiofónicas. También la televisión educativa se ha
desarrollado en los últimos años y comienza a jugar un papel importante en la
labor de educación de nuestros pueblos.

8.3. Educación y comunicación popular


En la tarea de pensar, proyectar y sistematizar experiencias de educación
radiofónica y con otras tecnologías de la comunicación, los años sesenta y
setenta fueron importantes también por sus aportes teóricos y metodológicos.
Así sucedió en los distintos continentes y en particular en los países del Tercer
Mundo que fueron destinatarios de las “políticas de desarrollo” que solían
llevar el sello del gobierno norteamericano, de organismos multilaterales de
crédito, o de la Iglesia católica. El siguiente fragmento de Ullamaija Kiviku, por
ejemplo, es ilustrativo de lo que sucedió en África:

El radioforo
“En los años 1970 fue particularmente popular combinar programas de radio educativos
con grupos de estudio; en algunos casos se utilizaban casetes de audio en vez de progra-
mas de radio o en combinación con ellos. Este tipo de comunicación se llamaba radio-
foro (Hall, Ng´awanakilala). Otro modelo de moda sobre el que se ha escrito fue el de
la radiodifusión educativa satelital, que muchas veces se combinaba con varias formas de
comunicación interpersonal (Chandler y Karnik 1976). Otra forma muy apreciada de
comunicación orientada a la comunidad fue el periódico rural, frecuentemente vincu-
lado a campañas de alfabetización (Bashiruddin 1879, Rural Press in África 1978). En
África, estos periódicos (generosamente financiados desde el extranjero) parecían ser una
oportunidad para volver a introducir medios masivos nacionales en los estados africanos

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


154

recientemente independizados, como una forma de compensar la clausura de los perió-


dicos nacionales por sus vínculos ideológicos con los antiguos poderes coloniales, o por
haber pretendido unificar la nación en torno a un idioma y un centro de poder deter-
minado. Trágicamente, ha resultado en extremo difícil volver a introducir la comunica-
ción masiva en muchos países africanos y asiáticos pese al financiamiento extranjero; evi-
dentemente no es fácil encontrar la fórmula correcta para la comunicación rural (Rural
Press in África 1978, Rural Press in África 1987, Bashiruddin). Otro hecho desafortunado
fue que el casete de audio desapareció rápidamente de este campo; indudablemente no
impresionaba tanto como el cine, la televisión, los satélites y el vídeo, aunque en el caso
de las aldeas rurales el casete de audio parece más práctico y participativo que los equipos
audiovisuales de alta tecnología”.
Extracto de Changing Mediascapes? Un estudio de caso en nueve aldeas tanzanas, 1993.

En América Latina, se constituyeron como referentes distintos pensadores


y educadores como Luis Ramiro Beltrán (Bolivia), Juan Díaz Bordenave
La mayoría de estos autores
(Paraguay), Francisco Gutiérrez (Costa Rica), Daniel Prieto Castillo (Argentina) y
comenzaron a trabajar en comu-
nicación popular y alfabetización Mario Kaplún (Uruguay). Este último fue muy conocido en todo el subcontinen-
en el marco de programas del te por su programa educativo “Jurado 13”, que en 1971-1972 se transmitió
desarrollismo, y a partir de esas por más de 600 emisoras de toda la región.
experiencias se volvieron críticos
de las recetas de desarrollo, como
Esa radio-serie, grabada en Montevideo y convertida en discos en Bogotá,
sucedió también con el educador fue una producción del Servicio Radiofónico para América Latina (SERPAL), uno
popular brasileño Paulo Freire. de los organismos creados por la Iglesia católica en el marco del impulso a la
educación radiofónica. Con el auspicio del obispado de Munich y con fondos
de la cooperación alemana, SERPAL trabajó con una red de radios católicas
para realizar y difundir esa y otras series como “El Padre Vicente”, de Mario
Kaplún, y “Un Tal Jesús”, de los hermanos María y José López Vigil.
Según relata Ana María Peppino
Barale, las series de Kaplún y
López Vigil “tuvieron que pasar La radio-serie “Jurado 13” está disponible en <http://www.serpal.org/
por severas investigaciones orde-
nadas por CELAM” y Un tal jesús
“fue prohibida en varios países si
bien no se encontraron ´errores
SS jurado.php>.

doctrinales´ en la serie”, si bien


Mario Kaplún era maestro de primaria, aunque nunca llegó a ejercer porque
siguió circulando y activando
debates, “especialmente en las desde joven se dedicó a la radio. A los 19 años, en 1942, estrenó su primer
Comunidades Eclesiales de Base” guión, un programa de un ciclo sobre historia argentina que formaba parte
(Peppino Barale, 1993: 197). de la llamada “Escuela del aire”. Uno de sus textos más reconocidos es El
comunicador popular (1985). En términos metodológicos, su aporte más sig-
nificativo al campo de la educación popular fue la técnica del cassete-foro,
desarrollada en los años setenta. Buscaba “generar interlocutores más que
meros locutores –como explica Gabriel Kaplún en un texto que repasa la trayec-
toria de su padre–, promoviendo el uso de la tecla record y no solo de la tecla
play de los grabadores a casete que se habían popularizado en aquella época.
Para ello se enviaba, desde un equipo central, casetes grabados de un solo
lado a todos los grupos, con informaciones y propuestas para el debate. Cada
grupo grababa del otro lado sus propias informaciones, opiniones y propues-
tas. El equipo central escuchaba todos los casetes recibidos, seleccionaba
fragmentos para compartir con los demás y elaboraba un nuevo programa para
enviar a los grupos”. En los año ochenta, el método se desarrolló mucho en
Venezuela, donde lo denominaron “Foruco” (por la idea de que esa práctica
“forma, une y comunica”).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


155

LECTURA RECOMENDADA

RR
Kaplún, G. (2008), “La calle ancha de la comunicación latinoamericana”, en: Gumu-
cio-Dagron, A. y Tufte, T. (comp.), Antología de comunicación para el cambio social:
lecturas históricas y contemporáneas, Plural, La Paz.

En los años ochenta, las radios surgidas en estos procesos sociales y políticos
empezaron a replantearse sus perfiles, abandonando o relegando las prácticas
de alfabetización que impulsaban desde sus orígenes, para incorporar nuevos
contenidos. La redefinición de las programaciones mantenía, no obstante, la
búsqueda de una sociedad más equitativa y solidaria, por lo cual no se cons-
tituyeron emisoras comerciales, sino radios populares, cuya identidad estuvo
fuertemente vinculada a las organizaciones sociales de cada país con las que
tejieron alianzas.

La Radio Pioneira, de Teresina, Estado de Piauí (Brasil) se fundó en

xx 1962 para hacer principalmente tareas alfabetización y educación de los


sectores más desfavorecidos de la ciudad y del campo. Estaba ligada al
Movimiento de Educación de Base (MEB) y tenía como fundamento la
pedagogía liberadora de Paulo Freire. Sostuvo su misión de educación
radiofónica durante los sesenta y setenta. También prestaba un servicio
de comunicación a la región mediante su programa de envío de mensa-
jes: “Era el teléfono del pueblo en una época en que los teléfonos o telé-
grafos eran privilegio de una pequeñísima parte de la élite”, explican en
En su potente libro, que conserva
la compilación La práctica inspira.
plena vigencia a más de cuatro
Con el tiempo la radio fue incorporando programación informativa. décadas de su escritura, Galeano
Actualmente, “lo que caracteriza a la radio es el periodismo serio y de nos provoca: “La causa nacional
denuncia y la gran participación popular, presente en el 63% de la latinoamericana es, ante todo, una
causa social: para que América
población”. “La radio tiene un índice de audiencia entre las emisoras
Latina pueda nacer de nuevo,
de AM que la coloca como líder absoluta con el 53,9% de la audiencia. habrá que empezar por derribar
Comparada con las FM, ocupa el segundo lugar estando por encima de a sus dueños, país por país. Se
la FM del Sistema Globo, el imperio mediático más grande de Brasil” abren tiempos de rebelión y de
cambio. Hay quienes creen que
(La práctica inspira, p. 122). el destino descansa en las rodi-
llas de los dioses, pero la verdad
es que se trabaja, como un desa-
fío candente, sobre las concien-
8.3. Lecciones desde “la Gran Colombia” cias de los hombres” (Galeano,
2013: 337).
América Latina, territorio geográfico y cultural que algunos consideramos una
“Patria Grande”, está conformada por una multiplicidad de Estados nación por
obra de una historia concreta. Como señala Galeano en Las venas abiertas…,
“América Latina nacía como un espacio en la imaginación y la esperanza de
Simón Bolívar, José Artigas y José de San Martín, pero estaba rota de ante-
mano por las reformaciones básicas del sistema colonial”.
Este subcontinente “roto en pedazos” atravesó diversas fragmentacio-
nes. En 1821, en el marco de los procesos independentistas latinoameri-
canos, se creó una república que comprendía los territorios de las actuales
Panamá, Colombia, Ecuador y Venezuela. Esta “Gran Colombia” tuvo exis-
tencia real hasta 1831. Como las “memorias ejemplares” de la radio edu-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


156

cativa que queremos presentar en esta unidad corresponden a esos países,


recuperamos esa vieja denominación, que nos aproxima a la causa nacional
latinoamericana.

LEER CON ATENCIÓN

Las distintas indagaciones sobre el tema coinciden en señalar a

LL Colombia –la actual Colombia– como el sitio donde nació la radio


educativa. La experiencia pionera fue Radio Sutatenza, creada en
1947. A partir de ella nació uno de los más completos programas de
educación no-formal para el desarrollo rural: Acción Cultural Popular
(ACPO), que fue tomado como referencia en todo el mundo.

El nacimiento de Sutatenza como radio educativa estaba vinculado a un diag-


nóstico acerca de la falta de cobertura educativa en zonas rurales, que se
expresaba en altos niveles de analfabetismo. Esta es la preocupación que,
como vimos, retomarían las políticas desarrollistas y también el trabajo social
de la Iglesia luego del Concilio Vaticano II.

CC
Para delimitar el objeto de estudio, fijo el origen histórico de este movimiento
de comunicación radiofónica en dos momentos: la creación de radio Sutatenza
en 1947 y la reunión del CELAM en Medellín (1968). La primera, entendida co-
mo el punto de partida de un macro desarrollo de comunicación educativa en
Colombia que cerró un ciclo en 1989, y que sirvió de ejemplo para otras expe-
riencias latinoamericanas. La segunda, Medellín, porque marca un cambio sus-
tancial en los procedimientos evangelizadores de la Iglesia y cuya apertura
concentra energía, recursos y el apoyo institucional para el desarrollo de pro-
yectos ligados a los medios de comunicación –especialmente la radio– para
extender la tarea evangelizadora y la labor educativa en favor de los adultos
analfabetos. Concentro mi atención en ALER como la institución latinoamerica-
na que logró conjuntar las experiencias de radio relacionadas con la Iglesia, lo-
grando dar continuidad y permanencia a un proyecto de sociedad a la que aspi-
ra y por la que trabaja” (Peppino Barale, 1999).

La primera radio educativa tenía un origen eclesial: fue impulsada por el sacer-
dote José Joaquín Salcedo Guarín en el departamento de Boyacá, inspirado en
los Foros Agrícolas Canadienses. Junto a su hermano Antonio José Salcedo
(Tuco), sacerdote jesuita, en noviembre de 1947 instaló un primer transmi-
sor y creó las tres primeras escuelas radiofónicas en la vereda de Irzón. El
año siguiente se presentó en la Asamblea de Naciones Unidas y habló de la
importancia de la radiodifusión como medio de educación y alfabetización de
los campesinos. Así nació Acción Cultural Popular (ACPO), que fue “acaso el
emprendimiento de educación no formal de la masa rural más grande y com-
plejo del mundo”, según lo define Luis Ramiro Beltrán.
En los años sucesivos, al tiempo que avanzaba la reflexión y los recursos
de la educación no formal a través de la radio, se instalaron nuevos trans-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


157

misores –de más capacidad–y se distribuyeron miles de radioreceptores. En


1955 se habían repartido unos 30.000 y Sutatenza/ACPO, establecida como
cadena radial, llegaba a cubrir más de la mitad de las parroquias del país. En
1965 lograría el mayor número de estudiantes registrados en un año: 240.915
(Peppino Barale, 1993: 189).

EE

Documental sobre monseñor José Salcedo y su trabajo con los campe-


sinos de Sutatenza. Dirigido por Mauricio Salas.
Disponible en: <http://www.youtube.com/watch?v=pZXa1tzJs30#t=0>.

LEER CON ATENCIÓN

La estrategia pedagógica de ACPO implicaba la transmisión de pro-

LL gramas de radio en los que se enseñaba a leer y escribir, que debían


escucharse con el acompañamiento de promotores y promotoras
pedagógicos. INCUPO es una asociación sin
fines de lucro fundada 1969,
que trabajó especialmente en las
zonas rurales de las provincias
de Santa Fe, Corrientes, Chaco,
Como apuntan Iris Prieto, Esther Durante Rincón y María Alejandra Ramos Formosa y Santiago del Estero,
en el norte de la Argentina. Siguió
en una de las lecturas obligatorias de esta Unidad, “el modelo de ACPO se
el modelo de ACPO y también se
convirtió en pionero para muchas emisoras radiales que lo utilizaron exito- inspiró en las experiencias de alfa-
samente en pro de la educación y el desarrollo rural en países de América betización de adultos que llevó a
Latina: Fundación Radio Escuela para el Desarrollo Rural (FREDER) en Osorno, cabo Paulo Freire en Brasil.
Chile; el Instituto de Cultura Popular (INCUPO) en Reconquista, Argentina; las
Escuelas Radiofónicas Populares de Ecuador (ERPE); Radio Onda Azul en Puno,
Perú; la Asociación Cultural Loyola (ACLO) en Sucre, Bolivia; Radio Occidente
en Tovar, Venezuela y las Escuelas Radiofónicas de Nicaragua, emisoras que El 8 de septiembre de 1961, en
posteriormente se afiliarían a la Asociación Latinoamericana de Educación la población venezolana de Tovar,
Radiofónica (ALER)”. Así, por ejemplo, escuelas Radiofónicas Populares del salió al aire la emisora arquidio-
cesana inicialmente llamada de
Ecuador, una entidad creada por la Iglesia Católica en 1967, inició sus cursos
Radio Occidente. En 1964 Radio
de alfabetización con un total de 104 escuelas, siguiendo el modelo fundado Tovar se asoció a Radio Sutatenza
por Salcedo. en Colombia, para extender hacia
Venezuela el novedoso sistema de
educación radiofónica (Peppino
Barale, 1993: 168).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


158

2.

KK Buscar información sobre la influencia del modelo de ACPO en tu país


o región. ¿Existieron experiencias de educación radiofónica? ¿En qué
época? ¿Cómo trabajaron? ¿Qué institución las impulsaba?

Además de las emisiones radiales, ACPO hacía materiales impresos. Se publicaron “carti-
llas” de distribución gratuita (de la cartilla “Lectura”, libro de la educación básica de sus
programas, repartieron unos 300.000 ejemplares en 1957) y además, desde 1958, se editó
el semanario El Campesino. El proyecto también recurrió a la edición de “Disco Estudio”,
libros sobre asuntos campesinos e incluso programas de televisión.
Peppino Barale (1993: 19) lo
define como “el primer periódi-
co colombiano dirigido al sector
rural”. Su último número salió el
16 de septiembre de 1990.
Siempre con un marcado aval de la jerarquía de la Iglesia y también del poder
político nacional, el proyecto siguió creciendo, por supuesto, en la década de
emergencia y expansión de la radio educativa en todo el continente. Multiplicó
notoriamente el alcance de sus transmisiones –que llegaron a una potencia
de 600 kilovatios– y la radio se trasladó a Bogotá y la población de Mosquera,
Cundinamarca. La inauguración de estos equipos adquiridos en 1968 se hizo
con la presencia del Papa Pablo VI durante el “Encuentro Campesino” llevado
a cabo en Mosquera.
Mientras tanto, las tareas educativas se iban expandiendo más allá de la
educación. Una de las campañas más exitosas de ACPO fue la dedicada a
la vivienda popular económica, lanzada en 1971, que tuvo como resultado la
construcción de seis mil cocinas y fogones, permitió que sus estudiantes-oyen-
tes levantaran doce mil paredes y construyeran siete mil casas.
En suma, la historia de Sutatenza comprende más de medio siglo: estuvo
al aire hasta 1989 y sus producciones se escucharon incluso en otros países
de América Latina. ACPO sigue funcionando todavía hoy como Fundación dedi-
cada al desarrollo educativo y cultural.

http://fundacionacpo.org/

WW
Otro país que tuvo un importante desarrollo de radios educativas en red fue
Venezuela –territorio otrora integrante de la “Gran Colombia”. Allí la iniciati-
va de educación radiofónica de inspiración cristiana lleva el nombre de Fe y
Alegría: una experiencia nacida en 1976, en cuya trayectoria podemos ver
Más tempranamente, hacia 1960, también el viraje de la radio educativa hacia la radio popular informativa, en
hubo una experiencia con la crea- la última parte del siglo XX.
ción de un Centro Audiovisual
Nacional dedicado a la educa-
ción por radio con cerca de 400
escuelas.
LECTURA OBLIGATORIA

Geerts, A., Van Oeyen, V. y Villamayor, C. (coord.) (2004), La

OO práctica inspira. La radio popular y comunitaria frente al nuevo siglo,


Aler-Amarc, primera edición, Quito, pp. 100-108.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


159

CC
Radio Fe y Alegría 850 AM transmite desde Maracaibo, la segunda ciudad de
Venezuela. Su señal cubre gran parte del occidente del país. La radio pertene-
ce al Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA) de los Padres Jesuitas, que se ca-
racterizan por una radiodifusión educativa (educación formal para adultos y jó-
venes). El IRFA tiene nueve radios afiliadas. Además transmite sus programas
a través de convenios con otras emisoras a lo largo de Venezuela (Geerts, Van
Oeyen y Villamayor, 2004).

La primera radio Fe y Alegría fue impulsada en 1976 por un movimiento de


origen jesuita nacido en Venezuela en 1955 para abrir escuelas “donde el
asfalto no llega” y extendida hoy a 16 países de América Latina. Con sedes
principales en Maracaibo y Caracas, Fe y Alegría alcanzó a conformar una red
nacional de radios que desplegaron tareas de educación radiofónica.

La Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica


Cuando surgió la primera radio del movimiento jesuita Fe y Alegría, ya se había con-
formado la asociación civil que reúne organizaciones de América Latina y El Caribe que
hacen comunicación radiofónica popular y educativa. La Asociación Latinoamericana de
Educación Radiofónica (ALER) nació en 1972, cuando se asociaron 18 emisoras vincula-
das a la Iglesia católica que realizaban tareas de alfabetización, con el objetivo de mejorar Los primeros ocho años, la
sus programas educativos, capacitar al personal y buscar apoyos económicos. Secretaría Ejecutiva estuvo en
Según explica Adrián Pulleiro, “en esa fundación se articularán experiencias prove- Argentina. Tras la Asamblea
nientes de dos líneas de trabajo en educación radiofónica. Por un lado, las inspiradas en General de Riobamba (1980)
Radio Sutatenza, surgida en Colombia en 1947, que se dedicaba fundamentalmente a esta se trasladó a Quito, Ecuador.
la alfabetización de campesinos sin un status institucional. Por otro lado, aquellas que
aplicaron el método originado en las Islas Canarias con el trabajo de Radio ECCA, que
sí otorgaba títulos oficializados y que en Latinoamérica tuvo como pionera y referente a
Radio Santa María de República Dominicana” (Pulleiro, 2011: 8-9).
Con el paso del tiempo el perfil de ALER se transformó y empezó a funcionar como
una asociación de radios populares: “La situación de pobreza que vivía América Latina, el
ascenso de las luchas populares, la radicalización de cierto sector de la Iglesia, la insurgen-
cia revolucionaria en unos países, el avance de los partidos de izquierda en otros y la lucha
contra regímenes dictatoriales que se iban imponiendo en América Latina, contribuyeron
para este cambio”, explican Andrés Geerts, Víctor van Oeyen y Claudia Villamayor en
La práctica inspira. “El cambio de ALER también se dio en su constitución. De ser, en
la práctica, una asociación de radios ´de inspiración católica-cristiana´, pasó a ser una
de radios ´de inspiración cristiana y/o humanista´, con lo cual acogió a instituciones no
necesariamente ligadas a proyectos de la iglesia. Desde entonces, empezaron a partici-
par en la asociación radios comunitarias que se habían desarrollado en varios países de
América Latina, cuyos objetivos coincidían con los de ALER en la búsqueda de construir
sociedades más justas y dignas”.
A fines de los noventa, ALER lanzó un programa ambicioso de intercomunicación
intercontinental -cuyos soportes principales son el satélite y la Internet- llamado en sus
inicios ALRED (América Latina en Red) y hoy denominado Sistema Intercontinental de
Comunicación Radiofónica (SICR).

Como ya adelantamos, el de Fe y Alegría es uno de proyectos radiales origi-


nados en propuestas de alfabetización que –en su caso, hacia mediados de
los años noventa– revisarían su perfil como radio exclusivamente educativa.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


160

“Pasamos a ser radios que, sin venderse, sin traicionar sus principios, ponen
mucho esfuerzo y creatividad en la programación, sobre todo en lo informati-
vo. Y de estar en los últimos lugares de audiencia, pasan a estar segundos o
terceros, a tener incidencia”, como describe Javier Barrios, uno de sus inte-
grantes, en entrevista realizada en 2012 por la revista La Pulseada.
Convertida en una radio informativa, Fe y Alegría tuvo su prueba de fuego en
abril de 2002, durante el intento de derrocamiento al presidente Hugo Chávez.
El protagonismo de los medios fue el sello distintivo del primer golpe de
Estado del siglo XXI: “Lo singular de la Venezuela de abril de 2002 es que lo
esencial giró alrededor de los medios. Fueron el campo de batalla y las armas
de la batalla al mismo tiempo”, escribe José Ignacio López Vigil en su libro
Golpe de Radio. “Los militares dieron el golpe a través de los medios desde
el 7 de febrero, cuando el coronel Pedro Soto se alzó por televisión y luego
vino el sucesivo ´goteo´ mediático de oficiales golpistas, para ir preparando
el ambiente. La marcha de la oposición del 11 de abril fue convocada, guia-
da y resaltada por los medios. Los asesinatos de ese día fueron integrados
a la horma mediática condenando a Chávez de un modo sospechosamente
automático, sin pruebas ni análisis, para que sirviera de cobertura a los pro-
nunciamientos de los militares durante la noche. Los golpistas no movilizaron
tropas, ni tanques, ni aviones”.
En abril de 2002 el Estado solo tenía Venezolana de Televisión (VTV) y
Radio Nacional, cerradas inmediatamente por los golpistas, y los medios
comunitarios con mayor alcance se contaban con los dedos de una mano,
como Radio Perola que fue allanada en la noche del 11 de abril. Quedó al aire
Fe y Alegría. Cuando quisieron cerrarla, ya era tarde.
“Lo que hizo Fe y Alegría fue nadar contra la corriente”, cuenta Javier
Barrios, que al momento del golpe era director del informativo. “Todos los
Fe y Alegría había tenido un des-
empeño similar –brindar informa-
medios privados decían que aquí Chávez había mandado a disparar al pue-
ción fidedigna en un contexto de blo, que Chávez renunció… Los medios privados nunca hablaron de un golpe
bloqueo mediático– en las jorna- de Estado. Hablaron de que el presidente fue obligado a renunciar porque dis-
das de febrero de 1989 conoci- paró al pueblo. Radio Fe y Alegría se monta no por Chávez sino por ser cohe-
das como el “Caracazo”, otro hito
fundamental de la historia socio- rente con la verdad, por el derecho a la información. No nos podíamos hacer
política venezolana (ver Peppino comparsa de esa matriz y nos planteamos desmontarla”.
Barale, 1993: 146). Así, la vieja red radial de origen católico hizo causa común con otros medios
alternativos y contrainformación surgidos en el nuevo siglo, a los que nos dedi-
caremos en la Unidad 11.

LECTURA RECOMENDADA

RR
López Vigil, J. I. (2006), Golpe de Radio. Los 3 días que transmitimos peligrosamente,
Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica, Venezuela.

Antonini, P.; Badenes, D. y Garzillo, J. (2012). “Lecciones de abril”, en: La


Pulseada, Año 11, Nº 98, La Plata, abril.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


161

Referencias bibliográficas

Antonini, P.; Badenes, D. y Garzillo, J. (2012). “Lecciones de abril”, en: La


Pulseada, Año 11, Nº 98, La Plata, abril.
Betto, F. (1986), “Comunicación popular e iglesia”, en: Festa, R. y Lins da Silva,
C. E., Comunicación popular y alternativa, Ediciones Paulinas, Buenos
Aires.
Festa, R. y Lins da Silva, C. E. (org.) (1986), Comunicación popular y alternativa,
Paulinas, Buenos Aires.
Galán, C. y Brardinelli, R. (1994), Manual de la Doctrina Social de la Iglesia,
Claretiana, Buenos Aires.
Galeano, E. [1971] (2013), Las venas abiertas de América Latina. Siglo Veintiuno
editores, 1ª edición (especial), Buenos Aires.
Geerts, A.; Van Oeyen, V. y Villamayor, C. (2004), La práctica inspira. La radio
popular y comunitaria frente al nuevo siglo, Aler-Amarc, primera edición,
Quito.
Giard, B. (ed.) (2002), RadioApasionados: Experiencias de radio comunitaria en
el mundo, CIESPAL (Edición digital en castellano).
Kaplún, G. (2008), “La calle ancha de la comunicación latinoamericana”, en:
Gumucio-Dagron, A. y Tufte, T. (comp.), Antología de comunicación para el
cambio social: lecturas históricas y contemporáneas, Plural, La Paz.
López Vigil, J. I. (2006), Golpe de Radio. Los 3 días que transmitimos
peligrosamente. Venezuela: Asociación Latinoamericana de Educación
Radiofónica.
Peppino Barale, A. M. (1993), Radio popular en América Latina. Inventario de
organizaciones. Guernika-UAM-Azcapotzalco, México.
Peppino Barale, A. M. (1999), Radio educativa, popular y comunitaria en
América Latina. Origen, evolución y perspectivas. Universidad Autónoma
Metropolitana-Azcapotzalco/ Plaza y Valdés Editores, México.
Prieto, I., Durante Rincón, E. y Ramos, M. A. (2008), “Experiencia educativa
de la radio en América Latina”, en: Revista de Ciencias Sociales,
v.14 n.1 Marcaibo, abril. Disponible en: <http://www.scielo.org.ve/scielo.
php?pid=S1315-95182008000100006&script=sci_arttext>.
Pulleiro, A. (2011), La radio alternativa en América Latina: debates y
desplazamientos en la década de 1990, Universidad de Buenos Aires,
Facultad de Ciencias Sociales, Carrera de Ciencias de la Comunicación.
Spoletini, B. D. (1985), Comunicación e Iglesia Latinoamericana, Ediciones
Paulinas, Santa Fe de Bogotá, Colombia.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


162

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


163

Medios de guerrilla y resistencia

Objetivos
•• Aportar a un conocimiento contextualizado de las prácticas de comunica-
ción de los sectores populares en América Latina, focalizando las herra-
mientas mediáticas de los movimientos revolucionarios armados y de resis-
tencia a las dictaduras.
•• Explorar el lugar que la comunicación y la contrainformación tuvieron en dis-
tintas experiencias guerrilleras de la segunda mitad del siglo XX.

“Lucha armada hay siempre, lo único que, a


veces, las armas las tienen solamente ellos. Es necesario
que las tengamos también” (Las aventuras de Juan Quin
Quin, 1967, Julio García Espinosa)

“¡Tiene tanto el periodista de soldado!”


(José Martí, 1887)

En esta Unidad buscamos presentar, contextualizar y analizar algunas expe-


riencias de insurgencia comunicacional, vinculadas tanto a tácticas de agi-
tación de movimientos revolucionarios como a prácticas de resistencia a la
represión ejercida por las dictaduras en el Cono Sur. Indudablemente se trata
de “medios militantes”, como los que abordamos en la Unidad 6, pero los
tratamos de forma separada por la particularidad que adquirieron asociados En la unidad dedicada a las herra-
a la lucha armada. mientas de los partidos obreristas
hablamos de las influencias de
Lenin. En la teoría de la prensa
del líder de la Revolución Rusa,
de hecho, estaba planteada la
LEER CON ATENCIÓN
necesaria combinación de una
prensa de superficie y otra sub-
Un rasgo característico de los medios que acompañaron las insur-

LL gencias revolucionarias en América Latina y de los que participaron


de la resistencia a las dictaduras, fue la clandestinidad de muchas de
sus prácticas.
terránea, una legal y otra ilegal/
clandestina.

Al tratar estas experiencias referiremos a un contexto temporal similar al que


dimos cuenta al considerar la aparición de medios educativos vinculados a
la Iglesia post-Concilio Vaticano II. Pero enfocaremos ahora territorios donde
se registró una fuerte radicalización social y política –la misma que ciertos
sectores eclesiales buscaban “apaciguar” con intervenciones reformistas–, en

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


164

un ciclo abierto a partir del triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959


y que se ramificó con la aparición de movimientos guerrilleros en distintos
países de América Latina.
En nuestra región, algunos de
los principales movimientos No es casual que muchos proyectos comunicacionales de la insurgencia,
fueron la organización pero- en particular los que se apropiaron de las herramientas de la radio, tomaran
nista Montoneros y el Ejército como ejemplo Radio Rebelde, la emisora impulsada por el “Che” Guevara en
Revolucionario del Pueblo, en
Argentina; el Movimiento de
los montes cubanos. Otra referencia importante fueron las técnicas de agita-
Izquierda Revolucionario, en Chile; ción de masas y propaganda de la guerrilla vietnamita, como así también las
y el Movimiento de Liberación tácticas de guerrilla urbana forjadas por la resistencia francesa contra el nazis-
Nacional Tupamaros, en Uruguay. mo y la argelina contra el colonialismo francés.

1.

KK Buscar información sobre las “tácticas de guerrilla” adoptadas por orga-


nizaciones revolucionarias de América Latina en los años sesenta y seten-
ta y observar qué plantean con relación a las formas de agitación y
propaganda.

Una tradición latinoamericana


A esta altura de la Carpeta ya son evidentes los entrecruzamientos y las influencias de las
corrientes que, para ordenar el proceso de conocimiento, dividimos en distintas unida-
des. En ese sentido es necesario advertir que la clandestinidad tiene una historia previa:
muchos de los periódicos anarquistas y socialistas de los que dimos cuenta en la Unidad 6,
se publicaban “bajo condiciones clandestinas o semiclandestinas”, como apunta Maxime
Molyneux: “La Voz usaba un conjunto de imprentas diferentes y probablemente depen-
diera de la colaboración de hombres solidarios, quienes a su vez forzaron a las redactoras
a moderar sus concepciones más inaceptables” (Molyneux, 2002: 34). Yendo más atrás en
el tiempo, Miguel Mazzeo inscribe en esta genealogía a “los pasquines independentistas
‘sediciosos’ en las postrimerías de la colonia” (Mazzeo, en Vinelli, 2011: 10).
Como decía claramente la Agencia de Noticias Clandestina (ANCLA) en el despa-
cho con el que reanudó sus servicios tras el asesinato de su fundador, Rodolfo Walsh:
“La prensa clandestina es una tradición en nuestro país, a la que en distintas épocas
aportaron partidos políticos como el peronismo, el radicalismo y el comunismo; institu-
ciones como la Iglesia, logias militares, sindicatos obreros y toda clase de organizaciones
populares…”.
La tradición latinoamericana de pensar a la prensa como herramienta de combate se
remonta incluso a los años de luchas independentistas, cuando circularon pasquines sedi-
ciosos. Como vimos en la Unidad 2, Bolívar definió a la prensa como “la artillería del
pensamiento”.

Es el caso, por ejemplo, de la Voz


da Frelimo de Mozambique, que
9.1. Las radios rebeldes
emitía desde Tanzania. Sobre el
caso mozambiqueño se puede
Las transmisiones clandestinas de radio formaron parte de las tácticas de
consultar Comunicación y tran- guerra de guerrillas. Existieron dos variantes. En algunos casos, la irrupción
sición al socialismo, de Armand y la toma de una radio existente, donde se dejaba transmitiendo un mensaje
Mattelart (1981). grabado. En otros, la emisión con artefactos propios, que debían ser transpor-
tables y en algunos casos estaban fuera del país en conflicto.
Todos o casi todos los movimientos revolucionarios latinoamericanos de
la segunda mitad del siglo XX tuvieron una: Radio Rebelde, en Cuba; Radio

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


165

Venceremos y Radio Farabundo Martí, en El Salvador; Radio Sandino, en


Nicaragua (transmitiendo desde Costa Rica), están entre las más conocidas.

CC
Algunas veces más destinadas a la vanguardia organizada que a las masas en
su conjunto, estos medios prestaron mayor atención a los contenidos que a
las “formas”, el lenguaje y la estética. Frente a los medios de comunicación
masiva que se sujetaban a la autocensura y a una lógica mercantil que dejaba
afuera a la mayoría (o eran sistemáticamente silenciados por la represión), las
radios se constituyeron en una necesidad frente a un sistema opresivo (Vinelli,
2011: 87-88).

El caso de Radio Rebelde es muy significativo, centralmente, por lo emblemá-


tico del proceso cubano: el triunfo de la Revolución el 1º de enero de 1959,
con la impronta de un movimiento de liberación nacional, y el desafío de cons-
trucción del socialismo en un país de América latina, atrajeron la atención e
inspiraron a miles de militantes e intelectuales en la región.
Comenzó a transmitir el 24 de febrero de 1958 desde Sierra Maestra; es
decir que acompañó como emisora clandestina los últimos diez meses del
proceso revolucionario. Según sus protagonistas, el día inicial fue elegido por
Ernesto Guevara –uno de sus impulsores– en conmemoración a la fecha de
1895 en la que se produjo el Grito de Baire, el alzamiento que comenzó la En 1957, a pocos meses del inicio
guerra por la independencia de la isla. de la lucha armada, Guevara pidió
La planta emisora se instaló en la casa de un campesino que era miembro al Movimiento 26 de Julio el envío
de los equipos necesarios para
del Partido Socialista Popular y colaborador del Ejército Rebelde, y la antena
instalar una emisora en la Sierra
se ubicó entre dos árboles. El equipo era de mediana potencia. Lo completa- Maestra. A principios de enero de
ba una planta eléctrica de un kilowatt de potencia, que sirvió para alimentar el 1958, Eduardo Fernández, técnico
transmisor, un tocadiscos y un bombillo. Transmitía por onda corta: dos pro- de radio y miembro del movimien-
to en Bayamo se entrevistó con el
gramas cuando empezaba el atardecer, “las nubes comenzaban a cubrir todas Che y acordaron la construcción
las lomas y la aviación no operaba, teníamos miedo por la aviación, pensába- de la radio.
mos que podían localizarnos”, relata Eduardo Fernández, que fue el jefe técni-
co de la emisora en la Sierra. Desde entonces, Radio Rebelde funcionó como
órgano oficial del movimiento revolucionario 26 de Julio.
El objetivo era en buena medida la contrainformación –mientras todos los
medios legales, orientados por la dictadura de Fulgencio Batista, difamaban al
movimiento revolucionario– y fue compartido con algunos medios impresos del
MR26. Antes de la creación de la radio, Guevara había impulsado el pequeño
periódico El Cubano Libre –que tomaba su nombre del periódico de las gue-
rrillas de 1868 y 1895, en homenaje al ejército mambí . El Movimiento desa- Una vez que triunfó la Revolución,
rrolló luego otras publicaciones clandestinas, que seguían la línea impulsada Guevara creó el periódico Verde
por Fidel Castro de esclarecer, orientar y movilizar a las masas. La estrategia Olivo. Sus trabajos periodísticos
están compilados en Che perio-
contrainformativa se basaba en decir “la verdad”, como destaca Guevara en dista (1988). Además, junto a
sus apuntes sobre la guerra de guerrillas (1960), considerado un “manual” Jorge Massetti y Rodolfo Walsh,
para las estrategias foquistas. impulsó la agencia informativa
Prensa Latina.

La propaganda, por Ernesto “Che” Guevara


“La difusión de la idea revolucionaria a través de los vehículos necesarios para ella, debe
hacerse con la mayor profundidad posible. Esto lleva aparejado todo un equipo y una
organización que lo respalde. Esta organización debe ser de dos tipos y complementarse

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


166

para cubrir todo el ámbito nacional; desde fuera, es decir la organización civil nacional, y
desde dentro, es decir en el seno del ejército guerrillero. Para coordinar estas dos propa-
gandas, cuya función está estrechamente unida, debe haber un solo organismo director.
La propaganda de tipo nacional desde organizaciones civiles fuera del territorio libe-
rado, debe hacerse con periódicos, boletines y proclamas. Los periódicos más importantes
se ocuparán de las cosas generales del país e irán informando al público la situación exacta
de las fuerzas guerrilleras, atendiendo siempre al principio fundamental de que la verdad,
a la larga, resulta beneficiosa para los pueblos. Además de estas publicaciones de tipo
general, debe haber otras más especializadas para diversos sectores de la población (…)
La propaganda que será más efectiva, a pesar de todo, la que se hará sentir más libre-
mente en todo el ámbito nacional y la que llegará a la razón y a los sentimientos del
pueblo, es la oral por radio. La radio es un elemento de extraordinaria importancia. En
los momentos en que la fiebre bélica está más o menos palpitante en cada uno de los
miembros de una región o de un país, la palabra inspiradora, inflamada, aumenta esa
misma fiebre y la impone en cada uno de los futuros combatientes. Explica, enseña,
enardece, determina en amigos y enemigos sus posiciones futuras. Sin embargo la radio
debe regirse por el principio fundamental de la propaganda popular, que es la verdad;
es preferible decir la verdad, pequeña en cuanto a dimensiones efectistas, que una gran
mentira cargada de oropel. En radio se deben dar, sobre todo, noticias vivas, de combates,
encuentros de todo tipo, asesinatos cometidos por la represión y, además, orientaciones
doctrinales, enseñanzas prácticas a la población civil, y de vez en cuando discursos de los
jefes de la revolución.
Consideramos útil que el periódico fundamental del movimiento lleve un nombre
que recuerde algo grande y unificador, ya sea el de un héroe del país u otro semejante y
explicar siempre en artículos de fondo hacia dónde va ese movimiento armado, ir forman-
do conciencia de los grandes problemas nacionales y manteniendo, además, una serie de
secciones de un interés más vibrante para el lector.
(Extracto de Guerra de guerrillas, 1960).

Años más tarde, Fidel Castro relataría que “el hospital que estaba funcionando
en la Sierra donde se prestaba atención a nuestros heridos, nuestra fábrica de
minas y de granadas y Radio Rebelde eran los tres puntos que nosotros tenía-
mos necesidad imperiosa de defender. Y la existencia de esos tres elementos
determinan en parte nuestra estrategia de lucha” (Cara y Señal, 2008: 30). La
Entre ellas, Radio Continente dictadura nunca pudo encontrar el lugar exacto de la emisora.
y Radio Rumbo de Venezuela,
Radio Caracol de Colombia,
Hacia mayo de 1958 se estableció un nuevo punto de transmisión que
Nuevo Mundo de Bogotá, La Voz amplió su alcance. Más tarde, con el avance de la guerrilla, distintas columnas
del Cauca de Medellín y La Voz de del movimiento organizaron plantas de radio y llegó a haber 32 radios rebel-
Antioquía; LR1 Radio El Mundo de des en los frentes de combate. Identificadas con el nombre de las columnas
Argentina y su cadena de emisoras
en América del Sur, que incluye guerrilleras a las que pertenecían, buscaron actuar coordinadamente. Se divi-
países como Uruguay, Brasil, Perú, dieron las frecuencias, establecieron los horarios de transmisión de cada una
Chile y Paraguay; WKVM de Puerto y debían reportarse al finalizar sus programas.
Rico; Radio América de Honduras.
Hacia fines del 1958, el ámbito de Radio Rebelde abarcaba todo el con-
tinente, ya que muchas emisoras comerciales de otros países retransmitían
sus programas y comunicados. Fue fundamental para crear una opinión públi-
ca internacional favorable a la Revolución Cubana.
Cuando triunfó la Revolución, una de las primeras medidas del Gobierno
revolucionario fue la intervención de las emisoras vinculadas a la tiranía de
Batista. Al descubrir que el exdictador tenía el 98% de las acciones de la CNC
(Circuito Nacional Cubano), ubicada en La Habana, el Ministerio de Bienes
Malversados ordenó su recuperación y el 12 de enero de 1959, la frecuencia

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


167

pasó al poder de Radio Rebelde. Durante el proceso de formación del nuevo


estado, en la década de 1960, la emisora protagonizó la formación del Frente
Independiente de Emisoras Libres (FIEL), que jugó un papel fundamental en la
lucha ideológica de los primeros años.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Martínez Victores, R. (1978), 7RR, La historia de Radio Rebelde, La Habana.

Radio Rebelde actual: <http://www.radiorebelde.cu/>

WW
Al mismo tiempo, una experiencia pionera en Argentina
El inicio de la guerrilla en Argentina es consecuencia del golpe cívico-militar de 1955,
que destituyó al presidente Juan Domingo Perón y condujo a la proscripción, duran-
te casi dos décadas de dictaduras o democracias restringidas, del principal movimiento
político del país. Así, en 1959 nació el Movimiento Peronista de Liberación-Uturuncos,
que hacia mediados de ese año se internó en el sur de la selva tucumana para prepararse
política y militarmente.
Fueron los Uturuncos quienes impulsaron la primera radio política clandestina de nuestro
país: la Radio de los montes. “Las transmisiones no duraban más de 15 minutos y en los primeros
tiempos se colocaba a manera de cortina musical una grabación de una canción de ritmo tro-
pical, muy en boga en esos tiempos, llamada La Blusa Azul, era un tema infaltable en los bailes
populares de entonces. Con el tiempo, por sugerencia de algunos compañeros y para darle más
seriedad, se cambió esa canción por La Zamba de las Tolderías, de Los Fronterizos, recuerda
Julio Robles (el “teniente Mikey”): “Comenzada la audición se leían mensajes de Perón, y se
pasaba alguna grabación de la voz del General. Pero por sobre todo se instaba a la población a
sumarse a la lucha de la Resistencia Peronista identificada en ese entonces con el Comando 17
de Octubre” (Vázquez, 2012). El objetivo de la radio fue “difundir proclamas, leer instrucciones
para la resistencia y así mantener alto el espíritu combativo de los activistas y del pueblo peronista
en general”.

9.2. La comunicación de las organizaciones


revolucionarias
Si la Revolución Cubana fue motivadora para la formación de movimientos
guerrilleros en otros países del continente, la radio clandestina de la Sierra
Maestra fue inspiradora para el nacimiento de otras radios rebeldes.
Más o menos conocidas, hubo varias experiencias radiales de organizacio-
nes político-militares que enfrentaron dictaduras y/o procesos antipopulares
en los años sesenta y setenta; si bien muchas de estas organizaciones pri-
vilegiaron el desarrollo de la prensa escrita, apegadas a una línea de acción
de corte leninista. Es el caso del PRT-ERP, en Argentina, que solo impulsó un

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


168

proyecto de radio en el marco de la guerrilla rural en Tucumán –guiado por la


experiencia de Radio Rebelde–, el que nunca llegó funcionar bien por proble-
mas técnicos. Sin dudas había una opción por la prensa escrita: “con tanto
esfuerzo que habíamos volcado a tantas cosas, con la guita que teníamos,
El PRT-ERP tuvo cierta inserción
en el campo de lo audiovisual a cómo no íbamos a poder poner una flor de radio”, asume Luis Mattini, exmili-
través de Raymundo Gleyzer. No tante de la organización (en Maggio, 2012: 22).
obstante, su “Cine de la Base” no Montoneros, la organización guerrillera más numerosa que se desarro-
era impulsado directamente por
lló en nuestro país, tuvo dos intervenciones en el éter: Radio Noticias del
la dirección del Partido sino que
se dio en el marco de una políti- Continente, y Radio Liberación-TV. La primera fue una emisora instalada legal-
ca de colaboración no orgánica. mente en Costa Rica, que llegaba por señal de onda corta a varias regiones
de Argentina. Fueron sus instalaciones, de hecho, las que se utilizaron desde
1979 para las emisiones de Radio Sandino, órgano del frente de liberación
Costa Rica tenía un presiden- nacional nicaragüense. En tanto, Radio Liberación-TV fue una experiencia clan-
te progresista social-cristia- destina de intervenciones sonoras que interrumpían las emisiones televisivas
no, Rodrigo Caraz, opuesto al a través de una planta transmisora portátil. La estrategia se utilizó durante
Gobierno de Somoza en Nicaragua
y a las dictaduras del Cono Sur.
toda la dictadura pero especialmente entre 1978 y 1980. A través de un pasa-
Ese contexto hizo posible trans- casete, se transmitían proclamas grabadas previamente en las casas opera-
mitir sin problemas hasta marzo tivas de Montoneros. Los grupos de agitación que requerían esas intervencio-
de 1981, cuando se hicieron fuer- nes no superaban las tres personas.
tes las presiones de la dictadura
argentina apoyada por sus colegas
guatemaltecos y salvadoreños.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Vázquez, L. (2012), “Radios rebeldes”, en: La revista del CCC, n° 14/15, enero-agos-
to, Buenos Aires. Disponible en Internet: <http://www.centrocultural.coop/revista/
articulo/303/>.

Algunas intervenciones similares realizó durante los años ochenta en Chile el


Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR): las llamó Radio Liberación. Para
Pablo Villagra, esa “señal de audio que se montaba sobre las imágenes” fue
el inicio, sin quererlo, de “la primera experiencia popular de televisión” en ese
país. Tiempo después aparecieron las experiencias de video popular, al calor
En una etapa previa, ya vinculado
a las FAP, Walsh participó de una
de las luchas por derrocar la dictadura (Villagra, 2011: 119-120).
experiencia de la que no se han
encontrado registros: invitado por
el dirigente barrial José Valenzuela, 9.2.1. ANCLA y Cadena Informativa
dictó una especie de taller de
periodismo en la Villa 31 de Retiro, Si de herramientas de comunicación en la clandestinidad se trata, más allá
en Buenos Aires, a partir del cual de Radio Liberación-TV y la circulación de impresos, no hay dudas de que
surgió un Semanario Villero. una de las experiencias más interesantes y emblemáticas fue la Agencia de
Noticias Clandestina (ANCLA), guiada por Rodolfo Walsh y desarrollada en el
ámbito del Departamento de Informaciones e Inteligencia de Montoneros. No
se trataba de una “prensa partidaria”, en términos de un órgano oficial, sino
de una intervención acorde al contexto del reciente golpe de Estado.
Según sintetiza Natalia Vinelli en su investigación, ANCLA tuvo tres objeti-
vos centrales:

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


169

CC
(…) “informar a los que informan”, es decir, brindar información veraz a los pe-
riodistas a fin de romper el bloque informativo; funcionar como una herramien-
ta de denuncia no solo acerca de las violaciones a los derechos humanos, si-
no también acerca de aspectos de la política económica, la situación social
que se vivía en el país y de la movilización obrera sistemáticamente silenciada;
y, fundamentalmente, agudizar las contradicciones existentes en el seno de las
fuerzas armadas y demás sectores del poder (Vinelli, 2011: 46). Walsh planteó realizar un trabajo
político entre las Fuerzas Armadas
y de seguridad, que generaran
crisis y divisiones internas. A
LECTURA RECOMENDADA eso apuntaron los Cuadernos de
Soberanía, redactados y distribui-
dos por Horacio Verbitsky como

RR
Vinelli, N. (2011). ANCLA. Una experiencia de comunicación clandestina orientada parte del equipo de ANCLA.
por Rodolfo Walsh. Buenos Aires, Cooperativa gráfica El Río Suena.

Walsh había participado previamente del área de prensa de Montoneros, junto


a Paco Urondo, aunque sus principales proyectos vinculados a la comunicación
los encaró desde Inteligencia e Informaciones. Desde allí, en septiembre de
1976 lanzó un nuevo instrumento, la Cadena Informativa, que se desarrolló
paralelamente a ANCLA. En este caso, él mismo elaboraba documentos, que
eran textos breves y fáciles de reproducir: se invitaba a los potenciales recep-
tores a constituirse en nuevos emisores de la información. De eso se trataba
la cadena:

CC
CADENA INFORMATIVA –explicaban los envíos– es uno de los instrumentos que
está creando el pueblo argentino para romper el bloqueo de la información.
CADENA INFORMATIVA puede ser USTED MISMO, un instrumento para que
USTED se libere del terror y libere a otros del terror. Reproduzca esta informa-
ción, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mi-
meógrafo. Mande copias a sus amigos. Millones quieren ser informados. El
Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. VUELVA A SENTIR
LA SATISFACCIÓN MORAL DE UN ACTO DE LIBERTAD.

PARA REFLEXIONAR

Hay distintos ejemplos en la historia que apelaron a esta “circulación

PP solidaria” de la información en tiempos de silenciamiento. Downing


estudió el caso del KOR (Comité de Autodefensa de los Trabajado-
res), en Polonia, que creó una red subterránea de comunicados que
publicitaban las luchas de los trabajadores e intelectuales. Contenían
esta exhortación: “al diseminar este boletín, usted está actuando con-
forme a sus derechos y desempeñando un papel en la defensa de los
mismos. Léalo, cópielo y repártalo”.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


170

Más allá de la clandestinidad


En ciertos períodos fue posible que las organizaciones insurgentes se plantearan el desa-
rrollo de medios “legales”, es decir, estrategias de comunicación más allá de la clandesti-
nidad. En el caso argentino, hubo dos experiencias de diarios de circulación masiva vin-
culados a la guerrilla: Noticias –de Montoneros- y El Mundo –del Partido Revolucionario
de los Trabajadores–. Las organizaciones mantuvieron sus órganos de prensa clásicos –El
descamisado, El Combatiente, Estrella Roja- pero apostaron además a “la figura de perió-
dico independiente de información general en el terreno de la legalidad” (Maggio, 2012:
11), lo cual requería un trabajo de “enmascaramiento”.
Las redacciones de ambos expresaron una estrategia “frentista” que consistió en incluir
referentes de otros movimientos y partidos. Se propusieron utilizar un lenguaje distinto al
de la típica prensa partidaria, si bien asumían un posicionamiento político. La campaña
publicitaria previa a la salida de Noticias anunciaba: “El primer diario en 18 años. El pri-
mer diario peronista abierto a todos los sectores que quieren la liberación. El primer diario
argentino al que le interesa más Tucumán que Roma, Lima que Washington y Argel que
París…”. Noticias, que fue dirigido por Miguel Bonasso y contó con la participación de
Rodolfo Walsh entre otros destacados periodistas, se publicó entre el 21 de noviembre
de 1973 y el 27 de agosto de 1974. “Los dos modelos en los que se basó Noticias fueron
Crónica y La Opinión –explica Gabriela Esquivada-: dos matutinos que a comienzos de
la década de 1970 se destacaban por razones opuestas. El primero, de Héctor Ricardo
García, popular y sensacionalista, se ubicaba en las antípodas del periodismo valorativo y
elegante del diario de Jacobo Timerman” (Esquivada, 2009: 19).
El Mundo (segunda época) circuló entre el 28 de agosto de 1973 y el 13 de marzo de
1974. Se implementó por fuera del área de “Propaganda” del PRT-ERP, “algo heterodoxo
en un partido identificado con la tradición leninista” según caracteriza Maggio (2012:
7). Resulta llamativo además que el PRT-ERP no ubicara ningún hombre propio del
periodismo “que pudiera ser una referencia a la vez política y periodística dentro de la
redacción”. “En esto se diferencia de lo que pudo ser Miguel Bonasso dentro del diario
Noticias” (Maggio, 2012: 99).
Ambos proyectos buscaron insertarse en el mercado de los diarios populares. Así es que
en el caso de El Mundo, por ejemplo, las secciones de Turf y Deportes ocupaban entre cuatro
y cinco páginas, que en un diario de dieciséis es un espacio bien considerable. Desde febrero
de 1974, además, se publicó un suplemento deportivo dominical.

PARA AMPLIAR

Trabajos recientes han estudiado las experiencias de Noticias y El

AA Mundo:
Esquivada, G. (2009), Noticias de los montoneros. La historia del dia-
rio que no pudo anunciar la revolución, Sudamericana, Buenos Aires.
Maggio, M. (2012), Diario El Mundo. PRT-ERP: Prensa masi-
va para una política de masas, Editorial Cooperativa El Río Suena,
Buenos Aires.
Sobre Noticias se sugiere revisar también:
Bonasso, M. (2000), Diario de un clandestino, Planeta, Buenos Aires.
Montero, H. y Portela, I. (2010), Rodolfo Walsh. Los años monto-
neros, Continente, Buenos Aires.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


171

PARA REFLEXIONAR

La cuestión del financiamiento suele ser una discusión habitual entre

PP los medios comunitarios autogestionados. En las experiencias de


comunicación que exploramos en esta Unidad, en cambio, la sos-
tenibilidad económica estuvo garantizada por la inserción en una
organización política revolucionaria que generaba recursos mediante
acciones de su aparato militar (expropiaciones, secuestros). El desa-
rrollo de la lucha armada daba así el marco de autonomía económica
a las organizaciones que permitió desarrollar políticas comunicacio-
nales innovadoras.

9.3. Lecciones desde El Salvador


La vertiente de experiencias que estamos abordando está signada por la
lucha armada. Referimos a contextos donde también los sectores populares
toman las armas (como dice la cita de Juan Quin Quin que abre esta unidad,
los grupos dominantes las tienen siempre) como recurso para producir cam-
bios revolucionarios en la sociedad. Sin embargo, como venimos planteando,
la insurgencia guerrillera no se sostiene solo con armas. O por lo menos, no
simplemente con pistolas y fusiles. Como escribió Walsh en plena resistencia
a la dictadura: “Si las armas de la guerra que hemos perdido eran el FAL y la
Energa, las armas de la resistencia que debemos librar son el mimeógrafo y
el caño” (citado en Montero y Portela, 2010: 201).

LEER CON ATENCIÓN

En El Salvador, uno de los lemas de Radio Venceremos era: “Estar


LL desinformado es como estar desarmado”. La información es fun-
damental para las estrategias de guerrilla que, por definición, impli-
can el desarrollo de una batalla en desigualdad de poder.

CC
¿Quién no ha oído hablar de Radio Venceremos? Voz oficial del Frente
Farabundo Martí para la Liberación Nacional –FMLN–, esta radio guerrillera
acompañó durante once interminables años, día a día, la lucha del pueblo sal-
vadoreño. Es todo un record de radiodifusión clandestina. En un país tan pe-
queño como El Salvador (21,000 kilómetros cuadrados– y con un ejército apo-
yado por Estados Unidos con el más sofisticado aparataje de guerra, la
resistencia de Venceremos resulta una hazaña tan heroica como increíble
(López Vigil, 1991).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


172

LECTURA RECOMENDADA

RR
López Vigil, J. (1991), Las mil y una historias de radio Venceremos, UCA Editores,
Toma su nombre del dirigente (Colección Testigos de la Historia; 4), San Salvador.
comunista Agustín Farabundo
Martí, uno de los organizadores
de la insurrección campesina e
indígena de 1932, en la que fue
fusilado por la Guardia Nacional.
El Salvador es un pequeño país con una alta densidad de población, atrave-
sado por la pobreza. El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional
(FMLN) surgió en octubre de 1980 como resultado de la articulación de las
cinco organizaciones guerrilleras que protagonizaron la guerra civil hasta 1992
enfrentando una dictadura “con fachada democrática” que imperaba en el país
Hubo algunos acuerdos que son
desde 1933.
considerados antecedentes. La
coordinación establecida desde Sus orígenes se remontan al 1 de abril de 1970, cuando el entonces secre-
el 10 de octubre de 1980 inclu- tario general del Partido Comunista Salvadoreño (PCS) denunció su “buro-
yó a las Fuerzas Populares de cratización” y junto a otros seis militantes formó las Fuerzas Populares de
Liberación “Farabundo Martí”
(FPL), el Ejército Revolucionario
Liberación “Farabundo Martí” (FPL), una de las integrantes del futuro frente.
del Pueblo (ERP), la Resistencia Hacia mediados de esta década se inició un proceso de conflictividad social,
N a c i o n a l ( R N ) , e l Pa r t i d o movilización política y represión.
Revolucionario de los Trabajadores
Centroamericanos (PRTC) y el
Partido Comunista Salvadoreño
(PCS). El asesinato de monseñor Romero
En ese marco represivo fue asesinado monseñor Óscar Arnulfo Romero, un referente de la
corriente más progresista de la Iglesia católica, que predicaba en El Salvador por la defensa
de los derechos humanos y el compromiso con los pobres. Antes de su asesinato, la Unión
La Unión Guerrera Blanca (UGB) Guerrera Blanca había dinamitado la emisora diocesana YSAX, que respondía al obispo y
fue un escuadrón de la muer- se definía como “la voz de los sin voz”. En menos de un mes estuvo otra vez en el aire gra-
te fundado en mayo de 1977 cias a una colecta popular. Reiniciadas las transmisiones, Romero exhortó a los soldados a
por el entonces capitán Roberto desobedecer las órdenes de represión. Al día siguiente, el 24 de marzo de 1980, el alto mando
D’Aubuisson. Funcionó como un militar declaró al obispo fuera de la ley y fue asesinado mientras daba misa, de un balazo en
grupo paramilitar que asesinó a
el corazón. La formación del FMLN se produjo medio año después de su asesinato.
sacerdotes, maestros y líderes
obreros y campesinos.

La primera gran acción del FMLN fue el lanzamiento de una “Junta Revolucionaria
de Gobierno”, el 10 de enero de 1981, en alianza con militares y civiles, como
parte de una ofensiva contra del Gobierno salvadoreño. El intento fracasó y el
FMLN pasó completamente a la clandestinidad, instalándose en las montañas
de distintas regiones del país, para formar un ejército revolucionario.
Las transmisiones abrían y cerra- En ese período de transición hacia la estrategia de guerra, los distintos
ban diariamente con la canción frentes fueron generando las herramientas necesarias, que coinciden con
“Venceremos” del grupo chileno aquellas que resaltaba Fidel Castro de la Sierra Maestra: talleres de fabrica-
Inti Illimani.
ción o reparación de armas, hospitales y medios de comunicación. Dos radios
se destacan en esa historia: la Radio Venceremos, del ERP, fundada el 10 de
enero de 1981, que operó desde las montañas del norte del departamento
Morazán, y la “Farabundo Martí”, de las FPL, fundada el 22 de enero de 1982,
que operó desde Chalatenango.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


173

LECTURA OBLIGATORIA

Crespi, S. y Rodríguez Esperón, C. (1994), “El Salvador: de lo

OO alternativo a lo alterativo”, en: Causas y Azares, nro. 1, primavera.

Algunos materiales históricos de la Radio Farabundo Martí: <http://his-

WW toriaradiofm.blogspot.com.ar/>

Con el tiempo, Venceremos se convirtió en “La voz oficial del Frente Farabundo
Martí de Liberación Nacional”. Así la presentaban las voces del venezolano
Carlos Henríquez Consalvi (conocido entonces con su seudónimo Santiago) y la
salvadoreña Marina Manzanares Monjarás (Mariposa). “… emitiendo su señal
guerrillera, desde El Salvador, Centroamérica, territorio en combate contra la “Mariposa” fue partícipe de
opresión y el imperialismo”. tres de las radios del FMLN:
Radio Liberación, Venceremos y
Farabundo Martí. Actualmente vive
en el exilio político, en Alemania,

EE
tras el asesinato de sus padres en
julio de 2006 y una serie de ame-
nazas de muerte y persecuciones.

La película venezolana Trampa para un gato (Manuel de Pedro, 1994)


relata los orígenes de Radio Venceremos.
Disponible completa en la web: <http://www.youtube.com/
watch?v=LaH15LyXeBw>

Hacia 1983, el Frente extendió la guerra revolucionaria a todo el país y definió


“zonas bajo control” y “zonas de influencia”, que demostraban su peso político
y militar en el país. La situación de El Salvador adquirió así las características
de una guerra civil, que fue reconocida por la comunidad internacional antes
que por el gobierno local.
En ese contexto –según relata Wilfredo Cepeda– había “un cierre absoluto
de los espacios informativos, una mordaza gubernamental a los medios de
comunicación en cuanto a brindar información, y también se dio la autocensu-
ra por parte de los mismos empresarios. A la par de esto se dio una situación
de represión contra los periodistas de ideas democráticas y contra los medios
que tenían alguna vocación democrática” (Lamas, 1994).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


174

Frente a ese bloqueo comunicacional, las primeras acciones del FMLN fue-
ron la toma temporal de emisoras. También intentaron transmitir con una radio
en Costa Rica. La estrategia más duradera fue, finalmente, la instalación de
Las primeras tomas fueron en
1975, antes de que se formara sus propios medios, en zonas rurales y montañosas. La “Farabundo Martí” y
el frente de las cinco organizacio- la “Venceremos” transmitieron primero en onda corta y luego por señales de
nes. El 2 de noviembre llegaron a frecuencia modulada.
ocupar diecinueve radios en simul-
táneo y colocar “200 bombas de
propaganda” en todo el país.

PARA REFLEXIONAR

Tomando nota de la adhesión social que lograron, Carlos Rodríguez

PP Esperón y Sandra Crespi ponen en cuestión el carácter “clandesti-


no” de estas radios: la posibilidad de mantenerse dependía de redes
comunitarias, ya sea para lograr el abastecimiento cotidiano de com-
bustible y alimentos, como para mantener el secreto de su ubicación.

En este sentido, una de las protagonistas de Venceremos cuenta en Las mil


y una historias de radio Venceremos:

CC
La consolidación de la emisora dependía de la consolidación del terreno. ¿Qué
es El Salvador? Un país tan pequeño, tan pulgarcito, que yo mismo lo crucé a
pie dos veces en aquel año 81. (…) Aquí no se pueden esconder ni los pensa-
mientos. En Morazán, si te atrapan con una pichinga de gasolina sos hombre
muerto, porque sospechan que le estás llevando combustible a la Venceremos.
Tenemos muchos héroes anónimos que murieron por arriesgarse con un galón
de gasolina para la radio. Y si te atrapan con una pulgada de cable coaxial, ya
podés despedirte del mundo cruel.
Entonces, ¿cómo fue posible, cómo es posible, guardar el secreto de un motor,
de toda una emisora funcionando en un lugar tan mínimo? No se explicaría sin
una organización política muy fuerte, sin mucha base social colaborando, sin
territorios ampliamente controlados por la guerrilla. Pero no territorios vacíos.
Nosotros rompimos totalmente la concepción tradicional de que las retaguar-
dias se construyen en las zonas despobladas y aisladas. Nuestras montañas
han sido las masas. Nacimos en medio de las masas y seguimos resistiendo
y ganando la guerra vinculándonos con las masas (…) Por eso, hablar de la
Venceremos como una emisora clandestina es muy relativo. Nosotros jamás uti-
lizamos esa palabra, no nos gusta cuando amigos ni enemigos nos tachan de
clandestinos. Al menos, no en esta etapa. Después cuando la guerra se compli-
có, hubo que compartimentar más las cosas (López Vigil, 1991).

El testimonio de “Mariposa”
“(…) muchas veces bajo tierra y bajo el fuego enemigo acompañada del combativo y
ancianito transmisor que bautizamos como: ´El Vikingo´, un motor todo averiado, el
amplificador de 700 vatios, la antena dipolo, una grabadora de bolsillo marca pajarito,
un único casete de música revolucionaria, un micrófono incrustado en una cruz vieja de
madera que encontramos en una casa abandonada de la población campesina que salió

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


175

huyendo de las masacres que en la zona realizaba el ejercito gubernamental, hacia los
refugios en la franja fronteriza entre Honduras y El Salvador, con el conocimiento de los
técnicos que logran adaptar un sistema a la onda corta.
El campamento de la Venceremos lo componían digamos unos 50 combatientes pero
el colectivo directamente de la Radio éramos entre 12 a 15 compañeros: “Santiago” y yo
incorporados a la redacción y producción informativa y sobre todo de manera principal
en la locución, “Maravilla” como corresponsal y reportero de guerra pues cubría la noticia
desde la línea de fuego. Mabel, Cecy y Tita, en el monitoreo tarea que también cubríamos
los locutores y redactores. A medida que pasó el tiempo se fueron incorporando nuevos
y nuevas camaradas (…)
Con los compañeros de la seguridad del campamento, clandestinamente incursionába-
mos en los caseríos cercanos a nuestros tatúes y elaboramos los reportajes con la población
civil, espacio al cual denominamos: ‘Los poderes creadores del pueblo’, así, visitamos las
lecherías, los talleres de sastrería, los trapiches guerrilleros y las escuelas y cubrimos las
misas populares organizadas por los sacerdotes conscientes y las comunidades, padres
que celebraban la palabra cumpliendo fielmente la teología de la liberación que dice,
acompañar al pueblo siempre.
(…) Como las exigencias cada vez eran mayores, fuimos tecnificando la programación
y enriqueciéndola. De tener solo la información militar del avance de nuestras fuerzas
guerrilleras, el plomo informativo, los poderes creadores del pueblo, la piedra de moler, los
editoriales y las notas de comentarios, pasamos a crear el área cultural y así desarrollamos
novelitas como “Doña Oligarquía”.
(…) Elaboramos programas educativos para estimular las iniciativas de alfabetización
en las zonas de control e incluso en los campamentos de refugiados, etc.
Por su parte, la población día con día fue perdiendo el miedo al ejército y al Gobierno y se
fue convirtiendo en nuestro informante independiente, en nuestro acompañante, en nuestro
cómplice clandestino y más después en nuestro eco público” (Manzanares Monjarás, 2012).

La revista Señal de Libertad fue


el órgano internacional de Radio
La radio no era el único medio de comunicación del FMLN, que también recu- Venceremos.
rrió a revistas, folletos, periódicos murales, pintadas, cine, teatrillos y exposi-
ciones itinerantes de fotografía: toda una producción contracultural que creció
a lo largo del país durante la guerra de liberación. Pero si jugó un rol esencial,
como señala Natalia Vinelli:
El hecho ocurrió en 1984. Para
entonces, la emisora tenía una
audiencia importante y se había
convertido en una gran preocu-

CC
(…) no solo en la información, sino también en la organización, la orientación y
pación para la Fuerza Armada
la educación de las masas.
de El Salvador. El teniente coro-
Al mismo tiempo, las emisoras se constituyeron en instrumentos de desmorali- nel Monterrosa Barrios, conocido
zación de las fuerzas gubernamentales: se trataba de transmisiones en guerra jefe militar del ejército salvadore-
que involucraban tanto la representación como la acción. Una anécdota echa ño, murió mientras trasladaba los
falsos equipos secuestrados. Su
luz sobre esta idea: la única vez que Radio Farabundo Martí dejó de transmi- helicóptero cayó entre Joateca y
tir fue en el marco de una acción militar. Por espacio de unos días, la radio se El Mozote, donde había cometi-
llamó a silencio para hacer creer al coronel Domingo Monterrosa que sus tro- do uno de sus peores crímenes.
pas habían capturado los preciados equipos radiofónicos. En realidad, el militar
había secuestrado equipos falsos, cargados de explosivos que estallaron en el
momento en que eran trasladados como trofeo en un helicóptero de las fuerzas
armadas (Vinelli, 2011: 88-89).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


176

La consolidación del equipo de comunicación del Ejército Revolucionario del


Pueblo/FMLN dio lugar a la creación del Sistema Radio Venceremos que,
apuntando a la opinión pública internacional, creó una unidad audiovisual que
Entre los vínculos con el extran-
estuvo a cargo del periodista alemán Paolo Luers. En ese marco, hacia fines
jero, Lüers (2011) recuerda una de los años ochenta se produjo la película Doble cara y se fundó una oficina
campaña llamada “Armas para en Nueva York, con la solidaridad de documentalistas norteamericanos, para
El Salvador”, desarrollada junto distribuir las películas del Sistema Radio Venceremos en Estados Unidos y
a un periódico independiente de
izquierda en Alemania: “una locu- Europa.
ra mediática sin precedentes, con
la cual recogimos cuatro millones

EE
de dólares para armar a los insu-
rrectos salvadoreños”.

En esa realización participaron


cinco equipos de filmación, com-
puestos por cineastas y periodis-
tas de Estados Unidos, Puerto
Rico y El Salvador. Dos viajaron
con la guerrilla en las montañas
de occidente y otros tres grabaron
con la Fuerza Armada y cubrieron
el trabajo de sindicatos y organi-
zaciones campesinas. Doble cara. Unidad de Cine y Televisión del Sistema Radio Venceremos
– El Salvador Media Project, El Salvador, 1989.
Disponible en: <http://www.youtube.com/watch?v=g2E__gj_WQk>

PARA AMPLIAR

Dos libros relatan los años de guerra y la influencia que tuvo la radio

AA a nivel local e internacional:


• Las mil y una historias de la Radio Venceremos, de José Ignacio
López Vigil
• La Terquedad del Izote. La historia de radio Venceremos, de Carlos
Henríquez Consalvi (Santiago).

Fragmentos sonorizados de “La terquedad del Izote”.

SS Disponible en: <http://radioteca.net/audioseries/


la-terquedad-del-izoteradio-guerrillera-en-el-salv/>

La guerra civil salvadoreña terminó como tal con los Acuerdos de Paz de
Chapultepec, en 1992. Desde entonces, el FMLN se constituyó como partido
político legal y participó de la vida política electoral del país, como principal
fuerza de oposición hasta que en 2009 ganó las elecciones presidenciales. El
nuevo contexto implicó momentos de redefinición ideológica que causó varias
escisiones. El proceso también obligó a una transformación de las radios, que
pasaron de ser “armas de guerrilla” a participar, como emisoras legales, de
las iniciativas de “pacificación social”.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


177

EE

Entrevista a Carlos E. Gonzáles, pionero locutor de la radio del FFML.


Con material de archivo de la radio. Disponible en: <http://www.youtu-
be.com/watch?v=0OOTUG0IUKM>

CC
La Venceremos nació con la guerra. Desde el primer día y durante diez años ha
acompañado esta lucha exageradamente heroica. Nuestros equipos han servi-
do para informar, para debatir, para orientar políticamente y hasta como arma
estratégica con ocho tacos de dinamita dentro. Ahora, estos mismos equipos
se han convertido en pieza de negociación (López Vigil, 1991).

Radio Venceremos recibió una licencia de FM. Durante los primeros años del
proceso de paz asumió el desafío de constituirse como una emisora legal con
un perfil comunitario y fue una referencia para quienes estaban proyectando
“radios de nuevo tipo” en otras latitudes (Lamas, 1994).
Entrevistado en 1992 en el marco de un Congreso de la Asociación Mundial
de Radios Comunitarias (AMARC) su director, Mauricio Wilfredo Cepeda, se
pronunciaba por una “programación de carácter popular, pluralista y partici-
pativo”. Este carácter estaría dado “por la apertura de nuestros micrófonos a
los sectores tradicionalmente marginados de la sociedad, que no han tenido
acceso a los medios de comunicación y hoy encuentran en nuestra radio una
voz” (Lamas, 1994: 93-94).
Con el tiempo, la emisora abandonó su carácter político y se transformó en
una radio comercial, conocida simplemente como RV. Actualmente la frecuen-
cia de RV está alquilada a una emisora cristiana evangélica.

2.

KK Explorar sobre la trayectoria de otros medios de comunicación desa-


rrollados en el marco de guerrillas de liberación nacional en América
Latina. ¿Qué queda de ellos en la actualidad? ¿Están sistematizadas sus
experiencias? ¿Dónde están actualmente quienes las protagonizaron?
Producir un texto relacionando al caso elegido con la reflexión que
Rodríguez Esperón y Crespi plantean en torno al vínculo entre radio
alternativa y praxis política.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


178

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


179

Referencias bibliográficas

Anguita, E. y Caparrós, M. (2010), La Voluntad. Una historia de la militancia


revolucionaria en Argentina. Buenos Aires: Booket.
Burgos de los Santos, C. (1983), Prensa popular y revolucionaria argentina,
1955-1975, Tesis de Diploma para la obtención de la Licenciatura en
Periodismo, Facultad de Artes y Letras, Universidad de La Habana.
Cara y Señal (2008), “Radio Rebelde/Cuba. Hasta siempre”, en: Cara y Señal,
publicación de AMARC-ALC, Nº 8, enero.
Crespi, S. y Rodríguez Esperón, C. (1994). “El Salvador: de lo alternativo a lo
alterativo”, en Causas y Azares, nro. 1, primavera.
Esquivada, G. (2009), Noticias de los montoneros. La historia del diario que no
pudo anunciar la revolución, Sudamericana, Buenos Aires.
Guevara, E. (1960), Guerra de guerrillas, La Habana.
Lamas, E. (1994), “Entrevista a Mauricio Wilfredo Cepeda, director de Radio
Farabundi Martí”, en: Causas y Azares, Buenos Aires, primavera.
López Vigil, J. I. (1991), Las mil y una historias de radio Venceremos. San
Salvador, El Salvador: UCA Editores, (Colección Testigos de la Historia; 4).
Lüers, P. (2011), “La historia no contada de la comunicación en tiempos de
guerra”, en: Siguiente Página, 29 de diciembre. Disponible en: http://
siguientepagina.blogspot.com.ar/2011/12/columna-transversal-la-
historia-no.html
Maggio, M. (2012), Diario El Mundo. PRT-ERP: Prensa masiva para una política
de masas., Editorial Cooperativa El Río Suena, Buenos Aires.
Manzanares Monjarás, M. (2012), “Un poco de historia de las radios guerrilleras
en El Salvador”. [en línea]. Disponible en: <http://hunna.org/un-poco-de-
historia-de-las-radios-guerrilleras-en-el-salvador/>.
Martínez Matos, J. (ed.) (1988), Che periodista, Editorial Pablo de la Torriente,
La Habana.
Martínez Víctores, R. (1978), 7RR, La historia de Radio Rebelde, La Habana.
Masseti, J. (1958), Los que luchan y los que lloran. [en línea]. Disponible en:
<http://eltopoblindado.com/>.
Mattelart, A. (1981), Comunicación y transición al socialismo. El caso de
Mozambique. Ediciones Era, México.
Mattelart, A. (ed.) (1986), Communicating in Popular Nicaragua, Internacional
General, Nueva York.
Montero, H. y Portela, I. (2010), Rodolfo Walsh. Los años montoneros, Continente,
Buenos Aires.
Sarabia, N. (1987), El periodismo: una misión histórica, Editorial Pablo de la
Torriente, Unión de Periodistas de Cuba, La Habana.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


180

Vázquez, L. (2012), “Radios rebeldes”, en: La revista del CCC, n° 14/15, enero-
agosto, Buenos Aires. [en línea] Disponible en: <http://www.centrocultural.
coop/revista/articulo/303/>.
Villagra, P. (2011), “La TV Popular en Chile”, en: Vinelli, N. (comp.), Comunicación
y televisión popular. Escenarios actuales, problemas y potencialidades, El
Río Suena, Buenos Aires.
Vinelli, N. (2011), ANCLA. Una experiencia de comunicación clandestina
orientada por Rodolfo Walsh. Buenos Aires: Cooperativa gráfica El Río
Suena.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


181

10

Medios comunitarios, identidades plurales

Objetivos
•• Aportar a un conocimiento contextualizado de las prácticas de comunica-
ción de los sectores populares en América Latina, focalizando la vertien-
te de los medios comunitarios desarrollados especialmente a partir de la
década de 1980.
•• Reconocer la pluralidad de experiencias que conforma el movimiento latino-
americano de medios comunitarios, ciudadanos y de pueblos originarios.

10.1. Las construcciones democráticas de los años


ochenta y noventa
Tras un duro período de dictaduras cívico-militares en distintos países del
Cono Sur, en la década de 1980 se abrió una etapa de recuperaciones demo-
cráticas (Argentina, 1983; Uruguay, 1985; Chile, 1990). La reconstrucción
de estados constitucionales implicó la necesidad de crear y recrear espacios En Chile, ya en 1990 surgió en la
sociales e iniciativas culturales clausuradas durante los períodos previos de población Villa Francia la primera
radio popular.
persecución política, censura, asesinatos y desapariciones.

CC
Radios, revistas, documentales, grafitis, diarios, propaladoras, radios abiertas,
artistas callejeros, banda de rock nacional, el cine ambulante, la experiencia
maravillosa de Teatro Abierto, el legado del cine independiente y político. Todos
espacios de comunicación y medios para hacer oír lo que los entonces oligopo-
lios de los medios de comunicación social no decían (Villamayor, 2009: 22).

LECTURA RECOMENDADA

RR
Villamayor, C. (2009), “La subjetividad emancipada”, en: Díaz Larrañaga, N.
(comp.), Redes para el cambio social, Universidad Nacional de Quilmes, Documentos
de Trabajo Departamento en Ciencias Sociales, N° 4, Bernal.

Entre los nuevos espacios de expresión que se registraron en el nuevo contex-


to político-cultural se encontraban las llamadas radios comunitarias. Se trata
de experiencias muy diversas que nacieron tanto en las ciudades como en las
zonas semiurbanas y rurales.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


182

En Argentina, las radios comunitarias pioneras surgieron en la segun-


da mitad de la década de 1980. FM Sapucay, en la Villa 21 de la ciudad
de Buenos Aires (1986), Radio Futura en La Plata, FM Haedo, En Tránsito
En algunos casos reconocen
antecedentes previos, como la en Castelar, FM Alas en El Bolsón –Río Negro–, Radio Comunidad Enrique
“radio parlante” realizada desde Angelelli en Neuquén (1987), Radio Sur en Villa Libertador, Córdoba capital,
la Escuela de Ciencias de la FM Aire Libre en Rosario, FM Reconquista en José León Suárez (1988), Raíces
Información de la Universidad
en La Plata, Radio Encuentro en Viedma, La Ranchada en Córdoba, La Tribu
Nacional de Córdoba, en la prime-
ra mitad de la década de 1970. en Buenos Aires, FM De la Calle en Bahía Blanca (1989) y FM Pocahullo en
En otros casos, el impulso fue San Martín de los Andes (1990), son algunas de las experiencias iniciales.
puro aprendizaje.

El caso uruguayo
Según cuentan Alfredo Bouissa, Eduardo Curuchet y Oscar Orcajo, en su libro Las otras
radios (1998), entre 1986 y 1987 nació en el barrio de Malvín un agrupamiento juvenil
integrado por miembros de una cooperativa de bandas de rock, grafiteros y gente de la
Red de Teatro Barrial. Entre otras actividades, este grupo puso a funcionar la Radio Luna,
que transmitía desde una camioneta en movimiento. Fue la primera radio “de nuevo tipo”
del país. Luego hubo otras efímeras, como CX 21 Tirando a Rebelde, nacida en un cam-
pamento juvenil organizado por la Coordinadora Anti Razias.
Hacia mediados de la década de 1990, empezaron a emerger definitivamente las radios
comunitarias, especialmente en los barrios de Montevideo. Aparecieron en 1994 la FM
El Puente y Emisora de La Villa (que derivaría en la actual radio La Cotorra), en La Teja;
Radio Alternativa y Brillante FM.
En 1996 se produjo un boom: La Esquina (Cerrito de la Victoria), Intrusa y Teja Libre
(La Teja), Lejano Oeste (Paso de la Arena), Espacio y Sembrando (Jardines del Hipódro-
mo), Emisora de Emergencia (Parque Posadas), Uy uy uy (Villa Española), Iava (Centro),
Subrreta y 1811 (Las Piedras), El Anzuelo (El Pinar), Florida y Al Sur (Florida), Durazno y
Oxígeno (Durazno). Actualmente, existe un centenar de radios en el Uruguay.

1.
KK Buscar en la web información sobre algunas de estas emisoras.
¿Pertenecían a organizaciones sociales? ¿Cómo se vincularon a otras
experiencias colectivas de sus territorios?

PARA REFLEXIONAR

La indagación sobre cada experiencia permite, en varios casos, reco-

Ver M a r t í n e z , J. C. (2006),
Cronista de Sucesos, Ed. Grafica
PP nocer trayectorias previas que confirman que los proyectos no sur-
gen “de la nada”.
Antes de fundar la FM, la asociación de periodistas que creó “En
Cooperativa, Buenos Aires.
Tránsito” en 1987 había editado un periódico innovador en Morón
que se llamó La Calle y antes habían impulsado una publicación barrial
en La Boca. Una de las fundadoras de Radio Reconquista en José León
Suárez, localidad ubicada en el Partido de San Martín, en el Conurbano
bonaerense, había conocido y trabajado previamente con referentes de
otras experiencias latinoamericanas, como Radio Enriquillo –la radio
dominicana de inspiración católica que funcionaba desde 1977– o las
emisoras nucleadas en Educación Radiofónica de Bolivia (ERBOL).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


183

Hay que tener presente el contexto social en que surgieron estas radios, con
las consecuencias de la dictadura en términos de desarticulación de lazos
sociales y expansión de una cultura del miedo. En particular para la práctica
periodística, el período 1976-1983 implicó años de silenciamiento, en los
que cotidianamente se había vivido la censura y la autocensura. Más de 120
periodistas y escritores fueron asesinados y desaparecidos por la dictadura
argentina. Las experiencias comunitarias debían “restaurar las heridas deja-
das por esa dictadura, por el pánico, por el miedo”, como testimonia Margarita
Palacios, de FM Reconquista, en el texto propuesto como lectura obligatoria
de esta Unidad. “La dictadura militar dejó heridas muy profundas en la gente
en general en todo el país –agrega– pero en particular y de una manera más
grave a la gente de los barrios pobres (…) En función de eso pensamos que el
Centro de Comunicación Popular ‘Renaciendo’ iba a ser la herramienta eficaz
para unir a las comunidades”.
La emergencia de las radios comunitarias en la década de 1980, en ese
sentido, puede ser pensada como parte de un proceso más amplio de recons-
titución de lazos sociales y restitución de la política, que incluye la activación
de los partidos políticos en todo el país, tomas de tierras que forjaron movi-
mientos territoriales y diversas expresiones artísticas en el plano cultural.

El caso salvadoreño
Cada contexto nacional tiene sus particularidades. Por ejemplo, en El Salvador, país que
vivió en dictadura desde 1931 y que atravesó una cruenta guerra civil entre 1980 y 1992,
con un saldo inédito de muertes y desapariciones, el surgimiento de las radios comunita-
rias se inicia con el final del enfrentamiento interno. Veamos un fragmento de un artícu-
lo reciente que cuenta los principales hitos de estos años:

C
Las radios comunitarias comenzaron a surgir en El Salvador en 1992, al concluir
12 años de guerra civil, cuando se abrieron espacios democráticos de opinión
y disenso. Pero han sido perseguidas por carecer de permisos y algunas esta-
ciones fueron clausuradas mediante el desalojo violento de sus instalaciones
por la policía. 
La Ley de Telecomunicaciones establecida en 1997 permite tácitamente la par-
ticipación de estaciones comunitarias, pero estas deben ganar la frecuencia res-
pectiva en una subasta, lo cual las pone en desventaja respecto a los grupos
empresariales, estiman organizaciones sociales. 
Esa ley es una de las más antidemocráticas y malintencionadas que se han
aprobado en este país, señaló a IPS el director de la Asociación de Radios y
Programas Participativos de El Salvador (Arpas), Leonel Herrera.
Ante la imposibilidad de obtener una frecuencia propia, las 18 radios comunita-
rias integrantes de la Arpas transmiten por el 92.1 FM, gracias una frecuencia
obtenida por la asociación en 1998, y que se ha fraccionado para que cada una
de esas estaciones transmitan en una región específica, con los problemas de
interferencia que ello trae. 
Desde 2000, Radio Mangle transmitió una década a través de la señal de
Radio Maya Visión, una estación vinculada al izquierdista Frente Farabundo
Martí para la Liberación Nacional, en el Gobierno desde que en 2009 cuan-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


184

do llegó a la Presidencia de El Salvador Mauricio Funes, antes un popu-


lar periodista de televisión que comenzó su carrera profesional en la radio. 
El proyecto de la radio se gestó como parte del sistema de alerta temprana
impulsado por las propias comunidades del Bajo Lempa, catalogada como una
de las zonas más vulnerables del país. Cada época de lluvias, las inundaciones
traen muerte, pérdida de cosechas y desplazamiento de población (Tomado de:
http://www.ipsnoticias.net/2013/01/nace-primera-radio-comunitaria-salvadore-
na-con-licencia, última consulta noviembre de 2013).

PARA AMPLIAR

Para ampliar sobre las radios comunitarias pioneras en Argentina:

AA Antonini, P. y López Mac Kenzie, J. (2010), “Las pioneras: de la


resistencia a la ofensiva”, en: La Pulseada Nº 83, sección “Las otras
voces”. La Plata, septiembre de 2010.
En este artículo se puede leer más sobre la historia de radio Futura (La
Plata), Radio Sur (Córdoba), Aire Libre (Rosario), La Tribu (Buenos
Aires) y Encuentro (Viedma).

10.1.1. Una tecnología barata


Además de la variable político-cultural, otra cuestión que convergió en la emer-
gencia del fenómeno de radios comunitarias –que tuvo su auge, en países
como Argentina, en la segunda mitad de la década de 1980– fue la tecnológi-
ca: el abaratamiento de costos, que sería más tarde la explicación para la apa-
rición de otros medios (como el video político y luego la televisión alternativa).

CC
En primer lugar hay un techo absolutamente objetivo, económico y claro. La
tecnología es cada vez más barata. Por lo tanto, existe una tendencia a la ex-
pansión: crear radios y televisoras comunitarias, por ejemplo, es cada vez más
accesible desde el punto de vista de los costos de la tecnología. Este sector
es el único de la economía en que los precios de los productos finales bajan, y
bajan más que en cualquier otro sector. Sean la antena parabólica, sean esta-
ciones transmisoras, sean computadoras. Es la famosa ley de Moore: el precio
del poder de cómputo se divide por dos cada año; es decir que cada año con
el mismo dinero puedo comprar el doble de valor del cómputo… (Roncagliolo,
1998: 1043).

La recuperación de la legalidad constitucional, en Argentina, coincidió con la


aparición de la tecnología de Frecuencia Modulada (FM). La accesibilidad eco-
nómica de las emisoras de baja potencia modificó el mapa de medios radiales,
que hasta entonces estaba compuesto por unas 44 radios “legales”: Radio
Nacional y sus repetidoras, que pertenecían al Estado, y un conjunto de radios
privadas encabezado por Rivadavia, Continental, Belgrano y Splendid.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


185

Según la investigación de Laura Rodríguez y Rodrigo Vargas, en los años


ochenta surgieron “más de 2500 emisoras comunitarias, populares y/o alter-
nativas, a partir de la construcción artesanal de aparatos de transmisión, a
muy bajo costo”. Por su parte, Lamas y Lewin (1995: 70) estiman que hacia
1989 había unas 3000 radios nuevas (Lamas y Lewin, 1995: 70).

CC
La FM como nueva herramienta modificó la oferta mediática de la radio y de su
recepción. Tal es así que en el resurgir de la palabra, algunas de las nuevas
emisoras de baja potencia, fueron iniciativas privadas de profesionales de los
medios de comunicación que se ponían un negocio alternativo para generar
una entrada económica. Es decir, al decir de Juan Carlos Martínez, “en lugar de
tener una panadería o en lugar de tener un taller... tener una radio”. O ponían
una emisora para realizar un proyecto radiofónico autogestivo con contenidos
sin censura previa. Otras experiencias más amateur, también tomaron la inicia-
tiva de fundar medios comerciales, con particular interés en la información lo-
cal, el desarrollo publicitario y la producción de contenidos vinculados a una
ciudad, región o municipio” (Rodríguez y Vargas, 2010).

Indudablemente, esa cantidad de experiencias incluía una gran diversidad de


perspectivas. Como apuntan Ernesto Lamas y Hugo Lewin, al principio “fueron
en su mayoría nuevas radios sin plan, sin proyecto político, sin programación.
Pasión por comunicar, explosión expresiva después de años de silencio y
represión”. Con el paso del tiempo, varias de ellas se definieron como acto-
res sociales que participaban de una disputa de sentidos y “una parte de
los grupos impulsores planteó a las radios como parte de un proyecto que
tendiera a modificar las relaciones sociales existentes y cuyos objetivos prin-
cipales serían los de democratizar la sociedad a partir de la democratización
del sistema de medios de comunicación, constituyéndose en una alternativa
comunicacional al discurso dominante” (Lamas y Lewin, 1995).

LECTURA RECOMENDADA

RR
Lamas, E. y Lewin, H. (1995), “Aproximación a las radios de nuevo tipo: tradición y
escenarios actuales”, en: Causa y Azares, Año 2, Buenos Aires.

10.1.2. Fuera de la ley


La dimensión que ciertamente no acompañaba al surgimiento de las radios
era la jurídica. La situación fue muy similar en la mayoría de los estados de
América Latina: el surgimiento de las radios comunitarias y populares ocurrió
aún frente a un marco legal adverso, como el que en Argentina planteaba el
decreto-ley de radiodifusión que la dictadura promulgó en 1980 y, pese a los
múltiples reclamos e intentos por modificarlo, siguió vigente hasta 2009. Una
de las características distintivas de esa norma era que definía como potencia-
les licenciatarios de radio y televisión a las empresas con fines de lucro. En

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


186

otras palabras, tener fines de lucro era un requisito legal para ser radiodifusor:
las asociaciones civiles, cooperativas y otras organizaciones sociales queda-
ban proscritas de esa posibilidad. Eran consideradas ilegales.
Así, el crecimiento de las radios comunitarias en su primera etapa fue al
margen –y a pesar– de la ley. De allí que una etiqueta con la que fueron cono-
cidas fue la de radios piratas o radios truchas.
El decomiso de los equipos era un miedo cotidiano para las emisoras.
Los pioneros suelen tener relatos épicos sobre cómo resistieron o engañaron
allanamientos en sus primeros años. Ese riesgo fue uno de los factores que
los instó a plantear públicamente su legitimidad, a buscar apoyos sociales y
a reunirse para defenderse del peligro que implicaba un Estado aliado a las
grandes emisoras con fines de lucro.

LECTURA OBLIGATORIA

Rodríguez, L. y Vargas, R. (2010), “Década del 80: crecimiento y

OO aprendizaje”, en: La lucha del Foro Argentino de Radios Comunitarias


por una Ley de Radiodifusión más democrática (Tesis). La Plata:
Facultad de Periodismo y Comunicación Social, UNLP, pp. 66-91.
El texto hace un minucioso relato del surgimiento de radios en
Argentina en la década de 1980 y el camino a la formación del Foro
Argentino de Radios Comunitarias (FARCO). Presta atención a la
trayectoria de distintos militantes que participaron de ese proceso,
como Daniel Tornero, Alberto Ingold, Claudio de Luca, Néstor
Busso, Margarita Palacios, Alejandro Wassileff, Martín García,
Eduardo Balán. Sus testimonios permiten advertir el entrecruzamien-
to de trayectorias y la diversidad de formaciones previas que traían los
fundadores del movimiento de radios comunitarias.

10.2. La formación de redes

LEER CON ATENCIÓN

Durante los años ochenta el movimiento de radios comunitarias,

LL populares y/o alternativas vivió un proceso que desde aquí se definió


como de crecimiento y aprendizaje. De crecimiento porque las emi-
soras fueron desarrollándose y fortaleciéndose al calor de los acon-
tecimientos sociohistórico. Al mismo tiempo se fueron organizando
para comenzar la lucha por la soberanía del aire. Y de aprendizaje
porque en este proceso aprendieron sobre la radio, su estilo y forma
de comunicar, sobre aspectos legales; y finalmente que la unión hace
la fuerza. Es decir que cientos, miles de militantes sociales encarando
experiencias de comunicación comunitaria, popular y/o alternativa
son experiencias valiosas; pero son realmente fuertes cuando logran
mancomunar esfuerzos en pos de un mismo objetivo (Rodríguez y
Vargas, 2010).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


187

Las radios comunitarias no crecieron solas: con ellas, surgieron colectivos de


trabajo e instituciones que se dedicaron a apoyar el fenómeno, tanto desde
la capacitación como desde la representación política.
Muchas trayectorias no pueden constarse escindidas de la presencia
de esas organizaciones, como el Instituto de Comunicación Popular “La
Crujía”, vinculado al movimiento de los hermanos lasallanos, que cumplió
un rol similar al del Instituto de Cultura Popular (INCUPO), ya mencionado
en la Unidad 8.
Por otra parte, entre finales de los años ochenta y principios de los noven-
ta, el movimiento de las radios de baja potencia comenzó a organizarse en
función de sus identidades y demandas específicas.
Así lo testimonia Alejando Wassileff en la lectura propuesta para esta
Unidad:

CC
Había una necesidad de organizarse por calidad, por laburo, por propiedad, por
objetivos, o por lo que esperabas de las autoridades de aquel momento con
respecto a lo que en ese momento era la ley. Pero no solamente la ley sino
también el reconocimiento a las nuevas frecuencias, los impuestos... o sea to-
do lo que tenía que ver con ordenar el espectro radioeléctrico y también orde-
nar todo lo que fueran relaciones con la ley. Además porque en esa época el
COMFER y la Secretaría de Comunicaciones realizaban un montón de allana-
mientos y la única manera de salvaguardar, el laburo y el proyecto de comuni-
cación e inclusive los equipos era tener algún tipo de amparo (citado en
Rodríguez y Vargas, 2010).

El trabajo de Laura Rodríguez y Rodrigo Vargas es exhaustivo en la recons-


trucción de la historia de la la Asociación de Radios Comunitarias (ARCO), de
la que –como dicen los autores– “hay tantas versiones como personas que
cuentan la historia”.
Las primeras reuniones ocurrieron en 1987 y atendían a convocatorias de
urgencia. Recién a mediados de 1989 se realizó el primer encuentro anual
de las radios de baja potencia, en la localidad balnearia de Quequén. Era una
época de muchas discusiones –no todos estaban de acuerdo, por ejemplo,
en vender publicidad como fuente de ingresos– y la construcción de consen-
sos fue trabajosa.
De esos encuentros surgirían dos redes: la Asociación de Radios Libres
Argentinas (ARLIA) y Asociación de Radios Comunitarias (ARCO).

Estas nuevas agrupaciones se incorporaron al universo de la comunicación en el que ya


se encontraban las grandes radios comerciales, adoradoras de las reglas de mercado, y los
pequeños y medianos emprendimientos radiofónicos reunidos en la Asociación de Radios
Privadas Argentinas (ARPA).
Entonces, en la Argentina democrática de mediados de la década de 1980, se suma-
ron a las radio ya existentes otros dos tipos de emisoras: los “medios de comunicación,
comunitarios, populares y/o alternativos” y las emisoras autodenominadas “libres”. Estas
experiencias se caracterizaron, por tener distintas concepciones sobre la radiodifusión.
Las emisoras libres que se reunieron en ARLIA eran en su mayoría gestionadas por
profesionales de la comunicación y se presentaban como una vía opcional para quienes
querían encontrar una forma del ejercicio de su carrera que no fuera plegarse a los medios

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


188

que habían sido cómplices de la dictadura o del sector empresarial argentino. Por eso estas
experiencias se plantean como medios alternativos a lo que “ellos no querían”.
Desde ARCO hubo diferentes interpretaciones de este fenómeno. Pues había quienes
consideraban a estas radios como experiencias privadas pero con “otra mentalidad muy
distinta a la que puede tener cualquier otro radiodifusor nuevo privado, sino con esta cues-
tión de abrir el micrófono a la gente, de mostrar un poco más la apertura pero con un fin
comercial...”, tal como las describió Claudio de Luca; lo que llevó a ARCO a compartir,
en reiteradas ocasiones, algunos espacios de discusión. Mientras que había otros que, como
Juan Carlos Martínez veían a las Radios Libres como “un negocio, una PyMEs, para hacer
un negocio... En lugar de tener una panadería o en lugar de tener un taller... tener una radio.
Es decir, que ingresara dinero, ganar dinero teniendo una radio: pasando música, teniendo
una programación pero pensada más como un pequeño negocio”.

ARCO, que había nacido informalmente con actividades realizadas desde media-
dos de los años ochenta, formalizaría su constitución hacia 1990, adoptando
el nombre de Federación Argentina de radios comunitarias (FARCO), que se
También existieron instancias
modificó en 1994 por el de Foro Argentino de radios comunitarias, manteniendo
de articulación a nivel regio- la sigla identificatoria. A nivel latinoamericano, el agrupamiento se integró a la
nal. Así, por ejemplo, Radio Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER), que desde 1972
Encuentro de Viedma –integran- nucleó emisoras que se definían como “populares” o “participativas”.
te de FARCO– formó parte de
una Asociación Norpatagónica de Durante la década de 1990, algunas radios optarían por nuclearse en la
Radios Populares, que hacia 1990 Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC), organización fundada en
reunió a emisoras de Río Negro, 1983, que hacia 1990 organizó una regional específica para América Latina y
Neuquén y La Pampa.
el Caribe. Definida como un “movimiento ciudadano, político y comunicacional
que trabaja en red para lograr incidencia en la sociedad”, AMARC reúne radios
y redes locales, centros de comunicación, programas radiales, periodistas e
investigadores, con orígenes diversos, aglutinados en torno a consignas sobre
la democracia y la construcción de ciudadanía.
A este nucleamiento debemos el término “radio comunitaria”, que referen-
cia a las experiencias diversas y plurales de las que intenta dar cuenta esta
Unidad.
Según Rodríguez y Vargas, “recién en la década de 1990, durante el proce-
so de estabilización de las democracias latinoamericanas que este término se
popularizó y se comenzó a emplear para designar las experiencias en el con-
tinente”. Otra expresión que surgió para nominar este tipo de experiencias es
la de “radios ciudadanas”, impulsada por Rafael Roncagliolo durante su pre-
sidencia en AMARC América Latina y conceptualizada por Claudia Villamayor y
Ernesto Lamas en su manual de Gestión de la Radio Comunitaria y Ciudadana.

Sitio de FARCO <http://www.farco.org.ar/>

WW Sitio de ALER: <http://www.aler.org/>


Sitio de AMARC Argentina <http://amarcargentina.org.ar/web/>

Más allá de sus diferencias, ambas organizaciones de alcance continental han


realizado acciones conjuntas. Un ejemplo fueron las investigaciones sobre la
incidencia y la vigencia de la radio popular en América Latina, que entrado el
siglo XXI indagaron sobre el proyecto político-comunicativo del conjunto de
radios que nuclean.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


189

Las coordinadoras nacionales


Existen distintos espacios de coordinación nacional, con variados niveles de estructu-
ración, en América Latina. Como ejemplo pueden citarse la Asociación de Radios y
Programas Participativos de El Salvador (ARPAS), Coordinadora Nacional de Radios de
Perú (CNR), Asociación Nacional de Radios Comunitarias de Chile (ANARCICH), la
Coordinadora de Radios Populares de Ecuador (CORAPE), Federación Guatemalteca
de Escuelas Radiofónicas de Guatemala (FGER), la Unión Dominicana de Emisoras
Católicas (UDECA), Educación Radiofónica de Bolivia (ERBOL). En Brasil hay varias
asociaciones, entre ellas la Associação Brasileira de Radiodifusão Comunitária (Abraço).
También son múltiples los espacios que nuclean a las radios comunitarias en Colombia.
Según el relevamiento de Geerts y Van Oeyen, “la gran mayoría de las radios de la
muestra está vinculada a alguna red nacional o regional. Pero no todas”. “Los proyectos
nacionales se aglutinan básicamente alrededor de dos ejes de trabajo: la lucha por la legali-
dad de las radios comunitarias y las redes informativas nacionales” (Geerts y Van Oeyen,
2001: 189, 196).

PARA AMPLIAR

Geerts, A. y Van Oeyen, V. (2001), “La articulación de lo local, lo

AA nacional y lo latinoamericano”, en: La radio popular frente al nuevo


siglo: estudio de vigencia e incidencia, Asociación Latinoamericana de
Educación Radiofónica (ALER), Quito, Ecuador.

10.3. Lecciones desde toda América Latina


La noción de “comunitario” o “ciudadano” implica una idea de medios de
comunicación que contribuyen a la construcción democrática, sin cerrarse en
una definición taxativa y concluyente sobre el tipo de organización o el carácter
de la lucha asumida. Esa amplitud del término ha permitido que en el movi-
miento de radios comunitarias hayan confluido históricamente experiencias
e identidades muy plurales. No es posible, así, hablar en esta Unidad de un
caso “ejemplar” o situar la mirada en un país “paradigmático”. Más acertado
es reconocer la pluralidad de estas experiencias comunitarias y ciudadanas,
que en el curso de los años han incluido:

•• Medios de comunicación sostenidos por movimientos sociales territo-


riales, como Movimiento de los Sin Tierra (MST) en Brasil, el Movimiento
Campesino de Santiago del Estero (MOCASE) en Argentina, entre otros, que
los piensan como una herramienta estratégica en sus luchas por la tierra
y el hábitat propio.
En la década de 1980, en Ámsterdam, la Radio 100 fue una expresión del
movimiento de ocupación de edificios que empezó a organizarse y rebelar-
se contra los desahucios de casas ocupadas (Giard, 2002: 12). En esos
mismos años comenzó sus emisiones clandestinas Radio Favela, una radio
de baja potencia en Belo Horizonte, Brasil, que se convirtió en una emisora
emblemática.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


190

EE

< https://www.youtube.com/watch?v=NeNI_WCT-0Y>
Película Uma Onda No Ar (Radio Favela), dirigida por Helvécio Ratton,
Brasil, 2002. Drama basado en hechos reales, 92 minutos.

En Argentina puede pensarse el caso de Mundo Villa o la experiencia de la


revista de cultura villera La Garganta Poderosa.

•• Medios ligados a la militancia de género, impulsados desde el movimiento


feminista (como la Radio Tierra en Chile; el Colectivo Radial Feminista en
Perú; Radio Internacional Feminista; entre otros), queer y otras “minorías
Impulsada por la Asociación de sexuales”.
Comunicaciones Radio Interactiva
Feminista –una ONG con sede en
Costa Rica–, es la primera radio

CC
feminista en Internet. Entre 1991 Una de las mayores contribuciones del movimiento feminista contemporáneo
y 1998 transmitía por onda corta es haber mostrado que existe otra concepción de la palabra; así como una de
(Geerts, Van Oeyen y Villamayor, las contribuciones del movimiento obrero fue habernos mostrado que las huel-
2004: 126).
gas también son medios de comunicación. La liberación de la palabra no se
puede limitar a la ´democratización´ de las formas establecidas. Imaginarlo así
sería tener una pobre idea de la contribución que los grupos subalternos pue-
den hacer a la creación de nuevas formas de vida democrática (Mattelart,
2011: 21).

•• Medios de comunicación organizados en forma cooperativa

LECTURA RECOMENDADA

RR
Antonini, P., López Mac Kenzie, J. y Demaestri, V. (2010), “Comunicadores en
cooperativas de trabajo: De la carrera personal al camino colectivo”, en: La Pulseada,
Nº 86, sección Las otras voces, La Plata, diciembre.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


191

Recuperados y cooperativos
El fenómeno que a principios de este siglo se conoció como “empresas recuperadas”, tam-
bién se dio en el plano de los medios.
Ni para las fábricas ni para los medios, el fenómeno era nuevo. Aunque se expandió
y cobró visibilidad durante la crisis de 2001-2002, existen casos de empresas recuperadas
de fines de la década de 1980, en particular en el sector metalúrgico, e incluso a mediados
del siglo XX, en situaciones en que los patrones “acordaban” con los viejos empleados
la cesión de una empresa en crisis a una cooperativa. En el caso de los medios, aunque
no se catalogara con esa etiqueta, podría pensarse como empresa recuperada el caso de la
Radio del Sur LU3, de Bahía Blanca. La radio había sido creada en 1942 como filial de
Radio Splendid de Buenos Aires. Fue cambiando de manos hasta que un grupo empre-
sario la abandonó en 1992. Los trabajadores no admitieron que dejara de salir del aire, y
formaron una cooperativa.
En 1971, el diario riojano El Independiente –editado regularmente desde octubre de
1959– fue refundado como cooperativa. La nueva organización incorporó como asociados
a periodistas, obreros gráficos, personal administrativo e incluso antiguos dueños.
Tres décadas después la experiencia acumulada de El Independiente sería una referencia
para los “diarios recuperados” en el marco del proceso de los años dos mil.
En 2001, el Diario del centro del país, de Villa María –fundado en 1984– fue refunda-
do como cooperativa. En 2002 atravesaron un proceso similar el Comercio y Justicia, de
Córdoba –que databa de 1939– y el Diario de la Región de Chaco –de 1990.
Junto a la Cooperativa La Posta (La Posta del Noroeste, Lincoln, 2004, el primer diario
bonaerense editado por una cooperativa), la Cooperativa Bases (Río Cuarto, El Megáfono,
2004), la Cooperativa La Masa (Redacción Rosario, 2008), la Cooperativa EcoMedios
(EcoDias, Bahía Blanca, 2010) y Cooperativa Extrabajadores de Crítica (Crítica), los
cuatro diarios formaron FADICRRA, una federación de diarios y revistas cooperativos
fundada en 2009.
La forma de organización cooperativa también es uno de los “repertorios” que caracte-
rizan a varias experiencias de radios comunitarias formadas en los años noventa.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la Repúbli-
ca Argentina (2001). Periodismo con valores. El libro de la historia de la Federación
ADICCRRA. Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Primera edición, Bue-
nos Aires.

•• Medios impulsados desde diversas organizaciones sociales, cuyas iden-


tidades determinan en buena medida los temas de su agenda, ya sea
asambleas ambientalistas, grupos vinculados al trabajo con niños, niñas
y adolescentes, organizaciones de derechos humanos, asociaciones de
consumidores, etcétera.

“Antes se definía los actores sociales más en términos de ´clase social´. Hoy
se ha ampliado la selección a otros ejes”, explican Andrés Geerts y Victor van
Oeyen (2001: 31). “Algunos de estos ejes son: la calidad de vida, el medio
ambiente, el enfoque de género, el estado de derecho, la ciudadanía…”.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


192

Refiriéndose de Europa occidental a principios de los años ochenta,


Mattelart menciona movimientos vinculados al rechazo de “un modelo de
sociedad y desarrollo homogéneo”: luchas contra el turismo de lujo, las auto-
pistas, las bases militares, la contaminación industrial, la instalación de plan-
tas nucleares, etcétera. (Mattelart, 2011: 30).
En la década de 1990 también proliferaron experiencias de trabajo en
instituciones de encierro, como las cárceles (el grupo La Cantora, nacido
en Bahía Blanca en 1992; la revista Ciudad interna en la cárcel de Coronda,
desde 2005; entre otros) y los manicomios (la experiencia más conocida es
La Colifata, iniciada en 1991).

Hablando específicamente de radios, en 2004 se calculaba la existencia de aproximada-


mente 3500 medios de este tipo en el continente: 1932 en Brasil, en Colombia 800, en
México 50, en Dominicana 6, en Haití 20, en toda América Central 150, en Venezuela
50, en Ecuador 45, en Perú 80, en Uruguay 25, en Argentina 200, en Chile 30, en Bolivia
60 y en Paraguay 50.
Estos datos aparecen en La práctica inspira. La radio popular y comunitaria frente al nuevo
siglo, un libro coeditado por ALER y AMARC en septiembre de 2004, coordinado por
Andrés Geerts, Víctor van Oeyen y Claudia Villamayor. Como afirman los responsables de
la edición: “Cada experiencia, cada foto, es una respuesta a una situación específica. No se
puede trasladar lo que se hizo en un lugar a otro. Todas esas historias son únicas y responden
a contextos y tiempos singulares”.

En Argentina, un caso singular lo constituyen las radios comunitarias urbanas


que constituyeron además centros culturales: “El espacio físico de la radio se
ha transformado en auditorio, biblioteca popular, lugar de exposiciones, bar-
comedor, espacio de capacitación, patio de encuentro para los vecinos y los
actores sociales para sus múltiples actividades comunitarias” (Geerts y Van
Oeyen, 2001: 80). Es el caso de La Tribu, Aire Libre, La Ranchada y Estación
Sur, entre otras.

10.4. Medios para la descolonización


Otro grupo de experiencias que suele ser incluida en el amplio movimiento
comunitario, son los medios de los pueblos originarios.
Continente colonizado, en América Latina persisten –y resisten– decenas
de pueblos preexistentes a la llegada de los europeos en el siglo XV. La orga-
nización de esas comunidades, que desde fines del siglo XX atraviesan un
fuerte proceso de reivindicación identitaria y organización en defensa de sus
derechos, incluyó la formación de radios y otros medios de comunicación que
en muchos casos confluyeron también en el movimiento de los comunitarios.
Así, por ejemplo, la Red de Comunicación Indígena (RCI) formada en 2001
–especialmente por organizaciones Qom del Chaco– se integró al Foro
Argentino de Radios Comunitarias.
Geerts y Van Oeyen las definen como “radios con una opción de público
muy clara”.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


193

CC
[...] Radio San Gabriel y Radio Tawantintuyo en Bolivia, Radio Voz de la Sierra
Norte y Radio Huayacocotla en México, ERPE, Radio Latacunga y Radio
Bicultural de la Federación Shuar en Ecuador y la mayoría de las radios de la
FGER en Guatemala. Todas las radios que transmiten en lengua indígena se
identifican con los intereses de su gente, logran una alta respuesta de sintonía
(Geerts y Van Oeyen, 2001: 71).

En Argentina, en 2009, durante la discusión del proyecto de Ley de Servicios


de Comunicación Audiovisual que sería sancionada en octubre de ese año, un
grupo de comunicadores indígenas introdujo una propuesta de reconocimien-
to específico de los medios de pueblos originarios en esa norma. Así, según
la legislación argentina vigente estos medios no forman parte del sector de
“medios privados sin fines de lucro” –al que se adscriben las demás expe-
riencias– sino que son reconocidos como entidades de derecho público, no
gubernamentales, en función de la preexistencia de los pueblos respecto al
Estado nación.

PARA REFLEXIONAR

Para pensar este tipo de experiencias es necesario desapegarnos de

PP visiones “occidentales” acerca de la comunicación. Como explica


Oscar Moreno (del portal Avkin Pivke Mapu) en Descolonizando la
palabra, para el Pueblo Mapuche, por ejemplo, la comunicación está
presente en todos los aspectos de la vida de manera circular y horizon-
tal, en donde “nadie está más arriba que otro y nadie es dueño de la
palabra”. Durante las ceremonias y otras actividades de las comunida-
des esa noción de circulación es clave. Históricamente, en las comu-
nidades, además de las autoridades políticas y espirituales, existió la
figura del werken o vocero, que aún hoy se mantiene, cumpliendo
funciones vinculadas a la transmisión de información y la comunica-
ción entre las comunidades y con la sociedad no mapuche.
Como señala el informe final de la Cumbre Continental de
Comunicación Indígena de Abya Yala realizada en 2010, la comuni-
cación de los pueblos originarios “se sustenta en la vida, cosmovisión,
identidad, valores, cultura, idiomas originarios y aspiraciones de los
pueblos y nacionalidades indígenas”..

LECTURA RECOMENDADA

RR
Yaniello, F. (2012). Descolonizando la palabra. Los medios de comunicación del Pueblo
Mapuche en Puelmapu (Argentina), Tesis de Licenciatura, Facultad de Periodismo y
Comunicación Social, Universidad Nacional de La Plata.
Hace un interesante recorrido por los procesos de creación, formación y crecimien-
to de los medios de comunicación mapuche en el actual territorio argentino, a tra-
vés de seis casos de experiencias radiales y digitales, de lo que hoy son las provincias
argentinas de Río Negro, Chubut y Neuquén.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


194

En otras latitudes, las experiencias radiales indigenistas datan de la década


de 1970. En México, La voz de la Montaña (1979) fue la primera de una red
de emisoras impulsada por el Instituto Nacional Indigenista (INI). A nivel lati-
noamericano, el principal desarrollo de medios de pueblos originarios se da
desde mediados de los años ochenta. Al igual que los medios comunitarios,
con el correr del tiempo se registra la formación de redes e instancias de
articulación de alcance continental.
Una muestra reciente del crecimiento de estas experiencias fue la cum-
bre Continental de Comunicación Indígena del Abya Yala realizada en 2010
en Cauca, Colombia, en la que participaron comunicadores de diversos pue-
blos originarios.
En muchos casos, más allá de la comunicación al interior de las comuni-
dades, los medios se constituyen como “herramientas de lucha”: a través de
ellos se visibilizan los reclamos, las culturas y las identidades, en contextos
de pugnas territoriales en los que los medios comerciales y occidentales estig-
matizan a los pueblos originarios.

La presencia de pueblos originarios en América Latina es muy significativa. Tal es así que
en la región se hablan más de 400 lenguas. En Argentina –donde durante mucho tiempo se
promovió el imaginario de un “país sin indios”, totalmente castellanizado–, hoy se reconoce
la existencia de veinte pueblos indígenas diferentes.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Salazar, J. “Activismo indígena en América Latina: estrategias para una construcción
cultural de las tecnologías de información y comunicación”. Journal of Iberian and
Latin American Studies. University of Western Sydney. Australia, diciembre de 2002.
Disponible en: <http://www.academia.edu/778823/Activismo_indigena_en_Amer-
ica_Latina_Estrategias_para_una_construccion_cultural_de_las_tecnologias_de_
informacion_y_comunicacion>.

En Argentina la emergencia de medios propios de las comunidades indígenas


fue más reciente y estuvo ligada al desarrollo inicial de las radios de baja
potencia, comentado al inicio de esta Unidad. Como apunta Florencia Yaniello
para el caso de los medios mapuche de la Patagonia, estos “surgieron entre el
2002 y el 2004 y se fortalecieron hacia el 2009. La apertura democrática y un
conjunto de procesos que siguieron en la década del noventa favorecieron el
surgimiento de los llamados medios comunitarios y alternativos, en los cuales
se formaron muchos de los integrantes de las radios y portales mapuche”.

2.

KK Indagar sobre la experiencia histórica de los medios de comunicación


indígenas en Perú, Ecuador, Bolivia o Guatemala, los países con mayor
presencia de población originaria.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


195

Referencias bibliográficas

Antonini, P. y López Mac Kenzie, J. (2010), “Las pioneras: de la resistencia a la


ofensiva”, en: La Pulseada Nº 83, sección “Las otras voces”, La Plata,
septiembre de 2010.
Antonini, P.; López Mac Kenzie, J. y Demaestri, V. (2010), “Comunicadores en
cooperativas de trabajo: De la carrera personal al camino colectivo”, en:
La Pulseada, Nº 86, sección Las otras voces, La Plata, diciembre.
Bouissa, A., Curuchet, E. y Orcajo, O. (1998), Las otras radios, Editorial Nordan-
Comunidad, Montevideo.
Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la
República Argentina (2001). Periodismo con valores. El libro de la historia
de la Federación ADICCRRA. Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad
Social. Primera edición, Buenos Aires.
Geerts, A. y Van Oeyen, V. (2001), La radio popular frente al nuevo siglo: estudio
de vigencia e incidencia, Asociación Latinoamericana de Educación
Radiofónica (ALER), Quito, Ecuador.
Geerts, A.; Van Oeyen, V. y Villamayor C. (2004), La práctica inspira, Aler – Amarc,
primer edición, Quito.
Giard, B. (ed.) (2002), RadioApasionados: Experiencias de radio comunitaria en
el mundo, CIESPAL (Edición digital en castellano).
Lamas, E. y Lewin, H. (1995), “Aproximación a las radios de nuevo tipo: tradición
y escenarios actuales”, en: Causa y Azares, Año 2, Buenos Aires.
Mattelart, A. (2011), Para un análisis de las prácticas de comunicación popular.
Introducción a Comunicación y lucha de clases / 2, El Río Suena, Buenos
Aires.
Martínez, J. (2006), Cronista de Sucesos, Ed. Grafica Cooperativa, Buenos
Aires.
Rodríguez, L. y Vargas, R. (s/f). “Década del 80: crecimiento y aprendizaje”,
en: La lucha del Foro Argentino de Radios Comunitarias por una Ley de
Radiodifusión más democrática (Tesis). La Plata: Facultad de Periodismo
y Comunicación Social, UNLP.
Roncagliolo, R. (1998), “Radios comunitarias: futuro-imperfecto”. Ponencia
presentada en el Congreso de Radio Local, Andalucía, España.
Salazar, J. (2002), “Activismo indígena en América Latina: estrategias para una
construcción cultural de las tecnologías de información y comunicación”.
Journal of Iberian and Latin American Studies. University of Western Sydney.
Australia.
Villamayor, C. (2009), “La subjetividad emancipada”, en Díaz Larrañaga, N.
(compiladora), Redes para el cambio social. Debates comunicacionales
interuniversitarios, Universidad Nacional de Quilmes, Documentos de
Trabajo Departamento en Ciencias Sociales, N° 4, Bernal.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


196

Yaniello, F. (2012), Descolonizando la palabra. Los medios de comunicación del


Pueblo Mapuche en Puelmapu (Argentina). Tesis de Licenciatura. Facultad
de Periodismo y Comunicación Social, Universidad Nacional de La Plata.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


197

11

La ciber-rebelión

Objetivos
•• Aportar a un conocimiento contextualizado de las prácticas de comunica-
ción de los sectores populares, focalizando la vertiente de las herramientas
digitales forjadas en la época de las rebeliones antineoliberales.
•• Pensar las características y problemáticas específicas del uso de los nue- En algunos procesos latinoameri-
canos, esas “nuevas” eran viejas
vos medios tecnológicos al servicio de los movimientos sociales actuales. formas: implicaban la recupera-
ción de tradiciones originarias,
como en el caso del zapatismo.
La autogestión y la horizontalidad
“...si concentrar información ha sido la clave de esta
emergieron como bandera y como
administración imperial de poder, hacerla circular es una manera de desafío para otras organizaciones
debilitarlo” (Lavaca, 2006: 14) sociales, como los movimientos
de trabajadores desocupados
(los “piqueteros”) y las fábricas
A fines del siglo XX, en distintos países del continente y del mundo se pro-
recuperadas por sus trabajadores.
dujeron revueltas contra el capitalismo globalizado. Surgieron movimientos
sociales que proponían nuevas formas de organización política y también hubo
estallidos ciudadanos contra Gobiernos de tinte neoliberal, como los que pro-
vocaron el final de los de Abdalá Bucaram (1997) y Yamil Mahua en Ecuador
(2000), Raúl Cubas en Paraguay (1999), Alberto Fujimori en Perú (2001),
Fernando de la Rúa en Argentina (2001) y Gonzalo Sánchez de Lozada en
Bolivia (2003). A nivel mundial, se gestó un heterogéneo movimiento “antiglo-
balización” que, a través de distintas movilizaciones y encuentros, expresó su La movilización en red recibió dis-
descontento hacia las políticas de ajuste fiscal y los tratados de libre comercio tintos nombres, desde “globalifó-
que promovían los estados aliados con las empresas transnacionales. bicos” hasta “altermundistas”. La
expresión “altermundismo” pro-
Las condiciones de posibilidad de esa amplia articulación de movimientos
viene del lema adoptado por el
a nivel mundial estuvieron muy vinculadas con las nuevas tecnologías, de las Foro Social Mundial: “Otro mundo
que las organizaciones hicieron un uso cada vez más intensivo. Internet tuvo es posible”.
un rol fundamental para la circulación global de la información y el uso de la
telefonía celular fue clave en las movilizaciones “antiglobalización”.
Las movilizaciones contra la globalización neoliberal, generalmente convo-
cadas en rechazo a cumbres intergubernamentales donde se trataron acuer-
dos de libre comercio, aglutinaron a organizaciones de distintas corrientes
ideológicas y a movimientos sociales muy heterogéneos. Confluyeron en un
mismo espacio de protesta grupos de izquierda anarquistas, comunistas y
autonomistas; movimientos ecologistas, pacifistas o antimilitaristas; ONG
cristianas y grupos preocupados por el avance de la pobreza; organizaciones
indigenistas; sindicatos y federaciones estudiantiles; así como también grupos
con trabajo en áreas específicas como la promoción de la economía social, la
producción de medicamentos genéricos, la soberanía alimentaria, etcétera. Se
coincidía en un reclamo contra la deuda externa, la necesidad de controlar el
avance de las transnacionales, un pedido de reforma o supresión de las insti-

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


198

tuciones financieras internacionales (FMI, OMC, Banco Mundial) y un rechazo


a los tratados de libre comercio.
Un momento clave de ese movimiento fueron las movilizaciones producidas
en Seattle (Estados Unidos), en torno al 30 de noviembre de 1999, donde más
de 150.000 personas se expresaron contra la “Ronda del Milenio” convoca-
da por la Organización Mundial del Comercio (OMC). La manifestación, cuyo
llamado apoyaron unas 1500 organizaciones, había sido coordinada principal-
mente a través de Internet.

LEER CON ATENCIÓN

Una cuestión que distingue a “la batalla de Seattle” de las anterio-

LL res contracumbres fue la aparición de Indymedia Seattle, que sería el


punto de partida de una red global de contrainformación basada en la
producción de noticias y opinión en una plataforma de libre acceso.

A partir de entonces, el repertorio de acción colectiva se repetiría: cada una de


las grandes cumbres mundiales vinculadas con la liberalización del comercio,
estuvo acompañada por movilizaciones masivas y la realización de “contra
cumbres” que reunieron a las organizaciones sociales altermundistas. Así
ocurrió en Praga, en noviembre del 2000 (frente a la 55ª cumbre anual del
Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial), donde surgió Indymedia
Praga; en Gotemburgo, en julio de 2001 (cumbre de la Unión Europea), cuan-
do la imagen tomada por videoactivistas fue clave para un proceso judicial
contra la represión policial; entre otras. En el mismo período hubo encuentros
intergubernamentales que se suspendieron por temor a las manifestaciones.
En esos años surgieron, además de los nodos de Indymedia, distintas lis-
tas de correo, agencias de noticias digitales y páginas web como la españo-
la Nodo50, que fueron la vía de comunicación de las organizaciones y expre-
saron el descontento social. En 2002, cuando el Gobierno español asumió
la presidencia de la Unión Europea, se lanzó una “Campaña contra la Europa
del Capital y la Guerra” y hubo una cobertura conjunta de las movilizaciones
a través de la “Red de Contra-información UE 2002” que integró a Indymedia
Barcelona, Griesca, Pangea, La Haine, Nodo50, Rebelión, Sindominio e
Indymedia Madrid, entre otras.

Toda la documentación de la campaña sigue disponible en la web: http://

WW www.nodo50.org/antiglobalizacion

Otro hito ineludible de esas expresiones de malestar y búsqueda de alterna-


tivas fue el Foro Social Mundial, que se llevó a cabo por primera vez en Porto
Alegre, en 2001, y a partir de entonces se realizó anualmente. Si el correo
electrónico y la web fueron claves desde un principio para la convocatoria, con
el correr del tiempo el propio Foro incorporaría la comunicación y el uso de las
nuevas tecnologías como un tema relevante en su agenda de debates. En el
Foro de 2005 se multiplicaron las actividades relacionadas con la temática:

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


199

“se destinaron dos pabellones para albergarlas exclusivamente. El Pabellón A


fue dedicado al Pensamiento Autónomo/Reapropiación y socialización del cono-
cimiento, de los saberes y de las tecnologías. En el Pabellón D se desarrollaron
los debates en torno al tema Comunicación: prácticas contra-hegemónicas,
derechos y alternativas” (Lago Martínez, 2006).

1.

KK Indagar los programas de los foros y la agenda de trabajo de los espacios


altermundistas de los últimos años. ¿Qué temáticas aparecen en relación
con las comunicaciones y la informática y con qué importancia? ¿Cuáles
son las propuestas?

11.1. Contracultura y contrainformación en la web


Desde mediados de la década de 1990 se produjo una rápida expansión del
uso de Internet, con base en el correo electrónico y la aparición de la web.
Como apunta Manuel Castells en el texto ya citado en la Unidad 5, una inte-
resante lección de Internet es que históricamente se desarrolló a partir de una En un texto posterior, Castells
curiosa combinación entre la ciencia universitaria, programas de investigación agrega que la lógica de funcio-
militar norteamericanos y la cultura radical libertaria. namiento de la red ha permitido
convivir e interactuar cuatro cultu-
En su libro Weaving the Web, Berners-Lee sostiene que el extraordinario cre-
ras: la cultura tecnomeritocrática,
cimiento de la red fue posible porque “la gente de Internet construyó la red a la cultura comunitaria virtual, la
su medida: libre y comunitariamente” (citado en Lavaca, 2006: 15). cultura emprendedora y la cultura
Si bien la idea es discutible, en ese sentido puede comprenderse la utili- hacker. Un libro fundamental para
conocer esta última y discutir el
zación política de la red por parte de movimientos políticos, que ha recibido capitalismo mediático es La ética
distintas denominaciones como “ciberactivismo”, “activismo on line”, “hackti- del hacker y el espíritu de la era
vismo” y “protesta electrónica”, entre otros. A su vez, con el desarrollo de la de la información, del finlandés
World Wide Web desde 1994 surgieron experiencias de periodismo en Internet, Pekka Himanen.

caracterizadas como “ciberperiodismo” o “periodismo en línea”, que con el


correr el tiempo exploraron formas de participación de los usuarios, interpela-
dos incluso para la producción de noticias.
En el cruce de ambas experiencias se encuentran los portales de comuni-
cación alternativa y las agencias de contrainformación, que expresaron una
forma de ciberperiodismo militante, aliado o inserto en las luchas de los movi-
mientos sociopolíticos de su época.

LECTURA OBLIGATORIA

Lavaca (2006), “Lo asimétrico”, en: El fin del periodismo y otras bue-

OO nas noticias. Los nuevos medios sociales de comunicación: una hipótesis


y una guía, Lavaca Editora, Buenos Aires.

El grito de Chiapas

Uno de los primeros fenómenos donde se observó la articulación de un movimiento social con
el espacio virtual creado por la nueva tecnología electrónica fue el levantamiento del Ejercito
Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en México ocurrido el 1º de enero de 1994.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


200

Como analizó Jesús Galindo Cáceres, en ese momento se abrió “un frente inédito”
que era Internet: “se produce la diferencia, un público internacional se vincula al conflic-
to local y nacional mexicano y toma partido por los débiles. El efecto es inesperado, se
configura una opinión pública internacional sin la mediación de los foros tradicionales”
(Galindo Cáceres, 325).
Chiapas estaba en la mira del Pentágono: llegaron a concentrarse más de 60.000 solda-
dos en la zona, pero el EZLN logró ganar en la batalla informativa, con herramientas que
eran novedosas. Por eso, a poco de ocurrido el levantamiento de Chiapas, Galindo Cáceres
se arriesgaba a decir que “los medios electrónicos de información colectiva configuran una
cultura de relación distinta a la tecnología”.

En Argentina, en tanto, en esos años surgieron distintas agencias de noticias,


basadas en la potencialidad de Internet: la Agencia de Noticias RedAccion-
ANRED (surgió en 1995, realizando un periódico; se incorporó a la web
poco tiempo después), Red Eco Alternativo (1998), Agencia Walsh (1999),
Indymedia Argentina (2001), La Fogata (2001), COPENOA (2001), los “Diarios
de Urgencia” de Resumen Latinoamericano (2001), Argenpress (2002), Prensa
De Frente (2004) y ADIN (2005), entre otras. Como señala Carina López Monja:

CC
(…) varios de los medios de comunicación que se sostienen en formato web
en Argentina nacen como resistencia al neoliberalismo durante los noventa o
con posterioridad al 2001 y son parte del auge de luchas y debates que se
dan a nivel nacional y que se fortalecieron tras la rebelión de diciembre de ese
año. Estos medios aparecen ligados a los sentires, visiones y formas organiza-
tivas y políticas del momento y uno de sus objetivos es caminar junto con las
organizaciones sociales, políticas, sindicales, estudiantiles y culturales (López
Monja, 2011).

La lista –no concluyente– de las experiencias de información alternativa que


recurrieron a la web y a las listas de correo electrónico, muestra un período de
particular intensidad en 2001-2002, precisamente el clímax de la movilización
social en el país.
El colectivo Lavaca, nacido en ese período, sostiene la hipótesis de una
“crisis del capitalismo mediático”, entendido este como “la construcción de
“…lavaca es un medio social
de comunicación que sentimos poder basada en controlar, restringir y clasificar los flujos de la información”.
la necesidad de crear en el año Para Lavaca, “los medios comerciales de comunicación ya no viven de los rela-
2001. Nuestras primeras crónicas tos que publican, sino de aquellos que ocultan. Su influencia está directamen-
fueron enviadas por correo elec-
te relacionada con su capacidad de invisibilizar información que solo comercia
trónico a una centena de direccio-
nes. Luego, nació la página www. entre exclusivos y excluyentes públicos” (Lavaca, 2006: 6-7).
lavaca.org con un lema: antico-
pyrigth” (Lavaca, 2006: 1). Hoy
Lavaca edita además un periódi-

CC
co (Mu), realiza un programa de Entre los escombros del 11 de septiembre pueden encontrarse los restos de
radio, desarrolla cursos y sostiene la que fue la gran propaladora de noticias global: CNN. La emisora que en los
un espacio cultural. años 90 consolidó su estilo informativo de Cinta Transportadora de Información
Continua fue un símbolo también de otro fenómeno de los tiempos victoriosos
del capital: las megafusiones (Lavaca, 2006: 20).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


201

En ese contexto es que nacieron y se desarrollaron distintos medios “alter-


nativos” de información en la web que, como caracteriza Pascual Calicchio,
“si bien no son orgánicos de ninguna organización, pueden ser considerados
´orgánicos´ en el sentido amplio del término gramsciano ya que conciben al
periodismo como una práctica militante” (Calicchio, 2004).

LECTURA RECOMENDADA

RR
Colectivo ConoSur (2004), “Alternatividad en Internet: tres experiencias en la Red”,
en: Vinelli, N. y Rodríguez Esperón, C. (comp.), Contrainformación. Medios alter-
nativos para la acción política, Peña Lillo/Contiente, Buenos Aires.

López Monja, C. (2011), “Comunicación y movimientos populares: avances y


desafíos en la construcción de poder popular”, Revista Herramienta Nº 47, Buenos
Aires, julio.

PARA REFLEXIONAR

Si bien hoy es común encontrar reivindicaciones “anti-copyrigth”,

PP licencias creative commons y referencias al uso de sofware libre, la


reflexión crítica sobre la tecnología no estuvo en estos sitios desde
un principio.

2.

KK Armar un mapa actualizado de sitios contrainformativos de tu región.


Explorar sus webs para relevar las temáticas trabajadas, el tipo de licen-
cias utilizadas en el material publicado, etcétera.

11.2. El video popular


El otro fenómeno que acompañó a la movilización social de fines de los años
noventa y principios de los 2000, fue la producción de video documental.
Como resume Calicchio:

CC
(…) en 2001 se combinaron en Argentina una gran crisis de representación po-
lítica que arrastró a todas las instituciones, incluidos los medios, una búsque-
da de participación a través de distintas formas de organización social, una
nueva camada de nuevos comunicadores sociales, documentalistas, cineas-
tas, formados en las universidades, terciarios, escuelas de cine surgidos como
hongos en los 90 y nuevamente un abaratamiento de las tecnologías a partir
de la digitalización que permitía tener cámaras cada vez más pequeñas y bara-
tas y poder editar en una computadora medianamente potente. (…) Las pro-
pias organizaciones sociales también armaron sus equipos de realizadores au-
diovisuales (Calicchio, 2011: 80).

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


202

En ese contexto de crisis económica, social y política se registró una verdade-


ra irrupción del documental con cientos de realizaciones de ese género que
desde una perspectiva social pusieron foco en los conflictos sociales. Un dato
clave de la época es que estas imágenes de la crisis argentina no surgieron
en la televisión sino de otro montón de cámaras y espacios de exhibición
informales.

CC
(…) la mayoría de aquellos que buscaron la posibilidad de transmitir nuevos
mensajes a través del formato audiovisual se abocaron a la realización y no a
la distribución, salvo a través de internet y las redes sociales. No hubo un es-
tallido de canales comunitarios, truchos, alternativos, sino la conformación de
colectivos de realizadores que constantemente se encontraron con un proble-
ma: ¿Cómo hacer que alguien vea esos materiales? Materiales que en general
estaban pensados para el cine y no para la TV (Calicchio, 2011: 80).

Así, adquirieron gran protagonismo los colectivos y organizaciones que hicie-


ron del documental una herramienta de lucha y de intervención social. Entre
los más importantes se destacan el Movimiento de Documentalistas, la
Asociación de Documentalistas, agrupaciones político-artísticas como Ojo
Obrero, Contraimagen, Alavío Video, H.I.J.O.S., el grupo 1 de Mayo, el colectivo
Argentina Arde, Grupo de Cine Insurgente, Grupo de Boedo Films, Indymedia,
Wayruro Comunicación Popular, etcétera (González, 2013).
Cada una de estas experiencias
tiene su propia historia. Algunas
arrancan tempranamente: el
Equipo de Comunicación Popular PARA REFLEXIONAR
Wayruro, por ejemplo, trabaja
Es interesante advertir la participación de varios de los actores de esta
desde 1992, luego de los esta-
llidos sociales del Jujeñazo. Una
de sus primeras producciones fue
una revista.
PP etapa de resistencia audiovisual, como productores en el marco de las
políticas públicas de comunicación que se abrieron a partir de 2009,
y también como impulsores de canales de televisión populares, alter-
nativos y comunitarios.

Más de 500 documentales producidos en diversos formatos y tecnologías


circularon por festivales, universidades, sindicatos y organizaciones sociales.
Fueron expresiones de un fenómeno que recibió distintas denominaciones
–“cine documental militante”, cine “urgente” o “audiovisuales de combate”– y
que tiene lazos de continuidad identitaria con propuestas previas de la cine-
matografía argentina, como las que encarnó la Escuela de Cine del Litoral y
particularmente Fernando Birri a fines de los años cincuenta, y pocos años
después el Grupo Cine Liberación o el Cine de la Base.

Un cine piquetero
Entre el 6 y el 13 de diciembre de 2001, días antes del estallido que terminaría con el
Gobierno neoliberal de la Alianza UCR-Frepaso, se realizó el “Ciclo de Cine Piquetero”,
donde se presentaron materiales del Grupo de Cine Insurgente, Ojo obrero, Boedo Films, El
cuarto patio, Alavío, Contraimagen, Grupo Primero de Mayo, Adoquín Video, entre otros.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


203

El denominado “Cine Piquetero” fue protagonizado por un conjunto de realizadores


que acompañaron esa novedosa expresión del conflicto social. Entre estos trabajos se des-
tacan “Piqueteras” y “Ninguneados” y otros como “Matanza” del Grupo Documental 1°
de Mayo, que se mete en el interior del barrio María Elena del partido bonaerense de La
Matanza, “Hasta donde dea”, sobre la lucha de piqueteros de Mar del Plata donde mili-
taba el dirigente y preso político Emilio Alí, y “El rostro de la Dignidad” realizado por
miembros del Movimiento de Trabajadores Desocupados de San Francisco Solano y que
fue producido como herramienta de lucha del movimiento. Permanentemente se articuló
entre movimientos de documentalistas o realizadores independientes junto a movimientos
de trabajadores desocupados de distintas partes del país.

El ensayo de señales propias de TV tiene un desarrollo reciente en Argentina,


más allá de algunas experiencias pioneras como el Canal 4 Utopía en el
barrio de Caballito, considerado una referencia de la televisión alternativa en En las décadas de 1980 y 1990
el país. Fue un canal participativo que funcionó entre 1990 y 2000, debiendo hubo canales de baja poten-
cia en Alejandro Korn, Guernica,
soportar múltiples juicios y allanamientos a los que resistió con el respaldo
Avellaneda, Lanús, Moreno, Tigre,
de los vecinos. Ciudadela, Morón, Adrogué, Villa
Lugano y Castelar.

TV Utopía
Aunque no fue el primer canal de aire alternativo, TV Utopía se convirtió en una “expe-
riencia mítica”. Su creador, Fabián Moyano, se inspiró en una experiencia brasileña
y junto a un grupo de compañeros hizo varios intentos –primero en la frecuencia de
Canal 6, luego en el Canal 4– hasta salir al aire definitivamente. Según relata Fernando
Kirchmar, el canal transmitió durante las 24 horas del día hasta el año 1999. “Los vecinos
del barrio fueron tan parte del proyecto como los integrantes fundadores, interviniendo
constantemente en la producción, emisión y difusión de los contenidos, quebrando de
esta manera con el modelo tradicional verticalista de los medios hegemónicos de comu-
nicación (…) ´Había dos tipos de Asamblea: la de televidentes y la de los que participá-
bamos más directamente en el canal. Pero la Asamblea de Televidentes tenía voz y voto,
quizás no sobre qué programa iba o qué programa no, pero sí sobre las decisiones acer-
ca de la continuidad del canal, por ejemplo qué pasos se iban a seguir si había un nuevo
allanamiento. En cuanto a la programación también se daban debates, incluso al aire´
(Villarreal, entrevista 2010)” (Kirchmar, 2011: 175-176).
Tras el fallecimiento de Fabián Moyano y la partida de otros integrantes, sumado al
desgaste por la permanente persecución y las amenazas de decomiso, el proyecto de Utopía
fue declinando. En 1999, después de un último allanamiento, el canal dejó de transmitir.

En Youtube hay disponibles declaraciones de Fabián Moyano sobre el

EE surgimiento de Canal 4 Utopía:

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


204

<Youtube.com/watch?v=8i2d7WrIy38>

EE

<https://www.youtube.com/watch?v=O6bwwCwmGf0>
TV Utopía. Documental. Guión y Dirección: Sebastián Deus.
Producción: Ocellus y Salamanca Cine. Argentina, 2011.

También hubo proyectos que se denominaban “televisivos” y eran, en rigor,


experiencias basadas en la utilización del VHS. Es el caso de La Conjura TV,
en Rosario: “fue pensada como un canal de televisión usando el video como
soporte. De esta forma, no hay transmisiones sino múltiples reproducciones,
aprovechando la presencia avasallante del electrodoméstico televisión en el
espacio público. Donde haya una tele y una videocasetera se puede emitir La
Conjura…” (La Conjura TV, 2004).
Entre otros factores, esto está vinculado a una característica del sector
televisivo muy acentuada en el caso argentino: la avanzada de la televisión
por cable y satelital que, incluso siendo paga, desplazó a la TV por aire, espe-
También forman parte de esa
instancia de coordinación: Canal cialmente en las ciudades.
4 Darío y Maxi, En Movimiento En ese sentido, un nuevo escenario para los proyectos de televisión alter-
TV, Faro TV, Cine Insurgente, nativa y popular se abre a partir de la etapa de convergencia digital. La posibi-
Silbando Bembas, Ojo Obrero y
lidad de la transmisión en vivo por Internet (streaming), ha dado lugar a nuevas
Pachamérica TV de Jujuy.
experiencias como Barricada o TVPTS, dos de las experiencias que integran el
actual Espacio Abierto de Televisoras Alternativas, Populares y Comunitarias.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


205

http://www.barricadatv.org/

WW www.tvpts.tv

Con la incursión en Internet, los canales pueden llegar a todo el mundo y no


están condenados al acotado radio geográfico de los canales de baja potencia.
La desventaja de este tipo de emisión es que no permiten el “zapping”, que
forma parte de la práctica de consumo habitual de la televisión. No obstante,
la posibilidad de compartir videos y webs en las redes sociales está constitu-
yendo una forma nueva de zapear.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Caballero, D. (2011), “Alternativa 2.0 o la web como momento estratégico de la TV
alternativa”, en: Vinelli, N. (comp.), Comunicación y televisión popular, El Río Suena,
Buenos Aires.

PARA REFLEXIONAR

Con el avance de la convergencia, cada vez menos se podrá hablar

PP de portales de Internet por un lado y producciones audiovisuales por


otro. Por el contrario, hoy los colectivos de comunicación populares
son productores de mensajes en distintos lenguajes y soportes: una
misma experiencia edita un periódico, realiza micros radiales, lanza
documentales cortos sobre temas específicos y hace confluir todo eso
en una Web y/o el perfil de una red social.

11.3. Lecciones globales

“¿Por qué Indymedia no se convirtió en Facebook? La


pregunta es por demás provocadora y el lector más entrenado
tenderá a pensar que la pregunta es ´aberrante´ en términos
epistemológicos. Pero el emblemático sitio de las revueltas
contraculturales de fines de los ’90 y comienzos de 2000 intenta
mantener el tren como faro globalofóbico, que fue cuando
Internet todavía no había acuñado el concepto de la web
social 2.0. En estos años, Indymedia ha sido una fascinante
experiencia de contrainformación, de producción colaborativa
de periodismo, de trabajo en las ´bases´ y de conexiones
sociales” (Blejman, 2011)

Indymedia es un colectivo conformado por activistas y periodistas que surgió,


como ya vimos, en el marco de las manifestaciones en Seattle de 1999 contra
la reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Allí emergió el pro-
yecto de crear un Centro Independiente de Medios para cubrir las protestas.
Las crónicas realizadas esos días sobre la represión policial a la manifes-
tación se leyeron en todo el mundo: la página recién nacida recibió más de

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


206

1.500.000 de visitas de distintos puntos del planeta. Este “éxito” inspiró la


creación de centros de información similares en todo el mundo, conformando
una red. El de Seattle fue el primer nodo de esa articulación.
Una de las características distintivas y novedosas de Indymedia fue incluir
una “sección abierta” en su web donde cualquiera podía colocar su noticia, o
discutir una publicación de otro. “Cada noticia, lejos de ser un producto cerra-
do, es un posible disparador de discusiones entre los navegantes” (ConoSur,
2004). Es en este sentido que Mariano Blejman –al igual que otros autores– pro-
pone pensar a Indymedia como un precursor de las estrategias de la web 2.0.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Blejman, M. (2011), “El rol de Indymedia después del 19 y 20 de diciembre. Antes
de la web 2.0”, Página/12, Buenos Aires, 27 de diciembre.

Indymedia se convirtió en una suerte de “vocero” de la lucha contra la globa-


lización neoliberal, que tuvo particularidades en cada país. Cada Indymedia
local funciona como grupo autónomo, sin una “sede central” que determine
líneas de acción. Así se formaron más de 150 nodos que abarcan todos los
continentes. En ese sentido, hablamos en esta unidad de una “lección global”.
La versión Argentina de Indymedia nació en abril de 2001, en el marco de
las movilizaciones contra el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).
Y tuvo su momento de auge y mayor reconocimiento mundial en 2002, luego
del estallido que terminó con el gobierno de Fernando de la Rúa y en pleno
desarrollo de los movimientos de trabajadores desocupados, las empresas
recuperadas y las asambleas barriales.

CC
El 19 y 20 de diciembre marcó un punto de inflexión para Indymedia. El proce-
so de crecimiento se aceleró rápidamente junto con las movilizaciones popula-
res y la campaña desinformativa de los grandes medios de comunicación. “El
19 y 20 nos cambió la vida –dice Sebastián (Hacher)–. Se cuadriplicó la canti-
dad de gente que quería participar en Indymedia. La gente empezó a cuestio-
nar a los medios, empezó a ver que los medios no reflejaban su propia reali-
dad, y ahí es donde nosotros y otros grupos ganamos un montón de público”.
Durante julio de 2002, Indymedia Argentina recibió 2 millones de hits y 600 mil
páginas visitadas, lo que la convirtió en el sitio más visitado de la red mundial
de Indymedia (Colectivo ConoSur, 2004).

El lema que adoptó Indymedia mundialmente fue “Don´t hate the media, Be
the media!” (no odies a los medios, sé los medios). La propuesta era –y sigue
siendo– que cada persona podía ser corresponsal. Se cumplía así la búsque-
da de eliminar la distancia entre emisión y recepción –anhelada por muchos
proyectos de comunicación alternativa–, con el riesgo de habilitar la circulación
de información muchas veces falsa o no chequeada.
No obstante, se consideraba la intervención del “colectivo editorial” para
eliminar contenidos racistas, sexistas, autoritarios, etcétera.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


207

Un cambio gestado en el tiempo


Los sucesivos avances tecnológicos fueron habilitando mayores posibilidades para la circula-
ción de información. Eso permitió pensar “corresponsalías populares” que compitieran casi
en pie de igualdad con los medios hegemónicos. Un cambio en ese sentido ya se advertía
a fines de los años setenta, cuando además de emerger las “radios libres”, se extendían las
líneas telefónicas. Así, un artículo de Umberto Eco publicado en esos años planteaba: “Me
dicen que Radio Popular se adelantó a la ANSA cuarenta minutos en dar la noticia de la
muerte del estudiante Lorusso en Bolonia. No me extrañaría: las radios independientes
han lanzado la nueva figura del corresponsal con fichas de teléfono. Es un chico cualquiera,
incluso informalmente vinculado a la radio, que entra en un bar, pide diez fichas e informa
en directo a la radio de lo que está viendo. Es una revolución en la técnica del periodismo.
Nos hallamos ante un periodismo de lo instantáneo” (Eco, 1981: 214).

En los últimos años, Indymedia ha quedado opacado por el avance de la


denominada “Web 2.0”, que es el resultado de una suma de transformaciones
técnicas y sociales en las maneras de intercambiar datos y comunicarse en “Web 2.0” fue un término propues-
Internet. to por Tim O’Reilly para nombrar
un conjunto de tecnologías para
gestionar información en red (RSS,
folksonomías, blogs, etiquetado,
etc.) y las prácticas asociadas,

CC
[…] la Web 2.0 estableció las bases para compartir conocimiento a través de
muchas de las cuales ya existían
canales más interactivos, facilitando la publicación e intercambio de datos (…)
previamente en menor escala.
Los servicios de la Web 2.0 han facilitado la interacción de los usuarios mejo-
rando la usabilidad pero esta socialización de Internet se ha apoyado en buena
medida en servicios comerciales, fomentando los intereses privados y empre-
sariales en un entorno digital que nació de la colaboración y construcción de
bienes comunes (Candón Mena, 2012).

La inspiración capitalista del desarrollo de la Web 2.0 implica un peligro para


la privacidad. Como indica José Candón Mena, muchas redes sociales “vie- En la expansión comercial de las
nen determinadas por un modelo de negocio que se basa precisamente en la redes sociales también hay riesgos
comercialización de los datos de los usuarios, información que es procesada referidos a la conservación de la
mediante técnicas de minería de datos para establecer perfiles y vínculos memoria colectiva, la posibilidad
de censura y la acumulación de
personales con fines publicitarios y de control gubernamental”. poder en pocas manos.

LECTURA OBLIGATORIA

Candón Mena, J. (2012), “Soberanía tecnológica en la era de las

OO redes”, en: Revista Internacional de Pensamiento Político (RIPP), Nº7,


Universidad Pablo de Olavide de Sevilla.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


208

PARA REFLEXIONAR

Mientras Mark Zuckerberg –el creador de Facebook– anunció el fin

PP de la era de la privacidad, vale recordar –entre otras decisiones que


definen ideológicamente a la experiencia– que una política de Indy-
media fue no guardar la información referida a las direcciones de ori-
gen (IP) de los usuarios que ingresaban a su Web.

Producto de esas nuevas formas de uso de la web se observa un progresivo


declive de la red Indymedia, frente al cual los distintos nodos han ensayado
respuestas puntuales y generalmente insatisfactorias. En tiempos recientes
se ha registrado la finalización de la actividad de algunos de los centros que
integraban la Red. Es el caso, por ejemplo, del Indymedia del Estrecho de
Gibraltar (Indymedia estrecho o Indymedia madiad, en árabe) que comenzó
Este espacio geopolítico se corres-
ponde con Andalucía, al sur de en junio de 2003 y durante una década informó sobre ese territorio fronterizo
la Península Ibérica, el noroeste de la Unión Europea con el Norte de África. El nodo había congregado a una
de África y se extiende hasta el amplia red de activistas andaluces vinculados o preocupados por problemá-
Sahara y las Islas Canarias.
ticas de inmigración, militarización de la zona, tecnoactivismo, cultura libre,
ocupaciones y desalojos.
En la noche del 27 de septiembre de 2013, el colectivo editorial Indymedia
estrecho publicó el siguiente texto de despedida:

CC
Tras diez años de vida como medio de información alternativo ha llegado el mo-
mento de despedirnos. El escaso uso que de esta herramienta de comunica-
ción hacen las personas y colectivos a quienes está destinada nos indica que
su tiempo ya pasó. En los últimos años creímos que la censura y el control de
la privacidad de las redes propietarias revalorizarían nuestro medio indepen-
diente (Indymedia), que desde su nacimiento garantizó la libertad de publica-
ción y el anonimato. No ha sido así y nuestros destinatarios naturales han pre-
ferido la eficacia y comodidad que ofrecen las gigantes redes sociales privadas
frente a los proyectos autónomos, siempre llenos de dificultades técnicas y es-
casez de recursos. Los pocos que hemos quedado hemos decidido clausurar
indefinidamente el proyecto para dedicar nuestro tiempo y esfuerzo a otros re-
tos. No nos vamos, seguimos avanzando.
En breve clausuraremos la edición y desactivaremos el sitio. Agradecemos vues-
tro interés y colaboración y esperamos vernos en nuevos proyectos de contra
información.

En otros casos, los colectivos editoriales han cesado su actividad sin despedir-
se ni dar explicaciones. Indymedia como red global sigue funcionando, aunque
sin la vitalidad y la referencia que alcanzó a tener en el pasado.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


209

Referencias bibliográficas

Blejman, M. (2011), “El rol de Indymedia después del 19 y 20 de diciembre.


Antes de la web 2.0”, Página/12, 27 de diciembre.
Calicchio, P. (2004), “Los piqueteros y los medios. ¿Por qué hablar de
comunicación?”, en: Vinelli, N. y Rodríguez Esperón, C. (comp.),
Contrainformación. Medios alternativos para la acción política, Peña Lillo/
Contiente, Buenos Aires.
Calicchio, P. (2011), “Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Problemas
y desafíos de las televisoras populares”, en: Vinelli, N. (compiladora),
Comunicación y televisión popular, El Río Suena, Buenos Aires.
Candón Mena, J. (2012), “Soberanía tecnológica en la era de las redes”, en
Revista Internacional de Pensamiento Político (RIPP), Nº7, Universidad
Pablo de Olavide de Sevilla.
Castells, M. (1999), “Internet y la Sociedad Red”, Lección inaugural del
programa de doctorado sobre la sociedad de la información y el
conocimiento (UOC).
Colectivo ConoSur (2004), “Alternatividad en Internet: tres experiencias en la
Red”, en: Vinelli, N. y Rodríguez Esperón, C. (comp.), Contrainformación.
Medios alternativos para la acción política, Peña Lillo/Contiente, Buenos
Aires.
Eco, U. (1981), “Una nueva era en la libertad de expresión”, en Bassets, L.
(ed.), De las ondas rojas a las radios libres. Textos para la historia de la
radio, Editorial Gustavo Gili, Barcelona.
Galindo Cáceres, J. (1997), “Comunidad virtual y cibercultura. El caso del
EZLN en México”, en: Sierra Caballero, F. Comunicación e insurgencia. La
información y la propaganda en la guerra de Chiapas, Argitaletxe HIRU,
Guipúzcoa.
González, N. (2013), Relatos audiovisuales de Argentina. De la crisis a la televisión
digital. Tesis de Maestría en Periodismo y Medios de Comunicación,
Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Universidad Nacional de
La Plata.
Krichmar, F. (2011), “Crear en Estado de Necesidad”, en Vinelli, N. (compiladora),
Comunicación y televisión popular, El Río Suena, Buenos Aires.
La conjura TV (2004), “Luz, cámara, acción directa”, en Vinelli, N. y Rodríguez
Esperón, C. (comp.), Contrainformación. Medios alternativos para la acción
política, Peña Lillo/Contiente, Buenos Aires.
Lago Martínez, S. y otros (2006), Internet y lucha política. Los movimientos
sociales en la red, Capital Intelectual (Colección Claves para Todos, Nº
60), Buenos Aires.
Lavaca (2006), El fin del periodismo y otras buenas noticias. Los nuevos medios
sociales de comunicación: una hipótesis y una guía, Lavaca Editora,
Buenos Aires.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


210

López Monja, C. (2011), “Comunicación y movimientos populares: avances y


desafíos en la construcción de poder popular”, Revista Herramienta Nº
47, Buenos Aires, julio.
Marí Sáez, V. (2008), “Claves para la incorporación creativa de las tecnologías
de la información y la comunicación a los movimientos sociales”, en:
Gumucio-Dagron, A. y Tufte, T. (comp.), Antología de comunicación para el
cambio social: lecturas históricas y contemporáneas, Plural, La Paz.
Mattelart, A. y Piemme, J. (1981), La televisión alternativa, Barcelona, Anagrama.
Mccaughey, M. y Ayers, M. (2003), Cyberactivism: Online Activism in Theory and
Practice, Routledge, Nueva York.
Sandoval, L. R. (2010), “Sitios web contrainformativos (o de cómo la
tecnología reactualiza viejas discusiones)”, en: Oficios Terrestres, Nº
26, La Plata. Disponible en: <http://perio.unlp.edu.ar/ojs/index.php/
oficiosterrestres/article/view/156>.
Sierra Caballero, F. (1997), Comunicación e insurgencia. La información y la
propaganda en la guerra de Chiapas, Argitaletxe HIRU, Guipúzcoa.
Stallman, R. (2001), “Por qué el software no debe tener propietarios”, en
Internet, hackers y software libre, editora fantasma, Buenos Aires, 2005.
(Aparecido originalmente en la revista Archipiélago).
Vinelli, N. y Rodríguez Esperón, C. (comp.) (2004), Contrainformación. Medios
alternativos para la acción política, Peña Lillo/Contiente, Buenos Aires.
Edición electrónica: www.dariovive.org, 2008.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


211

12

Medios para la liberación

Objetivos
•• Aportar a un conocimiento contextualizado de las prácticas de comunica-
ción de los sectores populares en América Latina, indagando experiencias
de reorganización del periodismo y las “industrias culturales” en contextos
de transformación social.
•• Identificar y discutir los desafíos que implica desarrollar prácticas mediá-
ticas comprometidas con procesos revolucionarios que implican cambios
económicos, sociales y culturales;

“La revolución debe concebirse como un proyecto total


aunque la propiedad de una empresa pueda cambiar de manos
bruscamente y lo imaginario colectivo requiera un largo proceso
de transformación (…) La apuesta por el socialismo es definitiva
y para conquistarlo es preciso cortar una a una las siete cabezas
de un dragón que sabe regenerarlas en formas insospechadas”
(Schmucler, 1972: 5-8)

“El triunfo de la revolución tampoco significa que a las


veinticuatro horas, o a los veinticinco meses, todos los problemas
de la cultura vayan a quedar automáticamente solucionados”
(Benedetti, 1974: 104)

Las vertientes de experiencias de comunicación popular presentadas en las


unidades anteriores, refieren a medios que –cada uno a su modo– han sido
herramienta de grupos políticos, organizaciones sociales y movimientos que
cuestionaron o cuestionan el statu quo y buscan cambios sociales. Ahora bien:
¿qué pasa cuando un Estado se transforma efectivamente?, ¿cómo deben ser
los medios en una sociedad que ya no tiene la propiedad privada como regla
general e inviolable?, ¿es posible, frente a la construcción de nuevas realida-
des, pensar la posibilidad de lo público-comunitario?, ¿qué rol cumplen los
profesionales de la comunicación en un proceso de transición al socialismo?
Algunos de esos interrogantes se plantearon en situaciones históricas
específicas, como la Cuba socialista o el Chile de la Unidad Popular, cuando
se asumió la posibilidad de pensar una “industria cultural revolucionaria”. Si
nos atuviéramos a esos procesos, este apartado debió haber aparecido antes,
previo a los que se ocupan de experiencias de los años ochenta, noventa y
principios de siglo. Sin embargo, el recorrido cierra con los “medios para la
liberación” porque pensamos que el tiempo de esta Unidad es, en realidad,
el futuro.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


212

En estas últimas páginas haremos un repaso de algunos casos históricos


de los que retomaremos, ante todo, preguntas inquietantes acerca de cómo
debe ser la comunicación en sociedades distintas a las que hoy sobrevivimos
y resistimos.

12.1. Los medios populares en contextos de


transformación social
El mundo capitalista en que vivimos no se define solo por la propiedad priva-
da de los medios de producción. Considerarlo así ha sido un error de ciertos
proyectos revolucionarios que creyeron que revirtiendo esa situación, toda
injusticia y desigualdad estarían solucionadas. Sin embargo, una verdadera
transformación requiere cambiar mucho más que las relaciones de los seres
humanos con las cosas (relaciones de propiedad): también sus relaciones
entre sí y con el ambiente en que viven. En otras palabras: toda revolución
implica una revolución cultural y requiere profundos cambios de valores y
prácticas.
En ese proceso, el trabajo de los periodistas y el rol de los medios no pue-
den quedar inmunes. En las unidades anteriores hemos hablado de medios
militantes y comunitarios, medios que buscaron la construcción de alternati-
vas, medios que fueron herramientas de resistencia contra dictaduras y trin-
cheras en la guerra de guerrillas en busca de cambios revolucionarios. Ahora
bien, ¿qué pasa cuando la revolución se vuelve posible?, ¿qué rol debe-
rían jugar los medios en un mundo nuevo? y ¿cómo deben funcionar en la
transición?
Algunas de esas preguntas se plantearon en el pasado, en ciertos contex-
tos específicos, ante experiencias que por distintas vías buscaron la cons-
trucción del socialismo. En América Latina, es enriquecedor conocer las dis-
cusiones y proyectos que se forjaron en el proceso de liberación posterior al
triunfo de la Revolución Cubana, en 1959, y en los años de Gobierno de la
Unidad Popular en Chile, tras el acceso al poder en las elecciones del 4 de
septiembre de 1970.

12.1.1. Herramientas en la transición


La experiencia que recuperaremos de Cuba en estas páginas no es la situa-
ción mediática actual, producto de años de un Gobierno de partido único, que
redujeron la prensa a un grupo de medios oficialistas que tratan la política
internacional con mucha más profundidad que la situación propia.
La lucha por la liberación cubana tuvo, en cambio, un proceso particular-
mente interesante para analizar que es la “batalla por la liberad de expresión”
(Ortega, 1989) que se desató entre 1959-1962, cuando los medios –los here-
dados de la dictadura batistiana, los creados por la guerrilla y los que empe-
zaban a surgir– fueron arena de batallas en una transición hacia otra forma
de producción y de vida.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


213

CC
[...] con nuevos nombres de Radio Rebelde y Rabio Mambí surgieron emisoras
que defendían la Revolución. También fueron intervenidos los libelos batistia-
nos Ataja, Alerta y Mañana. Tiempo de Cuba, vocero del gángster Rolando
Masferrer y de su banda de asesinos y torturadores, los “Tigres”, fue destroza-
do por el pueblo indignado. En los talleres de Alerta comenzó a publicarse
Revolución, órgano del MR 26-7, y enseguida resurgieron los diarios, asaltados
y clausurados por la tiranía, Noticias de Hoy del Partido Socialista Popular y La
Calle de Luis Orlando Rodríguez. El 15 de marzo nació Combate, órgano del
Directorio Revolucionario 13 de Marzo (Ortega, 1989: 29).

Entre los medios existentes, la mayoría rápidamente hizo causa común con la
resistencia empresarial a los cambios sociales que se avecinaban. Así, antes
de que Fidel Castro ingresara en La Habana, Bohemia ya había publicado un
editorial titulado “Contra el comunismo” y un mes después publicaría otro: “El
camino de Cuba no es el de Rusia”.
Pero rápidamente, también, comenzaron a hacerse evidentes las diferen-
cias de muchos trabajadores de prensa con la política de sus empresas. El
9 de mayo de 1959, por ejemplo, fue convocada una asamblea extraordina-
ria del Círculo Nacional de Periodistas, que tuvo como único punto a tratar la
campaña difamatoria de algunos órganos de prensa extranjera contra Cuba.
Pronto aparecieron reclamos para poder expresar “derechos a réplica” y acla-
raciones frente a noticias que tergiversaban la verdad, y se crearon comisio-
nes de “vigilancia a la libertad de expresión”.
El 26 de diciembre de 1959 la conducción del Colegio Provincial de
Periodistas de La Habana decidió que se aclararía por nota toda publicación
que contuviera datos falsos o insidiosos que buscaran dañar los intereses de
la nación o de la revolución. Pronto tuvo el apoyo de la Federación Nacional
de Artes Gráficas y del Colegio Nacional de Locutores, que definieron un texto
que se publicaría al final en cada una de esas notas:

CC
Esta información se publica por voluntad de esta empresa periodística en uso
legítimo de la libertad de prensa existente en Cuba pero los periodistas y obre-
ros gráficos [o locutores] de este centro de trabajo expresan también en uso El recurso de la coletilla se reto-
de ese derecho que el contenido de la misma no se ajusta a la verdad ni a la maría, por presión de los trabaja-
dores, en algunos diarios provin-
más elemental ética periodística (citado en Ortega, 117-18).
ciales de Chile durante el Gobierno
de la Unidad Popular (Mattelart,
1973: 186).
Así nació el recurso de la coletilla, inicialmente utilizado en informaciones que
provenían de cables de agencias extranjeras, pero luego extendido también a
las notas editoriales de los diarios.
El 4 de enero de 1960, las mismas tres organizaciones suscribieron un
documento que Gregorio Ortega define como “toda una expresión de con- Todavía no se había constituido el
ciencia de clase y de precisa comprensión del momento decisivo que vivía la Frente Independiente de Emisoras
nación”. Decía así: Libres (FIEL) ya mencionado en
la Unidad 9.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


214

CC
Si existe en Cuba un sector laboral complejo y difícil de normar en los tiempos
actuales es el de la prensa, ya sea escrita, radial o televisada. Su doble carác-
ter de empresa privada con una función de servicio público tal que no puede
responder a los intereses superiores de la sociedad en que actúa, la torna de
complicada manipulación cuando estos últimos pugnan con los particulares de
la entidad que patrocina el órgano de expresión.
Debatiéndonos como estamos entre dos polos opuestos, no existen más que
dos posiciones posibles, totalmente irreconciliables: o se está con la Revolución
o contra ella. Porque las posiciones intermedias, si se orientan con fines políti-
cos, coinciden necesariamente con el propósito contrarrevolucionario, al debili-
tar la República posibilitando su asalto (en Ortega, 1989: 117-118).

Unos días más tarde, el planteo fue ratificado por la junta de gobierno del
Colegio Nacional de Periodistas. En los distintos periódicos se crearon “comi-
tés de libertad de prensa” integrados por periodistas y obreros gráficos.
Los periódicos revolucionarios celebraron la medida de los trabajado-
res de los medios privados. En una columna editorial, titulada “Libertad de
prensa, ¿para qué, para quiénes?”, Hoy la defendió como un “derecho de
réplica de los trabajadores”. Por su parte, Revolución afirmó: “La Revolución
Cubana, tan rica en aportes originales, acaba de hacer uno nuevo por vez
primera en la historia de la humanidad en la página de un periódico: obre-
La Sociedad Interamericana de
Prensa (SIP), históricamente ros y periodistas señalan las mentiras de los mercaderes de la prensa” (en
representante de los intereses Ortega, 1989: 142).
patronales y frecuentemente alia- La Revolución Cubana plantearía otras novedades en la producción de herra-
da a las dictaduras de la región, lo
reconocía en su propia reacción:
mientas de comunicación. Mario Benedetti (1974) destaca el cine documental
“Lo único que no puede negarse y el afiche político. También fue importante el Noticiero ICAIC Latinoamericano,
es la originalidad de la invención. tomado en nuestros días como referencia por grupos que apuestan a la cons-
Hasta ahora ni se le había ocu- trucción de televisoras alternativas y populares. El Noticiero… le dio “al perio-
rrido a nadie, en ninguna época,
ni en ninguna parte del mundo”. dismo cinematográfico cubano, además de una ideología, una audacia en el
montaje de la banda de imagen y sonido, producto de la escasez de recursos
técnicos y de la experimentación estética” (Bustos, 2011: 150). Emitido por
primera vez el 6 de junio de 1960, tuvo 1490 ediciones repartidas semanal-
mente durante tres décadas.
La experiencia surgió en el Instituto Cubano del Arte e Industria
Cinematográficos (ICAIC), creado por el Gobierno revolucionario para la pro-
moción del cine, a través de la que, según Gabriela Bustos, fue “la prime-
ra resolución dictada por el Gobierno revolucionario en el ámbito cultural…”
(Bustos, 2011: 146-147).
El Noticiero se inscribió en el marco de un cine militante al que apostó una
generación de cineastas políticamente comprometidos en todo el continente,
a los que ya hemos hecho referencia en unidades anteriores:

CC
(…) el Movimiento del Nuevo Cine Latinoamericano supo conjugar, a veces con
un nivel alto de conflictividad, las diferentes cosmovisiones identitarias de un
nuevo cine político latinoamericano puestas en juego, que postularon la espe-
cificidad de un “cine imperfecto”, alejado del “cine reaccionario” técnica y ar-
tísticamente logrado en el caso del ICAIC en Cuba; la de una antropología dia-
léctica de “la estética del hambre”, “la estética de la violencia” y “la estética
del sueño”, de orden sociológico antes que estético, como en el caso de Brasil

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


215

y el Cinema Novo; la del “tercer cine” en Argentina vía Grupo Cine Liberación o
de la mano del Cine de la Base la reivindicación del cine “como arma de con-
trainformación”; y “como arma de combate” en Bolivia desde el Grupo
Ukamau; entre otras (Bustos, 2011: 149).
En Bolivia, desde principios de
la década de 1950 se perfiló un
“cine junto al pueblo”, de fuerte

EE contenido indigenista, con docu-


mentales de Jorge Ruíz y Jorge
Sanjinés.

<http://www.youtube.com/watch?v=Br71kmRF0Js>
En Youtube hay disponibles múltiples ediciones del Noticiero, especial-
mente las emitidas a partir de 1980.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Bustos, G. (2011), “Santiago Álvarez y el Noticiero de la Revolución Cubana”, en:
Vinelli, N. (comp.), Comunicación y televisión popular, El Río Suena, Buenos Aires.

EE
Cuando Armand Mattelart se
reunió –en 1975– con el editor
Seth Siegelaub para trabajar el
proyecto Communication and
Class Struggle, venía de trabajar
El camino de Santiago –periodismo, cine y revolución– (2013). Documental en la experiencia chilena: “Allí se
de Fernando Krichmar y Alejandra Guzzo, 95 minutos. había podido ver en vivo los efec-
tos de realidad de la carencia de
referentes críticos en el momento
de formular políticas de comuni-
12.1.2. La búsqueda de una “industria cultural revolucionaria” cación y de cultura” (Mattelart,
2011: 9).
Probablemente sea en el contexto de Chile durante el gobierno de Salvador
Allende (1970-1973) cuando se dieron los debates más profundos en América
Latina acerca de qué hacer con los medios y cuál sería su función en las nuevas
sociedades en construcción. Al acceder la Unidad Popular a la conducción del
Estado, Chile tenía un fuerte desarrollo de sus industrias culturales que generó
preguntas que no se habían planteado en otros contextos revolucionarios. En
el país andino la sociedad estaba habituada a “consumir” los productos de la
industria cultural y a establecer sus momentos de ocio en torno a ella.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


216

Como apuntaba Armand Mattelart en ese contexto, no era posible “enfren-


tar exclusivamente la cultura masiva de la burguesía con instrumentos que
derivan de un concepto artesanal y pueden revelarse incapaces de sustituir
el aparato industrial del ocio y de ayudar a forjar, a partir de una nueva prác-
tica, una cultura cotidiana donde el ocio no sea necesariamente alienante”
(Mattelart, 1973: 249).
Con el proceso chileno se planteaba con insistencia que el problema no es
la toma del poder –o el acceso a él– sino la necesidad de desarrollar poder
alternativo (un poder popular), lo cual implicaba construir “proyectos alternati-
vos” en todos los aspectos de la vida (Dos Santos, 2009: 87).
Para Theotonio Dos Santos,
estaba claro que disponer de El caso de Chile mostró, en el proceso de construcción del socialismo trun-
un Gobierno popular tenía senti- cado por el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, un interesante
do para poner al propio sistema entrecruzamiento entre espacios de enseñanza e investigación y la militancia
al servicio de “la transformación
política, a partir del cual se ensayaron formas novedosas de proyección cul-
revolucionaria que deberá destruir
ese Estado y esa legalidad para tural. Entre esos espacios estuvieron el Centro de Estudios de la Realidad
sustituirla por un Estado y una Nacional de la Universidad Católica –donde trabajaba Armand Mattelart– y la
legalidad socialista (…) Quedó Editora Nacional Quimantú.
bastante claro también que la
toma del poder ocurre a través de Quimantú era una editorial del Estado formada en 1971, a partir de la
la constitución del poder alterna- adquisición de la antigua Zig Zag luego de un conflicto entre los propietarios
tivo y no por la conquista gradual de la empresa y sus trabajadores.
del Estado existente” (Dos Santos,
Los encargados de Quimantú se propusieron “modificar ciertas lógicas y
2009: 17).
procesos de producción de sus materiales culturales” y comenzaron a expe-
rimentar con las historietas, a partir de un trabajo crítico sobre los produc-
tos existentes “en el marco de un debate más amplio sobre el carácter que
En su época, Zig Zag fue una de debían adoptar las políticas culturales en un período de transición socialista
las editoriales más grandes de
América Latina. Una vez naciona- ´en democracia´” (Zarowsky, 2010).
lizada, se dividió en una serie de
departamentos que expresaban el
acuerdo de fuerzas políticas que

CC
(…) urge reconectar el ocio y el humor con la nueva práctica de construcción
conformaron la Unidad Popular.
Una sección estaba dedicada a socialista. Urge encontrar una línea de masas del ocio, para sustituir esta su-
la “Investigación y Evaluación en perestructura del entretenimiento burgués. Y esto no implica solamente la ne-
Comunicaciones de Masas”. cesidad de promover las plazas de recreo, el deporte popular, los balnearios,
sino la urgencia de crear una industria cultural, planificada, coherente, no des-
vinculada de las líneas básicas del proceso y, sobre todo, tan prestigiosa y
más talentosa que la que exhibe el signo capitalista (Mattelart, 1973: 251).

Para leer al Pato Donald


Cuando se repasan los estudios en comunicación en América Latina –iniciados con los
trabajos de Antonio Pasquali y Paulo Freire a principios de la década de 1960– una refe-
rencia fundamental es Para leer al Pato Donald, el libro de Armand Mattelart y Ariel
Dorfman publicado en 1971 por Ediciones Universitarias de la Universidad Católica de
Valparaíso y ampliamente difundido a partir de su edición argentina de 1972 con prólo-
go de Héctor Schmucler –al que corresponde la cita que abre esta Unidad.
Según contó Mattelart en una entrevista publicada años atrás, el libro nació por ini-
ciativa de los obreros tipográficos de Quimantú. Intelectuales vinculados con el proceso
revolucionario –formados con influencia del estructuralismo francés– comenzaron a hacer
talleres para generar una toma de conciencia sobre el contenido de las producciones del
Pato Donald, Superman, El Llanero Solitario y otros. Como dice Dorfman, se trataba
de un “análisis a tener en cuenta para cualquier transformación intencional del medio”.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


217

Estudioso de la obra de Mattelart, Mariano Zarowsky afirma que “con el correr de los
años, Para leer al Pato Donald se transformó en una extraordinaria fuente de malentendi-
dos para la memoria de los estudios en comunicación. Es que, más allá de algunas referen-
cias generales a su inscripción en el contexto del proceso político cultural abierto con la
elección de Salvador Allende y la Unidad Popular chilena (1970-1973), el libro fue leído
sin atender las condiciones particulares de producción que le dieron origen y explican
su significación” (Zarowsky, 2010). La descontextualización fue particularmente lesiva
en este caso, pues como advierte este autor “la preocupación de Dorfman y Mattelart se
vinculaba más al proceso de elaboración de políticas culturales y la discusión sobre su
legitimidad que a la reflexión metodológica para el análisis de los discursos de la industria
cultural o del efecto de los medios en las audiencias”. El estudio quedó tildado por su
perfil denuncista, que identifica a Disney como una máquina al servicio del colonialismo,
y terminó objetado por cuestiones metodológicas.
Para leer Para leer al Pato Donald –valga la redundancia– es conveniente tener presente
esta experiencia de la editora Quimantú. Además, es muy interesante advertir los proce-
dimientos intertextuales con que el libro de Dorfman y Mattelart integró el discurso de la
prensa liberal que intentaba deslegitimar la política editorial de Quimantú.

LECTURA RECOMENDADA

RR
Jofré, M. (1974), “Las historietas y su cambio. Experiencias prácticas para la transfor-
mación de los medios en el Proceso Chileno”, en: Dorfman, A. y Jofré, M. (1974),
Superman y sus amigos del alma, Galerna, Buenos Aires.

En ese momento, Chile tenía


En esa tarea de replantear la industria cultural para una nueva sociedad es menos de 9 millones de
habitantes.
ineludible la experiencia de la Editorial Quimantú, de la que se estima que
llegó editar 11 millones de libros. En un texto que da cuenta de ese trabajo
–mucho menos difundido que Para leer al Pato Donald–, Manuel Jofré analiza
las historietas publicadas por Editora Nacional Quimantú durante ese dinámico
proceso en el que hacia agosto de 1971 había:
1. series que continuaban sin alteraciones;
2. series que continuaban, pero modificadas;
3. series nuevas. “Se hacía emitir opiniones a los
acompañantes del superhéroe; se
El Manque fue la gran referencia de estas últimas, pero también estuvieron eliminaba la adjetivación elogio-
sa que este recibía. El superhéroe
Patrullera 205, 5 de la aurora, CONU, Ovni, Al margen de la ley, Los errantes, La
se equivocaba en sus opiniones y
legión blanca, Manuel Rodríguez, y El hombre y la naturaleza. Las series nuevas en sus acciones. Muchas veces,
eran “historietas con mayor sentido social”, que buscaron invertir “los valores se proponía la acción colectiva
de dominación triunfantes en la historieta tradicional burguesa por valores de como fundamental, incorporan-
do al superhéroe dentro de ella”
rebeldía” (Jofré, 1974: 132 y 190). (Jofré, 1974: 163).

Sitio web de “Quimantú para todos” http://quimantuparatodos.blogs-

WW pot.com.ar/

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


218

Los talleres
La transformación del contenido de las historietas estuvo acompañada por cambios en las
rutinas productivas, que incluyeron organismos colectivos para construir los guiones, y
“talleres populares” con lectores en diversos comités de producción, entre otras cuestio-
nes. Se trató de un proceso no exento de resistencias, sobre todo de los creativos que se
quejaban por el exceso de reuniones.
Esos talleres populares eran el eje del trabajo de Mattelart. Buscaban conocer no solo la
recepción por parte de los lectores sino también, especialmente, integrarlos progresivamente
al proceso de producción de los mensajes, como una forma de devolución del habla al pueblo,
como decía un lema que venía de la revolución cultural china, muy repetido en la época.
Era una forma de quebrar la unidireccionalidad y el carácter “envasado” de los mensajes.
El plan de trabajo, que fue interrumpido por el golpe de estado, preveía talleres situados en
poblaciones, barrios obreros y nuevas unidades agrícolas.

Un nuevo periodismo
La experiencia de Quimantú no agota las transformaciones producidas en
el ámbito cultural-mediático durante el gobierno de Salvador Allende. Como
apunta Mattelart, “entre los meses de marzo y de septiembre de 1973, acom-
pañando el ascenso del movimiento de masas, empezaron a multiplicarse en
los cordones industriales de Santiago y de las otras ciudades del país, órganos
de expresión propios de los trabajadores (Tarea Urgente, Cordonazo, etc.)”,
que podríamos inscribir en la tradición de prensa militante y obrera –que pre-
sentamos en las unidades 6 y 7–, aunque planteaban discusiones en relación
Mattelart también participó de con la clásica prensa de izquierda.
esos debates, que quedaron trun- Con el avance del proceso de transformaciones, viejos y nuevos medios
cos. Como narró desde el exilio, enfrentaron el desafío de pensar “la comunicación masiva en el proceso de
“el día anterior al golpe militar
liberación”, tal como tituló Mattelart a un libro que condensó parte de esos
que derrocó al Gobierno popular
(…) estábamos terminando en debates que vale la pena retomar.
diversas industrias situadas en Se cuestionaban, por ejemplo, los criterios de noticiabilidad heredados de
los cordones de Santiago una la prensa liberal, la lógica sensacionalista y la descontextualización de cier-
serie de conversaciones con los
trabajadores sobre estos nuevos
tas temáticas:
órganos de comunicación de clase
y de lucha ideológica” (Mattelart,
1973: 20).

CC
Elemento esencial de la idiosincrasia mercantil en que se inscriben el circuito y
la práctica comunicativa, este principio o esta regla de acción constituye la ley
de bronce de la cultura masiva de la “sociedad moderna”: el sensacionalismo.
Ley que ha dejado de concentrarse en su forma trivial y vulgar en la prensa
amarilla, para integrar sutilmente todos los productos de la cultura masiva que
imponen a diario la burguesía y el imperialismo.
Hecho noticioso = insólito = en contra de la naturaleza de las cosas = fuera
de toda normalidad = fuera del tiempo y del espacio; separado del futuro y del
pasado, se torna en un presente efímero y anecdótico. Tiene el carácter transi-
torio de todo objeto de consumo (….) La realidad es una inmensa redundancia
de chismografías semanales.
En este universo sensacionalista intervienen diversos ingredientes que ayudan
a esta operación de alejamiento de una realidad ´normal´: el sexo, el crimen,
lo mágico y el deporte competitivo. Ingredientes que suscitan mundos aún más

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


219

cerrados: la noticia sexual, por ejemplo, crea un universo regido por sus propias
reglas y no tiene nada que ver con la política o la vida cotidiana del individuo
(Mattelart, 1973: 202).

Mattelart rechazaba que la prensa de izquierda debiera recurrir a esa lógica


de producción de la noticia, lo cual no implicaba dejar de tratar temáticas
que constituían secciones de la prensa burguesa, como los deportes, sino
pensarlas de otro modo:

CC
Una revista deportiva, por ejemplo, concebida de una manera revolucionaria, es
decir, una revista que no sea exclusivamente de consumo de acontecimientos
deportivos y que tome en cuenta la educación física, la salud, el deporte popular,
los juegos, etc., no tiene ya por qué permanecer en el ámbito de una producción
editorial, en manos de periodistas “deportivos” (Mattelart, 1973: 204).

Esto establece un profundo desafío para la construcción de una nueva prensa:

CC
Uno de los grandes problemas a los cuales se enfrenta la comunicación masi-
va en el período de transición al socialismo, es el de combinar el papel movili-
zador que debe asumir la comunicación con el carácter ameno, agradable, que
hasta ahora parece haber sido exclusivo de la cultura de masas, del ocio que
desarrolló la burguesía (Mattelart, 1973: 248).

Los debates incluían también replanteos sobre la relación con los públicos
para promover una recepción crítica y creativa, trabajos sobre el sistema de
distribución de diarios (campañas para desarrollar con los kiosqueros), la
necesidad de incluir a las masas en la producción de medios –especialmente
a los jóvenes–, la búsqueda de nuevas estéticas y nuevas formas de producir-
las, y la reformulación de la formación recibida por los comunicadores y otros
trabajadores de la cultura. Todo esto teniendo en cuenta la “premisa inicial”
de que “una revista, un programa de televisión no harán la revolución”, pero
“su dinámica revolucionaria puede ser fecunda solo cuando hay un proceso
de movilización masiva que acompañar…” (Mattelart, 1973: 255).

LECTURA OBLIGATORIA

Mattelart, A. (1973), “La devolución del habla al pueblo” y “El

OO cambio en el modo de producir cultura”, en: La comunicación masiva


en el proceso de liberación, Siglo XXI Editores, Buenos Aires.

A modo de cierre y como herramientas para el debate, compartiremos dos


visiones críticas sobre la prensa militante producidas -en el contexto que
venimos presentando- por dos intelectuales comprometidos con el proyecto
de la Unidad Popular.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


220

Armand Mattelart: “A juicio de muchos, el espectáculo que ofrece la comunicación masiva


de la izquierda es desolador. Para llegar a esta conclusión se recurre a parámetros múltiples
y abigarrados. Entre ellos, la acusación a un sector de la prensa de izquierda, de emplear
un lenguaje que es una mera reproducción del esquema de la prensa burguesa y no se pre-
ocupa de entregar la noticia en los términos más propicios para respaldar un proceso de
toma de conciencia. Sigamos enumerando las críticas: el provincianismo en el manejo de
la información y la consecuente negación del internacionalismo proletario, la chatura de la
diagramación de los diarios, de las revistas, la poca habilidad y la escasa imaginación que
reflejan los programas de televisión, la incapacidad de capturar una realidad cotidiana, la
dificultad de escapar a los criterios sensacionalistas para elegir una portada, la ausencia de
análisis político, la dificultad de determinar una línea propia, la dificultad, también, de ser
consecuente con ella en los mínimos detalles, el desaprovechamiento de las coyunturas, la
recepción caótica del material informativo, la plétora de órganos de izquierda y la competen-
cia entre ellos, la saturación de panfletos que de eso resulta, etc. Sin embargo, uno no puede
negar que durante este período nacieron por lo menos o tuvieron un segundo nacimiento
productos comunicativos que presentan la alternativa que antes, en el mercado anterior,
faltaba. La racionalidad del hombre de izquierda, hipotecada todavía por un sistema que
permanece marcado por una ideología dominante contraria, tiende a establecer sus propias
líneas expresivas” (Mattelart, 1973: 254-255).

Theotonio Dos Santos: “Quien lee la prensa de izquierda en el país no logra tener una
visión del proceso revolucionario en curso. (…) Este es el primer engaño que hay que
corregir. No hay que confundir objetividad con neutralidad. Ser objetivo no quiere decir
ser neutral, no estar comprometido políticamente. Los obreros no quieren que los hechos
les lleguen cocinados. Quieren saber todos los hechos, conocer correcta y honestamente
la opinión de los adversarios, separar la opinión del informe objetivo de los hechos. No
quieren ser manipulados, es una cuestión de respeto al lector (…).
Los trabajadores reclaman un periodismo serio y no un periodismo fácil. Quieren que
se vaya a la esencia de los problemas y no a los aspectos superficiales, que desaparezca el
sectarismo de la prensa de izquierda. La lectura de la mesa redonda entre los trabajadores
y Chile Hoy y las respuestas de los campesinos nos muestran que tenemos que aprender
mucho con ellos y que tenemos un público de alta categoría y conciencia al cual debemos
tratar con respeto y no como a niños.
(…) hay que crear nuevas secciones, descubrir nuevos métodos de participación de
los trabajadores y campesinos en la prensa (como lo exigen ellos). Hay que romper, por
lo tanto, con la rutina y hacerse carne y hueso con las masas.
(…) Por primera vez la izquierda tiene posibilidades y recursos para entrar en el campo
de la llamada ´gran prensa´, que es muy diferente de la prensa de partido que practicamos
habitualmente. En ella hay recursos para cubrir todos los aspectos de la vida nacional.
En ella lo político no se expresa directamente, sino a través de las otras esferas de la vida.
El crimen, el sexo, el deporte, el entretenimiento, la educación, forman parte de la vida
cotidiana. Las personas necesitan informarse sobre estas cosas. Todas están impregnadas
de la visión burguesa del mundo, pues la ideología de la clase dominante es la ideología
dominante en la sociedad. ¿Cómo develar su contenido ideológico y abrir camino a una
nueva moral y una nueva visión del hombre? (…)
En primer lugar, en general, los periodistas son víctimas de esta ideología. La prensa de
izquierda está llena de ´machismo´, de ´paternalismo´, de ´elitismo´, de todos los valores
de la sociedad burguesa. ¿Cómo entonces ´comunicar´ a los lectores la nueva moral? (…)
Este es el gran desafío a la prensa de izquierda. Creer en su público, respetarlo. Hacer
una prensa para la pequeña burguesía, pero no partiendo del supuesto de que la pequeña

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


221

burguesía (a la cual pertenecen los que hacen la prensa) es una clase o grupo social sin
ningún aspecto positivo, riéndose de su cultura, de sus intereses más amplios. Hacer una
prensa para obreros y campesinos, sin caer en un tono paternalista, creyendo que ellos no
pueden razonar por cuenta propia y siguiendo ciegamente las consignas. La prensa burguesa
respeta su público, no como seres humanos, sino como compradores y estudia muy bien
su ´mercado´ para orientarse. La prensa de izquierda debe descubrir su público como clases
sociales, como seres humanos, como revolucionarios, como constructores de lo nuevo, pues
serán estos hombres que aquí están quienes construirán el socialismo y lanzarán el germen
del hombre nuevo. Quien no confía en estos hombres que están aquí no confía en la revo-
lución” (Dos Santos, 2009: 99-102).

Como dijimos en las primeras páginas, la propuesta es pensar la historia con-


vocada desde el tiempo presente: tenerla como una herramienta viva para ana-
lizarlo y actuar en él. El legado de las distintas vertientes de la comunicación
popular, asumido con conciencia de sus aciertos, errores y desafíos, puede
ser un faro luminoso para que actuales y futuros proyectos de emancipación
crezcan con la potencia de quien inventa nuevas formas sin empezar de cero,
privado de las lecciones de la historia.

1.

KK Buscar información sobre medios de comunicación asociados a proce-


sos de transformación actuales y escribir un ensayo crítico que reflexio-
ne sobre sus objetivos, formas de organización, estéticas, etcétera, reto-
mando los debates planteados en esta Unidad.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


222

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


223

Referencias bibliográficas

Benedetti, M. (1974), El escritor latinoamericano y la revolución posible,


Editorial Alfa, Argentina.
Bustos, G. (2011), “Santiago Álvarez y el Noticiero de la Revolución Cubana”,
en Vinelli, N. (comp.), Comunicación y televisión popular, El Río Suena,
Buenos Aires.
Cabaço, J. (1981), “Contra el periodismo tecnocrático”, en Mattelart, A. (ed.),
Comunicación y transición al socialismo. El caso Mozambique, Ediciones
Era, México.
Dorfman, A. y Jofré, M. (1974), Superman y sus amigos del alma, Galerna,
Buenos Aires.
Dorfman, A. y Mattelart, A. (1974), Para leer al Pato Donald. Comunicación
de masa y colonialismo, Siglo XXI, Buenos Aires.
Dos Santos, T. (2009), ¡Bendita Crisis! Socialismo y Democracia en el Chile
de Allende, Fundación Editorial El Perro y la Rana (serie en la historia),
Caracas.
Getino, O. y Solanas, F. (1973), Cine, cultura y descolonización, Siglo XXI,
Buenos Aires.
Lloreda, O. (2011), “Televisión comunitaria en Venezuela. Una mirada en
perspectiva”, en Vinelli, N. (compiladora), Comunicación y televisión
popular, El Río Suena, Buenos Aires.
Mattelart, A. (1973), La comunicación masiva en el proceso de liberación,
Siglo XXI Editores, Buenos Aires.
––––– (2011), Para un análisis de las prácticas de comunicación popular.
Introducción a Comunicación y lucha de clases / 2, El Río Suena
(Colección Artillería del Pensamiento), Buenos Aires.
Ortega, G. (1989), La coletilla. Una batalla por la libertad de expresión 1959-
1962, Editora Política, La Habana.
Zarowsky, M. (2010), “De la desmitificación de la historieta a la historia
del mito: una genealogía de Para leer al Pato Donald”, ponencia al
Primer Congreso Internacional de Historietas Viñetas Serias, Biblioteca
Nacional, Buenos Aires.

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes


224

Historia de los medios de comunicación Daniel Badenes