You are on page 1of 12
dediqué a confrontar estas ideas (respecto a las cus: lem, por aquellos afios el libro més leido de Wyne les, por brevedad, s6lo le indico el nombre de He- ken por los jovenes era Scfadle and Tageraalnar tc, como programa no como dogma) fueron estas Escuela y cultura de la juventud), de 1913, en el cuestiones Tas que predominaron en el circulo de que recogia todo su ideario pedagogico (HA, pig. tnis amigoss (carta a Straus, X1912, en GS 1.3, 20, Sus teorasifluyeronTpostmemteen los «Movi | pies. 836-897), imicntor dela javentds Uugendhewegungen) ae En efeeto, cn Benjamin repercute el pensamien formaron en ln Alemania de los aos anteriores aa to hegeliano de ‘Wyneken en comentarios tales Primera Guerra Mundial, En st constituciin se Come tate; «Ser joven como silo serviral esis, eo constaa a presencia de demscratas iberaesy, 50-632 \ tsperarto. Ete vibrante sentimiento dela presencia tire todo, de Conunstas; en suseno tuve un gran {°O abstracta del puro cspiritu es lo que Hamaria juven- peso incluso el sionismo, pero de sus filas también i tude (carta a Carla Seligson, 1S-TX1913, en-BR 1, ssurgi6 el nacionalsocialismo. j pies. 9293), Pazanuesto joven flosofo Ia expanses” Respecto as tendencias poltcas de Benjamin, | er fs vires dee aunque nunca llega militar en ningin partido pole | Tectual consapfado al espiritu, Ante tal presencia, el tico, en una carta de enero de 1913 a L. Strauss le { < fven debiaolvidarse yale de Tos sentimienton onfica u desinterés pore sioniam en la me ~< paternos-patridticos, y buscar su propia senda, Pero, en_que desemboca en sacionalismo, y se de- postr de todo, ena flosofa predornina la infaen’ fine Como un liberal de lutendgs 0, en todo caso, | ade Kagt sobre la de Hegel, pues sostieie que los como un séctaldenserata (GS ILS, pags. 841-844). | 7 ‘ideals ilustrados no se han llegado a realizar en la Pero ante el incremento de posiciones dogmiticas. modernidad. La cultra, que consist en convert ‘mantenidas por ls dirigentes de los mencionados cis de nuestro lempo. Hl indivduo moderno no cambian,yse define ast mismo comoapaliice para | | puede prescindir de cierta obligatoriedad religioso- terminar manifestando su simpatia por el anarquis- Social, indigna de hombres bres, ni ha aleanzado smo, W. Fuld insist en que a parti de T9T3 Bene tina aonomia ica iin intenta una nueva reorientacin de dicho emo Las ideas de Wyneken también inspiraron la mento, legando ssostener que, ante todo, debe creaci6n dela revista Der Anfang (El comienzo), di Ser un movimiento esptital y no politico, cu ida consecutivamente por dos de sus dlocipuos, ‘nitroso pueden aceptar Hingana maxis ave na| Georg Barbizon (seudénimo de Georg Gretor) y Dprovenga dea idea, ninguna realidad que no seade Siegfried Bernfeld, yen la cual aparecieron algunos cae Tie if 52). A pesar del idealismo | de los primeros articulos de Benjamin. Segtin Scho- jenfe en este pensamiento Benjamin no esta de- | iste sce ear | ies, nor expresarle con palabras de Malraux, || dela opnisnde ques ideas hay que vidas En I fendiendo la realizacion del Espiritu Absoluto de €T (GSI2, pas. 768), ‘Aesallar la Primera Guerra Mundial, adopta una actitud pacifista_y antinacionalisa, EI Suiidio de su mejor amigo, F Heinle ajicis de Agamben, Je haa comprender defitxamente «| facaso del «Movin ipsa Para co || ‘mode males, en 1915 Wyneken publica su lihro La guerra y la juventud (Der Krieg tind die Jugend), ene cal manifesta su adhesin la contin alone Soa loo ovencs a secundaria, El ezhasn de Bese ‘min_no se hace esperar y supone la ruptura total Gitte dacipulo ymassir, En on carta del 9 de mar ‘de ese mismoafo,dingida a Wyncken con duras palabras, aungue de forma respetuoss j noble, Te omonica a repulsa ante cualquier posiglon fore bie qu apoye eich accion belea ueidSoctor Whyekenr le suego considerar este escrito, con el que me separoenteramente de sted vin ese, Como laulima prucba de idelidad,y slo como at Fidelidad poraue no podré-decir nada a aquel que Ins escrito tsa linea bre la guerra fa juventad, todavia quiero hablarle a usted, a quien atin no he podido libremente decir ~lo sé que ha sido el pri ‘mero en despertarme a la vida del espiritu (..) La ieovia en usted se ha vuelto ciega (..) Al Estado que le ha arrebatado todo, ha terminado sacrificando la juventud. Pero la uventud pertenece solo a aquellos ‘que la miran, que la aman y aman en ella, sobre todo, la idea, Bsta se ha caido de suis manos, que no han sabido retenerla, y continuara sufriendo andni- ima. Vivir con ella es el reto que le arranco» (BR I, pgs. 121-122), En la comunidad de Wyneken desempetiaba un papel clave la figura del «lider» o ajefes (Filer). Este es el aspecto mas negativo de Benjamin, pues, a pesar de todas sus crticas, en estos textos emplea sistematicamente dichos términos, que el traductor ‘con el propésito de actualizar sin alterar el conte: niido esencial de los mismos— ha preferido sustituir or nociones es como evanguardias represen En efecto, otro de los amigos de Benjamin, Mar- tin Gumpert afios mas tarde, sefialé la importancia {que se concedia al sjees en la estructura organizat va del mencionado colectivo, En su relato autobio. grafico tambien se advierte el tono melancdlico de sus palabras ante el recuerdo de tantos suetios trun: cados y tantas vidas erradas 0 condenadas a vivir en el exilio a causa del nazismo: «El micleo del movi ‘micnto de la juventud era tn grupo de estudiantes de Wyneken, que, como fundador de la “Comuni dad escolar libre” (..) habia emprendido un impor- ‘ante aunque peligroso experimento de educacién libre (..) Las figuras de este circulo representaban probablemente lo mejor y mas sincero de lo que quella generacién podia producir. Abandonados [por nuestros padres, cuyo cardcter inofensivo sabia mos que nos habria llevado a la desventura,tratiba- mos de luchar contra nuestro destino y confiabamos ‘en un mundo en el cual la voz de la javentud fuese fescuchada (..) La cuestién de los jefes v de su séqui to cumplia una fuuicién importante, Lelamos a George y la epopeya del poeta suizo Kat! Spitteler Buscébamos una. via de salida, pero perdiamos el ‘camino (..) Qué ha sida de nosotros? Uno, el mig dotado [Walter Benjamin], reside ahora emigrad en Parisy se ha hecho marxista otro [Herbert Blu: EN Bae anes en Rome te {Franz Sachs] se ha hecho ahogado y comerciante fen Sudafrica; y otro [Ernst Joé] es psiquiatra en Berlin, »Pundabamos en cada ciudad importante una denominada "Sala de debates” (Sprechsile), en la ‘cual los jvenes se eunian y discurian sobre el cole gio y la vida familiar. En Berlin alquilamos um apar- famento (..), pasibamos alli muchas tardes (.) Par ticipaban también muchas chicas (..)» (fragmento de Hie im Paradies, Fstocolmo, 1939; yen GS 113, ‘pigs. 868-869). Eneste libro hemos recogido un articulo dedica- do a la Experiencia», donde Benjamin examina el comportamiento pasivo de los padres (al que alide Gumpert), con la intencién de desenmascarar Ia ae: titud vesignada de los adultos, cuyas vidas transets sen por el catice sosegado de la nutina, Frente aeste