You are on page 1of 3

La escuela tradicional y la enseñanza.

Hubo un momento histórico en que las sociedades abandonaron las monarquías como forma de
gobierno y empiezan a ordenarse en Estados, (entre los siglos XVII y XIX). La sociedad moderna
inventa una forma específica y novedosa de organización de la enseñanza y de los aprendizajes
que según lo afirman los autores Mena y Fattore, logrará imponerse como hegemónica, esto es
como el modo de acceder a los bienes culturales. Surge como una necesidad de parte de los
estados que deseaban lograr que una población diversa y dispersa, pobre en su mayoría
reconozca y responda a la autoridad del estado, bajo este ideal de educación general escolar y
la idea de homogeneización y la ambición “civilizatoria” de las poblaciones. En un comienzo, se
mira con agrado el sistema de enseñanza realizado por las iglesias y se lo adopta para lograr que
las nuevas generaciones encuentren en un espacio llamado “escuela” sentido de pertenencia a
su nación. Para lograr consolidarse como un espacio civilizatorio no solo necesitó del sostén del
estado sino además del consentimiento de las familias. Como afirma Paulo Freyre: “Sería de
verdad muy ingenuo esperar que las clases dominantes desarrollasen una forma de educación
que permitiese a las clases dominadas percibir las injusticias sociales en forma crítica”

Qué y cómo se enseña

En este modelo el contenido viene dado por los conocimientos y valores acumulados por la
sociedad y las ciencias, como verdades acabadas, todo lo cual aparece divorciado de las
experiencias y realidades del alumno y su contexto, contenidos representados en el maestro. El
contenido curricular es racionalista, académico, apegado a la ciencia y se presenta
metafísicamente, sin una lógica interna, en partes aisladas, lo que conlleva a desarrollar un
pensamiento empírico, no teórico, de tipo descriptivo.

Para ello el método fundamental es el discurso expositivo del profesor, con procedimientos
siempre verbalistas, mientras el aprendizaje se reduce a repetir y memorizar. La acción del
alumno está limitada a la palabra que se fija y repite, conformando una personalidad pasiva y
dependiente. El proceso docente está muy institucionalizado y formalizado, dirigido a los
resultados y estos devienen objeto de la evaluación.

Contenidos Curriculares

Están constituidos por las informaciones de la sociedad y las acumuladas históricamente,


partiendo de una identificación de la ciencia con las informaciones y los conocimientos
específicos. La escuela tradicional convirtió estos últimos en su objeto de estudio. Y no podía ser
de otra manera ya que la finalidad de la educación era heteroestructurante, es decir, dotar a sus
estudiantes de los saberes enciclopédicos y las normas de conciencia social acumulados por
siglos.

Enfoques: El aprendizaje tiene carácter acumulativo, sucesivo y continuo. Esto implica que en el
plano de la secuencia aparezcan entonces dos formas dominantes de concatenar y organizar los
contenidos: la secuenciación de instrucciones y secuenciación cronológica. Se enseñan los
contenidos cuando la afirmación previa ya ha sido aprendida y se imparte teniendo en cuenta el
orden de aparición de los fenómenos de la realidad.

Metodológicos

La exposición oral y visual, hecha de una manera reiterada por el maestro y acompañada de
atención y ejercicio, garantiza el aprendizaje. La escuela tradicional le asigna al maestro la
función de transmitir un saber, al tiempo que el alumno debe cumplir el papel de receptor de
los conocimientos. En este sentido, el aprendizaje será efectivo a partir de la atención y
reiteración.

Pedagogía tradicional

El maestro es el centro del conocimiento y les exige a los estudiantes que memoricen la
información. Predomina la autoridad. Se basa en el proceso de aprendizaje como memoria y
repetición. El aprendizaje no es significativo. Los temas son aislados sin relacionarse a las
experiencias de los alumnos. Se dirigen más a la tarea que el profesor debe realizar que a las
acciones que el alumno debe ejecutar. No se le da la oportunidad de participar, se le otorga el
papel de ente pasivo en el proceso de enseñanza-aprendizaje. El estudiante recibe la
información en forma de discurso, y es acostumbrado a que todo se lo digan, o se lo resuelvan,
obligándolo a no ser reflexivo o a no usar la imaginación, a no pensar. La carga de trabajo
práctico es excesiva y sin control del desarrollo del conocimiento. Los resultados de los
aprendizajes se ven en las evaluaciones finales. Y podría asegurar que ahí se quedan, pues se
estudia para el examen (de memoria) y no para la vida (se olvida) pues el aprendizaje no es
significativo y el alumno es incapaz de aplicar dichos conocimientos a la solución de problemas
de la vida cotidiana que le permitan ser competentes en la sociedad

PEDAGOGÍA ACTUAL O CONTEMPORANEA

El maestro es solamente un guía o auxiliar del estudiante y lo conduce a la información, a la


autodisciplina o auto gobierno. Se basa en el proceso de aprendizaje significativo de análisis y
comprensión para aprender a aprender; de los demás, por ensayo y error y por experiencia
propia, en la escuela, familia y sociedad. La enseñanza debe ser un proceso activo, ya que el
conocimiento se constituye desde adentro, donde haya un desarrollo pleno de la personalidad
del estudiante; además debe establecerse la enseñanza de valores en el aula y una buena
relación entre estudiante y maestro. La pedagogía actual es toda orientación que, dada en el
momento oportuno, permite al alumno continuar progresando en su proceso de aprendizaje, y
que utiliza todos los medios disponibles y nuevas estrategias que la tecnología y la imaginación
poseen para favorecer y orientar el proceso y hacernos partícipes de la evolución que la
educación busca

LA DIDÁCTICA EN LA ESCUELA TRADICIONAL Y EN LA ESCUELA MODERNA

La palabra didáctica deriva del griego: didaktike (‘enseñar’) se define como la disciplina
científico-pedagógica que tiene como objeto de estudio de los procesos y elementos existentes
en la enseñanza y el aprendizaje.

LA DIDÁCTICA TRADICIONAL: No promulga la autonomía y participación del aprendiz,


protagoniza al maestro quien es la base y condición del éxito de la educación. A él le corresponde
organizar el conocimiento, aislar y elaborar la materia que ha de ser aprendida. El alumno se
limita a acumular y reproducir información, hay énfasis en los contenidos, la memoria tiene un
rol decisivo. El maestro es el modelo y el guía, al que se debe imitar y obedecer
(magistrocentrismo). La disciplina y el castigo se consideran fundamentales.

La clase y la vida colectiva son organizadas, ordenadas y programadas. El manual escolar es la


expresión de esta organización, orden y programación; todo lo que el niño tiene que aprender
se encuentra en él, graduado y elaborado, si se quiere evitar la distracción y la confusión nada
debe buscarse fuera del manual (Enciclopedismo)
LA DIDÁCTICA MODERNA: la didáctica el arte de enseñar, se debe considerar la investigación y
experimentación de nuevas técnicas de enseñanza, que posibiliten al estudiante llegar al
conocimiento de una forma agradable y sencilla. En la actualidad se busca mejorar cada día las
diferentes estrategias utiliza dadas en el aula, dejando atrás la educación tradicional. Nace en el
s. XIX y tiene las siguientes características: Los jóvenes son los protagonistas. Los chicos y chicas
investigan, imaginan, participan, aportan sus conocimientos Se aprende de los libros, pero sobre
todo de lo que nos rodea, de la Naturaleza y entorno. Todos participan y la colaboración y ayuda
mutua, hace que todos y todas avancen. Participación y autogestión. Los alumnos y alumnas con
ayuda de maestros y maestras organizan su trabajo en clase y se autoevalúan. Hay una relación
de afecto y cercanía. La escuela está abierta y la vida entra en ella. Los padres y madres también
pueden participar.

Niveles de Mediación según Silvia Hurrell:

En el proceso de transposición didáctica pueden distinguirse por lo menos dos niveles de


mediación:

- Entre el conocimiento científico (erudito) y el conocimiento a enseñar,

-Entre el conocimiento a enseñar y el efectivamente enseñado.

El conocimiento erudito es transformado en conocimiento enseñar por los especialistas que


producen diseños curriculares, que son los que prescriben los contenidos de conocimiento a
enseñar en el sistema educativo.

En conclusión, a la Escuela Tradicional la podríamos identificar como la escuela que sigue los
modelos pedagógicos que pertenecen al pasado, sería tradicional la escuela que diseñó
Comenio, la pedagogía Jesuítica, los famosos internados ingleses e incluso las teorías
pedagógicas o concepciones de escuela como las Herbart o Durkheim, es decir las anteriores a
este siglo a excepción de los que abogaban por una escuela nueva. En la actualidad, es un hecho
que una parte incluso bastante sustancial de las ideas, propuestas y métodos de las pedagogías
reformistas de este siglo han quedado legitimadas y se han ido incorporando a la legislación
educativa. Por lo menos en la letra, o cierto es que el diseño del sistema educativo actual ya
tiene muy poco que ver con la escuela tradicional que se vino denunciando en el transcurso de
la primera parte de este siglo. Hoy encontramos planteamientos diversos sobre la docencia,
sobre formas de organización, sobre currículo y didácticas especiales, sobre técnicas y
tecnologías de aplicación escolar, sobre la participación de los padres y la comunidad, sobre
conocimiento crítico y constructivismo... sobre todo lo que se quiera, y todo ello mucho más
científico, hoy no hay modelos proyectivos globales de escuela, tampoco tiene sentido la
existencia del estereotipo o el constructo global de la escuela que quiere negarse: la antes
llamada escuela tradicional.